saludables

saludables


División de Promoción y Protección de Ia Salud


/í’ÏÍ"\ o ' ' ’
I“; a:' “x 1 a’ n
Kuïr Panamerlcana.s?’i¿.cai;5>;,de la Salud
HF ‘m, ¿Z
n. ‘¡É-_— --\—._,_




ISBN 92 75 32414 X


IHIHIIIBGÍIIIÍBIIÏIIS
Un especial reconocimiento y agradecimiento a todas las personas que generosamente han con-
tribuido en la preparación de esta publicación. El texto original de esta publicación fue prepara-
do por Christiane Paulin Simon, Karina Chierzi y Claudia Maria Bógus, bajo la supervisión y
dirección tecnica de la Dra. María Teresa Cerqueira, Directora de la División de Promoción y
Protección de la Salud (HPP) de la OPS/OMS. Algunas evaluaciones se realizaron durante las
diferentes etapas del proceso de elaboración del material por alcaldes, autoridades sanitarias,
comunicadores y educadores en salud de Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, República
Dominicana, Ecuador, México, Perú y Estados Unidos. Valiosos comentarios y sugerencias fueron
proporcionados por consultores y puntos focales de Promoción de la Salud de las oficinas de la
OPS en cada país de la Región y en la frontera entre Estados Unidos-México. Se contó con la
valiosa contribución de los funcionarios de la Sede de la OPS en Washington, DC, especialmente
el equipo de la División de Promoción y Protección de la Salud, la División de Desarrollo de
Sistemas y Servicios de Salud, la División de Desarrollo de Recursos Humanos, Salud y
Ambiente, Prevención y Control de Enfermedades, Programa de Enfermedades no transmisibles,
así como también al Programa ampliado de Inmunizaciones y el Programa de Preparativos para
Situaciones de Emergencia y Socorro en Caso de Desastres.
La versión final de este material en español e inglés fue revisada y evaluada en Chile por Marilyn
Rice, Coordinadora Regional en Comunicación en Salud y Punto Focal de Municipios y
Comunidades Saludables de la División de Promoción y Protección de la Salud (HPP).
Participaron alcaldes y otras autoridades locales y nacionales de Canadá, Colombia, Costa Rica,
Ecuador, El Salvador, México y Estados Unidos. La versión de este material en Portugués fue eva-
luada por Claudia Maria Bógus en Brasil. Se realizaron varias revisiones y ediciones por el equi-
po de la OPS, incluyendo a las siguientes personas: Claudia Maria Bógus, Amina Bouadis, Julieta
Conrad, Claudia Conti, Alejandro De la Torre, Patricia Owen, Aaron Rak, Marilyn Rice, Gabriela
Ruiz y Daniele Pompei Sacardo. Agradecimientos especiales a la Unidad de Traducción. El dise-
ño y configuración de esta Guía fue realizado por Bola Oyeleye, del Departamento de
Información Pública de la OPS (DPI). Fsta Guía fue elaborada y producida con el generoso
apoyo de la Fimdación Kellogg.


WH. HELLÜGG
[q FÜLJN [ÏIATIÜÍK




r


Prefacio iii


Introducción 1


Componentes de la Guía 4


Guía para Alcaldes y otras Autoridades Locales 5
Conceptos claves relacionados con la estrategia de Municipios
y Comunidades Saludables (MCS) 7


¿Cuál es la importancia de tener este material informativo
para alcaldes y otras autoridades locales? 7
¿Qué es la estrategia de Municipios y comunidades saludables? 8


¿Qué queremos decir con una visión integral de salud? 8


¿Qué queremos decir con la promoción de la salud? 9


¿Qué queremos decir con participación comunitaria? 9


Pasos para desarrollar la participación comunitaria 10
¿Qué queremos decir con creación de alianzas
estratégicas efectivas? 10


¿Qué queremos decir con políticas públicas saludables? 10


¿Por qué la estrategia de MCS ha despertado interés y
ha tenido éxito en la Región de las Américas? 11


¿Cuáles son los elementos esenciales para poner
en práctica la estrategia de MCS? 11


Sostenibilidad: ¿Cómo garantizar la continuidad de la Iniciativa de
Municipios y Comunidades Saludables? 13
Estableciendo Redes de MCS 13


¿Por qué es importante la evaluación? 14


Municipios y Comunidades Saludables: Recursos 16
Orientaciones para la evaluación de la estrategia de Municipios y
Comunidades Saludables (MCS) 19


Glosario de términos utilizados en la Guía 29


Ejemplos de buenas prácticas que están siendo implementadas 33


Acuerdos, Declaraciones, y Convenciones Internacionales 41


Representaciones de la OPS/OMS en los países, Centros
Colaboradores y Redes Internacionales, Nacionales y Locales
de Municipios y Comunidades Saludables 59


Representaciones de la OPS/OMS 61


Centros colaboradores de la OMS 64


Redes Internacionales


Redes nacionales, estaduales y locales de comunidades, ciudades
y municipios saludables




¡‘removiendo la calidad de vida a traves de les
lllunieinios v comunidades saludables -
Guía de los alcaldes v otras autoridades leeales


a estrategia de Municipios y Comunidades Saludables (MCS) representa
la implementación local de una de las iniciativas más efectivas de la pro-
moción de la salud. Bajo la óptica de salud como calidad de vida, las
acciones de la estrategia de MCS se enfocan más hacia los determinantes


de la salud que hacia las consecuencias de la enfermedad. En definitiva, lo que
se persigue es facilitar los procesos para que las personas puedan mejorar sus
condiciones de vida. La estrategia de MCS también pretende establecer y fortale-
cer las alianzas entre las autoridades locales, miembros de la comunidad y otros
sectores.


Las tendencias globales hacia la descentralización de las políticas sociales resal-
tan el papel preponderante que deben desempeñar las autoridades locales, espe-
cialmente los alcaldes, en la distribución y administración de los recursos. Cabe
resaltar que en la mayoría de los países de América, el poder local político,
administrativo y legal recae en los municipios, y los alcaldes son elegidos en su
mayoría por voto directo. Los municipios tienen bajo su jurisdicción las áreas
urbanas, así como las áreas semi-urbanas y rurales. La tendencia en la región
es otorgarle mayor protagonismo a las autoridades municipales, reflejado en el
proceso de descentralización, delegación de facultades y fortalecimiento de la
democracia. La estrategia de MCS promueve la salud de la población a la vez que
contribuye a mayor equidad y participación social.


Debido a su liderazgo, los alcaldes y otras autoridades locales participan cada
vez más en la definición de políticas y en la ejecución de programas que benefi-
cian a las comunidades bajo su jurisdicción. Por lo tanto, ellos constituyen pun-
tos focales para la coordinación de acciones multisectoriales entre las organiza-
ciones estatales, los organismos no gubernamentales y las comunidades.


En esencia, un municipio saludable es aquel que habiendo logrado un pacto
social entre las organizaciones representativas de la sociedad civil, las ir1stitu-
ciones de varios sectores y las autoridades políticas locales, se compromete y
ejecuta acciones de la salud con miras a mejorar la calidad de vida de la pobla-
ción. La clave para construir un Municipio o Comunidad Saludable es a menu-
do propiciar un cambio de actitud, de concepto en el modelo de promover la
salud, a través del establecimiento de políticas públicas saludables, legislación,
servicios y programas que usualmente provee la Municipalidad. Por lo tanto, es
fundamental que todo el personal técnico municipal conozca en qué consiste la
estrategia de MCS y que la adopten en su rutina, ya que todos los sectores pue-
den realizar aportes constructivos a esta estrategia. Es fundamental que la estra-
tegia sea implementada de manera intersectorial, ya que varios de los determi-
nantes dela salud y de la calidad de vida de las personas están fuera del man-
dato del sector salud.


Es importante reconocer que el gobierno local juega un papel importante en
crear una comunidad o municipio saludable, pero no puede hacerlo solo. Los
miembros de la comunidad, cualesquiera sean sus intereses prioritarios —medio
ambiente, salud, actividades sociales, educación, seguridad, obras públicas y


MIIIÍBÍIIÍIISI unidadIIIIHIIIBS-[ill lll} IIIS ¡IIIIIIBS




otros, son responsables y partícipes en mejorar las condiciones de vida, salud
y la calidad de vida de quienes habitan esa comunidad. Todos los ciudadanos
y sus fan1ilias deben involucrarse en los asuntos de su ciudad y barrios donde
habitan, trabajan y se divierten, para buscar una solución colectiva a los pro-
blemas de su comunidad, a temas relacionados con la salud y las condicio-
nes de vida, mejorando el medio ambiente, estilos de vida, servicios públicos,
seguridad, convivencia y otros factores protectores.


Por lo tanto convocamos a los alcaldes y otras autoridades locales de la
Región a sumarse al compromiso “Promoción de la Salud, hacia una mayor
equidad: de las ideas a la práctica,” firmado en la Declaración de México en
el año 2000, en la Quinta Conferencia Mundial de Promoción de la Salud.


Dr. George A.0. Alleyne
Director


MIIIIÍBÍIIÍIISY BOIIIIIIIÍIIÍIIIIBS SEIIIIIIÜIBS-fill III! IIIS ¡IIIIHIIIIIBS




I


a salud se promueve a través de un patrón decente de vida, buenas condi-
ciones de trabajo, educación, actividad física, descanso y recreación,
escribió el médico e historiador Henry Sigerist en 1941. Asimismo, Sigerist
dijo que la salud no era sólo la ausencia de enfermedad, sino también


una actitud positiva hacia la vida y la aceptación de las responsabilidades que ésta
nos brinda‘. La creación de ambientes y entornos saludables, también conocidos
como espacios saludables, continúa siendo una de las estrategias más usadas en
la promoción de la salud. Una manera eficaz de crear un ambiente y entornos
saludables es a través de la estrategia de Municipios y Comunidades Saludables
(MCS). En la Región de las Américas, especialmente en América Latina y el
Caribe, la estrategia de MCS es la más usada de todas las estrategias de promo-
ción de la salud. La promoción de la salud debe ser considerada regularmente en
la planeación y gobernabilidad. Todos los países de las Américas firmaron la
Declaración de México (Quinta Conferencia Mundial de Promoción de la Salud
Z000), la cual es un compromiso para implementar planes de acción nacionales
de promoción de la salud, en reconocimiento al papel fundamental que la pro-
moción de la salud ejerce en un buen gobierno.


El marco conceptual de la estrategia de cooperación técnica de la OPS en pro-
moción de la salud y del plan estratégico de acciónl está basado en la carta de
Ottawa, resultado de la Primera Conferencia Internacional de Promoción de la
Salud en Ottawa 1986. La Promoción de la Salud, de acuerdo con la Carta de
Ottawa, “es el proceso de empoderar a las poblaciones para obtener un mejor
control sobre su salud y mejorar los determinantes de la salud” y define salud
como un “recurso para la vida diaria, un concepto positivo que enfatiza en los
recursos personales y sociales, así como en las capacidades físicas”. La Carta tam-
bién define algtmos pre-requisitos para la salud como lo son: la paz, vivienda, edu-
cación, alimentación, salario, un ecosistema estable, recursos sostenibles, justicia
social y equidad. La Carta de Ottawa propone cinco acciones estratégicas para la
promoción de la salud: l) establecimiento de políticas públicas saludables, Z)
establecimiento de ambientes y entornos protectores y saludables, 3) fortaleci-
miento de la acción comunitaria, 4) desarrollo de habilidades personales y 5) reo-
rientación de los servicios de salud. La Carta ha sido revisada a profundidad duran-
te todas las conferencias de promoción de la salud subsecuentes: dos regionales y
4 internacionales, donde el compromiso ha sido ratificado.‘


Hay una historia, muy conocida que describe muy bien el trabajo de la promoción
de la salud‘. Un hombre, supongamos que era un alcalde, estaba caminando a la


1. Sigerist HE. Medicine andHuman Wefitre. New Haven: Yale University Press, 1941.
2. OPS. Fortalecimiento de k1 Pkznficacíán deActiwdades de Promoción de k1 Salud en las


Américas. Marco regional aprobado por el 43° Consejo Directivo, 2001.
3. Ottawa CharterforHealth Promotion. Primera Conferencia Internacional de Promoción de la


Salud, Ottawa, 1986.
4. Conferencias Internacionales sobre Promoción de la Salud (Adelaide 1988, Sundsvall 1991,


jakarta 1997 y México 2000), Primera Conferencia en el Caribe de Promoción de la Salud
(Trinidad, 1993) y Conferencia Internacional de Promoción de la Salud (Colombia, 1992).


S. Adaptada y narrada nuevamamente por]. Ashton, 3” Reunión de la Red de MCS, Medellín,
Colombia, 1999.


MIIIÍBÍIIÍIISI unidadIIIIHIIIBS-[ill lll} IIIS ¡IIIIIIBS




orilla del rio y encontró a un grupo de médicos y enfenneras rescatando a unas
personas que se estaban ahogando. Los profesionales de salud reanimaban a
las personas por medio de respiración boca a boca y distribuían a éstas en
ambulancias para ser trasladadas al hospital. El alcalde preglmtó a uno de los
médicos si alguien podía ir a ver por qué las personas estaban cayéndose al
río. El doctor respondió: “No, ¿no puede ver usted que estamos muy ocupados
salvando vidas? Cuando el alcalde fue a ver por qué las personas estaban cayen-
do al rio, resultando en heridos y muertos, encontró que la baranda de seguri-
dad había sido averiada por una tempestad y decidió llamar a los ingenieros
civiles para que repararan la estructura. Adicionalmente, el alcalde observó que
la calle estaba en condiciones deplorables y que las personas conducían muy
rápido en las curvas, entonces se dirigió al sector responsable para reparar la
calle e involucró a los sectores educación y comunicación para implementar
campañas de educación pública. Finalmente, una iniciativa de MCS fue irnple-
mentada en el lugar para evaluar y abordar los problemas prioritarios y cons-
truir un ambiente más saludable, con la participación de todos los sectores.
Es así como la promoción de la salud construye alianzas multisectoriales y
fortalece la participación social para mejorar la salud y calidad de vida.


El propósito de esta Guía para alcaldes y otras autoridades locales es suminis-
trar información y orientación a los decisores políticos sobre los principales
componentes de la estrategia de MCS, la cual pone en práctica al nivel muni-
cipal el concepto y las estrategias de promoción de la salud. Esta Guía fue
desarrollada para contribuir al buen gobierno en el área de la salud al nivel
local. Además tiene el propósito de dar apoyo a los alcaldes y otras autoridades
locales en este esfuerzo, ya que ellos tienen el mandato de sus constituyentes y,
así mismo la responsabilidad y la oportunidad de motivar y dirigir esfuerzos
para promover la salud y la calidad de vida con la población.


Una experiencia de municipio y comunidad saludable comienza con el
desarrollo y/o fortalecimiento de la relación entre las autoridades locales, líde-
res de la comunidad y representantes de los sectores público y privado, para
colocar a la salud y a la calidad de vida como prioridades en la agenda políti-
ca y como elemento central del plan de desarrollo municipal. Al evaluar las
necesidades de la población y detenninar prioridades y metas, la estrategia
de MCS promueve la participación comunitaria y contribuye a unamejor capa-
cidad de respuesta del gobierno local, es decir aumenta la capacidad resolu-
tiva de un buen gobierno local. Esta estrategia ayuda a organizar y conformar
estructuras fundamentales, como un comité intersectorial para impulsar el
desarrollo e implementación de un plan de acción intersectorial que incluya
vigilancia y evaluación. La estrategia de MCS fortalece la estructura política
para facilitar la participación, mejorar las alianzas, involucrar a todos los acto-
res, especialmente a las instituciones académicas, que pueden contribuir a
la capacitación y formación de recursos humanos, y a mejorar los sistemas de
información y vigilancia para dar seguimiento y evaluar. Las redes nacionales
y regionales de MCS necesitan ser estimuladas ya que las mismas son instru-
mentos importantes que influencian a las personas para adoptar nuevas
formas de accionar y compartir conocimientos y la experiencia adquirida en
la región y a nivel global.


Esta Guía no es un molde, es un instrumento flexible con un marco estratégico
que puede ser utilizado en diferentes municipalidades ypaíses. Para utilizar esta
Guía en diferentes contextos, es necesario hacer adaptaciones y/o modificacio-
nes, dependiendo del tamaño y tipo de municipio o comunidad, y tener muy en
cuenta los diferentes factores económicos, culturales y geográficos asociados al
lugar donde vaya a ser utilizada. La Guía ofrece, a los alcaldes, autoridades loca-


MIIIIÍBÍIIÍIISVWIIIIIIIÍIIÍIIIBS SEIIIIIINIIBS-fill III} los ¡IIGEIIIIIBS




les y otros decisores políticos una estrategia práctica para promover la salud y la
calidad de vida de las personas, y puede producir resultados a corto, mediano y
largo plazo. La Guía también incluye y define algrmos términos de promoción de
la salud relacionados con el proceso de implementación de un MCS, tales como el
empoderamiento y la política pública saludable que podrían ser poco comunes.


La Guía también brinda información acerca de otras organizaciones e instituciones
que están trabajando con los gobiernos municipales para fortalecer su capacidad:
la Unión Internacional de las Autoridades Locales (IULA) . Junto con la Guía, la OPS
también tiene un sitio de Internet exclusivo para MCS, donde están disponibles en
versión electrónica una variedad de instrumentos para la planeación, evaluación,
participación comunitaria, comunicación y educación en salud.


Esta Guía se concretiza en un momento importante. La creación de los espacios
saludables está actualmente amenazada por una serie de cambios y fenómenos
que afectan las ciudades de la Región, tales como: el caótico crecimiento urbano,
el desarrollo industrial descontrolado, la migración de las áreas rurales hacia las
ciudades, el aumento de las áreas marginales y la proliferación de las mismas, la
polución y destrucción ambiental y el aumento de la violencia. Existen también
varios obstáculos, que aunque no puedan ser resueltos a corto plazo, necesitan
ser identificados y superados; obstáculos tales como el cambio de comporta-
miento y actitudes, remover las barreras estructurales o institucionales para
“empoderar” a las comunidades, aumentar la participación de los ciudadanos en
asuntos relacionados con su gobierno, planeación y colaboración intersectorial.
Esto requiere de un fuerte liderazgo, como ha sido observado recientemente con
los alcaldes de Bogotá, Colombia, quienes con sus políticas innovadoras y cam-
pañas de educación pública, aumentaron el número de actividades físicas y


acaminatas ymejoraron la unión, el sentido de pertenencia a una comunidad y dis-
minuyeron la violencia.


Mi sincero deseo es que esta Guía pueda contribuir a construir una mayor capa-
cidad local para promover salud y el desarrollo humano de la Región, diseminan-
do estrategias eficaces de promoción de la salud y fortaleciendo continuamente la
Red de Municipios y Comunidades Saludables de las Américas.


María Teresa Cerqueira
Directora


División de Promoción y Protección de la Salud


MIIIÍBÍIIÍIISI unidadIIIIHIIIBS-fill III} IIIS ¡IIIIIBS




ÜOIIIIIOIIBIIIBS ¡le GSM material informativo Ililffl
alcaldes I otras ¡IIIIOIÍIIEIIIBS IIIBHIBS
I Guía para los alcaldes y otras autoridades locales: Tiene el propó-


sito de ilustrar de manera rápida y eficaz a los alcaldes, otras autoridades
locales y a su grupo de colaboradores, ofrece alglmas acciones efectivas
que pueden ser utilizadas como parte de la estrategia de Municipios y
Comunidades Saludables, como son las líneas de acción básicas para
irnplementarlas y por qué es importante ponerlas en práctica.


I Orientaciones para conducir la evaluación de Municipios y
Comunidades Saludables (MCS): Información sobre la importancia
de realizar dichas evaluaciones, tipos de resultados que pueden ser
documentados, principios generales y guías para realizar este tipo de
procedimiento.
Glosario de los términos más usados en la Guía.
Ejemplos de buenas prácticas en la Región: Chopinzinho, Brasil;
Región Noroeste de Ontario, Canada; Bogotá, Colombia; San Carlos, Costa
Rica; Cienfuegos, Cuba y Red Mexicana de Municipios por la salud.


I Declaraciones, Acuerdos y Convenciones Internacionales: Esta sec-
ción contiene un modelo de resolución sobre el desarrollo de municipios
y comunidades saludables y el compromiso del gobierno local y del alcal-
de, así como acuerdos y declaraciones internacionales firmadas por los
países miembros. Asimismo, se incluye datos relevantes de instrumentos
generales de los derechos humanos, ratificados por la mayoria de los paí-
ses de la Región, los cuales establecen mandatos relacionadas con la pro-
moción y prevención de la salud, estableciendo compromisos y obligacio-
nes internacionales para aquellos países que las ratificaron con respecto
a la protección de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales,
culturales y las libertades fundamentales.


I Lista con las direcciones postales y electrónicas: Números telefóni-
cos y de fax de las representaciones de la OPS en los países, a las cuales
usted puede referirse para obtener información adicional, materiales o
asistencia técnica. Además, se incluye una lista de los centros colaborado-
res de OMS y las redes nacionales, estatales y locales de comunidades, ciu-
dades y municipios saludables.


I Fichas Temáticas de las varias áreas en las que la OPS propor-
ciona apoyo técnico: Presentan un amplio panorama de las áreas de tra-
bajo que pueden ser usadas para realizar acciones locales y desarrollar
capacidades de distinta naturaleza, según las necesidades y prioridades
específicas del municipio interesado. También se incluyen datos sobre
diversas fuentes de infonnación, consulta e investigación para profundizar
los temas y/o solicitar cooperación técnica y materiales.


