ResiduosSolidos.qxd

G E S T I Ó N
D E


R E S I D U O S
S Ó L I D O S


E N


S I T U A C I O N E S
D E


D E S A S T R E


Área de Preparativos para Situaciones de
Emergencia y Socorro en Casos de Desastre


Centro Panamericano de Ingeniería Sanitaria
y Ciencias del Ambiente


SERIE SALUD AMBIENTAL Y DESASTRES
No. 1




Biblioteca Sede OPS - Catalogación en la fuente


Organización Panamericana de la Salud.
Gestión de residuos sólidos en situaciones de desastre. Washington, D.C.: OPS, 2003.
—102 p.—


ISBN 92 75 32467 0


I. Título. II. Autor


1. SANEAMIENTO AMBIENTAL
2. RESIDUOS SÓLIDOS
3. DESASTRES NATURALES
4. LIMPIEZA URBANA
5. RESIDUOS PELIGROSOS
6. MANEJO DE RESIDUOS


NLM WA778.O68g 2003 Es


© Organización Panamericana de la Salud, 2003


Una publicación del Área de Preparativos para Situaciones de Emergencia y Socorro en Casos de Desastre y del


Centro Panamericano de Ingeniería Sanitaria y Ciencias del Ambiente, OPS/OMS.


Las opiniones expresadas, recomendaciones formuladas y denominaciones empleadas en esta publicación no reflejan


necesariamente los criterios ni la política de la OPS/OMS ni de sus estados miembros. La Organización Panamericana


de la Salud dará consideración favorable a las solicitudes de autorización para reproducir o traducir, total o parcial-


mente, esta publicación. Las solicitudes deberán dirigirse al Área de Preparativos para Situaciones de Emergencia y


Socorro en Casos de Desastre, Organización Panamericana de la Salud, 525 Twenty-third Street, N.W., Washington,


D.C. 20037, EUA; fax (202) 775-4578; e-mail: disaster-publications@paho.org; o al Centro Panamericano de


Ingeniería Sanitaria y Ciencias del Ambiente, Casilla Postal 4337, Lima 100, Perú; fax (511) 437-8289;


e-mail: desastre@cepis.ops-oms.org.


La realización de esta publicación fue posible gracias al apoyo financiero de la División de Ayuda Humanitaria


Internacional de la Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional (IHA/CIDA), la Oficina de Asistencia al Exterior


en Casos de Desastre de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (OFDA/USAID), y el


Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID).





ÍNDICE


Reconocimientos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .v


Prefacio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .vi


1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .1


2. Manejo de residuos sólidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .5


a. Componentes de un sistema de manejo de
residuos sólidos en condiciones normales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .5


b. Efectos de los desastres naturales en el sistema
de manejo de residuos sólidos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .8


3. Aspectos de gestión para el manejo de residuos sólidos
en situaciones de desastre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .13


a. Organización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .13


b. Agentes participantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .16


c. Acciones iniciales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .17


4. Manejo de residuos sólidos domésticos después
de un desastre natural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .19


a. La generación de residuos sólidos en situaciones
de desastre natural . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .19


b. Almacenamiento de residuos en el punto de origen . . . . . . . . . . . . . . . .20


c. Recolección y transporte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .21


d. Tratamiento y disposición final . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .23


5. Manejo de escombros y restos de demolición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .27


a. Generación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .28


b. Aprovechamiento de residuos valorizables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .30


iii




GESTIÓN DE RESIDUOS SÓLIDOS EN SITUACIONES DE DESASTRE


iv


c. Acumulación temporal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .32


d. Disposición final . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .34


6. Manejo de residuos sólidos peligrosos en situaciones
de desastre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .37


a. Residuos sólidos generados en establecimientos
de salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .37


b. Medicamentos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .39


c. Otros residuos peligrosos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .39


7. Aspectos complementarios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .43


a. Uso de formatos para evaluaciones de campo . . . . . . . . . . . . . .43


b. Registros de salud pública . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .43


c. Costos asociados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .44


Anexos


Anexo A Manejo de cadáveres después de un desastre natural . . . . .49


Anexo B Ejemplos de métodos para el cálculo de generación
de escombros después de un desastre natural . . . . . . . . . . .52


Anexo C Estudio de caso: terremoto de Armenia, Colombia
(25 de enero de 1999) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .58


Anexo D Estudio de caso: erupción del volcán Reventador,
Ecuador (3 de noviembre de 2002) . . . . . . . . . . . . . . . . . . .63


Anexo E Estudio de caso: aludes torrenciales en la costa
central de Venezuela (1999) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .68


Anexo F Estudio de caso: incendio forestal de Oakland
(1991) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .74


Anexo G Estudio de caso: las inundaciones del Midwest
de Estados Unidos (1993) . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .77


Anexo H Esquemas de alternativas para el reciclaje de
residuos de construcción y demolición . . . . . . . . . . . . . . . . .79


Anexo I Modelos de formatos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .82


Anexo J Selección de páginas web sobre desastres . . . . . . . . . . . . . .84


Glosario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .87


Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .91




RECONOCIMIENTOS


El Centro Panamericano de Ingeniería Sanitaria (CEPIS/OPS) y el Área de
Preparativos para Situaciones de Emergencia y Socorro en Casos de Desastre de la
Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS) desean reconocer el profesionalis-
mo demostrado por el Ing. Javier Falcón, editor técnico de este documento, en las dife-
rentes tareas relacionadas con la coordinación, recopilación, revisión e integración de
los comentarios y aportes recibidos sobre el texto presentado en este volumen.


Agradecemos también a los siguientes profesionales del área por los significativos
aportes que efectuaron en la revisión técnica de la versión preliminar de este documen-
to: Ing. Amparo Cadena e Ing. Eduardo Ojeda Burbano, Colombia; Ing. Francisco de la
Torre, Ecuador; Ing. Carlos Meléndez Ávalos, El Salvador; Ing. Jorge Rodríguez,
Honduras; e Ing. Rebeca Sánchez de Lovera, Venezuela.


