GUIA larga CM CORRECCION 16-08

1


ESTRATEGIAS DE
COMUNICACIÓN
EN SALUD


Guía de
planificación
participativa
de


Apoyan


DIRECCIÓN GENERAL DE PROMOCIÓN DE LA SALUD
DEPARTAMENTO DE COMUNICACIÓN SOCIAL PARA EL DESARROLLO DE LA SALUD




2




3


ESTRATEGIAS DE
COMUNICACIÓN
EN SALUD


Guía de
planificación
participativa
de


“Si la comunidad no toma conciencia de sus propios


problemas de salud ni considera importante su solución,


difícilmente tendrá disposición para aprender lo que


el educador quiere enseñarle”


Asunción, Paraguay. 2007


Dr. Juan Díaz Bordenave




4


Participantes del taller de validación


Dr. Luis Armoa PROSALUD
Lic. Mirian Benítez PROSALUD
Lic. Lus Ferreira PROSALUD
Lic. Ida Caballero PROSALUD
Dra. Esperanza Martínez OPS/OMS
Dr. Bernardo Sánchez OPS/OMS
Dra. Tanya Paiva R. Programa de Diabetes
Dra. Mercedes Portillo Departamento Niñez
Lic. Gustavo Montañez Asesor de Prensa
Lic. Ada Rosa Martínez CECTEC
Lic. María Celeste Houdin BECA (Base Educativa y Comunitaria de Apoyo)
Lic. Selva Riquelme SENEPA
Dra. Elsa P. de Battaglia Dirección del Programa Niñez y Adolescencia
Dra. Stella C. de Bejarano Dirección de Planificación
Prof. Blásida Aldana PROSALUD
Prof. Teresa Piris SENASA
Lic. Carolina Ravera UNFPA
Lic. Cecilia Sirtori UNICEF
Rosa Blanca Villate COMUNICA Asoc. Pya. de Radios Comunitarias.
Isaac Sánchez Undécima Región Sanitaria
Elizabeth de Giangreco Pastoral Social
Marta Diarte Secretaría de la Mujer
Dr. Juan Díaz Bordenave Consultor
Dra. María Paniagua INPCARD
Lic. Maricarmen Gómez Décimo Octava Región Sanitaria
Sra. Gabriela Delvalle Promotor Voluntario Comunitario
Sra. Carmen García Promotor Voluntario Comunitario
Dra. Susana Halaburda PROSALUD


FICHA TÉCNICA


Elaboración
Dr. Juan Díaz Bordenave - Consultor OMS/OPS


Contraparte técnica
Lic. Mirian Benítez Vargas - Dirección General de Promoción de la Salud - Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social


Revisión
Dr. Luis Armoa García - Dirección General de Promoción de la Salud - Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social
Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud




5


AUTORIDADES


Dr. Oscar Martínez Doldán


MINISTRO


Dra. Norma Duré de Bordón


VICE-MINISTRA


Dr. Luis Francisco Armoa García


DIRECTOR GENERAL DE PROMOCIÓN DE LA SALUD




6




7


PRESENTACIÓN


El Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, a través de la Dirección General de Promoción
de la Salud, en su misión de impulsar estilos de vida saludables en la población paraguaya,
presenta la Guía de Planificación Participativa de Estrategias de Comunicación en Salud.


El propósito de la Guía es ofrecer una serie de conceptos, estrategias y herramientas prácti-
cas que apoyen procesos efectivos de comunicación de los diferentes programas de salud.
Se centra fundamentalmente en el papel de la teoría, la investigación y la práctica de la comuni-
cación en salud en las áreas de prevención de la enfermedad y la promoción de la salud.


Asimismo, plantea diversos enfoques y estrategias de comunicación para informar e influir
en las decisiones a nivel individual y colectivo; como aporte para mejorar la salud, y generar
procesos de participación y movilización social, con vistas a la construcción colectiva de la salud.


Se ha demostrado que la comunicación en todos los niveles, juega un papel importante en la
difusión de conocimientos; la modificación o reforzamiento de comportamientos; y en el
estímulo de procesos de cambio social, que coadyuvan al mejoramiento de la calidad de vida.


La comunicación en salud se concibe como un proceso estratégico para optimizar las acciones
encaminadas a lograr una utilización racional de la oferta de servicios de salud, mejorar la eficien-
cia y efectividad de los programas de promoción de la salud y prevención de la enfermedad.


Las investigaciones han demostrado que programas de comunicación en salud bien planifi-
cados, aseguran que la salud sea instalada en la agenda pública, al reforzar los mensajes
sanitarios básicos, estimular a las personas para buscar más información, y tomar decisiones
que mejoren su salud.


De esta forma, la comunicación va mas allá de su utilidad instrumental, para constituirse en
un proceso de carácter social que posibilita el reconocimiento, encuentro y diálogo de los
diversos saberes, y contribuye a consolidar la articulación entre los diferentes sectores socia-
les en torno a la salud, generando procesos de cambio que mejoran las condiciones de
bienestar de la población.


Esperamos que este material sea de utilidad para actualizar los conocimientos de los diferentes
gerentes de la salud pública, en el área de la comunicación para la salud, la cual ha demostrado
su importancia, como eje transversal en todos los programas, proyectos y planes de salud.


Consideramos que la misma contribuirá al mejoramiento de la gestión de cada profesional y
al logro de comportamientos y estilos de vida saludable en nuestra población.


Dr. Oscar Martínez Doldán
Ministro




8




9


CONTENIDO


Presentación ........................................................................................................ 7


I - Introducción ........................................................................................... 10


II - La definición de la estrategia ............................................................ 16


III - La planificación participativa de la estrategia de comunicación ......... 19


IV - Conceptos básicos para una estrategia de comunicación ....... 22


V - El conocimiento de la realidad .......................................................... 30


VI - Algunos principios de la comunicación eficaz .................................34


VII - Público, mensajes y medios ..............................................................40


VIII - Educación y capacitación................................................................... 45


IX - El plan operativo de comunicación en salud ................................ 51


X - Mecanismos de monitoreo y evaluación ....................................... 57


XI - El presupuesto de la estrategia de comunicación .......................60


Referencias bibliográficas .............................................................................. 61




10


I. INTRODUCCIÓN


El propósito de esta guía es ayudar a instituciones, grupos y comunidades a planificar estra-
tegias de comunicación en apoyo de los esfuerzos oficiales y comunitarios encaminados a
prevenir o resolver problemas de salud y promover estilos de vida saludables.


La comunicación es uno de los componentes esenciales en toda acción de salud. En efecto,
todo programa de salud posee los siguientes componentes:


• un componente técnico: en un programa contra el dengue, por ejemplo, el
componente técnico es el mosquito que lo transmite y todos los métodos y
productos químicos utilizados para combatirlos;


• un componente logístico-administrativo: en la lucha contra el dengue actúan
personas entrenadas, equipos de rociado, medios de transporte, así como contro-
les gerenciales y contables para administrar el programa;


• un componente político: para que el programa contra el dengue sea posible se
necesita una legislación especial que establezca normas legales para los procedi-
mientos. También se necesita la legitimación por las autoridades gubernamentales, el
apoyo de los intendentes, la aprobación de las organizaciones sociales, etc.


• un componente comunicacional-educativo: el objetivo de la comunicación
educativa es apoyar el logro de los objetivos técnicos del programa, consiguiendo
que la población adopte los comportamientos necesarios para la solución del
problema de salud.


La estrategia de comunicación busca que la población en general, y especialmente las
personas afectadas por el problema, se comuniquen entre sí, adquieran conocimientos, adopten
actitudes y comportamientos favorables, se organicen y participen activamente en la solu-
ción del problema con acciones individuales y colectivas.


LOS GRANDES CAMBIOS EN LA SALUD


Esta guía tiene en cuenta que han ocurrido tres grandes cambios en el campo de la salud, a saber:


1) Cambio del enfoque de salud: de la curación a la promoción y la
prevención


Hasta no hace mucho tiempo, el concepto que se tenía de la salud era la ausencia de
enfermedad. Se pensaba que la enfermedad era un problema provocado por microbios y
otras causas físicas y biológicas, sin relación con el contexto social, económico y cultu-
ral. Lo que se buscaba era la curación. Esta era la tarea de los médicos y enfermeras y debía
ser llevada a cabo en clínicas y hospitales, usando todo tipo de medicamentos químicos y
operaciones quirúrgicas.


6




11


Actualmente, la salud es definida como: el bienestar físico, mental y social de las personas y
comunidades y no simplemente la ausencia de enfermedades. Esta nueva idea tuvo varias
consecuencias:


a) Nace el concepto de promoción de la salud: la salud, más que de medicinas,
depende de que sean dadas condiciones favorables de vida y de trabajo, educa-
ción y medios adecuados de reposo y recreación. Nació el concepto amplio de
promoción de la salud, así definido en la Carta de Otawa (1986):


“Promoción de la salud consiste en proporcionar a los pueblos los medios


necesarios para mejorar su salud y ejercer mayor control sobre la
misma. La promoción de la salud debe fomentar estilos de vida saluda-
bles y contribuir a lograr las condiciones sin las cuales no puede haber
salud para el pueblo: paz, educación, vivienda, alimentación, ingreso,
ecosistema saludable, conservación de los recursos, justicia social y
equidad”.


La salud es producto de la acción social y no un mero resultado de la atención médica.


b) Se fortalece la idea de la prevención: junto con la idea de la promoción se fortale-
ció también la idea de la prevención. Es mucho más barato evitar que ocurran
las enfermedades y daños a la salud que tratar de curarlas. Ahora bien, ni la
promoción ni la prevención pueden ser hechas en clínicas y hospitales, sino
fundamentalmente en el seno de la comunidad, pues es allí donde actúan las
fuerzas que causan o evitan las enfermedades. De ahí la crucial importancia de la
movilización y la participación comunitarias para la salud.


2. Cambio en el enfoque: de la salud como beneficio, a la salud como
derecho y responsabilidad de todos


La salud ya no es vista como un beneficio que el Estado concede a la población de modo
asistencialista, sino como un derecho de todas las personas, por el solo hecho de ser seres
humanos, así como una responsabilidad personal y ciudadana. Esto cambia la correlación de
fuerzas. Si la salud es un beneficio que el Estado me concede, tengo que aceptar las condi-
ciones que el Estado me impone para conseguir su asistencia. Si es mi derecho, yo exijo y el
Estado tiene que atender a mi petición como ciudadano. Y si es mi responsabilidad, debo
participar activamente en la promoción de la salud.


3. Cambio de la salud como sector aislado a parte integral del proceso de
desarrollo


La salud no es un sector aparte, como se creía antes, sino una condición indispensable y
parte del desarrollo. En efecto, su falta conspira directamente contra la productividad y el
crecimiento económico y social. De hecho, agricultores y obreros sin salud producen poco,
niños y jóvenes sin salud no aprenden en la escuela.


Así, la salud es una parte integral importantísima del desarrollo nacional.


Si esto es así, ya no se puede considerar a la salud como un gasto, sino que debe ser
concebida, igual que la educación, como una inversión social, cuyos frutos se miden en
mayor y mejor desarrollo.




12


LOS GRANDES CAMBIOS EN LA COMUNICACIÓN


Así como cambió el enfoque curativo, también ha cambiado el concepto de la comunicación.
Algunos de los cambios más importantes incluyen:


a> De la comunicación como transmisión y persuasión a la comunicación
como relación


En todo acto de comunicar hay siempre dos elementos: el contenido y la relación entre las
personas que se comunican. En el más simple saludo, “¡Buenos días!”, el contenido es “Te
veo y te saludo”. Pero la forma del saludo también indica que existe una relación amistosa,
indiferente o antagónica entre las dos personas. Si no hubiera relación alguna entre ellas, no
se saludarían.


En otras palabras, un mensaje no solamente entrega información sino al mismo tiempo
indica como es nuestra relación con el otro/a. El tono de mi saludo y el gesto que le
acompañan especifican todavía más el tipo de relación que mi saludo traduce.


En la comunicación hay siempre una intención básica: que el interlocutor perciba el
mensaje, que lo comprenda, que lo acepte y que lo aplique. De parte del receptor, tam-
bién hay una intención básica: recibir y entender el mensaje, decidir si lo acepta o no, y
aplicar lo que encuentra de válido en el mensaje. Pero, además de esta intención básica,
cuando se comunican las personas tienen intenciones específicas, tales como:


expresarse, preguntar, responder, informar, pedir información, enseñar,


revelar, ocultar, preparar, acusar, quejarse, mostrar, divertir, hacer reír,


hacer llorar, preocupar, despreocupar, despertar curiosidad, satisfacer cu-


riosidad, llamar la atención, distraer la atención, dar órdenes, aceptar ór-


denes…


b> De la comunicación vertical a la comunicación dialógica


Actualmente ya no se considera a la comunicación como simple transmisión de ideas para
informar o persuadir. Se la considera como una forma de relación y la más completa es el
diálogo, es decir, el intercambio de mensajes. De ahí que actualmente se define a la comuni-
cación como:


el proceso de interacción social por el cual las personas, mediante el uso


de signos organizados en mensajes con sentido, intercambian informacio-


nes, ideas y emociones con otras personas y, al hacerlo, influencian recí-


procamente sus significados y sus comportamientos.


c> De la comunicación como proceso aislado a la comunicación como
parte integral de la vida social


Hubo un tiempo en que se pensaba en la comunicación como un acto puro, en el cual una
persona emitía un mensaje que influenciaba a la persona que lo recibía. Pero ahora sabemos
que la comunicación está íntimamente integrada con todos los aspectos de la vida social.


6




13


El esquema muestra que la relación, el lenguaje y el contexto influencian a la comunicación
y también están íntimamente relacionados entre sí.


Un ejemplo: algunos médicos suelen ser acusados de usar un lenguaje técnico-científico que
la población no entiende. Si analizamos este hecho, frecuentemente verdadero, percibiremos
que el lenguaje usado es un producto de la relación que existe entre los médicos y los
pacientes. A estos profesionales no les preocupa tanto que el usuario del servicio les entien-
da como que obedezcan sus instrucciones.


En consecuencia, si se desea mejorar la comunicación entre médicos y pacientes, no basta-
ría con simplificar el lenguaje sino que sería necesario cambiar la relación. Una mayor consi-
deración a los pacientes también llevaría a los servicios de salud a conceder más tiempo a la
consulta, para que sea posible una conversación entre el médico y el usuario, es decir una
mejor relación.


d> De una comunicación sólo informativo-instructiva a una comunicación
con múltiples funciones


Antiguamente se le atribuían a la comunicación solamente las funciones de informar, persua-
dir, enseñar y divertir, pero cuando se aceptó que la comunicación impregna toda la vida
social, se descubrieron muchas nuevas funciones importantes.


Por ejemplo, en el campo de la salud, la comunicación:


• informa a la población sobre los servicios de salud existentes y la forma de acce-
der a ellos;


• ayuda a los miembros de las comunidades a identificar sus problemas de salud y
sus causas;


• estimula la reflexión comunitaria sobre iniciativas en favor de la salud;


• facilita el intercambio de ideas y experiencias entre grupos de la comunidad así
como entre comunidades distantes entre sí;


• apoya a la movilización comunitaria para la salud: canaliza reivindicaciones, legiti-
ma propuestas y divulga realizaciones;


• apoya a la educación en salud e informa sobre prácticas saludables.


Constituye también una importante función la llamada comunicación interinstitucional,
que facilita la coordinación y la cooperación entre las diversas instituciones públicas y priva-
das interesadas en la salud.


COMUNICACION


RELACION


CONTEXTO LENGUAJE




14


LOS CAMBIOS EN LA PLANIFICACIÓN DE LA
COMUNICACIÓN


La planificación es un proceso social por el cual, con base en el conocimiento de la
realidad, se identifican situaciones-problema y se toman decisiones sobre la mejor ma-
nera de resolverlas.


Los procesos componentes de la planificación incluyen:


• conocimiento de la realidad;


• decisión sobre cómo intervenir;


• acciones a ejecutar;


• evaluación y crítica.


Las decisiones tomadas se organizan en planes, programas y proyectos, los que se ejecutan
y son evaluados.