I Marcador de libro: Contiene una lista de los elementos esenciales de un
municipio o comunidad saludable con la finalidad de ayudar a garantizar
el establecimiento y mantenimiento de la estrategia.


I Folleto: Una pequeña síntesis que contiene una lista de los componentes
de la Guía, los siete elementos esenciales de un Municipio y Comunidad
Saludable (MCS) y las Fichas Temáticas con las áreas donde la OPS ofrece
apoyo técnico.


MIIIIÍBÍIIÍIISVWIIIIIIIÍIIÍIIIBS SEIIIIIINIIBS-fill III} los ¡IIGEIIIIIBS




Guía
de los alcaldes v
otras autoridades
loeales


MIIIIÍCÍIÍÍIIS V IIIIIIIIIIIÍIÍÉIIÍBS SHIIIIIEIIIIBS- Guía [IB IOS ¡IIIIÉIIIÍBS




— ¿‘m-gil


Municinios ll comunidades saludallles- lill ¡le losalliles




sta Guía tiene el objetivo de fortalecer la práctica de actividades de pro-
moción de la salud en el ámbito local, colocando la promoción de la
salud en la agenda política de los alcaldes y otras autoridades locales. Un
componente vital de este cometido es construir y fortalecer alianzas inter-


sectoriales para mejorar las condiciones sociales y de vida en los lugares donde
las personas viven. Al diseminar y ahogar por la práctica de la estrategia de MCS,
se espera que se realicen esfuerzos para establecer y aseglrar políticas públicas
saludables, manutención del medio ambiente y espacios saludables y la promo-
ción de estilos de vida saludables. Esta Guía está dedicada a los alcaldes y otros
decisores políticos y debe servir como una estructura y paradigma de conceptos
claves, elementos y fases para el establecimiento de un Municipio o Comunidad
Saludable. Este marco conceptual puede ser aplicado a programas específicos
descritos en las Fichas Temáticas, las cuales contienen una descripción de los
temas y programas donde la OPS puede ofrecer apoyo técnico. Además, estas
Fichas Temáticas pueden ser actualizadas regularmente y se pueden obtener a tra-
vés del sitio Web-Internet de Municipios y Comunidades Saludables.


¿cuál es la imnerlaneia de lener material inlermalive
nara alcaldes v otras autoridades Ideales?
Con este material, la OPS presenta un instrumental basico para que los alcaldes
y otras autoridades locales puedan iniciar el proceso de implementar la estrate-
gia de MCS. Cabe aclarar, que de ninguna manera este material pretende funcio-
nar como “receta o clave para el éxito”, sino mas bien indicar líneas de acción
recomendables que puedan servir de guía para encaminar el proceso. Cada expe-
riencia es única y autónoma como lo es cadamunicipio. Este material enfatiza los
rasgos más sobresalientes del proceso de la estrategia de MCS para ayudar a los
líderes locales a comprender de qué se trata el proceso y cómo implementarlo.
Las experiencias exitosas muestran que no existe una manera única de enfrentar
los problemas, sino que los mejores resultados se consiguen con proyectos y
programas integrales que combinan diferentes estrategias de acuerdo con los
objetivos deseados.


Los gobiernos locales constituyen el nivel de gobierno más cercano a los pueblos,
y con sus recursos pueden lograr importantes mejoras en salud. Como represen-
tantes de la comunidad, los gobiernos municipales estan en la mejor posición
para involucrar a políticos, administradores de otros sectores y a la comunidad


MllnÍIlÍI munidadessaludables- ElÍa ¡leIaleall




misma para coordinar proyectos conjuntos. Finalmente, en el nivel local es
posible concertar voluntades en torno a problemas específicos y buscar solu-
ciones propias de la comunidad, convirtiendo este esfuerzo conjunto en accio-
nes concretas que conduzcan a una mejor calidad de vida.


¿que es la estrategia ¡le Municipios v comunidades
saludables unes]?
La misión de la estrategia de MCS consiste en fortalecer la ejecución de las
actividades de promoción y protección de la salud en el ámbito local, colo-
cando la promoción de la salud como la más alta prioridad de la agenda polí-
tica; involucrando a las autoridades del gobierno y a la comunidad, fomen-
tando el diálogo y compartiendo conocimientos y experiencias; así como, esti-
mulando la colaboración entre los municipios y comunidades." El objetivo de
los MCS es promover la salud, junto con las personas y las comunidades en
los espacios donde se estudia, trabaja, juega, ama, ...en donde se vive. La
estrategia de MCS es parte de un proceso global de democratización y des-
centralización que apoya las iniciativas locales, bajo el marco de la gestión
local y la participación comunitaria.


Un municipio empieza el proceso de ser saludable cuando sus líderes políti-
cos, organizaciones locales y ciudadanos se comprometen y dan inicio al pro-
ceso de mejorar continua y progresivamente las condiciones de salud y cali-
dad de vida de todos sus habitantes, fonnando y fortaleciendo un pacto social
entre las autoridades locales, las organizaciones comunitarias y las ir1stitucio-
nes del sector público y privado. Este usa la planeación local como instru-
mento básico e incluye la participación social en el manejo, evaluación y pro-
ceso de toma de decisiones. Una municipalidad se convierte en saludable
cuando se establece un compromiso formal para implementar un plan de
acción de desarrollo sostenible para mejorar las condiciones sociales a largo
plazo con metas para garantizar la salud y la calidad de vida de todos aquellos
que viven en un ambiente determinado. La estrategia de MCS, es básicamente
un proceso que requiere determinación y un fuerte apoyo político, así como
un gran nivel de participación y acción por parte de las comunidades.


¿QIIÉ IIIIEIBIlIIIS IIBGÍI‘ een una VÍSÍIÍII ÍIIIGHHII IÍG la
salud?
La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que la salud es un
derecho humano fundamental que consiste en "un estado de completo bien-
estar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de enfermedad”. La
salud también es considerada como un derecho humano fundamental en dis-
tintos tratados internacionales de derechos humanos?


Una visión integral de la salud supone que todos los sistemas y estructuras que
rigen las condiciones civiles, políticas, sociales y económicas, al igual que el
entorno físico, deben tener en cuenta las implicaciones y el impacto de sus
actividades en la salud y en la calidad de vida individual y colectiva.


Se han identificado varios factores que afectan y muchas veces determinan la
salud de los individuos y de las comunidades:
I Las condiciones de vida y de trabajo (ingreso, educación, trabajo, ambien-


te físico, políticas públicas).


6. OPS/OMS. Municipios Saludables. Serie Comunicación para la Salud, No. 11, Washington DC:
OPS, 1997.


7. Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (artículo 12) y Protocolo
adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Protocolo de San Salvador, artí-
culo 10). Ver sección referente a “Acuerdos, Declaraciones y Convenciones Internacionales”.


MIIIIÍBÍIIÍIISVWIIIIIIIÍIIÍIIIBS SEIIIIIINIIBS-fill III} los ¡IIGEIIIIIBS




D Factores psicosociales (grupos y comunidades de auto-cuidado; sentido de
pertenencia a una commiidad; redes familiares y sociales de apoyo; arnbien—
te de apoyo para diferentes grupos etáreos y sociales —niños, adolescentes,
mujeres embarazadas, adultos mayores y otros grupos vulnerables, etc.).


D Conductas individuales (estilos de vida y comportamientos: ejercicio físico,
dieta balanceada, uso indebido de alcohol, tabaco y drogas).


I Factores hereditarios.


Las investigaciones realizadas indican que las condiciones de vida y de trabajo son
las que tienen mayor influencia sobre la salud. Por lo tanto, la salud es el resultado
de nuestro entorno físico y social (incluyendo, la disponibilidad de aire puro, agua
potable, seguridad, transporte, espacios verdes, escuelas, ambientes de trabajo y
residencias saludables) y el producto de un sistema de atención y servicios de salud.


y - - y
a


Í: '


La "Carta de Ottawapara la Promoción de la Salud" (1986)8 define que pro-
moción de la salud consiste en "proporcionar a los pueblos los medios necesarios
para mejorar su salud y ejercer un mayor control sobre la misma". Complementa
la definición, estableciendo que, "para alcanzar un estado adecuado de bienestar
físico, mental y social un individuo o un grupo debe ser capaz de identificar y rea-
lizar sus aspiraciones, de satisfacer sus necesidades y de cambiar o adaptarse al
medio ambiente". La promoción de la salud va más allá del sector de asistencia
sanitaria, subrayando que la salud debe figurar en la agenda política de todos los
sectores y a todos los niveles del gobierno. Además, la participación de la pobla-


la salud.


A fin de facilitar la operacionalización de estas estrategias, se recomendaron
cinco áreas de acción prioritarias:


Establecer una política púbfica saludable,
Crear entornos que apoyen y favorezcan la salud,


Fortalecer la acción comunitaria para la salud,
Desarrollar las habilidades personales,


I Reorientar los servicios sanitarios.


¿QUÉ IIIIBIEIIIDS IIBGÍI |30|] IIEIIÍGÍIIHIEÍÓII comunitaria?
La participación comunitaria se construye a lo largo de un proceso. Se inicia cuan-
do varias personas deciden compartir necesidades, aspiraciones y experiencias
con el objetivo de mejorar sus condiciones de vida Para eso, se encuentran, se
organizan, identifican prioridades, dividen tareas, establecen metas y estrategias de
acuerdo con los recursos (financieros, técnicos y humanos) existentes y con aque-
llos que se pudieran obtener a través de alianzas.” Los miembros de una comur1i-
dad pueden o no pertenecer al mismo espacio geográfico. Lo importante es que se
sientan como miembros de aquella comunidad.‘°"‘ Tener una comunidad organi-
zada no significa necesariamente una comunidad participativa. Para que haya par-
ticipación, la comunidad debe estar organizada como grupo, con objetivos esta-
blecidos; tener el derecho y la responsabilidad de tomar decisiones que puedan


8. OPS/OMS. Carta de Ottawa para la Promoción de la Salud (1986).


9. Airhihenbuwa C0. Health Promotion and the Discourse on Cultural Implications for
Empowerment. Health EdacQ: 21(3): 345 - 353, 1994.


10. Jewres R, Murcott A. Meanings of Community. Soc. Sci. Med; 43 (4): 555-563, 1996.
11. Fals-Borda 0, lmhman M. Action andKnowledge: Breaking theMonopoly with Pafiíczpatoq)


Action-research. New York: The Apex Press, 1991.


MIIIÍBÍIIÍIISI IIIIÍIIEIIIIIIIHIIIBS-[ill III} IIIS ¡IIIIIIBS


ción/comunidad es esencial para sostener la acción en materia de promoción de


a




ser efectivas y, principalmente, poder decidir sobre las cuestiones que afectan la
vida de sus nriembrosfizv“


Pasos para desarrollar la participación comunitaria
l. Un primer paso es aproximarse a la comunidad para identificar el grado de


organización y participación de las personas y las instituciones. Fste primer
paso permitirá al personal técnico y autoridades locales comprender cómo la
comunidad percibe y explica el mundo, ya sea por sus creencias, mitos y otras
formas de Ver la realidad, así como conocer su organización y recursos.


Z. No siempre la visión del mundo de los miembros de la comunidad coincide
con la de los técnicos y del gobierno local. Esto significa que es necesario dis-
cutir todas las visiones y construir una en común.“


5. Utilizar un lenguaje y recursos de comunicación adecuados a los
patrones culturales de cada comunidad para facilitar el acceso yla eficacia de
las estrategias dirigidas a la población, así como promover la movilización
comunitaria.


4. Hacer que la comunidad esté informada sobre el proyecto y que partici-
pe en las decisiones del proceso, esto significa, clarificar los principios que
fundamentan las estrategias de Municipios y Comunidades Saludables, el obje-
tivo de este movimiento y lo que se pretende alcanzar con estas acciones.


5. A medida que la comunidad percibe y establece una relación entre este pro-
yecto y sus condiciones de vida, salud, de educación, de vivienda, entre otras,
podría también sentirse responsable y establecer metas personales y
colectivas, no sólo por un proyecto comunitario, sino por un proyecto de vida.


¿Qué queremos desir con creación ¡le alianzas
estrategmas BÍBGIIIHIS? ls
La apropiada identificación y creación de alianzas estratégicas efectivas constituye
un factor clave en el desarrollo de una estrategia de Municipios y Comunidades
Saludables (MCS). Alianzas estratégicas son relaciones y acuerdos establecidos
entre los diferentes interlocutores representados por los sectores y organizaciones
con el objetivo de alcanzar metas anheladas. Las alianzas estratégicas más comunes
se realizan con agencias gubernamentales, instituciones de salud, y otros sectores
afines tales como educación, justicia, legislación, transporte y agricultura, orgar1i—
zaciones no gubernamentales (ONG's), escuelas y universidades, medios masivos
de comunicación, grupos religiosos y organizaciones púbficas y privadas. Como
todos desempeñan un papel integral en la construcción de un municipio o comu-
nidad saludable, es preciso que todos los actores sean convocados e incluidos
como socios potenciales.
' "é "Émmos ÍIBÉÍÏ C0“ míticas úhlicas salllllallles“I: -


Las políticas púbficas saludables se definen como aquellas que tienen una gran
influencia en las condiciones de salud de la población, tales como: educación,
vivienda, alimentación, derechos humanos, empleo, ingresos, salud mental y des-
arrollo sostenible. Una política pública saludable se caracteriza por una preocupa-
12. Rifldn SB, Muller F, Bichmann W. Primary health care: On measuring participation. Soc. Sci.


Meat; 26 (9): 931-940, 1988.
13. Freire RAcción Culturalpara kzlibertad. Tierra Nueva S.R.L.: Buenos Aires, Argentina.


1975.
14. Valla VV. Procurando compreender a fala das classes populares. SaM eEdacagáo. Rio de


Janeiro, DP&A, 2000.


15. Tennyson RManagingParinmbzps: ToolsforMobilising thePublic Secta; Business and Civil
Sociebz as Partners in Development. The Prince ofWales Business Leaders Forum, 1998.


MIIIIÍBÍIIÍIISVWIIIIIIIÍIIÍIIIBS SEIIIIIINIIBS-fill lll} los ¡IIGEIIIIIBS




ción explícita por la salud y la equidad. El concepto de equidad corresponde al reco-
nocimiento y la efectividad, con igualdad, de los derechos de la población, sin res-
tringir el acceso y la utilización de los servicios por parte de los distintos segmentos
sociales. Las políticas públicas saludables tienen como finalidad crear un entorno de
apoyo que permita a las personas llevar una vida saludable. Dicha política posibilita
y facilita a los ciudadanos a tomar decisiones saludables y transformar los entornos
sociales y fisicos. Este concepto implica actos y acciones de los gobernantes y de los
que tienen poder político, dirigidos a solucionar problemas específicos que afectan
el bienestar, la calidad de vida y la salud de la población.


Un compromiso sobre políticas púbficas saludables significa que los gobiernos deben
medir e infonnar sobre sus inversiones y resultados en el área de la salud, a través de
presupuestos participativos y rendición de cuentas. El sector salud debe liderarlas e
impulsarlas, pero no es su exclusividad, ya que las acciones de promoción de la salud
van mas allá del sector de asistencia sanitaria.


Las políticas públicas saludables deben ser traducidas en legislación que salvaguarde
las condiciones necesarias para desarrollar estilos de vida saludables, proteger los
derechos humanos ylibertades fundamentales de los miembros de la comunidad, pro-
teger a las familias e individuos de los factores de riesgo y promover las condiciones
que hagan que las opciones más saludables sean las más fáciles de elegir y de alcar1-
zar. En el nivel local, la legislación (decretos, reglamentos, regulaciones, nonnas)
cumple un doble propósito: por un lado, provee los instrumentos para llevar a laprác-
tica aspectos concretos de las políticas nacionales, y por otra parte, constituye una
herramienta para la toma de decisiones de ciertas responsabilidades políticas que son
reguladas en este nivel para poder adaptarlas a las necesidades locales. Es importan-
te contar con el tiempo necesario para que realmente se concreticen los cambios y
transformaciones necesarios para obtener impactos permanentes que puedan ser
evaluados. En este sentido, las políticas públicas, tienen que ser traducidas en políti-
cas institucionales que aborden los problemas prioritarios de la comunidad.


¿Por mié la estrategia ¡le mas lla Ilesnertailo interés ll ha
tenido éxito en la ¡legión ¡le las Américas?
En muchos países se ha utilizado la estrategia de MCS, la cual ha apoyado el proceso
de descentralización. Dentro del contexto de democratización del proceso de toma
de decisiones al nivel local, esta estrategia proporciona una plataforma en la cual
todos los interesados podrán participar y colaborar para definir las prioridades e
intervenciones claves.


Otro factor importante del crecimiento del movimiento ha sido el de crear una con-
ciencia mayor sobre la necesidad urgente de promover la salud y prevenir los riesgos
y problemas afrontados por la mayoría de las personas hoy en día. Los programas de
promoción de la salud son muy efectivos y eficaces, especialmente si consideramos
la privatización de los servicios de salud y los costos elevados de proporcionar trata-
miento eficaz y oportuno. El aumento de las enfermedades crónicas y otras enferme-
dades prevenibles significa que la prevención y las intervenciones tempranas pueden
resultar más costo-efectivas que los tratamientos costosos para mejorar la situación
sanitaria. Al coordinar los esfuerzos de los diferentes sectores y actores, los recursos
pueden maximizarse y se puede evitar duplicar esfuerzos.


¿Buálpssnn ¡IIS elementos BSBIIBÍÜIGS nara IÍOIIBI
Bll nractiua la estrategia III} M05?
En las Américas, la OPS ha adoptado un marco de desarrollo y de participación
para los MCS. Dentro de este marco hay unos elementos esenciales que garantizan
el éxito y el mantenimiento de un municipio o comunidad saludable. Ia estrategia
de MCS es importante para promover la salud y mejorar la calidad de vida. Estos
elementos incluyen:


MIIIÍBÍIIÍIISI unidadIIIIHIIIBS-[ill lll} IIIS ¡IIIIIIBS




1. El compromiso público establecido por el alcalde o el consejo munici-
pal, el gobierno local (todos los sectores), las organizaciones no gubema—
mentales (ONGs), el sector privado y la comunidad (líderes y representan-
tes de organizaciones y grupos sociales) para mejorar la calidad de vida a
través de la estrategia de MCS.


2. Es esencial que la participación comunitaria continúe siendo fortaleci-
da durante las fases de planificación, ejecución y evaluación. La estrategia
de Municipios yComunidades Saludables requiere la participación y acción
de la comunidad y proporciona una oportunidad concreta para continuar
fortaleciendo y consolidando los procesos democráticos en la región.


3. La clave es desarrollar un plan estratégico para superar los obstáculos
y amenazas para el desarrollo y mantenimiento de municipios y comunida-
des saludables. Este plan señala la necesidad de captar recursos internos y
externos, proveer el fundamento y cooperación técnica adecuados y crear
espacios saludables. Este plan estratégico, participativo y multisectorial
también apoya el proceso de descentralización y fortalece la capacidad de
las comunidades para tomar decisiones y controlar el uso de los recursos
en el ámbito local.


4. Se debe hacer un esfuerzo continuo para establecer consenso y formar
alianzas y pactos sociales a través de varias redes y proyectos, abarcando
instituciones y organizaciones tanto del sector de la salud como de otros
sectores. Se deben realizar esfuerzos constantes para fomentar el pluralis-
mo, incluyendo participantes con visiones opuestas. La estrategia defiende


12
firmemente la necesidad de incluir a los representantes gubernamentales
locales, ONGs y al sector privado.
“la colaboraciónpara lapronzoclóu de la salud, es un acuerdo volun-
tario entre dos 0 máspartes, que ¿leciden trabajary cooperarpara obte-
ner resultados de salud colectivos. ”‘°


S. Se requiere del liderazgo y plena participación del sector salud y
de otros sectores ya que muchas estrategias y actividades van más allá de
la capacidad del sector de la salud. Al mismo tiempo, la reorientación de
los servicios de salud para incluir la promoción de la salud y la prevención
de enfermedades, es un reto importante y una oportunidad fundamental
que debería aprovecharse. Se deben tomar medidas para prevenir el con-
trol excesivo por parte del sector de la salud.


6. Formular políticas públicas saludables en el ámbito local, regional y
nacional. Este proceso posibilita la construcción de una forma de gobier-
no más democrática por parte de todos los involucrados. Las personas tie-
nen la posibilidad de participar en la toma de decisiones que les concier-
nen al nivel individual, al de sus familias y sus comunidades.


7. La vigilancia y evaluación continua son fundamentales para dar segui-
miento al progreso alcanzado por la iniciativa e identificar los resultados
esperados y los no esperados. Es importante que esta información sea uti-
fizada para re-estudiar y revisar las actividades de la iniciativa.


16. OMS. Glosario de Promoción de la Salud. División de Promoción de la Salud, Educación y
Comunicaciones (HPR), Unidad de Educación y Promoción de la Salud (HEP).
0MS/HPP/HEP/98J, Ginebra, OMS 1998.


MIIIIÍBÍIIÍIISVWIIIIIIIÍIIÍIIIBS SEIIIIIINIIBS-fill lll} los ¡IIGEIIIIIBS




sostenibilidad: ¿cómo garantizar la continuidad ¡le Ia
Iniciativa ¡le Mnnicinios v comunidades saludables?
La experiencia obtenida a través de múltiples proyectos desarrollados indica que los
proyectos originados y promovidos externamente, a menudo no eran sostenibles y
fracasaban a través del tiempo. El cambio de administración constituye uno de los
mayores problemas para la continuidad de los proyectos de MCS. Unavez que se ha
logrado obtener el apoyo en el ámbito local en la fase inicial del MCS, los cambios
de autoridades, en algtmas ocasiones, debilitan el proceso.


