Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres GUÍA PARA EQUIPOS DE...

Gestión de la información
y comunicación en
emergencias y desastres


GUÍA PARA EQUIPOS DE RESPUESTA


¿Cómo se gestiona la información?


¿Cómo trabajar con los medios de comunicación?


¿Cómo elaborar mensajes y materiales?








Área de Preparativos para Situaciones de
Emergencia y Socorro en Casos de Desastre


Panamá • Julio 2009


Editores:
Susana Arroyo Barrantes, Comunicadora Social, OXFAM


Martha Rodríguez, Asesora en Comunicación Social, OPS/OMS
Ricardo Pérez, Asesor Regional de Información, OPS/OMS




Biblioteca Sede OPS – Catalogación en la fuente


Organización Panamericana de la Salud
“Gestión de la información y comunicación en emergencias y
desastres: Guía para equipos de respuesta”


Washington, D.C.: OPS, © 2009


ISBN: 978-92-75-32993-1


I. Título


1. PLANIFICACIÓN EN DESASTRES – organización y administración
2. MEDIOS DE COMUNICACIÓN DE MASAS – utilización
3. SISTEMAS DE INFORMACIÓN – instrumentación
4. PREVENCIÓN Y MITIGACIÓN – métodos
5. COMUNICACIÓN SOCIAL DE EMERGENCIA
6. EQUIPOS Y SUMINISTROS DE DESASTRES
7. GUÍA


NLM HV553


Una publicación del Área de Preparativos para Situaciones de Emer-
gencia y Socorro en Casos de Desastres de la Organización Pana-
mericana de la Salud/Oficina Regional de la Organización Mundial
de la Salud (OPS/OMS).


Los criterios expresados, las recomendaciones formuladas y los
términos empleados en esta publicación no reflejan necesariamente
los criterios ni las políticas actuales de la OPS/OMS ni de sus Estados
miembros.


La Organización Panamericana de la Salud recibe con benepláci-
to las solicitudes de permiso para reproducir o traducir, en parte o
en su totalidad, esta publicación. Las solicitudes y averiguaciones
deberán dirigirse al Área de Preparativos para Situaciones de Emer-
gencias y Socorro en Casos de Desastres, Organización Paname-
ricana de la Salud, 525 Twenty-third Street, NW., Washington, DC.
(EUA). Fax: (202) 775-4578; E-mail: disaster-publications@paho.org


La producción de esta guía ha sido posible gracias al apoyo financiero
de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el
Desarrollo (AECID), la División de Asistencia Humanitaria Internacional
de la Agencia Canadiense para el Desarrollo Internacional (CIDA) y
la Oficina de Asistencia Exterior en Casos de Desastres de la Agencia
de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (OFDA/AID).


Diseño Gráfico: Carlos Cuauhtémoc/Abel De Gracia/Victor Ariscain.




1.1 ¿Por qué una nueva guía?
1.2 El valor de la gestión de la información en situaciones de desastre
1.3 El equipo regional de respuesta (ERR) de la OPS/OMS
1.4 Perfil de los especialistas en gestión de información y comunicación
1.5 Principios y normas de la comunicación y gestión de la información


2.1 La mejor comunicación es la que se planifica
2.2 Indicaciones previas
2.3 El ABC de la planificación de la comunicación
2.4 Ejemplos
2.5 Lista de verificación


ÍNDICE


Introducción


Agradecimientos


Capítulo 1
La comunicación y la gestión de la
información en la respuesta a emergencias y desastres


Capítulo 2
¿Cómo planificar la comunicación en
emergencias y desastres?




3.1 Características de la información en situaciones de desastre
3.2 Responsabilidades del equipo de respuesta en la gestión de
la
3.3 Actores y fuentes de información sobre desastres y emergencias
3.4 El ABC de los reportes de situación
3.5 Preparación de una página web sobre la emergencia
3.6 Preparación y difusión de reportajes y noticias


Capítulo 3
¿Cómo se gestiona la información
durante una emergencia o desastre?


6


7


11


25


39


12
13
15
19


20


26
28
28
35
37


40


42


45
51
56
58


la información y la comunicación




5.1 Los mensajes según las etapas de la emergencia
5.2 Construcción de mensajes eficaces: mapas de mensajes
5.3 Otras recomendaciones prácticas: contenido, lenguaje, formato
5.4 Consejos prácticos para manejar mitos y rumores
5.5 Mitos y realidades de los desastres
5.6 Consejos para producir materiales de información y comunicación


I. Lista de verificación para situaciones de emergencia y desastre
de OPS/OMS
II. Formato de informe de situación (Sitrep) de OPS/OMS
III. Ejemplos de informe de situación
IV. Ejemplos de comunicados de prensa
V. Sitios de Internet
VI. Lista de acrónimos
VII. Bibliografía recomendada


ÍNDICE


Capítulo 4
¿Cómo trabajar con los medios
de comunicación?


Capítulo 5
¿Cómo elaborar mensajes y materiales?


Anexos


4.1 Los medios de comunicación durante las


4.2 Entendiendo a los medios de comunicación
4.3 ¿Qué buscan los medios?
4.4 ¿Cómo llegar a los medios?
4.5 Recomendaciones para el vocero oficial
4.6 Monitoreo de información
4.7 Los medios después de la emergencia


62
63
69
70
79
82
83


61


87


111


88
91
101
104
105
107


112
114
116
126
132
133
134


emergencias y los desastres




Esta Guía es el resultado de un intenso proceso de partici-
pación y de consulta regional, con aportaciones de un gran
número de profesionales en comunicación y en temas de
desastres de América Latina y el Caribe.


Desde los primeros borradores hasta la versión final son mu-
chas las personas que han revisado y han contribuido a que
podamos publicar este documento. La guía pasó por proce-
sos de revisión en talleres celebrados en Argentina, Ecuador,
Panamá y Perú, en los que decenas de expertos hicieron re-
comendaciones y aportes muy sustantivos.


De manera particular queremos agradecer el trabajo y la
aportación de estas personas:


 Liliana Arévalo y Paola Rosanna Caycedo de Colom-
bia, Alexandra Ayala de Ecuador.


 Por parte de OPS/OMS, Tilcia Delgado, Patricia Bittner,
Leonardo Hernández, Amaia López e Isabel López.


La OPS desea además agradecer el apoyo financiero de
las siguientes agencias: Agencia Española de Cooperación
Internacional para el Desarrollo (AECID), la División de Asis-
tencia Humanitaria Internacional de la Agencia Canadiense
para el Desarrollo Internacional (CIDA) y la Oficina de Asis-
tencia Exterior en Casos de Desastre de la Agencia de Esta-
dos Unidos para el Desarrollo Internacional (OFDA/AID).




Agradecimientos






En el desarrollo de esta Guía ha participado un amplio núme-
ro de especialistas en comunicación y desastres de América
Latina y el Caribe. Se ha ido probando y ajustando en dife-
rentes escenarios reales de emergencias y desastres, hasta
disponer de un producto de consenso que responde a las ne-
cesidades más importantes relacionadas con el uso de la in-
formación y la comunicación en situaciones de emergencia.


La Guía se concentra en los aspectos más operativos que
tienen que ver con la respuesta y los procesos de prepara-
ción para la misma. Trata no sólo aspectos relacionados con
los planes de comunicación pública en emergencias, sino
también elementos relacionados con la producción, inter-
cambio y difusión de información en organizaciones humani-
tarias. Hemos comprobado en muchas emergencias que es
posible hacer un trabajo más eficiente si los temas de gestión
de información se vinculan con técnicas y procesos de inter-
cambio y de comunicación social.


La OPS/OMS ha constituido el Equipo Regional de Respuesta
para Desastres (ERR) con el fin de tener un grupo multidisci-
plinar de expertos que pueda apoyar en la coordinación y
atención de desastres en cualquier país miembro afectado
por una emergencia. En este grupo interdisciplinario existen
ya profesionales que apoyan las acciones relacionadas con
información y comunicación, y para facilitar su función es ne-
cesario contar con guías y herramientas que orienten y uni-
formicen los procedimientos de trabajo.


Esta Guía de comunicación es parte de ese amplio esfuer-
zo para construir capacidades técnicas. Además de servir
al ERR, está pensada para orientar de forma general las ac-
tividades de información y comunicación que pueden ser
parte de los preparativos y la respuesta del sector salud a
emergencias y desastres.




Introducción




8


Introducción


1. La gestión de la información y las labores de comuni-
cación deben ser parte de un proceso planificado de
diseño y ejecución, insertado con los planes que las
organizaciones tienen para la gestión del riesgo y el
manejo de desastres. La improvisación tiene costos y
resultados demasiado frustrantes.


2. Esas actividades requieren además de una formación
especializada, actitudes y comportamientos abiertos
y pro-activos. Las habilidades para generar e inter-
cambiar información no son propiedad exclusiva de
los expertos en comunicación, son la consecuencia
de una actitud pro-activa y de un buen trabajo en
equipo.


3. Este esfuerzo sólo es exitoso si se hace en equipo. No
pueden trabajar aislados los expertos en desastres, los
comunicadores o los gerentes. Es la integración y la
complementariedad de su trabajo lo que hará la dife-
rencia. Los comunicadores deben entender mejor la
realidad de los desastres. Los que saben de desastres
y salud pública serán más exitosos en sus decisiones si
incorporan los consejos de los comunicadores.


4. La inversión en gestión de información y en comuni-
cación es una labor transversal que debe impregnar
gran parte de las actividades que desarrollan los ex-
pertos y las organizaciones que trabajan en desastres.
Es igual o más una cultura que una técnica.


