TÍTULO EDUCACIÓN AMBIENTAL UNA GESTION AL...














TÍTULO


EDUCACIÓN AMBIENTAL
UNA GESTION AL DESARROLLO SUSTENTABLE EN EL


ECUADOR








AUTORA


Fernanda Santillán Egas









Esta edición electrónica ha sido realizada en 2012
Director Francisco Borja Barrera
Tutora Carla Benítez
Curso Máster Propio Universitario en Medio Natural, Cambio Global y


Sostenibilidad Socio-ecológica
© Fernanda Santillán Egas
© Para esta edición, la Universidad Internacional de Andalucía




Universidad Internacional de Andalucía, 2012

























Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas


Usted es libre de:


• Copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra.


Bajo las condiciones siguientes:
• Reconocimiento. Debe reconocer los créditos de la obra de la manera.


especificada por el autor o el licenciador (pero no de una manera que sugiera
que tiene su apoyo o apoyan el uso que hace de su obra).


• No comercial. No puede utilizar esta obra para fines comerciales.
• Sin obras derivadas. No se puede alterar, transformar o generar una obra


derivada a partir de esta obra.




• Al reutilizar o distribuir la obra, tiene que dejar bien claro los términos de la
licencia de esta obra.


• Alguna de estas condiciones puede no aplicarse si se obtiene el permiso del
titular de los derechos de autor.


• Nada en esta licencia menoscaba o restringe los derechos morales del autor.






Universidad Internacional de Andalucía, 2012




 


 


 


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 




 


   




“Se necesitan nuevos conocimientos, valores y aptitudes a todos los niveles y para todos
los elementos de la sociedad. Para este fin nos educaremos a nosotros mismos, a


nuestras comunidades y a nuestras naciones" Declaración de la Tierra de los Pueblos.
Foro Río 92




INTRODUCCIÓN


La educación debe tener como principio la transformación del mundo, transformándose
el hombre mismo, para transformar la naturaleza, su empleo y su redistribución. Que el
concepto lúdico del mundo no sea un adjetivo poético, sino una realidad tajante. Hay que formar
un hombre nuevo, comprometido con la idea amarga pero cierta de que ya es un poco tarde,
pero es urgente salvar a cualquier precio lo que queda de nuestro planeta y sus recursos.


Hay que plantear la moral y la ciencia del tercer milenio, donde el egoísmo y los
intereses particulares de unos pocos, estorban el desarrollo digno de la humanidad, en un
atentado contra los elementales derechos humanos, como es la vida misma no sólo del hombre
sino de todo lo existente, como proceso evolutivo de la misma naturaleza, que no debe
continuar siendo manipulada por intereses privados.


El mundo de hoy se considera sustentado en una compleja red de relaciones humanas y
de interacción con el ambiente que conlleva una gran cantidad de problemas ambientales
debido, a la concepción que hasta ahora se ha tenido del ambiente, centrada exclusivamente
en el componente natural y en la consideración del hombre como antropocentrismo y no como
integrante cuyas acciones ayudan o empobrecen la conservación del mismo.


Este modelo ha transformado el ambiente y en muchos casos lo ha llevado a situaciones
críticas caracterizadas por el agotamiento de los recursos energéticos y alimentarios y la
disminución del espacio para la recreación. Genera, además, en la naturaleza, problemas de
contaminación, ruptura del equilibrio, extinción de especies, pobreza, desnutrición,
consumismo, violación de los derechos humanos y otros daños socio-natural alarmante.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 




 


   


Indudablemente se ha llegado a esta situación porque el ser humano no ha comprendido que
es una parte integrante de la naturaleza y al destruirla, provoca su propia desaparición.


La complejidad de la problemática ambiental necesita respuestas y soluciones y por ello
exige que el hombre reaccione y pase, tal como lo señala Freire (1982), de una “inmersión
sumisa” a la “inmersión crítica”, que conduzca a la “conciencia liberadora”. Por estas razones el
hombre necesita una alfabetización ambiental, que requiere: a) el conocimiento de la realidad
ambiental y la identificación de sus problemas, b) la comprensión de los procesos sociales,
históricos y ecológicos. c) el desarrollo de una sensibilidad ambiental y d) la búsqueda de
soluciones y medios de acción disponibles. Luego, se plantea la necesidad de fomentar una
conciencia ciudadana mediante el desarrollo de una cultura de valores ambientalistas, en la que
la escuela y el docente están llamados a lograr este objetivo. No cabe duda de que una
transformación profunda en el sector educativo es obligatoria y la reforma escolar no sólo debe
considerar cambios en las tareas de organización y ejecución de la acción docente, sino que
debe fortalecer los valores y actitudes inmersos en las prácticas pedagógicas.


Esto implica que las acciones pedagógicas tengan lugar en un marco ético de estímulo
al ser, a los valores individuales, culturales y ecológicos. Para ello, el modelo curricular, base de
la Reforma Educativa, se sustenta en la transversalidad, cuyo propósito esencial es el
fortalecimiento del ser de los niños y niñas que cursan el nivel de Educación Básica, así como
jóvenes del nivel universitario y escuelas politécnicas del Ecuador. En ese sentido, proporciona
elementos para la transformación de la cultura escolar y sirve de puente entre la educación
fundamentada en las disciplinas del saber y la cultura pública de la comunidad humana
mediante cinco ejes curriculares transversales que surgieron de los problemas no resueltos por
el sistema educativo ecuatoriano.


Estos ejes aparecen claramente identificados en el Plan de Acción del Ministerio de
Educación: Desarrollo, Valores, Trabajo y, Ambiente como respuesta a la crisis ambiental. Es
por lo antes expuesto que surge la necesidad de incorporar a la planificación y ejecución de los
proyectos pedagógicos de aula el eje transversal ambiente, operacionalizándolo a través de
los contenidos de procedimientos y actitudes e integrandolo al desarrollo de las actividades. En
este sentido los diferentes proyectos pedagógicos de aula elaborados y desarrollados por los
docentes deberían incluir aspectos relacionados con las dimensiones del eje transversal
ambiente.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 




 


   


Sin embargo, Rebolledo y Febres Cordero, (1995) indican que se han detectado
debilidades derivadas de los talleres de capacitación ofrecidos a los docentes por el Ministerio
de Educación, Cultura y Deportes del Ecuador, las cuales conducen a la planificación de
algunos elementos aislados de las dimensiones que conforman el eje, quedando como
aspectos planificados pero que difícilmente se desarrollan en la ejecución de los proyectos
pedagógicos de aula. Por otra parte, no obstante que los Proyectos Pedagógicos de Aula y el
eje transversal ambiente se encuentran vigentes desde 1996, aún no se han observado
cambios favorables en el comportamiento ecológico- ambientalista de las personas.


Evidencia de ello son los problemas de contaminación que han generado los botaderos
de basura y los consiguientes problemas de salud que ocasionan. Asimismo, las constantes
quemas de basura originan brotes de enfermedades respiratorias como asma, tos persistente,
además de contaminación del aire, entre otros. Muchas escuelas poseen parques cercanos que
presentan un gran deterioro tanto físico como ambiental: áreas verdes descuidadas, árboles
que no son podados, los bancos están rotos y el jardín sin plantas. A esto se agregan los
problemas que ocasionan los grupos de personas que, al invadir terrenos que no cuentan con
los servicios de aguas blancas ni red de cloacas, aseo urbano, mucho menos con un plan de
urbanismo, carecen de una vida de calidad pues no tienen acceso a los servicios básicos
mínimos, creando con ello un problema ambiental.


De esta situación se puede deducir, por una parte, que existe poca preocupación por lo
ambiental, tal como lo refiere (Leff, E. 1992) al decir que “es sabido que en la escuela al igual
que en el resto de la sociedad, pareciera no brindársele la importancia que se debe a los temas
ambientales, tal vez por la carencia de una cultura ecológica desde épocas anteriores”. Por otra
parte, que las personas involucradas en tales hechos, poseen una “conciencia semintransitiva,
y limitada a satisfacer desafíos relativos a necesidades biológicas.” (Freire, 1982).


Es decir, viven inmersos en una realidad que no objetivan ni problematizan. Lo antes
expuesto motivó las reflexiones y una propuesta de posibles actividades que orienten el
proceso de enseñanza-aprendizaje hacia una concienciación ambiental.


El enfoque en la Educación Ambiental requiere un proyecto planteado desde una visión
global que considere que se trata de un sistema abierto en el que el todo es más que la suma
de sus partes, en el es más explicativo el conocimiento de las interrelaciones, donde se busca


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 




 


   


el tratamiento interdisciplinario, se valora la estructura y funcionamiento, teniendo en cuenta
aspectos dinámicos, evolutivos y la realización del sistema dada su complejidad.


El gran desafío de la Educación Ambiental es saber captar la totalidad en movimiento
fluyente, lo que supone un modelo de enseñanza-aprendizaje en el que no se proponen
conocimientos adicionales, si no que se precisa establecer conexiones y relaciones de los
saberes en una totalidad no dividida y en permanente cambio.










































Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 




 


   














CAPÍTULO I


SITUACIÓN AMBIENTAL EN AMÉRICA LATINA.
PRINCIPALES PROBLEMAS AMBIENTALES EN EL


ECUADOR Y EL ROL DE LA EDUCACIÓN AMBIENTAL














Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 




 


   


El ser humano cree que pertenece a una esfera superior que no existe dentro de las
especies naturales, y que puede hacer con el resto de la naturaleza lo que quisiera con el
pretexto de “desarrollarse”.


Así comenzó el crecimiento de ciudades, industrias, tala de árboles, destrucción de
culturas aborígenes y de especies silvestres. Siempre se pensó que los cambios en la
naturaleza eran un mal necesario y secundario frente al avance de la civilización que no podía
detenerse.


En los setenta investigadores como; Ernesto Medina, Jorge Rabinovich, Gilberto
Rodríguez, Carlos Schubert, entre otros, empezaron a alarmarse acerca de las consecuencias
nefastas de este alejamiento total de la naturaleza en áreas del desarrollo mal entendido e
interpretado.


En estos días estamos frente a un problema grave y a la preocupación por el impacto
ambiental de obras de desarrollo que tienen un gran vigor en todo el mundo: ha dejado de ser
un simple movimiento descoordinado y exagerado, y ha llegado a establecerse como una
verdadera acción mundial, coherente y solidaria basada en principios científicos de varias áreas
del saber humano; por ejemplo: “La Cumbre de Copenhague”, que se dio en el año 2009 y
reunió a 189 países para llegar a un acuerdo vinculante sobre el cambio climático que permita
relevar el protocolo de Kyoto que expira en 2012. El objetivo fue conseguir un acuerdo
refrendado por la mayoría de países que tenga por objetivo una reducción sustancial de los
gases de efecto invernadero (UN Climate Change Conference, 2009).


Las naciones pobres han caído de una pobreza a otra. Las obras de desarrollo no sirven
para ayudar a grandes masas, sino que simplemente obedecen a intereses económicos que
son precisamente los que tradicionalmente han formado este desarrollo.


El rol que juega la Educación en esta problemática, es fundamental e importante, ya que
es un factor social eficiente, que dispone el ser humano y del cual adquiere herramientas claves
que le permitan desarrollar sus capacidades, para enfrentarse y desenvolverse en un medio
social determinado; por ejemplo: los niños y niñas crecen y se desarrollan bajo la influencia de
un complejo proceso docente-educativo, en el que la escuela cumple un encargo social que
tiene el objetivo de que el futuro ciudadano reciba enseñanza y educación, y se integre a la
sociedad en que vive de una manera armónica, formado política e ideológicamente en


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 




 


   


correspondencia con los principios de nuestra sociedad. En este sentido hay que educar al niño
para que ocupe plenamente el lugar que le corresponde en la naturaleza, como elemento
componente de esta. Él debe comprender que es parte integrante del sistema ecológico y que,
como tal, tiene deberes que cumplir, además, donde la educación será, la que debe ser por
sobre todas las cosas la clave que contribuya a formular soluciones más duraderas al problema
ambiental en el Ecuador.




1. SITUACIÓN AMBIENTAL EN AMÉRICA LATINA


La creciente pobreza rural, por un lado, como la intensificación productiva, por otro, llevan
consigo la degradación de los ecosistemas y graves desequilibrios ecológicos que acentúan los
agudos problemas ambientales heredados del papel dependiente y periférico de América Latina
dentro del capitalismo mundial y de la revolución verde la cual consistió en utilizar variedades
de maíz, trigo y otros granos fundamentalmente, cultivando una sola especie en un terreno
durante todo el año (monocultivo) y la aplicación de grandes cantidades de agua, fertilizantes y
plaguicidas, los cuales afectaron los suelos, el aire, la salud humana, etc.  Apoyado por un
"conjunto" de prácticas mejoradas complementarias tratando de factores como el uso de
abonos, el control de plagas, y el espaciamiento de las plantas, las nuevas variedades fueron
adoptadas en varias regiones en desarrollo” (Guillén Fedro,2006).


“En América Latina la globalización y la progresiva liberalización de los mercados mundiales
representarán un importante estímulo para que los países latinoamericanos intenten aumentar la
productividad y la competitividad internacional de sus producciones, en consonancia con un modelo
de crecimiento económico basado en la búsqueda de beneficios a corto plazo” (Lester R. Brown,
1989).


Aunque cada vez existe mayor concienciación ecológica en la población latinoamericana, no
tiene ningún sentido reclamar el respeto ambiental y la necesaria conservación de los recursos
sin criticar la lógica del modelo liberal, pues existe una incompatibilidad manifiesta entre el
desarrollo sostenible y el modo de producción capitalista.


Los problemas ambientales se originan totalmente en procesos de gestión de productividad
que cumple el ser humano y los cuales tienen ramificaciones de nuevos problemas
ambientales, por ejemplo; el cambio climático, la sobrepoblación, la pobreza, la crisis global del


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 




 


   


agua, el uso indiscriminado de recursos no renovables, entre otros, a medida que persisten en
la sociedad determinados factores que inciden directamente sobre ellos, tales como: la
planificación nacional del desarrollo, la formación profesional, transferencia de los
conocimientos científicos, la educación formal y no formal, la legislación, investigación científica,
entre otras.


“Desde 1975 hasta 1999, el número de habitantes en las ciudades con poblaciones de
las veinte ciudades con más de cinco millones se ha multiplicado por veinte. Durante el
mismo lapso la población de las veinte ciudades más grandes se ha más que
cuadriplicado y como evidencia en el 2000 ha crecido de ocho a diez veces, de dos
millones de habitantes a 16 millones” (Nahle N, 2003).


Al orden Internacional injusto y a la crisis de la deuda externa en América Latina, se
agregan graves problemas estructurales internos que agudizan el deterioro ambiental.


“...Mientras no se introduzcan cambios sustentables que con llevan a la disminución del
consumo de energía en los países industriales aumentando las ganancias de los bienes
primarios extraídos de los países en desarrollo, la eliminación de subsidios y barreras
proteccionistas y el pago de derechos por utilizaciones de recursos genéticos, el
desarrollo sustentado en el sur, será solo una iluminación…”, según el resumen
ejecutivo de “Conservación y Desarrollo” de la Fundación Natura (2000).


El sentido del desarrollo creciente consumista y derrochador del hombre hacia los
recursos naturales se ha impuesto hoy más que nunca, con la progresiva transición de los
sistemas económicos estadísticas a otros de tipo capitalista; incluso en los países del tercer
mundo con la esperanza de superar el subdesarrollo.


“La mitad de la biodiversidad mundial se encuentra en América Latina.
Aproximadamente de 30.000 a 100.000 especies (10% del total mundial) han sido extinguidas
en el año 2000, por su parte, la diversidad cultural es también considerablemente afectada;
solamente en Brasil el 90 % de las culturas indígenas han desaparecido durante este siglo” (Vía
Alba, José Antonio, 2002). En este caso las estadísticas son alarmantes y el sentido de
protección de nuestros recursos naturales y nuestra cultura, debe ser creciente e imponente
ante el capitalismo neoliberal.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 




 


   


“América latina posee 885,5 millones de hectáreas de bosque tropical, lo que representa
el 46% del total mundial. El ritmo anual de deforestación se ha duplicado en los últimos
años, si continúa este ritmo, los bosques tropicales de la región se agotarán en tres
décadas más. La tierra deforestada es fácilmente vulnerable a la erosión; en América
Latina (A.L), alrededor de 2 millones de Km2 (10% del total del territorio) sufre algún
grado de erosión, de los cuales las 2/3 partes son provocados por la ganadería y otras
actividades agroexportadoras, y sólo 1/3 es atribuible a la agricultura de subsistencia”
(Banco Interamericano de Desarrollo, 2002).


Por cada hectárea de bosque talado, se estima que unas 115 toneladas de CO2 son
liberados a la atmósfera, contribuyendo considerablemente al efecto invernadero.


Los países de Latinoamérica y Caribe concentran los mayores índices de
deforestación del mundo, pero esta tendencia aún puede revertirse, como demuestran
algunas naciones de la región, principalmente Chile y Uruguay.


Según cifras divulgadas por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), de los diez
países del mundo con mayores índices de deforestación, siete se encuentran en
Latinoamérica y Caribe, con casos tan preocupantes como el de Jamaica, con una pérdida
anual de sus ya escasos bosques del 7,2%.


En Uruguay y en Chile el porcentaje de territorio cubierto boscoso está aumentando,
en una media anual de un 0.7 por ciento en el caso del primer país y en un 0,1 en el
segundo, gracias a los programas de repoblación de las autoridades.


Según las cifras publicadas por el BID, después de Jamaica y Haití los países con
un mayor porcentaje de deforestación anual en la región son: Costa Rica (2,9%), Paraguay
(2,7), Ecuador (1,8), Guatemala (1,7), México (1,3), Bolivia y Venezuela (1,2), Colombia
(0,7), Brasil (0,6), Perú (0,4) y Argentina (0,2).


El caso de Haití es uno de los más preocupantes, ya que al perder una media de
superficie de bosques de un 4,8% anual, sólo conserva un 1% de su área boscosa.


El 90% de las aguas negras de A.L., son descargadas al mar sin tratamiento previo.
Las 2/3 partes de los frágiles manglares de México, la mitad de la flora y la fauna de las


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


10 


 


   


costas de la región han sido destruidas parcial o totalmente por la contaminación,
deforestación, turismo y la pesca indiscriminada.


El 80% de la pesca mundial proviene de los ecosistemas costeros. La mayoría de
los países que se dedican a esta actividad, han sufrido una disminución abundante en su
cosecha pesquera, debido a que la pesca es mayor en relación a la capacidad natural de
regeneración. Los principales países pesqueros convierten el 70% de sus cosechas en
harina de pescado, para posteriormente utilizarlo en la preparación de alimento balanceado
para explotación ganadera.


En cuanto a la distribución de la tierra en A.L. es la más desigual del mundo y gran parte
de los mejores suelos son usados para cultivar productos de exportación como la caña de
azúcar, café, soya, banano, etc., para lo que se ha tenido que ampliar la frontera agrícola,
eliminando a la vez grandes extensiones de bosque. Los cultivos exportables tienen una
alta dependencia de los plaguicidas (productos químicos altamente tóxicos) cuya venta en
América Latina es dominada y manejada por las industrias transnacionales, que prohíben o
restringen el 75% de estos productos en sus propios países, por el efecto negativo que
causan en el medio ambiente


1.2 PROBLEMAS AMBIENTALES EN EL ECUADOR


“Al terminar los años 80´s, la población ecuatoriana parece estar consciente de la
situación del Medio Ambiente dentro del territorio del país y se sabe que es crítica, así lo
testimonian numerosas declaraciones públicas y privadas, con la necesidad de proteger
al entorno natural, las cuales están contribuyendo positivamente a generar actitudes
nacionales a favor de instituir mejores relaciones entre el medio ambiente-social y el
medioambiente-natural” (Ministerio del Ambiente-República del Ecuador. Cambio climático,
2001).


La situación actual del Ecuador en los campos político, socioeconómico y ambiental,
revela, sin lugar a dudas, el fracaso de las políticas neoliberales y la consecuente agravación de
las condiciones de vida de la población. La crisis aguda que vive el país es efectivamente el
resultado de un problema evidente de no desarrollo, que hoy nos afecta.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


11 


 


   


Sin embargo, en el Ecuador hay todavía mucho que hacer por mantener un medio
ambiente sano, si bien es cierto, se sabe que la situación es grave, pero no se informa a
profundidad las consecuencias que puede a caer en nosotros y nuestra salud. Tampoco se
toman medidas para proteger el medio donde vivimos.


Ante las consecuencias humanas y ambientales desastrosas del tipo de desarrollo
neoliberal, las relaciones entre desarrollo, cultura y ambiente son fundamentales para el
establecimiento de modelos socialmente justos y ecológicamente equilibrados. El mejoramiento
del bienestar de las poblaciones, el uso racional de los recursos naturales, la protección de la
naturaleza y el respeto de las generaciones futuras, constituyen por lo tanto la clave de
nuestras sociedades.


Para abordar el tema ambiental en el Ecuador, es necesario considerar la realidad
compleja del país y poder establecer lazos claros entre sociedad, economía y ambiente. La
primera constatación es bastante pesimista: el país depende económicamente de la explotación
de sus recursos naturales y la protección del medio ambiente no desempeña un papel
significativo en la elaboración de programas políticos y económicos. A pesar de que existan
numerosas leyes, convenios y tratados internacionales, tanto los responsables políticos como
los ciudadanos en general siguen mal informados y muestran muy poco interés en proponer
verdaderas alternativas.


“Las políticas económicas en el Ecuador siempre han tenido como fundamento el
carácter inagotable de los recursos naturales. Desde la época colonial, la explotación de
estas riquezas es considerada como el principal medio de enriquecimiento. A partir de
finales del siglo XIX, frente a la especialización internacional del trabajo, la economía
ecuatoriana, al igual que la mayoría de países latinoamericanos, depende de sus
recursos naturales y de la mano de obra barata para formar parte del mercado mundial.
El modelo de desarrollo seguido por el Estado ecuatoriano se basa en el mito del
progreso preconizado por los países occidentales. Durante estos últimos treinta años,
mediante la liberalización de los mercados, los países llamados “tercermundistas”,
“subdesarrollados” o “en vías de desarrollo” han buscado alcanzar un desarrollo que, sin
embargo, no ha conducido a la reducción de las desigualdades. Al contrario, el abismo
entre aquellos que aprovechan del sistema y aquellos que padecen de él se amplifica
indiscutiblemente” (Acosta A, 2009).


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


12 


 


   


En la reciente exploración temática que realizó la fundación Natura por intermedio de su
(proyecto EDUNAT III, 1990), “sobre los problemas ambientales prioritarios del Ecuador, se
concluyó que por lo menos el Ecuador se confronta con no menos de sesenta grandes
problemas ambientales. Estos afectan a una gran porción de la población humana de todos los
estratos, a una vasta superficie del suelo, agua, aire, especies de flora y fauna que sobreviven
en este territorio”.


“Desde una perspectiva educativa, esto representaría que sobre cada uno de estos
problemas, habría que desarrollar una gran cantidad de gestiones de modo que puedan
ser identificadas por la sociedad, sobre ellos se definan las alteraciones de acción
humana para solucionarlos, prevenirlos, corregirlos, disminuirlos, crear actitudes de
buen comportamiento, destrezas y decisiones, y que se actué con responsabilidad el día
a día para aplicar las alternativas de solución, evitando así, el deterioro ambiental que
suele aumentar en proporción geométrica, debido a que el daño acumulado genera otros
daños además del daño inicial” (Ministerio del Ambiente-República del Ecuador, 2001).


La necesidad de conocer los problemas ambientales de Ecuador son importantes, sin
embargo pocas personas lo conocen a fondo y esto es lógico, porque cada problema tiene
niveles de complejidad tales, que hacen que cada día estemos más convencidos para
mantenernos informados, y a proponer a partir de ahí, soluciones adecuadas.


A continuación se describe con brevedad algunos de los más importantes e influyentes
problemas ambientales que se afronta en la actualidad, estos factores se tomaron como
referencia los problemas ambientales según, (Fundación Natura-AID. EDUNIT III y Corporación
de Gestión Tecnológica y Científica sobre el Ambiente OIKOS):


1. El Aire: desde la aparición y desarrollo de las industrias y del motor de combustión interna,
la cantidad de sustancias extrañas y la alta toxicidad de muchas de ellas ha sido tal que la
calidad del aire, básico para sostener la vida en nuestro planeta, se ha deteriorado
considerablemente. En nuestros días la contaminación del aire es un problema de extrema
gravedad, los cuales ha causado efectos negativos sobre humanos, animales, plantas y
materiales.


Los contaminantes atmosféricos más importantes son:


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


13 


 


   


• El monóxido de carbono; es un gas letal y en el Ecuador, a partir del “boom” petrolero, el
consumo de estos derivados aumentó notablemente, a la vez que creció el problema de
la contaminación aérea por este compuesto. En Quito y los Valles el 45% de estas
industrias incineran los desechos sólidos al aire libre.


• Las partículas; incluyen sustancias líquidas y sólidas de variada índole producidas por la
combustión industrial. Los incendios forestales y agrícolas son una fuente importante de
estos contaminantes.


• Óxidos de azufre e hidrocarburos; son gases corrosivos y venenosos producidos por el
uso de combustibles ricos en azufre, como el utilizado en las refinerías de petróleo y de
industrias pesadas.


• Dióxido de carbono; sin ser en sí un contaminante serio, puede llegar a acumularse en
cantidades suficientes como para generar lo que se conoce como “efecto invernadero”.
Una concentración alta de este gas en la atmósfera permite el ingreso de rayos solares
hacia la superficie, pero impide su normal regreso al espacio, generando una
concentración de calor, las que está generando consecuencias preocupantes a nivel
mundial.


2. La Contaminación del Agua; el recurso hídrico se ha visto sujeto a un proceso constante y
cada vez más grave de contaminación. Una gran cantidad de desechos domésticos e
industriales es arrojada a ríos, mares y lagunas del país, afectando directamente a una gran
cantidad de especies animales y vegetales, incluyendo al hombre.


3. Los Manglares; un ecosistema relacionado con los recursos marinos, y del cual el Ecuador
posee muestras pero en serio peligro de desaparición, es el de los manglares.
Desgraciadamente no ha habido una planificación para explotar sostenidamente de los
recursos del manglar. El auge de camarones ha constituido la destrucción casi total de este
valioso ecosistema a lo largo de la Costa ecuatoriana.


4. La erosión del suelo; así como las erupciones, los deslaves y los terremotos, es parte de los
procesos naturales y ha dado y seguirá dando forma a la corteza de la tierra. No obstante la
erosión, es decir, el transporte del suelo desde las partes altas a las bajas, por acción de
varios agentes como el agua y el viento, se ha potenciado grotescamente por las
actividades de los seres humanos.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


14 


 


   


Alrededor del 50% de la superficie del país está afectada por la erosión, es decir que existen
123.000km² que sufren el impacto del mal uso de la tierra.


5. Extinción de flora y fauna ecuatoriana; la causa directa más notable de la desaparición de
especies es la alteración y extinción de los sitios donde viven. Al deforestar un bosque no
sufren sólo los árboles caídos, sino toda aquella flora y fauna que dependían de una u otra
forma de ellos. Los caimanes y tortugas de la Costa prácticamente han desaparecido. En la
Sierra y el Oriente la destrucción de los bosques ha hecho que muchas especies antes
abundantes ya no se encuentre.


6. La Contaminación Petrolera; en las zonas de explotación petrolera y en las refinerías se
contamina el agua notablemente. Ha habido una serie de rupturas del oleoducto
transecuatoriano que han producido derrames de crudo en cantidades alarmantes afectando
a las comunidades indígenas amazónicas, también, por la apertura de caminos y de
campos petroleros.


7. Plaguicidas agrícolas; el uso indiscriminado e incontrolado de plaguicidas en los cultivos
agrícolas altamente susceptible de infestación es una muestra de la falta de conciencia del
problema. En el país, estos productos se han usado sin medir consecuencias, la lluvia y el
regadío lavan estos compuestos tóxicos, afectando directamente al suelo, agua y a la salud.
En un estudio llevado a cabo en la ciudad de Quito se descubrió que en los tomates había
insecticidas en una cantidad cuatro veces superior a la máxima cantidad considerada
tolerable.


8. El ruido ambiental; hay una serie de contaminantes que son muy difíciles de combatir,
porque, entre otras cosas, la gente no está ni siquiera consciente de que son víctimas de
sus efectos. La contaminación por ruido ambiental es una forma común de degradación del
ambiente que produce efectos de variada índole sobre los seres humanos y los animales.


Los centros Urbanos bulliciosos como en otros países, en el Ecuador la mayor
concentración de ruidos se dan en los centros urbanos. Los aeropuertos situados en la
cercanía o en el interior mismo de las ciudades, como en el caso de Quito, Guayaquil y
Cuenca.


9. El Crecimiento de los centros urbanos; el aumento acelerado del tamaño de las ciudades y
su planificación urbanística deficiente han determinado que una cantidad inmensa de


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


15 


 


   


desechos municipales e industriales se viertan indiscriminadamente y sin tratamientos en
los ríos, lagunas, esteros y mares del país. Ciertos ríos cercanos a ciudades grandes están
clasificados como “aguas negras”, incapaces de sostener ningún tipo de vida, como es el
caso del Machángara en Quito.


