Maquetación 1

1














2














FotoResistencia:
la resistencia a los antibióticos en


fotos




FOTORESISTENCIA:
LA RESISTENCIA A LOS ANTIBIÓTICOS EN FOTOS


ReAct Latinoamérica
Coordinación: Dr. Arturo Quizhpe
Coordinación académica: Dra. Lorena Encalada
Comunicación: Kléver Calle
Asistencia: Md. Diana Andrade


Organización Panamericana de la Salud
Dra. Celia Riera - Representante en Ecuador


FotoResistencia
Dirección: Dr. Arturo Quizhpe
Coordinación: Kléver Calle
Producción: Md. Diana Andrade
Dirección fotográfica: Eduardo Carrasco Castro
Asesoría científica: Dr. Arturo Quizhpe, Dr. Jorge Parra, Dr. Javier Peralta, Dra. Lorena Encalada
Dirección metodológica: Lic. Martha Rodríguez (OPS, Ecuador)
Tutorías y edición fotográfica: Eduardo Carrasco, Md. Diana Andrade, Kléver Calle
Edición de textos: Kléver Calle, Md. Diana Andrade, Lic. Martha Rodríguez
Revisión y corrección de estilo: Gerardo Merino
Fotografías adicionales: Eduardo Carrasco Castro
Diseño de la imagen de FotoResistencia: Trans_visual
Diseño y diagramación del álbum: Igor Quiroga
Museografía: Ximena Carreño
Asesoría comunicacional: Patricio Matute
Asesoría técnica: Soledad Samané (Iniciativa Social Blanco y Negro, Lima, Perú)


Agradecimientos
Comunidades y unidades de salud del MSP y del IESS visitadas
Dr. Julio Molina, Director de Salud de Azuay
Dr. Mario Oquendo, Director de Salud de Cañar
Dra. Saida Correa, Directora de Salud de El Oro
Dra. Susana Aguilar, Directora de Salud de Morona Santiago
Dr. Raúl Carrasco, Subdirector del Seguro Social Campesino, Regional 3 (Azuay, Cañar y Morona Santiago)
Eco. Patricio Palomeque, Director del IESS de Cañar
Dr. Hernán Crespo Verdugo, Subdirector de Salud Individual y Familiar del Azuay, IESS
Lic. Beatriz Guerra, Directora del Seguro Social Campesino de Cañar
Dr. Gonzalo Oñate, Funcionario Ejecutivo de la Jefatura del Seguro de Salud del IEES de El Oro


ReAct Latinoamérica
Portal: www.reactgroup.org
Contacto: reactlatin@ucuenca.edu.ec
Telf: + 593-7-4051155 (ext. 3128)
Cuenca, Ecuador


Facultad de Ciencias Médicas de la
Universidad de Cuenca
Portal: medicina.ucuenca.edu.ec
Contacto: decmed@ucuenca.edu.ec
Telf: + 593-7-4051155
Cuenca, Ecuador


Organización Panamericana de la Salud,
Representación Ecuador
Portal: www.opsecu.org
Contacto: marodrig@ecu.ops-oms.org
Telf: + 593-2-2460330 (ext. 1906)
Quito, Ecuador




Las bacterias que causan las infecciones bacterianas, tales como algunos tipos
de neumonía y diarrea, están incrementando su resistencia a los antibióticos. El
número de muertes, la duración de las enfermedades y los costos sanitarios
están aumentando correlativamente en todo el mundo. Frente a esta emergen-
cia, que amenaza convertirse en catástrofe, la Organización Mundial de la Salud
consagró el Día Mundial de la Salud de 2011 a esta problemática, a n de levan-
tar la conciencia y generar acciones para su contención.




P R E S E N T A C I Ó N




“La fotografía es solo una débil voz,
pero a veces… una o más imágenes pueden conducir


nuestros sentidos hacia la conciencia”.


W. Eugene Smith
Minamata, 1975


La resistencia bacteriana a los antibióticos (RBA)
es una catástrofe que se esparce por el mundo,
provocando un aumento de la carga de morbilidad
y de la mortalidad por infecciones bacterianas y
de los costos asociados a ellas. Por otra parte, sus
efectos sobre los microecosistemas son de conse-
cuencias aún impredecibles.


En 2011, la Organización Mundial de la Salud
(OMS) decidió consagrar el Día Mundial de la Salud
al problema de la RBA, a fin de crear un ambiente
de alerta y catalizar acciones conducentes a prote-
ger la efectividad de los antibióticos para las
actuales y futuras generaciones.


A instancias de este llamado a la movilización, Re-
Act Latinoamérica, la Facultad de Ciencias Médicas
de la Universidad de Cuenca y la Organización
Panamericana de la Salud (Representación
Ecuador), presentaron una iniciativa de educomu-
nicación denominada FotoResistencia.


FotoResistencia es un proyecto de fotografía do-
cumental sobre la resistencia a los antibióticos
desarrollado en el primer nivel del sistema de salud
de Ecuador por profesionales de centros de salud
comunitarios del Ministerio de Salud Pública y del
Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS).


Esta iniciativa tiene el propósito de sensibilizar
tanto a médicos como a la comunidad sobre la re-
sistencia a los antibióticos, con un abordaje que
toma en cuenta la determinación social de la RBA.
Concibe el papel del personal de los centros de sa-
lud como educomunicadores en salud.


A lo largo de la implementación de FotoResisten-
cia, hemos constatado la capacidad de la fotografía
para captar la multidimensionalidad del problema
de la RBA, para comunicarlo en el sentido más hu-
mano del término y para activar a los profesionales
como promotores de la salud.


Los primeros resultados de este proyecto fueron
presentados el Día Mundial de la Salud (7 de abril)
en las ciudades de Cuenca y Quito, con sendas ex-
posiciones en espacios abiertos, que se replicaron
después en otras localidades. El álbum que ahora
tiene en sus manos recoge la segunda parte del
proyecto.


Esperamos que el trabajo realizado se pueda re-
plicar en otros espacios para contribuir a frenar
la resistencia bacteriana, salvaguardar la efecti-
vidad de esos recursos médicos llamados antibió-
ticos y avizorar días más saludables para la salud
pública.




6


índice
Introducción 8


Con un antibiótico en la cartera
Vicente Tello Carrión


Una enfermedad de la pobreza habita en el corazón de Los Andes
Juan Campoverde Campoverde


Un diagnóstico incierto
Juana Ochoa Pérez


Hacia un envejecimiento saludable
Marco Cordero Guzmán


1
2


3
4


12


22


30


40




7


Soberanía alimentaria para contener la resistencia a los antibióticos
Silvina Alessio


Una enfermedad de la pobreza habita en el corazón de Los Andes
Juan Campoverde Campoverde


A cielo abierto
Segundo Tenesaca Zhunio


Un centro de salud inalcanzable
Víctor Medina Loza


El árbol de mangos de mi subcentro
William Guzmán Crespo


¿Cómo se hizo FotoResistencia? 88
La fotografía documental en la Atención Primaria de Salud


Referencias bibliográficas 104


6
7


8


5


78


50


62


70




8


ENFOQUE HOLÍSTICO DE LA SALUD Y DERECHO A LA SALUD


¿Cómo debemos afrontar el problema de la RBA para lograr soluciones duraderas?
Lo predominante en las estrategias frente a la resistencia a los antibióticos ha sido
referirse al papel del uso irracional de antibióticos, a los sistemas de vigilancia y a
otras medidas de carácter biomédico. Indudablemente, estas medidas son esenciales,
pero su efecto será transitorio si no volvemos los ojos hacia las causas profundas del
problema.


No debemos continuar abordando la RBA únicamente desde un enfoque biomédico,
porque nos presenta una imagen parcial del problema. Y con una visión incompleta
no podremos identificar las causas de fondo ni, por consiguiente, proponer soluciones
de fondo. Requerimos de un enfoque holístico que plantee la determinación social de
la salud, las enfermedades infecciosas y la resistencia bacteriana.


Si las enfermedades infecciosas siguen en las altas cumbres de las estadísticas
mundiales a causa de la negación del derecho a la alimentación, a la educación y al
agua para grandes conglomerados sociales, el problema de la resistencia a los
antibióticos seguirá y seguirá un camino ascendente.


Para decirlo de otro modo, la RBA es una problemática cuya solución depende del
cumplimiento del derecho humano a la salud para todas las personas, el cual a su
vez, por el principio de complementariedad, está íntimamente compenetrado con los
otros derechos individuales y colectivos, como el derecho a un ambiente libre de con-
taminación, el derecho a la participación política, el derecho a la comunicación, el
derecho al trabajo.


La Constitución de Ecuador dice: “La salud es un derecho que garantiza el Estado,
cuya realización se vincula al ejercicio de otros derechos, entre ellos el derecho al
agua, la alimentación, la educación, la cultura física, el trabajo, la seguridad social, el
ambiente sano y otros que sustentan el buen vivir”1.


I N T R O D U C C I Ó N


1. Constitución de la República del Ecuador, Art. 32. Disponible en http://www.asambleanacional.gov.ec/documentos/constitu-
cion_de_bolsillo.pdf




9


LA MOVILIZACIÓN SOCIAL


La resistencia bacteriana a los antibióticos
es un problema de salud pública global y
complejo. Conjuga numerosos factores,
desde cuestiones simbólicas como la me-
táfora de la guerra instituida entre seres
humanos y seres bacterianos hasta intereses
económicos en torno a la comercialización
de antibióticos, pasando por las inequidades
sociales que predisponen a las poblaciones
a las enfermedades infecciosas.


La problemática, por ende, tiene múltiples
actores, cada uno con distintos niveles
de responsabilidad y visibilidad: empresas
farmacéuticas, productoras de carne para
el consumo, gobiernos nacionales, medios
de comunicación, agencias de regulación,
organismos internacionales de salud, pro-
fesionales de la salud, centros académicos,
entre otros. Dicho de otro modo, la pro-
blemática tiene diversos actores con cuyo
concurso se debe contar para afrontarlo
exitosamente. No es una cuestión exclusiva
de los profesionales de la salud, de los
entes rectores de la salud o de los centros
científicos, en una palabra, no es un pro-
blema privativo del sector salud; es una
cuestión que demanda una profunda mo-
vilización social, dado que las causas más
profundas del problema están determi-
nadas socialmente (Breilh, 2011)2.


En suma, para asegurar un abordaje ho-
lístico, se requiere, como correlato, la
movilización de todos los actores que tie-


nen en sus manos una parte de la solución.
En este sentido, la participación activa de
los hombres y las mujeres de las comuni-
dades es un factor fundamental para en-
frentar la RBA.


LA ATENCIÓN PRIMARIA DE SALUD


La Atención Primaria de Salud (APS)
incluye un conjunto de elementos estruc-
turales y funcionales esenciales que ga-
rantizan la cobertura y el acceso universal
a los servicios, promueve la equidad, con
énfasis en la prevención y la promoción,
garantizando el primer contacto del
usuario con el sistema, tomando a las fa-
milias y comunidades como base para la
planificación y la acción.


La Atención Primaria de Salud tiene como
atributo central la movilización de la co-
munidad en la promoción de la salud, ba-
sada en la intersectorialidad y en el empo-
deramiento de la población para modificar
la determinación social de la salud.


Al referirse al sistema nacional de salud,
la Constitución ecuatoriana señala que
éste será estructurado con base en la es-
trategia de la APS y que será intercultural,
comunitario y participativo. “El sistema
garantizará, a través de las instituciones
que lo conforman, la promoción de la sa-
lud, prevención y atención integral, familiar
y comunitaria, con base en la atención
primaria de salud; articulará los diferentes


2. Breilh, J., “La determinación social de la salud”, CEDHU, Quito, 2011.




10


niveles de atención; y promoverá la com-
plementariedad con las medicinas ances-
trales y alternativas”3.


El primer nivel de atención, la puerta de
entrada al sistema de salud ecuatoriano,
compuesto por centros, subcentros y
puestos de salud, es el espacio donde la
estrategia de la APS, en tanto promoción
de la salud y movilización social, tiene
mayores oportunidades de ser implemen-
tada. De acuerdo con el Ministerio de Sa-
lud, el 90% de los problemas de salud de
la población pueden ser resueltos en el
hogar o en unidades de poca compleji-
dad4.


Sin embargo, se han constatado elevados
índices de omisión de dosis, forma de ad-
ministración, tipo de antibióticos, tiempo
de duración del tratamiento de infecciones
en el primer nivel de atención. Según los
resultados preliminares de un estudio re-
alizado en dos centros de salud del Azuay
y Cañar, en más del 90% de los casos de
neumonía en los que se utilizó antibióticos
no existe la información indicada. La re-
sistencia es producida no solo por el uso
innecesario sino también por el uso
inapropiado (dosis o tiempo insuficiente,
antibiótico inapropiado, no cumplimiento
del tratamiento)5.


La experiencia cubana nos demuestra
que la APS con movilización social surte
un gran efecto en el control de las enfer-
medades infecciosas6. Más allá de la aten-
ción de la enfermedad y de las acciones
de prevención, estaremos aportando a la
contención de la RBA desde un enfoque
holístico.


