SEGURIDADALIMENTARIAYNUTRICIONALENELECUADOR

SEGURIDAD ALIMENTARIA
Y NUTRICIONAL
EN EL ECUADOR


Construyendo la Soberanía Alimentaria


“J de Desarrollo Social QÏÑCAJÏMÉQÉ




Créditos
AUTORIDADES


gi’. gfi/‘fïág€
Presidente Constitucional de la República


ga flan/má?
Ministra de Coordinación de Desarrollo Social


¿aa ¿ax/Jam¿oí/z ganada
Viceministro de Coordinación de Desarrollo Social


efg.
Subsecretario de Análisis, Información
y Registro Social


.@/< gfifia/‘dfifaá
Representante de la Organización de las Naciones
Unidas para la Agricultura y la Alimentación, Al.


COAUTORES


Julio Alvear, Kerlly Bermúdez, Sebastián
Burgos, Carla Calerqjorge Cóndor, Paúl
Critician, Cristina Fabara, Paúl Guerrero,


COORDINACIÓN GENERAL
á. <%2mma%Ífi/zafi gafig/nfluye


EDIÏOR DE CONÏENIDÓS


(Capítulos 4,5,6,7,12,13)
gay/z. fluya filqym


Wilson Guzmán, Pablo Jácome, Saskya Lugo,
Andrea MolinaJorge Ortega, Rodrigo Pérez,
Rodrigo Rivera, jorge Samaniego y Mary Terán


EDITOR DE REDACCIÓN Y ESTILOS


¿ha ¿ar/ammQ/fim/n
DIRECTORA DE ANÁLISIS E INVESTIGACIÓNfiat/z.
FOTOGRAFÍA
fwyg


Para la elaboración del presente trabajo se contó con recursos del presupuesto ordinario del lWinisterio Coordinador de Desarrollo
Social, y con el apoyo técnico y financiero del proyecto “Construcción e implementación del marco de acción para la seguridad alimen-
taria y nutricional del Ecuador” (GCP/RLA/ 169/SPA), y de la Iniciativa América Latina y el Caribe sin Hambre.


El equipo encargado de la preparación de esta publicación, al tiempo que agradece los apoyos recibidos, deja constancia que asume la
responsabilidad por el análisis, uso de la información, conclusiones y opiniones aquí expresadas.


Se agradece la colaboración de los diferentes equipos técnicos que trabajaron en el Ministerio de Coordinación de Desarrollo Social en
el período en que se realizó este estudio.


Ministerio de Coordinación de Desarrollo Socio!
Av. Amozonos y Somo Morío, esq.


Edíf. Torqui, 51o piso.
Cosillo Posiol: 1716158


Quito-Ecuador.
Teléfono: (593-2) 399-5600


e-moil: siíse@desorrollosociol.gob.ec
Pógino Web: wwwdesorrollosociol.gob.ec,


www.siise.gob.ec


Organización de los Nociones Unidades
poro lo Agrículiuro y lo Alímeniocíón
Av. Eloy Alforo y Amozonos.
Edificio MAGAP, Mezzonine.
Cosillo Posiol: 17»21-O19O
Quiio - Ecuador.
Teléfono: (593-2) 2906923
e-moíl: foo-ec@foo.org
Pógino Web: www.foo.org.ec


DISEÑO, ILUSTRACIÓN E IMPRESIÓN
¿”aézama/Mza /i%,/Z- 2572- 552‘






Presentación
EI mundo entero se comprometió a realizar esfuerzos políticos, económicos e institucionales para
alcanzar la Seguridad Alimentaria del planeta durante la Cumbre Mundial de Alimentación,
realizada en Roma en i996. Ecuador se incluyó en este compromiso como país signatario.


El concepto de Seguridad Alimentaria y Nutricional nos refiere a la posibilidad real de la
población de satisfacer sus necesidades alimentarias mediante el acceso permanente a una
oferta de alimentos, derivados de la producción agropecuaria interna como de la existente en
el mercado mundial. Este concepto, si bien resulta importante, ha evolucionado a uno mas
amplio denominado Soberanía Alimentaria, el cual busca: garantizar un acceso efectivo y
permanente de alimentos propicios para el desarrollo humano; hacer visible el derecho de los
pueblos a definir sus propias políticas en el campo agrícola, en materia de alimentación y
nutrición, y proteger la producción nacional en el mercado doméstico, en un ambiente de
igualdad, paz, sin pobreza y de desarrollo sostenible acompañado de políticas comerciales
leales.


En esta dirección, la Asamblea Nacional del Ecuador aprobó en febrero de 2009 la Ley de
Organica del Régimen de la Soberanía Alimentaria, creada con la finalidad de establecer
mecanismos para que el Estado garantice a las personas, comunidades y pueblos la
autosuficiencia de alimentos sanos, nutritivos y culturalmente apropiados. Junto a estos
instrumentos legales, el Gobierno ha emprendido planes que buscan un mayor bienestar
nutricional dela población, tales como el combate a la desnutrición de niñas y niños, el incentivo
a la producción local y el almacenamiento de granos. En este contexto se desarrolla el presente
documento, pensado como herramienta técnica para abordar este complejo y apasionante
tema.


En la primera parte se desarrollan analisis teóricos e institucionales que tienen como objeto
presentar las relaciones que existen entre la Seguridad y la Soberanía Alimentaria en el Ecuador
y cual es la situación a nivel mundial. Los analisis se acompañan de indicadores nacionales y de
información del resto de países.


Los siguientes capítulos analizan el contexto actual del comercio mundial. Como las trabas
arancelarias son cada vez menores, se hace imprescindible comprender el estado y evolución
de la producción y los precios externos de los alimentos, ya que éstos pueden beneficiar o
perjudicar al país. Un ejemplo fue la crisis mundial de alimentos del año 2008, que ocasionó
incrementos en los costos de producción de harina que se sintieron alrededor del mundo. Ante
tal situación, el gobierno se vio en la necesidad de importar harina y expenderla a un precio
subsidiado para evitar que la población mas vulnerable se viera afectada.


Finalmente, se plantean las estrategias de política y acción social que permitan cristalizar ambos
conceptos en el país.


Este estudio es el fruto de un esfuerzo conjunto entre el Ministerio de Coordinación de Desarrollo
Social, a traves de su Dirección de información y Analisis, y Ia Organización de Naciones Unidas
para la Agricultura y Ia Alimentación (FAO). Sus resultados, hallazgos y recomendaciones se
ponen a consideración dela ciudadanía en general y de los responsables de la política pública
en particular como una contribución al mejor entendimiento y monitoreo permanente de la
situación alimentaria y nutricional en el Ecuador. fia/wállá {yáíwíéz ¿’ZZ/tía


MINISTRA CÓORDINADORA
DE DESARROLLO SOCIAL






ÍNDICE


CAPITULO I
Los eslabones de Ia seguridad y la soberanía alimentarias y el derecho a la alimentación
marco conceptual
PABLO JACOME ESTRELLA


INTRODUCCIÓN....................................................................................................... ..
l. La seguridad alimentaria ........................................................................................ ..
2. La soberanía alimentaria ........................................................................................ ..
3. El derecho a la alimentación .................................................................................. ..


CAPÍTULO II
Producción interna de alimentos
ROBERTO PEREz, RODRIGO RIVERA YJORGE ORTEGA


l. Principales productores y exportadores agroalimentarios mundiales ........................... ..
2. Las razones del liderazgo de Estados Unidos, India y China en el mundo, y de Argentina


y Brasil en América Latina y el Caribe ........................................................................ ..
. La producción mundial y el comercio en el contexto de las crisis alimentaria ytinanciera.
. Situación actual de producción y pronósticos para 2009 ........................................... ..
. Conclusión ........................................................................................................... ..


ó. Bibliogratía ........................................................................................................... ..
(JW-bo)


CAPÍTULO Ill
Los precios internacionales de los alimentos
PAUL cRITIcIAN, RODRIGO RIVERA YJORGE ORTEGA


INTRODUCCIÓN ...................................................................................................... ..
. Mercados internacionales y commodities agrícolas ................................................... ..
. Precios internacionales de los alimentos ................................................................... ..
. Factores que subyacen tras el incremento de precios ................................................ ..
. Tendencia a los precios altos ................................................................................... ..
. Efectos del alza de precios en la pobreza y la seguridad alimentaria y nutricional ........ ..
. El alza de precios internacionales y la seguridad alimentaria en Ecuador.................... ..
. Bibliografía .......................................................................................................... ..\IONUWJ>OOI\)—'


CAPÍTULO IV
Anlálisis de la producción nacional de alimentos
PAUL GUERRERO Y WILSON GUZMAN


INTRODUCCIÓN....................................................................................................... ..
. La producción agrícola desde una óptica macro ........................................................ ..
. La disponibilidad de alimentos ................................................................................ ..
. Productividad del sector agrícola en Ecuador........................................................... ..
. Utilización del suelo en Ecuador.............................................................................. ..
. Producción de alimentos ........................................................................................ ..
. Acceso a crédito .................................................................................................... ..
. Analisis del acceso a una unidad de producción agrícola (UPA) para su alimentación
y nitrición .............................................................................................................. ..


8. Conclusiones ......................................................................................................... ..


\lO\U1-I>OJI\)—'


—loo.t>c.o


23
32
33
37
38


41
42
43
44
48
49
57
58


ói
62
óó
71
74
77
83



90




9. Bibliogralía ........................................................................................................... ..


CAPÍTULO V
Incremento de los precios de los alimentos y su impacto en el consumo calórico de los
hogares ecuatorianos
SEBASTIAN BURGOS DAVILA


INTRODUCCIÓN...................................................................................................... ..
l. Aumento de los precios internacionales de los alimentos: causas y Tendencias ............ ..


. Alimentos mas consumidos en Ecuador, patrones de consumo y comportamiento de los
precios a nivel nacional .......................................................................................... ..


3. Metodologia de estimación de elasticidades precio de la demanda y resultados .......... ..
4. Consumo calórico de los hogares y respuesta ante alzas de los precios ..................... ..
5. Conclusiones ......................................................................................................... ..
ó
A


N)


. Bibliogratía ........................................................................................................... ..


CAPÍTUL0 VI
La seguridad alimentaria en Ecuador desde un enfoque de accesibilidad alimentaria
CARLA CALERO


INTRODUCCIÓN...................................................................................................... ..
l. Datos utilizados ..................................................................................................... ..
2. Situación del estado de seguridad alimentaria en Ecuador......................................... ..
3. Analisis multivariado de la seguridad alimentaria en Ecuador..................................... ..
4. Conclusiones y recomendaciones ............................................................................ ..
5. Bibliogratía ........................................................................................................... ..


CAPÍTULO VII
Seguridad alimentaria y nutricional: El estado nutricional de los niños y niñas ecuatorianos
ANDREA MOLINA VERA


INTRODUCCIÓN...................................................................................................... ..
l. El estado nutricional y la seguridad alimentaria ........................................................ ..
2. Perfil nutricional de los niños y niñas ecuatorianos ..................................................... ..
3. Determinantes del estado nutricional de los niños y niñas ecuatorianos ...................... ..
4. Conclusiones ........................................................................................................ ..
5. Bibliogratía ........................................................................................................... ..


CAPÍTULO VIII
Consumo y utilización biológica de los alimentos
JULIO ALVEAR MOLINA


INTRODUCCIÓN...................................................................................................... ..
l. Factores que inciden en el consumo ........................................................................ ..
2. Consumo de alimentos .......................................................................................... ..
3. Utilización biológica cle los alimentos ...................................................................... ..
4. Bibliogralía .......................................................................................................... ..


CAPÍTULO IX
La institucionalidad de la soberanía alimentaria y la seguridad alimentaria y nutricional en
Ecuador
JORGE SAMANIEGO EGUIGUREN


90


93
94


99
108
H2
H9
120
121


129
131
131
143
150
152


157
158
159
170
174
174


179
180
199
210
226




INTRODUCCIÓN....................................................................................................... ..
. El decreto eiecutivo i039 ....................................................................................... ..
. La constitución de la república de i998 ................................................................... ..
. Direcciones técnicas a nivel nacional ....................................................................... ..
. El programa especial de seguridad alimentaria de ecuador (PESAE) ........................... ..
. El decreto eiecutivo 780 ......................................................................................... ..
. La ley de seguridad alimentaria y nutricional ............................................................ ..
. Constitución de la república de 2008 ...................................................................... ..
. La ley orgónica del régimen de soberanía alimentaria (LORSA) .................................. ..
. El plan nacional del buen vivir 2009 — 2013 ............................................................ ..


lO. El conseio sectorial de políticas de desarrollo social ............................................... ..
l l. La política nacional para la reducción acelerada de la malnutrición intantil en Ecuador


y la estrategia INTI ............................................................................................... ..
l2. Bibliografía ......................................................................................................... ..


\OOO\IONU‘IJ>CAJI\)—'


CAPÍTULO X
Programas alimentarios, nutricionales y desarrollo de la infancia
CRISTINA FABIANA


RESUMEN.................................................................................................................. ..
l. Estrategia nacional para la erradicación acelerada. de la malnutrición infantil ............. ..
2. Programas sociales alimentarios, nutricionales y desarrollo de la infancia ..................... ..
3. Conclusiones ......................................................................................................... ..
4. Bibliografia ............................................................................................................ ..


Capítulo XI
Programas socio ahorro y socio solidario
MERY TERAN


INTRODUCCIÓN ...................................................................................................... ..
l . Obietivo ................................................................................................................ ..
2. Socio ahorro ......................................................................................................... ..
3. Socio solidario ...................................................................................................... ..
4. Conclusiones ......................................................................................................... ..
5. Bibliografia ........................................................................................................... ..


CAPITULO XII
Estrategias productivas: La incorporación de programas productivos para la inclusión
económica, asociatividad y sostenibilidad de los pequeños productores.
JORGE CONDOR


INTRODUCCIÓN ...................................................................................................... ..
. El instituto de economía popular y solidaria .............................................................. ..
. (Programa) "nutriendo el desarrollo” ........................................................................ ..
. Fondo de inclusión social ....................................................................................... ..
. Programa de provisión de alimentos ......................................................................... ..
. Proyecto "seguridad alimentaria y nutricional” PROSAN ............................................ ..
. Conclusiones y recomendaciónes ............................................................................ ..
. Bibliografia ........................................................................................................... ..\lO\Uï-I>C«JI\)—'


231
233
234
234
235
23ó
23ó
238
238
239
241


242
244


247
248
249
2ó4
2óó


269
270
270
272
275
275


279
280
285
287
289
290
293
294




CAPITULO XIII
Los subsidios y el control de precios
La respuesta del Estado ante el alza de precios y las lecciones aprendidas
La importancia de los subsidios en la economía de producción
KERLLY BERMÚDEZ


INTRODUCCIÓN...................................................................................................... ..
. EI subsidio de Ia harina .......................................................................................... ..
. Foca|ización y disiribución ...................................................................................... ..
. Fases y costos del subsidio ...................................................................................... ..
. Proceso de eva|uación ............................................................................................ ..
.Subsudio de Ia urea ............................................................................................... ..
.Cosio del subsidio .................................................................................................. ..
. Proceso de evaluación del subsidio .......................................................................... ..
. Beneficiario ........................................................................................................... ..
. Programa Socio Siembra ..................................................................................... ..


iO. Focalízación ........................................................................................................ ..
iLCosio del programa ............................................................................................ ..
12. Evaluación de Socio Siembra ............................................................................... ..
13. Analisis de costos de producción ............................................................................ ..
14. Ca|idad de vida .................................................................................................. ..
15. Mano de obra ..................................................................................................... ..
ió. Las necesidades de los productores frenie al gobierno ............................................ ..
i 7. Condusiones ...................................................................................................... ..
18. Bíbiiografía ......................................................................................................... ..


\OCD\lO\U‘I-I>COI\)—'


297
298
300
303
304
305
308
309
309
31 i
313
318
320
327
329
331
332
334
335




CAPÍTULO 1
LOS ESLABONES DE LA SEGURIDAD Y LA SOBERANÍA ALIMENTARIA


Y EL DERECHO A LA ALIMENTACION — MARCO CONCEPTUAL


“La sociedad se compone en dos clases:
aquellos que Tienen más comido que apetito y
aquellos que Tienen más opefifo que comido”.


Nicolas SebosTien-Roch


(Wa/Éfááa/ízá ¿Ika/É
Oficial Técnico de Programas de la


Representación de FAO en Ecuador.






INTRODUCCIÓN


rradicar el hambre y la malnutrición para
así lograr una Seguridad y Soberanía Ali-
entaria para todos, cumpliendo con el


Derecho a la Alimentación, es una lucha que se
viene Iibrando desde hacia varias décadas. No
obstante, los esfuerzos realizados hasta la techa
no han sido suticientes: mas de 1.020 millones
de personas sutren hambre en el mundo, de las
cuales 53 millones viven en América Latina y el
Caribe.


Recordemos que en en el año i900 el plane-
ta tenía 1.600 millones de habitantes y que, al
paso que vamos, a mediados de este siglo XXI
llegaremos aproximadamente a 9.000 millones


de habitantes, que eiercerón una presión cre-
ciente sobre los ya escasos recursos agrícolas.
Acaso ahora podemos ratiticar con mayor fuerza
lo dicho por Amartya Sen acerca de que la ver-
dadera tragedia del fenómeno del hambre en la
actualidad no es solo el hecho de su existencia.
La verdadera desgracia que engrandece este mal
radica en que hayamos acabado aceptóndolo y
toleróndolo como si fuera una parte esencial de
nuestra sociedad y como una circunstancia im-
posible de resolver‘.


EI gran reto que hoy tenemos por delante es el de
generar oportunidades de vida para las nuevas
generaciones y ello supone concebir la seguri-
dad y la soberanía alimentaria y el derecho a la
alimentación de una manera holística, armónica
y no sectorizada, a tin de generar acciones con-
cretas para erradicar el hambre en el mundo.


‘En Trueba, I. (2006). EI fin del hambre en 2025: Un desafio para nuestra generación. Madrid, Mundi-Prensa y Ia Univer-
sidad Politécnica de Madrid (UPM).




1. La seguridad
alimentaria


La seguridad alimentaria es una disciplina re-
ciente que nació en la década de los años i970
como respuesta a la preocupación internacional
ante la escasez generalizada de alimentos. En
i974 se realizó la Primera Conferencia Mundial
de Naciones Unidas sobre la Alimentación, en
la que se aprobó la Declaración Universal sobre
la Erradicación del Hambre y la lvlalnutrición, y
se proclamó solemnemente que "todos los hom-
bres, muieres y niños tienen derecho inaliena-
ble a no padecer de hambre y malnutrición". Se
aprobaron ademas una serie de resoluciones,
destacándose la Resolución I, "Objetivos y estra-
tegias de la producción de alimentos", en virtud
de la cual todos los gobiernos "deben aceptar
la meta de que, en el término de un decenio, no
haya ningún niño que tenga que acostarse sin
haber satisfecho su hambre, ninguna familia que
tema por el pan del día siguiente, y que ni el futu-
ro ni la capacidad de ningún ser humano resulten
menoscabados por la malnutrición”?


En el marco de esta Conferencia, y como con-
secuencia de la crisis alimentaria que vivía el
mundo entero, se definió a la Seguridad Alimen-
taria como "la disponibilidad en todo momento
en el mercado mundial de suministros de alimen-
tos básicos para sostener el consumo creciente
y contrarrestar las fluctuaciones en producción y
precios”, un concepto basado en la producción
y disponibilidad alimentaria a nivel global y na-
cional.


En la década de los i980 el concepto evolucio-
na a raíz de los resultados de la revolución verde
y la incidencia de las hambrunas africanas. Es
indudable que la transformación de los sistemas
agrícolas que produio esa revolución permitió


en aquellos tiempos que los suministros de ali-
mentos se mantuvieran muy por encima del cre-
cimiento demográfico contribuyendo a la seguri-
dad alimentaria a nivel global. No obstante, hoy
existen opiniones según las cuales la revolución
verde habría ocasionado un recrudecimiento de
las desigualdades en lo que se refiere a los ingre-
sos3 y daños al medio ambiente. En efecto, en las
zonas mas productivas —Asia princípalmente— la
riqueza creció en las óreas mós favorecidas en
detrimento de las desfavorecidos, cuya situación
no cambió y actualmente muestran alta pobreza
y vulnerabilidad a la inseguridad alimentaria.


El concepto sigue evolucionando y ha pasado de
una visión macro de la seguridad alimentaria a
un análisis micro de la vulnerabilidad en función
de las ”titulaciones o derechos” de las poblacio-
nes y las familias. La nueva visión de la seguridad
alimentaria se orienta en la dirección de lo que
Amartya Sen define como entitlements para expli-
car el dominio sobre los recursos, que permiten
eiercer control sobre los alimentosf. Estas titula-
ciones o derechos determinan los recursos que
las personas pueden utilizar para satisfacer sus
necesidades alimentarias, basóndose en un enfo-
que de los ”medios de vida" de las poblaciones.


”Los medios de vida consisten en las capacida-
des, los bienes recursos tanto materiales como
sociales y las actividades que se requieren para
poder sobrevivir. Los medios de vida son sosteni-
bles cuando sirven para hacer frente a tensiones
y crisis, y recuperarse de éstas, cuando pueden
mantener o aumentar sus capacidades y activos
y ofrecer beneficios netos a otros medios de vida,
a nivel local o más amplio, tanto en el presente
como en el futuro, sin comprometer la base de los
recursos naturales”?


A partir de i983 se toman en consideración
otros aspectos, los relativos al acceso a los ali-
mentos, para la definición del concepto de se-
guridad alimentaria, lo que conduio a una con-


2 FAO (i996). “Evaluación de la Seguridad Alimentaria” (WFS 9ó/TECH/7).
3 FAO (i996). "Enseñanza de lo revolución verde: Hacia una nueva revolución verde”
4 Sen, A. (i981). Poverty dnd Fomínes: An Essay on Entitlement and Deprívotíon. Oxford, Claredon Press.
5 FAO (2005). “Guía rápida para misiones: Análisis de instituciones y medios de subsistencia locales".




ceptualización mas basada en el equilibrio entre
la demanda y el suministro: fisegurar que todas
las personas en todo momento tengan acceso fí-
sico y económico a los alimentos bósicos que
necesitan”.


En i986 se presentó un documento de gran in-
fluencia elaborado por el Banco Mundial titulado
La Pobreza y el Hambre: Problemas y Opciones
para la Seguridad Alimentaria en Países en De-
sarrollo, donde se enfocó la dinamica temporal
de la Inseguridad Alimentaria, que conduce a
realizar una diferenciación entre la Inseguridad
Alimentaria Crónica, asociada a problemas de
pobreza continua o estructural y a baios ingre-
sos, y la Inseguridad Alimentaria Transitoria,
que supone periodos de presión intensificado
debido a desastres naturales, crisis económicas
o conflictosó. Esta diferenciación complementó lo
mencionado por Amartya Sen en 198i: la pro-
ducción, el trabaio, el comercio y la transferencia
de los recursos basicos tienen un efecto directo
en el acceso a los alimentos, y es ahí donde el
anó ¡sis de los medios de vida de las personas es
importante para determinar su estado de Seguri-
dad Alimentaria.


Ya en la década de los i990 se realizó la pri-
mera Conferencia Internacional sobre Nutrición
(i992), organizada por la FAO y la OMS, de-
dicada exclusivamente a abordar los problemas
nutricionales a nivel mundial y así reforzar el
tema nutricional en la conceptualización de la
Seguridad Alimentaria. Durante la Conferencia,
los gobiernos se comprometieron a hacer todos
los esfuerzos posibles para eliminar o reducir
problemas tales como las muertes por inanición
y hambruna, el hambre crónica generalizada,
la subnutrición, la carencia de micronutrientes
especialmente de hierro, yodo y vitamina A, im-
pedimentos de una lactancia materna óptima,
higiene deficiente y agua insalubre, entre otros.
Para el efecto se elaboró una Declaración Mun-
dial sobre Nutrición y un Plan de Acción que
haga de guía técnica para la generación de po
ticas y programas nutricionales7.


z|_


ó FAO (2006). “Informe de Políticas No 2: Seguridad Alimentaria".
7 FAO (i992). Conferencia Internacional sobre Nutrición. www.fao.org/docrep/V7700T/v7700tO4.htm
3 Declaración Mundial sobre Nutrición, i992.
9 FAO (200 i). Comité de Seguridad Alimentaria Mundial: Reforzar la Voluntad Política para Combatir el Hambre.
lo informe de la FAO relativo a la Cumbre Mundial sobre la Alimentación, 3-17 de noviembre de i996, parte t. Roma, i997.


"El hambre y la malnutrición son inaceptables en
un mundo que posee a la vez los conocimientos
y los recursos necesarios para acabar con esta
catástrofe humana. Reconocemos que mundial-
mente hay alimentos suficientes para todos [...].
Nos comprometemos a actuar solidariamente
para lograr que la liberación del hambre llegue a
ser una realidad”?


En noviembre de i996 se celebró en Roma la
Cumbre Mundial de la Alimentación, evento muy
destacado a nivel internacional ya que H2 de
los l8ó países participantes estuvieron represen-
tados por sus Jefes de Estado o de Gobierno o
por sus delegados, como debía ser, pues se tra-
taba de una reunión cuya finalidad era conseguir
el compromiso político para afrontar de manera
contundente las causas generales subyacentes al
hambre y la malnutricióng.


De esta Cumbre surgieron dos documentos im-
portantes: La Declaración de Roma sobre la Se-
guridad Alimentaria Mundial y el Plan de Acción
de la Cumbre Mundial sobre la Alimentación“).
Los dos primeros párrafos de la Declaración re-
sumen en forma elocuente el consenso logrado
en ese evento en torno a las políticas y obietivos
especificos:


"Nosotros, Jefes de Estado y de Gobierno, o
nuestros representantes, reunidos en la Cumbre
Mundial sobre la Alimentación por invitación
reafirmamos el derecho a toda persona a tener
acceso a alimentos sanos y nutritivos, en conso-
nancia con el derecho a una alimentación apro-
piada y con el derecho fundamental de toda per-
sona a no padecer hambre.


Prometemos consagrar nuestra voluntad política y
nuestra dedicación común y nacional a conseguir
la Seguridad Alimentaria para todos y a realizar
un esfuerzo constante para erradicar el hambre




de todos los países, con el objetivo inmediato de
reducir el número de personas desnutridas a la
mitad de su nivel actual no mas tarde del año
20 i 5".


Además se definió el concepto de Seguridad Ali-
mentaria que hasta la actualidad sigue vigente:
”Seguridad alimentaria, a nivel de individuo, bo-
gar, nación y global, se consigue cuando todas las
personas en todo momento tienen acceso físico y
económico a suficiente alimento, seguro y nutriti-
vo, para satisfacer sus necesidades alimenticias y
sus preferencias, con el objeto de llevar una vida
activa y sana”” . Se incorporaban, asi, aspectos
de calidad alimentaria, inocuidad, adecuación
nutricional, distribución intrahogar, preferencias
culturales, reafirmando la seguridad alimentaria
como un derecho humano.


Si bien se llegó a un consenso en la Cumbre y
sin embargo de lo mencionado anteriormente en
la Declaración, uno de los discursos que causó
mucha reflexión fue el de Fidel Castro, quien se
refirió a algunos problemas que han aquejado
y siguen haciéndolo a los paises en desarrollo
en materia de Seguridad Alimentaria. Dijo en esa
ocasión:


”El hambre, inseparable compañera de los po-
bres, es hija de la desigual distribución de las
riquezas y de las injusticias de este mundo. Los
ricos no conocen el hambre [...].


"Si 35 mil personas mueren de hambre cada día,
la mitad niños, ¿‘por qué en los países desarrolla-
dos se arrancan olivares, se sacrifican rebaños y
se pagan cuantiosas sumas para que la tierra no
produzca? [...].


"¿Por qué se invierten 700 mil millones de dóla-
res cada año en gastos militares y no se invierte
una parte de estos recursos en combatir el ham-
bre, impedir el deterioro de los suelos, la deserti-
ficación y la deforestación de millones de hectó-
reas cada año; el calentamiento de la atmósfera;
el efecto invernadero, que incrementa ciclones,


l’ FAO (i996). Declaración de la Cumbre Mundial sobre Alimentación.
‘Z ONU (2000). Declaración de la Cumbre del Milenio.
l3 FAO (2005). “Estado de la Inseguridad Alimentaria en el Mundo”.


escasez o exceso de lluvias; la destrucción de la
capa de ozono y otros fenómenos naturales que
afectan la producción de alimentos y la vida del
hombre sobre la Tierra? [...].


”Las campanas que doblan hoy por los que mue-
ren de hambre cada día doblarón mañana por
la humanidad entera si no quiso, no supo o no
pudo ser suficientemente sabia para salvarse a
sí misma”.


Ya en el siglo XXI, en septiembre de 2000 en
Nueva York, se celebró la Cumbre del Milenio
realizada por la Organización de las Naciones
Unidas, que contó con la presencia de 147 de
jefes de Estado y de Gobierno y tras la cual 189
países firmaron la Declaración del Milenio, que
consta de 8 Objetivos, 18 metas y 48 indicado-
res. Según esta Declaración y Objetivos, se busca
construir un mundo "más pacífico, mas próspero
y más justo” donde prevalezcan los valores de la
libertad, la igualdad, la solidaridad, la toleran-
cia, el respeto por la naturaleza y la responsabi-
lidad común frente al destino de la humanidad”.


Dentro de estos objetivos la Seguridad Alimen-
taria adquiere un rol muy importante que se ve
reflejado en el ”Objetivo l: Erradicar la pobreza
extrema y el hambre. Meta 2: Reducir a la mitad,
entre i990 y 2075, el porcentaje de personas
que padezcan hambre”, ya que el hambre y la
malnutrición son las causas principales de las pri-
vaciones y el sufrimiento que persiguen combatir
los demós Objetivos de Desarrollo del Milenio”.


1.1 Los componentes de Ia Segu-
ridad Alimentaria


Como se mencionó en el apartado anterior, el
concepto de Seguridad Alimentaria que se utiliza
hasta boy es el que se definió en la Cumbre Mun-
dial de la Alimentación de i996. Este concepto
se articula en función de cuatro componentes
o pilares basicos, que deben ser analizados en
forma conjunta a fin de lograr una mirada mas




holística sobre la Seguridad Alimentaria: (1.1.1)
la disponibilidad de alimentos, (1.1.2) la estabili-
dad, (1.1.3) el acceso a los alimentos, (1.1.4) el
consumo y la utilización biológica“.


1.1.1 La Disponibilidad de los alimentos
a nivel local o nacional abarca la producción,
las importaciones, el almacenamiento y la ayuda
alimentaria que se encuentran físicamente pre-
sentes en una determinada área. Para sus estima-
ciones es importante tener en cuenta las pérdidas
post-cosecha y las exportaciones.


1.1.2 La Estabilidad se refiere a solventar las
condiciones de Inseguridad Alimentaria transi-
toria de caracter cíclico o estacional a menudo
asociadas a las campañas agrícolas que se pro-
ducen tanto por la ausencia de alimentos cuanto
por la falta de acceso a recursos de las pobla-
ciones asalariados en momentos determinados
del año. En este componente o pilar cumplen un
importante papel la existencia y disponibilidad
de infraestructura de almacenamiento a nivel
nacional y/o local en condiciones adecuadas,
así como la posibilidad de contar con recursos
alimenticios e insumos de contingencia para las
épocas de déficit alimentario.


1.1.3 El Acceso a los alimentos toma en
cuenta el acceso de las personas a los recursos
adecuados y el control sobre ellos para adquirir
y/o producir alimentos apropiados y generar una
alimentación nutritiva. Esto se relaciona con el
acceso a los medios de producción tierra, agua,
insumos agrícolas, conocimiento, tecnología, etc
y a los alimentos disponibles en el mercado. La
falta de acceso y de control son frecuentemente
la causa de la Inseguridad Alimentaria y su ori-
gen puede ser de caracter fisico, cuando los ali-
mentos no estan disponibles en cantidad suficien-
te en los lugares donde se necesita consumirlos
(poblaciones aisladas, falta de infraestructuras),
como también de índole económica, cuando hay
ausencia de renta (dinero) de las personas para
alimentarse con regularidad, calidad y dignidad,
situación que obedece a la imposibilidad de pa-


gar los precios de los alimentos por el baio po-
der adquisitivo de Ia población. Este aspecto es
fundamental, puesto que en la mayor parte de
los casos, y sobre todo en la región latinoameri-
cana, la inseguridad alimentaria no se debe a la
falta de alimentos sino a que los elevados índices
de pobreza no permiten adquirir los que estón
disponibles.


1.1.4 Consumo y Utilización biológica de
los alimentos. El primero toma en considera-
ción que las existencias alimentarias en los hoga-
res respondan a las necesidades nutricionales, a
la diversidad, la cultura y las preferencias alimen-
tarias. También tiene en cuenta aspectos como
la inocuidad de los alimentos (food safety, como
se la conoce en varios países desarrollados), Ia
dignidad de las personas, las condiciones higié-
nicas de los hogares y la distribución con equi-
dad dentro del hogar. La segunda, Ia utilización
biológica, esta relacionada con el estado nutri-
cional como resultado del uso individual de los
alimentos (ingestión, absorción y utilización) y
con el estado de salud. La inadecuada utiliza-
ción biológica puede tener como consecuencia
la desnutrición y/o la malnutrición. Con mucha
frecuencia se toma como referencia el estado nu-
tricional de los niños y niñas, pues las carencias
de alimentación o salud en estas edades tienen
graves consecuencias de largo plazo y a veces
permanentes.


A continuación se definen algunos de los térmi-
nos más habituales relativos a la nutrición en el
marco de la Seguridad Alimentaria:


a) Subnutrición: Inseguridad alimentaria cróni-
ca, en que la ingestión de alimentos no cubre
las necesidades energéticas básicas en forma
continua.


b) Malnutrición: Estado patológico resultante,
por lo general, de la insuficiencia o el exceso
de uno o varios nutrientes o de una mala asi-
milación delos alimentos.


I‘ Loma-Ossorio Friend E. y Lahoz Rai/o F. (2006). "Marco conceptual de la Seguridad Alimentaria”, Unidad 2 del Curso FODEPAL de
Seguridad Alimentaria.




c) Desnutrición: Estado patológico resultante de
una dieta deficiente en uno o varios nutrientes
esenciales o de una mala asimilación de los
alimentos.


Los índices para la medición del estado nutricio-
nal comúnmente utilizados son:


Desnutrición aguda: Deficiencia de peso para
altura (P/A). Delgadez extrema o emaciación.
Resulta de una pérdida de peso asociada con
periodos recientes de hambruna o enfermedad
que se desarrolla muy rápidamente y es limitada
en el tiempo.


Desnutrición crónica: Retardo de altura para la
edad (A/E) asociada normalmente a situaciones
de pobreza y relacionada con dificultades de
aprendizaie y menor desempeño económico.


Desnutrición global: Deticiencia de peso para la
edad. Insuficiencia ponderal. Es un índice com-
puesto de los dos anteriores (P/A x A/E = P/E)
adecuado para seguir la evolución nutricional de
niños y niñas. Éste es el indicador usado para dar
seguimiento a los Obietivos del Milenio


2. La soberanía
alimentaria


Soberanía alimentaria” es un concepto reciente,
todavía en construcción, impulsado y promovido
por Vía Campesina“ y otras organizaciones so-
ciales en los años i990, y surge como respuesta


a diversos debates sobre el tema alimentario que
tuvieron lugar durante los años i970, i980 y
i990”. Su presentación a nivel mundial se reali-
zó en i996, en un evento paralelo a la Cumbre
Mundial de la Alimentación (CMA), celebrada
en Roma. La soberanía alimentaria surge como
alternativa política elaborada por ciertos secto-
res cle la sociedad civil decididos a acabar con
el hambre en un mundo que, paradóiicamente,
produce alimentos mas que suficientes para ali-
mentar bien a toda su población. Estas organiza-
ciones de la sociedad civil (ONG, colectivos de
productores y consumidores, sindicatos, etc.) se
han comprometido con las agriculturas campesi-
nas e indígenas, la pesca artesanal, los sistemas
alimentarios sustentables, los medios de vida
asociados a esos sistemas de producción basa-
dos en la agricultura familiar y el derecho de los
pueblos a alimentarse.


Es así como, desde i996, el concepto ha ido
progresando pero siempre atianzóndose en el
”derecho de los pueblos a producir sus propios
alimentos y a organizar la producción alimentaria
y el consumo de acuerdo con las necesidades de
las comunidades locales otorgando prioridad a
la producción y el consumo de productos locales
domésticoslg”. Muestra de ello son las siguientes
definiciones realizadas en distintos toros a nivel
mundial:


”El derecho de los pueblos a definir su propia ali-
mentación y su agricultura, a proteger y regular
la producción y el mercado nacional de los pro-
ductos agrícolas con el objeto de conseguir los
objetivos de desarrollo sostenible, a determinar
el grado de auto-suficiencia y a limitar el ’dum-
ping’ de productos alimenticios a sus mercados
nacionales“?


l5 Texto adaptado del artículo elaborado por José Luis Vivero Pol: "Algunas reflexiones sobre la Soberanía Alimentaria - Iniciativa Amé-
rica Latina y Caribe Sin Hambre. FAO, 2008.
Movimiento Campesino Mundial de Hombres y Mujeres rurales


l7 El debate de los años i970 giraba en torno a la preocupación internacional ante la escasez de alimentos. En los i980 se centró en


programas integrales de desarrollo y en el sujeto de las acciones (país, región, hogar o individuo). En los i990 se incorporaron al debate
los modos de vida sostenibles, la desmantelación del Estado y la creación de la OMC y el mercado mundial regulado, con una cesión
de la soberanía de los países hacia sistemas supranacionales. En Cañada, E. (2006). “La Soberanía Alimentaria en el Mundo”. www.
edualterorg
“De la ponencia de Ramiro Téllez (Via Campesina) presentada en un taller internacional sobre el terna, desarrollado en Sucre-Bolivia,


abril 2007.l9 Vía Campesina, en sesión paralela a la Cumbre Mundial de la Alimentación. Roma, octubre i996.




”El derecho de los pueblos a detinir sus propias
políticas y estrategias sustentables de producción,
distribución y consumo de alimentos que garan-
ticen el derecho a la alimentación para toda la
población, con base en la pequeña y mediana
producción, respetando sus propias culturas y la
diversidad de los modos campesinos, pesqueros
e indígenas de producción agropecuaria, de co-
mercialización y de gestión de los espacios rura-
les, en los cuales la mujer desempeña un papel
fundamenta/fio.
”El derecho de los pueblos, las comunidades y
los países a detinir sus propias políticas agríco-
las, de trabajo, pesca, alimentación y tierras, que
sean adecuadas desde el punto de vista ecológi-
co, social, económico y cultural a sus circunstan-
cias únicas. Esto incluye el verdadero derecho a
la alimentación y a producir el alimento, lo que
significa que todo el mundo tiene el derecho a
una alimentación inocua, nutritiva y culturalmente
adecuada y a los recursos para producir esos ali-
mentos, así como el derecho a poder alimentarse
a sí mismo y a sus sociedades“.


”El derecho de los pueblos a alimentos nutritivos
y culturalmente adecuados, accesibles, produci-
dos de torma sostenible y ecológica, y su derecho
a decidir su propio sistema alimentario y produc-
tivo”?


Cabe asimismo destacar que el concepto de So-
beranía Alimentaria se deriva del de soberanía
nacional, el cual reivindica el derecho del Estado
y de los pueblos de un país determinado a deti-
nir sus propias políticas alimentarias y garantizar,
así, que toda su población pueda alimentarse en
cantidad suticiente y en calidad adecuada. La so-
beranía alimentaria reivindica, ademas, al pro-
ductor del alimento y al consumidor tinal como
los elementos centrales de la cadena agroali-
mentaria trente a los eslabones relacionados
con el comercio y la distribución, y prioriza los
mercados nacionales y los productores locales


de cara a la producción para exportación y la
importación de alimentos subvencionados por
otros países.


Como podemos ver, este término ha teniendo un
notable desarrollo conceptual y una importante
implantación como alternativa política al actual
sistema alimentario globalizado, que está siendo
golpeado por una crisis de proporciones todavía
no determinadas. Esto ha llevado (J que varios
países del mundo y de América Latina vayan in-
corporando el concepto cada vez mas como un
planteamiento político e ideológico que permita
la búsqueda de una opción exitosa para acabar
con la inseguridad alimentaria de sus ciudada-
nos.


Muestra de ello son la Ley del Sistema Nacional
de Seguridad Alimentaria y Nutricional de Gua-
temala; la Ley de Seguridad y Soberanía Agroa-
limentaria de Venezuela; las propuestas de Ley
de Seguridad y Soberanía Alimentaria en debate
en los Congresos de México, Nicaragua, Bolivia,
Honduras y Costa Rica, de las que el concepto
de Soberanía Alimentaria es base fundamental.


En lo que específicamente concierne al caso cle
Ecuador, se tiene ampliamente incorporada y
desarrollada esta conceptualización en la Cons-
titución aprobada en el año 2008 y en la Ley
Orgánica del Régimen de Soberanía Alimentaria
que entró en vigencia en mayo de 2009.


A continuación se señalan algunos de los artícu-
los pertinentes:


2.1 Constitución del Ecuador, 2008


Artículo 13.- Las personas y las colectividades
tienen derecho al acceso seguro y permanente a
alimentos sanos, suficientes y nutritivos; preferen-
temente producidos a nivel local y en correspon-
dencia con sus diversas identidades y tradiciones
culturales.


2° Foro Mundial sobre Soberanía Alimentaria. La Habana, septiembre 200i.
2’ Cumbre Mundial de Ia Alimentación, Foro de Soberanía Alimentaria. Roma 2002.
22 Foro Social Mundial 2007. Declaración de Nyéléni, Mali.




El Estado ecuatoriano promoverá la soberanía
alimentaria.


Artículo 281.- La soberanía alimentaria constitu-
ye un objetivo estratégico y una obligación del
Estado para que las personas, comunidades,
pueblos y nacionalidades dispongan de alimen-
tos sanos y culturalmente apropiados de forma
permanente.


Artículo 282.- El Estado normará el uso y acceso
a la tierra que deberá cumplir la función social
y ambiental. Un fondo nacional de tierras, esta-
blecido por ley, regulará el acceso equitativo de
campesinos y campesinas a la tierra.


Se prohíbe el latitundio y la concentración de la
tierra, así como el acaparamiento o privatización
del agua y sus fuentes.


El estado regulará el uso y manejo del agua de
riego para la producción de alimentos, bajo los
principios de equidad, eficiencia y sostenibilidad
ambiental.


Artículo 410.- El Estado brindará a los agricul-
tores y a las comunidades rurales apoyo para
la conservación y restauración de los suelos, así
como para el desarrollo de prácticas agrícolas
que los protejan y promuevan la soberanía ali-
mentaria.


2.2 La Ley Orgánica del Régimen
de Soberanía Alimentaria


Artículo 1.- Finalidad- Esta Ley tiene por objeto
establecer los mecanismos mediante los cuales el
Estado cumpla con su obligación y objetivo estra-
tégico de garantizar a las personas, comunidades
y pueblos la autosuficiencia de alimentos sanos,
nutritivos y culturalmente apropiados de torma
permanente.


El régimen de la soberanía alimentaria se consti-
tuye por el conjunto de normas conexos, destina-
das a establecer en torma soberana las políticas
públicas agroalimentarias para fomentar la pro-
ducción suficiente y la adecuada conservación,


intercambio, transformación, comercialización y
consumo de alimentos sanos, nutritivos, preferen-
temente provenientes de la pequeña, la micro,
pequeña y mediana producción campesina, de
las organizaciones económicas populares y de la
pesca artesanal así como microempresa y arte-
sanía; respetando y protegiendo la agrobíodiver-
sidad, los conocimientos y formas de producción
tradicionales y ancestrales, bajo los principios de
equidad, solidaridad, inclusión, sustentabilidad
social y ambiental.


3. El derecho a la
alimentación


El Derecho Humano a la Alimentación es una
regla del Derecho Internacional y en algunos
países forma parte del Derecho Constitucional
abarcando, en ese sentido, una dimensión tanto
nacional cuanto internacional. En lo que con-
cierne a la dimensión internacional dos textos de
Ley son fuentes principales de este derecho: la
Declaración Universal de los Derechos Humanos
(DUDH) de i948 y el Pacto Internacional cle De-
sarrollo Económico, Social y Cultural (PIDESC)
de l9óó.


El Derecho a la Alimentación se encuentra reco-
nocido en el artículo 25 la DUDH, aprobada y
proclamada en i948, que estipula: ”toda per-
sona tiene derecho a un nivel de vida adecuado,
que le asegure, así como a su familia, la salud
y el bienestar, y en especial la alimentación, el
vestido, la vivienda, la asistencia médica y los
servicios sociales necesarios [...]”. De igual ma-
nera, el artículo ll del PIDESC, aprobado por
la Asamblea General de las Naciones Unidas
en 1966, reconoce el "derecho fundamental de
toda persona a estar protegida contra el hambre
[...]”, comprometiéndose los Estados Partes a lo-
grar progresivamente este derecho por todos los
medios apropiados y particularmente a través de
la adopción de medidas legislativas, en virtud del
artículo 2 del mismo Pacto”.


23 FAO (2000). “El Derecho a la Alimentación en Ia teoría y en la práctica”.




A nivel de América es importante destacar que
el Derecho a la Alimentación se reconoce en
el Protocolo de San Salvador de i988, el cual
completa la Convención Americana de Derechos
Humanos de i969. En su artículo 12 reconoce
que "toda persona tiene derecho a una alimenta-
ción adecuada que le asegure la posibilidad de
alcanzar su pleno desarrollo físico y su pleno flo-
recimiento afectivo e intelectual”.


El contenido normativo del Derecho a la Alimen-
tación fue descrito por el Comité de las Nacio-
nes Unidas sobre Derechos Económicos, Sociales
y Culturales (CDESC) — órgano de las Naciones
Unidas encargado de supervisar la implementa-
ción del PIDESC- en 7999 en su ”Comentario
General No 72" (CG 72)“, donde el Derecho a
la Alimentación Adecuada está descrito como ”el
derecho de todo hombre, mujer o niño, ya sea
sólo o en común con otros, de tener acceso físi-
co y económico, en todo momento, a la alimen-
tación adecuada o a medios para obtener/a de
formas consistentes con la dignidad humana”?


El pórrato 8 de la Observación General N” 12
(OG 12) del CDESC aclara el contenido basico
del Derecho a la Alimentación Adecuada, que
comprende:


- La disponibilidad de alimentos en cantidad y
calidad sutícientes para satistacer las necesida-
des alimentarias de los individuos, sin sustancias
nocivas, y aceptables para una cultura determi-
nada;


- la accesibilidad de esos alimentos en tormas
que sean sostenibles y que no diticulten el goce
de otros derechos humanos.


Por disponibilidad se entienden las posibilida-
des que tiene el individuo de alimentarse ya sea


directamente, explotando la tierra productiva u
otras fuentes naturales de alimentos, o mediante
sistemas de distribución, elaboración y de comer-
cialización que tuncionen adecuadamente y que
puedan trasladar los alimentos desde el lugar de
producción a donde sea necesario según la de-
manda (OG 12, pórr. 12).


En cuanto a la accesibilidad, el Comité considera
que comprende la posibilidad de acceso econó-
mico y tísico. La accesibilidad económica implica
que los costos financieros personales o tamilia-
res asociados con la adquisición de los alimen-
tos necesarios para un régimen de alimentación
adecuado deben estar a un nivel tal que no se
vean amenazadas o en peligro la provisión y la
satisfacción de otras necesidades básicas. El Co-
mité resalta explícitamente que los grupos social-
mente vulnerables como las personas sin tierra
y otros segmentos particularmente empobrecidos
de la población pueden requerir la atención de
programas especiales que les garanticen la acce-
sibilidad económica a los alimentos. La accesibi-
lidad tísica implica que la alimentación adecua-
da debe ser accesible a todos, retiriéndose a los
individuos tísicamente vulnerables, a las perso-
nas que viven en zonas propensas a los desastres
y a otros grupos particularmente destavorecidos.
La OG hace mención explícita en este punto de
los pueblos indígenas cuyo acceso a las tierras
ancestrales puede verse amenazado (OG 12,
pórr.l3).


A manera de resumen, en virtud de la detinición
utilizada en el CG 12 la alimentación debera ser
nutritiva y culturalmente adecuada y, ademas,
debera etectuarse con dignidad y de manera sos-
tenible. Esto a su vez signitica que las personas
en un país —y en especial los grupos vulnerables-
tienen que contar con una base de ingreso por
medio del acceso a recursos productivos (tierra,


Z4 El Comentario General No 12 es una nota interpretativa del Derecho a la Alimentación adoptado en mayo de i999
por el Comité de la ONU sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales (CDESC). Los borradores de este tipo de
comentarios son elaborados por todos los organismos de los tratados de derechos humanos que monitorean el cum-
plimiento de los Estados con los tratados centrales de la ONU relativos a los derechos humanos. Se hace referencia al
Comentario General No 12 como UN Doc. E/C. 12/1999/5. También relevante al Derecho a la Alimentación es el Co-
mentario General No 15 del mismo comité sobre el “Derecho al Agua", UN Doc. E/C. l2/2002/l l, adoptado en el año
2002, el cual contiene el derecho al agua potable como parte del Derecho a la Alimentación.25 La definición preparada por el Comité de la ONU sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales, en el CG 12, ya
ha ganado un significativo apoyo en varios niveles (ONG, gobiernos, otros organismos de la ONU como la FAO, etc).




agua, semillas, razas de animales, poblaciones
de peces, etc.) o a través de trabaio con salarios
mínimos dignos, o, si ninguno de los anteriores
fuera posible, mediante una red de seguridad
social. No solamente tiene que estar disponible
la alimentación, sino que el acceso a alimentos
debe ser tactible por la participación en la vicla
económica haciendo uso de recursos y otros me-
dios de obtención de una manera sostenible2ó .


Coniuntamente con la Observación General
No 12, es importante mencionar que otros ins-
trumentos reconocidos internacionalmente han
permitido proteger a grupos vulnerables como
las muieres, los niños, los retugiados, los apó-
tridas, los pueblos indígenas y tribales, al tiem-
po de retorzar el concepto y comprometer a los
países a cooperar entre sí en la implementación
del Derecho a la Alimentación. Tal es el caso de
la Convención sobre los Derechos del Niño (art.
24 y 27), la Convención sobre la Elimininación
de Todas las Formas de Discriminación Contra la
lvluier (art.l2 y 13), la Carta de Naciones Unidas
(art. 55 y 5ó), la Convención sobre el Estatuto
de los Refugiados (art. 20 y 23), la Convención
sobre el Estatuto de los Apótridas (art. 20 y 23)
y la Convención sobre los Pueblos Indígenas y
Tribales (art. l4 y 19).


Un instrumento que si bien no es legalmente vin-
culante en sí mismo pero que ha sido de gran
importancia en la implementación del Derecho
a la Alimentación son las ”Directrices voluntarias
en apoyo de la realización progresiva del dere-
cho a una alimentación adecuada en el contexto
de la seguridad alimentaria nacional”, las mis-
mas que tueron solicitadas al Conseio de la FAO
en el año 200i. Su elaboración estuvo a cargo
de un grupo intergubernamental que, después


de varios meses de negociación, las sometió a
consideración para su aprobación en el 127°
periodo de sesiones del Conseio, celebrado en
noviembre de 2004. Las Directrices Voluntarias
incumben temas politicos y de desarrollo; propo-
nen estrategias y campos prioritarios de acción
para resolver el problema del hambre y la des-
nutrición implementando el Derecho a la Alimen-
tación. El texto acordado adopta los estándares
de interpretación del Derecho a la Alimentación
desarrollados en años recientes dentro del siste-
ma de Derechos Humanos de la ONU. Al abor-
dar la interpretación del Derecho Adecuado a la
Alimentación, las Directrices Voluntarias también
abordan las responsabilidades de los Estados
miembros de la FAO”.


Para los Estados parte del Pacto Internacional de
Derechos Económicos, Sociales y Culturales que
han dado su consentimiento para las Directices
Voluntarios, las obligaciones asumidas con la ra-
tificación del PIDESC continúan estando vigentes
y no pierden tuerza con las Directrices.


La importancia de las Directrices Voluntarias ra-
dica en el hecho de que éstas tiian estandares
en óreas de política nacional que brindan a los
Estados una idea mucho mós concreta sobre el
diseño, implementación y monitoreo de políti-
cas públicas relativas al Derecho a la Alimenta-
ción, haciéndolo mas concreto para quienes las
adoptan y hacen su seguimiento. Las Directrices
Voluntarias cumplen un papel signiticativo en la
realización de la Seguridad Alimentaria pues in-
cluyen dimensiones del Derecho a la Alimenta-
ción tales como desarrollo económico, sistemas
de mercado, agricultura, nutrición, políticas so-
ciales, educacíón y medidas de emergencia en
crisis alimentarias.


2° El Relator Especial para el Derecho a la Alimentación, Jean Ziegler, lo ha definido como sigue: “El derecho a la ali-
mentación es el derecho a tener acceso, de manera regular, permanente y libre, sea directamente, sea mediante
compra en dinero, a una alimentación cuantitativa y cualitativamente adecuada y suficiente, que corresponda a
las tradiciones culturales de la población a que pertenece el consumidor y que garantice una vida psíquica y física,
individual y colectiva, libre de angustias, satisfactoria y digna". (UN. Doc. E/CN.4/200l/53, pórr. 14). En su informe pre-
sentado a la Asamblea General de la ONU en 2002, el relator afirma que “el acceso a la tierra y la reforma agraria de-
ben ser elementos fundamentales del derecho a la alimentación”, dado que “el acceso a la tierra es con frecuencia
indispensable para asegurar el acceso a alimentos y a medios de vida y, por tanto, para garantizar que las personas
estén a salvo de hambre" (UN. Doc. A/57/35ó).
27 FAO (2005). “Directrices Voluntarias en apoyo de la realización progresiva del derecho a una alimentación adecuada en el contexto
de la seguridad alimentaria nacional”.




Las Directrices enmarcan siete temas principales:
políticas de desarrollo económico, cuestiones le-
gales e institucionales, política agrícola y alimen-
taria, nutrición y protección del consumidor, edu-
cación y toma de conciencia, redes de seguridad
social y situaciones de emergencia. Basándose
en los Derechos Humanos, cacla uno de estos
temas tiene como obietivo principal dar un en-
toque de Seguridad Alimentaria a Ia población y
permitir a los gobiernos establecer políticas inter-
nas y acciones practicas a nivel nacional.


En Io que concierne a Ecuador, el país ha ratiti-
cado varios de los Pactos y Acuerdos Internacio-
nales mencionados anteriormente. Así, en i976
el Pacto Internacional de Derechos Económicos,
Sociales y Culturales (PIDESC); en i98i la Con-
vención sobre la Eliminación de Todas las For-
mas de Discriminación contra la Muier (CEDAW);
en i990 la Convención sobre los Derechos del
Niño (CDN). Suscribió asimismo el Convenio


Ió9 dela Organización Internacional del Traba-
¡o (OITVS y, en su calidad de miembro dela FAO,
las Directrices Voluntarias sobre el Derecho a la
Alimentación.


La adhesión a estos instrumentos compromete
a las autoridades nacionales a cumplir y hacer
cumplir los distintos derechos adquiridos interna-
cionalmente y, entre ellos, el Derecho a la Ali-
mentación Adecuada para todas/os las/os ciu-
dadanas/os ecuatorianas/os”.


En este contexto, al ser parte del PIDESC Ecua-
dor ha venido adoptando algunas medidas le-
gislativas que permitan cumplir con el Derecho
a Ia Alimentación Adecuada. AI respecto, en Ia
Constitución dela República del Ecuador del año
2008 se encuentran varios artículos que recono-
cen y garantizan este derecho. A continuación se
mencionan algunos de ellos”:


Artículos de Ia Constitución del Ecuador 2008
relacionados con el Derecho a la Alimentación


Vinculación con Pactos, Convenios, Directrices
Voluntarias referentes al cumplimiento del


Derecho a Ia Alimentación
Art. 3: Son deberes primordiales del Estado:


l. Garantizar sin discriminación alguna el efectivo goce
de los derechos establecidos en la Constitución y en los
instrumentos internacionales, en particular la educación,
la salud, la alimentación, la seguridad social y el agua
para sus habitantes.


Directriz Voluntaria FAO: l y 3


Art. IO: Las personas, comunidades, pueblos naciona-
lidades y colectivos son titulares y gozaran de los dere-
chos garantizados en la Constitución y en los instrumen-
tos internacionales.


Declaración Universal de los Derechos Humanos: Art. 25:
[...] toda persona tiene derecho al nivel de vida ade-
cuado [...] que le asegure [...] en especial la alimenta-
ción [...].


Pacto Internacional de los Derechos Económicos,
Sociales y Culturales: Art. ll: [...] los Estados reconocen
el derecho fundamental de toda persona a un nivel de
vida adecuado [...] incluso alimentación [...].


Párrafo 2: el derecho fundamental [...] a estar protegi-
do contra el hambre.


28 FAO (2004). “Reconocimiento del Derecho a la Alimentación en el Plano Nacional” (IGWG RTFG INF/2).
2° FIAN (2004). “Informe Paralelo ante el CDESC sobre El Derecho a una Alimentación adecuada en el Ecuador".
3° Luna, C. (2008). “Articulos de la Constitución 2008 del Ecuador relacionados con la Seguridad, Soberanía Alimentaria
y Derecho a la Alimentación”. Unidad del Derecho a la Alimentación, FAO.




Artículos de la Constitución del Ecuador 2008
relacionados con el Derecho a la Alimentación


Vinculación con Pactos, Convenios, Directrices
Voluntarios referentes al cumplimiento del


Derecho a la Alimentación


Art. 12: El derecho humano al agua es fundamental
e irrenunciable. El agua constituye patrimonio nacional
estratégico de uso público, inalienable, imprescriptible,
inembargable y esencial para la vida.


Directriz Voluntaria FAO: l
Art. ll, parrafo l de Ia Convención sobre los DESC
Observación General No. 15: No se puede privar a una
persona de sus medios de supervivencia.
Observación General No. 3: [...] asegurar el acceso a
una cantidad mínima esencial de agua suficiente y sa-
Iubre.
Directriz Voluntaria FAO: 8C


Art. 13: Las personas y colectividades tienen derecho
al acceso seguro y permanente a alimentos sanos, sufi-
cientes y nutritivos; preferentemente producidos a nivel
local y en correspondencia con sus diversas identidades
y tradiciones culturales.


El Estado Ecuatoriano promovera Ia soberanía alimenta-
ria.


Comité de las Naciones Unidas sobre los Derechos Eco-
nómicos, Sociales y Culturales (CDESC) en su Observa-
ción General No 12.


Directriz Voluntaria FAO: l# 1.2, 3


Art. 276 #2. Construir un sistema económico, justo, de-
mocratico, productivo, solidario y sostenible basado en
la distribución igualitaria de los beneficios del desarrollo,
de los medios de producción y en la generación de tra-
bajo digno y estable.


EI Comité de los derechos económicos, sociales y cultu-
rales (CDESC) afirma que el derecho a una alimentación
adecuada es inseparable de la justicia social y requiere
Ia adopción de medidas económicas y sociales ade-
cuadas.


Directriz Voluntaria FAO: 2


Art. 281 : La soberanía alimentaria constituye un objeti-
vo estratégico y una obligación del estado para garan-
tizar que las personas, comunidades, pueblos, nacionali-
dades alcancen la autosuficiencia de alimentos sanos y
culturalmente apropiados de forma permanente:


l. Impulsar y facilitar la producción, transformación,
agroalimentaria y pesquera de las pequeñas y media-
nas unidades de producción, comunitarias y de la eco-
nomía social y solidaria.


2. Adoptar políticas fiscales, tributarias y arancelarias que
protejan el sector agroalimentario y pesquero nacional,
para evitar la dependencia de importación de alimen-
tos.


3. Fortalecer la diversificación y la introducción de tec-
nologías ecológicas y organicos en la producción agro-
pecuaria.


4. Promover políticas re-distributivas que permitan el ac-
ceso del campesinado a Ia tierra, el agua y otros recur-
sos productivos.


5. Establecer mecanismos preferenciales de financia
miento para los pequeños y medianos productores y pro-
ductoras, tacilitandoles la adquisición de los medios de
producción.


ó. Promover la preservación y recuperación de la agro
biodiversidad y de los saberes ancestrales vinculados a
ella, así como; el uso, la conservación e intercambio libre
de semillas.


Pacto Internacional de los Derechos Económicos, Socia-
les y Culturales


Directriz Voluntaria FAO: 2,3, lO, 8, 13 y 14




Artículos de la Constitución del Ecuador 2008
relacionados con el Derecho a la Alimentación


Vinculación con Pactos, Convenios, Directrices
Voluntarios referentes al cumplimiento del


Derecho a la Alimentación
7. Precautelar que los animales destinados a Ia alimenta-
ción humana estén sanos y sean criados en un entorno
saludable.


8. Asegurar el desarrollo de la investigación científica y
de la innovación tecnológica apropiadas para garanti-
zar la soberanía alimentaria.


9. Regular bajo normas de bioseguridad el uso y desarro-
llo de biotecnología, así como su experimentación, uso y
comercialización.


iO. Fortalecer el desarrollo de organizaciones y redes de
productores y de consumidores; así como las de comer-
cialización y distribución de alimentos que promuevan Ia
equidad entre espacios rurales y urbanos.


li. Generar sistemas justos y solidarios de distribución y
comercialización de alimentos. Impedir practicas mono-
pólicas y cualquier tipo de especulación con productos
alimenticios.


i2. Dotar de alimentos a las víctimas de desastres natu-
rales o antrópicos que pongan en riesgo el acceso a la
alimentación. Los alimentos recibidos de ayuda interna-
cional no deberan afectar la salud ni eI futuro de la pro-
ducción de alimentos producidos localmente.


i3. Prevenir y proteger a la población del consumo de
alimentos contaminados o que pongan en riesgo su sa-
lud o que Ia ciencia tenga incertidumbre sobre sus efec-
tos.


14. Adquirir alimentos y materias primas para programas
sociales y alimenticios, prioritariamente a redes asociati-
vas de pequeños productores y productoras.


Art. 282: El Estado normara’ el uso y acceso a la tierra,
que debera cumplir la función social y ambiental en el
marco del derecho a la soberanía alimentaria, con la
participación de las organizaciones de los pequeños y
medianos productores campesinos.


Convenio ió9 OIT


Directriz Voluntaria FAO: 8B


Finalmente, una vez revisado este marco concep-
tual constatamos que estos tres conceptos —segu-
ridad alimentaria, soberanía alimentaria y dere-
cho a la alimentación— no son en ningún sentido
competidores ni se sobreponen el uno al otro, si
no que son mas bien complementarios. En elec-
to, si consideramos a la seguridad alimentaria
como un principio ético basico, éste se transfor-


ma en una obligación legal en virtud del derecho
a la alimentación y en una alternativa político e
ideológico Cl través de lo soberanía alimentaria.
Son estos tres eslabones, aplicados en su con¡un-
to, los que nos permitirán desarrollar alternativos
exitosas para acabar con la inseguridad alimen-
taria cle los ciudadanos/os.






CAPÍTULO 11
LA PRODUCCIÓN INTERNACIONAL DE ALIMENTOS


1Observatorío Regional de Seguridad Alimentaria y Nutrición
zOrganizacíón de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO)


3Oficina Regional para América Latina y el Caribe
1Rodrigo.Perez@fao.org / 2Rodrígo.RiVCra@fao.org / 3jorge.Ortega@fao.org






1. Principales productores
y exportadores
agroalimentarios


mundiales


ductos agrícolas se concentra basicamente
n tres países: China, Estados Unidos e ln-


dia. Según intormación de la Organización de
las Naciones Unidas para la Agricultura y la Ali-
mentación (FAO) para el año 2004 generaban
en coniunto el 46% de la producción mundial de
cereales y de carnes, y el 51% de la producción
total de trutas y verduras. De América Latina y
el Caribe (ALC), solo Brasil, Argentina y México
aparecen como grandes productores mundiales,
siendo Brasil el tercero en producción de carnes
y el cuarto en frutas y vegetales (véase el Cuadro
i).


I


a producción mundial de alimentos y pro-


De acuerdo a la información entregada por la
FAO para 2004, China que concentra alrededor
del 20% de la población del planeta produce
entre 18% y 37% de la producción mundial de
cereales, carnes y frutas, mientras que Brasil, el
principal productor de ALC, tiene una importan-
cia en la producción de carnes de casi 3 veces su
peso en población: cerca de un 3% de la pobla-
ción mundial. No obstante, su producción repre-
senta menos del 30% de la de China.


Los 15 países que conforman el ranking del Cua-
dro l aportan entre el 72% y el 74% de la pro-
ducción mundial de cereales, carnes y trutas y ve-
getales. En el caso de los cereales, los primeros
tres países ya citados China, Estados Unidos e
India generan alrededor del 46% de la produc-
ción mundial, en tanto que los primeros lO con-
solidan casi el 70%. Una situación muy similar
presentan las carnes donde India es desplazada
por Brasil, Alemania y Francia y las trutas.


Cuadro 1
Participación en la producción agroalimentaria mundial


Ranking de los 15 principales productores mundiales para el año 2004
—en porcentajes-


N° País Cereales País Carnes Pais Cgáteatsarés


1 China 18.20 China 28.57 China 36.62
2 Estados Unidos 17.14 Estados Unidos 14.95 India 9.22
3 India 10.23 Brasil 7.66 Estados Unidos 5.01
4 Rusia 3.36 Alemania 2.61 Brasil 3.16
5 Francia 3.11 Francia 2.40 Turquia 2.61
6 Indonesia 2.88 India 2.32 Italia 2.48
7 Brasil 2.81 España 2.13 España 2.12
8 Canadá 2.32 México 1.94 Irán 1.93
9 Alemania 2.25 Rusia 1.91 México 1.79
10 Bangladesh 1.81 Canadá 1.77 Egipto 1.74
11 Ucrania 1.81 Argentina 1.61 Indonesia 1.62
12 Vietnam 1.73 Italia 1.57 Francia 1.43
13 Argentina 1.51 Australia 1.45 Rusia 1.41
14 Turquia 1.50 Polonia 1.26 Filipinas 1.29
15 México 1.44 Reino Unido 1.26 Nigeria 1.26


Primeros 3 45.57 51.18 50.85
Primeros 5 52.03 56.20 56.62
Primeros 10 64.10 66.26 66.68


Total 72.09 73.40 73.68
Fuente: FAOSTAT.




Es importante destacar el hecho de que la pro-
ducción de cereales se encuentra menos concen-
trada que la de carnes y la de trutas y verduras.
En el caso de los cereales, si bien tres países
producen casi el 46% la producción mundial, la
proporción de aporte de China y Estados Unidos
es similar y cercana, en ambos casos, al 20%.
Mientras tanto, India, el tercer productor mun-
dial, genera el 10%, con 8 puntos porcentuales
menos de lo que producen los dos primeros,
pero mantiene una producción relativamente
alta e importante. En el caso de las carnes, China
produce casi el 30% de la producción mundial,
mientras que Estados Unidos solo genera un 15%
y Brasil, el tercero en la lista, cerca de un 8% del
total. China, en este caso, produce el doble de
Estados Unidos y un poco mós de 3 veces de lo
que produce Brasil.


Finalmente, en el caso de trutas y verduras, la
producción de China alcanza casi el 40% de la
producción mundial, siendo ésta casi 4 veces la
producción de India y caso 8 veces la de Estados


Unidos. China produce, por sí sola, una cantidad
de trutas y verduras cercana a la que producen
los 14 países restantes de la muestra.


El Cuadro 2 muestra las importaciones y expor-
taciones de alimentos de los países líderes en la
producción mundial y de algunos relevantes den-
tro de ALC. China, Estados Unidos e India, los
principales productores mundiales, tienen una
participación relativamente baia en el comercio
internacional tanto en términos de sus exporta-
ciones como de sus importaciones. A modo de
eiemplo, China aporta solo un 4% del total de
exportaciones de alimentos mundiales (importan-
do una proporción similar) en tanto que 3 de los
4 países de ALC reportados (Argentina, Brasil y
Ecuador) exportan una proporción mucho mas
importante de alimentos de su participación en
importación de los mismos, revelando el claro
rol exportador de ALC y particularmente la im-
portancia de Argentina y Brasil en el comercio
mundial (FAO, 2008).


Cuadro 2
Importaciones y exportaciones de alimentos, 2005


—año 2005 en millones de USS-


lmportaciones Exportaciones
País/Región Total Participación Total Participación


Argentina 814 0.12 18,811 2.64
Brasil 3,384 0.48 30,545 4.28
México 13,918 1.97 11,476 1.61
Ecuador 826 0.12 2,856 0.40


América, Latina y el Caribe 33,604 4.75 86,331 12.10


China 23,479 3.32 24,603 3.45
Estados Unidos 72,946 10.31 67,309 9.44
India 4,710 0.67 8,852 1.24


China, EE.UU e India 101,134 14.29 100,764 14.13


OCDE 485,036 68.55 432,412 60.62


Zona Euro 246,356 34.81 258,805 36.28


Mundo 707,616 100.00 713,312 100.00


Fuente: Indicadores de Desarrollo Mundial (IDM), Banco Mundial.




La participación comercial de la Zona Euro es
destacable. Esta región importa y exporta alre-
dedor del 35% de los alimentos importados y
exportados a nivel internacional. Al mismo tiem-
po, Estados Unidos, que es uno de los grandes
productores, tiene una participación cercana al
lO% en el comercio mundial. Con todo esto, los
países de la Organización para la Cooperación
y el Desarrollo (OCDE), importan cerca del 70%
y exportan el 60% del total de alimentos comer-
cíalizados.


Ecuador país cuya producción sera brevemente
analizada hacia el tinal de este trabaio y, en ma-
yor protundidad, en el Capítulo IV de este intor-
me posee, al igual que el coniunto de ALC, un rol
claramente exportador de alimentos. Exporta en
este rubro más de 3 veces de lo que importa y, sin
embargo, su participación en el comercio mun-
dial es baia, comparada con la de los principales
productores a nivel mundial y regional.


Cuadro 3
Comercio de alimentos como porcentaje del total de mercaderías transadas, 2005


—en porcentajes-


País Importaciones Exportaciones


Argentina 2.84 46.62
Brasil 4.36 25.77
México 6.00 5.37
Ecuador 8.03 28.28


América, Latina y el Caribe 6.53 15.48


China 3.56 3.23
Estados Unidos 4.21 7.44
India 3.30 8.89


OCDE 6.85 6.76


Zona Euro 8.05 8.24


Mundo 6.57 6.80


Fuente: Indicadores de Desarrollo Mundial, Banco Mundial.


Tomando en consideración la alta producción y
participación de los países de la OCDE y de las
naciones líderes en el comercio mundial de ali-
mentos, esto representa menos del 10% del total
de exportaciones de mercaderías. Para los países
de ALC‘ las exportaciones de alimentos alcanzan
un 15% en promedio, con valores de hasta 47%


en el caso de Argentina, 28% en Ecuador y 26%
en Brasil (véase el Cuadro 3).


Respecto del comercio mundial de productos
agrícolas (no solo de alimentos), nuevamente
Estados Unidos es la principal economía tanto
en importaciones como exportaciones, con una


’ Se hace referencia solo a los países de Ia muestra presentados en el Cuadro 3




participación del 9% y del l 1% respectivamente,
situación similar, como se observó previamente,
a la que presenta en el caso del comercio ali-
mentario. China vuelve a ser un país importante
en la importación de productos agrícolas (con
una participación del 7% en el total mundial de
importaciones). Sin embargo, su total de exporta-


ciones baia considerablemente hasta representar
un 3% del total de productos agrícolas exporta-
dos. El Cuadro 4, que muestra los resultados co-
mentados, reúne a las principales l5 economías
en el comercio agrícola mundial, que represen-
tan cerca del 70% tanto en importaciones como
en exportaciones.


Cuadro 4
Valor de las importaciones y exportaciones agrícolas


y participación en el comercio mundial
-2004-


lmportaciones Exportaciones
Total Participación Total Participación


N° País (millones de US S) (%) País (millones de US S) (%)
1 Estados Unidos 59,874 9.4 Estados Unidos 63,893 10.6
2 Alemania 50,822 8.0 Holanda 47,818 7.9
3 China 41,688 6.6 Francia 46,642 7.7
4 Japón 41,478 6.5 Alemania 39,240 6.5
5 Reino Unido 41,406 6.5 Brasil 27,215 4.5
6 Francia 34,638 5.5 Bélgica 26,304 4.4
7 Italia 31,694 5.0 Italia 24,424 4.0
8 Holanda 28,707 4.5 España 24,294 4.0
9 Bélgica 23,042 3.6 Reino Unido 21,185 3.5


10 España 19,798 3.1 Australia 20,871 3.5
11 Canadá 15,194 2.4 China 20,827 3.4
12 México 13,439 2.1 Canadá 20,574 3.4
13 Rusia 12,363 1.9 Argentina 15,839 2.6
14 Korea 10,616 1.7 Dinamarca 13,185 2.2
15 Austria 7,426 1.2 Tailandia 11,926 2.0


Primeros 3 152,385 24 158,354 26
Primeros 5 235,269 37 224,809 37
Primeros 10 373,148 59 341,887 57


Total 432,185 68 424,238 70


Fuente: FAOSTAT.


A excepción de México, que importa USS l3,439
millones en productos agrícolas y es el décimo
segundo en la lista, no hay países de ALC que
sean grandes importadores agrícolas a nivel
mundial. Después ole México, el primero en apa-
recer en la lista es Brasil, con una importación de
USS 3,598 millones y una participación de 0.6%,


ubicóndose en el lugar 34. No obstante, en el
caso de las exportaciones tanto Brasil cuanto Ar-
gentina se posicionan como grandes exportado-
res mundiales con USS 27,2l5 millones y USS
l5,839 millones exportados y una participación
de 7% entre ambos.




2. Las razones del liderazgo
de Estados Unidos, India y
China en el mundo, y de Ar-
gentina y Brasil en América


Latina y el Caribe


2.1. Factores Productivos


Una de las preguntas fundamentales por definir
es qué determina que un país tenga una gran
capacidad productiva —y en ocasiones exporta-
dora— de productos agroalimentarios. En este
sentido, Mundlak, Larson y Butzer (l 997) señalan
que los dos factores determinantes mós impor-
tantes en la producción agrícola son el capital o
maquinaria agrícola y la tierra agrícola, siendo el
primero el que mós aporta al crecimiento de la
producción, dado que la tierra se mantiene re-
lativamente invariable en el tiempo. Los autores
destacan asimismo la importancia de las políti-
cas que facilitan el acceso al capital agrícola. En
esta sección, y dando una breve mirada a esos
determinantes, se estudian las diferencias entre


bloques y entre países en términos del tamaño
del suelo, el volumen de la maquinaria, la tie-
rra arable, la fuerza de trabaio, el desempleo
y el empleo en agricultura. De igual modo, se
analizan escuetamente las políticas agrícolas de
Estados Unidos y de la Comunidad Europea a
fin de entender la importancia que tienen en la
estructura actual del comercio agroalimentario
mundial.


2.1.1. Análisis por bloques económicos


La Figura l muestra el porcentaie de suelo agrí-
cola en los principales bloques económicos, de
acuerdo a la clasificación del Banco Mundial.
Pese a contar con grandes productores como Ar-
gentina y Brasil, América Latina y el Caribe (en
azul) tienen una proporción de tierra relativamen-
te baia, alcanzando alrededor del 30% del total
del suelo regional, a diferencia de Asia, la Zona
Euro y África Subsahariana, que concentran entre
un 40% y un 50% del total de la región. Es de
destacar que los grandes productores mundiales,
es decir China, India, Estados Unidos y la Zona
Euro, poseen óreas agrícolas superiores al 45%
del area total, cifras al menos 50% superiores a
las que presenta ALC.


Figura 1
Suelo agrícola a nivel regional, 2005 (% del total de suelo regional)


60 ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,, n


50


40


30


20


Asia _ Zona EuroEste y PacificoAsia del Sur Sub-sahariana
Medio Oriente


y Africa del Norte
América Latina Europa y
y el Caribe Asia Central


Fuente: (IDM), Banco Mundial.




El porcentaie de tierra arable es igualmente un
tactor determinante en la producción agrícola.
Asia del Sur tiene mas del 40% de su territorio
nacional en condiciones de ser arado, mientras
que la Zona Euro posee menos de un 25% de
tierra arable. América Latina y el Caribe, por otro


Asia del Sur Zona Euro Este y Pacífico


lado, apenas sobrepasan el 5%, constituyéndose
en una de las regiones más rezagadas en este
aspecto, ¡unto con el Medio Oriente y Atrica del
Norte, como puede verse en el extremo derecho
de la siguiente tigura.


Figura 2
Tierra arable, 2005 (% del total de tierra)


Asia Europa
yAsia Central


África América Latina
Sub-sahariana yeI Caribe


Medio Oriente y
África del Norte


Fuente: IDM, Banco Mundial.


Si bien un analisis por países se realiza en el
apartado siguiente, es importante adelantar, a
modo de comparación, que Estados Unidos (que
no aparece en los analisis por bloques) tiene una
proporción de suelo agrícola similar a la que
muestra la Zona Euro (alrededor del 45%) y su
órea arable es, porcentualmente, solo interior a
la de Asia del Sur y la de la Zona Euro, con una
proporción cercana al 20% del territorio nacio-
nal.


Las Figuras l y 2 dan cuenta de la importancia
de Asia del Sur y de Asia del Este y Pacífico —partí-
cularmente de India y China respectivamente- en
la producción agrícola mundial. Es de destacar a
la Zona Euro como coniunto: la gran capacidad
productiva de países como Alemania, Francia,
Italia y España se ve retleiada en los altos niveles
de tierra agrícola y arable respecto del total del
territorio regional.


La Figura 3 muestra mas claramente las razones
de la alta participación de la Zona Euro en el
comercio y la producción mundial. La maquina-
ria agrícola que posee es muy superior a la de
cualquier otra región, con casi 1.000 tractores
por cada lOO km2 de tierra arable. El resto de
las regiones, a excepción del Africa Subsaharia-
na, disponen de una proporción relativamente
pareia de maquinaria agrícola: entre lOO y 150
tractores por cada lOO km2 de tierra arable.
Nuevamente, como una forma de ilustrar el po-
tencial productivo de Estados Unidos, es impor-
tante resaltar que dicho país cuenta con alrede-
dor de 2óO tractores por cada lOO km2 de tierra
arable, lo que representa un poco mas de V4 de
los valores de la Zona Euro, pero hasta tres ve-
ces lo que muestran como promedio el resto de
las regiones. En este sentido, cabe destacar la
importancia de la Zona Euro y de Estados Uni-
dos en el uso de tecnología para la agricultura




Figura 3
Maquinaria agrícola, 2005 (tractores por 100 km2 de tierra arable)


Medio Oriente
yAfrica del Norte


Zona Euro Europa
yAsia Central


l I l I l r j - l
Asia del Sur América Asia África


LatinayeICaribe EsteyPacífico Sub-sahanana


Fuente: IDM, Banco Mundial.


ya que, como se vera mas adelante, éstas areas
presentan niveles relativamente baios de mano
de obra agrícola.


Finalmente, la tuerza de trabaio total el tercer
factor productivo se distribuye de torma marca-
damente desigual entre los bloques económicos,
como muestra la Figura 4. Mientras el de Asia del
Este y Pacítico tiene una tuerza de trabaio de cer-


ca de 1.000 millones de personas y la de Asia del
Sur se acerca a los óOO millones, la del bloque
de América Latina y el Caribe apenas supera los
200 millones. Destaca el hecho de que la fuerza
laboral de la Zona Euro, uno cle los bloques más
dinámicos en la producción agroalimentaria,
solo sea de alrededor de lOO millones de per-
sonas. Vale la pena señalar que Estados Unidos
posee una de 157 millones.


Figura 4
Fuerza de trabajo total, 2006 (millones de personas)


1200


1000


800 —


600


400-


o y , ',I,-
Asia Asia del Sur África


Este yPacífico Sub-sahariana
América Latina Europa Zona Euro
yeICaribe yAsiaCentraI


Medio Orientey
África del Norte


Fuente: IDM, Banco Mundial




La Figura 5 muestra la relación entre los emplea-
dos en la agricultura y el total de empleados.
Como era de esperarse, Asia es la región que
concentra una mayor proporción. La del bloque
de Asia Este y Pacífico, que incluye a China, su-


peraba el 45% en i997 y tue del 43% en 2002,
muy por sobre la proporción de empleados en
agricultura del resto de las regiones: cerca de tres
veces la de ALC y nueve veces la de la Zona Euro
y de los países de la OCDE.


Figura 5
Empleados en agricultura, 1997 y 2002 (% del total de empleados)


50


Asia Europa
Este y Pacífico


I 1999


América Latina Zona Euro OECD
yAsia Central y el Caribe


I 2002
Fuente: IDM, Banco Mundial.


Es importante señalar el hecho de que la pro-
porción de empleados en la agricultura ha dis-
minuido significativamente en todas las regiones
mostradas en la Figura 5. En el caso de la Zona
Euro, una de las areas con menor nivel relativo
de empleados en este rubro, la reducción entre
i997 y 2002 se ubicó en cerca del 20%, gene-
rando una disminución superior al 15% en el to-
tal de países de la OCDE. En lo que concierne a
los dos primeros bloques, tue de entre el 6% y el
7%, mientras que América Latina y el Caribe es la
región que presenta la reducción mós baia, con
una caída de menos del 4% entre ambos años.


A modo de resumen, se puede señalar que Chi-
na, India, la Zona Euro y Estados Unidos son las
economías con mayor cantidad de activos que
apoyan y fomentan la producción agrícola; es
decir, un elevado número de maquinaria, de tie-


rra y de tuerza laboral que permiten una alta pro-
ducción de alimentos. En el caso de los dos pri-
meros factores, la relación resulta más evidente
y parece corroborar lo señalado en el estudio de
Mundlak, Larson y Butzer (i997). En lo atinente
a la fuerza laboral y la proporción de empleados
en agricultura, ésta es mucho menor en los paí-
ses desarrollados y mas manitiesta en China e In-
dia (o las regiones donde se encuentran), que al
parecer dependen mas tuertemente de la mano
de obra que de la maquinaria agrícola para el
sostenimiento de su producción.


Finalmente, si bien no es posible hablar de cau-
salidad entre los factores productivos, la produc-
ción y el comercio agrícola y alimentario, sí es
posible concluir que existe una correlación entre
algunos de ellos y el aporte de las distintas eco-
nomías a la producción agrícola mundial.




2.1.2. Análisis comparativo por países principales productores mundiales (China, India
y Estados Unidos), como marco cle referencia.


Para el análisis por países se muestra intorma- Igualmente, se destaca de manera específica (en
ción reterída a América Latina y el Caribe y a los azul) el caso de Ecuador.


Figura 6
,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,, ,Suelo,agrícolaenAméricaLatina,,y,,el,Car¡be,,lndia,,,Chinay,EstadosUnidas,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,


2005 (% del total de suelo nacional)


>->É>- cDZ__ñjE(D<cn E<—'D—I<O <Z3Qoi——z—I IxE3i—>- ma:%a8E285E5zs%%%%6í8%82:ÉE&3%t2E%5%E62í8%%a


Fuente: IDM, Banco Mundial.


En el caso del tierra agrícola respecto de la pro- cerca de un 45% y un 30%, mientras que India y
porción clel total de suelo nacional, Uruguay es China destinan un 60% de su territorio a la agri-
el país líder dentro de ALC, con alrededor de un cultura y Estados Unidos, al igual que Argentina,
85%. Argentina y Brasil exhiben, respectivamente, un 45%. En Ecuador el porcentaie es del 27%.


Figura 7
Tierra arable en América Latina y el Caribe, India, China


y Estados Unidos, 2006 (°/o del total de la tierra)


60 — —————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————— ——


50 — —————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————— ——


4o — ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,, n


3o — ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,, n


2o — —————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————— n


10 — ———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————— ——


0 Ñ


ÉÉÉÉÉÉÉÉÉÏÉÏÉÉÉQÉÏÉÉÉÉÉÏÉÉÉÉÏÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÏÉ
Fuente: IDM, Banco Mundial.




Como se desprende del analisis por bloques
económicos (véase la Figura 7), mas de la mi-
tad del territorio de la India es arable. Contra-
riamente, en el caso de China y Estados Unidos
la citra no supera el 20%, siendo ampliamente
superada por la de países de Centroamérica y el
Caribe, en tanto que Argentina y Brasil muestran
porcentaies equivalentes al lO% y 7% del total
de sus territorios nacionales respectivamente.
Ecuador sólo dispone de un 5% y destaca el
caso de México, que posee mas de un 50% del
territorio destinado a la agricultura y tiene un
13% de área arable.


No obstante, en términos de la tecnología em-
pleada la tendencia es menos clara. Como se
señaló en la sección previa, Estados Unidos po-
see una alta capacidad instalada, cercana a los
2óO tractores por cada lOO l<m2 de tierra arable,
pero esta cifra no supera a la que exhibe Chile
en Sudamérica, similar a la de Uruguay y bas-
tante inferior a la que muestran varios países de
la región, especialmente en Centroamérica y el
Caribe, como Costa Rica y Trinidad y Tobago. La
India, por su parte, se encuentra con niveles muy
cercanos a los mostrados por Brasil y Argentina,
mientras que China presenta un nivel levemente
superior a las 50 unidades por l<m2 de tierra ara-
ble, como lo ilustra la siguiente tigura.


Figura 8
Maquinaria agrícola en América Latina y el450 -—


U1G


CC


U1C


CC


C


G


K235 <>n.cn_ii—o<o3:>cn:<o>r3—>cn>Z


Caribe, India, China y Estados Unidos, 2005
40o ________________________________________________________(tractores__pnr_100_km2,de__tierra_arable)___________________________________________________ ,,


35o —— —— —— —— ——


30o .— —— —— —— —— —— ——


2 .


1 .


IIIl l l l
‘Ele-¿‘ElílálígláláíÉNElfilBNOVÉVEVÉVXE l l


mmm


lllll
w835 E5539:
Eu.I<o O<DmZI


Fuente: IDM, Banco Mundial.


Finalmente, en lo reterido a los empleos en agri-
cultura, lndia y China son los países que mayor
proporción registran, con un 65% y 45% respec-
tivamente. En Estados Unidos, en cambio, para
el año 2000 solo un 2.6% del total de emplea-
dos trabaiaba en agricultura? Al interior de ALC,
Bolivia es el país con el mayor nivel relativo de


2 Para el año 2005 este número era del 1.6%.


estos empleados (cercano al 35% del total de
empleados) y Argentina, en torma sorprenden-
te, presenta el menor porcentaie: 1% del total
de empleados. Brasil y México poseen una pro-
porción del 20% y del 15% respectivamente, en
tanto que Ecuador no alcanza el 10%, como se
ilustra a continuación.




Figura 9
Empleados en agricultura en América Latina y el Caribe,


India, China y Estados Unidos, 2000
(% del total de empleados)


IND CHN BOL GTM NIC PRY CUB SLV JAM LCA BRA CRI MEX PAN DOM CHL VEN ECU TTO PER URY BRB USA PRI COL ANT ARG


Fuente: IDM, Banco Mundial.


Cabe señalar que pese a que la proporción de
empleados de América Latina y el Caribe en agri-
cultura es relativamente alta en comparación con
la Zona Euro, Estados Unidos y la OCDE, hay
varios países de la región en que es baia (regis-
trando niveles cercanos a los de Estados Unidos)
y, mós aún, se ha ido reduciendo notoriamente
en los últimos lO años.


El Cuadro 5 muestra que, entre comienzos de
la década de los i990 y 2000, solo 3 de los 22
países considerados en la muestra tienen varia-
ciones positivas en el porcentaie de empleados


en agricultura: Argentina, Ecuador y Uruguay. En
el resto, la proporción de empleados en agricul-
tura ha disminuido considerablemente, como en
Costa Rica, Guatemala, Honduras, Nicaragua
y Panama, con caídas superiores a lO puntos
porcentuales. Brasil, por su parte, ha presentado
una reducción de casi 2 puntos porcentuales en
la participación de los empleados agrícolas en el
mercado laboral pero guarda, no obstante, una
proporción aún relativamente alta. Finalmente,
Guatemala, Honduras y Nicaragua son los paí-
ses en los que la agricultura tiene un mayor peso
en el total del empleo.




Cuadro 5
Participación del empleo agrícola en el total del empleo entre 1990 y 2000


Porcentaje alrededor del Variación
País año (% puntos)


1990 2000
Antigua y Barbuda 4.0 2.6 -1.4
Argentina 0.4 1.1 0.7
Barbados 6.3 3.3 -3.0
Belice 24.2 19.5 -4.7
Brasil 22.8 21.0 -1.8
Chile 19.3 13.2 -6.1
Costa Rica 25.9 15.2 -10.7
Cuba 24.9 21.2 -3.7
Dominica 28.2 21.0 -7.2
Ecuador 6.9 8.3 1.4
Guatemala 49.9 38.7 -11.2
Honduras 50.1 39.2 -10.9
Las Bahamas 5.2 3.5 -1.7
México 22.6 15.1 -7.5
Nicaragua 39.3 29.0 -10.3
Panamá 26.6 15.7 -10.9
Perú 1.2 0.7 -0.5
Puerto Rico 3.6 2.1 -1.5
República Dominicana 20.3 14.6 --5.7
Trinidad yTobago 12.3 4.3 -8.0
Uruguay 4.5 4.6 0.1
Venezuela, RB 13.4 10.7 -2.7


Fuente: Información de los IDM, Banco Mundial.


A modo de resumen es posible señalar que no se
realizó un analisis de causalidad entre los tacto-
res productivos y la producción agroalimentaria y
no es posible extraer conclusiones en torno a re-
laciones directamente observables entre, por un
lado, maquinaria, tierra y mano ole obra y, por
otro, producción. El caso de ALC es, tal como se
señaló, menos concluyente en torno a la relación
entre los factores productivos y la producción
agrícola. No obstante, Argentina —uno de los
principales productores mundiales de granos-
presenta una situación similar a la de Estados
Unidos respecto de suelos agrícolas y empleados
en agricultura, un nivel de maquinaria interior y
una producción muy interior (en l7 veces), mien-
tras que Brasil tiende a estar mas alineado con
las características ale los países de Asia.


2.2. El rol de las políticas agríco-
las: breve comentario a los casos
de Estados Unidos y Europa


De acuerdo a Nlunallak y otros (l 997), una de las
herramientas mas importantes en el desarrollo y
crecimiento de la agricultura, ademas de los tac-
tores productivos, es la política agrícola.


Estados Unidos y Europa son en la actualidad
grandes productores mundiales de alimentos y,
al mismo tiempo, intervienen significativamen-
te en el comercio agroalimentario, tanto en la
importación cuanto en la exportación. Sin em-
bargo, el auge de estas economías, ademas de
estar sustentado en factores productivos reales,
se basa en políticas que han tendido a fomentar
el desarrollo del sector agricola, garantizando su




sostenibilidad en lunción de permitir que los con-
sumidores tengan acceso a alimentos a precios
asequibles (Comisión Europea, i999).


La Politica Agrícola Común (PAC) de Europa y
la de Estados Unidos tienen como propósito au-
mentar la competitividad del sector agrario a tra-
vés de normas que, entre otras medidas, garan-
tizan precios mínimos y reducen el riesgo para
los agricultores, permitiéndo|es contar con un
respaldo del que carecen el resto de los produc-
tores a nivel mundial (Comisión Europea i999,
SAGARPA 2003, IATP 2003).


Si bien no es posible extenderse en detalle so-
bre la poítica norteamericana en este ambito,
se puede señalar, no obstante, que —según intor-
mación de la SAGARPA 2003— ésta se estructu-
ra en torno a cuatro grandes íneas de trabaio:
regulación, crédito, mecanismos compensatorios
y conservación de los recursos naturales. La pri-
mera area se encuentra orientada basicamente
a establecer las normas básicas de operación
de las empresas y de los productores agrícolas,
mientras que lci cuarta apunta a la conservación
de tierras y recursos naturales en general, al uso
del agua y su utilización para riego, etc. La se-
gunda y tercera óreas de trabaio, en cambio, es-
tón encaminadas a asegurar y fortalecer al agro,
otorgando créditos a tasas baias, incluso para
aquellos productores sin opciones en el mercado
lormal, y garantizando precios mínimos de venta
de la cosecha.


Estados Unidos aprobó, en 2002, la Ley de Ga-
rantías Agricolas y de Inversiones Rurales (2002
Farm Act) que funciona a través de tres progra-
mas basicos: Programa de pagos directos (pagos
gubernamenta es a los cultivos, independientes
de la producción); Programa de pagos contra ci-
clicos (otorga beneticios para aquellos productos
cuyo precio de venta sea menor que el precio ob-
¡etivo — target price); y, Préstamos de asistencia a
la comercialización (préstamos para e tinancia-
miento temporal y de apoyo, que actúan como


timo, recientemente se aprobóun seguro). Por ú
la Ley de Recuperación y Reinversión America-
na 2009 (American Recovery and Reinvestment
Act of 2009), que busca reimpulsar la economía


a través de la creación de empleos y el apoyo
a los productores mós necesitados a través de,
entre otros elementos, la rebaia de impuestos.


En el caso de Europa la situación es similar. Al
igual que la política de Estados Unidos, la Polí-
tica Agrícola Común (PAC) otrece, dentro de las
óreas mas importantes a destacarse, un pago a
los productores, que no depende ni de la canti-
dad ni del producto especítico generado. Según
señala la Unión Europea a través de su pagina
web (http://europa.eu), la ú tima relorma intro-
ducida en 2003 a la PAC incluyó os siguientes
puntos:


° Pago único por explotación para los agricul-
tores de la UE, independiente de la produc-
ción («disociación» de la ayuda).


° La subordinación de este pago al respeto
de normas medioambientales, de seguridad
alimentaria, de sanidad animal y vegetal y
de bienestar de los animales («ecocondicio-
nalidad»).


° Una politica reforzada de desarrollo rural,
merced a una reducción de los pagos direc-
tos a las grandes explotaciones para finan-
ciar la nueva política en la materia («modu-
lación»).


° Un mecanismo de disciplina linanciera para
limitar los gastos por concepto de sosteni-
miento del mercado y de ayudas directas
entre 2007 y 2013.


Un elemento importante que merece destacarse
es que la política europea ha permitido, entre
otras cosas, garantizar el autoabastecimiento
alimentario de los países de la Unión Europea,
pese a ser todavia una importadora neta de
productos agrícolas.


Así, tanto la legislación norteamericana como
la europea posibilitan reducir, si no eliminar, el
riesgo al que comúnmente se ven expuestos los
agricultores, al tiempo de permitirles competir
en los mercados internacionales con sus pro-
ductos subvencionados, lo que en parte explica
la importancia de estos países en la producción
y el comercio mundial.




3. La producción mundial y
el comercio en el contexto
de las crisis alimentaria y


financiera


En 2007 y 2008 se asistió a dos crisis que atec-
taron de torma distinta a la agricultura. Por una
parte, la crisis alimentaria que supuso una alza
de precios notable en las materias primas generó
buenas proyecciones para la producción agríco-
la, beneticióndose de ello los países exportado-
res de alimentos, mientras los consumidores es-
pecialmente los más pobres vieron notablemente
afectado su poder de compra (FAO 2008b) y, de
acuerdo a estimaciones de CEPAL (2008), el au-
mento de precios habria impedido que 4 millones
de personas salgan de la pobreza y la indigencia.


Por el lado de la producción, sin embargo, el
año 2008 tue excelente y marcó una producción
mundial récord de cereales, posibilitado en par-
te por el alto nivel de precios de los alimentos,
que se sobrepuso incluso al elevado precio de
los combustibles (véase el Capítulo lll). Si bien
los precios de los alimentos han venido cayendo
desde mayo de 2008 y han retomado los niveles
que tenían basta antes de la crisis, los correspon-
dientes a los fertilizantes se han mantenido al-
tos3, produciendo dos electos: (l) las ganancias
se reducen por el hecho de que los agricultores
sembraron con expectativas de precios muy su-
periores a los que realmente recibirán al mo-
mento de la venta, habiendo ademós asumido
los altos costos de producción al momento de la
inversión; y, (2) se acortan las posibilidades de
reinversión, dados los actuales baios precios de
los productos agrícolas y de la aparente restric-
ción en el mercado de créditos.


Figura 10
Evolución del precio internacional del trigo y de la urea


—enero de 2007 a enero de 2009-


1000 J rrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr ——


900


800


700


600


500


400


300


200


100


E/07 J/07 J/08 E/09
4


Fuente: Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (ODEPA).


3 La urea, por ejemplo, aumentó en un 56% en el mercado internacional entre diciembre de 2007 y diciembre de 2008.




La Figura lO muestra la evolución del precio
de la urea y del trigo entre 2007 y comienzos
de 2009. En ella se aprecia la caída prematura
del precio del cereal, a mediados de 2008, y el
continuo y considerable aumento del de la urea
hasta septiembre de 2008, momento a partir del
cual se reduio hasta llegar a un valor similar al
del trigo, recién en enero de 2009.


La caída en el precio de los combustibles co-
incidió con la segunda crisis, que se entrentó
durante el año 2008: la crisis financiera propi-
ciado por el desplome de Wall Street y la conse-
cuente recesión en todo el mundo. Traspasada
a la economía real, sus efectos estan comen-
zando a generar impactos sobre el crecimiento
de los países, el empleo y lo que entrañan para
la pobreza y el hambre. Cabe destacar el hecho
de que esta crisis se produio sobre la anterior
crisis alimentaria, golpeando, por ende, a los
mas pobres en torma consecutiva, particular-
mente en su poder de compra (FAO 20090).
Si bien aún no existe mucha intormación en
torno a los etectos de esta crisis en la agricul-
tura, todo hace pensar que podría producirse
una reducción de la inversión, una caída en las
intenciones de siembra para el año 2009 y una
consecuente disminución de los montos que se
cosecharón en 201 O.


4. Situación actual de
producción y pronósticos


para 2009


En el año 2008 se produio la citra récord de
2,272 millones de toneladas de cereales -ó.ó%
por sobre la producción de 2007- ocupando el
trigo el primer lugar a nivel mundial. Sin embar-
go, a diterencia de lo que había venido ocu-
rriendo en temporadas anteriores, la mayor par-
te de la producción se concentró en los paises
desarrollados y en los mayores exportadores
del mundo. Mientras en aquellos la produc-
ción total estimada de cereales tue un l2.3%
mayor que en 2007, en las naciones en desa-
rrollo el aumento tue de solo 2.3% y obedeció
principalmente a la gran producción de Asia.
En Sudamérica la producción de trigo se ubicó
por debaio de los 18 millones de toneladas 4,7
millones de toneladas menos que el promedio
de los cinco años precedentes y 23% interior a
la de 2007, circunstancia principalmente atri-
buible a los problemas climáticos acaecidos en
Argentina, que no pudo ser compensada con la
excelente producción de Brasil y Uruguay (FAO
2009bl


Pero si bien la producción total de cereales au-
mentó -impulsada por los países desarrollados y
específicamente por la expansión en la produc-
ción de trigo-, resulta en extremo preocupante
la contracción generalizada del comercio que
registraron especialmente los países en desa-
rrollo, pero que atectó fuertemente al comercio
mundial en general, reduciendo las expectativas
en casi 4%.