Se reconocieron además otros problemas agudos como:


10. La baja de la productividad del suelo agrícola.


11. Las irregularidades climáticas con su secuela de perjuicios económicos, de salud y otros.


12. La deficiente generación eléctrica por problemas residuales de contaminación y deterioro
ambiental.


13. La contaminación del Golfo de Guayaquil.


14. La contaminación y mal manejo de los productos alimenticios.


15. La alteración de la forma de vida de los grupos indígenas afectados por nuevas formas de
producción y otros sistemas culturales.


Estos problemas ambientales están estrechamente relacionados con los problemas vinculados
con las condiciones humanas afectadas por el deterioro ambiental, reconociendo que se han
agudizado problemas como:


a.) La desordenada e irracional explotación de los recursos naturales: suelo, agua y capa
vegetal.


b.) La pérdida acelerada e irreparable de los recursos genéticos y la afectación a la
biodiversidad de los ecosistemas naturales, especialmente del páramo, de los bosques
tropicales y de los manglares.


c.) El deterioro de las condiciones de vida de las poblaciones marginales urbanas por
hacimiento y falta de servicios básicos.




1.2.1 DIAGNÓSTICO DEL PROBLEMA AMBIENTAL EN EL ECUADOR


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


16 


 


   


En conclusión, “existe una clara reducción de la superficie natural del país y una
acelerada degradación y fragmentación del paisaje debido al cambio en el uso del suelo”
(Sáenz et al, 2002). Para el 2001 se estima que la cobertura vegetal continental era de
138.716km², es decir, el 55% del total de su distribución potencial. Por superficie y
remanencia, la condición más crítica se encuentra en la vegetación seca y húmeda
interandina (25% de remanencia)  seguida por el bosque húmedo de la Costa, el bosque
seco occidental, el bosque húmedo montano occidental y los manglares (menos 50% de
remanencia). Los humedales, el bosque seco montano oriental, el bosque húmedo montano
oriental y el páramo seco tienen una remanencia menor al 75%, mientras que los bosques
húmedos amazónicos inundables y los páramos húmedos tiene aún una superficie mayor al
75%, La unión Mundial para la naturaleza, en su libro Rojo de Especies Amenazadas (Unión
Internacional para la Conservación de la Naturaleza, UICN, 2006), reporta un total de 2180
especies amenazadas en el Ecuador, debido a la destrucción de su hábitat, el tráfico de
especies o la caza y pesca indiscriminadas.


La mayor parte de presiones y la degradación de los ambientes marinos se relacionan
con acciones en el continente. Según la Evaluación Ecorregional del Pacífico Ecuatorial
(Terán, et al 2004), solo el 20% de la contaminación en el mar se produce por actividades
oceánicas, mientras el resto se presenta en las zonas costeras. “En el sector de pesca y
camarón se registran impactos producidos por la generación de desechos sólidos,
estimándose que el sector a nivel nacional genera alrededor de 29.000 TM de residuos, los
cuales no reciben tratamiento alguno” (Mentefactura; Ecolex; SCL Econometrics 2006).


Las zonas de mayor riesgo de contaminación por derrames de petróleo se encuentran
en Esmeraldas, Manta, la Península de Santa Elena y el Golfo de Guayaquil. Solo en el Río
Guayas y el Estero Salado se estima una descarga de 200000 galones de aceite por año.
La extracción de especies del mar sin ningún control es otra de las grandes amenazas a la
biodiversidad. Las especies explotadas muestran cambios en su estructura poblacional, con
una reducción significativa del número de la edad de madurez sexual (Terán, et al, 2004).
Un serio problema representa la pesca ilegal de pepinos de mar y tiburones en el
Archipiélago de Galápagos. Algunos estudios realizados en el país identifican la existencia
de rutas y mecanismos furtivos e ilegales de pesca y comercialización de aletas de tiburón.


El informe 2000 (Ministerio de Ambiente, 2001) advierte cifras de deforestación con
tasas anuales subnacionales entre 1,7 (238.000has) y 2,4 (340.000has). Solo en la provincia


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


17 


 


   


de Esmeraldas se han deforestado más de 700.000 has de bosques nativos desde 1960
(Larrea, 2006). También en las provincias centrales del Ecuador como Cotopaxi, se han
calculado tasas de deforestación que llegan a 2.860 has anuales.


En el 2003 los bosques nativos representaban el 13,26% de la superficie nacional, de los
cuales, 6.785.593has se superponen con comunidades afroecuatorianas y pueblos
indígenas. De acuerdo con los datos sostenidos por la Coordinadora Nacional de Defensa
del Manglar (2005), el 70% de las zonas de manglar y áreas salinas desaparecieron entre
1969 y 1999. Las provincias que mayor pérdida del manglar han tenido son: Manabí con el
85% de su superficie y El Oro con el 46%. En cuanto a magnitud, la mayor pérdida ha
sufrido Guayas con una reducción de 19.856has y El Oro con 16.175has.


Según el Programa de Modernización de los Servicios Agropecuarios (2001), los pastos
plantados y los cultivos de ciclo corto ocupan el 23.7% del total de la superficie del país y la
arboricultura el 6,2%. El restante 9.1% son cultivos de arroz, palma africana y camaroneras.
El 5,3% de la superficie se encuentra erosionada o en proceso de erosión. El bosque
húmedo de la costa ha sido ocupado en más del 75% para la agricultura, seguid por el
bosque seco occidental y la vegetación interandina con más del 70% de ocupación.


De acuerdo al Análisis Ambiental País (Mentefactura, et al, 2006), el sector agropecuario
es uno de los más desprovistos en términos de inversión, recuperación del suelo y mejora
de la calidad productiva. En consecuencia, encontramos un avance indiscriminado de la
frontera agropecuaria sobre los ecosistemas remanentes, así también el cultivo de flores y
otros productos no-tradicionales registra altos impactos sociales relacionados a la
modificación de patrones de producción (la Oficina Internacional del Trabajo registra, en el
2002, la presencia de 6000 niños y adolescentes en floricultoras), la salud de los
trabajadores, contaminación en el uso de agua para riego e impactos en la seguridad
alimentaria por reducir el mercado nacional de productos agrícolas a favor del aumento del
mercado internacional (Barrantes, 2001).


Casi la totalidad del territorio amazónico ecuatoriano no está bajo contratos de
asociación para la exploración o la explotación de petróleo. Los crecientes problemas
derivados de la degradación ambiental, la pérdida acelerada de espacios naturales, la
constante ocupación de tierras indígenas y comunitarias, así como la desigual distribución


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


18 


 


   


de los beneficios del desarrollo económico, vienen acompañados, desde la década de los
años setenta, de conflictos socio-ambientales.


Las actividades forestales provocan constantes conflictos con demandas sociales y
legales de comunidades indígenas, afroecuatorianas, campesinas y de organizaciones
ambientalistas, que demandan la adopción de efectivos mecanismos de control y sanción a
la tala indiscriminada (Lara 2002).


Respecto del sector minero, los principales conflictos que se dan ocurren en la
actualidad en las zonas de Imbabura, Morona Santiago, Azuay y Zamora Chinchipe. Estos
conflictos han implicado numerosas confrontaciones físicas entre pobladores y trabajadores
de las diferentes empresas; acciones legales de parte y parte y acciones de hecho para
impedir el ingreso de trabajadores de las compañías a las áreas de las concesiones.




1.3 LA EDUCACIÓN


“La educación puede definirse como el proceso de socialización de los individuos. Al
educarse, una persona asimila y aprende conocimientos. La educación también implica una
concienciación cultural y conductual, donde las nuevas generaciones adquieren los modos
de ser de generaciones anteriores” (La Educación al desarrollo:
http://definicion.de/educacion/).


“También se llama educación al proceso mediante el cual se afecta a una persona
estimulándola para que desarrolle sus capacidades cognitivas y físicas para poder
integrarse plenamente en la sociedad que la rodea” (Educación General:
http://www.definicionabc.com/general/educacion.php).


“La educación responde a necesidades culturales que plantea la etapa actual del
desarrollo económico y social; contiene formación científica, las actividades y los hábitos
sociales que de acuerdo con las condiciones biológicas, sociales y culturales de los
seres humanos, contribuyen a encauzar su desarrollo integral y a prepararlos para que
desempeñen la función que les corresponde en el hogar y en la comunidad social
promover la colaboración educativa planificada de la familia y de todas las agencias
oficiales y privadas. También se define la educación como un proceso social,


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


19 


 


   


condicionado por el desarrollo económico y político de los pueblos, para que un grupo
humano transmita a las nuevas generaciones su cultura e ideas” (REYES R, J. Jerónimo,
1969).


Conceptualmente y de manera general, la educación por ser una práctica social, en la
que interviene una serie de relaciones “(…) y concepciones acerca del conocimiento, el ser
humano (socializa) y el mundo (social, personal-subjetivo, material, natural, intelectual, la
cultura, la historia), la naturaleza de la educación es fundamentalmente relacional” (Álvarez,
2004).


El conjunto de relaciones y concepciones según Álvarez (2004), son:


• La relación de los seres humanos con el conjunto de saberes y conocimientos.


• La relación de los seres humanos con el mundo.


• La relación del conjunto de saberes y conocimientos con el mundo.


“(…) El proceso educativo implica la articulación de estos tres tipos de determinaciones
que producen acciones que pueden ser: masificadoras, dominadoras o liberadoras,
transformadoras (la forma cómo se articulan depende de los contextos, concepciones y
practicas pedagógicas, que le imprimen un sentido u horizonte específico)” (Paredes,
2006).


En conclusión, la educación es un factor social más dinámico, sólido e importante que
dispone el ser humano y el cual adquiere una serie de herramientas que le van a permitir
desarrollar sus capacidades, para enfrentarse y desenvolverse en un medio social determinado,
además, donde la educación será, la que debe ser por sobre todas las cosas la clave que
contribuya a formular soluciones más duraderas al problema ambiental en el Ecuador.


1.3.1 TIPOS DE EDUCACIÓN


1.3.1.1 EDUCACION FORMAL


La educación formal, es “el sistema educativo institucionalizado, cronológicamente
graduado y jerárquicamente estructurado que abarca desde la escuela primaria hasta la
universidad” (Pueblos Indígenas y Educación, 1994).


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


20 


 


   


Se trataría de un tipo de educación regulada (por los diferentes reglamentos internos
dentro del proyecto educativo de cada colegio), intencional (porque tienen como intención
principal la de educar y dar conocimientos a los alumnos) y planificado (porque antes de
comenzar cada curso, el colegio regula y planifica toda la acción educativa que va a ser
transmitida en el mismo). Como características básicas podríamos señalar que este tipo de
educación se produce en espacio y tiempo completo, y que además con ella se recibe un título.


1.3.1.2 EDUCACION NO FORMAL


“De acuerdo a los procesos de cambio, al hombre se motiva para buscar nuevos
enfoques como parte de la adaptación. Esto nos obliga a compartir una alternativa que
permita variar la metodología del sistema enseñanza-aprendizaje. Dicha alternativa es la
Educación no formal, la misma que enfatiza el aprendizaje de conocimientos y
habilidades específicos y la inculcación de actitudes que buscan un inmediato cambio
del comportamiento funcional” (Pueblos Indígenas y Educación, 1994).


La educación no formal produce el aprendizaje que es inmediatamente valorado en el
contexto de la situación de la vida del individuo o de la comunidad. Las recompensas son
tangibles y pueden incluir incrementos en el bienestar material, productividad, autoconsciencia,
habilidad para controlar el medio ambiente, etc.


Los programas que contemplan la educación no formal raramente se extienden por un
período más de dos años y frecuentemente son más cortos que éste. El lapso de tiempo
dependerá de los objetivos. Puede relacionar a niños o adultos, dependiendo de
las necesidades inmediatas de aprendizaje, surgiendo de los roles y el medio ambiente en la
vida del individuo. Su estructura es flexible, pues los programas tienen varios grados y tipos
pero una variedad de secuencias y relaciones es posible dentro de ellos. Usa una variedad de
recursos y tecnologías. Se da más énfasis a aprendizaje que a la enseñanza y se usa una
variedad de personal más que profesores (a menudo educadores no profesionales).


“La educación no formal economiza recursos valiéndose de las facilidades y el personal
de la comunidad (especialmente en tiempos inactivos), donde en lo posible se mantiene
facilidades específicas a bajo costo y el estudio a medio tiempo. El control involucra a
una variedad de agencias, generalmente no gubernamentales. Hay una autonomía


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


21 


 


   


substancial en el programa y niveles locales, con un énfasis en la iniciativa local,
autoayuda e innovación” (Sarramona I, 1998).




1.4 PRINCIPALES PARADIGMAS QUE INFLUYEN EN EL PROCESO DE LA
EDUCACIÓN


Cada momento histórico y cada cultura ha entendido como la educación, según el
modelo del hombre que ha ido buscando, ya que el fenómeno educativo es sustancialmente
humano, impregna y da sentido a su historia.


“Un paradigma es un modelo o patrón sostenido en una disciplina científica o
epistemológica o, a diversa escala, en otros contextos de una sociedad” (Paradigmas de
educación: http://www.definicionabc.com/general/paradigma.php)


“La concepción de paradigma data de fines de la década del ’60 y refiere a un
determinado modelo de pensamiento o de interpretación de las entidades que se
corresponde con una disciplina y un contexto, el paradigma puede significar siguiendo su
etimología derivada de la palabra “paradigma”, modelo o ejemplo” (Paradigmas de
educación http://deconceptos.com/general/paradigma).


Los principales paradigmas son:


a) Paradigma Conductivo; El conductismo, es uno de los paradigmas que se ha mantenido
durante más años y de mayor tradición. Y aún cuando el conductismo no encaja
totalmente en los nuevos paradigmas educativos y ha sido constantemente criticado
porque percibe al aprendizaje como algo mecánico, deshumano y reduccionista.


“El conductismo surge como una teoría psicológica y posteriormente se adapta su uso
en la educación. Esta es la primera teoría que viene a influenciar la forma como se
entiende el aprendizaje humano. Antes del surgimiento del conductismo el aprendizaje
era concebido como un proceso interno y era investigado a través de un método llamado
"introspección" en el que se le pedía a las personas que describieran qué era lo que
estaban pensando” (Padilla, 1999).


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


22 


 


   


A partir de esto surge el conductismo, como un rechazo al método de "introspección" y
con una propuesta de un enfoque externo, en la que las mediciones se realizan a través de
fenómenos observables.


b) Paradigma Cognitivo; “se centra en los procesos de pensamiento del profesor acerca del
como enseña y del alumno del como aprende. Es más individualista ya que por medio
de él se puede dar significación y sentido propio a los conceptos y lo que se puede
hacer a través de la elaboración de mapas, esquemas o redes conceptuales de los
contenidos” (Pérez M, 1999).


Es decir, que el paradigma cognitivo, la inteligencia se considera como la potencia capaz
de procesar y estructurar la información, para mejorar el cociente intelectual y elevar así
la competencia.


La creatividad está, en el que genera la posibilidad y los hábitos de abrir nuevas puertas
al encuentro con el entorno y mostrar de éste un hecho singular, concreto y a la vez
distinto. La persona creativa por lo tanto rompe el pensamiento formal y las estructuras
de percepción.


c) Paradigma Ecológico Contextual : “describe, a partir de los estudios etnográficos, las
demandas del entorno y las respuestas de los agentes a las mismas, así como los
diferentes modos de aceptación” (Bronfenbrenner, 2005).


Al nivel escolar este paradigma estudia las situaciones de clase y los modos como
responda a ellos los alumnos, tratando de interpretar relaciones entre el comportamiento
y el entorno. La metáfora básica es el escenario de la conducta y se preocupa sobre
todo de la interacción persona-grupo y persona-medio ambiente.


El concepto se convierte en vivencia interpretada y conceptualizada. El profesor,
padres de familia, el centro de educación, comunidad, se convierten de hecho en
mediadores de la cultura contextualizada. La forma de investigación se subyace en el
modelo ecológico es la cualitativa y etnográfica.


“Etnografía significa, descripción del modo de vida de una etnia o un grupo
de habitantes. Se interesa por lo que la gente hace, cómo se comporta, cómo
interactúa. Trata de descubrir las creencias, valores, perspectivas, motivaciones


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


23 


 


   


dentro de un grupo humano, generalmente mediante la observación participativa,
al aplicar la Metodología Etnográfica en escuelas y colegios, se permitirá la
investigación de aspectos como; la manera de toma de decisiones, las relaciones
internas del plantel, la identidad de los maestros y alumnos, sus intereses, su
contexto personal y social, entre otras” (Bronfenbrenner, 2005).


“El modelo de enseñanza-aprendizaje del profesor esta centrado y en la vida y en el contexto
socio-cultural y natural con el fin de favorecer el aprendizaje significativo a partir de la
experiencia” (Muños L, Espinoza A. 2002).


De este análisis concluimos que en la actualidad se presenta una fuerte crisis del
paradigma conductual y un importante resurgir de los paradigmas cognitivo y ecológico.


En este caso el paradigma cognitivo y el ecológico deben complementarse para dar
significación a lo aprendido, el potencial de aprendizaje, o sea la dimensión cognitiva se
desarrolla mediante la socialización contextualizada, es decir la dimensión ecológica contextual.




1.5 LA EDUCACION COMO INTERCAMBIO DE SABERES


Tanto saber acumulado a nuestros ríos, a nuestras selvas, en nuestras montañas, en nuestro altiplano,
páramos y llanuras. Tanto saber acumulado en nuestras comunidades indígenas, campesinas, afro


ecuatorianas, tanto saber acumulado en nuestras ciudades, zonas industriales, en nuestros laboratorios,
escuelas y universidades.




“Una educación para el desarrollo sostenible debe preparar para recuperar esos saberes
y nos ayudará a bucear en nuestra memoria y en nuestros recuerdos personales. La
educación ambiental contribuye a la construcción de una región sostenible, en la medida
que nos enseñe a reconocer todas las voces no escuchadas y a descifrar los mensajes
que diariamente nos salen al encuentro” (CEC-UICN, 1999).


Nuestros países siempre han sido un semillero de innovaciones pedagógicas. Esta
TRADICION INNOVADORA- valga la expresión – consiste de muchos programas: proyectos
“pilotos”, cuyos denominadores comunes son la imaginación y la voluntad de encontrar calidad
en medio de la pobreza. Se trata de aprovechar la dinámica de saberes, experiencias,


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


24 


 


   


contextos e interacciones que ofrecen muy distintos actores del proceso de enseñanza-
aprendizaje.


“Las culturas que se han desarrollado en estrecho contacto con el entorno hasta el punto de
identificarse totalmente con la naturaleza que los rodea, nos enseñan que el diálogo de
saberes no debe darse exclusivamente entre seres humanos, sino también entre nosotros y las
demás formas de vida (integradas en la tierra como planeta vivo), con las cuales compartimos
la existencia” (CEC-UICN, 1999).




1.6 EDUCACIÓN PARA LA PARTICIPACIÓN


“Tanto en documentos internacionales como en las declaraciones de Jefes de Estado y de
Gobierno que tratan el tema del desarrollo sostenible, así como entre quienes realizan
actividades de campo directo contacto con los ecosistemas y las comunidades, hay una
posición unánime sobre el hecho de que la participación constituye un requisito sin el cual
no es posible la sostenibilidad, entendida como un proceso complejo y global” (TRELLEZ E,
Wilches C, 2006).


Entendemos la participación no solamente como “tener parte de algo o en algo”, según la
definición convencional del diccionario, sino como “ser parte de algo”, es decir, en el ámbito
específico de la gestión ambiental, como la capacidad de los actores sociales que intervienen
en un determinado proceso para identificarse y compenetrarse plenamente con el mismo,
alrededor de los sentidos compartidos de pertenecía, de significado y de propósito común. En
otras palabras, para asumir el protagonismo y “empoderarse” de ese proceso.


“La eficacia de la participación está determinada por la posibilidad real que tienen los
actores sociales que la ejercen de incidir en la toma de las decisiones que de una u otra
forma les afectan, Una participación eficaz requiere que quienes la ejerzan o la vayan a
ejercer tengan acceso real a la información necesaria y suficiente, rigurosa y veraz; que ésta
se encuentre disponible de manera oportuna y que sea clara y comprensible para los
distintos actores sociales” (TRELLEZ E, Wilches C, 2006).


El derecho a la participación, entonces, está íntimamente ligado al derecho a la información
y, en consecuencia, al derecho a la educación.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


25 


 


   




1.6.1 LA EDUCACION UN RETO AL FUTURO


“El reto es lograr una educación cuyos contenidos y propuestas metodológicas
constituyan un modelo de esa sociedad sostenible a cuya construcción pretende
contribuir: democrática, participativa, no autoritaria, abierta al dialogo de saberes y a la
construcción de nuevos conocimientos, con perspectiva de género, ligada
estrechamente con la realidad local, pero que permita relacionar, contextualizar y
relativizar lo local en función de lo universal” (CEC-UICN, 1999).


Una educación no centrada en la acumulación de datos aislados, sino en la
comprensión integral de los procesos que constituyen la realidad. Una educación, que tanto en
sus mensajes expresos como en su quehacer cotidiano, construya, transmita y promocione
valores de respeto a la vida, de respeto a la diversidad, de convivencia y de solidaridad.


Convertir la educación en todas sus formas y modalidades en escenario y escuela para
la participación. Evaluar los contenidos y los métodos de la educación para determinar si
contribuyen o no a formar individuos con capacidad para comprender el mundo en toda su
complejidad y para participar activa y responsablemente en su transformación.




1.7 ¿QUIENES DEBEMOS EDUCARNOS Y QUIEN DEBE ORIENTAR EL
PROCESO?


Todos debemos educarnos; esa es una verdad que no acepta réplica


Según CEC-UICN (1999) divide en siete grupos importantes de personas quienes
deben ser educadas y las cuales deben orientar los diferentes procesos que a continuación se
describen;


El primer grupo de personas destinatarias de la educación orientada hacia el desarrollo
sostenible deben ser quienes tienen la responsabilidad de tomar decisiones: autoridades
nacionales y locales, políticos y políticas, legisladores, planificadores, ministros y ministras,
funcionarios/as de diversos sectores de la vida económica y social, empresarios/as y también


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


26 


 


   


funcionarios, mujeres y hombres, de los organismos internacionales, cuya influencia es
innegable en las decisiones internas de los países y las regiones.


Es importante comenzar por construir formas viables y eficaces para la educación de
quienes ocupan altos cargos en los principales espacios de toma de decisiones y de
generaciones de políticas.


Por otra parte, se trata de educar en un nuevo sentido, integrados, holístico, sistémico,
hacia el tratamiento de lo complejo, como un camino hacia el desarrollo sostenible, interpretado
según nuestras propias realidades, hasta ahora la formación académica universitaria, de la que
generalmente provienen las personas encargadas de tomar decisiones, no ha respondido a los
retos del desarrollo sostenible de una manera adecuada. Por ellos es urgente no solo plantear
un proceso de educación continua, de permanente actualización, sino la toma de conciencia
sobre su necesidad.


Un segundo grupo objetivo lo conforman profesionales y técnicos/as en ejercicio de sus
diversos campos de trabajo. Todos precisamos revisar nuestras profesiones u oficios, en una
función de la sostenibilidad y de nuestro papel en el desarrollo. Esto es, hacer un ejercicio de
análisis e introspección de las diferentes ramas del saber y sus aplicaciones.


Un tercer grupo objetivo lo constituyen educadores y administradores de la educación
en sus diversos niveles. Desde aquellos/as que forman a profesionales en el campus
universitario, hasta quienes tienen a su cargo los primeros pasos en las salacunas o
preescolares. Todos/as requieren mejores y más profundas aproximaciones al saber ambiental,
a la trascendencia de la interdisciplinariedad y de la complejidad, a la visión de integralidad y a
la conciencia clara de las relaciones sociedad-naturaleza, a la dimensión ética de sus enfoques
y a la construcción de valores sólidos, donde se consolide el respeto a los derechos de la
sociedad y de la naturaleza.


Un cuarto grupo está formado por quienes conducen o son propietarios de los medios de
comunicación, que hoy representan una vía importante para la información y la formación (o la
alienación) de una sociedad.


El quinto grupo objetivo ésta compuesto por niños y niñas y por la juventud, en el marco
de sus procesos escolares formales y en su participación en la vida e la comunidad, en donde
deben tener la oportunidad de desarrollarse de manera armónica e integral.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


27 


 


   


Un sexto grupo lo constituyen las mujeres, cuya formación debe privilegiarse para
superar las discriminaciones e injusticias del pasado, Una educación centrada en las mujeres
debe corresponder a su valioso potencial y a su capacidad de liderazgo, con miras a su
desarrollo como seres humanos y a posibilitar su mejor aporte a la sociedad.


Las comunidades étnicas indígenas y afroamericanas, y las comunidades campesinas y
urbanas en general, conforman un séptimo grupo objetivo, cuya trascendencia y potenciales
aportes al desarrollo sostenible son ya reconocidos, al menos en documentos y en posiciones
oficiales de los Estados. El énfasis en los procesos educativos protagonizados por estos grupos
humanos podrá significar un avance substancial en la situación de nuestros países.


Todos los actores sociales que, de una u otra forma tienen incidencia en el desarrollo,
tienen la capacidad para orientar estos procesos, deben participar en los procesos educativos y
asumir las responsabilidades que les corresponden como población objetivo y sujetos de la
educación.


Sin embargo, debido a su vocación institucional, a su soporte legal y a las experiencias
acumuladas en sus componentes (Ministerios de Educación y autoridades educativas en
general, instituciones educativas de distinto nivel, directivos, administradores y docentes,
población estudiantil, padres de familia y comunidad en general vinculada a la educación), el
sector educativo se encuentra en una posición privilegiada, para aportar elementos orientadores
para esos procesos.


Uno de esos elementos orientadores, precisamente, es la conciencia de que una
educación que contribuya al desarrollo sostenible debe surgir de la concertación ente los
distintos sectores y actores sociales que confluyen en cada ámbito particular: local, nacional,
subregional o regional.












Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


28 


 


   


















CAPÍTULO II
LA EDUCACIÓN AMBIENTAL Y


EL DESARROLLO SUSTENTABLE


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


29 


 


   
























El desarrollo sustentable es el cambio radical en nuestras formas de producir, de vivir y
de actuar, por esta razón se ha propuesto un esfuerzo integral para cambiar el comportamiento
social y el patrón tecnológico de manera continua, con equidad y para la conservación del
Ambiente para la sociedad y el entorno natural, lo que se propone es pasar de una economía
extractiva a una economía productiva.


Este cambio necesita de un proceso complejo que considere los múltiples factores
sociales, económicos, culturales y ambientales.


Uno de los factores que ha sido colocado como primordial por varios proyectos
latinoamericanos es el fortalecimiento de la organización de las comunidades y la autogestión.


Los procesos encaminados a fortalecer los conocimientos técnicos, productivos,
operativos, administrativos, se llevan a cabo con el fin de que las organizaciones campesinas
cuenten con instrumentos adecuados y desarrollen sus capacidades para conducir
autónomamente sus procesos.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


30 


 


   


La práctica del desarrollo intenta recuperar el concepto de sostenibilidad y adaptarlo a la
realidad local. Este paso es sumamente complejo, pero es un esfuerzo válido en la medida que
permite enfrentar los problemas socioeconómicos y ambientales de esta comunidad rural de
una manera integral.


Además del fortalecimiento organizativo, existen estrategias basadas en enfoques que
acentúan lo económico y productivo para alcanzar el desarrollo sustentable.


La sostenibilidad es un proceso mas no un resultado, la sostenibilidad no solo se refleja en
el logro de los resultados sino en el proceso mismo. Toda planificación, acción y evaluación de
acciones hacia la sostenibilidad deben partir de dos principios:


• El respeto a las formas de concepción, organización, participación y uso de los recursos,
de las comunidades indígenas y campesinas; y,


• La revisión, discusión y debate de la forma, concepción, organización, participación,
negociación y uso de los recursos promovidos por organismos de cooperación, con el fin
de que su aplicación, adaptación o rechazo se basan en una reflexión previa.


El pensamiento ancestral es eminentemente colectivo. La concepcion del Buen Vivir
necesariamente recurre a la idea del “nosotros” porque el mundo no puede ser entendido desde
la perspectiva del “yo” de occidente, La comunidad cobija, protege, demanda y es parte del
nosotros. La comunidad es el sustento y es la base de la reproduccion de ese sujeto colectivo
que todos y cada uno “somos”.


“El universo es permanente, siempre ha existido y existirá; nace y muere dentro de sí mismo
y sólo el tiempo lo cambia” (pensamiento kichwa). De ahí que hacer daño a la naturaleza es
hacernos daño a nosotros mismos. Cada acto, cada comportamiento tiene consecuencias
cósmicas, los cerros se enojan o se alegran, se ríen o se entristecen,
sienten…piensan…existen (están).


El objetivo global de la Educación Ambiental se transforma automáticamente en velar por el
logro de un desarrollo sustentable que vaya de la mano con el Buen Vivir, lo que nuestras
raíces ancestrales siempre han inculcado de generación en generación, y del que, en la
actualidad estamos desinformados.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


31 


 


   


Lo importante de crear y compartir la educación Ambiental, es de que retomemos nuestra
cultura, amemos nuestra Pacha Mama, mantengamos una armonía precisamente con el
ambiente y se espera que la Educación Ambiental como estrategia sea aplicada
adecuadamente, garantizando el entendimiento y solución de la ecuación ambiente-desarrollo.