5. Y finalmente, esta guía, como la comunicación, desea
ser dinámica y participativa y se irá perfeccionando a
medida que los expertos en comunicación y en de-
sastres la pongan en práctica y nos ayuden a mejorar
las propuestas o recomendaciones aquí recogidas.


A los miembros del equipo de respuesta de la OPS/OMS, pero
también a los profesionales -nacionales o internacionales- de
comunicación e información que tengan interés o trabajen
en acciones de preparación o de respuesta a desastres en el
sector salud. Igualmente puede ser útil para orientar, planifi-
car o impartir talleres sobre comunicación y desastres.


Hay algunos principios prácticos que han inspirado este trabajo:


¿A quién está dirigida?


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta




9Introducción


El primer capítulo presenta las pautas generales para orga-
nizar la comunicación, presenta el Equipo Regional de Res-
puesta (ERR) de la OPS/OMS y retoma un conjunto de princi-
pios básicos que deben regir la gestión de la información y la
comunicación en situaciones de desastres.


El segundo capítulo repasa con detalle los pasos clave que
se deben poner en marcha para planificar el trabajo de co-
municación antes y durante las emergencias. Además ofre-
ce ejemplos prácticos sobre esas labores para diseñar un
plan de comunicación para una oficina de desastres de un
ministerio o de otra entidad del sector salud.


El tercer capítulo presenta los actores y las fuentes de infor-
mación más importantes en emergencias y aborda el crucial
tema de la preparación y difusión de los reportes de situación
(Sitrep, por su nombre en inglés) durante una emergencia.


En el cuarto capítulo se proponen técnicas y recomendacio-
nes para trabajar con los medios de comunicación en fun-
ción de sus características específicas, sus demandas de in-
formación y de los mensajes clave que queramos posicionar
antes, durante y después de una emergencia.


El quinto capítulo contiene pautas y recomendaciones para
elaborar mensajes y materiales necesarios para comunicarse
con la población en una situación de desastre, y presenta
una serie de consejos prácticos para manejar los mitos y ru-
mores que suelen surgir en una situación de emergencia.


Por último, se han incluido una serie de anexos que contie-
nen ejemplos que servirán de apoyo y consulta para muchas
de las tareas mencionadas en la guía, como los reportes de
situación, los comunicados de prensa u otras. También pre-
senta una lista de acrónimos, sitios de Internet y bibliografía
consultada y recomendada.


La guía se puede utilizar de forma integral para tener una
visión completa de las acciones que se pueden hacer en
situaciones de emergencia, o puede ser usada de forma mo-
dular, acudiendo al capítulo que más le interese. En cual-
quier caso, se recomienda que los equipos, departamentos
o expertos de comunicación usen esta guía para anticipar y
preparar los planes de comunicación antes de que ocurra la
emergencia.


¿Qué contiene y cómo puede utilizarse?




© OPS/OMS




1.1 ¿Por qué una nueva guía?


1.2 El valor de la gestión de la información en situaciones de desastre


1.3 El equipo regional de respuesta (ERR) de la OPS/OMS


1.4 Perfil de los especialistas en gestión de información y comunicación


1.5 Principios y normas de la comunicación y de la gestión de la información


La comunicación y la gestión de
la información en la respuesta a
emergencias y desastres


Capítulo 1


Los temas que se abordarán en este capítulo le permitirán conocer el va-
lor de la gestión de información en la respuesta a emergencias y desas-
tres, así como los propósitos y resultados esperados del equipo regional
de respuesta (ERR) en general y de los responsables de la gestión de la
información en particular.




12


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


1.1 ¿Por qué una nueva Guía?


©
O


P
S


/O
M


S


En una emergencia la pro-
ducción y circulación opor-
tuna y transparente de infor-
mación contribuye a generar
confianza y credibilidad.


Esta Guía tiene como propósito facilitar el trabajo a los espe-
cialistas en comunicación que participan tanto en el equi-
po de respuesta de la OPS/OMS como del sector salud en
general.


Ofrece recomendaciones que ayudarán a entender y ma-
nejar el contexto de la emergencia y facilitar el trabajo de
gestión de la información y las labores de comunicación pú-
blica. Encontrará pautas concretas para la producción de
informes, la distribución de información hacia públicos diver-
sos, el manejo de medios de comunicación, la preparación
de mensajes y materiales informativos y la planificación del
trabajo de comunicación durante la respuesta a emergen-
cias y desastres.


Es claro que las acciones de comunicación y el manejo ade-
cuado de la información juegan un papel clave en todo el
proceso de gestión y reducción de riesgos ante desastres o
emergencias, pero por razones prácticas, hemos reducido
ese amplio enfoque y esta guía se centra en orientar las acti-
vidades de comunicación y de gestión de información para
los preparativos y la respuesta a emergencias y desastres. Es,
por tanto, un documento que complementa otros esfuerzos
realizados por la OPS/OMS o por otras organizaciones para
brindar guías, pautas o cursos sobre comunicación para la
gestión del riesgo.




13La comunicación y la gestión de la información en la respuesta a emergencias y desastres


El valor de la gestión de la información
en situaciones de desastre1.2


En una situación de emergencia o desastre la información
es la materia prima más preciada e importante, aquello que
todos buscan y necesitan para tomar decisiones, para ganar
o perder visibilidad y credibilidad y sobre todo, para poder
brindar una respuesta oportuna, rápida y adecuada a las
personas afectadas por un desastre o emergencia.


La información es esencial en el proceso de evaluación de
daños y necesidades, facilita la coordinación y la toma de
decisiones en situaciones de emergencia, influye y condicio-
na poderosamente las decisiones para movilizar recursos na-
cionales e internacionales y a su vez, posibilita el análisis, la
evaluación y la búsqueda de lecciones aprendidas.


Por otro lado, los aspectos de comunicación pública y social
y la relación con los medios de comunicación se han con-
vertido en una variable esencial para la gestión eficiente de
la emergencia. Se trata de escenarios de alta sensibilidad
política y social donde la acción y la operación técnica de-
ben venir acompañadas de buenas estrategias de comuni-
cación e información pública, teniendo en cuenta a todos
los actores participantes.


Algunos aspectos que ayudan a entender este contexto:


 En una emergencia la producción y circulación opor-
tuna y transparente de información contribuye a ge-
nerar confianza y credibilidad. Autoridades naciona-
les, organismos internacionales, organizaciones de
acción humanitaria, población afectada y los medios
de comunicación son algunos de los actores que de-
mandarán datos, cifras, informes y análisis de la situa-
ción o recomendaciones que orienten su trabajo y les
permita transformar su interés y preocupación en ac-
ciones concretas.


 La información en situaciones de emergencia o de-
sastre surge de múltiples fuentes, representa diversos
puntos de vista y atiende a un amplio abanico de in-
tereses y necesidades. Por ejemplo, en una emergen-
cia provocada por un terremoto circula información




14


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


científica, técnica y operativa que sirve tanto a los
tomadores de decisiones, como a la población afec-
tada o a la comunidad internacional que apoya las
labores de respuesta. Sin duda, esto responde al ca-
rácter multidisciplinario de la respuesta a emergencias
y desastres y al aumento del número de especialistas y
organizaciones de diferentes áreas y disciplinas técni-
cas que intervienen en el campo humanitario.


 La participación de actores nacionales e internacio-
nales puede ser más sólida y responder mejor a sus de-
safíos en la medida en que sus acciones en apoyo a la
población estén sustentadas por información precisa,
oportuna y pertinente, así como en una comunicación
basada en canales e instrumentos de divulgación que
faciliten la construcción de diálogos y alianzas.


 Los expertos en comunicación también tienen el de-
safío de mostrar cómo la comunicación y la gestión
de la información contribuyen a una respuesta más
eficiente y oportuna y por tanto, a salvar vidas, a dis-
minuir el impacto de las emergencias y desastres y
mejorar la calidad de vida de las personas afectadas.
De igual forma, son elementos clave para movilizar re-
cursos, motivar acciones de solidaridad y apoyo, in-
crementar la visibilidad y consolidar el posicionamien-
to de los actores humanitarios en general y del sector
salud en particular.


Por todo ello, para darle la importancia adecuada a estas
acciones y para que se comprenda el valor de estas espe-
cialidades en el manejo de desastres, es necesario dotarlas
de los medios, las capacidades y los recursos técnicos y hu-
manos requeridos, así como del respaldo político de las au-
toridades de salud y de gestión del riesgo. Las acciones y los
equipos de comunicación no se improvisan, se requiere de
un trabajo previo y continuo de preparación y planificación.


Como una contribución a este proceso, es necesario que
los equipos de respuesta incorporen, con mayor frecuencia,
especialistas en comunicación y gestión de información. La
OPS/OMS se ha propuesto promover y apoyar esta labor tan-
to al interior de la organización, como en los mecanismos de
respuesta que el sector salud tiene en cada país.




15La comunicación y la gestión de la información en la respuesta a emergencias y desastres


El equipo regional de respuesta -ERR
de la OPS/OMS1.3


©
O


P
S


/O
M


S


Como respuesta a la solicitud de los Ministros de Salud1, la
OPS/OMS decidió establecer un equipo regional de respues-
ta a Desastres (ERR) conformado por especialistas en salud
y desastres que cuenta con las herramientas y la formación
necesaria para colaborar en la atención de eventos de este
tipo a nivel regional.


Este equipo multidisciplinario se desplaza con gran rapidez
cuando ocurre una emergencia grave o un desastre e inclu-
ye a expertos en diferentes áreas técnicas, como epidemio-
logía, salud mental, agua y saneamiento, servicios de salud,
salud y medio ambiente, administración, logística -y también-
especialistas en comunicación.