Cuadro 6
Hechos básicos de la situación mundial de cereales


—en millones de toneladas-


2006/07 2007/08 2008/09 Variación %
[a] [b] [C] [C/b]


Prod ucción
Trigo 596.5 610.5 686.1 12.4
Granos secundarios 985.5 1,080.0 1,130.2 4.6
Arroz 428.6 440.3 455.9 3.5


Total Cereales 2,010.7 2,130.8 2,272.1 6.6
Países en desarrollo 1,155.2 1,205.8 1,233.1 2.3
Países desarrollados 855.5 925.0 1,039.0 12.3


Comercio
Trigo 113.5 112.2 118.9 6.0
Granos secundarios 111.7 129.7 113.0 -12.8
Arroz 32.4 30.8 30.9 0.2


Total Cereales 272.6 262.8 -3.6
Paises en desarrollo 79.0 84.0 73.7 -12.3
Países desarrollados 178.6 188.6 189.1 0.3


Stocks
Trigo 156.7 147.4 182.9 24.1
Principales exportadores 1’ 36.5 27.1 47.0 73.2


Granos secundarios 160.6 169.8 195.8 15.3
Principales exportadores 1/ 62.3 73.4 84.5 15.0


Arroz 104.6 109.3 117.4 7.4
Principales exportadores 2/ 23.1 25.9 28.4 9.6


Total Cereales 421.9 426.6 496.2 16.3
Paises en desarrollo 288.6 302.5 328.1 8.5
Paises desarrollados 133.3 124.0 168.1 35.5


Fuente: FAO (2009b).
1I Argentina, Australia, Canadá, Unión Europea y Estados Unidos.


2/ India, Pakistán, Tailandia, Estados Unidos y Vietnam.


La Figura 11 mueslra la evolución de la pro-
ducción, el comercio y los stocks de algunos ce-
reales para las lemporadas 2006/07, 2007/08
y 2008/09. De ella y del analisis del Cuadro 7
se desprende que el lrigo es el cereal que mas
aporla al incremenlo de la producción lolal, con
un crecimienlo superior al 12% en la lemporada
2008/09. No obslanle, en lérminos de volumen
los granos secundarios son los mas imporlanles
a nivel mundial con una producción que en las
úllimas dos Temporadas ha superado los 1,000
millones de loneladas. Sin embargo, el comercio


mundial de lrigo sera’ aquel que mas aumenla-
ra’ en la lemporada 2008/09, luego de una leve
caída en la precedenle, conlrariamenle a lo que
sucede con los granos secundarios, que se redu-
¡eron en un 12% en el comercio mundial. El co-
mercio de arroz, mienlras lanlo, se ha mantenido
eslable en las úllimas lres lemporadas. Todo esle
panorama ha generado una conlracción en el
comercio mundial, que caera’ 3.6% respeclo del
período anlerior, lo que se explica principalmenle
por la caída del 13% en el comercio de granos
secundarios.




Figura 11
Evolución de la producción, el comercio y los stocks mundiales de cereales


—en millones de toneladas-


1,200


1,000


800


600-


Producción 400 —


200—


140


120


100


80


60


40


20


Comercio


200


150—


100-


Stocks


2005/07 2007/08 2008/09


1 Trigo 1 Granos secundarios 1 Arroz


Fuente: FAO, 2009b.




Cuadro 7
Producción de cereales en ALC


—en millones de toneladas-


Trigo Granos secundarios Arroz Total cereales
2006 2007 2008 2006 2007 2008 2006 2007 2008 2006 2007 2008


América Latina y el Caribe 23.5 26.6 21.8 107.8 128.1 137.8 24.9 24.4 26.0 156.2 179.1 185.7


América Central y el Caribe 3.3 3.4 3.9 32.3 34.8 36.4 2.5 2.5 2.5 38.0 40.6 42.8


México 3.2 3.4 3.9 28.3 30.6 32.1 0.3 0.3 0.3 31.9 34.3 36.3


Sudamérica 20.3 23.2 17.9 75.5 93.3 101.4 22.4 21.9 23.6 118.2 138.5 142.9


Argentina 14.5 16.3 8.3 18.3 26.6 27.1 1.2 1.1 1.2 34.1 44.0 36.7


Brasil 2.5 4.1 6.0 45.0 53.9 61.3 11.7 11.3 12.1 59.2 69.3 79.4
Colombia 0.0 0.0 0.0 1.7 1.8 1.8 2.3 2.4 2.6 4.1 4.2 4.4


Fuente: FAO 2009b


Finalmente, los stocl<s mundiales de todos los ce-
reales han aumentado fuertemente y, en torma
permanente, los correspondientes o los granos
secundarios y el arroz. El del trigo ha experimen-
tado una alza notable, convirtiéndose en el que
mós crece en la temporada 2008/09, tras una
leve caída en la anterior.


En 2008 el bloque de Américo Latina y el Caribe
aumentó su producción total de cereales en 3.7%
respecto de 2007, debido principalmente al alza
notable (76%) en la producción de granos se-
cundarios, si bien a producción total de trigo re-
gistró una reducción de casi el 20% que se con-
centró en Argentina donde, como consecuencia


de las graves sequías enfrentados, la producción
de 2008 tue un 50% interior a la del año prece-
dente, totalizando solo 8 millones de toneladas.
Ello le supuso una caída total del 17% en su
producción de cereales, aun cuando la de arroz
se incrementó en 9%, llevando a la subregíón cle
Sudamérica a experimentar una caída de 22.8%
en la producción total de trigo y un incremento
de solo 3% en la producción total de cereales,
muy por debaio del incremento de 17% experi-
mentado en 2007 respecto de 2006. Ecuador,
en particular, se ha beneficiado cle las abundan-
tes lluvias y espera una cosecha importante para
el año 2009, principalmente en las provincias de
Guayas, Los Ríos y Manabí (FAO 2009b).




5. Conclusión


La producción agroalimentaria mundial está
concentrada básicamente en tres paises: China,
India y Estados Unidos que, por distintas carac-
terísticas, han llegado a convertirse en grandes
productores mundiales. Si bien existe un rasgo
que les es común la gran cantidad de territorio
agrícola de que disponen no se observa una re-
lación directa entre el resto de los factores pro-
ductivos analizados: maquinaria y mano de obra.


China e India, países en desarrollo, basan su
producción en la gran cantidad de mano de
obra y en la extensión de las tierras cultivables
que poseen. Contrariamente, Estados Unidos y
la Unión Europea (dentro de la cual existen gran-
des productores como Alemania, Francia e Italia)
poseen un mayor número de maquinaria, gran-
des extensiones agrícolas, pero una proporción
relativamente baia de empleados en agricultura,
lo que pone de manifiesto que su producción se
sustenta en la inversión en tecnología.


Al interior del bloque ALC, Argentina y Brasil
presentan características muy diferenciables y al
parecer responden a distintos modelos de desa-
rrollo de la agricultura. Mientras Brasil se ase-
meia a los países de Asia, en términos de sus
grandes extensiones agrícolas y el alto número
de empleados en agricultura, en Argentina estos
útimos sólo representan el l% del total de em-
pleados. Ambos comparten, no obstante, el nivel
de maquinaria agrícola, que se presenta similar a
los de China e India, y cercano en América Latina
y el Caribe al de Ecuador y l\/léxico.


Ecuador, por su parte, tiene un nivel relativamen-
te ba¡o de maquinaria agricola, de suelo agríco-
la y de empleados en agricultura. La baia parti-
cipación en el mercado agroalimentario mundial
y una producción que no destaca al interior del
bloque ALC pueden ser el resultado de estos fac-
tores, como también de la falta de políticas agrí-
colas sólidas. Estos elementos seran analizados
en profundidad en el Capítulo IV.


Finalmente, uno de los elementos mas destaca-
bles y que determina, al menos en parte, el creci-
miento de la producción agrícola en los bloques
y países señalados es la política agraria. Estados
Unidos y Europa, economías reseñadas previa-
mente, cuentan con políticas agrícolas fuerte-
mente protectoras, que incentivan la producción
a través de mecanismos para garantizar precios
mínimos y reducir notablemente el riesgo inhe-
rente a la agricultura. Este elemento ha genera-
do, como se destacó al menos para el caso de
Europa, una autosuficiencia alimentaria impor-
tante, al tiempo que ha aumentado la competiti-
vidad de los productores agrícolas, permitiéndo-
les exportar y vender a meiores precios que los
que pueden obtener el resto de las economías.


La participación en el mercado agrícola y el po-
der exportador de los países responderían, por
ende, tanto a la existencia de factores producti-
vos cuanto a la de una política agraria orientada
hacia el fortalecimiento del sector, en función de
asegurar el autoabastecimiento y generar ganan-
cias económicas que permitan la importación de
aquellos productos que no se producen interna-
mente.


De todo lo analizado se desprende que la in-
versión y el fortalecimiento de la agricultura son
indispensables, sobre todo en épocas de crisis
como la que se enfrenta actualmente.




6. Bibliografía


CEPAL (2008). Panorama Social de América La-
tina y el Caribe 2008. Documento Informativo.
Disponible en http://www.cepalorg/publicocio-
nes/xml/2/34732/PSE2008-SíntesísLanzamien-
to.pdt


Comisión Europea (1999). ”La Agenda 2000.
Fortalecer y Ampliar la Unión Europea". Proyecto
de Folleto Informativo de la Comisión sobre la
Agenda 2000. Disponible en http://ec.europa.
eu/agenda2000/public_es.pdt


FAO (20080). "Situación alimentaria en América
Latina y el Caribe”. Boletín N° 2, Julio/Agosto.
Organización de las Naciones Unidas para la
Agricultura y la Alimentación, Oficina Regional
para América Latina y el Caribe, Observatorio
del Hambre. Disponible en http://www.rlc.tao.
org/iniciativa/pdt/bolobdh2.pdt


FAO (2008b). "Situación alimentaria en América
Latina y el Caribe”. Boletín N° l, Mayo/Junio.
Organización de las Naciones Unidas para la
Agricultura y la Alimentación, Oficina Regional
para América Latina y el Caribe, Observatorio
del Hambre. Disponible en: http://www.rlc.tao.
org/iniciatíva/pdt/bolobsl .pdt


FAO (20090). "Situación alimentaria en América
Latina y el Caribe”. Boletín N° 4, Mayo/Junio.
Organización de las Naciones Unidas para la
Agricultura y la Alimentación, Oticina Regional
para América Latina y el Caribe, Observatorio
del Hambre. Disponible en http://www.r|c.tao.
org/iniciativa/pdt/bolobdh4.pdt


FAO (2009b). "Crop Prospects and Food Situa-
tion”. N° l. Disponible en http://www.tao.org/
gíews/englísh/cpts/indexhtm


IATP (2003). "A New Agricultural Policy tor the
United States. The Minnesota Proiect". Disponible
GHZ


http://www. mnpro¡ect.org/pdt/A%2ONew%2O
Agriculture%2OPolicy%20tor%20the%2OU.S.%20
by%2ODennis%2OKeeney%20%2OLo.pdt


Mundlak, Y.; Larson, D. and Butzer, R. (i997).
”The Determinants ot Agricultural Production:
A Cross-Country Analysis”. World Bank Poli-
cy Research Working Paper N” i827, Septem-
ber. Disponible en SSRN http://ssrn.com/abs-
tract=ól4973


SAGARPA (2003). ”Instrumentos de Política Agrí-
cola en Estados Unidos”. Ficha Técnica N° 9.
Coordinación General de Apoyos a la Comer-
cialización. Dirección General de Operaciones
Financieras. Dirección de Estudios y Anólisis de
Mercados. Disponible en http://www.aserca.gob.
mx/sicsa/tichas/tichaO9-Po|AgricolasEEUU.PDF




CAPÍTULO III
LOS PRECIOS INTERNACIONALES DE LOS ALIMENTOS


ÏWZ/Ïgxïíwa/¿Ï
ïObservatorío Regional de Seguridad Alimentaria y Nutrición


2Organízacíón de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación
3Oficína Regional para América Latina y el Caribe


1paul.críticían@fao.org/zrodrigo.rívera@fao.org/3jorge.ortega@fao.org






INTRODUCCIÓN


urante estos últimos años los precios de
os commodities energéticos y alimenticios
han aumentado rápidamente y con una


mayor tendencia al alza entre 2006 y 2008,
poniendo en riesgo la seguridad alimentaria
de muchos países de la región. Este fenómeno
obedece a razones subyacentes que atectan la
oterta y la demanda de alimentos a nivel mundial.


Para entenderel alza de los precios internacionales
de los commodities agrícolas explicaremos dónde


se transan, de qué depende su variabilidad
de precios y cuóles son las medidas que los
gobiernos estón adoptando frente a esta crisis
alimentaria.


Finalmente evaluaremos los efectos del alza
de precios de los alimentos en la seguridad
alimentaria y la pobreza del mundo, de América
Latina y el Caribe, y de Ecuador, examinando
el tipo de dieta en su pauta de consumo y
estableciendo quiénes podrían ser los mas
afectados nutricional y económicamente.




1. Mercados internacionales
y commodities agrícolas‘


especializados según los commodities agrícolas
de que trate. Así, para el azúcar blanca, el
mercado de Londres; para el azúcar cruda y el
café, el mercado de New York; para el trigo, los


Algunos commodities agrícolas como el trigo,
maíz, azúcar, soya y aceites combustibles son
transados en los mercados internacionales de
derivados tinancieros en contratos de tuturos y
opciones, que son documentos que representan
el compromiso de intercambio entre el comprador
y el vendedor en un tiempo determinado.


Si bien los contratos de tutu ros podrían negociarse
en cualquier mercado, estos se han desarrollado
adoptando formas especiticas y en diferentes
lugares, concretamente en centros comerciales


mercados de Kansas y Chicago.


La mayoría de los commodities agrícolas tienen
como base las transacciones internacionales en
las cotizaciones de contratos tuturos y, en muchos
casos, los precios de intercambio se negocian
entre el vendedor y el comprador a partir de una
cotización especítica del mercado de tuturos
relevante para el producto. Por eiemplo, para
el trigo Hard Red Winter basan sus mercados de
tuturos en Kansas City y para el Soft Red Winter
lo hacen en Chicago.


Cuadro 1
Mercados Internacionales de Contratos de Futuros de Commodities


Bolsa Productos
Chicago Board of Trade
www.cbot.com www.cmeqroup.com
Kansas City Borrad of Trade
www.kcbt.com


Maíz, avena, arroz, soya, trigo, harina y aceite de soya.


Trigo


Intercontinental Exchange (NYSE:ICE)
www.cme.com


Cocoa, café, azúcar, algodón, canola (raps), cebada.


Chicago Mercantile Exchange
www.cme.com


Lacteos, bovinos, cerdos.


Euronext -Life
www.euronext.com


Cocoa, café, azúcar, cruda y refinada, raps, aceite de
raps, maíz.


Fuente: Farías, Claudio (2009).


Este tipo de mercados han tenido un rol
importante en el comercio internacional, ya que
las transacciones y cotizaciones de los contratos
que ahí se negocian son indicadores de los
niveles y las tendencias de los productos en el
mercado mundial.


’ Esta sección se basa en Farías, Claudio (2009).


Si bien pueden ser un tanto compleios, los
contratos de tuturos le han permitido al comercio
internacional contar con parámetros conocidos
y monitorear la evolución y las tendencias de los
precios en los principales mercados del mundo
(Farías 2009).




2. Precios internacionales
de los alimentos


Los precios internacionales de los alimentos han
experimentado durante esta última década una
alza sostenida que se agudizó a partir del año
2006 y pese a que en los últimos meses se ha
producido una baia considerable, no han llegado
a ubicarse en los niveles que ienían antes de su
aumento.


Entre 2000 y 2008 presentaron un incremento
promedio aproximado de 138%. Sólo entre


2006 y 2007 el alza fue de un 23.8% y entre
2007 y ¡unio de 2008 alcanzó un 40%. Esios
incrementos se evidencian aún más al analizar
la subida del precio del irigo, maíz y arroz en ese
mismo periodo, durante el cual experimentaron
un aumento de alrededor 85% (CEPAL 20082).


Como se desprende del Gráfico l , de mayo a ¡unio
de 2008 los índices de precios alimentarios de
FAO alcanzaron su máximo valor, observándose
luego una tendencia a la bala hasta enero de
2009. En febrero volvieron a subir levemente.


En el Gráfico 2 se muestran los precios
internacionales de los granos que, a mediados
del año 2008, alcanzaron casi 2 a 3 veces su
valor de 2007.


I Gráfico 1
Indice de Precios Alimentarios de FAO (2006-2009)


Indice de Precios Alimentarios de FAO (Mensual)


300 -


200


100 . r . r .


3 3 3 3 ‘3 3 3 3 3 3
É c? 8 É c? 8 8 c? 8 8LIJ E u) LIJ E tn LIJ E cn LIJ


— - - Alimentos — — Carnes Lacteos í Cereales
Aceites Azúcar


Fuente: FAO.


2 CEPAL (2008). Capítulo i. Disponible en hffp://www.cepal.cl/cgi-bin/geiProd.asp?xmI=/dds/agrupadores_xml/aes3i.
xmI&xsI=/agrupadores_xml/agrupa_lisradaxsl




Gráfico 2
Precios internacionales de los granos


Monitoreo de los Precios Internacionales
de los Granos (USD/Ton)


1050


45o Á


850


f650


I\ I\ IN K! K! ® d) d) K) d) oo O3
G Q G Q Q Q Q C Q G O D
O O C) O O C) O G O O G Oo! N N N. N. N. N N. N. N N N
® 0') \— x- CNI fl’ LO N O3 O (N x-O. o. v O. 0. o. 0. C2 o. ‘- v. o
O ® <0 fl‘ CV 1- O G) LD <1’ (N O
1- (NI \— Q (N \— C0 \— Q (NI \— t’:


—Nhiz — Arroz —Tngo


Fuente:FAO.


3. Factores que subyacen
tras el incremento de


precios


Tomando como fuentes el Boletín N° 2 del
Observatorio del Hambre, el documento
Ricing Agricultural Prices de la OCDE (2008)
y la Conferencia de Alto Nivel sobre Seguridad
Alimentaria Mundial (FAO 20080), pueden
resumirse los siguiente factores que incidieron en
el alza de los precios de los alimentos:


3.1. Fuerzas del lado de la oferta


3.1.1 Niveles de existencias y volatilidad
del mercado


Los cambios de políticas agrícolas que han
experimentado algunos países como China, los


de la Unión Europea, India, Estados Unidos —
que son los principales productores de cereales
en el mundo- han afectado a la oferta a nivel
internacional. La relación entre las reservas
mundiales y la utilización de los cereales es una
de las mós baias registradas en los últimos 30
años.


Las reservas mundiales de cereales han disminuido
desde la década de los i990 —en 3.4% desde el
alza de precios de 1995-, afectando a la oferta
de granos, cuya demanda la supera; reduciendo
drásticamente los stocks; y, presionando los
precios a la alza.


El Gráfico 3 muestra cómo se han incrementado
los índices de precios de los commodities
de fertilizantes, energía, granos y alimentos.
Entre abril y septiembre de 2008 estos índices
alcanzaron su mayor nivel y si bien han se han
reducido considerablemente, siguen siendo altos
en comparación con los registrados a inicios de
ese año.




Gráfico 3
Evolución del Índice de Precios de los Commodities


Índice de Precios de Commodities
(2000=100)


750


650


550


Jul-Sep 2007 Oct-Dec 2007 Jan-Mar 2008 Apr-Jun 2008 Jul-Sep 2008 Oct-Dec 2008


I Energia I Alirrentos I Granos I Fertilizantes


Fuente: Bases de datos del Banco Mundial, 2009


Varios han sido los factores que —desde los ° Meioras en las tecnologías de la información
acuerdos de la Ronda de Uruguay— han y el transporte.
contribuido a la díminución de las reservas
mundiales. Entre ellos: En el Cuadro 2 se puede observar cómo la


tasa de crecimiento de la producción, el órea
' El elevado costo de almacenamiento de cosechada y los rendimientos en los 3 cultivos


productos perecederos. principales ha disminuido en el periodo i992-
° El desarrollo de otros instrumentos financieros 2002 respecto de periodos anteriores, lo que ha


menos costosos para la gestión del riesgo. contraído la curva de la oferta y presionado los
° Mayor número de países con capacidad de precios a la alza.


exportación.




Cuadro 2
Tasa de Crecimiento promedio interanual de la producción,


Area cosechada y Rendimientos de maíz, trigo y arroz


1962 - 1972 1972 - 1982 1982 - 1992 1992 - 2002


Maíz


Producción 4.2 3.8 1.7 1.3


Área cosechada 1.1 0.8 1 0.1


Rendimiento 3.1 3 0.8 1 2


Trigo


Producción 3.2 3.3 1.7 0.2


Área cosechada 0.3 1.1 0.7 -0.4


Rendimiento 2.9 2.2 2.4 0.6


Arroz


Producción 3.1 3.2 2.3 0.9


Área cosechada 1 0.7 0.4 0.0


Rendimiento 2.1 2.5 1.9 0.8


Fuente: CEPAL 2008.


3.1.2 Caídas en Ia producción de
alimentos


Las malas condiciones climáticas de estos
últimos años han afectado a los principales
países productores de cereales en el mundo,
cayendo la producción en 3.6% en 2005 y 6.9%
en 2006 y registrandose una baia sucesiva en
los dos últimos años a nivel mundial, lo que ha
contraído la oferta de alimentos, cuyos precios se
han encarecido por falta de disponibilidad.


3.1.3 Precios del petróleo


El encarecimiento de los combustibles ha
impactado en los costos de producción de
las materias primas e impulsado el alza de los
precios internacionales. Es el caso del fertilizante
Super Fosfato Triple (SFT), que subió su precio en
los dos primeros meses de 2008 en un 160%
respecto del mismo periodo en 2007 (FAO
20080)


Los precios energéticos aumentaron bruscamente
hasta mediados del año 2008. Un eiemplo de


ello es el índice Reuter-CRB, que prácticamente
se triplicó en relación a sus niveles de 2003.
Este aumento en los precios de los productos
energéticos conduio al alza en los de los productos
agrícolas: los fertilizantes casi duplicaron el suyo
en el periodo 2006-2008. Se suma a todo
ello la subida del precio del transporte, todo
lo cual incidió en la elevación de los precios
internacionales de los alimentos.


El roductor uedeo tar or no usarfertilizantesP P P
pero, de hacerlo, sus rendimientos se ven
fuertemente afectados pues muchos de los
cultivos de cereales necesitan de ellos para
producirse satisfactoriamente.


El Gráfico 4 permite observar cómo el índice
de precios del petróleo del Fondo Monetario
Internacional ha aumentando continuamente
y con tasas de crecimiento que han puesto
a insumos como los fertilizantes (costos de
producción) y al transporte (costo de transporte)
en niveles que volvieron inminente el alza de los
precios de los alimentos.




Gráfico 4
Índice Anual del Precio del Petróleo (2005=100)


200
180
160
140
120
100
80
60
40
20


1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008


Fuente: Bases de datos del Fondo Monetario Internacional (FMI), 2009.


3.2. Fuerza del lado de la demanda


3.2.1 Demanda de biocombustibles


Debido al alza de los precios energéticos, las
industrias han explorado el uso de otras fuentes
energéticas mas limpias y económicas. Por ello,
ha crecido la demanda de productos agrícolas
como el maíz, el azúcar, la yuca, las semillas
oleaginosas y el aceite de palma para ser
utilizados en la elaboración de biocombustibles.
Se estima que para el periodo 2008-2009 la
producción de biocombustibles demandará l07
millones de toneladas de maíz, es decir el 4.7%
de la producción mundial de cereales?


Los biocombustibles se elaboran a partir de
biomasas obtenidas, que pueden ser sólidas
(leña, carbón vegetal, pel/ets“, etc.), líquidas
(etanol, biodiesel, bio-oil, etc.) o gaseosas
(biogas, biometano, etc.). Se los considera ale
primera generación cuando se elaboran a partir
de materias primas agroalimentarias como los


3 Food Outlook, Diciembre 2009
4 Los pel/ets son pequeños cilindros de madera residual prensado (aserrines y virutas).


cereales, las oleaginosas, los cultivos azucareros;
y, de segunda generación, a los producidos con
materias primas agrícolas no agroalimentarias
como el alamo o el eucalipto.


La demanda de materias primas para producir
biocombustibles —antes destinadas al alimento y
el torraie- hizo disminuir la oferta de productos
agrícolas para el consumo y, por ende, los precios
internacionales de las materias primas subieron
por una contracción en la oferta de alimentos a
nivel mundial (FAO 2008b).


3.2.2 Pautas de consumo


El crecimiento de la demanda ale alimentos por
parte de países que han tenido un crecimiento
económico sostenido durante la ultima década
y que a su vez concentran el 40 % de la
población del planeta, como es el caso ale
China e India, les hizo moditicar sus pautas de
consumo, originando un aumento en su ingesta
alimenticia, dado el mayor poder adquisitivo de




su población. Esto ha hecho crecer la curva de
la demanda de roductos lacteos carnes, uep
guardan una directa relación con la producción
de cereales con que se nutre al ganado, lo que
también ha incidido en el incremento de los
precios internacionales de los alimentos.


Sin embargo, las pautas de consumo de China e
India no han sido el principal factor que subyace
tras esa alza. Según estudios de la FAO, la
importación de cereales ha ido disminuyendo en
estos países, lo que significa que satisfacen parte
de su demanda con producción interna.


3.3 Otros factores


3.3.1 Políticas comerciales


Para reducirelimpactodelalza delos preciosenlos
alimentos, gobiernos y agentes del sector privado
han adoptado algunas medidas tales como
prohibiciones en las exportaciones e incremento
de aranceles. Con ellas se busca proteger a los
grupos mas vulnerables en este escenario donde
las po íticas comerciales restrictivas o prohibitivas
en la exportación de cereales ha afectado
fuertemente la oferta incidiendo, como ya se
ha dicho, en el incremento de los precios como
consecuencia de la disminución del volumen
disponible a nivel mundial.


3.3.2 Mercados financieros


En los últimos cinco años las operaciones
realizadas en el mercado de futuros y opciones
agrícolas han aumentado en mas del doble y,
durante los primeros meses de 2007, crecieron
en casi un 30% respecto del año precedente.
Esto ha tenido algún impacto en los precios
de los cereales pues otro tipo de inversores se
han interesado en esta clase de instrumentos,
que les ofrecen la posibilidad de lograr nuevas
rentabilidades.


Algunos analistas financieros ven el aumento en
las especulaciones como un factor importante
de esta crisis alimentaria caracterizada por
una significativa elevación de los precios
internacionales. No obstante, se requiere de
mas investigación al respecto para determinar


la real magnitud del impacto que las sucesivas
y numerosas especulaciones en el mercado de
futuros y opciones hayan podido tener en el alza.


Cabe señalar que las nuevas normativas
implementadas para el uso de instrumentos
financieros como los derivados, por eiemplo, han
permitido una mayor transparencia, eficiencia
y movimientos de capital en los commodities
agrícolas.


La gran liquidez que experimentaron los mercados
hace unos años y la seguridad de operar
estos instrumentos, sumadas al crecimiento de
economías emergentes y a los altos precios del
petróleo, hicieron de los derivados una excelente
alternativa para los especuladores que asumían
riesgos y obtenían ganancias. La demanda
de papeles financieros de productos agrícolas
empuió al alza de los commodities en el mercado
internacional.


4. Tendencia a los
precios altos


En lo que concierne a la producción mundial de
cereales, ésta se recuperó en 2007, aumentando
en un 4.7%, y se estima que para 2008 lo hizo
en un 2.8%. Los precios de los cereales han
presentado una tendencia a la baia en los últimos
meses, basicamente debido a que algunos
factores de corto plazo estan perdiendo fuerza:
es el caso del precio del petróleo que habiéndose
ubicado sobre los USS l lO por barril, descendió
a menos de USS 40 y el de los fertilizantes, que
también se ha reducido considerablemente. No
obstante, al considerar el panorama mundial
es necesario tener en cuenta los factores de
mediano y largo plazo, y estos indican que los
precios en el próximo decenio estarón por sobre
los del presente.


4.1 Factores de largo plazo


l. Los grandes países en desarrollo estan
experimentando un crecimiento económico
del orden del 6% y cada año ven aumentarse
el poder adquisitivo por persona —lo que hace




que se moditiquen las pautas de consumo
de sus cientos de millones de habitantes—,
la demanda de productos alimenticios
a nivel mundial y, por ende, sus precios
internacionales.


2. El incremento de la demanda de
biocombustibles es otro de los factores
que incidiró en la subida de los precios
internacionales de los alimentos. Se calcula
que la correspondiente a la biomasa para
hacer biocombustibles se triplicaró de aquí
a 20 años, según intormes de la Agencia
Internacional de Energía. En esto tienen que
ver basicamente los precios del petróleo, las
politicas gubernamentales y el lento avance
en la adopción de tecnologías.


3. Los costos de producción aumentarán en el
transcurso de los años debido al alza de los
precios de los fertilizantes y por los costos de
transporte y logística derivados del alto precio
del petróleo, empuiando a la elevación del
de los alimentos.


Para resumir, el panorama mundial de los precios
internacionales de los alimentos se veró atectado
por 3 grandes tactores de largo plazo y que
mostrarán una tendencia al alza:


l. La demanda mundial de alimentos por parte
de los grandes países en desarrollo que
cambian sus pautas de consumo por tener
mayor poder adquisitivo.


2. La demanda de biocombustibles para
disponer de biomasa y energía a menores
precios que el petróleo.


3. Los altos precios de los tertilizantes y de
transporte haran que los precios de los
alimentos no vuelvan a sus niveles originales
y presenten una tendencia al alza.


5. Efectos del alza de
precios en la pobreza y la
seguridad alimentaria y


nutricional


La FAO ha estudiado el impacto que tendrá
el alza de los precios internacionales de los
productos alimenticios en los países mós pobres
del mundo y los resultados empíricos muestran
que periudicaró a los sectores pobres rurales y
urbanos con mayor severidad, siendo los mas
afectados los hogares sin tierra y los que estén a
cargo de muieres.


Debido a estos impactos, todo permite concluir
que los avances en términos de reducir la
pobreza mundial retrocederón y será ditícil
alcanzar las metas del milenio propuestas para
2015, que buscaban erradicar el hambre y la
subnutrición a nivel mundial. Respecto de esta
última, se aspiraba a que se reduiera a 420
millones de personas, lo cual —según intormes
de la FAO- es practicamente imposible de lograr
dado el aumento de precios de los productos
que integran la canasta básica de los segmentos
mas desprotegidos en materia de seguridad
alimentaria.


El impacto de estos precios dependerá de muchos
factores. Entre ellos:


° La elasticidad de la transmisión de los precios
internacionales a las economías locales.


° Las respuestas de los hogares.
° Las respuestas de los países.


5.1 La elasticidad de la transmisión
de precios internacionales a las
economías locales


La transmisión de precios internacionales a
los mercados locales ocurre muchas veces de
manera inmediata, en otras ocasiones tarda
en verse retleiada y en algunas no se produce
del todo. Esto dependerá basicamente de las




políticas comerciales-agrícolas de cada país,
de la apreciación o depreciación de la moneda
nacional respecto de la divisa con que se
comercializa el producto internacionalmente,
mayoritariamente el dólar norteamericano.


Del grado de transmisión de precios que se
opere en un país importador de maíz, arroz o
trigo dependerá la magnitud del impacto en los
precios nacionales, que atecta fundamentalmente
a los grupos tamiliares mas necesitados
económicamente. Muchos países de Sudamérica,
Centroamérica y el Caribe registraron un alto
grado de transmisión, pero cuando el mercado
internacional mostró una tendencia a la baia,
ésta no se trasladó a los mercados locales,
periudicando más severamente a los segmentos
mas pobres.


5.2 Respuestas de los hogares


Si bien los calculos de la población subnutrida
que realiza la FAO se hacen de acuerdo a la
distribución por edades y sexo en cada país, y
tluctúan normalmente entre 1.600 a 2.000
kilocalorías por persona al día, otros estudios que
ha elaborado el Departamento de Agricultura
de los Estados Unidos (USDA por su sigla en
inglés) muestran un calculo similar pero ubican
el umbral del hambre en 2.100 kilocalorías por
persona al día.


Una de las respuestas de los hogares es la
capacidad de cultivar sus propias materias
primas. Un hogar se llama comprador neto
cuando el valor de los productos basicos
producidos en el hogar es menor que la cantidad


que consume. El estudio realizado por la FAO en
9 países en desarrollo muestra que cerca del 75
% de los hogares rurales y un 97% de los urbanos
son compradores.


Los hogares mas pobres son compradores netos
de sus alimentos pues los producen en menor
cantidad de los que consumen. De ahí que los
electos del alza de precios tendran un mayor
impacto en ellos ya que gastan un signiticativo
porcentaie de su ingreso en alimentos basicos
como arroz, trigo y maíz, que son productos
indispensables en las canastas basicas de los
países mas pobres. La magnitud del impacto
dependerá de la capacidad de cambio que
tengan para reemplazar productos como los
cereales por las raíces y tubérculos que se vendan
en el mercado nacional, a tin de moditicar su
dieta introduciendo en ella productos que no son
commodities a nivel mundial.


Algunos electos de largo plazo asociados a los
mayores gastos en el consumo de la misma
canasta basica de productos alimenticios —o
incluso de una menor- son los atinentes a la
salud y la educación a las que los hogares se ven
torzados a destinar menos recursos.


Adicionalmente, en el caso de que los hogares
tuvieran que recurrir a otros integrantes de la
tamilia para consumir la misma canasta tamiliar
y mantener la nutrición mínima de sobrevivencia,
los mas atectados serían los niños, cuyas madres
se verían forzadas a trabaiar y deiarlos al cuidado
de otros tamiliares o llevórselos a buscar trabaio
para aportar al ingreso del hogar, poniendo en
riesgo su escolaridad.




Gráfico 5
Comportamiento de los hogares frente a un aumento de los precios


de los alimentos y sus efectos nutricionales


Consumo de
, cereales más g Consumo


baratos o féculas ‘ de energía y
proteínas


Consumo
de alimentos
básicos
usuales


Malnutrición
proteíno - energética


Consumo de
micronutrientes


Precios del
¡”grasos


COHSUmO Carencias de
alimento l reabs l de ahmenb-S micronutrientesbásico no basicos


Tiempo
empmado en Prestaciones
actividades de °U¡d3d°5
generadoras
de ingreso


Gastos en Frecuencia y
. Salud, educación y T gravedad de las
l otros productos enfermedades


no alimentarios


Fuente: FAO 2008.




5_3 Respuesta de los países A nivel de países, es muy imporlonle saber qué
‘rípo de medidos eslón adoptando los delo región,
algunos de las cuales se detallan o con?ínuoción


Ñ


magma.


.89


mogwmn


moïmezm


mu


conüsuea


esEïmsmswgsmísconémaooo


mu


woEo=o<


C


magma.


.89


mogmg


woycmezm


ou


csoosuoa


San_macmemc_onsm_mï_


co_om._oao8
mu


mousse.‘mamas


8:33


zfizosoomwzw25920:22?‘coüogueq2muoficosgm“_m:o_o2_.m:_osusonzasauo.cm_E_oo_m:ou_conüsuoam_amañana»>oïmzesocmc:wossms2.consnrzgowmzsgacflmozoszwxmE5535mmonfingmmeogzocmmmocmzcoamuocasomSueco
moEmE=m


mu


_mco_om:cososuoa
m.
8oEm_E_oo_a:o“_


osgnom


.


oewzom


03553mm:mEmE__mmozosmtonxw


mu


w285i


ou


oEwE=<wm:E=mE__amoco_omtoae_


ou


w285;


un


conasumm


_m=o_omEmE_o_o.oEoo


=o>


E:


.8


En.


En.


o_z


xo:


En...


co:


E:


2.o


2.o


3m


son


es


.8


zo


Em


.3


9<


«su»:
2.


está


wo_=_on_


ou


82




¿armo
.0
>


mens;


mu_._wE<
:0


EnEm:
.2.


«Efiocwm
.825


o<u_


x355".


mosmom


soozmm


95m8
.8


coïcmqxm


x86


wooïmn


moEmE=m


ou


mmoamzmzmo
«steam...
oc:o_ua._wn_=:o_uao_omoummás_


mu


cfiooauom
maso".


ou


.69...


.2.


«s8
m.


2.


cosmos:


wommas


wn


socwémcmfimozmssm8¿Seismvmmemnïmmeosezmcoum2co«ogame:moüoï:8mmñzucououmanso».“amsc822mmumza.mm23.3mocoüsoomo:c3w295.=Emc_._o.:_mw=o_om_:oz._<moEmEÉmuoszmcou_mm0393::mucocosumzwogmwn«enzimac3mozos?amomsnmmousuoqmomoyoguflzaE8mmxflonew.mens...mu_o._Eoo
w283


2.


maní
ms


=o>


E:


am


5m


.5...


o_z


x22


Es.


co:


E:


>=o


E5


8m


son


es


.8


zo


Em


sm


9<


aguas.
8


enana




5.4 Efectos del alza de los precios
en la pobreza de América Latina
y en el estado de la seguridad
alimentaria de la región


El alza de los precios internacionales ha puesto
en riesgo la seguridad alimentaria a nivel mundial
y se calcula que podría llevar a la indigencia a


más ole 100 millones de personas en los países
más pobres del mundo. Según el Banco Mundial
(2008b), de 75 a 130 millones ole personas
principalmente en el África Subsahariana.


El Cuadro 3 ilustra el impacto dela elevación de
los precios en el incremento ole la población de
subnutridos en los diferentes continentes que ha
estudiado la FAO.


Cuadro 3
Incremento de personas subnutridas por el aumento de los precios en los alimentos


Aumento del número de Personas Subnutridas por
alzas de precios de los alimentos en 2007


América Latina y el Caribe 6 miuones


Cercano Oriente y África del Norte 4 miuones


África subsahariana 24 miuones
Asia y el Pacifico 41 miuones


Fuente: Perspectivas Alimentarias. FAO, junio 2009.


La situación prevista para América Latina y el
Caribe (ALC) puede ser peor, ya que las cifras
de la Comisión Económica para América Latina
(CEPAL) indican que la pobreza extrema podría
crecer en entre lO y 26 millones de personas?
Según las estimaciones de la FAO en el periodo
2005-2007, la subnutrición habría podido
incrementarse en ó millones de personas en la
regiónó.


Los países de este bloque serían menos
vulnerables que los de otras regiones del mundo
afectadas por el alza de los precios, debido a
varias razones. En primer término, porque ALC
es exportadora neta de productos agrícolas y, por
otro lado, tiene mayor liquidez en las divisas y
flexibilidad en los términos de intercambio7.


Pese a esta menor vulnerabilidad, hay que
considerar seriamente los impactos que tendra


el incremento de los precios internacionales
en los países de la región y que basicamente
dependerán de:


° El grado de traspaso de los precios
internacionales a los precios nacionales.


° El porcentaie olel ingreso que los hogares
pobres destinan a la compra de alimentos.


° La evolución de la relación de los empleos
ole baia productividad.


° La inflación alimentaria.
° La magnitud inicial de la pobreza y la relación


entre hogares compradores y vendedores
netos.


Según cifras de la FAO, en el 2009 la cantidad
de subnutridos en América Latina y El Caribe
aumentó a los niveles registrados en el periodo
1990-1992, donde la cifra alcanzó los 53
millones de personas. Cabe destacar que para


5 CEPAL (2007). Panorama Social para América Latina. Disponible en http://www.cepal.cl/cgi-bin/getProd.asp?xml=/


dds/agrupadores_xmI/aes3 l.xmI&xsl=/agrupadores_xmI/agrupa_IistadoxslÓ FAO (2008): SOFI (2008). Disponible en httpJ/www.faoorg/SOF/sofi/
7 CEPAL (2008). Panorama social de América Latina. Disponible en httpJ/wwwcepal.cllcgi-binlgetProdasp?xmI=/
dds/agrupadores_xmi/aes3 i.xml&xsl=/agrupadores_xml/agrupa_listado.xsl




2005, esta citra alcanzó su nivel más baio,
descendido a 45 millones. El alza de los precios
hizo que se perdieran los avances registrados en
la región entre los i990 y ese año en materia de
recuperación de la subnutrición, que entrañaron
un estuerzo sostenido de l5 añosg.


Otros de los etectos de esta alza de los precios
de los alimentos es el impacto macroeconómico
en la reducción del poder adquisitivo debido a la
intlación alimentaria y a la ausencia de reaiuste
en los ingresos de los trabaiadores.


Las repercusiones que tendra la inflación
alimentaria en las tamilias en particular,
dependerán de sus pautas alimentarias y de cuan
supeditados estén los países a la importación
de los productos agrícolas que se transan en


los mercados internacionales. La opción que
tienen estos hogares afectados por el alza de
los precios es moditicar sus pautas alimentarias
introduciendo en ellas productos nacionales que
puedan sustituir la dieta diaria del hogar y que a
la vez aporten la cantidad de calorías necesarias
para asegurar el bienestar de sus miembros.
Otra alternativa efectiva es producir en huertos
familiares los alimentos básicos necesarios para
el hogar, lo que les permitiría autoconsumirlos a
un costo de producción nacional, que siempre
sera mucho menor que el de la internacional.


El Grótico ó permite apreciar las diferentes pautas
de consumo ale alimentos en Centroamérica,
Sudamérica y el Caribe y suponer lo que seró
el impacto del alza de los precios en la canasta
familiar de los grupos mas necesitados.


Gráfico 6
Porcentaje de cereal en las pautas de consumo de los hogares por región


Porcentaje de Consumo de Cereal en la Dieta


35% ‘ 32%
30%


25%


20%


15%


10%


5%


0%
México y Centroamérica


I Nbíz


EI Caribe Sudamérica


I Trigo I Arroz


Fuente: Bases de datos de FAO.


Las familias que son vendedoras netas (es
decir cuya producción de alimentos supera su
consumo) pueden verse beneficiadas por el alza
de precios, siendo un incentivo para ellas el
diferencial monetario. Esto, siempre y cuando los


precios de los insumos agrícolas no aumenten.
Lamentablemente los precios de las semillas,
fertilizantes y combustibles se incrementaron con
la crisis alimentaria y, por ende, no se sabe en qué
medida se vieron beneficiadas o periudicadas.


3 Panorama SAN 2009, disponible en: http://www.rIc.fao.org/iniciativa/pdf/panoramciO9.pdf




De acuerdo a citras de FAO, para el año 2009,
las proyecciones de subnutridos en el mundo
alcanzarían los 1,020 millones de personas.
Por su parte, en Latino América y el Caribe,
para el mismo año, tiene una población de
582.4 millones de personas (CEPAL), donde
los subnutridos representan casi el 10% de la
población de la región. Para el 2004-2006,
según citras de FAO, la población sub-nutrida
en América del Sur era de 28.5 millones de
personas, que representan el 8% del total.


En Ecuador, según FAO en el periodo 2004-
2006, el número de sub-nutridos era de 1.7
millones de personas (l 3% del total). Según OMS
y UNICEF en el 2004 la incidencia de desnutrición
global, desnutrición crónica y sobrepeso en
niños menores de 5 años era de 6.2 %, 29% y
5.1%, respectivamente. Según CEPAL la extrema
pobreza para el 2006 era de 16.1%.


5.5 Efectos nutricionales


La proporción de la renta dedicada a la dieta
alimenticia de un hogar varía según el nivel de
ingreso de la familia, es decir que al aumentar la


renta, esa proporción disminuye, oscilando entre
60% en los países de ingresos baios y 15% en
aquellos de mayor ingreso. Otra característica
importante de analizar es que los países de
ingresos per capita baios obtienen gran parte de
su energía calórico en la ingesta de alimentos
bósicos como los cereales y, por ende, el impacto
del alza de los precios de los granos seró mayor
en en ellos (FAO 2008c).


Si a esto sumamos la poca diversificación de las
dietas y las escasas alternativas de sustituir los
cereales con productos agrícolas nacionales,
nos vemos enfrentados a un panorama de
inseguridad alimentaria en la región, ya que los
hogares atectados por esta alza de precios de
los alimentos no tendrán otra opción que reducir
su ración alimenticia y, por lo tanto, disminuir la
ingesta de micronutrientes.


El Cuadro 4 ilustra el consumo de los hogares
en los países de ingresos elevados y baios y
evidencia que la ingesta de cereales es mayor en
estos últimos donde, por ende, los etectos serón
mós severos.


Cuadro 4
Pautas de consumo de países de ingresos elevados y bajos


Países de Ingresos elevados Países de Ingresos bajos


tíiïitláïiiáïáïíoííí°s 3% 6%
Carne y vísceras 8% 3%


Azúcar y preparados 11% 5%


Aceites y grasas 13% 9%


Raíces y tubérculos 1% 11%


Cereales 45% 55%
Fruta, hortalizas y otros 19% 11%


Total 100% 100%


Fuente: Bases de datos de FAO 2008




6. EI alza de precios
internacionales y la


seguridad alimentaria en
Ecuador


El principal problema nutricional de Ecuador
es la malnutrición crónica, lo que implica una
deficiencia de talla para la edad. De acuerdo
al Banco Mundial, alrededor de 300.000 niños
ecuatorianos menores de 5 años (23,2 % del total)
estón por debaio de la altura que correspondería
a su edad —es decir que padecen de desnutrición
crónica— y cerca de 77.000, aproximadamente
un 6% de esta población, presentan desnutrición
crónica severa.


6.1 Estado de la seguridad alimen-
taria en Ecuador


Pese a los cambios que ha experimentado el país
en relación al incremento de la urbanización,
acceso a los servicios bósicos, aumento en
los ingresos reales y los descubrimientos de
yacimientos petrolíferos en los años i970, no se
han registrado cambios tavorables significativos
en materia de desnutrición en los últimos 20
años.


Entre 1986 y 2004 la desnutrición crónica
disminuyó de 34% a 23,1 %, lo que implica un
cambio de 0,6% puntos porcentuales por año.
En relación a la desnutrición global, que es la
deficiencia de peso por edad del niño, ésta varió
de 16,9% a 9,3% durante este mismo intervalo
de tiempo.


A este ritmo Ecuador estaré por debaio de
la meta propuesta para el año 2015, que era
la de reducir la desnutrición crónica al 12%,
estimóndose que el porcentaie se ubicaró en el
18% (Banco Mundial 2007).


6.2 Consumo de cereales en Ia
dieta alimenticia de los hogares
en Ecuador


En Ecuador los cereales constituyen una
fuente importante de ingesta de energía —
aproximadamente el 30% del aporte genérico
total- y los tubérculos y raíces han disminuido en
la dieta diaria de los ecuatorianos.


En lo concerniente a sus exportaciones e
importaciones de alimentos, Ecuador exporta
frutos (banano, aceite de palma, cacao, caté)
y mariscos a distintos mercados del mundo e
importa principalmente cereales y oleaginosas.
Toda vez que los cereales constituyen, como se
decía, un importante porcentaie de la ingesta
calórico de la población mas pobre, ésta resulta
la mas vulnerable a los impactos del alza de los
precios internacionales de los alimentos (FAO
200i).
Si bien Ecuador ya presenta problemas severos
de malnutrición intantil, estos muy probablemente
empeorarón con la talta de acceso a los
alimentos. El acceso es una de las dimensiones de
la seguridad alimentaria y si los precios suben a
nivel local, las familias expuestas a la inseguridad
alimentaria dispondrán del mismo ingreso para
comprarla misma canasta de alimentos a mayor
precio y sin poder garantizarse ni los productos
ni las calorías que necesitan para su bienestar
personal.




7.Bibliografía


Banco Mundial (2007). Insuficiencia Nutricional
en el Ecuador: Causas, Consecuencias y
Soluciones.


CEPAL (2008). Panorama Social para América
Latina y el Caribe. "Capítulol : Pobreza, Exclusión
Social y Desigualdad D¡str¡butiva". Santiago de
Chile.


CEPAL (2008). Análisis de los Mercados de
Materias Primas Agricolas y de los Precios de los
Alimentos. Santiago de Chile.


FAO (2001). Perfiles Nutricionales por Países:
Ecuador Roma. Disponible en http://www.tao.
org/ag/agn/nutrition/ecu-s.stm


FAO (20080). Conferencia de Alto nivel sobre
Seguridad Alimentaria Mundial: Los Desafíos de
los Cambios Climaticos y Bioenergia. Roma.


FAO (2008b). Panorama del hambre en América
Latina y el Caribe. Santiago de Chile. Disponible
en:
http://www.rlc.tao.org/es/politicas/pdt/
panoramapdt


FAO (2008c). El estado de la inseguridad
alimentaria en el mundo. Roma.


Alimentarias.FAO (2008d).
Noviembre.


Perspectivas


FAO (2008e). Food Outlook. Global Market
Analysis. Diciembre.


FAO (2008t). Observatorio del Hambre. Boletín
N° 2, ¡ulio-agosto.


FAORLC (20080). Aumento en los precios de los
alimentos en América Latina y el Caribe. Santiago
de Chile. Agosto.


FAORLC (2008b). ”Situación Alimentaria en
América Latina y el Caribe” en Observatorio del
Hambre. Santiago de Chile. Mayo-¡unid


Farías, Claudio (2009). ”Propuesta de un
Diseño de un sistema de Monitoreo y Análisis
en Mercados Agroalimentarios con un Enfoque
en Seguridad Alimentaria". Santiago de Chile.
FAORLC.


FMI (2008). Perspectivas de la economía mundial
2008. Disponible en www.un.org/esa/po|ícy/
wess/wesp2008tiles/es_sp.pdt


OECD (2008). Ricing Agricultural Prices.


World Bank (20080). "Rising Food Prices:
Policy Options and the World Bank Response”.
Background note tor the Development
Committee. Washington D.C.


World Bank (2008b). "Addressíng the Food Crisis:
The Need tor Rapid and Coordíncited Action”.
Osaka. June.




CAPÍTULO IV
ANALISIS DE LA PRODUCCIÓN NACIONAL DE ALIMENTOSfifiáí/gíófií/Z/‘fiy %fiaxz ÏMzmá/z


Dirección de Análisis e Investigación
Ministerio de Coordinación de Desarrollo Social






INTRODUCCIÓN


a Declaración de los Derechos Humanos
en su artículo 25, el Pacto Internacional de
erechos Económicos, Sociales y Cultura-


les en su artículo ll, entre otros instrumentos
y acuerdos internacionales, mencionan e dere-
cho de todas las personas a la alimentación. En
esta ínea, la segunda meta de los Obietivos de
Desarrollo del Milenio (ODM) se propuso como
finalidad la reducción a la mitad, entre 1990 y
2015, del porcentaie de personas que padecen
hambre. En Ecuador para esta meta se tomó la
desnutrición infantil como el tema central (CISMIL
2007). Para garantizar el cumplimiento de los
derechos y metas relativas a la alimentación ade-
cuada de todos y todas, la seguridad alimentaria
se convierte en un requisito indispensable.


La seguridad alimentaria se alcanza cuando ”[...]
todas las personas tienen en todo momento acce-
so físico y económico a suficientes alimentos ino-
cuos y nutritivos para satisfacer sus necesidades
alimentarias y sus preferencias en cuanto a los
alimentos a fin de llevar una vida activa y sana”


(FAO 2005). Esto se basa en cuatro pilares que
son la disponibilidad, estabilidad del suministro,
acceso y utilización (FAO 2005).


En tanto ¡lar de la se uridad alimentaria, la dis-P 9
ponibilidad continua de alimentos se vuelve un
tema fundamental de anólisis e investigación.


Abordarlo en profundidad permitiró la genera-
ción de políticas públicas orientadas a la conse-
cución de la seguridad alimentaria en Ecuador,
obietivo crucial si tomamos en consideración la
alarmante incidencia de desnutrición crónica en-
tre niños y niñas menores de 5 años (25,8% en
el año 2006) y las graves consecuencias que su-
pone tanto en el corto cuanto en el largo plazo.


El tema de la disponibilidad de alimentos será
tratado en este informe a través del análisis de la
producción nacional agrícola, balanza comercial
agrícola, calorías promedio disponibles, entre
otros indicadores.


El resto de este capítulo estó organizado como
sigue: se analiza la tendencia del uso del suelo
en Ecuador, la producción nacional de alimen-
tos por productos, el acceso a riego y crédito
de la Unidad de Producción Agrícola (UPA) y se
concluye con un anólisis del acceso del hogar a
tierras destinadas a usos agropecuarios para su
alimentación y nutrición.




1. La producción agrícola
desde una óptica macro EI crecimiento cIeI PIB agrícola‘ y PIB total enIos últimos años presenta eI siguiente compor-


tamiento:


Gráfico 1
Evolución del PIB total y agrícola


— en dólares del año 2000 —


12% — ïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïï N
10% —


8% —


6% —


4% —


2% —


0% —
.2% ,
.4% ,
5% ,


-8%
1996 1997 1998 1999 2000 2001


-Q—Variación PIB


2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008
(Sd) (Sd) (P) (P)


—'— Variación PIB agricola


sd (semidefinitivo), p (provisional)
Fuente: Cuentas Nacionales del Banco Central del Ecuador


Como se observa en eI grótico I, eI PIB agrícoIa
mantuvo crecimientos mas altos que eI PIB totaI
en 8 de Ios 13 años en estudio. EI promedio
de crecimiento aIeI sector agrícola fue de 4,81%
anual en eI periodo estudiado, mientras que para
eI PIB totaI este promedio alcanzó eI 3,47% en eI
mismo periodo. Sorprendentemente, en eI año
I 999 —cuando eI país enfrenta una de sus peores
crisis financieras y se dolariza su economía— eI


PIB agrícola presenta unos de Ios crecimientos
mós altos de Ia serie presentada.


A partir de 2006 se presentó un aumento en eI
ritmo de crecimiento de Ios precios ale Ios ali-
mentos, que IIegó a su punto máximo en ¡uIio
de 2008 (FAO 2009). Este incremento en Ios
precios internacionales de Ios alimentos no se
traduio en un estímulo para Ia producción de Ios


' En el PIB agrícola se incorpora también al PIB del sector pesquero. Es asimismo importante anotar que en el cálculo
del PIB agrícola se incluye a sectores como el florícola, que no influye de forma directa en el tema de seguridad alí-
mentaria pero ha sido incluido en las cuentas nacionales por metodología del cálculo.




países en desarrollo en América Latina y el Cari-
be debido, como bien Io anota la FAO (2009), al
aumento de los precios de los insumos importa-
dos —semíIIas, tertilizantes, entre otros —, además
de a razones estructurales. En el caso de los ter-
tilízantes, señala la FAO, en Latinoamérica el alza
del precio se produio ¡unto al incremento de los
precios de los alimentos, pero cuando estos últi-
mos iniciaron su descenso, el de los fertilizantes
no Io hizo al mismo ritmo y se quedó en niveles
mas altos que antes de la crisis. Por otro lado,
en 2008 la cosecha de cereales alcanzó niveles
récord —en parte por el alza de los precios— pero
la producción se concentró en los países desa-
rrollados, como se explica en el capítulo anterior
de este libro.


El crecimiento del PIB agrícola en Ecuador no es,
en 2008, de una magnitud que indique un salto
notorio respecto de años anteriores, aunque es
mayor que el de 2007 o que el promedio anual
de la serie estudiada. Esto indica que, al parecer,
el país tampoco respondió al alza de los precios
internacionales de alimentos con un aumento im-


portante en la producción, comportamiento co-
mún en otros países en desarrollo de la región,
como lo menciona la FAO (2009).


En ZOIO, estima la misma organización, la pro-
ducción en la región latinoamericana podría
disminuir, como ya pasó en 2009, debido a Ia
baja en los precios de los alimentos a nivel in-
ternacional. En este sentido, la producción de
cereales pudo haberse reducido en un 13,6%
para Sudamérica entre 2008 y 2009, siendo esta
disminución de mayor magnitud si se Ia compara
con Norteamérica o con México, Centroamérica
y el Caribe, tomados estos tres últimos como un
solo bloque. Otras regiones como Asia, África,
Oceanía pudieron haber incrementado su pro-
ducción entre 2008 y 2009.


Para determinar el crecimiento de la producción
bruta agrícola es importante tomar en cuenta el
crecimiento poblacional para así determinar si
efectivamente existe un crecimiento del PIB agrí-
cola per cápita. Esto se muestra en el siguiente
grafico:


Gráfico 2
Evolución del PIB agrícola per cápita


— en dólares del año 2000 —


10% —


8% —


6%
4% —


2% -


0% -
.2% ,
_4% ,


-6%


1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008
(Sd) (Sd) (P) (P)


—I— PIB Agrícola per cápita


sd (semidefinitivo), p (provisional)
Fuente: Cuentas Nacionales del Banco Central del Ecuador. Estimaciones


y Proyecciones de Población del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC)




Como se esperaba, los ritmos de crecimiento del
PIB agropecuario disminuyen su magnitud. El
promedio de crecimiento en este caso alcanza
el 3,3%. En ningún caso este aumento en el PIB
per cópita del sector agrícola deberá ser tomado
como un incremento en la productividad del sec-
tor sin antes realizar analisis complementarios. El
incremento de este indicador podría ser atribui-
ble a la expansión de la trontera agrícola o al au-


mento en el número de personas que se dedican
a las actividades de este sector y no necesaria-
mente a una meiora en la productividad agraria.
Como podemos apreciar en el siguiente grafico,
el porcentaie de ocupados en la rama de acti-
vidad agrícola respecto del total de ocupados
disminuye desde el año 2004 hasta 2008, pa-
sando del 33% de los ocupados a nivel nacional
en 2004 al 29% en 20082.


Gráfico 3
Evolución de los ocupados en la agricultura (como % del total de ocupados)


34%


33% N
32%


31% g
29% g
28%


27 % ,, ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,, ,,


26% I I


2203 2004 2005 2006 2007 2008


—Q— Ocupados en agricultura y pesca (%)


Fuente: INEC. Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo (ENEMDU).


Por otro lado, el promedio de edad de los ocu-
pados en esta rama de actividad pasa de 37
años en 2003 a 41 años en 2008. El Grótico
4 muestra la evolución de la composición eta-
ria de los ocupados en la rama de actividad
agrícola, donde se aprecia un cambio signi-
ticativo en la gravitación del grupo que tiene
entre 41 y 65 años sobre los ocupados en esta


rama de actividad. En 2003 este grupo repre-
sentó el 31% y en 2008 el 36%. Esta situación,
coniuntamente con la reducción del peso del
grupo etario de entre 19 y 40 años, da señales
del enveiecimiento de la población que se de-
dica a la agricultura. Asimismo, indica la poca
incorporación laboral de los ¡óvenes a esta
rama de actividad.


2 Para el cálculo del porcentaje de ocupados en Ia rama de actividad agrícola consideramos a los ocupados plenos,
los subempleados y los ocupados no clasificados




Gráfico 4
Evolución de la composición etaria de los ocupados en la agricultura


45%


40%


35%


30 %


25%


20 %


15%


10 %


5%


0% l a a l l a
2003 2004 2005 2006 2007 2008


_.— Entre5y18 años —.— Entre 19y40 años


—A— Entre 41 y65 años + Entre 65 años


Fuente: INEC. Encuestas Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo (ENEMDU).


Además del tactor humano, Ia producción agrí- el uso de fertilizantes, el número de tractores. La
cola está en función de otros, como el órea de evolución de estos indicadores en Ecuador se
tierra dedicada al cultivo, Ia cobertura de riego, muestra a continuación:


Tabla 1
Evolución de algunos indicadores de insumos agrícolas


para la producción en Ecuador


Porcentaje de Ia extensión territorial dedicada 1990-1992 28's
a la agricultura 2003_2005 26,9


Porcentaje de Ia tierra utilizada en cultivos que 19904992 2m
cuenta con riego 2001 ¿O03 33


Cientos de gramos de fertilizantes utilizados 1990-1992 508


por hectárea de tierra arable 2000_2002 1579


Número de tractores por 100 kilómetros cuadrados 19904 992 67
de tierra arable 2001_2003 106


Fuente: Banco Mundial, World Development Indicators 2007.




El incremento de casi ó puntos porcentuales del
porcentaie de tierra cultivada con riego podría
deberse, efectivamente, a un aumento del sis-
tema de riego para esas tierras o también a la
disminución de la superticie dedicada al cultivo,
siempre y cuando la que se deió de cultivar no
disponga de riego. Mas alla de esta aclaración,
la disminución del area dedicada a la agricultu-
ra no debe ser tomada automaticamente como
un indicador positivo por cuanto se puede de¡ar
de cultivar cierta órea por un desgaste excesivo
del suelo. Esta disminución del area dedicada a
la agricultura también se observa en Colombia
y Perú, mientras que en Bolivia y el mundo, en
general, se registra un incremento de este indi-
cador.


El desgaste del suelo obliga a muchos agricul-
tores usar tertilizantes y pesticidas (SIISE 2008).
Este parece ser el caso de Ecuador que, como
se desprende de la Tabla i, ha triplicado el uso
de fertilizantes desde inicios de los años i990 a
comienzos de los 2000. Si observamos este in-
dicador para los países vecinos, Perú también lo
triplica en el mismo periodo de tiempo pero a ni-
veles interiores al 50% de lo utilizado en Ecuador,
Colombia lo incrementa en aproximadamente el
50%, el mundo aumenta su uso promedio en
10% aproximadamente, mientras que Bolivia lo
disminuye en el mismo periodo.


Por otro lado, en lo concerniente al uso de
tractores, se observa que Ecuador aumentó en
aproximadamente 50% su número por cada l00
kilómetros cuadrados de area arable. Aunque
el aumento es importante, cabe señalar que a
nivel mundial en 2001-2003 se utilizaron 200
tractores por cada l00 kilómetros cuadrados de
area arable, lo que representa el doble respecto
de nuestro pais. En Colombia y Bolivia este in-
dicador disminuye en el período en estudio y en
Perú no muestra ningún cambio. Aunque este in-
dicador es importante, no incorpora el tema del
acceso de los agricultores a los tractores.


2. La disponibilidad de
alimentos


A tin de hacerse una idea mas precisa de la dis-
ponibilidad de alimentos para el consumo de la
población, es necesario tener en cuenta aspectos
como la exportación e importación de productos
agrícolas, la producción que se destina al consu-
mo de animales, los desperdicios y la parte de la
producción utilizada como semillas. Tomando en
consideración todos estos aspectos, desde hace
varias décadas la FAO construye —con¡untamente
con las instituciones nacionales pertinentes- las
boias de balance de alimentos, uno de cuyos as-
pectos mós importantes es la posibilidad de de-
terminar el número de calorías disponibles para
los habitantes del pais. En el caso ecuatoriano
este indicador muestra el siguiente comporta-
miento:


Como se observa en el grótico 5, la disponibili-
dad de kilocalorías a través del consumo de pro-
ductos animales o vegetales se ha incrementado
de 2.169 en i995 a 2.367 en el año 2005, lo
que representa un aumento del 9%, aproxima-
damente. En relación a la procedencia de las
calorias, es evidente que la porción proveniente
de la tuente vegetal se ha incrementado, espe-
cialmente en los ú timos años.


En términos generales, el número de calorías
disponibles per cópita en Ecuador es superior al
umbral de 2.141 kilocalorías, que es el número
mínimo de calorías promedio que se debe consu-
mir en el país, según explica el INEC (2007). El
hecho de que para 200ó se haya registrado una
prevalencia de la desnutrición crónica del 25,8%
en niños y niñas menores de 5 años evidencia
una mala distribución de los alimentos entre los
ecuatorianos.




Gráfico 5
Disponibilidad de kilocalorías per cápita para


el consumo de las personas
en Ecuador


2500 —, ————————————————————————————————————————————————————————————————————————— N


2ooo ,— ————————————————————————————————————————————————————————————————————————— N


1500


1000


500


0 l l l l l


1995 1996 1997 1998 1999


e Total 1'; Animal ¿‘í


2001 2002 2003 2004 2005


Vegetal


Fuente: FAOSTA (disponible en http://faostat.fao.orgIsiteI368Idefaultaspxtfiancor)
Además de la mala distribución, los excedentes
entre las calorías per capita promedio disponí-
bles y el mínimo requerido de 2.141 kilocalorías
no son mayores, mostrando el grafico ó


Como se observa en el grafico, apenas en 2005
el excedente alcanzó el 10,6% mientras que en
años anteriores los excedentes son menores, lle-
gando incluso a sólo el 1,3% en i995. En rela-
ción con otros países de América Latina y el Ca-


ribe la FAO (2009) explica que Ecuador —¡unto
con Guatemala, República Dominicana, Antigua
y Barbuda y Bolivia- tiene excedentes discretos,
en comparación con otros países de la región
como México, Cuba, Argentina, Brasil, etc., don-
de son mucho mayores.


Por otro lado, la relación entre las calorías per
cápita disponibles y el PIB agrícola per capita es
errótica. En los años 1996, 1997, 1999, 2002




Gráfico 6
Excedentes de calorías entre lo disponible en Ecuador y lo mínimo requerido


(como porcentaje de este último)


12%"""""""""""""""""""""""""""""""""""""


10%"


8%


6%,,


4%,,


2%,,


0 % y y y l


1995 1996 1997
I l


1998 1999
I i I I I l


2000 2001 2002 2003 2004 2005


Fuente: FAOSTAT (disponible en http://faostat.fao.orgIsite/368/default.aspx#ancor)


y 2005 Ia proporción del crecimiento del PIB
agrícola per capita, en comparación con el año
precedente, fue mayor que Ia del crecimiento
del número de calorías disponibles per cápita.
En i998 la proporción del decrecimiento del PIB
agrícola per cópita, comparada con 2007, tue
mayor a la del decrecimiento de las calorías per
capita. Por otro lado, en 2000 el caso fue el
opuesto: el decrecimiento del PIB agrícola per
capita, en proporción y comparado con i999,
fue menor que el porcentaie de disminución de
las calorías disponibles per capita. En los años
200i y 2004 el porcentaie de crecimiento de las
calorías disponibles per capita tue mayor que el
porcentaie del crecimiento del PIB agrícola per
cápita. Por último, en 2003 hubo un crecimien-


to del PIB agrícola per capita, comparado con
2002, y un decrecimiento del número de calorías
disponibles per cópita.


Esta relación errótica entre el PIB agrícola per
cápita y el número de calorías disponibles per
cópita puede explicarse de algunas maneras. En
primer lugar, el PIB agrícola toma en cuenta Ia
producción de flores y otros productos del sector
que no contribuyen al aumento de las calorías
disponibles para la alimentación. En segundo
lugar, el PIB no indica lo disponible para el con-
sumo pues no incluye las importaciones y expor-
taciones de alimentos que se realizan, además
del desperdicio, etc.




Ahora bien, si observamos a evolución del Valor desnuirición CFÓHÍCO enlïe V7984 Y el 0ñ0 2095,
Agregado Bruto (VAB)3 agrícola per cápita entre el resuliado es el siguienie a nivel nacional y re-
el año 200i y 2006, conira la evolución de la gionol:


Gráfico 7
Evolución del Valor Agregado Bruto contra la evolución de la desnutrición
crónica en niños y niñas menores de 5 años, a nivel nacional y regional


200


g
_


s
O
O
E
%
99
Ce
E Q.3 e



a
(V


2
E
8
E
:8 _
g g _ ________________________________________________________________________________________________________________________ __Sierra ___________________________________________________________________ __>
LIJ


Amazonía
C
CNI
‘-


l l I I I


20 25 30 35 40


Evolución de la desnutrición crónica (en %)


Fuente: INEC. Encuesta Condiciones de Vida (ECV) 2005-2006, 1998.
INEC. Proyecciones de población a nivel provincial
Cuentas Nacionales del Banco Central del Ecuador


3 El VAB se diferencia del PIB al no tomar en cuenta impuestos indirectos netos, derechos arancelarios, impuestos netos


sobre importaciones y el impuesto al valor agregado.4 EI No se cuenta con información sobre desnutrición en el año 200i, por Io que se tomó Ia correspondiente a i998.




Las flechas del cuadro anterior muestran la evo-
lución de los indicadores entre los puntos en el
tiempo tomados en cuenta. La parte posterior
de la tlecha representa el punto de partida en
el año 200i —o i998 para la incidencia de la
desnutrición crónica- y su parte anterior el punto
de llegada en el año 2006.


En la Costa y la Sierra el aumento del VAB agríco-
la per capita estuvo acompañado de una dismi-
nución en la prevalencia de la desnutrición cróni-
ca. Por el contrario, en la Amazonía se observa


una disminución del VAB agrícola per capita y
un aumento en la desnutrición crónica. A nivel
nacional, la flecha muestra que el incremento del
VAB agrícola per cápita se produio con decreci-
miento de la prevalencia de la desnutrición cróni-
ca, al igual que en la Costa y la Sierra.


Ahora bien, si nos detenemos en la relación entre
el VAB agrícola per cápita y la prevalencia de la
desnutrición crónica a nivel provincial a tin de
observar las diferencias intrarregionales, el resul-
tado es el siguiente:


Gráfico 8
Relación del Valor Agregado Bruto del sector agrícola (incluida la pesca)


per cápita y prevalencia de desnutrición crónica a nivel provincial.


- CHIMBORAZO
50 “


- BOLIVAR


40 -- . lMBABURA _ COTOPAXI
- AZUAY . AMAZONAS


(U


‘e
(J


C:9
-É 30 . CARCHI‘s
5
(D

<_==
% . MANABI I
g -PICHINCHA ‘LOS RÍOS
E


g 20
(Js


- GUAYAS . ESMERALDAS


10
I I I I
I I I I
100 200 300 400


VAB del sector agrícola (en S del 2000)
Fuente: INEC. Encuesta Condiciones de Vida (ECV) 2005-2006


INEC. Proyecciones de población a nivel provincial Cuentas Nacionales del Banco Central del Ecuador


El grafico anterior se divide en cuatro cuadrantes
gracias a las íneas que representan la media del
VAB agrícola per capita y la prevalencia de des-
nutrición crónica nacional. El primero, el supe-
rior izquierdo, muestra las provincias que tienen
un VAB agrícola per cópita interior a la media
nacional y una prevalencia de desnutrición cróni-


ca superior que la media nacional. El segundo,
el superior derecho, muestra aquellas provincias
que presentan un VAB agrícola per cápita y una
incidencia de la desnutrición crónica superiora la
medía nacional. El tercero, el interior izquierdo,
muestra las provincias que registrando un VAB
agrícola per cápita interior al promedio nacional




tienen una prevalencia de la desnutrición crónica
interior a la media. El cuarto, el interior derecho,
da cuenta de las provincias que presentan un
VAB agrícola per cópita superior al promedio
nacional y una presencia de desnutrición crónica
menor que promedio nacional.


Como se observa, Bolivar, Cotopaxi, Cañar y
Carchi, si bien tienen un VAB agrícola per cópita
superior al promedio nacional, revelan una alta
incidencia de desnutrición crónica, mayor que la
media nacional. Estos casos podrían retleiar el
grave problema de desigualdad que persiste en
Ecuador pues en estas provincias se produce mós
que el promedio nacional, pero se adolece de
desnutrición crónica en porcentaies mayores que
la media nacional. El primer cuadrante, donde
se agrupan la mayoría de las provincias, muestra
que producen por debaio de la media nacional
y no tienen acceso o disponibilidad de alimentos
por lo que en ellas la incidencia de desnutrición
crónica es mayor que el promedio nacional, lle-
gando incluso a mós del 50%, como en el caso
de Chimborazo.


Siempre respecto de la desigualdad, el coeticien-
te de Gini5 de la tierra en Ecuador tue 0.7836 en
el año 2008, lo que evidencia la alta concentra-
ción de la tierra en pocas manos. Esto preocupa
en el tema de soberanía alimentaria pues, escribe


la FAO (2009), la agricultura a pequeña escala
es parte de la solución al problema del hambre.
Para concluir esta sección es importante recalcar
ciertos puntos. En primer lugar, en Ecuador no
existe una relación clara entre el PIB per cópita
agrícola y el número de calorías disponibles. En
segundo lugar, a nivel regional el aumento del
VAB agrícola per cópita, a nivel regional, estuvo
acompañado de una disminución de la desnutri-
ción crónica. Por último, la desigualdad cumple
un papel importante en la situación del país, toda
vez que se dispone de las calorías necesarias
pero la prevalencia de la desnutrición crónica es
alta (25,8% en 2006) y ademós existe desigual-
dad en el acceso a la tierra (medida a través del
coeficiente de Gini).


3. Productividad del sector
agrícola en Ecuador


El índice de producción per cópita permite obser-
var su nivel luego de haber deducido lo utiliza-
do en la alimentación de animales y en semillas.
Este indicador presenta el siguiente comporta-
miento en el país:


l Gráfico 9
Indice de producción per cápita para Ecuador (1999-2001 = 100)


10s - --------------------------------------------------------------------- -
106 w
104 ——


102 "


100 —-
98 "


96 -
94 - --------------------------------------------------------------------- -
92 i l i


1994 — 1996 1999 — 2001 2003 2005 2006 2007
ANO


Fuente: FAO Statistical Yearbook 2009 (accesible en http:llwww.fao.orgleconomiclessl
publications-studieslstatistical-yearbookItao-statisticaI-yearbook-2009/en/)


5 El coeficiente de Gini es una medida de la desigualdad, que toma valores entre O y i, siendo O la equidad perfecta
y l la desigualdad total.




Como se observa, en el período 1994-2007 el
índice de producción per cápita alcanzó su punto
maximo en el año 2004. Es importante desta-
car que si comparamos el periodo base (1999-
2001) y el año 2007 no existe cambio en la pro-
ductividad, medida a través de este índice. Si
comparamos estos datos con Colombia, Perú y
Bolivia, vemos que la evolución del indicador en
Ecuador es superior a la de Colombia y Bolivia,
donde en el año 2007, comparado con el año
base, alcanza 89 y 98, respectivamente. Por otro


lado, el índice peruano registra en 2007 un au-
mento del 24% respecto del periodo base.


Otra torma de medir la productividad es obser-
var la ratio entre lo producido y el area que se
ocupa para dicha producción y su evolución en
el tiempo. En el caso de Ecuador, a este ratio
se le dio el valor de 100 para el primer periodo
(1994-1996), lo que permite tener en la misma
escala a todos los productos analizados y com-
parar la evolución de sus productividades. Esta
ratio muestra el siguiente comportamiento:


Gráfico 10
Ratio entre lo producido (en toneladas) y el área utilizada


para ciertos grupos de productos en Ecuador (1994-1996 = 100)


180 - ------------------------------------------------------------------------ -
160 ——
140
120 ——


100 "


80 ——
60 "


40 -
2o - ------------------------------------------------------------------------ -


1994- 1996 1999-2001


Cereales
Legumbres
Oleaginosos


2006 2007


Raices y Tubérculos
Azucareros
Hortalizas


Fuente: FAO Statistical Yearbook 2009 (disponible en: http:llwww.fao.orgleconomiclessl
publ¡cations-stud¡es/stat¡st¡calwearbook/fao-statisticaI-yearbook-2009/en/)


Este grótico muestra claramente que, de los aquí
analizados, los únicos productos que han in-
crementado su productividad son los cereales y
los azucareros. Por otro lado, los oleaginosas,
hortalizas, raíces y tubérculos no han variado su
productividad si comparamos el periodo base
con el año 2007. Por último, la producción de
leguminosas muestra una significativa pérdida de
productividad pues pasa de obtenerse 0,64 tone-
ladas por hectárea cultivada en el periodo 1994-
1996 a 0,30 en 2007. Para todos estos grupos
de productos el area cultivada ha disminuido


entre el inicio y el tinal de la serie de tiempo en
analisis, a excepción del area dedicada al cultivo
de hortalizas que se incrementó en alrededor de
4.000 hectareas.


Respecto de las leguminosas, si observamos la
productividad de Colombia, Perú y Bolivia vemos
que, contrariamente a lo que sucede en Ecuador,
su productividad se ha incrementado desde el
periodo base hasta el 2007, como se desprende
del siguiente grótico:




Gráfico 11
Ratio entre lo producido y el área utilizada para leguminosas


en Ecuador, Colombia, Perú, Bolivia y el mundo


1,4 aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa ,-


.8fi
8E 0,8 aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa -
Si
5 0,6


aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa w
g 0,4
E.2 0,2 aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa -


0,0 . l l l l l
1994- 1996 1999-2001 2005 2006 2007


Colombia Perú Bolivia Ecuador Mundo


Fuente: FAO Statistical Yearbook 2009 (disponible en:
http:/lwww.fao.org/economiclessl publicat¡ons-studies/statistical-yearbook/fao-statist¡cal-yearbook-2009/en/)


Todos los países analizados en este grótico tie-
nen una productividad —medida en toneladas
por hectórea- mayor que la productividad media
mundial, salvo Ecuador que muestra una bastan-
te menor.


En lo que toca al cultivo de leguminosas en los
Estados Unidos, para el periodo 1994-1996 ese
país produce 1,82 toneladas por hectárea e in-


crementa dicha productividad a 1,90 en el año
2007. Estos niveles de productividad son supe-
riores a los de los países analizados y al prome-
dio mundial.


Respecto de los cereales —que son los que más
incrementan su productividad en la serie estudia-
da— el siguiente es el comportamiento en Ecua-
dor, los países vecinos, Bolivia y el mundo:


Gráfico 12
Ratio entre lo producido y el área utilizada para cereales en Ecuador,


Colombia, Perú, Bolivia y el mundo


Toneladas


por


hectárea


1994- 1996 1999-2001 2005 2006 2007


—Q— Colombia—'— Perú —'— Bolivia —Á— Ecuador—Á— Mundo


Fuente: FAO Statistical Yearbook 2009 (disponible en: http:/Iwww.fao.orgIeconomiclessl
publications-studies/statistical-yearbook/fao-statist¡cal-yearbook-2009IenI)




Como puede verse, la evolución de la produc-
tividad en Ecuador es importante, sobre todo
en el periodo entre 1999-2001 y el año 2005,
aunque todavía no alcanza los niveles del resto
de países analizados o del promedio mundial.
Bolivia presenta una productividad inferior y una
tendencia decreciente entre el año 2006 y 2007,
contrariamente a la tendencia de los demós paí-
ses tomados en cuenta y al promedio mundial.


Respecto de la productividad, si se quiere estimu-
lar la pequeña producción es necesario realizar
los esfuerzos que demanda la innovación tecno-
lógica (FAO 2009). En este sentido Mundlak y
otros (i997), como se cita en el capítulo 3 del
presente libro, señalan que uno de los factores
para determinar la capacidad de producción
agrícola de un país es el capital o maquinaria
agrícola. Por esta razón, señalan estos autores,
las políticas que permitan el acceso al capital
agrícola son fundamentales.


Para concluir esta sección es importante destacar
que la productividad, medida a través de índi-
ce de productividad per capita, no muestra una
evolución alentadora por cuanto entre el periodo
1994-1996 y el año 2007 su incremento es dé-
bil, además de presentar un decrecimiento entre
2004 y 2006, con una ligera recuperación en


el año 2007, pero aún por debaio de las cifras
de 2004. En un nivel mas desagregado se deter-
mina que de seis productos analizados, dos han
meiorado, tres se han mantenido en los mismos
niveles y uno ha disminuido su productividad.
Afortunadamente, la falta de incremento o dis-
minución de la productividad de algunos de los
grupos de productos aquí analizados no se ha
traducido en una expansión de las óreas de culti-
vo dedicadas a estos productos para abastecer la
demanda, lo que supondría un problema desde
el punto de vista ambiental. Como ya se anotó
anteriormente, las hortalizas son e único grupo
de alimentos que apenas disminuyó su produc-
tividad e incrementó en alrededor de cuatro mil
hectareas el área que se dedica a ese cultivo.


4. Utilización del
suelo en Ecuador


Ademas del analisis de las areas cultivadas, en
relación con la productividad, es fundamental
analizar la tendencia del uso del suelo en Ecua-
dor desde el punto de vista de la seguridad ali-
mentaria. En esta sección se analiza la distribu-


Gráfico 13
Uso del suelo como porcentaje de las Unidades Productoras Agropecuarias (UPA)


35% - ------------------------------------------------------------------------------- -
30% n


25% w eeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee n


20%


15% a, zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz e


10% c, zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz o
5% ,, , 9,,,g,=,,e-,,:,:,:,:,,r::,:,:,7


0% . .


2003 2004 2005


Cultivos Permanentes
Barbecho — — — Páramos


- - - - Otros usos


Pastos Culivados


2006 2007 2008


Cultivos Transitorios _ _ Pastos Naturales
Descanso — — — MontesyBosques


Fuente: INEC. Encuestas de Superficie y Producción Agropecuaria Continua (ESPAC).




ción por categorías de la utilización de las fierros
en el sector rural del país.


Como se puede apreciar, existe una ligera ten-
dencia al incremento del uso del suelo destina-
do a pastos cultivables y cultivos transitorios y
una tendencia decreciente en el uso del suelo
para pastos naturales, que pasa de representar
el 13% en 2003 a 11% en 2008, es decir un
decremento del 16,6% de la superficie destina-
da a ellos. Este hecho indica que parte de las
tierras asignadas a cultivos naturales pueden
estar siendo sustituidas principalmente con pas-


tos cultivables y, en menor medicla, con cultivos
transitorios.


Los cultivos transitorios representaron en 2008
el 4% del total del uso del suelo. Vale la pena
destacar el aumento significativo (25%) que ha
tenido el total de la superficie destinada a este tin
entre 2003 y 2008. En el caso de los cultivos per-
manentes, se mantiene constante (alrededor del
10%) el porcentaie que representan en el total
del uso del suelo. Lo mismo ocurre para la super-
ficie destinada a montes y bosques, que consti-
tuye alrededor del 30% del total del suelo rural.


Gráfico 14
Estimación de la superficie en hectáreas destinada a cultivos transitorios


50o — ----------------------------------------------------------------- --


400 —


300 _


200 _ ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,, N


100


2003 2004 2005 2006 2007 2008


:0: Cultivos Transitorios


Fuente: INEC. Encuestas de Superficie y Producción Agropecuaria Continua (ESPAC).




Gráfico 15
Uso del suelo en cultivo de flores permanentes y de ciclo corto,


como porcentaje del total de tierras de Ecuador


6% n


5% "


4% ——


3% n ————————————————————————————————————————————————————————————— n


2% w eeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee w


1% _, ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,, _,


0% I I


2004 2005


—Ó— Flores permanentes


—A— Total Flores


2006 2007 2008


—I— Flores Transistorias o de ciclo corto


Fuente: INEC. Encuestas de Superficie y Producción Agropecuaria Continua (ESPAC).


Como lo muestra el gráfico anterior, el porcenta-
¡e de la superticie total del suelo del sector rural
del país que se dedica al cultivo de flores es bas-
tante reducido, incluso si consideramos el total
de cultivos de tlores respecto del total de cultivos
permanentes y transitorios. Sin embargo, el peso
de las exportaciones de este sector en el total de
exportaciones es considerable, como se despren-
de del Grótico ló, si bien su peso en las expor-
taciones totales disminuyó entre 2002 y 2008.
La variación en la superficie destinada al culti-
vo de tlores presenta un incremento importante


(16%) entre esos mismos años. Desde el punto
de vista de la extensión de la superficie cultiva-
ble, en términos generales la actividad tlorícola
no representa una amenaza para la producción
de alimentos en el país. Aquí es importante ano-
tar que este analisis se limita a la extensión de
la superficie del suelo utilizado por el sector tlo-
rícola y no abarca el ambito de la calidad del
suelo utilizado. Tampoco analiza la utilización de
químicos y sus residuos, que pueden ser nocivos
para el suelo y sobre todo para la población si no
se los trata adecuadamente.




Gráfico 16
Exportaciones de flores como porcentaje de las exportaciones totales


7%” ”””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””” ”


6%”


5%"


4%”


3%"


2%” zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz ——


1%,, ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,, N


0% i t t
2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008‘ 2009


Fuente: Cunetas Nacionales del Banco Central del Ecuador.
Los datos de 2007, 2008 y 2009 son provisionales.


5. Producción de
alimentos


En Ia Tabla 2 se presenta un detalle dela produc-
ción agrícola nacional obtenida de cultivos per-
manentes y transitorios. Los productos que mas
aportan a Ia producción agrícola son caña de
azúcar para azúcar (41%), banano (29%), pal-
ma africana (10%), arroz (6%) y maíz duro seco
(3,4%) y representan el 90% de Ia producción na-
cional correspondiente a cultivos permanentes y
transitoriosó.


Como se puede apreciar, Ia producción de ba-
nano se incrementa entre 2004 y 2008. Del total
de Ia truta fresca aproximadamente el 80% se
destina a Ia exportación y Io demós se consume
en el mercado nacional.


En el mismo periodo, Ia producción de arroz
presenta una tasa media de decremento del
4%. En 2008 se presenta Ia mayor reducción
de Ia producción (17%) pasando de 1.734.135
toneladas métricas en 2007 a 1.442.052
en ese año. Esta disminución se debe a una
reducción en Ia superficie cosechada de arroz
(11% entre 2007 y 2008) originada por las
condiciones climáticas que sutrió el país en 2008
príncipa|mente en Ia región Costa, que produce
el 97% de esta gramínea.


ó La producción en toneladas métricas de caña de azúcar para azúcar se confabiliza considerando el tallo fresco, lo
que genera una sobreesfimación de su peso en la producción total.




Tabla 2
Produción Agrícola Nacional


Producción en toneladas métricas


PRODUCTOS 2004 2005 2006 2007 2008


Banano (en fruta fresca) 6.132.276 6.118.425 6.127.060 6.002.302 6.701.146


Caña de azúcar para azúcar 6.118.706 6.834.076 6.995.614 8.360.001 9.341.095
(tallo fresco)


Arroz (en cáscara) 1.778.380 1.471.046 1.501.238 1.734.135 1.442.052


Palma africana (fruta fresca) 1.221.346 1.554.391 1.673.089 1.809.474 2.204.314


Plátano (en fruta fresca) 734.661 708.012 580.664 595.027 506.168


Maíz duro seco (en grano) 732.182 744629,48 683.039 913.471 771.871


Algodón 1.680 2.108 1.726 1.346 322


Papa (en tubérculo fresco) 413.396 338.965 360.793 317.220 266.722


Soya (en grano seco) 111.775 59.149 59.385 51.845 77.219


Cacao (en almendra seca) 89.684 93.659 87.562 85.890 94.300


Yuca (en raíz fresca) 88.602 100.229 69.398 74.241 102.277


Cebolla colorada 60.416 28.231 23.779 19.633 24.240


Maíz suave seco (en grano) 53.141 44.208 50.588 31.475 32.625


Maíz suave choclo 69.444 69.193 66.778 65.339 43.272
(en choclo)


Naranja (en fruta fresca) 124.946 78.974 57.498 56.060 54.916


Café (grano oro) 27.933 40.804 31.462 38.687 32.097


Trigo (en grano seco) 10.214 8.429 7.577 9.243 8.144


Suman 17.770.786 18.296.532 18.379.254 20.167.396 21.704.785
Otros 1.468.072 1.119.883 1.462.170 1.393.738 1.148.304
Total nacional 19.238.858 19.416.415 19.841.424 21.561.134 22.853.089
Principal prod l total nacional 92% 94% 93% 94% 95%


Fuente: INEC. Encuestas de Superficie
y Producción Agropecuaria Continua (ESPAC).




Gráfico 17
Producción (tm) y superficie (ha) cosechada de arroz (en miles)


Valores


en
miles


2004 2005 2006 2007 2008


—Q— Producción de Arroz [TM] —I— Superficie Cosechada de Arroz
Fuente: INEC. Encuestas de Superficie y Producción Agropecuaria Continua (ESPAC).


Como se muestra en el Grafico 18 Ia producción
de maíz presenta una tendencia decreciente, pa-
sando de 53.141 toneladas métricas en 2004 a
32.625 en 2008. Esta reducción representa un
decremento del 39% entre 2004 y 2008. En el
año 2006 se presenta un incremento de 14% en


Ia producción de maíz suave seco, pese a que en
todos Ios años deI anó isis, inciuido 2006, se re-
gistra una reducción en |a superficie cosechada.
Si analizamos Ia producción de papa (en tubér-
cu|o tresco) observamos que disminuye significa-
tivamente (35%) entre 2004 y 2008.


Gráfico 18
Producción (tm) y superficie (ha) cosechada de maíz suave seco


140000 e eeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee w


120000


100000 ,


80000 ,


60000 '


40000 r


20000 '


2004 2005


—6— Superficie Cosechada de Maíz (has) 2006 2007 2008—fl— Producción de Maiz [TM]
Fuente: INEC. Encuestas de Superficie


y Producción Agropecuaria Continua (ESPAC).




El decremento en la producción de maíz y papa
es consecuencia del abandono de las tierras de
los pequeños y medianos productores, espe-
cialmente en las comunidades indígenas (INEC
2008). Esta situación es preocupante para la
seguridad alimentaria de la población ya que,
como se muestra mas adelante, el hecho de que
una tamilia disponga de tierras destinada a usos
agropecuarios se encuentra relacionado positi-
vamente con la cantidad de l<¡localorías que con-
sumen los miembros del hogar.


La producción de palma africana (fruta tres-
ca) presenta una tasa media de crecimiento
anual entre 2005 y 2008 del 16%, pasando
de 1.221.346 toneladas métricas en 2004 a
2.204.314 en 2008. Como se observa, la pro-
ducción en 5 años crece en un 80%. Se estima
que del total de la producción, aproximadamen-
te el 60% se destina al mercado interno y lo de-
mós (40%) se exporta.


La producción de cultivos transitorios como el
de la yuca registra un incremento del 15% entre
2004 y 2008, sutriendo en 200ó un decremento
significativo (31%) en la producción, que se recu-
pera en los dos periodos posteriores.


Entre 2005 y 2008 la producción de leche en
Ecuador tiene una tasa de crecimiento prome-
dio del 6%, presentando dos incrementos im-
portantes en 2006 (13%) y en 2008 (12%). La
producción promedio de litros de leche por vaca
se ha venido incrementando y pasó de 4,7 litros
en 2004 a 5,4 litros en 2008. Esta diferencia re-
presenta 0,7 litros más de producción por vaca
ordeñada.


Aproximadamente el 75% de la producción de
leche corresponde a la región Sierra, donde pro-
vincias como Carchi y Tungurahua tienen una
producción promedio de 9 litros por vaca orde-
ñada, es decir casi el doble del promedio na-
cional. El hato ganadero lechero existente en la
región, coniuntamente con la variedad de pastos
cultivados y naturales aptos para la zona, son los
principales factores determinantes de la produc-
tívidad.


En lo concerniente a la producción de carne va-
cuna, son las provincias de la Costa y el Oriente
las que se dedican en mayor medida a esta acti-
vidad. En 2008 el número de cabezas de ganado
destinadas a este tin en las dos regiones repre-
sentó el 42% del total que registra el país.


Gráfico 19
Producción de leche (en miles de litros)


540o — 6.5


520o — 63
8 6.1g 500o, 59
8
é 430o , 5-7
E


g 4600 — 5.3 z
g S.> 44oo— 5-1


4.9
420o 47
4000 ¡ ¡ ¡ ¡ 4_5


2004 2005 2007 2008


+ Producción de Leche (litros) —I— Producción de Leche (litros) por vaca


Fuente: INEC. Encuestas de Superficie y Producción Agropecuaria Continua (ESPAC).




En esta sección analizamos el acceso a riego de de fertilizantes y Ia utilización de procedimientos
Ia unidad de producción agrícola (UPA)7 según fitosanitarios según su tamaño.
su número de hectareas, así como Ia aplicación


Tabla 3
Acceso a riego, uso de fertilizantes y tratamientos fitosanitarios de los cultivos


permanentes y transitorios, clasificados por el tamaño de la UPA


Porcentaje de


Porcentaje de P t ' d
superficie de los


Clasificación por el - _ _ “É?” “le e terrenostamaño de UPA "meyïmïfis: UPA “Femme “Femme de '_° UPA dela UPA donde
y no UPA de los terrenos donde


de las UPA fertilizantes p¡.°ced¡m¡en¡°s°°" "e9° fitosanitarios


2004 2008 2004 2008 2004 2008 2004 2008


Menos de i hecta- i9.7 23.8 23.1 3i.i 48.5 55.3 42.2 47.4
rea
Entre i y 2 hectareas 14.5 13.5 21.5 28 51.6 55 46.3 50.2


Entre 2 y 3 hectareas i0.0 9.6 20.6 25.8 54.5 55.3 49.6 51.6


Entre 3 y 5 hectareas i2.2 i i.7 21 25.4 52.5 56.7 48.3 53.5


Entre 5 y iO hectó- 13.9 13.5 22 24.4 52.7 55.1 49.7 52.9
reas
Entre iO y 20 hectó- 10.9 10.6 i 7.5 2i .4 47.i 51,6 44.4 50.4
reas
Entre 20 y 50 heció- l 1.7 10.6 14.6 18.5 42.1 47.6 41.2 47.7
reas
Entre 50 y 100 hec- 4.8 4.3 16.4 22.5 45.9 50.8 45.8 50.7
tareas
Entre iOO y 200 hec- 1.5 1.5 21.1 32.8 53.2 59,8 52 60.1
tareas
Ivtós de 200 hectó- 0.7 0.7 i ó.ó 35.6 53.3 68.3 58.4 64.5
reas


Fuente: INEC. Encuestas de Superficie y Producción Agropecuaria Continua (ESPAC).


como Se puede observar en el Gráfico 2o, IQ SU- aplicación de fertilizantes, pasando dei
perticie de cultivos permanentes y transitorios de 2004 0 58,3% dei i0i0| de SUPQVHCÑ? 95m5 UPA-
Ias UPA con mas de 200 hectareas de extensión
ioig|8 presento un aumento ¡mpongnie (19%) en La superficie de cultivos permanentes y transito-
el acceso y uso de riego entre 2004 y 2008. Esta "¡O3 de '05 UPA qUe “elle” em“? 5 Y 10 hem/J‘
superficie también registra el mayor aumento en reos muewo el menor ¡”Cremelflo (24%) e“ 9|
7 “La Unidad de Producción Agropecuaria {UPA} es una extensión de tierra de 500 m2 o más, dedicada total o parcial-
mente a Ia producción agropecuaria, considerada como una unidad económica, que desarrolla su actividad bajo
una dirección o gerencia única independientemente de su forma de tenencia o ubicación geografica utilizando los
mismos medios productivos. Superficies menores a 500 m’ que mantengan caracteristicas de las UPA descritas, pero
que hayan vendido un producto, durante el periodo de referencia” (INEC—ESPAC).8 La superficie total de la UPA considera, además de los cultivos permanentes y transitorios, a los pastos naturales,
pastos cultivados, paramos y demás posibles usos del suelo




uso de riego. Los cu|tívos pertenecientes a UPA
cuya extensión es de 2 a 3 hectareas registran
un aumento menor que un punto porcentual en


el uso de tertilizantes. Es importante notar que
estos cu|tívos exhiben el mayor porcentaie en el
año 2004.


Gráfico 20
Evolución desde 2004 a 2008 del uso de riego y aplicación de fertilizantes


por tamaño de las UPA con cultivos transitorios y permanentes


70 __
Más de 200 hectáreas


ooooN
<1-ooC\l


8 Entre 100 y 200 hectáreas


á 60
E
‘E
.9
a:"o
o
U?3
Coo
p:
s?c
g 50 Entre 20 y 50 hectáreas
o
EL


4° t t t a t
15 20 25 30 35


Porcentaje con riego 2004 - 2008


Fuente: INEC. Encuestas de Superficie y Producción Agropecuaria Continua (ESPAC).


En el Grafico 21 comparamos la evo|ución del
uso de riego con Ia practica de tratamiento tito-
sanitario: Ios cu|tívos permanentes y transitorios
de Ias UPA con una extensión total de entre 2
y 3 hectareas, al igual que ocurre con el uso
de tertitízantes, muestran el menor incremento


(2%) en Ia aplicación de procedimientos fitos-
anitarios al cuttivo. La superficie de Ios cu|tívos
de las UPA con una extensión entre 100 y 200
hectáreas presenta el mayor incremento (8,t%)
en su utilización.




Gráfico 21
Evolución desde 2004 a 2008 del uso de riego y prácticas fitosanitarias


por tamaño de las UPA con cultivos transitorios y permanentes


65 --


55 ‘-


50 --


Porcentaje


con
prácticas


filtrosanitarias


2004


-2008


45 ‘-


40 r .


Entre 10 y 20 hectáreas
n re 50 y 100 hectáreas


0 y 50 hectáreas


Más de 200 hectáreas


Entre 100 y 200 hectáreas


Entre 3 y 5 hectáreas
re 5 y 10 hectáreas


Entre 2 y 3 hectáreas
Entre 1 y 2 hectáreas


Menos de una hectáreas


30 35
Porcentaje con riego 2004 - 2008


Fuente: INEC. Encuestas de Superficie y Producción Agropecuaria Continua (ESPAC).


Los cultivos permanentes y transitorios de las UPA
con menos de una hectórea registran un incre-
mento considerable en el uso de riego (8%). En
el año 2008 el 31% de la superficie de estos cul-
tivos tuvo acceso a riego y presentan, asimismo,
un aumento del 7% en el uso de fertilizantes y del
5% en la aplicación de practicas titosanitarias.


La FAO (2009) anota que la pequeña agricultura
es importante para la provisión de alimentos por
lo que políticas dirigidas a fortalecer a este sector
son tundamentales. Si bien observamos un incre-
mento en el acceso a riego de los cultivos de las
UPA mas pequeñas, éste no es proporcional al
peso que ellas representan (casi 24% en 2008)
en el total de la superficie de las UPA y las no
UPA. Las UPA de 200 hectareas y mas presentan
un incremento en el acceso a riego dos veces
mayor que el observado en las UPA pequeñas,
pese a que su superficie representa menos del


1% del total de la superficie de las UPA y no UPA.
Con este antecedente es importante que las polí-
ticas dirigidas a proveer de riego a las unidades
de producción agrícola consideren el peso que
tiene la superficie de los pequeños productores
en su coniunto.


6. Acceso a crédito


La información de acceso a crédito por Unidad
de Producción Agrícola se recolectó en el lll Cen-
so Nacional Agropecuario (CNA-ZOOO). De ella
se desprende que apenas el 7,3% de UPA reci-
bieron algún tipo de crédito en el periodo com-
prendido entre el l de octubre de i999 y el 30
de septiembre de 2000. Este porcentaie repre-
senta a 62.053 UPA que tienen una superficie
total de 1.297.607 hectáreas. Del total de las




UPA que recibieron crédito, el 25% lo hizo a tra-
vés de un prestamista (chulquero) y representan
en superficie menos del 10% del total de la que
tuvo acceso a crédito. Esta situación pone de ma-
nifiesto que las UPA pequeñas son financiadas en
mayor medida con fuentes informales.