2 ¿QUÉ ES LA EDUCACIÓN AMBIENTAL?


“La Educación Ambiental es un proceso integral, continuo, sistemático y necesario, para
desarrollar, producir y transmitir conocimientos, habilidades, destrezas y sentimientos,
que contribuyan a fortalecer la conciencia ambiental, mediante la participación activa de
la comunidad educativa, en la solución de los problemas ocasionados por el mal uso de
los recursos naturales”, (http://www.educacion.gov.ec/_upload/ EDUCACION%20
AMBIENTAL1.pdf).


Es decir, es una acción dinámica en la que se tiene que aprender haciendo, jugando,
saliendo de las aulas para aprovechar de la naturaleza en donde tenemos el laboratorio
completo para educar y educarnos, para aprender a aprender, es una metodología en la cual
todos estamos estrechamente relacionados donde interviene la comunidad educativa,
haciéndole participar a la comunidad en general, y donde juegan un papel importante la
educación formal y no formal.


Según MEC/UNESCO/ECOCIENCIA (1994), “la Educación Ambiental como instrumento
del cambio está enfocada en lograr que los segmentos de la sociedad que están inmersos en la
caracterización de un factor social general determinado, que incide sobre uno o varios
problemas ambientales, aborden la solución de estos problemas desde ese ángulo en
particular, de la manera más integral posible”.


Podemos afirmar entonces que educación ambiental "pretende lograr este cambio de
enfoque, desempeñando un papel esencial en la comprensión y análisis de los problemas
socioeconómicos, despertando consciencia y fomentando la elaboración de comportamientos
positivos de conducta con respecto a su relación con el medio ambiente, poniendo de
manifiesto la continuidad permanente que vincula los actos del presente a las consecuencias
del futuro" (Abreu 1996).


En la Conferencia de Estocolmo de 1972 se comprende a la Educación Ambiental “como
uno de los elementos más vitales para un ataque general de la crisis del ambiente mundial”.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


32 


 


   


Pero es en la Conferencia de Tbilisi, en 1977, donde se desarrollan con más detalle los
principios y objetivos de la Educación Ambiental. Según la Declaración de la Conferencia
Intergubernamental de Tbilisi la Educación Ambiental:


“debería constituir una educación PERMANENTE general que reaccione a los CAMBIOS
que se producen en un mundo en rápida evolución…debería preparar al individuo
mediante la comprensión de los principales problemas del mundo contemporáneo.
Mucho antes de la Cumbre de Río, la Educación Ambiental ya se perfilaba
trascendiendo el marco de lo estrictamente ambiental” (Duran, 1993).


Conservar el ambiente significa usar de forma racional los recursos naturales, para
lograr un desarrollo sustentable que garantice que las generaciones futuras puedan disfrutar de
los recursos naturales de la misma manera que nosotros.


Para lograr lo anterior, la educación ambiental se plantea como objetivo lograr "una
población ambientalmente informada, preparada para desarrollar actitudes y habilidades
prácticas que mejoren la calidad de vida" (Ecología y Ambiente Nº 9, 1995).


Por su parte Gutiérrez (1995), es más específico y plantea seis objetivos de la Educación
ambiental:


• Propiciar la adquisición de conocimientos para la comprensión de la estructura del medio
ambiente, que susciten comportamientos y actitudes que hagan compatibles la mejora
de las condiciones de vida con el respeto y la conservación del medio desde un punto de
vista de solidaridad global para los que ahora vivimos en la tierra y para las
generaciones futuras.


• Propiciar la comprensión de las interdependencias económicas, políticas y ecológicas
que posibilite la toma de conciencia de las repercusiones que nuestras formas de vida
tienen en otros ecosistemas y en la vida de las personas que lo habitan desarrollando el
sentido de responsabilidad.


• Lograr el cambio necesario en las estructuras, en las formas de gestión y en el análisis
de las cuestiones referentes al medio que posibiliten un enfoque coherente y coordinado
de las distintas políticas sectoriales en el ámbito regional, nacional e internacional.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


33 


 


   


• Ayudar a descubrir los valores que subyacen en las acciones que se realizan en relación
con el medio.


• Orientar y estimular la participación social y la toma de decisiones tanto para demandar
políticas eficaces en la conservación y mejora del medio y de las comunidades.


• Introducir en los contextos educativos formales y no formales la Educación Ambiental
como dimensión curricular en un proceso integrador de las diferentes disciplinas que
permita un análisis crítico del medio en toda su globalidad y complejidad.


De estos objetivos se derivan los contenidos de la educación ambiental la cual le ayuda a
las personas u grupos sociales: a tomar consciencia del medio ambiente, aportándoles
conocimientos que los ayudan a tener una comprensión básica del medio ambiente en su
totalidad, de sus problemas; adquiriendo valores sociales que los hagan cambiar de actitud y a
la vez fomentando las aptitudes necesarias para resolver problemas ambientales, para lo cual
deberán explotar su capacidad de evaluar las medidas y los programas de educación ambiental
en función de los factores ecológicos, políticos, económicos sociales, estéticos e institucionales,
fomentando para esto la participación con un sentido de responsabilidad.


Para lograr sus objetivos la educación ambiental se apoya en estrategias que vinculan la
educación formal y no formal con un sentido multidisciplinario, es decir, buscando enriquecer su
gestión con el aporte de todos los sectores de la sociedad y de todas las personas.


A nivel formal la educación ambiental actúa principalmente en instituciones educativas y
gubernamentales, actuando como eje transversal para que los egresados y funcionarios de
dichas instituciones, aprendan a vincular sus funciones con la conservación y protección del
ambiente.


A nivel informal, La Educación Ambiental tiene más radio de acción y puede ser más
poderosa. Desde la comunidad organizada, ONG's, grupos excursionistas y conservacionistas,
hasta los medios de comunicación, todos ellos representan una gama rica de oportunidades
para impartir Educación Ambiental y así poder llegar a miles de personas y propiciar y conseguir
un cambio de actitud favorable hacia la conservación de nuestros recursos naturales.


La educación en los valores en el campo ambiental debe promover un cambio fundamental
en las actitudes y en el comportamiento individual y grupal, que permita adoptar formas de vida


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


34 


 


   


sostenibles para mejorar las relaciones entre los seres humanos y las de éstos con la
naturaleza, así mismo lograr una información orientada a la enseñanza del funcionamiento de la
naturaleza, adaptando a los seres humanos a vivir en armonía con todo lo que nos rodea, con
el objetivo de proteger y reducir el impacto humano sobre el medio ambiente, de esta manera
mantener un equilibrio con la naturaleza y nuestro planeta.


Sin embargo las definiciones son extensas; por ejemplo en los tratados Alternativos de Río
92 suscritos por las ONG`s en el Foro Global se define a la Educación Ambiental como:


“un proceso de aprendizaje permanente para sociedades sustentables y responsabilidad
global basado en el respeto a todas las formas de vida y estimulante de la formación de
una sociedad socialmente justa y ecológicamente desarrollada” (Durán, 1993).


Los principios suscritos en el foro Global de educación para sociedades sustentables y la
responsabilidad global son (Consejo de la Tierra et al., 1993):


a) La educación es un derecho de todos; somos todos educandos y educadores.


b) La Educación ambiental debe tener como base el pensamiento crítico e innovador, en
cualquier tiempo y lugar, en sus expresiones formal o no formal, promoviendo la
transformación y la construcción de la sociedad.


c) La Educación Ambiental es individual y colectiva. Tiene el propósito de formar
ciudadanos con conciencia local y planetaria, que respeten la auto determinación de los
pueblos y la soberanía de las naciones.


d) La Educación Ambiental no es neutra, sino ideológica. En un acto político, basado en
valores para la transformación social.


e) La Educación Ambiental debe tener una perspectiva holística, enfocando la relación
entre el ser humano, la naturaleza y el universo de forma interdisciplinaria.


f) La Educación Ambiental debe estimular la solidaridad, la igualdad y el respeto a los
derechos humanos, valiéndose de estrategias democráticas e interacción entre las
culturas.


g) La Educación Ambiental debe tratar las cuestiones mundiales críticas, sus causas e
interrelaciones en una perspectiva sistémica en su contexto social e histórico. Aspectos


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


35 


 


   


primordiales relacionados con su desarrollo y su ambiente tales como; población, paz,
derechos humanos, democracia, salud, hambre, deterioro de la flora y fauna deben ser
abordados de esta manera.


h) La Educación Ambiental debe facilitar la cooperación mutua y equitativa en los procesos
de decisión en todos los niveles y etapas.


i) La Educación Ambiental debe recuperar, reconocer, respetar, reflejar y utilizar la historia
indígena y culturas locales, así como promover la diversidad cultural, lingüística y
ecológica. Esto implica una revisión histórica de los pueblos nativos para modificar los
enfoques etnocéntricos, además estimular la educación bilingüe.


j) La Educación Ambiental debe estimular y potencializar el poder de las diversas
poblaciones, promover oportunidades para los cambios democráticos de base que
estimulen a los sectores populares de la sociedad. Esto implica que las comunidades
deben retomar la conducción de sus propios destinos.


k) La Educación Ambiental valoriza las diferentes formas de conocimientos. Este es
diversificado, acumulado y producido socialmente, y no deberá ser patentado ni
monopolizado.


l) La Educación Ambiental debe ser planificada para capacitar a las personas para resolver
conflictos de manera justa y humana.


m) La Educación Ambiental debe promover la cooperación y el diálogo entre individuos e
instituciones, con la finalidad de crear nuevos modos de vida, fundados en la
comprensión de las necesidades básicas de todos, sin distinciones étnicas, físicas, de
género, edad, religión, clase, mentales, etc.


n) La Educación Ambiental requiere la democratización de los medios de comunicación
masivos y su compromiso con los intereses de todos los sectores de la sociedad. La
comunicación es un derecho inalienable y los medios de comunicación deben
transformarse en un canal privilegiado de educación, no solamente divulgando
informaciones con bases igualitarias, sino también promoviendo el intercambio de
experiencias, métodos y valores.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


36 


 


   


o) La Educación Ambiental debe integrar conocimientos, aptitudes, valores, actitudes y
acciones. Debe convertir cada oportunidad en experiencias educativas para sociedades
sustentables.


p) La Educación Ambiental debe ayudar a desarrollar una conciencia ética sobre todas las
formas de vida con las cuales compartimos este planeta; respetar sus ciclos vitales e
imponer límites a la explotación de esas formas de vida por los seres humanos.


Por tanto, las reflexiones de la Conferencia de Río de Janeiro, 1992 giraron en torno a la
necesidad de introducir un cambio en el énfasis de la Educación Ambiental. Es decir, en lugar
de velar por la conservación clásica del ambiente, se debe centrar la atención, sea cual fuere la
condición de la persona o grupo humano, en el desarrollo de éste en sentido amplio. Ello ha
generado la necesidad de vitalizar variables como las de desarrollo y la capacitación en la
función de la Educación Ambiental.


“La variable desarrollo demanda atención a la calidad de vida de la población en función de
su mejoramiento, así como la sostenibilidad en todas las actividades relacionadas con el
desarrollo, siempre en armonía con el ambiente. Por su parte, la capacitación demanda el
desarrollo de las potencialidades y capacidades de la población para contribuir a su propio
bienestar y al del ambiente, esto debe permitir el señalamiento y facilitación del acceso a
nuevas alternativas de subsistencia digna” (Reyes R, J. Jerónimo, 1969).




2.1 IMPORTANCIA EDUCACIONAL DEL AMBIENTE


Una característica común de la mayor parte de las experiencias de Educación
Ambiental es la estrecha vinculación que mantienen con protagonistas y procesos de la vida
real.


“La Educación Ambiental ha contribuido de manera importante (aunque no exclusiva a
adelgazar los muros que separan a la escuela de la realidad circundante, social y natural
(en el ámbito de la educación formal) y a entender cualquier proceso de desarrollo como
una experiencia de mutuos aprendizajes y enseñanzas entre actores sociales, incluida la
naturaleza como escenario y actor (ámbito de la educación no formal)” (Sánchez A, 2009).


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


37 


 


   


La Educación Ambiental ha avanzado con éxito no solamente en el intento de superar
las barreras que impiden la comunicación entre las distintas ramas del saber, sino también en la
construcción de puentes entre distintas formas del conocimiento.


No obstante, la educación ambiental se ha impuesto como uno de sus retos la
democratización del conocimiento y recuperación, comprensión y valoración de los saberes
tradicionales.


“El ambiente es la realidad inmediata donde el ser humano está inmerso y que es la
base de su existencia. Por eso se dice que “hasta cierto punto es el hombre producto de
su ambiente”. Los alumnos, debido a su plasticidad mental, su poder de receptividad y
su facilidad de imitación son más susceptibles aún, tanto por el medio físico natural,
como por el Medio Humano o social. El medio Físico influye enormemente en la
constitución biológica de los educandos, hasta crear en ellos una naturaleza y un estado
de salud que decida su porvenir” (NEBEL, B. J. y WRIGTH, R 1999).


“Investigadores han evidenciado que el clima, suelo, naturaleza, aire, luz, calor, vivienda,
alimentos, etc., ejercen influencia de varias maneras sobre el desarrollo del cuerpo y la
mente de los alumnos y lograr que la Educación Ambiental y el Medio Ambiente deben
sumar influencia y coincidan sus estímulos y su acción sobre los educandos “(Reyes R,
J. Jerónimo,1969 ).




2.2 LA EDUCACIÓN AMBIENTAL; TENDENCIAS Y ÉNFASIS


2.2.1LA EDUCACIÓN AMBIENTAL COMO FUENTE DE INFORMACIÓN


La Educación ha tenido una clara tendencia a difundir información sobre los aspectos
más relevantes de la actualidad ambiental y es así como la educación ambiental informa sobre
los aspectos más sobresalientes de la ecología, el uso de los recursos, los impactos
ambientales de las actividades humanas, etc. Además brinda información a un público
relativamente homogéneo sobre los problemas ambientales, sus causas, efectos, agentes y
victimas.


Según el estudio Green at Fifteen? How 15-year-olds perform in environmental science
and geosciences in PISA, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


38 


 


   


(OCDE), “64.8% de estudiantes latinoamericanos reciben información sobre la educación
ambiental en el salón de clases, siendo éste el principal medio por el cual los jóvenes se
enteran del tema”.


El estudio está basado en la evaluación de PISA 2006 (por sus siglas en inglés,
Programa Internacional para la Evaluación de los Estudiantes) realizada a estudiantes de 15
años y ofrece una base de datos rigurosa, que permite realizar comparaciones internacionales,
del conocimiento de los estudiantes sobre el ambiente y cuestiones relacionadas.


Las otras fuentes de información que utilizan los jóvenes provienen de los medios de
comunicación tales como televisión, radio, periódicos o revistas, con un 39.86%. Otros
estudiantes utilizan en menor medida otras fuentes informativas como los libros y el internet. Así
como muestra la figura 1:




Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


39 


 


   


Los problemas ambientales que son más recurrente en la información proporcionada se
encuentran: la escasez de agua, energía, desechos naturales, deforestación, extinción de la
flora y fauna, contaminación ambiental, etc.


Es decir que la educación ambiental ha priorizado el objetivo cognoscitivo, partiendo del
concepto de que a mayor información mejor capacidad de decisión. No obstante de la verdad
de este principio, pronto la educación ambiental se percataría de la insuficiencia de una
estrategia educativa informativa, pues por un lado, la E. A (educación ambiental) rebasa la
problemática ambiental propiamente dicha y, por otro lado, se requiere de estrategias que
combinen una diversidad de dominios del quehacer humano. La información ambiental aportada
por los medios de comunicación masiva, por una parte, y las acciones de educación ambiental
emanadas de instituciones públicas y privadas y de las propias comunidades, por otra, que
responden a este concepto de educación informal- para diferenciarlo del formal escolarizado-
tienden a la transitoriedad y a desintegrarse y aislarse de los procesos mayores de producción
económica y cultural y de manifestación de la vida política y cultural de una sociedad dada, a
causa de una falta de planificación, o de una articulación que se inspire en una coordinación
inter e interinstitucional o comunitaria.




2.3 LA EDUCACIÓN AMBIENTAL COMO UN PROCESO DE CONCIENTIZACIÓN
SOCIAL


Otra, tendencia, quizás contemporánea de la primera pero derivada sobre todo de la
adaptación de los principios de la E.A a los requerimientos de los países en desarrollo, procede
de una concepción crítica a las tendencias biologicistas.


Según esta tendencia, “las causas del deterioro ambiental tienen una raíz social y cultural.
De lo que se trata es de cambiar el sistema de relaciones productivas, los modelos
tecnológicos, en definitiva, interesa replantear el modelo occidental imperante, modelo que
podría caracterizarse por:


ƒ El desarrollo es entendido como crecimiento económico permanente.


ƒ El crecimiento económico sirve para incrementar los niveles de consumo.


ƒ La calidad de vida es entendida como el nivel de ingreso económico y de consumo.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


40 


 


   


ƒ El modelo es concentrador y homogenizador, por lo tanto, es en el fondo un modelo
autoritario que elimina progresivamente tanto la diversidad cultural como la natural.


ƒ El modelo occidental se asiente en una distribución desigual de la tecnología y de la
información, por lo cual promueve la desigualdad creciente entre los seres humanos y
las naciones” (MEC/UNESCO/ECOCIENCIA, 1994).


En contraposición, la Educación Ambiental persigue una “NUEVA CONCIENCIA
SOCIAL” crítica al modelo de civilización impuesto por Occidente, además intenta recuperar
formas culturales, persigue implantar participación social, promueve procesos críticos
reflexivos y trata de replantear valores y paradigmas.


Esta educación ambiental prioriza el ámbito de lo ético y exige replantear desde esta base
las relaciones entre los seres humanos y de éstos con la naturaleza.


La actual concepción ambiental va mucho más allá del concepto de naturaleza pues
abarca, además, lo político, lo económico, lo social, lo cultural. Sin embargo, no importa
cuánto se acreciente el concepto si no se da un cambio en nuestra mentalidad. Un docente
no puede enseñar lo que no sabe o no siente. Por tal motivo, es de suma importancia que
los maestros despierten hacia una conciencia ambiental, desarrollen una comprensión y un
conocimiento integral del mundo de tal forma que se sientan obligados a incluir lo ambiental
en sus proyectos pedagógicos de plantel o comunitarios y de aula. Más, una obligación
consciente, de compromiso, sustentada en el ejercicio de un pensamiento crítico y no
impuesta por alguna autoridad externa. Tal conciencia es indispensable en el docente
puesto que es un líder dentro y fuera del aula. Como tal tiene la responsabilidad de fomentar
la cultura ambientalista que favorezca una visión del ambiente como fuente de vida y
generador del bienestar humano, que garantice una vida futura para la humanidad en un
planeta vivo. Esto sólo se logrará si se toma en cuenta los lineamientos del nuevo diseño
curricular que exige la práctica del eje transversal ambiente en sus dimensiones dinámica
del ambiente, participación ciudadana, valores ambientales y promoción de la salud integral,
y realice diferentes actividades como medios para conocer, valorar los recursos y dones
naturales.


En ese sentido, las actividades propuestas constituyen un marco de referencia y
reflexión para transformar acciones y contenidos, propiciando el desarrollo de conciencia


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


41 


 


   


ambiental, como efecto de la reflexión, de la recreación del sí mismo y del mundo empírico
del ser humano.




2.4 LA EDUCACIÓN AMBIENTAL COMO FORMACIÓN PARA LA GESTIÓN
AMBIENTAL


La gestión ambiental es un proceso que está orientado a resolver, mitigar y/o prevenir
los problemas de carácter ambiental, con el propósito de lograr un desarrollo sustentable,
entendido éste como aquel que le permite al hombre el desenvolvimiento de sus
potencialidades y su patrimonio biofísico y cultural y, garantizando su permanencia en el tiempo
y en el espacio para conseguir un equilibrio adecuado para el desarrollo económico, crecimiento
de la población, uso racional de los recursos y protección y conservación del ambiente. Abarca
un concepto integrador superior al del manejo ambiental: de esta forma no sólo están las
acciones a ejecutarse por la parte operativa, sino también las directrices, lineamientos y
políticas formuladas desde los entes rectores, que terminan mediando la implementación.


La constatación de que una educación ambiental asentada en procesos informativos o
de concientización social resulta poco efectiva a la hora de promover cambios en las
actividades humanas que ocasionan impactos ambientales, derivó a una tendencia de orden
más bien formativa que incluye aspectos de capacitación ambiental.


“Si en los 80s la educación ambiental promovió procesos de información y
sensibilización en torno a los problemas ambientales, conviene que los niveles de
penetración de está en los 90s promuevan cambios en los siguientes ejes formativos:


• Cambios de conductas en las poblaciones.


• Capacitación técnica especializada en resolución de problemas ambientales
crónicos.


• Educación y capacitación ambiental a los líderes políticos: un tránsito de la
retórica político-ecológica, al ámbito de las competencias de gestión pública.


• Democratización de los procesos de control y monitoreo, y resolución
autogestionaria de los problemas ambientales” (Crespo, 1993).


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


42 


 


   


Efectivamente, los problemas relativos a la gestión institucional aparecen como
prioritarios en estos años. Es decir, mejorando la eficiencia y la eficacia de la gestión en el
aspecto ambiental se estaría haciendo una enorme contribución para detener o mitigar los
procesos de deterioro ambiental.


Los desafíos actuales exigen una intervención más concreta sobre los gestores
institucionales, y, en general, sobre los actores sociales.


“Si bien la Cumbre de la Tierra no desarrolló los métodos ni definió nuevas orientaciones
y estrategias para la educación ambiental, planteó la necesidad de pasar de un proceso
general de concientización, hacia la implementación de programas concretos de
educación y formación para hacer más efectivas las acciones orientadas hacia la gestión
ambiental y el desarrollo sustentable” (Leff, 1992).


Ésta también es una clara necesidad en el Ecuador, pues poco se ha avanzado en los
procesos de formación y capacitación ambientales.




2.5 ¿QUÉ ES EL DESARROLLO SUSTENTABLE?


Se define como desarrollo sustentable como el proceso que permite “mejorar la calidad de
vida humana sin rebasar la capacidad de carga de los ecosistemas que lo sustentan”
(UICN/PNU-MA/WWF, 1991), así como se señala que es el “asegurar que las necesidades
actuales se satisfagan sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para
satisfacer sus necesidades” (“Nuestro Futuro Común”, Comisión Mundial del Medio Ambiente y
el Desarrollo, 1989). Por lo general, se considera que el desarrollo sustentable tiene tres
componentes: la sociedad, la económica y el medio ambiente. El bienestar en estas tres áreas
está entrelazado, y no es independiente. Por ejemplo, una sociedad saludable y próspera
depende de un medio ambiente sana para que le provea de alimentos y recursos, agua potable,
y aire limpio para sus ciudadanos.


El concepto de desarrollo sustentable es amplio y complejo, y aún no existe un país en el
mundo que este dirigiendo todos sus esfuerzos de desarrollo en este sentido, sin embargo
existe un acuerdo mutuo a nivel mundial en aceptarlo como concepto del desarrollo en los
próximos años, es el desafío actual más complejo de la humanidad.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


43 


 


   


La variable desarrolló demanda atención a la calidad de vida de la población en función de
su mejoramiento, así como la sustentabilidad en todas las actividades relacionadas con este
proceso, siempre en armonía con el medio ambiente.


Tradicionalmente, se ha medido el desarrollo a través de indicadores económico-político
ligados al proceso de mayor o menor industrialización. Estos parámetros han dado lugar a la
división del mundo en dos sectores diferenciados, dicho eufemísticamente: sociedades
desarrolladas y subdesarrollo “en vías de desarrollo”; dicho en términos reales países ricos y
países pobres.


En este sentido, hoy se admite una cierta correlación entre deterioro ambiental y
pobreza. El informe de la comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo reconoce que
“la pobreza es la mayor causa y efecto de los problemas ambientales”, como ejemplo la FAO
hace notar que la pérdida de los nutrientes del suelo no solo se debe a un uso excesivo o mal
adecuado, sino al menor retorno de nutrientes naturales al suelo, como consecuencia de la
pobreza. “Se ha probado que la falta de leña y otros combustibles han obligado a los
campesinos de ciertas regiones a recurrir como fuentes de energía al rastrojo y al estiércol que
en otras circunstancias habrían vuelto al suelo” (Bifani, 1992).


En el Ecuador y demás países en vías de desarrollo “no sólo es necesario saber cuántos
pobres hay, sino porque son pobres (Bifani, 1992). “La gente que no tiene satisfechas sus
necesidades básicas y cuya supervivencia puede ser incierta, no tiene interés en el futuro del
planeta ni motivos para considerar la sustentabilidad de sus acciones” (Instituto de Recursos
Mundiales, 1992).


“En la década de los ochentas presenció el estacionamiento y retroceso del bienestar de
una gran parte de la humanidad: al concluir los ochentas una gran mayoría de la
población mundial tenía ingresos per cápita inferiores a los de los comienzos de la
década, sus patrones de vida retrocedían a los niveles imperantes en la década del
sesenta, sus esperanzas de bienestar se veían frustradas. La falta de crecimiento
económico impidió el desarrollo y se tradujo en mayor pobreza causando además una
mayor presión sobre el sistema natural, fuente última de subsistencia así como de
recursos para el desarrollo” (Bifani, 1992).


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


44 


 


   


Así, en medio de la discusión sobre las posiciones críticas al expansionismo económico,
y dados los procesos de crisis en los ochentas, surgió a mediados de dicha década el concepto
de ecodesarrollo, que intentaba una posición, intermedia entre las teorías contrarias del
crecimiento y las teorías desarrollistas. Así, el ecodesarrollo consideraba “que se deben
cambiar ciertos modelos y estrategias de desarrollo por otros” que permitan un uso sostenido de
los recursos, respetando los plazos de los ecosistemas para su regeneración biológica”
(Crespo, 1989).


El concepto de desarrollo sustentable supera la dicotomía entre ambiente y desarrollo,
reconoce la globalidad e interdependencia de la problemática ambiental, la necesidad de
armonizar las dimensiones temporales de corto y largo plazo, reconoce la existencia de límites y
conflictos y la capacidad del sistema social para superarlos.


El informe (Nuestro Futuro Común) destaca que “el concepto de desarrollo sustentable
no se refiere a un estado de armonía estable e inmutable sino a un constante proceso de
cambio en el cual la explotación de los recursos naturales, la dirección de la inversión y del
progreso científico – tecnológico estén encaminados a la satisfacción de las necesidades
sociales presentes y futuras”.


En conclusión, sostenibilidad (que no se refiere exclusivamente a las posibilidades
inmediatas de supervivencia de una comunidad en un entorno especifico, sino a nuestra
responsabilidad con las generaciones venideras), implica una posición ética frente a la
existencia y frente al planeta en donde ésta se desarrolla.


Cabe destacar que el desarrollo sustentable y la vida con calidad son dos conceptos
trenzados entre sí, y es importante, ya que ningún proceso de DESARROLLO será sostenible si
no se garantiza oportunidades equitativas de calidad de vida a los miembros/as de la sociedad.


Desde la biología misma, sin embargo, nos llegan señales de que el verdadero motor de
la coevolución (evolución conjunta de organismos) y su entorno dinámico no ha sido la
competencia aniquiladora sino la cooperación. Es a través de la simbiosis en función de la
sostenibilidad, como la vida ha podido mantenerse en la Tierra durante cerca de cuatro millones
de años y lograr que el planeta se vuelva cada vez mas favorable a la existencia de la vida. Hoy
no tenemos cuatro millones de años de plazo para restablecer la sostenibilidad del desarrollo,
pero tenemos, precisamente herramientas que nos ayuden a mantener nuestro planeta.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


45 


 


   


El paradigma de la sostenibilidad rechaza el argumento de que las pérdidas en los
ámbitos ambiental y social son consecuencias inevitables y aceptables del desarrollo
económico, Por tanto, los autores consideran a la sostenibilidad como un paradigma para
pensar en un futuro en el que las consideraciones ambientales, sociales y económicas se
balanceen en la búsqueda del desarrollo y una mejor calidad de vida.




2.5.1 PRINCIPIOS DEL DESARROLLO SUSTENTABLE


El significado del desarrollo sustentable más allá de una definición simple de un solo
enunciado, la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo enriquecen la
definición con un listado de diez y ocho principios de sostenibilidad:


9 Las personas tienen derecho a una vida saludable y productiva en armonía con la
naturaleza.


9 El desarrollo hoy en día no debe socavar las necesidades ambientales y de desarrollo de
las generaciones presentes y futuras.


9 Los países tienen el derecho soberano de explotar sus propios recursos, pero sin causar
daños ambientales más allá de sus fronteras.


9 Las Naciones deben desarrollar leyes internacionales para ofrecer compensaciones por
el daño que las actividades bajo su control causen en áreas más allá de sus fronteras.


9 Los países deben utilizar un enfoque precautorio para proteger el medio ambiente.
Donde existan amenazas de daño serio o irreversible, no debe usarse la incertidumbre
científica para posponer la implantación de medidas costo-efectivas para prevenir la
degradación ambiental.