Las funciones principales del equipo de respuesta son:
 Apoyar al sector salud del país afectado.
 Poner en marcha la evaluación de daños y necesidades.
 Asesorar técnicamente a las oficinas de la OPS/OMS y a


las contrapartes locales e internacionales.
 Apoyar cuando sea requerido, en la activación del cluster


de salud y en otros grupos especializados de trabajo que
se activen en el marco de la Reforma Humanitaria.


1 En la 45a sesión del Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la
Salud, Washington D.C, 2004.




16


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Emergencia 0-12 horas
después del desastre


12-24 horas después
del desastre


24-48 horas después
del desastre


48-72 horas después
del desastre


Gestión de la información y
producción de informes


PED


PWR
Declaratoria


de emergencia
interna PWR


Informe de
Eventos


Preparativos
de viajes


Visas, boletos, etc


Plan de
misión


Solicitud de
apoyo
regional


Conformación
del equipo


Llegadas
al país


Preparación de
propuestas
de proyecto


Envío al
PED/HQ


PED/HQ
Envía a


donantes


Reunión PWR-
Punto Focal


Reunión contrapartes
NNUU y “cluster” salud


Despliegue
zonas afectadas


SITREP


Activación/Movilización
DESPLIEGUE


DESPLIEGUE DEL EQUIPO REGIONAL DE EMERGENCIA DE LA OPS/OMS


ALERTA DESPLIEGUE EVALUCIÓN
RÁPIDA


MOVILIZACIÓN
DE RECURSOS


Emergencia 0-12 horas
después del desastre


12-24 horas después
del desastre


24-48 horas después
del desastre


48-72 horas después
del desastre


Gestión de la información y
producción de informes


PED


PWR
Declaratoria


de emergencia
interna PWR


Informe de
Eventos


Preparativos
de viajes


Visas, boletos, etc


Plan de
misión


Solicitud de
apoyo
regional


Conformación
del equipo


Llegadas
al país


Preparación de
propuestas
de proyecto


Envío al
PED/HQ


PED/HQ
Envía a


donantes


Reunión PWR-
Punto Focal


Reunión contrapartes
NNUU y “cluster” salud


Despliegue
zonas afectadas


SITREP


Activación/Movilización
DESPLIEGUE


DESPLIEGUE DEL EQUIPO EGIONAL DE EMERGENCIA DE LA OPS/OMS


ALERTA DESPLIEGUE EVALUCIÓN
RÁPIDA


MOVILIZACIÓN
DE RECURSOS


Objetivos del ERR
 El propósito fundamental del equipo de respuesta


es brindar apoyo a las operaciones de emergencia
lideradas por el sector salud en el país o en los países
afectados, mediante la movilización rápida de
especialistas.


 Estimar riesgos potenciales a la salud pública de la po-
blación, evaluar rápidamente los daños y necesida-
des del sector salud -en conjunto con las autoridades
nacionales y demás contrapartes- y compartir los re-
sultados con todos los actores humanitarios que inter-
vienen en la respuesta.


 De igual forma, el equipo debe recopilar, producir y
circular rápidamente la información necesaria para
que las autoridades locales, la OPS/OMS, donantes y
el Sistema de las Naciones Unidas tomen decisiones y
emprendan acciones que contribuyan a salvar vidas.




17La comunicación y la gestión de la información en la respuesta a emergencias y desastres


Roles y responsabilidades del ERR
Pese a los patrones identificados, cada situación de emer-
gencia o desastre es diferente porque ocurre en escenarios
distintos, con niveles de vulnerabilidad y de capacidad de
respuesta de los países muy diferentes.


En ese sentido, el equipo de respuesta debe adaptarse a
las necesidades del país o la zona afectada y a los requeri-
mientos de asistencia solicitados a la OPS/OMS. Sin embargo,
esas responsabilidades parten de una detallada lista de ta-
reas, que en el caso de los responsables de la comunicación
y gestión de información, están agrupadas en dos grandes
áreas2:


2 En el capítulo 3 se describen con mayor detalle las tareas y responsabilidades.


Gestión de la información:


™ Elaborar informes de situación (Situation Report o SITREP) y
colaborar en la elaboración de propuestas de proyectos y otros
documentos técnicos.


™ Coordinar las acciones de divulgación y distribución oportuna y
eficiente de la información.


™ Coordinar las acciones de intercambio de la información con
las principales organizaciones nacionales e internacionales del
sector salud.


™ Recopilar, organizar y preservar informes u otra información
técnica o científica sobre la emergencia o desastre.




18


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


 La comunicación y la gestión de la información no deben
ser acciones aisladas sino parte de un proceso planificado
de diseño y ejecución, vinculado a los planes y estrategias
impulsados por las autoridades nacionales o por la


OPS/OMS en estas situaciones.
 Además de cualificación y formación especializada, se re-


quiere por parte del equipo actitud y comportamiento pro-
activo, transparente y participativo.


 La gestión de la información y la comunicación son eficien-
tes si son transversales a todos los procesos de respuesta a
un desastre. Es decir, deben ser parte de todas las activida-
des que desarrollan los expertos y las organizaciones que
trabajan en desastres.


 Es muy importante que todos los miembros del Equipo de
Respuesta trabajen coordinadamente. De esta manera, los
comunicadores entenderán mejor el alcance y dinámica
del desastre y los expertos en salud utilizarán la comunica-
ción para mejorar el proceso de toma de decisiones y brin-
dar una mejor respuesta.


Comunicación:


™ Contribuir a la planificación de la comunicación y la gestión de
la información del sector salud.


™ Promover, facilitar y/o producir recursos comunicativos para la
respuesta del sector y sobre promoción de la salud.


™ Asesorar a las autoridades (representante de OPS, ministro de
salud u otros) en el manejo de los medios de comunicación.


™ Asesorar al equipo de comunicación del Ministerio de Salud.


™ Contribuir con el manejo de los medios de comunicación y con
la divulgación de mensajes clave.


™ Monitorear la cobertura de los medios de comunicación.


™ Facilitar y promover las acciones de visibilidad del sector salud.




19La comunicación y la gestión de la información en la respuesta a emergencias y desastres


Recuerde:


En la mayoría de los casos, estas tareas deben llevarse
a cabo en estrecha coordinación entre la OPS/OMS y el
equipo de comunicación del ministerio de salud del país o
países afectados. Para estos dos actores clave van dirigidas
las recomendaciones y consejos de esta Guía.


Quienes participan en el Equipo Regional de Respuesta de-
ben facilitar los esfuerzos de las personas que trabajan en la
preparación y atención de desastres y emergencias, con el
fin de aliviar el impacto a la salud y lograr mejoras rápidas en
el bienestar individual y colectivo.


Durante un desastre o emergencia, los comunicadores que
forman parte del equipo deben contar con la experiencia y
competencias necesarias que les permitan tener un desem-
peño eficiente. Algunas de las cualidades que se requieren
para lograrlo son:


1.4 Perfil de los especialistas en gestión de la información y comunicación


 Facilitar el diálogo entre diferentes actores.
 Producir, analizar y sistematizar información con habilidad.
 Promover y estimular trabajo en equipo y en ambientes


multiculturales.
 Capacidad para trabajar bajo presión.
 Habilidad para tomar decisiones.
 Capacidad para manejar situaciones políticamente
sensibles.
 Tener excelentes capacidades de comunicación, tanto


oral como escrita.
 Elaborar e implementar estrategias y recursos de comuni-


cación que respondan a las necesidades y demandas de
los actores clave.


 Diseñar, ejecutar y evaluar planes de comunicación.
 Manejar equipos y programas informáticos.
 Manejar con fluidez idiomas, al menos español e inglés.




20


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Principios y normas de la comunicación
y gestión de información1.5


Los socios del Grupo de Trabajo de Riesgos, Desastres y Emer-
gencias del Comité Permanente Interagencial de la Región
Americana y el Caribe (REDLAC)3 acordaron un conjunto de
principios que deben regir la gestión de la información en si-
tuaciones de desastre. La OPS/OMS retoma estas recomen-
daciones y las promueve para que sean parte de las acciones
de información y comunicación del equipo de respuesta.


 Accesibilidad. La información y los datos humanitarios de-
ben ser accesibles a todos los actores humanitarios a través
de formatos fáciles de usar y deben traducir las informacio-
nes al lenguaje común o local, cuando sea necesario. Las
informaciones y datos para propósitos humanitarios deben
estar ampliamente disponibles por medio de una variedad
de canales de distribución, en línea y fuera de línea, incluyen-
do a los medios de comunicación.


 Integración. El manejo e intercambio de información de-
ben estar basados en un sistema de colaboración y alianzas
para compartir con un alto nivel de participación y apropia-
ción por los múltiples actores, especialmente los representan-
tes de las poblaciones afectadas.


 Inter-operabilidad. Todos los datos e informaciones que se
puedan compartir deben estar disponibles en formatos que
puedan ser fácilmente recuperados, compartidos y utilizados
por las organizaciones humanitarias.


Los especialistas en comunicación trabajarán siempre con
expertos en otras disciplinas y en muchas ocasiones debe-
rán contar con el apoyo técnico de otros recursos humanos
en las áreas de administración, computación, diseño gráfico,
multimedia, fotografía y producción audiovisual que gene-
ralmente pueden encontrarse y contratarse en el lugar de la
emergencia, siempre que las condiciones lo permitan.


3 Para saber más sobre las actividades de REDLAC puede consultar: www.redhum.org




21La comunicación y la gestión de la información en la respuesta a emergencias y desastres


 Responsabilidad. Los usuarios deben poder evaluar la con-
fiabilidad y credibilidad de los datos y las informaciones por
medio del conocimiento de sus fuentes. Los proveedores de
la información deben ser responsables frente a sus aliados y a
los actores por el contenido que publican y distribuyen.