La experiencia muestra que en las comunidades donde la participación social y la
organización comunitaria son fuertes, hay más oportunidad para la continuidad de
la estrategia de MCS. En este sentido, la clave se encuentra en motivar suficiente-
mente atodos los actores de la comunidad para que se involucren y comprometan
en un proceso a mediano y largo plazo. Hay que tener en cuenta que mientras más
personas y organizaciones se involucren en el proyecto, más se enriquecerá éste,
contribuyendo a su sostenibilidad y continuidad a través del tiempo.


Es ftmdamental obtener el apoyo del Consejo o legislatura Municipal para asegurar
un marco normativo que garantice que el proyecto del MCS continúa vigente, inde-
pendientemente de los cambios institucionales de las autoridades locales. De esta
manera se estaria garantizando la sostenibilidad del proyecto en acciones y planes
concretos.


Si existen normas en el ambito nacional y/o provincial que le dan prioridad a la pro-
moción de la salud y/o fomentan el establecimiento de acciones a favor de los entor-
nos saludables, es posible establecer resoluciones municipales coherentes con la
normativa vigente.


u


Crecimiento en el porcentaje de Municipios Saludables en países seleccionados


República Dominicana
El salvador


México l“
Venezuela


El intercambio de información y la colaboración entre países ha sido un aspecto
clave para el éxito de la estrategia de MCS y el gran crecimiento del movimiento en
la Región de las Américas. Durante el H Congreso Latinoamericano de Municipios
y Comunidades Saludables realizado en Boca del Río, México en 1997, 18 nacio-
nes representadas
firmaron un acuerdo para crear la Red Latinoamericana de


Municipios y Comunidades Saludables para construir y fortalecer las redes nacio
nales y garantizar su sostenibilidad. (Ver sección sobre acuerdos, declaraciones y


MIIÍBÍIIÍIJS ll comunidades saltllalrles- Iill lle losalltles




convenciones internacionales). Las redes permiten compartir información
sobre logros y desafíos, facilitando el abordaje de las necesidades de grupos de
diferentes niveles, tales como el sector privado, el gobierno y organismos inter-
nacionales, y pueden desempeñar una función importante en el desarroflo de
nuevas experiencias.


En algunos países de la Región, tales como México, Costa Rica, Chile y Cuba las
redes nacionales ya están consolidadas y desde algunos años han estado dando
buenos resultados. En otros países el desarrollo de redes esta incipiente. La publi-
cación de boletines e informes de las redes contribuye a la continuidad de las
redes. Asimismo el reciente crecimiento de la Internet ha facilitado la producción
y diseminación de las publicaciones de las comunidades y de los municipios.


¿PM IIIIÉ ES imnorlante la evaluación?
La evaluación tiene una función importante en la promoción y protección de la
salud porque permite a los individuos y a las comunidades tomar decisiones
informadas, justificar los gastos y las contribuciones de patrocinadores y
donantes, mejorar las iniciativas y contribuye para el conocimiento en el área
de promoción de la salud. La toma de decisiones informadas contribuye al
empoderamiento, uno de los conceptos básicos de la estrategia de promoción
de la salud, que significa fortalecer la toma de decisiones en lo que concierne
a las acciones individuales y colectivas con miras a la mejora de la calidad de
vida y justicia social. Es importante fortalecer el sistema de información y vigi-
lancia en el nivel comunitario para obtener datos e informaciones, asegurando
la revisión de la planeación por parte de todos los grupos involucrados, inclu-
yendo a la comunidad. La evaluación examina el proceso de ejecución con rela-
ción a los objetivos y criterios iniciales del proyecto; mientras que el seg11i—
miento se basa en “una continua supervisión de la ejecución de las actividades
que aseguran resultados, metas, cumplimiento de plazos y otras acciones
requeridas de acuerdo con el plan inicial.” ‘7


El seguimiento nos permite observar y entender, de forma detallada, el pro-
yecto y resultados esperados e imprevistos. El establecimiento de una políti-
ca de vigilancia permite a los decisores políticos y miembros de la comuni-
dad conocer a profundidad las políticas ejecutadas y el efecto de las mismas
en la comunidad, de manera que las acciones sean ajustadas, adaptadas o
modificadas para abordar las necesidades locales. La evaluación es impor-
tante porque brinda a los participantes de las iniciativas la oportunidad de:
reflexionar sobre los límites y logros del trabajo que se está desarrollando,
determinar si los municipios y comunidades están haciendo aquello que se
habían propuesto y redefinir las acciones o actividades conforme a las nece-
sidades existentes. Es un importante mecanismo de retroalimentación para
los profesionales y todos aquellos que participan del proceso y ayuda a
incrementar la legitimidad de las actividades de promoción de la salud. ‘S


(Ver la sección titulada “Directrices para realizar una evaluación de
Municipios y Comunidades Saludables”).


17. Walt G. Health Policy:An Introduction to Process undPower. joharmesburg: Witwatersrand
University Press, 1994.


18 Rootman I, Goodstadt M, Potvin L, Springett J. Hack; unMarco deReferencia Conceptual
para la Evaluación de k1 Promoción de la Salud. Copenhagen: OMS, Oficina Regional de
Europa, 1997.


MIIIIÍBÍIIÍIISVWIIIIIIIÍIIÍIIIBS SEIIIIIINIIBS-fill III} los ¡IIGEIIIIIBS




HISBS lll} la estrategia ¡le MIIIIÍBÍIIÍIIS I comunidades
saludables


Resultados ¿Cómo obtenerlos?
esperados (Estrategias


(Intervenciones) sugeridas)


Fase inicial y de organización
(l a 3 meses)


Un plan estratégico de MCS I Realizar un diagnóstico con la participación de la
aprobado comunidad para determinar la situación de salud y la


calidad de vida del municipio o de la comunidad para
identificar necesidades, dificultades, condiciones favo-
rables y recursos disponibles


I Establecer una junta municipal e irltersectorial para
compartir ideas sobre la estrategia de MCS junto con la
comunidad y definir una visión y misión común.
También es importante desigI1ar a un punto focal en el
poder legislativo municipal para la estrategia de MCS


I Desarrollar una propuesta de plan estratégico, a través
de un proceso participativo e intersectorial incluyendo
autoridades locales, la comunidad (incluyendo a muje-
res y hombres de todos los grupos etáreos y étnicos) y
otros autores, que defina objetivos, metas y resultados
esperados


I Someter la propuesta de proyecto de MCS para la apro-
bación del gobierno, del poder legislativo local y otros
actores y socios relevantes


I Presentar, discutir y diseminar el plan aprobado a tra-
vés de un foro público


Fase de planificaciónü a 6 meses)


Un grupo de trabajo I Definir los miembros de la Comisión Municipal e
establecido y un plan de Intersectorial y establecer un grupo de trabajo para las
acción más detallado actividades de ejecución y seguimiento


I Desarrollar un plan de acción con base en el diagnós-
tico realizado con la participación de la comunidad
(Fase inicial y de organización), el cual incluye metas
a corto, mediano y largo plazo, actividades propues-
tas, recursos disponibles, cronograma de actividades
e indicadores para el seguimiento y la evaluación


I Identificar estrategias para promover la participación
y formar alianzas para poner en práctica el plan y
para captar recursos


Fase de acción (,2 a 5 años y en adelante. . ..)


Un municipio y comunidad I Proponer políticas públicas locales e institucionales
Saludable y acciones intersectoriales


I Desarrollar una estructura política para dar apoyo y
sustentar la ejecución de la estrategia de MCS.


I Crear distintos espacios saludables


I Incentivar a los políticos para que se comprometan
a involucrar a la comunidad, fortalecer y asegurar la
sostenibilidad e intersectorialidad de la estrategia de
MCS


MIIIÍIIÍIIÍIISY unidadesludallles-lillÍfl lll} IIIS ¡llllllls




HBIIIBIIIIIS BIIIIIIIIIGS ¡lll ¡MMS las ÍRSBS


Participación comunitaria I Involucrar a la comunidad (incluyendo mujeres y
hombres de todas las edades ygrupos étnicos) en todo
el proceso, incluyendo el diagnóstico de la situación,
acciones para identificar recursos y posibles solucio-
nes, la implementación, vigilancia y evaluación


I Identificar las estrategias para movilizar a la comuni-
dad de manera eficaz respetando los valores cultura-
les y sociales de cada población específica


Comunicación I Utilizar todos los medios de comunicación disponibles
en la comunidad (medios de comunicación, discusio-
nes interpersonales, grupos comunitarios y diversas
formas de expresión cultural, tales como la música, los
bailes, el teatro, etc.)


I Garantizar que los mensajes y la información sean
compartidos con la comunidad continuamente


I Adaptar los mensajes de acuerdo a las necesidades de
los diferentes grupos y poblaciones (conscientes de no
excluir a las poblaciones vulnerables) y a las priorida-
des de promoción de la salud a lo largo del ciclo de
vida


I Promover mensajes sobre la estrategia de MCS, utili-
zando ejemplos positivos existentes y personalidades
influyentes


Capacitación I Utilizar múltiples canales para ofrecer capacitación
16 (por ejemplo: cursos, internet, encuentros, etc.)


I Incluir orientación e información sobre cada aspecto
del desarrollo de la estrategia de MCS


Vigilancia y Evaluación I Abarcar proceso, resultados e impacto, incluyendo
indicadores cuantitativos y cualitativos


I Garantizar que sea participativa e interactiva


Los videos están disponibles en la Oficina de Información Pública de la OPS-
Washington:
Correo electrónico: publicinfor@paho.org
Tel: 1202-9746497
Internet: bttpJ/wwwpabo.org/Englisb/DPI/vïdeooüflbtm


Municipios Saludables (1996)
Este video es una descripción de la estrategia de MCS definida por la OPS, sobre
cómo desarrollar un municipio y comunidad saludable. Contiene ilustraciones de
diversas experiencias de países latinoamericanos. Disponible en Inglés y Español.
Ciudades Saludables I, 1996, Español / Inglés / Portugués (15 minutos)
Ciudades Saludables lI, 1999, Español / Inglés / Portugués (15 minutos)
Municipios Saludables en Venezuela, 1998, Español / Inglés (20 minutos)


Videos preparados para presentaciones durante la Quinta Conferencia
Mundial de Promoción de la Salud, México, Z000.
Asociación VÍVÍI’ Quito Ecuador, 2000, Inglés (6 minutos)
SERVOL Trinidad 8: Tobago, 2000, Inglés (8 minutos)
Consensus Action Group Mexico, 2000, Inglés (5 minutos)
West Texas Community Care Network Texas, 2000, Inglés (6 minutos)


MIIIIÍBÍIIÍIISVWIIIIIIIÍIIÍIIIBS SEIIIIIINIIBS-fill III} los ¡IIGEIIIIIBS




BEGIIISIIS IÍÍSIIIIIIÍIIIBS Bll El IIIIBIIIEI:
(Se recomienda que también se revise la sección sobre Redes
Internacionales, Nacionales y Locales de Municipios y Comunidades
Saludables en la Guía)


CITYNET — Indiana University — Purdue University — Indianapolis Campus
wwiaedu/Ncitynet/cnethtml


Coalition for Healthier Cities and Communities
www.healthy/communities.org


Community Toolbox — University of Kansas
www.cth. lsi. u/eans.edu


International Union of Local Autl1orities (IUIA)
www. iukiorg


National Civic League
www.nclorg


Ontario Healthy Communities Coalition
www.opc. on.ca/ohcc/indexhtml


OPS —Municipios y Comunidades Saludables
Inglés: httpJ/wwwpaho.ofinglish/HPP/IíPF/IMC/hmgahouthtm
Esbañol: httpflwwwpaho.org/Spanish/HPP/HPF/IMC/hmcjhouthtm


Movimento de Comunidades Sostenibles
Inglés: wwwsustainahleorg


Organización Mundial de la Salud (OMS) Statement on Paitnerships for Healthy
Cities — Health Promotion
httpJ/wwwwho. int/hpr/archihe/docsáakarta/statementwcities.html


l
Bilnliogranhy:
Ashton J. Healthy Cities Buckingham, UK: Open University Press, 1993.
(también disponible en Español como Ciudades Sanas, Barcelona, España. Masson
S.A.,199S).


Emakunde/Basque Women’s Institute. Guía metodológica para integrar la
perspectiva de género en proyectos y programas de desarrollo. Vitoria-Gasteiz:
Basque Women's Institute 8; Secretariat of Exterior Action, Oflice of Cooperation and
Development, 1998. (wwwemakundees).


Flyrm B. Healthy Cities: Toward Worldwide Health Promotion. Annual Review
of Public Health 1996; 172299309.


Flynn B. Healthy Cities: A Model ofCommunity Change. Family Community Health
1992; l5(l):15-Z3.


Flynn B, Ray DW, Rider MS. Empowering Communities: Action Research through
Healthy Cities. Health Education Quarterly 1994; Vol.21(5): 395-405.


Goumans M. Innovations in afuzzy
lopment in the Netherlands and the United Kingdom. Ph.D. tesis presentada en la
Universidad de Maastricht, Facultad de Ciencias de la Salud, 1997.


Granados J. Municipios Saludables- Como?Municipios Saludables 1997; 1: 35-55.


Owen P, Cerqueira MT. The Healthy Municipalities Movement: A settings approach
andstrategyfor healthpromotion in LatinAmerica and the Caribbean. Washington,
DC: OPS, 2001 (en prensa).


Paganini JM. El Desarrollo Municipal: Una Estrategia para la Equidad en Salud.
Washington, DC. OPS. I Congreso de Secretarios Municipales de Salud de las
Américas. Fortaleza, Brasil, 10-12 Octubre, 1995.


OPS. Promoción de la Salud en las Américas. Informe Anual del Director — 2001.
Washington, DC. 2001. (Documento Oficial No. 502, disponible en Inglés y Español).


MIIIÍBÍIIÍIISI unidadIIIIHIIIBS-fill III} IIIS ¡IIIIIBS




OPS. El Movimiento de Municipios Saludables en América. Washington, DC:
OPS, 1992.


OPS. Promoción de la Salud: Una Antología. Washington, DC. PAHO, 1996. (dispo-
nible en Inglés y Español).


OPS. La Participación Social en El Desarrollo de la Salud: Experiencias
Latinoamericanas. Serie HSP/SILOS # 55. Washington, DC. OPS, 1995.


OPS. Los Sistemas Locales de Salud en Las Américas: Una Estrategia Social en
Marcha. Washington, DC. OPS, 1993.


OPS. Municipios Saludables, Washington, DC. OPS, 1997.


OPS.
SaludenAmérica latinay el Caribe. Serie PALTEX para Ejecutores de Programas de
Salud, No. 41. Washington, DC. OPS, 1999.


OPS/Ministerio de Salud de Colombia. Promoción de la Salud y Equidad:
Declaración de la Conferencia Regional de Promoción de la Salud. Santafe de
Bogotá. OPS, 1992.


OMS. Partnership for Healthy Cities in Peru. Boletín de noticias de salud y medio
ambiente, noviembre, 1996.


Prqeto Municipio-Amigo da Crianga: Experiencias Municipais. CONASEMS,
UNICEF‘, 1996.


Proyecto Municipios Hacia La Salud: La Experiencia Venezolana. Caracas, OPS,
1996.
Restrepo, H.E., Malaga, H. Promoción de la Salud: Cómo construir vida saludable.
Washington, DC. OPS, 2001.


Ruiz, G. Analisis de la participación social en el movimiento municipios saludables
en América Latina, Quebéc: Universidad Laval, 1998.


UNICEF 8: IULA. Partnerships to Create Child-Friendly Cities: ProgrammingfiJr
child rights with local authorities. Florence, Italy: UNICEF, 2001. (wwwchild-
fiiendlycitiesorg) .


Velázquez, L.E. Análisis de Información de una Muestra Seleccionada de Municipios
Saludables de América Latina. Washington, DC. OPS HPP, 1995.
Valenzuela FR. En La Búsqueda de Fronteras y Municipios Saludables. Tegucigalpa:
Ministerio de Salud Pública y OPS, 1996.


Werna E, Harpham T, Blue I, Goldstein G. Healthy City Projects in Developing
Countries: An International Approach to Local Problems. London: Earthscan
Publications Ltd, 1998.


OMS. Healthy Cities Technical Symposium on Evaluation: Report on WHO
Symposium, Ireland. Copenhagen. OMS-EURO, 1996.


OMS. Report ofthe DGIS/[WDP/WHO Healthy Cities Project Workshop on Progress
in Implementation. OMS. Ginebra, 1996.


MIIIIÍIIÍIIÍIISVWIIIIIIIÍIIÍIIIBS SEIIIIIINIIBS-fill III} los ¡IIGEIIIIIBS




orientaciones
nara la evalnaeión
dela estrategia
de mnnieinios v
comunidades
saludables


MIIIIÍCÍIÍÍOS V IIIIIIIIIIIÍIÍGIÍBS saIudahIes- Guía [IB IOS ¡IIGÉIIIÍES




MIIIIÍGÍIIÍIIS ll IIIIIIIIIIÍIIHIIIIBSSallllflllfis-fill lll! IIIS ¡IIGRIIIBS




r r
a


Í: v '


La evaluación de municipios y comunidades saludables es muy importante por
varias razones, entre las cuales se destacan:
D Brinda la posibilidad que las personas involucradas puedan observar el pro-


ceso de la estrategia de MCS.


D Diseña unamejor iniciativa de MCS dentro del contexto de las necesidades
y recursos de la comunidad.


D Establece una contabilidad para determinar si la iniciativa de MCS esta reali-
zando lo que se propuso y de no ser así, re-direcionar las acciones.


D Contribuye al desarrollo del conocimiento general, compartiendo informa-
ción sobre las intervenciones que estan y las que no están dando resultados
efectivos en otras comunidades.


D Mantener el trabajo de la estrategia de MCS a través del tiempo.


D Crear oportunidades para un diálogo intersectorial y multidisciplinario y
fortalecer los esfuerzos de participación entre los municipios.


D Desarrollar redes, vínculos y contactos entre los diferentes procesos
comunitarios.


D convencer a los decisores políticos que la estrategia de MCS es beneficiosa.


La evaluación debe ser un ciclo de continua revisión y retroalimentación, más que
un proceso lineal a ser desarroflado al final de la irliciativa En este sentido, la eva-
luación abarca un proceso de reflexión sobre lo que se alcanzó y/o consiguió con
la finalidad de guiar y cambiar la acción futura Las actividades que forman parte de
un esfuerzo de MCS permiten que las personas sean más activas al definir sus nece-
sidades y prioridades de salud, basadas en metas establecidas, al igual que en
influenciar y evaluar los esfuerzos para mejorar su salud. De esta manera, la eva-
luación empodera.


Existen diversos tipos de metodologías de evaluación disponibles y es importante
que un grupo intersectorial supervise la evaluación y escoja la metodología más
apropiada basada en cuestiones practicas, tales como el tiempo, costo, la necesidad
de involucrar a investigadores con experiencia, las pregtmtas de evaluación y la fun-
ción del evaluador, entre otras. Como resultado de la naturaleza participativa de las
iniciativas de MCS, se sugiere que la evaluación también cuente con la participación
de todos los involucrados. Este tipo de evaluación es recomendado porque se rea-
liza un esfuerzo conjunto, construido con base en el esfuerzo y los valores aporta-
dos por cada uno de los involucrados. La evaluación participativa requiere el com-
promiso, liderazgo y autodeterminación de la comunidad a lo largo del proceso.


Municilinsvcnmlllilallessalllllalles- Elia ¡le losmallas




Con el liderazgo de la OPS, se estableció un grupo de trabajo para la evaluación
de MCS en las Américas y, durante una reunión en 1999, éste recomendó las
diferentes áreas que se deben tomar en cuenta al evaluar las iniciativas de MCS,
tales como la evaluación del contexto, planeamiento y evaluación de la metodo-
logía utilizada.”


Contexto
I La evaluación deberá tomar en cuenta los diferentes contextos políticos,


económicos, sociales y culturales del país, municipio y las comunida-
des involucradas en la evaluación. Es importante considerar la influen-
cia delos siguientes aspectos:
— Situación socio-económica y política (nacional y local)
— Políticas locales y nacionales
— Estado de salud local
— Estructuras administrativas y estilos de gestión, nacionales y locales
— Características geográficas, ecológicas y demográficas
— Momento del proceso de desarrollo del municipio saludable
— Aspectos socio-culturales


Consideraciones para el planeamiento e implementación
de la evaluación
I Establecer y desarrollar la evaluación como un proceso formativo de los


mismos municipios y sus actores. Esto implica asumir la exigencia y
complejidad del trabajo participativo de construcción colectiva y la defi-
nición conjunta de variables e indicadores a ser utilizados.


I Es necesario definir formas de trabajo que aseguren: a) un compron1i-
so amplio y diverso que implique alcanzar los objetivos descritos en la
evaluación; b) la diseminación de este trabajo a otros grupos.


I La relación entre salud y bienestar y entre salud y desarrollo.


I La definición conceptual de lo que significa “saludable”, dentro del con-
texto psicosocial y físico, de promoción de la salud, del desarrollo
humano y social y la equidad.


Metodología de Evaluación
I Desarrollar una metodología de evaluación que integre el enfoque cuali-


tativo y cuantitativo.


I Desarrollar indicadores cualitativos construidos con actores involucrados
en el proceso, lo cual requiere un trabajo participativo e intersectorial.


I Lograr una evaluación que contemple estructura, procesos y resultados.


I Aprovechar la información existente en cada municipio, fortaleciendo las
bases de datos existentes, con indicadores de tipo cualitativo (creando
bases de datos donde no existan).