Así como hubo cambios en la salud y en las funciones de la comunicación, también han
habido cambios importantes en la manera de planear el uso de la comunicación para la
salud. Algunos de los cambios incluyen:


a> Del planeamiento tecnocrático al planeamiento participativo


En América Latina hasta hace poco tiempo eran los tecnócratas, es decir los técnicos que
ocupan cargos de autoridad en los ministerios de salud, quienes planificaban los programas
y proyectos de salud, y también el uso de la comunicación para apoyarlos. Ellos recogían
información sobre los problemas de salud de la población y formulaban estrategias para
resolverlos. A esta forma de planificar se le llama planificación tecnocrática o planifica-
ción descendente, pues las decisiones son tomadas allá arriba por los especialistas y sus
instrucciones y normas correspondientes bajan a las comunidades en todo el país.


En las últimas décadas nuevos conceptos en la planificación favorecen un mayor protagonis-
mo de la población en la defensa y promoción de la salud. Se fortaleció el concepto de
participación y apareció el concepto de empoderamiento, es decir la adquisición de
poder por parte de las personas y los grupos organizados de la población. Se consolidó el
concepto de control ciudadano. Se avanzó en los procesos de descentralización políti-
ca y administrativa, lo cual facilita el protagonismo, el empoderamiento y la participación
de la sociedad civil en las políticas públicas.


Todos estos cambios parecen indicar que ha llegado el momento de cambiar la planificación
tecnocrática por la planificación participativa de la comunicación en salud.


En ella los procesos componentes de la planificación, es decir:


• conocimiento de la realidad;


• decisión de cómo intervenir;


• acciones a ejecutar;


• evaluación y crítica;


6




15


antes realizados por los tecnócratas, son ahora realizados por la población organizada, con el
acompañamiento de los técnicos. Es importante aclarar que el papel del Estado continúa
siendo esencial, pero ya no más como responsable exclusivo de la salud y de la comunica-
ción en salud sino como un socio y un facilitador de las organizaciones de la ciudadanía.


b> De la planificación centralizada a la descentralizada


Acompañando el proceso más amplio de la descentralización general del Estado, la planifica-
ción de la comunicación también se descentraliza. Esto aumenta significativamente la efica-
cia de la comunicación. En efecto, cuanto más adecuados son los mensajes a la realidad y a
las características de los habitantes de cada región y localidad, mayor es la probabilidad de
que dichos mensajes sean entendidos y aplicados.


EN RESUMEN


Resumimos en este cuadro los cambios ocurridos en el campo de la planificación de la
comunicación en salud.


SALUD COMUNICACIÓN PLANIFICACIÓN


De una comunicación
sólo informativo-instructi-
va a una comunicación
con múltiples funciones.


Del planeamiento tecno-
crático al planeamiento
participativo.


De la planificación centra-
lizada a la descentralizada.


De ausencia de enferme-
dad a completo bienestar
físico, mental y social.


Del abordaje de curación al
de promoción y prevención.


De la salud como beneficio
a la salud como derecho.


De la comunicación como
transmisión de información
y como persuasión a la co-
municación como relación.


De la comunicación vertical
a la comunicación dialógica.


De la comunicación como
proceso aislado a la comu-
nicación como parte inte-
gral de la vida social.


6




16


II - LA DEFINICIÓN
DE LA ESTRATEGIA


Cuando hablamos de estrategia de comunicación en salud, nos referimos al camino que
elegimos seguir para producir un impacto deseable en la promoción de la salud o en la
prevención o curación de las enfermedades. En general, la planificación de una estrategia
responde a las siguientes preguntas:


• ¿dónde estamos?;


• ¿hacia dónde vamos y cómo lo logramos?;


• ¿qué hacemos?;


• ¿qué y cómo evaluamos?


Naturalmente, estas preguntas pueden ser respondidas de varias formas, es decir, hay for-
mas diferentes de organizar los componentes y procesos de una estrategia de comunicación
para conseguir cambios en la conducta de las personas. Cada una de ellas ofrece ventajas y
limitaciones.


En esta guía proponemos un abordaje que llamamos planificación participativa de la comuni-
cación en salud.


El abordaje de planificación participativa de la comunicación en salud consiste en planificar,
con la participación de varias instituciones públicas y de la sociedad civil interesadas, una
estrategia global de comunicación, compuesta por tres subestrategias:


• subestrategia 1: apoyo y legitimación;


• subestrategia 2: movilización social;


• subestrategia 3: comunicación multimedios;


integradas entre sí, pero cada una con su público, sus objetivos y sus métodos específicos.


El siguiente gráfico muestra la integración de las tres subestrategias en un solo proceso de
planificación participativa. Entre ellas no existe un límite preciso sino que actúan siempre de
modo conjunto.




17


Apoyo y
legitimación


Movilización social


Comunicación
multimedios


SUBESTRATEGIA1: APOYO Y LEGITIMACIÓN


Conocida también como “abogacía” (traducción del término inglés “advocacy”), consiste en
argumentos a ser comunicados a los líderes políticos y sociales con el objeto de obtener su
aceptación, apoyo y legitimación a favor de un determinado programa de salud. También se
incluye en esta subestrategia la preparación de la sociedad en general para que ella entienda
el programa de desarrollo, tenga una actitud favorable hacia él y participe de forma conscien-
te de sus actividades y beneficios.


Esta subestrategia incluye sobre todo contactos interpersonales, como lo que suele llamarse de
“lobby” o cabildeo, así como reuniones, seminarios y presentaciones audiovisuales con videos y
Power Point. Pero también incluye la organización de eventos que hagan noticia, el envío de material
escrito a personas e instituciones, el envío de gacetillas a los grandes medios de comunicación y la
obtención de testimonios de personas importantes o populares.


SUBESTRATEGIA 2: MOVILIZACIÓN SOCIAL


Consiste en involucrar como aliados activos a instituciones sociales importantes, que poseen
poder de convocatoria e influencia en los grupos de personas con que trabajan. Por ejemplo:
la universidad es una institución que ejerce influencia en los profesores, los alumnos, los
funcionarios, los investigadores, los padres de los alumnos, los ex alumnos y otros grupos.
Otro ejemplo: si se consigue la adhesión de la Federación Campesina, ella puede llevar los
mensajes del programa de salud a las organizaciones que forman parte de la federación y, a
través de ellas, a miles de habitantes del campo.


Entre las instituciones sociales relevantes pueden mencionarse, entre otras:


• Gobernaciones
• Otros ministerios;
• Municipalidades;
• Universidades;
• Sindicatos;
• Iglesias;
• Asociaciones profesionales (de maestros, médicos, abogados, etc.);
• Fuerzas Armadas;


6


6




18


• Policía Nacional;
• Consejos de Salud;
• Organizaciones no gubernamentales;
• Empresas privadas;


• Cooperativas;


• Partidos políticos;


• Medios de comunicación social;


• Organismos internacionales;


• Organizaciones locales o comunitarias;


• Otros.


Según los tipos de institución social que se trata de involucrar, tenemos:


• Movilización política;


• Movilización corporativa o empresarial;


• Movilización comunitaria;


• Movilización de beneficiarios.


La movilización social trata de que estas instituciones sociales se apropien del problema
y se organicen y actúen para resolverlo. Para que la movilización social tenga éxito, las
grandes instituciones tienen que formular su propia estrategia de comunicación, y llevar-
la a cabo en coordinación con la estrategia global de comunicación en salud.


Para cumplir sus objetivos, la movilización social usa medios de comunicación grupales
pero también medios de comunicación de masas.


SUBESTRATEGIA 3: COMUNICACIÓN MULTIMEDIOS


Identifica los grupos de la población cuyas acciones pueden facilitar la solución del problema
abordado y les hace llegar mensajes o procesos de capacitación que faciliten los cambios
conductuales necesarios. Se usan medios de comunicación de todos los tipos, pero como se
trata de un público disperso en amplios territorios, los medios de comunicación masiva son
intensamente utilizados.


El siguiente cuadro resume los públicos, objetivos y métodos de las tres subestrategias que
componen el abordaje de planificación participativa de la comunicación en salud:


• Apoyo y legitimación.


• Movilización social.


• Comunicación multimedios.


6


MÉTODOS DE INTERVENCIÓN


Básicamente comunicación
interpersonal, apoyada por
trípticos, folletos, video,
Power Point.


Comunicación interpersonal,
medios grupales, proyectos.
Apoyo de material escrito y
audiovisual.


Medios grupales y masivos.
Medios alternativos de comuni-
cación popular.


PÚBLICOS CLAVE


1.Autoridades y opinión
pública


2.Instituciones
relevantes


3.Grupos de la población
relevantes


OBJETIVOS


Apoyo y legitimación


Alianza activa, involu-
cramiento


Participación activa.
Cambios conductuales
relevantes




19


III - LA PLANIFICACIÓN
PARTICIPATIVA DE LA


ESTRATEGIA DE
COMUNICACIÓN


Se llama estrategia al conjunto de acciones que se considera adecuado realizar para alcan-
zar un objetivo. La elección de una estrategia, entre las varias posibles, depende de varios
criterios, tales como la dificultad o complejidad del objetivo, los recursos con que se cuenta,
los obstáculos probables, los riesgos que se corre, etc.


El objetivo de una estrategia de comunicación en salud es promover y facilitar que determi-
nados grupos de personas realicen acciones favorables a su salud. Para conseguir este obje-
tivo, la estrategia utiliza combinaciones de mensajes y medios adecuados para promover
conocimientos, actitudes y comportamientos saludables.


La planificación participativa consiste en involucrar, en el proceso de planeamiento y ejecución de la
estrategia de comunicación, a las instituciones y grupos sociales afectados por el problema que se
desea resolver y que están interesados en su solución. La solución de un determinado problema
colectivo, en efecto, en general interesa a más de un grupo social o institución.


Así, por ejemplo, evitar la erosión del suelo en una determinada región del país interesa no
sólo al Ministerio de Agricultura sino a los propios agricultores y también a los técnicos que
les dan asistencia, a los comerciantes de productos agrícolas, a las cooperativas agrícolas, a
las facultades de agronomía, a los exportadores, a las instituciones de crédito rural, y a varios
otros grupos más. Aunque el Ministerio de Agricultura puede simplemente lanzar una campa-
ña propia para combatir la erosión con sus propios recursos, le conviene más convocar a los
principales grupos y organismos interesados, y en particular a los posibles beneficiarios, en este
caso los agricultores, y junto con ellos conseguir que todos participen en una estrategia común
de solución, cada uno desde su ángulo de interés.


Lo mismo ocurre en el campo de la salud. Su promoción no interesa solamente al Estado sino
a diversos grupos e instituciones de la sociedad.


La planificación participativa entonces comienza con la identificación de los grupos
interesados en el problema y en su solución. Una vez identificados, ellos son convoca-
dos a una reunión. En dicha reunión cada grupo presente debe dejar claros:


a> su nivel de conocimientos sobre el problema;


b> su grado de interés en la solución;


c> su percepción de las soluciones posibles;


d> su disposición a participar en la solución;


e>el compromiso que está dispuesto a asumir;


f> las contribuciones que está dispuesta a hacer.




20


De la reunión de entidades interesadas en participar surge un equipo coordinador de la
estrategia, que reúne periódicamente a los participantes y les consulta sobre los objetivos a
conseguir, los tipos de público a alcanzar, los mensajes a difundir, las actividades y los
medios a usar, los mecanismos de acompañamiento a utilizar, el financiamiento a obtener.
Todas las instituciones y organizaciones sociales participantes deben estar convencidas de
que el éxito de la estrategia de comunicación en salud depende de su protagonismo compro-
metido, conciente y responsable.


VENTAJAS DE LA PLANIFICACIÓN PARTICIPATIVA


La planificación participativa de estrategias de comunicación para la salud tiene ventajas
y desventajas. Es evidente que la planificación tecnocrática tradicional es más simple y
más rápida. Pero la planificación participativa termina siendo más eficaz porque tiene las
siguientes ventajas:


1) los grupos participantes se sienten propietarios del contenido del plan y responsa-
bles de sus resultados;


2) si se deja en manos de un solo organismo la solución de un problema complejo,
no se cubren los diversos ángulos y facetas del problema;


3) trabajar en conjunto para elaborar el plan favorece la cohesión del grupo de
instituciones y su respeto mutuo;


4) los participantes tienen la oportunidad de expresar lo que esperan del programa y
de su participación en el mismo;


5) en la planificación participativa las tareas y los costos de la estrategia se distribu-
yen entre las organizaciones participantes;


6) la planificación participativa evita la fragmentación de los programas de desarrollo.


7) se potencian recursos humanos, materiales y financieros de varias organizaciones hacia un
objetivo común.


¿QUÉ PASOS COMPRENDE LA PLANIFICACIÓN
PARTICIPATIVA DE LA COMUNICACIÓN EN SALUD?


La planificación comprende los procesos de:


I - conocimiento de la realidad;


II - decisión de cómo intervenir;


III - acciones a ejecutar;


IV - monitoreo y evaluación.


A continuación se presenta una visión panorámica de una estrategia de comunicación para
la salud. Más tarde, cada uno de estos pasos será analizado y explicado, incluyendo los
conceptos que le sirven de base y la forma en que se realizan en la práctica.


I - Conocimiento de la realidad


1. Diagnóstico participativo de la situación-problema. Explicación de la solución técnica
escogida. Conocimiento claro de los objetivos técnicos por todos los participantes.


2. Identificación de los beneficiarios de la solución escogida, así como de los actores
sociales relevantes (grupos y sectores de la población de cuyas acciones depende
la solución de la situación-problema).


3. Investigación de las características de los beneficiarios y los actores sociales
(edad, sexo, grado de instrucción, distribución geográfica, valores y actitudes,
vocabulario, intereses y necesidades, medios de comunicación que usan, patrones
de liderazgo).


6


6




21


4. Investigación de sus formas de relacionarse entre sí (ejemplo: lugares de encuen-
tro, redes de comunicación formales e informales).


II - Decisión de cómo intervenir en la realidad


5. Definición participativa de los objetivos de la comunicación educativa que pueden
contribuir a la realización de los objetivos técnicos como, por ejemplo, cambios de
conocimientos, actitudes y comportamientos.


6. Selección participativa de los mensajes más adecuados para ayudar a cada tipo
de público a realizar los objetivos de la comunicación.


III - Acciones a ejecutar


7. Selección participativa de los métodos, actividades, medios, técnicas y materiales de
comunicación más adecuados para facilitar la eficacia de los mensajes escogidos
para los grupos priorizados. Elaboración de un plan operativo de comunicación.


8. Elaboración participativa de materiales de comunicación, incluyendo pruebas
previas de los mismos. Plan de distribución de materiales.


9. Capacitación.


10. Cálculo de los costos necesarios para financiar las diversas actividades de la
estrategia en función de los recursos con que se cuenta.


IV - Monitoreo y evaluación


11. Definición participativa de mecanismos de monitoreo y evaluación permanentes
del cumplimiento de los objetivos de la comunicación educativa y de los objetivos
técnicos. Definición de mecanismos de reajuste de la estrategia de acuerdo a los
resultados del monitoreo y la evaluación.




22


6


IV- CONCEPTOS
BÁSICOS PARA UNA


ESTRATEGIA DE
COMUNICACIÓN


Este capítulo presenta algunos conceptos e ideas que pueden servir de base para el planea-
miento participativo de estrategias de comunicación en salud. Su contenido puede parecer
algo teórico pero, como alguien dijo, “no hay nada más práctico que una buena teoría”. Entre
estas bases conceptuales incluiremos:


1> el proceso de participación;


2> el abordaje de sistemas;


3> el protagonismo de la comunidad;


4> el proceso de problematización;


5> las funciones de la comunicación.


1> EL PROCESO DE PARTICIPACIÓN


Participación es el proceso social en el cual la persona se ve a sí misma como un ser único y
al mismo tiempo como miembro de una comunidad. Aceptar la participación como una
necesidad humana fundamental implica que la participación es un derecho humano univer-
sal, que ella debe ser aceptada y estimulada por sí misma y no sólo por sus resultados. Si se
le niega la participación, la personalidad es mutilada, su crecimiento impedido, y su potencial
para construir una comunidad disminuido. En otras palabras, la participación no es una con-
cesión que las autoridades hacen a los ciudadanos sino un derecho humano esencial que
ninguna autoridad puede negar.