Para afrontar esta realidad y esta estrategia
de atención de salud, fundamentada en
la APS, necesitamos talentos humanos
capacitados en un concepto distinto de
salud, decididos a impulsar la promoción
de la salud y dotados de las destrezas su-
ficientes para desempeñarse como edu-
cadores y comunicadores en salud. De
este modo, conseguiremos disminuir la
incidencia de las enfermedades infecciosas
en la comunidad, así como evitar el uso
indebido de antibióticos.


LA EDUCOMUNICACIÓN


El pedagogo brasileño Paulo Freire definió
con precisión la esencia social de todo
acto educativo: “Nadie lo conoce todo ni
nadie lo desconoce todo; nadie educa a
nadie, nadie se educa solo. Los seres hu-
manos se educan entre sí, mediados por
el mundo”7.


3. Constitución de la República del Ecuador, Art. 360. Disponible en: http://www.asambleanacional.gov.ec/documentos/constitu-
cion_de_bolsillo.pdf


4. Ministerio de Salud Pública, “Estrategia para la formación de profesionales en APS - Ecuador”, 2008. Disponible en http://eu-
rosocialsalud.eu/files/docs/00004.pdf


5. Quizhpe, A.et al.," Uso inadecuado de antibióticos en infección respiratoria aguda en menores de 5 años en Atención Prima-
ria de Salud en Azuay y Cañar", ReAct Latinoamérica, por publicarse en 2012.


6. Ordoñez P, “El control de las enfermedades crónicas no transmisibles en Cuba”.
Disponible en http://www.scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-34662006000200001&lng=es&nrm=iso


7. Cit. por Torres, A., en “Paulo Freire y la educación popular”. Disponible en http://www.iiz-dvv.de/index.php?article_id=279&clang=3




11


En consonancia con la definición de Freire,
la académica argentina Claudia Villamayor
sostiene que ”la comunicación no es
mero instrumento mediático… es relación
social y cultural… sus protagonistas, sujetos
significantes y significadores, interactúan en
prácticas socioculturales concretas y… es allí,
en esas prácticas, donde hay que intervenir
para desatar procesos de comunicación”8.


La comunicación social atraviesa las rela-
ciones humanas, pone en relación a
sujetos sociales que interactúan y participan
a partir de su realidad para intervenir
sobre ella y operar cambios. Es decir, la
comunicación social está relacionada con
las prácticas culturales, las interacciones
sociales, la cotidianidad y las percepciones.


Esta concepción de comunicación social
privilegia el carácter relacional, dialogal,
interactivo y participativo. Se trata de com-
partir información, pero sobre todo de
lograr interacción y participación entre los
diferentes actores sociales, quienes son
ciudadanos y ciudadanas con derechos y
deberes que pueden aportar desde sus
particularidades como parte de la comuni-
dad.


La incorporación de elementos culturales,
políticos y sociales hace que el proceso de
comunicación se vuelva complejo y la re-
cepción se convierta en apropiación y no
en simple transferencia; en este proceso
intervienen subjetividades y sensibilidades.


En la actualidad, la educación y la comuni-
cación, en tanto fenómenos dialógicos ge-
neradores de sentidos sociales, se reconocen
como procesos simultáneos e interdepen-
dientes. Más aún, si consideramos la
intensa circulación de sentidos sociales
mediante las TICs. El concepto de educo-
municación conjuga ambos procesos.


Por otra parte, el campo de la educomuni-
cación apunta a estimular la percepción
crítica de las representaciones sociales, la
reflexión sobre sus procesos de concepción
y la construcción colectiva de sentidos so-
ciales liberadores, con el empleo de meto-
dologías y didácticas cooperativas. Es en
este contexto donde se ubica FotoResis-
tencia.


Implementar el enfoque holístico, la pro-
moción de la salud, la participación social
y aterrizar la APS como estrategia para el
abordaje de la RBA pasa por desarrollar
el papel de los profesionales de la salud
como educadores y comunicadores, cultivar
sus habilidades y talentos para la educación
y la comunicación o, dicho de otra manera,
concienciarlos sobre su rol como educa-
dores y comunicadores en sus unidades
de salud y comunidades.


8. Villamayor, C., “La comunicación como perspectiva y como dimensión de los procesos sociales”, Universidad Nacional de La Plata, 2006.




Con un
antibiótico en
la cartera
Vicente Tello Carrión
CUENCA, AZUAY
INSTITUTO ECUATORIANO DE SEGURIDAD SOCIAL




13


La automedicación, es decir, el consumo de antibióticos sin
prescripción médica, es una de las causas más comunes de la
resistencia bacteriana. En Ecuador, al igual que en la mayoría
de países latinoamericanos, las tasas de automedicación son
elevadas. Pese a que la Ley de Salud prohíbe la venta de anti-
bióticos sin receta médica1, en el territorio ecuatoriano cualquier
persona puede comprar un antibiótico en una farmacia o en
una tienda. En esta historia, veremos que la automedicación es
un fenómeno complejo, que implica la falta de instrumentos
de control, el escaso acceso a los servicios públicos de salud y
la ausencia de programas de educación para la salud. Todo
esto tiene como el telón de fondo la explotación sexual, la es-
tigmatización y marginación de las trabajadoras y trabajadores
sexuales y las enfermedades de transmisión sexual.


INTRODUCCIÓN




Antes de salir a la
boca negra de la


noche, Margot se
prepara en su


habitación de hotel,
donde se puede ver


una mezcla de
perfumes y


medicamentos.


Margot tiene ojos
verdes y la llaman “la
gata”. Es de la Costa,
de profesión
trabajadora sexual.
Ronda las calles junto
a la terminal terrestre
de Cuenca. Tiene 37
años y desde los 20
comercia con su
cuerpo.


FO
TO


RE
SI


ST
EN


CI
A


3


14




FO
TO


RE
SI


ST
EN


CI
A


2


FO
TO


RE
SI


ST
EN


CI
A


4


15




En su cartera de mano, se encuentran certificados de salud, una prueba de
detección de sífilis negativa, una docena de preservativos y una tableta de


Curam de 1.000 mg, un antibiótico de amplio espectro (amoxicilina).


Margot asegura que esta pastilla le cura las molestias que le deja el trajín
de su trabajo, como los fuertes dolores de vientre y los ardores al orinar.


Una cada 12 horas, por tres días, es la dosificación de Curam que se
autoprescribe “la gata”. Así intenta, además, prevenir los resfríos, que son


muy comunes entre las trabajadoras sexuales por la exposición a las
noches y a las madrugadas frías. Margot conoció la pastilla por consejo de


un farmacéutico.
16


FO
TO


RE
SI


ST
EN


CI
A


2




Estos “conocimientos” los comparte con sus compañeras
de labores, aunque reconoce que algunas, luego de
tomar la dosificación indicada, no se alivian de sus
dolencias, posiblemente por la resistencia bacteriana a
este antibiótico. Margot es muy querida en el grupo; es la
segunda en el mando de una organización no
formalizada.


17




Los viernes, de
16h00 a 19h00, la
Fundación Mujer


Solidaria les
brinda atención


médica,
odontológica y
psicológica, sin


costo, a ella y a sus
compañeras. Las


trabajadoras
sexuales priorizan


la atención
odontológica,


porque mantener
una dentadura


limpia es parte de
la imagen que


necesitan para su
trabajo.


18


FO
TO


RE
SI


ST
EN


CI
A


3




Margot aspira a volver a afiliarse voluntariamente al IESS para recibir los
beneficios de la seguridad social y recuperar los 5 años de aportes que
hizo durante el tiempo que laboró en una empacadora de camarón. Dice
que, como su nombre consta en la Central de Riesgos, está impedida de
mantener una libreta de ahorros y beneficiarse con una afiliación al IESS.


19


FO
TO


RE
SI


ST
EN


CI
A


3




Muchas enfermedades de transmisión sexual,
antes completamente curables, se están


volviendo intratables a causa de la resistencia
bacteriana. Hace unos meses, fue descubierta en
Japón, en la garganta de una trabajadora sexual,
una cepa de la bacteria causante de la gonorrea,


resistente a la última generación de antibióticos2.


En su condición de seres estigmatizados, las trabajadoras y los
trabajadores sexuales, se han visto marginados del derecho a acceder a


los servicios de salud y a la educación para la salud.


Mientras Margot y sus colegas se lancen noche a noche a las calles de
cualquier ciudad del mundo con un antibiótico en la cartera, el


problema de la resistencia bacteriana permanecerá sin resolverse.


20




Vicente Tello Carrión


“Soy hijo de fotógrafo. Hago fotos únicamente cuando presiento estar
muy sensible. Me gusta graficar con respeto la miseria de mis
semejantes y los árboles de huándug en floración… FotoResistencia me
ha permitido hacer de mi cámara una herramienta más en el trabajo
diario de planificar la salud, educar, prevenir y compartir la cotidianidad
de las personas dentro del proceso de salud/enfermedad.”


Vicente Tello Carrión (55 años) nació en Cuenca, Ecuador. Es
tecnólogo médico en Bioestadística, licenciado en Administración
de Servicios de Salud y tiene una maestría en Gerencia en Salud.
Labora en el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, en la
Subdirección Provincial del Seguro de Salud Individual y Familiar de
Azuay, Cañar y Morona Santiago.


Contacto: vicentellojr@yahoo.es


PA R E M O S E L U S O I N D E B I D O D E A N T I B I Ó T I C O S




Una enfermedad
de la pobreza
habita en el
corazón de
Los Andes


Juan Campoverde Campoverde
MOLLETURO, AZUAY
MINISTERIO DE SALUD PÚBLICA




23


La tuberculosis está de vuelta. Después de años de destierro,
está de vuelta, en nuestros barrios, comunidades y hogares.
Aunque, en realidad, nunca se fue del todo. Se prometió su
erradicación total, pero la tuberculosis halló refugio en los
lugares más olvidados y empobrecidos del mundo. Y ahí se
quedó, aguardando el momento de reaparecer “en sociedad”,
con variedades resistentes al tratamiento antibiótico. La tuber-
culosis es el ejemplo perfecto del peso determinante de las in-
equidades sociales en la enfermedad y la muerte de cientos de
millones de personas. Por eso nunca se fue, porque la tuberculosis
es una enfermedad de la pobreza y aquí seguirá mientras haya
miseria.


INTRODUCCIÓN




24


Molleturo es una
parroquia situada en el
corazón de la cordillera


occidental de Los Andes,
a 62 kilómetros de


Cuenca. Posee una rica
variedad de ecosistemas,


8.500 habitantes y una
pobreza crítica en altos


porcentajes de la
población. Fue fundada


(y olvidada) hace 148
años.


FO
TO


RE
SI


ST
EN


CI
A


3


FO
TO


RE
SI


ST
EN


CI
A


3




25


Don Luis Torres Urgilés nació en una comunidad
de Molleturo hace 78 años. Es alcohólico crónico


desde hace 23 años y hace un año y medio le
diagnosticaron tuberculosis pulmonar.


Un tercio de la población mundial está
infectado con la bacteria causante de la


tuberculosis. No obstante, el 80 por ciento de
los infectados no desarrollará nunca la


enfermedad, gracias a condiciones de vida
dignas que les permite mantener buenas


defensas orgánicas. Para quienes desarrollan la
enfermedad, existen medicamentos 100%


efectivos, que curan completamente. A pesar de


eso, 1,7 millones de personas murieron por la
tuberculosis en el año 2009, según la


Organización Mundial de la Salud1.


Tras ser diagnosticado con la infección, don Luis
empezó a recibir el tratamiento que


corresponde. Éste dura varios meses y tiene que
ser rigurosamente supervisado para que sea


exitoso. Por esa razón, el personal de salud de
Molleturo verificaba a diario la toma de la


medicación por medio de visitas al domicilio de
don Luis o recibiéndolo en el centro de salud.
Una vez concluido el tratamiento, felizmente


don Luis se curó.
FO


TO
RE


SI
ST


EN
CI


A
3




No mucho tiempo
después, don Luis se


volvió a enfermar por
la combinación de


distintos factores: la
mala alimentación, el


cuartito frío que su
familia había


acondicionado para
que durmiera, a fin de


evitar el contagio…
Sin embargo, el
detonante fue el


alcoholismo, porque
don Luis volvió a


tomar.


Entre la gente se percibe
el miedo al contagio. Pero


el miedo no es una
respuesta al problema. El
miedo nos desprotege a
todos y estigmatiza a los


enfermos. La solución
pasa por la educación, y


al sistema de salud le
corresponde el reto de


implantar programas de
educación permanentes


que enfrenten el
problema con


solidaridad,
disminuyendo al máximo


los riesgos de contagio.


26


FO
TO


RE
SI


ST
EN


CI
A


3


FO
TO


RE
SI


ST
EN


CI
A


3




Ante esta situación, algunos miembros del
centro de salud con familiares y vecinos se
propusieron construir una habitación más
adecuada para don Luis, al lado de la casa, a
punta de mingas y donaciones. Para la gente del
Centro de Salud de Molleturo, la lucha contra la
tuberculosis es algo más que la provisión de
medicamentos a los pacientes. Con la
costumbre de la minga, que este pueblo cultiva,
se pueden transformar muchas realidades
adversas que están en el origen de las
enfermedades.


