Photo: © IFRC / Miguel Domingo García Comunicación de Riesgos y Participación Comunitaria...

Photo: © IFRC / Miguel Domingo García


Comunicación de Riesgos y
Participación Comunitaria - Guía
para la Coordinación y Planeación
de la Movilización Social para
la Prevención y Control del
Virus del Zika
Guía para las oficinas de país
Marzo del 2016






ÍNDICE


1. INTRODUCCIÓN


PRINCIPIOS RECTORES
IMPORTANTES PARA UTILIZAR,
ADAPTAR Y ACTUALIZAR


2. RECOMENDACIONES SOBRE LA
COORDINACIÓN Y PLANIFICACIÓN DE
ESTRATEGIAS DE COMUNICACIÓN
DE RIESGOS Y PARTICIPACIÓN DE LA
COMUNIDAD PARA RESPONDER AL
BROTE DE ZIKA


3. MENSAJES Y
COMPORTAMIENTOS CLAVE


TIPOLOGÍA DE LOS MENSAJES Y
LOS COMPORTAMIENTOS


3.1. MENSAJES CENTRALES
DE PROTECCIÓN INDIVIDUAL
Y EMPODERAMIENTO DE
LA COMUNIDAD


3.2. CONTROL BASADO
EN LA COMUNIDAD Y
COMPORTAMIENTOS
PREVENTIVOS PARA EL
CONTROL DEL VECTOR


3.3. COMPORTAMIENTOS
DE PROTECCIÓN DE LOS
GRUPOS DE ALTO RIESGO Y LA
POBLACIÓN EN GENERAL


3.4. RECONOCIMIENTO DE
LOS SÍNTOMAS Y BÚSQUEDA
DE ATENCIÓN PARA LA
PERSONAS AFECTADAS


3.5. ENTORNO QUE FACILITA
EL CONTROL DEL VECTOR Y LA
PREVENCIÓN DEL ZIKA


REFERENCIAS Y RECURSOS


AGRADECIMIENTOS


CONTACTOS


1


9


9


9


11


14


17


18


2


19


20


19


5




Photo: © UNICEF / 34Q7323-X3 / Ueslei Marcelino




1


1. INTRODUCCIÓN


El 1 de febrero de 2016, la directora general de la Organización Mundial de la Salud, Margaret
Chan, anunció una emergencia de salud pública de importancia internacional relativa al aumento
de los trastornos neurológicos y las malformaciones neonatales asociadas con el virus del
Zika. Anteriormente, un Comité de Emergencia convocado en virtud del Reglamento Sanitario
Internacional había convenido en que, si bien aún no estabacomprobado de manera concluyente,
se tenía la firme sospecha de que existía una relación entre la microcefalia y la infección por el
virus del Zika durante el embarazo, lo cual constituía un “acontecimiento extraordinario” y una
amenaza para la salud pública de otras partes del mundo. Al 12 de febrero de 2016, 36 países
habían reportado la transmisión local de Zika entre 2015 y 2016, en todo el territorio de América,
África, Asia sudoriental y los países isleños del Pacífico.


La OMS convocó entonces a socios internacionales para diseñar un Marco de Respuesta
Estratégica y un Plan de Operaciones Conjuntas para coordinar la respuesta y garantizar que el
esfuerzo sea concertado. En este plan se establecen tres áreas de trabajo principales: vigilancia,
respuesta e investigación, en relación con cuatro categorías de países.


El propósito del presente documento es proporcionar directrices detalladas sobre las estrategias
de respuesta de conformidad con el Marco de Respuesta Estratégica. Los organismos de las
Naciones Unidas, las organizaciones no gubernamentales internacionales, las organizaciones
no gubernamentales y las organizaciones de la sociedad civil pueden usar estas directrices para
apoyar a los gobiernos en el diseño y la implementación de intervenciones de comunicación de
riesgos y participación comunitaria1 adaptables e inspiradas en la investigación y el contexto
local. Estas intervenciones ayudarán a que se comprenda mejor el virus del Zika y sus posibles
consecuencias, evitar su propagación, mitigar su efecto sobre las personas y las familias, en
particular las mujeres, y las comunidades, además de contribuir a la investigación continua para
perfeccionar las actividades de respuesta y los esfuerzos de control.


En este documento se utilizan las mejores pruebas científicas disponibles en este momento en
materia de prevención y el control del virus del Zika y su posible vínculo con la microcefalia y
otros trastornos neurológicos.2 Los mensajes, las acciones y los datos justificativos relacionados
se revisarán periódicamente sobre la base de los datos epidemiológicos y la evolución del brote
del virus del Zika, las formas de transmisión y demás información acerca de este y de su relación
con la microcefalia y otros trastornos neurológicos. Se distribuirán versiones actualizadas cuando
sea necesario.


Esta guía aplica las estrategias de comunicación de riesgos y participación comunitaria descritas
en el Marco de Respuesta Estratégica, al centrarse en los mensajes y los comportamientos
relacionados con la protección personal, el control del vector por parte de la comunidad y la
mitigación del efecto sobre las personas y las familias.


En la práctica, cada país contará con grupos de trabajo de comunicación de riesgos y
participación de la comunidad, organizados y dirigidos por el Gobierno y constituidos como
parte de la estructura general de respuesta al virus del Zika apoyada por las Naciones Unidas, la
Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, organizaciones no
gubernamentales internacionales y organizaciones de la sociedad civil, que utilizarán estas

directrices para diseñar estrategias nacionales y subnacionales de respuesta por medio de la
comunicación. Estos mensajes y las acciones relacionadas tienen el propósito de aumentar
la comprensión del público en general sobre el virus del Zika y fomentar la participación de la
comunidad para protegerse a sí misma y a las familias.
1 En este documento se emplea la expresión “comunicación de riesgos y participación comunitaria” para abarcar toda la var-
iedad de estrategias de comunicación, cambio de comportamiento y movilización social y comunitaria que se emplean para contener los
brotes de enfermedades. Además, cada organismo asociado emplea un nombre funcional diferente para describir esta área de trabajo
(Comunicación para el Desarrollo, Promoción de la Salud, Movilización Social, Comunicación para el Cambio Social y del Comportamien-
to, Comunicación con las Comunidades, etc.) para describir esta área de trabajo.
2 La presente guía, que comprende mensajes y comportamientos de protección recomendados, fue elaborada por la OMS, la
OPS, los CDC, UNICEF, USAID y la IFRC, y cuenta con el apoyo de estos organismos.