Además de ser un derecho natural del ser humano, la participación ofrece ciertas ventajas.
Entre ellas:


• se puede conseguir más cuando la gente participa;


• los servicios de salud pueden servir mejor al pueblo a un costo menor;


• alivia los sentimientos de alienación e impotencia de la gente;


• crea un sentido de responsabilidad compartida por el programa o proyecto;


• garantiza que las necesidades sentidas de la gente sean consideradas;


• asegura que las cosas sean hechas de forma correcta;


• permite que el conocimiento y la experiencia del pueblo sean utilizados;


• reduce la dependencia de los técnicos y profesionales;


• la participación concientiza, es decir, le ayuda a la gente a entender y cuestionar
los obstáculos que impiden su liberación de la pobreza y la opresión.


• favorece el diálogo intercultural y la equidad en las relaciones de poder.




23


2> EL ABORDAJE DE SISTEMAS


El llamado abordaje sistémico consiste en ver la realidad como compuesta por “sistemas”
y no apenas por unidades separadas.


¿Qué es un sistema? Es un conjunto de partes que se relacionan entre sí y con el ambiente
que les rodea. Un árbol es un sistema porque las raíces, el tronco, las ramas, las hojas, las
frutas, etc., están todos relacionados entre sí y con el ambiente que lo rodea (aire, agua,
tierra, otros organismos vivos). Un automóvil es un sistema porque el carburador, el radiador,
el distribuidor, el tanque de nafta, todos los componentes del auto están relacionados entre
sí, no actúan separadamente. El cuerpo humano es un sistema, pues el cerebro influye sobre
el corazón, el corazón sobre el estómago, el cerebro sobre las piernas, etc. Y una comunidad
es un sistema porque sus habitantes influyen unos sobre otros, sin lo cual sería imposible la
vida en sociedad.


La salud también es un sistema en el cual las personas y las cosas se relacionan entre sí.
Agua, alimentos, productos químicos, clima, microbios, personas y animales, institucio-
nes, etc., actúan y se influencian entre sí, determinando un proceso dinámico, cambiante, de
salud-enfermedad que, según la interacción de los factores señalados, puede conducir a que
se produzcan enfermedades o sean evitadas.


Insumos Productos


Realimentación
Entorno o medio ambiente


OBJETIVO


El medio ambiente o entorno del sistema


En un sistema no solamente las partes componentes interactúan entre sí sino que también se
relacionan con el entorno o ambiente que les rodea. Una planta se relaciona con el suelo, con el
clima, con otras plantas, con las personas y otros seres vivos. Una comunidad se relaciona con
otras comunidades, con el gobierno, con las empresas, con las fuentes de agua y de energía.


Llamamos insumos a las influencias que el sistema recibe del ambiente y productos a las
modificaciones que el sistema produce sobre su ambiente. Tanto los insumos como los pro-
ductos pueden ser materiales o inmateriales. Así, una estrategia de comunicación, conside-
rada como un sistema, recibe informaciones, necesidades de la gente, normas de política,
etc. Pero también recibe personas, equipamientos y recursos materiales y financieros.


La estrategia de comunicación genera como productos: mensajes, actividades, eventos, que son
inmateriales, pero también genera trípticos, afiches, folletos, cartillas, videos, etc., que son materiales.


El funcionamiento de un sistema


Para generar sus productos, el sistema transforma los insumos que recibe mediante proce-
sos de elaboración. Es así como una fábrica de zapatos transforma el cuero, los adhesivos,
etc. (insumos), en zapatos (productos).


6




24


SERVICIO DE
COMUNICACIÓN


Agentes de salud


Mensajes POBLACIÓN


(directrices, normas)


Ministerio de Salud


(medicamentos,
prácticas médicas)


Información
sobre


resultados
Subsistema 1. Las comunidades.
Subsistema 2. Los servicios de salud oficiales de apoyo a las comunidades


Centros de
investigación médica


Medios de
comunicación social


El sistema realiza la transformación de insumos en productos buscando un objetivo. El producto de la
fábrica de zapatos son los zapatos pero su objetivo es el lucro y la acumulación de capital.


Se llama estructura del sistema a la organización de sus partes en unidades funcionales. En
la fábrica de zapatos las unidades funcionales son las encargadas de la compra de materia-
les, la fabricación, el acabado, el embalaje, la administración, las ventas, etc.


Todo sistema posee un mecanismo de realimentación para saber si sus productos están
caminando hacia el objetivo o no. Este proceso se llama monitoreo y evaluación.


Las ventajas del pensamiento sistémico


El enfoque de sistemas es útil en una estrategia de comunicación para la salud por
diversas razones. Entre ellas:


• se percibe que todo está relacionado con todo, que no es posible modificar una
parte de la realidad sin afectar otras;


• un sistema no puede ser analizado sólo en sí mismo, olvidando el ambiente que
le rodea y con el cual interactúa;


• todo sistema en general es parte de un sistema mayor, o sea un “subsistema”.
Aunque cada subsistema tiene su propio objetivo, el mismo debe contribuir al
objetivo del sistema en su conjunto. Por ejemplo, la estrategia de comunicación
es un sistema, pero también es un subsistema del programa de salud correspon-
diente. Y el programa de salud, a su vez, es un subsistema del Ministerio de Salud
Pública y Bienestar Social; y éste del Sistema Nacional de Salud del cual es el
órgano rector.


• todo sistema está sujeto a errores y desvíos. Los productos pueden desviarse del objetivo
deseado. Esto lleva a ejercer una constante vigilancia sobre los productos en función de los
objetivos. De ahí la importancia del monitoreo, la evaluación y el reajuste.


3> EL PROTAGONISMO DE LA COMUNIDAD


Hasta hace unos años los programas de salud pública eran verticales y la población era
considerada apenas como receptora o beneficiaria de los servicios de salud. En ese tiempo la
comunicación en salud actuaba como instrumento de información y de instrucción persuasi-
va, como lo indica el siguiente gráfico:


6




25


El servicio de comunicación en salud recibía instrucciones y recomendaciones de los organis-
mos oficiales y los hacía llegar en forma de mensajes a la población. Para eso utilizaba dos
canales principales: los agentes de salud (médicos, enfermeros, promotores, etc.) y los me-
dios de comunicación social. Los efectos de la comunicación se evaluaban en términos de la
obediencia de la población a los mensajes recibidos.


Más recientemente se reconoció que esta manera de concebir y usar la comunicación era autoritaria y
poco eficaz. Entonces se comenzó a pensar en la comunicación como una herramienta que está no
solamente al servicio de la promoción de la salud y de los programas de salud sino principalmente de
toda la población, ya que ésta es la verdadera protagonista de la salud.


Se adoptó entonces un abordaje sistémico de solución de problemas, que combina el prota-
gonismo central de las comunidades con la respuesta de los programas de salud apoyando el
esfuerzo de las comunidades en la prevención y promoción de la salud.


Este abordaje se visualiza en el siguiente esquema gráfico, compuesto por dos subsistemas
que interactúan mediante la comunicación:


Subsistema 1. Las comunidades.


Subsistema 2. Los servicios públicos de salud de apoyo a las comunidades.


La comunicación es vista como un instrumento de las comunidades para la solución de sus
problemas. En efecto, en cada subsistema tiene lugar un proceso de solución de problemas
con los siguientes componentes:


a. el problema es percibido y diagnosticado;


b. se busca la solución usando la comunicación;


c. se movilizan recursos;


d. la solución se aplica y el problema se resuelve.


En el subsistema 1 - comunidades se parte de la idea de que toda comunidad es capaz de
resolver gran parte de sus problemas de salud. Pero para eso se necesita que las perso-
nas y grupos de la comunidad se comuniquen entre sí, identifiquen los problemas y articulen


COMUNIDAD LOCAL SERVICIOS DE APOYO


(14) Asistencia
entregada


(1) Problema
percibido


(2) Diagnóstico


(3) Búsqueda
de soluciones


Solución (4)
encontrada


(7) Problema
resuelto


(6) Solución
aplicada


(5) Recursos
movilizados


(8) Pedidos
de asistencia (9) Problema


percibido


(10) Diagnóstico


(11) Solución
buscada


(12) Solución
encontrada


(13) Recursos
movilizados




26


una solución. A veces, sin embargo, la comunidad necesita apoyo externo y entonces utiliza algún
medio de comunicación para solicitarla de los servicios de salud locales o regionales.


En el subsistema 2 – servicios de salud se parte de la idea de que ellos están –o deberían
estar– preparados para analizar los problemas de las comunidades y encontrarles una
solución adecuada. Como los servicios de salud en general son varios ellos se
intercomunican entre sí hasta encontrar la solución más adecuada y viable. Una vez
encontrada la solución, los servicios usan la comunicación para hacerles conocer y aplicar
bien el apoyo solicitado.


El tercer subsistema


Puede ocurrir que los servicios de salud no consigan encontrar la solución para el problema
de salud que le presentaron las comunidades. Entonces recurren a un subsistema 3 – los
centros de solución final (no aparece en el gráfico) –que son instituciones de alto poder
decisorio, tales como el propio Ministerio de Salud, las universidades, las sociedades científicas,
los centros de investigación en salud, el Parlamento Nacional, los organismos internacionales– a
los cuales los servicios sanitarios pueden apelar solicitándoles su participación para la solución.
Muchos problemas de salud, en efecto, exigen para su solución una política pública.


Para realizar su propio proceso de solución de problemas las instituciones competentes del
subsistema 3 intercambian ideas entre sí, arriban a una solución y finalmente le hacen llegar
la solución encontrada a los centros de apoyo en salud (subsistema 2) para que éstos la
pasen a las comunidades.


Cómo actúa la comunicación


Como puede observarse, el primer paso de una estrategia de comunicación, en este
abordaje sistémico de resolución de situaciones-problemas, es ayudar a que los habitantes
de la comunidad se comuniquen entre sí. Además, hay que capacitarlos en comuni-
cación para que sepan solicitar ayuda a los servicios de apoyo.


En el subsistema 2 hay que facilitar la intercomunicación entre los diversos servicios
de salud y también capacitar a los técnicos para que sepan comunicarse con las comuni-
dades.


En el subsistema 3 la comunicación entre las instituciones de solución final es crucial ya
que las decisiones que deben tomar son complejas y tienen que, necesariamente ser ade-
cuadas porque ya no hay otra instancia a la cual recurrir.


4> LAS FUNCIONES DE LA COMUNICACIÓN


Hemos visto que cuando se trabajaba en salud de modo asistencialista, se le asignaba a
la comunicación las funciones de:


• informar a la población;


• persuadirla a que adopte ciertos comportamientos y prácticas; y


• darle instrucciones sobre cómo aplicar las recomendaciones de los técnicos.


Cuando se adoptó el abordaje sistémico basado en el protagonismo de la comunidad, las
funciones de la comunicación se ampliaron para incluir las siguientes, entre otras:


1. Apoyo a los miembros de la comunidad para identificar sus problemas comunita-
rios, sea para resolverlos entre todos, o para reivindicar soluciones ante órganos
de apoyo;


2. Estimula la reflexión comunitaria sobre la realidad y sus problemas;


6




27


3. Facilita la participación y la cooperación mediante el diálogo entre personas,
grupos e instituciones;


4. Apoya la organización, la concienciación y el empoderamiento de la sociedad civil
frente al Estado y el mercado;


5. Permite el contacto entre comunidades distantes, que intercambian experiencias y
al percibir que tienen problemas comunes, hacen proyectos conjuntos;


6. Informa a la población sobre sus derechos y obligaciones, así como sobre las
instituciones que prestan servicios y cómo acceder a ellas;


7. Educa y capacita a la población: aumenta sus conocimientos, enriquece sus vocabularios,
fortalece los valores positivos, enseña tecnología, socializa métodos;


8. Fortalece los valores básicos de la democracia social y el desarrollo sustentable, tales
como equidad, cooperación, equilibrio ecológico, frugalidad anticonsumista, etc.;


9. realimenta al pueblo en la lucha colectiva por la salud, mostrándole su progreso o
sus errores y desvíos, para corregirlos;


10. celebra las victorias de las comunidades en la lucha por una mejor salud, con lo
cual ellas mantienen su autoestima y su entusiasmo.


5> EL PROCESO DE PROBLEMATIZACIÓN


El abordaje de sistemas puede ayudarnos a identificar cuál es el problema de salud que
nos conviene atacar con nuestra estrategia de comunicación educativa. Si todo está relacio-
nado con todo, en cualquier situación que parece problemática podemos preguntar:


- ¿qué está pasando, dónde y cuándo, y a quién afecta?;


- ¿cuáles son las principales causas y las consecuencias?;


- ¿qué conocimientos, creencias, actitudes y comportamientos actuales de las
personas afectadas contribuyen al problema o a sus posibles soluciones?


Vamos a tomar un ejemplo: la desnutrición infantil.


En una comunidad rural observamos que algunos niños y niñas.


SÍNTOMAS O
CONSECUENCIAS


CAUSAS
BÁSICAS


CAUSAS
PRÓXIMAS


6


• tienen barrigas abultadas;


• están pálidos y flacos;


• se cansan fácilmente;


• no tienen ánimo para jugar;


• se enferman a menudo;


• duermen en las clases escolares;


• no consiguen aprender lo que estudian.


Éstos serían los síntomas del problema.




28


Si le preguntamos a la gente cuáles podrían ser las causas de la desnutrición infantil, recoge-
mos respuestas como las siguientes:


a. no hay producción suficiente de alimentos;


b. los pocos alimentos que hay son caros;


c. los padres de los niños o no tienen trabajo o ganan muy poco y no pueden com-
prar alimentos;


d. los padres desconocen el valor nutritivo de los alimentos y alimentan mal a sus
hijos.


Estas serían las causas próximas del problema de la desnutrición infantil.


Continuamos preguntando a la comunidad: ¿por qué hay alimentos insuficientes? ¿Por qué
los padres de los niños no tienen trabajo o ganan poco? ¿Por qué no saben cómo alimentar
bien a sus hijos?


La gente de la comunidad responde diciendo: “la tierra está concentrada en las grandes propie-
dades y los campesinos tienen poca tierra, la tierra ya está muy gastada y los campesinos usan
tecnología atrasada. No reciben asistencia técnica ni créditos del gobierno. Muchos niños no van
a la escuela porque tienen que ayudar a sus padres en la chacra o en otras actividades. Y aunque
fueran a la escuela, no aprenderían mucho porque las maestras no enseñan cosas prácticas
como alimentación y nutrición adecuada para la gente”.


Estas son las causas básicas del problema: estructura agraria injusta, falta de educación,
falta de asistencia técnica para producir más y mejor.


Gráficamente:


DESNUTRICIÓN INFANTIL


Los niños/as comen
menos de lo necesario


Los niños/as comen
comidas no nutritivas


No hay suficiente
alimento


Los padres
ganan poco


Alimentos
caros


Desconocimiento
sobre nutrición


Efectos de la
publicidad en radio y TV


Poca producción
agrícola


Tierra gastada
y escasa Tecnología atrasada


Propiedad de la
tierra concentrada


No hay asistencia
técnica ni crédito


Desempleos y
salarios bajos


Analfebetismo y
poca instrucción


Educación escolar
deficiente


Esta es la percepción que tenemos sobre la situación-problema. En ella se mezclan aspectos
económicos, sociales, educativos. ¿Dónde intervenimos para ayudar a resolver el problema?
¿Qué estrategia de comunicación conviene planificar?.




29


6> OBJETIVOS TÉCNICOS Y OBJETIVOS CONDUCTUALES


Todo programa de salud posee objetivos técnicos y objetivos conductuales. Los objetivos
conductuales son los que la comunicación busca alcanzar y sirven para facilitar el cumpli-
miento de los objetivos técnicos. Ellos consisten en cambios en conocimientos, actitudes y
comportamientos.


Un ejemplo, en el caso del dengue:


Promover estos cambios necesarios es el objetivo de la comunicación para la salud.


6


OBJETIVOS CONDUCTUALES


A > Cambio de conocimientos:
•Muchas personas no saben que el mosquito se cria en
agua limpia. Piensan que se crían donde hay basuras.