El 15,7% del total de UPA que accedieron a
crédito lo hicieron a través del Banco Nacional
de Fomento (BNF): 9.766 UPA que contienen
aproximadamente el 33% de la superficie con


acceso a crédito. Del total del monto de créditos
agropecuarios otorgados por el BNF en el año
2000, 8.407.620 dólares (48%) se destinaron al
sector de pastos y ganados, y 6.281.917 dólares
(36%) a cultivos permanentes y transitorios. De
acuerdo a los datos del CNA, del total de UPA
con crédito el 62% declara tener movimiento de
ganado, lo que permite veriticar que el crédito
agropecuario está dirigido en mayor proporción
al sector ganadero.


Gráfico 22
Monto del crédito al sector agropecuario por destino de la inversión


(años 2000, 2006 y 2009)


450.000.000 ' """""""""""""""""""""""""""""""""""""" "


400.000.000 '


350.000.000 '


300.000.000


250.000.000 .


200.000.000 ,


150.000.000 '


100.000.000 —


50.000.000 '


0 _
Otros Cultivos Paslos Total


y Ganadería


I 2000 I 2006 I 2009


Fuente: Banco Nacional de Fomento


El monto de créditos agropecuarios otorgados
por el BNF aumenta significativamente desde el
año 2007 (véase el Grótico 23), habiendo pa-
sado previamente de 107.665.287 dólares en
2006 a 148.351.995 dólares en ese año. En
2008 y 2009 el monto del crédito agropecuario


es de aproximadamente 250 millones de dólares,
representando en este último año el 59% del total
prestado por el BNF. A partir del 2007 se presen-
ta también un incremento importante (57,7 millo-
nes de dólares) en el monto del crédito destinado
a la pequeña industria, artesanía y servicios.




Gráfico 23
Evolución del crédito total y agropecuario otorgado


por el Banco Nacional de Fomento (en miles de dólares)


500.000


450.000


400.000


350.000


300.000


250.000


200.000


150.000
Valores


en
miles


de
dólares


50.000


I Total Crédito 17.586 161.771 176.187 185.576 314.918 475.050 422.039
I Total Agropecuario 16.677 98.274 106.342 107.665 148.352 258.863 247.578


I Porcentaje 95% 61% 60% 58% 47% 54% 59%


Fuente: Banco Nacional de Fomento


Entre |os años 2007 y 2009 existe un incremento
deI 67% en eI monto deI crédito agropecuario,
mientras que el aumento por número de opera-
ciones (número de créditos) en este periodo se
incrementó en 102%, pasando de 34.318 en


2007 a 69.685 en 2009. Esta situación refleia
un mayor dinamismo en el acceso al crédito,
pero no permite concluir que existe una me¡or
distribución del acceso.


Gráfico 24
Crédito del Banco Nacional de Fomento al sector agropecuario para ganado


y cuatro productos principales (en miles de dólares)


180000


160000


140000


120000


100000


80000


60000


40000


20000


2000 2001 2002 2003


I ArrozIGanado (Bovino y Porcino)


2004 2007 2008


I Café


2005 2009


I Maíz


2006


I Papa


Fuente: Banco Nacional de Fomento




Como se desprende del grótico, el monto de cré-
dito otorgado por el BNF para ganado y produc-
tos como arroz, maíz, papa y café tue de l2,ó
millones de dólares en el año 2000 represen-
tando el 76% del crédito agríco a. En 2009 este
rubro es de 142,8 millones de dó ares que repre-
sento el 58% del monto total del crédito agrícola
concedido por esa institución.


El crédito otorgado por la Corporación Financie-
ra Nacional (CFN) al sector agrícola muestra un
comportamiento creciente a partir del año 2005,
pasando de l ,8 millones de dólares en ese año a
90,3 millones de dólares en 2009. En ese año el
monto del crédito agropecuario representaba el
19% del total del crédito prestado por esa institu-
ción. Del total agropecuario, el l5% se destinó a
la producción de rosas y llores e igual porcentaie
a la producción y pilado de arroz, el 5,2% a la
producción de palma africana y el 4,6% a la pro-
ducción de maíz suave.


Gráfico 25
Evolución del crédito total y agropecuario otorgado por la
Corporación Financiera Nacional (en miles de dólares)


600.000 rrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr es


500.000 es rrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr es


400.000 ,1 sssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss 77
E
E
a? 300.000 77 sssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss 77
8
3É 200.000 77
t:
(D


í
2 100.000S " 000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000000 "


_J I I I
2002 2003 2004 2005 2006 2007


I Total Crédito 23.917 52.884 69.866 99.711 120.801 147.308
lTotatAgropecuario 1.816 6.354 3.103 1.228 7.367 15.774


I Porcentaje 8% 12% 4% 1% 6% 11% 13% 19%


Fuente: Corporación Financiera Nacional


7. Análisis del acceso del
hogar a una Unidad de


Producción Agrícola (UPA)
para su alimentación y


nutrición


Debido a la importancia de la pequeña agricultu-
ra en la provisión de alimentos a las familias, en
esta sección analizamos las variables asociadas


con el consumo de l<ilocalorías/persona/diario y
con el estado nutricional de los niños, medido
a través del score z de la desnutrición crónica
de los menores de 5 años utilizando las curvas
de referencia OMS 2005. Para este tin utilizamos
modelos de regresiones lineales y obtenemos co-
eticientes que nos indican el grado de asociación
o correlación existente entre una variable explica-
tiva y la variable dependiente, controlado por el
etecto de las demós variables explicativas. Es im-
portante aclarar que los resultados obtenidos son
medidas de asociación, mas no de causalidad.




El propósito principal de sección es únicamen-
te constatar si existe alguna asociación entre el
acceso a tierra para producción agrícola con
variables como acceso a alimentos de la tami-
lia medido a través del consumo kilo calórico y
con el estado nutricional de los niños medido a
través del puntaie z de la desnutrición crónica.
Los determinaste del acceso a alimentos y estado
nutricional de los niños se desarrollan de forma
mós detallada en los capítulos VII y VIII respecti-
vamente.


El acceso del hogar a alimentos y el estado nutri-
cional de los niños se encuentra determinado por
el nivel de ingresos de los hogar y por la posibi-
lidad de destinar alguna porción de tierra a usos
agropecuarios que le permita obtener, en parte,
sus propios alimentos. Por el carócter endógeno
del ingreso en relación con el consumo l<ilocaló-
rico y por su volatilidad en el tiempo, en este es-
tudio consideramos al Índice del Registro Social9
como un indicador estable del nivel de riqueza
monetaria del hogar, que considera variables del
hogar como la tenencia de activos, educación de
los miembros, discapacidades, intraestructura de
la vivienda, ubicación geogrótica y condición de
actividad de quienes lo contorman. La variable
que identifica el acceso del hogar a una UPA
considera la tenencia de la tierra propia, dada en
arriendo, al partir o usufructo, destinada a usos
agropecuarios.


Adicionalmente, se identitican por separado
otros tactores que también atectan al consumo
de alimentos como la edad del ¡ete del hogar,
el sexo, la etnia, la composición por rangos de
edad de los miembros del hogar, su número, la
tuente de obtención del agua, el órea y la región
en que se encuentra. Para el caso de tactores de-
terminantes de la desnutrición crónica en niños
también consideramos variables del menor como
edad, sexo y orden de nacimiento del niño.


La tuente de intormación utilizada para la apli-
cación de los modelos de consumo l<ilocalórico


y desnutrición crónica en menores es la Encuesta
de Condiciones de Vida (ECV) 2005-2006. Esta
encuesta contiene intormación de 13.581 hoga-
res del territorio ecuatoriano y es representativa
a nivel nacional, provincial (con excepción de las
provincias de la Amazonía que se agrupan en un
solo dominio), y por órea. La información sobre
consumo l<ilocalórico se captura a nivel del ho-
gar y la muestra para este anólisis estó contor-
mada por los hogares que cuentan con la infor-
mación del indicador de consumo l<ilocalórico,
que en total son 13.372 hogares. Estos hogares
se encuentran divididos por órea geografica en
7.384 urbanos y 5.988 rurales. Para el caso de
la desnutrición crónica la ECV captura esta intor-
mación para los niños menores de 5 años que en
total son 6.244 de los cuales 6.032 cuentan con
la intormación del indicador del puntaie z de la
desnutrición crónica. Estos niños se encuentran
divididos en 2.934 niños que viven en el órea
urbana y 3.098 en el órea rural


7.1 Especificación empírica:
modelo de consumo kilocalórico


El consumo l<ilocalórico se obtuvo a partir de la
conversión a kilocalorías del consumo de lOO
alimentos registrados en la ECV 2005-2006. La
información de consumo se captura a nivel de
hogares y el consumo per cápita resulta de di-
vidir el consumo del hogar para el número de
miembros. El modelo tiene entonces como uni-
dad de observación el hogar y su variable de-
pendiente es el consumo promedio kilocalórico/
persona/diario.


El consumo promedio l<ilocalórico/persona/dia-
rio del hogar se expresa en términos del siguiente
modelo de regresión lineal:


log y¡ =a+BJ zx". +e¡


donde:


° Forma/mente, el Índice del Registro Social es un índice compuesto por un conjunto de variables estables en el tiempo,
que son proxy del consumo per cápita. Este indice se genera a través del método de componentes principales no
lineal y considera variables como características dela vivienda, características del jefe de hogar, composición del ho-
gary disponibilidad de bienes. EI Índice del Registro Social se utiliza para la focallzación de beneficiarios de programas
sociales tales como el Bono de Desarrollo Humano.




yy es el consumo promedio l<ilocalórico/perso-
na/diario de cada hogar i.


X¡¡= es cada una de las variables explicativas ¡ de
cada hogar i.


e¡= es el término del error de la regresión.
7.2 Especificación empírica:
modelo del estado nutricional de
los niños


La variable dependiente de este modelo es el
puntaie z de la desnutrición crónica de los niños
menores de 5 años al que se llega utilizando las
curvas de referencia OMS 2005. Los datos del
puntaie z se calcularon a partir de la intormación
de talla y peso ole los niños menores de 5 años
registrada en la ECV 2005-2006”.


El puntaie z de los niños menores de 5 años se
expresa en términos del siguiente modelo de re-
gresión lineal:


Iogy¡ =a+BJ XX". +e¡


donde:


yy es el puntaie z de la desnutrición crónica de
cada niño menor de 5 años i.


X¡¡= es cada una de las variables explicativas i
de niño i.


e¡ es el término del error de la regresión.


Resultados


En la Tabla 4 se reportan los resultados de la re-
gresión lineal del consumo l<ilocalórico a nivel
nacional y por areas. También se presentan los
resultados de la regresión del puntaie z.


El coeticiente Bde la variable, que retleia el ac-
ceso del hogar o tenencia ale tierra destinada a


usos agropecuarios, revela que éste se encuentra
asociado a un incremento del 14,1%“ en el con-
sumo promedio kilocalórico/persona/diario, si
se controla por los demós tactores. Este aporte
es aún mayor en el área rural donde el acceso
a una UPA esta asociado a un incremento del
18,8% en el consumo promedio kilocalórico del
hogar. Estos resultados ponen de manifiesto la
importancia de la agricultura en la provisión de
alimentos a los hogares.


Si analizamos el coeticiente B. de la variable
acceso a tierra del modelo de nutrición intantil
(puntaie z) se observa que dicho parámetro no es
significativo, lo que permite concluir que no exis-
te correlación o asociación entre la disposición
de tierra para usos agropecuarios y el estado nu-
tricional de los niños, medido a través del punta-
¡e z de la desnutrición crónica. Esta situación no
ocurre en reterencia a la etnia del ¡ete del hogar,
que está relacionada negativa y significativamen-
te tanto con el consumo kilocalórico como con
el estado nutricional ole los niños. El hecho de
ser indígena en el area rural está ligado a un
decremento del 15,6% en el consumo promedio
l<ilocalórico/persona/diario. Este mismo hecho
para el caso del estado nutricional de los niños
aparece relacionado con una disminución (0,46
puntos) en el puntaie z (relación talla/edad) de
los niños menores de 5 años.


Si bien el acceso a tierras destinadas a usos
agropecuarios está relacionado con un mayor
consumo promedio l<ilocalórico/persona/diario,
este hecho no se traduce en un meior estado
nutricional de los niños. Esto indica el baio apor-
te nutricional de las kilocalorías consumidas que
provienen en mayor proporción de la ingesta de
carbohidratos y también puede retleiar una mala
distribución de los alimentos dentro del hogar.
El incremento en el consumo promedio l<iloca-
lórico/persona/diario presentado muestra úni-
camente un mayor consumo del hogar, que no
involucra ni garantiza una adecuada distribución
de los alimentos entre sus miembros.


7° El puntaje z es la relación entre la talla del niño y su edad. Se considera que un niño de una edad dada manifiesta
una deficiencia de talla cuando su altura es menor que la mínima que se espera para esa edad según los patrones de
crecimiento para una población considerada sana y bien nutrida. A _ _ _‘l Para una correcta lectura de los coeficientes del modelo de tipo log-Im es necesario sacar el antilogaritmo del co-
eficiente que da la regresión y restarle l.




Tabla 4
Factores determinantes del consumo kilocalórico del hogar


y el estado nutricional de los niños


(l), (20) (Zb) (2) (2) (2)
Calorlas Calorlas Calorias Puntaje Z Puntaje Z Puntaje Z
per per per (OMS (OMS (OMS


cápita cápita cápita 2005) 2005) 2005)
Nacional Urbano Rural Nacional Urbano Rural


Edad —o.¿93*** »o.«s42*** —o.7a1***
(0.043) (0.058) (0.064)


Edad QI cuadrado 0.l35*** 0123*“ 0.l5i***
(0.010) (0.013) (0.014)


Sexo (Hombre = i) -0.i24*** -0.i 18*“ -0.i39***
(0.033) (0.044) (0.048)


orden 0089* 0.096 0.102
(0.048) (0.072) (0.064)


Edod del jefe de hogor o.o19*** "o.o19*** "o.o2o*** o.o37*** o.o27*** 0.05i***
(0.003) (0.004) (0.004) (0.007) (0.010) (0.01 1)


Edod del jefe ol cuodrodo —o.o0o*** »0.0o0*** —o.00o*** »0.000*** »0.000** »0.00i***
(0.000) (0.000) (0.000) (0.000) (0.000) (0.000)


Sexo del jefe de hogar (hombre=i) o.o51*** 0.021 0.088*** -0.022 -0.0ó2 0.062
I (0.019) (0.024) (0.029) (0.049) (0.061) (0.081)Indigena —o.125*** —o.o1 ó —o. 1 45*" —o.3o1


(0.022) (0.045) (0.025) (0.057) (0.127) (0.053)
Blanco —o.o2s —o.o1o 0.076“ 0.013 0.059 —o.o73


(0.026) (0.033) (0.036) (0.065) (0.088) (0.092)
Afro 0048* 0.044 0065* 0.162“ 0.098 0.34ó***


(0.028) (0,036) (0.038) (0.069) (0.087) (0.1 1 1)
ACCESO 0 tierra (PIOPÍG. drfendadds. 0| 0432*" o.117*** 0.17?“ -o.o22 -o.o71 -o.o11
Part") (0.018) (0,026) (0.023) (0.046) (0.085) (0.057)


I _ —o.o41Numero de menores de 5 0005 (0.012) (0.017) (0.015) (0.042) (0.060) (0.058)
—o.oo2 o.oo7 —o.oo3 —o.o27 —o.o3o —o.o2a


Número de personas entre 5 y 14 ClñOS (0.008) (0.011) (0.019) (0.021) (0029) (Qggg)
—o.oo5 0.013 -0.02ó —o.o42 -0.0ó9 —o.oo4


Numero de PGVSOWS erïire 15 Y 17 0”“ (0.012) (0.016) (0.016) (0.038) (0.052) (0.054)
—o.oo9*** —o.o12*** —o.oo1 0.006 0.006 0.009


A7105 de GÓUCOUO“ de‘ Jefe de h°9°’ (0.002) (0.003) (0.003) (0.005) (0.007) (0.008)
, _ —o.213*** —o.143*** —o.127*** —o.23o*** —o.349** —o.1o4


A9U° P0’ Fed PUWCO (0.023) (0.042) (0.028) (0.067) (0.139) (0.078)
. a , _ —o.152* —o.o33 —O.i47*** —o.a92*** 0.543 »0.8iO***A9U° P"°/P"e*° 0 "me P“b"°° (0.081) (0.135) (0.056) (0.196) (0.368) (0.233)


, —o.1 21
A9“ de °”° ¡“eme de “bem (0.023) (0.068) (0.025) (0.061) (0.222) (0.067)


l . _ —o.1 51
A9“ de “"0 “eïmmd” / "'°'°'° (0.039) (0.058) (0.057) (0.090) (0.152) (0.146)


—o.272*** —o.1 91
A9“ de Om fuer“ (0.049) (0.064) (0.091) (0.175) (0.109)
, —o.o91Are“ (“"30”) ‘ I) (0.020) (0.074) (0.054)
, —o.172*** —o.1 31Se“ (0.015) (0.019) (0.024) (0.040) (0.050) (0.067)


. —o.o53** o.o94*** —o.] 94*” »o.os3 »o.252*** 0.045Am°Z°m° (0.024) (0.035) (0.034) (0.060) (0.091) (0.082)
¡“(me dd Re ¡mo 30cm o.o2s*** 0.013 0024*" —o.oos 0.0023 0.011' 9 (0.004) (0.012) (0.005) (0.010) (0.034) (0.016)
I . . . — .Indice del Registro Sociol ol cuadrado (8.888) (3888) (8.888) Ïoégfigo) (ama)


(0001)


Índice de Regis“ 30m 0' Cubo 239833,“ 339380, 239883, Í3:8É8Ï** ¿‘.883 239830,
, —o.o39*** 0.019 —o.1 26*” —o.o21 —o.o31 —o.o1 7Numem de persoms e” el hogm (0.013) (0.020) (0.015) (0.016) (0.022) (0.022)


Número de personas en el hogar ol 0002 0006 0004(0.001) (0.002) (0.001)cuadrado 7.oso*** e.99¿*** 7.371*** 4 .091“ 4 .133" 4 .¿27***
Constante (0.091) (0.231) (0.115) (0.209) (0.594) (0.289)


No. Observaciones 13372" 7384" 5988 6032 2934 3098


Nota: Errores estándar robustos en paréntesis.
* significativo al 10%; ** significativo al 5%; *** significativo al 1%




8. Conclusiones 9. Bibliografía


Es importante recalcar que aunque las calorias, o
alimentos, producidos en Ecuador sean suficien-
tes para que los y las ecuatorianos satistagamos
nuestros requerimientos, su mala distribución
conduce a un índice alarmante de desnutrición
crónica entre los niños y niñas menores de 5
años, en especial los que pertenecen a la etnia
indígena.


Ademas de políticas públicas que tengan como
obietivo permitir a toda la población, y en espe-
cial a los grupos vulnerables, el acceso a alimen-
tos, se debe también impulsar Ia productividad
del sector agricola en el país.


Es necesario crear incentivos y brindar apoyo téc-
nico a Ia producción de papa y maíz debido a su
importancia en la alimentación, sobre todo de
las comunidades indígenas, para evitar que los
pequeños productores abandonen las tierras.


Un maneio adecuado de los recursos hídricos,
que evite pérdidas en la producción de alimentos
tanto en época de lluvia como de sequía, es in-
dispensable para el sector agricola. Es asimismo
importante meiorar el acceso a riego y crédito de
las UPA pequeñas.


Centro de Investigaciones Sociales del Milenio
(2007). Segundo Informe Nacional de los Obie-
tivos de Desarrollo del Milenio.


Instituto Nacional de Estadísticas y Censos-INEC
(2003). Estimaciones y Proyecciones de Pobla-
ción.


Instituto Nacional de Estadísticas y Censos-INEC
(2008). Resumen Eiecutivo — Sistema Estadístico
Agropecuario Nacional (SEAN).


Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) 2005-
2006.


Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Su-
bempleo (ENEMDU) para los años comprendi-
dos entre 2002 y 2008.


Encuestas de Superticie y Producción Agropecua-
ria Continua (ESPAC) para los años comprendi-
dos entre 2003 y 2008.


Iram, U. y tvt. Butt (2004). ”Determinants ot
househo/d food security: an empírica! analysis of
Pakistan” en International Journal ot Social Eco-
nomics 3I (8), p. 753-766.


Mundlak,Y.; Larson, D. and Butzer, R. (I 997).”Tl7e
Determinants ot Agricultural Production: A Cross-
Country Analysis”. World Bank Policy Research
Working Paper N° i827, SeptemberDisponible
en SSRN http://ssrn.com/abstract=óI 4973.


Organización de Naciones Unidas para la Agri-
cultura y la Alimentación-FAO (2009). Panorama
de la seguridad alimentaria y nutricional en Amé-
rica Latina y el Caribe.


Organización de Naciones Unidas para la Agri-
cultura y Ia Alimentación-FAO (2005). Directrices
voluntarias en apoyo de la realización progresiva
del derecho a una alimentación adecuada en el
contexto de la seguridad alimentaria nacional.




CAPÍTULO V
INCREMENTO DE LOS PRECIOS DE LOS ALIMENTOS


Y SU IMPACTO EN EL CONSUMO CALORICO
DE LOS HOGARES ECUATORIANOS


{Sé/ajáá/z fifi/yfij Qámfi
Dirección de Análisis e Investigación


M1n1ster1o de Coord1nac1ón de Desarrollo Soc1a1






INTRODUCCIÓN


Plan de Acción de la Cumbre Mundial so-
re la Alimentación de i996 establece que


"Existe seguridad alimentaria cuando todas
las personas tienen en todo momento acceso
físico y económico a suficientes alimentos ino-
cuos y nutritivos para satisfacer sus necesidades
alimenticias y sus preferencias en cuanto a los
alimentos a fin de llevar una vida activa y sana"
(FAO l99ó: Numeral l).


Dado que el acceso económico es uno de los
pilares de la definición de seguridad alimenta-
ria, es necesario analizar el comportamiento del
consumo alimenticio de los hogares cuando se
enfrentan a un aumento de los precios de los ali-
mentos.


Durante el primer semestre de 2008 se experi-
mentó en el Ecuador una escalada de los precios
de los alimentos, producto de diferentes circuns-
tancias nacionales e internacionales. El obietivo


principal de este estudio es analizar el impacto
del incremento en el precio de los alimentos de
mayor consumo sobre la ingesta de calorías en
los hogares ecuatorianos, especialmente los más
vulnerables.


El presente estudio consta de las siguientes sec-
ciones: la primera contiene un anó ¡sis del au-
mento de los precios de los alimentos en los
mercados internacionales con impacto directo
sobre los precios nacionales; la segunda sección
describe y analiza los parametros de consumo
de los hogares ecuatorianos, así como los tac-
tores que determinaron el incremento de precios
en los mercados nacionales; la tercera sección
detalla la metodología utilizada para el cálculo
de las elasticidades precio de los alimentos; los
resultados de dichos cálculos y el impacto de al-
teraciones en los precios de los alimentos sobre
el consumo calórico de os hogares se detalla en
la cuarta sección; por ú timo, la quinta sección
presenta las conclusiones del analisis.




1. Aumento de los precios
internacionales de
los alimentos:


causas y tendencias


El aumento de los precios internacionales de los
alimentos registrado desde finales del año 2007
obedece a una serie de eventos registrados a
nivel mundial. Estos abarcan desde un desfase
entre el aumento mundial en la demanda de
alimentos y un crecimiento muy modesto de la
producción, hasta comportamientos claramente
especulativos en los mercados internacionales
de materias primas y alimentos. En la presente
sección se detallan estos eventos y se presentan
y analizan series mensuales de precios de dife-
rentes productos para el año 2008. Adicional-
mente se analizan los sucesos especulativos que
contribuyeron a incrementar los precios a niveles
nunca antes registrados en los mercados interna-
cionales de alimentos.


1.1 Factores económicos.


Una combinación de eventos de largo y corto
plazo registrados en la economía mundial ha
provocado un alza considerable de los precios
internacionales de los alimentos.


Por una parte, un importante aumento en la de-
manda de alimentos por efecto de la mayor ca-
pacidad adquisitiva de países en desarrollo, en
especial China e India, aunado a menores tasas
de crecimiento de la producción agrícola mun-
dial, ha conducido a que se registren menores
excedentes de producción durante los útimos
meses de 2007 y los primeros de 2008.


Según Trostle (2008) en su estudio‘ para el Servi-
cio de Investigación Económica del Departamen-
to de Agricultura de los Estados Unidos estima


que la producción agrícola, que había crecido a
una tasa promedio anual de 2.0% entre i970 y
i990, en el periodo i990 — 2007 lo hizo a una
tasa anual de apenas i.i%. Adicionalmente, el
estudio pronostica que el crecimiento promedio
anual de la producción agrícola se ubicará en
menos del i% durante los siguientes diez años.


En el mismo estudio, contribuye a explicar ese
reducido crecimiento de la producción agrícola
el igualmente menor crecimiento de las óreas co-
sechadas que, durante los ú timos treinta y ocho
años, promedió tan solo un 0.i5% anual. Cam-
bios estructura es en el proceso de producción
agrícola también han contribuido al menor creci-
miento dela producción ale alimentos en el mun-
do. De acuerdo a la misma investigación, cada
año alrededor del planeta importantes porcio-
nes de tierra destinadas a actividades agrícolas
se han venido convirtiendo a usos no agrícolas,
tales como la reforestación o la producción de
pastizales para la alimentación de ganado. Otro
factor importante es la creciente escasez de agua
para el riego de cultivos agrícolas alrededor del
mundo, ya sea por dificultades para instalar nue-
vos sistemas de riego, o bien por la disminución
de fuentes de agua en todo el planeta.


En contrapartida, Trostle (2008) señala que la
demanda de alimentos a nivel mundial ha expe-
rimentado un importante crecimiento, tal como
se acotó anteriormente. Aumentos del nivel de
ingresos ¡unto con el crecimiento natural de la
población (i.i% al año), especialmente en los
países en desarrollo, han provocado no solo una
significativa expansión de la demanda de alimen-
tos basicos, sino también una progresiva diversi-
ficación de la dieta entre la población cuyos in-
gresos se han visto incrementados. El crecimiento
económico de China e India, países que agrupan
al 40% de la población mundial, ha provocado
un incremento sin precedentes de la demanda de
alimentos durante los ú timos años. Ademas, el
crecimiento económico de los países en desarro-
llo no solo ha generado un considerable aumen-
to en la demanda de alimentos, sino también una


l Trostle, R. (2008). Global Agricultural Supply and Demand: Factors Contributing to the Recent Increase in Food
Commodity Prices.




mayor demanda de combustibles y de insumos
para la producción agricola. Así, por eiemplo,
de acuerdo con el Departamento de Agricultura
de Estados Unidos, las importaciones de petró-
leo de China han aumentado de 194 millones de
barriles en l99ó a 1.37 mil millones de barriles
en 2006. El consiguiente encarecimiento de los
combustibles, aunque indirectamente, también
ha contribuido al aumento de precios de los ali-
mentos a nivel internacional.


Los cambios en los hábitos alimenticios de la po-
blación que ha meiorado su nivel de ingresos en
los países en desarrollo también han incidido en
los precios de los alimentos. Es paradigmático el
caso de la carne, cuyo mayor consumo a nivel
mundial ba conllevado un crecimiento de su pro-
ducción mayor que la de granos y oleaginosas;
entre l 985 y i990 la producción de carne creció
en promedio al 3% anual. Ese factor provocó
que la producción mundial de alimentos bósicos
destinados a la crianza de animales de grania
aumente considerablementez, lo que repercutió
en una menor oterta de estos productos para
consumo humano. La cantidad de alimentos de
origen vegetal utilizada en la producción de car-
ne se puede visualizar en el siguiente grótico de
conversión alimento-carne:


Gráfico 1: Tasas de conversión
alimento- carne


Fuente: Leibtag, E. (2008) ¿Los precios del maíz son altos, pero
que pasa con los costos?


Amber Waives


La depreciación experimentada por el dó ar ame-
ricano desde inicios del 2002 tue otro de los tac-
tores que provocaron un aumento en los precios
de los alimentos a nivel mundial. Es importante
mencionar que todos los productos que se tran-
zan internacionalmente se expresan en dó ares
americanos, por lo que la depreciación provo-
có un incremento adicional de precios en paises
que, como China e India, aumentaron sus impor-
taciones de alimentos.


La producción de bio combustibles es otro cau-
sante del incremento de los precios de los ali-
mentos en los mercados internacionales. Brasil y
los Estados Unidos son los mayores productores
de etanol en el mundo, con base en la caña de
azúcar en Brasil, y el maíz en los Estados Unidos.
La producción de etanol en los Estados Unidos
aumentó a partir de 2003, provocando que el
uso de toneladas métricas de maíz para este tin
pase de 24 a l44 en 2005 de manera que, si
tomamos en cuenta que los Estados Unidos son
los mayores exportadores de maiz en el mundo,
el empleo de esa mayor producción en la ela-
boración de bio combustibles debió generar una
presión intlacionaria de los precios de alimentos
a nivel mundial.


Otros países también estón incrementando su
producción de bio combustibles. La Unión Euro-
pea, por eiemplo, es actualmente el mayor pro-
ductor de bio diesel en el mundo con base en
la semilla de canola como materia prima, China
también posee una naciente industria de etanol,
con la yuca y la papa como principales materias
primas. Otros países como Argentina y Canadó
también se encuentran desarrollando sus indus-
trias de etanol. La producción de bio combusti-
bles reduce la oferta de alimentos para consumo
humano a nivel mundial. Una estimación del
Departamento de Agricultura de los Estados Uni-
dos señala que en el mundo se destinan 19,7
millones de hectareas a cultivar la materia prima
utilizada en la producción de biocombustibles en
2008.


2 Trostle, D. (2008) “Global Agricultural Supply and Demand: Factors Contributing to Recent Increase in Food Commodity
Prices". United States Department of Agriculture.




Desde 2004, se han incrementado los costos de
producción en el sector agrícola, especialmente
los relacionados con los insumos producidos por
la industria petroquímica, como por eiemplo pes-
ticidas, fertilizantes, entre otros. Sin embargo, no
es sino a partir de 2007 que éstos han incidido
en los precios de los alimentos al dispararse el
precio del petróleo.


Finalmente, fluctuaciones climáticas registradas
durante 2007 provocaron pérdidas en diferen-
tes cosechas a nivel mundial. De acuerdo con
un informe de Trostle (2008) para el Servicio de
Investigación Económica del Departamento de
Agricultura de los Estados Unidos los eventos cli-
móticos que afectaron a las cosechas mas impor-
tantes fueron:


° Inundaciones en tiempos de cosecha en el
norte de Europa


° Sequía en el sur este de Europa
° Segundo año de sequía en Ucrania y Rusia
° Heladas en las plantaciones de trigo de los


Estados Unidos
° Verano intenso en Canadó, lo que provocó


disminución en la producción de trigo y ce-
bada


° Sequía que afectó las cosechas de trigo y ce-
bada en el noroeste de África


° Australia vivió el tercer año consecutivo de
sequía, provocando que las exportaciones
de gramíneas disminuyan significativamente,
Y:


° Heladas y sequía en las plantaciones de ce-
bada y maíz de Argentina.


3 International Food Policy Research Institute


1.1.1 Factores especulativos


Si bien los factores económicos mencionados
anteriormente fueron importantes determinantes
del aumento de precios de los alimentos en los
mercados internacionales, debe aclararse que
también incidió un significativo componente es-
peculativo.


De acuerdo a una investigación del IFPRI3 que
analiza una serie de variables financieras de los
mercados de futuros, el fluio de capital especula-
tivo desde e mercado financiero al mercado de
productos bósicos y el volumen de futuros transa-
dos en dicho mercado crecieron sin precedentes
entre mayo de 2007 y mayo de 2008. De 2005 a
2006, el volumen promedio de futuros de maíz y
trigo creció más del 60% mientras que los futuros
de arroz transados aumentaron en un 40%. Para
el año 2007, el volumen de futuros de soya su-
peró un crecimiento mensual promedio del 40%
Torero, et al. (2009).


Desde el punto cle vista del interés de posición
abierto4 en los contratos de futuros del mercado
internacional de alimentos, se aprecia que en el
período que comprende los años 2005 y 2006,
el interés promedio para las transacciones de
maíz y trigo aumentó en un 75% y para el arroz
en un 90%. Si bien en 2007 la tasa de creci-
miento de los intereses decreció un poco pero
mantuvo niveles similares. Para el caso de la soya
el interés abierto mantuvo una constante de cre-
cimiento del 40%.


Con respecto a la razón de del volumen de futu-
ros transados y los intereses de mercado abierto5,
se aprecia que en 2008, las razones para la soya


4 El interés de posición abierto se da cuando un corredor de bolsa toma una posición en el mercado de futuros (ya
sea una posición corta o larga), y simultáneamente se genera una posición de contrapartida. El interés permanecerá
abierto hasta que el corredor cierre ya sea comprando o vendiendo la posición. .
5Esta relación captura los niveles de especulación dentro del mercado de futuros bajo el supuesto de que los especu-
ladores prefieren quedarse dentro del mercado antes que salir de éste en el corto plazo, en contraste con los corredo-
res de futuros a largo plazo, quienes no buscan especular. En consecuencia, un especulador que toma una posición
en el mercado, en un período de días o semanas generará un incremento en los volúmenes de transacciones, aunque
el cambio en los intereses será marginal. Los cambios en esta relación capturan, por ende, los cambios generados en
las actividades especulativos dentro de Ios mercados de futuros.




y el arroz crecieron en un 27% y 19% respectiva-
mente, para el trigo el crecimiento de esta razón
tue el mismo que el del arroz, mientras que para
el maiz decreció marginalmente.


La última variable dentro del estudio menciona-
do es la relación de posiciones no comerciales
con respecto a las posiciones totales en el mer-
cado de futuros." Se aprecia un crecimiento de
esta variable en el período 2005 — 2008: de un
O29 en 2005 a un 0.49 en 2008 para el maiz,
crecimientos similares durante el mismo período
para el trigo y la soya, y un comportamiento muy
errático para el arroz durante el mismo período.
Estos cuatro parametros influyeron, con retardos
temporales, en los precios de los cuatro produc-
tos alimenticios mós transados en el mercado de
futuros. Se aprecia, así, que el volumen de inte-
rés abierto incidió en un aumento en los precios
del trigo y el arroz a partir de octubre y ¡unio de
2007, respectivamente. Asimismo, la relación de
posiciones no comerciales sobre posiciones tota-
les provocó un aumento de los precios del maíz
y la soya desde ¡ulio de 2007 y febrero de 2008,
respectivamente.


Los comportamientos comentados claramente
demuestran cómo las posiciones especulativas
en los mercados de tuturos de productos alimen-
ticios tueron un determinante importante del in-
cremento de precios de los alimentos en los mer-
cados internacionales.


1.2 Comportamiento de los
precios internacionales durante
2008


Durante 2008, los precios del arroz, maíz, soya y
trigo en los mercados internacionales registraron
tendencias opuestas en el primero y segundo se-
mestres. Durante el primer semestre crecieron los


precios de los cuatro productos, especialmente
el del arroz, que registró un salto importantísimo
entre los meses de marzo y abril. A partir de ¡u-
nio del mismo año, sin embargo, los precios de
los cuatro productos experimentan una tenden-
cia decreciente hasta el final del año. De todas
formas, el arroz continuara siendo, de los cua-
tro productos, el de mas alto precio. El gratico
i muestra los precios indexados de los cuatro
productos analizados, así como un indice de ali-
mentos en general.


Por otro lado, los precios de los insumos de la
producción agrícola tuvieron un comportamien-
to ambiguo durante 2008, ya que mientras los
precios de la potasa y el tostato7 experimentaron
una tendencia creciente durante todo el año, el
precio de la urea tuvo una tendencia creciente
hasta agosto y una caída a partir de septiembre
y hasta tinales de año. El grafico 2 muestra la
evolución de los precios de estos insumos.


Ó La Comisión Reguladora del Mercado de Futuros delos Estados Unidos clasifica a las transacciones en comerciales y
no comerciales. A las transacciones no comerciales se las catalogo como transacciones especulativas.
7 Se tomaron los precios de Ia urea, potasa y fosfato ya que son insumos que contienen nitrógeno ureico, muriato de
potasio y superfosfato triple respectivamente.




550,0
500,0
450,0
400,0
350,0
300,0
250,0
200,0
150,0
100,0
50,0
0,0


1000,0
900,0
800,0
700,0
600,0
500,0
400,0
300,0
200,0
100,0


0,0


Gráfico 2
Precios lndexados de Alimentos


I I l I I I I l I I I I


s 3 e 3 8 3 e g 8 8 e e
¡ n L I > | l


' I |


e
—o— Maíz —I— Trigo —A— Arroz 4(— Soya ¿le Alimentos


Fuente: FMI - International Financial Statistics


Gráfico 3
Precio indexado de Insumos


s 3 8 3 8 3 e g S S e e' a: ¿S a L g‘ ' _- o o. L. '% s .9.» e a e .5 .2 e a 3 %
—Q— Urea —I— Potasa —A— Fosfato


Fuente: FMI - International Financial Statistics




El aumento de precios en los mercados internacio-
nales de alimentos tuvo, pues, tactores causales
de caracter económico y también especulativo,
alcanzando niveles nunca antes experimentados
en los mercados mundiales, y con los factores
especulativos primando en el comportamiento de
los precios a corto plazo.


En las siguientes secciones se analizaró el com-
portamiento de los precios a nivel nacional, y su
impacto sobre el consumo de los hogares ecua-
torianos.


2. Alimentos más
consumidos en Ecuador,
patrones de consumo y
comportamiento de los
precios a nivel nacional


La presente sección tiene como obietivo indagar
acerca del comportamiento del consumo de ali-
mentos en los hogares ecuatorianos, y determi-
nar cuáles son los más consumidos, así como los
parametros de su consumo, para luego analizar
el comportamiento de sus precios durante el
año 2008. El marco referencial para seleccionar
los productos más consumidos por los hogares
ecuatorianos tue la encuesta de condiciones de
vida 2005/06, y la información mensual sobre
precios provino de los reportes de intlación men-
sual elaborados por el INEC.


2.1 Alimentos más consumidos
por los hogares ecuatorianos


La producción de alimentos en el Ecuador es
muy abundante, de modo que gran parte de los
alimentos basicos que consumen los hogares se
producen internamente. No obstante, en su pro-
ducción se utiliza una gran cantidad de insumos
agroquímicos importados cuyos precios se ven
afectados por los de materias primas tales como
el petróleo.


La variedad de alimentos consumidos en los ho-
gares ecuatorianos comprende una gama de
ítems y especies, cuya composición se encuentra
determinada no solo por sus precios, sino tam-
bién por diterencias culturales entre las regiones
del país.


Así, por eiemplo, los hogares de la Costa consu-
men muchos cereales, oleaginosas y trutas, entre
los que destacan el platano verde (barraganete)
y el arroz. Por otro lado, los hogares de la Sie-
rra consumen grandes cantidades de cereales y
tubérculos, especialmente la papa de todas las
especies que se dan en el país. Los hogares de
la Amazonia consumen grandes cantidades de
cereales, tubérculos y frutas, siendo la yuca y el
arroz los productos de mayor consumo.


Uno de los módulos de la encuesta sobre condi-
ciones de vida (ECV 5ta Ronda 2005/06) indaga
sobre el nivel de consumo de alimentos de los
hogares; en el módulo se indaga acerca del gas-
to etectuado y la cantidad aclquirida de un total
de l ll productos alimenticios, entre los que se
encuentran alimentos no elaborados, elaborados
y comidas tuera del hogar. Para cada uno de los
productos se pregunta si el hogar adquirió dicho
bien dentro de las dos semanas inmediatamente
anteriores a la techa de la encuesta. Si la res-
puesta es positiva, a continuación se indaga so-
bre la cantidad adquirida y el gasto efectuado en
su compra. Asimismo, se pregunta al encuestado
sobre la trecuencia con que adquiere el bien en
cuestión para el consumo de su hogar.


Para cada uno de los productos seleccionados
como de mayor consumo por los hogares ecua-
torianos, se tabularon los tres parametros antes
descritos: número de hogares que compraron el
bien, trecuencia con que lo hicieron y cantidad
adquirida.


Los parametros ”número cle hogares que ad-
quirieron el bien” y ”trecuencia de compra” se
encuentran parcialmente relacionados, mien-
tras que la cantidad comprada cle los diferentes
productos depende de sus precios y del nivel de




ingresos del hogar. Sin embargo, algunos pro-
ductos consumidos mayoritariamente por los ho-
gares, tales como el pan, arroz, azúcar, aceite,


tomate riñón, atún y carne, se repiten en las tres
regiones geográficas y para cada uno de los de-
ciles de consumo en que se dividieron los hoga-
ress.


Cuadro 1:
Productos más consumidos por hogares ecuatorianos a nivel nacional


Nac¡°na¡ Hogares que registraron si Frecuencia
comprar el producto mensual de cmpra


Pan 10.912 16.2
Cebolla paiteña 10.038 4.6
Tomate riñón 10.002 5.0
Aceite Vegetal 9.863 3.3
Azúcar 9.690 4.4
Fideos 9.645 3.7
Sal 9.266 2.1
Papa 8.995 5.2
Carne de res 8.677 4.4
Arroz 8.628 7.8
Zanahoria 8.280 4.2
Queso 8.277 4.8
Huevos de gallina 7.874 4.7
Leche líquida 7.858 12.7
Ajo 7.724 3.0
Sardina y Atún 7.369 3.2


Fuente: Encuesta de Condiciones de Vida Quinta Ronda


Otro parametro considerado para seleccionar los
productos de mayor consumo fue su valor calóri-
co y su aporte a la dieta diaria de los individuos.
Basándose en las tablas de equivalencias calóri-
cas de Whitney y Rady (l 999) se obtuvo los va-
lores calóricos de los ló productos alimenticios
analizados en el estudio, teniendo como tuente
la Encuesta de Condiciones de Vida 2005/06


Ciertos productos, como las gaseosas o la cer-
veza, representan una proporción significativa
de la dieta de los ecuatorianos pero su aporte
nutricional es mínimo. Dado que la seguridad
alimentaria no solo consiste en la ingesta de ali-
mentos sino también en su calidad nutricional,
estos productos no fueron tomados en cuenta en
el estudio.


8 Para la división en deci/es de los hogares de acuerdo a su nivel de consumo, se tomó como variable al consumo per
cápita quincenal ajustado del hogar. Se entiende, por Io demós, que existe correspondencia entre nivel de consumo
y nivel de ingresos. Dicha variable fue construida por la Dirección de Analisis e información del Ministerio de Coordina-
ción de Desarrollo Social.




Cuadro 2: Valor calórico de los 15 productos de mayor consumo
en los hogares ecuatorianos


Producto Gramos Calorías Gramos / Calorías


Aceite 218 1,927 8.84


Ajo 3 4 1.33


Arroz 185 675 3.65


Atún 145 237 1.98


Azúcar 20o 774 3.87


Carne 113 393 3.48


Cebolla 93 41 0.44


Fideos 57 75 1.32


Huevos 5o 74 1.48


Leche 25o 209 0.84


Pan 25 65 2.60


Papa 5o 167 3.34
Queso 2g 99 3.54


Tomate - - 0.00


Zanahoria 123 26 0.21


Fuente: Encuesta de Condiciones de Vida Quinta Ronda, Whitney y Rady (1999)


2.2 Patrones de consumo de los
hogares ecuatorianos


Con base en los deciles de consumo utilizados
en esta investigación se procederá a analizar Ias
cantidades de cada uno de estos productos que,
en promedio, consumen los diferentes hogares
diferenciados según decil. Se trata, como se ha
indicado ya, de los productos de mayor consumo
entre los hogares ecuatorianos.


Para este tin, se procedió a convenir a gramos las
cantidades de cada ítem consumidas por hogar
con eI tin de obtener medidas comparables de
consumos’. En el analisis se presenta el consumo
promedio, expresado en gramos por decil, a tin
de verificar y comparar los patrones de consumo
de los hogares de cada uno de los quince” pro-
ductos seleccionados, así como Ia variación de
las cantidades compradas de cada ítem según el
decíl de consumo en que se han clasificado Ios
hogares.


°Para el caso de los líquidos el cálculo se basó en el supuesto de que cada mililitro corresponde a un gramo, de ma-
nera de reducir a una sola medida comparable el consumo de bienes sólidos líquidos. _‘Ü Es importante recordar que la sal no posee ningun aporte calorico dentro e la dieta. Dado que en el ranking de
los alimentos mas consumidos por los hogares la sal se encontraba dentro de los quince primeros, se tomó al atún en
reemplazo de la sal ya que este alimento tiene gran demanda a nivel nacional y posee un importante valor calórico
dentro de la dieta de los hogares ecuatorianos.




Se aprecia que en bienes como el arroz y los ti-
deos el consumo por parte de los hogares mós
pobres es mayor a la cantidad consumida por los
hogares mós ricos. Así, por eiemplo, los hoga-
res del decil l en promedio consumen un 18.2%
mós arroz que los hogares del decil lO y un 6,2%
mós que los hogares del decil 5. Este comporta-
miento se debe principalmente a la ditusión del
arroz como producto de consumo masivo en la
sociedad ecuatoriana, sumado a la circunstan-
cia de que su precio lo convierte en un bien de
acceso masivo. Adicionalmente, entre los hoga-
res mas pobres no hay sustitutos disponibles del
arroz, mientras que entre los hogares mas ricos
sí existen sustitutos del arroz, lo que conlleva un
menor consumo de este producto en esos hoga-
res.


Si bien para los dos productos citados anterior-
mente, se aprecia un comportamiento inversa-
mente proporcional con el decil de consumo, en
el resto de ítems analizados se comprueba lo con-
trario. Así, por eiemplo, se aprecia que en bienes
como huevos, queso, leche y carne los hogares
del decil lO consumen en promedio un 57.2%,
52.3%, 41.5% y 41.4% mas que los hogares que
se ubican en el decil l, correspondiente al nivel
mós baio de ingresos y consumo.


Si bien el consumo generalizado de alimentos
como el arroz es mós extendido en los hogares,
el consumo de alimentos que poseen una meior
composición calórica, vitamínica y proteica como
la carne y la leche registran mayores cantidades
consumidas en los hogares mós ricos. Así, pues,
los hogares con mayores niveles de ingresos tie-
nen acceso a una mayor variedad de alimentos
mucho mas nutritivos que los hogares pobres, en
los que prevalece la ingesta de alimentos con al-
tas cantidades de hidratos de carbono, pero ba-
¡os en proteinas, vitaminas y minerales.


Existen productos, sin embargo, cuyos niveles
de consumo no difieren mucho entre los hoga-
res mas ricos y los mas pobres. Ese es el caso
del pan, del que los hogares del decil lO con-
sumen un 5.9% mós que los hogares del decil
l. Evidentemente el pan es un producto de gran
consumo entre la población ecuatoriana, como
lo demuestran las cantidades consumidas por
los hogares independientemente de su nivel de
ingresos. El detalle de las cantidades en prome-
dio consumidas de cada uno de los bienes baio
anólisis, discriminado según deciles de consumo-
nivel de ingresos, se presenta en el cuadro 3.


Por útimo, al analizar la proporción que cada
uno de los bienes representa del consumo total
mensual de los hogares, se aprecia que el arroz
y la papa constituyen una de las principales tuen-
tes alimenticias de los hogares ecuatorianos en
todos los niveles socio económicos.




cuco:


25:0


mE>
mu


mmcorgucoo
mu


Swmsocm


"mazos".


n83


oflma
má?


Emma


e82


«.53


mas;


cam?


323


ENE


mtocmcmN


mi?


n82


:5.“


omo?


n.


Ktm


N.


s2


ada.“


YC
E


m.


s3


n53


mHmEoH


0.08;


0,8,2


En?


QSE


má?


EN:


2::


«so;


más


35


ommsü


ÏRQÜ


mamar


Quan?


QSNÍ


m.mmm.u_


ZEN?


mafia.
tam:


mamas


año}:


8mm


>83


año“:


mfim
05m


nao;


mas


momo;


cas


mas;


Eco;


can.


masa


mmmmm


HÉQm


mese


«de?


máis‘


s83.


gamma


29mm


EN?


mr_um¡_


33a


33a


n53


«usa


3mm;


tam:


ma?


Q5»;


ada:


EN»;


wo>msI


n82


0mm»;


meo?


:8?


Nox:


«.83


NEK;


Sa:


mas;


EN?


womvï


:8;


más


3.a


Z8


w428


3B


«m:


mu»:


3Q


3K


mzonmo


22a


Quema


Quema


0.22


weona


32a


925g


rom?


9.83


msnm;


mEmO


masa


008K


m8.?


msnm...”


0.23


among


«Ram


má?“


Sa?


name


.=mucN<


mas:


má,“


«É


mm
S


32


.23


S:


m.
En


memo


SNR


cB<


N82:


v3.5


0.83“


caiga


N82“


gamma


2.38fianza
memwom


aazxa


NO.:<


m.
se


Eau


mas


Som


w
x5


o.
se


mdmm


.38


3%


QRm


o.—<


n82


Mmmm.“


«SE


maca.“


«¿EN


masa


«Si


magma


masa


mas.“


mzmu<


o.


__umo


a


__umo


w


__umo


n


zumo


o


__umo


m


__umo


v


zumo


m


zumo


w


zumo


_.


zumo


zumo


5a
>


ouozuoï


5a


mou_E:w:oo


Emo:


._on_


wïmsmcms


oEmEEm


mOEEO


m


Suazo




Tal como se analizó anteriormente, productos
como la carne, leche, huevos y queso tienen ma-
yor peso en el consumo de hogares no pobres,
al igual que los vegetales, lo que en definitiva se


traduce en una meior alimentación de los indivi-
duos de hogares no pobres en comparación con
los de hogares pobres (ver gratico 4).


Gráfico 4
Participación de Alimentos en Consumo Total


Decil 10


Decil 9


Decil 8


Decil 7


Decil 6


Decil 5
Decil 4
Decil 3
Decil 2


Decil 1


0% 20% 40%


I Aceite I Ajo
I Carne I Cebolla
I Pan I Papa


I Arroz


I Fideos
I Queso


60% 80% 100%


I Atún I Azúcar


I Huevos I Leche


I Tomate I Zanahoria


Fuente: Encuesta de Condiciones de Vida Quinta Ronda


Adicionalmente, es importante tomar en cuenta
el tamaño del hogar según decil de consumo
(correspondiente a nivel de ingreso). Mientras
que en los hogares mas pobres, el tamaño pro-
medio es de casi seis integrantes, los hogares de
los deciles mas altos se encuentran por tres indi-
viduos en promedio. Esto significa que en prome-
dio la ingesta de gramos por individuo es menor
en hogares pobres que en los hogares no pobres.


2.3 Comportamiento de precios a
nivel nacional


Durante 2008, los precios de los alimentos ex-
perimentaron un comportamiento muy volótil en
el Ecuador, como producto de diterentes circuns-
tancias, relacionadas algunas con el comporta-


miento de la economía nacional, otras con el
comercio internacional, asi como con aspectos
atinentes a la producción que, en coniunto, de-
terminaron alzas de los precios de los alimentos
a niveles nunca antes experimentados en el país.


En capitulos anteriores se identificaron las causas
de la subida de precios a nivel internacional, en-
tre las que tiguran el crecimiento económico de
las dos grandes economías emergentes (China
e India), el aumento de la producción de bio-
combustibles, la especulación con commodities
en los mercados internacionales y |os etectos de
cambios climáticos en la producción agricola en
todo el mundo.




Los tactores citados explican el aumento en el
precio de los alimentos a nivel mundial, pero
debe recalcarse que el Ecuador es un productor
neto de alimentos, y que la producción abastece
holgadamente la demanda interna. No obstante
la importación de insumos agroquímicos — que
tienen como materia prima a los derivados del
petróleo — provocaron un aumento de los costos
de producción.


Para analizar este etecto conviene examinar el
comportamiento del índice de precios al produc-
tor con el indice de precios al consumidor, tanto
los índices totales, como los correspondientes a
los sectores de la agricultura, ganadería, silvicul-
tura y pesca, en el caso del IPP, y el correspon-
diente a alimentos y bebidas no alcohólicas para
el IPC.


En el caso del IPP, se aprecia que durante el pe-
riodo comprendido entre enero y noviembre de
2007 el IPP total registra valores menores al los
del IPP correspondiente a agricultura, ganadería,
silvicultura y pesca, si bien el IPP de la ganadería
registra valores interiores al del IPP general entre
diciembre de 2007 y diciembre de 2008.


Asi’, pues, a pesar de que en 2008 estalló la crisis
de los precios de los alimentos y de los insumos
agrícolas, el gobierno ecuatoriano, al aplicar un
coniunto de políticas, en especial el otorgamien-
to de subsidios, logró evitar que subieron los pre-
cios de los insumos productivos. Esta aseveración
se contirma con el comportamiento de la serie de
ambos indices.


Gráfico 5
Variación Porcentual Anual del IPP Total y del IPP de Agricultura


Variación Porcentual Anual IPP


60,00 ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,, w


40,00


20,00


0,00


-20,00


—40,00


IPP TOTAL IPP Agricultura, Silvicultura y Pesca


Fuente: BCE- Información Estadística Mensual Septiembre 2009


Por otro lado, el IPC total registra valores meno-
res al IPC de a ¡mentos y bebidas no alcohólicas
en todo el período comprendido entre enero de
2007 y diciembre de 2008. A partir de enero de
2008, el IPC de alimentos y bebidas no alcohóli-
cas registra crecimientos no observados anterior-


mente en la serie baio análisis, y en ciertos meses
éste índice llega a duplicar los valores del IPC
total; es decir, la intlación de los alimentos tue
mucho mayor que la intlación total registrada en
la economía durante este período.




Gráfico 6
Variación Porcentual Anual del IPC Total y del IPC


de Alimentos y Bebidas no Alcohólicas


25,00
20,32


20,00
16,00


15,00


1000 10'02 333


5,00


0,00 y
ïsssïssïisïsïsssïsgïísïs
siásïíiesás%sfiásé’íiesïas%
í IPP TOTAL í IPP Alimentos y Bebidad no Alcohólicas


Fuente: BCE- Información Estadística Mensual Septiembre 2009


Este comportamiento revela que, si bien decre-
cieron los precios de los insumos para la pro-
ducción de alimentos, debido en gran parte a la
batería de subsidios que el gobierno aplicó du-
rante 2008, los precios finales de los alimentos
se incrementaron durante el mismo período. Esto
indica que en el mercado interno hubo un im-
portante comportamiento especulativo entre los
intermediarios que comercializan los alimentos,
provocando así una escalada nacional de los
precios.


Tras el anó isis global del comportamiento de los
precios de productos alimenticios, conviene aho-
ra observar el comportamiento de los precios de
los productos de mayor consumo en los hogares
ecuatorianos.


El período seleccionado para veriticar el com-
portamiento de los precios nacionales es enero a
diciembre de 2008. Se escogió este periodo de-
bido a que en ese año la economía ecuatoriana
experimentó una escalada de índice general de
precios y, en especial, de los precios de los ali-
mentos. Los datos para el análisis se obtuvieron
de la intormación mensual sobre íntlacíón que
proporciona el Instituto Nacional de Estadísticas
y Censos. Los precios se consignan en cantidades
y magnitudes idénticas, lo que permite compa-
rarlos para toda la serie observada.


De los ló productos de mayor consumo a nivel
nacional es el atún el de mós alto precio para
el periodo baio análisis (precio promedio anual
de SUS 5.34 por kilo), seguido del queso y el
aio, cuyos precios promedio fueron de SUS 4.97




y ÏDUS 3.08 por l<ilo, respectivamente. Por otro
lado, los productos con precios mas baios por
kilo fueron la sal, la zanahoria y la papa: pre-
cios promedio anuales de SUS 0.29, SUS 0.53 y
SUSO.ó4, respectivamente“.


Los precios con mayores incrementos mensuales
entre enero y diciembre de 2008 fueron los de la
papa, la cebolla y la zanahoria (31 .5%, 20.6% y
18.8%, respectivamente), mientras que los pro-
ductos cuyos precios registraron incrementos
mensuales menores tueron el atún, la sal y la
carne, con aumentos de precios de 3.1%, 3.6%
y 3.7%, respectivamente. Los precios de todos
los productos baio anó isis, con excepción de la
sal, registran una tendencia creciente durante el
primer semestre de 2008, para luego revertir du-
rante la segunda mitad del año en que se registra
una caída de los precios de la gran mayoría de
los alimentos de la serie. Alimentos como la sal y
la carne, sin embargo, mantienen sus precios es-
tables durante casi todo el año 2008. Otros pro-
ductos, como el arroz, registran alzas de precios
durante el primer trimestre del año y reducciones
durante el resto del año como consecuencia, en
el caso de esta gramínea, del comportamiento
variable de su oferta durante distintos períodos
del año; en los primeros meses, cuando es época
de inundaciones en el litoral ecuatoriano, la ofer-
ta de este cereal se reduce y provoca desabaste-
cimiento en los mercados locales, mientras que
en la segunda cosecha del año, que comprende
los meses de abril, mayo y iunio, la producción
de arroz es tan vasta que empuia el precio a la
baia.


Entre los alimentos procesados se destaca el com-
portamiento del precio del pan durante 2008. La
harina para su elaboración es, en gran parte, im-
portada del extraniero y el incremento de los pre-
cios de alimentos a nivel internacional repercutió
también sobre los precios de la harina de trigo en
los mercados mundiales de commodities. Es así


que la harina importada subió de precio durante
la primera mitad de 2008, con lo que el precio
del pan, obieto consumido por la totalidad de
hogares del país, comenzó a experimentar, hasta
¡ulio de 2008, una serie de incrementos en sus
precios. A partir del mes de agosto de ese año,
como truto de los subsidios decretados por el Es-
tado, los precios de venta del pan al público más
bien baiaron.


El comportamiento inflacionario del precio de los
alimentos sin duda repercutió negativamente en
la economía de los hogares, especialmente los
mas pobres. Pero, como se mencionó a propó-
sito del caso del pan, desde mediados de 2008
el Estado ecuatoriano puso en eiecución progra-
mas de subsidios a la producción y ayuda técnica
a los agricultores, en especial a los de pequeña
escala. Esto ayudó a reducir la presión inflacio-
naria en los precios de los alimentos.


Durante 2008, la mitad de los alimentos de
mayor consumo de los hogares registró precios
menores a un dó ar por kilo, y la gran mayoría
precios menores a SUS 3.5 el kilo. Tan solo los
precios del queso y el atún superaron la barrera
de los SUS 4.


" Los precios de los productos analizados corresponden al precio del kilo de los bienes sólidos y litro para los bienes
líquidos.




Gráfico 7
Variación mensual de los precios de los 16 alimentos


más consumidos en el Ecuador


6,00


5,00


4,00


3,00


2,00


1,00


0,00


ene-08


-


feb-08


e


mar-O8


e


abr-08


-


may-O8-


_,_ Aceite / Litro _.— Ajo / Kilo
_¡_ Came/ Kilo _._ Cebolla/ Kilo
_.— Leche/ Litro _._ Pan/ Kilo
—x— Sal / Kilo —¡— Tomate / Kilo


jun
-08<


_¡_ Papa / Litro


_._ Zanahoria / Kilo


jul-08


e


ago-08


-


sep-08


-


oct-08


e


nov-08


-


dic-08




_¡_ Arroz/ Litro _,._ Azúcar/ Kilo
_._ Fideos/Kilo ___ Huevos/Kilo


_¡_ Queso/ Kilo
—o— Atún / Kilo


Fuente: INEC, Informe Mensual de Inflación


3. Metodología de
estimación de elasticidades
precio de la demanda y


resultados


3.1 Metodología de estimación


El obietivo principal de este estudio es determinar
cuól fue el impacto del incremento en el precio
de los alimentos sobre el consumo l<ilo calórico
de los hogares ecuatorianos. Para ello es preciso


estimar la función demanda ole los hogares para
cada uno de los diferentes alimentos revisados en
este trabaio, y calcular las elasticidades precio de
las tunciones de demanda‘? de los hogares para
cada uno de los ló productos alimenticios.


En la literatura económica existe una serie de es-
tudios que aportan distintas metodologías para
etectuar estimaciones de demanda y ole paró-
metros de consumo de alimentos. Se destaca el
trabajo de Williamson (i982), quien estimó los
parametros de consumo de alimentos en Brasil y
los electos producidos por la aplicación de subsi-
dios a la producción de alimentos de la canasta
basica, en especial la yuca.


‘Z Medida de respuesta de una variable dependiente ante un cambio en los precios (Green i986).




El punto de partida para determinar los paróme-
tros de consumo de los alimentos es estimar la
tunción de demanda de los mismos. De acuerdo
con Muñoz (2001), basado en el trabaio teórico y
empírico de Lee, Guarderas y otros (l 990), exis-
ten tres metodologías para calcular la demanda
de bienes alimenticios de los hogares:


° Aplicación de una ecuación a un solo pro-
ducto alimenticio o a un coniunto reducido
de bienes.


' Método ”sistema completo de demanda”,
consistente en el uso de un coniunto de tun-
ciones de demanda que cubren la totalidad
de los gastos de los hogares para estimar su
consumo de alimentos.


' Método ”demanda aproximada”, utilizado
para estimar las demandas de grupos alta-
mente desagregados de bienes.


En vista de que se quiere calcular las elasticida-
des precio de la demanda de cada uno de los
productos mas consumidos en los hogares ecua-
torianos, se seleccionó el primero de los méto-
dos reseñados. Para ello se seleccionó el Sistema
Cuasi-Ideal de Demanda, (AIDSl3 por su siglas
en inglés) desarrollado por Deaton y lvluellbauer
(i980) citado en Muñoz (2001), que se descri-
be mas adelante. Adicionalmente, se aplicó este
modelo con la metodología de regresiones cuan-
tílicas.


La metodología de la regresión permite obtener
un coniunto de estadígratos que incluyen los
cuantiles, la mediana, los cuantiles baios y al-
tos, percentiles y, evidentemente, la media de la
muestra (Cameron y Trivedi 2005). Nos interesa
medir las elasticidades de la demanda para cada
uno de los diferentes deciles de consumo, me-
diante el empleo de regresiones cuantílicas. Ello
permite obtener una visión interesante sobre el
comportamiento del consumo total y del consu-
mo de alimentos por parte de los hogares.


“Almost Ideal Demand System.
‘4 Este modelo y similares fueron desarrollados específicamente para analizar los parámetros del gasto en alimentos.
‘5 Green y Alston (i990)


Las regresiones cuantíicas proveen intormación
sobre la relación de la variable dependiente
con sus regresores, a través de diterentes pun-
tos (cuantiles) de la distribución condicional de la
variable dependiente. Mediante la aplicación de
esta metodología se obtienen regresores mós ro-
bustos ante la presencia de datos extremos en la
variable dependiente, lo que permite una meior
comprensión de los datos empleados. Adicional-
mente, puesto que el entoque de esta metodolo-
gía es semi paramétrico, se evitan los problemas
generados por los supuestos usuales de a regre-
sión normal sobre la distribución paramétrica de
los errores (Cameron y Trivedi 2009).


Teóricamente, la regresión cuantí ica minimi-
za la suma de las diterencias de los errores (l
- q)|e¡|cuando existe una sobre predicción y
qleylcuando existen sub predicciones, a dite-
rencia de las regresiones de mínimos cuadrados
{ez que minimizan la sumatoria de los errores al
cuadrado que, en este caso, no toman en cuenta
los errores de sub y sobre predicción.


Retomando el modelo AIDS, que cuantitica la
participación de determinado bien dentro del
gasto total del hogar en alimentos,” tenemos:


w¡= a¡ | XrÜinpÜ |B¡1n(X/P)


Para i,¡ = 1,2, ..... .., n en donde:


G¡ es un vector de factores demogróticos del ho-
gar


wi es la participación del i-ésimo bien en el gasto
alimenticio total del hogar


X es el gasto total del hogar en alimentos


P]. es el precio del bien


P1 es el índice de precios geométrico de Stone”,
definido por




ln P*=ZWk1npk


Los factores demográficos del hogar dk son incor-
porados al modelo de la siguiente manera:


al = vw + 2k plk dk
De este modelo se derivan las elasticidades pre-
cio dela demanda de alimentos, tal como aqué-
llas se encuentran definidas por Halbrendt, Tuan
et.al (l 994) citado en Muñoz (2001)


3.2 Elasticidades estimadas


Para estimar las elasticidades precio de la
demanda se utilizaron las siguientes variables del
modelo.


Para el vector de variables socio demográficas del
hogarse utilizaron la alta dependencia económica
al ¡efe del hogar, grado de hacinamiento en el
hogar, número de personas del hogar y sexo del
¡efe del hogar.


Tres de las cuatro variables mencionadas son
variables dicotómícas a las que se asigna el
valor l cuando el hogar cumple la condición, y O
cuando sucede lo contrario.


Otras dos variables, detalladas en la formaliza-
ción del modelo, son el logaritmo del precio del
bien, y el logaritmo del índice de precios geomé-
trico de Stone.


Se corrieron regresiones individuales para cada
uno de los productos revisados utilizando la me-
todología de regresiones cuantílicas. Se puede
apreciar que las variables de logaritmo de precio
y logaritmo del índice de precios son significati-
vas en los quince modelos aplicados. Adicional-
mente, las variables ”hacinamiento” y ”número
de personas del hogar” también resultaron signi-
ficativas en ciertos modelos.


En vista de que las variables importantes del mo-
delo son el logaritmo del precio y el logaritmo del
índice de precios, y éstas ya proveen los coefi-
cientes requeridos para calcular las elasticidades,
se puede concluir que el modelo es vólido (el de-
talle de los resultados del modelo se encuentra
en el anexo i).


Uno de los principales motivos para utilizar la
metodología de regresiones cuantílicas es la
posibilidad de contar con coeficientes diferentes
para cada uno de los deciles de nivel de consu-
mo-ingresos. No obstante, es necesario verificar
los coeficientes para cada uno de los deciles.
Para ello, se aplicó el test de Wald, en el cual la
hipótesis nula corresponde a la igualdad de los
coeficientes correspondientes a cada uno de los
deciles. En nuestro caso se aplicó el test para los
coeficientes del logaritmo del precio y del loga-
ritmo del índice de precios. Los resultados confir-
maron que todos los coeficientes son diferentes,
tanto del logaritmo de precio como del logaritmo
del índice de precios son diferentes para cada
decil, con excepción de los coeficientes del lo-
garitmo de precio para el aio y la cebolla (los
resultados de la prueba de Wald se detallan en
el anexo 2).


Los resultados obtenidos, en su mayoría, tienen
valores negativos, lo que cabía esperar según
la teoría de la demanda. Sin embargo, la elas-
ticidad-precio de la demanda del aceite para el
decil lO, la elasticidad-precio de la demanda de
atún para los deciles ó al 9, las elasticidades-
precio de la demanda de azúcar para los deciles
l y lO y la elasticidad-precio para la demanda
del pan para los deciles 8 y 9, registraron va-
lores positivos menores a uno. En estos casos,
la variación del precio generaría cambios en la
cantidad consumida muy baia e insignificante
dentro del mercado del bien (Halbrendt, Tuan,
et. al i994 citado en Muñoz 200i


Los valores negativos de las elasticidades se en-
cuentran en el rango de O a -l , lo que indica que
estos bienes son de consumo bósico, pues esos
valores corresponden a una demanda inelóstica.




._o=._<


Eflopñnmm.
mucom


5:30


mu;
ou


mocgoïcoo
ou


mamosocm


"míos".


m3.


3.o.


8.o.


m2..


2.o.


8.o.


Rd-


Fo.


N3.


Ed.


mzogmcww


8.o.


m8-


omo-


má.


8.o-


8.o-


8.o-


8.o.


má-


5.o.


99:8


Ed.


Rd-


m3-


omo.


5.o-


8o.


8o-


5.o.


má-


ono.


ameno


5.o.


3o-


8o-


8o.


5.o-


N3-


8.o-


5.o.


3o-


«no.


mama.


m3.


2.o


8.o


meo.


“No.


5.o.


8.o.


5.o.


meo.


noo.


can.


8.o.


NS-


8.o-


2.o.


3.o-


3o.


ono-


8o.


«no-


mas.


w503


m3.


Bo.


má.


8o.


8o.


5.o.


mms.


2.o.


c3.


«E.


moaws:


m2..


ooo-


8o-


má.


má-


Fo-


N3-


m3.


Ro-


2.o.


.83:


Ro.


8o.


3o.


23.


8o.


O3.


Fo.


Ho.


NE.


2.o.


m__onoo


5.o.


s...


5.o.


8.o.


2.o.


3.o.


8.o.


ooo.


8o.


8.o.


memo


8.o


8.o-


:3-


má.


Ko-


2.o.


m3-


NS.


8.o-


8.o


aoñ<


m3.


2.o


NS


8.o


8.o


23-


2.o-


«ma.


8o-


noo.


cu?


2.o.


3%


3.o.


3.o.


Po.


Rd.


m3.


8.o.


m3-


2.o.


Not<


Q3.


m3-


2.o-


Rd.


3o-


2.o.


2.o-


Q3.


ono-


Se.


o?


3.o


2.o.


5.o.


5.o.


má.


0.3.


ano.


5.o.


8.o.


3o.


9_8<


8


__omo


m


Emo


w


Emo


n


__omo


o


__oon_


m


Emo


v


__oon_


m


Ema


N


__8o


r


3mm


oaosuoí
>


mw=ooo


50a


O_O0._n_


WGUN-XOÉWEW


.9


0.39650




No obstante, es importante señalar que los va-
lores de las elasticidades ditieren entre deciles,
ademas de que, si bien son bienes con deman-
das inelasticas, las cantidades demandadas sí
tienden a alterarse ligeramente (es decir, las elas-
ticídades no son iguales a O).


Al observar los valores de las elasticidades para
cada producto y decil, se constata, por eiemplo,
que los hogares mas pobres tienden a consumir
menores cantidades de determinados produc-
tos cuando aumentan sus precios. Es el caso
del aceite, el arroz, la carne, la leche, el queso
y la zanahoria. Lo contrario sucede con alimen-
tos como el pan, el atún, la cebolla y el tomate,
en cuyos casos mas bien se aprecia que son los
hogares mas ricos los que tienden a reducir las
cantidades consumidas de esos bienes cuando se
registran incrementos de sus precios.


Estos resultados conducen a la siguiente conclu-
sión: los hogares pobres, ante aumentos de pre-
cios de los alimentos, tienden a consumir mayo-
res cantidades de alimentos pobres en contenido
nutricional y ricos en hidratos de carbono, mien-
tras que los hogares de mós altos ingresos, ante
un incremento de precios, privilegían el consu-
mo de alimentos mós nutritivos, y deian mós bien
de consumir alimentos con altos contenidos de
hidratos de carbono.


4. Consumo calórico
de los hogares y


respuesta ante alzas
De los precios


Una vez calculadas las elasticidades precio de la
demanda de los distintos alimentos consumidos
por los hogares ecuatorianos, distribuidos por
decil, es ahora importante observar el compor-
tamiento de los parámetros de compra durante
los meses en que se registraron alzas de precios,
y cómo estas alzas afectaron al consumo de ca-
lorias de los hogares.


Es importante advertir que los resultados presen-
tados se refieren a la cantidad de calorías con-
sumidas por el hogar, pero nada dicen sobre la
distribución de los alimentos dentro del hogar;
las relaciones de poder en la tamilia y su relación
con la distribución de los alimentos son temas
para otros estudios.


Por la gran cantidad de información que se ob-
tiene del cálculo de las elasticidades por decil y
sobre la evolución mensual de los precios de los
alimentos durante 2008”’, limitaremos el análisis
a la reacción de los hogares ante la mayor de
las variaciones de precio registradas durante el
año para cada uno de los 15 productos consu-
midos. Revisaremos la variación en la cantidad
de gramos consumidos, asi’ como su respectiva
equivalencia ca órica para el hogar. En el cuadro
3 se detalló la cantidad de gramos consumidos
por los hogares correspondientes a cada decil,
intormación que servira de escenario base para
el anó isis.


‘ó Algunos productos registraron su mayor aumento de precio en el mismo mes. Así, por ejemplo, en enero el ajo y la
carne registran su mayor alza de precio, mientras que en el mes de marzo coinciden las mayores alzas de precio del
aceite, el arroz y los huevos; en mayo coinciden el pan, la leche y la papa; en junio, el queso y la zanahoria. Por otra
parte, el tomate registra su precio más alto en febrero, en abril la cebolla, en julio el azúcar, en agosto los fideos y en
septiembre el atún. Cabe señalar que el cambio de precios tiene como marco de comparación el mes anterior, y se
analiza el cambio mes por mes.




Para algunos productos todos los hogares reac-
cionaron de manera muy similartrente al alza de
precios. Es el caso del aio, el tomate, el queso
y la cebolla. Con otros productos (aceite, arroz,
carne, leche y papa), sin embargo, el compor-
tamiento ditiere entre hogares pobres y ricos,
pues los primeros contraen en mayor medida el
consumo de esos productos ante el aumento de
sus precios, como era de esperar en vista de los
valores de la elasticidad precio que se obtuvieron
en los cólculos efectuados.


Es importante estipular que la respuesta obser-
vada a cambios del precio, especialmente de la
carne y la leche, tiene gran impacto nutricional
por el contenido nutritivo de estos bienes. Los
individuos que integran hogares pobres ven re-
ducidos sus niveles nutricionales ante aumentos
de los precios. Es también importante anotar que
la reducción en el consumo de arroz y papas
cuando éstos suben de precio, mucho mayor en
los hogares pobres, significa que dichos hogares
consumirón menores cantidades de alimento de
alto valor calórico.


Si bien en este trabaio no se han calculado las
elasticidades cruzadas, se puede colegir que la
gama de productos alimenticios que pueden
constituir sustitutos de los productos analizados
es mucho mayor para los hogares no pobres que
para los hogares pobres. Este tenómeno se evi-
dencia especialmente en bienes como el arroz,
las papas y el aceite.


Hay algunos productos, como los huevos, el to-
mate o el atún, cuyo cambio de precios provoca
que los hogares no pobres disminuyan la can-
tidad consumida en mayor medida que los ho-
gares pobres. Este comportamiento indicaría que
para este tipo de bienes los hogares no pobres
cuentan con una mayor cantidad de productos
sustitutos en sus canastas que los hogares po-
bres.


Como se puede apreciar, los hogares pobres y
los no pobres reaccionan de manera diferente
ante los cambios de precios de los productos
analizados. Sin embargo, es también importante
considerar las cantidades consumidas en cada


uno de los hogares. Si bien ante la subida de
precios de ciertos productos los hogares ricos
tienden a consumir menos, es importante recor-
dar que éstos cuentan con amplias opciones de
bienes sustitutos, a diterencia de los hogares po-
bres. Por otro lado, es necesario recalcar que las
subidas de precio de productos bósicos como el
arroz siempre resultan en una menor adquisición
del bien por parte de los hogares pobres, en vista
de la importante proporción del presupuesto ta-
miliar que representa el gasto en estos productos.


Finalmente, se analizarón los cambios en la in-
gesta calórica de los hogares durante los meses
en que los quince productos registraron su mayor
alza de precios.


Los productos para los que se aprecia un mayor
descenso en el consumo de calorías por parte
de los hogares son zanahoria, tomate, papa, ce-
bolla y huevos; en el caso de estos productos,
todos los hogares disminuyen considerablemente
el consumo de calorías como consecuencia del
alza de precios. La única excepción son los ho-
gares del decil lO que, para el caso de la papa,
solo experimentan una ligera disminución de la
ingesta de calorías ante el alza del precio. (ver
gróticos 8a y 8b).


Por otro lado, hay productos para los que el con-
sumo de calorías de los hogares pobres es mayor
que el de los hogares no pobres. Este es el caso
de los tideos y el pan, productos de gran ditusión
en la alimentación de los hogares mós pobres.
Sin embargo, en productos como la carne, la le-
che, el aceite y el arroz, la disminución de calorías
provenientes de esos alimentos es mós marcada
en los hogares de los deciles correspondientes a
los hogares mós pobres, lo que concuerda con la
hipótesis antes planteada según la cual los pro-
ductos alimenticios con mayor contenido nutritivo
son los que experimentan mayores reducciones
en las cantidades consumidos por los hogares de
escasos recursos.


También merece ser analizado el comportamien-
to de los niveles de consumo kilo calórico agre-
gado por hogares, es decir la interacción de los
quince alimentos mós consumidos y la respuesta




Cuadro 5
Cambio de consumo en gramos ante mayores alzas de precios


de los productos durante 2008 (valores porcentuales
respecto al escenario base)


Aceite Ajo Arroz Atún AÉUFaV
marzo enero marzo septiembre J“"°


Decil 1 —3.4s -3.26 -6.65 —2.11 0-22
Decil 2 —4.12 —3.22 -6.65 -1.83 035
Decil 3 —3.91 —3.22 —7.35 -1.o5 ‘0-54
Decil 4 —4.o1 -3.18 -6.91 -0.46 -0-57
Decil 5 -4.86 -3.18 -6.82 —o.19 ‘0-85
Decil 6 —6.54 —3.14 -6.82 0.06 -0-94
Decil 7 —9.1e —3.1o -3.81 0.25 4-25
Decil s —o.74 -3.06 -3.63 0.37 4-34
Decil 9 -1.69 —2.94 —3.9o 0.40 4-91
Decil 1o 0.42 —3.22 -1.68 —2.35 1-34


Carne Cebolla Fideos Huevos Leche
enero abril agosto marzo maV°


Decil 1 —1.o7 45.27 4.34 —13.32 4-25
Decil 2 —1.44 -14.86 —4.24 —1 2.95 4-44
Decil 3 —1.s4 -14.65 4.13 —12.95 4-53
Decil 4 —2.14 -14.65 -3.96 -12.76 4-34
Decil 5 -2.36 —14.44 —3.9o —12.39 4-25
Decil 6 —2.5s —14.24 —3.74 42.21 4-25
Decil 7 —3.o2 —14.o3 -3.63 —12.o2 4-97
Decil s —3.5s -13.62 —3.47 41.47 4-55
Decil 9 -3.80 —13.41 —3.3o —1o.54 4-03
Decil 1o -0.26 -15.89 —4.57 43.37 4-03


Pan Papa Queso Tomate zaÜahfma
mayo mayo junio febrero J““'°


Dec" 1 —9.5o —1o.7o —5.o9 —9.24 43-33
Dec" 2 —s.so —15.11 —5.22 —9.1o 43-50
Dec" 3 -8.52 —17.94 -5.16 -8.97 43-31
Dec" 4 43.24 —19.83 —5.o9 -8.69 43-31
Dec" 5 —7.12 -22.67 —5.o9 -8.69 42-94
Dec" 5 —3.77 —25.5o -5.16 -8.69 42-55
Dec" 7 —o.7o —27.7o —5.o9 43.55 42-19
Dec" 3 0.84 —2s.o2 —4.97 -8.28 41-53
Dec" 9 1.54 -28.02 4.90 —7.72 41-44
Dec" 1o 40.47 —2.2o —4.71 —9.38 44-00


Fuente: Encuesta de Condiciones de Vida Quinta Ronda




de los hogares, según decil, durante todo el pe-
ríodo de anólisis. Se aprecia que hasta el mes de
¡ulio de 2008, el consumo total de estos quince
alimentos disminuye en un rango que va desde
0.59% hasta 6.74%, siendo los hogares corres-
pondientes a los deciles mas altos los que en
mayor proporción disminuyen las cantidades que
consumen y, por ende, la ingesta calórica total.
La disminución mas significativa, con relación al
escenario base, se registra en el mes de mayo.


Si la caída en la ingesta de calorias se analiza
por deciles de consumo, se observa que todos
los hogares registran el mayor descenso durante
el mes de mayo, con excepción de los hogares
del decil lO para quienes la mayor caída de in-
gesta de calorías se da durante el mes de marzo.
Cabe recalcar, sin embargo, que los hogares del
decil lO son los que menos reducción de ingesta
de calorías experimentan en comparación con el
resto de los hogares.


Por otro lado, es importante señalar que a partir
del mes de agosto, con excepción del mes de
septiembre, el consumo total de calorías de los
hogares registra incrementos en todos los deci-
les, aunque en mayor medida entre los hogares
correspondientes a los deciles 5 al 9. Es también
importante señalar que las elasticidades antes


calculadas son determinantes para especiticar
las variaciones en el consumo de calorías ya
que, por un lado, ante un aumento de precios,
los hogares de los deciles 5 al 9 registran una
disminución en el consumo de calorias, mientras
que cuando baian los precios, esos mismos ho-
gares aumentan su consumo de calorías. El mes
de noviembre es el que registra el mayor aumen-
to en los niveles de consumo de los hogares, con
excepción de los hogares del decil lO, para los
cuales el mayor consumo de calorías se da en el
mes de octubre.


Se obsewa que los hogares del decil iO, tienen
un rezago de un mes con respecto a las varia-
ciones de la cantidad consumida de calorías en
comparación con los hogares del resto de deci-
les. No obstante, vale la pena destacar que los
hogares del decil lO son los que menos sufren
ante aumentos en el precio de los alimentos.


La ingesta de calorías disminuye en menor medi-
da si se analiza deforma conglomerado el con-
sumo de alimentos, ya que el arroz y el aceite,
que proporcionan una mayor cantidad de calo-
rias que otros alimentos, especialmente las hor-
talizas, se reduce en menor proporción que los
demós productos.




Cuadro 6
Comportamiento del consumo calórico de los hogares en 2008.


conglomerado de los 15 alimentos más consumidos
(variación porcentual respecto al escenario base)


enero febrero marzo abril mayo junio


Dec" 1 -1 30% -0.68% -3.08% -2.55% -3.1 9% -1.69%


Dec" 2 -1 43% —o.79% 3.30% 2.92% -3.76% -2.o3%


Dec" 3 -1 55% —o.s7% —3.55% —3.21% 4.24% —2.3o%


Dec" 4 -1 52% -0.92°/o —3.23% —3.34% -4.68% -2.61%


Dec" 5 -1 59% —1 .o5% —3.3o% -3.69% —5.32% —3.o1%


Dec" 6 _1_71% -1.19% -3.50% -3.97% -5.62% -3.22%


Dec" 7 -1 54% -1.48% —2.44% 4.37% -6.74% -4.08%


Dec" 8 -1 02% -0.98% —1 .35% 3.37% -6.28% 3.92%


Dec" 9 -1 06% -1 .oo% -1 .58% 3.35% -6.04% —3.77%


Dec" 10 4,39% —o.13% —o.3o% —o.5o% —o.59% —o.43%


¡uno agosto septiembre octubre noviembre diciembre


09°" 1 -1 05% 1.22% —0.53% 1.39% 1.49% 0.19%
09°" 2 _1_17% 1.39% —o.57% 1.63% 1.76% 0.25%
Dec" 3 -1 27% 1.54% -0.64% 1.84% 1.98% 0.28%
09°" 4 -1 25% 1.58% -0.64% 2.04% 2.17% 0.37%
99°" 5 -1 30% 1.71% -0.68% 2.32% 2.49% 0.48%
09°" 6 -1 31% 1.77% -0.69% 2.44% 2.69% 0.55%
09°" 7 _1_o5% 1.66% —o.59% 2.91% 3.29% 0.93%
09°" 3 -1 _1 2% 1.49% -0.60% 2.80% 2.83% 0.70%
09°" 9 -1 27% 1.35% —0.53% 2.62% 2.80% 0.61%
Dec" 1° _o_17% 0.34% —o.15% 0.37% 0.14% 0.04%


Fuente: Encuesta de Condiciones de Vida Quinta Ronda




nuca:


35:0


mu;
ou


mo:o_o_v:o0
mvflmosucm
"mías".


mmwg
I


«No.2;
I


codo?


0.30.3


escoge


coco?


c803


coco?


omozü


88
n


woLwE
n


oodoedo


codooóm


oodoodv


ooóoqom


ooóccóu


oo.ooo.o_


mama


ong
I
8


¿me
n


9.303


codo?


09.003


9.39.2


Cocoa;


gocen


can.


.88
I


no


¿om
I


codec.»


codos;


codo?


00.25,“


00.903


cop“.


3Bn


usé
n


008m


O88


coca


e88


00.2:


2.83


mama
n


mcácm
I


oqooofi
oo_ooo,o_


0.3.x;


00.023


09.25..‘


codo?


wEmo


3B
n
8


¿mE
n


oo.ooo.oo_.


oqocqom


cagada


9925.3


oodooóu


ocsaovxconovomx-


No.._<


mama
n


woázo
n


09.25..


oqos


ooóom


08cv


caga


o__<


emma
n


8.5:
n


oodoodm


oqooqá


codec?


999.95


99.2.2:


90.2.3


ozwo<


Awmmn


otacoowo
_a


ouomamo.


mo_nEmoV


ouozuoi


«una
2o


comunas


..o>mE
ou


moE
_m
co


=omv


En


mflnmo:
mo.


han


WNEEJMCOO


murcia
ou


:o_u::_Em_a


3


cuero




Gráfico 8b
Disminución de calorías consumidas por los hogares por decil


en el mes de mayor inflación
(cambios respecto al escenario base)


Azúcar


Decil 10 Decil 10
Decil 9 Decil 9
DGCÍI 8 Decil 8
Dec" 7 Decil 7
Dec" 6 Decil e
Dec" 5 Decil 5
Dec“ 4 Decil 4
990i‘ 3 Decil 399°" 2 Decil 209°" 1 Decil 1


500.00 1,000.00 1,500.00 2,000.00 2,500.00 5,000.00 10,000.00 15,000.00 20,000.0025,000.00 30,000.04B5,000.00


I sep - 08 I base I jul- 08 I base


Huevos Leche


Decil 10 Decil 10
Decil 9 Decil 9
Decil 8 Decil 8
Decil 7 Decil 7
Decil 6 Decil 6
Decil 5 Decil 5
Decil 4 Decil 4
Decil 3 Decil 3
Decil 2 Decil 2
Decil 1 Decil 1


1,000.00 2,000.00 3,000.00 4,000.00 2,000.00 4,000.00 6,000.00 8,000.00


I mar - 08 I base Imay - 08 I base


Tomates Zanahoria


Decil 10 Decil 10
Decil 9 Decil 9
Decil 8 Decil 8
Decil 7 Decil 7
Decil 6 Decil 6
Decil 5 Decil 5
Decil 4 Decil 4
Decil 3 Decil 3
Decil 2 Decil 2
Decil 1 Decil 1


100.00 200.00 300.00 400.00 500.00 600.00 700.00 200,00 40000 600,00 300,00 11000,00 1300,00


I feb - 08 I base I ¡un - 08 I base


Fuente: Encuesta de Condiciones de Vida Quinta Ronda




5. Conclusiones


Los precios internacionales de los alimentos re-
gistraron un considerable aumento entre el cuar-
to trimestre de 2007 y el segundo trimestre de
2008. Una serie de tactores especulativos, de
producción y demanda internacional, llevaron a
que los precios de productos como el trigo, el
maíz y la soya registraron récords históricos en
sus precios.


La esca ada de los precios del petró eo y la de-
valuación del dó ar norteamericano contribuye-
ron al incremento de precios de los alimentos a
nivel mundial. No obstante, el comportamiento
especulativo en los mercados de bienes tue tactor
preponderante de la subida internacional de los
precios de los alimentos.


A nivel nacional, el incremento en el precio de
los derivados del petróleo disparó os costos de
producción de los agricultores, haciendo necesa-
ria la intervención del Estado mediante la imposi-
ción de subsidios para contrarrestar el constante
incremento de precios al consumidor registrado
hasta mediados de 2008. Esta aseveración se
sustenta en las tendencias divergentes que desa-
rrollaron el IPP para agricultores, por un lado y,
por otro, el IPC de alimentos.


No obstante, y a pesar de la batería de subsidios
implementada por el Estado, se produio, al igual
que en los mercados internacionales, un tuerte
componente especulativo que de todas formas
provocó, si bien con cierto rezago, incrementos
constantes de precios hasta el mes de ¡ulio de
2008. Sin embargo, desde el mes de agosto del
mismo año se reduio la tasa de crecimiento del
nivel de precios de los alimentos, contribuyendo
al aumento de la cantidad demandada de ali-
mentos a nivel general.


El incremento en el precio de los alimentos de
producción nacional atecta, sin duda, el con-
sumo de los hogares, ya que en el Ecuador la
mayoría de los alimentos consumidos por los ho-
gares son de producción local. No obstante, hay


también factores de origen externo que afectan a
la producción y alteran los precios tinales de los
productos.


Los hogares ecuatorianos, independientemente
de su nivel socio económico, consumen gran-
des cantidades de carbohidratos, ócteos, carne
de res y pescados. Alteraciones en los precios
de dichos alimentos inciden en las cantidades
consumidos y, en consecuencia, en la ingesta
de calorías proporcionadas por dichos produc-
tos. La estimación de elasticidades- precio de los
productos de mayor consumo en los hogares es
fundamental para evaluar cuantitativamente el
impacto de la subida de precios en la ingesta de
ca orías de los hogares ecuatorianos. La estima-
ción AIDS, en combinación con la aplicación de
la metodología de regresiones cuanti icas, permi-
tió confirmar ciertas hipótesis sobre el consumo
de los 15 alimentos estudiados; por un lado se
comprobó que los alimentos son bienes de con-
sumo basico y, por otro, se comprobó que los ho-
gares con menores recursos económicos respon-
den en mayor grado a las variaciones de precios.


Ante variaciones de los precios, se observó que
los hogares pertenecientes a deciles de consumo
más baios tienden a consumir menores cantida-
des de los alimentos más nutritivos a cambio de
incrementar el consumo de alimentos con mayor
contenido de calorías. Cuando suben los precios
del arroz y de la carne, por eiemplo, los hoga-
res mas pobres sacrifican el consumo de carne
o de leche a tin de mantener relativamente cons-
tante el consumo de arroz y de aceite. Sucede
lo contrario con los hogares de mayores niveles
de ingreso, los cuales mantienen sin alteración
el consumo de productos con mayores cualida-
des nutritivas a pesar del aumento de precios, y
ademas cuentan con una serie de productos sus-
titutos para los alimentos con mayor contenido
ca órico.


Si bien es cierto que el incremento de precios
afecta al consumo de calorías de los hogares en
general, la disminución de las calorías consu-
midas no se da en la misma proporción que el
aumento de los precios, lo que permite concluir
que, por un lado, aunque se presenten obstacu-
los para acceder a los alimentos por parte de los




hogares más pobres y vulnerables, la ingesta de
calorías de esos hogares no se ve signitícativa-
mente reducida ante un incremento de precios.
Por otro lado, los hogares no pobres no entrentan
problemas de ingesta calórico ante incrementos
de precios de los alimentos.


7. Bibliografía


Banco Central del Ecuador (2009). información
Estadística Mensual No.l89l Septiembre de
2009. Publicaciones Estadísticas Banco Central
del Ecuador.


Cameron A., P Trivedi (2005). Microeconome-
trics: Methods and Applications. Cambridge Uni-
versity Press.


Cameron A., P. Trivedi (2009). Microeconometrics
Using Stata . Stata Press. Boston Estados Unidos
FAO (2006), Organización de las Naciones Uni-
das para la Agricultura y la Alimentación, Plan de
Acción de la Cumbre Mundial sobre la Alimenta-
ción, http://www.tao.org/wts/index_es.htm.


Fondo Monetario Internacional (2009) Interna-
tional Financial Statistics. Boletín de Febrero de
2009.


INEC (2006). Encuesta de Condiciones de Vida
Quinta Ronda 2005/06. Sistema de Encuestas de
Hogares.


INEC (2009). Informe Mensual de Inflación Fe-
brero 2009. Intormes estadísticos INEC.


Lee, D., A. Guarderas y otros (l 990). La Integra-
ción del Análisis de Demanda de Alimentos y la
Comercialización Agrícola en la Formulación de
Políticas Alimentarias: Estudio de un Caso Ecua-
toriano. Mercadeo Agrícola: Metodologías de In-
vestigación. GJ. Scott y J.E. Herrera


Muñoz, F. (2001). Estudio del Consumo de Ali-
mentos en los Hogares Ecuatorianos. Tesis de
Grado (mímeo).


Torero, M, Miguel Robles, Joachim von Braun
(2009). When Speculation Matters. IFPRI Issue
Briet. International Food Policy Institute.


Trostle, R. (2008). Globo/Agricultural Supply and
Demand: Factors Contributing to the Recent ln-
crease in Food Commodity Prices. Reporte del
Servicio de Investigación Económica. Departa-
mento de Agricultura de los Estados Unidos.


Whitney, E; Rady S. (l 999). Understanding Nutri-
tion. ThomsonWadsword, Estados Unidos.


Williamson, C. (i982). Food Consumption Pa-
rameters for Brazil and their Application to Food
Policy. Research Report No. 32. IFPRI.




ANEXO 1
rn (II-:3n:2o:mun n. cn Uen3m5 n.m 1:o "I ‘uWon.:oÁo < Ucn2 n. cn Oo:unc3o


Aceite Observaciones: 9847


Alta dependencia Económica 0.250 0.290 0.230 0.200 0.190 0.170 0.140 0.150 0.210 0.340


Hacinamiento 0.076 0.090 0.100 0.090 0.100 0.100 0.120 0.140 0.180 0.080


Número de Personas -0.010 -0.010 -0.010 0.000 0.000 -0.010 -0.010 -0.02O -0.040 -0.030


Sexo del Jefe del Hogar 0.000 0.010 -0.010 -0.010 -0.010 -0.020 -0.060 -0.080 -0.120 0.050


Logaritmo del Precio -0.860 -0.940 -0.930 -0.940 -0.980 -1.080 -1.230 -1.310 -1.260 -0.480


Logaritmo de XP -0.530 -0.550 -0.560 -0.560 -0.520 -0.460 -0.360 -0.24O -0.100 -0.520


Constante -1.280 -0.970 -0.800 -0.700 -0.750 -0.870 -1.150 -1.510 -1.780 -1.880


Ajo Observaciones: 7679


Alta dependencia Económica 0.24 0.14 0.24 0.25 0.24 0.23 0.21 0.28 0.32 0.27


Hacinamiento 0.19 0.19 0.20 0.20 0.18 0.18 0.18 0.17 0.19 0.28


Número de Personas -0.04 -0.04 -0.04 -0.05 -0.05 -0.05 -0.06 -0.06 -0.06 -0.03


Sexo del Jefe del Hogar -0.08 -0.07 -0.06 -0.07 -0.06 -0.06 -0.06 -0.08 -0.11 -0.08


Logaritmo del Precio -0.78 -0.77 -0.77 -0.76 -0.76 -0.75 -0.74 -0.73 -0.70 -0.77


Logaritmo de XP 0.03 0.03 0.03 0.03 0.03 0.03 0.03 0.03 0.03 0.03


Constante -4.89 -4.61 -4.44 -4.25 -4.08 -3.91 -3.72 -3.46 -3.1 4 -5.61


Arm; Observaciones: 8628


Alta dependencia Económica 0.47 0.55 0.43 0.35 0.33 0.31 0.24 0.18 0.13 0.28


Hacinamiento 0.30232 0.36 0.36 0.31 0.26 0.22 0.21 0.19 0.17 0.22


Número de Personas -0.05 -0.07 -0.06 -0.05 -0.04 -0.04 -0.04 -0.04 -0.03 0.02


Sexo del Jefe del Hogar -0.06 -0.02 -0.05 -0.03 -0.02 -0.03 -0.02 -0.03 -0.02 -0.17


Logaritmo del Precio -0.47 -0.56 -0.6 -0.63 -0.65 -0.67 -0.68 -0.7 -0.71 -0.36


Logaritmo de XP 0.28 0.59 0.63 0.6 0.54 0.5 0.46 0.41 0.33 -0.17


Constante -4.65 -5.81 -5.71 -5.41 -4.92 -4.53 -4.11 -3.62 -2.99 -3.27


Errores estándar en paréntesis. *significativo al 5%, “significativo a 1%




Atún Observaciones: 6037


Alta dependencia Económica 0.09 0.06 0.04 0.03 0.02 0.02 0.01 0.01 0.01 0.08


Hacinamiento 0.06 0.05 0.04 0.03 0.02 0.02 0.01 0.01 0.01 0.07


Número de Personas -0.02 -0.01 -0.01 -0.01 -0.01 0.00 0.00 0.00 0.00 -0.03


Sexo del Jefe del Hogar -0.02 -0.02 -0.01 0.00 0.00 0.00 0.00 0.00 0.00 -0.07


Logaritmo del Precio -0.66 -0.57 -0.32 -0.13 -0.03 0.05 0.11 0.15 0.16 -0.74


Logaritmo de XP 0.02 0.02 0.02 0.02 0.03 0.03 0.03 0.03 0.03 0.02


Constante -3.13 -2.50 -1.04 0.02 Q O3á _¡ C)LO _¡ -hh.) _¡ O‘)h 1 76 -3.79


A¡úcar Observaciones: 9682


Alta dependencia Económica 0.18 0.11 0.06 0.10 0.06 0.09 0.11 0.10 0.06 0.43


Hacinamiento 0.08 0.04 0.05 0.04 0.04 0.04 0.05 0.03 0.09 0.01


Número de Personas 0.00 0.00 0.01 0.01 0.00 0.00 0.00 -0.01 -0.03 -0.02


Sexo del Jefe del Hogar 0.02 0.00 0.01 0.02 0.02 0.02 0.01 0.01 -0.01 0.06


Logaritmo del Precio -0.49 -0.60 -0.63 -0.65 -0.64 -0.64 -0.65 -0.67 -0.72 -0.36


Logaritmo de XP -0.54 -O.52 -0.51 -0.50 -0.45 -0.43 -0.37 -0.26 -0.07 -0.66


Constante -1.07 -1.04 -0.94 -0.86 -0.90 -0.86 -0.97 —\ h) _x 1 69 -1.04


came Observaciones: 8669


Alta dependencia Económica -0.02 -0.01 -0.03 -0.04 -0.08 0.01 -0.03 -0.05 -0.11 -0.24


Hacinamiento 0.05 0.02 0.06 0.07 0.08 0.07 0.09 0.12 0.1 0.09


Número de Personas 0.02 0.02 0.01 0 0 0 -0.01 -0.02 -0.02 0.03


Sexo del Jefe del Hogar 0.02 0.02 0.02 0.04 0.05 0.04 0.03 0 -0.02 0.03


Logaritmo del Precio -0.66 -0.72 -0.78 -0.81 -0.84 -0.87 -0.93 -1 -1.07 -0.51


Logaritmo de XP -0.37 -0.33 -0.28 -0.23 -0.2 -0.17 -0.11 -0.03 -0.04 -0.44


Constante -1 .83 -1.71 -1.76 -1.85 -1.84 -1.84 -1.9 -2.03 -1.68 -2.22


Errores estándar en paréntesis. *significativo al 5%, "significativo a 1%




Cebolla Observaciones: 7949


Alta dependencia Económica 0.08 0.08 0.08 0.06 0.09 0.15 0.12 0.00 0.00 0.04


Hacinamiento 0.17 0.18 0.20 0.20 0.19 0.16 0.13 0.14 0.13 0.23


Número de Personas —0.02 —0.02 —0.02 —0.02 -0.03 -0.03 -0.03 -0.03 -0.03 —0.02


Sexo del Jefe del Hogar —0.02 -0.04 -0.04 -0.01 -0.01 -0.03 -0.03 —0.02 -0.05 -0.13


Logaritmo del Precio -0.72 -0.70 -0.69 -0.69 -0.68 -0.67 -0.66 -0.64 -0.63 -0.75


Logaritmo de XP 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02


Constante -4.71 -4.39 -4.22 -4.04 -3.88 -3.68 -3.48 -3.26 -2.93 -5.27


Fideos Observaciones: 8528


Alta dependencia Económica 0.14 0.10 0.04 0.09 0.07 0.03 0.04 -0.04 -0.10 0.05


Hacinamiento 0.22 0.21 0.21 0.23 0.22 0.20 0.22 0.26 0.31 0.24


Número de Personas -0.03 -0.03 -0.03 -0.03 -0.03 -0.03 -0.03 -0.03 -0.03 —0.02


Sexo del Jefe del Hogar -0.05 -0.08 -0.07 -0.06 -0.06 -0.05 -0.03 —0.02 0.00 -0.03


Logaritmo del Precio -0.77 -0.75 -0.73 -0.70 -0.69 -0.66 -0.64 -0.61 -0.58 -0.81


Logaritmo de XP 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02


Constante -4.70 -4.35 -4.08 -3.88 -3.66 -3.45 -3.21 -2.92 -2.52 -5.51


Huevos Observaciones: 2244


Alta dependencia Económica 0.07 0.00 0.06 0.06 0.05 0.04 0.02 0.01 0.00 0.13


Hacinamiento 0.07 0.07 0.09 0.08 0.08 0.08 0.03 0.01 -0.06 0.09


Número de Personas -0.01 -0.01 -0.01 -0.01 -0.01 -0.01 -0.01 -0.01 -0.01 0.00


Sexo del Jefe del Hogar —0.02 -0.01 -0.03 —0.02 -0.01 -0.01 —0.02 -0.01 -0.09 -0.03


Logaritmo del Precio -0.70 -0.68 -0.68 -0.67 -0.65 -0.64 -0.63 -0.6O -0.54 -0.73


Logaritmo de XP 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.03 0.02


Constante -4.09 -3.86 -3.72 -3.63 -3.51 -3.34 -3.21 -3.02 -2.61 -4.62


Errores estándar en paréntesis. *significativo al 5%, "significativo a 1%




Leche Observaciones: 7857


Alta dependencia Económica 0.12 0.12 0.13 0.03 0.03 -0.05 -0.13 -0.09 -0.16 0.33


Hacinamiento 0.04 0.09 0.05 0.06 0.06 0.06 0.05 0.02 0.02 -0.06


Número de Personas 0.00 0.00 0.01 0.01 0.00 -0.01 -0.01 -0.02 -0.04 -0.01


Sexo del Jefe del Hogar -0.03 -0.03 -0.05 -0.07 -0.08 -0.08 -0.06 -0.07 -0.04 -0.05


Logaritmo del Precio -0.18 -0.17 -0.15 -0.18 -0.16 -0.15 -0.17 —0.22 -O.23 -0.33


Logaritmo de XP -0.66 -0.69 -0.71 —0.68 -0.64 -0.63 -0.59 -0.55 -0.45 -0.56


G _\Q C (¡JQ C (AJ IQ C (A! ¿OConstante -0.78 -0.35 -0.03 0.03 0.34 -1.93


pan Observaciones: 6235


Alta dependencia Económica -0.02 0.03 0.00 -0.02 -0.02 -0.02 0.00 0.00 0.00 0.00


Hacinamiento 0.02 0.03 0.02 0.02 0.02 0.01 0.01 0.01 0.01 0.02


Número de Personas 0.00 -0.01 0.00 0.00 0.00 0.00 0.00 0.00 0.00 0.00


Sexo del Jefe del Hogar 0.00 0.00 0.00 0.00 0.00 0.00 -0.01 0.00 0.00 0.02


Logaritmo del Precio -0.66 -0.61 -0.59 -0.57 -0.49 -0.25 -0.03 0.08 0.13 -0.72


Logaritmo de XP 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.03


Constante -3.91 -3.48 -3.23 -2.98 -2.39 1.67 -4.71.6oo cn .0U1x1 _. Nco


pa Observaciones: 8995Ill


G O0D G Q _; 3 G(A) 3 2\I G G\IAlta dependencia Económica -0.17 -0.05 0.02 0 00 -0.29


o


.