2


PRINCIPIOS RECTORES IMPORTANTES PARA UTILIZAR, ADAPTAR
Y ACTUALIZAR


Las estrategias de comunicación de riesgos y participación comunitaria en todos los países que
estén respondiendo y preparándose para responder a fin de controlar y prevenir el Zika deben
regirse por los siguientes principios:


Diseñarse en función del contexto local y la situación de la epidemia e incluir investigación
formativa que permita comprender las formas en que la comunidad percibe el riesgo, así como las
barreras y los factores que pueden facilitar la adopción de comportamientos de protección.


Basarse en el conocimiento y la experiencia de la comunidad, en particular de los líderes
de opinión locales. Los residentes locales suelen ser los que más conocen a sus propias
comunidades, cuáles son sus prioridades y cómo afrontar mejor los nuevos desafíos. Si
aprovechan ese conocimiento y experiencia, las comunidades podrán participar en la preparación
y respuesta ante el Zika.


Basarse en la evidencia y en los contextos, las prácticas de comunicación y los idiomas locales,
que además deben ser adecuados para los niños y las personas con discapacidades sensoriales
o intelectuales, en particular cuando se transmiten por medio de redes y organizaciones
comunitarias locales.


Prestar atención especial a las zonas donde tradicionalmente las mujeres y las comunidades
tienen poco acceso a la información, a las plataformas de participación comunitaria y a los
servicios de salud.


Adaptarse a diferentes grupos poblacionales (p. ej. personas, familias, grupos comunitarios,
docentes, niños y niñas, hombres y mujeres), según el papel que puedan desempeñar para evitar
la propagación del virus del Zika, el nivel de riesgo al que estén expuestos (comunidades con
brotes activos de la enfermedad y mujeres embarazadas que puedan haber sido infectadas por el
virus, incluso luego de que la intensidad del brote haya menguado), el modo en que el virus puede
afectarlos directamente (p. ej. las mujeres que decidan embarazarse y sus parejas, las mujeres
embarazadas, los recién nacidos y los niños), las acciones que pueden tomar para protegerse
(p. ej. procurar atención, acceder a métodos de regulación de la fertilidad, eliminar los criaderos
del mosquito), y el modo en que las personas y las familias deben atender a los recién nacidos o
niños afectados. Si en una comunidad son comunes las mujeres que ayudan a las embarazadas,
como las doulas, parteras, comadronas o si los gobiernos están asignando nuevas funciones a las
parteras tradicionales, además de la atención del parto, se debe establecer contacto con ellas en
una etapa temprana y apoyarlas como aliadas importantes en la comunicación de riesgos.


Hacer un seguimiento continuo de las respuestas y reacciones de la comunidad, los rumores y la
adopción de comportamientos preventivos.


Al surgir más información acerca de la relación entre el virus del Zika y la microcefalia y otros
trastornos neurológicos observados, como el síndrome de Guillain-Barré, los temas y el énfasis del
trabajo de comunicación de riesgos y participación comunitaria evolucionarán y se modificarán.


Se exhorta a los equipos de país a integrar estos mensajes en sus estrategias de comunicación
de riesgos y participación de la comunidad, a saber, en los programas de prevención y control del
dengue, las plataformas de comunicación y de los medios, las actividades de participación de la




3


comunidad y movilización social de los socios, y el trabajo de promoción con las organizaciones
de la sociedad civil, los medios, los líderes de opinión y las personas con influencia.


Dado que el mosquito Aedes aegypti es el vector que transmite tanto el Zika como el dengue y el
chikunguña, estos mensajes y las acciones comunitarias relacionadas aprovecharán y fortalecerán
los programas existentes destinados al dengue y el chikunguña, y contribuirán a evitar la
propagación de estas enfermedades.




Photo: © UNICEF / LUA3309-X3 / Ueslei Marcelino




5


RECOMENDACIONES SOBRE LA
COORDINACIÓN Y PLANIFICACIÓN DE
ESTRATEGIAS DE COMUNICACIÓN
DE RIESGOS Y PARTICIPACIÓN DE LA
COMUNIDAD PARA RESPONDER AL BROTE
DE ZIKA


Las siguientes recomendaciones servirán para definir la participación de los socios en relación
con el apoyo a la parte de la estrategia nacional de prevención y control de la enfermedad del
Zika dedicada a la comunicación de riesgos y la participación de la comunidad, y el Marco de
Respuesta Estratégica elaborado por la OMS y organismos internacionales. Las directrices
relativas a los mensajes y las acciones clave para prevenir y controlar este virus deben tenerse en
cuenta al planificar la respuesta de comunicación basada en la evidencia.


Integración y coordinación de los equipos centrales: trabaje con los Ministerios de
Salud y los organismos gubernamentales relacionados a cargo del brote o la emergencia
sanitaria a fin de que la comunicación de riesgos y la participación de la comunidad sean
una parte fundamental del plan nacional de prevención y control del Zika. La integración
temprana de las autoridades distritales de zonas afectadas o vulnerables a la planificación
de la comunicación de riesgos acelerará el proceso de ampliación de las actividades. Los
organismos de Naciones Unidas, la Cruz Roja y la Media Luna Roja, y otras organizaciones no
gubernamentales y de la sociedad civil asociadas deben tener un grupo de coordinación para
la comunicación integrado en la respuesta nacional, bajo la dirección de los gobiernos.


Planificación intersectorial de la respuesta: encuentre grupos técnicos y redes
profesionales que ya gocen de legitimidad y credibilidad a nivel nacional y subnacional,
y participe en ellos. Estos grupos o redes intersectoriales con frecuencia se utilizan para
supervisar todos los componentes de las respuestas ante emergencias: investigación,
vigilancia; servicios clínicos; comunicación de riesgos, participación comunitaria, etc. Si no
existe ya, se debe crear un subgrupo de comunicación de riesgos y participación comunitaria
que pueda colaborar estrechamente con los equipos de vigilancia, respuesta e investigación .


Análisis de la situación: trabaje con socios para diseñar (en colaboración con equipos
interdisciplinarios) una tipología del país que describa las zonas afectadas por el brote
del virus del Zika o que se encuentren en riesgo, mediante la utilización de criterios
epidemiológicos y entomológicos. Lleve a cabo con rapidez una evaluación de las
necesidades y una investigación de la percepción del riesgo (encuesta sobre conocimiento,
actitudes y prácticas, entrevistas detalladas a informantes clave, grupos de discusión,
levantamiento de mapas, etc.), y haga una evaluación de los canales de comunicación para
establecer cuáles son las fuentes interpersonales, comunitarias, de medios masivos y redes
sociales en las que confía la gente durante los brotes de enfermedades que afectan la salud
pública. Mediante esta tipología se podrán diseñar estrategias, mensajes e intervenciones
focalizados de acuerdo con los mapas epidemiológicos y las zonas de alta incidencia de la
enfermedad. La tipología debe incluir las dimensiones ambientales del riesgo de transmisión
del virus del Zika en el país y permitirá clasificar las zonas de riesgo y los grupos vulnerables
de la población de acuerdo con la aparición de casos y la persistencia de la transmisión. 