Debemos reconocer también la valiosa colaboración de los siguientes profesiona-
les, que ayudaron de manera eficaz y desinteresada, desde sus diversos campos de
conocimiento, a enriquecer el contenido de este volumen: Dr. Pablo Aguilar, Bolivia; Ing.
Marcos Alegre, OACA, Perú; Ing. José Arellano, Chile; Ing. Maritza Ávila, UNAC, Perú;
Ing. Alberto Bisbal, OPS, Nicaragua; Ing. Fernando Botafogo, ABES, Brasil; Ing. Jaime
Carranza, AIDIS-DIRSA, Guatemala; Ing. Boroshilov Castro, Ecuador; Ing. Héctor
Collazos, Colombia; e Ing. Darcy Compani, CMLU, Prefectura de Pôrto Alegre, Brasil.


Además, Ing. Rigoberto Cruz, El Salvador; Dra. Carmen Gastañaga, ACCDES,
Perú; Ing. Roger González, México; Ing. Wanda Gunther, USP, São Paulo, Brasil; Ing.
Roberto Lima, CONTECSA, Paraguay; Ing. José Alejandro Martínez, Colombia; Ing. Javier
Orccosupa, Perú; Ing. Fernando A. Paraguassú de Sá, Relima, Perú; Ing. Geraldo
Antônio Reichert, CMLU, Prefectura de Pôrto Alegre, Brasil; Ing. Jorge Sánchez, México;
Ing. Gustavo Solórzano, INE, México; Ing. Pilar Tello, México; e Ing. Ana Treasure, OPS,
Jamaica.


El CEPIS/OPS y el Área de Preparativos para Situaciones de Emergencia y Socorro
en Casos de Desastres de la OPS/OMS también quieren dejar constancia de la participa-
ción a lo largo de este proceso de sus siguientes profesionales: Ing. Alvaro Cantanhede,
Ing. Claudio Osorio e Ing. Leandro Sandoval.


La preparación de este volumen ha implicado un camino largo y lleno de avata-
res. En sus diferentes etapas se ha contado con el apoyo de distintas personas e institu-
ciones cuya mención excedería el breve formato de estos párrafos. A todos ellos va nues-
tro agradecimiento.


v




CAPÍTULO 1PREFACIO


El Centro Panamericano de Ingeniería Sanitaria y Ciencias del Ambiente
(CEPIS/OPS), conjuntamente con el Área de Preparativos para Situaciones de
Emergencia y Socorro en Casos de Desastres de la Organización Panamericana de la
Salud, se complacen en presentar la guía Gestión de residuos sólidos en situacio-
nes de desastre, fruto de un largo proceso de reflexión e intercambio de opiniones
entre profesionales de América Latina y el Caribe, especializados tanto en el campo del
manejo de desastres como en el de la gestión de residuos sólidos,


La idea inicial de esta guía se gestó con la lectura y el aporte que realizó el
CEPIS/OPS al texto Environmental Health in Emergencies and Disasters, prepara-
do por la Organización Mundial de la Salud (OMS), sobre la generación de escombros
y otros residuos a causa de un desastre, la interrupción de los servicios de recolección,
la pronta saturación de los lugares de disposición final, y la gestión de residuos en alber-
gues y campamentos, entre otros importantes tópicos. Sin embargo, esta guía no refle-
jaba toda la problemática de nuestra Región, por lo que el CEPIS/OPS vio la importan-
cia de elaborar el documento que ahora presentamos.


El restablecimiento del servicio de recolección de residuos sólidos después de un
desastre natural constituye un reto mayor si se toma en cuenta no solo las posibles con-
secuencias del desastre, sino también el hecho de que la mayor parte de los países de
América Latina y el Caribe carecen de sistemas con cobertura suficiente, especialmente
en las zonas rurales y periurbanas.


Por otra parte, durante el trabajo realizado por la OPS/OMS en Honduras (hura-
cán Mitch, 1998) y el Salvador (terremotos del 2001) se sintió la necesidad de contar
con una guía práctica de consulta para quienes participan en el restablecimiento del sis-
tema de gestión de residuos sólidos en casos de desastre, recalcando la importancia de
aprovechar las experiencias de los países de las Américas en este campo.


El presente libro describe de manera sencilla las diversas formas en que un desas-
tre natural afecta al sistema de gestión de residuos sólidos de una localidad, así como


vi




PREFACIO


vii


las pautas y acciones básicas para restablecer de la mejor manera posible el ser-
vicio de limpieza pública después de inundaciones, huracanes, terremotos y
otros eventos adversos de esta naturaleza.


Su temática abarca desde los lineamientos generales para la participación
de la población en las diferentes etapas del restablecimiento del servicio, hasta
las pautas metodológicas para calcular la generación de escombros después de
un desastre. Se han considerado estudios de caso y cifras oficiales sobre desas-
tres recientes que han afectado a países de Latinoamérica.


La atención concreta de un desastre puede ser una oportunidad para
mejorar el sistema de gestión de residuos sólidos, en relación a la situación pre-
via al evento, tanto en lo que atañe a la cobertura del servicio, como a su equi-
dad. Estamos seguros de que esta guía constituirá una ayuda para cumplir estos
importantes cometidos.


Alentamos a los profesionales de la Región a hacer comentarios y a con-
tribuir con sus experiencias y casos para enriquecer la próxima edición de este
documento (pueden escribir a la dirección electrónica desastre@cepis.ops-
oms.org).


