INEE_MSEE_Es.qxd

NORMAS MÍNIMAS PARA LA EDUCACIÓN
EN SITUACIONES DE EMERGENCIA,
CRISIS CRÓNICAS
Y RECONSTRUCCIÓN TEMPRANA


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:52 Page 1




La Red Interinstitucional para la Educación en Situaciones de Emergencia (INEE por sus siglas en
inglés) es una red global de más de 100 organizaciones y 800 miembros individuales que trabajan
conjuntamente para velar por el derecho a la educación en situaciones de emergencia y
reconstrucción después de una crisis. La Red es responsable de reunir y diseminar información
sobre la educación en emergencias, promover el derecho a la educación para las personas afectadas
por éstas y velar por el intercambio regular de información entre los miembros y asociados.
La INEE es dirigida por un Grupo Directivo compuesto por representantes de CARE de los Estados
Unidos, el International Rescue Committee (IRC por sus siglas en inglés; Comité Internacional
de Rescate), la International Save the Children Alliance (SCF por sus siglas en inglés; Alianza
Internacional para Salvar a los Niños), el Norwegian Refugee Council (NRC por sus siglas en inglés;
Consejo Noruego sobre Refugiados), la UNESCO, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas
para los Refugiados (ACNUR), UNICEF y el Banco Mundial.


Para más información, contacte a INEE:
c/o UNESCO
ED/EPS
7 Place de Fontenoy
75007 París Francia
coordinator@ineesite.org
www.ineesite.org


INEE © 2004


ISBN 1-58030-C34-0


Todos los derechos reservados. Este material tiene derecho de autor pero puede ser reproducido
por cualquier método con propósitos educativos. Para todos esos usos se requiere permiso formal,
pero normalmente es proporcionado de inmediato. Para su copia en otras circunstancias o para
ser utilizado en otras publicaciones, o para traducirlo o adaptarlo, se requiere un permiso previo
por escrito del poseedor del derecho de autor.


Fotografías de cubierta: International Rescue Committee


Diseñado e impreso por: DS PrintlRedesign, Londres


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:52 Page 2




INDICE
Introducción


Normas mínimas para la educación en situaciones de emergencia ........................................................5


1. Normas mínimas comunes a todas las categorías: ..............................................................................11
Participación comunitaria (participación y recursos) ..................................................................................14
Análisis (Valoración, estrategia de respuesta, seguimiento y evaluación) ..........................................20
Apéndice 1: Marco de la valoración ....................................................................................................................29
Apéndice 2: Planificación en una emergencia:
lista de comprobación del análisis de la situación ......................................................................................30
Apéndice 3: Formulario de obtención de información
y valoración de necesidades ................................................................................................................................33


2. Acceso y ambiente de aprendizaje
(acceso por igual, protección y bienestar, e instalaciones) ........................................................................39
Apéndice 1: Lista de comprobación psicosocial ............................................................................................49
Apéndice 2: Lista de comprobación del programa de alimentación escolar ......................................51


3. Enseñanza y aprendizaje (planes de estudio, capacitación, instrucción y valoración) ................55


4. Maestros y otro personal educativo (reclutamiento y selección,
condiciones de trabajo, apoyo y supervisión) ................................................................................................67
Apéndice 1: Código de conducta del maestro ................................................................................................76


5. Política educativa y coordinación (formulación y promulgación de la política,
planificación e implementación, y coordinación) ..........................................................................................77


Anexos
Anexo 1: Terminología ..............................................................................................................................................87
Anexo 2: Referencias y Guía de Recursos ........................................................................................................91
Anexo 3: Agradecimientos....................................................................................................................................102


Formulaire d'appréciation ....................................................................................................................................107


Para otra documentación sobre formularios de evaluación y listas de comprobación,
y para vínculos con la Carta Humanitaria de Esfera y documentos que referencian vínculos
de las Normas mínimas para la Educación en Situaciones de Emergencias (MSEE por sus siglas
en inglés) con Normas de Esfera y Directrices de Terreno del ACNUR para la Educación, por favor,
ir a http://www.ineesite.org/standards/msee.asp y/o ver el CD-ROM de MSEE, el cual está
disponible a través del sitio en Internet de INEE.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:52 Page 3




INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:52 Page 4




Las Normas Mínimas para la Educación en Situaciones de Emergencia (MSEE por
sus siglas en inglés), son tanto un manual como una expresión de compromiso,
desarrolladas a través de un proceso amplio de colaboración, para que todos los
individuos —niños, jóvenes y adultos— tengan el derecho a la educación en
situaciones de emergencia. Ellas hacen eco de las creencias principales del
Proyecto Esfera: que deben tomarse todos los pasos posibles para aliviar el
sufrimiento humano que surge de la calamidad y el conflicto, y que las personas
afectadas por desastres tienen derecho a una vida digna.


Visión general


Todos los individuos tienen derecho a la educación. Este derecho está articulado a muchas
convenciones y documentos internacionales, que incluyen la Declaración Universal de los Derechos
Humanos (1948); la Convención sobre el Estatus de los Refugiados (1951); el Convenio de Ginebra
(IV) Relativo a la Protección de las Personas Civiles en Tiempo de Guerra; el Pacto sobre Derechos
Económicos, Sociales y Culturales (1966); la Convención sobre los Derechos del Niño (1989); y el
Foro Mundial de Educación de Dakar Marco de Acción (2000), que promovió la Educación para Todos.


La educación en emergencias y durante crisis crónicas y esfuerzos de reconstrucción temprana, puede
ser tanto para salvar vidas como para sustentarlas. Esta puede salvar vidas protegiéndolas contra
la explotación y el daño, o diseminando mensajes claves de supervivencia sobre aspectos tales como
protección ante minas terrestres o la prevención del VIH/SIDA. Sustenta la vida ofreciendo estructura,
estabilidad y esperanza para el futuro durante tiempos de crisis, particularmente para niños
y adolescentes. La educación en emergencias también ayuda a remediar el dolor dejado por malas
experiencias, desarrolla habilidades y ayuda a la resolución de conflictos y construcción de la paz.


Normas mínimas para la educación en situaciones de emergencia 5


Introducción:
Normas mínimas
para la educación
en situaciones
de emergencia


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:52 Page 5




En años recientes ha existido un aumento en la concientización de la necesidad de programas
educativos formales y no formales en situaciones de emergencia. Millones de niños, jóvenes y
adultos se han beneficiado de los esfuerzos de las autoridades educativas y de los organismos
humanitarios locales e internacionales. Con un mayor énfasis en la educación, han emergido dos
aspectos importantes:
1. el reconocimiento de que los individuos no pierden su derecho a la educación durante


las emergencias, y que la educación no puede permanecer “fuera” de la corriente principal
del debate humanitario, y debe ser vista como una respuesta humanitaria prioritaria; y


2. el deseo y el compromiso amplios para velar por un nivel mínimo de calidad, acceso y
responsabilidad por la educación en situaciones de crisis.


Como respuesta, en el año 2003 se constituyó un grupo de trabajo para facilitar el desarrollo
de normas mínimas universales para la educación en emergencias. La iniciativa fue acogida dentro
de la Red Interagencial para la Educación en Situaciones de Emergencias (INEE), una red abierta
de organismos de la ONU, ONGs, donantes, personal que trabaja en el terreno, investigadores
e individuos de las poblaciones afectadas que trabajan en conjunto para velar por el derecho
a la educación en emergencias y la reconstrucción después de crisis. La red es responsable de reunir
y diseminar las buenas prácticas, herramientas e investigaciones, de promover el derecho a la
educación para las personas afectadas por emergencias mediante recomendaciones y de garantizar
el intercambio regular de información entre sus miembros y asociados. La INEE también identifica
vacíos en cuanto a recursos y alienta el desarrollo de los mismos a través de los equipos operativos
convocados por las organizaciones miembros de la INEE.


Estas normas mínimas universales se presentan en este manual, el cual es el resultado de un proceso
consultivo amplio para desarrollar las normas mínimas para la educación en emergencias. A partir
del año 2003, trabajando con una amplia base de beneficiarios, el Grupo de Trabajo del INEE sobre
Normas Mínimas para la Educación en Situaciones de Emergencias (WGMSEE por sus siglas
en inglés) facilitó el desarrollo de normas, indicadores y notas orientadoras que articulan el nivel
mínimo a alcanzar del acceso a la educación e impartición de ésta en emergencias, a través
de la etapa de reconstrucción temprana.


Los componentes fundamentales de este proceso de desarrollo fueron las consultas nacionales, sub-
regionales y regionales; los datos de entrada de las consultas en-línea a través de la lista del servidor de
INEE; y un proceso de revisión por pares. La información reunida en cada paso fue usada para informar a
la siguiente fase del proceso.


Más de 2,250 individuos de más de 50 países han contribuido al desarrollo de las normas mínimas.
Entre enero y mayo del año 2004, el WGMSEE facilitó cuatro consultas regionales que cubrieron África,
Asia, América Latina, el Oriente Medio y Europa. Los 137 delegados a esas consultas regionales
incluyeron representantes de poblaciones afectadas, ONGs internacionales y locales, gobiernos y
organismos de la ONU en 51 países. Previo a las consultas regionales, los delegados y los miembros
de INEE coordinaron más de 110 consultas nacionales y sub-regionales en 47 países, recogiendo datos
de entrada e información de representantes de ONG, gobierno y la ONU; donantes; académicos; y más
de 1,900 representantes de comunidades afectadas, incluyendo estudiantes, maestros y otro personal
educativo. Los delegados a las consultas regionales para desarrollar las normas mínimas regionales
se basan en las normas, los indicadores y las notas orientadoras desarrollados en las consultas nacionales
y locales, así como en más de 100 respuestas de la lista del servidor de INEE. En el proceso de revisión


6 Normas mínimas para la educación en situaciones de emergencia


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:52 Page 6




por pares que tuvo lugar durante el verano del año 2004 intervinieron más de 40 expertos quienes
analizaron y aguzaron las normas regionales en un grupo de normas universales.


Las normas mínimas resultantes fueron elaboradas sobre las bases de la Convención sobre
los Derechos del Niño (CRC por sus siglas en inglés), el Marco de Acción de Dakar sobre Educación
para Todos (EPT, EFA por sus siglas en inglés), las Metas de Desarrollo de la ONU para el Milenio
(ODM) y la Carta Humanitaria del Proyecto Esfera. La CRC, los ODM y EPT establecen el derecho
a la educación de calidad para todos, incluyendo aquellos afectados por emergencias. Este manual
es una herramienta a ser usada en los esfuerzos para alcanzar un nivel mínimo de acceso
a la educación y en suministros para cumplir este derecho.


La Carta Humanitaria del Proyecto Esfera y las Normas Mínimas en Casos de Desastre, la cual fue
lanzada en 1997 por un grupo de ONGs humanitarias, la Cruz Roja y el Movimiento de la Media
Luna Roja, articulan que el pueblo afectado por desastres tiene derecho a contar con asistencia
humanitaria. El manual de Esfera incluye la Carta Humanitaria y las normas mínimas para
los sectores básicos de suministro de agua y saneamiento; seguridad alimentaria, nutrición y ayuda
alimentaria; gestión de refugios y emplazamientos; y servicios de salud. Esta no aborda los servicios
de educación.


La Carta Humanitaria está basada en los principios y disposiciones del derecho internacional
humanitario, la Ley Internacional de los Derechos Humanos, la Ley del Refugiado y el Código de
Conducta para la Cruz Roja Internacional, el Movimiento de la Media Luna Roja y las Organizaciones
No-Gubernamentales (ONGs) en Socorro de Desastres. La Carta describe los principios centrales que
rigen la acción humanitaria y reafirma el derecho de las poblaciones afectadas por emergencias a la
protección y la asistencia. Ella también reafirma el derecho de las poblaciones afectadas por
desastres a la vida digna. La Carta indica las responsabilidades legales de los estados y partes en
guerra para garantizar el derecho a la protección y la asistencia. Cuando las autoridades pertinentes
no pueden y/o no quieren cumplir con sus responsabilidades, están obligadas a permitir que
organizaciones humanitarias brinden protección y asistencia humanitaria.


Cuándo usar las Normas Mínimas


Las Normas Mínimas para la Educación en Situaciones de Emergencias (MSEE por sus siglas en
inglés) están diseñadas para el uso en respuestas de emergencia y pueden ser también útiles en la
preparación para la emergencia y en el apoyo humanitario. Son aplicables en un amplio rango de
situaciones, que incluyen desastres naturales y conflictos armados. En este manual, “emergencia”
se usa como un término genérico para cubrir dos amplias categorías: “desastres naturales” y
“emergencias complejas”, las cuales se definen a continuación.1


● Los desastres naturales incluyen, entre otros, a huracanes/tifones, terremotos, sequías e
inundaciones. Algunos desastres naturales, como los terremotos, pueden ocurrir sin aviso, y tienen un
impacto mayor en aquellos que viven en la vecindad. Otros, como las sequías, pueden desarrollarse
más lentamente, pero tienen un impacto igualmente devastador.


● Las emergencias complejas son situaciones que son “hechas por el hombre” y causadas


Normas mínimas para la educación en situaciones de emergencia 7


1 Definiciones adaptadas de la Alianza Internacional para Salvar a los Niños (International Save the Children Alliance), 2001.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:52 Page 7




frecuentemente por conflictos o disturbios civiles, los cuales pueden ser agravados por un desastre
natural. En tales circunstancias, las vidas, la protección, el bienestar y la dignidad de las poblaciones
involucradas están en peligro por varios factores de crisis, como desastres naturales, desastres hechos
por el hombre y conflictos armados.


La información contenida en este manual no es prescriptiva. Las normas mínimas han sido
desarrolladas por los beneficiarios que provienen de una diversidad de niveles (por ejemplo, casas
y comunidades, autoridades locales, funcionarios de ministerios, organismos de financiación,
ejecutores, etc.) y han evolucionado alrededor del mundo fuera de ambientes de emergencia
y de reconstrucción temprana. Las normas brindan una guía de cómo los gobiernos nacionales, otras
autoridades y los organismos nacionales e internacionales pueden responder y establecer programas
educativos en escenarios de emergencia. Las normas están diseñadas para ser usadas por
las comunidades, gobiernos, otras autoridades y trabajadores humanitarios con el fin de satisfacer
las necesidades educativas, según sean definidas por la población más cercana.


Marco de tiempo


El marco de tiempo en el cual las normas mínimas son usadas depende en gran medida del contexto.
Ellas son aplicables en un amplio rango de escenarios de emergencia, desde la respuesta temprana en
emergencias hasta las fases de reconstrucción temprana, y podrán ser usadas por una audiencia
diversa. Los indicadores en este manual no son universalmente aplicables a todas las situaciones,
tampoco para todos los usuarios potenciales. Podrá llevar semanas, meses o incluso años para
alcanzar algunas de las normas e indicadores especificados. En algunos casos las normas mínimas
e indicadores pueden ser alcanzadas sin la necesidad de ayuda exterior; en otros casos puede
que se necesiten autoridades educativas y organismos que colaboren para lograrlos. Cuando estas
normas e indicadores se aplican, es importante que todos los actores que deban participar,
concuerden en un marco de tiempo para la implementación y el logro de los resultados.


Cómo usar las Normas Mínimas


Existen varios manuales e instrumentos diseñados por organismos internacionales y ONGs
que brindan una guía práctica a los educadores que trabajan en emergencias y reconstrucción
temprana, quienes tratan varios aspectos del aprendizaje y las actividades psicosociales. Estas mismas
organizaciones, así como los ministerios de educación y otros funcionarios de educación,
han desarrollado guías y políticas para el establecimiento y mantenimiento de programas educativos
de calidad. El presente manual ofrece un conjunto de normas mínimas, indicadores claves y notas
orientadoras que conforman la acción humanitaria en el contexto de la educación, desde el desarrollo
de programas educativos hasta su implementación y continuidad, así como el apoyo gubernamental
y comunitario. Las normas mínimas se presentan en cinco categorías, que son:


● Normas mínimas comunes a todas las categorías: esta sección se enfoca hacia las áreas
esenciales de participación comunitaria y el uso de los recursos locales al aplicarse las normas
contenidas en este manual, así como al velar porque las respuestas educativas de emergencia
estén basadas en una valoración inicial que es seguida por una respuesta apropiada y un
seguimiento y evaluación continuados;


● Acceso y ambiente de aprendizaje: se enfoca a las asociaciones para promover el acceso a las
oportunidades de aprendizaje y a los vínculos inter-sectoriales con la salud, el agua y el saneamiento,


8 Normas mínimas para la educación en situaciones de emergencia


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:52 Page 8




la ayuda alimentaria/nutrición y vivienda, por ejemplo, con el objetivo de mejorar la seguridad
y el bienestar físico, cognitivo y psicológico;


● Enseñanza y aprendizaje: se enfoca a los elementos importantes que promueven la enseñanza y
el aprendizaje efectivos: 1) plan de estudio, 2) capacitación, 3) instrucción y 4) evaluación;


● Maestros y otro personal educativo se enfoca a la administración y la gestión de los recursos
humanos en el campo de la educación, incluyendo el reclutamiento y la selección, condiciones del
servicio, supervisión y apoyo; y


● Política educativa y coordinación se enfoca a la formulación, promulgación, planificación,
implementación de la política y la coordinación.


La diferencia entre normas e indicadores


Las normas mínimas se basan en el principio de que las poblaciones afectadas tienen el derecho a la
vida digna. Ellas articulan el nivel mínimo a ser alcanzado del acceso a la educación y su provisión en
una situación de asistencia humanitaria. Ellas son cualitativas por naturaleza y están destinadas a ser
universales y aplicables en cualquier medio. Los indicadores clave para cada norma son señales que
muestran si la norma ha sido alcanzada; ellos funcionan como herramientas para medir y comunicar
el impacto (o resultado) de los programas, así como de los procesos (o métodos) usados, ya sean
cualitativos o cuantitativos. Sin los indicadores clave, las normas mínimas serían poco más que
declaraciones de buena intención, difíciles de poner en práctica. Las notas orientadoras en cada
capítulo tienen que ver con puntos específicos que deben ser considerados cuando se aplican las
normas en diferentes situaciones. Ellas ofrecen consejos sobre aspectos prioritarios y cómo abordar
dificultades prácticas, y pueden también describir dilemas, controversias o vacíos en el conocimiento
actual. Las notas orientadoras se relacionan con indicadores clave específicos, y el vínculo se señala
en el texto. Los indicadores clave siempre deben ser leídos en conjunto con la(s) nota(s)
orientadora(s) pertinente(s).


Es importante recordar que todas las secciones están interconectadas y que frecuentemente las
normas descritas en una sección necesitan ser abordadas en conjunto con normas descritas en otra.
Donde sea adecuado, las notas orientadoras identifican vínculos con otras normas, indicadores o
notas orientadoras pertinentes.


Temas interrelacionados


En el desarrollo de las normas mínimas se ha tomado cuidado en abordar varios aspectos importantes, los
cuales se relacionan con los derechos humanos y de los niños, el género, el derecho de la población a
participar, el VIH/SIDA, la discapacidad y la vulnerabilidad. Más que tratarse en una sección por separado,
estos elementos han sido incorporados en las normas pertinentes.


Alcance y limitaciones


Las normas para las diferentes secciones no son aisladas, ellas son interdependientes. Sin embargo, es
inevitable una tensión entre la formulación de normas universales y la habilidad de aplicarlas en la
práctica; cada contexto es diferente. Por esta razón, el proceso de desarrollo universal utilizado para
formular las normas garantizó una participación amplia y extensa de trabajadores humanitarios,


Normas mínimas para la educación en situaciones de emergencia 9


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:52 Page 9




educadores, gobiernos, autoridades educativas, actores de la sociedad civil y personas afectadas
provenientes de diferentes contextos regionales, locales y de diferentes países.


En algunos casos, factores locales pueden provocar que las normas mínimas y los indicadores clave
sean inalcanzables. Cuando ese sea el caso, la diferencia entre las normas y los indicadores listados
en el manual y los alcanzados en la práctica concreta deben ser descritos, como asimismo las
razones de dicha diferencia, y qué se necesitaría cambiar para que las normas se hagan realidad.


Las Normas Mínimas y la Carta Humanitaria de Esfera no solucionarán todos los problemas de
respuesta educativa; sin embargo, ofrecen una herramienta a los organismos humanitarios, gobiernos
y poblaciones locales para mejorar la efectividad y calidad de su asistencia en educación, y así,
producir una diferencia significativa en las vidas de las personas afectadas por desastres.


10 Normas mínimas para la educación en situaciones de emergencia


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:52 Page 10




Introducción


Esta sección detalla seis normas esenciales del proceso que son parte
integrantes de cada una de las otras categorías en este manual. Las normas son:
1) participación comunitaria 2) recursos locales 3) valoración inicial 4)
estrategia de respuesta 5) seguimiento y 6) evaluación. Se presentan en dos
sub-grupos, bajo los encabezamientos Participación comunitaria (participación
y recursos) y Análisis (valoración, respuesta, seguimiento y evaluación).
Al implementar las normas aquí descritas, los actores humanitarios y los
miembros de la comunidad apoyarán la realización de las normas en las áreas
de Acceso y ambiente de aprendizaje, Enseñanza y aprendizaje, Maestros
y otro personal educativo y Política educativa y coordinación.


Vínculos con instrumentos jurídicos internacionales


Toda persona tiene el derecho a una vida digna y a que se le respeten sus derechos humanos,
incluyendo el derecho a la educación. Los actores humanitarios tienen la responsabilidad de prestar
asistencia de una manera que sea consistente con los derechos humanos, incluyendo los derechos
de participación, no discriminación e información, según se refleja en el cuerpo de derecho
internacional sobre derechos humanos, el derecho internacional humanitario y el derecho
de los refugiados. En la Carta Humanitaria del Proyecto Esfera y el Código de Conducta Relativo
al Socorro en Casos de Desastre para el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja
y las Organizaciones No Gubernamentales, los organismos humanitarios se comprometen
a hacerse ellos mismos responsables ante aquellos a quienes tratan de ayudar. Las normas comunes
trazan las líneas generales de las responsabilidades que incumben a las organizaciones
y a las personas al brindarles asistencia en educación.


Normas mínimas comunes a todas las categorías 11


Normas mínimas
comunes a todas
las categorías


1.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:52 Page 11




La importancia de las normas comunes a todas las categorías


Esta sección, que abarca la participación comunitaria y el análisis, debe ser leída antes de empezar la
sección técnica correspondiente, ya que las normas aquí descritas conforman un sistema general que
incluye todas las normas mínimas. La obtención y análisis de los datos de educación son importantes
en todas las etapas de una emergencia. Al principio de una crisis los recursos, necesidades y brechas
deben identificarse para diseñar los programas y dirigir apropiadamente los recursos.