 Veracidad. La información debe ser precisa, coherente y
basada en metodologías serias, validada por fuentes exter-
nas y analizada dentro del marco contextual adecuado.


 Relevancia. La información debe ser práctica, flexible, sen-
sible y motivada por necesidades operacionales en apoyo a
la toma de decisiones a través de todas las fases de la crisis.


 Objetividad. Los encargados del manejo de la información
deben consultar una variedad de fuentes cuando analizan y
recopilan información para que puedan proveer perspecti-
vas variadas y equilibradas para enfrentar problemas y reco-
mendar soluciones.


 Humanidad. La información nunca debe ser utilizada para
distorsionar, engañar o causar daños a poblaciones afecta-
das o en riesgo y deben respetar y recomendar soluciones.


 Oportunidad. La información humanitaria debe ser recopi-
lada, analizada y distribuida eficientemente y en el momento
necesario.


 Sostenibilidad. La información humanitaria y los datos deben
ser conservados, catalogados y archivados para que puedan
ser recuperados para su futuro uso, así como para fines de
preparación, análisis, lecciones aprendidas y evaluación.




22


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Normas de comunicación de brotes
epidémicos de la OMS4 :
Las acciones y prácticas de trabajo del Equipo Regional de
Respuesta en general, y de sus especialistas de comunica-
ción en particular, deben tener como referencia estas nor-
mas establecidas por la OMS:


 Confianza. Una de las metas esenciales para las autori-
dades que manejan la emergencia es fomentar, mantener
o recuperar la confianza del público. Esto se aplica a todos
los sistemas políticos, culturas y grados de desarrollo. Cuanto
menos confíen las personas en las autoridades que manejan
las emergencias más temerosas estarán y será menos proba-
ble que sigan las recomendaciones o pautas ofrecidas.


 Anuncio temprano. En este mundo globalizado e interco-
nectado, es casi imposible ocultar al público la información
sobre el impacto de la emergencia; tarde o temprano, esta
saldrá a la luz y por tanto para impedir que circulen rumores
e información errónea y para enmarcar el suceso, es mejor
hacerla pública lo antes posible.
Los anuncios tempranos a menudo se basan en información
incompleta y a veces errónea. Es fundamental reconocer
públicamente que la información inicial puede cambiar a
medida que se comprueba o se obtiene más información.
Los beneficios del aviso temprano superan los riesgos, e in-
cluso estos riesgos (por ejemplo, proporcionar información
inexacta) pueden reducirse al mínimo con mensajes apro-
piados de comunicación sobre riesgos.


 Transparencia. El mantenimiento de la confianza del públi-
co durante toda la etapa de la emergencia requiere trans-
parencia, es decir, que la comunicación sea veraz, se com-
prenda fácilmente, sea completa y se atenga exactamente
a los hechos. La transparencia caracteriza la relación entre
los gestores de la emergencia y la población y permite que
se visibilicen los procesos de obtención de información, eva-
luación de riesgos y toma de decisiones vinculadas con el
control de riesgos.


4 Este apartado se ha adaptado de “Guía de la Organización Mundial de la Salud
para planificar la comunicación en caso de brotes epidémicos”. Edición 2008 www.
paho.org/spanish/ad/WHO OutbreakCommPlanningGuide_S.pdf




La transparencia, por sí misma, no garantiza la confianza. El
público debe ver que se están tomando decisiones compe-
tentes. Pero en general, a mayor transparencia mayor será
la confianza.


 Comprender al público. Para que la comunicación sea efi-
caz, es fundamental comprender al público. Generalmente
resulta difícil cambiar creencias preexistentes a menos que
se aborden explícitamente. Si no se conoce lo que la gen-
te piensa, es casi imposible idear mensajes satisfactorios que
superen la barrera que se levanta entre el experto y el públi-
co. La comunicación de los riesgos debe ser un diálogo con
el público. El comunicador debe comprender las creencias,
cultura, opiniones y los conocimientos de la gente sobre ries-
gos específicos.


 Planificación. Las decisiones y los actos de los funcionarios
de salud pública tienen más efecto que la comunicación en
lo que respecta a la confianza y la percepción pública del
riesgo. La comunicación de riesgos repercute en todo lo que
hacen los gestores de la emergencia y no sólo en lo que se
dice. Por tanto, será más eficaz cuando se integre con el aná-
lisis y la gestión de riesgos y se incorpore en la planificación
de los preparativos para los eventos de gran envergadura y
en todos los aspectos de una respuesta a una emergencia
o desastre.


23La comunicación y la gestión de la información en la respuesta a emergencias y desastres




© OPS/OMS




2.1
2.2
2.3
2.4
2.5


Capítulo 2


La mejor comunicación es la que se planifica


Indicaciones previas


El ABC de la planificación de la comunicación


Ejemplos


Lista de verificación


¿Cómo planificar la comunicación
en emergencias y desastres?


Este capítulo repasa con detalle los pasos clave que las instituciones del
sector salud deben poner en marcha para planificar el trabajo de comu-
nicación y gestión de la información antes y durante las emergencias o
desastres.




2.1 La mejor comunicación es la que se planifica


La planificación de la co-
municación y de la ges-
tión de la información es
el punto de partida para
decidir qué y cómo se va
a comunicar, hacia quié-
nes se dirigen los mensa-
jes, a través de qué me-
dios y en qué contexto.


Es casi imposible imaginar la planificación de la comunica-
ción sin relacionarla con estrategias, diseño de materiales y
acciones mediáticas que lleven a la población mensajes que
le permitan -en el caso del sector salud- protegerse y mejorar
sus condiciones de vida.


Pero cuando se trata de emergencias y desastres, planificar
la comunicación se vuelve una tarea más compleja y desa-
fiante. Incluye la compilación, sistematización, producción y
divulgación de información que permita la toma de decisio-
nes y la movilización de recursos; exige identificar fuentes y
actores clave; priorizar audiencias y definir los mensajes que
llevará el sector salud a la población, a la comunidad inter-
nacional, a los donantes, a los medios de comunicación y a
las organizaciones que forman parte de los circuitos interna-
cionales de respuesta. Y todo ello, en un entorno político y
social complejo.


Requiere entonces conocer bien el entorno y las necesida-
des de información tanto de la población como de las insti-
tuciones y autoridades del sector salud. Es ese manejo sólido
de la situación lo que permitirá optimizar recursos y mejorar
la calidad y la organización del trabajo antes, durante y des-
pués de una situación de emergencia o desastre.


©
O


P
S


/O
M


S


26




27¿Cómo planificar la comunicación en emergencias y desastres?


Uno de sus grandes retos es transformar la incertidumbre y la
comunicación reactiva que tienen lugar durante las prime-
ras horas posteriores al desastre en una gestión mucho más
organizada y proactiva de la información y de la comunica-
ción.


La experiencia del Sistema de Naciones Unidas y de las orga-
nizaciones nacionales e internacionales de acción humanita-
ria ha permitido comprender mejor el impacto y la evolución
de las situaciones de emergencia o desastre. ¿La lección
aprendida?, es posible formular planes y estrategias marco
que pueden y deben adaptarse según las necesidades y
prioridades tanto de la población como del sector salud.


La planificación de la comunicación y de la gestión de la
información es el punto de partida para decidir qué y cómo
se va a comunicar, hacia quiénes se dirigen los mensajes, a
través de qué medios y en qué contexto.


Recuerde:
La planificación de la comunicación y de la gestión
de la información en el sector salud deben guardar
coherencia con los planes de emergencia y los pro-
gramas de gestión del riesgo que las autoridades na-
cionales o la OPS/OMS impulsan en el país o en los
países afectados por emergencias o desastres.


La planificación en pocas palabras


¿Cómo está la situación? Diagnóstico


¿Para qué?


¿A quiénes?


¿Cómo?


¿Cuándo?


¿Quiénes?


¿Con qué?


¿Funciona?


Objetivos


Público meta


Estrategias, programa y herramientas


Cronograma de actividades


Responsables


Recursos


Seguimiento y evaluación




28


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres: Guía para equipos de respuesta


2.2 Indicaciones previas


La planificación permite determinar ordenada y cronológi-
camente el contexto en el que se va a comunicar, qué y
cómo se va a comunicar; por qué medios; con qué personas
y recursos se cuenta y hacia quiénes se dirigirán los mensajes.
Además, ayuda a definir funciones, establecer responsabili-
dades, fijar metas y objetivos y asignar presupuestos.


En todo momento tome en cuenta que la planificación es
un proceso dinámico y permanente que requiere un reajuste
continuo entre recursos, actividades, fines y estrategias. Lle-
gado el desastre o la emergencia y definida la respuesta en
apoyo a la población afectada, el plan debe ser adaptado
al contexto y a los objetivos del sector salud y aprobado por
las autoridades nacionales, la OPS/OMS y el coordinador del
Equipo de Respuesta.


©
O


P
S


/O
M


S


2.3 El ABC de la planificación de la comunicación
Este esquema sugiere las principales fases metodológicas
para la elaboración de un plan de comunicación, que de-
ben adaptarse de acuerdo a las necesidades específicas lo-
cales, regionales e institucionales.




29¿Cómo planificar la comunicación en emergencias y desastres?


A. Diagnóstico de la situación
El diagnóstico permite identificar las condiciones sociales,
políticas y económicas de las comunidades potencialmen-
te afectadas y del país en general; la situación del sector
salud, la información científica relacionada con las amena-
zas y sus posibles efectos en la salud de las personas, las po-
tenciales necesidades de información y comunicación y las
condiciones que pueden favorecer o dificultar el proceso
de comunicación.


