E:DUYOTa28119carpetas2002cd_pdfciu_30ciu30wpdmaquetabase30_1.wpd

MOVILIDAD Y PLANEAMIENTO SOSTENIBLE:
Hacia una consideración inteligente


del transporte y la movilidad
en el planeamiento y en el diseño urbano


JULIO POZUETA
Julio de 2000




CUADERNOS DE INVESTIGACIÓN URBANÍSTICA


Director José Fariña Tojo
Coordinadora de producción Ester Higueras García
Diseño y diagramación Cristina Delgado Morejón
Selección de trabajos Comisión de Doctorado del Departamento de


Urbanística y Ordenación del Territorio de la ETSAM
(DUyOT)


Edición Instituto Juan de Herrera
Redacción y distribución Sección de Urbanismo del Instituto Juan de Herrera


(SPyOT), Escuela Técnica Superior de Arquitectura
de Madrid, Avenida Juan de Herrera 4, 28040 Madrid


© COPYRIGHT 2000
JULIO POZUETA ECHAVARRI


Depósito Legal:
I.S.B.N.: 84 - 95365 - 36 - 7
Edita: Instituto Juan de Herrera
Imprime: FASTER, San Francisco de Sales 1, Madrid




ÍNDICE


1 Introducción.........................................................................................................................5


2 Bases de partida y perspectivas de la movilidad urbana.................................................7
2.1. El vehículo privado frente a otros medios de trasporte.........................................7
2.2. La congestión y sus costos............................................................................14
2.3. Tendencias esperadas.......................................................................................18
2.4. Nuevas actitudes y experiencias recientes........................................................24


3 Modelos urbanos y demanda de movilidad .....................................................................30
3.1. Ciudad compacta-ciudad dispersa.......................................................................31
3.2. La zonificación y sus límites.............................................................................34
3.3. Sobre las densidades de edificación.................................................................39
3.4. Morfología urbana.............................................................................................42
3.5. Las tipologías del suburbio disperso.................................................................45
3.6. Conclusiones sobre modelos urbanos y movilidad..........................................46


4 Promoción de medios de transporte alternativos al vehículo privado.............................48
4.1. La promoción del transporte colectivo..............................................................48
4.2. La promoción del desplazamiento en bicicleta................................................57
4.3. La promoción del desplazamiento a pie...........................................................62
4.4. La promoción de medios de transporte alternativos al vehículo privado..........69


5 Optimización del uso de la red viaria................................................................................71
5.1. La dinámica oferta-demanda en la movilidad...................................................71
5.2. Promoción de una mayor ocupación de los vehículos........................................72
5.3. Diseño y control de la red viaria.........................................................................74
5.4. Conclusiones sobre la optimización de la red viaria.........................................75


6 Aparcamiento y utilización del vehículo privado............................................................76
6.1. El aparcamiento como instrumento de las políticas de transporte......................76
6.2. Regulación de la dotación de plazas de aparcamiento en edificios....................78
6.3. Localización y diseño de aparcamiento públicos................................................80
6.4. Techos globales de plazas de aparcamiento......................................................84
6.5. Regulación del acceso al aparcamiento...............................................................84
6.6. Conclusiones sobre aparcamiento y movilidad...................................................87


7 Las ordenanzas de transporte............................................................................................88
7.1. La experiencia norteamericana...........................................................................88
7.2. Posibilidades de aplicación en España..............................................................93


8 Referencias bibliográficas...............................................................................................97




RESUMEN En las últimas décadas y en la inmensa mayoría de las ciudades, los índices de
motorización y la demanda de movilidad en vehículo privado aumentan continuamente
y con ellos el consumo de energías no renovables, la contaminación atmosférica, el
ruido ambiental, la intrusión visual, los accidentes, el peligro y la congestión
circulatoria.
El planeamiento urbanístico tiene una gran responsabilidad en la gestación de la
demanda urbana de movilidad y condiciona de forma importante las posibles respuestas
a la misma, en la medida en que define los modelos territoriales y urbanos, la densidad,
la distribución espacial de los usos, etc., principales condicionantes de la demanda de
movilidad; localiza y diseña los espacios públicos y la red viaria, favoreciendo explícita
o implícitamente a unos u otros medios de transporte; regula la cantidad y disposición
de las plazas de aparcamiento, etc. De ahí que, en la perspectiva de promover medios
de transporte alternativos al vehículo privado, sea cada día más urgente introducir en
la práctica de la planificación urbanística la reflexión sobre las consecuencias que las
decisiones urbanísticas tienen en el ámbito de la movilidad y, por tanto, en el uso del
automóvil y sus impactos asociados. Este trabajo pretende plantear, precisamente,
algunas de las bases de esta necesaria reflexión.


ABSTRACT In last decades, car ownership and private vehicle use are steadly growing in cities all
over the world, and so do energy comsumption, pollution, noise, visual intrusion,
accidents, danger and traffic congestion. Urban planning has a great responsibility in
travel demand and in its solutions: defining urban patterns, density and uses location,
main factors influencing travel demand; designing public space and streets as well as
parking places number and location, main conditions for the efficiency of different
transport modes.
In the aim of promoting alternative transport means to private automobile, discussions
about travel consecuences of urban planning decisions should be kept in every
planning process. This paper try to analyze the main issues of planning incidence in
urban mobility.




Movilidad y planeamiento sostenible 5


1
La Unión Europea ha financiado innumerables programas de promoción de medios de transporte alternativos al


vehículo privado (Adonis, Capture, Icaro, Momentum, Walcyng, etc), que fueron presentados en The European Transport Research,
celebrada en Lille, Francia, en noviembre de 1999. Por otra parte, en publicaciones como “Urban travel and sustainable
development” se exponen las políticas y recomendaciones de la Unión Europea al respecto (OCDE, 1995). El Ministerio británico
de Medio Ambiente, Transportes y Regiones acaba de publicar el documento “Revision of Planning Polycy Guidance Note (PPG)
13: Transport Public Consultation Draft”, en el que se recogen los nuevos criterios para lograr reducir el uso del automóvil en las
ciudades. (Disponible en Internet www.planning.detr.gov.uk/consult/ppg13).


1 INTRODUCCIÓN
Cuando Colin Buchanan predijo que el automóvil estaba aquí para quedarse, que no sería fácil
encontrarle sustitutos y que el problema de nuestra sociedad era decidir “hasta que punto está
dispuesta a llegar con el vehículo a motor”, no se equivocaba. (BUCHANAN, 1973, 41).


Hoy, 37 años más tarde, la posesión de automóviles y los índices de motorización
aumentan en todo el mundo y con ellos el consumo de energías no renovables, la contaminación
atmosférica, el ruido ambiental, la intrusión visual, los accidentes, el peligro y la congestión
circulatoria. Y el problema sigue siendo el mismo: ¿hasta donde estamos dispuestos a permitir
que el automóvil modifique nuestras formas de vida?


Convencidos de la necesidad de frenar un proceso, cuyas consecuencias se agravan día
a día, gobiernos, instituciones internacionales, expertos y administradores, se han unido a los
esfuerzos de diversas organizaciones y grupos para intervenir en cuestiones de movilidad desde
una nueva perspectiva, la de reducir el uso del automóvil privado en las ciudades y promover
medios de transporte menos consumidores de suelo y de recursos: el transporte público
(ferrocarril, metro, tranvías, autobús, etc) y los modos no motorizados (desplazamiento a pie y
en bicicleta).


En esa dirección trabajan hoy día multitud de instituciones que, como la Unión Europea,
o el ministerio británico de transportes1, encabezan el intento de introducir una profunda
transformación en la consideración de las cuestiones de la movilidad y el transporte en las áreas
urbanas y suburbanas.


Pero, la puesta en práctica de medidas encaminadas a reducir la demanda de viajes en
vehículo privado o la promoción de medios de transporte alternativos a éste resulta sumamente
ineficaz, si se promueve únicamente desde las autoridades regionales o provinciales de
transporte. Por su propia naturaleza, el éxito de su implantación y, en general, la reducción de
la dependencia del automóvil, exige la colaboración entre autoridades e instituciones de los
distintos ámbitos territoriales y sectoriales, con el apoyo de los ciudadanos. Sólo una política
conjunta, continuada y creativa, de todas las administraciones en la línea de aprovechar mejor
las infraestructuras disponibles y reducir u orientar la demanda de movilidad, puede lograr
resultados significativos a largo plazo en la lucha contra el uso abusivo del automóvil, la
congestión circulatoria y el deterioro ambiental asociado.


Y entre las administraciones con mayor repercusión y posibilidades de actuación en este
campo, además de las específicas de transporte, destacan sin duda las urbanísticas, ya que, a
través del planeamiento, se definen los modelos territoriales y urbanos, principales
condicionantes de la movilidad, se localizan y diseñan los espacios por los que discurre la
circulación, se proponen las infraestructuras de transporte colectivo, se establecen los estándares
de aparcamiento, etc. Se decide, en definitiva, el conjunto de la organización y uso del espacio,
así como la localización y características de las infraestructuras de transporte. Como señala un
reciente Informe de la OCDE, “las actuales políticas urbanísticas (el subrayado es nuestro) y de




6 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


2
A pesar de la ambigüedad del término y de las dificultades de concretarlo en cada ámbito (OWENS, 1997), el


conjunto de reflexiones y argumentaciones que se desarrollan puede englobarse en el objetivo genérico de lograr un planeamiento
sostenible. De ahí, el título del trabajo.


transporte están llevando a potenciar un crecimiento excesivo de los viajes en automóvil,..., en
las ciudades y sus alrededores. Tales políticas son la causa de la creciente congestión, la
polución del aire, el ruido, la lluvia ácida y el riesgo de calentamiento global del planeta”
(OCDE, 1995, 13).


El planeamiento urbanístico tiene, por tanto, una gran responsabilidad en la gestación de
la demanda urbana de movilidad y condiciona de forma importante las posibles respuestas a la
misma. De ahí que, sea cada día más urgente introducir en la práctica de la planificación la
reflexión sobre las consecuencias que las decisiones urbanísticas tienen en el ámbito de la
movilidad y, por tanto, en el uso del automóvil y sus impactos asociados.


Es inútil que las autoridades de transporte inicien un giro en el tratamiento de los
desplazamientos urbanos, hacia la desincentivación del uso del automóvil privado, si el
planeamiento urbanístico, que sienta las bases de la demanda de movilidad, no incorpora
objetivos congruentes con ello. De hecho, como se comprobará más adelante, muchas de las
medidas mas eficaces empleadas en otros países, requieren su implementación a través del
planeamiento urbanístico.


En ese contexto, estas consideraciones persiguen dos objetivo específicos:


• Por una parte, hacer llegar a los técnicos y responsables locales o regionales un conjunto
de reflexiones sobre la incidencia que en materia de transporte tienen muchas de las
determinaciones urbanísticas contenidas en el planeamiento, tanto regional, como
municipal y de desarrollo.


• Por otra, ofrecerles una serie de orientaciones y medidas concretas, que pueden ser útiles
para lograr que el planeamiento urbanístico contribuya a reducir la demanda de movilidad
en vehículo privado, orientándola hacia formas de transporte menos exigentes en
consumo de suelo y de recursos.


No se pretende, sin embargo, ofrecer soluciones concretas sobre modelos territoriales o
urbanísticos. Entre otros motivos, porque no existen recetas genéricas para evitar el crecimiento
del uso del vehículo privado y la congestión consecuente. Los objetivos son más modestos. Se
trata, básicamente, de introducir en los procesos de elaboración del planeamiento la
consideración específica del problema de la movilidad de una manera global, de ofrecer la
experiencia internacional y de adelantar algunos criterios y recomendaciones al respecto2.




Movilidad y planeamiento sostenible 7


2 BASES DE PARTIDA Y PERSPECTIVAS DE LA MOVILIDAD
URBANA


2.1 El vehículo privado frente a otros medios de transporte


Nadie puede ignorar las ventajas que el vehículo particular ofrece como medio de transporte:
confortabilidad, privacidad, versatilidad, uso a la carta, etc, por no hablar de las connotaciones
simbólicas que, a menudo, se asocian a su posesión. El vehículo privado es, en el primer y en
el tercer mundo, un objeto deseado, ya sea para disponer de accesibilidad en la extendida ciudad
dispersa, ya lo sea como medio de trabajo, como almacén, comercio o taller rodante, para
aquellos que carecen de la posibilidad de contar con un local de trabajo.


Constituye una ingenuidad que a nada conduce, oponerse al uso abusivo del automóvil
con el pretexto de sus escasas ventajas. Los continuos incrementos de los índices de
motorización echan por tierra cualquier argumentación en este sentido.


Cierto que la dificultad de aparcamiento en amplias áreas urbanas reduce la eficacia
“puerta a puerta” del automóvil, igualándole en ese aspecto a los transportes públicos. Cierto
que la congestión circulatoria reduce la velocidad comercial de los automóviles privados a cifras
ridículas, si se las compara con las prestaciones que pueden conseguir sus sofisticados motores.
Cierto que el ruido del tráfico y la contaminación ambiental, apenas si permite abrir sus
ventanillas en las ciudades para disfrutar de los días primaverales. Cierto que una parte de la
población en los países ricos y una gran mayoría en los pobres, no pueden acceder a su posesión.
Cierto que los costos de adquisición, seguros, mantenimiento y combustible, resultan cada día
más gravosos para los propietarios, sobre todo en Europa, ante el continuo incremente de los
precios del petróleo. Cierto que los costos ambientales de su utilización comienzan a tintinear
en las conciencias de muchos conductores.


Sin embargo, con todo y con ello, millones de conductores siguen dispuestos a utilizar sus
automóviles, a diario, en nuestras congestionadas y contaminadas ciudades, para ir al trabajo,
para viajes de ocio, etc., mientras los desposeídos sueñan con disfrutarlos en un futuro próximo.


Los propietarios, a pesar de lo elevado de su costo real, a pesar de su ineficacia en las
ciudades congestionadas o de sus negativos efectos ambientales, mantienen una preferencia casi
inmutable en su automóvil. Se comprueba incluso, que aunque dispongan de un transporte
público rápido, confortable y barato, muchas personas prefieren utilizar su vehículo privado
(CERTU, 1999).


Ante este panorama, debe concluirse que, contemplado desde un punto de vista individual,
el automóvil privado apenas tiene competidor entre el resto de los medios de transporte urbano,
para la inmensa mayoría de la población.


Sin embargo, desde un punto de vista social y funcional, el automóvil se demuestra como
un medio de transporte de bajo rendimiento en unos aspectos y el más ineficaz en otros.


La velocidad


De acuerdo con las evaluaciones de la velocidad comercial de los distintos medios de transporte,
realizadas en Londres y otras ciudades (MOLINA, 1980), el desplazamiento a pie presenta el
mejor resultado en cuanto a velocidad, hasta los 300-500 metros de distancia, siendo el único




8 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


0


5


10


15


20


25


30


35


40


0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10


Andando
En bicicleta
Autom óvil
Autobús
M etro


Velocidad urbana de los distintos medios de transporte
(MOLINA, 1980)


que puede considerarse estrictamente “puerta a puerta”; la bicicleta parece ser el más eficaz en
distancias de hasta 7 o 10 Kms, mientras el Metro toma el relevo de ésta, a partir de esa
distancia, en la que, también el automóvil privado alcanza los buenos rendimientos de la
bicicleta, pero sin llegar a los del metro. Frente al Metro o al automóvil privado, el autobús
resulta siempre desfavorecido por tener que sumar a sus detenciones en las paradas, la reducida
velocidad comercial de la calzada, que comparte con los automóviles.


Con independencia de que estas distancias deban corregirse para cada situación concreta (las
pendientes pueden influir sensiblemente la velocidad de la bicicleta e, incluso, en sus
posibilidades de uso, de la misma manera que la ausencia de Metro confiere al automóvil la
mejor velocidad en largas distancias), estos análisis muestran que, en muchos casos, el
automóvil no es el medio de transporte más rápido en los desplazamientos urbanos.


Espacio ocupado


Donde sí resulta claramente en última posición el automóvil privado es en cuanto a la ocupación
de espacio urbano.


En efecto, calculado el espacio que teóricamente ocupa una persona que viaja en
cualquiera de los medios de transporte de superficie, las que lo hacen en vehículo privado
resultan ocupar hasta 15 veces lo que un ciclista y más de 20 veces lo que un pasajero de
autobús o un peatón. (MOLINA, 1980)
Considerándolo desde otro punto de vista, la dedicación al tráfico de automóviles privados de
la superficie de las ciudades constituye la peor de las soluciones de transporte posibles, ya que
resulta ser el medio de transporte que menor capacidad ofrece por cada metro lineal de banda
de calzada utilizada. (LACONTE, 1996)




Movilidad y planeamiento sostenible 9


0
5


10
15
20
25
30
35
40


A pie B icicle ta Autobús Automóvil


Ocupación de suelo por medio de trasporte
(m²/persona; MOLINA, 1980)


0
1.000
2.000
3.000
4.000
5.000
6.000
7.000
8.000


A
ut


o
m


óv
il


En
bi


ci
cl


et
a


En
a


u
to


bu
s


A
p


ie


C
ar


ri
l-b


u
s


Fe
rr


oc
ar


ri
l


Capacidad de una banda de circulación por medio de transporte
(en personas/hora/metro de anchura; LACONTE, 1996)




10 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


En efecto, como puede comprobarse en la figura adjunta, por cada banda de un metro de anchura
y en las condiciones medias del tráfico en las ciudades europeas, apenas pueden pasar 200
personas a la hora si se desplazan en automóvil privado, cantidad que aumenta a más de 750,
si lo hacen en bicicleta, supera los 1.500, si lo hacen en autobús, alcanza los 2.500, en
desplazamiento a pie, logra superar los 5.000, si se trata de autobuses en carril reservado, y llega
a los 8.000 en ferrocarril metropolitano.


Consumo de combustible


Si tenemos en cuenta la tasa media de ocupación de los vehículos privados y la de los autobuses,
una persona que se desplaza en automóvil consume como media, del orden de 4 veces más
energía, medida en kilogramos equivalentes de petróleo, que una que viaje en autobús.
(ESTEVAN, 1994, 31)


Con un consumo de energías no renovables, por persona y kilómetro, superior en 4 veces
al del autobús y frente a medios de transporte como el ferrocarril o el metro, que no consumen
energías no renovables o a medios de transporte como el desplazamiento a pie o en bicicleta que
sólo consumen energías humanas, el vehículo privado se manifiesta socialmente como un medio
energéticamente ruinoso, ante el progresivo agotamiento de las reservas globales del planeta.


Contribución a la contaminación


Si consideramos la similitud de los motores de los automóviles privados y de los autobuses en
cuanto a su producción de contaminantes, la diferencia de consumos por persona y kilómetro
entre ambos, hace del automóvil privado el vehículo con mayor efectos contaminante de los
actualmente en uso en las ciudades. Tanto en CO2, como en óxidos de nitrógeno (Nox) o en
anhídrido sulfuroso (SO2), lo mismo en compuestos orgánicos volátiles (COV) que en polvo,
el vehículo privado es el medio de transporte que mayores emisiones provoca por kilómetro y
persona transportada.


Si se analiza, por ejemplo, los efectos contaminantes de los distintos medios de transporte,
en una ciudad como Méjico, se observa que el automóvil privado y los taxis contribuyen mucho
más a la contaminación, produciendo cerca del 80% del total, de lo que colaboran a la tarea del
transporte, no alcanzando entre ambos el 30% de los desplazamientos. (AMSLER, 1996)




Movilidad y planeamiento sostenible 11


0


10


20


30


40


50


60


70
Tr


an
vi


a


Tr
ol


eb
us


A
ut


ob
us


M
ic


ro
bu


s


Ta
xi


s


V
eh


íc
ul


o
pr


iv
ad


o


% viajes
% polución


Reparto modal y participación en la polución
(Ciudad de Méjico; AMSLER, 1996)


0
5


10
15
20
25
30
35
40
45


C
en


tr
a


le
s



rm


ica
s


V
iv


ie
n


da
-


o
fic


in
as


In
du


st
ri


a


Tr
an


sp
o


rt
es


O
tr


os


1985
1990


Evolución de las emisiones de SO2
(Región de L’Île de France en KT, BOISSAVY, 1996)


Además, la contaminación asociada a la circulación, entre la que los vehículos privados suponen
la inmensa mayoría, no ha dejado de crecer en los últimos años en las regiones urbanas. Como
demuestran los datos de la región de Paris (Île de France), mientras el resto de sectores
productivos han reducido las emisiones de todos los contaminantes incluido el polvo, debido a
las medidas adoptadas, la circulación continúa incrementándolas, ante el crecimiento continuo
de los índices de motorización y del uso del automóvil privado (BOISAVY, 1996).




12 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


0
5


10
15
20
25
30
35
40


C
en


tr
al


es


rm
ic


as


V
iv


ie
n


da
-


o
fic


in
as


In
du


st
ri


a


Tr
an


sp
or


te
s


O
tr


os


1985
1990


Evolución de las emisiones de polvo
(Región de L’Île de France, en KT, BOISSAVY, 1996)


0


20


40


60


80


100


120


140


C
en


tr
al


es


rm
ica


s


V
iv


ie
n


da
-


o
fic


in
as


In
du


st
ri


a


Tr
an


sp
or


te
s


O
tr


os


1985
1990


Evolución de las emisiones de NO2
(Región de L’Île de France en KT, BOISSAVY, 1996)




Movilidad y planeamiento sostenible 13


0


50


100


150


200


250
V


iv
ie


n
da


-
o


fic
in


a
s


In
du


st
ri


a


Tr
an


sp
or


te
s


O
tr


o
s


1985
1990


Evolución de las emisiones de COV
(Región de L’Île de France, en KT, BOISSAVY, 1996)


0
10
20
30
40
50
60
70
80
90


Tu


n


Ba
rc


el
on


a


D
ak


a
r


C
ol


o
m


bo


V
a


rs
o


v
ia


M
o


n
tr


ea
l


Pa
ri


s


M
éx


ic
o


C
a


ra
ca


s


Contribución de la circulación a la contamiación atmósferica
(en %; SERVANT, 1996)


En la mayoría de las ciudades, por otra parte, la circulación es responsable de un porcentaje de
la contaminación atmosférica superior al 50%, es decir, superior a la que provocan el conjunto
de las industrias y los hogares, alcanzando en muchas de ellas cifras muy superiores. Así, en
Barcelona, la contribución de la circulación a la contaminación alcanza el 60%, en Paris, el 70%,
en Ciudad de Méjico supera el 80%, llegando en Caracas al 90%. (SERVANT, 1996)




14 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


3 El índice de motorización pasó, en España, de 0.07 vehículos per cápita (vpc), en 1970, a 0.34 en 1992,
multiplicándose prácticamente por cinco en 22 años. Existen suficientes evidencias que muestran la existencia de una relación
positiva entre el aumento del índice de motorización y el aumento del porcentaje de viajes que se realizan en vehículo privado, al
igual que entre el aumento del poder adquisitivo y el aumento del nivel de motorización (PUCHER, 1998)


4 Debates como los que acompañaron la construcción de las autovías de Valencia y Leizarán o, en el área
metropolitana de Madrid, la construcción del eje Pinar-Pozuelo (al que se oponían los residentes en las urbanizaciones próximas,
que pradójicamente serían sus más asiduos usuarios), o el cierre Norte de la M-40, son prueba de las dificultades ambientales que
limitan las posibilidades de la Administración.


El automóvil privado, que constituye el mayor contingente de vehículos en movimiento en las
ciudades, es el responsable, por tanto, de una gran parte de la contaminación atmosférica, en
muchos casos, en porcentajes superiores al 50% del total.


2.2 La congestión y sus costos


En las últimas décadas la congestión circulatoria se ha convertido en la principal amenaza para
la calidad de vida en las ciudades.


La demanda de movilidad en vehículo privado crece sin cesar3, superando la capacidad
viaria de los cascos urbanos y desbordando los programas de la Administración para ampliar la
red suburbana de carreteras y autopistas.


La congestión, que comenzó afectando únicamente a las penetraciones radiales en las
horas punta, se extiende ahora a toda la red arterial y termina penetrando en las redes locales,
que los conductores utilizan como alternativa a las grandes vías. Como consecuencia, amplios
sectores urbanos se ven sometidos a altos niveles de contaminación ambiental y acústica., la
calle se convierte en un espacio desagradable y peligroso para el peatón, se generalizan los
retrasos en los desplazamientos, las ciudades pierden así competitividad, mientras el paisaje
urbano se ve constantemente invadido por masas de vehículos en movimiento o estacionados
(FHWA, 1987).


De hecho, cada día es más evidente la práctica imposibilidad de responder al crecimiento
de la demanda de movilidad en vehículo privado mediante la construcción de nuevas
infraestructuras o la ampliación de las ya existentes. Los costos de adquisición del suelo
necesario para las nuevas carreteras y autopistas o para la ampliación de las existentes están por
lo general fuera del alcance de la Administración, sobre todo en las áreas metropolitanas, que
es donde se concentra la mayor demanda.


Pero, con ser importantes, los problemas de financiación no son los únicos que limitan
la capacidad de la Administración para seguir a la demanda. El impacto ambiental de la
construcción y funcionamiento de las infraestructuras de transporte (cambio de paisaje, ruido,
contaminación, etc.) provoca el desarrollo de actitudes de rechazo y movimientos de oposición
a todo proyecto que facilite la utilización del automóvil en áreas urbanas y, en particular, a toda
nueva vía que atraviese áreas sensibles a sus impactos, ya sea por sus valores paisajísticos o
ecológicos, ya sea por el hecho de estar habitadas4


Esta situación se generaliza cada día más, ya que, difícilmente puede pensarse en un
proyecto de vía rápida o de gran capacidad en un ámbito metropolitano que no produzca
modificaciones significativas en el paisaje o afecte con sus impactos a amplias áreas urbanas.




Movilidad y planeamiento sostenible 15


5 Según datos de las Naciones Unidas, 43 países tenían rentas per cápita inferiores o en torno a 400 $ anuales
(www.un.org/Depts/unsd/socila/inc-eco.htm), entre ellos: Cambodia, 159 (1996); Gambia, 323 (1993), India, 402 (1991) o
Kenya,356 (1989).


En definitiva, tanto por la enormidad del presupuesto que requieren, como por los costos
políticos que implican, el aumento de la oferta de carreteras y autopistas necesario para
satisfacer el crecimiento de la demanda de movilidad en vehículo privado se ha convertido en
un objetivo imposible de conseguir para la Administración en el entorno de las grandes
ciudades.


La consecuencia del retraso de la oferta sobre la demanda de movilidad en vehículo
privado es la congestión circulatoria. La insuficiencia de la capacidad de las redes viarias
urbanas, ante la imposibilidad de adaptarlas a la demanda, provoca una reducción de la
velocidad de circulación y un aumento en la duración de los viajes en vehículo privado.


Considerada como “tiempo adicional utilizado en viajes, debido a la presencia de otros
vehículos en la vía”, la congestión caracteriza hoy a la mayor parte de las grandes ciudades y
a muchas de mediano tamaño y constituye una de las mayores amenazas a la calidad de la vida
urbana.


Sin embargo, para algunos, la congestión no es un problema. Es, simplemente, una de las
consecuencias de la prosperidad económica, con la que hay que acostumbrarse a convivir. Para
otros, las consecuencias para una comunidad son mucho más serias. La congestión provoca en
las áreas metropolitanas importantes costos ambientales y socio-económicos. (ITE, 1989)


Costos socio-económicos


Las pérdidas de tiempo y retrasos de viajeros y mercancías, el estrés, el estancamiento o pérdida
de valor de los inmuebles e, incluso, el decaimiento de la actividad económica en las áreas
congestionadas, por disminución de su competitividad frente a otras, se cuentan entre los más
importantes costos socioeconómicos de la congestión.


En efecto, los costos sociales resultan evidentes en las pérdidas de tiempo y retrasos que
la congestión produce. Así, en 1986, se estimaron en Norteamérica un total de más de mil
doscientos millones de horas de vehículo en circulación perdidas por causa de la congestión
(LINDLEY 1986).


Por su parte, sólo en Madrid, en 1992, se estimaron perdidas unas 250.000 horas diarias,
de acuerdo con el mapa de tráfico que cada cuatro años elabora el Ayuntamiento (EL PAÍS,
4/IX/94), Estas horas perdidas suponen costos económicos nada despreciables, que pueden
alcanzar los 75.000 millones de pesetas anuales (POZUETA, 1995), a los que habrían de
añadirse sus secuelas de estrés, ansiedad, etc, que justifican plenamente prestar interés y destinar
recursos al tema de la congestión.


En los países de la OCDE, el costo de la congestión, se estima representa en torno al 2%
del producto interior bruto (QUINET, 1994). Otras valoraciones, situaban el costo anual de la
congestión en las carreteras europeas en más de ocho billones de pesetas (JOHNSTON, 1994).
De acuerdo con datos de 1996 (SERVANT, 1996), el costo medio anual de la congestión en las
ciudades norteamericanas sería de unos 400 $ per cápita, cantidad que se eleva a 500 $, para el
caso de Paris, y que superaba los 650 $, en el caso de la ciudad de Los Angeles, cifras todas ellas
superiores a la renta per cápita actual de numerosos países en vías de desarrollo5.




16 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


6
En el Seminario Internacional sobre “Turismo y ciudad, sostenibilidad y desarrollo”, celebrado en Madrid, del 10


al 12 de noviembre y organizado por la International Urban Development Association, varios ponentes insistieron en la importancia
de la calidad ambiental y el buen funcionamiento urbano para fidelizar los visitantes y mantener una amplia clientela turística en
las ciudades.


0
100
200
300
400
500
600
700


Ciudade s
USA


Los
Ange le s


Tokyo Paris Ke nya
(R PC)


Costo de la congestión
($ per cápita; SERVANT, 1996)


Los retrasos provocados por la congestión en el desplazamiento de las personas o las mercancías
se trasmiten en cadena a las actividades y procesos asociados a las mismas, lo que afecta sin
duda a la eficacia de las empresas e instituciones y a las relaciones sociales. Generalizada en
amplios ámbitos, la congestión afecta de forma general a la productividad y funcionamiento
global de la economía urbana, reduciendo la competitividad de las empresas y el atractivo del
área para la implantación de nuevas.


En la medida en que una parte de la economía de muchas ciudades se basa en el turismo
urbano y la fidelidad de éste depende de la calidad ambiental y funcional, la congestión aparece,
también, como uno de los principales obstáculos para el desarrollo de las potencialidades
turísticas urbanas. Conseguir una ciudad “paseable” es, probablemente, uno de los primeros
objetivos de cualquier política que pretenda poner en valor los atractivos turísticos de una
ciudad. Pero este objetivo resulta prácticamente imposible de alcanzar mientras la congestión
circulatoria imponga sus negativos efectos funcionales, visuales, ambientales o acústicos6.


La congestión afecta también al valor de los inmuebles, uno de los elementos claves en
la valoración de la riqueza. Su incidencia en los valores inmobiliarios y en la actividad
económica está plenamente demostrada en países como Estados Unidos, donde es uno de los
factores que induce a las empresas privadas a participar activamente en los diversos programas
de lucha contra la congestión (ITE, 1989). En España, aunque no se conocen investigaciones
específicas, la influencia de la congestión en los valores inmobiliarios parece previsible, si se
tiene en cuenta la dependencia que, tanto de la accesibilidad, como de la calidad ambiental
tienen la localización de actividades económicamente avanzadas.




Movilidad y planeamiento sostenible 17


7
Portada del suplemento económico del diario El PAÍS, editado en Madrid (4/IX/94). En dicho suplemento se


consideraban las horas pérdidas por la congestión "que pesan como una losa en la productividad y en la competitividad de Europa".


