FNA33_art05.pdf

fna ana 33 200336


María Teresa Cerqueira, PhD,


es Jefa de la Unidad de


Entornos Saludables, Área de


Desarrollo Sostenible y Salud


Ambiental, Organización


Panamericana de la Salud


(OPS)/Organización Mundial


de la Salud (OMS).


Claudia Conti y


Alejandro de la Torre son


consultores de promoción de


la salud de la OPS.


Josefa Ippolito-Shepherd,


PhD, es Asesora regional en


promoción de la salud y


educación para la salud,


Iniciativa regional de escuelas


promotoras de la salud,


OPS/OMS.


Introducción
En el nuevo milenio, la promoción de la


salud es considerada como el funda-


mento de la salud pública. En el logro de


los Objetivos de desarrollo del Milenio


(ODM) de las Naciones Unidas (1999), la


promoción de la salud es la estrategia


clave del mejoramiento de los factores


determinantes de la salud y la equidad. La


promoción de la salud no es un concepto


nuevo, pero como campo de acción


surgió a partir del Informe Lalonde


(1974) y del estudio de Thomas


McKeown (1976). Tanto el informe como


McKeown señalaron que diversos factores


influyen en la salud de la población más


allá de los contemplados por los servicios


de salud pública tradicionales y por los


servicios médicos. A partir de estos


trabajos se reconoció la importancia de


los factores sociales y ambientales y de los


estilos de vida, y se observó un cambio


importante en la teoría de la salud públi-


ca que culminó en la Primera Conferencia


Internacional sobre Promoción de la


Salud y en la adopción, en 1986, de la


Carta de Ottawa.


En la década de 1990 se establecieron


las bases de la promoción de la salud para


las regiones de las Américas. Las ciencias


sociales, económicas y ambientales


permitieron ampliar la comprensión de


los factores sociales determinantes de la


salud y la equidad; y la promoción de la


salud se ha convertido en una estrategia


clave de reducción de la pobreza y la


desigualdad en función del contexto


social. Los conocimientos epidemio-


lógicos y otros indicadores psicológicos,


antropológicos, etnográficos, de edu-


cación y de comunicación de tipo cuanti-


tativo y cualitativo han fortalecido este


concepto. Promover la salud y el


desarrollo exige la participación de todos


los sectores de la sociedad civil; el


reconocimiento de las condiciones de la


salud, y la definición de prioridades para


la toma de decisiones de actuación en pro


del bienestar social y comunitario: estas


son las condiciones fundamentales del


logro de los ODM.


En las últimas dos décadas se han


conseguido avances significativos en la


promoción de la salud. Aparte de la


discusión sobre su definición conceptual,


los límites de las actuaciones de salud y la


efectividad de las estrategias sanitarias,


se reconoce que las políticas públicas son


La promoción de la salud y
el enfoque de espacios


saludables en las Américas


M . T. C E R Q U E I R A , C . C O N T I ,
A . D E L A T O R R E Y


J . I P P O L I T O - S H E P H E R D


PHOTO: OPS




fna ana 33 2003 37


importantes para mejorar los factores


determinantes de la salud. La promoción


de la salud en los lugares donde la gente


estudia, trabaja y convive es la esencia del


desarrollo local y del mejoramiento de la


calidad de la vida. La reorientación de los


servicios de salud se ha traducido en un


mayor número de acciones preventivas y


de promoción a nivel local en casi todos


los países de las regiones de las Américas,


y muy especialmente en el ámbito


escolar
1
.


La definición de salud ocupa un lugar


central en toda discusión sobre la


promoción de la salud. A pesar de los


progresos realizados, el sector de la salud


aún no se ha incorporado totalmente en


el marco conceptual y las estrategias de


promoción de la salud. Esto se debe quizá


a que la mayor parte de las actuaciones se


llevan a cabo cuando se registra una


situación de carencia de salud y tras un


diagnóstico de enfermedad y/o riesgo. La


dificultad de reconocer que la promoción


de la salud es el fundamento de la salud


pública también se observa al realizar


trabajos intersectoriales en los que la


salud es objeto de una definición positiva:


su propósito es el mejoramiento de los


aspectos de bienestar y calidad de la vida.