Los programas educativos efectivos de emergencia que satisfacen las necesidades de las poblaciones
afectadas por desastres deben basarse en un claro entendimiento del contexto. Las evaluaciones
iniciales analizarán la naturaleza de la emergencia y su efecto en una población. Las capacidades de las
personas afectadas y los recursos locales disponibles deben identificarse, al mismo tiempo que se
evalúan sus necesidades, vulnerabilidades y cualesquiera vacíos en los servicios esenciales. Para
garantizar la efectividad de los programas, las valoraciones de la educación de emergencia deben incluir
la participación no sólo de la comunidad afectada, sino también del gobierno local y los actores
humanitarios que trabajan en aspectos educativos y no educativos. Las valoraciones también deben
considerar la educación formal y no formal para todos los sectores de la población. La educación no
puede considerarse aislada de otros sectores, o aislada de la economía, creencias religiosas y
tradicionales, prácticas sociales, factores políticos y de seguridad, mecanismos de afrontamiento y
acontecimientos que se prevé surgirán en el futuro. El análisis de las causas y los efectos de la
emergencia es importante. Si el problema no se identifica y entiende correctamente, entonces será
difícil, aunque no imposible, responder apropiadamente.


La respuesta depende de un número de factores que incluye la capacidad de los actores, el(las)
área(s) de experiencia, las restricciones del presupuesto, la familiaridad con la región o situación y los
riesgos de seguridad para el personal y los educandos. Las normas de respuesta aquí detalladas están
diseñadas para esclarecer “quién hace qué y cuándo”. Una vez que haya sido determinada una
respuesta apropiada, deben establecerse los mecanismos de selección de beneficiarios, los cuales
permitan a los actores prestar asistencia imparcialmente y sin discriminación, de acuerdo a las
necesidades.


Los sistemas de seguimiento para obtener y analizar la información deben establecerse al inicio
del proceso con el objetivo de medir el progreso de forma continua en comparación con
los objetivos y comprobar la pertinencia de la continuación del programa dentro de un contexto en
evolución. Las evaluaciones, que pueden ser realizadas durante o al final de la respuesta, deben tener
lugar a intervalos regulares, dependiendo de la duración del programa y deben determinar
la efectividad global del mismo, identificando las lecciones que puedan mejorar programas similares
en el futuro. Los beneficiarios y los educandos pertinentes deben participar activamente
en el proceso de evaluación. Los procesos, contenidos y resultados del seguimiento y la evaluación
deben ser transparentes y ampliamente diseminados entre los beneficiarios y otros interesados,
sin comprometer la seguridad de aquellos que participaron. En algunas situaciones, la información
es política o socio-culturalmente sensible; por lo tanto, los datos y la información obtenidos deben
ser manejados con discreción.


Los programas educacionales de emergencia considerados efectivos están basados en una
comprensión cabal de la comunidad afectada por la crisis y su activa participación en el diseño de los
mismos. El término “participación comunitaria” se refiere tanto a los procesos como a las actividades
que permiten a miembros de una población afectada ser escuchados, los faculta a ellos a ser parte
de los procesos de toma de decisiones y les permite tomar acción directa en los aspectos educativos.


12 Normas mínimas comunes a todas las categorías


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:52 Page 12




Existen varios grados o niveles de participación —participación simbólica, consulta y participación
completa. Aunque la participación completa es a menudo difícil de alcanzar en las circunstancias de
emergencia en que trabajamos, la consulta es la meta mínima para la educación en situaciones de
emergencias y la participación completa exhaustiva es la meta.


La experiencia ha mostrado que la participación simbólica es una oportunidad perdida y es inefectiva
en la provisión de programas duraderos y de calidad. La participación de los miembros
de la comunidad afectada por la emergencia —incluyendo los grupos vulnerables— en la valoración,
planificación, implementación, gestión y seguimiento de las respuestas debe ser maximizada
para garantizar la idoneidad, efectividad y calidad de la respuesta al desastre. La participación activa
de los miembros de la comunidad facilita la identificación de los retos educativos específicos
de la misma y las estrategias efectivas para abordarlos. Además, la participación comunitaria sirve
como una estrategia para identificar y movilizar recursos locales en una comunidad, así como para
establecer consenso y apoyo para los programas educativos. La participación comunitaria debe incluir
el empoderamiento real y sostenido y el desarrollo de capacidades así como debe contar con
los esfuerzos que ya se están llevando a cabo en el terreno.


El compartir sistemáticamente el conocimiento y la información entre todos los que participan en la
respuesta educativa es fundamental para lograr un entendimiento común de los problemas y una
efectiva coordinación entre organismos. Los sistemas y métodos estandarizados de obtención y
análisis de datos deben fomentarse, lo cual permite que la información sea fácilmente documentada,
compartida y diseminada.


Normas mínimas: estas son cualitativas por naturaleza y especifican los niveles mínimos a ser
alcanzados en la provisión de la respuesta educativa.


Indicadores clave: estos son “señales” que muestran si la norma ha sido alcanzada. Brindan una
vía de medición y comunicación del impacto o resultado de los programas, así como de los
procesos o métodos utilizados. Los indicadores pueden ser cualitativos o cuantitativos.


Notas orientadoras: Incluyen puntos específicos a considerar cuando se aplican las normas y
los indicadores en situaciones diferentes, la orientación para abordar dificultades prácticas, y los
consejos sobre aspectos prioritarios. También pueden incluir importantes aspectos relativos a la
norma o los indicadores, y describen dilemas, controversias o vacíos en el conocimiento actual.
El Anexo 2 incluye una lista selectiva de referencias, la cual indica fuentes de información sobre
aspectos tanto generales como técnicos específicos relativos a esta sección.


Normas mínimas comunes a todas las categorías 13


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:52 Page 13




14 Normas mínimas comunes a todas las categorías


Participación
comunitaria


Norma 1
Participación


Los miembros de la comunidad
afectada por la emergencia


participan activamente
en la valoración, planificación,
implementación, seguimiento


y evaluación
del programa educativo.


Norma 2
Recursos


Los recursos locales
de la comunidad se identifican,


movilizan y utilizan
para implementar


los programas educativos
y otras actividades


de aprendizaje.


Anexo 2: Referencias y Guía de Recursos
Sección de Participación comunitaria


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:52 Page 14




Normas mínimas comunes a todas las categorías 15


Norma 1 en materia de participación comunitaria: participación
Los miembros de la comunidad afectada por la emergencia participan activamente en la
valoración, planificación, implementación, seguimiento y evaluación del programa educativo.


Indicadores clave (para ser leídos conjuntamente con las notas orientadoras)


● La comunidad afectada por la emergencia, a través de sus representantes seleccionados, participa
en la priorización y planificación de las actividades educativas para garantizar la prestación eficaz
del programa de educación (ver notas orientadoras 1-5).


● Los niños y adolescentes participan en el desarrollo e implementación de las actividades
educativas (ver nota orientadora 6).


● El comité de educación de la comunidad celebra reuniones públicas para conducir auditorías
sociales de las actividades educativas y de sus presupuestos (ver nota orientadora 7).


● La capacitación y oportunidades de desarrollar capacidades existen para los miembros de la
comunidad, incluyendo niños y adolescentes, con el fin de administrar las actividades educativas
(ver nota orientadora 8).


Notas orientadoras


1. Representación de la comunidad en los programas educativos: a través de las normas
mínimas, el término “comité de educación de la comunidad” se refiere al comité establecido
para identificar y abordar las necesidades educativas de una comunidad, con representantes
de los padres y/o las asociaciones de padres-maestros, agencias locales, asociaciones
de la sociedad civil, organizaciones de la comunidad y grupos de jóvenes y mujeres,
entre otros, así como maestros y educandos (donde sea adecuado). Un comité de educación
de la comunidad puede tener sub-comités cuyos miembros estén representados
en su composición. En algunos casos, los comités de educación de la comunidad serán
responsables de un programa educativo único y en otros, de varios programas educativos
en un lugar particular.


La familia, la comunidad y los vínculos escolares se fortalecen en situaciones de
emergencia a través de la participación de los padres/tutores en el desarrollo y gestión
del ambiente de aprendizaje. Las estructuras por familia, comunidad y vínculos escolares
deben desarrollarse en una forma consultativa, participativa. Esto se aplica al desarrollo
de los comités de educación de la comunidad, asociaciones de padres-maestros, etc., así
como a las medidas especiales que se necesitan para enfrentarse a las circunstancias y
problemas locales (por ejemplo, casas de familia encabezadas por niños). Un enfoque
basado en la comunidad ayudará a crear estructuras (si es que ellas no están ya
creadas) y fortalecerá las estructuras existentes que respetan la cultura local y las
tradiciones educativas y recurren a mecanismos de afrontamiento locales.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:52 Page 15




16 Normas mínimas comunes a todas las categorías


2. Comités de educación de la comunidad: la representación debe incluir la participación de
grupos e instituciones tales como ONGs locales, instituciones religiosas, líderes tradicionales,
grupos con necesidades educativas especiales, grupos marginados, mujeres y niñas, clanes,
tribus, grupos etéreos, etc. Los representantes deben ser seleccionados a través de un proceso
democrático. Durante la fase de reconstrucción, el comité de educación de la comunidad
debe ser reconocido reglamentariamente y registrado legalmente para actuar como una
institución/organización oficial. Donde los comités de educación de la comunidad con
similares funciones y responsabilidades ya existen, deben ser adaptados para evitar el
establecimiento de instituciones paralelas.


El comité de educación de la comunidad debe ser inclusivo y balanceado, y reflejar
la diversidad de la población afectada que incluye género, edad, grupos étnicos y religiosos
y categorías sociales, aunque no se limita a estos. Es importante ayudar a mujeres y niñas
a llegar a ser asociados iguales en el desarrollo, incrementando y garantizando la igualdad
respecto a su participación en comités de educación de la comunidad.


3. Los roles y las responsabilidades de los miembros del comité de educación de la comunidad
deben definirse claramente y estar fácilmente a disposición de la comunidad. Estos pueden
incluir los siguientes, aunque no están limitados a ellos:
– reunirse regularmente para discutir aspectos de interés y tomar decisiones;
– guardar las actas de las reuniones, decisiones y contribuciones financieras y en especie a la


comunidad;
– proporcionar enfoques apropiados culturalmente (por ejemplo, calendarios escolares


flexibles, planes de estudio educativos que reflejen el contexto de la comunidad
e impliquen a los miembros de la misma, etc.) y;


– comunicarse con la comunidad, el programa educativo y/o las autoridades nacionales y
locales para promover las buenas relaciones entre el programa educativo y los miembros
de la comunidad.


4. La participación comunitaria en el diseño de respuestas de educación: todos los organismos
gubernamentales y no gubernamentales deben aprobar y establecer procedimientos para
garantizar la participación comunitaria en el diseño de respuestas de educación. Estos
procedimientos deben ser parte esencial de la respuesta inmediata desde el primer día, y
deben incluir el uso de metodologías participativas para establecer rápidamente:
– las necesidades de educación inmediatas de diversos sub-grupos (niños, jóvenes y adultos);
– la capacidad humana y el tiempo disponible, así como los recursos financieros y materiales;
– la dinámica de poder entre sub-grupos, incluyendo grupos de idiomas;
– las limitaciones de seguridad;
– los lugares seguros para los recursos de que se dispone en materia de educación; y
– las estrategias para integrar mensajes educativos pertinentes para salvar vidas en todos los


aspectos del apoyo de emergencia.
(Ver también la norma 2 en materia de Análisis, nota orientadora 5, la norma 3 en materia


de Análisis y la norma 2 en materia de Política educativa y coordinación).


5. Plan de acción de educación local: la comunidad y el comité de educación de la comunidad
podrán priorizar y planificar actividades educativas a través del proceso de planificación
participativo de la población rural que refleje las necesidades, preocupaciones y valores de las


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:52 Page 16




Normas mínimas comunes a todas las categorías 17


personas afectadas por la emergencia, particularmente aquellas pertenecientes a grupos
vulnerables. El resultado de este proceso de planificación es un plan de acción educativa
basado en la comunidad, el cual proporciona un marco para el mejoramiento de la calidad
de los servicios y programas educativos formales y no formales.


Un plan de acción educativa puede tener varios objetivos, como por ejemplo:
– desarrollar una visión compartida entre los actores de cuál pudiera llegar a ser el ambiente


de aprendizaje, articulado a través de actividades, indicadores y metas;
– llegar al acuerdo y compromiso compartido entre los actores sobre las prioridades para


mejorar las condiciones específicas del ambiente de aprendizaje; y
– articular un plan de acción con tareas y responsabilidades específicas que varios


beneficiarios están para cumplir dentro de períodos de tiempo dados, con el objetivo de
alcanzar las metas trazadas en el plan.


Los planes de acción educativa locales deben definir los roles colaborativos de todos
los beneficiarios, incluyendo organismos de ayuda, comités de educación de la comunidad
y beneficiarios de programas educativos. Los planes de acción también deben incorporar un
código de conducta para velar por el seguimiento y evaluación regular de la comunidad
y ayudar a establecer una cultura de participación que sostenga una participación amplia
de la comunidad. Esto puede incluir áreas tales como planificación, protección del niño,
promoción de la participación de niñas y mujeres, así como de personas pertenecientes
a grupos vulnerables, implementación de actividades de enseñanza y aprendizaje,
supervisión, seguimiento, movilización de recursos, reclutamiento y capacitación
del personal, mantenimiento y desarrollo de la infraestructura, coordinación con organismos
externos pertinentes, e integración con la salud, higiene, nutrición, suministro de agua
e intervenciones de saneamiento, donde sea apropiado. Es importante que todos
los miembros de la comunidad tengan acceso a la información, de manera tal que puedan
aconsejar a su comité de educación de la comunidad sobre cómo dirigir de forma efectiva
el programa educativo (ver también la norma 2 en materia de Maestros y otro personal
educativo y la norma 3 en materia de Política de educación y coordinación).


6. Participación de los niños en actividades educativas: el Artículo 13 de la Convención
de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño otorga a los niños el derecho a tener voz
en las cuestiones que afectan sus propias vidas con el objetivo de prepararlos para
sus responsabilidades en la adultez. Este Artículo es aplicable a todos los niños en todas
las situaciones de emergencia, incluyendo crisis crónicas y reconstrucción temprana.


Los educandos, especialmente jóvenes y adultos, deben participar en el desarrollo y gestión
del sistema que les proporciona su educación. Los niños deben ser capacitados en las prácticas
que los ayuden a protegerse ellos mismos y a otros niños en su comunidad. La capacitación
debe enfatizar en su capacidad para participar de forma constructiva e incitar un cambio
positivo, es decir, sugerir mejoras en las actividades escolares o informar y prevenir abusos
dentro del ambiente de aprendizaje (ver también la norma 2 en materia de Acceso y ambiente
de aprendizaje y la norma 3 en materia de Maestros y otro personal educativo).


Las tareas que surgen durante las emergencias (por ejemplo, brindar actividades
recreacionales a los niños y jóvenes) pueden ser usadas para involucrar a las personas
jóvenes, especialmente aquellas que no asisten a la escuela, en actividades que son


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:52 Page 17




18 Normas mínimas comunes a todas las categorías


importantes para la comunidad. Esto les da alternativas positivas ante influencias negativas
tales como el delito, grupos armados, etc.


7. Las auditorías sociales son evaluaciones del programa educativo basadas en la comunidad.
Ellas deben ser conducidas para evaluar sus datos de entrada humanos, financieros y
materiales, identificar qué se necesita aún y qué está disponible en realidad, y darle
seguimiento a la efectividad del programa, entre otros aspectos.


Puede que no siempre sea posible realizar auditorías sociales al inicio o en etapas
intermedias de una emergencia. Sin embargo, una vez que la emergencia se ha estabilizado
(es decir, crisis crónicas a largo plazo o etapas de reconstrucción temprana), las auditorías
sociales brindan a las comunidades la oportunidad de desarrollar habilidad para darle
seguimiento a sus programas educativos de forma más eficaz (ver también la norma 4
en materia de Análisis).


8. Desarrollo de capacidades: No es realista esperar a que los miembros de la comunidad
tengan la competencia técnica para gestionar y emprender actividades educativas sin
una capacitación y tutoría apropiados. Los programas de capacitación deben valorar
la capacidad de la comunidad e identificar las necesidades de capacitación y vías para
abordar esas necesidades. Además del desarrollo de las capacidades en los miembros
del comité de educación de la comunidad, los programas educativos deben implicar
a miembros de la comunidad en el trabajo de estos y proporcionar capacitación
para promover la calidad y sostenibilidad de la ayuda que proporcionan los mismos.


Norma 2 en materia de Participación comunitaria: recursos
Los recursos locales de la comunidad se identifican, movilizan y utilizan para implementar los
programas educativos y otras actividades de aprendizaje.


Indicadores clave (para ser leídos conjuntamente con las notas orientadoras)
● Las comunidades, los trabajadores de la educación y los educandos identifican los recursos


de educación en la comunidad (ver nota orientadora 1).


● Los recursos de la comunidad son movilizados para fortalecer el acceso a la educación,
la protección y la calidad del programa educativo (ver notas orientadoras 2-3).


● Los beneficiarios reconocen y mantienen la capacidad de las comunidades, y la programación
educativa es diseñada para maximizar el uso de las habilidades y capacidades locales (ver notas
orientadoras 4-5).


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:52 Page 18




Normas mínimas comunes a todas las categorías 19


Notas orientadoras


1. Los recursos de la comunidad incluyen los recursos humanos, intelectuales, monetarios
y materiales que existan en la comunidad. La movilización de recursos debe vincularse para
mejorar la calidad del ambiente de aprendizaje, lo cual puede incluir el ambiente físico
(por ejemplo, contribuciones materiales y de trabajo para la construcción, mantenimiento
y reparaciones de la escuela) y el ambiente mental y emocional (por ejemplo, apoyo psicosocial
para estudiantes y maestros/facilitadores, o el abordar aspectos de protección). Los registros
deben guardarse para estimular la transparencia y la responsabilidad (ver también las normas 2-3
en materia de Acceso y ambiente de aprendizaje).


2. Fomentar el acceso y la seguridad: los miembros de la comunidad deben ser movilizados
con el objeto de dedicar tiempo y recursos para ayudar a que niños de grupos vulnerables
se matriculen en la escuela y asistan regularmente a ella. Por ejemplo, mediante iniciativas
de mujeres y grupos de jóvenes pueden proporcionar ropa decente a niños de las familias
más pobres, o proporcionar alimento a las familias encabezadas por niños. Las mujeres
pueden apoyar la participación de niñas en la escuela sirviendo como asistentes en las aulas,
proporcionando seguridad ante el hostigamiento, y los miembros de la comunidad pueden
contribuir con su tiempo escoltando a los niños hacia y desde la escuela, donde sea
necesario (ver también las normas 2-3 en materia de Acceso y ambiente de aprendizaje).


3. Desarrollar la sostenibilidad: a las comunidades se les debe proporcionar capacitación en
roles y responsabilidades en la gestión del ambiente de aprendizaje, movilización y gestión
de recursos y sostenibilidad (por ejemplo, mantenimiento de las instalaciones, medidas
especiales para garantizar la participación de estudiantes vulnerables, etc.) durante el más
largo plazo.


4. Agradecimiento de las contribuciones de la comunidad: el informe a los donantes debe
incorporar la información cuantitativa y cualitativa sobre la contribución de las comunidades.
Una contribución fuerte de la comunidad puede ser vista como un indicador de compromiso
y una sostenibilidad probable de los programas.


5. Capacidad local: la participación en la intervención debe reforzar el sentido de las personas
sobre la dignidad y la esperanza en tiempos de crisis. Los programas deben ser diseñados
para contar con la capacidad local y evitar socavar las estrategias de afrontamiento propias
de los pueblos.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:52 Page 19




20 Normas mínimas comunes a todas las categorías


Análisis


Norma 1
Valoración


Se conduce
una evaluación


educativa
oportuna


de la situación
de emergencia
en una forma


holística
y participativa.


Norma 2
Estrategia de


respuesta


Se desarrolla
un marco


de respuesta
educativa


que incluye
una descripción


clara del problema
y una estrategia
documentada
para la acción.


Norma 3
Seguimiento


Todos
los beneficiarios


pertinentes siguen
regularmente
las actividades
de respuesta


educativa
y las necesidades


de educación
en desarrollo


de la población
afectada.


Norma 4
Evaluación


Existe
una evaluación


sistemática
e imparcial


de la respuesta
educativa


para mejorar
la práctica
y aumentar


la responsabilidad.


Apéndice 1
Marco de la valoración


Apéndice 2
Planificación en una emergencia: lista de comprobación del análisis de la situación


Apéndice 3
Formulario de obtención de información y valoración de necesidades


Anexo 2: Referencias y Guía de Recursos
Sección de Análisis


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:52 Page 20




Normas mínimas comunes a todas las categorías 21


Norma 1 en materia de Análisis: Valoración inicial
Se conduce una evaluación educativa oportuna de la situación de emergencia en una forma
holística y participativa.


Indicadores clave (para ser leídos conjuntamente con las notas orientadoras)
● Se emprende una valoración educativa inicial rápida cuanto antes, teniendo en cuenta la seguridad


y la protección (ver notas orientadoras 1-3).


● Los beneficiarios esenciales participan en la identificación de cuáles datos se necesitan obtener;
en el desarrollo, interpretación y perfección de los indicadores; y en la gestión y diseminación
de la información (ver notas orientadoras 4-5).


● Se realiza una valoración integral de las necesidades y recursos educativos para los diferentes
niveles y tipos de educación y para todos los lugares afectados por la emergencia,
con la participación de los beneficiarios esenciales, y se actualiza regularmente (ver nota
orientadora 4).


● La educación es parte de una valoración inter-sectorial que obtiene datos sobre el ambiente
político, social, económico y de seguridad; datos demográficos; y recursos disponibles, para
determinar cuáles servicios se requieren para la población afectada (ver nota orientadora 6).


● La valoración analiza las amenazas existentes y potenciales a la protección de los educandos,
usando una valoración de riesgo estructurada de las amenazas, vulnerabilidades y capacidades
(ver nota orientadora 7).


● Se identifican las capacidades, los recursos y las estrategias locales para el aprendizaje
y la educación, tanto antes como durante la emergencia.


● La evaluación identifica las percepciones locales del propósito y la pertinencia de la educación
y de las necesidades y actividades educativas prioritarias.


● Se establece un sistema para compartir los resultados de la valoración y guardar los datos
de educación (ver la nota orientadora 8).