Las disfunciones que provoca la congestión en la economía y actividades sociales pueden
provocar una disminución de la productividad y la competitividad de las empresas localizadas
en ciudades o áreas congestionadas, así como un deterioro de la imagen de dichas áreas y,
consecuentemente, una reducción de su capacidad de atracción de inversiones.


En definitiva, la congestión puede producir un deterioro de la salud económica y social
de las ciudades, afectando a su capacidad, tanto para atraer inversiones, sobre todo de empresas
punta y de alta tecnología, como para atraer visitantes, cuestiones ambas de una gran
importancia en la economía urbana.


No es probablemente exagerado el titular de El País de que "Europa se la juega en los
atascos de tráfico": la presencia de una congestión circulatoria creciente, han hecho de éste un
tema recurrente en los medios de comunicación y una preocupación esencial de la Unión
Europea.7


Costos ambientales


La congestión acentúa los impactos ambientales negativos de la circulación de automóviles, al
aumentar la duración de los desplazamientos, para la misma cantidad de kilómetros recorridos,
y exigir marchas cortas en el movimiento de los vehículos. Más concretamente, la congestión
aumenta el consumo de energías no renovables, la emisión de contaminantes, el ruido ambiental
y la ocupación del espacio público urbano por vehículos.


Debe subrayarse, que los efectos ambientales de la congestión no se limitan a las grandes
arterias metropolitanas o a los centros urbanos, en determinadas horas. Progresivamente se
extienden a áreas mucho más amplias, ya que los conductores buscan itinerarios alternativos a
las vías y áreas congestionadas, utilizando la red local e invadiendo zonas residenciales, si por
ellas reducen los tiempos de viaje, que terminan, a su vez, congestionándose y se amplían a
períodos diurnos e, incluso, nocturnos cada vez mayores.


Una gran parte de los costes ambientales del movimiento de vehículos derivan de la
utilización de combustibles fósiles como energía motriz. El consumo de energía provocado por
los desplazamientos en automóvil, considerado ya altísimo (ESTEVAN 1994; WORLDWATCH
INSTITUTE, 1994; GROUP TRANSPORT 2000 PLUS, 1990), aumenta notablemente con la
congestión circulatoria, debido a la mayor duración de los desplazamientos, que esta provoca,
y al hecho de exigir marchas cortas y continuos arranques y detenciones en los motores, lo que
implica su funcionamiento a mayores revoluciones. Ambas circunstancias aumentan
notablemente el consumo de los automóviles en términos tanto absolutos (aumento del total de
horas de funcionamiento), como relativos (aumento del consumo horario).


El aumento del consumo debido a la congestión circulatoria no es, por otra parte, una
cuestión baladí. Estimaciones americanas calculan en más de cinco mil millones de litros el
exceso de combustibles quemado por los automóviles, en 1984, por culpa de la congestión
circulatoria (LINDLEY 1986). Como consecuencia del mayor consumo provocado por la
congestión, se incrementan las emisiones de anhídrido carbónico (CO2) y de gases
contaminantes, como los óxidos de Nitrógeno, el anhídrido sulfuroso (SO2) y diversos
compuestos orgánicos volátiles. Todos ellos con consecuencias ambientales notables: el CO2,




18 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


por su incidencia en la capa de ozono, el efecto invernadero y la lluvia ácida; el resto, por su
incidencia directa en la calidad del aire en el entorno de la red viaria (áreas urbanas) y, a través
de ella, en la salud de la población.
El aumento de la congestión y el incremento constante del número de vehículos en las
áreas metropolitanas son, en gran medida, la causa de que el sector transporte sea el único, en
el que sigue aumentando la emisión de contaminantes (BOISSAVY, 1996)


Debe subrayarse que, de acuerdo con las estadísticas de la OCDE, la emisión de
contaminantes en España procedentes de la circulación es, a pesar de su menor nivel de
motorización, similar a la de los países europeos más desarrollados, que han puesto en marcha
políticas de reducción de emisiones, y está experimentando un crecimiento de las emisiones
superior a la media.


En cuanto al ruido, al igual que en el consumo de energía, la congestión incrementa
doblemente los impactos negativos de la circulación. Por un lado, la mayor permanencia de
vehículos en funcionamiento en la red viaria, alarga el tiempo en que la población está expuesta
al ruido de tráfico. Por otra, al forzar bajas velocidades y arranques y frenazos continuos, eleva
la intensidad de las emisiones de ruido. Todo ello contribuye a agudizar la contaminación
sonora que, en España, alcanza niveles de los más elevados entre los países industrializados, con
un 23% de la población nacional sometida a más de 65 dBA, límite máximo de tolerancia al
ruido normalmente admitido (SECRETARÍA GENERAL DE MEDIO AMBIENTE, 1990), no
superado por ningún país europeo (OCDE, 1992) y que aumenta notablemente en áreas urbanas,
alcanzando al 65% de la población de Madrid, y al 52%, de la de Barcelona, de acuerdo con los
mapas acústicos municipales (ESTEVAN 1994).


Finalmente, no debe desdeñarse el efecto que produce la congestión a través del aumento
de la permanencia de los automóviles sobre la vía pública. Considerado un bien escaso en
muchas de nuestras ciudades, debido a las altas densidades de edificación y a la escasez de suelo
apto para urbanizar, el espacio público, normalmente estructurado en torno al viario, se ve
progresivamente invadido por automóviles, que obstruyen la visión, aumentan la peligrosidad,
producen sensación de agobio, obstaculizan el movimiento de los peatones y influyen
negativamente en el paisaje y la estética urbana.


La lucha contra la congestión, en tanto que agente provocador de aumentos en el consumo
de energía, en la emisión de contaminantes, en la generación de ruido, etc, es un objetivo que
se inscribe perfectamente en las políticas de la Unión Europea de mejora de la calidad ambiental,
amparadas por numerosos convenios internacionales y acuerdos para la reducción de emisiones
(Convenio sobre Cambio Climático, etc.). Y, en ese sentido, la puesta en práctica de políticas
específicas de movilidad para reducir la congestión y promover medios de transporte que
aprovechen más eficazmente las infraestructuras disponibles constituye una de las tareas más
urgentes.


2.3 Tendencias esperadas


Si se atiende a la evolución observada en las últimas décadas, las previsiones para el futuro
inmediato no pueden ser menos halagüeñas. Prácticamente en todas las ciudades del mundo,
aumenta la tasa de motorización y el uso de automóviles, en detrimento de los transportes
públicos y de los medios no motorizados.




Movilidad y planeamiento sostenible 19


0


100


200


300


400


500


600


U
.S


.
A


.


It
al


ia


Su
iz


a


Fr
a


n
ci


a


N
o


ru
eg


a


U
.K


.


Ja


n


Po
lo


n
ia


1970
1992


Evolución de la tasa de motorización
(Veh./1000 hab., OCDE, 1993)


En efecto, como puede verse en los diagramas adjuntos, entre 1970 y 1992, las tasas de
motorización aumentaron significativamente en todos los países considerados. En un plazo de
22 años, tanto Suiza, como Noruega, el Reino Unido o Francia, han visto doblar sus índices de
motorización, mientras Italia lo triplicaba y países como Polonia o Japón lo multiplicaban por
cuatro. (OCDE, 1993)


Naturalmente, no en todos los países el ritmo de crecimiento del parque automovilístico es el
mismo. En Estados Unidos, donde se alcanzan ya niveles próximos a la motorización completa,
el crecimiento de la tasa motorización es muy reducido, si se le compara con los índices de
crecimiento anual de la tasa de motorización en países en vías de desarrollo, como China, o en
vías de motorización acelerada como España (ver gráfico), de la misma manera que, en ciudades
como Paris, el crecimiento anual de la tasa de motorización resulta ínfimo si se compara con el
experimentado por la capital de Corea del Sur, con Santiago de Chile o con Varsovia
(SERVANT, 1996).




20 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


0
2
4
6
8


10
12
14
16
18
20


Paris Santiago de
Chile


Vars ovia Se ul


%


Crecimiento de la tasa de motorización en algunas metrópolis
(en % anual, 1980-94; SERVANT, 1996)


0


2


4


6


8


10


12


M
ex


ic
o


U
SA


Es
pa


ña


Ja


n


C
hi


na


In
di


a


Fr
a


n
ci


a


A
le


m
an


ia


C
an


ad
a


% Anual


Crecimiento anual de la tasa de motorización
(veh./hab., 1970-1992; DARGAY, 1999)




Movilidad y planeamiento sostenible 21


0
100
200
300
400
500
600
700
800


Ja


n


Es
pa


ña


It
al


ia


Fr
a


n
ci


a


U
. K


.


U
SA


U
SA


19
70


U
SA


19
50


Vehículos por 1000 habitantes
(Datos de 1990, PISARSKI, 1994)


Sin embargo, todo parece indicar que la mayoría de los países irán acercándose paulatinamente
a las tasas de motorización norteamericanas, lo que, sin duda, constituye un horizonte
escalofriante, si se tiene en cuenta el grado de congestión que ya padecen numerosas ciudades
europeas y asiáticas y el sustancioso incremento de usuarios de vehículos que puede producirse
en las próximas dos décadas.


Para comprender el alcance del crecimiento previsible, basta echar una ojeada al gráfico
comparativo, en el que se muestran las tasas de motorización de unos cuantos países en 1990,
junto a las que tenía Estados Unidos en 1970 y 1950. En él se comprueba cómo, únicamente
Japón, Italia y Francia, y estos últimos todavía ligeramente por debajo, alcanzaban en 1990 la
tasa de motorización de Estados Unidos en 1970, mientras Gran Bretaña y España no llegaban
siquiera a la que tenía dicho país en 1950. (PISARSKY, 1994)


Consecuentemente, las previsiones para el futuro próximo dibujan un panorama en el que países
como España alcanzarán en 2015 una tasa de motorización superior a los 700 vehículos por cada
1.000 habitantes (ver figura), un nivel hasta ahora sólo experimentado por Norteamérica, y cuya
gestión supone un reto de dimensiones nunca antes afrontadas, tanto en lo que se refiere a los
viajes interurbanos, como, sobre todo, en lo referente a los desplazamientos en el interior de las
ciudades. (DARGAY, 1999)




22 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


0
0,1
0,2
0,3
0,4
0,5
0,6
0,7
0,8
0,9


M
ex


ic
o


U
SA


Es
pa


ña


Ja


n


C
hi


na


In
di


a


Fr
a


n
ci


a


1970
1992
2015


Previsiones de tasas de motorización
(veh./hab., DARGAY, 1999)


Estos cambios en las tasas de motorización tienen y tendrán consecuencias importantes en la
movilidad y en el desarrollo de la congestión.


Desde el punto de vista de la movilidad, en efecto, se comprueba que la posesión de un
vehículo cambia notablemente las formas de comportamiento de las familias en relación a sus
desplazamientos. En concreto, las familias que disponen de un vehículo realizan un mayor
número total de viajes diarios, que las que no lo poseen, reduciéndose al mismo tiempo el
número de viajes para los que usan el transporte público. Es decir, cuando una familia adquiere
su primer vehículo, reduce el número de sus viajes en transporte público, en una proporción en
torno al 50 %, mientras aumenta el total de sus viajes en torno al 70%, para cuya gran mayor
parte utilizará el vehículo privado. (WOOTTON, 1993) Unos cambios, sin duda, muy negativos
para la movilidad urbana y la lucha contra la congestión, la contaminación, etc.




Movilidad y planeamiento sostenible 23


0
0,5


1
1,5


2
2,5


3
3,5


4


Sin coche 1 coche


T público
T privado


Reparto modal según motorización familiar
(Nº de viajes/viv/día; WOOTTON, 1993)


En la medida en que el incremento de la tasa de motorización es un rasgo común a prácticamente
todos los países y ciudades, solamente por el efecto del acceso a la posesión de un vehículo de
nuevas familias, el retroceso del transporte público y el avance del uso del automóvil privado
son una tendencia difícilmente evitable y que se comprueba en los datos del reparto modal en
casi todo el mundo.


Pero, los aumentos de la tasa de motorización, no sólo se traducen en aumentos
inmediatos de los viajes en automóvil y, por tanto, de la intensidad de la circulación, sino que
se trasmiten aumentando la congestión en proporciones mucho mayores. En efecto, como
muestra SERVANT, en áreas con altos niveles de congestión, como es el caso de la región de
Paris, el efecto de un aumento del 1% en la tasa de motorización, se traduce en un aumento del
3% en la intensidad de la circulación y en una elevación del 7% en la congestión (SERVANT,
1996).




24 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


8
Más allá de la formulación del deseo de conservar los recursos naturales para futuras generaciones, deseo compartido


ya por amplios sectores de la población, el consenso sobre lo que constituye una actitud o una política sostenible real en cada campo
de actividad se revela muy difícil de alcanzar. Si embargo el concepto resulta útil para subrayar, genéricamente, la importancia que
se pretende dar a la conservación del ambiente natural en cualquier proyecto o acción. Para una discusión más profunda de la
ambigüedad del término ver, por ejemplo, OWENS, 1996.


0


1


2


3


4


5


6


7


M oto rizació n C irculació n C o ng e s tió n


%


Repercusión del crecimiento anual de la motorización,
en la circulación y la congestión


(Región de París; 1981-91; SERVANT, 1996)


En definitiva, se prevén fuertes crecimientos de las tasas de motorización en la mayoría de los
países y, especialmente, en España, cuyos efectos sobre la circulación y la congestión serán
probablemente mucho mayores, si no se toman medidas adecuadas.




2.4 Nuevas actitudes y experiencias


En los últimos años, se generaliza entre instituciones, técnicos y ciudadanos una nueva actitud
frente a los problemas que genera la movilidad urbana, cada vez más dependiente del automóvil
privado, lo que induce congestión, contaminación y reduce la accesibilidad de los más pobres.


En esta nueva actitud, a la que se suman las instituciones internacionales, confluyen tres
tipos de aproximaciones:


• Por una parte, las aproximaciones preocupadas por la conservación de la naturaleza y el
medio ambiente, que inician hace décadas grupos de naturalistas y ecologistas y que, hoy
día, a través del ambiguo, pero eficaz, concepto de la sostenibilidad8 ha adquirido carta
de naturaleza en los programas de investigación e inversión de la mayoría de los
organismos e instituciones internacionales y penetra cualquier propuesta para el futuro.




Movilidad y planeamiento sostenible 25


9
“Access deprivation” es el concepto que describe las consecuencias para ciertos grupos sociales del desarrollo


disperso orientado al automóvil (EWING, 1997) y EANO, “Equal Avantage for Non-Ownership”, el principio y eslogan de quienes
pretenden impulsar la igualdad en la accesibilidad (GILBERT, 1998).


10
Suele entenderse como vehículo bajamente ocupado, aquel que no alcanza un número mínimo de ocupantes, en


general 2 ó 3, y muy especialmente aquel en el que únicamente viaja su conductor.


En el campo de la movilidad urbana, las aproximaciones desde la óptica de la
sostenibilidad apuestan por los medios de transporte menos contaminantes y menos
consumidores de recursos, exigiendo la imposición de restricciones al uso del automóvil
privado. Asimismo, estas aproximaciones han contribuido a la generalización de las
reflexiones sobre la calidad de vida urbana, la inseguridad provocada por el tráfico y la
necesidad de “templarlo” para garantizar un uso peatonal confortable y seguro del espacio
público.


• Por otra parte, las aproximaciones preocupadas por la cuestión social y, en concreto, por
las desigualdades que provoca la aplicación de determinadas políticas e, incluso,
tecnologías.
En lo referente a los medios de transporte urbano, estas aproximaciones hacen hincapie
en las dificultades de movilidad que suponen las ciudades y regiones urbanas orientadas
al automóvil para los grupos de rentas más bajas. Considerando, en este contexto,
socialmente injustas las políticas que favorecen a este medio de transporte, las
aproximaciones sociales exigen el desarrollo de sistemas de transporte que concedan
similar accesibilidad a los propietarios y a los no propietarios de vehículos9.


• Finalmente, las aproximaciones más técnicas, surgidas en los últimos años, procedentes
en gran parte de la reflexión sobre la experiencia norteamericana, ponen el acento en la
congestión circulatoria y sus consecuencias y se plantean como objetivo central la lucha
contra ésta. Estas aproximaciones plantean, también, la necesidad de reducir la movilidad
en automóvil privado, a través de una variada gama de medidas que contribuyen,
simultáneamente, a la contención de la congestión circulatoria.


El conjunto de estas tres aproximaciones, ambiental, social y técnica, que probablemente no
agotan el conjunto de ópticas posibles, han confluido en los últimos años en el desarrollo de
nuevas actitudes en materia de movilidad que plantean la necesidad de una reconsideración
profunda de las políticas convencionales y la puesta en práctica de nuevas medidas que
promuevan la reducción del tráfico automóvil y sus sustitución por el uso de transportes
públicos, bicicletas o desplazamientos a pie.


Y, en concreto, las progresivas evidencias y la toma de conciencia de técnicos y políticos
de la imposibilidad de afrontar con éxito la lucha contra la congestión y sus consecuencias,
utilizando únicamente los métodos tradicionales de ampliación de la oferta de infraestructuras
de transporte, ha llevado en los últimos años a la búsqueda de otras medidas que puedan
aliviarla.


Esta búsqueda se centra en promover un mejor uso de las infraestructuras existentes y en
la promoción de medios de transporte alternativos al vehículo privado bajamente ocupado10. Y,
significativamente, una parte de estas medidas no son sino el desarrollo de políticas ya en
práctica en Europa, pero muchas otras provienen de la experiencia de Estados Unidos, el país




26 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


que posee la mayor tasa de motorización, combinada con una red viaria generosa y ampliamente
desarrollada. Estas medidas suelen denominarse genéricamente de Gestión de la Demanda de
Transporte (“Transportation Demand Management), pues, aunque algunas se dirigen a optimizar
el uso de la oferta existente, la mayoría tratan de orientar la demanda de movilidad hacia otros
medios de transporte distintos del automóvil privado.


Estas medidas parten de la valoración de la “eficacia” y “costos” de los distintos modos
de transporte, valoración en la que, tal como se ha visto, el vehículo privado ocupado
únicamente por el conductor ocupa el nivel inferior, tanto por su consumo de energía y emisión
de contaminantes, como por la ocupación que implica de superficie de infraestructura por
persona, por debajo del automóvil ocupado por varias personas, el transporte colectivo (autobús,
metro, etc) y los desplazamientos a pie o en bicicleta, que ocupan el nivel superior.


En síntesis y clasificadas según sus objetivos, las medidas más interesantes
experimentadas para orientar la demanda de transporte, son las siguientes (ITE, 1989, WACHS,
1989; FERGUSON 1990, GIULIANO, 1992; POZUETA 1992, USDOT 1993):


• REDUCCIÓN DE LA DEMANDA DE MOVILIDAD
S Promoción del tele-trabajo, o trabajo a domicilio, y de la educación a distancia.


El trabajo o la educación a domicilio evita la realización de la mayoría de los viajes al
centro de trabajo o estudio, principal componente del tráfico en las horas y períodos
punta.(JOHNSTON 1994; DAY 1997; ELDIB, 1995; HANDY, 1995). El teletrabajo
(“telecommuting”) considerado hace años como un fenómeno que podría modificar
rápidamente las formas de trabajo e, incluso, la forma de las ciudades, se ha demostrado
de efectos distintos y mucho más lentos de lo previsto. En concreto, se ha evidenciado:
primero, que muy pocas personas teletrabajan permanentemente (en torno a un 10%
teletrabajan algunos días, pero, permanentemente, los porcentajes de personas
teletrabajando son muy inferiores, entre el 1,4 y el 2,0% del total de los trabajadores en
los Estados Unidos, según HANDY, 1995); segundo, que muchos teletrabajadores no
utilizan ordenador, elemento que se estimaba clave en esta forma de trabajo; finalmente,
que puede realizarse teletrabajo desde centros distintos al domicilio: los telecentros.


S Reducción del número de días de trabajo o estudio semanal


Ensayado aumentando a 10 horas la jornada diaria y liberando de asistir al centro de
trabajo un día a la semana, o a 9 horas, liberando un día por cada dos semanas, permite
reducir hasta un 20% los viajes al trabajo, lo que aliviaría sensiblemente la congestión
circulatoria (USDOT 93). Experiencias desarrolladas en Denver, Arizona, en 1981, con
9.000 empleados de 42 agencias gubernamentales, reduciendo la jornada semanal a 4 días
de 10 horas, obtuvo como resultados: la reducción en un 15% de los viajes de los
empleados; un descenso del 56 a 42%, en el tráfico en la media hora punta de entrada (del
47 a 34%, en la de salida) y todo ello, sin que los nuevos horarios, tuvieran influencia en
el uso de los transportes públicos y vehículos compartidos. Otra experiencia realizada en
Ventura, California, en 1990, con la introducción de la semana de cuatro días, tuvo, entre
otros efectos, conseguir una reducción del 82 al 77 en el porcentaje de conductores que
se desplazaban solos en sus vehículos. (USDOT, 1999)




Movilidad y planeamiento sostenible 27


S Promoción de modelos urbanos de baja demanda de movilidad


Tratan de lograr la reducción de la demanda de movilidad, o de movilidad motorizada,
diseñando modelos de organización urbana que no exijan necesariamente la realización
de viajes diarios de larga distancia para ir al trabajo o para satisfacer otras necesidades
(educación, servicios, compras, ocio). Estos modelos constituyen la punta de lanza de un
nuevo urbanismo, que trata con ello de evitar las altas exigencias de movilidad del
modelo zonificado y disperso de aglomeración (PIVO, 1992; KATZ, 1994, CRANE, R.;
CHRISTOFORIDIS, 1995; LGMD, 1995; EPOA, 1997).


• PROMOCIÓN DE MEDIOS DE TRANSPORTE ALTERNATIVOS
S Promoción de los desplazamientos a pie.


A través de la mejora del confort, la seguridad y la estética de los itinerarios peatonales,
entre otras medidas, pueden incentivarse eficazmente los desplazamientos a pie, como una
alternativa a las formas motorizadas de transporte, en distancias cortas o medias. Las
iniciativas van, desde las peatonalizaciones de centros urbanos o calles comerciales, hasta
medidas de “traffic calming”, con amplia experiencia europea, enriquecidas por recientes
aportaciones americanas como la “walkable city” o ciudad paseable. (BLACKMAN, 1966;
SMITH, 1987; BOWMAN, 1989; SANZ, 1996)


S Promoción de redes ciclistas.


La bicicleta es, probablemente, el medio de transporte más eficaz, en cuanto a velocidad,
exigencias de espacio, contaminación, etc, para desplazamientos urbanos inferiores a 10
Km. Para que su utilización suponga una alternativa real a otros medios de transporte, es
preciso resolver el problema de la seguridad de sus usuarios, mediante infraestructuras o
regulaciones específicas. (EUROPEAN COMMISSION, 1998)


S Promoción del transporte colectivo, mediante modelos urbanos específicos y adecuados
diseños de infraestructuras, paradas, tarifación, etc.


Europa tiene gran experiencia en la promoción del transporte colectivo. No obstante, las
aproximaciones norteamericanas, con el concepto del “transit-oriented design” (diseño
orientado al transporte público) está fructificando en una nueva reconsideración de las
posibilidades y medidas de actuación para aumentar el uso del transporte público. (OMT,
1992; IRWIN, 1992; BEIMBORN, 1995; MOBILITY PARTNERS, 1999)


S Regulación del aparcamiento para desincentivar viajes en vehículo privado.


Cada nueva plaza de aparcamiento de larga duración, que se abre en un centro urbano o en
un área congestionada, supone la posibilidad de que un automóvil más acceda al mismo
todos los días . La localización y carácter de las dotaciones de aparcamiento se estudia,




28 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


actualmente, en el marco de sus efectos sobre el transporte y la congestión.(ITE, 1987;
HIGGINS, 1989; YOUNG, 1990; CROW, 1991; MONZÓN, 1992; POUTANEN, 1994;
POZUETA, 1995)


• OPTIMIZACIÓN DEL USO DE LAS INFRAESTRUCTURAS
EXISTENTES


S Promoción de horarios flexibles y escalonados de entrada y salida al trabajo


Tratan de evitar la concentración de viajes en el tiempo, distribuyendo el tráfico de las
horas punta, en períodos horarios más amplios. Los flexibles permiten a los empleados
un cierto margen a la hora de entrada y de salida, los escalonados organizan la entrada y
salida del trabajo en hora fija, pero distinta, algo retrasada o adelantada, para diversos
grupos de trabajadores.(USDOT, 1993)
Se han ensayado en amplias áreas de algunos centros urbanos de ciudades americanas.
Así, en experiencias de horario flexible realizadas en San Francisco, California, con 6.000
empleados y en Bishop Ranch, también California, con 14.800, se detectó la tendencia
de los trabajadores a adelantar una media hora la entrada al trabajo, con lo que padecían
menos la congestión en sus desplazamientos, ahorrando por término medio 9 minutos en
cada viaje. En Honolulu, Hawaii, en una experiencia de horario escalonado, en la que
participaron 11.000 empleados gubernamentales, se observaron reducciones del tiempo
de viaje de hasta un 18% y 7 minutos de ganancia de tiempo, pero el efecto resultó
irregular para los distintos horarios en que se escalonó la entrada y salida de los
empleados. (USDOT, 1999)


S Construcción de carriles bus y de alta ocupación


Un carril convencional de autopista tiene una capacidad en personas inferior a unas 2.500
por hora, dada la baja ocupación de los vehículos en los períodos punta (entre 1,15 y 1,30
personas por vehículo como media) y la capacidad máxima en vehículos de un carril (en
torno a 2.000 vehículos). Un carril reservado a vehículos con dos o más ocupantes
permite proporcionar una capacidad de 4.000 personas hora, llegando a 6.000, para tres
o más, y alcanzando más de 34.000, en caso de reservarlo exclusivamente a autobuses,
tal como se registró en el Lincoln Tunnel de New York (TURNBULL, 1990). La
conversión de carriles convencionales en carriles de alta ocupación, es decir, reservados
a vehículos ocupados por más de una persona, en los que la velocidad media es superior
a la de los convencionales por su menor congestión, constituye una técnica con amplia
experiencia para mejorar la capacidad en personas de carreteras y autopistas y animar a
los conductores a agruparse para usar los carriles reservados, reduciendo así el número
de vehículos en circulación. (KNAPP, 1995; STODDARD, 1996, POZUETA, 1997)


S Promoción de vehículos compartidos


En la misma línea que el anterior, se trata de facilitar a los conductores la posibilidad de
ponerse en contacto con otros, con parecidos orígenes, destinos y tiempos de viaje, para




Movilidad y planeamiento sostenible 29


11
Las Asociaciones para la Gestión de la Demanda de Transporte son una de las experiencias más extendidas e


interesantes de las que se han desarrollado en Estados Unidos en torno a la promoción de nuevas formas de movilidad y de lucha
contra la congestión. Estas asociaciones, que agrupan a numerosas empresas y actúan como “lobbys” en materia de transporte,
realizan reuniones nacionales y cuentan con manuales para su formación y directorios publicados. (ACT, 1993; SCAG, 1989).


utilizar solamente un vehículo para los viajes al centro de trabajo o estudio. Su objetivo
es reducir el número de coches en circulación, aumentando su ocupación. En casi todas
las ciudades americanas y en muchas de las europeas funcionan agencias que ponen en
contacto a conductores, mediante diversos programas informáticos. En Madrid existe una
agencia experimental, el Centro de Viaje Compartido, que realiza ese cometido. Además
de mejorar el aprovechamiento de las infraestructuras, reducen el consumo y la
contaminación.(USDOT,1993; TRB, 1996; GIL, 1997; FERGUSON, 1997)


S Regulación de entorno y acceso a la red viaria principal.


En una cierta medida, la congestión es fruto de una deficiente regulación de la red viaria.
La regulación de los accesos directos, desde edificios y aparcamientos, a las vías rápidas,
la del estacionamiento en sus bordes, la separación de los grandes generadores de tráfico,
para que las posibles colas de entrada no congestionen la red, las rampas dosificadoras,
etc, constituyen instrumentos eficaces para mejorar la eficiencia de ésta (ITE, 1991;
USDOT, 1994; ITE, 1996; ITE, 1997).


Muchas de estas medidas se han llevado a la práctica a través de instrumentos específicos para
su implementación, tales como:


• Las Ordenanzas de Reducción de Viajes, “Trip Reduction Ordinances” (HENDERSON,
1986; GROMALA, 1989; CDT, 1990; POZUETA, 1993), un tipo de ordenanza
municipal o regional que establece la obligación de cumplir determinados objetivos en
relación con el transporte a ciertos tipos de promociones inmobiliarias, en general, las que
superan un determinado tamaño y se localizan en áreas congestionadas. Estos objetivos
suelen ser: garantizar que un cierto porcentaje de los viajes de los habitantes o empleados
se realicen en modos distintos del vehículo ocupado por una sola persona o evitar que el
nivel de servicio de las arterias o intersecciones próximas descienda por debajo de un
determinado umbral.


• Los Coordinadores de Transporte, responsables de la promoción de medios de transporte
alternativos al vehículo privado ocupado sólo por el conductor y de gestionar los
estacionamientos, en grandes empresas, organismos e instituciones. (ITE, 1989,
FERGUSON 1990, POZUETA 1992, USDOT 1993).


• Las Asociaciones para la Gestión de la Demanda de Transporte (“Transportation
Demand Management Asociations”), que agrupan a diversas empresas y organismos
interesados en promover, a muy diversos niveles, medidas de gestión de la demanda de
transporte11.




30 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


12
En realidad, desde el planeamiento se puede incluso colaborar a facilitar el desarrollo del teletrabajo, previendo suelo


para la localización de telecentros y permitiendo la instalación de oficinas anejas a las viviendas, mediante normativas adecuadas
(HANDY, 1995).


Naturalmente, no todas estas medidas pueden implementarse a través del planeamiento
urbanístico. La promoción del teletrabajo12 o los horarios flexibles, por ejemplo, difícilmente
pueden promoverse en los planes generales o parciales, de la misma manera que resulta difícil
promover directamente el nombramiento de coordinadores de transporte. son medidas que
exigen otros tipos de control, probablemente, distintos de los urbanísticos. No obstante, incluso
estas medidas, pueden incentivarse desde la planificación urbanística a través de su inclusión
en una Ordenanza de Reducción de Viajes, que las contemple como posibilidades de actuación
mediante las cuales promotores o empresarios puedan cumplimentar los objetivos de transporte
que se les imponen. De manera, que indirectamente, también el planeamiento puede contribuir
a promover este tipo de medidas.


En cualquier caso, donde la labor del planeamiento es clave es en la puesta en práctica de
algunas medidas o acciones mencionadas, desde la investigación y desarrollo de modelos de baja
demanda de movilidad, hasta la regulación de los aparcamientos y de las dotaciones de plazas
en edificios, pasando por la búsqueda de ciudades “paseables”, la promoción de la bicicleta o
los diseños orientados al transporte público.


3 MODELOS URBANOS Y DEMANDA DE MOVILIDAD


Es un lugar común entre los expertos en transporte y urbanismo, que la demanda de movilidad
es, en gran medida, consecuencia de los modelos de organización espacial que adoptan las
sociedades. También es un lugar común la proposición inversa, es decir, que los modelos de
organización espacial dependen del desarrollo de medios de transporte que faciliten la
movilidad.


En definitiva, nadie duda que existe una estrecha relación entre los modelos espaciales,
modelos urbanos y territoriales, y la demanda de movilidad. Puede así aceptarse que una
aglomeración, donde las zonas residenciales están alejadas de las zonas de empleo,
experimentará desplazamientos pendulares diarios y masivos, entre unas y otras, o que una
ciudad confinada en un escaso perímetro tendrá longitudes medias de viaje inferiores a las de
las ciudades que se desarrollan de forma dispersa o difusa en ámbitos territoriales amplios.


