Una síntesis de la investigación y una base para la acción Ser padres de adolescentes ...

Una síntesis de la investigación
y una base para la acción


Ser padres
de adolescentes


A. Rae Simpson, Ph.D.


Proyecto Ser Padres de Adolescentes
Centro para la Comunicación de Salud
Escuela de Salud Pública de Harvard


Organización Panamericana de la Salud
Oficina Regional de la
Organización Mundial de la Salud


Informe original financiado por la
Fundación John D. y Catherine T. MacArthur











Ser padres
de adolescentes




































A. Rae Simpson, Ph.D.


Proyecto Ser Padres de Adolescentes
Centro para la Comunicación de Salud
Escuela de Salud Pública de Harvard



Informe original financiado por la
Fundación John D. y Catherine T. MacArthur






Una síntesis de la investigación
y una base para la acción




Ser padres de adolescentes: Una síntesis de la investigación
y una base para la acción

Este proyecto fue subvencionado por la Fundación John D. y Catherine
T. MacArthur.

Copyright © 2001 by A. Rae Simpson and the President and Fellows of
Harvard College; photos English edition © Susie Fitzhugh, Stephanie
Felix and Boston Photo Collaborative.

Versión en español copyright © 2004 Organización Panamericana de la
Salud; fotos versión en español © Medioimages, Inc. y Armando Waak,
OPS.



Cita recomendada:
Simpson, A. Rae (2001). Ser padres de adolescentes: Una síntesis de
la investigación y una base para la acción (Raising Teens: A Synthesis
of Research and a Foundation for Action). Boston: Centro para la
Comunicación de Salud, Escuela de Salud Pública de Harvard.

El informe en inglés está disponible en la página web
http://web.mit.edu/hr/worklife/raising.html



Solicite la versión en español a:
Organización Panamericana de la Salud
Salud de Adolescentes
Unidad de Salud del Niño y del Adolescente
Área de Salud Familiar y Comunitaria (FCH)
525 23rd St. N.W.
Washington, DC 20037 EE.UU.

O descárguela de Internet:
http://www.paho.org/Spanish/AD/FCH/CA/serpadresadol.pdf

Las solicitudes de reproducir o traducir total o parcialmente
esta publicación deberán dirigirse a OPS. Cualquier
reproducción o traducción de esta publicación deberá incluir
por escrito los derechos de autor de A. Rae Simpson y el Centro
para la Comunicación de Salud, Escuela de Salud Pública de
Harvard.





3


Índice

I. Resumen del informe 5
Las diez tareas para los adolescentes 7
Cinco conceptos básicos para ser padres
de adolescentes 9
Recomendaciones para futuros trabajos 14

II. Antecedentes del informe 17
La necesidad 19
El proyecto Harvard sobre cómo ser padres
de adolescentes 28
Métodos, definiciones e hipótesis 30

III. Principios y contexto 37
Las diez tareas de los adolescentes 40

IV. Cinco conceptos básicos para ser
padres de adolescentes 61
1. Amor y conexión 63
2. Monitorizar y observar 68
3. Guiar y limitar 73
4. Dar ejemplo y consultar 77
5. Proveer y abogar 81

Ante todo, no hacer daño 85

V. Recomendaciones para el futuro 90

VI. Referencias 101

VII. Agradecimientos 136





4




SER PADRES DE ADOLESCENTES RESUMEN DEL INFORME


5


Resumen del informe

El objetivo de este informe es atraer la atención pública y de
los medios hacia una crisis y una oportunidad. La crisis
radica en que, de múltiples maneras, los adolescentes de las
Américas están enfrentando riesgos de violencia, embarazo
y VIH, enfermedad mental, abuso, negligencia, educación
inadecuada, abuso de sustancias, pobreza y otras fuentes
que ponen en grave riesgo su futuro y, por ende, el nuestro.

Uno de los aspectos más sorprendentes de esta crisis es lo
poco que hemos involucrado a los padres como parte de la
solución. Si bien se necesitan iniciativas en todos los
niveles, desde el desarrollo comunitario a los cambios en las
políticas, con frecuencia perdemos de vista a uno de los
grupos que pueden y más quieren ayudar a los
adolescentes: sus padres.

Allí se encuentra la oportunidad: en años recientes, se ha
acumulado un conjunto sin precedentes de investigaciones
sobre el poder que tienen los padres y las familias para
tener un impacto en la vida de los adolescentes. Sin
embargo, muy poco de ese conocimiento ha llegado a los
medios, a los planificadores de políticas o a los
profesionales, y menos aún a los mismos padres.

La meta de este informe es hacer que los hallazgos de
este nuevo conjunto de investigaciones sobre ser
padres de adolescentes sean más accesibles para
aquellos que trabajan con y a favor de los
adolescentes y las familias, de manera que puedan, a
su vez, hacerlo más accesible y útil para los padres.

Preparado por el Centro para la Comunicación de Salud en
la Escuela de Salud Pública de Harvard, con fondos de la
Fundación John D. y Catherine T. MacArthur, el informe
identifica hallazgos prácticos que están bien establecidos,
organizándolos en marcos que rápida y sencillamente
capturan los puntos principales. No se ofrecen con la
intención de decirle a los padres qué hacer, sino más bien
para aportarles información adicional que puedan integrar a
sus propios valores, perspectivas culturales y características
y circunstancias individuales. El deseo es que la información
adicional tenga un efecto de cascada y sirva como
herramienta para los esfuerzos colectivos de los
adolescentes, padres, familias, medios, escuelas,
comunidades, grupos profesionales, líderes religiosos y
planificadores de políticas, a fin de construir un mejor apoyo
para la próxima generación.




SER PADRES DE ADOLESCENTES RESUMEN DEL INFORME


6


¿Para quién se escribió el informe?

El informe se redactó para todas las personas que trabajan
con y a favor de los padres, los adolescentes y las familias,
incluyendo a aquellas en los medios de comunicación y de
entretenimiento, políticas, promoción, cuidado de la salud,
educación, trabajo de jóvenes, empresas, educación para
padres, desarrollo de la comunidad y muchos otros campos.
No está específicamente dirigido a los padres, si bien el
hecho de que lo lean será muy bienvenido. Antes bien, está
destinado a aquellos cuyos roles como intermediarios
incluye el brindar apoyo e información a padres de
adolescentes o facilitar los esfuerzos para hacerlo.

¿Qué contiene el informe?

El informe ofrece una síntesis de los hallazgos más
importantes de la investigación sobre ser padres de
adolescentes, con énfasis en los hallazgos que han logrado
un amplio consenso entre los expertos en el tema. Basado
en el análisis de más de trescientas reseñas recientes de
investigaciones y prácticas, el informe condensa estos
hallazgos en resúmenes y mensajes cortos y claros que
pueden ser trasmitidos a los padres y a otros que asumen
ese rol. Los contenidos del informe están diseñados para ser
usados de forma flexible, como una información rápida de
antecedentes, una fuente de ideas y un catalizador para
otras iniciativas.

Puntos salientes del informe:

• Las 10 tareas de los adolescentes: una lista de las


tareas de desarrollo que los adolescentes deben
emprender de manera tal de lograr una exitosa
transición a la adultez.


• Los cinco conceptos básicos para ser padres de
adolescentes: un esbozo de las principales maneras en
que los padres pueden influir saludablemente en el
desarrollo adolescente.


• Estrategias para los padres: una serie de opciones
basadas en la investigación para llevar a cabo los cinco
consejos básicos.


• Mensajes claves para los padres: una o dos
oraciones que capturan la idea central para cada uno de
los cinco consejos básicos.



Estos pueden encontrarse en las siguientes páginas de este
“Resumen del informe”. Los fundamentos y principios sobre
los que se basan estos hallazgos, mayores detalles y las
referencias completas se encuentran en el informe completo
que sigue.




SER PADRES DE ADOLESCENTES RESUMEN DEL INFORME


7



Las diez tareas para los adolescentes*

Acostumbrarse a cuerpos y
sentimientos en proceso de
maduración sexual


Los adolescentes deben adaptarse a un cuerpo que
duplica su tamaño y adquiere características sexuales;
aprender a manejar los cambios biológicos y los
sentimientos sexuales que los acompañan y a
practicar conductas sexuales saludables. Su tarea
también incluye establecer una identidad sexual y
desarrollar habilidades para las relaciones románticas.


Desarrollar y aplicar
habilidades
de pensamiento abstracto


Los jóvenes suelen atravesar cambios profundos en su
forma de pensar durante la adolescencia, lo que les
permite comprender y coordinar ideas abstractas más
efectivamente, pensar en distintas posibilidades,
ensayar hipótesis, pensar en el futuro, pensar sobre el
pensamiento y construir filosofías.


Desarrollar y aplicar un
nivel de perspectiva más
complejo


Los adolescentes adquieren una nueva y potente
habilidad para comprender las relaciones humanas, en
las que, una vez que aprenden a “ponerse en el lugar
de otra persona”, aprenden a tener en cuenta sus
propias perspectivas y las de los demás
simultáneamente, y a usar esta nueva capacidad para
resolver conflictos y problemas en las relaciones.


Desarrollar y aplicar nuevas
habilidades de adaptación
en áreas tales como la toma
de decisiones, la solución de
problemas y la resolución
de conflictos


En relación con todos estos cambios notables, los
adolescentes adquieren nuevas habilidades para
pensar y planificar el futuro, para utilizar estrategias
más sofisticadas en la toma de decisiones, solución de
problemas y resolución de conflictos y para moderar
los riesgos que toman, y así alcanzar sus metas en
lugar de ponerlas en peligro.


Identificar patrones
morales,
valores y sistemas de
creencia significativos


Construyendo sobre estos cambios y las habilidades
resultantes, los adolescentes típicamente desarrollan
un entendimiento más complejo del comportamiento
moral y los principios subyacentes de justicia y afecto,
cuestionando creencias de la infancia y adoptando
valores, visiones religiosas y sistemas de creencias
personalmente más significativos para guiar sus
decisiones y comportamientos.


Comprender y expresar
experiencias emocionales
más complejas


Con relación a estos cambios, los adolescentes tienden
a adquirir la habilidad de identificar y comunicar
emociones más complejas, comprender las emociones
de otros de maneras más sofisticadas y pensar acerca
de las emociones de manera abstracta.



*Ver Principios y contexto; páginas 37-60, para detalles y referencias.




SER PADRES DE ADOLESCENTES RESUMEN DEL INFORME


8



Las diez tareas para los adolescentes*

Formar amistades íntimas
de apoyo mutuo


Si bien los jóvenes típicamente tienen amigos durante
toda la infancia, los adolescentes suelen desarrollar
relaciones de pares que juegan un papel mucho más
importante para brindar apoyo y conexión en su vida.
Tienden a pasar de amistades basadas en gran
medida en compartir actividades e intereses a otras
basadas en compartir ideas y sentimientos, con el
consiguiente desarrollo de confianza y entendimiento
mutuo.


Establecer aspectos claves
de la identidad


Hasta cierto punto, la formación de la identidad es un
proceso que dura toda la vida, pero los aspectos
cruciales de la identidad se forjan típicamente durante
la adolescencia, incluyendo el desarrollo de una
identidad que refleja un sentido de individualidad y la
conexión con personas y grupos valorados. Otra parte
de esta tarea es desarrollar una identidad positiva con
respecto al género, los atributos físicos, la sexualidad,
la etnia y, si fuera el caso, el hecho de ser adoptado;
también deben desarrollar una conciencia de la
diversidad de grupos que conforman la sociedad.


Hacer frente a las
demandas que implican
roles y responsabilidades
cada vez más maduros


Los adolescentes gradualmente adoptan los papeles
que se esperará de ellos durante la adultez,
aprendiendo a adquirir las habilidades y manejar las
múltiples demandas que les permitirán moverse en el
mercado laboral y satisfacer las expectativas en
cuanto a su compromiso con la familia, la comunidad
y la ciudadanía.


Renegociar las relaciones
con los adultos que ejercen
el rol de padres


Si bien algunas veces la tarea de los adolescentes ha
sido descrita como “separarse” de los padres y otros
cuidadores, se la considera ahora más como una tarea
conjunta de adultos y adolescentes para negociar un
cambio que establezca un equilibrio entre la
autonomía y una conexión continua, enfatizando una u
otra según los antecedentes étnicos de cada familia.











*Ver Principios y contexto; páginas 37-60, para detalles y referencias.




SER PADRES DE ADOLESCENTES RESUMEN DEL INFORME


9


Cinco conceptos básicos para ser padres de adolescentes*



1. Amor y conexión


Los adolescentes necesitan que sus padres desarrollen y mantengan una
relación que les ofrezca apoyo y aceptación, mientras acomodan y afirman
su creciente madurez.



Estrategias para padres

No dejar pasar el momento


en que sienta y pueda expresar afecto genuino,
respeto y apreciación por su hijo/a adolescente.


Reconocer los buenos momentos


que la personalidad y el crecimiento de su hijo/a
adolescente hacen posibles.


Esperar mayores críticas


y debate, y fortalecer las habilidades para discutir
ideas y desacuerdos, de manera tal de respetar las
propias opiniones y las de su adolescente.


Pasar tiempo escuchando


los pensamientos y sentimientos de su hijo/a
adolescente en relación a sus temores,
preocupaciones, intereses, ideas, perspectivas,
actividades, trabajos, tarea escolar y relaciones.


Tratar a cada hijo/a adolescente
como un individuo único


distinto de sus hermanos, de los estereotipos, de su
pasado o del propio pasado de los padres.


Apreciar y reconocer


las nuevas áreas de interés, las habilidades, las
fortalezas, y logros de cada adolescente, así como
los aspectos positivos de la adolescencia en general,
tales como la pasión, la vitalidad, el humor, y la
profundización del pensamiento intelectual.


Adjudicar roles significativos a su adolescente dentro de la familia, que sean
realmente útiles e importantes para el bienestar de
todos.


Pasar tiempo juntos individualmente y como familia, continuando
algunas rutinas familiares, pero también
aprovechando la forma en que nuevas actividades,
tal como el voluntariado en la comunidad, pueden
ofrecer nuevas formas de conexión.


Mensaje clave para los padres:

Gran parte del mundo de los adolescentes cambia a diario; no deje que
su amor por ellos lo haga


*Ver Cinco consejos básicos de ser padres de adolescentes, páginas 61-89, para
más detalles y referencias.




SER PADRES DE ADOLESCENTES RESUMEN DEL INFORME


10


2. Controlar y observar


Los adolescentes necesitan que los padres estén al tanto—y les
demuestren que lo están—de sus actividades, incluyendo el desempeño
escolar, experiencias laborales, actividades extraescolares, relación con
sus pares y con los adultos, y la recreación, a través de un proceso que, de
manera creciente, involucre una menor supervisión directa y una mayor
comunicación, observación y trabajo en conjunto con otros adultos.



Estrategias para padres

Saber dónde está su
hijo/a


y conocer sus actividades, directa o indirectamente, escuchando,
observando y trabajando en conjunto con otros que tengan contacto
con su adolescente.


Mantener contacto con
otros adultos


que puedan y quieran mostrarle tendencias positivas o negativas de
las conductas de su hijo/a adolescente; por ejemplo, vecinos,
familiares, líderes comunitarios y religiosos, dueños de tiendas,
maestros y otros padres.


Participar en eventos
escolares


tales como charlas entre padres y maestros, reuniones de información
general en la escuela, y reuniones de planeamiento para satisfacer las
necesidades especiales.


Mantenerse informado
sobre los progresos de
su hijo/a adolescente


en la escuela y en el trabajo, así como sobre el grado y la naturaleza
de sus actividades extraescolares; conocer a sus amigos y conocidos.


Estar atento y
reconocer señales de
alarma


En cuanto a la alteración de la salud mental o física, así como de
signos de abuso o negligencia, incluyendo falta de motivación, pérdida
de peso, problemas para dormir o comer, disminución del rendimiento
escolar y/o absentismo escolar, uso de drogas, separación de sus
amigos y abandono de actividades, promiscuidad, abandono del
hogar, heridas sin explicación, conflictos serios y persistentes del
adolescente con sus padres o altos niveles de ansiedad o culpa.


Pedir consejo si existe
preocupación


por estos signos de alarma o cualquier otro aspecto de la salud o
comportamiento de sus hijos; consultar con maestros, asesores,
líderes religiosos, médicos, consultores de padres, personas mayores
de la familia o la tribu y otros.


Vigilar las experiencias
de su hijo/a
adolescente


en ámbitos y con relaciones dentro y fuera del hogar que contengan
un potencial abuso físico, sexual y emocional, incluyendo relaciones
que involucren figuras paternas, hermanos, familia extendida
(familiares que viven bajo otro techo), cuidadores, pares,
compañeros, empleadores, maestros y asesores y líderes de
actividades.


Evaluar el grado de
desafío


de las actividades propuestas para los adolescentes, tales como
eventos sociales, exposición a los medios y empleos, equilibrando
estos desafíos con las habilidades que tenga su hijo/a adolescente
para manejarlos.


Mensaje clave para los padres:

Vigile la actividad de sus hijos/as; usted todavía puede, y sigue teniendo
influencia sobre ellos




SER PADRES DE ADOLESCENTES RESUMEN DEL INFORME


11


3. Guiar y limitar


Los adolescentes necesitan que sus padres sostengan una serie de límites
claros pero progresivos, manteniendo las reglas y los valores familiares
importantes, sin dejar de estimular una mayor capacidad y madurez.







Estrategias para padres

Mantener las reglas familiares o “reglas de la casa”, sosteniendo algunas reglas


no negociables, en relación a temas como la
seguridad y los valores familiares principales, y
negociando otras, en relación a temas como las
tareas domésticas y los horarios.


Comunicar expectativas que sean importantes, pero realistas.


Elegir los campos de batalla e ignorar temas menores frente a los más
importantes, tales como drogas, desempeño
escolar y conducta sexual responsable.


Utilizar la disciplina como
herramienta


para enseñar, no como desahogo o venganza.


Restringir los castigos a formas que no provoquen daño físico ni
emocional.


Renegociar responsabilidades
y privilegios


en respuesta a las cambiantes habilidades del
adolescente, haciéndolo responsable bajo un
monitoreo apropiado.


Mensaje clave para padres:

Dé más libertad a sus hijos/as, pero no los suelte




SER PADRES DE ADOLESCENTES RESUMEN DEL INFORME


12



4. Dar ejemplo y consultar

Los adolescentes necesitan que los padres les suministren información
permanente y apoyen su toma de decisiones, valores, habilidades y
metas, y que los ayuden a interpretar y transitar por el mundo,
enseñándoles con el ejemplo y el diálogo continuo.





Estrategias para padres

Dar un buen ejemplo en relación con la exposición a riesgos, hábitos de


salud y control emocional.


Expresar posiciones
personales


con respecto a temas sociales, políticos, morales y
espirituales, incluyendo temas como la etnia y el
género.


Modelar el tipo de
relaciones adultas


que le gustaría que su hijo tuviera.


Responder a las preguntas
de los adolescentes


con la verdad, teniendo en cuenta su nivel de
madurez.


Mantener o establecer
tradiciones


que incluyan a la familia, la cultura y/o los ritos
religiosos.


Apoyar la educación del
adolescente


y su entrenamiento vocacional, incluyendo la
participación en actividades del hogar; actividades al
aire libre y empleos que desarrollen sus habilidades,
intereses y sentido de valor hacia la familia y la
comunidad.


Ayudar a los adolescentes a
obtener información


sobre opciones y estrategias futuras para su
educación, empleo y opciones de vida.


Dar oportunidades a los
adolescentes


para practicar el razonamiento y la toma de
decisiones, haciéndoles preguntas que los estimulen a
pensar lógicamente y a considerar las consecuencias,
ofreciéndoles, al mismo tiempo, oportunidades sin
riesgos para que pongan a prueba sus propias ideas
y aprendan de sus errores.


Mensaje clave para padres:

Durante la adolescencia, los padres siguen siendo claves y los
adolescentes lo reconocen




SER PADRES DE ADOLESCENTES RESUMEN DEL INFORME


13



5. Proveer y abogar

Los adolescentes necesitan que los padres les aporten no solo una
adecuada alimentación, vestimenta, techo y cuidados de salud, sino
también un ambiente familiar que dé apoyo y una red de adultos que se
preocupe por ellos.




Estrategias para padres

Establecer una red
dentro de la comunidad


así como dentro de las escuelas, la familia, las
organizaciones religiosas y los servicios sociales para
identificar recursos que puedan brindar una relación
positiva con los adultos y los pares, que aconsejen,
capaciten y ofrezcan actividades para su hijo/a
adolescente.


Tomar decisiones
informadas


entre las distintas opciones disponibles en las escuelas y
los programas educativos, tomando en cuenta temas
tales como la seguridad, el clima social, el enfoque hacia
la diversidad, la cohesión de la comunidad, las
oportunidades para las relaciones entre pares y con
mentores, y la combinación entre las prácticas escolares
y las necesidades y estilos de aprendizaje de su hijo/a
adolescente.


Tomar decisiones
informadas similares


entre las opciones disponibles en los barrios, el
compromiso hacia la comunidad y los programas para
jóvenes.


Tomar medidas o
abogar por la
prevención de la salud


y el tratamiento, incluyendo el cuidado de la enfermedad
mental.


Identificar personas y
programas que lo
informen y apoyen


para manejar las responsabilidades de los padres y para
comprender los desafíos sociales y personales de la
educación de un adolescente.


Mensaje clave para padres:

Usted no puede controlar el mundo en que viven los adolescentes, pero
sí puede aportar ayuda y disminuir riesgos




SER PADRES DE ADOLESCENTES RESUMEN DEL INFORME


14


Recomendaciones para futuros trabajos

Realizar iniciativas en los medios de comunicación para
difundir ampliamente los mensajes fundamentales sobre
lo que significa ser padre de un adolescente y sobre los
que exista un amplio acuerdo.

Este informe es una fuente de ideas para crear mensajes
positivos, basados en la investigación, sobre ser padres de
adolescentes, dentro de los medios de información, publicidad y
entretenimiento. Los próximos pasos incluyen apoyar a los
medios para adaptar y expandir las ideas de este informe y
otros similares. En particular se requieren campañas de
colaboración bien diseñadas, constantes y multifacéticas, que
lleguen a una variedad de medios para trasmitir información
positiva sobre la educación de los adolescentes a una gran
diversidad de padres y a otros que cumplen dicho rol.

Construir mayores consensos entre los investigadores y
otros expertos en el área respecto a los conocimientos
sobre ser padres de adolescentes.

Hay muchos más temas relacionados por explorar dentro de la
investigación sobre ser padres de adolescentes. Las opciones
incluyen ahondar en temas específicos, tales como:


• Otras estrategias para los dilemas comunes de los
padres


• Desarrollo cerebral en la adolescencia
• Abuso de los adolescentes
• Ser padres de adolescentes que sufren conflictos
• Prepararse para la adolescencia
• Descripción de la relación padre-adolescente en los


medios informativos y de entretenimiento.

Cada uno de estos temas está preparado para que un proyecto
reúna a los expertos, identifique puntos de acuerdo y difunda
los principales hallazgos a los medios, los profesionales, los
planificadores de políticas y los padres.

Poner a disposición de los medios y los padres versiones
“pensadas para los padres” de la información que existe
sobre el desarrollo adolescente y sus implicaciones para
los padres.

En especial, los padres necesitan 1)- un “diccionario” que
traduzca las conductas adolescentes en términos de desarrollo,
2)- guías de “edades y etapas” para los hitos principales del
desarrollo adolescente, comparable con la información
disponible para padres de niños pequeños, y 3)- más
información sobre las implicaciones de la diversidad cultural en
la educación del adolescente.




SER PADRES DE ADOLESCENTES RESUMEN DEL INFORME


15


Fortalecer los recursos de información—tales como los
centros de distribución de información, centros de apoyo
familiar, escuelas, iniciativas especiales y programas
para padres— que permitirá a padres y madres, medios,
profesionales, abogados, líderes religiosos,
planificadores de políticas y otros, mejorar el acceso a
los conocimientos actuales en relación a ser padres de
adolescentes.

A medida que reunamos los hallazgos de las investigaciones ya
existentes y generemos nuevos conocimientos sobre ser padres
de adolescentes, se necesitará una infraestructura más fuerte
para difundir esa información entre padres y profesionales. Los
pasos fundamentales de este proceso incluyen crear un centro
de distribución nacional de información para padres, así como
expandir y fortalecer los recursos locales existentes.

Tenemos una oportunidad para revolucionar la manera
en que, como sociedad, pensamos sobre los padres y las
madres, y en particular sobre los que tienen hijos
adolescentes.

Podemos despertar conciencia sobre la importancia del papel de
los padres durante la adolescencia, podemos cambiar las
percepciones negativas sobre los padres y la adolescencia y
podemos suministrar herramientas para educar adolescentes
saludables. La capacidad de hacerlo se encuentra a nuestro
alcance, y los efectos repercutirán sobre nuestras escuelas,
nuestros tribunales de justicia, nuestros lugares de trabajo,
nuestros vecindarios y nuestras vidas. Este informe es una
invitación a los medios de comunicación, investigadores,
profesionales, líderes comunitarios, padres y planificadores de
políticas para que aprovechen estos hallazgos, para que
construyan sobre sus ideas y para que colaboren con su
esfuerzo. Esperamos poder trabajar con ustedes.





16




SER PADRES DE ADOLESCENTES ANTECEDENTES DEL INFORME


17





























Antecedentes del informe

Como sociedad, tememos a los
adolescentes, pero también
tememos por ellos. Nos asusta su
imprudencia, descortesía e
inexperiencia, a la vez que y
tememos por su seguridad, su
futuro y hasta por sus vidas.





18




SER PADRES DE ADOLESCENTES ANTECEDENTES DEL INFORME


19


La necesidad

La investigación no nos da
ninguna razón para temer a
los adolescentes— de hecho,
muestra la imagen negativa,
estereotipada e injusta que
tenemos de ellos—, pero sí


nos da muchas razones para temer por ellos.

Anticipándose a las demandas cada vez más complejas de la
vida adulta, los adolescentes se enfrentan a expectativas de
capacidad intelectual, social y emocional cada vez mayores. Sin
embargo, los sistemas que podrían y deberían apoyarlos están
bajo sitio: los padres y otros adultos están trabajando mayor
cantidad de horas en lugares donde no están disponibles para
sus hijos; las escuelas generalmente están estructuradas de
manera tal que no satisfacen las necesidades de aprendizaje de
los estudiantes; los medios de comunicación envían mensajes
degradantes sobre los adolescentes en general y los jóvenes de
color en particular; y muchas comunidades están luchando
contra la pobreza o estableciendo prioridades que engañan a los
jóvenes1.

Por ejemplo, en EEUU, muchas de las mediciones de bienestar
físico y emocional de los adolescentes son alarmantes. La tasa
de suicidio de jóvenes entre 15 y 19 años, se duplicó entre
1970 y 1990; se estima que hasta un 10 por ciento de los
adolescentes de hoy intentarán suicidarse cada año y por lo
menos el doble considerará seriamente hacerlo; las tasas entre
indígenas e hispanos son superiores a aquellas de
norteamericanos de ascendencia europea, y están elevándose
entre los afro-americanos2. Cerca de un tercio de los
estudiantes del último año de escuela secundaria consumen
alcohol3. Más de 100.000 jóvenes cada año no tienen hogar o
se escapan de casa sin tener un lugar seguro donde quedarse4.
Un cinco por ciento de los adolescentes no saben dónde
obtendrán su próxima comida5. Casi la mitad de los
adolescentes reconocen no sentirse seguros de no sufrir algún
tipo de violencia en su casa, escuela o vida social6. La mayoría




1 Stepp 2000; Garbarino 1999; Hine 1999; McAdoo 1999b; Gibbs et al. 1998;
Hersch 1998; Hewlett y West 1998; Côté y Allahar 1996; Weissbourd 1996;
Strasburger 1995; Panel on High-Risk Youth 1993;
Elkind 1984.
2 Annie E. Casey Foundation 2000; Council of Economic Advisors 2000;
Poussaint y Alexander 2000; Ozer et al. 1998; Clarke 1997; U.S. Department of
Health and Human Services 1997; National Coalition 1994.
3 Council of Economic Advisors 2000; Children’s Defense Fund 2000;Snyder y
Sickmund 1999.
4 Snyder y Sickmund 1999.
5 Council of Economic Advisors 2000; Snyder y Sickmund 1999.
6
Children’s Defense Fund 2000; Schoen et al. 1998; Louis Harris 1995




SER PADRES DE ADOLESCENTES ANTECEDENTES DEL INFORME


20


siente que las personas de su comunidad no los valoran y que
no tienen adultos que se ocupen ni sean modelos para ellos7.

Por otra parte, en casi todos los aspectos, los adolescentes
afro-americanos, hispanos y norteamericanos indígenas
soportan el hecho de contar con menores recursos y tener
mayores riesgos y niveles de tensión que su contrapartida de
europeos norteamericanos8.

Resumiendo estas desconsoladoras estadísticas, el Consejo
Carnegie de Desarrollo Adolescente concluyó en 1995 que la
mitad de los adolescentes norteamericanos tenía un riesgo
moderado o alto de perjudicar sus oportunidades de vida
mediante múltiples conductas de riesgo y fracasos escolares9.

Por otro lado, existen pruebas claras que, cuando nos
preocupamos en serio, los adultos y los adolescentes juntos
podemos revertir esta tendencia, y la fuerza y el talento de los
adolescentes nos dan todo el incentivo necesario para hacerlo.
Dado que trae aparejados cambios profundos, la adolescencia
no sólo es una etapa de riesgo sino también de oportunidades.
Su misma flexibilidad nos ofrece múltiples maneras de
enmendar el pasado como individuos, como familias y como
sociedad10.

Si se les da la oportunidad, muchos adolescentes sobresalen en
deportes, la escuela, el servicio a la comunidad, las artes y
otras áreas, contribuyendo sustancialmente a la economía, la
estructura social y la cultura11. Cerca de la mitad de los
adolescentes norteamericanos, por ejemplo, son voluntarios en
una organización de la comunidad, participan en actividades
extracurriculares, además del deporte, y asisten a servicios
religiosos12. Algunos de los rasgos característicos de los
adolescentes también están de nuestro lado, como por ejemplo,
su curiosidad, coraje, pasión, escepticismo, sentido aventurero
y perspectiva fresca13. También son esperanzadores los
ejemplos de comunidades que se movilizan en pro de los
adolescentes14.

Construyendo sobre estas características positivas, las
principales iniciativas sociales han avanzado en algunos de los
problemas más difíciles para los adolescentes15. Actualmente,


7 Scales en imprenta.
8 Children’s Defense Fund 2000; Council of Economic Advisors 2000; Poussaint
y Alexander 2000; McAdoo 1999b; Gibbs et al. 1998; Ozer et al. 1998; Resnick
et al. 1997; National Coalition 1994.
9 Carnegie Council 1995.
10 Stepp 2000; Benson et al. 1999; Blos 1962.
11 Bales 2000; Council of Economic Advisors 2000; Fitzgerald 2000; Benson et
al. 1999; Youniss y Yates 1997.
12 Bostrom 2000b; Youniss y Yates 1997.
13 Elkind 1993.
14 Youth Development 2000; Zeldin, Camino, y Wheeler 2000; Benson et al.
1998; Pittman y Fleming 1991.
15 Scales en imprenta; Benson et al. 1999; Resnick et al. 1997.






Existen pruebas
claras que, cuando
nos preocupamos en
serio, los adultos y
los adolescentes
podemos revertir
esta tendencia
juntos.




SER PADRES DE ADOLESCENTES ANTECEDENTES DEL INFORME


21


los adolescentes afro-americanos terminan la escuela
secundaria con tasas comparables a las de los norteamericanos
de ascendencia europea, si bien las tasas para jóvenes hispanos
y norteamericanos indígenas, entre otros, aún permanecen muy
por debajo16. Después de años de aumentos desalentadores, las
tasas de embarazo y partos adolescentes han ido
disminuyendo, pese a que aún siguen altas17.

Una de las maneras más efectivas para cambiar esta corriente
es apoyar a los adultos que juegan un rol significativo en la vida
de los adolescentes, incluyendo sobre todo a sus padres. Pese a
que es cierto que los pares, la escuela, la comunidad y otros
factores cobran mayor importancia cuando los niños se
convierten en adolescentes, las investigaciones coinciden en
mostrar que los padres siguen constituyendo una fuerte
influencia para fomentar el desarrollo saludable del adolescente
y prevenir consecuencias negativas18. Los propios adolescentes
reconocen la influencia de los padres, demostrando en los
estudios que sus padres siguen teniendo fundamental
importancia como guías, mentores, defensores e interlocutores
con los que compartir ideas y puntos de vista19.

Curiosamente, sin embargo, se ha dado poco apoyo al papel
crucial que los padres juegan en la vida de los adolescentes.

Frustrados por perturbadores informes de violencia adolescente
y auto destrucción, los medios y el público a veces tienden a
recurrir a explicaciones simplistas, culpando a los padres y
pretendiendo que ellos solos solucionen los problemas
adolescentes20. Sin embargo, las evaluaciones más realistas de
lo que los padres pueden hacer —y la asignación de los recursos
necesarios para tal fin— son pocas y aisladas. Son escasos los
servicios sociales, la información de los medios y las iniciativas
de políticas dirigidas a los padres de adolescentes21.
Anecdóticamente, los padres de adolescentes con frecuencia
expresan la necesidad de una mayor y mejor información y
apoyo, y la frustración de que no estén disponibles o no sean
más accesibles22.


16 Annie E. Casey Foundation 2000; Council of Economic Advisors 2000; Clarke
1997.
17 Council of Economic Advisors 2000; Children’s Defense Fund 2000.
18 Borkowski, Ramey, y Bristol-Power en imprenta; Council of Economic
Advisors 2000; Dishion, McCord, y Poulin 1999; Furstenberg et al. 1999; Holden
1997; Resnick et al. 1997; Steinberg 1996; Carnegie Council 1995; Hauser
1991; Feldman y Elliott 1990; Small 1990; Office of National Drug Control Policy
n.d.
19 Bostrom 2000b; Galinsky 1999; Garbarino 1999; Osherson 1999; U.S.
Department of Health and Human Services 1997; Steinberg 1996; Louis Harris
1995; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Children Now 1994; Smetana
1994; Smetana y Asquith 1994; Families and Work Institute 1993; Takanishi
1993; National Commission on Children 1991; Pogrebin 1983.
20 Bostrom 2000a,b; Belkin 1999; Duffett, Johnson, y Farkas 1999; Goodman
1999; Leonard 1999; Meredith 1999; Hewlett y West 1998.
21 Simpson 1997; Carnegie Council 1995; Small y Eastman 1991; Small 1990.
22 Kipke 1999b; Ponton 1997; Comer y Poussaint 1992; Small 1990; Powell
1986.




SER PADRES DE ADOLESCENTES ANTECEDENTES DEL INFORME


22



Esto no implica afirmar que no existan excelentes
recursos en los medios para los padres de adolescentes.
Sin embargo, la mayoría de los recursos de los medios
alcanzan a una audiencia mayoritariamente de clase
media y género femenino y sólo a un porcentaje pequeño
de esta población. Estos recursos incluyen:


• Varios libros para padres que ofrecen un análisis
agudo de la investigación sobre adolescentes, tales como
Nuestro último mejor intento (Our Last Best Shot ),
Laura Sessions Stepp (2000); Usted y su adolescente:
Una guía para padres de hijos entre 10 a 20 años (You
and Your Adolescent: A Parent`s Guide for Ages 10-20),
Laurence Steinberg y Ann Levine (1997); y ¿Por que
todos los chicos de color se sientan juntos en la
cafetería? (Why Are All Black Kids Sitting Together in the
Cafeteria?), Beverly Daniel Tatum (1997). Otros también
ofrecen una perspectiva de la experiencia clínica, como
por ejemplo, No te metas en mi vida, pero antes
¿podrías llevarme a mí y a Cheryl al centro comercial?
(Get Out of My Life But First Could You Drive Me and
Cheryl to the Mall?), Anthony Wolf (1991); y Criar niños
de color (Raising Black Children), James Comer y Alvin
Poussaint (1992).


• Algunas de las revistas de mujeres más importantes,
tales como “Mejores Hogares y Jardines” (Better Homes
and Gardens) y “Círculo familiar” (Family Circle); y
revistas para padres, por ejemplo, “La madre que
trabaja” (Working Mother) y “Maternidad” (Mothering)
regularmente presentan columnas y/o artículos de
opinión sobre adolescentes. Esto también se observa en
los periódicos de circulación entre los padres, como por
ejemplo, el “Diario de Padres de Boston” (The Boston
Parents’ Paper).


• Noticias en radio y televisión, tanto comerciales como
públicas, locales como nacionales, suelen incluir una
sección especial sobre temas relevantes a la educación
de los adolescentes23.


• Hay experimentos en marcha para incluir más
contenidos dirigidos a los padres en los medios de
cable y otros relacionados, como por ejemplo, las
nuevas redes digitales de cable/satélite del Canal Fox
para la Familia, boyzChannel y girlzChannel, las cuales
tienen una programación diaria para padres de
adolescentes desde la temprana adolescencia.


• Muchos planes educativos para padres tienen
programas especiales sobre ser padres de adolescentes,
como por ejemplo, STEP/Teen24 y The Nurturing




23 Riegler 1999.

24 Dinkmeyer et al. 1998.






Las investigaciones
coinciden en
mostrar que los
padres siguen
constituyendo una
fuerte influencia
para fomentar el
desarrollo saludable
del adolescente y
prevenir
consecuencias
negativas.




SER PADRES DE ADOLESCENTES ANTECEDENTES DEL INFORME


23


Program for Parents and Adolescents25. La organización
ParentLink, con base en la Universidad de Missouri,
Columbia, ha preparado una guía para padres y
profesionales que enumera y evalúa los recursos
educativos para padres de adolescentes, incluyendo
libros, panfletos, videos, programas educativos y sitios
en Internet26.


• Un número de sitios de Internet sin fines de lucro y
comerciales ofrecen información sobre temas
relacionados con la salud adolescente y ser padres,
como por ejemplo, el sitio de Internet de la Red Nacional
de Información para Padres (National Parent Information
Network) (www.npin.org) y la Asociación Médica
Norteamericana de Salud Adolescente (American Medical
Association´s Adolescent Health On-Line) (www.ama-
assn.org/adolhlth).


• Algunas campañas de servicio público incluyen a los
padres de adolescentes como audiencia blanco, como
por ejemplo, la Campaña Nacional para Prevenir el
Embarazo Adolescente (National Campaign to Prevent
Teen Pregnancy) (www.teenpregnancy.org) y la
Asociación para una América libre de Drogas
(Partnership for a Drug-Free America)
(www.drugfreeamerica.org).



En años recientes se ha visto además el crecimiento de una
infraestructura más fuerte que puede proveer información de
las investigaciones sobre aspectos del desarrollo adolescente. El
Foro sobre Adolescencia (Forum on Adolescence), con base en
Washington, fue creado en 1996 por la Academia Nacional de
Ciencias y está presidido por David Hamburg, anterior Director
de la Corporación Carnegie de Nueva York, para continuar con
el trabajo del Consejo Carnegie sobre desarrollo adolescente; su
informe final fue editado en 199527. Actuando bajo el auspicio
de la Comisión sobre Niños, Jóvenes y Familia del Instituto de
Medicina y el Consejo de Investigación Nacional, el Foro ha
identificado varias áreas de investigación y análisis de políticas
que son relevantes para los padres de adolescentes28. Varias
redes de investigación bajo el auspicio de la Fundación John D.
y Catherine T. MacArthur se han ocupado de temas relacionados
con el desarrollo adolescente, como por ejemplo, la Red de
Caminos Exitosos a través de la Mediana Infancia, la Red de
Desarrollo Adolescente y Justicia Juvenil, la Red de Transiciones
hacia la Adultez, la Red para un Exitoso Desarrollo de la
Mediana Edad y la ya concluida Red para el Desarrollo
Adolescente Exitoso de Jóvenes en Ámbitos de Alto Riesgo29.




25 Bavolek 1988a,b,c,d.
26 Sheriff 1999.
27 Carnegie Council 1995.
28 Ver, por ejemplo, Forum on Adolescence 2000; Fischhoff, Crowell, y Kipke
1999; Kipke 1999a, b.
29 Ver la descripción del Program on Human and Community Development en la
web de la fundación, www.macfound.org/research/hcd/index.htm.




SER PADRES DE ADOLESCENTES ANTECEDENTES DEL INFORME


24


El Search Institute de Minneapolis, creado en 1958, se
especializa en reunir, analizar y difundir información sobre
niños, adolescentes y temas relacionados, para fortalecer a las
familias y las comunidades30. La Organización Public/Private
Ventures, con base en Filadelfia, busca mejorar las políticas y
programas sociales, con especial énfasis en los jóvenes31.

También se dispone de recursos para estimular y apoyar a
profesionales de los medios de comunicación para cubrir temas
relacionados con los jóvenes y las familias, como por ejemplo el
Centro Periodístico Casey para Niños y Familias (The Casey
Journalism Center for Children and Families), en College Park,
Maryland, y el Instituto para las Iniciativas de Salud Mental
(The Institute for Mental Health Initiatives), en Washington
D.C.32.

Igualmente estimulante es el hecho de que estos desarrollos
están ocurriendo con un telón de fondo de creciente interés
político y profesional por parte de los padres en general y en los
padres de adolescentes en particular. En el frente político, por
ejemplo, la Casa Blanca convocó a una conferencia el 2 de
mayo de 2000 que se tituló “Adolescentes: Educar a una
Juventud Responsable y Hábil”, para la cual reunió a
investigadores, abogados, adolescentes, padres y otros, y en la
que se resumieron los desarrollos recientes en la práctica y en
la investigación. En el frente profesional, se fijó el año 2001
para comenzar a publicar una nueva revista revisada por pares
llamada Ser padres: Ciencia y práctica.