Notas orientadoras


1. La selección del momento oportuno de las valoraciones: valoraciones debe tener
en consideración la seguridad y protección del equipo de evaluación y la población afectada.
Donde el acceso es limitado, las estrategias alternativas deben explorarse, tales como
las fuentes secundarias, el liderazgo local y las redes de la comunidad. Cuando un acceso mayor
es posible, la calidad de la primera valoración debe mejorarse y basarse en datos
e informaciones obtenidos más extensos. La valoración debe actualizarse regularmente
(al menos trimestralmente), recurriendo al seguimiento y los datos de evaluación, la revisión
de los logros y restricciones del programa, y la información sobre necesidades no satisfechas.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:52 Page 21




22 Normas mínimas comunes a todas las categorías


2. La obtención de los datos de la valoración y la información debe ser planificada y conducida
para entender las necesidades, capacidades, recursos y vacíos educativos. Una valoración
global, que cubra todos los tipos de educación y todos los lugares, debe completarse cuanto
antes, pero esto no debe retardar la preparación veloz de valoraciones parciales para informar
la acción inmediata. Las visitas de terreno realizadas por diferentes proveedores de educación
deben coordinarse, donde sea posible, para evitar una oleada continua de visitantes
distrayendo al personal de la respuesta de emergencia.


Las herramientas para las valoraciones cualitativas y cuantitativas deben ser consistentes
con las normas internacionales, los objetivos de la Educación para Todos (EPT) y las directrices
basadas en los derechos. Esto ayuda a conectar iniciativas universales con la comunidad local
y fomentar vínculos al nivel local con marcos e indicadores globales. Los formularios
de obtención de datos deben estandarizarse en el país para facilitar la coordinación
de proyectos al nivel interinstitucional y minimizar las demandas a los suministradores
de información. Los formularios deben proporcionar espacio para que los que los responden
a nivel local o de la comunidad puedan brindar información adicional que consideren
importante.


Las consideraciones éticas son esenciales para cualquier forma de obtención de datos en una
respuesta humanitaria. La información que se obtiene con cualquier propósito, incluyendo
el seguimiento, evaluación o encuestas, puede poner a la persona en peligro, no sólo debido
a la naturaleza sensible de la información obtenida, sino también porque el participar
simplemente en el proceso puede provocar que la persona sea señalada o puesta en peligro.
Los principios básicos de respeto, de no hacer daño y de no discriminación deben tenerse
en cuenta y los que obtienen la información tienen la responsabilidad de proteger e informar
a los participantes de sus derechos. Ver Referencias de Análisis en el Anexo 2 para un vínculo
con el documento Making Protection A Priority: A Guidebook for Incorporating Protection into
Data Collection in Humanitarian Assistance [Haciendo de la protección una prioridad: una guía
para incorporar la protección en la obtención de datos en la ayuda humanitaria].


3. Métodos de análisis para minimizar el sesgo, se deben triangular los datos de múltiples
fuentes durante el análisis, antes de que las conclusiones sean redactadas. La triangulación
es un método mixto de aproximación para obtener y analizar datos con el objetivo de medir
solapamientos pero también diferentes facetas de un fenómeno, produciendo
una comprensión enriquecida con el fin de garantizar la validez de los datos cualitativos.
Las percepciones locales también están incluidas en el análisis, para evitar una respuesta
humanitaria basada solamente en percepciones y prioridades externas.


4. Los resultados de las valoraciones deben estar disponibles cuanto antes de manera
que las actividades puedan ser planificadas. Los datos pre-crisis y las valoraciones después
de las crisis que identifican las necesidades y los recursos educativos (por ejemplo, por las
autoridades, las ONGs, los organismos especializados dentro de la comunidad humanitaria
y la comunidad local) deben estar disponibles rápidamente para todos los actores. Esto
es particularmente útil si los actores no pueden acceder al lugar durante una emergencia.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:52 Page 22




5. Las valoraciones de la emergencia general deben incluir un especialista en educación o
protección de niños en el equipo de emergencia para obtener datos sobre necesidades y recursos
para la educación y protección de los niños. Los organismos deben designar recursos y
desarrollar el personal y la capacidad organizacional para llevar a cabo estas actividades.


6. Las valoraciones de la emergencia general deben incluir un especialista en educación o
protección de niños en el equipo de emergencia para obtener datos sobre necesidades y
recursos para la educación y protección de los niños. Los organismos deben designar recursos
y desarrollar el personal y la capacidad organizacional para llevar a cabo estas actividades.


7. Análisis del riesgo: es importante considerar todos los aspectos de la situación que puedan
afectar la salud y la seguridad de los niños y jóvenes, puesto que la educación puede
constituir un factor protector y/o de riesgo. La valoración debe incluir una lista o tabla
de riesgos (una “matriz de riesgo”), la cual debe documentar —para diferentes grupos
de edades y grupos vulnerables— los riesgos asociados con factores tales como desastres
naturales y riesgos medioambientales; minas terrestres o municiones sin explotar; seguridad
de edificios y otras infraestructuras; protección y seguridad de los niños; amenazas a la salud
mental y física; problemas relacionados con la calificación de los maestros, la matrícula
escolar y los planes de estudio; y otra información pertinente (ver el CD-ROM MSEE
para una matriz de riesgo de muestra).


La valoración debe determinar las estrategias de gestión del riesgo necesarias para
la prevención, mitigación y acción relacionada con emergencias (preparación, respuesta,
reconstrucción y rehabilitación) durante eventos adversos de índole natural o provocados.
Esto puede, en algunas circunstancias, requerir que cada centro educativo tenga un plan
de contingencia escolar y de seguridad para prevenir y responder a las emergencias.
Donde sea necesario, cada centro educativo debe preparar un mapa de riesgo que muestre
sus amenazas potenciales y destacar los factores que afectan su vulnerabilidad.


8. Compartir los resultados de las valoraciones: esto puede coordinarse por las autoridades
pertinentes a nivel local o nacional. Si no existen autoridades u organizaciones pertinentes
para hacer esto, se debe nombrar un primer actor internacional, como la Oficina de las Naciones
Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA por sus siglas en inglés),
con el objetivo de encabezar el mecanismo para coordinar y compartir la información.
El compartir los resultados de las valoraciones debe conducir a la introducción rápida
de un marco estadístico y una salida de datos que pueda ser usada por todos los beneficiarios
(ver también la norma 3 en materia de Política de educación y coordinación).


Normas mínimas comunes a todas las categorías 23


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 23




24 Normas mínimas comunes a todas las categorías


Norma 2 en materia de Análisis: estrategia de respuesta
Se desarrolla un marco para una respuesta educativa que incluye una descripción clara del
problema y una estrategia documentada para la acción.


Indicadores clave (para ser leídos conjuntamente con las notas orientadoras)
● Los datos de línea de base se obtienen sistemáticamente al inicio de un programa.


● Las estrategias de respuesta educativa de emergencia reflejan una comprensión clara de los datos
globales (ver notas orientadoras 1-2).


● Los puntos de referencia e indicadores válidos se identifican para seguir los impactos
de la respuesta educativa en los niños, jóvenes y toda la comunidad.


● La información obtenida de la valoración inicial se actualiza con nuevos datos que brindan
información del desarrollo del programa en curso (ver nota orientadora 3).


● Las estrategias de respuesta educativa priorizan la seguridad y el bienestar de todos los niños
y jóvenes, incluyendo aquellos vulnerables o que tienen necesidades educativas especiales.


● Las estrategias de respuesta educativa progresivamente satisfacen las necesidades de educación
inclusiva y de calidad que tienen las poblaciones afectadas por la emergencia, y sirven
para fortalecer los programas educativos nacionales (ver notas orientadoras 4-6).


Notas orientadoras


1. Las propuestas para la respuesta deben garantizar que las actividades esenciales sean
presupuestadas, con un financiamiento adecuado que satisfaga las normas mínimas aquí
descritas. Las propuestas deben indicar cuáles actividades educativas son concebidas para cuáles
lugares, estimando el grado de cobertura para las necesidades evaluadas por los difererentes
niveles y tipos de educación e indicando si se conoce cuáles otras organizaciones se
comprometen a satisfacer las necesidades restantes. Debe existir tanta flexibilidad como sea
posible para responder a la actual demanda por la educación, si es mayor que la prevista. Deben
realizarse los esfuerzos para estimular la sostenibilidad y armonización entre las organizaciones
cuando se establecen los niveles y tipos de gastos de la educación de emergencia (por ejemplo,
sobre la remuneración, equipamiento, etc.).


2. Desarrollo de capacidades para la obtención y análisis de los datos: las propuestas deben
incluir el desarrollo de capacidades del personal, en particular del personal nacional,
para la obtención y análisis de los datos de línea de base y para llevar a cabo las tareas
de seguimiento y evaluación, las cuales frecuentemente no se tienen completamente
en cuenta durante el proceso de propuestas.


3. Actualización de estrategias: las propuestas para la respuesta deben revisarse y actualizarse
al menos trimestralmente durante las emergencias y la reconstrucción temprana. Ellas deben


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 24




Normas mínimas comunes a todas las categorías 25


tener en cuenta los logros hasta la fecha, los cambios en la situación de emergencia
y los estimados actuales de las necesidades no satisfechas. El propósito debe ser
para mejoramientos progresivos en calidad y cobertura, así como de sostenibilidad a más
largo plazo, cuando sea aplicable.


4. Respuesta del donante: los donantes deben revisar regularmente tanto la calidad como
la cobertura de la respuesta educativa de emergencia, incluyendo la matrícula y la retención
de los educandos que pertenecen a los grupos vulnerables. Ellos deben garantizar el acceso
a oportunidades educativas en varios lugares afectados por emergencias. El financiamiento
debe proporcionarse de forma tal que la educación para las poblaciones locales en lugares
que albergan refugiados o poblaciones desplazadas internamente satisfagan las normas
mínimas (ver también la norma 1 en materia de Acceso y ambiente de aprendizaje, nota
orientadora 8).


5. Fortalecimiento de los programas nacionales: la respuesta educativa de emergencia,
especialmente para las poblaciones no desplazadas y durante la reconstrucción, debe ser
planificada para armonizar con los programas educativos nacionales y fortalecerlos, incluyendo
la planificación, administración y gestión de la educación local y nacional, así como la
capacitación y apoyo a los maestros en servicio.


6. Superación de restricciones de los mandatos organizacionales: las organizaciones
de asistencia con un mandato limitado (por ejemplo, mandatos limitados a niños,
o a refugiados y su repatriación exitosa) deben garantizar que la respuesta educativa encaje
con la del gobierno y las organizaciones con un mandato más amplio, de manera tal que las
necesidades de educación sean satisfechas. Las estrategias de educación para cada región
afectada deben atender las necesidades de desarrollo de la infancia temprana, así como
las de la juventud, incluyendo la educación secundaria, superior y de oficios, la capacitación
de maestros antes del servicio y una educación alternativa apropiada.
Las estrategias para el desarrollo educativo en áreas que reciben retornados deben incluir
disposiciones para el apoyo a más largo plazo de programas desarrollados con la ayuda
de organizaciones humanitarias que tienen restricciones de tiempo en su intervención
(por ejemplo, en apoyo a la repatriación y la reintegración inicial de los refugiados).


Norma 3 en materia de Análisis: seguimiento
Todos los beneficiarios pertinentes siguen regularmente las actividades de respuesta educativa
y las necesidades de educación en desarrollo de la población afectada.


Indicadores clave (para ser leídos conjuntamente con las notas orientadoras)
● Los sistemas para el seguimiento continuo de situaciones e intervenciones de emergencia están


implementados y funcionando (ver notas orientadoras 1-2).


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 25




26 Normas mínimas comunes a todas las categorías


● Se consulta regularmente a mujeres, hombres, niños y jóvenes provenientes de todos los grupos
afectados y participan en las actividades de seguimiento (ver nota orientadora 2).


● Se obtienen los datos de educación sistemática y regularmente, comenzando con la información
de línea de base y continuando con el seguimiento de los cambios y tendencias subsiguientes
(ver notas orientadoras 3-4).


● Se entrena al personal en metodologías de obtención de datos y análisis para garantizar
que los datos sean confiables y que el análisis sea verificable y creíble (ver nota orientadora 5).


● Se analizan y comparten los datos de educación con los beneficiarios a intervalos regulares
pre-determinados (ver nota orientadora 3).


● Se actualizan regularmente los sistemas de seguimiento y bases de datos sobre las bases de la
retroalimentación para reflejar las nuevas tendencias y permitir la toma de decisiones informada


● Se le proporcionan a los administradores de los programas de educación los datos que identifican
cambios, nuevas tendencias, necesidades y recursos regularmente.


● Se hacen los ajustes a los programas, como resultado del seguimiento, cuando sea necesario.


Notas orientadoras


1. El seguimiento: debe reflejar las necesidades educativas cambiantes de la población,
así como el punto hasta el cual los programas están satisfaciendo esas necesidades, con el fin
de ser pertinentes y sensibles así como tomar en cuenta las posibilidades de mejoramiento.
No es necesario que todos los datos se obtengan con la misma frecuencia. El diseño
del seguimiento por lo tanto implicará decisiones tales como cuán frecuentemente obtener
tipos particulares de datos, basados en la necesidad y la cantidad de recursos consumidos
por la obtención y procesamiento de los mismos. En las escuelas y otros programas
educativos puede obtenerse información de muchos tipos con base en una muestra, dando
indicaciones rápidas de las necesidades y los problemas (por ejemplo, datos sobre
la matrícula, las bajas, si los estudiantes comen antes de asistir a clases, la cantidad de libros
de texto, los materiales de enseñanza y aprendizaje disponibles, etc.). El seguimiento
de los niños fuera de la escuela y las razones por las cuales no se matriculan o no asisten
a clases también puede ser tomado a través de visitas a una pequeña muestra de casas
en lugares seleccionados, así como en reuniones con grupos de la comunidad.


2. Personas que participan en el seguimiento: deben ser incluidas las personas que pueden
obtener información de todos los grupos en la población afectada de una manera aceptable
culturalmente, especialmente con respecto al género y competencias lingüísticas.
Las prácticas culturales locales pueden requerir que las mujeres o los grupos de minorías
sean consultados separadamente por individuos que son aceptables desde el punto de vista
cultural.


3. Los Sistemas de Información de la Gestión de Educación (EMIS por sus siglas en inglés)
pueden haberse desorganizado por la emergencia. La obtención de datos básicos
y el procesamiento simple debe restaurarse como un asunto prioritario, a través
de la cooperación interinstitucional y el apoyo de autoridades nacionales. El desarrollo o


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 26




Normas mínimas comunes a todas las categorías 27


rehabilitación de un EMIS nacional puede requerir el desarrollo de capacidades y recursos
a los niveles nacional, regional y local para desarrollar, obtener, gestionar, interpretar, aplicar
y diseminar la información disponible. Esta acción debe iniciarse cuanto antes en
la emergencia, con el objetivo de tener un sistema de seguimiento implementado
que funcione para la fase de reconstrucción temprana.


Un componente importante del EMIS es el software compatible. Las oficinas de educación
a nivel nacional y distrital y otros sub-sectores de educación (por ejemplo, institutos nacionales
de capacitación) deben tener software complementario para establecer bases de datos
compatibles que faciliten el intercambio de información.


4. El seguimiento de los educandos debe tener lugar cuando sea posible después que terminen
o dejen el curso. El seguimiento puede cubrir la retención de las competencias en lectura,
escritura y aritmética y el acceso a materiales de lectura después de la alfabetización.
Para la educación de oficios, debe mantenerse el seguimiento de las oportunidades
de empleo y el uso hecho por los ex-aprendices de sus habilidades en los oficios, a través
del seguimiento por el personal de contratación de empleos, así como de estudios
trazadores. El seguimiento posterior al programa proporciona una realimentación valiosa para
el diseño de programas (ver también la norma 4 en materia de Enseñanza y aprendizaje).


5. Validación de los datos: todos los análisis deben tener la documentación que explique 1) la
definición del indicador, 2) la fuente de los datos, 3) el método de obtención, 4) los que
obtienen los datos y 5) los procedimientos para el análisis de los datos. Debe notificarse
cualquier anomalía que pueda haber ocurrido durante la administración, obtención o análisis
de los datos. Los datos pueden ser sesgados por las personas que responden buscando
maximizar las asignaciones de recursos (por ejemplo, matrícula o cifras de asistencia
inflados) o evitar el reproche. La capacitación del personal debe complementarse con una
política de visitas de seguimiento no anunciadas para mejorar la validez de los datos.


Norma 4 en materia de Análisis: evaluación
Existe una evaluación sistemática e imparcial de la respuesta educativa para mejorar la práctica
y aumentar la responsabilidad.


Indicadores clave (para ser leídos conjuntamente con las notas orientadoras)
● La evaluación de políticas, programas y resultados de las intervenciones se conduce a intervalos


apropiados comparado con las estrategias de respuesta generales, los objetivos educativas
específicos y de protección a niños y las normas mínimas (ver nota orientadora 1).


● La información se busca en los efectos involuntarios de la intervención.


● La información se obtiene de todos los beneficiarios de manera transparente e imparcial,
incluyendo las poblaciones afectadas y los asociados pertenecientes a otros sectores.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 27




28 Normas mínimas comunes a todas las categorías


● Todos los beneficiarios, incluyendo los grupos marginales, comités de educación de la comunidad,
funcionarios de educación locales y nacionales, maestros y educandos, se incluyen en
las actividades de evaluación (ver nota orientadora 2).


● Las lecciones y las buenas prácticas se comparten ampliamente con la comunidad local y
nacional más amplia y la comunidad humanitaria, y se asimilan como recomendaciones
a la situación que existe después de la emergencia, los programas y las políticas para contribuir
a las metas de educación nacionales y globales (ver nota orientadora 3).


Notas orientadoras


1. Las evaluaciones: deben obtener tanto los datos cualitativos como los cuantitativos para
desarrollar un cuadro integral. Los datos cualitativos proporcionan información contextual
y ayudan a explicar los datos estadísticos obtenidos. Los datos cualitativos pueden obtenerse
mediante entrevistas, observaciones y documentos escritos, mientras que los cuantitativos,
por medio de encuestas y cuestionarios.


Las evaluaciones deben brindar una valoración integral de los datos de entrada humanos,
materiales y financieros: acceso, retención, inclusión y protección del educando; procesos
de enseñanza-aprendizaje; reconocimiento y certificación del aprendizaje; capacitación
a maestros en servicio; impacto sobre educandos individuales, incluyendo las oportunidades
para estudios posteriores y empleo, y el impacto en la comunidad más amplia.


2. El desarrollo de capacidades a través de la evaluación: el presupuesto para la evaluación
debe incluir el suministro para talleres con los beneficiarios para introducir los conceptos
de la evaluación, desarrollar el marco y los procesos de la evaluación de forma participativa,
y revisar e interpretar los resultados de manera conjunta. Es particularmente beneficioso
que intervenga el personal de un programa educativo en aspectos del proceso evaluativo,
lo cual puede ayudarlos a desarrollar las bases conceptuales para una posterior “apropiación”
y la implementación de recomendaciones. Los beneficiarios del proyecto, es decir, los maestros
y otro personal educativo, pueden también señalar las dificultades prácticas que enfrentan
y las que pueden encontrarse como consecuencia de recomendaciones particulares.


3. Compartir los resultados y las lecciones aprendidas: a los evaluadores se les debe pedir que
para estructurar su informe incluyan una primera sección que puede ser de dominio público
y con resultados confidenciales o internos presentados en una segunda sección que no se
compartirá de forma amplia.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 28




Apéndice 1: Marco de la Valoración


Normas mínimas comunes a todas las categorías 29


Normas Mínimas comunes
a todas las categorías: Apéndices


MORTALIDAD


MORBILIDAD ESTATUS NUTRICIONAL


ACCESO AL ACCESO A RACIÓN DISPONIBILIDAD CONDUCTAS NIVELES


AGUA LOS SERVICIOS Y ADECUACIÓN SALUDABLES DE


POTABLE BÁSICOS DE DEL REFUGIO SANEA-MIENTO


SALUD, NUTRICIÓN


Y PSICOSOCIALES


SEGURIDAD ALIMENTARIA REALIZACIÓN DE LOS SERVICIOS DE


SALUD, NUTRICIÓN Y PSICOSOCIALES


CONTEXTO ECONÓMICO EDUCACIÓN CONTEXTO SOCIAL DESIGUALDADES


Y DE MERCADO Y CULTURAL


DE LAS FAMILIAS


PROTECCIÓN (física, legal y material)/DERECHOS HUMANOS/ESTADO DE DERECHO


CONTEXTO NACIONAL
Capacidades políticas, económicas, históricas, sociales, del


gobierno, infraestructura, sistemas, geografía, clima, peligros
naturales, organizaciones internacionales, etc.


MERCADOS NACIONALES
¿Funcionando (y por ello disminuye


la necesidad de ayuda exterior)
o deficiente?


A
N


Á
LI


SI
S


D
E


LA
S


C
A


PA
C


ID
A


D
ES


Y
V


U
LN


ER
A


BI
LI


D
A


D
ES


(p
or


e
je


m
pl


o,
in


cl
uy


en
do


g
én


er
o,


ed
ad


y
d


es
ag


re
ga


ci
ón


p
or


s
ex


o)
P


A
RT


IC
IP


A
C



N


D
EM


O
G


RA
FíA


(población total,grupos vulnerables específicos,tam
año de la población de


acogida,los desplazados,la población perdida,distribución por sexo y edad,etc.)


Fuente: El Marco de la Valoración fue desarrollado por el Sub-grupo de trabajo CAP del Comité Permanente
Interinstitucional (IASC por sus siglas en inglés) y perfeccionado en un taller al cual asistieron donantes, organismos
de la ONU, la Cruz Roja y ONGs, el 25 de enero de 2004.


El Marco de la Valoración se usa como una base para la discusión y el análisis, con el objetivo de llegar a
un entendimiento común acerca de las necesidades de una población en particular. Este análisis
combina las evidencias y las opiniones. El marco de la valoración incluye categorías, que son asuntos de
interés que meritan un detenido examen, no necesidades per se. Aunque sugiere causalidad entre las
categorías, el marco no se refiere explícitamente a esto, y se requiere otra elaboración de herramientas
para ayudar a los equipos de valoración. Hasta que esas herramientas se desarrollen, los equipos pueden
seleccionar cómo explicar la causalidad. El marco proporciona una plataforma más consistente y
transparente para compartir la información con el objetivo de planificar una respuesta humanitaria
priorizada a las crisis. Aunque existe una jerarquía de inquietudes reflejadas en cada nivel del marco, esto
no implica una respuesta priorizada consecuente. El marco ilustra que categorías diferentes son
interdependientes y deben ser consideradas como tales. Cada categoría en el marco debe ser valorada
individualmente (por ejemplo, la educación) y como parte de una valoración integrada (por ejemplo, el
impacto de la situación que tiene la educación en otras categorías en el marco). La protección, los
derechos humanos y el estado de derecho son aspectos generales, los cuales necesitan ser atendidos de
forma separada y encauzados. El punto de partida para la valoración puede ser geográfico o por grupo
poblacional.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 29




Apéndice 2: Planificación en una emergencia:
Lista de comprobación del análisis de la situación


Los factores, asuntos, personas e instituciones que usted necesita conocer y comprender para
planificar e implementar el programa.