Esta relación entre modelo espacial y movilidad es lo que confiere al planeamiento
urbanístico una gran importancia en el desarrollo de una determinada política de transporte. En
efecto, el planeamiento, al definir la localización e intensidad de las actividades en el espacio,
influye decididamente en la demanda de desplazamientos e, incluso, en el tipo de medios de
transporte adecuados para su satisfacción.


Numerosos aspectos del modelo territorial influyen de algún modo en la movilidad. No
obstante, algunos de ellos resultan especialmente significativos en el momento actual y son
objeto de continuos debates en la literatura especializada. Tal vez las cuestiones en torno al
modelo territorial que tienen mayor trascendencia en la movilidad y que han suscitado mayores
controversias son: la alternativa ciudad compacta-ciudad dispersa o difusa, la opción entre
zonificación y mezcla de usos, la densidad de edificación y la utilización de diversas
morfologías urbanas y tipologías edificatorias.




Movilidad y planeamiento sostenible 31


13
Vease, por ejemplo: el Journal of the American Planning Association, winter 1997, con artículos a favor y en contra


de la dispersión (EWING, 1997; GORDON, 1997), o el número 2 de la revista URBAN, 1998, con una seccion especial dedicada
a la Potmetrópolis (EZQUIAGA, 1998; SOJA, 1998; CASARIEGO, 1998; FARIÑA, 1998). En su reciente libro sobre Diseño
Urbano, Frey incluye un capítulo sobre la ciudad compacta en el que se analizan los argumentos a favor y en contra de la misma
(FREY, 1999). Sobre los costos del “sprawl” y, por tanto con una visión crítica del mismo, veanse las páginas del Sierra Club en
Internet (www.sierraclub.org/transportation/sprawl) y, en particular, el informe “The Dark Side of the American Dream: The Cost
and Consequences of Suburban Sprawl”.


3.1 Ciudad compacta-ciudad dispersa


Numerosas investigaciones y publicaciones abordan en los últimos años el debate entre las
ventajas e inconvenientes de las formas compacta y dispersa de ciudad, desde diversas ópticas
(energética, económica, ambiental, social, etc.)13.


Históricamente, las ciudades se fueron diferenciando de las áreas rurales, entre otras
características, por constituir un conjunto compacto de edificaciones, en el que los espacios
libres de construcción eran escasos y estaban destinados a un uso público (desplazamientos,
mercado, etc).


La introducción del ferrocarril y los tranvías en la ciudad, en la segunda mitad del XIX
y a principios del XX, constituyó la primera ruptura significativa de su carácter compacto,
permitiendo la aparición de núcleos de urbanización en torno a estaciones y paradas o la
integración de núcleos rurales en el área de influencia de una ciudad próxima.


La generalización del uso del automóvil, a partir de los años 40, en Estados Unidos, y de
los 60 y 70, en España, abrió a la localización de actividades urbanas el conjunto de la periferia,
facilitando la aparición de una urbanización dispersa, cuya distancia al centro se amplía
considerablemente con la construcción de redes de autopistas y autovías en torno a las grandes
aglomeraciones, cinturones y radiales, que han extendido a territorios cada vez más amplios el
proceso de difusión urbana.


Estos procesos de dispersión y difusión urbana tienen su base, por un lado, en la búsqueda
de mejores condiciones ambientales y precios del suelo más reducidos, por residentes y
empresas, pero responden, también, a las estrategias de los agentes inmobiliarios y a la dificultad
de desarrollo de algunas bolsas de suelo.


En general, el proceso de dispersión coincide con cambios en las características de la
demanda residencial, con un incremento importante de viviendas de tipo unifamiliar, en sus
diversas categorías, con jardín privado asociado a la vivienda.


A menudo, el debate sobre ciudad compacta-ciudad dispersa se asimila al debate sobre
tipologías edificatorias. Sin embargo, se trata de dos temas perfectamente diferenciados. En
efecto, aunque la dispersión vaya normalmente asociada a las tipologías residenciales de baja
densidad, también las naves industriales, los edificios de oficinas o los centros comerciales
resultan característicos de esta nueva forma de desarrollo urbano.


Desde la óptica de las nuevas aproximaciones, el debate sobre la dispersión se centra en
evaluar las consecuencias que sobre la movilidad tiene la extensión de la ciudad en ámbitos
territoriales cada vez más amplios, sólo parcialmente urbanizados, en los que áreas ocupadas por
la edificación se alternan con áreas vacías, dando lugar a una urbanización en “salpicadura de




32 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


14
Las ventajas generales de la ciudad compacta frente a la dispersa suelen estimarse en: menor ocupación de suelo,


menor consumo de energía, menores longitudes y costos de transporte, mayor mezcla de usos, etc. Por su parte, la ciudad dispersa
pasa por tener como ventajas una mayor dotación de espacios libres (la ciudad verde), mayor porcentaje de viviendas unifamiliares
con jardín, menor congestión, facilidad de acceso en automóvil, etc. (FREY, 1999; EWING, 1997; GORDON, 1997)


15
Cada vez resulta más difícil identificar los limites de un área metropolitana o una ciudad-región, como se tiende a


denominarlas. El ámbito geográfico en el que se puede cambiar de vivienda sin cambiar de empleo, o de empleo sin cambiar de
vivienda, refleja en gran medida la amplitud del concepto.


aceite”14. Este modelo de crecimiento discontinuo y disperso no es, en general, el resultado de
un plan que haya tenido en cuenta la disposición de las infraestructuras de transporte y la de los
núcleos urbanizados, ni tampoco de un plan que haya dejado sin urbanizar los terrenos menos
aptos o peor situados. Es básicamente un modelo espontáneo, aunque se apoye, en gran medida,
en las infraestructuras existentes, en el que la gestión inmobiliaria y la actuación personal de los
distintos agentes resulta decisiva.


A la espontaneidad del proceso de construcción de la ciudad difusa contribuye sin duda
el hecho de que, el progresivo avance de su radio de acción desborda normalmente los límites
municipales, e incluso provinciales, extendiéndose por territorios de un número creciente de
administraciones locales, que no disponen de los órganos ni de los instrumentos adecuados para
el control y regulación del proceso.


El modelo disperso, combinado normalmente con una zonificación por usos o actividades,
sólo puede funcionar adecuadamente con una importante red de infraestructuras de transporte,
que permita la comunicación de las diversas áreas entre sí y con la ciudad central, con la que
constituyen un mercado único de empleo y vivienda15. Pero, dado que la disposición de áreas
urbanizadas y sin urbanizar es, normalmente, la consecuencia caprichosa de la actuación de los
agentes inmobiliarios, el modelo disperso de organización urbana no suele adaptarse bien a la
construcción de infraestructuras de transporte colectivo en sitio propio (ferrocarril, tranvías,
metro, etc), que requieren para ser eficientes la existencia de una cierta concentración y
disposición en ejes de la edificación. De ahí que, por lo general, la demanda de movilidad
asociada al modelo disperso de urbanización exija el desarrollo de una amplia y capaz red de
carreteras y autopistas, lo que, en definitiva, se traduce, en la utilización masiva del vehículo
privado como medio de transporte.


De hecho, el modelo de ciudad difusa se apoya y articula sobre la red de carreteras y
autopistas, sin que en ello influyan demasiado los trazados o la disposición concreta de la red,
sino, sobre todo su densidad, ya que las unidades de urbanización lo único que precisan es poder
conectarse, “colgarse”, en algún punto a la red. La ciudad difusa se apoya, y potencia
simultáneamente, en la red suburbana de carreteras y autopistas.


Con independencia, por tanto, de otras consideraciones, como las económicas y las
ambientales (EWING, 1997), el modelo disperso de urbanización tiene como consecuencias
principales, por un lado, el incremento en las longitudes de los desplazamientos urbanos, al
menos los generados por los viajes al trabajo, lo que dificulta los viajes en modos no
motorizados (KRAG, 1993), y por otro, el incremento del uso de los vehículos privados como
medio de transporte.




Movilidad y planeamiento sostenible 33


0
10
20
30
40
50
60
70
80


Paris Cope nague


Ce ntro
Pe rife ria


% de viajes al trabajo en automóvil
(SERVANT, 1996)


0


20


40


60


80


100


120


0
1 K


m
2 K


m
3 K


m
4 K


m
5 K


m
6 K


m
7 K


m


A pie


En bici


En coche


Reparto modal y distancia
(Alemania, 1989; KRAG, 1993)



















34 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


El mayor uso del automóvil privado en la urbanización dispersa se comprueba en numerosas
ciudades, por una parte, porque los aumentos de las distancias reducen los desplazamientos a
pie o en bicicleta y, por otra, porque la participación de los viajes en vehículo privado en el
reparto modal es significativamente mas alta en las periferias, que en los desplazamientos
originados en la ciudad compacta central. Así sucede, por ejemplo, en los casos de Paris o
Copenhague, donde, según datos de Servant, el uso el automóvil en la periferia es, como media,
cerca de tres veces superior a su uso en la ciudad central, caso de Paris, y más de dos veces en
Copenhague.(SERVANT, 1996)


De hecho, la exigencia de posesión de automóvil para desplazarse en las nuevas periferias
dispersas y las dificultades consecuentes de acceso en esas áreas que encuentran quienes no lo
poseen ha llevado a acuñar el concepto de “access deprivation” que, junto al de “environmental
deprivation”, referente a la insuficiencia de variedad social en estas homogéneas áreas, que
tendría repercusiones psicológicas en la formación de los niños (EWING, 1997), constituirían
dos de las características psicológicas específicas de la ciudad dispersa.


En definitiva, la ciudad dispersa o difusa constituye una forma de asentamiento muy
exigente en materia de movilidad, difícil de afrontar mediante medios de transporte colectivo
y que, por tanto, induce al uso intensivo del automóvil privado para los desplazamientos
urbanos.


La reflexión sobre el modelo urbano y, en particular, sobre la forma dispersa de
urbanización y sus consecuencias sobre la movilidad tiene especial interés en España, dados los
cambios recientes que se han producido en la legislación urbanística estatal.


En efecto, la obligación de clasificar como no urbanizables únicamente aquellos suelos
que tengan o deban tener una especial protección por sus peculiares valores o que no sean
idóneos para la urbanización, así como la supresión del suelo urbanizable programado, crea unas
condiciones nuevas, con las que se abre a los municipios la posibilidad de un planeamiento
urbanístico que no aspire a dirigir espacial y temporalmente el desarrollo urbano, sino que deje
al libre juego de los agentes inmobiliarios la decisión del futuro del modelo y el crecimiento
urbano.


Esta nueva situación va a permitir una gran flexibilidad en cuanto a la aparición de
núcleos e implantaciones suburbanas, lo que puede dinamizar el mercado inmobiliario, al restar
rigidez al proceso, pero puede, simultáneamente, acelerar notablemente el desarrollo del modelo
disperso de urbanización.


En estas condiciones, con independencia del marco legal que puede establecer cada
Comunidad Autónoma, la cuestión de la demanda de movilidad y la exigencia de
infraestructuras de transporte asociada a los distintos modelos urbanos, así como la congestión
circulatoria consecuente, debería constituir uno de los criterios principales a la hora de
seleccionar y dar vía libre a las distintas iniciativas de desarrollo inmobiliario.


3.2 La zonificación y sus límites


La zonificación, es decir, la separación de distintas actividades en el espacio o la singularización
de las distintas partes del suelo urbano o por urbanizar por un uso característico es, hoy día, una
práctica habitual en el planeamiento urbanístico.


En parte tendencia natural de los asentamientos humanos (FOLÍN, 1976), su utilización
urbanística proviene, a este lado del Atlántico, de los intentos de algunas ciudades alemanas




Movilidad y planeamiento sostenible 35


Plano de Frankfurt, 1891
(Mancuso, 1980)


(Frankfurt, en la época del alcalde Adickes, 1891) de estabilizar el mercado y los precios del
suelo en determinadas áreas urbanas, impidiendo la localización de actividades que pudieran
afectarle y, al otro lado del Atlántico, del intento de confinar las lavanderías chinas al recinto
de Chinatown, en la ciudad de San Francisco (MANCUSO, 1980).


Pero, la utilización del "zonning" se generalizó tras la conceptualización que los Congresos
Internacionales de Arquitectura Moderna (CIAM) hicieron de la ciudad funcional y las
propuestas de la Carta de Atenas de dar a cada actividad urbana, a cada uso, la localización y
condiciones ambientales y funcionales adecuadas a sus exigencias (LE CORBUSIER, 1957).


Convertida en instrumento de ordenación, en combinación con una importante atención
al desarrollo de la red viaria, la zonificación constituye hoy día uno de los conceptos de mayor
influencia en la cultura urbanística y en la elaboración del planeamiento. En España, su
utilización ha sido reconocida y generalizada por la propia legislación del suelo, que incorpora
el establecimiento de usos globales (concepto claramente emparentado con el de zonificación)
en suelo urbanizable (la ciudad futura), como uno de los elementos claves de la ordenación
urbana.


Y, efectivamente, la separación de actividades en el espacio no sólo es un instrumento
útil, sino que, en ocasiones, resulta imprescindible para evitar que los impactos de unas
actividades repercutan negativamente en otras, cuando se sitúan próximas entre sí. El debate
sobre la zonificación no es, pues, una discusión sobre la utilidad de separar algunas actividades,
ampliamente reconocida, sino, sobre su masiva, sistemática y, a menudo, irreflexiva utilización.
En efecto, la zonificación se ha convertido en muchos casos en un instrumento incontestado que
permite a los planificadores proceder a una primera organización urbana, mediante un esquema
de usos o actividades. Puede decirse que, en la mayoría de los planes de las tres últimas décadas,




36 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


las actividades terciarias se orientan básicamente hacia el centro urbano, o en todo caso hacia
otros subcentros espacialmente delimitados, mientras el resto se distribuye en áreas residenciales
o industriales y equipamientos. Los planes parciales son residenciales o industriales y en menor
medida, terciarios o de equipamiento.


Naturalmente, en las áreas residenciales e, incluso en las industriales, suele autorizarse
la localización de otras actividades, como algunos comercios y oficinas, pero, en general, con
carácter complementario. De hecho, el término "uso complementario", y otros similares, se ha
generalizado en muchas normativas urbanísticas, como contrapartida a la existencia de un "uso
principal" o global, al que no puede dejarse totalmente sólo. Pero, evidentemente, con esos usos
complementarios no se logra evitar el carácter marcadamente monofuncional con que se concibe
la mayor parte del suelo urbanizable.


Y, sin embargo, no parece haber razones funcionales para una zonificación tan estricta
de los usos que, por otra parte, se ha demostrado en numerosos casos incapaz de controlar, en
la práctica, la localización de algunas actividades con impactos claramente negativos sobre el
resto (por ejemplo, las actividades generadora de ruido diurno o nocturno). Así, viviendas y
oficinas pueden coexistir en prácticamente todas las situaciones, incluso dentro del mismo
edificio, al igual que la vivienda y el resto del terciario, como es habitual en los centros urbanos.
Pero, igualmente, pueden encontrarse numerosas actividades entre las denominadas
"industriales" o de "almacenaje", que pueden coexistir con la vivienda. Y, no sólo las de escasa
dimensión (talleres, etc). Hoy día, empresas de alta tecnología y de investigación apenas
suponen impactos en el entorno, al igual que diversos tipos de almacenamiento.


En cualquier caso, el problema de la coexistencia y contigüidad entre actividades no es
un problema que se resuelva técnicamente bien con la referencia a usos o funciones. La mayor
o menor compatibilidad entre actividades es un problema de definición de las condiciones
ambientales que requiere cada actividad que, traducida en una serie de índices, permitiría
fácilmente una regulación de los posibles impactos negativos de unas actividades sobre otras.
De hecho, la procedencia de los impactos es indiferente, por lo que, tanto da que estos procedan
de una industria, de una discoteca, de un restaurante o de una sala de cine. La cuestión es
establecer los umbrales ambientales que deben cumplir las actividades que se localicen, por
ejemplo, en un área en la que se admiten viviendas.


Debe subrayarse, también, que la zonificación por actividades se ve a menudo
complementada y reforzada por una zonificación social, más sutil, implícita en la diferenciación
de las zonas residenciales mediante diversas ordenanzas de edificación, que separan en el
espacio áreas con tipologías homogéneas. Práctica mucho más generalizada de lo que se piensa,
la diferenciación tipológica marca en gran medida una segregación social, en la medida en que,
cada tipo de producto inmobiliario residencial (pisos, pisos con jardines comunes, adosados,
chalets, etc) suele moverse entre unos umbrales de precio, que se traducen, en definitiva, en una
selección socio-espacial por niveles de renta. Esta segregación tipológica no es contradictoria
con la segregación social que producen las diferencias en los precios del suelo de las distintas
áreas urbanas, debido a cuestiones de localización, servicios, etc, sino que se superpone a ella,
de manera que, a menudo, los planificadores utilizan en cada área las tipologías adecuadas al
nivel de los precios del suelo y los promotores inmobiliarios completan la homogeneización
unificando, también, la superficie de las viviendas.


La constitución, por vía de los ámbitos de ordenanza de edificación, de amplias áreas con
tipología homogénea, sumada a la zonificación por actividades convierte la ciudad en un
mosaico socio-funcional con consecuencias importantes sobre la vida urbana y la movilidad.




Movilidad y planeamiento sostenible 37


Sobre la vida urbana, porque la simplificación social y de actividades a que conducen los
modelos segregados reduce la complejidad de la vida urbana, la “biodiversidad urbana”,
descomponiendo la ciudad en sus más elementales componentes y acabando con algunas de las
características, como la “heterogeneidad”, que estudiosos urbanos, como Wirth, o Jacobs
situaron en la base de la formación de la “cultura urbana” (WIRTH, 1962; JACOBS 1967) y
cuya ausencia, con consecuencias importantes para la educación y la formación, se tipifica en
el concepto de “environmental deprivation” (EWING, 1997).




38 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


16
La ausencia de una zonificación estricta es, sin duda, condición necesaria para posibilitar que, al menos, una parte


de los ciudadanos puedan vivir cerca de sus puestos de trabajo. Sin embargo, puede no ser condición suficiente para una efectiva
reducción de la longitud de los viajes. De hecho, algunas investigaciones americanas (CERVERO, 1989), señalan que cuando, en
las primeras coronas suburbanas, llegan a producirse equilibrios entre población activa y puestos de trabajo, no por ello cambia
significativamente la demanda de movilidad, manteniéndose en algunos casos desplazamientos tan frecuentes o largos, como los
generados en las coronas más externas, puramente residenciales. Ello parece explicarse, porque en muchas familias trabajan los dos
progenitores, lo que dificulta encontrar un lugar próximo a los puestos de trabajo de ambos, y porque en la elección del lugar para


(continúa...)


0
500


1.000
1.500
2.000
2.500
3.000
3.500
4.000
4.500


Paris Pe que ña
corona


Gran corona


Población
Emple os


Segregación empleo-residencia: el caso de París
(En miles; BERTHET, 1996)


Por su parte, las consecuencias de una utilización irreflexiva o abusiva de la zonificación como
instrumento de ordenación urbana sobre la demanda de movilidad son obvias. La separación de
actividades en el espacio y, en particular, la de la residencia y el empleo tiene como
consecuencia inevitable la exigencia de desplazamientos diarios masivos de las personas, desde
las áreas de habitación, hacia las industriales y terciarias. Estos desplazamientos, tanto más
largos cuanto más separadas geográficamente estén las diferentes actividades, se concentran en
el tiempo, debido a la coincidencia de los horarios de trabajo, dando lugar a las horas y períodos
punta y a fuertes desequilibrios entre corrientes de tráfico, por la mañana en dirección a los
centros de empleo y, por la tarde, hacia las áreas residenciales. Ambas características,
concentración en el tiempo y pendularidad, hacen que sea esta demanda de movilidad la que
establece la capacidad con que deben diseñarse las infraestructuras de transporte en las
aglomeraciones urbanas.


Por su parte, el carácter socialmente homogéneo de amplias áreas suburbanas dificulta la
presencia de la variedad de titulaciones y profesionales que las empresas ubicadas en sus
proximidades precisan, lo que exige desplazamientos desde otras zonas.


Aunque, no puede afirmarse que la mezcla de usos suponga una inmediata reducción de
la demanda de movilidad16, es evidente que se trata de una condición necesaria para ello. Por




Movilidad y planeamiento sostenible 39


16(...continuacion)
vivir dentro de una aglomeración, influyen muchos otros factores (precio de la vivienda, calidad ambiental, proximidad a familiares,
amigos o ambientes, etc) que hacen muy difícil la coincidencia, ni siquiera parcial, del mapa de empleo y del mapa residencial.


tanto, desde el punto de vista de la movilidad, debería considerarse positivo en el planeamiento
urbanístico no sólo evitar el establecimiento de aquellas zonificaciones, que sin resolver
incompatibilidades reales, funcionales o ambientales, colaboran a una mayor exigencia de
movilidad, sino, promover decididamente las áreas de uso mixto, como células base de las
nuevas áreas urbanas. Áreas de uso mixto en las que puedan coexistir en forma adecuada la
mayor variedad posible de formas residenciales y centros de empleo, que puedan
complementarse entre sí, elevar el nivel de “autosuficiencia local” (LGMB, 1995) y reducir con
ello la demanda de movilidad.


Y, en ese sentido, puede resultar interesante, cambiar la visión zonificadora de la
ordenación, por una óptica de búsqueda o resolución de la compatibilidad entre actividades de
cara a lograr un conjunto lo más integrado posible, separando y localizando en áreas específicas
únicamente aquellas cuyos impactos son claramente incompatibles con el resto. Y, en esa
perspectiva, una adecuada normativa de exigencias ambientales e impactos, que incluya
distancias y situaciones de incompatibilidad, y una mayor eficacia de las formas de control de
los primeros desde los ayuntamientos, puede resultar mucho más eficaz que una normativa
zonificadora. De la misma manera, la búsqueda de una mayor integración social, mediante la
mezcla de tipologías y densidades que permitan el acceso a la vivienda en una misma área de
una amplia gama de capas sociales, puede constituir un objetivo a perseguir si se pretende
reducir las exigencias de movilidad o reducir las bases para que ello sea posible.


3.3 Sobre las densidades de edificación


Conjuntamente con la dispersión y la zonificación, la reducción de la densidad edificatoria es,
tal vez, la tendencia más clara de la urbanización española en los últimos años. En efecto, con
cierto retraso con respecto a otros países más desarrollados, el planeamiento urbanístico ha
procedido a una reducción generalizada de densidades, a través de la disminución de
edificabilidades y aprovechamientos que, en el caso residencial, raramente superan ya las 40 o
50 viviendas por hectárea, en el suelo urbanizable, muy por debajo del máximo autorizado por
la Ley ( 75 viviendas por hectárea).


Esta reducción de densidades es, en parte, reacción a los abusos de los años 60 y 70,
búsqueda de un mayor equilibrio entre áreas libres y áreas edificadas y, también, en parte,
consecuencia de la utilización de tipologías edificatorias unifamiliares, que responde al deseo
de buena parte de la población de disponer de jardines privados y de un ambiente menos
congestionado que el característico de las ciudades y pueblos españoles tradicionales, de calles
estrechas y edificios altos.


Por sí sola, la reducción de las densidades de edificación o de habitación tiene como
consecuencia inevitable la extensión del área urbanizable necesaria para un mismo volumen de
población, lo que, en general, supone alargar la longitud de los viajes y aumentar el costo del
transporte. Sin embargo, no tiene que traducirse necesariamente en un aumento de la congestión,
ya que, en general, la baja densidad va acompañada de una mayor dotación de superficie viaria




40 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100


Ph
oe


ni
x


Pe
rt


h


W
a


sh
in


gt
on


Sy
dn


ey


To
ro


n
to


H
a


m
bu


rg
o


Es
to


co
lm


o


M
u


n
ic


h


V
ie


n
a


To
ky


o


H
o


n
g


K
o


n
g


Densidad
% T privado


Uso del automóvil (%) y densidad urbana
(viv+empleo/10 Ha.; KENWORTHY, 1989)


por vivienda o habitante, lo que aumenta la capacidad general de la red, en relación a la ciudad
densa (GORDON y RICHARDSON, 1997).


De hecho, la mayor cantidad de suelo urbanizado por metro cuadrado edificado, una de
las características considerada menos “sostenibles” de las áreas de baja densidad, ha llevado a
algunas administraciones europeas a establecer los impuestos inmobiliarios en función del área
urbanizada y no sólo de la superficie construida. Estos tipos impositivos tendrían la función de
penalizar las bajas densidades y desanimar a sus compradores. (APEL, 1997)


No obstante, en la medida en que, las bajas densidades dificultan la utilización de otros
medios de transporte y animan al uso del automóvil privado, contribuyen a agudizar la
dependencia de las ciudades respecto al automóvil. La densidad de edificación, en efecto, puede
suponer un problema para el funcionamiento de ciertos medios de transporte colectivo, que
requieren una mínima concentración puntual de la demanda para ser rentables. Ello quiere decir
que la reducción de las densidades de habitación, utilizada de forma irreflexiva y generalizada,
puede traducirse en un incentivo a la utilización del vehículo privado como medio masivo de
transporte, ante la imposibilidad de rentabilizar otros medios, tal como demuestran diversos
estudios de los porcentajes de viajes en diversos modos en ciudades con distinta densidad de
población (KENWORTHY, 1989).




Movilidad y planeamiento sostenible 41


0


10


20


30


40


50


60


70
Ph


oe
n


ix


W
as


hi
ng


to
n


To
ro


nt
o


Es
to


co
lm


o


V
ie


na


H
on


g
K


on
g


Densidad


% T público


Uso del transporte público (%) y densidad urbana
(viv+empleo/10 Ha.; KENWORTHY, 1989)




42 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


0
5
10
15
20
25
30
35
40
45


Ph
oe


n
ix


W
as


hi
ng


to
n


To
ro


nt
o


Es
to


co
lm


o


V
ie


na


H
on


g
K


on
g


Densidad


% Pie+ bici


Desplazamientos a pie y en biciclta (%) y densidad urbana
(viv+empleo/10 Ha.; KENWORTHY, 1989)


Naturalmente, ello no quiere decir que no puedan desarrollarse áreas de baja densidad. Como
ocurría con los anteriores, el problema es el uso irreflexivo y sistemático de fórmulas, que como
la baja densidad, la dispersión o la zonificación se han convertido en habituales dentro de la
práctica urbanística. Pueden y deben, sin duda, promoverse áreas urbanas de baja densidad.
Pero, siempre que en su localización y planificación se tenga en cuenta y se prevean las
instalaciones e infraestructuras que faciliten el uso de medios de transporte poco exigentes en
consumo de recursos. Previsión de líneas de transporte colectivo, concentraciones más densas
ligadas a paradas y estaciones, reservas para estacionamientos disuasorios, pistas ciclistas, etc,
son elementos a considerar para dotar a la baja densidad de una orientación inteligente hacia
formas de movilidad distintas del vehículos privado.


En definitiva, la clave para solucionar los problemas que la movilidad y la congestión
provocan en los entorno urbanos no está en la renuncia a determinados instrumentos, formas o
tipologías, sino a su utilización inteligente, considerando las consecuencias que las decisiones
urbanísticas tienen sobre la demanda de desplazamientos y previendo los medios para encauzarla
hacia los sistemas de transporte de mejores rendimientos funcionales y ambientales.


A subrayar que en lo referente a los problemas de movilidad que puede provocar una
reducción irreflexiva de las densidades confluyen el pensamiento europeo y el americano, este
último concienciado tras una experiencia de décadas de bajas densidades del peligro que
suponen e intentado invertir una tendencia espontánea hacia una mayor disolución urbana en el
medio rural. El camino de muchas ciudades europeas ha sido a la inversa, partiendo de altas


densidades y buscando una moderación de las mismas, que el desarrollo de la movilidad en




Movilidad y planeamiento sostenible 43


vehículo privado ha acelerado. La búsqueda de un punto de encuentro entre las dos culturas
sería, probablemente, un objetivo adecuado para resolver el problema de la densidad urbana.


3.4 Morfología urbana


Es común en nuevos desarrollos urbanos, sobre todo en los de baja densidad, pero también en
los de edificación tipo campus, la utilización de tramas viarias arborescentes, terminadas en
fondos de saco o elementos similares. Estos esquemas son plenamente congruentes con la forma
en que estas urbanizaciones se conectan al resto del conjunto urbano o regional, normalmente,
a través de un único vial, mediante el que se “cuelgan” de la red de carreteras y autopistas.


Condicionados por un funcionamiento de la circulación polarizado en la conexión a la red
general, el esquema viario interno más operativo es el de una estricta jerarquización de las calles,
partiendo desde el punto de entrada y disminuyendo de categoría a medida que se alejan de éste,
hasta llegar a las vías de acceso, que pueden terminar en fondo de saco, dado que, en general,
no existe continuidad con las urbanizaciones vecinas, separadas, en la forma difusa y
discontinua de las nuevas periferias, por espacios sin urbanizar, grandes infraestructuras,
barreras topográficas, parques, etc.




Movilidad y planeamiento sostenible 43


Esquema de organización viario de C. Buchanan (1963)


Esquema de organización tipo “Radburn”




44 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


Este tipo de desarrollos, característicos de las áreas suburbanas, tiene algunas ventajas, como,
por ejemplo, evitar el tráfico de paso, y constituyen una perversión de los planteamientos que,
tanto el tipo “Radburn” de urbanización, como el concepto de área ambiental y jerarquía del
viario de Buchanan, idearon para evitarlo.
En efecto, en ambos planteamientos, se intentaba evitar que el tráfico de paso perjudicará la
calidad de vida de las áreas residenciales o ambientales. Para ello, el esquema viario venía a
terminar en fondos de saco, o soluciones similares, tanto en el interior, como en el exterior de
la urbanización (“Radburn”), de forma que los peatones podían moverse con casi total libertad
por la urbanización o trasladarse a las vecinas, sin tener que atravesar prácticamente vías
rodadas. Pero, estos esquemas, de gran interés para mejorar las conexiones peatonales y la
calidad ambiental de las áreas residenciales, se pervierten en el momento en que se aíslan de sus
vecinos y se pierden, por tanto, las ventajas de la constitución de redes peatonales.


Con las ventajas reducidas a una mayor tranquilidad interna, estos esquemas de corte
arborescente tienen como consecuencia en lo relativo a la movilidad el alargamiento de los
recorridos, debido a la imposibilidad de conexiones directas con el entorno próximo y a la
necesidad de alcanzar previamente la red de autopistas para, a través de ella, encontrar el acceso
al punto de destino. Todo ello produce una sobrecarga de la red de autopistas y autovías con
desplazamientos de corta o media distancia que podrían ser resueltos por conexiones directas
entre áreas próximas.


Por otra parte, la formación de un archipiélago de urbanizaciones aisladas, cada vez mas
separadas, en un territorio progresivamente más extenso, dificulta en grado sumo el diseño y
funcionamiento de sistemas de transporte público que las sirvan eficazmente, ya que éstas no
se sitúan sobre corredores lineales, sino que, precisamente, se separan de éstos buscando
localizaciones con altos niveles de calidad ambiental, alejadas de los corredores de transporte.


Las dificultades de funcionamiento de los sistemas de transporte público afectan incluso
a los autobuses, el más versátil de ellos, cuya utilización exigiría la entrada y salida de los
vehículos a cada una de las unidades o urbanizaciones, para proporcionar una cobertura mínima,
lo que alargaría de forma extraordinaria los recorridos e reduciría su rentabilidad.