También hay varias iniciativas en marcha para desarrollar
organizaciones nacionales profesionales y de apoyo
relacionadas con ser padres, entre ellas: (a) La Asociación
Nacional de Padres (The National Parenting Association,
http://www.nationalparenting.org/) con base en Nueva York,
fundada por Sylvia Ann Hewlett para proveer un “depósito de
ideas” sobre temas relacionados con los padres y las políticas
familiares. Bajo su nueva presidenta, Ruth Wooden, anterior
Directora del Consejo de Publicación, el énfasis se ha puesto en
el desarrollo de iniciativas para elaborar estrategias de
investigación y comunicación que cambien la opinión pública
respecto a la importancia de ser padres; (b) La Coalición
Internacional de Padres (Parenting Coalition International,
http://www.parentingcoalition.org/) con base en Washington,
fundada por Belinda Rollins en 1996, para promover la toma de
conciencia y recursos para padres; (c) una iniciativa,
actualmente encabezada por la organización Norteamericana de
Apoyo a la Familia (Family Support America, www.frca.org) con
sede en Chicago, para crear una organización nacional con




30 Ver, por ejemplo, Benson et al. 1999; Scales y Leffert 1999.
31 Ver, por ejemplo, Youth Development 2000; Gambone y Arbreton 1997.
32 Para mayores ejemplos, ver Hass 1998; National Clearinghouse on Families
and Youth 1997.




SER PADRES DE ADOLESCENTES ANTECEDENTES DEL INFORME


25


padres como miembros; y (d) La Red de Educación Nacional de
Padres (National Parenting Education Network,
http://www.ces.ncsu.edu/depts/fcs/npen/) ubicada en
Pittsburg, y fundada en 1996 para avanzar en el campo de
educación para los padres.

Además, organizaciones profesionales ya establecidas se están
preocupando más por llegar a los padres de adolescentes. Por
ejemplo, la Asociación Médica Norteamericana (American
Medical Association) ha desarrollado iniciativas especiales para
difundir los resultados de la investigación relacionada con el rol
clave de los padres y otros en el desarrollo saludable de los
adolescentes33. La Academia Norteamericana de Pediatría
(American Academy of Pediatrics) y la Academia
Norteamericana de Psiquiatría del Niño y el Adolescente
(American Academy of Child and Adolescent Psychiatry) han
creado recursos especialmente dirigidos a padres de
adolescentes34. El Proyecto de Adolescentes Sanos de la
Asociación Psicológica Norteamericana, en forma conjunta con
otras asociaciones profesionales, está comprometido en una
iniciativa para producir materiales sobre el desarrollo normal de
los adolescentes, dirigidos a profesionales que trabajan con
padres35.

Si bien es alentador el crecimiento de los recursos en los
medios, en la investigación para suministrar información
a los medios y en las organizaciones que proveen
infraestructura, aún sigue habiendo varios problemas.

Primero, si bien existen varios recursos en los medios para los
padres de adolescentes, su número está muy por debajo de
aquellos para padres de niños más pequeños, lo que contribuye
a la percepción de que hay poco material disponible, es difícil de
hallar y no es importante hacerlo. Según R.R. Bowker, por
ejemplo, mientras que existen varias docenas de libros para
padres de adolescentes, hay miles de libros para padres en
general; sólo unas dos docenas de los casi 1.000 vídeos para
padres se focalizan en padres de adolescentes36.

Segundo, los esfuerzos dirigidos a cerrar la brecha en los
recursos de los medios y en los servicios sociales para padres
de adolescentes se ven obstaculizados por la imagen cultural de
que los padres son ineficaces y de que la relación padre-
adolescente es inevitablemente tormentosa y conflictiva37.
Aquellos padres cuyos hijos son adolescentes—o están a punto
de serlo—comparten esta mirada pesimista, expresando
desesperanza, desamparo, ansiedad, frustración y temor por




33 Ver, por ejemplo, Blum y Rinehart n.d.; Resnick et al. 1997.
34 Ver, por ejemplo, Pruitt 1999; American Academy of Pediatrics 1991.
35 Lipton 2000.
36 Entin 1999.
37 Arnett 1999; Christenson y Roberts 1998; Hewlett y West 1998; Schulenberg
et al. 1997; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Strasburger 1995.




SER PADRES DE ADOLESCENTES ANTECEDENTES DEL INFORME


26


sus hijos38. Si bien los principales problemas distan de ser
inevitables (ver “Principios y contexto” en el capítulo que
sigue), las estrategias para evadirlos son complejas, lo que
desalienta aún más a los medios de dedicarles tiempo y a correr
los riesgos que implica ofrecer información y consejos39.

Tercero, tanto los medios como la cultura están transmitiendo
imágenes negativas de la relación padre-adolescente; también
están transmitiendo una imagen fuertemente negativa de los
propios adolescentes, debilitando aún más la moral de los
padres y disminuyendo los incentivos de los medios para
mostrar información adolescente. Los adolescentes son
típicamente retratados en las noticias y en los medios de
entretenimiento como poco atractivos —si no atemorizantes—,
feos, hostiles, violentos, delictivos, alienados de los padres y la
familia, y resistentes a cualquier ayuda40. Analizando la
cobertura de las noticias por parte de la prensa escrita y la
televisión, por ejemplo, se vio que los adolescentes son
retratados como causantes o víctimas de delitos o actos de
violencia, personas con muchos problemas y destructores, y
aún más en el caso de los jóvenes de color41. La información
práctica para padres a través de las noticias ha sido escasa y
está disminuyendo42. En la programación de entretenimientos
en televisión, a los protagonistas adolescentes generalmente se
los muestra en relaciones problemáticas con sus pares y
desconectados de la familia y la comunidad; cuando hay que
solucionar problemas, los padres no son eficaces, están
ausentes o no están disponibles, o incluso empeoran la
situación43. En encuestas, los propios adolescentes han notado
y lamentado estas imágenes negativas, al igual que lo han
hecho los adultos, particularmente aquellos involucrados con
adolescentes44.

De la mano de estas imágenes mediáticas va la actitud del
público hacia los adolescentes, que es predominantemente
negativa; cuando se les pregunta qué les viene a la mente
cuando piensan en la juventud actual, dos tercios o más de los
norteamericanos responden con adjetivos como “descorteses”,
“irresponsables”, “salvajes”, “egoístas”, “imprudentes” y
“materialistas”45. Incluso los mismos padres comparten esta
visión: casi tres cuartas partes responden con adjetivos




38 Duffett, Johnson, y Farkas 1999; Garbarino 1999; Hersch 1998; Maggs,
Schulenberg, y Hurrelmann 1997.
39 Stepp 1997.
40 Scales en imprenta; Bales 2000; Christenson y Roberts 1998; Côté y Allahar
1996.
41 Amundson, Lichter, y Lichter 2000; Gibbs 1998b; Dorfman et al. 1997;
Kunkel 1996; Woodruff, Dorfman, y Winett 1995.
42 Kunkel, Rollin, y Biely 1999.
43 Heintz-Knowles 2000.
44 Aubrun y Grady 2000a; Scales, Lucero, y Halvorson 1998; Children Now
1994.
45 Scales en imprenta; Bostrom 2000b; Duffett, Johnson, y Farkas 1999; Farkas
y Johnson 1997.




SER PADRES DE ADOLESCENTES ANTECEDENTES DEL INFORME


27


negativos46. Encuestas recientes con adultos también
documentan una amplia preocupación pública sobre la
declinación moral en los jóvenes, si bien las encuestas a los
jóvenes muestran que la mayoría sostiene los valores
norteamericanos tradicionales relacionados con la honestidad, el
trabajo duro y el voluntariado47.

Cuarto, en combinación con estos problemas, existe una
confusión y una controversia constante entre los expertos sobre
la imagen de los padres que aparecen en los medios48.
Respondiendo a las presiones e hipótesis del mercado, los
medios tienden a polarizar los consejos para los padres,
enfrentando a un experto contra otro49. Más aún, los autores de
libros y artículos sobre ser padres suelen dar la impresión de
que son los primeros en ofrecer las respuestas completas y
correctas, a diferencia de sus competidores. Algunos autores
argumentan que los expertos están todos equivocados cuando
dicen que los padres tienen muy poca influencia50, mientras que
otros sostienen que los padres tienen influencia, pero que los
expertos se equivocan en los consejos que dan51.

Tal como observó la periodista del Washington Post, Laura
Session Stepp, durante el proceso de investigación para su
libro, Nuestro último mejor intento (Our last best shot), a los
padres se los priva de la posibilidad de encontrar la información
que precisan o de evaluar su importancia cuando la
encuentran52.

En resumen, a pesar de que los padres se encuentran en
posición de influir profundamente en el bienestar de sus hijos,
su capacidad para hacerlo se ve obstaculizada de inmediato
porque hay muy poca información útil y mucha información
engañosa. Por ende, existe una oportunidad significativa para
mejorar la evolución de los adolescentes, aportando más y
mejores recursos a través de los medios, tanto para los padres
de adolescentes como para aquellos que los apoyan.





46 Duffett, Johnson, y Farkas 1999.
47 Bostrom 2000b; National Issues Forums Institute 2000.
48 Pitzer 1999; Simpson 1997; Small y Eastman 1991.
49 Turow 1999; Carnegie Council 1995.
50 Harris 1998.
51 Cassidy 1998; Ehrensaft 1997.
52 Stepp 2000; 1997.






La cultura y los
medios están
transmitiendo
simultáneamente
imágenes negativas
de la relación entre
padres y
adolescentes, y de
los mismos
adolescentes.




SER PADRES DE ADOLESCENTES ANTECEDENTES DEL INFORME


28


El Proyecto Harvard sobre cómo ser padres
de adolescentes

En los últimos años, El Centro Harvard para la Comunicación
sobre Salud se ha comprometido a ocuparse de la necesidad de
mayor y mejor información sobre ser padres de adolescentes,
sobre todo mediante el lanzamiento de una iniciativa especial
llamada El Proyecto Harvard sobre Cómo ser Padres de
Adolescentes, con el financiamiento de la Fundación John D. y
Catherine T. MacArthur. El proyecto tomó como guía un informe
previo publicado por el Centro y financiado por la Fundación
MacArthur, titulado "El rol de los medios de comunicación en la
educación de los padres”, el cual subrayó el papel
potencialmente clave de los medios para apoyar e informar a
los padres, la confusión y controversia que rodean este rol y la
particular brecha que existe en la información y el apoyo para
los padres de adolescentes53.

Dados los puntos de vista conflictivos en los medios de
información sobre ser padres de adolescentes, el Proyecto
decidió tomar el paso excepcional de hacer hincapié en la
identificación de bases comunes entre la gran diversidad de
enfoques disciplinarios y étnicos sobre este tema. Es decir,
intentó atraer la atención de los medios, los padres y otros
interesados sobre los hallazgos de investigación bien
establecidos.

¿Por qué concentrarse en la investigación? Existe una gran
cantidad de costumbres e ideas establecidas en los mayores, los
miembros de la familia, los líderes religiosos y los médicos, los
educadores, los clínicos, los famosos de los medios y otros, que
ha atravesado generaciones. Entonces, ¿puede la investigación
científica realmente aportar algo significativo? Este Proyecto
tomó la posición de que existen muchas fuentes excelentes de
ideas para padres de adolescentes, pero que la investigación
como una de ellas ha sido poco reconocida y utilizada.

En las últimas dos décadas, ha comenzado a acumularse un
conjunto significativo de investigaciones sobre el rol de los
padres y las familias durante la adolescencia, sin precedente
tanto en la calidad como en la cantidad de metodologías y
análisis. Este conjunto creciente de conocimientos es
potencialmente muy útil para los padres a la hora de considerar
y evaluar sus opciones. Por un lado, dado que la mayor parte
de esta investigación es relativamente reciente, aborda algunos
de los temas que son de particular relevancia para los padres
de hoy y que pueden ser distintos a algunos abordados por
fuentes tradicionales. Por otro lado, si bien la investigación no
prescinde de los valores e hipótesis de la sociedad, puede—y




53 Simpson 1997. Copias del informe de 1997 están disponibles en el Centro
para la Comunicación de Salud de Harvard; ver dentro de la tapa de este
informe






En las últimas dos
décadas, se ha ido
acumulando un
significativo
conjunto de
investigaciones, sin
precedente tanto en
calidad como
cantidad de
metodologías y
análisis, sobre el rol
de los padres y las
familias durante la
adolescencia.




SER PADRES DE ADOLESCENTES ANTECEDENTES DEL INFORME


29


de hecho lo hace—remarcar las diferencias entre los enfoques
que asumen los valores de la cultura mayoritaria y aquellos que
aceptan las diferencias dentro y entre los grupos étnicos.
También puede, y lo hace, contrarrestar algunos de los
mensajes pesimistas que provocan ansiedad sobre la
adolescencia y ser padres de adolescentes dentro de la cultura
popular.

Entre tanta controversia e inseguridad, ¿realmente hay
hallazgos sólidos en la investigación y la práctica de ser padres
de adolescentes? El Proyecto halló que había áreas de acuerdo
significativas entre los expertos sobre ser padres de
adolescentes, a pesar de la gran diversidad de culturas
representadas en los Estados Unidos, las diferencias
innumerables en los padres y los hijos, las habituales
dificultades de la investigación en ciencias sociales, y el período
de tiempo relativamente corto en que ser padres de
adolescentes y la adolescencia misma han sido el tema de
investigación psicológica y de práctica54.

El propósito de este informe, entonces, es proveer un
resumen de estas áreas de amplio acuerdo dentro de la
investigación sobre los padres y la adolescencia.

Después de realizar más de 300 revisiones de prácticas e
investigaciones existentes, el Proyecto arrojó distintos tipos de
información:
• Un bosquejo de las principales maneras en que los padres


influyen saludablemente sobre el desarrollo adolescente. Los
resultados se presentan en el capítulo titulado: "Los cinco
conceptos básicos para ser padres de adolescentes",
precedido por el capítulo "Principios y contexto", que
delinea una decena de principios comunes a los cinco
conceptos básicos.


• Opciones de estrategias basadas en la investigación que los
padres pueden tomar en cuenta para llevar a cabo cada uno
de los cinco conceptos básicos sobre su rol. Los resultados
se enumeran en "Estrategias para padres", al final de cada
uno de los cinco conceptos básicos.


• Los mensajes finales para los padres que surgen de estos
hallazgos. Cada uno de los cinco conceptos básicos termina
con un mensaje clave para los padres.


• Un esbozo de las tareas de desarrollo cruciales que los
adolescentes necesitan emprender a fin de lograr una
transición exitosa hacia la adultez. Los resultados están
organizados como los "Diez deberes de los adolescentes",
discutidos en el capítulo de "Principios y contexto".






54 Collins et al. 2000; Steinberg 2000.






Existen muchas
áreas de acuerdo
entre los expertos
sobre ser padres de
adolescentes, a
pesar de la gran
diversidad de
culturas
representadas en
los estados unidos y
las diferencias
innumerables en
padres e hijos.




SER PADRES DE ADOLESCENTES ANTECEDENTES DEL INFORME


30


El resultado general es una especie de descripción de trabajo
para padres de adolescentes. Como toda descripción de trabajo,
no enseña las habilidades para lograr las tareas involucradas,
sino que esboza la tarea general inmediata, para lo cual cada
individuo aporta fuerzas, estilos, intereses, valores y
conocimientos diferentes.


Métodos, definiciones e hipótesis

¿Cómo identificó el Proyecto los puntos sobre los que
existe amplio acuerdo en la práctica y la investigación?

Primero, el Proyecto reunió los resúmenes principales de
investigaciones y observaciones clínicas en relación con los
padres de adolescentes, a través de una búsqueda minuciosa
en la literatura y consultas con investigadores líderes. Por
último, se consultaron cientos de artículos, informes y libros, así
como material disponible en Internet y comunicaciones de
expertos en el tema.

No hubo intención de identificar toda la investigación y los
trabajos clínicos, prácticos y teóricos que se encuentran dentro
del campo; antes bien, el Proyecto buscó como fuente,
revisiones recientes que ya habían examinado y resumido las
investigaciones y prácticas existentes para los padres de
adolescentes. Se implementó un análisis y alcance especial para
asegurar que los materiales también representaban una gran
diversidad de perspectivas disciplinarias, étnicas y filosóficas.

Segundo, el equipo de investigación examinó y analizó los
materiales, identificando los temas y conclusiones en común
que abarcasen una variedad de fuentes y perspectivas. Estos
temas después fueron organizados en un marco estructural
diseñado para reflejar con precisión, pero también de manera
clara y convincente, los fundamentos comunes dentro de la
base de conocimientos.

Tercero, reflexionando en las observaciones realizadas
mientras se producían estos hallazgos, el Proyecto llegó a varias
conclusiones sobre los pasos más urgentes a seguir,
construyendo sobre la experiencia y el impulso de este proyecto
y otros similares, en favor de los adolescentes, los padres y las
familias. Estas recomendaciones están delineadas en la sección
final de este informe.

Por último, el borrador del informe fue revisado por más de 20
expertos que representan una diversidad de perspectivas
disciplinarias, vocacionales, geográficas, raciales y étnicas:
investigadores y teóricos académicos en áreas tales como el
desarrollo del niño y el adolescente, psicología, educación,
medicina y estudios de familia; y también profesionales en




SER PADRES DE ADOLESCENTES ANTECEDENTES DEL INFORME


31


áreas tales como salud mental, periodismo, cuidado de la salud,
servicios sociales, educación para padres, apoyo a los niños y
promoción de la salud. La lista de aquellos que revisaron el
informe aparece en la sección de "Reconocimientos" al final del
informe. Dado que la meta del Proyecto ha sido resaltar las
bases comunes de la investigación y experiencia sobre ser
padre de adolescentes, la opinión de los revisores fue
cuidadosamente evaluada e incorporada, y no se incluyó en el
informe final ningún punto que haya generado desacuerdo
significativo entre ellos.

A la hora de enfatizar la identificación de áreas de bases
comunes dentro de la investigación sobre ser padres, el
Proyecto fue estimulado y guiado por varias iniciativas previas.
Durante la preparación de su informe inicial, “El rol de los
medios de comunicación en la educación de los padres” (The
Role of the Mass Media in Parenting Education), el Centro para
la Comunicación de Salud descubrió acuerdos significativos
entre numerosos expertos de que este tipo de construcción de
consenso sobre los padres era deseable y posible55. También,
concentrándose en el rol de los padres de niños menores, el
Instituto de las Familias y el Trabajo analizó un amplio conjunto
de investigaciones y experiencias en la elaboración de mensajes
para los padres como parte de la conocida campaña "Yo soy tu
hijo" (www.iamyourchild.org). A principios de la década de
1990, cuatro líderes del Sistema de Extensión del
Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, delinearon
las habilidades esenciales paternas, creando el Modelo de
Educación para Padres de Extensión Nacional con el fin de
proveer una base para planificar programas de educación para
padres dentro del sistema de Extensión56. También se han
realizado esfuerzos para articular los principios básicos del
desarrollo adolescente, así como para establecer las mejores
prácticas y estándares para la educación de los padres y sus
áreas relacionadas de cuidado de la salud de la familia, apoyo
familiar y educación para la vida en familia57. Otras iniciativas
incluyen diversas colecciones enciclopédicas de información
sobre los adolescentes y los padres58.

El Proyecto para Padres de Adolescentes ha buscado identificar,
coordinar y extender estas iniciativas, resaltando
específicamente el ser padres de adolescentes y aumentando la
disponibilidad de información práctica, especialmente a través
de los medios. Nuestra esperanza es que esta iniciativa ayudará
a dar a la base de conocimientos una mayor accesibilidad y
aplicabilidad entre padres de adolescentes, así como entre
aquellos que trabajan con y para esos padres, permitiendo que




55 Simpson 1997; ver también Steinberg 2000.
56 Smith et al. 1994.
57 U.S. Department of Health and Human Services 1997; Cooke et al. 1996;
Family Resource Coalition 1996; Bredehoft y Cassidy 1995; Dunst 1995.
58 Ver, por ejemplo, Bornstein en imprenta; Lerner y Lerner en imprenta; Lerner
1999; Smith 1999; Bornstein 1995a; Lerner, Petersen, y Brooks-Gunn 1991.




SER PADRES DE ADOLESCENTES ANTECEDENTES DEL INFORME


32


los conocimientos sirvan como apoyo para una de las áreas más
críticas de la vida familiar.

Al elaborar una serie de principios para los padres de
adolescentes, el Proyecto ha construido varias hipótesis
importantes tanto sobre los padres como sobre la
adolescencia.

Primero, el término "padres" se definió ampliamente,
para incluir a todos aquellos adultos que tienen la
responsabilidad de criar a un adolescente, cualquiera fuera su
relación biológica con él, incluyendo a parientes cercanos y de
la familia extendida, padrastros, tutores, padres sustitutos y
miembros de tribus y clanes59. En todo lugar donde aparezca el
término "padres" en este informe se referirá a todos estos
grupos y a todos aquellos que cumplan el papel de padres.

Segundo, se definió el término "adolescencia" en
reconocimiento de que éste es uno de tantos temas sobre el
cual no hay consenso. Los esfuerzos por identificar y definir la
adolescencia como una etapa especial del desarrollo datan,
dentro de la sociedad norteamericana, de fines del siglo XIX y
han llevado a una amplia variedad de definiciones60. En la
literatura popular, es común pensar que la adolescencia
abarca los años de 13 a 19, un concepto también utilizado en
algunos trabajos académicos, incluyendo estudios demográficos
que requieren de marcadores fácilmente identificados61. Tanto
la literatura académica como la popular frecuentemente definen
el inicio de la adolescencia en base a hitos biológicos, como por
ejemplo, el inicio de la pubertad, mientras que la finalización de
la adolescencia se define más comúnmente tomando en cuenta
hitos sociales o psicológicos, como por ejemplo, la adaptación
exitosa a la pubertad o el logro de independencia económica62.
En cierta medida, la adolescencia también se define por
patrones de escolaridad en los Estados Unidos, según los cuales
la adolescencia comienza en la escuela media (ahora
generalmente en quinto o sexto grado) y finaliza al terminar la
escuela secundaria63. Algunas culturas tienen ritos de iniciación
para marcar el comienzo de la adolescencia o la adultez, y se ha
señalado la relativa ausencia de rituales positivos e hitos
uniformes en la sociedad norteamericana64. Aquellos que toman
una perspectiva legal generalmente definen la finalización de la
adolescencia como el momento en que ocurren importantes
cambios legales, por ejemplo, la elegibilidad para la escolaridad
pública65.




59 Ver, por ejemplo, Stepp 2000; Carter 1996
60 Kimmel y Weiner 1985; Elder 1975; Blos 1962.
61 Phelan 1998; Elliott y Feldman 1990; Csikszentmihalyi y Larson 1984.
62 Elliott y Feldman 1990; Kimmel y Weiner 1985; Blos 1962.
63 Elder 1975.
64 Crockett 1997; Mahdi, Christopher, y Meade 1996.
65 Côté y Allahar 1996; Campion 1995.




SER PADRES DE ADOLESCENTES ANTECEDENTES DEL INFORME


33


La "adolescencia temprana" generalmente se distingue de la
"adolescencia media" o "adolescencia propiamente dicha", la
que a su vez se distingue de la "adolescencia tardía", por el
reconocimiento de las profundas diferencias de desarrollo entre
los 10 y los 20 años y también por los importantes contrastes
en el contexto social y legal66. Varias teorías incluyen el
concepto de "adulto joven" o "adulto emergente", en parte para
dar cuenta de la cantidad creciente de años durante los cuales
muchos jóvenes permanecen en transición hasta lograr una
personalidad y un rol adulto enteramente maduros67.


Este proyecto ha incluido investigaciones sobre la adolescencia
que utilizan definiciones biológicas o sociales, tomando la
pubertad o la escuela media como punto de partida y la
graduación de la escuela secundaria y otros marcadores como
finalización. El Proyecto toma la posición de que completar la
transición a las responsabilidades adultas involucra en muchos
grupos étnicos y circunstancias un período que generalmente
se extiende más allá de la adolescencia68.

Tercero, se discutió el tema de las metas para los
adolescentes en la sociedad. En la mayoría de las
investigaciones sobre el desarrollo adolescente y los padres
existen ciertas metas implícitas para los adolescentes que
subyacen las mediciones de investigación sobre el "desarrollo
saludable" y "la evolución positiva". El Proyecto eligió
investigaciones cuyas metas implícitas o explícitas fueran
compatibles con aquellas para los adolescentes de los Estados
Unidos que pertenecen a distintos grupos étnicos,
socioeconómicos y religiosos. Nuevamente, al buscar áreas de
consenso, el Proyecto encontró una similitud importante entre
las metas generales para la infancia en todas las áreas de
investigación y grupos étnicos dentro de los Estados Unidos.
Estas metas casi invariablemente incluyen supervivencia, salud
física y mental, auto suficiencia económica y, por lo general,
también algún tipo de conexión y responsabilidad social, en
particular acerca de la ciudadanía y/o las relaciones familiares69.
El Proyecto tomó la posición, expresada previamente por los
académicos, de que algunas metas son universales, mientras
que otras, como pueden ser las estrategias, tienden a ser
culturales, y las conductas, individuales70.





66 Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Kagan 1972; Blos 1962.
67 Arnett 2000; Jessor, Donovan, y Costa 1991; White, Speisman, y Costos
1983; Blos 1962.
68 Arnett 2000; Jessor, Donovan, y Costa 1991; White, Speisman, y Costos
1983.
69 Furstenberg et al. 1999; LeVine 1997; U.S. Department of Health and Human
Services 1997; Small y Eastman 1991.
70 Holmbeck,
Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; LeVine 1988.






Existe una similitud
importante entre
las metas de
desarrollo del
adolescente en
distintas áreas de
investigación y
grupos étnicos.




SER PADRES DE ADOLESCENTES ANTECEDENTES DEL INFORME


34


En consecuencia, este informe asume que no existe una única
manera "correcta" de criar a los niños. Nuestras expectativas
comunes crean similitudes entre algunas metas y estrategias,
mientras que nuestros distintos ambientes y circunstancias
crean diferencias entre otras metas y estrategias. Este informe,
en síntesis, apunta tanto a las similitudes, que surgen de
respetar y entender nuestras experiencias compartidas, como a
las diferencias, que emergen de respetar y entender el rol de
los padres en otras culturas, circunstancias y estilos
individuales.

En relación con la terminología, especialmente al hablar de
grupos étnicos, el Proyecto tuvo en mente la importancia de
utilizar términos que fueran respetuosos y respondieran a las
preferencias de los grupos. Al elegir utilizar los términos
norteamericano-europeo, afro-americano, americano-indígena,
americano-asiático, hispano, etc., el informe ha intentado
nuevamente valorar el consenso actual entre estos grupos en
relación con la terminología, apreciando también el hecho de
que las opiniones varían ampliamente entre los grupos y a
través del tiempo sobre este difícil y complejo asunto, y que
ninguna elección es la ideal71.

En relación con el alcance del Proyecto, la investigación y el
análisis estuvieron limitados a hallazgos sobre el papel de los
padres de adolescentes dentro de los Estados Unidos, pero con
el reconocimiento de que será importante extender este análisis
al resto del mundo. Además, el tema de este estudio fue el
hecho de ser padres de adolescentes, no los adolescentes que
son padres, con el reconocimiento nuevamente de la
importancia crítica que reviste el tema de los padres
adolescentes. Por otra parte, si bien en términos generales este
informe se ocupa de temas vinculados a los padres, la
adolescencia y los medios, su foco principal no es el impacto de
los medios en los adolescentes ni el rol de los padres en
controlar o limitar este impacto, aunque éste se reconozca
como un tema importante que enfrentan los padres durante la
adolescencia de sus hijos.

Finalmente, si bien este informe se concentra en proveer
información y apoyo a los padres, la pregunta que frecuente—y
apropiadamente— surge es si los esfuerzos deben dirigirse
hacia un cambio en los padres o hacia un cambio del contexto
social, que les permita realizar su trabajo más efectivamente72.
Este informe, así como el que lo precedió en 199773, se basa en
el principio de que la respuesta no es "ésta o aquella", sino más
bien "ambas". Los dos enfoques son importantes, no con la
intención de culpar a los padres por problemas surgidos a partir
de una falta de apoyo social y económico, sino más bien con el




71 Ver, por ejemplo, McAdoo 1999b; Tatum 1997; McGoldrick, Giordano, y
Pearce 1996.
72 Dombro et al. 1996; Wallack et al. 1993.
73 Simpson 1997.




SER PADRES DE ADOLESCENTES ANTECEDENTES DEL INFORME


35


propósito de colaborar con los padres para que alcancen las
metas de su propio desarrollo y las de sus hijos/as
adolescentes, a través del apoyo de la comunidad y el
crecimiento familiar e individual.

En otras palabras, este Proyecto reconoce que algunos padres
no podrán beneficiarse de la información que aquí se brinda
hasta que nosotros, como sociedad, primero cubramos sus
necesidades básicas de protección contra los efectos de la
pobreza, la violencia, el abuso de sustancias, el racismo, las
enfermedades físicas y mentales no tratadas y otros. Este
trabajo ofrece su información, por ende, con la meta de llegar
tanto a los padres como a aquellos que están trabajando para
crear un ambiente más acogedor para ellos, a través de los
servicios sociales, las políticas, el humanitarismo, el desarrollo
de la comunidad y otros medios.

El Proyecto ofrece a continuación sus hallazgos principales en
relación con las áreas sobre las que existe amplio acuerdo
acerca del papel de los padres de los adolescentes. Además de
la información y las referencias que siguen, se dispone de más
información a partir de los archivos de recursos creados en
forma conjunta con el Proyecto. Se invita a los lectores a
solicitar mayor información y a contribuir al diálogo que
generan estos temas tan importantes.






Este informe
asume, por lo tanto,
que no hay una sola
manera "correcta"
de criar a los hijos.






SER PADRES DE ADOLESCENTES PRINCIPIOS Y CONTEXTO


37































Principios y contexto

¿Cuáles son los resultados más claros
y contundentes de la investigación
sobre ser padres de adolescentes?

Existe desacuerdo en cuanto a los
detalles, proveniente en parte de las
diferencias étnicas y de valores. Sin
embargo, también hay consenso sobre
principios amplios, manifestado
repetidas veces, entre distintas
disciplinas, metodologías, etnias,
estructuras familiares, circunstancias
socioeconómicas y estilos individuales.





38




SER PADRES DE ADOLESCENTES PRINCIPIOS Y CONTEXTO


39


Principios y contexto

El Proyecto Harvard sobre los
padres de adolescentes encontró
que, a partir de la identificación
de áreas de acuerdo en la
investigación sobre los padres de
adolescentes, surgían dos tipos
de informaciones claves: 1)-


conceptos importantes que son comunes a todos aquellos en el
rol de padres: y 2)- cinco componentes específicos de ese rol,
los cuales el Proyecto llamó “los cinco conceptos básicos”. Antes
de desarrollar estos cinco conceptos básicos en el próximo
capítulo, vamos a esbozar en éste los conceptos comunes,
dado que ellos ofrecen un fundamento y un marco para
comprender los cinco conceptos básicos, así como una vista
general de las múltiples fuerzas relacionadas que influyen sobre
ellos. El Proyecto desarrolló estos conceptos de la siguiente
manera:

Una de las fuerzas más importantes que influye sobre el
rol paterno es el conjunto de cambios profundos en el
desarrollo que ocurren durante la adolescencia.

En una notable interrelación de fuerzas biológicas y sociales, a
lo largo de la adolescencia, los adolescentes toman la forma de
los adultos en tamaño, madurez sexual, características
cerebrales, capacidad de pensamiento, conocimientos,
sofisticación emocional, razonamiento moral, relación con los
pares y la familia y aptitud ocupacional. Si bien el desarrollo
continúa en la vida adulta, los pasos críticos en el crecimiento
físico, social, cognitivo y emocional que se siguen durante la
adolescencia modelan el curso de la vida futura del
adolescente1. En general, la cantidad y calidad de los cambios
en el desarrollo durante la adolescencia son equiparables a los
del período de lactancia y la primera infancia.

Dado que el proceso de desarrollo adolescente está sumamente
entrelazado con el papel de los padres, el Proyecto analiza
algunas de los trabajos claves sobre desarrollo adolescente a fin
de identificar los mayores cambios en el desarrollo que los
padres pueden esperar— y deben apoyar— durante la
adolescencia.

El Proyecto halló que, como punto de referencia para pensar en
el papel de los padres, estos cambios pueden organizarse en
diez tareas para adolescentes.




1 Fischhoff, Crowell, y Kipke 1999; Carnegie Council 1995





En general, la
calidad y cantidad
de los cambios del
desarrollo en la
adolescencia son
equiparables a los
del período de
lactancia y de la
primera infancia.




SER PADRES DE ADOLESCENTES PRINCIPIOS Y CONTEXTO


40



Las diez tareas de los adolescentes

Acostumbrarse a cuerpos y
sentimientos en proceso de
maduración sexual


Los adolescentes deben adaptarse a un cuerpo que duplica su
tamaño y adquiere características sexuales; aprender a
manejar los cambios biológicos y los sentimientos sexuales
que los acompañan y a practicar conductas sexuales
saludables.
Su tarea también incluye establecer una identidad sexual y
desarrollar habilidades para las relaciones románticas2.


Desarrollar y aplicar
habilidades
de pensamiento abstracto


Los jóvenes suelen atravesar cambios profundos en su forma
de pensar durante la adolescencia, lo que les permite
comprender y coordinar ideas abstractas más efectivamente,
pensar en distintas posibilidades, ensayar hipótesis, pensar en
el futuro, pensar sobre el pensamiento y construir filosofías3.


Desarrollar y aplicar un
nivel de perspectiva más
complejo


Los adolescentes adquieren una nueva y potente habilidad
para comprender las relaciones humanas, en las que, una vez
que aprenden a “ponerse en el lugar de otra persona”,
aprenden a tener en cuenta sus propias perspectivas y las de
los demás simultáneamente, y a usar esta nueva capacidad
para resolver conflictos y problemas en las relaciones4.


Desarrollar y aplicar nuevas
habilidades de adaptación
en áreas tales como la toma
de decisiones, la solución de
problemas y la resolución
de conflictos


En relación con todos estos cambios notables, los adolescentes
adquieren nuevas habilidades para pensar y planificar el
futuro, para utilizar estrategias más sofisticadas en la toma de
decisiones, solución de problemas y resolución de conflictos y
para moderar los riesgos que toman, y así alcanzar sus metas
en lugar de ponerlas en peligro5.


Identificar patrones
morales,
valores y sistemas de
creencia significativos


Construyendo sobre estos cambios y las habilidades
resultantes, los adolescentes típicamente desarrollan un
entendimiento más complejo del comportamiento moral y los
principios subyacentes de justicia y afecto, cuestionando
creencias de la infancia y adoptando valores, visiones
religiosas y sistemas de creencias personalmente más
significativos para guiar sus decisiones y comportamientos6.




2 Furman, Brown, y Feiring 1999; Kipke 1999a; Miller y Benson 1999; Brooks-
Gunn y Paikoff 1997; Furman y Wehner 1997; Susman 1997; McClintock y
Herdt 1996; Dyk 1993; Koch 1993; Rickel y Hendren 1993; Savin-Williams y
Rodriguez 1993; Buchanan, Eccles, y Becker 1992; Brooks-Gunn y Reiter 1990;
Katchadourian 1990; Susman et al. 1987; Brooks-Gunn, Petersen, y Eichorn
1985.
3 Fischhoff, Crowell, y Kipke 1999; Fischer y Rose 1994; Flavell, Miller, y Miller
1993; Elkind 1984; Keating 1980; Kuhn y Angelev 1976; Kohlberg y Gilligan
1972; Piaget 1972.
4 Damon 1997; Eisenberg, Murphy, y Shepard 1997; Selman y Schultz 1990;
Damon y Hart
1982; Selman 1980; Elkind 1967.
5 Fischhoff, Crowell, y Kipke 1999; Kipke 1999b; Lightfoot 1997; Ponton 1997;
Gordon 1996; Silverberg y Gondoli 1996; Collins y Laursen 1992; Nurmi 1991;
Hauser y Bowlds 1990; Selman y Schultz 1990; Worell y Danner 1989;
Baumrind 1987; Selman 1980.
6 Damon 1999, 1997; Coles 1997; Wallace y Williams 1997; McGoldrick,
Giordano, y Pearce 1996; García Coll, Meyer, y Brillon 1995; McAdoo 1995;
Fowler et al. 1991; Gilligan y Attanucci 1988; Hoffman 1980; Kohlberg y
Gilligan 1972; Kohlberg 1969.




SER PADRES DE ADOLESCENTES PRINCIPIOS Y CONTEXTO


41




Las diez tareas de los adolescentes

Comprender y expresar
experiencias emocionales
más complejas


Con relación a estos cambios, los adolescentes tienden a adquirir la habilidad de
identificar y comunicar emociones más complejas, comprender las emociones de
otros de maneras más sofisticadas y pensar acerca de las emociones de
manera abstracta7.


Formar amistades íntimas
de apoyo mutuo


Si bien los jóvenes típicamente tienen amigos durante toda la infancia, los
adolescentes suelen desarrollar relaciones de pares que juegan un papel mucho
más importante para brindar apoyo y conexión en su vida. Tienden a pasar de
amistades basadas en gran medida en compartir actividades e intereses a otras
basadas en compartir ideas y sentimientos, con el consiguiente desarrollo de
confianza y entendimiento mutuo8.


Establecer aspectos claves
de la identidad


Hasta cierto punto, la formación de la identidad es un proceso que dura toda la
vida, pero los aspectos cruciales de la identidad se forjan típicamente durante la
adolescencia, incluyendo el desarrollo de una identidad que refleja un sentido de
individualidad y la conexión con personas y grupos valorados. Otra parte de
esta tarea es desarrollar una identidad positiva con respecto al género, los
atributos físicos, la sexualidad, la etnia y, si fuera el caso, el hecho de ser
adoptado; también deben desarrollar una conciencia de la diversidad de grupos
que conforman la sociedad9.


Hacer frente a las
demandas que implican
roles y responsabilidades
cada vez más maduros


Los adolescentes gradualmente adoptan los papeles que se esperará de ellos
durante la adultez, aprendiendo a adquirir las habilidades y manejar las
múltiples demandas que les permitirán moverse en el mercado laboral y
satisfacer las expectativas en cuanto a su compromiso con la familia, la
comunidad y la ciudadanía10.


Renegociar las relaciones
con los adultos que
ejercen el rol de padres


Aunque a veces, la tarea de los adolescentes ha sido descrita como “separarse”
de los padres y otros cuidadores, se la considera ahora más como una tarea
conjunta de adultos y adolescentes para negociar un cambio que establezca un
equilibrio entre la autonomía y una conexión continua, enfatizando una u otra
según los antecedentes étnicos de cada familia11.



Unos comentarios sobre esta lista. A pesar de que esta lista
particular de tareas del desarrollo emergió del análisis de




7 Larson y Richards 1994; Brown 1993; Buchanan, Eccles, y Becker 1992;
Brooks-Gunn y Reiter 1990; Coleman y Hendry 1990; Fischer, Shaver, y
Carnochan 1990, 1989; Selman y Schultz 1990; Harter y Buddin 1987; Damon
y Hart 1982; Selman 1980; Elkind 1967.
8 Maccoby 1998; Way 1998; Furman y Wehner 1997; Berndt y Perry 1990;
Savin-Williams y Berndt 1990; Selman y Schultz 1990; Berndt 1989; Youniss y
Smollar 1985; Csikszentmihalyi y Larson 1984; Selman 1980; Sullivan 1953.
9 Baumeister y Vohs en imprenta; Demo, Allen, y Fine 2000; Grotevant et al.
2000; Harter 1999; Kindlon y Thompson 1999; McAdoo 1999b; Newberger
1999; Brodzinsky, Smith, y Brodzinsky 1998; Pollack 1998; Way 1998; Phinney
y Kohatsu 1997; Tatum 1997; Kroger 1996; Kegan 1994, 1982; Vondracek
1994; Surrey 1991; Spencer, Swanson, y Cunningham 1991; Spencer y
Markstrom-Adams 1990; Marcia 1980, 1966; Erikson 1968.
10 Demo, Allen, y Fine 2000; Youth Development 2000; Zeldin, Camino, y
Wheeler 2000; McAdoo 1999b; Benson et al. 1998; Damon 1997; Youniss y
Yates 1997; Graber, Brooks-Gunn, y Petersen 1996; Hamilton y Lempert 1996;
McGoldrick, Giordano, y Pearce 1996; Silverberg y Gondoli 1996; Nightingale y
Wolverton 1993; Vondracek, Lerner, y Schulenberg 1986.
11 Collins et al. 2000; Arnett 1999; Grotevant 1998; Shulman y Seiffge-Krenke
1997; Larson et al. 1996; Silverberg y Gondoli 1996; García Coll, Meyer, y
Brillon 1995; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Kegan 1994; Noller
1994; Smetana y Asquith 1994; Hauser 1991; Coleman y Hendry 1990; Collins
1990; Youniss y Smollar 1985; Bengtson y Kuypers 1971.




SER PADRES DE ADOLESCENTES PRINCIPIOS Y CONTEXTO


42


reseñas de investigaciones recientes, el concepto de tareas del
desarrollo ha sido articulado en investigaciones psicológicas
durante más de medio siglo12, y, de tanto en tanto, han
aparecido desde entonces resúmenes de las tareas del
desarrollo en la literatura profesional13. Ocasionalmente, si bien
de manera curiosamente infrecuente, también aparecen
esbozos de los hitos del desarrollo adolescente en la literatura
popular para padres14.