9 Para lograr el desarrollo sustentable, la protección ambiental debe constituir una parte
integral del proceso de desarrollo, y no se puede considerar como un elemento aislado.
Es esencial erradicar la pobreza y reducir las disparidades entre los estándares de vida
en diferentes partes del mundo para lograr el desarrollo sostenible y satisfacer las
necesidades de la mayoría de las personas.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


46 


 


   


9 Las naciones deberán cooperar para conservar, proteger y restaurar la salud e
integridad del ecosistema de la Tierra. Los países desarrollados reconocen la
responsabilidad que tienen en la búsqueda internacional del desarrollo sustentable en
vista de las presiones que sus sociedades imponen al medio ambiente global y de las
tecnologías y recursos financieros que dominan.


9 Los países deben reducir y eliminar los patrones no sostenibles de producción y
consumo, así como promover políticas demográficas apropiadas.


9 Las cuestiones ambientales se manejan mejor con la participación de todos los
ciudadanos interesados. Las naciones deberán facilitar y fomentar la conciencia y
participación pública poniendo la información ambiental a disposición de todos.


9 Los países deberán decretar leyes ambientales efectivas, y desarrollar leyes nacionales
sobre las obligaciones legales para con las víctimas de la contaminación y otros daños
de carácter ambiental. En donde tengan autoridad, los países deberán evaluar el
impacto ambiental de actividades propuestas que tengan un potencial y significativo
impacto adverso.


9 Los países deberán cooperar para promover un sistema económico internacional abierto
que lleve al crecimiento económico y desarrollo sostenible de todos los países.


9 Las políticas ambientales no deben utilizarse como un medio injustificado de restringir el
comercio internacional.


9 En principio, el que contamina debe asumir el costo de la contaminación.


9 Las naciones deberán alertarse unas a otras acerca de desastres naturales o
actividades que pudieran tener impactos transfronterizos peligrosos.


9 El desarrollo sostenible requiere de un mejor entendimiento científico de los problemas.
Los países deben compartir conocimientos y tecnologías innovadoras para lograr la
meta de la sostenibilidad.


9 La participación completa de las mujeres es esencial para lograr el desarrollo sostenible.
También se necesitan la creatividad, ideales y valor de la juventud y el conocimiento de


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


47 


 


   


los grupos indígenas. Los países deben reconocer y apoyar la identidad, cultura e
intereses de los grupos indígenas.


9 La guerra es inherentemente destructiva del desarrollo sostenible, y las naciones
deberán respetar las leyes internacionales que protegen al medio ambiente en tiempos
de conflictos armados, y deberán cooperar para que dichas leyes se sigan
estableciendo.


9 La paz, el desarrollo y la protección ambiental son interdependientes e indivisibles.


Los “principios de Río” nos dan los parámetros para visualizar un desarrollo sustentable
culturalmente adecuado y localmente relevante para nuestros países, regiones y comunidades.
Estos principios nos ayudan a comprender el concepto abstracto del desarrollo sustentable y
comenzar a implantarlo.


2.6 PRINCIPIOS DEL DESARROLLO SUSTENTABLE PARA UN BUEN VIVIR


El desenvolvimiento de los principios del buen vivir depende del manejo sustentable de
unos recursos naturales y productivos escasos y frágiles. El planeta no resistirá un nivel de
consumo energético individual equivalente al de los ciudadanos de los países industrializados.
El fin de la “sociedad de la abundancia” exige disposiciones individuales e intervenciones
públicas que no ignoren las necesidades generales y cultiven proyectos personales y colectivos
atentos a sus consecuencias sociales y ambientales globales.


Los pueblos indígenas andinos aportan a este debate desde otras epistemologías y
cosmovisiones y nos plantean el sumak kausay, la vida plena. “La noción de desarrollo es
inexistente en la cosmovisión de estos pueblos, pues el futuro está atrás, es aquello que no
miramos, ni conocemos; mientras al pasado lo tenemos al frente, lo vemos, lo conocemos, nos
constituye y con él caminamos” (Plan Nacional para El Buen Vivir, 2009-2013).


En este camino nos acompañan los ancestros que se hacen uno con nosotros, con la
comunidad y con la naturaleza. Compartimos entonces el “estar” juntos con todos estos seres.


El buen vivir, más que una originalidad de la Carta Constitucional del Ecuador (ANEXO
1), forma parte de una larga búsqueda de modelos de vida que han impulsado particularmente
los actores sociales de América Latina durante las últimas décadas, como parte de sus


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


48 


 


   


reivindicaciones frente al modelo económico neoliberal. En el caso ecuatoriano, dichas
reivindicaciones fueron reconocidas e incorporadas en la Constitución, convirtiéndose entonces
en los principios y orientaciones del nuevo pacto social.


“El Buen Vivir, se construye desde la posiciones que reivindican la revisión y
reinterpretación de la relación entre la naturaleza y los seres humanos, es decir, desde
el transito del actual antropocentrismo al biopluralismo, en tanto la actividad humana
realiza un uso de los recursos naturales adaptado a la generación (regeneración) natural
de los mismo, se construye también desde las reivindicaciones por la igualdad, y la
justicia social (productiva y distributiva), y desde el reconocimiento y la valoración de los
pueblos y de sus culturas, saberes y modos de vida” (Guimaraes en Acosta, 2009).


“La Constitución ecuatoriana hace hincapié en el goce de los derechos como condición
del Buen Vivir y en el ejercicio de las responsabilidades en el marco de la interculturalidad y de
la convivencia armónica con la naturaleza” (Constitución de la República del Ecuador, Art, 275)


En la Constitución del Ecuador se supera la visión reduccionista del desarrollo como
crecimiento económico y se establece una vision en la que el centro del desarrollo es el ser
humano y el objetivo final es el alcanzar el sumak kawsay o Buen Vivir, siendo así que la
Constitución formula una relación entre Estado, mercado, sociedad y naturaleza.


Con esto se busca el fortalecimiento de la sociedad como condición necesaria para el
Buen Vivir en comunidad, “esto implica mejorar la calidad de vida de la población, desarrollar
sus capacidades y potencialidades; contar con un sistema económico que promueva la igualdad
a través de la re-distribucion social y territorial de los beneficios del desarrollo:impulsar la
participacion efectiva de la ciudadanía en todos los ámbitos de interés público, establecer una
conviviencia armónica con la naturaleza; garantizar la soberanía nacional, proteger y promover
la diversidad cultural” (Constitución de la República del Ecuador, Art 276).


Así como la universalización de los servicios sociales de calidad para garantizar y hacer
efectivos los derechos. De este modo se deja atrás la concepción de educación, salud o
seguridad social como mercancías. Así, los seres humanos están en condiciones de redescubrir
su relación estrecha con la Pachamama, y hacer del Buen Vivir un ejercicio práctico de
sostenibilidad de la vida y de los ciclos vitales.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


49 


 


   


El objetivo es, generar a través de la educación unos esquemas para el BUEN VIVIR,
algo más que fuerza de trabajo. Devolvernos el respeto hacia todo lo que nos rodea,
devolvernos la sensibilidad a aquello que nada tiene que ver con la razón, lo cual sólo es
posible a través de la práctica comunitaria.


Los pueblos indígenas originarios proponen una educación intercultural bilingüe
direccionada hacia el Buen Vivir, que permita el conocimiento de la cultura occidental y la
valoración de su propia cultura a través de la enseñanza de las formas de relación
comunitarias, las ceremonias y la cosmovisión propia.


En la educación occidental, el proceso educativo se disgrega; teoría por un lado y
práctica por otro (si es que alguna vez se llega a practicar lo aprendido).


En la educación comunitaria el proceso es uno solo, se enseña y se aprende a la vez,
porque las condiciones para el maestro son diferentes de las condiciones para el niño, que al
participar en la ceremonia o en la actividad de grupo, está viviendo ese pensar-haciendo y
aprender-haciendo.


Partimos del principio de que la naturaleza es productiva, por lo tanto la educación
comunitaria direccionada al respeto de nuestra PACHAMAMA tiene que ser también productiva.
En nuestras comunidades la enseñanza-aprendizaje está ligada a la vida cotidiana, por ejemplo
de la siembra y la cosecha. Lo comunitario no se limita a la enseñanza teórica racional cognitiva
del ser humano: aporta a la comunidad de manera práctica.


Es decir, no vamos a aprender sólo para fines de recreación intelectual sino para
generar la acción que es la naturaleza de toda forma de vida. La acción genera productividad,
pero no la acción individual sino la acción complementada. Por lo tanto, la pedagogía
comunitaria, para ser productiva, necesariamente tiene que estar ligada a las leyes del
multiverso, en equilibrio y armonía con la Madre Tierra y el Cosmos; la pedagogía expresada de
manera natural en las comunidades está siempre ligada a los ciclos de la vida.


La productividad está relacionada con la complementación, entonces al comprender y
practicar valores como de reciprocidad y complementariedad, por ejemplo, nos devolvemos
nuestra propia naturaleza de ser productivos.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


50 


 


   


El fruto es producto de la convergencia de muchas fuerzas y energías, no solo de la acción
mecánica de sembrar; para que la semilla se convierta en fruto, muchos seres aportaron con
sus fuerzas: el Padre Sol, la Madre Luna, el Padre Lluvia, la Madre Tierra, la Madre Agua, los
gusanitos, el viento, etc. Entonces, nosotros recuperaremos nuestra productividad cuando
recuperemos la acción comunitaria complementaria.




2.7 EL DESARROLLO SUSTENTABLE Y LA EDUCACIÓN


“En ninguno de los innumerables documentos publicados durante los años noventa del
siglo XX y en los que se incluye el concepto de desarrollo sostenible, aparece un análisis
exhaustivo (no con pretensiones de ser definitivo) sobre el significado práctico que tiene
este concepto, íntimamente ligado al de sostenibilidad; mucho menos en esos
documentos se ofrecen recetas que indiquen cómo aplicarlo en los proyectos de
desarrollo y de conservación” (Thessaloniki, 1997).


En 1970, en la Reunión Internacional de Trabajo sobre Educación Ambiental, realizada
en París y convocada por UNESCO se difundió la siguiente definición:


“La Educación Ambiental es el proceso que consiste en reconocer valores y aclarar
conceptos con el objeto de fomentar las aptitudes y actitudes necesarias para
comprender y apreciar las interrelaciones entre el hombre, su cultura y su medio
biofísico. La Educación Ambiental entraña también la práctica en la toma de decisiones y
en la propia elaboración de un código de comportamiento con respecto a las cuestiones
relacionadas con la calidad del ambiente” (UNESCO, 1977).


El desarrollo sostenible constituye más bien una “visión ideal de futuro”, una aspiración
de superviviencia de la especie, que surge de una conciencia cada vez mayor de que el futuro
de la comunidad humana está estrechamente vinculado a las condiciones del medio ambiente,
y que en la medida en que éstas se continúen deteriorando, tambien se deteriorará la calidad
de vida de las generaciones venideras.


Esa “visión ideal” incluye conceptos como el de equidad, aplicado a las relaciones entre
las distintas regiones y países del mundo entre sí, como también, dentro de cada país, a las
relaciones entre géneros y generaciones, entre el campo y la ciudad, entre grupos étnicos y


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


51 


 


   


sectores económicos y, en fin, entre todos los actores sociales que constituyen una comunidad
nacional o local.


La sostenibilidad del desarrollo depende tambien de la manera en que se enfoque la
ciencia y se aplique la tecnología, en función de comprender el mundo como proceso y de
fortalecer la capacidad humana para interactuar armónicamente en los ciclos que subyacen tras
ese proceso, para consolidarlos y no para sustituirlos, y menos aún para deteriorarlos hasta su
destrucción.


Asimismo, el ideal de sostenibilidad comprende una dimensión ideológica y cultural, de
la cual depende el sentido o significado que cada comunidad le otorga al desarrollo, al concepto
de “éxito” y, en general, el papel y a la responsabilidad que le corresponde asumir al ser
humano en el devenir universal.


2.8 LIMITES DE LA EDUCACIÓN AMBIENTAL EN EL MARCO DEL DESARROLLO


“Se puede plantear que múltiples países vienen realizando notables esfuerzos por
disminuir la contaminación, resolver ciertas dependencias energéticas y bajar algunas
tendencias de consumo sobrante y excesivo. Aunque el esquema de “desarrollo
sustentable” efectivamente aplicado se ha centrado en estrategias de control y de
renovación tecnológica (y no tanto en procesos de replanteamiento global del
desarrollo), conviene reflexionar sobre este proceso” (OIKOS, 1993).


Para probar un modelo de control ambiental que no supera los diez años, podría parecer
sumamente estrecho, pero si se toma en cuenta la velocidad de los cambios actuales es
indudable que los procesos de planificación no pueden ser trabajados con los parámetros
temporales de décadas pasadas.


Bajo estas condiciones se pueden identificar dos tendencias básicas, según
MEC/UNESCO/ECOCIENCIA, 1994:


1. La gestión ambiental en muchos países, especialmente del Norte desarrollado, ha
tendido a un control relativamente eficaz de los principales indicadores de deterioro
ambiental, mostrando tendencias de desaceleración de la contaminación.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


52 


 


   


2. La gran mayoría de países, especialmente los países pobres del Sur, no sólo que no han
contralado sus procesos contaminantes, sino que los han acrecentado de forma
acelerada.


Desde un nivel de tosca generalización, parecería que el control ambiental y la renovación
tecnológica son posibles ahí donde es posible el desarrollo, incorporando en el concepto de
desarrollo al crecimiento económico.












CAPÍTULO III
LA EDUCACIÓN AMBIENTAL EN EL ECUADOR






Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


53 


 


   




CAPÍTULO III
LA EDUCACIÓN AMBIENTAL EN EL ECUADOR










3. ANTECEDENTES DE LA EDUCACIÓN AMBIENTAL EN EL ECUADOR




Uno de los intereses primordiales de la educación ambiental, es contribuir a la solución de
problemas concretos que impiden el bienestar individual y colectivo, explicando sus causas,
efectos y participando en la definición de estrategias y actividades encaminadas a la calidad de
vida, la salud y el medio ambiente.


A partir de 1974, y específicamente después del Seminario de Belgrado, Yugoslavia y de la
Conferencia Intergubernamental de Tbilisi, organizados por la UNESCO y el Programa Nacional
para el Medio Ambiente (PNUMA), 1975-1977, los países latinoamericanos empezaron a
incorporar progresivamente en sus sistemas educativos, material referido al medio ambiente;
primero con un enfoque ecologista, estrictamente anticontaminante; luego se enfatizó en la
conservación de especies y recursos naturales en riesgo de extinción; y, posteriormente en
apoyo a la concepción dinámica del ambiente, la educación ambiental se orientó al
mejoramiento global de los factores ambientales condicionantes de la calidad de vida.


Así, en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, celebrada en Río de
Janeiro en 1992, los países adoptaron la Agenda 21, como una estrategia de consenso para lograr el
desarrollo sustentable. La Agenda, en su capítulo 36, reconoce que la educación es de importancia crítica
para promover el desarrollo sostenible y aumentar la capacidad de las poblaciones para abordar cuestiones
ambientales y de desarrollo (ANEXO 2).


En el Ecuador, la necesidad e importancia de incorporar la educación ambiental en el
Sistema Educativo, se evidencia desde la década de los años 80, tanto en la revisión de los
planes y programas de estudios de la educación primaria y ciclo básico y en el Reglamento


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


54 


 


   


General a la Ley de Educación y Cultura de 1984 y 1985 respectivamente, así como en el
surgimiento de programas de forestación para estudiantes de bachillerato, mediante convenio
suscrito por los Ministerios de Educación y Agricultura y Ganadería.


La concepción y desarrollo de una propuesta para la inserción de la dimensión ambiental en
el currículo escolar, a través del Programa denominado Educación para la Naturaleza,
EDUNAT, ejecutado a partir de 1983 hasta 1993 por la Fundación Natura, en convenio con el
Ministerio de Educación y Cultura MEC, y con el auspicio de la Agencia para el Desarrollo
Internacional de los Estados Unidos, USAID, constituyó uno de los hechos más trascendentales
en el tratamiento de la educación ambiental en el sistema escolarizado del país (niveles
primario, ciclo básico e institutos formadores de maestros). En las etapas II y III de Educación
Natural (EDUNAT), se logró la incorporación de contenidos de educación ambiental en los
planes y programas de estudio; la capacitación de docentes y, la producción de guías didácticas
y otros materiales educativos.


Por iniciativa del Ministerio de Educación y con el auspicio de la UNESCO, en 1991 se
realizó el Seminario Taller sobre “Estrategias para el Desarrollo de la Educación Ambiental en el
Ecuador”, evento en el cual se expusieron algunas experiencias nacionales de educación
ambiental formal y no formal; se propusieron algunas estrategias y desde ese entonces se
formularon lineamientos para un Plan de Acción Nacional de Educación Ambiental para el
Sector de la Educación Formal, en sus diferentes niveles, el mismo que lastimosamente no
prosperó.


En 1992, se creó el Departamento de Educación Ambiental en el MEC, bajo la dependencia
de la Dirección Nacional de Educación Regular y Especial, como la instancia encargada de
canalizar las políticas y acciones que fomenten la educación ambiental formal; paralelamente se
organizaron 21 Departamentos homólogos en las Direcciones Provinciales de Educación del
país. Este hecho, constituyó un avance en la institucionalización de la Educación Ambiental en
el subsistema escolar (Ministerio de Educación de la República del Ecuador).


En 1994 la Comisión Asesora Ambiental, CAAM, formuló las Políticas Básicas Ambientales
del Ecuador, la Política 9 se refiere a la prioridad que otorgará el Estado Ecuatoriano a la
Educación y Capacitación ambientales, como partes integradas a todas las fases, modalidades
y asignaturas de la educación formal e informal, y la capacitación en general (ANEXO 3).


La construcción de la Agenda Ecuatoriana de Educación Ambiental, impulsada por el MEC,
ECOCIENCIA y la UNESCO, y respaldada por la Comisión Asesora Ambiental, CAAM, en 1994
permitió generar en el país un proceso significativo de reflexión en relación con la manera de


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


55 


 


   


percibir, conceptualizar y accionar de la educación ambiental en el subsistema escolar. Así, en
1995 el Ministerio de Educación y Cultura, expidió el Reglamento de “Educación, Capacitación y
Comunicación Ambientales”, instrumento que sitúa al desarrollo sostenible, como el centro de
todas las preocupaciones educativas del país y concibe a la educación ambiental como una
herramienta fundamental para alcanzarlo.


Luego, en 1996 el MEC puso en vigencia la Reforma Curricular Consensuada para la
Educación Básica Ecuatoriana (preprimaria, primaria y ciclo básico), e incorporó a la educación
ambiental como uno de los ejes transversales que dinamiza el proceso educativo, atraviesa y
está presente en las diferentes etapas educativas y áreas que componen el currículo.
Igualmente, el MEC expide en ese año, el Reglamento Orgánico Funcional, en el que al
Departamento de Educación Ambiental, se le da la categoría de “División Nacional de
Educación Ambiental y Vial” con sus áreas de trabajo: Ecología- Biosfera, Recursos Naturales,
Ecoturismo, Calidad Ambiental y de Vida, y Educación Vial.


La Educación Intercultural Bilingüe contempló entre sus fundamentos generales, el de
“Medio Ambiente” e integró al currículum aspectos relacionados con la defensa, protección y
mantenimiento del medio ambiente. En este esquema la persona es el eje central por su
capacidad para actuar sobre el medio. El tratamiento del medio ambiente integró los siguientes
aspectos:
¾ Comprensión de las relaciones entre el hombre y la naturaleza; cuidado, conservación y


preservación de la naturaleza; uso racional (sostenido) de los recursos naturales.
La creación del Ministerio de Medio Ambiente MAE, en 1996 y la posterior promulgación de


la Ley de Gestión Ambiental en 1999, contribuyeron al proceso de institucionalización de la
educación ambiental en el Sistema Educativo Ecuatoriano, porque uno de los objetivos
previstos mediante la aplicación de la Ley, es propiciar un trabajo conjunto con el MEC, para el
establecimiento de directrices de la política ambiental a las que deberán sujetarse los planes y
programas de estudio para todos los niveles.


Consecuentes con los postulados de la Ley de Gestión Ambiental y las políticas propuestas
en la Agenda Ecuatoriana de Educación Ambiental, en el mes de diciembre del año 2000 los
Ministerios de Educación y del Ambiente, suscribieron el Convenio Marco de Cooperación
Interinstitucional, con el objeto de unificar esfuerzos para implementar Programas de
Educación, Concientización, Capacitación y Comunicación Ambiental; analizar y revisar las
políticas y programas de educación ambiental vigentes y futuras.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


56 


 


   


Una de las primeras acciones realizadas en el marco del citado convenio, fue la
organización y desarrollo de la reunión de trabajo e intercambio de experiencias, sobre
Procesos de Educación Ambiental, con énfasis en la educación formal. Participaron 60
delegados de instituciones públicas y no gubernamentales, que desarrollan proyectos en
educación ambiental. Con al apoyo de la Fundación ALTRÓPICO, se contó también con la
participación de expertos del Programa Nacional de Educación Ambiental de la  World Wide
Fund for Nature (WWF), de Colombia (Ministerio de Educación y Ambiente de la República del
Ecuador, 2000).


Los informes sobre las experiencias desarrolladas permitieron conocer que si bien existen
aportes importantes para la educación ambiental, estos son focalizados, coyunturales y aún no
se logra incidir en un mejoramiento cualitativo de la misma en la educación básica y el
bachillerato. Como un mecanismo apropiado para impulsar la educación ambiental, los
participantes recomendaron la conformación de un grupo de trabajo interinstitucional, liderado
por los Ministerios de Educación y del Ambiente, e integrado con representantes de los
Ministerios de Defensa, Salud, Turismo y el Comité Ecuatoriano de Defensa de la Naturaleza y
Medio Ambiente, CEDENMA, como una instancia de apoyo técnico y político para el desarrollo
de la educación ambiental en el país.


Sobre la base de los propósitos de los convenios MEC-MAE 2000 y las recomendaciones
de la Reunión Binacional (abril del 2001), se integró el Grupo Interinstitucional, encargado de
elaborar una propuesta preliminar del Plan Nacional de Educación Ambiental para la Educación
Básica y el Bachillerato; dicho plan previó un conjunto de políticas, estrategias y acciones para
impulsar la educación ambiental en la educación básica y el bachillerato, como niveles iniciales
del Sistema Educativo Nacional y promover una participación crítica y comprometida de la
comunidad educativa, en la gestión ambiental para el desarrollo sustentable. El Plan constituía
igualmente un instrumento para orientar el desarrollo de la educación ambiental, en coherencia
con las competencias de los organismos gubernamentales y no gubernamentales involucrados
y en el marco de un cuerpo articulado de políticas de Estado para el mediano y largo plazos (4 y
10 años).


A fines del año 2002, se contó con el documento preliminar del Plan Nacional de Educación
Ambiental elaborado por el Grupo Interinstitucional con el apoyo técnico de la UNESCO y la
participación de delegados de universidades, lamentablemente, motivos de orden financiero y la
inestabilidad política que afectó a las instituciones públicas del país, obligaron a que su
validación fuera postergada hasta cuando el Ministerio del Ambiente, logró incorporar la


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


57 


 


   


validación del Plan y desarrollo de la propuesta curricular para su aplicación en la educación
básica y el bachillerato, como actividades del Programa de Apoyo de Corto Plazo de la
Cooperación Holandesa al Ministerio del Ambiente, en el Área de la Calidad Ambiental.


En noviembre del 2005 el Ministerio de Ambiente y el Ministerio de Educación y Cultura,
suscribieron un nuevo convenio de cooperación con el objeto de: “Asegurar la incorporación y
posterior desarrollo de las políticas, estrategias, programas y proyectos prioritarios del Plan
Nacional de Educación Ambiental para la Educación Básica y el Bachillerato, en las políticas
educativas y ambientales nacionales, en los planes operativos de las Direcciones Nacionales
del MEC, responsables de la educación ambiental, la planificación curricular, la capacitación y
actualización docente, la supervisión, seguimiento y evaluación” . Y por otro lado “Lograr la
aplicación de la propuesta de desarrollo curricular para la incorporación y/o fortalecimiento de la
dimensión ambiental en los niveles de educación básica y bachillerato, que será definida a
través de los talleres de validación del Plan Nacional de Educación Ambiental, por parte del
MEC y sus instancias técnicas y operativas competentes” (ANEXO 4).


Finalmente en febrero del 2006, los Ministerios del Ambiente y Educación en coordinación
con la Corporación OIKOS, en su calidad de organismo consultor seleccionado (previo
concurso), por el Grupo Interinstitucional de Educación Ambiental, organizaron 3 talleres
regionales para validación de la propuesta preliminar del Plan Nacional de Educación
Ambiental, que tuvieron como sedes las ciudades de Quito, Guayaquil y Cuenca. En estos
eventos participaron 155 personas en representación de profesores de educación básica y
bachillerato, funcionarios de los Ministerios de Educación y Ambiente, organizaciones no
gubernamentales, gobiernos seccionales y universidades de las 21 provincias continentales del
país, en la actualidad este Plan Nacional, sigue en vigencia.


3.1 LA NECESIDAD DE INTEGRAR LA EDUCACIÓN AMBIENTAL COMO UNA
GESTIÓN AL DESARROLLO SUSTENTABLE EN EL ECUADOR




La educación ambiental es un tópico de influencia en una considerable cantidad de eventos
locales, nacionales e internacionales que tienen que ver con el desarrollo nacional, el ambiente,
la democracia, la lucha contra la pobreza, la invocación a la paz, la identidad cultural y étnica y
el crecimiento espiritual. La educación ambiental tiene como objetivo buscar caracterizaciones y
soluciones factibles de generar cambios en la realidad social y ecológica.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


58 


 


   


A consecuencia de ello, cientos de resoluciones sobre esta disciplina con fuerte énfasis en
sus aplicaciones inmediatas, prácticas y directas a varios niveles, tienden a surgir cada día en
muchas partes del mundo; y una buena proporción de los programas de desarrollo sustentable
se inclinan a invocar a la Educación ambiental como un recurso vital a tomarse en cuenta en la
vida cotidiana.


Por otro lado, este moderno interés por la educación ambiental estaría fincándose en la
creencia, hacia la cual parecen estar confluyendo varios sectores de la academia y la práctica,
de que la educación ambiental podría contribuir a generar las bases de alternativas
epistemológicas conceptuales.


En los pasados veinte años la educación ambiental ha tendido a ser concebida y adoptada
bien sea como una precondición de los cambios de los comportamientos sociales que podrían
ser necesarios para el logro de un desarrollo sustentable y la protección ambiental, o bien como
un instrumento y apoyo de estos cambios en dimensiones mayores y menores. Sin embargo se
han desarrollado y aplicado modelos y estrategias de la más diversa naturaleza sobre esta
disciplina en los múltiples sistemas formales e informales de la educación, a la vez que se han
realizado importantes esfuerzos para generar cambios en la estructura general de esos
sistemas, con miras a adaptarlos a los modernos conceptos y modos de percibir y tratar los
problemas ambientales, en el contexto del desarrollo sustentable, y desde una perspectiva de la
educación.


En los países en desarrollo este panorama tiende a ser algo diferente, hay algunos países
que están aplicando la educación ambiental hasta un razonable nivel de integralidad, donde
concilien la sistematicidad, la organicidad, la permanencia, la coordinación intersectorial, la
concertación social y cultural, la participación comunitaria y una gran amplitud en la cobertura
problemática. En su mayoría, aun están en una etapa, por un lado, de robustecer esfuerzos
para asimilar el rico desarrollo conceptual que ha tenido lugar a nivel internacional sobre esta
disciplina, con miras a consolidar sus enfoques metodológicos y estratégicos, y por otro lado, de
búsqueda de oportunidades, tanto para lograr apoyo político, económico y administrativo para
aplicarla ampliamente, cuanto para incorporar y coordinar los esfuerzos parciales que se han
venido dando hasta ahora con acciones educativas aisladas que, en muchos casos, deben
haber representado pérdida de recursos y contradicciones en la definición y logro del objeto de
esta educación.


La situación que se presenta es que en materia metodológica y de enfoques estratégicos de
educación ambiental, el mundo entero parece estar algo carente, especialmente ahora cuando


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


59 


 


   


la idea original de lo que se ha tendido a entender por educación ambiental ha evolucionado en
el contexto de las nociones de desarrollo sustentable.


En el Ecuador existe, tan poca conciencia ambiental, y responsabilidades individuales y
colectivas que implica el desarrollo sustentable, que se limita, y en forma considerable, la
importancia que se debe conceder a la educación ambiental. Una primera consecuencia es que
se le niega respaldo político y económico. Y una segunda es que los sectores interesados en
aplicarla tienden a competir antes que en cooperar y concertar para llevarla a la práctica. Así se
genera un marco de aplicación que, por una parte, tiende a confundir, antes que a clarificar e
incentivar, a grupos y sectores que de alguna manera están animados a respaldarla, y por otro,
a desperdiciar, e inclusive no utilizar, los escasos recursos disponibles en el orden nacional e
internacional.
Lastimosamente, la educación ambiental tiene solo unas pocas oportunidades de aplicarse bien
en el Ecuador. Por un lado, no puede identificar integralmente su propio objeto y misión final, es
decir el rol que debe jugar para fomentar los procesos de concientización ambiental, y para
contribuir a la modificación de los procesos de producción que lesionan el entorno natural e
impiden un desarrollo sustentable: y por otro, no puede penetrar en la totalidad de los
componentes de los sistemas educativos y de producción o de manifestación cultural, a los
cuales tiene que estar adherida para influirlos desde su interior, porque le falta el recurso de la
planificación que es el mejor, aunque no el único instrumento de concertación metodológica
para aproximarse a una práctica concreta y eficiente. Con el objetivo de convocar, organizar y
motivar la más amplia participación de los actores sociales, y sus correspondientes
instituciones, que emergen como elementos caracterizantes de los factores sociales que inciden
en la naturaleza de los problemas y los conflictos ambientales que modernamente se confronta,
y fomentar el desarrollo de nuevos sistemas de comunicación y educación que no se esclavicen
a modelos parciales o reduccionistas- como aquel de creer que producir materiales informativos
o instruccionales es suficiente para provocar cambios en comportamientos sociales, sino que
fomentan la convergencia académica, técnica y operativa de los más diversos enfoques de
trabajo.