Dr. Mauricio Pardón Dr. Jean Luc Poncelet
Director, CEPIS/OPS Jefe, Área de Preparativos


para Desastres, OPS/OMS




CAPÍTULO 1




INTRODUCCIÓN


Un desastre natural, definido como
la ocurrencia de un fenómeno natural en
un espacio y tiempo limitado que causa
trastornos en los patrones normales de
vida y ocasiona pérdidas humanas, mate-
riales y económicas, y daños ambientales,
es un evento ecológico de tal magnitud
que para atender sus efectos es necesaria
la intervención externa. Por su naturaleza,
los desastres naturales se pueden caracteri-
zar en un rango que va desde los desastres
climatológicos (huracanes, tornados, inun-
daciones, sequías) hasta los geológicos
(terremotos, deslizamientos, erupciones
volcánicas). El impacto de estos fenóme-
nos sobre los servicios de saneamiento es,
por lo general, bastante grave. Los desas-
tres demandan inmediata atención a fin de
minimizar los riesgos para la salud de la
población, ya de por sí bastante afectada.


Uno de los servicios de saneamiento
más afectados —y por lo general no aten-
didos con la prioridad requerida— es el
manejo de los residuos sólidos domésticos
(de tipo municipal), los residuos peligrosos,
los escombros y los restos de demolición,
los lodos, las malezas, las cenizas y otros


1


Incremento de enfermedades


transmisibles tras un desastre


natural


Terremoto de Moquegua y Tacna,


localidades del sur del Perú, junio de


2001


La evidencia epidemiológica registrada por el


Ministerio de Salud del Perú después del terre-


moto ocurrido el 21 de junio del 2001, en el


sur del país, refiere para las infecciones respi-


ratorias un incremento de 25% en el departa-


mento de Moquegua, y de 32% en el de


Tacna, en comparación con registros de años


anteriores. Asimismo, en la localidad de Tacna


se apreció un incremento de 12% en la tasa


de enfermedades diarreicas respecto a años


anteriores.


Fuente: Sandoval, Leandro. Informe de viaje de evaluación, sismo
de Moquegua. Lima, OPS/CEPIS, 2001.




GESTIÓN DE RESIDUOS SÓLIDOS EN SITUACIONES DE DESASTRE


2


restos que puedan representar un riesgo
para la salud de la población afectada.


En situaciones de emergencia por
desastre natural, el manejo de los residuos
sólidos y otros desechos es un factor prio-
ritario para la salud de las poblaciones
afectadas, junto con el abastecimiento de
agua segura, la adecuada disposición de
excretas y la higiene alimentaria. Registros
epidemiológicos después de ocurrido un
desastre natural indican que además de las
lesiones por trauma, a veces existe un
incremento significativo de infecciones res-
piratorias y diarreicas (véase el recuadro de
la página 1), muchas de ellas ocasionadas
por los puntos de acumulación de residuos
domésticos y material orgánico putresci-
ble, que se convierten en focos de agentes
transmisores de enfermedades y del desa-
rrollo de vectores patógenos. La acumula-
ción de lodos, escombros y restos de
demolición se convierte en causa principal
de las afecciones respiratorias y de la piel,
al igual que la presencia de grandes canti-
dades de cenizas. De igual manera, el
manejo inadecuado de residuos potencial-
mente peligrosos como los residuos infec-
ciosos generados en establecimientos de
salud y los químicos tóxicos constituye un


factor de riesgo para la salud humana si no se realiza un adecuado almacena-
miento, tratamiento y disposición final.


Tomando las medidas adecuadas, se lograrán eliminar focos potenciales
de proliferación de vectores transmisores de enfermedades (infecciones gas-
trointestinales, leptospirosis, dengue y similares), de afecciones respiratorias y de
lesiones físicas. Una de las medidas principales será la rápida remoción de la
mayor cantidad de residuos. La limpieza de vías no solo restablece el libre trán-
sito en las rutas de acceso y comunicación sino que también tiene un impacto
psicológico positivo en la población. Otro aspecto fundamental será evitar la
mezcla de residuos sólidos domésticos con aquellos compuestos por escombros
y residuos de demolición o peligrosos, como ocurrió después del terremoto de
Hanshin-Awaji, Japón, el 17 de enero de 1995 (véase el recuadro de esta página).


Esta guía permitirá establecer criterios y ejecutar las acciones básicas para
desarrollar un manejo adecuado de los residuos sólidos después de un desastre
natural. Estas acciones deberán diseñarse y ejecutarse como un sistema integra-
do de gestión de los residuos sólidos.


Mezcla de residuos sólidos


después de un desastre natural


El caso del terremoto de


Hanshin–Awaji, 1995


Como resultado del gran terremoto de


Hanshin–Awaji, se acumularon en la ciudad


de Kobe hasta 20 millones de toneladas de


residuos, compuestos por escombros y restos


de demolición, mezclados con residuos sóli-


dos domésticos. Las instalaciones de manejo y


tratamiento de residuos sólidos también fue-


ron gravemente dañadas y se generó un


material residual que requirió un manejo dife-


renciado para minimizar los riesgos para la


salud de la población.




INTRODUCCIÓN


3


Este documento está dirigido a los técnicos de saneamiento y al personal
especializado que habitualmente destina sus esfuerzos al restablecimiento de los
servicios básicos, tanto para la población en general como para atender la
demanda de refugios, albergues y campamentos de socorro.




CAPÍTULO 2




MANEJO DE RESIDUOS SÓLIDOS


a. Componentes de un sistema de manejo de residuos
sólidos en condiciones normales


El sistema convencional utilizado para un correcto manejo de los residuos sólidos
generados por una población comprende una serie de componentes concatenados
entre sí, desde su origen hasta su disposición final.


Generación. Las actividades diarias generan una diversidad de residuos sólidos.
En el caso de los residuos domésticos, esta diversidad comprende material desechado,
envases o embalajes y restos orgánicos de alimentos. En el siguiente cuadro se presen-
tan indicadores utilizados en la Región para determinar la generación diaria de residuos
sólidos por habitante.


Es importante tomar en cuenta que en América Latina y el Caribe, los residuos sóli-
dos domésticos contienen en promedio 50% de residuos orgánicos y alcanzan hasta
80% en localidades menores, urbano-marginales o rurales. En este punto se aplican las
prácticas de minimización (reúso
de envases, reciclaje de materiales,
segregación) con el fin de reducir
la cantidad de residuos generados.