Esta lista de tareas no pretende sugerir que los adolescentes
enfrenten o resuelvan estas tareas en ningún orden ni
secuencia particular, o que logren todas inmediatamente. Por el
contrario, la mayoría de los hitos del desarrollo evolucionan
muy gradual, episódica y separadamente y en combinación con
pausas y regresiones a lo largo del camino. También, los
cambios del desarrollo a lo largo de la adolescencia son parte de
un cambio continuo que se extiende desde la niñez hasta la
vida adulta. Durante la adolescencia, los jóvenes a menudo
vuelven a trabajar tareas del desarrollo anteriores que
necesitan como base para el crecimiento actual15. Por estas y
otras razones, las tareas pueden ser organizadas de distintas
maneras, generando listas algo diferentes. Esta lista se ofrece
como una versión particularmente corta, actual y orientada
hacia los padres, con la esperanza de que genere mayores
esfuerzos de este tipo.

Por último, la mayoría de los adolescentes atraviesa las tareas
del desarrollo de una manera sorprendentemente exitosa16. Sin
embargo, una serie de factores pueden poner a los
adolescentes en riesgo, entre ellas, necesidades especiales y
dificultades de aprendizaje; privaciones tempranas que
impidieron establecer las bases del desarrollo; desvalorización y
discriminación en relación con temas como etnia, clase,
condición de inmigrante u orientación sexual; falta de apoyo
adulto; trauma físico o emocional; enfermedad física o mental,
disfunción familiar; pobreza; disfunción y violencia en la
comunidad o el barrio; y escasez de oportunidades para
desarrollar capacidades17.

En algunos casos, por estas u otras razones, el adolescente y su
familia no están listos para emprender ciertas tareas sin apoyo
significativo y/o trabajo terapéutico. Otros, en un proceso
continuo de desarrollo adulto, negocian tareas particulares más




12 Havighurst 1972.
13 Burt 1998; Christenson y Roberts 1998; Masten y Coatsworth 1998; U.S.
Department of Health and Human Services 1997; Carnegie Council 1995;
Hauser 1991; Hooker 1991; Steinberg 1991b; Ingersoll 1989; Davis 1985;
Havighurst 1972.
14 Siegler 1997; Steinberg y Levine 1997; Tatum 1997; Elkind 1994; Youngs
1993.
15 Erikson 1968; Winnicott 1965; Blos 1962.
16 Hauser y Bowlds 1990.
17 McCubbin et al. 1999; McAdoo 1999b; Graber, Brooks-Gunn, y Petersen
1996; Eron, Gentry, y Schlegel 1994; Sandler, Levine, y Coleman 1991.




SER PADRES DE ADOLESCENTES PRINCIPIOS Y CONTEXTO


43


tarde, en respuesta a los desafíos de la vida, lo que algunas
veces incluye educar a un hijo/a adolescente propio18.

Generalmente, estas listas, de manera implícita o explícita,
reconocen que están articuladas al servicio de metas sociales
más amplias, como por ejemplo, la autosuficiencia económica,
la salud mental y física, la conexión familiar y la ciudadanía, tal
como se discute en el capítulo "Antecedentes". Algunas listas
enfatizan sobre todo tareas que satisfacen una demanda social,
mientras que otras se concentran en los cambios del desarrollo
que subyacen la capacidad de los adolescentes de satisfacer
directamente las demandas de la sociedad19. Esta lista enumera
ambas, utilizando las metas más ampliamente sostenidas, como
describe el capítulo "Antecedentes", al tiempo que subraya los
cambios del desarrollo, en parte porque son particularmente
estos cambios los que tienden a ser poco reconocidos y poco
apreciados por los padres, y en parte porque son los que hacen
posible satisfacer las demandas sociales. Algunos aspectos de
estas tareas son esencialmente habilidades que se necesitan
para satisfacer las demandas sociales, como por ejemplo, la
toma de decisiones y la capacidad emocional. Algunas son las
piedras angulares para la construcción de otras, por ejemplo,
los aspectos del pensamiento abstracto son esenciales para
alcanzar algunos de los niveles del pensamiento moral, la toma
de perspectivas y la construcción de relaciones, descritos en
otras tareas; y todas estas habilidades contribuyen a la
capacidad de los adolescentes para desarrollar aspectos de la
identidad.

Si bien las tareas de la adolescencia son esencialmente las
mismas en la gran diversidad de ambientes familiares y
circunstancias que conforman los Estados Unidos, existen
variaciones según raza, etnia, género, orientación sexual, nivel
socioeconómico, condición de inmigrante, estructura familiar,
capacidad individual y otros factores (Ver la próxima sección de
este capítulo).

Estas diez tareas, así como los cinco conceptos básicos y otros
que contiene este informe, se ofrecen como una contribución al
proceso crucial de ayudar a los padres a entender su papel en la
evolución positiva de los jóvenes y como una invitación a seguir
con el proceso. (Ver el capítulo "Recomendaciones para futuros
trabajos"). Las maneras en que los padres pueden influir— y de
hecho influyen— en las diez tareas es el tema de las siguientes
secciones de este informe.




18 Kegan 1994.
19 Davis 1985.




SER PADRES DE ADOLESCENTES PRINCIPIOS Y CONTEXTO


44


Las tareas del desarrollo adolescente enfrentan a los
padres con una deslumbrante y a veces intimidante serie
de cambios en sus adolescentes, cambios a los que el rol
paterno no sólo responde, sino también apoya.

En una mezcla de grandes saltos hacia adelante, saltos
reactivos hacia atrás y pausas periódicas, los adolescentes
presentan a los padres pruebas evidentes de que estas diez
tareas están en progreso, a medida que los aspectos físicos,
cognitivos, emocionales y sociales del desarrollo se ponen en
juego gradual, de forma irregular e interactiva.

En relación con la sexualidad, es probable que los padres sean
testigos no sólo de un pico de crecimiento físico e hitos
sexuales, sino también de la experimentación de formas de
comportamiento sexual, relaciones románticas y el forjamiento
de una identidad sexual20.

Por otro lado, los padres pueden notar el surgimiento de una
nueva sofisticación en la capacidad de pensamiento de sus
adolescentes, incluyendo una mayor capacidad para el
pensamiento abstracto21. Este puede ser un tiempo rico en
introspección y reflexión, con un entendimiento más profundo
de temas como la amistad, la justicia, la identidad y la religión,
y con una mayor capacidad para las relaciones, el estudio
académico y el trabajo complejo.

Al mismo tiempo, los adolescentes característicamente mejoran
su toma de perspectiva. Si bien es probable que en la
preadolescencia aprendieran cómo “ponerse en el lugar de
otros”, ahora pueden hacerlo más firmemente. También, a
menudo comienzan a salir de su propia perspectiva y de la
perspectiva de otra persona, y a usar esta nueva habilidad en la
resolución de problemas22.

Gracias en parte a algunas de estas nuevas capacidades,
muchos adolescentes se vuelven más hábiles en distintos tipos
de capacidades de adaptación. Estas nuevas habilidades
pueden incluir capacidades más sofisticadas para la toma de
decisiones, la solución de problemas y la resolución de




20 Furman, Brown, y Feiring 1999; Kipke 1999a; Miller y Benson 1999; Brooks-
Gunn y Paikoff 1997; Furman y Wehner 1997; Susman 1997; McClintock y
Herdt 1996; Dyk 1993; Koch 1993; Rickel y Hendren 1993; Savin-Williams y
Rodriguez 1993; Buchanan, Eccles, y Becker 1992; Brooks-Gunn y Reiter 1990;
Katchadourian 1990; Susman et al. 1987; Brooks-Gunn, Petersen, y Eichorn
1985.
21 Fischhoff, Crowell, y Kipke 1999; Fischer y Rose 1994; Flavell, Miller, y Miller
1993; Elkind 1984; Keating 1980; Kuhn y Angelev 1976; Kagan 1972; Kohlberg
y Gilligan 1972; Piaget 1972.
22 Damon 1997; Eisenberg, Murphy, y Shepard 1997; Selman y Schultz 1990;
Damon y Hart 1982; Selman 1980; Elkind 1967.




SER PADRES DE ADOLESCENTES PRINCIPIOS Y CONTEXTO


45


conflictos, así como un cambio hacia una futura orientación y
una mayor destreza para fijar y planear metas realistas23.
Existe un debate significativo entre los investigadores sobre
cómo interpretar la toma de riesgos que muchos consideran
característica de la adolescencia. Muchos investigadores y
profesionales sostienen que, así como la terquedad de los niños
que empiezan a andar, algún tipo de riesgo en la adolescencia
es esencial para un crecimiento saludable, y promueve el
desarrollo de la identidad y la habilidad para tomar decisiones24.
También, si bien se cree que la toma de riesgos aumenta desde
la infancia a la adolescencia, existe debate acerca de si los
adolescentes realmente asumen más conductas de riesgo— y
más a menudo— que los adultos, o si simplemente sólo lo
parece, tal vez porque usan distinto tipo de información para
hacer juicios de valor y tienen menos información sobre las
consecuencias, menos opciones para protegerse de ellas, o
menores recursos para recuperarse de los fracasos25.

Siguiendo con el pensamiento abstracto y la toma de
perspectiva, los adolescentes típicamente pasan por
importantes cambios en su concepción de la moralidad, en
donde su entendimiento de lo correcto y lo incorrecto ya no se
basa en reglas concretas, sino más bien en principios sobre la
justicia y el afecto, así como en la perspicacia, a partir de sus
nuevas capacidades para la toma de perspectivas y la
empatía26. Existe un progreso similar hacia un pensamiento
más sofisticado en relación con la religión y la espiritualidad27.

Los adolescentes también desarrollan una comprensión de
los sentimientos más sofisticada, como por ejemplo, la
habilidad para pensar con más eficacia sobre las intenciones
que existen detrás de las acciones y sobre las emociones
ocultas28. Los adultos y los adolescentes por igual
experimentan la adolescencia como un momento pasajero de
emociones más intensas, inhibición y cambios de ánimo, si bien
las causas, incluyendo las maneras en que pueden relacionarse
con cambios hormonales y otros aspectos del desarrollo, no
están claras29.




23 Fischhoff, Crowell, y Kipke 1999; Gordon 1996; Silverberg y Gondoli 1996;
Collins y Laursen 1992; Nurmi 1991; Hauser y Bowlds 1990; Selman y Schultz
1990; Worell y Danner 1989; Selman 1980.
24 Garbarino 1999; Lightfoot 1997; Ponton 1997; Baumrind 1987.
25 Fischhoff, Crowell, y Kipke 1999; Scales y Leffert 1999; Beyth-Marom y
Fischhoff 1997; Lightfoot 1997; Ponton 1997; Carnegie Council 1995;
Strasburger 1995; Steinberg 1991a.
26 Damon 1999, 1997; Coles 1997; Gilligan y Attanucci 1988; Hoffman 1980;
Kohlberg y Gilligan 1972; Kohlberg 1969.
27 Wallace y Williams 1997; McGoldrick, Giordano, y Pearce 1996; McAdoo
1995; Fowler et al. 1991.
28 Larson y Richards 1994; Brown 1993; Fischer, Shaver, y Carnochan 1990;
Selman y Schultz 1990; Harter y Buddin 1987; Selman 1980.
29 Kipke 1999a; Larson y Richards 1994; Brown 1993; Buchanan, Eccles, y
Becker 1992; Brooks-Gunn y Reiter 1990; Coleman y Hendry 1990; Damon y
Hart 1982; Elkind 1967.




SER PADRES DE ADOLESCENTES PRINCIPIOS Y CONTEXTO


46


La amistad entre pares cobra nueva importancia y sentido en
la adolescencia y la mayoría de los investigadores ven este
cambio como un hito significativo de desarrollo social. Las
amistades típicamente se vuelven más íntimas, más estables,
consumen más tiempo, son más importantes en la vida de los
adolescentes y un pilar para el aprendizaje sobre las relaciones
adultas30. Sin embargo, los investigadores también han notado
que las relaciones con los padres siguen siendo importantes, y
que los adolescentes prefieren recurrir al consejo de los padres
en relación con las decisiones más importantes de la vida. (Ver
la sección de “Modelo y consulta” en el próximo capítulo)

Al mismo tiempo, los adolescentes luchan por establecer
aspectos claves de su identidad. Este tema importante, y
para algunos central, en la adolescencia a menudo trae
aparejados tiempos de experimentación con distintas
“identidades” temporarias, por medio de estilos alternativos de
vestimenta, joyería, música, peinados, modales y estilos de
vida, mientras los adolescentes luchan por identificar su
verdadero “yo” entre aparentes contradicciones sobre la forma
en que se sienten y comportan en diferentes situaciones, y con
diferentes niveles de pensamiento y comprensión. Incluidos en
esta búsqueda hay aspectos de la identidad de género, así
como de identidad vocacional y otros temas31.

Un desafío especial surge para los adolescentes de los Estados
Unidos: Cómo forjar un sentido de identidad étnica. Se discute
de manera creciente que esto es importante para los jóvenes
europeo-norteamericanos, quienes deben comprender el rol de
la etnia en sus propias identidades y desarrollar una
apreciación por la diversidad de etnias que existe en los Estados
Unidos, así como para los jóvenes de color, quienes deben
forjar su identidad frente al racismo y la discriminación32. Otros
desafíos surgen para adolescentes adoptados o de familias
inmigrantes, y en otras circunstancias especiales33.

Todos estos desarrollos, en forma coordinada con apropiadas
experiencias escolares, con los pares, los mentores, la familia,
la comunidad y en el trabajo, ayudan a los adolescentes a
aprender las capacidades y manejar las múltiples demandas de
roles y responsabilidades de una madurez creciente con




30 Maccoby 1998; Way 1998; Furman y Wehner 1997; Hartup y Overhauser
1991; Berndt y Perry 1990; Savin-Williams y Berndt 1990; Selman y Schultz
1990; Youniss y Smollar 1985; Csikszentmihalyi y Larson 1984; Selman 1980.
31 Baumeister y Vohs en imprenta; Garbarino 1999; Harter 1999; Kindlon y
Thompson 1999;
Newberger 1999; Pollack 1998; Way 1998; Kroger 1996; Taylor, Gilligan, y
Sullivan 1995; Kegan 1994, 1982; Vondracek 1994; Brown y Gilligan 1992;
Scales 1991; Surrey 1991; Hamilton 1990; Savin-Williams y Berndt 1990;
Youniss y Smollar 1985; Marcia 1980; Erikson 1968.
32 McAdoo 1999b; Phinney y Kohatsu 1997; Tatum 1997; García Coll, Meyer, y
Brillon 1995; Hill et al. 1994; Spencer, Swanson, y Cunningham 1991; Spencer
y Markstrom-Adams 1990.
33 Grotevant et al. 2000; McCubbin et al. 1999; Brodzinsky, Smith, y Brodzinsky
1998; McCubbin et al. 1998a; McGoldrick, Giordano, y Pearce 1996.




SER PADRES DE ADOLESCENTES PRINCIPIOS Y CONTEXTO


47


respecto a la educación, la ocupación, la familia y la ciudadanía,
de manera que al final puedan alcanzar las expectativas
inherentes a la adultez joven34. Estas expectativas, como se
indica en el capítulo “Antecedentes”, son muy similares en un
plano general —incluyendo la autosuficiencia económica, la
salud mental y física, las relaciones de familia y la ciudadanía—,
pero varían profundamente en los detalles y en la oportunidad,
dependiendo de la etnia de la familia, las habilidades del
adolescente y muchos otros factores35.

Todos estos cambios generan un impacto en la relación del
adolescente con sus padres, y pueden crear mayores conflictos,
crítica y autocrítica, variabilidades emocionales, introversión,
indecisión, incompatibilidad y distanciamiento de la familia y de
las actividades familiares. Por otro lado, también generan
mayor espacio y profundidad en las discusiones, opciones
nuevas y estimulantes para conexiones intelectuales y
emocionales, y oportunidades para una serie de actividades
más ricas y sofisticadas en la vida familiar36.Considerados en su
totalidad, dan lugar a maneras en las cuales los padres y los
adolescentes en conjunto renegocian su relación,
separándose en algunos aspectos y conectándose más
profundamente en otros, acomodando y respetando las
necesidades y los logros de los otros cambios del desarrollo y
los valores y metas familiares, tal como se describe en las
páginas siguientes.

Una nota sobre el desarrollo cerebral. Un área interesante
de la investigación del desarrollo adolescente es el estudio de
las maneras en que el cerebro de los preadolescentes,
adolescentes y adultos jóvenes crece y cambia, de forma muy
similar a lo que sucede en la primera infancia37 . Si bien la
investigación es preliminar, algunos de estos picos de
crecimiento cerebral pueden coincidir con los cambios en el
desarrollo adolescente, como por ejemplo, con su capacidad
para el pensamiento abstracto y el procesamiento de las
emociones38. Las investigaciones también están explorando las
relaciones entre la conducta adolescente y otros cambios
biológicos, por ejemplo, aquellos que involucran hormonas39.




34 Rhodes en imprenta; Zeldin, Camino, y Wheeler 2000; Benson et al. 1998;
Damon 1997; Youniss y Yates 1997; Graber, Brooks-Gunn, y Petersen 1996;
Hamilton y Lempert 1996; Silverberg y Gondoli 1996; Nightingale y Wolverton
1993; Vondracek, Lerner, y Schulenberg 1986.
35 Arnett 2000; Csikszentmihalyi y Schneider 2000; McAdoo 1999b; Bavolek
1997; Graber, Brooks-Gunn, y Petersen 1996; Harkness y Super 1996;
McGoldrick, Giordano, y Pearce 1996; Silverberg y Gondoli 1996; García Coll,
Meyer, y Brillon 1995; Nightingale y Wolverton 1993.
36 Collins et al. 2000; Arnett 1999; Grotevant 1998; Shulman y Seiffge-Krenke
1997; Larson et al. 1996; Silverberg y Gondoli 1996; García Coll, Meyer, y
Brillon 1995; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Kegan 1994; Noller
1994; Hauser 1991; Coleman y Hendry 1990; Collins 1990; Youniss y Smollar
1985; Bengtson y Kuypers 1971.
37 Giedd et al. 1999; Diamond y Hopson 1998; Fischer y Rose 1994.
38 Davies y Rose 1999; Yurgelun-Todd 1998; Fischer y Rose 1994.
39 Susman 1997; Buchanan, Eccles, y Becker 1992.




SER PADRES DE ADOLESCENTES PRINCIPIOS Y CONTEXTO


48


Esta nueva investigación tiene el potencial de servir como un
vehículo poderoso para comunicarse con los padres sobre la
importancia del desarrollo adolescente, y para asistirlos a fin de
que fijen expectativas realistas para sus hijos, forjando una
relación positiva con sus adolescentes y brindándoles un
ambiente que apoye el crecimiento saludable.

Así como ocurren cambios de desarrollo en los
adolescentes, también es factible que ocurran cambios
de desarrollo en sus padres, y que exista interacción
entre ellos.

Muchos teóricos, clínicos e investigadores han llegado a
comprobar que el desarrollo humano no solo ocurre durante la
infancia y la adolescencia, sino a través de toda la vida. Si bien
el desarrollo en la vida adulta es más variable que en la niñez,
puede potencialmente traer cambios importantes, incluyendo
cambios fundamentales en la manera de pensar sobre la
relación con los propios hijos40.

Algunos autores han descrito la crianza de hijos como un
proceso que atraviesa distintas etapas, a las que han vinculado
con la edad del niño y las expectativas sociales para esa edad41.
Algunos académicos también se han ocupado de la relación
entre el desarrollo de los padres y el de sus hijos adolescentes,
observando que los cambios de desarrollo interactúan unos con
otros42. Ellos han observado que los padres interpretan la
conducta de su adolescente, deciden sobre cursos de acción y
se comunican de manera distinta, dependiendo de su propio
nivel de desarrollo. Más aún, en un patrón entrelazado, educar
a los adolescentes puede ser un estímulo para un mayor
desarrollo del adulto, y viceversa43. Los adultos pueden
desconcertarse cuando enfrentan algunos de los desafíos que
presentan la nueva conducta y forma de pensar del
adolescente, y el proceso de respuesta a esos desafíos puede
producir un significativo crecimiento y desarrollo44. Con el
aumento de los divorcios y los nuevos casamientos, estos
desafíos también pueden aparecer en distintas etapas de la
vida, y más de una vez, en el caso en que los padres adquieren
hijastros o tienen otra familia45.

Las áreas en las que los padres pueden enfrentar mayores
desafíos, y que los comprometen en el proceso de desarrollo,
incluyen definir su propia identidad; trabajar con conceptos
morales de derechos y responsabilidades; tomar perspectivas




40 Grotevant 1998; Belenky, Bond, y Weinstock 1997; Heath 1996a,b; Levinson
1996, 1978; Steinberg 1994; Heath 1991; Belenky et al. 1986; Erikson 1985,
1968; White, Speisman, y Costos 1983; Kegan 1982.
41 Unell y Wyckoff 2000; Hamner y Turner 1996; Ryff y Seltzer 1996; Galinsky
1987.
42 Grotevant 1998; Kegan 1994; Steinberg 1994; Hauser 1991.
43 Grotevant 1998; Newberger 1980.
44 Kegan 1994.
45 Demo, Allen, y Fine 2000.





Los investigadores
han llegado a
considerar que el
desarrollo humano
no solo ocurre
durante la infancia
y la adolescencia,
sino a través de toda
la vida.




SER PADRES DE ADOLESCENTES PRINCIPIOS Y CONTEXTO


49


desde el punto de vista del adolescente; y ubicar la relación
padre-hijo en un contexto de principios más amplios 46 . Por
ejemplo, un padre que se enfrenta a su hijo porque ha vuelto a
casa después de la hora permitida podrá ser más efectivo si
puede pensar en el tema como uno de los límites negociables—
lo que sucede en todo tipo de relación—, en lugar de tomarlo
como un agravio personal47. Para algunos padres, el desarrollo
también puede estar influenciado por desafíos especiales, como
por ejemplo, discapacidad, enfermedad, prisión, pobreza,
racismo, homofobia o condición de inmigrante48.

Los cambios del desarrollo en adultos y adolescentes
reflejan los cambios en el ambiente que los rodea, como
por ejemplo, cambios en las prácticas escolares, políticas
legales y de atención de salud, y los servicios
disponibles.

Sumando a la complejidad, el escenario que rodea a padres y
adolescentes continúa cambiando, ya que el contexto en el cual
tienen que negociar su desarrollo también experimenta
cambios. Por ejemplo, en algún momento entre quinto y sexto
grado, la mayoría de los jóvenes norteamericanos ingresa a la
"escuela media", la que tiene una estructura, programas, una
atmósfera social y un conjunto de procedimientos para la
incorporación de los padres totalmente distintos y más
difíciles49. Además, los adolescentes pasan menos tiempo en
compañía de sus padres que los niños más pequeños y menos
tiempo en actividades supervisadas.

También es notable la disminución de servicios que den
satisfacción a las necesidades especiales de los adolescentes y
sus padres, tanto en el caso de familias pobres como en
aquellas de clase media50. Los médicos, por ejemplo, a menudo
no ofrecen a los padres de adolescentes una guía para el
desarrollo saludable en la misma medida en que lo hacen para
los padres de niños más pequeños, y comienzan a emerger las
reglas de privacidad.

Las costumbres, las leyes y los anuncios televisivos abren las
puertas a mayores riesgos, como por ejemplo, conducir un
automóvil, consumir alcohol y drogas, experiencias más
directas con el racismo, y pasar a ser plenamente responsable
desde el punto de vista legal. Los mundos se expanden y a
veces chocan, a medida que los grupos de pares, las escuelas,
los empleadores y los vecindarios presentan a los adolescentes
y sus padres distintos valores, expectativas y agendas51.


46 Kegan 1994; Smetana 1994; Smetana y Asquith 1994; Galinsky 1987;
Newberger 1980.
47 Kegan 1994.
48 García Coll, Surrey, y Weingarten 1998.
49 Eccles et al. 1993.
50 Carnegie Council 1995.
51 Garbarino 1999; McCubbin et al. 1999; Schoen et al. 1998; Schoen et al.
1997; Carnegie Council 1995; Jackson y Rodriguez-Tomé 1993.




SER PADRES DE ADOLESCENTES PRINCIPIOS Y CONTEXTO


50



Si bien algunos de estos cambios pueden ser
estimulantes y provechosos, la educación de los
adolescentes también puede convertirse en un momento
de fuerte tensión para los padres y crear tanto las
condiciones para problemas personales como para el
crecimiento personal.

Podemos suponer que, para muchos padres, el proceso de
realizar cambios internos en respuesta a los cambios de sus
hijos no es nuevo, sino, más bien, la continuación de una
progresión que comenzó aún antes de que el niño naciera52. Sin
embargo, los cambios en la adolescencia pueden ser
particularmente intensos y estresantes por varias razones,
incluyendo el hecho de que los cambios en el mismo
adolescente son sumamente rápidos, numerosos y profundos;
por lo general incluyen un aumento en la melancolía,
distanciamiento y conflicto; el desarrollo de los adolescentes
puede hacerle recordar a los padres conflictos no resueltos de
su propia adolescencia; y estos temas por lo general coinciden
con otras causas de tensión del desarrollo, como por ejemplo, el
envejecimiento y el cuidado de padres mayores53.

Los estudios sugieren que muchos padres tienen al menos
alguna dificultad en el manejo de los desafíos que les presenta
la adolescencia de sus hijos, independientemente de que sus
mismos hijos tengan alguna dificultad con la adolescencia e
independientemente del grado de dificultad que puedan tener54.
La investigación señala un campo minado de posibles fuentes
de tensión psicológica para los padres de adolescentes,
incluyendo la maduración sexual de los adolescentes; su cambio
de tamaño y, por ende, de fuerza física; la formación de
relaciones fuertes con sus pares y/o relaciones románticas; su
búsqueda de independencia; el distanciamiento emocional;
dejar el hogar; dejar de idealizar a los padres y empezar a
verlos como falibles; el cuestionamiento a los valores de los
padres; la presión para compartir ciertos bienes familiares en
mayor medida, como por ejemplo el auto, el teléfono y el
dinero; y el establecimiento de una identidad y metas de vida
en el preciso momento en que sus padres están evaluando las
propias. Los padres evalúan el trabajo que han realizado con
respecto a la educación de sus hijos, y las desilusiones
temporarias y permanentes pueden cobrar un tributo pesado55.




52 Belenky, Bond, y Weinstock 1997; Holden 1997; Heath 1996a,b; Levinson
1996, 1978; Ryff y Seltzer 1996;
Crnic y Acevedo 1995; Kegan 1994; Steinberg 1994; Galinsky 1987; Belenky et
al. 1986; Erikson 1985, 1968; Kegan 1982; Newberger 1980.
53 Grotevant 1998; Silverberg 1996; Ryff y Seltzer 1996; Carnegie Council
1995; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Steinberg 1994; Elkind 1993;
Collins 1990; Davis 1985.
54 Grotevant 1998; Steinberg 1994; Small y Eastman 1991; Galinsky 1987;
Davis 1985.
55 Steinberg 2000, 1994; Galinsky 1987; Newberger 1980.




SER PADRES DE ADOLESCENTES PRINCIPIOS Y CONTEXTO


51


Un número significativo de padres dice experimentar mayores
niveles de conflicto e insatisfacción marital, menor autoestima,
mayor depresión y ansiedad y menor satisfacción con el
trabajo, la familia y la vida que durante la infancia de sus
hijos56. Algunos estudios sugieren que aquellos padres que
están más dedicados a su trabajo son menos susceptibles a
algunos de estos factores de estrés57, y que aquellos padres
que deben lidiar con el racismo, la pobreza y temas similares,
se ven más afectados58.

Es importante notar, sin embargo, que la mayoría de los padres
no manifiesta sufrir cambios en su salud mental y bienestar,
incluso algunos expresan sentir una mejoría, cuando reciben
bien— o al menos toleran— los desafíos del desarrollo en sí
mismos que les presenta la adolescencia de sus hijos59.
También son estimulantes los datos que sugieren que los
programas de apoyo a los padres pueden ayudarlos a manejar
esas tensiones, así como a mejorar la evolución de los
adolescentes60.

A pesar de todos estos cambios y desafíos, en la mayoría
de las familias no existen fracturas graves en la relación
padre-adolescente.

En algunas tradiciones étnicas y de investigación, la
adolescencia ha sido pensada como un momento de separación
violenta de los padres, un "corte del cordón umbilical", de modo
que, cuando finaliza, los adolescentes puedan llegar a
convertirse en individuos autónomos, psicológica y
económicamente independientes de su familia. Sin embargo, en
las últimas dos décadas, los investigadores han observado un
proceso diferente en la mayoría de las familias de distintos
grupos étnicos, en las cuales tanto los padres como los
adolescentes evolucionan juntos hacia una relación que incluye
una mayor autonomía, pero también una continua y
significativa conexión61.


El equilibrio entre autonomía y conexión varía entre y dentro de
cada grupo étnico de los Estados Unidos; por ejemplo, muchas
familias hispanas, afro-americanas, norteamericanas indígenas
y asiática-americanas enfatizan la cohesión de la familia, la




56 Steinberg 1994; Davis 1985.
57 Silverberg 1996; Steinberg 1994.
58 McAdoo 1999b; Taylor y Wang 1997; McGoldrick, Giordano, y Pearce 1996.
59 Kegan 1994; Steinberg 1994.
60 Dishion, McCord, y Poulin 1999; Kumpfer 1999; Carnegie Council 1995.
61 Steinberg 2000; Arnett 1999; Gorman 1998; Grotevant 1998; Weingarten
1998; Larson et al. 1996; Silverberg y Gondoli 1996; García Coll, Meyer, y
Brillon 1995; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Adams, Gullotta, y
Markstrom-Adams 1994; Collins 1992, 1990; Youniss, DeSantis, y Henderson
1992; Hauser 1991; Montemayor y
Flannery 1991; Coleman y Hendry 1990; Youniss y Smollar 1985; Montemayor
1983.





Los investigadores
han observado cómo
los padres y a los
adolescentes van
evolucionando
juntos hacia una
relación que incluye
una mayor
autonomía, pero
también una
continua y
significativa
conexión.




SER PADRES DE ADOLESCENTES PRINCIPIOS Y CONTEXTO


52


interdependencia, y/o el respeto por los mayores, mientras que
muchas familias europeo- norteamericanas enfatizan más la
individualidad y alientan la independencia62. El grado de
eventual autonomía de un niño también está influenciado por
diferencias individuales, como por ejemplo, la presencia de
alguna discapacidad, y por factores ambientales, como pueden
ser la falta de oportunidades económicas o el alto costo de
vida63. En general, se puede decir que la tarea de los
adolescentes es separarse de algunas conexiones, a la vez que
redefinen y mantienen otras, para dar lugar a una relación más
adulta que cumpla con las expectativas culturales y ofrezca el
apoyo necesario64. Los mismos adolescentes expresan que no
necesitan ni quieren que la relación con sus padres se vuelva
distante, sino, más bien, que sea diferente, con respeto y
cabida para sus nuevas capacidades y responsabilidades. (Ver
la sección "Amor y conexión" en el próximo capítulo).

Por su parte, los padres generalmente refieren que reciben
mayores críticas de sus hijos, disminuye el tiempo que
comparten juntos, están más alejados emocionalmente y existe
un mayor nivel de desacuerdo y conflicto, cuyo grado varía
según el grupo étnico65.

Detrás de estos conflictos, sin embargo, también se observa
que los padres y los adolescentes están negociando temas
importantes, como la autonomía y la construcción de nuevas
capacidades para la resolución de conflictos y la solución de
problemas66. Al igual que el niño que empieza a caminar de
pronto le dice "no" a un padre, los adolescentes o
preadolescentes que de repente se vuelven más antagónicos,
algunas veces están mostrando signos importantes de cambios
en el desarrollo. Igualmente, tal como pasa con el niño que
comienza a caminar, los altos niveles de conflicto en los
adolescentes tienden a ser temporales. A medida que los
adolescentes crecen, los conflictos con sus padres tienden a
disminuir en frecuencia, si bien no en intensidad67.

En resumen, la mayoría de los padres y los adolescentes
expresan que aún comparten un vínculo seguro y valores
fundamentales. Las encuestas arrojan que la relación padre-
adolescente sigue siendo positiva en general, y que sólo un
cinco a un veinte por ciento tiene serias dificultades que afectan
el respeto, apreciación y afecto que los hijos sienten por sus
padres68.


62
Bavolek 1997; Harkness y Super 1996; McGoldrick, Giordano, y Pearce 1996; García Coll, Meyer,


y Brillon 1995.
63


Read 2000; Garwick et al. 1999; Silverberg y Gondoli 1996; García Coll, Meyer, y Brillon 1995;
Hodapp 1995.
64


Silverberg y Gondoli 1996; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Hauser 1991.
65


Arnett 1999; Grotevant 1998; Shulman y Seiffge-Krenke 1997; García Coll, Meyer, y Brillon
1995; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Noller 1994; Coleman y Hendry 1990.
66


Steinberg 2000; Arnett 1999; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995.
67


Arnett 1999; Grotevant 1998; Laursen, Coy, y Collins 1998; Larson et al. 1996; Noller 1994;
Coleman y Hendry 1990.
68 Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Strasburger 1995; Noller 1994;





Los adolescentes
mismos expresan
que no necesitan ni
quieren que la
relación con sus
padres se vuelva
distante, sino, más
bien, que sea
diferente, con
respeto y cabida
para sus nuevas
capacidades y
responsabilidades.




SER PADRES DE ADOLESCENTES PRINCIPIOS Y CONTEXTO


53



A pesar de los notables cambios que experimentan los
adolescentes, su familia, sus relaciones y el ambiente
que los rodea, las funciones básicas de los padres en
realidad sólo cambian muy poco desde la infancia hasta
la adolescencia. Son las estrategias para llevar a cabo
estas funciones las que pueden, y deben, cambiar
significativamente.

Los adolescentes necesitan que los padres continúen siendo
padres. Al tiempo que los apartan, los adolescentes no obstante
desafían a los padres para que permanezcan en el camino,
nutriendo, supervisando, guiando y defendiendo a sus hijos, así
como también ofreciendo un ambiente y límites seguros, de
maneras no muy distintas a aquellas que se han articulado para
la primera infancia o para la infancia en su totalidad69.

Por otro lado, de formas difíciles y algunas veces irónicas, el
desarrollo de los adolescentes y el cambio de los ambientes
requieren estrategias que son por lo general distintas— y
además más complicadas— que las que se utilizaban en la
primera infancia. Por ejemplo, los adolescentes necesitan tomar
riesgos como modo de aprendizaje, para la toma de decisiones
y para desarrollar su identidad70. Sin embargo, muchas de las
conductas de riesgo a las que se exponen están fuera del
alcance de supervisión directa de un adulto y en terrenos donde
los riesgos son extremadamente altos71.

Los adolescentes también necesitan generar conflicto para
poder demostrar sus similitudes y sus diferencias con los padres
y otros, y para establecer una identidad única72. Sin embargo,
al carecer de habilidades y perspectivas sociales, lo hacen de
maneras que a menudo son hirientes y agresivas, desafiando la
continuidad de la misma relación que están buscando
transformar.

Además, los adolescentes necesitan cierta privacidad, a fin de
experimentar con la separación y la individualización. Sin
embargo, la requieren precisamente en un momento en el cual
los padres están perdiendo muchas de sus opciones previas
para recibir información indirecta sobre sus hijos, por parte de
maestros, médicos, padres de amigos y otros73.

Sumando a la complejidad, el desarrollo adolescente ocurre de
forma simultánea e irregular en muchos frentes, lo que genera




Steinberg 1991a,b; Coleman y Hendry 1990; Collins 1990.
69 Greenspan 1997; Holden 1997; Bornstein 1995b; Smith et al. 1994.
70 Furstenberg et al. 1999; Frydenberg 1997; Coleman y Hendry 1990.
71 Furstenberg et al. 1999; Kipke 1999b; Beyth-Marom y Fischhoff 1997.
72Galambos y Ehrenberg 1997; Phinney y Kohatsu 1997; Shulman y Seiffge-
Krenke 1997; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Noller 1994; Coleman y
Hendry 1990; Hauser y Bowlds 1990; Steinberg 1990; Winnicott 1965.
73 Carnegie Council 1995; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Noller 1994;
Zill y Nord 1994; Youniss y Smollar 1985.




SER PADRES DE ADOLESCENTES PRINCIPIOS Y CONTEXTO


54


distintas demandas a los padres en distintos momentos.
Algunas veces, los adolescentes trabajan en la separación, otras
veces, en la reconexión; algunas veces se concentran en la
relación con los pares, otras veces, con los adultos; algunas
veces avanzan hacia la toma de perspectiva, otras veces
retroceden, a fin de lograr un mayor nivel de integración.

Para frustración de los padres, los adolescentes quieren estar
con ellos, excepto cuando no quieren; quieren su ayuda,
excepto cuando no la quieren; y se comportan de maneras más
maduras, excepto cuando no lo hacen. Porque requieren hacer
juicios de valor constantemente, los adolescentes necesitan un
ambiente que les brinde oportunidades para experimentar en
ciertos momentos, aunque no en otros; privacidad en algunos
temas, aunque no en otros; la influencia de los pares en
algunas áreas, pero no en otras; y negociar y tomar
decisiones sobre algunos temas, pero no sobre otros. Necesitan
que los padres estén presentes todo el tiempo, que tomen la
iniciativa emocional, ofreciendo la oportunidad para una mayor
cercanía, que los adolescentes en algunas oportunidades podrán
aceptar y en otras rechazar.

En general, las estrategias de apoyo para el desarrollo
saludable del adolescente requieren un continuo equilibrio
entre el retener y el dejar ir, ofreciendo flexibilidad pero
también manteniendo los límites, proveyendo protección y
alentando nuevos aprendizajes. (Ver capítulo sobre “Los cinco
conceptos básicos para ser padres de adolescentes”).

Las estrategias relacionadas con ser padres
generalmente funcionan mucho mejor juntas que
separadas.

La investigación ha demostrado que suele ser una combinación
de enfoques o estrategias— en particular, una combinación de
calidez y autoridad, de apoyo y desafío— la que se correlaciona
con menor riesgo y mayor éxito para los adolescentes74.

Un conjunto de investigaciones identifica y describe esta
combinación como un estilo paterno “de autoridad”,
combinando “comprensión” con “exigencia”, calidez con control.
Los estudios que utilizaron este marco han descubierto que el
estilo combinado se asocia con resultados que la mayor parte
de la sociedad norteamericana valora, tanto en adolescentes
como en niños más pequeños, y que incluyen la confianza
social, la aptitud social, el desarrollo moral, el auto control, la
flexibilidad, la auto confianza, la orientación laboral y el
optimismo. Este enfoque también se ha asociado a la
prevención de riesgos, incluyendo menores tasas de depresión,
ansiedad, actividad delictiva, y susceptibilidad a las presiones


74 Fletcher, Steinberg, y Sellers 1999; Holden 1997; U.S. Department of Health
and Human Services 1997; Carnegie Council 1995; Chao 1994; Larson y
Richards 1994; Noller 1994; Smith et al. 1994.




SER PADRES DE ADOLESCENTES PRINCIPIOS Y CONTEXTO


55


negativas de los pares75. La aplicabilidad de este marco
particular a la educación de hijos adolescentes en ambientes de
alto riesgo o pobres, y a la crianza de niños de color, ha sido
cuestionada y actualmente está siendo examinada76.

Las estrategias varían según los padres y las
circunstancias, dependiendo de las características de los
padres, los adolescentes, la situación y el mundo que los
rodea.

Cada interacción padre-adolescente se lleva a cabo en un
contexto que afecta profundamente lo que los padres hacen y lo
que deberían hacer. La investigación y la teoría sobre ser
padres durante todo el crecimiento han identificado muchas
influencias en las decisiones y conductas de los padres, algunas
que producen continuidad y otras que producen variaciones en
la manera en que los padres responden a sus hijos a través del
tiempo y las circunstancias.

Una serie de influencias proviene de las propias características
de los padres. Cada padre, consciente o inconscientemente,
moldea sus estrategias para acomodar factores que a menudo
incluyen su salud física; por ejemplo, la presencia de
discapacidad o enfermedad crónica; la salud mental, como
puede ser la presencia de depresión; el género; el
temperamento, como la facilidad para manejar las transiciones
y las nuevas situaciones; el nivel de desarrollo, como la
capacidad de toma de perspectiva; las experiencias tempranas,
por ejemplo, historia de trauma o abuso; los conocimientos, por
ejemplo, la fluidez en la lengua inglesa y el entendimiento del
sistema de educación; las creencias y actitudes, como las
creencias religiosas y culturales en relación con los roles de los
padres y las madres, hijos e hijas, según su género; y las
habilidades, como pueden ser aquellas para la solución de
problemas y resolución de conflictos77.
Los propios adolescentes también influyen sobre las estrategias
de los padres. De hecho, las estrategias de los padres a
menudo evolucionan interactivamente, respondiendo a las
características y conductas de los niños y, a la vez,
modelándolas. Por ejemplo, los padres pueden responder de
distinta manera a un adolescente menor que a uno mayor, al
segundo hijo que al primero y a un adolescente más reprimido




75 Collins et al. 2000; Scales y Leffert 1999; Grotevant 1998; Holden 1997;
Mason, Cauce, y Gonzales 1997; Baumrind 1996; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-
Gunn 1995; Noller 1994; Smith et al. 1994; Steinberg y Darling 1994; Coleman
y Hendry 1990.
76 Collins et al. 2000; Brody y Flor 1998; Gorman 1998; Taylor, Seaton, y
Rodriguez 1998; Mason, Cauce, y Gonzales 1997; Taylor 1997; U.S.
Department of Health and Human Services 1997; Baumrind 1996; Chao 1994;
Steinberg y Darling 1994; Steinberg et al. 1991.
77 Collins et al. 2000; Holden y Miller 1999; Bornstein 1998; García Coll, Surrey,
y Weingarten 1998; Grotevant 1998; Holden 1997; Heath 1996a,b; Ryff y
Seltzer 1996; Luster y Okagaki 1993b; Small y Eastman 1991; Youniss y
Smollar 1985; Belsky, Robins, y Gamble 1984.