A


.


A o


.


A cn o


.


A o: É


.


A wHacinamiento 0.02 0.08 0.07 0.09 0 20 -0.01


Q


.


oo»Número de Personas -0.02 -0.03 -0.04 -0.04 -0.05 0 06 -0.07 -0.08 -0.01


o


i.


_;J>


u


Sexo del Jefe del Hogar -0.02 -0.07 -0.08 -0.08 -0.11 0 16 -0.14 -0.17 -0.14


o


‘u


U1IO


|


Logaritmo del Precio -0.47 -0.49 -0.51 -0.52 -0.52 0 52 -0.50 -0.49 -0.37


g,


|


¡v


.


CD


|


Logaritmo de XP -0.13 -0.01 0.06 0.11 0.20 0.36 0.39 0.40 -0.30


5'»co _. .Constante -3.03 -3.29 -3.42 -3.51 -3.71 4 02 -3.89 -3.49 -2.81


Errores estándar en paréntesis. *significativo al 5%, “significativo a 1%




Queso Observaciones: 7958


Alta dependencia Económica 0.31 0.29 0.19 0.20 0.19 0.13 0.19 0.17 0.20 0.13


Hacinamiento 0.03 0.01 0.02 0.03 0.04 0.03 0.06 0.08 0.10 0.12


Número de Personas -0.06 -0.06 -0.05 -0.06 -0.05 -0.05 -0.06 -0.06 -0.07 -0.08


Sexo del Jefe del Hogar 0.01 0.02 0.01 0.01 0.01 0.00 -0.01 -0.01 -0.01 0.03


Logaritmo del Precio -0.77 -0.80 -0.79 -0.78 -0.78 -0.79 -0.78 -0.77 -0.76 -0.70


Logaritmo de XP 0.03 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.01 0.01 0.04


Constante -3.99 -3.70 -3.55 -3.35 -3.22 -3.03 -2.87 -2.64 -2.30 -4.65


Tomate Observaciones: 7056


Alta dependencia Económica -0.05 0.06 0.11 0.17 0.23 0.19 0.13 0.08 0.10 0.04


Hacinamiento 0.15 0.14 0.11 0.13 0.14 0.12 0.12 0.12 0.11 0.14


Número de Personas -0.01 —0.02 -0.02 -0.03 -0.03 -0.03 -0.03 -0.03 -0.03 —0.02


Sexo del Jefe del Hogar 0.00 0.01 0.01 0.00 -0.01 —0.02 —0.02 -0.04 -0.07 -0.03


Logaritmo del Precio -0.65 -0.64 -0.63 -0.61 -0.61 -0.61 -0.60 -0.58 -0.54 -0.66


Logaritmo de XP 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02


Constante -4.57 -4.29 -4.09 -3.89 -3.73 -3.57 -3.39 -3.20 -2.88 -5.16


zanahorh Observaciones: 5851


Alta dependencia Económica 0.23 0.12 0.01 0.03 0.07 0.06 0.13 0.05 0.19 0.12


Hacinamiento 0.16 0.17 0.16 0.13 0.13 0.12 0.14 0.12 0.16 0.24


Número de Personas —0.02 —0.02 -0.03 -0.03 -0.03 —0.02 —0.02 —0.02 -0.03 -0.03


Sexo del Jefe del Hogar -0.04 0.00 —0.02 -0.05 -0.04 -0.05 -0.04 -0.04 0.03 -0.08


Logaritmo del Precio -0.72 -0.70 -0.69 -0.69 -0.67 -0.65 -0.63 -0.60 -0.59 -0.73


Logaritmo de XP 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02 0.02


Constante -5.10 -4.85 -4.60 -4.40 -4.21 -4.05 43.83 -3.59 -3.27 -5.63


Errores estándar en paréntesis. ‘significativo al 5%, "significativo a 1%




8.o


Pd


m3


3.o


3o


cod


wmuanunofi


Nñw


3o


«uefisfi
Í;


8.a


«no5


mwmm


3.3


m


HES/


uwofind.


8.o


5.o


8.o


8.o


8.o


8.o


mamanfiohm


im


3.o


ouwÉoH.


mm.
Ñ


3%


mois!


e33


of


m


816/


554


8.o


23


8.o


8.o


3o


8.o


usuanunflam


8.a


m?


e85


mas


mi


momia


¿me


2.2


m


83/


Si.


8.o


8.o


8.o


8.o


3o


Bo


mauaasïm


m3


«mi


«mi


m?


o?


sueño


m;


3.o


m


“c3,


o?


8.o


8.o


90.0


8.o


cod


3o


vwuanfioü


mïom;


m3


si


3o


mi


055D


o}


SMN


m


uoï>


ofioudq


WÜuCEUÉOOU


0-9


m_o:w._w:n


«En.


_v_fl>>
0-9


NRG-Zn-


N


9m.
Z<




CAPÍTULO VI
LA SEGURIDAD ALIMENTARIA EN ECUADOR DESDE


UN ENFOQUE DE ACCESIBILIDAD ALIMENTARIA


gm/á gaém
Dirección de Análisis e Investigación


Ministerio de Coordinación de Desarrollo Social






INTRODUCCIÓN


a seguridad alimentaria existe cuando todas
las personas,entodo momento,tienen acceso
suficientes alimentos para llevar una vida


activa y sana (FAO i996). Sin embargo, hasta
hoy y en varias regiones del mundo subsisten los
problemas alimenticios, que afectan y golpean
en mayor medida a los grupos mas pobres y
vulnerables. En efecto, según la Organización
de las Naciones Unidas para la Agricultura y la
Alimentación (20090), en el 2009 alrededor de
1.020 millones de personas en todo el planeta
padecían hambre y subnutrición‘, y como es
habitual los paises mas pobresï fueron los que
presentaron una peor situación.


Las causas de la inseguridad alimentaria3 pueden
ser diversas y multifacéticas, e incluyen factores
tales como inestabilidad política, guerras,
choques económicos, condiciones climatológicas
adversas, desbalances macroeconómicos,
degradación ambiental, fenómenos naturales,
crecimiento poblacional, pobreza, desigual
distribución de los alimentos al interior de los
hogares, inequidad de género, entre otros
(Smith y otros. 2000; lram y Butt 2004; Smith y
Subandoro 2007). Sin embargo, como sostiene
Smith y otros (2000) todos estos factores de
una u otra manera estan relacionados con dos
causas fundamentales: insuficiente disponibilidad
de alimentos e insuficiente acceso a alimentos
por parte de las personas y hogares.


En los países en desarrollo y particularmente en
la región de América Latina y el Caribe (ALC),
la inseguridad alimentaria estaría mós bien
vinculada a la incapacidad de las personas para
acceder a los alimentos debido a su baio poder
adquisitivo (Smith y otros 2000, Loma-Ossorio y
Lahoz 2006). Como se muestra en un estudio de
FAO (2009b), con excepción de Haití todos los
países de América Latina y el Caribe presentan
un superóvit en la disponibilidad de alimentos,
pero el acceso a alimentos sigue siendo el ”talón
de Aquiles” de la región. Este acceso se ha visto
afectado aún mas por la crisis de precios de
los commodities y la crisis financiera, que han
desvanecido los esfuerzos realizados por mas de
una década en la lucha contra el hambre.


De igual manera, en el caso de Ecuador los
problemas alimenticios no se ligarían a una
insuficiente disponibilidad de alimentos, sino a la
dificultad de las personas/hogares para acceder
a una canasta de alimentos que satisfaga las
necesidades bósicas (Ramírez 20020 y 2002b).
Aun cuando el crecimiento de la producción
agrícola“ (49%) a lo largo de esta década ha
sido muy superior al de la población5 (l,5%),
existe un grupo de hogares ecuatorianosó (8,7%)
que no cuenta con los medios para tener acceso
a una cantidad de alimentos suficiente capaz de
cubrir sus necesidades mínimas. En efecto, en
el año 2006, a pesar de que a nivel nacional
la disponibilidad promedio7 de kilocalorías
(2.273 diarias) de los hogares era superior a
la recomendación calórico promedio , el 20%
mas pobre contaba en promedio con 1.911


’ Existe subnutrición cuando la ingesta calórico es inferior a un mínimo calórico necesario para realizar “una actividad
ligera y mantener un peso corporal minimo aceptable para la altura alcanzada” (FAO 2009a: 8).
2 Del total de personas con hambre y subnutrición en el mundo, el 63, 1% se localizaba en Asia y el Pacifico, el 26% en
África subsahariana, el 5,2% en América latina y el Caribe, el 4, 1% en Cercano Oriente y África del Norte, y el 1,5% en
los países desarrollados.
3La inseguridad alimentaria se define como la disponibilidad limitada o incierta de alimentos nutricionalmente ade-
cuados e inocuos, o la capacidad limitada e incierta de adquirir alimentos adecuados en formas socialmente acep-
tables (Pelletier et.al, 2003).
4 Banco Central del Ecuador. Serie 2000-2004 tiene carácter definitivo; serie 2005-2006 semidefinitivo; y, 2007-2008 pro-
visional.
5 INEC y CEPAL (2003). Proyección 2000-2008.
óEste porcentaje se refiere a la población en situación de indigencia o extrema pobreza por consumo. Es decir, a
aquellos hogares que no cubren ni siquiera el valor de una canasta básica de alimentos. La fuente para el cálculo de
este indicador es la Encuesta Condiciones de Vida 2005-2006.
7 En Ecuador el mínimo requerido por adulto equivalente es de 2.141 kiIocalorías/persona/día.




kilocalorías diarias por miembro del hogar (un
12% menos de lo requerido), mientras el 20%
mós rico disponía de 2.374 l<ilocalorías diarias
por miembro equivalentes.


En este sentido, Sen (2000) afirma que una
persona puede morir de hambre si no tiene la
capacidad para adquirir sus alimentos pese
a estar disponibles en el mercado. Es por ello
necesario entender las causas de los problemas
alimenticios mas alló de un desequilibrio entre
el volumen de la población y la cantidad de
alimentos. Dice este autor: "Lo que es capital para
analizar el hambre es la libertad fundamental del
individuo y la familia para conseguir la propiedad
de una cantidad suficiente de alimentos” (2000:
20o).


Desde esa perspectiva, en este documento
se aborda el fenómeno de la seguridad
alimentaria desde un enfoque de accesibilidad
a los alimentos. El presente estudio tiene como
obietivos identificar y caracterizar a la población
que vive en situación de inseguridad alimentaria,
y explicar las "causas” por las cuales se
encuentran en dicha situación. La identificación y
caracterización es importante para establecer un
perfil de la población cuya seguridad alimentaria
se encuentra en riesgo, información que puede
ser utilizada para la focalización de programas
y políticas alimentarias. Por su parte, el analisis
de las "causas” o factores determinantes revela
los puntos de entrada para la formulación e
implementación de políticas y medidas que
busquen un meioramiento de la situación de
inseguridad alimentaria de los hogares.


Como medida de la incapacidad de los
hogares para acceder a alimentos se emplea
la incidencia de la pobreza extrema por
consumo9. Este indicador refleia la proporción de
hogares que viven con menos del costo de una


3 Encuesta Condiciones de Vida 2005-2006.
°La pobreza extrema es una medida comúnmente asociada al hambre. Por lo general, las personas que tienen pocos
activos productivos o un bajo poder adquisitivo son las que enfrentan una mayor dificultad para acceder a una can-
tidad adecuada de alimentos y mantenerse saludables y activas (Sen 2000, Barrett 2002, FAO 20090).


canasta de alimentos que les permita alcanzar
el requerimiento calórico mínimo (2.141
kilocalorías/persona/diario) para tener una vicla
activa y sana.


El documento esta organizado de la siguiente
manera. En la primera sección se presentan los
datos utilizados para el estudio. La sección 2
describe la situación de seguridad alimentaria
en Ecuador, así como el perfil de los hogares
que se encuentran en estado de seguridad e
inseguridad alimentaria. En la sección 3 se
examinan los factores determinantes de la (in)
seguridad alimentaria, la especificación empírica
del modelo de probabilidad condicional y los
resultados obtenidos. En la última sección se
presentan las conclusiones y recomendaciones
derivadas de la investigación.




1. Datos utilizados


El analisis se basa principalmente en la
Encuesta Condiciones de Vida (ECV) 2005-
2006, levantada por el Instituto Nacional de
Estadisticas y Censos (INEC). La encuesta tiene
representatividad a nivel nacional, provincial (a
excepción de las provincias de la Amazonía que
se agrupan en un solo dominio) y por area.


La ECV recoge información sobre las condiciones
socioeconómicas de los hogares y sus miembros,
e incluye datos sobre características de la
vivienda, acceso a servicios basicos y de salud,
educación, gastos en bienes alimenticios y no
alimenticios, ocurrencia de eventos no esperados
que han afectado los ingresos del hogar durante
el último año, entre otros.


A partir de la sección de gastos en alimentos
de la encuesta que contiene la frecuencia, la
cantidad, la unidad de medida y el costo total
de cien productos alimenticios— se estimó la
incidencia de la pobreza extrema por consumo
(véase el Recuadro l), que es el indicador que
se emplea en el presente estudio como medida
de acceso a alimentos. Este índice refleia la
proporción de hogares cuyo gasto alimenticio es
inferior a un umbral necesario para satisfacer el
requerimiento calórico mínimo. Por su parte, el
gasto alimenticio incluye tanto las compras en
alimentos como el autoconsumo (producción
propia en huerto o finca, trueque, regalos o
donaciones) de los hogares.


La ECV cubre una muestra de 55.666 individuos
y 13.581 hogares. En este estudio el analisis
se restringe a los hogares que cuentan con
información del indicador de pobreza extrema:
l3.432 en total.


2. Situación del estado de
seguridad alimentaria


en Ecuador


En esta sección se analiza la situación actual y
la evolución de la (in)seguridad alimentaria en
el país y, ademas, se responde a las preguntas:
¿dónde se localizan las personas en situación
de inseguridad alimentaria? y ¿quiénes son las
personas que sufren inseguridad alimentaria?
Para tal efecto, se realiza un analisis detallado de
la localización geografica y de las características
socioeconómicas y demográficas de la población
en estado de inseguridad alimentaria.


2.1. Situación actual y evolución
de Ia seguridad alimentaria”


Como ya se mencionó, en Ecuador el principal
problema para lograr seguridad alimentaria seria
atribuible a la incapacidad de los hogares de
acceder a una canasta alimenticia bósica. A lo
largo de esta década la oferta de alimentos ha
sido muy superior al volumen de la población:
en promedio el PIB agrícola creció a un 4,9%
frente a un crecimiento poblacional promedio
de 1,5% (Grafico i). Esta evidencia refleia que
en términos potenciales la oferta de alimentos
es suficiente para cubrir los requerimientos
de la población. En efecto, en promedio, la
disponibilidad” de kilocalorías diarias por
miembro del hogar (2.273) es superior en un 6%
al mínimo requerido (2.l4l kilocalorías diarias
por adulto equivalente).


"7 A lo largo del presente documento se utilizan de manera indistinto los términos relacionados con la incapacidad de
acceder a una cantidad minima de alimentos y la inseguridad alimentaria.
l’ Encuesta Condiciones de Vida (ECV) 2005-2006.




Recuadro 1
Incidencia de la pobreza extrema por consumo


Definición


Número de personas “indigentes" expresado
como porcentaje del total de la población en
un determinado año. Una persona “indigente" es
aquella cuyo consumo per capita alimenticio es
inferior a la línea de indigencia o pobreza extrema
(SIISE, Versión 2008).


La incidencia de la pobreza extrema puede
derivarse de la siguiente expresión*:


Pa = X [(z-y¡)/z]°


donde y. es el consumo de alimentos per capita
del individuo j,z la línea de indigencia o pobreza
extrema, n el tamaño de la población, q el tamaño
de la población indigente y a el parametro que
hace sensibles las medidas a la distribución del
consumo de los pobres.


Si a=O se obtiene PO=q/n, la incidencia (extensión o
prevalencia) de la pobreza.


Línea de indigencia o pobreza extrema


La línea de indigencia se determina a partir del
valor monetario de una canasta de alimentos que
satisface las necesidades bósicas de las personas.
A partir de la línea de indigencia se puede
determinar el umbral a partir del cual una persona
es clasificada como indigente o pobre extremo.
El método comúnmente empleado para la
definición de la línea de indigencia es la canasta
de consumo, que refleja el costo monetario de
la satisfacción de las necesidades basicas de
los individuos. En otras palabras, las necesidades
basicas de los individuos se valorizan en una
canasta basica de alimentos (CBA). La CBA incluye
alimentos que cubren los requerimientos mínimos
de calorías y que ademas reflejan los patrones y
hóbitos de consumo considerados como mínimos
aceptados por una sociedad en particular.


La construcción de la canasta involucra algunos
aspectos tales como**:


- Requerimientos calóricos: el primer paso para
la construcción de la CBA consiste en determinar
las necesidades mínimas de calorías, proteínas
y nutrientes que se debe ingerir para tener una
buena salud. Por Io general, estos requerimientos
son establecidos por organismos internacionales


como la Organización Mundial para la Salud
(OMS), la Organización de las Naciones Unidas
para Ia Agricultura y Alimentación (FAO) y la
Organización de las Naciones Unidas (ONU).


En el caso de Ecuador se emplearon valores
estandares internacionales establecidos por la FAO
y la información del Censo de Población y Vivienda
200i . Se asignaron las necesidades calóricas según
el grupo etario y el género, determinóndose un
valor igual a 2.141 kilocalorías/persona/día.


- Composición de la canasta básica de alimentos:
un segundo paso consiste en determinar los
alimentos que conforman la CBA. La selección de
alimentos debe reflejar los patrones de consumo y
preferencias de la población, la disponibilidad de
la oferta, la estructura de los precios relativos de
los alimentos, y ademas permitir su comparación a
través del tiempo. La selección de los alimentos
para la CBA demandó un trabajo arduo ya que
solamente se tomó en consideración los ítems
comunes y similares de todos los cuestionarios de
las cuatro rondas de la ECV. Para cada uno de
estos alimentos se estimó la cantidad consumida
(en gramos o mililitros) y el gasto en dólares.
Posteriormente, se determinó el peso de cada
uno de los alimentos en la canasta, lo que implicó
establecer la equivalencia en kilocalorías y el factor
de desperdicio de cada uno de ellos. Finalmente,
se construyó una canasta con requerimientos
mínimos en términos de kilocalorías.


- Población dereferencia: la población de referencia
es un grupo representativo de la población a
partir del cual se determina la composición de la
canasta. En la canasta se incluyen los alimentos
mayoritariamente consumidos por esta población
de referencia. Para Ecuador esta población esta
conformada por los hogares cuyo consumo
alimenticio cumple con la norma calórica de 2.i4i
kilocalorías/persona/día establecida previamente.


- Valorización de la canasta básica de alimentos:
luego de establecer los alimentos que componen
la CBA y sus respectivas cantidades, es necesario
determinar sus costos. Las cantidades de los
alimentos se valorizaron usando precios implícitos;
es decir, se emplearon los precios provenientes de
la propia encuesta. A partir de la ECV se obtuvo el
costo por caloría de cada uno de los alimentos de
la canasta, que fue calculado por area y región
empleando la mediana del costo por caloría.
Después se multiplicaron los valores calóricos de Ia
canasta por los dólares por caloría y se obtuvo el
valor monetario de la CBA.


* Foster, J.; Greer, J. y Thorbecke, E. (1984). “A class of decomposable poverty measures”
en Econometrica 52. ** Brborich 2007, Rodríguez 2007, Tornarolli 2007.




Gráfico 1
Tasa de crecimiento PIB agrícola y población 2000-2008 (en porcentajes


10,0
9,0
8,0
7,0
6,0
5,0
4,0
3,0
2,0
1,0


2001 2002 2003 2004


—I— Tasa de crecimiento PIB agricola(*)


2005 2006 2007 2008


-Ó- Tasa de crecimiento poblacional(**)


Fuente: (*) Banco Central del Ecuador. Serie 2000-2004 tiene carácter definitivo;
serie 2005-2006 semidefinitivo; y, 2007-2008 provisional.


(**) INEC y CEPAL 2003. Proyección 2000-2008.


Sin embargo, según Ia última Encuesta
Condiciones de Vida (ECV), un 8,7% de los
hogares ecuatorianos no tiene acceso a una
canasta dealímentosque cubra los requerimientos
calóricos mínimos y casi 3 de cada iO familias
presentan dificultades para pagar sus gastos
en alimentación. Como estrategias para poder
hacerlo, los hogares recurren a practicas que


podrían comprometer su situación actual y futura
(Gráfico 2). Por eiemplo, más de Ia mitad de las
familias tía o paga a plazos los alimentos que
compran en Ia tienda y aproximadamente un
30% dejan de adquirir determinados productos.
Estos mecanismos no necesariamente son
sostenibles y a largo plazo podrían incrementar
Ia vulnerabilidad del hogar.




Gráfico 2
Estrategias para cubrir gastos alimenticios 2006


(en porcentajes)


Fió en Ia tienda


Dejó de comprar algunos productos


Pidió prestado a un familiar


Pidió prestado a un amigo


Otro


Vendió algún animal


Gastó de sus ahorros


Utilizó Ia tarjeta de crédito


55,7


Fuente: INEC Encuesta de Condiciones de Vida 2005-2006


Además, cabe señalar que se evidencian
problemas distributivos que estarían limitando aún
mas la capacidad de los hogares para adquirir
sus alimentos. Como se observa el Grótico 3,
en 2006, por eiemplo, el gasto promedio en
alimentos del 10% mas rico (USS 219,9) era
cinco veces mas que el gasto del 10% mas pobre


(USS 43,1). Adicionalmente, los hogares pobres
no podían satisfacer sus necesidades alimenticias
mínimas. Mientras el 10% más rico disponía
diariamente de 2.289 kilocalorías para cada
miembro del hogar, el 10% más pobre contaba
con 1.736 kilocalorías diarias por miembro
equivalente (ECV 2005-2006).




Gráfico 3
Curva de concentración del gasto en alimentos 2006


‘-


m“?
O4..C
(D


É
É
c
(D


3to.

Ü)


ï)

(U
Ü
E:5
EV.3o

r:
:9
O
L
O
Q.
O
L


Ü-N


o i t i i i


0 .2 .4 .6 .8 1


Proporción acumulada de los hogares


Linea 45° Gasto Alimenticio


Fuente: INEC Encuesta de Condiciones de Vida 2005-2006


En lo concerniente al acceso a una cantidad
mínima de alimentos, los datos muestran que
éste meioró levemente en el intervalo de diez
años” (l995-200ó). De acuerdo a la ECV,
para 1995 el 9,4% de los hogares ecuatorianos
no podía acceder a una canasta de alimentos
que les permitiese llegar a un requerimiento
calórico mínimo. Esta situación empeoró
considerablemente en los años siguientes, en
parte como consecuencia del fenómeno de El
Niño y de la crisis económica de tines de 1999.


No obstante, en 2006 la tendencia ascendente
se invirtió y la proporción de hogares que no
contaban con ingresos suticientes para adquirir
una cantidad adecuada de alimentos (8,7%)
tue muy cercana a la de 1995. Si bien en este
período el estado de inseguridad alimentaria
debido a problemas en el acceso, meioró; no
se puede decir que se avanzó en su reducción
ya que en una década se llegó a los niveles de
partida (Grótico 4).


‘Z En términos absolutos (tanto en número de hogares como de personas} se observa el mismo comportamiento: el
número de hogares en situación de inseguridad alimentaria pasó de 2 74.720 en 1995 a 322.517 en i998, 345.723 en
1999 y 278.492 en 2006.




Gráfico 4
Hogares en situación de inseguridad alimentaria


1995-2006 (en porcentajes)


133


1995 1998


14,7


1999 2006


Fuente: ECV 1995, 1998, 1999 y 2005-2006


Es importante asimismo señalar que la situación
de inseguridad alimentaria no es homogénea al
interior del país. Existen ciertas zonas geográficas
que presentan una mayor concentración de
hogares que no acceden a una canasta basica
de alimentos. Por eiemplo, de las familias que
para 2006 estaban en estado de inseguridad
alimentaria, el 76% residía en el órea rural y mas
de la mitad se Iocalizaba en la región Sierra. Es
decir, la población de la sierra rural es la que tenía
mayores problemas para adquirir sus alimentos.
No es sorprendente, por lo tanto, que esta zona
sea la que presenta la mayor prevalencia de
desnutrición crónica en Ecuador”.


Las diferencias provinciales en los resultados ole
accesoa alimentos se ilustran en el Mapa l . Como
se observa, casi todas las provincias muestran
valores por encima del promedio nacional,
mientras dos de la Sierra (Azuay y Pichincha) y
tres ale la Costa (Los Ríos, Guayas y El Oro) se
encuentran por debaio del 8,7%. Las provincias
ubicadas en la Amazonía“ presentan la mayor
proporción de hogares en estado de inseguridad
alimentaria (27,8%) y Los Ríos, localizada en la
Costa, tiene el menor valor (3,4%).


‘3 La prevalencia de desnutrición crónica en la Sierra rural es de 43,6%; en la Amazonía rural de 37,7% y en Ia Costa
rural de 25,4% (Calero y Molina 20 IO).
‘4 En la ECV 2005-2006 Ia Amazonía tiene representatividad como un solo dominio, razón por la cual se asignó el valor
de Ia Amazonía a todas sus provincias.




Mapa 1
Hogares en situación de inseguridad alimentaria a nivel provincial 2006


(en porcentajes)


‘c. .


q).


%'° c?
Galápagos;


Ü


Porcentaje de hogares en
situación de inseguridad
alimentaria


E] 3.4 - 5.6
K6.6 - 9.4
z10.4 - 16.4
z 17.4 -23
z 24 - 27.8


Fuente: ECV 2005-2006
Estimaciones: Autora


Diseño de mapa: SIISE-MCDS




Respecto de los medios utilizados por los hogares
para adquirir sus alimentos se evidencia que, en
promedio, mas del 80% corresponde a compras
y el resto a otros mecanismos como producción
propia, intercambio de alimentos, regalos o
donaciones. Es decir, los hogares acceden a los
alimentos principalmente a través de las compras.
Este mismo patrón se observa en las regiones de
la Sierra y la Costa, mientras que en la Amazonía


los hogares presentan una mayor dependencia
del autoconsumo. Al hacer un analisis por areas,
los datos revelan contextos muy distintos. En el
caso de las zonas urbanas las tamilias compran
casi la totalidad de sus alimentos, mientras que
en el campo casi una cuarta parte del gasto
alimenticio procede de producción agrícola,
transferencias, trueque, etc., como lo revela la
siguiente tabla.


Tabla 1
Medios para adquirir alimentos 2006 (en porcentajes)


Nacional
Sierra
Costa
Amazonia
Urbano
Rural


88.1
88.7
88.8
74.0
93.0
76.8


11.9
11.3
11.2
26.0
7.0


23.2
(*) El autoconsumo incluye producción en finca o huerta, regalos o donaciones, trueque,


alimentos provenientes de tiendas o negocios propios.
Fuente: ECV 2005-2006


2.2. Perfil de la seguridad alimenta-
ria en Ecuador


La caracterización de los hogares que se
encuentran en estado de seguridad y de
inseguridad alimentaria (ligada al acceso a
alimentos) permite poner en evidencia tanto
las privaciones que sutren quienes padecen la
segunda cuanto las grandes disparidades que
existen entre ambos grupos. Adicionalmente, hace
posible identiticar a los hogares que se encuentra
en riesgo, tacilitando la localización de posibles
acciones necesarias para meiorar su situación.
En tal virtud, se presentan a continuación algunas
características que dan cuenta de las condiciones
socioeconómicas y demográficas de los hogares
y de sus miembros.


2.2.1 Características del(a) jefe(a)
delhogar


En la Tabla 2 se presentan ciertas características
de los ¡etes(as) de los hogares en estado de
inseguridad alimentaria y de aquellos hogares
que sí acceden a una cantidad de alimentos
por encima de la norma calórico. Como se
observa, no existen diterencias estadísticamente
significativas en cuanto a la edad de los ¡etes(as)
de hogar y al estado civil.


Respecto de la variable del género del ¡ete(a)
del hogar, no existe un consenso en la literatura
acerca de su etecto en la seguridad alimentaria
de los hogares. Por un lado, algunos autores
señalan que los hogares con ¡etatura temenina




son mas vulnerables a caer en estado de
inseguridad alimentaria, dadas las restricciones
presupuestarias y limitaciones de tiempo de las
muieres (Caldwell y otros. 2003, FAO 2004,
Gladwin y Thomson 2004 en Smith y otros 2006).
Y, por otro lado, varios estudios han encontrado
que, cuando encabezan el hogar, las muieres
tienen un mayor poder de decisión a la hora
de asignar los recursos a gastos beneficiosos


para todos los miembros del hogar, como es
el caso de los alimentos (Haddad, Hoddinott y
Alderman i997 en Smith y otros 2006). En lo
que concierne a Ecuador, los datos muestran
que los hogares que no acceden a una cantidad
mínima de alimentos tienen una menor presencia
de muieres como ¡etas del hogar (l 8,5%) trente
a los hogares que cubren sus necesidades
alimenticias basicas (21,1%).


Tabla 2
Características del(a) jefe(a) del hogar (% de hogares)


Variable Inseguro Seguro Diff


Jefatura femenina 18,5 21,1 -2,6**
Jefe(a) hogar casado(a) 46,2 48,3 -2,1
Edad jefe(a) hogar 46,9 46,6 0,319


“Diferencia significativa al 5%
Fuente: ECV 2005-2006


2.2.2 Características del hogar


La educación tiene etectos positivos en algunas
variables como la productividad laboral, el
empleo, el acceso a crédito, la utilización de
servicios públicos, entre otras (Ahmed y otros
2009). Ademas, como bien señalan Smith y
Subandoro (2007) cumple un papel fundamental
en la seguridad alimentaria de los hogares
asegurando, por un lado, mayores ingresos y por
ende un mayor acceso a alimentos, y, por otro,
meiorando la calidad de la dieta a través de un
conocimiento y puesta en practica de conseios
nutricionales.


Al analizar el nivel de educación de los miembros
del hogar, se evidencia una menor acumulación
de capital humano en los hogares que no
acceden a una cantidad suficiente de alimentos.
lvlós de la mitad de los miembros han culminado
la educación primaria, mientras que alrededor
de un 20% tienen educación secundaria y casi


ningún miembro llega a la educación superior.
Esta situación ditiere en los hogares que no sutren
de inseguridad alimentaria, donde 4 de cada lO
miembros han culminado la secundaria y una
importante proporción cuenta con educación
superior, como se desprende de la tabla 3.


Por otro lado, los hogares inseguros alimenta-
riamente son mas numerosos, tienen mas niños
menores de cinco años y una mayor proporción
de miembros dependientes. En lo que se retiere
al número de adultos ocupados remunerados,
no se observan diferencias estadísticamente sig-
niticativas entre los hogares que acceden a una
canasta bósica alimenticia y los que no lo hacen.


Las citras también revelan una mayor vinculación
de los hogares que acceden a una cantidad
suficiente de alimentos con la migración
internacional. Un l 6,7% de estos hogares reporta
recibir remesas desde el exterior, mientras que de
los hogares en estado de inseguridad alimentaria




Tabla 3
Características del hogar (% de hogares)


Máxima educación mujeres: ninguna


Máxima educación mujeres: primaria


Máxima educación mujeres: secundaria


Máxima educación mujeres: superior


Máxima educación hombres: ninguna


Máxima educación hombres: primaria


Máxima educación hombres: secundaria


Máxima educación hombres: superior


Tamaño del hogar


Número miembros menores de 5 años


Adultos ocupados remunerados


Dependientes


Hogar receptor de remesas


15,4 4,9 10,5***


62,5 30,9 31 ,6***


21,5 39,2 -17,8***


0,7 25,0 -24,3***


11,6 3,0 8,6***


62,2 31,8 30,4***


24,7 40,9 -16,2***
1,5 24,3 -22,8***


6,1 3,9 2,177***


1,2 0,5 0,745***


1,6 1,6 -0,022


54,6 37,0 17,6***


3,9 16,7 -12,8***


“Diferencia significativa al 1%
Fuente: ECV 2005-2006


apenas un 3,9% es receptor de transferencias
internacionales. Esta diferencia sugeriría la
importancia de las restricciones presupuestarias
al momento de tomar decisiones relacionadas
con la migración de los miembros del hogar,
que son claramente evidentes en el caso de las
familias que no adquieren una cantidad suficiente
de alimentos.


2.2.3 Consumo del hogar


De acuerdo a la Ley de Engel (Deaton i997),
la proporción del gasto en alimentos dentro del
presupuesto se reduce a medida que los ingresos
de los hogares se incrementan. Los datos revelan
que, en general, los hogares destinan una gran


parte de su gasto a alimentos y que, en electo,
mientras los hogares que cubren sus necesidades
mínimas alimenticias asignan en promedio un
32,4% a alimentación, los que se encuentran en
situación de inseguridad alimentaria destinan en
promedio el 57,1%, es decir mas de la mitad de
su consumo total (véase la Tabla 4). Por ello, estos
hogares son vulnerables a los cambios drásticos
en los precios de los alimentos. De acuerdo a
Skoutias (2003), un incremento en el nivel de
precios afecta el poder adquisitivo de los hogares
que adquieren sus alimentos en el mercado y que
destinan gran parte de su presupuesto a estos
productos. Fue lo que sucedió en el año 2007
durante la crisis mundial alimentaria —causada
por el alza de esos precios- que, sumada a la




Tabla 4
Consumo de los hogares


Consumo mensual (en USS)


Gasto mensual en alimentos (en USS)


Proporción mensual del gasto en
alimentos


Consumo kilocalórico por miembro del
hogar


138,3 465,6 -327,3***


79,0 151,0 -72,0***


57,1 32,4 24,7***


1.180 2.406 -1226***


***Diferencia significativa al 1%
Fuente: ECV 2005-2006


crisis económica financiera, prolundizaron los
problemas alimenticios a nivel mundial y ademas
afectaron considerablemente los estuerzos
realizados durante dos décadas para combatir el
hambre (FAO 2009b).


La talta de acceso por restricciones presupues-
tarias a una cantidad suficiente de alimentos se
relleia claramente en el consumo kilocalórico de
los hogares. Mientras los hogares que tienen ase-
gurado el abastecimiento disponen en promedio
de 2.406 l<ilocalorías para cada miembro del
hogar (12% mas de lo necesario), los hogares
que no tienen dinero para comprar una canti-
dad mínima de alimentos tienen en promedio por
miembro equivalente apenas 1.180 kilocalorías
(casi la mitad de lo requerido).


2.2.4 Vivienda y acceso a servicios bási-
cos


En la Tabla 5 se observa que apenas un 40,6%
de los hogares que no accede a una cantidad su-
ticiente de alimentos posee vivienda propia con
algún documento de propiedad y que su calidad
y el acceso a servicios basicos ditieren considera-
blemente respecto de los hogares que no se en-
cuentran en estado de inseguridad alimentaria.
Por eiemplo, 3 de cada lO hogares sin acceso a
una canasta basica de alimentos tienen piso de
tierra, apenas un 6,2% cuenta con agua por red
pública dentro del hogar y menos de la mitad de
las viviendas disponen de medios sanitarios para
la eliminación de excretas. Mientras tanto, de los
hogares cuyo acceso a alimentos esta por enci-
ma de la norma calórica, solamente en el 5,2%
de las viviendas el piso es de tierra, 5 de cada lO
hogares tienen acceso a agua por red pública y
alrededor del 87% de las viviendas cuentan con
medios para eliminar las excretas.




Tabla 5
Características vivienda y acceso a servicios básicos


Acceso agua por red pública


Piso de tierra


Servicio higiénico


Tenencia de casa con título


52,10 -45,8***
5,2 24,9***


86,5 -44,0***
50,9 -10,3***


***Diferencia significativa al 1%
Fuente: ECV 2005-2006


2.2.5 Shocks idiosincráticos y agregados


La presencia de shocks — idiosincráticos y/o
agregados” — incide de manera inmediata en
la seguridad alimentaria de los hogares y ade-
mós puede tener repercusiones a largo plazo ya
que para hacer frente a este tipo de imprevistos,
principalmente los de escasos recursos econó-
micos, se endeudan o se deshacen de sus acti-
vos comprometiendo su futuro (Banco Mundial
2009). Por eiemplo, una inundación o una se-
quía inciden directamente en los ingresos de los
trabaiadores agrícolas y adicionalmente pueden
repercutir de manera indirecta en el precio de los
alimentos debido a su escasez en el mercado. En
suma, como se menciona en el estudio de la FAO
(2009b), todos los factores qua afecten tanto la
obtención como la estabilidad de los ingresos de
las familias tendrón efectos negativos en la segu-
ridad alimentaria de los hogares.


Lo dicho nos lleva a incluir en este anó|isis la pre-
sencia de shocks idiosincráticos como la pérdi-


da del empleo de algún miembro del hogar y la
quiebra de un negocio/pérdida de la cosecha, y
shocks agregados como sequías, plagas, falta de
oportunidades de empleo y desastres naturales
(terremotos, erupciones volcánicas, inundacio-
nes, derrumbes).


Como se evidencia en la Tabla ó los hogares que
no tienen acceso a una cantidad suficiente de ali-
mentos son los que se encuentran mas expuestos
a este tipo de eventualidades y son los que se
han visto afectados por shocks agregados tales
como sequías (29,4%), plagas (29,óO%), falta de
empleo (56,2%), y, en menor medida, desastres
naturales (13,5%). Ademós, se reporta la presen-
cia de shocks idiosincráticos como la pérdida
del empleo de algún miembro del hogar y/o la
quiebra del negocio familiar/pérdida de cose-
cha, teniendo el primero una incidencia similar
en los hogares que sí acceden a una cantidad
mínima de alimentos y afectando, el segundo, a
un 14,5% mas de los hogares en estado de inse-
guridad alimentaria.


‘5 Los shocks que afectan a una persona o a un hogar en particular se llaman shocks idiosincráticos. Contrariamente,
Ios shocks agregados impactan en todos los hogares de una misma area o zona.




Tabla 6
Shocks idiosincráticos y agregados (% de hogares afectados)


ldiosincráticos Agregados


Sin acceso 11,0 23,2


Con acceso 10,4 8,7
Diff 0,6 14,5***


Quintil 1 818 16,4
(más pobre)
Quintil 2 10,2 12,6
Quintil 3 12,0 9,4
Quintil 4 11,3 7,1


Quintil 5 10,0 4,3
(más rico)
Urbana 11,6 2,7
Rural 8,0 23,7


Sierra 12,1 13,0
Costa 8,9 6,9
Amazonía 9,0 9,7


Nacional 10,4 9,9


29,4 29,60 56,20 3,5
11,9 10.1 39,6 2,5
17,5*** 19,5*** 16,5*** 1,o*


22,4 20,4 48,8 3,3


18,8 16,5 48,7 3,2
12,7 11,2 45,1 3,0
8,7 7,2 38,9 2,0


4,5 3,4 23,6 1,2


2,2 1,5 37,7 1,1
34,7 31,3 47,0 5,3
18,0 14,6 34,4 2,5
9,8 8,8 47,2 2,7
2,8 12,5 38,2 1,1


13,3 11,6 _ 40,9 2,5


*D¡ferenc¡a significativa al 10%; *** significativa al 1%.
Fuente: ECV 2005-2006


Por otra parte, se observa que generalmente la
incidencia de los shocks se encuentra negativa-
mente relacionada con el nivel de ingreso de los
hogares. Los quintiles mas pobres reportan una
mayor presencia de estos eventos en compara-
ción con los quintiles mós ricos. Al respecto, cabe
señalar que los hogares pobres son mas vulnera-
bles a los shocks, debido a las restricciones que
tienen para entrentar este tipo de eventualidades.


Adicionalmente, la misma Tabla ó muestra una
mayor ocurrencia de estos shocks en el órea rural
y la región Sierra, lo que sugiere que no se en-
cuentran distribuidos de manera aleatoria y aísla-
da pues existen ciertos grupos y localidades que
son mas propensos a sutrir este tipo de eventos.
Por ello, en el analisis multívariado se incluyen
variables cle localización geogrótíca (región y
órea) y ciertas características de los hogares con
el tin de reducir el sesgo originado por la distri-
bución no aleatoria. Cabe añadir, no obstante,
que los eventos relacionados con la pérdida del


empleo de algún miembro del hogar, la talta de
oportunidades de trabaio y los desastres natu-
rales se encuentran distribuidos de una manera
mas igualitaria, lo que indica que en estos casos
el posible sesgo es limitado.


3. Análisis multívariado de
la seguridad alimentaria en


Ecuador


Como bien atirma Sen (2000), la prevención
y erradicación de los problemas alimenticios
requieren de una amplia comprensión de sus
causas. Este entendimiento debe estar presente
al momento de diseñar e implementar políticas
y estrategias encaminadas a garantizar la segu-
ridad alimentaria de toda la población. Es en-




tonces importante indagar cuóles son los facto-
res que influyen en la situación de (ín)seguridad
alimentaria de los hogares y qué conclusiones se
pueden resaltar para los hacedores de políticas.


En tal virtud, en esta sección se lleva a cabo un
analisis multivariado para analizar los determi-
nantes o "causas” microeconómícas que influyen
en la (ín)seguridad alimentaria de las familias,
ligada ésta al acceso a alimentos. Este ana’lisis
es de mucha utilidad ya que, como se mencionó,
una vez que se identifiquen los factores que inci-
den en la inseguridad alimentaria de los hogares,
es posible diseñar y llevar a cabo estrategias en-
focadas en su erradicación.


Para tal efecto se modela la probabilidad de que
un hogar acceda o no a una canasta mínima de
alimentos en función de ciertas variables. Este
enfoque permite identificar los factores que se
correlacionan directamente con el estado de (in)
seguridad alimentaria una vez que se controla
por el efecto de las otras variables. Cabe advertir
que los coeficientes estimados a partir del
modelo proporcionan grados de asociación o
correlación, mas no relaciones causales.


3.1. Determinantes de la seguridad
alimentaria


En la literatura se reporta que la (ín)seguridad
alimentaria de los hogares —asociada al acceso
a a|imentos— depende de si estos tienen ingresos
suficientes o no para comprar alimentos a los
precios vigentes, o si cuentan con otros medios
(tierra, agua, agroquímicos, semillas, etc.) para
producir sus propios productos. Adicionalmente,
se identifican otros factores que también afectan
el acceso a alimentos de los hogares, tales como
la estructura demográfica del hogar (presencia
de menores de edad, características del ¡efe del
hogar, entre otras variables), el nivel de educación
de los miembros del hogar, la localización
geografica (diferencias entre regiones, areas), la
presencia de eventos adversos que incrementan
la vulnerabilidad e incertidumbre de los hogares,


entre otros. Por eiemplo lram y Butt (2004),
usando como medida de seguridad alimentaria
el consumo calórico per capita, encontraron
que las variables que cumplen un papel
fundamental en la seguridad alimentaria de los
hogares en Pakistan son la edad de la madre, el
nivel de ingresos del hogar, el acceso a agua y
saneamiento, y una menor tasa de dependencia.


Por su parte, Garret y Ruel (i999), empleando
información de Mozambique, revelan que
el consumo (como proxy de los ingresos), el
número de miembros, la composición del hogar,
las estaciones y la localización geografica
inciden en la disponibilidad energética de las
familias. Un hallazgo interesante de su estudio
es que los factores determinantes de la seguridad
alimentaria en el area urbana y rural no son
diferentes. En el estudio de Rose y otros (i998)
para Estados Unidos, los autores ponen de
manifiesto que los hogares con un mayor nivel de
ingresos, con vivienda propia, con ¡efes clel hogar
me¡or educados y mayores de óO años tienen
una menor probabilidad de presentar déficit
alimentario. En cambio, un mayor tamaño del
hogar incrementa la probabilidad de que tenga
un déficit alimenticio, pero el signo negativo en
el término cuadrótico sugiere la existencia de
economías de escala en la compra de alimentos.
Amaza y otros (2006), usando datos de Nigeria,
identifican como los principales determinantes
de la inseguridad alimentaria el número de
miembros del hogar, el género del ¡efe(a) del
hogar, el nivel educativo, el tamaño de la finca y
el tipo de empresa de la finca. Como medida de
inseguridad alimentaria utilizan el acceso a un
requerimiento ca órico mínimo.


A partir de esta evidencia se establecieron
las variables a ser incluidas en el modelo de
determinantes de (ín)seguridad alimentaria.
Como fuente de información se empleó la
Encuesta Condiciones de Vida (ECV) 2005-2006
(para un mayor detalle, referirse a la primera
sección).




3.2. Especificación empírica


La probabilidad —o no- de que un hogar se en-
cuentre en situación de seguridad alimentaria, se
expresa en términos del siguiente modelo probit:


prob (Ai: i )=(A¡*20)=i [a0+ a]C¡+ a2J¡ + a3H+
¡a4S¡ + a5R¡++ €¡20]


donde Af es una variable dicotómica que toma
el valor de O si el hogar accede a una canas-
ta de alimentos que cumple con requerimientos
calóricos mínimos y l en el caso contrario, C¡
es un vector de variables que retleian el estatus
socioeconómico de los hogares, .J¡ incluye las ca-
racterísticas del ¡ete(a) del hogar, H¡ se refiere a
las características del hogar, S¡ da cuenta de la
presencia de eventos no esperados (shocks), in-
cluye variables de localización geogrótica y €¡ es
el término del error de la regresión. Se estímaron
regresiones separadas para el area urbana y la
rural, debido a que las características entre los
hogares urbanos y rurales pueden diterir.


La variable dependiente (dicotómica) empleada
en el anólisis es la incidencia de la pobreza ex-
trema por consumo, indicador que mide el ac-
ceso a una cantidad de alimentos que satistace
un requerimiento calórico mínimo para tener una
vida activa y sana. Por ende, los hogares que no
tienen esa capacidad se encuentran en situación
de inseguridad alimentaria.


Respecto de las variables ”independientes”, en el
modelo no se considera el nivel de ingresos de
los hogares ya que éste puede tener una relación
endógeno con la variable resultado. Se consi-
deran entonces ciertas características del hogar
como proxies del estatus socioeconómico: por
eiemplo, la tenencia de casa, condiciones de la
vivienda (piso de tierra, servicio higiénico al inte-
rior del hogar) y acceso a servicios basicos (agua
por red pública).


En el caso del ¡ete(a) del hogar, se controla por
su edad, estado civil y género. Las características
del hogar incluyen su tamaño, número de meno-
res de cinco años de edad, proporción de miem-
bros dependientes dentro del hogar, número de
adultos ocupados remunerados, nivel de educa-
ción maximo alcanzado por hombres y muieres,
y recepción de remesas.


En lo que se retiere a los eventos no esperados,
se incluyen shocks idiosincróticos (la pérdida del
empleo de algún miembro del hogar y la quiebra
de un negocio/pérdida de la cosecha) y agrega-
dos (sequías, plagas, talta de oportunidades de
empleo y desastres naturales) a los que los hoga-
res se encuentran expuestos. Cabe anotar que,
se esperaría que estas eventualidades incidan en
el acceso a alimentos de los hogares al afectar su
stock de capital humano y tísico. Adicionalmente,
dado que la accesibilidad a alimentos por parte
de los hogares puede verse atectada por su ubi-
cación, se controla por región, a'rea y por algunas
condiciones socioeconómicas de las localidades
a nivel provincial (edad promedio, proporción de
población rural y nivel de desigualdad medido
a través del coeticiente de Giniló por consumo).


3.3. Resultados


En la Tabla 7 se reportan los resultados de la re-
gresión del modelo probit a nivel nacional y por
áreas. La columna (a) presenta las estimaciones
a nivel nacional y las columnas (b) y (c) repor-
tan los resultados para el órea rural y urbana,
respectivamente. En general, los resultados son
congruentes con la evidencia empírica y, como se
mencionó, los coeficientes estimados presentan
grados de correlación o asociación.


Las variables que reflejan el nivel socioeconó-
mico revelan que los hogares que se encuentran
en una peor situación son más vulnerables a pa-


’° EI coeficiente de Gini por consumo es una medida estadística de la desigualdad en Ia distribución del consumo
per capita de los hogares, que va de 0 a i. Mientras el indicador se aproxima más a l muestra mayor desigualdad y
cuando se acerca más a O presenta mayor igualdad (SI/SE, versión 2008).




decer crisis de inseguridad alimentaria. Como
señala Quaye (2008), la población pobre en-
frenta limitaciones tanto para acceder al merca-
do como para producir sus propios alimentos, lo
que la hace mas susceptible de sufrir problemas
alimenticios. En cambio, la posesión de activos
(tenencia de casa), una meior condición de las
viviendas y una mayor disponibilidad de servi-
cios bósicos reducen la probabilidad de que el
hogar no acceda a una cantidad adecuada de
alimentos. Es interesante observar que el efecto
de estas variables es mayor en los hogares que
se localizan en el area rural. Por eiemplo, la pro-
babilidad de que el hogar se encuentre en estado
de inseguridad alimentaria se incrementa en un
14,6% si el piso de la vivienda es de tierra y se
reduce en un l 1,6% si dispone de servicio higié-
nico al interior de la misma. Mientras tanto, en el
area urbana solamente el acceso a agua por red
pública marca una diferencia en la probabilidad
de que un hogar acceda o no a una cantidad
suficiente de alimentos.


En Io que concierne a las características del
¡efe(a) del hogar se observa que mientras mas
edad tiene, a nivel nacional y en el area rural
la probabilidad de que el hogar se encuentre
en situación de inseguridad alimentaria es ma-
yor. Esto no sucede en el area urbana donde el
coeficiente ademas de no ser estadísticamente
significativo tiene un signo contrario. En cuanto
al estado civil, los datos revelan un menor ries-
go (a nivel nacional y en el area urbana) en los
hogares donde el ¡efe(a) se encuentra casado(a).
Este hallazgo podría estar vinculado a la existen-
cia de dos fuentes de ingresos provenientes del
¡efe(a) y de su cónyuge. Ademas, a nivel nacional
la probabilidad de que las familias no accedan a
una cantidad mínima de alimentos se incremen-
ta en un 8% si la cabeza del hogar es una mu-
ier. El resultado estaría en línea con los estudios
que demuestran una mayor vulnerabilidad de
los hogares con ¡efatura femenina, debido a sus
restricciones presupuestarias y a las diferencias
salariales existentes entre hombres y muieres. No
obstante, cabe señalar que en términos de nutri-
ción se ha encontrado una menor probabilidad
de que un niño/a sufra de desnutrición crónica
en hogares donde una muier es ¡efa del hogar
(Ramírez 2002a). Cabe señalar que en las áreas


urbana y rural el género del ¡efe(a) no marca nin-
guna diferencia.


Las características relacionadas con los miem-
bros del hogar, por su parte, evidencian la im-
portancia del tamaño y la composición del hogar
en el estado de (in)seguridad alimentaria de las
familias. Los hogares mas numerosos corren un
mayor riesgo de inaccesibilidad a una cantidad
suficiente de alimentos. A nivel nacional la pre-
sencia de un miembro adicional incrementa la
probabilidad de que el hogar no tenga acceso
en un 2% y en las areas urbana y rural este in-
cremento es de 4% y 7,6%, respectivamente. Sin
embargo, el término cuadrótico de esta variable
es estadísticamente significativo y tiene signo
contrario, es decir que a partir de un determina-
do número de miembros la probabilidad de que
el hogar se encuentre en situación de inseguri-
dad alimentaria es menor. Esta evidencia refleia
la capacidad de las familias para reducir el efec-
to negativo de un miembro adicional haciendo
uso de economías de escala para la adquisición
de alimentos (Deaton i997, Rose y otros i998,
Garrett y Ruel i999).


Asimismo, un mayor número de niños/as meno-
res de cinco años de edad genera presión sobre
los recursos del hogar, incrementando el riesgo
de que la familia sufra de inseguridad alimenta-
ria. Tal situación es mas evidente en e órea rural,
donde un infante adicional hace que la posibi-
lidad de que el hogar no acceda a una canas-
ta mínima de alimentos aumente en 2,6%. De
la misma manera, los resultados indican que a
mayor número de miembros dependientes, la
probabilidad de que el hogar se encuentre en
estado de inseguridad alimentaria se incrementa.
Una alta tasa de dependencia incide en la dis-
ponibilidad de los recursos familiares ya que los
dependientes no aportan al presupuesto, pero
mantienen una proporción fiia del consumo del
hogar (lram y Butt 2004).


En cambio, los hogares cuyos miembros tienen
mós acceso al mercado de trabaio presentan
una menor probabilidad de inaccesibilidad a
una cantidad suficiente de alimentos. Si un adul-
to del hogar se ocupa en un trabaio remune-
rado la probabilidad de que el hogar sufra de




inseguridad alimentaria se reduce en un 0,8%,
2,8% y 0,2% a nivel nacional, rural y urbano,
respectivamente. De acuerdo a Sen (2000), en
varios países los problemas alimenticios se han
solucionado a través de la generación de empleo
y no incrementando la existencia de alimentos.
Esto último debido a que la gran mayoría de la
población no produce alimentos, pero adquiere
la capacidad de comprarlos a través de la ob-
tención de empleo, lo que pone en evidencia la
importancia de esta variable en el aseguramiento
de la alimentación de las familias.


Muy importante es también el etecto del nivel
educativo de los miembros del hogar en el estado
de (in)seguridad alimentaria. Los datos revelan
que a mayor acumulación de capital humano,
menor es el riesgo que un hogar no adquiera
una cantidad mínima de alimentos. El etecto
de la educación en la seguridad alimentaria
vendría dado por el lado de los ingresos (Smith
y Subandoro 2007). Los hogares con un mayor
poder adquisitivo tienden a contar con una
meior preparación académica, lo que a su vez
se traduce en mayores oportunidades laborales
e ingresos.


Por otro lado, se encontró que la existencia de
otra tuente de ingresos medida por la recepción
de remesas- reduce el riesgo de que una tamilia
presente problemas alimenticios. Nótese que este
etecto es mas importante en el area rural, donde
al controlar por las otras variables la probabilidad
de que un hogar se encuentre en estado de
inseguridad alimentaria se reduce en 10,5% si
es receptor de transterencias internacionales.
Esto se asociaría a una mayor disponibilidad
de recursos para poder adquirir una canasta
mínima de alimentos. En etecto, de acuerdo a
la ECV 2005-2006 alrededor del 90% de los
recursos recibidos por concepto de remesas se
destinan, entre otros rubros educación, salud,
arriendo o alimentación. Este resultado coincide
con el obtenido en Olivié y Ponce (2008) quienes
reportan que las remesas son utilizadas por


los hogares receptores principalmente para la
compra de alimentos.


Por otra parte, se exploró el etecto de ciertos
shocks de tipo agregado e idiosincrótico en el
estadode(in)seguridad alimentaria delastamilias.
Los resultados revelan que, a pesar de que varios
hogares son susceptibles a la ocurrencia de estos
eventos, solamente algunos de ellos inciden en el
acceso a alimentos de las tamilias. Por eiemplo,
la talta de empleo o de oportunidades laborales
incrementa el riesgo de que sutran inseguridad
alimentaria en un 0,8% a nivel nacional y en un
3,6% en las zonas rurales. En el órea urbana
esta variable no es estadísticamente signiticativa,
lo que podría atribuirse a la baia presencia de
este evento en dicha zona”. De igual manera, se
observa que la presencia del evento relacionado
con la quiebra del negocio familiar/pérdida de
cosecha incide en la capacidad de los hogares
para adquirir alimentos. Nótese, sin embargo,
que este electo solamente es estadísticamente
significativo a nivel nacional. Esta evidencia es
consistente con otros estudios que demuestran
una correlación positiva entre la exposición a
shocks y la ocurrencia de problemas alimenticios
en los hogares (Sen 2000, Skoutias 2003, Smith
y otros 2006, Banco Mundial 2009).


Finalmente, las variables relacionadas con la
localización geográfica delos hogares ponen de
manitiesto que la probabilidad de que un hogar
sutra de inseguridad alimentaria es mayor en el
órea rural que en la urbana. No obstante, como
se señala en Smith y otros (2000) los problemas
alimenticios se presentaran en el tuturo de
manera importante en las zonas urbanas, dado
el crecimiento de las ciudades y el incremento
de problemas relacionados con la calidad de la
alimentación, el desempleo, etc.


Respecto de la región donde se localizan los
hogares, llama la atención que esta variable
no sea signiticativa. Es decir, tomando como
referencia la región de la Amazonía, los hogares


i’ A nivel urbano el 36,7% de los hogares reportan verse afectados por la falta de empleo, mientras que en el area rural
esta proporción es de 45,7% (ECV 2005-2006).




de la Costa y de la Sierra presentan el mismo
riesgo de sutrir inseguridad alimentaria. Cabe
señalar que la región amazónica es la que
presenta una mayor incidencia de pobreza por
consumols en el país, por lo que se esperaba que
los hogares de esta región mostraran una mayor
probabilidad de sutrir inseguridad alimentaria.
Sin embargo, es importante recordar que, pese
a su baio poder adquisitivo, la Amazonía es la
región que presenta un mayor porcentaie de
autoconsumo, lo que explicaría que a pesar del
baio poder adquisitivo las tamilias acceden a los
alimentos a través de su producción.


Adicionalmente, los hogares que residen en
localidades mas desiguales y contormadas por
una alta proporción de población rural corren
un mayor riesgo de no acceder a una cantidad
adecuada de alimentos. De esta evidencia se
desprende la importancia de la distribución del
consumo/ingreso en la (in)seguridad alimentaria
de los hogares. Una tuerte concentración de
recursos limita en mayor medida la capacidad
de acceso de los hogares a una canasta mínima
de alimentos.


‘8 Para el año 2006 Ia incidencia de pobreza extrema por consumo en Ia Amazonía fue de casi el 60%, en la región
Costa de 40,1% y en Ia región Sierra de 33,7%.




Tabla 7
Determinantes de la seguridad alimentaria


Edad jefe(a) hogar 0.0002“ [0.000] 0.001
Jefe(a) hogar casado(a) -0.005* [0003] -0.012 [0.013] -0.003** [0.001]
Jefatura femenina 0008* [0.005] 0.032 [0.022] 0.0004 [0.001]
Máxima educación mujeres: primaria -0.008** [0.004] -0.022 [0.017] -0.004** [0.002]
Máxima educación mujeres: secundaria -0.023*** [0.004] -0073*** [0.017] -0.009*** [0.003]
Máxima educación mujeres: superior -0.036*** [0.004] -0.138*** [0.011] -0.011*** [0.003]
Máxima educación hombres: primaria -0.019 *** [0.004] -0077*** [0.020] -0.003 [0.002]
Máxima educación hombres: secundaria -0034*** [0.005] -0.129*** [0.016] -0006* [0.003]
Máxima educación hombres: superior -0036*** [0.004] -0.137*** [0.011] -0007** [0.003]


Tamaño del hogar 0020*“ [0.002] 0076*“ [0.008] 0004*" [0.001]
Tamaño del hogar"2 -00004*** [0.000] 0002*“ [0.001] -000009* [0.000]
Número miembros menores de 5 años 0007*“ [0.002] 0026*“ [0.007] 0.001" [0.001]
Número de dependientes 0024*“ [0.006] 0.103“ [0.026] -0.0001 [0.003]
Adultos ocupados remunerados -0.008*** [0.002] -0028*** [0.007] -0.002** [0.001]
Tenencia de casa 0005* [0.003] -0.022* [0.014] -0.001 [0.001]
Piso de tierra 0048*” [0.008] 0.146*** [0.019] 0.003 [0.003]
Acceso a agua por red pública -0.023*** [0.004] -0.060*** [0.017] -0.008*** [0.003]
Servicio higiénico -0.033*** [0.005] -0.114*** [0.013] -000 [0.002]
Hogar receptor de remesas -0.023*** [0.003] -0.105*** [0.011] -0.004*** [0.001]
Área rural o.17*** [0.004]
Región Sierra -0.007 [0.008] 0.004 [0.034] -0.000 [0.003]
Región Costa -0.007 [0.007] 0.040 [0.030] 0003 0004]
Población rural a nivel provincial 0034*“ [0.009] 0093“ [0.040] 0011*" [0.004]
Edad promedio a nivel provincial -0.00003 [0.001] 0.009 [0.006] 0001* [0.001]
Desigualdad a nivel provincial 0.167*** [0.050] 0.669*** [0.206] 00 [0.021]
Pérdida de empleo de algún miembro del


“O93” —o.oo3 [0.004] -0.026 [0.016] 0.001 [0.002]
Quiebra del negocio familiar! pé rdida de 0006* [0.004] 0.020 [0.013] 00002 [0.003]
la cosecha


Sequías 0003 [0.003] -0.013 [0.013] 0.00 3 [0.005]
Plagas -0.003 [0.003] -0.010 [0.013] -0.002 [0.001]
Falta de empleo / no hay trabajo 0008*“ [0.003] 0036*” [0.011] 0001 [0.001]
Desastres naturales (terremotos, 0.007 [0.004] -0.031 [0.020] 0003 [0.005]
erupciones volcánicas, inundaciones,
derrumbes)


Nota: Los errores estándar aparecen entre corchetes.
' significativo al 10%, " significativo al 5%, ""* significativo al 1%




4. Conclusiones
y Recomendaciones


Los problemas alimenticios siguen afectando a
varias partes del mundo y, en mayor medida, a la
población más vulnerable. Esta situación se vio
agravada por las crisis financiera y alimentaria
experimentadas en los ú timos dos años. En los
países en desarrollo, y particularmente en la re-
gión de América Latina y el Caribe, la insegu-
ridad alimentaria estaría vinculada a problemas
en el acceso a alimentos. En Ecuador, pese a que
se observa un superóvit en la disponibilidad de
alimentos, una proporción de hogares no cuen-
ta con recursos económicos para acceder a una
cantidad mínima de alimentos.


En esta línea, Amartya Sen (2000) afirma que
el ana ¡sis de los problemas alimenticios debe
enfocarse en los "derechos económicosl9” y las
libertades fundamentales de las personas para
comprar alimentos suficientes y no só o en la dis-
ponibilidad que haya de ellos en un país. Dicho
de otro modo, pese a esa disponibilidad una per-
sona puede sufrir de hambre si no esta en capa-
cidad de eiercer sus "derechos económicos”.


Desde una perspectiva de accesibilidad alimen-
taria, en esta investigación se ha caracterizado e
identificado a los hogares en situación de insegu-
ridad alimentaria, por un lado, y por otro se han
determinado las razones por las cuales esta po-
blación padece tales privaciones. Para tal efecto,
se empleó la incidencia de la pobreza extrema
como medida del acceso a alimentos.


A partir de la caracterización de os hogares, se
desarro ó un perfil de la población en situación
de inseguridad alimentaria. En suma, estos ho-
gares presentan un menor número de muieres
¡efas de familia, se encuentran compuestos por


un mayor número de niños/as menores de cinco
años de edad, una mayor proporción de miem-
bros dependientes y una menor acumulación de
capital humano. Respecto del consumo de ali-
mentos, presentan una disponibilidad de energía
mucho menor (en un 45%) a los requerimientos
mínimos y una mayor vulnerabilidad frente a los
cambios en los precios de alimentos (alrededor
del 57% de sus gastos se destinan a alimenta-
ción). Ademas, las familias en inseguridad ali-
mentaria habitan viviendas de baia calidad y
cuentan con un baio acceso a servicios basicos.
Finalmente, son mas propensas a sufrir shocks,
lo que complica aún mas su situación dada su
escasez de activos y limitaciones financieras para
enfrentar estos eventos.


En cambio, por medio del análisis multivaríado
se indagó los determinantes o ”causas" de la in-
seguridad alímentaria. Los resultados mós impor-
tantes obtenidos, en términos de probabilidades,
son:


° Un mayor nivel de ingresos (usando como
proxy variables socioeconómicas) reduce la
probabilidad de que los hogares no accedan
a una cantidad mínima de alimentos.


° A nivel nacional, los hogares que presentan
¡efatura femenina tienen una mayor probabi-
lidad de encontrarse en situación de insegu-
ridad alimentaria.


° Lo mismo ocurre en las familias mas nume-
rosas, compuestas por un mayor número de
niños/as menores de cinco años y con una
mayor proporción de miembros dependien-
tes.


° En cambio, una mayor acumulación de ca-
pital humano y un mayor acceso al mercado
laboral por parte de los miembros del hogar
disminuyen el riesgo de inseguridad alimen-
taria.


‘9 EI concepto de “derecho económico” o entitlements es central en el enfoque de Sen, y se refiere al conjunto de
bienes sobre los cuales las personas pueden demostrar su propiedad y control. Estos derechos determinan la capaci-
dad de acceso o tenencia de alimentos.




' Los hogares receptores de remesas tienen
una menor probabilidad de no acceder a
una canasta basica de alimentos, siendo el
etecto mucho mayor en el órea rural.


' La presencia de shocks —tal como se espe-
raba— incrementa el riesgo de que el hogar
sutra inseguridad alimentaria.


' Los hogares que viven en localidades más
inequitativas tienen mayor probabilidad de
no poder comprar una cantidad mínima de
alimentos.


Por su parte, la localización de programas y me-
didas encaminadas a me¡orar la situación de
inseguridad alimentaria de la población deben
otorgar una alta prioridad a las localidades y
población con características de alto riesgo. Por
eiemplo, centrarse principalmente en la sierra ru-
ral y atender a los hogares mas vulnerables que,
de acuerdo al pertil, son los que presentan un
mayor tamaño, una alta tasa de dependencia,
una mayor presencia de niños/as, una menor
vinculación al mercado laboral, un menor nivel
educativo y un bajo acceso a servicios basicos.
Sobre la base de los resultados del modelo eco-
nométrico se han identificado algunas líneas de
acción o puntos de entrada para hacer trente a
los problemas alimenticios, entre los cuales se
puede mencionar:


l. Fomentar el empleo, ya sea a través de la
creación de condiciones tavorables en la eco-
nomía que conduzcan a una mayor inversión
local/extraniera, un mayor crecimiento gene-
ral de la economía, y/o vía gasto público. La
vía del empleo, ademas de asegurar el ac-
ceso a alimentos, trata a las personas como
agentes activos de la sociedad (Sen 2000).


2. Promover una mayor inserción y permanen-
cia educativas, considerando que una mayor
educación no solo garantiza ingresos mas
altos para acceder a una cantidad adecua-
da de alimentos, sino que también incide en
meiores practicas alimentarias.


3. Garantizar el acceso a mecanismos de pro-
tección a la población mas vulnerable tren-


te a la ocurrencia de eventos no esperados,
tales como seguros de desempleo, seguros
para los cultivos, microcréditos, entre otros.
Cabe señalar que, los shocks, ademas de
atectar la situación actual de los hogares
pueden comprometer su futuro, ya que es
posible que incurran en estrategias periudi-
ciales para sobrevivir, incrementándose su
vulnerabilidad.


4. Proveer un mayor acceso a servicios basicos
y, en la medida de lo posible, realizar me-
¡oras de la calidad de la vivienda (piso de
tierra). Estas variables tienen una incidencia
muy importante en lo que tiene que ver con
una preparación higiénica de los alimentos
y, por ende, en meioras en la salud del hogar.


5. Finalmente, reducir el nivel de inequidad
existente a nivel territorial. Una mejor distri-
bución del ingreso/consumo podría asegurar
que una mayor parte de la población acceda
a una cantidad adecuada de alimentos.


La información presentada en este estudio cons-
tituye una guía para los responsables de la toma
de decisiones, a partir de la cual se puede llevar
a cabo el diseño e implementación de políticas
alimentarias activas, integrales y etectivas que
ataquen las múltiples causas de la inseguridad
alimentaria y aseguren el acceso a una alimenta-
ción adecuada a toda la población. Como men-
ciona Sen (20002199), ”la adopción de medidas
acertadas puede erradicar los terribles problemas
del hambre en el mundo moderno”.




5. Bibliografía


Ahmed, A.; R. Vargas; L. Smith y T. Frankenberger
(2009). ”The poorest and hungry: characteristics
and causes” en Joachim von Braun, Ruth Vargas
Hill y Rajul Pandya-Lorch (eds.) The Poorest and
Hungry. Washington, D.C., International Food
Policy Research Institute, p. IO7-I I5.


Amaza, P.S.; J.C. Umeh; J. Helsen y A.O. Adeio-
bi (2006). "Determinants anal Measurements of
Food Insecurity in Nigeria: Some Empirical Poli-
cy Guide". Australia, International Association of
Agricultural Economists, 2006 Annual Meeting,
12-18 de agosto.


Banco Mundial (2009). "Niger Food Security and
Safety Nets”. Report No. 44072-NE. African Re-
gion.


Barret, C. (2002). "Food security and food assis-
tance programs” en B. Gardner and G. Rausser
(ed) Handbook of Agricultural Economics, Volu-
me 2, p. 2103-2177. The Netherlands, Elsevier
Science B.\/.


Brborich Wladymir (2007). ”Evolución de Ia Po-
breza: E2R hasta E5R”. Documento preparado
para el INEC dentro de la Comisión de Pobreza.


Calero, C. y A. Molina (2010). Mapa de la des-
nutrición crónica en el Ecuador. Quito, MCDS/
PMA.


Deaton, A. (i997). "The Analysis of Household
Surveys”. Baltimore, World Bank y Johns Hopkins
University Press.


FAO - Organización de las Naciones Unidas
para la Agricultura y la Alimentación (20090). "El
estado de la inseguridad alimentaria en el mun-
do 2009". Roma, FAO.


(2009b). ”Panorama de la seguridad alimentaria
en América Latina y el Caribe”. Roma, FAO.


Foster, J.; J. Greer y E. Thorbecke (I 984). "A class
of decomposable poverty measures” en Econo-
metrica 52(3), p. 7óI —7óó.


Garrett, J. y M. Ruel (I 999). "Are determinants of
rural ancl urban food security anal nutritional sta-
tus different? Some insights from Mozambique”.
Discussion paper No 65. Washington, D.C., In-
ternational Food Policy Research Institute.


INEC y CEPAL (2003). Ecuador: Estimaciones y
Proyecciones de población 1950-2025. Quito.


Iram, U. y M. Butt (2004). "Determinants of
household food security: an empirical analysis of
Pakistan" en International Journal of Social Eco-
nomics 31 (8), p. 753-766.


Mígotto, M.; B. Davis, G. Carletto y K. Beegle
(2006). "Measuring Food Security Using Respon-
dents’ Perception of Food Consumption Adequa-
cy". ESA, Working Paper No 05-10. FAO.


Naciones Unidas (i974). Conferencia Mundial
sobre la Alimentación Roma, del 5 al Ió ale No-
viembre de i974. http://www.un.org/es/deveIo-
pment/devagenda/food.shtmI (acceso 29 sep-
tiembre, 2009).


Olivié, L., y J. Ponce (2008). ”A case study of the
impact of remittances in Ecuador”. Documento
preparada para el Workshop Remittances and
Development: Are We Missing Something? An-
nual Bank Conference on Development Econo-
mics, Cape Town.


Pelletier D, Olso C, y Fronguillo E. (2003). ”In-
seguridad alimentaria hambre y desnutrición” en
Conceptos Actuales sobre Nutrición. Octava edi-
ción, p. 762-775. Washington: Publicación cien-
tífica de Ia OPS/OMS.


Quaye, W. (2008). "Foocl security situation in
northern Ghana, copíng strategies anal related
constraints" en African Journal of Agricultural Re-
search 3(5), p. 334-342.


Ramírez, R. (20020). ”Desarrollo, desigualdad
y exclusión: los problemas nutricionales en el




Ecuador (1990-2000) desde el entoque de Ias
capacidades humanas” en FranI<lin Ramírez (ed)
Versionesy aversiones del desarrollo, p. 15-100.
Quito, SOBOC GRAFIC.


(2002b). "Distribución alimentaria y problemas
nutricionales en el Ecuador” en Revista Gestión
No 95, mayo 2002.


Rodríguez, R. (2007). "Pobreza monetaria a tra-
vés de las encuestas a hogares", Proyecto de Co-
operación UE-CAN Estadísticas ANDESTAD.


Rose, D.; C. Gundersen y V. Oliveira (i998).
"Socio-Economic Determinants ot Food Insecu-
rity in the United States: Evidence trom the SIPP
and CSFII Datasets". Technical Bulletin No i869.
Food and Rural Economics Division, Economic
Research Service, U.S. Department ot Agriculture.


Sen, A. (2000). Desarrollo y Libertad. Barcelona,
Editorial Planeta S.A.


Sharma, R. (i992). ”lvlonitoring access to tood
and household tood security”. FAO. http://www.
taaorg/DOCREP/U8050T/U8050T02.htm (ac-
ceso I4 octubre, 2009).


Smith, L.; A. Obeid y H. Jensen (2000). "The
geography and causes ot tood insecurity in deve-
Ioping countries" en Agricultural Economics 22,
p. 199-215.
Smith, L.; H. Alderman y D. Aduayon (2006).
"Food Insecurity in Sub-Saharan Africa New Es-
timates trom Household Expenditure Surveys".
Research Report I4ó. Washington, D.C., Interna-
tional Food Policy Research Institute.


Smith, L. y A. Subandoro (2007). "Ivleasuring
Food Security Using Household Expenditure Sur-
veys. Food Security in Practice Technical Guide
Series”. Washington D.C., International Food Po-
Iicy Research Institute.


Skoutias, E. (2003). ”Economic Crises and Natu-
raI Disasters: Coping Strategies and Policy Impli-
cations” en World Development Vol. 3I No 7, p.
IO87-I 102.


Tornarolli, L. (2007). ”I\/IetodoIogía para el Anó-
Iisis de Ia Pobreza Rural”. Documento de Trabaio
No 58. La Plata, CEDLAS.






CAPÍTULO VII
SEGURIDAD ALIMENTARIA Y NUTRICIONAL:


EI esTodo nutricional de los niños y niños ecuatorianos


J/¿fiáa
Economista. Msc. de Economía en la Universidad de Chile (Santiago-Chile).


Master en Ciencias Políticas en 1a Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales
FLACSO (Quito-Ecuador)


Dirección de Análisis e Investigación
Ministerio de Coordinación de Desarrollo Social






INTRODUCCIÓN


partir de la segunda mitad del siglo pasa-
do. el concepto de Seguridad Alimentaria
a evolucionado e incorporado diferentes


elementos en su detinición. Asi, en la Cumbre
Mundial sobre Alimentación (CMA) de i974, se
definió la seguridad alimentaria desde el pun-
to de vista de la producción y disponibilidad de
alimentos a nivel global y nacional, este ento-
que incorporó la preocupación sobre la escasez
de alimentos a nivel mundial provocada por las
hambrunas de Etiopía y Bangladesh de i973 y
i974. En la década de i980 el analisis de se-
guridad alimentaria incluyó a las personas y a
los hogares ademós de las regiones y los paí-
ses y sobre todo puso el acento en el acceso a
los alimentos; es decir, ”se orientó menos en la
disponibilidad de alimentos y mas en la inhabi-
lidad del individuo para establecer derechos a
cantidades suticientes de alimentos” (Salcedo
2005)‘. Finalmente, la definición por lo general
mós aceptada se origina en la Cumbre Mundial
sobre la Alimentación de i996, donde se detine
que la seguridad alimentaria existe "cuando to-
das las personas tienen en todo momento acceso
material y económico a alimentos suficientes, se-
guros y nutritivos para satisfacer sus necesidades
nutricionales y sus preterencias alimentarias, con
el obieto de llevar una vida activa y sana". Con
base en esta definición se han identificado cuatro


pilares a través de los cuales se articula el con-
cepto de seguridad alimentaria: a) la disponibili-
dad de alimentos, b) la estabilidad del suministro
de alimentos, c) el acceso a los alimentos (que
puede ser tísico y/o económico) y d) el consumo
y utilización biológica de los alimentos?


La aproximación que se emplea en este capítulo
entre el estado nutricional de la población y la
seguridad alimentaria parte de la propia defini-
ción de ésta última, donde se establece que uno
sus obietivos es procurar el bienestar nutricional
de la población. De ahí que para un análisis
integral de esta tematica es necesario conocer el
estado nutricional de la población3, particular-
mente el de la niñez cuyas carencias nutricionales
pueden ser irreversibles.


En el presente documento se realiza un anólisis
de las múltiples causas de la desnutrición intantil,
empleando la Encuesta de Condiciones de Vida
(ECV-INEC) 2005-2006, y se destacan como
factores determinantes de la seguridad alimenta-
ria el acceso económico y la disponibilidad para
el consumo alimentario.


En lo que sigue, el documento se organiza de
la siguiente manera: la sección 2 presenta la re-
lación entre el estado nutricional y la seguridad
alimentaria; la sección 3 presenta un perfil de la
desnutrición crónica de la niñez en Ecuador; la
sección 4, la estimación de los determinantes del
estado nutricional; y, finalmente, se presentan las
conclusiones y recomendaciones.


i En este nuevo enfoque de seguridad alimentaria también influyeron los ideas de Sen (798 t) sobre los derechos indi-
viduales en el acceso a los alimentos.
2 Definiciones de estos cuatros aspectos de la seguridad alimentaria se pueden encontrar en E. Loma-Ossorio y C.
Lahoz (2006): Sánchez, Ma. Inés (i988); FAO (i996), entre otros.
3lguat relación entre el estado nutricional y la seguridad alimentaria se encuentran en Figueroa (2004); Sánchez (i988)
y Rogers (2007).




1. El estado nutricional
y Ia seguridad alimentaria


El estado nutricional de la población ”es en pri-
mer lugar, el resultado del balance entre las ne-
cesidades y el gasto de energía alimentaria y de
otros nutrientes esenciales; y en segundo lugar,
es el resultado de múltiples determinantes en un
espacio dado, representado por factores físicos,
biológicos, culturales, psíco-socio-económicos y
ambientales" (Figueroa 2004).


En tal sentido, el estado nutricional del individuo
estó directamente influenciado por la disponibili-
dad, el acceso y el consumo de alimentos. Sin
embargo, la seguridad alimentaria es una condi-
ción necesaria y no suficiente para un buen es-
tado nutricional“ (Sanchez i988, Rogers 2007),
en vista de que existen otros factores que no son
de seguridad alimentaria y que también forman
parte del marco conceptual de la nutrición, como
el adecuado cuidado que se le provea al niño
en relación a las enfermedades, el acceso a ser-
vicios de salud y saneamiento y la estimulación
psicosocial.


El marco conceptual causal de la desnutrición
infantil presentado en el Grófico l, permite dis-
tinguir causas inmediatas a nivel de individuo,
causas a nivel de hogar y causas a nivel de co-
munidad. Entre las causas inmediatas a nivel del
individuo se encuentran la ingesta insuficiente de
alimentos y las enfermedades, de manera espe-
cial en los niños las infecciosas e inmunopreve-
nibles tales como la enfermedad díarreica agu-
da (EDA), la infección respiratoria aguda (IRA)
y el sarampión, entre otras. Entre las causas a
nivel de hogar figuran el acceso inadecuado a
alimentos, las prócticas inadecuadas de cuida-


do e higiene hacia los menores de cinco años5,
los cuidados inadecuados de salud y los servicios
inadecuados de saneamiento del hogar. Final-
mente, entre las causas a nivel de comunidad
aparecen: la infraestructura económica y social,
los servicios educativos, servicios de salud, y ser-
vicios de agua y saneamiento.


Considerando este marco conceptual se iden-
tifica que la falta de seguridad alimentaria del
individuo y del hogar incide directamente en su
estado nutricional, porque ello lleva implícito la
inadecuada ingesta de alimentos sea por pro-
blemas en la disponibilidad o en el acceso para
obtener alimentos. Por tal motivo, es impor-
tante evidenciar la relación entre la desnutrición
infantil y la inseguridad alimentaria, a través de
algunas variables como la cantidad energética
disponible del hogar, o de otras variables exis-
tentes; por eiemplo, en el caso de la ECV-INEC
2005-2006 se pregunta al hogar si en las dos
últimas semanas antes de la encuesta, ha tenido
suficiente alimentos para los miembros del hogar.
A lo largo de este documento se emplean estas
variables bien sea en el anólisis bivariado o en el
anólísis multivariado a través de las regresiones
econométricas.


Para medir el estado nutricional de la población,
generalmente se utilizan los indicadores antropo-
métricos de los niños menores de cinco años. Se
presta especial atención a esta población debido
a que las carencias en alimentación en estas eda-
des tienen graves consecuencias en el largo pla-
zo y a veces son permanentes (E. Loma-Ossorio
y C. Lahoz 2006). En el presente documento se
emplea la desnutrición crónica o retraso de talla
para la edad en los menores de cinco años, un
indicador estructural que recoge los problemas
de largo plazo a los cuales han estado expuestos
los niños y que se relaciona con las privaciones
medioambientales, entre ellas las alimentarias.


“ En Centro y Sudamérica se generalizó el empleo del término "Seguridad Alimentaria y Nutricional”, para dar énfasis
al aspecto nutricional.
5 En las prácticas de cuidado inadecuados se puede incorporarla privación psicocifectiva, la cual ha sido identificada
como un factor fundamental en el crecimiento del niño.




Gráfico 1
Causas del retraso de la talla para la edad en el nivel individual,


familiar y comunitario


Fuente: UNICEF 1998, BID 2007, Rogers


2


nInOS y nInaS eCUat0rIanOS niños menores de cínco años es la Encuesta ale
Condiciones de Vida (ECV) 2005-2006, que lie-
ne una represenlafivialaal a nivel provincial con
un tamaño de muestra de 13.581 hogares y brin-




da intormación antropométrica vólida de 6.032
niñosó. Sobre la base de esta encuesta se estiman
el pertil y el modelo econométrico en este docu-
mento.


La medida de talla para la edad. La varia-
ble empleada para definir la desnutrición crónica
es el puntaie de talla para edad estandarizado
(puntaie z). Esta variable se expresa en desvia-
ciones estandar e indica si la talla del niño esta
por encima o por debaio de la talla mediana de
una población de referencia bien nutrida de la
misma edad y género7. Si la talla del niño estó
por debaio de -2 dos desviaciones del puntaie z,
el niño es considerado como desnutrido crónico.


A partir de la ECV 2005-2006 se estima que
el 25,8% de los niños menores de cinco años
(368.541 niños) tienen retraso de la talla para la
edad (desnutrición crónica), es decir que uno de
cada cuatro niños padece desnutrición crónica
en el país, convirtiéndose éste en uno de los prin-
cipales problemas de nutrición. En relación a los
otros indicadores de desnutrición, se estima que
la prevalencia de desnutrición crónica severa es
del 6,3% (89.827 niños), la desnutrición global
alcanza el 6,68% (95.511 niños) y la prevalencia
de desnutrición aguda se encuentra en el 2,1%
(30.246 niños).


A nivel territorial la prevalencia de desnutrición
crónica se concentra mas en el órea rural (35,5%)


que en el órea urbana (l 9,2%) y mós en la Sierra
(32,6%) y en la Amazonía (35,2%) que en la Cos-
ta (18,9%). A nivel de provincias, aquellas que
tienen mayor prevalencia de desnutrición cróni-
ca son Chimborazo (52,6%), Cotopaxi (42,6%) y
Bolívar (47,9%).


Considerando los grupos étnicos es la población
indígena la que presenta una mayor prevalencia
de desnutrición crónica (50,5%) en comparación
a las otras etniass (22,8%). Es decir, uno de cada
dos niños indígenas sutre de desnutrición cró-
nica. Por otro lado, entre los grupos socioeco-
nómicos son los niños en extrema pobreza los
que presentan mayor prevalencia de desnutrición
crónica (43,6%), en comparación a los niños en
pobreza no extrema (28,3%) y aquellos no po-
bres (17,3%)?


A continuación se presenta un anólisis descripti-
vo bivariado considerando algunos indicadores
relacionados a las causas de la desnutrición en
los diferentes niveles del marco conceptual pre-
sentado.


2.1 inadecuada alimentación


En este apartado se han estimado dos indicado-
res relacionados con la alimentación: las calo-
rías tamiliares diarias per cópita y si los hogares
tuvieron suticiente comida para alimentar a sus
miembros.


° Las estimaciones de la talla para la edad estandarizado se realizan con el paquete Anthro de la OMS 2005 conside-
rando las nuevas curvas de patrón de crecimiento. Este paquete estadístico permite identificar mediciones de talla
y peso válidas para la edad, es decir que no tengan inconsistencias por estar fuera del rango permitido u otras. En
la ECV se tomó peso y talla para 6.244 niños menores de cinco años, de los cuales se tiene 6.032 obsen/aciones con
información válida de medición antropométrica, es decir el 97%.
7 El puntaje z es calculado a través de la siguiente fórmula z= (xi-xmedianaflax, donde xi es la talla del niño i-ésimo;
xmediana es la talla mediana de los niños de la población de referencia bien nutrida y cuidada y o es la desviación
estándar de la talla de la población de referencia. Para la obtención del puntaje z en este estudio se empleo el pa-
quete Anthro 2005 de la OMS, que incorpora las nuevas curvas de crecimiento de la OMS (2005).
¿’Se considera esta definición a partir de la dutodefinición étnica deljefe del hogar.
°Se emplea la pobreza monetaria por consumo donde se define como pobres extremos a aquellos que no pueden
consumir una canasta alimenticia que cumpla con los requerimientos energéticos mínimos. El valor de esta canasta es
llamada línea de ¡ndigencia o extrema pobreza y para el año 2006 fue de USS 31,92 mensuales per cópita. Los pobres
no extremos son aquellos que pueden consumir una canasta alimenticia que cumpla con los requerimientos energé-
ticos pero que no estan en capacidad de acceder a una canasta con otros bienes y servicios basicos (vestimenta,
vivienda, servicios básicos). El valor de esta canasta basica se denomina línea de pobreza y para el mismo año fue
de US35ó,30 per cópita. Finalmente, los no pobres son aquellos que pueden obtener una canasta básica de bienes y
sen/icios y su gasto familiar per capita está por encima de la línea de pobreza.




En relación a las calorías familiares per capita,
la ECV 2005-2006 contempla un módulo ali-
menticio del hogar en el que se recoge el gasto
en alimentos y el autoconsumo por producción
propia de aproximadamente 100 ítems. La va-
riable estimada considera ambos aspectos. En
tal sentido, en este documento se asume que es
una variable que da cuenta de las calorías que
el hogar dispone para el consumo. Así, consi-
derando que el requerimiento ca órico mínimo
en Ecuador es de 2.141 kilocalorías diarias per
capita“), en promedio se estima que los hogares
ecuatorianos disponen de 2.312,6 kilocalorías
diarias per capita para el consumo, es decir una
disponibilidad ca órica promedio por arriba del
requerimiento mínimo (2.3l2/2.l4l =l,08).


Sin embargo, cuando se analizan estos indica-
dores considerando ciertas características de los
hogares, se ponen en evidencia otras realidades
que los agregados invisibilizan. Así, en los hoga-
res pobres con niños desnutridos crónicos se ob-
serva una disponibilidad ca órica de 1.455,64
kilocalorías diarias per capita, que es interior al
mínimo requerido (l .453,ó4/2.l4l =0,ó8) y en
los hogares pobres con niños menores de cinco
años que no se encuentran en estado de desnu-
trición, también se encuentra un consumo ener-
gético interior al minimo requerido de l.ó3l,ó
kilocalorías diarias per ca'pita en promedio
(i.ó3l,ó/2.l4i=O,7ó). En el caso del primer
tipo de hogar, se estaría observando que la des-
nutrición de estos niños tienen un componente de


inseguridad alimentaria posiblemente a través de
una insuficiente ingesta calórica de alimentos o
por una inadecuada calidad de la dieta”; mien-
tras que, en el caso del segundo tipo de hogar,
se sugiere que los niños de estos hogares pueden
estar en riesgo por insuficiente ingesta calórica.
Una importante retlexión merece la relación en-
tre el sobrepeso y la desnutrición crónica, donde
la existencia de niños desnutridos crónicos que
puedan tener sobrepeso evídenciaría que el pro-
blema no es energético, sino un problema de
calidad en la dieta. Sin embargo, al cruzar la
variable de desnutrición crónica con sobrepeso,
se encuentra que solo el 7% de los niños que
sutren desnutrición crónica padecen de sobrepe-
so; mientras que, el 93% restante son desnutridos
crónicos sin sobrepeso”, esto retorzaría la idea
de que los niños de hogares con una disponibili-
dad calórica por debaio de la norma estarían en
riesgo por ingesta deticíente.


Por otro lado, en aquellos hogares no pobres con
niños menores de cinco años, se observa que la
disponibilidad energética en promedio es igual
o superior al minimo requerido. En electo, los
hogares no pobres con niños desnutridos cróni-
cos disponen en promedio de 2.141 kilocalorías
diarias per capita; mientras que, los hogares no
pobres con niños sin desnutrición crónica, dispo-
nen en promedio por encima del requerimiento
mínimo de energías 2.166,14 kilocalorías diarias
per cópita (2.1 óó,l4/2.i4i =i,0i)‘3.


’° La norma oficial del país en cuanto a requerimiento mínimo calórico diario es de 2. i4i kilocalorías por persona, fue
estimada para el cálculo oficial de la pobreza por consumo en Ecuador (INEC, 2007), a partir de las tablas de FAO y
el Censo de Población y Vivienda 200 l.
l’ Es importante seña/ar que la desnutrición crónica no sólo se produce por baja ingesta calórica durante períodos
largos de tiempos, sino que también se da la por la deficiencia de nutrientes claves para el crecimiento, como el zinc.
De manera que, los problemas de desnutrición en estos niños pueden venir por las dos vías.
‘Z Estos indicadores han sido calculados enla ECV 2005 — 2006, empleando para la definición de sobrepeso y obesidad,
el índice de masa corporal estandarizado, si este es mayor a 2 desviaciones se determina la existencia de sobrepeso,
si es mayor a 3 desviaciones se registra obesidad. No se presenta el resultado del cruce entre obesidad y desnutrición
crónica, ya que no hay suficientes casos para ser representativo. Se agradece esta reflexión a Martha Cecilia Álvarez
quien introdujo la importancia de este aspecto.
‘3 Para la comparabilidad de estos resultados se consideran las estimaciones entre los hogares con niños menores de
cinco años y no se considera a los hogares en donde no hay menores de cinco años. Sin embargo, para un posterior
análisis correspondería examinar la pertinencia del uso de escalas de equivalencia.




Tabla 1
Kilocalorías diarias familiar per cápita disponible por tipo de hogar


(Para la adecuada comparabilidad solo se calcula para los
hogares con niños menores de cinco años)


Hogares con niños/as


(menores de cinco


Hogares con niños/as pvalue


(menores de cinco años) de test de


años) desnutridos sin desnutrición medias


Hogares Pobres 1.453,64 1.631,61 0,00


Hogares No Pobres 2.141,05 2.166,14 0,61


Fuente: Encuesta de Condiciones de Vida (ECV)
2005-2006


Analizar las estimaciones de ingesta energética
considerando la pobreza de los hogares, permite
visibilizar deticiencias nutricionales en la disponi-
bilidad energética, que en el promedio nacional
se invisibilizan. En los hogares pobres, existe di-
terencia estadística en el promedio de calorías
disponibles entre los hogares con niños en des-
nutrición y los hogares con niños sin desnutrición,
lo que sugiere que el acceso a una alimentación
que cumpla los requerimientos mínimos energé-
ticos es uno de los causales de la desnutrición
en los niños de estos hogares. Sin embargo, en
los hogares considerados no pobres no hay dile-
rencia estadistica entre el promedio de calorías
de los hogares con niños desnutridos y aquellos
hogares con niños sin desnutrición, lo que podría
señalar que el problema del estado nutricional
en estos hogares, no es energético sino que mós
bien puede tener otros orígenes como la calidad
de la dieta, el adecuado cuidado materno, etc.


En lo que concierne a talta de acceso a una ali-
mentación adecuada, es importante considerar la
prevalencia de desnutrición crónica de los niños
según la condición de pobreza (pobre extremo,
pobre no extremo y no pobre). En la siguiente
tabla se observa que el 43,6% de los niños que
viven en extrema pobreza presentan retraso de la
talla para la edad, en comparación con el 28,3%
de los niños que viven en pobreza no extrema, y
con el 17,3% de los niños considerados no po-
bres“. Es decir, en la medida en que los niños
viven en hogares mas pobres presentan mayor
probabilidad de sutrir desnutrición crónica. Esto
pone en evidencia que una parte del problema
de desnutrición crónica se puede explicar por
el poco acceso económico a una alimentación
adecuada. Por otro lado, es importante destacar
que al existir un 17,3% de desnutrición crónica
entre los niños de hogares no pobres, se contir-
ma la existencia de otros factores relacionados
con la desnutrición que no se retieren al acceso
económico, como son los cuidados adecuados,
la higiene, entre otros.


‘4 Esta relación también se observa según quintiles de consumo: en los hogares del primer quintil hay un 40,3% de pre-
valencia de desnutrición crónica en los menores de cinco años; en el segundo quintil el 26, 1%,‘ en el tercer quintil el
21,9%,‘ en el cuarto quintíl el 16,9% y en los hogares del quinto quintíl la prevalencia es del 8, 1%.




Tabla 2
Prevalencia de desnutrición crónica según la condición de pobreza


Prevalencia Menores de Total de
de desnutrición cinco años con menores de


crónica* desnutrición cinco años


Niños en pobreza no extrema 23,3 126153 447336


Total 25,6 368.354 1.426.224


Fuente: Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) 2005-2006


*Se realizó el test de medias de la prevalencia de desnutrición crónica por estado
de pobreza, y existe diferencia estadística.