27


FO
TO


RE
SI


ST
EN


CI
A


3




Una de las metas de los Objetivos de Desarrollo
del Milenio es reducir en el 50% los casos de


tuberculosis para el año 2015 y para 2050
eliminarla. En 2009, se registraron 9,4 millones


de casos en el mundo2.


Estas metas no podrán ser alcanzadas si no
transformamos una estructura social que


produce y tolera miserias como la que muestra
la imagen (la casa de una familia de Molleturo).


Sin esa transformación, las medidas de
promoción, prevención, diagnóstico y


tratamiento tendrán un escaso impacto.
Antes de iniciar un segundo tratamiento, que


seguramente iba a requerir antibióticos más
potentes, don Luis falleció por un evento


cerebrovascular.


28


FO
TO


RE
SI


ST
EN


CI
A


3




JUAN CAMPOVERDE CAMPOVERDE


“Hacer un documento fotográfico sirve para pasar de lo desconocido
a lo conocido, para revelar lo oculto, lo negado u olvidado. Sin
embargo, la fotografía no es solo una oportunidad para investigar o
para educomunicar, sino para hacer amigos y devolver a los
pacientes el cariño que nos dan”.


Juan Adolfo Campoverde (50 años) nació en Cuenca, estudió
Medicina en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de
Cuenca, posee una especialidad en Terapia Neural y un diplomado
en Gerencia de Salud. Actualmente, desempeña el cargo de
director del Centro de Salud de Molleturo, perteneciente al
Ministerio de Salud Pública, desde donde ha impulsado un trabajo
en salud que trascienda la atención médica.


Contacto: juancampoverdec@gmail.com


PA R E M O S E L U S O I N D E B I D O D E A N T I B I Ó T I C O S




Un
diagnóstico
incierto
Juana Ochoa Pérez
SANTA MARIANITA, SUCÚA, MORONA SANTIAGO
INSTITUTO ECUATORIANO DE SEGURIDAD SOCIAL




31


El uso adecuado de antibióticos está supeditado a múltiples
factores. Las herramientas de diagnóstico, la disponibilidad de
los fármacos indicados y la comunicación cercana entre médicos
y comunidad son tres elementos indispensables. La ausencia
de cualquier de ellos incrementa los riesgos de usar inadecua-
damente los antibióticos, causa directa de la resistencia
bacteriana. Las historias de la pequeña Lina y de doña Rosita
nos presentan, por un lado, las dificultades en las que se des-
envuelve la labor de los médicos cuando se carece de herramientas
de diagnóstico rápido y de los fármacos indicados, y por otro
lado, las oportunidades de comunicación y educación que se
generan con la visita domiciliaria.


INTRODUCCIÓN




Un día soleado, nos visita en el centro de salud la
pequeña Lina, de 4 años. Acude a la consulta por un


fuerte dolor de garganta acompañado de fiebre, que
padece desde hace dos días. Sus padres pensaron que


el problema desaparecería solo, pero no fue así. Lina
está cansada, pero se ve serena. Su padre le infunde una


profunda tranquilidad.


La joven médica Doménica Toledo examina cuidadosamente a
Lina. Paso a paso, constata 38,5 grados de temperatura bucal,


dolor en los ganglios, ausencia de tos, pérdida del apetito y
placas blanquecinas en las amígdalas.


Indentificar con certeza la causa del problema de Lina es vital
para determinar el tratamiento indicado. Y para eso hace falta


un exámen del pus de sus amígdalas, pero el centro de salud no
cuenta con los instrumentos para hacerlo.


Ante la incertidumbre, la joven médica opta por un tratamiento
antibacteriano, pensando prevenir el agravamiento de la


infección (si fuera bacteriana) y la posibilidad de que Lina
contagie a sus hermanos y otros niños. El tratamiento


recomendado para estos casos es la penicilina, pero en el centro
solo hay eritromicina, así que es lo que le receta.


Extrañado, Francisco, el padre de Lina, mira a Doménica hacer
cálculos, imaginando quizá que es el costo de la consulta.


32


FO
TO


RE
SI


ST
EN


CI
A


3




Por fortuna, se equivoca. Doménica calcula cuidadosamente la
dosis que Lina necesita, de acuerdo con su peso, para evitar
exponerle a cantidades incorrectas del antibiótico elegido.


Lina y Francisco atienden cuidadosamente las indicaciones de
Doménica: cómo preparar el medicamento, qué cantidad
tomar, a qué horas y por cuántos días. Al preguntarles si
comprendieron todo, mueven la cabeza al unísono en sentido
de afirmación.


Cuando abandonan el consultorio, a Doménica le quedan dos
dudas: ¿será que entendieron la explicación? ¿Qué pasará si
Lina no responde al tratamiento?


A los dos días, Doménica decide visitar a Lina en su hogar. Al
llegar, se lleva una grata sorpresa, pues Lina se ve mucho
mejor. ¡Qué alivio siente, la infección está cediendo!


33


FO
TO


RE
SI


ST
EN


CI
A


3




Antes de salir, Lina,
tímidamente, le pide a


su amiga usar su
“aparatito mágico” por


unos minutos.
Doménica, con una


gran satisfacción en el
pecho, deja a Lina y a


su familia y se
encamina hacia el
domicilio de doña


Rosita.


¿Y el medicamento?,
pregunta. Con una


sonrisa, Francisco le
muestra el frasco, en


un lugar adecuado.
Las dosis han sido


tomadas de manera
correcta y a la hora


indicada.


34


FO
TO


RE
SI


ST
EN


CI
A


3




Cuando Doménica llega, le dice: “Buenos días”, pero ella no
responde. No es ninguna sorpresa, pues doña Rosita casi no
escucha por un sinnúmero de infecciones en su oído, que no
han sido tratadas adecuadamente.


“Hola Doña Rosita, ¿cómo está?”, le repite. Su respuesta es
idéntica que en ocasiones anteriores: “Otra vez estoy con dolor
al orinar, ya vi a unos curanderos y nada. Me tomé unas
pastillitas en la tienda y me pasó dos días, pero vuelta asoma”.


Doña Rosita vive sola,
pero sigue trabajando
en la agricultura, a
pesar de sus 89 años,
de la presión alta y del
dolor intenso en las
articulaciones de sus
manos a causa de la
artrosis.


35


FO
TO


RE
SI


ST
EN


CI
A


3




De nuevo, se presenta a la interrogante:
¿es una infección bacteriana?, pues el
dolor también podría estar asociado a
factores como su edad, el número de


partos u otras causas. Aunque lo
indicado es determinar la existencia de


una infección bacteriana con un examen
de orina, antes de prescribir antibióticos,
las posibilidades de hacerlo son remotas,


sobre todo porque doña Rosita tendría
que trasladarse al hospital de la capital


provincial... Para evitar una complicación,
Doménica se inclina por lo que tiene a


mano: una inyección de ceftriaxona cada
12 horas por 5 días, con la esperanza de


que haga efecto.


Al entrar para examinarla, Doménica constata la
presencia de la “prueba del delito” en el patio de


la casa: los restos de las tabletas -entre
analgésicos y antibióticos- que doña Rosita se


automedica.


“Doña Rosita, tenemos que hacerle un examen
de orina, para ver qué bacteria es la causante de
la infección y qué antibiótico usar, ya que, como


usted ha tomado tantos antibióticos y en dosis
inapropiadas, es probable que las bacterias se


hayan hecho resistentes a estos medicamentos”,
le explica Doménica. Doña Rosita responde: “No,


hijita, ¿a dónde voy a ir? No tengo plata,
además”.


36


FO
TO


RE
SI


ST
EN


CI
A


3




Doménica tiene que dejarle una medicación adicional para el
dolor de sus manos y la presión alta. De modo que, para evitar
que se confunda, le dibuja en cada caja a qué hora del día debe
tomar la medicación. La señora le agradece, porque de esta
forma le será más sencillo acordarse de la prescripción.


37


“Doña Rosita, vamos a
tener que pincharle”, le
dice, “y si esto no le me-
jora, vamos a tener que
hacerle, como sea, el exa-
men que le conté”. “Ah,
bueno, bueno”, responde,
“póngame nomás las in-
yecciones, porque no
tengo dinero y no puedo
irme nomás a hacer los
exámenes”.


FO
TO


RE
SI


ST
EN


CI
A


3




En las historias de Lina y de doña Rosita, encontramos elementos
comunes a la práctica de los médicos y odontólogos en Ecuador:


dificultad para acceder a instrumentos de diagnóstico, falta de
disponibilidad de los medicamentos indicados y, en contraste, las virtudes
de la vista domiciliaria. El reto de los facultativos consiste en usar todos los


medios clínicos, técnicos, educativos y comunicacionales para alcanzar el
más alto grado de certeza posible. El reto del sistema de salud es dotarles


de los medios necesarios para el cumplimiento cabal de su deber.


38




JUANA OCHOA PÉREZ


“La documentación basada en la imagen y la palabra hablada
abre espacios para el intercambio de conocimientos y expe-
riencias entre profesionales de la salud y pacientes, con respeto
por los lenguajes y las perspectivas de cada uno. Son los
mismos actores de la problemática los que validan esta meto-
dología.”


Juanita Ochoa Pérez (31 años) nació en Cuenca, es odontóloga
titulada por la Universidad de Cuenca. Desde 2009, labora
en el Seguro Social Campesino, en el dispensario médico
de Santa Marianita, en el cantón Sucúa, provincia de Morona
Santiago.


Contacto: jochoap@iess.gov.ec


PA R E M O S E L U S O I N D E B I D O D E A N T I B I Ó T I C O S




Hacia un
envejecimiento
saludable
Marco Cordero Guzmán
AZOGUES, CAÑAR
MINISTERIO DE SALUD PÚBLICA DEL ECUADOR




41


A menudo, la respuesta a los problemas de salud de los
ancianos es la medicalización de su vida y no la restitución de
su papel dentro de la comunidad y la sociedad ni la restitución
de su derecho a la salud, al cuidado, al respeto, a la gratitud y
al amor que les debemos. El imperativo ético del sector salud
–y en particular del primer nivel de atención de la salud- es
revertir esta tendencia, teniendo presente que detrás de
decisiones que en apariencia son meramente individuales
actúan fuerzas económicas, políticas y culturales de una
estructura social que mercantiliza la salud y excluye. En síntesis,
tenemos ante nosotros el reto de desmedicalizar el cuidado de
la salud de los adultos y adultas mayores, una forma quizá un
poco ignorada dentro de nuestras estrategias para contener la
resistencia a los antibióticos.


INTRODUCCIÓN




En Ecuador, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos,
había en 2010, 1,2 millones de adultos mayores. De ellos el 11% vivían
solos1. En el Hogar Geriátrico Rosa Elvira de León de la ciudad de Azogues
regentado por una orden de religiosas, viven 27 mayores, algunos de ellos
rescatados del abandono.


En términos del cuidado de la salud, se repite el abandono. El 69,6% de la
población de adultos mayores en Ecuador no cuenta con seguro de
salud2, a pesar de que a esa edad la demanda aumenta: siete de cada diez
mayores solicitaron atención médica en los últimos meses. Un 38% de
quienes buscaron atención acudieron a centros de salud públicos3.


Frente a esta situación, desde hace algún tiempo, hemos vinculado
esfuerzos entre el Centro de Salud de Azogues y el Hogar Rosa Elvira de
León para trabajar en conjunto el cuidado de la salud de sus mayores, para
asegurarles una calidad de vida que se traduzca en menos enfermedades
y menos dependencia.


42




Cierto día, tuvo lugar un diálogo interesante. “Da gusto verle, doctorcito”, me saluda una mayor al llegar al hogar geriátrico.
“Me gustaría que venga más pronto a verme y curarme con pastillitas”. Sonrío ante la “vacilada” y aprovecho para cuestionarle:
“¿Y qué hacía antes cuando se enfermaba?”. ”Viviendo en el campo, qué pastillas… ningún remedio tomaba, solo chocolate”,
me responde con el mismo ánimo.


Me tomo un tiempo para explicarle los riesgos de tomar pastillas sin ton ni son, pero ella se defiende: “Bueno, usted dé nomás,
que yo no compriendo nada”. Es asombroso el grado de medicalización en el que hemos caído: la gente deposita una fe ciega
en una pastilla “mágica” para remediar sus males y los médicos recurrimos con facilidad a la prescripción.


“Ya ves, Pancha”, interviene su amigo. “Vos para todo quieres pastillas. ¡Ya somos viejos, tiene que dolernos todo, así es la
vejez!”.


“Aunque no lo parezca, toda pastilla tiene sus efectos”, les digo y subrayo los riesgos que suponen el consumo y la prescripción
no justificada de medicamentos (o lo contrario, la imposibilidad de prescribir o acceder a los medicamentos esenciales). El
personal del asilo siente la presión constante de este pensamiento medicalizado de la salud. “Es un problema”, me dijo una
auxiliar de enfermería en otro momento. “Si no toman tabletas, no están bien… tienen que tomar tabletas para creer que
están bien”.


43




Para prevenir enfermedades, promover la independencia y mejorar la
calidad de vida de los adultos mayores, según un informe de la OPS
(2004), resulta esencial intervenir sobre factores tales como el
sedentarismo, la malnutrición o la falta de acceso a los servicios de salud,
dado que contribuyen en un 70% al deterioro de la salud asociado al
envejecimiento4.


