Layout 1

Cuando ocurre un desastre la evaluación de los daños es una acción fundamental para la toma adecuada de decisiones, que


implica no sólo la valoración de la salud de la población - de los damnificados y de los afectados -, sino también las condicio-


nes sanitarias que existen como consecuencia del evento en sí y la evaluación de los establecimientos que ofrecen servicios


de salud. Este proceso permite determinar las necesidades de los sectores más afectados y específicamente los aspectos cuan-


titativos y cualitativos de la asistencia sanitaria.


Este Manual, que es fruto de un largo proceso de trabajo en el que han participado decenas de expertos del sector salud de


los países de la Región Andina, pretende entregar a los evaluadores y a la comunidad del sector salud en general, un instru-


mento que pueda ser utilizado en cualquier situación, con los respectivos ajustes según la realidad local y el tipo de evento


adverso.


Se incluyen en el libro los conceptos básicos de la gestión del riesgo, las principales responsabilidades del sector salud y las


características de la evaluación en las áreas de vigilancia epidemiológica, saneamiento básico e infraestructura de salud. La


parte de mayor valor práctico corresponde a los formularios propuestos para llevar a cabo la evaluación preliminar, la evalua-


ción rápida de las edificaciones sanitarias y la evaluación complementaria en las tres áreas mencionadas. Finalmente, se hace


referencia a temas como la sala de situación y otras herramientas necesarias para mejorar la toma de decisiones de las auto-


ridades de salud.


Esta publicación puede consultarse en Internet en la dirección:
www.paho.org/desastres


M
anual de evaluación de daños y necesidades en salud para situaciones de desastre


OPS/OM
S


525 Twenty-third Street, N.W.
Washington, D.C. 20037, USA


disaster-publications@paho.org


M A N U A L E S Y G U Í A S S O B R E D E S A S T R E S


N D


IN


A LUTSOR


O
P
S


A
H
O


P


E


O V I M U


P




MANUAL DE EVALUACIÓN


DE DAÑOS Y NECESIDADES EN SALUD


PARA SITUACIONES DE DESASTRE


Organización Panamericana de la Salud
Oficina Regional de la


Organización Mundial de la Salud


Área de Preparativos para Situaciones de Emergencia
y Socorro en Casos de Desastre


Ecuador, agosto, 2004


Serie Manuales y Guías sobre Desastres, Nº 4


N D


IN


A LUTSOR


O
P
S


A
H
O


P


E


O V I M U


P




II


Biblioteca Sede OPS - Catalogación en la fuente


Organización Panamericana de la Salud
Manual de evaluación de daños y necesidades en salud para situaciones de desastre


Ecuador: OPS, © 2004.
(Serie Manuales y Guías sobre Desastres, Nº 4), 193 p.


ISBN 92 75 32534 0


I. Título II. Serie


1. DESASTRES NATURALES
2. EVALUACIÓN DE DAÑOS
3. MEDICIÓN DE RIESGOS
4. EVALUACIÓN DE NECESIDADES
5. CARACTERÍSTICAS DE EVALUACIÓN DE DESASTRES


NLM WX185


© Organización Panamericana de la Salud, 2004


Una publicación del Área de Preparativos para Situaciones de Emergencia y Socorro en Casos de Desastre
de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud.


Las opiniones expresadas, recomendaciones formuladas y denominaciones empleadas en esta publica-
ción no reflejan necesariamente los criterios ni la política de la Organización Panamericana de la Salud.


La Organización Panamericana de la Salud dará consideración favorable a las solicitudes de autorización
para reproducir o traducir, total o parcialmente, esta publicación, siempre que no sea con fines de lucro.
Las solicitudes pueden dirigirse al Área de Preparativos para Situaciones de Emergencia y Socorro en
Casos de Desastre de la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud, 525
Twenty-third Street, N.W., Washington, D.C. 20037, EUA.


La realización de esta publicación ha sido posible gracias al apoyo financiero de la Division de Ayuda
Humanitaria, Paz y Seguridad de la Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional (CIDA), la
Oficina de Asistencia al Exterior en Casos de Desastre de la Agencia de los Estados Unidos para el
Desarrollo Internacional (OFDA/AID), y el Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido
(DFID),


Foto de portada: OPS/OMS





III


AGRADECIMIENTOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .VII


INTRODUCCIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .1


CAPÍTULO 1 ASPECTOS CONCEPTUALES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .3


1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .5


2. Gestión del riesgo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .7


3. Características de los eventos adversos y sus efectos sobre la salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .10


4. Principales responsabilidades del sector salud en situaciones de desastre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .20


5. Responsabilidades específicas del sector salud en casos de desastre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .22


CAPÍTULO 2 ÁREAS ESENCIALES EN LA EVALUACIÓN DE DAÑOS EN SALUD . . . . . . . . . . . . . . . .25


1. Vigilancia epidemiológica y seguimiento de las enfermedades trazadoras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .27


2. Evaluación del saneamiento básico y determinación de prioridades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .32


3. Evaluación de la infraestructura de salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .41


CAPÍTULO 3 FORMULARIOS PARA LA EVALUACIÓN PRELIMINAR . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .43


Recomendaciones generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .45


Formulario 1: Reporte preliminar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .49


Formulario 2: Evaluación rápida de la infraestructura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .54


Contenido




IV


CAPÍTULO 4 FORMULARIOS PARA LA EVALUACIÓN COMPLEMENTARIA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .57


1. Evaluación complementaria en salud y vigilancia epidemiológica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .59


Formulario 1: Informe intermedio de personas atendidas (72 horas) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .59


Formulario 2: Informe de causas de atención . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .60


Formulario 3: Informe de causas de muerte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .61


Formulario 4: Informe diario de enfermedades trazadoras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .62


2. Evaluación del saneamiento básico y determinación de prioridades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .63


Formulario 1: Evaluación de daños en el suministro de agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .63


Formulario 2: Calidad del agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .64


Formulario 3: Información general del sistema de abastecimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .65


Formulario 4: Fuentes de agua y captaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .65


Formulario 5: Tanques de almacenamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .66


Formulario 6: Líneas de conducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .67


Formulario 7: Pasos elevados de quebrada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .67


Formulario 8: Planta de tratamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .68


Formulario 9: Evaluación de daños en la planta de tratamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .69


Formulario 10: Planta de bombeo y rebombeo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .70


Formulario 11: Evaluación de daños en la estación de bombeo y rebombeo . . . . . . . . . . . . . . . .71


Formulario 12: Sistema de distribución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .72


Formulario 13: Resumen para el suministro de agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .73





V


Formulario 14: Evaluación de daños en el sistema de alcantarillado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .74


Formulario 15: Planta de tratamiento de aguas residuales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .75


Formulario 16: Evaluación de daños en la planta de tratamiento de aguas residuales . . . . . . . . .76


Formulario 17: Resumen para alcantarillado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .77


3. Evaluación complementaria de la infraestructura de salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .78


Formulario 1: Informe complementario de daños en establecimientos de salud. . . . . . . . . . . . . . .78


Formulario 2: Aspectos de daños estructurales de la infraestructura física . . . . . . . . . . . . . . . . . .82


Formulario 3: Aspectos de daños no estructurales de la infraestructura física . . . . . . . . . . . . . . . .84


Formulario 4: Aspectos de daños funcionales de los servicios de salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .95


Formulario 5: Recuperación de la infraestructura física . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .98


Formulario 6: Necesidades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .100


4. Evaluación sanitaria y medidas de control en albergues . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .103


Formulario para la evaluación sanitaria en albergues . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .104


CAPÍTULO 5 TOMA DE DECISIONES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .109


1. Manejo de información para la toma de decisiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .111


2. El Centro de Operaciones de Emergencia/Sala de Situación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .115


3. Toma de decisiones y logística . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .122


ANEXOS


Anexo 1: Principios generales de ayuda humanitaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .131





VI


Anexo 2: Agencias internacionales de ayuda humanitaria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .136


Anexo 3: Clasificación ambiental de las enfermedades infecciosas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .146


Anexo 4: Aspectos básicos para tener en cuenta en los albergues temporales . . . . . . . . . . . . . .152


Anexo 5: Guía de saneamiento en albergues temporales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .157


Anexo 6: Modelos de kit de medicamentos e insumos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .166


Anexo 7: La seguridad alimentaria y nutricional en situaciones de emergencia . . . . . . . . . . . . .176


Anexo 8: Desinfección del agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .181


Anexo 9: Otro formulario para evaluación rápida de edificaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .188


BIBLIOGRAFÍA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .190





VII


La OPS/OMS agradece a los funcionarios de los ministerios de salud y ministerios de saneamiento ambiental de
los países de la región andina, con quienes se trabajó durante dos años en la preparación de este documento.
También reconoce el valioso aporte de autoridades nacionales, municipales y locales de la región andina, las ofi-
cinas nacionales de la Cruz Roja, la Federación Internacional de la Cruz Roja y el Organismo Andino de Salud-
Convenio Hipólito Unanue. Decenas de expertos de todas estas organizaciones participaron en talleres regiona-
les de revisión y validación del documento.


De igual forma, manifestamos nuestro agradecimiento a las organizaciones de las que hemos obtenido refe-
rencias y material técnico que respaldan el presente documento, especialmente la Oficina de Asistencia al Exterior
en Casos de Desastre de la Agencia para el Desarrollo Internacional de los Estados Unidos (OFDA/USAID), el
Proyecto Esfera y las oficinas de Defensa Nacional (Emergencias y Desastres) y de Epidemiología del Ministerio
de Salud del Perú.


Finalmente, agradecemos al doctor Luis Honorio Arroyo por la preparación del documento base y a los pun-
tos focales de desastres de OPS/OMS de la región por su permanente apoyo.


AGRADECIMIENTOS




1


Los desastres plantean grandes retos al sector salud porque a la vez que generan daños en las personas e
instalaciones del sector, obligan a incrementar o intensificar la oferta de servicios para atender y asistir a los afec-
tados. La prioridad es siempre la preservación de la mayor cantidad de vidas humanas, para lo cual se precisa
un arduo trabajo de coordinación intra e intersectorial.


La evaluación de los daños en el sector salud es una medida de fundamental importancia para la toma ade-
cuada de decisiones, que implica no sólo la salud de la población - de los damnificados y de los afectados -, sino
también las condiciones sanitarias que existen como consecuencia del evento en sí, además de la evaluación de
los establecimientos que ofrecen servicios de salud.


El proceso de evaluación de las necesidades en salud se realiza en la zona del desastre con el fin de determi-
nar el tipo y la extensión de los efectos sobre la salud de las poblaciones afectadas, los daños y las áreas que
requieren ser intervenidas con mayor urgencia. La evaluación de los daños no es un proceso fijo y estático, por
el contrario, es dinámico y cambia con la situación que se genera día a día, por lo cual debe llevarse a cabo perió-
dicamente mediante instrumentos que permitan confirmar cuáles son las necesidades de los sectores más afecta-
dos y determinar específicamente los aspectos cuantitativos y cualitativos de la asistencia sanitaria. Éstos se deben
determinar, aun cuando no se haya completado todo el proceso de evaluación. La información que se recopila
en las ocho primeras horas permite responder a las necesidades más urgentes para tratar de aliviar el sufrimien-
to humano. Es de fundamental importancia contar con los datos en las 48 a 72 horas siguientes al desastre, para
cuantificar los costos de los daños y la necesidad de recursos para su rehabilitación o reconstrucción.


INTRODUCCIÓN




2


Este manual pretende apoyar a la comunidad del sector salud en general, y a los evaluadores en particular, con
un instrumento técnico que pueda ser utilizado en cualquier situación de desastre y por cualquier trabajador de
salud en labores de evaluación de daños y necesidades en salud, realizando siempre los necesarios ajustes que
permitan adaptar su contenido al evento sufrido y a la realidad local específica.


En el primer capítulo se reseñan los conceptos básicos del manejo de los desastres, la gestión del riesgo,
las características de los eventos adversos y sus efectos sobre la salud, y las principales responsabilidades del sec-
tor salud en los casos de desastre. En el segundo capítulo se presentan las principales áreas de la evaluación
de los daños en salud y se especifican las características de la evaluación en las áreas de vigilancia epidemioló-
gica, saneamiento básico e infraestructura de salud. El capítulo tercero contiene los formularios que permiten
llevar a cabo la evaluación preliminar y la evaluación rápida de las edificaciones sanitarias. En el capítulo cuar-
to se encuentran los formularios de evaluación complementaria en las áreas de vigilancia epidemiológica, sane-
amiento básico e infraestructura de salud. También se presentan las directrices generales y los formularios para
la evaluación sanitaria y las medidas de control en los albergues.


El capítulo 5 trata temas de interés para facilitar la toma de decisiones por parte de las autoridades respon-
sables de la respuesta. Específicamente se analizan aspectos como la gestión de la información, el uso de la sala
de situación, la conformación del centro de operaciones de emergencia y el apoyo de la logística para el buen
uso de los suministros.


Finalmente, hay 9 anexos que servirán como herramientas de consulta y apoyo para mejorar la capacidad
técnica del evaluador y favorecer la toma de decisiones, en momentos en los que el caos y la falta adecuada de
información hacen difícil organizar y atender la respuesta eficientemente





c a p í t u l o 1
Aspectos conceptuales


3




C
A


PÍTU
LO


1
- A


SPE
C


TO
S C


O
N


C
E


PTU
A


LE
S


5


1. INTRODUCCIÓN


Un evento adverso se puede definir como el fenómeno que produce cambios desfavorables en las personas,
la economía, los sistemas sociales o el medio ambiente; puede ser de origen natural, generado por la actividad
humana o de origen mixto y puede causar una emergencia o un desastre.


En una emergencia, las acciones de respuesta se pueden manejar con los recursos disponibles localmente;
en cambio, un desastre supera la capacidad de respuesta de la comunidad afectada.


Para que se presente un daño de cualquier magnitud, se necesita que interactúen la amenaza y la vulne-
rabilidad en un contexto dado, lo cual configura el riesgo de que se produzca efectivamente el daño en un
determinado nivel de afectación.


Se define a la amenaza como el factor externo de riesgo, representado por la posibilidad de que ocurra un
fenómeno o un evento adverso que podría generar daño en las personas o su entorno, derivado de la natura-
leza, de la actividad humana o de una combinación de ambos, y que puede manifestarse en un momento y un
lugar específicos con una magnitud determinada.


Las amenazas se clasifican, según su origen, en tres categorías.


u Amenazas de origen natural. La mayoría de las amenazas se encuentra en esta categoría y son las que
generalmente ocasionan daños de gran magnitud e intensidad. Entre otros, tenemos los terremotos, los
maremotos, las erupciones volcánicas, los huracanes, los tornados y los deslizamientos espontáneos, que
no requieren de la actividad humana para que se presenten.


CAPÍTULO 1. ASPECTOS CONCEPTUALES




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


6


u Amenazas derivadas de la actividad humana. Son las relacionadas con actividades de desarrollo,
urbanización, manejo del medio ambiente y de recursos. En esta categoría se incluyen los accidentes de
tránsito, aéreos y acuáticos, el colapso de obras civiles, el derrame de sustancias químicas, las guerras, la
contaminación ambiental, los incendios, las explosiones, etc.


u Amenazas derivadas de la interacción de la actividad humana y la naturaleza. Son provocadas
por el abuso y el descuido de la acción humana en su relación con el medio ambiente, por ejemplo, des-
lizamientos, sequías e inundaciones.


La vulnerabilidad se define como la susceptibilidad o la predisposición intrínseca de un elemento o de un
sistema de ser afectado gravemente. Es el factor interno del riesgo, debido a que esta situación depende de la
actividad humana.


La vulnerabilidad no es general, sino que debe entenderse en función de cada tipo de amenaza. Por ejem-
plo, una vivienda o cualquier otro tipo de construcción pueden ser vulnerables a los terremotos si no cuenta con
un diseño adecuado o puede ser vulnerable a los deslizamientos si su ubicación es inadecuada, etc.


La interacción de la amenaza y la vulnerabilidad en determinado momento y circunstancia genera un riesgo,
es decir, la probabilidad de la generación de daños por la presentación del fenómeno esperado, en un lugar espe-
cífico y con una magnitud determinada.


Risgo f (amenaza. vulnerabilidad)


El riesgo es una probabilidad calculada de generación de daños, cuyos factores intervienen en diverso grado
y que se puede estimar si se conocen las características de la amenaza (la magnitud de presentación) y las carac-
terísticas de la vulnerabilidad (de infraestructura, social, económica, de liderazgo, etc.), por lo que se podría
manejar de acuerdo con los intereses de la comunidad.





C
A


PÍTU
LO


1
- A


SPE
C


TO
S C


O
N


C
E


PTU
A


LE
S


7


Existe el riesgo aceptable, el cual implica que la comunidad conoce el daño que puede generar la presen-
tación de tal o cual fenómeno esperado y se prepara para la respuesta cuando se presente. Esta aceptación del
riesgo se relaciona con el análisis costo-beneficio o costo-oportunidad que se haya realizado.


Sin embargo, existe el riesgo de desastre, el cual implica que los daños que se presenten pueden exceder
las posibilidades de la comunidad para atenderlos y asumirlos, ya que demandarían una respuesta superior a los
recursos y alterarían su desarrollo de manera significativa.


2. GESTIÓN DEL RIESGO1


Los desastres no son más que la materialización de unas condiciones de riesgo existentes, las cuales depen-
den no sólo de la posibilidad de que se presenten eventos o fenómenos intensos, sino también de que existan
condiciones de vulnerabilidad que son los agentes que favorecen o facilitan la manifestación del desastre ante
la presencia de los fenómenos.


La vulnerabilidad en sus diferentes modalidades implica falta de desarrollo y debilidades ambientales, hacia
las cuales se deben dirigir los esfuerzos de la planificación del desarrollo con el fin de reducir o evitar las conse-
cuencias sociales, económicas y ambientales. La degradación del medio ambiente, el empobrecimiento y la pre-
sentación de desastres están ligadas íntimamente.


Paulatinamente se ha llegado a la conclusión de que el riesgo en sí es el problema fundamental y que el
desastre es un problema derivado. El riesgo y los factores de riesgo se han convertido en los conceptos y las
nociones fundamentales en el estudio y la práctica en torno a la problemática de los desastres.


1 Esta sección se elaboró a partir de: Bell, Paul C. Sarmiento, Juan Pablo. Segura, Nelly. Gestión de riesgo, en Conferencia hemisférica para la reducción de
riesgos: contribución al seguimiento de la Tercera Cumbre de las Américas, San José, Costa Rica: 2003, pág. 1-9.




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


8


Se entiende por gestión del riesgo al proceso eficiente de planificación, organización, dirección y control diri-
gido a la reducción de riesgos, el manejo de desastres y la recuperación ante eventos ya ocurridos.


REDUCCIÓN DEL RIESGO


Las actividades que se realizan en esta área están dirigidas a eliminar el riesgo o a disminuirlo, en un esfuer-
zo claro y explícito por evitar la presentación de desastres. La reducción de los riesgos no se puede dejar exclu-
sivamente en manos de unos pocos especialistas, sino que hay que abordar el tema de una manera proactiva e
integral.


Dentro de esta fase, se pueden distinguir dos componentes:


u Prevención. Comprende las acciones dirigidas a eliminar el riesgo, ya sea evitando la presentación del even-
to o impidiendo los daños, por ejemplo, al evitar o limitar la exposición del sujeto a la amenaza. Es difícil
implementar medidas que neutralicen completamente un riesgo, sobre todo si es una amenaza de origen
natural, como huracanes, terremotos, erupciones volcánicas y tsunamis. La prevención adquiere su mayor
importancia y máxima aplicación en los procesos de desarrollo futuro, cuando se plantea, por ejemplo, un
área de expansión de una ciudad o un cambio en el uso de la tierra, circunstancias en las cuales se puede
incluir el concepto de prevención como una variable más en los criterios para la toma de decisiones.


u Mitigación. Es el conjunto de acciones dirigidas a reducir los efectos generados por la presentación de
un evento. Busca implementar acciones que disminuyan la magnitud del evento y, por ende, disminuir al
máximo los daños. Algunas de sus actividades son la instrumentación y la investigación de fenómenos
potencialmente peligrosos, la identificación de zonas de riesgo, la identificación de los elementos en peli-
gro, la elaboración de normas sobre el manejo de los recursos naturales, la confección de códigos de
construcción y la implementación de medidas para reforzar las estructuras y mejorar la protección de los
bienes.




C
A


PÍTU
LO


1
- A


SPE
C


TO
S C


O
N


C
E


PTU
A


LE
S


9


MANEJO DE DESASTRES


En esta etapa se prevé cómo enfrentar de la mejor manera el impacto de los desastres y sus efectos; abarca
también la ejecución de aquellas acciones necesarias para una respuesta oportuna, como la atención de los afec-
tados, la evacuación y la reducción de las pérdidas en las propiedades.


El manejo de desastres contempla tres componentes, a saber:


u Preparación. Es el conjunto de medidas y acciones encaminadas a reducir al mínimo la pérdida de vidas
humanas y otros daños. Comprende actividades tales como la elaboración de planes para la búsqueda,
el rescate, el socorro y la asistencia de las víctimas, así como el desarrollo de planes de contingencias o de
procedimientos según la naturaleza del riesgo y su grado de afectación.


u Alerta. Es el estado generado por la declaración formal de la presentación cercana o inminente de un
desastre. No sólo se divulga la proximidad del desastre, sino que se determinan las acciones que deben
realizar tanto las instituciones como la población.


u Respuesta. Comprende las acciones llevadas a cabo ante un evento adverso y que tienen por objeto sal-
var vidas, reducir el sufrimiento humano y disminuir las pérdidas en la propiedad. Algunos ejemplos de
actividades típicas de esta etapa son la búsqueda y el rescate de personas afectadas, la asistencia médica,
la evaluación de los daños, el alojamiento temporal y el suministro de ropa y alimentos.


RECUPERACIÓN


En esta etapa se instauran las medidas que inician el proceso de restablecimiento de las condiciones de vida nor-
males de una comunidad afectada por un desastre. Abarca dos grandes aspectos: el primero tiende a restablecer en
un corto plazo y en forma transitoria los servicios básicos indispensables y, el segundo se orienta hacia una solución
permanente y a largo plazo, con la cual se busca restituir las condiciones de vida normales de la comunidad afectada.





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


10


En esta etapa se identifican claramente dos componentes:


u Rehabilitación. Comprende el período de transición que se inicia al final de la respuesta, en el que se
restablecen, a corto plazo, los servicios básicos indispensables.


u Reconstrucción. Es el proceso mediante el cual se repara la infraestructura, se restaura el sistema de pro-
ducción y se recupera el patrón de vida de los pobladores.


La fase de recuperación es una oportunidad para superar el nivel de desarrollo previo al desastre con la incor-
poración y la adopción de medidas de prevención y mitigación.


3. CARACTERÍSTICAS DE LOS EVENTOS ADVERSOS Y SUS EFECTOS
SOBRE LA SALUD


Existe una relación directa entre el tipo de evento que ocasiona un desastre y sus efectos sobre la salud.
Algunos efectos son más potenciales que reales y no siempre constituyen amenazas inevitables para la salud,
pues un trabajo educativo previo al desastre puede evitarlos o mitigarlos.


Los daños a la salud no ocurren al mismo tiempo, sino que dependen de las condiciones sanitarias del entor-
no, lo que implica que se pueden evitar mediante acciones de prevención.


Los daños directos a la salud de las personas demandan una respuesta inmediata que no puede esperar la
llegada de ayuda externa; deben ser asumidos por la comunidad usando en forma óptima los recursos disponi-
bles. Las necesidades de alimentos, vivienda y atención primaria de la salud en los desastres difieren según el
tipo de amenaza y el escenario donde se presenta. La comunidad afectada generalmente conserva su capaci-
dad, aunque sea mínima, de movilizar recursos para una primera respuesta.





C
A


PÍTU
LO


1
- A


SPE
C


TO
S C


O
N


C
E


PTU
A


LE
S


11


EFECTOS COMUNES DE LOS EVENTOS ADVERSOS EN LA SALUD


u Reacciones sociales positivas. Se genera un espíritu de colaboración y apoyo mutuo en la comunidad.


u Incremento de las enfermedades transmisibles en relación con las condiciones previas. Las
enfermedades transmisibles se incrementan si se deterioran las condiciones de salud ambiental y si ya exis-
tían en la comunidad antes de producirse el evento adverso.


u Impacto en la salud mental individual y colectiva. Después de una situación adversa, siempre se pro-
duce una repercusión negativa sobre la salud mental individual y colectiva. Con frecuencia, los preparativos
y los planes de respuesta están orientados a la atención de los daños físicos y no a los de salud mental.


u Desequilibrio entre la oferta de servicios y la demanda generada por el evento. El bloqueo de
las vías y líneas vitales genera la pérdida o la disminución de la capacidad funcional hospitalaria, por dis-
minución de los servicios públicos o por pérdida del acceso a la institución. Los eventos adversos deman-
dan acciones de control y atención de daños, para lo cual se requieren recursos y servicios adicionales a
los que normalmente se encuentran disponibles.


En la mayoría de los eventos adversos, la mayor demanda de los servicios de salud se produce en las prime-
ras 24 a 48 horas. Después de las 72 horas, y en relación con las condiciones sanitarias, pueden presentarse
otras enfermedades derivadas del consumo de agua contaminada, el hacinamiento, la exposición climática, el
incremento de vectores, etc.


En general, los desastres se pueden considerar como un problema de salud pública por varias razones:


u Número inesperado de muertes, lesionados y enfermos en la comunidad afectada, que pueden exceder
sus capacidades terapéuticas y hacer colapsar funcionalmente los servicios locales.





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


12


u Destrucción de la infraestructura local de salud, incluso los hospitales, produciendo la incapacidad de res-
ponder ante la emergencia y la alteración de la prestación rutinaria de servicios, lo que podría incremen-
tar la mortalidad y la morbilidad a mediano y largo plazo.


u Efectos sobre el medio ambiente e incremento del riesgo potencial de peligros ambientales.


u Compromiso del comportamiento psicológico y social de las comunidades.


u Escasez de alimentos con consecuencias nutricionales.


u Desplazamientos espontáneos u organizados de la población hacia áreas donde los servicios de salud no
pueden llegar. El desplazamiento de grandes grupos puede conllevar el riesgo epidemiológico de transi-
ción de una a otra comunidad.


Terremotos


Son sacudidas de la superficie terrestre producidas por la liberación súbita, en forma de ondas, de la energía
acumulada, generada por deformaciones de la corteza terrestre.


Un terremoto puede medirse en magnitud y en intensidad. La magnitud mide la energía liberada en el foco
o punto dentro de la tierra de donde proviene el movimiento que causa el sismo. La escala de magnitud más
conocida es la de Ritcher. La magnitud de los sismos más leves es cercana a cero y la correspondiente a los sis-
mos más grandes registrados es de 8,9.


La intensidad es el grado de los efectos destructivos en el lugar donde se evalúa. La escala de intensidad
más conocida es la de doce grados, denominada escala modificada de Mercalli. Se ordena de menor a mayor
de acuerdo con el grado de destrucción; va desde I (detectable por instrumentos de medición muy sensibles)
hasta XII (catástrofe o destrucción casi total).





C
A


PÍTU
LO


1
- A


SPE
C


TO
S C


O
N


C
E


PTU
A


LE
S


13


Efectos sobre la salud


1. Mortalidad. El número de muertos puede ser significativo debido a la rapidez y la violencia del impacto y a
la destrucción de la infraestructura, básicamente en áreas urbanas y de alta densidad de población.


2. Morbilidad. También se registra un elevado número de heridos por las causas señaladas. Las principales con-
diciones encontradas son: politraumatismos, heridas, quemaduras, intoxicaciones y secuelas de salud men-
tal. Para efectos de planificación de los insumos logísticos y la ayuda humanitaria, la experiencia nos señala
que aproximadamente el 10% de la población afectada puede considerarse como heridos, y de ellos, del
10% al 15% puede requerir apoyo institucional mayor o de mayor complejidad, es decir, hospitalización, ciru-
gía, anestesia y otros.