•No saben que el mosquito se cría donde hay agua estan-
cada limpia.


•Otras personas no ven la relación entre el mosquito y
los recipientes que almacenan agua.


•No saben qué hacer para que no se junte agua en algu-
nos recipientes como planteras, canaletas, cubiertas, etc.


B > De actitudes:
•A algunas personas les gusta quedarse con las cubier-
tas de auto usadas y viejas.


•Para otras personas, los mosquitos están siempre alre-
dedor y ya están acostumbrados a su presencia.


C > De comportamiento
•Asegurarse de que ningún recipiente en el patio o jar-
dín contengan agua residual. Tapar los recipientes.


•Desechar cubiertas de auto viejas o usadas. Mantener-
las vacías de agua, llenarlas de tierra.


•Limpiar los tanques por lo menos una vez por semana
y taparlos de manera hermética.


OBJETIVOS TÉCNICOS


Aplicar métodos de saneamiento
ambiental para reducir los criade-
ros de mosquitos. Eliminar o re-
ducir los criaderos de mosquitos
dentro y alrededor de hogares,
escuelas y sitios de trabajo, ma-
nejando adecuadamente los reci-
pientes donde se almacena agua.




30


V - EL CONOCIMIENTO
DE LA REALIDAD


Para planificar una estrategia de comunicación es necesario un diagnóstico de la realidad
en que el problema se manifiesta, es decir, recolectar datos sobre el problema de salud,
quiénes son los afectados, qué saben, qué creen y qué hacen. El diagnóstico nos permite
entender cómo es la situación, por qué esa situación existe; las conductas positivas,
neutras y negativas de la gente relacionadas con la situación; las oportunidades para
intervenir; las barreras u obstáculos que pueden impedir la eficacia de la intervención.


Cuanto mejor conozcamos el contexto social del problema de salud que queremos resol-
ver, más fácil será planificar nuestra estrategia de comunicación. Lo importante es dis-
tinguir claramente qué tenemos que conocer, ya que el contexto social es sumamente
complejo y no podemos estudiarlo todo.


TIPOS DE INFORMACIÓN A OBTENER


Los principales tipos de información que deberíamos obtener en el diagnóstico incluyen:


a. ¿cuál es el problema, su incidencia y magnitud, sus efectos sobre las personas y
la comunidad, sus causas y las medidas de prevención, las soluciones y los trata-
mientos adecuados?;


b. ¿cuáles son los grupos de alto riesgo (los públicos seleccionados) afectados por el
problema, su edad, sexo, grupo étnico, lugares de trabajo, de residencia y estilos de vida;


c. ¿cuáles son los comportamientos que se supone causan el problema y los com-
portamientos que pueden ayudar a prevenirlo? ¿Cuáles son los conocimientos
relacionados, las opiniones, las actitudes y comportamientos de los públicos
seleccionados?;


d. ¿qué servicios relacionados con la salud existen en la comunidad y cómo son
usados por la población en general y por los grupos afectados por el problema en
particular?;


e. ¿qué medios de comunicación nacionales y locales, formales e informales, llegan
a la comunidad? ¿Cuál es la preferencia de la gente por ciertos medios de comunica-
ción, cómo son los hábitos de utilización de dichos medios y qué fuentes de informa-
ción son consideradas confiables por los públicos seleccionados?


Vamos a detallar un poco más los datos que conviene recoger para planificar la estrategia:


1> datos del problema;


2> datos de las personas;


3> datos de las comunidades;


4> datos de la comunicación.


6




31


1> DATOS DEL PROBLEMA


Para planificar nuestra estrategia de comunicación tenemos que conocer y entender muy
bien en qué consiste el problema de salud que se pretende prevenir, atacar y resolver. Tene-
mos que pedirles a los especialistas de la salud que nos ayuden a responder preguntas como
las siguientes:


1. ¿cuál es la naturaleza técnica del problema de salud? Ejemplo: alta prevalencia de
la malaria, transmitida por el mosquito anopheles, en una zona rural donde se
cultiva el arroz, especialmente durante la época de lluvia y en los meses siguien-
tes, debido a las aguas estancadas;


2. ¿a quién afecta el problema, con qué efectos? En el ejemplo anterior son afecta-
dos directamente los hombres y mujeres que trabajan en el cultivo del arroz. La
malaria les dificulta o impide trabajar y puede incluso causarles la muerte. Son
también afectadas indirectamente las personas que reciben en sus casas o atien-
den a los afectados por la enfermedad.


2> DATOS DE LAS PERSONAS


a. ¿Cuáles son los grupos de la población afectados directamente por el problema
de salud? ¿Cuáles son los grupos indirectamente afectados y que podrían intere-
sarse en su solución?


b. ¿Cuál es la edad, sexo, grupo étnico, grado de instrucción, distribución en el
territorio, nivel socioeconómico, lugares de trabajo y de residencia, de los grupos
más importantes para el problema de salud a ser atacado?


c. ¿Cuáles son sus principales aspiraciones, deseos, necesidades, problemas?


d. ¿Cómo les afecta el problema de salud y qué han hecho hasta ahora para preve-
nirlo o resolverlo; con qué resultados?


e. ¿Qué grado de conocimiento y comprensión tienen sobre el problema y su solu-
ción? (¿racional-científica, tradicional, supersticiosa, espiritual?).


f. ¿Cómo utilizan los servicios relacionados con la salud? ¿Qué actitudes (confianza,
desconfianza) tienen hacia el personal de los servicios de salud?


g. ¿Cuáles son los canales de comunicación que usan para informarse y relacionarse
con las demás personas e instituciones dentro y fuera de la comunidad?


h. ¿Cuáles son las organizaciones a las que pertenecen y cómo participan en ellas?
(cooperativas, asociaciones vecinales, comités de agricultores).


3> DATOS DE LAS COMUNIDADES


a. ¿Qué necesidades de las comunidades podrían tener algo en común con la solu-
ción del problema de salud que se desea atacar?


b. ¿Cuáles son las conductas actuales de la gente que, mediante una leve modifica-
ción, podrían ser eficaces para eliminar o reducir el problema de salud?


c. ¿Cuáles son las principales motivaciones y oportunidades para el cambio de
conducta? ¿Cuál sería el costo/beneficio de las conductas propuestas?


d. ¿Cuáles son los obstáculos y limitaciones importantes que pueden impedir la
adopción de nuevas conductas y cómo superarlos?


e. ¿Quiénes son las personas en las comunidades cuyo apoyo a la solución del
problema de salud puede ser decisivo? Por ejemplo: los líderes comunitarios.


f. ¿Qué piensan ellos del problema y su solución? ¿Cuál es la mejor manera de
llegar hasta ellos?




32


4> DATOS DE LA COMUNICACIÓN


a. ¿Cuáles son las palabras o términos, en guaraní y en español, que usan los habitantes de
las comunidades para hablar del problema de salud que se desea resolver?


b. ¿Quiénes son las personas de la comunidad en quienes se confía y escucha en
cuanto a problemas de salud?


c. ¿Quiénes podrían oponerse a un cambio debido a nuestra intervención o bien a la
misma intervención?


d. ¿Cuáles son medios formales e informales de comunicación más usados?


e. ¿Qué medios de comunicación social (prensa escrita, radio, TV) existen en las
comunidades?


f. ¿Existen redes de comunicación entre grupos y comunidades?


g. ¿Cuáles son los lugares donde se reúne la gente?


h. ¿Cuál sería la mejor manera, según la gente de las comunidades, de poner en
práctica la estrategia de comunicación?


CÓMO HACER EL DIAGNÓSTICO DE LA SITUACIÓN


Para conocer la situación-problema es conveniente usar técnicas de investigación senci-
llas que nos brinden datos confiables. Las técnicas disponibles son de dos tipos: cuanti-
tativas y cualitativas. Lo mejor es usar ambos tipos, ya que cada uno tiene sus ventajas
y desventajas y se complementan mutuamente.


a> Técnicas cuantitativas


Como su nombre lo indica, estas técnicas nos dan informaciones sobre cantidad (¿cuán-
tos?) y frecuencia (¿cuántas veces?). Ejemplo: averiguar el número de personas que
conocen mucho de una determinada enfermedad, las que conocen poco, las que no
conocen nada. Otro ejemplo: el 60% de las madres de niños menores de cinco años
informa que sus hijos recibieron vacunas contra el tétano.


Las técnicas cuantitativas en general utilizan muestras aleatorias. Muestra aleatoria es
aquella en que cada persona de la población en estudio tiene las mismas probabilidades
de ser incluida en la muestra que todas las demás personas. Son obtenidas por sorteo al
azar y se espera que sean representativas del conjunto de los entrevistados. Algunas
técnicas cuantitativas son:


• Consulta de estadísticas y censos, que el estado suele realizar, donde se publican
datos sobre la población del país, de una región o de una localidad. Muestran la distribu-
ción de gente por edad, nivel de educación, nivel socioeconómico, etc., así como datos
sobre ocurrencias de enfermedades, etc. (se puede conseguir estas informaciones en la
Dirección General de Encuestas, Estadística y Censos (DGEEC); en el Ministerio de Salud
Pública o bien en los sitios web de dichas organizaciones);


• Estudios históricos o longitudinales: se analizan datos estadísticos de varios
años seguidos para detectar las variaciones y tendencias de los aspectos relacio-
nados con el problema de salud que nos interesa;


• Encuestas sobre conocimientos, actitudes, percepciones y prácticas: se
entrevista a personas, sea como individuos, sea como miembros de organizaciones;


• Encuestas de opinión pública: se hacen utilizando cuestionarios y entrevistan-
do con ellos a muestras relativamente grandes de la población que nos interesa.
Se usan preferentemente “preguntas cerradas”, es decir, se le da al entrevistado
una lista de respuestas posibles y él elige la que le parece verdadera.


6




33


Los datos obtenidos mediante las técnicas cuantitativas son presentados en forma de porcenta-
jes, promedios, curvas, gráficos, etc. para su análisis y discusión; y la toma de decisiones.


b> Técnicas cualitativas


Las técnicas cualitativas responden a las preguntas: “¿qué?”, “¿cómo?”, “¿por qué?”. Ellas
nos brindan datos sobre actitudes, creencias, preocupaciones, dudas, miedos, comporta-
mientos. Pueden ayudarnos a saber por qué las personas piensan o actúan de cierta manera.
Entre las técnicas cualitativas están:


• Observación directa: anotamos qué piensan y cómo se comportan las personas
o los grupos, cómo están funcionando los servicios de salud;


• Entrevistas individuales: son hechas con informantes representativos, como
por ejemplo líderes comunitarios o personal de salud. Se puede usar un cuestio-
nario pero las preguntas en general son abiertas, es decir, permiten que una
persona responda libremente con sus propias palabras;


• Entrevistas focalizadas: no utilizan cuestionario sino unas pocas preguntas
focales que el entrevistador seleccionó por considerar que pueden revelar informa-
ción útil. Se mantiene con los entrevistados una conversación informal, pero en
dicha conversación se formulan las preguntas focales;


• Entrevistas en profundidad: tienen un carácter personal pues se desea obtener
información acerca de las creencias, opiniones y sentimientos de un número
pequeño pero representativo de encuestados;


• Entrevistas grupales: se hacen con vecinos de un barrio, con grupos afectados
por un problema;


• Grupos focales: un moderador experimentado dirige un debate libre y espontá-
neo, entre 8 a 10 personas seleccionadas a propósito, cuyas actitudes, opiniones
y experiencia se quiere conocer. Ejemplo: grupo focal con madres que no vacu-
nan a sus hijos, para saber por qué no lo hacen;


• Talleres participativos: trabajo con un grupo que aborda un problema y busca
su solución mediante la reflexión y la investigación;


• Estudios etnográficos: son estudios de comunidades enteras, hechos por
antropólogos culturales, sociólogos e historiadores. Permiten conocer el contexto
global donde ocurren los problemas de salud.




34


VI - ALGUNOS
PRINCIPIOS DE LA


COMUNICACIÓN EFICAZ


Al planificar participativamente la estrategia de comunicación conviene recordar algunos
principios del uso de mensajes, medios y tratamientos que provienen de la experiencia y
la teoría. Para organizar estos principios recurrimos a tres aspectos –relación, contexto
y lenguaje– que influyen sobre la comunicación:


Relación es el tipo de relacionamiento existente entre los actores del proceso: parentes-
co, amistad, antagonismo, clase social, jerarquía, etc.


Contexto es la situación o ambiente donde ocurre la comunicación en un determinado
momento;


Lenguaje es el conjunto de los contenidos, códigos y medios utilizados para la comunicación.


PRINCIPIOS VINCULADOS A LA RELACIÓN


• Diálogo: el intercambio de mensajes entre las personas es el mejor medio de co-
municación.


• Empatía: colocarse con la imaginación en el lugar del receptor del mensaje y tratar
de ver el mundo como él o ella lo ve aumenta la probabilidad de que el mensaje sea
recibido y comprendido.


• Imagen positiva: el mensaje jamás debe herir la autoestima de los receptores. Así,
los campesinos rechazan figuras o ilustraciones que los presentan como personas
pobres, desnutridas y mal vestidas. Ellos quieren y deben ser presentados en una
forma digna.


• Proximidad: en igualdad de condiciones, la comunicación de persona a persona
tiene más efecto en la toma de decisiones que la comunicación por medios técni-
cos.


• Nivel de información: nunca pienses que tu público es poco inteligente, pero
tampoco pienses que está bien informado sobre el asunto que se trata.


6




35


• Familiaridad: un mensaje que contiene elementos familiares o conocidos (cosas,
ropas, lugares, palabras, etc.) para las personas que lo reciben será más atendido y
comprendido.


• Relevancia: no todo lo que es relevante o importante para mí lo es para los que me
escuchan. Cada uno tiene su propia vida y sus propios intereses.


• Nivel de abstracción: cuanto menor es el nivel de instrucción/educación de las
personas, menor es su capacidad de manejar conceptos abstractos.


• Comprensión literal: las personas con bajo nivel de escolaridad tienden a com-
prender los signos de manera literal. Por ejemplo: el dibujo de un maizal donde las
plantas aparecen algo separadas fue interpretado por los agricultores como indican-
do que la persona que sembró el maizal era un mal agricultor o bien que su tierra es
muy pobre, sin fertilidad. En realidad lo que pasó es que el dibujante de la figura no
conocía cómo es realmente un maizal.


• Perspectiva: las personas de poca escolaridad no suelen poseer la noción de “pers-
pectiva”. Si en la figura las figuras próximas al lector son mayores y se van achican-
do hacia el horizonte, ellas entienden que los árboles y las casas más alejados son
realmente más chicos.


PRINCIPIOS RELACIONADOS AL CONTEXTO


• Filtros culturales: los mensajes son interpretados por las personas en función de
su cultura.


• Grupo de referencia: en la interpretación de los mensajes las personas toman en
cuenta lo que piensan y sienten sus respectivos grupos de referencia, o sea las
personas significativas cuya opinión ellas respetan.


• Correlación de fuerzas: el efecto del mensaje depende de su interacción con las
fuerzas sociales actuantes en el contexto de los receptores.


• Segmentación de públicos: cuánto más específico sea para un determinado pú-
blico, más eficaz será el mensaje. No conviene hacer un solo mensaje para todos los
públicos.


PRINCIPIOS RELACIONADOS AL LENGUAJE


• Segregación del significado: una misma palabra significa una cosa para unas
personas y otra cosa para otras personas. Por ejemplo: las palabras “reforma agra-
ria” significan una amenaza para un latifundista y una esperanza para un campesino
sin tierra. Otro ejemplo: para algunas mujeres gestantes de una zona rural el control
prenatal es algo positivo, pero para otras inspira vergüenza y temor al maltrato, por
lo cual no acuden a los centros de salud. El significado no está en las palabras (o en
los signos en general) sino en las mentes de las personas que los reciben.


• Percepción selectiva: nunca percibimos la realidad tal como ella es. Lo que perci-
bimos de la realidad que nos rodea depende de nuestras necesidades, expectativas,
deseos, temores y experiencias.