Evaluación rápida de la respuesta actual de comunicación: antes de comenzar a producir
y distribuir material de comunicación, es importante saber con qué se cuenta ya, qué se está
poniendo en práctica, el alcance de la respuesta, los socios que participan y la distribución
de las funciones y las responsabilidades, a fin de evitar duplicaciones e inconsistencias




6


en las intervenciones o los mensajes. El equipo dirigido por las Naciones Unidas o las
organizaciones no gubernamentales internacionales que apoye la respuesta de comunicación
del Gobierno debe identificar las deficiencias y oportunidades en que el aporte sea más
pertinente y significativo, y debe procurar una sinergia con los procesos que ya estén en
curso a fin de maximizar el impacto de la respuesta.


Reconocimiento de áreas de asistencia técnica: dirigida al Ministerio de Salud a fin de
facilitar la planificación de las estrategias de comunicación, especialmente en lo que respecta
a la participación comunitaria y la puesta en práctica de actividades de comunicación de
riesgos destinadas a fomentar los comportamientos preventivos por medio de diferentes
plataformas de divulgación, lo que incluye armonizar las estructuras gubernamentales y
fortalecer la capacidad de trabajar a nivel de la comunidad.


Reconocimiento de necesidades de capacidad institucional para responder a nivel central
y local. Haga hincapié en la importancia de fortalecer la capacidad de los departamentos de
comunicación o información, educación y comunicación en diferentes sectores sociales,
tanto en lo que respecta a capacitar al personal como a facilitar la creación de estructuras y
procesos que contribuyan a la eficiencia y efectividad de las intervenciones de comunicación.


Movilización de los recursos locales y la capacidad comunitaria: determine qué
plataformas comunitarias y de redes existen, y establezca alianzas estratégicas con
organizaciones locales. Esto implica mantener una coordinación con sociedades nacionales
de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, asociaciones y redes voluntarias locales —p. ej.
culturales, sociales, religiosas, de grupos de mujeres, etc.— que puedan contribuir a diferentes
componentes de la respuesta. También puede ser necesario fortalecer la capacidad de estas
redes nacionales y locales para que obtengan conocimientos, habilidades y herramientas que
les permitan llevar a cabo la movilización social en sus propias comunidades.


Alianza con instituciones académicas y de investigación regional, nacional o local:
destinadas a llevar a cabo investigaciones formativas y evaluaciones rápidas a fin de
comprender los factores que afectan los comportamientos de riesgo existentes y diseñar
estrategias dirigidas a grupos específicos de población. El Gobierno, con el apoyo de
organismos de las Naciones Unidas e investigadores en las áreas de la antropología, las
ciencias sociales y el control de vectores, realizará encuestas sobre conocimiento, actitudes
y prácticas y estudios cualitativos. Estas alianzas también pueden apoyar el establecimiento
de sistemas de monitoreo y evaluación integrados para hacer un seguimiento de los
elementos que no funcionen de la respuesta de comunicación de riesgos y participación
comunitaria, hacer las modificaciones necesarias y evaluar la efectividad de las estrategias.
Estos estudios y datos de monitoreo se pondrán a disposición de todos los socios
implementadores cuando estén listos. Es importante que las conclusiones de las encuestas
sobre conocimiento, actitudes y prácticas, y de los demás estudios socioecológicos
exhaustivos, sean transmitidas a los socios operativos para que tengan el mayor efecto
posible sobre la salud de la población.


Monitoreo, elaboración de informes y documentación de los procesos, productos,
resultados y adopción de prácticas preventivas asociadas con la protección personal, el
control de vectores y el cuidado y apoyo a las personas y las familias afectadas por el Zika.
Los indicadores de comunicación de riesgos y participación comunitaria se podrán calcular a
partir de los datos recopilados en los países sobre la cobertura y los logros de las estrategias
que promueven la adopción de prácticas preventivas. Si bien algunos indicadores, como por
ejemplo el alcance de las intervenciones, la adopción de prácticas, la movilización de redes,
la percepción del público y la confianza en la respuesta, etc., pueden ser comunes a todos
los países, también podrían requerirse indicadores específicos de cada país como parte de la
respuesta general a la enfermedad. Asegúrese de que los hallazgos de dicho monitoreo se
compartan con todas las partes interesadas pertinentes, incluidas las comunidades.




Photo: © UNICEF / 34Q1152-X3/ Ueslei Marcelino




8


MENSAJES Y COMPORTAMIENTOS CLAVE


TIPOLOGÍA DE LOS MENSAJES Y LOS COMPORTAMIENTOS


Los siguientes mensajes son compatibles con las estrategias clave establecidas en el Marco de
Respuesta Estratégica frente al virus del Zika diseñado por la OMS y sus socios. Los mensajes
y comportamientos relacionados se agrupan en cinco categorías, que reflejan la importancia
de trabajar a nivel individual, familiar, comunitario, institucional y social. Es importante destacar
que los mensajes clave y los comportamientos recomendados se clasifican según lo que los
diferentes grupos poblacionales necesitan saber y pueden hacer para protegerse a sí mismos y a
sus comunidades. Es posible que la información se repita, ya que las mismas acciones deben ser
realizadas por diferentes partes interesadas. Los mensajes se adecuan a los principios centrales
de comunicación de riesgos y modificación del comportamiento, y tienen el propósito de
minimizar la ansiedad y fomentar comportamientos adecuados que puedan ponerse en práctica,
reconociendo la necesidad de un enfoque que abarque a toda la sociedad para la prevención y el
control. Este último principio se describe en la sección sobre el entorno facilitador.


1. Mensajes centrales de protección individual y empoderamiento de la comunidad


2. Control del vector y comportamientos preventivos basados en la comunidad  


3. Comportamientos de protección de los grupos de alto riesgo y la población en general


4. Reconocimiento de los síntomas y búsqueda de atención para las personas afectadas


5. Entorno que facilita el control del vector y la prevención del Zika


3.1 MENSAJES CENTRALES DE PROTECCIÓN INDIVIDUAL Y EMPODERAMIENTO DE LA


COMUNIDAD


En la mayoría de las personas afectadas, la infección por el virus del Zika es leve: solo una de cada
cuatro o cinco presenta síntomas. La mayor preocupación radica en que el Zika pudiera causar
defectos congénitos en los fetos, como la microcefalia. En algunas personas, este virus podría
provocar enfermedades graves que afectan el sistema nervioso, como el síndrome de Guillain-
Barré; aunque la mayoría se recupera, es posible que algunas de estas personas necesiten recibir
atención hospitalaria inmediata.