3. Infraestructura de salud. Los daños en los establecimientos de salud afectan, además de su infraestructu-
ra, a los recursos humanos, el equipamiento, los servicios básicos y el mobiliario. Es importante destacar que
muchas veces los servicios de salud, por la pérdida de función, se interrumpen justamente cuando tienen
mayor demanda de la población.


4. Escasez de alimentos. Contrario a lo que se piensa, no debería existir escasez de alimentos. Si esto ocurre
puede deberse a la dificultad en el acceso, acaparamiento u ocultamiento por parte de los proveedores.


5. Movimientos de población. Según la magnitud del evento, la población afectada tiende a quedarse cerca
de sus casas o pertenencias, y se interesan rápidamente por iniciar la recuperación.





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


14


Medición de la intensidad de un terremoto: Categoría de la escala modificada de Mercalli


Categoría Descripción


I Percibido tan sólo por muy pocas personas bajo circunstancias especialmente favorables.
II Percibido tan sólo por pocas personas en reposo, especialmente en pisos altos de las edificaciones. Pueden


mecerse objetos suspendidos.


III Se percibe muy notoriamente adentro. Puede mecerse levemente estando en un vehículo automotor. La vibra-
ción se siente semejante al paso de un camión.


IV Se percibe adentro por muchos y afuera por unos pocos. En la noche, algunos se despiertan. Traquetean la losa,
la cristalería, las ventanas y las puertas.


V Se percibe por casi todos; el daño de los contenidos y las estructuras es raro, pero posible.
VI Se percibe por todos; muchos se asustan y corren fuera; daños leves.


VII Todos corren fuera; daños sin importancia para edificaciones sismorresistentes bien diseñadas y construidas;
daños leves a moderados para estructuras ordinarias; considerables daños para estructuras pobremente diseña-
das o construidas.


VIII Daños leves en estructuras bien diseñadas, considerables en las ordinarias y grandes en las pobres; caen chime-
neas, monumentos, muros, etc.


IX Daño considerable para las estructuras bien diseñadas e inmenso (incluso colapso parcial o completo) en otras
edificaciones; las edificaciones se desplazan de sus cimientos; las tuberías subterráneas se rompen.


X Algunas estructuras de madera bien construidas se destruyen; la mayor parte de la mampostería y de las estruc-
turas ordinarias es destruida; las carrilleras se tuercen; son comunes los deslizamientos, el agua se derrama sobre
los bancos de diques y lagos, etc.


XI Pocas, si alguna, estructuras de mampostería permanecen en pie; los puentes se destruyen, se abren grandes
grietas en el terreno; la tubería subterránea está completamente fuera de servicio; la tierra se hunde.


XII El daño es total; se ve la propagación de las ondas a lo largo de la superficie del terreno; es casi imposible per-
manecer de pie; los objetos son arrojados al aire.


Tomado de: Noji, Erick. ed. Impacto de los desastres en la salud pública. Bogotá: OPS, 2000, pág. 142




C
A


PÍTU
LO


1
- A


SPE
C


TO
S C


O
N


C
E


PTU
A


LE
S


15


Tsunami


Es una serie de grandes olas marinas generadas por el desplazamiento repentino de masas de agua como
consecuencia de terremotos, erupciones volcánicas o deslizamientos submarinos, capaces de propagarse a miles
de kilómetros.


Efectos sobre la salud:


1. Mortalidad. El número de muertos puede ser significativamente alto si no existe un aviso previo de alerta,
por la destrucción de la infraestructura o por inundación, y depende de la vulnerabilidad de las comunidades.


2. Morbilidad. Se pueden presentar politraumatizados, heridos y ahogados.


3. Infraestructura de salud. Según el tipo de materiales empleados, los establecimientos de salud de las zonas
costeras se afectan, se interrumpen sus funciones normales y se perjudican principalmente el recurso huma-
no, el equipamiento y el mobiliario.


4. Escasez de alimentos. Puede existir escasez de alimentos por daños en los almacenes y pérdida de culti-
vos, contaminación y dificultades de acceso.


5. Movimientos de población. Según la magnitud del evento, la población afectada se puede reubicar pro-
visionalmente; sin embargo, generalmente tiende a quedarse cerca de sus casas o pertenencias, interesán-
dose rápidamente por iniciar la reconstrucción.





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


16


Erupciones volcánicas


Es la salida de material (magma), cenizas y gases del interior de la tierra a la superficie.


Una erupción volcánica es un proceso muy complejo que genera diversos elementos: lluvia de cenizas, que
puede alcanzar a varios kilómetros a la redonda; flujo piroclástico, que es material incandescente que cae lade-
ra abajo a gran velocidad; flujos de lodo, si el cono tiene hielo; ríos de lava, de diversa densidad y a diferentes
velocidades, así como gases tóxicos.


La lluvia de cenizas puede formar una capa de algunos centímetros de espesor sobre el suelo y los techos de
las construcciones, lo que provoca un peso extra que puede causar su colapso; el flujo piroclástico es conside-
rado el fenómeno más peligroso y puede afectar a los centros poblados en su recorrido; los flujos de lodo, en
volcanes con cono de nieve, tienen el efecto destructor de un deslizamiento; los flujos de lava pueden deslizar-
se por la ladera del volcán y recorrer varios kilómetros destruyendo todo lo que encuentran a su paso.


Efectos sobre la salud:


1. Mortalidad. La mortalidad puede ser alta si se presentan flujos piroclásticos y, en menor escala, flujos de lava.


2. Morbilidad. Las cenizas, cuyas partículas pequeñas son inhalables, pueden ocasionar graves enfermedades
respiratorias, dérmicas y oftálmicas. La contaminación del agua, que se acidifica con la ceniza, puede causar
enfermedades del sistema digestivo. Los flujos piroclásticos y la lava producen lesiones de tipo traumático y
quemaduras; los gases pueden generar graves cuadros respiratorios y de intoxicación.


3. Infraestructura de salud. Los establecimientos de salud pueden llegar a colapsar a consecuencia de los flu-
jos y de las cenizas. Si se afectan las líneas vitales en la comunidad, el establecimiento también sufrirá defi-
ciencias a menos que cuente con sistemas alternos para un adecuado funcionamiento. El peso de las ceni-
zas puede provocar el colapso de algunas estructuras, efecto que se agrava si existen lluvias simultáneas.





C
A


PÍTU
LO


1
- A


SPE
C


TO
S C


O
N


C
E


PTU
A


LE
S


17


4. Escasez de alimentos. Los almacenes de alimentos no se afectan, a menos que se hallen en la zona de
influencia directa de los flujos; sin embargo, los cultivos pueden dañarse por la lluvia de ceniza. Puede exis-
tir escasez de alimentos si se interrumpen las vías de acceso.


5. Movimientos de población. Según los sistemas de alerta, las poblaciones en riesgo pueden ser reubicadas
en las zonas de seguridad previamente identificadas.


Deslizamientos


Se refiere al movimiento descendente de tierra, agua, flujos de lodo y otros componentes en un terreno en
declive, con desprendimientos de rocas y otros materiales. Suele ser el resultado de cambios repentinos o gra-
duales en la composición y la estructura del suelo, la hidrología o la vegetación. Este suceso es frecuente en las
corrientes de agua interandinas, debido al incremento estacional de las lluvias que arrastran los sólidos que
encuentran a su paso, así como también por la deforestación y el manejo inadecuado de las corrientes de agua,
el uso indebido de los suelos, las excavaciones y la sobrecarga del terreno producida por el peso de agua, de
hielo, de nieve o de granizo y la acumulación de rocas o material volcánico.


Efectos sobre la salud:


1. Mortalidad. Según las características del fenómeno, el número de muertes puede ser elevado por el carácter
súbito de un deslizamiento, básicamente en zonas de alta densidad de población y por efecto directo sobre la
infraestructura.





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


18


2. Morbilidad. Los efectos son limitados; se producen politraumatismos y heridas leves, que es lo más común.


3. Infraestructura de salud. Los establecimientos sufren íntegramente si se encuentran en la zona de paso
del deslizamiento; se producen graves daños en la infraestructura, el equipamiento y el mobiliario.


4. Escasez de alimentos. Por lo limitado del evento, generalmente no se presentan problemas con la produc-
ción y el abastecimiento de los alimentos.


5. Movimientos de población. Según las características del evento, la población afectada puede ser reubica-
da, inclusive de manera definitiva.


Inundaciones


Es el fenómeno por el cual un lugar es cubierto por agua al desbordarse el continente o cauce en el que está
contenida. Se origina por las lluvias intensas, el aumento anormal del nivel del mar, la fusión de la nieve en gran
volumen o una combinación de estos factores.


Existen inundaciones rápidas o súbitas por ruptura de presas o diques, desborde de vertientes de alta mon-
taña o lluvias torrenciales localizadas. Las progresivas se producen por lluvias intensas o desbordamiento de ríos
en llanuras o planicies. La presencia de niveles de agua en la superficie puede durar días, semanas e, incluso,
meses, lo cual depende de la causa que la originó, así como de la topografía, el drenaje, la capacidad de absor-
ción del terreno y la infraestructura.


Efectos sobre la salud:


1. Mortalidad. Depende del tipo de evento que se presente. Si es súbito, puede causar un número considera-
ble de muertes.





C
A


PÍTU
LO


1
- A


SPE
C


TO
S C


O
N


C
E


PTU
A


LE
S


19


2. Morbilidad. Las enfermedades no se presentan inmediatamente sino generalmente a partir de las 48 horas
siguientes. Se pueden presentar enfermedades relacionadas con la falta y el mal manejo de agua potable,
problemas relacionados con la piel, infecciones respiratorias y enfermedades transmitidas por vectores. En
ciertos casos pueden incrementarse las lesiones por mordeduras de serpientes.


3. Infraestructura de salud. El daño que se presenta depende de la estructura de la edificación y de la mag-
nitud del evento; el establecimiento de salud puede llegar a quedar inutilizado. Una consecuencia que difí-
cilmente se revierte es el daño sufrido en el equipo médico.


4. Escasez de alimentos. Se presentan problemas de alimentación debido al compromiso de los almacenes,
la siembra y la producción. Así mismo, se pierden las condiciones de vida de los animales de pastoreo, lo que
causa problemas de abastecimiento de carne, de leche y sus derivados.


5. Movimientos de población. Las poblaciones afectadas tienden a trasladarse temporalmente, lo que puede
ocasionar problemas relacionados con el hacinamiento.


Sequía


Es la ausencia de precipitaciones que produce un desequilibrio hidrológico grave. El nivel de la sequía se cali-
bra por el grado de humedad, su duración y la superficie del área afectada. Se desarrolla lentamente y puede
tardar mucho tiempo en desaparecer.


Efectos sobre la salud:


1. Mortalidad. En casos extremos, pueden presentarse algunos casos de muerte como consecuencia de la falta
de agua y alimentos.




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


20


2. Morbilidad. Pueden aparecer enfermedades derivadas de la desnutrición y la deshidratación, así como otras
por el mal uso del escaso recurso hídrico.


3. Infraestructura de salud. Su función se ve afectada al no contar con agua.


4. Escasez de alimentos. La disminución del agua altera las actividades agrícolas y ganaderas, con el conse-
cuente grave desabastecimiento de alimentos.


5. Movimientos de población. Cuando la sequía es prolongada las poblaciones se trasladan, probablemente
en forma definitiva. En el área andina no son comunes las migraciones temporales.


4. PRINCIPALES RESPONSABILIDADES DEL SECTOR SALUD
EN SITUACIONES DE DESASTRE


Ante una situación de emergencia o desastre, al igual que otros sectores del Estado, el sector salud debe asu-
mir sus responsabilidades generales y específicas inherentes a su función.


Dentro de las responsabilidades generales se encuentran básicamente:


u Realización de un diagnóstico adecuado y técnico de las vulnerabilidades y los recursos pro-
pios del sector. El análisis de la vulnerabilidad debe estar referido a la comunidad y a los establecimien-
tos de salud en lo concerniente a capacidades, recursos, estado de las instalaciones y posibles daños direc-
tos e indirectos.


u Articulación y coordinación intra y extrasectorial para una acción conjunta ordenada y con
economía de pasos administrativos. Es necesaria esta coordinación directa del sector con aquéllos
que tienen elementos necesarios para la preparación del sector salud, así como para la respuesta y las





C
A


PÍTU
LO


1
- A


SPE
C


TO
S C


O
N


C
E


PTU
A


LE
S


21


acciones de recuperación. Es decir, la acción debe ser coordinada, sucesiva y escalonada con un criterio
global e interinstitucional de la gestión del riesgo. La evaluación de otros sectores no es una responsabi-
lidad directa del sector salud, pero sí lo es la coordinación para obtener la información de las evaluacio-
nes que se realicen con el fin de tener una visión global del problema.


u Elaboración e implementación de planes específicos o de contingencia para el sector en gene-
ral, según sus distintos ámbitos y niveles. Los planes deben contemplar: el diagnóstico de la amena-
za, la vulnerabilidad y el riesgo, así como los recursos que pueden emplearse; los objetivos del plan, según
la capacidad operativa de la institución que lo establece; la asignación de prioridades en la distribución
de los recursos según sus competencias para alcanzar las metas y las medidas tendientes al desarrollo de
rutinas que se conozcan y practiquen antes de un evento determinado; definición de un sistema claro y
operativo de referencia y contrarreferencia de pacientes.


u Organización e implementación de un sistema de comunicaciones, de preferencia coordinado
con otras dependencias y sectores. Hay que tener en cuenta que en la fase posterior al impacto, cuan-
do los sistemas “normales” pueden haber colapsado, hay que tener un mecanismo alterno de comunica-
ción y coordinación. Un buen sistema de comunicación debe ser planificado y establecido con anticipa-
ción, pues es un factor crítico no sólo para la coordinación, sino también para la obtención de informa-
ción rápida, veraz y precisa para la toma de decisiones.


u Educación, capacitación y entrenamiento de su personal y de la población para una acción
adecuada en el ámbito de su jurisdicción. Es importante que las personas que se encargarán de algu-
nas tareas en la atención de los afectados, lo hagan de manera casi automática, para lo cual se necesita
entrenamiento y práctica para garantizar el desarrollo de dichas actividades sin supervisión.


u Evaluación de los daños del sector salud. Esta actividad es necesaria para determinar la intensidad del
evento, lo que permite asignar los recursos más adecuados para la atención del desastre y las necesidades
de la población. Responde rápidamente a las preguntas de “¿qué pasó?”, “¿qué daño se produjo?”, “¿qué





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


22


se necesita, cuándo y dónde?” y “¿de quién es la responsabilidad de cada acción?”. Se requiere de perso-
nal capacitado y entrenado en esta tarea; se debe recoger la información inicial e informar a los niveles
superiores a fin de hacerles llegar la solicitud de ayuda. Así mismo, se requiere información complementa-
ria que permita comprender otras necesidades que también deben ser suministradas o complementadas.


u Organización y coordinación de los sistemas de suministros y transporte. Es un tema de gran
importancia para el nivel operativo, si se considera que el abastecimiento de los suministros destinados a
satisfacer las necesidades de la población afectada debe ser oportuno y satisfactorio. Esta cadena de ele-
mentos debe considerar:


1. obtención (adquisición o donaciones),


2. clasificación y almacenamiento,


3. definición del destino, y


4. transporte y distribución.


5. RESPONSABILIDADES ESPECÍFICAS DEL SECTOR SALUD
EN CASOS DE DESASTRE


u Organización e instalación del Comité de Operaciones de Emergencia de Salud, COE. Es el ente
coordinador de las acciones de respuesta y rehabilitación en situaciones de desastre, y está conformado
por los jefes o responsables de las distintas áreas técnicas del sector salud existentes. El representante del
sector salud al COE general para el manejo de la emergencia es designado del COE de salud.





C
A


PÍTU
LO


1
- A


SPE
C


TO
S C


O
N


C
E


PTU
A


LE
S


23


u Prestación de acciones de primeros auxilios, de atención médica y médico-quirúrgica de urgen-
cia. Esta es una actividad de máxima prioridad que debe iniciarse inmediatamente y dentro de las prime-
ras 24 horas de producido un evento adverso. Comprende acciones de búsqueda, rescate y primeros auxi-
lios. Los establecimientos de salud deben aplicar planes de respuesta preparados de acuerdo con sus com-
petencias y capacidades.


u Referencia, contrarreferencia y evacuación de heridos y enfermos a zonas de seguridad. La eva-
cuación de la población debe hacerse a un lugar previamente establecido y con áreas de seguridad; sin
embargo, un tema difícil y aún no resuelto es la evacuación de heridos y enfermos de un hospital a otro.
Si se decide la evacuación, deben tenerse en cuenta elementos como: zonas de seguridad, accesos entre
plantas verticales, vehículos para el traslado y zonas de llegada; también debe considerarse la categoría
del lesionado y diferenciarlo no sólo por la gravedad y las condiciones de supervivencia, sino por los equi-
pos de apoyo necesarios.


u La organización y el reforzamiento de la capacidad operativa de los establecimientos de salud,
principalmente de los hospitales que han sido elegidos y designados para la prestación de servicios com-
plejos a favor de las víctimas. El cumplimiento efectivo de esta función requiere conocimiento de los recur-
sos existentes a cada nivel y tener claramente identificadas las responsabilidades asignadas a cada hospital.


u Establecimiento de un sistema de vigilancia epidemiológica después del desastre. Es necesario
para la identificación temprana de algún brote de morbilidad importante que pueda ocurrir entre los afec-
tados por el desastre, ya sea en los refugios temporales o en las zonas donde los sobrevivientes y damnifica-
dos han sido localizados. El análisis del epidemiólogo no sólo se centra en la morbilidad y la mortalidad, sino
en el descubrimiento de los factores de riesgo asociados, con la finalidad de priorizar la atención sobre ellos.


La coordinación intersectorial es muy importante en el levantamiento de los censos de población para defi-
nir adecuadamente las poblaciones vulnerables objeto de la vigilancia.




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


24


u Evaluación y atención del saneamiento ambiental básico. Se requiere si se considera que el even-
to adverso ha causado daños de importancia en los componentes de esta función. Por tanto, además de
la evaluación en este campo, se deben implementar planes para garantizar la calidad del agua, la ade-
cuada disposición de las excretas y la eliminación de los desechos sólidos, la higiene de los alimentos y de
las personas, el control sanitario de las diversas instalaciones y la educación higiénica.


u Medidas de protección y recuperación de la salud mental de la población afectada y del per-
sonal de atención de las emergencias. Este importante componente está dirigido a recuperar su capa-
cidad para manejar situaciones de estrés y a reordenar y reorganizar rápidamente su propio mundo,
mediante la interacción social y el uso adecuado de los recursos que reciban, para procurar un sentido
de satisfacción, seguridad y autoestima.




25


c a p í t u l o 2
Áreas esenciales


en la evaluación


de daños en salud




C
A


PÍTU
LO


2
- Á


RE
A


S E
SE


N
C


IA
LE


S E
N


LA
E


V
A


LU
A


C


N
D


E
D


A
Ñ


O
S E


N
SA


LU
D


27


1. VIGILANCIA EPIDEMIOLÓGICA Y SEGUIMIENTO
DE LAS ENFERMEDADES TRAZADORAS


La epidemiología es una de las mejores herramientas para el seguimiento y el control de la morbimortalidad
de los desastres, ya que permite establecer las prioridades para focalizar la ayuda humanitaria.


La epidemiología nos sirve para conocer con anticipación el perfil de salud de las áreas vulnerables y para
planificar las actividades de respuesta. Sin embargo, tiene su mayor utilidad en la etapa de respuesta, en la cual
la conducción precoz de una evaluación apropiada de los daños, más la información de la evolución de la mor-
bilidad y de los factores de riesgo para la salud en una comunidad, nos permite identificar las necesidades urgen-
tes y establecer las prioridades de apoyo a la población afectada.


Los datos que nutren la información para el proceso de evaluación de los daños deben recogerse rápidamen-
te bajo condiciones altamente adversas y las múltiples fuentes de información se deben integrar para el análisis.
Pueden existir circunstancias y fuerzas que impidan el flujo de un paso a otro en el ciclo de la vigilancia: el ciclo
desde la información hasta la acción debe completarse rápida, precisa y repetidamente.


La mortalidad y la morbilidad de una población afectada por un evento adverso están determinadas por el
tipo de desastre. El sistema de vigilancia epidemiológica rutinaria debe instituir mecanismos de alerta y de con-
tingencia, con un listado de las posibles enfermedades relacionadas con cada tipo de desastre, establecer un
sencillo programa de recolección de datos y poner en marcha programas de control de las enfermedades.


CAPÍTULO 2. ÁREAS ESENCIALES
EN LA EVALUACIÓN DE DAÑOS EN SALUD





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


28


POTENCIAL EPIDÉMICO


Los desastres provocan alteraciones directas e indirectas sobre la salud de la población: durante el evento
pueden existir heridos, traumatizados o similares, es decir, pacientes con enfermedades agudas y urgentes.
Después del evento, las condiciones de salubridad del medio, así como las condiciones del hábitat, pueden pro-
vocar la aparición de otras enfermedades consideradas como trazadoras.


Las enfermedades trazadoras se han establecido en función de estudios epidemiológicos y de seguimiento
en desastres en diversos países; se han encontrado algunas similitudes, que son sistematizadas para que su vigi-
lancia sirva como instrumento para priorizar las actividades y definir las necesidades más urgentes.


Muchas de estas enfermedades son consecuencia de elementos del medio ambiente y de los sistemas habi-
litados para la población afectada, por lo que su solución no depende exclusivamente del sector salud; la coor-
dinación intersectorial es de vital importancia en el manejo de la situación, tanto en el intercambio de la infor-
mación como en la definición de prioridades.


FACTORES EPIDEMIOLÓGICOS DETERMINANTES DEL POTENCIAL EPIDÉMICO


La información previa, conjuntamente con la evaluación de los daños, debe señalar e identificar con claridad
los factores de riesgo a que está sometida o expuesta la población, de tal modo que se puedan elaborar planes
de control adecuados en cada situación.


Los principales factores que generalmente cambian y que están relacionados con la aparición de enfermeda-
des o brotes epidémicos, son los siguientes:





C
A


PÍTU
LO


2
- Á


RE
A


S E
SE


N
C


IA
LE


S E
N


LA
E


V
A


LU
A


C


N
D


E
D


A
Ñ


O
S E


N
SA


LU
D


29


Cambios de la morbilidad preexistente


u Proporcional al grado de endemia
u Introducción de enfermedades transmisibles
u Aumento de la morbilidad por enfermedades transmisibles endémicas en las poblaciones locales
u Enfermedades de mayor frecuencia: infecciones respiratorias agudas, diarreas inespecíficas


Cambios ecológicos resultantes del desastre


u Agravan o reducen el riesgo de enfermedades transmisibles


Desplazamiento de poblaciones (migración)


u La población se traslada a lugares próximos
u La población se traslada a zonas ubicadas a cierta distancia
u Migración de poblaciones rurales hacia zonas superpobladas
u Migración de zonas urbanas a zonas rurales


Cambios en la densidad de la población


u Refugios, alimentos y agua en zonas menos afectadas
u Hacinamiento en locales públicos: escuelas, iglesias




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


30


Desarticulación de los servicios públicos


u Interrupción de los servicios de electricidad, agua y alcantarillado
u Se agrava el peligro de enfermedades transmitidas por alimentos y agua


Interrupción de los servicios básicos - salud pública


u Interrupción de los servicios de vacunación
u Interrupción de tratamientos ambulatorios: TBC, malaria
u Interrupción de programas antivectoriales
u Exposición de personas susceptibles a enfermedades transmisibles endémicas


EJEMPLOS DE INDICADORES DEL ESTADO DE SALUD POSTERIOR A LOS DESASTRES


La evaluación epidemiológica inicial y complementaria recoge información que nos permite construir indica-
dores que, a su vez, constituyen herramientas para la toma de decisiones inmediatas.


Los indicadores que se mencionan a continuación pueden ser construidos con la información recabada en
la evaluación de daños posterior a los desastres. Cada uno de estos indicadores nos debe permitir interpretar la
situación existente y, por ende, tomar la medida correctiva adecuada.





C
A


PÍTU
LO


2
- Á


RE
A


S E
SE


N
C


IA
LE


S E
N


LA
E


V
A


LU
A


C


N
D


E
D


A
Ñ


O
S E


N
SA


LU
D


31


Muertos


u Número de muertos relacionados con el impacto en la población en el área de desastre
u Número de muertos relacionados con el impacto por grupos de edad y género
u Número de muertos por número de viviendas destruidas
u Número de muertos relacionados con el impacto en la población por unidad de tiempo después del desastre


Lesionados/heridos


u Número de muertos por número de lesionados
u Número de lesionados por población del área de desastre
u Tipo de lesionado por grupo de edad y sexo
u Distribución de los tipos de lesionados


Morbilidad


u Número de consultas médicas por grupo de edad y sexo
u Distribución de las consultas médicas en el tiempo
u Tipo de consulta por especialidad
u Procedencia geográfica de los pacientes hospitalizados
u Ocupación de las camas hospitalarias y duración de las hospitalizaciones
u Incidencia de las enfermedades transmisibles





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


32


2. EVALUACIÓN DEL SANEAMIENTO BÁSICO
Y DETERMINACIÓN DE PRIORIDADES


La disponibilidad de agua potable y de saneamiento adecuado es una de las necesidades indispensables de
la salud pública, situación que se magnifica cuando estamos frente a las consecuencias de un evento adverso.


La adopción rápida de medidas de control apropiadas para mantener las condiciones del medio permite
reducir o eliminar las causas de morbilidad y mortalidad. En esta tarea corresponde al sector salud marcar la
pauta para la determinación de las necesidades de salud ambiental. El deterioro en la calidad o la disminución
de la cantidad o la intermitencia de los servicios de agua y saneamiento después de un desastre tienen efectos
importantes en la salud de la población. Al sector salud le corresponde planificar las intervenciones de vigilancia
de la calidad del agua, la protección de la salud y la atención médica a causa de los problemas generados por
el inadecuado saneamiento. Además, es función primordial de este sector velar porque las condiciones de los
albergues sean sanitariamente adecuadas. Todo ello requiere una óptima comunicación entre los sectores de
salud, agua y saneamiento. La labor de evaluar los daños en la infraestructura de agua y el saneamiento le com-
pete a otros actores tales como municipios, empresas de agua y saneamiento, etc.


En una situación de emergencia, el buen éxito depende en gran medida de la rapidez en la evaluación de
los daños, para garantizar que la población afectada tenga acceso al agua segura y a un adecuado manejo de
los residuos sólidos. La provisión de agua por sistemas alternos en cantidades suficientes es muy importante para
cubrir las necesidades de la población o mitigar los efectos en los sistemas de agua potable y saneamiento.


El manejo de los residuos sólidos y otros desechos es otro factor prioritario para la salud de las poblaciones
afectadas. Los registros epidemiológicos indican que, a veces, existen incrementos significativos de las infeccio-
nes respiratorias y las enfermedades diarreicas, ocasionados por puntos de acumulación de residuos domésticos
y material orgánico. Además, la acumulación de lodo, escombros y restos de demolición se convierte en causa
de afecciones respiratorias y de la piel, al igual que la presencia de grandes cantidades de cenizas. El manejo





C
A


PÍTU
LO


2
- Á


RE
A


S E
SE


N
C


IA
LE


S E
N


LA
E


V
A


LU
A


C


N
D


E
D


A
Ñ


O
S E


N
SA


LU
D


33


inadecuado de los residuos potencialmente peligrosos, como los residuos infecciosos hospitalarios y los químicos
tóxicos, constituye un factor de riesgo si no se realiza un adecuado almacenamiento, tratamiento y disposición
final. Aunque el sector salud no es el principal responsable del tratamiento de los residuos, siempre debe estar
presente dentro de un sistema integrado de gestión de los mismos.2


La interrupción o sobrecarga de los sistemas de abastecimiento de agua y de evacuación de excretas y de
residuos sólidos y líquidos constituye una situación de desequilibrio grave que repercute en la salud de los pobla-
dores e incrementa la probabilidad de aparición de enfermedades de transmisión hídrica y por alimentos.