A nivel intersectorial, la promoción de la


salud es de gran importancia para


mejorar los factores determinantes de la


salud y la equidad, y generalmente se


realiza en ámbitos exteriores al sector de


la salud.


En la Carta de Ottawa (1986) se define


la salud como un recurso necesario para


la vida cotidiana, y no como el objetivo de


la vida; en la salud –entendida en sentido


positivo– se ponen de relieve los atributos


y recursos sociales y personales así como


las capacidades físicas del individuo. La


Carta define seguidamente la promoción


de la salud como el proceso de


habilitación de las personas con el objeto


de mejorar su salud y aumentar el control


que pueden ejercer sobre ella. Esta


definición amplia hace difícil


circunscribir un campo de acción


particular y diseñar estrategias de


actuación. La promoción de la salud, o


«nueva salud pública», es un concepto


relativamente reciente que engloba


metodologías de diversas disciplinas con


el propósito de mejorar la calidad de la


vida y asegurar el desarrollo social


sostenible. En la Carta de Ottawa, la


promoción de la salud comprende cinco


esferas estratégicas:


establecimiento de políticas públicas


dirigidas al mejoramiento de los


factores determinantes de la salud y la


equidad;


habilitación de individuos, grupos y


comunidades para permitir un mayor


control sobre las condiciones de la


salud y la calidad de la vida;


desarrollo de habilidades y competen-


cias, incluida la capacidad de acción y


decisión de individuos y comunidades


para mejorar la salud y la calidad de la


vida, y el reforzamiento de las redes


sociales y el capital humano y social;


creación de espacios saludables;


mejoramiento de los aspectos físicos y


psicosociales de los lugares de estudio,


trabajo y convivencia, y mayor protec-


ción de estos ambientes;


reorientación con un criterio de


equidad de los servicios de salud;


refuerzo de las acciones preventivas y


de promoción, y multiplicación de las


acciones de colaboración entre los


sectores interesados con el propósito


de mejorar los factores sociales que


determinan la salud.


En la década de 1990, el impulso dado


a la promoción de la salud fue notable.


A partir de la Quinta Conferencia


Mundial de Promoción de la Salud


(México, 2000), en las regiones de las


Américas se intensificó el desarrollo de los


planes nacionales de promoción de la


salud y se consolidaron los procesos


subregionales, culminando en tres


Resoluciones: la Resolución DC43/14 de


la OPS (2001), la Resolución de los países


de América Central (Reunión del Sector


Salud de Centroamérica y República


Dominicana [RESSCAD, 2002]) y la


Resolución de los países andinos


(Reuniones de Ministros de Salud del


Área Andina [REEMSA, 2002]).


El análisis preliminar de los informes


por países muestra que un tercio de los


países estaban dando a la promoción de la


salud un lugar prioritario en los


programas de gobierno. Si bien los


debates son aún incipientes, se observa un


mayor compromiso de las partes interesa-


das. A pesar de las dificultades que


enfrentan los Estados Miembros, los


avances en la promoción de la salud son


importantes.


1 Véanse los informes por países sobre los avances de
la promoción de la salud presentados en el Foro de
Promoción de la Salud en las Américas
(Santiago, Chile, 20-24 de octubre de 2002) en
relación con la Declaración de México.


O
PS




Promoción de la salud
en los programas
de gobierno
Los informes por países indican que en


por lo menos 13 países la promoción de la


salud ocupa un lugar importante en los


programas de gobierno. Siete países han


puesto la promoción de la salud en dichos


programas, han diseñado una política


nacional de apoyo de la promoción de la


salud y protección de la vida en todos los


niveles, y han movilizado recursos y


voluntades para lograr este objetivo.