Tome en cuenta que durante el desastre la información debe
adaptarse y actualizarse en función de la evaluación de da-
ños y necesidades (EDAN) que elabore el sector salud. Para
iniciar su proceso de planificación, asegúrese de contar con
la siguiente información:


Diagnóstico general:


� Características generales: población, distribución por
sexo, edad, origen y carácter étnico, urbano, rural; ni-
vel de alfabetización; principales fuentes de ingreso y
actividades productivas; idiomas o dialectos, prácti-
cas religiosas, organizaciones sociales, líneas vitales,
vías principales, áreas y poblaciones más vulnerables.


� Información sobre los desastres o emergencias
que podrían afectar a la zona: tipos de even-
tos, caracterizaciones, comportamiento presen-
te y pasado; mapas de riesgo y factores de vul-
nerabilidad: política, institucional, socio-sanitaria,
educacional, ambiental, económica, entre otros.


� Nivel de organización ante emergencias: organi-
zaciones relacionadas con la respuesta a emer-
gencias, mecanismos de coordinación y planes
de prevención o preparación para la respuesta.


� Situación sector salud: infraestructura, cobertura, re-
cursos humanos, técnicos y financieros disponibles
para la respuesta ante emergencias o desastres.



� Ya en la situación de desastre o emergencia se


debe realizar un seguimiento detallado de la
evolución de la situación, al igual que de la res-
puesta que ofrecen las autoridades de salud.




30


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres: Guía para equipos de respuesta


Diagnóstico comunicacional:


� Percepciones frente al riesgo: conocimientos y creen-
cias de la población sobre su nivel de riesgo y el po-
tencial impacto de una emergencia o desastre; la
influencia de mitos y aspectos culturales sobre los
desastres y cómo manejarlos; pregúntese ¿qué sabe
y qué cree la comunidad sobre las amenazas a las
que está expuesta?, ¿les considera factores de ries-
go?, ¿cómo convive la comunidad con las amena-
zas? y ¿qué interpretación se le da a los fenómenos?


� Medios de comunicación utilizados por la población
potencialmente afectada: emisoras, canales de tele-
visión, periódicos, revistas, boletines, nivel de acceso
a Internet, medios comunitarios y alternativos. Conoz-
ca los horarios y los programas con mayor audiencia.


� Espacios y hábitos de comunicación social: oficios re-
ligiosos, ferias, mercados, eventos deportivos, salones
comunales, plazas u otros puntos de concentración.


� Directorio de periodistas: números telefónicos y
fax, direcciones electrónicas y postales, directo-
res de programación y periodistas –especializa-
dos o no- de los medios de comunicación y de
agencias nacionales e internacionales de noticias.


� Formadores de opinión: líderes, dirigentes, autorida-
des comunitarias, religiosas, políticas, deportivas y cul-
turales de la población potencialmente afectada.


Diagnóstico institucional:


� Recursos humanos y técnicos con los que cuenta el
equipo de respuesta durante la emergencia.


� Capacidades y necesidades de los equipos de co-
municación del sector salud.


� Características de la relación del sector salud con los
medios de comunicación.


� Necesidades de apoyo, asesoría o formación de las
autoridades del sector salud y de la OPS/OMS.


� Identificar si hay voceros identificados y determinar
sus necesidades de apoyo y formación.




31¿Cómo planificar la comunicación en emergencias y desastres?


� Identificar los flujos de información y los mecanismos
existentes de recolección, producción, aprobación y
divulgación de la información sobre la respuesta.


� Protocolo y políticas institucionales de comunicación
que deben aplicarse en casos de emergencia.


� Potenciales situaciones de riesgo mediático de la res-
puesta del sector salud.


� Planes, programas o experiencias sobre comunica-
ción y salud que se hayan puesto en marcha duran-
te otras situaciones de emergencia o desastre.


�Organizaciones y actores principales en la zona
afectada.


B. Objetivos


Los objetivos deben expresar las acciones puntuales y prio-
ritarias de comunicación y gestión de información y se es-
tablecen en función de las necesidades identificadas en el
diagnóstico. Son la base de las estrategias y recursos que se
utilizan para alcanzar a la población, enuncian una inten-
ción, una medida y un plazo.


Qué queremos lograr, qué cambios deseamos alcanzar, a
dónde queremos llegar y en qué período podemos hacerlo
son algunas de las preguntas guía para la formulación de los
objetivos.


¿Qué buscamos a través de la comunicación y la gestión de
la información? La lista de ejemplos es larga: recopilar, pro-
ducir y divulgar información; facilitar y asesorar a los equipos
de comunicación del sector salud; formar y asesorar a los
voceros y las autoridades; gestionar la relación con los me-
dios; educar, persuadir, activar y cambiar las prácticas de la
población. El campo de acción de estas disciplinas es am-
plio y por eso sus fines deben expresarse de manera medible,
concreta y realista.


En todos los casos los objetivos deben ser medibles y contar
con mecanismos que determinen su nivel de cumplimiento,
pero cuando se trata de emergencias o desastres, recuerde:
la clave está en diseñar objetivos que se adapten a las múlti-
ples dimensiones de la crisis, que pongan a la comunicación




32


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres: Guía para equipos de respuesta


y a la gestión de la información al servicio del sector salud y
de mejorar la calidad de vida de las personas afectadas.


C. Destinatarios o público meta


Son los grupos específicos a los cuales se van a dirigir los pro-
cesos de comunicación. La definición del público objetivo
permite delimitar las estrategias, contenidos y medios que se
van a utilizar.


Los públicos meta pueden incluir a la comunidad general,
a la población afectada, a poblaciones vulnerables, autori-
dades nacionales, medios de comunicación, periodistas, co-
munidad educativa (estudiantes, docentes, personal admi-
nistrativo, padres de familia), organizaciones internacionales,
donantes y comunidad internacional.


D. Estrategia


Son las formas -las apuestas políticas, técnicas y metodológi-
cas- que determinan las actividades comunicativas necesarias
para alcanzar los objetivos planteados, tomando en cuenta
los públicos elegidos, los mensajes, el diagnóstico y los intere-
ses de la institución y del público meta. La estrategia es enton-
ces, el conjunto de criterios, decisiones, métodos y acciones
para lograr los objetivos. Involucra el desarrollo de campañas
y programas estructurados a corto y mediano plazo.


La abogacía puede, por ejemplo, apoyar los esfuerzos para
que las políticas públicas incorporen en sus planes y progra-
mas la movilización de recursos para la preparación o res-
puesta a desastres; para la reducción de riesgos y la educa-
ción de la población.


Por su parte, la movilización social facilita y promueve accio-
nes de la población y de las instituciones para la resolución
de problemas identificados frente a una situación de desas-
tre; involucra actores institucionales públicos y privados, mu-
nicipios, organizaciones de la sociedad civil, etc.


Una estrategia comunicativa también puede tener entre sus
estrategias la comunicación educativa, la formación de pe-
riodistas, la construcción de alianzas, la compra de espacios
informativos y el pago de espacios en medios, entre otros.




33¿Cómo planificar la comunicación en emergencias y desastres?


E. Los soportes o herramientas de comunicación


Las herramientas de comunicación son los materiales o so-
portes de comunicación que viabilizan y apoyan las accio-
nes elegidas para cumplir con los objetivos. La selección de
los materiales o herramientas está determinada por la com-
plejidad, estilo, propósito y sensibilidad del mensaje; público
meta, disponibilidad, accesibilidad y recursos disponibles.


Esas herramientas pueden ser impresas (folletos, plegables,
afiches, boletines, volantes, manuales, carpetas para la
prensa), audiovisuales (videos, spots, cine, películas) radiales
(cuñas, radiorevistas, radionovelas, reportajes, entrevistas),
electrónicos (páginas web, blogs, CD-ROM educativos e in-
teractivos) o alternativos (obras de teatro, canciones, calen-
darios, juegos de mesa, etc.).


F. Programa de actividades


Es el conjunto organizado, coherente e integrado de accio-
nes orientadas a alcanzar los objetivos y que operativizan el
plan. La primera medida para elaborar el programa es preci-
sar el objetivo y las actividades, describir la acción a realizar,
establecer los límites de tiempo en los que se llevará a cabo,
los recursos que requiere y definir las responsabilidades para
su ejecución.


G. Cronograma


Es una matriz de doble entrada en la que se consignan las
distintas actividades que componen el programa y el tiempo
durante el cual se desarrollarán. Ningún proceso de planifi-
cación puede considerarse como tal si no incluye el factor
tiempo que permite medir el cumplimiento efectivo de me-
tas y objetivos.


H. Presupuesto


Cada actividad contemplada en el plan debe contar con re-
cursos financieros y en caso de limitaciones presupuestales que
condicionen la realización y ejecución del programa, la cola-
boración entre instituciones de objetivos afines puede significar
una forma de solventar las deficiencias de presupuesto.




34


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres: Guía para equipos de respuesta


No olvide que los medios de comunicación cuentan con es-
pacios gratuitos destinados a mensajes institucionales o de
bien público. Identifíquelos y gestione su uso.


También, tome en cuenta el inventario de materiales infor-
mativos y educativos disponibles e identifique las instituciones
amigas con las que podría establecer alianzas para cumplir
con las actividades del plan.


I. Seguimiento y evaluación


La evaluación es un instrumento para determinar la efecti-
vidad. Es esencial para la planificación de la comunicación
porque provee retroalimentación acerca del impacto, la re-
cepción y comprensión de los mensajes.


