Maquetación 1

Uno de los más recientes números de la importante revista Journal of Communication (Vol
61, nº 3, junio 2011) ha consistido en un monográfico sobre health communication, lo cual es
un índice muy claro de la importancia que esta área de conocimiento está adquiriendo entre
la comunidad internacional de investigadores de la comunicación. Aunque no parece nece-
sario insistir sobre la importancia de esta área de conocimiento, conviene recordar que pau-
latinamente se incrementa el número de publicaciones académicas especializadas (revistas,
libros, monografías), así como del número y calidad de cursos de grado y postgrado (como el
posgrado de la Universidad Complutense de Madrid Experto en Comunicación y Salud).


29


Las TICs y la salud desde una


perspectiva psicosocial


firma invitada


Ubaldo Cuesta Cambra
(Madrid, España)


Universidad Complutense de Madrid


Contacto para correspondencia: Ubaldo Cuesta Cambra. Correo electrónico:comunicacionaudiovisual@hotmail.com,
Teléfono: 0034 913941833.


Revista de Comunicación y Salud, vol. 2, nº 1. pp. 29-33, 2012
Editado por INICyS (Instituto Internacional de Comunicación y Salud)
Creative Commons: reconocimiento, no comercial, compartir igual
ISSN: 2174-5323 (impreso); 2173-1675 (electrónico)
Depósito legal: M-28370-2011


ITCs and Health from a


Psychosocial Perspective


Sugerencia sobre cómo citar este artículo:


Cambra Cuesta, Ubaldo (2012). Las TICs y la salud desde una perspectiva psicosocial. Revista de Comunicación
y Salud. Vol.2, nº 1, pp. 29-33.




La Universidad del País Vasco, por poner otro ejemplo muy reciente, ha creado el Aula de
Bioelectrónica, fruto de un acuerdo marco de colaboración entre la Escuela Universitaria de
Ingeniería Técnica Industrial de Bilbao y la Academia de las Ciencias Médicas, denominado
Ingeniería y Salud.


Jornadas, seminarios, secciones nacionales e internacionales, (como el propio INICyS, Instituto
de Comunicación y Salud, órgano editor de esta revista), o la cada vez más relevante sección
de Health Communication, de la ICA (International Communication Association), así como
FUNDADEPS (Fundación de Educación para la Salud) o ANIS (Asociación Nacional de
Informadores de la Salud), AECS (Asociación Española de Comunicación en Salud) o la re-
cientemente creada Cátedra Extraordinaria de Comunicación y Salud en la Universidad Com-
plutense. Todas ellas constituyen asociaciones, de uno u otro rango académico y
administrativo, que se comprometen seriamente con el campo de la comunicación y la salud.


Por supuesto, existen otras asociaciones que, no estando prioritariamente focalizadas en este
campo, dedican esfuerzos importantes (en investigación, docencia y divulgación) a la salud y
la comunicación: SEMERGEN (Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria), semFYC
(Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria), SEMG (Sociedad Española de Mé-
dicos Generales y de Familia) destacan entre las más activas y rigurosas en este campo tan
interdiscilinar.


Salud y comunicación, forman ya un área de conocimiento sólida. No sólo claramente recono-
cible por sus “obras” o proyectos aplicados sino, y esto es especialmente relevante, por la ca-
lidad del corpus teórico en que se fundamenta y las instituciones académicas y de investigación
que la apoyan y difunden a través de sus órganos e instrumentos de difusión.


Como consecuencia de ello, casi diariamente, se producen nuevos avances y propuestas de
proyectos que involucran y cohesionan la comunicación con la salud.


Este desarrollo es especialmente notorio en el ámbito de la llamada e-health o salud 2.0 y
que, otros autores, prefieren englobarlo bajo el epígrafe, algo más amplio, de TICs y Salud.


Citemos algunos ejemplos o proyectos recientes que nos ayuden a enmarcar el fenómeno al
que nos referimos:


• Loyola Productions de los jesuitas de Lusaka (Zambia), filmará veinte historias narradas
por los alumnos de las escuelas jesuíticas del continente africano que ganaron un con-
curso sobre el tema del virus del sida: «Film de jóvenes por la vida y el amor contra el
sida». El concurso fue convocado el año pasado por la Red de los Jesuitas africanos
contra el sida (Ajan) con la finalidad de ofrecer a los jóvenes de esos centros educativos
la posibilidad de comprender y describir lo que esta pandemia significa en su vida y en
la de sus amigos, de sus familias y de sus comunidades. Esta iniciativa es hoy posible
gracias al avance de la tecnología digital de los medios, que permite realizar filmaciones
de este tipo a coste muy reducido. Pero no sólo esto, también implica un “cambio de pa-
radigma”: transforma a los receptores del mensaje (los jóvenes) en “creadores” del men-