También se aplica el término
a los residuos sólidos peligrosos,
aquellos que por sus características
inherentes pueden dañar la salud
humana o ambiental y, por lo
tanto, deben tener un manejo
adecuado. Entre estos, tenemos a
los residuos infecciosos provenien-
tes de establecimientos de salud


5


Organización
Generación diaria de residuos


por habitante (kilogramos)


OPSa 0,3 a 0,8


CEPALb 0,5 a 1,2


Cuadro 1
Indicadores de generación diaria


de residuos por habitante


a OPS. Diagnóstico de la situación del manejo de residuos sólidos muni-
cipales en América Latina y el Caribe. Washington, D. C. 1998, p. 37.


b CEPAL. Gestión ambientalmente adecuada de residuos sólidos. Chile.
1997, p. 19.




GESTIÓN DE RESIDUOS SÓLIDOS EN SITUACIONES DE DESASTRE


6


(su generación puede variar de 0,5 a 1,5 kilogramos por cama por día1) y a
aquellos provenientes de actividades productivas con características corrosivas,
reactivas, explosivas, tóxicas e inflamables, cuya generación es sumamente
variable y depende del tipo de proceso empleado, de la materia prima y de los
insumos, entre otros factores.


Almacenamiento o acondicionamiento. Comprende la etapa de aco-
pio temporal, bajo condiciones seguras, de los residuos sólidos en el lugar de
generación hasta que son retirados por el servicio de recolección. Existe una
amplia variedad de recipientes clasificados en función de su capacidad, como
se aprecia a continuación (cuadro 2).


La selección depende del tipo y características de los residuos que van a
ser recolectados, del tipo de siste-
ma de recolección empleado, de la
frecuencia de recolección y del
espacio disponible para la ubica-
ción del recipiente. En América
Latina y el Caribe no se ha logrado
estandarizar el uso de recipientes
adecuados y bolsas de plástico,
salvo parcialmente en La Habana,
Río de Janeiro y Buenos Aires2.


Cuando la capacidad técnica lo permite, el sistema de manejo de residuos
sólidos incluye una fase de almacenamiento intermedio que presta servicios a
un área o localidad determinada y hace uso de contenedores cuya capacidad
ha sido definida previamente. Esto optimiza las rutas de recolección, pero
demanda vehículos apropiados para la recolección o recambio.


Recolección y transporte. Incluye las actividades propias de la recolec-
ción de los residuos sólidos en su sitio de origen de acuerdo con la frecuencia
y los horarios preestablecidos, y su traslado hasta el sitio donde deben ser des-
cargados una vez agotada su capacidad. Este sitio puede ser, bien una instala-
ción de procesamiento, tratamiento o transferencia de materiales, bien el relle-
no sanitario donde se realizará la disposición final. La recolección de los residuos
se realiza en promedio cada tres o cuatro días.


La recolección constituye una de las fases más complejas y costosas del
manejo de los residuos sólidos y en la mayoría de los casos representa entre
80% y 90% del costo total del servicio. Con el propósito de optimizar el desem-
peño, se pueden utilizar diversos tipos de sistemas de recolección de acuerdo
con las características de la zona atendida: atención puerta a puerta o centros
de acopio con o sin traslado de recipientes.


Los vehículos utilizados para realizar la actividad deben ser apropiados
para las características locales. Se pueden utilizar vehículos especialmente dise-


Tamaño del recipiente Capacidad


Pequeño Menor de 150 litros


Mediano De 150 a 7.000 litros


Grande Mayor de 7 m3


Cuadro 2
Volúmenes de recipientes por tamaño


1 Ministerio de Salud del Perú. Dirección General de Salud Ambiental. Diagnóstico situacional del manejo de los residuos sóli-
dos de hospitales administrados por el Ministerio de Salud. Lima: DIGESA, 1995, p. 214.


2 OPS. Diagnóstico de la situación del manejo de residuos sólidos municipales en América Latina y el Caribe.
Washington, D. C.: OPS, 1998, p. 46.




MANEJO DE RESIDUOS SÓLIDOS


7


ñados para ello, como los que están dotados de compactación transitoria3,
camiones de baranda o de tolva basculante e incluso, para las pequeñas pobla-
ciones y áreas marginales, tractores agrícolas conectados con remolque y carre-
tas de tracción animal, entre otros.


Es importante destacar que los residuos peligrosos siempre deben ser
recolectados en forma separada, utilizando vehículos especiales de acuerdo con
el tipo de residuo.


La recolección de los residuos sólidos se complementa con servicios de
limpieza de calles y áreas públicas. También existen casos en que el sistema de
recolección forma parte de un programa de reciclaje, por lo que los vehículos
están acondicionados para la recogida diferenciada de residuos.


En América Latina y el Caribe se ha logrado una cobertura de recolección
de hasta 89% en las ciudades grandes y de 50% a 70% en las de menor
tamaño4.


Transferencia. Constituye una fase intermedia entre la recolección y la
disposición final de los residuos sólidos. Se puede definir como la operación de
trasbordo de los residuos recolectados con vehículos de pequeña capacidad a
vehículos de mayor capacidad (hasta 60 m3), los cuales transportarán dichos
residuos hasta el punto de disposición final. De este modo, se aumentará la efi-
ciencia del sistema de recolección. Las instalaciones donde se realiza esta ope-
ración pueden estar dotadas o no de sistemas de compactación y la actividad
puede llevarse a cabo directamente o contar con almacenamiento intermedio.
En este último caso, se trata de una operación de trasbordo indirecto.


En términos generales, la instalación de estaciones de transferencia se
suele justificar en situaciones donde el sitio de disposición final está ubicado a
distancias mayores de 20 kilómetros desde el último punto de recolección o el
tiempo de viaje es mayor al que representa el 15% de la jornada de trabajo.