SER PADRES DE ADOLESCENTES PRINCIPIOS Y CONTEXTO


56


que a uno más activo. Algunos padres sienten que su
temperamento concuerda mejor con el temperamento de
algunos adolescentes que con el de otros y con algunas fases
evolutivas que con otras. En esencia, algunas características
son tan importantes en los adolescentes como en los padres,
incluyendo la salud, las necesidades especiales, los talentos y
dones particulares, el temperamento, la edad, el nivel de
desarrollo, las experiencias tempranas y los conocimientos78.

La historia de la relación padre-adolescente también juega un
papel importante, no sólo por su calidad en el pasado, sino
también su extensión, continuidad y circunstancias especiales.
Las relaciones se ven influenciadas, por ejemplo, cuando los
padres son padres adoptivos, padrastros, parejas de los padres
biológicos, miembros de la familia extendida, padres que han
inmigrado a los Estados Unidos y padres cuya conexión física
y/o emocional con sus hijos ha sido interrumpida por prisión,
pérdida de la custodia, enfermedad, discapacidad, distancia
física u otras circunstancias79.

Alrededor de las influencias que generan los padres y los
adolescentes existe un grupo de factores en el entorno más
amplio, que incluyen (a) la relación de los padres con su
pareja, como por ejemplo, tensiones entre ellos; (b) factores
laborales, como por ejemplo, tensión relacionada con el trabajo
y flexibilidad para atender las necesidades del adolescente
durante las horas laborales; (c) sistemas sociales, por ejemplo,
la presencia de otros adultos que den apoyo; (d) recursos
familiares, como el nivel y persistencia de pobreza; (e)
características del vecindario, como el nivel de pobreza y
criminalidad; (f) características de la escuela, como prácticas
que estimulen o no la participación de los padres o igualdad de
oportunidades; (g) contexto cultural, por ejemplo, la actitud
social hacia los adolescentes y la descripción en los medios de
los adolescentes y sus padres, y, para los inmigrantes y
muchas otras familias, la discordancia entre los valores
familiares y aquellos de la sociedad en su mayoría; y (h)
recursos de la comunidad, como programas y servicios médicos,
educativos y sociales80. Tomados en conjunto, estos factores
dentro y alrededor de la interacción padre-hijo modelan la




78 Collins et al. 2000; Holden y Miller 1999; Bornstein 1998; Grotevant 1998;
Bogenschneider, Small, y Tsay 1997; Holden 1997; Heath 1996a,b;
Csikszentmihalyi et al. 1993; Luster y Okagaki 1993a; Small y Eastman 1991;
Belsky, Robins, y Gamble 1984.
79 Demo, Allen, y Fine 2000; McCubbin et al. 1999; Brodzinsky, Smith, y
Brodzinsky 1998; García Coll, Surrey, y Weingarten 1998; Grotevant 1998;
Steinberg 1994.
80 Collins et al. 2000; Csikszentmihalyi y Schneider 2000; Demo, Allen, y Fine
2000; Furstenberg et al. 1999; Holden y Miller 1999; Kipke 1999b; McAdoo
1999b; McCubbin et al. 1999; McLoyd 1998, 1997; Sameroff, Peck, y Eccles
1998; Crockett 1997; Holden 1997; Eccles y Harold 1996; Heath 1996a,b;
Garbarino 1995; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Feldman y Rosenthal
1994; Smith et al. 1994; Small y Eastman 1991; Bronfenbrenner 1986; Belsky,
Robins, y Gamble 1984.




SER PADRES DE ADOLESCENTES PRINCIPIOS Y CONTEXTO


57


respuesta y los patrones de respuesta de los padres a cualquier
hijo y en cualquier momento dado81.

Dados los cambios profundos y complejos que se dan en
la adolescencia, los padres a menudo necesitan nuevos
conocimientos y mayor capacidad para desempeñar su
rol.

Ser padre de adolescentes requiere información y capacidades
que los padres pueden no haber adquirido previamente. Las
áreas que pueden ser nuevas para los padres y para las que
pueden necesitar mayores conocimientos y habilidades más
fuertes incluyen las siguientes82:


• Qué esperar de los adolescentes, qué es normal y por
qué.


• Qué esperar de uno mismo, qué cosas cambian
típicamente en la edad mediana, qué eco tiene este
desarrollo en los cambios de los adolescentes y por qué.


• Qué no esperar: los signos de alarma de que los padres
y los adolescentes pueden estar teniendo dificultades y
que requieren asistencia especial.


• Cómo acceder a los recursos de la comunidad y cómo
evaluarlos.


• Cómo recibir ayuda para llenar las brechas de las
capacidades paternas.


• Cómo satisfacer de manera adecuada las propias
necesidades de amor y apoyo.


• Cómo adaptarse a la sexualidad emergente del
adolescente.


• Cómo aceptar los cambios fuertes, y a veces repentinos,
en el estado de ánimo del adolescente, el nivel de
conflicto, el distanciamiento, el deseo de privacidad y la
dependencia de los amigos.


• Cómo negociar los conflictos y las diferencias de opinión
de manera que satisfagan las necesidades de los padres
y los adolescentes.


• Cómo adaptar el estilo propio de escuchar y hablar para
dar cabida y facilitar la nueva manera de pensar del
adolescente, la búsqueda de identidad y la necesidad de
una resolución de problemas respetuosa.


• Cómo mantener una serie de actividades familiares,
rituales y tradiciones culturales de apoyo.


• Cómo disfrutar de algunas de las características únicas
de los adolescentes en general y de cada joven en
particular.




81 Collins et al. 2000; Holden y Miller 1999; Grotevant 1998; Holden 1997;
Belsky, Robins, y Gamble 1984.
82 Jarrett 1999; Myers-Walls 1999; Frydenberg 1997; Phinney y Kohatsu 1997;
Baumrind 1996; Heath 1996a,b; Carnegie Council 1995; Strasburger 1995;
Kegan 1994; Noller 1994; Smith et al. 1994; Steinberg 1990.





Las relaciones se
ven influenciadas,
por ejemplo, cuando
los padres son
padres adoptivos,
padrastros, parejas
de los padres
biológicos,
miembros de la
familia extendida y
padres que han
emigrado a los
Estados Unidos.




SER PADRES DE ADOLESCENTES PRINCIPIOS Y CONTEXTO


58


• Cómo diseñar un ambiente hogareño que reciba bien a
los adolescentes de la familia y, donde sea apropiado, a
sus actividades, intereses y pares.


• Cómo planear consciente y activamente un ambiente
familiar que ofrezca para el crecimiento y desarrollo del
adolescente un nivel saludable de desafío, expectativas,
estimulación y riesgo, que no sea ni demasiado alto ni
demasiado bajo.


• Cómo darle a los adolescentes roles en la familia y la
comunidad que sean genuinamente útiles e importantes
para el bienestar de la familia.


• Cómo distinguir entre las áreas de la conducta
adolescente, aquellas en las que sigue siendo importante
el estar involucrado directamente, aquellas en donde es
suficiente un control indirecto y aquellas donde no hay
que involucrarse.


• Cómo identificar, expresar y explorar con los
adolescentes los valores paternos en relación con temas
como la sexualidad, la religión, la moral, la
responsabilidad, los roles de género, la diversidad y las
conductas de riesgo.


• Cómo monitorear las conductas, incluso mediante el
trabajo conjunto con otros adultos.


• Cómo y cuándo interactuar con los docentes y el
personal de la escuela media y secundaria, así como con
otros adultos en la vida del adolescente, tanto para
reunir información como para abogar a favor de los
adolescentes.


• Cómo ofrecer información y guía a los adolescentes de
manera efectiva.



Aún cuando los adolescentes ya tienen problemas, por lo
general no es demasiado tarde para que los padres
intervengan.

Sin duda, las experiencias emocionales tempranas, incluyendo
los consejos y la conexión con los padres, son influencias
importantes para un desarrollo saludable, y la existencia previa
de una fuerte relación padre-hijo, capacidad de los padres y
rituales y actividades familiares son una ayuda significativa para
la adolescencia83. Sin embargo, es falsa la impresión que
algunas veces transmiten los medios en cuanto a que el daño
provocado a edades tempranas no puede ser reparado. Una
proporción considerable de adolescentes tiene la posibilidad de
recuperarse de las adversidades que enfrentaron en etapas
tempranas, y mucho de los que se encuentran “en riesgo”
pueden recurrir a los nuevos recursos que se van haciendo
disponibles y aprovecharlos, aún cuando ya sean adultos84.




83 Shure 2000; Garbarino 1999; Greenspan 1999, 1997.
84 Hauser 1999; Noam 1999; Kagan 1998; Haggerty et al. 1996; Werner 1990.




SER PADRES DE ADOLESCENTES PRINCIPIOS Y CONTEXTO


59


Si bien algunas de las circunstancias que afectan la capacidad
de recuperación de los jóvenes no están al alcance de los
padres, muchas sí lo están. De hecho, el rol de los padres
puede ser crucial para reducir la pobreza y el racismo, y las
intervenciones que fortalecen las relaciones familiares y las
habilidades de los padres se encuentran dentro de las
estrategias más efectivas para solucionar los problemas de los
adolescentes, como por ejemplo, la delincuencia y el abuso de
sustancias85.

Los padres no pueden hacerlo solos.

Ofreciendo un ambiente educativo, protector, estimulante y de
apoyo, los padres contribuyen significativamente al desarrollo
saludable de los adolescentes. También es importante el rol de
los propios adolescentes. Gran parte, sin embargo, debe venir
del resto de la sociedad. Los adolescentes no sólo necesitan un
ambiente en el hogar que sea seguro y que los apoye, sino
también escuelas y vecindarios que sean seguros y que los
apoyen. Necesitan no sólo el aliento y guía de los padres, sino
también que a otros adultos les importen, incluyendo a la
familia extendida, redes de parientes, maestros, empleadores,
líderes religiosos, mentores, entrenadores y otros. Necesitan
cuidado físico, cuidado médico, oportunidades educativas,
oportunidades laborales y redes sociales. Necesitan que todos
estos factores, funcionando en forma conjunta, los provean del
contexto para un crecimiento saludable86.

Por la misma razón, los padres necesitan que el entorno de
apoyo sea efectivo para llevar a cabo sus tareas. Ellos también
necesitan de cuidados médicos, comida y techo adecuado, y
verse libres de los efectos dañinos de la pobreza y el racismo.
Necesitan, igualmente, oportunidades educativas y laborales,
ambientes seguros, redes sociales y recursos comunitarios87.
Necesitan prácticas escolares que estimulen la participación de
los padres88. Necesitan un trabajo que no sólo les brinde
sustento económico y satisfacción laboral, sino también la
flexibilidad para poder cumplir con las necesidades del
adolescente89. Necesitan adultos que puedan unirse a ellos para
formar sistemas de apoyo para sus adolescentes90. En resumen,
necesitan comunidades en donde la familia, los adolescentes,




85 Dishion, McCord, y Poulin 1999; Jarrett 1999, 1997; Kumpfer 1999; Taylor y
Biglan 1998; Youniss y Yates 1997; Carnegie Council 1995; McLoyd 1990.
86 Forum on Adolescence 2000; Furstenberg et al. 1999; Kipke 1999a; McAdoo
1999b; Scales y Leffert 1999; Laub y Lauritsen 1998; Sameroff, Peck, y Eccles
1998; Carnegie Council 1995; Garbarino 1995; McAdoo 1995; Taylor y Roberts
1995; Harrison et al. 1990.
87 Furstenberg et al. 1999; Galinsky 1999; Kipke 1999a; Scales y Leffert 1999;
Hewlett y West 1998; McLoyd 1998, 1997; Bogenschneider, Small, y Tsay
1997; Holden 1997; Eccles y Harold 1996; Carnegie Council 1995; Gottfried,
Gottfried, y Bathurst 1995; Smith et al. 1994; Steinberg 1994.
88 Eccles y Harold 1996.
89 Galinsky 1999; Hewlett y West 1998. • [90] Youth Development 2000;
Furstenberg et al. 1999; Scales y Leffert 1999.
90 Youth Development 2000; Furstenberg et al. 1999; Scales y Leffert 1999.




SER PADRES DE ADOLESCENTES PRINCIPIOS Y CONTEXTO


60


las escuelas, los voluntarios, los empleadores, los medios de
comunicación, los profesionales y los planificadores de políticas
trabajen juntos a favor de un desarrollo adolescente positivo.

Considerados en su totalidad, los principios antes detallados
capturan el contexto en el que los padres desempeñan su papel
en la educación de los adolescentes. Como dimensiones
horizontales que atraviesan dimensiones verticales, estos
principios atraviesan los cinco conceptos básicos para ser
padres de adolescentes, que serán presentados en el siguiente
capítulo.




SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


61





Cinco conceptos básicos
para ser padres de
adolescentes

¿Qué nos dice la investigación
sobre los componentes básicos del
papel de los padres en la
adolescencia? El Proyecto Harvard
describió cinco categorías de
maneras en que los padres
contribuyen a un desarrollo
adolescente saludable.




SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


62


Cinco conceptos
básicos para ser
padres de
adolescentes

En un sentido amplio, los
cinco componentes del rol
de los padres que
emergen de la
investigación pueden ser
organizados de la


siguiente manera: (1) ofrecer a los adolescentes amor y
conexión; (2) controlar la conducta y el bienestar del
adolescente; (3) aconsejar, incluyendo negociación y fijación
de límites; (4) ofrecer información y consulta para entender,
interpretar y transitar por el mundo, a través de un proceso de
ejemplo y diálogo continuo; y (5) proveer y abogar por
recursos, incluyendo otros adultos a quienes les importe. El
Proyecto abrevió estas categorías bajo los cinco
encabezamientos que siguen: (1) amar y conectarse; (2)
controlar y observar; (3) guiar y poner límites; (4) dar ejemplo
y consultar, y (5) proveer y abogar, los cinco conceptos básicos
para ser padres de adolescentes.

Las cinco categorías aglutinan temas relacionados con la
provisión de amor, seguridad, orientación y recursos
ambientales. Se alejan de aquellos temas centrados
principalmente en el entorno familiar, aproximándose a aquellos
que buscan influir sobre el apoyo externo que reciben las
familias, reflejando la inmersión de los adolescentes en un
mundo cada vez más grande. Reconocen las habilidades y roles
únicos que entran en juego cuando los padres mantienen
ciertos aspectos de la relación antigua y dejan de lado otros,
aceptando y fortaleciendo a sus hijos adolescentes a través de
tareas antiguas y nuevas. Con estas tareas se continúan las
funciones paternas iniciadas durante la niñez, aunque
incorporando cambios cruciales en el énfasis y las estrategias
para acomodar la impactante transición de la niñez a la adultez.

Unos breves comentarios sobre la lista. Si bien se
alcanzaron independientemente, las conclusiones del Proyecto
sobre las cinco áreas claves de la influencia de los padres son
llamativamente similares a los hallazgos de otras iniciativas,
con distintas edades de los hijos y con distintos abordajes
disciplinarios. Hay una superposición significativa, por ejemplo,
entre estas categorías y aquellas desarrolladas a partir del
análisis de la investigación en cuanto al rol de la familia en la
adolescencia1, el rol de los padres en edades más tempranas2,




1 Carnegie Council 1995.
2 Greenspan 1997; Bornstein 1995b.




SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


63


el rol de los padres en la adolescencia3, el rol de los padres
durante toda la educación4 y el rol de los adultos más
generalmente en la adolescencia5.

Al mismo tiempo, sin embargo, estas cinco categorías se
caracterizan por enfatizar las necesidades que son
particularmente importantes en la adolescencia, comparándolas
con las de la primera infancia, y los roles de los padres que son
especialmente influyentes, comparándolos con los de otros
adultos y recursos en la vida de los adolescentes. Por ejemplo,
el Proyecto ha subrayado los tipos de funciones paternas de
transición, como pueden ser monitorizar y aconsejar, que
trasladan la relación padre-hijo desde el tipo de orientación
paterna, que es más característica durante la infancia, hasta a
aquella que es más común durante la vida adulta.

De manera similar, el Proyecto ha resaltado la abogacía como
un área distinta, dada la creciente necesidad que tienen los
padres de buscar recursos fuera del hogar en los años de la
adolescencia, para suplementar y reforzar lo que ellos pueden
aportar en áreas como la educación, el empleo, el desarrollo
profesional, las actividades extra escolares y el apoyo
comunitario6. Además, aunque ofrecer un ambiente seguro a
veces está veces incluido dentro de otra categoría en otros
análisis7, este Proyecto eligió recalcar el tema del abuso en una
nota separada, dado que la prevalencia del abuso en la
adolescencia, así como sus consecuencias, suele subestimarse.
(Ver la sección siguiente, “Primero, no hacer daño”).
A continuación, se presentan los cinco conceptos básicos:



1. Amor y conexión

Los adolescentes necesitan que sus padres desarrollen y
mantengan una relación con ellos que les ofrezca apoyo y
aceptación, mientras acomodan y afirman su creciente
madurez.

Si bien existe debate entre los investigadores sobre la
importancia relativa de los padres, los pares y otros adultos en
la vida de los adolescentes, hay amplio acuerdo acerca de que
la relación con los padres sigue siendo importante para un
desarrollo adolescente saludable. Los estudios observan que las
relaciones sustentadoras tanto con la madre como con el padre
están vinculadas, por ejemplo, a menor riesgo de abuso de
sustancias, depresión, influencia negativa de los pares y
delincuencia, así como a niveles más altos de auto confianza, de
valorización de la propia imagen, de formación de identidad, de




3 Small y Eastman 1991.
4 Holden 1997; Alvy 1994; Smith et al. 1994.
5 Scales y Leffert 1999.
6 Ver también Small y Eastman 1991.
7 Bornstein 1995b; Smith et al. 1994.




SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


64


desempeño escolar y de éxito en futuras relaciones8. Una base
de educación, que ha sido descrita y estudiada de diversas
maneras como aceptación, calidez, afecto, estimulación,
conexión y apoyo, también fortalece indirectamente la habilidad
de los padres para llevar a cabo otros componentes de su rol,
como por ejemplo, fijar límites y aconsejar, a la vez que ayuda
a los adolescentes a manejar las tensiones de sus nuevos
roles9.

Cuando se pregunta a los adolescentes en encuestas y otros
estudios, ellos mismos afirman que continúan dependiendo de
la atención y apoyo de su madre y de su padre por igual10. No
existe duda de que los adolescentes también quieren una mayor
independencia y participación en la toma de decisiones sobre su
propia vida y sobre asuntos familiares, pero no buscan
desconexión, sino un nuevo tipo de conexión, que les permita
una mayor madurez y manejo en los roles adultos11.

El cambio—y el desafío— para muchos padres radica en que
esta conexión y apoyo deben llevarse a cabo en el contexto del
creciente esfuerzo del adolescente para establecer sus propios
valores, ideas e identidad, lo que se manifiesta en conductas
tales como mayor crítica, distanciamiento emocional, abandono
de las actividades familiares, intensificación de las relaciones
con los pares y compartir de forma más selectiva la información
personal12. Si bien existen diferencias culturales y académicas
acerca del énfasis relativo en la separación y la conexión, el
tema en común es la necesidad de un poco de ambos, y de que
la separación ocurra en el contexto de una relación paterna de
apoyo13. Como se indica en el capítulo “Principios y contexto”,
debe existir un equilibrio entre la proximidad y el espacio para




8 Collins et al. 2000; Reiss 2000; Garbarino 1999; Gobeli 1999; Gray y
Steinberg 1999b; Kipke 1999a; Scales y Leffert 1999; Resnick et al. 1997;
Carnegie Council 1995; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Kegan 1994;
Noller 1994; Smith et al. 1994; Hauser 1991; Coleman y Hendry 1990; Collins
1990; Hauser y Bowlds 1990; Steinberg 1990; Jessor y Jessor 1977.
9 Garbarino 1999; Gray y Steinberg 1999b; Smith 1999; U.S. Department of
Health and Human Services 1997; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995;
Kegan 1994; Larson y Richards 1994; Noller 1994; Smith et al. 1994; Coleman
y Hendry 1990; Steinberg 1990; Youniss y Smollar 1985; Maccoby y Martin
1983.
10 Bostrom 2000b; Galinsky 1999; Garbarino 1999; Osherson 1999; U.S.
Department of Health and Human Services 1997; Steinberg 1996; Holmbeck,
Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Families and Work Institute 1993; Takanishi
1993;
National Commission 1991; Pogrebin 1983.
11 Gray y Steinberg 1999b; Shulman y Seiffge-Krenke 1997; Holmbeck 1996;
Silverberg y Gondoli 1996; Hauser 1991.
12 Arnett 1999; Grotevant 1998; Shulman y Seiffge-Krenke 1997; Holmbeck,
Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Kegan 1994; Noller 1994; Coleman y Hendry
1990; Collins 1990.
13 Steinberg 2000; Arnett 1999; Gorman 1998; Grotevant 1998; Weingarten
1998; Shulman y Seiffge-Krenke 1997; Larson et al. 1996; Silverberg y Gondoli
1996; García Coll, Meyer, y Brillon 1995; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn
1995; Collins 1992, 1990; Youniss, DeSantis, y Henderson 1992; Hauser 1991;
Montemayor y Flannery 1991; Coleman y Hendry 1990; Youniss y Smollar
1985; Montemayor 1983.




SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


65


la individualidad; entre la conexión y la privacidad; entre el
apoyo y el reconocimiento de distintas opiniones; entre el
tiempo con la familia y el tiempo con los pares; entre la
educación y la adaptación de cuerpos y mentes que maduran.

Mas aún, este delicado equilibrio debe negociarse con los
adolescentes, que son por lo general más malhumorados,
intensos, críticos y más propensos a discutir que los niños más
pequeños, como se mencionó en el capítulo “Principios y
contexto”14. Para hacerlo, a menudo se requiere que los padres
fortalezcan habilidades tales como manejar el enojo y la crítica,
negociar, resolver problemas, escuchar, solucionar conflictos,
adaptarse a cambios y delegar responsabilidades15. La
investigación identifica un desafío especial para los padres y los
adolescentes, que surge del desarrollo de las características y
conductas sexuales de los adolescentes16. Todos estos temas
pueden requerir cambios en los modos en que los padres
demuestran amor y conexión, adaptando sus patrones para dar
afecto físico y emocional de modo tal que encajen con las
necesidades, sensibilidad, intereses y actividades cambiantes de
los adolescentes.

Contrario a las expectativas de muchos padres, ofrecer
oportunidades para mayor debate y conflicto no suele poner en
peligro el apego. La clave es aprender a intercambiar ideas
respetando y sin juzgar. Al permitir que el adolescente exprese
su punto de vista, en un contexto de continua comunicación y
conexión, los padres están contribuyendo al desarrollo de un
sentido de identidad e individualidad en el adolescente, a la vez
que fortalecen la relación al informarse más sobre los
pensamientos y sentimientos del adolescente y crean un
espacio para un vínculo saludable de adulto a adulto17. Niveles
moderados de conflicto, tal como fue indicado en el capítulo
previo, también brindan al adolescente una oportunidad para
aprender a resolver conflictos y negociar capacidades, así como
para entender las complejidades de la relación de adulto a
adulto18.

Entonces, ¿qué pasa con “el amor y la educación” a medida que
el niño se transforma en adolescente? Incluye conductas que
comunican respeto, interés, calidez y afecto, de manera tal que
el adolescente se sienta aceptado y aprobado como persona, a
la vez que se le permite una mayor privacidad, autonomía y




14 Arnett 1999; Shulman y Seiffge-Krenke 1997; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-
Gunn 1995; Noller 1994; Coleman y Hendry 1990.
15 Grotevant 1998; Baumrind 1996; Noller 1994; Collins 1990; Steinberg 1990.
16 Gray y Steinberg 1999a; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Steinberg
1994; Collins 1990; Galinsky 1987.
17 Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Noller 1994; Surrey 1991; Collins
1990.
18 Steinberg 2000; Arnett 1999; Benson, Galbraith, y Espeland 1998; Shulman
y Seiffge-Krenke 1997; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Noller 1994;
Hauser y Bowlds 1990; Winnicott 1965.




SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


66


diferencia de opinión. Esto significa continuar trabajando y
jugando juntos.

Las estrategias varían según las culturas y las filosofías, pero
las siguientes aparecen frecuentemente en diferentes reseñas
de investigaciones y prácticas19.
En lo que se refiere a las estrategias para los padres, la
investigación no sugiere de ninguna manera que “lo que
es bueno para uno es bueno para todos” sino, más bien,
que estas ideas ofrecen puntos de partida y guías generales de
donde seleccionar y adaptar, tomando en cuenta los valores, las
necesidades especiales, los riesgos del medio, las tradiciones
étnicas, los estilos individuales y muchos otros factores.




19 Stepp 2000; Eberly y Montemayor 1999; Gobeli 1999; Benson, Galbraith, y
Espeland 1998; Diamond y Hopson 1998; Shulman y Seiffge-Krenke 1997;
Steinberg y Levine 1997; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Larson y
Richards 1994; Smith et al. 1994; Hauser 1991; Collins 1990.




SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


67



1. Amor y conexión


Estrategias para padres

No dejar pasar el
momento


En que sienta y pueda expresar afecto genuino,
respeto y apreciación por su hijo/a adolescente.


Reconocer los
buenos momentos


que la personalidad y el crecimiento de su hijo/a
adolescente hacen posibles.


Esperar mayores
críticas


y debate, y fortalecer las habilidades para discutir
ideas y desacuerdos, de manera tal de respetar las
propias opiniones y las de su adolescente


Pasar tiempo
escuchando


los pensamientos y sentimientos de su hijo/a
adolescente en relación a sus temores,
preocupaciones, intereses, ideas, perspectivas,
actividades, trabajos, tarea escolar y relaciones.


Tratar a cada
hijo/a adolescente
como un individuo
único


distinto de sus hermanos, de los estereotipos, de su
pasado o del propio pasado de los padres.


Apreciar y
reconocer


las nuevas áreas de interés, las habilidades, las
fortalezas, y logros de cada adolescente, así como los
aspectos positivos de la adolescencia en general, tales
como la pasión, la vitalidad, el humor, y la
profundización del pensamiento intelectual.


Adjudicar roles
significativos


a su adolescente dentro de la familia, que sean
realmente útiles e importantes para el bienestar de
todos.


Pasar tiempo
juntos


individualmente y como familia, continuando algunas
rutinas familiares, pero también aprovechando la
forma en que nuevas actividades, tal como el
voluntariado en la comunidad, pueden ofrecer nuevas
formas de conexión.


Mensaje clave para los padres:

Gran parte del mundo de los adolescentes cambia a diario; no
deje que su amor por ellos lo haga.




SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


68


2. Monitorizar y observar

Los adolescentes necesitan que los padres conozcan—y
hagan saber a sus hijos que conocen—sus actividades,
incluyendo el desempeño escolar, las experiencias
laborales, las actividades extra escolares, las relaciones
con los pares, las relaciones con los adultos y la
recreación, a través de un proceso que de manera
creciente involucra una menor supervisión directa y una
mayor comunicación, observación y trabajo en conjunto
con otros adultos.

El acto, aparentemente simple, de controlar las actividades del
adolescente —haciendo que el adolescente informe de su
paradero y sabiendo dónde esta—fue vinculado por varios
estudios con un menor riesgo de uso de drogas y alcohol,
actividad sexual temprana, embarazo, depresión, problemas
escolares, victimización, delincuencia e influencias negativas de
los pares20. El control también parece comunicar que a los
padres les importa y están escuchando, influye sobre la elección
de los pares, ayuda a los adolescentes a desarrollar
competencia social y estimula la participación e interés de otros
adultos, como por ejemplo, maestros y entrenadores21.

Uno de los nuevos desafíos para los padres de adolescentes es
que la mayor parte del monitoreo debe realizarse
indirectamente, mediante la observación de cambios en la
conducta del adolescente, escuchando las revelaciones del
adolescente y mediante la verificación con otros adultos. De
nuevo, un tema central es el equilibrio entre la necesidad de
supervisión y la de privacidad. Más aún, a medida que el
adolescente ingresa en un mundo indefinidamente amplio de
educación, trabajo, actividades, recreación y amistades, hay
mucho más que vigilar que en años anteriores. Los padres
también necesitan trabajar en pos de un aumento gradual de
autonomía y confidencialidad del adolescente, dentro de
instituciones sociales, incluyendo el cuidado de la salud, y los
sistemas educativos y legales.

Se ha prestado particular atención al monitoreo en ciertas
áreas:


• Progreso escolar y ambiente. La participación de los
padres en las actividades escolares tiende a descender
marcadamente durante la adolescencia, pero su impacto




20 Garbarino 1999; Miller 1998; U.S. Department of Health and Human Services
1997; Chamberlain y Patterson 1995; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995;
Small y Eastman 1991; Steinberg 1991b; Patterson y Forgatch 1987.
21 Garbarino 1999; Gray y Steinberg 1999b; Jarrett 1999, 1997; Brody y Flor
1998; Elliott, Hamburg, y Williams 1998; Miller 1998; Holden 1997; U.S.
Department of Health and Human Services 1997; Chamberlain y Patterson
1995; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Zill y Nord 1994.




SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


69


no lo hace22. La supervisión de las notas está asociada
con mejores notas, el control de la conducta en la
escuela está asociado con menores problemas de
conducta en la escuela y la participación de los padres
en la vida escolar está asociada tanto con mejores notas
como con menos problemas23. La participación escolar
puede llevarse a cabo en múltiples niveles, por ejemplo,
revisando las comunicaciones de la escuela, asistiendo a
las conferencias de padres y maestros, cumpliendo
funciones escolares y participando en la administración
de la escuela24.



• Salud mental y física. Si bien la mayoría de los


adolescentes navegan la vertiente emocional y física de
la adolescencia sin serias dificultades, también se
encuentran en riesgo de diversas maneras, a medida
que sus tasas de suicidio, enfermedad mental y otros
problemas crecen hasta llegar a estar tan altas como
aquellas de los adultos. Una fuente especial de
problemas para los adolescentes se centra en la
adaptación a la maduración sexual, el manejo de los
sentimientos sexuales y la lucha por encontrar una
identidad sexual. Los temas que pueden surgir incluyen
vergüenza o auto aversión en relación al inicio temprano
de la pubertad, especialmente en las mujeres; inicio
tardío de la pubertad, especialmente en los varones;
homosexualidad; y éxitos y fracasos en las relaciones
románticas25. Entre un diez y un veinte por ciento de los
adolescentes desarrolla un trastorno emocional severo,
como por ejemplo, depresión o trastorno de la conducta
alimentaria. Las tasas de depresión se cuadriplican26; y
la depresión es, a su vez, uno de los predictores de
suicidio que se ha incrementado mucho más
rápidamente en los adolescentes que en la población
general27. Sin embargo, si los padres responden a los
signos de depresión y buscan ayuda, el tratamiento
puede reducir los síntomas depresivos y aumentar la
capacidad del adolescente de manejarlos
exitosamente28.







22 Eccles y Harold 1996; Zill y Nord 1994.
23 Gray y Steinberg 1999b; Brody y Flor 1998; Dryfoos 1998; Holden 1997;
Eccles y Harold 1996; Carnegie Council 1995; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-
Gunn 1995; Zill y Nord 1994; Entwisle 1990.
24 Eccles y Harold 1996.
25 Diamond, Savin-Williams, y Dube 1999; Larson, Clore, y Wood 1999; Tolman
1999; Maccoby 1998; Achterberg y Shannon 1993; Rickel y Hendren 1993;
Savin-Williams y Rodriguez 1993.
26 Garbarino 1999; U.S. Department of Health and Human Services 1998;
Compas y Hammen 1996; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995.
27 Poussaint y Alexander 2000; Jamison 1999; Grotevant 1998; U.S.
Department of Health y Human services 1997.
28 Peterson et al. 1997; Compas y Hammen 1996.




SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


70


• Paradero después de la escuela, amistades y
actividades con pares. Se ha estimado que hasta un
cuarenta por ciento del tiempo de los adolescentes
jóvenes transcurre en actividades sin estructura ni
supervisión29, y hasta tres cuartos de los adolescentes
no realizan actividades extra escolares organizadas30. En
contraste con los niños y los adultos, las causas más
comunes de mortalidad en los adolescentes surgen de
los peligros del entorno, incluyendo los accidentes
automovilísticos y los homicidios31. Conocer el paradero
y la conducta de los adolescentes cuando no están en la
escuela se asocia con menores tasas de consumo de
drogas y alcohol, embarazos y delincuencia, y también
reduce la susceptibilidad a las presiones negativas de los
pares32. Llegar a conocer a los amigos del adolescente es
parte importante de la estrategia, así como monitorizar
el empleo del adolescente. El trabajo de tiempo parcial
para los jóvenes que aún están en la escuela puede
tener efectos negativos si involucra muchas horas o altos
niveles de ingresos; pero también puede tener efectos
altamente positivos al darle al joven un rol importante o
esencial en la familia y al construir habilidades para el
trabajo y la vida33. Aproximadamente cuatro de cada
cinco jóvenes tienen un empleo en algún momento
durante la escuela secundaria, y la mitad de los
adolescentes mayores tiene un empleo en cualquier
momento dado34.



• Los medios y otras diversiones. Prácticamente todos


los adolescentes están inmersos en actividades
relacionadas con los medios— televisión, vídeos, juegos
de vídeo, películas, radio, CDs y casetes, Internet, libros,
revistas, periódicos—en un promedio de casi siete horas
por día35. El uso de los medios consume más tiempo que
la escuela; la mayor parte de este uso se realiza fuera
de la vista de los padres36. La mayoría de los
adolescentes tiene un equipo de música en su habitación
y más de la mitad tiene un televisor, y los porcentajes
son mayores entre aquellos de menor nivel económico37.






29 Kipke 1999a; Carnegie Council 1995.
30 Duffett, Johnson, y Farkas 1999.
31 Kipke 1999a.
32 Gray y Steinberg 1999b; Carnegie Council 1995; Chamberlain y Patterson
1995; Miller 1998; U.S. Department of Health and Human Services 1997;
Holmbeck,
Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Steinberg 1991b.
33 Council of Economic Advisors 2000; Csikszentmihalyi y Schneider 2000;
Families and Work Institute 2000; Hamilton 1999b; Newman 1999; Youniss y
Yates 1997; Graber, Brooks-Gunn, y Petersen 1996; Nightingale y Wolverton
1993.
34 Council of Economic Advisors 2000; Families and Work Institute 2000.
35 Children’s Defense Fund 2000; Roberts 2000; Roberts et al. 1999.
36 Roberts 2000; Gentile y Walsh 1999; Roberts et al. 1999.
37 Roberts 2000; Gentile y Walsh 1999; Roberts et al. 1999.




SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


71


Aunque existe polémica sobre qué efectos tienen los medios
sobre los adolescentes, de la investigación surge la
preocupación de que ciertos medios pueden influir en la actitud
y conducta de los adolescentes susceptibles. Por ende, tiende a
existir consenso en cuanto a que es apropiado que los padres
observen y discutan la cantidad y el contenido del uso de los
medios electrónicos por parte de los adolescentes, e incluso lo
planifiquen y limiten38. Un área de particular atención es el
impacto de los mensajes sobre el atractivo que pueden tener el
suicidio, la violencia, el uso de drogas y alcohol, la conducta
sexual temprana, los roles estereotipados de género y raza, los
modelos de cuerpo no saludables, los hábitos de compra y la
cultura consumista. Otra es el impacto que tiene ver mucha
televisión en la atención y en la capacidad para pensar, la
obesidad, la conducta violenta, el desempeño escolar, el
entendimiento de las diferencias entre el mundo real y el del
entretenimiento, los hábitos de compra y el desplazamiento de
otras actividades39.

Las sugerencias de los investigadores, y otros especialistas en
estos temas, para los padres, incluyen: (a) escuchar,
interesarse y enterarse de las elecciones del adolescente en
relación con la música, los entretenimientos y otros medios; (b)
discutir con los adolescentes los mensajes que trasmiten los
medios de información y entretenimiento, alentando el
pensamiento crítico y las capacidades de entendimiento de los
medios; (c) establecer políticas familiares sobre el uso de los
medios de comunicación; (d) mantener las computadoras y los
televisores en lugares centrales en vez de en espacios privados;
y (e) movilizar la educación formal en los medios y promoverla
a través de las escuelas u organizaciones externas40.

Una vez dicho esto, con respecto al control de la conducta y
bienestar adolescente, surgen de la investigación las siguientes
estrategias:




38
Brown y Cantor 2000; Children’s Defense Fund 2000; Roberts 2000.


39
Brown y Cantor 2000; Cantor 2000; Christenson, Henriksen, y Roberts 2000;


Garbarino 1999; Kunkel, Rollin, y Biely 1999; Roberts, Henriksen, y Christenson 1999;
Singer et al. 1999; Heintz-Knowles 1998; Damon 1997; Carnegie Council 1995;
Strasburger 1995; Roberts 1993.
40


Children’s Defense Fund 2000; Gentile y Walsh 1999; Christenson y Roberts 1998;
Damon 1997; Roberts 1993.




SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


72


2. Monitorizar y observar




Estrategias para padres

Saber dónde
está su hijo/a


y conocer sus actividades, directa o indirectamente,
escuchando, observando y trabajando en conjunto con otros
que tengan contacto con su adolescente.


Mantener
contacto con
otros adultos


que puedan y quieran mostrarle tendencias positivas o
negativas de las conductas de su hijo/a adolescente; por
ejemplo, vecinos, familiares, líderes comunitarios y religiosos,
dueños de tiendas, maestros y otros padres.


Participar en
eventos
escolares


tales como charlas entre padres y maestros, reuniones de
información general en la escuela, y reuniones de
planeamiento para satisfacer las necesidades especiales.


Mantenerse
informado sobre
los progresos de
su hijo/a
adolescente


en la escuela y en el trabajo, así como sobre el grado y la
naturaleza de sus actividades extraescolares; conocer a sus
amigos y conocidos.


Estar atento y
reconocer
señales de
alarma


En cuanto a la alteración de la salud mental o física, así como
de signos de abuso o negligencia, incluyendo falta de
motivación, pérdida de peso, problemas para dormir o comer,
disminución del rendimiento escolar y/o absentismo escolar,
uso de drogas, separación de sus amigos y abandono de
actividades, promiscuidad, abandono del hogar, heridas sin
explicación, conflictos serios y persistentes del adolescente
con sus padres o altos niveles de ansiedad o culpa.


Pedir consejo si
existe
preocupación


por estos signos de alarma o cualquier otro aspecto de la
salud o comportamiento de sus hijos; consultar con maestros,
asesores, líderes religiosos, médicos, consultores de padres,
personas mayores de la familia o la tribu y otros.


Vigilar las
experiencias de
su hijo/a
adolescente


en ámbitos y con relaciones dentro y fuera del hogar que
contengan un potencial abuso físico, sexual y emocional,
incluyendo relaciones que involucren figuras paternas,
hermanos, familia extendida (familiares que viven bajo otro
techo), cuidadores, pares, compañeros, empleadores,
maestros y asesores y líderes de actividades.


Evaluar el grado
de desafío


de las actividades propuestas para los adolescentes, tales
como eventos sociales, exposición a los medios y empleos,
equilibrando estos desafíos con las habilidades que tenga su
hijo/a adolescente para manejarlos.


Mensaje clave para los padres:

Vigile la actividad de sus hijos/as; usted todavía puede, y
sigue teniendo influencia sobre ellos




SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


73


3. Guiar y limitar

Los adolescentes necesitan que sus padres sostengan
una serie de límites claros pero flexibles, manteniendo
las reglas y los valores familiares importantes, pero a la
vez estimulando una creciente capacidad y madurez.

La fijación de límites sigue siendo una dimensión esencial en la
educación de los adolescentes y se correlaciona positivamente
con el desempeño escolar, la capacidad social y la prevención
de problemas de conducta41.

Cuando se les pregunta sobre el tema en estudios de
investigación, los adolescentes reconocen que siguen esperando
que los padres asuman un rol de supervisión, como prueba
tanto de su afecto como de su autoridad. De hecho, ellos creen
que los padres tienen la autoridad para fijar reglas morales y
sociales, controlar su conducta y tener expectativas en relación
con la escuela, las tareas dentro del hogar y otras áreas de
desempeño, si bien están en desacuerdo con los padres sobre
los límites de esa autoridad42.

Al mismo tiempo, los padres deben preocuparse por fijar límites
sin dejar de reconocer y alentar el derecho de sus hijos de
tomar sus propias decisiones y resolver sus problemas. En
relación a este equilibrio, hay dos principios que influyen sobre
la efectividad de la fijación de límites, según lo demuestra la
asociación con resultados positivos, incluyendo el desempeño
escolar, la responsabilidad social, el desarrollo moral, el control
de los impulsos, la auto confianza, y la elección saludable de los
pares, así como una reducción en las consecuencias negativas,
que incluyen la depresión y la conducta delictiva. Estos
principios son:


• Combinar reglas y expectativas con respeto y
capacidad de respuesta. “El amor y los límites” deben
ir juntos; ninguno de los dos es efectivo sin el otro. Los
límites deben permitir al adolescente desarrollar y
mantener sus propias opiniones y creencias y sentir que
sus padres escuchan y responden a estos conceptos
cuando establecen reglas. El razonamiento detrás de las
reglas debe ser explicado. También se debe poner
énfasis en que se fijan límites para proteger y guiar, no
como castigo o imposición de poder43.