La rápida y espontánea aparición de lugares de alta densidad poblacional adaptados como albergues puede
poner en riesgo la salud de la población, si no han sido previamente planificados con las condiciones higiénicas
adecuadas.


2 Para mayor información puede consultar: Organización Panamericana de la Salud. Gestión de residuos sólidos en situaciones de desastre,
Serie Salud Ambiental y Desastres, No. 1. Washington D.C.: OPS/OMS, 2003.




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


34


MATRIZ DE EFECTOS DE LOS DESASTRES NATURALES
Efectos más frecuentes de eventos específicos en la salud ambiental


Efectos más frecuentes de eventos específicos
en la salud ambiental


TERREMOTO HURACÁN INUNDACIÓN TSUNAMI
ERUPCIÓN


VOLCÁNICA


Suministro de
agua y
eliminación de
aguas
residuales


Daños de las estructuras de ingeniería civil 1 1 1 3 1


Rotura de tuberías madres 1 2 2 1 1


Daño a las fuentes de agua 1 2 2 3 1


Cortes de electricidad 1 1 2 2 1


Contaminación (química y bacteriana)


Fallas de transporte 1 1 1 2 1


Escasez de personal 1 2 2 3 1


Sobrecarga del sistema (por desplazamientos
de población)


3 1 1 3 1


Escasez de equipamiento, partes
y suministros


1 1 1 2 1


Manejo
de desechos
sólidos


Daños de las estructuras de ingeniería civil 1 2 2 3 1


Fallas de transporte 1 1 1 2 1


Escasez de equipamiento 1 1 1 2 1


Escasez de personal 1 1 1 3 1


Contaminación de agua, suelo y aire 1 1 1 2 1


Continúa




C
A


PÍTU
LO


2
- Á


RE
A


S E
SE


N
C


IA
LE


S E
N


LA
E


V
A


LU
A


C


N
D


E
D


A
Ñ


O
S E


N
SA


LU
D


35


Efectos más frecuentes de eventos específicos
en la salud ambiental


TERREMOTO HURACÁN INUNDACIÓN TSUNAMI
ERUPCIÓN


VOLCÁNICA


Manipulación
de alimentos


Deterioro de los alimentos refrigerados 1 1 2 2 1


Daño de las instalaciones de preparación de
alimentos


1 1 2 3 1


Fallas de transporte 1 1 1 2 1


Cortes de electricidad 1 1 1 3 1


Inundación de instalaciones 3 1 1 1 3


Contaminación/deterioro de los suministros
de socorro


2 1 1 2 1


Control
de vectores


Proliferación de criaderos de vectores 1 1 1 1 3


Aumento de los contactos hombre/vector 1 1 1 2 1


Alteración de los programas de control de las
enfermedades transmitidas por vectores


1 1 1 1 1


Higiene
del hogar


Destrucción o daño de las estructuras 1 1 1 1 1


Contaminación del agua y los alimentos 2 2 1 1 1


Fallas de la electricidad, la calefacción, el
combustible, el agua o los servicios de
suministro de agua y eliminación de residuos


1 1 1 2 1


Hacinamiento 3 3 3 3 3


(continúa) MATRIZ DE EFECTOS DE LOS DESASTRES NATURALES
Efectos más frecuentes de eventos específicos en la salud ambiental


1 Efecto grave posible
2 Efecto menos grave posible
3 Efecto menor o imposible


Tomado de: OPS/OM. Los desastres naturales y la protección de la salud. Publicación científica No. 575. Washington, D.C. 2000.





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


36


Para atender estas necesidades es imprescindible evaluar los efectos del desastre en las condiciones y los ser-
vicios de saneamiento básico. Para ello se aplican los formularios necesarios sobre la disponibilidad de dichos ser-
vicios en la zona afectada.


Abastecimiento de agua


Se prioriza la entrega de agua de la siguiente forma:


u hospitales y centros de salud,
u albergues, y
u sectores de la población en áreas urbanas y rurales.


El agua debe obtenerse de los sistemas normales de distribución y, en caso de estar afectados, de otras fuen-
tes alternas como pozos artesanales, plantas industriales, considerando que se debe someter a análisis de la cali-
dad (bacteriana y química) antes de autorizar su consumo.


De acuerdo con el proyecto Esfera3 es importante tomar en cuenta estos indicadores clave:


u mínimo de 15 litros de agua por persona por día;
u el caudal en cada punto de abastecimiento de agua debe ser de 0,125 litros por segundo como mínimo;
u un lugar de abastecimiento de agua para cada 250 personas como mínimo;
u la distancia desde cualquier refugio hasta el lugar de abastecimiento de agua más cercano no debe exce-


der los 500 metros.


La vigilancia de la calidad del agua, responsabilidad del sector salud, debe iniciarse de manera inmediata,


3 El Proyecto Esfera, Carta Humanitaria y Normas Mínimas de Respuesta Humanitaria en Casos de Desastre, http:/www.sphereproject.org




C
A


PÍTU
LO


2
- Á


RE
A


S E
SE


N
C


IA
LE


S E
N


LA
E


V
A


LU
A


C


N
D


E
D


A
Ñ


O
S E


N
SA


LU
D


37


4 El Proyecto Esfera, Carta Humanitaria y Normas Mínimas de Respuesta Humanitaria en Casos de Desastre, http:/www.sphereproject.org


determinando diariamente si existe cloro residual en el agua obtenida y suministrada. Los indicadores clave del
proyecto Esfera4 son los siguientes:


u Los controles sanitarios indican un bajo riesgo de contaminación fecal.
u En el caso de abastecimiento por tuberías a poblaciones de más de 10.000 personas, o de todo tipo de


abastecimiento en momentos de riesgo o presencia de una epidemia de diarrea, el agua se trata con un
desinfectante residual en concentraciones aceptables (por ejemplo, la concentración de cloro libre residual
en el grifo es de 0,2 a 0,5 mg por litro y la turbiedad es inferior a 5 NTU).


u El total de sólidos en disolución no es superior a 1.000 mg por litro (2.000 us/cm de conductividad eléc-
trica, en medición de campo simple) y el agua no tiene sabor desagradable.


u No se detectan efectos adversos significativos para la salud debidos a contaminación química o radiológi-
ca (incluidos los residuos de productos químicos de tratamiento) en un consumo a corto plazo o durante
el período de empleo previsto de la fuente de agua y la evaluación no revela probabilidades considera-
bles de tales efectos.


Además, la Carta Humanitaria y las Normas Mínimas de Respuesta Humanitaria en Casos de Desastres del
proyecto Esfera plantean la importancia de que la población disponga de utensilios adecuados para recoger,
almacenar y utilizar cantidades suficientes de agua para beber y cocinar y para la higiene personal. Los indica-
dores clave que plantean son los siguientes:


u Cada familia debe disponer de dos recipientes de 10 a 20 litros para recoger el agua, y de recipientes de
20 litros para almacenarla. Esos recipientes deben ser de cuello angosto o tener tapa.


u Cada persona debe disponer de 250 g de jabón por mes para la higiene personal.




u Cuando se necesiten instalaciones de baño colectivas, se debe disponer de cubículos suficientes para su
utilización con una frecuencia aceptable y a horas aceptables, separados para hombres y mujeres.


u Cuando se necesiten lavaderos de ropa colectivos, se debe disponer de una pileta de lavar por cada 100
personas; debe haber zonas reservadas para que las mujeres laven y sequen su ropa interior.


Saneamiento del medio


La evacuación de excretas merece consideración preferencial para evitar la proliferación de vectores transmi-
sores de enfermedades y la contaminación del agua y los alimentos.


La evacuación de desechos sólidos incluye la elección de los lugares de carga y descarga, los medios de trans-
porte, la incineración de los mismos o los depósitos en lugares adecuados.


Además del problema de recolección de basuras domiciliarias en situaciones de desastre, otro grande y prin-
cipal problema es la recolección, el transporte y la disposición final de los escombros, que son los desechos gene-
rados por casas, edificios caídos, material arrastrado por inundaciones y deslizamientos, y material acarreado por
huracanes.


Para la evacuación de excretas deben construirse letrinas; de no ser posible, se deben poder tomar alterna-
tivas como cabinas móviles de uso químico, teniendo en cuenta el mantenimiento de las mismas.


A continuación se presentan algunos de los indicadores clave del proyecto Esfera5 relacionados con la eva-
cuación de excretas:


u Máximo de 20 personas por letrina.


M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


38


5 El Proyecto Esfera, Carta Humanitaria y Normas Mínimas de Respuesta Humanitaria en Casos de Desastre, http:/www.sphereproject.org




C
A


PÍTU
LO


2
- Á


RE
A


S E
SE


N
C


IA
LE


S E
N


LA
E


V
A


LU
A


C


N
D


E
D


A
Ñ


O
S E


N
SA


LU
D


39


u Las letrinas deben estar dispuestas por familia(s) y separadas por sexo.
u Las letrinas no deben estar situadas a más de 50 metros de las viviendas o a más de un minuto de marcha.
u Se debe disponer de letrinas separadas para mujeres y hombres en lugares públicos, mercados, centros


de distribución, centros de salud, etc.
u Se deben haber establecido procedimientos de limpieza y mantenimiento sistemático de las letrinas públi-


cas que se cumplen con normalidad.
u En la mayoría de los suelos, las letrinas y los pozos de absorción deben estar, por lo menos, a 30 m de


toda fuente de agua subterránea y el fondo de toda letrina se debe encontrar como mínimo a 1,5 m por
encima de la capa freática. El drenaje o los derrames de los sistemas de recolección de excretas no deben
escurrir hacia ninguna fuente de agua superficial ni ningún acuífero de poca profundidad.


Alojamiento


Representa una gran preocupación ubicar lugares adecuados para alojar a los damnificados en condiciones
que no generen mayor riesgo para la salud pública y el medio ambiente; además, se debe considerar que una
vez instaladas las personas en un punto, es difícil lograr que se trasladen a otro.


A menudo se eligen locales de uso público como coliseos, estadios, escuelas, etc., porque son fáciles de ubi-
car y, además, tienen servicios. Las carpas y los campamentos, en general, deben instalarse sólo cuando sea un
caso de absoluta necesidad.


Si ya no hay riesgo, es importante estimular a las personas a que retornen a sus hogares lo antes posible.





Higiene de los alimentos


El consumo de alimentos contaminados o deteriorados puede producir trastornos graves, desde una intoxi-
cación simple hasta procesos infecciosos, por lo que es necesario garantizar el buen estado de los alimentos de
consumo humano, así como su correcta manipulación y distribución.


Además, es responsabilidad del sector salud velar por el adecuado aporte nutritivo de los alimentos suminis-
trados en albergues y a la población damnificada.


Control de vectores


En general, el estancamiento de aguas lluvias o de inundaciones, la presencia de recipientes y la acumula-
ción de basura crean condiciones idóneas para la proliferación de vectores: insectos, roedores, etc.


Los medios de mitigación y lucha antivectorial pueden ser ineficaces o incompletos; por lo tanto, es necesa-
rio adoptar medidas de saneamiento del medio como recoger la basura en bolsas, además del empleo de méto-
dos dirigidos a las personas, por ejemplo, la quimioprofilaxis para la malaria o para la leptospirosis, entre otras
medidas. La participación de la comunidad en la prevención de las enfermedades transmitidas por vectores es
de fundamental importancia y ninguna acción que las autoridades sanitarias realicen será efectiva sin su partici-
pación.


Higiene personal


El grado de higiene en casos de desastre puede disminuir por la falta de agua. La entrega de útiles de aseo,
además de agua en cantidad suficiente, estimula a las personas desplazadas a prestar atención a su higiene per-
sonal.


M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


40




C
A


PÍTU
LO


2
- Á


RE
A


S E
SE


N
C


IA
LE


S E
N


LA
E


V
A


LU
A


C


N
D


E
D


A
Ñ


O
S E


N
SA


LU
D


41


3. EVALUACIÓN DE LA INFRAESTRUCTURA DE SALUD


Los establecimientos de salud juegan un papel importante y significativo en la atención de desastres debido
a su particular función en el tratamiento de los heridos y de las enfermedades, por lo cual requieren considera-
ciones especiales desde su concepción teniendo en cuenta la complejidad, las características de ocupación y su
papel durante la atención de un desastre.


El incremento en la demanda de atención obliga a establecer elementos alternos para ofrecer asistencia médi-
ca a las víctimas y damnificados, razón por la cual se torna más compleja la situación y es necesario tomar deci-
siones respecto al uso de aquellos establecimientos que aparentemente han resistido el primer embate de la
naturaleza o del evento que se ha presentado.


Un hospital tiene tres componentes clave:


u Elementos estructurales: que corresponde a los elementos que soportan el peso de la edificación y que la
mantienen en pie. Esto incluye columnas, muros portantes, vigas y techos.


u Elementos no estructurales: comprende las líneas vitales (energía eléctrica, agua, alcantarillado, sistema de
distribución de gases y vapor, sistema contraincendios, comunicaciones), elementos arquitectónicos (tabi-
quería, puertas y ventanas, pisos, cielos falsos y acabados en general), mobiliario y equipos (médicos y
biomédicos, industrial, mecánico-eléctrico, etc.).


u Elementos funcionales: incluye aspectos del programa médico-arquitectónico (distribución de ambientes
para servicios médicos, accesibilidad, etc.), logísticos (almacenes y bodegas, insumos en general, recursos
humanos, etc.) y organizativos (señalización, planes de contingencia, organigrama, normas, existencia del
COE del hospital, etc.).




Estos componentes esenciales deben ser evaluados con el fin de determinar la repercusión del evento adver-
so, las características funcionales del edificio, su seguridad para los propios trabajadores y la población usuaria.
Ello implica saber si existe seguridad estructural y si los servicios de salud pueden seguir siendo operativos.


ÁREAS ESENCIALES PARA LA ATENCIÓN DE VÍCTIMAS DE DESASTRES


Con la finalidad de priorizar acciones, se detallan a continuación las áreas críticas de un establecimiento de
salud.


M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


42


Atención de pacientes Apoyo médico Apoyo institucional


Urgencias Farmacia Puesto de mando


Clasificación de heridos Laboratorio clínico Mantenimiento


Atención ambulatoria inmediata Diagnóstico por imágenes Centro de información


Atención diferida: hospitalización Morgue Nutrición


Quirófanos Central de esterilización Suministros


Recuperación Bodega y almacén


UCI – UTI Comunicaciones


Tomado de: OPS/OMS Fundamentos para la mitigación de desastres en establecimientos de salud. Washington, D.C.: 1999.





c a p í t u l o 3
Formularios para la


evaluación preliminar


43




C
A


PÍTU
LO


3
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
PRE


LIM
IN


A
R


45


RECOMENDACIONES GENERALES


1. Reconocer y determinar las personas con capacidad de decisión para enfrentar la emergencia en el aspecto
sanitario.


2. Conformar y capacitar, con anticipación a la emergencia o el desastre, un equipo de evaluación sanitaria de
daños para la evaluación rápida y para la evaluación complementaria con responsabilidades en el nivel local,
regional y central. Este equipo debe contar con elementos de seguridad que los proteja de accidentes.


3. Realizar una evaluación rápida, en las ocho primeras horas después del evento, en coordinación con otros
sectores. El equipo debe informar los daños más importantes y las principales necesidades.


4. La evaluación complementaria se realiza posteriormente, en las 72 horas después del desastre. Para ello, es
importante la participación de personal técnico especializado, ya que se requiere practicar los análisis técni-
cos y determinar los parámetros para la elaboración de los presupuestos para la rehabilitación.


5. Es importante planificar las acciones de evaluación. Para ello, el equipo de trabajo debe tener en cuenta los
insumos correspondientes, tales como mapas geográficos, mapas de amenazas, planos técnicos, formularios
de evaluaciones, sistema de comunicación, acceso a laboratorios portátiles o fijos, y precios locales de mate-
riales y equipos para la estimación de los costos de rehabilitación, entre otros.


CAPÍTULO 3. FORMULARIOS PARA LA EVALUACIÓN PRELIMINAR





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


46


6. El adecuado flujo de información es muy importante, para lo cual se debe determinar el sistema de transmi-
sión de información a los diferentes niveles. La sala de situación es un buen instrumento de captación, pro-
cesamiento y análisis de información para facilitar la toma de decisiones más adecuadas y la gestión de los
recursos correspondientes.


7. La información necesaria para el seguimiento del caso debe ser continua y dinámica en los siguientes días,
considerando la necesidad de evaluaciones subsiguientes para comparar los avances o su ausencia en la
atención dispensada.


8. La evaluación de los albergues representa una prioridad sanitaria y debe realizarse lo antes posible. Por razo-
nes prácticas, se analiza este tema en el capítulo 4.


EVALUACIÓN PRELIMINAR PARA ADOPTAR MEDIDAS DE CONTROL INICIAL


Para el sector salud, la atención de los damnificados por un desastre constituye una prioridad. Debe responder
inmediatamente para atender a las víctimas que requieren atención médica, quirúrgica o ambas de emergencia,
según el tipo de evento presentado.


La primera ayuda proviene siempre de los recursos locales, mientras se moviliza la ayuda regional, nacional
o internacional si es necesaria y solicitada por quienes evalúan y toman las decisiones.


La evaluación debe implementarse tan pronto como sea posible y hay que determinar los niveles de daño
en las áreas de:


u Situación de la salud de las personas
u Estado de los servicios de salud
u Líneas vitales o servicios básicos de la comunidad
u Vivienda





C
A


PÍTU
LO


3
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
PRE


LIM
IN


A
R


47


Para ello, empleamos un instrumento estándar que permite muy rápidamente determinar el grado de daño
por área, fundamentalmente aquéllas que inciden en la salud de las personas de manera directa o indirecta, ya
sea en el corto o en el mediano plazo.


Por consiguiente, en el área de la salud hay que reportar los daños directos e inmediatos ocasionados: núme-
ro de fallecidos, número de heridos y su calificación por diagnóstico y por gravedad, considerando la probabili-
dad de evacuación si es necesaria, así como el número de desaparecidos y el número de damnificados o afec-
tados de la población. La afectación de los trabajadores de la salud se debe considerar como un dato o infor-
mación específica.


EVALUACIÓN RÁPIDA DE LAS EDIFICACIONES DE SALUD: POSIBILIDADES DE USO SEGURO


El evento conocido que más destruye la infraestructura es el terremoto. La evaluación de las instalaciones de
salud es importante para conocer los daños ocasionados, priorizar las necesidades que deben atenderse de
manera urgente para devolver la operatividad al establecimiento y determinar si su uso es seguro o si se deben
evacuar.


Muchas veces, el médico o el profesional de la salud encargado del establecimiento deben tomar la decisión
de abandonar las instalaciones, para lo cual deben contar con un instrumento básico técnico para sustentar la
decisión. Este concepto puede aplicarse también a toda edificación de la comunidad afectada.


Una decisión importante es determinar si la estructura afectada puede soportar el peso de la edificación o
no, es decir, si el daño compromete la estabilidad total de la edificación.


Si se logra determinar visualmente que las estructuras no han sido afectadas o que el daño ha sido leve, la
edificación se podría utilizar una vez que se elimine el peligro de derrumbe de los muros o tabiques no estruc-
turales dañados.




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


48


En cualquier caso, la primera evaluación de la edificación afectada debe considerarse como una inspección
de emergencia y, por lo tanto, es necesario que los especialistas en estructuras lleven a cabo cuanto antes una
revisión más detallada y exhaustiva.


PARA LOS FINES DE ESTE MANUAL SE DEFINEN LOS SIGUIENTES CONCEPTOS:


Víctima: persona afectada que ha sufrido daño en su salud e integridad física o mental ante los efectos direc-
tos e indirectos del evento, por ejemplo: herido, traumatizado, quemado, etc.


Damnificado: persona afectada que ha sufrido pérdidas de sus propiedades o bienes, incluso su vivienda,
y requiere asistencia social, económica y trabajo temporal para garantizar su bienestar y subsistencia.


Afectado: persona que ha sufrido la pérdida de los servicios básicos comunitarios.


NIVELES DE ASISTENCIA


Víctima: requiere básicamente atención en salud.


Damnificado: requiere básicamente apoyo económico y social.


Afectado: requiere básicamente asistencia social.





INFORMACIÓN GENERAL


C
A


PÍTU
LO


3
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
PRE


LIM
IN


A
R


49


FORMULARIO 1
REPORTE PRELIMINAR*


(Informar a la mayor brevedad posible, dentro de las primeras 8 horas)


Continúa


Zona afectada Tipo de evento


País


Provincia, municipio


Departamento, región


Población


Distrito, cantón, parroquia


Día y hora de presentación


Vías de acceso disponibles para la zona afectada


Tipo de transporte
Accesibilidad


Total Parcial Nula


Terrestre


Aéreo


Fluvial


Otros: Especificar


Se parte de (lugar): Se llega en: (número de horas)


* Adaptado de: USAID/OFDA. Curso Evaluación de daños y analisis de necesidades, San Jose-Costa Rica, 1995.




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


50


Continúa


DAÑOS GENERALES


Población damnificada


Viviendas afectadas
Total Habitables Inhabitables


Afectación de servicios básicos: Sin daño Con daño parcial Con daño total No existe


Agua


Recolección de basura


Alcantarillado/excretas/desagüe


Energía eléctrica


Comunicaciones


Transporte


Observaciones




C
A


PÍTU
LO


3
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
PRE


LIM
IN


A
R


51


Número de desaparecidos Número de muertos


Continúa


DAÑOS A LA SALUD


Víctimas


Lugar
(especifique)


Número de víctimas Necesidad
de tratamiento ObservacionesNúmero de víctimas según gravedad


Grave Moderado Leve Total Local Evac.




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


52


Daños de los servicios de salud de la localidad


Establecimiento de salud
Nombre/ nivel de resolución


Funcionamiento del servicio de salud
CoberturaFunciona Parcial % No funciona


Personal de salud


Muertos Heridos Disponibles Observaciones


Médicos


Enfermeras


Técnicos


Servicios


Continúa


Acciones prioritarias para el control de la situación y la atención de la salud


1


2


3


4


5


Si No


Disponibilidad de agua




C
A


PÍTU
LO


3
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
PRE


LIM
IN


A
R


53


Coordinaciones realizadas hasta el momento


1


2


3


4


5


Requerimientos de apoyo para la ejecución de acciones prioritarias


Cantidad Prioridad


Medicamentos


Agua y saneamiento ambiental


Insumos médicos


Alimentos y bebidas


Albergue/vivienda/electricidad/construcción


Necesidades personales


Recursos humanos


Otros


Responsable del reporte: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Dirección de retorno de la información: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Enviar reporte a:


Telefax . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Frecuencia radial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Correo electrónico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Lugar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Fecha . . . . . . . . . . . . . . . . . Hora . . . . . . . . . . . . . . . . . .





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


54


FORMULARIO 2
EVALUACIÓN RÁPIDA DE LA INFRAESTRUCTURA


Identificación del establecimiento


Nombre


Dirección


Teléfonos


Especialidad


Nivel


Accesos, vías


Características


Número de pisos


Número de sótanos


Número de camas


Número de camas disponibles




C
A


PÍTU
LO


3
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
PRE


LIM
IN


A
R


55


ESTADO DE LA EDIFICACIÓN


Sí No Existen dudas


1 Derrumbe total, parcial, edificación separada de sus cimientos, falla de ésta o
hundimiento


2 Inclinación notoria de la edificación o de algún entrepiso


3 Daño en áreas/piezas estructurales (columnas, vigas, muros)


4 Daño grave en muros no estructurales, escaleras, etc.


5 Grietas, movimiento del suelo o deslizamiento de taludes


6 Pretiles, balcones u otros objetos en peligro de caer


7 Otros peligros (derrames tóxicos, líneas vitales rotas, etc.)


CALIFICACIÓN GLOBAL


Sí No Observaciones


Habitable


Habitable parcial


No habitable


RECOMENDACIONES


Sí No Observaciones


Requiere evaluación especializada


Colocar barreras y advertencias


Un SÍ en las preguntas de 1 a 5 = edificación insegura
Un SÍ en las preguntas 6 y 7 = zonas específicas inseguras


Adaptado de: Rodríguez M, Castrillón E. Manual de evaluación post-sísmica de la seguridad estructural de edificaciones. México: Instituto de Ingeniería,
UNAM; 1995.




57


c a p í t u l o 4
Formularios


para la evaluación


complementaria




C
A


PÍTU
LO


4
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
C


O
M


PLE
M


E
N


TA
RIA


59


1. EVALUACIÓN COMPLEMENTARIA EN SALUD Y VIGILANCIA EPIDEMIOLÓGICA


CAPÍTULO 4. FORMULARIOS PARA LA EVALUACIÓN COMPLEMENTARIA


FORMULARIO 1
INFORME INTERMEDIO DE PERSONAS ATENDIDAS (72 HORAS)


(Por grupo de edad y por establecimiento de salud)


Establecimiento de salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Nº. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Informe Nº . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Fecha . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Hora . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Tipo de evento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Localidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Población . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Nombre del establecimiento de salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Responsable del informe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


< 1 año 1 a 4 años 5 a 14 años 15 a 59 años > de 60 años TOTAL


Categoría de pacientes M F M F M F M F M F M F


Ambulatorio


Hospitalizado


Remitido


Fallecido


TOTAL




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


60


FORMULARIO 2
INFORME DE CAUSAS DE ATENCIÓN


(Por grupo de edad y por establecimiento de salud)


Establecimiento de salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Nº. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Informe Nº . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Fecha . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Hora . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Tipo de evento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Lugar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Número de habitantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Nombre del establecimiento de salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Conclusiones: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Recomendaciones: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Responsable del informe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Causas
de atención


< 1 año 1 a 4 años 5 a 14 años 15 a 59 años > de 60 años TOTAL Observaciones
M F M F M F M F M F M F Posible ampliación


Quemaduras
Intoxicaciones
Traumatismo grave


Moderado
Leve


Trastornos mentales
Enfermedades crónicas
EDA
IRA
Otras causas
TOTAL




C
A


PÍTU
LO


4
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
C


O
M


PLE
M


E
N


TA
RIA


61


FORMULARIO 3
INFORME DE CAUSAS DE MUERTE


(Por grupo de edad y por establecimiento de salud)


Establecimiento de salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Nº. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Informe Nº . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Fecha . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Hora . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Tipo de evento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Lugar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Número de habitantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Nombre del establecimiento de salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Responsable del informe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Causas
< 1 año 1 a 4 años 5 a 14 años 15 a 59 años > de 60 años TOTAL


Observaciones
M F M F M F M F M F M F


Quemaduras


Intoxicaciones


Traumatismos
Asfixia


Ahogamiento


Enfermedades crónicas


EDA


IRA


Otras causas


TOTAL




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


62


FORMULARIO 4
INFORME DIARIO DE ENFERMEDADES TRAZADORAS
(Por grupo de edad y por establecimiento de salud)


Establecimiento de salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Nº. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Informe Nº . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Fecha . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Hora . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Tipo de evento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Lugar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Número de habitantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Nombre del establecimiento de salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Responsable del informe . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Causas
de atención


< 1 año 1 a 4 años 5 a 14 años 15 a 59 años > de 60 años TOTAL
M F M F M F M F M F M F


Diarrea aguda con deshidratación
Diarrea sin deshidratación
IRA con neumonía
IRA sin neumonía
Afecciones de la piel
Conjuntivitis
ETA
Meningitis
Mordedura de perro
Trastorno psicológico
Sospecha de sarampión
Tétanos
Malaria
Dengue
TBC
Otras causas
Total de atenciones




63


C
A


PÍTU
LO


4
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
C


O
M


PLE
M


E
N


TA
RIA


* Formularios tomados de: OPS/OMS. Emergencias y desastres en sistemas de agua potable y saneamiento. Guia para una respuesta eficaz. Washington
D.C.: OPS, 2004.