I Realizar la evaluación, tomando en cuenta varios niveles (internacional,
nacional y local, y dentro del nivel local, el institucional/gubernamental y
comunitario: fuerzas o grupos sociales) y contexto (geográfico, demo-
gráfico, político-administrativo, económico-ambiental, social y cultural).


19. Taller de Evaluación deMunicipios Saludables- InformeFinalWashington, DC. PAHO HPP,
1999-


MIIIIÍBÍIIÍIISVWIIIIIIIÍIIÍIIIBS SEIIIIIINIIBS-fill III} los ¡IIGEIIIIIBS




Áreas a Evaluar
Ias siguientes áreas han sido identificadas como claves en la evaluación de la
estrategia de MCS:


Políticas públicas
Participación social
Intersectorialidad


Sostenibilidad


Proceso de Municipios Saludables
Desde 1999, el grupo evaluador del trabajo amplió sus funciones para identificar
buenas prácticas, modelos e instrumentos de evaluación, dándole seguimiento a
las iniciativas de evaluación, con las áreas identificadas por el grupo: políticas
públicas, participación social, intersectorialidad y sostenibilidad y el desarrollo
del proceso de municipios saludables“ El grupo de trabajo está actualmente en
el proceso de adaptar herramientas para la evaluación participativa de MCS en las
Américas, y se espera publicar el trabajo en 2003.


Evaluaún del Proceso
El desafío para las personas que evalúan las iniciativas de MCS es entender la diná-
mica de la estrategia y los procesos sociales. Asimismo es fundamental que el/los
evaluador(es) considere(n) el contexto organizacional y político dentro del cual
se llevó a cabo el proyecto.


Ia evaluación no es algo a ser realizado solamente una vez, ya que es un proceso
que no termina. La evaluación par1icipativa puede iniciarse en cualquier nivel o
fase del proceso de MCS. No obstante, es mejor considerar la evaluación desde el
inicio del proceso, preferiblemente durante la fase de planeamiento o cuando el
grupo intersectorial decida sobre las acciones que se van a proponer. Una
“buena” evaluación va de la mano con la planeación. Una buena planeación con-
lleva a una evaluación par1icipativa. Las actividades de planeación, irnplernenta—
ción y evaluación deben interactuar entre sí durante la implementación de la
estrategia


La evaluación de municipios y comunidades saludables debe analizar y reflexionar
sobre los diferentes pasos del proceso, logros y dificultades, fortalezas y debilida-
des, y no solamente registrar, describir o cuantificar lo logrado. De igual manera
es importante analizar la calidad de la información por medio de mecanismos de
triangulación”, consultas al equipo técnico y aparticipantes de las entrevistasyacti-
vidades de observación. Por ejemplo, no es suficiente establecer un comité inter-
sectorial; es también necesario identificar los sectores que lo conforman y la capa-
cidad resolutiva de los mismos. Esto promueve un mejor entendimiento del con-
texto a través de información sobre los participantes y sus funciones.


Evaluaún de Resultados
Los resultados en promoción de la salud son de naturaleza
medir estos resultados se debe tomar en cuenta información sobre las siguientes
areas“
20. OPS/OMS. Taller de Evaluación deMuníczpios Saludables. Antigua, Guatemala-Informefinal,


Washington, DC. OPS, HPP 2001.
21 0PS/0MS.Reunión del Grupo (lentral de Evaluación —Infonne Final. Washington, DC. OPS/HPP,


2002.


22 La Triangulación abarca la combinación de metodología en el estudio de un mismo programa. Esto
significa usar diversos tipos de métodos o datos, utilizando dos enfoques: cualitativo y cuantitativo.


23. OMS: Lineamientospara la elaboración deplanes nacionales de acción en la Promoción de la
Salud. Quinta Conferencia Mundial de Promoción de la Salud, México (2000).


MIIIÍBÍIIÍIISI unidadIIIIHIIIBS-[ill III} IIIS ¡IIIIIIBS




I Educación para la salud: conocimientos relacionados con la salud, acti-
tudes, motivación, intenciones y comportamientos, habilidades personales y
efectividad;


I Influencia y acción social: participación comunitaria, empoderamiento
de la comunidad, nonnas sociales y opinión pública;


I Políticas públicas saludables y prácticas organizacionales: estatutos
políticos, legislación y regulación, localización de recursos, prácticas orga-
nizacionales, cultura y comportamiento;


I Condiciones y estilos de vida saludables: consumo de tabaco,
disponibilidad y opción de alimentos, actividad física, consumo de alcohol y
drogas, relación entre factores de protección y factores de riesgo en el
ambiente físico y social;


I Efectividad de los servicios de salud: prestación de servicios de salud
preventivos, acceso a servicios de salud y calidad de los mismos;


I Espacios y Ambientes Saludables: restringir la venta de alcohol y tabaco,
el uso de drogas ilícitas; crear ambientes positivos paraniños, jóvenes y adul-
tos mayores; imponer severas sanciones al abuso y la violencia;


I Resultados sociales: calidad de vida, redes de apoyo social, equidad y des
arrollo de habilidades para la vida;


I Resultados de salud: reducción de la morbi-mortalidad, discapacidades y
mortalidad prevenible; crear competencias psicosociales y habilidades para
la vida,-


I Construcción y desarrollo de capacidades: medidas de sostenibilidad,
participación comunitaria y empoderamiento y desarrollo de recursos
humanos.


Las Directrices para realizar la evaluación de Municipios y Comunidades
Saludables, adaptadas de Springett, Practical Guídance on EvaluatíngHealth
Promotion (OMS, 1998), fueron presentadas durante el taller de Evaluación de
Municipios yComunidades Saludables. Esta es una lista de pasos recomendados,
pero no aborda todos los aspectos. Se recomienda que cada grupo o comité de
evaluación de MCS revise y adapte los criterios tomando en cuenta las necesida-
des a evaluar y el contexto particular.


Descripción del contexto
I Definir claramente la iniciativa de municipios saludables. ¿Qué entiende la


comunidad por municipios saludables? ¿Qué entienden los sectores involu-
crados? ¿Qué actividades se están realizando para alcanzar esta meta? ¿Cómo
se sabe cuando se alcanzaron los objetivos?


I Utilizar el método de marco lógico para resaltar los pasos del proceso y los
resultados esperados.


I Establecer un grupo intersectorial, con representantes de la comunidad, que
coordine y ejecute la evaluación.


I ¿Cuándo se realizará la evaluación? ¿En qué plazo?
Causas de preocupación
I ¿Cual es el propósito de la evaluación? ¿Cuáles son los asuntos de mayor


importancia para los grupos involucrados?
I ¿Cómo serán utilizados los resultados de la evaluación?


MIIIIÍBÍIIÍIISVWIIIIIIIÍIIÍIIIBS SEIIIIIINIIBS-fill III} los ¡IICEIIIIIBS




D ¿Cuáles son las preguntas específicas que deben ser abordadas en la evaluación
dentro del contexto de la iniciativa de municipios saludables?


D ¿Abordan las preguntas y objetivos los temas de política pública, intersectoriali-
dad, participación social y sostenibilidad?


D ¿Abordan las preguntas y objetivos de la evaluación, los principios fundamenta-
les del movimiento? (o sea, la preocupación por la equidad, el enfoque inter-
sectorial, la participación social y el fortalecimiento de la capacidad local).


Organizar el proceso de recopilación de datos
D ¿Cuáles metodologías seran utilizadas? (Fsto dependerá de las respuestas a las


pregrmtas del paso 2.) ¿ Se han considerado diversos métodos cualitativos?
D ¿Los métodos son apropiados al contexto local? ¿Se han tenido en cuenta los


procesos y resultados?
D ¿Es la metodología entendible para los involucrados?


D ¿Se han realizado pruebas con los mismos instrumentos que seran utilizados en
la evaluación?


D ¿Se han validado los instrumentos que serán utilizados en la evaluación?


D ¿Cómo podríamos lograr un alto nivel de participación?


D ¿La evaluación propuesta ha involucrado a grupos o individuos marginados?
(tanto aquellos que son objeto de la evaluación, como a los encargados de
conducirla).


Trate de conswarelmayor númeroposible departicipantes en estepasopara
garantizar el ebrítoy aceptación de la
Colectar datos
D Fsta tarea debe realizarse utilizando los métodos establecidos en los pasos


anteriores.


D Fs necesario vigilar esta tarea para garantizar que los datos obtenidos sean de
buena calidad.


Describir, analizar y evaluar los datos
¿Qué se ha aprendido a través de la evaluación?


¿Qué tan diferentes son los resultados, con relación a los resultados esperados?


¿Se complementaban los métodos cualitativos y cuantitativos?


¿De qué forma se pueden abordar y resolver las diferencias?
Considere la posibilidad de usar otros métodos cualitativos para proporcionar
mas información sobre resultados no esperados.


D Incentivar la participación de los interesados en la interpretación de los
resultados.


Formular recomendaciones
D ¿Cuáles son las implicaciones, a corto y largo plazo, de las conclusiones?


D ¿Cuáles cambios pueden efectuarse para abordar los resultados negativos?
Analizar los cambios recomendados tomando en cuenta costobeneficio.


Diseminar las conclusiones
D Comunicar las conclusiones, recomendaciones y las acciones previstas a


los donantes, grupos interesados y redes, etc.
D Utilizar el Internet para el intercambio de experiencias en los casos que sea


necesario.


MIIIÍBÍIIÍIISI unidadIIIIHIIIBS-fill III} IIIS ¡IIIIIBS




Realizar cambios basados en los resultados de la evaluación


I Obtener la opinión de todos los participantes de evaluación.
I Modificar las iniciativas en caso que sea necesario.


I Dar seguimiento a lo que se evaluó (ver paso l).
Lospasos enumerados tambiénpuedenpresentarse como un ciclo continuo.


Durante la reunión sobre Evaluación de Municipios
Saludables, realizada enAntigua, Guatemala, 2001, elgrupo de
trabajo identifico’ algunos principios que deberían guiar la
evaluación de iniciativas de MGS, entre los cuales se incluye el
contexto, la participación, el uso de múltiples métodos y el
empoderamiento, los cuales fueron discutidos anteriormente.
Asimismo, los siguientesprincipiosfueron resaltados durante
este encuentro:


Valor
El proceso de evaluación debe definir suposiciones teóricas, ideológicas y polí-
ticas e indicar explícitamente cualquier relación de poder (inclusive aquellas en
las cuales el evaluador está involucrado). La evaluación debe respetar y valori-
zar la experiencia y el conocimiento local, reconociendo a las personas como
el principal recurso de salud. La evaluación debe abarcar un espíritu de espe-
ranza, felicidad, amor y diversión, teniendo siempre en cuenta la equidad, la
justicia social y la solidaridad.


Empoderamiento
La evaluación de las iniciativas de Municipios y Comunidades Saludables
debe:
I basarse en las opiniones convincentes que provengan de la comunidad;


I ayudar a resolver los problemas locales;


I garantizar la equidad, permitiendo que todas las opiniones, incluyendo
la de los grupos más vulnerables y menos influyentes sean escuchadas;


I haciendo posible que esta información pertinente a la evaluación sea
utilizada por aquellas personas que abogan y promueven municipios
saludables.


Utilidad
La evaluación de las iniciativas de Municipios Saludables es útil cuando:
I responde las pregimtas: quién, por qué y cómo;


I se integra al proceso de planeamiento y orientación a través de las accio-
nes y cambios;


contribuye a la creación de recursos en la comunidad;
tiene relevancia práctica y política;


ayuda a definir al municipio saludable como una inversión; y


reconoce la necesidad de una variedad de formas de difusión y de meca-
nismos de retroalimentación.


Aprendizaje
La evaluación de la iniciativa de Municipios y Comunidades Saludables debe:
I promover un proceso de aprendizaje en conjunto;
I promover el dialogo y la reflexión, y promover mecanismos que des-


arrollen conocimientos por parte de aquellos afectados e influenciados
por el proceso, así como los evaluadores externos;


MIIIIÍBÍIIÍIISVWIIIIIIIÍIIÍIIIBS SEIIIIIINIIBS-fill III} los ¡IIGEIIIIIBS




I reconocer que el aprendizaje es un elemento clave para la comunidad y a
la vez incrementa la capacidad de las organizaciones locales; y


I guiar a la acción.


HBGIIISDS ¡le Evaluación SBIGGGÍDIIÜIÍÜS
Akerman M. Elaboración de indicadores compuestos para proyectos de ciudades
saludables: Una imitación a una acción transectofial Washington, DC: OPS,
1995.
Bichman W, Riflïin S, Shrestha M. Cómo medir la participación de la comuni-
dad. ForoMundial de la Salud 1989; Vol. 10, 482-487.


CEDEIES (Centro para el Desarollo, Evaluación de Technología en Salud).
Municipios y Comunidades Saludables: El Reto en la Evaluación. Cali, Colombia:
Universidad del Valle, 2002.


Comisión Económica para América Latina y el Caribe. Indicadores de género
para el seguimiento y la evaluación del Programa de Acción Regional para Las
Mujeres de América Latina y el Caribe, 1995-2001 y la Plataforma de Acción de
Beijing. Santiago, Chile: CEPAL, 1999.


Costongs C, Springett J. Towards a Frameworkfor the Evaluation ofHealth-
RelatedPolicies in Cities. Evaluation 1997; (3)3:545-362.


de Leeuw E. Healthy Cities Second Phase Policy Evaluation. A Decade of
Achievement: Final Report Maastricht, Netherlands: WHO Collaborating
Centre, University of Maastricht, 1998.


aDixon], Sindall C. ApplyingLogics ofChange to theEvaluation ofCommunity
Development in Health Promotion. Health Promotion International 1994;
(9)4: 297-309.
Hawe P. Capturtng IheMeaningof‘Community’ in Community Intervention
Evaluation: Some Contributions from Community Psychology. Health
Promotion International 1994; (9)3:199-Zl0.


Health Canada. Guide to Project Evaluation: A Participatory Approach.
Ottawa: Health Canada, 1996.


Israel B, Checkoway B, Schultz A, Zímmerman M. Health Education and
Community Empowerment: Conceptualizing andMeasuring Perceptions of
Individual, Organizational, and Community Control. Health Education
Quarterl , Summer 1994; Vol.21(2): 149-170.


Oueflet F, Durand D, Forget G. PreliminaryResults ofan Evaluation ofThree
Healthy Cities Initiatives in the Montreal Area. Health Promotion
International 1994; (9)3:153—159.
Organización Pan Americana de la Salud. Indicadores para evaluar los proyec-
tos de ciudades y pueblos sanos de Quebec: La necesidad de tomar decisiones.
Publicado bajo la dirección de M. 0'Neil 8: L. Cardinal. Washington, DC: OPS,
1992.


Organización Pan Americana de la Salud. Evaluación para el fortalecimiento de
procesos de participación social en la promoción y el desarrollo de la salud en
los sistemas locales de salud Washington, DC: OPS, 1994.


Poland, BD. Knowledge Development and Evaluation in, ofandfor Healthy
Community Initiatives. Part I: Cuiding Principles. Health Promotion
International 1996; (11)43541649.


MIIIÍBÍIIÍIISI unidadIIIIHIIIBS-fill III} IIIS ¡IIIIIBS




Poland, BD. Knowledge Development andEvaluation in, ofana’forHealthy
Community Initiatives. Part II: Potential Content Foci. Health Promotion
International 1996; (11)4:34l—349.


van Gilst, EC, van Oers H, van den BogaardJHM. QualitativeHealthResearch
and Health Promotion at the Local Level International Quarterly of
Community Health Education 1997; (16)4:559-370.


OMS. Evaluation in Health Promotion: Principles ana’ Perspectives. Eds:
Rootman I, Goodstadt M., Hyndman B, McQueen D, Potvin L, Springett J, 8;
Ziglio E. Geneva: WHO, 2001.


HBGIIISÍIS ¡IIIÍGÍDIIRIBS IIÍSIIÍIIIÍIIIES en El ÍIIIBIIIBI
Análisis Cualitativo
Nova Southeastern University
hItpJ/wiuw.nova. edu/ssss/QR/web.html


QualPage
http://wiuw.ualberta.ca/Njrnorris/qualhtml


Enlaces de varias direcciones electrónicas con información sobre
programas/paquetes de análisis cualitativo
wwiuualberta.ca/Njmorris/qda.html


Evaluación de empoderamiento
httpflwuzwstanfora’.edu/«davitfiempowennenteualuation.html


Análisis cuantitativo
23 Direcciones electrónicas con varios enlaces a sitios útiles


de análisis cuantitativo
hItpJ/wiuizafsu.edu/usoapjaculty_htmürq‘quanthtml


Evaluación General
SAGE publisher (para libros sobre la metodología de la investigación)
httpflwiuwsagepubcom/


Community Toolbox — Universidad de Kansas
http://ctb. lsi. ukans.edu/tools/EN/partj010.htm


MIIIIÍBÍIIÍIISVWIIIIIIIÍIIÍIIIBS saludables- Iill III} los ¡IIGEIIIIIBS




GI '083ml
u


I —


6 IGIIIIIIIIIS
— —


IIIIIIZHIIIIS en
I


esta Qlllla


MIIIIÍCÍIÍÍOS V COIIIIIIIÍIÍÉIIÍES SHIIIIIEIIIIBS- Guía [IB IOS ¡IIIIEIIIÍBS




mmm_mm




La Estrategia de Municipios y Comunidades Saludables (MGS) promueve la
salud con las personas y las comunidades en los espacios donde se estudia, tra-
baja, juega, ama, y donde se vive. El movimiento de Municipios y Comunidades
Saludables es parte de un proceso global de democratización y descentralización
que apoya las iniciativas locales, bajo el marco de la gestión local y la participación
comunitaria. Un municipio comienza a ser saludable cuando sus líderes políticos,
organizaciones locales y ciudadanos se comprometen y dan inicio al proceso de
mejorar continua y progresivamente las condiciones de salud y el bienestar de
todos sus habitantes formando y fortaleciendo un pacto social entre las autorida-
des locales, las organizaciones comunitarias y las instituciones del sector público
y privado. La planeación local es un instrumento básico e incluye la participación
social en la implementación, evaluación y toma de decisiones.


La Promoción de la Salud es “un proceso que consiste en proporcionar a los
pueblos los medios necesarios para mejorar su salud y ejercer un mayor control
sobre la misma?“ Alglmos pre-requisitos para la salud son: la paz, la educación,
la vivienda, la alimentación, el ingreso, un ecosistema estable, la justicia social y la
equidad. La promoción de la salud va mas allá del sector de asistencia sanitaria,
subrayando que la salud debe figurar en la agenda política de todos los sectores y
a todos los niveles del gobierno. Ademas, la participación de la población/comu-
nidad es esencial para sostener la acción en materia de promoción de la salud.
Introducir el tema de la salud como un hecho relevante en la agenda política, cuyas
consecuencias deben ser consideradas en la toma de decisiones de todos los sec-
tores, constituye un eje fundamental para la promoción de la salud.


La participación comunitaria se construye a lo largo de un proceso. Se inicia
cuando varias personas deciden compartir necesidades, aspiraciones y experien-
cias con el objetivo de obtener mejores condiciones de vida .25’2"'2“" Los miembros
de una comunidad pueden pertenecer o no pertenecer al mismo espacio geogra-
fico. Lo importante es que se sientan parte de la comunidad.” Tener una comuni-


24. OMS, Healtb Promotion Glossmy. Ginebra, 1998.
25. OPS. la Participación Social en elDesarollo de la Salud: Experiencias Latinoamericana.


HSP/SILOS-SS. Washington, DC: PAHO, 1995.
26. Bógus CM. Pambtpagáo Popular em Saúde: Formagáo Política eDesenvolvimento. Sáo Paulo:


Annablume/FAPESP, 1998.


Z7. Doimo AM. A vez e a voz dopopular: mor/mentos socials epaiticipagáopolítica noBrasilpós-
70. Rio de Janeiro: Relume-Dumará/ANPOCS, 1995.


28. Briceño-Leon R. El contextopolítico delacomunitaria enAmérica latina. Public
Health Bafletín 1998; No. 14 (sup. 2): 141-147. (Wwwscielosporg).


29. Jewres R, Murcott A. Meanings of Community. Soc. Sei. Mea’. 1996; 45 (4): 555-563, 1996.


MlllilïlllflsIcomunidades salnllalles-Elia ¡le los alcaldes




dad organizada no significa necesariamente una comunidad participativa. Para
que haya participación, la comunidad deberá tener el derecho y la responsabi-
lidad de tomar decisiones sobre asuntos que afectan la vida de sus miembros.
El proceso de promover y fortalecer la participación comunitaria como parte
de la estrategia de MCS crea condiciones necesarias para que los individuos
ganen más control sobre sus propias decisiones y acciones y utilicen recursos
que afectan su salud, tanto a nivel individual como comunitario- condiciones
necesarias para el empoderamiento.


El empoderamiento es un proceso de acción social que promueve la partici-
pación de las personas, organizaciones y comunidades para lograr un mayor
control individual y comunitario, eficacia política, mejoramiento de la calidad
de vida y justicia social?” Existe una diferencia entre el empoderamiento indivi-
dual y comunitario. El empoderamiento individual se refiere fundamentalmen-
te a la capacidad del individuo para tomar decisiones y tener control sobre su
vida personal. El empoderamiento comunitario involucra a varias personas que
actúan colectivamente para ganar mayor influencia y control sobre los deter-
minantes de la salud y la calidad de vida de sus comunidades y es un compo-
nente esencial del trabajo comunitario paramejorar la salud.“ La participación
contribuye al empoderamiento y ambos conceptos fortalecen los procesos
democráticos y la sociedad civil.