El personal de la casa geriátrica y el centro de salud implementan
programas de recreación y estimulación intelectual y motriz para los
adultos mayores, teniendo en cuenta dos factores: lo que quieren hacer y
lo que están en capacidad de hacer sin riesgos para su salud, de la manera
más placentera.


44




Estamos promoviendo una alimentación sana, fundamentada en el
manual de nutrición del Ministerio de Salud, para prevenir la malnutrición
que predispone a nuestros mayorcitos a sufrir enfermedades infecciosas y
con ello al uso de antimicrobianos.


45




También estamos
mejorando la


atención médica, la
prescripción y la


administración de
medicamentos. De


esta manera,
resguardaremos los
beneficios que nos


traen los
medicamentos –los


antibióticos, en
particular- para


cuando de verdad los
necesitemos.


46




47




El envejecimiento de la población de América Latina es un fenómeno apreciable. Para 2025, se
calcula que la población de adultos mayores en las Américas crecerá un 138% con respecto a la de
2000, es decir, pasará de 42 millones a 100 millones5.


Este fenómeno de envejecimiento tendrá un gran impacto en el perfil de salud de la región, por lo
cual este es el momento de invertir en un envejecimiento saludable.


Necesitamos una atención para los mayores que evolucione desde la medicalización a la promoción
de la salud, para que la vida tenga sentido hasta el último respiro.


48




MARCO CORDERO GUZMÁN


“La fotografía es una buena herramienta para llegar a la comunidad…
Las fotos que hemos hecho muestran los problemas que pueden
desencadenar las enfermedades infectocontagiosas, que a su vez dan
lugar a un mal empleo de antibióticos. Además, ha sido una buena
estrategia para dar a conocer la Atención Primaria de Salud.”


Marco Cordero Guzmán (58 años) nació en la ciudad de Azogues,
provincia del Cañar. Es especialista en Ginecología y Obstetricia. Ha
participado como conferencista en eventos a nivel local, regional,
nacional e internacional. Es fotógrafo aficionado. Actualmente, des-
empeña los cargos de director, médico tratante y miembro de la
unidad de conducción del Centro de Salud, Área 1 de Azogues.


Contacto: mecgc1s6@hotmail.com


PA R E M O S E L U S O I N D E B I D O D E A N T I B I Ó T I C O S




A cielo
abierto


Segundo Tenesaca Zhunio
GUALAQUIZA, MORONA SANTIAGO
INSTITUTO ECUATORIANO DE SEGURIDAD SOCIAL




51


El problema de la basura crece a pasos agigantados a escala
global. El sistema de producción, consumo y desecho irracional
en que la humanidad ha entrado multiplica día a día la
generación de basura. Se calcula que Ecuador produce
diariamente 9.855 toneladas métricas de basura doméstica so-
lamente1. Un aspecto trascendental de la problemática es la
deficiente gestión de los residuos. Según el Ministerio de
Desarrollo Urbano y Vivienda (MIDUVI), en el país solo el 30%
de la basura se disponía adecuadamente en 20072. Los efectos
que la mala gestión de los residuos tiene sobre la salud
ambiental y humana, en forma de contaminación y enfermedades
transmisibles –incluidas las de origen bacteriano, deben ser in-
vestigados y puestos en el centro del interés público. En este
trabajo, se ha realizado un seguimiento de la gestión de la
basura en el cantón Gualaquiza (Morona Santiago), a fin de
revelar sus relaciones con las enfermedades infecciosas y
aportar a un debate que busque el cambio.


INTRODUCCIÓN




En Gualaquiza,
se genera


aproximadamente una
tonelada de residuos
por día, que pueden


verse dispersos por las
calles de la ciudad.


Algún gobierno local
anterior intentó
implementar un


sistema de manejo de
residuos sólidos, pero


no perduró.


52




Esto hace que rápidamente se entreveren los
restos de los antibióticos, que se pueden
conseguir en las tiendas (arriba, derecha), con
los desechos biopeligrosos de los centros
médicos (arriba, izquierda).


La basura es recolectada por los empleados
municipales en el vehículo público y luego
transportada hasta el relleno sanitario.


53




El sitio donde se disponen los residuos de Gualaquiza está ubicado en la
parroquia Mercedes Molina. Allí son enterrados una vez por semana. Sin
embargo, como el proceso es incompleto, se genera un basural a cielo
abierto, donde trabajan los recicladores.


Generalmente, los botaderos están situados lejos de las ciudades, en
zonas “despobladas” (donde viven comunidades campesinas o indígenas),
porque a nadie le gusta la suciedad de la basura ni las enfermedades que
produce ni los malos olores ni la multiplicación de ratas, mosquitos o
gallinazos.


54




Según el MIDUVI, en 2008 el
63% de los municipios
ecuatorianos arrojaba la
basura a botaderos,
quebradas o ríos; el 17% la
depositaba en rellenos
controlados (que solo
recubren la basura); y el 20%,
en rellenos sanitarios. De
estos últimos, solo el 5%
tenía licencia ambiental3.


“Ser reciclador no es
solamente conseguir el
sustento con dificultad y con
afán. Ser reciclador es
también rescatar a la patria,
en las esquinas, en los
postes, en los botaderos, ahí
donde la gente oculta la
vergüenza de la basura de su
exagerado consumismo”,
dice Rodrigo Ramírez, un
dirigente de los recicladores
de Portoviejo4.


55




¿Cuántos antibióticos van a los basurales en
Ecuador y cuál es el impacto que tienen?


“En cada cucharadita de suelo hay mil millones
de bacterias”, afirma el biólogo evolutivo
australiano Michael Gillings. “Hay diez mil
especies diferentes y todas ellas están
intercambiando ADN. Imagine que una de esas
células tiene un gen que le permite sobrevivir al
tuoleno, xileno o a algún producto químico
altamente tóxico. Todas las otras bacterias
mueren y esa bacteria en particular sobrevive y


puebla ese gramo de suelo. En otra parte de ese
suelo algo similar está ocurriendo.”


De esa manera, concluye, “los agentes de
destrucción que encontramos en el ambiente
ayudan a seleccionar a las bacterias capaces de
sobrevivir. Así es como surge la resistencia a los
antibióticos”5.


Estas fotografías muestran los antibióticos y
medicamentos que se pueden encontrar en el
botadero de Gualaquiza.


56




Muchos de los residuos de los hospitales, centros de salud y laboratorios clínicos se componen de
material cortopunzante y material biológico (sangre, orina o heces), los cuales contienen bacterias,
parásitos, virus y hongos. Si no se les da el tratamiento debido, estos desechos producen
enfermedades.


Para anular la peligrosidad de este material, se emplean procedimientos físicos y químicos, desde el
momento en que es generado en los centros sanitarios hasta su disposición final en el relleno
sanitario.


En Ecuador, solamente el 23, 7% de los residuos biopeligrosos reciben tratamiento diferenciado. En
la Amazonia, el 11,15%6. En Gualaquiza, todos se depositan en el vertedero de basura.


57




58




La materia orgánica de un
relleno sanitario se degrada y
forma un líquido contaminante
de color negro y de olor
penetrante denominado
lixiviado. Este líquido acarrea a
su paso toda clase de sustancias
tóxicas, como los componentes
de los medicamentos o los
restos biológicos, y esparce la
contaminación por aguas y
suelos.


Los rellenos sanitarios deben
estar preparados para evitar las
filtraciones de los lixiviados con
membranas impermeables, así


como para descontaminarlos
antes de evacuarlos al
ambiente.


Las aguas de esta manguera
(página anterior), cuya finalidad
no es clara, se riegan y
arrastran los lixiviados del
relleno sanitario en su recorrido.


Por otra parte, la ciudad de
Gualaquiza tiene una alta
humedad y pluviosidad, dos
condiciones que aceleran tanto
el proceso de lixiviación como
la diseminación de los agentes
contaminantes.


Las aguas contaminadas se
filtran hacia abajo,
gradualmente y por niveles,
formando pequeñas lagunas o
pantanos a su paso. En un
punto del trayecto, llegan
hasta un potrero, donde pasta
el ganado de uno de los
propietarios del sector.
Finalmente, por entre la
vegetación, van filtrándose al
río Bomboiza, que corre
impetuosamente un kilómetro
al suroeste del vertedero. Los
habitantes que viven corriente
abajo usan las aguas del río
para sus necesidades.


59




Desde hace décadas,
numerosos estudios han


demostrado la relación de al
menos 22 enfermedades


humanas con el mal manejo de
desechos sólidos7. Al centro de


salud donde trabajo, llegan
personas que habitan aguas


abajo de la descarga del
relleno sanitario al río, quienes
podrían estar afectadas por la


contaminación y requerir la
prescripción de antibióticos y


otros antimicrobianos.


60




SEGUNDO TENESACA ZHUNIO


“Uno de los aspectos fundamentales del ser humano es ejercer en
libertad, sus derechos, su razón y su dignidad. En este contexto, Foto-
Resistencia nos han dado la oportunidad de capacitarnos y documentar
través de la fotografía diferentes realidades de nuestra cotidianidad.
Nos hemos vuelto seres humanos más comprometidos con la esperanza
y con el cambio.”


Segundo Tenesaca Zhunio (52 años) nació en Gualaquiza, provincia
de Morona Santiago. Se graduó en Medicina y Cirugía y después
obtuvo un Masterado en Salud Pública en la Facultad de Ciencias
Médicas de la Universidad de Cuenca. Labora desde hace 14 años
en el Seguro Campesino del IESS, en el dispensario de Bomboiza,
en su provincia natal.


Contacto: angelsin_cielo@hotmail.com


PA R E M O S E L U S O I N D E B I D O D E A N T I B I Ó T I C O S




Un centro
de salud
inalcanzable
Víctor Medina Loza
PALORA, MORONA SANTIAGO
MINISTERIO DE SALUD PÚBLICA




63


La exclusión en salud se define, según la Organización
Panamericana de la Salud, como “la falta de acceso de
ciertos grupos o personas a un conjunto de bienes,
servicios y oportunidades que mejoran o preservan el
estado de salud y que otros individuos o grupos de la so-
ciedad disfrutan”1. En Ecuador, las comunidades más dis-
tantes de los centros urbanos y los pueblos indígenas,
cuya visión de la salud no siempre coincide con la visión
oficial, viven excluidos de los servicios de salud. ¿Cuánto
de la prevalencia de infecciones resistentes a los antibióticos
es consecuencia directa de la falta de acceso a los servicios
de salud?


INTRODUCCIÓN




En Palora, un bello cantón amazónico de Morona Santiago, hay comunidades o familias situadas a
varias horas de los centros o puestos de salud. Para acceder a dichas comunidades, el equipo de


salud tiene que emplear medios de transporte que se podrían suponer anacrónicos, los cuales
revisten un importante nivel de peligro.


Lejos, entre esos verdes selváticos, se esconden escenas que hacen doler el corazón.
64




Cuando el clima se pone inclemente y las vías terrestres se
vuelven intransitables, toca aventurarse a cruzar los brazos del
bravo río Pastaza, para llegar a comunidades remotas con
atención de salud.


65




En una de nuestras visitas, nos
encontramos con Edwin, un
joven de 17 años que trabaja
como agricultor por las mañanas
y estudia por las tardes. Un día
en el campo, Edwin sufrió un
corte profundo en su pie
derecho por un machetazo mal
dado. El joven no vino a la
consulta; nosotros fuimos a
visitarlo, al enterarnos de lo
sucedido por medio de una
“informante”. Al examinarle,
constatamos la magnitud del
corte y el grado de
contaminación. Habían pasado
más de 24 horas, por lo cual
decidimos emplear un esquema
de antibióticos para evitar una
infección. Le recetamos también
la toxina antitetánica.


Me sorprendió que se hubiera
resignado a no recibir atención y
por eso le pregunté por qué no
fue al puesto de salud. “No tengo
plata, ¿cómo voy ir?”, me dijo.
“¡Plata, para qué, si la atención es
gratis!”, le respondí. “Sí,
doctorcito, pero para mí el Puyo
está más cerca que Palora, luego
tengo que cruzar el río, de ahí
tengo que esperar a que venga
un carro, luego coger otro para
llegar a Madre Tierra, que está
más cerca... Y no me van a llevar
gratis”.


La comunidad de Edwin
pertenece a Palora, pero para
llegar a la cabecera cantonal se
tiene que pasar por centros
poblados como Puyo, la capital
de la provincia vecina de Pastaza.
Transitan por caminos prestados.


66




En otra ocasión, en la comunidad de Chinimpi,
parroquia Sangay, visitamos a una joven madre
embarazada. Al salir, nos fijamos en un frasco
del antibiótico dicloxacilina, entre una lata de
sardinas y una cubeta de huevos. Con gran
incertidumbre, pregunté: “¿Desde cuándo
tienen ese medicamento y quién lo está o lo
estaba tomando?”. Un silencio inundó el cuarto
por unos instantes, pero luego de susurros
persistentes una voz me respondió: “El Michael
estaba tomando, porque se lastimó el piecito”.


Volvieron a mí las palabras de Edwin y me
pregunté: “¿Acabará ese joven su tratamiento o
lo guardará para una nueva herida, al igual que
esta joven madre?”