Estas circunstancias arrojan a los habitantes de estas áreas, morfológicamente
discontinuas, en brazos de los medios de transporte individuales, orientándolas mayoritariamente
hacia el vehículo privado, lo que aumenta la dependencia de éste y agrava las consecuencias de
su masiva utilización.


La conciencia de las limitaciones de este modelo morfológico de redes viarias ha llevado
en la última década a la aparición en los países anglosajones de una nueva tendencia urbanística
denominada nuevo urbanismo o urbanismo neo-tradicional, que propugna la vuelta a las mallas
o retículas tradicionales, frente a los esquemas en árbol. En definitiva, se trata de evitar el uso
sistemático del modelo arborescente o completarlo, al menos, con un mallado que conecte las
áreas próximas y confiera mayor prioridad al peatón (KATZ 1994, CHRISTOFORIDIS 1995,
CRANE 1995).


Este mallado no tiene porqué afectar a la calidad ambiental de dichas áreas, en la medida,
en que pueden adoptarse medidas para orientar el tráfico interáreas hacia vías específicamente
preparadas para ello y disuadir, mediante el empleo de reductores de velocidad y otras técnicas
de “traffic calming”, de la utilización de la red propiamente local.




Movilidad y planeamiento sostenible 45


17 La popularización de las tipologías unifamiliares constituye una novedad en determinados países, pero resulta una
tradición, en particular en Norteamérica, donde su generalización podría estar ligada a la importancia del hogar familiar, ligado a
la tierra, en la filosofía inherente al modelo americano consagrado en la constitución, frente a la importancia del espacio público
urbano, conformado por edificaciones yuxtapuestas, en el origen medieval de la ciudad europea (GHORRA-GOBIN, 1997).


18
De acuerdo con los datos del ITE, las viviendas unifamiliares generarían una media de 9,55 viajes diarios en


automóvil, en día laborables, mientras los apartamentos generarían una media de 6,47 y los condominios y adosadas 5,86. (ITE,
1997, 257, 311, 382).


3.5 Las tipologías del suburbio disperso


Tal como se ha señalado, la tendencia a una reducción general de densidades en las periferias
urbanas se debe, en cierta medida, a la popularización de ciertas tipologías, residenciales y no
residenciales, cuyo rasgo más común es su carácter de edificación aislada17


En efecto, bloques y torres de viviendas u oficinas localizados en grandes parcelas verdes,
complejos estilo campus, áreas unifamiliares y de viviendas adosadas, componen un modelo de
edificación discontinúa, que viene a superponerse al modelo discontinuo de urbanizaciones y
tramas viarias.


En qué medida estos nuevos tipos de edificación inciden sobre la movilidad es algo
todavía difícil de precisar, debido a la inexistencia de estudios e investigaciones concluyentes.
Sin embargo, hay suficientes indicios como para poder estimar como característica una cierta
orientación hacia el vehículo privado de muchas de estas tipologías.


La orientación de estas tipologías hacia el vehículo privado se deduce de las siguientes
consideraciones:


En primer lugar, del hecho de que todas ellas suelen contar con garaje o aparcamiento en
el interior de la parcela, a menudo, para más de un vehículo por vivienda en las de tipo
residencial. La disposición de aparcamiento, aunque no supone una exigencia a su favor, supone
una cierta facilidad hacia el uso del vehiculo privado, tanto para residentes como para visitantes,
muy superior a la que confieren el tipo de edificación en manzana cerrada, característica de las
ciudades compactas.


Esta facilidad parece traducirse en realidad, si se atiende a los datos empíricos recogidos
en otros países, en el sentido de que, por ejemplo, las tipologías unifamiliares, comparativamente
a los edificios plurifamiliares, generan un mayor número de viajes diarios por vivienda o por
persona en vehiculo privado18.


Finalmente, algunas investigaciones españolas afirman la existencia de una cierta relación
entre tipologías edificatorias y formas de movilidad, según la cual, el número de
desplazamientos y la utilización del vehículo privado son mayores en las urbanizaciones de
viviendas adosadas, que en las de edificios colectivos de vivienda y resultan todavía superiores
en las viviendas unifamiliares y, dentro de ellas, aumentan con el tamaño de las parcelas
(FARIÑA, 1998).


Por otra parte, la utilización generalizadas de tipologías aisladas puede provocar
dificultades o limitaciones a la utilización de algunos medios de transporte, en la medida en que:


• La inexistencia de frentes de fachada puede disuadir a las personas de realizar
desplazamientos peatonales, al sentirse desprotegidas respecto a las inclemencias del
tiempo o inseguras por la ausencia de vigilancia natural y actividad en la calle (GEHL,
1987).




46 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


19
Esta afirmación debe matizarse con el hecho comprobado de que las tipologías de vivienda unifamiliar con jardín


son muy anteriores a la utilización del vehículo privado, como demuestran las fechas de las primeras propuestas de ciudades jardín
(HOWARD, 1889), o con la relación entre éstas y la cultura americana del hogar familiar, con su terreno, como ideal de residencia
(GHORRA-GOBIN, 1997).


• La separación entre edificios hace descender la concentración de población conveniente
para el funcionamiento de algunos sistemas de transporte colectivo.


Que las tipologías de edificación aislada tengan una cierta orientación hacia el vehículo privado
es, sin embargo, perfectamente lógico, dado que surgen en una época de generalización del uso
del automóvil y gran incremento de los índices de motorización19. Además, esta orientación, en
la medida en que sólo supone capacidad para una utilización cómoda del automóvil, no constituye,
por sí sola, un dato negativo desde el punto de vista de la movilidad. Al igual que con las
densidades, es su uso irreflexivo y sin planificar el que puede convertir, y a menudo convierte, su
generalización en un serio problema para la movilidad.


Las nuevas tipologías edificatorias pueden utilizarse irreflexivamente, al margen o de
espaldas a una estrategia de transporte, lo cual ocurre, cuando se localizan espontánea o
arbitrariamente, o articularse a una concepción integrada de la movilidad, en la que la facilidad
de utilizar el vehículo privado, que ofrecen, se complemente con las necesarias previsiones para
la utilización de otros medios de transporte, tanto colectivos, como bicicleta, a pie, etc.


3.6 Conclusiones sobre modelos urbanos y movilidad


La dispersión, la zonificación, la reducción de densidades y la utilización de tipologías de
edificación aislada son, probablemente, algunos de los rasgos más característicos del crecimiento
urbano actual.


En los apartados anteriores, se han analizado de forma separada y sucintamente. Sin
embargo, en la realidad, se presentan integradas, configurando una urbanización dispersa,
compuesta de urbanizaciones monofuncionales de baja densidad. En esa integración, las
consecuencias sobre la movilidad identificadas para cada aspecto se potencian y activan
mutuamente, de forma que, la demanda de movilidad en este nuevo tipo de ciudad resulta
altamente sesgada hacia el vehículo privado, tanto por la imprevisión y dificultad de poner en
marcha otros medios, como por las facilidades que se confieren a aquel.


Este sesgo hace cada vez más urgente que planificadores y políticos reflexionen sobre estos
extremos y se planteen la conveniencia o no de seguir con este modelo espontáneo de ciudad
difusa que caracteriza los entornos metropolitanos y que se encuentra en la actualidad en un
proceso de fuerte expansión.


Los ejemplos de políticas que tienden a corregir los efectos de la dispersión son
numerosos y la comprobación de su éxito palpable en su reparto modal actual. Así, algunos
países y ciudades, en particular Holanda y Amsterdam, aunque también Delft, “han desarrollado
- desde hace más de 20 años -un modelo opuesto, una estrategia por la ciudad compacta”,
basándose en las reflexiones anteriores sobre densidades, mezcla de usos, forma urbana
compacta, etc. Otros países, como Alemania, han formulado objetivos muy precisos contra la
dispersión, proponiendo la Comisión del Bundestag reducir a la décima parte, para el año 2010,
las hectáreas que actualmente se urbanizan cada día, entre 100 y 200. Berna es otro caso




Movilidad y planeamiento sostenible 47


interesante de política de ciudades compactas en regiones policéntricas, donde un sistema de
tranvías y trenes regionales vertebra el conjunto. (APEL, 1999)


No se trata sin embargo de condenar a priori el modelo de ciudad disperso. Tampoco de
renunciar a la utilización de determinadas densidades, tipologías o instrumentos urbanísticos.
Se trata de aplicarlos con responsabilidad, anticipando y resolviendo sus deficiencias, de forma
a compatibilizar, los legítimos derechos de la población y las empresas a escoger el tipo de
entorno en el que desean localizarse con las exigencias colectivas de reducir la congestión y los
costos de transporte que ello genera.


Como síntesis de las reflexiones anteriores, se proponen las siguientes bases para una
consideración inteligente de la movilidad en la definición del modelo urbano:


• Consideración de la movilidad


Es necesario y urgente tomar conciencia de las repercusiones que sobre la movilidad
tienen las decisiones sobre el modelo urbano y territorial que contiene el planeamiento,
lo que significa considerar los aspectos de transporte en todas las decisiones de
planeamiento que afectan al tipo de modelo urbano.


• Ciudad compacta/ciudad difusa


Reconociendo, en principio, las ventajas en cuanto a movilidad de la ciudad compacta
frente a la dispersa o difusa, en la utilización de esta última (en la regulación del
desarrollo del suelo urbanizable, por ejemplo) se considera conveniente evitar la
dispersión espontánea, previendo un tipo de aglomeración planeada, que pueda ser
servida por transporte público y facilite el uso de medios alternativos al vehículo
privado, bajamente ocupado.


• Zonificación


Se recomienda promover áreas de uso mixto, huyendo de las clasificaciones
convencionales de áreas residenciales, industriales, terciarias, comerciales, etc, para
favorecer la autosuficiencia local. Salvo aquellas actividades que deban estrictamente
localizarse aisladas, se considera conveniente tratar de lograr mediante el diseño y la
normativa la mayor mezcla posible de actividades en todos los sectores urbanos y, en
particular, en el suelo urbanizable.
Promover la mezcla de tipologías edificatorias y de variadas superficies de vivienda en
áreas residenciales, de cara a lograr una mayor diversidad humana y mejorar la capacidad
de autonomía local.


• Densidades edificatorias


Sin renunciar a la utilización de bajas densidades para el desarrollo urbano, se estima
conveniente, por una parte, equipar las áreas de baja densidad con las infraestructuras
y reservas de suelo para aparcamientos disuasorios necesarias para que puedan ser
servidas por el transporte público, por otro, aumentar la densidad en torno a los
corredores y estaciones de transporte público.




48 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


• Morfología de la red viaria


Se recomienda promover el mallado de las urbanizaciones y desarrollo suburbanos
mediante vías de conexión, tanto rodadas, como peatonales, que liberen a la red de
autopistas y autovías de la carga que suponen los viajes de corta y media distancia y
permitan la comunicación directa con las urbanizaciones próximas.


• Tipologías edificatorias


Se recomienda la búsqueda de modelos de localización y diseño que contrarresten las
facilidades que algunas confieren a la utilización del vehículo privado, en favor de otros
medios de transporte alternativos, y aumentar la variedad de tipos y tamaños, para
favorecer la complejidad, la complementariedad y la autosuficiencia local.


4 PROMOCIÓN DE MEDIOS DE TRANSPORTE ALTERNATIVOS
AL VEHÍCULO PRIVADO


4.1 La promoción del transporte público


La promoción del transporte público no es una novedad en el panorama de las políticas de
transporte en Europa. Desde hace años, constituye uno de sus elementos clave, de los que el
proyecto y construcción de nuevas líneas de metro en muchas ciudades son, tal vez, la
manifestación más espectacular.


Sin embargo, aunque haya estado presente en las políticas de transporte, la consideración
de la promoción del transporte colectivo, en particular el de superficie (autobuses, tranvías, etc),
en los planes urbanísticos municipales ha sido mínima. Y ello, probablemente, debido a la
creencia de que dicha promoción depende exclusivamente de la mejora del servicio, del confort
de los vehículos, de una adecuada tarifación, de la implantación de billetes combinados, etc, y
no de la ordenación urbana o del diseño del viario, donde circulan los autobuses, junto al resto
de vehículos.


Y, aunque es cierto, que buena parte de las posibilidades del transporte colectivo frente
al privado se deciden fuera de los límites de la planificación urbanística, también lo es que, tanto
la concepción general de la organización espacial de una aglomeración, como el diseño concreto
de algunos de sus elementos, pueden influir sensiblemente en la mayor o menor facilidad de
hacer rentables, y por tanto factibles, líneas de transporte colectivo. De ahí la importancia de la
consideración del transporte público en la determinación del modelo urbano y en el diseño de
muchos de sus elementos.




Movilidad y planeamiento sostenible 49


20 En los últimos años, en Estados Unidos y sobre todo en California, donde se han realizado enormes inversiones en
ferrocarriles inter e intraurbanos, se suceden las experiencias de lo que se denominan “Transit Oriented Developments (TOD)”. Un
panorama general sobre estos diseños puede encontrarse en CERVERO, 1998 y , para el área de San Diego, en BOARNET, 1999.
En BEIMBORN (1995) se avanza una metodología para coordinar usos del suelo y transporte público en las periferias.


La ciudad lineal de Arturo Soria


4.1.1 Modelos urbanos orientados al transporte público


En los últimos años, la experiencia parece demostrar que el diseño de áreas urbanas orientadas
al transporte público puede reducir sensiblemente la demanda de viaje en vehículo privado y,
en ocasiones, reducir la tendencia a la diseminación20.


La historia de la urbanística, y dentro de ella la construcción de ciudades nuevas,
proporciona numerosos ejemplos de modelos urbanos en cuya concepción ocupaba un lugar
central la preocupación por coordinar el desarrollo urbano con diversos sistemas de transporte
público.


Propuestas como: la de Arturo Soria, con su Ciudad Lineal (1881), estructurada en torno
a una línea de tranvías; el llamado Plan de los “dedos” de Copenhague, de 1945, cuyo
crecimiento en forma de dedos seguía el trazado de un haz radial de ferrocarriles metropolitanos;
los proyectos para las “new town” inglesas de Runcorn y Mylton Keynes, el primero basado en
el trazado en forma de “8" de los recorridos de las líneas de autobuses y, el segundo, sobre el
itinerario del monorail, del que las unidades urbanas “cuelgan” como vagonetas; la nueva ciudad
sueca de Vallingy, en Suecia, con sus barrios de baja densidad polarizados en torno a las
estaciones; todas ellas muestran que la preocupación por hacer congruentes transporte público
y forma urbana ha constituido una constante en la reciente historia de las ciudades.




50 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


El plan de los Dedos, Copenhague, 1945


Runcorn New Town




Movilidad y planeamiento sostenible 51


Plan de Vallingny; Suecia, 1954


Primera propuesta para Milton Keynes New Town




52 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


21 Normalmente se considera que los metros ligeros o nuevos tranvías tienen una capacidad intermedia entre los
ferrocarriles metropolitanos y las líneas de autobuses, que puede cifrarse enre los 15.000 y los 20.000 viajeros/hora, a una velocidad
comercial de 20 Km/h (RICHARDS, 1990)


22
La concentración lineal es uno de los rasgos mas aceptados de lo que sería una “ciudad sostenible” (BARTON,


1996).


Hoy día, en la búsqueda de modelos urbanos que promuevan medios de transporte alternativos
al vehículo privado, se vuelve la vista a estas experiencias, para definir las líneas principales de
lo que debería ser una ciudad orientada al transporte público.


Para ello, se analizan las características de los distintos sistemas existentes y se trata de
diseñar una organización urbana que se adecue y adapte a las formas y polaridades de dichos
sistemas.


Y, en ese sentido, varias características de los sistemas de transporte público destacan
sobre las demás: por una parte, su carácter lineal; por otra, el hecho de que sólo proporciona
accesibilidad en algunos puntos (paradas o estaciones); también, ligada a la anterior, el escaso
radio de acción peatonal de las estaciones (500-600 m), que se amplía sustancialmente para
bicicletas y automóviles; finalmente, su alta capacidad (hasta 60.000 personas hora, para
ferrocarriles metropolitanos), lo que exige una cierta concentración de población en sus
proximidades.


El tipo de desarrollo urbano congruente con las características de los sistemas más
potentes de transporte público (ferrocarriles metropolitanos y metros ligeros21) debería
caracterizarse en las áreas periféricas o suburbanas por:


• Organizarse en forma de corredores, en torno al trazado de los sistemas de transporte
público. Ello significa potenciar la formación de bandas de urbanización, allí donde sea
factible la prolongación de líneas de transporte público existentes, o promover la
constitución de nuevos corredores que, en su día, puedan ser servidos por este medio de
transporte22.


• Promover concentraciones de empleo y residencia, agrupadas en conjuntos de densidad
media o alta, en torno a las estaciones del transporte público, alrededor de las cuales
podrían desarrollarse áreas de menos densidad.


• Polarizar hacia las estaciones de transporte público los itinerarios peatonales y ciclistas
para aumentar su accesibilidad, incorporando estacionamientos disuasorios (“park and
ride”) y de carga y descarga de personas (“park & kiss”) ligados a la estación para
aumentar la accesibilidad en vehículo privado y potenciar el intercambio modal.


• Diseñar espacios públicos de calidad, acompañados de comercio y servicios, en la
proximidad de las estaciones de transporte público, de forma a dotarles de múltiples
atractivos que puedan acompañar y potenciar el uso del transporte público.


En los cascos urbanos, debería también tender a potenciarse la localización de altas densidades
de población y empleo en el entorno de las estaciones de transporte público, estableciendo
limitaciones especiales al estacionamiento de larga duración para disuadir del uso del automóvil
privado. Y, en cualquier caso, mantener en las áreas centrales las actividades direccionales,




Movilidad y planeamiento sostenible 53


Laguna West


generadoras de desplazamientos, cuando estén situadas en lugares bien servidos por el transporte
público.


Tal como ya se ha mencionado, el interés por la búsqueda de modelos urbanos orientados
al transporte público, ha llevado en los Estados Unidos al diseño de prototipos, como el
desarrollado por la universidad Wisconsin Milwaukee, para un barrio de 800 metros de ancho
y 3.000 de largo en un suburbio de Milwaukee (accesible a través de Internet
www.uwm.edu/Dept/CUTS/lu.htm), o el esquema de Laguna West, considerado por algunos
autores como el modelo de urbanismo neotradicional asociado a una estación o parada de
transporte público, cuyo esquema se reproduce, y que sintetiza buena parte de las
recomendaciones recogidas aquí y en otras publicaciones sobre el tema (SOUTHWORTH,
1997): viario radio-concéntrico polarizado en la estación, espacio público en torno a la misma,
densidad decreciente desde la estación, etc. De hecho, hace ya años que existen, en Estados
Unidos, recomendaciones para el diseño de desarrollos urbanos orientados al transporte público
(CALTHORPE, 1990).


No debe olvidarse, que los sistemas de transporte público de alta capacidad, requieren fuertes
inversiones para su construcción subterránea, la única que evita totalmente su efecto barrera, y que
resultan de gran rigidez para su adaptación a nuevas condiciones. Incluso los sistemas de
capacidad intermedia, más flexibles que los anteriores también requieren considerables
inversiones y obras importantes.




54 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


Naturalmente, en numerosas ciudades y urbanizaciones, la consideración de la posible
construcción, ni siquiera de un sistema de capacidad intermedia puede resultar ilusoria, si no se
dispone de la masa crítica de demanda potencial necesaria o de los presupuestos requeridos.


De ahí que en muchos casos, el único transporte público realmente posible es el que pueden
proporcionar las líneas de autobuses, cuya versatilidad les permite utilizar prácticamente toda la
red viaria que utilizan los automóviles particulares. Especialmente interesantes, por tanto, resultan
los autobuses para dar servicio a los ámbitos periféricos del suburbio disperso, donde
convenientemente organizados pueden constituir sistemas de gran eficacia.


Para conseguir esto, deben combinarse dos tipos de acciones, ambas perfectamente
implementables a través del planeamiento urbanístico: por una parte, la posibilidad de establecer
sistemas de prioridad al transporte público, por otra, concebir y diseñar las urbanizaciones de
forma a mejorar la eficacia y la circulación del sistema.


4.1.2 Medidas de prioridad al transporte público de superficie


Básicamente, existen dos tipos de medidas de prioridad al transporte público en superficie: los
carriles reservados y los sistemas de prioridad en intersecciones.


Los carriles o plataformas reservadas son bandas de la calzada que se reservan para la
circulación de autobuses y, a menudo, taxis. Su objetivo principal es evitar a los autobuses la
congestión circulatoria, separándolos del resto de los vehículos y mejorando, así, su velocidad
comercial. Con los carriles-bus se logra reducir el principal inconveniente de los autobuses como
alternativa al vehículo privado: su menor velocidad comercial respecto a la de estos, debida a sus
paradas para carga y descarga de viajeros. Al mejorar la velocidad comercial de los autobuses, los
carriles bus compiten con los automóviles y pueden promover el cambio modal hacia estos.


CARRIL BUS EN LA N-VI, MADRID
Reversible, 150 autobuses y 6.000 p/h




Movilidad y planeamiento sostenible 55


23 No es objetivo de este trabajo dar recomendaciones de diseño para este tipo de carriles. Al respecto, pueden
consultarse ITE 1986 y FUHS, 1990; o en castellano, MANCHON, 1995; POZUETA, 1996; POZUETA, 1998


Bus sobre vía de tren de Essen


En principio, su instauración suele justificarse siempre que el número de personas que se
mueven por el carril reservado supere el de las personas que por término medio se desplazan por
un carril convencional. Los rendimientos de estos carriles son elevados, siendo comunes cifras
superiores a las 6.000 personas por hora, ampliamente superadas ya por el carril-bus de N-VI
en Madrid, y llegando en el caso del “Lincoln tunnel” de Nueva York a superar las 30.000
(TURNBULL, 1990).


Existen muy diversos tipos de carriles-bus, los que simplemente se distinguen mediante
una señalización específica, horizontal y vertical, los que están separados del resto de los carriles
mediante barreras físicas de diverso tipo que evitan la intrusión de vehículos no autorizados en
el carril o los que constituyen verdaderas infraestructuras autónomas, como el sistema de
“busways” de Ottawa, Pittsburg o Adelaida. También existen carriles reversibles, situados en
el centro de la calzada, y carriles a contracorriente. Cada uno de estos tipos es adecuado a una
situación particular23


La ventaja de los carriles reservados es que los vehículos pueden viajar por ellos a altas
velocidades comerciales en los ejes de mayor circulación y abandonarlos para dar servicio, por
la red viaria convencional, a áreas menos densas. De hecho, los hay que pueden utilizar,
mediante un sencillo mecanismo y una cierta adaptación de la plataforma, las vías de los
ferrocarriles metropolitanos, como ocurre en Essen (RICHARDS, 1990).




56 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


Plataforma bus en Adelaida


La consideración de los carriles bus desde el planeamiento, supone estudiar su operatividad, es
decir estimar su utilización y prever la reserva de espacio necesario en la sección de la calle o
calles por las que deba discurrir.


La importancia que en el modelo urbano puede tener el trazado de carriles reservados para
autobuses queda patente en el caso de Curitiba, Brasil, una aglomeración de cerca de tres
millones de habitantes, cuya estructura urbana se basa en unos ejes de avenidas reservadas para
autobuses que confluyen en el centro urbano. Estos ejes, ayudados por un ingenioso sistema de
diseño de las paradas, construidas elevadas a nivel del acceso al autobús con pago a la entrada
de éstas, permiten estructurar un sistema de desplazamientos rápido y barato basado en el
transporte público por autobuses que alimentan (“feeders”) o circulan por los ejes principales.
(BRASILEIRO, 1991; CERVERO, 1995)


Lo mismo sucede con las prioridades al autobús, o a los tranvías, en las intersecciones,
que consisten normalmente en un sistema automático que activa la fase verde del semáforo del
autobús cuando éste se aproxima a la intersección, al mismo tiempo, que cambia a fase roja el
resto de los itinerarios incompatibles con su movimiento a través del cruce. En general, es
necesaria un diseño específico de las intersecciones, que normalmente exige mayor superficie
para dar cabida al giro del vehículo con prioridad, por lo que deben preverse desde el
planeamiento.


4.1.3 Diseño local orientado al autobús


Dotar a las nuevas áreas urbanas de un diseño orientado al autobús es, en gran medida, traducir
a una escala más reducida las consideraciones hechas sobre los modelos urbanos hacia el
transporte público de gran capacidad.




Movilidad y planeamiento sostenible 57


Se trata, básicamente, de localizar congruentemente los elementos generadores de demanda y
las paradas de autobús, facilitar la circulación y la parada de autobuses en la red interna y,
finalmente, dotar de accesibilidad peatonal y de confortabilidad a las paradas.


Más concretamente, se trataría de :


• Localizar las actividades generadoras de viajes (escuelas, comercios, centros de trabajo,
etc) en vías que puedan ser accesibles por transporte colectivo, lo que significa dotarles
de una sección adecuada y, en general, concebir de forma integrada la localización de
estas actividades con los itinerarios del transporte colectivo.


• Reservar el suelo necesario y diseñar la red y el espacio circundante, para poder localizar
adecuadamente las paradas de los autobuses, de forma que circulen fluidamente y no
perturben al resto del tráfico .


• Focalizar hacia las paradas los itinerarios peatonales, mediante las oportunas ampliación
de aceras, etc.


• Diseñar y equipar adecuadamente la parte peatonal de las paradas para que la espera de
las personas se produzca en las mejoras condiciones climáticas y de confort.


En definitiva, se trata de considerar el posible recorrido de los autobuses simultáneamente a la
concepción de la ordenación urbanística, para, posteriormente, configurar mediante el diseño
de detalle canales eficientes, accesibles y atractivos de transporte público.


4.2 La promoción del desplazamiento en bicicleta


Los utilización de bicicletas como medio de transporte para desplazarse al centro de trabajo o
estudio es, hoy día, irrelevante en la distribución modal de viajes en España. Sin embargo, fue
el modo de transporte característico, en la primera mitad del siglo, para la gran mayoría de los
trabajadores industriales y constituye hoy, todavía, el modo mayoritario, la minoría mas
numerosa o un porcentaje apreciable del total, en numerosas ciudades asiáticas (Karachi,
Beijing, etc), europeas (Copenhague, Estocolmo, Amsterdam, etc) o americanas (Davis,
California) (CERTU, 1999; REPLOGLE, 1999).




58 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


0


5


10


15


20


25


30


Ba
rc


el
on


a


G
ra


no
lle


rs


C
he


rb
ur


go


A
ac


he
n


Lo
nd


on


Zu
ri


ch


A
m


st
er


da
m


Ei
nd


ho
ve


n


M
ed


ia
5


8


% viaje s


Utilización de la bicicleta en ciudades europeas
(Proyecto Sésamo, 1999)


0
10
20
30
40
50
60
70
80


Ba
rc


el
on


a


Lo
n


do
n


Zu
ri


ch


A
m


st
er


da
m


Ei
n


dh
ov


en


N
ew


D
el


hi


K
ar


ac
hi


Be
iji


ng


% viajes


Utilización de la bicicleta en el mundo




Movilidad y planeamiento sostenible 59


La gran utilización de la bicicleta en ciudades como Amsterdam o Eindhoven es buena prueba
de las posibilidades de este vehículo como medio de transporte urbano masivo, incluso en climas
fríos y húmedos, lo que debe hacer reconsiderar la convencional visión, que a menudo se tiene
de ella, como un componente anecdótico y festivo de los desplazamientos urbanos.


De hecho, tal como se ha visto, considerando sus prestaciones en velocidad y capacidad
(espacio de vía necesario por persona), la bicicleta resulta ser el mejor medio de transporte para
distancias medias, de hasta 7-10 Km. Además, no produce contaminación, ni apenas ruido, no
consume energías no renovables, su costo es reducido y ofrece la posibilidad de combinar
funcionalidad y deporte.


Por su parte, la capacidad de las bicicletas como medio de transporte resulta sorprendente,
más de 5.400 por hora y por carril, lo que dobla las posibilidades de los automóviles, habiéndose
medido en el paso de una intersección en Beijing un total de 29.000 bicicletas en una hora.
(REPLOGLE, 1999)


Desde prácticamente todos los puntos de vista, la bicicleta resulta un medio de transporte
extraordinariamente eficaz y su uso puede promoverse como una alternativa real a la utilización
del vehículo privado en distancias medias, por lo que su consideración debe incluirse en
cualquier programa o plan que se plantee desincentivar el uso del automóvil, combatir la
congestión o reducir la contaminación y el ruido producido por el tráfico.


No deben, sin embargo, olvidarse sus limitaciones, que se reducen fundamentalmente a
dos: la dificultad de su utilización generalizada en topografías movidas (más alla del 3% de
pendiente) y la inseguridad o riesgo que implica su utilización en calzadas convencionales, si
no se adoptan medidas de apoyo.


El primer inconveniente de la bicicleta es, sin duda, importante y reduce en cierta medida
el número de ciudades en que puede implementarse. No obstante, un gran porcentaje de las
ciudades medianas o grandes ofrece posibilidades a este respecto en toda o gran parte de su
superficie.


El obstáculo fundamental que encuentra la bicicleta como medio de transporte urbano es
la inseguridad a que obliga a sus usuarios, dada su fragilidad, su desprotección física al circular
por calzadas convencionales, compartiendo el espacio vial con vehículos motorizados, sobre
todo, en países en los que no existe una cultura o tradición de respeto a sus usuarios.


La promoción del uso de la bicicleta como medio de desplazamiento urbano se apoya,
normalmente en dos líneas de acción:


• Por un lado, en el desarrollo de redes de itinerarios ciclistas urbanos que reúnan las
condiciones necesarias para resultar eficaces.


• Por otro, en programas dirigidos a concienciar y educar a los ciudadanos, especialmente
a los conductores, en la necesidad de respetar a los ciclistas, y a los ciclistas potenciales
de la conveniencia de usar la bicicleta y de su contribución a la mejora medioambiental.


Finalmente, la necesidad de un esfuerzo de comunicación y explicación en torno a la bicicleta
y su utilización es la primera conclusión del programa “WALCYNG” (“walking and cycling”:
andar a pie y en bicicleta), que llega a afirmar: “Aunque existan buenas infraestructuras para




60 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


24
“If you have good walcyng facilities but the road users do not know or believe this then you will have far from as


many walcers as you want to have”. (EUROPEAN COMMISSION, 1998, 103)
25


Una buena parte de estas condiciones está tomada de la Instrucción de Vía Pública del Ayuntamiento de Madrid,
actualmente en imprenta, dirigida por el autor, en la que el lector puede encontrar recomendaciones más concretas de diseño. Existen
publicadas numerosas guías para el diseño de infraestructuras para ciclistas, tanto españolas (MATEO, 1984; SANZ, 1996), como
extranjeras (AASHTO, 1991; CETUR, 1993 y 1994; RTAC, 1983; TRB, 1987) .


andar a pie o en bicicleta, si los usuarios potenciales no lo saben o no creen en ellas, habrá
muchos menos peatones y ciclistas de los que se pretenden”. Y viceversa.24


Desde el punto de vista del planeamiento urbanístico es, sin embargo, la primera línea de
trabajo, la constitución de una red de itinerarios ciclistas, la que mejor puede ser implementada
desde sus determinaciones, mientras la segunda exigiría otros instrumentos de aplicación y,
probablemente, la intervención de las administraciones de tráfico y transporte.


En relación a la constitución de una red de itinerarios ciclistas urbanos, debe subrayarse
que para ser utilizada y constituirse en una alternativa real a otros medios de transporte, debería
reunir las siguientes condiciones25:


• Disposición espacial:


S Unir los puntos de máxima atracción de viajes, entre otros: escuelas y universidades,
centros de empleo, áreas de residencia, parques, instalaciones culturales, deportivas y de
ocio, centros comerciales, etc.