Un tercio de los países cuenta con


estructuras para la colaboración inter-


sectorial en el desarrollo de las políticas y


planes de acción de promoción de la


salud, pero la mayoría carece aún de


objetivos sanitarios. Un tercio de los


países informaron contar con estructuras


para la participación de la población y de


diversos sectores en el diseño de políticas


y planes de promoción de la salud; seis


países indicaron que estaban formando


un consejo o comité de promoción de la


salud; doce países aún no cuentan con


instancias de coordinación intersectorial


ni de participación ciudadana en el debate


y formulación de políticas públicas o


planes de acción. Es pues necesario


apoyar el seguimiento y evaluación de las


iniciativas de promoción.


Defensa de las políticas de
salud pública


En todo proceso es necesario que haya


grupos capaces de defender una causa y


de influir en la opinión pública y en la


formulación del programa de gobierno.


Los países han multiplicado las


oportunidades para que diversos grupos


puedan plantear sus inquietudes y


negociar propuestas de promoción de la


salud con las instancias de gobierno.


Varios países indicaron que estaban


fortaleciendo la capacidad de negociación


de los grupos representativos de la


comunidad para que se establecieran


políticas de salud pública.


Todos los países mencionaron que la


diseminación de información sobre la


importancia de la salud por los medios de


comunicación se ha intensificado, y que la


opinión pública ha sido informada sobre


las prioridades de salud y las acciones de


promoción de estilos de vida saludable y


ambientes sanos. Como resultado de las


acciones de defensa, la promoción de la


salud ha sido incorporada en los


programas de gobierno, como en el caso


de Chile, con los planes nacionales de


promoción de la salud «Vida Chile» y


«Gente Saludable 2010».


Reorientación de los sistemas
y servicios de salud:
reforma y promoción


A partir de la presentación a la Quinta


Conferencia Mundial de Promoción de la


Salud del documento sobre la


reorientación de los servicios de salud, se


ha observado una mayor preocupación


por los modelos de salud basados en las


necesidades y particularidades socio-


culturales de la población, y una mayor


colaboración entre el sector de la salud y


otros sectores que comparten una


voluntad de promover estilos de vida y


ambientes saludables mediante los cuales


se consigue la salud y el bienestar. Todos


los países indicaron que pretenden


fna ana 33 200338


FIGURA 1


Políticas de salud pública: formulación y ejemplos


Decisiones centralizadas


Debate público


Grupos de interés


Consultas comunitarias


Uso de pruebas


Argentina: El debate sobre los factores sociales determinantes de la salud contribuye a la


formulación de políticas de reducción de la pobreza y protección de la vida.


Bolivia: Las ordenanzas municipales establecen los lugares en que es prohibido fumar, y las


defensorías del consumidor contribuyen a mejorar la calidad de los servicios de salud.


Brasil: La ley relativa al antitabaquismo prohíbe la publicidad, aumenta el precio y preconiza


un consumo reducido de tabaco.


Canadá: La política del Gobierno se basa en pruebas para motivar el uso del cinturón de


seguridad en el automóvil, alertar sobre los riesgos para la salud del consumo de tabaco


mediante mensajes impresos en las cajetillas de cigarrillos y lanzar campañas destinadas a


llevar una vida sana mediante el ejercicio físico y una alimentación sana.


Cuba: La crisis económica ha estimulado la creación de mercados populares que han


acercado los consumidores a los productores y han aumentado la disponibilidad de fruta y


verdura.


1
2


3


5


4


1


2


3


4


5


O
PS




incorporar los conceptos y estrategias de


la promoción de la salud en sus


protocolos de atención sanitaria con el


objeto de promover hábitos de vida


saludables. En el Brasil, el Programa de


salud de la familia, que depende del


Ministerio de Salud Pública, sistematizó


las prácticas de promoción de la salud


elaboradas por equipos locales como base


para formular las normas oficiales de


atención y los módulos de capacitación de


equipos sanitarios. La mayoría de los


países también indicó la necesidad de


incorporar las guías de atención y


prevención de enfermedades infantiles


prevalentes y enfermedades crónicas en


sus protocolos de atención básica. Todos


los países manifestaron que es necesario


dar prioridad a la reorientación de los


servicios de salud mental hacia un


modelo sanitario asentado en la


comunidad, y a la promoción de la salud


en todos los ámbitos, especialmente entre


los grupos de población vulnerables


(niños, adultos mayores y víctimas de


violencia y desastres).