Ahora todo tiene sentido para mí; ahora
entiendo por qué la amoxicilina y la ampicilina,
que años atrás eran excelentes medicamentos,
no tienen eficacia para la mayor parte de
pacientes que atiendo.


Me quedo sin
palabras con lo que
me dice, pero igual
doña Marga remata:
“Doctorcito, a veces
nos enfermamos
cuando usted no
está y es difícil ir al
puesto de salud o al
hospital, porque el
río está crecido. Y
cuando hay alguna
con panza para parir
es difícil y tiene que
dar a luz aquí
mismo”.


67




Don Segundo, de 76 años, se fracturó los huesos de su pierna hace 15
años, por lo cual le pusieron una prótesis metálica. Desde hace 6 meses,
presenta una herida infectada en aquella zona, que sana por un tiempo
con los antibióticos que le damos en el centro de salud, pero que se
reinfecta nuevamente.


Él necesita realizarse otros exámenes que en el centro de salud no
tenemos. Le hemos pedido que vaya al hospital. “Ya lo hice una vez y no
daban de comer bien, no curaban bien, me pasaban pinchando en el
pupo y no me sanaba nada”, se quejó. Don Segundo se internó hace unos
meses en el hospital de Macas, la capital provincial, pero a los pocos días
empezó a sentirse solo y solicitó el alta.


“Cúreme usted aquí nomás, si es de venir todos los días yo he de venir
nomás”, me insiste. El centro de salud está cerca de su casa, pero el
hospital no. Yo veo difícil curar la herida del querido don Segundo, porque
los antibióticos que tenemos han perdido su eficacia para este tipo de
infección, la cual probablemente generó resistencia.


En el trabajo de un médico se presentan una infinidad de casos, cada cual
con sus particularidades, con su huella humana, pero, de un modo u otro,
todos están unidos en la imposiblidad de acceder a los servicios de salud
oportunamente.


68




VÍCTOR MEDINA LOZA


“Incursionar en el ámbito de la comunidad por medio de la fotografía
ha sido muy enriquecedor para mí. He compartido formas de vida, vi-
vencias con la gente de la comunidad y la realidad que se esconde
detrás de las infecciones bacterianas y la resistencia a los antibióti-
cos.”


Víctor Medina Loza (26 años) nació en Quito, estudió en Cuenca y
actualmente está radicado en Macas por razones de trabajo. Es
médico general titulado por la Facultad de Ciencias Médicas de la
Universidad de Cuenca. Acaba de terminar exitosamente su año
de medicatura rural en el Centro de Salud de Palora, en la provincia
de Morona Santiago, donde adquirió una gran experiencia tanto
laboral como humana.


Contacto: medinasec@yahoo.com


PA R E M O S E L U S O I N D E B I D O D E A N T I B I Ó T I C O S




El árbol de
mangos de
mi subcentro
William Guzmán Crespo
MACHALA, EL ORO
MINISTERIO DE SALUD PÚBLICA




“La tuberculosis es una enfermedad antigua que nunca se fue
y ahora está volviendo con venganza”, manifestó hace unas se-
manas Zsuzsanna Jakab, directora de la Oficina Europea de la
Organización Mundial de la Salud1. La causa de esta venganza
es la aparición de bacterias resistentes a los antibióticos co-
múnmente empleados para tratarla. El año pasado, se notifica-
ron 440.000 casos nuevos de tuberculosis multirresistente a es-
cala mundial; la forma ultrarresistente de la enfermedad fue
detectada en 69 países2. En Ecuador, en 2008 se registraron
del 3 al 6% de casos de tuberculosis multirresistente3. Este pre-
ocupante panorama es un llamado urgente a dotar a los
centros de salud de las capacidades necesarias para manejar
eficazmente la enfermedad.


INTRODUCCIÓN




Con las estadísticas de la tuberculosis en mi mente, camino rumbo al
subcentro de salud donde laboro, en un barrio popular de Machala. Cuando
llego, me encuentro con un adolescente que hace maniobras para alcanzar


un mango del árbol del subcentro. Me mira y sonríe…


A cada paso, veo algo que es común en los alrededores de nuestra unidad de
salud: la costumbre de escupir en el suelo. ¿Qué pasaría si los escupitajos


fueran de los pacientes con tuberculosis? Las bacterias contenidas en la flema
que ellos expulsan desde sus pulmones y permanecen activas bajo


condiciones como la sombra, podrían volar hacia los pulmones de las
personas sanas, incluso de aquel niño inocente que está a punto de comerse


un rico mango.


72




Pensando en esto, me dirijo a saludar con los pacientes que están bajo
tratamiento en el subcentro. Uno de ellos me saluda sonriente. Me pongo
a conversar con él y al rato le pregunto: “¿Antes de tu diagnóstico,
sospechabas que tenías tuberculosis?” “¡No, ni siquiera sabía que era una
enfermedad!”, me contesta sin rodeos. Se hace un breve silencio, luego del
cual otra paciente tímidamente confiesa: “Yo tenía mucho miedo de la
enfermedad, pero luego me explicaron que, a pesar de ser una
enfermedad peligrosa, tenía cura”.


73




Al subcentro acuden todos los
días decenas de personas, de
todas las edades y por distintos
motivos: mujeres embarazadas,
niños de pecho, jóvenes
estudiantes, adultos mayores…
Los escupitajos demuestran
que los conocimientos sobre el
cuidado de la salud no se
transforman automáticamente
en cambios de conducta. La
conciencia es un nivel de
entendimiento profundo, que
se consigue con paciencia y
creatividad.


Fijando mi antención en un tercer paciente, que
está esperando su medicación, pregunto a los


presentes si saben que esta enfermedad se está
haciendo resistente a los tratamientos comunes. “Si


no sigo el tratamiento, me puedo enfermar otra
vez”, me responde uno de ellos. Pese a su respuesta,


me queda la sensación de que ninguno está
completamente consciente del peligro que la


resistencia bacteriana conlleva.


“¿Y qué opinan de escupir en el suelo?”, les
pregunto. Ellos me indican que en las charlas que


han recibido les han explicado que es una
costumbre peligrosa, porque otras personas se


pueden contagiar.




Unos días después, visito a María Álvarez, la
enfermera del subcentro, con una serie de
interrogantes dando vueltas en mi cabeza. “Los
ambientes para la toma y recepción de
muestras, así como el laboratorio para realizar
los exámenes, no son adecuados”, me indica
cuando le planteo el tema. Asimismo, se puede
notar que el espacio para las labores
administrativas está muy pegado al espacio
dedicado a los procedimientos técnicos, con el
consiguiente riesgo de contaminación y de
infección, tanto para el personal como para los
pacientes. “Sin embargo”, concluye mi
compañera, “se hace lo mejor posible, así sea
con pocos recursos”.




Dentro de Machala,
existen unidades que


afortunadamente están
dotadas de una
infraestructura


apropiada para la lucha
contra la tuberculosis. El


Centro de Salud de El
Paraíso dispone de un


espacio reservado para
la toma y la recepción


de muestras ventilado y
convenientemente


separado del resto de
áreas.


Es un ejemplo que debe
ser seguido por quienes
estamos enfrentando la


enfermedad, más aún
cuando vemos
multiplicarse la


multirresistentencia a
los fármacos. Aunemos


todos nuestros
esfuerzos para que la
vida reverdezca y dé


abundantes y buenos
frutos como el árbol de


mangos de mi
subcentro.


76




WILLIAM GUZMÁN CRESPO


“Cuando estoy detrás de una cámara, me enfoco en lo que me llama
la atención, en aquello en lo que antes no me fijaba o no miraba con
detenimiento. Trato de entender lo que estoy observando y lo que la
fotografía va a transmitir. Me he puesto en los zapatos de las otras
personas y me he vuelto más crítico y comprometido con una visión
que va más allá del papel.”


William Guzmán Crespo (55 años) nació en Cuenca, estudió Medicina
en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Cuenca,
realizó un diplomado en Riesgo Cardiovascular en Chile en 2005.
Actualmente, reside en la ciudad de Machala, provincia de El Oro,
donde se desempeña como médico encargado del Programa de
Cuidado del Adulto Mayor en el Subcentro de Salud Israel Miranda
Guevara, en la ciudadela Velasco Ibarra.


Contacto: wfguzman472000@yahoo.com


PA R E M O S E L U S O I N D E B I D O D E A N T I B I Ó T I C O S




Soberanía
alimentaria
para contener
la resistencia a
los antibióticos
Silvina Alessio
CUENCA, AZUAY
CENTRO NIÑO A NIÑO




79


En los países latinoamericanos, el acceso a una alimentación
adecuada en cuanto a calidad y cantidad es todavía un anhelo
inalcanzable para millones de familias. Esto va camino de em-
peorar, por cuanto se verifica una progresiva pérdida de control
de los pueblos sobre la producción de sus alimentos, el deterioro
de la calidad de los alimentos disponibles y el alza de los
costos. Todos estos elementos entrelazados tienen una influencia
directa sobre estados nutricionales que predisponen a las po-
blaciones a las infecciones bacterianas y al consecuente uso de
antibióticos. Este proyecto se propuso visibilizar la relación
entre el derecho a una alimentación sana, la soberanía
alimentaria y la resistencia a los antibióticos. Las imágenes que
se muestran fueron captadas en diferentes lugares de la
provincia de Azuay.


INTRODUCCIÓN




Según el Art. 13 de la Constitución ecuatoriana,
“las personas y colectividades tienen derecho al
acceso seguro y permanente a alimentos sanos,
suficientes y nutritivos; preferentemente
producidos a nivel local y en correspondencia
con sus diversas identidades y tradiciones
culturales”1 . Para tal efecto, el Estado
ecuatoriano se compromete a fortalecer la
soberanía alimentaria del país.


La imagen sobre estas líneas, que fue capturada
en San Pedro de Escaleras en temporada de
Carnaval, nos enseña una escena emblemática
del derecho a la alimentación y la soberanía
alimentaria: la pampamesa, donde casi todos
aportan, pero nadie se queda sin comer… ni
siquiera aquellos a los que les gusta despegarse
del grupo y dedicarse solo a comer.


80


FO
TO


RE
SI


ST
EN


CI
A


1




En la actualidad, somos 7.000 millones de
habitantes en el mundo y se producen


alimentos suficientes para 12 mil millones de
personas2. Sin embargo, según la FAO, hay 925


millones de personas hambrientas en el
mundo3. En el mercado de Gualaceo, el hambre


grita en los rincones.


De acuerdo con un estudio realizado de 2002 a
2006, seis millones de niños en el mundo
mueren anualmente por causas relacionadas
con la malnutrición4. Igual que la pequeña
Morena, hija de la autora de este proyecto,
todos los infantes deben alimentarse del pecho
de sus madres, para no ser víctimas de
enfermedades como la diarrea y las infecciones
respiratorias.


81




La soberanía está siendo socavada por un sistema
controlado por poderosas compañías transnacionales.


Las principales amenazas son la concentración de la
tierra y el agua, las semillas transgénicas, el


monocultivo y el control del comercio. A partir de la
revolución verde, al igual que en muchos lugares, en


San Joaquín los campesinos fueron reemplazando sus
conocimientos y prácticas agrícolas por tecnologías


supuestamente más productivas, que incluían
fertilizantes y agrotóxicos.


La soberanía alimentaria es el derecho de cada
pueblo a controlar y decidir libremente sobre su


alimentación y obtener la autosuficiencia
alimentaria de una forma sana, nutritiva,


ecológica, económica y culturalmente
apropiada.


FO
TO


RE
SI


ST
EN


CI
A


1


FO
TO


RE
SI


ST
EN


CI
A


1




La forma de defender la soberanía alimentaria es
proteger nuestros cultivos y semillas nativos.


El mercado 12 de Abril de Cuenca es uno de los
escenarios donde se puede presenciar la irrupción de


productos importados, que desplazaron o están
desplazando a los nativos, frente a una corriente que


busca proteger las semillas y los cultivos propios.


83


FO
TO


RE
SI


ST
EN


CI
A


1


FO
TO


RE
SI


ST
EN


CI
A


1




Solo en los Estados Unidos, el consumo de
antibióticos en la industria ganadera y en
las granjas de pollos asciende a 13 millones
de kilos por año5. Un pequeño estudio
realizado por un grupo de estudiantes de la
Facultad de Ciencias Médicas de la
Universidad de Cuenca, en 2008, determinó
que los pollos que se expendían en los
mercados de Cuenca, Azogues y Biblián
contenían residuos de antibióticos6.


Las bacterias multirresistentes generadas
en los criaderos de animales se transmiten a
los seres humanos por la cadena
alimentaria o por contacto directo.


“El sistema alimentario de las grandes
corporaciones está fracasando a la hora de


proveernos de alimentos sanos y suficientes”,
afirma la Vía Campesina, una coalición global de


organizaciones campesinas7. Pero donde el
modelo corporativo está fallando los sistemas
de producción basados en la agroecología y la


soberanía alimentaria nos renuevan las
esperanzas. En el Mercado 12 de Abril, una


asociación de agroecólogos campesinos vende
sus productos sanos desde hace varios años.


Ciertamente, la agroecología prohíbe el uso de
agrotóxicos en la producción, pero va más allá,


pues propende al cuidado de la cultura
agroalimentaria, la agrobiodiversidad y las


semillas, el ciclo del agua y la vida del suelo.