Aprovechamiento. Tiene como objetivo la recuperación de materiales,
preferiblemente en el sitio de origen, a fin de disminuir el volumen de residuos
por manejar y lograr su aprovechamiento económico. Aquí se incluye la sepa-
ración de materiales que pueden ser utilizados directamente sin cambiar su
forma o función básica (reúso) o para ser incorporados a procesos industriales
como materia prima y ser transformados en nuevos productos de composición
semejante (reciclaje).


Aun cuando son muchas las ventajas que se atribuyen al aprovechamien-
to, tales como generación de empleo organizado, reducción del volumen de
residuos, disminución de las necesidades del equipo recolector, incremento de
la vida útil de los rellenos sanitarios, entre otros, se debe garantizar la existencia
de un mercado consumidor para los materiales recuperados.


Tratamiento. El procesamiento de los residuos mediante métodos físicos,
químicos o biológicos se realiza con el fin de reducir su volumen o característi-


3 Existe en el mercado una amplia variedad de equipos, cuya capacidad varía de 4,58 a 38,22 m3, equivalentes a 6,0 y 50,0 yd3,
respectivamente.


4 OPS. Op. cit., p. 50.




GESTIÓN DE RESIDUOS SÓLIDOS EN SITUACIONES DE DESASTRE


8


cas de peligrosidad, entre otros objetivos. Los métodos con mayor perspectiva
de aplicación en la Región son el compostaje, la lombricultura y la incineración.
La decisión sobre la implantación de alguno de estos sistemas debe ser resulta-
do de un análisis profundo y sistemático que tome en cuenta las condiciones
técnicas, económicas, sociales y ambientales de la localidad.


Es importante destacar que estas opciones no son soluciones finales ni
definitivas. En todos estos procesos se generan residuos que deben ser dispues-
tos en un relleno sanitario.


Disposición final. Constituye la última etapa operacional del manejo de
residuos sólidos y debe realizarse con condiciones seguras, confiables y de largo
plazo. El método aplicable prácticamente para todo tipo de residuos es el relle-
no sanitario, definido como una técnica de disposición final de los residuos sóli-
dos en el suelo en instalaciones especialmente diseñadas y operadas como una
obra de saneamiento básico, que cuenta con elementos de control lo suficien-
temente seguros como para minimizar efectos adversos para el ambiente y para
la salud pública. Se puede considerar también como un método de tratamien-
to, en tanto que el relleno se convierte en un digestor donde se dan cambios
físicos, químicos y biológicos.


En la operación de un relleno sanitario se utilizan principios de ingeniería
para confinar los residuos en un área definida, que es cubierta diariamente con
capas de tierra y compactada para reducir su volumen. Además, se prevé la apli-
cación de sistemas que permitan controlar los líquidos y los gases producidos
por el efecto de la descomposición del material orgánico presente en los resi-
duos. Su éxito radica en la adecuada selección del sitio, la calidad del diseño de
la obra y, por supuesto, de su óptima operación y control.


Si bien en la Región se ha incrementado progresivamente el uso de relle-
nos sanitarios, aún existe un gran porcentaje de residuos que son dispuestos
inadecuadamente. En un estudio realizado por la OPS en 33 ciudades, se deter-
minó que en 57% de ellas la basura va a parar a rellenos sanitarios y en 29% a
rellenos semicontrolados5. El 14% restante corresponde a residuos vertidos en
botaderos clandestinos y a la disposición en las vías públicas donde no hay reco-
lección. Se debe reconocer, sin embargo, que esto ocurre solo en algunas gran-
des ciudades que por su tamaño producen desviaciones estadísticas, lo que
puede conducir a un optimismo exagerado; la situación en general —y en espe-
cial al interior de los países de la región— no es tan positiva.


Para la disposición final de los residuos peligrosos, es común la elimina-
ción en las denominadas "celdas de seguridad" o en sistemas de confinamien-
to similares bajo tierra.


b. Efectos de los desastres naturales en el sistema de
manejo de residuos sólidos


Por lo general, el manejo de los residuos sólidos urbanos en situaciones
normales no es tan eficiente como se desea, principalmente en países en vías


5 OPS. Op. cit., p. 63.




MANEJO DE RESIDUOS SÓLIDOS


9


de desarrollo. Si bien la cobertura de recolección de residuos sólidos puede
alcanzar altos niveles en zonas urbanas, la situación es muy distinta en localida-
des del interior o en las zonas rurales. De manera similar, existe regularmente el
problema de la falta de zonas adecuadas para la conveniente disposición final
de los residuos.


Es fácil imaginar cómo puede afectar una catástrofe a un sistema que ni
siquiera antes era satisfactorio. Los desastres naturales tienden a afectar de dis-
tinta manera los sistemas de manejo de residuos sólidos. Las inundaciones pue-
den poner al descubierto los residuos enterrados y arrastrarlos a los ríos o a otras
fuentes de agua potable.


Es probable que ocurra la generación adicional de residuos por malezas
(plantas y árboles), escombros, cadáveres y animales muertos, e inclusive la
remoción de residuos sólidos de puntos de disposición final existentes. Algunos
eventos como las erupciones volcánicas generan en el ambiente gran cantidad
de cenizas, que al depositarse requieren un manejo especial.


La catástrofe probablemente interrumpa el sistema normal de recolección
de residuos y quizás agregue todavía más cantidad de ellos. Incluso aun cuan-
do exista una rápida respuesta, en ocasiones los vehículos recolectores no
podrán llegar hasta los puntos de almace-
namiento porque los caminos se encontra-
rán obstruidos o simplemente por las ave-
rías que habrán sufrido las vías de acceso.


Los puntos de disposición final
podrían quedar fuera de uso por estar
inaccesibles. Asimismo, la existencia de tie-
rras para la disposición final puede ser un
problema que se tornará crítico en ambien-
tes insulares.


Ante una situación de desastre, los
encargados de las instalaciones del sistema
de manejo de residuos sólidos (estaciones
de transferencia, plantas de tratamiento,
rellenos sanitarios, etcétera) deben repor-
tar ante el comando de la emergencia la
situación de la instalación después del
desastre.