A continuación, se presento un gráfico que ¡Iusiro más pobre, todo Io distribución del puntoie z se
¡O distribución ÓeÍ puniüie Z de ¡OS menores de mueve hacía Io izquierdo, manifestando quetien-
cinco años según su condición de pobreza. Lo de a lo desnutrición crónico.
que se observo es que o medido que eI niño es


Gráfico 2
Distribución del puntaje estandarizado de talla para edad (puntaje z)




Tabla 3
Descriptivos del puntaje z según la pobreza del individuo


menores de cincoMedia mediana años


Pobres extremos -1 ,69 -1 ,79 275 .383


Pobres no extremos -1 ,36 -1 ,40 447 _336


No Pobres -0,93 -0,96 703 .505


Muestra Total —1.21 —1.23 1 .429 .257


Fuente: Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) 2005-2006


En Ia Tabla 4, se observan Ios promedios y Ias
medianas del puntaie z según Ia condición de
pobreza del individuo. Es importante destacar
que en el total de Ia muestra tanto el promedio
(4,21) como Ia mediana (4,23) indicarían que
Ia población no se encuentra en desnutrición.
No obstante, al considerar Ia población de extre-
ma pobreza se evidencia que cerca de Ia mitad
de esta población se ubica por debaio de 1,79
desviaciones del puntaie z, es decir cerca del um-
bral que detine Ia desnutrición crónica.


Otro de los indicadores relacionados con Ia in-
gesta insuficiente es Ia autodeclaración de los
hogares cuando se les pregunta si en las dos
semanas anteriores a Ia encuesta, éste tuvo su-


ticiente a|imento para todos sus miembros. Si
bien es una pregunta de autodeclaración y de
percepción, uno de Ios enfoques de seguridad
a|imentaria para recoger información de esta
tematica es a través de |a autodeclaración para
capturar Ia percepción de ”hambre", o en este
caso de Io que comúnmente se entendería por
”(in) suficiente comida". En el país el 15% de Ios
hogares dec|aran haber tenido insuticiente comi-
da para aIimentar a todos sus miembros. Y para
sobre||evarta| situación, el 48% de estos hogares
disminuye Ia comida a todos Ios miembros por
igual, el 36% disminuye a|guna de Ias comidas
del día y el 10% disminuye Ia cantidad de comida
de Ios adultos”.


Tabla 4
Descriptivos del puntaje z según la pobreza del individuo


Hogares con insuficiente comida para alimentar a sus
miembros


% Número Totalhogares


15 488.136 3.264.857


Fuente: Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) 2005-2006


‘5 EI porcentaje restante tiene declarada algunas otras respuestas, que no tienen suficiente tamaño muestral




En la Tabla 5 se observa que la prevalencia de
desnutrición crónica en los niños con insuficien-
te comida en el hogar es del 32,5% en compa-
ración al 24,2% de desnutrición crónica en los
niños con suficiente comida en el hogar. Esta
diferencia sugiere la existencia de un problema


de seguridad alimentaria que incide directamen-
te en el estado nutricional de los niños. Este es
un resultado que es fortalecido posteriormente en
el anólisis multivariado, cuando se sigue expli-
cando el estado nutricional del niño a partir de la
declaración de insuficiente comida en el hogar.


Tabla 5
Prevalencia de Desnutrición crónica en menores de cinco años si


el hogar tuvo o no suficiente comida para alimentar a sus miembros


Insuficiente
comida en
el hogar


Prevalencia de. ., , . 32,5
desnutrición cronica


Suficiente p value
comida en
el hogar


24,2 0,00


Fuente: Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) 2005-2006


2.2 Salud y nutrición


Siguiendo el marco conceptual del estado nutri-
cional, se han considerado los siguientes indica-
dores en relación con la salud del niño: el baio
peso al nacer y la presencia de enfermedades
diarreica y respiratoria aguda. En lo que concier-
ne al baio peso al nacer, éste ha sido registrado
para l .854 niños a través del carné de nacimien-
to y se estima que a nivel nacional el porcentaie
de los menores de cinco años que han nacido
con baio peso (menor a los 2.500 gramos) es de
7,26%“.


Respecto a las enfermedades diarreicas y respira-
torias agudas, es necesario mencionar que para
una adecuada ingestión de los alimentos es im-
portante que el individuo goce de buena salud.
En tal sentido, habría que evitar el círculo vicioso
de enfermedad-desnutriciónenfermedad, en el
que la nutrición deficiente vuelve a las personas


mas susceptibles a enfermedades y estas a su vez
afectan el estado nutricional ya que reducen el
apetito y la ingestión de alimentos y aumentan la
demanda metabólica y las pérdidas de nutrientes
(Figueroa 2004).


Con relación a estos indicadores, según la ECV
2005-2006 se observa que el 25% de los me-
nores de cinco años han sufrido un episodio de
diarrea en las dos semanas anteriores a la en-
cuesta. Por su parte, 56% de los niños han sufrido
un episodio de enfermedad respiratoria aguda.
Al cruzar estas variables con desnutrición cróni-
ca, se observa que 28% de los niños con desnu-
trición crónica sufrieron episodios de diarrea, en
comparación al 23% de los niños sin desnutri-
ción que sufrieron de diarrea, estas diferencias
son estadísticas. Mientras que, los episodios de
enfermedades respiratorias agudas no presenta
diferencia estadística entre los niños con desnutri-
ción crónica y aquellos sin desnutrición”.


‘Ó La base de datos de la ECV no tiene el tamaño de muestra suficiente para comparar la prevalencia de desnutrición
crónica entre los niños que nacieron con bajo peso y aquellos que no lo hicieron.
‘7 Este analisis se podría enriquecer si se contara con información sobre Ia intensidad de Ia enfermedad (cuantos días).
Sin embargo, la encuesta empleada no hace esta pregunta




Tabla 6
Indicadores de salud en menores de cinco años


En los
niños niños sin menores


‘lame
desnutridos desnutrición de cinco p


años


% de niños con bajo peso al nacer* 7,26


% de niños que sufrieron diarrea 28,23 23,84 25 0,0


% de niños que sufrieron episodios 57 55,1 56 0,5
de enfermedades respiratorias agudas


Fuente: Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) 2005-2006


*La medición de peso al nacer sólo se registró para aquellos niños que tenían el carné de nacimiento.
El tamaño muestral de esta variable es insuficiente para desagregar según el estado de desnutrición crónica


2.3 Características del niño, del
hogar y de la vivienda


Una de Ias principales características del niño en
relación al estado nutricional es su edad ya que
por un Iado, Ios requerimientos nutricionales es-
tan relacionados con su edad y, por el otro, exis-
ten diferentes cuidados para Ios diferentes grupos
etarios en Ia población menor de cinco años: así
por e¡emp|o, para el adecuado estado nutricio-
naI se recomienda Ia lactancia en exciusividad
hasta Ios seis meses de edad, Iuego de Io cual se
debe incorporar alimentación compiementaria a
la dieta del niño.


Lo que se observa en Ia Tabla 7 es que Ia pre-
valencia de desnutrición crónica es menor en eI
grupo de menores de ó meses (10,3%) y en Ios
niños de ó a ii meses de edad (13,8%). Mien-
tras tanto, en e| grupo de 12 a 23 meses |a pre-
valencia de desnutrición crónica asciende a mas
del doble, con 30,9%; Iuego de Io cuai, |a va-
riación se estabiliza en ios siguientes grupos de
edad: de 24 a 35 meses Ia desnutrición crónica
es de 32,8%, de 3ó a 47 meses es de 28,3% y de
48 a 59 meses, de 24%. Estas citras confirman
Ia importancia de una intervención temprana
contra Ia desnutrición en Ios niños menores de
dos años de edad.


Tabla 7
Prevalencia de desnutrición crónica por grupo de edad


Prevalencia de
desnutrición
crónica (%)


Grupo de Edad


menor de 6 meses 10 ,3


De6a11meses 13,8


De 12 a 23 meses 30 ,9


De 24 a 35 meses 32 ,8


De 36 a 47 meses 28 ,3


De 48 a 59 meses 24 ,0


Total 25 ,8


Número de niños y Total de niños y
niñas niñas


en desnutrición por grupo de edad


12.361 119.610
20 .497 148 .621
83 .268 269 .345
92 .886 283 .498
88 .955 314 .203
70 .575 293 .980


368 .542 1 .429 .257


Fuente: Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) 2005-2006




Entre las variables del hogar, se presentan las
siguientes: la educación de la madre y el trata-
miento que se le da en el hogar al agua para el
consumo humano.


En relación a la primera, muchos estudios han
manitestado su relevancia para el estado de nu-
trición del niño (Behrman y Deolalikar, i988), así
como diterentes canales a través de los cuales
la educación de la madre impacta en el estado
nutricional del hiio (Barrera i990, Thomas D., J.
Strauss y M. Henríques i991). A continuación se


estímaron los años de escolaridad de la madre
de los niños menores de cinco años“: en prome-
dio estos niños tienen madres con 8,4 años de
escolaridad, es decir que en promedio superan
la educación primaria. Sin embargo, cuando se
estima este indicador considerando el estado de
nutrición del niño, se encuentra que en promedio
las madres de los niños con desnutrición crónica
tienen 6,8 años de escolaridad en comparación
a los 9 años que presentan las madres de los
niños sin desnutrición crónica.


Tabla 8
Escolaridad promedio de las madres de los niños menores de cinco años


menores de
cinco años


Escolaridad 8,4
promedio de la madre


menores COI’! menores sin
desnutrición desnutrición p value


crónica crónica


6,8 9 0,00


Fuente: Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) 2005-2006


Una variable del hogar pertinente para el estado
nutricional del niño es el tratamiento que se le
da al agua para consumo humano, ya que la
calidad del agua intluye directamente en la pre-
sencia de entermedades. En promedio a nivel na-


cional el 67,3% de los hogares tratan de algún
modo el agua antes de beberla”, mientras que el
32,7% de los hogares restantes atirmó no darle
ningún tratamiento al agua sino consumirla tal
como la obtienen.


Tabla 9
Porcentaje de hogares que le dan algún tratamiento al agua para consumo humano


Variable


Hogares que realizan algún tratamiento al agua
para consumo humano (hierven el agua, le
echan cloro, Ia filtran, compran agua
purifica da)


Hogares que no realizan tratamiento
al agua para consumo humano


Total


% número de
hogares


67,3* 2.197.677


32,7* 1.067.180


100,0 3.264.857


Fuente: Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) 2005-2006.
*Diferencia estadística (p value 0,00)


‘8 Es importante destacar que se han considerado los años de escolaridad de la madre de los menores de cinco años
y no los del jefe o cónyuge del hogar, los cuales generalmente reportan menos años de escolaridad.
’° Las categorías de respuesta respecto al tratamiento del agua para consumo humano son: hervir el agua, usar cloro,filtrar o comprar agua purificada.




Con el tin de identiticar la relación entre la cali-
dad del agua para consumo humano y la desnu-
trición crónica en los menores de cinco años, se
ha estimado la prevalencia de desnutrición cróni-
ca según si el hogar le da o no algún tratamiento
al agua. Se encontró que los niños que consu-
men agua sin tratamiento presentan 37% de pre-
valencia de desnutrición crónica en comparación
al 19,7% de desnutrición crónica de los niños


que la consumen tratada de algún modo. En ese
sentido, es importante destacar que una interven-
ción apropiada en el combate de la desnutrición
debe incorporar una adecuada capacitación res-
pecto a cómo tratar el agua en formas sencillas y
baratas, unida a una estrategia comunicacional
que permita resaltar la importancia de la calidad
del agua para el consumo humano.


Tabla 10
Prevalencia de desnutrición crónica en menores de cinco años según
si el hogar le da o no algún tratamiento al agua para consumo humano


Prevalencia menores de Total
cinco años con menores


desnutrición desnutrición de cinco
crónica (%) crónica años


Menores de 5 años que
consumen agua sin tratamiento


Menores de 5 años que 19, 7* 181 .842 924 .017
consumen agua con algún tipo de
tratamiento


Fuente: Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) 2005-2006.
*Diferencia estadística (p value de 0,00)


En relación a la vivienda, principalmente se en-
cuentran los siguientes indicadores: medios ade-
cuados de obtención de agua para el consumo
y hogares con piso de tierra. Esta información
es relevante para el estado nutricional del me-
nor de cinco años, ya que adecuados medios de
obtención de agua y saneamiento reducirían los
episodios de enfermedades en los niños.


Según la ECV 2005-2006, en Ecuador el 66,9%
de los hogares tienen acceso a agua por red pú-
blica mientras que el 33,1% restante la obtiene
de pila/pileta o llave pública, carro repartidor,
pozo, río, vertiente o acequia, entre otras tuentes.
Los niños que pertenecen a hogares que no dis-
ponen de agua por red pública presentan 32,6%
de desnutrición crónica, en comparación con el
21,1% de desnutrición crónica en los niños que
sí cuentan con agua por red pública, como se
observa en la Tabla 11.




Tabla 11
Prevalencia de desnutrición crónica considerando si el hogar tiene


o no acceso a agua por red pública


Niño con acceso a agua por red pública


Niño sin acceso a agua por red pública


Prevalencia
de desnutrición


niños y niñas
menores de cinco


crónica (%) años


21 ,1 * 178 .349


32 ,6* 190 .192


Fuente: Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) 2005-2006
*Diferencia


En Io referente a los hogares con piso de tierra,
el 8,4% de los hogares ecuatorianos tienen piso
de fierro en su hogar. Este indicador es relevante
para el estado nutricional del niño como se des-
prende en Ia tabla siguiente: aproximadamente


tadística (p value 0,00)


(48,3%) trente al 22,8% de desnutrición cróni-
ca de los niños que viven en un hogar con piso
de meior calidad. Esto confirma Ia importancia
de intervenciones que meioren el piso de los ho-
gares, sobre todo de aquellos en los que viven


uno de cada dos niños que vive en un hogar níño5_
con piso de tierra sutre de desnutrición crónica


Tabla 12
Prevalencia de desnutrición crónica considerando si la


vivienda tiene o no piso de tierra


Prevalencia
de


desnutrición
crónica(%)


Niños/as
de cinco años


desnutrición crónica


Niños que viven con piso de tierra 48, 3* 81 .047


Niños que viven con piso de mejor
calidad que Ia tierra 22' 8* 287 ‘494


Fuente: Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) 2005-2006
*Diferencia estadística (p value 0,00)




3. Determinantes del estado
nutricional de los niños
y niñas ecuatorianos


En el siguiente apartado se estima un modelo
econométrico a través del cual se explica el es-
tado nutricional de los niños menores de cinco
años de edad, empleando múltiples variables
con base en el marco conceptual antes presen-
tado”.


La variable dependiente empleada es el punta-
¡e estandarizado de talla para la edad mientras
que las variables independientes se pueden cla-
sificar en variables a nivel individual, variables
del hogar y variables de la comunidad”. Entre
las variables a nivel de individuo se encuentran
la edad, sexo y etnia. Aquellas a nivel de hogar
incluyen los años de escolaridad y de edad de
la madre, el sexo del ¡ete de hogar, el tamaño
del hogar, el número de niños menores de cinco
años, el número de muieres de 14 años y mas, el
gasto per capita del hogar, si en las semanas an-
teriores a la encuesta el hogar no tuvo suficiente
comida para alimentar a sus miembros y si en la
casa se le da algún tipo de tratamiento al agua
para consumo humano. Finalmente, entre las
variables a nivel de comunidad y de ubicación
del hogar se encuentran el porcentaie de hoga-
res en la comunidad que disponen de batería sa-
nitaria en exclusividad y el porcentaie de hogares
que tiene piso de meior calidad que el de tierra.
Adicionalmente, el modelo controla por la región
y por el órea de residencia del hogar.


El marco teórico que se emplea para el modelo
econométrico parte del modelo microeconómico
bósico de la familia (Becker 198i; Singh, Squi-
re, Strauss i986), utilizado en diferentes estudios


empíricos acerca del estado nutricional (Behr-
man y Deolalikar, i988)”. Básicamente, en el
modelo simplitícado de un período, los hogares
maximizan su utilidad escogiendo el nivel cle con-
sumo (C), el estado nutricional de los miembros
del hogar (N), y el nivel de ocio (L), considerando
la siguiente expresión:


U=f(C,L,N)


Esta maximización se su¡eta a diferentes restric-
ciones como son la restricción presupuestaria del
hogar, la restricción de tiempo de cada miembro
del hogar y una tunción biológica del estado nu-
tricional, que se expresa de la siguiente manera:


N=n (I, H, T€)


Donde el estado nutricional cle los miembros del
hogar depende de ciertos insumos y característi-
cas exógenas, que se encuentran a nivel indivi-
dual (l), del hogar (H), del territorio o comunidad
(T) y tinalmente existe un componente de error
donde se agrupan los factores no observables del
estado nutricional.


En relación con el estado nutricional de los
miembros del hogar, se han determinado dos
grandes tipos de estimaciones: aquellas reteridas
a la tunción biológica de estado nutricional ex-
presada antes y las que corresponden a la torma
reducida de demanda. Finalmente, existe una
tercera opción en la que se mezclan ambos tipos
de estimaciones y que se denomina estimación
de torma cuasi-reducida, que incluye algunos
insumos previstos en la tunción de producción
de salud y algunas variables de la ecuación de
demanda en su torma reducida (Behrman y Deo-
lalikar, i988; Strauss y Thomas, i985)”. En el
presente trabaio se emplea la estimación de la
función de producción.


2° Para mejorar la estimación, eliminando sesgos de endogeneidad, no se han incluido variables evidentemente endó-
genas, como la lactancia materna, los episodios de enfermedades y la asistencia a los centros de salud.
2' Por comunidad se consideran las unidades primarias de muestreo (UPM) las cuales llegan hasta nivel de sector cen-
sal, es decir que presentan las características del sector censal en donde vive el hogar. Estas variables provienen del
Censo de Población y Vivienda 200i y el supuesto empleado es que no han cambiado en el período que va del censo
a la encuesta.
27 Banco Mundial (2007)
23 Para mayor detalle respecto a las estimaciones econométricas del estado nutricional revisar Behrman J. y A. Deola-
likar ( i 988}.




3.1. Los resultados


La variable dependiente es el puntaie estandari-
zado de talla para edad o puntaie z, donde este
puntaie mide el número de desviaciones estándar
en que la talla de un niño esta por arriba o por
debaio de la talla mediana de una población de
referencia. En tal sentido, es importante recordar
que por debaio de las —2 desviaciones estóndar
del puntaie z el niño es considerado como des-
nutrido crónico“.


En general, este anó isis confirma el perfil des-
criptivo presentando anteriormente. Los siguien-
tes resultados se interpretan como correlaciones
o asociaciones mós que como relaciones cau-
sales.


3.2 Características del individuo


En relación a las variables del individuo, es im-
portante mencionar que la edad del niño en to-
dos los rangos resu tó significativa y de signo ne-
gativo en comparación con la categoría omitida
(menor de ó meses). No obstante, se puede re-
sa tar que el estado nutricional del niño empeora
drásticamente en los dos primeros años de vida
(12 a 24 meses), luego de lo cual la variación
por grupo de edad permanece estable. Estos re-
su tados destacan la importancia de la interven-
ción temprana en el combate de la desnutrición
infantil, particularmente en el primer año de vida
del niño.


Respecto del sexo del menor, se encuentra dife-
rencias de género pero en contra de los niños
en comparación con las niñas, este resultado es
similar al encontrado por otros estudios (Barrera,
i990).
Finalmente, al considerar la etnia del niño, se
observa que los niños indígenas tienen un peor
estado nutricional en comparación a los niños
de las demós etnias, disminuyendo el puntaie z
en 0,243 desviaciones. Esto confirma el perfil


descriptivo presentado antes y la explicación no
responde a razones genéticas, sino a caracterís-
ticas no observables de esta población relacio-
nadas con la cultura alimentaria, la visión de las
enfermedades, entre otros. Pero en general, se
corrobora que en esta población se perpetúa un
círculo vicioso de pobreza-desnutrición-pobreza,
del cual es difícil salir y que profundiza las des-
igualdades sociales.


3.3 Características del hogar


En cuanto a la educación de la madre, tal como
lo confirman muchos estudios empíricos esta va-
riable sigue siendo determinante para la nutrición
del niño. Por ello, las intervenciones destinadas
a combatir la desnutrición infantil deben consi-
derar algún componente educativo de nutrición
hacia las madres. La regresión determina que
un año adicional de educación de la madre re-
percute positivamente en 0.045 desviaciones del
puntaie z.


Respecto al número de niños menores de cinco
años en el hogar esta es una variable que resulta
significativa y negativa en la talla del niño. Es
decir, si aumenta el número de menores de cinco
años en el hogar esto repercute negativamente,
la explicación es que al existir mas niños en el
hogar aumenta la competencia por recursos que
pueden ser escasos como la alimentación y el
cuidado materno, entre otros. Por otro lado, el
tamaño del hogar también tiene este comporta-
miento de afectar negativamente en el crecimien-
to del niño, seguramente por la competencia de
alimentos que se da al interior del hogar. Por úl-
timo, el número de muieres mayores de 14 años
en el hogar, es significativo y tiene un impacto
positivo en la talla del niño, indicando que una
muier adicional en este tramo de edad aumen-
ta los recursos del hogar, particularmente los de
atención y cuidado.


2‘ Estimar empleando minimos cuadrados ordinarios y no modelos logit o probit permite aprovechar toda la informa-
ción de una variable continua como variable dependiente, como es el caso del puntaje z.




En relación al consumo monetario mensual del
hogar, esta variable retleia los recursos econó-
micos del hogar, presenta significancia y es de
impacto positivo para la talla del niño. Señalan-
do que los niños de hogares con mós recursos
presentan un meior estado nutricional. Esta va-
riable daría cuenta del acceso de los hogares a
los bienes del hogar, entre los que se incluye el
gasto en alimentación; de manera que, aunque
el coeficiente es baio se confirma la importancia
del acceso en el estado nutricional del niño.


El modelo permite explorar la inseguridad ali-
mentaria a través de una pregunta que en alguna
medida puede dar cuenta de ello”, la ECV 2005-
2006 pregunta al hogar si la comida tue insuti-
ciente para alimentar a todos sus miembros. Esta
variable es significativa y atecta negativamente la
talla de los niños en comparación a aquellos que
sí tuvieron comida suficiente en el hogar.


Finalmente, al considerar la calidad de agua
para el consumo a partir del tratamiento que se
le da, se encontró que aquellos niños que con-
sumen agua directamente sin ningún tratamiento
ven disminuida su talla en 0,11 desviaciones en
comparación con los niños que consumen agua
tratada.


3.4 Características de la localidad
y ubicación geográfica


Al analizar las variables de localización geográ-
fica, se encuentra que si el niño vive en la región
Sierra, su estado nutricional empeora, esta varia-
ble es significativa a nivel nacional y por óreas.
Esto contirma lo encontrado en otros estudios en


Ecuador (Banco Mundial, 2007) y puede signiti-
car que hay zonas en la Sierra que estón aisladas
en donde no se cuenta con ciertos alimentos o
éstos son mas caros que en otras regiones. De
cualquier manera, las intervenciones de combate
a la desnutrición deben priorizar estas zonas.


Finalmente, en lo que concierne a las viviendas
con piso de meior calidad que el de tierra, esta
variable contribuye positivamente al estado nu-
tricional del niño y su impacto en el puntaie z es
de 0,34 desviaciones. En el marco conceptual
esta variable se encuentran relacionadas con el
adecuado saneamiento a nivel de hogar y de co-
munidad y evidencia que existen intervenciones
estructurales de po ítica pública en el combate
a la desnutrición que involucraría a otro sector
como el ministerio de vivienda y no solo al sector
salud.


25 Es importante destacar, que existen algunas escalas de inseguridad alimentaria; sin embargo, la pregunta usada
aquípermite dar cuenta de la percepción del hogar respecto a si el alimento fue o no suficiente.




Tabla 13
Estimación de los parámetros del modelo del puntaje z de talla para la edad


Dummy (1= 6 a 12 meses)


Dummy (1= 12 a 24 meses


Dummy (1= 25 a 36 meses)


Dummy (1= 37 a 48 meses)


Dummy (1= 49 a 60 meses)


Sexo del menor(hombre=1)


Etnia del niño (indígena=1)


Escolaridad de la madre


Edad de la madre


Edad de la madre al cuadrado


Sexo del jefe del hogar (hombre=1)


Tamaño del hogar


Menores de 5 años en el hogar


Mujeres mayores de 14 años en el hogar


Consumo familiar per cápita mensual


Comida insuficiente en el hogar


Agua sin tratamiento para consumo humano


Rural


Sierra


Amazonia


% de hogares con piso de mejor calidad que tierra (xpiso)


% de hogares con excusado exclusivo (xsanih1)


Interacción: xpiso y escolaridad de la madre


Interacción xsanih1 y escolaridad de la madre


Constante


Observaciones
R-cuadrado


Nacional
-O.459
[5.46]***
-1.086
[13.14]***
-1.177
[14.86]***
-1.088
[14.32]***
-1.027
[13.53]***
-0.125
[3-79]***


-0.243
[3.28]***
0.045
[2.58]**
0.040
[2.14]**
-0.000
[1 .61]
0.047
[O.90]
-0.038
[2-92]***


-O.1 15
[3.43]
0.114
[3-76]***


0.00182
[5-17]***


-O.146
[zigolïcki


-O.1 11
[2.43]**
0.047
[O.68]
-O.414
[8-25]***


-0.085
[1 .07]
0.336
[1 .73]*
0.145
[O.79]
-0.016
[0.65]
0.001
[0.07]
1.248
[4-32]**-k


5765
0.24


Estadístico t en corchetes
* significancia al 10%; ** significancia al 5%; *** significancia al 1%




4. Conclusiones


Los efectos de la desnutrición a nivel individual
se producen principalmente sobre el desarrollo
cognitivo del niño y con ello sobre el rendimien-
to escolar y las posibilidades de conseguir bue-
nos empleos en la vida adulta. Por otro lado, a
nivel de la sociedad la desnutrición ahonda las
inequidades y las brechas sociales, particular-
mente rezagando el capital humano de aquellas
poblaciones mas pobres, y en general repercute
negativamente en el potencial del desarrollo del
país. Los datos presentados evidencian la exis-
tencia del problema de desnutrición en el Ecua-
dor, donde uno de cada cuatro niños sufre de
desnutrición crónica. Es decir, que se trata de
una problemática que es necesario abordar de
manera prioritaria.


Actualmente el gobierno nacional, se encuentra
implementando una estrategia de combate a la
desnutrición en menores de cinco años que bus-
ca bajar la prevalencia de la desnutrición crónica
al 14% hasta el año 2013, lo que significa una
reducción cercana a los dos puntos porcentuales
anuales desde el 2006. Esta estrategia tiene un
enfoque multisectorial, pues se han considera-
do no sólo las intervenciones relacionadas con
salud, sino tambien aquellas relacionadas con
agua, saneamiento y mejoramiento de pisos, lo
que guarda consistencia con los resultados pre-
sentados en este documento y demanda interven-
ciones que deberían ser apoyadas por todos los
actores involucrados.


Sobre la base de estos resultados, cabe reco-
mendar que una adecuada intervención debería:
darse oportunamente en los dos primeros años
de vida del niño y con carácter preventivo en las
madres embarazadas, capacitar al hogar en un
adecuado tratamiento del agua para consumo
humano, mejorar los pisos de las viviendas que
tienen piso de tierra, impulsar intervenciones en
capacitación nutricional para las madres y cui-
dadores de los niños y priorizar las zonas de la
Sierra con alta población indígena.


Finalmente, en lo concerniente a la seguridad
alimentaria se ha constatado que la desnutrición
también es un problema de acceso económico a
los alimentos. En tal sentido, es importante for-
talecer intervenciones —tales como los programas
Aliméntate Ecuador y el Programa de Atención
Escolar, entre otros- que permita garantizar el
acceso a una adecuada alimentación, no sólo
de requerimientos mínimos energéticos sino de
requerimientos nutritivos en general.




5. Bibliografía


Banco Mundial. 2007. Insuficiencia Nutricional
en el Ecuador. Causas, Consecuenciasy So/ucio-
nes.


Barrera, A. 1990. "The role of materning
schóoling and its interaction with public health
programs in child health production". Journal of
deve/opment economías 32, 69-91.


Becker, G. 198144 ireatise on the Family. Cam-
bridge: Harvard University Press.


Behrman, J. R., and AB. Delalikar, 1988. “Health
and Nutrition" In H. Chenerey and T N. Sriniva-
san, eds. Handbook of Deve/opment economics.
Amsterdam: Elsever Science Publishers.


Bourguignon E Chakravarty S. R. (2003) "The
Measurement of Multidimensional Poverty". Jour-
nai of economic /nequa/ity. Springer vol 'I('I), pp.
25-49.
Calero C. y A. Molina Vera (2009) Mapa de la
desnutrición crónica en el Ecuador. MCDS/PMA(
por publicarse en el 2010)


FAO (T 996). Rome Dec/aration on World Food
Security, World Food Summit, Rome T996.


Salcedo S. ed (2005) Políticas de Seguridad Ali-
mentaria en los Países dela Comunidad Andina.
Figueroa (2004). "Estado Nutricional como fac-
tor y resultadó de la Seguridad Alimentaria y
Nutricional y sus representaciones en Brasil". En
revista Salud Pub/ica 6 (2): 140-155.


INEC (2007). Homologación Metodológica del
Cálculo de Pobreza. Desigualdad e Indicadores
Sociales, a partir de la Encuesta de Condiciones
de Vida (ECV). En documentos: Las condiciones
de I/ida de los Ecuatorianos. Resultados de la En-
cuesta de Condiciones de I/ida— Quinta Ronda.
Instituto Nacional de Estadísticas y Censos.


INEC (2007). Pobreza y Desigualdad. En docu-
mentos: Las condiciones de I/ida de los Ecuato-


rianos. Resultados de la Encuesta de Condiciones
de I/¡da— Quinta Ronda. Instituto Nacional de Es-
tadísticas y Censos.


Larrea, C., P Montalvo, and A. M. Ricaurte.
2004. "Chi/d Ma/nutrition, Social Deve/opment
and Hea/th services in the Andean Region. " FLA-
CSO, Ecuador. January.


León, Mauricio, and Stephen D. Younger. 2006.
Transfer Payment, Mother's Income and Child
Health in Ecuador. (no publicado).


Loma—Ossorió E. y C. Lahoz (2006). El marco
conceptual de la Seguridad Alimentaria (mimeo).


Paxson, Christina, and Norbert Schady. 2007.
“Cognitive Development among Young Children
in Ecuador: The roles of Wealth, Health, and Pa-
renting." Journal of Human Resources (42):I


Pérez-Escamilla R.; M. C. Álvarez; A. M. Segall y
H. Melgar (ed.) (2007). Perspectivas en Nutricion
Humana. Memorias 1a Conferencia en America
Latina y el Caribe sobre la medicion de la segu-
ridad alimentaria en el hógar. Junio 8,9 y T0 de
2007 Antioquia- Colombia.
Rogers B. (2007). "La medicion y monitoreo de la
inseguridad alimentaria: Consideraciones para
el desarrollo de un indicador". En Perspectivas
en Nutrición Humana. Antioquia-Colombia.


Sahn, D. 1989. The Contribution of Income to
Im proved Nutrition in Cóte d 'Ivoire." Journa/ of
African Economies 3('I)


Sahn, D.E. and H. Alderman. 1997. "On the
Determinants of Nutrition in Mozambique: the
Im pórtance of Age Specific Effects". Wor/d Deve-
lopment25


Salcedo S, 2005. Enfoques Conceptuales y Siste-
mas de Información sobre Seguridad Alimentaria
(mimeo).


Sanchez M. Ines. 1998. Seguridad Alimentaria y
Estrategias Sociales. Su contribución a la segu-
ridad nutricional en areas urbanas de America
Latina.




Singh |., L. Squire, and J. Strauss. T986. Agricul-
tural Household Mode/s.’ Extensions, Applications
and Policy. Baltimore: The Johns Hopkins Univer-
sity Press.


Strauss, J. and D. Thomas. T985. “Humana Re-
sources: Empirical Modeling of Household and
Family decisions." In J. Behrman and T. N. Sri-
nivasan, eds. Handbook of Development Econo-
mics, 3. Amsterdam, North Holland.


Thomas, D., and J. Strauss. T992. “Prices, Infras-
tructure, Household Characteristics, and Child
Height". Journal of Development Economics 39:
301-331.


Thomas, D., J. Strauss, and IVI. H. Henriques.
T990. “How Does Mother's Education Affect
Child Height? Journal of Human Resources 26
(2): 183-211


Victora, C. G., J. P. Vaughan, B. R. Kirkwook, J. c.
Martines, and L. B. Barcelos. 1986. "Risk Factors
for Malnutrition in Brazilian Children: The Role of
Social and Environment Variables". Bulletin ofthe
World Health Organization 64 (2): 299-309.


Vincent, D., M. Moncada y F. Ordoñez (2004).
“Private and Public Determinants of Child Nutri-
tion in Nicaragua and The Western Regions of
Honduras" en Latin American Research Network
Project. Washington, D.C., Inter-American Deve-
lopment Bank.




CAPÍTULO VIH
LA SEGURIDAD Y SOBERANÍA ALIMENTARIA EN ECUADOR:


Un análisis del impacto de los precios de los alimentos
sobre el consumo y utilización Biológica de los alimentosfi/Ía áí/ítamfiífia


Ministerio de Salud Pública






INTRODUCCIÓN


Consumo y Utilización Biológica de los Ali-
entos tiene que analizarse desde el ambi-


to de la Seguridad Alimentaria y Nutricional
(SAN). El concepto de Seguridad Alimentaria ha
ido evolucionado en el tiempo debido a situacio-
nes coyunturales y a exigencias intelectuales. Du-
rante los años i970, por eiemplo, los precios al-
tos del petróleo y los tertilizantes, y la reducción a
nivel mundial de los stocks de granos entocaron
a la SAN en la utilización de los granos basicos
con tines políticos y entonces el concepto se cen-
tró en la disponibilidad de los alimentos a nivel
nacional y mundial. En los años i980 la libera-
ción del comercio agricola en el GATT (General
Agreement on Taritts and Trade) y los consiguien-
tes desarrollos conceptuales de la época, (Amar-
tya Sen y Jean Dreze: l98lzl989zl995z2000z
Hunger and Public Action) Sen, Amartya (2000).
Desarrollo y libertad. Barcelona: Planeta. Sen,
Amartya (i992). Nuevo examen de la desigual-
dad. Madrid: Alianza Editorial que identifican las
relaciones entre el hambre y la pobreza, el acce-
so a activos productivos y el empleo, introducen
un nuevo componente en la SAN: el acceso a los
alimentos. Por lo tanto, la sola existencia de suti-
cientes alimentos a nivel agregado no significaba
que toda la población tuviera acceso etectivo a
los mismos. Por otro lado, es evidente que la dis-
ponibilidad y el acceso a los alimentos tampoco
garantizan por si solos una adecuada y saludable
alimentación. La existencia de problemas de sa-
lud o la talta de agua segura o potable pueden
impedir que el organismo realice un buen uso
o aprovechamiento o utilización biológica de los
alimentos. Este componente también se incorpo-
ró al concepto de la SAN.


Ciertos problemas pueden colocar a la población
en estado de inseguridad alimentaria. Por e¡em-
plo, los cambios climáticos bruscos, las modifica-
ciones de los precios o, inclusive, la inestabilidad
sociopolitica, que inciden en la disponibilidad de
los alimentos y el acceso efectivo a ellos.


Últimamente, la institucionalidad se incorpora al
concepto de seguridad alimentaria y nutricional y
se le asigna una importancia determinante por su
carócter multisectorial y multiprolesional y por la
necesidad de obtener la mayor efectividad y eti-
ciencia de las intervenciones de política dirigidas
a combatir el hambre.


El concepto de seguridad alimentaria y nutri-
cional es compleio y, por ende, resulta ditícil de
operativizar y medir. Es evidente que podría tener
connotaciones distintas según nos retiramos al
ámbito local, regional o nacional, a lo urbano
y rural, a los países en vías de desarrollo o a los
desarrollados.


Una alternativa de medición del concepto es la
cuantificación de sus electos. Existe consenso en
torno a que el resultado o manifestación última
de la inseguridad alimentaria es la malnutrición
en sus dos polaridades: la malnutrición por dé-
ticit (desnutrición), y la malnutrición por exceso
(sobrepeso, obesidad).


La FAO propuso en 200i diversos indicadores
antropométricos tanto para los niños (insuficien-
cia ponderal, retraso del crecimiento y emacia-
ción) cuanto para los adultos y ancianos (índice
de masa corporal). Los esfuerzos hechos en esta
materia por los Sistemas de Vigilancia Alimenta-
ria y Nutricional (SISVAN) se han dirigido a la de-
terminación de estos indicadores. La misma FAO
ha desarrollado una metodología para estimar
la prevalencia de la desnutrición sobre la base
de encuestas de ingreso gasto de los hogares,
las hoias de balance de alimentos y la estructura
demogrótica de los países (FAO 2003).


Para el analisis del consumo y de la utilización
biológica de los alimentos es indispensable
adoptar aquí la definición de seguridad alimen-
taria propuesta por la Cumbre Mundial sobre
la Alimentación de i996: "Todas las personas
tienen en todo momento acceso físico y econó-
mico a suficientes alimentos inocuos y nutritivos
para satisfacer sus necesidades alimenticias y sus
preferencias en cuanto a los alimentos, a fin de




llevar una vida activa y sana”. En este contexto, la
SAN consta de cuatro componentes principales:
disponibilidad, acceso, uso o aprovechamiento
biológico, y estabilidad, que se relacionan con
un proceso dinómico y descansan sobre una
base institucional que determina en gran medida
su desempeño. Cada uno de los componentes
guarda relación con diversos tactores, los que a
su vez son óreas potenciales de intervenciones de
política.


En cuanto al uso o aprovechamiento biológico,
la SAN requiere de intervenciones públicas que
generen condiciones bósicas de salud de las per-
sonas y de saneamiento de las viviendas y centros
urbanos. El acceso a agua potable también cum-
ple un papel preponderante. Son necesarios, por
otro lado, instrumentos de política dirigidos a la
educación alimentaria y nutricional, la inocuidad
de los alimentos, la generalización de prócticas
de preparación y consumo de alimentos que per-
mitan y faciliten el aprovechamiento de su poten-
cial nutricional y la revalorización de los patrones
locales de consumo de alto valor nutricional.


En este marco, el Codex Alimentarius otrece el
marco para modernizar la legislación sanitaria y
la actualización o armonización de las reglamen-
taciones y el tortalecimiento de los sistemas de
control de alimentos.


En los últimos años, la seguridad alimentaria y
sus componentes han sido una preocupación
de las comunidades políticas y de desarrollo.
La nueva Constitución estableció explícitamen-
te el derecho a la alimentación y la seguridad
alimentaria tue declarada política de Estado. La
Asamblea Constituyente discutió un proyecto de
ley sobre Soberanía Alimentaria, parcialmente
vetada por el Eiecutivo, y los organismos guber-
namentales y no gubernamentales han puesto
en marcha proyectos para asegurar la disponibi-
lidad de alimentos para la población. Subsisten,
sin embargo, un coniunto de tactores que inciden
en la seguridad alimentaria de la población en el
corto y mediano plazo, incluyendo las cadenas
concentradoras en la distribución de alimentos,


el limitado acceso de los pequeños productores
al crédito y la tecnología, la talta de políticas
de mercadeo y procesamiento de alimentos, los
cambios en los hóbitos alimenticios y el desco-
nocimiento nutricional en muchos grupos.


Es preciso, sin embargo, reconocer que la princi-
pal amenaza a la seguridad alimentaria de la po-
blación ecuatoriana no radica en la producción
de alimentos sino en la limitada capacidad de
muchos hogares para adquirir, de manera cons-
tante, una canasta de alimentos nutritivos. Esta
capacidad se ve restringida principalmente por
la concentración de los recursos en la sociedad,
incluyendo la distribución del consumo de co-
mestibles. En i999, por eiemplo, el 10% de los
hogares mós ricos disponían, en promedio y en
un momento dado, de siete veces mós alimentos
que el 10% de los hogares mós pobres.


La pobreza signitica menos cantidad y variedad
de alimentos. Esto explica, en gran medida, que
el país haya avanzado muy poco en la reducción
de la desnutrición intantil en las últimas décadas.
La última medición revela que uno de cada tres
menores de cinco años no ha crecido o no pesa
lo suficiente y las disparidades son pronunciadas.


En el año 2000, casi el doble de niños/as del
campo respecto de los/as de las ciudades pre-
sentaban deficiencias de talla o desnutrición cró-
nica (36% y 19%, respectivamente), siendo los
mós afectados, como es de esperarse, los niños/
as que viven en condiciones de pobreza.


1. Factores que inciden
en el consumo


Ha varios arómetros im ortantes ue incidenY p
y explican en parte el consumo y la utilización
biológica de los alimentos; se retieren al empleo,
los salarios, la pobreza y la desigualdad.




70


60


50


40


30


20


10


Esquema 1
Factores asociados al desarrollo de la desnutrición


DESNUTRICIÓN


UTILIZACIÓN
BIOLÓGICA DE LOS CONSUMO DEALIMENTOSALIMENTOS


BIOMÉDICOS PRODUCTIVOS


SOCIALES
ECONÓMICOS
CULTURALES


POLÍTICO
INSTITUCIONAL


Gráfico 1
Indicadores del mercado laboral


Ecuador: (%) 2001-2006


61,60


30,70


8,10 9 70 9,30 9,33 9,30 9,03


I I


2001 2002 2003 2004 2005 2006


—O: OCUPACION ADECUADA(%) —O: DESOCUPACION TOTAL (%) —O— SUBOCUPACION TOTAL (%)


* Incluye Quito, Guayaquil y Cuenca; cifras a diciembre de 2006.
Viteri Díaz, Galo (2007). Empleo, salarios, pobreza y desigualdad en el Ecuador.


Fuente: Banco Central del Ecuador




1.1. Empleo


El estudio de Galo Viteri (2007) —Empleo, sala-
rios, pobreza y desigualdad en el Ecuador analiza
el mercado laboral en las principales ciudades
de Ecuador, que son las que registran mós oter-
ta y demanda de empleo. Los indicadores del
mercado laboral muestran un comportamiento
tluctuante en el periodo 2001- 2006. En electo,
como se desprende del grótico, en Quito, Gua-
yaquil y Cuenca la tasa de ocupación adecuada
evolucionó favorablemente del 57% en 2001 al
61,60% en 2002, decreció al 44,89% en 2003,
aumentó al 47,34% en 2004, disminuyó al
41,47% en 2005 y se incrementó al 47,34% en
2006.


La tasa de desocupación total para las mismas
ciudades disminuyó del 8,10% en 2001 al 7,70%
en 2002, aumentó al 9,30% en 2003 y al 9,88%
en 2004, y se reduio al 9,30% en 2005 y al
9,03% en 2006. La tasa de subocupación total
disminuyó del 34,90% en 2001 al 30,70% en
2002, se incrementó al 45,81% en 2003, decre-
ció al 42,78% en 2004, aumentó al 49,23% en
2005 y se reduio al 45,04% en 2006.


Según la Secretaría Técnica del Frente Social
(STFS), en general la estructura del mercado la-
boral en el país ha cambiado como consecuencia
de las transtormaciones institucionales y legales
que han buscado flexibilizar el mercado de tra-
baio y reducir el tamaño del Estado, en el marco
de un modelo de mayor apertura y liberalización
económica. Parte de estos cambios se retleian
mayoritariamente en un aumento de la intorma-
lidad y en una mayor precariedad del empleo
pero también han incidido en el desempleo, que
resulta particularmente preocupante en Ecuador,
dado que no existen seguros u otro tipo de pro-
tección social para la población desempleada.


En lo concerniente al elevado desempleo urba-
no, María Paz Vela (2004) indica: ”Esta peligrosa
tendencia es resultado de la talta de crecimiento


del sector real no petrolero. Y como se trata de
factores estructurales, no se puede pensar que se
pueda revertir con facilidad el fenómeno del des-
empleo creciente”. Y añade: ”Lo crítico de esta
realidad es que los sectores no petroleros, que
son los que menos crecen, son los grandes ge-
neradores del empleo, y absorben a 99,5% de
la población económicamente activa (PEA), de
acuerdo al Censo de 2001, mientras el sector pe-
trolero no genera empleos sino para 0,5% de la
PE ".


El progresivo retiro del Estado como gestor de
políticas públicas que de alguna manera gene-
raban empleo no ha estado acompañado por la
creación de empleo tormal por parte de empre-
sas privadas sino por el autoempleo que, como
se conoce, es de muy baia productividad y, en
muchos casos, esconde una real situación de po-
breza.


Ademós, es poco probable que en el tuturo la
autogeneración de empleo pueda absorber el
excedente laboral que el sectortormal no esta en
capacidad de asumir, especialmente si se tiene
en cuenta que las políticas de aiuste y el apertu-
rismo comercial en marcha vuelven inviables las
actividades de autoempleo. El Grótico 2 ilustra
claramente cómo en 1990 el Estado contribuyó
a la oterta de empleo con el 18,7% y en 2005
sólo con un 10%.


Se evidencia que en estas condiciones de em-
pleo, los consumidores tienen un acceso limitado
a la adquisición y consumo de los alimentos, lo
que genera inseguridad alimentaria en las tami-
lias.


1.2. Salarios


En el período 2002-2006, el salario nominal
aumenta de USS 138,2 en 2002 a USS 186,6 en
2006, como se desprende del Grótico 3. El salario
real se incrementa de USS 89,6 a USS 105,4
entre los mismos años. Al respecto, el Instituto




Gráfico 2
Estructura del empleo urbano:


Desglose sector formal e informal % Ecuador: 1990-2005


40


35 r V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V V w


30


25


20 r r r r r w


15 , , , , , , ,,


10


5 , , , , , , ,,


0 _


. Trabelaqor serl/¡Clo Microempresas Sgclor lÏ/Ïtllgiïg:independiente domestico Publico
y Grandes


[1990 35,1 4,6 15,7 17,8 26,9


[2005 31,4 5,2 21,2 10 32,2


Fuente: Organización Internacional del Trabajo (OIT). Viteri Díaz, Galo (2007).


Latinoamericano de Investigaciones Sociales
(ILDIS) señala que el crecimiento del salario real
en los dos últimos años resulta bastante modesto,
habiendo tardado una década en recuperarse.


El incremento del salario real, si bien permitió
elevar la capacidad adquisitiva del ingreso, no se
ha traducido en un aumento de la cobertura de
la canasta tamiliar. Citras proporcionadas por el
Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC)
señalan que la canasta familiar basica alcanzó
en diciembre de 2006 un costo de USS 453,26,
lo que representa una restricción de USS 154,59
(34,1%) respecto de la remuneración sectorial
uniticada de USS 298,67. Este dato nos da una


idea clara de la diticultad de la población para
acceder a los alimentos, como lo ilustra el gró-
tico 4.


Por su parte, la canasta tamiliar vital alcanzó
en el mismo mes (diciembre) un costo de USS
306,56, evidencióndose una restricción de USS
7,89 (26%) en relación con la remuneración
sectorial unificada de USS 298,67, como puede
verse en el grótico 5.


1.3. Pobreza


La pobreza nacional analizada a partir de las
Necesidades Básicas Insatistechas (NBI) muestra




Gráfico 3
Salario nominal y salario real


Ecuador 2002-2006


zoo — ————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————— "T3616 ————————— n
13o
160
14o
12o
100


ao
60 — ——————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————— n
4o _ zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz n
2o _ zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz n


2002 2003 2004 2005 2006


—O— Salario Nominal (Dólares) —I— Salario Real (Dólares)


* Cifras a diciembre I Fuente: BCE. Viteri Díaz, Galo (2007).


Gráfico 4
Restricción costo canasta familiar básica


Ecuador: Diciembre 2006 (dólares y porcentaje)


500


400


300


200


100


-100


—1 54,59—2oo
Costo canasta Remuneración Restricción canasta
familiar básica sectorial unificada familiar básica


Fuente: INEC




Gráfico 5
Restricción costo canasta familiar vital


Ecuador: Diciembre 2006 (Dólares y porcentaje)


350


300


250


200


150


100


50


—5o
USD. -7,89


Costo canasta
familiar básica


Remuneración
sectorial unificada


Restricción canasta
familiar vital


Fuente: INEC


entre los años i995 y 2006 una reducción del
53,6% al 45,8% (véase el Grótico 6). La pobre-
za urbana según las NBI aumenta del 29,2% en
i995 al 29,6% en i 998 y disminuye al 26,3% en
i999 y al 24,8% en 2006. La pobreza rural, por
su lado, se reduce de 88,8% en i995 a 85,3%
en i998; en i999 se incrementa al 85,8% y dis-
minuye al 82,2% en 2006.


Como se obsen/a en el Grólico 7, la Sierra pre-
senta una reducción de la pobreza por NBI del
46,9% en i995 al 45,i% en i998, luego un
incremento al 46,2% en i999 y una disminución
al 36,9% en 2006. En la Costa observamos un
aumento del 57,i% en i995 al 58,2% en i998
y una posterior reducción al 54,5% en i999 y
al 5i ,4% en 2006. La Amazonía registra un de-
crecimiento de la pobreza por NBI del 76,3% en
i995 al 7i% en 2006.


Las provincias con mayores niveles de pobre-
za según NBI para el mismo período son Bo-
lívar (73,6%), Los Rios (7i,7%) y la Amazonia
(7i%). Las con que presentan meno res niveles


son Pichincha (20,6%), Azuay (3i,9%) y El Oro
(35,7%).


La pobreza y la extrema pobreza guardan rela-
ción con el consumo. El Sistema Integrado de
Indicadores Sociales del Ecuador (SIISE) define
como "pobres" a aquellas personas que perte-
necen a hogares cuyo consumo per cápita, en
un período determinado, es interior al valor de la
línea de pobreza. La línea de pobreza es el equi-
valente monetario del costo de una canasta bósi-
ca de bienes y servicios por persona por período
de tiempo (generalmente, quincena o mes). La
pobreza según consumo a nivel nacional se in-
crementó del 39,3% en i995 al 52,2% en i999
y disminuyó al 38,3% en 2006. Esto significa que
la pobreza por consumo no ha experimentado
una reducción significativa en el país entre los
años i995 y 2006, como se muestra en el gra-
fico 9.


En el órea urbana la pobreza según consumo
creció de 23% en i995 a 36,4% en i999 y dis-
minuyó a 24,9% en 2006, evidenciando que la




56


54


52


50


48


46


44


42


40


90


80


70


60


50


40


30


20


10


Gráfico 6
Evolución de la pobreza nacional según necesidades básicas insatisfechas


Ecuador: 1995-2006 - (% personas de la población total)


1995 1998 1999 2006


Fuente: INEC


Gráfico 7
Evolución de la pobreza por regiones según necesidades básicas


insatisfechas - Ecuador: 1995-2006 - (% personas de la población total)


SIERRA COSTA AMAZON ÍA


I 1995 I 1998 1999 I 2006


Fuente: INEC




Gráfico 8
Pobreza provincial según necesidades básicas insatisfechas


Ecuador: 2005-2006 (% de personas)


so ———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————— ——
73,6 71,7 71,9


7o ——— 650 642
62]


592
60 *" ""' "" '"' '"" "' """""" "5í3""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""" "


50,7
50 — — — — — r r r r — — r r r r r — — — r r — — —%r8rÏ3————45,9———44r2 ——————————————————————————————————————— n


3&9
40 h,


3L9
3o — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — ——


ZQ6
2o ———


1o — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — ——


0
Í


< m 5 .2


Fuente:lNEC


Gráfico9
Evolución de la pobreza nacional según consumo


Ecuador: 1995-2006 (% personas)


60 — ———————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————— ——


50 -


40 -


30 ’


20 ’


10
7


o _


1995 1998 1999 2006


Fuente: INEC




población urbana es más pobre en el año 2006
que en 1995. En el area rural Ia pobreza según
consumo aumenió de 63% en 1995 a 75,1% en
1999 y se reduio al 61,5% en 2006, Io cual de-
muestra que no ha sufrido cambios significativos
en ese período.


A nivel regional Ia pobreza según consumo se
incrementa en |a Sierra de 41,7% en 1995 a
51,4% en 1999 y disminuye al 33,7% en el 2006,
como revela el Grafico 10. En Ia Costa se apre-
cia un aumenio del 36,1% en 1995 al 52,8% en
1999 y una reducción al 40,3% en 2006. En Ia
Amazonía se observa un descenso de 60,5% en
1995 a 50% en 1998 y un incremento al 59,7%
en 2006. Las provincias con mayores niveles de
pobreza por consumo (2005-2006) son Bolívar


(60,6%), Amazonía (59,7%) y Carchi (54,6%).
Las provincias con menores niveles son Pichincha
(22,4%), Azuay (26,6%) y EI Oro (28,1%).
En 1o que se refiere a1 consumo y extrema po-
breza, se define como ”indigen‘res" a aquellas
personas que penenecen a hogares cuyo con-
sumo per cápita en un período determinado es
inferior a Ia línea de ¡ndigencia o extrema pobre-
za (SIISE). La evolución de la extrema pobreza
según consumo muesira que ésta creció a nivel
nacional del 13,6% en 1995 al 20,1% en 1999 y
se reduio a| 12,8% en el 2006 (véase el Grafico
12), Io cual evidencia que entre los años 1995
y 2006 no ha regisirado una reducción signifi-
cafiva.


Gráfico 10
Evolución de la pobreza según consumo por regiones


Ecuador: 1995-2006 (% personas)


70


60


50


40


30


SIERRA


I 1995 I 1998


COSTA AMAZON1A


- 1990 I 2006


Fuente: INEC




Gráfico 11
Pobreza provincial por consumo
Ecuador: 2005-2006 (% personas)


70 ‘


60 i606 59.7 54.6 54.1 53.2
5o


40 —


30 — ———28—'r1—————26;6
22.4


20 ,


10 _,


0 — l
_ ._ ._ ._ h >S‘?ÉÉ%555%ÉEÉí3%%a8ms <ï°‘o"fs8sg—2.s
CD tu O .0 2 a “7 ‘5 .0 3 o


L“ 5s s g 3 o e m 2
< LE u: ’ S n‘


O LU I-


Fuente:lNEC


Para los mismos años, la extrema pobreza según
consumo a nivel urbano se incrementó del 4,1%
al 8% y decreció al 4,8%. Esto significa que a
nivel urbano es mayor en 2006 que en 1995. A
nivel rural se aprecia un aumento del 27,4% en
1995 al 37,7% en 1999 y una disminución al
26,9% en 2006, es decir que presenta una ligera
reducción entre los años 1995 y 2006.


A nivel regional (Grafico 13) se aprecia que en la
Sierra la extrema pobreza según consumo se in-
crementó del 18,5% en 1995 al 24,6% en 1999
y se reduio al 12,2% en 2006. En la Costa au-
mentó del 9,1% en 1995 al 16,3% en 1999 y
disminuyó al 10,8% en 2006. En la Amazonía
la situación es diferente: la extrema pobreza se-
gún consumo descendió del 23,8% en 1995 al
22,2% en 1998 para incrementarse significativa-
mente al 39,6% en 2006.


La tipología propuesta por Katzman en 1989 es
el resultado de la clasificación cruzada de las di-
cotomías según cada uno de los métodos, es de-
cir es la utilización coniunta de los dos métodos
principales de medición de la pobreza directo
(satistacción de necesidades bósicas) e indirecto
(capacidad de ingreso o consumo), y da origen a
un tercer método que se conoce como el analisis
integrado de la pobreza. De acuerdo a este mé-
todo, la pobreza crónica a nivel nacional se in-
crementa del 33,7% en 1995 al 40,3% en 1999
y desciende al 31,3% en 2006.


Como se ilustra en el Grótico 14, la pobreza
inercial a nivel nacional disminuye del 19,9% en
1995 al 10,3% en 1999 y aumenta al 14,6% en
2006.




Gráfico 12
Evolución de la extrema pobreza nacional según consumo


Ecuador: 1995-2006 (% personas)


25 —ïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïïï ——


1995 1998 1999 2006


Fuente: INEC


Gráfico 13
Evolución de la Extrema Pobreza Por Regiones Según Consumo


Ecuador: 1995-2006 (% personas)


SIERRA COSTA AMAZONÍA


I 1995 I 1998 1999 I 2006


Fuente: INEC




Hay un aspecto crítico que debe ser tomado en
consideración a la hora de abordar estos tacto-
res que inciden directamente en el consumo de
alimentos: la alimentación, que ha ido paulati-
namente cambiando en sus tormas debido prin-
cipalmente a la globalización. En electo, la alí-
mentación actual es menos natural y utiliza mós
productos procesados. La conducta alimentaria


es el resultado de las relaciones sinérgicas entre
los ambientes ecológico, biológico y sociocultu-
ral. Los tactores biológicos estón relacionados
con lo sensorial, lo genético y las necesidades
nutricionales. Pero hay también tactores que
atectan a los grupos sociales, y son los agentes
externos que atectan el ambiente y detinen las
preferencias alimentarias de las personas. Es ob-


Gráfico 14
Evolución de la pobreza crónica a nivel nacional según


Tipología de Katzman - 1995-2006 (% personas de la población total)


25


1995 1998


40.3


1999 2008


Fuente: INEC


vio, a este respecto, que las tendencias de la so-
ciedad tienen un electo en las opciones de con-
sumo y en la demanda de alimentos.


En los valores culturales y sociales se hallan las
tradiciones y simbolismos que intluyen en los hó-
bitos alimentarios. No cabe la menor duda de
que el nuevo modelo favorece el consumo de
alimentos tuera de la casa. La globalización ha
trastocado los hóbitos y costumbres tradicionales
para dar paso a alimentos de poco valor nutri-
cional conocidos como comida rópida.


1.4. Inocuidad y calidad de los ali-
mentos


En Ecuador existe la inminente necesidad de me-
iorar, en el corto y mediano plazo, la sanidad
agropecuaria y el control de los alimentos. La
globalización de la economía y la creación de la
Organización Mundial de Comercio (OMC), a
través de los acuerdos sobre la aplicación de Me-
didas Sanitarias y Fitosanitarios (MSF) y Obstó-
culos Técnicos al Comercio (OTC), exigen a sus
países miembros cumplir con normas internacio-
nales para impedir la ditusión de enfermedades




de los animales, las plagas vegetales y la conta-
minación de los alimentos. Estos requerimientos
los obligan a adoptar practicas sanitarias ade-
cuadas apoyadas en servicios de sanidad agro-
pecuaria y de control de alimentos modernos y
eficientes, Io que a su vez permitiró meiorar Ia
seguridad alimentaria y nutricional, y dara paso
a la próctica de un comercio contiable entre los
países del continente americano y los del resto
del mundo.


1.4.1. Legislación alimentaria: Leyes, de-
cretos, reglamentos y resoluciones exis-
tentes


A continuación se presenta una sistematización
de la normativa ¡urídica ecuatoriana, expuesta en
la Primera Conterencia Regional FAO/OMS so-
bre Inocuidad de los Alimentos para las Américas
y el Caribe realizada en 2005, en la que se hace
una evaluación de la adecuación y aplicación de
la reglamentación en materia de alimentos. La
Tabla l contiene aspectos de registro sanitario
para exportaciones. La Tabla 2 se refiere a las im-


portaciones, ómbito donde el Ministerio de Salud
Pública (MSP) cumple un papel importante en el
control de la calidad dela materia prima, los ali-
mentos procesados y los aditivos para alimentos
importados, siendo la Dirección General de Sa-
lud del Ministerio, el Instituto de Higiene lzquieta
Pérez y las Direcciones Provinciales de Salud las
instancias que revisan y exigen el cumplimiento
de los requisitos para importar alimentos proce-
sados, productos Semielaborados y materias pri-
mas, y los procedimientos que se requieren para
su nacionalización. En la Tabla 3 se destaca el
Reglamento de Buenas Prócticas de Manutactu-
ra (BPM) de Alimentos cuyo cumplimiento estó a
cargo del Sistema Nacional de Vigilancia y Con-
trol, a través de las Direcciones Provinciales de
Salud, el Sistema de Metrología, Normalización,
Acreditación y Certificación para el Otorgamien-
to del Certiticado de BPM, y acreditación de Ins-
pectores de BPM.


El Reglamento para el Control Sanitario de Ali-
mentos que se expenden en la vía pública expe-
dido en i992 y de responsabilidad del Ministerio


Tabla 1
Controles sanitarios y fitosanitarios en las fronteras nacionales


— Exportaciones -


Código dela Salud - Reglamento de
Alimentos, Art. 173 y 174 (l 988)


Ministerio de Salud Pública Registro sanitario y certificado
de libre venta del producto a


exportarse


Reglamento de Alimentos, Art. 178 Instituto Nacional de Higiene y Analisis de control de calidad en
Medicina Tropical aduanas


Reglamento de Registro y Control
Sanitario, Decreto Ejecutivo 1583


Crea el Sistema Nacional de Vigi-
lancia y Control


Certificación sanitaria para
vegetales, animales y subproductos


Ley SESA, Art. 9 (1994) Asegurar que la Seguridad
Sanitaria de los envíos luego de la
certificación se mantenga hasta su


exportación


Ley SESA, Art.l 7 (l 994), Ley 52, Art.l 2
(1974)


Previa comprobación, otorgar
las certificaciones que permitan
exportar productos pesqueros




Tabla 2
Controles sanitarios y fitosanitarios en las fronteras nacionales


— Importaciones -


Código dela Salud - Reglamento de
Alimentos, Art. 169 (i 988)


Ministerio de Salud Público Emisión de Registros Sanitarios para
todos los alimentos procesados y
aditivos para alimentos que sean


importados


Reglamento de Alimentos, Art. 172 Control de calidad de materia
prima, alimentos procesados


Control de calidad de la materia
prima, alimentos procesados y


aditivos para alimentos que sean
importados


Reglamento de Registro y Control
Sanitario, Decreto Ejecutivo i583,


Dirección General de Salud, Instituto
de Higiene, Direcciones Provinciales


Requisitos para importar alimentos
procesados, productos semie|abora-


Arts. 53 a 64 de Salud dos y materias primas; procedimien-
tos para nacionalización.


Ley SESA, Art.i 7 Literal E (i 994) SESA Analisis, aprobación y registro para
productos importados y subproduc-


tos


Reglamento a la Ley de Pesca y
Desarrollo Pesquero, Art.2i (i974)


Instituto Nacional de Pesca Corresponde al Instituto Nacional
de Pesca otorgar certificados de
calidad y aptitud de los productos


pesqueros procesados


de Salud Pública y su Reglamento para el control
del comercio informal, Art. 204, delegan su cum-
plimiento a la Dirección de Higiene y Promoción
de la Salud de Quito con el consiguiente control
de calidad de alimentos a nivel de expendio. Hay
que destacar el Decreto Eiecutivo No 3609 que
tigura en el Texto Unificado de Legislación Secun-
daria del Ministerio de Agricultura y Ganadería
con techa 20 de marzo de 2003 y publicado en
el Registro Oficial No 0056, en el que se taculta
al Sen/icio Ecuatoriano de Sanidad Agropecuaria
(SESA) a protegery meiorar, en coordinación con
otras instituciones, el estado sanitario y titosani-
tario de la población ganadera y de los cultivos
agrícolas, de sus productos derivados, así como


de la inocuidad de los alimentos tanto para con-
sumo interno cuanto para el comercio externo.


Como se desprende de la misma Tabla 3, en
lo concerniente a los controles sanitarios y tito-
sanitarios en las tronteras nacionales (importa-
ciones), el Reglamento de la Ley de Mataderos,
inspección, comercialización e industrialización
de la carne establece las normas que regulan
la construcción, instalación y funcionamiento
de mataderos, trigoríticos, inspección sanitaria
de los animales de abasto y carnes de consumo
humano, industrialización, transporte de abasto
y carnes de consumo humano, industrialización,
transporte y comercio de las mismas. Como




Tabla 3
Control de la inocuidad y la calidad


de los alimentos de consumo nacional


Código dela Salud - Reglamento de
Alimentos, Arts. H8 y 175 (i988)


Ministerio de Salud Pública Control de alimentos


Reglamento de Alimentos, Art. 178 Dirección General de Salud, Instituto
de Higiene


Analisis de Control de Calidad de
los Alimentos procesados y aditivos


alimentarios sujetos a Registro
Sanitario


Reglamento de Registro y Control
Sanitario. Decreto Ejecutivo i583,


Art. 3, Capítulo IX


Sistema Nacional de Vigilancia Y Registro, vigilancia, control, inspec-
ciones, certificaciones


Reglamento de Buenas Practicas de
Manufactura de Alimentos


Sistema Nacional de Vigilancia Y
Control a través de las Direcciones BPM
Provinciales de Salud, Sistema de
Metrología, Normalización, Acredi-


tación y Certificación Otorgamiento del Certificado deAcreditación de Inspectores de BPM
Reglamento para el Control
Sanitario de Alimentos que se


expenden en Ia vía pública (i992)


Ministerio de Salud Pública Control de Alimentos


Reglamento para el control del
comercio informal, Art.204


Dirección de Higiene y Promoción
dela Salud de Quito


Control de Calidad de alimentos a
nivel de expendio


Reglamento dela Ley de Pesca y
Desarrollo Pesquero, Art. 20 (i974)


Instituto Nacional de Pesca y el
Instituto Ecuatoriano de Normaliza-


En coordinación las dos instituciones
determinarán y publicaran los
requisitos que deben reunir
los productos pesqueros y los


procedimientos para obtener la
certificación de calidad y aptitud de


tales productos


Decreto Ejecutivo No 3609
publicado en el Texto Unificado de
Legislación Secundaria del Ministerio
de Agricultura y Ganadería con


fecha 20 de marzo de 2003, Registro
Oficial No 0056 Se faculta a SESA a proteger ymejorar, en coordinación con otrasinstituciones, el estado sanitarioy fitosanitario de Ia poblaciónganadera y de los cultivos agrícolas,de sus productos derivados, así


como dela inocuidad de los
alimentos tanto para consumo
interno cuanto para el comercio


externo


consta en la Tabla 4, el Código de la Salud, en
la competencia de epidemiología (Arts. 63 y 64),
le contíere al MSP la vigilancia y control de las
enfermedades transmitidas por alimentos (ETA).


En lo atinente al Control de Zoonosis (Tabla 5),
el instrumento ¡urídíco Código de la Salud reem-
plazado por la Ley Orgánica de la Salud contiere
la responsabilidad al MSR que debe encargar-


se cle evitar la transmisión al ser humano. Por
su parte, el Reglamento orgánico funcional del
SESA (l 996), Art. 18, y la Ley de Sanidad Animal
(i994), Art. 25, atribuyen al Ministerio de Agri-
cultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MA-
GAP) el control de la calidad sanitaria en anima-
les, productos y subproductos de origen animal
y el establecimiento de los mecanismos técnicos
de prevención.




Controles sanitarios y fitosanitarios en las fronteras nacionales
— Importaciones —


Reglamento de la Ley de SESA Establece las normas que regulan la
Mataderos, inspección, construcción, instalación y funcio-


comercialización e industrialización namiento de mataderos, frigoríficos,
de la carne. Publicado en la edición inspección sanitaria de los animales
especial No i del 20 de marzo de de abasto y carnes de consumo


2003 humano, industrialización, transporte
y comercio de las mismas.


Reglamento de control de la instala- SESA Art. ó: Para el cumplimiento de
ción y funcionamiento de las granjas las finalidades previstas en el
avícolas. Publicado en la edición reglamento, los trabajadores deben
especial No i del 20 de marzo de cumplir con las disposiciones de


2003. bioseguridad descritas en los literales
a, b, c, d, f, g, h, y, j de este artículo.


Faenamiento, inspección, clasifica- SESA Establece las medidas técnicas
ción y comercialización de aves sanitarias y de inocuidad que debe


para consumo humano. Publicado cumplir el ave para ser apta para
enla edición especial No l del 2 de consumo humano


marzo de 2003.
Control de las granjas de ganado SESA Establece las medidas técnicas
porcino. Publicado en la edición sanitarias y de inocuidad que deben
especial No i del 2 de marzo de cumplir los cerdos para ser aptos


2003. para consumo humano


Tabla 4
Vigilancia y control de las ETA


(Enfermedades transmitidas por alimentos)


Código dela Salud, Epidemiología,
Art. 63.


Ministerio de Salud Pública Dictar normas, ejecutar acciones,
ordenar practicas y el empleo de


medios que defiendan Ia salud de la
comunidad


Epidemiología, Art. 64. Ministerio de Salud Pública Control de enfermedades
transmisibles, determinación de
las enfermedades, notificación
y establecimiento de medios y
procedimientos de control.


Reglamento de Registro y Control
Sanitario, Arts. 36 y 37.


Direcciones Provinciales de Salud Enfoque de control y vigilancia
enmarcados en el control de
factores de riesgo, principios
de BPM y HACCP‘, programas


permanentes de vigilancia de las
ETAS


’ Hazard Analysis and Critical Control Point: Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control.




Código de la Salud (l 971 ), Art. 86


Tabla 5
Control de Zoonosis


Otras instituciones como el MAGAP Control de Zoonosis para evitar la
transmisión al ser humano, bajo


supervisión de la autoridad de salud


Código dela Salud (i971), Art. 87. Ministerio de Salud Pública Control sobre las diversas disposi-
ciones sanitarias


Código dela Salud (i971), Art. 88 Ministerio de Salud Pública Notificación y denuncia obligatoria
de enfermedades transmisibles


Reglamento orgónico funcional del
SESA (i996), Art. 18.


Ministerio de Agricultura y Gana-
dería, MAGAP (SESA)


Controlar la calidad sanitaria en
animales, productos y subproductos


de origen animal
Ley de Sanidad Animal (l 994),


Art. 25.
Ministerio de Agricultura y Gana-
dería, MAGAP (SESA)


Establecer los mecanismos
técnicos de prevención, control y
erradicación de las enfermedades
declaradas de interés nacional


Acuerdo Ministerial, Art. 5. Comisión Nacional de Zoonosis Aprobar el programa anual de acti-
vidades con el objeto de realizar
el control de la zoonosis dentro del


territorio ecuatoriano


Tabla 6
Actividades relacionadas con la verificación del cumplimiento de las normas en relación con


CIC (BPA, BPM, HACCP), incluidas las certificaciones en materia de CIC


Código de la salud. Reglamento de
Alimentos (i988), Art. 77.


Direcciones Provinciales de Salud Realizar inspecciones a los
establecimientos, verificando las
condiciones físicas y requisitos


técnicos sanitarios
Reglamento de Alimentos, Art. 85. Direcciones Provinciales de Salud Verificación del cumplimiento de


requisitos establecidos para lugares
de almacenamiento y expendio de


alimentos
Reglamento de Registro y Control


Sanitario, Art. 36.
Direcciones Provinciales de Salud e


Instituto Nacional de Higiene
Verificación del cumplimiento de
BPM y certificación; orientación
hacia los principios de HACCP.
Certificación de calidad e


inocuidad para la nacionalización y
comercialización


Acuerdo Ministerial No.104 (i998). Direcciones Provinciales de Salud Certificación de BPM. Permiso Sani-
tario de Funcionamiento


Reglamento de Alimentos, Art. 92. Dirección General de Salud La Dirección General de Salud es
el ente encargado de autorizar,


mantener, suspender o cancelar el
Registro Sanitario


Reglamento de Alimentos, Art. 93. Instituto Nacional de Higiene y
Medicina Tropical


El INH es el organismo técnico en-
cargado de la verificación de los
análisis y evaluaciones requeridas
para la concesión del registro


Sanitario
Reglamento de Alimentos, Art. 92. Direcciones Provinciales de Salud El control de los alimentos, plantas


industriales, publicidad y otros


Reglamento de BPM Ministerio de Salud Pública Control del cumplimiento de BPM en
las plantas productoras de alimentos




Respecto de las ”Actividades relacionadas con la
verificación del cumplimiento de las normas en
relación con (¿Control de Inocuidad y Calidad?)
CIC (Buenas Prácticas Agrícolas-BPA, BPM, HAC-
CP), incluidas las certificaciones en materia de
CIC” (Tabla ó), el Código de la Salud, el Regla-
mento de Alimentos, el Reglamento de Registro y
Control Sanitario, y el Reglamento de BPM con-
fieren a las Direcciones Provinciales de Salud y al
Instituto Nacional de Higiene las inspecciones y
verificaciones en los establecimientos de almace-
namiento y expendio de alimentos, así como la
comprobación del cumplimiento de BPM, sobre
todo poniendo énfasis en la calidad e inocuidad
para la nacionalización y comercialización de los
alimentos.


De esta revisión y anólisis de la legislación con-
cerniente al Control e Inocuidad de los Alimentos
se puede concluir que:


l. En materia de salud pública Ecuador cuenta
con una ley básica, el Código de la Salud
publicado en el Registro Oficial No l58 del
8 de febrero de 197i. Este Código, que es
una ley general de salud, se refiere en el Tí-
tulo lV "Del Registro Sanitario"; Titulo V, ca-
pítulo l ”De los Alimentos” y capítulo ll "De
Control”, a la elaboración, expendio y con-
trol de los alimentos.


2. En el caso del Reglamento de Alimentos del
Código de la Salud esta claro el mandato y
la Dirección Nacional de Control Sanitario
del Ministerio de Salud Pública estó recono-
cida como ente normativo y regulador para
el control sanitario de los alimentos.


3. Parecería ser que en la actual legislación so-
bre alimentos no existen, específicamente, a
lo largo de la cadena alimentaria principios
comunes sobre controles eficaces y aplica-
ción efectiva. Efectivamente, aparentemente
todo termina con la obtención del Registro
Sanitario y no hay un control y monitoreo
post registro.


4. Adicionalmente, existe entre los diferentes
actores de la cadena alimentaria un des-
conocimiento de la ley y de los reglamen-


tos vigentes debido a una escasa socializa-
ción y falta de aplicabilidad de los mismos
por parte de los usuarios y a la ausencia de
control del sector público. Por o tanto, no
se produce una retroalimentación y coordi-
nación interinstitucional en el control de las
diferentes etapas de la cadena alimentaria,
sumóndose a ello la falta de concertación y
armonización entre los organismos oficiales
de control.


El organismo encargado de llevar a cabo el
sistema de vigilancia epidemio ógica sanita-
ria en el país es el Ministerio de Salud Púb
ca a través del subproceso de Epidemiología
instancia del Proceso Agregador de Valor de-
nominado Control y Meioramiento en Salud
Pública, sin coordinación con el ente encar-
gado del control sanitario de los alimentos.


La vigilancia de las enfermedades transmiti-
das por los alimentos (VETA) es uno de los
componentes críticos para cualquier Plan de
Acción en materia de protección de los ali-
mentos.


La situación del sistema de vigilancia epide-
mio ógica de las ETA en Ecuador se ve limi-
tada por un marco legal que resulta obsoleto
frente a la normativa internacional.


Es evidente la falta de apoyo po ítico y por
ende financiero, que no permite un control
adecuado del cumplimiento de lo establecido
por la ley. Adicionalmente, se ha identificado
escasez de recursos humanos respecto de las
reales necesidades. Aquellos presentan una
baia capacidad técnica y gerencial, para no
mencionar el número totalmente insuficiente
de personal empleado en las actividades de
vigilancia de las ETA.


El sistema de vigilancia se activa en épocas
o fechas que involucran festeios nacionales,
cuando el consumo masivo de alimentos esta
generalizado, sin que exista una norma para
realizar ana ¡sis de riesgo de las ETA, por lo
que no estan categorizadas ni tampoco es
posible estimar la probabilidad de introduc-
ción de una de ellas por una vía de ingreso,
ni estimar su impacto económico potencial.




10. Para el control de alimentos que se produ-
cen y comercializan en Ecuador existe una
Ley de Control de Precios y Calidad, que
taculta al Instituto Ecuatoriano de Norma-
lización (INEN) a realizar y coordinar todas
las acciones en materia de normalización, y
supervisar las normas técnicas con carácter
obligatorio de los productos que se producen
y se comercializan en el país.


Un punto importante alusivo a la inocuidad e
higiene de los alimentos figura en la propuesta
de Ley Orgónica del Régimen de la Soberanía
Alimentaria, Título l, Principios Generales, Artí-
culo l, donde se declara la Finalidad: establecer
los mecanismos mediante los cuales el Estado
cumpla con su obligación y obietivo estratégi-
co de garantizar a las personas, comunidades
y pueblos la autosuficiencia de alimentos sanos,
nutritivos y culturalmente apropiados de torma
permanente. Con esta detinición se evidencia la
preocupación de los autores de esta Ley: asegu-
rar el acceso a alimentos en condiciones tales
que su impacto produzca un estado de salud
adecuado de la población, que se traduciró a su
vez en la productividad.


El ómbito de la esta Ley integra los aspectos de
producción, agrodiversidad, semillas; la investi-
gación y dialogo de saberes; la transformación,
conservación, almacenamiento, intercambio, co-
mercialización y consumo, inocuidad y nutrición;
la participación social; el ordenamiento territo-
rial; la trontera agrícola; los recursos hídricos;
el desarrollo rural y agroalimentario; las tormas
asociativas y comunitarias de los microempresa-
rios, microempresa; tormas de financiamiento,
entre otras.


En la mencionada propuesta de Ley de Soberanía
Alimentaria y Nutricional, Capítulo IV, Sanidad e
Inocuidad Alimentaria, su Art. 24, "Finalidad de
la Sanidad”, claramente estipula que la sanidad
e inocuidad alimentarias tienen por obieto pro-
mover una adecuada nutrición y protección de
la salud de las personas; y prevenir, eliminar o
reducir la incidencia de entermedades que pue-
den ser causadas por el consumo de alimentos


contaminados. Por su parte, el Art. 25, ”Sanidad
animal y vegetal", previene y controla la intro-
ducción y ocurrencia de entermedades animales
y vegetales, así como la promoción de prócticas
y de tecnologías de producción, industrialización,
conservación y comercialización para alcanzar y
atianzar la inocuidad de los alimentos.


En el Título IV, "Consumo y Nutrición”, el Art.
27, ”lncentivo al consumo de alimentos nutriti-
vos”, atirma que con el tin de disminuir y erra-
dicar la desnutrición y malnutrición, el Estado
incentivaró el consumo de alimentos nutritivos
preterentemente de origen agroecológico y or-
gónico, mediante el apoyo de su comercializa-
ción, la realización de programas de promoción
y educación nutricional para el consumo sano, la
identificación y el etiquetado de los contenidos
nutricionales de los alimentos y la coordinación
de las políticas públicas.


El Art. 28, ”Calidad Nutricional” prohíbe la co-
mercialización de productos de bajo contenido
nutricional en los establecimientos educativos,
así como su distribución y uso en programas de
alimentación dirigidos a grupos de atención prio-
ritaria. Se pone el acento en la incorporación de
contenidos sobre la calidad de los alimentos en
los programas de estudio bósico, con el tin de to-
mentar el consumo equilibrado de alimentos sa-
nos y nutritivos. Para hacer tactible lo anterior, en
el artículo mencionado se hace hincapié en las
leyes que regulan las actividades de educación,
detensa del consumidor y el sistema de calidad,
y en los mecanismos necesarios para promover,
determinar y certiticar la calidad y el contenido
nutricional de los alimentos, asi’ como la informa-
ción, a través de los medios de comunicación, de
alimentos de baia calidad nutricional.


1.4.2. La defensa del consumidor


La Tribuna Ecuatoriana de Consumidores y Usua-
rios, miembro pleno de Consumers International
—organizac¡ón que agrupa y respalda a mas de
250 organizaciones en mas de l 15 países en el
mundo- es una ONG encargada de velar por
los intereses de los consumidores, sobre todo




en el ambito de la alimentación. Esta Tribuna
publicó hasta octubre de 2002 la revista CON-
SU/ViAB/EN, informando con imparcialidad a los
consumidores sobre la calidad de productos,
bienes y servicios (a través de los tests de cali-
dad), ademós de difundir artículos educativos y
de información variada relacionada con los de-
rechos y responsabilidades de los consumidores.
Hay que mencionar que la revista gozaba de una
independencia total en el campo político y eco-
nómico.


La Tribuna Ecuatoriana de Consumidores y Usua-
rios fue la promotora de un nuevo cuerpo legal
que tuvo eco en la Comisión del Consumidor del
Congreso Nacional. La nueva Ley de Defensa del
Consumidor se estructuró siguiendo los manda-
mientos dela Constitución Pública y de las direc-
trices de Naciones Unidas, presentándose menos
ambigua y mucho mas completa. En la nueva Ley
se establecen claramente los derechos irrenuncia-
bles del consumidor, como el acceso a bienes y
servicios esenciales de calidad que garanticen la
supervivencia: alimentación adecuada, vestido,
vivienda, atención médica, educación y sanidad;
seguridad, que es el derecho a estar protegidos
contra la comercialización de bienes o la entrega
de servicios que presenten peligros para la salud
y la vida; publicidad veraz, completa y correcta;
información comercial basica; multas para los
infractores. Sin embargo, hay que reconocer que
ningún instrumento ¡urídico solucionará, por sí
mismo, los graves problemas de los consumido-
res y usuarios, por lo que paralelamente surge un
movimiento fuerte de consumidores, muy cons-
cientes de sus derechos y capaces de presionar
tanto a las autoridades como a los proveedores.
En el campo de la calidad de los alimentos, la
Tribuna ha cumplido un papel importante en la
promoción de un adecuado control de la cali-
dad e inocuidad de los mismos, participando
de manera coniunta con los Ministerios de Sa-
lud Pública; Agricultura, Ambiente y Comercio
Exterior; Integración, Competitividad y Pesca; y,
otros organismos no gubernamentales en la ela-
boración de directrices que proteian los derechos
del consumidor, ademas de trabaiar en el anali-
sis de la calidad de los productos verificando el


cumplimiento de las normas de calidad corres-
pondientes y de la información en las etiquetas.
Los resultados de estos analisis se publican y son
reproducidos en los medios de comunicación
masiva escritos, la radio y la televisión. Asimis-
mo, interviene activamente en la promoción para
la conformación del Comité Nacional del Codex
Alimentarius.


En el ámbito internacional la Tribuna colaboró
en la elaboración del Informe de actividades del
sector no gubernamental de Ecuador para la
Cumbre de la Alimentación. Además intervino en
la Comisión Panamericana de Inocuidad de los
Alimentos (COPAIA), representando a los consu-
midores de la subregión andina, y en el Grupo
de Expertos de la Comisión de Principios de Anó-
lisis de Riesgos del Codex Alimentarius en repre-
sentación de la Oficina Regional para América
Latina y El Caribe de Consumers International
(CIROLAC).
Entre los temas en que trabaia la Tribuna tam-
bién figura el de la seguridad alimentaria, con un
programa de acceso a alimentos de calidad que
desarrolla coniuntamente con la Coordinación
de Nutrición y el Municipio del Distrito Metropo-
litano de Quito. Ademas difunde la ley, promue-
ve y protege los derechos de los consumidores,
representa los intereses colectivos e individuales,
realiza programas de capacitación y educación
al consumidor y participa en la elaboración de
normas técnicas y reglamentos técnicos en los
Subcomités y Comités Técnicos del INEN.


2. Consumo de alimentos


2.1. Determinantes culturales de la
dieta


Las costumbres y habitos alimentarios cumplen un
papel importante y decisivo en el comportamien-
to que determina el consumo y los consiguientes




resultados nutricionales. Por lo tanto, es impor-
tante comprender las pautas de comportamiento
y sus determinantes culturales. Tal como lo anota
el estudio del Banco Mundial teniendo en cuenta
la intormación de la encuesta ENDEMAIN 2004,
Ecuador cuenta con una gama cultural variada
y compleia, que incluye una población indígena
significativa concentrada en los Andes y en las
tierras baias de la Amazonía, y una importante
población atroecuatoriana, descendiente de los
esclavos, que habita principalmente en las areas
costeras. Existe ademas una gran población (ma-
yormente rural) de mestizos culturales y raciales,
con una combinación de rasgos europeos e in-
dígenas.


Con estos antecedentes, las creencias y los com-
portamientos tradicionales podrían resultar en
habitos y practicas alimentarias aparentemente
no adecuadas, que ayudarían a explicar el de-
ticiente estado nutricional observado sobre todo
en las poblaciones rurales e indígenas. La mayo-
ría de la bibliografía conocida se concentra en
los mestizos y en los habitantes indígenas o de
la población atroecuatoriana, que se concentra
principalmente en la provincia noroccídental de
Esmeraldas y el valle del Chota en la provincia de
Imbabura, en el norte de la región andina.


En las comunidades indígenas de la Sierra, la
dieta tradicional es pobre y varía muy poco. Sus
principales elementos son los cereales (especial-
mente cebada en forma de harina [móchica] o
entera [arroz de cebada]), los tubérculos (es-
pecialmente papas) y las habas. Otros cerea-
les (maiz en las alturas menores y arroz como
mercancía de élite) son consumidos con menor
frecuencia y las trutas sólo ocasionalmente. Los
huevos y el queso son bienes de luio en la Sierra
y la carne por lo general se consume únicamente
durante las fiestas. La calidad de la dieta varía
según la disponibilidad de dinero y otros recursos
(acceso a la tierra, altura y tipo de suelo) y las
variaciones de temporada.


En las areas rurales de la Sierra, el tiempo para
preparar los alimentos es limitado debido a la
escasez de combustible (leña). Como resultado,
los alimentos procesados que requieren de me-
nos tiempo de cocción —como las pastas— suelen
reemplazar a los alimentos de producción local.
Otros alimentos procesados incluyen la avena
(conocida como quaker), que se consume en
forma de bebida o como espesante para las so-
pas. Entre la población atroecuatoriana la dieta
es mas variada y de meior calidad; el alimento
principal es el p atano (consumido verde, madu-
ro, o seco y convertido en harina), se usa el arroz
blanco y existe un consumo mas frecuente de
proteinas animales: pescado, animales salvaies
que aún se cazan, o animales domésticos, espe-
cialmente el cerdo.




2.2. Los datos sobre consumo en
el Ecuadorz


Algunos estudios sobre el estado nutricional de
la población, (encuestas nacionales, estudios nu-
tricionales sobre consumo dietético usando me-
todologias tales como recordatorio de trecuencia
de consumo, entrevistas en protundidad y a cier-
tos grupos indígenas como los Shuar, Otavalos,
indigenas del Chimborazo e indios Puruhóes)
brindan información interesante sobre la dieta y
sobre el consumo de alimentos en diterentes re-
giones del país (Oriente, Costa, Sierra Norte, así
como entre los diterentes grupos de poblaciones
urbano/rural/indígena). Desafortunadamente,
no existe intormación disponible en la literatura
sobre estudios que documenten la dieta del gru-
po atroecuatoriano.


Cabe mencionar que varios de los estudios se
inscriben en un contexto de prevalencia impor-
tante de desnutrición entre los menores de 5
años. Buscan, por lo tanto, documentar esta
desnutrición e identiticar sus causas. Ademós de
los tactores estructurales identiticados como cau-
santes de las tasas de desnutrición diticultad de
acceso a los servicios de salud y de educación y
la pobreza de los pueblos indígenas y atroecua-
torianos la mala alimentación y la escasa dispo-
nibilidad de ciertos alimentos tales como la carne
son también tactores involucrados. El consumo
limitado de verduras y trutas no esta’ planteado
de torma explícita en ningún documento como
una de las causas del desbalance de la dieta y de
la desnutrición por micronutrientes presente en la
población ecuatoriana (pediótrica y adulta).


Los documentos revisados brindan intormación
interesante sobre la dieta de los ecuatorianos ur-
banos y rurales, mestizos e indígenas desde los
años i950.


Varios hechos merecen ser subrayados:


La dieta se basa principalmente en el consu-
mo de carbohidratos, aunque existen par-
ticularidades regionales tales como el con-
sumo predominante del platano verde en la
Costa y el de papas en la Sierra, de arroz
en las zonas urbanas versus consumo de ti-
deos en las zonas rurales. Por eiemplo, en
la cocina costeña ecuatoriana, el arroz, el
plótano verde, el maiz y la yuca torman el
sostén calórico de la dieta. En la descripción
de los menús típicos de tres comunidades in-
digenas de la provincia del Chimborazo, al
sur y al oeste de Riobamba, se observa que
los principales alimentos de la dieta son la
colada de harina de cebada, o sopa de arroz
con papa (que se consumen en la comida
del mediodía) y el locro de papa (en la cena).


Se observa un consumo de verduras y tru-
tas mayor entre la población urbana que
rural, como era de esperarse, ya que teóri-
camente la primera tiene un mayor acceso
físico y económico a este tipo de alimentos.
Explorando los resultados de la Encuesta de
Condiciones de Vida (ECV) de i998, Carlos
Larrea, Wilma Freire y Chessa Lutter presen-
tan un cuadro de consumo aparente medio
por habitante de los principales grupos de
alimentos3 por región y area. En la columna
de hortalizas se observa que el total urbano
es de l,ó kg mientras que el total rural es de
1,5 kg. Esta diterencia es mas marcada en
ciertas zonas del país tales como la Costa
(rural: 2,3 kg/ urbana: 3,8 kg) o la Sierra
(rural: 3,2 kg/ urbana: 4,4 kg).


Los grupos indígenas no consumen verdu-
ras. Su dieta esta compuesta esencialmente
de carbohidratos como la yuca, el platano
verde, la papa (indígena andino). Parecería
que la dieta del indígena esta estrechamente
relacionada con el régimen de la propiedad
de la tierra. Según Hugo Burgos (citado en
Varea Terán, M. y Varea Terán, J. i972), an-
tes de la época colonial la dieta de los indí-


2 Esta porción del Capítulo fue elaborada por el equipo técnico de la Dirección de Nutrición del Programa Aliméntate
Ecuador.
3 Los alimentos son: carne, lácteos, huevos, cereales, tubérculos, hortalizas, leguminosas, frutas, grasas y azúcares.




genas era mós diversificada y estaba basada
en el consumo de verduras y trutas, que se
vio reducido con la nueva distribución de la
tierra, que favoreció al colonizador.


2.3. Resultados de las investiga-
ciones del Programa Aliméntate
Ecuador


Con el obietivo de diseñar e implementar pro-
yectos dirigidos a me¡orar la alimentación de los
ecuatorianos, el programa Aliméntate Ecuador
(AE) ha realizado investigaciones de línea base
como la ”|nvestigación formativa sobre conoci-
mientos, actitudes, practicas y percepciones ha-
cia el consumo de trutas y verduras" y hacia "la
anemia, su maneio y la alimentación del recién
nacido". Los resultados de dichas investigacio-
nes arroian datos actualizados sobre el consumo
de la población, que podrían ser aprovechados
para la implementación de estrategias dirigidas
al meioramiento de las practicas alimentarias
en el país a través de distintas organizaciones.
Si bien no son estudios nacionales, es decir que
su representatividad no es muy alta, se trata de
una información reciente que retleia la realidad
alimentaria de Ecuador.


2.3.1. Conocimientos, actitudes, prácti-
cas y percepciones hacia el consumo de
frutas y verduras


Según los resultados de esta investigación, el
consumo de trutas y verduras es baio en compa-
ración con las recomendaciones internacionales
de consumir mínimo 5 porciones de verduras y
trutas al día, todos los días. En promedio, en la
Costa, Sierra, Oriente y Galapagos solo el 20%
de la población consume trutas y el 17% verdu-
ras diariamente. En cuanto a la cantidad, para
los electos de la investigación se consideró como
”adecuada” la de 3 o mas porciones de trutas y
3 o mas tazas de verduras al día. Solo alrededor
del 18% de la población lo hace respecto de las
trutas y el 5% en lo concerniente a las verduras.


Investigación cuantitativa: información relevante
por regiones


- Costa
Conocimientos y actitudes


° El 39% retiere que las verduras se deben
consumir diariamente y llama la atención
que solo el 6% atirma que se deben consumir
3 tazas o mós de verduras al día.


° El 50% sabe que las trutas se deben consu-
mir diariamente pero solo el 27% retiere que
se deben consumir 3 o mas porciones al día.


° El 67% manitiesta que las trutas y verduras
son ricas en vitaminas y minerales, el 80%
que meioran la digestión, el 50% que previe-
nen las enfermedades del corazón y el 45%
que previenen el cancer.


° Alrededor del 50% de los encuestados retie-
ren que las trutas hacen subir de peso y otro
porcentaie importante (23%), que comer mu-
cha truta hace daño.


° El 50% considera que consume suficiente tru-
ta y el 58% que come suficiente verdura.


Intención de mejorar el consumo


° La intención de consumo diario de trutas
(74%) y en las cantidades recomendadas
(60%) es mayor para las trutas que para las
verduras: 59% y 22% respectivamente.


° Si tuvieran mas dinero, en orden de priori-
dad el 76% compraría mas arroz, el 53%
mas verduras, el 37% mas carne y el 32%
mas trutas.


Prácticas o conductas


° EL 26% consume trutas diariamente y el l 9%
lo hace en la cantidad de 3 o mas porciones
al día.


° El 17% consume verduras diariamente y solo
el 6% las consume en la cantidad de 3 tazas
o mas al día.


° El momento del día en que pretieren comer
truta entera es con el desayuno (48,3%), en
el retrigerio después del desayuno, es decir a
la media mañana (32,4%) y con el almuerzo
(30,4%).


° EL 35% consume ¡ugos naturales diariamen-
te.


° La principal torma de consumo de las verdu-
ras es en sopa (75%).




Aproximadamente el 53% de las tamilias te-
nía alguna truta y alguna verdura al momen-
to de la encuesta.
La principal razón por la que no tenían truta
y verdura en su casa tue la talta de dinero
en un 70%, seguida por la talta de acceso
tísico ”no ha pasado el carro que las vende"
en alrededor del 20%.
Las principales trutas que estaban disponi-
bles eran papaya, narania, manzana, sandía
y guineo, y las verduras disponibles tueron
zanahorias, tréiol, habas, papas y col.


Sierra
Conocimientos y actitudes


El 51% refiere que las frutas y el 45% que las
verduras se deben consumir diariamente.
El 24% manifiesta que se deben consumir 3
ó ma's porciones de frutas y el 7% 3 tazas o
mas de verduras al día.
El 50% piensa que las frutas hacen subir de
peso y el 33% que en exceso hacen daño.
Más del 80% retiere que las frutas y verdu-
ras son ricas en vitaminas y minerales y que
meioran la digestión. Más del 50% expresa
que previenen de enfermedades del corazón
y el cancer.
El 35% considera que consume suficiente tru-
ta y el 36% que consume suficiente verdura.


Intención de mejorar el consumo


Al igual que en la Costa, la intención de con-
sumo diario y en las cantidades recomenda-
das es mayor para frutas (74% y 60% respec-
tivamente) que para verduras (68% y 32%).
Si tuvieran mas dinero, en orden de prioridad
el 56% compraria ma's arroz, el 47% mas
carne, el 45% compraria mas verduras y el
37% ma's trutas.


Prácticas o conductas


Aproximadamente el 18% consume trutas
diariamente y el 22% lo hace en la cantidad
de 3 o ma's al día.
El 15% consume verduras diariamente y solo
el 5% en la cantidad de 3 tazas o más.


El 17% retiere consumir trutas en forma de
iugos, todos los dias.
El 79% consume las verduras en torma de
sopa.
El momento preferido para el consumo de
frutas es con el almuerzo (41%) y como retri-
gerio después del desayuno (34%).
El 43% tenía trutas y verduras al momento
de la encuesta. La truta disponible era prin-
cipalmente narania, lima, guineo o banano
y manzana, y las verduras: col, lechuga y
acelga.
La principal razón por la que no tenían truta
o verdura en casa tue la talta de dinero (mas
del 50%), no ha tenido tiempo de comprar
(25%) y no hay disponibles en la localidad
(alrededor del 15%).
El 61% retiere como principal barrera para
el consumo de verduras y trutas, el costo.
Otras razones son poca variedad y pocos lu-
gares de venta cercanos.


Oriente
Conocimientos y actitudes


Solo el 24% sabe que se debe comer frutas
todos los días y el 13% que hay que consumir
3 o mas al día.
El 23% sabe que deben consumir verduras
diariamente y solo el 9% que hay que hacer-
lo en la cantidad de 3 tazas o más.
Alrededor del 80% retiere que las frutas y
verduras son ricas en vitaminas y minerales y
que meioran la digestión. El 26% manitiesta
que previenen las enfermedades del corazón
y el 19%, el cancer.
Un porcentaie bastante importante piensa
que consumir frutas engorda (72%) y que co-
mer trutas en exceso hace daño (29%). En el
contexto de inseguridad alimentaria presen-
te en esta región este aspecto podría no ser
considerado una barrera.
El 50% retiere que consume suficiente fruta y
el 53% suficientes verduras.


Intención de mejorar el consumo


En cuanto a intención de cambio de com-
portamiento, alrededor del 41% consumiría
mas trutas en la trecuencia y cantidad reco-
mendada.




° Para las verduras la intención de cambio tue
similar en cuanto al consumo diario, mien-
tras que solo el 14% lo haría en la cantidad
recomendada. Esto puede deberse a que
ma's del 50% considera que ya consume suti-
cientes verduras y trutas.


° Con mayor ingreso solo el 5% compraría
ma's trutas y el 14% verduras. Los alimentos
que ma's comprarían son arroz (93%), carne
(50%) y tideo (44%).


Prácticas o conductas


° Solo el 18% consume trutas diariamente y el
20% en una cantidad de 3 trutas o mas por
día.


° Solo el 14% refiere comer verduras diaria-
mente y solo el 3% consume tres tazas o mas.


° El 21% consume fruta en forma de iugos, to-
dos los días.


° El horario preterido para el consumo de tru-
tas enteras es con el almuerzo, o como retri-
gerio después del desayuno.


° Llama la atención que un porcentaie relati-
vamente alto (65%) tenía trutas y el 55% dis-
ponía de verduras en su casa al momento de
la entrevista.


° Las frutas disponibles al momento de la en-
trevista tueron principalmente naranja, papa-
ya y piña; en cuanto a las verduras, cebolla,
tomate, col y zanahoria.


° Probablemente la disponibilidad de trutas y
verduras en el hogar al momento de la en-
trevista se haya debido a que en el Oriente
el 46% de los encuestados se abastece de
frutas y el 40% de verduras con la siembra.


° El 55% de las personas que no tenían truta
en su casa y el 70% de las que no tenían ver-
duras refirieron como causa no tener dinero y
alrededor del 20% "porque no hay cosecha".


° La principal barrera para un mayor consumo
es el costo (69%).


- Galápagos
Conocimientos y actitudes


° El 57% sabe que se deben consumir verdu-
ras diariamente y solo el 2% en la cantidad
recomendada.


° El 62% sabe se debe comer trutas diariamen-
te; sin embargo el sólo el 29% retiere la can-
tidad recomendada de 3 trutas o ma's al día.


° Alrededor del 44% considera que consume
suticientes trutas y verduras.


° El 54% retiere que las trutas y verduras son
ricas en vitaminas y minerales y el 95% que
meioran la digestión. El 50% manitiesta que
previenen las entermedades del corazón y el
68%, el cancer.


Intención de aumento de consumo


° Alrededor del 81% consumiría mas trutas
diariamente y el 61% en la cantidad de 3 o
mas al día.


° El 67% consumiría verduras diariamente y
solo el 22% en la cantidad de 3 tazas o mós
al día.


° Si tuvieran mas dinero, en orden de priori-
dad el 52% compraría mas leche, el 50%
mas verduras, el 45% mas arroz y el 41%
compraría mas trutas.