3.2 ALCANCES EN LA EDUCACIÓN AMBIENTAL EN EL ECUADOR


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


60 


 


   


En el Ecuador se estableció el “El Plan Nacional de Educación Ambiental para la Educacion
Básica y el Bachillerato (2005-2016)” la cual constituye la carta de navegación, que marcará el
pensamiento, el sentimiento y la acción de la institucionalización de la educación ambiental para
apoyar al desarrollo sustentable.


Este proyecto tiene su punto de arranque en la escuela básica y continua en el bachillerato,
pues, es una necesidad impostergable tratar la educación ambiental en la concepción del
currículo, para contribuir a la formación integral de niños, niñas y jóvenes del Ecuador; cambiar
y reorientar sus comportamientos en función de las demandas de nuevas sociedades más
solidarias con su entorno, que demuestren una ética ambiental en su escuela de vida, exige sin
duda, asumir este reto en todo el proceso educativo, como una dimensión sustancial del
proyecto curricular institucional, y no como una actividad o conjunto de actividades aisladas o
secundarias.


Este Plan es una respuesta de los Ministerios del Ambiente y Educación, organismos
rectores de las políticas sectoriales nacionales, a la necesidad de traducir en la administración
educativa y práctica docente políticas, estrategias, programas y proyectos del Plan Nacional de
Educación Ambiental, consensuadas entre los Miembros del Grupo Interinstitucional de
Educación Ambiental, presidido por delegados oficiales de los dos Ministerios e integrada
además por delegados de los Ministerios de Salud, Turismo, defensa y, en representación de la
sociedad civil y posteriormente, validadas por docentes de las 22 provincias continentales del
país.


Con el fin de asegurar la incorporación y posterior desarrollo de las políticas, estrategias,
programas y proyectos prioritarios del Plan Nacional de Educación Ambiental para la Educación
Básica y el Bachillerato, en las políticas educativas y ambientales nacionales, en los planes
operativos de las Direcciones Nacionales del MEC, responsables de la educación ambiental, la
planificación curricular, la capacitación y actualización docente, supervisión, seguimiento y
evaluación; los Ministerios a nuestro cargo suscribieron en noviembre del año 2005, un
convenio de cooperación técnica.


En educación este es un momento histórico para el país. El planteamiento de las Políticas
del Plan Decenal de Educación 2006-2016 plantea los diseños y directrices del sistema
educativo ecuatoriano para el futuro. Estas políticas cubren el sistema educativo en su
integridad e incluye: a) la universalización de la educación infantil de 0 a 5 años, b) la
universalización de la educación general básica de primero a décimo año, c) el incremento de la


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


61 


 


   


matrícula en el bachillerato hasta alcanzar al menos el 75% de la población en la edad
correspondiente, d) la erradicación del analfabetismo y fortalecimiento de la educación continua
para adultos, e) el mejoramiento de la infraestructura física y equipamiento de las instituciones
educativas, f) el mejoramiento de la calidad y equidad de la educación e implementación de un
sistema nacional de evaluación y rendición social de cuentas, g) la revalorización de la
profesión docente y mejoramiento de la formación inicial, capacitación permanente, condiciones
de trabajo y calidad de vida y, h) el aumento del 0,5% anual en participación del sector
educativo en el PIB hasta el año 2012 o hasta alcanzar el 6% para inversión en el sector. Como
un componente fundamental que cruza las políticas educativas está el Plan Nacional de
Educación Ambiental, para la educación básica en articulación y alcance con el bachillerato
ecuatoriano.


3.3 LINEAMIENTOS GENERALES DE POLÍTICAS DE EDUCACIÓN Y
COMUNICACIÓN AMBIENTAL EN EL ECUADOR


Reconociendo el profundo valor de la educación ambiental como instrumento para la
promoción de una sociedad ecuatoriana socialmente justa, ambientalmente sustentable y
económicamente rentable, es decir, para afianzar las posibilidades de una sociedad ecuatoriana
sustentable, como se especifica es las políticas básicas ambientales del Ecuador (CAAM,
1994).
¾ Se requiere concebir a la educación ambiental como un proceso permanente en el que


los individuos y la colectividad cobran conciencia de su medio y adquieren los
conocimientos, los valores, las competencias, la experiencia y también la voluntad,
capaces de hacerlos actuar, individual y colectivamente, para resolver los problemas
actuales y futuros del ambiente en forma interdisciplinaria y participativa, así como para
realizar acciones que promuevan el desarrollo de los grupos humanos en forma digna y
sustentable. Así, la educación ambiental a desarrollarse en el Ecuador tendrá como
base el pensamiento crítico e innovador, en cualquier tiempo y lugar, en sus expresiones
formal, no formal e informal, promoviendo la transformación y la construcción de la
sociedad ecuatoriana.


¾ Se requiere replantear la educación para que responda a las necesidades de desarrollo
sustentable, y todas las fuerzas de la sociedad deben estar asociadas para este
esfuerzo. Se requiere redirigir los procesos educativos con el objeto de lograr el mayor
apoyo posible de todos los recursos educativos potenciales de la sociedad para este fin:


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


62 


 


   


nuevas alianzas deberán ser tejidas entre el Estado, las ONGs, las comunidades y el
sector empresarial.


¾ Se requiere situar al desarrollo sustentable al centro de todas las preocupaciones
educativas de nuestro país. La educación relativa al ambiente y al desarrollo debe ser
concebida como una herramienta fundamental para la realización de cualquier proyecto
relevante.


¾ Se requiere contemplar las recomendaciones de la Conferencia de Tiblisi (1997) en
cuanto a metas y principios directores de la educación ambiental como marco
fundamental de la misma en todos los niveles, dentro y fuera del sistema escolar.


¾ Se requiere que exista un significativo apoyo político, económico y legislativo para lograr
redirigir la educación hacia la concepción y gestión de un desarrollo sustentable en todo
nivel y modalidad educativa, además es importante una participación por parte del
Estado, de la empresa privada y de los ecuatorianos en general.


¾ Se requiere promover que los educadores ambientales participen activamente en las
mesas de discusión de las instituciones que toman decisiones que afectan directa o
indirectamente en la situación de los recursos naturales y el ambiente. Esto determinará
que el aporte de la educación ambiental se lo considere desde el comienzo mismo de
los procesos de toma de decisiones y no se considere a la educación ambiental como un
instrumento de propaganda.


Teniendo en cuenta la necesidad de cooperación a todo nivel para el desarrollo de la
educación ambiental; es necesario promocionar una política de acción coordinada para el
desarrollo sustentable mediante el trabajo intersectorial e interinstitucional. De suma
importancia es que ésta intervenga en el ámbito formal, no formal e informal de los sectores
productivos grandes, pequeños, y medianos; en el sector comunitario urbano y rural; en el
sector profesional de toda índole; en el sector profesional; en el sector de la opinión pública,
sector escolarizado, etc.


Reconociendo que la formación de personal calificado debe considerarse como una
actividad prioritaria para el Ecuador, ya que la formación y capacitación de personal de todos
los niveles y todas las categorías de enseñanza permitirá responder a las necesidades
inmediatas de la educación ambiental y del desarrollo sustentable:


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


63 


 


   


¾ Se requiere desarrollar amplios sistemas de promoción de la formación inicial de
docentes y comunicadores sociales así como de las demás ramas del saber que
mantienen estrecha vinculación con el ámbito de educación ambiental.


¾ Se requiere la promoción de la capacitación para las comunidades rurales en aspectos
relativos al manejo de recursos; al cambio de estilos de vida necesarios en zonas
urbanas y rurales, así como formas específicas para el mejoramiento de la calidad de
vida de los pobladores del Ecuador.


¾ Se requiere priorizar la capacitación en los aspectos de planificación de la educación
ambiental a nivel nacional para todas las modalidades educativas.


Además capacitar en forma prioritaria al personal encargado de las actividades de
educación no formales, especialmente a los instructores de educación de adultos, educación de
los trabajadores, educación rural, educación sanitaria y nutricional, alfabetización, etc.
Es necesario fortalecer la capacitación del personal y el desarrollo de programas en parques
nacionales, reservas de la biosfera y demás zonas protegidas, pues estas constituyen áreas de
excelencia para la educación y formación ambiental.


Tomando en cuenta la necesidad de fundamentar el desarrollo de la educación
ambiental en procesos de investigación y experimentación educativa, debido a que la
incorporación de la educación ambiental en los ámbitos formal, no- formal no deberían basarse
únicamente en la experiencia, sino también en una investigación y evaluación que tengan por
objeto mejorar las decisiones en esta área; se debe priorizar las investigaciones y
experimentaciones en relación a las orientaciones, el contenido, los métodos e instrumentos
necesarios en educación ambiental. Así mismo, se señalan como imprescindibles a las
investigaciones relativas al tratamiento pedagógico de valores, a las nuevas estrategias de
transmisión de mensajes para la sensibilización, la educación y la formación ambiental, e
investigaciones de evaluación comparada sobre los diferente componentes del proceso
educativo en sí, además como los procesos de planificación de la educación ambiental y en
este sentido se hace necesario que se asignen recursos económicos para las etapas de
prediseño y diseño de proyectos de educación ambiental.








Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


64 


 


   
























CAPÍTULO IV
PROPUESTA DE PRIORIDADES DE


POLÍTICAS Y ESTRATÉGIAS PARA EL
SISTEMA ESCOLARIZADO,


UNIVERSIDADES Y ESCUELAS
POLITÉCNICAS DEL ECUADOR






Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


65 


 


   




















La planificación de la educación ambiental debería considerar los principales problemas
ambientales, los factores sociales que inciden en todos y en cada uno de ellos, las causas, las
consecuencias y las alternativas de soluciones desde la perspectiva educativa.


La metodología de la planificación de la educación ambiental debería considerar los
aportes de las instituciones gubernamentales y no gubernamentales que han desarrollado
planes, programas y proyectos con distintos énfasis: unos en la capacitación, otros en la
producción de materiales educativos, en la promoción de conceptos, en la investigación, etc.


Un plan nacional de educación ambiental para el sistema educativo necesariamente
pondrá norte al desarrollo de la educación ambiental y permitirá articularla con los proyectos
mayores del Ministerio de Educación y Cultura.


Es impostergable, entonces, definir explícitamente las políticas de Educación Ambiental
para insertarlas en el currículo, aplicarlas en el sistema educativo nacional tanto en el sistema
formal y no formal.


4. PRIORIDADES DE POLÍTICAS Y ESTRATEGIAS PARA EL SISTEMA
ESCOLARIZADO EN EL ECUADOR




4.1 LA SITUACIÓN DEL SISTEMA EDUCATIVO ESCOLARIZADO


El Ministerio de Educación y Cultura, de la República del Ecuador, en la última década
ha manifestado algún interés por la problemática ambiental ecuatoriana.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


66 


 


   


“La práctica educativa más sistemática, intensa y orgánica en este nivel es la generada
por el Ministerio de Educación y Cultura con el apoyo, auspició, iniciativa y trabajo
técnico del programa de educación para la naturaleza, EDUNAT, de la Fundación
Natura. Aunque este trabajo todavía es pequeño, frente a las inmensas necesidades de
campo del país, se han realizado actividades integrales de la educación ambiental en
áreas de capacitación docente, actualización curricular, desarrollo de material didáctico
especializado y promoción de la educación ambiental, que han dejado una experiencia
positiva en el país, de acuerdo a la visión de especialistas extranjeros que han trabajado
en el Ecuador” (Encalada, 1993b).
En la presente administración la Subsecretaría de Cultura, por intermedio del Programa


Nacional Nuevo Rumbo Cultural, viene trabajando en proyectos de educación ambiental,
forestación, reforestación, huertos y viveros. Los principales proyectos son: Sembremos Juntos
el Futuro, Crezcamos Juntos, Clubes Ecológicos y el Programa de Educación Ambiental para el
Sistema Único de Atención a la Infancia en el marco de la educación preescolar alternativa.


Existe un proyecto de formación de Maestros Primarios en Educación Ambiental del
Instituto Pedagógico Belisario Quevedo de la ciudad de Pujilí, con el financiamiento de la
UNESCO y el aporte técnico del programa Nacional Nuevo Rumbo Cultural de la Subsecretaria
de Cultura.




4.1.1 LINEAMIENTOS DE POLÍTICAS Y ESTRATEGIAS


Reconociendo que la educación ambiental puede generar las bases de alternativas
epistemológicas, conceptuales, metodológicas e instrumentales, que se requieren para afrontar
la crisis de la educación y el medio ambiente en el Ecuador, y que el sistema formal de
educación cumple una función primordial en materia de educación ambiental de la población
ecuatoriana, se señala que:


a) “El Ministerio de Educación y Cultura, se compromete a tratar la dimensión ambiental de
manera sistemática en los programas educativos de los niveles parvulario, pre
primario, medio, carreras técnicas, institutos pedagógicos formadores de los maestros
hispanos y bilingües, en la educación de adultos, en la alfabetización y post
alfabetización y en la educación superior del sistema formal del país. En base a la


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


67 


 


   


crítica situación ambiental del país, es fundamental un serio esfuerzo por parte del
Ministerio de Educación y Cultura para funcionalizar la Educación y Comunicación
Ambiental dentro del sistema educativo ecuatoriano” (MEC/UNESCO/ECOCIENCIA, 1994).


ESTRATEGIAS:


• Emprender procesos de concientización en la comunidad educativa sobre
problemas ambientales, causas, efectos y principalmente cambios de actitud y
generación de alternativas de solución.


• Trabajar sobre problemas ambientales claves para incorporarlos como
contenidos curriculares.


• Desarrollar metodologías participativas en el diseño y ejecución de las
actividades.


• Establecer mecanismos de coordinación, seguimiento y evaluación de un plan
nación de Educación Ambiental.


• Simplificar y armonizar la base normativa de la educación ambiental en el
sistema educativo.


• Diseñar y probar criterios de supervisión para las actividades de educación
ambiental.


• Realizar investigaciones relativas a la percepción que la comunidad educativa
tiene sobre asuntos ambientales.


• Desarrollar la planificación micro curricular en función de los ejes curriculares.


b) “Conceptualmente, se acuerda que la inclusión de la educación ambiental en los planes
y programas del sistema educativo requiere de una asignatura especial, sino que debe
ser insertada en todas las asignaturas con enfoques que deben permitir que la
comunidad educativa, esto es, autoridades educativas, profesores, alumnos y padres
de familia, puedan tener la oportunidad de reflexionar sobre los comportamientos
diarios que caracterizan a los seres humanos frente al ambiente, en forma participativa
e interdisciplinaria. Por tanto la dimensión ambiental debe ser tratada como un eje
transversal curricular” (MEC/UNESCO/ECOCIENCIA, 1994).


ESTRATEGIAS:


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


68 


 


   




• Desarrollar una publicación Ministerial que permita clarificar el tratamiento de los
ejes transversales del currículo para todas las instancias y proyectos del
Ministerio.




c) “El Ministerio de Educación y Cultura, se compromete a insertar la dimensión ambiental
en el currículo para promover el desarrollo sustentable y en consecuencia se
incorporará integralmente variables tales como: ambiente, calidad de vida, población,
nutrición, educación vial, educación sexual, educación en derechos humanos,
educación para la prevención de desastres naturales, etc., a través de la reforma
curricular y en los grandes proyectos del Ministerio como es el Programa de REDES
AMIGAS” (ANEXO 5), (Ministerio de Educación y Cultura, República del Ecuador, 2003).


ESTRATEGIAS
• Promover el tratamiento de dichas variables a través de seminarios ampliados


llevados a cabo por la reforma curricular.


d) “Se enfatiza que la problemática ambiental esta en íntima relación con la cultura, por lo
cual, la educación ambiental partirá de ella y se expresará en los códigos propios de las
diferentes culturas” (MEC/UNESCO/ECOCIENCIA, 1994).


ESTRATEGIAS
• Promover la difusión de aspectos educativos ambientales a través de las lenguas


nativas. Por tanto, se incentiva la educación bilingüe para el tratamiento de los
aspectos relevantes de educación ambiental.


e) “El Ministerio de Educación y Cultura y las organizaciones no gubernamentales, se
comprometen a diseñas y producir materiales educativos innovadores que promuevan
el conocimiento interdisciplinario de la realidad ambiental local, nacional e internacional,
habida cuenta de la promoción de los ya existentes que hayan sido evaluados. Las
ONGs deberán participar activamente, especialmente en los referente al apoyo del
conocimiento de la realidad local que el tratamiento del currículo promueve”
(MEC/UNESCO/ECOCIENCIA, 1994).


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


69 


 


   




ESTRATEGIAS
• Descentralizar el diseño y la producción de materiales educativos existentes
• Producir materiales de educación ambiental para ilustración y actualización del


docente.


f) “Debido a la necesidad de partir de la realidad circundante del educando, se diseñaran
actividades de investigación sobre los problemas ambientales locales desde el punto de
vista de la comunidad educativa. Además se promocionará la utilización de los nuevos
medios de comunicación y de los métodos pedagógicos activos con el fin de desarrollar
programas más pertinentes y menos costosos” (MEC/UNESCO/ECOCIENCIA, 1994).


ESTRATEGIAS
• Impulsar la investigación participativa y la experimentación educativa sobre


asuntos ambientales en las propias escuelas para alimentar el currículo.


g) “Se requiere vincular la educación formal y no formal, debido a que la educación no
formal mantiene mayor libertad para ensayar estrategias y recursos novedosos, y
puede alimentar con importantes cambios metodológicos a la educación formal. A su
vez, es importante vincular estas dos modalidades con los medios de comunicación
masiva” (MEC/UNESCO/ECOCIENCIA, 1994).


ESTRATEGIAS:
• Diseñar estrategias de vinculación con los proyectos de educación no formal más


relevantes a nivel nacional.


En conclusión, los lineamientos de políticas y estrategias son material fundamental, para
continuar con los planes de Educación Ambiental que se desarrollan en el Ecuador, son puntos
claves para analizar cautelosamente las desventajas con las que se están trabajando en
escuelas a nivel nacional, y sirvan para mejorar la metodología tanto práctica como ética con la
sociedad, con el objetivo base de trabajar con materiales adecuados, que sirvan tanto a
estudiantes como maestros, además que continúen proyectándose con respaldos de los
Ministerios, el Estado, ONGs, etc. Lo ideal es contribuir con la sociedad y para la sociedad, para


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


70 


 


   


que se siga manejando e inculcando el Desarrollo sustentable y protegiendo el Medio Ambiente
en el que vivimos.




4.2 DEMANDAS PARA OTROS SECTORES DE LA SOCIEDAD DESDE EL SECTOR
EDUCATIVO ESCOLARIZADO


- AL GOBIERNO NACIONAL


¾ Incluir un componente de educación y comunicación ambiental en todos los
proyectos de desarrollo, donde exista la participación de los beneficiarios y no
solo se construya la obra física.


¾ Vigilar las diferentes dependencias del sector público cumplan con sus
responsabilidades ambientales específicas, actuando en consecuencia con las
declaraciones del Estado, para evitar incoherencias entre lo que se dice y lo
hace.


¾ Simplificar y armonizar las leyes relativas a los asuntos ambientales,
considerando para ello la participación de la sociedad civil.


- A LAS ONGs


¾ Diseñar, ejecutar y evaluar proyectos de educación ambiental con participación
de la comunidad.


¾ Abrir espacios de coordinación interinstitucional e intersectorial.


- A LAS UNIVERSIDADES


¾ Participar en la formulación de políticas educativas para la educación ambiental
en el sistema educativo.


¾ Aportar en el área de investigación sobre problemas ambientales y educativos
para integrar en la planificación de corto, mediano y largo plazo, así como en el
diseño, ejecución, seguimiento y evaluación de la capacidad de los recursos
humanos del sector educativo nacional.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


71 


 


   


¾ Abrir espacios en sus distintas facultades para incorporar proyectos educativos
ambientales con la participación de profesores y estudiantes de educación
media.






- A LAS COMUNIDADES Y SISTEMAS EMPRESARIALES


¾ Compartir los resultados de los proyectos educativos que realicen para incorporar
al currículo.


¾ Participar en la formulación de políticas educativas en el campo de la educación
ambiental y apoyar los procesos de descentralización y coordinación de la
educación ambiental a nivel comunitario y empresarial.


¾ Participar en acciones de seguimiento y evaluación de los planes, programas y
proyectos educativos.


¾ Compartir las metodologías que se crean y recrean en el campo de la educación
ambiental.


Sin bien es cierto, este es un proceso continuo que se viene dando en el Ecuador, y se
necesita de todas las organizaciones posibles, que sigan apoyando este plan de educación en
todos los niveles (primarios, secundarios, universidades, etc.), sin embargo siguen existiendo
falencias que deben ser corregidas para cumplir con el objetivo a nivel nacional y mejorar la
educación ambiental en el Ecuador.


4.3 PRIORIDADES DE POLÍTICAS Y ESTRATEGIAS PARA LAS UNIVERSIDADES Y
ESCUELAS POLITÉCNICAS


4.3.1. LA EDUCACIÓN AMBIENTAL EN RELACIÓN A LAS UNIVERSIDADES
Y ESCUELAS POLITÉCNICAS


La educación constituye el fundamental objetivo en el proceso de concientización y
promoción social de la temática ambiental. Está orientada en la actualidad a la urgente
necesidad de enfrentar y resolver los problemas del preocupante deterioro del ambiente.


El Programa de las Naciones Unidas para el Ambiente ha posibilitado la integración de
esfuerzos internacionales en el tratamiento y solución de los problemas del ambiente. En


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


72 


 


   


nuestro país, organismos internacionales, del Estado, no gubernamentales, así como las
universidades y escuelas politécnicas, han coincidido en ofrecer atención especial a esta
materia, promoviendo la integración de capacidades, esfuerzos y recursos, para el desarrollo de
una conciencia ambiental en la sociedad y especialmente en la niñez, la juventud y el sector
docente de todos los niveles educacionales.


Respecto a la participación de las instituciones universitarias en este proceso, el
Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, PNUMA, afirma lo siguiente:


“El diseño de programas de estudio debe tener como meta la inclusión de una
proporción interdisciplinaria adecuada para que los problemas ambientales sean
tratados dentro de sus dimensiones sociales, económicas, culturales y políticas, así
como también en relación al ambiente natural. Puede existir conflictos con las
estructuras organizativas existentes, las cuales tendrían que ser resueltos para permitir
un exitoso desarrollo interdisciplinario” (PNUMA, s/f).




Con base de este enunciado, se advierte que a la educación superior se le asigna las
siguientes responsabilidades (CIFCA, 1980):




a. Promover, para el tratamiento de la temática ambiental, una adecuada vinculación
entre ciencias naturales y ciencias sociales;


b. Generar metodologías apropiadas;
c. Destacar el trabajo interdisciplinario y en equipo, orientado a investigar y resolver


problemas ambientales concretos;
d. Identificar los problemas críticos ambientales, determinando en cada uno de ellos


los procedimientos para su solución: y,
e. Participar en programas de educación ambiental procurando interactuar con


organismos públicos y privados, nacionales e internacionales, que se dediquen a
esta tarea.




4.4 OBJETIVOS DE LAS UNIVERSIDADES Y ESCUELAS POLITÉCNICAS
CON RESPECTO A LA EDUCACIÓN AMBIENTAL EN EL ECUADOR


La participación y vinculación universitaria estaría orientada con los siguientes objetivos:


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


73 


 


   


9 Actualizar un inventario sobre recursos humanos, programaciones académicas y
aportes relevantes de estudios e investigaciones, relacionadas con la problemática
ambiental, efectuadas por las universidades y escuelas politécnicas.


9 Promover un nivel de conciencia en profesores y estudiantes universitarios, a través
del conocimiento de problemas, las causas que los originan, los efectos y soluciones.


9 Impulsar la investigación científica en áreas ambientales, así como la coordinación
de actividades con organismos gubernamentales y no gubernamentales identificados
con la conservación y manejo del ambiente.


9 Abrir canales de comunicación interna y con los sectores sociales, procurando la
interacción y difusión de información especializada.


La educación ambiental compromete a toda la sociedad, por la cual el ser humano,
como su unidad constitutiva, está indefectiblemente inmerso, siendo su compresión y actitud
consciente el punto clave para relacionarse positivamente con los recursos naturales sin
destruir la Tierra.


A la universidad le compete concientizar a toda su comunidad, y contribuir con la
concientización de la sociedad, atravesando todas las instancias de la compleja problemática
ambiental y concediendo, en cada ámbito social interno y externo, el tratamiento que genere
una dinámica integral, multidisciplinaria, interdisciplinaria e interactiva.


La universidad, en el desempeño de sus responsabilidades con la sociedad, puede
incidir en forma determinante en su desarrollo, mediante la formación integral de recursos
humanos, el fomento de la investigación científica y tecnológica y la extensión académica. En
muchos casos, es más eficiente cuando se asocia adecuadamente con otras instituciones y
organismos nacionales e internacionales, públicos y privados.


4.5 PROPUESTA DE PRIORIDADES DE POLÍTICAS Y ESTRATEGIAS PARA LAS
UNIVERSIDADES Y LAS ESCUELAS POLITÉCNICAS EN EL ECUADOR


Los lineamientos que se proponen en el presente trabajo, para la formulación de
políticas y estrategias por los organismos universitarios correspondientes, se sustentan en las
premisas y criterios que se exponen a continuación:


4.5.1 PREMISAS


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


74 


 


   




a) La conservación del ambiente supone la creación de una actitud consciente, individual y
colectiva, basada en el conocimiento y en la ética ambiental, que trascienda el ámbito
universitario e interaccione con la sociedad.


b) El aprovechamiento de los recursos naturales, para el desenvolvimiento de la vida,
determina la aplicación de los principios y propósitos del desarrollo sustentable.


c) Conviene consolidar las programaciones académicas que permitan fortificar la
comprensión del papel de los elementos bióticos y abióticos en el equilibrio ambiental,
mediante el reconocimiento de su importancia y la práctica de procedimientos racionales
en su aprovechamiento, manejo y conservación; ofreciendo especial énfasis en las
relaciones con las especies animales y vegetales en vías de extinción;


d) Las universidades y escuelas politécnicas, mediante la programación de actividades
intra y extracurriculares, deben promocionar en los miembros de sus comunidades un
cambio de actitud, en relación con la necesidad de comprender al ambiente, respetando
sus leyes y protegiéndola; aspecto que debe trascender a la sociedad, ofreciendo mayor
atención a la formación de los maestros para los niveles pre primario, primario y medio,
por el efecto multiplicador que caracteriza su desempeño profesional futuro.


Las propuestas expuestas anteriormente son el fundamento básico de la mejora que debe
hacerse en las universidades y escuelas politécnicas en el Ecuador, son indicios importantes
para crear un plan estratégico que de buenos resultados a nivel de la Educación Ambiental en
zonas rurales y urbanas que cubran todo el territorio nacional.




4.6 LINEAMIENTOS DE POLÍTICAS Y ESTRATEGIAS


Teniendo en cuenta el papel fundamental que desempeñan las Universidades y Escuelas
Politécnicas, en su calidad de centros de investigación, de enseñanza y de formación de
personal calificado, se requiere que den cada vez mayor cabida a la investigación sobre
educación y gestión ambiental y a la formación de expertos en educación formal y no formal,
puesto que la educación ambiental es necesaria para los estudiantes cualquiera sea la
disciplina que estudien y no solo las ciencias exactas y naturales sino que también las ciencias
sociales y las artes juegan un primordial, debido a que la relación que guarden entre sí la
naturaleza, la técnica y sociedad y determina el desarrollo de la sociedad ecuatoriana, se
señala que;


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


75 


 


   


I. Se requiere fortaleces la integración de la dimensión ambiental en la enseñanza general
universitaria mediante el desarrollo de los recursos educativos y de formación ambiental.


ESTRATEGIAS:
Preparar planes de estudios, de preferencia en forma de cursos integrados sobre la
problemática del ambiente y destinados a los estudiantes de diversas ramas del saber
durante su educación de carácter general.


II. Se requiere desarrollar los contenidos y los recursos pedagógicos capaces de
intensificar la reorientación de los profesores de las diversas disciplinas tradicionales en
lo que respeta a las principales cuestiones del ambiente nacional.


ESTRATEGIAS:
Preparar cursos a distancia y presenciales, de alto nivel, con los medios de
comunicación más sofisticados disponibles para este grupo meta.


III. Se requiere la formación de especialistas de diversas disciplinas científicas y
tecnológicas relativas al ambiente, pues son indispensables para asegurar la
sustentabilidad en las interacciones de los sistemas naturales y humanos.