Habilitación de la
sociedad civil y
participación
comunitaria
Entre las enseñanzas recogidas en los


países para fortalecer la promoción de la


salud están las iniciativas de planificación


regional y local participativa en muni-


cipios, comunidades y ciudades. En la


mayoría de los países se observa que esta


estrategia está contribuyendo a fomentar


los espacios de participación democrática


mediante oportunidades para el debate


público y la participación en la toma de


decisiones. La promoción de la salud se


traduce en prácticas de buen gobierno y


en una mayor transparencia en la


distribución equitativa y manejo de los


recursos. En algunos países existen


«estructuras de participación de la pobla-


ción» para la toma de decisiones. En el


Brasil, las propuestas de ley y de


programas son objeto de consultas,


elaboración y negociación tripartita


fna ana 33 2003 39


FIGURA 2


Reorientación de los servicios de salud en 16 países


16


14


12


10


8


6


4


2


0


Nota: En ordenadas, número de países que informaron de progresos en la reorientación de sus servicios de salud.


Salud de la familia


Medidas de prevención


Servicios basados en la comunidad


Ninguno


Ejemplos cualitativos de servicios en los países


Brasil y Cuba: Programas de salud de la familia.


Brasil, Belice, Canadá (Quebec): Servicios de salud mental basados en la


comunidad.


Modelo de promoción de la salud destinado a la prevención de las enfermedades


crónicas (Proyecto Carmen).


Mandato de la reforma del sector de la salud de incluir la promoción de la salud y


desarrollar un modelo de atención basado en la comunidad y enfocado a promover


la salud mental, una buena nutrición y la actividad física.


Redes de hospitales promotores de la salud, incluidos los «hospitales amigos de los


niños».


1


2


3


4


1


2


3


4


O
PS




mediante la participación de la sociedad


civil. En Bolivia, en virtud de la Ley de


Participación Popular y de la Ley de


Diálogo, se han ampliado las oportu-


nidades de participación. En el Perú, las


mesas de cogestión son ya reconocidas


como un espacio de participación y


negociación con diversas organizaciones


gubernamentales y no gubernamentales


de las propuestas ciudadanas.


La promoción de la salud ha


contribuido a la formación de capa-


cidades tanto dentro del sector como en


otros sectores. Al aumentar sus compe-


tencias, las instancias administrativas y el


propio personal de la salud asumen


nuevas funciones y responsabilidades y


manifiestan mayor creatividad, iniciativa


y compromiso político. Se observa tam-


bién una mejor comprensión de las


acciones prácticas en materia de edu-


cación en salud enfocadas al desarrollo de


habilidades.


En los últimos años, se ha conside-


rado que la promoción de la salud es una


estrategia muy eficaz para modificar


estilos de vida que representan elevados


riesgos para la salud. Los factores de


riesgo suelen estar presentes en los


ambientes donde se registran los casos de


enfermedad. Por otra parte, es preciso


tener en cuenta los efectos sobre la salud


de la población de la globalización, la


pobreza y la desigualdad, y proponer


estrategias de promoción de la salud que


respondan a estas situaciones, especial-


mente en el ámbito de las políticas


públicas. La mayoría de los países ha


indicado que es necesario analizar con


una nueva óptica la educación en salud y


la comunicación social, dando énfasis a


las experiencias llevadas a cabo en las


regiones de las Américas. La colaboración


con otros actores interesados para


promover la salud con equidad es un reto


para los ministerios de la salud. A este fin,


el sector de la salud y otros sectores deben


transformar sus tradicionales prácticas de


compartimentación y configuración ver-


tical del trabajo, establecer alianzas y


desarrollar planes de acción, incluidos los


programas de educación en salud pública,


y darlos a conocer a través de los medios


de comunicación individual y de masa.