30 Revista de Comunicación y Salud, vol. 2, nº 1. pp. 29-33, 2012


Ubaldo Cuesta Cambra




saje. Este new look de la comunicación persuasiva contemporánea, donde el aprendizaje
no es pasivo, como en la comunicación unidireccional “clásica”, sino que es fuertemente
implicativo, lo hemos descrito recientemente en otro lugar (Cuesta y Menéndez, 2010).
También ha sido puesto en práctica en proyectos como Drojnet y Drojnet2, ambos im-
pulsados por el Gobierno de La Rioja1 y el Proyecto ¿Cómo TVes?2


• La Fundación de Naciones Unidas (United Nations Foundation) en el área denominada
“mHealth” (Medios, Tecnología y Salud) es un faro de esperanza en este sentido. La úl-
tima publicación de Naciones Unidas en ese campo refleja este elogiable interés: mHe-
alth for Development: Mobile Communications for Health. Este informe examina la rápida
adopción de tecnologías móviles en los países en desarrollo para mejorar la recopilación
de datos de salud, obteniendo así mejoras en el cuidado de la salud en general y los pa-
cientes en particular, en algunas de las regiones más remotas y de bajos recursos del
mundo. Este tipo de iniciativas son de extraordinario valor para trabajar en la línea se-
ñalada por el Gerente del organismo autónomo Madrid Salud del Ayuntamiento de Ma-
drid, José Manuel Torrecilla, al hablar de una Estrategia Nacional en DDS (desigualdades
sociales en salud): “La actual crisis económica global hace más urgente aún la adopción
de acciones para reducir las DDS y prevenir el empeoramiento de las condiciones de
vida y el deterioro de los sistemas sanitarios y de protección social.” (Torrecilla, 2011).
No cabe duda, como afirma el informe de Naciones Unidas, que “la tecnología móvil re-
presenta un método de alta relación costo-eficiente para hacer la atención de salud más
accesible, asequible y eficaz en todo el mundo en desarrollo”.


• Diariomedico.com inició en 2011 una colaboración con el portal Better Health que per-
mitirá que los lectores profesionales de Estados Unidos conozcan los contenidos de los
mejores blogs sanitarios en español. El portal Better Health, está considerado como un
de los más relevantes en Estados Unidos en cuanto blog sanitario y está dirigido por la
médico Val Jones.


Lo cierto es que el desarrollo de las TICs en las dos últimas décadas ha tenido un profundo
impacto sobre el área de la comunicación y la salud. El desarrollo de internet y de la red 2.0
(desembocando ya en el nuevo modelo 3.0 mucho más interactivo y natural en sus búsquedas
y en sus “interlocuciones con el usuario”), de los ordenadores portátiles de altísimas presta-
ciones, incluidos los Ipads, los aparatos wireless y, especialmente, los llamados smart phones,
el desarrollo del software (tipo Apps, o los que permiten la gestión inmediata de mensajería)
son algunos ejemplos de cómo la revolución de las nuevas tecnologías provoca importantes
cambios sociales y económicos.


En el área de las TICs y la salud desde una perspectiva psicosocial, estos cambios se reflejan
fundamentalmente en proporcionar una extraordinaria mejora en la distribución y el acceso a
la información sanitaria, así como a la facilitación de las relaciones entre sanitario-sanitario,
sanitario-paciente y paciente-paciente. Y todo ello abaratando los costes de manera muy mar-
cada lo cual, si bien siempre ha sido importante, adquiere en esta época de crisis, una rele-
vancia todavía mayor.


31


Las TICs y la salud desde una perspectiva psicosocial


Revista de Comunicación y Salud, vol. 2, nº 1. pp. 29-33, 2012




Distribución y acceso de la información e incremento de relaciones son, pues, los dos ejes
fundamentales de esta nueva revolución de la psicosociología sanitaria.


Actualmente Internet, incluido el acceso móvil, se emplea para la búsqueda de información no
sólo cultural, social o de ocio y entretenimiento y compras, sino también en el área de la salud.
Los usuarios perciben que pueden obtener información actualizada y fiable sobre temas de
salud en general: prevención y promoción, tratamientos, control, medicación, efectos adversos,
técnicas de intervención, alternativas, etc. Sin embargo, existen dificultades importantes, como
son los problemas de credibilidad y calidad de la información relativa a la salud, así como las
dificultades de acceso de determinados segmentos de la población a esta información.


Quizá el mayor problema en este campo derive del empleo de los motores de búsqueda utili-
zados para encontrar páginas relacionadas con salud.