2. EVALUACIÓN DEL SANEAMIENTO BÁSICO Y DETERMINACIÓN DE PRIORIDADES


FORMULARIO 1
EVALUACIÓN DE DAÑOS EN EL SUMINISTRO DE AGUA





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


64


FORMULARIO 2
CALIDAD DEL AGUA




C
A


PÍTU
LO


4
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
C


O
M


PLE
M


E
N


TA
RIA


65


FORMULARIO 3
INFORMACIÓN GENERAL DEL SISTEMA DE ABASTECIMIENTO


FORMULARIO 4
FUENTES DE AGUA Y CAPTACIONES





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


66


FORMULARIO 5
TANQUES DE ALMACENAMIENTO





C
A


PÍTU
LO


4
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
C


O
M


PLE
M


E
N


TA
RIA


67


FORMULARIO 6
LÍNEAS DE CONDUCCIÓN


FORMULARIO 7
PASOS ELEVADOS DE QUEBRADA





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


68


FORMULARIO 8
PLANTA DE TRATAMIENTO





C
A


PÍTU
LO


4
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
C


O
M


PLE
M


E
N


TA
RIA


69


FORMULARIO 9
EVALUACIÓN DE DAÑOS EN LA PLANTA DE TRATAMIENTO





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


70


FORMULARIO 10
PLANTA DE BOMBEO Y REBOMBEO





C
A


PÍTU
LO


4
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
C


O
M


PLE
M


E
N


TA
RIA


71


FORMULARIO 11
EVALUACIÓN DE DAÑOS EN LA ESTACIÓN DE BOMBEO Y REBOMBEO





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


72


FORMULARIO 12
SISTEMA DE DISTRIBUCIÓN




C
A


PÍTU
LO


4
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
C


O
M


PLE
M


E
N


TA
RIA


73


FORMULARIO 13
RESUMEN PARA EL SUMINISTRO DE AGUA





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


74


FORMULARIO 14
EVALUACIÓN DE DAÑOS EN EL SISTEMA DE ALCANTARILLADO





C
A


PÍTU
LO


4
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
C


O
M


PLE
M


E
N


TA
RIA


75


FORMULARIO 15
PLANTA DE TRATAMIENTO DE AGUAS RESIDUALES





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


76


FORMULARIO 16
EVALUACIÓN DE DAÑOS EN LA PLANTA DE TRATAMIENTO DE AGUAS RESIDUALES





C
A


PÍTU
LO


4
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
C


O
M


PLE
M


E
N


TA
RIA


77


FORMULARIO 17
RESUMEN PARA ALCANTARILLADO





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


78


EVENTO ADVERSO


A. Zona afectada


1. País:


2. Departamento, estado, región: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


3. Provincia, municipio: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


4. Distrito, cantón, parroquia, comuna: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


5. Población: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


I. INFORMACIÓN GENERAL DEL ESTABLECIMIENTO DE SALUD


6. Nombre del establecimiento de salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


B. Ubicación


7. Urbana, rural, urbana-marginal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


8. Dirección del establecimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Nombre de la calle, avenida, carretera, etc. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Teléfonos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


FORMULARIO 1
INFORME COMPLEMENTARIO DE DAÑOS EN ESTABLECIMIENTOS DE SALUD


Fecha: ........../ ........../ ..........
DIA MES AÑO


Ficha Nº: ................................


3. EVALUACIÓN COMPLEMENTARIA DE LA INFRAESTRUCTURA DE SALUD





C
A


PÍTU
LO


4
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
C


O
M


PLE
M


E
N


TA
RIA


79


C. Características de los servicios de salud que brinda


9. Nivel de complejidad / nivel de resolución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


10. Número de camas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11. Ocupación (%) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


12. Red . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13. Área de Influencia poblacional . . . . . . . . . . . . . . . . .


14. Cobertura del servicio (país) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15. Otros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


16. Especialidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17. Tipo de establecimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


18. Realiza transferencia Sí No


19. Población referida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Población asignada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


D. Datos de la infraestructura


20. Catastro físico Sí No


21. Condición del establecimiento


1. Propio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4. Ignorado


2. Alquilado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5. Otro (especifique)


3. Prestado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


22. Situación legal


1. Cuenta con planos 2. Inscrito en Registros Públicos 3. Cuenta con seguros




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


80


E. Croquis del establecimiento


23. Croquis de ubicación del establecimiento de salud en el centro poblado.


Considere vías de acceso, pasos elevados, puentes peatonales, edificaciones colapsadas, zonas pobladas en el área de
influencia de su hospital, etc.




C
A


PÍTU
LO


4
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
C


O
M


PLE
M


E
N


TA
RIA


81


24. Ubicación de las áreas construidas del establecimiento de salud dentro del área total del terreno




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


82


FORMULARIO 2
ASPECTOS DE DAÑOS ESTRUCTURALES DE LA INFRAESTRUCTURA FÍSICA


F. DATOS DE LA CONSTRUCCIÓN


Fecha de construcción: . . . . . . . . . . . . Actual: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Ampliación: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Áreas del establecimiento: . . . . . . . . . . Área del terreno en m2 . . . . . . . . . . Área total construida en m2 . . . . . . . . .


Número de pisos sobre el terreno: . . . . . . . . . . . . . . . . . .Número de pisos bajo el terreno: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Número de cuerpos: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .Tipo de cimentación: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Ancho en planta (m): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .Largo en planta (m): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Existen planos: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .Tipo de suelo: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Descripción del sistema estructural: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


G. FALLAS GEOTÉCNICAS


Movimientos laterales del terreno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Asentamientos del terreno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Indicadores de licuefacción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Veredas pandeadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Separación entre cuerpos y terreno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Otros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .




C
A


PÍTU
LO


4
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
C


O
M


PLE
M


E
N


TA
RIA


83


H. DAÑOS ESTRUCTURALES


Agrietamiento en muros / placas: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Agrietamiento en muros secundarios: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Pandeo, fisuras, alargamiento de vigas de acero, columnas o arriostres: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Pérdida de recubrimiento / agrietamiento en columnas y vigas de concreto reforzado: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Aplastamiento de columna: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Agrietamiento de corte en columnas: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Daño en vigas colindantes a muros estructurales / placas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Colapso de techos: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Colapso de pisos: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Daño en encuentros: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Daño en escaleras: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Porcentaje de área colapsada: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Clasificación de los daños generales (ninguno, bajo, moderado, alto): . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Comentarios: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Conclusiones: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .




84


M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


FORMULARIO 3
ASPECTOS DE DAÑOS NO ESTRUCTURALES DE LA INFRAESTRUCTURA FÍSICA


I. Daños en la arquitectura


25. Aspectos arquitectónicos


DESCRIPCIÓN
MATERIAL Estado de daño


Área en m2
(especifique) conservación


1. Tabiquería y particiones 1. Rehabilitar


2. Reemplazar


3. No tiene


2. Cielo rasos 1. Rehabilitar


2. Reemplazar


3. No tiene


3. Cerco perimétrico 1. Rehabilitar


2. Reemplazar


3. No tiene


4. Circulación y accesos 1. Rehabilitar


2. Reemplazar


3. No tiene


5. Fachada, parapetos 1. Rehabilitar


2. Reemplazar


3. No tiene




85


C
A


PÍTU
LO


4
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
C


O
M


PLE
M


E
N


TA
RIA


DESCRIPCIÓN
MATERIAL Estado de daño


Área en m2
(especifique) conservación


6. Veredas (aceras, andén) 1. Rehabilitar


2. Reemplazar


3. No tiene


7. Canaleta y bajadas de
desagüe pluvial


1. Rehabilitar


2. Reemplazar


3. No tiene


8. Otros (recubrimientos,
espejos, etc.)


1. Rehabilitar


2. Reemplazar


3. No tiene




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


86


26. Mobiliario, puertas y ventanas


DESCRIPCIÓN
REHABILITAR (unidad) REEMPLAZAR (unidad)


MADERA HIERRO ALUMINIO MADERA HIERRO ALUMINIO


Puertas


Ventanas


Enseres


Equipos de iluminación


Gabinetes


Estantes


Escritorios


Mobiliario móvil


Archivadores


Otros…




C
A


PÍTU
LO


4
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
C


O
M


PLE
M


E
N


TA
RIA


87


J. Daños en las líneas vitales


27. Sistema de agua potable


DESCRIPCIÓN


TIPO DE DAÑO FUNCIONAMIENTO


NO TIENE
1. No afectado 1. Adecuado
2. Afectado 2. Deficiente


3. Destruido 3. No funciona


1. Red externa de abastecimiento


2. Red de distribución interna principal


3. Red de distribución interna secundaria


4. Red interna de agua caliente


5. Red contra incendios


6. Cisterna/tanque bajo


7. Tanque alto


8. Pozos propios


9. Equipo de bombeo


10. Grifería


11. Otros




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


88


28. Sistema de alcantarillado


DESCRIPCIÓN


TIPO DE DAÑO FUNCIONAMIENTO


NO TIENE
1. No afectado 1. Adecuado
2. Afectado 2. Deficiente


3. Destruido 3. No funciona


1. Red del colector (externa)


2. Red interna principal


3. Letrina


4. Pozo séptico


5. Pozo de percolación


6. Otros




C
A


PÍTU
LO


4
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
C


O
M


PLE
M


E
N


TA
RIA


89


29. Sistema eléctrico


DESCRIPCIÓN


TIPO DE DAÑO FUNCIONAMIENTO


NO TIENE
1. No afectado 1. Adecuado
2. Afectado 2. Deficiente


3. Destruido 3. No funciona


1. Red externa (acometida)


2. Red interna baja tensión


3. Red interna alta tensión


4. Grupo electrógeno/generador


5. Batería/conversor


6. Panel solar


7. Otros




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


90


30. Sistema contra incendios


DESCRIPCIÓN


TIPO DE DAÑO FUNCIONAMIENTO


NO TIENE
1. No afectado 1. Adecuado
2. Afectado 2. Deficiente


3. Destruido 3. No funciona


1. Extintores


2. Detectores de humo


3. Control de fuego


4. Otros elementos activos y pasivos


5. Compartimentación


6. Otros




C
A


PÍTU
LO


4
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
C


O
M


PLE
M


E
N


TA
RIA


91


31. Sistema de gases clínicos e industriales


DESCRIPCIÓN


TIPO DE DAÑO FUNCIONAMIENTO


NO TIENE
1. No afectado 1. Adecuado
2. Afectado 2. Deficiente


3. Destruido 3. No funciona


1. Instalaciones de gases clínicos


2. Instalaciones de gases industriales


3. Reservas de gases clínicos


4. Reservas de gases industriales


5. Otros




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


92


K. Daños en el equipamiento


32. Estado de los equipos


EQUIPOS POR ÁREA UBICACIÓN
CANTIDAD


TOTAL
GRADO DE AFECTACIÓN


NINGUNO MEDIO ALTO DESTRUIDO
MÉDICO


Equipo médico para cirugía


Esterilizador eléctrico


Aparato de anestesia


Equipo para respiración asistida


Aspiradora para secreciones


Equipo de electrocirugía


Lámpara cielítica de techo


Lámpara cielítica rodable


Monitor de funciones vitales


Bombas de fusión


Desfibrilador


Equipo de oxigenoterapia


Mesa de operaciones traumatológicas


Negatoscopio


Equipos para movilización de pacientes


Equipos para la recuperación de pacientes


Otros equipos médicos




C
A


PÍTU
LO


4
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
C


O
M


PLE
M


E
N


TA
RIA


93


EQUIPOS POR ÁREA UBICACIÓN
CANTIDAD


TOTAL
GRADO DE AFECTACIÓN


NINGUNO MEDIO ALTO DESTRUIDO
MEDIOS DE TRANSPORTE


Acémila/animal de carga


Camillas/medio rodante


Carro/camioneta


Deslizador


Motocar/moto


Ambulancia


Otras unidades móviles


COMUNICACIONES


Teléfono (línea externa)


Central telefónica


Intercomunicadores


Fax/telefax


Equipo de radio HF/VHF/UHF


Celulares/beeper


Otros...




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


94


EQUIPOS POR ÁREA UBICACIÓN
CANTIDAD


TOTAL
GRADO DE AFECTACIÓN


NINGUNO MEDIO ALTO DESTRUIDO


CÓMPUTO-IMPRESIONES
Servidor
Computadoras
Impresoras
Fax modem
Estabilizadores/UPS
Fotocopiadora


AUDIO-COMUNICACIÓN
Televisor
VHS
Filmadora
Retroproyector
Megáfono
Equipo de sonido
Otros…


INDUSTRIALES
Ascensores
Montacargas
Calderas


Equipo de lavandería


Equipo de cocina


Equipo de ventilación


Equipo de aire acondicionado


DE REFRIGERACIÓN


Cadena de frío


Cámara de refrigeración


OTROS




C
A


PÍTU
LO


4
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
C


O
M


PLE
M


E
N


TA
RIA


95


SERVICIOS


TOTAL
DE


AMBIENTES
(espacios)


OPERA-
TIVOS %


DAÑOS EN METROS CUADRADOS POR TIPO


PISO TECHO PARED


REHABILITAR REEMPLAZO REHABILITAR REEMPLAZO REHABILITAR REEMPLAZO


1 2 3 4 5 6 7 8 9
1 SALA DE INTERNAMIENTO


SALA DE
INTERNAMIENTO


1


2 SALA DE INTERVENCIÓN
QUIRÓFANOS 1
SALA DE PARTOS 2


3 CONSULTORIOS
ODONTOLOGÍA 1
PEDIATRÍA 2
GINECOLOGÍA 3
OBSTETRICIA 4
MEDICINA 5
CIRUGÍA 6
OTROS 7


4 ALMACENES
PARA ALIMENTOS 1
PARA ALIMENTOS 1
PARA MATERIAL NO
MÉDICO


2


INTEGRADOS 3
OTROS 4


CL
AV


E


N
IV


EL


FORMULARIO 4


ASPECTOS DE DAÑOS FUNCIONALES DE LOS SERVICIOS DE SALUD


33. Distribución y capacidad de la infraestructura en otros servicios





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


96


SERVICIOS


TOTAL
DE


AMBIENTES
(espacios)


OPERA-
TIVOS %


DAÑOS EN METROS CUADRADOS POR TIPO


PISO TECHO PARED


REHABILITAR REEMPLAZO REHABILITAR REEMPLAZO REHABILITAR REEMPLAZO


1 2 3 4 5 6 7 8 9
5 MANTENIMIENTO / TALLERES


ELECTRICIDAD 1
MECÁNICA 2
PINTURA 3
AUTOMOTRIZ 4
OTRO 5


6 OTROS TIPOS
EMERGENCIA 1
RADIOLOGÍA 2
LABORATORIO 3
FARMACIA 4
LAVANDERÍA 5
COCINA 6
CERCO PERIMÉTRICO 7
ACCESIBILIDAD 8
AREA DE
EVACUACIÓN


9


ZONA DE SEGURIDAD 10




C
A


PÍTU
LO


4
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
C


O
M


PLE
M


E
N


TA
RIA


97


DESCRIPCIÓN AFECTADOS NO AFECTADOS OBSERVACIONES (Especialidad, habilidades)
A Personal de salud


Médicos
Enfermeras
Técnicos
Auxiliares
Otros…


B Personal de servicios
Mantenimiento
Infraestructura
Limpieza


Cocina/lavandería
Otros…


C Personal administrativo
Administración
Logístico
Otros…


34. Recursos humanos




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


98


FORMULARIO 5


RECUPERACIÓN DE LA INFRAESTRUCTURA FÍSICA


35. Resumen de los daños


Servicio ÁREA EN m2


COMPONENTE
DAÑO GRADO


OBSERVACIONES
% LEVE MODERADO SEVERO


ESTRUCTURA
MAMPOSTERÍA
PISOS
CIELO RASO
CUBIERTA
PUERTAS
VENTANAS
ACCESO PRINCIPAL Y CERRAMIENTOS
REDES INTERNAS
INSTALACIONES HIDRÁULICAS


INSTALACIONES SANITARIAS
INSTALACIÓN DE GASES MEDICINALES
INSTALACIONES ELÉCTRICAS
REDES EXTERNAS
ACOMETIDA DE AGUA
ACOMETIDA ELÉCTRICA
DESAGÜES DE AGUAS SERVIDAS


OTROS…




C
A


PÍTU
LO


4
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
C


O
M


PLE
M


E
N


TA
RIA


99


Resumen servicio de:


Observaciones:




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


100


DETALLE DESCRIPCIÓN
Aspecto estructural
Aspectos no estructurales


Arquitectura
Mobiliario
Líneas vitales


Sistema de agua potable
Sistema de alcantarillado
Sistema eléctrico
Sistema contra incendios
Sistema de gases clínicos


Equipamiento
Médico
Medios de transporte
Comunicaciones
Cómputo-impresoras
Audio-comunicación
Industriales
De refrigeración


Aspectos funcionales
Otros…


FORMULARIO 6


NECESIDADES


37. Infraestructura de salud





C
A


PÍTU
LO


4
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
C


O
M


PLE
M


E
N


TA
RIA


101


DETALLE DESCRIPCIÓN
Personal de salud
Médicos
Enfermeras
Técnicos
Auxiliares


Otros…
Personal de servicios


Mantenimiento
Infraestructura
Limpieza


Cocina/lavandería
Otros…


Personal administrativo
Administración
Logístico
Otros…


38. Recursos humanos




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


102


DETALLE DESCRIPCIÓN
Presupuesto


39. Recursos financieros


DETALLE DESCRIPCIÓN


40. Recursos materiales


Nº Cargo Nombres y apellidos


Datos de los participantes


Responsable del proceso censal del establecimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Fecha . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Firma del coordinador del levantamiento censal Firma y sello del jefe del establecimiento





C
A


PÍTU
LO


4
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
C


O
M


PLE
M


E
N


TA
RIA


103


Si bien el sector salud debe atender principalmente lo relacionado con la asistencia médica y la dotación de
servicios de salud, no deja de ser importante considerar otros factores de riesgo que pueden desencadenar las
enfermedades transmisibles, y que pueden llegar a tener carácter epidémico. Por ello, es necesario que se reali-
ce una adecuada evaluación de los refugios temporales con el propósito de determinar las condiciones ambien-
tales y tomar las medidas necesarias para prevenirlas.


Esta función no siempre es responsabilidad absoluta del sector salud. Puede tener injerencia con un carácter
supervisor, de control de calidad y de coordinación en su otorgamiento; pero otras instituciones son responsa-
bles de su manejo y provisión.


Los profesionales y técnicos que laboran en diferentes áreas de la salud deben atender en forma oportuna y
adecuada las necesidades inherentes a la atención a la población desplazada o refugiada en un momento de
crisis.


La experiencia ha demostrado que el riesgo potencial de transmisión de enfermedades trasmisibles es mayor
en las poblaciones asentadas en albergues y que la probabilidad de brotes aumenta con el tiempo. El peligro en
realidad no guarda relación con el tipo de evento adverso, sino con las condiciones sanitarias que se tienen.


Es importante que la población retorne a sus hogares o que sea reasentada en lugares más amplios a la
mayor brevedad posible. Cuando es inevitable establecer un campamento por periodos que se avizoran largos,
el riesgo de enfermedades transmisibles se puede reducir mediante una estricta supervisión y saneamiento.


4. EVALUACIÓN SANITARIA Y MEDIDAS DE CONTROL EN ALBERGUES





En relación con las condiciones de vivienda (refugios), el proyecto Esfera6 sostiene que “Las personas deben
disponer de suficiente espacio cubierto para protegerse de las inclemencias del clima. Deben gozar de condicio-
nes adecuadas de abrigo, ventilación, seguridad e intimidad para asegurar su dignidad, salud y bienestar y la
superficie cubierta disponible por persona debe ser de 3,5 a 4,5 m2 en promedio”.


M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


104


1 DATOS GENERALES


Nombre del albergue . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Ubicación del albergue . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Persona responsable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Telf. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Capacidad del albergue: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . m2 por persona (aproximado) . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Población total albergada: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Procedencia: Población urbana Población rural


Distribución de la población:


FORMULARIO PARA LA EVALUACIÓN SANITARIA EN ALBERGUES


Hombres Mujeres
Menor de 1 año
1 a 4 años
5 a 14 años
15 a 59 años
Mayor de 60 años


6 El Proyecto Esfera. Carta humanitaria y normas minimas de respuesta humanitaria en casos de desastre, http://www.sphereproject.org.




C
A


PÍTU
LO


4
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
C


O
M


PLE
M


E
N


TA
RIA


105


2 ABASTECIMIENTO DE AGUA


Existe agua para el consumo humano: Sí No


Procedencia del agua:


Red pública Cisterna Tanqueros Otros (especificar) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Almacenamiento Sí No


Estanque: Capacidad en m3 . . . . . . . . . . . Material . . . . . . . . . . . . . Condiciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Otros sistemas: Capacidad en m3 . . . . . . . . . . . Material . . . . . . . . . . . . . Condiciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Tratamiento Sí No


Sedimentación Filtración Desinfección Otros (especificar) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Condiciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Entidad responsable para la vigilancia de la calidad del agua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


3 DISPOSICIÓN DE EXCRETAS


Sistema de disposición de excretas existente: Sí No


Alcantarillado Letrina Pozo séptico Unidades móviles/químicos Otros (especificar) . . . . . . . . . . . . . .


Existe drenaje de aguas lluvias: Sí No Condiciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Disponibilidad de las unidades sanitarias:


Elemento Número Condiciones Observaciones
Unidades sanitarias
Tazas/inodoros
Lavamanos
Duchas
Urinarios continuos
Urinarios unitarios




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


106


4 DESECHOS SÓLIDOS


Recolección interna Sí No


Responsable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Modo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Frecuencia Por día Por semana


Recolección externa Sí No


Responsable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Modo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Frecuencia Por día Por semana


Recipientes para basuras Sí No


Cantidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Tipo . . . . . . . . . . . . . . . . . . Capacidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Condiciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Limpieza del albergue Sí No


Responsable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Frecuencia Por día Por semana


Observaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


5 CONTROL DE VECTORES


Detección de criaderos/focos Sí No


Medidas de control . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Detección de vectores Sí No ¿Cuáles? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Medidas de control . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Instituciones o entidades responsables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .




C
A


PÍTU
LO


4
- FO


RM
U


LA
RIO


S PA
RA


LA
E


V
A


LU
A


C


N
C


O
M


PLE
M


E
N


TA
RIA


107


6 ALIMENTOS


Ubicación de la cocina


Encargado: . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Combustible utilizado Queroseno Gas Leña Carbón Otro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Condiciones sanitarias Buenas Malas Inaceptables


Observaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Medidas de seguridad Adecuadas Inadecuadas


Infraestructura Adecuada Inadecuada


Normas de manejo Sí No


Observaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


Ubicación de la cocina


Tipo de conservación Adecuadas Inadecuadas


Alimentos existentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Cantidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .




Condiciones y mantenimiento del albergue . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .


M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


108




109


c a p í t u l o 5
Toma de decisiones





C
A


PÍTU
LO


5
- TO


M
A


D
E


D
E


C
ISIO


N
E


S


111


CAPÍTULO 5. TOMA DE DECISIONES


1. MANEJO DE LA INFORMACIÓN PARA LA TOMA DE DECISIONES7


En el momento de un desastre, la situación es crítica por la magnitud de los problemas y las demandas urgen-
tes que se agregan a las demandas cotidianas.


Por esto, la información que se maneja en el nivel local es importante y debe ser válida, clara, oportuna y expre-
sada de forma sencilla, ya que sustenta la toma de decisiones de todo el sistema. Otras instancias (departamenta-
les, regionales, nacionales o internacionales) que se alimentan de esta información, normalmente toman más tiem-
po para reaccionar, movilizar recursos y apoyo, aunque en situación de desastre sus procesos tienden a agilizarse.


La información local es captada en el terreno y sus resultados se presentan en el mismo día al centro de ope-
raciones de emergencia del nivel local, para apoyar la toma de las decisiones que generan acciones que se rea-
lizan inicialmente con los recursos existentes. Lo más relevante y las necesidades no resueltas se transmiten al
Centro de Operaciones de Emergencia Nacional por la máxima autoridad del nivel local o a través del sector
correspondiente, en este caso, el sector salud. En el COE nacional, se toman las decisiones respecto a los distin-
tos requerimientos y esto se traduce operativamente en: 1) movilización de recursos existentes, 2) solicitud de
mayor apoyo a la comunidad internacional y 3) una conducta expectante. Este proceso se repite periódicamen-
te, mientras dure la emergencia o el desastre.


A continuación se describen algunos aspectos que se deben tomar en cuenta para un mejor manejo de la
emergencia o el desastre.


7 Este capítulo se elaboró a partir de: Organización Panamericana de la Salud, Vigilancia epidemiológica sanitaria en situaciones de desastre. Guía para el
nivel local. Serie Manuales y Guías sobre Desastres Nº 2, Washington D.C.: OPS, 2002. p. 11-16.




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


112


ATRIBUTOS DE LA INFORMACIÓN


La información debe ser sencilla, válida, reciente, oportuna y actualizada periódicamente.


FUENTES DE INFORMACIÓN


Fuentes primarias, recolectadas por el equipo de evaluación local de salud y las autoridades de salud
mediante las siguientes herramientas:


1. formularios de vigilancia epidemiológica sanitaria,


2. formularios EDAN (evaluación de daños y análisis de necesidades),


3. estudios de campo y


4. otros.


Fuentes secundarias (otros sectores y actores locales):


1. informes,


2. estudios previos de campo e investigaciones, y


3. prensa.





C
A


PÍTU
LO


5
- TO


M
A


D
E


D
E


C
ISIO


N
E


S


113


VALIDACIÓN DE LA INFORMACIÓN


Es importante validar la información mediante el contacto con otros actores, creando mecanismos de inter-
cambio que ratifiquen, rectifiquen o desechen la información.


ANÁLISIS DE LA INFORMACIÓN


El análisis debe ser integral y tomar en cuenta el tipo, la zona, la zonificación y la magnitud del evento; pobla-
ción afectada, morbilidad/mortalidad; respuesta social e institucional; afectación, necesidades, provisión, canti-
dad y calidad de servicios/suministros (salud, agua, energía, vivienda, disposición de excretas, alimentos, sumi-
nistros, equipos, medicamentos, asesoría); balance de uso, uso efectivo, oferta y demanda de ayuda humanita-
ria. En respuesta, recursos usados, movilizados, comprometidos y usados apropiadamente.


DESARROLLO DE MECANISMOS DE DIFUSIÓN


Para que la información se pueda utilizar debe ser oportunamente difundida por los canales apropiados. Es
muy importante que quienes conduzcan la evaluación de los daños en salud, establezcan relaciones con las per-
sonas y organizaciones que utilizarán la información, en este caso, los que toman decisiones del nivel local y del
sector salud.


Esta información debe ser divulgada a las autoridades en caso de que se hubiesen detectado riesgos o
daños, o simplemente para vigilancia por parte del COE, la sociedad civil y otros interesados respecto a necesi-
dades, contribuciones, compromisos y logros. Esta información debe hacerse pública a través de los medios de
comunicación. Finalmente, debe retroalimentarse a los que trabajaron en la recolección y el procesamiento de
los datos; su inclusión estimula el aprecio por el servicio que realizan e incrementa las posibilidades de que sigan
participando.





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


114


Características de los métodos de recolección de datos en escenarios de desastre


Método de
evaluación


1 Antecedentes del
desastre


2 Remoto; aviones,
helicópteros, satéli-
te


3 Recorrido a pie


4 Estudios “rápidos
aunque imperfec-
tos”


5 Sistema de tami-
zaje rápido en
salud


6 Sistema de
vigilancia


7 Encuestas


Tiempo


En curso


Minutos/horas


Horas/días


2-3 días


En curso (el
necesario)


En curso


Variable:
horas/días


Recursos


Requerimientos


Personal entrenado.


Equipos.


Transporte, mapas.


Poco personal entrenado.


Trabajadores de salud;
equipo depende de los
datos que se van a reco-
lectar.


Algún personal entrenado;
diagnóstico estandarizado;
métodos de comunicación
de datos.


Epidemiólogo de campo o
estadísitico esperimentado;
personal de campo experi-
mentado.


Indicadores


Técnicas de obtención de datos


Ventajas Desventajas


Reporte desde las instalaciones de
salud y de quienes brindan atención.
Patrones y estacionalidad de enferme-
dades.


Observación directa, cámaras.
Edificios destruidos, vías, diques, inun-
daciones.