84


FO
TO


RE
SI


ST
EN


CI
A


1




En Chile, el uso de
antibacterianos en el


cultivo del salmón está
seleccionando bacterias


resistentes que se
diseminan en los


ambientes acuáticos y
terrestres. Estos no son


salmones:
afortunadamente son
pescados que todavía


vienen del mar abierto de
Ecuador, donde miles de


pescadores artesanales se
esfuerzan por conservar


sus mares sanos.


Se suele pensar que los sistemas agrarios
industriales tienen una alta productividad. Sin
embargo, diversos estudios han demostrado
que la agricultura de pequeña escala, que
controla menos de la mitad de las tierras
agrarias, produce el 70% del consumo mundial8.


Los productores agroecológicos se esfuerzan
por criar animales libres de antibióticos y de
todo componente nocivo para la salud humana
y la salud ambiental.


85


FO
TO


RE
SI


ST
EN


CI
A


1




Dos menciones hace la
Declaración de Cuenca


sobre la Resistencia
Bacteriana al tema


alimentario. En la
primera de ellas, señala


que “el uso no apropiado
de antibióticos en el


mundo se deriva de un
proceso de


medicalización tanto de
la salud humana como


de la ganadería, la
crianza de aves para el


consumo, la acuicultura
y las actividades
agrícolas”9. En la


segunda, subraya que el
contexto donde la


resistencia bacteriana ha
sido posible es “las


condiciones de vida de
muchos pueblos


latinoamericanos, que
sin acceso a agua


segura, a saneamiento
ambiental y a una buena


alimentación son
vulnerables a las


enfermedades
infecciosas”. Hagamos
más visible la relación


entre el derecho a la
alimentación, la


soberanía alimentaria y
la resistencia a los


antibióticos.


86




SILVINA ALESSIO


“La motivación para formar parte de FotoResistencia fue encontrarme
con una propuesta que conjuga salud, arte, educación y
comunicación, aspectos que en la mayoría de prácticas se encuentran
desarticulados.”


Silvina Alessio (31 años) nació en Buenos Aires, Argentina, pero
reside en Cuenca, Ecuador, desde 2006. Es psicopedagoga de
profesión. Ha realizado numerosas actividades en educación y
comunicación en el Centro Niño a Niño y como miembro del
Equipo ComunicándoNos del Movimiento para la Salud de los
Pueblos (Latinoamérica). Actualmente, lleva adelante el proyecto
“Esperanza y Alegremia” con niños y niñas de escuelas de la ciudad
de Cuenca.


Contacto: silvinaalessio@yahoo.com.ar


PA R E M O S E L U S O I N D E B I D O D E A N T I B I Ó T I C O S




¿Cómo se hizo
FotoResistencia?
La fotografía documental en la
Atención Primaria de Salud




1. ¿Por qué la fotografía?


FotoResistencia nació de una investigación de proyectos de educomunicación en
Ecuador y América Latina, con el propósito de impulsar el trabajo de promoción de la
salud de los profesionales del primer nivel de atención del sistema de salud de
Ecuador. Esta búsqueda posibilitó encontrar en países como Perú, Argentina, Guate-
mala y Estados Unidos experiencias donde se ha empleado la fotografía documental
con actores sociales en proyectos de inclusión social, recuperación de la memoria,
identidad cultural y educación en salud9. Estas experiencias fueron una base importante
para plantearse la fotografía documental como herramienta de educomunicación
para los profesionales de la salud.


Se seleccionó a la fotografía por su poder comunicacional, la familiaridad existente
con los profesionales de la salud10 y la factibilidad de usarla tanto por el acceso a los
aparatos fotográficos cuanto por las múltiples posibilidades de difusión. La fotografía
se presenta como una herramienta de educomunicación práctica, eficaz, novedosa y
aplicable a nuestra realidad11.


Dentro del campo de la salud, existen numerosas experiencias del uso de la fotografía
documental. Uno de los casos más famosos es el trabajo realizado por el fotógrafo
estadounidense W. Eugene Smith sobre el Mal de Minamata12. El libro que publicó
recoge la historia de los pescadores de Minamata, al sur de Japón, los graves
problemas de salud causados por efluentes contaminantes arrojados al mar por una


“Tenemos una fotografía retinal,
pero la fotografía retinal es solo para nosotros.


La fotografía retinal se va a nuestra memoria y se queda ahí.
Para comunicar tenemos que pasar de la fotografía retinal a la fotografía real.”


William Guzmán Crespo
Machala, El Oro


Ministerio de Salud Pública


9. Pueden verse estos ejemplos: Fundación ph15, Argentina. Disponible en http://www.ph15.org.ar ; Fotokids, Guatemala. Dis-
ponible en www.fotokids.org.


10. La fotografía es usada por los profesionales sanitarios como medio de registro clínico y ocasionalmente como material de
educomunicación en su comunidad. Así también, tanto los profesionales tanto del Ministerio de Salud como del Instituto
Ecuatoriano de Seguridad Social deben presentar sus informes de labores acompañados de fotografías.


12. En el enlace http://laantorchadekraus.blogspot.com/2011/03/cuando-japon-fue-tambien-minamata.html se puede acceder a
un crónica sobre el proyecto del Mal de Minamata.




90


compañía de productos químicos y sus
demandas de justicia. “Su valentía es un
símbolo de esperanza eterno, pero no re-
portará ninguna victoria a menos que no
mueva las conciencias de otras personas
para que actúen en todos los rincones
del planeta”, escribió Smith13. Sus pala-
bras y su trabajo fotográfico son un ale-
gato por la comunicación y la salud.


La fotografía documental entraña un tra-
bajo minucioso de inserción y de investi-
gación de la realidad, con la cámara como
principal herramienta. La fotografía
puede ser puesta en manos de los profe-
sionales de la salud y de otros actores so-
ciales para emprender proyectos de edu-
comunicación. Es viable y efectiva, sobre
todo en este tiempo en que se vuelven
más accesibles las tecnologías para la
toma, la edición y la difusión.


PRIMERA ETAPA


PRIMER PASO:
Identificación y construcción de
alianzas


Para un proceso como el planteado, es
sumamente importante construir un con-
junto de alianzas. Por ello, en primer tér-
mino, identificamos a los actores sociales


y/o institucionales que podían aportar al
proceso. Uno de los aliados que el grupo
organizador de FotoResistencia identificó
para elaborar el proyecto fue Iniciativa
Social Blanco y Negro, un colectivo de fo-
tógrafos de Lima, Perú, que usan la foto-
grafía como herramienta de educación.
Desde los primeros contactos, Blanco y
Negro se transformó en un asesor teórico
y metodológico de FotoResistencia.


Construir una alianza con una institución
académica permite ganar rigor y credibi-
lidad. Para el caso de FotoResistencia, la
institución académica aliada fue la Facul-
tad de Ciencias Médicas de la Universidad
de Cuenca (FCCMM-UC), donde ReAct
tiene su sede. La FCCMM-UC es una fi-
gura clave del sector salud y de las redes
sociales del sur de Ecuador, lo cual posi-
bilita amplios contactos.


Contar con la participación de la oficina
nacional de la Organización Panamericana
de la Salud (OPS) fue estratégico, puesto
que con ello conseguimos asistencia téc-
nica de alto nivel, apoyo financiero y un
respaldo político sustancial para la gestión
del proyecto.


Un proyecto de esta naturaleza debía en-
rumbarse hacia la red pública de salud,
por la necesidad de aportar a su fortale-
cimiento, medida indispensable para en-


13. Cit. por Kraus, K., “Cuando Japón también fue Minamata”, blog “La antorcha de Kraus, Disponible en http://laantorchade-
kraus.blogspot.com/2011/03/cuando-japon-fue-tambien-minamata.html




91


frentar la resistencia a los antibióticos y otros problemas de salud pública. Esta es la
convicción compartida por ReAct, la FCCMM-UC y la OPS. Por ello, FotoResistencia
gestionó la participación del Ministerio de Salud (MSP) y del Instituto Ecuatoriano de
Seguridad Social, en las provincias de Morona Santiago, El Oro, Cañar y Azuay, las
cuales forman una región con lazos históricos, culturales, demográficos, económicos,
educativos y administrativos.


SEGUNDO PASO:
Selección de participantes


La selección de participantes fue inclusiva, reconoció y acogió la diversidad, con el
objetivo de propender a la equidad en la distribución de recursos y oportunidades
entre provincias y poblaciones. Esto trajo como consecuencia un abordaje integral
del problema de la resistencia a los antibióticos.


En convergencia con los principios aludidos, fue fundamental integrar criterios terri-
toriales, étnicos, de género y generacionales en la selección. Además de esto, es su-
mamente importante que los seleccionados desempeñen funciones diferentes dentro
del equipo de salud.




92


Con fines prácticos, en la selección es im-
portante tener en cuenta las aptitudes,
el interés y el compromiso de los candi-
datos. Si no existen aptitudes e interés
por la fotografía documental, los partici-
pantes no encontrarán suficiente motiva-
ción para llevar sus proyectos a buen tér-
mino. El compromiso con la salud de la
comunidad es un valor inestimable, que
los lleva a ir más allá de lo estrictamente
formal, más allá de su horario de trabajo,
más allá de sus obligaciones.


TERCER PASO:
Capacitación


En la primera etapa, el objetivo fue que
los profesionales adquirieran conceptos,
conocimientos y destrezas básicos sobre
la RBA , así como sobre educomunicación
y fotografía documental. Se realizó también
una indagación exploratoria de la situación
de la RBA en las unidades de salud y las
comunidades de los participantes, par-
tiendo de sus conocimientos empíricos,
con técnicas como la observación y la en-
trevista.


Para la capacitación, el formato que mejor
se adapta a las características del proyecto
y garantiza el máximo aprovechamiento
para los participantes es el taller, dado
que gira en torno a los educandos, incen-
tiva la construcción cooperativa del cono-
cimiento, incluye la práctica permanente


y produce un resultado concreto, en este
caso las fotografías.


El reto del taller inicial realizado en el
marco del proyecto FotoResistencia fue
articular coherentemente tres ejes: 1. la
resistencia a los antibióticos, 2. la educo-
municación y 3. la fotografía documental.
El primero es una panorámica sobre la
RBA en el mundo, en la región y en Ecua-
dor, desde un enfoque holístico, con én-
fasis en su determinación social. Las ex-
posiciones evidenciaron claramente las
dimensiones de este problema de salud
pública y la urgencia de enfrentarlo con
estrategias de educomunicación y movi-
lización social. En función del proyecto
fotográfico que los talleristas se formula-
ron más adelante, el enfoque holístico y
el énfasis en la determinación social son
absolutamente esenciales, dado que mul-
tiplican los abordajes visuales.


Todos estos conocimientos sobre la RBA
tienen que iluminar, contrastar y comple-
mentarse con la realidad de las unidades
de salud y comunidades de los profesio-
nales participantes. Para tal fin, confor-
mamos grupos de debate en torno a dos
preguntas: 1. ¿qué está pasando en mi
unidad de salud y comunidad? y 2. ¿por
qué? Los conocimientos, experiencias e
ideas surgidos fueron la materia prima
para orientar la posterior documentación
fotográfica.




93


El segundo eje, la educomunicación, tuvo
por objeto poner de relieve los procesos
de construcción de sentidos sociales y su
impacto en la salud. Concomitantemente,
el propósito es reconocer y valorar el pa-
pel que les corresponde cumplir a los pro-
fesionales del primer nivel de atención en
materia de educomunicación, si se quiere
transformar la realidad sanitaria de sus
comunidades.


Con el tercer eje temático, se presentaron
las fortalezas de la fotografía en el ámbito
de la educomunicación y su vinculación
con la salud, con ejemplos de proyectos
documentales realizados por fotógrafos
profesionales, por trabajadores de la salud
y por actores sociales.


Se expusieron también los parámetros éti-
cos de la fotografía documental, para
guiar tanto el registro cuanto el uso de
las imágenes, los cuales podrían resumirse
en: 1. el consentimiento libre, previo e in-
formado y 2. la protección de la integri-
dad y la dignidad de las personas foto-
grafiadas.


El taller fomenta el uso de la fotografía
permanentemente, a fin de mostrar en
la práctica su potencial educativo y co-
municativo. Para FotoResistencia esto se
tradujo en que cada uno de los talleristas
respondiera, con 12 fotografías, a la pre-
gunta de cómo se trabaja y se vive en mi
unidad de salud y mi comunidad. Este




94


fue un compromiso asumido previamente
por los participantes, que nos daba una
imagen más afinada de su realidad.


Igualmente, se expuso sobre fotografía
(luz, color y composición) y el manejo de
la cámara (diafragma, velocidad de obtu-
ración y medición de la luz), a fin de com-
binar teoría y práctica todo el tiempo po-
sible.


La práctica de los talleristas de FotoResis-
tencia se realizó en unidades de salud del
MSP, con la aprobación previa de las au-
toridades respectivas. El objetivo era que
practicaran el manejo del lenguaje foto-
gráfico y el uso de la cámara haciendo
fotografía documental en escenarios rea-
les, con personas reales para que aplica-
ran los parámetros éticos. Los resultados
fueron sorprendentes y nos confirmaron
el talento de los profesionales de la salud,
el potencial de la fotografía y la viabilidad
del proyecto.