3.1.1 Acciones comunitarias para detectar y eliminar los sitios donde se puede reproducir
el mosquito


VI. El virus del Zika es transmitido principalmente por el mosquito Aedes, el mismo que transmite
el dengue y el chikunguña.


VII. La manera más eficaz de proteger a las personas, las familias y las comunidades del Zika, el
dengue y el chikunguña consiste en reducir la población de mosquitos eliminando los sitios
donde estos pueden reproducirse.


VIII. Los mosquitos ponen huevos en los bordes tanto de agua limpia y como estancada, p. ej. en
contenedores llenos de agua y en otros recipientes donde se acumula agua (cubetas, tinas u
otros recipientes grandes, canaletas de desagüe y neumáticos usados), incluso dentro de las
casas, escuelas y lugares de trabajo y en sus alrededores.




9


IX. Una pequeña cantidad de agua es suficiente para constituirse en un criadero del mosquito:
pueden poner huevos en algo tan pequeño como una tapa de botella.


X. Para protegerse a sí mismo y a su comunidad, elimine los sitios donde se pueda reproducir el
mosquito, como los recipientes, la basura y los residuos en los cuales se pueda acumular agua
dentro de su casa y alrededor de ella. Si no es posible drenar o vaciar los recipientes, llénelos
con arena o cúbralos, para que los mosquitos no puedan poner huevos en ellos.


XI. Mantenga siempre el agua almacenada en recipientes tapados. Los recipientes utilizados para
almacenar agua se deben limpiar, refregar y vaciar al menos una vez por semana, para eliminar
posibles huevos de mosquito.


XII. Si hay caños rotos o con pérdidas en su casa o en su comunidad, repárelos o informe de
inmediato a las autoridades para evitar que el agua se estanque.


XIII. Para protegerse a sí mismo y a su familia, informe a las autoridades correspondientes sobre
los criaderos del mosquito que vea en espacios públicos o en su lugar de trabajo, y limpie las
zonas donde el mosquito se puede reproducir.


XIV. Dirija acciones comunitarias destinadas a eliminar los criaderos del mosquito o participe en
ellas. Utilice siempre ropa protectora y repelente de insectos al limpiar posibles sitios de
reproducción del mosquito.


XV. Hable con las autoridades locales o públicas y ayúdelas a tratar las zonas exteriores que rodean
su casa con insecticida, para matar a los mosquitos adultos.


XVI. Elimine el agua estancada y trate los contenedores de agua con larvicidas para matar las larvas
y los huevos.


3.1.2 Medidas de protección personal para evitar la picadura de mosquitos y prevenir la
transmisión sexual


I. Debido a la posible asociación entre el aumento poco usual de casos de Zika y los casos de
microcefalia en Brasil, las mujeres embarazadas y aquellas que tengan previsto embarazarse
deben protegerse de las picaduras de mosquitos.


II. Las mujeres embarazadas y aquellas que planean quedar embarazadas deben protegerse del
contacto sexual sin protección con parejas que pudieran estar infectadas con el virus Zika.
Recuerde que el mosquito que transmite la enfermedad del Zika por lo general pica durante el
día, en especial temprano en la mañana y al atardecer.


III. Las mujeres que deseen evitar o retrasar el embarazo deben utilizar métodos anticonceptivos
eficaces. Si estos métodos fallan, deben pedir un anticonceptivo de emergencia lo antes
posible a un profesional de la salud o a una farmacia.


IV. Todos los hombres que vivan en zonas donde hay brotes de Zika deben considerar la
posibilidad de usar preservativos en las relaciones sexuales, para evitar el riesgo de
transmisión sexual del virus.


V. Si hay un brote de Zika en la comunidad, todos deben protegerse de los mosquitos con
ropa que les cubra la mayor parte posible del cuerpo (preferiblemente de color claro), con
repelentes contra insectos aprobados por las autoridades sanitarias y utilizados de acuerdo con
las instrucciones de la etiqueta, y con barreras físicas, por ejemplo, mallas plásticas o cortinas
tratadas, o manteniendo puertas y ventanas cerradas, o durmiendo bajo mosquiteros en todo
momento, destacando que el mosquito Aedes es más activo entre las primeras horas de la
mañana y el atardecer.




10


VI. Si tiene niños pequeños o cuida de ellos, también debe vestirlos con ropa que les cubra
la mayor parte posible del cuerpo, ponerles repelente contra insectos que estén aprobados
por las autoridades sanitarias nacionales (excepto en el caso de los bebés menores de dos
meses), usar barreras físicas, por ejemplo, mallas plásticas o cortinas tratadas en las puertas
y ventanas, y hacer que duerman bajo mosquiteros en todo momento, destacando que el
mosquito Aedes es más activo entre las primeras horas de la mañana y el atardecer.


VII. Hable con las autoridades locales o públicas para tratar con insecticida la zona exterior de
su casa dentro de un radio de 100 metros.


VIII. El virus del Zika puede hallarse en la sangre de una persona durante la primera semana de
infección. Puede pasar de una persona infectada a otra persona si un mosquito pica a una
persona infectada y después a otra. Por lo tanto, una persona infectada con Zika puede
ayudar a detener la enfermedad si evita ser picada por mosquitos en la primera semana de la
infección. Si un miembro de la familia presenta síntomas o si se le diagnostica Zika, asegúrese
de que evite ser picado por mosquitos en la primera semana de la enfermedad, usando
ropa que le cubra la mayor parte posible del cuerpo, aplicándose repelente de insectos y o
durmiendo bajo mosquiteros en todo momento, especialmente entre las primeras horas de la
mañana y el atardecer.


3.1.3 Síntomas y búsqueda de atención


I. Los síntomas del Zika por lo general son leves y pueden incluir fiebre, erupción, dolor en las
articulaciones, conjuntivitis, dolor muscular y cefalea.


II. Normalmente las personas no se enferman lo suficiente para tener que ir al hospital, y es
posible que no se den cuenta de que están infectadas.


III. Se recomienda a las mujeres embarazadas o que tengan previsto embarazarse y presenten
síntomas del Zika que procuren atención prenatal de inmediato para recibir información y
monitorear su embarazo, además de seguir las recomendaciones del profesional de la salud.


IV. Los niños que presentan síntomas deben ser evaluados inmediatamente por un profesional de
la salud local en aquellas situaciones en que sea posible la infección adicional con dengue.