1. Valoración de línea de base
● ¿Cuáles datos se requieren para el estudio de línea de base?
● ¿Cuáles datos usted necesita para planificar la implementación versus qué está disponible,


por ejemplo, ubicaciones de las escuelas (cantidades, ubicación); cantidad de estudiantes
esperados; cantidad de maestros; etc.?


● ¿Existe una oportunidad para obtener los datos de línea de base antes de comenzar el programa?


2. La naturaleza de la situación
● ¿Cuál es la naturaleza de la situación? (comienzo lento o repentino)?
● ¿Existen grupos (culturales, de edades, de género, etc.) que son particularmente vulnerables o


afectados por la emergencia?


3. La estabilidad de la situación
● ¿La situación es estable (a corto/mediano plazo) o aún evoluciona?
● ¿Existen otras contingencias predecibles (una nueva emergencia o un cambio importante


en la emergencia actual)?
● ¿Cuáles factores pueden identificarse que probablemente resulten de cambios significativos


y/o repentinos?


4. El sistema educativo actual
El sistema de educación
● ¿Está funcionando un sistema educativo?
● ¿Existe más de un sistema funcionando dentro de la población objetivo?
● ¿Cómo ha afectado la emergencia al(a los) sistema(s) educativo(s) actuales?
● ¿Los edificios escolares y la infraestructura (cocinas, instalaciones de saneamiento,


almacenamiento) faltan o están destruidos?
● ¿Cuál es la condición actual del ambiente de aprendizaje (espacio, materiales, aulas, personal,


etc.)?
● ¿La situación es la misma para varones y mujeres, o niños de diferentes orígenes


geográficos/étnicos/etc.?
● ¿Los niños se matriculan y asisten con regularidad a la escuela? Si no es así, ¿por qué no?
● ¿Los niños están afectados por el hambre mientras están en la escuela (por ejemplo,


sin desayunar, a gran distancia de la escuela, mal nutrición general)?
● ¿Los niños están afectados por deficiencias específicas de micro nutrientes? ¿Cuáles?


30 Normas mínimas comunes a todas las categorías


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 30




Plan de estudios e Instrucción
● ¿Existe un plan de estudios común?
● ¿Existe un lenguaje (o lenguajes) común (comunes) de instrucción?
● ¿Existen maestros, materiales para la enseñanza y/o para el aprendizaje?
● ¿Existe necesidad de capacitación-recapacitación de maestros?
● ¿Existe necesidad de programas educativos no formales y de capacitación de habilidades


(para soldados (niños) desmovilizados, niños fuera de la escuela y/u otros grupos particularmente
vulnerables)?


5. Beneficiarios principales
Identifique los beneficiarios principales
● ¿Quién hace qué?
● ¿Quién es responsable, por qué?
● ¿Quién planifica qué?
● ¿Quién es responsable por cuáles recursos?
● ¿Quién es responsable por cuáles decisiones?
● Otras organizaciones internacionales
● ONGs (internacionales y locales)
● Gobierno:


– ¿Cuál es el estatus actual del gobierno nacional y local (legitimidad, provisional)?
– ¿Quién administra la educación?


● Escuelas (maestros, directores, asociaciones de padres-maestros)
● Comunidad (líderes, ancianos, asociaciones religiosas, asociaciones de mujeres, trabajadores


de la salud y otros grupos comunitarios)
● Familia


– ¿Cuál es la estructura predominante?
– ¿La emergencia ha afectado la estructura de la familia?
– ¿Quién toma las decisiones acerca de la participación de los niños (en particular, las hembras)


en la educación?


6. Recursos disponibles
Para la educación (ver también “El sistema educativo actual” en un punto anterior)
● ¿Existen espacios de aprendizaje seguros?
● ¿Las instalaciones disponibles de la escuela están funcionando plenamente?
● ¿Existen suficientes maestros y personal escolar para llevar a cabo la marcha día a día


de la escuela?


Para la ayuda alimentaria
● ¿Cuán urgente es comenzar la distribución de alimentos?
● ¿Qué personal está disponible para preparar alimentos?
● ¿Cuáles instalaciones existen para la preparación de alimentos (cocinas de escuelas, despensas,


utensilios para cocinar/comer, combustible para cocinar, fuentes de agua)?
● ¿Es factible tener listas las instalaciones?
● ¿Existe infraestructura de transporte/entrega/almacenamiento?
● ¿Cuáles productos alimenticios estarán disponibles? ¿Dónde y cuán rápidamente pueden ser


adquiridos y entregados a los puntos de distribución de alimentos?
● ¿Existen algunos programas educativos escolares para contar con ellos o complementarlos?


Normas mínimas comunes a todas las categorías 31


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 31




32 Normas mínimas comunes a todas las categorías


● ¿Existen actualmente compromisos de algún donante?
● ¿Existen asociados potenciales para la puesta en marcha?


7. Restricciones actuales y potenciales
Seguridad
● ¿Existen espacios de aprendizaje seguros?
● ¿Existe acceso seguro a los espacios de aprendizaje para los niños, maestros y trabajadores


auxiliares?
● ¿Existe un lugar seguro para la preparación y/o distribución de los alimentos?
● ¿Son seguros el transporte y la entrega de alimentos?
● ¿Los alimentos están almacenados en forma segura?


Restricciones étnicas/de género
● ¿Existen restricciones/aspectos particulares frente a un género u otro?
● ¿Existen restricciones/aspectos particulares relacionados con grupos diferentes (étnico,


geográfico)?


Legitimidad
● ¿Existe un asociado de gobierno seguro para la planificación e implementación de las actividades?
● ¿La creación de las actividades educativas y su apoyo tienen la ayuda de fuerzas de liderazgo


político/local? Si no lo tienen, ¿por qué no?
● ¿Existen riesgos para proceder sin esta ayuda?
● ¿Puede justificarse el proceder sin esta ayuda?
● ¿Puede desarrollarse la asociación?
● ¿Puede diseñarse el programa para desarrollar y/o atraer apoyo?


Adaptado de: Programa Mundial de Alimentos, Planning for School Feeding in the Emergency Setting – Situation Analysis,
Designing the Programme, Implementation [Planificación para la alimentación escolar en el escenario de emergencia –
análisis de la situación, diseño del programa e implementación], 2004. http://www.wfp.org


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 32




Normas mínimas comunes a todas las categorías 33


Apéndice 3: Formulario de obtención de la información
y valoración de necesidades


Cuestionario


Lugar(es): ________________________________________________________________________________
Naturaleza de la emergencia: ________________________________________________________________
Problema(s) principal(es): __________________________________________________________________


¿Aún hay algunas escuelas funcionando?


Sí/No Lugar(es) Cantidad de niños que asisten
Hembras Varones


________ ____________________________________ __________ ____________
________ ____________________________________ __________ ____________
________ ____________________________________ __________ ____________


1. Causa(s) y/o manifestación(es) principales del problema


Los edificios escolares han sido dañados Los maestros no trabajan
si no se les paga


El agua en los locales escolares Los viajes se han vuelto peligrosos
no es segura/no está disponible
Los niños están desocupados/fuera de la escuela Los maestros entraron en el ejército
Equipamiento/materiales no disponibles Algunos niños están traumatizados
Las familias no pueden comprar Algunos niños son discapacitados
los materiales escolares
Los maestros se han ido o tienen miedo Los niños entraron en el ejército
Falta de adultos preparados
para reemplazar a los maestros


2. Identificación de la población infantil Total Mujeres Varones
Cantidad de niños ________ ________ ________
0-5 años de edad ______% ______% ______%
6-13 años de edad ______% ______% ______%
14-18 años de edad ______% ______% ______%
Residentes ______% ______% ______%
Flotantes ______% ______% ______%


3. Comparación con la situación pre-emergencia


Total Mujeres Varones
Cant. de niños Menos Igua Más Menos Igua Más Menos Igua Más
0-5 años de edad Menos Igua Más Menos Igua Más Menos Igua Más
6-13 años de edad Menos Igua Más Menos Igua Más Menos Igua Más
14-18 años de edad Menos Igua Más Menos Igua Más Menos Igua Más
Residentes Menos Igua Más Menos Igua Más Menos Igua Más
Flotantes Menos Igua Más Menos Igua Más Menos Igua Más




INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 33




34 Normas mínimas comunes a todas las categorías


Explique todas las diferencias importantes en cuanto a género


¿Existe algún otro aspecto significativo que necesite ser atendido, por ejemplo, la presencia
de grupos étnicos? Explique.


4. ¿Cuál es el nivel de educación de los niños?


Educación de Educación Educación media
la infancia temprana primaria


% de población
del grupo de edad
que la ha completado


__________ __________ __________


5. ¿Cuál(es) es(son) el(los) idioma(s) utilizado(s) por los niños?


Lengua madre Hablado Escrito
Idiomas locales (especifique) ______________________


______________________
______________________


Otros (especifique) ______________________
______________________
______________________


6a. ¿Usted posee un mapa de la región donde se indican los edificios comunitarios (por ejemplo,


escuelas, centros de salud, iglesias)?


6b. Si la respuesta a 6a es no, ¿pudiera obtener uno?


6c. Si la respuesta a 6b es no, indique cómo obtener esta información


7. ¿Cuáles lugares pueden usarse para las clases?


Cantidad de niños para los cuales hay sitio
Escuela/aulas __________________
Centro de rehabilitación __________________
Refugio __________________
Fuera (sombra/árbol) __________________
Casa __________________
Edificios religiosos __________________
Clínica __________________
Otro (especifique) __________________




✓✓


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 34




Normas mínimas comunes a todas las categorías 35


8. ¿Las siguientes instalaciones son fácilmente asequibles?


En el sitio A una distancia (metros) Inaccessibles
Fuente de agua (especifique)
Retretes
Duchas
Baños
Instalaciones médicas
Instalaciones para discapacitados
Electricidad


9. ¿De cuán lejos tendrían los niños que viajar para asistir a clases?


0-25% 26-50% 51-75% 76-100%
(en metros) (% del grupo de niños)
500 metros o menos ______ ______ ______ ______
de 500 metros a 1000 metros ______ ______ ______ ______
> 1000 metros ______ ______ ______ ______
(en millas)


milla o menos ______ ______ ______ ______
de _ milla a 1 milla ______ ______ ______ ______
> 1 milla ______ ______ ______ ______


10. ¿Participan los niños de las tareas del hogar o en cualquier otro trabajo?


Mujeres Varones
% ______ ______
Horas al día ______ ______
Fundamentalmente
a.m. o p.m. ______ ______


11. ¿Qué cantidad (aproximadamente) de materiales de aprendizaje está disponible, qué cantidad se


requiere?


(por niño) Disponible Se requiere
Libros de texto __________________ __________________
Asignatura 1 __________________ __________________
Asignatura 2 __________________ __________________
Asignatura 3 __________________ __________________
Pizarra(s) __________________ __________________
Tiza(s) __________________ __________________
Pelota de esponja(s) __________________ __________________
Libro(s) de ejercicio __________________ __________________
Pluma(s)/lápiz(ces) __________________ __________________
Goma(s) de borrar __________________ __________________
Lápiz(ces) de colores __________________ __________________
Otros (especifique) __________________ __________________


✓✓✓


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 35




36 Normas mínimas comunes a todas las categorías


12. ¿Qué cantidad (aproximadamente) de materiales de enseñanza está disponible y qué cantidad se requiere?


Disponible Manquants
(Por aula) __________________ __________________
Guías/manuales __________________ __________________
Libros de registro __________________ __________________
Pizarra __________________ __________________
Caja(s) de tizas __________________ __________________
Mapas de pared __________________ __________________
Plumas/lápices __________________ __________________
Materiales de oficina __________________ __________________
Otros (especifique) __________________ __________________
Materiales para recreación __________________ __________________


13. ¿Quién está/puede estar disponible para enseñar a los niños?


Cant. Mujeres (%) Hombres (%)
Maestros capacitados ______ ______ ______
Para-profesionales ______ ______ ______
Profesionales en otros campos ______ ______ ______
(por ejemplo, médico, para-médico) ______ ______ ______
Niños mayores ______ ______ ______
Miembros de la comunidad ______ ______ ______
Miembros de ONG ______ ______ ______
Voluntarios ______ ______ ______
Otros (especifique) ______ ______ ______


14. ¿Cuáles recursos humanos (personas adultas) están disponibles para ayudar a los maestros?


Cant. Mujeres (%) Hombres(%) Nivel de educación/Calificación
Para-profesionales ___ ______ ______ ____________________________
Profesionales en otros campos ___ ______ ______ ____________________________
(por ejemplo, médicos/
para-médicos) ___ ______ ______ ____________________________
Niños mayores ___ ______ ______ ____________________________
Miembros de la omunidad ___ ______ ______ ____________________________
Miembros de ONG ___ ______ ______ ____________________________
Voluntarios ___ ______ ______ ____________________________
Otros (especifique) ___ ______ ______ ____________________________


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 36




Normas mínimas comunes a todas las categorías 37


15. ¿Los niños están acompañados?


% del grupo de niños
Por su familia completa
Por uno de los padres al menos ______________________
Por hermanos mayores ______________________
Por otros miembros de la familia ______________________
Por voluntarios ______________________
Solo(s) ______________________


16. ¿Quién encabeza el hogar?


% del grupo de niños
Madre ______________________
Padre ______________________
Otro adulto (especifique) ______________________
Otro niño (hermana mayor) ______________________
Otro niño (hermano mayor) ______________________
Otro (especifique) ______________________


17. ¿Cuál es el origen económico de la familia de los niños?


%
Granjeros ______________________
Artesanos ______________________
Nómadas ______________________
Criadores de ganado ______________________
Otros (especifique) ______________________


18. ¿Cuáles son los mensajes especiales que se le transmiten a los niños?


Mensajes sobre saneamiento e higiene ______________________________________________________
________________________________________________________________________________________


Mensajes de salud ________________________________________________________________________
________________________________________________________________________________________


Mensajes sobre peligros potenciales tales como minas terrestres ________________________________
________________________________________________________________________________________


Competencias para la vida (especifique ______________________________________________________
________________________________________________________________________________________


Otros __________________________________________________________________________________
________________________________________________________________________________________


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 37




38 Normas mínimas comunes a todas las categorías


19. Presencia de instituciones claves funcionando en comunidades afectadas (indicar unos cuantos


nombres):


Comités communautaires Mundial Común Raro No existente
1 ________________________
2 ________________________


Recursos del ministerio de educación Mundial Común Raro No existente
1 ________________________
2 ________________________


Institutos de capacitación de maestros Mundial Común Raro No existente
1 ________________________
2 ________________________


ONGs nacionales activas Mundial Común Raro No existente
en la educación
1 ________________________
2 ________________________


ONGs internacionales activas Mundial Común Raro No existente
en la educación
1 ________________________
2 ________________________


Organismos de la ONU Mundial Común Raro No existente
1 ________________________
2 ________________________


Otras (especificar) Mundial Común Raro No existente
1 ________________________
2 ________________________


Fuente: UNICEF


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 38




Introducción


El acceso al derecho y recurso vital de la educación es con frecuencia
extremadamente limitado, durante los momentos de crisis, Sin embargo,
la educación puede desempeñar un rol crucial en ayudar a la población afectada
a hacer frente a su situación adquiriendo conocimientos y habilidades
adicionales para sobrevivir y recuperar la normalidad de sus vidas. Al mismo
tiempo, es más complicado con frecuencia organizar actividades educativas
durante las emergencias, y existe el peligro de que los grupos vulnerables
en particular no consigan recibir la educación ofrecida. Los gobiernos,
las comunidades y las organizaciones humanitarias tienen la responsabilidad
de asegurar que todos los individuos tengan acceso a oportunidades
de educación pertinentes y de calidad, que los ambientes de aprendizaje sean
seguros y estimular tanto la protección como el bienestar mental, emocional
y físico de los educandos.


Los programas educativos en emergencia pueden brindar protección física, social y cognitiva
a los educandos, especialmente a niños y jóvenes, y al personal educativo. Sin embargo,
los educandos están sometidos con frecuencia a peligros físicos y psicológicos en su camino hacia
y desde la escuela y dentro del ambiente de aprendizaje mismo. Estos problemas afectan a las niñas
y maestras en forma desproporcionada. Cuando se brindan los servicios de educación, existe
la obligación de garantizar la seguridad a los estudiantes tanto cuando van como cuando regresan
de la escuela, así como en el ambiente de aprendizaje mismo.


Debe brindarse un rango progresivo de oportunidades de educación formal y no formal. Si la
educación formal no es posible de inmediato al principio de una emergencia, los programas


Acceso y ambiente de aprendizaje 39


Acceso
y ambiente
de aprendizaje2.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 39




educativos deben planificar actividades recreativas (deportes y juegos); actividades educativas no
formales; programas de nivelación para niños mayores (si fuera necesario); oportunidades para
los jóvenes, para mantener y desarrollar sus habilidades esenciales para el estudio; y educación
no formal alternativa o la capacitación de habilidades para niños, jóvenes y adultos que no han
comenzado o terminado su educación básica.


Algunos grupos o personas pueden tener dificultades particulares para el acceso a la educación
en una situación de emergencia. Sin embargo, a ningún individuo le debe ser negado el acceso
a la educación y a las oportunidades de aprendizaje por causas discriminatorias. Los que proporcionan
la educación tienen que evaluar las necesidades particulares de los grupos vulnerables
con necesidades especiales, tales como los discapacitados, niñas adolescentes, niños asociados
con grupos armados (CAFF por sus siglas en inglés), niños secuestrados, madres adolescentes, etc.,
para asegurar que ellos se beneficien con las oportunidades de educación. Las intervenciones
educativas deben enfocarse no sólo a brindar los servicios de educación formal y no formal, sino
también a abordar los obstáculos, tales como la discriminación, el precio de las escuelas
y las barreras del lenguaje, los cuales excluyen a ciertos grupos. En particular, las oportunida
des adicionales, ya sean formales, no formales o de oficios, necesitan abordar las necesidades
de niñas y mujeres que no han tenido acceso a la educación o que enfrentan obstáculos para
continuarla.


Vínculos con las normas comunes a todas las categorías


El proceso mediante el cual la respuesta educativa se desarrolla e implementa es importante para
su efectividad. Esta sección debe utilizarse conjuntamente con las normas comunes a todas
las categorías, las cuales cubren la participación comunitaria, los recursos locales, la valoración inicial,
la respuesta, el seguimiento y la evaluación final. En particular, la participación de personas afectadas
por el desastre —incluyendo los grupos vulnerables— debe maximizarse para asegurar
su conveniencia y calidad.


Normas mínimas: estas son por naturaleza cualitativas y especifican los niveles mínimos a ser
alcanzados en la provisión de la respuesta educativa.


Indicadores clave: estos son “señales” que muestran si la norma ha sido alcanzada. Brindan
una vía de medición y comunicación del impacto o resultado de los programas, así como
de los procesos o métodos utilizados. Los indicadores pueden ser cualitativos o cuantitativos.


Notas orientadoras: estas incluyen puntos específicos para considerar cuando se aplican
las normas y los indicadores en situaciones diferentes, la orientación para abordar dificultades
prácticas, y los consejos sobre aspectos prioritarios. También pueden incluir importantes
aspectos relativos a la norma o los indicadores, y describen dilemas, controversias o vacíos
en el conocimiento actual. El Anexo 2 incluye una lista selectiva de referencias, la cual indica
fuentes de información sobre aspectos tanto generales como técnicos específicos relativos
a esta sección.


40 Acceso y ambiente de aprendizaje


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 40




Acceso y ambiente
de aprendizaje


Apéndice 1
Lista de comprobación psicosocial


Apéndice 2
Lista de comprobación del Programa de Alimentación Escolar


Anexo 2: Referencias y Guía de Recursos
Sección de Acceso y ambiente de aprendizaje


Acceso y ambiente de aprendizaje 41


Norma 2
Protección
y bienestar


Los ambientes
de aprendizaje son


seguros y estimulan la
protección y el


bienestar mental y
emocional de los


educandos.


Norma 3
Instalaciones


Las instalaciones
de educación
son propicias


para el bienestar físico
de los educandos.


Norma 1
Acceso por igual


Todos los individuos
tienen acceso a
oportunidades


educativas pertinentes
y de calidad.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 41




42 Acceso y ambiente de aprendizaje


Norma 1 en materia de Acceso y ambiente de aprendizaje:
acceso por igual
Todos los individuos tienen acceso a oportunidades educativas pertinentes y de calidad.


Indicadores clave (para ser leídos conjuntamente con las notas orientadoras)
● A ningún individuo se le niega el acceso a la educación y a las oportunidades de aprendizaje


a causa de ninguna discriminación (ver notas orientadoras 1-2).


● Los documentos de identidad u otros requerimientos no son una barrera para matricularse
(ver nota orientadora 3).


● Se brinda progresivamente un rango de oportunidades de educación formal y no formal a la
población afectada para satisfacer sus necesidades de educación (ver notas orientadoras 4-5).


● Mediante la capacitación y la sensibilización, las comunidades participan cada vez más
en garantizar los derechos de todos sus miembros a una educación pertinente y de calidad


● Las autoridades, los donantes, las ONGs, y otros asociados y comunidades del desarrollo hacen
que suficientes recursos estén disponibles para asegurar la continuidad y calidad de las activida
des educativas en todas las fases de la emergencia y la reconstrucción temprana
(ver nota orientadora 8).


● Los educandos tienen la oportunidad de ingresar o re-ingresar de forma segura al sistema
de educación formal tan pronto como sea posible después de cualquier interrupción provocada
por la emergencia.


● El programa educativo es reconocido por las autoridades de educación del país huésped y/o el país
de origen.


Notas orientadoras


1. La discriminación se refiere a obstáculos impuestos por la pobreza, el género, la edad,
la nacionalidad, la raza, la etnicidad, la religión, el idioma, la cultura, la filiación política,
la orientación sexual, el origen socio-económico, la ubicación geográfica o las necesidades
de educación especial, aunque no está limitada a ellos.


El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales consigna lo siguiente:
– El Artículo 2 reconoce “el ejercicio de los derechos que en él se enuncian sin discriminación


alguna por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otra índole,
origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social”;


– El Artículo 13 reconoce el derecho de cada cual a la educación que “debe orientarse hacia
el pleno desarrollo de la personalidad humana y del sentido de su dignidad, y debe
fortalecer el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales. Convienen
asimismo en que la educación debe capacitar a todas las personas para participar


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 42




efectivamente en una sociedad libre, favorecer la comprensión, la tolerancia y la amistad
entre todas las naciones y entre todos los grupos raciales, étnicos o religiosos, y promover
las actividades de las Naciones Unidas en pro del mantenimiento de la paz”. El Artículo 13
también invita a los estados a reconocer que, con el objetivo de alcanzar el pleno ejercicio
de este derecho: “a) la educación primaria debe ser obligatoria y asequible a todos
gratuitamente; b) la enseñanza secundaria, en sus diferentes formas, incluso la enseñanza
secundaria técnica y profesional, debe ser generalizada y hacerse accesible a todos,
por cuantos medios sean apropiados, y en particular por la implantación progresiva
de la enseñanza gratuita; [...] d) debe fomentarse o intensificarse, en la medida
de lo posible, la educación fundamental para aquellas personas que no hayan recibido
o terminado el ciclo completo de instrucción primaria”.