Al terminar el taller, los profesionales asu-
mieron el compromiso de realizar una in-
vestigación preliminar sobre las diferentes
facetas de la RBA en sus comunidades,
con la herramienta de la fotografía docu-
mental.


La preparación y la ejecución de este taller
de capacitación fueron el resultado del
trabajo de un equipo multidisciplinario.
Para esta fase de FotoResistencia, cola-
boraron académicos y profesionales en


las áreas de la RBA, la educomunicación
y la fotografía, de ReAct, la FCCMM-UC,
la OPS y Blanco y Negro. El material de
estudio y de trabajo fue facilitado por las
mismas instituciones.


CUARTO PASO:
Documentación y tutoría


Salir al campo de trabajo fue el principio
de una maravillosa aventura. Como se
dijo, los miembros de FotoResistencia re-
tornaron a sus comunidades con la misión
de documentar, cámara en mano, la rea-
lidad de la RBA utilizando un enfoque ho-
lístico. Todas las discusiones mantenidas
en el taller fueron el insumo para conducir
el trabajo. Sin embargo, enseguida surgió
la dificultad de hacer fotografía de un
tema tan tradicionalmente microbiológico
como la RBA: ¿cómo le tomo una foto a
la resistencia bacteriana?, ¿capturó una
imagen de las bacterias resistentes?


Anticipábamos que éstas podían ser las
reacciones de los profesionales, por lo
que habíamos conformado un equipo
multidisciplinario con una médica, un fo-
tógrafo y un comunicador para las tuto-
rías, animar y desbloquear el ejercicio fo-
tográfico directamente en los lugares de
trabajo de los participantes. El grupo tu-
tor, conformado por Eduardo Carrasco,
Martha Rodríguez, Diana Andrade y
Kléver Calle, de ReAct Latinoamérica y
OPS, se desplazó por las cuatro provincias




95


participantes, para analizar, junto con los
profesionales, las diferentes facetas del
problema de la RBA desde un enfoque
holístico e identificar aquellas que les eran
más propias y comunicables fotográfica-
mente. Fue esencial la tutoría en el ma-
nejo de la cámara y el lenguaje fotográ-
fico con los escenarios, las condiciones
de luz y los personajes reales. Del mismo
modo, se ejercitó la aplicación de los pa-
rámetros éticos y el abordaje de las per-
sonas fotografiadas, con base en el diá-
logo sobre el porqué y el para qué del
proyecto.


Con este trabajo constatamos que la foto-
grafía documental aportaba sustancial-
mente a la estrategia de la Atención Pri-
maria de la Salud, porque los profesionales
salían de los límites del centro de salud o
del dispensario médico y entraban en con-
tacto con la gente, las familias y su en-
torno. En segundo lugar, porque adquirían
un conocimiento más profundo de la rea-
lidad social, económica, cultural y ambien-
tal de sus comunidades, o la resignificaban
gracias al ejercicio fotográfico, todo lo cual
aumentaba su comprensión del proceso
salud/enfermedad. En otras palabras, con-
tribuía a la superación de un modelo que
convierte a los profesionales del primer ni-
vel predominantemente en clínicos,
cuando lo que la APS busca es darle prio-
ridad a la promoción de la salud.


Sucedió no pocas veces que a la labor
documental se unieron espontáneamente


los compañeros de la unidad de salud de
los participantes. En cierto modo, se con-
formó un equipo para un abordaje más
integral, pues se conjugaron sus distintas
miradas sobre el problema.


La recolección de las imágenes se fue re-
alizando de modo simultáneo a la tutoría,
cuando esto fue posible. Cuando no fue
posible, los participantes, como parte de
su compromiso con el proyecto, se las
arreglaron para remitir al grupo organi-
zador las fotografías en un disco digital.
Cuando se recogieron todas las imáge-
nes, se dio inicio a la nueva fase del pro-
yecto.


QUINTO PASO:
Selección y edición


Es de importancia capital fomentar la par-
ticipación de los profesionales en todo el
proceso, no se diga en la selección, por-
que las motivaciones para capturar tal o
cual instante son únicas y porque ellos
conocen mejor que nadie los lugares y
los personajes fotografiados, las historias
que las fotos muestran.


Las preferencias y los argumentos de los
autores de las imágenes son un excelente
parámetro, al cual hay que agregar crite-
rios éticos, científicos, comunicacionales
y fotográficos. Es recomendable, por
tanto, que la selección la realice un grupo
multidisciplinario.




96


De la selección de FotoResistencia se en-
cargó el mismo comité que había llevado
a cabo la tutoría. En concreto, los ele-
mentos que tomó en cuenta fueron:


1) El apego al imperativo ético de prote-
ger la dignidad de las personas foto-
grafiadas.


2) Los aspectos técnicos: desenfoques o
movimientos injustificados y defectos
técnicos como manchas de luz.


3) La comunicabilidad: la capacidad de la
foto para referirse a la RBA.


4) Las cualidades fotográficas: el manejo
de la luz, la composición, el uso crea-
tivo del enfoque, de la obturación.


Para la edición de las fotografías, se inte-
gró al equipo de trabajo un comunicador
visual, cuya misión fue corregir u optimi-
zar las características técnicas y fotográfi-
cas de las imágenes y, en caso de ser ne-




97


cesario, proteger sutilmente la identidad de las personas fotografiadas para no expo-
nerlas al escrutinio público. En este momento, se decidió que algunas imágenes
fueran publicadas en blanco y negro, ya que se potenciaba su expresividad.


SEXTO PASO:
Encuentros con el público


“Yo quedé muy sensibilizada al ver el trabajo y al percibir a los profesionales
en acción, porque los vi animados. Creo que eso puede ser destacado: la


forma no convencional de actuar en salud junto a la comunidad puede ser
más activadora de los ánimos de los profesionales para sensibilizar sobre el


tema de la resistencia antimicrobiana que un mero consultorio lejos de la re-
alidad o las clases convencionales sobre salud y microbios en la academia.”


Marisa Lisboa


Profesional de la salud brasileña


El cierre del círculo de un proyecto de esta naturaleza es poner en contacto, en comu-
nicación, a las personas fotografiadas, los fotógrafos y los públicos. Más aún cuando se
trata de un proyecto de fotografía con actores sociales sobre un problema de salud pú-
blica mundial. Desde la misma concepción de un proyecto de fotografía, los gestores se
deben fijar la meta de crear espacios y mecanismos de encuentro con diversos públicos,
comenzando por los públicos de los lugares donde la documentación fue realizada.


Para lograr los encuentros antes mencionados, FotoResistencia se propuso intervenir
el espacio público con las imágenes en una exhibición fotográfica. FotoResistencia se
exhibió por primera vez el 6 de abril de 2011 en el Parque Calderón de la ciudad de
Cuenca.


Un proyecto de fotografía sobre salud tiene que acercarse a los públicos que nunca
acuden a las salas de exposición, más aún en países como Ecuador, cuya población,
en grandes porcentajes, está marginada de la educación, la comunicación y el arte.
Para planificar y ejecutar este trabajo, a los profesionales en RBA, educomunicación,
fotografía y comunicación visual, que estaban integrados al equipo, se sumó una
artista plástica con formación en museografía.




98


La exhibición apostó por modificar el paisaje del espacio intervenido. Este es el criterio
básico de una intervención, pero, al mismo tiempo, tiene que respetar las características
culturales y naturales del lugar, guardar coherencia con el ambiente.


La exhibición fue dividida en cuatro rubros: 1) infecciones resistentes, 2) uso inadecuado
de antibióticos, 3) determinantes sociales de la RBA, y 4) concepto holístico de salud.


Otra característica destacable de las exposiciones-intervenciones fue la interacción
con los públicos del lugar. La experiencia de la gente debe ir más allá de la simple
contemplación de las imágenes. Para ahondar el impacto del mensaje, la experiencia
debe ser integral. Esto se consigue con la estructura misma de la exposición, con sus
elementos constitutivos, pero pueden montarse también actividades complementarias.
En las intervenciones de FotoResistencia, los estudiantes de la FCCMM-UC explicaban
las historias de los personas fotografiadas, realizaban encuestas para medir el cono-
cimiento y las prácticas de los públicos sobre uso de antibióticos, daban consejos bá-
sicos y entregaban material educativo sobre el uso adecuado de los antibióticos.


Un tercer aspecto estratégico es la participación y la movilización de una comunidad
o un barrio en torno a la preparación y al montaje de la exposición fotográfica. El
punto de partida es identificar posibles socios: la organización comunitaria o barrial,
el centro de salud, la iglesia… y construir con ellos una alianza. Después de realizar
un taller abierto sobre la RBA, preparamos la exposición con la participación y el
compromiso de la gente de la comunidad. En este trabajo, el rol de los estudiantes
de la FCCMM-UC fue crucial. En muchas ocasiones, a causa de las limitaciones
logísticas y económicas para la intervención, los estudiantes ejecutaron acciones di-
rectas, al estilo de un performance artístico.


En resumidas cuentas, las exposiciones se deben concebir como una experiencia peda-
gógica participativa, en la que se combinan las fotografías y sus historias, con conceptos
e información sobre RBA y actividades educativas. De esta manera, se logra hacer más
tangible el producto cognitivo para los públicos que interactúan con la muestra.


Postales


Con el material y la experiencia vivida, FotoResistencia publicó una postal por cada
uno de los participantes. A más de dar a conocer el problema y el proyecto, la postal
fue una manera de motivar a los profesionales y ensayar la forma más adecuada de




99


utilizar el material. Las imágenes fueron
acompañadas de textos breves para rela-
cionarlas con la RBA. Los consentimientos
verbales habían sido solicitados durante
el registro, pero para la publicación de
las postales se solicitaron consentimientos
firmados de las personas que podían estar
en una situación vulnerable frente al es-
crutinio público.


SEGUNDA ETAPA


El objetivo de la segunda etapa fue afinar
y afirmar la metodología de la fotografía
documental aplicada a la RBA o al pro-
blema de salud pública que se esté afron-
tando. Afinar y afirmar el método de los
profesionales en la recogida de informa-
ción e imágenes, en el marco de la foto-
grafía documental, es crucial tanto para
mejorar y sacarle más provecho a esta
auténtica experiencia de sensibilización
como para optimizar la calidad de los pro-
ductos finales.


PRIMER PASO:
Capacitación


En este segundo módulo de capacitación,
se partió de la evaluación de lo obtenido
y aprendido en la etapa anterior, a fin de
proyectarnos al diseño y la ejecución de
un pequeño proyecto de fotografía do-
cumental.


En un primer bloque, el taller de FotoRe-
sistencia se abocó a la problemática de la
RBA en el mundo, en América Latina y
en Ecuador.Consideramos esencial refres-
car los conocimientos sobre las dimensio-
nes del problema, actualizar información,
renovar nuestro compromiso y orientar
las actividades subsecuentes.


A fin de afrontar las complejidades de la
fotografía documental, se planteó una
discusión grupal con dos preguntas orien-
tadoras: 1) ¿qué dificultades encontré
para documentar fotográficamente la
RBA en mi unidad de salud y mi comuni-
dad?; y 2 ¿qué soluciones apliqué? De
esta forma, los mismos profesionales fue-
ron identificando las dificultades del que-
hacer fotográfico y fueron planteando las
soluciones. A la par, surgieron profundas
reflexiones en torno a la RBA, la situación
sanitaria de las comunidades y su papel
como profesionales de la salud.


Para complementar lo anterior, el pró-
ximo paso fue la lectura crítica de las
imágenes captadas por cada participante.
Si bien se examinaron sus características
técnicas y fotográficas, el meollo de la
actividad fue analizar la relación que és-
tas guardaban con la RBA. El análisis de-
rivó a la realidad social, económica, cul-
tural, política, educativa, ambiental y
sanitaria de las comunidades y personas
representadas.


Esta actividad es inmensamente benefi-
ciosa, porque se ahonda la visión integral




100


de la RBA, pero sobre todo porque se
hace conciencia de que una imagen ais-
lada puede ser interpretada de innume-
rables maneras, muy probablemente sin
ninguna relación con la RBA. La conclu-
sión es que para lograr el objetivo de pre-
sentar una faceta del problema de la RBA
(u otro problema de salud pública) a di-
ferentes públicos y sensibilizarlos, es me-
nester un conjunto de fotografías vincu-
ladas, un discurso visual, con textos breves
que ayuden a orientar la lectura de las
imágenes.


El siguiente paso fue revisar proyectos de
fotografía documental, preferentemente
relacionados con el campo de la salud,
tanto de fotógrafos profesionales como
de actores sociales que usan la fotografía
como herramienta de educomunicación.
Con este material, se confirmaban las con-
clusiones obtenidas en la actividad ante-
rior y se perfilaban varias soluciones para
el abordaje fotográfico de la RBA.


Consideramos oportuno, en el siguiente
bloque del taller, realizar una práctica con
todos los participantes, cámara en mano,
a fin de que aplicaran los conocimientos
adquiridos y retomaran el uso de la cá-
mara y el lenguaje fotográfico.