Observación directa, charlas con líde-
res locales y trabajadores de salud.
Muertes, personas sin hogar, número
y tipo de enfermedades.


Estudios rápidos.
Muertes, número hospitalizados, esta-
do nutricional.


Datos recolectados de una fracción
de las personas bajo estudio.
Estado nutricional, demografía, hema-
tocrito, parasitemia.


Recolección rutinaria de datos en
forma estandarizada.
Mortalidad/morbilidad por diagnósti-
co y por edad.


Selección de una muestra aleatoria o
representativa.
Varía de acuerdo con el propósito del
estudio.


Ofrece datos basales para la
detección de problemas y la
evaluación de tendencias.


Rápido: útil cuando no hay
transporte por tierra; útil para
identificar el área afectada.


Rápido; visible, no requiere
antecedentes técnicos (en
salud).


Datos cuantitativos rápidos;
puede prevenir malos mane-
jos; puede brindar datos para
vigilancia.


Se puede establecer rápida-
mente; recoge datos y presta
servicios (vacunas, vitamina
A, triage) a poblaciones
migrantes.


Oportuno; expandible;
puede detectar tendencias.


Grandes cantidades de datos
específicos obtenidos en
breve tiempo.


Ninguna.


Costoso; gran error objetivo;
mínimos datos específicos.


Sin datos cuantitativos; sesgos
potenciales; alta tasa de error;
las áreas más afectadas pue-
den ser inalcanzables.


No siempre son muestras alea-
torias; trabajo intenso, riesgo
de sobre interpretación.


Necesidades mínimas de
recursos; útil para poblaciones
“cautivas”; no se obtiene infor-
mación de personas no tami-
zadas.


Requiere recursos de opera-
ción; necesidades para moni-
torizar contínuamente.


Trabajo intensivo; necesidad
de epidemiólogo y estadístico
para la interpretación de los
datos.




C
A


PÍTU
LO


5
- TO


M
A


D
E


D
E


C
ISIO


N
E


S


115


2. EL CENTRO DE OPERACIONES DE EMERGENCIA/SALA DE SITUACIÓN


El Centro de Operaciones de Emergencia (COE) es un mecanismo de coordinación, conducción y deci-
sión que integra la información más relevante generada en situaciones de emergencia o desastre y la convierte
en acciones de respuesta efectiva. En él confluyen los niveles político y técnico, y es el sitio donde se toman las
decisiones con base en la información.


En el nivel local, el COE está compuesto por los que toman decisiones: el alcalde, el equipo técnico munici-
pal, los jefes locales de salud, la policía, el ejército, los servicios públicos y otros; la comunidad y otras organiza-
ciones locales (clubes de madres, juntas de vecinos, etc.), las ONG locales; las ONG y de cooperación interna-
cional. El COE tiene que estar en un sitio seguro y visible al cual se pueda acceder, con facilidades de comuni-
cación, equipo y mobiliario, además de desplazamiento interno y externo. Este centro puede ubicarse en la sala
de reuniones del municipio, en la sala de situación u otro lugar, según la emergencia y el país.


Puede haber distintos niveles de COE: intersectorial (nacional, regional y local), sectorial de salud (nacional,
regional, local y hospitalario) o de otros sectores; el personal local no debe perder la perspectiva de que la coor-
dinación y el paso de información entre los COE de distintos niveles es imprescindible; se puede favorecer amplia-
mente al sector salud o al nivel local, con recursos movilizados en otros niveles o sectores. Por ello, las autorida-
des y el personal local de salud son imprescindibles en el COE.


La sala de situación es el sitio que recibe, sistematiza, procesa y representa gráficamente la información de
lo que ocurre en la emergencia o el desastre.


La sala de situación es un instrumento valioso en el manejo y la coordinación de la asistencia durante un
desastre. Esta sala no reemplaza al Comando Operativo de Emergencia, sino que lo refuerza y fortalece toda vez
que en ella se brinda la información ordenada, analizada y sintetizada para la toma de decisiones por parte de
quienes están encargados de esa actividad, proporcionándoles información y no solamente datos.





Mientras el COE es el espacio físico donde se reúne el Comité Operativo de la Emergencia para recibir la infor-
mación y tomar las decisiones que sean necesarias, la sala de situación es el lugar físico o virtual donde se con-
centra la información más relevante que diariamente genera la emergencia, se la procesa y analiza.


Puede estar articulada, compartir infraestructura, estar en anexo o a distancia del COE (en situaciones más
recientes, se ha visto que la sala de situación también puede ser sustituida por presentaciones o por la web). Es
importante la legalidad y la legitimidad de la sala de situación en el nivel que se encuentre. Sus funciones deben
estar institucionalizadas tanto en el manejo y el procesamiento de la información, como en papel de asesora de
las autoridades locales de salud y del municipio para situaciones de emergencia y desastre.


La sala de situación es fundamental para:


u disponer de información,
u tomar decisiones basadas en evidencias,
u fortalecer la capacidad institucional,
u vigilar la situación,
u organizar la respuesta,
u movilizar recursos,
u evaluar intervenciones,
u identificar necesidades,
u interactuar con otras agencias,
u preparar y reproducir informes, y
u producir información para la prensa.


M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


116




C
A


PÍTU
LO


5
- TO


M
A


D
E


D
E


C
ISIO


N
E


S


117


En términos generales, una sala de situación se compone, por lo menos, de:


Infraestructura física: local con condiciones que permitan:


u Análisis de datos: se cumplen las tareas de procesar y analizar la información, ordenarla y representarla
gráficamente (mapas, esquemas, cuadros, gráficos, diagramas, fotografías, etc.).


u Comunicaciones: se ejecutan las labores de recepción y envío de información.


Equipo humano: especialistas, técnicos y operadores idóneos que recolectan la información de las unida-
des generadoras, la procesan, la sistematizan, la analizan y la presentan a los que toman decisiones.


La sala de situación, al igual que el COE, debe estar ubicada en un lugar seguro y de fácil acceso a fin de
facilitar el uso de los insumos que produce. Las principales características de ésta deben ser:


u selección de zona segura,
u edificación protegida y apropiada,
u sistema de seguridad en el perímetro,
u señalización y acceso apropiado,
u bodegas con funcionamiento 24 horas,
u reserva de agua,
u generador de electricidad, y
u definir lugar alterno.





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


118


Proceso general de captura y transformación de la información


Requerimientos para implementar una sala de situación


Sala de situación de salud en desastres


1: PROCESO


Seleccion de indicadores Informes técnicos


Análisis de salud


Apoyo a la gestión


Evaluación


Información


Fuentes de información


Actualización


Base de datos


2: ANÁLISIS


Trabajo de grupo


SALA DE
SITUACIÓN


3: PRODUCTOS


• Computadora


• Conexión a internet


• Impresora


• Mesa de trabajo y reuniones


• Paneles de corcho u otro material, móviles
o fijos para pegar información


• Receptor de radio


• Teléfono/fax


• Línea de teléfono


• Retroproyector


• Láminas de transparencias


• Pizarra acrílica


• Papel


• Material de oficina


• Lista de teléfonos y direcciones de funciona-
rios clave y contactos con otras organizacio-
nes


• Planes de emergencia y anexos


• Mapas de riesgo e imágenes satelitales


• Información general (población, condicio-
nes climáticas, de salud, sociales) y planos
de lugares de albergues, hospitales, centros
de salud y otras dependencias estratégicas
del país.


• Información sobre existencias y ofrecimien-
tos de equipo, suministros y medicamentos


Para una sala de situación ideal:


• Conexión a sistema de informa-
ción operativo (Vigilancia epide-
miológica)


• Televisior


• Equipo de VHS


• Datashow


• Espacios de reposo, alimentación
y aseo personal (opcional)


Es importante tener claro que lo más importante no son los procesos mecánicos, sino las intervenciones humanas que


determinan el curso de la coyuntura.




C
A


PÍTU
LO


5
- TO


M
A


D
E


D
E


C
ISIO


N
E


S


119


La información recibida y analizada, debe ser organizada de manera tal que apoye la toma de decisiones.


Tipo de información Indicador Variable Fuente Forma de presentación


Información estructural Población por grupos quinquenales de
edad


Estructura demográfica Censo Pirámide poblacional


Número de viviendas y ubicación según
área geográfica


Distribución
de la población


Censo de
viviendas


Croquis / mapa


Mapas de caminos, carreteras y
distancias de los establecimientos de
salud a las localidades


Accesibilidad Municipalidad Croquis / mapa


Mapas de vías de comunicación, radios,
teléfonos y otros


Sistema de
comunicación


Establecimien-
tos de salud


Croquis / mapa


Estratificación de la población según
pobreza


Pobreza Instituto
Nacional de
Estadística


Tabla / mapa


Información de tenden-
cia secular de daños


Curva de casos prevalentes por años Tendencias Servicios
de salud


Gráfico de líneas


Canales endémicos Estacionalidad –
Presencia de epidemias


Curva epidémica
Canal endémico


Información de
comportamiento de
enfermedades
bajo vigilancia


Casos por días - semanas Morbilidad Servicios
de salud


Tablas


Defunciones por días - semanas Mortalidad Gráficos de barras


Defunciones respecto a los casos por
días y semanas


Letalidad


Incidencia acumulada por días - semana Velocidad
de transmisión




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


120


Tipo de información Indicador Variable Fuente Forma de presentación


Información de recursos
para la respuesta


Establecimientos de salud: número y
tipo (públicos y privados)


Disponibilidad de
infraestructura


Servicios de
salud


Tablas


Croquis


Mapas


Servicios y número de camas por
hospital según origen


Disponibilidad de
camas, capacidad
operativa


Recursos humanos: número de profesio-
nales y técnicos por establecimiento


Disponibilidad de recur-
sos humanos, capacidad
operativa


Laboratorio local de referencia: tipos de
exámenes según potencial epidémico
local


Accesibilidad a diagnós-
tico por laboratorio para
confirmación


Directorio de instituciones que laboran
en el sector salud


Disponibilidad de ayuda
humanitaria


Ubicación de posibles albergues y
capacidad estimada


Disponibilidad de
espacio físico para alber-
gues


Autoridad
política local


Identificación de fuentes de agua
principales y alternas


Disponibilidad de agua
para consumo
humano


Autoridad
política local


Número y ubicación de letrinas Disponibilidad de
letrinas


Organismos
encargados


Número de agentes comunitarios Disponibilidad de agen-
tes comunitarios


Establecimien-
tos de salud
ONG


Número y tipo de actividades de pre-
vención y control de enfermedades con
potencial epidémico


Cobertura de población
protegida


Establecimien-
tos de salud




C
A


PÍTU
LO


5
- TO


M
A


D
E


D
E


C
ISIO


N
E


S


121


Tipo de información Indicador Variable Fuente Forma de presentación


Información de recursos
para la respuesta


Ubicación de vertederos y locales de
posibles vertederos


Vulnerabilidad y riesgo
por zonas.
Disponibilidad
de espacio para
basureros


ONG Tablas


Croquis


Mapas


Ubicación de cementerios y estado Disponibilidad de
cadáveres


Municipalidad


Listado de instituciones proveedoras de
alimentos


Disponibilidad
de alimentos en casos
de E&D


Establecimien-
tos de salud
ONG




3. TOMA DE DECISIONES Y LOGÍSTICA


Ya se ha mencionado que, aunque cada desastre es único, en el sentido de que sus efectos tienen relación
no sólo con el tipo de evento, sino también y sobre todo con las condiciones económicas, sociales y sanitarias
particulares de la zona afectada, también pueden hallarse algunas similitudes entre ellos. La identificación de
estas características comunes puede usarse para mejorar la gestión de los recursos de asistencia humanitaria y
su uso adecuado.


La gestión eficaz del socorro humanitario se basa en anticipar e identificar los problemas a medida que sur-
gen y proveer los suministros específicos en los momentos adecuados y en los lugares donde sean necesarios.


La logística se concibe como un sistema en el cual la interrelación ordenada de sus partes facilita la obten-
ción de un objetivo de manera más rápida, mediante la utilización optimizada de sus recursos. Implica esto que
el éxito o la falla de uno de sus componentes repercute en el resultado final.


La evaluación de las necesidades logísticas y de suministros tiene como fin determinar de la manera más apro-
ximada posible cuáles son las necesidades generadas para la atención de los pobladores en la zona afectada por
un evento adverso, tanto del orden personal como ambiental, determinando las capacidades locales disponibles
y los requerimientos complementarios para enfrentar dicha situación.


Desde la perspectiva de los suministros, las evaluaciones deben contener elementos para determinar los
siguientes aspectos.


u Evaluación de necesidades
u Necesidades de la población
u Necesidades de las operaciones


M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


122




C
A


PÍTU
LO


5
- TO


M
A


D
E


D
E


C
ISIO


N
E


S


123


u Evaluación de capacidades
u Capacidad de la infraestructura local
u Disponibilidad local de recursos


u Medidas de restricción o de facilitación


Algunas preguntas básicas que se debe formular el operador en la evaluación son las siguientes:


u ¿Qué se necesita?


u ¿Cuánto se necesita?


u ¿Cuándo se necesita? ¿Es urgente o no urgente?


u ¿Dónde se necesita?


EVALUACION DE NECESIDADES


Necesidades de la población


En realidad, dependen del tipo de desastre ocurrido, además de las características socioeconómicas de los
afectados; sin embargo la experiencia enseña que se pueden agrupar por sectores, según sus aspectos comunes:


u SALUD: los desastres afectan la salud individual de la población de manera directa (heridos) o indirecta
(ambiente), la cual finalmente genera necesidades adicionales y urgentes en este sector; se pueden nece-
sitar recursos humanos especializados y elementos de apoyo directo como medicinas e insumos médicos
en general, tanto para la etapa inmediata (atención de heridos) como para las enfermedades que surjan





como consecuencia de los efectos mediatos, los que se derivan de las condiciones ambientales y de salu-
bridad resultantes.


u AGUA: es muy común que su suministro sufra daños importantes que demoren en ser solucionados por-
que el acceso es nulo o limitado, y es un factor básico para hacerlo. Se deben considerar no sólo el volu-
men, sino también la calidad, la oportunidad y los elementos que permitan acceder al agua.


u ALIMENTACION: básicamente las personas que han perdido su lugar de vivienda y sus pertenencias son
quienes requieren apoyo temporal en este aspecto. Se deben considerar aspectos nutricionales relativos
a calorías por día, vitaminas y suplementos alimenticios, así como los elementos que permitan acceder a
ellos.


u ALBERGUE: los efectos de la mayoría de los desastres sobre la vivienda obliga a los damnificados y afec-
tados a buscar alojamiento temporal, el cual puede ser inadecuado. Es necesario, entonces, preocuparse
por suministrar medios para la construcción de viviendas temporales.


u SANEAMIENTO: la interrupción súbita de los mecanismos de eliminación de excretas y residuos sólidos,
la probable aparición de vectores y el desplazamiento de la población a lugares alejados de su lugar de
origen, pueden generar situaciones ambientales graves que ponen en peligro la salud.


Necesidades para las operaciones


Las agencias y las organizaciones locales generalmente no cuentan con los elementos necesarios y suficien-
tes que les permitan enfrentar las exigencias de un desastre.


Por eso, es importante determinar los recursos necesarios con que cuenta y no cuenta la localidad y cuáles son
sus necesidades inmediatas. Sabiendo que los desastres afectan de alguna manera la infraestructura local, incluso


M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


124




C
A


PÍTU
LO


5
- TO


M
A


D
E


D
E


C
ISIO


N
E


S


125


las líneas vitales, es menester hacer una lista rápida de la capacidad de operar y la disponibilidad de los lugares y
medios que permitan la movilización de la población y de preparación para la llegada de los suministros.


Se debe determinar, entre otras cosas:


u situación de las vías de comunicación y medios para hacer llegar los suministros al país y a la región afec-
tada,


u existencia de sitios para el almacenamiento,
u existencia y disponibilidad de medios de transporte,
u estado y capacidad de los puntos de ingreso de los suministros (aduanas, aeropuertos, puertos, fronteras,


etc.),
u existencia de limitación de uso, y
u previsión sobre cambios en la situación hallada relacionada con el deterioro de la misma.


Suministros de emergencia


Entenderemos como suministros de ayuda humanitaria o de emergencia, aquellos productos, materiales y
equipos utilizados por las organizaciones para la atención de los desastres, así como los requeridos para la aten-
ción de las necesidades de la población afectada.


Estos suministros son de una amplísima gama, que incluye desde los productos y materiales para uso y con-
sumo de la población, tales como medicamentos, alimentos, enseres domésticos, vestido, etc., hasta aquéllos
requeridos por las agencias participantes para brindar la asistencia, tales como grupos electrógenos, equipos de
rescate, materiales de construcción, herramientas, etc.


Estos suministros pueden tener diverso origen; algunos pueden ser útiles y otros no, o ser inapropiados, lo
que los convierte una carga adicional que altera el procedimiento. Algunos son adquiridos o canalizados por las





propias organizaciones participantes; sin embargo, la gran mayoría es producto de la cooperación y la solidari-
dad internacional o nacional. De esta forma, los suministros pueden tener dos orígenes:


u Los solicitados/adquiridos por las organizaciones de acuerdo con su evaluación y sus necesidades, las que
tienen un destino y un uso definidos.


u Los procedentes de la solidaridad nacional o internacional, no solicitados y que no necesariamente corres-
ponden a las necesidades de la zona. Por lo general, no tienen un destino ni un uso definidos, dejando
la responsabilidad a la autoridad nacional que tiene que empezar por identificar el tipo de producto, sus
características, condiciones, si son utilizables y finalmente determinar su uso y destino, y coordinar su
envío.


Con base en la experiencia de muchas organizaciones humanitarias, se ha adoptado una normativa interna-
cional que agrupa a los suministros en 10 categorías según su naturaleza:


1. Medicamentos, se refiere únicamente a los productos farmacológicos.


2. Salud, relacionado con los productos no farmacológicos destinados a actividades de salud, tales como
equipos de rayos X, materiales e instrumentos de cirugía, materiales de laboratorio, etc.


3. Agua y saneamiento ambiental


4. Alimentos y bebidas, se excluye el agua.


5. Albergue/vivienda/electricidad/construcción


6. Logística/administración


7. Necesidades personales/educación


M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


126




C
A


PÍTU
LO


5
- TO


M
A


D
E


D
E


C
ISIO


N
E


S


127


8. Recursos humanos, en el cual se clasifican las especialidades de los voluntarios, expertos personal de
apoyo que llega o se requiere


9. Agricultura/ganadería


10. No clasificados, refiriéndose a aquellos suministros expirados, desconocidos, inútiles o en malas condicio-
nes para su uso o demasiado mezclados para ser clasificados durante la fase crítica de la emergencia


Cada categoría se divide en subcategorías y éstas, a su vez, en ítems o artículos de referencia, que son final-
mente aquéllos que vamos a emplear en la atención de la zona afectada y que es la que nos daría la referencia
exacta de nuestras necesidades en relación con el “qué” y con el “cuánto”.


Por ejemplo,


Categoría: agua y saneamiento ambiental
Subcategoría: tratamiento del agua
Ítem: hipoclorito de calcio


Esta forma de identificación es especialmente útil para la clasificación y el registro de los suministros.


El Sistema SUMA8 utiliza esta clasificación para el manejo de los datos de los suministros ingresados en sus
tablas de registro.


8 Mayor información www.disaster-info.net/SUMA/




129


a n e x o s




A
N


E
X


O
S


131


ANEXO 1


PRINCIPIOS GENERALES DE AYUDA HUMANITARIA*


Después de los graves desastres de 1985 en México y Colombia, los gobiernos de Centroamérica y
Sudamérica se reunieron en Costa Rica con los representantes de los organismos internacionales de los países
donantes y de las ONG, para establecer las bases de una política común de asistencia sanitaria más eficiente y
acorde con las necesidades de las comunidades afectadas.


La esencia de estas políticas es la siguiente:


u La asistencia sanitaria externa en casos de desastre debe ser coordinada con los funcionarios designados
por el Ministerio de Salud.


u Las autoridades sanitarias nacionales deben evaluar rápidamente sus necesidades de asistencia externa y
alertar de inmediato a la comunidad internacional sobre el tipo de asistencia que necesitan y la que no
se requiere. Las prioridades deben ser claras, se debe distinguir entre lo urgente y lo que no lo es, y cono-
cer las necesidades de rehabilitación y de reconstrucción.


u Las misiones diplomáticas y consulares deben comunicar a los países donantes políticas firmes sobre la
aceptación de suministros no solicitados o no apropiados.


u Para evitar la duplicación de la asistencia sanitaria en caso de desastre, debe aprovecharse plenamente el
papel de la OPS como centro coordinador para informar a los donantes sobre las contribuciones ofreci-
das y determinar cuáles son las verdaderas necesidades sanitarias.


* Organización Panamericana de la Salud, Asistencia humanitaria en casos de desastres. Guia para proveer ayuda eficaz. Washington, D.C.: OPS, 1999




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


132


u Los países deben considerar altamente prioritaria la preparación de su propio personal médico y sanitario
para responder a las necesidades de urgencia de la población afectada. Los países y las organizaciones
donantes deben apoyar tales actividades de preparación para casos de desastre.


u Todos los países deben determinar en qué grado son vulnerables a los desastres y establecer las medidas
apropiadas para atenuar las consecuencias sobre las poblaciones más vulnerables.


OBTENCIÓN DE AYUDA INTERNACIONAL


Los organismos que prestan ayuda humanitaria externa en casos de desastre pueden ser gobiernos, organi-
zaciones internacionales u organizaciones no gubernamentales. Las autoridades de los países afectados deben
conocer los recursos, los canales de comunicación y las limitaciones de estos organismos.


Algunos principios orientadores para obtener ayuda humanitaria son los siguientes:


1. Los organismos pueden otorgar subvenciones de dinero en efectivo, donar suministros, prestar asistencia téc-
nica, proveer alimentos o hacer préstamos.


2. Las organizaciones no gubernamentales varían considerablemente en sus enfoques de la asistencia humani-
taria y en las contribuciones que pueden hacer en materia de salud.


3. Se deben conocer y mantener los canales de comunicación adecuados.


4. Los organismos donantes posiblemente soliciten que el país afectado o sus propios representantes declaren
el estado de emergencia o que el gobierno presente una solicitud formal, para poder responder al pedido
de ayuda.




A
N


E
X


O
S


133


5. Los organismos donantes posiblemente pidan pruebas directas o concluyentes sobre la necesidad de ayuda,
antes de efectuar gastos o proceder a la recaudación de fondos.


6. Es posible que algunos gobiernos y organismos extranjeros comprometan fondos para proyectos concretos
en la primera etapa de una emergencia, aun antes de que se haya emprendido una minuciosa investigación
de las prioridades del sector salud.


NO FOMENTAR EL ENVÍO DE:


1. Vestimenta usada (ropa, zapatos, etc.). En la mayoría de los casos la población local dona cantidades más o
menos suficientes para cubrir esta necesidad. Es más económico, conveniente y saludable comprar estos artí-
culos localmente que mandar artículos usados.


2. Alimentos caseros. Es poco probable que el desastre cause una escasez acentuada de alimentos. Si se requie-
ren, deben solicitarse en cantidad y calidad adecuadas: no perecederos, claramente etiquetados y apropia-
dos para la cultura local.


3. Medicamentos de todo tipo. Son inapropiados tanto desde el punto de vista médico como legal. Además, los
productos no empleados ocupan un espacio necesario para otros fines y desvían la atención de las autorida-
des y del personal médico que debe clasificar y rotular.


4. Sangre y derivados. Estos productos son menos necesarios de lo que se cree. Esta donación no es apropia-
da y, en caso de serlo, debe ser cubierta localmente.


5. Personal o equipos médicos o paramédicos. Generalmente, los servicios de salud locales son suficientes para
atender las necesidades de la población. La mayoría de los países de América Latina y el Caribe tienen una
proporción relativamente alta de personal médico y paramédico por número de habitantes que podría ser





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


134


movilizada. Si la ayuda es necesaria, debe solicitarse a países vecinos que conocen la cultura del país afecta-
do. Excepcionalmente, el Ministerio de Salud local solicita la presencia de especialistas en determinadas áreas.


6. Hospitales de campaña, unidades médicas modulares. Este equipo sólo se justifica cuando se van a satisfa-
cer necesidades a mediano plazo y no debe aceptarse a menos que sea una donación para ser manejada
por el personal local. Se deben satisfacer las condiciones requeridas del equipo tales como peso, volumen,
área para instalación, personal que debe operar, equipamiento y costos de envío.


PRINCIPIOS DE AYUDA HUMANITARIA


u No se deben tipificar los desastres.


u La asistencia humanitaria SÓLO debe prestarse en consulta con los funcionarios designados por el
Ministerio de Salud para coordinar la ayuda humanitaria.


u Hay que seguir los procedimientos de comunicación, coordinación y supervisión establecidos por las auto-
ridades de los países afectados por el desastre.


u La evaluación de las necesidades debe realizarse sin demora por las autoridades sanitarias nacionales del
país afectado.


u Hay que informar a los donantes sobre lo que NO se desea recibir ni se necesita.


u Los donantes no deben competir entre ellos para satisfacer las necesidades más visibles de un país afectado.


u La ayuda de emergencia debe ser complementaria, no duplicar las medidas aplicadas por el país afectado.


u Es improbable que se necesite personal médico del exterior.





A
N


E
X


O
S


135


u La necesidad de búsqueda y rescate, de primeros auxilios para salvar vidas y de otros procedimientos
médicos inmediatos, suele ser breve.


u El uso del Internet se ha convertido en una necesidad antes y durante las emergencias.


u La información debe circular libremente y ser sometida a examen para asegurarse de que el manejo de
los suministros humanitarios se haga de manera responsable.


u Los militares en cada país, y cada vez con mayor frecuencia los militares extranjeros, desempeñan una fun-
ción importante en la asistencia humanitaria, en particular, en el ámbito de la logística (transporte, alma-
cenamiento, comunicación, reconocimiento aéreo).


u No hay que reaccionar exageradamente ante los informes de los medios de comunicación que piden
ayuda internacional urgente.


Para mayor información puede consultar:
Organización Panamericana de la Salud, Asistencia humanitaria en caso de desastres: guía para proveer


ayuda eficaz, OPS, 1999. www.paho.org/Spanish/dd/PED/pedhum.htm.




ANEXO 2


AGENCIAS INTERNACIONALES DE AYUDA HUMANITARIA*


Una de las premisas más importantes en el manejo de los desastres es el conocimiento relacionado con la
logística de los suministros de ayuda humanitaria y de apoyo para hacer frente a las consecuencias de un desas-
tre. Se debe reconocer que la primera ayuda ante un evento adverso proviene y debe provenir de la propia
población afectada. Sin embargo, y a pesar del grado de desarrollo y los niveles de preparación alcanzados, hay
eventos que exigen recurrir a la ayuda internacional para obtener los recursos y las capacidades que no se
encuentran disponibles localmente.


A fin de lograr que la ayuda sea realmente efectiva y eficiente, se requiere de mecanismos preestablecidos
claros, conocidos y con una coordinación estrecha; de lo contrario, el caos y la confusión resultantes provoca-
rán un “segundo desastre”.


En este sentido, es necesario conocer las principales organizaciones y agencias que colaboran y pueden pro-
porcionar ayuda humanitaria en caso de desastre y que actúan en el contexto internacional. Este anexo presen-
ta algunas de las más importantes para América Latina y el Caribe.


u Ayuda humanitaria de agencias intergubernamentales


u Oficina de Asistencia para Desastres del Gobierno de los Estados Unidos (OFDA). Es la Oficina,
dentro de la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID), responsable de proporcionar asistencia
humanitaria durante los desastres y las crisis fuera de los Estados Unidos y en sus territorios. Tiene a su


M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


136


* Adaptado de: Organización Panamerican de la Salud. Los desastres naturales y la protección de la salud. Publicación científica No. 575. Washington,
D.C.: OPS, 2000.