Se ha advertido un gran progreso en el


trabajo intersectorial y en el refuerzo de


redes y alianzas, que son necesarios para


la promoción de la salud. En las


actuaciones multisectoriales, la formación


de alianzas es esencial para la ejecución de


las estrategias de promoción de la salud.


La «Red mexicana de municipios por la


fna ana 33 200340


FIGURA 3


Espacios saludables


30


25


20


15


10


5


0


Municipios y comunidades saludables


Ciudades saludables


Escuelas promotoras de la salud


Espacios de trabajo saludables


Hospitales saludables


Otros espacios


Nota: En ordenadas, número de países.


O
PS




fna ana 33 2003 41


salud» es un buen ejemplo de la función


estratégica de las redes. Junto con la


Secretaría de Salud de México, la red –que


ya tiene 10 años de existencia–, agrupa a


presidentes de municipios y otros miem-


bros de los sectores gubernamental y


privado. Cada año, la red lleva a cabo


cuatro reuniones temáticas para analizar


la situación de la salud en diversas


regiones del país y diseñar actuaciones en


respuesta a las necesidades de la pobla-


ción. La red también celebra una reunión


anual para hacer una relación de los


logros y dificultades que se encontraron


en la promoción de la salud en el ámbito


local, y para formular los programas de


trabajo para el año siguiente.


Efectividad de la
promoción de la salud
En el Canadá, la promoción de la salud ha


puesto de manifiesto cómo, mediante el


desarrollo de infraestructuras apropiadas,


dicha promoción se ha traducido en


políticas eficaces. Las lecciones aprendi-


das en el Canadá y en otros países han


permitido identificar los componentes


esenciales de la promoción de la salud y


comprender mejor los factores que


contribuyen a su efectividad. El uso de la


información generada por los sistemas


de vigilancia y la evaluación de las


experiencias de promoción han


conducido a la toma de decisiones


apropiadas. Las políticas y programas se


basan en pruebas de efectividad, tenden-


cias de los perfiles epidemiológicos y


necesidades sanitarias de la población.


Siguiendo la experiencia canadiense,


varios países se han propuesto revisar las


bases de información y los indicadores de


sus sistemas de vigilancia e incluir nuevos


indicadores de los procesos y factores de


riesgo de las conductas sociales y de los


factores ambientales. Por ejemplo, en


colaboración con el Centro de Promoción


de la Salud del Canadá, el plan «Vida


Chile» utilizó la encuesta canadiense


sobre calidad de la vida adaptándola para


medir la calidad de la vida de la población


chilena. Esta experiencia ha aportado


importantes elementos de juicio a la


discusión de la reforma de salud y nuevos


objetivos sanitarios para el país.


Ambientes y espacios
saludables
Las experiencias de «ambientes y espacios


saludables» se vienen desarrollando desde


la década de 1990 en casi todos los países,


y en los últimos años su número ha


aumentado mucho. Con el apoyo de la


OPS, todos los países de las regiones de las


Américas están implementando esta


estrategia innovadora. El marco estra-


tégico de promoción de la salud pide que


la promoción de la salud sea parte


integrante de los programas de gobierno y


de los planes nacionales de salud. A nivel


municipal, la iniciativa de promoción ha


tenido éxito al promover la salud


mediante un trabajo multisectorial en el


que debe participar la comunidad. Con


los ambientes y espacios saludables se


ha logrado fortalecer las capacidades


técnicas y políticas, y se ha favorecido la


promoción de la salud a lo largo de la


vida, por ejemplo mediante las escuelas


promotoras de la salud.


Se han creado oportunidades para la


colaboración de diversos actores y


sectores claves en la promoción de estilos


de vida saludable y la creación de


condiciones que faciliten la adopción de


comportamientos sanos y una vida activa.