En FotoResistencia, cada profesional rea-
lizó un documento fotográfico sobre un
personaje, un tema o una dependencia


de la Facultad de Ciencias Médicas de la
Universidad de Cuenca. Este trabajo fue
sustentado con la tutoría de un fotógrafo
profesional, que les fue dando indicacio-
nes sobre el uso de la cámara y sobre el
oficio del fotógrafo al moverse en una
escena real e interactuar con la gente.
Luego, cada uno de los participantes
pudo presentar un documento de diez
fotografías acompañadas de textos cor-
tos.


A continuación, se estructuró un pequeño
proyecto de fotografía documental por
cada uno de los talleristas, con base en
las discusiones sobre la RBA, la realidad
del problemas en sus comunidades y la
experiencia de la primera etapa.


El tema debe ser conocido, cercano y de-
limitado. Para tal efecto, en un primer
momento, los participantes tuvieron que
describir el proyecto que deseaban llevar
a cabo en 200 palabras. Este es solo el
punto inicial de un trabajo al que hay que
concederle todo el tiempo que haga falta.
Estamos refiriéndonos al planteamiento
del problema. Sin un buen planteamiento
que ponga en claro la relación del tema
con la RBA u otra problemática, no será
posible llevar el proyecto a buen término.


Para realizar el planteamiento del tema,
hace falta una investigación de campo y
una investigación bibliográfica. Ambas




101


son fundamentales para descubrir pro-
gresivamente la visualidad de los proyec-
tos fotográficos, es decir, en dicha inves-
tigación se va encontrando la forma de
representar con imágenes el tema esco-
gido. La investigación de campo para el
caso de un proyecto de naturaleza visual
se realiza con la cámara, pero también
con técnicas convencionales como la en-
trevista o la observación.


Para facilitar y aclarar el trabajo, FotoRe-
sistencia planteó a cada uno de los parti-
cipantes responder a las siguientes pre-
guntas:


1. Quiénes: identifique a los personajes
de la historia/tema y su relevancia.


2. Qué: las acciones de los personajes de
la historia/tema.


3. Cuándo: los momentos en que la his-
toria tiene lugar.


4. Dónde: los escenarios donde la histo-
ria/tema se desenvuelve.


5. Cómo:
a. La viabilidad del proyecto: ¿puedo
conseguir el consentimiento de las
personas o instituciones involucra-
das? ¿Tengo el tiempo y los recur-
sos suficientes?


b. ¿Cómo voy exponer visualmente la
historia/tema?


c. La estrategia: ¿cómo hacer para in-
ternarme en la historia/tema?




102


6. Por qué: razones intelectuales y emo-
cionales por las que seleccioné la his-
toria/tema.


7. Para qué: ¿qué usos en educación y
comunicación se podría hacer de este
material?


8. ¿Qué relación tiene con la RBA o el
problema de salud pública seleccio-
nado?


El material elaborado sirve para construir
la estructura de lo que podría ser el dis-
curso visual posterior. Esto es sumamente
importante porque sirve como una hoja
de ruta para mantener la dirección del
tema y el enfoque escogidos.


Un elemento que se debe resaltar es que
la selección del tema o de la historia de-
pende del consentimiento de las personas
o de las instituciones, puesto que el ma-
terial recogido debe ser publicado en un
álbum fotográfico.


SEGUNDO PASO:
Documentación y tutoría


La tutoría y la documentación conserva-
ron la tónica de la primera etapa. Sin em-
bargo, en esta segunda etapa tanto el
participante como el tutor tienen un tra-
bajo más claro y delimitado, un objetivo
más nítido. La recolección de las fotogra-
fías fue hecha de idéntico modo.


En FotoResistencia, los profesionales tu-
vieron que sortear numerosos obstáculos.
Mucho del trabajo fue realizado en sus
tiempos de descanso, lo cual es aún más
meritorio.


TERCER PASO:
Selección y edición


Lo que se puede agregar a la selección de
imágenes de la primera etapa es que en
esta etapa no se seleccionaron imágenes
aisladas, sino que se escogieron imágenes
que formaban un conjunto. El reto de la
selección es armar un discurso visual, con
base en la estructura previa elaborada en
la fase anterior.


CUARTO PASO:
Publicación del álbum fotográfico y
la metodología


Uno de los productos más esperados de
FotoResistencia era el álbum fotográfico
y el “cómo se hizo”. El álbum recoge los
proyectos documentales que habían al-
canzado madurez en el tiempo disponi-
ble. Fue editado para presentar las foto-
grafías como protagonistas, pero con un
texto sencillo que las ubicara en el marco
de la resistencia a los antibióticos. Los
textos y la investigación de campo fueron
realizados, en primera instancia, por los
mismos autores de las imágenes, pero
fueron editados y corregidos por el grupo




103


coordinador del proyecto. Aunque el público primario del documento eran las personas
ligadas al sector salud, en realidad su concepto y su diseño editorial fueron pensados
y armados para públicos no relacionados con el tema.


El “¿Cómo se hizo FotoResistencia?” fue desarrollado por los miembros del grupo co-
ordinador de FotoResistencia, quienes llevaron a cabo el proyecto desde su concepción
hasta su conclusión. Este documento presenta de un modo narrativo y vivencial la se-
cuencia seguida. Tiene un lenguaje sencillo para que la experiencia pueda ser replicada
por instituciones u organizaciones sociales en el ámbito de la resistencia a los antibió-
ticos y otros problemas de salud. Existe más material, como la programación detallada
de ambos talleres de capacitación y el material didáctico, que no se han podido
incluir por razones de espacio, pero que están a disposición de las personas e institu-
ciones interesadas.




104


Con un antibiótico en la cartera
VICENTE TELLO CARRIÓN


1. Ríos C, Bolis M, Salvatierra R. Legislación sobre antibióticos en América Latina. Organización Panamericana
de Salud 2004; Washington, D.C. Disponible en http://www.paho.org/spanish/ad/dpc/cd/amr-legis.pdf


2. Dr. Unemo M. Dr. Makoto O. Antibiotic-resistant gonorrhea now available. International Society for Sexually
Transmitted Diseases Research. BBC Post July 2011. Disponible en http://www.bbc.co.uk/mundo/noti-
cias/2011/07/110711_gonorrea_cepa_resistente_men.shtml.


Una enfermedad de la pobreza habita en
el corazón de Los Andes
JUAN CAMPOVERDE CAMPOVERDE


1. Moll A. Diez Datos sobre la tuberculosis. Organización Mundial de la Salud. Noviembre 2010. Disponible en
http://www.who.int/features/factfiles/tb_facts/es/index1.html


2. Ibídem.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS


1


2




105


Hacia un envejecimiento saludable
MARCO CORDERO GUZMÁN


1. Villacís B. En Ecuador hay 1,2 millones de adultos mayores, 28% se siente desamparado. Reporte final. Ecuador:
INEC; 2011 Agosto 27. Disponible en www.ecuadorencifras.com


2. Hospital Teodoro Maldonado Calvo. 80% de adultos mayores pierde la memoria. El Comercio. En Prensa.
Disponible en http://www.htmc.gov.ec/portal/index.php?option=com_content&task=view&id=194&Itemi-
d=105.


3. Villacís B. En Ecuador hay 1,2 millones de adultos mayores. El Telégrafo. En prensa Julio 2011. Disponible en
http://www.telegrafo.com.ec/index.php?option=com_zoo&task=item&item_id=11211&Itemid=16


4. Loewy M. La vejez en las Américas. Perspectivas de Salud [Serial Online]. Volúmen 9, Número 1. 2004.
Disponible en http://www.paho.org/spanish/dd/pin/Numero19_articulo02.htm.


5. Ibídem.


A cielo abierto
SEGUNDO TENESACA ZHUNIO


1. En el país no se aprovechan desechos. El universo Post 2009 Mayo 17; Disponible en
http://www.eluniverso.com/2009/05/17/1/1447/C67B2926958E4ED7AD3A94F58C694E6A.html.


2. Solíz F. Asociaciones de Recicladores/as: testimonio de explotación y resistencia en medio de la basura. Blog
Press 2010 Marzo 6. Disponible en http://proyectosotromundoposible.blogspot.com/


3. En el país no se aprovechan desechos. El universo Post 2009 Mayo 17; Disponible en
http://www.eluniverso.com/2009/05/17/1/1447/C67B2926958E4ED7AD3A94F58C694E6A.html


4. Solíz F. Asociaciones de Recicladores/as: testimonio de explotación y resistencia en medio de la basura. Blog
Press 2010 Marzo 6. Disponible en http://proyectosotromundoposible.blogspot.com/


5. Gillings M. "Microorganisms are the good guys". Microbiana [serial online] 2011. Disponible en http://www.mi-
crobiana.org/content/microorganisms-are-good-guys


6. Solíz F. Metabolismo de los desechos en Ecuador 2009. Disponible en http://www.accionecologica.org/desechos.
7. Hanks, T.G.: Solid Waste/Disease Relationships, U.S. Department of Health, Education and Welfare, Solid
Wastes Program, Publication SW-1c, Cincinnati, Ohio, 1967.


Un centro de salud inalcanzable
VÍCTOR MEDINA LOZA


1. Exclusión en Salud en países de América Latina y el Caribe. Serie Nª1 Extensión de la Protección Social en Salud
2003. Organización Panamericana de la Salud. Agencia Sueca para el Desarrollo Internacional. Disponible en
http://www.lachealthsys.org/documents/extension/ESLAC_esp.pdf.


4


5


6




106


El árbol de mangos de mi subcentro
WILLIAM GUZMÁN CRESPO


1. La OMS alerta de casos de tuberculosis en Europa. El Telégrafo Post 2011 Septiembre 15; Disponible en
http://www.telegrafo.com.ec/index.php?option=com_zoo&task=item&item_id=15621&Itemid=13


2. Se está perdiendo la batalla contra las superbacterias. BBC. En Prensa 2011 Abril. Disponible en
http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2011/04/110407_lucha_resistencia_infecciones_men.shtml


3. Percentage of MDR-TB among new TB cases, 1994–2010 [Mapa mundial]. World Health Organization; 2010.
Disponible en http://www.who.int/mediacentre/factsheets/amr_mdr_tb_map.pdf


Soberanía alimentaria para contener la resistencia a los antibióticos
SILVINA ALESSIO


1. Constitución de la República del Ecuador 2008. Disponible en http://www.asambleanacional.gov.ec/docu-
mentos/constitucion_de_bolsillo.pdf


2. Las causas del hambre en el mundo [Material Audiovisual]. Esther Vivas. CEMS en Moviment. Noviembre
2011. Disponible en http://cemsenmoviment.wordpress.com/2011/11/30/especulacion-alimentaria-hambre/


3. A pesar de los avances, el hambre a nivel mundial es inaceptable. Organización de las naciones Unidas para
la alimentación y la agricultura. En prensa Septiembre 2010. Disponible en
http://www.fao.org/news/story /es/item/45291/icode/.


4. Professor Sachs J. Proyecto del Milenio. 2002 – 2006. Comisionado por la Secretaría general de las naciones
Unidas. Disponible en http://www.unmillenniumproject.org/documents/UNMP-FastFacts-S.pdf


5. Mellon M, Benbrook C, Lutz K. Estimates of Antimicrobial Abuse in Livestock. Cambridge. Union of Concer-
ned Scientists January 2001. Disponible en http://www.ucsusa.org/assets/documents/food_and_agricul-
ture/hog_front.pdf


6. Quizhpe A. Restablecer la salud de los ecosistemas, para contener la resistencia bacteriana. ReAct Latinoamé-
rica, Cuenca, 2008. Disponible en
http://ia700204.us.archive.org/11/items/RestablecerLaSaludDeLosEcosistemasParaContenerLaResistenciaBac-
teriana/RestablecerLaSaludDeLosEcosistemasParaContenerLaResistenciaBacteriana.pdf


7. Vía Campesina. La agricultura campesina sostenible puede alimentar al mundo. Yakarta, 2011. Disponible en
http://viacampesina.org/downloads/pdf/sp/paper6-ES-FINAL.pdf.


8. Ibídem.
9. ReAct Latinoamérica. Declaración de Cuenca, un llamado mundial a la acción para contener la resistencia
bacteriana. Cuenca, 2008. Disponible en http://www.reactgroup.org/uploads/who-we-are/rla/thecuenca-de-
claration-spanish.pdf.


7


8




108




109


Las bacterias que causan las infecciones bacterianas, tales como algunos tipos
de neumonía y diarrea, están incrementando su resistencia a los antibióticos. El
número de muertes, la duración de las enfermedades y los costos sanitarios
están aumentando correlativamente en todo el mundo. Frente a esta emergen-
cia, que amenaza convertirse en catástrofe, la Organización Mundial de la Salud
consagró el Día Mundial de la Salud de 2011 a esta problemática, a n de levan-
tar la conciencia y generar acciones para su contención.




110


Las bacterias que causan las infecciones bacterianas, tales como algunos tipos
de neumonía y diarrea, están incrementando su resistencia a los antibióticos. El
número de muertes, la duración de las enfermedades y los costos sanitarios
están aumentando correlativamente en todo el mundo. Frente a esta emergen-
cia, que amenaza convertirse en catástrofe, la Organización Mundial de la Salud
consagró el Día Mundial de la Salud de 2011 a esta problemática, a n de levan-
tar la conciencia y generar acciones para su contención.




Maquetación 1
Share