Otro aspecto que debemos tomar en
cuenta es la generación de residuos en
albergues o campamentos, debido a su
particular densidad poblacional y a sus
deficientes condiciones de saneamiento, y
en los establecimientos de salud.


Algunos de estos temas se desarro-
llan a continuación.


Variaciones en el conjunto de
usuarios que se atienden en


condiciones normales


Después del terremoto de 1999 en Armenia
(Colombia), las empresas públicas (EPA) tuvieron
que enfrentar, entre otros problemas, la pérdida
del catastro de usuarios, porque el que existía ya
no tuvo vigencia. Algunos usuarios murieron,
otros perdieron sus viviendas y otros cambiaron
de localización, de tal forma que en noviembre
de 2002, la EPA reportó la pérdida de 16.234
suscriptores junto con la alteración de los niveles
de estratificación socioeconómica, puesto que
los suscriptores parcialmente afectados pasaron a
estratos más bajos y debieron ser subsidiados sin
que se contara con recursos disponibles para tal
fin. La EPA debió realizar el servicio de aseo en
forma integral, inclusive en los albergues produc-
to del proceso de reconstrucción. Esto significó
pérdidas económicas para la empresa, ya que
durante el desastre y en la etapa posterior debió
continuar prestando el servicio sin que se presen-
te el consecuente incremento en sus ingresos ni
la recuperación de los usuarios que antes forma-
ban parte de su catastro.




GESTIÓN DE RESIDUOS SÓLIDOS EN SITUACIONES DE DESASTRE


10


Generación. Las características de los desechos cambian como conse-
cuencia de los desastres. De acuerdo con el área geográfica afectada y su ubi-
cación, los efectos en las características de los desechos serán mayores (volu-
men, composición, etcétera). La ocurrencia de fenómenos como terremotos
suele ocasionar el incremento de la cantidad de residuos sólidos; por ejemplo,
en la ciudad de Armenia, Colombia, en tiempos normales se recolectaban y dis-
ponían 160 toneladas por día; en el primer mes después del terremoto de 1999
se pasó a disponer y recolectar 420 toneladas por día6.


Almacenamiento. Los lugares habituales destinados para tal efecto no
pueden ser utilizados o resultan inaccesibles como consecuencia de la destruc-
ción o la inseguridad que representan las infraestructuras después del desastre,
lo que trae como consecuencia la proliferación de vectores.


Recolección. Las rutas de recolección se ven sustancialmente afectadas
como consecuencia de la destrucción de edificaciones y la acumulación de
escombros en las vías de acceso. Cuando el desastre es un sismo, con frecuen-
cia las personas improvisan sus albergues frente a los restos de su vivienda, con
el fin de cuidar sus pertenencias, lo que imposibilita el acceso de vehículos o del
medio de transporte utilizado en la recolección. A ello hay que añadir que los
vehículos que tradicionalmente se dedican a la recolección se prestan para rea-
lizar otras actividades de apoyo tales como la repartición de alimentos y la orga-
nización de albergues.


Transporte y transferencia. Usualmente, este es el servicio menos afec-
tado debido a que sus instalaciones tienden a ubicarse en las afueras de las


zonas urbanas y sus
recorridos se hacen
sobre las vías principales,
las cuales son las prime-
ras en despejarse des-
pués de un desastre.


Tr a t a m i e n t o .
Debido a que la mayoría
de los sistemas de trata-
miento requieren, en
condiciones normales,
desechos preselecciona-
dos, su uso suele verse
afectado como conse-
cuencia de la mezcla de
desechos.


6 Tras el episodio de Armenia, la energía se desconectó durante cinco días y todos los productos de las refrigeradoras caseras e industria-
les entraron en procesos de descomposición: carne podrida en las viviendas, plazas y supermercados. Para estas contingencias, se deben
tomar medidas como mantener los alimentos secándolos al calor y adicionándoles sal, si las condiciones del clima en la localidad afec-
tada así lo permiten. En Armenia también se incrementó la cantidad de residuos por la gran cantidad de ropa y zapatos en mal estado
que la población eliminaba, además de los empaques de la ayuda recibida.


Bloqueo de vías por escombros.


C
O


M
U


RE
S,


2
00


1




MANEJO DE RESIDUOS SÓLIDOS


11


Disposición final. El uso de los sitios de disposición final puede verse muy afec-
tado por su inaccesibilidad y por los daños estructurales producidos, después de desas-
tres naturales tanto de tipo climatológico como de origen geológico, ya que la deman-
da de uso aumenta y la presión de recibir todo tipo de materiales se incrementa.
También puede ocurrir que estos sitios se utilicen para el depósito o descarga de gran-
des cantidades de escombros y restos de demolición, lo que acortará ostensiblemente
su vida útil. En el caso de Armenia7, los escombros del terremoto fueron llevados al relle-
no municipal, lo que saturó su capacidad y agravó el problema de la disposición final.


En el cuadro 3 se resumen los efectos que tienen los diferentes tipos de desastres
naturales sobre los sistemas de manejo de residuos sólidos.


7 De acuerdo con lo referido en los documentos expedidos por la Corporación Autónoma Regional del Quindío (1999, 2001), la
Procuraduría Judicial II Ambiental y Agraria del Departamento de Caldas y el Eje Cafetero (2002) y la carta Empresas Públicas de Armenia
(2002).


Terremotos Huracanes/ Inundaciones Tsunamis
tornados


Daños a estructuras
y obras civiles Daños severos Daños fuertes Daños fuertes Daños mínimos


Fallas en el
transporte Daños severos Daños severos Daños severos Daños fuertes


Reducción de
equipamiento Efectos severos Efectos severos Efectos severos Efectos fuertes


Reducción de
personal Efectos severos Efectos severos Efectos severos Efectos mínimos


Contaminación de
suelo, agua y aire Efectos severos Efectos severos Efectos severos Efectos mínimos


Cuadro 3
Posibles efectos de diferentes tipos de desastres
sobre el sistema de manejo de residuos sólidos


Leyenda: Daño severo: colapso de estructuras o vías. Efecto severo: consecuencias graves sobre algún compo-
nente. Daño fuerte: estructuras afectadas parcialmente. Efecto fuerte: algún componente ha sido afectado par-
cial. Efecto mínimo: sin mayores trastornos o consecuencias.