• Aprendizaje de signos: no nacemos sabiendo lo que significan los signos. El
significado de los signos es producto de un acuerdo social, de modo que tenemos
que aprender lo que significan los signos en una determinada cultura para poder
comprenderlos. Ejemplo: en las historietas cómicas, un globo o balón encima de la
cabeza, con alguna frase en su interior, representa lo que una persona dice. Las
personas que, no están acostumbradas a leer historietas, no pueden entender esto.
Otro ejemplo: para usar un mapa hay que haber aprendido los códigos gráficos que
representan ríos, ciudades, montañas, distancias, etc.


6


6




36


• Reiteración: una misma idea importante debe ser presentada varias veces al mis-
mo público. Dos formas de reiteración son:


- la repetición: la misma idea es presentada varias veces en la misma
forma (por ejemplo, con las mismas palabras y figuras);


- la redundancia: la misma idea es presentada en varias formas
diferentes (con palabras y figuras diferentes).


• Potencial limitado de los medios: no hay un medio que sea mejor en todo y para
todo. Cada medio tiene su potencial y sus limitaciones.


• Combinación y complementación de medios: para aumentar los efectos de un
mensaje conviene utilizar una combinación de varios medios que se apoyen y com-
plementen unos a otros.


• Efecto decreciente: utilizar varios medios llevando un mismo mensaje aumenta el
efecto de la comunicación. Pero sólo hasta un cierto límite, después del cual la
adición de más medios ya no aumenta el efecto.


• Realimentación: si se conoce los efectos de los mensajes en las personas a los
que se destinan, se puede producir mensajes más adecuados.


• Intensidad mínima: si no se sobrepasa una intensidad mínima en el uso de los
medios, no se consigue efecto alguno y todo lo que se gasta, se pierde. Ejemplo:
imprimimos y distribuimos 100 afiches en una ciudad de 100.000 habitantes. Es
muy poco para conseguir el objetivo que se pretende. Es un gasto perdido.


• Idea central o centro de interés: cuando una figura o fotografía es mayor o más
colorida que las demás ilustraciones en una misma página o afiche, constituye un
centro de atracción de la atención y el interés. Cuando un mensaje contiene una
idea central, produce un efecto mayor que cuando contiene muchas ideas que com-
piten entre sí.


• Acción deseada: el mensaje debe indicar claramente cuál es el comportamiento
que se le recomienda al receptor que adopte.


• Incentivo o recompensa: el mensaje debe mostrarle al receptor las ventajas que
obtendrá al aceptar el comportamiento propuesto por el mensaje.


LA INVESTIGACIÓN NECESARIA


Para orientar la elaboración de los mensajes y evitar errores que comprometan su com-
prensión, es absolutamente necesario investigar lo que los públicos saben, sienten y
hacen en relación con el problema de salud que estamos abordando. En esto consiste la
llamada investigación de conocimientos, actitudes y prácticas.


La importancia de la validación


Antes de distribuir y utilizar un material de comunicación es fundamental hacer su vali-
dación, es decir, someterlo a una prueba previa o “pre test” para verificar si el material es
“válido” o no. Es decir, si posee eficacia comunicativa con el público al cual se dirige. El
siguiente ejemplo dramatiza esta necesidad.


Carlos Ponciano, comunicador de un servicio de salud, recibió el pedido de producir un
afiche para decirles a los campesinos que filtrasen el agua antes de tomarla. Él y sus colabo-
radores diseñaron el siguiente afiche:


6




37


En el ángulo superior izquierdo co-
locaron un dibujo del filtro de barro
cuya introducción en los hogares
campesinos era recomendada. En el
ángulo inferior derecho pusieron la
figura de un niño bebiendo agua de
un vaso. Y en el centro del afiche,
en diagonal, pusieron tres palabras:
“Beba agua filtrada”.


Satisfechos con la simplicidad y el
realismo del afiche, estaban a pun-
to de imprimir varios miles de ejem-


plares y de colocarlos en lugares estratégicos en toda la región, cuando a Carlos se le ocurrió
mostrar primero el proyecto de afiche a unos 30 campesinos y campesinas para ver si lo
entendían. Al mostrarles el afiche les preguntaba:


• ¿qué ven en este afiche?;
• ¿cuál es la intención del afiche?;
• ¿hay alguna cosa aquí que no entiendan?


Resultados: como en esa región la mayoría de los campesinos no sabía leer ni escribir, el
mensaje escrito, “beba agua filtrada”, no fue entendido. Como nadie había jamás filtrado
agua en la región, el filtro de barro no era conocido y, naturalmente, nadie estableció una
relación entre ese extraño recipiente y el niño bebiendo agua. Más aún, al desconocer el
concepto de filtrar nadie imaginó que el niño estaba bebiendo agua filtrada. Algunos decían:
“está bebiendo agua”; otros, “está tomando aguardiente”; y otros, “toma leche”. Nadie dijo
“está bebiendo agua filtrada”.


O sea, el afiche fue un completo fracaso. Pero la validación del afiche mediante la prueba
previa tuvo una consecuencia inesperada para el servicio: sus técnicos de salud descubrieron
que, aun cuando los campesinos hubiesen aceptado y usado el filtro recomendado, eso no
les serviría de mucho, pues las aguas de la región eran tan cargadas de barro que en pocos
días el filtro se obstruiría y el agua no pasaría más. Tuvieron entonces que buscar un nuevo
tipo de filtro, más adecuado para la calidad de agua del lugar.


¿QUÉ CONVIENE INVESTIGAR?


¿Qué necesitamos saber de la población para orientar nuestra estrategia de comunicación en
salud? Además de los datos que nos da el diagnóstico de la situación-problema, conviene
conocer lo mejor posible las siguientes características del público destinatario de nuestros
mensajes: necesidades, problemas, creencias, valores y actitudes.


a. Necesidades


Las necesidades son situaciones insatisfactorias para la población. Ellas aparecen tanto en la
infraestructura física (agua, luz, cloacas, caminos, puentes) como en los servicios sociales
(empleo, abastecimiento, limpieza). Pero también la gente siente necesidad de aprender co-
sas nuevas y útiles, tales como: conocimientos, valores, emociones, sentimientos y actitudes,
habilidades y prácticas.


6




38


La investigación permite identificar las necesidades objetivas que las personas tienen (nece-
sidades reales) y distinguirlas de las que ellas sienten como tales (necesidades sentidas).
Una de las tareas de la comunicación en salud es mostrar la diferencia entre las necesidades
sentidas y las necesidades reales. Esto se explica mejor analizando el concepto de problema.


b. Problemas


En realidad, problemas son los obstáculos que la gente enfrenta para satisfacer sus necesidades.
Cuando no hay una necesidad sentida por la gente, no hay un problema para ella. Así, si no se siente
la necesidad de vivir en un ambiente limpio, la presencia de basura no es un problema. Un ejemplo:
para mostrar la necesidad de separar gallinas y cerdos a fin de evitar el hacinamiento en las viviendas
campesinas, se produjo en un país centroamericano una película que mostraba gallinas poniendo
huevos en el dormitorio y cerdos circulando en la cocina. Se esperaba que los campesinos reacciona-
rían ante tal situación. Pero para los campesinos lo que veían en la película era totalmente natural, ellos
no sentían necesidad alguna de mantener a los animales domésticos fuera de la casa. Por consiguien-
te, la convivencia con gallinas y cerdos no era un problema.


b. Creencias


La gente acepta o rechaza mensajes debido en gran medida a las cosas en que creen. Una
persona, por ejemplo, cree que sólo los remedios tradicionales y caseros son eficaces; otra
persona cree que comer mango con leche hace mal; una tercera no cree en las vacunas. En
muchos lugares la gente cree más en los curanderos que en los médicos.


c. Valores y actitudes


Es fundamental conocer los valores y las actitudes de la gente con respecto a las prácti-
cas que se considera necesario introducir. En efecto, un mensaje puede resultar en un
total fracaso si hiere valores de las personas o va en contra de sus actitudes.


Valor es lo que a la gente le parece bueno, lo que merece ser respetado y promovi-
do. Por ejemplo: para la mayoría de la gente la educación es un valor, sea porque
da prestigio y respeto, sea porque facilita conseguir empleo o porque favorece
subir en la escala social.


Actitud es la disposición favorable o desfavorable que uno tiene hacia algo o
alguien. Ejemplos: algunas mujeres tienen una actitud negativa a ser revisadas
por médicos varones. Mucha gente rechaza los alimentos que no le son familiares.


Los valores son sentimientos más profundos y duraderos que las actitudes. Por eso en general es
más difícil conseguir un cambio de valores que de actitudes. Ahora bien, cuando un valor se
cambia, las consecuencias son más amplias y duraderas que cuando se cambia una actitud.


¿CÓMO INVESTIGAR VALORES Y ACTITUDES?


Hay varias maneras. Por ejemplo:


a. Identificación


Se le presenta al informante una situación imaginaria en la que dos o más personas toman
actitudes diferentes frente a un asunto. Por ejemplo:


“Juan y Pedro son vecinos en el barrio El Gorrión. Cuando ocurre algo malo en el barrio, Juan


comenta: ‘esto no cambiará nunca. Siempre fue así y siempre será igual. No podemos hacer


nada’. Pedro, en cambio, busca saber qué pasó y por qué pasó. Y una vez conocido el


problema no descansa hasta resolverlo, solo o con la cooperación de otros vecinos.


“¿Usted se parece más a Juan o a Pedro?”.


Al identificarse con uno de los personajes, el entrevistado revela su actitud frente a las cosas.


6




39


b. Vocabulario


Cuanto mayor es el número de palabras que una persona comprende y maneja, más fácil le
resulta entender los mensajes que recibe. Muchas palabras usadas en salud son de uso poco
frecuente, por lo cual antes de colocarlas en nuestros mensajes es indispensable investigar si
la gente las entiende o no. Ejemplos:


Una forma de investigar la comprensión de vocabulario es escribir cada palabra dudosa en
una cartulina, con letra bastante grande, y mostrarla a las personas preguntándoles qué
significan para ellas. Si no las comprenden, se les explica el significado. Además, se les pregunta
cuál es la palabra que ellos acostumbran usar para decir lo mismo. Con una investigación como
esta se puede construir un pequeño diccionario con las palabras que la gente entiende.


Significado contextual: a veces la gente dice que no entiende una determinada palabra pero
cuando ella viene en una frase que le da sentido, sí la entiende. Mucha gente tal vez no
entienda la palabra “acidez” cuando se la presenta sola, pero si se la presenta dentro de la
frase “hay que corregir la acidez del suelo”, es más probable que la entiendan. A esto se le
llama “significado contextual” porque el contexto en el que aparece la palabra contribuye a
su entendimiento.


c. Imágenes o figuras


En el material de comunicación escrito suelen usarse dibujos, fotografías, diagramas, mapas,
símbolos, etc., como complemento del texto escrito. Pero es preciso recordar que así como
las palabras a veces no son entendidas, también las figuras e ilustraciones pueden ser difíci-
les de comprender, de modo que hay que hacer un “pre test” para probar cuáles figuras son
comprendidas y cuáles no. Ejemplos:


Antídoto Venéreas Glaucoma


Esterilizar Higiene Síntoma


Nocivo Patógenos Síndrome


Gérmenes Astigmatismo Anamnesis


Auscultar Cardiovascular Aedes Aegypti




40


VII - PÚBLICO,
MENSAJES Y MEDIOS


Los elementos básicos de una estrategia de comunicación son el público, los mensajes y los
medios. La planificación de la estrategia justamente consiste en seleccionar participativamente
la combinación más adecuada de público, mensajes y medios para abordar la situación-
problema que se desea resolver.


EL PÚBLICO


Tanto la prevención como la solución de un problema de salud dependen de que ciertos
grupos de personas, que llamamos el público, adopten ciertos comportamientos y aban-
donen otros. El público no es una masa homogénea sino que dentro de él hay distintos
grupos o sectores.


Anteriormente se llamaba “público-blanco” o “público-meta” a los grupos que se desea alcan-
zar con los mensajes. Actualmente, y dentro del concepto de que la salud es un derecho de
todos, se respeta más el protagonismo y la participación de la gente y se habla más bien de
“participantes”. No obstante, en ocasiones todavía son llamados “beneficiarios”.


Cuando se adopta el enfoque participativo en la planificación de la comunicación, no se
puede seguir considerando al público como un receptor pasivo de las recomendaciones
oficiales, sino como un “actor social”, autónomo e inteligente, un ciudadano cuya participa-
ción es indispensable, y no un individuo a quien se debe persuadir y manipular para que
haga lo que deseamos.


Público primario y público secundario


El público primario comprende aquellos grupos y personas cuyos cambios conductuales
llevan directamente a que se realicen los objetivos técnicos de un programa de salud.
Pueden ser, por ejemplo, grupos de población priorizadas, o aquellas personas más vulnera-
bles ante un riesgo o una determinada enfermedad, sea por su edad, sexo, por la región en
que vive, por su bajo poder adquisitivo, por sus comportamientos o estilos de vida, etc.


El público secundario, o intermediario, comprende aquellos grupos o personas que pue-
den influir sobre el público primario en el sentido de facilitar la adopción de los objetivos
conductuales necesarios o reforzar dichos cambios.


6




41


Algunos ejemplos:


LOS MENSAJES


Una vez seleccionados el público primario y secundario, buscamos cuáles son los mensajes
más apropiados para promover los cambios de conocimientos, actitudes y comportamientos,
es decir los objetivos conductuales que lleven al cumplimiento de los objetivos técnicos del
programa de salud.


El mensaje es el alma de la estrategia de comunicación. Si la gente no lo entiende o no lo acepta,
la estrategia fracasa. Por esta razón hay que dedicarle mucho cuidado a su elaboración.


Una aclaración: el mensaje es la idea a comunicar, no la forma final en la que será presenta-
da. En efecto, un mismo mensaje puede ser comunicado mediante diversas formas: pala-
bras, figuras, fotografías, gestos, sonidos. Lo importante es tener bien clara la idea central
que se desea comunicar, y también los argumentos que la apoyan.


Podemos hablar de mensajes principales y mensajes de apoyo. Un ejemplo:


CUALIDADES DEL MENSAJE


PROBLEMA DE SALUD


Cáncer de mama


Dengue


Tabaquismo


Desnutrición infantil


PÚBLICO INTERMEDIARIO


Médicos clínicos y ginecólogos,
promotores de salud.


Líderes comunitarios, comisio-
nes vecinales.


Trabajadores de salud en
clínicas de atención materno-
infantil.


Maestros de escuela. Asociacio-
nes de Padres.


PÚBLICO PRIMARIO


Mujeres de adultas.


Residentes en casas con
jardín y/o patio.


Padres, de niños de corta
edad, que fuman.


Niños y sus padres.


Objetivo Público Público Mensaje principal Mensajes de apoyo
conductual primario intermediario


Amamantar
a los
lactantes de
manera
exclusiva por
lo menos 6
meses desde
el momento
mismo de su
nacimiento.


Madres de
los recién
nacidos.


Personal de
salud,
Promoteres
de salud.


Amamante al recién
nacido desde la pri-
mera media hora de
nacido, en forma ex-
clusiva hasta los 6
meses, las veces
que el bebe lo de-
see. No necesita de
otro alimento.


* La leche materna es el
primer y mejor alimento
que da vida saludable a
los bebés.


* La primera leche o
calostro posee substan-
cias que los protegen de
muchas enfermedades.


* Cuando el bebé se ali-
menta del pecho también
está protegiendo a la ma-
dre porque la lactancia
materna ayuda a disminuir
el sangrado después del
parto y el útero se contrae
con mayor rapidez.


6


6




42


El mensaje es el arma principal del comunicador en salud. Su misión es llamar la atención
del público al cual se destina, despertar su interés, informarle sobre la acción que se espera
de él para prevenir una enfermedad, mostrarles las ventajas de que realice dicha acción y
darle instrucciones sobre cómo hacerlo.


Todo mensaje tiene dos componentes: (a) la idea que se desea comunicar; (b) la forma en
que dicha idea se presenta.


La idea de un mensaje debe tener ciertas cualidades, por ejemplo:


• es fácil de entender y recordar;


• contiene una sola idea central;


• es adecuada a la cultura y al nivel de instrucción del público destinatario;


• está centrada en las necesidades del público;


• indica claramente las acciones propuestas;


• muestra beneficios y ventajas de las acciones recomendadas, no sólo las conse-
cuencias negativas de no realizar dichas acciones.