A
N


E
X


O
S


137


cargo un amplio programa de ayuda que incluye aspectos de mitigación, preparación y respuesta frente
a los desastres. La misión de la OFDA es salvar vidas, aliviar el sufrimiento de las víctimas del desastre, apo-
yar actividades de prevención, mitigación y preparación, y reducir el impacto económico del desastre. Su
Oficina Regional para las Américas se encuentra en Costa Rica.


http://www.ofda.ac.org


u Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional – División de Ayuda Humanitaria, Paz y
Seguridad. Está encargada de la planificación y la ejecución del programa internacional de cooperación
del desarrollo de Canadá. La CIDA trabaja en proyectos de ayuda en más de 100 países. El propósito prin-
cipal del programa de ayuda al desarrollo es apoyar el desarrollo sostenible en países en vías de desarro-
llo para reducir la pobreza y contribuir a un mundo más seguro, equitativo y próspero. La ayuda huma-
nitaria en caso de desastre se canaliza a través de la División de Ayuda Humanitaria, Paz y Seguridad.


http://www.acdi-cida.gc.ca/index-e.htm


u Departamento del Reino Unido para el Desarrollo Internacional (DFID). El Departamento para el
Reino Unido para el Desarrollo Internacional (DFID) fue establecido en 1997. El objetivo del DFID es redu-
cir la pobreza global y promover el desarrollo sostenible, en particular para alcanzar los objetivos de
Desarrollo del Milenio. Apoya el desarrollo de acciones de prevención, mitigación y preparación frente a
situaciones de desastres.


http://www.dfid.gov.uk/




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


138


u Oficina de Asuntos Humanitarios de la Unión Europea (ECHO). La Unión Europea estableció la
ECHO en 1992 con el objeto de supervisar y coordinar las operaciones humanitarias en los países no
miembros. La ECHO trabaja en colaboración con organizaciones no gubernamentales, organismos espe-
cializados de Naciones Unidas y organizaciones internacionales.


La ECHO proporciona ayuda de emergencia, alimentaria y ayuda a los refugiados y personas desplazadas,
además de invertir en proyectos destinados a la prevención de los desastres en regiones de alto riesgo.


http://europa.eu.int/comm/echo


u Organizaciones de las Naciones Unidas


u Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA). Esta
Oficina coordina la respuesta del sistema de las Naciones Unidas a las emergencias humanitarias y favo-
rece las acciones destinadas a prevenir y prepararse para los desastres. Las responsabilidades de la OCHA
después de un desastre son, a petición del país afectado, valorar las necesidades, remitir a otros organis-
mos las solicitudes de financiamiento de la ayuda humanitaria, organizar las reuniones de donantes y los
dispositivos de seguimiento, supervisar el estado de las contribuciones realizadas en respuesta a las solici-
tudes y enviar informes sobre los acontecimientos a medida que se presentan.


http://www.reliefweb.int/ocha_ol/


u Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Trabaja para ayudar a los países a encon-
trar sus propias soluciones a los retos mundiales y nacionales del desarrollo. El PNUD incorpora, en su
labor en pro de la gobernabilidad democrática y la reducción de la pobreza, la tecnología de la informa-
ción y las comunicaciones para el desarrollo.





A
N


E
X


O
S


139


El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo tiene la responsabilidad global de la preparación y
la mitigación como parte de la integración de la gestión en casos de desastres en el proceso de desarrollo.


Actualmente está presente en 166 países y utiliza su red mundial para ayudar al sistema de las Naciones
Unidas y a sus asociados a despertar una mayor conciencia y verificar los progresos realizados para lograr
los objetivos de Desarrollo del Milenio, que establecen metas claras para reducir la pobreza, la enferme-
dad, el analfabetismo, la degradación del medio ambiente y la discriminación contra la mujer para el año
2015.


http://www.undp.org/spanish/


u Programa Mundial de Alimentos (PMA). Se estableció en 1963 como el organismo de ayuda alimen-
taria de las Naciones Unidas con el fin de suministrar, previa solicitud, ayuda alimentaria y otros servicios
relacionados para atender emergencias, alivio prolongado y apoyo para la recuperación y el desarrollo.


El Programa Mundial de Alimentos puede proporcionar, en concordancia con sus políticas y cuando
obtenga recursos de donantes, alimentos de emergencia y servicios logísticos asociados con la respuesta
a desastres humanitarios.


El PMA adquiere y envía los alimentos necesarios en las emergencias en nombre de los donantes y coo-
pera estrechamente con la OMS en la supervisión de la nutrición en estas circunstancias.


http://www.wfp.org




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


140


u Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Fue creado por la
Asamblea General de las Naciones Unidas el 14 de diciembre de 1950, para brindar protección y asisten-
cia a los refugiados. Como organización humanitaria, el ACNUR tiene dos objetivos básicos: proteger a los
refugiados y buscar soluciones duraderas para que vuelvan a iniciar sus vidas en un ambiente normal.


El ACNUR es una las principales agencias humanitarias en el mundo. En estos cincuenta años de trabajo,
la agencia ha prestado asistencia a 50 millones de personas, por lo menos, lo que la ha hecho merece-
dora del premio Nobel de la Paz en 1954 y en 1981.


La protección internacional es la piedra angular del trabajo de la organización. En la práctica, esto signi-
fica garantizar el respeto por los derechos humanos básicos de los refugiados y que ninguna persona sea
retornada de manera involuntaria al país donde él o ella tenga un temor fundado de persecución.


http://www.acnur.org/


u Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Aunque los objetivos fundamentales del
UNICEF son la salud, la educación y el bienestar de los niños y las madres de los países en desarrollo, tam-
bién dispone de mecanismos para cubrir sus necesidades inmediatas en caso de emergencia. La UNICEF
trabaja en íntima relación con otros organismos de las Naciones Unidas y con las organizaciones no
gubernamentales. Las intervenciones de emergencia se centran en el aporte de asistencia sanitaria, nutri-
ción, agua y servicios de saneamiento, educación básica y rehabilitación sicosocial de los niños afectados.
La UNICEF dispone de una reserva económica sustancial para casos de urgencia que le permite desviar
fondos de los programas regulares hacia las operaciones de emergencia mientras se reciben los fondos
aportados por los donantes.


http://www.unicef.org




A
N


E
X


O
S


141


u Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). La FAO pro-
porciona cooperación técnica y estimula la inversión a largo plazo en el desarrollo agrícola. También tra-
baja en la prevención de la escasez de alimentos en caso de grandes pérdidas de cultivos o de desastres.
A través del Sistema Mundial de Información y Alerta sobre la Agricultura y la Alimentación (SMIA), la FAO
publica informes mensuales sobre la situación alimentaria del mundo. Identifica las alertas especiales de
los países amenazados por la hambruna, comunicándolas a los gobiernos y organizaciones de ayuda.
Tanto en las operaciones de ayuda como en las de rehabilitación a corto plazo, se acude a especialistas
de la FAO para que ayuden a los agricultores a restablecer su producción después de las inundaciones,
epidemias del ganado y otras emergencias similares.


http://www.fao.org


u Organización Mundial de la Salud (OMS) – Organización Panamericana de la Salud (OPS). La
OMS es la agencia especializada en salud de las Naciones Unidas que cuenta con 192 estados miembro.
Su Secretariado tiene su sede principal en Ginebra y cuenta con seis oficinas regionales y 141 representa-
ciones nacionales. De acuerdo con su Constitución, las funciones de la Organización son, entre otras:


- actuar como la autoridad directora y coordinadora del trabajo sanitario internacional;


- proporcionar asistencia técnica apropiada y, en las emergencias, la ayuda necesaria por solicitud o
aceptación de los gobiernos;


- suministrar información, consejo y asistencia en el campo de la salud;


- desarrollar, establecer y promover estándares internacionales en lo relacionado con alimentos, produc-
tos biológicos, farmacéuticos y similares.





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


142


La OMS puede proporcionar cooperación técnica destinada a evaluar las necesidades sanitarias, coordi-
nar la ayuda sanitaria internacional, gestionar el inventario y la distribución de los suministros de ayuda,
llevar a cabo la vigilancia epidemiológica y establecer medidas para el control de las enfermedades, eva-
luar la salud ambiental, administrar los servicios de salud, formular cálculos de costos para proyectos de
ayuda y aportar suministros humanitarios. La OMS y sus organismos regionales pueden proporcionar una
ayuda material limitada, procedente de la reprogramación de las actividades de desarrollo del país o de
otras fuentes.


u La Organización Panamericana de la Salud (OPS) es la Oficina Regional para las Américas de la
Organización Mundial de la Salud. Además, dentro del sistema interamericano, es el organismo especiali-
zado en salud, con 100 años de experiencia dedicados a mejorar la salud y las condiciones de vida de los
pueblos de las Américas.


La misión esencial de la Organización es cooperar técnicamente con los gobiernos miembro y estimular
la cooperación entre ellos para que, a la vez que conserva un ambiente saludable y avanza hacia el desa-
rrollo humano sostenible, la población de las Américas alcance la salud para todos y por todos.


En 1976, la OPS creó el Programa de Preparativos para Situaciones de Emergencia y Socorro en Casos de
Desastre para ayudar al sector salud a reforzar las actividades de preparativos, respuesta y mitigación para
desastres. Este apoyo se ha dado en tres programas principales: preparativos, mitigación y respuesta.
Además, desarrolla varios proyectos técnicos especiales: Mitigación de Desastres en Hospitales y Sistemas
de Agua Potable, Sistema de Manejo de Suministros Humanitarios (SUMA) y el Centro Regional de
Información sobre Desastres, CRID.


http://www.who.int


http://www.paho.org




A
N


E
X


O
S


143


u Otros organismos


u Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (IFRC). Es una organización huma-
nitaria internacional formada por representantes de 175 sociedades de países miembro, con un secretaria-
do internacional con sede en Ginebra. Coordina la ayuda humanitaria internacional y actúa en los países
afectados a través de la sociedad nacional correspondiente o, en caso de que esta sociedad local no exis-
ta, por medio de su personal propio. La IFRC obtiene donaciones en efectivo y artículos de emergencia
concretos mediante solicitudes internacionales y los dona mediante la sociedad nacional correspondiente.


La ayuda proporcionada por la IFRC o las sociedades nacionales consiste fundamentalmente en alimen-
tos, refugios, agua y saneamiento, suministros médicos, telecomunicaciones, trabajo de voluntarios y, en
algunos casos, hospitales locales autoabastecidos y equipos médicos. Su gran experiencia y flexibilidad y
unos recursos considerables la convierten en la fuente no gubernamental de mayor utilidad para el apoyo
y la cooperación con el sector salud.


http://www.ifrc.org


u Organización de Estados Americanos (OEA). Es un organismo regional que presta apoyo a sus paí-
ses miembro evaluando su grado de vulnerabilidad a los peligros naturales y mitigando los efectos de los
desastres. Actúa mediante la ayuda técnica a la planificación del desarrollo, la formulación de proyectos y
la capacitación.


La OEA gestiona los siguientes componentes:


- Secretariado OEA. Ofrece ayuda técnica para la valoración del riesgo en la planificación del desarrollo
y la formulación de proyectos, así como para la reducción de la vulnerabilidad.





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


144


- Fondo de Emergencia (FONDEM). Coordina la respuesta humanitaria entre las misiones permanentes
de la OEA, el Secretariado de la OEA, la OPS/OMS, el BID y otras organizaciones con sede en
Washington.


http://www.oas.org/main/spanish/


u Agencia Caribeña de Respuesta de Emergencia a los Desastres (CDERA). Es una organización
regional intergubernamental de gestión de desastres establecida en 1991 por la Comunidad del Caribe.
La CDERA está formada por 16 estados y mantiene su sede central en Barbados. La función fundamental
de la CDERA consiste en coordinar la respuesta a cualquier desastre que afecte a los estados miembro y
trabaja con ellos para fortalecer sus capacidades de gestión en casos de desastre.


Los tipos de ayuda que proporciona o coordina la CDERA son suministros, comunicaciones de emergen-
cia, personal administrativo de emergencias y contribuciones económicas. La CDERA también ayuda a los
países a reforzar su capacidad para la reducción de los desastres.


http://www.cdera.org


u Centro de Coordinación para la Prevención de los Desastres Naturales en América Central
(CEPREDENAC). Es una organización oficial que forma parte del Sistema de Integración
Centroamericano (SICA). Trabaja desde 1988 con instituciones nacionales científicas y operativas para
incrementar su capacidad en la reducción de la vulnerabilidad a los desastres. Su objetivo es promover el
proceso de reducción de los desastres naturales en Centroamérica, a partir del intercambio de experien-
cias, tecnología e información, y del análisis de problemas estratégicos comunes y la canalización de la





A
N


E
X


O
S


145


cooperación externa. En la fase posterior a los desastres, el CEPREDENAC proporciona ayuda técnica en
los trabajos de evaluación y rehabilitación.


http://www.cepredenac.org


u Acuerdo Regional Andino de Salud del Convenio Hipólito Unanue (ORAS/CHU). Es una institu-
ción regional que ha incluido en sus programas estrategias encaminadas a la reducción del efecto de los
desastres en el sector salud, tema tratado y aprobado en las reuniones anuales de los ministros de salud
de los países andinos.


Para ampliar esta información o disponer de un listado más completo de organizaciones humanitarias reco-
mendamos consultar:


Centro Regional de Información sobre Desastres (CRID): http://www.crid.or.cr.
Reliefweb (Proyecto de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios):
http://www.reliefweb.int.




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


146


ANEXO 3


CLASIFICACIÓN AMBIENTAL DE LAS ENFERMEDADES INFECCIOSAS*


Desde los años 70, como estrategia general, se ha puesto más énfasis en el control de las enfermedades
infecciosas, antes que solamente en el tratamiento. Visto así, las enfermedades se clasifican por sus vías de trans-
misión y ciclo de vida, a diferencia de la clásica clasificación por el tipo de agente que las producen. Esto permi-
te la comprensión de la capacidad de transmisión de las enfermedades relacionadas con el saneamiento, lo cual
permite planificar las intervenciones de control y prevención a fin de disminuir el impacto en la salud de las pobla-
ciones.


Según Cairncross y Feachem, las infecciones relacionadas con el agua, se agrupan en cuatro categorías:


u de transmisión hídrica, cuando el patógeno se encuentra en el agua ingerida;


u de transmisión relacionada con la higiene, la que puede ser interrumpida con prácticas domésticas de
higiene personal y casera;


u de transmisión basada en el agua, cuando el patógeno desarrolla parte de su ciclo biológico en un ani-
mal acuático, y


u de transmisión por un insecto vector, cuando los vectores son insectos que se reproducen en el agua.


* Tomado de: Heller L. Saneamiento y salud. Lima, Perú: OPS-CEPIS; 1997




A
N


E
X


O
S


147


CLASIFICACIÓN AMBIENTAL DE LAS INFECCIONES RELACIONADAS CON EL AGUA


CATEGORÍA INFECCIÓN
Fecal-oral
Transmisión hídrica o relacionada con la higiene


Diarreas y disentería Disentería amebiana


Balantidiasis


Enteritis por Campylobacter


Cólera


Diarrea por Escherichia coli


Giardiasis


Diarrea por rotavirus


Salmonelosis


Disentería bacilar


Fiebres entéricas Fiebre tifoidea


Fiebre paratifoidea


Poliomielitis


Hepatitis A


Leptospirosis


Ascaridiasis


Trichuriasis


Relacionadas con la higiene Infecciones de piel y ojos Enfermedades infecciosas de la piel


Enfermedades infecciosas de los ojos


Otras Tifus transmitidas por pulgas


Fiebre recurrente transmitida por pulgas




Fuente: Cairncross y Feachem (1990)
Tomado de: Heller L. Saneamiento y salud. Lima, Perú: OPS-CEPIS; 1997.


Tomando en cuenta el mismo enfoque, se han desarrollado clasificaciones de enfermedades infecciosas rela-
cionadas con los residuos y las excretas. En esta clasificación se parte del concepto de que en el proceso de trans-
misión de una enfermedad por excretas o residuos influyen variables tales como: la carga excretada, la latencia,
la persistencia y la multiplicación del agente y la dosis infecciosa.


M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


148


CATEGORÍA INFECCIÓN
Basada en el agua Por penetración en la piel Esquistosomiasis


Por ingestión Difilobotriasis y otras infecciones por helmintos


Transmisión por insecto vector Picadura cerca al agua Enfermedad del sueño


Reproducción en el agua Filariasis


Malaria


Enfermedades por arbovirus:
Dengue
Fiebre amarilla


CLASIFICACIÓN AMBIENTAL DE LAS INFECCIONES RELACIONADAS CON EL AGUA (continuación)




A
N


E
X


O
S


149


Fuente: Mara y Alabaster (1995)
Tomado de: Heller L. Saneamiento y salud. Lima, Perú: OPS-CEPIS; 1997


CLASIFICACIÓN AMBIENTAL DE LAS ENFERMEDADES INFECCIOSAS RELACIONADAS CON LOS RESIDUOS


CATEGORÍA INFECCIÓN CONTROL
Enfermedades relacionadas con insectos vectores Infecciones transmitidas por moscas


o cucarachas
Mejoría del acondicionamiento
y recolección de residuos
Control de insectosFilariasis


Tularemia


Enfermedades relacionadas con roedores vectores Peste Mejoría del acondicionamiento
y recolección de residuos
Control de roedores


Leptospirosis


Otras enfermedades relacionadas con la vivienda,
agua y excretas transmitidas por roedores


CLASIFICACIÓN AMBIENTAL DE LAS ENFERMEDADES INFECCIOSAS RELACIONADAS CON LOS RESIDUOS


CATEGORÍA
CARACTERÍSTICA
EPIDEMIOLÓGICA


INFECCIÓN
VÍA DOMINANTE
DE TRANSMISIÓN


PRINCIPALES MEDIDAS DE
CONTROL


Enfermedades
fecal-orales
no bacterianas


No latentes
Baja dosis infecciosa


Enterobiasis Personal
Doméstica


Abastecimiento doméstico de agua


Infecciones por enterovirus Educación sanitaria


Himenolepsiasis Mejora de viviendas


Amibiasis Instalación de letrinas


Giardiasis


Balantidiasis


Continúa




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


150


CATEGORÍA
CARACTERÍSTICA
EPIDEMIOLÓGICA


INFECCIÓN
VÍA DOMINANTE
DE TRANSMISIÓN


PRINCIPALES MEDIDAS DE
CONTROL


Enfermedades
fecal-orales
bacterianas


No latentes Fiebre tifoidea Personal


Doméstica


Agua


Alimentación


Educación sanitaria


Media o alta dosis
infecciosa


Fiebre paratifoidea Abastecimiento doméstico de agua


Salmonelosis Mejora de viviendas


Moderadamente
persistentes


Disentería bacilar Instalación de letrinas


Cólera Tratamiento de las excretas antes
de la disposición o reuso


Capaces de
multiplicarse


Diarrea por E. coli


Enteritis por Campylobacter


Helmintos del
suelo


Latentes Ascaridiasis Jardín
Campos
Agricultura


Instalación de letrinas


Persistentes Trichuriasis


Sin huésped
intermediario


Anquilostomiasis Tratamiento de las excretas antes
de la aplicación en el terreno


Teniasis Latentes Teniasis Jardín
Campos
Pastizales


Instalación de letrinas


Persistentes Tratamiento de las excretas antes
de la aplicación en el terreno


Con huésped
intermediario


Cocción, inspección de la carne


Continúa


CLASIFICACIÓN AMBIENTAL DE LAS ENFERMEDADES INFECCIOSAS RELACIONADAS CON LOS RESIDUOS
(continuación)




A
N


E
X


O
S


151


CATEGORÍA
CARACTERÍSTICA
EPIDEMIOLÓGICA


INFECCIÓN
VÍA DOMINANTE
DE TRANSMISIÓN


PRINCIPALES MEDIDAS DE
CONTROL


Helmintos del
agua


Latentes Esquistosomiasis Agua Instalación de letrinas


Persistentes Otras enfermedades
provocadas por helmintos


Tratamiento de las excretas antes
de la disposición en el agua


Con huésped
intermediario


Control del reservorio animal


Enfermedades
transmitidas por
insectos


Insectos vectores
relacionados con las
excretas


Filariasis Varios lugares
contaminados por
heces, en donde se
reproducen insectos


Identificación y eliminación de los
lugares adecuados para la
reproducción


Todas las enfermedades
anteriores, en donde las
moscas y cucarachas pueden
ser vectores


Fuente: Feachem et al. (1983)
Tomado de: Heller L. Saneamiento y salud. Lima, Perú: OPS-CEPIS; 1997.


CLASIFICACIÓN AMBIENTAL DE LAS ENFERMEDADES INFECCIOSAS RELACIONADAS CON LOS RESIDUOS
(continuación)




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


152


ANEXO 4


ASPECTOS BÁSICOS PARA TENER EN CUENTA EN LOS ALBERGUES TEMPORALES*


COMIDA


G ¿Quién suministrará la alimentación y costo?


G ¿Cómo se transportará la comida y costo?


G De acuerdo con los datos demográficos, ¿cuánta comida se necesitará semanalmente?


G ¿Cuántas calorías se suministrará por día a las personas y cómo será su porcentaje?


G ¿Cómo se investigará el estado nutricional?


G ¿Cómo se investigarán las carencias nutricionales existentes y cuáles específicamente?


G ¿Quién dirigirá el programa de nutrición?


G ¿Quién llevará el control de los costos y realizará las compras?


G ¿Con qué combustible se cocinará y costo?


G ¿Cómo llegará este combustible y costo?


G De acuerdo con los datos demográficos, ¿cuánto combustible se necesitará semanalmente?


G ¿Cómo se va a organizar la preparación de alimentos? ¿Por familias, por grupos o por comedor comunitario?


G ¿Cuántas comidas se darán al día y en qué horario?


* OPS/OMS: Guías técnicas para situaciones de desastres. www.paho.org/spanish/dd/ped/salud_ambiental.htm.




A
N


E
X


O
S


153


G ¿Cómo será el suministro de la comida? ¿En forma individual o en comedores comunitarios?


G ¿Cómo se suministrarán las comidas adicionales a los grupos vulnerables?


G ¿Cómo se llevará el registro de la comida adicional repartida?


AGUA


G ¿Cómo será el abastecimiento de agua?


G ¿Será suficiente?


G ¿Cuál será el consumo por persona?


G ¿Cómo se hará el tratamiento del agua y con qué frecuencia?


G ¿Cómo se hará el almacenamiento del agua en el alojamiento o en el hogar?


G ¿Con qué frecuencia se lavarán los depósitos y los recipientes?


G ¿Qué programas educativos se tendrán para almacenamiento, manejo y ahorro del agua potable?


G ¿Cuál es su procedencia y será ésta permanente?


G ¿A qué distancia está?


G ¿Cómo se hará el control de la calidad del agua?


G Si se trae por bombeo, ¿qué sistema se usará y cuál soporte logístico se tendrá?


G ¿Cómo se controlará la cadena de suministro del origen al fin? Es decir, ¿desde la fuente hasta el hogar?


G ¿Cómo se hará el mantenimiento de los tanques y quién será el responsable?





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


154


SANEAMIENTO


G ¿Cómo se va a disponer de las excretas y de los residuos líquidos?


G ¿Qué conexiones se tendrán para su manejo?


G ¿Habrá suficiente espacio para excavar letrinas? ¿Cuál es el nivel freático y la estructura del suelo?


G ¿Estarán las letrinas lo suficientemente lejos de las fuentes de agua?


G ¿Qué hábitos de defecación y de recolección tenían los albergados?


G ¿Qué programa contra roedores se tendrá?


G ¿Cómo se va a disponer de las basuras y con qué método?


G ¿Qué sistema interno de recolección de basura se tendrá en el alojamiento?


G ¿Se dispondrá de sitios especiales para la recolección? ¿Se hará ésta en bolsas plásticas?


G ¿Quiénes se encargarán de vigilar la disposición de basuras, las excretas y el aseo?


G ¿Qué programas educativos se implementarán en saneamiento ambiental?


G ¿Cómo se controlarán los insectos?


VIVIENDA


G ¿Cómo se albergará a la población y qué sistema se usará? ¿Cuánto es el costo?


G ¿Qué tipo de habitaciones hay disponibles? ¿Cuál es su costo y su financiamiento?




A
N


E
X


O
S


155


G ¿Qué tipo de diseño se usará y a qué distancia estarán las viviendas?


G ¿Qué tipo de materiales se usarán? ¿Están disponibles en la localidad?


G ¿Cómo se manejarán los drenajes de las aguas lluvias?


G ¿Existirá peligro de fuego en el diseño?


G ¿Cómo se les dará mantenimiento y aseo durante el tiempo de uso?


G ¿Cuántas personas se tendrán por solución? ¿Se evitará así el hacinamiento?


ATENCIÓN MÉDICA


G ¿Qué clase de servicios médicos se tendrá en el campamento?


G ¿Cómo se llevarán los registros médicos y qué sistema de vigilancia se implementará?


G ¿Cómo se prestará a la gente la atención médica y, en especial, los servicios materno infantiles?


G ¿Cómo será el manejo de los elementos de curación, insumos, drogas y en qué sitio?


G ¿Quiénes se encargarán del manejo médico y de los cuidados de enfermería dentro del alojamiento?


G ¿Qué esquemas de vacunación se usarán en el albergue?


G ¿Qué programas de promoción y prevención se implementarán?


G ¿Qué elementos logísticos se tendrán para la prestación del servicio médico?


G ¿Qué medidas preventivas se tendrán que implantar en el alojamiento temporal?





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


156


G ¿Qué vacunas se aplicarán después del censo en salud?


G ¿Qué programas en educación en salud y, en especial, de promoción y prevención se implantarán?


G ¿Qué entidades médicas apoyarán en el cuidado de los enfermos y en la prevención?


G ¿Quién manejará los programas de rehidratación oral?


G ¿Qué grado de participación tendrá la comunidad?


LOGÍSTICA


G ¿Con qué seguridad llegará la comida y los elementos necesarios para el funcionamiento del alojamien-
to temporal?


G ¿Dónde se almacenará la comida y los elementos necesarios para el funcionamiento del alojamiento temporal?


G ¿Por cuántos días se tendrá que almacenar y cómo será el control?


G ¿Qué forma de transporte se utilizará y quién pagará estos costos?


G ¿Qué registro se llevará y quién manejará el inventario y el almacén?


G ¿Qué clase de equipos de comunicaciones se tendrán instalados?


G ¿Cómo se dará educación escolar y recreación?


G ¿Con quién y cómo se trabajará la participación comunitaria?


G ¿Cómo se controlarán los avances obtenidos?


G ¿Qué planes formularán a corto, mediano y largo plazo?





A
N


E
X


O
S


157


ANEXO 5


GUÍA DE SANEAMIENTO EN ALBERGUES TEMPORALES*


En esta guía se considera como saneamiento a todas las actividades involucradas en el manejo adecuado del
abastecimiento de agua y la eliminación de excretas y residuos sólidos.


Un sistema de saneamiento en albergues y campamentos debe considerar no sólo la aplicación de técnicas
sencillas de ingeniería, sino también los factores sociales y culturales del lugar donde se hará la intervención, así
como los costos.


Es importante establecer las coordinaciones necesarias con las instituciones de saneamiento básico (munici-
pios, defensa civil, ministerio de salud, empresas de agua y alcantarillado y otros). También es fundamental rea-
lizar una evaluación rápida de la situación para establecer el plan de asistencia en saneamiento. A continuación
se detallan las actividades que se deben desarrollar en el mencionado plan.


1. AGUA


La calidad del agua es importante para evitar la propagación de enfermedades, como las diarreas, las para-
sitosis, la fiebre tifoidea y las epidemias como el cólera que afectan la salud de la población. Los microorganis-
mos responsables de las enfermedades mencionadas se transmiten por vía fecal-oral, la cual puede ser directa o
a través del agua (incluso, el hielo), la leche o los alimentos contaminados con excretas, así como a través de las
manos. Los vectores (insectos, roedores, etc.) pueden desempeñar también un papel activo en este proceso.


* OPS/OMS: Guías técnicas para situaciones de desastres. www.paho.org/spanish/dd/ped/te_albe.htm.




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


158


¿Qué hacer?