Los mecanismos de seguimiento y evaluación continua del
plan de comunicación deben definirse desde el primer mo-
mento. Esto permitirá determinar quién recibió los mensajes,
cómo fueron recibidos e interpretados, si las estrategias, con-
tenidos y medios fueron los adecuados, si se logró incluir, for-
talecer o modificar las actitudes y prácticas y cuáles serían
los nuevos requerimientos de información. De esta manera
podrá ajustar, adaptar o reorientar las acciones y los men-
sajes a lo largo de todo el proceso. También, podrá obtener
aprendizajes y compartirlos con las autoridades nacionales,
de la OPS/OMS y con otros públicos que así lo requieran.




35¿Cómo planificar la comunicación en emergencias y desastres?


2.4 Ejemplos




Objetivos Audiencia Estrategia Actividades/Herramientas


1. Garantizar la
producción y
divulgación
periódica de
informes de
situación sobre la
evolución de la
emergencia y las
acciones de
respuesta en el
sector salud.


Donantes y
agencias
internacionales,
autoridades de
salud, Sistema de
Naciones Unidas,
actores locales,
medios de
comunicación.


Organizar al
equipo de
comunicación y
gestión de
información para
establecer
mecanismos de
recolección,
análisis producción
y divulgación de
información
técnica.









2. Mantener en la
agenda mediática
información que
facilite reducir los
efectos adversos
en la salud de la
comunidad
afectada.


Comunidad
afectada,
autoridades de
salud, comunidad
internacional.


Fortalecer las
relaciones con los
medios de
comunicación que
permitan la
difusión
permanente de
información.


3. Fortalecer la
participación y
movilización civil
para disminuir el
impacto de las
inundaciones sobre
la salud de la
población.


Comunidad
afectada, líderes
comunitarios, ONG
locales.


Movilización
social,
comunicación
educativa, alianzas
entre todas las
áreas del sector
(Ej. Incluir área de
promoción de la
salud en planes de
respuesta).


3.1 Capacitar a brigadas, docentes
y promotores en comunicación en
salud.


3.2 Sensibilizar a docentes y alcaldes
y planificar con ellos acciones de
salud que permitan enfrentar la
emergencia.


3.3 Jornadas de limpieza y
destrucción de criaderos de
vectores con participación de la
población.


3.4 Sensibilizar a las iglesias para
incluir en sus servicios información
para enfrentar los efectos en la
salud.


3.5 Perifonear mensajes clave sobre
la prevención de enfermedades
como dengue, diarrea y promoción
de hábitos saludables.


3.6 Producir y validar 2 videos, 3
cuñas de radio, 1 manual de
brigadistas para prevenir el dengue
y la diarrea, la hepatitis y para
promover hábitos saludables.


1.1 Identificación de fuentes
relevantes.


1.2 Producción diaria de informes
técnicos.


1.3 Divulgación diaria y sistemática
de acuerdo a la lista de contactos
aprobada.


1.4 Publicación en el sitio web de la
institución.


2.1 Comunicados de prensa,
talleres, entrevistas, distribución de
kit informativo, visitas a las áreas
afectadas.


2.2 Reuniones de trabajo con los
gerentes y editores de los medios
para sensibilizarlos y comprometerlos
en la difusión de medidas para
prevenir enfermedades, hábitos
saludables y planes de respuesta.


2.3 Sensibilizar y capacitar
periodistas sobre medidas para
prevenir enfermedades, como el
dengue, la diarrea, hepatitis B y
promoción de hábitos saludables


Objetivos Audiencia Estrategia Actividades/Herramientas


Acciones de un ministerio de salud en atención a comunidades afectadas por inundaciones.
Acciones de un ministerio de salud en atención a comunidades afectadas por inundaciones.




36


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres: Guía para equipos de respuesta




Objetivos Audiencia Estrategia Actividades/Herramientas


1. Garantizar la
producción y
divulgación
periódica de
informes de
situación sobre la
evolución de la
emergencia y las
acciones de
respuesta en el
sector salud.


Donantes y
agencias
internacionales,
autoridades de
salud, Sistema de
Naciones Unidas,
actores locales,
medios de
comunicación.


Organizar al
equipo de
comunicación y
gestión de
información para
establecer
mecanismos de
recolección,
análisis producción
y divulgación de
información
técnica.










Acciones de un ministerio de salud en atención a comunidades afectadas por inundaciones.


2. Mantener en la
agenda mediática
información que
facilite reducir los
efectos adversos
en la salud de la
comunidad
afectada.


Comunidad
afectada,
autoridades de
salud, comunidad
internacional.


Fortalecer las
relaciones con los
medios de
comunicación que
permitan la
difusión
permanente de
información.


3. Fortalecer la
participación y
movilización civil
para disminuir el
impacto de las
inundaciones sobre
la salud de la
población.


Comunidad
afectada, líderes
comunitarios, ONG
locales.


Movilización
social,
comunicación
educativa, alianzas
entre todas las
áreas del sector
(Ej. Incluir área de
promoción de la
salud en planes de
respuesta).


4. Garantizar un
adecuado
conocimiento y
aplicación de las
normas y guías sobre
los albergues.


Personal de
respuesta del sector
salud.


Comunicación
educativa, formación.


3.1 Capacitar a brigadas, docentes
y promotores en comunicación en
salud.


3.2 Sensibilizar a docentes y alcaldes
y planificar con ellos acciones de
salud que permitan enfrentar la
emergencia.


3.3 Jornadas de limpieza y
destrucción de criaderos de
vectores con participación de la
población.


3.4 Sensibilizar a las iglesias para
incluir en sus servicios información
para enfrentar los efectos en la
salud.


3.5 Perifonear mensajes clave sobre
la prevención de enfermedades
como dengue, diarrea y promoción
de hábitos saludables.


3.6 Producir y validar 2 videos, 3
cuñas de radio, 1 manual de
brigadistas para prevenir el dengue
y la diarrea, la hepatitis y para
promover hábitos saludables.


1.1 Identificación de fuentes
relevantes.


1.2 Producción diaria de informes
técnicos.


1.3 Divulgación diaria y sistemática
de acuerdo a la lista de contactos
aprobada.


1.4 Publicación en el sitio web de la
institución.


2.1 Comunicados de prensa,
talleres, entrevistas, distribución de
kit informativo, visitas a las áreas
afectadas.


2.2 Reuniones de trabajo con los
gerentes y editores de los medios
para sensibilizarlos y comprometerlos
en la difusión de medidas para
prevenir enfermedades, hábitos
saludables y planes de respuesta.


2.3 Sensibilizar y capacitar
periodistas sobre medidas para
prevenir enfermedades, como el
dengue, la diarrea, hepatitis B y
promoción de hábitos saludables


4.1 Convocar asambleas periódicas
para difundir la guía de la buena
convivencia en los albergues.


4.2 Producir carteleras informativas
en los albergues con material sobre
organización, lineamientos de
convivencia saludable y medidas
para prevenir enfermedades, entre
otros.


4.3 Adaptar materiales
comunicativos sobre prevención de
enfermedades y promoción de
hábitos saludables para distribución
en los albergues.

4.4 Producir un video para el
personal médico-operativo sobre las
normas de los albergues y
orientación para lograr su
operatividad.




Objetivos Audiencia Estrategia Actividades/Herramientas


1. Garantizar la
producción y
divulgación
periódica de
informes de
situación sobre la
evolución de la
emergencia y las
acciones de
respuesta en el
sector salud.


Donantes y
agencias
internacionales,
autoridades de
salud, Sistema de
Naciones Unidas,
actores locales,
medios de
comunicación.


Organizar al
equipo de
comunicación y
gestión de
información para
establecer
mecanismos de
recolección,
análisis producción
y divulgación de
información
técnica.










Acciones de un ministerio de salud en atención a comunidades afectadas por inundaciones.


2. Mantener en la
agenda mediática
información que
facilite reducir los
efectos adversos
en la salud de la
comunidad
afectada.


Comunidad
afectada,
autoridades de
salud, comunidad
internacional.


Fortalecer las
relaciones con los
medios de
comunicación que
permitan la
difusión
permanente de
información.


3. Fortalecer la
participación y
movilización civil
para disminuir el
impacto de las
inundaciones sobre
la salud de la
población.


Comunidad
afectada, líderes
comunitarios, ONG
locales.


Movilización
social,
comunicación
educativa, alianzas
entre todas las
áreas del sector
(Ej. Incluir área de
promoción de la
salud en planes de
respuesta).


4. Garantizar un
adecuado
conocimiento y
aplicación de las
normas y guías sobre
los albergues.


Personal de
respuesta del sector
salud.


Comunicación
educativa, formación.


3.1 Capacitar a brigadas, docentes
y promotores en comunicación en
salud.


3.2 Sensibilizar a docentes y alcaldes
y planificar con ellos acciones de
salud que permitan enfrentar la
emergencia.


3.3 Jornadas de limpieza y
destrucción de criaderos de
vectores con participación de la
población.


3.4 Sensibilizar a las iglesias para
incluir en sus servicios información
para enfrentar los efectos en la
salud.


3.5 Perifonear mensajes clave sobre
la prevención de enfermedades
como dengue, diarrea y promoción
de hábitos saludables.


3.6 Producir y validar 2 videos, 3
cuñas de radio, 1 manual de
brigadistas para prevenir el dengue
y la diarrea, la hepatitis y para
promover hábitos saludables.


1.1 Identificación de fuentes
relevantes.


1.2 Producción diaria de informes
técnicos.


1.3 Divulgación diari y sistemática
de acuerdo a la lista de contactos
aprobada.


1.4 Publicación en el sitio web de la
institución.


2.1 Comunica os d prens ,
talleres, e trevistas, distribución de
kit informativo, visitas a las áreas
afectadas.


2.2 Reuniones de trabajo con los
gerentes y editores de los medios
para sensibilizarlos y comprometerlos
en la difusión de medidas para
prevenir enfermedades, hábitos
saludables y planes de respuesta.