En cuanto a la forma del mensaje, también posee ciertas condiciones:


• usa pocas palabras e imágenes;


• las palabras o imágenes son familiares para el público destinatario;


• usa un tono positivo, amistoso y no autoritario.


Por su importancia en la estrategia de comunicación, antes de ser emitidos los mensajes
deben ser probados o validados ante su público destinatario. Así se hubiera evitado, por
ejemplo, el error cometido en un afiche que mostraba un niño sosteniendo un frasco de
insecticida, cuando que todos los insecticidas tienen impreso en el frasco la frase “Mantener
fuera del alcance de los niños”.


LOS MEDIOS


En una estrategia de comunicación la palabra “medios” no significa solamente los medios de
comunicación visual o audiovisual, tales como prensa, radio y televisión, sino toda y cual-
quier acción o actividad de comunicación que se utilice para que los grupos de público
seleccionados tengan acceso a los mensajes relevantes.


Así, además de los materiales escritos, la radio y la TV, son también medios las clases
escolares, las reuniones, los concursos, los festivales, las exposiciones, las fiestas pa-
tronales, las plazas y los mercados, los grupos musicales, los artistas populares, el
teatro itinerante, y muchos otros recursos que aparecen en el cuadro siguiente.


6




43


Cada uno de estos recursos comunicacionales tiene su potencial y sus limitaciones. Es preci-
so pensar en cada caso cuáles son los más adecuados para los grupos de público y los
mensajes que comprende nuestra estrategia.


LA PRODUCCIÓN Y UTILIZACIÓN DE MATERIALES DE
COMUNICACIÓN


Algunos técnicos y programas de salud reducen a la comunicación a la sola producción
de materiales visuales, escritos o audiovisuales. Pero la comunicación va mucho más
allá de la producción de materiales. Comprende actividades dirigidas a que las personas,
grupos e instituciones se relacionen entre sí, reflexionen y adopten comportamientos ade-
cuados a su salud.


Esto no significa que los materiales de comunicación no tengan importancia. La tienen, y
mucha, pero los materiales no son un fin en sí mismos, sino instrumentos auxiliares de los
procesos de relacionamiento, reflexión y decisión, que son fundamentales en todo
proceso de comunicación educativa.


Cada tipo de material tiene sus propias reglas de producción. Por ejemplo, en la confección
de un afiche hay que tomar muchas decisiones operativas. Si el afiche va a ser exhibido en
recintos cerrados, puede utilizarse un papel diferente del que se usaría si será exhibido a la
intemperie, donde estará sujeto a la acción de la lluvia y del sol.


MASIVOS


-Periódico


-Revista


-Radio


-Televisión


-Cine


-Libro


-Folleto


-Adhesivo


-Plegable
(tríptico)


-Vehículo


-Afiche (afiche)


-Educación a
distancia


-Carta circular


-Boletín infor-
mativo


-Panfleto


-Volante


-Historieta
cómica


PERSONALES/
GRUPALES


-Reunión


-Taller


-Curso


-Panel


-Simposio


-Mesa redonda


-Demostración de
resultados


-Demostración
de métodos


-Dramatización


-Teatro popular


-Títeres


-Excursión


-Concurso


-Estudio de
casos


-Debate


DE APOYO


-Rotafolio


-Papelógrafo


-Franelógrafo


-Pizarrón


-Lámina


-Fotografía


-Retroproyector
(transparencias)


-Power Point


-Video


-Cartilla


-Juego educativo


-Pasacalle


-Maqueta


-Herbario o
insectario


-Objetos


-Instrumentos


COMUNITARIOS


-Visita de inter-
cambio


-Feria


-Festival


-Fiesta patronal


-Kermés


-Mercado popular


-Desfile


-Asamblea


-Exposición


-Mural


-Periódico mural


-Altoparlante


-Grupos musicales
locales


-Eventos recreati-
vos y deportivos


- Círculo de
aprendizaje


- Redes de contac-
to y cooperación


ELECTRÓNICOS


-Internet


-Correo electrónico


-Fax


-Teléfono


-Teléfono celular


-Telecentros


-Teleconferencias


El amplio arsenal de la comunicación


El cuadro muestra el amplio arsenal de medios de comunicación a nuestro
alcance:


6




44


Hay que decidir si se desea un afiche vertical u horizontal. Además, sabiendo que el espacio
del afiche es limitado, hay que elegir pocos dibujos o ilustraciones y un mensaje corto pero
eficaz. Todo afiche tiene que tener un centro de interés, es decir, un elemento gráfico que
domine y llame la atención. La disposición de las imágenes y los textos tienen que ayudar a
recorrer el afiche como si fuera un camino para el ojo.


La importancia de la utilización


Además de ser producidos, los materiales de comunicación deben ser distribuidos, utilizados
convenientemente y evaluados.


Un error que se suele cometer es poner mucha atención en la producción de materiales
(folletos, afiches, volantes, trípticos, etc.), y mucho menos en su distribución y utilización
por los públicos destinatarios. A veces los materiales producidos no llegan a los públicos
destinatarios por fallas de distribución. Y es en la utilización por el público donde los men-
sajes contenidos en los materiales ejercen su potencial de cambio.


El siguiente ejemplo demuestra la necesidad de prestar atención a la forma en que los
materiales son utilizados.


“Un folleto con ilustraciones fue distribuido a los educadores comunitarios para ser
usado con campesinos en pueblos del interior. Como algunos campesinos son analfabetos,
cuando se reúnen alguno de ellos que sabe leer, lee el folleto en voz alta y todos escuchan.
Después comentan lo que escucharon y le hacen preguntas al educador. Por lo general,
aunque no sepan leer, los campesinos llevan cada uno su folleto a su casa para mostrarlo y
compartir con parientes y amigos.


“Para facilitar la lectura colectiva, un educador popular resolvió hacer láminas grandes con
las ilustraciones del folleto y mostrarlas a los campesinos a medida que el mismo era leído en
voz alta. Varios de los campesinos, que venían de comunidades distantes, dijeron que ellos
también querrían tener las láminas para difundir mejor el contenido de los folletos a sus
comunidades. El educador tuvo entonces que conseguir la impresión de juegos de láminas
para todos.


“Pero además el folleto cayó en las manos del locutor de una radio comunitaria local, quien,
carente de materiales para sus programas, utilizó el folleto en su radio. Se descubrió que
otras radios comunitarias ya hacían la misma cosa con los folletos educativos que recibían.
Esta forma inesperada de utilización hizo que en adelante los folletos fuesen preparados con
un lenguaje más adecuado para su uso en radio, lo que aumentó enormemente el alcance de
su utilización”.


Este ejemplo muestra lo importante que es saber cómo los materiales de comunicación
serán utilizados por los públicos destinatarios (intermediarios y primarios).




45


VIII - EDUCACIÓN
Y CAPACITACIÓN


Una estrategia de comunicación para la salud es un proceso educativo, ya que abre camino
al aprendizaje y a la reflexión y, por lo tanto, a la transformación de las personas. Éstas se
transforman de pasivas en activas, de indiferentes en comprometidas, de acríticas en críticas,
de individualistas en solidarias, de poco informados en competentes, de simples habitantes de
un determinado territorio en ciudadanos participantes. De hecho, toda estrategia de comunica-
ción comprende actividades de educación y capacitación tanto de los públicos destinatarios
como de las personas que trabajan en la estrategia.


Un subproducto de la educación debería ser la superación del paternalismo, o sea aquella
actitud de superioridad y condescendencia que los técnicos suelen adoptar frente a los
sectores populares. Paternalismo que se manifiesta de muchas formas. Una de ellas es
dar cosas al pueblo: medicamentos, alimentos, etc. Este es el paternalismo de donación.
Otra forma, más sutil pero no menos perniciosa, es hacer cosas por el pueblo, cosas que el
pueblo debería hacer por sí mismo. Este es el paternalismo de substitución.


LA OPCIÓN PEDAGÓGICA


La experiencia muestra que no cualquier tipo de educación es capaz de efectuar una trans-
formación. La opción pedagógica se vuelve decisiva. Según cual sea la opción pedagógica
que se aplique, la capacitación puede producir personas rígidas o creativas, alienadas o
realistas, imitativas o innovadoras.


Las tres opciones pedagógicas que se disputan el predominio en Paraguay son:


1. la educación transmisora o “bancaria”;


2. la educación conductista o condicionadora;


3. la educación problematizadora o crítico-participativa.


La educación transmisora: considera la educación como equivalente a la entrega de
contenidos por una persona que sabe a otra que no sabe. Sus principales características son:


• no tiene en cuenta el saber y la experiencia previos del aprendiz;


• el profesor es la principal y a veces la única fuente de conocimientos, juntamente
con el texto indicado por él. El aprendiz no es estimulado a aprender de su reali-
dad ni de sus compañeros;


• se estimula más la memoria que la inteligencia y se desestimula la búsqueda de
caminos alternativos para el conocimiento. El docente espera que el aprendiz
reproduzca fielmente lo aprendido;


6




46


• el aprendizaje es individual y no se promueve la solidaridad entre los aprendices.


Cuesta creerlo, pero esta es la pedagogía en la cual la mayoría de nosotros nos he-
mos educado y en la cual nuestro pueblo en general todavía es educado.


2. La educación conductista: considera a la educación como equivalente a moldear el
comportamiento del aprendiz, es decir a llevarle a dominar prácticas que el docente conside-
ra deseable adoptar. Para eso existe un “programa” que premia todos los pasos o movimien-
tos del aprendiz en la dirección de dominar la operación deseada. Algunas características de
esta opción pedagógica son:


• se espera que el aprendiz sea activo, es decir que cumpla los pasos que el pro-
grama le indica, estimulado por la recompensa correspondiente;


• se estimula el individualismo y la competencia. Quien termina antes un programa,
recibe otro más avanzado y deja atrás a sus compañeros. No se trabaja en gru-
pos;


• como el camino ya está indicado por el programa, se desestimula la observación
de la realidad circundante y la búsqueda de caminos alternativos;


• así es como se entrenan los soldados en las Fuerzas Armadas y los obreros en la
industria, se espera que aprenda el “cómo” pero no necesariamente el “por qué”.


3. La educación problematizadora considera a la educación como la transformación inte-
gral del educando en cuanto éste, con sus compañeros, aprende a transformar la
realidad. Sus características incluyen:


• los educandos, en grupo, son los protagonistas de su propio aprendizaje. El
docente es un facilitador del aprendizaje;


• la realidad –sea ella física, biológica, social, psicológica y económica– es enfrenta-
da como algo no acabado, algo que si se conociera y comprendiera bien, se
podría mejorar. Es decir, se enfrenta a la realidad como un problema dinámico;


• se trata entonces de conocer la estructura de un determinado aspecto de la
realidad para poder transformarlo. Por eso la educación parte de la observación
de la realidad-problema. A partir de ella, los educandos procuran identificar sus
variables-clave, y más tarde sus causas y su estructura interna;


• de la comprensión del problema los educandos derivan hipótesis de solución,
haciendo uso de su creatividad e innovación, que son estimuladas;


• seleccionan las hipótesis más viables y aprenden cómo aplicarlas a la realidad. Es
la etapa del ejercicio práctico, para fijar el aprendizaje.


El siguiente gráfico, denominado esquema del arco, presenta las etapas más comúnmente
recorridas por las metodologías problematizadoras:




47


UN EJEMPLO DE EDUCACIÓN PROBLEMATIZADORA


Un grupo de enfermeras, que participan en un programa de reducción de la mortalidad y
morbilidad maternas, quiere aprender a mejorar sus prácticas en el manejo del parto y el
post-parto en el sector popular. ¿Cómo se aplica a este caso la pedagogía problematizadora?


a. Observación de la realidad


Estudiando algunos antecedentes y estadísticas, las enfermeras se informan de que en la
región las mujeres acuden a un servicio público de salud para el momento del parto en un
42,3% y que la ocurrencia de partos domiciliarios es de 57,2%. Los partos atendidos por
médicos totalizaron 42,7%; atendidos por enfermera y auxiliar: 4,5%; por partera tradicional,
10,2%; y por un familiar, amigos u otros, 40,3%. No fueron atendidos por nadie el 2,3%.


El facilitador lleva a las enfermeras a una comunidad periurbana de esa misma región con
muchos migrantes del área rural, y allí visitan el centro de salud y diversos hogares de la clase
trabajadora. El objetivo es observar lo que ambos sistemas –el servicio público y el tradicional–
ofrecen a la mujer, así como la interrelación, contradicción o mutua indiferencia entre ambos sistemas.


b. Puntos o variables clave


Basadas en sus observaciones en terreno, las enfermeras identifican como importantes las
siguientes variables, entre otras:


• posición de la mujer durante el parto;


• pudor o vergüenza;


• idioma hablado durante los procedimientos;


• uso de infusiones para estimular el trabajo de parto;


• acompañamiento o presencia de familiares;


• práctica de rasurado o de cirugía;


• ambiente físico y temperatura de la sala de parto;


• tiempo de espera para la expulsión de la placenta;


• cuidados madre-bebé.


c. Teorización


Identificados los puntos clave por las enfermeras, con la ayuda del facilitador ahora estudian
las relaciones entre ellos, de modo a comprender profundamente la situación-problema en su
conjunto y sus relaciones con el entorno cultural y social. Recurren así a las informaciones
científicas que puedan arrojar luz sobre dichas variables, leyendo textos e informes de inves-
tigación sobre obstetricia, farmacología, antropología, sociología, comunicación, etc., selec-
cionados por el facilitador. Las enfermeras, por ejemplo, identifican que las principales razones
por las cuales las mujeres no asisten al sistema público de salud son:


• factores económicos: la comunidad desconoce el costo real de los servicios y no
cuenta con los recursos económicos necesarios para acceder a ellos;


• factores culturales: no hay comunicación fluida entre los prestadores de servicios
y las mujeres; no existe diálogo previo que ayude a adecuar los servicios a la
realidad sociocultural de su comunidad.


• calidad de la atención: la situación de maltrato de parte del prestador de servicios
hacia las mujeres es una de las quejas más importantes. Además de conductas
médicas agresivas (uso de rasurado, enemas, frecuentes exámenes innecesarios,
poca privacidad, ambientes fríos, ausencia de familiares, etc.);


6




48


• se nota ausencia de monitoreo y evaluación de los resultados de los servicios
ofrecidos, principalmente sobre el nivel de satisfacción de las usuarias.


d. Hipótesis de solución


Con base en la comprensión del problema, las enfermeras formulan diversas recomendacio-
nes para el sistema de servicios públicos de salud como un mayor diálogo entre usuarias y
prestadores de servicios, para mejorar la calidad de la atención.


e. Aplicación a la realidad


Además de formular alternativas de solución, las enfermeras deciden aumentar su propio
conocimiento de los aspectos étnico-culturales, así como el dominio de ciertas prácticas que
pueden mejorar la calidad de la atención con los recursos con que se cuenta actualmente.
Entre ellas: un buen trato a las parturientas; adaptación de la infraestructura y equipamiento
de los servicios, por ejemplo: las diversas posiciones preferidas durante el parto; la importan-
cia de un ambiente templado y protegido de corrientes de aire; el acompañamiento de fami-
liares y más privacidad.


Como puede observarse en el ejemplo, la educación problematizadora favorece el desarrollo
de la búsqueda de información; de la expresión y del diálogo; del pensamiento analítico; de la
crítica y la autocrítica y la aplicación práctica de los conocimientos para resolver problemas
o lograr mejores resultados.


LA CAPACITACIÓN


Como parte de una estrategia de comunicación para la salud, suele ser necesario capacitar
a los destinatarios y facilitadores en áreas tales como:


• conocimientos y técnicas biomédicas para la atención en salud;


• conocimientos de ciencias sociales que facilitan la comprensión de la cultura y la
dinámica social;


• manejo de técnicas sociales tales como planificación, organización, comunicación,
educación, evaluación;


• autoexpresión, empatía, liderazgo, ciudadanía, asertividad.


¿Cómo planificar la capacitación?


Los pasos que se suelen dar para montar una capacitación (curso, taller, jornada, etc.)
responden a ciertas preguntas básicas.