ESTRATEGIAS:
- Persuadir a organismos y autoridades universitarias la inclusión de la dimensión


ambiental en la estructuración de los perfiles ocupacionales y perfiles profesionales de
todas las carreras y estudios de posgrado.


- Programas la formación especializada de docentes, educadores, investigadores y
profesionales, ofreciendo atención especial a los cursos de posgrado, con el apoyo
integral de las universidades y escuelas politécnicas, organismos gubernamentales y no
gubernamentales así como, nacionales e internacionales.


- Incentivar el trabajo intersectorial interno y externo a la universidad en este nivel.


IV. Con el fin de contribuir a la creación de una nueva y más justa sociedad ecuatoriana, se
considera primordial el desarrollo de la ciencia, la tecnología, y la difusión de los
conocimientos para el mejoramiento de calidad de vida, preferencialmente de los


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


76 


 


   


sectores marginales de la sociedad, como se enuncia en la Ley de Universidades y
Escuelas Politécnicas.


ESTRATEGIAS:
- Recopilar información disponible para el desarrollo de bases de datos.
- Privilegiar la investigación científica ambiental y el desarrollo de una tecnología


ambiental apropiada a través de los organismos financieros nacionales y extranjeros,
- Participar con el potencial de las universidades y escuelas politécnicas en programas


nacionales de conservación ambiental y desarrollo sustentable.


V. Tomando en cuenta la especial relación que la mujer mantiene con la problemática
ambiental, y debido a que tradicionalmente ha sido relegada con referencias a su
formación, se requiere considerar como prioridad fundamental la formación de las
mujeres en educación y ciencias ambientales.


ESTRATEGIAS
- Diseñar mecanismos eficaces para la incorporación de la mujer en los diversos aspectos


de la educación ambiental y el desarrollo sustentable.


VI. Teniendo en cuenta la necesidad de cooperación a todo nivel, es necesario promocionar
una política de acción coordinada para el desarrollo sustentable mediante el trabajo
intersectorial.


ESTRATEGIAS
- Establecer programas de cooperación con organismos gubernamentales y no


gubernamentales, universidades, escuelas politécnicas y empresas a nivel nacional,
provincial y local.


- Favorecer el trabajo interdisciplinario y multisectorial en el ámbito universitario y fuera de
el.




Para satisfacer su misión en la educación ambiental, la universidad cumple objetivos claves
como la formación del profesional, la investigación científica y la educación de postgrado,
potencia y orienta acciones estratégicas dirigidas a la consolidación de la extensión universitaria


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


77 


 


   


como otro objetivo clave y obtiene así las cuatro vertientes o pilares que sustentan con bases
más sólidas la evolución y madurez de la educación ambiental.


La iniciativa en el trabajo, la disciplina laboral y la capacidad productiva de los trabajadores
no depende solamente del aumento de sus conocimiento técnicos, hábitos de producción,
experiencias profesionales y condiciones de materiales de trabajo, sino también, y en medida
muy considerable, de sus convicciones políticas, de su concepción del mundo, de su formación
moral e ideológica y de la satisfacción adecuada de sus necesidades culturales y espirituales,
así como el respeto y cuidado del medio ambiente.
















































Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


78 


 


   




















CAPÍTULO V
CONCLUSIONES FINALES














Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


79 


 


   






La sociedad está sufriendo un cambio importante, hacia una concepción puramente
global de la humanidad. Esto implica una necesidad de aprendizaje para intentar asimilar un
lenguaje cultural, de identidad y poder aprender los otros muchos lenguajes globales, como el
científico, sin olvidar la educación ambiental. Ésta se presenta como una herramienta
fundamental para analizar los valores generalmente admitidos y gestar a su vez, nuevos
valores. Unos valores, que permiten fomentar el sentido ético y social de los individuos.


La educación es un instrumento clave para fomentar el desarrollo sostenible y formar a
la población en materia de medio ambiente. Además, se aplica tanto para la educación formal
como no formal, de modo que intenta llegar a todos los sectores de la sociedad, y es un
mecanismo para integrar conceptos de muchas disciplinas (ecología, demografía, sociología,
economía, etc.)


En medida que, a través de la educación ambiental, se logre estimular el interés y la
capacidad de asombro ante el mundo circundante y particularmente ante el milagro de la vida
del cual los seres humanos somos una expresión privilegiada; en que los sujetos de la
Educación Ambiental adquieran herramientas conceptuales y metodológicas que les permitan
construir una visión coherente del mundo e identificar su posición, su papel y su responsabilidad
dentro de él; y en que se logre despertar el sentido de que participamos (somos parte) de la
realidad y poseemos la capacidad de transformarla en esa medida se podrán generar actitudes
y aptitudes para hacer del Ecuador una región sustentable, recordemos que la sostenibilidad
depende de decisiones humanas y no solo de mecanismos naturales.


Un reto para el futuro es convertir la Educación en una experiencia vital, alegre, atractiva
creadora de sentidos y significados que estimule la creatividad y permita reorientar la educación
y la rebeldía de la juventud hacia la ejecución de proyectos y actividades comprometedoras con
la construcción de una sociedad más justa, tolerante, equitativa, solidaria, democrática y más
participativa y en la cual sea posible la vida con calidad y dignidad.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


80 


 


   


Educarnos todos/as en un nuevo concepto y en una visión integral, compleja e
interdisciplinaria de los procesos que subyacen tras la vida en todas sus manifestaciones.
Educarnos todos/as, desde quienes toman hoy las decisiones hasta quienes están dando sus
primeros pasos en la vida de la comunidad.


El sector educativo tiene el doble reto de articularse sistemáticamente (y con una visión
compartida del desarrollo y de la sostenibilidad) en su propio interior, y de tener puentes que le
permitan interactuar con los demás sectores y actores que conforman la sociedad.


La estrategia básica de la educación ambiental se fundamenta, en la solidaridad, la
corresponsabilidad, la cooperación y la coordinación, todo en el contexto del sentido común,
que garantice el equilibrio en cada sector de lo social, lo económico y lo ambiental.


En el Ecuador, la realidad geo-socio-económica y ecológica debe seguir alimentando la
discusión sobre lo que estos dos términos, desarrollo sustentable y educación ambiental,
significan para los ecuatorianos. Sin embargo, es claro que los profundos cambios sobre la
manera de percibir y actuar sobre la realidad del Ecuador deberán estar enraizados en los
procesos educativos ambientales.


Las acciones educativas ambientales en el Ecuador están integradas por programas
generales de educación, proyectos ambientales y educativos que desarrollen las diversas
instituciones públicas y privadas del país que ejecutan programas de desarrollo que inciden
directa o indirectamente sobre el ambiente y los recursos naturales.


Uno de los principales resultados naturales de esta acción ha sido la generación de un
movimiento de educación ambiental, que se extiende por todo el mundo. Este desafío de
alianzas y concertaciones entre los diversos grupos sociales, culturales y los sectores de
decisión y producción de los países, con miras a proveer a las correspondientes comunidades
educativas de las más modernas concepciones sobre esta disciplina, así como oportunidades y
sustento de toda índole para aplicarla en la teoría y práctica.


  Un educador del medio ambiente ha de tener presente cuatro niveles de aptitudes en
función de los sectores de la población a los que va dirigida la enseñanza y la edad, así como


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


81 


 


   


de los objetivos planteados. La misma tarea del educador está enfocada en la canalización de
las aptitudes, hacia comportamientos y acciones adecuadas y respetables con el entorno.
Nivel I: Aplicar conocimientos básicos de ecología, transmitir los principales conceptos
ecológicos, trabajar con material y bibliografía científica y lograr una visión ecológica de las
posibles soluciones ante un problema ambiental.
Nivel II: Lograr crear concienciación. Desde una perspectiva ecológica, el profesor debe intentar
inculcar valores culturales que influyan en las conductas individuales. Mostrar los principales
problemas actuales del medio ambiente, que mejoren en últimas la conducta hacia el medio
ambiente.
Nivel III: Investigación. El educador debe ser selectivo a la hora de elegir los recursos didácticos
para conseguir desarrollar con éxito sus objetivos. Para ello debe conocer las herramientas y
técnicas empleadas para investigar problemas medioambientales, estar capacitado para
analizar las implicaciones ecológicas-culturales de los problemas investigados, de encontrar
soluciones y clasificar sus propios valores y posturas ante cualquier problema ambiental y
posible solución.
Nivel IV: Lograr elaborar estrategias para conseguir una predisposición en los/las estudiantes
en la participación activa.


La creencia es que hay necesidad de plantearse un plan de trabajo de educación
ambiental que integre todos los tópicos hablados en los capítulos anteriores, para el largo plazo,
que se sustente en una sólida planificación, con el objetivo de que se traduzca en cambios
reales en los comportamientos sociales frente a los procesos de producción y cultura que
inciden directa e indirectamente en la calidad ambiental del planeta. Esto contempla el
desarrollo de acciones para el corto y el mediano plazo, para fomentar el trabajo a través de la
totalidad de los sistemas de planificación que están explícita o implícitamente asegurando el
funcionamiento de los sistemas informales y formales de producción y educación del país. De
esta manera se podría cubrir las más diversas áreas problemáticas que le conciernen a la
educación ambiental.










Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


82 


 


   












VI. BIBLIOGRAFÍA


ƒ ABREU, T, “Propuesta de una estrategia educativo ambiental basada en los principios
del desarrollo sustentable y las características del visitante. Caso: Parque Recreacional
Los Chorros”. Trabajo de grado de maestría, Universidad Pedagógica Experimental
Libertador, Instituto Pedagógico de Caracas- Venezuela, 1996.




ƒ ACOSTA, Alberto, “El Buen Vivir. Una vía para el Desarrollo”, Editorial Universidad
Bolivariana, Ecuador, 2009.




ƒ BAPTISTA, Gumucio, “Los días que vendrán; América Latina, año 2000. Monte Ávila
Editores, C.A.




ƒ BARRANTES, G, “El Bosque en el Ecuador: Una visión transformada para el desarrollo y
la conservación”, Instituto de Políticas para la Sostenibilidad, GTZ, Quito-Ecuador, 2001.




ƒ BIFANI, Paolo, “Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible”, Edición 1, Editorial IEPALA,
Madrid-España, 1999.




ƒ CEC- UICN, FTPP-FAO, PROBUNA Y ECOCIENCIA, “AMBIENTE Y DESARROLLO
SOSTENIBLE”, CEC-VICN, Quito-Ecuador, 1992.




ƒ CIFCA, “La Formación Ambiental Universitaria (Serie Cuadernos del CIFCA), Madrid-
España, 1980.




Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


83 


 


   


ƒ Corporación de Gestión Tecnológica y Científica sobre el Ambiente, “Problemas
Ambientales del Ecuador, Factores de Incidencia, Consecuencias y Alternativas de
Acción”, OIKOS, Ecuador, 1999.




ƒ CRESPO, Patricio, “Educación ambiental en América Latina: conceptos y orientaciones
fundamentales”, INSOTEC, Quito-Ecuador, 1989.




ƒ DURÁN, D, “Educación Ambiental-La Construcción Conceptual de la Educación
Ambiental”, En: Curso Latinoamericano de Capacitación Institucional en Desarrollo
Sostenible, Argentina- Buenos Aires, 1993.




ƒ ENCALADA, M, (mimeografiado), “Una Visión Particular de la Situación de la Educación
Ambiental en el Ecuador”, Quito-Ecuador, 1993b.




ƒ Foro Internacional de ONGs y Movimientos Sociales “Construyendo el Futuro: Tratados
Alternativos de Río 92”, Consejo de la Tierra, CECADE, UNIVERSIDAD NACIONAL DE
COSTA RICA. San José- Costa Rica, 1993.




ƒ Fundación Natura, “Potencial Impacto Ambiental de las Industrias en el Ecuador”,
Exploración preliminar y soluciones. Agencia para el desarrollo internacional de los
Estados Unidos – AID. Quito, Ecuador, 1990.




ƒ Fundación Natura, “El Deterioro Ambiental Rural”. Algunas alternativas de soluciones.
Proyecto Edunat III. Quito, Ecuador, 1990.


ƒ GUILLEN, Fedro, “Ciencias Biología 1”, (2da Edición), Santillana, México D.F.-México,
2006.




ƒ GUTIÉRREZ, J, “La educación Ambiental: fundamentos teóricos, propuestas de
transversalidad y orientaciones extracurriculares”, Editorial La Muralla S.A., Madrid-
España, 1995.




Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


84 


 


   


ƒ HALL, O, “Adecuando la Educación Ambiental al desarrollo Sostenible: Una re-
orientación de sus elementos vitales”, Curso de capacitación en Educación Ambiental
para Coordinadores de Proyectos en América Latina y El Caribe, UNESCO, EPD/HQ,
Francia- Paris, 1994.




ƒ Instituto de Recursos Mundiales [Oxford], “Desarrollo y Medio Ambiente, Recursos
Naturales Mundiales y Desarrollo Sustentable”, Instituto Panamericano de Geografía e
Historia, México, 1992.


ƒ LARREA, C, “Hacia una Historia Ecológica del Ecuador”, Corporación Editora Nacional,
Quito-Ecuador, 2006.


ƒ LARREA, Carlos, “Geografía de la pobreza en el Ecuador”, Secretaria Técnica del
Frente Social, Quito-Ecuador, 1996.




ƒ LESTER R. Brown, “El estado del mundo”, AR: GEL, Buenos Aires, 1989.


ƒ LOPEZ, Sarramona., Jaume, I, Vázquez G., “Educación no formal”, Editorial Ariel, S.A.,
Barcelona-España, 1998.




ƒ MEC/UNESCO/ECOCIENCIA, “Agenda Ecuatoriana de Educación y Comunicación
Ambiental”. Lineamientos de Políticas y Estrategias, Sin Editorial, Quito- Ecuador, 1994.




ƒ MENTEFACTURA; Ecolex; SCL Econometrics, “ Ecuador: Análisis Ambiental país”, BID,
Quito-Ecuador, 2006.




ƒ Ministerio de Agricultura y Ganadería, “Sistema de Monitoreo Ambiental en el Sector
Agropecuario del Ecuador-Diagnóstico Base”, Tomo I, Programa Sectorial Agropecuario,
Préstamos BID 831/832/OC-EC, Ecuador, 2004.




ƒ Ministerio del Ambiente - República del Ecuador, “Cambio climático”, Editorial Gráfica
Iberia, Ecuador, 2001.




Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


85 


 


   


ƒ Ministerio del Ambiente y del Consejo de Desarrollo de las Nacionalidades y Pueblos del
Ecuador – CODENPE, “La Amazonía ecuatoriana siglo XXI”, Ecuador, 2002.




ƒ MUNOS, Lila, Espinoza A, “Educación No Formal”, Tesis de Grado, Universidad Central
del Ecuador, 2002.


ƒ NEBEL, B., Wrigth, R., “Ciencias Ambientales: Ecología y Desarrollo sostenible”,
Prentice Hall, México D.C., México, 1999.




ƒ PADILLA, Delia, “El manejo ambiental y el planteamiento del desarrollo rural Integral en
la zona de Santo Domingo de los Colorados”, Sin Editorial, Quito- Ecuador, 1999.




ƒ PAREDES, Buitrón Edison, “La Educación Autoritaria y la Educación Liberadora en la
Pedagogía del Oprimido de Paulo Freire”, Programa de Formación de EDUCADORES
Sindicales y Dirigentes, Hombres y Mujeres, de la ISP, Universidad Andina Simón
Bolívar. Quito-Ecuador, 2006.




ƒ PÉREZ, Martiniano, López Eloísa, “Currículo y Aprendizaje”. Un Modelo de Diseño
Curricular de Aula en el Marco de la Reforma, Sin Editorial, 1999.




ƒ PNUMA, “Cuidar la Tierra. Estrategia para el Futuro de la Vida”, Gland, Suiza, 1991.


ƒ Proyecto “Plan Nacional para El Buen Vivir 2009-2013”, Construyendo un Estado
Plurinacional e Intercultural, República del Ecuador, SENPLADES.




ƒ Revista “Nuestro Futuro Común”, Comisión Mundial del Medio Ambiente y el Desarrollo,
Rio de Janeiro, 1989.




ƒ Revista “Pueblos Indígenas y Educación” N. 29-30. Abya-Yala, Quito-Ecuador, 2000.
ƒ Revista Ecociencia, “Conservación y Desarrollo” de la Fundación Natura, Abya-Yala,


Quito-Ecuador, 2000.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


86 


 


   


ƒ Revista Ecología y Ambiente Nº 9, “Educación Ambiental para la vida”, Biblioteca
Nacional, INPARQUES, MARNR, Ediciones Divulgativas, Caracas-Venezuela, 1995.




ƒ REYES Rosales, J. Jerónimo. Orientaciones para dirigir la Escuela Primaria, Ediciones
Oasis; S.A. Oaxaca 28-México 7, D.F., 1969.




ƒ SAENZ, M, “Marco Conceptual del Sistema de Monitoreo Socio-ambiental. Ecociencia,
Quito-Ecuador, 2005.




ƒ SAENZ, M, Chiriboga, C, Larrea, C, “Introducción al Sistema de Monitoreo de la
Biodiversidad, Quito- Ecuador, 2002.


ƒ SANCHEZ, Santamaría, Tesis de Maestría “Desarrollo Social”. Pinar del Rio- Cuba.
2009.




ƒ TERÁN, M. et al. “Evaluación Eco regional Pacífico- Ecuatorial: Componente Marino”,
Simbioe-Nazca, The Nature Conservancy, Quito-Ecuador, 2004.




ƒ THESSALONIKI, J, “Educación para un futuro sostenible. Una visión transdisciplinaria
para una acción concertada”, Sin Editorial, Grecia, 1997.




ƒ TRELLEZ SOLIS, Eloísa, Wilches, Gustavo, “Educación para un futuro sostenible en
América Latina y El Caribe”, CIDI, Estados Unidos, 2006.




ƒ UNESCO, “Tendencias de la Educación Ambiental” Francia- Paris, 1997.


















Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


87 


 


   






















Páginas Web


ƒ Análisis de la tendencia de los contenidos de la información ambiental de los periódicos
del Ecuador. Borrador. Quito.  http://www.esdtoolkit.org/Manual_EDS_esp01.pdf (Fecha
de Consulta 03-04-11).


ƒ Banco Interamericano de Desarrollo BID. http://www.iadb.org/es/acerca-del-bid/acerca-
del-banco-interamericano-de-desarrollo,5995.html (Fecha de Consulta 4 -03-11).




ƒ Bronfenbrenner, 2005. Paradigma ecológico contextual.
http://eduardoroldosarosemena.blogspot.com/2009/04/paradigma-ecologico-
contextual_25.html (Fecha de Consulta 6-04-11).




ƒ COPYRIGHT 2007-2011 http://deconceptos.com/general/paradigma (Fecha de Consulta
30-05-11).




ƒ COPYRIGHT 2008-2011-DEFINICION.DE http://definicion.de/educacion/ (Fecha de
Consulta 25-06-11).




ƒ Declaración de Rio sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, 1992. Department of
Economy. http://www.un.org/esa/dsd/agenda21_spanish/res_riodecl.shtml (Fecha de
Consulta 28-05-11).




Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


88 


 


   


ƒ DEFINICION ABC. http://www.definicionabc.com/general/educacion.php (Fecha de
Consulta 30-05-11).




ƒ Jefatura de Gabinete de Ministros. Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable.
AGENA 21, Capitulo 36. Fomento de la educación, la capacitación y la toma de
conciencia. Rio de Janeiro. http://www2.medioambiente.gov.ar (Fecha de Consulta 24-
02-11).


ƒ
:


ƒ Ministerio de Educación y Cultura del Ecuador, MEC. Avances relevantes en el
Programa Redes Amigas. http://www.fronesis.org/mec/noticias/jun/c56.htm Marzo–
Junio2003 (Fecha de Consulta 15-06-11).




ƒ Ministerio de Educación. Quito-Ecuador. http://www.educacion.gov.ec (Fecha de
Consulta 23-07-11).




ƒ Nahle, Nasif, “Sobrepoblación Humana”. 2003. http://biocab.org/Sobrepoblación.html. 
(Fecha de Consulta 27-04-11).




ƒ Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente Oficina Regional para
América Latina y el Caribe. http://www.pnuma.org/informacion/noticias/2011-04/08/
(Fecha de Consulta 17-02-11).




ƒ TRÉLLEZ SOLÍS, Eloísa (2004). Manual guía para comunidades educación ambiental y
conservación de la biodiversidad en el desarrollo comunitario. Consultora Internacional. 
Manual elaborado en el marco del Proyecto CHI/01/G36 “Conservación de Biodiversidad
y Manejo Sustentable del Salar del Huasco”.
www.ced.cl/PDF/Educacion%20Ambiental/MANUAL%20COMUNIDADES.PDF. (Fecha
de Consulta 24-05-11).




ƒ UN Climate Change Conference 2009. http://www.cambio-climatico.com/cumbre-sobre-
el-cambio-climatico-en-copenhague (Fecha de Consulta 25-03-2011).


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


89 


 


   




ƒ Vía Alba, José Antonio. Agenda Latinoamericana. 2002
http://www.servicioskoinonia.org/agenda (Fecha de Consulta 8-06-11).










VII. ANEXOS


7.1 ANEXO 1






Capítulo segundo
Derechos del buen vivir


.


Sección segunda
Ambiente sano




Art. 14.- Se reconoce el derecho de la población a vivir en un ambiente sano y ecológicamente
equilibrado, que garantice la sostenibilidad y el buen vivir, sumak kawsay. Se declara de interés
público la preservación del ambiente, la conservación de los ecosistemas, la biodiversidad y la
integridad del patrimonio genético del país, la prevención del daño ambiental y la recuperación
de los espacios naturales degradados.




Art. 15.- El Estado promoverá, en el sector público y privado, el uso de tecnologías
ambientalmente limpias y de energías alternativas no contaminantes y de bajo impacto. La
soberanía energética no se alcanzará en detrimento de la soberanía alimentaria, ni afectará el
derecho al agua. Se prohíbe el desarrollo, producción, tenencia, comercialización, importación,


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


90 


 


   


transporte, almacenamiento y uso de armas químicas, biológicas y nucleares, de contaminantes
orgánicos persistentes altamente tóxicos, agroquímicos internacionalmente prohibidos, y las
tecnologías y agentes biológicos experimentales nocivos y organismos genéticamente
modificados perjudiciales para la salud humana o que atenten contra la soberanía alimentaria o
los ecosistemas, así como la introducción de residuos nucleares y desechos tóxicos al territorio
nacional.


Sección cuarta
Cultura y ciencia




Art. 21.- Las personas tienen derecho a construir y mantener su propia identidad cultural, a
decidir sobre su pertenencia a una o varias comunidades culturales y a expresar dichas
elecciones; a la libertad estética; a conocer la memoria histórica de sus culturas y a acceder a
su patrimonio cultural; a difundir sus propias expresiones culturales y tener acceso a
expresiones culturales diversas. No se podrá invocar la cultura cuando se atente contra los
derechos reconocidos en la Constitución.


Art. 22.- Las personas tienen derecho a desarrollar su capacidad creativa, al ejercicio digno y
sostenido de las actividades culturales y artísticas, y a beneficiarse de la protección de los
derechos morales y patrimoniales que les correspondan por las producciones científicas,
literarias o artísticas de su autoría.


Art. 23.- Las personas tienen derecho a acceder y participar del espacio público como ámbito
de deliberación, intercambio cultural, cohesión social y promoción de la igualdad en la
diversidad. El derecho a difundir en el espacio público las propias expresiones culturales se
ejercerá sin más limitaciones que las que establezca la ley, con sujeción a los principios
constitucionales.


Art. 24.- Las personas tienen derecho a la recreación y al esparcimiento, a la práctica del
deporte y al tiempo libre.


Art. 25.- Las personas tienen derecho a gozar de los beneficios y aplicaciones del progreso
científico y de los saberes ancestrales.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


91 


 


   




Sección quinta
Educación




Art. 26.- La educación es un derecho de las personas a lo largo de su vida y un deber ineludible
e inexcusable del Estado. Constituye un área prioritaria de la política pública y de la inversión
estatal, garantía de la igualdad e inclusión social y condición indispensable para el buen vivir.
Las personas, las familias y la sociedad tienen el derecho y la responsabilidad de participar en
el proceso educativo.


Art. 27.- La educación se centrará en el ser humano y garantizará su desarrollo holístico, en el
marco del respeto a los derechos humanos, al medio ambiente sustentable y a la democracia;
será participativa, obligatoria, intercultural, democrática, incluyente y diversa, de calidad y
calidez; impulsará la equidad de género, la justicia, la solidaridad y la paz; estimulará el sentido
crítico, el arte y la cultura física, la iniciativa individual y comunitaria, y el desarrollo de
competencias y capacidades para crear y trabajar.
La educación es indispensable para el conocimiento, el ejercicio de los derechos y la
construcción de un país soberano, y constituye un eje estratégico para el desarrollo nacional.


Art. 28.- La educación responderá al interés público y no estará al servicio de intereses
individuales y corporativos. Se garantizará el acceso universal, permanencia, movilidad y
egreso sin discriminación alguna y la obligatoriedad en el nivel inicial, básico y bachillerato o su
equivalente. Es derecho de toda persona y comunidad interactuar entre culturas y participar en
una sociedad que aprende. El Estado promoverá el diálogo intercultural en sus múltiples
dimensiones.
El aprendizaje se desarrollará de forma escolarizada y no escolarizada. La educación pública
será universal y laica en todos sus niveles, y gratuita hasta el tercer nivel de educación superior
inclusive.


Art. 29.- EI Estado garantizará la libertad de enseñanza, la libertad de cátedra en la educación
superior, y el derecho de las personas de aprender en su propia lengua y ámbito cultural.
Las madres y padres o sus representantes tendrán la libertad de escoger para sus hijas e hijos
una educación acorde con sus principios, creencias y opciones pedagógicas.


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


92 


 


   












7.2 ANEXO 2




Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo
Río de Janeiro, República Federativa del Brasil ‐ junio de 1992 


 


Agenda 21 
 


Capítulo 36 
 


Fomento de la educación, la capacitación y la toma de conciencia 


INTRODUCCIÓN 


36.1.  La  educación,  el  aumento  de  la  conciencia  del  público  y  la  capacitación  están  vinculados 


prácticamente  con  todas  las  áreas del Programa 21,  y  aún más de  cerca  con  las que  se  refieren  a  la 


satisfacción  de  las  necesidades  básicas,  la  creación  de  las  estructuras  necesarias,  los  datos  y  la 


información, la ciencia y la función que corresponde a los grupos principales. En el presente capítulo se 


formulan propuestas generales, en tanto que las sugerencias particulares relacionadas con las cuestiones 


sectoriales  aparecen  en  otros  capítulos.  De  la  Declaración  y  las  recomendaciones  de  la  Conferencia 


Intergubernamental de Tbilisi sobre la Educación Ambiental 1/, organizada por la UNESCO y el PNUMA y 


celebrada  en  1977,  se han  tomado  los principios  fundamentales de  las propuestas que  figuran  en  el 


presente documento. 


36.2. Las áreas de programas descritas en el presente capítulo son: 


 
a) Reorientación de la educación hacia el desarrollo sostenible; 


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


93 


 


   


 
b) Aumento de la conciencia del público; 
 
c) Fomento de la capacitación. 
 


ÁREAS DE PROGRAMAS 


A. Reorientación de la educación hacia el desarrollo sostenible 


 


Bases para la acción 


36.3. Debe reconocerse que la educación ‐ incluida la enseñanza académica ‐ la toma de conciencia del 


público y  la capacitación, configuran un proceso que permite que  los  seres humanos y  las  sociedades 


desarrollen plenamente su capacidad  latente. La educación es de  importancia crítica para promover el 


desarrollo sostenible y aumentar la capacidad de las poblaciones para abordar cuestiones ambientales y 


de desarrollo. Si bien  la educación básica sirve de  fundamento para  la educación en materia de medio 


ambiente y desarrollo, esta última debe incorporarse como parte fundamental del aprendizaje. Tanto la 


educación  académica  como  la  no  académica  son  indispensables  para  modificar  las  actitudes  de  las 


personas de manera que éstas tengan la capacidad de evaluar los problemas del desarrollo sostenible y 


abordarlos.  La  educación  es  igualmente  fundamental  para  adquirir  conciencia,  valores  y  actitudes, 


técnicas  y  comportamiento  ecológicos  y  éticos  en  consonancia  con  el  desarrollo  sostenible  y  que 


favorezcan  la participación pública efectiva en el proceso de adopción de decisiones. Para ser eficaz,  la 


educación  en  materia  de  medio  ambiente  y  desarrollo  debe  ocuparse  de  la  dinámica  del  medio 


físico/biológico  y  del  medio  socioeconómico  y  el  desarrollo  humano  (que  podría  comprender  el 


desarrollo espiritual), integrarse en todas las disciplinas y utilizar métodos académicos y no académicos y 


medios efectivos de comunicación. 