Prácticas o conductas


° Solo el 17% consume trutas diariamente y el
10% consume 3 o mas. El 75% consume tru-
tas menos de 3 veces por semana y el 63%
consume 1 truta o menos al día.


° El 22% come verduras diariamente y solo el
5% consume 3 o mas tazas al día.


° La principal barrera para el consumo de ver-
duras y trutas en Galapagos es el costo. El
56% respondió que consumirían más trutas
y verduras si tueran mas baratas y alrededor
del 15 % si hubiera mas variedad y mas lu-
gares de venta cerca de su casa.


° El momento del día en que prefieren comer
truta entera es con el desayuno (41%), en el
retrigerio después del desayuno, es decir a
la media mañana (35,9%) y como retrigerio
después del almuerzo (23,1%).


° El 39% consume ¡ugos naturales diariamen-
te.


° La principal torma de consumo de las verdu-
ras es en sopa (75%).


° Casi el 50% de las tamilias tenía alguna tru-
ta al momento de la visita y el 44% alguna
verdura.




° Las principales trutas que estaban presentes
en la casa al momento de la entrevista tue-
ron el guineo y la manzana, y como verduras
disponían de zanahoria, tomate, zapallo y
tréiol.


° Alrededor del 50% de las tamilias que no te-
nían trutas ni verduras en casa atribuyeron
como causa no tener dinero y alrededor del
30% afirmaron que porque no habia cose-
cha o no estaban disponibles en la localidad.


° Las dos principales barreras para el consumo
de verduras en Ga ópagos son el precio y el
acceso.


En íneas generales las trutas y verduras estón po-
sicionadas como alimentos buenos para la salud,
ricos en vitaminas y minerales y que ayudan a la
digestión. Un porcentaie importante de la pobla-
ción asocia el consumo de trutas con aumento
de peso, lo que podría representar una barrera
para el consumo.


La mayoría de la población desconoce la trecuen-
cia de consumo y la cantidad recomendadas de
trutas y verduras. La situación es mós crítica res-
pecto de la cantidad recomendada, particular-
mente respecto de las verduras. Se puede decir
que la población tiene actitudes positivas hacia
las trutas y verduras ya que si tuvieran mós di-
nero, las incluyen dentro de los 4 alimentos que
comprarían en mayor cantidad. Llama la aten-
ción que mós del 50% de la población en todas
las regiones tiene la percepción de que consume
suficiente trutas y verduras.


La principal barrera que entrenta la población
obietivo para meiorar su consumo de trutas y ver-
duras es el precio, barrera particularmente ditícil
de abordar y superar. Otras barreras que debe-
rón considerarse son que las frutas y verduras no
llenan, que no dan energía, que las trutas engor-
dan, que no son alimentos de primera necesidad
y, también, el desconocimiento de recetas y tor-
mas de preparación.


2.3.2 Conocimientos, actitudes, prácticas
y percepciones hacia la anemia, su ma-
nejo y Ia alimentación del recién nacido


Entre el 18 de agosto y el 19 de septiembre de
2008 se realizó en ó provincias de la Sierra cen-
tral la investigación tormativa sobre Conocimien-


l‘:
I’


tos, actitudes, prócticas y percepciones hacia la
anemia, su maneio y la alimentación del recién
nacido. De dicha investigación se rescatan algu-
nos datos relevantes respecto del consumo:


° En la única comunidad atroecuatoriana es-
tudiada (valle del Chota) se evidencia que la
base de la alimentación es el tréiol, sin im-
portar que sea rojo o negro (son algunas de
las variedades cultivadas en el valle) y resulta
tan común que no sorprende que en muchos
hogares se consuma a diario y especialmen-
te en la comida principal: el almuerzo, ¡unto
con arroz y en ocasiones (si hay dinero o se
ha viaiado a Ibarra) con un poco de carne.


° De manera general, en las provincias de
Cotopaxi, Chimborazo, Cañar, Bolívar y Tun-
gurahua predominan las preparaciones a
base de harinas y el consumo de granos. La
comida varía apenas ligeramente y consis-
te en una sopa o colada y un plato tuerte.
Según la comunidad, hay pequeñas diteren-
cias, pero en general el almuerzo es la comi-
da tuerte y, por razones de trabaio, el desa-
yuno se acostumbra comer como almuerzo.


2.3.3. Evaluación de Ia incidencia del
Programa Aliméntate Ecuador en sus be-
neficiarios


En e Intorme de los Resultados del Programa
Aliméntate Ecuador se analizan las preferencias
alimenticias de la población encuestada. El por-
centaie mós significativo es el de los productos
del mar (mariscos y pescados) con el 19%; la
carne con el 16%; el arroz el 16%; hortalizas y
vegetales 10%; leche (queso, ócteos) el 9%;
granos (tréiol, lente¡a) el 9%; papas 5%; tideos
3%; harina y avena el 3%; maíz 3%; yuca 2%;
pan 2%; gaseosas y colas 0,4%; café, té, aguas
aromótícas 0,4%; caramelos 0,2%.


Si se comparan las preferencias con los produc-
tos que mós se compran en el hogar, se observa
una variación importante. Un anólisis por región
demuestra que en la Costa es mós factible para
la población comprar mariscos: el 19%, sobre la
región amazónica con el 8% y la Sierra, con el
porcentaie mós baio: 2%. En cuanto a la compra
de arroz es la Amazonía la región que registra el


.
""'ñ ‘ejlïs’


‘h’F t. yi‘;I‘.. a




porcentaie más alto, el 42%, sobre la Sierra con
el 28% y la Costa con el 27%. Los productos
córnicos son mas comprados en la Costa con el
l3% y la Amazonía con el lO%, mientras en la
Sierra el porcentaie alcanza só o el 7%. La com-
pra de vegetales y hortalizas es mós alta en la
Sierra con el 10%; en la Costa es del 9% y en
la Amazonía del 8%. La compra de productos
ócteos (leche, queso) es mós alta en la Costa
con el 10%, seguida por la Sierra con el 8% y el
porcentaie mas baio se registra en la Amazonía
con el 1%. Los datos anteriores dan cuenta de
la diferencia entre la producción local de los ali-
mentos, del nivel de acceso a los mismos y de las
preferencias alimenticias.


A nivel nacional, ciertos segmentos de la pobla-
ción son los que menos vegetales y hortalizas
consumen: artesanos, empleados de la construc-
ción, personas de la tercera edad y personas que
se encuentran desempleados. Hay un porcentaie
baio de compra de vegetales por parte de los
agricultores, posiblemente porque los producen
en su mayoría. Cabe destacar que no existen
porcentajes representativos de compra de vege-
tales por parte de madres con niños, artesanos,
empleados de fabricas u operarios, personas de-
dicadas a labores domésticas.


Las carnes y mariscos tienen más preferencia a Ia
hora de la compra, ¡unto con los carbohidratos
e independientemente del nivel de educación de
u ocupación de la población. Se evidencian va-
cíos en el conocimiento de las propiedades de
hortalizas, verduras y granos, o bien son poco
apetecidos al momento de comprar, sin deiar de
lado el hecho de que estos productos presentan
constantes fluctuaciones de precios en el merca-
do, lo cual puede ser un agravante para que no
se consuman en la forma esperad“.


2.4. Consumo de alimentos y sobe-
ranía


No es posible en el contexto de esta presentación
analizar en profundidad el consumo. Siendo el
marco de referencia del presente trabajo La segu-
ridad y soberanía alimentaria en Ecuador, resulta
mas útil contrastar el consumo de alimentos con
el problema de salud pública mós preocupante
del pais: la desnutrición crónica.


Cabe señalar al respecto que los requerimien-
tos de energía a partir de los diversos nutrientes
se han modificado con el tiempo. En efecto, la
última Reunión de Expertos sobre Nutrición, De-
sarrollo Humano y Pobreza, realizada en Was-
hington en el año 2004 para la ‘Determinación
de requerimientos de energía: las nuevas reco-
mendaciones”, evidenció la compleiidad de la
situación. Veamos algunos eiemplos: la Tasa de
Metabolismo Basal (TMB) función del peso y la
talla de los individuos dependiendo de la edad y
del estilo de vida representa entre el 40 y el 70%
del gasto total de energía. El nivel de actividad
física (NAF), distinto para hombres y muieres y
dependiendo a la vez de la clase de actividades
ligeras, moderadas, pesadas, al que deben su-
marse otras actividades quehaceres en el hogar,
actividades estudiantiles, inactividad y desocupa-
ción y los métodos de determinación de la ener-
gía han cambiado por completo respecto de los
anteriormente vigentes: el método de agua do-
blemente marcada (l 982), para medir el consu-
mo total de energía usando dos isótopos estables
del agua: 2H2O (óxido de deuterio) y H2l8O
(oxigeno 18); la diferencia en las tasas de elimi-
nación de hidrógeno y oxígeno del organismo, a
partir de muestras de orina, saliva o plasma (la
diferencia entre ambas tasas es una medida de
la producción de CO2 y por tanto del gasto de
energía).


4 Fin de lo porción preparada por el equipo técnico de la Dirección de Nutrición del Programa Aliméntate Ecuador.




¿En qué se traducen las nuevas recomendacio-
nes sobre los requerimientos de energía?


Infantes: para los 3 primeros meses de vida, los
requerimientos propuestos disminuyen en 12%.
Para los que tienen entre 3 y 9 meses se redu-
cen en 17%. Para las edades de 9 a I2 meses
se sugiere un 20% menos. Los requerimientos de
los lactantes son 17%, 20% y 22% menos para
las edades de 0 a 3, de 3 a ó y de ó a 9 meses,
respectivamente.


En cuanto a los Niños y adolescentes, en rela-
ción con i985 los requerimientos propuestos son
menores en 18% para los niños y 20% para las
niñas por debajo de los 7 años. Entre l2% y 15%
menores para los niños y niñas de entre 7 y IO
años. Para las edades de l2 a 18 años, son su-
periores en l2% para ambos sexos.


Respecto de los adultos, las nuevas ecuaciones
que se utilizan para estimar la tasa de metabo-
lismo basal generan menor error de predicción y
reducen los sesgos de sobreestimación en el caso
de los hombres. Los requerimientos se han modi-
ticado por las siguientes razones: incremento del
peso para hombres y muieres en los diferentes


tramos de edades (l 8-30, 30-60 y óO y mas) y
a¡uste hacia abajo de los factores de actividad
tísica. Como resultado, los requerimientos totales
de energía han disminuido. El Comité de Exper-
tos concluye que los requerimientos promedio
por país disminuirón en la medida en que se apli-
quen las nuevas recomendaciones propuestas
por el grupo FAO/OMS/UNU. Ceteris paribus, lo
que significa que el costo de las estructuras de
consumo sera menor y por tanto es posible que
pueda disminuir el valor de la línea de pobreza.
Por supuesto que para valorar el costo de las ca-
nastas basicas de alimentos seró necesario tener
en cuenta las estructuras de precios relativos y
los cambios en los patrones de consumo de las
personas. Lo anteriortendró repercusiones en las
estimaciones de pobreza. En la Tabla 7 se pre-
sentan las estadísticas de seguridad alimentaria
en Ecuador, revisadas en 2006. Parecería ser, de
acuerdo a los requerimientos antes vigentes y a
los nuevos, que teóricamente estaríamos cubrien-
do los requerimientos generales de energia, esto
es el Consumo Aparente. En lo reterente a las
proteínas, también lo estariamos haciendo, con
un promedio nacional de 55,5 gramos, pues la
recomendación para adultos es de entre 40-60
gramos/día/persona, en los años de referencia
i990 a 2003. Los datos disponibles de consumo


Tabla 7
Estadísticas de seguridad alimentaria - Ecuador


1990-1992 1995-1997 2001-2003


Población (millones) 10,5 11,7 12,8


CARENCIA DE ALIMENTOS
Consumo de energía alimentaria (kcaI/p/día) 2510 2670 2710
Consumo de proteinas (gramos/p/d ia) 51 58 57
Consumo de grasas comestibles (g/p/d) 91 96 99


CRECIMIENTO DE POBLACIÓN Y CONSUMO
(Tasa Media Anual de Variación % 3,1 2,2 1,3
de Alimentos) 2,5 2 15


COMPOSICION DIETÉTICA (proporción
en el consumo total de energia alimentaria %)
Alimentos no amiláceos 62 61 67
PRODUCCIÓN Y COMERCIO DE
ALIMENTOS
Número Índice de Producción neta por
persona, período base 19992001 86 102 102


Fuente: FAOSTAT 2006




de grasas comestibles, que deben aportar entre
el 20% y el 30% de los requerimientos de ener-
gía, no permiten calcular su cumplimiento, ni
tampoco el reterente al 10% de grasas saturadas
de origen animal, al 5% de grasas insaturadas
y al 5% de grasas políinsaturadas que se reco-
míendan.


El consumo real debe ser estudiado a través de
encuestas alimentarias. En su estudio Insuficien-
cia Nutricional en el Ecuador: Causas, Conse-
cuencias y Soluciones, publicado en el año 2007,
el Banco Mundial hace notar que la desnutrición


La bibliogratía internacional sobre los vínculos
entre la altura y la baia talla por edad (T/E) su-
giere que una dieta insuficiente que resulta en
deficiencia de micronutrientes probablemente
constituye una parte importante de la causa. El
Banco investigó esta situación analizando las
pautas de consumo de los principales productos
alimentarios, como la carne, productos lacteos,
huevos, cereales, tubérculos, legumbres y trutas.


Aunque los datos tienen sus limitaciones, tal
como lo atirma el Banco Mundial, "la principal
limitante es que el valor de los productos alimen-


crónica se concentra en la Sierra rural, entre los
sectores mós pobres y las poblaciones indígenas.


ticios está sujeto a importantes variaciones regio-
nales, las cuales no pueden desenmarañarse en


Tabla 8
Gasto anual per cápita promedio en el consumo de alimentos


del hogar, según el estado nutricional de los niños
— Ecuador 2004 Consumo de alimentos —


BAJA T/E ADECUADA BAJA T/E ADECUADA BAJA T/E ADECUADA
T/E T/E T/E


INDÍGENAS 488,7 455,4 402,2 380,6 51,9 48,7
MESTIZOS 520,5 636,6 479,5 521,7 48,7 45,1
BLANCOS 537,2 845,9 464,9 592,4 44,3 46,8
NEGROS 586,4 535,9 469,5 483,7 53,7 47,7
URBANOS 574,3 673,4 532,9 584 44,2 42,2
RURALES 483,2 569,3 414,3 414,2 52,6 50,6
SIERRA 513,3 628,5 472 508,5 46,8 41,4
COSTA 536,8 643,3 447,5 529,9 53,7 49,2
AMAZONÍA 375,1 544,1 465,7 418,9 48,4 40,2
INSULAR 404,7 740,8 308,8 571,1 22 33,5
Q1 326,1 327,5 275,7 285,2 54,4 52,4
Q2 541,6 534,7 463,1 451,8 50,3 49,4
Q3 757 714,5 559,4 588,8 44,2 44,6
Q4 770,1 940,2 745,7 771,3 37,9 39,1
Q5 1338,4 1037,2 1274,7 949,1 33,5 25,6
POBRES 400 424,8 347,9 358 52,8 51
NO POBRES 818,3 871,5 739,9 718,5 40,4 38,7
0-1 .499msnm 534,5 639,9 441,3 511,2 53,3 48,4
1500 -2499m 484,3 765,6 456 506 51,2 46,1
> 2.499 508,1 615,1 493,2 540,2 44,5 38,9


Fuente: Cálculo del Banco Mundial, utilizando la Encuesta Demográfica
y de Salud Materna e Infantil (ENDEMAIN) 2004.




los datos debido a la falta de registros cuantita-
tivos”.


Como resultado, es probable que las diterencias
en la cantidad de consumo entre pobres y no po-
bres estén siendo subestimadas, ya que el precio
de los alimentos suele ser mayor en las areas mas
remotas. Sin embargo, este inconveniente no in-
valida las conclusiones planteadas en el texto. Es
posible estimar el valor monetario del consumo
per cópita de los principales grupos alimenticios
(incluyendo los alimentos cultivados en casa o en
la tinca del entrevistado) por región, nivel de al-
tura y quintiles de consumo.


Los datos de la ENDEMAIN 2004 sugieren que
el problema de la baia talla por edad en Ecua-
dor no es principalmente atribuible a la talta de
capacidad para comprar comida. Una vez des-
glosados los datos por quintil de ingresos u otras
categorías socioeconómicas, se puede apreciar
que el consumo de alimentos en los hogares de


los niños con baia talla por edad es muy similar
al de los hogares de aquellos que no la presen-
tan. Esto se observa tanto en el subconiunto de la
muestra donde la encuesta aplicó un cuestiona-
rio detallado ”largo” sobre los gastos, como en
los que respondieron a un cuestionario "corto”
sobre el tema. Tampoco varía significativamente
la proporción de los gastos en comida respecto
del gasto total entre los hogares con niños de
baia talla por edad versus sin baia talla-por-
edad. (Véase la Tabla 8).


La relación entre el gasto en alimentos y el gasto
total se comporta como normalmente se espera-
ría: en el extremo interior de la distribución de los
ingresos existe una alta elasticidad entre el gasto
en alimentos y el gasto total, pero esto declina
a medida que se alcanzan niveles de suticiencia
alimentaria y entonces el gasto en comida se tor-
na inelóstico en relación con los ingresos.


Tabla 9
Participación de los diferentes tipos de comida en el consumo de alimentos


Cálculo del banco mundial utilizando la ENDEMAIN 2004


BAJA Adec* Total BAJA Adec* Total BAJA Adec* TOTAL BAJA Adec* TOTAL
T/E T/E T/E T/E T/E T/E T/E T/E


Indígenas 12,3 12,3 12,3 12,8 15,6 14,3 16,1 12,4 14,2 22,9 21,1 21,9
—4Vlest¡z0s 14,2 14,5 14,4 17,2 19,1 18,7 12,7 12 12,2 18,6 18,6 18,6


Blancos 17,1 14,7 15,2 13,8 19,8 18,7 10,5 11,2 11 21 21,3 21,2
Negros 15,5 15,6 15,6 16,6 20,3 19,8 19,5 14,5 15,2 13,9 15,5 15,3
Urbanos 16,3 15,6 15,7 18,2 19,7 19,4 11,1 10,7 10,8 18,7 18,5 18,6
Rurales 12,4 12,8 12,7 14,8 17,9 16,9 15,1 14,2 14,5 19,9 19,1 19,3
Sierra 16,6 18,5 17,9 12,6 15,3 14,4 13,3 11,8 12,3 20,3 19,1 19,5
Costa 10,3 11,6 11,4 23 22,1 22,2 13,9 12,6 12,8 18,5 18,6 18,6
Amazonia 9,1 15 13,7 12,8 13,4 13,3 13,3 10,8 11,3 16,2 18,3 17,8
Insular 16,1 15,9 15,9 19,8 19,6 19,6 1,9 5,6 5,3 17,6 18,8 18,7
Pobres 12,2 12,7 12,6 16 19 18,2 15,3 14,3 14,5 19,9 18,8 19,1
N0 pobres 18,2 16,6 16,9 16,5 18,9 18,5 9,2 9,4 9,4 18,3 18,7 18,6
0-1,499m 10,8 12 11,8 20,6 20,8 20,8 14 12,6 12,8 17,9 18,8 18,7
1.5002499 13,6 17 15,8 11,5 14,2 13,3 15,5 12,6 13,6 18,1 18 18
>2499 17,4 20,3 19,3 12,7 15,4 14,4 12,6 10,9 11,5 21,4 19,3 20
Total 14 14,4 14,3 16,2 18,9 18,3 13,5 12,1 12,5 19,4 18,8 18,9


*Adecuada.
Fuente: Cálculo del Banco Mundial, utilizando la


Encuesta Demográfica y de Salud Materna e Infantil
(ENDEMAIN) 2004.


112w‘,
‘If".


I’ ’.


«m
. 4 '




Un anólisis detallado del gasto en comida por
tipo también indica que la composición del gas-
to en alimentos es muy similar entre los hoga-
res de niños con baia talla-por-edad y sin baja
talla-por-edad, como se desprende de la Tabla 9.
No obstante, también es digno de anotarse que
la participación de la carne en el consumo to-
tal es relativamente baia para hogares con niños
de baia talla por edad a grandes alturas: 12%,
trente al promedio general del 18%. Estos datos
apoyan por tanto la hipótesis de que una relativa
insuficiencia de proteína animal en la dieta po-
dría ser una causa de la baia talla-por-edad en
algunas regiones de Ecuador.


3. Utilización biológica de
los alimentos


Ecuador se encuentra en una etapa de transición
epidemiológica nutricional. En la Tabla lO se
aprecia esta condición. Es evidente un aumento
del consumo de azúcar, grasas y alimentos pro-
cesados ¡unto a una vida pasiva con muy poca
actividad tísica. La transición epidemiológica se
caracteriza por los cambios en el patrón de la
dieta, determinado a su vez por la interacción
económica, demogrótica, medioambiental, cul-
tural y actividad tísica. Ecuador estó en el grupo
de países en tranco estado de transición, como
se puede observar en la Tabla ll.


En el analisis se habla, por ende, de las situacio-
nes de desnutrición por détícit analizadas por los
indicadores antropométrícos y por las deticien-
cias de micronutrientes y de las situaciones de
malnutrición por exceso. Se presentan también
los resultados relacionados con la lactancia ma-
terna, el estado nutricional de los niños y niñas


Tabla 10
Etapas de la transición nutricional


ETAPAS


CARACTERÍSTICA PRETRANSICIÓN TRANSICIÓN POSTRANSICIÓN


DIETA PREVALENTE Cereales Aumento del consumo de Contenido alto de grasa y
Tubérculos azúcar, grasas y azúcar; contenido bajo en


Vegetales, frutas alime ntos procesados fibra
ESTADO NUTRICIONAL Predominan las Coexisten las deficiencias Predominio de la obesidad


deficiencias nutricionales y nutricionales y Ia y las hiperlipidemias
la desnutrición obesidad


Fuente: Albala, C.; Olivares, S; Vío, F. INTA 2004


Tabla 11
Clasificación de 18 países de América Latina


según su etapa de transición Epidemiológica Nutricional


ETAPAS


PRETRANSICIÓN TRANSICIÓN POSTRANSICIÓN


Bolivia Paraguay Costa Rica
Haití EI Salvador Chile


Guatemala Panamá Cuba
Honduras México Uruguay
Nicaragua Brasil Argentina


Colombia
ECUADOR


Perú


Fuente: Albala, C.; Olivares, S; Vío, F. INTA 2004




menores de 5 años (O a 59 meses), y el de las
madres en edad reproductiva.


3.1. Malnutrición por déficit: des-
nutrición


La situación nutricional de Ecuador es retleio de
las condiciones de pobreza, empleo, educación,
recursos naturales, producción. Es un tema pre-
ocupante que torme parte del grupo de paises
latinoamericanos que reiteradamente presentan
altas tasas de malnutrición intantil. Por situacio-
nes políticas y escaso financiamiento, no ha po-
dido hacer que su condición de ”país de ingreso
medio” se traduzca en meiores resultados nutri-
cionales.


El Ministerio de Salud Pública a través del Sis-
tema de Vigilancia de Alimentación y Nutrición
(SISVAN) y las Unidades Operativas de Atención


Primaria del MSP puestos, subcentros, centros
de salud, centros de salud hospital, hospitales
cantonales generan estadísticas que dan cuenta
del estado nutricional de los niños, niñas y muie-
res en período de embarazo que acuden a estos
servicios. El indicador que se utiliza con tines de
salud pública y no de investigación como es el
caso de las encuestas es el peso/edad (P/E), que
retleia los cambios en el peso, que son muy tluc-
tuantes. Para el decenio 1996-2006, en la Tabla
12 se puede ver que el promedio nacional de
desnutrición global es 19,96%, siendo mayor en
el Oriente con 21,55%; la Costa tiene 18,65% y
la región Sierra 20,79%.


Si comparamos las citras del Banco Mundial cal-
culadas a partir de la ENDEMAIN 2004, la en-
cuesta hecha en i986 para el Diagnóstico de la
Situación Alimentaria, Nutricional y de Salud
(DANS) y la encuesta Condiciones de Vida (ECV)


Tabla 12
Desnutrición global (PIE) en niños y niñas de 1 a 4 años que


acuden a los servicios de salud del MSP
Ecuador 1996 — 2006


Fuente: MSP, SISVAN 1996-2006.




de 1998, estas lanzan un promedio nacional de
9,3% para 2004, 16,5% para 1986 y 14,3%
para 1998 respectivamente.


El problema de nutrición que mas preocupa es
sin lugar a dudas el relacionado con la DESNU-
TRICIÓN CRÓNICA. Según el ya citado estudio
del Banco Mundial de 2007 Insuficiencia Nutri-
cional en el Ecuador: Causas, consecuencias y
soluciones en el año 2004 Ecuadortuvo una tasa
de malnutrición crónica (baia talla por edad o
stunting) de 23% para niños menores de cinco
años (casi 300.000 niños con baia talla-por-
edad) y una de desnutrición crónica grave de 6%
(77.000 niños con baia talla-por-edad grave).


En 1986 la tasa de desnutrición crónica en Ecua-
dor era de 34% por ciento (Graficos 15 y 1ó).
Desde entonces ha habido una reducción de solo
O,ó puntos porcentuales por año. Si esta tenden-
cia se mantiene, el país reducirá la desnutrición


crónica solo al 18% en 2015. Para alcanzar la
meta declarada de reducirla hasta el 12% para
ese año, es necesario triplicar la tasa histórica de
reducción.


La incidencia de baia talla-por-edad permanece
muy por encima de lo reportado por otros paí-
ses latinoamericanos con similares niveles de
ingresos, tales como Venezuela y El Salvador, y
de otros con mayores ingresos, como Argentina,
Brasil y Chile. La tasa es similar a la registrada
en los vecinos países andinos de Bolivia y Perú,
como se muestra en el Grafico 1ó.


Al igual que Perú y Guatemala, Ecuador no ha
logrado, como ya se mencionó, convertir su nivel
de ingresos medios en meiores resultados nutri-
cionales para su población. Aunque su ingreso
per capita (USS 3.641) es 40% mayor que el de
Honduras y Bolivia, aún tiene una tasa de mal-
nutrición muy similar a la de esos países. En con-


Gráfico 15
Tendencias en las principales estadísticas nutricionales


Ecuador, 1986-2004


35 - ------------------------------------------------------------------ -


25 ’ """""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""" "


20 — ————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————————— N


15 ’ ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' "


10 -""”" ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' ' "5— ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,, '
,,,,,,,, a


O I


Prevalencia


de
Ia
mal


nutrición


1 986


I Stuting (Baja talla por edad)


1 998 2004


I Wasting (Bajo peso por talla)
Unden/veight (Bajo peso por edad)


Fuente: Cálculos del Banco Mundial a partir de la ENDEMAIN (2004),
DANS (1986) y ECV (1998).




Gráfico 16
Baja talla-por-edad en Ecuador comparada con otros países


latinoamericanos “Stuting” (Baja talla por edad)


Chile


Brazil


Argentina


Colombia


EI Salvador


Ecuador


Perú


Bolivia


Tabla 13
Distribución de la baja talla por edad y la baja
talla por edad grave en menores de 5 años


- Ecuador 2004 -


MASOULLNO 163.151 55 33.338
51


EEMENLNO 135.839 45 21.265
49


MESTLZO 216.174 72 50.491 65
BLANOO 14.833 5 3-784 5
NEGRO 9.082 3 1.555 2
URBANO 120.366 4o 22.229 29
RURAL 178.624 60 54.866 71
SLERRA 178.132 60 48.680 63
QUITO 34.179 11 6.134 8
URBANO 26.571 4 5.267 7
RURAL 117.382 39 37-279 48
OOBTA 102.105 34 22.301 29
GUAYAQUIL 23-919 3 3:33 2
URBANO 34.333 11 . 13
RURAL 43.853 15 10.717 14


GALÁPAGOS 12° ° °
BOBRE 212.087 71 62.411 81
NO BOBRE 86.903 29 14.684 19


Fuente: Cálculos del Banco Mundial a partir de la ENDEMAIN (2004),
DANS (1986) y ECV (1998).




traste, El Salvador, Nicaragua y Venezuela que
cuentan con índices de ingreso similares a los
de Ecuador presentan niveles considerablemente
menores de baia talla-por-edad.


De acuerdo a la Tabla 13, del total de menores
de 5 años con desnutrición, 55% son niños y 45%
niñas. Los niños y niñas mestizos representan un


72% del total de desnutridos, mientras los indí-
genas lo hacen en un 20% y los de raza blanca
en un 5%. Los niños y niñas de raza negra son
los que menor proporción representan con 3%.
Se evidencia una concentración de este tipo de
desnutrición en la zona rural con el 60%, mien-
tras en la zona urbana alcanza el 40%. Si se re-
laciona la pobreza con la desnutrición crónica se


Tabla 14
Prevalencia de la desnutrición en menores de 5 años


Ecuador 2004 - ENDEMAIN


BAJA BAJA BAJO BAJO BAJO BAJO SOBRE
TIE TIE P/T PIT PIE PIE PESOGRAVE GRAVE GRAVE


MASCULINO 24 5,8 1,7 0,4 8,8 1,2 2,7
FEMENINO 22,1 6,1 1,7 0,4 9,8 1,2 3,7
0-5 3,2 0,1 2,1 0,4 0,7 0,1 5,3
6-11 9,8 2,6 3 0, 6,9 1,1 3,9
12-23 28,4 7,5 4,6 1,2 13,2 2,8 4,1
24-35 24,6 6,5 0,9 0,1 12,3 2 1,5
36-47 27,4 8 0 0 9,9 0,5 2,8
48 - 60 27,9 6,2 0,5 0,1 6,9 0,2 3,1
INDÍGENA 46,6 16,8 2,8 0,4 15,3 3,5 3,4
MESTIZO 21,1 4,9 1,6 0,3 8,7 1 3
BLANCO 18,6 4,7 1,5 0, 6,2 1 5,5
NEGRO 14,2 2,4 1,1 0,7 11,4 0,7 3
URBANO 16,9 3,1 1,8 0,2 7,7 0,7 3,5
RURAL 30,6 9,4 1,6 0,6 11,3 1,9 2,8
SIERRA 31,9 8,7 1,4 0,3 10,3 1 3,3
QUITO 29,9 5,4 1 0 8,4 0,5 2,8
URBANO 19,5 3,9 1,9 0,1 6,8 0,3 4,2
RURAL 38,2 12,1 1,3 0,5 12,6 1,5 3,1
COSTA 15,6 3,4 1,8 0,5 8,3 1,1 3,1
GUAYAQUIL 11,7 0,9 1,4 0,7 6,8 0,5 5,1
URBANO 14,8 4,2 2,3 0,1 8,7 1,1 2,5
RURAL 20 4,9 1,5 0,8 9,1 1,7 2
AMAZONÍA 22,7 7,4 3,4 0 10,3 3,8 2,4
INSULAR 8,4 2,1 1,1 0 10,6 0 25,2
QU|NT|L1 30 9 2 0,5 12,4 2,3 1,8
QUINTIL 2 24,3 7 1,8 0,5 9 1 2,8
QUINTIL 3 17,3 3,3 1,3 0,4 7,4 0,6 4,7
QUINTIL 4 18,7 2,5 0,6 0 7,3 0,1 4,3
QUINTIL 5 11,3 1,9 2,9 0,1 5,2 0,7 4,5
POBRE 27,6 8,1 1,9 0,5 10,9 1,8 2,2
NO POBRE 16,5 2,8 1,4 0,2 6,9 0,5 4,6
TOTAL 23,1 5,9 1,7 0,4 9,3 1,2 3,2


Fuente: Cálculos del Banco Mundial a partir de datos de la ENDEMAIN 2004.




evidencia que el 71% de Ia población desnutrida
es pobre y el 29% es no pobre.


Los resultados de Ia ENDEMAIN 2004 para ni-
ños menores de cinco años fueron comparados
con los valores de reterencia internacionales del
NCHS/CDC/OMS5. Los nuevos patrones de cre-


cimiento de Ia OMS no estaban vigentes toda-
vía. Se utiliza como punto de corte menos dos
desviaciones estandar (<—2.0 DE) por debaio del
promedio, que es el valor actual y universalmen-
te utilizado para construir los indicadores antro-
pométricos de desnutrición.


Tabla 15
Indicadores antropométricos de desnutrición según lugar de residencia


— Niños y niñas de 0-59 meses Ecuador —
ENDEMAIN - 2004


% con desnutrición % con desnutrición % con desnutrición
Residencia crónica TIE global TIE aguda TIE


Severa* Total** Severa* Total** Severa* Total**
TOTAL 5,9 23,2 1,3 9,4 0,4 1,7
Urbana 3,1 17 0,7 7,8 0,3 1,7
Rural 9,4 30,7 1,9 11,3 0,6 1,6
SIERRA 8,6 32 1 10,4 0,3 1,3
Quito 5,4 30,2 0,5 8,5 O 1
Resto urbano 3,5 19,3 0,3 6,9 0,1 1,6
Rural 12,1 38,3 1,5 12,7 0,5 1,3
COSTA 3,4 15,7 1,1 8,4 0,5 1,8
Guayaquil 0,9 11,9 0,5 7 0,7 1,4
Resto urbano 4,3 14,9 1,1 8,8 0,1 2,4
Rural 4,9 20,1 1,7 9,2 0,8 1,5
AMAZONÍA 7,4 22,7 3,8 10,3 o 3,3
INSULAR 2,3 5,8 O 11,6 0 1,2
Carchi 9 28,7 2,5 5,7 0 0,4
Imbabura 7,3 33,7 0,0 8,3 0 0,5
Pichincha 5,3 28 0,3 7,9 0 0,8
Cotopaxi 14,2 33,8 2,1 15,3 0,4 3,2
Tungurahua 8,5 41 2,1 9,6 0,5 0,5
Bolivar 14,1 39,9 0,6 17,7 1,9 4,5
Chimborazo 11,1 39,7 2 15,5 0,4 1,6
Cañar 13 39,8 2,1 12,3 0,4 1,8
Azuay 11,2 31,3 0,6 8,9 O 0,9
Loja 8,2 28,9 2 14,8 1,6 2,3
Esmeraldas 5,8 15,9 2 9,8 0,6 2,6
Manabí 3,3 15,9 1 9,2 0,3 1,8
Los Rios 3,3 19,8 1,1 8,7 0 1,9
Guayas 3 15,1 1,2 7,9 0,7 1,8
EI Oro 5,2 14,1 0,3 7,9 0,4 0,7


* % con puntaje z menos de 3 desviaciones estándar por debajo de la media referencia NCHS/OMS
** % con puntaje z menos de 2 desviaciones estándar por debajo de la media referencia NCHS/OMS


Fuente: ENDEMAIN 2004


5 National Center for Health Statistics/Centers for Disease Control/Organización Mundial de la Salud




El valor observado de la desnutrición crónica a
nivel nacional es de 23,2%, lo que indica que
por cada 100 niños menores de cinco años, 23
sutren condiciones adversas en su crecimiento,
generalmente asociadas a una situación social y
económica precaria. Dentro de este grupo, el 5,9
% cae por debajo de -3.0 DE en la población de
referencia. Este grupo estó clasiticado con desnu-
trición crónica severa.


La desnutrición crónica en el area rural (30,7%)
es 81% mós alta que en la urbana (i 7,0%) y el
indicador de la región Sierra (32,0%) es casi el
doble que el de la Costa (15.7%). La Amazonía
presenta un 22,7% de talla baja, mientras la In-
sular registra un 5,8%. Todos los dominios en la


Costa tienen niveles menores de talla baja que
los de la Sierra. Un hallazgo sorprendente es que
el porcentaje en Quito (30,2%) es mayor que el
del resto urbano de la Sierra (i 9,3%).


Considerando los porcentajes de las provincias,
las que presentan valores mós altos son Tun-
gurahua, Bolívar, Cañar, y Chimborazo, en las
cuales cerca del 40% de los niños y niñas estón
clasificados con desnutrición crónica (véase el
Grótico 14). Hay cuatro provincias donde mós
de 10% estón clasificados con desnutrición cró-
nica severa: Cotopaxi, Bolivar, Cañar, Azuay y
Chimborazo. Cabe mencionar que en el dominio
Sierra rural el 12,1 % presenta desnutrición cró-
nica severa.


Tabla 16
Indicadores antropométricos de desnutrición


según características del hijo-hija de 0-59 meses Ecuador
— ENDEMAIN — 2004


TOTAL 59
O 5 meses 0 1


6-11 1
12-23 75
24-35 6 5
36-47 8
48-59 6 28
Hombre 5 7 24
Mu 6 3


Peso nacer no
es


Menos de 5 5 lbs. 8 1
5 5 lbs más 3 6 17 5
Prematuro 3 8 27 6


No 6 23
1 8 4 7
89 304


Mediano o 4 3 18 9
Intervalo previo
< 24 meses


24-27 78 281
48 más 9 17 3


Primer nacimiento 4 3 19
Orden nacimiento 1 4 3 19


2-3 5 1 21 6
4-6 8 27 8


7oinás 14 419


10,9 34


9,2 29,2


13 04
O1 04
11 07
9 1
2 01
05 0
0 O1
13 04
1 04


1,8 0,6


7 03
O7 66 03
2 14 O


1 9 O4
47 198 01
11 133 0
09 71 05


1,9 13,9 0,6


14 12 04
06 63 O
1 69 04
1 69 04
08 93 03 14
19 113 05 13
9 168 07 19


* % con puntaje z menos de 3 desviaciones estándar por debajo de la media referencia NCHS/OMS
** % con puntaje z menos de 2 desviaciones estándar por debajo de la media referencia NCHS/OMS


FUENTE: ENDEMAIN 2004




El porcentaie con baia talla para edad aumenta
con la edad del niño. Como se observa en la
Tabla ió, sube del 3,1% entre los niños y niñas
menores de 6 meses a 28,5% entre los que tie-
nen de 12 a 23 meses y se mantiene aproxima-
damente en este nivel entre los 24 y 59 meses
de edad. El problema de la desnutrición crónica
es mayor entre los niños y niñas que no tueron
pesados al nacer (34,0%) y los de baio peso al
nacer (32,1%), lo cual es consistente con los da-
tos según clasiticación de la madre y el tamaño
del niño al nacer.


3.2. La malnutrición oculta: déficit
de micronutrientes


Otro aspecto importante de la malnutrición es
la talta de adecuados micronutrientes; en otras
palabras, aquellos minerales y vitaminas que el
cuerpo requiere en pequeñas cantidades para di-
terentes tunciones esenciales para su crecimiento
y desarrollo saludable.


3.2.1 Deficiencia de hierro


La anemia por deticiencia de hierro es considera-
da como uno de los principales problemas de sa-
lud de la población ecuatoriana. El DANS (l 986)
reportó que uno de cada cinco niños (22%) entre
6 y 59 meses de edad tenía anemia. No obstan-
te, si consideramos solo al grupo de entre 2 y 12
meses, la citra sube al 69% y disminuye al 46%
en aquellos de 12 a 24 meses de edad. En i993
un estudio realizado en poblaciones de alto ries-
go por el Instituto de Investigación para el Desa-
rrollo de la Salud (IIDES) del MSP encontró que
el 62% de los niños de entre 12 y 23 meses de
edad tenían anemia. Posteriormente, en 2004,
un estudio para evaluar el impacto del Bono de
Desarrollo Humano (BDH) en una muestra repre-
sentativa de poblaciones de baios ingresos eco-
nómicos determinó que la presencia de anemia
alcanzaba el 61% entre los niños de O a 6 años
y que la citra era dramáticamente elevada, 84%,
entre los niños de 6 a 12 meses de edad.


Gráfico 17
Porcentaje de anemia en población infantil.


Ecuador varios años


9o - —————————————— w69- ——————————————————————————————— ——


Porcentaje


6812 12a23 24a35 36a47 48a59


Edad en meses


DANS (1986) I IIDES (1993) I BDH (2004)
Fuente; The Word Bank. Report N‘-’ 36538, JUNE 2006


Elaboración: Fundanomia Ecuador




Gráfico 18
Prevalencia de anemia por área geográfica y provincias


MSP (ICT) - ECUADOR 1997


80
3o _ ,,,,,,,,,,,,,,,,, u ,77, ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,, e,


70 - iiiiiiiiiiiiiiii "
70


66


60 59 5860


5° 48.2 50 — w4 5eeeeee w w2 6'
g


41
4o — eeeeeee w2 35 33


8 2a3° ’ 24
2o — w eeeeeee w


1o — eeeeeee w


0 ‘ I I I
‘á’? ÉÉÉÉÉÉÉÉEÉÉ%ÉÉEÉÉÉÉ
n: 9 g Z m 25 ‘<3 É 8 to o É3 E E E É É "‘ Ez’ É “t o 3 5°


¿fi 5 V’ .3
Un estudio del Ministerio de Salud Pública rea|i— primarias de muestreo de Ia Encuesta de Condi-
zado en i997 a través del Instituto Nacional de ciones de Vida (ECV) de 1995. AI desagregar Ios
Ciencia y Tecnología (ICT) utilizó un espectrototó- niveles de hemoglobina y su correlato, Ia anemia
metro de campo (Hemo-Cue®) para determinar por provincias, los porcentaies de esta última son
el valor de hemoglobina, en una muestra repre- mas altos en las provincias de Ia Costa (Esmeral-
sentativa nacional con cobertura urbana y rural, das) y en Ia región amazónica (Napo).
tomando en consideración las mismas unidades


Gráfico 19
Prevalencia de anemia por grupos de edad MSP (ICT)


Ecuador 1997


Porcentaje


6
m
a
<
1año


1a
2
años


2
a
3años


3
a4
años


4
a
5años


5
a6
años


6
a
14
años


mujeres


15
a49
años


mujeres


>
50
años


hombres


>
15
años


Embarazadas


Nodrizas


Fuente; Boletín Informativo ICT N9 3 1999
Elaboración: Fundanomia Ecuador




El estudio nacional del MSP estimó que el gru-
po de edad comprendido entre los ó y 12 meses
presentaba las mas altas tasas de anemia en el
país (tres de cada cuatro niños). El porcentaie va
disminuyendo paulatinamente durante la intan-
cia y se incrementa en la adolescencia. La mitad
de las muieres en edad fértil presentaban anemia
y en el grupo de embarazadas y muieres en pe-
ríodo de lactancia lo hacían aproximadamente
seis de cada diez.


Los datos disponibles confirman que la anemia
constituye un grave problema en Ecuador. Se-


gún el DANS (i986), de ella sutrían el 22% de
los niños de entre ó y 59 meses de edad. Si se
clesglosa este indicador por grupos de edad se
encuentra anemia en el 69% de los niños de ó a
l2 meses y en el 46% de los niños de entre 12 y
24 meses (Freire y otros, i988).


En la siguiente Tabla se pueden apreciar los resul-
tados de los calculos hechos por diversas tuentes,
sobre el estatus del hierro en el Ecuador durante
los años i986, i997, i993 y 2004.


Tabla 17
Anemia Nutricional en Ecuador de acuerdo a distintas fuentes


DANS


Nacional


6-12
12-23
24-35
36-47
48-59
Total
6 meses -2 años


69.0
46.0
20.0
13.0
10.0
22.0


IIDES


grupos de
alto riesgo


n/a
61.8
40.0
32.0
20.5
n/a


BDH ICT-MSP


grupos de
alto riesgo


83.9
76.0
53.4
56.7
47.5
n/a


Nacional


65.0
75.2
66.5
57.7
45.9
n/a
73*


* Porcentaje ponderado, calculado a partir de datos de Valores de hemoglobina.


Nota: la anemia se define como niveles de hemoglobina menores de 12 mg.
Fuentes: Freire y otros (1988). MSP (1995), citado en Banco Mundial (2007)
Insuficiencia Nutricional en el Ecuador, BM, Quito. Valores de hemoglobina


en población ecuatoriana (1999), ICT-MSP, Quito, p 19.


Las muieres gestantes también presentan porcen-
taies altos de anemia. Freire (l 988) encontró un
60% entre las que asistían a los controles pre-
natales en la Maternidad Isidro Ayora, mientras
que Yépez sitúa en 46% las muieres gestantes
con anemia en el mismo hospital El coniunto
de datos del Bono de Desarrollo Humano repor-
ta el 44% de anemia en muieres en edad tértil,
con base en las normas aiustadas según la altura
para los niveles de hemoglobina. Se encuentra
una mayor prevalencia de anemia en las areas
urbanas, en la región de la Costa y a menor al-
tura. La anemia también se asocia con menor


educación y nivel económico. El analisis multi-
variado resalta la importancia de la pérdida de
hierro durante el embarazo y el vínculo entre un
mayor nivel de hemoglobina, la calidad de las
instalaciones de salud y la disponibilidad de su-
plementos de hierro en el centro de salud local
(Arauio 2005). Finalmente, los datos del BDH
sugieren que los niños anémicos tienen mayores
probabilidades de tener desnutrición crónica. El
porcentaie promedio de este tipo de desnutrición
entre niños anémicos es del 27,0 %, comparado
con el 21,7 % para los niños no anémicos.




Tabla 18
Correlación de anemia y baja talla para edad


ANÉMICA N0 ANÉMICA ANÉMICO NO ANÉMICO
MascuHno 26,7 24,2 29,3 22,3
Femenino 23,9 22 24_5 2112
0-5 meses 10,1 6,8 10,9 11,5
6-11 meses 21,6 16,1 18,6 20,7
12-23 meses 33,3 31,5 32,9 31,1
24-35 meses 24,6 22,3 25,1 20,4
36-47 meses 26,8 21,5 27,6 19,2
48-60 meses 23,2 25,6 26,7 22,1
Urbano 24,7 25 26,6 23,7
Rura| 25,7 22,3 27,2 21
Sierra 27,9 22,4 27,8 21,5
Costa 22,5 24,6 25,8 22,3
T0ta| 25,3 23,1 27 21,7


Fuente: Cálculo del Banco Mundial a partir de datos de evaluación de impacto del BDH.


3.2.2 Deficiencia de Vitamina A (DVA)


Un estudio nacional sobre Deficiencia de Vita-
mina A realizado en 1995 en 534 parroquias
urbanas y rurales situadas en los quintiles 1 y 2
de pobreza, encontró que el 17,4% de los niños
de 12 a 36 meses sufrían de DVA, con 22,1% en
la Sierra, 14,9% en la Amazonía y 12,5% en la
Costa. La OPSó/OMS y el Fondo de Naciones
Unidas para la Infancia (UNICEF por su sigla en
ing és) consideran desde 1994 que valores supe-
riores al 10% de retinol sérico y 20% de retinol de
reserva representan un problema de salud públi-
ca. La misma investigación encontró 1,7% de la
población con deficiencia grave de <1O ug/dl.
Sin embargo, una precisión mayor por parroquia
sí revelaría graves deficiencias ahi concentradas.


ó Organización Panamericana de la Salud.


La deficiencia de vitamina A causa la ceguera
nocturna y la ceguera completa. En los niños
pequeños, la DVA aumenta la gravedad de las
diarreas e infecciones respiratorias y contribuye a
un incremento en las tasas de mortalidad. La vi-
tamina A proviene de los productos animales con
un alto contenido de retinol o de los productos
vegetales con un alto contenido de betacaroteno.
Según la investigación, hay una correlación casi
de 2 a 1 entre los niveles extremos de carencia
de hierro, es decir la anemia, y la carencia de
vitamina A en niveles sensibles. La correlación de
deficiencia de micronutrientes se explica por la
existencia de suietos carentes no de uno sino de
varios micronutrientes en diversa relación. En la
Tabla 19 se pueden apreciar los estudios sobre
vitamina "A" realizados en Ecuador.




Tabla 19
Estudios de investigación de la vitamina “A”


realizados en Ecuador


La existencia de bocio y cretinismo endémica se
demuestra por evidencias arqueológicas desde la
época precolombina. Las prevalencias de bocio
en las provincias de la Sierra se encuentran sobre
el 30% según encuestas nacionales realizadas en
i959, i970 y i983 y citadas en el documento
del Proyecto Integrado para el Control de la De-
ticiencias de Micronutrientes en el Ecuador (MSP,
OPS/OMS, ILSI y USFQ, i995). A mediados de
los años ochenta se inicia el Proyecto Operacio-
nal de Lucha contra el Bocio Endémico que pro-
mueve la estrategia de un control sistemático de
la yodación de la sal, el cual es facilitado por
la presencia de oligopolios de producción y co-


14,1% < 20ug/dI;
o ,1986 CONADE — DANS Nacional < 5 años 15M’ area ruraldispersa; 17%


masculino


Azua
30% Sierra > 10 y


Chimiz/¡lorazo zoug/dl‘ 21%
1993 IIDES/MSP — VITAL -USAID Cotopaxi, 150° "ms 15 ‘59 entre 12 y 35


meses N=1232 meses y el 15%
Esmeraldas,


, entre 36 -59Ma nabi
meses
18% <20ug/dI Sin


Quito, Guayaquil diferencia por
barrios Niños de 12 -59 sexo y grupo de


1994 “DES/MSP marginales. 8 meses N=169 edad. 45% con
centros del INN FA anemia y de estos


23,8% < 20ug/dI
17,45 <1OUG/DL


NÍÑOS eflïfe 12 - Sin diferencias por
1999 PCYT/MSP Nacional 36 meses’ Se“ V 9’”p° de


muestra en 35 edad_ 45% con
PGFFOQUÍGS anemia y de estos


23,8% < 20ug/dI


mercialización de sal en el País. Al mismo tiempo
que se controlan i20 muestras de sal al mes y se
realizan encuestas ale consumo en puestos centi-
nelas, la evolución del problema es monitoreado
en los mismos puestos a través de ultrasonogratía
tiroidea y yodurías. Los resultados de esta vigi-
lancia en areas de riesgo, indican un descenso
en las prevalencias de bocio entre i985 y i992:
de alrededor de 50-60% a i5-25% (MSP, OPS/
OMS, ILSI y USFQ, i995). La regularidad en
la eiecución y monitoreo del Proyecto de Lucha
contra el Bocio Endémico permite mantener el
control de uno de los problemas mas críticos en
salud pública hasta entrado el año 2000.




Encuestas bocio endémico
Ecuador 1959-1979-1983


33.5% 28% 36.5%


INNE: Instituto Nacional de Nutrición del Ecuador
ICNND: Departamento Médico del Ejército de USA


ININMS: instituto de
Investigaciones Nutricionales y
Médico Sociales, MSP Ecuador


FUENTE: Proyecto Integrado para el Control de la Deficiencias de Micronutrientes
en el Ecuador (MSP, OPS/OMS, ILSI y USFQ, 1995


3.2.3 Sobrepeso y obesidad


La obesidad se detine como una enfermedad
crónica caracterizada por un exceso de grasa
corporal, la mismo que puede ser generalizada
o localizada. Se manifiesta con un aumento del
peso por encima de un patrón dado en relación
con la talla, lo que representa un tactor de alto
riesgo de morbimortalidad.


La prevalencia de sobrepeso y obesidad (SP/OB)
aumenta cada dia mas a nivel mundial, desenca-


denando el inicio de un sinnúmero de enferme-
dades crónicas no transmisibles (ECNT) que se
estan instaurando tanto en paises desarrollados
cuanto eri los que se encuentran en vías de de-
sarrollo. Ecuador esta dentro de este comporta-
miento y el último estudio realizado en el año
2006 por la Maestría de Alimentación y Nutri-
ción de la Facultad de Medicina de la Universi-
dad Central hace ver una situación complicada
en materia de salud pública.


De la Tabla anterior se desprende que los valores
de sobrepeso son mas o menos similares entre


Tabla 20
Prevalencia de sobrepeso y obesidad por región


Ecuador 2006


Región


Bajo peso 17,80% 15,70% 1,49 0,136
Normal 55,90% 66,60% 5,82 0,000


Sobre peso 13,60% 13,90 0,301 0,763
Obesidad 12,70% 3,80% 8,58 0,000
Casos de


adolescentes 1435 1394
Fuente: Maestría de Alimentación y Nutrición Humana,


Facultad de Medicina de la Universidad Central, Quito, 2006.




Costa y Sierra, a diferencia de la obesidad, que
estres veces mós alta en la Costa.


En relación con el sexo, fueron estudiados l .368
adolescentes de sexo masculino y 1.461 adoles-
cenies de sexo femenino. Los varones presenta-
ron un porcentaie de sobrepeso menor al de las


muieres (12,50% versus 15%) pero mayor en el
caso de obesidad (lO,óO% de varones versus
6,50% de muieres). Estos resultados se demues-
iran en la Tabla 21 y el Grafico 20.


En la Tabla 22 y el Gráfico 21 se aprecian las
diferencias del estado nutricional de acuerdo


Tabla 21
Prevalencia de sobrepeso y obesidad por sexo


Ecuador 2006


Hombre Mujer Chi’ P=
Bajo Peso 19,30% 14,40% 3.45 0,001
Normal 57,60% 64,10% 3,51 0,000


Sobre peso 12,50% 15,00% 1,93 0,054
Obesidad 10,60% 6,50% 3.88 0,000


Casos de
adolescentes 1368 1461


Fuente: Maestría de Alimentación y Nutrición Humana, Facultad de Medicina de la Universidad Central, Quito, 2006.


Gráfico 20
Sobrepeso y obesidad en adolescentes según sexo


16% e , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


14% _ , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,,
12,50%


12%
10,60% (p=0,0001)


10% _ , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , H


8% _


6% _


4% , , , , , , , , , , , ,,


2%-


0%-


Fuente: Maestría de Alimentación y Nutrición Humana, Facultad de Medicina
de la Universidad Central, Quito, 2006




al nivel socioeconómico, el mismo que fue ca- sobrepeso (14,90%) que en los fiscales (12,90%)
lalogado de acuerdo al lipo de colegio al que y la obesidad alcanza el 11,20% en los parlicu-
asisten. Los resultados demostraron que en los lares y el 6,50% en los fiscales.
colegios particulares es mas alto el porcenlaie de


Tabla 22
Prevalencia de sobrepeso y obesidad de acuerdo al


nivel socioeconómico Ecuador 2006


|


TIPO DE COLEGIO
TOTAL


Bajo peso 16,80% 19,40% 13,50% 4,14 0,000
Normal 60,90% 61,30% 60,40% 4,78 0,633
Sobre peso 13,70% 12,90% 14,90% 1,55 0,120
Obesidad 8,50% 6,50% 11,20% 4,67 0,000


100, 00% 100,00% 100,00%
Casos de
adolesce ntes 2829 1793 1036


Fuente: Maestría de Alimentación y Nutrición Humana,
Facultad de Medicina de la Universidad Central, Quito, 2006.


Gráfico 21
Sobrepeso y obesidad en adolescentes


Por condicion socioeconomica


16% _ , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,14,9o%,(Ns), , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , N


14%


12%


10%


8% s


6% _


4% _


2% ,


0%
Sobrepeso Obesidad


I Fiscal I Particular


Fuente: Maestría de Alimentación y Nutrición Humana,
Facultad de Medicina de la Universidad Central, Quito, 2006




Una de las variab|es que inciden en el sobrepe-
so y la obesidad es Ia actividad fisica. Según Ia
invesiigación, los ado|escenies con peso normal
ven en promedio 3,51 horas diarias de televisión;


los ue tienen sobre eso 3,69 horas diarias; Y;
los que Tienen obesidad, 4,31 horas diarias en
promedio. En definitiva, únicamenie los obesos
ven mas de 28 horas semanales.


Tabla 23
Distribución de horas televisión según estado nutricional


TOTAL
De 1 a 2 horas 32,2 % 30,1 % 34,6 % 33,1 0/0 17,5 %


Horas televisión De 2 a 3 horas 18,4 % 21,1 % 18,3 % 15_1 0/0 19_4 %


De 3 a 4 horas 17,6 % 18,3 % 16,8 % 15,3 0/0 23_4 %


Más de 4 horas 31,8 % 30,5 % 30,2 % 35,1 0/0 39_3 %


Casos de
adolescentes 2829 472 1755 391 211


Fuente: Maestría de Alimentación y Nutrición Humana,
Facultad de Medicina de la Universidad Central, Quito, 2006.




4. Bibliografía


Banco Mundial (2007). ”Insuficienc¡a Nutricional
en el Ecuador Causas, Consecuencias y Solu-
ciones" en Un estudio del Banco Mundial sobre
países.


Corporación Centro de Estudios y Analisis (2005).
Boletín Informativo No 8. Quito, enero.


Dewalt, K. y Stansbury, J. (I 989). "Consideracio-
nes acerca del consumo alimentario y Ia nutrición
en dos zonas cafetaleras del Ecuador: reportaie
de una investigación de dia-gnóstico". Docu-
mento provisional PRO. ASE.I3. FUNDAGRO,
Quito.
Estrategia para Ia promoción del consumo de
verduras y frutas. Reporte Final. Programa Ali-
méntate Ecuador, Quito, 2009.


FAO/OMS (2005). Conferencia Regional sobre
Inocuidad de los Alimentos para las Américas y
el Caribe: Diagnóstico de la situación actual en
el control de Ia inocuidad y calidad de los ali-
mentos en Ecuador. San José, Costa Rica, 6-9 de
diciembre.


FLACSO-BCE (2003). Tendencias del empleo en
Quito, Guayaquil y Cuenca. Quito.


Fondo Mundial para Ia Investigación del Cóncer/
Instituto Estadounidense de Investigación sobre
el Cáncer (2007). Alimentos, nutrición, actividad
física, y la prevención del cancer: una perspectiva
mundial. AICR, Washington, D. C.


Freire W., Dirren H. y otros (I 988). "Diagnóstico
de Ia situación alimentaria, nutrición y de salud
de Ia población ecuatoriana menor de 5 años”
en Diagnóstico de la Situación Alimentaria, Nutri-
cional y de Salud (DANS). CONADE/MSP Quito.


ILDIS (2004). Análisis de coyuntura económica.
Quito.


Informe de los Resultados de la Evaluación de Ia
Incidencia del Programa Aliméntate Ecuador en


los beneficiarios. Programa Aliméntate Ecuador,
Quito, 2009.


Jacoby, Enrique y Keller, Ingrid (2006). ”La pro-
moción del consumo de frutas y verduras en
América Latina: Buena oportunidad de acción
intersectorial por una alimentación saludable" en
Rev. Chil. Nutr., Vol.33, Supl. I, octubre. ISSN
O7I7-75I8.


Larrea, C.; Freire W.; Lutter, C. (2001). ”Equidad
desde el principio. Situación nutricional de los
niños ecuatorianos”. Encuesta de Condiciones
de Vida I998. OPS (Washing-ton D. C.), MSP
(Ecuador).


MAG, ODEPLAN y FAO (2001). ”Informe del
Ecuador. Cumbre Mundial sobre la Alimentación
cinco años después”. Quito.


Ministerio de Salud Pública del Ecuador, Sistema
de Vigilancia Alimentaria Nutricional (SISVAN)
Dirección Nacional de Nutrición Estadísticas
i996 — 2006.


OIT (2004). Panorama laboral 2004 - América
Latina y el Caribe.


Organización Panamericana de la Salud (OPS).
Salud en las Américas 2007. Volumen Regional,
Publicación Científica No 622.


Ramirez, René (2002). ”Distribución alimentaria y
problemas nutricionales en el Ecuador” en Notas
técnicas del SIISE. STFS, SIISE, Quito.


Resultados Finales de la Investigación Formativa
sobre "Conocimientos, actitudes, practicas y per-
cepciones hacia la alimentación del niño menor
de 5 años" de los Programas ORI, FODI e INN-
FA. Programa Aliméntate Ecuador, Quito, 2009.


Revista Índice, No 2, s/f. ”La desnutrición infantil
en el Ecuador”. SIISE, INEC, UNI-CEF, Quito.


Revista Indice, No 8. ”Desempleo en el Ecua-
dor”. STFS, Quito, septiembre 2006.


Organización Mundial de la Salud (OMS). Infor-
me sobre la salud en el Mundo 2002, Reducir los




riesgos y promover uno vic/o sona. Disponible en
wwwwhoini/whr


SENPLADES. Evolución de los principales indico-
dores socioeconómicos 2003-2006. Quílo.


Voreo Terón, M. y Voreo Terón, J. (eds.) (1972).
Nutrición y desarrollo en los Andes ecuoforianos.
IMSE, Quilo.


Velo, Morío de lo Poz (2004). ”El pois coio, crece
el pelróleo y no el empleo” en Revíslo Gestión,
No 124, Quito, octubre.


Vílerí Díoz, Galo: ”Empleo, solorios, pobrezo y
desíguoldod en el Ecuador” en Observatorio de
lo Político Latinoamericano, No 87, 2007.






CAPÍTULO IX
LA INSTITUCIONALIDAD DE LA SOBERANÍA ALIMENTARIA


Y LA SEGURIDAD ALIMENTARIA Y NUTRICIONAL EN ECUADOR


javi/ye gama/flag ¿aya/wz
Consultor Técnico de la Representación


de la FAO en Ecuador.






INTRODUCCIÓN


a institucionalidad referida a la seguridad ali-
mentaria y nutricional en América Latina y el
aribe ba tenido un impulso notable en la úl-


tima década. A fines de los i990 se comienza un
proceso de redefinición de los agentes públicos
en el contexto de la reforma del estado y la ad-
ministración pública, que desde los i980 habían
visto reducidas sus competencias, sus activos,
sus recursos y, de manera evidente, su personal,
alentados por las reformas neoliberales impues-
tas. Las nuevas problemáticas sociales han exi-
gido una reingeniería institucional que permita
hacer frente a un mundo mas complejo, diverso
y globalizado. Varios elementos ban favorecido
este proceso, elementos que han actuado como
catalizadores del impulso del debate en torno a
una institucionalidad que promueve la protección
y realización de los Derechos Económicos, Socia-
les y Culturales, especialmente el derecho a la
alimentación adecuada’.


Es como si hubieran descubierto hace poco que
no es sólo cuestión de dinero, programas, enfo-
que de género o sostenibilidad medioambiental.
Las instituciones si importan, y mucho, en el de-
sarrollo económico y social de los paises. Por lo
cual, se debe reconocer su importancia, sus rela-
ciones formales, sus mandatos y sus “relaciones
de poder”?


Las intervenciones de politicas encaminadas al
logro de la seguridad alimentaria no tendrán la
eficiencia y el impacto deseado sin los adecua-
dos acuerdos y arreglos institucionales, que ga-
ranticen la adopción de una visión integral y mul-
tisectorial de los programas y proyectos que se
formulen y ejecuten, así como las disciplinas ne-
cesarias para su eficaz planificación, seguimien-
to, y evaluación de impacto, en concordancia con


las estrategias nacionales de descentralización y
de participación ciudadana. Lo anterior, lejos de
parecer obvio, es extremadamente complejo.


Para garantizar su efectividad y eficacia, la politi-
ca de seguridad alimentaria y nutricional supone
el diseño y puesta en marcha de un sistema inte-
gral que:


° Cuente con la participación del conjunto de
instituciones.


° lncorpore las dimensiones productiva, medio-
ambiental, sanitaria, cultural, económica y
social.


° Proporcione directrices, de manera coordina-
da, en los planos local, regional, nacional y
supranacional.


° Dispongo de un oportuno sistema de segui-
miento y evaluación de impacto.


Por tanto, será necesario actuar simultáneamen-
te en todas las dimensiones fundamentales de la
seguridad alimentaria: acceso, disponibilidad, es-
tabilidad y utilización. Este requisito, sin duda, es
complejo.


En la región andina se presentan varias dificulta-
des institucionales, entre ellas:


° Falta de un marco ¡urídico e institucional
adecuado que garantice el derecho a la ali-
mentación y que otorgue facultades legales
al Estado para actuar cuando la población se
encuentre en riesgo de ser excluida.


° Desarticulación de las distintas inten/enciones
de política, por la existencia de un panorama
institucional en materia de seguridad alimen-
taria a la vez complejo y disperso.


° inadecuada focalización de los programas,
que conlleva esfuerzos que no atacan el
orígen del problema sino los síntomas.


' Vivero, J., Ramirez, P. (2008). “El marco institucional de la lucha contra el hambre en América Latina y el Caribe. Ini-
ciativa América Latina y Caribe sin Hambre”. FAO.
7 Id. (Texto adaptado).




En este sentido, el asistencialismo, sin estar
acompañado de reformas profundas en la
asignación de recursos, perpetúa la proble-
mática, sin resolverlo.


° Un alto costo administrativo de los progra-
mas, como resultado de instituciones para
cada tipo de programa, en ocasiones de ca-
rácter transitorio, que responden a proyectos
de los gobiernos de turno, con trámites len-
tos y burocráticos, controles y supervisiones
necesarias pero costosas, que dilapidan los
escasos recursos en nóminas y gastos admi-
nistrativos, en desmedro de su efectividad y
cobertura.


° Falta de sistemas de seguimiento y evalua-
ción de impacto —debido a la ausencia de in-
dicadores de gestión y seguimiento adecua-
do— que permitan advertir oportunamente los
riesgos y dificultades para realizar los ajustes
necesarios.


° Falta de coordinación de las intervenciones
a nivel local, regional, nacional y suprana-
cional, lo que ocasiona superposición de
programas con la consecuente pérdida de
eficiencia?


En sentido general, para que un Estado consolide
los marcos institucionales de seguridad alimenta-
ria y nutricional, se debe“:


° Garantizar que las políticas públicas de segu-
ridad alimentaria y nutricional se transformen
en políticas de Estado, a través de estrategias
de largo plazo que trasciendan los ciclos po-
líticos internos.


° Lograr que las políticas de Estado estén an-
cladas en ordenamientos jurídicos cohe-
rentes, para lo cual es importante a¡ustar la
normativa existente a este esfuerzo de largo
plazo, desde la Constitución politica hasta las
normativas sectoriales, pasando por algunas
leyes específicas.


° Generar un andamiaje institucional coheren-
te con el organigrama general del Estado,
considerando las particularidades institucio-
nales, consuetudinarias e históricas de cada
país.


Complementariamente, aun considerando las
particularidades de cada país, la experiencia pa-
rece demostrar la enorme importancia de dotar
al sistema de seguridad alimentaria y nutricional
de un agente coordinador intersectorial e intermi-
nisterial, vinculado al más alto nivel de Gobier-
no (Presidencia o Vicepresidencia) y que cuente
con cierta autonomía, un presupuesto definido y
recursos humanos, físicos y tecnológicos adecua-
dos para su funcionamiento eficaz.


Como una estrategia imprescindible para el de-
sarrollo, el Ecuador necesita tener garantizada la
Soberanía y Seguridad Alimentaria y Nutricional
(SSAN) para todos sus habitantes. Sin embargo,
el progreso de a institucionalidad necesaria para
impulsar la po ítica alimentaria ha tenido un lento
y débil avance. Son no obstante destacables los
esfuerzos de los ú timos años, relacionados con
el fortalecimiento de las instituciones públicas y
la implementación de políticas de coordinación y
articulación entre las mismas, que se han impul-
sado tanto a nivel de Gobierno Central cuanto
de varios gobiernos locales.


Un adecuado proceso de institucionalización de
la SSAN comprende varios aspectos. Entre ellos,
el fortalecimiento de las instituciones guberna-
mentales y no gubernamentales, lo que incluye
procesos permanentes de sensibilización de sus
directivos y capacitación en temas específicos a
sus equipos técnicos. Además, es indispensable
la construcción de leyes, reglamentos, ordenan-
zas y cualquier otro tipo de norma que permitan
gestionar la SSAN a nivel nacional, regional o
local.


3 Salcedo S. {ed.,} (2005). “Políticas de Seguridad Alimentaria en los países de la Comunidad Andina. Santiago, FAO.
4 Texto adaptado del artículo de Vivero, J., Ramírez, P. (2008). "El marco institucional de la lucha contra el hambre en
Américo Latina y el Caribe”. FAO.




A manera de recuento, en este capítulo se pre-
tende compilar varios hechos, al menos los mas
trascendentes, que han marcado ciertos hitos im-
portantes relacionados con los progresos orien-
tados al tortalecimíento de la institucionalidad de
la SSAN en Ecuador. Sin embargo, debe tenerse
en cuenta que el texto no incluye las estrategias,
programas y proyectos existentes y en operación
en el país, debido a que estos ya han sido consi-
derados y se han incluido sus características y su
ambito de acción en otros capitulos de la presen-
te publicación5.


1. El Decreto Ejecutivo 1039


Como antecedente debe tenerse en cuenta que
en la Cumbre Mundial de la Alimentación, reali-
zada en Roma entre el 13 y el l7 de noviembre
de i996 baio la coordinación de la Organiza-
ción de Naciones Unidas para la Agricultura y
la Alimentación (FAO), los representantes de los
países miembros, entre ellos Ecuador, se com-
prometieron a llevar adelante los procesos nece-
sarios para:


' Garantizar un entorno po ítico, social y eco-
nómico propicio para la reducción del nú-
mero de hambrientos en cada país.


' Aplicar po íticas que tengan por obieto erra-
dicar la pobreza.


' Adoptar po íticas y practicas participativas y
sostenibles de desarrollo alimentario.


' Promover un sistema de comercio mundial
leal.


' Estar preparados para atrontar las catastro-
tes naturales.


' Proveer de óptimas inversiones públicas y pri-
vadas.


' Construir planes de acción con todos los ni-
veles en cooperación para combatir el bam-
bre.


En el caso particular de Ecuador, luego de los
compromisos asumidos en la mencionada Cum-
bre, el primer paso trascendente hacia el tortale-
cimiento de la Seguridad Alimentaria y Nutricio-
nal fue la tirma del Decreto Eiecutivo i039, del
9 de enero de i998, que decreta a la Seguridad
Alimentaria de la población ecuatoriana Política
de Estado.


El Decreto ademas incluye una serie de accio-
nes en beneficio de la Seguridad Alimentaria a
nivel nacional, para favorecer a los estratos mas
deprimidos de la población. Entre ellas: la provi-
sión de alimentos sin costo alguno o con precios
subsidiados y la capacitación productiva y nutri-
cional gratuita.


El Decreto también comprendía varias medidas
orientadas a promover ciertos procesos de desa-
rrollo y tortalecimiento de la Seguridad Alimenta-
ria y Nutricional (SAN), como la intensificación y
diversíticación de los sistemas productivos, la ge-
neración y transferencia de tecnología apropia-
da, la recuperación de tecnologías tradicionales
y la dotación de crédito y capacitación. Ademas,
se estipuló el establecimiento de mecanismos y
procedimientos destinados a la creación y man-
tenimiento de reservas alimentarias estratégicas,
acción indispensable para garantizar la estabili-
dad del suministro de alimentos a nivel de país.


Adicionalmente, para la implementación de
la política de SAN enunciada en el Decreto se
contormaba el Comité Ejecutivo Nacional de
Seguridad Alimentaria, el cual debía estar pre-
sidido por el Ministro de Agricultura y Ganade-
ria, e integrado por las máximas autoridades de
los ministerios de Bienestar Social, Educación y
Relaciones Exteriores, la Secretaría Nacional de
Planificación, el Conseio de Seguridad Nacional,
el Conseio Nacional de Recursos Hídricos y el
Conseio Nacional de Paniticación y Desarrollo
de los Pueblos Indígenas y Negros.


5 Se recomienda al lector revisar el Capítulo relacionado con los Programas Alimentarios, Nutricionales y de Desarrollo
de la Infancia.




Este Comité Eiecutívo se replícaría en las provin-
cias, teniendo como integrantes a los Directores
Provinciales o Representantes de los organismos
que constituían el Comité Eiecutivo Nacional, y
estarían encargados de aplicar en el ámbito de
su ¡urisdicción las politicas impartidas por el ente
nacional.


Lamentablemente ésta, y otras buenas iniciativas
quedaron solo en el papel. En términos practicos,
se puede decir que nunca se implementaron.
Desafortunadamente, de lo propuesto y dispues-
to en el Decreto Eiecutivo i039 no es posible
rescatar acciones realmente transcendentes en
favor de la seguridad alimentaria del país. Qui-
za el hecho mas importante, relacionado con la
promulgación de este Decreto, fue que aparen-
temente los temas relacionados con la alimenta-
ción y nutrición llegaron a ser considerados por
las móxímas autoridades del Estado.


2. La Constitución de la
República de 1998


forme a los principios de equidad, universalidad,
solidaridad, calidad y eficiencia.


La Constitución de i998 insertó como parte
de los enunciados relacionados con el régimen
agropecuario, concretamente en el articulo 270,
que ”el Estado daró prioridad a la investigación
en materia agropecuaria, cuya actividad reco-
noce como base fundamental para la nutrición y
seguridad alimentaria de la población y para el
desarrollo de la competitividad internacional del


z l/pais .


3. Direcciones Técnicas a
nivel nacional


El mismo año en que se firmó el Decreto se inclu-
yeron en la nueva Carta Magna varios artículos
en los que se reconoce a la Seguridad Alimen-
taria como un derecho del pueblo ecuatoriano.
Así:


Artículo 23.-Derechos civiles.- literal 20.- El dere-
cho a una calidad de vida que asegure la salud,
alimentación y nutrición, agua potable, sanea-
miento ambiental, educación, trabaio, empleo,
recreación, vivienda, vestido y otros sen/ícios so-
ciales necesarios.


Artículo 42.- Derecho, promoción y protección.-
El Estado garantizará el derecho a la salud, pro-
moción y protección, por medio del desarrollo
de la seguridad alimentaria, la provisión de agua
potable y saneamiento basico, el aumento de
ambientes saludables en lo familiar, laboral, y
comunitario, y la posibilidad de acceso perma-
nente e ininterrumpido a servicios de salud, con-


A nivel de poder Eiecutivo, los temas concernien-
tes a la seguridad alimentaria y nutricional fueron
considerados en los organigramas de dos minis-
terios. El Ministerio de Salud Pública (MSP) cuen-
ta con la Dirección Nacional de Nutrición y el de
Agricultura Ganadería Acuacultura y Pesca (MA-
GAP), según su última reestructura, conformó la
Dirección de Soberanía Alimentaria (2009). Sin
embargo, ninguna de las dos instituciones cuen-
ta con suficiente personal técnico para atender
todas las funciones que les han sido encomen-
dadas.


La reciente creación del Instituto Nacional de Nu-
trición, organismo impulsado desde la Dirección
Nacional de Nutrición del Ministerio de Salud
Pública, constituye otro paso transcendental y su
accionar arrancará este año.


El Instituto se ocupara principalmente de estudiar
e investigar el estado de la población ecuatoria-
na en materia de alimentación y nutrición. Se en-
cargaró, ademas, de determinar los principales
problemas nutricionales que se presentan en el
país, plantear posibles soluciones y formular una
política pública para afrontarlos, la cual deberá
ser implementada a través de las instituciones gu-
bernamentales que trabaian en el meioramiento
de la alimentación y nutrición.




4. El Programa Especial de
Seguridad Alimentaria de


Ecuador (PESAE)


Siguiendo este recuento cronológico se debe co-
mentar que el 19 de octubre de i997 el Gobier-
no Nacional y la FAO suscribieron en Roma el
convenio para la implementación del Programa
Especial de Seguridad Alimentaria de Ecuador
(PESAE). Su ob¡etivo primordial fue "meiorar la
seguridad alimentaria, mediante el incremento
de la producción de alimentos y la productividad
de los cultivos, sobre una base sostenible desde
el punto de vista económico y ambiental“.


Las principales líneas de acción del PESAE fue-
ron la rehabilitación de la capacidad producti-
va agropecuaria de los pequeños productores;
meiorar el acceso de los productos agrícolas al
merado local, regional y nacional, mediante la
implementación de procesos de comercializa-
ción, poscosecha y fortalecimiento organizativo;
y, complementariamente, la reducción de la des-
nutrición, mediante el fortalecimiento de los siste-
mas alimentarios y el incremento de los ingresos
de los pequeños productores y campesinos.


Entre las iniciativas impulsadas por el PESAE se
destacan las acciones relacionadas con la sen-
sibilización sobre la importancia de la seguridad
alimentaria como base del desarrollo, que esta-
ban especialmente dirigidas a los gobernantes,
autoridades y equipos técnicos de diferentes sec-
tores.


Adicionalmente, el Programa desplegó varios es-
fuerzos para lograr un meior entendimiento so-


bre la multidimencionalidad y multisectorialidad
que encierra la seguridad alimentaria. También
se logró despertar el interés sobre los temas con-
cernientes a una correcta alimentación por parte
de muchas instituciones educativas, gobiernos
seccionales, organismos no gubernamentales y
la sociedad en general.


Quiza quepa mencionar entre lo mós trascen-
dente que el PESAE promovió y auspició el I Foro
Nacional ”Hacia la institucionalización de la Se-
guridad Alimentaria en Ecuador”, realizado el ll
y 12 de noviembre de 2003 en Quito. Su ob¡e—
tivo y principal producto fue la construcción de
los principales lineamientos para la elaboración
de un proyecto de ley de seguridad alimentaria y
el diseño de un Sistema Nacional de Seguridad
Alimentaria.


La propuesta del Foro tuvo buena acogida en-
tre los equipos técnicos de varias instituciones
públicas, organismos de cooperación para el
desarrollo y varios grupos organizados de la so-
ciedad civil. La iniciativa se fortaleció desde la
inconformidad de los actores que trabaiaban por
el meioramiento de la seguridad alimentaria y
nutricional, que constataban en su diario queha-
cer que pese a que la SAN fue declarada como
política de Estado, su progreso estaba suieto a la
voluntad política de los gobernantes. Además, no
se habían hecho los esfuerzos gubernamentales
necesarios para atender adecuadamente los te-
mas relacionados con ella.


Así, se buscaba contar con un instrumento mós
poderoso desde el punto de vista iuridico, que
permitiera un real cumplimiento del derecho a
la alimentación. De esta forma se inició un largo
proceso de dialogo, discusión y cabildeo político
para la construcción de una ley de seguridad ali-
mentaria y nutricional.


° Durango, J. y Andrade, L. (2004). Foro nacional “Hacia la institucionalización de la Seguridad Alimentaria en Ecua-
dor”. Programa Especial de Seguridad Alimentaria en Ecuador. Quito, FAO — MAG.




5. El Decreto Ejecutivo 780


Debe considerarse que como parte de los estuer-
zos gubernamentales con miras al fortalecimien-
to de la Seguridad Alimentaria y Nutricional se
contormó la Comisión Nacional de Alimentación
y Nutrición (CNAN), creada mediante el Decreto
Eiecutivo 780, del 14 de noviembre de 2005.
Complementariamente se instituye el Sistema ln-
tegrado de Alimentación y Nutrición (SIAN), que
debia ser administrado a través de la Comisión
Nacional de Alimentación y Nutrición, que esta-
ba presidida por el Ministro de Salud Pública e
integrada por los ministros de Bienestar Social,
de Educación y Cultura, de Agricultura y Gana-
dería, de Economía y Finanzas, y por el Secreta-
rio Técnico del Frente Social.


La Comisión debia eiercer varias tunciones de
suma importancia, entre otras:


° Definir las políticas sociales de alimentación
y nutrición en el país, que serían vinculantes
y obligatorias para todos los programas que
conforman el SIAN.


° Conocer y aprobar los planes operativos
anuales de cada uno de los programas so-
ciales de alimentación y nutrición, y priorizar
su inversión.


° Definir estrategias de tocalización para los
beneficiarios de los programas.


° Definir los lineamientos para que los progra-
mas sociales de alimentación y nutrición se
eiecuten considerando varios componentes:
educación nutricional, promoción de prócti-
cas de alimentación y nutrición saludables,
sistemas de vigilancia alimentaria y nutricio-
nal, evaluación de impacto de los progra-
mas, promoción de procesos de participa-
ción ciudadana.


Como puede verse, las intenciones de meiorar la
alimentación y nutrición de los ecuatorianos tue-
ron plasmadas mediante la expedición de decre-
tos eiecutivos como los citados o con la inclusión
del derecho a la alimentación en la Carta Mag-


na del Estado. Sin embargo, no existió suficiente
respaldo po ítico para poner en marcha lo pro-
puesto y articular las acciones de las instituciones
involucradas, y menos aún para proveerles de
suficientes recursos humanos y financieros a fin
de que implementen eficientemente sus acciones.
Desde una perspectiva crítica, no es aventurado
afirmar que el tema alimentario no revistió a re-
levancia adecuada para los gobiernos de turno
de aquel entonces.


6. La Ley de Seguridad
Alimentaria y Nutricional


Luego de un complicado proceso el Congreso
Nacional aprobó la Ley de Seguridad Alimenta-
ria y Nutricional el 20 de abril de 2006. La Ley
instituyó a la Seguridad Alimentaria y Nutricional
como política de Estado, acción prioritaria del
Gobierno Nacional y derecho humano que debe
cumplirse. Para ello debía asegurarse "la capaci-
dad de abastecimiento, con garantía de acceso
físico y económico, a todos los habitantes, de ali-
mentos sanos y nutritivos, suficientes y de buena
calidad, concordantes con la cultura y costumbres
de la población”.


Mediante la Ley se estableció el Sistema Nacio-
nal de Seguridad Alimentaria y Nutricional, que
estaría integrado por un coniunto de instituciones
y organizaciones públicas, privadas y comunita-
rias que actuarían coniuntamente con el propó-
sito de coordinar esfuerzos, impulsar acciones y
canalizar recursos, de modo que las actividades
relacionadas con la producción, distribución, dis-
ponibilidad, estabilidad y acceso a los alimentos
se realicen de manera coordinada y adecuada.
Se proponía ademós que la implementación de
este Sistema se realice en varios niveles: nacio-
nal, provincial, cantonal, parroquial y comuni-
tario. Para su tuncionamiento se contormaría el
Conseio Nacional de Seguridad Alimentaria y
Nutricional (CONASAN), como un organismo de
derecho público, descentralizado y desconcen-
trado, y los conseios provinciales, cantonales y
parroquiales.




La Ley creaba el Conseio a manera de una uni-
dad coordinadora, con personería iurídica, que
eiercería la rectoría y la dirección de las políticas,
planes y programas del CONASAN.


El CONASAN debía estar presidido por el Minis-
tro de Salud Pública, en calidad de Presidente y
su vicepresidencia estaría a cargo del Ministro de
Agricultura y Ganadería. Complementariamente,
el Conseio debía estar constituido por los minis-
tros de bienestar social, educación y cultura, un
delegado de la Asociación de Municipalidades
del Ecuador (AIVlE), un delegado del Consorcio de
Conseios Provinciales del Ecuador (CONCOPE),
un representante del Conseio Nacional de Juntas
Parroquiales Rurales del Ecuador (CONAJUPA-
RE), un representante de la Federación Nacional
de Camaras de la Producción, un delegado del
Instituto Nacional Galapagos, un delegado de la
Defensoría del Pueblo, un representante de las
organizaciones nacionales de consumidores, el
Secretario Técnico del Frente Social, el Secretario
Técnico del Sistema Integrado de Alimentación y
Nutrición (SIAN) y el Presidente del Instituto Ecua-
toriano de Propiedad Intelectual.


Como se anotó, baiando hacia los territorios la
Ley proponía la conformación de los conseios
provinciales, cantonales y parroquiales de segu-
ridad alimentaria y nutricional. Estos conseios de-
bían constituirse en organismos de coordinación,
concentración y articulación interinstitucional e
intersectorial y estarían a cargo de la eiecución
de las acciones planteadas por el Sistema Na-
cional de Seguridad Alimentaria y Nutricional. El
Prefecto o su delegado los presidirían y debían
conformarse con los delegados o directores pro-
vinciales de las instituciones y organizaciones que
integraban el CONASAN a nivel nacional.


A nivel municipal debían establecerse los conse-
¡os cantonales de seguridad alimentaria y nutri-
cional, presididos por el Alcalde o su delegado y
conformados con los encargados de las institu-
ciones y organizaciones existentes en el cantón.
Los conseios parroquiales de seguridad alimen-
taria y nutricional estarían presididos por el pre-
sidente de la ¡unta parroquial o su delegado, e
integrados por un representante de los servicios
de salud, uno de las instituciones educativas exis-


tentes en la parroquia y dos representantes de la
comunidad. Estos conseios funcionarían en coor-
dinación con los conseios cantonales y provincia-
les de seguridad alimentaria y nutricional.


Complementariamente, la Ley creaba el Fondo
Nacional cle Seguridad Alimentaria y Nutricional,
el mismo que estaría financiado con asignacio-
nes del Presupuesto General del Estado, recursos
económicos de organismos nacionales e interna-
cionales, recursos provenientes del canie cle la
deuda pública externa y donaciones o aportes de
personas naturales o iurídícas.


Se incluyó además un capítulo que hacía referen-
cia a la vigilancia y control. Entre varios puntos,
se proponía que el Estado, a través de los orga-
nismos competentes, implementara mecanismos,
normas y regulaciones para el control de los
precios de ciertos alimentos a fin de verificar su
calidad e inocuidad y evitar su contrabando. Así-
mismo, se controlaría la producción y manipula-
ción de alimentos que provengan de organismos
genéticamente modificados.


La Ley de Seguridad Alimentaria y Nutricional es-
tuvo en vigencia por algo mós de tres años, hasta
que la Asamblea Nacional aprobó la Ley Orgóni-
ca del Régimen de Soberanía Alimentaria, publi-
cada en el Registro Oficial, que entró en vigencia
el 5 de mayo de 2009. Durante su periodo de
vigencia no se realizaron esfuerzos significativos
para promover su implementación, excepto al-
gunas iniciativas orientadas hacia la movilización
de los ministerios incluidos en el CONASAN para
viabilizar su constitución. Lamentablemente ésta
no fue una de las prioridades de las autoridades
que estuvieron al frente de las instituciones que
debían conformar el Conseio.


Es importante considerar que Ecuador fue pio-
nero en la aprobación de una ley de seguridad
alimentaria y nutricional (2006), enfocada hacia
el cumplimiento del derecho a la alimentación.
Nuestro país fue el tercero a nivel de América La-
tina y el Caribe, siguiendo los pasos de Argentina
(2003) y Guatemala (2005) e incluso antes de
Brasil, que aprobó su ley en septiembre de 2006.
Posteriormente siguió Venezuela, aprobando una
ley de seguridad y soberanía agroalimentaria




en agosto de 2008. Sin embargo, es lamenta-
ble que siendo pioneros en la construcción de
instrumentos ¡urídicos destinados a meiorar la
situación alimentaria y nutricional del país, estas
buenas ideas, intenciones, políticas y estrategias
queden simplemente en el papel.


7. Constitución de la
República de 2008


La Constitución vigente, aprobada en 2008, in-
cluye varios artículos que hacen referencia a la
obligación que tiene el Estado hacia el logro de
la soberanía alimentaria. Así, el artículo 3 expre-
sa que es un deber primordial del Estado ”garan-
lizar sin discriminación alguna el efectivo goce de
los derechos establecidos en la Constitución y en
los instrumentos internacionales, en particular la
educación, la salud, la alimentación, la seguridad
social y el agua para sus habitantes”.


Como parte de los derechos del buen vivir, el ar-
tículo l3 menciona que "las personas y colectivi-
dades tienen dereclio al acceso seguro y perma-
nente a alimentos sanos, suficientes y nutritivos;
preferentemente producidos a nivel local y en
correspondencia con sus diversas identidades y
tradiciones culturales. El Estado Ecuatoriano pro-
moverá la soberanía alimentaria”?


Adicionalmente, como parte del Título seis: Régi-
men de Desarrollo, se incluyó en el capítulo ter-
cero a la soberanía alimentaria. Específicamente,
el Artículo 281 expresa que "la soberanía alimen-
taria constituye un objetivo estratégico y una obli-
gación del Estado, para garantizar que las per-
sonas, comunidades, pueblos y nacionalidades
alcancen la autosuficiencia de alimentos sanos y
culturalmente apropiados de forma permanente”.


El mismo artículo responsabiliza al Estado de 14
puntos, entre ellos: impulsar la producción, la
transformación agroalimentaria y pesquera de las
pequeñas y medianas unidades de producción
comunitarias de economía social y solidaria; ge-
nerar sistemas ¡ustos y solidarios de distribución y
comercialización de alimentos; establecer meca-
nismos preterenciales de financiamiento para los
pequeños y medianos productores, tacilitóndoles
la adquisición de medios de producción?


Por último, y de gran trascendencia, debe men-
cionarse que el texto constitucional incluye varias
disposiciones transitorias. Entre ellas, la primera
y la mas importante en materia de lo que nos
interesa, dispone que el Organo Legislativo, en
el plazo móximo de ciento veinte días contados
desde la entrada en vigencia de la Constitución,
apruebe la ley que desarrolle el régimen de so-
beranía alimentaria.


8. La Ley Orgánica del
Régimen de Soberanía
Alimentaria (LORSA)


El tiempo estipulado en las disposiciones transito-
rias de la Constitución se cumplió y la Asamblea
Nacional aprobó en el plazo establecido la Ley
Organica del Régimen de Soberanía Alimentaria,
construida baio la consideración de que la Sobe-
ranía Alimentaria tiene un caracter multidimen-
sional, ”lo cual implica la convergencia de varias
leyes específicas que aseguren la producción,
comercialización y consumo. Por lo que esta Ley
articuladora constituirá un primer paso hacia la
aprobación de una legislación alimentaria elabo-
rada con la mas amplia participación ciudadana
posible“?


7 Registro Oficial (2008). Constitución del Ecuador 2008. Suplemento 449. Quito, Ecuador.
8 íd.,
9 Todas las responsabilidades del Estado concebidas como parte del Artículo 281 de la Constitución, están contenidas
dentro en el Capítulo l.
‘o Registro Oficial (2009). Ley Orgánica del Régimen de la Soberanía Alimentaria. Suplemento 583. Quito, Ecuador.




El obietivo de la LORSA es el de "establecer los
mecanismos mediante los cuales el Estado cum-
pla con su obligación y objetivo estratégico de
garantizar a las personas, comunidades y pue-
blos la autosuficiencia de alimentos sanos, nutriti-
vos y culturalmente apropiados de forma perma-
nente"”.


Se establece el Régimen de Soberanía Alimenta-
ria, que está constituido por un coniunto de nor-
mas conexas "destinadas a establecer en forma
soberana las políticas públicas agroalimentarias
para fomentar la producción suficiente y la ade-
cuada conservación, intercambio, transforma-
ción, comercialización y consumo de alimentos
sanos, nutritivos, preferentemente provenientes
de la pequeña, la micro, pequeña y mediana pro-
ducción campesina, de las organizaciones econó-
micas populares y de la pesca artesanal así como
microempresa y artesanía; respetando y prote-
giendo la agrobiodiversidad, los conocimientos y
formas de producción tradicionales y ancestrales,
bajo los principios de equidad, solidaridad, inclu-
sión, sustentabilidad social y ambiental“?


Vale destacar que la Ley esta orientada hacia el
fomento y la aplicación de incentivos que for-
talezcan a los pequeños y medianos producto-
res, como actores clave para lograr la Sobera-
nía Alimentaria. Entre varios de los incentivos y
estrategias de fomento, la Ley menciona que el
Estado impulsará la creación de fuentes de finan-
ciamiento en condiciones preferenciales para el
sector agroalimentario, ademas de la implemen-
tación de un seguro agroalimentario para cubrir
la producción y los créditos agropecuarios afec-
tados por desastres naturales, antrópícos, pla-
gas, siniestros climóticos y riesgos del mercado.


La Ley también hace referencia a aspectos rela-
cionados con la participación ciudadana como
estrategia fundamental para conseguir la sobe-
ranía alímentaria. Así se conforma la Conferen-
cia Nacional de Soberanía Alimentaria, como un
espacio de debate, deliberación y generación de


propuestas en la materia. La Conferencia que-
da integrada por ocho representantes de la so-
ciedad civil, quienes deberán ser seleccionados
mediante concurso público de merecimientos,
en materia de soberanía alimentaria y contando
con el apoyo del Conseio de Participación Ciu-
dadana y Control Social, entre los delegados de
las diferentes organizaciones de a sociedad ci-
vil, universidades y escuelas politécnicas, centros
de investigación, asociaciones de consumidores,
asociaciones de pequeños y medianos producto-
res, organizaciones campesinas de los diferentes
sectores productivos.


A la Conferencia se le otorgan varias atribucio-
nes, entre las cuales se destacan la responsabili-
dad de promover procesos de dió ogo para ca-
nalizar las propuestas e iniciativas provenientes
de la sociedad civil, impulsar estudios e investi-
gaciones sobre la problematica de la soberanía
alimentaria, ademós de emitir informes y propo-
ner alternativas para la formulación de proyectos
de leyes.


La LORSA propone asimismo que la Conferen-
cia genere un amplio debate con el obieto de
elaborar la propuesta integral relacionada con
la ley o leyes que regulen, entre otros temas, el
uso y acceso a las tierras, territorios, comunas,
agrobiodiversidad y semillas, desarrollo agrario,
agroindustria y empleo agrícola, sanidad animal
y vegetal, acceso de los campesinos e indígenas
al crédito público, al seguro y los subsidios ali-
mentarios. Este proceso ya esta en marcha.


9. El Plan Nacional del Buen
Vivir 2009 — 2013


Desde la perspectiva del nuevo marco consti-
tucional vigente, el Gobierno Nacional decidió
revisar y aiustar el Plan Nacional de Desarrollo,




denominóndolo ”Plan Nacional del Buen Vivir
2009 — 2013" (PNBV), para lo cual se empren-
dió un amplio proceso participativo que partió de
una evaluación del Plan Nacional cle Desarrollo
elaborado en 2007. Según el texto del Plan, lo
que se buscó fue dar "una denominación diferen-
te para el nuevo período de gobierno, que refleje
el cambio de paradigma de desarrollo hacia el
Buen Vivir, construyendo un Estado plurinacional
e intercultural“?


Debe destacarse que el Plan presenta una fuerte
orientación hacia el fortalecimiento de la sobera-
nía alimentaria. Contiene estrategias que directa
o indirectamente inciden en el logro de este fin.
Ademas se contemplan varias políticas, indica-
dores y metas específicas, lo que permitirá eva-
luar los logros alcanzados. Aunque no se hace
mención al fortalecimiento cle lo que conceptual-
mente se entiende por Seguridad Alimentaria y
Nutricional, si esas políticas se implementan ade-
cuadamente permitiran que el país avance en la
materia.


Es importante rescatar que según el PNVB la so-
beranía alimentaria "se sustenta en el recono-
cimiento del derecho a una alimentación sana,
nutritiva y culturalmente apropiada, para lo cual
es necesario incidir tanto en las condiciones de
producción, distribución y consumo de alimentos.
La soberanía alimentaria implica recuperar el rol
de la sociedad para decidir: qué producir, cómo
producir, dónde producir, para quién producir”.
Esta conceptualización es de gran trascenden-
cia, ya que se establece un marco de referencia
para todas las instituciones del país y se orienta
la construcción e implementación de una política
pública para conseguir este fin.


‘3 SENPLADES (2009). “Plan Nacional para el Buen Vivir 2009 — 2013: Construyendo un Estado Plurinacional e Intercultu-
rail”. Quito, Ecuador.
‘4 Id.


La Soberanía Alimentaria es un obietivo estraté-
gico que el Estado ecuatoriano debe alcanzar,
con miras al cumplimento del derecho universal
a la alimentación. Por esta razón, el PNBV señala
que se deberá "impulsar la soberanía alimenta-
ria, garantizando la autosuficiencia y el acceso
permanente a alimentos sanos y culturalmente
apropiados”“‘. Para ilustrar de me¡or manera lo
expuesto, a continuación se resumen varios de
los obietivos, políticas y estrategias incluidos en
el Plan:




Tabla 1


OBJETIVO


(1) Auspiciar la igualdad,
cohesión e integración
social y territorial en la
diversidad.


POLÍTICA


Garantizar los derechos del
Buen Vivir para la superación
de todas las desigualdades (en
especial salud, educación,
alimentación, agua y vivienda).


Duplicar Ia participación de Ia
agricultura familiar campesina
en las exportaciones agrícolas
hasta 2013.


(2) Mejorar las capacid-
ades y potencialidades de
Ia ciudadania.


Asegurar una alimentación
sana, nutritiva, natural y con
productos del medio para
disminuir drásticamente las
deficiencias nutricionales.


Reducir en un 45% la desnu-
trición crónica hasta 2013


Garantizar un consumo kilo
calórico diario de proteinas
mínimo de 260 kcaI/dia hasta
2013.


Disminuir al 3,9% el bajo peso
al nacer en niños y niñas hasta
2013.


(5) Propender a la
soberanía y la paz, e
impulsar la inserción
estratégica en el mundo y
la integración latinoameri-
cana.


Propender a la reducción de la
vulnerabilidad producida por la
dependencia externa alimen-
taria y energética.


Sustituir importaciones de
maiz, pasta de soya, trigo y
cebada hasta reducir la
participación al 40% para
2013.


(11) Establecer un
sistema económico
social, solidario y
sostenible.


Impulsar las condiciones
productivas necesarias para el
logro de Ia soberanía alimen-
taria.


Desconcentrar el mercado de
comercialización de alimentos
hasta 2013.


Aumentar a 98% la partici-
pación de la producción
nacional de alimentos respecto
de la oferta total hasta 2013.


10. El Consejo Sectorial de
Políticas de Desarrollo


Social


Un hecho importante en términos cle coordina-
ción intersectorial y que fortalece las acciones
coordinadas en favor cle la SSAN entre varias
instituciones del Gobierno Nacional es la pro-
mulgación del Decreto Eiecutivo 242, del 30 de


marzo ole 2007, en virtud olel cual se conformó el
Conseio Sectorial de Políticas de Desarrollo So-
cial, presidido por el Ministro de Coordinación
de Desarrollo Social. Su principal obietivo es el
cle concertar las políticas y las acciones que en el
órea social adopten las siguientes instituciones:
Ministerio de Finanzas; Ministerio de Relaciones
Laborales; Ministerio de Salud Pública; Ministe-
rio ole Inclusión Económica y Social; Ministerio
de Educación; Ministerio ale Desarrollo Urbano
y Vivienda; Ministerio cle Agricultura, Ganadería,
Acuacultura y Pesca; Secretaria Nacional de Pla-
niticación y Desarrollo; y, Secretaría Nacional del
Migrante.




Una de las prioridades del Consejo es el comba-
te de la malnutrición, a la que catalogó de ”un
problema mulficausal que requiere una
respuesta infersecforial”, que demanda ”/a
intervención coordinada de instituciones repre-
sentativas de mas de un sector, y que oriente a
convertir /a cooperación fortuito o casual entre
instituciones, en acciones de cooperación insti-
tucionalizadas, mediante políticas nacionales o
locales, debidamente concertadas“?


11. La Política Nacional
para la reducción acelerada
de la malnutrición infantil
en Ecuador y la Estrategia


INTI


El Consejo Sectorial de Políticas de Desarrollo So-
cial diseñó la Política nacional para la reducción
acelerada de la malnutrición infantil en Ecuador,
que debe ser implementada por las siguientes
instituciones: Ministerio de Coordinación de De-
sarrollo Social; Ministerio de Agricultura, Gana-
dería, Acuacultura y Pesca; Ministerio de Desa-
rrollo Urbano y Vivienda; Ministerio de inclusión
Económica y Social; Ministerio de Salud Pública;
Consejo Nacional de la Niñez y Adolescencia; y,
Secretaría Nacional de Planificación.