2. Los instrumentos y marcos internacionales que declaran el derecho a la educación
en emergencia deben ser respetados. Estos incluyen entre otros los siguientes:
– El Marco de Acción del Foro Mundial de Educación de Dakar, que promovió la Educación


para Todos, el cual declara como uno de sus objetivos que los gobiernos se comprometen
a “atender a las necesidades de los sistemas educativos afectados por conflictos, desastres
naturales e inestabilidad y aplicar programas educativos de tal manera que fomenten
el entendimiento mutuo, la paz y la tolerancia y contribuyan a prevenir la violencia
y los conflictos”;


– Convenio de Ginebra (IV) Relativo a la Protección de las Personas Civiles en Tiempo
de Guerra (Artículo 50): “Con el concurso de las autoridades nacionales y locales,
la Potencia ocupante facilitará el buen funcionamiento de los establecimientos dedicados
a la asistencia y a la educación de los niños”;


– La Convención de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas, la cual brinda un marco
normativo para la protección física, psicosocial y cognitiva de aprendizaje en escenarios
de emergencia;


3. Admisión y matrícula: los requisitos de documentación deben ser flexibles y no deben
necesitar certificados de ciudadanía, nacimiento o edad, documentos de identidad, informes
escolares, etc., ya que las poblaciones afectadas por emergencias pueden que no tengan esos
documentos. No se deben imponer límites de edad a niños y jóvenes afectados
por emergencias. La matrícula de segunda oportunidad para los que dejaron la escuela debe
permitirse. Deben realizarse esfuerzos especiales para dirigirse e implicar a los educandos más
marginados y vulnerables. Donde haya inquietudes respecto a la seguridad, la documentación
y la información de matrícula debe mantenerse de manera confidencial.


4. Rango de oportunidades de educación: estas oportunidades deben incluir a la infancia
temprana, la educación primaria y secundaria, la educación superior, las competencias
para la vida, la capacitación de oficios, la educación no formal (que incluye la lectura,
la escritura y la aritmética) y oportunidades de aprendizaje acelerado, donde sea adecuado.
Cualquier trauma que los educandos puedan haber experimentado como resultado de una
situación de emergencia en sí, no debe ser agravado por la pérdida del acceso a la educación.


La programación del tiempo flexible, que incluye horas y turnos escolares variables,
programas de educación de mayor alcance, servicios de cuidado de niños para madres
adolescentes, ayuda organizada por pares para estudiantes que enfrentan dificultades como


Acceso y ambiente de aprendizaje 43


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 43




parte integrante de una clase, programas que tienden puentes y estudios en período
vacacional pueden permitir que más educandos se beneficien de oportunidades educativas.
El encauzar por la fuerza a educandos de mayor edad en clases para niños más pequeños
o permitirles a ellos unirse voluntariamente a clases regulares para niños más pequeños
puede tener consecuencias negativas para ambos educandos, los pequeños y los mayores,
y resultar en un aprendizaje ineficiente para todos. Las opciones alternativas, tales como
clases separadas para los educandos de mayor edad y cursos acelerados, deben usarse
cuando sea adecuado. Deben consultarse representantes jóvenes, grupos de mujeres, otros
miembros de la comunidad y líderes de la comunidad antes de introducirse alternativas
a programas escolares regulares.


Técnicas tales como el mapeo escolar deben usarse también durante y después
de las emergencias para planificar el costo efectivo del acceso de educandos potenciales
en diferentes lugares para el rango completo de actividades educativas en la respuest
a de emergencia.


5. Grupos de edades: las oportunidades de educación deben priorizarse por el grupo de edad
(es decir, niños y jóvenes) y el contenido (es decir, información para salvar vidas para todos
en la fase inicial de una emergencia). A medida que la emergencia se estabiliza,
las oportunidades de educación pueden ser ampliadas para todos los grupos de la población
para mejorar sus vidas en un rango de formas relevantes.


6. “Calidad” y “educación pertinente”: ver Anexo 1: Normas Mínimas para la Educación
en Situaciones de Emergencias: Terminología para las definiciones de esos términos.


7. Participación comunitaria: las comunidades deben involucrarse activamente en los procesos
de educación. Esto puede ayudar a abordar las brechas de comunicación, movilizar recursos
adicionales, abordar inquietudes de seguridad y estimular la participación entre los grupos
marginados. (ver también el Anexo 1: Terminología y las normas 1-2 en materia de
Participación comunitaria).


8. Recursos: los donantes deben ser flexibles y apoyar un rango de estrategias para garantizar la
continuidad de las iniciativas educativas, desde las primeras etapas de una emergencia
a través de la reconstrucción. Los gobiernos nacionales tienen una responsabilidad esencial
para garantizar la educación y pueden recibir financiamiento proveniente de varias fuentes.
Otros donantes lo constituyen la comunidad internacional (bilateral y multilateral), ONGs
internacionales e indígenas, autoridades locales, organizaciones religiosas, grupos
de la sociedad civil y otros asociados para el desarrollo (ver también la norma 2 en materia
de Análisis, nota orientadora 4).


La planificación de los recursos debe enfocarse hacia la ampliación de las oportunidades
de educación inmediata, pero también deben considerarse la sostenibilidad, la planificación
a largo plazo (incluyendo la posibilidad de que una emergencia pueda prolongarse)
y los escenarios de reconstrucción futuros. La colaboración y coordinación con autoridades
involucradas pueden ayudar a garantizar la estabilidad (ver también la norma 3 en materia
de Política de educación y coordinación).


44 Acceso y ambiente de aprendizaje


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 44




Acceso y ambiente de aprendizaje 45


Norma 2 en materia de Acceso y ambiente de aprendizaje:
protección y bienestar
Los ambientes de aprendizaje son seguros y estimulan la protección y el bienestar mental
y emocional de los educandos.


Indicadores clave (para ser leídos conjuntamente con las notas orientadoras)
● Las escuelas y otros ambientes de aprendizaje están ubicados próximos a las poblaciones


a las cuales ellos prestan su servicio (ver notas orientadoras 1-2).


● Las rutas de acceso al ambiente de aprendizaje son seguras y protegidas para todos
(ver nota orientadora 3).


● El ambiente de aprendizaje está libre de peligros que puedan causar daño a los educandos
(ver notas orientadoras 4-5).


● Los programas de capacitación para maestros, educandos y la comunidad están vigentes
para fomentar la seguridad y la protección.


● Los maestros y otro personal educativo poseen las competencias para dar la ayuda psicosocial
con el objetivo de fomentar el bienestar emocional de los educandos (ver nota orientadora 6).


● La comunidad interviene en decisiones concernientes con la ubicación del ambiente de
aprendizaje y el establecimiento de sistemas y políticas para garantizar que los educandos
están seguros y protegidos.


● Las necesidades de nutrición y de hambre a corto plazo de los educandos están dirigidas a permitir
que el aprendizaje efectivo tenga lugar en el sitio de aprendizaje (ver nota orientadora 7).


La respuesta educativa rápida en emergencias necesita un rápido acceso al financiamiento,
es decir, mediante reservas de emergencia o fondos iniciales. El financiamiento durante
emergencias prolongadas debe ser suficiente para mantener la educación de los niños
y jóvenes lo cual les permitirá continuar su progreso mediante un programa escolar normal.
En la etapa de la reconstrucción temprana, el financiamiento debe proporcionarse donde
se necesite para fortalecer la administración y planificación nacional y local. Los recursos
de los donantes deben permitir que los programas de educación continúen en todos
los lugares mediante el uso de refugios temporales y el suministro de materiales
de enseñanza y aprendizaje.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 45




46 Acceso y ambiente de aprendizaje


Notas orientadoras


1. La proximidad debe definirse de acuerdo a las normas locales/nacionales, teniendo en cuenta
todos los problemas de seguridad u otras inquietudes relativas a la protección. Donde
las distancias son considerables, las filiales (“satélites” o “sucursales”) deben ser estimuladas
en sitios más cerca de sus casas para aquellos que no puedan viajar distancia alguna, tales
como niños pequeños o muchachas adolescentes.


2. Seguridad: si los locales que usualmente son para la educación no están disponibles o son
inseguros, entonces deben seleccionarse sitios alternativos que sean seguros y protegidos.
Las escuelas no deben ser usadas como refugios temporales por las fuerzas de seguridad.


3. Rutas de acceso: el estado tiene la obligación de garantizar la seguridad, y esta puede estar
relacionada con la vigilancia policíaca de buena calidad y el despliegue de tropas, donde sea
adecuado y necesario. Para incrementar esta protección y garantizar que las rutas de acceso
sean seguras y protegidas para todos los educandos y trabajadores de la educación
(independientemente del género, edad, nacionalidad, raza, etnicidad o facultades físicas),
las comunidades deben analizar y llegar a acuerdos sobre medidas proactivas, tales como
escoltas formadas por personas mayores. Esto también puede ser parte del orden del día
del comité de educación de la comunidad.


4. Protección: los educandos deben protegerse de los peligros que pudieran dañarlos,
incluyendo lo siguiente: peligros naturales, armas, municiones, minas terrestres, municiones
sin explotar, personal armado, lugares donde haya fuego cruzado, amenazas políticas
y militares, y reclutamiento, aunque no están limitados a ellos.


Los estudiantes, especialmente las minorías y las hembras, con frecuencia son blancos
de abusos, violencia, reclutamiento o secuestro en sus viajes de ida y regreso de la escuela.
En estos casos la seguridad de los estudiantes puede mejorarse con una combinación de
campañas de información comunitaria y adultos de la comunidad que los escolten. En áreas
donde los estudiantes tienen que caminar de regreso de la escuela de noche por carreteras
pobremente iluminadas, sus ropas y paquetes deben tener reflectores o cintas adhesivas
reflectoras, o deben disponerse acompañantes con linterna. Cuando y donde sea posible,
en los locales destinados a la educación deben haber mujeres para así garantizar que haya
educandos del género femenino. Además, los programas educativos deben incluir
el seguimiento del nivel de hostigamiento experimentado por niñas y mujeres.


5. Gestión no violenta de las aulas: la intimidación incluye, entre otros aspectos, el estrés
mental, la violencia, el abuso y la discriminación. Los maestros deben recibir capacitación
respecto a métodos de gestión positiva de la clase para garantizar que no ocurra
la intimidación. El castigo corporal no debe usarse ni estimularse.


6. Bienestar: el bienestar emocional y mental debe entenderse en el sentido completo
de lo que es bueno para una persona: seguridad, protección, calidad del servicio, felicidad
y cordialidad en las relaciones entre los que proporcionan la educación y los educandos.
Las actividades utilizadas para garantizar el bienestar de los educandos deben estar enfocadas
hacia el incremento del desarrollo cognitivo acertado, las interacciones sociales sólidas
y la buena salud. El garantizar bienestar también contribuye a la terminación exitosa


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 46




Acceso y ambiente de aprendizaje 47


Norma 3 en materia de Acceso y ambiente de aprendizaje:
instalaciones
Las instalaciones de educación son propicias para el bienestar físico de los educandos.


Indicadores clave (para ser leídos conjuntamente con las notas orientadoras)
● La estructura y el sitio del aprendizaje son accesibles a todos, independientemente


de las facultades físicas.


● El ambiente de aprendizaje está marcado por límites visibles y señales claras, según sea apropiado.


● La estructura física usada para el sitio de aprendizaje es adecuada para la situación e incluye
el espacio apropiado para las clases y la administración, recreación e instalaciones de saneamiento
(ver nota orientadora 1).


● El espacio para la clase y la disposición de los asientos están de acuerdo con la proporción
acordada de espacio por educando y maestro, así como el grado, con el fin de alentar
las metodologías participativas y los enfoques centrados en el educando (ver nota orientadora 1).


● Las comunidades participan en la construcción y mantenimiento del ambiente de aprendizaje
(ver nota orientadora 2).


● La salud básica y la higiene se estimulan en el ambiente de aprendizaje.


● Se proporcionan instalaciones de saneamiento adecuadas, teniendo en cuenta la edad, el género,
las necesidades y consideraciones de educación especiales, que incluyen el acceso para personas
con discapacidades (ver nota orientadora 3).


● Están disponibles en el sitio de aprendizaje cantidades adecuadas de agua potable y agua
para la higiene del personal (ver nota orientadora 4).


por parte de los educandos del programa educativo formal o no formal (ver Apéndice 1, Lista
de comprobación psicosocial).


7. Nutrición: las necesidades nutricionales y de hambre de corto plazo deben abordarse
mediante programas de alimentación escolares u otros programas de seguridad alimentaria
fuera del ambiente de aprendizaje. Si los programas de alimentación escolares
se implementan, deben seguir las directrices reconocidas utilizadas por otros organismos,
por ejemplo, el Programa Mundial de Alimentos (ver Apéndice, Lista de comprobación
del Programa de Alimentación Escolar).


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 47




48 Acceso y ambiente de aprendizaje


Notas orientadoras


1. Estructura: la idoneidad de la estructura física debe tener en cuenta su uso a largo plazo
(posterior a la emergencia), el presupuesto disponible, la participación comunitaria y si puede
ser mantenida por las autoridades locales y/o la comunidad local a un costo razonable.
La estructura puede ser temporal, semi-permanente, permanente, una extensión o móvil.


Deben tenerse en cuenta los siguientes elementos:
– los materiales y la mano de obra procurados localmente, cuando estén disponibles, deben


ser usados para construir la estructura. Deben darse los pasos para garantizar que las
estructuras sean efectivas respecto al costo y que las características físicas (por ejemplo,
techos, pisos) sean duraderas;


– debe estar disponible una iluminación adecuada, buena ventilación y calefacción para
estimular la enseñanza y un ambiente de aprendizaje de calidad;


– debe establecerse una norma localmente realista para el tamaño máximo de clase, y
realizarse todos los esfuerzos para proporcionar suficiente espacio a las aulas adicionales si
aumenta la matrícula, y así permitir una reducción progresiva en el uso de múltiples turnos;


– los programas educativos no necesitan esperar a que todos los componentes
de la infraestructura y el espacio adecuado mencionado anteriormente sean seguros.
Estos componentes, sin embargo, deben ser suministrados o enlazados a los mismos tan
rápidamente como sea posible.


(Ver Vínculos al anexo de las Normas de Esfera, en el MSEE CD-ROM para las normas
correspondientes de Esfera en materia de refugio.)


2. El mantenimiento del ambiente de aprendizaje: debe incluir instalaciones (por ejemplo,
letrinas, bombas de agua, etc.) y muebles (por ejemplo, mesas, sillas, pizarras, taquillas, etc.)


3. Las instalaciones de saneamiento deben incluir la evacuación de desechos sólidos
(contenedores, trampas de desechos), drenaje (fosas, canales de drenaje) y agua adecuada
para la higiene personal y para limpiar las letrinas/los baños. Los ambientes de aprendizaje
deben tener baños separados para hembras y varones y una privacidad adecuada.
Los materiales sanitarios deben estar disponibles para las mujeres (ver Vínculos al anexo
de las Normas de Esfera, en el MSEE CD-ROM para las normas correspondientes de Esfera
en materia de evacuación de excrementos y ropa).


4. El agua debe estar disponible dentro o en las proximidades del ambiente de aprendizaje
según las normas locales/internacionales (ver Vínculos al anexo de las Normas de Esfera,
en el MSEE CD-ROM para las normas correspondientes de Esfera en materia de agua).


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 48




Apéndice 1: Lista de comprobación psicosocial
Los métodos específicos de la encuesta dependerán de la situación y la cultura local. Lo presentado
a continuación representa el tipo de información útil para abordar los temas del bienestar
y la recuperación psicosocial.


Condiciones generales
● ¿Hubo situaciones de violación de los derechos del niño al originarse los sucesos traumáticos?
● ¿Las situaciones de abuso se han detenido o ellas continúan creando un clima de inseguridad para


los niños y sus familias?
● ¿Las familias viven juntas?
● ¿Tienen la suficiente privacidad?
● ¿Qué se está haciendo para permitir a las familias una vida digna y brindarles cuidado


y protección para sus hijos? ¿Qué más puede hacerse?
● ¿Cuáles son las actividades normales en la comunidad para ayudar a los niños que tienen


dificultades?
● ¿Cuáles son los mecanismos normales de la comunidad para responder a la angustia psicosocial


y tratarla? ¿Cómo ellos pueden fortalecerse y servir de base?
● ¿Cómo el orden general de la vida y la organización social de la población afecta la protección


y el cuidado de los niños?
● ¿Cuáles medidas podrían ser implementadas para mejorar las condiciones de vida de los niños


y sus familias?
● ¿Existen personas en la comunidad que podrían brindar actividades regulares a los niños, tales


como educativas no formales, juegos y recreación?


Padres
● ¿Cuál es la naturaleza de la dificultad y el estrés que enfrentan los padres y las madres que está


afectando su bienestar y cómo ellos cuidan a sus hijos?
● ¿Cuáles medidas pueden implementarse para reducir esta dificultad?
● ¿Los padres y las madres están viendo que golpean a sus hijos más de lo que normalmente


es permisible dentro de su marco cultural?
● ¿Existen oportunidades allí para que los padres y las madres analicen y busquen ayuda para


las dificultades angustiosas con las que ellos y sus hijos tienen que lidiar?


Niños
● ¿A los niños se les proporciona alimentación y cuidado inadecuados?
● ¿Cuáles medidas pudieran tomarse para mejorar el cuidado que tales niños reciben?
● ¿Hay niños que están solos?
● ¿Hay niños que se comportan de una manera agresiva y violenta?
● ¿A los niños se les proporcionan oportunidades culturalmente apropiadas para hablar sobre


las inquietudes, ideas y preguntas que puedan tener?


Acceso y ambiente de aprendizaje 49


Acceso y ambiente de aprendizaje:
Apéndices


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 49




● ¿Los niños tienen oportunidad de jugar?
● ¿Se abordan las necesidades especiales de los niños no acompañados, los que permanecen largo


tiempo en campamentos y los que se encuentran en confinamiento?


Servicios
● ¿La educación y otras actividades brindadas son tales que los niños son capaces de participar


en las actividades regulares de incremento del desarrollo y reestablecer el sentido de rutina?
● ¿Los refugiados adultos y niños tienen acceso a los servicios sociales para ayudarlos a abordar


las dificultades?
● ¿Los sistemas para identificar y asistir a los niños que experimentan angustia psicosocial están


implementados?
● ¿Se les proporciona a los maestros la capacitación y el apoyo? ¿El personal de la atención primaria


de salud y otros servicios está disponible para ayudarlos a mejorar el apoyo que dan a los niños?
● ¿Existen los servicios de salud mental especializados para que puedan ser referidos los niños


con angustia severa?


50 Acceso y ambiente de aprendizaje


Fuente: UNICEF, adaptado de Refugee Children: Guidelines on Protection and Care [Lineamientos para la Protección
y el Cuidado de los Niños Refugiados], ACNUR, 1994.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 50




Apéndice 2: Lista de comprobación del programa
de alimentación escolar


Las siguientes preguntas son importantes para determinar si los alimentos se consideran un recurso
para las intervenciones de educación


Objetivos del programa
● Si se están proponiendo alimentos, ¿cómo se utilizarán? ¿Cómo alimentación escolar, raciones


para llevar a la casa, alimentos para el trabajo, alimentos para la capacitación o alimentos para
los maestros?


● ¿Por qué un programa de alimentación escolar (u otro) es adecuado en la actual situación?
● ¿Cuáles son los objetivos de este programa? ¿El uso que se ha propuesto de los alimentos es el


que ayudará a satisfacer las necesidades identificadas en educación? ¿Los alimentos atraerán
cantidades significativamente mayores de niños a la escuela?


● ¿Cuáles de estos objetivos son específicos para la situación de emergencia?
● ¿Tienen ustedes los datos necesarios para justificar la necesidad de abordar estos objetivos


(estatus de la nutrición, estadísticas de matrícula y asistencia, etc.)?


Población objetivo
● ¿Quiénes son los beneficiarios que son considerados como sujetos del programa?
● ¿Tienen ustedes los datos necesarios para determinar aquellas escuelas o regiones más afectadas


o más necesitadas de ayuda (estatus de la seguridad alimentaria, estadísticas de alfabetización,
matrícula, etc.)?


● ¿Cuáles grupos se beneficiarían de las raciones para llevar a la casa (por ejemplo, niñas, minorías,
etc.)?


Desarrollo de capacidades, sostenibilidad y coordinación
● ¿Cuáles actividades para el desarrollo de las capacidades son necesarias antes de comenzar


el programa?
● ¿Las escuelas tienen la infraestructura apropiada para apoyar el programa de alimentación escolar


(por ejemplo, acceso a agua, instalaciones para cocinar, utensilios, etc.)?
● ¿Cuál es la demanda actual de educación que tienen las comunidades, padres, y niños?


¿Cómo los alimentos la cambiarán?
● ¿Cómo las comunidades, padres, maestros, estudiantes y funcionarios de educación ven


la introducción de alimentos? ¿El uso de los alimentos tiene el potencial de crear o agravar
tensiones entre comunidades y dentro de ellas?


● ¿Cuál infraestructura tiene que estar vigente antes de que comience el envío de alimentos?
¿Cuáles sistemas de obtención y contratación necesitan ser arreglados?


● ¿Cuál infraestructura tiene que estar vigente antes que la preparación de los alimentos
y la alimentación de los niños pueda comenzar?


● ¿Cuáles arreglos hacen falta hacer para el establecimiento de oficinas, almacenes y bases
de transporte? ¿Y para las telecomunicaciones? ¿Y para los vehículos y las rutas?


● ¿Hay suficiente cantidad de maestros y materiales, y existe la infraestructura adecuada para
absorber y acomodar educandos adicionales? ¿Cuál es la probabilidad de que la introducción
de alimentos pueda agobiar a un sistema de educación ya sobrecargado?


● ¿Los alimentos se mantendrán? Si es así, ¿cómo? ¿Cuál es la estrategia de reducir la ayuda
alimentaria para su retiro? ¿Cómo esto impactará en la educación?