S Facilitar el intercambio modal con el transporte público, incluyendo sus estaciones como
puntos nodales de la red.


S Conectar con posibles itinerarios ciclistas rurales, parques regionales, riberas de ríos y
lagos, playas, etc.


• Características:


S Directa, trazada sin excesivos rodeos.
S Atractiva, por sus condiciones ambientales, entorno, iluminación, etc.
S Confortable, en sus pavimentos, pendientes, radios de giro, etc.
S Segura, en sus intersecciones, tramos compartidos, etc


• Elementos:


S Bandas ciclistas, en las que deben utilizarse los tipos más adecuados a cada entorno para
conseguir una red continua. En general debe tenderse a ascender en la escala de
especialización de los tipos de bandas, a medida que aumenta la intensidad del tráfico
ciclista y la del tráfico motorizado. Con escasez de ambos, en vías locales, los ciclistas
pueden compartir calzada con el resto de los vehículos, mientras que con altas
intensidades es preciso separar totalmente vehículos y ciclistas . Entre los tipos más
comunes, ordenados de mayor a menor especialización, suelen considerarse:




Movilidad y planeamiento sostenible 61


S Sendas bici, de trazado independiente del resto de las calzadas y reservadas
exclusivamente a las bicicletas. Son las más seguras y más costosas. Se justifican con
altas intensidades de tráfico ciclista y para uso de ocio.


S Aceras bici, denominación genérica para los tramos donde las bicicletas comparte espacio
con los peatones, ya sea en aceras, en calles peatonales o en áreas peatonales. Más
peligrosas que las anteriores, sobre todo para los peatones. Con una separación entre
peatones y bicicletas se convierten en sendas. Suelen utilizarse para resolver puntos
concretos, pero nunca de forma generalizada.


S Carril bici, es decir, un carril dentro de una calzada convencional especialmente diseñado
y señalizado para uso exclusivo de ciclistas.


S Carril Bus-bici, es decir, un carril reservado, compartido por autobuses y ciclistas. De
dimensiones algo más amplias que los carriles-bus (más de 4 m de anchura), se sitúan en
la parte derecha de la calzada. Ofrecen menor seguridad que los anteriores y es adecuado
en cascos consolidados con escasez de espacio.


S Carril señalizado, consistente en señalizar uno de los carriles convencionales de una
calzada, normalmente el derecho, para que en él se concentren los ciclistas. Se trata , por
tanto, de un carril de libre acceso, en el que la señalización sirve únicamente de aviso a
los conductores de la posible presencia de ciclistas en él y de indicación a los ciclistas
para que lo usen preferentemente a otros de la misma calzada. Es el acondicionamiento
ciclista de menor costo y se considera adecuado en cascos consolidados y para
intensidades medias.


Una red de itinerarios ciclistas con ambición de competir con los medios de transporte
motorizados debe incluir, en cualquier caso, la disposición de estacionamientos específicos para
bicicletas, seguros y suficientes en número, situados en los puntos de máxima atracción de viajes
y en las estaciones de transporte público, así como acondicionamiento de intersecciones para
mayor seguridad de la travesía de los ciclistas, de las que existen varios tipos .


A menudo, la resistencia de los planificadores a introducir en la ordenación de nuevas
áreas infraestructuras para el tráfico ciclista proviene de su inexistencia en las áreas ya existentes
de las ciudades, en los cascos antiguos y sus extensiones del XIX y el XX, muy congestionadas
y poco aptas para introducirlas. Y, en efecto, esa situación dificulta en gran medida la
conformación de rutas urbanas o metropolitanas para ciclistas que articulen el conjunto,
condición necesaria para hacer que la bicicleta se convierta en un verdadero medio de transporte
alternativo.


Sin embargo, es más positivo considerar la observación inversa. A saber, que son las áreas
nuevas donde con mayor facilidad pueden introducirse infraestructuras ciclistas y que, quizás,
la presión de la práctica ciclista en estas áreas sea la manera más eficaz de promover su
introducción en el centro de las ciudades. Y, en cuanto al grado de congestión de estos últimos,
debe observarse que ciudades como Amsterdam o Estocolmo, con porcentajes de
desplazamientos en bicicleta sobre el total superiores al 20, tienen perfectamente adaptados sus
centros, con áreas procedentes del siglo XVI y XVII, al tráfico ciclista.


Por ello, una de las medidas de apoyo claro a la promoción del uso de la bicicleta es
obligar desde los planes generales a los planes de desarrollo (parciales, de reforma interior,
especiales, etc) que incluyan entre sus determinaciones el estudio y diseño de una red ciclista
interna y sus conexiones con el resto de la ciudad y el territorio.




62 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


Asimismo, caben acciones en las empresas, en las que el planeamiento puede indirectamente
incidir a través de las ordenanzas de transporte o de reducción de viajes. Sobre la eficacia de la
intervención empresarial en apoyo de la bicicleta existen ejemplos que muestran las enormes
posibilidades de ésta. Así se demostró, por ejemplo, en la empresa austriaca “Giesinger &
Kopf”, localizada en Voralberg, que inició un programa de incentivos para utilizar la bicicleta
y el transporte público como medio de transporte para llegar al trabajo (venta de bicicletas a
precios reducidos, lotería de las bicicletas, etc), en 1990, y seis años después, en 1996, el reparto
modal de sus empleados había cambiado drásticamente. (EUROPEAN COMMISSION, 1998)


REPARTO MODAL DE LOS EMPLEADOS DE
GIESINGER & KOPF


(en %; EUROPEAN COMMISSION, 1998)


Modo de transporte 1990 1996


A pie 8 6


En moto 12 8


Transporte público 3 11


Coche 62 34


En bicicleta 15 41


4.3 La promoción del desplazamiento a pie.


La mayoría de los desplazamientos diarios en nuestras ciudades y pueblos se realizan a pie.
Incluso, en un ámbito como el municipio de Madrid superan el 50% y, en el gran Bilbao, más
de un 31% de los desplazamientos se realizan todavía a pié (MECSA 1993). Sin embargo, su
porcentaje se reduce, en gran medida, cuando se trata de desplazamientos al trabajo (los que
ocasionan las horas punta) o de distancias superiores a un kilómetro. En ambos casos, el uso de
modos motorizados se convierte en abrumadoramente mayoritario.


Sin embargo, el desplazamiento a pie puede ser competitivo con los modos motorizados
para distancias superiores y para viajes al trabajo, tanto en duración, como en confort y, desde
luego, en costo.




Movilidad y planeamiento sostenible 63


26 De acuerdo con KRAG, 1993, sólo el 30% de los desplazamientos se realizan a pie en las ciudades alemanas en
distancias en torno a 2 Km, porcentaje que se reduce al 15% cuando la distancia es de 3 Km.


27
Existe una amplia y reciente bibliografía sobre este tema (SOUTHWORTH, 1997; APEL, 1999), que viene a


sumarse a los trabajos más clásicos de Peters o Appleyard (PETERS, 1979; APPLEYARD, 1981). Materiales interesantes sobre el
tema pueden verse, también, en la página web “www.carfree.com”.


En efecto, tiempos de transporte de 20 a 30 minutos son frecuentes en los desplazamientos al
trabajo en muchas ciudades españolas y pueden llegar a ser muy superiores en las grandes áreas
metropolitanas. A pie, esos lapsos de tiempo permitirían recorrer entre 2 y 3 kilómetros,
distancias en las que resulta muy mayoritario el transporte motorizado26.


Debe, asimismo, tenerse en cuenta, que un confortable recorrido a pie hasta las estaciones
o paradas de transporte público puede hacer a éste competitivo con otros medios de transporte
motorizado, especialmente el automóvil, por lo que, también, combinada con el transporte
público, la marcha a pie puede incentivarse para viajes urbanos de distancia superiores a las
anteriores.


En cuanto al confort, el desplazamiento a pie, el paseo, es hoy considerado por una buena
parte de la población como una actividad saludable y recomendable, capaz de proporcionar
disfrute a quien lo practica. Ello parece ofrecer posibilidades claras para aumentar las distancias
que las personas están dispuestas a recorrer a pie en sus desplazamientos urbanos y reducir los
motorizados.


4.3.1 La ciudad “paseable”27


En este contexto, la forma de lograr el aumento de los recorridos a pie consistiría en diseñar las
ciudades, así como, cada una de sus áreas, de forma que la marcha a pie resulte practicable para
la mayoría de los desplazamientos urbanos necesarios. Es decir, diseñar ciudades “paseables”,
lo que significa situar a distancias practicables a pie los puntos de origen y destino de la mayoría
de los viajes urbanos (viviendas, comercio, escuela, trabajo, áreas deportivas, ocio, etc), algo que
todavía puede encontrarse en algunas ciudades históricas con más de 100.000 habitantes, de las
que Venecia constituye el caso más singular.


Hacer una ciudad “paseable”, por tanto, implica regular las condiciones de localización
relativa de las distintas actividades urbanas y promociones inmobiliarias, así como, considerar
las densidades de edificación, mediante las cuales las distancias se mantienen dentro de los
límites del desplazamiento peatonal.


Pero, además de una localización próxima y una densidad mínima que garanticen
distancias asumibles por los peatones, la construcción de una ciudad “paseable” implica,
también, que sus recorridos puedan producirse en condiciones adecuadas, para lo cual es
conveniente promover una red de itinerarios peatonales principales, la réplica peatonal a las
redes arteriales para vehículos, que articulen el conjunto de las áreas urbanas asegurando las
conexiones entre los grandes generadores de desplazamientos.


En general y al igual que sucede con los ciclistas, los itinerarios peatonales deben cumplir
una serie de cualidades. Deben ser:




64 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


S Funcionales, es decir, que conecten los principales focos de generación/atracción de
viajes, sin obligar a rodeos o esperas innecesarias. Especialmente importante, en este
sentido, es la conexión peatonal a las estaciones y paradas de transporte público, así como
a los centros de empleo, escuelas, comercio, ocio, centros culturales, etc.


S Seguros, tanto con respecto a los vehículos (separación de calzada, cruces preferentes,
etc), como a posibles comportamientos antisociales (itinerarios autovigilados, ausencia
de lugares ocultos, iluminación, etc).


S Confortables, es decir, amplios, bien pavimentados, de pendientes moderadas, poco
ruidosos, con zonas de sombra y protección frente a la lluvia, equipados (bancos,
teléfonos, etc), etc.


S Atractivos, bien por atravesar zonas de actividad y animación, bien por las vistas y
panoramas que proporcionan, bien por el ritmo y la secuencia de hitos, monumentos, etc.


Especialmente importante parece conseguir un medio ambiente de calidad en estos itinerarios
peatonales principales, ejes estructurantes de la ciudad paseable, que los haga confortables y
atractivos, además de eficientes y seguros. Hasta que punto es compatible un ambiente de
calidad con la circulación automovilística es algo que debería estudiarse en cada caso, aunque
el ruido de ésta lo hace sumamente difícil a partir de ciertas intensidades de tráfico o velocidades
de circulación. De ahí que, en general, los itinerarios peatonales principales no puedan coincidir
con las grandes arterias de tráfico rodado, algo que ocurre en numerosas ciudades, y hayan de
buscarse recorridos alternativos.


En definitiva, se trata de considerar los posibles itinerarios peatonales como
infraestructuras con unas exigencias ambientales y de diseño específicas, que pueden exigir su
separación de las calzadas de circulación rodada o, en su caso, la imposición de limitaciones a
la velocidad y volumen de los vehículos, allí donde discurran en paralelo.


La consecución de una red de itinerarios peatonales que reúnan estas características
supone considerar la morfología urbana (tramas viarias rodadas y peatonales), las tipologías
edificatorias (conveniencia o no de frentes de fachada), la disposición de los usos (calles
comerciales peatonales, etc), etc. Es decir, tiene implicaciones sobre el propio modelo urbano.


Naturalmente, y al igual que ocurre con las pistas ciclistas, la consecución de una ciudad
“paseable” resulta más fácil de iniciar en las áreas urbanas de nuevo desarrollo, donde la
cuestión de la distancia a pie o el trazado de itinerarios peatonales adecuados puede introducirse
como un criterio desde el inicio de los trabajos o puede incorporarse como una de las
determinaciones que el plan general exige a los planes de desarrollo. De mayor dificultad
resulta orientar hacia el peatón los cascos consolidados e históricos.


En ellos, es necesario promover programas de intervención especiales que, como los que
lograron la peatonalización de los centros de las ciudades alemanas en los 50, puedan incorporar
elementos peatonales que faciliten los desplazamientos a pie en los cascos consolidados, en
coordinación con los accesos en transporte público.


4.3.2 Templado de tráfico


El templado de tráfico o “traffic calming” consiste en una serie de medidas dirigidas a ajustar
la velocidad e intensidad del tráfico automóvil a niveles compatibles con una utilización
peatonal segura y confortable del espacio público urbano. Desde el objetivo de la ciudad




Movilidad y planeamiento sostenible 65


28
Entre el 20 y el 90% de los conductores, según las travesías, no respetan las limitaciones de velocidad en Francia


(SETRA, 1984, 23).


0
10
20
30
40
50
60
70
80
90


100


80 K m/h 60 K m/h 40 K m/h 20 K m/h


% de mue rte s


Probabilidad de fallecimiento del peatón
en atropellos en función de la velocidad del vehículo


(BONAROMI, 1990)


“paseable”, estas medidas, que pueden aplicarse sobre vías convencionales, constituyen una de
las formas más fáciles de mejorar la confortabilidad y funcionalidad de los itinerarios
peatonales, menos onerosa y rígida que las peatonalizaciones o la construcción de sendas
peatonales


Aunque, la compatibilidad entre vehículos y peatones nunca es total, debido a sus
distintas características, se estima que ésta alcanza valores razonables cuando la velocidad de
los vehículos desciende por debajo de los 30-20 kilómetros por hora.


Las técnicas de “traffic calming” tratan, por tanto, como objetivo central de reducir la velocidad
de los automóviles y para ello parten del hecho, comprobado en diversos países28, de que la
señalización por sí sola, no logra que los conductores adapten su velocidad a la establecida y de
que son necesarios obstáculos físicos para garantizar que ello se produzca.


Por ello, las técnicas de templado de tráfico son, en general, modificaciones físicas del
trazado, la sección o los pavimentos de las calles para obligar a los vehículos a reducir su
velocidad hasta los umbrales de compatibilidad establecidos.


Existen dos formas básicas de aplicar el templado de tráfico. Una, la más eficaz, consiste
en la utilización de criterios de templado de tráfico en la concepción de la propia morfología de
la red viaria. Otra, que puede utilizarse sobre vías existentes, que consiste en introducir sobre las
calles diversos tipos de reductores de velocidad de los automóviles.


La consideración del templado en la morfología de la red viaria significa tratar de concebir
una red que por su propia forma impida que los vehículos alcancen velocidades por encima de las




66 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


0


50


100


150


200


250


50 Km/h 40 Km/h 30 Km/h 10-20 Km/h


Distancia (m)


Distancia entre reductores según la velocidad deseada
(VEJDIREKTORATET, 1991)


que se consideran compatibles con la utilización peatonal. En este sentido, debe subrayarse que
uno de los parámetros más determinantes de la velocidad de circulación es la longitud máxima de
los tramos de vía rectos sin pérdida de prioridad.


Se ha comprobado que, la distancia máxima entre reductores de velocidad o pérdidas de
prioridad por la que puede circular en línea recta un vehículo sin alcanzar los 30 Km/h está en
torno a los 75 metros, distancia que se reduce a 25, si el umbral de velocidad máxima se establece
en 20 Km/h. (DIREKTORATE, 1991). Ello significa que, si se desea evitar velocidades por
encima de un umbral de compatibilidad de 30 Km/h de velocidad, deben evitarse tramos rectos
entre intersecciones muy superiores a 75 metros, lo cual constituye una indicación importante para
establecer el módulo de una retícula o simplemente para dimensionar la red viaria.


La reducción de la velocidad a través de la propia morfología de la red puede, también, lograrse
mediante la introducción de radios de curvatura que impidan altas velocidades. Por su parte, la
pérdida de prioridad en intersecciones puede garantizarse mediante el diseño concreto de las
mismas o la utilización de tipos específicos que, como las glorietas, obligan a ceder el paso a
todas las vías confluentes.


Asimismo, el templado de tráfico puede conseguirse también desde la regulación de la
red, impidiendo por ejemplo a los vehículos seguir itinerarios rectos en una red mallada,
mediante un sistema de direcciones que les obligue a girar en todas las intersecciones. Este tipo
de regulaciones, que suelen apoyarse en la localización de obstáculos en las intersecciones, que
impidan su travesía en línea recta, son muy útiles, tanto para evitar el tráfico de paso, como para
reducir la velocidad de la circulación.




Movilidad y planeamiento sostenible 67


Tramas viarias para evitar el tráfico de paso y templar el resto


La medidas de templado de tráfico superpuestas a una red viaria existente tienen como objetivo
principal reducir la velocidad de los vehículos por debajo de la que correspondería a su propia
morfología y consisten, generalmente, en la introducción de diversos tipos de obstáculos al que
sería el normal fluir de la circulación. Entre los más frecuentes obstáculos reductores de
velocidad figuran:


S Lomos y resaltes en la calzada, que actúan provocando disconfort en el automóvil,
animando a la reducción de la velocidad.


S Estrechamientos de la calzada, que obligan a reducir la velocidad para evitar el peligro
de choque con los bordillos.


S Cambios en el trazado, que implican normalmente la introducción de dos curvas
contrapuestas que obligan a reducir la velocidad.


S Franjas transversales de alerta, que actúan provocando ruido, tanto mayor, cuanto mayor
es la velocidad.


S Obstáculos en intersecciones, que tratan de interrumpir la continuidad de itinerarios
rectilíneos, obligando a cambios de dirección.


S Puertas, constituidas por un conjunto de reductores de velocidad y elementos de
señalización o acondicionamiento que tratan de hacer patente la entrada a una zona de
templado de tráfico.




68 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


2.00




Movilidad y planeamiento sostenible 69


29
Existe una amplia bibliografía sobre este tema, tanto en castellano como en otros idiomas. El manual más completo


en castellano es el editado por el Ministerio de Obras Públicas, Transporte y Medio Ambiente (SANZ, 1996). Está, asimismo, en
imprenta la Instrucción de Vía Pública del Ayuntamiento de Madrid, que contiene un amplio capítulo dedicado al tema.


Este tipo de medidas, para cuyo diseño preciso existen diversos manuales29, pueden aplicarse
sobre redes viarias ya existentes, pero son más eficaces, cuando se prevén desde los propios
proyectos de urbanización, en los que se puede optar por soluciones, difíciles de implementar
y mucho más costosas cuando se realizan una vez construida la calle.


4.4 La promoción de medios de transporte alternativos al vehículo
privado desde el planeamiento.


La promoción de medios de transporte alternativos al vehículo privado forma parte ya de las
políticas de algunos países y ciudades europeas. Histórica es la política de Copenhague de
promoción del transporte público, desde el “plan de los dedos”, y la de promoción de los
desplazamiento en bicicleta, que han conseguido aumentos respectivos del 50% y el 70% de sus
usuarios y la detención del crecimiento del tráfico automóvil, e incluso su ligero retroceso, desde
1970. (APEL, 1999)


La importancia de las políticas concretas que se ponen en práctica es, por tanto, evidente,
en casos como Copenhague o en los de Amsterdam, Delft o Eindhoven, éstas últimas con
elevada participación modal de las bicicletas en el total de viajes.


En ese sentido, de acuerdo con las consideraciones anteriores y las experiencias
conocidas, la promoción desde el planeamiento de un mayor uso de medios de transporte
alternativos al vehículo privado, puede potenciarse:


• Promoción del transporte público


S Integrando la consideración de los itinerarios y paradas de los distintos medios de
transporte público (metro, ferrocarriles, tranvías, autobuses) en el proceso de decisión
del modelo urbano, es decir, en las primeras fases de la planificación urbanística y
penetrando el conjunto del proceso de planeamiento.


S Conformando el crecimiento urbano en torno a corredores que sean susceptibles de ser
servidos por líneas de transporte público de alta capacidad.


S Concentrando empleos, viviendas y servicios en torno a las estaciones del transporte
público, utilizando densidades medias y altas, que pueden disminuir al alejarse de las
mismas.


S Creando espacios públicos de calidad y concentrando comercio y servicios en las
proximidades de las estaciones, de cara aumentar su atractivo y posibilitar múltiples
actividades a sus usuarios.


S Polarizando la trama urbana, en espacial la peatonal y la ciclista, hacia las estaciones
para dotarlas de la máxima accesibilidad, asegurando la existencia de estacionamientos
para vehículos y bicicletas asociados a la estación.


S Localizando las actividades generadoras de viajes en vías que puedan ser accesibles por
transporte público de superficie y , en general, concibiendo de forma integrada la
localización de estas actividades con los itinerarios del transporte colectivo.




70 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


S Estudiando los posibles recorridos de las líneas de transporte público, diseñando
específicamente la sección de las vías para facilitar su circulación y, en su caso,
previendo la sección transversal necesaria para permitir la reserva de un carril para el
transporte colectivo.


S Localizando las paradas de las líneas de autobuses en relación a la ubicación y densidad
de los distintos usos, previendo los diseños especiales que el viario pueda requerir en
esos puntos y facilitando la confluencia en esos puntos de las redes peatonales para
aumentar su accesibilidad. En particular, deben preverse las dársenas para la detención
de los vehículos y el espacio de espera de los peatones pueden requerir ensanchamientos
tanto de la calzada como de las aceras.


• Promoción de los desplazamientos ciclistas


S Considerando la bicicleta como un medio de transporte de gran eficiencia potencial y
al que debe dedicarse la misma atención que a los otros modos, en el planeamiento.


S Planificando el diseño y construcción de infraestructuras específicas, integradas en las
calzadas o separadas de ellas, que garanticen la seguridad de los ciclistas en relación a los
medios motorizados y ofrezcan condiciones confortables de utilización.


S Mediante los distintos instrumentos de planeamiento, tratar de conformar, redes de
itinerarios ciclistas que cubran los grandes ejes e itinerarios de movimiento en el entorno
metropolitano.


S Previendo la construcción de estacionamientos seguros para bicicletas en puntos
estratégicos y, en particular, en estaciones de metro, ferrocarril y autobuses, que permitan
la conexión intermodal de sus usuarios.


• Promoción de los desplazamientos a pie


S Considerando las posibilidades de los desplazamientos a pie como medio de transporte
urbano, masivo y económico, que debe tenerse en cuenta, al mismo nivel que el resto de
los sistemas de transporte.


S Disponiendo las actividades en el espacio, de forma que los focos potencialmente
generadores de desplazamientos estén situados a distancias razonables de las zonas de
demanda y comunicadas con estas por itinerarios para peatones.


S Considerando los posibles itinerarios peatonales como infraestructuras con unas
exigencias ambientales y de diseño específicas, que pueden exigir su separación de las
calzadas de circulación rodada o, en su caso, la imposición de limitaciones a la velocidad
y volumen de los vehículos, allí donde discurran en paralelo.


S Fomentando la conformación de una red de itinerarios peatonales principales, que
conecten las áreas urbanas entre sí, cuya estructura y disposición no tiene por qué
coincidir con la de la red viaria rodada, sino plantearse buscando la optimización
funcional, de seguridad y de confort, de los desplazamientos peatonales


S Introduciendo medidas de Templado de tráfico que reduzcan la circulación automóvil a
intensidades y velocidades compatibles con una utilización peatonal segura y confortable
del espacio público




Movilidad y planeamiento sostenible 71


5 OPTIMIZACIÓN DEL USO DE LA RED VIARIA
5.1 La dinámica oferta-demanda en la movilidad


La experiencia muestra que los conductores se comportan en una red viaria congestionada de
una forma muy parecida al agua cuando circula en superficie: ambos discurren por el camino
que proporciona mayor velocidad (máxima pendiente, en el caso del agua) y opone menores
obstáculos a su desplazamiento. De esta forma, toda mejora introducida en una determinada vía,
o tramo de la misma, que se traduzca en aumentos de su velocidad y fluidez, atrae
progresivamente un mayor número de vehículos, hasta que, drenando de sus vías alternativas,
termina alcanzando en pocos días, el mismo nivel de congestión que aquellas.


Asimismo, la experiencia parece indicar que, incrementos importantes de capacidad
viaria, producidos por la construcción de nuevas carreteras o la ampliación de las existentes, se
ven inmediatamente acompañados de aumentos en el número de desplazamientos en automóvil,
lo que hace pensar en la existencia de una amplia demanda latente de movilidad en vehículo
privado, que se encuentra contenida por los actuales niveles de congestión circulatoria.


La influencia que las ampliaciones de la oferta de infraestructuras tienen sobre la demanda
(extensión de la congestión, aumento de la demanda), en un contexto de tendencias al alza de
los índices de motorización, recursos limitados para financiación de la oferta y conciencia
medioambiental, exigen, por un lado, evaluar con rigor los proyectos de nuevas carreteras y
autovías, seleccionando únicamente aquellos que no contribuyan a potenciar la espiral aumento
de oferta-aumento de demanda y, por otro, tratar de optimizar el aprovechamiento de las
infraestructuras de transporte existentes.


Dentro del intento de mejorar el aprovechamiento de las infraestructuras existentes y los
recursos disponibles, dos constataciones resultan de especial interés:


• Por un lado, la necesidad de cambiar el concepto de capacidad de las infraestructuras, de
su convencional medición en número de vehículos movidos, a la más idónea de personas
transportadas. Ello implica considerar de manera diferente un mismo automóvil, según
su grado de ocupación, es decir, según su número de ocupantes.


• Por otro lado, los diferentes rendimientos que los distintos medios de transporte obtienen
de una misma infraestructura. Particularmente evidente resulta la mayor capacidad de
movimiento de personas por una determinada sección de vía que proporcionan las
bicicletas y el desplazamiento a pie (este último para distancias más limitadas), seguidas
de los autobuses y los vehículos altamente ocupados, y los bajos rendimientos que se
obtienen con los vehículos solamente ocupados por el conductor.


La superioridad en capacidad de determinados medios de transporte se superpone a su
rendimiento energético y a su impacto ambiental, donde también resultan superiores la bicicleta
y el desplazamiento a pie, seguidas de los autobuses y vehículos altamente ocupados, y
manteniéndose en último lugar los vehículos ocupados sólo por el conductor.


En definitiva, estos análisis llevan en general a la conveniencia de promover medios de
transporte alternativos al vehículo privado ocupado sólo por su conductor y a procurar formas
de utilización de las infraestructuras existentes que optimicen su capacidad.




72 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


30
Como se verá más adelante, al tratar de este tipo de ordenanzas, el planeamiento puede ayudar a la implantación de


estas medidas y de otras que, como los horarios flexibles y escalonados tratan de optimizar el uso de la red viaria, reduciendo la
intensidad en hora punta,, a través del diseño de Ordenanzas de Reducción de Viajes.


5.2 La promoción de una mayor ocupación de los vehículos


Una de las características más comunes al tráfico en las horas punta de las grandes ciudades y
entornos metropolitanos es el bajo índice de ocupación de los vehículos particulares, es decir,
el reducido número de ocupantes que, como media, llevan estos vehículos. Un 70% de vehículos
ocupados sólo por el conductor o índices medios en torno a 1,3 personas por vehículo son
frecuentes en los grandes arterias metropolitanas de ciudades como Madrid, y la tendencia es
a que esta ocupación se reduzca progresivamente (GIL 1997; POZUETA 1997).


Dentro de los intentos de optimizar el aprovechamiento de las infraestructuras y medios
de transporte existentes, el aumento de la ocupación de los vehículos particulares se ha
constituido en una de las líneas de trabajo más desarrolladas y prometedoras. Para lograrlo, se
han puesto en práctica diversas medidas, entre las que destacan:


• La reserva o construcción de carriles y accesos especiales para vehículos de alta
ocupación, es decir, para aquellos que vayan ocupados por un número mínimo de
ocupantes, normalmente 2 o 3.


• La promoción de vehículos compartidos mediante agencias especializadas que facilitan
a los conductores listas de posibles compañeros de viaje, con parecidos orígenes, destinos
y horarios, para que puedan agruparse en un sólo vehículo, dejando el resto sin utilizar,
en sus desplazamientos diarios al centro de trabajo o estudio.


• La previsión de espacios de estacionamiento donde proceder a la formación de vehículos
compartidos, dejando aparcados el resto de automóviles, en puntos estratégicos de acceso
a la red de autovías y autopistas.


• La reserva de plazas de aparcamiento, o la reducción de su costo, para vehículos
altamente ocupados, en lugares centrales, concentraciones terciarias y de empleo,
universidades, hospitales, etc.


Algunas de estas medidas (agencias de promoción de vehículos compartidos, reservas de
estacionamiento) no pueden implementarse directamente desde la planificación urbanística. No
obstante, pueden recogerse en la Memoria como medidas complementarias que se recomienda
adoptar al Ayuntamiento u organismo responsable, lo que, puede constituir por sí sola una
contribución a su promoción.30




Movilidad y planeamiento sostenible 73


SMARTPOOL
El programa de “matching” del


Centro de Viaje Compartido
(CVC) de Madrid


Calzada BUS/VAO, Madrid, N-VI


Otras, como los carriles de alta ocupación o los estacionamientos para compartir coche (“park
& pool”) pueden incorporarse a ciertos niveles de la planificación urbanística.


Hasta hace pocos años, los carriles de alta ocupación se diseñaban exclusivamente para
autopistas y autovías, lo que, en general, les hacía competencia de las autoridades regionales de
transporte. Sin embargo, en estos últimos años, se suceden las iniciativas y proyectos para
arterias urbanas con intersecciones a nivel (STODDARD 1996, KNAPP, 1995), lo que les
acerca más a las competencias urbanísticas municipales.




74 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


Constituyen, por tanto, un recurso infraestructural para ser considerado a la hora de definir el
sistema de transporte y el diseño de la red viaria en los planes generales municipales, aunque,
es recomendable su coordinación con las iniciativas de los municipios vecinos, tanto en materia
de carriles de alta ocupación, como de estacionamientos para compartir vehículo, normalmente
asociados a los primeros.


Los estacionamientos para compartir son, también, otro recurso para la promoción de una
mayor ocupación de los vehículos, que pueden implementarse desde la planificación urbanística
y que se incorporan a la nueva visión de la gestión del estacionamiento como instrumentos de
incentivación del cambio modal, que se desarrolla en el próximo capítulo.


5.3 El diseño y el control de la red viaria


La optimización del aprovechamiento de las infraestructuras existentes debe incluir, también,
algunas consideraciones de diseño y la regulación del acceso de vehículos a vías rápidas,
autovías y, en general, a todos los elementos de la red viaria que cumplen una función
significativa en la circulación rodada.


En lo referente a diseño, y sin perjuicio de los manuales existentes, es interesante subrayar
la escasa consideración que suele hacerse en el dimensionamiento de la sección de las vías y en
el proyecto de las intersecciones al carácter, a menudo, fuertemente descompensado del tráfico
por sentidos.


En efecto, esta característica rara vez se plasma en el planeamiento urbanístico, general
o de desarrollo, manteniéndose el uso de secciones convencionales y prodigándose el uso de
intersecciones como las glorietas, que luego son prácticamente imposibles de adaptar a una
explotación de la red con carriles reversibles.


En definitiva, puede ser interesante que, desde la planificación urbanística, que es el lugar
donde, en gran medida, se dimensiona el viario y se deciden los tipos de intersección, se
estudien los itinerarios en los que puede ser conveniente la utilización de carriles reversibles y
se prevean las dimensiones y diseños consecuentes.