En caso de existir un suministro regular de agua:


a. Se debe verificar la calidad del agua (por ejemplo, a través del análisis de cloro residual o calidad bacte-
riológica).


b. Si la calidad del agua no es la adecuada, implementar un sistema de desinfección.


En caso de no existir suministro regular de agua:


a. Se debe verificar la calidad del agua que llega en camiones o cisternas (cloro residual, calidad bacterioló-
gica).


b. Si la calidad del agua no es la adecuada, implementar, como en el caso anterior, un sistema de desinfección.


c. Si el albergue cuenta con recipientes para el almacenamiento del agua, verificar su calidad y estado y ase-
gurarse de que la capacidad de estos recipientes sea suficiente para la cantidad de personas albergadas.


d. Si el albergue no cuenta con recipientes para el almacenamiento del agua, acondicionar algún tipo de
recipiente que pueda almacenar agua (tanques de PVC, fibra de vidrio o asbesto-cemento). Estos recipien-
tes deben estar limpios, sin rajaduras y con tapa.


e. Asegurarse de que la gente guarde el agua en un envase limpio, con una abertura pequeña con tapa. El
agua limpia puede contaminarse de nuevo si no se almacena debidamente.




A
N


E
X


O
S


159


En ambos casos:


a. Se debe designar a una persona responsable de la aplicación y el control de la desinfección del agua en
el albergue.


b. Se debe proporcionar a la población material simple con instrucciones sobre:


- la necesidad de verificar la calidad del agua antes de usarla;


- los usos del agua desinfectada para beber; lavar verduras, frutas y utensilios de cocina, y para lavarse
los dientes y las manos;


- el peligro de almacenar agua en recipientes en mal estado, sucios o sin tapa;


- la importancia de evitar que los excrementos de personas y animales, las basuras y las aguas residua-
les domésticas e industriales entren en contacto con el agua cruda o potable de pozos, manantiales u
otras fuentes; así mismo, evitar que las manos sucias y la suciedad, en general, contaminen el agua
almacenada para el consumo humano, y la cantidad suficiente de elementos de aseo personal.


Sistema de desinfección del agua


Procedimientos sencillos para desinfectar el agua:


u si hay turbiedad, usar como etapa previa filtros caseros u otros para eliminarla;


u hervir el agua hasta que salgan burbujas durante un minuto y hasta un máximo de tres minutos, o


u usar la alternativa de tratar el agua con desinfectantes como cloro (lavandina o lejía), yodo, plata, etc.;
asegurarse de que las concentraciones residuales sean las adecuadas.





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


160


¿Qué no hacer?


a. Solicitar implementos o insumos (cantidad, calidad y especificaciones técnicas) sin haber hecho una eva-
luación previa de la situación.


b. Tratar de implementar tecnología sofisticada para el tratamiento del agua.


c. Aconsejar una dosis fija sin conocer la concentración del desinfectante.


2. EXCRETAS


La eliminación inadecuada de las heces contamina el suelo y las fuentes de agua. A menudo propicia criade-
ros para ciertas especies de moscas y mosquitos, y les da la oportunidad de poner sus huevos y multiplicarse o
alimentarse y transmitir la infección. Atrae también a animales domésticos y roedores que transportan consigo
las heces y, con ellas, posibles enfermedades. Además, usualmente esta situación crea molestias desagradables,
tanto para el olfato como para la vista.


Las bacterias, los parásitos y los gusanos que viven en los excrementos causan enfermedades como diarreas,
parasitosis intestinal, hepatitis y fiebre tifoidea. Con el uso de servicios sanitarios se protege la salud, se previenen
enfermedades y se cuidan las aguas superficiales y las subterráneas.


El objetivo de la eliminación sanitaria de las excretas es aislar las heces de manera que los agentes infeccio-
sos que contienen no puedan llegar a un nuevo huésped. El método elegido para una zona o región determi-
nada depende de muchos factores, entre ellos, de la geología y la hidrogeología locales, la cultura y las prefe-
rencias de las comunidades, los materiales disponibles localmente y el costo.





A
N


E
X


O
S


161


¿Qué hacer?


a. En caso de no disponer de servicios sanitarios, es necesario construir letrinas (individuales, colectivas, por-
tátiles).


b. Antes de la instalación de una letrina hay que evaluar el suelo del lugar, las condiciones topográficas y la
accesibilidad de los usuarios, así como la presencia de aguas superficiales y subterráneas en las cercanías.


c. Si el terreno no es adecuado para construir letrinas (suelo rocoso o capa freática alta), es imprescindible
habilitar letrinas elevadas (sobre el terreno natural) con depósitos intercambiables. Hay que trasladar las
excretas a un pozo ubicado en terreno apropiado, donde se deben enterrar inmediatamente.


d. Estimar la cantidad de letrinas que se deben instalar de acuerdo con el número de personas en el albergue.


e. Dar una ubicación adecuada a la letrina.


f. Brindar información e instrucción a la población en los siguientes temas:


- Arrojar el papel usado a la letrina.


- Usar los servicios sanitarios sólo para defecar u orinar (evitar almacenar herramientas u otros elemen-
tos en su interior).


- Lavarse las manos con agua y jabón después de orinar o defecar.


- Mantener limpios los pisos, los alrededores y las paredes de la letrina.


- Evitar defecar u orinar al aire libre, en los alrededores de los servicios sanitarios o cerca de cuerpos de
agua, pues favorece la proliferación de moscas y larvas y la contaminación del agua por escorrentía.





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


162


¿Qué no hacer?


a. Instalar sistemas de disposición de excretas sin haber evaluado previamente la situación (existencia de ser-
vicios sanitarios, cantidad de usuarios, características del lugar, entre otros).


b. Ubicar los servicios sanitarios sin tomar en cuenta las características del lugar (tipo de suelo, topografía,
accesibilidad, presencia de cuerpos de agua, etc.).


c. Tratar de implementar tecnologías sofisticadas para la disposición de excretas.


3. RESIDUOS SÓLIDOS


Los residuos sólidos pueden ser basuras, estiércol y cadáveres de animales. Hay una correlación entre la eli-
minación inapropiada de residuos sólidos y la incidencia de enfermedades transmitidas por vectores. En conse-
cuencia, deben adoptarse disposiciones para recoger, almacenar y eliminar la basura y el estiércol.


¿Qué hacer?


a. Evaluar la situación, considerando la cantidad de personas en el albergue, los servicios existentes, el ser-
vicio de recolección, las condiciones topográficas y de accesibilidad, y el tipo de suelo (en caso de reque-
rir disponer los residuos en el lugar).


b. Estimar la cantidad, el tipo y la capacidad de recipientes para el almacenamiento de los residuos de acuer-
do con la cantidad de personas y los servicios existentes. Se pueden emplear por corto tiempo recipien-
tes vacíos de víveres, bolsas de plástico o de papel resistente al agua y envases desechables. La capacidad
de los recipientes debe ser de 50 a 100 litros y no debe sobrepasar de 20 a 25 kg cuando estén llenos.





A
N


E
X


O
S


163


c. Proporcionar tres o cuatro recipientes para cada 100 personas y distribuirlos de manera que cada familia
tenga acceso a un recipiente que, también, puede ser una bolsa plástica.


d. Los recipientes deben estar apartados del suelo, por ejemplo, sobre una tarima. Deben vaciarse y lavarse
todos los días.


e. En caso de existir servicio regular de recolección y disposición final:


- Coordinar con la entidad responsable para cubrir la recolección de la basura del albergue o campamento.


- Verificar la accesibilidad del servicio regular de recolección y tomar las medidas pertinentes para el alber-
gue o campamento.


- Si el servicio regular no tiene acceso al albergue o campamento, ubicar puntos de acopio de residuos
en los alrededores y colocar depósitos o contenedores para su almacenamiento lejos de las fuentes de
agua.


f. En caso de no existir servicio regular de recolección y disposición final:


- Organizar el servicio de recolección, transporte y disposición final de residuos con intervención de las
personas que habitan el albergue o campamento.


- Para la disposición final usar el método del entierro, mediante la construcción de trincheras de 1,5 m
de ancho, 1,5 m de longitud y 2 m de profundidad. Al final de cada día se cubre la basura con 15 cm
de tierra y se apisona. La duración de esta trinchera es de diez días para una población de 200 perso-
nas. Para poblaciones mayores, aumentar proporcionalmente el área de la trinchera hasta una dimen-
sión máxima de 3 m x 3 m. Antes de que la trinchera esté llena, se cubre con una capa de tierra apiso-
nada de 40 cm, de tal forma que quede al nivel del terreno natural. Luego, se excava otra trinchera.





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


164


g. Para el manejo de los residuos provenientes de servicios de atención de salud se recomienda:


- Separar los residuos en comunes, peligrosos y cortopunzantes, de preferencia en depósitos rígidos con
fundas plásticas.


- Disponer los residuos comunes en la trinchera descrita anteriormente o en otra de similares caracterís-
ticas.


- Los residuos peligrosos deben ser destruidos en un quemador casero que puede construirse con un
tambor de combustible que tenga un agujero para la ventilación en la parte inferior y en cuyo interior
se coloque una parrilla para sostener los residuos. Las cenizas se disponen en la trinchera para residuos
comunes.


- Los residuos cortopunzantes se disponen en una fosa o pozo de 1 m3 de capacidad cubierta con una
losa pesada de concreto por la cual atraviesa un tubo de 2 pulgadas de diámetro que sobresale alre-
dedor de 1,5 m de la parte superior de la losa. Por el tubo se introducen las agujas y las hojas de bis-
turí sin la jeringa o los tubos de venoclisis.


h. Los excrementos de animales domésticos y los animales muertos se deben enterrar de inmediato, ya que
pueden ser fuente de contaminación.


i. Brindar información y capacitación a la población sobre cómo manejar sanitariamente la basura.


3.2 ¿Qué no hacer?


a. Solicitar herramientas, contenedores, depósitos, envases plásticos u otros implementos sin haber hecho
una evaluación previa de la situación.





A
N


E
X


O
S


165


b. Manejar en forma conjunta los residuos comunes con los provenientes de los servicios de salud, lo cual
pone en riesgo la salud de la población.


c. Aceptar o solicitar tecnología sofisticada para el tratamiento de los residuos de los servicios de salud sin
contar con las facilidades o el personal capacitado para su operación.


En consecuencia, deben adoptarse disposiciones para recoger, almacenar y eliminar la basura y el estiércol.


Para mayor información y estándares internacionalmente aceptados ver: Carta Humanitaria y Normas
Mínimas de Respuesta Humanitaria en Casos de Desastres, el Proyecto Esfera, http://www.sphereproject.org/.




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


166


ANEXO 6
MODELOS DE KIT DE MEDICAMENTOS E INSUMOS


Relación de medicamentos que contiene un estuche - Medicinas e insumos para 50 personas por 3 días*


A continuacion se presenta, a manera de ejemplos, listados de medicamentos o botiquines para situaciones
de desastre, los cuales deben ser adaptados a la realidad local y necesidades concretas de acuerdo al evento adverso.


ITEM MEDICAMENTOS UNID. MED. CANTIDAD


1 ALGODÓN MEDICINAL ROLL X 500 GRAMOS PAQUETE 5


2 CATÉTER INTRAVENOSO N° 18 UNIDAD 25


3 CATÉTER INTRAVENOSO N° 22 UNIDAD 25


4 CLORURO DE SODIO 0,9% x 1000 ml FRASCO 50


5 DEXAMETAZONA, 4 mg/ml AMPOLLA 100


6 DIACEPAM, 5 mg TABLETA 100


7 EQUIPO DE VENOCLISIS UNIDAD 50


8 ESPARADRAPO ANTIALÉRGICO 5'x 4' a 5 m ROLLO 2


9 FÉRULAS DE MADERA, 30 cm x 7 cm PARES 20


10 FÉRULAS DE MADERA, 40 cm x 7 cm PARES 20


11 FÉRULAS DE MADERA, 60 cm x 7 cm PARES 20


12 GASA ESTÉRIL 1 m x 10 cm SOBRE 100


13 GENTAMICINA OFTÁLMICA SOLUCIÓN, 3 mg/ml FRASCO 30


14 GUANTES ESTÉRILES N° 7 PARES 20


15 GUANTES ESTÉRILES N° 7 1/2 PARES 20


16 JERINGAS DESECHABLES 3 ml C/A N°21 x 11/2 UNIDAD 100


17 LIDOCAÍNA CLORHIDRATO 2% S/E X 20 ml FRASCO 10


18 METAMIZOL, 1 g AMPOLLA 50


19 PARACETAMOL SOLUCIÓN, 100 mg/ml x 10 ml FRASCO 20


* Ministerio de Salud del Perú. Centro de Operaciones de Emergencia. Plan operativo de la Oficina de Defensa Nacional/Preparativos para Emergencias y
Desastres, Lima, Perú, 1999.


Continúa




A
N


E
X


O
S


167


ITEM MEDICAMENTOS UNID.MED. CANTIDAD


20 PARACETAMOL, 120 mg/5 ml FRASCO 10


21 PARACETAMOL, 500 mg TABLETA 600


22 PREDNISONA, 5 mg TABLETA 200


23 SEDA NEGRA TRENZ. C/A RED. CORT. 3/0 MR 25 SOBRES 20


24 SULFADIAZINA DE PLATA 1% x 50 g TUBO 20


25 SULFAMETOXAZOL-TRIMETOPRIM, 800/160 mg TABLETA 500


26 SULFAMETOXAZOL-TRIMETOPRIM, 200/40 mg/ 5 mlx12 FRASCO 20


27 VENDAS DE GASA 4 X 1 m UNIDAD 30


28 VENDAS ELÁSTICAS 4 X 5 YARDAS UNIDAD 50


29 VENDAS ELÁSTICAS 6 X 5 YARDAS UNIDAD 50


30 YODOPOLIVIDONA 10% X 1.000 ml FRASCO 1


31 GUANTES DE EXAMEN CAJA X 100 T- 71/2 o M UNIDAD 100


32 INSUMOS


33 JERINGAS DESECHABLES c/aguja x 5 ml UNIDAD 100


34 JERINGAS DESECHABLES c/aguja x 1ml UNIDAD 10


35 CATÉTER INTRAVENOSO Nº 22 UNIDAD 5


36 CATÉTER INTRAVENOSO Nº 18 UNIDAD 5


37 INHALOCÁMARA PEDIÁTRICA UNIDAD 10


38 INHALOCÁMARA ADULTO UNIDAD 10


39 GUANTES DE LÁTEX DE EXAMEN 71/2 CAJA x 100 1


40 EQUIPO DE VENOCLISIS UNIDAD 20


41 BAJALENGUAS CAJA x 100 1


42 LENTES OSCURO CON PROTECCIÓN UVA-UVB UNIDAD 10


43 ALCOHOL YODADO X 1.000 ml UNIDAD 2


44 STIP /3M /PARA CATÉTER IV UNIDAD 10


Relación de medicamentos que contiene un estuche - Medicinas e insumos para 50 personas por 3 días*
(continuación)




Continúa


Botiquín de emergencias y desastres*
Insumos médico - quirúrgicos


Nº REFERENCIA DESCRIPCIÓN CANTIDAD TOTAL
I.1 AGUJAS DESECHABLES ESTÉRILES G 21 x 1 1/2” 400 agujas


I.2 AGUJAS CORTANTES CURVAS
Pequeña Nº 20
Grande Nº 9


10 agujas
10 agujas
10 agujas


I.3 BAJALENGUAS 300 unidades


I.4 CATÉTERES INTRAVENOSOS
Nº 16
Nº 20


10 catéteres
40 catéteres
20 catéteres


I.5 CUCHILLAS PARA BISTURÍ
Nº 15
Nº 20


20 cuchillas
40 cuchillas


I.6 EQUIPO DE VENOCLISIS
Macrogoteo sin aguja
Microgoteo


60 equipos
20 equipos


I.7 ESPARADRAPO
De 3 pulgadas 30 carretas


I.8 GUANTES DE LÁTEX DESECHABLES
Nº 6 1/2
Nº 7
Nº 7 1/2
Nº 8


100 pares
100 pares
100 pares
100 pares


168


M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


* Ministerio de Protección Social. República de Colombia. Grupo de Atención de Emergencias y Desastres.




Botiquín de emergencias y desastres
Insumos médico - quirúrgicos (continuación)


Continúa


Nº REFERENCIA DESCRIPCIÓN CANTIDAD TOTAL
I.9 JERINGAS DESECHABLES


De 2 ml
De 5 ml
De 10 ml
De 20 ml


100 jeringas
400 jeringas
60 jeringas
40 jeringas


I.10 SONDAS DE TÓRAX
Nº 34
Nº 36


10 sondas
10 sondas


I.11 SONDAS NASOGÁSTRICAS (LEVIN)
Nº 16
Nº 18


20 sondas
20 sondas


I.12 SONDAS VESICALES
Nelaton
Nº 12
Nº 14


Foley (permanente)
Nº 16
Nº 18


10 sondas
10 sondas


10 sondas
10 sondas


I.13 SUTURAS
Catgut cromado 3.0 aguja curva redonda 1/2 círculo pequeña.
Catgut cromado 2.0 aguja curva redonda 1/2 círculo grande.
Catgut simple 2.0 aguja curva redonda 1/2 círculo mediana.
Monofilamento poliamida NO adsorbible 4.0 aguja curva cortante 3/8 de
círculo pequeña.
Monofilamento poliamida NO adsorbible 2.0 Aguja curva cortante 3/8 de
círculo mediana.
Seda negra 3.0 Aguja curva redonda 1/2 círculo mediana


40 sobres
20 sobres
20 sobres
20 sobres


40 sobres


40 sobres


169


A
N


E
X


O
S




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


170


Nº REFERENCIA DESCRIPCIÓN CANTIDAD TOTAL
I.14 TORUNDAS DE ALGODÓN 400 torundas


I.15 VENDAS
Gasas 6 x 5
Gasas 5 x 5
Algodón laminado 5 x 5
Yeso 6 x 5
Yeso 5 x 5
Elástica 3x4


20 rollos
20 rollos
20 rollos
20 rollos
20 rollos
20 rollos


I.17 BOLSAS PARA BASURA 60 bolsas


I.18 ESPÉCULO VAGINAL DESECHABLE 40 espéculos


I.19 DELANTAL PLÁSTICO 8 delantales


Botiquín de emergencias y desastres
Insumos médico - quirúrgicos (continuación)




A
N


E
X


O
S


171


Botiquín de emergencias y desastres* (M) Medicamentos


Nº REFERENCIA NOMBRE
FORMA FARMACÉUTICA Y


CONCENTRACIÓN
CANTIDAD TOTAL


M.1 ANALGÉSICOS
Ácido acetilsalicílico
Acetaminofén
Acetaminofén
Dipirona
Tramadol


Tableta 500 mg
Tableta 500 mg
Jarabe 60 ml (5 ml/150 mg)
Ampolleta 1 gr/2 ml
Ampolla 50mg /ml


400 tabletas
400 tabletas
40 frascos
100 ampolletas
5 ampollas


M.2 ANESTÉSICO
Lidocaína 2% con Epinefrina
Lidocaína 2% sin Epinefrina


Frasco 50 ml
Frasco 50 ml


2 frascos
4 frascos


M.3 ANTIÁCIDO
Hidróxido de Aluminio
Hidróxido de Aluminio


Líquido 360 ml
Tabletas


20 frascos
140 tabletas


M.4 ANTIANÉMICOS
Fumarato Ferroso+Ácido Fólico


(para uso solo durante embarazo)
Sulfato Ferroso


Cápsula 330 mg+1000 mcg


Tabletas 100 mg


200 cápsulas


200 tabletas


M.5 ANTIBIÓTICOS
Ampicilina
Ampicilina
Penicilina G. benzatínica
Penicilina G. procaínica
Penicilina G. cristalina
Sulfametoxazol + trimetoprim
Sulfametoxazol + trimetoprim
Meritromicina
Clindamicina
Ampicilina


Tabletas 500 mg
Suspensión 3 g. (250 mg/5 ml)
Ampolletas 1’200.000 u
Ampolletas 800.000 u
Ampolletas 5’000.000 u
Tabletas 400 mg + 80 mg
Suspensión 200 mg+40 mg/5 ml
Tabletas 500 mg
Ampolla 300 mg/2 ml
Ampolla de 1 gramo


400 tabletas
30 frascos
30 ampolletas
60 ampolletas
40 ampolletas
400 tabletas
40 frascos
300 tabletas
40 ampolletas
30 ampollas


Continúa


* Ministerio de Protección Social. República de Colombia. Grupo de Atención de Emergencias y Desastres.




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


172


Nº REFERENCIA NOMBRE
FORMA FARMACÉUTICA Y


CONCENTRACIÓN
CANTIDAD TOTAL


Metronidazol
Gentamicina
Oxacilina
Doxiciclina
Amoxicilina
Dicloxacilina
Dicloxacilina


Tableta 500 mg.
Ampolleta 80 mg.
Ampolleta 1 g.
Cápsula 100 mg.
Suspensión 250 mg
Suspensión 250 mg
Cápsulas 500 mg.


400 tabletas
40 ampolleta
60 ampolletas
300 cápsulas
15 frascos
20 frascos
200 cápsulas


M.6 ANTICOLINÉRGICO
Atropina sulfato Ampolleta 1 mg/1 ml 20 ampolletas


M.7 ANTICONVULSIVANTES
Fenitoína sódica
Fenitoína sódica


Cápsula 100 mg.
Ampolla de 250 mg/5 ml.


50 cápsulas
5 ampollas


M.8 ANTIEMÉTICOS
Metoclopramida
Metroclopramida


Tableta 10 mg
Ampolleta 10 mg/2 ml.


24 tabletas
20 ampolletas


M.9 ANTIESPASMÓDICO
Butilbromuro de hioscina+paracetamol
Butilbromuro de hioscina


Tabletas 10 mg + 500 mg
Ampolletas 20 mg/1 ml.


100 tabletas
30 ampolletas


M.10 ANTIHIPERTENSIVOS
Captopril
Propanolol
Verapamilo


Tabletas 50 mg.
Tabletas 80 mg.
Tabletas 80 mg.


150 tabletas
100 tabletas
100 tabletas


M.11 ANTIHISTAMÍNICOS
Hidroxicina
Hidroxicina
Hidroxicina


Tabletas 25 mg.
Jarabe al 0.25% (25/ mg/10 ml)
Ampolleta 100 mg/2 ml.


40 tabletas
4 frascos
4 ampolletas


Continúa


Botiquín de emergencias y desastres* (M) Medicamentos (continuación)




A
N


E
X


O
S


173


Nº REFERENCIA NOMBRE
FORMA FARMACÉUTICA Y


CONCENTRACIÓN
CANTIDAD TOTAL


M.12 ANTINFLAMATORIOS
Diclofenaco
Diclofenaco
Ibuprofeno


Tabletas 50 mg.
Ampolletas 75 mg/3 ml
Tabletas 400 mg.


200 tabletas
40 ampolletas
200 tabletas


M.13 ANTIPARASITARIOS
Albendazol
Albendazol
Tinidazol
Tinidazol


Tabletas 200 mg
Suspensión 10 ml/ 100 mg/5 ml
Tabletas 500 mg.
Suspensión 30 cc 200 mg/1 ml.


80 tabletas
60 frascos
2000 tabletas
50 frascos


M.14 ANTISÉPTICOS
Yodopolividona
Yodopolividona


Solución 10 gr garrafa
Espuma 8 gr frasco/120 ml.


1 galón 3.5 L.
10 frascos


M.15 ANTIULCEROSOS
Ranitidina
Ranitidina
Sucralfate


Tabletas 150 mg
Ampolleta 50 mg/2ml.
Tabletas 1 gr.


260 tabletas
20 ampolletas
260 tabletas


M.16 BRONCODILATADORES
Aminofilina
Salbutamol
Salbutamol
Beclometasona


Ampolleta 240 mg/10 ml.
Tabletas 4 mg.
Inh. 100 mcg/200 dosis
Inh. 50 mcg/200 dosisg/1 ml.


7 ampolletas
120 tabletas
5 frascos
3 frascos


M.17 CORTICOSTEROIDES
Hidrocortisona
Metilprednisolona
Betametasona
Prednisolona


Vial 100 mg/2 ml
Frasco ampolleta 500 mg/8 ml
Ampolleta 4 mg/1 ml
Tabletas 5 mg.


7 viales
3 frascos
7 ampolletas
60 tabletas


Continúa


Botiquín de emergencias y desastres* (M) Medicamentos (continuación)




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


174


Nº REFERENCIA NOMBRE
FORMA FARMACÉUTICA Y


CONCENTRACIÓN
CANTIDAD TOTAL


M.18 DERMATOLOGICOS
Desonida
Clotrimazol
Loción de calamina
Neomicina + corticoide+ antimicótico
Benzoato de bencilo
Sulfadiazina de plata


Crema 0.05% Tubo 30 g
Crema 1% Tubo 40 g.
Loción Frasco 120 ml.
Ungüento
Loción Frasco 120 ml.
Crema 1% Pote 30 g.


20 tubos
20 tubos
20 frascos
20 tubos
15 frascos
5 potes


M.19 DIGITÁLICOS
Betametildigoxina
Betametildigoxina
Betametildigoxina


Ampolletas 0.2 mg/2 ml.
Tabletas 0.1 mg.
Gotas 0.6 mg/1 ml (45 gotas)


3 ampolletas
20 tabletas
1 frasco


M.20 DIURÉTICOS
Furosemida
Furosemida


Tabletas 40 mg
Ampolletas 20 mg


20 tabletas
5 ampolletas


M.21 ELECTROLITOS Y SOLUCIONES
Haemaccel 3.5%
Cloruro potásico
Cloruro de sodio
Solución hartman
Solución salina
Dextrosa 5% en agua
Sales de rehidratación
Agua para inyección
Sulfato de magnesio 20%
Gluconato de calcio


Frasco 500 ml.
Ampolleta 20 mEq/10 ml.
Ampolleta 20 mEq/10 ml.
Bolsas 500 ml.
Bolsas 500 ml.
Bolsas 500 ml.
Sobres
Ampolleta 2 ml.
Ampolleta 10 ml 200 mg/1 ml.
Ampolleta 10 ml 10%


2 frascos
10 ampolletas
10 ampolletas
30 bolsas
30 bolsas
10 bolsas
300 sobres
70 ampolletas
5 ampolletas
5 ampolletas


Continúa


Botiquín de emergencias y desastres* (M) Medicamentos (continuación)




A
N


E
X


O
S


175


Nº REFERENCIA NOMBRE
FORMA FARMACÉUTICA Y


CONCENTRACIÓN
CANTIDAD TOTAL


M.22 OFTALMOLÓGICOS
Sulfacetamida sódica 30%
Tobramicina
Neomicina + polimixina B +
corticoide.


Gotas frasco 15 ml.
Gotas 3 mg/1 ml frasco 5 ml.
Unguento


10 frascos
10 frascos
20 tubos


M.23 VASOCONSTRICTOR
Etilefrina Ampolleta 10 mg/1 ml. 5 ampolletas


M.24 VASODILATADORES CORONARIOS
Dinitrato de isosorbide
Dinitrato de isosorbide


Tableta 5 mg
Tableta 10 mg.


25 tabletas
30 tabletas


M.25 MULTIVITAMÍNICOS Jarabe. Frasco 260 ml 30 frascos


Botiquín de emergencias y desastres* (M) Medicamentos (continuación)




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


176


ANEXO 7


LA SEGURIDAD ALIMENTARIA Y NUTRICIONAL EN SITUACIONES DE EMERGENCIA*


MANEJO DE LOS ALIMENTOS EN SITUACIONES DE EMERGENCIA


1. ¿Cómo afectan los desastres la situación alimentaria y nutricional?


u No todos los desastres producen escasez de alimentos lo suficientemente seria para afectar gravemen-
te el estado nutricional de la población damnificada.


u La naturaleza de los problemas alimentario-nutricionales depende del tipo de desastre, su duración y
extensión, y del estado nutricional de la población antes del desastre.


u En general, los terremotos tienen poco efecto sobre las existencias de alimentos a largo plazo. Por el
contrario, los huracanes, las inundaciones y los tsunamis afectan directamente la disponibilidad de ali-
mentos por destrucción de cosechas, muerte de ganado y animales domésticos y destrucción de los
alimentos almacenados.


u Cualquier tipo de desastre ocasiona la desorganización de los medios de transporte, de comunicación
y la rutina social y económica; por estos motivos, aunque existan alimentos almacenados, la población
puede no tener acceso a ellos.