Objetivos 


36.4. Reconociendo que  los países y  las organizaciones  regionales e  internacionales determinarán  sus 


propias prioridades y plazos de aplicación de conformidad con sus necesidades, políticas y programas, se 


proponen los objetivos siguientes: 


a) Apoyar  las recomendaciones de  la Conferencia Mundial sobre Educación para Todos: Satisfacción de 


las  necesidades  básicas  de  aprendizaje  2/  (Jomtien  (Tailandia),  5  a  9  de  marzo  de  1990),  tratar  de 


alcanzar el acceso universal a  la educación básica,  lograr, por medio de  la enseñanza académica y no 


académica, que por  lo menos el 80% de  las niñas  y el 80% de  los niños en edad escolar  terminen  la 


educación primaria, y reducir  la tasa de analfabetismo entre  los adultos por  lo menos a  la mitad de su 


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


94 


 


   


valor  de  1990.  Las  actividades  deberían  centrarse  en  reducir  los  niveles  altos  de  analfabetismo  y  en 


compensar  la falta de oportunidades de recibir educación básica de  las mujeres con miras a  lograr que 


sus niveles de alfabetización sean compatibles con los de los hombres; 


b) Crear  conciencia del medio ambiente  y el desarrollo en  todos  los  sectores de  la  sociedad a escala 


mundial y a la mayor brevedad posible; 


c) Procurar  facilitar el acceso a  la educación sobre el medio ambiente y el desarrollo, vinculada con  la 


educación social, desde la edad escolar hasta la edad adulta en todos los grupos de población; 


d) Promover la integración de conceptos ecológicos y de desarrollo, incluida la demografía, en todos los 


programas de enseñanza, en particular el análisis de las causas de los principales problemas ambientales 


y de desarrollo en un contexto local, recurriendo para ello a las pruebas científicas de mejor calidad que 


se  disponga  y  a  otras  fuentes  apropiadas  de  conocimientos,  haciendo  especial  hincapié  en  el 


perfeccionamiento de la capacitación de los encargados de adoptar decisiones a todos los niveles. 


Actividades 


36.5. Reconociendo que  los países y  las organizaciones  regionales e  internacionales determinarán  sus 


propias prioridades y plazos de aplicación de conformidad con sus necesidades, políticas y programas, se 


proponen las actividades siguientes: 


a) Se exhorta a todos los países a que hagan suyas las recomendaciones de la Conferencia de Jomtien y 


que traten de aplicar su marco de acción. Quedarían comprendidas en esa actividad  la preparación de 


estrategias y actividades nacionales para satisfacer las necesidades de enseñanza básica, universalizar el 


acceso y fomentar la equidad, ampliar los medios y el alcance de la educación, preparar un contexto de 


política  de  apoyo,  movilizar  recursos  y  fortalecer  la  cooperación  internacional  para  compensar  las 


actuales disparidades económicas, sociales y por sexo que obstaculizan el  logro de estos objetivos. Las 


organizaciones  no  gubernamentales  pueden  aportar  una  contribución  importante  a  la  formulación  y 


aplicación de programas educacionales, y esa capacidad debería reconocerse; 


b) Los gobiernos deberían procurar actualizar o preparar estrategias destinadas a  la  integración en  los 


próximos tres años del medio ambiente y el desarrollo como tema  interdisciplinario en  la enseñanza a 


todos los niveles. Esa actividad debería realizarse en cooperación con todos los sectores de la sociedad. 


En las estrategias se deberían formular políticas y actividades y determinar necesidades, costos, medios y 


programas de ejecución, evaluación y examen. Se debería iniciar un examen exhaustivo de los programas 


de estudios a fin de establecer un enfoque multidisciplinario, que abarque las cuestiones ambientales y 


de  desarrollo  y  sus  aspectos  y  vinculaciones  socioculturales  y  demográficos.  Se  deberían  respetar 


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


95 


 


   


debidamente  las  necesidades  definidas  por  la  comunidad  y  los  diversos  sistemas  de  conocimientos, 


incluidas la ciencia y la sensibilidad cultural y social; 


c) Se exhorta a los países a que establezcan organismos consultivos nacionales para la coordinación de la 


educación  ecológica  o  mesas  redondas  representativas  de  diversos  intereses,  tales  como  el  medio 


ambiente, el desarrollo, la educación, la mujer y otros, y de las organizaciones no gubernamentales, con 


el fin de estimular  la colaboración, ayudar a movilizar recursos y crear una fuente de  información y de 


coordinación para  la participación  internacional. Esos órganos  contribuirían a movilizar  a  los distintos 


grupos de población y comunidades y facilitar sus actividades para que evalúen sus propias necesidades 


y adquieran  las técnicas necesarias para elaborar y poner en práctica sus propias  iniciativas en materia 


de medio ambiente y desarrollo; 


d) Se recomienda que las autoridades educacionales, con la asistencia apropiada de grupos comunitarios 


o  de  las  organizaciones  no  gubernamentales,  presten  su  colaboración  o  establezcan  programas  de 


formación previa al servicio y en el servicio para todos los maestros, administradores y planificadores de 


la enseñanza, así  como para  instructores no académicos de  todos  los sectores,  teniendo en cuenta el 


carácter  y  los  métodos  de  la  educación  sobre  el  medio  ambiente  y  el  desarrollo  y  utilizando  la 


experiencia pertinente de la organizaciones no gubernamentales; 


e)  Las  autoridades  competentes  deberían  velar  por  que  todas  las  escuelas  recibieran  ayuda  en  la 


elaboración  de  los  planes  de  trabajo  sobre  actividades  ambientales,  con  la  participación  de  los 


estudiantes y del personal. Las escuelas deberían estimular la participación de los escolares en estudios 


locales y regionales sobre salud ambiental,  incluso el agua potable, el saneamiento y  la alimentación y 


los  ecosistemas,  y  en  las  actividades  pertinentes,  vinculando  ese  tipo  de  estudios  con  los  servicios  e 


investigaciones  realizados  en  parques  nacionales,  reservas  de  fauna  y  flora,  sitios  de  valor  ecológico 


protegidos, etc.; 


f) Las autoridades educacionales deberían promover los métodos pedagógicos de valor demostrado y la 


preparación  de  métodos  pedagógicos  innovadores  para  su  aplicación  práctica.  Deberían  reconocer 


asimismo el valor de los sistemas de enseñanza tradicional apropiados en las comunidades locales; 


g) Dentro de los próximos dos años, el sistema de las Naciones Unidas debería iniciar un examen amplio 


de sus programas de educación, con inclusión de la capacitación y la toma de conciencia del público, con 


miras a evaluar prioridades y reasignar recursos. El Programa Internacional de Educación Ambiental de la 


UNESCO y el PNUMA, en colaboración con los órganos competentes del sistema de las Naciones Unidas, 


los  gobiernos,  las  organizaciones  no  gubernamentales  y  otras  entidades,  debería  establecer  un 


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


96 


 


   


programa,  en  un  plazo  de  dos  años,  para  integrar  las  decisiones  de  la  Conferencia  en  la  estructura 


existente  de  las Naciones Unidas,  adaptado  a  las  necesidades  de  educadores  de  diferentes  niveles  y 


circunstancias.  Se  debería  alentar  a  las  organizaciones  regionales  y  las  autoridades  nacionales  a  que 


elaborasen  programas  y  oportunidades  paralelos  análogos  analizando  la  forma  de  movilizar  a  los 


distintos sectores de  la población a  fin de evaluar y encarar sus necesidades en materia de educación 


sobre el medio ambiente y el desarrollo; 


h)  Es  necesario  fortalecer,  en  un  plazo  de  cinco  años,  el  intercambio  de  información  mediante  el 


mejoramiento  de  la  tecnología  y  los medios  necesarios  para  promover  la  educación  sobre  el  medio 


ambiente  y  el  desarrollo  y  la  conciencia  del  público.  Los  países  deberían  cooperar  entre  sí  y  con  los 


diversos  sectores  sociales  y  grupos  de  población  para  preparar  instrumentos  educacionales  que 


abarquen  cuestiones  e  iniciativas  regionales  en  materia  de  medio  ambiente  y  desarrollo,  utilizando 


materiales y recursos de aprendizaje adaptados a sus propias necesidades; 


i) Los países podrían apoyar a las universidades y otras entidades y redes terciarias en sus actividades de 


educación sobre el medio ambiente y el desarrollo. Se deberían ofrecer a todos  los estudiantes cursos 


interdisciplinarios. Las redes de actividades regionales existentes y  las actividades de  las universidades 


nacionales que promuevan la investigación y los criterios comunes de enseñanza respecto del desarrollo 


sostenible  deberían  fortalecerse,  y  se  deberían  establecer  nuevas  asociaciones  y  vínculos  con  los 


sectores  empresariales  y  otros  sectores  independientes,  así  como  con  todos  los  países,  con miras  al 


intercambio de tecnología, experiencia práctica y conocimientos; 


j) Los países, con  la asistencia de organizaciones  internacionales, organizaciones no gubernamentales y 


otros  sectores,  podrían  reforzar  o  crear  centros  nacionales  o  regionales  para  la  investigación  y  la 


educación  interdisciplinarias en  las  ciencias del medio ambiente y el desarrollo, derecho y gestión de 


determinados problemas ambientales. Dichos centros podrían ser universidades o  redes existentes en 


cada país o región, que promuevan la cooperación en la investigación y en la difusión de información. En 


el plano mundial, el desempeño de esas funciones debería encomendarse a las instituciones apropiadas; 


k)  Los países deberían  facilitar  y promover  las  actividades de  enseñanza no  académica  en  los planos 


local,  regional  y nacional mediante  la  cooperación  y el  apoyo de  los esfuerzos de  los  instructores no 


académicos y otras organizaciones con base en  la comunidad. Los órganos competentes del sistema de 


las Naciones Unidas, en colaboración con las organizaciones no gubernamentales, deberían fomentar el 


desarrollo de una red internacional para el logro de los objetivos mundiales en materia de educación. En 


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


97 


 


   


los  foros  públicos  y  académicos  de  los  planos  nacional  y  local  se  deberían  examinar  las  cuestiones 


ambientales y de desarrollo y sugerir opciones sostenibles a los encargados de formular políticas; 


l)  Las  autoridades  educacionales,  con  la  colaboración  apropiada  de  las  organizaciones  no 


gubernamentales,  incluidas  las  organizaciones  de  mujeres  y  de  poblaciones  indígenas,  deberían 


promover todo tipo de programas de educación de adultos para fomentar la educación permanente en 


materia de medio ambiente y desarrollo, utilizando como base de operaciones  las escuelas primarias y 


secundarias y centrándose en los problemas locales. Dichas autoridades y la industria deberían estimular 


a  las escuelas de comercio,  industria y agricultura para que  incluyeran temas de esa naturaleza en sus 


programas de estudios. El sector empresarial podría incluir el desarrollo sostenible en sus programas de 


enseñanza  y  capacitación.  En  los  programas  de  posgrado  se  deberían  incluir  cursos  especialmente 


concebidos para capacitar a los encargados de adoptar decisiones; 


m) Los gobiernos y las autoridades educacionales deberían promover las oportunidades para la mujer en 


esferas no tradicionales y eliminar de los programas de estudios los prejuicios en cuanto a las diferencias 


entre los sexos. Esto podría lograrse mejorando las oportunidades de inscripción, la incorporación de la 


mujer,  como  estudiante  o  instructora,  en  programas  avanzados,  la  reforma  de  las  disposiciones  de 


ingreso  y  las  normas  de  dotación  de  personal  docente  y  la  creación  de  incentivos  para  establecer 


servicios  de  guarderías  infantiles,  según  proceda.  Se  debería  dar  prioridad  a  la  educación  de  las 


adolescentes y a programas de alfabetización de la mujer; 


n)  Los  gobiernos  deberían  garantizar,  mediante  legislación  si  fuera  necesario,  el  derecho  de  las 


poblaciones  indígenas  a  que  su  experiencia  y  comprensión  acerca  del  desarrollo  sostenible 


desempeñaran una función en la educación y capacitación; 


o)  Las  Naciones  Unidas  podrían  mantener  una  función  de  vigilancia  y  evaluación  respecto  de  las 


decisiones de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo en materia 


de  educación  y  difusión  por  conducto  de  los  organismos  pertinentes  de  las  Naciones  Unidas.  En 


coordinación con  los gobiernos y  las organizaciones no gubernamentales, según proceda,  las Naciones 


Unidas deberían presentar y difundir  las decisiones de distintas maneras y velar por  la aplicación y el 


examen constantes de las consecuencias educacionales de las decisiones de la Conferencia, en particular 


mediante la celebración de actos y conferencias pertinentes. 


Medios de ejecución 


Financiación y evaluación de los costos 


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


98 


 


   


36.6.  La  secretaría  de  la  Conferencia  ha  estimado  que  el  costo  total medio  por  año  (1993‐2000)  de 


ejecución  de  las  actividades  de  este  programa  será  de  unos  8.000  a  9.000  millones  de  dólares 


aproximadamente,  incluidos  alrededor  de  3.500  millones  a  4.500  millones  que  la  comunidad 


internacional  suministrará  a  título  de  donación  o  en  condiciones  de  favor.  Estas  estimaciones  son 


indicativas  y  aproximadas únicamente  y no han  sido objeto de examen por  los  gobiernos.  Los  costos 


reales y las condiciones financieras, incluidas las no concesionarias, dependerán, entre otras cosas, de las 


estrategias y los programas específicos que los gobiernos decidan ejecutar. 


36.7. Teniendo en  cuenta  la  situación de  cada país,  se podría prestar más apoyo a  las actividades de 


educación, capacitación y toma de conciencia relacionadas con el medio ambiente y el desarrollo, en los 


casos en que procediera, mediante la adopción de medidas como las siguientes: 


a) Asignación de mayor prioridad a esos sectores en las asignaciones presupuestarias, protegiéndolos de 


las exigencias de las reducciones con fines estructurales; 


b)  Traspaso  de  asignaciones  dentro  de  los  presupuestos  de  enseñanza  vigentes  para  favorecer  la 


enseñanza primaria, con especial hincapié en el medio ambiente y el desarrollo; 


c) Fomento de condiciones en que las comunidades locales participen en mayor medida en los gastos y 


las comunidades más prósperas ayuden a las menos favorecidas; 


d)  Obtención  de  fondos  adicionales  de  donantes  particulares  para  concentrarlos  en  los  países  más 


pobres y en los que las tasas de alfabetización sean de menos del 40%; 


e) Fomento del canje de deuda por actividades de enseñanza; 


f) Anulación de las restricciones sobre la enseñanza privada y aumento de la corriente de fondos de las 


organizaciones  no  gubernamentales  y  hacia  ellas,  incluidas  las  organizaciones  populares  en  pequeña 


escala; 


g) Fomento de la utilización eficaz de las instalaciones existentes, por ejemplo, con varios turnos en una 


escuela, y aprovechamiento pleno de las universidades por televisión y de otros tipos de enseñanza a la 


distancia; 


h) Utilización de los medios de difusión para fines de enseñanza en forma gratuita o semigratuita; 


i) Fomento de las relaciones de reciprocidad entre las universidades de los países desarrollados y de los 


países en desarrollo. 


B. Aumento de la conciencia del público 
Bases para la acción 
36.8. Aún hay muy poca conciencia de la interrelación existente entre todas las actividades humanas y el 


medio ambiente, debido a la insuficiencia o la inexactitud de la información. Los países en desarrollo en 


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


99 


 


   


particular  carecen  de  la  tecnología  y  los  especialistas  pertinentes.  Es  necesario  sensibilizar  al  público 


sobre los problemas del medio ambiente y el desarrollo, hacerlo participar en su solución y fomentar un 


sentido de responsabilidad personal respecto del medio ambiente y una mayor motivación y dedicación 


respecto del desarrollo sostenible. 


Objetivo 


36.9. El objetivo consiste en aumentar la conciencia general del público como parte indispensable de una 


campaña mundial de educación para reforzar las actitudes, los valores y las medidas compatibles con el 


desarrollo  sostenible.  Es  importante  hacer  hincapié  en  el  principio  de  hacer  recaer  la  autoridad,  la 


responsabilidad y los recursos al nivel más apropiado, dando preferencia a la responsabilidad y el control 


locales para las actividades tendientes a aumentar la conciencia del público. 


Actividades 


36.10 Reconociendo que  los países y  las organizaciones  regionales e  internacionales determinarán sus 


propias prioridades y plazos de aplicación de conformidad con sus necesidades, políticas y programas, se 


proponen las siguientes actividades: 


a)  Los  países  deberían  fortalecer  los  organismos  consultivos  existentes  o  establecer  otros  nuevos  de 


información  pública  en  materia  de  medio  ambiente  y  desarrollo  y  coordinar  las  actividades  con  las 


Naciones Unidas,  las  organizaciones  no  gubernamentales  y  los medios  de  difusión más  importantes. 


Deberían fomentar la participación del público en los debates sobre políticas y evaluaciones ambientales. 


Los  gobiernos  deberían  facilitar  y  apoyar  también  la  formación  de  redes  nacionales  y  locales  de 


información mediante los sistemas ya existentes; 


b) El sistema de las Naciones Unidas debería mejorar sus conductos de divulgación mediante un examen 


de sus actividades de educación y sensibilización del público para promover una mayor participación y 


coordinación de  todas  las partes del  sistema, especialmente de  sus organismos de  información  y  sus 


operaciones  nacionales  y  regionales. Deberían  hacerse  estudios  sistemáticos  de  los  resultados  de  las 


campañas de difusión, teniendo presentes las necesidades y las contribuciones de grupos determinados 


de la comunidad; 


c) Debería alentarse a los países y a las organizaciones regionales, según proceda, a que proporcionaran 


servicios de información pública sobre el medio ambiente y el desarrollo para aumentar la conciencia de 


todos los grupos, del sector privado y en particular de los encargados de adoptar decisiones; 


d)  Los  países  deberían  estimular  a  los  establecimientos  educacionales  en  todos  los  sectores, 


especialmente en el sector terciario, para que aportaran una mayor contribución a la toma de conciencia 


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


100 


 


   


del público.  Los materiales didácticos de  todo  tipo  y para  todo público deberían basarse en  la mejor 


información científica disponible, que  incluyera tanto  las ciencias naturales como  las ciencias sociales y 


del comportamiento, y que tuviera en cuenta consideraciones estéticas y éticas; 


e) Los países y el sistema de las Naciones Unidas deberían promover una relación de cooperación con los 


medios de información,  los grupos de teatro popular y las industrias del espectáculo y de la publicidad, 


iniciando debates para movilizar su experiencia en  la empresa de  influir en el comportamiento y en  las 


pautas de consumo del público, y haciendo uso abundante de sus métodos. Esa colaboración también 


aumentaría la participación activa del público en el debate sobre el medio ambiente. El UNICEF debería 


elaborar material orientado hacia  los niños para  los medios de  información, a manera de  instrumento 


didáctico,  a  fin  de  establecer  una  estrecha  colaboración  entre  el  sector  de  la  información  pública 


extraescolar  y  el  programa  de  estudios  de  la  enseñanza  primaria.  La  UNESCO,  el  PNUMA  y  las 


universidades deberían enriquecer los programas de estudios anteriores al servicio para periodistas con 


temas relacionados con el medio ambiente y el desarrollo; 


f)  Los países, en  colaboración  con  la  comunidad  científica, deberían establecer medios de emplear  la 


tecnología  moderna  de  las  comunicaciones  para  llegar  al  público  de  manera  eficaz.  Las  autoridades 


nacionales  y  locales  de  educación  y  los  organismos  pertinentes  de  las  Naciones  Unidas  deberían 


incrementar, según proceda  la utilización de medios audiovisuales, especialmente en  las zonas rurales, 


mediante el empleo de unidades de servicios móviles y la producción de programas de radio y televisión 


para  los  países  en  desarrollo  que  fomenten  la  participación  local,  empleen  métodos  interactivos  e 


integren los métodos más modernos y los medios de difusión populares; 


g)  Los  países  deberían  apoyar,  según  proceda,  actividades  de  recreación  y  turismo  ecológicamente 


racionales, basándose en la Declaración de La Haya sobre el Turismo (1989) y los programas actuales de 


la Organización Mundial del Turismo y el PNUMA, y utilizando racionalmente museos, lugares históricos, 


jardines zoológicos, jardines botánicos, parques nacionales y otras zonas protegidas; 


h) Los países deberían alentar a las organizaciones no gubernamentales a que aumenten sus actividades 


respecto de los problemas del medio ambiente y el desarrollo mediante iniciativas conjuntas de difusión 


y un mayor intercambio con otros sectores de la sociedad; 


i)  Los  países  y  el  sistema  de  las  Naciones  Unidas  deberían  aumentar  su  interacción  e  incluir,  según 


proceda,  a  las  poblaciones  indígenas  en  la  ordenación,  la  planificación  y  el  desarrollo  de  su  medio 


ambiente  local, y deberían  fomentar  la difusión de conocimientos tradicionales y de adquisición social 


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


101 


 


   


mediante medios basados en las costumbres locales, especialmente en las zonas rurales, integrando esos 


esfuerzos con los medios de difusión electrónicos, en los casos en que ello sea posible; 


j) El UNICEF, la UNESCO, el PNUD y las organizaciones no gubernamentales deberían elaborar programas 


de  apoyo  para  hacer  participar  a  los  jóvenes  y  los  niños  en  los  asuntos  relacionados  con  el  medio 


ambiente y el desarrollo, tales como reuniones  informativas para niños y  jóvenes, tomando como base 


las decisiones de la Cumbre Mundial en favor de la Infancia (A/45/625, anexo); 


k)  Los  países,  las  Naciones  Unidas  y  las  organizaciones  no  gubernamentales  deberían  estimular  la 


movilización de hombres y mujeres en campañas de divulgación, haciendo hincapié en  la función de  la 


familia  en  las  actividades  del  medio  ambiente,  la  contribución  de  la mujer  en  la  transmisión  de  los 


conocimientos y los valores sociales y el desarrollo de los recursos humanos; 


l)  Se  debería  aumentar  la  conciencia  del  público  acerca  de  las  consecuencias  de  la  violencia  en  la 


sociedad. 


Medios de ejecución 


Financiación y evaluación de los costos 


36.11  La  secretaría  de  la  Conferencia  ha  estimado  que  el  costo  total medio  por  año  (1993‐2000)  de 


ejecución de  las  actividades de  este programa  ascenderá a unos 1.200 millones de dólares,  incluidos 


alrededor  de  110  millones  que  la  comunidad  internacional  suministrará  a  título  de  donación  o  en 


condiciones de favor. Estas estimaciones son indicativas y aproximadas únicamente y no han sido objeto 


de  examen  por  los  gobiernos.  Los  costos  reales  y  las  condiciones  financieras,  incluidas  las  no 


concesionarias, dependerán,  entre otras  cosas, de  las  estrategias  y  los programas  específicos que  los 


gobiernos decidan ejecutar. 


C. Fomento de la capacitación 


Bases para la acción 


36.12  La  capacitación  es  uno  de  los  instrumentos  más  importantes  para  desarrollar  los  recursos 


humanos  y  facilitar  la  transición  hacia  un  mundo más  sostenible.  La  capacitación  debería  apuntar  a 


impartir conocimientos que ayuden a conseguir empleo y a participar en actividades relativas al medio 


ambiente y el desarrollo. Al mismo tiempo, los programas de capacitación deberían fomentar una mayor 


conciencia de los asuntos relativos al medio ambiente y el desarrollo como proceso de aprendizaje dual. 


Objetivos 


36.13 Se proponen los siguientes objetivos: 


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


102 


 


   


a) Establecer o reforzar programas de formación profesional que atiendan a  las necesidades del medio 


ambiente  y  el  desarrollo  con  acceso  garantizado  a  las  oportunidades  de  capacitación, 


independientemente de la condición social, la edad, el sexo, la raza o la religión; 


b) Promover una fuerza de trabajo flexible y adaptable, de distintas edades, que pueda hacer frente a los 


crecientes problemas del medio ambiente y el desarrollo y a los cambios ocasionados por la transición a 


una sociedad sostenible; 


c) Aumentar la capacidad nacional, particularmente en materia de enseñanza y capacitación científicas, 


para permitir a  los gobiernos, empleadores y trabajadores alcanzar sus objetivos en materia de medio 


ambiente  y desarrollo  y  facilitar  la  transferencia  y asimilación de nuevas  tecnologías  y  conocimientos 


técnicos ecológicamente racionales y socialmente aceptables; 


d)  Lograr  que  las  consideraciones  de  ecología  ambiental  y  humana  se  integren  en  todos  los  niveles 


administrativos y todas las esferas de gestión funcional, tales como la comercialización, la producción y 


las finanzas. 


Actividades 


36.14 Los países, con el apoyo del sistema de las Naciones Unidas, deberían determinar las necesidades 


nacionales de capacitación de trabajadores y evaluar  las medidas que se deban adoptar para satisfacer 


esas  necesidades.  El  sistema  de  las  Naciones  Unidas  podría  emprender  en  1995  un  examen  de  los 


progresos alcanzados en esta área. 


36.15  Se  alienta  a  las  asociaciones  profesionales  nacionales  a  que  elaboren  y  examinen  sus  códigos 


deontológicos  y  de  conducta  para  fortalecer  las  vinculaciones  y  la  dedicación  a  la  causa  del  medio 


ambiente. Los elementos de capacitación y desarrollo personal de  los programas patrocinados por  los 


órganos  profesionales  deberían  permitir  la  incorporación  de  conocimientos  e  información  sobre  la 


aplicación del desarrollo sostenible en todas las etapas de la adopción de decisiones y políticas. 


36.16  Los  países  y  las  instituciones  de  enseñanza  deberían  integrar  las  cuestiones  relativas  al medio 


ambiente y el desarrollo en  los programas ya existentes de capacitación y promover el  intercambio de 


sus metodologías y evaluaciones. 


36.17  Los  países  deberían  alentar  a  todos  los  sectores  de  la  sociedad,  tales  como  la  industria,  las 


universidades, los funcionarios y empleados gubernamentales, las organizaciones no gubernamentales y 


las organizaciones comunitarias a que  incluyan un componente de ordenación del medio ambiente en 


todas las actividades de capacitación pertinentes, haciendo hincapié en la satisfacción de las necesidades 


inmediatas de personal mediante la capacitación de corta duración en establecimientos de enseñanza o 


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


103 


 


   


en el empleo. Se deberían  incrementar  las posibilidades de capacitación del personal de gestión en  la 


esfera  del  medio  ambiente,  e  iniciar  programas  especializados  de  "formación  de  instructores"  para 


apoyar  la  capacitación  a  nivel  del  país  y  de  la  empresa.  Se  deberían  elaborar  nuevos  criterios  de 


capacitación en prácticas ecológicamente racionales que creen oportunidades de empleo y aprovechen 


al máximo los métodos basados en la utilización de los recursos locales. 


36.18 Los países deberían establecer o reforzar programas prácticos de capacitación para graduados de 


escuelas  de  artes  y  oficios,  escuelas  secundarias  y  universidades,  en  todos  los  países,  con  el  fin  de 


prepararlos  para  satisfacer  las  necesidades  del  mercado  laboral  y  para  ganarse  la  vida.  Se  deberían 


instituir programas de capacitación y recapacitación para enfrentar los ajustes estructurales que tienen 


consecuencias en el empleo y las calificaciones profesionales. 


36.19 Se alienta a los gobiernos a que se pongan en contacto con personas en situaciones aisladas desde 


el punto de vista geográfico, cultural o social, para determinar sus necesidades de capacitación con miras 


a  permitirles  hacer  una  mayor  contribución  al  desarrollo  de  prácticas  laborales  y  modos  de  vida 


sostenibles. 


36.20 Los gobiernos,  la  industria,  los sindicatos y  los consumidores deberían promover  la comprensión 


de la relación existente entre un medio ambiente sano y prácticas empresariales sanas. 


36.21 Los países deberían desarrollar un servicio de  técnicos de  la ecología capacitados y contratados 


localmente, capaces de proporcionar a las comunidades y poblaciones locales, en particular en las zonas 


urbanas  y  rurales marginadas,  los  servicios  que  necesitan,  comenzando  con  la  atención  primaria  del 


medio ambiente. 


36.22  Los  países  deberían  incrementar  las  posibilidades  de  acceso,  análisis  y  utilización  eficaz  de  la 


información  y  los  conocimientos  disponibles  sobre  el  medio  ambiente  y  el  desarrollo.  Se  deberían 


reforzar  los programas  de  capacitación  especiales  existentes  con  el  fin de  apoyar  las necesidades  de 


información  de  grupos  especiales.  Se  deberían  evaluar  los  efectos  de  esos  programas  en  la 


productividad, la salud, la seguridad y el empleo. Se deberían crear sistemas nacionales y regionales de 


información  sobre  el  mercado  de  trabajo  relacionado  con  el  medio  ambiente,  sistemas  que 


proporcionarían en  forma constante datos sobre  las oportunidades de capacitación y de  trabajo en  la 


materia. Se deberían preparar y actualizar guías sobre los recursos de capacitación en medio ambiente y 


desarrollo  que  contengan  información  sobre  programas  de  capacitación,  programas  de  estudios, 


métodos y resultados de las evaluaciones en los planos nacional, regional e internacional. 


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


104 


 


   


36.23 Los organismos de ayuda deberían reforzar el componente de capacitación de todos los proyectos 


de  desarrollo,  haciendo  hincapié  en  el  enfoque  multidisciplinario,  el  fomento  de  la  divulgación  y  el 


suministro  del  personal  especializado  necesario  para  la  transición  hacia  una  sociedad  sostenible.  Las 


directrices de ordenación del medio ambiente del PNUD para  las actividades operacionales del sistema 


de las Naciones Unidas podrían contribuir a la consecución de este objetivo. 