En materia de regulación del acceso, tres son las principales líneas de trabajo
desarrolladas en los últimos años. Por una parte, los sistemas de dosificación de las rampas de
acceso a autovías y autopistas, por otro, la regulación de las actividades que pueden localizarse
junto a las rampas de acceso, finalmente, la regulación del estacionamiento y accesos a
propiedades particulares en la red viaria principal.


Los sistemas de dosificación de las rampas de acceso a la red de autovías consisten en un
semáforo instalado en éstas que, en momentos de congestión, dosifica la entrada de vehículos,
haciéndoles pasar de uno en uno y reduciendo el número de fases verdes en función del nivel
de congestión. Estos sistemas evitan la entrada de varios vehículos a la vez al cuerpo central de
la autopista, que causan una importante perturbación de la circulación en ésta, y regulan el
volumen que puede acceder en cada punto. A menudo, las rampas con dosificación de acceso
llevan incorporado un “by-pass”, que permite a los vehículos con cierto número de ocupantes
evitar el semáforo. Los dosificadores de rampas son, normalmente, competencia de las
autoridades de carreteras.


La regulación de las actividades en las proximidades de los accesos a la red de autovías
y autopistas, con objeto de evitar cargas puntuales que perturben significativamente su
funcionamiento es, sin duda, una competencia clara de la planificación urbanística.




Movilidad y planeamiento sostenible 75


El problema de las cargas puntales excesivas sobre la red de autopistas se produce normalmente,
por la proximidad de actividades con gran capacidad de generación de tráfico rodado y grandes
playas de estacionamiento. En particular, son típicas las perturbaciones que introducen en la red
la localización en las proximidades de un acceso de centros comerciales y, en menor medida,
centros de empleo.


Debe subrayarse, que no se trata sólo de evaluar la capacidad de la autovía o autopista,
que debe siempre calcularse, cuando se estudia la localización de un gran generador de viajes.
Se trata, también, de evaluar la capacidad del acceso y de la red interna y de estudiar la
posibilidad de que las colas de entrada a éste se trasmitan a la autopista, reduciendo la velocidad
y llegando incluso a colapsar su carril derecho, provocando retenciones en el resto.


En general, esta situación se produce por la excesiva proximidad del aparcamiento al
acceso desde la autopista. En ese sentido, puede ser conveniente, que como condición de
localización, este tipo de actividades deba garantizar la existencia de suficiente espacio de espera
en el viario de acceso al estacionamiento como para que las colas no lleguen a la autopista y,
como complemento, la construcción de una vía alternativa, por la que pueda encauzarse la
demanda sobrante en caso de colapso del aparcamiento. Como se comprenderá, ambas
condiciones influyen directamente en la localización y diseño de accesos de estas
implantaciones.


Finalmente, la mejora de la fluidez en las vías urbanas principales implica el control de
todas aquellas maniobras que pueden perturbarla, en particular, el acceso a parcelas y edificios
y el aparcamiento en los bordes.


Separar claramente las bandas de aparcamiento de la calzada (adelantando las aceras en
los extremos para marcarlas), regular el tipo de banda de estacionamiento permitido en cada tipo
de vía (en línea, ángulo, batería) o el tipo de vías sobre las que se permiten accesos directos a
garajes, establecer la distancia a las esquinas que deben mantenerse libres de aparcamiento y de
accesos a parcelas o edificios limítrofes, separar tráfico de paso y local mediante bulevares
laterales y vías de servicio, etc, son instrumentos que pueden ayudar a conseguir una mejor
regulación de la red y, en consecuencia, de su funcionamiento.


Debe subrayarse que, conseguir una mayor fluidez en las vías urbanas principales suele
tener como consecuencia inmediata la captación de tráfico de paso de las vías locales próximas,
hasta entonces utilizadas como alternativa a la principal, y en definitiva una mejora de las
condiciones ambientales y de seguridad de la red local.


5.4 Conclusiones sobre la optimización del uso de la red viaria


De acuerdo con las consideraciones anteriores, desde el planeamiento podría promoverse una
mejor utilización de las infraestructuras y el espacio viario:


• Nuevas vías arteriales


S Estudiando detalladamente la planificación de nuevos elementos viarios y comprobando
que no contribuyan a relanzar la espiral oferta-demanda de movilidad en vehículo
privado.




76 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


• Promoción de una mayor ocupación de los vehículos


S Estudiando la posibilidad de reservar espacio para la construcción de carriles y accesos
especiales para vehículos de alta ocupación, es decir, para aquellos que vayan ocupados
por un número mínimo de ocupantes, normalmente 2 o 3.


S Previendo estacionamientos disuasorios en los accesos a la red de autovías y autopistas,
donde pueda procederse a la formación de vehículos compartidos, dejando aparcados el
resto de automóviles, en puntos estratégicos de acceso a la red de autovías y autopistas.


• Diseño y el control de la red viaria


S Estudiando la posibilidad de utilización de carriles reversibles y diseñando
consecuentemente la sección e intersecciones de la red viaria.


S Regulando el estacionamiento y accesos directos permitidos en cada tipo de vía, así
como, la distancia a intersecciones que debe quedar libre de ambos.


• Regulando la localización de los grandes generadores de desplazamientos en vehículo
privado en relación a la red de autopistas y autovías, en particular su distancia las
rampas de salida de ésta, de forma que, el diseño y capacidad de sus accesos y
aparcamientos garanticen que las colas y retenciones que pudieran formarse en sus
entradas no se extiendan a la citada red y perturben su funcionamiento.


6 APARCAMIENTO Y UTILIZACIÓN DEL VEHÍCULO PRIVADO
6.1 El aparcamiento como instrumento de las políticas de transporte.


La gestión del aparcamiento es considerada por numerosos expertos como el instrumento
individualmente más eficaz para desincentivar el uso del vehículo privado y promover otros
medios de transporte alternativos (YOUNG, 1990; C.R.O.W., 1991).


En efecto, es evidente que no hay viaje sin parada y que, en consecuencia, la eliminación
de una plaza de aparcamiento, en el centro de una gran ciudad, supone casi automáticamente que
un automóvil menos entre en dicho centro todos los días. Y la inversa es igualmente cierta, el
aumento de plazas de estacionamiento de larga duración en áreas centrales implica,
generalmente, un aumento en el número diario de automóviles que accederán a ella todos los
días.


De hecho, la constatación de que la existencia de eficaces, confortables y baratos medios
de transporte público no deciden por sí solos a los conductores a dejar su vehículo en el garaje
(CERTU, 1999) hacen que las políticas de promoción de ese tipo de transporte y de los modos
no motorizados deban ser complementadas por alguna forma de regulación del aparcamiento
que disuada de la utilización del vehículo privado.


De ahí que numerosas ciudades, americanas, europeas y asiáticas, hayan comenzado a
utilizar la gestión de los estacionamientos como un instrumento de sus políticas de transporte
y, en particular, como forma de control de los viajes en vehículo privado y de su articulación con
el transporte público (HIGGINS, 1989).


En las nuevas políticas para su regulación suelen distinguirse tres tipos básicos de
aparcamiento:




Movilidad y planeamiento sostenible 77


• Aparcamiento ligado al empleo


S De larga duración y, en general diurno.
S Acceso y salida asociados a las horas punta.
S Polarizado en el centro urbano, áreas industriales y terciarias
S Se realiza:


S Fundamentalmente, en la vía pública y en aparcamientos de empresa.
S Muy minoritariamente en aparcamientos públicos de pago.


• Aparcamiento residencial


S De larga duración nocturna.
S Menos polarizado, extendido por toda la ciudad y, en particular, en los suburbios.
S Se realiza:


S Fundamentalmente, en garajes asociados a las viviendas, donde suele ser
exigido por los compradores de ésta


S En aparcamientos para residentes en los centros y áreas urbanas densas
S En la vía pública.
S Muy minoritariamente en aparcamientos públicos de pago.


• Aparcamiento ligado a comercio, ocio y gestiones


S En general de corta duración diurna o, en menor medida, nocturna. Rápida rotación de
usuarios en las plazas.


S Polarizado en el centro urbano y concentraciones de comercio y servicios, que
reclaman su satisfacción para mantener la vitalidad económica


S Acceso y salida, normalmente, fuera de las horas punta
S Se realiza muy mayoritariamente en:


S La vía pública.
S Aparcamientos de comercios y empresas de servicios.
S Aparcamiento públicos de pago.


En la medida en que las plazas de aparcamiento ligadas al empleo son las más asociadas a la
congestión circulatoria de las horas y períodos punta, y las que ocupan espacios centrales durante
más horas sin rotación, mientras las plazas ligadas a la residencia son, la mayoría de las veces, un
requisito para la venta de viviendas y las ligadas al comercio y gestiones son, en gran medida, una
necesidad funcional y una exigencia de la vitalidad económica de las ciudades, normalmente se
considera a las primeras como objeto prioritario de regulación. (POUTANEN, 1994)


No obstante, debe subrayarse que, todas las plazas de aparcamiento constituyen una
infraestructura que facilita el uso del automóvil privado para los desplazamientos urbanos y que,
por tanto, es conveniente estudiar su regulación.


La gestión del estacionamiento para orientar la demanda hacia medios de transporte
alternativos al vehículo privado bajamente ocupado puede implementarse desde la planificación
urbanística a través de diversos tipos de medidas:


• Por un lado, mediante la regulación de las dotaciones de plazas estacionamiento en
edificios.




78 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


31
Es conocida la tradición de las empresas en Norteamérica de proporcionar estacionamiento a la práctica totalidad


de los empleados, lo que facilita enormemente la utilización del vehículo privado para ir al trabajo. Menos conocida, pero igualmente
preocupante es la situación española, si casos como el de la N-VI, en Madrid, reflejan una situación generalizada. En efecto, en esa
vía de penetración a la capital y durante el período punta de la mañana, el 65% de los conductores que entran en Madrid cuentan
con plaza de estacionamiento en el lugar de trabajo, el 60% de los cuales es facilitado o pagado por la empresa (ALEF, MILWARD
BROWN, 1994).


• Por otro, mediante la localización, dimensionamiento, diseño y regulación de los
aparcamientos públicos.


• También, mediante la regulación del conjunto de las plazas, públicas y privadas.


• Finalmente, mediante la regulación del acceso a las plazas (horario, precio, número de
ocupantes).


6.2 Regulación de la dotación de plazas de aparcamiento en edificios


Tal como se ha indicado, la disponibilidad de plazas de aparcamiento en destino es una condición
imprescindible para que un desplazamiento al centro de trabajo o estudio se realice en vehículo
privado.


Si se quiere, por tanto, desincentivar los viajes en vehículo privado en hora punta, debe
asegurarse que las dotaciones de plazas de estacionamiento en edificios que alberguen puestos de
trabajo, industriales y terciarios o establecimientos educativos, no actúen en sentido contrario
potenciando su utilización31.


Tradicionalmente, la regulación sobre la dotación de plazas de estacionamiento en edificios
ha consistido en la imposición a los promotores de proyectos de la obligación de construir un
número mínimo de plazas, en relación a la superficie o número de viviendas construidas. Esta
regulación, que se inició en Estados Unidos y otros países exigiendo una plaza de aparcamiento
por vivienda, ha ido incrementándose progresivamente, a medida que aumentaban los índices de
motorización familiar, llegando incluso, en el caso de la ciudad de Los Angeles, a exigirse un
mínimo de hasta cuatro plazas por vivienda. (FTA, 1999a)


La tendencia a aumentar progresivamente las dotaciones de plazas de estacionamiento
exigidas a los nuevos edificios se ha manifestado igualmente en España, donde el estándar de la
Ley del Suelo de un mínimo de una plaza por cada cien metros cuadrados construidos, en suelo
urbanizable, se ha superado en numerosos planes municipales.


Frente a esta tendencia, que permitía a las promociones decidir el número de plazas de
aparcamiento a construir por encima de los mínimos establecidos y que aumentaba
progresivamente estos para garantizar la existencia de un mayor número de plazas, tanto en
edificios residenciales, como en centros de empleo, en la actualidad, se están poniendo en
práctica dos nuevos tipos de regulaciones para la dotación de plazas de estacionamiento en
edificios que tienen en cuenta su incidencia en la generación de viajes y en sus consecuencias
asociadas:


• Por un lado, la reducción de los estándares mínimos obligatorios de plazas de
estacionamiento por superficie construida.




Movilidad y planeamiento sostenible 79


• Por otro, el establecimiento de estándares máximos de plazas de aparcamiento en
edificios que alberguen empresas industriales y terciarias y, en menor medida, viviendas.


Ambas orientaciones, que cuentan con una amplia experiencia de implantación en Estados
Unidos y Europa (FTA, 1999a), tienen como objetivo reducir los umbrales entre los que tiene
que situarse la dotación de plazas de estacionamientos en edificios, la primera, permitiendo a
los promotores su rebaja voluntaria, la segunda, impidiéndoles la creación de un número
excesivo de plazas.


La reducción de los estándares mínimos de plazas de aparcamiento en edificios puede
hacerse básicamente de dos formas: genéricamente, es decir reduciendo las dotaciones mínimas
para todo un sector o zona o, condicionadamente, supeditando tal reducción al cumplimiento de
otros requerimientos, como, por ejemplo, la promoción de los viajes compartidos o el pago de
una tasa de apoyo a la construcción de pistas ciclistas.


La reducción de los estándares mínimos de plazas de estacionamiento en edificios se ha
puesto en marcha, sobre todo, en aquellos lugares donde por el excesivo crecimiento de estos,
se había llegado a superar incluso la demanda máxima, casos de Seatle o Phoenix (FTA, 1999a),
pero también en lugares donde la alta accesibilidad en transporte público permitía ofrecer la
posibilidad al promotor de optar por una reducción de los niveles exigibles por el mercado, caso
de algunas ciudades europeas, como Londres o Amsterdam. (YOUNG,1990)


En cualquier caso, la reducción de los estándares mínimos no implica ninguna limitación
a los promotores, antes al contrario, amplía su margen de libertad en la determinación del
número de plazas. Por ello, la eficacia de este tipo de aproximaciones para reducir el número de
plazas y disuadir el uso del automóvil privado es, en general, muy limitada, ya que lo que
produce, en general, es una adecuación de la oferta de plazas a la demanda, es decir, al mercado,
en el cual la orientación hacia el automóvil está, todavía, muy generalizada. (FTA, 1999a).


Por su parte, el establecimiento de estándares máximos supone una nueva óptica en la
regulación de la dotación de plazas de estacionamiento en edificios, en la medida en que se trata
de una medida de aplicación obligatoria, que reduce los márgenes de libertad de la promoción
inmobiliaria, a la que no se permite la opción de superar el máximo fijado.


Esta condición dota a esta medida de una mayor eficacia en el control del número de
plazas de aparcamiento disponibles en edificios, pero requiere un estudio mucho más profundo
y detallado de las áreas y actividades a las que se aplica, ya que puede tener consecuencias en
la funcionalidad y rentabilidad de los productos inmobiliarios y de las actividades económicas.


De ahí que, en general, este tipo de regulaciones se apliquen allí donde hay alternativas
claras al vehículo privado, como puede ser una alta accesibilidad en transporte público. Es decir,
estas medidas son de gran utilidad en los centros urbanos, sobre todo en la regulación de las
plazas de aparcamiento ligadas a centros de empleo, cuando cuentan con una buena red de
transporte público y, a menudo, se aplican selectivamente, aumentando o reduciendo los
estándares, en función de la mayor o menor accesibilidad al mismo. Así, en algunas de las
experiencias inglesa conocidas (YOUNG, 1990; POZUETA, 1995), los estándares máximos se
fijan en función de la mayor o menor proximidad de los edificios y actividades a las paradas o
estaciones de transporte colectivo. De esa forma, los nuevos edificios que se construyen en las
proximidades de una estación de metro o en lugares bien servidos por autobuses no pueden
contar sino con un número muy reducido de plazas de estacionamiento o garajes.


Cabe también la posibilidad de matizar los estándares máximos, haciendo que, a partir de
ellos, la construcción de más plazas de garaje compute a efectos de edificabilidad.




80 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


La experiencia sobre estándares máximos es muy amplia a ambos lados del Atlántico. Así,
ciudades como Helsinki, han establecido un máximo de una plaza por cada 500 m2 construidos
en el CBD y cada 350 m2, en el resto, mientras Bruselas permite 2 plazas máximo por vivienda
y una por cada 300 m2 de empleo, y Seatle tiene un límite de una plaza por cada 1.000 m2 de
empleo. Por su parte, Holanda ha instituido un máximo de una plaza por cada 10 empleos en los
distritos centrales con transporte público (POUTANEN, 1994).


Al igual que en la reducción de mínimos, el control de la aplicación de estos estándares
es sencilla, ya que puede realizarse a través de la revisión de los proyectos, antes de concederse
la licencia de construcción o, después de construido el edificio, antes de concederse el permiso
de ocupación o actividad.


En el caso español y dada la legislación vigente, en suelo urbanizable, los planes y
proyectos deben garantizar un estándar mínimo de 1 plaza de aparcamiento por cada 100 metros
cuadrados de edificación, mientras en suelo urbano no existe ninguna obligación mínima. Esta
situación da al planificador un gran margen de libertad en la regulación de la dotación de plazas
de estacionamiento en edificios dentro del suelo urbano, reduciendo el margen en suelo
urbanizable.


En estas condiciones, los planes generales municipales podrían imponer, dentro del suelo
urbanizable, con buena previsión de dotación de transporte público, estándares máximos de
plazas de estacionamiento, en edificios industriales o terciarios, que podrían llegar al estándar
de 1 plaza por cada 100 metros cuadrados de edificación, establecido por la legislación vigente
como mínimo.


Dentro del suelo urbanizable, en planes parciales mixtos, dado que la exigencia legal de
un estándar mínimo se refiere al conjunto del plan parcial, cabría distanciar las plazas de
estacionamiento obligatorias de los edificios terciarios y hacerles cumplir, agrupándolas, otra
función como, por ejemplo, la de estacionamiento disuasorio en relación a las viviendas.


Por su parte, en suelo urbano, pueden no imponerse estándares mínimos, estableciendo
únicamente unos de tipo máximo, que reduzcan las posibilidades de construcción de más plazas
de estacionamiento ligadas al empleo en los centros urbanos, en torno a las estaciones y polos
de los sistemas de transporte público.


En cualquier caso, es importante resaltar la estrecha relación que existe entre
disponibilidad de estacionamiento en destino y utilización del vehículo privado y la
conveniencia de utilizar los estándares de estacionamiento en edificios terciarios e industriales
para desincentivar ese tipo de desplazamientos.


6.3 La localización y diseño de aparcamientos públicos


Existe una gran variedad de tipos de aparcamientos públicos, según sea su localización (sobre
la red viaria o fuera de ella), su función (rotatorios, de residentes, disuasorios), su accesibilidad
(de libre acceso, con regulación horaria, con regulación de tarifa), su tamaño, etc. Esta
diversidad responde a las diferentes necesidades detectadas y políticas aplicadas en cada
período. En líneas generales, puede decirse, que las políticas de aparcamientos públicos han
evolucionado, en casi todos los países, a medida que aumentaban las tasas de motorización
familiar, en el sentido de limitar la disponibilidad de plazas, la duración y la gratuidad del
aparcamiento en la vía pública, al mismo tiempo que se limitaba la construcción de
aparcamientos públicos fuera de ella, en función de diversas consideraciones.




Movilidad y planeamiento sostenible 81


32
En Estados Unidos, existen manuales para la localización, dimensionamiento y diseño de aparcamientos disuasorios,


como el del ITE (1992) o AASHTO (1992). La Instrucción de Vía Pública del Ayuntamiento de Madrid contiene un conjunto de
(continúa...)


Las primeros controles de aparcamiento en la vía público tuvieron como origen la gran
desproporción oferta-demanda y la voluntad de la administración pública de favorecer el
estacionamiento de corta duración, ligado al comercio y las gestiones, con incidencia en la
vitalidad económica, enseguida complementadas con permisos especiales para residentes.


En cuanto al carácter selectivo de la política de construcción de aparcamiento públicos,
los cambios se introducen ante la reiterada comprobación de que muchos de ellos, sobre todo
los construidos en los centros urbanos deficitarios, creaban más expectativas de las que su
capacidad podía resolver, animando a desplazarse al centro en vehículo privado y contribuyendo
al aumento de la congestión circulatoria. (POUTANEN, 1994)


A estas tendencias iniciales, generadas principalmente por la necesidad de regular un
recurso escaso, la disponibilidad de plazas de aparcamiento en los centros urbanos, y de evitar
impactos negativos con la construcción de más oferta, vienen a sumarse en las últimas décadas
la consideración del aparcamiento como instrumento de gestión de la demanda de movilidad y,
en concreto, como instrumento para desincentivar del uso del automóvil privado.


En ese sentido, las tendencias actuales de tratamiento de los aparcamientos públicos más
extendidas en aquellos países y ciudades que tratan de evitar el desequilibrio cada vez mayor
del reparto modal en favor del los viajes en vehículo privado, podrían resumirse en:


• Congelación o reducción progresiva de las plazas de aparcamiento en la vía pública en
los centros congestionados y, en cualquier caso, consolidación, extensión y mejora de los
sistemas de control de la duración y el cobro del estacionamiento en dichas plazas, con
exención pagada para los residentes.


• Tarifación progresiva en función de la duración de la estancia en los existentes y estricta
limitación de la construcción de nuevos aparcamiento públicos fuera de la red viaria,
salvo los reservados exclusivamente a residentes (garajes), localizados fuera de los cascos
históricos, los destinados a eliminar, sustituyéndolas, plazas situadas sobre la vía pública
y los dirigidos a facilitar el acceso a las paradas y estaciones del transporte público,
también denominados disuasorios.


Del conjunto de estas líneas de acción, la más novedosa en el contexto español es probablemente
la que se refiere a la construcción de aparcamientos disuasorios.


Y, en efecto, la promoción del uso del transporte público, así como el de los vehículos
compartidos y, por tanto, la desincentivación del uso del automóvil particular bajamente
ocupado, puede mejorarse facilitando a los conductores lugares adecuados para estacionar su
automóvil y acceder al transporte público o al vehículo compartido. De esta forma, los
estacionamientos disuasorios actúan como interfaz entre dos medios de transporte y constituyen
un elemento clave para articular a los sistemas de transporte público las periferias dispersas
orientadas al automóvil, que difícilmente pueden servirse de forma directa con estos medios de
transporte público.


Para ser utilizados, los estacionamientos disuasorios deben cumplir dos condiciones
fundamentales: estar bien localizados y ofrecer un buen nivel de seguridad32.




82 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


32(...continuacion)
criterios para la localización y diseño de estos aparcamientos.


Los lugares de localización de estacionamientos disuasorios pueden ser, en principio, todos
aquellos en los que se produzca el acceso al transporte público (paradas de autobuses y
estaciones de metro o ferrocarril) o a la red de autopistas y autovías. Sin embargo, donde
resultan más utilizados es en las periferias urbanas, junto a aquellas estaciones y accesos más
cercanas a la urbanización diseminada característica de los nuevos crecimientos. Por ello, las
estaciones de ferrocarril y las cabeceras, o paradas periféricas, de las líneas de autobús y metro
suelen ser lugares idóneos para su localización.


En cuanto a la seguridad, el control del vandalismo y el robo constituye una condición
importantísima para el uso de los estacionamientos disuasorios. De ahí que, cuando no cuentan
con acceso controlado, hecho frecuente en situaciones periféricas, en la elección de la
localización y en el diseño y acondicionamiento del estacionamiento debe tenerse muy en cuenta
la garantía de esta seguridad. En este sentido, la mejor garantía para un estacionamiento suele
ser que cuente con vigilancia natural, bien desde los edificios y actividades próximas, bien por
los transeúntes.


Por otra parte, deben diseñarse no sólo para automóviles, sino también para bicicletas, de
forma a ampliar las posibilidades de utilización combinada de este medio con el transporte
público.


Más concretamente, en la elección de la localización de aparcamientos disuasorios
conviene tener en cuenta los siguientes aspectos:


• La proximidad al acceso al transporte colectivo, a plataformas reservadas (bus, bus/vao)
o la red metropolitana, para lo cual es conveniente la máxima coordinación con el
proyecto de la estación o del enlace a la autovía o autopista. En el caso de los asociados
a paradas de autobús, debe procurar integrarse a ésta en el propio aparcamiento. En
cualquier caso, debe evitarse situar las plazas de aparcamiento a una distancia superior
a 200 metros desde el punto de acceso al transporte colectivo.


• La facilidad de acceso al aparcamiento desde la red viaria próxima. En general, es
recomendable que dispongan de acceso directo desde una vía de la red principal,
preferentemente de tipo autopista o autovía. Los enlaces bien diseñados son lugares
idóneos para la localización de aparcamientos disuasorios.


• La proximidad a vías que comuniquen áreas residenciales y centros de actividad y, en
concreto, sobre las radiales que comunican con los centros urbanos, pero fuera del alcance
de la congestión y atascos de éstas.


• La disponibilidad de espacio, tanto para el aparcamiento, como para, en su caso, la parada
de autobús y las áreas de carga y descarga de pasajeros, del autobús y de los vehículos
particulares que los lleven o recojan ("park and kiss"). A este respecto, puede
considerarse la posibilidad de utilización de aparcamientos existentes (centros
comerciales, deporte espectáculo, etc), cuando los horarios sean compatibles y, en
cualquier caso, programar la construcción por etapas, lo que supone contar con espacio
de reserva para ampliaciones.




Movilidad y planeamiento sostenible 83


Minibus-Lanzadera
al centro histórico de Mons


La decisión sobre localización de aparcamientos disuasorios, como reflejo de una estrategia
integrada de transporte, no debería realizarse de forma puntual, sino, globalmente, mediante un
Plan que estudiara el conjunto de las redes de transporte público, los flujos de tráfico y niveles
de congestión, la demanda, las oportunidades espaciales, etc.


No obstante, en ausencia de un plan como el citado, es conveniente que todo el
planeamiento de desarrollo, que incluya o limite con puntos de acceso al transporte colectivo
(estaciones de ferrocarril y metro, paradas de autobuses regionales) o a la red de autovías y
autopistas, así como los correspondientes proyectos técnicos de esos puntos, estudien la
posibilidad y conveniencia de localizar aparcamientos disuasorios asociados a ellos.


El tamaño de dichos aparcamientos variará en función de la demanda potencial e incluirá
zonas de carga y descarga específicas, que permitan el acceso de los vehículos que llevan
pasajeros para el transporte colectivo, sin que perturben el funcionamiento del aparcamiento.


En los últimos años y para facilitar el acceso a lugares altamente sensibles al tráfico
(centros históricos, grandes edificios rodeados de parques, áreas naturales o paisajísticas, etc),
se emplea la combinación de aparcamientos disuasorios con autobuses o microbuses
lanzadera, que aseguran una conexión directa y frecuente entre el estacionamiento y el punto
de destino, en general mediante una tarifa conjunta. Naturalmente, esta combinación
aparcamiento-lanzadera alcanza su mayor eficacia, cuando la lanzadera realiza viajes directos,
sin paradas intermedias, entre el aparcamiento y el lugar de destino, que debe, por tanto, tener
un punto de acceso claramente definido.




84 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


33
El caso de Zurich es quizás el más significativo en cuanto a la limitación del tiempo de estacionamiento: se aplica


un máximo de estancia de 90' en toda la ciudad, salvo a los residentes en cada área (CERTU, 1999).


6.4 Establecimiento de un techo global de plazas de aparcamiento


Una medida de control del uso del automóvil privado que se ha puesto en marcha en algunas
ciudades es el establecimiento de un techo en el número total de plazas de aparcamiento que puede
haber en una determinada área, computando tanto las públicas, como las privadas.


El establecimiento de un techo en el número total de plazas responde, normalmente, a una
estrategia global para mantener el flujo de vehículos en el área por debajo de un determinado
umbral, que se considera el límite para preservar la calidad medioambiental de la misma o impedir
el aumento de la congestión. (FTA, 1999a)


En estas experiencias, en que se ha congelado el número de plazas existente en un
determinado momento, la licencia para la construcción de nuevas plazas de aparcamiento, por
ejemplo, cuando se proyecta un nuevo edificio, sólo puede concederse si, simultáneamente, se
elimina el mismo número de plazas existentes que las que propone el proyecto.


Los techos de plazas de aparcamiento pueden aplicarse selectivamente a determinadas actividades,
normalmente las generadoras de empleo y en particular las terciarias, y excluir a otras, como la
residencia. Por eso, para su puesta en práctica, suele requerirse el diseño e implementación de un
conjunto de medidas diversas, pero congruentes entre sí, que aseguran la regulación de las plazas
privadas y las públicas, e impidan los trasvases de unas actividades a otras.


Los candidatos más usuales a esta medida son los centros urbanos con alta concentración
de actividades terciarias y buena dotación de transporte público, en los que debe estudiarse, no
obstante, si la limitación que se establece no provocará problemas de aumento de demanda en los
barrios próximos o incidirá en la pérdida de atractivo del área para la localización de ciertas
actividades.


Tal vez las dos ciudades más tempranas en establecer este tipo de techos de plazas de
aparcamiento fueron Seatle y Boston. La primera lo estableció ya en 1975 en un total de 40,000
plazas en el área central, que posteriormente, en 1975, elevó a 44.000. Seatle es una de las escasas
ciudades del mundo en el que mediante ésta y otras iniciativas consiguió elevar el porcentaje de
viajes en transporte público, del 20% a principios de los años 70, al 49% en los noventa. Por su
parte, Boston estableció un techo de 60.000 plazas, en 1977, también en el área central, que se
aplica a edificios no residenciales, ni hoteleros. (FTA, 1999a)


6.5 Regulación del acceso al aparcamiento


La regulación del acceso a las plazas de aparcamiento públicas es una política con muchos años
de experiencia en muy diversos países. En efecto, la limitación a un máximo del tiempo de
estancia en las bandas de estacionamiento en las calles o la utilización de diversas formas de
tarifación (parkímetros, tarjetas, etc), así como el acceso gratuito o con una cuota reducida a los
residentes, son sistemas de regulación del acceso al aparcamiento muy conocidos en Europa y,
también, en América33.


Se utilizan, en general, para dar prioridad al estacionamiento de corta duración, ligado al
comercio y las gestiones, frente al de larga duración ligado al empleo, asegurando también la




Movilidad y planeamiento sostenible 85


34
Una encuesta en el Sur de California, realizada en 1985, reveló que para las empresas, el costo medio del


aparcamiento para empleados estaba entre 26.000 y 377.000 $ anuales, con una media de 40.000 $ (USDOT, 1998, 3).


prioridad de los residentes. Estas medidas han sido y son de gran eficacia para desincentivar los
viajes en automóvil al trabajo en los centros urbanos. Algunas ciudades, como San Francisco, en
California, completan estas regulaciones con una tarifa por la estancia en aparcamientos públicos
muy reducida para la primera fracción de tiempo (media hora o una hora), que puede incluso
llegar a ser gratuita, pero que aumenta exponencialmente cuando se alarga el tiempo de estancia,
llegando a ser prohibitiva para estancias tan largas como la jornada laboral (FTA, 1999b).


También se han hecho experiencias y desarrollado políticas de tarifación (“parking
pricing”) en las plazas que las empresas ofrecen a sus empleados y que tradicionalmente son
gratuitas. El razonamiento en el que se apoyan estas políticas de poner precio al aparcamiento
consiste en argumentar que el hecho de que las empresas pongan plazas de aparcamiento a
disposición de quienes llegan en su vehículo supone un trato discriminatorio en relación a aquellos
que usan otros medios para desplazarse a la empresa. Y, en efecto, así es. Una plaza de
aparcamiento tiene un costo en suelo, pavimentación, construcción y mantenimiento, que la
empresa no cobra, regala, a quienes la usan34, mientras que, a quienes se desplazan en transporte
público o a pie, que contaminan y congestionan menos, no se les proporciona ningún tipo de
ayuda.