Por otro lado, no debemos olvidar el problema de la llamada brecha digital, que ha provocado
que exista una importante capa de la población que se encuentra desfavorecida en cuanto a
su capacidad de acceso a internet. Esta capa incluye personas de edad avanzada, individuos
de clase social baja, personas con bajo nivel de capacitación intelectual y/o bajo nivel de es-
tudios, población rural y, por supuesto, un enorme porcentaje de la población que vive en los
países no industrializados, a los cuales ya hemos hecho referencia al inicio de este trabajo.


En las dos últimas décadas hemos asistido a un incremento muy notable de las relaciones pa-
ciente-paciente mediante la comunicación on line, lo que ha dado lugar a la aparición de grupos
de apoyo de gran importancia y fuertes repercusiones en las situaciones de bienestar mental,
físico y social de los pacientes. De hecho, parece estar contrastado que los grupos de apoyo
constituyen una de las principales herramientas para conseguir modificar conductas de pa-
cientes.


Actualmente existen miles de grupos de apoyo de estas características en internet que apoyan
casi a cualquier tipo de enfermo con las patologías más diversas. Estas relaciones mediadas
por ordenador o teléfono inteligente (tipo Iphone o BlackBerry) proporcionan altas tasas de
satisfacción.


Por otro lado, las TIC han mejorado sensiblemente la comunicación entre los proveedores de
salud, facilitando la interacción y el acceso y envío de información. Así, los flujos de información
entre hospitales, clínicas, farmacias, laboratorios, compañías aseguradoras, etc. han visto sen-
siblemente modificadas sus conductas de interacción social. El resultado ha sido un incremento
notable en la eficacia y precisión, con reducción de costos muy notables.


Así, el envío de mails con la posibilidad de adjuntar ficheros comprimidos conteniendo infor-
mación sanitaria de los pacientes, podría suponer un avance importante en la capacidad de
diagnóstico al compartir información. El uso de la historia clínica electrónica (HCE) se está
empezando a consolidar con claridad, aunque faltan todavía avances por conseguir en esta
dirección. En el mismo sentido el envío de documentación, artículos científicos e informes de
cara a proyectos de investigación. Esto es especialmente relevante en el caso en el que es


32


Ubaldo Cuesta Cambra


Revista de Comunicación y Salud, vol. 2, nº 1. pp. 29-33, 2012




necesario trascender barreras espaciales, geográficas y temporales. Los proveedores de salud
de áreas rurales (como centros de salud o pequeñas clínicas) pueden así acceder a informa-
ción relevante con facilidad, eficacia y bajo coste.


Finalmente, conviene destacar que a pesar de las evidentes ventajas de una comunicación
sanitario-paciente mediada a través de las TICs, éste es el campo en el que se han producido
unos avances más lentos. Aunque no existe suficiente evidencia empírica rigurosa al respecto
todavía, los datos parecen indicar que esto se debe, de nuevo a razones de tipo psicosocial.


En efecto, parece que sólo un porcentaje muy bajo mantiene contacto con sus pacientes vía
mail. Situación diferente parece ser la que se establece en el empleo de las TICs en salud
dentro del área de la denominada monitorización on-line. Sin embargo, y desafortunadamente,
aunque no hay evidencia suficiente al respecto, no parece existir una comunicación fluida sa-
nitario-paciente mediada por las TICs en el campo de la comunicación interpersonal, salvo al-
gunas excepciones poco representativas numéricamente.


En resumen, el área de Comunicación y Salud, está presentando un vertiginoso crecimiento
en España y fuera de ella, que se traduce en el desarrollo y aparición de asociaciones, insti-
tuciones académicas, órganos de difusión, cursos de formación, etc.


En su seno, fruto de lo anterior, se multiplican los avances teóricos y aplicados. Uno de los
campos de mayor desarrollo en la última década ha sido el de las TICs aplicadas a la salud.
Este desarrollo está suponiendo avances importantes en el acceso, difusión e intercambio de
información relevante (“entre” y “para” pacientes y especialistas), la mejora del soporte y apoyo
social de los pacientes y la mejora en procesos de diagnóstico e intervención (monitorizaciones,
mHealth, historial digital, programas Apps de mejora de adherencia…). Y todo ello con un coste
relativamente reducido. Lo cual, dentro del nuevo modelo de financiación del sistema sanitario
que parece avanzar lenta pero inexorablemente, no deja de ser un punto de reflexión también
de gran interés.


Cuesta, Ubaldo y Menéndez, Tania. (2010). Drogas, comunicación y nuevas tecnologías de la
información. Revista del Observatorio de Drogodependencias de Castilla-La Mancha. Nº 6, pp.
93-107.


Torrecilla, José Manuel. (2011, 1 de diciembre). Por una estrategia en DDS. Diario Médico, p. 5.


33Revista de Comunicación y Salud, vol. 2, nº 1. pp. 29-33, 2012


Referencias


Las TICs y la salud desde una perspectiva psicosocial




Maquetación 1
Share