Considerando que en el país existen territorios
cuya población presenta una mayor vulnerabili-
dad a la malnutrición, la Política nacional esta
implementando la Intervención Nutricional Terri-
torial Integral (INTI), como una estrategia focali-
zada hacia las regiones donde los problemas de
malnutrición son mas agudos.


La Estrategia INTI plantea una intervención simul-
tanea y coordinada entre las diferentes institucio-
nes a nivel nacional, gobiernos locales y otros
actores del territorio. Actualmente se implementa
en las provincias de Imbabura, Cotopaxi, Tun-
gurahua, Chimborazo, Bolívar, Cañar y Manabí,
desarrollando "acciones integradas y articuladas
para mejorar el acceso a servicios de agua pota-
ble, saneamiento, salud y nutrición (promoción y
fomento de la lactancia materna, promoción de la
alimentación complementaria saludable), servicio
de control de salud de mujeres embarazadas, ni-
ños y niñas, servicios de apoyo a las familias en
la crianza de los niños, apoyo a la producción de
alimentos saludables, con miras a mejorar la ali-
mentación de toda la familia, así como el apoyo
para mejorar el acceso a servicios complementa-
rios de educación dirigidos a las madres, y acce-
so a una vivienda digna“?


Entre las fortalezas de la Estrategia INTI se desta-
ca su operación desconcentrada, donde los ac-
tores locales analizan, negocian y acuerdan sus
propias estrategias y planes de acción a nivel te-
rritorial. Esto reviste extrema relevancia si se toma
en consideración la complejidad de este tipo de
procesos en los cuales si las estrategias y accio-
nes se implementan desde una perspectiva con-
centrada, desde arriba hacia abajo, no pueden
ser eficaces, ni eficientes, ni acertadas.


Cabe asimismo destacar que la Estrategia INTI
ha abierto un espacio de dialogo y negociación,
a nivel provincial y cantonal, entre la oferta públi-
ca de servicios y las demandas provenientes de la
ciudadanía en general.


Así concluye este breve recuento de varios de los
hechos y acontecimientos que, de una u otra ma-
nera, marcan cierto grado de avance en términos
del fortalecimiento de la institucionalización de
la soberanía alimentaria y la seguridad alimen-


‘5 Ministerio Coordinador de Desarrollo Social (2010). Consejo Sectorial de Políticas de Desarrollo Social. Disponible en
http://www.mcds.gov.ec/
‘ó Ministerio Coordinador de Desarrollo Social (2010). Consejo Sectorial de Politicas de Desarrollo Social. Disponible en
http://www.mcds.gov.ec/




taria y nutricional. Sin embargo, aún es necesa-
rio seguir impulsando acciones relacionadas con
la sensibilización en torno a la SSAN para que
los temas y sectores que tienen que ver con ella
conciten toda la atención que merecen por parte
de los gobernantes, tanto a nivel nacional como
local.


Finalmente, debe tenerse siempre en mente que
las ”políticas de Estado contra el hambre han
de contar con el respaldo de los Gobiernos, los
Congresos, los partidos de la oposición, los me-
dios de comunicación, la academia, las Iglesias,
la sociedad civil organizada y el sector privado.
Además, se requiere la existencia de liderazgos
aglutinadores (personas clave) y de una inversión
del presupuesto público que sea adecuada a la
magnitud de la desnutrición, que sea predecible
y esté bien focalizada. Todo ello conforma un
buen Sistema Nacional de Seguridad Alimentaria
y Nutricional, entendido éste como (a) unas ins-
tituciones regidas por un (b) marco legislativo y
normativo, y que cuentan con un (c) presupuesto
asignado para llevar a cabo una serie de accio-
nes contempladas en unos (d) documentos de
política, estrategia y planes de acción, con unos
objetivos claros y unos indicadores que monito-
rean el proceso”?


V Vivero, J., Ramírez, P. (2008). “El marco institucional de la lucha contra el hambre en América Latina y el Caribe.
Iniciativa América Latina y Caribe sin Hambre. FAO.




12. Bibliografía


Durango, J., Andrade, L. (2004). Foro Nacional
”Hacia la institucionalización de la Seguridad
Alimentaria en Ecuador". Programa Especial de
Seguridad Alimentaria en Ecuador. Quito, FAO
— MAG.


FAO (l 996). "Declaration on World Food Securi-
ty”, World Food Summit, Rome i996.


FAO (l 997) relativo a la Cumbre Mundial sobre
la Alimentación, 3-17 de noviembre ale i996,
parte l. Roma, Italia.


Ministerio Coordinador ale Desarrollo Social
(2010). Conseio Sectorial de Políticas de Desa-
rrollo Social. Disponible en http://www.mcds.
gov.ec/


Registro Oficial (l 998). Constitución del Ecuador
i998. Suplemento Ol. Quito, Ecuador.


Registro Oficial (l 998). Decreto Eiecutivo i039.
Suplemento 144. Quito, Ecuador.


Registro Oficial (2005). Decreto Eiecutivo 780.
Suplemento 144. Quito, Ecuador.


Registro Oficial (2006). Ley de Seguridad Ali-
mentaria y Nutricional. Suplemento 259. Quito,
Ecuador.


Registro Oficial (2008). Constitución del Ecuador
2008. Suplemento 449. Quito, Ecuador.


Registro Oticial (2009). Ley Organica del Régi-
men de la Soberanía Alimentaria. Suplemento
583. Quito, Ecuador.


Salcedo S. (ed.) (2005). "Políticas de Seguridad
Alimentaria en los Países de la Comunidad Andi-
na. Organización de las Naciones Unidas para
la Agricultura y la Alimentación". Santiago, Chile.


SENPLADES (2009). ”Plan Nacional para el Buen
Vivir 2009 — 2013: Construyendo un Estado Plu-
rinacional e Intercultural”. Quito, Ecuador.


Vivero, J., Ramírez, l’. (2008). "El marco institu-
cional de la lucha contra el hambre en América
Latina y el Caribe. Iniciativa América Latina y Ca-
ribe sin Hambre". FAO.




CAPÍTULO X
PROGRAMAS ALIMENTARIOS, NUTRICIONALES


Y DESARROLLO DE LA INFANCIA


83432224 1%”;
Dirección de Información socioeconómica del Sector Social (SIISE)


Ministerio de Coordinación de Desarrollo Social






RESUMEN


n este capítulo se hace una descripción de
os principales programas sociales de ca-
ócter alimentario, nutricional y de desarro-


IIo de Ia intancia que se enmarcan en el Sistema
de Protección Social del país y, de manera ge-
nera , en la Estrategia Nacional para la erradi-
cación acelerada de la malnutrición infantil en el
Ecuador.


El documento se encuentra dividido en dos sec-
ciones. En Ia primera se presenta una descripción
general de Ia estrategia de Intervención Nutricio-
nal Territorial Integrada (INTI) que actualmente
promueve el gobierno para Ia erradicación ace-
lerada de Ia malnutrición intantil en Ecuador. La
segunda contiene una breve descripción de Ios
programas de alimentación, nutrición y desarro-


Ilo intantil, que incluye los obietivos, mecanismos
de atención, población beneficiaria, presupuesto
y modelos de localización, así como los cambios
que se han registrado en los útímos años res-
pecto de sus enfoques y estrategias. El capítulo
se complementa con una serie de conclusiones
generales.


La intormación utilizada proviene de los datos
que cada institución y/o programa social envía
al Sistema Integrado de Indicadores Sociales (SII-
SE), reterentes a la descripción del programa, sus
obietivos, mecanismos de atención, coberturas y
presupuesto; y, asimismo, de la información que
proporcionan periódicamente al Sistema de Go-
bernabilidad de ICI Presidencia de la República
(SIGOB) y de datos de tipo presupuestario obte-
nidos de los mismos programas y/o del Ministe-
rio de Finanzas y su Sistema Integrado de Gestión
Financiera (SIGEF).




1. Estrategia nacional para
la erradicación acelerada
de la malnutrición infantil


Dentro de las prioridades del gobierno ecuato-
riano se encuentra el meioramiento de los niveles
nutricionales de la población del pais, que ha
sido concretado en la Estrategia Nacional para la
Erradicación Acelerada de la Malnutrición Infan-
til. Esta estrategia busca una Intervención Nutri-
cional Territorial Integrada (IN-ll)‘, que contempla
una primera etapa piloto iniciada a mediados del
año 2009 en 8 cantones de las 3 provincias con
mayor prevalencia de desnutrición íntantil:


° Chimborazo: Alausí, Colta, Guamote.
° Cotopaxi: Puiilí, Sigchos.
° Bolívar: Guaranda, San Miguel, Chillanes.


Una posterior etapa prevé una cobertura a nivel
nacional. Esta estrategia es un estuerzo conjunto
del gobierno nacional con varios ministerios del
órea social, cada uno de acuerdo a sus com-
petencias: Ministerio de Salud Pública (MSP),
Ministerio de Inclusión Económica Social (MIES),
Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Ml-
DUVI), Ministerio de Educación (ME), Ministerio
de Agricultura y Ganadería (MAGAP), Secretaría
Nacional de Planificación y Desarrollo (SENPLA-
DES), entre otras instituciones. Adicionalmente,
en el inicio de la estrategia se cuenta con el apo-
yo técnico y tinanciero del Programa Mundial de
Alimentos (PMA) y la agencia de la Organización
de las Naciones Unidas para la Agricultura y la
Alimentación (FAO).


N
INTERVENCIÓN NUTRICIONAL Principales instituciones que
TERRITORIAL INTEGRADA (INTI) intervienen en el programa


OBJETIVO: mejorar la situación nutricional de la población, con
énfasis en los niños/as menores de 5 años de edad, madres embara-


m
m


zadas y en periodo de lactancia, a través de una intervención l b "¡mamada
multisectorial articulada y dirigida a prevenir la desnutrición desde la MHÉÉaÏriÏJÍSÉÉiSI” uggggggg¿gsïg¿ñ=—
concepción en el vientre materno, infancia, y menores de 5 años. EI
enfoque de la estrategia no solo es preventivo sino también curativo;
en tal sentido, la estrategia incorpora el tratamiento para los niños/as
con desnutrición severa? y para los niños/as anémicos. MINISTERIODWLUDPÚBLICA


Entre los principales objetivos específicos que se persiguen con el ñ
INTI están los siguientes:


úMñ IES
1. Disminuir significativamente la prevalencia de la desnutrición
crónica en niños y niñas menores de 5 años


ministcrioíie
2. Disminuir la desnutrición crónica severa en niños y niñas educaclon
menores de 5 años. “Mi”;


3. Reducir la prevalencia de anemia en niños menores de 5 años
y en mujeres embarazadas.


MIDUVI
4. Mantener controlada la prevalencia de sobrepeso y obesidad
en Ia población menor de 5 años.


n
El muy


Adolesremii


5. Reducir la inseguridad alimentaria a nivel del hogar.


z


l información sobre la estrategia lNTl con corte al 2009.
2 Para los niños/as con emaciación severa se analiza la pertinencia de internación y recuperación, para los niños/as
desnutridos crónicos severos también se plantea el protocolo respectivo de vigilancia, seguimiento y recuperación.
Estos protocolos estan siendo planteados por el Ministerio de Salud en el marco del lNTl.




Estos obietivos tienen sus correspondientes metas,
a cumplirse en un plazo de 5 años (2010-2015).
La propuesta para la evaluación y seguimiento
de la estrategia en los cantones INTI contempla
un levantamiento censal para los hogares con
niños y niñas menores de 5 años. En 2009 se
levantó la información del cantón Sigchos.


Este levantamiento censal tiene tres propósitos:
hacer seguimiento y evaluación de los principa-
les ob¡etivos de la estrategia; realizar un segui-
miento individualizado de los niños y niñas que
sufren desnutrición y anemia para el Ministerio
del Ministerio de Salud Pública, con el fin de
que puedan ser recuperados oportunamente; y,
finalmente, elaborar esta información de modo
tal que sirva, en sí misma, para la implementa-
ción de algunos componentes de la intervención,
como la vivienda con piso de tierra, la identifica-
ción y búsqueda para el tratamiento respectivo
de niños/as con emaciación severa. En este sen-
tido, los indicadores no sólo se calculan a nivel
de cantón y parroquia, sino también de comuni-
dades, ya que las intervenciones requieren de la
participación comunitaria.


Para la implementación de la estrategia, a par-
tir del censo de línea de base se identificaró a
aquellos hogares con niños/as desnutridos cuyas
viviendas tengan piso de tierra, carezcan de agua
segura para el consumo humano o no posean
una eliminación adecuada de excretas, con la fi-
nalidad de remitir la información al MIDUVI para
el meioramiento de estos tres aspectos, que son
fundamentales para la erradicación de la desnu-
trición.


Adicionalmente y como complemento a la estra-
tegia INTI, el 21 de septiembre de 2009 el go-
bierno lanzó la Política nacional de lactancia ma-
terna, promulgada mediante Acuerdo Ministerial
N° 675. Es un instrumento que se enmarca en la
priorización de las políticas sociales con enfoque
en los derechos de la muier, la niñez y la adoles-
cencia, puesto a disposición de las instituciones
de la red pública de salud y de la población en
general. El ob¡etivo es reducir considerablemente
los índices de morbimortalidad de niñas y niños
durante los primeros meses de vicla y disminuir
también las tasas de desnutrición infantil. Esta


política incluye la implementación de estrategias
innovadoras para enfrentar los retos de una lac-
tancia natural adecuada, a través del fortaleci-
miento delos 5 bancos de leche humana que la
ofrecen a los niños y madres que lo necesiten,
de manera segura, saludable y con las mismas
ventaias de la leche materna.


2. Programas sociales
alimentarios, nutricionales
y desarrollo de Ia infancia


En los ú timos años el gobierno ecuatoriano ha
brindado un fuerte apoyo a todo el sector social
y sobre todo ha realizado grandes esfuerzos por
atender a niños, adolescentes, grupos y zonas
desprotegidos y vulnerables del país, buscando
hacia el futuro una Patria sin exclusión, sin pobre-
za, con igualdad de oportunidades económicas,
sociales y po íticas para todos los ciudadanos y
ciudadanas. En ese sentido, entre 2007 y 2009
se han producido reformas institucionales y de
programas sociales, basadas en un modelo de
desarrollo socioeconómico incluyente y solida-
rio, con principios humanistas, en virtud de lo
cual los programas alimentarios, nutricionales y
de desarrollo infantil han cambiado totalmente
su enfoque, produciéndose entre ellos fusiones
y sinergias que han aprovechado las potenciali-
dades de cada uno, eliminando la duplicidad de
coberturas y optimizando recursos financieros, de
infraestructura y personal para brindar el meior
sen/icio a la población beneficiaria.


A continuación se describen, en términos gene-
rales, los principales programas de alimentación,
nutrición, desarrollo infantil y vacunación, y sus
nuevos enfoques.


2.1 Programa Aliméntate Ecuador
(PAE)


Pertenece al Ministerio de Inclusión Económica
y Social (MIES) y desde el año 2007 atraviesa
por una profunda reformulación institucional que




proyecta deiar de lado su concepción plenamen-
te asistencial para transformarse en un programa
de Seguridad Alimentaria. Para ello ha emprendi-
do una Transformación desde sus bases, acogien-
do como política institucional los principios de la
Soberanía Alimentaria, que se refiere al derecho
que asiste a los pueblos y naciones para detinir
sus propias políticas alimentarias, con acceso a
alimentos seguros, nutritivos, culturalmente apro-
piados y a los recursos necesarios para producir-
los y autoabastecerse de ellos.


Desde esta perspectiva, el Programa Aliméntate
Ecuador, busca contribuir a la construcción de
las bases socioeconómicas y culturales para el
eiercicio de los derechos de alimentación de la
población ecuatoriana, siendo su campo de ac-
ción el de la Seguridad Alimentaria.


Se propone, asimismo, encontrar las meiores
condiciones y oportunidades para que los ecua-
torianos tengan acceso a suticientes alimentos
inocuos, tanto en cantidad cuanto en calidad,
que satisfagan sus necesidades tisio ógicas y pre-
terencias culturales, y les permitan mantener una
vida activa y saludable, aseguróndoles ademós —y
de manera preterente- que la educación orienta-
da a introducir cambios de comportamiento y la
información sobre una sana alimentación modifi-
quen los actuales habitos de consumo, poniendo
éntasis en el consumo y la producción de verdu-
ras y trutas, en el uso adecuado de grasas y en
la conveniencia de que los alimentos provengan
de la producción local de pequeños y medianos
productores.


Cuadro 1


OBJETIVOS Y
COMPONENTES


1) PROTECCIÓN ALIMENTARIA E
INCLUSIÓN ECONÓMICA


Ser un componente de apoyo


mediante la entregas de aportes
alimentarios a los beneficiarios


focalizados en la base del Registro


Social y otras organizaciones sociales


que comparten los objetivos del
Programa, promoviendo la partici-


pación de pequeños productores a


través de compras que permitan


fortalecer las economías locales.


2) EDUCACIÓN Y FORMACIÓN EN
ALIMENTACIÓN SALUDABLE


Fortalecer las capacidades locales


para mejorar la situación alimentaria


nutricional a través de la sensibili-


zación, participación y movilización.


MECANISMO DE
ATENCIÓN I ESTRATEGIAS


1) Entrega de aportes alimentarios en


un ámbito de intervención nacional, 4


veces al año, a través de las 795


Juntas Parroquiales del pais. La
inclusión de pequeños productores


para la revalorización de sus


actividades agrícolas y promoción del


consumo de productos tradicionales


de nuestro país, a través de la


creación de demanda específica de


alimentos y el mejoramiento de


estándares de producción. El proyecto


“Plazas del Buen vivir” proporcionará


a los pequeños y medianos producto-


res un espacio para la venta de sus


productos, sin intermediarios,


impactando de esta manera en la


sana alimentación de la población.


2) Movilización ciudadana en torno al


consumo de alimentos saludables.


Fortalecer la formación de las


personas en alimentación saludable y


facilitar la construcción de redes de


participación ciudadana, que generen


corresponsabilidad social alrededor


de la seguridad alimentaria.


POBLACIÓN
BENEFICIARIA


POBLACIÓN OBJETIVO:
. Niños y niñas de 3 a 5 años


11 meses.


. Adultos mayores de 65 años
y más.


. Personas con discapacidad.


FOCALIZACIÓN:
Hogares bajo la línea de pobreza


definidos por el Registro Social,


combinado con el mapa de


pobreza (SIISE) para definición de


parroquias rurales beneficiarias.


Fuente: www.alimentateecuadongomec / www.sigob.gov.ec
(Programa Aliméntate Ecuador).




Con este nuevo enfoque se pretende que los
ecuatorianos conozcan que la sana alimentación
es el principal componente de la salud y que a
través de una política adecuada que articule este
aspecto con la nutrición, el desarrollo social, la
inclusión socioeconómica, la generación de ca-
pacidades y la producción local, es posible lograr
una enorme transformación social del país. Para
eiecutar dicho cambio, el programa implementó
algunas modificaciones que le permiten un ac-
cionar mós coherente y ógil, especialmente en lo
que se refiere al órea administrativa-financiera,
la comunicación, el monitoreo y la evaluación.
Los recursos humanos y financieros se oríentaron
hacia el cumplimiento de los obietivos institucio-
nales.


Adicionalmente, el programa esta trabaiando en
una serie de iniciativas que buscan el fortaleci-
miento de los conocimientos de la población en
materia de nutrición y protección alimentaria, y
se proponen eiecutar un trabaio integral alrede-
dor del tema y su población obietivo. Entre las
actividades principales que desarrolla el progra-
ma se encuentran:


- Investigación sobre el rescate de prácticas
y saberes referentes a la alimentación. La
alimentación en Ecuador es muy diversa. Su
geografía, los hábitats, las etnias, lenguas y cul-
turas, la marcada estratificación económica y
social que existe en el país son factores que in-
ciden en la existencia de un verdadero mosaico
de conocimientos y practicas alimentarias y los
distintos pueblos han demostrado su propósi-
to de seguir conservando su identidad cultural,
en todos los ámbitos, entre ellos el alimentario,
como una forma de resistencia.


Estrategia de atención integral al adulto
mayor. Consiste en un coniunto de actividades
educativas, de investigación y de complementa-
ción nutricional, dirigidas a adultos mayores de
quintiles l y 2, que contribuyen al me¡oramien—
to del estado nutricional de sus beneficiarios.


Promoción del consumo adecuado de
grasas saludables. Con la mirada puesta
en la contribución a controlar la prevalencia
de sobrepeso y obesidad, se llevó a cabo en
la ciudad de Quito el ”Primer Taller Internacio-
nal para la Reducción del Consumo de Grasas
Trans: Retos y Oportunidades”, en el que par-


ticiparon científicos internacionales, entre ellos
representantes de la Escuela de Salud Pública
de Harvard, del Ministerio de Salud de Cana-
dó, del Instituto Costarricense de Investigación
y Enseñanza en Nutrición y Salud (INCIENSA) y
de la Universidad Nacional de la Plata, de Ar-
gentina, y representantes de la industria alimen-
taria y de prestigiosas universidades nacionales,
ademós de funcionarios del gobierno ecuato-
riano.


Promoción del consumo de verduras y fru-
tas. Se realizó una Investigación Formativa en
las cuatro regiones de Ecuador para caracteri-
zar la oferta y el patrón de consumo de verdu-
ras y frutas (V y F) entre la población obietivo
del programa Aliméntate Ecuador con el fin de
diseñar una estrategia para promover un con-
sumo de verduras y frutas culturalmente ade-
cuada a grupos indígenas, afroecuatorianos y
mestizos.


Programa de fortificación casera para la dismi-
nución de anemias nutricionales. El programa
implementó una estrategia innovadora a través
de la cual se entrega un sobre individual que
contiene una mezcla de micronutrientes para
ser consumida diariamente por el niño menor
de 5 años durante óO días. Para ser efectivo en
el combate de la anemia nutricional, el progra-
ma debe contar con la participación activa de
las madres y de la sociedad civil organizada,
así como del Ministerio de Salud y el mismo
MIES.


Plazas del buen vivir. Se busca facilitar a los
pequeños y medianos productores un espacio
de venta de sus productos, sin intermediarios,
para incidir en la sana alimentación de la po-
blación


Entrega de aportes alimentarios. Se coor-
dina la entrega eficiente y eficaz de aportes al
grupo de beneficiarios especificados en la Ley
de Seguridad Alimentaria, con acciones dirigi-
das a implementar el componente de la Direc-
ción de Protección Alimentaria e Inclusión Eco-
nómica, supervisando y aunando acciones con
el equipo técnico a nivel zonal y provincial.


Inclusión de pequeños productores. Permi-
tiró valorar las actividades agrícolas y rescatar
los productos tradicionales de Ecuador, promo-




viendo el desarrollo productivo local a través
de la creación de la demanda específica de ali-
mentos y capacidades para meiorar estandares
de producción.


Proyecto de comunicación para la cohe-
sión social. Las Redes de Seguridad Alimen-
taria Nutricional (RED-SAN) impulsadas por el
MIES y su programa Aliméntate Ecuador estan
conformadas por voluntarios y voluntarias de
diferentes edades. Buscan que las personas,
familias y organizaciones de las diferentes pa-
rroquias trabajen y se movilicen de manera
comprometida y compartida para meiorar su
alimentación y salud, generando soluciones
desde lo local, que ademas sean un refleio de
nuestra cultura y privilegien la pequeña y me-
diana producción local y nacional.


2.2 Programas de nutrición del
MSP


De conformidad con los mandatos constituciona-
les vigentes, el Ministerio de Salud Pública (MSP)
es la autoridad sanitaria nacional y en conse-
cuencia eierce la rectoría del Sistema Nacional
de Salud (Art. 361). Le corresponde asimismo
promover la generación y producción de conoci-
miento y fomentar la investigación científica y tec-
no ógica para contribuira la realización del buen
vivir (Art. 387). En virtud de esos mandatos, el
MSP ha emprendido una serie de modificaciones
a su estructura interna a fin de dar una respuesta
efectiva a su papel dentro del Estado.


En el tema de la nutrición, el MSP tiene compe-
tencias y atribuciones definidas que se eiercen a
través de dos instancias:


1. El Instituto Nacional de Investigaciones en
Alimentación y Nutrición, que integra el Insti-
tuto Nacional de Salud Pública.


2. La Dirección Nacional de Nutrición.


Estas dos instancias son el punto de referencia
en los temas alimentario-nutricionales en el país,
constituyéndose en un apoyo para la planifica-
ción sectorial e intersectorial en materia de so-
beranía y seguridad alimentaria. Su propósito es
fomentar la investigación científica, divulgar los


avances del conocimiento y brindar asesoría en
los ómbitos de su competencia, manteniendo el
tema alimentario nutricional en la agenda polí-
tica, contribuyendo al cumplimiento de las nor-
mas de alimentación y nutrición en el ciclo de
vida de los nacionales y a la formación de pro-
fesionales del mas alto nivel técnico, científico y
ético en disciplinas relacionadas con la alimen-
tación y nutrición humana en coordinación con
las universidades y otras instituciones nacionales
e internacionales; fortaleciendo los sistemas de
información y comunicación; coordinando sus
actividades con otras instancias afines dentro del
propio Ministerio y con otros organismos guber-
namentales y no gubernamentales, así como con
los organismos internacionales, particularmente
los de Naciones Unidas; promoviendo habitos de
vida saludable y movilizando recursos internos y
externos.


El Instituto Nacional de Investigaciones en Ali-
mentación y Nutrición tiene como eies estratégi-
cos y actividades principales, los siguientes:


1) Investigación alimentaria-nutricional


° Encuesta nacional alimentaria nutricional y
de salud


° Tabla de composición de los alimentos ecua-
torianos


° Investigaciones acerca de la obesidad
° Investigaciones acerca de la desnutrición y


deficiencia de micronutrientes


2) Políticas AIimentario-Nutricionales


El pais se encuentra en el proceso de formular
una política de Estado en materia de soberanía
y seguridad alimentarias y nutricional, sustenta-
da en los principios constitucionales pertinentes,
ampliamente debatido y consensuada con todos
los actores involucrados, y de someterla al tra’-
mite de aprobación.


3) información científico-técnica en ali-
mentación y nutricional


4) Transferencia del conocimiento en ali-
mentación y nutrición para Ia planifica-
ción.




5) Vigilancia alimentario-nutricional


6) Formación y capacitación en alimenta-
ción y nutrición


La Dirección Nacional de Nutrición dirige el Pro-
grama de alimentación y nutrición que anterior-
mente se llamaba PANN 2000 y se creó inicial-
mente para distribuir dos productos: ”Mi papilla”,
para niños de ó meses a 3ó meses, y "Mi bebida"
para embarazadas y madres en periodo de lac-
tancia.


Tanto ”Mi papi/la” como ”Mi bebida” son mez-
clas que contienen esencialmente harinas de
arroz, soya y quinua, leche en polvo, azúcar y
aceite de soya, como soporte para vitaminas (A,
Bi, B2, B5, C, E) y minerales (Ca, F, Mg, Fe, Zn),
en dosis adecuadas para las embarazadas, los
lactantes y niños y niñas.


Adicionalmente, en la línea de base del progra-
ma se manitiesta que la desnutrición y el déticit
de micronutrientes son causa de la elevada mor-
talidad y morbilidad materna e infantil en Ecua-
dor. La anemia atecta al 80% de las muieres en
edad tértil y al iOO% de las embarazadas, provo-
cando una mayor incidencia de muerte materna
por hemorragias. El déficit de calcio en esta mis-
ma población vuelve a las muieres proclives a la
hipertensión y a la preclampsia en el embarazo,
lo que incrementa la mortalidad materna. El 90%
de los niños de los quintiles i y 2 de pobreza
estón desnutridos. La carencia de elementos nu-
tritivos esenciales durante los primeros dos años
de vida incrementa la mortalidad y la morbilidad
infantiles y deian secuelas tisicas e intelectuales
permanentes.


Con estos antecedentes y como parte de los Ob-
¡etivos de Desarrollo clel Milenio (ODM), el país
se comprometió a erradicar estos tlagelos hasta
el año 20i5. Por ello, el programa contempla
también otros componentes que se complemen-
tan entre sí para una acción efectiva:


3 www.pae.org.ec


' Complementación alimentaria
° Fortiticación con micronutrientes
' Suplemento con micronutrientes
° Diversificación de la dieta
° Sistema de información


En los últimos años, ademas de los productos nu-
tricionales complementarios, se entregó a través
de los Centros de Salud del país hierro y vitamina
A a muieres embarazadas en periodo de lactan-
cia y a niños de O a 5 años de edad.


2.3 Programa de Alimentación
Escolar (PAE)


Desde i999 el Ministerio de Educación, a tra-
vés del Programa de Alimentación Escolar (PAE)
atiende con desayuno y almuerzo a los niños y
niñas que asisten a establecimientos de educa-
ción bósica fiscales, tiscomisionales, municipales
y comunitarios de las cuatro regiones del país.


Entre i989-i995 funcionó como Programa de
Colación Escolar. Las actividades de adquisición,
almacenamiento y distribución de productos se
realizan mediante la Unidad de Compras Públi-
cas.


Mediante Acuerdo Interministerial No ii3i de
21 de noviembre de 2008 se instituye la Unidad
de Compras Públicas de Alimentos, adscrita al
MIES, la cual mediante Decreto Eiecutivo No
i636, publicado en el R. O. No 565 del 7 de
abril de 2009, se crea con el nombre de Progra-
ma de Provisión de Alimentos, para la eiecución
de las operaciones de adquisición, almacena-
miento y distribución de productos y otros aspec-
tos técnicos.


El PAE ha incorporado el uso de nuevas Tecnolo-
gías de información y Comunicación (TIC) para
la gestión y la consulta externa de información a
través del desarrollo y funcionamiento del Siste-
ma de lntormación del Programa de Alimenta-
ción Escolar (SIPAE), automatizado y actualizado
en torma dinómica3.




Cuadro 2


OBJETIVOS Y
COMPONENTES


- Erradicar el hambre y la desnutrición


para el año 2015.


- Contribuir a la prevención de la


desnutrición y


crecimiento, daños de malnutrición


por carencia de micronutrientes en


niños y niñas desde el vientre materno


hasta los 36 meses de edad y al


mejoramiento del estado nutricional de


las mujeres embarazadas y madres en


periodo de lactancia.


retraso en el


- Apoyar a la adopción de hábitos
alimentarios saludables.


- Contribuir al fortalecimiento de la


calidad de los servicios de salud.


MECANISMO DE
ATENCIÓN l ESTRATEGIAS


- Componente de complementación


alimentaria: Producción y entrega de


complementos alimentarios (MI


PAPILLAy MI BEBIDA) a niños y niñas
de entre 6 y 36 meses, y a mujeres


embarazadas periodo de


lactancia. Estos productos se entregan


oen


a través de las unidades operativas del


MSP cada vez que los beneficiarios se
control,


priorizando en los quintiles 1 y 2.


atienden o realizan un


- Componente de micronutrientes: Se
entregan suplementos de calcio (90


tabletas de sulfato ferroso más ácido
fólico polimaltosado) y hierro (180
tabletas de calcio más ácido Iinoleico,


para un tratamiento de 1 diaria durante


6 meses) a adolescentes y mujeres en


edad fértil para prevenir la anemia y la


hipertensión. Se entregan 6 frascos de


sulfato ferroso para niños y niñas de


entre 6 meses y 2 años.


Componente de información,


comunicación y educación: dirigido a


mejorar en forma sostenida los hábitos


de alimentación de la población


beneficiaria.


Componente de seguimiento,


monitoreo y evaluación: creado para


mejorar la eficacia y eficiencia del


programa. Se realizará un estudio de


impacto biológico de los productos.


POBLACIÓN
BENEFICIARIA


POBLACIÓN OBJETIVO:
- Niños/as desde el vientre materno


hasta los 36 meses de edad.


Mujeres embarazadas y en


periodo de lactancia


- Adolescentes y mujeres en edad


fértil


FOCALIZACIÓN:
No existe una focalización


específica, actúa sobre la demanda
de personas que asisten a los


centros de salud


Fuente: www.msp.gov.ec l www.sigob.gov.ec (Programa PANN 2000)


Su modelo de gestión se realiza con una des-
concentración operativa con base en una gestión
remota: subsistemas para Ia operación y control
de Ia distribución, almacenamiento y entrega de
los productos en Ias escuelas.


EI programa cuenta con Ia participación activa
de Ia comunidad educativa (padres, madres de
familia, docentes) para su tuncionamiento en
cada escuela, a través de las Comisiones de Alí-
mentación Escolar (CAE). Cuenta ademas con
un seguimiento permanente de sus operaciones
mediante intervenciones de campo de monitoreo
y acompañamiento.




Cuadro 3


OBJETIVOS Y
COMPONENTES


Objetivo general:


- Contribuir al mejoramiento de la


calidad y eficiencia de la educación


básica mediante la entrega de un


complemento alimenticio, principal-


mente en zonas con mayor incidencia


de la pobreza.


Objetivos específicos:


Contribuir el hambre


inmediata del grupo objetivo


a aliviar


- Contribuir al mejoramiento de la


asistencia a las escuelas en zonas


afectadas por la pobreza
- Contribuir a disminuir las tasas de


repetición y deserción escolares en las


escuelas beneficiarias del Programa
- Contribuir al mejoramiento de la


capacidad de aprendizaje de los


escolares: (atención, concentración y


retención).


Objetivos complementarios:


Contribuir a mejorar el nivel de


nutrición de las niñas y niños


atendidos por el Programa


Consolidar la


participación responsable de la


comunidad en el proceso educativo.


organización y


MECANISMO DE
ATENCIÓN l ESTRATEGIAS


Tiene 2 tipos de atención: desayuno y


almuerzo escolar.


El proyecto ha rediseñado sus


modalidades aspirando a contribuir al


mejoramiento del sistema educativo y


superar los problemas de la etapa


inicial en el almacenamiento y


distribución de los alimentos.


A partir de septiembre de 2009 se ha
implementado la modalidad de
REFRIGERIO para una cobertura de


40 dias, a niños y niñas de


establecimientos urbano marginales


en 7 provincias de la costa:
Esmeraldas, Guayas, Manabí, Los
Rios, EI Oro, Santa Elena, Santo
Domingo de los Tsáchilas (incluida
Loja con su régimen Costa) y de igual
manera se cumplió con la 1ra entrega


de refrigerio en 7 provincias de la


Sierra ecuatoriana Imbabura,
Pichincha, Tungurahua, Cotopaxi,


Chimborazo, Loja, Azuay. El refrigerio


consiste en una leche diaria de 200 ml


UHT con sabores de naranja, vainilla,


chocolate y fresa, y de 30g. de galletas


enriquecidas con micronutrientes.


POBLACIÓN
BENEFICIARIA


POBLACIÓN OBJETIVO:


- Niños y niñas de 5 a 14 años


escolarizados.


FOCALIZACIÓN:


No existe un modelo de priorización


específica.


priorización geográfica de zonas


con mayor pobreza, catalogadas


como rurales en el Ministerio de


Parte de una


Educación y que sean fiscales.


Para Ia inserción de un nuevo


establecimiento, el Programa parte


de un requerimiento de la
institución a fin de constituirse en


beneficiario del mismo y el PAE
realiza una evaluación personal


Fuente: www.pae.gov.ec / www.sigob.gov.ec (PAE)


Como ú timas acciones que esta promoviendo el
PAE en temas de alimentación y nutrición se en-
cuentran las siguientes:


° En 2009 incorporó la entrega de la moda-
lidad de refrigerio a niños y niñas ale esta-
blecimientos urbano marginales de las ó °
provincias de la Costa. También se entregó
a los establecimientos de régimen escolar


Costa de las provincias de Santo Domingo y
Loja. El refrigerio consiste en 200 ml UHT de
leche diaria con sabores de naranja, vainilla,
chocolate y tresa, y 15 gramos de galletas
enriquecidas con micronutrientes.


La iniciativa del Sistema de Aseguramiento
de la Calidad corresponde a la estrategia
promovida desde enero de 2002 por el PAE




para incorporarlos criterios y procedimientos En Ia siguiente tabla se muestra, a grandes ras-
de la norma internacional |SO9000 en cada gos, la evolución de los Programas de Alimenta-
una de las etapas que contorman Ia opera- ción y Nutrición desde el año 2000 hasta el año
ción del Programa. 2009 respecto de su cobertura y su presupuesto.


Cuadro 4
Cobertura y Presupuesto de los Programas de Alimentación y Nutrición


CATEGORIA


LO I\ F N 03 (\l (v)
V oo O G) LD O3 (v)


BENEFICIARIOS g g [Z g c’; g 3
oo oo a) v oo oo [x
F F F N N LD (o


PRESUPUESTO (x; ¡x Ï‘_ _ L0,. ‘t. _ [\
(MILLONES S) P"


“ ii S3 S3 9 9 N"


CO F V O0 <0 (D 00 0) O


. . . . . . . a)BENEFICIARIOS (‘e 9 8 I‘; a 8 9 8 8 ‘g
3 8 9 8 L‘: 8 8 9 9 E
N N (N C\l C\l C\l N V fi’


PRESUPUESTO q: q uz q ‘t. L0,. OZ (Q m 4%
(MILLONES S) L” N I‘ °° S3 L: 9 9 ‘- g


O0 O O’) F O3 N O L0


3 É ‘Jr 8 3 8 8 3 tu
BENEFICIARIOS «—' \—' «s os oo‘ v‘ v‘ cxi ‘a


S E‘: 8 8 8 8 8 B E


PRESUPUESTO 0°. m. L0. N. 0. 0. <0. N. sr.
(MILLONES s) 8 5-’ ii Ñ R S; 8 9


Fuente: Programas Sociales, www.sigob.gov.ec , Ministerio de Finanzas,
Subsecretaría de Políticas del MCDS


Nota: (*) SIGOB - corte a marzo de 2010


F '71};




El siguiente grótico muestra la relación entre el
número de beneficiarios y el presupuesto anual
de cada programa y da una idea aproximada de


la inversión por beneficiario que hace el Estado
en cada uno de ellos.


Gráfico 1
Programas de Alimentación y Nutrición


Gasto Per Capita


120 K ,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,, H


100


80 _


60 ,


40


20


| | |


2003 2004 2005 2006


—-— PANN —A—AE


| I I l


2007 2008 2008 2010*


PAE


Fuente: Programas Sociales, www.sigob.gov.ec ,
Ministerio de Finanzas, Subsecretaría de Políticas del MCDS


Nota: Los datos de 2010 utilizados corresponden
a metas previstas por el SIGOB con corte a marzo


2.4 Programas de Desarrollo Infan-
til (INFA)


Con el obieto de atender a la población de entre
O y 5 años de edad en torma efectiva e integral,
mediante Decreto Eiecutivo No l 170 del 24 de
¡unio de 2008 se tusionaron 4 programas de
atención infantil (Operación Rescate lntantil-ORI,
Fondo de Desarrollo Intantil-FODI, Instituto Na-
cional del Niño y la Familia-INNFA y Dirección
de Atención Integral a la Niñez y Adolescencia-
DAINA), que operaban hasta ese entonces con
sus modalidades propias, mecanismos de aten-
ción, priorización de beneticiarios, esquemas de
cotinanciamiento y brindando sen/icios similares
de alimentación nutritiva, estimulación tempra-
na, atención psicológica, etc. Para ello, en el año
2009 entró en funcionamiento baio el Ministerio
de Inclusión Económico y Social (MIES), el Insti-
tuto de la Niñez y la Familia-INFA (público), que
integra a los 4 programas mencionados.


La gestión del MIES-INFA se desarrolla en cuatro
lineas de acción: Desarrollo intantil, Protección
especial, Participación, Atención en riesgos y
emergencias.


° En Desarrollo infantil, el MIES-INFA atiende a
cerca de 500 mil niños y niñas de entre O y
5 años en cuidado diario, alimentación, esti-
mulación, formación y capacitación familiar.


° Niños, niñas y adolescentes son atendidos
por Protección especial, cuando se encuen-
tran en situación de maltrato, abuso, explo-
tación sexual y laboral, a víctimas de trata
y trótico, migración, perdidos, con padres
privados de la libertad, con discapacidad,
embarazo adolescente, mendicidad. Lo hace
con acciones de prevención, exigibilidad y
restitución de derechos.




Cuadro 5


OBJETIVOS Y
COMPONENTES


Objetivo general:


- Garantizar la protección
integral de los derechos de los
niños y niñas de 0 a 5 años de


edad en igualdad de
oportunidades y condiciones,
para lograr su pleno desarrollo
en armonía con su entorno


sociocultural y ambiental, con la


participación y
corresponsabilidad del Estado,


la sociedad y la familia.


MECANISMO DE
ATENCIÓN I ESTRATEGIAS


EI INFA propone algunas estrategias:


- Asignación competitiva de recursos
vía contratos de prestación de
servicios en desarrollo infantil
- Asignación directa vía convenios de
cooperación para la prestación del
servicio social de desarrollo infantil.
- Capacitación al personal comuni-
tario que interviene en la atención
- Realizar seguimiento y monitoreo
de sus actividades


El INFA creó 5 coordinaciones


generales:


- Planificación
- Desarrollo Infantil
- Protección Especial
- Emergencias
- Riesgos y Participación
- Servicios Institucionales


EI trabajo será desarrollado por 24
direcciones provinciales y 46 coordi-
naciones territoriales, en el que


trabajarán aproximadamente 7.000
facilitadores y 13.000 madres comu-
nitarias que perciben una bonificación
mensual de USS 120 mensuales y no
están afiliadas.


POBLACIÓN
BENEFICIARIA


POBLACIÓN OBJETIVO:
- Niños y niñas de 0 a 5 años de


edad en situación de riesgo y


vuInerabiIidad(aproximadamente


500.000 niños y niñas).


FOCALIZACIÓN:
No tienen un mecanismo de


priorización específica.
Su meta es ir paulatinamente
incrementando su cobertura


hasta llegar al 100% de niños y
niñas ubicados en los quintiles 1
y 2 de la población al finalizar el
periodo de gobierno.beneficiario
del mismo y el PAE realiza una


evaluación personal.


Fuente: www.sigob.gov.ec (MIES-INFNDesarrollo integral de niños y niñas menores de 5 años).


° La Participación ciudadana de los Niños, Ní- °
ñas y Adolescentes de Ecuador es también
una de las prioridades del lVllES INFA, por lo
que se promueven espacios para que partí-
cipen y opinen sobre los temas que les afec-
tan. También se genera movilización social
a tin de mantenerla y tortalecerla. Para ello
se implementan una serie de mecanismos
vinculados al desarrollo de capacidades de
los actores sociales: familias, comunidades,
niños, niñas y adolescentes, instituciones y
otros actores sociales.


A través de su línea de Riesgos y emergen-
cias se aplican estrategias para reducir la
amenaza de niños, niñas, adolescentes y sus
familias afectadas por desastres naturales,
ademas de mecanismos de protección ante
catóstrotes individuales, situación de refugio
y ayudas médicas emergentes a las personas
que necesitan de algún tipo de servicio, in-
sumo, medicamento o bien que no puedan
ser entregados por ninguna otra institución
pública de salud.




Es así como el MIES, a Través del INFA, es e eie-
cuTor de servicios de modo direcfo y a Través de
Terceros medianTe el esTablecimienTo de reglas
Transparenfes, recursos de asignación compeTiTi-
va y con base en acuerdos de coinversión, Todo
lo cual lo ha consTiTuido en la insTiTución íder en
la eiecución de po íTicas de protección inTegral de
la niñez y la adolescencia. Con ese Tin, en el año
2009 el MIES-INFA suscribió convenios y confra-
Tos para garanTizar la aTención, los servicios y la
coberfura de los ex programas medianTe moda-
lidades formales y alTernaTivas de aTención. Ade-
mós, se vienen realizando muchos esfuerzos por
brindar acompañamienTo a las organizaciones
eiecuforas, para lo cual se han diseñado varios
insTrumenTos con el propósiTo de que los equipos
Técnicos de las Coordinaciones TerriToriales y Di-
recciones Provinciales las asisTan TécnicamenTe.


AcTualmenTe se esTó implemenfando el Plan de
capaciTación, profesionalización y asisfencia Téc-
nica en Desarrollo infanTi/ para equipos Técnicos
y de campo del INFA en 14 provincias del país
y, adicionalmenfe, el MIES esTó meiorando la in-
fraesTrucTura fisica y equipando a 90 CenTros de
Desarrollo InfanTiI (CDI).


EnTre las principales acTividades que realiza el
INFA con oTras insTiTuciones se encuenTran:


° Con el Programa AliménTaTe Ecuador diseñó
e implemenfó el Programa de Alimenfación
NuTricional lnTegral (PANI) que se inició en
cinco provincias de la Sierra-cenfro del país
en el segundo semesTre de 2009 y beneficia
a aproximadamenfe 80 mil niños/as.


' lVledianTe Acuerdo inTerminisTerial MlES-ME
se asignó a 420 pan/ularias para reforzar el
componenTe de Educación Inicial de los CDI
en 14 provincias.


° Cabe señalar que los servicios que brinda el
INFA en el area de Desarrollo ¡nTanTil aporTan
al desarrollo inTegral de las niñas y os niños,
priorizando acciones de esTimulación, salud,
alimenTación, comunicación, formación de
habitos, socialización. Las modalidades de
aTención son las siguienTes:


° CenTro de Desarrollo InfanTil (CDI).


° Creciendo con NuesTros Hiios (CNH).


' Wawa Kamayuk Wasi (WKW).


° OTras modalidades alfernafivas que son for-
mas de aTención inTegral, oporTuna y perfi-
nenTe y abarcan desde el nacimienTo hasTa
los primeros 5 años de vida. Se pueden de-
sarrollar a Través de diversas formas de aTen-
ción, desde aquella que se poTencia la labor
formaTiva de la familia en sus escenarios co-
Tidianos —la casa, el hogar, el barrio- hasfa
las modalidades en ambienTes educaTivos
especialmenTe organizados para el apren-
dizaie de los niños como el Correo familiar,
las Unidades de EsTimulación Temprana y los
Jardines Infegrados de Desarrollo InfanTil.


A confinuación se describen las disTinTas moda-
lidades que imparTe el INFA, los problemas que
resuelve, el modo de acceso al programa, las
horas de aTención y su frecuencia.




Cuadro 6


¿QUÉ
RESUELVE?


MODALIDAD


. Niñas y niños sin la presencia


CDI
de un adulto.


CENTRO DE
. Carencia de estimulacion


DESARROLLO cognitiva, afectiva,


¡NFANnL motriz y social.


. Carencia de protección


Morbi-mortalidad y desnutrición.


. Falta de conocimiento


. Débil participación y


exigibilidad de derechos.


. Falta de atención y exclusión de


niñas y niños con


capacidades especiales.


e importancia del desarrollo infantil.


CÓMO
ACCEDER




Debe tener 6
meses de edad


HoRAmo
DE


ATENCIÓN


6 A 8 HORAS


FRECUENCI ‘
SEMANAL


5 DÍAS


. Carencia de estimulación cognitiva,


afectiva, motriz y social.


. Falta de conocimiento
de madres y padres sobre desarrollo


infantil y educación inicial.


CNH . Carencia de servicios a


CRECIENDO
CON NUESTROS
HIJOS


niñas y niños.


. Dispersión demográfica familiar.
. Delegación del rol familiar en la


crianza de sus hijas e hijos a


terceras personas.
. Débil participación familiar y


comunitaria en la garantía y


exigibilidad de los derechos


. Desvalorización familiar del juego y


las expresiones artísticas.


. Falta de atención y exclusión de


niños y niñas con


capacidades especiales


Niño/a menor de 2
años que será
visitado en la


casa. Los mayores
de 2 irán a un


centro
comunitario.


60 MINUTOS


Fuente: www.infa.gov.ec


(*) Para el acceso al programa, se deberá:
Tornar un contacto inicial con la persona a cargo de Ia MODALIDAD (CDI, CNH, WW, JI, UET, CF)
mas cercano al sitio en donde resida.
Contactarse con Ia organización que suscribe el convenio y/o contrato.
Proporcionar información del niño/a que sera beneficiado con Ia atención.
Proporcionar documentos de ¡dentíticación del niño/a.


z ‘F’
.1. ‘I




MODALIDAD


UET
MODALIDAD
ALTERNATIVA
DE UNIDAD DE
ESTIMULACIÓN
TEMPRANA


CF
MODALIDAD
ALTERNATIVA
DE CORREO
FAMILIAR


Cuadro 7


. Carencia de una nutrición infantil


adecuada.


. Carencia de estimulación cognitiva,


afectiva, motriz y social.


. Falta de conocimientos formativos y


educativos específicos de madres y


padres de familia sobre la importancia


de atender el desarrollo infantil y en


especial la educación inicial.


. Débil participación de las familias


y de la comunidad en la garantía y


exigibilidad de los derechos de la


niñez.


. Desvalorización del juego infantil y


de las expresiones artísticas por


parte de las familias.


. Falta de atención y exclusión de


niños y niñas con capacidades


especiales.


niñas menores de
5 años y sus
familias.


¿QUÉ °ÓM° HOÉÉRIO FRECUENCIA
RESUELVE?


ACCIÉDER ATENCÚN
SEMANAL


. Niños de riesgo psicosocial (ausencia Modalidad de 8 HORAS 5 DIAS
de cuidados correctos, maltratos atención integral


fami|¡ares)_ personalizada a la


. Falta de conocimientos formativos y madre y aI ”¡ñ° °
educativos específicos de madres y "¡ña mÏnor de 2


padres de familia sobre la importancia anos"


de atender el desarrollo infantil y en


especial la educación.


. Delegación del rol familiar a terceras


personas en la crianza de


sus hijas e hijos.


. Débil participación de las familias


y de la comunidad en la garantía y


exigibilidad de los derechos de la niñez.


. Desvalorización del juego infantil y de


las expresiones artísticas por parte de


las familias.


. Falta de atención y exclusión de niños


y niñas con capacidades especiales.


. Carencia de buen trato en la familia. Afiende a “¡ños y 30 Mmm-ros 1 DíA


Fuente: wvvw.infa.gov.ec




Se puede acceder a través de Organizaciones
comunitarias, Organizaciones de derecho priva-
do como fundaciones, corporaciones, asociacio-
nes que estén acreditadas para maneiar tondos
públicos, por medio de Ia prestación de servicios
de Desarrollo Infantil. En eI caso de las autorí-
zaciones de Centros de Desarrollo Infantil (CDI)
privados pueden tener acceso Ias personas natu-
rales y Ias instituciones públicas.


De manera general, en Ia siguiente tabla se
muestra Ia evolución de los programas de De-
sarro/Io infantil desde el año 2000 hasta el año
2009 en Io concerniente a su cobertura y a su
presupuesto.


Cuadro 8
Cobertura y presupuesto de los programas de desarrollo infantil


CATEGORIA


e
-)<
-)<
a
Q
F
O
N


C’) C0 L0 C\I 00 C\I


B g É 3 8 Ñ 3 5BENEFICIARIOS [x
"U N CÑ C\I C0 N L0 i" Ó)
C I\ oo \- x- x- C\| (\| (\|


PRESUPUESTO .0 (g ¡‘Z ‘I; N_ 0Q \—_ ‘I; ‘-_
(MILLONES s) C L0 9 9 S’ ° 8 ‘G B


C3 N fl‘ G C\I C\l oo 0') (N
<9 W CO CO L0 Q (‘Ó N 03BENEFICIARIOS sr 0! O P. °> <0 <9 W v
\- C) CD \- N N O LO L0
CC CO © © oo N © L0 V


PRESUPUESTO N_ <o_ oq Lr>_ n
(MILLONES s) 5-’ N Ñ L” 8


o o o o o Q S’, fi EIo o c> o o o, m ¿o o,BENEFICIARIOS <3 C2 O 0. O o- oo o- o-o oo Lo Lo o ‘_ ¿o ‘_ oLo co N oo o) ‘_ ‘_ N ¿o
PRESUPUESTO N_ «-_ N_ Lo_ rx N. c.) N. :3
(MILLONES s) 8 8 Q 8 E3 3 ‘" 3 e


Fuente: Programas Sociales, www.sigob.gov.ec , Ministerio de Finanzas,
Subsecretaría de Políticas del MCDS




(*) Corresponden solo a Centros Comunitarios
de Desarrollo Intantil (CCDI).


(i) El antecedente del FODI es el Programa
Nuestros Niños (PNN) que operó desde el año
200i al año 2005 por Io que Ia inversión de este
periodo a|ude a dicho Programa. EI año 2005
comprende las asignaciones PNN y FODI y el
año 2006 en adeIante las asignaciones FODI.


(2) Los datos de cobertura son estimaciones he-
chas a partir de información disponible de varios
intormes.


(**) SIGOB, con corte a marzo de 2010.


No se incluyen presupuestos ni cobertura de pro-
grama AINA (Acción Integrai a Ia Niñez y Ado-
Iescencia)


En Ia siguiente tigura se muestra Ia relación en-
tre los números de beneficiarios y el presupuesto
anual de los programas, Io que permite obtener
una aproximación a Ia inversión que hace el Es-
tado por beneficiario. Cabe mencionar, como ya
se diio, que en 2009 se tusionaron todos los pro-
gramas baio el nuevo INFA.


Gráfico 2
Programas de Desarrollo Infantil


Gasto Per Capita


500


400


300


200


100


0 i i i i


2000 2001 2002 2003 2004


—|— FODI —A- ORI


i


2005 2006 2007 2008 2009 2010*


¿EINFA


Fuente: Programas Sociales, www.sigob.gov.ec , Ministerio de Finanzas,
Subsecretaría de Políticas del MCDS


Nota: Los datos de 2010 utilizados corresponden a metas del SIGOB con corte a marzo.




3. Conclusiones


Los programas de alimentación y nutrición
entregan raciones de alimentos y comple-
mentos alimentarios y nutricionales a un cos-
to relativamente baio y con altas coberturas.
Una de las razones de las variaciones exis-
tentes en el gasto por beneficiario se debe
a que realizan compras a gran escala para
garantizar el abastecimiento durante varios
meses, dependiendo también de la dispo-
nibilidad de recursos con que cuenta cada
programa a lo largo del año.


En el caso del Programa de Alimentación y
Nutrición, el Ministerio de Salud y el propio
beneficiario lo han ido integrando a otros
programas dirigidos al grupo obietivo: con-
troles de salud, suplementos alimenticios y
vacunas, ademós de fortalecer la educación
nutricional de las familias con la asistencia a
los Centros y Subcentros de Salud.


Con su nuevo enfoque en la Seguridad Ali-
mentaria el Programa Aliméntate Ecuador va
mas a ó de la entrega de productos alimen-
ticios: esta promoviendo la educación nutri-
cional en la familia, los cambios de habitos
de consumo, el consumo de frutas y verdu-
ras, y el uso adecuado de grasas y productos
locales para que los beneficiarios manten-
gan una vida activa y saludable.


El Programa de Alimentación Escolar (PAE) en
los ú timos años ha incrementado su cober-
tura tanto del desayuno como del almuerzo
escolar. De atendera 6.381 establecimientos
en el año 2007 pasó a 6.412 en 2009. Sin
embargo, el gran reto para el programa es
asegurar las raciones para todo el periodo
escolar. Desde 2006 este indicador se incre-
mentó de 80 raciones anuales a 120 en los
años siguientes. Lamentablemente la eficacia
de estos programas depende de la entrega
oportuna de recursos.


El problema que en general presentan los
programas de alimentación y nutrición es la
comunicación de sus sistemas de informa-
ción, que deberían brindar una continuidad


en la atención a sus beneficiarios cuando
pasan de una población obietivo a otra. Ac-
tualmente los tres programas se administran
de manera independiente y no existe coordi-
nación entre ellos y, en algunos casos, esto
provoca una duplicación de esfuerzos como
los logísticos en la entrega de alimentos y
dificulta el monitoreo y la evaluación de los
beneficiarios en el tiempo.


En cuanto a su monitoreo y evaluación no
existen estudios de evaluación de impac-
to que permitan analizar si los programas
cumplen con los obietivos nutricionales y
de retención que se proponen. En general
disponen únicamente de información sobre
la entrega de los productos y no mantienen
información sobre la evolución de los bene-
ficiarios.


A fin de coordinar de meior modo los pro-
gramas de desarrollo infantil que existieron
hasta el año 2008, el gobierno nacional de-
cidió unificarlos en uno solo dentro del Nue-
vo INFA, insertarlos dentro del sistema de
protección social que tiene el Estado a través
del Ministerio de Inclusión Económica y So-
cial (MIES) y hacer una reformulación integra
de los modelos de atención para asegurar
y meiorar la atención a los niños de entre
O y 5 años considerados como ma's vulne-
rables tanto en educación inicial cuanto en
alimentación y cuidado. Estos programas
brindan, ademas, a las madres con hiios/as
pequeños la oportunidad de trabaiar según
su disponibilidad de tiempo y su posibilidad
de involucrarse en la operación comunitaria
de los centros.


En los útimos años se han articulando va-
rias acciones como el fomento del caracter
integral de los sen/icios, en este caso a través
de los centros de desarrollo infantil, para la
entrega de complementos nutricionales NU-
TRINFA a niños de ó meses a 5 años de edad
con el Programa Aliméntate Ecuador. Se de-
ben analizar estrategias de atención con el
Ministerio de Salud Pública para incorporar
mas beneficios a la población de entre O y 5
años, como vacunas y control del niño sano
en los mismos centros infantiles y en el mar-
co de la estrategia de atención integral en
salud.




4. Bibliografía


SIISE, Sistema Integrado de Indicadores Sociales,
versión 2008.


Subsecretaría de Políticas del MCDS


Programas Sociales:


° Programa de Alimentación y Nutrición (PANN
2000)


° Programa Aliméntate Ecuador
° Programa de Alimentación Escolar (PAE)
° Instituto Nacional alel Niño y la Familia (INFA)
° Fondo ale Desarrollo Intantil (FODI)
° Operación Rescate Intantil (ORI)
° Estrategia INTI


- www.sigob.gov.ec
- wwwsigetgovec
- www.inta.gov.ec
- www.mies.gov.ec
- www.pae.gov.ec
- www.msp.gov.ec
- www.met.gov.ec






CAPÍTULO XI
PROGRAMAS SOCIO AHORRO Y SOCIO SOLIDARIO


¿y f/g/‘á/z
Dirección de Análisis e Investigación


Ministerio de Coordinación de Desarrollo Social






INTRODUCCIÓN


n el propósito de me¡orar el nivel de
bienestar económico y lograr un desarro-
llo social para los ecuatorianos —en es-


pecial la población más vulnerable- el gobierno
nacional impulsó, coniuntamente con la empresa
privada, la creación de programas sociales inclu-
sivos, entre ellos los programas Socio Ahorro y
Socio Solidario.


El obietivo es trabaiar en coniunto y con un en-
toque social para que los programas que inicial-
mente operan en ciertas ciudades se extiendan al
resto del país a través de una campaña que los
promueva y difunda.


A díterencia de otros programas implementados,
Socio Ahorro y Socio Solidario pueden ser con-
siderados como innovadores pues cuentan con
la participación activa y solidaria de empresarios
privados que, conscientes de su responsabilidad
social empresarial, han cleiado de lado diferen-
cias políticas e ideológicas con el tin de meiorar
las condiciones de vida de los grupos vulnera-
bles.




1. Objetivo


El obietivo de estos programas es contribuir a
los esfuerzos que promueve el gobierno nacio-
nal orientados a mantener precios estables y me-
¡orar la capacidad de compra de la población
mós pobre, a través de alianzas estratégicas con
empresas privadas que son responsables social-
mente.


2. Socio Ahorro


El programa Socio Ahorro apoya a los benefi-
ciarios del Bono de Desarrollo Humano (BDH) a
través de un descuento del 8% hasta un cupo de


USS óO mensuales en compras de alimentos u
otros productos —excepto alcohol, tabaco y otros
nocivos para la salud- en las cadenas de los su-
permercados AKI, TIA y MI COMISARIATO.


El programa inició el l de abril del año 2008 be-
neficiando a un promedio mensual de 136.045
hogares en las provincias de Esmeraldas, Mana-
bí, Santa Elena, Guayas, El Oro, Los Ríos, Im-
babura, Pichincha, Santo Domingo, Cotopaxi,
Bolívar, Chimborazo, Cañar, Azuay, Loia, Tungu-
rahua, Pastaza (véase el Grótico l).


Gráfico 1
Número Promedio de Hogares Beneficiados por el programa Socio Ahorro


Desagregado por Provincia


EH


Ellborldñmhlcüs- sus:


_ Ftuntn zntllnorp-nn


SOCIO AHORRO - NRO. PROMEDIO DE HOGARES BEHEFICIHDOS
Abril 2008 - Julio 2009


|:] División Provincial.
NmPmn-¡edlnflogarcsfl-Inflñflados


293 - 505
S06 - 1353


É 1354 - 2505
I 2605 - 11451
z 11452 - 57930




Como se observa, las provincias de Guayas y
Manabí presentan el mayor número de hogares
beneticiados por el programa Socio Ahorro, re-
gistróndose el menor promedio en las provincias
de Chimborazo, Cañar y Loia.


El Grótico 2 da cuenta del número de hogares
que se han beneficiado mensualmente a nivel
nacional desde el inicio del programa.


Gráfico 2
Número de Hogares Beneficiados por el
Programa Socio Ahorro a Nivel Nacional


200.000 — ————————————————————————————————————————————————————————————————————————— ——


200.000 — ————————————————————————————————————————————————————————————————————————— ——


180.000 ' """""""""""""""""""""""" "151741 """" "1513534 """ "


137.899
140.000 ’ ””””””””””””””””””””””””””””””””””””””” "


120.000 ' 106.345 98.409
100.000 ' """"""""""


80.000 ' """""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""" "


60.000 *


40.000 ' ''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''''' "


20.000 ’ ””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””” ”


O


__________________________ .113._15B_
125.551


Abr lMay l Jun
l


Jul lAgo
l
Sep


l
Oct


2008


Vale la pena destacar que hasta el 31 de ¡ulio de
2009 los beneficiarios en su coniunto pudieron
ahorrar un promedio mensual de USÏÏ: 133,729
que corresponde al 8% de descuento sobre un
monto promedio en compras de USÏÏ: l .ó7l ,ól 5.


Un hogar invierte alrededor de USS 13,20 por
mes en compras de productos de primera nece-


l Dic Ene l Feb l Mar l Abr lMay lJun
l
Jul


2009


sidad en las cadenas que proporcionan el des-
cuento del 8% a los beneficiarios del Bono de
Desarrollo Humano.


En el siguiente grótico se puede apreciar el con-
sumo promedio per cópita de hogares por pro-
vincia.




Gráfico 3
Consumo (en USS) Per cápita Promedio Desagregado por Provincia


¡n


Elaboración: MCDS-SME
Funk uaulwrpnu!


El mapa muestra que las provincias donde existe
un mayor consumo per capita del programa So-
cio Ahorro son Azuay y Tungurahua con alrede-
dor de USS ló,7 y USS ló,5 respectivamente. En
menor proporción siguen Cañar, Chimborazo,
Pichincha y Cotopaxi con un promedio de entre
USS 14,2 y USS 15,4. Santa Elena y Bolívar son
las provincias que presentan el menor consumo
per capita, con valores de USS 9,9 y USS 10,3
respectivamente.


3. Socio Solidario


Socio Solidario es un programa de cooperación
pública-privada en el cual las empresas privadas
se comprometen a entregar a ciertos canales de
distribución, detinidos por el Ministerio de Coor-


-'\.l


w- C


83::


""5
....Ïi


g E División Provincial.


l 9.9- 10.3
10.3 — 12A
12.4 - MJ
1-1.}! - 15.4
15.4 - 15.7


dinación de Desarrollo Social (MCDS), productos
de alta calidad con descuentos de entre el 5 y
el 30% para todos los ciudadanos, buscando un
ahorro en diseño de empaque, tamaño, paquete,
entre otras características, sin que atecte la cali-
dad del producto ni periudique a los socios de la
alianza. El programa opera de manera equitativa
y sin distorsión de género, grupo étnico, partido
político, gremio o religión.


Los productos que hacen parte de Socio Solidario
son, entre otros, arroz, azúcar, aceite, carne de
pollo, leche, pastas, atún, pan, aderezos, papel
higiénico, detergentes, limpiadores. Es importan-
te destacar que el aceite es el producto de mayor
demanda.


El programa Socio Solidario comenzó el ó de ¡u-
nio de 2008 con un volumen de ventas de 2.746.




ól O de unidades que corresponden a un monto
total de USS 1.803.845. Al 30 de marzo de
2009 el volumen de ventas totalizó 3.926.325
unidades y USS 2.400.180. Es importante indi-
car que en diciembre de 2009 el volumen ven-
dido fue de 5.140.137 de unidades el valor de
ventas alcanzó US S 3.256.391.


Los productos Socio Solidario estón disponibles
en tiendas y supermercados, principalmente en
las provincias de Pichincha, Guayas, Tungu-
rahua, Santo Domingo, Azuay, Imbabura, Mana-
bí, El Oro, Santa Elena y Esmeraldas. La Tabla l
muestra el número de puntos de venta existentes
en cada provincia.


Tabla 1
Número de Puntos de Venta


por Provincia


PROVINCIA N° Puntos deVenta
PICHINCHA 6.614


GUAYAS 5.052
TUNGURAHUA 1.939
STO. DOMINGO 1.786
AZUAY 1.604


IMBABURA 1.567
MANABI 657


EL ORO 167


STA. ELENA 32
ESMERALDAS 15


TOTAL 19.27


Las siguientes empresas apoyan y participan en
este programa:


' AGSO (Asociación de Ganaderos de la Sierra
y el Oriente)


' ALES
- NESTLÉ
' PRONACA
' DANEC
' LA FABRIL
' EPACEM
' ZAMELA
' QUICORNAC
' SUMESA


Adicionalmente, con el propósito de apoyary for-
talecer el programa Socio Solidario el gobierno
nacional mediante decreto eiecutivo No i285,
vigente hasta el 31 de octubre de 2008, esta-
bleció precios móximos de venta al público, de
manera temporal, a los siguientes productos de
la canasta bósica alimenticia: fideos, aceites ve-
getales, leche, avena, azúcar, atún, carne de po-
llo y pan popular. Mediante este decreto se buscó
estabilizar los precios y evitar la especulación.


3.1 Monitoreo del Programa Socio
Solidario


Con el fin de medir el efecto del programa Socio
Solidario y su eiecución, se hizo un seguimiento
de su avance en cuanto a penetración, precios,
stock, rotación, preferencia y aceptación de cin-
co de sus productos (aceite, fideos, atún, leche
en polvo, congelados) en lO ciudades del país
en las cuales funciona. Para este monitoreo se
realizaron tres tomas: la primera en febrero, la
segunda en abril y la tercera en ¡unio de 2009.


Para establecer un marco muestral estadística-
mente apropiado y gerencialmente coherente
con las realidades del mercado, se utilizaron he-
rramientas tecnológicas denominadas GIS (Geo-
graphical Information Systems), compatibles con
las tareas por realizarse. Se trata de un ambiente
digital donde coexisten:


° Censos GPS (Global Positioning System) de
locales por ciudad.


° Mapas digitales donde se ubican los puntos
de venta del Censo.


° Base de datos de los puntos de venta con
sus características de identificación, activos y
categorias de venta.


° Herramientas digitales para establecer sobre
un mapa cordones digitales definiendo los
limites del universo, conteo de locales por
tamaños de tiendas en forma exhaustiva y
considerando todos los barrios de la ciudad.


La muestra seleccionada fue proporcional al nú-
mero de locales del universo y garantiza la repre-
sentatividad de los indicadores estimados. En la
Tabla 2 se presenta el número de tiendas que se
visitaron en cada ciudad.




Tabla 2
Número de Tiendas Visitadas por Ciudad


El seguimiento hecho al programa mostró los siguientes resultados:


El nivel de presencia de productos Socio Solidario a nivel general en las ciudades de estudio es del 41%.


La menor presencia se registra en Esmeraldas (36%) y Santo Domingo (29%). Es importante notar que los
resultados en Quito (38%) y Guayaquil (37%) son bajos si se toma en consideración que son las principales
ciudades del país.


Gráfico 4
Nivel de Presencia de los Productos Socio Solidario por Ciudad


Sto. Domingo
Esmeraldas


Guiayaquil


Portoviejo


Quito
Sta. Elena


Manta
Ambato


Cuenca


Machala


29%
36%


37%


38%


38%


41 %


44%
47%


50%


54%
r
0% 1 0% 20%


De acuerdo al estudio, el producto de mayor
venta en todas las ciudades es el aceite, so-
bre todo en Santo Domingo, Machala, Gua-
yaquil y Esmeraldas, como se aprecia en la
siguiente tabla:


30% 40% 50% 60%


° Vale la pena destacar que la mayoría de los
locales que venden los productos Socio So-
lidario respetan el precio oficial de venta al
público.


Tabla 3
Porcentaje de Ventas de los Productos Socio Solidario por Ciudad


Quito


Cuenca
Ambato
Esmeraldas
Sta. Elena


Machala
Manta
sto. Dorn




4. Conclusiones


Los programas Socio Ahorro y Socio Solidario
brindan un alivio económico y oportuno a una
parte de la población vulnerable del país. No
obstante, se busca implementar estos programas
a nivel nacional. Para el etecto se ha contratado
a expertos a tin de que en un futuro cercano sea
posible contar con un proyecto logístico, debi-
damente planiticado, que incorpore a todas las
provincias del país.


Uno de los retos mas importantes que enfrenta el
programa Socio Solidario es la talta de un canal
de distribución directo que llegue a determina-
dos sectores, pues los tenderos deben acudir a
autoservicios para proveerse de los productos del
programa, toda vez que no cuentan con la visita
de vendedores de las empresas participantes.


La interacción entre el gobierno nacional y la em-
presa privada ha permitido que el programa con-
tribuya a meiorar el poder adquisitivo de los mas
necesitados; es decir, se ha buscado garantizar
que los individuos, la tamilia y la población en
general puedan acceder a productos adecuados
para el consumo y de buena calidad.


Mediante el Decreto Eiecutivo No i285 se con-
trolaron los precios de la canasta básica. Sabido
es que los precios elevados no aportan al progre-
so de los países en vías de desarrollo.


La evolución de los programas es producto de un
proceso de aprendizaie de las experiencias y ac-
ciones realizadas por los actores. Por ello es im-
portante tener claro cual es el papel que cumple
cada uno de los participantes en estas iniciativas.


Las citras indican que en promedio cada día au-
menta el número de personas beneficiadas en
lo concerniente al programa Socio Ahorro. De
igual forma, las ventas de sus productos van en
aumento, llegando cada día a más ecuatorianos.


Finalmente, la experiencia de estos dos progra-
mas pone de rnanitiesto que es necesario procu-
rar una integración incluso mayor con el sector


privado en la planiticación e investigación de
proyectos sociales en las areas de salud, edu-
cación, vivienda, etc., con el único propósito de
meiorar las condiciones de vida de la población
mas vulnerable del país.


5. Bibliografía


Ministerio de Coordinación de Desarrollo Social
(MCDS). www.mcds.gov.ec.


MCDS (2009). Consultoría ”Socio Solidario". ln-
tormación proporcionada por las siguientes em-
presas:


° AGSO (Asociación de Ganaderos de la Sie-
rra y el Oriente)


- ALES
- NESTLÉ
- PRONACA
- DANEC
- LA FABRIL
- EPACEM
- ZAMELA
- QUICORNAC
- SUMESA
- CORPORACIÓN FAVORITA
- EL ROSADO 3A.
- ALMACENES TIA.






CAPÍTULO XII
ESTRATEGIAS PRODUCTIVAS


La incorporación de programas productivos
para Ia inclusión económica, asociafividad


y sostenibilidad de los pequeños productores.fi/yg goï/Zfir
Dirección de Análisis e Investigación


Ministerio de Coordinación de Desarrollo Social






INTRODUCCIÓN


os programas productivos de inclusión eco-
nómica apoyan a los pequeños productores
y micro emprendedores, actores tundamen-


tales en la economía, mediante el fortalecimiento
de su capacidad de gestión, capacidades geren-
ciales y de administración, equipamiento para
optimizar los procesos productivos, acceso al


crédito, capacitación y asistencia técnica y articu-
lación directa al mercado. A través de una po íti-
ca activa de inclusión económica se garantiza la
igualdad de oportunidades económicas y socia-
les y se obtiene una meior distribución del ingre-
so, lo que a su vez eleva la calidad de vícla de las
tamilias al tacilitar el acceso a oportunidades de
desarrollo con un entoque integral que incluye la
asocíatividad, el acceso al crédito, la innovación
tecno ógica, la capacitación y el acceso sosteni-
ble a los recursos naturales.




1. El instituto de economía
popular y solidaria


Es importante comenzar describiendo brevemen-
te dos proyectos que antecedieron al Instituto
de Economía Popular y Solidaria: el Proyecto de
Erradicación de la Pobreza y Desarrollo Rural
Local (PROLOCAL) y el Programa de Desarrollo
Rural Territorial (PRODER).


PROLOCAL inició sus actividades en ¡unio del
2002. Sus obietivos fueron fortalecer el "empo-
deramiento” de los beneficiarios, meiorar la ca-
lidad de los servicios locales y ampliar el acceso
a los activos productivos, todo ello con miras a
elevar el nivel de bienestar de las familias.


Para PROLOCAL, reducir lo pobreza e impulsar
el desarrollo local suponía fortalecer la capaci-
dad de gestión de los actores locales.


El Proyecto se inscribió dentro del marco de las
políticas sectoriales de lucha contra la pobreza,
buscando reforzar las iniciativas implementadas
por el gobierno para combatir, prevenir y reducir
la pobreza extrema y la inseguridad alimentaria,
basándose en el desarrollo del capital humano y
la creación de mayores oportunidades para las
poblaciones excluidas del desarrollo socio-eco-
nómico y con mayor grado de vulnerabilidad.


PROLOCAL fue un proyecto de nueva genera-
ción, en cuya eiecución los actores locales (co-
munidades y organizaciones campesinas, ¡untas
parroquiales, municipios, etc.) fueron centrales.
Durante cinco años de gestión se invirtieron mós
de iO millones de dólares, provenientes de un
crédito del Banco Mundial al Estado y de aportes
de la Unión Europea. Con estos fondos se pudo
eiecutar i45 proyectos productivos a través de
convenios con ¡untas parroquiales, municipios,
y organizaciones campesinas, apoyando direc-
tamente a ió.OOO familias y proporcionando a
otras 30.000, beneficios en planificación partici-
pativa y capacitación.


La eiecución de PROLOCAL culminó en agosto
del 2007. A tin de asegurar la continuidad de
los procesos de desarrollo rural impulsados por
la Unidad de Implementación de PROLOCAL,
y con base en los resultados alcanzados por el
Proyecto, el Ministerio de Inclusión Económica y
Social, mediante Acuerdo Ministerial No. 070i
de 9 de agosto del 2007, incorporó el Proyecto
a la institucionalidad del Ministerio y lo convirtió
en el Programa de Desarrollo Rural Territorial —
PRODER.


Al igual que PROLOCAL, el obietivo principal del
PRODER fue el aumento de la productividad y
competitividad de los territorios locales, así como
la consolidación y expansión de procesos de de-
sarrollo local sostenibles. Con este fin se e¡ecu-
taron acciones para potenciar las capacidades
de gestión, el desarrollo del talento humano,
el fortalecimiento del teiido social y la inclusión
equitativa de grupos vulnerables, aprovechando
las oportunidades existentes y generando alterna-
tivas sostenibles.


El PRODER, entre agosto del 2007 y abril del
2009, invirtió USS i3’200.000 (trece millones
doscientos mil dólares) para fortalecer la capa-
cidad de gestión de las organizaciones sociales y
de los gobiernos locales, entre quienes se suscri-
bieron convenios para la capacitación de i,8ó2
técnicos campesinos en administración empre-
sarial, y meioramiento de los procesos de pro-
ducción post cosecha y en agro transformación.
Mediante la eiecución de ciento sesenta y cinco
convenios, se benefició a 58.309 familias del
Programa, de las cuales 24.295 familias señalan
que meioraron sus ingresos. Ademas, 8,298 uni-
dades productivas meioraron o incrementaron su
infraestructura productiva.


El PRODER finalizó sus actividades en el mes de
abril del 2009 y dio paso a una nueva entidad:
en cumplimiento de lo dispuesto por la Constitu-
ción Politica de la República, mediante Decreto
Eiecutivo del 7 de abril del 2009 el Presidente
de la República, Rafael Correa, creó el Instituto
Nacional de Economía Populary Solidaria (IEPS),
adscrito al Ministerio de Inclusión Económica y
Social, con ¡urisdicción nacional, personería ¡u-
rídica e independencia técnica, administrativa y
financiera.




1.1 Economía popular y solidaria:
introducción y conceptualización


El concepto de Economía Social se remonta al
siglo XIX cuando John Stuart Mill y Leon Walras
lo utilizaron para describir las innovadoras or-
ganizaciones que se creaban para entrentar los
nuevos problemas sociales generados por la in-
cipiente sociedad capitalista. Walras consideraba
a la Economía Social como parte sustancial de la
ciencia económica, para la cual la ¡usticia social
debía ser un obietivo ineludible de la actividad
económica.


El concepto de Economía Solidaria tiene su ori-
gen en el de Economía Social, pero subraya la
intención de repensar las relaciones económicas
desde premisas diterentes. Frente a la ógica del
capital, la mercantilización creciente de las es-
teras pública y privada, y la búsqueda del ma'xi-
mo beneficio, la Economía Solidaria persigue
construir relaciones de producción, distribución,
consumo y financiación basadas en la iusticia, la
cooperación, la reciprocidad, y a ayuda mutua.
Frente al capital y su acumulación, la Economía
Solidaria coloca a las personas y a su trabaio en
el centro del sistema económico, asignando a los
mercados un papel instrumental, al servicio del
bienestar de las personas y de la reproducción de
la vida en el planeta.


El término Economía Solidaria hace referencia,
pues, a un coniunto heterogéneo de conceptos y
entoques teóricos, realidades socio-económicas
e institucionales, y practicas empresariales y aso-
ciativas que, desde e ú timo cuarto del siglo XX,
han venido inculcando una manera diterente de
entender el papel de la actividad económica en
la sociedad contemporanea.


Muchas de estas experiencias no son nuevas
y se encuentran tanto en países y regiones del
llamado ”Primer Mundo” como en países del
”Tercero” aun ue ditieran su re evancia social/
económica en unos y otros, a mós de asumir ca-
racterísticas propias de su especificidad regional
e histórica. Así, por eiemplo, en América Latina
la Economía Solidaria es producto de las expe-
riencias de pobladores de la ciudad y el campo


en su lucha cotidiana por la supervivencia y el
meioramiento de sus condiciones de vida, para
lo cual han sabido recurrir al apoyo mutuo, a
diversas tormas de organización para abrirse un
espacio en la actividad económica, y a la próc-
tica de compartir los beneticios económicos, so-
ciales y culturales obtenidos aún de su pequeña
participación económica.


La Economía Solidaria surge de la economía
popular, consistente en el trabajo de hombres
y muieres de la ciudad y el campo que, desde
su situación de pobreza, exclusión, desempleo o
subempleo, emprenden actividades productivas
con la finalidad de satistacer sus necesidades
bósicas. La economía popular se basa en el apo-
yo mutuo, la cooperación y diversas tormas de
compartir conocimientos, mercados y tecnología.
Su estrategia consiste en maximizar la solidaridad
para conseguirla satisfacción de sus necesidades
basicas y generar acumulativamente procesos de
desarrollo.


Por otra parte, experiencias en cogestión apor-
tan nuevas perspectivas a la economía popular
solidaria, al tavorecer una meior toma de deci-
siones económicas y canalizar diversas tormas de
cooperación, asi como el aprovechamiento de
las sinergias que resultan de optimizar la solidari-
dad, la responsabilidad y la concertación.


Pese a sus limitaciones, las diversas actividades
económicas de caracter popular, tanto a nivel
individual como asociativo, coadyuvan en la
identificación de oportunidades económicas, ge-
neración de empleo y, en general, desarrollo del
trabaio humano.


En síntesis, la Economía Popular y Solidaria (EPS)
contribuye de manera importante a la genera-
ción de empleo y de ingresos, y tavorece la in-
clusión económica y social. Pese a ello, ha sido
desatendida e ignorada en la formulación de po-
líticas públicas por los gobiernos de turno, consi-
deróndosela "marginal", útil solamente para la
solución de pequeños problemas comunitarios,
e impidiéndosele incidir mós ampliamente en el
desarrollo local, regional y nacional.




1.2 Organización, objetivos y me-
tas del Instituto de Economía Po-
pular y Solidaria


La Constitución ecuatoriana reconoce y promue-
ve el desarrollo de este importante sector de la
economía al decretar, en su artículo 283, que "El
sistema económico se integrará por las formas de
organización económica pública, privada, mixta,
popular y solidaria, y las demás que la Constitu-
ción determine. La economía popular y solidaria
se regulará de acuerdo con la ley e incluirá a los
sectores cooperátivistas, asociativas y comunita-


//rios .


Este mandato se tundamenta, a su vez, en el
concepto que la propia Constitución establece
acerca del desarrollo. Así, su artículo 275 expre-
sa que ”El régimen de desarrollo es el conjunto
organizado, sostenible y dinámico de los sistemas
económicos, políticos, socio—culturales y ambien-
tales, que garantizan la realización del buen vivir,
del sumal< l<awsay.". El Art. 283, por otra parte,
señala que ”El sistema económico es social y so-
lidario; reconoce al ser humano como sujeto y tin;
propende a una relación dinámica y equilibrada
entre sociedad, Estado y mercado, en armonía
con la naturaleza; y tiene por objetivo garantizar
la producción y reproducción de las condiciones
materiales e inmateriales que posibiliten el buen
vivir. ”.


El organismo del Estado llamado a garantizar a
vigencia etectiva de los derechos de la población
es el Ministerio de Inclusión Económica y Social
(MIES). Lo hace promoviendo la inclusión eco-
nómica y social mediante la creación de opor-
tunidades de acceso al traba¡o y al ingreso, así
como a los activos provistos por las iniciativas
de "economía popular y solidaria", consistentes
en prácticas dignas y eticientes para combatir la
exclusión, la inequidad y la iniusta distribución
de la riqueza.


En abril de 2009 tue creado, mediante Decre-
to Eiecutivo, el Instituto Nacional de Economía
Popular y Solidaria (IEPS), adscrito al MIES, pero
con personalidad ¡urídica propia, e independen-
cia técnica, administrativa y financiera.


1.2.1 Metas


La meta tundamental del IEPS será impulsar el
crecimiento y la consolidación de la economía
popular y solidaria en el contexto del sistema eco-
nómico previsto en la Constitución. Estará inte-
grado por la Subsecretaría de Desarrollo Social,
la Subsecretaría de Economía Social y Solidaria
(Dirección de Desarrollo Rural y Dirección de
Desarrollo Rural), la Subsecretaría de Economía
Social y Solidaria, la Dirección Nacional de Coo-
perativas, el Programa de Compra de Alimentos
y Otros Programas Públicos Relacionados.


1.2.2 Misión


Es misión del IEPS apoyar la construcción de
una "nueva economía”, tundamentada en los
principios de solidaridad, subsidiaridad, com-
plementariedad, reciprocidad y sostenibilidad.
Esta habrá de sustentar la tormulación de polí-
ticas públicas para el fomento y desarrollo de la
economía popular, incorporando a la economía
solidaria y propiciando la creación de una nueva
estructura económica y una nueva arquitectura
financiera que faciliten una vinculación equitativa
entre el Estado, el capital y la economía popular.


Una de las prioridades del actual gobierno es
orientar la po ítica económica hacia la cons-
trucción de un sistema incluyente, participativo y
socialmente ¡usto, que contribuya a meiorar las
condiciones de vida de la población ecuatoria-
na, especialmente de la más vulnerable por his-
tóricamente desatendida y olvidada. Se propone,
además, garantizar la viabilidad y sostenibilidad
de iniciativas de economía popular y solidaria
(EPS), que comprende una diversidad de prác-
ticas económicas y sociales organizadas en coo-
perativas, asociaciones, redes de cooperación y
de intercambio, involucradas en la producción
de bienes, prestación de servicios, comercio e in-
tercambio ¡usto y consumo solidario.




1.3 Enfoque del IEPS °


El Instituto de Economía Popular y Solidaria apli-
cara los siguientes enfoques:


° Holíslíco (macro, micro; investigadores,
académicos, técnicos, productores; teoría y
practica; sostenibilidad económica, social y
ambiental; género y generacional)


Gráfico 1


Territorial (valoriza el espacio local como es-
pacío de toma de decisiones; los ciudadanos
como protagonistas en el proceso de desa-
rrollo local, regional y nacional)


Democrático y participativo


ACTORES DE LA ECONOMÍA POPULAR Y SOLIDARIA


Redes de familias,
asociones y


munidadesdedicadas .


Micro y pequeños
emprendimientos


productivos


Redes de abasteci-
miento conjunto de insumos,
compra de servicios y uso


compartido
de equipos para la producción


Cooperativas y
escuelas en que grupoas de
padres de


una ¡zona
o barrio


Asociaciones dea ICI an _mancgmunfdamente


ECONOMIA POPULAR
YSOLUDARIA


- ahorros y crédi -
mujeres rurales y urban


, bancos comunales
tivasde ahorro y c


ooperativas de constru
ión, mejoramiento y gestión -


la vivienda y el hábitad


,sistemas n


ores , discacitados, an


Redes de comercio justo y
solidario (local , nacional e


internacional)


Fuente: Instituto Nacional de Economía Popular y Solidaria




1_4 Participación económica y po- En Io polílico, es Todavía escasa Ia vinculación
"fica de ¡a economía popmar y so_ y, mas aún, Ia concenación de asociaciones y/o
"daria


gremios de empresas de Ia economía popular, o
de Ia economía solidaria, con el gobierno cen-
‘rral.


Consliluye un auiénlico relo el de incrementar
Ia participación de Ios aciores de |a economía
solidaria en |a actividad económica y en las de-
cisiones poiílicas.


INDICADORES DEL MIES-INSTITUTO DE
ECONOMÍA POPULAR Y SOLIDARIA —|EPS


Familias que participan en los proyectos de economía popular y solidaria


RESULTADOS
2007 5.000 18.500


2008 10.500 51.592


2009 7.000 8.585


Proyectos productivos de economía social y solidaria ejecutados


RESULTADO
2007 12 37


2008 102 159


2009 145 85


Cantones intervenidos a nivel nacional


RESULTADO
2007 -- --


2008 226 --


2009 100 51


Organizaciones sociales fortalecidas


RESULTADO
2007 -- --


2008 93 123


2009 59 85


Recursos invertidos


RESULTADO
2007 5.100.000 2.185.992


2008 5.600.000 10.820.679


2009 12.080.712 5.791.424,38




2. (Programa) “Nutriendo
el Desarrollo”


”Nutriendo el Desarrollo” es (un proyecto) una
iniciativa piloto que se inició en el año 2007,
impulsada por el Ministerio de Coordinación
de Desarrollo Social a través de la Subsecreta-
ría de Gestión de Programas y Proyectos Socio
Productivos. Su obietivo es el meioramiento de
los ingresos y calidad de vida de los pequeños
productores de leche.


El Programa promueve la asociatividad de los
pequeños productores, capacitación, asistencia
técnica y acceso a créditos.


2.1 Objetivos Generales:


° Inclusión económica de los pequeños pro-
ductores de leche a la cadena de compras
públicas del Gobierno Nacional.


° Fomento a la artici ación de torma asocia-p
da en la generación de valor de la leche (in-
dustrialización).


2.2 Objetivos Específicos:


° Fomentar la producción local de leche para
abastecer a los programas de alimentación
del Gobierno Nacional.


° Incrementar el nivel de ingresos de los pro-
ductores de leche y meiorar la calidad de su
producto.


° Garantizar la oterta local para los programas
de alimentación escolar.


A través de ”Nutriendo el Desarrollo”, el Ministe-
rio de Coordinación de Desarrollo Social vincu-
la a las organizaciones que requieren leche (los
programas sociales) con los oterentes (los pe-
queños productores organizados en gremio) y las
organizaciones de apoyo (MAGAP, CFN, BNF),
anteriormente desarticulados, para desarrollar
sinergias en beneticio de los pequeños producto-
res y los grupos vulnerables de la población que
reciben las raciones alimenticias.


2.3 Estrategias


Los pequeños productores de leche se organizan
en asociaciones e instalan centros de acopio co-
munitarios para vender la leche directamente a
los procesadores y eliminar la intermediación.


Son los propios ganaderos quienes, a través de
la empresa perteneciente a su gremio, procesan
la leche cruda y elaboran la leche en polvo que
constituye la materia prima con que se elabora la
ración diaria de desayuno escolar y de otros pro-
gramas de alimentación del Gobierno Nacional.


2.4 Población Beneficiaria


° Pequeños productores de leche ubicados
preferentemente en los quintiles l y 2 de po-
breza.


° Un millón trescientos mil niños y niñas que
recibirón desayuno escolar durante doscien-
tos dias del año.


° lvluieres embarazadas, lactantes, personas
con discapacidad y ancianos que reciben ra-
ciones de los programas de alimentación del
gobierno.


2.5 Metas


° El 100% de la leche utilizada por los progra-
mas de alimentación del gobierno es produ-
cida por pequeños productores.


° Satistacer la demanda de leche de los pro-
gramas de alimentación escolar.


° Mil setecientos noventa y nueve (l .799) pe-
queños productores asociados, tortalecidos y
vinculados en condiciones de equidad a la
cadena de compras públicas del Gobierno
Nacional.


2.6 Enfoque


° El proyecto utiliza un enfoque de cadena que
permite analizar la integralidad del proceso,
desde la provisión de insumos hasta el con-
sumo tinal




Tabla 1
Logros del programa


Productores deleche 600 a 1421 1.973 1.799
Producción (en litros de leche) 1'716.700 21'773.872 16'980.471
Productores de leche capacitados -- 981 455


FUENTE: Programa Nutriendo el Desarrollo, octubre 2009




3. Fondo de inclusión social


EI Fondo de Inclusión Social ha sido creado para
apoyar y fortalecer el desarrollo de capacidades
emprendedoras y competitivas entre los peque-
ños productores y microempresarios, mediante
Ia coordinación de diferentes entidades y pro-
gramas calificados, tanto los actualmente activos
como los que se encuentran en fase de inicio,
cuya labor se enmarque en el sistema de fomen-
to y fortalecimiento a microempresas, pequeños
productores y grupos asociativos.


EI "Fondo de Cofinanciamiento no Reembolsable
de Negocios Sociales Inclusivos” (FONINCLU-
SION) fue creado por el gobierno del Ecuador
en marzo del 2008, como parte de la estrategia
de acción social que implementa el Ministerio de
Coordinación de Desarrollo Social (MCDS) a fa-
vor de los microempresarios y pequeños produc-
tores que trabaian baio modalidades asociativas.
EI FONINCLUSION es gestionado por tres en-
tidades: el Banco Interamericano de Desarrollo
(BID), como organismo financiador; la CORPEI,
como entidad eiecutora y el Ministerio de Coor-
dinación de Desarrollo Social, como contraparte
gubernamental.


EI Ministerio de Coordinación de Desarrollo So-
cial (MCDS) tiene también, entre sus obietivos
estratégicos, el de diseñar y articular una politica
de inclusión económica y un programa nacional
para articular a micro unidades productivas en
cadenas de alto potencial, así como en cadenas
de compras públicas. Con el fin de fortalecer y
proveer financiamiento al Programa de Fomento
de Programas de Inclusión Económica con Énfa-
sis en Negocios Inclusivos, el MCDS suscribió, el
l4 de mayo del 2009, un convenio de coope-
ración interinstitucional con la Corporación de
Promoción de Exportaciones e Inversiones (COR-
PEI) y el Programa Nacional de Finanzas Popu-
lares, Emprendimiento y Economía Solidaria. EI
Programa de Inclusión Económica con Énfasis en
Negocios Inclusivos se divide, para efectos del
convenio, en los siguientes programas:


° Programa de Emprendimientos Populares, y
° Programa Fondo de Inclusión.


3.1 Objetivos del Fondo de
Inclusión Social


° Apoyar técnica y financieramente los pro-
yectos de desarrollo local que fomenten Ia
productividad de redes organizadas o por
organizarse y que precisen apoyo para de-
finir planes de comercialización, mercadeo,
negocios, etc. en su parte de pre inversión.


° Promover el desarrollo de capacidades pro-
ductivas y/o laborales de las micro y peque-
ñas unidades de producción de bienes y ser-
vicios.


° Financiar activos productivos y tecnológicos
de micro productores


3.2 Objetivos específicos del
Fondo de Inclusión Social


° Apoyar en la implementación y desarrollo de
estrategias de negocios inclusivos, articula-
ción productiva, apertura de nuevos merca-
dos y profundización de los existentes.


° Apoyar la contratación de asistencia técnica,
capacitación, transferencia de tecnologia e
innovación.


° Contribuir al equipamiento productivo de los
grupos beneficiarios


° Poner a disposición de los microempresarios
una oferta integrada y complementaria de
capacidades y recursos de distintas institu-
ciones, generando economías de escala, sin
aumentar los costos de transacción.


° Contribuir a generar una próctica de traba-
¡o coniunto entre distintas instituciones que
implementan programas de apoyo al sector.


3.3 Componentes


° Pre-inversión
° Desarrollo de capacidades productivas
° Fortalecimiento de la capacidad de gestión


de entidades calificadas




3.4 Beneficiarios


Microempresas rurales y urbanas, y pequeños
productores organizados en modalidades co-
lectivas tales como redes, asociaciones y grupos
asociativos.


3.5 Actividades financiables


° Preparación y/o meioramiento de proyectos
° Desarrollo de capacidades productivas y la-


borales mediante procesos de formación y
capacitación de caracter integral


° Asesoria técnica en procesos, producción,
emprendimiento, gestión empresarial, ges-
tión de la información, gestión tecnológica,
gestión de mercados, asociatividad, gestión
de calidad, inocuidad, gestión logística.


° Transferencia tecnológica
° Pasantías de observación a experiencias na-


cionales e internacionales


inclusión económica:


Base de la
pirámide


- ¡sia


° Financiamiento de activos productivos y tec-
nológicos (equipos, sistemas, herramientas e
infraestructura productiva básica)


3.5.1 Cobertura geográfica


° Todas las provincias del país excepto Ga-
lópagos.


3.5.2 Financiamiento


El Fondo de Inclusión Social cuenta con un pre-
supuesto de USS 645.000, compuesto por apor-
tes del Banco Interamericano de Desarrollo (USS
450.000) y de la entidad eiecutora CORPEI (USS
195.000). Estos tondos serón eiecutados por el
Programa Nacional de Finanzas Populares, Em-
prendimiento y Economía Solidaria que, en su
primera etapa, pone éntasis en siete cadenas o
sectores clave: maíz, cacao, lacteos, hierbas aro-
móticas, hortalizas, aií y turismo.


CADENAS PRODUCTIVAS


Empresas u.‘


.. AGRO-INDUSTRIAS
C v AGRO EXPORTADORAS


COMPETITIVAS v
SOCIALMENTE
RESPONSABLE '




3.5.3 Principios de operación del Fondo


Los proyectos son presentados exclusivamente
por entidades o programas previamente califica-
dos que actúan como contrapartes. Las entida-
des o programas calificados pueden ser públicos
o privados. Entre los primeros se encuentran mi-
nisterios como el MAGAP, MlES, MIC, MINTUR
y programas como el CADERS y IEPS, así como
los conseios provinciales y municipios. Entre las
entidades privadas se cuentan las agencias de
desarrollo regional, organizaciones no guberna-
mentales, empresas ”ancla”, gremios empresa-
riales y la cooperación internacional (GTZ, SN\/,
USAID y otras).


3.5.3.1. Monto y plazo


° Cofinanciamiento maximo por proyecto:
USD 50.000


° Cofinanciamiento móximo de hasta USD
i .200 por unidad económica beneficiaria


° Plazo maximo de eiecución: 12 meses


La contraparte financiera debe aportar un 30%
del presupuesto total del proyecto en los conside-
rados "territorios vulnerables”: Bolívar, Carchi y
Chimborazo, en la Sierra; Manabí y Santa Elena
en la Costa; Napo, Orellana, Sucumbíos, Pasta-
za, Morona Santiago y Zamora Chinchipe, en el
Oriente. La contraparte debe aportar un 50% en
los demós territorios


3.5.3.2. Co-pago de beneficiarios


Los beneficiarios directos aportan un co-pago
mínimo en efectivo sobre el valor aportado por
la contraparte.


3.6 Focalización


Para postular a recursos del Fondo, los proyectos
deben especificar su direccionamiento en térmi-
nos de territorio, cadenas productivas, negocios
inclusivos, u otros parómetros similares.


4. Programa de provisión
de alimentos


El Ministerio de Inclusión Económica y Social
(MIES) creó el 27 de noviembre del 2008 el Pro-
grama de Provisión de Alimentos (PPA) para sus-
tituir operativamente al Programa Mundial de Ali-
mentos (PMA). El PPA proveerá a los ministerios
del órea social una instancia de control directo
de las compras y dotación de alimentos para los
programas sociales ”Aliméntate Ecuador” del
Ministerio de Inclusión Económica y Social, ”Pro-
grama de Alimentación Escolar” (PAE) del Minis-
terio de Educación y ”PANN 2000” del Ministerio
de Salud.


El Gobierno Nacional, en cumplimiento de un
precepto constitucional, busca reactivar la pro-
ducción nacional, meiorar las redes de comer-
cialización y promover un mayor valor agregado
para los productos ecuatorianos.


El Estado compra los alimentos a través de con-
cursos abiertos que forman parte del sistema de
compras públicas. Los interesados deben regis-
trarse en el RUP (registro único de proveedores).
En las ferias, por otra parte, los productores tie-
nen la oportunidad de ofertar sus productos en
subasta, una nueva modalidad del sistema de
compras públicas que permite tomar en cuenta
el precio y la cantidad requerida del producto
para satisfacer las necesidades de los programas
sociales.


4.1 Objetivo


Promover el nuevo enfoque de "economía popu-
lar y solidaria" para fortalecer las iniciativas pro-
ductivas de los sectores económicos mós vulne-
rables, y a fin de que los pequeños productores
asociados puedan ofertar la gramínea a precios
iustos y solidarios.


4.1.1 Población beneficiaria


Las asociaciones legalmente constituidas, para lo
cual deben estar inscritas en el Registro Unico de




Contribuyentes (RUC) y en el Registro Único de
Proveedores (RUP).