Desde esa óptica de que el ofrecimiento de plazas de estacionamiento gratuitas implica la
financiación por parte de la empresa de una parte del costo del desplazamiento, se han
experimentado y puesto en práctica diversas medidas coincidentes en poner un precio al
estacionamiento de la empresa. Algunas, simplemente, se limitan a la imposición de una tarifa en
consonancia con el gasto que generan las plazas. Otras, sin embargo, van más lejos. Ofrecen, por
ejemplo, a los empleados un plus o subvención para el transporte, que luego cobran a quienes
utilizan el aparcamiento de la empresa. Ambas han dado en general resultados muy satisfactorios,
como muestra los datos de Shoup (1995), recogidos en el gráfico adjunto, en el que se aprecian
reducciones significativas del porcentaje de empleados que utilizaban el automóvil para
desplazarse al trabajo, antes y después de que las empresas impusieran una tarifa por el
aparcamiento.




86 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


0
10
20
30
40
50
60
70
80
90


LA
C


iv
ic


C
en


te
r


O
tt


aw
a


W
a


sh
in


gt
on


LA


W
a


rn
er


C LA
D


ow
n


to
w


n


Gratuito
Pagando


Influencia del costo del aparcamiento
en la utilización del vehículo privado


(% de viajes en vehículo privado sobre el total; SHOUP, 1995)


En los últimos años, surge otra forma de control de acceso a las plazas públicas y privadas de
aparcamiento, en función de la ocupación de los vehículos. En efecto, es ya común en Estados
Unidos y comienza a utilizarse en Europa la reserva de plazas de aparcamiento para
vehículos con un número mínimo de ocupantes, para vehículos compartidos o “carpool”.


Esta reserva puede consistir simplemente en asegurar un número de plazas para estos
vehículos pero, normalmente, al igual que ocurre con las plazas especiales para minusválidos,
suelen localizarse en los mejores sitios, a cubierto, cerca de las salidas de peatones, y pueden
ser gratuitas o tener una reducción sobre el precio normal, tanto en estacionamientos públicos,
como en los de empresa.


Numerosas ciudades y empresas norteamericanas reservan en sus parkings plazas para
vehículos con un mínimo de ocupantes. Así lo hacen, por ejemplo, empresas como Hallmark,
Gulf-oil y 3M, ciudades como Philadelphia, Baltimore, Portland, Seatle (20% del total) o
Mineapolis, e instituciones como el Pentagono o la Universidad de California. (FTA, 1999a).


La reserva de plazas para vehículos con un número mínimo de habitantes puede regularse
directamente desde el planeamiento o mediante ordenanzas de reducción de viajes. El principal
problema es el control de su uso, para el cual deben preverse los procedimientos adecuados.




Movilidad y planeamiento sostenible 87


6.6 Conclusiones sobre aparcamientos.


De las reflexiones anteriores, pueden avanzarse las siguientes conclusiones:


• Aparcamiento y formas de movilidad


S Las decisiones relativas al aparcamiento, sobre todo, las referidas a plazas ligadas al
empleo, deben considerarse siempre en el marco más general de las políticas de
movilidad y de su influencia en la realización de viajes en vehículo privado.


En general, se considera conveniente:


S Estudiar la posibilidad de establecer un techo máximo de plazas de aparcamiento en las
áreas más congestionadas.


S Promover aparcamientos preferentes para vehículos compartidos.


• Dotación de plazas de aparcamiento en edificios y actividades


Debe considerarse la posibilidad de:


S Reducir los estándares mínimos obligatorios de plazas de aparcamiento en centros de
trabajo, dentro del suelo urbano, considerando la posibilidad de suprimirlos totalmente.


S Establecer estándares máximos para la dotación de plazas de aparcamientos en edificios
de empleo con buena accesibilidad en transporte público, tanto en suelo urbano como en
urbanizable, considerando la posibilidad de establecer varios niveles en relación a su
mayor o menor proximidad a la parada o estación.


S En suelo urbanizable de uso mixto, transformar las plazas exigidas por la legislación
para edificios industriales y terciarios en plazas de aparcamiento disuasorio ligadas a
las áreas residenciales.


• Aparcamientos públicos


Se consideran como políticas más adecuadas:


S Promover la creación de aparcamientos disuasorios, ligados a paradas y estaciones de
transporte colectivo y a los accesos a la red de autovías y autopistas, para facilitar el
intercambio modal, sobre todo en las áreas periféricas.


S Limitar las plazas disponibles, la duración y la gratuidad del aparcamiento en la vía
pública.


S Limitar la construcción de aparcamientos públicos multiuso y, en cualquier caso, aplicar
tarifas progresivas en función de la duración de la permanencia y eliminar en superficie
el equivalente al número de plazas de aparcamiento creadas.




88 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


35
Aunque, en Estados Unidos se denominan “Trip Reduction Ordinances”, y en menor medida “Traffic Mitigation


Ordinances”, que podría traducirse literalmente por Ordenanzas de Reducción de Viajes, tal como ya se ha hecho en otras
publicaciones (POZUETA, 1993), se ha preferido la denominación más genérica de Ordenanzas de Transporte porque permite
abarcar un abanico mas amplio de contenidos relativos a la movilidad, que pueden ser regulados mediante ordenanzas.


36
La mayoría de las ordenanzas de reducción de viajes que se citan están publicadas, parcial o íntegramente. Las de


Lincoln, California; North Brunswick, New Jersey; la Regulación XV del SCAQMD de Los Angeles, California; las de Montgomery
County, Maryland; Pima County, Arizona; Alexandria, Virginia y San Marcos, California, están publicadas integras en:
CALIFORNIA DIVISION OF TRANSPORTATION, 1988. La ordenanza de Pleasanton está publicada integra en: DEAKIN, 1986.
Del resto de las ordenanzas que se citan pueden encontrarse resúmenes más o menos extensos y análisis globales en: BRITTLE,
1984; KPMG PEAT MARWICK, 1989; COMSIS CORPORATION, 1990; JEWELL, 1990; FERGUSON, 1990; HIGGINS 1990;
CALIFORNIA DEPARTMENT OF TRANSPORTATION, 1990; SITLAND, 1991; BHATT, 1992, POZUETA, 1993. Algunas
ordenanzas han sido objeto de una publicación específica, como la Regulación XV de Los Angeles (SCAQMD, 1991 y
http://www.aqmd.gov/rules) o la del condado de Pima, (PIMA COUNTY BOARD OF SUPERVISORS, 1988) y otras han sido
analizadas individualmente en diversas publicaciones, como las de Pleasanton (DEAKIN, 1986; WIEMAN, 1986) o la de San Diego
(HALBERT, 1990).


7 ORDENANZAS DE TRANSPORTE


Las ordenanzas de transporte consisten, básicamente, en la imposición de condiciones relativas
al transporte para el desarrollo de ciertas operaciones inmobiliarias o para el funcionamiento de
ciertas actividades. De no cumplir las condiciones señaladas por la ordenanza, normalmente
consistentes facilitar datos, realizar estudios o poner en práctica medidas para reducir la
congestión del tráfico o la contaminación producida por los desplazamientos, las empresas
afectadas (promotoras, industriales, terciarias, etc) no obtienen la licencia de construcción o de
actividad, o son penalizadas en distintos grados.


Mediante estas ordenanzas se trata, por tanto, de asociar y comprometer a empresas y
particulares en la tarea de solucionar los problemas de contaminación y congestión asociados
a la circulación y el tráfico, promoviendo cambios de comportamiento en empleados y
residentes.


Las ordenanzas de transporte constituyen uno de los instrumentos de gestión de la
demanda de movilidad de más fácil integración en el planeamiento urbanístico, ya que pueden
incorporarse a la propia normativa de los planes generales y otras figuras de planeamiento,
aunque también pueden aprobarse independientemente de éste por municipios y regiones.


7.1 La experiencia norteamericana


Las ordenanzas de transporte35 aparecen en Norteamérica, en los años 80, como instrumentos
de implementación de medidas de gestión de la demanda de transporte. En la actualidad, están
en vigor un número considerable de estas ordenanzas en ciudades, condados y áreas
metropolitanas norteamericanas, que parecen aumentar de año en año (FERGUSON 1990). Estas
ordenanzas, aún cuando tienen como objetivo común la reducción de la congestión circulatoria
y de la contaminación ambiental consecuente, adoptan una gran variedad de formulaciones, lo
que enriquece el abanico de experiencias en marcha36.




Movilidad y planeamiento sostenible 89


37
Así, la ordenanza 24-87 de Montgomery County, en Maryland, afecta al distrito de negocios de Silver Spring ("Silver


Spring Central Business District"), lo mismo que la de Seattle (Washington), mientras la de Pleasanton, California, que fue diseñada
para evitar el impacto del desarrollo del "Hacienda Business Park", un polígono con más de 700,000 m2 construidos proyectados,
se aplica al conjunto de la ciudad, desde 1984.


38
Las ordenanzas de Concord y Santa Clara ("Golden Triangle Area"), ambas en California, se aplican a proyectos


ya realizados no residenciales a partir de un cierto tamaño, y la de North Brunswick, New Jersey, se aplica a las empresas existentes
de un cierto tamaño y a los desarrollos inmobiliarios residenciales de nueva creación. En la bibliografía consultada, ninguna
ordenanza parece aplicarse a desarrollos residenciales ya existentes y habitados.


39
En oficinas, Alexandría, Virginia, fija el umbral en 5.000 m2, El Segundo, California, lo hace en 4.800 m2 y


Concord, California, al igual que Minnetonka, Minnesota, lo fija en 2.500 m2. En construcciones industriales los umbrales son, por
ejemplo de 15.000 m2 en Alexandría, 5.000 en Concord, 10.000 en El Segundo o 5.000 en Pasadena, California


Campo de aplicación


El campo de aplicación de las ordenanzas de reducción de viajes se define siempre
geográficamente, es decir, por el área territorial a la que afectan, pero, normalmente se limita
también a ciertos tipos o tamaños de promociones o empresas.


Respecto al área a la que afectan, algunas ordenanzas de reducción de viajes se limitan
en su aplicación a un área concreta de la jurisdicción de la que emanan, bien porque en ella el
grado de congestión alcanzado es ya elevado, bien porque se trata de polígonos completos de
nueva creación cuyo impacto en la red viaria próxima se prevé importante37. Otras ordenanzas
son de aplicación generalizada en el marco geográfico de una administración, sea este una
ciudad, un condado o, incluso, un conglomerado de ciudades y condados.


En cuanto a los tipos de actividades y promociones a que afectan, la mayoría de las
ordenanzas vigentes se aplican únicamente a los nuevos desarrollos inmobiliarios no
residenciales, a partir de ciertos umbrales de tamaño, siendo escasas las que se aplican a
actividades en funcionamiento o a conjuntos residenciales38. Los umbrales de aplicación
utilizados son muy variables tanto en las unidades de medida (superficie, nº de empleos o
viviendas, nº de viajes generados) como en la cantidad. Los establecidos por número de empleos
varían del mínimo de 10, que fijan las ordenanza de Oxnard y San Marcos, California, a los 500
de Maricopa County, en Arizona, y de la Regulación XV de Los Angeles, pasando por
numerosas umbrales intermedios. Algunas ordenanzas fijan dos umbrales de empleados con
obligaciones diferentes, mientras otras establecen umbrales decrecientes en el tiempo, como la
Regulación XV, que comenzó con 500 empleados en 1988, para llegar progresivamente a afectar
a las empresas con 100 empleados en 1990. En cuanto a superficie construida, los umbrales
parecen más homogéneos y comienzan en torno a los 5.000 m2 de superficie de oficinas o
10.000 de industria.39


Finalmente, entre los que utilizan umbrales ligados a la prevista incidencia en la
circulación, destaca el caso de la ordenanza del CBD de Bellevue, estado de Washington, que
se aplica a todos los nuevos desarrollos que puedan generar más de 30 viajes en vehículo
privado en la hora punta de la tarde.




90 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


Objetivos y metas
Tal como se ha señalado, en Norteamérica, la mayoría de las ordenanzas de reducción de viajes
suelen tener como objetivo general la reducción de la congestión del tráfico, así como la de sus
secuelas de contaminación, ruido, etc. Pero, además de los objetivos genéricos de reducción de
la congestión o de la contaminación asociada a la misma, las ordenanzas fijan objetivos
concretos de transporte o tráfico, metas, que deben alcanzar las promociones a que son de
aplicación, mediante la puesta en práctica de ciertas medidas.


Las metas se traducen, normalmente, a índices concretos que las empresas afectadas
deben tratar de cumplir. En general, los índices más comúnmente utilizados suelen referirse a
la proporción de viajes que los empleados o residentes realizan en vehículos particulares
ocupados por una sola persona, normalmente en hora punta. Alguna ordenanza utiliza la tasa
media de ocupación de los vehículos y la de Pleasanton establecen como meta concreta el
mantenimiento del nivel de servicio de una calle, intersección o autopista próxima.


Es frecuente que las ordenanzas establezcan objetivos variables en el tiempo,
normalmente de carácter progresivo. Así, por ejemplo, la del condado de Santa Clara, California,
establece una meta de un 24% de empleados desplazándose en medios alternativos a la
conducción en solitario para el año 1992, porcentaje que se eleva al 35% en el 2000 o la de
Pima, Arizona, que fija para el primer año los viajes en modos alternativos en un 15%, un 20%
para el segundo y un 25% para el tercer año, porcentaje que debe aumentar en un punto a partir
del cuarto año.


Medidas concretas


Con objeto de asegurar la consecución de las metas prefijadas, las ordenanzas de transporte o
reducción de viajes americanas establecen, normalmente, alguna de las siguientes obligaciones
para las empresas o promociones a las que son de aplicación:


• La recogida y envío de información a la autoridad responsable.


• La distribución de información sobre medios de transporte alternativos al vehículo
privado entre empleados o residentes.


• La elaboración de un plan o programa de transporte.


• El nombramiento de un coordinador de transporte.


Prácticamente, todas las ordenanzas determinan la obligación de las empresas o promociones
a las que afectan de recoger y presentar datos de transporte en determinadas fechas. Estos datos
consisten, en general, en la distribución horaria y modal de los viajes de los empleados o
residentes. La recogida de datos suele tener una base anual y, a veces, constituye la única
obligación que la ordenanza impone a las empresas o promociones de pequeño tamaño.


La distribución de información sobre medios alternativos de transporte entre empleados
o residentes es, habitualmente, el segundo escalón en la sucesión de requerimientos y suele
aplicarse a pequeñas o medianas empresas o promociones. Información sobre horarios y precios




Movilidad y planeamiento sostenible 91


40
El coordinador de transporte es un empleado de la empresa, que dedica parte o todo su tiempo a esta función y


normalmente recibe una formación específica, para la que suelen realizarse cursos y sobre la que existe una amplia bibliografía
(METROPOLITAN TRANSPORTATION COMMISSION, 1983; METROPOLITAN COUNCIL, 1989; OHIO DEPARTMENT
OF TRANSPORTATION, 1991).


del transporte público, localización de estacionamientos disuasorios, teléfonos de las agencias
especializadas en organizar vehículos compartidos, etc, así como material general sobre el tema
son las informaciones habitualmente distribuidas.


La elaboración de un plan o programa de transporte constituye la clave de todas las
ordenanzas de reducción de viajes o mitigación del tráfico. La obligación de las empresas, sin
embargo, no se limita, en general, a la elaboración del plan. Deben someterlo a la autoridad
competente y una vez aprobado, llevarlo a la práctica. Para la elaboración de estos programas,
las empresas y promociones afectadas pueden emplear las medidas conocidas de reducción de
viajes y gestión de la demanda. El plan consiste, por tanto, en la programación del tipo de
medidas que la empresa empleará para lograr los objetivos prefijados en las ordenanzas.


En general, las ordenanzas contienen una relación de estas medidas, sobre cuya
aplicación, la autoridad responsable suele mantener un servicio de asesoramiento. En estas
relaciones es habitual encontrar medidas como: establecer horarios flexibles, comprimidos o
escalonados; promover el trabajo en casa o teletrabajo; informar y promover el transporte
colectivo, ayudar a la formación de vehículos compartidos; disponer de infraestructuras de
apoyo a ciclistas y peatones (aparcamiento de bicicletas, local con duchas y armarios); reservar
plazas de aparcamiento preferentes para vehículos y furgonetas compartidas; establecer
autobuses lanzadera a las paradas o estaciones de transporte colectivo; organizar programas de
vuelta a casa garantizada en caso de urgencia para los no conductores, etc.


Normalmente, las ordenanzas dejan libertad a los afectados para elegir las medidas más
adecuadas a sus características y combinarlas en el plan o programa de transporte. En algunos
casos, la ordenanza ofrece formas alternativas al cumplimiento del programa de transporte, que
consisten normalmente en alguna forma de contribución a la financiación o funcionamiento de
los transportes públicos.


Finalmente, una obligación que la mayoría de las ordenanzas establecen para empresas
o promociones de una cierta entidad es el nombramiento de un coordinador de transporte. Este
coordinador tiene como misión la elaboración y seguimiento del programa de transporte y, en
general, la coordinación de todas las actuaciones al respecto, entre ellas la de informar
periódicamente a las autoridades competentes sobre la marcha del programa. Los coordinadores
de transporte constituyen una de las piezas clave para el funcionamiento y progreso de los
métodos de gestión de la demanda en Norteamérica40.


Formas de control y vigilancia del cumplimiento


En general, las ordenanzas americanas de reducción de viajes obligan a las empresas y
promociones afectadas al cumplimiento de los planes de transporte que elaboran, es decir, a la
puesta en práctica de las medidas que establecen, pero no penalizan la no consecución de las
metas fijadas por la ordenanza. Es decir, si una empresa pone en práctica las medidas previstas,
pero con ellas no consigue reducir, por ejemplo, el porcentaje de conducción solitaria entre sus




92 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


empleados por debajo del umbral previsto en la ordenanza, no se le aplican penalizaciones. A
lo sumo, se le obliga a reconsiderar su Plan y aplicar otras medidas.


Las penalizaciones por incumplimiento de las obligaciones de transporte son variadas.
Cuando la ordenanza se refiere a promociones nuevas, la penalización suele ser la no concesión
de alguna de las licencias necesarias para la construcción o utilización de los edificios, casos de
Bellevue, Seattle, Contra Costa, El Segundo, Santa Clara, North Brunswick o Montgomery
County.


Cuando las ordenanzas se refieren a edificios o empresas existentes, las penalizaciones
rara vez llegan a revocar los permisos de funcionamiento. En general se limitan a multas
económicas, aplicables mientras dura la infracción, que pueden ir de 100 a 2.000 dólares diarios
y que pueden incluso llegar a imponer hasta 6 meses de cárcel en casos extremos (SCAQMD
de Los Angeles).


No obstante, debe subrayarse, que es conclusión generalizada que, tanto las ordenanzas
de reducción de viajes, como otros métodos de gestión de la demanda de transporte, resultan
poco eficaces y difíciles de controlar si no existe una cierta aceptación social de sus objetivos
e instrumentos, lo que, en general, desaconseja la utilización solamente de medidas coercitivas
para asegurar su cumplimiento. (BRITTLE, 1984; KPMG 1989, COMSIS, 1990; FERGUSON,
1990; GIULIANO, 1992)


La gestión de las ordenanzas de reducción de viajes
En Estados Unidos, las ordenanzas de reducción de viajes son en general gestionadas por
técnicos de la institución responsable, pero es muy frecuente la constitución de un comité o
grupo de trabajo ("task force") público-privado que actúa como asesor de la autoridad
responsable (ciudad, condado, etc) y de los técnicos. Normalmente sus tareas son analizar el
funcionamiento y resultados de la ordenanza, recibir y debatir posibles alegaciones o quejas,
proponer cambios en la ordenanza, etc. Como miembros elegidos o designados, estos grupos de
trabajo suelen incluir representantes de los promotores, empresas, propietarios de complejos
comerciales o terciarios, sindicatos o asociaciones ciudadanas y responsables de la
administración, estos últimos normalmente en minoría.


Los grupos público-privados de trabajo, además de colaborar en la gestión de la
ordenanza, normalmente, cumplen la función de integrar los dos ámbitos de intereses,
potenciando, por parte de la administración, el diseño de propuestas ajustadas a las posibilidades
reales y promoviendo, por parte privada, actitudes comprometidas con los objetivos públicos
de lucha contra la congestión.


Resultados de la experiencia americana


Aunque, tal vez es demasiado pronto para estimar la eficacia de las ordenanzas de reducción de
viajes de forma definitiva, sin embargo, la progresiva extensión de su aplicación y el aumento
del interés que suscitan en medios profesionales especializados hacen que, en general, sus
resultados contra la congestión se juzguen positivos. (JEWELL, 1991; KPMG PEAT
MARWICK, 1989; COMSIS, 1990)




Movilidad y planeamiento sostenible 93


41 No se tienen referencias de la existencia de ordenanzas de transporte o reducción de viajes aprobadas en territorio
español. Ordenanzas de este tipo diseñadas en las primeras fases de redacción de los planes generales de algunos municipios, como
Madrid o Aranjuez, no pasaron a los documentos aprobados definitivamente. Aparentemente, la única experiencia en marcha en este
campo corresponde a una Norma Foral de la Diputación de Vizcaya encaminada a controlar la congestión en su red de carreteras,
que establece ciertos requisitos de transporte para los planes y proyectos a desarrollar en sus proximidades, que varían en función
del tamaño, usos, situación respecto a la red y nivel de congestión existente en la misma.


Entre ellas, el éxito de la ordenanza de Pleasanton en los primeros años de aplicación se
considera el más contrastado. En efecto, de acuerdo con los informes de su coordinador, 27 de
las mayores compañías excedieron en un 15% las metas de reducción de los viajes. De hecho,
a los 12 meses de aplicación, se había alcanzado un 43.5% de reducción en los viajes en hora
punta con origen y destino en el "Hacienda Business Park", cuando la meta propuesta era del
45% a los cuatro años.(WIEMAN 1986)


La puesta en práctica de la Regulación XV del "South Coast Air Quality Management
District" de Los Angeles parece también haberse iniciado con ligeros, pero significativos,
incrementos en el índice de ocupación de los vehículos, de 1,252 a 1,303, debido sobre todo al
aumento del "carpool". También se han observado aumentos en el establecimiento de la semana
comprimida y el uso de bicicletas. Incluso en las empresas del segundo año, que apenas habían
empezado a poner en práctica sus planes cuando se realizó la comprobación, se encontraron
aumentos significativos de la ocupación. (GIULIANO, 1991; VALK, 1991)


También el caso de la ordenanza de San Rafael parece mostrar resultados positivos, ya
que, de las 11 promociones que se han visto afectadas por la ordenanza, 9 han cumplido sus
metas (mantener el nivel de servicio "D"). (KPMG PEAT MARWICK 1989)


Además de por los resultados concretos de algunas de ellas y por la generalización de su
uso y potenciación por las autoridades urbanísticas y de transportes, a las ordenanzas de
reducción de viajes se les valora también positivamente porque están contribuyendo a
concienciar a la iniciativa privada y a los ciudadanos, en general, de la necesidad de
comprometerse y colaborar a la reducción de la congestión del tráfico.


En este sentido y aunque el funcionamiento de muchas de ellas se deba en gran parte a
las penalizaciones y multas previstas, las ordenanzas de reducción de viajes, al igual que otros
sistemas de gestión de la demanda de transporte, pueden iniciar y provocar a largo plazo un
cambio en los valores sociales, lo mismo que ha sucedido con el abandono del hábito de fumar
o la generalización de la colaboración ciudadana en el reciclaje de ciertos tipos de basura. Así,
"el hecho de compartir un vehículo para desplazarse al trabajo, puede ir perdiendo su imagen
poco elegante, para ser considerado aceptable e, incluso, internalizarse como el modo normal
de desplazarse, frente al cual la conducción en solitario sea vista como un comportamiento
desviado". (VALK, 1991, p. 197)


7.2 Posibilidades de aplicación en España de las ordenanzas de
transporte41


Es lugar común el riesgo inherente a toda traslación de experiencias sociales o culturales de unos
lugares o países a otros, a pesar del enorme interés que puedan suscitar, sin un estudio en
profundidad de las condiciones que hacen posible y garantizan el éxito de las mismas.




94 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


En el caso de las ordenanzas de transporte o reducción de viajes, el interés para la mayoría de
los países es evidente. Dada su formulación legal y su versatilidad, se consideran uno de los
instrumentos más eficaces para aplicar medidas de gestión de la demanda de
transporte.(METROPOLITAN TRANSPORTATION COMMISSION 1984)


Constituyen, de hecho, un nuevo y prometedor instrumento con el que afrontar la secular
tendencia a la congestión que presentan las calles, vías rápidas, autovías o autopistas de la
mayoría de las áreas metropolitanas.


Nuevo, porque hasta ahora, en la mayoría de las experiencias conocidas, se actuaba sobre
el efecto producido, la congestión, y sobre los elementos que la reciben, las infraestructuras,
mientras que este tipo de ordenanzas pretenden actuar sobre las causas de la congestión, la
demanda y su concentración en el tiempo, y mediante medidas, normalmente, no
infraestructurales.


Prometedor, porque abre todo un frente en la lucha contra la congestión y la
contaminación, asociando y comprometiendo en ella a las empresas y promociones y, a través
de ellas, a los ciudadanos en general. Un empeño que venía haciéndose cada vez más necesario
ante la progresiva toma de conciencia de que sólo una actitud responsable y coordinada del
conjunto social puede hacer frente a los problemas actuales de transporte en las ciudades y a su
previsible acentuación en el futuro.


Si desde esta perspectiva general, puede considerarse innegable el interés de estas
experiencias para el caso español y la conveniencia de apoyar su adaptación a nuestro país, no
son menos evidentes las dificultades inherentes a una tarea semejante.


En primer lugar, debe destacarse que, pese a que su denominación pueda hacerlas
asimilables a las ordenanzas municipales españolas, las americanas no son normas elaboradas
por la autoridad local a las que los particulares deben dar cumplimiento. Son, a menudo, el
resultado de una concertación o colaboración publico-privada para la resolución de los
problemas de congestión de tráfico, que culmina en la elaboración de un texto legal.


Este carácter consensuado de las ordenanzas aparece a veces directamente en su
formulación, tal como se ha visto, al asociar a su gestión un grupo de trabajo constituido por
responsables de empresas y asociaciones privadas y por representantes de las administraciones
públicas. Debe subrayarse, a este respecto, que estos grupos de trabajo no son solamente un
intento a posteriori de comprometer a la iniciativa privada en la gestión de una ordenanza
pública, sino que, a menudo, reflejan una colaboración previa. Así, la ordenanza de North
Brunswick fue diseñada por un grupo de trabajo publico-privado que asesoraba al alcalde o la
de Santa Clara, California, promovida por una asociación privada, mientras los promotores
inmobiliarios han sido muy activos en apoyar la elaboración de importantes ordenanzas de
reducción de viajes, como las de Bellevue, estado de Washington, Pleasanton o el SCAQMD,
California. (FERGUSON, 1990). Ello significa que es conveniente construir un consenso en
torno a ellas. Algo que reclama voluntad política y exige compromisos institucionales, capacidad
de comunicación y negociación, campañas informativas, etc. Experiencias como las del “Pacte
de la Mobilitat” firmado en Barcelona en 1998, por el ayuntamiento, asociaciones de transporte
(empresas, amigos de la bici, peatones, motos, autoescuelas), sindicatos, Cámara de Comercio,
etc, o el Pacto por la Accesibilidad en Vizcaya, promovido en 1999 y apoyado por los grupos
políticos, ambos con objetivos ambientales y anti-congestión, apoyando la promoción de medios
de transporte públicos y no motorizados, constituyen iniciativas prometedoras al respecto.


La puesta en práctica de ordenanzas de reducción de viajes implica, en consecuencia,
además de su adecuada formulación, el desarrollo de iniciativas paralelas que le den cobertura




Movilidad y planeamiento sostenible 95


y aseguren su eficacia, en el marco de una concepción global de la planificación del transporte
(WOLF 1991). Entre estas iniciativas paralelas, la constitución de un organismo o agencia
encargado, por una parte, de la promoción de medios de transporte alternativos al vehículo
privado y, por otra, de asesorar a empresas y particulares en la puesta en práctica de las medidas
requeridas, se considera particularmente necesaria. Este organismo debería tener,
probablemente, un carácter metropolitano, provincial o regional, lo que supondría la necesidad
de concertación entre administraciones locales y regionales para impulsarlo.


Por otra parte, se considera que las ordenanzas de reducción de viajes, en la medida en
que actúan mejor como previsión de congestión futura que como reducción de la existente, son
adecuadas en zonas con una cierta dinámica de crecimiento. Es decir, en aquellas áreas donde
existe una clara demanda de implantación de actividades. (FERGUSON 1991; STEWARD
1994)


Esta característica viene a sumarse a otra relativa a su control. En general, resulta
relativamente fácil el control de aquellas ordenanzas que condicionan la obtención de la licencia
de construcción o de apertura. Por el contrario, se demuestra mucho más difícil el control de
ordenanzas que se aplican a actividades en funcionamiento. (BRITTLE 1986) En consecuencia,
las ordenanzas de reducción de viajes pueden resultar más eficaces cuando se aplican a áreas
nuevas o nuevas implantaciones en zonas dinámicas desde un punto de vista económico y
empresarial.


En ese contexto, las ordenanzas de transporte parecen muy indicadas para ser aplicadas
al suelo urbanizable o al desarrollo de grandes bolsas de suelo urbano. En concreto, podría
resultar de gran utilidad que los planes generales y normas subsidiarias incluyeran en sus
determinaciones para la redacción de planes parciales y especiales o para grandes proyectos
inmobiliarios, diversos tipos de exigencias en materia de transporte, entre las que podrían estar:


• La consideración en el diseño de las necesidades de todos los posibles medios de
transporte e instalaciones complementarias. Es decir, por ejemplo:


S La consideración específica, tanto en su trazado y diseño, como en la localización de
las actividades, de los itinerarios y paradas o estaciones del transporte público


S El diseño de una red de itinerarios ciclistas y su conexión con las áreas próximas.
S La previsión de una red peatonal adecuada que facilite los desplazamientos a pie entre


los centros de generación y atracción de viajes y los puntos de acceso al transporte
público.


S La localización, en su caso, de aparcamientos disuasorios y, en general un tratamiento
razonado de la regulación del aparcamiento.


• La realización de un Estudio de Transporte, mediante el cual se evaluaran las
consecuencias que el desarrollo inmobiliario propuesto tendría sobre la demanda de
transporte y movilidad o sobre la red viaria.


• La fijación de índices referidos a la demanda de movilidad prevista que pudieran obligar
a ciertos planes (según su tamaño, localización o actividades) a aplicar medidas de gestión
de la demanda, en los casos en los que el Estudio de Transporte arrojara resultados no
deseados.




96 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


Resulta arriesgado llegar a una mayor precisión de estas posibles medidas u ordenanzas a aplicar
en planes y proyectos. En cada caso, dependiendo de las condiciones concretas del lugar, serán
más adecuadas unas u otras y deberá decidirse más específicamente su campo de aplicación. En
cualquier caso, parece cada vez más urgente e imprescindible que el planeamiento general
incorpore y transmita a los planes de desarrollo la necesidad de considerar las consecuencias de
los diseños y determinaciones urbanísticas sobre la movilidad y la conveniencia de promover,
desde el planeamiento, las formas de movilidad, las infraestructuras y los medios de transporte
más sostenibles, es decir menos consumidores de suelo y de recursos.