1. ¿Para qué y por qué es necesaria la capacitación? Ejemplos: para mejorar la habili-
dad de los líderes comunitarios; para formar animadores socio-culturales; para aumentar el
poder comunicacional de la comunidad, etc.


2. ¿Cuál es la situación actual de los educandos?: quiénes y cuántos son los candidatos;
qué nivel de escolaridad poseen; cuál es su experiencia anterior; cuánto saben del asunto;
qué actitudes tienen.


3. ¿Cuáles son las necesidades educativas que hay que satisfacer? Ejemplos: ideas
equivocadas, falta de conocimientos necesarios, técnicas poco eficientes, valores y ac-
titudes negativos.


4. ¿Qué contenidos les conviene aprender?: qué tienen que saber los educandos, qué
tienen que saber hacer, qué nuevos valores y actitudes deben adquirir.


6




49


5. ¿Qué situaciones de aprendizaje hay que crear o aprovechar? (metodología de
aprendizaje). Ejemplos: visitas de observación a otra comunidad, demostraciones de prác-
ticas, jornadas de estudio, cursos, trabajo bajo la guía de una persona experimentada, etc.


6. ¿Quiénes serán los capacitadores?: ¿se cuenta con capacitadores o hay que contratar-
los o prepararlos?


7. ¿Con qué materiales didácticos se cuenta y cuáles hacen falta? Ejemplos: afiches,
láminas, cartillas, maquetas, videos, manuales, cintas grabadas; jeringas, balanzas, lentes de
aumento; locales, campos, semillas, herramientas.


8. ¿Cómo será la secuencia del aprendizaje? ¿Se tendrá un currículo o programa
preestablecido o bien se irán estudiando problemas a medida que vayan surgiendo?


Un ejemplo


Al planear la capacitación de jóvenes de las comunidades rurales para la formación de pro-
motores comunitarios de salud, los organizadores recordaron que las personas tienden a
enseñar en la misma forma en que fueron enseñadas. O sea, si un joven rural aprende en un
curso estructurado, cuando vuelva a su comunidad rural va a imitar la forma en que aprendió.
Esto no era deseable, pues se reduciría significativamente la aceptación del promotor por
parte de la comunidad.


Se resolvió entonces experimentar un curso sin currículo. Los participantes tomaban cada día
un determinado problema de salud y describían primero los nombres populares dados a ese
problema, los efectos, las formas actuales de combatir el problema, los resultados logrados,
etc. Después se analizaban las propuestas biomédicas y se comparaban los resultados. Even-
tualmente se llegaba a una síntesis del saber tradicional y el saber biomédico, se aprendían
las técnicas recomendables y se estudiaba la mejor forma de comunicar esta síntesis a la
comunidad.


9. ¿Qué aspectos del aprendizaje serán evaluados? Tradicionalmente suele evaluarse
apenas el cambio de los conocimientos anteriores por nuevos conocimientos. Pero ac-
tualmente se da también mucha importancia a los cambios de valores y actitudes; cam-
bios de habilidades; cambios de percepción de sí mismos y de autoestima; cambios de
comportamiento individual y grupal.


10. ¿Qué instrumentos y/o indicadores serán usados para evaluar los cambios?
Ejemplos: autoevaluación por cada educando; evaluaciones grupales; concepto del facilita-
dor sobre el educando; panel de jueces elegidos por la comunidad; cuestionarios; escalas;
demostraciones prácticas de dominio.


11. ¿Qué detalles logísticos tienen que ser previstos? Ejemplos: calendario, horario, comi-
das, alojamiento, transporte, diversiones, etc. ¡Y naturalmente la fiesta de final de curso!


Contribuciones de la pedagogía


De los libros “Educar con sentido”, de Daniel Prieto Castillo, y “Los materiales de autoaprendizaje.
Marco para su elaboración”, de Mario Kaplun, extraemos las siguientes ideas útiles para la
capacitación.


1. Dedicar tiempo a despertar y mantener la atención y el interés de los participantes. Algu-
nos recursos posibles para esto:


- para despertar el interés por buscar solución a los problemas que vive la gente local
en relación al tema, presentar escenas, tal vez dibujadas o teatralizadas, a veces con
un poco de humor, en las que dichos problemas se manifiestan;


- relanzar las preguntas que se hacen los destinatarios respecto del tema: lo que no




50


saben –o saben poco– y quisieran saber;


- mostrar la utilidad de conocer el tema: la aplicación del mismo en sus vidas
concretas;


- partir de una experiencia vivencial: presentar una situación dramática, problemáti-
ca, relacionada con el tema;


- si en la prealimentación se ha comprobado que el tema es percibido por los
aprendices como interesante y útil pero difícil de comprender, explicitar esa
dificultad para alejar sus temores desde el inicio: animarlos, dándoles confianza
en sus capacidades y haciéndoles sentir ese aprendizaje como un desafío que
vale la pena enfrentar.


2. Recordando que muchos jóvenes y adultos de los sectores populares tienen poco hábito
de abstracción, organizar los contenidos en una secuencia lógica que va:


- de lo más concreto a lo más abstracto (de lo práctico a lo teórico);


- de lo particular a lo general;


- de lo local y próximo al contexto de los educandos a lo más alejado.


Pero para ser significativo el aprendizaje de cada contenido debe culminar con una reflexión
que permita conceptualizar lo aprendido, es decir, entenderlo de una forma más general y
con una cierta abstracción.


3. Estimular la actividad del educando mediante ejercicios prácticos: buscar, observar, explorar,
experimentar, investigar, reflexionar, discutir, consultar con otros. Ejemplos:


- entrevistar personas del lugar (mecánicos, artesanos, constructores, agricultores,
médicos, enfermeros, parteras);


- entrevistar ancianos para reconstruir la historia de la comunidad;


- buscar información en periódicos y revistas sobre temas de salud.


4. Relacionar los nuevos conocimientos con los conocimientos previos de los participantes.
Rescatar sus experiencias de vida y de trabajo. Identificar en ellas lo que él/ella debe
“desaprender” para problematizarlo, reverlo y modificarlo.


5. Desarrollar la competencia comunicativa y enseñar a trabajar en grupo. Ambas son habi-
lidades esenciales para la comunicación en salud.


6. Variar los métodos de enseñanza-aprendizaje así como los recursos audiovisuales: por
eficaz y estimulante que sea un método o un apoyo didáctico, si se lo repite mucho se
torna monótono y deja de provocar y mantener la atención.


7. No presentar a los participantes problemas demasiado difíciles y más bien manejar los
cambios con gradualidad y paciencia. Ciertos conceptos pueden estar todavía más allá de
la capacidad de los educandos. Se hace preciso construir puentes y eslabones intermedios.


8. Acentuar siempre los avances del educando y nunca herir su autoestima con adjetivos
peyorativos o críticas en público. Está comprobado que el crecimiento de la autoestima
está relacionado con la apertura al aprendizaje.


9. Preferir el discurso narrativo al meramente enunciativo, apelando a seres y situacio-
nes humanas. Si hablamos de alimentos, no hablemos sólo de las semillas y los
productos; no nos olvidemos de quienes los producen. Es más interesante estructurar
el discurso a la manera de un relato y no de una lección técnica.




51


La estrategia de comunicación debe traducirse en un plan operativo, que contenga las activi-
dades concretas que se elijan para cumplir los objetivos de la estrategia.


Los principales componentes del plan operativo de comunicación son:


1. introducción y justificación;
2. objetivo general;
3. estrategias;
4. objetivos específicos;
5. estructura de organización y coordinación;
6. resultados esperados;
7. públicos prioritarios;
8. actividades;
9. combinación de medios de comunicación;
10. producción de los materiales;
11. investigaciones necesarias;
12. cronograma;
13. mecanismos de monitoreo, realimentación y reajuste;
14. presupuesto y las fuentes de recursos;
15. capacitación de los facilitadores;
16. evaluación final;
17. informe sobre la estrategia.


A continuación se presenta, solamente a título de orientación, algunos aspectos del plan
operativo de comunicación para la lucha contra el dengue. El ejemplo no constituye un mode-
lo a seguir sino una de las muchas formas de planificar las actividades de comunicación.


EJEMPLO: PLAN OPERATIVO DE COMUNICACIÓN PARA LA
LUCHA CONTRA EL DENGUE


(1) Introducción


Este plan operativo de comunicación es parte de una estrategia nacional de lucha contra el dengue,
cuyos objetivos técnicos ya han sido definidos y cuyo diagnóstico de situación ya ha sido realizado. Lo
que este plan operativo pretende es definir la forma práctica de ejecutar la estrategia.


(2) Objetivo general


Contribuir a la lucha contra el dengue mediante la obtención del apoyo y la legitimación de
las autoridades políticas y la promoción de los cambios necesarios de conocimientos, actitu-
des y comportamientos de la población.


6


IX - EL PLAN OPERATIVO DE
COMUNICACIÓN EN SALUD




52


(3) Estrategia


Se aplicará el abordaje que integra tres subestrategias: apoyo y legitimación, movilización
social y programa multimedios.


En consecuencia, se procurará conseguir el involucramiento activo de las instituciones relevantes
de la sociedad, en el sentido de que cada una de ellas formule su propia estrategia de comunica-
ción para su público interno, es decir los grupos relacionados con la institución.


Se buscará asimismo, utilizando todos los medios de comunicación adecuados, que los gru-
pos organizados de la población se comuniquen entre sí en sus respectivas localidades y
esferas de acción, con el fin de que diagnostiquen su respectiva situación con respecto al
dengue, acuerden soluciones conjuntas y soliciten la asistencia de los organismos estatales
de salud para realizarlas.


Objetivos específicos


Objetivo 1: que las autoridades nacionales, departamentales y municipales declaren prio-
ritaria la lucha contra el dengue y la estrategia comunicacional correspondiente y garan-
ticen recursos técnicos y financieros para su ejecución.


Objetivo 2: que las principales instituciones de la sociedad, en nivel nacional, departa-
mental y municipal, se adhieran a la estrategia nacional de comunicación contra el den-
gue y desarrollen estrategias propias con los grupos y personas a ellas relacionados.


Objetivo 3: que los grupos de riesgo de la población se comuniquen entre sí, adquieran
conocimientos y adopten actitudes y comportamientos favorables a la prevención y
combate del dengue.


Objetivo 4: que sean establecidas políticas públicas dirigidas a evitar o mitigar el proble-
ma del dengue en el país.


Cada uno de estos objetivos específicos se traduce en resultados concretos. Y cada
resultado es logrado mediante actividades y medios de comunicación.


3. Resultados esperados


Objetivo específico 1: que las autoridades nacionales, departamentales y municipales
declaren prioritaria la estrategia comunicacional y garanticen recursos técnicos y finan-
cieros para su ejecución.


Resultado 1: el gobierno nacional y los gobiernos departamentales y municipales declaran
de interés público prioritario la lucha contra el dengue y la estrategia comunicacional y
aprueban la utilización de recursos oficiales para apoyar dichos esfuerzos.


PÚBLICOS


Presidente de
la república


Ministros


Gobernadores


Intendentes


MEDIOS DE
COMUNICACIÓN


Reunión en el Palacio de
Gobierno.


Entrega de informes
técnicos.


Documento de informe
técnico. Recortes periodísti-
cos. Noticiero TV.


Informes técnicos. Recortes
periodísticos. Noticiero TV.


MENSAJES


Informes médicos y
epidemiológicos. Consecuen-
cias económicas.


Aprobación presidencial


Aprobación presidencial y
ministerial, Situación departa-
mental


Aprobación presidencial,
ministerial y departamental,
Situación local


ACTIVIDADES


Audiencia solicitada


Reunión de gabinete


Reunión con Gober-
nador y Junta Depar-
tamental


Reunión de la Junta
Municipal e intendente




53


Resultado 2: se establece una coordinación efectiva entre los diversos sectores oficiales y
de la sociedad civil para conseguir sinergia y eficacia en la lucha contra el dengue.


Objetivo específico 2: que las principales instituciones de la sociedad, en nivel nacional,
departamental y municipal, se adhieran a la estrategia nacional de comunicación contra el den-
gue y desarrollen estrategias propias con los grupos y personas a ellas relacionados.


a. Resultado 1: participan activamente en el programa de comunicación contra el dengue
las instituciones sociales relevantes de la sociedad, desarrollando sus propias estrategias
de comunicación.


PÚBLICOS


Organismos del
Estado y organi-
zaciones sociales
relevantes en la
lucha contra el
dengue


MEDIOS DE
COMUNICACIÓN


Elaboración de un re-
glamento para el fun-
cionamiento de los co-
mités coordinadores.


Distribución y estudio
del reglamento.


Elaboración de infor-
mes e intercambio de
los mismos entre los
diversos comités.


MENSAJES


No se puede luchar
contra el dengue cada
uno por separado y por
su cuenta. El gobierno
y la sociedad civil ne-
cesitan coordinar sus
esfuerzos de comuni-
cación


ACTIVIDADES


Creación del Comité
Coordinador de la
Estrategia de Comu-
nicación contra el
Dengue.


Creación de unidades
operativas de lucha
contra el dengue en
los departamentos y
municipios.


Reuniones semanales
de las unidades
operativas.


PÚBLICOS


a. Asociaciones de
trabajadores de la salud
(médicos y otros).
b. Juntas vecinales.
c. Asociaciones de
maestros.
d. Sindicatos obreros.
e. Organizaciones
campesinas.
f. Iglesias.
g. Cooperativas.
h. Policía
i. Militares
j. Bomberos.
k. Escuelas, colegios y
universidades.
l. Asociaciones de
comerciantes y empre-
sarios.
m. Clubes de servicio
(Rotary Club, Leones).
n. Consejos de Salud.


MEDIOS DE
COMUNICACIÓN


Todos los medios
grupales y masivos
disponibles.


MENSAJES


El dengue sólo será
vencido si todas las
organizaciones de la
sociedad promueven
la participación de
todas las personas y
grupos relacionados
con ellas en la lucha
contra el dengue.


ACTIVIDADES


Reuniones, semina-
rios, cursos, even-
tos para captación
de recursos.


Mingas ambientales




54


Resultado 2: miembros de las instituciones sociales participantes son capacitados sobre los
objetivos conductuales de la comunicación y sobre los métodos, técnicas y materiales que
se aconseja utilizar en la tarea de prevención.


Objetivo específico 3: que la población en general, y en especial los grupos de riesgo,
adquieran y adopten conocimientos, actitudes y comportamientos favorables a la lucha con-
tra el dengue.


Resultado 1: __% de los grupos de riesgo de la localidad o región se intercomunican entre
sí para diagnosticar la situación del dengue y adoptan soluciones viables.


PÚBLICOS


Instituciones
sociales parti-
cipantes.


MEDIOS DE
COMUNICACIÓN


Distribución de cartillas,
afiches, guía de planifica-
ción de estrategias de co-
municación en salud.


MENSAJES


Recomendaciones de
prácticas de lucha con-
tra el dengue.


ACTIVIDADES


Autodiagnóstico rea-
lizado por los grupos
internos o relaciona-
dos con la institu-
ción. Cursos breves,
charlas.


Resultado 2: los siguientes objetivos conductuales son adoptados por la población.


PÚBLICOS


Grupos de
riesgo.


MEDIOS DE
COMUNICACIÓN


Pasacalles, radios comu-
nitarias.


MENSAJES


Como el dengue es trans-
mitido por el mosquito
Aedes Aegipty,que se re-
produce en el agua lim-
pia estancada, evitar su
reproducción en cubier-
tas, planteras, latas y
otros recipientes.


ACTIVIDADES


Mingas ambientales.


PÚBLICOS


Habitantes
de zonas
de alto
índice de
infestación.


COMPORTAMIENTOS


Acudir inmediatamente al
centro de salud si sospecha
que está con dengue.


Reposo en cama, con mos-
quitero.


Tomar mucha agua todo el
tiempo.


CONOCIMIENTOS


El dengue es una enferme-
dad muy grave que puede
matar, pero es prevenible si
se eliminan los criaderos del
mosquito transmisor.


No hay medicamentos na-
turales que curen el dengue.


ACTITUDES


No debe automedicarse.