Adaptado de OPS. Gestión de salud ambiental después de desastres naturales. Publicación Científica 430.




CAPÍTULO 3




ASPECTOS DE GESTIÓN PARA EL MANEJO DE
RESIDUOS SÓLIDOS EN SITUACIONES DE DESASTRE


a. Organización


Como parte de la activación del sistema de respuesta, es recomendable que el
equipo a cargo del mando designe a un equipo mixto especializado para el manejo de
los aspectos de saneamiento básico. Este equipo deberá estar constituido por represen-
tantes del gobierno local (municipio, provincia, departamento, región o estado), de las
instituciones gubernamentales (organizaciones de defensa civil, sectores de transportes
y construcción, ejército) y organizaciones de apoyo especializadas (agencias internacio-
nales, organismos no gubernamentales)8. Este equipo designará, a su vez, a los respon-
sables del manejo de los residuos sólidos, a quienes debe brindarse las facilidades reque-
ridas de acuerdo con los recursos existentes y las prioridades establecidas por el coman-
do. El equipo analizará la situación, determinará las necesidades y establecerá los meca-
nismos y canales de coordinación y comunicación. Además, obtendrá los recursos nece-
sarios y brindará apoyo logístico para el desarrollo de otras actividades propias de la
atención del desastre; de esta manera, se evitarán problemas de dirección para atender
la emergencia. En este sentido, es primordial la asignación de la línea de mando;
es decir, la definición del responsable del servicio, de los mandos medios y los operado-
res, además de la identificación de los responsables alternos y un registro de datos
personales.


Aspectos de organización y logística


Como actividad previa del equipo de residuos sólidos, es recomendable que se
desarrollen las siguientes acciones:


• Aspectos de logística. Identificación preliminar de organizaciones que pue-
dan apoyar después del desastre, recursos humanos disponibles, maquinaria
pesada, materiales y equipos, incluidas las vías de comunicación y la coordina-
ción (bomberos, Cruz Roja, policía, militares, servicios médicos y paramédicos,


13


EL MANEJO DE LOS RESIDUOS SOLIDOS


8 Generalmente, se trabaja en un escenario en el que la autoridad sanitaria o ambiental declara en emergencia el servicio de limpieza
pública. Se puede suspender o flexibilizar el cumplimiento de determinadas leyes o regulaciones vigentes en condiciones normales.




GESTIÓN DE RESIDUOS SÓLIDOS EN SITUACIONES DE DESASTRE


14


organismos de defensa civil, organizaciones de salud pública y de con-
trol ambiental, departamentos de obras públicas y de transporte, entre
otros). Se deberán establecer las necesidades específicas para coordinar-
las con las organizaciones de apoyo, con el fin de recibir los implemen-
tos más adecuados para el tipo de desastre, la localidad y las condicio-
nes existentes. La elaboración de un organigrama facilitará esta tarea.


• Inventario de suministros y equipos. Para ello se deben considerar
en detalle y de manera separada la maquinaria y las herramientas y
equipos existentes, incluidos los que están disponibles en tiendas
comerciales.


• Programa de auditoría. Para fiscalizar ayudas y donaciones.


Aspectos técnicos y operativos


• Identificar los principales generadores de residuos que serán
atendidos. Precisar su ubicación, cantidad, tipo, características y condi-
ciones de manejo. Se elaborará un inventario de contactos relacionados
con los generadores de residuos, para preparar con ellos los mecanis-
mos y procedimientos del servicio durante la emergencia.


• Elaborar un mapa de riesgos de la zona afectada. Para lograr un
mayor impacto con la implementación del sistema de manejo de resi-
duos sólidos.


• Evaluación física de la infraestructura relacionada con el sistema
de manejo de residuos sólidos. Los organismos competentes deben
evaluar los rellenos, plantas de tratamiento, etcétera, y su capacidad ins-
talada para recibir o procesar desechos.


• Análisis de vulnerabilidad. Identificar los aspectos vulnerables des-
pués del desastre: potenciales deslizamientos, edificios por colapsar,
puntos de acumulación de residuos sólidos, ubicación de campamen-
tos. También las posibles fuentes generadoras de residuos peligrosos,
los sitios donde se manejan sustancias químicas, hospitales y albergues
públicos.


Adicionalmente, se elaborará un plan de trabajo: el mapa de riesgos faci-
litará un adecuado manejo de los residuos sólidos porque permitirá definir de
manera preliminar la cantidad de residuos generados; el número y la localiza-
ción de recipientes; la frecuencia y tipo de recolección; la posibilidad de acceso
y salida del punto central de la comunidad; el tipo de vehículos recolectores; los
sitios de almacenamiento temporal, de transferencia y disposición final; el per-
sonal disponible y las fuentes de financiamiento. Se incluirán también los distin-
tos centros operativos de apoyo (garajes, talleres, bodegas, etcétera). Este plano
deberá tener en cuenta los siguientes aspectos:


• Asignación de recursos y presupuesto. De acuerdo con los puntos
críticos identificados y las prioridades, se optimizarán las zonas de mayor
impacto (apertura de vías, distribución de material de almacenamiento
de residuos, implementación de puntos de disposición final).




ASPECTOS DE GESTIÓN PARA EL MANEJO DE RESIDUOS SÓLIDOS EN SITUACIONES DE DESASTRE


15


• Transporte. Definición de medios de transporte del personal que va a
atender la emergencia desde los diferentes centros operativos.


• Alimentación. Se deberá garantizar la alimentación y la dotación de
agua del personal asignado.


• Protección del personal. Equipamiento adecuado para el personal
que participa en el sistema, de preferencia el que atiende los puntos de
generación de residuos potencialmente peligrosos. La población que
participa también deberá contar con vestimenta de protección personal.