Equidad en salud ha sido definida en documentos de la OMS como “reducir
las injusticias y las desigualdades evitables en materia de salud de los diferen-
tes grupos, asegurando el acceso a servicios sanitarios de calidad con base a
las necesidades.” Equidad es el proceso de ser justo. En este contexto por ejern-
plo, equidad en salud no es sinónimo de igualdad de acceso a los recursos de
promoción de la salud y servicios de atención, pero más bien la atribución, a
cada uno, de los recursos y atención de salud necesarios. De esta manera, la
equidad es vista en el contexto de la necesidad y no de la igualdad.”


Género se refiere al papel y las responsabilidades establecidos socialmente
para el hombre y la mujer. El género está relacionado con nuestra imagen y la
forma en que supuestamente debemos pensar y actuar como hombres ymuje-
res debido a la forma en que está organizada la sociedad, y no a nuestras dife-
rencias biológicas.“ Género es el conjunto específico de características cultu-
rales que identifica el comportamiento social de las mujeres y los hombres así
como la relación entre ellos. El género abarca los términos hombres y mujeres
y también incluye su relación y la manera como esta relación se construye
socialmente. Es una herramienta analítica para comprender los procesos socia-
les que incluyen tanto a los hombres como a las mujeres en el mismo tema.


30. Wallerstein N. Powerlessness, Empowerment, and Health: Implications for Health Promotion
Programs. Americanjournal ofHealth Promotion 1992; Jan-Feb, (6)3: 197-205.


31. OMS, Health Promotion Glossary. 0MS/HPR/HEP98.0l, Ginebra 1998.


32. De la página Web ‘Mujer; SaludyDesafiollo" de la OPS, en -
(http://www.paho.0rg/English/HDP/PlDW/gensalud_about.htm) .


33. Adaptado de Gender rmdHealtb — Un informe técnico (httpz/lwwvvwhoint/frh-
Whd/GandH/GHreportlgendertechhtm) .


MIIIIÍIIÍIIÍIISVWIIIIIIIÍIIÍIIIBS SEIIIIIINIIBS-fill III} los ¡IIGEIIIIIBS




MIIIIÍCÍIÍÍOS II COIIIIIIIÍIÍÉIIÍBS SHIIIIIEIIIIBS- GIIÍEI ¡le IIIS alcaldes




¿.,,,_,.,.,,.afifipfiga,


.
.


_,¿..,,.,_,,2_,_..,,_._.%,_
4,,,,,fi,..,,,,z,,,,.,,.,


3;...


,
-
_
...


h.


.
a


%
.


1....


1.;
.......


.,N,H,,,W_WWWWJW_JfiWWWWW
fi,
fl_,g.mw,_,_


M
_


T.


__.._...__......._._.


.25.


_...


+1




A continuación se describen algunas experiencias seleccionadas de
MCS en la región de lasAméricas:


Brasil
Municinio choninzinhoár
Chopinzinho es un municipio ubicado en la región sudoeste del estado de Paraná,
con una población de 20.740 habitantes, de los cuales el 62% habita en zonas
rurales y el 38% en la zona urbana, con una economía basada en las actividades
agropecuarias. A partir de 1993, se inicia un proceso de desarrollo municipal a tra-
vés del Plan de Desarrollo Rural (PDR) que tenía como metas iniciales la recupe-
ración del suelo y el incentivo del uso de nuevas técnicas, a fin de revertir sus bajos
índices de productividad agricola. A través del Consejo Municipal de Desarrollo
Rural, compuesto por diferentes representantes gubernamentales, no gubemamen-
tales y de diferentes sectores de la sociedad civil, se desarrollaron las actividades
dirigidas a la planificación, ejecución y aprobación de las políticas agricolas para el
municipio. Mediante estas acciones, Chopinzinho inicia también su proyecto de
Municipio Saludable, ampliando sus metas a los diferentes sectores (educación,
vivienda y salud, entre otros).


Este plan esta sustentado por un proceso organizacional compuesto de asociaciones
que se dividen el trabajo, alianzas estratégicas entre los productores y la administra-
ción municipal y la implementación de políticas públicas intersectoriales. La acción
intersectorial asociada con la fuerte participación comunitaria facilitó la ampliación
del alcance de este Consejo, más allá de las cuestiones rurales específicas. Con esto
Chopinzinho mejoró las rutas y caminos rurales, se organizó una cooperativa de
vivienda para promover un proyecto de “desfavelamento”, aumentó el nivel de edu-
cación agrupando escuelas y garantizando el acceso para todos los niños, en el área
rural, facilitando el transporte escolar y adoptando nuevas técnicas pedagógicas
(educación alternativa). Se instalaron guarderías rurales, reducción de quemas
(“quemadas”), y preservación de las matas yvegetación en las riberas de los ríos.


Se creó la “Estación del Oficio” para niños y adolescentes con actividades colectivas
de deportes y oficios. También se implementaron diversos programas tales como:
prevención de la diabetes, control de la hipertensión arterial (junto al Club de la
Tercera Edad), lucha contra la mortalidad infantil, planificación familiar (en las uni-
dades de salud y junto al Club de Madres). Asimismo, se instituyó un programa de
acompañamiento de pacientes con problemas mentales en las unidades de salud y
en los domicilios, garantizando el uso regular de medicamentos y la reducción de
las intemaciones de pacientes.


34. “Projeto de Promogáo da Saúde/Secretaria de Políticas de Saúde. Ministerio da Saúde. Em
Chopinzinho, a melhora da qualidade de vida comegou no campo. 12mmPromogáo da Saúde "
1999; Brasilia, 1 (2): 27-30.


MIIIIÍIIÍIIÍIIS VCIIIIIIIIIÍIIÉIIIBS saludables- GIIÍÉI III! IIIS ¡IIIÍÍGS




canada
¡legión noroeste ¡le ontario v lanarlr Ilignlamlsi‘
Ia Coalición Comunitaria Saludable de Ontario (CCSO) ha apoyado el des-
arrollo de muchas comunidades saludables en la provincia. La CCSO ha crea-
do un marco para establecer comunidades saludables a través de la determi-
nación de sus problemas, necesidades yplanes de acción. Dentro de las carac-
teristicas de la CCSO se destacan una gran participación comunitaria, grandes
compromisos, con el gobierno local, así como la participación de varios sec-
tores y una política pública saludable. A continuación encontramos alglmos
de los programas de la región noroeste de Ontario y de las comunidades en
las montañas de Lanark.


En la región noroeste de Ontario, las comunidades están trabajando junto con
las industrias para limpiar el medio ambiente. Para las 22 comunidades n1iem-
bros de la Unidad de Salud de la región la polución industrial era uno de los
problemas más preocupantes. En tres de estas comunidades - Fort Frances,
Dryden y Kenora - se encuentran tres importantes fabricas de papel y de pro-
cesamiento de pulpa de papel. En 1997, se realizó una encuesta con todos los
residentes respecto a qué consideraban que haria más saludable a su comu-
nidad. El resultado que arrojó la encuesta fue la preocupación de la población
con respecto a la calidad del aire y el agua, particularmente, relacionados con
la industria papelera. Con estos resultados, la Unidad de Salud solicitó a la
industria local trabajar en forma conjunta para mejorar la salud de las perso-
nas y del ambiente en el que habitan. A tal fin, se estableció un comité con
representantes de todas las fábricas, de la Unidad de Salud, y de cada una de
las comunidades afectadas. El comité determinó sus perspectivas, necesida-
des, estructura, función o mandato y sobre la base de las discusiones, elabo-
ró sus misiones, objetivos y un plan progresivo para alcanzarlos. Los retos de
esta alianza eran incrementar la comunicación entre el sector industrial (pri-
vado) y las organizaciones gubernamentales y comunitarias, así como aumen-
tar la conciencia en la comunidad acerca de los efectos en la salud produci-
dos por los contaminantes. Durante el proceso se han observado notables
mejorías incluyendo: La reducción total de cantidad de residuos sulfúricos y la
creación de un protocolo de notificación en la comunidad para casos de
derramamiento o escapes.


Otro ejemplo de alianzas exitosas comunitarias para la salud es la recién for-
mada en las montañas de Lanark en el este de Ontario. En 1998 después que
la comunidad de Ianark sobreviviera a dos desastres naturales (inundaciones
y tormentas de hielo), el centro comunitario de salud del condado norte de
Lanarky la Coalición Comunitaria Saludable de Ontario colaboraron con algu-
nos ciudadanos para desarrollar un plan de acción estratégico. Varias meto-
dologías fueron utilizadas para involucrar a la ciudadanía, incluso “reuniones
de cocina”. Basados en la participación comunitaria Z0 puntos claves de
salud, social y económicos fueron identificados como prioridades a ser abor-
dadas. Desde entonces un comité con representantes del centro de salud y de
la comunidad se reune regularmente para producir un reporte anual que
explica si los objetivos del trabajo se han cumplido y detalles relacionados.
Este plan irmovativo comunitario permite que los pocos recursos de la comu-
nidad rural puedan ser utilizados al máximo.


35. Documentos de Ontario Healthy Communities Coalition. Healthy Communities, Toronto,
Canadá. 2000.


36 What is aHealthjz Community? Del sitio Web de Ontario Healthy Communities Coalition
(http://www.opc.on.ca/ohcc/).


MIIIIÍBÍIIÍIISVWIIIIIIIÍIIÍIIIBS SEIIIIIINIIBS-fill III} los ¡IIGEIIIIIBS




La ciudad de Bogotá, capital de la República de Colombia, tiene una población
aproximada de 4 millones de habitantes. Con el propósito de mantener, fortale-
cer, consolidar y promover la seguridad y las condiciones de vida de sus habi-
tantes la administración ha integrado una serie de compromisos de diferentes
sectores enfocados a lograr la disminución de la incidencia diaria de muertes
violentas y crimenes, así como para mejorar la percepción de los Bogotanos de
su ciudad. Además para mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos, se han
preparado e implementado diferentes políticas públicas como parte de las acti-
vidades de Municipio Saludable para mejorar el civismo y la seguridad pública
basados en los determinantes de la violencia e inseguridad.


Basados en estos determinantes las políticas se orientaron principalmente a
desarrollar mecanismos de prevención y reducción de homicidios, mediante el
control y suspensión de permisos para portar armas, medidas para disminuir el
consumo de alcohol y reforzar el control policial. La política de desarme se pre-
sentó en el momento en que la mayor parte de los homicidios eran cometidos
en riñas entre conocidos, siendo las armas de fuego en manos de particulares la
principal causa de homicidios.


Un aspecto importante del progran1a de reducción de homicidios fue la creación
de iniciativas para reducir el consumo de alcohol y promover en alglmos casos,
el consumo responsable. El programa se enfoca en hacer que la sociedad reco-
nozca los riesgos asociados al consumo excesivo de licor, inculcando en ellos
actitudes responsables de respeto a la integridad de la vida de otros. Se han
implementado restricciones a la venta de alcohol, tales como prohibir la venta de
bebidas alcohólicas en establecimientos públicos después de la 1:00 AMy se han
realizado cátedras públicas para promover el diálogo sobre el uso responsable
del alcohol. Desde el año 1995 se ha logrado una reducción de casi 50% de los
homicidios, convirtiendo hoy a Bogotá en una de las ciudades menos violentas
del país.


Otra iniciativa para mejorar la seguridad pública ha sido la reducción de la dis-
ponibilidad y la prohibición del uso de la pólvora. Se han realizado campañas en
los medios de comunicación para mostrar de manera cercana los efectos del uso
inadecuado de los fuegos artificiales, especialmente en los niños y la responsa-
bilidad de la sociedad, el impacto físico, psicológico y costos económicos, con el
fin de disuadir a la ciudadanía de su uso. Se recopiló información de quemados
de pólvora desde las temporadas navideñas 1993 a 2001, observándose una
reducción notoria en el número de casos 65,9% desde la adopción de las medi-
das mencionadas anteriormente.


En Bogotá el tema de la seguridad no fue visto como un problema solamente de
la Policía, sino que fue abordado también desde la cultura como tema de parti-
cipación ciudadana. El aumento de la participación comunitaria en la seguridad
pública fue una contribución muy valiosa a los éxitos logrados por las autorida-
des, así como el desarroflo efectivo de políticas metropolitanas de prevención,
mecanismos sociales de control, la modernización de los servicios y el desarro-
llo de escuelas y programas de seguridad públicos.


Con base en la evaluación los retos eran la recuperación de sectores de la ciu-
dad identificados como zonas rojas de inseguridad. Misión Bogotá, es el progra-
ma por el cual Bogotá pone al servicio de la ciudadanía toda su capacidad insti-
tucional, con el fin de potenciar a las comunidades en la construcción de una
ciudad más segura y más amable. Misión Bogota, se constituyó en el generador


MIIIÍBÍIIÍIISI IIIIÍIIEIIIIIIIHIIIBS-[ill III} IIIS ¡IIIIIIBS




de espacios de renovación urbana en sitios críticos de la ciudad y de inclusión
social para sectores de la población que habían sido vistos como receptores de
servicios y no como agentes de desarrollo, tal es el caso de los trabajadores
sexuales y habitantes de la calle.


Gusta nica
cantón ¡le San carlos 3’


El Cantón de San Carlos es el municipio más poblado de Costa Rica (122.888
habitantes) y está situado en el norte del país. En 1993 inició formalmente su pro-
yecto de “Cantón Ecológico y Saludable” aprovechando la larga historia que tenía
esta región en enfrentar y resolver sus problemas a través de la organización y
movilización comunitaria El Cantón de San Carlos comenzó sus actividades reu-
niendo aproximadamente a cien representantes de diversos sectores (económico,
social, salud, educación, previsión social, transportes, medios de comunicación,
asociaciones juveniles y de la tercera edad) interesados en transfonnar el Cantón
en un modelo de promoción de la salud. A partir de las necesidades más priori-
tarias identificadas por los distintos participantes, se le otorgó mayor importancia
a la protección del medio ambiente y la promoción de estilos de vida saludables.


Con el patrocinio del 10% del impuesto forestal, se lanzó un proyecto denomina-
do “Unidos por una Ciudad Limpia”, en el distrito de Quesada, que es uno de los
once distritos que conforman el Cantón, estimulando la participación activa de los
ciudadanos en la promoción de proyectos para el mejoramiento de los ambien-
tes. Todos los medios de comunicación social de la zona norte fueron utilizados
a través de una campaña informativa realizada en radios, en centros educativos y
asociaciones de desarrollo comunal e instituciones cantonales. Como parte de la
campaña, se realizó un concurso de dibujo y pintura denominado “Un ambiente
saludable produce salud”, en el cual participaron 236 niños de varios centros
educativos. También se organizó un “Rally Familiar” con el lema “Siembre un
árbol por la vida”, actividad en la que participaron 105 familias de San Carlos, y
se realizó la
ambiente”, en la que participaron 27 instituciones.


En el ámbito institucional, se recicla papel, vidrio y latas de aluminio en el área
urbana del distrito de Quesada También se provee a la población información
(folletos) sobre los centros de recolección de materiales para reciclaje, redu-
ciendo la cantidad de basura que terminaba en relleno sanitario o que se deposi-
taba en el medio, aumentando de esta manera la vida útil del rellenado y disn1i-
nuyendo el peligro de contaminación ambiental. Se alcanzaron excelentes resul-
tados en la limpieza e imagen de la ciudad, así como un creciente nivel de con-
cientización de los habitantes, de las organizaciones y empresas comerciales con
relación a las ventajas de trabajar por un cantón saludable. Esa conciencia se tra-
dujo en una participación más activa y responsable de la comunidad en alcanzar
los objetivos propuestos: disminución de la basura en los lugares identificados
como más problemáticos, mayor cobertura de la educación ambiental por medio
de la difusión a través de los medios de comunicación y la instalación de reci-
pientes de basura en las cafles.


unha
Municinio cumanavagua- cientuegns
El Municipio de Cumanayagua se encuentra situado en la Región sureste de la
provincia de Cienfuegos, Cuba. Es el mayor y único Municipio montañoso de la
Provincia con una extensión territorial de 1101.5 Km2, de ellos 401 Km2 son


37. Ministerio de Salud. OPS/OMS. Premio Cantones Saludables de Costa Ríca- Directorio de
Proyectos. San José, Costa Rica, OPS 1997.


MIIIIÍBÍIIÍIISVWIIIIIIIÍIIÍIIIBS SEIIIIIINIIBS-fill III} los ¡IIGEIIIIIBS




de montaña. Se encuentra dividido en 15 Consejos Populares, 3 montañosos, 7
rurales y 3 urbanos. Las actividades económicas fundamentales son la ganadería,
la agricultura cafetalera y los cítricos.


Las estrategias implementadas en Cumanayagua son el resultado del análisis de la
situación de salud de 1997. Este analisis utilizó el método de enfoque de marco
lógico, evaluando los principales resultados de los programas y estrategias de
salud pública de acuerdo con una guía metodológica En primera instancia, se
indentificaron y estratificaron en cada consejo popular los principales problemas,
causas, se establecieron prioridades y se definió el plan de acción, dirigido a cua-
tro líneas fundamentales:
l. Incrementar el desempeño y la capacidad gerencial de los dirigentes y repre-


sentantes de los consejos populares. Para ello, un equipo de profesores y
gentes capacitaron a los representantes, delegados y presidentes de los conse-
jos populares en temas de dirección, planeamiento estratégico local, marco
lógico y otros temas de dirección y planeamiento. Ademas, se mantuvieron, de
modo sistemático los procesos de capacitación para el resto de los dirigentes
profesionales.


Z. Incrementar el consumo de alimentos para reducir el número de individuos
con bajo peso a través de un amplio programa de formación para médicos y
enfermeras. Asimismo, se establecen actividades de interacción con la comu-
nidad para lograr un incremento en el consumo de alimentos nutritivos.


3. Mejorar la higiene, reducir la polución y proteger el medio ambiente, a través
de la creación y capacitación de activistas en las escuelas y consejos popula-
res y promover actividades enfocadas al manejo apropiado de los desechos a
sólidos y la conservación del medio ambiente.


4. Brindar una mejor atención primaria de los servicios a través del mejora-
miento en la calidad de la atención médica de urgencia, aumentando el uso de
medicina natural y tradicional, así como ampliando el acceso a las diferentes
especialidades médicas.


En el año 2001 se continuo fortaleciendo los resultados alcanzados en los años
anteriores trabajando sobre la base de las cuatro estrategias antes mencionadas
complementadas con el proyecto de Atención Primaria Ambiental para el consejo
popular Crucesitas, el Proyecto Salud y Desarrollo de las comunidades cafeteras
y la estrategia de Municipio Productivo que tiene su esencia en el movimiento de
acciones coordinadas para fomentar la producción de proteínas animales, vegeta-
les y hortalizas a nivel local de forma sostenible, agrupando a los actores sociales,
económicos y a la población en interés de mejorar el bienestar de los habitantes
en los consejos populares.


México
IIeII Mexicana ¡le Municinins nor la salud
v las llenas Estatales ¡le Municinins Saludable?”
En México, el Programa de Municipios Saludables forma parte de un conjunto de
estrategias de Promoción de la Salud Municipal, que se ha enriquecido y fortale-
cido con la creación de la Red Mexicana de Municipios por la Salud.


La Red es un importante movimiento que propicia el intercambio de experiencias
y una mutua colaboración en lo técnico, operativo y motivacional. Su propósito
38. RmstaMexicana deMunímpios Saludables (Órgano Irlformativo de la Red Mexicana de


Municipios por la salud); 1999; 1(l).
39. RezzístaMexicana deMunímpios Saludables (Órgano Irlformativo de la Red Mexicana de


Municipios por la salud); 1999; 1(3).


MIIIÍBÍIIÍIISI IIIIÍIIEIIIIIIIHIIIBS-[ill III} IIIS ¡IIIIIIBS




fundamental es abrir un espacio de comunicación entre sus miembros, así
como la búsqueda de apoyos para el mejor desempeño de sus planes y pro-
gramas de salud y bienestar. Tiene como principio básico la participación
voluntaria y la libre adhesión al movimiento.


Algunos de los objetivos de la red son los siguientes:
I difundir los contenidos de los proyectos municipales de salud entre las auto-


ridades municipales, las organizaciones sociales y la propia comunidad,
estimulando la creación y ampliación del movimiento;


I intercambiar experiencias e información entre los miembros asociados,
mediante reuniones periódicas y a través de la utilización de diferentes
medios de comunicación;


I reconocer y estimular a que los municipios realicen sus proyectos con
mayor calidad;


I convertirse en una instancia de acreditación y de incorporación de otros
municipios señalando criterios mínimos para su inclusión en el movimiento.


Además de la Red Mexicana de Municipios por la Salud (nacional), otras redes
regionales y estatales fueron creadas entre los municipios, ciudades y comuni-
dades involucradas que favorecen los encuentros por existir una mayor cerca-
nía geográfica. Una de las modalidades de estas redes son los “encuentros
temáticos” sobre diferentes problemáticas municipales, tales como los rastros
(mataderos), el agua potable, etc.


La creación de redes de municipios sienta bases para sistematizar y acelerar
la búsqueda de soluciones para los problemas sociales y de salud, convirtién-
dose en una forma innovadora de contribuir al desarrollo social con equidad y
participación democrática.


Uno de los problemas que enfrenta el trabajo municipal es el logro de la con-
tinuidad, ya que en este país el cambio de autoridades municipales se realiza
cada tres años sin posibilidad de reelección, lo cual muchas veces dificulta la
continuidad del proyecto. Sin embargo, la organización estatal, por medio de
las redes, ha facilitado la transición y garantizado la continuidad de los proyec-
tos de Municipios Saludables.