41 Brody y Flor 1998; Holden 1997; U.S. Department of Health and Human
Services 1997; Baumrind 1996; Carnegie Council 1995; Chamberlain y
Patterson 1995; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Noller 1994; Smith et
al. 1994; Steinberg y Darling 1994; Coleman y Hendry 1990.
42 Gray y Steinberg 1999b; Smetana 1994; Smetana y Asquith 1994; Coleman
y Hendry 1990; Youniss y Smollar 1985.
43 Fletcher, Steinberg, y Sellers 1999; Brody y Flor 1998; Holden 1997; U.S.
Department of Health and Human Services 1997; Baumrind 1996; Holmbeck,
Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Noller 1994; Smith et al. 1994; Coleman y
Hendry 1990.




SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


74



• Combinar firmeza con flexibilidad. Si bien algunas


reglas deben ser firmes, para resguardar la seguridad
del adolescente y su familia, otras deben ser flexibles,
para permitir que el adolescente adquiera mayor aptitud,
responsabilidad y capacidad para tomar decisiones. Los
adolescentes necesitan la experiencia de negociar reglas
y resolver conflictos con los padres, de maneras que
sean respetuosas tanto para unos como para otros. El
énfasis relativo en la firmeza y la flexibilidad varía dentro
de cada familia, dependiendo en parte de la seguridad
del vecindario y la comunidad donde vive el adolescente:
los vecindarios de mayor riesgo ameritan mayor énfasis
en las cualidades de seguridad y respeto por la autoridad
que otorga la firmeza, mientras que los vecindarios con
menores riesgos permiten mayor énfasis en la
oportunidad de aprender a tomar decisiones
cooperativamente y a auto expresarse que otorga la
flexibilidad. Del mismo modo, las tradiciones culturales
familiares también juegan un papel: los grupos étnicos
que dan mayor valor a la cohesión familiar y al respeto
por la autoridad de los padres ponen el énfasis en la
firmeza, en tanto que los grupos étnicos que dan mayor
valor a la individualidad y la autonomía ponen el énfasis
en la flexibilidad44.



A medida que los niños se transforman en adolescentes, un
desafío agregado para los padres en relación con la fijación
de límites es que las decisiones en relación con los límites
generalmente se toman varias veces por día y deben
adoptarse en el contexto de los nuevos niveles de toma de
riesgos y evaluación de las reglas por parte de los
adolescentes. Los adolescentes cuestionan vigorosamente
las reglas y los límites, al mismo tiempo que luchan por
alcanzar un sentido de identidad, aplicar razonamientos
abstractos, forjar relaciones sexuales y platónicas más
maduras, y redefinir la relación con sus padres45. Las
desventajas, tanto del enfoque rígido como del permisivo,
se hacen más evidentes y presentan mayores riesgos a
medida que los adolescentes adquieren los derechos y
capacidades adultas. La falta de éxito con estas estrategias
“tradicionales” puede tentar a los padres a rendirse, sobre
todo porque aprender alternativas mejores implica tener
información, tiempo y energía, algo que los padres—con
excesivas tensiones y demasiado trabajo— no tienen en
demasía46.




44 Furstenberg et al. 1999; Holden y Miller 1999; Baumrind 1996; García Coll,
Meyer, y Brillon 1995; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Chao 1994;
Steinberg 1990; Youniss y Smollar 1985.
45 Arnett 1999; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995.
46 Phelan 1998; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Patterson y Forgatch
1987.




SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


75


Sobre el castigo físico. Golpear a los adolescentes como
forma de castigo está lejos de ser inusual. Casi la mitad de
los padres y madres reconoce que golpean a sus hijas e
hijos adolescentes varias veces al año47. No se ha logrado
consenso en relación a los efectos del castigo físico. Por un
lado, existe un conjunto de investigaciones que relacionan el
castigo físico con varios efectos negativos, los que incluyen,
rebeldía, depresión, conductas físicamente agresivas y
futuras agresiones al cónyuge48. Sin embargo, esta
investigación ha sido cuestionada por varias razones,
incluyendo: (a) su naturaleza correlativa: el castigo físico se
asocia con consecuencias negativas pero no se demuestra
que las causa; (b) su falla en no tomar en cuenta la
diferencia en severidad y el contexto del castigo físico,
incluyendo si el castigo está relacionado con una mayor o
menor calidez materna; (c) su falta de percepción de
algunas tradiciones étnicas, en donde un castigo físico leve
tiene un significado distinto, comunicando típicamente
cuidado, respeto por la autoridad, vigilancia y
reconocimiento de los riesgos especiales de los chicos de
color, quienes se enfrentan desproporcionadamente con el
racismo, la pobreza y la violencia vecinal; y (d) su
incompatibilidad con los principios de ciertas religiones,
incluyendo algunas tradiciones cristianas49.



Sin embargo, la gran mayoría de investigadores y profesionales,
que representan un amplio rango de tradiciones raciales y
religiosas, concuerdan en que hay mejores alternativas; y
todos están de acuerdo en que, si se usa el castigo físico, nunca
debe aplicarse con la intención de hacer daño, física o
emocionalmente50

Las siguientes estrategias, entonces, tienen en cuenta esta
controversia en cuanto al castigo físico, pero identifican los
temas comunes que emergen de la misma y de un rango amplio
de literatura de investigación51.





47 Straus 1994.
48 McLoyd 1998; Milburn y Conrad 1996; Straus y Yodanis 1996; Noller 1994;
Straus 1994; Steinberg 1990.
49 Brody y Flor 1998; McLoyd 1998; Baumrind 1996; Larzelere 1996; García
Coll, Meyer, y Brillon 1995; Dobson 1992.
50 Brody y Flor 1998; McLoyd 1997; Baumrind 1996; Larzelere 1996; Dobson
1992.
51 Eberly y Montemayor 1999; Gray y Steinberg 1999b; Jarrett 1999, 1997;
Schneider y Stevenson 1999; Brody
y Flor 1998; Miller 1998; Holden 1997; U.S. Department of Health and Human
Services 1997; Chamberlain y Patterson 1995; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-
Gunn 1995; Noller 1994; Zill y Nord 1994; Collins 1990.




SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


76


3. Guiar y limitar


Estrategias para padres

Mantener las reglas
familiares


o “reglas de la casa”, sosteniendo algunas
reglas no negociables, en relación a
temas como la seguridad y los valores
familiares principales, y negociando otras,
en relación a temas como las tareas
domésticas y los horarios.


Comunicar
expectativas


que sean importantes, pero realistas.


Elegir los campos de
batalla


e ignorar temas menores frente a los más
importantes, tales como drogas,
desempeño escolar y conducta sexual
responsable.


Utilizar la disciplina
como herramienta


para enseñar, no como desahogo o
venganza.


Restringir los castigos a formas que no provoquen daño físico ni
emocional.


Renegociar
responsabilidades y
privilegios


en respuesta a las cambiantes habilidades
del adolescente, haciéndolo responsable
bajo un monitoreo apropiado.


Mensaje clave para padres:

Dé más libertad a sus hijos/as, pero no los suelte









SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


77


4. Dar ejemplo y consultar

Los adolescentes necesitan que los padres les brinden
información continua y apoyo en la toma de decisiones,
valores, habilidades y metas, y que los ayuden a
interpretar y a transitar por el mundo, enseñándoles con
el ejemplo y el diálogo continuo.

Si bien el proceso de fijar y negociar límites es una herramienta
poderosa para ayudar a los adolescentes a aprender valores y
tomar decisiones, otra serie de estrategias cruciales lleva este
importante rol de los padres aún más allá, requiriendo que los
padres estén disponibles como fuente de información y consejo,
a medida que los adolescentes transitan el mundo cada vez más
amplio, más allá de su hogar y su familia52.

No hay duda de que un círculo creciente de adultos y pares
influyen en el pensamiento y en las decisiones de los jóvenes
durante la adolescencia, pero más sorprendente es el grado en
el cual los valores e ideas de los padres siguen influyendo. A
medida que los adolescentes forjan aspectos de su sentido de
identidad, dependen de los adultos que mejor conocen para que
sean influencias firmes, intérpretes e interlocutores con los que
compartir ideas y puntos de vista. De hecho, muchos
investigadores han llegado a la conclusión de que los padres
son una influencia clave en la toma de decisiones de los
adolescentes en áreas tan fundamentales como los valores, las
metas y las direcciones futuras53. También se ha identificado
otro rol paterno fuerte en cuanto a la formación de aspectos de
la identidad, incluyendo la identidad de un hijo adoptado, una
identidad racial y étnica positiva y una identidad de género
positiva54.

Los padres ejercen su influencia tanto a través de lo que hacen
como a través de lo que dicen. Con respecto a lo que hacen, se
ha encontrado una asociación entre los padres que sirven de
modelo o dan un buen ejemplo y una mejor capacidad y actitud
respecto del desempeño académico, el empleo, los hábitos de
salud, la individualidad, las relaciones, la comunicación, la
adaptación y la resolución de conflictos55.




52 Collins et al. 2000; Steinberg 2000; Resnick et al. 1997; Steinberg y Levine
1997; Riera 1995.
53 Bostrom 2000b; Jarrett 1999, 1997; Resnick et al. 1997; Wallace y Williams
1997; Garbarino y Kostelny 1995; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995;
Noller 1994; Coleman y Hendry 1990.
54 Grotevant et al. 2000; McAdoo 1999b; Brodzinsky, Smith, y Brodzinsky 1998;
Phinney y Kohatsu 1997; Tatum 1997; McGoldrick, Giordano, y Pearce 1996;
Ward 1996; Brooks 1994; Smith et al. 1994; Coleman y Hendry 1990; Harrison
et al. 1990.
55 Gray y Steinberg 1999b; Frydenberg 1997; Holden 1997; Holmbeck, Paikoff,
y Brooks-Gunn 1995; Noller 1994; Coleman y Hendry 1990; Hauser y Bowlds
1990.




SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


78


Con respecto a lo que los padres dicen, la investigación asegura
que los adolescentes escuchan y hablan de más maneras de las
que puede parecer. Los adolescentes relatan que admiran a sus
padres y recurren a ellos, o les gustaría poder hacerlo, en busca
de consejo y asesoramiento, en áreas que incluyen los
problemas familiares, temas sociales controvertidos, “porqués”
filosóficos, y los planes del adolescente para el futuro56.

Los investigadores también observan que los adolescentes son
proclives a tener valores y creencias similares a las de sus
padres en temas importantes como la moral y la política. Si
tienen lazos fuertes con sus padres, los adolescentes son
incluso proclives a elegir amigos con valores compatibles con
los de sus padres, si tal elección de pares está a su
disposición57. Aquellos padres que tienen una conexión más
fuerte con sus hijos tienden a ejercer una mayor influencia en
relación con las decisiones de sus adolescentes, como sucede
con los padres que eligen maneras de trasmitir sus ideas
respetando la creciente maduración de acción y pensamiento de
sus adolescentes58 (Ver las secciones de “Amor y conexión” y
“Guiar y limitar”).

A fin de fortalecer su capacidad para la toma de decisiones, los
adolescentes necesitan un ambiente que presente un nivel de
desafío que no sea ni demasiado bajo ni demasiado alto; un
ambiente que no sea excesivamente protector, ni presente muy
pocas oportunidades para aprender de los errores y enfrentar
los problemas; un ambiente que no sea agobiante, ni presente
muy pocas oportunidades para ensayar nuevas estrategias de
manejo y experimentar éxitos59.

En general, las estrategias para modelar la conducta y apoyar la
toma de decisiones de los adolescentes se dividen en varias
categorías. En el centro de todas estas estrategias están las
habilidades de comunicación, las que incluyen escuchar, dar un
ejemplo, ofrecer consejo y consulta, negociar diferencias y
solucionar problemas. La investigación, en particular, apoya las
siguientes áreas:


• Embarcarse en discusiones sobre temas sociales y
morales, tomando posiciones claras, a la vez que se




56 Schneider y Stevenson 1999; Carnegie Council 1995; Louis Harris 1995;
Coleman y Hendry 1990; Hayden as cited in Steinberg 1990, p. 14; Youniss y
Smollar 1985.
57 Collins et al. 2000; Gray y Steinberg 1999b; U.S. Department of Health and
Human Services 1997; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995.
58 Gray y Steinberg 1999b; Holmbeck, Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Coleman y
Hendry 1990.
59 McAdoo 1999b; Gibbs 1998a; Clarke 1997; McLoyd 1997; Taylor 1997;
Kegan 1994; Eccles et
al. 1993; Savin-Williams y Rodriguez 1993; Bosma y Jackson 1990; Hauser y
Bowlds 1990.




SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


79


permite que los adolescentes desarrollen y expresen su
propia posición60;


• Afirmar y mantener actividades familiares, rituales y
tradiciones61;


• Brindar información en áreas de conductas de riesgo, por
ejemplo, el uso de drogas y alcohol62;


• Modelar buenos hábitos de vida63;
• Discutir y ofrecer marcos para entender y desafiar las


experiencias negativas basadas en la raza, etnia,
género, estructura familiar, orientación sexual, clase,
situación de inmigrante, enfermedad física y emocional y
discapacidad64;


• Enseñar habilidades de adaptación, como por ejemplo, la
resolución de problemas, el manejo de múltiples
demandas y la negociación65;


• Ofrecer oportunidades para el debate y la toma de
decisiones66; y


• Apoyar la educación formal y la capacitación en las
habilidades para la vida, discutiendo opciones futuras y
ofreciendo estrategias para el éxito en la escuela y el
ámbito laboral67.



Estos hallazgos de la investigación se traducen en las siguientes
estrategias para padres.




60 Steinberg 2000; Schneider y Stevenson 1999; Coles 1997; Holden 1997;
Ward 1996; Carnegie Council 1995; Kegan 1994; Noller 1994; Hauser 1991.
61 Doherty 1997; Phinney y Kohatsu 1997; Mahdi, Christopher, y Meade 1996;
Kagan 1986.
62 Moore, Rosenthal, y Mitchell 1996; Carnegie Council 1995; Strasburger 1995;
Steinberg 1991b.
63 Diamond y Hopson 1998; Graber, Brooks-Gunn, y Petersen 1996; Carnegie
Council 1995.
64 Read 2000; McAdoo 1999b; McCubbin et al. 1999, 1998a,b; García Coll,
Surrey, y Weingarten 1998; Tatum 1997; Taylor y Wang 1997;
McGoldrick, Giordano, y Pearce 1996; Hodapp 1995; Savin-Williams y Rodriguez
1993.
65 Harter 1999; Jarrett 1999; Diamond y Hopson 1998; Carnegie Council 1995.
66 Diamond y Hopson 1998; Shulman y Seiffge-Krenke 1997; Holmbeck, Paikoff,
y Brooks-Gunn 1995; Noller 1994; Hauser y Bowlds 1990.
67 Gray y Steinberg 1999b; Jarrett 1999; Schneider y Stevenson 1999; Brody y
Flor 1998; Dryfoos 1998; Holden 1997; Carnegie Council 1995; Holmbeck,
Paikoff, y Brooks-Gunn 1995; Zill y Nord 1994; Youniss y Smollar 1985.




SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


80


4. Dar ejemplo y consultar










Estrategias para padres

Dar un buen ejemplo en relación con la exposición a riesgos, hábitos de


salud y control emocional.


Expresar posiciones
personales


con respecto a temas sociales, políticos, morales
y espirituales, incluyendo temas como la etnia y
el género.


Modelar el tipo de
relaciones adultas


que le gustaría que su hijo tuviera.


Responder a las
preguntas de los
adolescentes


con la verdad, teniendo en cuenta su nivel de
madurez.


Mantener o establecer
tradiciones


que incluyan a la familia, la cultura y/o los ritos
religiosos.


Apoyar la educación
del adolescente


y su entrenamiento vocacional, incluyendo la
participación en actividades del hogar;
actividades al aire libre y empleos que desarrollen
sus habilidades, intereses y sentido de valor hacia
la familia y la comunidad.


Ayudar a los
adolescentes a obtener
información


sobre opciones y estrategias futuras para su
educación, empleo y opciones de vida.


Dar oportunidades a
los adolescentes


para practicar el razonamiento y la toma de
decisiones, haciéndoles preguntas que los
estimulen a pensar lógicamente y a considerar las
consecuencias, ofreciéndoles, al mismo tiempo,
oportunidades sin riesgos para que pongan a
prueba sus propias ideas y aprendan de sus
errores.


Mensaje clave para padres:

Durante la adolescencia, los padres siguen siendo claves y los
adolescentes lo reconocen




SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


81


5. Proveer y abogar

Los adolescentes necesitan que los padres les aporten no
sólo una adecuada alimentación, vestimenta, techo y
atención de a salud, sino también un ambiente familiar
acogedor y una red de adultos que los proteja.

Ampliamente compartido por distintas culturas, por supuesto,
está el concepto de que los niños tienen derecho a una
alimentación, vestimenta, techo y atención de salud adecuados,
y que los progenitores, incluyendo los padres, tienen la
responsabilidad ya sea de proveer o abogar por estas
necesidades básicas, al menos durante la adolescencia68.

El desafío para los padres es llevar a cabo esta tarea frente a
barreras tales como la pobreza familiar, el racismo, la falta de
apoyo a los niños, el desempleo y el subempleo, el exceso de
trabajo, una educación formal limitada, la falta de recursos
comunitarios, la falta de opciones después de la escuela, la falta
de familiaridad con el sistema y las costumbres
norteamericanas, la violencia doméstica, la pobreza y violencia
de los vecindarios, el encarcelamiento de los padres, no tener
casa, una enfermedad física o mental de los padres, incluyendo
discapacidades, enfermedades crónicas y abuso de sustancias69.
Los desafíos aumentan por la tendencia a que los servicios
especializados sean menos comunes en la adolescencia y a que
algunos problemas, como por ejemplo, las enfermedades
mentales y el abuso de sustancias, se hagan más comunes70.

Menos reconocido es el concepto de que los adolescentes
también necesitan que los padres les ayuden a proveerse de
“capital social”, es decir, buscar relaciones dentro de la
comunidad que complementen lo que la familia inmediata
puede o incluso debe proveer en forma de recursos, guías,
entrenamiento y apoyo. Esta función paterna, a veces llamada
“gestión familiar”, “abogacía”, “patrocinio” o “estrechar lazos en
la comunidad”, se observa en el ejercicio de ser padres en
distintos grupos étnicos y socioeconómicos, particularmente en
la adolescencia, a medida que el niño se prepara y entra en un
mundo más amplio y pasa más y más tiempo en ámbitos sin
estructura ni supervisión71.

Algunas veces, incluido en este tema de ser padres está el
concepto de trabajar a favor de influir en el ambiente de la




68 LeMenestral 2000; Bornstein 1998; Smith et al. 1994; Small y Eastman 1991.
69 Bell y Quick 1999; Garbarino 1999; Gray y Steinberg 1999b; Scales y Leffert
1999; Laub y Lauritsen 1998; McLoyd 1998, 1997; Galambos y Ehrenberg
1997.
70 Furstenberg et al. 1999; Schulenberg, Maggs, y Hurrelmann 1997; Carnegie
Council 1995.
71 See Furstenberg et al. 1999 on family management; Myers-Walls 1999;
Smith et al. 1994; y Small y Eastman 1991 on advocacy; LeVine 1997 on
sponsorship; Jarrett 1999 on community bridging; y Laub y Lauritsen 1998 on
social capital.




SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


82


comunidad, como por ejemplo, elegir las escuelas y los
programas para jóvenes de manera tal de resistir y combatir los
efectos potencialmente negativos de opciones limitadas de
pares, falta de modelos adultos y mentores positivos, la
violencia, prácticas escolares y un ambiente escolar no
saludables, racismo, falta de recursos para necesidades o
talentos especiales, o falta de cohesión comunitaria72. Aún en
comunidades con recursos significativos, algunos investigadores
observaron que las escuelas medias típicas, debido a su mayor
tamaño y organización en múltiples departamentos, y al menor
contacto entre estudiante y profesor, no son un buen ámbito
para las tareas de desarrollo de la adolescencia temprana73.

También está incluido en este pensamiento el concepto de crear
oportunidades para que los adolescentes desarrollen
capacidades significativas a través del trabajo, las actividades
extra escolares, la actividad comunitaria y el trabajo voluntario,
especialmente cuando son necesarias para combatir una
distribución de los recursos inadecuada, desigual y
discriminatoria en escuelas, vecindarios, lugares de trabajo y
otros ámbitos74. Últimamente, también se le ha dado
importancia a los mentores como un medio para proveer
apoyo, guía y capacitación adulta adicional75.

Una parte clave de este concepto involucra colaborar con los
propios adolescentes, trabajando juntos como aliados, para
solucionar los problemas que enfrentan.

Provocando aún más tensión, se encuentra la necesidad dentro
de los vecindarios y escuelas existentes de buscar personas y
programas que puedan asistir a los adolescentes de forma
efectiva en áreas tales como la educación, las necesidades
especiales, el desarrollo de talentos, la recreación, el cuidado de
la salud, el cuidado de la salud mental, la asistencia económica,
el asesoramiento legal, los tutores formales e informales y el
empleo. Dichas estrategias pueden mediar, si bien no eliminar,
los impactos negativos de la pobreza familiar y el deterioro del
vecindario. También ayudan a combatir la disminución de
oportunidades para lograr relaciones adultos-adolescentes más
duraderas que caractericen de forma más amplia a la cultura
norteamericana, dado el contacto limitado entre los maestros y
los adolescentes en las escuelas, la alta rotación de los
proveedores de servicios de salud, y las distancias geográficas
que separan a muchas familias extendidas76.




72 Damon 1999; Furstenberg et al. 1999; Laub y Lauritsen 1998; McLoyd 1998;
Clarke 1997; Damon 1997; Holden 1997; Eccles y Harold 1996; Eccles, Lord, y
Roeser 1996; Steinberg y Darling 1994; Csikszentmihalyi et al. 1993.
73 Eccles et al. 1993.
74 Larson 2000; Youth Development 2000; Jarrett 1999; Newman 1999; Damon
1997; Youniss y Yates 1997; Côté y Allahar 1996; Hamilton 1990.
75 Rhodes en imprenta.
76 Furstenberg et al. 1999; Jarrett 1999; Galambos y Ehrenberg 1997; Carnegie
Council 1995.




SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


83


Un subgrupo de estas estrategias aborda la necesidad de que
los padres aboguen por los adolescentes, involucrándose en la
escuela de sus hijos, incluyendo, donde sea culturalmente
apropiado y logísticamente posible, reuniones con los maestros,
consejeros- orientadores, y otros miembros del personal;
desempeñando funciones escolares; participando en las aulas;
ayudando a su hijo a entender y ajustarse a las transiciones a
la escuela media y el secundario; controlando la calidad y
cantidad de la enseñanza y los servicios especiales; y abogando
por servicios mejores o más apropiados. (Ver la sección
“Controlar y observar”). Los padres de niños con necesidades
especiales generalmente han tomado el liderazgo en aprender y
ejercer capacidades de apoyo en los ámbitos educativos. Han
desarrollado técnicas, como la formación de redes de padres y
grupos de presión política para mejorar los servicios que
pueden aplicarse más generalmente al apoyo de los padres77.
También se ha notado la necesidad de buscar personas y
programas para los jóvenes que complementen al hogar y la
escuela en áreas tales como la responsabilidad de la comunidad
sobre el aprendizaje y la construcción de habilidades
vocacionales78.

Las estrategias específicas, para las cuales existe un amplio
apoyo de la investigación, incluyen las siguientes79.




77
Read 2000; Myers-Walls 1999; Greenspan 1998.


78
Zeldin, Camino, y Wheeler 2000; Benson et al. 1998; Damon 1997.


79
Damon 1999; Furstenberg et al. 1999; McLoyd 1998; Carnegie Council 1995; Smith et


al. 1994; Steinberg y Darling 1994; Small 1990.




SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


84


5. Proveer y abogar



Estrategias para padres

Establecer una
red dentro de la
comunidad


así como dentro de las escuelas, la familia, las
organizaciones religiosas y los servicios sociales para
identificar recursos que puedan brindar una relación
positiva con los adultos y los pares, que aconsejen,
capaciten y ofrezcan actividades para su hijo/a
adolescente.


Tomar
decisiones
informadas


entre las distintas opciones disponibles en las escuelas y
los programas educativos, tomando en cuenta temas
tales como la seguridad, el clima social, el enfoque
hacia la diversidad, la cohesión de la comunidad, las
oportunidades para las relaciones entre pares y con
mentores, y la combinación entre las prácticas escolares
y las necesidades y estilos de aprendizaje de su hijo/a
adolescente.


Tomar
decisiones
informadas
similares


entre las opciones disponibles en los barrios, el
compromiso hacia la comunidad y los programas para
jóvenes.


Tomar medidas
o abogar por la
prevención de la
salud


y el tratamiento, incluyendo el cuidado de la
enfermedad mental.


Identificar
personas y
programas que
lo informen y
apoyen


para manejar las responsabilidades de los padres y para
comprender los desafíos sociales y personales de la
educación de un adolescente.


Mensaje clave para padres:

Usted no puede controlar el mundo en que viven los
adolescentes, pero sí puede aportar ayuda y disminuir riesgos








SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


85


Ante todo, no hacer daño: Un comentario
sobre el abuso y el abandono que sufren los
adolescentes

Si hay un mensaje básico que emerge del análisis de la
investigación sobre la adolescencia y las tareas de los padres,
es que los adolescentes son vulnerables. Todavía están
creciendo su cuerpo, cerebro y su capacidad para pensar,
sentir, relacionar y trabajar. Su madurez física y sexual
contradice su inmadurez emocional y social. Su creciente
capacidad enmascara una dependencia económica y psicológica
vigente. Su valentía y jactancia disfrazan su inexperiencia en la
resolución de problemas y en el manejo de las tensiones que, a
menudo, el ambiente no supervisado y cargado de riesgos en el
que viven no puede ayudar a resolver.

No debe sorprender, entonces, que los adolescentes aún se
vean fuertemente afectados por el abuso de los padres, así
como el de otros adultos y pares. Si bien es poco probable que
el abuso tenga un desenlace mortal a medida que los niños
crecen, provoca heridas internas y externas que son
profundamente discapacitantes. El abuso físico de los
adolescentes está vinculado, por ejemplo, al abandono del
hogar, abuso de sustancias, suicidio, delincuencia, desórdenes
mentales, como por ejemplo, la depresión y desórdenes por
estrés post traumático, trastornos de la conducta alimentaria,
problemas de adaptación, agresión y violencia, mal desempeño
escolar, desesperanza y carencia de empatía1. El abuso sexual
está vinculado con mayores tasas de desórdenes mentales,
incluyendo depresión, trastornos de la conducta alimentaria,
abuso de sustancias, abandono del hogar, actividad sexual
voluntaria temprana, disfunción sexual y embarazo temprano2.

Lo que sí sorprende, sin embargo, es que el abuso de
adolescentes sea común en Norte- América. Lejos de estar
fuera de peligro, los adolescentes, independientemente de la
raza, tienen tasas de abuso físico y sexual— en gran parte
perpetrado por los padres—que son igual o más altas que
aquellas de los niños más pequeños3.

En general, los padres, sean o no biológicos, son responsables
de la mayor parte de los abusos y negligencias que sufren los
adolescentes, y de heridas serias y mortales causadas por el
abuso 4 . Para las mujeres, el abuso físico y sexual ocurre
predominantemente en la casa y por un miembro de la familia;




1 Daro forthcoming; Schoen et al. 1998, 1997; Hutchinson y Langlykke 1997;
Van der Kolk, McFarlane, y Weisaeth 1996; Straus 1994; Council on Scientific
Affairs 1993; Trickett y Weinstein 1991; Garbarino y Gilliam 1980.
2 Diamond, Savin-Williams, y Dube 1999; Hutchinson y Langlykke 1997;
Benson 1993; Rickel y Hendren 1993.
3 Sedlak y Broadhurst 1996; Feindler y Becker 1994.
4 Snyder y Sickmund 1999; Feindler y Becker 1994.





Lejos de estar fuera
de peligro, los
adolescentes tienen
tasas de abuso físico
y sexual que son
igual o más altas
que aquellas de los
niños más
pequeños.




SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


86


en los varones, el abuso físico ocurre predominantemente en la
casa y por un miembro de la familia, pero el sexual suele ocurrir
fuera de la casa 5 . Se estima que, al finalizar la escuela
secundaria, entre un 10 y un 25 por ciento de las mujeres
adolescentes, y entre 4 y 7 por ciento de los varones, han sido
abusados sexualmente6. Más de la mitad de los niños entre 10 y
14 años experimentaron al menos un acto de violencia paterna
en el último año7. Uno de cada cuatro varones y mujeres en la
escuela secundaria, de diferentes grupos raciales, ha querido
dejar su hogar como consecuencia de la violencia o amenazas
de violencia8.
Los niños con discapacidades y aquellos que son homosexuales
o bisexuales se encuentran dentro del grupo de mayor riesgo9.

Estas cifras pueden incluso ser bajas, dado que se sospecha
que hay muchos casos de abuso que no se denuncian por una
variedad de razones, entre ellas: a)- la presencia de menos
profesionales a los que la ley obliga a denunciar los casos de
abuso en la vida de los adolescentes; b)- la falta de adultos
solícitos en quienes confiar; c)- la falta de definiciones claras,
de manera que ni los adolescentes ni los adultos identifican el
maltrato de que son objeto como abuso o negligencia; d)- la
presencia de abuso de drogas, tendencias suicidas, violencia
hacia los padres u otros miembros de la familia y otros
síntomas que enmascaran el maltrato subyacente; e)- la
habilidad de los adolescentes de escaparse de casa; f)- el hecho
de que algunos sistemas de información no incluyen a los
adolescentes; y g)- la ausencia de preocupación pública10. Los
adolescentes sin hogar, los encarcelados y los que huyen de la
casa característicamente refieren tasas altas de abuso previo11.
Complicando esta escena, está el hecho de que algunas veces el
adolescente abusado es también un abusador, de sus
hermanos, sus padres, sus pares, niños menores y otros12.

Si bien algunos abusos físicos y sexuales se detienen en la
adolescencia, algunos comienzan en la adolescencia,
desencadenados por un polvorín de nuevos temas, incluyendo
las preocupaciones de los padres de mediana edad y los
desafíos de los adolescentes a la fijación de límites, su
sexualidad y su resistencia al abuso y castigo anteriores13.




5 Schoen et al. 1998, 1997.
6 Daro forthcoming; Schoen et al. 1998, 1997; Hutchinson y Langlykke 1997;
Benson 1993.
7 Daro forthcoming.
8 Schoen et al. 1998, 1997. [9] Eron, Gentry, y Schlegel 1994.
9 Eron, Gentry, y Schlegel 1994.
10 Daro forthcoming; Poussaint y Alexander 2000; Garbarino
1996; Feindler y Becker 1994; Council on Scientific Affairs 1993.
11 Bradley 1997; Noller 1994; Council on Scientific Affairs 1993.
12 Daro forthcoming; Kindlon y Thompson 1999; Snyder y Sickmund 1999;
Wiehe 1991.
13 Finkelhor 1995; Feindler y Becker 1994; Council on Scientific Affairs 1993;
Trickett y Weinstein 1991; Garbarino et al. 1986; Garbarino y Gilliam 1980;
Lourie 1979.




SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


87


También ocurren cambios cruciales en los patrones de abuso
durante la adolescencia. Por primera vez, las mujeres son más
proclives a sufrir abuso que los varones, y los padres muestran
cada vez mayor tendencia a ser los abusadores comparados con
las madres14. Las mujeres tienen mayor riesgo de abuso sexual
y los varones de abuso físico15. Las diferencias de género
también se ponen en evidencia en la manera en que los
adolescentes responden al abuso físico: los varones tienden a
expresar su enojo en forma de agresión y delincuencia; las
mujeres tienden a guardarlo en su interior, en forma de
conductas autodestructivas y depresión. Es menos probable que
la pobreza sea un factor entre las familias que abusan de los
adolescentes que entre aquellas que abusan de niños
menores16.

¿Y qué sucede con la negligencia? Para alcanzar la adultez con
éxito, los adolescentes necesitan conexión, supervisión,
estructura, orientación y recursos, incluyendo aquellos que
satisfacen las necesidades básicas de nutrición, techo,
vestimenta y oportunidades para acceder a servicios de salud y
educación. Sin embargo, estas necesidades básicas no se ven
satisfechas en miles de hogares de los Estados Unidos. Las
tasas de abandono emocional son más altas en la adolescencia
que en edades menores, y las tasas de abandono físico son
similares17.

Algunas de las responsabilidades de esta crisis en el cuidado de
la salud recaen sobre la sociedad, que presenta a algunos
padres desafíos asombrosos de pobreza, aislamiento y otras
fuerzas18. Algunas recaen en los medios y el sistema de
servicios sociales. Atrapados en una maraña de suposiciones
falsas, el abuso y la negligencia de los que son víctimas los
adolescentes atrae muy poca atención en los medios o
respuesta de los servicios sociales. Cuando los adolescentes
muestran signos de abuso, generalmente son ignorados por los
padres, los maestros, los que trabajan con jóvenes e incluso por
los profesionales de salud. Es probable que los casos de abuso
que se denuncian a las autoridades, aún en preadolescentes de
tan sólo 10 años de edad, sean “rechazados”, más que en los
casos de niños más pequeños, aún cuando las heridas son igual
de severas. Entre los argumentos que se dan para hacer esto
están: que ya es demasiado tarde, que “algo habrá hecho”, que
las heridas no son tan serias, que los adolescentes “pueden
escaparse” o cuidarse a sí mismos o que, de todas formas,
realmente no hay servicios disponibles para ayudar19 Sumado a
estos problemas, los adolescentes mismos, en parte como




14 Snyder y Sickmund 1999; Trickett y Weinstein 1991.
15 U.S. Department of Health and Human Services 1999; Sedlak y Broadhurst
1996.
16 Daro forthcoming; Garbarino y Garbarino 1993.
17 Sedlak y Broadhurst 1996.
18 McAdoo 1999a,b; Taylor y Wang 1997.
19 Daro disponible próximamente.




SER PADRES DE ADOLESCENTES 5 CONCEPTOS BÁSICOS PARA SER PADRES DE ADOLESCENTES


88


resultado del abuso sufrido, pueden mostrarse no cooperativos
y desagradables, y como perpetradores así como víctimas,
reflejando y perpetuando los obstáculos sociales y emocionales
que acarrea el abuso y, por ende, desviando y descarrilando la
misma ayuda que necesitan20. En un estudio, cerca de la mitad
de todos los varones de una escuela secundaria y un tercio de
las mujeres manifestó no haberle contado a nadie que habían
abusado de ellos, física o sexualmente21.

En una forma de abuso y negligencia social colectiva, los
adolescentes también son víctimas de la violencia en tasas
desproporcionadamente altas22. Casi un tercio de todas las
víctimas de la violencia, incluyendo robos, asaltos, violaciones y
asesinatos, son adolescentes; y si bien las tasas de abuso son
similares en todos los grupos sociales y raciales, las tasas de
victimización son mucho mayores para los jóvenes afro-
americanos que para los americanos de ascendencia europea23.
Esta violencia ocurre incluso dentro de la escuela, al igual que
la intimidación, el acoso, la hostilidad y la discriminación que
constituyen abuso y negligencia emocional24. Durante la
secundaria, casi uno de cada diez jóvenes experimenta
violencia física por parte de su pareja25, y casi una de cada diez
mujeres es forzada por su pareja a mantener relaciones
sexuales26. Una cantidad aún mayor de jóvenes es testigo de
actos de violencia en su casa, en la escuela y en la comunidad,
con sus respectivos efectos nocivos27.

En resumen, el abuso y la negligencia que sufren los
adolescentes son desestimados, subreconocidos y
subdenunciados. Las consecuencias son profundas para los
adolescentes y la sociedad, amenazando el potencial de nuestra
mano de obra, la supervivencia de nuestras familias y la calidad
misma de nuestro tejido social.





20 Garbarino y Garbarino 1993.
21 Schoen et al. 1998, 1997.
22 Snyder y Sickmund 1999.
23 Daro forthcoming; Hutchinson y Langlykke 1997.
24 Snyder y Sickmund 1999; Elliott, Hamburg, y Williams 1998; Hutchinson y
Langlykke 1997.
25 Hutchinson y Langlykke 1997.
26 Schoen et al. 1997.
27 Daro en preparación.





El abuso y la
negligencia que
sufren los
adolescentes son
desestimados,
subreconocidos y
subdenunciados.





89




SER PADRES DE ADOLESCENTES RECOMENDACIONES PARA EL FUTURO


90



Recomendaciones para


el futuro

Debemos compartir nuestra riqueza
de conocimientos, ya que en las
últimas décadas, hemos acumulado
conocimientos significativos sobre
ser padres de adolescentes. Si bien la
consolidación y difusión de estos
conocimientos no es una panacea, sí
es una estrategia poderosa que, en
combinación con otras, ayudará a
fortalecer a las familias y mejorar el
desarrollo de niños y jóvenes.




SER PADRES DE ADOLESCENTES RECOMENDACIONES PARA EL FUTURO


91


Recomendaciones para el futuro

En gran medida, los padres de
adolescentes no saben que existen
resultados de investigaciones bien
establecidos, y mucho menos de
cuáles podrían ser. Incluso algunos de
los principios más básicos que están
llegando a los padres y planificadores


de políticas en relación con la juventud—sobre desarrollo
cerebral, abuso, el rol de los padres—no suelen llegar a los
padres de adolescentes y los planificadores de políticas, y ni
siquiera a los profesionales que trabajan con los adolescentes y
sus familias.

¿Qué se puede hacer? Debemos estrechar lazos más
efectivos entre todos aquellos que se ocupan de la educación de
adolescentes. Debemos promover un intercambio de
información entre investigadores, padres, profesionales y
planificadores de políticas, de manera tal que cada grupo se
beneficie de los aportes de los demás. Debemos crear mejores
formas de consolidar la información, haciéndola disponible y
trasmitiéndola de un lado a otro; y debemos apoyar a los
emisores, los sintetizadores y los investigadores dentro de
cada grupo. Juntos, podemos hacer que esto funcione.

¿Cómo podemos hacerlo? Las siguientes recomendaciones
surgen de los hallazgos de este informe como los próximos
pasos más efectivos. Ofrecen oportunidades apremiantes,
porque construyen sobre lo ya establecido, aprovechan el
impulso creciente, cierran brechas evidentes en el conjunto
actual de iniciativas y prometen mayores beneficios.

Realizar iniciativas en los medios para difundir
ampliamente los mensajes de base sobre ser padres de
adolescentes, acerca de los cuales existe amplio acuerdo
en la investigación.

Dado el importante conocimiento que ha brindado este
Proyecto, el próximo paso fundamental es emprender iniciativas
sostenidas e integrales de salud pública a través de los medios,
utilizando estos hallazgos y otros parecidos para apoyar e
informar a aquellos involucrados en la educación de
adolescentes.

La tarea de hacer llegar mensajes de este tipo a las personas
que los necesitan es compleja, pero muchos precedentes
demuestran que puede hacerse con planificación, colaboración,
experiencia, recursos, evaluación y tiempo apropiados, tal como
lo resume el informe anterior de este Proyecto1. Las campañas
bien diseñadas han logrado influir sobre las actitudes y




1 Simpson 1997.





La tarea de hacer
llegar mensajes de
este tipo a las
personas que lo
necesitan es
compleja, pero
muchos precedentes
demuestran que
puede llevarse a
cabo.




SER PADRES DE ADOLESCENTES RECOMENDACIONES PARA EL FUTURO


92


conductas públicas en muchos temas relacionados con la salud
pública, incluyendo temas para los padres, como por ejemplo,
abuso infantil y la salud del lactante2.

En este caso, un componente esencial del proceso de
planificación será la investigación de la diversidad y complejidad
de los padres y otras personas que educan a adolescentes y que
constituyen el objetivo: qué saben, qué les gustaría saber, y
cómo preferirían aprenderlo. Este proyecto ha descubierto
varios estudios sobre actitudes y comportamientos de los
padres hacia los adolescentes y la vida familiar3. Como primer
paso, se deben consolidar y analizar sus resultados.

Como segundo paso, deben apoyarse nuevas iniciativas que
complementen este estudio con mayor información en cuanto a
las creencias de los padres sobre la naturaleza e importancia de
ser padres de adolescentes, sus necesidades, sus conocimientos
del desarrollo adolescente y sus preferencias acerca de si más
apoyo e información serían de ayuda, qué tipo de apoyo e
información, cuándo y cómo. La Asociación Nacional de los
Padres con sede en Nueva York (NPA) está planeando una
iniciativa para encuestar a padres de manera más extensa
sobre estos temas, construyendo a partir de estudios recientes
subvencionados por la NPA y otros, a fin de preparar una
campaña para aumentar la conciencia pública sobe la
importancia de los padres y ser padres4. También con sede en
Nueva York, el Instituto de las Familias y el Trabajo está
realizando una serie de estudios, como una continuación a la
reciente publicación “Pregúntele a los niños” (Ask the
Children)5, en donde se encuesta a gente joven sobre temas
específicos como la violencia y el aprendizaje6. El Instituto
FrameWorks de Washington, en conjunto con el Centro para
las Comunicaciones y la Comunidad en la UCLA, está
preparando un trabajo que incluye sugerencias para reconstruir
la actitud pública sobre los adolescentes, incluyendo mensajes
positivos sobre la juventud7.

También resulta esencial para las iniciativas en los medios
utilizar un enfoque multifacético y participativo, integrando una
variedad de estrategias para alcanzar a la gran diversidad de
personas que están involucradas en la educación de
adolescentes, y formulando programas y políticas que tengan
impacto sobre ellas. Muchas organizaciones, proyectos y
enfoques deberían participar y ser bienvenidos, combinando su




2 Dungan-Seaver 1999; DeJong y Winsten 1998; Communications Consortium
1996; Dombro et al. 1996; Backer 1995; Maibach y Parrott 1995; Wallack et al.
1993; Backer, Rogers, y Sopory 1992; Office of National Drug Control Policy
n.d.
3 Ver, por ejemplo, Duffett, Johnson, y Farkas 1999; Galinsky 1999; Hewlett y
West 1998; Freedman-Doan et al. 1993; Youniss, DeSantis, y Henderson 1992.
4 Wooden 2000.
5 Galinsky 1999.
6 Galinsky 2000.
7 FrameWorks Institute 2000.