V. Las personas infectadas con el virus deben hacer mucho reposo, tomar una cantidad suficiente
de líquidos, y tratar el dolor y la fiebre con los medicamentos habituales (si bien se deben
evitar la aspirina y los antiinflamatorios no esteroideos). No existe una vacuna para prevenir el
Zika ni medicamentos específicos para tratarlo.


VI. Si los síntomas del Zika empeoran o si la persona infectada está preocupada, se debe procurar
atención y asesoramiento médico.


VII. Un pequeño número de personas infectadas con el Zika podría estar en riesgo de desarrollar
el síndrome de Guillain-Barré entre una y tres semanas después de la infección. Se trata de
una enfermedad que afecta el sistema nervioso y puede ser grave. Algunos síntomas posibles
son: debilidad muscular, sensación de hormigueo en los miembros, visión doble, dificultad para
respirar o tragar. Se debe procurar atención médica de inmediato. Normalmente, esta afección
se cura con atención médica apropiada. Control del vector y comportamientos preventivos
basados en la comunidad


3.1.4 Eliminar los sitios donde se puede reproducir el mosquito (huevos y larvas):
acciones comunitarias


I. La eliminación de los mosquitos mediante las fumigaciones que realizan las autoridades
locales no basta para combatir el Zika; los huevos y las larvas del mosquito solo pueden




11


eliminarse limpiando todos los posibles sitios de reproducción y permitiendo que trabajadores
de la comunidad capacitados o autoridades sanitarias locales apliquen larvicidas autorizados en
el agua.


II. Tratar el agua de beber con larvicidas no causa daño; no existe un vínculo conocido entre el
uso de larvicidas y el aumento de la microcefalia en los niños.


III. Los sitios donde habitualmente se reproducen los mosquitos son los siguientes3:


. Los hogares y sus alrededores, en particular los sitios y objetos en los que se puede
almacenar o acumular agua limpia (p. ej. depósitos de agua, aljibes, canaletas de desagüe
del techo que estén obstruidas, fuentes, juguetes, neumáticos usados, macetas, cajas y
envases de alimentos y bebidas).


. Las escuelas y sus alrededores (depósitos de agua, zonas de recreación, piscinas, jardines
escolares, fuentes de agua).


. Las áreas donde se acumulan residuos (dentro y alrededor de las casas, sitios públicos de
recolección de residuos, botes de basura de la calle, etc.).


. Los espacios públicos (p. ej. parques, patios de recreo, canchas de fútbol, mercados,
cementerios, parques y jardines públicos) y otras zonas (p. ej. gomerías, chatarrerías, etc.).
Todos ellos se deben inspeccionar para eliminar posibles sitios de reproducción.


. Los lugares donde se reúne mucha gente (p. ej. centros comunitarios, centros de atención
médica, lugares de culto). Si en estos lugares existen sitios o recipientes donde se
almacena agua, estos siempre deben estar cubiertos y hay que limpiarlos periódicamente,
por lo menos una vez por semana.


IV. ¡Esté alerta y participe! Detecte y elimine los posibles sitios de reproducción del mosquito en
el vecindario y sus alrededores.


V. Trabaje con los dirigentes locales y voluntarios comunitarios para sensibilizar a las
comunidades y lograr que actúen, empleando mapas del vecindario para detectar las zonas
que tienen mayores probabilidades de convertirse en criaderos del mosquito, y únase a las
campañas de limpieza.


VI. Procure que toda la comunidad participe en la planificación y la respuesta como corresponda,
en particular los niños en las escuelas y las casas, las personas mayores y con discapacidades,
y los grupos vulnerables y marginados.


3.1.5 Eliminar los sitios donde se puede reproducir el mosquito: acciones en el hogar


I. Elimine todos los objetos o recipientes innecesarios que puedan contener agua. Al menos una
vez por semana, vacíe, limpie, voltee o deseche los recipientes que puedan contener agua,
como cubos, neumáticos, macetas, fuentes de agua, árboles y plantas, tanto dentro de las
viviendas como en un radio de 100 metros.


II. En zonas donde hay sequía o escasez de agua, mantenga los recipientes de agua cubiertos y
vacíelos, límpielos y refriéguelos al menos una vez por semana.


III. Si es necesario almacenar agua, asegúrese de que el recipiente esté tapado por completo todo
el tiempo según las indicaciones de las autoridades de salud locales.


3 Los sitios de reproducción de los mosquitos pueden variar considerablemente según el contexto local; por consiguiente, es
fundamental realizar visitas y elaborar mapas de la comunidad a fin de comprender mejor en qué sitios es posible que se reproduzcan
los mosquitos y adaptar los mensajes en consecuencia.




12


IV. Limpie las canaletas de desagüe de la casa una vez por semana para evitar que el agua
se estanque.


V. Limpie diariamente los cubos de basura y otras zonas donde haya residuos dentro de la casa y
alrededor de ella.


VI. Drene las canaletas de desagüe del techo para que el agua pueda correr sin obstáculos.


VII. Aunque las autoridades fumiguen los vecindarios, es importante saber que los insecticidas por
lo general matan a los mosquitos adultos pero no a las larvas. Es necesario limpiar los sitios
donde puede reproducirse el mosquito dentro de las viviendas y en sus alrededores. Para este
fin puede ser necesaria la aplicación de larvicidas por técnicos, junto con las demás medidas.


VIII. Siempre se debe usar ropa protectora y repelente de insectos al hacer ese trabajo.


IX. La aplicación de cloro en el agua limpia no es una medida efectiva para eliminar los huevos o
las larvas del mosquito.


3.1.6 Eliminación de sitios de reproducción del mosquito y fomento de comportamientos
preventivos: acciones dirigidas a escuelas, guarderías y centros de atención alternativos


I. Hablando con los demás sobre las formas de prevenir la infección, los niños pueden convertirse
en promotores de la prevención y el control del Zika en el hogar, la escuela y la comunidad.


II. Los docentes, los directores y los niños pueden participar en la eliminación de posibles sitios
de reproducción y la limpieza del agua estancada dentro de las escuelas y de sus casas y en
sus alrededores, así como en otros sitios públicos, como los patios de recreo.


III. Utilice siempre ropa protectora y repelente de insectos al eliminar posibles sitios de
reproducción del mosquito.


IV. Integre actividades de prevención del Zika que sean adecuadas para niños en las materias (p.
ej. Ciencias) o los proyectos escolares (p. ej. los proyectos creativos y artísticos).


V. Atraiga la atención de los niños por medio de actividades de capacitación y comunicación,
y de carteles sobre prevención del Zika colocados en las escuelas y dirigidos a docentes,
niños y adolescentes.