● ¿Otros organismos humanitarios están trabajando en la educación en la misma área o en áreas


Acceso y ambiente de aprendizaje 51


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 51




cercanas? ¿Planean ellos usar los alimentos como un recurso en sus programas educativos?
Si es así, ¿de qué forma? ¿Están ellos dispuestos a coordinar? ¿Los alimentos se usarán equitativa
y consistentemente por diferentes organismos? ¿Cómo pudiera el suministro desigual
de alimentos atraer a estudiantes y maestros de un área o una escuela a otra área u otra escuela?


● ¿Cuáles son las implicaciones para nosotros o para nuestros asociados de proveer personal?
¿La cantidad de personal actual es suficiente para asumir la administración de un programa
educativo asistido por alimentos sin distraerse de las responsabilidades actuales? ¿Se necesita
un aumento progresivo significativo?


Selección de productos y consideraciones nutricionales
● ¿Cuáles alimentos van a proporcionar?
● ¿El programa incluirá raciones para llevar a la casa? ¿Cómo se le dará seguimiento al programa?
● ¿Cuáles productos alimenticios están disponibles?
● ¿Existen problemas particulares de enfermedades, malnutrición o infestación entre los niños de la


escuela? Si es así, ¿las deficiencias específicas en micro nutrientes pueden ser abordadas mediante
la selección de productos o fortificantes?


● Culturalmente, ¿cuáles son los alimentos que prefieren y que les gusta a los niños de la escuela?


Abordando la seguridad alimentaria, la salud y la higiene
● ¿Existen instalaciones de saneamiento y agua potable disponibles en las escuelas?
● ¿Cómo puede el diseño del programa incorporar la capacitación para educar y darle autoridad


a los que manejen los alimentos?
● ¿Cómo puede mitigarse el riesgo de contaminación?
● ¿Existe problema de infestación con helmintos intestinales entre los niños de la escuela? Si es así,


el suministro de tratamientos regulares de desparasitamiento será una parte necesaria de la
intervención de la alimentación escolar?


● ¿Los programas educativos para prevenir el VIH/SIDA están disponibles actualmente para los niños
de la escuela?


● ¿Cómo puede incorporarse la educación preventiva del VIH/SIDA en el diseño de un programa?
● ¿Cuál plan de contingencia debe existir si los maestros sucumben al VIH/SIDA?


Línea de tiempo
● ¿Cuál es la duración probable de la operación de asistencia?
● ¿Cuáles datos están disponibles para cada fase de la operación (valoración inicial, estudio de línea


de base, seguimiento y evaluación)?
● ¿Cuándo los alimentos estarán disponibles?
● ¿Cuáles actividades para el desarrollo de las capacidades deben realizarse antes del comienzo


del programa y cuál es la fecha probable de comienzo?
● ¿Cómo se reducirá la asistencia al socorro (y después la recuperación) y cómo, donde sea


adecuado, se alcanzará una transición suave a una fase de desarrollo subsecuente?


Donantes
● ¿Cuáles son los donantes potenciales? ¿Cuándo estarán disponibles los recursos del donante?
● ¿Ha sido redactada una propuesta de programa detallada e integral acerca del escenario del


programa ideal para los donantes?
● ¿Por cuánto tiempo estarán disponibles los alimentos de los donantes? ¿Varios meses, 1-2 años,


52 Acceso y ambiente de aprendizaje


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 52




Acceso y ambiente de aprendizaje 53


Fuentes: Adaptado de: Programa Mundial de Alimentos, Planning for School Feeding in the Emergency Setting – Situation
Analysis, Designing the Programme, Implementation [Planificación para la alimentación escolar en escenario de
emergencia – análisis de la situación, diseño del programa, implementación], 2004, http://www.wfp.org; y Catholic Relief
Services (Servicios de Socorro Católicos), Checklist: Determining Whether to Use Food as a Resource
[Lista de comprobación: determinando si usar el alimento como un recurso], www.crs.org.


5-10 años? (Si los alimentos de los donantes están disponibles sólo por un período de varios meses,
estos pudieran usarse mejor como incentivos para los maestros que para los programas de alimentación
escolar, lo cual puede tomar al menos ese tiempo para establecerse).


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 53




54 Enseñanza y aprendizaje


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 54




Introducción


Decidir lo que es importante enseñar es difícil para todos los educadores.
En una emergencia, decisiones importantes necesitarán tomarse acerca
de la naturaleza de los servicios de educación ofrecidos, ya sean formales
o no formales; el plan de estudios a seguir, sea de un país de origen o del país
de acogida; y las prioridades para el aprendizaje, ya sean enfocadas
a la supervivencia, competencias para los oficios o estudios académicos. Pudiera
también existir la necesidad de una revisión o desarrollo del plan de estudios.


Es vital el hecho de que la educación sea relevante para los educandos. Esto requiere trabajar
de cerca con la comunidad y recibir orientación de la misma para determinar sus necesidades
de educación. Esto normalmente significa trabajar mediante sistemas de educación existentes,
de ser posible, más que establecer estructuras separadas. Significa enfatizar la participación activa
de la comunidad en todos los esfuerzos relacionados con la educación, incluyendo las decisiones
concernientes al contenido del aprendizaje. El plan de estudio adoptado debe corresponderse con
las necesidades presentes y futuras previstas de los educandos, y así correlacionarlo con información
que la comunidad necesita debido a circunstancias que se alteraron por la crisis, tales como
las competencias para la vida, la educación para la paz, la educación cívica, el conocimiento
de minas, la salud, la nutrición, el VIH/SIDA, los derechos humanos y el medio ambiente.
La educación suplementaria de competencias para la vida debe estar disponible para los niños
que no están en la escuela, sus padres, los ancianos y los grupos marginados.


Los programas educativos de emergencia son una forma de intervención psicosocial ya que ellos
establecen un ambiente de aprendizaje familiar, proporcionan una programación regular e infunden
un sentimiento de esperanza en el futuro. Toda persona involucrada en la impartición de educación,
especialmente los maestros y administradores escolares, deben recibir una orientación respecto al papel


Enseñanza y aprendizaje 55


Enseñanza
y aprendizaje


3.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 55




que desempeñan mitigando el impacto psicológico y social en los educandos.


Los servicios educativos deben reconocer que las personas aprenden de diferentes maneras
y a distintas velocidades, y necesitan participar activamente en el proceso de aprendizaje. Para
las personas que aprenden con eficiencia, la enseñanza participativa y las técnicas de aprendizaje,
incluyendo las metodologías centradas en los educandos, son esenciales. Los métodos centrados
en los niños deben abordar las necesidades de la persona en su conjunto, enseñándole las habilidades
necesarias para la supervivencia, el desarrollo individual, la interacción social y el estudio académico.
Para los adultos, el aprendizaje es de por vida y experiencial. Su aprendizaje se incrementará cuando
ellos puedan ver el propósito, el valor y la relevancia de lo que aprenden y se les dé la oportunidad
de ser participantes activos de su propio aprendizaje.


Cuando aquellos que enseñan no tienen formación profesional, es crucial que reciban una capacitación
apropiada, no sólo sobre las asignaturas básicas, sino también sobre aquellas especialmente pertinentes
para situaciones de emergencia. También será necesaria otra capacitación para afrontar las necesidades
psicosociales de la población sujeto de la formación.


Las comunidades quieren saber que los gobiernos reconocerán la educación de sus niños, y que ellos
podrán usar su educación para obtener el acceso a la educación superior y al empleo. La inquietud
fundamental es si los gobiernos, instituciones educativas y empleados reconocen o no el plan
de estudio y los certificados resultantes. Aparte de legitimar la realización de la prueba
a los estudiantes, los certificados de graduación reconocen los logros de los estudiantes
y los motivan a asistir a la escuela. En la situación de los refugiados, la certificación típicamente
implica negociaciones sustanciales con los países de asilo y de origen. Idealmente, en situaciones
de refugiados de más largo plazo, los planes de estudio necesitan “enfrentar ambas vías” y ser
aceptables en el país de origen y en el país de acogida. Esto requiere una coordinación importante
regional e inter-institucional para armonizar las actividades educativas y las cantidades
de los refugiados en los distintos países.


Vínculos con las normas comunes a todas las categorías


El proceso mediante el cual una respuesta educativa se desarrolla e implementa es importante para su
efectividad. Esta sección debe utilizarse conjuntamente con las normas comunes a todas las categorías,
las cuales cubren la participación comunitaria, los recursos locales, la valoración inicial, la respuesta, el
seguimiento y la evaluación final. En particular, la participación de las personas afectadas por desastres
—incluyendo los grupos vulnerables— debe maximizarse para asegurar su conveniencia y calidad.


Normas mínimas: estas son por naturaleza cualitativas y especifican los niveles mínimos
a ser alcanzados en la provisión de la respuesta educativa.


Indicadores clave: estos son “señales” que muestran si la norma ha sido alcanzada. Brindan una
vía de medición y comunicación del impacto o resultado de los programas, así como de los
procesos o métodos utilizados. Los indicadores pueden ser cualitativos o cuantitativos.


Notas orientadoras: estas incluyen puntos específicos para considerar cuando se aplican
las normas y los indicadores en situaciones diferentes, la orientación para abordar dificultades
prácticas, y los consejos sobre aspectos prioritarios. También pueden incluir importantes


56 Enseñanza y aprendizaje


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 56




Enseñanza y aprendizaje 57


aspectos relativos a la norma o los indicadores, y describen dilemas, controversias o vacíos
en el conocimiento actual. El Anexo 2 incluye una lista selectiva de referencias, la cual indica
fuentes de información sobre aspectos tanto generales como técnicos específicos relativos
a esta sección.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 57




Enseñanza
y aprendizaje


Norma 2
Capacitación


Los maestros y otro
personal educativo


reciben
una capacitación


periódica, pertinente
y estructurada


de acuerdo
a las necesidades


y las circunstancias.


Anexo 2: Referencias y Guía de Recursos
Sección de Enseñanza y aprendizaje


Norma 1
Planes de estudio


Se usan planes
de estudio cultural,


social
y lingüísticamente


pertinentes
para impartir


la educación formal
y no formal,


adecuada para cada
situación


de emergencia
particular.


Norma 3
Instrucción


La instrucción se
centra


en el educando,
es participativa


e inclusiva.


Norma 4
Valoración


Se usan métodos
apropiados
para evaluar


y validar los logros
del aprendizaje.


58 Enseñanza y aprendizaje


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 58




Enseñanza y aprendizaje 59


Norma 1 en materia de Enseñanza y aprendizaje: planes de estudio
Se usan planes de estudio cultural, social y lingüísticamente pertinentes para brindar la
educación formal y no formal, adecuada para cada situación de emergencia particular.


Indicadores clave (para ser leídos conjuntamente con las notas orientadoras)
● La idoneidad de los planes de estudio existentes es revisada de acuerdo a la edad o el nivel


de desarrollo, idioma, cultura, capacidades y necesidades de los educandos afectados
por la emergencia. Los planes de estudio son utilizados, adaptados o enriquecidos según sea
necesario (ver notas orientadoras 1-3).


● Cuando se requiere el desarrollo o la adaptación del plan de estudio, se realiza con la participación
significativa de los beneficiarios y se consideran los mejores intereses y necesidades
de los educandos (ver notas orientadoras 1-3).


● Los planes de estudio abordan las competencias para la vida, las de lectura y escritura,
las de aritmética y las esenciales de la educación básica pertinente para etapas dadas
de una emergencia (ver notas orientadoras 4-5).


● Los planes de estudio abordan las necesidades de bienestar psicosociales de los maestros
y educandos para que estén mejor preparados para afrontar la vida durante y después
de la emergencia (ver nota orientadora 6).


● El contenido del aprendizaje, los materiales y la enseñanza se brindan en el(los) idioma(s)
de los educandos y maestros, especialmente en los primeros años del aprendizaje (ver nota
orientadora 7).


● Los planes de estudio y métodos de enseñanza responden a las necesidades actuales de los
educandos y estimulan futuras oportunidades de aprendizaje (ver nota orientadora 8).


● Los planes de estudio y los materiales de enseñanza son sensibles al género, reconocen
la diversidad y estimulan el respeto por los educandos (ver nota orientadora 9).


● Se proporciona suficiente material de aprendizaje y de enseñanza, según se necesite, en una forma
oportuna para respaldar las actividades educativas pertinentes. Se le da preferencia
a los materiales disponibles localmente para la sostenibilidad (ver nota orientadora 10).


Notas orientadoras


1. Un plan de estudio puede definirse como un plan de acción para ayudar a los educandos a ampliar
sus conocimientos y su base de habilidades. Para los propósitos de las normas mínimas, el “plan
de estudio” se utiliza como un término sombrilla que se aplica tanto a los programas educativos
formales como no formales. Este incluye objetivos de aprendizaje, contenido del aprendizaje,
metodologías y técnicas de enseñanza, materiales para la instrucción y métodos de evaluación.
Ambos programas –de educación formal y de educación no formal— deben ser guiados por
un plan de estudio que se base en el conocimiento y experiencia de los educandos y sea pertinente
al medio ambiente inmediato. Para las normas mínimas se usan las siguientes definiciones:


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 59




60 Enseñanza y aprendizaje


– los objetivos de aprendizaje, identifican los conocimientos, las habilidades, valores y actitudes
que se desarrollarán a través de las actividades educativas;


– el contenido del aprendizaje, es el material (conocimiento, habilidades, valores y actitudes)
a ser estudiado o aprendido;


– la metodología de enseñanza, se refiere al enfoque seleccionado para la presentación
del contenido del aprendizaje y utilizado en este;


– la técnica de enseñanza, o enfoque es un componente de la metodología y constituye
el proceso utilizado para llevar a cabo la metodología general; y


– el material para la instrucción, se refiere a los libros, carteles y otros materiales de enseñanza
y aprendizaje.


Los planes de estudio pertinentes de educación formal y no formal deben tener un contenido
del aprendizaje de calidad que sea sensible al género, apropiado para el nivel de aprendizaje
y que esté en el(los) idioma(s) que ambos, educandos y maestros, entiendan. Las metodologías
participativas también deben ser parte del plan de estudio para alentar a los educandos a tener
un rol más activo en su aprendizaje (ver Anexo 1: Terminología para las definiciones
de “educación de calidad” y “educación pertinente”).


2. Niveles de desarrollo y niveles apropiados para la edad: los planes de estudio deben examinarse
para garantizar que ellos no sólo sean apropiados para la edad, sino también que el nivel para
el desarrollo sea compatible con el progreso de los educandos. Los niveles para el desarrollo y para
la edad pueden variar ampliamente dentro de los programas educativos formales y no formales
en emergencias, requiriendo una adaptación del plan de estudio y de los métodos. El término
“apropiado para la edad” se refiere a un rango de edad cronológica, mientras que “apropiado
para el desarrollo” se refiere a las necesidades actuales y al desarrollo cognitivo de los educandos.


3. El desarrollo del plan de estudio puede ser un proceso largo y difícil, pero en emergencia
los planes de estudio con frecuencia están adaptados del país de acogida, del país de origen
o de otros escenarios de emergencia. Es importante asegurar que los planes de estudio
iniciales rápidos formales y no formales consideren las necesidades especiales de todos
los educandos, incluyendo a los niños asociados con los grupos armados, niñas, educandos
con edades superiores a su nivel escolar, bajas escolares y educandos adultos. Es igualmente
importante asegurar que los beneficiarios participen activamente en el diseño de los planes
de estudio, así como en la revisión periódica de los programas educativos. Puede consultarse
a un rango de actores, incluyendo educandos, miembros de la comunidad, maestros,
facilitadores, autoridades de educación y gestores de los programas, entre otros.


Donde los programas educativos están siendo establecidos durante o después de
las emergencias, debe darse preferencia al uso de reconocidos planes de estudio de primaria
y secundaria, y si es necesario, a su adaptación y enriquecimiento. En el caso de los
programas educativos formales para refugiados, se prefiere adoptar el plan de estudio del país
de origen con el fin de facilitar la repatriación voluntaria, aunque esto no siempre es posible
o adecuado.


Las perspectivas del país del refugiado y del de acogida deben considerarse íntegramente
en estas decisiones. Idealmente, en las situaciones de los refugiados a largo plazo, los planes
de estudio necesitan “enfrentar ambas vías” y ser aceptables tanto en el país de origen como


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 60




en el de acogida. Esto requiere una coordinación sustancial regional e inter-institucional para
armonizar las actividades educativas y la cantidad de casos de refugiados en los diferentes
países. Los temas específicos a decidir incluyen las competencias del lenguaje y el
reconocimiento de los resultados de exámenes para la certificación.


4. Las metodologías apropiadas para la instrucción deben desarrollarse y adaptarse para ir bien
con los contextos, necesidades, edades y capacidades de los educandos. La implementación
de nuevas metodologías durante las etapas iniciales de una emergencia pueden ser estresantes
para los maestros experimentados, así como para los educandos, padres y miembros
de la comunidad, quienes podrían percibir esto como algo que cambia mucho y muy
rápidamente. La educación en emergencia o en la reconstrucción temprana debe ofrecer
a los maestros en un escenario de educación formal una oportunidad para el cambio, pero
la transición a métodos de enseñanza más participativos o amistosos con los educandos debe
introducirse con cuidado y sensibilidad. Con las intervenciones de educación no formal,
los enfoques centrados en el educando podrían introducirse más rápidamente mediante
de la capacitación de voluntarios, animadores y facilitadores.


5. Las competencias esenciales deben identificarse antes del desarrollo o la adaptación
del contenido del aprendizaje o de los materiales de capacitación del maestro. Además
de la lectura, escritura y la aritmética funcionales, las “competencias esenciales de educación
básica” se refieren a los conocimientos, las capacidades, las actitudes y las prácticas necesarias
requeridas por los educandos en una población afectada por una emergencia para participar
activa y significativamente como miembros de su comunidad o país.


6. Las necesidades y el desarrollo psicosociales de los educandos, así como de los trabajadores
de la educación, deben considerarse y abordarse en todas las etapas de una emergencia,
incluyendo la crisis y la recuperación. Todo el personal de educación —formal y no formal—
debe ser capacitado en el reconocimiento de los signos de angustia en los educandos y los pasos
a seguir para abordar y responder a esta conducta en un ambiente de aprendizaje.
Los mecanismos de referencia deben exponerse claramente al personal educativo para
proporcionar ayuda adicional a los educandos que muestran una angustia severa. Los métodos
de enseñanza para las poblaciones infantiles y de adolescentes que han estado expuestos
a traumas deben incluir una estructura predecible, períodos de aprendizaje más cortos para
desarrollar la concentración, métodos disciplinarios positivos, participación de todos
los estudiantes en actividades de aprendizaje y juegos cooperativos.


Será necesario también considerar las necesidades psicosociales del personal educativo,
ya que el mismo con frecuencia se extrae de la población afectada y enfrenta los mismos
estresares o traumas que los educandos. La ayuda para la capacitación, el monitoreo
y el seguimiento debe considerar claramente estos factores (ver Apéndice 1 Acceso y
ambiente de aprendizaje para la Lista de comprobación psicosocial, ver también la norma 2
en materia de Acceso y ambiente de aprendizaje y la norma 3 en materia de Maestros y otro
personal educativo).


7. Idioma: es habitual para países de asilo el insistir que los programas educativos para refugiados
cumplan con sus normas, incluyendo el uso de su(s) propio(s) idioma(s) y planes de estudio.
Sin embargo, es importante considerar el futuro de los educandos, especialmente de aquellos


Enseñanza y aprendizaje 61


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 61




62 Enseñanza y aprendizaje


que desean continuar sus estudios después de la emergencia. Los actores humanitarios deben
estimular fuertemente a los gobiernos de acogida para permitir a los refugiados estudiar en su(s)
idioma(s) nativo(s) o nacional(es). Si esto se permite, se necesitará traducir todo el contenido
del aprendizaje significativo, las guías de los maestros, los textos para los estudiantes y otros
materiales escritos y audio-visuales que no estén en la lengua madre de los educandos
y maestros, al idioma de enseñanza. Si esto no se permite, deben desarrollarse clases
y actividades suplementarias en el idioma de los educandos.


8. Contenido del aprendizaje y conceptos clave: cuando se determina el contenido del aprendizaje,
deben tenerse en cuenta los conocimientos, las competencias e idioma(s) útiles para
los educandos en cada etapa de una emergencia y aquellas competencias que aumentarían
su capacidad para conducir sus vidas independientes y productivas tanto durante como después
de la emergencia así como para poder continuar el acceso a oportunidades de aprendizaje.


El contenido apropiado del aprendizaje y los conceptos clave deben provocar lo siguiente:
– educación sanitaria basada en competencias (apropiada a la edad y la situación): primeros


auxilios, salud reproductiva, infecciones de transmisión sexual, VIH/SIDA;
– derechos humanos y reglas humanitarias; ciudadanía activa; educación para la paz /


desarrollo de la paz; no violencia; prevención/gestión/resolución de conflictos; protección
al niño; seguridad y protección;


– actividades culturales, tales como música, danza, teatro, deportes y juegos;
– información necesaria para la supervivencia en el nuevo medio: conocimiento


de la presencia de minas terrestres y municiones sin explotar, evaluación rápida y acceso
a los servicios;


– desarrollo del niño y adolescencia; y
– habilidades para ganarse la vida y capacitación de oficios.


9. La diversidad debe considerarse en el diseño e implementación de actividades educativas
en todas las etapas de una emergencia, en particular la inclusión de educandos diversos,
la inclusión de maestros/facilitadores de diversos orígenes y la promoción de la tolerancia
y el respeto. Los aspectos a considerar al estimular la diversidad pueden incluir entre otros,
el género, la cultura, la nacionalidad, la etnicidad, la religión, la capacidad de aprendizaje,
los educandos con necesidades educativas especiales, y la enseñanza a múltiples niveles
y a múltiples edades.


10. Los materiales localmente disponibles para los educandos deben ser evaluados
en el comienzo de una emergencia. Para los refugiados, esto incluye materiales de su país
o área de origen. Los materiales deben ser adaptados, desarrollados o procurados y puestos
a disposición de todos en suficientes cantidades. Se requiere el monitoreo
del almacenamiento, distribución y uso de todos los materiales. Los educandos deben ser
capaces de relacionarse con el contenido del aprendizaje y los materiales deben reflejar
la cultura de los educados y ser respetuosos para con ella.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 62




Enseñanza y aprendizaje 63


Norma 2 en materia de Enseñanza y aprendizaje: capacitación
Los maestros y otro personal educativo reciben una capacitación periódica, pertinente
y estructurada de acuerdo a las necesidades y las circunstancias.


Indicadores clave (para ser leídos conjuntamente con las notas orientadoras)
● La capacitación corresponde a las necesidades, objetivos de las actividades de educación


y contenido del aprendizaje priorizados (ver notas orientadoras 1-2).


● Donde se estime necesario, la capacitación debe ser reconocida y aprobada por las autoridades
educativas pertinentes (ver notas orientadoras 3-4).