SER PADRES DE ADOLESCENTES RECOMENDACIONES PARA EL FUTURO


93


energía y su experiencia para una causa común, construyendo
sobre los hallazgos de investigaciones y prácticas previas, y
movilizando la participación de la comunidad. Por último, los
medios de entretenimiento, publicidad e información deben
comprometerse más en este esfuerzo, dadas las múltiples
maneras en que el adolescente y su familia están retratados en
los programas de entretenimiento y en las noticias, además de
estar identificados como un blanco especial para la publicidad8.

El monitoreo es especialmente importante en la planificación y
evaluación de las campañas dirigidas a temas de padres, para
asegurarse que los mensajes no tengan un efecto “boomerang”,
a través del cual los padres se sientan culpados, ansiosos o
desmoralizados, porque se les pide que carguen con
responsabilidades que requieren más apoyo y/o deben ser
compartidas con toda la sociedad. En otras palabras, la
planificación de tales campañas debe basarse no sólo en las
investigaciones sobre adolescentes, padres y una comunicación
efectiva, sino también en investigaciones sobre lo que
realmente apoya a los padres en sus esfuerzos por ser mejores,
y no en lo que los debilita.

Los medios deberían realizar iniciativas especiales en
ciertas áreas específicas, incluyendo el abuso y la
negligencia que sufren los adolescentes y las estrategias
para educar a preadolescentes que ayuden a sentar una
base para la adolescencia. Se está dejando pasar una gran
oportunidad, por ejemplo, para crear conciencia pública sobre la
sorprendente prevalencia y los asombrosos costos del abuso y
la negligencia entre los adolescentes. Una campaña en esta
área debería elaborarse sobre el éxito de las campañas que
previenen el abuso de niños pequeños9, pero con modificaciones
cruciales que tengan en cuenta realidades tales como la imagen
cultural negativa de los adolescentes, las limitaciones en las
opciones de detección y de tratamiento y las diferencias en las
estrategias de prevención. Dicha campaña inevitablemente
presentaría un mayor desafío que los esfuerzos por proteger a
los niños pequeños, pero sería altamente beneficiosa, porque
abordaría una necesidad crítica que, en gran medida, no está
cubierta por los medios. Una campaña que se concentre en lo
“básico” de la educación de preadolescentes, de manera tal de
sentar una base para un desarrollo adolescente saludable
satisfaría una necesidad igualmente crucial.

Construir mayores consensos entre investigadores y
otros expertos en el tema en relación con lo que se sabe
sobre los padres y la adolescencia.




8 DeJong y Winsten 1998, 1990; Glik et al. 1997; Steckler et al. 1995;
Montgomery 1990, 1989.
9 Dombro et al. 1996.





El monitoreo es de
especial
importancia para
asegurarse de que
los mensajes no
tengan un efecto
“boomerang”, a
través del cual los
padres se sientan
culpados, ansiosos o
desmoralizados.




SER PADRES DE ADOLESCENTES RECOMENDACIONES PARA EL FUTURO


94


El Proyecto Harvard sobre los padres de adolescentes fue en
parte diseñado para explorar si existen áreas de conocimientos
bien establecidos sobre los adolescentes y sus padres que
puedan ser identificadas y comunicadas a los padres. La
respuesta inequívoca ha sido “sí”. A pesar de la interacción de
valores, diversidades y limitaciones de la investigación, ciertos
principios básicos han pasado las pruebas del tiempo,
experiencia y validez científica.

Sin embargo, los comentarios de muchos investigadores y
profesionales que han revisado este informe indicaron que
todavía queda mucho más campo en común para explorar. Por
ejemplo, muchos revisores señalaron puntos que, pese a estar
bien establecidos, todavía no han recibido una amplia atención
en la literatura de revisión y que, en consecuencia, estaban
más allá del alcance de este informe.

El próximo paso es reunir a distintos expertos, en persona o
electrónicamente, para intercambiar, debatir y construir
consenso, para aclarar y expandir más los hallazgos de este
Proyecto y otros similares.

En otras palabras, se necesita fomentar una infraestructura
donde los expertos en ser padres se reúnan de una manera
visible, abierta y eficiente para identificar y validar los puntos
en los que están de acuerdo; es decir, delinear el conjunto de
investigaciones y experiencias sobre el que pueden decir “esto
es lo que sabemos”. Las opciones para hacerlo se están
expandiendo rápidamente, con la introducción del correo
electrónico, el satélite, el vídeo y las videoconferencias, además
de las reuniones personales.

Uno de los muchos beneficios de ese proceso de construcción
de consenso es que podrá permitir una articulación de
estrategias más específicas para los padres de las que pueden
extraerse de la revisión de la literatura de investigación. Si bien
este Proyecto podría delinear un tipo de “descripción de trabajo”
para padres de adolescentes, las reuniones entre los expertos
podrían potencialmente ofrecer mayores detalles sobre las
capacidades y técnicas necesarias para realizar el trabajo.

También es importante para el proceso de construcción de
consenso delinear y afirmar las áreas donde hay variaciones
entre y dentro de los grupos étnicos, así como también resaltar
las brechas que necesitan mayor investigación. ¿De que manera
puede la etnia de un joven afectar los tipos de estrategias
importantes para padres? ¿Cómo puede la investigación que ha
sido llevada a cabo en americanos de ascendencia europea y
poblaciones de clase media ser reevaluada a la luz de la rica y
profunda diversidad de clases y etnias que existen? ¿Qué
cualidades de ser padres son únicas para un grupo o subgrupo
particular, cuál es la base en común y qué pueden aprender los
distintos grupos de los demás? ¿De qué manera las




SER PADRES DE ADOLESCENTES RECOMENDACIONES PARA EL FUTURO


95


circunstancias económicas de la familia, en particular la pobreza
arraigada y duradera, puede influir sobre las estrategias de los
padres? ¿Qué diferencias emergen de la diversidad de
estructuras familiares, como por ejemplo, familias encabezadas
por los abuelos, madres o padres solteros, padrastros u otras
parejas, parejas del mismo sexo, y otras? También, ¿cómo
afecta las estrategias para los padres el inmigrar de otros
países a los Estados Unidos?

En definitiva, la meta es brindar a los padres, profesionales y
planificadores de políticas más recursos para clasificar lo que
está claro, lo que es común, lo que tiene sustento cultural y lo
que es incierto.

Al dividir las opciones para la construcción de consenso en
áreas específicas, surgieron los siguientes temas entre los más
oportunos y urgentes:


• Mayores estrategias para dilemas paternos comunes.
Utilizando este informe como herramienta de trabajo,
¿cómo podemos refinar, afirmar y extender sus
hallazgos? ¿Qué puede agregarse, en particular sobre
ser padres de adolescentes, que aborde las
preocupaciones de los padres, así como las habilidades
para cumplir con ese papel? ¿Dónde está la base en
común, y dónde deben diferir las estrategias para que
las familias manejen, por ejemplo, la discriminación
étnica, la clase, la estructura familiar, la religión, la
condición de inmigrante, la enfermedad, la discapacidad
y otras características? ¿Qué estrategias han demostrado
ser efectivas para que los padres protejan a los
adolescentes del daño causado por estas fuerzas, para
despertar conciencia tanto entre aquellos que sufren la
discriminación como entre los que no la sufren, para
forjar alianzas a fin de combatir los problemas?



• Desarrollo cerebral adolescente. ¿Qué se sabe sobre los


principales cambios biológicos durante la adolescencia,
incluyendo el desarrollo cerebral? ¿Qué ocurre y cuándo?
¿En qué medida pueden los cambios biológicos estar
vinculados a los cambios de conducta? ¿De qué manera
la nutrición, las drogas y otros factores pueden tener
efectos duraderos? ¿Cómo puede el conocimiento del
desarrollo cerebral y otros cambios biológicos ser útil
para guiar las expectativas de los padres y su interacción
con los adolescentes?



• Abuso del adolescente. ¿Qué se sabe sobre la naturaleza


y prevalencia del abuso en los adolescentes? ¿Por qué no
se aborda más efectivamente, y qué se puede hacer?
¿Cómo se puede mejorar la probabilidad de identificar y
tratar el abuso? ¿Qué puede hacerse para prevenirlo?
¿Qué se le puede comunicar a los padres para ayudarlos





En definitiva, la
meta es brindar a
los padres,
profesionales y
planificadores de
políticas más
recursos para
clasificar lo que está
claro, lo que es
común, lo que tiene
sustento cultural y
lo que es incierto.




SER PADRES DE ADOLESCENTES RECOMENDACIONES PARA EL FUTURO


96


a tomar conciencia de lo que constituye abuso y las
consecuencias que trae? ¿Qué estrategias pueden
ofrecerse a los padres para proteger a los adolescentes
del abuso? ¿Qué puede hacerse para reducir el nivel de
tensión que desencadena el abuso?



• Padres de adolescentes que sufren conflictos. A los


padres se les presentan desafíos especiales cuando sus
hijos enfrentan temas como enfermedad mental, abuso
de sustancias y delincuencia. ¿Cómo pueden los padres
evaluar qué papel jugar en defensa y apoyo de estos
adolescentes? ¿Qué sugerencias pueden ofrecerse a los
padres para no perderse en los sistemas de atención de
salud, el sistema legal, el servicio social y el educativo?
¿Qué estrategias pueden ser útiles para que padres y
adolescentes obtengan los recursos adecuados?



• Preparándose para la adolescencia. De manera implícita,


en los hallazgos de este informe está el principio de que
es de gran ayuda que las familias hayan establecido
relaciones sólidas antes de la adolescencia, incluyendo
buenos patrones de comunicación y actividades
familiares que puedan continuar a lo largo de la
adolescencia. ¿Qué se puede decir sobre las formas en
que los padres de niños más pequeños y
preadolescentes pueden sentar las bases para las tareas
del desarrollo y el rol de los padres durante la
adolescencia? ¿Qué principios de ser padres son
comunes durante todas las edades, desde la infancia
hasta la adolescencia?



• Representación de la relación padre-adolescente en los


medios de entretenimiento e información. ¿Qué se sabe
sobre la imagen de los padres, los adolescentes y su
relación que trasmiten las películas de Hollywood, la
televisión, la música popular, Internet, las noticias
locales y nacionales y la publicidad? ¿Cómo difieren
estas imágenes entre las familias y los adolescentes de
distintas etnias, estructura familiar, clase y orientación
sexual? ¿Qué mensajes captan los padres sobre estas
imágenes de los padres y los adolescentes? ¿Qué puede
hacerse para mejorar sus efectos positivos y mitigar los
negativos? ¿Qué pueden hacer los padres para influir
sobre las imágenes que llegan a sus adolescentes?



Poner a disposición de los medios y los padres versiones
“pensadas para los padres” de la información existente
sobre el desarrollo adolescente y sus implicaciones para
ser padres.

Si bien existe abundante investigación sobre el desarrollo
adolescente, es sorprendente que se hayan hecho pocos
esfuerzos para trasmitir la información básica de desarrollo a




SER PADRES DE ADOLESCENTES RECOMENDACIONES PARA EL FUTURO


97


los padres de adolescentes a través de distintos medios de
manera que sea accesible y útil10.

Los padres necesitan un “diccionario” que traduzca las
conductas adolescentes —desde su vestimenta extraña, a sus
arranques hostiles y a los riesgos que toman— en términos de
desarrollo. Necesitan entender que algunas de estas conductas
no son permanentes y que la mayoría refleja y contribuye a un
desarrollo saludable. Los padres necesitan saber
aproximadamente cuándo pueden ocurrir, lo que por lo general
es antes de lo que ellos esperan.

Al igual que los padres de niños más pequeños, ellos también
necesitan información sobre “edades y etapas” para
ayudarlos a entender cómo son los pilares del desarrollo y
aproximadamente cuándo esperarlos. Si bien pueden ver el
crecimiento físico y la madurez sexual, ¿qué pasa con los
“estirones” en el desarrollo cognitivo, social y emocional?
¿Cómo se ven en casa, la escuela y las relaciones los saltos
principales en el pensamiento abstracto? ¿Es normal que los
adolescentes se vuelvan conscientes de ellos mismos, se
centren en ellos mismos y se absorban en ellos mismos, y esto
es pasajero? ¿Por qué los adolescentes tiñen su pelo de verde,
se colocan múltiples aros en distintas partes del cuerpo, hablan
por teléfono durante horas, olvidan quehaceres y citas,
experimentan con drogas, se contradicen a sí mismos, se
paralizan intentando tomar decisiones, se critican a sí mismos,
critican a sus padres, y se aíslan en sus cuartos? ¿Cuándo y en
qué medida es apropiado el cambio de humor, la hostilidad, el
desafío y la distancia de los adolescentes? ¿En qué medida
estas conductas son temporarias? ¿Terminarán? ¿Qué las
origina? También, ¿cuáles son las diferencias características
entre la preadolescencia, la adolescencia temprana, la
adolescencia media, la adolescencia tardía y la adultez joven?
¿Qué pueden esperar los padres para cuando sus hijos se
transforman en adultos jóvenes? ¿Cuáles son los pasos del
desarrollo que siguen a la adolescencia, y cómo pueden los
padres apoyarlos durante y después de la adolescencia?

Este tipo de información sobre el desarrollo, disponible en forma
más extensa para padres de niños más pequeños, es esencial
para ayudar a los padres a ajustar sus expectativas
apropiadamente y a planificar la mejor manera de apoyar el
crecimiento de sus hijos. Si bien puede existir mayor
variabilidad dentro de las fases de la adolescencia que en
aquellas de la infancia, algunos cambios caracterizan a la
preadolescencia, la adolescencia temprana, la adolescencia
media, la adolescencia tardía y la adultez joven. Por ende, sería
una gran ventaja que los padres dispusieran de esta
información con más facilidad y en formatos utilizables.




10 Para ejemplos de excepciones entre libros del tema, ver Siegler 1997;
Steinberg y Levine 1997; Tatum 1997; Elkind 1994, 1984.




SER PADRES DE ADOLESCENTES RECOMENDACIONES PARA EL FUTURO


98



Esta información sobre el desarrollo también debe vincularse
con estrategias para los padres. Los padres deben saber sobre
qué características de cada fase pueden influir directamente y
sobre cuáles pueden hacerlo indirectamente, dentro de la
comunidad y la escuela, a través de la toma de decisiones, el
control y la defensa. Necesitan información que les permita
diferenciar la imagen de la realidad, los temores sin
fundamentos de los riesgos reales y las conductas adolescentes
típicas de las no comunes que tienden a atraer la atención de
los medios y la comunidad.

A través de la reciente literatura de divulgación sobre el tema,
los padres también deben entender cómo pueden influir sobre
las experiencias del adolescente sobre raza, etnia, religión,
orientación sexual, condición de inmigrante, género y capacidad
individual.

Extraídos de manera similar, los conocimientos “pensados para
los padres” sobre la información básica y sus implicaciones son
también necesarios en áreas relacionadas con el desarrollo,
incluyendo el desarrollo preadolescente, el desarrollo adulto
temprano y los cambios de desarrollo comunes a la mediana
edad que los mismos padres están experimentando.

Fortalecer los recursos de información —como por
ejemplo, centros de distribución, centros de apoyo
familiar, escuelas, iniciativas especiales y programas
para los padres— que permitirán que los padres, los
medios, los profesionales, los que brindan apoyo, los
líderes religiosos, los planificadores de políticas y otros
obtengan un mejor acceso a los conocimientos actuales
sobre cómo ser padres de adolescentes.

Para muchos padres, la idea de buscar información sobre ser
padres es o algo nuevo, o algo embarazoso. Se necesitan
recursos para hacer que la información sea más fácil de
encontrar y utilizar, mediante la creación de programas y
centros de distribución ampliamente publicitados y fácilmente
accesibles, que puedan guiar a los padres hacia la información
que necesitan. Existen líneas telefónicas y centros de
distribución de información locales y estatales diseminados por
todo el país11.

Se necesita con urgencia un único centro de distribución
nacional de gran envergadura para unir estos esfuerzos y
catalizar la creación de otros que llenen las brechas, en todos
los estados, edades de los niños, clases y etnias, incluyendo un
énfasis en la calidad de la información para los padres de
adolescentes, así como también en aquella para los padres de
niños más pequeños. Estos recursos deberían incluir referencias




11 Ver, por ejemplo, Mertensmeyer y Fine 2000.




SER PADRES DE ADOLESCENTES RECOMENDACIONES PARA EL FUTURO


99


a información impresa y electrónica, y a personas y programas
donde los padres puedan buscar contacto personal, intercambio
y apoyo. También se necesita un aumento en la cantidad y
calidad de los programas de apoyo para las familias y los
padres que educan a adolescentes, que estén dirigidos a sus
necesidades y diseñados para satisfacerlas, con un alcance
efectivo, entrenamiento de personal, desarrollo de programas,
evaluación y coordinación con otros servicios sociales.
Especialmente importantes son las iniciativas que
fortalezcan la participación de la comunidad, la
movilización de los padres, otros adultos y los
adolescentes, formal e informalmente, en pro de un desarrollo
adolescente positivo. También importante es la necesidad de
hacer la información más accesible para los grupos
profesionales con quienes los padres toman contacto y a
quienes recurren en busca de consejos e información, como por
ejemplo, maestros, médicos, líderes religiosos, consejeros de
salud mental, grupos comunitarios y los medios. Estos grupos
profesionales tienen una oportunidad y responsabilidad única
para apoyar y estimular los esfuerzos de los padres. La
comunicación con los padres y su participación deben
considerarse parte integral del trabajo efectivo con
adolescentes, incluso dentro del sistema escolar y los
programas comunitarios.

Al mismo tiempo, todos estos grupos, incluyendo a los padres,
necesitan asistencia en la evaluación de los recursos para
padres que ya existen. Dado el apabullante conjunto de
expertos y opciones disponibles en los medios y en la
comunidad, los padres y los profesionales por igual necesitan
información sobre cómo evaluar la credibilidad de los expertos y
las ideas, y sobre cómo determinar cuáles son apropiados para
familias y circunstancias específicas.

Estos esfuerzos también deben ser coordinados con
aquellos de organizaciones de defensa e iniciativas
comunitarias, en donde los padres se unan con líderes de la
comunidad, planificadores de políticas, profesionales, líderes
religiosos, investigadores y otros en esfuerzos mancomunados
para crear escuelas, vecindarios y otros sistemas de apoyo
seguros y saludables para los adolescentes y sus familias. De
algún modo, los adolescentes y sus padres reflejan los
problemas de las familias norteamericanas y de la sociedad
norteamericana en su totalidad. Se necesitan más mecanismos
que nos permitan escuchar, unirnos y responder.

Tenemos una oportunidad de revolucionar la manera en que
nosotros, como sociedad, pensamos sobre los padres y, en
particular, sobre ser padres de adolescentes. Podemos
despertar conciencia sobre la importancia de ser padres de
adolescentes, cambiar la imagen negativa de los padres y la
adolescencia y proveer las herramientas para educar
adolescentes saludables. El poder para hacerlo está a nuestro




SER PADRES DE ADOLESCENTES RECOMENDACIONES PARA EL FUTURO


100


alcance, y los efectos se reflejarán en todas nuestras escuelas,
tribunales, ámbitos laborales, vecindarios y en nuestra propia
vida.

Este informe es una invitación para que los medios de
comunicación, los investigadores, los profesionales, los líderes
comunitarios, los padres y los planificadores de políticas utilicen
sus hallazgos, construyan sobre sus ideas y colaboren con sus
esfuerzos. Esperamos poder trabajar con ustedes.










SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


101


Referencias

A

Achterberg, C. L., & Shannon, B. (1993). Nutrition and Adolescence. In
R. M. Lerner (Ed.), Early Adolescence: Perspectives on Research,
Policy, and Intervention (Vol. 3, pp. 261–275). Hillsdale, N.J.:
Lawrence Erlbaum.

Adams, G. R., Gullotta, T. P., & Markstrom-Adams, C. (1994).
Adolescent Life Experiences (3rd ed.). Pacific Grove, Calif.:
Brooks/Cole.

Allen, J. P., Hauser, S. T., & Borman-Spurrell, E. (1996). Attachment
Theory as a Framework for Understanding
Sequelae of Severe Adolescent Psychopathology: An 11-Year Follow-Up
Study. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 64(2), 254–263.

Alvy, K. T. (1994). Parent Training Today: A Social Necessity. Studio
City, Calif.: Center for the Improvement of Child Caring. American
Academy of Pediatrics (1991). Caring for Your Adolescent: Ages 12 to
21. New York: Bantam Books.

Amundson, D. R., Lichter, L. S., & Lichter, S. R. (2000). What’s the
Matter with Kids Today: Television Coverage of Adolescents in America.
In Reframing Youth Issues: Working Papers of the FrameWorks
Institute and the Center for Communications and Community, UCLA.
Washington, D.C.: FrameWorks Institute.

Annie E. Casey Foundation (2000). Kids Count Data Online. Available:
http://www.aecf.org/kidscount/kc2000.

Arnett, J. J. (1999). Adolescent Storm and Stress, Reconsidered.
American Psychologist, 54(5), 317–326.

Arnett, J. J. (2000). Emerging Adulthood: A Theory of Development
from the Late Teens through the Twenties. American
Psychologist, 55(5), 469–480.

Aubrun, A., & Grady, J. (2000a). How Americans Understand Teens:
Findings from Cognitive Interviews. In Reframing Youth Issues:
Working Papers of the FrameWorks Institute and the Center for
Communications and Community, UCLA. Washington, D.C.:
FrameWorks Institute.

Aubrun, A., & Grady, J. (2000b). Reframing Youth: Models, Metaphors,
Messages. In Reframing Youth Issues: Working
Papers of the FrameWorks Institute and the Center for
Communications and Community, UCLA
Washington, D.C.: FrameWorks Institute.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


102


B

Backer, T. E. (1995). Mass Media. In R. H. Coombs & D. M. Ziedonis
(Eds.), Handbook on Drug Abuse Prevention (pp.
249–263). Boston: Allyn and Bacon.

Backer, T., Rogers, E. M., & Sopory, P. (1992). Designing Health
Communication Campaigns: What Works?
Newbury Park, Calif.: Sage.

Bales, S. N. (2000). Reframing Youth Issues for Public Consideration
and Support: A FrameWorks Message Memo. In
Reframing Youth Issues: Working Papers of the FrameWorks Institute
and the Center for Communications and Community, UCLA.
Washington, D.C.: FrameWorks Institute.

Baumeister, R. F., & Vohs, K. (in press). The Pursuit of Meaningfulness
in Life. In C. R. Snyder (Ed.), Handbook of Positivev Psychology. New
York: Oxford University Press.

Baumrind, D. (1987). A Developmental Perspective on Adolescent
Risk-Taking Behavior in Contemporary America. New
Directions for Child Development, 37, 93–126.

Baumrind, D. (1989). Rearing Competent Children. In W. Damon (Ed.),
Child Development Today and Tomorrow (pp. 349–378). San
Francisco: Jossey-Bass.

Baumrind, D. (1991). The Influence of Parenting Style on Adolescent
Competence and Substance Use. Journal of Early
Adolescence, 11(1), 56–95.

Baumrind, D. (1996). The Discipline Controversy Revisited. Family
Relations, 45(October), 405–414.

Bavolek, S. J. (1988a). Nurturing Program for Parents and
Adolescents: Adolescent Handbook. Park City, Utah: Family
Development Resources.

Bavolek, S. J. (1988b). Nurturing Program for Parents and
Adolescents: Activities Manual for Adolescents. Park City, Utah: Family
Development Resources.

Bavolek, S. J. (1988c). Nurturing Program for Parents and
Adolescents: Activities Manual for Parents. Park City, Utah: Family
Development Resources.

Bavolek, S. J. (1988d). Nurturing Program for Parents and
Adolescents: Parents Handbook. Park City, Utah: Family
Development Resources.


Bavolek, S. J. (Ed.). (1997). Multicultural Parenting Educational Guide:
Understanding Cultural Parenting Values,
Traditions and Practices (Vol. 1). Park City, Utah: Family Development
Resources.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


103


Belenky, M. F., Bond, L. A., & Weinstock, J. S. (1997). A Tradition That
Has No Name: Nurturing the Development of People, Families, and
Communities. New York: Basic Books.

Belenky, M. F., Clinchy, B. M., Goldberger, N. R., & Tarule, J. M.
(1986). Women’s Ways of Knowing: The Development of Self, Voice,
and Mind. New York: Basic Books.

Belkin, L. (1999). Parents Blaming Parents. New York Times Magazine,
October 31, 61–67.

Bell, M. M., & Quick, S. (1999). Parents in Prison. In C. A. Smith (Ed.),
The Encyclopedia of Parenting Theory and Research (pp. 338–340).
Westport, Conn.: Greenwood.

Belsky, J., Robins, E., & Gamble, W. (1984). The Determinants of
Parental Competence: Toward a Contextual Theory. In M. Lewis (Ed.),
Beyond the Dyad (pp. 251–279). New York: Plenum.

Bengtson, V. L., & Kuypers, J. A. (1971). Generational Difference and
the Developmental Stake. Aging and Human Development,2, 249–260.

Benson, P. L. (1993). The Troubled Journey: A Portrait of 6th–12th
Grade Youth. Minneapolis: Search Institute.

Benson, P. L., Galbraith, J., & Espeland, P. (1998). What Kids Need to
Succeed: Proven, Practiced Ways to Raise Good Kids. Minneapolis:
Search Institute and Free Spirit Publishing.

Benson, P. L., Leffert, N., Scales, P. C., & Blyth, D. A. (1998). Beyond
the “Village” Rhetoric: Creating Healthy Communities for Children and
Adolescents. Applied Developmental Science, 2(3), 138–159.

Benson, P. L., Scales, P. C., Leffert, N., & Roehlkepartain, E. C. (1999).
A Fragile Foundation: The State of Developmental Assets among
American Youth. Minneapolis: Search Institute.

Benson, P. L., Sharma, A. R., & Roehlkepartain, E. C. (1994). Growing
Up Adopted: A Portrait of Adolescents and Their Families. Minneapolis:
Search Institute.

Berndt, T. J. (1989). Friendships in Childhood and Adolescence. In W.
Damon (Ed.), Child Development Today and Tomorrow (pp. 332-348).
San Francisco: Jossey-Bass.

Berndt, T. J., & Perry, T. B. (1990). Distinctive Features and Effects of
Early Adolescent Friendships. In R. Montemayor, G. R. Adams, & T. P.
Gullotta (Eds.), From Childhood to Adolescence: A Transitional Period?
(pp. 269–287). Newbury Park, Calif.: Sage.

Beyth-Marom, R., & Fischhoff, B. (1997). Adolescents’ Decisions about
Risks: A Cognitive Perspective. In J. Schulenberg, J. L. Maggs, & K.
Hurrelmann (Eds.), Health Risks and Developmental Transitions during
Adolescence (pp. 110–135). New York: Cambridge University Press.
Blos, P. (1962). On Adolescence: A Psychoanalytic Interpretation. New
York: Free Press.

Blum, R. W., & Rinehart, P. M. (n.d.). Reducing the Risk:Connections
That Make a Difference in the Lives of Youth.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


104


Minneapolis: Division of General Pediatrics and Adolescent Health,
University of Minnesota.

Bogenschneider, K., Small, S. A., & Tsay, J. C. (1997). Child, Parent,
and Contextual Influences on Perceived Parenting Competence among
Parents of Adolescents. Journal of Marriage and the Family, 59, 345–
362.

Borkowski, J. G., Ramey, S. L., & Bristol-Power, M. (Eds.). (in press).
Parenting and the Child’s World: Influences on Academic, Intellectual,
and Social-Emotional Development. Mahwah, N.J.: Lawrence Erlbaum.

Bornstein, M. H. (Ed.). (1995a). Handbook of Parenting (Vols. 1-4).
Mahwah, N.J.: Lawrence Erlbaum.

Bornstein, M. H. (1995b). Parenting Infants. In M. H. Bornstein (Ed.),
Handbook of Parenting: Children and Parenting
(Vol. 1, pp. 3–39). Mahwah, N.J.: Lawrence Erlbaum.

Bornstein, M. H. (1998). Refocusing on Parenting. Paper presented at
the Conference on Parenthood in America, Madison, Wisc., April.

Bornstein, M. H. (Ed.). (in press). Handbook of Parenting (2nd ed.).
Mahwah, N.J.: Lawrence Erlbaum. Vols. 1–5.

Bosma, H., & Jackson, S. (Eds.). (1990). Coping and Self-Concept in
Adolescence. New York: Springer-Verlag.

Bostrom, M. (2000a). Teenhood: Understanding Attitudes toward
Those Transitioning from Childhood to Adulthood. In
Reframing Youth Issues: Working Papers of the FrameWorks Institute
and the Center for Communications and Community, UCLA.
Washington, D.C.: FrameWorks Institute.

Bostrom, M. (2000b). The 21st Century Teen: Public Perception and
Teen Reality. In Reframing Youth Issues: Working Papers of the
FrameWorks Institute and the Center for Communications and
Community, UCLA. Washington, D.C.: FrameWorks Institute.

Bradley, J. (1997). Runaway Youth: Stress, Social Support, and
Adjustment. New York: Garland.

Bredehoft, D. J., & Cassidy, D. (1995). Family Life Education
Curriculum Guidelines (2nd ed.).
Minneapolis: National Council on Family Relations.

Brody, G. H., & Flor, D. L. (1998). Maternal Resources, Parenting
Practices, and Child Competence
in Rural, Single-Parent African American Families. Child Development,
69(3), 803–816.

Brody, G. H., Stoneman, Z., & Flor, D. (1996). Parental Religiosity,
Family Processes, and Youth Competence in Rural, Two-Parent African
American Families. Developmental Psychology, 32(4), 696–706.

Brodzinsky, D. M., Smith, D. W., & Brodzinsky, A. B. (1998). Children’s
Adjustment to Adoption: Developmental and Clinical Issues (Vol. 38).
Thousand Oaks, Calif.: Sage.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


105


Bronfenbrenner, U. (1986). Ecology of the Family as a Context for
Human Development: Research Perspectives.
Developmental Psychology, 22(6), 723–742.

Brooks, J. B. (1994). Parenting in the 90s. Mountain View,
Calif.:Mayfield.

Brooks-Gunn, J. (1989). Pubertal Processes and the Early Adolescent
Transition. In W.Damon (Ed.), Child Development Today and
Tomorrow (pp. 155-176). San Francisco: Jossey-Bass.

Brooks-Gunn, J., & Furstenberg, F. F., Jr.(1989). Adolescent Sexual
Behavior. American Psychologist, 44(2), 249–257.

Brooks-Gunn, J., Guo, G., & Furstenburg, F. F., Jr. (1993). Who Drops
Out of and Who Continues beyond High School?: A 20-Year Follow-Up
of Black Urban Youth. Journal of Research on Adolescence, 3(3), 271–
294.

Brooks-Gunn, J., & Paikoff, R. (1997). Sexuality and Developmental
Transitions during Adolescence. In J. Schulenberg, J. L. Maggs, & K.
Hurrelmann (Eds.), Health Risks and Developmental Transitions during
Adolescence (pp. 190–219). New York: Cambridge University Press.

Brooks-Gunn, J., Petersen, A. C., & Eichorn, D. (1985). The Study of
Maturational Timing Effects in Adolescence. Journal of Youth and
Adolescence, 14(3), 149–161.

Brooks-Gunn, J., & Reiter, E. O. (1990). The Role of Pubertal
Processes. In S. S. Feldman & G. R. Elliott (Eds.), At the Threshold:The
Developing Adolescent (pp.16–53). Cambridge, Mass.: Harvard
University Press.

Broughton, J. (1978). The Development of Concepts of Self, Mind,
Reality, and Knowledge. In W. Damon (Ed.), Social Cognition (pp. 75–
100). San Francisco: Jossey-Bass.

Brown, D. (1993). Affect Development, Psychopathology, and
Adaptation. In S. L. Ablon, D. Brown, E. J. Khantzian, & J. Mack
(Eds.), Human Feelings: Explorations in Affect Development and
Meaning (pp. 5–66). Hillsdale, N.J.: Analytic Press.

Brown, J. D., & Cantor, J. (2000). An Agenda for Research on Youth
and the Media. Journal of Adolescent Health, 27(2, supplement 1), 2–
7.

Brown, L. M. & Gilligan, C. (1992). Meeting at the Crossroads:
Women’s Psychology and Girls’ Development. Cambridge, Mass.:
Harvard University Press.

Buchanan, C. M., Eccles, J. S., & Becker, J. B. (1992). Are Adolescents
the Victims of Raging Hormones: Evidence for Activational Effects of
Hormones on Moods and Behavior at Adolescence. Psychological
Bulletin, 111(1), 62–107.

Buchanan, C. M., Maccoby, E. E., & Dornbusch, S. M. (1991). Caught
between Parents: Adolescents’ Experience in Divorced Homes. Child
Development, 62, 1008–1029.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


106



Burt, M. R. (1998). Why Should We Invest in Adolescents?
Washington, D.C.: Pan American Health Organization. July.

C

Campion, M. J. (1995). Who’s Fit to Be a Parent? New York: Routledge.

Canada, G. (1995). Fist Stick Knife Gun: A Personal History of Violence
in America. Boston: Beacon Press.

Canada, G. (1998). Reaching up for Manhood: Transforming the Lives
of Boys in America. Boston: Beacon Press.

Cantor, J. (2000). Media Violence. Journal of Adolescent Health, 27(2,
supplement 1), 30–34.

Carnegie Council on Adolescent Development (1989). Turning Points:
Preparing American Youth for the 21st Century. New York: Carnegie
Corporation of New York. June.

Carnegie Council on Adolescent Development (1995). Great
Transitions: Preparing Adolescents for a New Century. New York:
Carnegie Corporation of New York. October.

Carter, N. (1996). See How W Grow: A Report on the Status of
Parenting Education in the U.S. Philadelphia: The Pew Charitable
Trusts. December.

Cassidy, A. (1998). Parents Who Think Too Much: Why We Do It, How
to Stop. New York: Dell.

Chamberlain, P., & Patterson, G. R. (1995). Discipline and Child
Compliance in Parenting. In M. H. Bornstein (Ed.), Handbook of
Parenting: Applied and Practical Parenting (Vol. 4, pp. 205–225).
Mahwah, N.J.: Lawrence Erlbaum.

Chao, R. K. (1994). Beyond Parental Control and Authoritarian
Parenting Style: Understanding Chinese Parenting through the Cultural
Notion of Training. Child Development, 65, 1111–1119.

Chess, S., & Thomas, A. (1987). Know Your Child: An Authoritative
Guide for Today’s Parents. New York: Basic Books.

Children Now (1994). Tuned In or Tuned Out? America’s Children
Speak Out on the News Media. Los Angeles: Children Now.

Children’s Defense Fund (2000). The State of America’s Children
Yearbook. Washington, D.C.: Children’s Defense Fund.

Christenson, P. G., Henriksen, L., & Roberts, D. F. (2000). Substance
Use in Popular Prime-Time Television Washington, D.C. and Studio
City, Calif.: Office of National Drug Control Policy and Mediascope
Macro International January.

Christenson, P. G., & Roberts, D. F. (1998). It’s Not Only Rock and
Roll: Popular Music in the Lives of Adolescents. Cresskill, N.J.:
Hampton.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


107



Clarke, A. S. (1997). The American Indian Child: Victims of the Culture
of Poverty or Cultural Discontinuity? In R. D. Taylor & M. C. Wang
(Eds.), Social and Emotional Adjustment and Family Relations in Ethnic
Minority Families (pp. 63–81). Mahwah, N.J.: Lawrence Erlbaum.

Clarke, J. I., & Dawson, C. (1998). Growing Up Again (2nd ed.). City
Center, Minn.: Hazelden.


Coleman, J. C., & Hendry, L. (1990). The Nature of Adolescence. (2nd
ed.). New York: Routledge.

Coles, R. (1997). The Moral Intelligence of Children: How to Raise a
Moral Child. New York: Plume.

Collins, W. A. (1990). Parent-Child Relationships in the Transition to
Adolescence: Continuity and Change in Interaction, Affect and
Cognition. In R. Montemayor, G. R. Adams, & T. P. Gullotta (Eds.),
From Childhood to Adolescence: A Transitional Period? (Vol. 2, pp.85–
106). Newbury Park, Calif.: Sage.

Collins, W. A. (1992). Parents’ Cognitions and Developmental Changes
in Relationships during Adolescence. In I. E. Sigel, A. V. McGillicuddy-
DeLisi, & J. J. Goodnow (Eds.), Parental Belief Systems: The
Psychological Consequences for Children (2nd ed.). Hillsdale, N.J.:
Lawrence Erlbaum.

Collins, W. A., & Laursen, B. (1992). Conflict and Relationships during
Adolescence. In C. U. Shantz & W. W. Hartup (Eds.), Conflict in Child
and Adolescent Development (pp. 216–241). New York: Cambridge
University Press.

Collins, W. A., Maccoby, E. E., Steinberg, L., Hetherington, E. M., &
Bornstein, M. H. (2000). Contemporary Research on Parenting: The
Case for Nature and Nurture. American Psychologist, 55(2), 218–232.

Comer, J. P., & Poussaint, A. F. (1992). Raising Black Children: Two
Leading Psychiatrists Confront the Educational, Social, and Emotional
Problems Facing Black Children. New York: Plume.

Communications Consortium Media Center. (1996). Strategic Media:
Designing a Public Interest Campaign. Washington, D.C.: Benton
Foundation and the Center for Strategic Communications.

Compas, B. E., & Hammen, C. L. (1996). Child and Adolescent
Depression: Covariation and Comorbidity in Development. In R. J.
Haggerty, L. R. Sherrod, N. Garmezy, & M. Rutter (Eds.), Stress, Risk,
and Resilience in Children and Adolescents: Processes, Mechanisms,
and Interventions (pp. 225–267). New York: Cambridge University
Press.

Cooke, B., Danforth, S., Foster, S., Palm, G., Rossmann, M., &
Wolthius, L. (1996). Core Competencies for Parent Education. Paper
presented at the National Council on Family Relations annual
conference, Kansas City, Mo., November.

Côté, J. E., & Allahar, A. L. (1996). Generation on Hold: Coming of Age
in the Late Twentieth Century. New York: New York University Press.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


108


Council of Economic Advisors (2000). Teens and Their Parents in the
21st Century: An Examination of Trends in Teen Behavior and the Role
of Parental Involvement. Paper prepared for the WhiteHouse
Conference on Teenagers, Washington, D.C., May 2.

Council on Scientific Affairs (1993). Adolescents as Victims of Family
Violence. Journal of the American Medical Association, 270(15), 1850–
1856.

Crnic, K., & Acevedo, M. (1995). Everyday Stresses and Parenting. In
M. H. Bornstein (Ed.), Handbook of Parenting: Applied and Practical
Parenting (Vol. 4, pp. 277–297). Mahwah, N.J.: Lawrence Erlbaum.

Crockett, L. J. (1997). Cultural, Historical, and Subcultural Contexts of
Adolescence: Implications for Health and Development. In J.
Schulenberg, J. L. Maggs, & K. Hurrelmann (Eds.), Health Risks and
Developmental Transitions during Adolescence (pp. 23–53). New York:
Cambridge University Press.

Csikszentmihalyi, M., & Larson, R. (1984). Being Adolescent: Conflict
and Growth in the Teenage Years. New York: Basic Books.

Csikszentmihalyi, M., Rathunde, K., Whalen, S., & Wong, M. (1993).
Talented Teenagers: The Roots of Success and Failure. New York:
Cambridge University Press.

Csikszentmihalyi, M., & Schneider, B. (2000). Becoming Adult: How
Teenagers Prepare for the World of Work. New York: Basic Books.

D

Damon, W. (Ed.). (1989). Child Development Today and Tomorrow.
San Francisco: Jossey-Bass.

Damon, W. (1997). The Youth Charter: How Communities Can Work
Together to Raise Standards for All Our Children. New York: Free
Press.

Damon, W. (1999). The Moral Development of Children. Scientific
American (August), 72–78.

Damon, W., & Hart, D. (1982). The Development of Self-
Understanding from Infancy through Adolescence. Child
Development, 53(4), 841–864.

Daniel, W. A., Jr. (1991). Training in Adolescent Health Care. In R. M.
Lerner, A. C. Petersen, & J. Brooks-Gunn (Eds.), Encyclopedia of
Adolescence (Vol. 1, pp. 450–453). New York: Garland.

Darling, N., Hamilton, S., & Niego, S. (1994). Adolescents’ Relations
with Adults outside the Family. In R. Montemayor, G. R. Adams, & T. P.
Gullotta (Eds.), Personal Relationships during Adolescence (pp. 216–
235). Newbury Park, Calif.: Sage.

Daro, D. (1997). Public Opinion and Behaviors Regarding Child Abuse
Prevention: A Ten-Year Review of NCPCA’s Public Opinion Poll
Research. Chicago: National Committee to Prevent Child Abuse. April.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


109


Daro, D. (forthcoming). Harms of Young Adolescence: Standards of
Prevention, Intervention, and Care. In M. Rosenheim & M. Testa
(Eds.), Children Harmed and Harmful (manuscript under review).

Davies, P. L., & Rose, J. D. (1999). Assessment of Cognitive
Development in Adolescents by Means of Neuropsychological Tasks.
Developmental Neuropsychology, 15(2), 227–248.