VI. Estimule a los niños a participar utilizando materiales atractivos y adecuados a la edad (dibujos,
historietas, etc.) sobre los sitios donde comúnmente se reproduce el mosquito, para que puedan
reconocerlos y eliminarlos, junto a personas adultas, en sus casas y en los alrededores.


VII. Procure que los niños enseñen a sus padres y familias e influyan sobre ellos para reconocer y
eliminar los posibles sitios de reproducción del mosquito en el hogar y en la comunidad.


VIII. Participe en la prevención del Zika mediante la limpieza de patios, canchas de fútbol,
piscinas de natación y otras zonas deportivas y recreativas que puedan contener sitios de
reproducción del mosquito.


IX. Entable contacto con los dirigentes y administradores de sitios públicos donde la gente
se reúna (p. ej., lugares de culto, mercados, centros comunitarios y nodos de transporte)
para eliminar los sitios de reproducción del mosquito y difundir información sobre
comportamientos preventivos.


X. Participe en actividades de redes sociales y de comunicación dirigidas a niños y padres para
promover comportamientos preventivos clave.




13


XI. Las escuelas pueden organizar reuniones participativas con padres y niños para explicar los
riesgos, fomentar la adopción de medidas de control del vector y protección personal, y
reiterar la importancia de que el agua limpia se almacene de forma segura.


3.2 COMPORTAMIENTOS DE PROTECCIÓN DE LOS GRUPOS DE ALTO RIESGO Y LA


POBLACIÓN EN GENERAL


3.2.1 Acciones de las mujeres embarazadas y de las mujeres y parejas que tienen previsto
embarazarse en zonas donde se sabe que circula el Zika


Preocupa que las mujeres y adolescentes embarazadas que están infectadas con el virus del
Zika puedan tener bebés que nacen con cabeza pequeña y graves problemas de desarrollo. Este
trastorno se llama “microcefalia”. En algunas zonas donde existe transmisión del Zika, se ha
observado que los bebés de madres infectadas tienen problemas de vista y oído. Dado el vínculo
potencial entre la enfermedad del Zika y la microcefalia, las mujeres embarazadas y a aquellas
que tienen previsto embarazarse constituyen un grupo de alto riesgo debido a la gravedad de los
posibles efectos sobre el feto.


I. Todas las personas, en especial las mujeres embarazadas, deben protegerse de las picaduras
de mosquitos en zonas donde existe transmisión del Zika.


II. Todas las mujeres embarazadas deben protegerse de las siguientes maneras: usar repelente
contra mosquitos; ponerse camisas de manga larga y pantalones largos; dormir bajo un
mosquitero, en especial entre las primeras horas de la mañana y el atardecer, y colocar mallas
plásticas en puertas y ventanas.


III. Se recomienda a las mujeres embarazadas o que tengan previsto embarazarse que
procuren atención prenatal para recibir información y controlar el embarazo, y que sigan las
recomendaciones de su médico o profesional de la salud.


IV. Las mujeres que sospechen estar embarazadas deben acudir de inmediato a un centro de
salud para confirmar el embarazo y recibir asesoramiento y atención prenatal de un profesional
de la salud.


V. Las mujeres que deseen evitar o retrasar el embarazo y sus parejas deben utilizar métodos
anticonceptivos eficaces. Las mujeres que deseen aplazar el embarazo deben tener acceso
a una completa gama de métodos anticonceptivos reversibles, de corto o largo plazo.
También deben recibir asesoramiento sobre la doble protección que ofrece el preservativo,
frente al embarazo y a las infecciones de transmisión sexual. Si el anticonceptivo utilizado
falla, las mujeres deben ser aconsejados por su proveedor de salud sobre anticoncepción de
emergencia tan pronto como sea posible..


VI. Todos los hombres que vivan en zonas donde hay brotes de Zika deben considerar
la posibilidad de usar preservativos en las relaciones sexuales, para evitar el riesgo de
transmisión sexual del virus.


VII. Las mujeres que han tenido relaciones sexuales sin protección y no desean embarazarse
deben recibir asesoramiento de un profesional de la salud sobre anticonceptivos de
emergencia lo antes posible.


VIII. Las mujeres que deseen interrumpir su embarazo deben recibir información correcta sobre
todas las opciones que tienen dentro de la ley, incluida la reducción del daño, si la opción
deseada no está disponible.


IX. Las parejas sexuales de mujeres embarazadas que vivan en zonas donde existe transmisión del
virus del Zika o viajen a esas zonas deben recibir asesoramiento sobre prácticas sexuales más




14


seguras (incluido el uso correcto y sistemático del preservativo) o abstenerse de mantener
relaciones sexuales durante el embarazo.


3.2.2 Acciones de las madres, las parejas de estas y las familias de niños y recién nacidos en
zonas donde circula el Zika


I. Para la mayoría de las personas, el Zika es una enfermedad leve y nada indica que los lactantes y
los niños sean más propensos a contraer el virus o que en ellos la enfermedad sea más grave.


II. El hecho de que la madre esté infectada con el virus del Zika no debe impedir la lactancia
natural, sino que esta sigue siendo recomendable por ser saludable para el recién nacido.


III. Las familias deben proteger su entorno eliminando posibles criaderos de mosquitos,
protegiendo la casa con mallas plásticas y haciendo que todos duerman bajo un mosquitero a
toda hora, en especial desde el amanecer hasta el atardecer.


IV. Utilice siempre ropa protectora y repelente de insectos al eliminar posibles sitios de
reproducción del mosquito.


V. Los miembros de la familia que tengan síntomas de Zika deben hacer mucho reposo,
tomar una cantidad suficiente de líquidos, y tratar el dolor y la fiebre con los medicamentos
habituales (si bien se deben evitar la aspirina y los antiinflamatorios no esteroideos). No existe
una vacuna para prevenir el Zika ni medicamentos específicos para tratarlo. Si los síntomas
empeoran, se debe procurar atención y asesoramiento médicos.


VI. Todos los recién nacidos y niños que presenten síntomas del Zika deben ser llevados de
inmediato al hospital o institución de atención médica más cercano.


VII. Si se sospecha que un bebé nació con microcefalia, los profesionales de la salud deben hacerle
un seguimiento estricto y brindarle apoyo. Tendrán que examinar al bebé, monitorear su
crecimiento y desarrollo y determinar si conviene hacerle una tomografía de la cabeza.


3.2.3 Acciones de los trabajadores de la salud:


I. Los trabajadores de la salud deben protegerse y tomar todas las precauciones necesarias para
crear entornos limpios y seguros tanto para sí mismos como para los pacientes.