Movilidad y planeamiento sostenible 97


8 REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS


AASHTO
1992 Guide for the Design of Park and Ride Facilities. American Association of State Highways


and Transportation Officials. Washington.


AASHTO
1991 Guide for the development of bicycle facilities AASHTO (American Asociation of State


Highway and Transportation Officials) Washington, D. C.


ACT
1993 First National Meeting of Transportation Management Association Conference Proceedings.


Nov. 4-6, 1993, Williamsburg. The TMA Group. Association for Commuter Transportation.


ALEF,MILWARD BROWN
1994 Movilidad en el área de influencia del sistema BUS/VAO. Madrid (sin publicar).


AMSLER, Y
1996 “Mexico étouffe sa pollution”. Les Cahiers de l’IAURP. Mai, 1996.


APEL, D.
1999 “Une planification urbaine prenent en compte les non-motorisés: experiences concretes et etat


du debat dans l’aire germanique. En Seminaire Formes Urbaines du futur et mobilité non
motorisée. Decembre, 1999, Ministere de l’Amenagemente du Territoire et de l’Environment.
Paris.


APEL, D.; DIETRICH, H.
1997 “Space demand and traffic development”. International Conference on Urban Ecology,


Leipzig, June 26th, 1997. Disponible en “www.difu.de/english/occasional”.


APPLEYARD, D.
1981 Livable Streets. University of California Press. Berkeley, California.


AYUNTAMIENTO DE MADRID
2000 Instrucción de Vía Pública. Ayuntamiento de Madrid. En imprenta.


BARTON, H.
1996 “Going Green by Design”. Urban Design Quaterly. 57, enero 96. Disponible en


“http://rudi.herts.ac.uk/ej/udq”.


BEIMBORN, E.; RABINOWITZ, H.; GULIOTTA, P.
1995 Implementation Issues for Transit Sensitive Suburban Land Use Design. The Center for


Urban Transportation Studies. University of Wisconsin Milwaukee. Disponible en
www.csd.uwm.edu/Dept/CUTS/wctrimp.htm


BENDIXSON, T.
1990 "El transporte urbano". En Las grandes ciudades en la década de los noventa. Ed. Sistema,


Madrid.




98 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


BHATT, K.
1992 An Assessment of Travel Demand MANAGEMENT Approaches at Suburban Activity Centers.


U.S., Department of Transportation, Washington.


BLACKMAN, A.
1966 The role of city planning in child pedestrian safety. Institute of Urban and Regional


Development, Center for Planning and Development Research, University of California.


BLANKSON, C.
1990 "Preliminary Evaluation of the Coastal Transportetion Corridor Ordinance in Los Angeles",


Transportation Research Record nº 1280, Transportation Research Board, Washington.


BOARNET, M.; COMPIN, N.
1999 “Transit-Oriented Development in San Diego County. The Incremental Implementation of


a Planning Idea”. APA Journal, Winter, 1999.


BOISSAVY, M.; MEDINA, S.
1996 “Pollution de l’air en Île de France: auscultation permanente”. Les Cahiers de l’IAURP. Mai,


1996.


BOWMAN, B.; FRUIN, J.; ZEEGER, C.
1989 Planning, design and maintenance of pedestrian facilities. Federal Highway Administration.


Springfield, Va.


BRASILEIRO, A.
1991 “Les politiques des transport en collectifs a Curitiba et Recife”. Recherche-Transports-


Securité. N. 31, sep. 91.


BRITTLE, C.
1984 Traffic Mitigation Reference Guide, U.S. Department of Transportation-Metropolitan


Transportation Commision, Oakland, California.


BUCHANAN, C.
1973 El tráfico en las ciudades. Ed. Tecnos, Madrid (Traffic in Towns. H.M.S.O. London, 1963).


CALIFORNIA DEPARTMENT OF TRANSPORTATION
1990 A directory of California Trip Reduction Ordinances, Division of Transportation Planning,


Sacramento.


CALIFORNIA DEPARTMENT OF TRANSPORTATION
1990 Congestion Management Program. Resource Handbook, Caltrans, Sacramento.


CALIFORNIA DIVISION OF TRANSPORTATION
1988 Transportation System Management Ordinance Guide, California Division of Transportation.


Sacramento.


CALTHORPE ASS.
1990 Transit oriented development design guidelines. Sacramento County, Planning, &


Community Development Department. California.




Movilidad y planeamiento sostenible 99


CASARIEGO, J.
1998 “Los Angeles: la construcción de la postperiferia”. En URBAN, num. 2, marzo, 1998.


CDT
1990 A Directory of California Trip Reduction Ordinances. California Department of


Transportation. Sacramento. CA. 1990.


CEE
1992 Libro verde sobre el impacto del transporte en el medio ambiente. Comision de las


Comunidades Europeas. Bruselas.


CERTU
1999 Liens entre forme urbaine et pratiques de mobilité: les resultats du project SÉSAME.


CERTU. Rapport ‘étude.


CETUR, CLUB DES VILLES
1993 1. Les bandes cyclables. Le vélo, un enjeu pour la ville y 6 guías más.


Centre d'études sur les réseaux, les transports, l'urbanisme et les constructions publiques.
Bagneux, France


CERVERO, R.
1998 Transit Villages in California: Progress, Prospects & Policy Reforms. Working paper 98-8.


University of California, Berkeley. Institute of Urban & Regional Development.


CERVERO, R.
1995 Creating a linear city with a surface metro : the story of Curitiba, Brazil. Working paper no.


643. University of California, Berkeley. Institute of Urban & Regional Development.


CERVERO, R.
1989 “Jobs-housing balancing and regional mobility”. Journal of the American Planning


Association. 55(2).


CHRISTOFORIDIS, A.
1995 Neotraditional developments, the new urbanism. CPL bibliography ; no. 322. Chicago


(distribuido por American Planning Association).


COMMUTER TRANSPORTATION SERVICES INC
1990 The Employee Transportation Coordinator Handbook, A Commute Management for


Employee Transportation Coordinators. U.S. Department of Transportation, Washington
D.C.


COMSIS CORPORATION
1990 Evaluation of Travel Demand Management Measures to Relieve Congestion, U.S.


Department of Transport, FHWA, Washington


CRANE, R.
1995 On form versus function : will the "new urbanism" reduce traffic or increase it? Berkeley:


University of California Transportation Center, Working paper no. 266.




100 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


CROW
1991 Parking and Mobility. Ministerie van Verkeer en Waterstaat. Rotterdam.


DAGAY, J.; DERMOT, G.
1999 “Income’s effect on car and vehicle ownership, worldwide: 1960-2015". En Transportations


Research Part A, num. 33, 1999, 101-138.


DAY, L. ED.
1997 Urban Design, Telecommuting, and Travel Forecasting Conference, October 27-30, 1996,


Williamsburg, Virginia. Dept. of Transportation : U.S. Environmental Protection Agency,
Washington.


DEAKIN, E.
1986 The Pleasanton, California, Trip Reduction Ordinance: Where Can It Work? University of


California, Berkeley, Institute of Transportation Studies. WP 86-3.


DEPARTMENT OF TRANSPORTATION
1979 How Ridesharing Can Help Your Company: A Manual for Employers, U.S. Department of


Transportation. Washington D.C.


DETR
1999 Revision of Planning Polycy Guidance Note (PPG) 13: Transport Public Consultation Draft.


Department of the Environment, Transport and the Regions. London. (Disponible en Internet
www.planning.detr.gov.uk/consult/ppg13)


EUROPEAN COMMISSON
1998 Walcyng: How to enhance walking and cycling instead of shorter car trips an to make these


modes safer. Transport Research Fourth Framework Programme Urban Transport. E.C.
Luxemburg.


EDELSTEIN, R.; SRKAL, M.
1991 "Congestion Pricing". ITE Journal, February 1991, n. 15.


ELDIB, O.; MINOLI, D.
1995 Telecommuting. Boston : Artech House, The Artech House telecommunications library.


ESTEVAN, A.; SANZ, A.
1994 Hacia la reconversión ecológica del transporte en España. Fundación Hogar del Empleado.


Centro de Investigación por la Paz. Area de ecología. Madrid.


EPOA
1997 The Esssex Design Guide for Residential and Mixed Use Areas. Essex County Council and


Essex Planning Officers Association.


EWING, R.
1997 “Is Los Angeles-Style Sprawl Desirable?“. Journal of the American Planning Association.


Winter,1997.


EZQUIAGA, J. M.
1998 “El proyecto de la ciudad dispersa”. En URBAN, num. 2, marzo, 1998.




Movilidad y planeamiento sostenible 101


FARIÑA, J.; POZUETA, J.
1995 Tejidos residenciales y formas de movilidad. Departamento de Urbanistica y Ordenación del


Territorio. Cuadernos de Investigación Urbanística nº 10.


FARIÑA, J.; POZUETA, J.
1998 ”La movilidad en los tejidos residenciales del suburbio disperso”. En URBAN, nº 2, marzo,


1998.


FERGUSON, E.
1997 “The rise and fall of American carpool”. Transportation. vol. 24, nun 4 (nov. 1997).


FERGUSON, E.
1991 "Trip Reduction Ordinances: An Overview", 70th Annual Meeting of TRB, Washington D.C.


FERGUSON, E.
1990 “Transportation Demand Management: Planning, Development and Implementation”.


Journal of the American Planning Association. Autumn 1990, vol 56, núm. 4, pp 442-457.


FHWA
1987 Urban and Suburban Highway Congestion. WP-10. Washington D.C.


FOLÍN, M.
1976 La ciudad del capital y otros escritos. Ed. Gustavo Gili. Barcelona.


FREY, H.
1999 Designing the city. Towards a more sustanaible urban form. E & FN SPON. London.


FTA
1999a Parking suply management. Federal Transit Administration, U.S., Departament of


T r a n s p i r t a t i o n . W a s h i n g t o n . D i s p o n i b l e e n
“www.fta.dot.gov./fta/library/planning/tdmstatus/FTAPRKSP:HTM”.


FTA
1999b Parking Pricing. Federal Transit Administration, U.S., Departament of Transpirtation.


W a s h i n g t o n . D i s p o n i b l e e n
“www.fta.dot.gov./fta/library/planning/tdmstatus/FTAPRKNG:HTM”.


FUHS, C.
1990 High Occupancy Vehicle Facilities. A Planning, Design and Operation Manual. P.B.Q. &


D. New York.


GEHL, J.
1987 Life Between Buildings: Using Public Space. Van Nostrand reinhold. New York.


GIL,T.; LAMÍQUIZ, F.; POZUETA, J.
1997 “Los vehículos compartidos como forma de transporte: actitudes declaradas y prácticas


registradas”. En Carreteras, nº 88, marzo-abril, 1997..




102 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


GIL, T.; GREGORIO, S. DE; LAMÍQUIZ, F.; POZUETA, J.
1997 Experiencia española en la promoción de alta ocupación: el Centro de Viaje Compartido de


Madrid. Departamento de Urbanística y Ordenación del Territorio. Cuadernos de
Investigación Urbanística nº 18. Escuela de Arquitectura de Madrid.


GILBERT, R.
1998 Reducing automobile use in urban areas by reducing automobile ownership: the EANO


principle. Centre for Sustanaible Transportation, Toronto.


GIULIANO, G.
1992 "Travel Demand Management: Promise or Panacea", Journal of the American Planning


Association, nº 3, Summer, 1992.


GIULIANO, G.
1991 Preliminary Evaluation of Regulation XV of the South Coast Air Quality Management


District, Shool of Urban and Rwegional Planning, University of Southern California.


GORDON, P. ; RICHARDSON, H.W.
1997 “Are Compact Cities a Desirable Planning Goal?”. Journal of the American Planning


Association. Winter,1997.


GHORRA-GOBIN, C.
1997 Los Angeles, le mythe americain inachevé. Paris, CNRS editions.


GROMALA, L.A.
1989 "Developing a Level of Service Ordinance through Public Participation". ITE 1989


Compendium of Technical Papers. Institution of Transportation Engineers, Washington.


GROUP TRANSPORT 2.000 PLUS
1990 Transport in a Fast Changing World. O.C.D.E. Bruselas.


HANDY, S.; MOKHTARIAN, P.
1995 “Planning for telecommuting : measurement and policy issues”. En Journal of the American


Planning Association. Vol. 61, no. 1 (Winter 1995)


HENDERSON, R.
1986 "The Pleasanton Level of Service Standard and Enforced Development Control Policy". ITE


District 6-7 Annual Meeting. Vancouver.


HIGGINS, T.
1989 "Parking Management end Traffic Mitigation in Six Cities: Implications for Local Policies".


Transportation Research Record 1.232. Washington.


IRWIN, N.
1992 “Land Use Planning and Enhanced Transit”. Transportation: A Key to Canadian


Competitiveness-Proceedings of the 1992 Annual Conference of the Transportation
Association of Canada, Quebec, September13 to 17, 1992, vol 15.


ITE
1997 Trip Generation. Institute of Transportation Engineers, Washington.




Movilidad y planeamiento sostenible 103


ITE
1996 Transportation Impact Studies. Institute of Transportation Engineers, Washington.


ITE
1991 Traffic Access and Impact Studies for Site Development. A Recomended Practice.


Transportation Planners Council.Institue of Transportation Engineers, Washington.


ITE
1990 Guidelines for Parking Facility Location and Design. Institue of Transportation Engineers,


Washington.


ITE
1989 A Toolbox for Alleviating Traffic Congestion. Institute of Transportation Engineers,


Washington.


ITE
1987 Parking Generation. Institute of Transportation Engineers, Washington.


ITE
1986 Guidelines for High-Occupancy Vehicle Lanes: A Recommended Practice. Institute of


Transportation Engineers, Washington.


JACOBS, J.
1967 Muerte y vida en las grandes ciudades. Ed. Península. Barcelona


JEWELL, M.J.
1990 "Status of Traffic Mitigation Ordinances", Transportation Research Record nº 1280,


Transportation Research Board, Washington.


JOHNSTON
1994 “Teletrabajo y transporte: hacia una sociedad basada en la información”. En Alfoz, nº 109,


dedicado a “La ciudad accesible”.


KATZ, P.
1994 The new urbanism : toward an architecture of community. New York. McGraw-Hill.


KNAPP, K.
1995 “Safety-related characteristics of arterial high-occupancy vehicle (HOV) roadway and lane


treatments”. Graduate student papers on advanced surface transportation systems. College
Station, Texas Transportation Institute.


KPMG PEAT MARWICK
1989 Status of Traffic Mitigation Ordinances. Final Report. U.M.T.A. U.S. Department of


Commerce, National Technical Information Services. Springfield , Virginia.


KRAG, T.
1993 Cycling in Urban Areas. European Cyclists’ Federation. OCDE, Paris.


LACONTE, P.
1996 “Un espace urbain pour tous”. Les Cahiers de l’IAURP. Mai, 1996.




104 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


LE CORBUSIER
1957 La Charte d’Athènes. Collection Forces Vives. Ed. Minuit. Paris.


LGMB
1995 Sustainable Settlements. Local Government Management Board and the University of the


West of England.


LINDLEY, J.
1986 Quantification of Urban Freeway Congestion and Analysis of Remedial Measures. U.S.


Department of Transportation, Federal Highway Administration. Washington.


MANCHON, F.; SANTAMERA, J.
1995 Recomendaciones para el proyecto y diseño del viario urbano. MOPTMA. Madrid.


MANCUSO
1980 Las experiencias del zoning. Colección de Ciencia Urbanística nº 21. Ed. Gustavo Gili.


Barcelona.


MATEOS, A.; SANZ, A.
1984 La calle diseño de peatones y ciclistas M.O.P.U., Madrid


METROPOLITAN COUNCIL
1989 Handbook on Traffic Mitigation: Guidelines for Local Government, Enployers, Developers


and Multitenant Building Managers for Implementing Travel Demand Management
Measures. Metropolitan Council of the Twin Cities. Saint Paul, Minnesota.


METROPOLITAN TRANSPORTATION COMMISSION
1983 Commute Alternatives: A Manual for Transportation Coordinators, Metropolitan


Transportation Commission. Berkeley, California.


METROPOLITAN TRANSPORTATION COMMISSION
1989 What we do and don't know about traffic mitigation measures, M.T.C. Oakland, California.


MOBILITY PARTNERS
1999 Transit-oriented Communities, accesible por Internet “www.bts.gov/ntl/DOCS/TOC.htm”.


MOLINA, E.; SANZ, A.
1980 “Transporte en modos no motorizados”. En Ciudad y Territorio, 2, 1980.


MOLINA, E.
1992 "El transporte en las grandes ciudades españolas". Economia y Sociedad. Abril, 1992.


MONCLÚS, F.J. (ED.)
1998 La ciudad dispersa: suburbanización y nuevas periferias. Centro de Cultura Contemporánea


de Barcelona.


MONZON, A.; MARTIN, A.: PLAZA, J.A.
1992 "Política de aparcamientos en áreas urbanas: Experiencias y criterios de actuación". Ciudad


y Territorio. nº 91-92, 1992.




Movilidad y planeamiento sostenible 105


OCDE
1995 Urban travel and sustainable development. European Conference of Ministers of Transport.


OCDE. Paris.


OCDE
1993 OCDE Environment Data Compendium. OCDE. Paris.


OCDE
1992 The state of the environment. OCDE. Paris.


OHIO DEPARTMENT OF TRANSPORTATION
1991 A Handbook for Coordinating Transportation Services, U.S. DOT, Washington.


OMT
1992 Transit-supportive Land Use Planning Guidelines. Ontario Ministry of Transportation.


Toronto, Canada.


ORSKI, C. K.
1988 "Traffic Mitigation and Developers", Urban Land, March, 1988.


OWENS, S.
1997 “Giants in the path. Planning sustainability and environmental values”. Town Planning


Review. 68 (3), 1997.


PETERS, P.
1979 La ciudad peatonal. Ed. Gustavo Gili. Barcelona.


PIMA COUNTY BOARD OF SUPERVISORS
1988 Travel Reduction Ordinance no 1988, Pima County Board of Supervisors, Arizona, 1988.


PISARSKY, A.
1994 Urban Mobility: an International Perspective. FHWA. Washington.


PIVO, G.; MOUDON, A.; LOEWENHERZ, F.
1992): A Summay of Guidelines for Cordinated Urban Design, Transportation and Land Use


Planning, with an Emphasis on Encouraging Alternatives to Driving Alone. Washington
State Department of Transportation and U.S. Departament of transportation, F.H.W.A.


POUTANEN, O.
1994 Parking Policies: Summaries and Evaluations on Selected Topics. P.I.A.R.C., Committee on


Urban Areas, Subcommittee on Parking Policie. Mimeo.


POZUETA, J.
1997 Experiencia española en carriles de alta ocupación. La calzada BUS/VAO en la N-VI:


balance de un año de funcionamiento. Departamento de Urbanística y Ordenación del
Territorio. Cuadernos de Investigación nº 16. Escuela de Arquitectura de Madrid.




106 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


POZUETA, J.; SÁNCHEZ, T.; VILLACAÑAS, S.
1995 La regulación de la dotación de plazas de estacionamiento en el marco de la congestión.


Departamento de Urbanistica y Ordenación del Territorio. Cuadernos de Investigación
Urbanística nº 7. Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid.


POZUETA, J.
1993 Las ordenanzas de reducción de viajes. Departamento de Urbanistica y Ordenación del


Territorio. Cuadernos de Investigación Urbanística nº 2. Escuela Técnica Superior de
Arquitectura de Madrid.


POZUETA, J.
1992 “Transporte y planificación urbanística: métodos de gestión de la demanda”. Ciudad y


Territorio nº 91-92.


PUCHER, J; EVANS, T.; WENGER, J.
1998 “Socioeconomics of Urban Travels. Evidence from the 1995 NPTS”. Transportation uaterly,


vol 52, num. 3. Summer 1998, 15-33.


QUINET, E.
1994 “The social costs of transport: evaluation and links with international policies”. Publicado


por la OCDE como Internalising the social costs of transports. Paris.


REPLOGLE, M..
1999 Non-Motorized Vehicles in Asia: Strategies for Management. Disponible en internet:


“http://solstice.crest.org/sustanaible/nmv-mgmt-asia/ch1.htm”.


RICHARDS, B.
1990 Transport in Cities. Architecture, Design and Technology Press. London.


RTAC
1983 Guidelines for the design of bikeways


Roads and Transportation Association of Canada


SACRAMENTO COUNTY
1984 TRIP Reduction Implementation Program Handbook, Sacramento County, California.


SANZ, A.
1996 Calmar el tráfico. MOPTMA. Madrid.


SANZ, A. et al.
1996 La Bicicleta en la Ciudad. Manual de políticas y diseño para favorecer el uso de la bicicleta


como medio de transporte.
Ministerio de Fomento. Madrid


SECRETARÍA GENERAL DEL MEDIO AMBIENTE
1991 Medio ambiente en España. 1990. Ministerio de Obras Públicas, Transporte y Medio


Ambiente. Madrid.




Movilidad y planeamiento sostenible 107


SERVANT, L.
1996 “L’automobile dans la ville: l´envers d’un undéniable succés”. Les Cahiers de l’IAURP. Mai,


1996.


SETRA
1984 Securité dans les traversées des petites aglomerations: Elements de reflexion . SETRA,


Bagneux.


SLADE, L.J.
1988 "A Market-Based Transportation Manage,ment program for developers" ITE 1988


Compendium of Technical Papers, ITE, Washington.


SITLAND, K.G.
1991 "Congestion Mitigation Programs", PTI Journal, Enero-febrero, 1991.


SOJA, E.
1998 ”Six discours on the postmetropolis. En URBAN, nº 2, marzo, 1998.


SOUTH COAST AIR QUALITY MANAGEMENT DISTRICT (SCAQMD)
1991 The Commuter Program Trip Reduction Plan: Instructions and Plan Form, SCAQMD,


California.


SOUTH COAST AIR QUALITY MANAGEMENT DISTRICT (SCAQMD)
1991 The Commuter Program: Rulers and Regulations. SCAQMD, California.


SOUTH COAST AIR QUALITY MANAGEMENT DISTRICT (SCAQMD)
1991 Answers to questions about The Commuter Program (Regulation XV), SCAQMD,


California.


SCAG
1989 TMA handbook: A guide to forming transportation management associatons. Souther


California Association of Governments. Los Angeles.


SOUTHWORTH, M.
1997 “Walkable suburbs? An Evaluation of Neotraditional Communities at the Urban Edge”.


Journal of the American Planning Association, winter, 1997.


SMITH, S. et al.
1987 Planning and implementing pedestrian facilities in suburban and developing rural areas :


research report. Washington, D.C.: Transportation Research Board, National Research
Council, National Cooperative Highway Research Program, report 294A.


SNRTRI
1998 Behavioural factors affecting modal choice. Swedish National Road and Transport Research


Institute. Linkoping, Sweden.


STEWART, J.
1994 “Reducing drive-alone rates at small employer sites : costs and benefits of local trip reduction


ordinances : Pasadena Towers case study”. Transportation research record. No. 1433.




108 Cuadernos de Investigación Urbanística, nº 30


STODDARD, A.
1996 “Development of arterial high-occupancy-vehicle lane enforcement techniques”.


Transportation research record. No. 1554 (Sept. 1996).


TRB
1996 “Transportation Demand Management and Ridesharing” Transportation Research Record,


num. 1564. Transportation research Board.


TRB
1987 Pedestrian and bicycle planning with safety consideration


Transportation Research Board. Washington.


TURNBULL, K.
1990 A description of high-occupancy vehicle facilities in North America. U. S. Department of


Transportation. Washington D.C.


U.S.D.O.T.
1999 Variable work hours. U.S. Department of Transportation. Federal Transit Administration.


W a s h i n g t o n ( d i s p o n i b l e e n I n t e r n e t
“www.fta.dot.gov/fta/library/planning/tdmstatus/FTAVARH”.HTM”).


U.S.D.O.T.
1998 Managing Employee Parking in a Changing Market. Disponible en internet:


“www.bts.gov/ntl/DOCS/sdd.html”.


U.S.D.O.T.
1994 Evaluating Traffic Impact Studies: A Recommended Practice for Michigan Communities.


U.S. Department of Transportation. Washington.


U.S.D.O.T.
1993 Increasing the Productivity of the Nation's Urban Transportation Infrastructure. Measures


to Increase Transit Use and Carpooling. U.S. Department of Transportation. Washington.


U.S.D.O.T.
1993 Implementing Effective Travel Demand Management Measures: Inventory of Measures and


Synthesis of Esperience. U.S. Department of Transportation. Washington.


WACHS, M.
1989 Transportation Demand Management: Policy Implementation of Recent Behavioral


Research. Graduate School of Architecture and Urban Planning, University of California,
Los Angeles.


WALTERS, G.
1988 "The Service Level Ordinance as a Groth Management Tool", ITE 1988 Compendium of


Technical Papers, ITE, Washington.


WIEMAN, D.L.
1986 "Pleasanton's Public-Private TSM Partnership", AASHTO Quatterly, Julio, 1986.




Movilidad y planeamiento sostenible 109


WIRTH
1962 El Urbanismo como modo de vida. Ed. Paidos. Buenos Aires.


WOOTTON, J.
1993 “Local Transport Solutions with 20/20 Vision”. Local Transport Today and Tomorrow,


London.


WORLDWATCH INSTITUTE
1994 La situación en el mundo. Worldwatch Institute. Washington.


YOUNG, W.
1990 A Compilation Research into Parking Policy. Paper prepared for Oxford University


Transport Study.






LOS CUADERNOS DE INVESTIGACIÓN URBANÍSTICA pretenden difundir aquellos trabajos que por sus características,
muchas veces de investigación básica, tienen difícil salida en las revistas profesionales. No se trata de una revista,
ni existen criterios fijos sobre su periodicidad ni dimensiones, dependiendo exclusivamente de la existencia de
originales, y de las subvenciones que puedan obtenerse para su publicación. Están abiertos a cualquier persona
o equipo investigador que desee publicar un trabajo realizado dentro de la temática del urbanismo y la ordenación
del territorio. Todos los originales deberán estar mecanografiados en un fichero de formato ASCII o ANSI. Si
incluye dibujos serán en blanco y negro, a ser posible de trazo y sin grises o medias tintas, y con una dimensión
máxima de 15x21 cm. La decisión sobre su publicación la tomará la Comisión de Doctorado del Departamento
de Urbanística y Ordenación del Territorio de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid. El autor
tendrá derecho a diez ejemplares gratuitos. Para envío de originales, compras, petición de números atrasados, etc.:


CUADERNOS DE INVESTIGACIÓN URBANÍSTICA
Sección de Urbanismo del Instituto Juan de Herrera (SPyOT)
Instituto “Juan de Herrera”
Escuela Técnica Superior de Arquitectura
Avenida Juan de Herrera 4 28040 Madrid
Teléfono: (91) 3.36.65.08 Fax: (91) 3.36.65.34
E-mail: ciu@aq.upm.es


NÚMEROS ANTERIORES:
1 José Fariña Tojo: Influencia del medio físico en el origen y evolución de la trama urbana de la ciudad de Toledo, 30 páginas, abril de 1993.
2 Julio Pozueta: Las ordenanzas de reducción de viajes, 31 páginas, abril de 1993.
3 José Manuel Escobar Isla y Antonio Mª Díaz (colaborador): Hortus conclusus, el jardín cerrado en la cultura europea, 48 páginas, mayo


de 1993.
4 Julio García Lanza: Análisis tipológico de los términos municipales de la comunidad de Madrid por medio de indicadores urbanísticos,


44 páginas, octubre de 1993.
5 Aida Youssef Hoteit: Cultura, espacio y organización urbana en la ciudad islámica, 48 páginas, noviembre de 1993.
6 Jesús Caballero Vallés: El índice favorecedor del diseño (influencia del diseño de los sectores en el igualatorio reparto de cargas y


beneficios en el suelo urbanizable), 41 páginas, mayo de 1994.
7 Julio Pozueta, Teresa Sánchez-Fayos y Silvia Villacañas: La regulación de la dotación de plazas de estacionamiento en el marco de la


congestión, 37 páginas, enero de 1995.
8 Agustín Hernández Aja: Tipología de calles de Madrid, 71 páginas, febrero de 1995.
9 José Manuel Santa Cruz Chao: Relación entre variables del medio natural, forma y disposición de los asentamientos en tres comarcas


gallegas, 55 páginas, febrero de 1995.
10 José Fariña Tojo: Cálculo de la entropía producida en diversas zonas de Madrid, 74 páginas, abril de 1995.
11 Agustín Hernández Aja: Análisis de los estándares de calidad urbana en el planeamiento de las ciudades españolas, 75 páginas,


septiembre de 1995.
12 José Fariña Tojo y Julio Pozueta: Tejidos residenciales y formas de movilidad, 77 páginas, diciembre de 1995.
13 Daniel Zarza: Una interpretación fractal de la forma de la ciudad, 70 páginas, abril de 1996.
14 Ramón López de Lucio (Coord.): El comercio en la periferia sur metropolitana de Madrid: soportes urbanos tradicionales y nuevas


centralidades, 58 páginas, septiembre de 1996.
15 Agustín Hernández Aja: Pisos, calles y precios, 63 páginas, diciembre de 1996.
16 Julio Pozueta Echavarri: Experiencia española en carriles de alta ocupación. La calzada BUS/VAO en la N-VI: balance de un año de


funcionamiento, 57 páginas, marzo de 1997.
17 Inés Sánchez de Madariaga: Las aportaciones urbanísticas en la práctica norteamericana, 59 páginas, mayo de 1997.
18 Julio Pozueta Echavarri (Coord.): Experiencia española en la promoción de alta ocupación: el Centro de Viaje Compartido de Madrid,


63 páginas, julio de 1997.
19 Agustín Hernández Aja: Análisis urbanístico de barrios desfavorecidos: catálogo de áreas vulnerables españolas, 104 páginas, septiembre


de 1997.
20 Ramón López de Lucio (Coord.): Investigación y práctica urbanística desde la Escuela de Arquitectura de Madrid: 20 años de actividad


de la Sección de Urbanismo del Instituto Juan de Herrera (SpyOT), 1977-1997, 126 páginas, noviembre de 1997.
21 Daniel Zarza: La enseñanza del Proyecto Urbano: A propósito de algunos trabajos de la asignatura Urbanística II (Sotos y bordes en


Aranjuez), 63 páginas, febrero de 1998.
22 Francisco José Lamíquiz y Enrique Maciá Martínez: Configuración y percepción en la Plaza de Isabel II de Madrid, 49 páginas, abril


de 1998.
23 Ramón López de Lucio y Emilio Parrilla Gorbea: Espacio público e implantación comercial en la ciudad de Madrid, 57 páginas, julio


de 1998.
24 Ester Higueras: Urbanismo bioclimático, 74 páginas, septiembre de 1998.
25 Ángel Carlos Aparicio Mourelo: Políticas de regeneración urbana en los Estados Unidos,57 páginas, enero 1999.
26 Julio García Lanza: El perfil urbanístico de los municipios, 87 páginas, Abril 1999
27 Fernando Roch Peña, Ana Pérez y Francisco Javier González: Estudio inmobiliario de Torrejón de Ardoz, 78 páginas, Julio 1999
28 José Fariña Tojo y Ester Higueras: Turismo y uso sostenible del territorio, 67 páginas, Julio 1999.
29 José Fariña, Francisco Lamíquiz y Julio Pozueta: Efectos territoriales de la implantación de infraestructuras de accesos controlados,


95 páginas, Marzo 2000.




E:DUYOTa28119carpetas2002cd_pdfciu_30ciu30wpdmaquetabase30_1.wpd
Share