55


Eliminar recipientes donde
pueda acumularse agua.
Tapar los tanques o recipientes
donde se guarda agua para con-
sumo.


Usar mosquitero.


Usar repelentes en la piel.


Participar en las mingas am-
bientales.


- acudir al servicio de salud;


- cumplir las recomendacio-
nes del profesional de salud.


El mosquito se reproduce
sólo si hay aguas estan-
cadas.


Las botellas vacías,
planteras, cubiertas, flore-
ros, cántaros, tanques, latas
y cualquier agua estancada
son criaderos potenciales.


Los criaderos del mosqui-
to se pueden encontrar en
cualquier lugar de la casa
o del barrio.


Los síntomas del dengue son:
- fiebre alta, sobre 39º;
- dolor de cabeza;
- dolores musculares y articu-
lares;
- dolor detrás de los ojos;
- pérdida de apetito, náu-
seas y vómito;
- decaimiento;
- brote o erupción en la piel
(tipo puntitos rojos).


Creer que el dengue solo
se transmite por la pica-
dura del mosquito Aedes
Aegypti, y de ninguna
otra forma.


La lucha contra el den-
gue no puede ser sólo
individual, tiene que
ser comunitaria. Si la
comunidad está libre
de criaderos, es segu-
ro de que allí no va a
haber dengue.


Algunos de estos sínto-
mas ocurren también
con otras virosis que
no son dengue. Puede
ser una simple gripe.


Objetivo específico 4: que sean establecidas políticas públicas dirigidas a evitar o mitigar
el problema del dengue en el país.


Resultado 1: el Parlamento Nacional aprueba legislación adecuada y normas efectivas para
la prevención y el control del dengue.


PÚBLICOS


Parlamentarios.


Organizaciones
populares.


Partidos políti-
cos.


MEDIOS DE
COMUNICACIÓN


Prensa, radio y TV.


Entrevistas en TV con au-
toridades.


Charlas en organizaciones
sociales en todo el país.


Publicación de resultados de
la evaluación de la lucha con-
tra el dengue en 2007.


MENSAJES


El país necesita leyes
adecuadas para prevenir
y controlar el dengue.


ACTIVIDADES


Cabildeo junto a los par-
lamentarios.


Debates en las universi-
dades.


Estudio evaluatorio de la
última epidemia de den-
gue (2007).




56


PÚBLICOS


Toda la población.


MEDIOS DE
COMUNICACIÓN


Medios masivos.


Debates en las organiza-
ciones sociales.


MENSAJES


Ya tenemos una ley
contra el dengue.


Vamos a organizarnos
y a luchar para asegu-
rar su cumplimiento.


ACTIVIDADES


Lobby para presupues-
to adecuado.


Creación de grupos
contra el dengue en
todo el país.


Resultado 2: ______% de la población conoce la ley de lucha contra el dengue y_______%
está organizado para asegurar su cumplimiento.


4. Estructura de organización y coordinación


Dado el carácter nacional (regional, local) de la estrategia, las instituciones participantes
acuerdan establecer la siguiente organización: en la capital funcionará una coordinación
general de la estrategia participativa de comunicación, con sede en el Ministerio de Salud
Pública y Bienestar Social, y se instalarán puntos focales en las Regiones Sanitarias y servi-
cios locales de salud. Se establecerán las funciones de estos núcleos así como sus mecanis-
mos de coordinación con otras instituciones públicas y privadas para instalar unidades
operativas de lucha contra el dengue, en todas las comunidades del país.




57


Tanto evaluar como monitorear son mecanismos informativos que todo sistema debe tener
para saber si está caminando o no hacia sus objetivos. La diferencia está en que la evalua-
ción es más rigurosa y cuantitativa, se concentra en aspectos estratégicos y se realiza en
momentos clave. El monitoreo, en cambio, consiste en la vigilancia permanente de los dife-
rentes componentes de la estrategia de comunicación, se concentra en aspectos tácticos,
tanto cuantitativos como cualitativos. Demás está decir que ambos procesos son comple-
mentarios y no antagónicos o separados.


Se acostumbra distinguir cuatro niveles o focos en la evaluación y el monitoreo:


• la situación inicial o línea de base: equivale al diagnóstico de necesidades de
los diversos grupos que constituyen el público, sobre cuyos datos se realiza el
planeamiento de la estrategia;


• el proceso: se observan y analizan las acciones de la estrategia;


• los resultados: se miden e interpretan los logros de la estratega, es decir, se
comparan los resultados obtenidos con los programados;


• el impacto: se refiere a los resultados o efectos a largo plazo.


Tanto el monitoreo como la evaluación deben estar previstos en el plan operativo de
comunicación y no realizarse de modo improvisado.


¿QUÉ SE EVALÚA Y QUÉ SE MONITOREA?


Decíamos que se evalúan aspectos estratégicos tales como:


• grado de cumplimiento de los objetivos. Cambios significativos producidos en los
públicos y en su ambiente;


• adecuación de los objetivos a las demandas y necesidades de la población y a las
características del problema abordado por la estrategia;


• razones del éxito del proceso y del no cumplimiento de algunos objetivos;


• contribución relativa de las diversas subestrategias al cumplimiento de los objeti-
vos;


• necesidades de cambios estructurales en el sistema;


• necesidad de cambio de los objetivos de la estrategia;


• impacto (efectos a mediano y largo plazo) que la estrategia tuvo sobre sus públi-
cos y su ambiente.


6


X - MECANISMOS
DE MONITOREO
Y EVALUACIÓN




58


Se monitorean aspectos tácticos como:


• funcionamiento del sistema de producción, distribución y utilización de los mate-
riales de comunicación;


• cumplimiento de las pautas de los medios masivos involucrados en la estrategia
(especialmente los contratados);


• efectos de los mensajes en los públicos destinatarios, posibles reacciones negati-
vas o problemas de comprensión, para ajustar mejor los mensajes;


• calidad y eficacia de la capacitación del personal de salud, los promotores de salud;


• nivel de coordinación entre las diferentes instituciones participantes en la estrate-
gia de comunicación;


• apoyos y colaboraciones que se consiguen y cómo son utilizados los voluntarios.


¿CÓMO SE EVALÚA Y CÓMO SE MONITOREA?


El objetivo de ambos procesos es verificar los efectos de la estrategia. Por consiguiente, se
trata de utilizar indicadores que demuestren que los cambios han tenido lugar.


Indicadores de resultados


Se compara la línea de base con la situación posterior a la estrategia de comunicación.
Por ejemplo, en la evaluación de base se observó que el 15% de las gestantes conocía
los signos de alarma durante el embarazo, mientras que después de la estrategia de
comunicación este porcentaje llegó a 35%.


Indicadores de impacto


La evaluación de impacto estudia asuntos de mayor alcance relacionados con el mejora-
miento de la calidad de vida de la población como efecto de la estrategia. Por ejemplo:
“después de seis meses de terminada la estrategia de comunicación, ¿la población con-
tinúa las prácticas de salud recomendadas?”.


EN RESUMEN


La evaluación diagnóstica nos permite reconocer las necesidades del grupo de riesgo en
relación al problema de salud, para así buscar la mejor forma de resolverlo, mediante el
monitoreo podremos saber si la estrategia de intervención seleccionada se ha desarrollado
de manera eficaz. La evaluación de resultados nos demostrará si con la intervención se ha
contribuido a solucionar el problema de salud identificado; y la evaluación de impactos nos
permitirá examinar hasta qué punto hemos logrado los objetivos conductuales esperados.


Ejemplos de indicadores cuantificables


Se mide numéricamente algunos aspectos que pueden indicar progresos o desvíos de
nuestra estrategia:


• personas entrenadas en nuevas técnicas de comunicación en salud;


• spots radiales o televisivos difundidos;


• materiales impresos y afiches preparados, distribuidos y utilizados;


• cantidad del público destinatario que entiende los materiales;


• personas que adoptaron nuevos comportamientos saludables y abogan por ellos;


6




59


• personas del público destinatario que han aumentado su acceso a los servicios de
salud;


• actividades culturales llevadas a cabo;


• organizaciones comunales participantes en actividades de comunicación comuni-
taria.


En cuanto a las técnicas de monitoreo se pueden mencionar las siguientes.


Para monitorear efectos de los mensajes:


• entrevistas rápidas para indagar sobre la percepción que tienen los distintos
sectores del público;


• sondeos a los usuarios de los centros o puestos de salud;


• grupos focales para detectar confusión, incomprensión, antagonismo, etc., provo-
cados por los mensajes.


Para monitorear aspectos logísticos:


• visitas de sorpresa a puntos de distribución de materiales;


• escucha de emisoras que difunden mensajes de la estrategia para comprobar si
los difunden de acuerdo a lo convenido;


• conversación con educadores populares sobre cómo se están utilizando los mate-
riales de la estrategia.




60


XI - EL PRESUPUESTO
DE LA ESTRATEGIA


DE COMUNICACIÓN


Es necesario recordar que las actividades de comunicación cuestan dinero, por lo cual debe
calcularse los recursos financieros que hacen falta. La siguiente lista incluye los gastos que
suelen ser necesarios en una estrategia de comunicación.


• Salarios del personal.


• Impresión de materiales gráficos (afiches, folletos, volantes, pasacalles, etc.).


• Producción de materiales audiovisuales (redacción del guión, grabación, edición, etc.).


• Distribución de materiales (embalaje, transporte, correo).


• Viajes a los lugares donde se realizan actividades (transporte, viáticos).


• Servicios de terceros.


• Pago de espacios en medios de difusión masivos (prensa escrita, radio, tv y otros).


• Alquiler de equipos de sonido y de amplificación.


• Alquiler de locales.


• Transporte y alimentación.


• Comunicaciones (teléfono, internet, página web, correo).


• Uso de vehículos (combustible, alquiler).


• Compra o alquiler de equipos (grabadoras, proyectores, fotocopiadoras).


• Materiales de escritorio.


• Impresión y distribución de informes.


• Otros.


Dado el dinamismo de las actividades de comunicación, es conveniente tener suficiente
autonomía para efectuar los pagos necesarios, por lo cual resulta conveniente disponer de
una caja chica que permita resolver sin burocracia problemas inesperados en el terreno.




61


REFERENCIAS
BIBLIOGRÁFICAS


• Academy for Educational Development. Healthcom, communication and marketing
for child survival project. A toolbox for building health communication. Washing-
ton DC. AED, 1995.


• Asociación Benéfica Prisma, Apoyo. Estudio sobre conocimientos, actitudes y prác-
ticas. Lima, Perú, Ministerio de Salud, Proyecto Salud y Nutrición Básica, 1995.


• Beltrán, Luis Ramiro. Planificación estratégica de la comunicación para el desarro-
llo. Mimeo, sin fecha. 20 p.


• Catchpole, Jane. Comunicando con material gráfico. Maputo, Mozambique, WFO
(Weltsfriedensiendst), 1994.


• De Zutter, Pierre. ¿Cómo comunicarse con los campesinos? Lima, Perú, Editorial Ho-
rizonte, 1980.


• Debus, Mary y Novelli, Porter. Manual para la excelencia en la investigación mediante
grupos focales. Washington DC, Academia para el Desarrollo Educativo. Health Com. s.f.


• Díaz Bordenave, Juan y Martins Carvalho, Horacio. Planificación y comunicación. Qui-
to, Ciespal, 1978.


• Díaz Bordenave, Juan. Participación y sociedad. Buenos Aires, Editora Búsqueda, 1983.


• Díaz Bordenave, Juan. Qué es la comunicación rural. Fundamentos y desafío.‘Ciudad
de México, Editorial Barranquilla, 1996.


• Díaz Bordenave, Juan y Martins Pereira, Adair. Estrategias de enseñanza-aprendizaje.
San José, Costa Rica, Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA),
3ª. Ed. 2005.


• Díaz Bordenave, Juan y Martins Pereira, Adair. Estrategias de enseñanza-aprendizaje.
San José, Costa Rica, Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA),
3ª. Ed. 2005.


• Díaz Bordenave, Juan y Candia, Mirian. Propuesta de estrategia IEC para el programa
“Igualdad de oportunidades para mujeres y hombres” de la Secretaría de la
Mujer de la Presidencia de la República del Paraguay. Informe de consultoría, Asun-
ción, 2006.


• Flores Bedregal, Teresa. Comunicación para el desarrollo sostenible. La Paz, Bolivia,
Plural/Lidema, 2002.


• García Nuñez, José. Evaluación de programas de planificación familiar. Guía deta-
llada para administradores. Bogotá, Colombia, Profamilia/Pathfinder, 1995.


• Kaplun, Mario. Los materiales autoinstructivos. Santiago de Chile, Unesco/Orealc.


• Kaplun, Mario. Los materiales de autoaprendizaje. Marco para su elaboración.
Santiago, Chile, Oficina Regional de la Unesco, s.f.




62


• Kotler, Philip y Armstrong, Gary. Fundamentos de mercadotecnia. México D.C., Prentice
Hispanoamericana, 1991.


• Massoni, Sandra. La comunicación como herramienta estratégica en los planes de
desarrollo rural. Pergamino, Argentina, Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria
(INTA), 1990.


• McKee, Nelly. Social mobilization and social marketing in developing communities:
lessons for communicators. Penang, Southbound, 1992.


• Ministerio de Salud del Perú. Taller de validación de materiales de comunicación y
técnicas de recolección de información. Lima, Perú, Proyecto Salud y Nutrición Bási-
ca, Componente IEC, 1997.


• Ministerio de Salud del Perú. Convenio Perú-BIRF. Guía del planificador IEC.
Planeamiento estratégico de la comunicación educativa. Proyecto Salud y Nutri-
ción Básica, Lima, Perú, 2000, 139 p.


• Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social de Paraguay. Estrategia nacional IEC
para la promoción de la salud integral. 1999-2003. Asunción, 1999.


• Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social de Paraguay. Reunión subregional del cono
sur de evaluación de estrategias de comunicación y movilización social en el con-
trol del dengue. Asunción, Dirección General de Promoción de la Salud, mayo 2000.


• Obregón, Rafael. Estrategias de comunicación para la salud integral en la infancia:
guía metodológica para su desarrollo. Washington D.C., 2005.


• Organización Panamericana de la Salud. Estrategias de comunicación para la salud
integral de la infancia. Guía metodológica para su desarrollo. Washington, DC.


• Organización Panamericana de la Salud. Seminario taller internacional de experien-
cias en comunicación y salud de la niñez. Lecciones aprendidas, retos y nuevas
direcciones. Washington D.C. OPS, 1993.


• Organización Panamericana de la Salud. Manual de comunicación social para pro-
gramas de salud. Washington D.C., Programa Promoción de la Salud (HPA), 1992.


• Parks, Will y Lloyd, Linda. Planificación de la movilización y comunicación social
para la prevención y el control del dengue: guía paso a paso. Washington D.C.
Organización Mundial de la Salud, 2004.


• Prieto Castillo, Daniel. Educar con sentido.


• Rodríguez, C. ; Obregón, R. y Vega, J. Manual de estrategias de comunicación para
el cambio social. Quito, Ecuador, Fundación Friedrich Ehbert, 2002.


• Unicef. Investigación cualitativa sobre el impacto de las campañas de EDA, IRA e
inmunizaciones realizadas por el Ministerio de Salud. Lima, Perú, 1997.


• Unicef. Caja de herramientas metodológicas: taller de planeamiento estratégico
de la comunicación educativa. Lima, Perú, 2002.


• Universidad John Hopkins. Taller de planeamiento estratégico de comunicación en
salud reproductiva. Quito, Ecuador, 1995.


• Valdivia, Leonel y Aller Atucha, Luis. Manual de técnicas para una estrategia de
comunicación en salud. Serie Paltex para técnicos médicos y auxiliares. N. 11, Was-
hington, D.C. Organización Panamericana de la Salud, 1985.


• Werner, David y Coger, Bill. Cómo ayudar a los trabajadores de salud a aprender. Un
libro de métodos, recursos e ideas para instructores en las comunidades rura-
les. Palo Alto, California, EE. UU., The Hesperian Foundation, 1991.




63




64


ESTRATEGIAS DE
COMUNICACIÓN
EN SALUD


Guía de
planificación
participativa
de




GUIA larga CM CORRECCION 16-08
Share