Davis, I. P. (1985). Adolescents: Theoretical and Helping Perspectives.
Boston: Kluwer-Nijhoff.

DeJong, W., & Winsten, J. A. (1990). The Use of Mass Media in
Substance Abuse Prevention. Health Affairs, 9(2), 30–46.

DeJong, W., & Winsten, J. A. (1998). The Media and the Message:
Lessons Learned from Past Public Service Campaigns. Washington,
D.C.: The National Campaign to Prevent Teen Pregnancy.

Demo, D. H., Allen, K. R., & Fine, M. A. (2000). Handbook of Family
Diversity. New York: Oxford University Press.

Diamond, L. M., Savin-Williams, R. C., & Dube, E. M. (1999). Sex,
Dating, Passionate Friendships, and Romance: Intimate Peer
Relationships among Lesbian, Gay and Bisexual Adolescents. In W.
Furman, B. Brown, & C. Feiring (Eds.), The Development of Romantic
Relationships in Adolescence (pp. 175–210). New York: Cambridge
University Press.

Diamond, M., & Hopson, J. (1998). Magic Trees of the Mind: How to
Nurture Your Child’s Intelligence, Creativity, and Healthy Emotions
from Birth through Adolescence. New York: Dutton.

Dinkmeyer D., Sr., McKay, G. D., McKay, J. L., & Dinkmeyer D., Jr.
(1998). Step/Teen Leader’s Resource Guide. Circle Pines, Minn.:
American Guidance Service.

Dishion, T. J., McCord, J., & Poulin, F. (1999). When Interventions
Harm: Peer Groups and Problem Behavior. American Psychologist,
54(9), 755–764.

Dobson, J. (1992). The New Dare to Discipline. Wheaton, Ill.: Tyndale
House.

Doherty, W. J. (1997). The Intentional Family: Simple Rituals to
Strengthen Family Ties. New York: Avon.

Dombro, A. L., O’Donnell, N. S., Galinsky, E., Melcher, S. G., & Farber,
A. (1996). Engaging the Public, Community Mobilization: Strategies to
Support Young Children and Their Families (Chap. 9). New York:
Families and Work Institute.

Dorfman, L., Woodruff, K., Chavez, V., & Wallack, L. (1997). Youth and
Violence on Local Television News in California. American Journal of
Public Health, 87(8), 1311–1316.

Dryfoos, J. G. (1998). Safe Passage: Making It through Adolescence in
a Risky Society. New York: Oxford University Press.
Duffett, A., Johnson, J., & Farkas, S. (1999). Kids These Days ’99:
What Americans Really Think about the Next Generation. New York:




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


110


Public Agenda.

Dungan-Seaver, D. (1999). Mass Media Initiatives and Children’s
Issues: An Analysis of Research and Recent Experience Relevant to
Potential Philanthropic Funders. Minneapolis: McKnight Foundation.
December.

Dunst, C. (1995). Key Characteristics and Features of Community-
Based Family Support Programs. Chicago: Family
Resource Coalition.

DYG, Inc. (2000). What Grown-Ups Understand about Child
Development: A National Benchmark Survey. Report from
Civitas, Brio, & Zero to Three.

Dyk, P. H. (1993). Anatomy, Physiology, and Gender Issues in
Adolescence. In T. P. Gullotta, G. R. Adams, & R. Montemayor (Eds.),
Adolescent Sexuality (pp.35–56). Newbury Park, Calif.: Sage.

E

Eberly, M. B., & Montemayor, R. (1999). Chores. In C. A. Smith (Ed.),
The Encyclopedia of Parenting Theory and Research (pp. 68–70).
Westport, Conn.: Greenwood.

Eccles, J. S., & Harold, R. D. (1996). Family Involvement in Children’s
and Adolescents’ Schooling. In A. Booth & J. Dunn (Eds.), Family-
School Links: How Do They Affect Educational Outcomes? (pp. 3–34).
Hillsdale, N.J.: Lawrence Erlbaum.

Eccles, J. S., Lord, S., & Buchanan, C. M. (1996). School Transitions in
Early Adolescence: What Are We Doing to Our Young People? In J. A.
Graber, J. Brooks-Gunn, & A. C. Petersen (Eds.), Transitions through
Adolescence: Interpersonal Domains and Context (pp.251–284).
Mahwah, N.J.: Lawrence Erlbaum.

Eccles, J. S., Lord, S. E., & Roeser, R. W. (1996). Round Holes, Square
Pegs, Rocky Roads, and Sore Feet: The Impact of Stage-Environment
Fit on Young Adolescents’ Experiences in Schools and Families. In D.
Cicchetti & S. L. Toth (Eds.), Rochester Symposium on Developmental
Psychopathology, Volume VII: Adolescence: Opportunities and
Challenges (pp. 47–92). Rochester, N.Y.: University of Rochester
Press.

Eccles, J. S., Midgley, C., Wigfield, A., Buchanan, C. M., Reuman, D.,
Flanagan, C., & Iver, D. M. (1993). Development during Adolescence:
The Impact of Stage-Environment Fit on Young Adolescents’
Experiences in Schools and in Families. American Psychologist, 48(2),
90–101.

Ehrensaft, D. (1997). Spoiling Childhood: How Well-Meaning Parents
Are Giving Children Too Much—But Not What They Need. New York:
Guilford.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


111


Eisenberg, N., Murphy, B. C., & Shepard, S. (1997). The Development
of Empathic Accuracy. In W. Ickes (Ed.), Empathic Accuracy (pp. 73–
116). New York: Guilford.

Elder, G. H., Jr., (1975). Adolescence in the Life Cycle: An
Introduction. In G. H. Elder, Jr. (Ed.), Adolescence in the Life Cycle:
Psychological Change and Social Context. New York: John Wiley.

Elkind, D. (1967). Egocentrism in Adolescence. Child Development, 38,
1025–1034.

Elkind, D. (1984). All Grown Up and No Place to Go: Teenagers in
Crisis. Reading, Mass.: Addison-Wesley.

Elkind, D. (1993). Parenting Your Teenager. New York: Ballantine.

Elkind, D. (1994). A Sympathetic Understanding of the Child: Birth to
Sixteen (3rd ed.). Boston: Allyn & Bacon.

Elliott, D. S., Hamburg, B. A., & Williams, K. R. (Eds.). (1998).
Violence in American Schools: A New Perspective. New York:
Cambridge University Press.

Elliott, G. R., & Feldman, S. S. (1990). Capturing the Adolescent
Experience. In S. S. Feldman & G. R. Elliott (Eds.), At the Threshold:
The Developing Adolescent (pp. 1–13). Cambridge, Mass.: Harvard
University Press.

Entin, P. (1999). Personal communication, August 27.

Entwisle, D. R. (1990). Schools and the Adolescent. In S. S. Feldman &
G. R. Elliott (Eds.), At the Threshold: The Developing Adolescent (pp.
197–224). Cambridge, Mass.: Harvard University Press.

Erikson, E. H. (1968). Identity, Youth, and Crisis. New York: Norton.

Erikson, E. H. (1985). Childhood and Society. New York: Norton.

Eron, L. D., Gentry, J. H., & Schlegel, P. (Eds.). (1994). Reason to
Hope: A Psychosocial Perspective on Violence and Youth. Washington,
D.C.: American Psychological Association.

F

Families and Work Institute (1993). Unpublished data from the
National Study of the Changing Workforce, provided
courtesy of the Families and Work Institute, New York.

Families and Work Institute (2000). Ask the Children 2000: Youth and
Employment: Preliminary Findings. New York:
Families and Work Institute.

Family Resource Coalition (1996). Guidelines for Family Support
Practice. Chicago: Family Resource Coalition.

Farkas, S., & Johnson, J., with Duffett, A., & Bers, A. (1997). Kids
These Days: What Americans Really Think about the Next Generation.
New York: Public Agenda.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


112


Farkas, S., Johnson, J., & Duffett, A., with Aulicino, C., & McHugh, J.
(1999). Playing Their Parts: Parents and Teachers Talk about Parental
Involvement in Schools. New York: Public Agenda.

Feindler, E. L., & Becker, J. V. (1994). Interventions in Family Violence
Involving Children and Adolescents. In L. D. Eron, J. H. Gentry, & P.
Schlegel (Eds.), Reason to Hope: A Psychosocial Perspective on
Violence and Youth (pp. 405–430). Washington, D.C.: American
Psychological Association.

Feldman, S. S., & Elliott, G. R. (Eds.). (1990). At the Threshold: The
Developing Adolescent. Cambridge, Mass.: Harvard University Press.

Feldman, S. S., & Rosenthal, D. A. (1994). Culture Makes a Difference
. . . or Does It? A Comparison of Adolescence in Hong Kong, Australia,
and the United States. In R. K. Silbereisen & E. Todt (Eds.),
Adolescence in Context: The interplay of Family, School, Peers, and
Work in Adjustment (pp. 99–124). New York: Springer-Verlag.

Finkelhor, D. (1995). The Victimization of Children: A Developmental
Perspective. American Journal of Orthopsychiatry, 65(2), 177–193.

Fischer, K. W., & Rose, S. P. (1994). Dynamic Development of
Coordination of Components in Brain and Behavior: A Framework for
Theory and Research. In G. Dawson & K. W. Fischer (Eds.), Human
Behavior and the Developing Brain. New York: Guilford.

Fischer, K. W., Shaver, P. R., & Carnochan, P. (1989). A Skill Approach
to Emotional Development: From Basic- to Subordinate-Category
Emotions. In W. Damon (Ed.), Child Development Today and
Tomorrow (pp. 107–136). San Francisco: Jossey-Bass.

Fischer, K. W., Shaver, P. R., & Carnochan, P. (1990). How Emotions
Develop and How They Organize Development. Cognition and Emotion,
4(2), 81–127.

Fischhoff, B., Crowell, N. A., & Kipke, M. (1999). Adolescent Decision
Making: Implications for Prevention Programs. Washington, D.C.:
National Academy Press.

Fitzgerald, P. M. (2000). Opening Up in Art. Boston Sunday Globe, July
30, pp. C5, C9–10.

Flanagan, C. A., & Eccles, J. S. (1993). Changes in Parents’ Work
Status and Adolescents’ Adjustment at School. Child
Development, 64, 246–257.

Flavell, J. H., Miller, P. H., & Miller, S. A. (1993). Cognitive
Development. Englewood Cliffs, N.J.: Prentice-Hall.

Fletcher, A. C., Steinberg, L., & Sellers, E. B. (1999). Adolescents’
Well-Being as a Function of Perceived Interparental
Consistency. Journal of Marriage and the Family, 61(3), 599–610.

Ford, M. E. (1991). Social Intelligence in Adolescence. In R. M. Lerner,
A. C. Petersen, & J. Brooks-Gunn (Eds.), Encyclopedia of Adolescence
(Vol. 2, pp. 1066–1071). New York: Garland.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


113


Forum on Adolescence (2000). Improving Intergroup Relations among
Youth: Summary of a Research Workshop. Washington, D.C.: National
Academy Press.

Fowler, J. W., Nipkow, K. E., & Schweitzer, F. (Eds.). (1991). Stages of
Faith and Religious Development: Implications for Church, Education,
and Society. New York: Crossroad.

FrameWorks Institute and Center for Communications and Community
(2000). In Reframing Youth Issues: Working Papers of the FrameWorks
Institute and the Center for Communications and Community, UCLA.
Washington, D.C. & Los Angeles: FrameWorks Institute and Center for
Communications and Community.

Freedman-Doan, C. R., Arbreton, A. J. A., Harold, R. D., & Eccles, J. S.
(1993). Looking Forward to Adolescence: Mothers’ and Fathers’
Expectations for Affective and Behavioral Change. Journal of Early
Adolescence, 13(4), 472–502.

Frith, M., & Frith, K. (1993). Creating Meaning from Media Messages:
Participatory Research and Adolescent Health. In R. M. Lerner (Ed.),
Early Adolescence: Perspectives on Research, Policy, and Intervention
(pp. 419–430). Hillsdale, N.J.: Lawrence Erlbaum.

Frydenberg, E. (1997). Adolescent Coping: Theoretical and Research
Perspectives. New York: Routledge.

Furman, W., Brown, B., & Feiring, C. (Eds.). (1999). The Development
of Romantic Relationships in Adolescence. New
York: Cambridge University Press.

Furman, W., & Simon, V. A.(1999). Cognitive Representations of
Adolescent Romantic Relationships. In W. Furman, B.B. Brown, & C.
Feiring (Eds.), The Development of Romantic Relationships in
Adolescence (pp.75–98). New York: Cambridge University Press.

Furman, W., & Wehner, E. (1997). Adolescent Romantic Relationships:
A Developmental Perspective. In S. Shulman & W. A. Collins (Eds.),
Romantic Relationships in Adolescence: Developmental Perspectives
(pp.21–36). San Francisco: Jossey-Bass.

Furstenberg, F. F., Cook, T. D., Eccles, J., Elder, G. H., & Sameroff, A.
(1999). Managing to Make It: Urban Families and Adolescent Success.
Chicago: University of Chicago Press.

G

Galambos, N. L., & Ehrenberg, M. F. (1997). The Family as Health Risk
and Opportunity: A Focus on Divorce and Working Families. In J.
Schulenberg, J. L. Maggs, & K. Hurrelmann (Eds.), Health Risks and
Developmental Transitions during Adolescence (pp.139–160). New
York: Cambridge University Press.

Galinsky, E. (1987). The Six Stages of Parenthood. Reading, Mass.:
Addison-Wesley.

Galinsky, E. (1999). Ask the Children. New York: William Morrow.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


114


Galinsky, E. (2000). Personal communication, September 5.

Gambone, M. A., & Arbreton, A. J. A. (1997). Safe Havens: The
Contributions of Youth Organizations to Healthy Adolescent
Development. Philadelphia: Public/Private Ventures. April.

Garbarino, J. (1995). Raising Children in a Socially Toxic Environment.
San Francisco: Jossey-Bass.

Garbarino, J. (1996). CAN Reflections on 20 Years of Searching. Child
Abuse and
Neglect, 20(3), 157–160.

Garbarino, J. (1999). Lost Boys: Why Our Sons Turn Violent and How
We Can Save Them. New York: Free Press.

Garbarino, J., & Garbarino, A. C. (1993). Maltreatment of Adolescents
(3rd ed.). Chicago, Ill.: National Committee to Prevent Child Abuse.

Garbarino, J., & Gilliam, G. (1980). Understanding Abusive Families.
Lexington, Mass.: Lexington Books.

Garbarino, J., & Kostelny, K. (1995). Parenting and Public Policy. In M.
H. Bornstein (Ed.), Handbook of Parenting: Status and Social
Conditions of Parenting (Vol. 3, pp. 419–436). Mahwah, N.J.: Lawrence
Erlbaum.

Garbarino, J., Schellenbach, C., Sebes, J., & Associates (1986).
Troubled Youth, Troubled Families. New York: Aldine de Gruyter.

García Coll, C. T., Meyer, E. C., & Brillon, L. (1995). Ethnic and
Minority Parenting. In M. H. Bornstein (Ed.), Handbook of Parenting:
Biology and Ecology of Parenting (Vol. 2, pp. 189–209). Mahwah, N.J.:
Lawrence Erlbaum.

García Coll, C. T., Surrey, J. L., & Weingarten, K. (Eds.). (1998).
Mothering against the Odds: Diverse Voices of Contemporary Mothers.
New York: Guilford.

Garwick, A. W., Kohrman, C. H., Titus, J. C., Wolman, C., & Blum, R.
W. (1999). Variations in Families’ Explanations of Childhood Chronic
Conditions: A Cross-Cultural Perspective. In H. I. McCubbin, E. A.
Thompson, A. I. Thompson, & J. A. Futrell (Eds.), The Dynamics of
Resilient Families (pp. 165–202). Thousand Oaks, Calif.: Sage.

Ge, X., Conger, R. D., Lorenz, F. O., Elder, G. H. J., Montague, R.
B., & Simons, R. L. (1992). Linking Family Economic Hardship to
Adolescent Distress. Journal of Research on Adolescence, 2(4), 351–
378.

Gentile, D. A., & Walsh, D. A. (1999). Media Quotient: National Survey
of Family Media Habits, Knowledge, and Attitudes. Minneapolis:
National Institute on Media and the Family.

Gibbs, J. T. (1998a). Conclusions and Recommendations. In J. T.
Gibbs, A. F. Brunswick, M. E. Connor, R. Dembo, T. E. Larson, R. J.
Reed, & B. Solomon (Eds.), Young, Black, and Male in America: An
Endangered Species (pp. 317–363). Dover, Mass.: Auburn House.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


115


Gibbs, J. T. (1998b). Young Black Males in America: Endangered,
Embittered, and Embattled. In J. T. Gibbs, A. F. Brunswick, M. E.
Connor, R. Dembo, T. E. Larson, R. J. Reed, & B. Solomon (Eds.),
Young, Black, and Male in America: An Endangered Species (pp. 1–
36). Dover, Mass.: Auburn House.

Gibbs, J. T., Brunswick, A. F., Connor, M. E., Dembo, R., Larson, T. E.,
Reed, R. J., & Solomon, B. (Eds.). (1998). Young, Black, and Male in
America: An Endangered Species. Dover, Mass.: Auburn House.

Giedd, J. N., Blumenthal, J., Jeffries, N. O., Castellanos, F. X., Liu, H.,
Zijdenbos, A., Paus, T., Evans, A. C., & Rapaport, J. L. (1999). “Brain
Development during Childhood and Adolescence: A Longitudinal MRI
Study.” Nature Neuroscience, 2(10), 861–863.

Gilligan, C., & Attanucci, J. (1988). Two Moral Orientations. In C.
Gilligan, J. Ward, J. Taylor, & B. Bardige (Eds.), Mapping the Moral
Domain: A Contribution of Women’s Thinking to Psychological Theory
and Education (pp. 73–86). Cambridge, Mass.: Harvard University
Press.

Glik, D., Berkanovic, E., Stone, K., Ibarra, L., Schriebman, M., Rosen,
R., Gordon, L. T., Jones, M. C., & Richardes, D. (1997). Health
Education Goes to Hollywood: Working with Prime-Time and Day-Time
Entertainment Television for Immunization Promotion. Paper presented
at the Second International Conference on Immunization Education
and Social Change, Athens, Ohio, May 9.

Gobeli, V. (1999). Recognition/Encouragement. In C. A. Smith (Ed.),
The Encyclopedia of Parenting Theory and Research (pp. 351–352).
Westport, Conn.: Greenwood.

Goodman, E. (1999). Blame the Parents: It’s Easy—and Wrong. Boston
Globe, May 2, p. E7.

Gordon, C. P. (1996). Adolescent Decision Making: A Broadly Based
Theory and Its Application to the Prevention of Early Pregnancy.
Adolescence, 31(123), 561–584.

Gorman, J. C. (1998). Parenting Attitudes and Practices of Immigrant
Chinese Mothers of Adolescents. Family Relations, 47(1), 73–80.

Gosman, F. G. (1990). Spoiled Rotten: American Children and How to
Change Them. Milwaukee: Bashford & O’Neill.

Gottfried, A. E., Gottfried, A. W., & Bathurst, K. (1995). Maternal and
Dual-Earner Employment Status and Parenting. In M. H. Bornstein
(Ed.), Handbook of Parenting: Biology and Ecology of Parenting (Vol. 2,
pp. 139–160). Mahwah, N.J.: Lawrence Erlbaum.

Graber, J. A., Brooks-Gunn, J., & Petersen, A. C. (1996). Adolescent
Transitions in Context. In J. A. Graber, J. Brooks-Gunn, & A. C.
Petersen (Eds.), Transitions through Adolescence: Interpersonal
Domains and Context. Mahwah, N.J.: Lawrence Erlbaum.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


116


Gray, M. R., & Steinberg, L. (1999a). Adolescent Romance and the
Parent-Child Relationship: A Contextual Perspective. In W. Furman, B.
B. Brown, & C. Feiring (Eds.), The Development of Romantic
Relationships in Adolescence (pp. 235–265). New York: Cambridge
University Press.

Gray, M. R., & Steinberg, L. (1999b). Unpacking Authoritative
Parenting: Reassessing a Multidimensional Construct. Journal of
Marriage and the Family, 61(3), 574–587.

Greenspan, M. (1998). “Exceptional” Mothering in a “Normal” World. In
C. García Coll, J. L. Surrey, & K. Weingarten (Eds.), Mothering against
the Odds: Diverse Voices of Contemporary Mothers (pp. 37–60). New
York: Guilford.

Greenspan, S. I., with Benderly, B. L. (1997). The Growth of the Mind.
Reading, Mass.: Perseus.

Greenspan, S. I., with Lewis, N. B. (1999). Building Healthy Minds.
Cambridge, Mass.: Perseus.

Grieve, T. (2000). The Parent Trap. Stanford (March/April), 46–49.

Grossman, J. B. (1999). Contemporary Issues in Mentoring.
Philadelphia: Public/Private Ventures. June.

Grotevant, H. D. (1998). Adolescent Development in Family Contexts.
In W. Damon & N. Eisenberg (Eds.), Handbook of Child Psychology:
Social, Emotional and Personality Development (5th ed., Vol. 3, pp.
1097–1149). New York: John Wiley.

Grotevant, H. D., & Cooper, C. R. (1985). Patterns of Interaction in
Family Relationships and the Development of Identity Exploration in
Adolescence. Child Development, 56, 415–428.

Grotevant, H. D., Dunbar, N., Kohler, J. K., & Esau, A. M. L. (2000).
Adoptive Identity: How Contexts within and beyond the Family Shape
Developmental Pathways. Family Relations, 49(4), 379–387.

H

Haggerty, R. J., Sherrod, L. R., Garmezy, N., & Rutter, M. (Eds.).
(1996). Stress, Risk, and Resilience in Children and Adolescents:
Processes, Mechanisms, and Interventions. New York: Cambridge
University Press.

Hamilton, S. (1990). Apprenticeship for Adulthood: Preparing Youth for
the Future. New York: Free Press.

Hamilton, S. (1999a). Preparing Youth for the Work Force. In A. J.
Reynolds, H. J. Walberg, & R. P. Weissberg (Eds.), Promoting Positive
Outcomes: Issues in Children’s and Families’ Lives. Washington, D.C.:
CWLA Press.

Hamilton, S. F. (1999b). What Work Fosters Adolescent Development?
In A. Booth, A. C. Crouter, & M. J. Shanahan (Eds.), Transitions to
Adulthood in a Changing Economy: No Work, No Family, No Future?
(pp. 160-167). Westport, Conn.: Praeger.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


117


Hamilton, S. F., & Lempert, W. (1996). The Impact of Apprenticeship
on Youth: A
Prospective Analysis. Journal of Research on Adolescence, 6(4), 427–
455.

Hamner, T. J., & Turner, P. H. (1996). Parenting in Contemporary
Society (3rd ed.). Boston: Allyn & Bacon.

Harkness, S., & Super, C. M. (Eds.). (1996). Parents’ Cultural Belief
Systems: Their Origins, Expressions, and Consequences. New York:
Guilford.

Harris, J. R. (1998). The Nurture Assumption: Why Children Turn Out
the Way They Do. New York: Free Press.

Harrison, A. O., Wilson, M. N., Pine, C. J., Chan, S. Q., & Buriel, R.
(1990). Family Ecologies of Ethnic Minority Children. Child
Development, 61, 347–362.

Harter, S. (1999). The Construction of the Self: A Developmental
Perspective. New York: Guilford.

Harter, S., & Buddin, B. (1987). Children’s Understanding of the
Simultaneity of Two Emotions: A Five-Stage Developmental Acquisition
Sequence. Developmental Psychology, 23, 388–399.

Hartup, W. W., & Overhauser, S. (1991). Friendships. In R. M. Lerner,
A. C. Petersen, & J. Brooks-Gunn (Eds.), Encyclopedia of Adolescence
(Vol. 1, pp. 378–384). New York: Garland.

Hass, B. (1998). Expanding Newspaper Coverage of Family Issues
(unpublished manuscript). Chapel Hill: University of North Carolina.

Hauser, S. T. (1999). Understanding Resilient Outcomes: Adolescent
Lives across Time and Generations. Journal of Research on
Adolescence, 9(1), 1–24.

Hauser, S. T., & Bowlds, M. K. (1990). Stress, Coping, and Adaptation.
In S. S. Feldman & G. R. Elliott (Eds.), At the Threshold: The
Developing Adolescent (pp. 388–413). Cambridge, Mass.: Harvard
University Press.

Hauser, S. T., with Powers, S. I., & Noam, G. G. (1991). Adolescents
and Their Families: Paths of Ego Development. New York: Free Press.

Havighurst, R. J. (1972). Developmental Tasks and Education (3rd
ed.). New York: David McKay.

Heath, D. H., with Heath, H. E. (1991). Fulfilling Lives: Paths to
Maturity and Success. San Francisco: Jossey-Bass.

Heath, H. E. (1996a). Building a Theoretical Framework for Better
Understanding the Determinants of Parenting Behaviors (unpublished
manuscript).

Heath, H. E. (1996b). The Role of Information as a Determinant of
Parental Behavior (unpublished manuscript).




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


118


Heath, H. E. (2000). Using Your Values to Raise Your Child to Be an
Adult You Admire. Seattle: Parenting Press.

Heintz-Knowles, K. E. (1998). Balancing Acts: Work/Family Issues on
Prime-Time TV. Washington, D.C.: National Partnership for Women and
Families. June.

Heintz-Knowles, K. E. (2000). Images of Youth: A Content Analysis of
Adolescents in Prime-Time Entertainment Programming. In Reframing
Youth Issues: Working Papers of the FrameWorks Institute and the
Center for Communications and Community, UCLA. Washington, D.C.:
FrameWorks Institute.

Hersch, P. (1998). A Tribe Apart: A Journey into the Heart of American
Adolescence. New York: Fawcett Columbine.

Hetherington, E. M. (1991). Presidential Address: Families, Lies, and
Videotapes. Journal of Research on Adolescence, 1(4), 323–348.

Hewlett, S. A., & West, C. (1998). The War against Parents. Boston:
Houghton Mifflin.

Hill, H. M., Soriano, F. I., Chen, S. A., & LaFromboise, T. D. (1994).
Sociocultural Factors in the Etiology and Prevention of Violence among
Ethnic Minority Youth. In L. D. Eron, J. H. Gentry, & P. Schlegel (Eds.),
Reason to Hope: A Psychosocial Perspective on Violence and Youth.
Washington, D.C.: American Psychological Association.

Hine, T. (1999). The Rise and Fall of the American Teenager. New
York: Bard.

Hodapp, R. M. (1995). Parenting Children with Down Syndrome and
Other Types of Mental Retardation. In M. H. Bornstein (Ed.), Handbook
of Parenting: Children and Parenting (Vol. 1, pp. 233–253). Mahwah,
N.J.: Lawrence Erlbaum.

Hoffman, M. L. (1980). Moral Development in Adolescence. In J.
Adelson (Ed.), Handbook of Adolescent Psychology. New York: John
Wiley.

Holden, G. W. (1997). Parents and the Dynamics of Child Rearing.
Boulder, Co.: Westview.

Holden, G. W., & Miller, P. C. (1999). Enduring and Different: A Meta-
Analysis of the Similarity in Parents’ Child Rearing. Psychological
Bulletin, 125, 223–254.

Holmbeck, G. N. (1996). A Model of Family Relational Transformations
during the Transition to Adolescence: Parent-Adolescent Conflict and
Adaptation. In J. A. Graber, J. Brooks-Gunn, & A. C. Petersen (Eds.),
Transitions through Adolescence: Interpersonal Domains and Context.
Mahwah, N.J.: Lawrence Erlbaum.

Holmbeck, G. N., Paikoff, R. L., & Brooks-Gunn, J. (1995). Parenting
Adolescents. In M. H. Bornstein (Ed.), Handbook of Parenting: Children
and Parenting (Vol. 1, pp. 91–118). Mahwah, N.J.: Lawrence Erlbaum.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


119


Hooker, K. (1991). Developmental Tasks. In R. M. Lerner, A. C.
Petersen, & J. Brooks-Gunn (Eds.), Encyclopedia of Adolescence (Vol.
1, pp. 228–231). New York: Garland.

Hutchinson, J., & Langlykke, K. (1997). Adolescent Maltreatment:
Youth as Victims of Abuse and Neglect (Maternal and Child Health
Technical Information Bulletin). Arlington, Va.: National Center for
Education in Maternal and Child Health. November.

I

Ingersoll, G. M. (1989). Adolescents (2nd ed.). Englewood Cliffs, N.J.:
Prentice Hall.

J

Jackson, S., & Rodriguez-Tomé, H. (1993). Adolescence: Expanding
Social Worlds. In S. Jackson & H. Rodriguez-Tomé (Eds.), Adolescence
and Its Social Worlds (pp. 1–13). Hillsdale, N.J.: Lawrence Erlbaum.

Jamison, K. R. (1999). Night Falls Fast: Understanding Suicide. New
York: Alfred A. Knopf.

Jarrett, R. L. (1997). African American Family and Parenting Strategies
in Impoverished Neighborhoods. Qualitative Sociology, 20(2), 275–
288.

Jarrett, R. L. (1998). African American Children, Families, and
Neighborhoods: Qualitative Contributions to Understanding
Developmental Pathways. Applied Developmental Science, 2(1), 2–16.

Jarrett, R. L. (1999). Successful Parenting in High-Risk Neighborhoods.
The Future of Children: When School Is Out, 9(2), 45–50.

Jessor, R., Donovan, J. E., & Costa, F. M. (1991). Beyond Adolescence:
Problem Behavior and Young Adult Development. New York:
Cambridge University Press.

Jessor, R., & Jessor, S. L. (1977). Problem Behavior and Psychosocial
Development: A Longitudinal Study of Youth. New York: Academic
Press.

K

Kagan, J. (1972). A Conception of Early Adolescence. In J. Kagan & R.
Coles (Eds.), Twelve to Sixteen: Early Adolescence (pp. 90–105). New
York: Norton.

Kagan, J. (1986). The Power and Limitations of Parents. Austin, Texas:
Hogg Foundation for Mental Health, University of Texas.

Kagan, J. (1998). Three Seductive Ideas. Cambridge, Mass.: Harvard
University Press.

Kagan, J., & Coles, R. (Eds.). (1972). Twelve to Sixteen: Early
Adolescence. New York: Norton.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


120


Kastner, L. S., & Wyatt, J. F. (1997). The Seven-Year Stretch: How
Families Work Together to Grow through Adolescence. Boston:
Houghton Mifflin.

Katchadourian, H. (1990). Sexuality. In S. S. Feldman & G. R. Elliott
(Eds.), At the Threshold: The Developing Adolescent (pp. 330–351).
Cambridge, Mass.: Harvard University Press.

Keating, D. P. (1980). Thinking Processes in Adolescence. In J. Adelson
(Ed.), Handbook of Adolescent Psychology (pp. 211–246). New York:
John Wiley.

Kegan, R. (1982). The Evolving Self: Problems and Process in Human
Development. Cambridge, Mass.: Harvard University Press.

Kegan, R. (1994). In over Our Heads: The Mental Demands of Modern
Life. Cambridge, Mass.: Harvard University Press.

Kimmel, D. C., & Weiner, I. B. (1985). Adolescence: A Developmental
Transition. New York: John Wiley.

Kindlon, D., & Thompson, M. (1999). Raising Cain: Protecting the
Emotional Life of Boys. New York: Ballantine.

Kipke, M. D. (1999a). Adolescent Development and the Biology of
Puberty: Summary of a Workshop on New Research. Washington,
D.C.: National Academy Press.

Kipke, M. D. (1999b). Risks and Opportunities: Synthesis of Studies on
Adolescence. Washington, D.C.: National Academy Press.

Kirchler, E., Palmonari, A., & Pombeni, M. L. (1993). Developmental
Tasks and Adolescents’ Relationships with Their Peers and Their
Families. In S. Jackson & H. Rodriguez-Tomé (Eds.), Adolescence and
Its Social Worlds (pp. 145–167). Hillsdale, N.J.: Lawrence Erlbaum.

Koch, P. B. (1993). Promoting Healthy Sexual Development during
Early Adolescence. In R. Lerner (Ed.), Early Adolescence: Perspectives
on Research, Policy, and Intervention (pp. 293–307). Hillsdale, N.J.:
Lawrence Erlbaum.

Kohlberg, L. (1969). Stage and Sequence: The Cognitive-
Developmental Approach to Socialization. In D. A. Goslin (Ed.),
Handbook of Socialization Theory and Research (pp. 347–480).
Chicago: Rand McNally.

Kohlberg, L., & Gilligan, C. (1972). The Adolescent as Philosopher: The
Discovery of the Self in a Post-Conventional World. In J. Kagan & R.
Coles (Eds.), Twelve to Sixteen: Early Adolescence (pp. 144–179).
New York: Norton.

Kroger, J. (1996). Identity in Adolescence: The Balance between Self
and Other (2nd ed.). New York: Routledge.

Kuhn, D., & Angelev, J. (1976). An Experimental Study of the
Development of Formal Operational Thought. Child Development, 47,
697–706.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


121


Kumpfer, K. L. (1999). Strengthening America’s Families: Exemplary
Parenting and Family Strategies for Delinquency Prevention.
Washington, D.C.: Office of Juvenile Justice and Delinquency
Prevention. April.

Kunkel, D. (1996). How the News Media “See” Kids. In E. E. Dennis &
E. C. Pease (Eds.), Children and the Media (pp. 57–62). New
Brunswick, N.J.: Transaction.

Kunkel, D., Rollin, E., & Biely, E. (1999). The News Media’s Picture of
Children: A Five-Year Update and a Focus on Diversity (unpublished
manuscript). Santa Barbara, Calif.: University of California Santa
Barbara.


L

Lapsley, D. K. (1991). Egocentrism Theory and the “New Look” at the
Imaginary Audience and Personal Fable in Adolescence. In R. M.
Lerner, A. C. Petersen, & J. Brooks-Gunn (Eds.), Encyclopedia of
Adolescence (Vol. 1, pp. 281–286). New York: Garland.

Larson, R. W. (2000). Toward a Psychology of Positive Youth
Development. American Psychologist, 55(1), 170–183.

Larson, R. W., Clore, G. L., & Wood, G. A. (1999). The Emotions of
Romantic Relationships: Do They Wreak Havoc on Adolescents? In W.
Furman, B. B. Brown, & C. Feiring (Eds.), The Development of
Romantic Relationships in Adolescence (pp. 19–49). New York:
Cambridge University Press.

Larson, R., & Richards, M. H. (1994). Divergent Realities: The
Emotional Lives of Mothers, Fathers, and Adolescents. New York: Basic
Books.

Larson, R. W., Richards, M. H., Moneta, G., Holmbeck, G., & Duckett,
E. (1996). Changes in Adolescents’ Daily Interactions with Their
Families from Ages 10 to 18: Disengagement and Transformation.
Developmental Psychology, 32(4), 744–754.

Larzelere, R. E. (1996). A Review of the Outcomes of Parental Use of
Nonabusive or Customary Physical Punishment. Pediatrics, 98(4), 824–
828.

Laub, J. H., & Lauritsen, J. L. (1998). The Interdependence of School
Violence with Neighborhood and Family Conditions. In D. S. Elliott, B.
A. Hamburg, & K. R. Williams (Eds.), Violence in American Schools: A
New Perspective (pp. 127–155). New York: Cambridge University
Press.

Laursen, B., & Collins, W. A. (1994). Interpersonal Conflict during
Adolescence. Psychological Bulletin, 115(2), 197–209.

Laursen, B., Coy, K. C., & Collins, W. A. (1998). Reconsidering
Changes in Parent-Child Conflict across Adolescence: A Meta-Analysis.
Child Development, 69(3), 817–832.

LeMenestral, S. (2000). What Do Fathers Contribute to Children’s Well-
Being? Washington, D.C.: Child Trends.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


122


Leonard, M. (1999). Laws Holding Parents Liable Gaining Ground.
Boston Globe, April 28, pp. A1, A16.


Lerner, J. V., & Lerner, R. M. (Eds.). (in press). Adolescence in
America: An Encyclopedia. Santa Barbara, Calif.: ABC-Clio.

Lerner, R. M. (Ed.). (1999). Adolescence: Development, Diversity, and
Context (Vols. 1–6). New York: Garland.

Lerner, R. M., & Galambos, N. (1998). Adolescent Development:
Challenges and Opportunities for Research, Programs, and Policies.
Annual Review of Psychology, 49, 413–446.

Lerner, R. M., Noh, E. R., & Wilson, C. (in press). The Parenting of
Adolescents and Adolescents as Parents: A Developmental Contextual
Perspective. In J. Westman (Ed.), Parenting Adolescents and
Adolescent Parents. Madison, Wisc.: University of Wisconsin Press.

Lerner, R. M., Ostrom, C. W., & Freel, M. A. (1997). Preventing Health-
Compromising Behaviors among Youth and Promoting Their Positive
Development: A Developmental Contextual Perspective. In J.
Schulenberg, J. L. Maggs, & K. Hurrelmann (Eds.), Health Risks and
Developmental Transitions during Adolescence (pp. 498–521). New
York: Cambridge University Press.

Lerner, R. M., Petersen, A. C., & Brooks-Gunn, J. (Eds.). (1991).
Encyclopedia of Adolescence (Vols. 1 and 2). New York: Garland.

LeVine, R. A. (1988). Human Parental Care: Universal Goals, Cultural
Strategies, Individual Behavior. In R. A. LeVine, P. M. Miller, & M. M.
West (Eds.), Parental Behavior in Diverse Societies (pp. 3–12). San
Francisco: Jossey-Bass.

LeVine, R. A. (1997). Personal communication, April 7.

Levinson, D. J., with Darrow, C. N., Klein, E. B., Levinson, M. H., &
McKee, B. (1978). The Seasons of a Man’s Life. New York: Ballantine.

Levinson, D. J., with Levinson, J. D. (1996). The Seasons of a Woman’s
Life. New York: Ballantine.

Lightfoot, C. (1997). The Culture of Adolescent Risk-Taking. New York:
Guilford.

Lipton, H. (2000). Personal communication, September 25.

Louis Harris & Associates (1995). Between Hope and Fear: Teens
Speak Out on Crime and the Community. Washington, D.C.: National
Teens, Crime, and the Community Program. December 26.

Lourie, I. S. (1979). Family Dynamics and the Abuse of Adolescents: A
Case for a Developmental Phase-Specific Model of Child Abuse. Child
Abuse and Neglect, 3, 967–974.

Luster, T., & McAdoo, H. P. (1995). Factors Related to Self-Esteem
among African American Youths: A Secondary Analysis of the
High/Scope Perry Preschool Data. Journal of Research on Adolescence,
5(4), 451–467.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


123


Luster, T., & Okagaki, L. (1993a). Multiple Influences on Parenting:
Ecological and Life-Course Perspectives. In T. Luster & L. Okagaki
(Eds.), Parenting: An Ecological Perspective (pp. 227–250). Hillsdale,
N.J.: Lawrence Erlbaum.

Luster, T., & Okagaki, L. (Eds.). (1993b). Parenting: An Ecological
Perspective. Hillsdale, N.J.: Lawrence Erlbaum.

M

Maccoby, E. E. (1998). The Two Sexes: Growing Up Apart, Coming
Together. Cambridge, Mass.: Harvard University Press.

Maccoby, E. E., & Martin, J. A.
(1983). Socialization in the Context of the Family: Parent-Child
Interaction. In P. H. Mussen (Ed.), Handbook of Child Psychology (4th
ed., Vol. 4, pp. 1–101). New York: John Wiley.

Maggs, J. L., Schulenberg, J., & Hurrelmann, K. (1997). Developmental
Transitions during Adolescence: Health Promotion Implications. In J.
Schulenberg, J. L. Maggs, & K. Hurrelmann (Eds.), Health Risks and
Developmental Transitions during Adolescence (pp. 522–546). New
York: Cambridge University Press.

Mahdi, L. C., Christopher, N. G., & Meade, M. (Eds.).
(1996).Crossroads: The Quest for Contemporary Rites of Passage.
Chicago: Open Court.

Maibach, E., & Parrot, R. L. (Eds.). (1995). Designing Health
Messages: Approaches from Communication Theory and Public Health
Practice. Thousand Oaks, Calif.: Sage.

Marcia, J. E. (1966). Development and Validation of Ego-Identity
Status. Journal of Personality and Social Psychology, 3(5), 551–558.

Marcia, J. E. (1980). Identity in Adolescence. In J. Adelson (Ed.),
Handbook of Adolescent Psychology (pp. 159–187). New York: John
Wiley.

Mason, C. A., Cauce, A. M., & Gonzales, N. (1997). Parents and Peers
in the Lives of African American Adolescents: An Interactive Approach
to the Study of Problem Behavior. In R. W. Taylor & M. C. Wang (Eds.),
Social and Emotional Adjustment and Family Relations in Ethnic
Minority Families (pp. 85–98). Mahwah, N.J.: Lawrence Erlbaum.

Masten, A. S., & Coatsworth, J. D. (1998). The Development of
Competence in Favorable and Unfavorable Environments. American
Psychologist, 53(2), 205–220.

McAdoo, H. P. (1982). Stress Absorbing Systems in Black Families.
Family Relations, 31, 479–488.

McAdoo, H. P. (1995). Stress Levels, Family Help Patterns, and
Religiosity in Middle- and Working-Class African American Single
Mothers. Journal of Black Psychology, 21(4), 424–449.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


124


McAdoo, H. P. (1999a). Families of Color: Strengths That Come from
Diversity. In H. P. McAdoo (Ed.), Family Ethnicity: Strength in Diversity
(pp. 3–14). Thousand Oaks, Calif.: Sage.

McAdoo, H. P. (Ed.). (1999b). Family Ethnicity: Strength in Diversity
(2nd ed.). Thousand Oaks, Calif.: Sage.