● Los capacitadores calificados conducen los cursos de capacitación y la provisión se hace para
la ayuda y orientación en curso, el seguimiento apropiado, el monitoreo y la supervisión
en el terreno, así como la capacitación de repaso (ver nota orientadora 4).


● La capacitación, que incluye el monitoreo de seguimiento, estimula al maestro a ser un facilitador
en el ambiente de aprendizaje, fomenta los métodos participativos de enseñanza y demuestra
el uso de materiales de enseñanza.


● El contenido de la capacitación se evalúa regularmente para determinar si satisface
las necesidades de los maestros, estudiantes y la comunidad, y se revisa cuando es necesario.


● La capacitación proporciona a los maestros habilidades apropiadas para poder asumir los roles
de liderazgo cuando lo requieran los miembros de la comunidad.


Notas orientadoras


1. "El maestro" se refiere tanto a los instructores en los programas educativos formales como
a los facilitadores o animadores en los programas de educativos no formales (ver las normas
1-3 en materia de Maestros y otro personal educativo para la información sobre
reclutamiento y selección, condiciones de trabajo, ayuda y supervisión).


2. El desarrollo del plan de estudio y el contenido de la capacitación deben basarse en
las necesidades particulares del personal educativo en el contexto de la situación, dentro de
las restricciones de presupuesto y tiempo. Los programas de capacitación deben abordar
los desafíos de la educación basada en los valores durante los momentos de emergencia
y deben incorporar las competencias para la vida y la educación para la paz, según se necesite.


Los planes de estudio de la capacitación podrían incluir lo siguiente, aunque no están
limitados a estos: conocimientos de la materia esencial; pedagogía y metodologías
de enseñanza; desarrollo del niño; enseñanza a adultos; respeto por la diversidad; enseñanza
a educandos con necesidades especiales; necesidades y desarrollo psicosociales;
prevención/resolución del conflicto y educación para la paz; derechos humanos y derechos
de los niños; códigos de conducta; competencias para la vida para los maestros (incluyendo
el VIH/SIDA); relaciones escuela-comunidad; utilización de los recursos de la comunidad;
e identificación y satisfacción de las necesidades de las poblaciones en tránsito


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 63




64 Enseñanza y aprendizaje


Norma 3 en materia de Enseñanza y aprendizaje: instrucción
La instrucción se centra en el educando, es participativa e inclusiva.


Indicadores clave (para ser leídos conjuntamente con las notas orientadoras)
● A los educandos se les proporcionan oportunidades para estar activamente involucrados


en su propio aprendizaje (ver nota orientadora 1).


● Los métodos participativos son utilizados para facilitar la participación del educando en su propio
aprendizaje y para mejorar el ambiente de aprendizaje.


● A través de la práctica y la interacción con los educandos, los maestros demuestran
la comprensión del contenido de las lecciones y de las habilidades de enseñanza adquiridas durante
los cursos de capacitación.


o que regresan, tales como las poblaciones internamente desplazadas o los refugiados.


3. Ayuda a la capacitación y coordinación: una vez que la emergencia se ha estabilizado,
las autoridades educativas nacionales y locales y los comités de educación de la comunidad
deben participar en el diseño e implementación de las actividades de capacitación formales
y no formales de los maestros, cuando sea posible. Es aconsejable comenzar un diálogo sobre
los planes de estudio para la capacitación de los maestros en servicio y los mecanismos para
el reconocimiento de la capacitación recibida, en el comienzo de la respuesta de emergencia.
Sin embargo, en muchas situaciones de refugiados, no existe con frecuencia conexión entre
la comunidad de refugiados y sus programas educativos y el sistema de educación local.


Donde sea posible, los capacitadores locales deben ser identificados para desarrollar
e implementar la capacitación apropiada para los maestros, con el desarrollo de capacidades
para su facilitación y competencias de capacitación según se necesite. Donde hay cantidades
limitadas de capacitadores disponibles o están ellos mismos inadecuadamente capacitados,
organismos externos (por ejemplo, las Naciones Unidas, ONGs internacionales) e instituciones
locales, nacionales y regionales, deben coordinar esfuerzos para fortalecer las estructuras
e instituciones existentes o transicionales que brindan la capacitación a maestros en servicio
y antes del mismo.


4. Reconocimiento y acreditación: la aprobación y acreditación por las autoridades educativas
nacionales y locales es procuradas en parte para asegurar la calidad y el reconocimiento
en la situación inmediata y en parte con una visión a la situación posterior a la emergencia.
En el caso de los maestros refugiados, las autoridades educativas del país/área de acogida
o natal, o al menos de uno de ellos, deben reconocer la capacitación. Con este propósito,
es necesario que los cursos de capacitación de maestros estén bien estructurados y bien
documentados, y satisfagan los requerimientos de las autoridades educativas para
la calificación de los maestros, así como incluir cualquier componente adicional relacionado
con la emergencia.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 64




Enseñanza y aprendizaje 65


● La instrucción aborda las necesidades de todos los educandos, incluyendo aquellos con
necesidades especiales, fomentando la inclusividad y reduciendo las barreras para el aprendizaje
(ver nota orientadora 2).


● Los padres y los líderes de la comunidad entienden y aceptan el contenido del aprendizaje
y los métodos de enseñanza utilizados (ver nota orientadora 3).


Notas orientadoras


1. El compromiso activo: la enseñanza debe ser interactiva y participativa. Esta también debe
hacer uso de la enseñanza adecuada para el desarrollo y de los métodos de aprendizaje. Esto
puede implicar, entre otros métodos: trabajo en grupo, trabajo de proyectos, educación por
pares, desempeño de roles, narrativas, juegos, videos e historias. El aprendizaje activo ayuda
a crear relaciones recíprocas entre el maestro y los educandos, y entre educandos, y también
ayuda a garantizar el bienestar psicosocial (ver la norma 2 en materia de Acceso y ambiente
de aprendizaje, nota orientadora 6).


2. Barreras para el aprendizaje: se debe capacitar a los maestros para hablar con los padres,
miembros de la comunidad, líderes de educación y otros beneficiarios acerca
de la importancia de las actividades educativas formales y no formales en escenarios
de emergencia, así como para discutir temas de diversidad, inclusión y alcance. El diálogo
con líderes de la educación, padres y miembros de la comunidad se necesita para garantizar
su comprensión sobre la inclusión y la ayuda para ella, así como el suministro de recursos
materiales apropiados.


3. La selección y uso de los métodos de instrucción requerirá la consideración de la educación,
la experiencia, la capacitación y las necesidades de los maestros. Estos últimos necesitarán
estar familiarizados con los cambios en el contenido y con los cambios esperados
en la conciencia y la conducta del maestro. La participación y aceptación de los padres,
la comunidad y los líderes religiosos y tradicionales desempeña un papel decisivo en
las actividades de ajuste y los métodos de instrucción para satisfacer las inquietudes de
la comunidad.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 65




66 Enseñanza y aprendizaje


Norma 4 en materia de Enseñanza y aprendizaje: valoración
Se usan métodos apropiados para evaluar y validar los logros del aprendizaje.


Indicadores clave (para ser leídos conjuntamente con las notas orientadoras)
● Los métodos de valoración y evaluación continua y diferenciada están implementados para valorar


el aprendizaje periódico y apropiadamente; los procedimientos para usar esta información con
el objetivo de mejorar la calidad de la instrucción también (ver nota orientadora 1).


● Los logros del educando se reconocen y los créditos o documentos de terminación del curso
se proporcionan como corresponde (ver nota orientadora 2).


● Los métodos de valoración y evaluación se consideran justos, seguros y no amenazantes para
el educando (ver nota orientadora 3).


Notas orientadoras


1. Los métodos y medidas efectivos de valoración y evaluación deben implementarse y reflejar
la consideración de:
– pertinencia (por ejemplo, las pruebas y exámenes son pertinentes y adecuadas para


el contexto de aprendizaje);
– consistencia (por ejemplo, los métodos de evaluación son conocidos y aplicados de forma


similar en todas las localidades y por todos los maestros);
– oportunidad (a los educandos ausentes se les ofrece otra oportunidad de evaluación);
– selección del momento oportuno (la evaluación ocurre durante y al final de la instrucción);
– escenario apropiado (el cual puede ser afectado por la emergencia);
– beneficiarios y transparencia (los resultados de la valoración se comparten con los


educandos, y con respecto a los niños, con sus padres).


2. Resultados de las valoraciones en el caso de los programas educativos formales, la valoración
debe ser conducida en tal forma que los logros y resultados de los exámenes de
los educandos puedan ser reconocidos por las autoridades educativas del país de acogida
y/o el país natal. En el caso de los refugiados, los esfuerzos deben realizarse para obtener
el reconocimiento por parte de las autoridades educativas del país o área de origen.
Los documentos de terminación del curso pueden incluir diplomas, certificados de
graduación, etc., aunque no están limitados a ellos.


3. Código de ética de la valoración: la valoración y la evaluación deben desarrollarse
e implementarse de acuerdo a un código de ética. Ellas deben considerarse justas y confiables
y ser conducidas en una forma que no incrementen el miedo y el trauma. Debe tenerse
cuidado de que no exista hostigamiento de los educandos a cambio de buenas notas
o promociones dentro de la escuela o de un programa.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 66




Introducción


Todos los aspectos de la ayuda humanitaria dependen de las competencias,
conocimientos y compromisos del personal y los voluntarios que trabajan
en condiciones difíciles y a veces inseguras. Lo que se les exige puede ser
considerable, sí están para satisfacer las normas mínimas, es necesario
que estén capacitados, que sean conducidos y monitoreados adecuadamente,
y se les proporcionen los materiales, el apoyo y la supervisión necesaria.


En escenarios de emergencia, el reclutamiento y la selección de maestros y del personal educativo
deben ser participativas, transparentes y basadas en criterios establecidos. Cuando sea posible,
el personal educativo debe ser tomado de la población afectada, lo cual permite la integración
de tradiciones culturales, costumbres y experiencias que respetan las prácticas positivas, los sistemas
de creencias y las necesidades de la(s) población(es) afectada(s) en los programas educativos.


Una vez reclutados, los maestros y el personal educativo deben trabajar junto a la comunidad para
desarrollar un código de conducta y condiciones definidas de trabajo. Los maestros y otro personal
educativo deben ser empleados bajo acuerdos contractuales, los cuales explican sus derechos (salario
o incentivo, días y horas de trabajo, condiciones de trabajo, etc.), sus responsabilidades y deberes.
El código de conducta debe establecer normas claras para los maestros y personal educativo, así
como especificar las consecuencias que tendrían las personas de no cumplir con dichas normas.
La obtención de ayuda para la educación por parte de la población afectada, ayudará tanto
al proceso de reclutamiento y mantener a los maestros y otro personal educativo como a la buena
disposición de los padres de enviar sus hijos a la escuela.


En las áreas de crisis, los maestros y el personal educativo, como cualquiera en la comunidad, tienen


Maestros y otro personal educativo 67


Maestros y otro
personal
educativo


4.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 67




que adaptarse a lo que han pasado y tratan de reconstruir sus vidas. El personal de ambos programas
educativos, formales y no formales, necesita ayuda para afrontar la emergencia y para ayudar
a tratar el trauma y el estrés consecuencia del desastre o conflicto. Los mecanismos de ayuda deben
proporcionarse para ayudarlos a apoyarse unos a otros, así como equiparlos con las herramientas
y competencias necesarias para mejorar el bienestar de los educandos.


La capacitación apropiada de los maestros y otro personal educativo es esencial para el éxito de los
programas educativos en emergencias. Las normas para la capacitación se encuentran en la sección
sobre Enseñanza y aprendizaje.


Los maestros y el personal educativo también necesitan apoyo en forma de supervisión. Al nivel
de la comunidad los padres, líderes de villas, comités de educación de la comunidad y funcionarios
gubernamentales locales necesitan capacitarse sobre cómo monitorear y apoyar los programas
educativos en sus áreas. Cuando a las poblaciones afectadas se les da autoridad para tomar
el control de sus programas educativos, ejercen su derecho a tener seguridad en ellos mismos
y pueden encontrar soluciones a sus problemas. La participación de la comunidad en el apoyo
al personal educativo y su supervisión estimula una relación productiva entre la comunidad
y el maestro en el ambiente de aprendizaje.


El desempeño de la gestión escolar, los maestros y otro personal educativo deben ser
constantemente monitoreados y evaluados para asegurar la calidad y el apoyo continuado de la
población afectada. Es importante que el monitoreo y la evaluación sirvan de guía, no solamente
de control. El monitoreo y la evaluación participativa son integrales para mejorar el desempeño
y la práctica de los maestros. Las evaluaciones del desempeño del personal deben constituir, tanto
como sea posible, una experiencia de aprendizaje positiva para los maestros.


Vínculos con las normas comunes a todas las categorías


El proceso mediante el cual la respuesta educativa se desarrolla e implementa es importante para su
efectividad. Esta sección debe utilizarse junto con la de las normas comunes a todas las categorías,
la cual cubre la participación comunitaria, los recursos locales, la valoración inicial, la respuesta,
el monitoreo y la evaluación. En particular, la participación de las personas afectadas por el desastre
—incluyendo los grupos vulnerables— debe maximizarse para garantizar su conveniencia y calidad.


Normas mínimas: estas son por naturaleza cualitativas y especifican los niveles mínimos a ser
alcanzados en la provisión de la respuesta educativa.


Indicadores clave: estos son “señales” que muestran si la norma ha sido alcanzada. Brindan
una vía de medición y comunicación del impacto o resultado de los programas, así como
de los procesos o métodos utilizados. Los indicadores pueden ser cualitativos o cuantitativos.


Notas orientadoras: estas incluyen puntos específicos para considerar cuando se aplican
las normas y los indicadores en situaciones diferentes, la orientación para abordar dificultades
prácticas, y los consejos sobre aspectos prioritarios. También pueden incluir importantes
aspectos relativos a la norma o los indicadores, y describen dilemas, controversias o vacíos


68 Maestros y otro personal educativo


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 68




Maestros y otro personal educativo 69


en el conocimiento actual. El Anexo 2 incluye una lista selectiva de referencias, la cual indica
fuentes de información sobre aspectos tanto generales como técnicos específicos relativos
a esta sección.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 69




Apéndice 1
Código de conducta


Anexo 2: Referencias y Guía de Recursos
Sección de Maestros y otro personal educativo


Norma 2
Condiciones
de trabajo


Los maestros y otro
personal educativo
tienen condiciones


de trabajo claramente
definidas, siguen


un código de conducta
y son compensados
de forma apropiada.


Norma 3
Apoyo y supervisión


Los mecanismos
de supervisión y apoyo


están establecidos
para los maestros
y otro personal


educativo,
y se utilizan


regularmente.


Norma 1
Reclutamiento


y selección


Se recluta una cantidad
suficiente de maestros


y otro personal
educativo calificados


apropiadamente
a través de un proceso


participativo
y transparente basado


en criterios
de selección


que reflejan diversidad
e igualdad.


Maestros y otro
personal educativo


70 Maestros y otro personal educativo


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 70




Norma 1 en materia de Maestros y otro personal educativo:
reclutamiento y selección
Se recluta una cantidad suficiente de maestros y otro personal educativo calificados
apropiadamente a través de un proceso participativo y transparente basado en criterios
de selección que reflejan diversidad e igualdad.


Indicadores clave (para ser leídos conjuntamente con las notas orientadoras)
● Se elaboran descripciones claras y apropiadas de los trabajos antes del proceso de reclutamiento


(ver nota orientadora 1).


● Existen lineamientos claros para el proceso de reclutamiento.


● Un comité de selección, que incluye representantes de la comunidad, selecciona a los maestros
basado en una valoración transparente de las competencias de los candidatos y consideraciones
de género, diversidad y aceptación por la comunidad (ver notas orientadoras 2-5).


● La cantidad de maestros reclutados y colocados es suficiente para evitar grupos de clase más
grandes que los normales (ver nota orientadora 6).


Notas orientadoras


1. Las descripciones del trabajo deben incluir, entre otros componentes, los roles,
las responsabilidades y líneas de información claras, así como un código de conducta.


2. Experiencias y requisitos: en una emergencia, el objetivo debe ser reclutar maestros
calificados con capacidades reconocidas pero, en algunas situaciones, se necesitará considerar
a aquellos con poca o ninguna experiencia, requiriendo, por lo tanto, capacitación en estos
casos. Si los maestros calificados no tienen certificaciones u otros documentos, es importante
proporcionar medios alternativos de verificación, como la prueba a los solicitantes. Mientras
que la edad mínima para los maestros debe ser 18 años, puede que sea necesario designar
maestros más jóvenes. En algunas situaciones, es necesario reclutar de forma proactiva
maestras y ajustar los criterios o el proceso de reclutamiento para estimular la paridad
de género, donde sea posible y adecuado.


Es necesario reclutar maestros que hablen el idioma de los educandos provenientes
de minorías, a quienes se enseña en un idioma nacional y no en el suyo propio. Cuando sea
posible y adecuado, deben proporcionarse cursos intensivos en él(los) idioma(s) nacional(es)
y/o del país de acogida (ver también la norma 1 en materia de Enseñanza y aprendizaje, nota
orientadora 7).


3. Los criterios pueden incluir los siguientes:
– requisitos profesionales: académico, experiencia de enseñanza o psicosocial; otras


habilidades/experiencias; facultades relevantes para los idiomas;


Maestros y otro personal educativo 71


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 71




– requisitos personales: edad; género (los que reclutan deben aspirar a un balance de género,
si es posible); antecedentes étnicos y religiosos; diversidad (para asegurar la representación
de la comunidad);


– otros requisitos: aceptación por la comunidad e interacción con ella; pertenencia
a la población afectada.


4. Selección: los maestros y otro personal educativo deben ser seleccionados primariamente
de entre la población afectada, pero si es necesario, pueden ser reclutados fuera.
Si se establece un sitio para refugiados o poblaciones internamente desplazadas,
las solicitudes provenientes de candidatos locales elegibles pueden ser aceptadas
si eso ayudara a favorecer buenas relaciones. La selección debe llevarse a cabo en consulta
con la comunidad, la comunidad de acogida y las autoridades locales.


5. Referencias: en escenarios de crisis, debe realizarse una comprobación de referencias
para los maestros y personal educativo con el objetivo de evitar emplear a individuos
que pudieran tener un efecto adverso en los educandos y/o quienes no respeten sus
derechos.


6. Una norma localmente realista debe establecerse para los tamaños máximos de las aulas
y hacer todos los esfuerzos para reclutar suficientes maestros con el objetivo de evitar mayores
desviaciones de esta norma. Los informes de monitoreo deben indicar la cantidad de las aulas
más grandes que las normales en los diferentes niveles de escolaridad.


Norma 2 en materia de Maestros y otro personal educativo:
condiciones de trabajo


Los maestros y otro personal educativo tienen condiciones de trabajo claramente definidas,
siguen un código de conducta y son compensados de forma apropiada.


Indicadores clave (para ser leídos conjuntamente con las notas orientadoras)
● La compensación y las condiciones de trabajo se especifican en el contrato de trabajo,


y la compensación se proporciona regularmente, relacionada con el nivel de profesionalismo
y eficiencia del trabajo (ver notas orientadoras 1-2).


● Los actores internacionales coordinan con las autoridades de educación, los comités de educación
de la comunidad y las ONGs para desarrollar estrategias apropiadas, y acuerdan usar escalas
de remuneración justas, aceptables y sostenibles para las diversas categorías y niveles de maestros
y otro personal educativo (ver nota orientadora 2).


● El código de conducta y las condiciones definidas de trabajo se elaboran de manera participativa,
intervienen los trabajadores de la educación y los miembros de la comunidad y existen
lineamientos claros de implementación (ver notas orientadoras 1 y 3).


● El código de conducta lo firman y siguen los trabajadores de la educación, y se documentan


72 Maestros y otro personal educativo


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 72




Maestros y otro personal educativo 73


y aplican medidas apropiadas en casos de mala conducta y/o violación del mismo (ver notas
orientadoras 3-4).


Notas orientadoras


1. Las condiciones de trabajo deben especificar la descripción del trabajo, la compensación,
la asistencia, las horas/los días de trabajo, la duración del contrato, los mecanismos de apoyo
y supervisión, y los de resolución de conflictos (ver también la norma 1, nota orientadora 1 más
arriba).


2. La compensación compensación puede ser monetaria o no, debe ser apropiada (como se haya
convenido) y pagarse con regularidad. El nivel apropiado de compensación debe determinarse
mediante un proceso participativo que garantice la coordinación entre los actores participantes.
Debe aspirarse a estar a un nivel que garantice el profesionalismo, la continuidad del servicio
y la sostenibilidad. En particular, debe ser suficiente para permitirle a los maestros centrarse
en su trabajo profesional y no tener que buscar fuentes adicionales de ingreso para satisfacer
sus necesidades básicas. La compensación debe ser dependiente de la adhesión
a las condiciones de trabajo y el código de conducta.


Debe cuidarse evitar una situación en que los maestros de diferentes orígenes (por ejemplo,
nacionales y refugiados) reciban distintos niveles de pago. Los actores principales deben
participar en el desarrollo de las estrategias a largo plazo para un sistema de compensación
sostenible. Debe existir coordinación entre los organismos de las Naciones Unidas, las ONGs,
las autoridades educativas y otras organizaciones para determinar los niveles comunes de
compensación.


3. El código de conducta: debe establecer normas claras de comportamiento para los trabajadores
de la educación y especificar las consecuencias obligatorias para las personas que no cumplan
con esas normas. El código debe aplicarse al ambiente de aprendizaje y a los eventos o actividades
del programa educativo (ver Apéndice 1 para una muestra de un código de conducta).


El código debe garantizar que los maestros y el personal educativo estimulen un ambiente
de aprendizaje positivo y el bienestar de los educandos. El código debe establecer, entre otras
cosas, que los trabajadores de la educación:
– muestren una conducta profesional manteniendo buenas normas de conducta, auto-control


y una conducta moral/ética;
– participen en la creación de un ambiente en el cual todos los estudiantes sean aceptados;
– mantengan un ambiente seguro y saludable, libre de hostigamiento (incluyendo


el hostigamiento sexual), intimidación, abuso, violencia y discriminación;
– cuiden de que se respete la asiduidad y la puntualidad;
– demuestren profesionalismo y eficiencia en su trabajo; y
– muestren otras conductas consideradas apropiadas por la comunidad y los beneficiarios


de educación.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 73




Norma 3 en materia de Maestros y otro personal educativo:
apoyo y supervisión


Los mecanismos de supervisión y apoyo están establecidos para los maestros y otro personal
educativo, y se utilizan regularmente.


Indicadores clave (para ser leídos conjuntamente con las notas orientadoras)
● Un mecanismo supervisor proporciona la valoración, el monitoreo y el apoyo regular para


los maestros y otro personal educativo (ver notas orientadoras 1-2).