Las redes de escuelas y municipios


saludables han implementado políticas


para designar espacios de trabajo tanto


públicos como privados en los que es


prohibido fumar. En algunos países, las


experiencias de «mercados saludables»


han contribuido a mejorar la calidad de la


alimentación. Las experiencias de


«municipios saludables» han contribuido


a la seguridad alimentaria y nutricional y


a mejorar los ingresos familiares. En el


Caribe, los «hoteles saludables» son un


ejemplo de alianza estratégica entre el


sector público de la salud y el sector


privado del turismo.


Conclusión
En el nuevo milenio, la promoción de la


salud enfrenta varios retos; el más


importante de ellos es impulsar el


compromiso político. La promoción de la


salud se ha de considerar no solo como


una prioridad regional y nacional, sino


como el propósito mismo del sector de la


salud. Los ministerios han de movilizar a


otros sectores y a la sociedad en su


conjunto para promover la salud con


equidad. Esta orientación hace necesario


formular políticas públicas y planes


nacionales de salud con la participaciónOPS




activa de la sociedad civil. Será necesaria


también una labor de evaluación de la


efectividad de las estrategias de


promoción de la salud y la difusión de


conocimientos, y un mayor esfuerzo para


compartir las experiencias en los países de


las Américas.


fna ana 33 200342


bibliografía
Glouberman, S. y Millar, J. 2003. Evolution of the determinants of health, health policy,


and health information systems in Canada. American Journal of Public Health, Vol. 93,


No. 3.


Kickbusch, I. 2003. The contribution of the WHO to a new public health and health


promotion. American Journal of Public Health, Vol. 93, No. 3.


McKeown, T. 1976. The role of medicine: dream, mirage or nemesis? Londres, Nuffield


Provincial Hospital Trust.


OMS. 2000. WHO’s mandate: a damaging reinterpretation is taking place. The Lancet, Vol.


360, No. 9338.


OPS/OMS. 2000. Declaración de México. Quinta Conferencia Mundial de Promoción de la


Salud, México, junio de 2000.


OPS/OMS. 2001. Promoción de la salud. Documento CD43/14 adoptado por el 43o


Consejo Directivo, 53a Sesión del Comité Regional, Washington, DC, septiembre de 2001.


OPS/OMS. 2002.Compromiso de Chile para la promoción de la salud. Foro Regional de


Promoción de la Salud, Santiago, Chile, 20-24 de octubre de 2002.




fna ana 33 2003 43


su
m


m
ary


résu
m


é
resu


m
en


M
.


T
.



C


E
R


Q
U


E
I


R
A


,


C
.



C


O
N


T
I


,


A
.



D


E


L
A



T


O
R


R
E



Y



J


.


I
P


P
O


L
I


T
O


-
S


H
E


P
H


E
R


D


Promoting health and healthy environments
in the Americas


Promoting health is the key strategy for enhancing the determinants of health and equity. A look at the


countries of Latin America and the Caribbean shows that promoting health is an important component


of national policy programmes and health plans. Priority is given to redirecting mental health services


towards a community-based model and to promoting health in all environments, especially for the benefit


of vulnerable population groups (children, the elderly, and victims of violence and disasters). In most


countries, this strategy is clearly strengthening opportunities for democratic participation. Countries have


identified the need for a new focus on education in health and social communication, drawing upon


regional experience. A multisectoral approach and the forging of alliances are essential for the successful


implementation of health promoting strategies. Several countries have called for a review of the


information bases and indicators used by health monitoring systems. All the countries are implementing


an innovative strategy of creating healthy areas and environments, incorporating health-promotion


programmes and actions supported by the Pan-American Health Organization in the region. Planning the


promotion of local health has been identified as a successful strategy for promoting health through a


multisectoral approach that involves the community. Health-promoting schools provide an institutional


setting where the many facets of a healthy lifestyle and environment can be effectively instilled during


the formative stages of childhood and adolescence, with special attention to the critical issues of tobacco,


alcohol and drugs, prevention of violence and accidents, sexual and reproductive health, and mental and


emotional well-being.