En cada entidad federativa en la que se formó una red estatal, se establecieron
formas de trabajo acordes con las necesidades de los municipios miembros.
Uno de los logros obtenidos a través de las redes estatales es la posibilidad de
discusión de alternativas de solución a los problemas que se presentan y gene-
rar acuerdos de cooperación intermunicipal, que van desde apoyos técnicos y
asesorías hasta la elaboración de políticas públicas y asignación de recursos
financieros a proyectos elaborados con base en el consenso general.


MIIIIÍBÍIIÍIISVWIIIIIIIÍIIÍIIIBS SEIIIIIINIIBS-fill III} los ¡IIGEIIIIIBS




MIIIIÍCÍIÍÍIIS V IIIIIIIIIIIÍIÍÉIIÍBS SHIIIIIEIIIIBS- Guía [IB IOS ¡IIIIÉIIIÍBS




Llnheñiwi.


¡Mi


EL...


llllnutlinhilnn.


Il.


24




a)


b)


Modelo De Resolución


(Ciudad), (Fecha)
VISTO (las normas superiores vigentes/ el Decreto Municipal/el proyecto
presentado por...) y
CONSIDERANDO:
Que el Movimiento de Municipios yComunidades Saludables hamostrado los
beneficios que se obtienen en la búsqueda de mejores condiciones de vida y
de salud para las comunidades.
Que representa un medio eficiente y de bajo costo para propiciar el inter-
cambio de experiencias y el desarrollo de proyectos locales de promoción de
la salud.
Que es menester concientizar a todos los miembros de la comunidad y del
gobierno local sobre la necesidad de vivir en una ciudad saludable y que su
participación es necesaria en el mantenimiento de ella, potenciando los
recursos comunitarios ya existentes y coordinando la búsqueda y moviliza-
ción de recursos que se requieran.
Que es preciso garantizar el compromiso de este órgano legislativo en todas
las acciones tendientes a implementar el proceso de constituir un municipio
saludable en la ciudad de .......... . .
Por ello,
El (CONSEJO DELIBERANTE/MUNICIPAL, etc.) de
(LA CIUDAD/MUNICIPIO) DE .... ..


RESUELVE:
ART 1° Iniciar el proceso de constituirse en municipio saludable,
ART 2° Promover la construcción de entornos físicos y sociales saludables y
seguros,
ART 3° Conformar un Comité intersectorial que se responsabilizará de coor-
dinar el proyecto con un representante, como mínimo, de cada sector del
gobierno, etc.. . .


Modelo de acta de compromiso
"UN LLAMADOALAACCIÓN PARALACREACIÓNDEAMBIENTES SALUDABLFS."
El Gobierno de la Ciudad de ..... .., a los ..... ..días del mes de
.... .., bajo este acto, se compromete a:


MIIIÍIÏIÍIISIcomunidades salnllallles-Elia ¡le los alcaldes




trabajar junto con todos los sectores de la comunidad, para crear ámbitos
que promuevan la salud integral, tiendan al bienestar colectivo y a la gene-
ración de una comunidad cada día más saludable, a través de la participa-
ción activa y consciente de todos los miembros de la misma para el auto-
cuidado individual y colectivo propiciando:


Iniciar el proceso de constituirse en municipio saludable,
La construcción de entornos físicos y sociales saludables y seguros,
Un alto grado de participación de todos los sectores de la comunidad,


Alianzas y asociaciones con otros sectores que puedan contribuir a mejorar
la salud.


Ílllilllfl BOIIÍBIBIIGÍR Mundial Ill} PIIIIIIOGÍÓII lll} la Salllll
Promoción de la salud: Hacia una mayor equidad
Ciudad deMéxíco, México, 5-9 dejunio, 2000


De las ideas a la acción
Reunidos en la Ciudad de México con ocasión de la Quinta Conferencia
Mundial de Promoción de la Salud, los Ministros de Salud firmantes de la
presente Declaración:
1. Reconocemos que el logro del grado máximo de salud que se pueda alcan-


zar es un valioso recurso para el disfrute de la vida y es necesario para el
desarrollo social y económico y la equidad.


2. Consideramos que la promoción del desarrollo sanitario y social es un deber
primordial y una responsabilidad de los gobiernos, que comparten todos los
demás sectores de la sociedad.


3. Somos conscientes de que, en los últimos años, gracias a los esfuerzos per-
sistentes y conjuntos de los gobiernos y las sociedades, se han registrado
importantes mejoras sanitarias y progresos en la prestación de servicios de
salud en muchos países del mundo.


4. observamos que, a pesar de esos progresos, aún persisten muchos proble-
mas de salud que entorpecen el desarrollo social y económico y que, por
tanto, deben abordarse urgentemente para fomentar la equidad en el logro
de la salud y el bienestar.


S. Somos conscientes de que, al propio tiempo, las enfermedades nuevas y ree-
mergentes amenazan los progresos realizados en la salud.


6. Reconocemos que es urgente abordar los determinantes sociales, econórr1i-
cos y medioambientales de la salud y que esto requiere mecanismos refor-
zados de colaboración para la promoción de la salud en todos los sectores
y en todos los niveles de la sociedad.


7. Concluimos que la promoción de la salud debe ser un componente funda-
mental de las políticas y programas de salud en todos los países, en la bús-
queda de la equidad y de una mejor salud para todos.


8. Comprobamos que existen abundantes pruebas de que las buenas estrategias
de promoción de la salud son eficaces.


Habida cuenta de lo que antecede, suscribimos lo siguiente:


MIIIIÍBÍIIÍIISVWIIIIIIIÍIIÍIIIBS SEIIIIIINIIBS-fill III} los ¡IIGEIIIIIBS




Acciones
A. Situar la promoción de la salud como prioridad fundamental en las políticas y


programas de salud locales, regionales, nacionales e internacionales.
B. Ejercer el papel de liderazgo para asegurar la participación activa de todos los


sectores y de la sociedad civil en la aplicación de medidas de promoción de la
salud que refuercen y amplíen los vínculos de asociación en pro de la salud.


C. Apoyar la preparación de planes de acción de ámbito nacional para la promo
ción de la salud, recurriendo, si es necesario, a los conocimientos de la OMS y
de sus asociados en esta esfera Fsos planes variarán en función del contexto
nacional, pero se ajustarán a un marco basico que se acuerde en la Quinta
Conferencia Mundial de Promoción de la Salud, y que podra incluir, entre otros
aspectos, lo siguiente:
o La identificación de las prioridades de la salud y el establecimiento de


programas y políticas públicas sanos para atender dichas prioridades.
o El apoyo a la investigación que promueva los conocimientos sobre


prioridades determinadas.
o La movilización de recursos financieros y operacionales a fin de crear


capacidad humana e institucional para la elaboración, la aplicación, la
vigilancia y la evaluación de planes de acción de ambito nacional.


D. Establecer o fortalecer redes nacionales e internacionales que promuevan
la salud.


E. Propugnar que los organismos de las Naciones Unidas se responsabilicen de los
efectos en la salud de sus programas de desarrollo.


F. Informar a la Directora General de la Organización Mundial de la Salud, para los
fines del informe que ésta presentará al Consejo Ejecutivo en su l07a reunión,
de los progresos realizados en la ejecución de las acciones arriba mencionadas.


Firmado en la CiudaddeMeïxico, el5 dejunio de2000, en árabe, chino, español,
¡francés inglés portuguésy miso, versiones todas ellas igualmente auténticas


Ileclaración ¡le Medellín. 1999
"Mejor calidad de vida para los habitantes de las Américas
en el Siglo XXI"


El movimiento de Municipios y Comunidades Saludables en las Américas, com-
prometido con los principios de equidad, solidaridad y convivencia, planteados
en la Carta de Ottawa (1986), reafirmados en la Declaración de Santafé de
Bogotá (1992) y con los aportes de los Congresos de Brasil (1996) y México
(1997), ha cumplido un papel muy importante en la búsqueda de nuevas formas
de impulsar la ambiciosa meta de Salud Para Todos, el desarrollo humano sos-
tenible y el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes de esta región
del mundo.


De igual modo, ha contribuido a fortalecer la autonomía de los niveles locales y los
vínculos entre los países. No obstante, es urgente continuar los esfuerzos para que
los municipios y comunidades locales avancen hacia el Siglo XXI con propuestas
claras y precisas para alcanzar un mayor desarroflo con equidad social.
El lII Congreso de las Américas de Municipios y Comunidades Saludables, reu-
nido en Medellín, Colombia, del 8 al 12 de marzo de 1999 y


MIIIÍBÍIIÍIISI IIIIÍIIEIIIIIIIHIIIBS-[ill III} IIIS ¡IIIIIIBS




Considerando:
l. Que los componentes del desarrollo humano y la calidad de vida estan ínti-


mamente relacionados con los derechos y deberes ciudadanos reconocidos
en todos los países de América.


Que el mejoramiento de la calidad de vida requiere del compromiso de los
diferentes actores del desarrollo y de acciones multisectoriales e interinstitu-
cionales.


Que el municipio es la unidad política — administrativa desde donde se cons-
truyen las relaciones gobierno — ciudadano y donde se deben resolver las
necesidades básicas, para una vida digna y productiva, y que es el principal
responsable de las políticas sociales.
Que la situación existente en nuestros países indica que se Hega al nuevo
milenio con los siguientes desafíos:
o Alcanzar la eqaidady la igualdad de derechos, para reducir efectiva-
mente toda forma de exclusión social.
o Dirigir con sentido social la reactivación del desarrollo económico,
teniendo presente que éste, debe ser para beneficio del ser humano, cuyos
derechos no pueden menoscabarse en aras de un crecimiento económico
como fin último.
o Establecer una nueva forma de relación de las personas con elambien-
te de tal manera que se logre avanzar en la protección y conservación de los
recursos naturales, en función del desarrollo humano sostenible.
o la búsqueda de la convivencia basada en el respeto efectivo de los
derechos humanos, que reconstruya el tejido social, con base en la toleran-
cia, equidad y la solidaridad, como una forma de enfrentar los diferentes
tipos de violencia, en nuestros países.
- Alcanzar la eficiencia en la gestión local frente al desarrollo municipal,
teniendo en cuenta la globalización y la urgente necesidad de combatir la
corrupción.


Que el fin último de los municipios y comunidades saludables, es hacer posi-
ble que los seres humanos alcancen su derecho a ser cada vez más saluda-
bles y a tener mejor calidad de vida en el Siglo XXI.


Declaran
l. Fortalecer en el ámbito local, la implementación de planes de desarrollo,


como elemento integrador de las comunidades, los actores privados y públi-
cos, en un ejercicio pennanente de concertación, orientado a mejorar las
condiciones de vida de la población, con perspectiva de género y una racio-
nal y eficiente utilización de los recursos.
Diseñar a implementar políticas públicas saludables en el ámbito local, de
educación, empleo, vivienda, salud, nutrición, paz, convivencia, calidad del
transporte, servicios públicos, utilización adecuada del espacio público, el
ambiente; entre otras, que busquen el mejoramiento de las condiciones de
vida de la población, a partir de sus necesidades y en el marco de las políti-
cas internacionales y nacionales.


Empoderar a las comunidades y a la institución municipal, consolidando los
procesos de descentralización, en busca de la autonomía, la autogestión y el
aprovechamiento de sus potencialidades, frente a los retos de la globalización.


MIIIIÍBÍIIÍIISVWIIIIIIIÍIIÍIIIBS SEIIIIIINIIBS-fill III} los ¡IIGEIIIIIBS




4. Promover la búsqueda de nuevos modelos económicos o la revisión y modifi-
cación del actual, que permita la reactivación y el crecimiento económico,
para garantizar la equidad social, el acceso Imiversal a los servicios, a los des-
arrollos tecnológicos y a los adelantos científicos y culturales.


5. Fortalecer programas en el ámbito local para la protección y conservación del
ambiente y la concientización de los peligros de su destrucción, con un claro
compromiso por su defensa.


6. Impulsar intervenciones multisectoriales en el ámbito municipal dirigidas
hacia los determinantes de los diferentes tipos de violencia, basadas en la
defensa de los derechos humanos y como prácticas de la convivencia pacífica
con tolerancia y reconocimiento de la diferencia.


7. Contribuir desde el ámbito local a combatir la corrupción y construir la ética
civil, rectora de las diferentes fonnas de relación entre las personas, las orga-
nizaciones y las instituciones.


8. Desarroflar metodologías para la evaluación de los procesos y de los proyec-
tos de municipios y comunidades saludables que tengan en cuenta el contex-
to social, político, cultural y epidemiológico en que se desarrollan, y que seña-
len su impacto sobre la inequidad local.


9. Procurar la convergencia de movimientos del ámbito municipal de las
Américas, que tienen metas comunes, orientadas al mejoramiento de la cali-
dad de vida, utilizando el concepto holístico de la salud como eje conductor.


Los participantes en este congreso, presentan su solidaridad con los municipios
de América que han sufrido graves catástrofes, especialmente en Centroamérica, a
por el Huracán Mitch, y en Colombia por el terremoto del eje cafetero, y los esti-
mulan para encontrar en la estrategia de Municipios Saludables, una inspiradora
posibilidad de recuperación del bienestar comunitario.


La defensa del protagonismo y el respeto a los derechos y deberes de las
comunidades locales, debe dar el justo medio para que la sociedad del nuevo
siglo sea más equilibrada y justa.


Bnmnrnmisn ¡le Monterrev. 1993
En la ciudad de Monterrey, Nuevo León, México, del 15 al 17 de noviembre de 1995,
nos reunimos los Presidentes Municipales que firmamos el presente compromiso,
con el fin de analizar nuestros programas de salud, bienestar y desarrollo, para for-
talecerlos en el futuro inmediato.


La reunión permitió establecer un primer nivel de comunicación y colaboración
entre los diez municipios asistentes, con apoyo de las Direcciones Generales de
Fomento de la Salud y Medicina Preventiva, de la SSA, y de la Organización
Panamericana de la Salud (OPS).


Los participantes confinnamos la importancia de la relación entre la salud y el bien-
estar de la población de nuestros municipios, concluyendo que no podrahaber des-
arrollo pleno si no se han alcanzado previamente buenos niveles de salud, ni se
podrán alcanzar estos mientras persista la inequitativa distribución de los beneficios
del desarrollo.


El reto que nos plantea la interdependencia entre salud y desarrollo, es el de con-
ciliar los intereses del crecimiento económico con el anhelo social de bienestar
para todos, en el marco de respeto pleno a las tradiciones, cultura y soberanía de
nuestros pueblos.


MIIIÍBÍIIÍIISI IIIIÍIIEIIIIIIIHIIIBS-[ill III} IIIS ¡IIIIIIBS




Consideramos inaceptable cualquier tipo de desigualdad, sea por razones étni-
cas, sexuales, políticas, religiosas o socioeconómicas, por lo cual nuestro com-
promiso incluirá eliminar diferencias innecesarias e injustas, que limitan las
oportunidades de acceso a la salud y al bienestar.


Apartir de un concepto de salud como estado de completo bienestar físico, men-
tal y social y no solamente la ausencia de enfermedad, consideramos que los
requisitos de la salud establecidos en la Carta de Ottawa no han sido todavía
alcanzados por importantes sectores de nuestra población. Entre estos requisi-
tos, son fundamentales: la alimentación, los servicios básicos, la educación, la
vivienda, el ingreso, un ecosistema estable, la justicia social, la paz y la equidad.


En la realidad cotidiana de nuestros municipios, a las enfermedades asociadas a
la pobreza se han agregado, en las últimas décadas, aquellas derivadas del cre-
cimiento de las ciudades, la industrialización y la adopción indiscriminada de
hábitos y costumbres impuestos por la cultura del consumo.


Al lado de dolencias seculares como la desnutrición avanzan enfermedades del
corazón y cáncer. A estos problemas se suman los derivados de la violencia, fre-
cuentemente asociadas al consumo de alcohol y drogas, así como otros origina-
dos en la degradación ambiental y afecciones de nueva aparición, como el S]])A.


Somos conscientes de nuestro papel como responsables de los servicios bási-
cos, la seguridad pública, la cultura y la convivencia armónica de nuestras
colectividades y por ello estamos dispuestos a impulsar cada vez con mayor
énfasis, políticas y bandos municipales centrados en el bienestar humano, el
desarrollo integral de nuestros ayuntamientos y el mejoramiento del ambiente
que compartimos.


Sin olvidar la importancia de los servicios médicos, indispensables en cantidad
y calidad suficiente, para atender las necesidades de la población en la curación
en enfermedades, enfatizamos la prioridad de una infraestructura de santa-
miento y servicios, cuya procuración dará a nuestras acciones un sustento pre-
ventivo y de promoción de la salud, dirigida a todos, con preferencia a los sec-
tores mas pobres y los grupos más vulnerables de nuestras dernarcaciones.


La salud incumbe a toda población, por lo cual orientaremos las acciones a for-
talecer una cultura de la salud en la sociedad, promoviendo su participación
plena en las decisiones. Por encima de las barreras que limitan el ejercicio
democrático, potenciaremos su capacidad para intervenir en laproducción indi-
vidual y social de las condiciones del bienestar y en la solución colectiva de los
problemas de salud pública.


El desarrollo sostenible que proponemos tomará en cuenta no solamente el
bienestar de las generaciones presentes sino, también, el de las futuras, cuyas
condiciones materiales y ambientales procuraremos defender y mejorar, en
compromiso con las condiciones del medio ambiente, su protección y su con-
servación hacia el futuro.


En síntesis, nuestro enfoque es positivo, ya que al identificar la salud con el
bienestar, la percibimos como fuente de riqueza en la vida cotidiana y como
asunto que concierne a todos los sectores y no solamente al de salud, por lo
cual propiciaremos en todo momento la responsabilidad compartida y la
acción intersectorial.


Después de analizar las múltiples acciones posibles, concordamos en que, de
acuerdo a prioridades que democráticamente se decidan en cada municipio,
estos son los principales campos de trabajo:


MIIIIÍBÍIIÍIISVWIIIIIIIÍIIÍIIIBS SEIIIIIINIIBS-fill III} los ¡IIGEIIIIIBS




1. Alimentación accesible, variada, adecuada, completa, higiénica y regular.


2. Saneamiento básico: dotación de agua potable, drenaje, alcantarillado y tra-
tamiento de aguas servidas. Disposición de basura. Control de animales
nocivos y transmisores.


3. Fuentes de trabajo seguro, remunerativo y para proveer la satisfacción y el
desarrollo personal y profesional.


4. Construcción y mejoramiento de la vivienda. Regulación y reordenamiento
urbano.


5. Fomento de un estilo de vida saludable: higiene del cuerpo, los alimentos y
la vivienda. Estímulo al ejercicio físico. Combate al tabaquismo, alcoholismo
y otras adicciones. Uso adecuado del tiempo libre.


6. Seguridad y protección civil con par1icipación ciudadana organizada.
Educación para la prevención de accidentes y la prestación de primeros
auxilios. Preparación para situaciones de desastre.


7. Promoción y apoyo a la educación, la alfabetización y la educación de ad11l-
tos. Incremento y difusión de la cultura y costumbres locales.


8. Cuidado, protección y mejoramiento del medio. Conservación de flora y
fauna. Combate a la contaminación de toda índole.


9. Atención a grupos especiales: población materno infantil, ancianos, niños y
jóvenes de la calle. Población indígena. jornaleros migrantes.


10. Rescate y aprovechamiento de la medicina tradicional y su vinculación con
la mstitucional. a


Finalmente, con el propósito de que nuestras experiencias, positivas y negati-
vas, sean conocidas y aprovechadas por otros ayrmtamientos con las mismas
preocupaciones, decidimos unánimemente iniciar la conformación de una Red
Nacional de Municipios por la Salud, que aborde y difunda los temas y pro-
yectos relacionados con la salud de la población.
Para asegurar el éxito de esta propuesta, nos comprometemos, junto con las
instituciones que nos apoyan, a cumplir las siguientes tareas:
1 Por parte de los Presidentes Municipales:
1.1 Refrendar públicamente nuestra voluntad de desarrollar políticas saludables


que identifiquen al nuestro como un Municipio por la Salud.
1.2 Concertar la participación de la sociedad civil a identificar y promover iniciati-


vas individuales, de grupo y sociales, favorables a la salud, con la incorporación
de los sectores que aportan al bienestar y al desarrollo integral del municipio.


1.3 Promover y ejecutar acciones y proyectos democráticamente definidos, basa-
dos en diagnósticos sólidos, en ejecuciones viables y con resultados percepti-
bles por la comunidad.


1.4 Difundir los contenidos y propósitos de las acciones y proyectos, con el fin
de mejorar el nivel de educación sanitaria de la población, para crear una
cultura de la salud positiva y participativa


1.5 Estimular la incorporación de otros municipios a la red mediante la comuni-
cación de experiencias y la realización de visitas a los proyectos en desarrollo.


1.6 Participar dinámicamente en las actividades de la Red Nacional de
Municipios por la Salud, beneficiándose de los derechos y cumpliendo las
obligaciones de miembro asociado.


MIIIÍBÍIIÍIISI unidadIIIIHIIIBS-fill III} IIIS ¡IIIIIBS




2. Por parte de las instituciones de apoyo:
2.1 Conformar una oficina de apoyo a la Red con funciones de coordinación,


acreditación, difusión, capacitación, asesoría, seguimiento y evaluación.


2.2 Conformar un banco de información sobre la Red y sus proyectos, para
apoyar su desarrollo y expansión.


2.3 Promover reuniones periódicas entre los municipios de la Red y otros inte-
resados, para consolidar su estructura y facilitar el intercambio de expe-
riencias.