2. ¿Cuál es el propósito de la ayuda alimentaria?


u Prevenir la desnutrición de la población afectada por el desastre.


* Organización Panamericana de la Salud. Guías Técnicas sobre Desastres. http://www.paho.org/spanish/dd/ped/te_nutresp.htm.




A
N


E
X


O
S


177


u Sin embargo, es necesario planificar el tratamiento y el manejo de los casos de desnutrición que exis-
tían antes del desastre o que se desarrollen de forma aguda y que se harán evidentes durante las ope-
raciones de ayuda.


3. ¿Cuáles son las etapas que se deben seguir para asegurar un programa efectivo de ayuda ali-
mentaria?


u Hacer un estimativo de los alimentos disponibles.


u Calcular las necesidades alimentarias de la población afectada.


u Determinar las raciones alimentarias de acuerdo con las características de la población y la duración
estimada de los efectos del desastre sobre la misma.


4. ¿Cuáles son las prioridades de un programa de ayuda alimentaria en desastres?


u Proporcionar inmediatamente alimentos donde haya necesidad urgente o parece haberla, como pobla-
ciones aisladas, instituciones, hospitales, campos de refugiados, socorristas y personal de ayuda.


u Hacer un estimativo inicial de las necesidades de alimentos de la población afectada, teniendo en cuen-
ta las características demográficas de la misma.


u Identificar las fuentes de alimentos (depósitos de alimentos en otras partes del país, organizaciones de
ayuda alimentaria, etc.), transporte, almacenamiento y distribución de los mismos.


u Asegurar la inocuidad e idoneidad de los alimentos localmente disponibles y de los que se reciban.


u Vigilar estrechamente la situación alimentaria y nutricional, de forma tal que la obtención y el raciona-
miento de los alimentos puedan ser modificados según cambien las condiciones.




M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


178


5. ¿Cuál es el manejo adecuado de los alimentos?


u El propósito es asegurar su inocuidad y evitar las enfermedades transmitidas por los mismos.


u Hay que inspeccionar los alimentos recibidos, identificar y eliminar aquellos dañados, y verificar que los
envases o sacos de granos estén en buenas condiciones; desechar las latas de alimentos que estén abom-
badas, rotas u oxidadas, y rechazar aquellos productos cuya fecha de vencimiento haya caducado.


u Comprobar que las unidades de transporte no se hayan utilizado para transportar productos nocivos o
contaminantes.


u Asegurarse que los almacenes tengan buena ventilación y luz , y que los alimentos se coloquen sobre
tarimas que permitan la circulación del aire.


u Almacenar los alimentos por fecha de ingreso, de tal forma que los primeros en llegar sean los prime-
ros en salir.


ALIMENTACIÓN DE LOS DAMNIFICADOS


1. ¿Cómo podemos asegurar una alimentación adecuada dadas las circunstancias?


u Como una medida inmediata, proporcionar a cualquier grupo poblacional que esté o parezca estar en
alto riesgo nutricional, 3 o 4 kg de alimentos por persona para una semana. Lo importante es suminis-
trar una cantidad suficiente de energía durante esta etapa, aunque no sea una dieta balanceada.


u Para un periodo corto, 1.700 kcal al día pueden prevenir el deterioro severo del estado nutricional y la
hambruna.





A
N


E
X


O
S


179


2. ¿Cómo calcular las raciones de ayuda alimentaria?


u Los alimentos deben ser parte del patrón alimentario de la población.


u La cantidad de alimentos en una ración depende del momento de la crisis y de los recursos disponibles.


u Para un periodo de semanas, o incluso meses, y cuando los damnificados dependen exclusivamente o
casi exclusivamente de la ayuda alimentaria, las raciones deben proporcionar de 1.700 a 2.000 kcal por
persona por día


3. ¿Cuáles son los factores que se deben tener en cuenta en la preparación de las raciones?


u La ración de alimentos debe ser lo más simple posible: un alimento básico (por ejemplo, arroz, maíz o
harina de trigo), una fuente concentrada de energía (por ejemplo, aceite u otra grasa) y una fuente
concentrada de proteína (por ejemplo, pescado - seco o enlatado - o carne enlatada).


u Aunque las leguminosas secas son una excelente fuente de proteína hay que tener en cuenta las difi-
cultades de cocción.


u Además de la ración básica, los grupos vulnerables (niños menores de 5 años, mujeres embarazadas o
lactando y personas desnutridas) necesitan recibir un suplemento.


4. ¿Cómo podemos hacer un estimativo de las necesidades de alimentos a mediano plazo, de
acuerdo con las raciones alimentarias?


u Tener en cuenta el efecto del desastre sobre las cosechas, el ganado y los factores del medio ambien-
te (grandes embalses, lodazales, avalanchas, cenizas volcánicas, etc.).


u Número aproximado y composición de la población afectada.





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


180


u Si los damnificados se hallan en albergues sin posibilidades de cocinar, los alimentos se deben distribuir
ya cocinados.


u Las raciones crudas se darán preferiblemente por familias y para un cierto periodo (por ejemplo, para
una semana).


u Composición de una ración alimentaria que proporcione aproximadamente 1.700 kcal:


Cereal base (ej. arroz) 400g


Una grasa (ej. aceite) 15g


Alimento proteínico (ej. pescado seco) 45g


u Un simple cálculo aritmético nos dará las necesidades de alimentos para una familia de cinco personas,
una población de 1.000, un día, un mes, etc.


5. ¿Cuál es el papel de la Oficina de la OPS en los programas de ayuda alimentaria después de
los desastres?


u Colaborar con las autoridades nacionales y locales en las actividades prioritarias.


u Colaborar con las agencias y organismos relevantes y, si no existe un grupo coordinador, organizarlo.


u Identificar las fuentes de recursos.


u Proporcionar personal con experiencia.





A
N


E
X


O
S


181


ANEXO 8


DESINFECCIÓN DEL AGUA*


Un gran número de personas está expuesto a riesgos de salud relacionados con el agua, debido a fallas en
la desinfección o su ausencia total. Las consecuencias son evidentes: la alta tasa de enfermedades transmitidas
por el agua en la zona de desastres, incluso con enfermedades graves como el cólera, como ocurrió en Perú en
1999 en una etapa posterior al FEN 98.


La desinfección del agua destinada al consumo humano puede definirse como un proceso de destrucción o
inactivación de los agentes patógenos y otros microorganismos indeseables. La esterilización es el proceso de
destrucción completa de toda materia viviente, incluso esporas, quistes y virus, mediante procedimientos médi-
cos y de laboratorio.


El objetivo de la desinfección es asegurarse de que el consumidor reciba agua esencialmente salubre,
mediante la destrucción de la mayoría de los agentes patógenos y evitar que en su distribución ocurra un cre-
cimiento microbiológico.


Características deseables de un desinfectante de agua:


u debe destruir o inactivar en un tiempo dado, la mayoría de los agentes patógenos presentes en el
agua;


u el análisis para determinar su presencia y cantidad debe ser exacto, sencillo y rápido de hacer en el
terreno;


* Reiff, Fred. Vicente Witt. Manual de desinfección. Guías para la selección y aplicación de tecnologías de desinfección de agua para consumo humano en
pueblos pequeños y comunidades rurales en América Latina y el Caribe. Serie técnica Nº 10000, OPS/OMS, 1995




u la desinfección debe ser fiable para usar el agua con confianza;


u debe mantener un nivel de concentración residual importante en el proceso de distribución;


u no debe introducir sustancias tóxicas o, en cualquier caso, éstas deben mantenerse en cantidades míni-
mas;


u debe ser razonablemente seguro y conveniente para manejar y aplicar en situaciones extremas o de
emergencia;


u el costo, así como el equipo que se use, deben ser adecuados y alcanzables.


La mayoría de los desinfectantes del agua se agrupan en las siguientes categorías:


a. Oxidantes químicos: flúor, radical hidroxilo, oxígeno atómico, ozono, peróxido de hidrógeno, permangana-
to, bióxido de cloro, ácido hipocloroso, cloro, bromo, yodo.


b. Radiación ultravioleta


c. Iones metálicos


d. Calor


El ácido hipocloroso puede penetrar por la pared de las células bacterianas destruyendo su integridad y per-
meabilidad y los grupos sulfidrilos inactivan las enzimas esenciales para su proceso metabólico.


Cualquiera que sea el mecanismo del proceso, desde el punto de vista práctico, existen dos técnicas de clo-
ración: cloración residual combinada, cuando el cloro residual está en forma de cloraminas o compuestos orgá-
nicos; y cloración residual libre, cuando el cloro está en forma de ácido hipocloroso. El cloro residual libre es 100
veces más eficaz que los residuales.


M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


182




A
N


E
X


O
S


183


La eficacia del cloro se puede resumir de la siguiente forma:


a. bacterias: destruye Shigella, Salmonella y vibriones, hasta E. coli que es la más resistente.


b. Virus: rotavirus, virus de la hepatitis, poliomielitis, coxsackie y ecovirus.


c. Protozoos: Entamoeba histolytica que es 160 veces más resistente que E. coli; los quistes de Giardia lamblia
pueden persistir, por lo que se hace imperativo filtrar el agua antes de clorarla. Igualmente, deben tenerse
en cuenta para la eliminación de Cryptosporidium y de Balantidium.


Si bien el cloro asegura una adecuada desinfección del agua contra virus, bacterias y algunos protozoos,
deben tenerse en cuenta otras técnicas que apoyen la desinfección.


TIPO DE FUENTE TRATAMIENTO RECOMENDADO


AGUA SUBTERRÁNEA


Pozos profundos protegidos, esencialmente libres de contaminación fecal Desinfección


Pozos superficiales no protegidos, con probabilidad de contaminación fecal Filtración y desinfección


AGUAS SUPERFICIALES


Aguas embalsadas protegidas en tierras altas, esencialmente libres
de contaminación fecal


Desinfección


Aguas embalsadas en ríos o tierras altas no protegidas, contaminación fecal Filtración y desinfección


Ríos no protegidos en tierras bajas, contaminación fecal Desinfección previa o almacenamiento, filtración
y desinfección


Cuenca hidrográfica no protegida, contaminación fecal considerable Desinfección previa o almacenamiento, filtración,
tratamiento suplementario y desinfección


Cuenca hidrográfica no protegida; contaminación fecal manifiesta No se recomienda su utilización para el abastecimiento
de agua potable


Tratamientos recomendados para diferentes fuentes
con el fin de producir agua con riesgo bajo





Ya se ha mencionado que el cloro es el desinfectante más empleado en los suministros de agua pequeños
en la zona del Caribe y América Latina, ya sea en forma de gas o de hipoclorito, que se obtiene como polvo,
líquido, tabletas o gránulos.


La forma más económica de cloración es emplear gas cloro que cuesta la cuarta parte del hipoclorito; sin
embargo, los equipos de instalación para un sistema inicial y los requisitos de instalación lo hacen más costoso
que las instalaciones y los hipocloradores.


Para la desinfección del agua de uso doméstico, los hipocloritos de calcio y de sodio son más apropiados que
el gas cloro licuado. También existen compuestos más complejos de cloro que se venden específicamente como
desinfectantes de suministros de agua doméstica o individuales.


El hipoclorito de sodio es una solución que se puede obtener en concentraciones del 1% al 10%. A concen-
traciones mayores del 10% es inestable. Las soluciones comerciales de hipoclorito pueden ser apropiadas, pero
si se producen específicamente para lavar ropa y limpieza doméstica general, suelen contener otras sustancias
tóxicas, en cuyo caso no se deben usar para la desinfección del agua para consumo humano.


El hipoclorito de calcio se vende en forma de polvo o gránulos con concentraciones de 20%, 35%, 65% y
70% de cloro disponible y en tabletas en concentraciones de 65% y 70% de cloro disponible. Desde el punto
de vista práctico, generalmente es mucho más fácil y más exacto administrar una solución de hipoclorito que
una de polvo o de gránulos al desinfectar agua a nivel doméstico. Por tanto, es práctica común preparar una
solución madre con una concentración de cloro disponible del 1% para este fin.


M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


184




A
N


E
X


O
S


185


Una solución madre del 1% es más estable; por tanto, puede almacenarse por mucho tiempo.


Actualmente, se emplea la producción de hipoclorito de sodio por electrólisis a nivel local, por lo que su uso
está incrementándose rápidamente.


La desinfección del agua en recipientes de uso doméstico se puede realizar usando esta solución madre de
la siguiente manera:


Nombre del compuesto Cloro disponible (%)
Gramos de compuesto de


cloro por litro de agua
Cal clorada 20 50


Cal clorada 25 40


Hipoclorito de calcio 35 28,6


Hipoclorito de calcio HTH 65 15,4


Hipoclorito de calcio HTH 70 14,3


Preparación de 1 litro de solución madre del 1% de hipoclorito
con diversos compuestos de hipoclorito de calcio




Dosis deseada: 5 mg de cloro por litro
Para agua turbia muy contaminada


M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


186


Cloro libre disponible
Volumen del recipiente en litros


1 10 15 20


0,5 % 8 gotas 80 gotas
(4 ml)


120 gotas
(6 ml)


160 gotas
(8 ml)


1 % 4 gotas 40 gotas
(2 ml)


60 gotas
(3 ml)


80 gotas
(4 ml)


2 % 2 gotas 20 gotas
(1 ml)


30 gotas
(1,5 ml)


40 gotas
(2 ml)


5 % 1 gota 8 gotas 12 gotas 16 gotas
(0,8 ml)


10 % 1 gota 4 gotas 6 gotas 8 gotas


Cloro libre disponible
Volumen del recipiente en litros


1 10 15 20


0,5 % 20 gotas 200 gotas
(10 ml)


300 gotas
(15 ml)


400 gotas
(20 ml)


1 % 10 gotas 100 gotas
(5 ml)


150 gotas
(7,5 ml)


200 gotas
(10 ml)


2 % 5 gotas 50 gotas
(2,5 ml)


75 gotas
(3,75 ml)


100 gotas
(5 ml)


5 % 2 gotas 20 gotas
(1 ml)


30 gotas
(1,5 ml)


40 gotas
(2 ml)


10 % 1 gota 10 gotas
(0,5 ml)


15 gotas
(0,75 ml)


20 gotas
(1 ml)


Desinfección de agua en recipientes domésticos de varias capacidades con diferentes
concentraciones de soluciones de hipoclorito para suministrar dosis de 2 a 5 mg/litro


Dosis deseada: 2 mg de cloro por litro
Para agua de poca turbiedad pero contaminada





A
N


E
X


O
S


187


NOMBRE COMERCIAL
Ingredientes químicos activos


ENVASE Y
DOSIS RECOMENDABLE


COSTO / TABLETA
EN US $


Halazone
(carboxibencenosulfurodicloroamida)
tabletas de 4,0 mg
tabletas de 160 mg


Botella de 100 tabletas


1 tab. por litro de agua
1 tab. por 40 litros de agua


0,02
0,05


Potable agua o Globaline
(hidroperiyoduro de tetraglicina)
tabletas de 8 mg


Botella de 50 tabletas


1 tab. por litro de agua 0,05 – 0,10


Aquatabs
(dihidroisocianato de sodio)
tabletas de 17 mg
tabletas de 85 mg
tabletas de 167 mg


Tira por 50 tabletas


1 tab. por 5 litros de agua
1 tab. por 25 litros de agua
1 tab. por 50 litros de agua


0,0065
0,0158
0,005


Chlor-floc
(dicloro-s-triacinetriona de sodio)
tabletas de 600 mg
(contienen agentes floculadores)


Paquete de 10 tabletas


1 tab. por litro de agua 0,05 – 0,10


Desinfectantes comerciales comunes para uso doméstico e individual





ANEXO 9


OTRO FORMULARIO PARA EVALUACIÓN RÁPIDA DE EDIFICACIONES


M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


188


CONDICIÓN TIPO DE DAÑO CARACTERÍSTICAS DECISIÓN


HABITABLE NINGUNO Sin daño visible en los elementos estructura-
les. Posibles fisuras en el revoque de paredes
y techos. Se observan, en general, pocos
daños en la construcción.


No representan peligro para las personas y pue-
den ser utilizadas inmediatamente o luego de
su reparación. Sólo necesitan retoques que pue-
den hacerse sin desocuparlas.


LIGERO Fisuras en el revoque de paredes y techo.
Gran cantidad de revoque caído. Grietas
importantes o derrumbe parcial de chime-
neas o áticos. Distorsión, agrietamiento y
deterioro parcial con caída del techo de
cubierta. Fisuras en elementos estructurales.


NO HABITABLE MODERADO Fisuras diagonales y de otro tipo en paredes
con abertura. Fisuras grandes en elementos
estructurales de concreto: columnas, vigas,
muros. Dislocación, agrietamiento y caída del
techo


Deben ser evacuadas inmediatamente después
del sismo. El acceso a ellas debe ser controlado
y no podrán ser utilizadas antes de su repara-
ción y reforzamiento.


FUERTE Grietas grandes con o sin separación en las
paredes. Grandes grietas y trituración de
material en los elementos estructurales.
Pequeña dislocación o separación de elemen-
tos de concreto reforzado y grietas grandes
en vigas, columnas y muros. Pequeña dislo-
cación de elementos constructivos y de toda
la edificación


Continúa




A
N


E
X


O
S


189


La evaluación rápida de una edificación o inspección de emergencia para determinar su grado de seguridad
o inseguridad podría tener también otros criterios más simples; así, tenemos:


CONDICIÓN TIPO DE DAÑO CARACTERÍSTICAS DECISIÓN


DESTRUIDA GRAVE Los elementos estructurales están muy dete-
riorados y dislocados con un número signifi-
cativo de ellos destruidos. La edificación está
parcialmente o totalmente en ruinas.


Debe evacuarse totalmente apenas ocurrido el
sismo y prohibirse absolutamente el acceso


Adaptado de: Cardona OD. Serie 3000; Cruz Roja Colombiana
Tomado de: Curso EDAN, OFDA


NIVEL CONDICIÓN CALIFICACIÓN


1 Derrumbe total o parcial, edificación separada de su cimentación o falla de ésta. Hundimiento provoca-
do por el sismo.


Insegura


2 La edificación, o cualquiera de sus pisos, se encuentra apreciablemente inclinada. Insegura


3 Daños importantes en elementos estructurales (columnas, vigas, muros, losas, etc.). Insegura


4 Daños graves en muros no estructurales, escaleras o cubos de ascensores. Insegura


5 Grietas grandes en el terreno, movimiento masivo del suelo. Insegura


6 Elementos de fachada, vidrios, chimeneas u otros elementos en peligro de caer. Área insegura


7 Presencia de otros tipos de riesgo (por ejemplo, derrames tóxicos, peligro de contaminación, líneas de
gas rotas, líneas de energía caídas).


Área insegura


Criterios básicos para la evaluación rápida


Tomado de: Rodríguez M, Castrillón E. Manual de evaluación post-sísmica de la seguridad estructural de edificaciones. México: Instituto de Ingeniería UNAM,
Serie 569; septiembre, 1995.
Insegura: debe evacuarse de inmediato
Área insegura: evaluar la posible evacuación del área, colocar barreras y cercar la zona





M
A


N
U


A
L


D
E


E
V


A
LU


A
C



N


D
E


D
A


Ñ
O


S
Y


N
E


C
E


SI
D


A
D


E
S


E
N


S
A


LU
D


P
A


RA
S


IT
U


A
C


IO
N


E
S


D
E


D
E


SA
ST


RE


190


BIBLIOGRAFÍA


Bell, Paul C. Sarmiento, Juan Pablo. Segura, Nelly. Compiladores. Conferencia hemisférica para la reducción de riesgos:
contribución al seguimiento de la Tercera Cumbre de las Américas. Informe (1a: 2001: San José, Costa Rica) – 1d. San
José, Costa Rica: INTERNEM; 2003.


El Proyecto Esfera, Carta Humanitaria y Normas Mínimas de Respuesta Humanitaria en Casos de Desastre.
http://www.sphereproject.org.


Heller L. Saneamiento y salud. Lima, Perú: OPS-CEPIS, 1997.


Noji, Eric K. editor. Impacto de los desastres en la salud pública. Bogotá, Colombia: OPS, 2000.


Ministerio de Salud. Oficina de Defensa Nacional. Plan operativo de la Oficina de Defensa Nacional/Preparativos para
Emergencias y Desastres, Lima, Perú, 1999.


Organización Panamericana de la Salud. Emergencias y desastres en sistemas de agua potable y saneamiento. Guía para
una respuesta eficaz. Washington, D.C.: OPS, 2001.


Organización Panamericana de la Salud. Gestión de residuos sólidos en situaciones de desastre. Washington, D.C.: OPS,
2003.


Organización Panamericana de la Salud. Guías técnicas para situaciones de desastres.
http://www.paho.org/spanish/dd/ped/salud_ambiental.htm.


Organización Panamericana de la Salud. Fundamentos para la mitigación de desastres en establecimientos de salud.
Washington, D.C.: OPS, 1999.


Organización Panamericana de la Salud. Logística y gestión de suministros humanitarios en el sector salud. Washington,
D.C.: OPS, 2001.


Organización Panamericana de la Salud. Los desastres naturales y la protección de la salud. Publicación científica No. 575.
Washington, D.C.: OPS, 2000.





B
IB


LIO
G


RA
FÍA


191


Organización Panamericana de la Salud. Logística y gestión de suministros humanitarios en el sector salud. Washington,
D.C.: OPS, 2001.


Organización Panamericana de la Salud. Lecciones aprendidas en América Latina de mitigación de desastres en instala-
ciones de salud. Aspectos de costo-efectividad. Washington, D.C.: OPS, 1997.


Organización Panamericana de la Salud. Curso Planeamiento hospitalario para desastres. 2003.


Organización Panamericana de la Salud. Vigilancia epidemiológica sanitaria en situaciones de desastre. Guía para el nivel
local. Washington, D.C.: OPS, 2002.


Organización Panamericana de la Salud. Vigilancia epidemiológica con posterioridad a los desastres naturales.
Publicación científica No. 420. Washington, D.C.: OPS, 1989.


Reiff, Fred. Vicente UIT. Manual de desinfección. Guías para la selección y aplicación de tecnologías de desinfección de
agua para consumo humano en pueblos pequeños y comunidades rurales en América Latina y el Caribe. Serie técnica
No. 10000. OPS/OMS, 1995.


Rodríguez M. Castrillón E. Manual de evaluación post-sísmica de la seguridad estructural de edificaciones. México:
Instituto de Ingeniería, UNAM, 1995


Sáenz L. Plan sectorial de salud para emergencias y desastres. 1985


Seaman, J. Epidemiología de desastres naturales. Washington, D.C.: OPS, 1989.


USAID/OFDA. Curso Evaluación de Daños y Análisis de Necesidades. San José de Costa Rica, 1995.




192


Área de Preparativos para Situaciones
de Emergencia y Socorro en Casos de Desastre


La OPS creó en 1976 esta Área, en respuesta a la solicitud planteada por los Países Miembros de establecer una unidad técnica para
ayudar al sector salud a reforzar las actividades de preparativos, respuesta y mitigación para desastres.
Desde esa fecha el objetivo principal del Área ha sido apoyar al sector salud en el fortalecimiento de los programas nacionales para
la reducción de desastres y su interacción con todos los sectores involucrados en la misma. Este apoyo se ha dado en tres áreas
principales:
En la parte de preparativos, además de la promoción constante para fortalecer los programas en los ministerios de salud, son acti-
vidades regulares las acciones de capacitación (a través de cursos y talleres) y la elaboración y distribución de materiales de capaci-
tación (libros, diapositivas y videos).
La parte de mitigación tiene también una relevancia especial, por cuanto invertir en preparación puede ser inútil, si cuando ocurre un
desastre el hospital o el centro de salud colapsan, justo en el momento de mayor necesidad. La OPS promueve y apoya su inclusión
en los programas nacionales de reducción de desastres.
En la respuesta a los desastres, la OPS trabaja con los países afectados para identificar y evaluar las necesidades y los daños, llevar
a cabo la vigilancia epidemiológica y control del agua potable, movilizar asistencia internacional y manejar los suministros humani-
tarios. La OPS ha establecido el Fondo Voluntario de Asistencia para Emergencias que pretende recaudar dinero para apoyar las acti-
vidades post-desastre.
El Área cuenta además con varios proyectos técnicos especiales: Mitigación de Desastres en Hospitales y Sistemas de Agua Potable,
Sistema de Manejo de Suministros Humanitarios (SUMA), El uso de Internet para Desastres y Emergencias y El Centro Regional de
Información sobre Desastres (CRID).


Sede Central
525 Twenty-third Street, N.W.
Washington, D.C. 20037, EUA
Tel. (202) 974 3520
Fax: (202) 775 45 78
disaster@paho.org
www.paho.org/desastres/


Centroamérica
Apartado Postal 3745
San José 1000, Costa Rica
Tel. (506) 224 6690
Fax (506) 224 7758
pedcor@sol.racsa.co.cr


El Caribe
P.O. Box 508
Bridgetown, Barbados
Tel. (246) 436 6448
Fax (246) 436 6447
disaster@cpc.paho.org


Sudamérica
Apartado Postal 17-07-8982
Quito, Ecuador
Tel. (593-2) 2 460 274
Fax (593-2) 2 256 174
pedecu@ecu.ops-oms.org
www.disaster-info.net/PED-Sudamerica/


Oficinas del Área de Preparativos para Situaciones de Emergencia y Socorro en Casos de Desastre


N D


IN


A LUTSOR


O
P
S


A
H
O


P


E


O V I M U


P




193


CENTRO REGIONAL DE INFORMACIÓN SOBRE DESASTRES
América Latina y el Caribe (CRID)


El CRID contribuye a que los países de América Latina y el Caribe tengan el mejor acceso posible a las fuentes y recursos de información sobre desas-
tres, ayudando a sus usuarios a tomar las decisiones más adecuadas para la gestión y reducción de los efectos de los mismos.


El CRID cuenta con el soporte de seis organizaciones y agencias:
• Organización Panamericana de la Salud - Oficina Regional de la Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS);
• Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres (UN/EIRD);
• Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias de Costa Rica (CNE);
• Federación Internacional de Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y Media Luna Roja (IFRC);
• Centro de Coordinación para la Prevención de los Desastres Naturales en América Central (CEPREDENAC )
• Oficina Regional de Emergencias de Médicos sin Fronteras (MSF).


Los objetivos del CRID son:
- Mejorar la recopilación, procesamiento y diseminación de información sobre desastres.
- Fortalecer las capacidades locales y nacionales para el establecimiento y mantenimiento de centros de información sobre desastres.
- Promover el uso de tecnologías de información.
- Apoyar el desarrollo del Sistema Regional de Información sobre Desastres.


El CRID presta los siguientes servicios:
- Búsquedas bibliográficas por Internet, CDROM, o por consulta directa en el Centro.
- Publicación y distribución de bibliografías (Bibliodes).
- Acceso directo vía Internet a una amplia colección de documentos en texto completo.
- Distribución de publicaciones y material de capacitación.
- Edición y distribución de materiales didácticos sobre gestión de unidades de información, metodología bibliográfica, tesaurus e Internet.
- Distribución masiva de materiales de información pública y técnica
- Asesoría técnica y capacitación para crear centros de información sobre desastres.


El CRID promueve y apoya el fortalecimiento de un sistema regional de información en América Latina y el Caribe a través de el soporte técnico a
centros nacionales y locales, el desarrollo de metodología, instrumentos y herramientas comunes, y la creación de servicios comunes.


Conozca el CRID en Internet: visite http://www.crid.or.cr


Centro Regional de Información de Desastres (CRID)
Apartado Postal 3745-1000 San José, Costa Rica • Tel.: (506) 296-3952, Fax: (506) 231-5973• crid@crid.or.cr


CRID, la mejor fuente de información sobre desastres en América Latina y el Caribe.





Layout 1
Share