Santé et environnements sains dans les Amériques


Pour améliorer les facteurs garantissant la santé et l’équité, il faut agir dans le domaine de la santé.


L’analyse du cas des pays d’Amérique latine et des Caraïbes montre que le domaine de la santé joue un


rôle considérable dans les programmes politiques et dans les projets liés à la santé publique. Il convient


en priorité de réorienter les services de santé mentale vers un modèle fondé sur les communautés et sur


la santé dans tous les secteurs, notamment au bénéfice des populations vulnérables (enfants, personnes


âgées et victimes de violence et de catastrophes). Dans la majeure partie des pays, cette stratégie joue un


rôle dans le renforcement de la démocratie. Les pays ont admis qu’il était nécessaire d’accorder une plus


grande attention à l’éducation en matière de santé et de communication sociale, en mettant l’accent sur


les activités tirant les leçons des expériences effectuées dans la région. Pour que les stratégies du domaine


de la santé portent leurs fruits, il faut entreprendre des activités plurisectorielles et établir des alliances.


Plusieurs pays ont constaté qu’il était nécessaire de revoir les informations de référence et les indicateurs


utilisés dans le cadre des systèmes de contrôle de la santé. Tous les pays mettent en œuvre la stratégie


novatrice appuyée par l’Organisation panaméricaine de la santé (OPS), axée sur des espaces et des


environnements sains et intégrant des projets et des activités liés à la santé. Les plans municipaux relatifs


à la santé ont été considérés comme un moyen efficace de promouvoir la santé, grâce à des activités


plurisectorielles impliquant les communautés. Les écoles-santé permettent de promouvoir efficacement


les différents moyens de promouvoir l’importance de modes de vie et d’environnements sains pendant


les étapes cruciales de la vie que sont l’enfance et l’adolescence, notamment en soulevant les questions


importantes de la consommation de tabac, d’alcool et de drogues, de la prévention de la violence et des


accidents, de la santé sexuelle et reproductive, de la santé mentale et de l’équilibre affectif.


La promoción de la salud y el enfoque de
espacios saludables en las Américas


La promoción de la salud es la estrategia clave del mejoramiento de los factores determinantes de la salud


y de la equidad. El análisis de los países de América Latina y el Caribe indica que la promoción de la salud


ocupa un lugar importante en los programas políticos y en los planes de salud nacionales. Una prioridad


consiste en reorientar los servicios de salud mental hacia un modelo basado en la comunidad y en la




fna ana 33 200344


promoción de la salud en todos los ámbitos, especialmente en beneficio de grupos de población


vulnerables (niños, adultos mayores, y víctimas de violencia y desastres). En la mayoría de los países se


observa que esta estrategia está contribuyendo a fortalecer los espacios de participación democrática.


Los países han manifestado la necesidad de dar un nuevo enfoque a la educación en materia de salud


y de comunicación social, poniendo énfasis en las actuaciones que recogen las experiencias adquiridas


en la región. Las acciones multisectoriales y la formación de alianzas son esenciales para el éxito en la


implementación de las estrategias de promoción de la salud. Varios países mencionaron que es preciso


revisar las bases de información y los indicadores que se usan en los sistemas de vigilancia de la salud.


Todos los países están implementando una estrategia innovadora de espacios y ambientes saludables en


los que se integran los programas y las actuaciones de promoción de la salud, que la Organización


Panamericana de la Salud (OPS) viene apoyando en la región. Los planes de promoción de la salud


municipal han sido identificados como una de las experiencias exitosas para promover la salud mediante


un trabajo multisectorial con la participación de la comunidad. Las escuelas promotoras de la salud son


las instituciones en que es posible plantear eficazmente los diferentes aspectos de la promoción de


estilos de vida y ambientes saludables durante las etapas cruciales de la niñez y la adolescencia,


especialmente en aspectos críticos como el consumo de tabaco, alcohol y estupefacientes, la prevención


de la violencia y accidentes, la salud sexual y reproductiva, y la salud mental y emocional.




FNA33_art05.pdf
Share