2.4 Promover y facilitar una relación activa con municipios y redes de otros
países.


Acuerdo ¡le Boca del nin. 1991
Acuerdo de creación de la Asociación Latinoamericana de Redes
Nacionales de Municipios y Comunidades Saludables


Reunidos en la ciudad de Boca del Río, Veracruz, México, en oportunidad de
la realización del II Congreso latinoamericano de Municipios y Comunidades
Saludables, los representantes de los organismos y países que firmamos este
documento, considerando:
1. Que el movimiento de municipios y comunidades saludables ha mostrado


las grandes ventajas que tiene en la búsqueda de mejores condiciones de
salud para nuestras comunidades,


2. Que representa un medio eficiente y de bajo costo para propiciar el inter-
cambio de experiencias y el desarrollo de proyectos locales de promoción
de la salud,


3. Que se trata, de una iniciativa noble y valiosa que debería sostenerse,
ampliarse y consolidarse en la región latinoamericana,


ACORDAMOS crear laAsociación Latinoamericana de Redes Nacionales deMuni-
cipios y Comunidades Saludables, que tendrá entre sus principales objetivos:


-Apoyar la consolidación de las redes nacionales de los países
integrantes;
-Propiciar la formación de redes nacionales en los países de la región;
-Buscar los mecanismos para la continuidad y sostenibilidad del
movimiento;
-Establecer los foros y mecanismos para el permanente intercambio de
experiencias y el desarrollo de proyectos de promoción de la salud en
el ámbito municipal.


Con miras a la elaboración de un documento conceptual y normativo de las
actividades de la Asociación, se constituye un Comité Coordinador formado
por:
Costa Rica; Cuba; México; Panamá; Venemela; OPS Washington, DC.


La sede y la coordinación de este Comité se otorga a México, con el com-
promiso de consolidar los objetivos y acciones para los cuales fue confor-
mado.


Relación de Personas Firmantes del Acuerdo de Creación de la Asociación
Latinoamericana de Redes Nacionales de Municipios y Comunidades
Saludables:


Por Argentina: Horacio Pracilio
Por Bolivia: Luis Mamani Zambrana
Por Chile: Nora Donoso Valenzuela


MIIIIÍBÍIIÍIISVWIIIIIIIÍIIÍIIIBS SEIIIIIINIIBS-fill III} los ¡IIGEIIIIIBS




Por Colombia: Apóstol Murillo Espitia
Por Costa Rica: Roy Antonio Rojas Vargas
Por Cuba: Rosaide Ochoa Soto
Por Ecuador: Rodrigo Garcia
Por El Salvador: José Luis Castañeda Soto
Por Guatemala: Gustavo A. Martinez Palma
Por Honduras: Leah Galindo
Por México: Javier Urbina Soria
Por Nicaragua: Gerardo Jose Miranda Obregón
Por Panamá: Manuel Pardo
Por Paraguay: Rosa Javaloyes de Rojas
Por Perú: Fernando Andrade Carmona
Por República Dominicana: Maireni Gautreau
Por Uruguay: Enzo A. Lima Porley
Por Venezuela: Rutilio Colmenares Pérez
Por OPS/Washington, DC: María Teresa Cerqueira


Boca del Río, Veracruz, México, a 16 de octubre de 1997.


Ileclaraciún ¡le Guatemala
NOSOTROS, Representantes y delegados de Municipios, Asociaciones
Municipales, Institutos de Fomento Municipal, Institutos de Investigaciones en
Salud e invitados del hermano país de México, en el contexto de la “Primera
reunión Centroamericana de Municipios Saludables”, realizada en la ciudad
de Antigua Guatemala, del 28 al 31 de octubre de 1996, formulamos la
siguiente DECLARACIÓN, dirigida a incentivar y fortalecer la implementación
de la estrategia de Municipios saludables en Centroamérica.
CONSIDERANDO
Primero: El proceso de integración subregional y de reforma y modernización


de las sociedades centroamericanas, en curso;


Segundo: El creciente protagonismo de los gobiernos locales de la subregión
a favor de la promoción y protección de la vida y el bienestar de sus
ciudadanos;


Tercero: La existencia de experiencias exitosas de municipios saludables en
los países centroamericanos, conocidas por nosotros en el transcur-
so de esta reunión;


Cuarto: La experiencia adquirida por el hermano país méxico en la irnple—
mentación de la estrategia de municipios saludables, incluyendo la
organización y funcionamiento de redes a nivel nacional y estatal,
que consideramos beneficiosa como referencia para la experiencia
centroamericana.


DECLARAMOS:
Primero: Que reconocemos en la estrategia de Municipios saludables una vía


para colocar la vida y el bienestar de los ciudadanos en el centro del
desarrollo municipal;


Segundo: Que su implementación en Centroamérica contribuye al desarrollo
humano local, y por ende a incentivar la equidad y el ejercicio
responsable de la ciudadanía en el entorno municipal;


Tercero: Que entendemos la salud como un producto social que deviene de la
acción concertada de los gobiernos locales, personalidades y líderes


MIIIÍBÍIIÍIISI unidadIIIIHIIIBS-fill III} IIIS ¡IIIIIBS




de diferente índole, organismos no gubernamentales y otras ins-
tancias de la sociedad civil, así como de la colaboración de la
comunidad donante internacional;


Cuarto: Que es necesario que los países centroamericanos preparen
planes de acción para la implementación de esta iniciativa, que
cuenten con la legitimidad, viabilidad política y técnicas factibles,
necesarias y suficientes;


Quinto: Que como un elemento catalizador y animador de la implementa-
ción de la estrategia en nuestros países, es necesario contar, entre
otros recursos, con un “Proyecto Subregional de Desarrollo de la
Iniciativa de Municipios Saludables en Centroamérica”;


Sexto: Que OPS/OMS debe asumir la responsabilidad técnica del diseño
del proyecto anteriormente mencionado, realizando en el ámbito
subregional la conducta del caso con los representantes de los
países centroamericanos y tomando en consideración los insumos
que para estos fines los países han obtenido durante la reunión,
descritos en el Anexo N.01;


Septimo: Que OPS/OMS, adicionalmente, debe continuar cooperando con
los gobiernos centroamericanos en la implementación de la
iniciativa en los países y el intercambio de experiencias acerca de
municipios saludables entre los mismos.


Dada en la ciudad de Antigua, Guatemala, a 1 de noviembre de 1996.


ÜOIIVBIIGÍÓII
fllllBfÍGfllIfl 80MB IIBIBBÍIIIS IIIIIIIRIIDS


(suscrita en San José de Costa Rica el 22 de noviembre de 1969,
en la Conferencia Especializada Interamericana sobre Derechos
Humanos)
La versión completa de este documento se encuentra disponible en kz
biblioteca de derechos bummios de la Universidad de Sao Paulo:
btlgbd/wwwdireitosbunmiios. usp. br/documentos/Ifrdtados/oezzbtml


Artículo 4. Derecho a la Vida
1. Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará


protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción.
Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente.


2. En los países que no han abolido la pena de muerte, ésta sólo podrá
imponerse por los delitos más graves, en cumplimiento de sentencia eje-
cutada por el tribunal competente y de conformidad con una ley que esta-
blezca tal pena, dictada con anterioridad a la comisión del delito.
Tampoco se extenderá su aplicación a delitos a los cuales no se la aplique
actualmente.


90 No se restablecerá la pena de muerte en los Estados que la han abolido.
3* En ningún caso se puede aplicar la pena de muerte por delitos políticos ni


comunes conexos con los políticos.


. No se impondrá la pena de muerte a personas que, en el momento de la
comisión del delito, tuvieren menos de dieciocho años de edad o más de
setenta, ni se le aplicará a las mujeres en estado de gravidez.


MIIIIÍBÍIIÍIISVWIIIIIIIÍIIÍIIIBS SEIIIIIINIIBS-fill III} los ¡IIGEIIIIIBS




6. Toda persona condenada a muerte tiene derecho a solicitar la amnistía, el
indulto o la conmutación de la pena, los cuales podrán ser concedidos en
todos los casos. No se puede aplicar la pena de muerte mientras la solicitud
esté pendiente de decisión ante autoridad competente.


Artículo 5. Derecho a la Integridad Personal
1. Toda persona tiene derecho a que se respete su integridad física, psíquica y


moral.
2. Nadie debe ser sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o


degradantes. Toda persona privada de libertad será tratada con el respeto
debido a la dignidad inherente al ser humano.


3. La pena no puede trascender de la persona del delincuente.
4. Los procesados deben estar separados de los condenados, salvo en circuns-


tancias excepcionales, y serán sometidos a un tratamiento adecuado a su
condición de personas no condenadas.


5. Cuando los menores puedan ser procesados, deben ser separados de los
adultos y llevados ante tribunales especializados, con la mayor celeridad
posible, para su tratamiento.


6. Las penas privativas de la libertad tendrán como finalidad esencial la refor-
ma y la readaptación social de los condenados.


Artículo 7. Derecho a la Libertad Personal
1. Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad personales.
2. Nadie puede ser privado de su libertad física, salvo por las causas y en las con-


adiciones fijadas de antemano por las Constituciones Políticas de los Estados par-
tes o por las leyes dictadas confonne a ellas.


3. Nadie puede ser sometido a detención o encarcelamiento arbitrarios.


4. Toda persona detenida o retenida debe ser informada de las razones de su
detención y notificada, sin demora, del cargo o cargos formulados contra eHa


5. Toda persona detenida o retenida debe ser llevada, sin demora, ante un juez u
otro funcionario autorizado por la ley para ejercer funciones judiciales y tendra
derecho a ser juzgada dentro de un plazo razonable o a ser puesta en libertad,
sin perjuicio de que continúe el proceso. Su libertad podrá estar condicionada
a garantías que aseguren su comparecencia en el juicio.


6. Toda persona privada de libertad tiene derecho a recurrir ante un juez o tribu-
nal competente, a fin de que éste decida, sin demora, sobre la legalidad de su
arresto o detención y ordene su libertad si el arresto o la detención fueran ile-
gales. En los Estados partes cuyas leyes prevén que toda persona que se viera
amenazada de ser privada de su libertad tiene derecho a recurrir a un juez o tri-
bunal competente a fin de que éste decida sobre la legalidad de tal amenaza,
dicho recluso no puede ser restringido ni abolido. Los recursos podran inter-
ponerse por sí o por otra persona.


7. Nadie será detenido por deudas. Este principio no limita los mandatos de autori-
dad judicial competente dictados por incumplimientos de deberes alimentarios.


Artículo 17. Protección a la Familia
1. La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y debe ser pro-


tegida por la sociedad y el Estado.


2. Se reconoce el derecho del hombre y la mujer a contraer matrimonio y a fun-


MIIIÍBÍIIÍIISI IIIIÍIIEIIIIIIIHIIIBS-[ill III} IIIS ¡IIIIIIBS




dar una familia si tienen la edad y las condiciones requeridas para ello por
las leyes internas, en la medida en que éstas no afecten al principio de no
discriminación establecido en esta Convención.


3. El matrimonio no puede celebrarse sin el libre y pleno consentimiento de
los contrayentes.


4. Los Estados partes deben tomar medidas apropiadas para asegurar la
igualdad de derechos y la adecuada equivalencia de responsabilidades de
los cónyuges en cuanto al matrimonio, durante el matrimonio y en caso de
disolución del mismo. En caso de disolución, se adoptarán disposiciones
que aseguren la protección necesaria de los hijos, sobre la base única del
interés y conveniencia de ellos.


5. La ley debe reconocer iguales derechos tanto a los lujos nacidos fuera de
matrimonio como a los nacidos dentro del mismo.


Artículo 19. Derechos del Niño
Todo niño tiene derecho a las medidas de protección que su condición de
menor requiere por parte de su familia, de la sociedad y del Estado.


Artículo 25. Protección Judicial
1. Toda persona tiene derecho a un recurso sencillo y rápido o a cual-


quier otro recurso efectivo ante los jueces o tribunales competentes,
que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales
reconocidos por la Constitución, la ley o la presente Convención, aun
cuando tal violación sea cometida por personas que actúen en ejerci-


54 cio de sus funciones oficiales.
2. Los Estados partes se comprometen:


a. a garantizar que la autoridad competente prevista por el sistema
legal del Estado decidirá sobre los derechos de toda persona que
interponga tal recurso;


b. a desarrollar las posibilidades de recurso judicial, y


c. a garantizar el cumplimiento, por las autoridades competentes, de
toda decisión en que se haya estimado procedente el recurso.


Esta convención ha sidofirmadaporAmenI/‘ina, Barbms, Bolivia, Brasil,
Chile, Colombia, CostaRica, Dominica RepublicaDominicana, Eciiador;
El Salvador, Grenada, Cuatemakz, Haiti’, Honduras, jamaica, México,
Nicaragua, Panama’, Paraguay, Perú, Suriname, Trinidad y Tobago,
Estados Unidos, Uruguayy Venezuela, y han sido ratificadaspor todos los
paises arriba mencionados con excepción de Estados Unidos. Argentina,
Barbados, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, República
Dominicana, Ecuador; El Salvmr; Guatemala, Haiti’, Honduras, México,
Nicaragua, Panama’, Paraguay, Peru’, Suriname, Trinidad y Tobago,
Uruguay y Venezuela han aceptado adicionalmente lajurisdicción de kz
Corte Interamericana de los Derechos Humanos, localizada en SanJosé,
Costa Rica.


MIIIIÍBÍIIÍIISVWIIIIIIIÍIIÍIIIBS SEIIIIIINIIBS-fill III} los ¡IIGEIIIIIBS




Pfllllllïlllll HIIÍGÍDIIHI a la ÜIIIIVBIIBÍÓII IIIIIBIÍBEIIIB


EGIIIIÓIIIÍGOS SDBÍBÍES H ÜIIIIIIHIIES "PIOMGOIDI I
(¡I! San Salïflllllf"
La versión completa de este documento se encuentra disponible
en la biblioteca de derechos humanos de la Universidad de Sao Paulo:
bItpJ/wiuittdireitosbumdnos.usp. br/documentos/trdtddos/oea/protocolo
_adici0nal_direitorsjconomicosocidis.btml


Artículo 9. Derecho a la seguridad social
l. Toda persona tiene derecho a la seguridad social que la proteja contra las con-


secuencias de la vejez y de la incapacidad que la imposibilite física o mental-
mente para obtener los medios para llevar una vida digna y decorosa. En caso
de muerte del beneficiario, las prestaciones de seguridad social serán aplica-
das a sus dependientes.


Z. Cuando se trate de personas que se encuentran trabajando, el derecho a la
segnidad social cubrirá al menos la atención médica y el subsidio o jubilación
en casos de accidentes de trabajo o de enfermedad profesional y, cuando se
trate de mujeres, licencia retribuida por matemidad antes y después del parto.


Artículo 10. Derecho a la salud
l. Toda persona tiene derecho a la salud, entendida como el disfrute del más


alto nivel de bienestar físico, mental y social.


Z. Con el
fin de hacer efectivo el derecho a la salud los Estados partes se com-


prometen a reconocer la salud como un bien público y particularmente a
adoptar las siguientes medidas para garantizar este derecho:
a. la atención primaria de la salud, entendiendo como tal la asistencia


sanitaria esencial puesta al alcance de todos los individuos y familiares
de la comunidad;


b. la extensión de los beneficios de los servicios de salud a todos los
individuos sujetos a la jurisdicción del Estado;


c. la total inmunización contra las principales enfermedades infecciosas;


d. la prevención y el tratamiento de las enfermedades endémicas, profe-
sionales y de otra índole;


e. la educación de la población sobre la prevención y tratamiento de los
problemas de salud, y


f. la satisfacción de las necesidades de salud de los grupos de más alto
riesgo y que por sus condiciones de pobreza sean más vulnerables.


Artículo ll. Derecho a un ambiente saludable
l. Toda persona tiene el derecho a vivir en un ambiente saludable y tener acce-


so a servicios públicos básicos.


Z. Los estados partes deberán promover la protección, preservación y el mejo-
ramiento del medio ambiente.


Artículo 12. Derecho a la alimentación
l. Toda persona tiene derecho a una nutrición adecuada que le asegire la posi-


bilidad de gozar del más alto nivel de desarrollo físico, emocional e intelectual.


Z. Con el objeto de hacer efectivo este derecho y a erradicar la desnutrición, los
Estados partes se comprometen a perfeccionar los métodos de producción,


MIIIÍBÍIIÍIISI unidadIIIIHIIIBS-[ill lll} IIIS ¡IIIIIIBS




aprovisionamiento y distribución de alimentos, para lo cual se comprome-
ten a promover una mayor cooperación internacional en apoyo de las polí-
ticas nacionales sobre la materia.


Artículo 15. Derecho a la constitución y protección de la familia
l. La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y debe ser


protegida por el Estado, quien deberá velar por el mejoramiento de su situa-
ción moral y material.


2. Toda persona tiene derecho a constituir familia, el que ejercerá de acuerdo
con las disposiciones de la correspondiente legislación interna.


3. Los Estados partes mediante el presente Protocolo se comprometen a brin-
dar adecuada protección al grupo familiar y en especial a:
a. conceder atención y ayuda especiales a la madre antes y durante un


lapso razonable después del parto;
b. garantizar a los niños una adecuada alimentación, tanto en la época de


lactancia como durante la edad escolar;


c. adoptar medidas especiales de protección de los adolescentes a fin de
garantizar la plena maduración de sus capacidades física, intelectual
y moral;


d. ejecutar programas especiales de formación familiar a fin de contribuir
a la creación de un ambiente estable y positivo en el cual los niños
perciban y desarrollen los valores de comprensión, solidaridad, respe-
to y responsabilidad.


Artículo 17. Protección de los ancianos
Toda persona tiene derecho a protección especial durante su anciar1idad. En tal
cometido, los Estados partes se comprometen a adoptar de manera progresiva las
medidas necesarias a fin de llevar este derecho a la práctica y en particular a:


a. proporcionar instalaciones adecuadas, así como alimentación y
atención médica especializada, a las personas de edad avanzada que
carezcan de ella y no se encuentren en condiciones de proporcio-
nársela por sí mismas;


b. ejecutar programas laborales específicos destinados a conceder a
los ancianos la posibilidad de realizar una actividad productiva
adecuada a sus capacidades respetando su vocación o deseos;


c. estimular la formación de organizaciones sociales destinadas a mejo-
rar la calidad de vida de los ancianos.


Artículo 18. Protección de los minusválidos
Toda persona afectada por una disminución de sus capacidades físicas o menta-
les tiene derecho a recibir una atención especial con el fin de alcanzar el
mo desarrollo de su personalidad. Con tal fin, los Estados partes se comprome-
ten a adoptar las medidas que sean necesarias para ese propósito y en especial a:


a. ejecutar programas específicos destinados a proporcionar a los minu-
sválidos los recursos y el ambiente necesario para alcanzar ese objetivo,
incluidos programas laborales adecuados a sus posibilidades y que
deberán ser libremente aceptados por ellos o por sus representantes
legales, en su caso;


b. proporcionar formación especial a los familiares de los minusválidos a fin
de ayudarlos a resolver los problemas de convivencia y converfirlos en
agentes activos del desarrollo físico, mental y emocional de éstos;


MIIIIÍBÍIIÍIISVWIIIIIIIÍIIÍIIIBS SEIIIIIINIIBS-fill III} los ¡IIGEIIIIIBS




c. incluir de manera prioritaria en sus planes de desarrollo urbano la consi-
deración de soluciones a los requerimientos específicos generados por las
necesidades de este grupo;


d. estimular la fonnación de organizaciones sociales en las que los
dos puedan desarrollar una vida plena.


Este documento, conocido como “Protocolo de San Salvador”fuefirmado
por Agentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cbile, República
Dominicana, Ecuador; El Salvador; Guatemala, Haiti’, México, Nicaragua,
Panama’, Paraguay, Perú, Suriname, Uruguayy Venezuela. Esteprotocolofue
ratificadoporBrasil, Colombia, Costa Rica, ElSalvador, Guatemala, México,
Panama’, Paraguay, Surinamey Uruguay.


convención sobre los Derechos del Niño.Mi. nea
44/25. anexo, 44 un. enen Sunn. (no. 491 n. 161, llllll
"00.MMÍ49
la versión completa de este documento se encuentra disponible en la bibliote-
ca de derechos bumanos de la UniversidaddeMinnesotay esta’ en el Internet:
bItpJ/wunvl.umn.edu/bumanrïsfinstree/spanisb/slücrabtml
Artículo 23
1. Los Estados Partes reconocen que el niño mental o físicamente impedido


deberá disfrutar de una vida plena y decente en condiciones que aseguren
su dignidad, le permitan llegar a bastarse a sí mismo y faciliten la partici-
pación activa del niño en la comunidad.


a2. Los Estados Partes reconocen el derecho del niño impedido a recibir cui-
dados especiales y alentarán y asegurarán, con sujeción a los recursos dis-
ponibles, la prestación al niño que reúna las condiciones requeridas y a
los responsables de su cuidado de la asistencia que se solicite y que sea
adecuada al estado del niño y a las circunstancias de sus padres o de otras
personas que cuiden de él.


3. En atención a las necesidades especiales del niño impedido, la asistencia
que se preste conforme al párrafo Z del presente artículo será gratuita
siempre que sea posible, habida cuenta de la situación económica de los
padres o de las otras personas que cuiden del niño, y estará destinada a
asegurar que el niño impedido tenga un acceso efectivo a la educación, la
capacitación, los servicios sanitarios, los servicios de rehabilitación, la pre-
paración para el empleo y las oportunidades de esparcimiento y reciba
tales servicios con el objeto de que el niño logre la integración social y el
desarrollo individual, incluido su desarrollo cultural y espiritual, en la
máxima medida posible.