2.3 Sensibilizar y capacitar
periodistas sobre medidas para
prevenir enfermedades, como el
dengue, la diarrea, hepatitis B y
promoción de hábitos saludables


4.1 Convocar asambleas periódicas
para difundir la guía de la buena
convivencia en los albergues.


4.2 Producir carteleras informativas
en los albergues con material sobre
organización, lineamientos de
convivencia saludable y medidas
para prevenir enfermedades, entre
otros.


4.3 Adaptar materiales
comunicativos sobre prevención de
enfermedades y promoción de
hábitos saludables para distribución
en los albergues.

4.4 Producir un video para el
personal médico-operativo sobre las
normas de los albergues y
orientación para lograr su
operatividad.


En la página 37 usted encontrará una lista de verificación
con algunas de las tareas que debe tener presente a lo largo
del proceso de planificación. Quizás algunas pueden pare-
cer evidentes, pero durante las emergencias y los desastres,
ninguna obviedad está de más.


4. Garantizar un
adecuado
conocimiento y
aplicación de las
normas y guías sobre
los albergues.


Personal de
respuesta del sector
salud.


Comunicación
educativa, formación.


4.1 Convocar asambleas periódicas
para difundir la guía de la buena
convivencia en los albergues.


4.2 Producir carteleras informativas
en los albergues con material sobre
organización, lineamientos de
convivencia saludable y medidas
para prevenir enfermedades, entre
otr s.


4.3 Adaptar materiales
comunicativos sobre prevención de
enfermedades y promoción de
hábitos saludables para distribución
en los albergues.

4.4 Producir un video para el
personal médico-operativo sobre las
normas de los albergues y
orientación para lograr su
operatividad.




37¿Cómo planificar la comunicación en emergencias y desastres?


2.5 Lista de verificación1


1 Lista de acciones que el equipo de respuesta puede revisar cuando es enviado a
una emergencia (no son acciones secuenciales).




© OPS/OMS




Características de la información en situaciones
de desastre3.1


3.2
3.3
3.4
3.5
3.6


Capítulo 1


¿Cómo se gestiona la información
durante una emergencia o desastre?


Capítulo 3


Responsabilidades del equipo de respuesta en
la gestión de la información y comunicación


Preparación de una página web sobre la
emergencia


Preparación y difusión de reportajes y noticias


Actores y fuentes de información en desastres y
emergencias




El ABC de los reportes de situación


Este capítulo hace un recorrido por los escenarios en los que se produce
y se utiliza la información durante las emergencias. A su vez, detalla el rol
de los actores que participan durante la respuesta y explica, paso a paso,
cómo convertir los datos y la información en productos que hagan visible
las necesidades de la población y que permitan tomar decisiones con el
fin de atender las necesidades de forma rápida y efeciente.




40


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Características de la información en
situaciones de desastre3.1


Las situaciones de desastre o emergencia grave suelen traer
consigo caos y confusión. Los mecanismos habituales de go-
bierno y gerencia de las instituciones se alteran produciendo
obstáculos y dificultades para obtener y generar información.
Si bien estos factores implican una limitante, nunca debe ser
una justificación para no producir y circular información.


Es muy probable que durante las primeras horas del desastre
la información no sea abundante ni muy fiable. En esa eta-
pa, el mayor desafío es garantizar que la información que
circula sea clara y que refleje las necesidades prioritarias de
la población afectada. El segundo gran desafío es que la
información se produzca y actualice con frecuencia.


La prensa nacional e internacional es también uno de los
actores que demanda mayor información. Su trabajo brinda
cobertura al impacto del desastre, a las necesidades de las
poblaciones y a los mecanismos de respuesta que han sido
establecidos. También es frecuente que llame la atención
de la opinión pública sobre la responsabilidad del Estado en
la atención del desastre y sobre la calidad de la ayuda que
reciben los afectados.


©
O


P
S


/O
M


S


El mayor desafío durante las
primeras horas del desastre
es garantizar que la informa-
ción que circula sea clara y
que refleje las necesidades
prioritarias de la población
afectada.




¿Cómo se gestiona la información durante una emergencia o desastre?


41


Algunos puntos esenciales para tener muy en cuenta:


El manejo de la información será más exitoso en la medi-
da en que se planifiquen y preparen los mecanismos para
su recopilación, producción y divulgación.


En una situación de desastre o emergencia es indispen-
sable que se conozcan y contacten de antemano a las
fuentes de información más fiables. Saber cuáles son los
mecanismos de intercambio de información utilizados
ayuda a convertirlos en fuente de datos para el trabajo
de comunicación y gestión de información.


También es recomendable que se disponga de mapas
y estudios de vulnerabilidad, estadísticas de población,
indicadores socio-económicos, datos históricos u otras
informaciones útiles sobre desastres que permitan com-
prender mejor el impacto de la emergencia.


Para la comunidad internacional la información es la de-
manda número uno. Los gobiernos, las agencias de coo-
peración y los organismos de ayuda humanitaria necesi-
tan conocer cuál es el impacto del desastre y cuáles son
las necesidades de la población. Muchos de ellos despla-
zan su propio personal al área del desastre con el fin de
obtener información de primera mano.


Los medios nacionales e internacionales también están
atentos. Sus principales demandas son cifras, imágenes,
opiniones de expertos, testimonios de la población afec-
tada e información básica sobre la respuesta emprendida
por las autoridades y los organismos nacionales e interna-
cionales y el uso que se da a la ayuda internacional.


Los comunicadores del equipo de respuesta tienen como
tarea recopilar y convertir en información clara y com-
prensible los reportes técnicos producidos por profesio-
nales de diversas disciplinas. Los datos suministrados por
especialistas en epidemiología, agua y saneamiento,
medio ambiente, salud mental, evaluación de daños en
hospitales, logística, adquisiciones, administración, etc.
son la materia prima para elaborar los informes que per-
mitirán visibilizar las necesidades y compartirlas con todos
los actores del sector salud.




42


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


En una emergencia la recopilación, producción y divulga-
ción de información es clave tanto interna como externa-
mente. Si la información se produce y se circula a tiempo se-
rán mayores las probabilidades de que las decisiones sean
oportunas y efectivas. Esa información se convertirá, a su
vez, en la base de los mensajes que se dirijan a la población
afectada y a la opinión pública en general.


Siempre que sea posible y de acuerdo con la complejidad
de la emergencia, los equipos regionales de respuesta con-
tarán con una persona experta o con un equipo de trabajo
en el tema. Sus principales funciones estarán centradas en
la recopilación, procesamiento y publicación de la informa-
ción asociada con el desastre, ya sea en forma de reportes
de situación SITREP o de productos dirigidos a los medios de
comunicación, u otras audiencias.


Dependiendo de la situación, el menú de potenciales fun-
ciones es grande; la persona o el grupo responsable de la
gestión de la información y comunicación puede:


Recopilar la información técnica sobre desastres pro-
ducida tanto por las autoridades nacionales de sa-
lud, como por el Equipo de Respuesta a Desastres de
la OPS/OMS u otras organizaciones.


Elaborar informes de situación, colaborar en pro-
puestas de proyectos, informes de proyectos y otros
documentos técnicos, tanto internos como externos.


Coordinar las acciones de intercambio, divulgación
y distribución oportuna y eficiente de la información,
tanto a nivel interno como a través del circuito de ac-
tores del sistema nacional e internacional de respues-
ta a desastres.




3.2


1 Aunque han sido pensadas para los equipos de respuesta de la OPS/OMS, estas
responsabilidades pueden aplicarse también a la labor de cualquier otro equipo de
respuesta del sector salud.


Responsabilidades del equipo
de respuesta en la gestión de la
información y la comunicación1




¿Cómo se gestiona la información durante una emergencia o desastre?


43


Promover, facilitar y/o producir recursos (fotografías,
mapas, gráficos, videos, informes de prensa, etc.) que
documenten el impacto de la emergencia y de las
acciones de respuesta del sector salud y de la OPS.


Asesorar a la o el Representante de la OPS en el ma-
nejo de los medios de comunicación; monitorear su
trabajo y coordinar las acciones necesarias para res-
ponder a sus necesidades.


Elaborar y distribuir comunicados de prensa, manejar
las solicitudes de información de los medios de comu-
nicación y garantizar la cobertura y divulgación de
los mensajes clave.


Monitorear la cobertura de los medios de comunica-
ción sobre el impacto de la emergencia, los avances
de la respuesta del sector salud, las recomendaciones
a la población, etc.


Apoyar el desarrollo e implementación de un plan
de comunicación para la emergencia, que incluya
además la elaboración, producción y distribución
de materiales de información, educación y promo-
ción de la salud necesarios para comunicarse con la
población.


Promover y facilitar las acciones de visibilidad que re-
salten la labor del sector salud, el apoyo y asistencia
que brinda la OPS/OMS y el respaldo de los donantes
al sector salud a través de la OPS.


Asesorar a las autoridades de salud en la planifica-
ción, diseño y desarrollo de cualquier otra acción de
gestión de información y comunicación conveniente
para facilitar la respuesta y proteger la salud de los
afectados.


Esta diversidad de tareas deja ver que durante un desastre
la gestión de la información y las acciones de comunicación
pueden variar mucho en función del contexto y de las nesesi-
dades locales e internacionales. En todos los casos, el Equipo
de Respuesta se enfrentará a situaciones o escenarios que
podrían dificultar tanto el acceso a la información como su
sistematización y divulgación. La mejor forma de manejar
esos obstáculos es identificarlos a tiempo.