4.1.2 Productos a ser adquiridos a través
de compras públicas


El Estado, al momento de comprar alimentos,
realiza un concurso abierto a través del sistema
de compras públicas. Se han adquirido produc-
tos agrícolas tales como el arroz y granos secos,
y productos industrializados, como fideos, azú-
car, sal, atún, sardinas y productos fortificados
como galletas y granola en barras. La calidad de
los mismos se determina según normativas del
INEN. El programa de adquisiciones se basa en
la transparencia, eficiencia y garantía de pago a
los proveedores locales.


5. Proyecto “Seguridad
alimentaria y nutricional”


PROSAN


La soberanía alimentaria constituye un obietivo
estratégico de la sociedad ecuatoriana por lo
que el Estado la debe promover (Art. 13 de la
Constitución). Ademas, según el artículo 281 de
la Constitución el Estado debe garantizar que
las personas, comunidades, pueblos y naciona-
lidades alcancen la autosuficiencia de alimen-
tos sanos y culturalmente apropiado de forma
permanente, para lo cual habrá de fortalecerse
el desarrollo de organizaciones y redes de pro-
ductores y consumidores, así como las de pro-
cesamiento, comercialización y distribución de
alimentos en el marco de un comercio iusto,
solidario y sustentable, que garantice la relación
equitativa entre el campo y la ciudad, e impida
practicas monopó ¡cas y la especulación con los
alimentos.


Para dar cumplimiento al precepto constitucio-
nal es necesario apoyar a las pequeñas y me-
dianas unidades de producción comunitarias y
de la economía social y solidaria; proteger al


sector alimentario y pesquero nacional; realizar
investigación científica y desarrollo tecno ógico y
biotecnológico desde un enfoque agro ecológi-
co; dictar normas de bioseguridad; eiecutar po-
íticas redistributivas y para el acceso al agua, a
la tierra y a otros recursos productivos; asegurar
la preservación y recuperación de la agro biodi-
versidad y de los saberes ancestra es; promover
el intercambio libre de semillas, así como un en-
torno saludable para la producción de anima-
les destinados al consumo humano; impulsar el
desarrollo de redes de producción, distribución,
comercialización y consumo de alimentos, ase-
gurando la equidad entre los sectores urbano y
rural.


FAO prestó apoyo a la preparación de estrate-
gias de seguridad alimentaria en la región. Las
estrategias proponen establecer alianzas entre
todas las entidades responsables de combatir el
hambre y que abarcan las diversas facetas de la
seguridad alimentaria en los ómbitos nacional,
local y de los hogares. Se centran en la produc-
ción y el comercio de alimentos y el acceso a
éstos, y en vincular entre si a los programas y
actividades que tienen relación con la nutrición,
la salud, la educación y sectores conexos. De-
terminan las necesidades de inversión, reforma
institucional y aiuste de políticas, e incluyen la
propuesta de una estrategia para la movilización
de recursos.


De acuerdo a datos de la FAO, el 85% de los ali-
mentos que consume la población proviene bó-
sicamente de pequeños productores nacionales.
Esta producción de bienes, considerados basicos
para la alimentación, ha mantenido una tenden-
cia creciente con solo leves caídas temporales
del volumen producido como consecuencia de
fenómenos naturales.


Si bien el país es autosuficiente en la produc-
ción y disponibilidad de alimentos, el acceso a
los mismos depende directamente del ingreso
familiar, y es éste el principal problema dada la
inequidad que existe en la distribución del ingre-
so y las limitaciones del mercado laboral, lo que
consecuentemente se traduce en una inequidad
en el consumo.


La mayor parte de los planes de gobierno han
contemplado políticas sobre seguridad alimenta-
ria (no así sobre soberanía alimentaria), pero sin




una visión integral ni multisectorial. Pueden men-
cionarse las siguientes politicas y programas en
apoyo a la seguridad alimentaria implementadas
en el Ecuador:


° Programas y estrategias de reducción de la
pobreza


° Proyecto de Modernización del Sector Agro-
pecuario (PROMSA)


° Programa Especial de Seguridad Alimentaria
(PESAE)


° Programa "Nuestros Niños”


° Programa Nacional de Alimentación y Nutri-
ción (PANN 200o).


Ademas, en el país se han llevado a cabo foros
y eventos para promover el tema de Ia seguridad
alimentaria y su institucionalización. No obstan-
te, Ios programas y las actividades desarrolladas
no han pasado de ser acciones dispersas y desar-
ticuladas, sin una visión sistémica y, consecuen-
temente, no aportaron significativamente al logro
de cambios en la situación, como lo evidencian
las brechas que todavía subsisten en los ómbitos
económico y social.


5.1 Áreas de intervención


Los ministerios MCDS, IVlIES, IVIAGAP y SENPLA-
DES de Ecuador seleccionaron cuatro provincias
para participar en el proyecto regional: Imbabu-
ra, Bolívar, Chimborazo y Loia. Los criterios para
seleccionarlas fueron: alta concentración de po-
breza, alta prevalencia de desnutrición crónica
infantil, diversidad étnica, presencia institucional
pública con proyectos y programas en proceso y
prioridad de los ministerios.


La composición étnica de Ia población es varia-
ble en las cuatro provincias, siendo Ia provincia
de Imbabura Ia que presenta mayor diversidad
étnica. La incidencia de la extrema pobreza de
consumo es del 23,9% (SllSE, 2008), y su índice
de desnutrición crónica infantil es de 32,34%. Los
programas sociales más importantes del Ecuador
estan presentes en las cuatro provincias, aunque


varia la cobertura de una provincia a otra, salvo
la del Programa Alimentario y Nutricional Nacio-
nal (PANN 2000) que proporciona una cobertura
similar en las provincias de Imbabura, Bo ívar y
Loia.


Con relación a los recursos provenientes de Ia
cooperación internacional, la provincia de Imba-
bura es la que más ha recibido para saneamien-
to y servicios de salud (algo mas de 49 millones
de dó ares). Chimborazo recibe recursos para la
agricultura y producción rural por mas de 12 mi-
Ilones de dólares. Loia, por su parte, es la que
mas recursos ha recibido para Ia agricultura, fo-
mento y asociatividad, por un monto aproximado
de 28 millones de dólares. La información sobre
Ia provincia de Bolívar no puede determinarse
por estar inserta entre los proyectos a escala na-
cional.


Este balance permite constatar que el problema
tiene dimensiones diferentes en cada provincia,
por lo que las estrategias de intervención tema-
tica deberían también diferenciarse entre una
provincia y otra, lo que podría corroborarse al
efectuar los estudios pertinentes en cada una de
las provincias al momento de iniciarse las opera-
ciones del proyecto. Los criterios cualitativos de
selección utilizados por las instituciones coinci-
den con este breve ana isis, Io que permite con-
cluir que las provincias guardan el nivel de repre-
sentatividad deseado para este tipo de proyecto.
La información anterior demuestra la necesidad
de consolidar la política alimentaria y de coordi-
nar acciones entre diferentes instituciones, pues
Ia seguridad alimentaria es un tema multisecto-
rial y es, por tanto, evidente la necesidad de una
buena articulación y coordinación interinstitucio-
nal. De las cuatro provincias elegidas, Chimbo-
razo constituye un caso muy especial, pues en
ella convergen una gran diversidad de institucio-
nes y ONG que no actúan de forma coordinada.
Debería eiecutarse un eiercicio de articulación
y coordinación interinstitucional, pues en esta
provincia existen ingentes recursos de Ia coope-
ración internacional y del gobierno, distribuidos
en mútiples programas y proyectos que no son
eiecutados de forma coordinada.


En las otras tres provincias el componente nacio-
nal, además de desarrollar una acción metodo-
ógica articuladora, llevara a cabo intervenciones




territoriales a través de acciones y proyectos des-
tinados a superar los altos niveles de desnutrición
crónica prevalecientes.


5.2 Población objetivo


La población obietivo del componente nacional
del proyecto se estimó en 5.821 familias en si-
tuación de extrema pobreza, pertenecientes a las
poblaciones indígena y mestiza de la Sierra An-
dina, localizadas en areas rurales y urbanas de
las provincias de Imbabura, Chimborazo, Bo ivar
y Loia. Dada la prevalencia de la pobreza y la
desnutrición crónica infantil en la Sierra, es com-
prensible que esta población presente un mayor
grado de vulnerabilidad a las crisis alimentarias y
requiera, por tanto, una acción efectiva por par-
te de los programas sociales y de fomento pro-
ductivo. El desafío consiste en conseguir que este
segmento de la población logre incorporarse a
los procesos productivos, acceda al empleo y a
buenos salarios, y cuente en general con meiores
oportunidades que, en coniunto, conduzcan a
meiorar el estado nutricional de la familia.


El nivel de cobertura mencionado constituye
una primera aproximación que debera aiustarse
una vez que en cada provincia se lleve a cabo
el proceso territorial y participativo, con lo que
podra determinarse de manera definitiva la can-
tidad de beneficiarios directos, y contar con una
cuantificación aproximada de los beneficiarios
indirectos. Se tomara en cuenta ademós la lista
de beneficiarios directos a nivel de cantones, pa-
rroquias y comunidades mediante el SELBEN que
orientaró con mayor exactitud los espacios de
focalización territorial del componente nacional
(un espacio territorial/provincia).


El énfasis puesto sobre las familias en situación
de extrema pobreza no significa que serón exclui-
das de los beneficios del proyecto otras familias
pobres. Éste abarcaró espacios no contemplados
por los programas nacionales en temas especí-
ficos tales como el fomento productivo, la aso-
ciatividad y la vinculación a los mercados. Otro
tipo de familias con diferentes activos humanos
y sociales participaran también en la cadena de
transferencia de tecnología entre micro-zonas,
parroquias, cantones y provincias. También seran


beneficiadas las instituciones públicas y los diri-
gentes de programas nacionales, a nivel nacio-
nal y local, a los que se capacitará en las diferen-
tes actividades del componente nacional, como
parte del proceso de formulación del Programa
Nacional para la Seguridad Alimentaria y Nutri-
cional.


La población participara en los procesos de ca-
pacitación, revisión del marco po ítico, iurídico,
e institucional y en la planificación. intervendrán
las instituciones involucradas en la Agenda So-
cial del Gobierno Nacional, gobiernos locales,
asociaciones de campesinos, movimientos in-
dígenas, gremios y sindicatos, organizaciones
de muieres y ¡óvenes presentes en los territorios
identificados, asi como el sector privado, ONG,
universidades y escuelas politécnicas. Apoyarón
también con sus iniciativas locales las organiza-
ciones del movimiento indigena, tales como la
Confederación del Movimiento Indígena de la
Provincia de Chimborazo (COIVlICH) y el Conse-
¡o de Desarrollo de las Nacionalidades y Pueblos
del Ecuador (CODENPE), ONG tales como SNV,
TRIAS, IICA, Intercooperación y las agencias co-
operantes externas como la Cooperación Japo-
nesa, Suiza, Belga, el PlVlA, la OMS y la AECI,
mediante convergencia con los proyectos que
financian.


Para definir las intervenciones en las provincias
se utilizaró un sistema de planificación para el
desarrollo territorial y participativo, que parte del
diólogo y la articulación social para el logro de
acuerdos y consensos con equidad de género.
Con ello se pretende generar los planes territoria-
les de SAN en el contexto del desarrollo territorial
e identificar diferentes iniciativas de proyectos.


5.3 Duración del proyecto.


La duración del proyecto de seguridad alimen-
taria es de 36 meses a partir de diciembre del
2008.


5.4 Componentes


íti-° Garantizar la institucionalidad de las po
cas de seguridad alimentaria.


° Reforzar la sensibilidad y movilidad social.




Apoyar la implementación del sistema de
monitoreo y evaluación.
Formular e implementar políticas exitosas
para combatir el hambre.


5.5 Financiamiento


USD 2.3 millones


6. Conclusiones
y Recomendaciónes


La economía solidaria no debe ser conside-
rada como un ”sector” mas de la actividad
económica, sino como una ESTRATEGIA
para abarcar al coniunto de los actores eco-
nómicos y sociales de una localidad, una
región, un país, un coniunto de países y
también a nivel mundial, con el propósito de
construir una nueva economía, no basada en
la competencia individualista que busca una
óptima tasa de ganancia, sino basada en el
principio de COMPARTIR beneticios y co-
nocimientos, cada vez mós equitativamente
para, en coniunto, satistacer las necesidades
basicas y crecer en solidaridad.


Promover la capacitación, la tormación y la
acción ciudadana para un desarrollo local
articulado alrededor de la solidaridad y que
potencie la cooperación y las manitestacio-
nes culturales.


Optimizar los recursos, capacidades y siner-
gias locales, y dar seguimiento a los factores
externos. La estrategia debe partir de lo local,
e interconectar sucesivamente a los niveles
regional, nacional, latinoamericano y global.


Desarrollar la vocación de contribuir al de-
sarrollo del gobierno local (municipalidades,
gobiernos regionales, gobierno central), a
través de planes integrales de desarrollo lo-
cal y regional articulados, negociados, con-
certados e implementados con una perspec-
tiva responsable y solidaria.


Para iniciar o fortalecer estos procesos es
posible trabaiar con pequeños tondos que,
bien utilizados, pueden generar y potenciar
electos multiplicadores para impulsar proce-
sos de desarrollo solidario.


El Programa "Nutriendo el Desarrollo" esta’
cumpliendo con las metas propuestas: to-
mentar la producción local y promover la
asociatividad de los pequeños producto-
res ubicados en el quintil l y 2 de pobreza
y garantizar el acceso al mercado. De esta
manera, ha contribuido al meioramiento del
nivel de ingresos y la calidad de vida de la
población beneticiaria.




7. Bibliografía


CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE IA REPÚBLICA
DEL ECUADOR. 2008


CABARERA, Yolanda, Estrella y Otros. Enero
2009. ”Prospectiva Estratégica con escenarios
para la formulación de políticas de soberanía
y seguridad alimentaria en el Ecuador 2009-
20l2".


FAO. 2008 Proyecto Regional para Aumentar
los Impactos de las Políticas Públicas en la erra-
dicación de la pobreza extrema, el hambre y la
desnutrición crónica.


MARTÍNEZ, Juan Pablo. 2002. ”Los Obietivos del
Milenio en el Ecuador, aristas y precisiones para
agua y saneamiento".


PRODER. ”lntorme preliminar de gestión del Pro-
grama Nacional de Desarrollo Rural Territorial”
PRODER. agosto 2007 — Mayo 2009".


PROLOCAL. "Intorme de gestión del Proyecto de
Erradicación de la Pobreza y Desarrollo Rural Lo-
cal”. Junio 2002 — Agosto 2007.


Programa Nutriendo el Desarrollo. Ministerio de
Coordinación de Desarrollo Social 2009.


SCHETJMAN. J y Berdegué A. 2003 "Learning
through E-networks and Related M&E Issues".


SIISE (Sistema Integrado de Indicadores Sociales
del Ecuador). 2008.


ORTIZ, Humberto. ”Economia Popular, Econo-
mía Solidaria tuerza para el desarrollo Humano
en el Perú y en el Sur del Mundo".


PEREZ, Juan, Etxezarreta E. y Guridi Luis. 2008
”áDe qué hablamos cuando hablamos de eco-
nomía social y solidaria? Concepto y nociones
a tines".




CAPÍTULO XIII
LOS SUBSIDIOS Y EL CONTROL DE PRECIOS


Lo respuesTo del Estado onTe eI olzo de precios
y los lecciones aprendidos


¿Ïfir/á ¿gg/fluíáz
Dirección de Análisis e Investigación


Ministerio de Coordinación de Desarrollo Social






INTRODUCCIÓN


La importancia de los
subsidios en la economía


de producción


j/ ubsidio es el gasto o exoneración que
realiza un Gobierno, en dinero o es-
pecie en beneficio de empresarios o


consumidores sin que el Gobierno reciba una
compensación equivalente. El propósito del sub-
sidio es que un bien sea más asequible para los
consumidores, o para aumentar los rendimientos
de los capitalistas enfocados, lo cual conduce a
una mejora en la calidad de vida de los benefi-
ciarios".


"La distribución de la riqueza puede ser canaliza-
da desde el sector público hacia las poblaciones
mas vulnerables y con menor riqueza causando
un gran impacto sobre el nivel económico de


estos agentes. El Estado canaliza estos recursos
mediante políticas de subsidios directos y el gasto
social que son importantes actividades redistribu-
tivas para mejorar el bienestar social y dotar de
servicios básicos sin condicionantes a la pobla-
ción pobre.


”Los subsidios o subvenciones que el Gobierno
otorga a los productores son más frecuentes en
los países desarrollados y en productos agríco-
las. En esta política de Gobierno existen dos ele-
mentos que están presentes: en primera instancia
el Gobierno busca incrementar el nivel de vida
de la población a través de la subvención a la
producción de un bien determinado, y en segun-
da instancia, el Gobierno busca incrementar la
competitividad de un determinado sector en el
mercado local. A nivel internacional, los países
asumieron compromisos de aplicación de apoyos
a la producción a través de la de las reglas de
la Organización Mundial del Comercio (OMC) ”.


Carol Chehab
"Análisis del levantamiento de Ia línea de base


que permita el monitoreo y seguimiento de
la implementación del Decreto Eiecutivo No


1137 YMANDATO No 16
Programa Socio Siembra”




1. El subsidio de la harina
y sirvió para retomar el tema de Ia seguridad ali-
mentaria de las naciones. Entre los productos de
mayor demanda estuvieron el arroz, el maíz, el
trigo y Ia soya. Se sumaron a esta a|za productos
agrícolas como urea, potasio, tostato, etc. En el


1.1 Antecedentes e implementación


El a|za de precios en los alimentos, principalmen-
te en el año 2008, causó alarma a nivel mundial


Grótico l se puede apreciar el comportamiento
del precio del trigo a nive| internacional.


En Ecuador Ia tendencia del precio de Ia hari-
na por kilogramo (Grótico 2) mantenía un valor


Gráfico 1
Precios Internacionales de trigo, Diciembre 2007 a Diciembre 2008


500 _.. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . ..


450


A. 400
(I? f
in!n‘ 35o \l»
(D
q, 300
D


200


150 . . . . . .
l\ OO E!) oo ® OO t!) oo OO d) c!) oo OO
Q Q Q Q Q Q Q Q Q Q Q Q Q
.9 C D " E 0 .9 .9 "" "" “‘ > .9D “J i’ É g g g E, É, c? ó’ 2 O


Fuente: Fondo Monetario Internacional (FMI). International Financial Statistics.
Elaboración: Dirección de Información socioeconómica del Sector Social


Gráfico2
Precio de Trigo (Harina) USD/Kg. Ecuador. Julio 2006 I Julio 2008 USD/kg.


2,1
11


1,9 fi1,7
/1,5


/1,3 í


1,0


0,9 - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - --


0,7


0,5 l . . l . . l l . l l . . . . . l l l l . . l l
(.0 <0 <0 (D ‘.0 (O N I\ I\ lx I\ I\ N IN I\ I\ I\ I\ ® oo oo Q Q co É
Q (3 Q Q (3 Q Q Q (D Q Q Q Q C3 Q Q (3 Q C (D Q Q Q Q Q


2553;sfisgggsáegsssñágggs:
Fuente: Food and Agriculture Organization (FAO)


Elaboración: Dirección de Información Socioeconómica del Sector Social




constante desde ¡ulio de ZOOÓ, pero comienza a
ascender a partir de octubre de 2007.


Con el alza de los precios de la harina de trigo
no se hizo esperar el aumento en los de alimen-
tos derivados de este producto como pan, tideo,
pastas. Lo mismo sucedió con otros insumos: le-
vadura, manteca o margarina, huevos, suman-
dose también un componente especulativo. El


Grótico 3 presenta el precio del pan (kg) según
monitoreo del Instituto Nacional de Estadísticas y
Censos (INEC).


Preocupado por el incremento del precio del
pan —producto de mayor consumo y bósico de
la canasta tamiliar—, el gobierno nacional creó el
”pan popular” de 50gramos y tiió su precio en
iO centavos.


Gráfico 3
Precio del pan


Precio de Pan (Kg)


2,40


2,20


2,00


A 1,80
e
O
.5 1,60
d:
L.


0- 1,40


1,20


1,00 e e e
413.0%h>sc—o<-'*-'>_9c1>.oh=->sc-o‘-'*-'>_9a>.ofi&g2g232g82o¿&32g2%gg82oa2


2007 2008 2009


Fuente: Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (INEC)
Elaboración: Dirección de Información socioeconómica del Sector Social


Adicionalmente, como estrategia para contener
el aumento no solo del pan sino de otros produc-
tos derivados de la harina de trigo, ademas de
cumplir con el mandato constitucional del ase-
guramiento alimentario del país —mediante los
Decretos Eiecutivos N” i200 y i457, de lO de
¡ulio y 28 de octubre del 2008 respectivamente—,
estableció el subsidio a la harina de producción
nacional y a la importada de Argentina para el


periodo comprendido entre el iO de ¡ulio de
2008 y el 9 de enero de 2009. El subsidio consis-
tió en tiiar los precios de las harinas con el sector
molinero con el tin de estabilizar los precios de
los productos derivados de este cereal.


La Tabla l, que aparece más adelante, permite
apreciar que alrededor del 83% de la participa-
ción de ese sector en el mercado se concentra en
tres grupos molineros.




r2. Focalizaci n
y distribución


Para faciliiar Ia comercialización y distribución de
Ia harina subsidiado se Irabaió coniuniamenie
con el secior molínero en sus redes de distribu-
ción a fin de poder ofrecer el producIo a Ia po-
blación a |os precios oficiales.


Con ‘ral obieiivo se imporiaron 39.000 TM de
harina argentina, que fueron coniraiadas a Iravés
del Banco Nacional de Fomenio (BNF) en marzo
de 2008. Su repartición se basó en Ia cuoia de
mercado que Ia industria molinera ecuatoriana
había Ienido en |os dos últimos años: una disiri-
bución global de 65.700 sacos de 50 kg men-
suales.


Tabla 1
Participación en el mercado nacional de harina de trigo


INDUSTRIAL MOLINERA 27 27


GRUPO SUPERIOR 21 48


GRUPO MODERNA 15 63


MOLINO ELECTRO MODERNO 12 75


MOLINOS DEL ECUADOR


MOLDOR 8 83


MOLINOS POULTIER — Latacunga 7 90


LA INDUSTRIA HARINERA 3 93


MOLINOS MIRAFLORES 2 95


FALIMENSA 1 96


MOLINOS ROYAL — Quito 1 97


MOLINO SAN LUIS — San Gabriel 1 98


MOLINOS FÉNIX — Riobamba 1 99


MOLINOS CATEDRAL — Ambato 1 100


Fuente: Ministerio de Productividad 2007-2009


Existen dos Tipos de subsidios:


- Harina nacional (85% del mercado):
Subsidio general a Iodas las panaderías.
Reciben harina producida por |os molíneros
nacionales con quienes se acordó un precio


de USS 35 por saco en Iodo el país y por Ia
que, en un primer momenio (duranie |os Ires
primeros meses), recibieron un subsidio de
USS 7,5 por saco que, posieriormenie, fue
de US 55,8 en |os Ires meses resianies.


’ Se definió como panaderías pequeñas a aquellas cuyo consumo mensual de sacos de harina no superaron los 30
sacos.




Gráfico 4
Esquema de funcionamiento del subsidio de la harina


BNF Verificación MCDS
de


panaderías
"—* Elabora""" Lista de


Beneficiarios
Harina J


Argent" a Desembolso
por subsidio


Industria Molinera


Harina Nacional
Harina Argentina 535


s22 .‘HCPequeños
panaderos


Panaderos
en general


Público
Pan 10 centavos


Fuente: Ministerio de Coordinación de Desarrollo Social (MCDS)
Elaboración: Dirección de Información Socioeconómica del Sector Social




- Harina Argentina (15% del mercado):
Subsidio Orientado a pequeñas panaderíasl,
a las que se distribuye la procedente de Ar-
gentina a USS 22, asumiendo el Estado un
subsidio de lO dólares por saco aproxima-
damente, incluida la distribución, valor que
es entregado a la industria a través del BNF.


En el funcionamiento del subsidio de la harina
argentina intervinieron el BNF, que tue la institu-
ción encargada de realizar la importación y en-
trega a la industria molinera, y el Ministerio de
Coordinación de Desarrollo Social (MCDS), res-
ponsable de la localización del subsidio median-
te la depuración y clasificación de la información
de panaderos provista en primera instancia por
la industria molinera y el BNF y, posteriormente,
mediante solicitudes presentadas por los gremios
del ramo. La lista tue sometida a verificación
para luego decidir la nómina oticial de beneficia-
rios del subsidio asignóndose, mediante cupos,
un determinado número de panaderos a cada
industria molinera.


Cada panadero beneficiario tiene asignados,
como maximo, 30 sacos al mes. Se dio tlexibi-
lidad a la industria para que pueda entregar los
sacos sobrantes o no requeridos a otros beneti-
ciarios que los solicitaron, hasta completar este
cupo.


Entre ¡ulio de 2008 y mayo de 2009 el subsidio
benetició a 8.046 panaderos pequeños.


Tabla 2
Pequeños panaderos beneficiados por el subsidio


de la harina hasta marzo 2009


Provincia Total


AZUAY 837


BOLÍVAR 142


CAÑAR 15o


CARCHI 138


CHIMBORAZO 689


COTOPAXI 224


EL ORO 253


ESMERALDAS 80


GALÁPAGOS 14


GUAYAS 1.108


IMBABURA 467


LOJA 182


LOS RÍOS 129


MANABÍ 403


MORONA SANTIAGO 26


NAPO 48


ORELLANA a


PASTAZA 32


PICHINCHA 2.186


SANTA ELENA 183


SANTO DOMINGO DE LOS


TS ÁCHILAS 96


SUCUMBÍOS 47


TUNGURAHUA 580


ZAMORA CHINCHIPE 24


Total general 8.046


Fuente: MCDS.
Elaboración: Dirección de Información socioeconómica del


Sector Social




3. Fases y costos del
subsidio


La implementación del subsidio tuvo tres etapas.
Una primera fase, entre septiembre de 2007 y
marzo de 2008, en Ia que se tiió el precio de
venta al público con Ia industria molinera en USS
22 el saco, un precio diterente del de las siguien-


tes tases que le costó a| Estado USS 30.046.019
por 2.686.645 de sacos entregados.


La segunda tase corresponde a Ia distribución
de Ia harina argentina subsidiado por el BNF,
que entregó 276.640 sacos a un costo de USS
2.370.805.


Finalmente, en Ia tercera etapa se estableció el
Decreto y, desde ¡ulio de 2008 hasta abril de


Tabla 3
Costo total del subsidio de la harina de trigo


Septiembre 2007 a marzo 2009


PRECIO DE
costo ,


COMPRA PVP NUMERO MONTO
TIEMPO h . subsidio(sacos de 50 arma DE SACOS SUBSIDIO


x saco
k9)


FASE l: PRECIO FIJADO CON


MOLINO


Septiembre 2007 25,5 22 3,5 98.372 344.302


Octubre a diciembre 2007 32 22 10 1.486.785 14.867.850


Enero - febrero 2008 35 22 13 705.701 9.174.113


Marzo 2008 36,3 22 14,3 395.787 5.659.754


TOTAL ETAPA 1 2.686.645 30.046.019


FASE 2 (BNF)


Abril — junio 2008 (arg)


TOTAL ETAPA 2 26,41 22 8,57 276.640 2.370.805


FASE 3 (DISTRIBUCIÓN A


TRAVÉS DE MOLINOS)


Julio 2008 — sep 2008 (nac) 42,5 35 7,5 1.361.969 10.214.768


Oct 2008 — dic 2008 (nac) 40,8 35 5,8 1.353.398 7.849.708


Julio 2008 - abril 2009 (arg) 26,41 22 10,071 503.360 5.069.339


TOTAL ETAPA 3 3.218.727 23.133.814


COSTO TOTAL SUBSIDIO 6.182.012 55.550.638


Fuente: Ministerio de Industrias y Competitividad (MlC)-BNF-MCDS.
Elaboración: MCDS — Sistema Integrado de Indicadores Sociales del Ecuador (SIISE)




2009, se distribuyeron 3.218.727 sacos a un va-
lor subsidiado de USS 23.133.814.


4. Proceso de evaluación


Para la tocalización y distribución del subsidio
de harina argentina, el MCDS expidió los Acuer-
dos Ministeriales O09 y Ol l de 24 de ¡ulio y 21
de agosto de 2008 respectivamente, los cuales
tiiaron como beneficiarios a un total de 8.046
panaderos, que tueron asignados a la industria
molinera conforme a sus volúmenes de ventas.


En concordancia con lo establecido en los Acuer-
dos en mención, el MCDS realizó un estudio de
monitoreo del precio de la harina (nacional, ar-
gentina) y del pan a nivel nacional para evaluar
su cobertura y el cumplimiento de los precios del
subsidio de la tercera etapa, comprendida entre
¡ulio y noviembre de 2008. Este estudio contem-
pló tres tomas, que se hicieron en septiembre y
noviembre cle 2008, y en enero de 2009.


4.1 Evaluación del cumplimiento
de los precios de la harina


El estudio de evaluación concluyó que, a nivel
nacional, en el caso de la harina argentina el


Gráfico 5
Cumplimiento de precios en el subsidio de la harina de trigo a nivel nacional


Fuente: Estudio de monitoreo y evaluación del precio de la harina - MCDS 2008


cumplimiento del precio fue del 99% y, en el de
la nacional, del 89%.


Cabe señalar que la tluctuación del precio de la
harina ecuatoriana tluctuó entre USS 30 y USS
49 a nivel nacional.


4.2 Evaluación del cumplimiento
de los precios del pan


El gobierno nacional tiió para el "pan popular”
un peso de 50 g y un precio obligatorio de lO
centavos. Respecto de este último, los resultados
de la evaluación revelaron un 94% de cumpli-
miento.




Gráfico 7
Cumplimiento en el precio del pan a nivel nacionalfl»

‘N’es
"n?


Fuente: Estudio de monitoreo y evaluación del precio de la harina — MCDS 2008


El "pan popular" resultó ser un obietívo cumplido
como respuesta ante la escalada que sutrieron
sus precios, sobre todo en los meses que prece-
dieron al esquema de subsidio de la tercera tase,
como se puede corroborar en el grafico anterior.


4.3 Conclusiones de la evaluación
del cumplimiento del subsidio


Con posterioridad a las evaluaciones, el gobier-
no aplicó medidas correctivas en lo concerniente
al incumplimiento del precio de la harina, lo que
permitió concluir la etapa de monitoreo y evalua-
ción del subsidio.


5. Subsidio de la urea


5.1 Antecedentes e implementa-
ción


En su artículo 266 la Carla Política vigente dis-
pone como obietivo permanente ”el desarrollo


prioritario, integral y sostenido de las activida-
des agrícolas, pecuarias, acuícolas, pesqueras y
agroindustrial, que provean productos de calidad
para el mercado interno y externo".


Adicionalmente, a causa de los cambios de cli-
ma en la zona del litoral, que ocasionaron serios
problemas como producto de la sequía afectan-
do signiticativamente la producción de bienes
agrícolas de alta demanda nacional, el 28 de te-
brero de 2007 el Congreso solicitó que se decla-
rara el estado de emergencia, solicitud a la que
se responde Mediante Decreto Eiecutivo No 153,
expedido el 2 de marzo de 2007, y se encarga
al Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acua-
cultura y Pesca (MAGAP) establecer, determinar,
aplicar y controlar el esquema normativo para
orientar las políticas destinadas al desembolso
de recursos, a través del Ministerio de Finanzas,
que se necesítaren para superar la emergencia.
Adicionalmente, se faculta al Banco Nacional de
Fomento (BNF) —con base en el esquema norma-
tivo expedido por el MAGAP y previa autorización
de esa cartera del Estado- a utilizar, en casos ne-




cesarios debidamente iustiticados, recursos para
el abastecimiento de insumos asignados para mi-
tigar el fenómeno natural.


Con esta disposición se decidió importar urea
granulada de 4ó%N a Venezuela, a través de la
empresa Petroquímica de Venezuela S.A. PEQUI-
VEN. Posteriormente, el 2 de diciembre de 2007,
en virtud de la Resolución de Directorio D-2007-
539 el BNF crea la oticina técnica administrativa
y aprueba el reglamento de compra y provisión
de insumos agropecuarios.


5.2 Focalización y mecanismo de
distribución


El subsidio estuvo dirigido a los pequeños agri-
cultores con el obietivo de que puedan comprar
urea a un valor de USS iO, precio menor que
el vigente en el mercado. Cuando se decidió


implementar el programa de urea subsidiado el
valor del saco bordeaba los USS 23, lo que ame-
nazaba con encarecer los costos de producción
agrícola y causar, por ende, su disminución y el
encarecimiento de los productos agrícolas si no
se aplicaban medidas oportunamente.


Al inicio del programa la urea se distríbuía a tra-
vés de dos canales:


a) Entregas del BNF a través de sus agencias
cantonales.


b) Entregas del MAGAP distribuidas en las gober-
naciones provinciales donde intervenían los ¡e-
tes políticos cantonales.


Posteriormente, las solicitudes se canalizaron por
el MAGAP instancia que remitía la información
al BNF, para luego proceder a la distribución a
través de sus agencias.


Gráfico 7
Esquema de funcionamiento del programa de la urea


para pequeños productores
Solicitud de
pequeños
agricultores


le
%
(es
Lista de Verificación


Verificación


J
Realiza pago por


UREA


\
Urea


MAGAP


Valida
ingresaBNF sistema de información


BNF
MAGAP


Ordenes de
entrega


BNF


Bodegas
BNF


310 pequeños
agricultores


Fuente: BNF
Elaboración: Dirección de Información socioeconómica del Sector Social




La urea se entrega en sacos de 5O kilos y los
beneficiarios se eligen de acuerdo al tipo y exten-
sión de cultivo. En la Tabla 4 se resumen los re-
quísítos y características para estar en capacidad
de acceder como beneficiario.


Los beneticiarios que cumplen con las caracterís-
ticas reciben 2 sacos de urea por hectárea (hasta
20 sacos). Adicionalmente, también se consideró


beneficiar a los agricultores que tenían hasta 15
hectareas, condicionóndolos a recibir el maximo
de 20 sacos.


A inicios de 2009 se decidió ofrecer urea a USS
18 a gremios de agricultores, bastando para ello
un oticio de la autoridad móxima del MAGAR
quien daba la orden ale despacho.


Tabla 4
Requisitos para acceder a la urea subsidiada


Arroz, maíz suave Hasta 10 ha


Maíz suave (choclo), caña de azúcar, papa, trigo,


cacao, banano, plátano


Hasta 5 ha


Fuente: Presentación Power Point BNF


Gráfico 8
Esquema de funcionamiento del programa. Urea distribuida a gremios


soficüudes


MAGAP


Oficio del Ministro con
orden


BNF J


l
Bodegas BNF


Urea
S18


Fuente: BNF
Elaboración: Dirección de Información Socioeconómica del Sector Social




6_ Costos de] subsidio USS 3.706.088, incluidos gosios de comercio-
Iizqción.


En 2008 se imporioron ocho embarques, es
decir un ‘roiol de 86.619 TM o un valor ioioi


En e¡ año 2007 e¡ BNF ¡mpofió 37.542 TM en de USS 44.804.475, que se vendieron o USS
ires embarques de urea por un volorioiol de USS 17323784 co” “n C05“) de Comercíohzo’
9.161.932, cubriendo el Esiodo un subsidio de ‘jón de USS 4'óó9'9ó7' Subskfióndose USS


32.150.658.


Tabla 5
Importación y costo del subsidio de la urea


BANCO NACIONAL DE FOMENTO (BNF) IMPORTACIÓN DE UREA MEDIANTE
Decreto Ejecutivo No 153-900-926


Información al 19 de noviembre de 2008


Unidad


de Gastos por
Embarque UREA VentasMedida Comercializ.


en TM


AÑO 2007


9,984


13.258


14.300


Primero 482,903 482,903


Segundo
1,569,708 3,223,185


Tercero


TOTAL 2007 9,161,932 2,052,611 3,706,088


AÑO 2008


Cuarto 28,773 12,286,156 539,537 7,071,053


Quinto 16,441 6,576,366
2,251,560 13,670,693


Sexto 14,325 10,995,978


Séptimo 12,024 10,587,471 825,000 9,007,594


OctaV0* 15,055 4,358,504 1,053,870 2,401,317


TOTAL 2008 44,804,475 17,323,784 4,669,967 32,150,658


124,161 53,966,407 24,832,239 6,722,578 35,856,746


(*) EI buque arribó el 11 de diciembre de 2008
Valores estimados de ventas y gastos de comercialización del octavo embarque


Fuente: Banco Nacional de Fomento (BNF)




Se analizaron los embarques del año 2007 a di-
ciembre de 2008, período en que el MCDS reali-
zó la evaluación del subsidio de la urea donde se
estimó que Estado desembolsó USS 35.856.746
como parte del programa de subsidio de la urea.


7. Proceso de evaluación
del subsidio


Con ¡ntormación del BNF sobre los embarques
4-9 correspondientes al año 2008 se pudo cons-
tatar que hubo 68.298 beneficiarios, que se
acogieron al subsidio mediante solicitudes indi-


viduales y grupales (gremios). Del total de bene-
ticiarios, un 42% recibió urea subsidiada a través
de alguna modalidad de agrupación (comunas,
iuntas, asociaciones de agricultores, comités,
¡etaturas políticas, centros agrícolas y cooperati-
vas, entre otras) y el resto lo hizo de manera indi-
vidual (véase la Tabla ó). Se distribuyó un mayor
número de sacos a las peticiones individuales y,
en este tipo de solicitud, se atendió a un mayor
número de hectareas.


En el tema de la distribución de sacos cabe men-
cionar que se entregaron 599.189 a solicitudes
individuales —l ,9 sacos por hectarea- y 396.480
a agrupaciones, es decir un promedio de 5,5 sa-
cos por hectárea.


Tabla 6
Distribución de urea por tipo de solicitud


N° de N° de ha
Tipo de N° de


_ _ Sacos Hectáreas _ _ _ 53m5 9°"solicitud beneficiarios _ _ _por ha beneficiario


Individual 599.189 315.252 63.472 1,9 5,0


Agrupaciones 396.480 252.896 46.166 1,6 5,5


Fuente: Base BNF: Embarques 4-9
Elaboración: Dirección de Análisis e Investigación del MCDS


8. Beneficiarios


El anólisis se basa en la intormación de los soli-
citantes que han recibido una sola vez urea sub-
sidiada, que representan el 95,16% del total de
solicitudes registradas en la base.


De acuerdo a los datos sobre los embarques 4-9,
de los 109.368 beneficiarios el 57,8% son agri-


cultores y el 42,1% agrupaciones, con un total
de 995.669 sacos que han aportado al meio-
ramiento de 568.148 hectáreas. El analisis por
provincias revela que el subsidio benefició sobre
todo a Guayas (35%) y Los Ríos (20%), seguidas
de Manabí (8%). De igual torma, en estas provin-
cias se registra el mayor número de sacos entre-
gados y de hectáreas que se atendieron.


A nivel nacional los resultados aparecen en la
siguiente tabla:




Tabla 7
Beneficiarios de urea por provincias


Porcentaje de superficie
de UPAs* de menos de 1


N° N° N° ha. hasta menos de 10
Provincia Sacos Has Benificiarios has en el total de UPAs


Guayas 423.529 251.491 38.395 13,5
Los Ríos 230.662 126.130 22.303 16,6
Manabí 60.504 35.430 9.353 9,1
El Oro 29.611 14.867 1.958 9,2
Bolivar 29.117 18.041 4.601 23,7
Loja 28.110 15.268 5.203 14,6
Cañar 26.953 12.370 5.154 21,4
Santo Domingo 22.433 12.154 1.369 5,5
Pichincha 21.189 11.069 2.158 11,2
Esmeraldas 20.028 10.691 1.308 2,0
Azuay 19.504 10.889 5.658 26,5
Tungurahua 17.328 9.343 3.257 36,1
Chimborazo 16.804 12.016 2.466 31,7
Cotopaxi 15.053 8.677 1.777 25,2
Imbabura 10.087 5.476 1.786 15,7
Carchi 9.575 5.177 1.181 17,9
Orellana 4.975 2.600 467 1,7
Peninsula de Sta. Elena 3.998 2.898 683 3,6
Zamora Chinchipe 3.198 1.889 269 1,8
Suncubios 2.022 1.127 196 1,4
Morona Santiago 507 299 71 1,3
Napo 493 247 19 1,3


No obslanle, al analizar el coslo per cópila del
subsidio se desprende que es exlremadamenle
allo en el caso de Napo, donde se ubica muy
por encima del promedio nacional, que alcanza
USS 178,1 por beneficiario.


Al realizar el analisis a nivel cantonal se obser-
va que los cinco cantones con mayor número
de beneficiarios son Daule, Empalme, Venlanas,
Cuenca y Balzar, como lo son también —excep-
ción hecha de Cuenca- respeclo de la dislribu-
ción de sacos de urea, parlicularmenle el canlón
Daule, que concenlra casi el 10% de los sacos
enlregados.




Gráfico 9
Distribución de urea a nivel cantonal


‘l
a


h.«ü
J


a II
Galápagos


Esmeraldas


Pastaza


E
División Provincial


Num. de sacos de Úrea
entregados


4-2646
2647-9785
9786-22433
22434-47319
47320-921 1 1


Fuente: Base BNF: Embarques 4-9
Elaboración: Dirección de Información socioeconómica del Sector Social


AI considerar el número de sacos promedio en-
tregados por hectórea, resaita e| cantón Muisne
que ha recibido en promedio mas de 20 por hec-
tórea, seguido por los cantones de Esmeraldas
(9,6), Machala (3,70), Quevedo (2,87), Pasaie
(2,59) y La Tronca| (2,58). Los restantes 183 can-
tones reciben alrededor de 2 o menos sacos por
hectórea. El cantón que registra eI mayor número
promedio de hectareas por beneficiario es Tena,
que llega a casi 18 por beneficiario.


9. Programa Socio Siembra


9.1 Antecedentes e implementación


De acuerdo con los datos de la Encuesta de Pro-
ducción del año 2008, en Ecuador |a distribu-
ción del uso del suelo es Ia siguiente:




Del totol de hectóreos utilizados, el 19% incluyen
cultivos transitorios y permanentes. Entre los pro-
ductos que ocupan mayor superficie de cultivo
en los diferentes regiones del poís se encuentran:
ccicoo (20%), orroz (17%), moíz duro seco (14%),
bonono (10%), coié (8%), ozúccir (5%), moíz
suove (3%), fréiol seco (2%), popo (2%), cebodo
(1%) y finalmente lo cebolla colorodo o poíteño
(025%).


Como se desprende de lo toblo anterior, del
84% de Io cultivado, los cultivos permanentes se
encuentran concentrados en lo Costo y lo Amo-
zonío, y los transitorios estón distribuidos en lo
Sierra.


Otro cuolidod de lo ogrículturo ecuatoriano es
que, según el ||| Censo Agrícola, de los 842 mil
unidos productivos, el 50% corresponden o pro-


Tabla 8


ECUADOR USO DEL SUELO 2008. HA


Pastos Cultivados 3.703.016
Montes y Bosques 3.579.243
Cultivos Permanentes 1.264.131
Pastos Naturales 1.242.350
Cultivos Transitorios y Barbecho 1.001.314
Páramos 563.285
Otros Usos 235.291
Descanso 235.095


Fuente: ESPAC 08- INEC
Elaboración: OCE


Tabla 9
Superficie del Ecuador por Producto 2008. HA


Superficie
Productos sembrada Participación Tipo


Cacao 455.414 20 % Permanentes Costa, Oriente
Arroz 382.880 17 % Transitorio Costa
Maiz Duro Seco 308.063 14 % Transitorio Sierra, Costa y Oriente
Banano 233.427 10 % Permanentes Costa, Oriente
Café 191.189 8 % Permanentes Costa, Oriente
Azúcar 105.931 5 % Permanentes Costa, Oriente
Maíz Suave Seco 78.809 3 % Transitorio Sierra
Frejol Seco 56.093 2 % Transitorio Sierra
Papa 45.160 2 % Transitorio Sierra
Cebada 33.660 1 % Transitorio Sierra
Cebolla Colorada 5.671 0 % Transitorio Sierra


Total Superficie Cultivos 2.265.445
Fuente: ESPAC 08- INEC


Elaboración: OCE




ductos priorizados. Las tincas estan mayormente
en manos de pequeños productores que cultivan
o producen varios bienes.


Justamente pensando en la estructura producti-
va del pais y en el desarrollo de los pequeños
productores, el gobierno nacional creó un pro-
grama de incentivos para los agricultores, cuyo
principal propósito tue que los bienes producidos
dentro del país tueran mas asequibles para los
consumidores y que aumentaran los rendimien-
tos productivos y meiorara la calidad de vida de
los beneficiarios.


9.2 Descripción del programa


Socio Siembra es un programa promovido por el
Ministerio de Coordinación de Desarrollo Social
(MCDS), el MAGAB el BNF y el Servicio de Rentas
Internas (SRI) de conformidad con los parametros
establecidos en el Decreto Eiecutivo l 137 del
l3 de ¡unio de 2008 y con el tin de impulsar la
productividad agrícola de pequeñas y medianas
unidades productivas del país, a través del apoyo
económico para la adquisición de agroquímicos,
acceso a crédito tlexible y módico, capacitación
y otros beneficios.


9.3 Principales objetivos del
programa


Sus obietivos son:


' Estimular a las unidades productivas agrope-
cuarias (UPA), con el tin de incrementar la
productividad agrícola para evitar el descen-
so de los niveles de producción, como me-
dida preventiva frente a los elevados costos
de los insumos agroquímicos a nivel interna-
cional.


' Minimizar la influencia que la crisis alimen-
taria mundial pueda tener tanto en la oterta
alimentaria nacional como en el proceso in-
tlacionario.


9.4 Implementación del programa


Se han implementado dos tases. La primera, des-
de el 13 de ¡unio al 31 de diciembre de 2008,
liderada por el MCDS con el apoyo del BNF y el
MAGAP y, la segunda, de enero 2009 al 29 de
mayo de ese mismo año, baio el liderazgo del
MAGAP.


10. Focalización


Para registrarse y ser beneficiarios, los agriculto-
res debieron obtener el Registro Único de Contri-
buyentes (RUC) o acogerse al Régimen Impositi-
vo Simplificado (RISE) para lo cual el requisito era
presentarse en el Servicio de Rentas Interna (SRI)
con la copia de la cédula y un documento que
verifique el domicilio.


También accedieron al programa los pequeños
agricultores que habían recibido crédito del BNF
o urea subsidiado, así como los afiliados al Se-
guro Social Campesino (SSC). Los primeros tue-
ron registrados con la cédula de ciudadanía y los
segundos con el carné de afiliación.


El proceso de registro tue totalmente gratuito y
para captar a los beneticiarios se utilizaron las
siguientes estrategias:


° Registro en 77 agencias del BNF
° Registro en unidades móviles que recorrían


las zonas aleiadas del país durante la prime-
ra etapa. En agosto y septiembre de 2008
trabaiaron tres unidades y en noviembre y
diciembre de 2008 solo una.


La ditusión para el registro se realizó mediante
la publicación de las direcciones de las oticinas
y cronogramas de las Unidades Socio Siembra
Móviles en las paginas web del MCDS, MAGAB
BNF y Presidencia.




10.1. Funcionamiento del programa


Los beneficiarios inscritos en el programa, me-
diante la presentación de factura/s accedian al
subsidio, que consistía en la devolución de dine-
ro de la siguiente forma:


° Un reembolso fiio de USS 80 dólares por
Unidad Productiva Agropecuaria (UPA) por
una sola vez sobre las facturas emitidas a
partir de la entrada en vigencia del decre-
to respectivo, es decir desde el 13 de iunio,
hasta el 3I de diciembre de 2008 (primera
fase).


° Posteriormente, con la presentación de las
facturas siguientes recibirían un reembolso
variable del 5% sobre la diferencia entre el
valor total de las facturas y el reembolso fiio
(USS 80) hasta que el subsidio total llegue a
un techo maximo de USS 240.


El subsidio era progresivo y el agricultor mas pe-
queño, y por ende con una factura de agroquími-
cos menor, recibía proporcionalmente un mayor
incentivo que el agricultor mas grande.


Las facturas pasaban por un período de valida-
ción de 72 horas y, sin necesidad de otro trámite,
el productor se acercaba a reclamar el subsidio


en los montos y según la lista de productos reco-
nocidos por el MAGAP


10.2 Procedimiento de Ia primera
fase


Los beneficiarios tenían que exigir en cada com-
pra de agroquimicos la factura que, para ser vó i-
da, debía contener los datos y requisitos de rigor:
a) El RUC o número de cédula del agricultor
b) Que a factura no esté Caducada para su


emisión
c) La dirección, teléfono y demós información


A fin de evitarles a los agricultores tener que acu-
dir al BNF varias veces, se les recomendó reunir
las facturas (no eran vó idas las notas de venta)
de los agroquímicos hasta que se hubiera acu-
mulado una suma considerable de dinero y pre-
sentarlas antes del 31 de diciembre de 2008.


Para hacer vólido su beneficio, los agricultores
debían acercarse a la agencia mas cercana del
BNF a inscribirse en el programa, registrar sus
facturas e indicar si optaban por el pago en efec-
tivo, mediante depósito en una cuenta bancaria
o, si requerían crédito rópido, a través de un
bono habilitante para adquirirfertilizantes e insu-
mos que tenían descuento.


Gráfico 10
Esquema operativo


CON MÁS DE 10 HECTARIAS DEBEN TENER RUC


l REGISTRO


Ó_
INGRESO ‘w VERIFICACIÓN


PAGA DE SUBSIDIO


REALIZA LOS PAGOS
CORRESPONDIENTES POR
COBRO DE SUBSIDIOS A:
COOPERATIVAS, BANCA...


CON MENOS DE 10 HECTAREAS PRESENTAN CÉDULA


SRI -VALIDACIÓN FOR MUESTREO DE FACTURAS, 2 MESES


MAGAP — MONITOREO CAMPO PARA VERIFICAR DATOS DE
AGRICULTORES


MCDS - BASE
AGRICULTORES
BENEFICIARIOS


RUC ESTE VIGENTE a t
-APLICACIÓN DE TABLAS DE


SUBSIDIOS AUTORIZACIÓN MCDS
SWITCH


AUTORIZACIONES


SE ESTIMA REGISTRAR 330.000 AGRICULTORES. CON UNA
PRESENTACIÓN DE FACTURAS DE 4 VECES AL AÑO


> REGISTRO
- ESCASNEO DE FACTURAS
-VERIFICACI’ON ONLINE QUE


9 eg) o
a_AUTORIZACIÓN


PAGO


Fuente: MCDS
Elaboración: MCDS - Subsecretaría de Análisis, Información y Registro Social




En Ia primera tase del programa, entre agos- se desprende que los meses de mayor registro
to y diciembre de 2008 se registraron 39.886 tueron octubre, noviembre y diciembre.
productores/as agropecuarios a nivel nacional:
5.672 a través de las unidades móviles y 34.214 A nivel provincial Ia mayor cantidad de registros
por las agencias del BNF. Del siguiente grótico presentaron Loia, Manabí, Guayas y Los Ríos,


como muestra el grótico a continuación.


Gráfico 11
Primera fase# registros


14.000
12.329


12.000


10.000


8.000


6.000


4.000


2.000


AGOSTO SEPTIEMBRE OCTUBRE NOVIEMBRE DICIEMBRE


Fuente: Base Socio Siembra - ESIGEF
Elaboración: MCDS - Dirección de Gestión de Políticas Sociales


Gráfico 12
Total beneficiarios inscritos por provincia


700° , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,, 5997, 6595 , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,,


6000 ””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””5047 471o
5000 """""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""""" "


4000 """"""""""""""""""""""""""""""""""""""" "


,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,300° 2314


2000 ------ "1598--------------- --


874 738 951 1066 768 s39100o
l l


319
l l l l


436 4m 567 37 314 267 385o _ I I
- - < < ‘- < < < < <ÉÏÏEÉBÉÏÏm=ÉESÉNIDÉÉÉZ z3_>rZmn_<oC¡>3O-Ez<<<OIIQE< LIJ


N3<<O°‘_I"Ém" <iïz5z<o<zj d(OOQÏ- LIJÉ < “Ez <Ï°5z°-;3Lum o ca (9 m O < ¡l o 3 — —< ¡x <o E uJ 2 _l _ o I _I O I-— 2 - <0 n. z o < :> O zI u; < 3 < o w <O LIJ Z ¡_ m u)0 o‘x 2o <É N


STO.


DOMINGO


DE


LOS


TSÁCHILAS


Fuente: Base Socio Siembra - ESIGEF
Elaboración: MCDS - Dirección de Gestión de Políticas Sociales




Del total de registrados el l 1,73% pertenecieron
a la base de registro de microcrédito y urea del
BNF, el 79,6% se registraron con un RUC y el
8,67% con el carné del Seguro Social Campesi-
no (ssc).


De los 39.886 agricultores registrados el 59%
recibió un subsidio que promediaba los USS
71,94, de modo que hasta el 31 de diciembre de
2008 se entregó un total de USS 2.065.296,36
como subsidio por el programa Socio Siembra.


Tabla 10


TOTAL BASE BENEFICIARIOS


BENEF¡C¡AR¡OS UREA MIÉIÏJCIBCREDITO
BASE SRI BASE S SC


39886 4678 31750 3458


Fuente: Base Socio Siembra - ESIGEF
Elaboración: MCDS - Dirección de Gestión de Políticas Sociales


10.3 Procedimiento de la segunda
fase


La segunda tase del programa estuvo a cargo
del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acua-
cultura y Pesca (MAGAP) que, mediante Decreto
Eiecutivo No l5l6—A del 26 de enero de 2009,
tuvo baio su responsabilidad la eiecución, ma-
neio, capacitación y asistencia técnica de los be-
neticiarios para maximizar el impacto en la pro-
ductividad y extendió el plazo de tuncionamiento
del Programa hasta el 31 de mayo de 2009.


Gráfico 13
% Registrados por Fase


Il FASE zoos I u FASE 2009


Adicionalmente, el Decreto asigna al Ministerio
de Coordinación de Desarrollo Social (MCDS)
el seguimiento del cumplimiento de las metas y
obietivos del subsidio, así como la evaluación de
su impacto.


Posteriormente se acreditó al MAGAP USS
3.192.437 para la eiecución de la segunda fase
del programa, en la que se inició el registro de
los beneficiarios desde el 5 de enero de 2009
hasta mayo de 2009, a través de las agencias del
BNF y las oficinas del MAGAP


Gráfico 14
# de Registros por Meses Segunda Fase


2550 2382


l l


l552


I l l |
ENERO FEBRERO MARZO ABRIL MAYO


Fuente: Base Socio Siembra - ESIGEF
Elaboración: MCDS - Dirección de Gestión de Políticas Sociales




En los siguientes graficos se muestra el porcentaie
de beneficiarios captados en la primera fase (de
¡unio a diciembre de 2008), que fue de un 74%,
y en la segunda fase (de enero a mayo de 2009),
el 26% de un total de 54.135 agricultores.


Los meses de mayores registros fueron enero y
mayo de 2009, es decir al inicio y final de la
segunda fase.


De los 14.266 productores agropecuarios que se
registraron a nivel nacional en la segunda fase,


Tabla 12


REG. REG. REG.
l FASE ll FASE FASE l y II


PROVINCIA m) m m


Azuay 873 54 927
Bolivar 1.693 433 2.131
Cañar 319 132 451
Carchi 737 29o 1.027
Chimborazo 2.528 602 3.130
Cotopaxi 2.312 353 2.665
EI Oro 1.153 292 1.445
Esmeraldas 347 94 441


Galapagos 37 4 41


Guayas 5.431 2.061 7.492
Imbabura 951 251 1.202
Loja 6.966 1.736 8.702
Los Rios 4.710 1.573 6.283
Manabi 6.592 2.486 9.078
Morona Santiago 1055 549 1515


Napo 553 206 759
Orellana 314 107 421
Pastaza 436 396 832
Pichincha 674 247 921


Sucumbíos 337 425 1.262
Tungurahua 768 1.884 2.652
Zamora Chinchipe 567 91 658


Fuente: ESIGEF módulo subsidio, 2009
Elaboración: MCDS — Dirección de Gestión de Políticas Sociales


la mayoría lo hizo en las provincias de Guayas,
Manabí, Los Ríos y Loia. En la siguiente tabla se
comparan los registros de las fases l y 2 por pro-
vincias.


Como se puede ver en los graficos siguientes, la
mayoría de agricultores se registraron con RUC
(79% en la primera fase y 64% en la segunda).
Un 12% de beneficiarios se encontraban en las
bases del BNF en la primera fase, porcentaie que
se duplicó en la segunda. Y, por último, aproxi-




Gráfico 15


SSC FASE |


9% É 12%


SSC


BNF
12%


BNF
24%


SRI
75%


FASE |I SSC FASE I y u


Fuente: Base Socio Siembra - ESIGEF
Elaboración: MCDS - Dirección de Gestión de Políticas Sociales


madamente 10% se registraron presentando el
carné de afiliación a l Seguro Social Campesino
(SSC).


De los agricultores registrados, 23.531 personas
(59%) en la primera fase y 16.649 en la segunda
solicitaron el subsidio. Los que se beneficiaron
en la primera fase que no alcanzaron a registrar
sus facturas, reclamaron el subsidio en la segun-
da fase, lo que representó un valor pagado por
concepto de subsidio en las dos fases de USS
3.237.302,39: 64% en la primera y 36% en la
segunda. Un 90% fue cobrado en efectivo por los
beneficiarios.


11. Costos del programa


El presupuesto operativo de las dos fases ascen-
dió a USSl 602.541, aproximadamente USS 30
por beneficiario por 12 meses de servicio. En la
primera fase el costo operativo fue de USS 25
por beneficiario y en la segunda alcanzó USS
32. Cabe resaltar que en la primera fase algu-


nos gastos del MAGAP no deben ser imputados
al Programa Socio Siembra, pues fueron usados
para otro programa denominado Volver a Sem-
brarz .


° La meta que se estableció para la segunda
fase fue de 35.000 registros adicionales a
los alcanzados hasta diciembre de 2008,
que totalizaron 39.869, es decir un total
aproximado para las dos fases de 75.000 de
beneficiarios. La meta de registrados solo se
cumplió en un 72% y la eiecución presupues-
taria en el 73%. Hay que analizar las dos fa-
ses por separado: en la primera se e¡ecuta-
ron el 96% de los recursos presupuestados y
en la segunda el 50%.


° La mayoría de beneficiarios son varones y el
mayor número de muieres que acceden al
programa estan en las provincias de Napo
y Pastaza.


° La edad promedio de los registrados en el
programa fue de 46 años, perteneciendo la
mayoría al grupo de edad de 51 a 55 años,
lo que tuvo implicaciones en el maneio de la
capacitación ofrecida .


2 Camisetas y gorras para volver a sembrar (USS 21.493), pasajes y viáticos de personas ajenas al programa.




0.92.60?
o.
co
o:
>


ouflwosnzmoñ
o.
co


suman
om


mEm._mo._n
_o


co


039.530..


o_._m_o=o:on
o


moumzflmw.
8..


mo>=m._oo.o


mBmoo
mo.


m_o:o._&w._


oEoo


Éoz


meus.


"ceeeonmm.


moon


.o__o_ms=m


23.9.:


¿moam


"míos".


5


E


wm


OQ<O<n_


oéwmam
me


oamzoma


R


un


_


8


mu


_


R


monïmkeomm\


wozïmuao
_o


03%


ova?


83m


moisozmzmm


¿En


comí


woman


WOHÏZHQOMM


Éntáwo
a


son


mqmoeape.“
a


ooauwonwe
a


so»


nveomamoa.
a


mhamnfiqv
a


.25»


mmámxmmm
w


est“


mmgmmmwmo:
a


oodoqoomu
a


so?


nosïlmou
a


mmmmmsoqm
a


oaamam


oownuseve
a


sem


moscas?
a


oofiosmm
a


¿No


woáeám
a


oowwmwfioe
a


o>:<mmn_o


050o


459m3


oqmaommm
a


É


-


a
-


a


so?


ooámoamm
a


coamommm


a


meo:


coaovsmo;
a


e92:


ooívmov
a


coatwow
e


so“:


oonmméo
w


conmuma


a


¿zm


mails
a


É:


mago?


a


oqoïxmmv
a


som


mqmmvmm


e


oo.mmo8_


a


n_<o<_>_


oafizomam
s


oafiaomam
oc<or=aoo


s


oofinomam
on<or=aoo


mwfizmfikmmam
mm._<ow_u_


mowmzomm


mm._<om_u_


mowmnomm


__
>_


woman


E2805


Boom


«Emhmok.


o_u_wn:m
.2.


Bmoo


N.


2am»




Cabe señalar, asimismo, que en promedio los re-
gistrados en el programa reportan 5,8 hectáreas
de tierra.


12. Evaluación de
socio siembra


12.1. Objetivos de la evaluación


La normativa del Mandato No ió, emitido el 23
de ¡ulio de 2008, indica la necesidad de construir
como política de Estado el diseño y eiecución de
un Programa de Soberanía Alimentaria, con el
tin de "incrementar la productividad, fomentar el
crecimiento del sector agropecuario y el ejercicio
de actividades agropecuarias sustentables y res-
ponsables con la naturaleza y el ambiente”.


Gráfico 15


12000 '


10000


8000


6000


4000


2000


O
N
N
©
r 21


a25
26a30 31


a35
36a4O


'# BENEFICIARIOS


41
a45


46
a
50


51
a
55


56
a
60


61
a
65


66
a
70


mayores


de
70


Fuente: Base Socio Siembra - ESIGEF
Elaboración: MCDS - Dirección de Gestión de Políticas Sociales


La evaluación de Socio Siembra tiene como pro-
pósito monitorear y elaborar un seguimiento de
la implementación de las normas del subsidio y,
de torma complementaria, obtener información
inicial sobre el cumplimiento de los obietivos de
cada uno de los componentes de la política de
este mandato, que se estableció hasta el 31 ale
diciembre de 2009.


Los insumos para la evaluación tueron la base de
la primera tase de Socio Siembra entregada por
el MCDS, es decir hasta diciembre de 2008, y la
base de datos que se obtuvo de las encuestas a
productores beneficiarios del programa y comer-
cializadoras de insumos, levantada entre agosto
y septiembre del mismo año.


Se buscaba evaluar el cumplimiento de los si-
guientes obietivos:


a) un incentivo monetario que tinancie el acceso
a semillas, tertilizantes y otros insumos;
b) el establecimiento de un seguro de crédito;
c) la expansión de los programas actuales de in-


clusión económica;
d) establecer exenciones de impuesto a la renta


a las utilidades reinvertidas en la producción;
e) paquetes de descuesto para micro y pequeños


productores agrícolas;
t) exoneración del impuesto a las tierras rurales;
d) exención del pago de impuesto por dos años


baio inscripción en el Régimen impositivo Sim-
plificado (RISE); y,


g) prohibición expresa de usar plaguicidas veta-
dos en el Convenio de Rotterdam.




12.2. Evaluación general sobre la
base de datos del MCDS


La base contenía 39 variables entre las cuales
figuraban: provincia, cantón, parroquia, locali-
dad, nombre de la persona, edad, nivel de es-
tudio, monto del subsidio, torma de pago, fecha
de solicitud y emisión del subsidio, tactura total
pagada por el beneficiario, algunos productos
agroquímicos adquiridos con valores y volumen
de compra.


Luego de la depuración de las bases se obtuvo
como resultado 26.645 beneticiarios etectivos,
los mismos que cuentan con aproximadamente
164 mil hectareas para producción


Los medianos productores constituyen el 3% de
beneficiarios y de subsidio; los grandes, el 1%.


Sin embargo, en términos de superficie entre me-
dianos y grandes concentran el 23% de la super-
ticie sembrada que se beneficia del subsidio. El
subsidio promedio para los pequeños producto-
res es de USS 63 y para los grandes, de USS 53.


Si bien en el costo de producción los agroquí-
micos significan un 30%, el subsidio en términos
generales cubrió un 9% de los costos totales de
producción. La citra varía dependiendo del costo
de producción del cultivo. El propósito del subsi-
dio era beneticiar a los mas pequeños con mayor
porcentaie del valor de las facturas pagadas.


En términos de ingresos por venta del producto,
los insumos que son parte del subsidio represen-
taron un ahorro para el agricultor del 15% en
promedio, porcentaie que varió según el produc-
to y la zona.


Tabla 13


Pequeños productores 109,826 67% 25,486 96% 1.599,608 96% 4 63
Agricultura subsistencia 3,915 2% 4,595 17% 272,459 16% 1 59
Agricultura transición 48,123 29% 14,965 56% 948,643 57% 3 63
Agricultura comercial 51,788 35% 5,926 22% 378,506 23% 10 64
Medianos productores 29,784 18% 901 3% 49,887 3% 33 55
Grandes productores 24,283 15% 258 1% 13,586 1% 94 53
TOTAL GENERAL 163,893 100% 26,645 100% 1.663,081 100% 6 62


Fuente: Base de Datos del MCDS
Elaboración: MCDS - Dirección de Análisis e Investigación del Sector Social


El mayor valor del subsidio pagado fue a los be-
neticiarios que recibieron entre USS 81 y USS
120. Sin embargo, el mayor número de agricul-
tores beneficiados se concentraron en el rango
de menos de USS 50 de subsidio, ¡ustamente de-
bido al diseño del subsidio.


El monto total del subsidio alcanzó USS l.ó mi-
llones, lo que significa un 0,05% del valor total
de la producción3. Es decir, estuvo baio el pa-
raguas del 10% permitido por la Organización
Mundial de Comercio (OMC), que afecta direc-
tamente a la producción y al precio.


3 Si se considera el valor de Ia producción de USS 3 mil millones, dato obtenido sobre Ia base del III Censo Nacional
Agropecuario y de los precios promedio de los años 2004-2005




Tabla 13
Estructura del subsidio por rango de valor y beneficiario


Número Porcentaje de Superficie Valor del Total Pago de
RÓTULOS DE Beneficiarios Beneficiarios bajo Subsidio Factorado IVA


¡"LA por monto de Subsidio
Subsidio


Men” que 5° USD 11.991 45.00% 80485 341.397 972.614 4.602
Entre 51 y 80 USD 1.872 7.03% 9967 131.663 171.094 661
Entre 81 y 120 USD 11.847 44.46% 649112 1.042.622 2.979.401 23.250
Entre 121 y 17o USD 687 2.53% 5249 94.148 755.742 12.568
Entre 171 y 24o USD 24s 0.93% 323o 53.251 633.177 7.031
TOTAL GENERAL 26.645 100.00% 163893 1.663.081 5.512.029 43.112


Fuente: Base de Datos MCDS
Elaboración: MCDS - Dirección de Análisis e Investigación del Sector Social


El subsidio tenía cobertura nacional pero, en tér-
minos regionales, el 88% de los beneficiarios se
concentraron en la Costa y la Sierra. Esta última
concentraba el mayor número de beneficiarios y
de monto subsidiado en contraste con la prime-
ra, que presentaba la mayor superficie su¡eta a
subsidio: en la región Sierra recibían USS T5 por
hectórea y USS 67 promedio por beneficiario,
mientras en la Costa el subsidio era de USS T0
por hectórea y US S 62 por beneficiario.


Por otro lado, las provincias de Los Ríos, Coto-
paxi, Loia y Tungurahua recibieron montos supe-
riores a USS 7, pero en tunción de la superficie
Manabí obtuvo mayor monto de subsidio por
hectórea. El subsidio pagado era mas represen-
tativo sobre las tacturas pagadas en provincias
donde existía mayor participación de pequeños
productores como Chimborazo, Bolívar, Tungu-
rahua e Imbabura.


En las provincias de Bolívar, Carchi, Cotopaxi,
Chimborazo, Imbabura, Loia, Manabí, Pichin-
cha, Zamora y Santa Elena se concentraron en
agricultura de transición, contrariamente a pro-
vincias como Azuay, Cañar, Napo, Pastaza y Tun-
gurahua donde existe agricultura tamiliar para
autoconsumo.


Entre las curiosidades que se encontraron al re-
visar las características de los beneficiarios, cabe


resaltar que el 1% de las personas estan ampa-
radas por el Bono de Desarrollo Humano (BDH),
del que las muieres son las mayores beneficiarias
aunque sin mucha diferencia (66% frente al 60%
de hombres). Ademas, del 98% de los producto-
res encuestados que habían solicitado el subsidio
y que constaban en la base de datos, el 91% lo
recibió, para lo cual tuvieron que realizar un mí-
nimo de dos solicitudes.


En términos de género, en las provincias orien-
tales existió una mayor participación de muieres
que en el resto del país (en Napo y Pastaza los
porcentajes tueron mayores al 40% del total de
beneficiarios) y el segundo lugar lo ocupan las
provincias de la Sierra (Azuay, Bolívar, Cañar,
Cotopaxi, Chimborazo, con porcentajes de entre
30% y 40%). Estas citras son atribuibles al he-
cho de que en la pequeña producción existe una
mayor participación de la muier en el desarrollo
agrícola; es decir, mientras aumenta el número
de hectareas del predio, disminuye su participa-
ción como agricultora dueña del mismo. Como
se puede observar en la Tabla T5, en tincas me-
nores de 5 hectareas, la participación de la mu-
¡er es como mínimo del 25%, mientras que en
predios mayores de T0 hectareas bordea el 15%.


El analisis provincial se aiusta al analisis nacional
en el sentido de que la mayoría de agricultores
beneficiarios tienen un nivel de educación basi-




Tabla 15
Estructura productiva y número de beneficiarios con bono solidario


Número de subsidio .
Número Beneficiarios Porcentaje Beneficiarios hectáreas otorgado a dzrzjïgfiï;


ESTRUCTURA Beneficiarios con bono Bellefiuialiua con bonol contabilizadas de ¡os a Beneficiarbscon bono beneficiarios los beneficiarios beneficiarios de| bonoque reciben bono dd bono
De 0 a 1 ha 4.595 2.959 18% 64% 2.292 180.030 18.0%
De 2 a 3 ha 9.164 5.088 31% 56% 12.289 303.242 30.4%
De 4 a 5 ha 5.801 3.499 21% 60% 15.690 219.184 22.0%
De 6 a 10 ha 4.433 2.9779 18% 67% 23.576 187.997 18.8%
De 11 a 20 ha 1.493 1.069 7% 72% 16.449 64.367 6.4%
De 21 a 50 ha 901 657 4% 73% 21.815 35.739 3.6%
De 51 a 100 ha 209 135 1% 65% 9.373 5.899 0.6%
Ma or a 100 ha 49 30 0% 61% 4.474 1.660 0.2%


Bono I Total l l 62% I l I 65% I 60% l


Fuente: Base de Datos MCDS
Elaboración: MCDS - Dirección de Análisis e Investigación del Sector Social


ca. Resalta el caso de Cotopaxi, donde existe un
considerable número de beneficiarios sin ningún
tipo de educación. En algunas de las provincias
de la Amazonía y en Santo Domingo de los Tsó-
chilas existen mayores niveles de instrucción. Pi-
chincha registra un porcentaie mayor al 10% de
beneticiarios con educación superior.


12.3 Evaluación de las comerciali-
zadoras


Las comercializadoras que vendieron los insumos
a los beneficiarios del Programa Socio Siembra
son alrededor de 1.568 distribuidoras, que ge-
neraron ventas por aproximadamente USS 5.5
millones. Entre las de mayor venta estuvieron
Agripac S. A. (12%), Vé ez Giler Lider (5%), Vin-
ces Luz María (3%), Vera Gavica Antonella (3%),
entre otros. A continuación figuran los partici-
pantes, ordenados de mayor a menor valor tac-
turaolo.


Entre los principales insumos comercializados es-
tuvieron los fertilizantes como la urea y 4ó-O-O, y
tungicidas como Captan+Carboxin.


Se consideró no realizar el ana’ ¡sis de precios de
los insumos a partir ole los datos incluidos en las
bases, debido a que eran bastante disímiles tanto
en unidades cuanto en valores.


A esta evaluación se suma y se complementa con
ella la encuesta realizada a 133 comercializado-
ras de productos agroquímicos, con la finalidad
de detectar qué paquetes tecnológicos, descuen-
tos, apoyo en capacitación o asistencia técnica
otrecieron a los productores. De los encuestados,
el 41% se inscribieron en el programa, de los
cuales, como se indicó anteriormente, la mayor
parte eran grandes distribuidoras como Agripac
S.A.


El estudio revela que entre los servicios que
otrecieron estaba el crédito, principalmente en
la compra de herbicidas (63,4%), fungicidas
(51,9%) o materiales agrícolas (48%). Cabe se-
ñalar, sin embargo, que los productores prefieren
pagar al contado.


Ademas de los créditos, otrecían descuentos o
rebaias de entre el 5% y 10%, dependiendo del
costo de los productos; es decir, mientras mas
alto el monto de la compra mayor el descuento.
En lo concerniente a los paquetes ofertados, la
demanda tue basicamente de insumos (31%) y,
en menor porcentaie, un paquete que incluía insu
mos+tertilizantes+plagicidas+herbicidas (26%).


El porcentaie de ventas de las comercializadoras
a los beneficiarios de Socio Siembra tue en pro-
medio el 21% de las ventas totales, en virtud de
lo cual han gozado de exoneraciones de impues-




Tabla 16
Principales comercializadoras I dólares


Comercializadoras TOTAL FACTURADO


Agripac s.A. 645,839


Velez Giler Lider Efren 263,766


Vinces Requenes Luz Maria 180,734


Vera Gavica Antonella Lisette 174,050


Sisa Lima Caiza Leydi Patricia 113,985


Rios Hidalgo Alonso Wilfrido 105,021


Ugsha Ilaquiche Luis 93,891


Sisa Lima Maldonado Lorgia Filadelfia 79,222


Jimenez Mendoza Juan Carlos 73,450


Fertisa, Fertilizantes, Terminales y Servicios S.A. 56,757


Fuente: Base de Datos MCDS — Socio Siembra 2008-2009
Elaboración: MCDS - Dirección de Análisis e Investigación del Sector Social


Tabla 17
Principales productos comercializados


UREA
GLIFOSATO
46-0-0
SEMILLA MAIZ-H AGRICOM-104
CAPTAN + CARBOXIN
Agrofeed Cacao Crecimiento
SEMEVIN 35 PF (FLO)
MAIZAL BRIOLER FINALIZADOR
ATRAZINA
ULTRASOL MAG. UREA FOSF. P 44
NITROMAGNESIO
PICLORAN + METSULFORON
VITALIZADOR AVICOLA
TOMATE HAYSLIP
TOMATE FLORADADE
PARAQUAT
GLIFONOX 480 CS / CRYSTA LGLL/ FUEGOATRED / GLIFOPAC / GLIFUM
10-30-10
NUTRIMON 15-15-15


Fuente: Base de Datos MCDS — Encuesta a Comercializadoras
Elaboración: MCDS - Dirección de Análisis e Investigación del Sector Social




to a Ia renta: 11% de las encuestadas declararon
haberlo hecho en un monto promedio de USS
618.


Debe quedar claro que Ios programas de apoyo
en capacitación y asistencia técnica de las co-
mercializadoras estan entocados en Ia utilización
de los productos mas que en otros temas pro-
ductivos.


En insumos veterinarios delos cuales el mas utili-
zado es Ia oxitetracíclína Ios descuentos alcanzan
el 8%. Sin embargo, Ios precios se incrementaron
en el período de análisis.


Se tomó una muestra de Ios 40 agroquímicos
que mós se consumen, con el tin de identificar
aque||os cuyo uso está prohibido por eI Conve-
nio de Rotterdam. Se veriticó que existen dos que
estarían en la lista de prohibiciones‘ Amino y Ki-
ller como componentes principales.


12.4 Análisis de las encuestas a
los beneficiarios del Programa So-
cio Siembra


En analisis se basa en 412 encuestas realizadas
a productores beneficiados en las provincias de
Bolívar, Carchi, Cotopaxi, Chimborazo, Imbabu-


Tabla 18
Tipo de productos a los que se otorgó Créditos


Insumos Agrícolas


Fertilizantes


Fungicidas


Herbicidas


Desinfectantes


Insumos Veterinarios


Semilla


48,1%
40,5%
51 ,9%
63,4%
21,4%
42,0%
24,6%


1/ pueden existir combinaciones


Fuente: Base de Datos MCDS — Encuesta a Comercializadoras
Elaboración: MCDS - Dirección de Análisis e Investigación del Sector Social


4 http://www.pic.int/homephp?type=t&id=29&s¡d=30




Tabla 19


La mayoría de descuentos son de


5 - 10% 75%
10 - 15% 15%
15 - 20% 3%
25 - 30% 2%
30 - 50% 6%
más de 50% 0%


Contó con paquetes (combos) de descuento


Si 29%


No 71%


No sabe, No responde 1%
Que tipo de paquetes entregó


Solo Insumos 31%


Insumos + Fertilizantes 5%
Insumos + Fertilizantes + Plaguicidas 7%


Insumos + Fertilizantes + Plaguicidas + Herbicidas 26%


Otros 31%


Fuente: Base de Datos MCDS — Encuesta a comercializadoras
Elaboración: MCDS - Dirección de Análisis e Investigación del Sector Social


ra, Loia, Manabí, Pichincha, Zamora y Santa Ele-
na. La implementación del Decreto No ló requi-
rió del MCDS la elaboración de los indicadores
para el monitoreo y seguimiento del subsidio a
la producción. De ellos se obtuvieron, asimismo,
resultados en temas productivos, económicos y
sociales.


En efecto, las encuestas revelan, en materia de
estructura productiva, que del total de encues-
tados, el 60% de los beneficiarios son parte de
una agricultura de subsistencia, es decir que
cultivan mós para autoabastecimiento que para
comercialización. Lo ideal sería que este tipo de
agricultura generara una fuente de ingreso, pero
para establecer los canales con el mercado se
requiere de políticas complementarias.


En cuanto a la tecnología, se pudo concluir que
existe una relación directa entre esta y la estruc-
tura productiva; es decir, mientras mas pequeños
son los productores, menor es el nivel tecnológi-
co. Respecto del acceso al agua, por eiemplo,
dependen del clima o de la disponibilidad de llu-
vias. En el caso de la producción se observó que
apenas el 21% de las fincas utilizaban algún tipo
de maquinaria para la siembra o la cosecha; en
el resto las labores se realizan en torma tradicio-
nal, es decir manualmente. En relación con la
mano de obra involucrada, basicamente es lami-
liar y su nivel de educación es mínimo o basico y
utilizan semilla común sin disponer de asistencia
técnica ni control epidemiológico. Los productos
mas comunes en la producción de las fincas de
los encuestados son maíz, papa, arroz, platano,
banano y cacao.




De esta tabla se desprende que apenas el 14%
de las unidades productivas utilizan riego tecni-
ticado, mecanización, semilla certificada; tienen
acceso a asistencia técnica y controles epidemio-
lógicos; y, los partícipes de la gestión y apoyo tie-
nen una educación especializada. Por otro lado,
es mós común la utilización de bombas de tu-
migación (32%) entre los pequeños productores.


La asistencia técnica es fundamental para la agri-
cultura. No obstante, apenas el 17% de agricul-
tores cuentan con ella y, en la mayoría de casos,
la contratan ellos mismos cuando adquieren los
insumos en las casas comerciales. Por demós
esta decir que dicha asistencia no abarca todo el
proceso de producción.


En lo atinente a capacitación agrícola, el 21% de
productores indican haberla recibido en materia
de producción, comercialización y gestión, por
iniciativa propia (39%), en muchos de los casos
a través de los esquemas asociativos. Como se
indicó anteriormente, reciben capacitación por
parte de las distribuidoras de insumos (24%),
pero se trata de una capacitación ligada sólo al
producto que están vendiendo. Las ONG, las ins-
tituciones del gobierno central y los gobiernos lo-
cales apoyan con procesos de capacitación mas
enfocados en las necesidades de los agricultores,
mas su aporte se veritica en apenas el 9% de los
casos.


Tabla 20
Tecnología de producción l porcentaje de aportación


Tradicional


Semitecnificado


Tecnificado


Otros 1/


57%


16%


14%


13%


TOTAL 100%


1/ Involucra una combinación de varios paquetes.


Fuente: Base de Datos MCDS — Encuesta a productores
Elaboración: MCDS - Dirección de Análisis e Investigación del Sector Social


13 .Análisis de los costos
de producción


Cabe indicar que los mayores incrementos de los
precios de los insumos ocurrieron durante 2007
y mediados de 2008, debido al incremento del
precio del petró eo; por lo tanto, no son visibles
en los períodos del estudio (2008 y 2009).


Se puede indicar que existió un crecimiento en
el consumo de tertilizantes y herbicidas como la
urea y el glitosato, que tueron los mas utilizados,


pero también hubo incrementos en los precios
principalmente de desintectantes.


La mayoría de productos utilizados por los agri-
cultores responden a las normas internacionales
de insumos. Se concluye que con los incentivos
para meiorar los precios de los insumos agríco-
las y la restitución de un porcentaie de su costo,
los productores tendieron a utilizarlos en mayor
medida.


Otro punto que cabe destacar es lCl existencia
de una cantidad importante de productores que
arriendan tierras para cultivarlas y que son parte
de la agricultura familiar de transición hacia una
producción mayor.




Tabla 21
Capacitación y entidad que la proporcionó


Si 21%
No 78%


ORGANISMOS QUE OTORGA LA CAPACITACIÓN
Gobierno 9%
Gobiernos Locales 8%
Distribuidora de Insumos 24%
ONGs 9%
PropiaOtros 39%
1/1/ Incluye varias combinaciones 11%


Fuente: Base de Datos MCDS - Encuesta a productores
Elaboración: MCDS - Dirección de Análisis e Investigación del Sector Social


13.1 Dotación de servicios a la pro-
ducción


Según los dotos de lo encuesta, alrededor del
46% de beneficiarios del progromo requirieron
de crédito básicamente paro su producción du-
rante el último proceso productivo. EI crédito fue


otorgado en su mayoría por el BNF, teniendo
menor importancia los cooperativos de chorro y
crédito y los prestamistas. El hecho de que el BNF
seo el moyor proveedor de créditos es positivo,
pues evito el recurso o los servicios del chulquero.


Tabla 22
Evaluación del costo de producción


COSTO TOTAL 1/


Variación precio
Variación volumen
Producto más usado


19%
6%


Gramoxone 18,8%
Fertilizante
Variación precio 3%
Variación volumen 19%
Producto más usado Urea 52%
Fungicidas
Variación precio 1%
Variación volumen _ 3%
Producto más usado Mancosep 12,5%
Herbicidas
Variación precio 2%
Variación volumen 13%
Producto más usado Glifosato 29,6%
Desinfectantes
Variación precio
Variación volumen
Producto más usado


68%
- 5%


Semevin 24%
1l Variación en el costo en función de cambios únicamente en fertilizantes, fungicidas, herbicidas y desinfectantes.


Fuente: Base de Datos MCDS — Encuesta a productores
Elaboración: MCDS - Dirección de Análisis e Investigación del Sector Social




13.2 Pérdidas agrícolas


La encuesta revela que, en promedio, 20% de
los agricultores sufrieron pérdidas en la produc-
ción agricola y las principales causas en orden
de importancia son sequías, plagas y heladas. El
impacto de estas pérdidas es signiticativo en la
medida en que los pequeños agricultores tienen
un promedio de una hectárea que, en muchos
casos, puede ser toda su órea productiva.


En el país aún no se cuenta con un seguro agrí-
cola como propuesta de Estado. Existen pocas


empresas privadas que prestan este servicio, pero
sus costos excluyen la participación de los peque-
ños productores.


La importancia de contar con un seguro agrícola
es utilizarlo como una estrategia de gestión de
riesgos que permita estabilizar los ingresos de
los productores, inclusive en cultivos de precios
deprimidos o de alta inversión, que reducen los
márgenes de explotación. Permite, asimismo, lo-
grar meiorar el resultado en el largo plazo ante
la ocurrencia de siniestros.


Tabla 23
Causas y soluciones para pérdidas agrícolas


RUBROS SEQUIA HELADAS PLAGAS ENFERMEDADES INUNDACIONES OTROS


% de agricultores


que sufrieron 39.27% 13.94% 27.13% 7.58% 3.91% 0.98%


pérdidas


prom ha perdidas 1.77 1.05 1.27 0.08 0.24 0.16


SOLUCIONES:


Crédito Agrícola 1.2% 0.2% 0.7% 0.0% 0.2% 0.0%


Seguro Agrícola 0.0% 0.0% 0.0% 0.0% 0.0% 0.0%


Ayuda Comunitaria 0.7% 0.0% 0.0% 0.0% 0.0% 0.0%


Ayuda Familiar 3.1% 0.2% 1.7% 0.2% 0.0% 0.0%


Ayuda Estatal 0.2% 0.0% 0.0% 0.0% 0.0% 0.0%


ONGs 0.0% 0.0% 0.0% 0.0% 0.0% 0.0%


Fuente: Base de Datos MCDS — Encuesta a productores
Elaboración: MCDS - Dirección de Análisis e Investigación del Sector Social


14. Calidad de vida


Se analizaron siete variables importantes para
medir la calidad de vicla de los beneticiarios: ca-
pacidad ale endeudamiento; dotación de servi-
cios bósicos; gastos en salud, educación, vivien-
da; meioramiento en la dotación de alimentos; y,
mayores consumos de alimentos.


Algunos de los resultados obtenidos tueron los
siguientes:


° Respecto de la dotación de servicios basicos,
el 74% de los encuestados diieron no haber
meioras, en contraste con el 2l % que indica-
ron haberlas tenido en la dotación de agua
potable y electrificación. La mayor parte de
productores especialmente de las areas rura-
les cuya opinión se requirió, no cuentan con




servicio eléctrico público; es un recurso que ° Por el lado de educación se presenta una si-
ellos mismos tienen que gestionar. tuación diferente: el 34% de los encuestados


indicaron que ha meiorado su situación, el
4ó% que sigue igual y un 21% respondió
que disminuyó. En relación con los gastos
destinados a la vivienda, un 63% confirmó
que la situación no ha cambiado.


° Lo que se pudo observar también, en tér-
minos de saneamiento, es que disponen de
agua de la red pública y su abastecimiento es
permanente. Asimismo, en lo que toca o los
servicios higiénicos, la mayoría cuentan con
pozo séptico y fuera de la vivienda. Como
método de eliminación de basura utilizan el
quemado de los residuos.


° Mediante la encuesta también se pudo con-
cluir que la mayoría de productores viven en
casas o villas con disponibilidad de cuartos
mínima, refiriendo un 50% que cuentan con
título de propiedad. Sin embargo, el acceso
de vías es limitado pues los caminos no son
pavimentados, siendo generalmente de tie-
rra o de lastre. Los materiales predominan-


° En cuanto a lo percepción sobre la meiora
de los servicios de salud, la diferencia no es
tan significativa (l %) entre los que respondie-
ron que si aumentó y los que indicaron que
su situación sigue igual.


Tabla 24
Mejoramiento de nivel de vida


BASICOS


Aumento 21% 47% 34% 34%


Sigue Igual 74% 46% 46% 63%


Disminuyó 5% 7% 21% 3%


Fuente: Base de Datos MCDS - Encuesta a productores
Elaboración: MCDS - Dirección de Análisis e Investigación del Sector Social


tes en las casas son cemento o ladrillo en el
piso, zinc en el techo y hormigón y/o bloques
en las paredes, lo que se podría considerar
como un estado regular de las viviendas.


Alrededor de un 12% de los encuestados
declararon utilizar el dinero del subsidio en
alimentación, apenas un 7,3% en gastos re-
lacionados con salud y un porcentaie mucho
menor (29%) en educación.


En el tema de calidad de la alimentación las
consultas estuvieron dirigidas a buscar res-
puesta respecto del meioramiento del con-
sumo por medio de los rubros que confor-
man una canasta equilibrada y nutritiva. Se
incrementó el consumo de carnes y hortali-
zas y, en menor medida, de frutas, cereales


y tubérculos, lo que evidencia, en términos
de nutrición, una meiora en el consumo de
productos saludables y ademós pone de ma-
nifiesto la utilización, en la mayoría de casos,
de productos originarios de sus territorios.


En resumen, según los encuestados el au-
mento en los ingresos debido al subsidio
no ha significado un meioramiento en los
niveles de vida, pues los mayores consumos
son principalmente de inversión en la finca:
compra de fertilizantes, insumos agrícolas y
herbicidas en general.


Entre los principales programas del Estado a
los que los productores acceden figuran el
programa de entrega de urea del BNF y el
MAGAP (el 51% de beneficiarios), Bono de
Desarrollo Humano (49,4%), seguidos de un




Tabla 25
Uso del Subsidio


EN QUE SE UTILIZA EL SUBSIDIO


En comprar MÁS de herbicidas 31,3%
En comprar MÁS de fertilizantes 39,3%
En comprar MÁS de insumos agropecuarios 25,0%
En comprar MÁS de fungicidas 12,1%
En comprar MÁS de semilla 9,2%
En comprar MÁS de productos veterinarios 1o_o%
En comprar MÁS de herramientas 12,4%
En comprar MAS de materiales (ej: alambrada) 4,4%
Otros del hogar 6,3%
En gastos de alimentos 12_4%
En gastos de salud 73%
En gastos de educación 2,9%


Fuente: Base de Datos MCDS - Encuesta a productores
Elaboración: MCDS - Dirección de Análisis e Investigación del Sector Social


32% que acceden a créditos del Banco Na- tados. Un 52% son el tinquero y su tamilia y el
cional de Fomento. 48% restante, personas contratadas individual-


mente. En cuanto al tiempo de trabaio en el área
productiva, declararon que un 55% de mano de
obra es transitoria, fenómeno que se debe a que
Ia mayoría de cultivos son de ciclo corto, lo que
supone varias tareas durante el año para la siem-
bra y la cosecha.


15. Mano de obra


La encuesta revela que existen en promedio cua-
tro empleados por finca, es decir alrededor de
1.700 empleados en el total de tincas encues-


Tabla 26
Programa del estado en el que participan los productores


NOMBRE DEL PROGRAMA PORCENÑJÉLÏJÏQÏÉESIJLTORES


Bono de Desarrollo Humano 49,4%
Bono de la Vivienda 13,5%
Créditos BNF 32,0%
Entrega de Urea 51,2%
INFA 1,0%
Compras Públicas 0,7%
RISE 35,0%
Otros 1,2%
Volver a Sembrar 2.0%


Fuente: Base de Datos MCDS — Encuesta a productores
Elaboración: MCDS - Dirección de Análisis e Investigación del Sector Social




Como se presenta en tabla anterior, existe poca
participación en el esquema de Compras Públi-
cas, que es el canal que actualmente utiliza el go-
bierno para la adquisición de todo bien público y
servicios, entre ellos la dotación de alimentos de
los programas de seguridad alimentaria. Acaso
la falta de estrategias apropiadas que articulen
un esquema de soberanía alimentaria, que sean
específicas y de caracter local y generen empleo
y aumento del ingreso, y la ausencia de políticas
compensatorías de intervención, vuelven poco
atractiva para el pequeño productor la decisión
de participar en dicho esquema.


16. Las necesidades de los
productores frente al


gobierno


Según la encuesta realizada, el 44% de los agri-
cultores piensan que las importaciones desmedi-
das de productos atectan directamente a la pro-
ducción interna. Otra parte de los encuestados
(35%) opinaron que la prohibición de exportar,
en los años precedentes, productos como maíz


Gráfico 16
Personal empleado en finca por categoria


Transitorios


Permanentes


TOTAL


N° familiar


Familiar


909


750


1713


815


898


Fuente: Base de Datos MCDS — Encuesta a productores
Elaboración: MCDS - Dirección de Análisis e Investigación del Sector Social


y arroz conduio a una reducción de los precios
internos, desincentivó la producción de los años
posteriores y causó pérdidas en el mercado na-
tural.


Sin embargo, al momento de opinar sobre los
apoyos del gobierno para meiorar el desarrollo
del sector productivo, indicaron, en un 28%, que
se debería seguir con los subsidios, 17% mani-
festaron necesitar apoyo para la adquisición de
maquinaria y un porcentaie igual requerirlo en
la etapa de comercialización. Un 16% deman-
da capacitación y, finalmente, un 12% necesita
asistencia técnica en los procesos de producción.


16.1 Ingresos no agrícolas


De la Tabla 28 se deduce que si bien la mayoría
de pequeños productores —|os que hacen parte
de la agricultura tamiliar- se dedican principal-
mente a la agricultura, un 20% realiza activida-
des tuera de la finca como medio para meiorar
sus ingresos, de los cuales un 11% se involucra
en servicios como construcción, comercialización
y turismo, seguidos, como tercera opción, por la
elaboración de artesanías (8%).




Tabla 27


TÍPO DE APOYOS QUE REQUÍEREN LOS MEDIDAS TOMADAS POR EL GOBIERNO
PRODUCTORES DEL GOBIERNO QUE AFEcTAN EL cAMpo


Subsidio 28% Fijación de Precios 249%
Capacitación 16% Prohibición de exportación 35%


Maqumafla 17% Importación de Productos 43,8%
Ashtencfla Técrflca 12% Medidas Sanitarias 4,7%


8%
Infraestructura . . ., 17%Apoyo de Comercializacion


2%
Otros 1gg%


TOTAL


Fuente: Base de Datos MCDS Encuesta a productores
Elaboración: MCDS


Dirección de Análisis e Investigación del Sector Social


Tabla 28
Ingresos adicionales al ingreso agricola en finca


Estructura _ _ _ I _ promedk,productiva Servicios Industria Artesania Agricultura ¡ngreso


Menos de 1 ha 2,9% 0,0% 2,9% 6,3% 83,1%
Más de 1 y menor o igual a 3 ha 4,6% 0,5% 2,0% 7,3% 100,7%
Más de 3 y menor o igual a 5 ha 1,7% 0,2% 1,7% 3,9% 70,8%
Más de 5 y menor o igual a 10 ha 1,2% 0,0% 1,0% 1,7% 48,6%
Más de 10 y menor o igual a 20 ha 0,2% 0,0% 0,2% 0,7% 37,1%


Más de 20. ha 0,0% 0,0% 0,0% 0,0% 0


Total 10,7% 0,7% 7,8% 20,0% 79,5%


Fuente: Base de Datos MCDS — Encuesta a productores
Elaboración: MCDS - Dirección de Análisis e Investigación del Sector Social




17. Conclusiones
y Recomendaciones


Subsidios


° A nivel provincial se observa una mayor con-
centración de beneficiarios, sacos entrega-
dos y hectareas intervenidas en las provin-
cias de la Costa, principalmente en Guayas
y Los Ríos. Esta situación es similar a nivel
cantonal.


° Se recomienda, para la eiecución de cual-
quier programa, llevar un control riguroso
de las listas de inscripciones y cruzar esta in-
formación con las solicitudes que han sido
previamente beneticiadas para no duplicar
beneticiarios y lograr mayor equidad en la
repartición.


Para retorzar el Programa Socio Siembra se su-
gíere lo siguiente:


° Los programas deberían ser integrales y res-
ponder al obietivo de meiorar los niveles
de producción y competitividad. Desde esa
perspectiva se vuelven indispensable la pro-
visión de servicios de apoyo a la producción
y la implementación de mecanismos de in-
terrelación con el mercado, coniuntamente
con capacitación para la comercialización,
especialmente en materia de gestión empre-
sarial e intormación.


° El o los programas que proponga el Estado,
además de propender al desarrollo integral
de la zona rural, deben a su vez buscar el
nexo entre esta y lo urbana, de modo de
permitir la diversificación de la oterta y, prin-
cipalmente, la reducción de intermediarios.
Programas como los Negocios inclusivos
permiten la asociatividad entre los agricul-
tores, en virtud de la cual se puede hacer
convenios con las agroindustrias, exportado-
ras, cadenas de supermercados y agencias
de comercio, obviamente con el acompa-
ñamiento del Estado en el proceso. Una vez
organizados, los productores pueden par-


ticipar en el esquema de compras públicas
y los mós pequeños pueden convertirse en
proveedores del Estado con el tin de apo-
yar programas nutricionales que retuercen el
acceso y la dotación de alimentos en locali-
dades rurales remotas, como parte de la es-
trategia de combatir el hambre y la desnutri-
ción. Esto no solo permitiría cumplir con los
mandatos gubernamentales de promulgar la
seguridad alimentaria y la erradicación de
la desnutrición, sino que también constituye
una opción que el país debe considerar para
implementar el meioramiento de la produc-
ción y de la calidad de vida de los pequeños
productores.


Por otro lado, es necesario garantizar el apo-
yo a los agricultores mediante normativas
que generen seguridad ¡urídica y disminu-
yan la incertidumbre a través de programas
como el ”seguro agrícola” para pequeños
productores, que permitan proporcionarles
recursos económicos a tin de que puedan
reponer pérdidas, y que contribuyan a evitar
o disminuir siniestros, incentiven el ahorro y
garanticen el crédito, tacilitando el equilibro
social y el desarrollo económico.


Es fundamental que los programas de largo
plazo estén condicionados al meioramiento
de la productividad e incremento de las ex-
portaciones, y exiian la corresponsabilidad
entre el sector público y el privado.




18. Bibliografía


° Decreto Eiecutivo N° i200 del IO de ¡ulio de
2008.


° Decreto Eiecutivo N° i457 del 28 de octubre
de 2008.


° MCDS — Dirección de Información Socioeco-
nómica del Sector Social. Estudio de evaluación
y monitoreo del cumplimiento del precio de la
harina, septiembre 2008—enero 2009.


° MCDS — Dirección de Información Socioeco-
nómica del Sector Social. Informe técnico sobre
análisis de Ios escenarios y las sanciones para el
incumplimiento de precios de Ia harina nacional,
28 de febrero de 2009.


° MCDS — Dirección de Información Socioeco-
nómica del Sector Social Informe técnico sobre
irregularidades en Ia distribución de Ia harina ar-
gentina, 28 de febrero de 2009.


° Decreto Eiecutivo N° 153 del 2 de marzo de
2007.


' MCDS — Dirección de Anólisis e Información.
Informe sobre el subsidio de Ia urea, ó de abril
de 2009.


° Presentación sobre el subsidio de la urea. BNF,
2008.


° www.mcds.gov.ec


° MCDS — Dirección de Gestión de Políticas So-
ciales. Informe final del Programa Socio Siembra,
Ió de ¡unio de 2009.


' MCDS — Dirección de Anólisis e Información.
"Analisis del levantamiento de Ia línea de base
que permita el monitoreo y seguimiento dela im-
plementación del Decreto Eiecutivo N° i137 y
Mandato N° ió — programa Socio Siembra”, 28
de septiembre de 2009.






MINISTERIO DE COORDINACIÓN DE DESARROLLO SOCIAL
La Mariscal, Santa María E4—333 y Av. Amazonas - Edif. Tarqui 1000 9no. piso


TeIfs.: 223-1750 l 290-4519
Quito - Ecuador




SEGURIDADALIMENTARIAYNUTRICIONALENELECUADOR
Share