• Especificaciones de las medidas de emergencia. Se deberán defi-
nir prioridades de atención para los sectores de la población más afec-
tada (albergues, hospitales) mediante planes de emergencia específicos,
así como la inmediata remoción de escombros para el acceso de equi-
pos de socorro.


• Elaboración de fichas de control para cada uno de los flujos de
residuos por manejar. Se debe indicar en estas fichas cómo deben
almacenarse, recolectarse y disponerse los residuos. Se señalarán los
posibles riesgos generados por un mal manejo, así como las medidas
preventivas para proteger la salud de la población y evitar daños al
ambiente.


• Especificación de medidas de recuperación. Se incidirá en el resta-
blecimiento y acondicionamiento de los sistemas existentes, para llenar
vacíos en el sistema de manejo de residuos.


• Mejora de la capacidad. Progresivamente, se tratará de implementar
el sistema hasta los niveles existentes antes del desastre.


Establecimiento de mecanismos de coordinación,
comunicación y seguimiento


• Acuerdos de coordinación. Es muy importante establecer líneas cla-
ras de coordinación y comunicación para interactuar con el equipo
director de la atención del desastre. Se deberá conocer sus necesidades,
atender sus requerimientos y coordinar la parte operativa de la presta-
ción del servicio. La participación interinstitucional deberá estar necesa-
riamente coordinada a través del mando general del desastre y las acti-
vidades se distribuirán de acuerdo con la disponibilidad de recursos y
competencias.


• Comunicaciones. Definir el sistema de comunicación que se va a utili-
zar entre los centros operativos y el personal asignado, de acuerdo con
el equipamiento existente. Debe establecerse un medio de retroalimen-
tación.


• Gestión social. Es necesario establecer un programa de comunicación
tanto con la comunidad como con el personal que está prestando el ser-
vicio. Debido a las condiciones mismas de la emergencia, la prestación
del servicio será variable y difícilmente podrá obedecer a un programa
preestablecido, por lo cual se debe mantener informada a la comunidad
y al personal involucrado acerca de las interferencias en el servicio.




GESTIÓN DE RESIDUOS SÓLIDOS EN SITUACIONES DE DESASTRE


16


b. Agentes participantes


Población. Durante una emergencia a veces no se cuenta con la partici-
pación de especialistas y del equipo necesario, por lo que deben utilizarse pri-
mero los materiales y recursos humanos locales. Se procurará la participación
activa de los habitantes del lugar. La mayoría de actividades que se planteen van
a requerir la participación de la población, para que los residuos sean almace-
nados adecuadamente o, en su defecto, enterrados con criterio sanitario. La
organización de brigadas de limpieza es un aspecto muy importante para incor-
porar a la población en la recuperación del sistema de manejo de residuos
sólidos.


Gobierno local. El municipio, ayuntamiento, condado o la autoridad
política local, que por lo general está a cargo del manejo de residuos, será res-
ponsable de identificar y poner operativas las capacidades existentes. Para ello
deberá definir claramente las necesidades, a fin de implementar el sistema en
todos sus componentes, aun cuando sea a nivel preliminar. Es el sector idóneo
para determinar los requerimientos locales y de este modo hacer efectivo el ser-
vicio de manejo de residuos sólidos.


Gobierno central. A través de la organización estatal o nacional, propor-
cionará la ayuda mediante personal especializado (sector salud, instituciones
estatales de asistencia), de maquinaria (sectores de obras públicas, transportes,
construcción, vivienda, ejército), además de canalizar las posibles fuentes de
asistencia externa y fiscalización.


Universidades. El aporte de las instituciones académicas es fundamental
y valioso. Generalmente, se orienta a acciones de promoción, capacitación y
educación sanitaria, además de proveer recursos humanos calificados.


Empresa. La participación de la empresa privada es fundamental para el
suministro de equipo y materiales necesarios en el manejo adecuado de los resi-
duos generados después de un desastre.


ONG e instituciones de cooperación. Además de participar con per-
sonal especializado según el tipo de emergencia, complementan la atención a
la población en aspectos de educación sanitaria, promoción de la salud preven-
tiva y aspectos sociales. Existen también organizaciones especializadas en la
implementación de albergues o levantamiento de campamentos.


Medios de comunicación. Son la herramienta que facilita la comunica-
ción masiva. También participan informando y orientando a la población afec-
tada.


Especialistas. Los especialistas que pongan a disposición las instituciones
de apoyo (gubernamentales, privadas o de asistencia) serán destacados por el
mando central de la emergencia mediante un equipo coordinador y equipos de
trabajo para tareas específicas. Estas personas deberán tomar en cuenta que a
pesar de las presiones a las que están expuestas cuando ejecutan medidas
urgentes de corto plazo, no deben perder de vista la necesidad última de reha-
bilitación y mejoramiento de los servicios de saneamiento a largo plazo. Debe





ASPECTOS DE GESTIÓN PARA EL MANEJO DE RESIDUOS SÓLIDOS EN SITUACIONES DE DESASTRE


17


recordarse también que no constituirá un objetivo inmediato mejorar las condi-
ciones después del desastre a niveles que superen los anteriores a su ocurren-
cia, por lo menos en los periodos inmediatamente posteriores. Se recomienda
sopesar con prudencia el asesoramiento de expertos que no estén familiariza-
dos con los servicios preexistentes.


c. Acciones iniciales


Con el fin de lograr un adecuado manejo de los residuos sólidos en la
zona afectada, se recomienda seguir las siguientes acciones iniciales:


Identificar los tipos de residuos


Identificar las fuentes de residuos


Determinar riesgos potenciales a la salud por los residuos


Determinar los volúmenes de residuos generados


Identificar métodos seguros de recolección


Identificar métodos seguros de transporte


Identificar métodos seguros de disposición final


Fuente: Water, Engineering and Development Center. Emergency
Sanitation: Assessment and Programme Design. Reino Unido, 2002.




ResiduosSolidos.qxd
Share