McClintock, M. K., & Herdt, G. (1996). Rethinking Puberty: The
Development of Sexual Attraction. Current Directions in Psychological
Science, 5(6), 178–183.

McCubbin, H. I., Thompson, E. A., Thompson, A. I., & Fromer, J. E.
(Eds.). (1998a). Resiliency in Native American and Immigrant Families.
Thousand Oaks, Calif.: Sage.

McCubbin, H. I., Thompson, E. A., Thompson, A. I., & Futrell, J. A.
(Eds.). (1998b). Resiliency in African American Families. Thousand
Oaks, Calif.: Sage.

McCubbin, H. I., Thompson, E. A., Thompson, A. I., & Futrell, J. A.
(Eds.). (1999). The Dynamics of Resilient Families. Thousand Oaks,
Calif.: Sage.

McGoldrick, M., Giordano, J., & Pearce, J. K. (Eds.). (1996). Ethnicity
and Family Therapy (2nd ed.). New York: Guilford.

McLoyd, V. C. (1989). Socialization and Development in a Changing
Economy. American Psychologist, 44(2), 293–302.

McLoyd, V. C. (1990). The Impact of Economic Hardship on Black
Families and Children: Psychological Distress, Parenting, and
Socioemotional Development. Child Development, 61, 311–346.

McLoyd, V. C. (1997). The Impact of Poverty and Low Socioeconomic
Status on the Socioemotional Functioning of African American Children
and Adolescents: Mediating Effects. In R. D. Taylor & M. C.
Wang(Eds.), Social and Emotional Adjustment and Family Relations in
Ethnic Minority Families (pp. 7–34). Mahwah, N.J.: Lawrence Erlbaum.

McLoyd, V. C. (1998). Socioeconomic Disadvantage and Child
Development. American Psychologist, 53(2), 185–204.

Meredith, R. (1999). Truants’ Parents Face Crackdown across the U.S.
New York Times, December 6, pp. A1, A24.

Mertensmeyer, C., & Fine, M. (2000). ParentLink: A Model of
Integration and Support for Parents. Family Relations, 49(3), 257–265.

Milburn, M. A., & Conrad, S. D. (1996). The Politics of Denial.
Cambridge, Mass.: MIT Press.

Miller, B. C. (1998). Families Matter: A Research Synthesis of Family
Influences on Adolescent Pregnancy. Washington, D.C.: National
Campaign to Prevent Teen Pregnancy. April.

Miller, B. C., & Benson, B. (1999). Romantic and Sexual Relationship
Development during Adolescence. In W. Furman, B. B. Brown, & C.
Feiring (Eds.), The Development of Romantic Relationships in
Adolescence (pp. 99–121). New York: Cambridge University Press.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


125



Montemayor, R. (1982). The Relationship between Parent-Adolescent
Conflict and the Amount of Time Adolescents Spend Alone and with
Parents and Peers. Child Development, 53(2), 1512–1519.

Montemayor, R. (1983). Parents and Adolescents in Conflict: All
Families Some of the Time and Some Families Most of the Time.
Journal of Early Adolescence, 3(1–2), 83–103.

Montemayor, R., & Flannery, D. J.(1991). Parent-Adolescent Relations
in Middle and Late Adolescence. In R. M. Lerner, A. C. Petersen, & J.
Brooks-Gunn (Eds.), Encyclopedia of Adolescence (Vol. 2, pp. 729–
734). New York: Garland.

Montgomery, K. C. (1989). Target: Prime Time: Advocacy Groups and
the Struggle over Entertainment Television. New York: Oxford
University Press.

Montgomery, K. C. (1990). Promoting Health through Entertainment
Television. In C. Atkin & L. Wallack (Eds.), Mass Communication and
Public Health: Complexities and Conflicts (pp. 114–128). Newbury
Park, Calif.: Sage.

Moore, S., Rosenthal, D., & Mitchell, A. (1996). Youth, AIDS and
Sexually Transmitted Diseases. New York: Routledge.

Myers-Walls. (1999). Advocacy. In C. A. Smith (Ed.), The Encyclopedia
of Parenting and Research. Westport, Conn.: Greenwood Press.



N

National Clearinghouse on Families and Youth (1997).Covering Youth
and Family Issues: A Guide for the Media. Washington, D.C.: U.S.
Department of Health and Human Services.

National Coalition of Hispanic Health & Human Services Organizations
(1994). Growing Up Hispanic: Leadership Report. Washington, D.C.:
National Coalition of Hispanic Health & Human Services Organizations.

National Commission on Children (1991). Speaking of Kids: A National
Survey of Children and Parents. Washington, D.C.: National
Commission on Children.

National Issues Forums Institute (2000). NIF Report on the Issues
2000, Our Nation’s Kids: Is Something Wrong? National Issues Forums
Institute. Available: www.nifi.org.

National Parenting Education Network (1997). Draft Mission and Goals.
Prepared for Organizational Meeting. Boston: Wheelock College. May
18 and 19.

Nelsen, J., & Lott, L. (2000). Positive Discipline for Teenagers:
Empowering Your Teen and Yourself through Kind and Firm Parenting
(2nd ed.). Roseville, Calif.: Prima.

Newberger, C. M. (1980). The Cognitive Structure of Parenthood:
Designing a Descriptive Measure. New Directions for Child
Development, 7, 45–67.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


126



Newberger, E. H. (1999). The Men They Will Become: The Nature and
Nurture of Male Character. Cambridge, Mass.: Perseus.

Newman, K. S. (1999). No Shame in My Game: The Working Poor in
the Inner City. New York: Alfred A. Knopf and Russell Sage Foundation.

Newman, P. R., & Newman, B. M. (1988). Parenthood and Adult
Development. Marriage and Family Review, 12(3–4), 313–337.

Nightingale, E., & Wolverton, L. (1993). Adolescent Rolelessness in
Modern Society. In R. Takanishi (Ed.), Adolescence in the 1990s: Risk
and Opportunity (pp. 14–28). New York: Teachers College Press.

Noam, G. (1999). Personal communication, November 1.

Noller, P. (1994). Relationships with Parents in Adolescence: Process
and Outcome. In R. Montemayor, G. R. Adams, & T. P. Gullotta (Eds.),
Personal Relationships during Adolescence (Vol. 6, pp. 37–77).
Thousand Oaks, Calif.: Sage.

Nurmi, J. E. (1991). How Do Adolescents See Their Future? A Review
of the Development of Future Orientation and Planning. Developmental
Review, 11, 1–59.

O

Office of National Drug Control Policy (n.d.). National Youth Anti-Drug
Campaign: Communication Strategy Statement. Washington, D.C.:
Office of National Drug Control Policy.

Osherson, S. (1999). The Hidden Wisdom of Parents. Holbrook, Mass.:
Adams Media.

Ozer, E. M., Brindis, C. D., Millstein, S. G., Knopf, D. K., & Irwin, C. E.,
Jr. (1998). America’s Adolescents: Are They Healthy? San Francisco:
University of California, San Francisco, National Adolescent Health
Information Center. January.

P

Panel on High-Risk Youth (1993). Losing Generations: Adolescents in
High-Risk Settings. Washington, D.C.: National Academy Press.

Patterson, G., & Forgatch, M. (1987). Parents and Adolescents Living
Together, Part 1: The Basics. Eugene, Ore.: Castalia.

Petersen, A. C., Leffert, N., Graham, B., Alwin, J., & Ding, S. (1997).
Promoting Mental Health during the Transition into Adolescence. In J.
Schulenberg, J. L. Maggs, & K. Hurrelmann (Eds.), Health Risks and
Developmental Transitions during Adolescence (pp. 471–497). New
York: Cambridge University Press.

Phelan, T. W. (1998). Surviving Your Adolescents: How to Manage and
Let Go Of Your 13–18 Year Olds (2nd ed.). Glen Ellyn, Ill.: Child
Management.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


127


Phinney, J. S., & Chavira, V. (1995). Parental Ethnic Socialization and
Adolescent Coping with Problems Related to Ethnicity. Journal of
Research on Adolescence, 5(1), 31–53.

Phinney, J. S., & Kohatsu, E. L. (1997). Ethnic and Racial Identity
Development and Mental Health. In J. Schulenberg, J. L. Maggs, & K.
Hurrelmann (Eds.), Health
Risks and Developmental Transitions during Adolescence (pp. 420–
443). New York: Cambridge University Press.

Piaget, J. (1972). Intellectual Evolution from Adolescence to Adulthood.
Human Development, 15, 1–12.

Pittman, K. J., & Fleming, W. E. (1991). A New Vision: Promoting
Youth Development (Testimony before House Select Committee on
Children, Youth and Families). Washington, D.C.: Center for Youth
Development and Policy Research.

Pitzer, R. L. (1999). Some Reflections on “Mild” Physical Punishment.
Family Information Services (November).

Pogrebin, L. C. (1983). Family Politics: Love and Power on an Intimate
Frontier. New York: McGraw-Hill.

Pollack, W. (1998). Real Boys: Rescuing Our Sons from the Myths of
Boyhood. New York: Random House.

Ponton, L. E. (1997). The Romance of Risk: Why Teenagers Do the
Things They Do. New York: Basic Books.

Poussaint, A. F., & Alexander, A. (2000). Lay My Burden down:
Unraveling Suicide and the Mental Health Crisis among African
Americans. Boston: Beacon Press.

Powell, D. H. (1986). Teenagers: When to Worry, What to Do. New
York: Doubleday.

Pruitt, D. B. (Ed.). (1999). Your Adolescent: Emotional, Behavioral,
and Cognitive Development from Early Adolescence through the Teen
Years. New York: HarperCollins.

R

Read, J. (2000). Disability, the Family, and Society: Listening to
Mothers. University of Buckingham, U.K.: Open University Press.

Reiss, D., with Neiderhiser, J. M., Hetherington, E. M., & Plomin, R.
(2000). The Relationship Code: Deciphering Genetic and Social
Influences on Adolescent Development. Cambridge, Mass.: Harvard
University Press.

Resnick, M. D., Bearman, P. S., Blum, R. W., Bauman, K. E., Harris, K.
M., Jones, J., Tabor, J., Beuhring, T., Sieving, R. E., Shew, M., Ireland,
M., Bearinger, L. H. & Udry, J. R. (1997). Protecting Adolescents from
Harm: Findings from the National Longitudinal Study on Adolescent
Health. Journal of the American Medical Association, 278(10), 823–
832.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


128


Rhodes, J. (en imprenta). Older and Wiser: Risks and Rewards in Youth
Mentoring. Cambridge, Mass.: Harvard University Press.

Rickel, A. U., & Hendren, M. C. (1993). Aberrant Sexual Experiences in
adolescence. In T. P. Gullotta, G. R. Adams, & R. Montemayor (Eds.),
Adolescent Sexuality (Vol. 5, pp. 141–160). Newbury Park, Calif.:
Sage.

Riegler, S. (1999). Personal communication, August 18.

Riera, M. (1995). Uncommon Sense for Parents with Teenagers.
Berkeley, Calif.: Celestial Arts.

Roberts, D. F. (1993). Adolescents and the Mass Media: From “Leave It
to Beaver” to “Beverly Hills 90210.” Teachers College Record, 94(3),
629–643.

Roberts, D. F. (2000). Media and Youth: Access, Exposure, and
Privatization. Journal of Adolescent Health, 27(2, supplement 2), 8–14.

Roberts, D. F., Foehr, U. G., Rideout, V. J., & Brodie, M. (1999). Kids &
Media @ the New Millennium. Henry J. Kaiser Family Foundation.
November.

Roberts, D. F., Henriksen, L., & Christenson, P. G. (1999). Substance
Use in Popular Movies and Music. Washington, D.C.: Office of National
Drug Control Policy and Substance Abuse and Mental Health Services
Administration. April.

Ryff, C. D., & Seltzer, M. M. (Eds.). (1996). The Parental Experience in
Midlife. Chicago: University of Chicago Press.

S

Sameroff, A. J., Peck, S. C., & Eccles, J. S. (1998). Contrasting
Ecological Models for Adolescent Mental Health, Problem Behavior, and
Academic Achievement within and across Three Waves of Data. Paper
presented at the Conference
on Ecological Influences on Adolescent Mental Health: School, Peers,
and Families, San Diego.

Sandler, A. D., Levine, M. D., & Coleman, W. L. (1991).
Neurodevelopmental Variation and Dysfunction in Adolescence. In R.
M. Lerner, A. C. Petersen, & J. Brooks-Gunn (Eds.), Encyclopedia of
Adolescence(Vol. 2, pp. 688–697). New York: Garland.

Savin-Williams, R. C., & Berndt, T. J. (1990). Friendship and Peer
Relations. In S. S. Feldman & G. R. Elliott (Eds.), At the Threshold: The
Developing Adolescent (pp. 277–307). Cambridge, Mass.: Harvard
University Press.

Savin-Williams, R. C., & Rodriguez, R. G. (1993). A Developmental,
Clinical
Perspective on Lesbian, Gay Male, and Bisexual Youths. In T. P.
Gullotta, G. R. Adams, & R. Montemayor (Eds.), Adolescent Sexuality
(pp. 77–101). Newbury Park, Calif.: Sage.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


129


Scales, P. C. (1991). A Portrait of Young Adolescents in the 1990s.
Minneapolis: Search Institute.

Scales, P. C. (1997). The Role of Family Support Programs in Building
Developmental Assets among Young Adolescents: A National Survey of
Services and Staff Training Needs. Child Welfare, 76(5), 611–635.

Scales, P. C. (in press). Smelly, Lethargic, and Incoherent: Journalists,
Social Science, and the Image of Adolescents. Social Science and
Modern Society (Spring 2001).

Scales, P. C., & Leffert, N. (1999). Developmental Assets. Minneapolis:
Search Institute.

Scales, P. C., Lucero, M. G., & Halvorson, H. (1998). Voices of Hope:
Building Developmental Assets for Colorado Youth. Minneapolis: Search
Institute. December.

Schneider, B., & Stevenson, D. (1999). The Ambitious Generation:
America’s Teenagers, Motivated but Directionless. New Haven, Conn.:
Yale University Press.

Schoen, C., Davis, K., Collins, K. S., Greenberg, L., DesRoches, C., &
Abrams, M. (1997). The Commonwealth Fund Survey of the Health of
Adolescent Girls. New York: Commonwealth Fund. November.

Schoen, C., Davis, K., DesRoches, C., & Shekhdar, A. (1998). The
Health of Adolescent Boys: Commonwealth Fund Survey Findings. New
York: Commonwealth Fund. June.

Schulenberg, J., Maggs, J. L., & Hurrelmann, K. (Eds.). (1997). Health
Risks and Developmental Transitions during Adolescence. New York:
Cambridge University Press.

Sedlak, A. J., & Broadhurst, D. D. (1996). Third National Incidence
Study of Child Abuse and Neglect: Final Report. Washington, D.C.:
National Center on Child Abuse and Neglect. September.

Selman, R. L. (1980). The Growth of Interpersonal Understanding:
Developmental and Clinical Analyses. New York: Academic Press.

Selman, R. L., Beardslee, W., Schultz, L. H., Krupa, M., & Podorefsky,
D. (1986). Assessing Adolescent Interpersonal Negotiation Strategies:
Toward the Integration of Structural and Functional Models.
Developmental Psychology, 22(4), 450–459.

Selman, R. L., & Schultz, L. H. (1990). Making a Friend in Youth:
Developmental Theory and Pair Therapy. New York: Aldine de Gruyter.

Sheriff, C. M. (1999). Adolescent Connections: A Guide to Selecting
Resource Materials for Parents of Adolescents. Columbia, Mo.:
ParentLink, University of Missouri-Columbia. Fall.

Shonkoff, J. P., & Phillips, D. A. (Eds.). (2000). From Neurons to
Neighborhoods: The Science of Early Childhood Development.
Washington, D.C.: National Academy Press.

Shulman, S., & Seiffge-Krenke, I. (1997). Fathers and Adolescents:
Developmental and Clinical Perspectives. New York: Routledge.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


130


Shure, M. B., with Israeloff, R. (2000). Raising a Thinking Preteen: The
“I Can Problem Solve” Program for 8- to 12-Year-Olds. New York:
Henry Holt.

Siegler, A. L. (1997). The Essential Guide to the New Adolescence:
How to Raise an Emotionally Healthy Teenager. New York: Plume.

Silverberg, S. B. (1996). Parents’ Well-Being at Their Children’s
Transition to Adolescence. In C. D. Ryff & M. M. Seltzer (Eds.), The
Parental Experience in Midlife (pp. 215–254). Chicago: University of
Chicago Press.

Silverberg, S. B., & Gondoli, D. M. (1996). Autonomy in Adolescence:
A Contextualized Perspective. In G. R. Adams, R. Montemayor, & T. J.
Gullotta (Eds.), Psychosocial Development during Adolescence:
Progress in Developmental Contextualism (pp. 12–15). Thousand
Oaks, Calif.: Sage.

Simpson, A. R. (1997). The Role of the Mass Media in Parenting
Education. Boston: Center for Health Communication, Harvard School
of Public Health.

Singer, M. I., Miller, D. B., Guo, S., Flannery, D., Frierson, T., &
Slovak, K. (1999). Contributors to Violent Behavior among Elementary
and Middle School Children. Pediatrics, 104(4), 878–884.

Small, S. A. (1990). Preventive Programs That Support Families with
Adolescents. Washington, D.C.: Carnegie Council on Adolescent
Development. January.

Small, S. A., & Eastman, G. (1991). Rearing Adolescents in
Contemporary Society: A Conceptual Framework for Understanding the
Responsibilities and Needs of Parents. Family Relations, 40 (October),
455–462.

Smetana, J. G. (1993). Conceptions of Parental Authority in Divorced
and Married Mothers and Their Adolescents. Journal of Research on
Adolescence, 3(1), 19–39.

Smetana, J. G. (1994). Parental Styles and Beliefs about Parental
Authority. In J. G. Smetana (Ed.). Beliefs about Parenting: Origins and
Developmental implications (pp. 21–36). San Francisco: Jossey-Bass.

Smetana, J. G., & Asquith, P. (1994). Adolescents’ and Parents’
Conceptions of Parental Authority and Personal Autonomy. Child
Development, 65, 1147–1162.

Smetana, J. G., Killen, M., & Turiel, E. (1991). Children’s Reasoning
about Interpersonal and Moral Conflicts. Child Development, 62, 629–
644.

Smith, B., Surrey, J. L., & Watkins, M. (1998). “Real” Mothers:
Adoptive Mothers Resisting Marginalization and Re-Creating
Motherhood. In C. García Coll, J. L. Surrey, & K. Weingarten (Eds.),
Mothering against the Odds: Diverse Voices of Contemporary Mothers
(pp. 194–214). New York: Guilford.

Smith, C. A. (Ed.). (1999). Encyclopedia of Parenting Theory and
Research. Westport, Conn.: Greenwood.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


131


Smith, C. A., Cudaback, D., Goddard, H. W., & Myers-Walls, J. A.
(1994). National Extension Parent Education Model of Critical Parenting
Practices. Manhattan, Kan.: Kansas Cooperative Extension Service.
May.

Snyder, H. N., & Sickmund, M. (1999). Juvenile Offenders and Victims:
1999 National Report. Washington, D.C.: Office of Juvenile Justice and
Delinquency Prevention. September.

Sparks, E. (1998). Against All Odds: Resistance and Resilience in
African American Welfare Mothers. In C. García Coll, J. L. Surrey, & K.
Weingarten (Eds.), Mothering against the Odds: Diverse Voices of
Contemporary Mothers (pp. 215–237). New York: Guilford.

Spencer, M. B., & Markstrom-Adams, C. (1990). Identity Processes
among Racial and Ethnic Minority Children in America. Child
Development, 61, 290–310.

Spencer, M. B., Swanson, D. P., & Cunningham, M. (1991).Ethnicity,
Ethnic Identity, and Competence Formation: Adolescent Transition and
Cultural Transformation. Journal of Negro Education, 60(3).

Spivak, H., & Prothrow-Stith, D. (1997). Stop Demonizing Our Youth.
Boston Globe, July 27, p. E7.

Steckler, A., Allegrante, J. P., Altman, D., Brown, R., Burdine, J. N.,
Goodman, R. M., & Jorgensen, C. (1995). Health Education
Intervention Strategies: Recommendations for Future Research. Health
Education Quarterly, 22(3), 307–328.

Steinberg, L. (1990). Autonomy, Conflict, and Harmony in the Family
Relationship. In S. S. Feldman & G. R. Elliott (Eds.), At the Threshold:
The Developing Adolescent (pp. 255–276). Cambridge, Mass.: Harvard
University Press.

Steinberg, L. (1991a). Adolescent Transitions and Alcohol and Other
Drug Use Prevention. In E. N. Goplerud (Ed.), Preventing Adolescent
Drug Use: From Theory to Practice (pp. 13–51). Rockville, Md.: Office
for Substance Abuse Prevention.

Steinberg, L. (1991b). The Logic of Adolescence. In P. B. Edelman & J.
Ladner (Eds.), Adolescence and Poverty: Challenge for the1990s (pp.
19–36). Washington, D.C.: Center for National Policy Press.

Steinberg, L. (1996). Beyond the Classroom: Why School Reform Has
Failed and What Parents Need to Do. New York: Simon and Schuster.

Steinberg, L. (2000). We Know Some Things: Parent-Adolescent
Relations in Retrospect and Prospect, Presidential Address. Paper
presented at the Conference of Society for Research on Adolescence,
Chicago, April 1.

Steinberg, L., & Darling, N. (1994). The Broader Context of Social
Influence in Adolescence. In R. K. Silbereisen & E. Todt (Eds.),
Adolescence in Context: The Interplay of Family, School, Peers, and
Work in Adjustment (pp. 25–45). New York: Springer-Verlag.

Steinberg, L., & Levine, A. (1997). You and Your Adolescent: A
Parent’s Guide for Ages 10–20 (rev. ed.). New York: HarperPerennial.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


132



Steinberg, L., Mounts, N. S., Lamborn, S. D., & Dornbusch, S. M.
(1991). Authoritative Parenting and Adolescent Adjustment across
Varied Ecological Niches. Journal of Research on Adolescence, 1(1),
19–36.

Steinberg, L., with Steinberg, W. (1994). Crossing Paths: How Your
Child’s Adolescence Triggers Your Own Crisis. New York: Simon and
Schuster.

Stepp, L. S. (1997). Personal communications, February 25, May 30.

Stepp, L. S. (2000). Our Last Best Shot: Guiding Our Children through
Early Adolescence. New York: Riverhead.

Strasburger, V. C. (1995). Adolescents and the Media: Medical and
Psychological Impact (Vol. 33). Thousand Oaks, Calif.: Sage.

Straus, M. A., with Donnelly, D. A. (1994). Beating the Devil out of
Them: Corporal Punishment in American Families. New York: Lexington
Books.

Straus, M. A., & Yodanis, C. L. (1996). Corporal Punishment in
Adolescence and Physical Assaults on Spouses in Later Life: What
Accounts for the Link? Journal of Marriage and the Family, 58, 825–
841.

Sullivan, H. S. (1953). The Interpersonal Theory of Psychiatry. New
York: Norton.

Surrey, J. L. (1991). The Self-in-Relation: A Theory of Women’s
Development. In J. V. Jordan, A. G. Kaplan, J. B. Miller, I. P. Stiver, &
J. L. Surrey (Eds.), Women’s Growth in Connection: Writings from the
Stone Center (pp. 51–66). New York: Guilford.

Susman, E. J. (1997). Modeling Developmental Complexity in
Adolescence: Hormones and Behavior in Context. Journal of Research
on Adolescence, 7(3), 286–306.

Susman, E. J., Inoff-Germain, G., Nottelmann, E. D., Loriaux, D. L.,
Cutler, G. B. J., & Chrousos, G. P. (1987). Hormones, Emotional
Dispositions, and Aggressive Attributes in Young Adolescents. Child
Development, 58, 1114–1134.

T

Takanishi, R. (1993). Changing Views of Adolescence in Contemporary
Society. In R. Takanishi (Ed.), Adolescence in the 1990s: Risk and
Opportunity (pp. 1–7). New York: Teachers College Press.

Tatum, B. D. (1997). “Why Are All the Black Kids Sitting Together in
the Cafeteria?” and Other Conversations about Race. New York: Basic
Books.

Taylor, J. M., Gilligan, C., & Sullivan, A. M. (1995). Between Voice and
Silence: Women and Girls, Race and Relationship. Cambridge, Mass.:
Harvard University Press.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


133


Taylor, R. D. (1997). The Effects of Economic and Social Stressors on
Parenting and Adolescent Adjustment in African American Families. In
R. D. Taylor & M. C. Wang (Eds.), Social and Emotional Adjustment
and Family Relations in Ethnic Minority Families (pp. 35–52). Mahwah,
N.J.: Lawrence Erlbaum.

Taylor, R. D., & Roberts, D. (1995). Kinship Support and Maternal and
Adolescent Well-Being in Economically Disadvantaged African American
Families. Child Development, 66, 1585–1597.

Taylor, R. D., Seaton, E., & Rodriguez, A. U. (1998).Psychological
Adjustment of Urban, Inner City Ethnic Minority Adolescents. Paper
presented at the Health Futures of Youth II Conference: Pathways to
Adolescent Health, Bethesda, Md., September.

Taylor, R. D., & Wang, M. C. (Eds.). (1997). Social and Emotional
Adjustment and Family Relations in Ethnic Minority Families. Mahwah,
N.J.: Lawrence Erlbaum.

Taylor, T. K., & Biglan, A. (1998). Behavioral Family Interventions for
Improving Child-Rearing: A Review of the Literature for Clinicians and
Policy Makers. Clinical Child and Family Psychology Review, 1(1), 41–
60.

Tolman, D. L. (1999). Female Adolescent Sexuality in Relational
Context: Beyond Sexual Decision Making. In N. G. Johnson, M. C.
Roberts, & J. Worell (Eds.), Beyond Appearance: A New Look at
Adolescent Girls (pp. 227–246). Washington, D.C.: American
Psychological Association.

Trickett, P. K., & Weinstein, R. J. (1991). Physical Abuse of
Adolescents. In R. M. Lerner, A. C. Petersen, & J. Brooks-Gunn (Eds.),
Encyclopedia of Adolescence (Vol. 2, pp. 780–784). New York:
Garland.

Turow, J. (1999). The Internet and the Family: The View from Parents,
The View from the Press. Philadelphia: Annenberg Public Policy Center
of the University of Pennsylvania. May.

U

Unell, B. C., & Wyckoff, J. L. (2000). The Eight Seasons of Parenthood:
How the Stages of Parenting Constantly Reshape Our Adult Identities.
New York: Random House.

U.S. Department of Health and Human Services (1997). Understanding
Youth Development: Promoting Positive Pathways of Growth.
Washington, D.C.: Family and Youth Services Bureau. January.

U.S. Department of Health and Human Services (1998). Child
Maltreatment 1996: Reports from the States to the National Child
Abuse and Neglect Data System. Washington, D.C.: Children’s Bureau.

U.S. Department of Health and Human Services (1999). Child
Maltreatment 1997: Reports from the States to the National Child
Abuse and Neglect Data System. Washington, D.C.: Children’s Bureau.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


134


V

Van der Kolk, B. A., McFarlane, A. C., & Weisaeth, L. (Eds.). (1996).
Traumatic Stress: The Effects of Overwhelming Experience on Mind,
Body, and Society. New York: Guilford.

Vondracek, F. W. (1994). Vocational Identity Development in
Adolescence. In R. K. Silbereisen & E. Todt (Eds.), Adolescence in
Context: The Interplay of Family, School, Peers, and Work in
Adjustment. New York: Springer-Verlag.

Vondracek, F. W., Lerner, R. M., & Schulenberg, J. E. (1986). Career
Development: A Life-Span Developmental Approach. Hillsdale, N.J.:
Lawrence Erlbaum.

W

Wallace Jr., J. M., & Williams, D. R. (1997). Religion and Adolescent
Health-Compromising Behavior. In J. Schulenberg, J. L. Maggs, & K.
Hurrelmann (Eds.), Health Risks and Developmental Transitions during
Adolescence (pp. 444–468). New York: Cambridge University Press.

Wallack, L., Dorfman, L., Jernigan, D., & Themba, M. (1993). Media
Advocacy and Public Health: Power for Prevention. Newbury Park,
Calif.: Sage.

Ward, J. V. (1996). Raising Resisters: The Role of Truth Telling in the
Psychological Development of African American Girls. In B. J. R.
Leadbeater & N. Way (Eds.), Urban Girls: Resisting Stereotypes and
Creating Identities (pp. 85–99). New York: New York University Press.

Way, N. (1998). Everyday Courage: The Lives and Stories of Urban
Teenagers. New York: New York University Press.

Weingarten, K. (1998). Sidelined No More: Promoting Mothers of
Adolescents as a Resource for Their Growth and Development. In C.
García Coll, J. L. Surrey, & K.
Weingarten (Eds.), Mothering against the Odds: Diverse Voices of
Contemporary Mothers (pp. 15–36). New York: Guilford.

Weissbourd, R. (1996). The Vulnerable Child: What Really Hurts
America’s Children and What We Can Do about It. Reading, Mass.:
Addison-Wesley.

Werner, E. E. (1990). Protective Factors and Individual Resilience. In
S. J. Meisels and J. P. Shonkoff (Eds.), Handbook of Early Childhood
Intervention (pp. 97–116). New York: Cambridge University Press.

White, K. M., Speisman, J. C., & Costos, D. (1983). Young Adults and
Their Parents: Individuation to Mutuality. In H. D. Grotevant & C. R.
Cooper (Eds.), Adolescent Development in the Family (Vol. 22, pp. 61–
76). San Francisco: Jossey-Bass.

Wiehe, V. R., with Herring, T. (1991). Perilous Rivalry: When Siblings
Become Abusive. Lexington, Mass.: Lexington Books.

Wilson, D. (1997). Personal communication, June 27.
Winnicott, D. W. (1965). The Family and Individual Development.




SER PADRES DE ADOLESCENTES REFERENCIAS


135


London: Tavistock.

Wolf, A. E. (1991). Get Out of My Life, But First Could You Drive Me
and Cheryl to the Mall?: A Parent’s Guide to the New Teenager. New
York: Noonday.

Wooden, R. (2000). Personal communication, April 27.

Woodruff, K., Dorfman, L., & Winett, L. (1995). Frames on Children
and Youth in U.S. Newspapers. Paper presented at The Media Matters:
The Institute on News and Social Problems, Brandeis University,
Waltham, Mass., September 29–30.

Worell, J., & Danner, F. (Eds.) (1989). The Adolescent As Decision-
Maker. San Diego: Academic Press.



Y

Youngs, B. B. (1993). Safeguarding Your Teenager from the Dragons
of Life: A Parent’s Guide to the Adolescent Years. Deerfield Beach, Fla.:
Health Communications.

Youniss, J., DeSantis, J. P., & Henderson, S. H. (1992). Parents’
Approaches to Adolescents in Alcohol, Friendship, and School
Situations. In I. E. Sigel, A. V. McGillicuddy-DeLisi, and J. J. Goodnow
(Eds.), Parental Belief Systems: The Psychological Consequences for
Children (pp. 199-216). Hillsdale, N. J.: Lawrence Erlbaum.

Youniss, J., & Smollar, J. (1985). Adolescent Relations with Mothers,
Fathers, and Friends. Chicago: University of Chicago Press.

Youniss, J., & Yates, M. (1997). Community Service and Social
Responsibility in Youth. Chicago: University of Chicago Press.

Youth Development Directions Project (2000). Youth Development:
Issues, challenges, and Directions. Philadelphia: Public/Private
Ventures.

Yurgelun-Todd, D. (1998). Age-Dependent Cortical Changes during
Development in Emotional and Cognitive Processing, Using fMRI (Press
release prepared for the “Brain and Psyche” Press Seminar.)
Cambridge, Mass.

Z

Zeldin, S., Camino, L., & Wheeler, W. (2000). Applied Developmental
Science: Special Issue: Promoting Adolescent Development in
Community Context: challenges to Scholars, Nonprofit Managers, and
Higher Education, 4 (supplement 1).

Zill, N., & Nord, C. W. (1994). Running in Place: How American
Families Are Faring in a Changing Economy and an Individualistic
Society. Washington, D.C.: Child Trends.





SER PADRES DE ADOLESCENTES AGRADECIMIENTOS


136


Agradecimientos

Más de veinte investigadores y profesionales revisaron todo o partes
de este informe en borrador:

Jacquelynne S. Eccles, Ph.D., Profesora del Departamento de
Psicología, Universidad de Michigan.

Ellen Galinsky, M.S., Presidente del Instituto Familias y Trabajo,
Nueva York.

Cynthia García Coll, Ph.D., Jefe del Departamento de Educación, y
Profesor de Educación, Psicología y Pediatría, Universidad Brown.

Stuart T. Hauser, M.D., Ph.D., Profesor de Psiquiatría, Escuela de
Medicina de Harvard; Presidente Juez del Centro de Niños Baker.

Harriet Heath, Ph.D., Directora de El Centro de Padres, Colegio Bryn
Mawr.

George W. Holden, Ph.D., Profesor y Director Asociado del
Departamento de Psicología, Universidad de Texas en Austin.

Michele D. Kipke, Ph.D., Directora del Consejo de Niños, Jóvenes y
Familias, Academia Nacional de Ciencias.

Richard M. Lerner, Ph.D., Presidente Bergstrom en la Aplicación de la
Ciencia del Desarrollo, Departamento Eliot-Pearson del Desarrollo
Infantil, Universidad Tufts.

Dana McDermott, Ph.D., C.F.L.E., Profesor Adjunto de Psicología,
Universidad Loyola de Chicago.

Vonnie C. McLoyd, Ph.D., Profesor del Departamento de Psicología,
Universidad de Michigan.

Carol Mertensmeyer, Ph.D., Director del Programa ParentLink,
Universidad de Missouri-Columbia.

Janet C. Moses, M.D., Pediatra, Departamento Médico, Instituto de
Tecnología de Massachusetts.

Eli H. Newberger, M.D., M.S., Profesor Auxiliar de Pediatría, Escuela
Médica de Harvard.

Judy Osborne, M.A., C.A.G.S., Directora de Asociación de Familias
Sustitutas, Brookline, Massachusetts.

Belinda Rollins, Presidente de Coalición Internacional de Padres,
Washington, D.C.

Peter C. Scales, Ph.D., Senior Fellow, Instituto de Investigación,
Minneapolis.

Robert L. Selman, Ph.D., Profesor de Educación y Director de
Desarrollo Humano y Psicología, Escuela de Educación de Graduados
de Harvard.




SER PADRES DE ADOLESCENTES AGRADECIMIENTOS


137


Jack Simons, Ph.D., Director para la Evaluación y Planificación del
Programa, Servicios amigables de Familias y Amigos de los Niños,
Salem, Massachusetts.

Stephen A. Small, Ph.D., Profesor en Desarrollo Humano y Estudios
de Familia, Universidad de Wisconsin-Madison.

Phyllis Sonnenschein, Ed.D., Catedrática, Escuela de Graduados
Universidad de Wheelock, Boston; Consultor Mayor, Primeros
Programas de Padres de Familias.

Laurence Steinberg, Ph.D., Profesor Universitario Distinguido, Laura
H. Carnell Profesora de Psicología, Universidad Temple, Filadelfia.

Laura Sessions Stepp, Periodista, The Washington Post; Presidente
de Junta de Consejeros, Periodismo Casey. Centro para Niños y
Familias.

Deborah Stern, Psy.D., Instituto Psicoanalítico de Los Ángeles.

Los conocimientos y experiencia de este destacado grupo, que incluye
una diversidad de disciplinas y perspectivas étnicas, fortalecieron
significativamente el borrador, al sugerir importantes agregados,
correcciones, y cambios de énfasis. La participación perceptiva y
generosa de este grupo ha posibilitado una diferencia crucial en la
capacidad del informe para reflejar el pensamiento actual de los
expertos en el tema. Sin embargo, no todos los revisores leyeron todas
las secciones del borrador. Los conceptos generales, así como
cualquier error, continúan siendo responsabilidad del autor.

También han sido fundamentales para el éxito del Proyecto su
sobresaliente personal de investigación y los asistentes
administrativos. El equipo del Proyecto incluyó a Kathy Simons, quien,
como especialista en investigación, reunió, analizó y resumió los
hallazgos de la investigación sobre los padres de adolescentes; María
LaRusso, quien, como asistente de investigación, jugó un papel similar
con respecto a la investigación del desarrollo adolescente; Dianne
Weiss, Claudia Corra y Martha Muldoon, quienes, en distintos
momentos, coordinaron el Proyecto como asistentes administrativas; y
Megan Hartman, quien revisó la veracidad de las referencias. Su
inusual capacidad, experiencia y dedicación hicieron posible identificar,
consolidar y analizar una cantidad masiva de información de
investigación en muy poco tiempo. Deben ser felicitadas por todo lo
que lograron y por la inusual “buena voluntad bajo presión” con la que
trabajaron.

Además, cientos de investigadores, oficinas, programas e iniciativas
respondieron rápida y generosamente a los pedidos de materiales y
referencias del personal durante el extenso sondeo de las
informaciones de investigación, y otras. También Susan Berger, Paula
Silver y Terry Swack, en su carácter de consultores, aportaron
sugerencias muy útiles sobre aspectos del manejo del Proyecto y el
diseño y estrategia de la información. Paul Montie de Fahrenheit diseñó
el informe en inglés.

El Proyecto, con base en el Centro para la Comunicación de Salud de la
Universidad de Salud Pública de Harvard, también se benefició de la
experiencia y conocimientos de Jay A. Winsten, Ph.D., director del
Centro y decano asociado, quien fue el investigador principal del




SER PADRES DE ADOLESCENTES AGRADECIMIENTOS


138


Proyecto. Como directora delegada del Centro, Susan Moses también
jugó un papel importante en la toma de decisiones y en la supervisión.
Otros miembros del personal del Centro que han sido de mucha ayuda
en aspectos claves del proyecto son Terri Mendoza, directora de
Información de Salud; Gabriel Bocanegra, asistente financiero y Alissa
Menovich, asistente de personal.

Algunos colegas aportaron un continuo apoyo y guía que fueron mucho
mas allá de su rol en el Proyecto, leyendo y comentando varios
borradores, e inspirando y escuchando ideas para la estrategia. Es con
especial gratitud que reconozco la extraordinaria colaboración de
Harriet Heath, Paula Silver, Kathy Simons y Deborah Stern.

También he tenido el honor y el placer de consultar con mis tres hijos
adultos durante el curso del Proyecto: mi hija Maia, quien revisó el
borrador y brindó consejo juicioso, y mis hijos, Will y Theo, quienes
aportaron un gran discernimiento para el desarrollo de los conceptos.

El Proyecto fue posible gracias a un fondo de la Fundación John D. y
Catherine T. MacArthur, y se vio ampliamente beneficiado por los
consejos extraordinarios de la directora del programa, Idy Gitelson.

El Proyecto, en breve, fue un esfuerzo colectivo, reflejando una
colaboración y un compromiso llenos de promesa para nuestro intento
por mejorar la vida de los padres, los adolescentes y las familias. A
todos aquellos que contribuyeron, mi más profundo agradecimiento.






SER PADRES DE ADOLESCENTES SOBRE LA AUTORA


139


Sobre la autora

A. Rae Simpson, Ph.D., es Directora de Programa en Educación e
Investigación sobre Padres en el Instituto de Tecnología de
Massachusetts (MIT), y consultora del Centro para la Comunicación de
Salud de la Universidad de Salud Pública de Harvard. Habiendo iniciado
los esfuerzos del Centro en el área de los padres y los medios de
información, ella preparó un informe en 1997 titulado “El rol de los
medios en la educación de los padres” (The Role of Mass Media in
Parenting Education), con fondos de la Fundación John D. y Catherine
T. MacArthur. Autora de Los científicos visibles (The Visible Scientists)
(Little Brown 1977), ha escrito y disertado extensamente, tanto para
audiencias profesionales como generales, sobre el rol de los medios en
la comunicación de información al público sobre ciencia y salud. Es
consultora local y nacional en temas de educación a padres y
comunicación masiva, en empresas, firmas publicitarias, los medios, el
gobierno y fundaciones. Activa en la organización del campo de la
educación de los padres, es presidenta fundadora de la Red Nacional
de Educación para Padres, y Presidenta Fundadora de la Red para la
Educación de Padres de Massachusetts. Recibió su Doctorado en
investigación de la comunicación en la Universidad de Stanford en
1975, y antes de desarrollar el programa para padres de MIT, fue
docente de dicho instituto en el área de escritura científica y
entendimiento público de la ciencia.

Para comunicarse con la Dra. Simpson escriba a:
Program Director, Parenting Education and Research
Massachussets Institute of Technology
77 Massachusetts Ave., Room 16-151
Cambridge, MA 02139
Teléfono: 617/253-1592
Fax: 617/253-2609
Email:rsimpson@mit.edu

Sobre el Centro de Comunicación para la Salud
El Centro de Comunicación para la Salud de la Escuela de Salud Pública
de Harvard trabaja estrechamente con eruditos en las ciencias del
comportamiento y con profesionales de la publicidad, marketing y
relaciones públicas, para aprender más sobre el comportamiento
humano y cómo influir en él a través de la comunicación masiva. El
Centro ha realizado importantes iniciativas, ampliamente conocidas,
sobre temas como el manejo en estado de ebriedad (la campaña
Designated Driver), la violencia juvenil (la campaña “Squash it!”) y la
tutoría (el proyecto Harvard Mentoring). Jay A. Winsten, Ph.D., Decano
Adjunto para Asuntos Públicos y de la Comunidad de la Escuela de
Salud Pública de Harvard, es el Director “Frank Stanton” del Centro.




Publicado por la Organización Panamericana de la Salud




Una síntesis de la investigación y una base para la acción Ser padres de adolescentes ...
Share