36.24  Las  redes  existentes  de  organizaciones  de  empleadores  y  de  trabajadores,  las  asociaciones 


industriales y las organizaciones no gubernamentales deberían facilitar el intercambio de experiencias en 


programas de capacitación y divulgación. 


36.25  Los  gobiernos,  en  colaboración  con  las  organizaciones  internacionales  pertinentes,  deberían 


elaborar y aplicar estrategias para hacer  frente a amenazas y situaciones de emergencia ecológicas en 


los  planos  nacional,  regional  y  local,  haciendo  hincapié  en  programas  prácticos  de  capacitación  y 


divulgación con carácter de urgencia para incrementar la preparación del público. 


36.26 El sistema de las Naciones Unidas debería ampliar, según proceda, sus programas de capacitación, 


especialmente en capacitación ecológica y actividades de apoyo para organizaciones de empleadores y 


de trabajadores. 


 


Medios de ejecución 


Financiación y evaluación de los costos 


36.27  La  secretaría  de  la  Conferencia  ha  estimado  que  el  costo  total medio  por  año  (1993‐2000)  de 


ejecución de  las  actividades de  este programa  ascenderá  a unos 5.000 millones de dólares,  incluidos 


alrededor de 2.000 millones de dólares que la comunidad internacional suministrará a título de donación 


o en condiciones de favor. Estas estimaciones son  indicativas y aproximadas únicamente y no han sido 


objeto  de  examen  por  los  gobiernos.  Los  costos  reales  y  las  condiciones  financieras,  incluidas  las  no 


concesionarias, dependerán,  entre otras  cosas, de  las  estrategias  y  los programas  específicos que  los 


gobiernos decidan ejecutar. 


 


 


 


 


 


 


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


105 


 


   


 


 


 


 


 


 


 


 


 


7.3 ANEXO 3


 


TITULO PRELIMINAR 


DE LAS POLÍTICAS BÁSICAS AMBIENTALES DEL ECUADOR 


 


Art. 1.‐ Establecen las siguientes Políticas Básicas Ambientales del Ecuador:  


Políticas básicas ambientales del Ecuador  


1.‐  Reconociendo  que  el  principio  fundamental  que  debe  trascender  el  conjunto  de  políticas  es  el 


compromiso de la sociedad de promover el desarrollo hacia la sustentabilidad;  


La  sociedad  ecuatoriana  deberá  observar  permanentemente  el  concepto  de  minimizar  los  riesgos  e 


impactos  negativos  ambientales mientras  se mantienen  las  oportunidades  sociales  y  económicas  del 


desarrollo sustentable  


2.‐  Reconociendo  que  el  desarrollo  sustentable  sólo  puede  alcanzarse  cuando  sus  tres  elementos  lo 


social,  lo económico y  lo ambiental son tratados armónica y equilibradamente en cada  instante y para 


cada acción. 


Todo habitante en el Ecuador y sus  instituciones y organizaciones públicas y privadas deberán  realizar 


cada acción, en cada  instante, de manera que propenda en  forma simultánea a ser socialmente  justa, 


económicamente rentable y ambientalmente sustentable.  


3.‐ Reconociendo que la gestión ambiental corresponde a todos en cada instante de la vida y que nadie 


puede sustituir la responsabilidad de cada quien en esta gestión en su campo de actuación:  


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


106 


 


   


Mediante  la coordinación a cargo del Ministerio del Ambiente, a  fin de asegurar  la debida coherencia 


nacional,  las entidades del sector público y del sector privado en el Ecuador, sin perjuicio de que cada 


una  deberá  atender  el  área  específica  que  le  corresponde,  contribuirán,  dentro  del  marco  de  las 


presentes políticas, a identificar, para cada caso, las políticas y estrategias específicas, las orientaciones y 


guías  necesarias  a  fin  de  asegurar  por  parte  de  todos  una  adecuada  gestión  ambiental 


permanentemente dirigida a  alcanzar el desarrollo  sustentable, así  como  colaborarán en  los aspectos 


necesarios para lograr que cada habitante del Ecuador adecue su conducta a este propósito. 


4.‐ Reconociendo que el ambiente tiene que ver con todo y está presente en cada acción humana:  


 


Las  consideraciones  ambientales  deben  estar  presentes,  explícitamente,  en  todas  las  actividades 


humanas  y  en  cada  campo  de  actuación  de  las  entidades  públicas  y  privadas,  particularmente  como 


parte  obligatoria  e  indisoluble  de  la  toma  de  decisiones;  por  lo  tanto,  lo  ambiental  no  deberá  ser 


considerado en ningún caso como un sector  independiente y separado de  las consideraciones sociales, 


económicas, políticas, culturales y en general, de cualquier orden. Esto sin perjuicio de que, por razones 


puramente metodológicas, deban hacerse análisis y capacitaciones sobre llamados "temas ambientales". 


5.‐  Reconociendo  que  cada  asunto  relativo  a  la  gestión  ambiental  tiene  varios  actores  importantes, 


directamente vinculados o con particulares intereses en ellos:  


La  gestión  ambiental  en  el  Ecuador  se  fundamentará  básicamente  en  la  solidaridad,  la 


corresponsabilidad,  la cooperación y  la coordinación entre todos  los habitantes del Ecuador, dirigidas a 


garantizar el desarrollo sustentable, en base al equilibrio y la armonía entre lo social, lo económico y lo 


ambiental. Criterios similares, guiarán al Ecuador en sus relaciones con  los demás países y pueblos del 


mundo a fin de que las actividades que se lleven a cabo dentro de su jurisdicción y competencia o fuera 


de  ella  no perjudiquen  a  otros  Estados  y  zonas  sin  jurisdicción,  ni  tampoco  que  sea  perjudicado  por 


acciones  de  otros.  Particular  mención  hace  a  su  decisión  de  propender  a  la  cogestión  racional  y 


sostenible de recursos compartidos con otros países. 


6.‐  Reconociendo  que,  sin  perjuicio  de  necesarios  y  aconsejables  complementos  y  sistematizaciones 


jurídicos e institucionales, existen suficientes leyes e instituciones en el Ecuador para realizar y mantener 


una adecuada gestión ambiental, pero que las leyes y regulaciones se cumplen sólo parcialmente y que 


muchas instituciones atraviesan por crisis en varios órdenes:  


Deberá  efectuarse  un  especial  esfuerzo  nacional  para  aplicar  efectiva  y  eficientemente  las  leyes  y 


regulaciones existentes, así como para aprovechar  las capacidades  institucionales del país, procurando 


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


107 


 


   


sistematizarlas y  fortalecerlas. Todo esto  tendiente a garantizar  la adecuada gestión ambiental que el 


país requiere. 


7.‐  Reconociendo  que,  si  bien  es  responsabilidad    de  cada  habitante  en  el  Ecuador  efectuar 


permanentemente la gestión adecuada que le corresponde, es conveniente que se incentive aquello:  


El Estado Ecuatoriano propenderá  al  establecimiento de  incentivos de  varios órdenes para  facilitar  el 


cumplimiento de regulaciones o para la aplicación de iniciativas propias de los habitantes del Ecuador o 


de  sus  organizaciones,  tendientes  a  lograr  la  adecuada  gestión  ambiental  en  el  país,  por  ejemplo, 


privilegiando  actividades  productivas  y  otras  enmarcadas  en  tecnologías  y  procedimientos 


ambientalmente sustentables. 


8.‐ Reconociendo que, si bien la participación en apoyo a programas y proyectos de promoción y ayuda 


para  la  adecuada  gestión  ambiental  en  el  país  corresponde  a  todos  los  habitantes  en  el  Ecuador, 


mediante una real participación democrática a todo nivel, es necesario  impulsar  la presencia y efectiva 


participación de grupos humanos que, por diversas razones históricas, no han sido actores muy directos 


de decisiones y acciones de interés nacional:  


El  Estado  Ecuatoriano  promoverá  y  privilegiará  la  participación,  como  ejecutores  y  beneficiarios,  en 


programas  y  proyectos  tendientes  a  lograr  la  adecuada  gestión  ambiental  en  el  país  de  la  sociedad 


nacional, a través de organizaciones no públicas, de grupos menos favorecidos, de la mujer, de los niños 


y  los  jóvenes de organizaciones que representen a minorías, poblaciones  indígenas y sus comunidades, 


trabajadores,  sus  sindicatos  y  organizaciones  clasistas,  empresarios  y  sus  empresas  y  organismos, 


agricultores y trabajadores del campo, comunidad científica y tecnológica. 


9.‐ Reconociendo que es necesaria  la promoción del conocimiento y de las experiencias sobre el medio 


ambiente, las ciencias y aspectos relacionados con él, así como respecto a su gestión: 


El  Estado  Ecuatoriano  asignará  la  más  alta  prioridad,  como  medios  para  la  gestión  ambiental  a:  la 


educación  y  capacitación  ambientales,  como  partes  integradas  a  todas  las  fases,  modalidades  y 


asignaturas de  la educación  formal e  informal y  la capacitación generales;  la  información en  todas sus 


modalidades;  y,  la  ciencia  y  tecnología,  privilegiado  la  investigación  y  aplicación  de  tecnologías 


endógenas  y  la  adaptación  conveniente  de  las  provenientes  del  exterior.  Así  mismo,  impulsará  el 


establecimiento  de  un  sistema  permanente  de  ordenamiento  territorial  como  herramienta  necesaria 


para promover el desarrollo sustentable y, por lo tanto, para la gestión ambiental adecuada. 


10.‐ Reconociendo que  los  asuntos  ambientales  y  sus problemas  tienen  carácter  global  y que, por  lo 


tanto,  sólo  la  atención  y  trabajo  mancomunado  de  todos  los  pueblos  de  la  Tierra  puede  permitir 


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


108 


 


   


afrontarlos y solucionarlos con éxito, sin alterar el principio de que los países tienen el derecho soberano 


de explotar sus propios recursos en aplicación de su política ambiental:  


El Ecuador mantendrá una permanente  actitud de apertura para  convenir  con otros países,  a niveles 


bilateral, subregional, regional o mundial, formas de cooperación y compromisos tendientes a  lograr  la 


gestión ambiental adecuada y a asegurar los beneficios que se busquen en conjunto; así mismo, pondrá 


especial  empeño  y  asignará  muy  alta  prioridad  al  cumplimiento  oportuno  y  eficiente  de  lo  que 


establezcan convenios, tratados o cualquier forma de compromisos internacionales para el efecto, en los 


que el Ecuador participe. 


 


11.‐ Reconociendo que el ambiente y sus regulaciones jurídicas deben afrontarse de forma integral, pero 


que es conveniente enfatizar en la prevención y control con la finalidad de evitar la ocurrencia de daños 


ambientales:  


Sin  perjuicio  de  afrontar  los  asuntos  ambientales  en  forma  integral,  incluyendo  sus  regulaciones 


jurídicas,  se  dará  especial  prioridad  a  la  prevención  y  control  a  fin  de  evitar  daños  ambientales 


provenientes de la degradación del ambiente y de la contaminación, poniendo atención en la obtención 


de permisos previos,  límites de tolerancia para cada sustancia, ejercicio de  la supervisión y control por 


parte del Estado en las actividades potencialmente degradantes y/o contaminantes. La degradación y la 


contaminación como  ilícitos  (una vez que  sobrepasen  los  límites de  tolerancia)  serán merecedoras de 


sanciones  para  los  infractores,  a  la  vez  que  su  obligación  de  reparación  de  los  daños  causados  y  de 


restauración del medio ambiente o recurso afectado. 


12.‐ Reconociendo que el deficiente mantenimiento de la calidad de los equipamientos y servicios y, en 


general, del hábitat humano, y  la  ineficiencia en actividades económicas y en servicios contribuyen en 


buena medida al deterioro ambiental y a la pérdida de la calidad de vida: 


Las  entidades  públicas  y  privadas  y  los  habitantes  del  Ecuador,  en  general,  asignarán  una  prioridad 


especial  al  mantenimiento  de  la  calidad  de  los  equipamientos  y  servicios,  así  como  las  condiciones 


generales del hábitat humano. De  igual manera,  la eficiencia será un concepto predominante en todas 


las actividades productivas y de servicios. 


13.‐ Reconociendo que una herramienta efectiva para la prevención del daño ambiental es la obligación, 


por  parte  del  interesado,  del  Estudio de  Impacto Ambiental  (EIA)  y  de  la  propuesta  de  Programa  de 


Mitigación Ambiental (PMA), para cada caso, acompañando a los solicitudes de autorización para realizar 


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


109 


 


   


actividades  susceptibles de degradar o  contaminar  el  ambiente, que deben  someterse  a  la  revisión  y 


decisión de las autoridades competentes:  


El  Estado  Ecuatoriano  establece  como  instrumento  obligatorio  previamente  a  la  realización  de 


actividades  susceptibles  de  degradar  o  contaminar  el  ambiente,  la  preparación,  por  parte  de  los 


interesados  a  efectuar  estas  actividades,  de  un  Estudio  de  Impacto  Ambiental  (EIA)  y  del  respectivo 


Programa de Mitigación Ambiental (PMA) y la presentación de éstos junto a solicitudes de autorización 


ante las autoridades competentes, las cuales tienen la obligación de decidir al respecto y de controlar el 


cumplimiento  de  lo  estipulado  en  dichos  estudios  y  programas  a  fin  de  prevenir  la  degradación  y  la 


contaminación, asegurando, además, la gestión ambiental adecuada y sostenible. El Estudio de Impacto 


Ambiental y el Programa de Mitigación Ambiental deberán basarse en el principio de  lograr el nivel De 


actuación más adecuado al respectivo espacio o recurso a proteger, a través de la acción más eficaz. 


14.‐ Reconociendo que algunas compañías nacionales y extranjeras se han caracterizado por una doble 


moral en sus actividades en el Ecuador y por el uso de diferentes parámetros tecnológicos que afecten 


negativamente a la sociedad y al medio ambiente: 


El  Estado  Ecuatoriano  exigirá  que  las  compañías  extranjeras,  nacionales  subsidiarias  de  compañías 


transnacionales  y  nacionales  en  general  observen  en  el  Ecuador  un  comportamiento  tecnológico  en 


relación al medio ambiente, al menos con los más altos parámetros y requisitos de sus países de origen, 


para  el  caso  de  compañías  extranjeras  y  transnacionales,  sin  perjuicio  del  cumplimento  de  las 


regulaciones nacionales pertinentes por parte de todas las compañías. 


15.‐ Reconociendo que se han identificado los principales problemas ambientales, a, los cuales conviene 


dar un atención especial en la gestión ambiental, a través de soluciones oportunas y efectivas;  


El Estado Ecuatoriano, sin perjuicio de atender todos  los asuntos relativos a  la gestión ambiental en el 


país, dará prioridad al  tratamiento y solución de  los siguientes aspectos  reconocidos como problemas 


ambientales prioritarios del país: 


La pobreza,  (agravada por el alto crecimiento poblacional  frente a  la  insuficiente capacidad del Estado 


para satisfacer sus requerimientos, principalmente empleo). 


La erosión y desordenado uso de los suelos. 
La deforestación. 
 
La pérdida de la biodiversidad y recursos genéticos. 
 
La desordenada e irracional explotación de recursos naturales en general. 
 
La  contaminación creciente de aire, agua y suelo. 


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


110 


 


   


 
La generación y manejo deficiente de desechos, incluyendo tóxicos y peligrosos. 
 
El estancamiento y deterioro de las condiciones ambientales urbanas. 
 
Los grandes problemas de salud nacional por contaminación y malnutrición. 
 
El proceso de desertificación y agravamiento del fenómeno de sequías. 
 
Los riesgos, desastres y emergencias naturales y ambientales. 
 


16.‐ Reconociendo que se han identificado áreas geográficas en el Ecuador en las que existen problemas 


ambientales agudos, en  las cuales es necesario concentrar especiales esfuerzos para solucionar dichos 


problemas. 


El Estado Ecuatoriano,  sin perjuicio de atender  todo el  territorio nacional  contribuyendo  a  solucionar 


problemas ambientales y procurando alcanzar la gestión adecuada que el país requiere, dará prioridad al 


tratamiento y solución de los problemas ambientales que afectan o amenazan a las siguientes regiones 


geográficas:  


Bosques de nor‐occidente del país (prolongación del Bosque del Chocó, Esmeraldas). 


Ecosistemas de manglares en la Costa ecuatoriana. 


Bosques de las estribaciones exteriores de los Andes ecuatorianos. 


Selva amazónica ecuatoriana. 


Región del Archipiélago Galápagos. 


Golfo de Guayaquil. 


Ciudades de Quito, Guayaquil, Cuenca, Ambato, Esmeraldas, Santo Domingo de los Colorados, Quevedo, 


Babahoyo, Machala, Portoviejo y Lago Agrio (Nueva Loja)  


Zonas agrícolas andinas con importantes procesos erosivos. 


Sistemas lacustres. 


17.‐ Reconociendo que todas las actividades productivas son susceptibles de degradar y/o contaminar y 


que, por lo tanto, requieren de acciones enérgicas y oportunas para combatir y evitar la degradación y la 


contaminación, hay algunas que demandan de la especial atención nacional por los graves impactos que 


están causando al ambiente nacional. 


Sin  perjuicio  de  propender  a  que  todas  las  actividades  productivas  que  se  efectúen  en  territorio 


ecuatoriano y en  las áreas marinas bajo su soberanía y control, económico se  realicen combatiendo y 


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


111 


 


   


evitando la degradación y/o la contaminación ambiental, se dará especial atención con este propósito a 


las siguientes:  


Todas las actividades hidrocarburíferas (exploración, producción, transporte, industrialización). 


Todas las actividades mineras (particularmente respecto al oro). 


Pesca. 


Agroindustrias grandes en medios ecológicos delicados (Amazonìa y otros). 


Producción agrícola con alta tecnología (uso de fertilizantes, pesticidas y químicos, en general). 


Industrias generadoras de desechos peligrosos y tóxicos en las principales ciudades del país y en ciertos 


sectores rurales. 


 


7.3 ANEXO 4




PLAN NACIONAL DE EDUCACIÓN AMBIENTAL 


PARA LA EDUCACIÓN BÁSICA Y EL BACHILLERATO 


(2006‐2016) 


El Plan Nacional de Educación Ambiental para  la Educación Básica y el Bachillerato, se sustenta en  los 
siguientes aspectos: 
 
A) La educación frente al desarrollo sostenible 
Los procesos de globalización económica,  internacionalización del Estado,  regionalización,  crecimiento 
urbano  y  desarrollo  de  la  ultra  ciencia  y  la  meta  tecnología….  Y  de  manera  paralela,  el  proceso  de 
pauperización  que  la  dinámica  del  sistema  produce,  obliga  a  los  estados  nacionales  y  a  sus  sistemas 
educativos,  a  replantear  no  solo  sus  agendas  sino  la  existencia  misma  de  su  misión  y  organización, 
especialmente  la del Estado como  la  instancia de ordenamiento, control y reproducción de  la sociedad 
en su conjunto. 
Por otra parte, ha entrado en escena el  llamado “tercer elemento” de  la sociedad:  la sociedad civil. En 
condiciones de sobre vivencia cada vez más críticas apuesta a su participación activa y consciente, ya no 
a través de instancias formales de representación política, ni tampoco de organizaciones tradicionales o 
sindicales, sino a través de sus propias asociaciones étnicas, culturales, de género, barriales, deportivas, 
municipales  y  seccionales,  etc.,  a  fin  de  plantear  directamente  sus  demandas  y  presionar  por  su 
incorporación activa en la planificación y gestión desde el Estado y sus instancias locales 


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


112 


 


   


En  este  marco  se  vislumbran  nuevos  escenarios  y  sinergias  entre  lo  público  y  lo  privado;  entre  las 
instancias de organización del Estado y la participación ciudadana, donde al parecer, quedaron atrás los 
“representantes del pueblo” y se instalan modelos de encuentros, negociación, consensos, cooperación 
y corresponsabilidad por una mejor calidad de vida, de educación y por supuesto de calidad ambiental. 
Desde otra óptica  la  importancia dada por  los Organismos Internacionales al desarrollo sostenible y  los 
elementos que en él inciden, queda reflejada en la Década de la Educación para el Desarrollo Sostenible 
o, mejor, para un futuro sostenible (2005‐2014) a cuyo impulso y desarrollo este plan se adhiere. 
 
En  esencia  se  propone  impulsar  una  educación  solidaria  ‐superadora  de  la  tendencia  a  orientar  el 
comportamiento en función de intereses a corto plazo, o de la simple costumbre‐ que contribuya a una 
correcta percepción del estado del mundo, genere actitudes y comportamientos responsables y prepare 
para  la  toma  de  decisiones  fundamentadas  (Aikenhead,  1985)  dirigidas  al  logro  de  un  desarrollo 
culturalmente plural y físicamente sostenible (Delors, 1996; Cortina et al., 1998). 
B) La necesidad de la educación ambiental para afrontar la problemática de calidad ambiental 
Hay  necesidad  de  realizar  un  esfuerzo  sistemático  por  incorporar  la  educación  para  la  sostenibilidad 
como un objetivo clave en la formación de los niños y jóvenes del Ecuador. Un esfuerzo de actuación que 
debe tener en cuenta que, cualquier  intento de hacer frente a  los problemas de nuestra supervivencia 
como especie, ha de  contemplar el  conjunto de problemas  y desafíos que  conforman  la  situación de 
emergencia planetaria. Ése es precisamente uno de  los  retos  fundamentales que  se nos presentan, el 
carácter sistémico de problemas y soluciones: la estrecha vinculación de los problemas, que se refuerzan 
mutuamente  y  han  adquirido  un  carácter  global,  exige  un  tratamiento  igualmente  global  de  las 
soluciones.  Dicho  con  otras  palabras:  ninguna  acción  aislada  puede  ser  efectiva,  se  precisa  de  un 
entramado de medidas que  se apoyen mutuamente. Por ello, el presente Plan  responde a una visión 
compartida de los Ministerios de Educación, Ambiente, Salud, Defensa, Turismo y la Coordinadora para 
la Defensa  y  Protección  del Medio Ambiente,  CEDENMA,  en  su  calidad  de  organismos  públicos  y  no 
gubernamentales, comprometidos con el desarrollo de la educación nacional. 
En este contexto y  reconociendo  la  importancia del ambiente en  la salud de  la población, es plausible 
esperar nuevos desafíos para la Educación en función de la Epidemiología Ambiental, en particular en el 
montaje de sistemas de vigilancia ambiental, capaces de dar oportuno aviso de cambios bruscos en el 
proceso salud enfermedad de la población. 
 
C)  La  visión de docentes  y otros  actores  ecuatorianos  sobre  la necesidad de  trabajar  en  educación 
ambiental sobre la problemática de la calidad ambiental 
A  criterio  de  los  docentes  y  funcionarios  públicos  del  MEC  y  del  MAE,  e  involucrados  en  gobiernos 
seccionales y  locales y organizaciones no gubernamentales y delegados de universidades, existen Tres 
factores sociales preponderantes que incidirían en la problemática de la calidad ambiental en el Ecuador: 
La  comunicación  social  y  la  información:  el  acceso  a  la  información  adecuada  es  limitada,  no  hay 
programas de educación  informal para  la población, no hay programas de motivación o sensibilización 
general. 
La cultura  local, en general: existen malas costumbres personales, familiares y corporativas, corrupción 
individual,  familiar,  corporativa,  gubernamental,  hay  egoísmo,  falta  de  conciencia  ambiental, 


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


113 


 


   


sensibilidad,  y  motivación.  No  hay  buenas  maneras,  no  hay  una  cultura  preventiva,  nadie  respeta  a 
nadie, no importan los bienes comunes. 
La participación comunitaria: es débil, desorganizada, descontinuada, no  técnica, no digna ni altiva, es 
sumisa, etc. En tales condiciones, la educación ambiental juega un papel muy importante porque existe 
la necesidad de  fomentar un proceso de debate, de conocimiento y comprensión de  los problemas de 
calidad ambiental, sus causas, consecuencias y alternativas de solución desde  la perspectiva educativa, 
así  como  las  subsecuentes  gestiones  que  influyen  en  la  toma  de  decisiones  por  los  organismos 
involucrados y la sociedad en general. Por ello, la educación puede y debe responder favorablemente a 
las exigencias para mejorar la calidad ambiental. En síntesis, de los aspectos señalados se puede concluir 
que el Plan Nacional responde fundamentalmente a la necesidad de: 
ƒ Fusionar dos disciplinas: educación y comunicación,  lo que permite reconocer que  la educación 


ambiental  para  el  desarrollo  sustentable  sea  concebida  como  un  sistema  integral  en  el  más 
amplio  sentido  de  la  palabra.  Para  el  diseño  y  construcción  del mismo,  habría  necesidad  de 
distinguir lo más claramente posible, todos sus componentes, las interrelaciones de éstos entre 
sí y con su ambiente particular, y la relación del sistema total con otros sistemas que funcionan a 
su mismo nivel y dimensión. 


En este sentido, el Plan aspira a iniciar una gran tarea de desagregación de los diversos componentes, de 
lo que  idealmente podría denominarse un macro sistema de educación ambiental que cabría  instalarse 
en  el  país,  para  de  esa  manera  intentar  responder  a  un  enorme  quantum  problemático  de  calidad 
ambiental,  que  amenaza  con  el  fracaso  cualquier  esfuerzo  de  educación  o  comunicación,  si  no  se 
procede  con  organicidad  al  planificar  su  tratamiento  educativo.  En  estricto  sentido  sistémico  la 
concepción de un  trabajo articulado entre  los distintos sectores  involucrados en  la educación del país,  
representa  un  desafío  en  el  trabajo  inter‐sectorial  y  trans‐sectorial,  en  los  cuales  las  partes  
individualmente no  logran alcanzar  lo que  la  suma de ellas,  sí podría  conseguir  ,  con una adecuada y 
coherente planificación, coordinación, ejecución y rendición de cuentas. 
Penetrar  con  la  educación  ambiental  en  todo  el  sistema  educativo,  a  fin  de  que  la  problemática  de 
calidad  ambiental,  clarifique  a  la  multitud  de  actores  que  intervienen  en  esos  problemas  y  que  la 
educación debe conocerlos y re‐conocerlos para determinar sus sistemas de comunicación a nivel local, 
regional, nacional. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


114 


 


   


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


7.5 ANEXO 5


 
   


    
MINISTERIO DE EDUCACION Y CULTURA (MEC) 


 
Avances relevantes en el Programa Redes Amigas 


Marzo–Junio 2003 
 
La actual gestión del MEC asumió la última etapa del Programa Redes Amigas –financiado con 
crédito externo del Banco  Interamericano de Desarrollo  (BID)‐ que termina en  julio 2004. La 
cobertura  alcanza  a  241  redes  escolares,  186  de  ellas  rurales  y  55  bilingües,  que  ofrecen 
educación básica. No  se  crearán  redes adicionales en este período. Culminó hace poco una 
Misión de revisión del BID, en la que se posicionaron importantes ajustes. 
 
La prioridad en esta etapa es la transferencia gradual del Programa – que ha venido operando 
de  manera  semi‐autónoma,  a  partir  de  una  Unidad  Ejecutora  ‐  a  instancias  nacionales  y 
provinciales del MEC, como una modalidad desconcentrada de educación básica rural, bajo la 
rectoría del MEC e integrada plenamente a las políticas y planes institucionales. 
 
El proceso de  institucionalización se ha  iniciado mediante consultas a diversas  instancias del 
MEC, la inclusión de un número de funcionarios en asistencia técnica, la inserción de acciones 
en prioridades del MEC, el diseño de una estrategia  integral y  la preparación de un pilotaje. 
Están  por  concretarse  mecanismos  especiales  de  apoyo  para  las  redes  vinculadas  a  la 
Dirección Nacional de Educación Intercultural Bilingüe (DINEIB). 
 


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




Ma. Fernanda Santillán: “Educación Ambiental, una Gestión al Desarrollo Sustentable en el Ecuador” 


 


 


115 


 


   


Una  segunda  prioridad  apunta  a  mejorar  radicalmente  la  información,  la  evaluación  y  la 
rendición de cuentas. Está a punto de cerrarse el contrato con  la Consultora Asociación  ICA‐
Casals,  lo que permitirá bajar costos y adecuar mejor el programa a  las nuevas políticas del 
MEC y a  las orientaciones de  la Ministra. Esto permite además fortalecer un sistema  interno 
que luego será transferido al MEC. También se han iniciado auditorias y evaluaciones externas 
a un conjunto de redes. 
 
Una  tercera  prioridad  se  dirige  a  fortalecer  los  componentes  cualitativos  de  innovaciones 
pedagógicos, derechos de la infancia y empoderamiento de comunidades en favor de los niños 
y niñas, apoyo a maestros y construcción de sinergias a nivel local. 
 
Merecen  destacarse  los  esfuerzos  y  logros  alcanzados  a  fin  de  evitar  el  cierre  de  escuelas 
rurales,  el  incremento de matrícula  en muchas  redes  y el proceso  general de  renovación  y 
transferencia hacia el MEC. 
 
* Nota preparada por el Director de Redes Amigas, Alfredo Astorga. 
 


Universidad Internacional de Andalucía, 2012




TÍTULO EDUCACIÓN AMBIENTAL UNA GESTION AL...
Share