4. Los Estados Partes promoverán, con espíritu de cooperación internacional,
el intercambio de información adecuada en la esfera de la atención sani-
taria preventiva y del tratamiento médico, psicológico y funcional de los
niños impedidos, incluida la difusión de información sobre los métodos
de rehabilitación y los servicios de enseñanza y formación profesional, así
como el acceso a esa información a fin de que los Estados Partes puedan
mejorar su capacidad y conocimientos y ampliar su experiencia en estas
esferas. A este respecto, se tendrán especialmente en cuenta las necesidades
de los países en desarrollo.


MIIIÍBÍIIÍIISI unidadIIIIHIIIBS-[ill lll} IIIS ¡IIIIIIBS




Artículo Z4
l. Los Estados Partes reconocen el derecho del niño al disfrute del más alto nivel


posible de salud y a servicios para el tratamiento de las enfermedades y la
rehabilitación de la salud. Los Estados Partes se esforzaran por asegurar que
ningún niño sea privado de su derecho al disfrute de esos servicios sanitarios.


2. Los Estados Partes aseguraran la plena aplicación de este derecho y, en par-
ticular, adoptarán las medidas apropiadas para:
a) Reducir la mortalidad infantil y en la niñez;


b) Asegurar la prestación de la asistencia médica y la atención sanitaria que
sean necesarias a todos los niños, haciendo hincapié en el desarrollo de
la atención primaria de salud;


c) Combatir las enfermedades y la malnutrición en el marco de la atención
primaria de la salud mediante, entre otras cosas, la aplicación de la
tecnología disponible y el suministro de alimentos nutritivos adecuados
y agua potable salubre, teniendo en cuenta los peligros y riesgos de
contaminación del medio ambiente;


d) Asegurar atención sanitaria prenatal y postnatal apropiada a las madres;


e) Asegurar que todos los sectores de la sociedad, y en particular los padres
y los niños, conozcan los principios básicos de la salud y la nutrición de
los niños, las ventajas de la lactancia materna, la higiene y el saneamiento
ambiental y las medidas de prevención de accidentes, tengan acceso a la
educación pertinente y reciban apoyo en la aplicación de esos
conocimientos;


f) Desarrollar la atención sanitaria preventiva, la orientación a los padres y
la educación y servicios en materia de planificación de la familia.


3. Los Estados Partes adoptarán todas las medidas eficaces y apropiadas posi-
bles para abolir las prácticas tradicionales que sem perjudiciales para la
salud de los niños.


4. Los Estados Partes se comprometen a promover y alentar la cooperación
internacional con miras a lograr progresivamente la plena realización del
derecho reconocido en el presente ar1ículo. A este respecto, se tendrán ple-
namente en cuenta las necesidades de los países en desarrollo.


Artículo Z5
Los Estados Partes reconocen el derecho del niño que ha sido internado en un
establecimiento por las autoridades competentes para los fines de atención,
protección o tratamiento de su salud física o mental a un examen periódico del
tratamiento a que esté sometido y de todas las demás circunstancias propias de
su internación.


La Convención de los Derechos del Niño, fue ratificada por 191 paises.
Solamente dos países no la ratificaron: Los Estados Unidos y Somalia,
ambos ban nzanzfiastado sa intención de ratificar la Convención.


MIIIIÍBÍIIÍIISVWIIIIIIIÍIIÍIIIBS SEIIIIIINIIBS-fill III} los ¡IIGEIIIIIBS




nenresentaciones
dela GPSI/(IMS
en los nalses,
centros
cnlahoradores
v nenes
Internacionales.
Nacionales v
locales ¡le
Municinins v
comunidades
Saludables


MIIIIÍCÍIÍÍIIS V IIIIIIIIIIIÍIÍHIÍBS SHIIIIIHIIIBS- GIIÍaaaaaaaaaaaaBS




'¡Ir¡..¡.


J .
. fi l


e‘?!
, __


d.


-0


W


Ji
d


z
__ |¡o _" '


t"
f‘;


_ :. _. L- . 11-. ¿aaa .
_ 4- __ .


i‘ ind '¡’ . «i _., y
a ".7 f: '-.-.,¡n. - — _._.¡ .1: L f.' J ' —.¡ .ï' "' '19' .. rd


Municinios ll comunidades saludahles-fill ¡le los allnles




l


Ilenresentaciones ¡le la BPS/HMS


Marcelo T. de Alvear 684, 4o. piso
1058 Buenos Aires, Argentina
Tel: 54-11-4312 5301
Fax: 54-11-43119151
Correo electrónico: info@ops.org.ar


Bahamas últiende también a
Turcasy Caicos)
Third Floor Curry House Building
Shirley Street
Royal Victoria Compound
Nassau, Bahamas
P.0. BOX N 4853
Tel: 1-242-3267390
Fax: 1-242-3267012


Barbados (Coordinación del
Programa en el Caribe, CPC)
Dayralls and Navy Garden Roads
Christ Church
Bridgetown, Barbados
P.0. Box 508
Tel: 1-246- 426-3860
Fax: 1-246- 436-9779
Atiende a:AntiguayBarbuda,
Barbados, Dominica, Grenada
Saint Kittsy Nevis, Santa Lucía,
San Vicentey las Granadinas.
Caribe Anguilla,
Islas Vírgenes Británicas,
Montserrat
Antillas Francesas: Guadalupe,
Martinica, SanMartíny
San Bartolome’, Guyana Francesa


Belice
No. 4 Eyre Street
Belize City, Belize
R0. Box 1834


MIIIÍIÏIIÏISIcomunidades salmlalles- Elia ¡le losfllïüles


Tel: 501-2-244885
Fax: 501-2-250917
Correo electrónico: paho@blt.net
Bolivia
Calle Victor Sanjinez No. 2678
Edificio Torre Barcelona Pisos 1, 6 y 7
Zona Sopocachi
La Paz, Bolivia
Casillas Postales 9790 y 2504
Tel: 591-2-2412313
Fax: 591-2-2412598
Internet: wwwopsorgbo


Brasil
Setor de Embaixadas Norte, Lote 19
70800-400 - Brasilia, D.F., Brasil
Caixa Postal 08-729
70912-970 - Brasilia, D.F., Brasil
Tel: 55-61-4269595
Fax: 55-61-3211922
Internet: wwwopasorgbr


canada
Canadian Society for International
Health (CSIH)
1 Nicholas St.
Suite N0. 1105
Ottawa, Ontario
Canada KlN 7137
Tel: 1-613-241-5785
Fax: 1613-241-3845
Correo electrónico: csih@fox.nstn.ca
Internet: wwwcsihorg


lillile
Avenida Providencia N0. 1017
Piso 4 y 5
Casilla 9459
Santiago, Chile
Tel: 562-264-9300
Fax: 562-264-9311




Gmomhh
Carrera 7 Nr. 74-21, Piso 9
Edificio Seguros Aurora
Santafé de Bogota, D.C.,
Colombia
Apartado Aéreo 253367
Tel: 57-1-347-8373
Fax: 57-1-254-7070
Correo electrónico: ops-col@
latinonetco


00813 “¡G3
Calle 16, Avenida 6 y 8
Distrito Hospital
San José, Costa Rica
Apartado 3745
Tel: 506-258-5810
Fax: 506-258-5830
Correo electrónico: e-mail@
cor-ops.org


cuna
Calle 4 No. 407, entre
17 y 19 Vedado
La Habana, Cuba
Apartado Postal 68
La Habana, Cuba
Tel: 53-7-55-2526
Fax: 53-7-662075
Correo electrónico: opscuba@ir1fo-
med.sld.cu


nenúlnlica Ilominicana
Edificio Cruz Roja y OPS/OMS
Calle Pepillo Salcedo,
2da. planta, Plaza de la Salud
Ensanche La F,
Santo Domingo,
República Dominicana
Apartado 1464
Tel: 809-562-1519
Fax: 809-544-0322
Correo electrónico: ops_dor@
codetel.net.do


Ecuador
Amazonas No. 2889 y
Mariana de Jesus
Quito, Ecuador
Tel: 593-2-2460-330
Fax: 593-2-2460-325
Correo electrónico:
eescobar@ecu.ops-oms.org


73 Avenida Sur No. 135
Colonia Escalón


San Salvador, El Salvador
Apartado Postal 1072
Sucursal Centro
Tel: 503-298-3491
Fax: 503-298-1168


Guatemala
Edificio Etisa, Plazuela España
7a. Avenida 12-23, Zona 9
Guatemala, Guatemala
Apartado Postal 383
Tel: 502-332-2032
Fax: 502-334-3804


Guyana
Lot 8 Brickdam Stabroek
Georgetown, Guyana
R0. Box 10969
Tel: 592-225-3000
Fax: 592-226-6654


Han
No. 295 Avenue John Brown
Port-au-Prince, Haiti
Boite Postale 1330
Tel: 509-260-5701
Fax: 509-245-6917
Correo electrónico: opson1s@acn2.net


Honduras
Edificio Inmobiliaria Caribe
Quinto Piso
Calle Principal
Colonia Lomas del Guijarro
Tegucigalpa MDC, Honduras
Apartado Postal 728
Tel: 504-221-5721
Fax: 504-221-3706
Correo electrónico: pwrhon@
paho-who.hn


Jamaica atiende también a
Bemmdasy Caymán)
Old Oceana Building — 7th. floor
2-4 King Street
Kingston, Jamaica
R0. Box 384, Cross Roads
Tel: 876-967-4626
Fax: 876-967-5189


MÉXÍBI)
Paseo de la Reforma 450, pisos 2 y 3
ColoniaJuarez
C.P. 06600 Mexico,D.E
Apartado Postal 10-880
Tel: 52-55-5207-3009
Fax: 52-55-5207-2964
Correo electrónico: e-mail@
mex.ops-oms.org


MIIIIÍBÍIIÍIISVWIIIIIIIÍIIÍIIIBS SEIIIIIINIIBS-fill III} los ¡IIGEIIIIIBS




Nicaragua
Complejo Nacional de Salud
Camino a la Sabana
Apartado Postal 1309
Managua, Nicaragua
Tel: 505-289-4200
Fax: 505-289-4999
Correo electrónico: opsoms@
ops.org.ni


Panamá
Ancon, Avenida Gorgas, Edif. 261, 2 piso
Ministerio de Salud
Bella Vista, Panama
Casilla Postal 7260, Zona 5
Panamá, Panamá
Tel: 507-262-0030
Fax: 507-262-4052
Correo electrónico: opspan@
pananet.con


Pflfflflllflï
Edificio "Faro del Río"
Mcal. López 957 Esq. Estados Unidos
Asunción, Paraguay
Casilla de Correo 839
Tel: 595-21-450-495
Fax: 595-21-450-498


Perú
Los Cedros 269, San Isidro
Lima 27, Perú
Casilla 2117
Lima 100, Perú
Tel: 51-1421-3030
Fax: 514-222-6405


Suriname
Burenstraat # 33
Paramaribo, Suriname
P.O. Box 1863
Tel: 597-471-676
Fax: 597-471-568
Correo electrónico: e-mail@
surtpahoorg


Trinidad ll Tobago
49 Jerningham Avenue
Port-of-Spain, Trinidad
P.O. Box 898
Tel: 868-624-7524
Fax: 868-624-5643
Correo electrónico: e-mail@
trtpahoorg


MIIIÍBÍIIÍIISI unidadIIIIHIIIBS-fill III} IIIS ¡IIIIIBS


llfllflllflï
Ave. Brasil 2697, Apts. 5, 6 y 8
Esquina Coronel Alegre
Código Postal 11300
Montevideo, Uruguay
Casilla de Correo 1821
Tel: 598-2-707-3581
Fax: 598-2-707-3530
Correo electrónico: opsuru@
montevideo.com.uy


"Ellfllllfilfl mtiende también a
AntillasHolandesas)
Ave. Sexta entre 5a. y 6a.
Transversal, Altamira
Caracas 1010, Venezuela
Apartado 6722
Carmelitas
Tel: 58-212-267-1622
Fax: 58-212-261-6069




ÏIIG IIISIÍIIIIG (IÍ IGÍÍOII
Research tor community
Health
Indiana University School of Nursing
Nursing 236, 1111 Middle Drive
Indianapolis, Indiana, 46202, USA
Correo electrónico: Citynet@
iupui.edu
Internet: htftp:wwwiupui.edu/-citynet/
cnet.htrnl


centro colaborador
de la (IMS
University of New Mexico
Z400 Tucker NE
Albuquerque, New Mexico 87131, USA
Internet: httpJ/wwwunInedu/advance
ment/espanol/indexhtml


centro colaborador
[IB la "MS Bll IIIIIÍIÍGÜS
e investigación de
Promoción de la Salud
School of Public Health
Division of Global Health
Yale University
60 College Street
R0. Box 208034
NewHaven, Connecticut 065208034,USA
Tel: 1-203-785-2861
Internet: http:info.med.yale.edu/eph/
html/divisions/ihd/ihdjesearchhttnl


centro colaborador
Ilueheduense de la mas
nara El IIBSEIHIIIII) (IB
MlIIIÍGÍIIÍOS SRIIIIIÜIIIES
Faculté des Sciences Infirmiéres,
4108-] Pavillon Comtois,
Université Laval, Québec,
Qc, Canada, GIK 7P4.
Tel: 1-418-656-2131 #7431
Fax: 1-418-656-7747
Correo electrónico: Michel.ONeill@
fsi.ulaval.ca
Internet: http://www.ulaval.ca/fsi/
oms/plsphtml


centro colaborador
dela ams en Promoción
de la Salllll
University of Toronto
The Banting Institute
100 College Street, Rm 207
Toronto, ON MSG 1L5 Canada
Tel: 416-978-1809
Fax: 416-971-1365
Correo electrónico: centre.health
promotion@utoronto.ca
Internet: http:www.utoronto.ca/chp/


HIIIIIEGÍÓII Internacional
(IE las ÜÍIIIIIIIES
saludables (inglés, españoly
portugués)
Internet: http://www.healthycommu—


nities.org/international_
healthycities.htn1l


Proyecto III} la IIMS:
ÜÍIIIIHIIBS sanas (en inglés)
Internet: www.who.dk/l1ealthy—cities


Iled deMuninins
saludables v comunidades
de las Iméliuas [UPS]
División de Promoción y Protección de
la Salud
Centro de Recursos y Documentación
525, 23rd. St. NW, Washington DC,
20037, USA
Correo electrónico: Munisalu@
pahoorg
Internet: wwwpahoorg (accesar
Municipios y comunidades saludables)


Iled del Instituto
Internacional nara la
Promoción de la Salud
(en inglés)
International Institute for Health
Promotion
4400 Massachusetts Avenue, NW
Washington, D.C. 20016-8037, USA
Tel: 1-202-885-6281
Fax: 1-2-2-885-1346
Website: wwwhmlthyamerimnedu


fiihphtml


MIIIIÍBÍIIÍIISV IIIIÍIIEIIIBSSEIIIIIINIIBS- [ill III} IIIS ¡IICEIIIIIBS




BBIÍBS llílflillllfllfls.
BSÍÉIIÍIIEIIGS V
IIIIGS IÍB
Illlllllllflllfls,


Glllllíllles V
IIIIIIIIBIIIIIIS
saludables
América ÜEIIIIHÍ. MÉXÍGI)
I El caribe
Costa Rica
Red de Cantones Saludables
Unidad de Promoción de la Salud
Ministerio de Salud
Sanjosé, Costa Rica
Tel: 506255-2282


Cuba
Movimiento deMunicipios
Saludables de Cuba
Asamblea Nacional
Calle 42 Nro. 2508
Playa, Ciudad Habana
Cuba
Honduras
Departamento dePromoción
de h Salud
Secretaría de Salud
Tegucigalpa, Honduras
Tel: 504-256-7995
Fax: 504-2567619
México
RedMexicana deMunicipios
por h Salud
Dirección General de Promoción
de la Salud
Secretaría de Salud (SSA)
México, D.F.
Tel: 525-55 55 5145
Fax: 525-55 55 0659
Correo electrónico: cmunoz@
mail.ssa.gob.mx
Internet: wwwssagobmx/
República Dominicana
Subsecretaría de hLigaMunicipal
Dominicana
Tel: 809-555-5181
Fax: 809-553-2115


América llel Sur
Brasil
RedeBrasileira deMunioijnos Saudáveis
CONASEMS (Conselho Nacional de


MIIIÍBÍIIÍIISI unidadIIIIHIIIBS-[ill lll} IIIS ¡IIIIIBS


Secretarios Municipais de Saúde)
Esplanada dos Ministerios, Bloco G
Anexo B, 1 Andar Sala 126
Brasília-DF
Brasil, Cep.70.058.900
Correo electrónico: conasems@
saudegovbr
Centro de Estudos, Pesquisa e
Documentagáo em Cidades Sauddueis
(CEPEDOC)
Faculdade de Saúde Pública/USP
Av. Dr. Arnaldo, 715 CEP: 01246-950
Tel/Fax: 55-11- 5085 4760
Sao Paulo — SP — Brasil
Correo electrónico: cepedoc@
edu.usp.br
Internet: httpJ/wwwbiremebr/bvs/sp


Chile
Departamento Promoción de h Salud
Ministerio de Salud Chile
Mac-Ivel‘ 541 Of. 521
Tel: 56-2-6500570
Fax: 56-2-6597862
Correo electrónico: jsalinas@minsal.cl
Colombia
Centropara elDesarrollo)! Evaluación


ade Tecnología en Salud (CEDETES)
Escuela de Salud Pública
Universidad del Valle
Calle 4B #3600, Of. 120
A.A. 20657
Cali, Colombia
Tel: 572-557-9005
Correo electrónico: uni-kell@
nlafaldaunivalleeduco


Universidad deAntioquia
Facultad Nacional de Salud Pública
Calle 62 No. 52-19
Medellín, Colombia
Apartado Aéreo 51922
Correo electrónico: saluddec@guaji-
ros.udea,edu.co
Ecuador
Proyecto Espacios Saludables de Ioja
Av. Manuel Ignacio Montero
Facultad de Medicina
Universidad Nacional de Loja
Loja, Ecuador
Tel: 595-7-586426/7
Correo electrónico: aherrera@
ecu.ops—oms.org
Perú
Red Centro deMunicipios Saludables


Avenida Revolución s/n, Sector 2, Grupo 15




Villa El Salvador, Perú
Tel: 51-1-870-8055
Correo electrónico: jzea@terracom.pe


Venezuela
Red Venezolana deMunicipios hacia
la Salud
Municipal No.24, Cumarebo
Falcon, Venezuela


América Ilel norte
Canadá
Redes canadienses:
wwwulavalca/fsilomslpzEnhtml
Redde Ontario:
wwwopconca/ohcdmdexhtml
ReddeQuebec:
wwwrqvvs.qc.ca
CentroparaPromoción de ki Salud
(Universidad de Toronto, Canadá):
httpJ/wwwutorontoca/chp/


Estados Unidos de América
Programas de comunidades salmla-
bles deNational Civic League
Intemet: httpJ/ivwwnclorg/
ncl/hcihtm


Tlae CoalitionforHealthier Cities and
Communities
One Franklin Avenue, Chicago, H. 60606
Correo electrónico: ir1for@healthycom—
munities.org
Intemet: wwwhealthycommunitiesorg


Arizona
Healthy Communities Coordinator
Arizona Department of Health
1740 W. Adams
Phoenix, AZ 85007
Tel: 1-602-542-1918
Fax: 1-602-542-1265
Correo electrónico: gtebo@hs.state.az.us


California
California Healthy Cities and
Communities
1851 Heritage Lane, Suite 250
Sacramento, CA 95815-4923
Tel: 1—9166468680
Fax: 1—9166468660
Correo electrónico: chcc@cwo.com


Colorado
Colorado Center for Healthy
Communities
1616 17th Street, Suite 362
Denver C0 80203
Tel: 1-970-963-9144
Intemet: httpJ/ivwwkayceenet/net/chcc


Colorado Healthy Communities Council
1 127 Pennsylvania Ave.
Denver, C0 80203
Tel: 1-303-813-1115
Fax: 1-303-813-1005
Correo electrónico: httpJ/wwwhealthy-
communitiesorg/


Kansas
University of Kansas
The Community Tool Box: the web site
dedicated to connecting people, ideas
and resources for the work of commu-
nity health and development.
Intemet: http://ctb/ukans.edu
Massachusetts
Healthy Communities Massachusetts
c/o AHEC/Community Partners
24 South Prospect Street
Amherst, MA 01002 UMMC
Tel: 413-253-4283
NuevoMexico
New Mexico Partnership for Healthier
Communities
P.O. Box 80508
Albuquerque, NM 87198-0508
Tel: 1-505-224-7722
Fax: 1-505-224-7721
Nueva York
Community Health
Healthcare Association ofNewYork State
74 N. Pearl Street
Albany, New York 12207
Tel: 1-518-431-7732
Correo electrónico: mwurth@hanys.org
Intemet: wwwhanysorg


Carolina delSur
Director of Healthy Communities
South Carolina Health Alliance
P.O. Box 6009
Mills/jarrett Complex
West Columbia, SC 29171
Tel: 1803-796-3080
PuertoRico
Programas Municipales Saludables
229 del Parque St., Apt. 304
San Juan, PR 00912
Tel: 1-787-274-5500
Fax: 1-787-274-5523


Washington
Healthy Communities Initiative
Washington Health Foundation
300 Elliott Avenue West #300
Seattle, WA 98119-4118
Tel: 1-206-216-2509


MIIIIÍBÍIIÍIISVWIIIIIIIÍIIÍIIIBS SEIIIIIINIIBS-fill III} los ¡IIGEIIIIIBS




-'=' J ‘m I ' -
‘ ¡u


É
a q t


J
¡J ‘I 3. * f‘ ¿fl


, ¡r- Municinios ll comunidades saludables- Guía ¡le los alcaldes






[JD
DE]


¿[IQ
JLÉI ¡:1




saludables
Share