II. Los trabajadores de la salud se pueden proteger de las siguientes maneras:


. Ponerse ropa que les cubra la mayor parte posible del cuerpo (preferiblemente de color
claro), usar repelentes contra insectos aprobados por las autoridades sanitarias de acuerdo
con las instrucciones de la etiqueta, y eliminar los posibles sitios de reproducción del
mosquito en sus instituciones sanitarias.


. Recomendar a los pacientes que usen repelentes y duerman bajo mosquiteros para evitar
picaduras de mosquito mientras se encuentren en el establecimiento sanitario.


III. Los trabajadores y el personal de la salud deben limpiar o hacer que se limpien a diario todos
los sitios de reproducción del mosquito dentro del centro de salud y alrededor de él (p. ej. agua
estancada, residuos, receptáculos), que las instalaciones interiores se desinfecten para reducir
la cantidad de mosquitos, y que se coloquen mallas plásticas en las puertas y ventanas.


IV. Se exhorta a los trabajadores de la salud a que informen de forma proactiva a los pacientes,
especialmente a las mujeres embarazadas y a las que tengan previsto embarazarse, sobre la
importancia de evitar la infección por el virus del Zika.




15


V. Los trabajadores de la salud pueden recordar a las madres que estar infectadas por el virus del
Zika no les impide amamantar: se recomienda amamantar a todos los niños hasta los dos años
de edad.


VI. Las madres de niños que padezcan microcefalia pueden necesitar apoyo de los trabajadores
de la salud para recibir atención, ser remitidas a un manejo multidisciplinario, obtener apoyo
psicosocial y aprender cómo cuidar del recién nacido, en particular amamantarlo y brindarle los
alimentos adecuados a partir de los 6 meses, sin suspender la lactancia materna.


VII. Los trabajadores de la salud deben vigilar de cerca el crecimiento de los niños nacidos con
microcefalia y referirlos para que sean tratados si es necesario.


VIII. Los trabajadores de la salud deben enfatizar y promover los mensajes clave para el control y la
prevención del mosquito con todos los pacientes y las personas que visiten los establecimientos.


3.2.4 Acciones entre los donantes de sangre


I. El virus del Zika puede hallarse en la sangre de una persona que ha estado infectada durante
una semana o más. Los expertos están investigando si el virus del Zika puede transmitirse
mediante transfusiones de sangre.


II. Los potenciales donantes de sangre que hayan viajado a zonas donde circula el virus del Zika
deben esperar de 3 a 4 semanas antes de donar sangre.


III. Las personas que donan sangre y posteriormente presentan síntomas del virus del Zika dentro
de los 14 días siguientes a la donación deben informar a los servicios locales de transfusión,
para que coloquen su sangre en cuarentena.


IV. Los servicios de transfusión de sangre de la Cruz Roja y la Media Luna Roja siguen utilizando
medidas de seguridad para proteger el suministro de sangre del virus del Zika y otros virus
transmitidos por mosquitos. La Cruz Roja y la Media Luna Roja solo obtienen sangre de
donantes que están sanos y se sienten bien al momento de la donación.


3.2.5 Acciones de la población en general


I. Eliminar los mosquitos y sus larvas es un modo eficaz de evitar el Zika en la comunidad. Todos
los miembros de la comunidad pueden tomar medidas para limpiar los alrededores y eliminar
los sitios donde se puede reproducir del mosquito.


II. En las zonas donde hay mosquitos Aedes todos corren riesgo; de ahí la importancia de los
comportamientos de protección personal para todos los miembros de la comunidad.


III. Las poblaciones que viven en zonas donde hay criaderos del mosquito o las personas que
trabajan temprano en la mañana o durante el atardecer pueden correr más riesgo de recibir
picaduras de mosquitos, por lo que deben prestar más atención a la protección personal.


IV. Debido a la posible vinculación entre la infección por el Zika y la microcefalia, las mujeres
que están embarazadas o planean estarlo y sus parejas deben incrementar sus medidas de
protección personal en relación con el virus del Zika.


V. Aunque el Zika se transmite principalmente por el mosquito Aedes, se sabe que se ha
transmitido entre personas por contacto sexual y se están generando más evidencias sobre
esta forma de transmisión.


VI. Hasta que se conozca más información, todos los hombres y mujeres que viven en una zona
donde el Zika está presente o vuelven de ella (en especial mujeres embarazadas y sus parejas




16


masculinas) deben recibir asesoramiento sobre los posibles riesgos de transmisión sexual, el
uso eficaz de métodos anticonceptivos y prácticas sexuales seguras. Las prácticas sexuales
seguras incluyen el uso correcto y sistemático del preservativo, que es uno de los métodos
más eficaces de protección contra el embarazo, contra todas las infecciones de transmisión
sexual, incluyendo la transmisión sexual del Zika.


VII. Las comunidades deben ofrecer apoyo a las familias de los niños que nacen con microcefalia y
combatir proactivamente la discriminación y la estigmatización.


3.3 RECONOCIMIENTO DE LOS SÍNTOMAS Y BÚSQUEDA DE ATENCIÓN PARA LA


PERSONAS AFECTADAS


I. Las personas que viven en una zona donde hay otras personas infectadas por el virus Zika
o donde se sabe que hay mosquitos Aedes deben estar alertas y conocer cuáles son los
síntomas del Zika.


II. La mayoría de las personas con Zika presentan síntomas muy leves o no los presentan. Los
signos y síntomas habituales de la infección con virus del Zika son los siguientes:


. Fiebre, erupción, dolor en las articulaciones o conjuntivitis (ojos enrojecidos o
conjuntivitis aguda).


. Dolor muscular y de cabeza.


III. Los síntomas del virus del Zika suelen ser leves y durar de dos a siete días. Si los síntomas
empeoran, se debe consultar al proveedor local de servicios de salud.


IV. Por lo general, las personas infectadas con el Zika no se enferman lo suficiente como para ir al
hospital y es muy infrecuente que ocurran complicaciones importantes o que alguien fallezca.


V. Los síntomas relacionados con el Zika podrían ser similares a las de otras enfermedades que
transmite el mismo mosquito, como el dengue y el chikunguña. Procure atención médica si
los síntomas del Zika se agravan o si el paciente es un niño o usted está preocupado.


3.3.1 Cuidado de las personas infectadas con el virus del Zika


VI. Procurar que hagan mucho reposo.


VII. Exhortarlas a que tomen líquidos para evitar la deshidratación.


VIII. Exhortarlas a que tomen únicamente medicamentos aprobados para aliviar la fiebre y el dolor
(por ejemplo, paracetamol o acetaminofeno).