● Se realizan evaluaciones del desempeño del personal, escritas y discutidas regularmente
con el(los) individuo(s) interesados (ver nota orientadora 3).


● El apoyo y el asesoramiento psicosocial asequible y apropiado se brindan a los maestros y otro
personal educativo, según se necesite (ver nota orientadora 4).


Notas orientadoras


1. Mecanismos supervisores: todo país o área afectados debe definir las normas para los maestros
y otros trabajadores de la educación y desarrollar e implementar el mecanismo de apoyo
y supervisión. Este mecanismo puede incluir a representantes de la comunidad (incluyendo
líderes tradicionales y religiosos), de las organizaciones escolares comunitarias tales como
las asociaciones padres-maestros, las autoridades locales, los directores escolares
y los sindicatos de los maestros. El mecanismo supervisor debe estar vinculado estrechamente
con el comité de educación de la comunidad, el cual debe incluir en sus términos de referencia
el seguimiento de los trabajadores de la educación con relación a los códigos de conducta,
centrándose en el profesionalismo, la eficiencia del trabajo y conducta apropiada (ver también
la norma 1 en materia de Participación comunitaria).


74 Maestros y otro personal educativo


4. Lineamientos para la implementación del código: debe existir capacitación sobre el código
de conducta para todo el personal educativo y de otras esferas que trabaja en el ambient
e de aprendizaje. La capacitación y el apoyo deben proporcionarse a los miembros
de los comités de educación de la comunidad y a los supervisores y directores de educación
en sus roles y responsabilidades de monitorear la implementación de los códigos
de conducta. A ellos también se les debe ayudar a identificar e incorporar inquietudes claves
acerca de los códigos de conducta en los planes de acción del programa educativo escolar/no
formal. Los mecanismos supervisores deben establecer procedimientos de informe
y monitoreo transparentes, los cuales protegen la confidencialidad de todas las partes
que intervienen (ver también la norma 3 a continuación).


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 74




Maestros y otro personal educativo 75


2. Capacitación: ver la norma 2 en materia de Enseñanza y aprendizaje para la información
sobre la capacitación del personal de educación.


3. Las evaluaciones del desempeño del personal deben incluir una valoración de la eficiencia
y efectividad del maestro o de otro personal educativo y proporcionar oportunidades
de consulta para los maestros, directores escolares y otros trabajadores pertinentes
con el fin de identificar los temas y desarrollar las actividades de seguimiento que hayan
sido acordadas cooperativamente. Donde sea adecuado, las evaluaciones deben reconocer
y celebrar los logros para motivar al personal educativo. El seguimiento y la evaluación
participativa podrían motivar a los maestros y aumentar su competencia.


4. Apoyo a la crisis: incluso maestros y otro personal educativo capacitados y experimentados
pueden encontrarse a sí mismos traumatizados por sucesos, enfrentados con nuevos desafíos
y responsabilidades frente a frente con los educandos, y sus facultades para afrontar y
desempeñarse dependen de que un apoyo relevante esté disponible. Debe establecerse un
mecanismo de apoyo en la comunidad para ayudar a los maestros y otro personal educativo
que tratan con situaciones de crisis.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 75




76 Maestros y otro personal educativo


Maestros y otro personal educativo:
Apéndice
Apéndice 1: Código de conducta del maestro (a)


En todo momento, el maestro:
● actúa en una forma que mantiene el honor y la dignidad de la profesión
● protege la confidencialidad de cualquier cosa dicha por un estudiante en confianza
● protege a los estudiantes de circunstancias que interfieran con el aprendizaje o sean perjudiciales


a la salud o seguridad de los estudiantes
● no toma ventaja de su posición para beneficiarse en forma alguna
● no hostiga sexualmente a ningún estudiante o tiene algún tipo de relación sexual con


un estudiante
● es un modelo de rol bueno y honesto.


En el aula, el maestro:
● estimula un ambiente de aprendizaje positivo y seguro
● enseña de una forma que respeta la dignidad y los derechos de todos los estudiantes
● estimula en los estudiantes la auto-estima, la confianza y la auto-valía
● estimula las altas expectativas de los estudiantes y ayuda a cada uno de ellos a alcanzar


su potencial
● alienta a los estudiantes a desarrollarse como educandos activos, responsables y efectivos
● crea una atmósfera de veracidad.


En su vida profesional, el maestro:
● muestra una competencia básica en la metodología educativa y en su asignatura
● muestra una comprensión (en su enseñanza) de cómo los niños aprenden
● está siempre a tiempo para la clase y preparado(a) para enseñar
● no se empeña en actividades que afecten de forma adversa la calidad de su enseñanza
● toma ventaja de todas las oportunidades de desarrollo profesional y utiliza métodos de enseñanza


modernos y aceptados
● enseña los principios de buena ciudadanía, paz y responsabilidad social
● describe honestamente el desempeño y resultados de los exámenes de cada estudiante.


Con respecto a la comunidad, el maestro:
● estimula a los padres para que apoyen y participen en el aprendizaje de sus hijos
● reconoce la importancia de la participación de la familia y la comunidad en la escuela
● apoya y fomenta una imagen positiva de la escuela.


Además de los aspectos mencionados aquí, se espera que el maestro acate todas las otras reglas
y políticas de un medio más amplio (campamento, escuela, etc.).


Fuente: Este código de conducta fue usado por el ACNUR de Eritrea como modelo, cuyas escuelas entonces lo adaptaron
para ellas.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 76




Introducción


Los instrumentos y las declaraciones internacionales proclaman el derecho
de todos los individuos a tener una educación que establece las bases para
el fomento de todos los derechos humanos. El derecho a la libre expresión,
el derecho a la igualdad y el derecho a tener voz en la toma de decisiones
con respecto a las políticas sociales y educativas son partes integrales
de la educación.


En escenarios de emergencia es necesario que estos derechos se preserven. Como parte
de la respuesta de emergencia, las autoridades educativas y los beneficiarios importantes deben
desarrollar e implementar un plan de educación que tenga en cuenta las políticas nacionales
e internacionales educativas, defender el derecho a la educación y estar respondiendo
a las necesidades de aprendizaje de las poblaciones afectadas. Este marco debe estar dirigido
a mejorar la calidad de la educación y el acceso a las escuelas, y debe mostrar claramente
la transición de la respuesta de emergencia al desarrollo. La participación comunitaria
en la planificación e implementación de intervenciones, programas y políticas es vital para el éxito
de cualquier respuesta de emergencia.


En situaciones de emergencia existe frecuentemente falta de coordinación, con programas
educativos que son conducidos por distintos beneficiarios de forma independiente. Los mecanismos
de coordinación interinstitucionales se necesitan a los niveles regional, nacional, del distrito
y del asentamiento/comunidad, y deben ser inclusivos y transparentes. Tales mecanismos son
necesarios para conducir las valoraciones de las necesidades, desarrollar enfoques estandarizados
y compartir recursos e información entre todos los actores y beneficiarios.


Política educativa y coordinación 77


Política educativa
y coordinación


5.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 77




La educación debe ser coordinada dentro de una amplia respuesta humanitaria inicial junto a
las intervenciones sanitarias y de agua, alimentos, refugio y salud. Las respuestas educativas, basadas
en buenas prácticas conocidas, deben adaptarse a las necesidades de la comunidad dentro de
un contexto específico de una emergencia. Las capacidades de supervivencia como las campañas
para la concientización de las minas terrestres, la higiene y el VIH/SIDA deben ser brindadas a todos
los grupos de edades.


Vínculos con las normas comunes a todas las categorías


El proceso mediante el cual la respuesta de educación se desarrolla e implementa es importante
para su efectividad. Esta sección debe utilizarse en conjunto con las normas comunes a todas
las categorías, las cuales cubren la participación comunitaria, los recursos locales, la valoración inicial,
la respuesta, el seguimiento y la evaluación. En particular, la participación de las personas afectadas
por el desastre —incluyendo los grupos vulnerables— debe maximizarse para garantizar su
conveniencia y calidad.


Normas mínimas: estas son por naturaleza cualitativas y especifican los niveles mínimos a ser
alcanzados en la provisión de la respuesta educativa.


Indicadores clave: estos son “señales” que muestran si la norma ha sido alcanzada. Brindan
una vía de medición y comunicación del impacto o resultado de los programas, así como
de los procesos o métodos utilizados. Los indicadores pueden ser cualitativos o cuantitativos.


Notas orientadoras: estas incluyen puntos específicos para considerar cuando se aplican
las normas y los indicadores en situaciones diferentes, la orientación para abordar dificultades
prácticas, y los consejos sobre aspectos prioritarios. También pueden incluir importantes
aspectos relativos a la norma o los indicadores, y describen dilemas, controversias o vacíos
en el conocimiento actual. El Anexo 2 incluye una lista selectiva de referencias, la cual indica
fuentes de información sobre aspectos tanto generales como técnicos específicos relativos
a esta sección.


78 Política educativa y coordinación


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 78




Política educativa y coordinación 79


Anexo 2: Referencias y Guía de Recursos
Sección de Política educativa y coordinación


Norma 2
Planificación


e implementación


Las actividades
educativas


de emergencia tienen
en cuenta las políticas


y las normas
educativas nacionales


e internacionales,
y las necesidades


de aprendizaje
de las poblaciones


afectadas.


Norma 3
Coordinación


Existe un mecanismo
de coordinación


transparente
para las actividades


educativas
de emergencia,


que incluye
la información efectiva


que comparten
los beneficiarios.


Norma 1
Formulación


y promulgación
de la política


Las autoridades
educativas priorizan


el acceso gratuito para
todos a los estudios


y promulgan políticas
flexibles para promover
la inclusión y calidad


de la educación,
dado el contexto
de la emergencia.


Política educativa
y coordinación


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 79




Norma 1 en materia de Política educativa y coordinación:
formulación y promulgación de la política
Las autoridades educativas priorizan el acceso gratuito para todos a los estudios y promulgan
políticas flexibles para promover la inclusión y la calidad de la educación, dado el contexto
de la emergencia.


Indicadores clave (para ser leídos conjuntamente con las notas orientadoras)
● Tanto durante como después de las emergencias, las leyes y políticas de educación defienden


el derecho de la educación articulada en los instrumentos y declaraciones internacionales
de los derechos humanos (ver notas orientadoras 1-2).


● Las leyes, regulaciones y políticas protegen a los grupos vulnerables y marginados contra
la discriminación en educación (ver nota orientadora 3).


● Las leyes, regulaciones y políticas están implementadas para garantizar que a los educandos
no se les niegue la educación debido a recursos limitados del educando o de su familia (ver nota
orientadora 4).


● Las leyes, regulaciones y políticas no impiden a las escuelas para refugiados usar los planes
de estudio del país o área de origen.


● Las leyes, regulaciones y políticas permiten el establecimiento de instalaciones de educación
de emergencia por los actores no gubernamentales cuando se necesita, previo a la orientación
e inspección de la autoridad educativa.


● Las leyes, regulaciones y políticas se diseminan de forma tal que pueden ser entendidas por todos
los beneficiarios.


● La política promueve el desarrollo y el uso de una base de datos del Sistema de Información
de Gestión de la Educación (EMIS por sus siglas en inglés), para ser usada como una herramienta
con el fin de analizar y reaccionar ante los cambios en el acceso y la terminación de la educación
(ver nota orientadora 5).


● Las políticas educativas nacionales están apoyadas por marcos legales y presupuestarios
que permiten una respuesta rápida a situaciones de emergencia (ver nota orientadora 6).


Notas orientadoras


1. Los instrumentos y declaraciones internacionales de los derechos humanos que deben ser
respetados incluyen la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño
(1989), la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948), el Pacto Internacional
sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales (1966), la Convención sobre la Eliminación
de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (1979) y el Foro Mundial de Marco
de Acción de Educación de Dakar: Educación para Todos (2000).


80 Política educativa y coordinación


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 80




Política educativa y coordinación 81


Los instrumentos y marcos legales también incluyen reglas internacionales concernientes
al cuidado de las poblaciones, con énfasis en los niños y adolescentes en áreas tales como
la salud mental, la nutrición, la recreación, la cultura, la prevención del abuso y la educación
inicial para los niños menores de seis años, entre otras (ver también la norma 1 en materia
de Acceso y ambiente de aprendizaje, nota orientadora 2).


2. Refugiados, poblaciones desplazadas y de acogida: todos los beneficiarios pertinentes deben
colaborar para defender que la educación llegue a todos los grupos en una forma equitativa.
Esto incluye hacer respetar el artículo 22 (Educación Pública) de la Convención sobre
el Estatus de los Refugiados de 1951, el cual declara que los refugiados tienen los mismos
derechos de educación que los nacionales en la enseñanza elemental, y deben tener acceso
a los estudios a niveles más altos, reconocimiento de certificados de estudio en el extranjero,
exención de derechos y cargas y concesión de becas, en ningún caso menos favorable
que los concedidos a los extranjeros. Mientras no se proporcione protección especial
a las poblaciones internamente desplazadas, deben dársele similares derechos. Los
organismos deben de igual manera defender los derechos educativos de los estudiantes
nacionales en países o áreas que reciben refugiados y en países afectados por guerras.


3. Los grupos marginados son grupos poblacionales dentro de una sociedad o comunidad cuyos
intereses no están representados por el orden político de la sociedad. Los grupos marginados
son identificados de acuerdo con las características socio-económicas o culturales, tales como
el ingreso o riqueza de una persona, su etnicidad o raza, género, ubicación geográfica, religión,
estatus de ciudadanía, desplazamiento interno o su condición física o mental. Los niños
que buscan asilo deben disfrutar del derecho a la educación, ya que la Convención sobre
los Derechos del Niño se aplica a todos los niños y adolescentes menores de 18 años de edad
presentes dentro del territorio del estado (ver también la norma 1 en materia de Acceso
y ambiente de aprendizaje, nota orientadora 1).


4. Costos de la educación: a ningún educando se le debe negar el acceso a programas
educativos debido a la incapacidad de sufragar los costos de asistencia, en términos
de las tarifas o de otros costos asociados, tales como los materiales de aprendizaje
o los uniformes. Deben hacerse todos los esfuerzos para reducir los costos indirectos
de enseñanza, tales como transportación e ingreso perdido, de manera tal que todos
los niños, adolescentes y adultos puedan participar.


5. Los datos del EMIS deben vincularse con la información sobre las áreas y los grupos
poblacionales que son propensos a tipos particulares de emergencias. Esta es una estrategia
de preparación que debe proporcionar datos de entrada a la planificación de la educación
local y nacional. Donde sea posible, los datos educativos deben ser obtenidos por
la comunidad y alimentados en un EMIS nacional. Las organizaciones de apoyo deben ayudar
a las comunidades a identificar los medios mediante los cuales la matrícula, la retención
y la terminación escolar pueden incrementarse, y también a abordar las necesidades
de los adolescentes que no van a la escuela (ver también las normas 1 y 3 en materia
de Análisis).


6. Marcos de emergencia: la educación debe incluirse en el marco de preparación
para los desastres nacionales y los recursos deben asegurarse para brindar una respuesta
educativa efectiva y oportuna. Los actores internacionales que apoyan los programas


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 81




Norma 2 en materia de Política de educación y coordinación:
planificación e implementación
Las actividades educativas de emergencia tienen en cuenta las políticas y las normas educativas
nacionales e internacionales, y las necesidades de aprendizaje de las poblaciones afectadas.


Indicadores clave (para ser leídos conjuntamente con las notas orientadoras)
● En los programas educativos de agencias de socorro, de ayuda y desarrollo se reflejan marcos


y políticas legales nacionales e internacionales (ver nota orientadora 1).


● Los programas educativos de emergencia se planifican e implementan en una forma que se prevé
su integración en un desarrollo del sector de educación a largo plazo.


● Las autoridades educativas y otros actores principales desarrollan planes educativos locales
y nacionales para actuales y futuras emergencias, y crean un sistema para su revisión regular
(ver nota orientadora 2).


● Durante y después de las emergencias, todos los beneficiarios trabajan conjuntamente
para implementar un plan para la respuesta educativa que esté vinculada a las valoraciones más
recientes de las necesidades que pueda basarse en la experiencia, políticas y prácticas educativas
previas de la(s) población(es) afectada(s).


● Las respuestas educativas especifican los recursos financieros, técnicos y humanos que
se necesitan para una planificación, implementación y monitoreo efectivo. Los beneficiarios
garantizan que los recursos necesarios estén disponibles (ver nota orientadora 3).


● La planificación e implementación de las actividades educativas están integradas con otros
sectores de respuesta de emergencia (ver nota orientadora 4).


Notas orientadoras


1. Satisfaciendo los derechos y las metas de educación: los programas educativos deben
proporcionar actividades educativas inclusivas que estén de conformidad con los marcos
internacionales, tales como la Convención sobre los Derechos del Niño (1989), la Declaración
Universal de los Derechos Humanos (1948), el marco de Educación para Todos (2000)
y los Objetivos de Desarrollo del Milenio (2000), además de marcos y políticas aplicables
de las autoridades educativas pertinentes.


2. Los planes nacionales de educación deben indicar las acciones a ser tomadas en emergencias
actuales y futuras con relación a los programas, actores, beneficiarios, la toma de decisión


82 Política educativa y coordinación


de desarrollo de educación nacionales y locales deben fomentar la preparación para
la respuesta educativa de emergencia como un componente de esos programas.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 82




Política educativa y coordinación 83


y coordinación, así como los factores de seguridad y protección, y los mecanismos para
la coordinación intersectorial. El plan debe ser apoyado por la política y los marcos
de educación adecuados. Los planes de contingencia deben prepararse para el sector
de educación en relación a posibles desastres naturales (por ejemplo, inundaciones, terremotos,
huracanes) y, donde sea pertinente, para refugiados potenciales o afluencia de retornados
que puedan afectar un sistema de educación local o nacional (ver también la norma 1
en materia de Participación comunitaria, nota orientadora 5 y la norma 3 a continuación).


3. Recursos: las autoridades, los donantes, las ONGs y otros beneficiarios deben trabajar
conjuntamente para garantizar que el financiamiento adecuado se asegure para los programas
educativos de emergencia que se centran en el aprendizaje, la recreación y actividades
relacionadas diseñadas para satisfacer las necesidades psicosociales. A medida que las emergencias
se estabilizan, las oportunidades para la programación educativa puede ampliarse para incluir
el desarrollo de la infancia temprana, la enseñanza formal primaria y secundaria, la alfabetización
de adultos y los programas de oficios, entre otros. La distribución de los recursos debe balancearse
para aumentar los elementos físicos (tales como aulas, libros de texto y materiales de enseñanza
y de aprendizaje adicionales) y componentes cualitativos (tales como el maestro y los cursos
de entrenamiento para supervisores).


4. Normas mínimas de Esfera: un esfuerzo especial debe ser hecho para vincular el plan
de acción de educación y su implementación a las normas mínimas de Esfera en las áreas de:
– promoción de agua, saneamiento e higiene;
– seguridad alimentaria, nutrición y ayuda alimentaria;
– refugio, asentamiento y artículos no alimentarios; y
– servicios de salud (ver Vínculos al anexo de las Normas de Esfera en el MSEE CD-ROM


para las normas relacionadas con Esfera).


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 83




84 Política educativa y coordinación


Norma 3 en materia de Política de educación y coordinación:
coordinación
Existe un mecanismo de coordinación transparente para las actividades de educación de
emergencia, que incluye la información efectiva que comparten los beneficiarios.


Indicadores clave (à lire en lien avec les notes d'orientation)
● Las autoridades educativas establecen un comité de coordinación interinstitucional para la respuesta


de emergencia actual y futura, el cual asume el rol más importante en la planificación y coordinación
de las actividades educativas de emergencia (ver nota orientadora 1).


● Cuando la autoridad educativa no está presente o no puede conducir la coordinación, un comité
de coordinación interinstitucional proporciona la orientación y coordinación de las actividades
y los programas educativos (nota orientadora 1).


● Las autoridades, los donantes y otros organismos establecen estructuras de financiamiento que
son coordinadas con los beneficiarios de educación y apoyan sus actividades educativas (ver nota
orientadora 2).


● Una declaración común de los objetivos de coordinación, los indicadores y los procedimientos
de monitoreo está implementada, y todos los actores de educación se comprometen a trabajar
dentro de ese marco y poner la información y las estadísticas principales a disposición del público
(ver nota orientadora 3).


● Las comunidades afectadas están autorizadas y pueden participar en la toma de decisiones que
directamente las afecta, particularmente respecto a la política o a la formulación, implementación
y monitoreo del programa.


● Un mecanismo transparente y activo existe para compartir la información a través de los sectores
y entre los beneficiarios internacionales importantes nacionales e internacionales (ver nota
orientadora 4).


Notas orientadoras


1. Comité de coordinación interinstitucional: los representantes deben incluir un amplio
espectro de beneficiarios, donde sea posible bajo el liderazgo de la autoridad educativa.
Los comités de coordinación pueden ser necesarios a los niveles regional, nacional, distrital
o local, dependiendo de la naturaleza de la emergencia. Donde las autoridades educativas
no tengan capacidad o legitimidad, el liderazgo puede ser asignado por acuerdo a diferentes
organismos, pero un representante de la autoridad local debe siempre ser uno de
los miembros del comité. Tan pronto como las condiciones lo permitan, la responsabilidad
para la coordinación debe transferirse a las autoridades apropiadas.


2. Financiamiento: se requieren fondos suficientes para la implementación exitosa y oportuna
de los programas educativos en emergencias. Deben realizarse todos los esfuerzos para


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 84




Política educativa y coordinación 85


garantizar los enfoques transparentes y coordinados con el objetivo de financiamiento,
especialmente donde los sistemas de pago de salarios para la compensación del maestro
sean inadecuados o no funcionales. Los planes de financiamiento de emergencia deben tener
en consideración las condiciones locales del mercado de la mano de obra y sus tradiciones
y deben evitar el establecer precedentes que no pueden ser mantenidos.


3. Los desafíos principales de coordinación deben identificarse y abordarse desde el principio
en una fase de emergencia, para lograr el enfoque de costo efectivo que conduzca a servicios
de educación futuros sostenibles y armonizados. Los temas pueden incluir la capacitación
del maestro, la certificación y el pago; el plan de estudio y los componentes relacionados
(libros de texto y materiales de enseñanza y aprendizaje); y estructuración y reconocimiento
de la enseñanza y los exámenes.


4. El desarrollo conjunto de la política y los talleres de capacitación deben desarrollarse
de forma colaborativa con las autoridades educativas y los actores externos para garantizar
buenas comunicaciones, fomentar la colaboración y el compromiso a una visión compartida,
así como aumentar el desarrollo general del sistema de educación.


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 85




86 Política educativa y coordinación


INEE_MSEE_Es.qxd 7/10/05 15:53 Page 86




INEE_MSEE_Es.qxd
Share