IX. Asegurar que no tomen aspirina u otros antiinflamatorios no esteroideos, porque pueden
incrementar el riesgo de sangrado en caso de que tengan dengue. El Zika, el dengue y el
chikunguña tienen síntomas similares y es posible confundirlos fácilmente.


X. Si los síntomas empeoran, consultar al profesional de la salud de la zona.


XI. Si la persona ya toma medicamentos para tratar otra afección, debe hablar con el profesional
de la salud antes de tomar otro medicamento.




17


3.4 ENTORNO QUE FACILITA EL CONTROL DEL VECTOR Y LA PREVENCIÓN DEL ZIKA


I. Se espera que todos los gobiernos nacionales, especialmente los de países donde circulan el
virus del Zika o mosquitos Aedes, intensifiquen los esfuerzos por controlar el vector a fin de
proteger a sus comunidades, en especial a la próxima generación de niños, debido a la posible
asociación entre el Zika y la microcefalia.


II. Comuníquese con las autoridades locales responsables de garantizar la ausencia de mosquitos,
huevos y larvas en los lugares públicos, los espacios comunitarios y las zonas donde por lo
general se congregan grandes grupos de personas (desde los mercados hasta las piscinas de
natación, los parques y las playas), así como las fuentes de agua que habitualmente utiliza la
comunidad.


III. La acción gubernamental se verá complementada si la comunidad asume la tarea como propia,
participa y se compromete, lo que se facilita por medio de instituciones formales (grupos
religiosos, grupos de mujeres y madres, asociaciones, etc.) e informales (clubes locales,
grupos de jóvenes, etc.).


IV. Las asociaciones de voluntarios nacionales y locales desempeñan una función clave en las
actividades de participación comunitaria relativas a los brotes epidémicos, incluso en relación
con la prevención y el control del Zika. Se deben apoyar y sostener estas actividades comunes
para garantizar un control de la enfermedad a largo plazo. Es importante que el Gobierno y
otros socios apoyen el trabajo de los voluntarios comunitarios en la vigilancia y el control de
la enfermedad. La capacitación de facilitadores para que trabajen con grupos de la comunidad
puede ampliar en gran medida el alcance y la participación de las personas en acciones
apropiadas.


V. Los medios de comunicación nacional y local y las redes sociales son socios fundamentales
para comunicarse de forma oportuna, transparente y flexible, a fin de mantener al público
informado, generar confianza, y obtener respuestas y acciones que sirvan de apoyo a la
evolución de la estrategia de respuesta al brote de Zika.


VI. Con la evolución de la ciencia en torno al Zika, incluyendo la posibles asociación con la
microcefalia entre los recién nacidos y con el síndrome de Guillain-Barré, es posible que haya
confusión, ansiedad y temor en el público.


VII. Las estrategias de comunicación deben atender esas preocupaciones y darles respuesta,
facilitar el diálogo público y ofrecer aclaraciones sobre la base de las pruebas disponibles,
entre ellas lo que las personas, los gobiernos y las organizaciones internacionales y locales
están haciendo para controlar la propagación de la enfermedad.




18


REFERENCES & RESOURCES


Key messages: Zika virus disease: Centres for Disease Control and Prevention, February 2016


Zika virus information: Step-by-step guide on risk communication and community engagement: PAHO, 2016


Zika Strategic Response Framework and Joint Operational Plan: January to June 2016: WHO, 2016


Zika virus outbreak in Latin America and the Caribbean: Regional Response Plan: UNICEF, 2016.


Information collated from several studies and practice on Dengue prevention and control in LAC.


Participacion Social para la Prevencion del Dengue: Guia del Promotor. UNICEF Argentina/Ministerio de Salud, Argentina/
Cruz Roja Argentina/Municipio de Tigre/Comité Solidario, Charata/Organización Panamericana de la Salud.


Referencias de la OMS


Las últimas publicaciones de la OMS sobre el Zika pueden consultarse en:
http://who.int/csr/resources/publications/zika/en/


Zika Fact sheet: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/zika/en/
Facts on Microcephaly: http://www.who.int/emergencies/zika-virus/microcephaly/en/
Guillian-Barre Syndrome: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/guillain-barre-syndrome/en/
Vector-borne diseases: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs387/en/
Women and microcephaly: http://www.who.int/features/qa/zika-pregnancy/en/
Zika and potential sexual transmission: http://www.who.int/csr/resources/publications/zika/sexual-transmission-
prevention/en/


Zika and safe blood: http://www.who.int/csr/resources/publications/zika/safe-blood/en/
Zika and pregnancy management: http://www.who.int/csr/resources/publications/zika/pregnancy-management/en/
Zika and risk communication: http://www.who.int/csr/resources/publications/zika/risk-communication/en/


AGRADECIMIENTOS


Este documento fue escrito por Rafael Obregon y Ketan Chitnis (C4D UNICEF Nueva York), Heather Papowitz y Maya Arii
(Salud UNICEF Nueva York), Mario Mosquera y Tasha Stehling-Ariza (UNICEF LACRO) en colaboración con Ombretta Baggio
(IFRC Ginebra); Gaya M. Gamhewage, Anais Legand, Aphaluck Bhatiasevi, Raman Velayudhan & Anayda Portela (OMS
Ginebra) and Cristina Mana (OPS Washington). La revisión estuvo a cargo de Kama Garrison (USAID Washington DC) y
Donda Hansen, Sara Dodge y Craig Manning (CDC Atlanta).


Colaboraron Luisa Brumana, Andrés López, Marisol Quintero, Massimiliano Sani (UNICEF LACRO), Maria Estela Caparelli
(UNICEF Brasil), Sabeeha Quereshi (UNICEF Nueva York) y el documento fue revisado por los siguientes Puntos Focales de
Emergencia de la División de Programas de UNICEF: Patricia Alleman, Laure Anquez, France Begin, Francois Bellet, Brenda
Haiplik, Gopal Mitra y Sarah Karmin, y HATIS, Cecilia Sánchez Bodas.




CONTACTS


Rafael Obregon
(robregon@unicef.org)
Chief, Communication for Development,
UNICEF New York

Ketan Chitnis
(kchitnis@unicef.org)
Communication for Development Specialist,
UNICEF New York


Gaya M. Gamhewage


(gamhewageg@who.int),
Risk Communication Lead,
WHO Geneva


Cristina Mana
(manacris@paho.org)
Risk Communication,
PAHO Washington


Ombretta Baggio


(ombretta.baggio@ifrc.org),
Global Coordinator,
Community Engagement and Accountability,
IFRC Geneva




Photo: © IFRC / Miguel Domingo García Comunicación de Riesgos y Participación Comunitaria...
Share