44


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Consejos para evitar problemas en la gestión de la información


� Establezca y socialice pasos y responsabilidades claras y
ágiles para su recopilación, procesamiento, verificación
y aprobación, tanto a lo interno del equipo de respuesta,
como entre la OPS/OMS y las autoridades nacionales. Trate
de responder: ¿Quién produce qué, cuándo y con qué
contenidos?, ¿Quién informa a quién, cuándo y con qué
información?, ¿Quién aprueba la información antes de
hacerse pública?


� Los mecanismos de recolección y de análisis de información
deben ser compartidos por todas las personas del equipo
que participen en esas funciones. Si los métodos, formatos y
procedimientos son comunes, el resultado será armonizado,
más eficiente y sencillo de sistematizar.


� Tener información excesiva y confusa puede ser tan delicado
como no tenerla. Busque siempre el equilibrio entre la
oportunidad (rapidez) y cantidad/calidad de la información.


� Para garantizar que la información esté siendo útil y no
subutilizada, busque retroalimentación de las autoridades
o instituciones que la reciben y establezca procedimientos
claros y periódicos de distribución y monitoreo.


� Si la tecnología, los servicios de telefonía, Internet o de
electricidad son deficientes o inexistentes, busque sistemas
alternativos que le permitan obtener, producir y circular la
información desde la zona afectada.


� Trate de evitar los excesos de protagonismo en el manejo de
la emergencia. La anticipación de sensibilidades políticas
y su adecuado control pueden marcar la diferencia en la
recopilación y difusión de la información.


� La planificación y el trabajo previo le permitirán anticipar los
escenarios más complejos y organizar los recursos para usarlos
de la manera más eficiente. También le ayudará a manejar
mejor situaciones en las que deba trabajar con personas con
poca experiencia en la gestión de información.




¿Cómo se gestiona la información durante una emergencia o desastre?


45


Actores y fuentes de información sobre
desastres y emergencias3.3


El primer paso para acceder a la información sobre el desas-
tre es conocer los actores y los mecanismos técnicos y geren-
ciales que intervienen en la gestión de una emergencia. Sean
nacionales o internacionales, es prioritario generar mecanis-
mos de coordinación con ellos, de manera que sus sistemas
de producción y divulgación de información se alimenten
con los reportes del sector salud y viceversa.


Entre los más importantes destacan el centro de operaciones
de emergencia, las salas de situación y los espacios de infor-
mación articulados por la cooperación internacional. Aún
cuando en las primeras horas del desastre o la emergencia
estos actores o mecanismos no se encuentren funcionando
al 100% de su capacidad, deben ser siempre fuente prioritaria
de información.


©
O


P
S


/O
M


S




46


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


A. El COE o Centro de Operaciones de
Emergencia


Es un mecanismo de articulación, conducción y toma de de-
cisiones para la gestión de la emergencia. Sus roles centrales
son coordinar la emergencia y tomar las decisiones políticas y
técnicas para garantizar una respuesta eficaz y oportuna. Los
COE actúan siempre de acuerdo a la información disponible
y están organizados bajo criterios sectoriales (COE del sector
salud) y geográficos (COE nacional, local, regional).


De acuerdo con el país y la magnitud del desastre, se puede
organizar un COE interno en las oficinas de OPS/OMS, uno en
el Sistema de Naciones Unidas, otro en el Ministerio de Salud y
además, siempre debe existir un COE intersectorial organiza-
do por la entidad nacional de protección civil, donde hay un
representante del sector salud.


Los COE disponen de un local estable, y deben estar equipa-
dos con los recursos tecnológicos y humanos necesarios para
dar un seguimiento riguroso a cada detalle de la respuesta a
la emergencia.


B. La Sala de Situación


Es una herramienta técnica de recolección y análisis de infor-
mación en apoyo a la toma de decisiones del COE. Es el sitio
que recibe, sistematiza, procesa y divulga la información.


Físicamente, puede estar o no articulada con el COE, compar-
tir infraestructura, estar en un anexo o en otro espacio distinto.
Puede incluso ser una sala virtual, con información disponible
en la web. Muchas oficinas de OPS/OMS han creado salas de
situación de manera permanente o han apoyado su creación
en los ministerios de salud.


Para el equipo de respuesta, la sala de situación debe ser un
punto de recolección y análisis, pero también de divulgación
de información. Todos los informes, evaluaciones y reportes
especializados que nutren los datos y los análisis de la sala de
situación pueden ser fuente para los reportes de situación del
sector salud. De igual manera, los reportes del sector salud van
a la sala de situación, que pone esa información al servicio de
otros actores.




¿Cómo se gestiona la información durante una emergencia o desastre?


47


C. La evaluación de daños y necesidades
(EDAN)


La evaluación de daños y necesidades (EDAN) es un mecanis-
mo esencial para tomar decisiones. Pueden ser generales o
específicas del sector salud, pero en todos los casos su función
es identificar el impacto del desastre y las necesidades de la
población.


La EDAN-salud busca determinar el tipo y la extensión de los
efectos del desastre en la salud de las comunidades afecta-
das, los daños específicos y las áreas que requieren ser interve-
nidas con mayor urgencia. Es una medida que evalúa no sólo
la salud de los afectados, sino también las condiciones sanita-
rias y el estado de los establecimientos y los servicios de salud.
La OPS/OMS apoya directamente a las autoridades de salud
para realizar el EDAN-salud y participa en las evaluaciones
multisectoriales que realiza el Sistema de Naciones Unidas.


La EDAN-salud no es un proceso fijo y estático; es dinámico y
evoluciona de acuerdo con la situación de la emergencia,
por eso se realiza y se actualiza periódicamente. La informa-
ción obtenida en las primeras horas servirá para responder a
las necesidades más urgentes, que permitan salvar vidas y ali-
viar el sufrimiento humano. La información que se genere en
las 48 a 72 horas siguientes a la emergencia permitirá cuantifi-
car los daños para planificar la asistencia sanitaria y los recur-
sos para la rehabilitación.




48


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Los datos se recopilan completando unos formularios especiali-
zados establecidos con anterioridad y disponibles en los anexos
de esta guía.


D. La cooperación internacional
En situaciones de desastre, equipos y expertos internacionales
intervienen en apoyo a los gobiernos, usualmente en coordi-
nación con las autoridades nacionales y con las agencias de
cooperación ya presentes en el país afectado.


A los actores humanitarios tradicionales –como las agencias de
las Naciones Unidas o el Movimiento de la Cruz Roja- se suman
cada vez más organizaciones no gubernamentales con una
gran capacidad logística y de movilización de recursos. Los do-
nantes, ya sean privados o públicos, individuales o corporativos,
también han aumentado y diversificado su participación.


Este conjunto de actores también ha hecho de la información
su materia prima para tomar decisiones. Dónde intervenir,
cómo apoyar y cuánto invertir en la respuesta son preguntas
que sólo encuentran solución en información fiable, clara y
de calidad sobre el impacto del desastre en la población
y sobre las soluciones pendientes o ya puestas en marcha.
Los expertos en comunicación y gestión de información
deben conocer quién hace qué, identificar muy bien los
flujos de información y estar preparados para contribuir en la
preparación de informes, propuestas o proyectos con y para
la cooperación internacional.


E. El Sistema de Naciones Unidas
En cada país, el trabajo del Sistema de las Naciones Unidas
está dirigido por su Coordinador Residente. Durante una situa-
ción de desastre, el Coordinador Residente es también quien
lidera el trabajo de los equipos UNETE, conformados por repre-
sentantes de todas las agencias de Naciones Unidas presen-
tes en el país. UNETE es una herramienta técnica interagencial
para apoyar la capacidad de respuesta del Sistema y reporta
directamente al UNDMT (Equipo de Gerencia de Desastres de
las Naciones Unidas, según siglas en inglés), presidido por el
Coordinador Residente de Naciones Unidas.


Los grupos UNETE colaboran en el análisis de la situación de
emergencia, la evaluación de las solicitudes de ayuda inter-
nacional, la verificación de la información que será incluida en
los reportes de situación y asesoran al Coordinador Residente
sobre las decisiones que puede o debe tomar el Sistema.




¿Cómo se gestiona la información durante una emergencia o desastre?


49


Además, el Coordinador Residente de NU es el responsable
de solicitar a OCHA (la Oficina de Coordinación de Asuntos
Humanitarios de las Naciones Unidas) la movilización del Equi-
po de Naciones Unidas para la Evaluación y Coordinación en
Caso de Desastres (UNDAC). Conformados por profesionales
expertos en manejo de desastres, el UNDAC se moviliza du-
rante las primeras horas luego de la emergencia o el desastre
y su misión es evaluar las necesidades más urgentes de la po-
blación afectada y comunicarlas a la comunidad nacional e
internacional, siempre en estrecha coordinación con las au-
toridades del país .1


2


Con el propósito de fortalecer la coordinación entre todos los
actores que participan en la respuesta humanitaria y de me-
jorar la calidad de la respuesta, el Sistema de Naciones Unidas
ha impulsado un proceso conocido como Reforma Humani-
taria.

Una de sus medidas es la conformación de nueve grupos de
trabajo sectoriales, conocidos como “clusters” que tienen
como tarea coordinar y estimular la colaboración en las áreas
de nutrición, agua, salud, albergues de emergencia, logística,
telecomunicaciones, recuperación temprana, protección y
coordinación de campo.


Cuando en un país el Coordinador Residente del Sistema de
Naciones Unidas (en coordinación con las autoridades nacio-
nales) decide activar este sistema de grupos especializados,
la OPS/OMS es responsable del liderazgo del “cluster” de sa-
lud. Su rol no es reemplazar a las autoridades de salud, sino
brindar apoyo y asistencia, contribuir a que el trabajo de las
autoridades nacionales, organismos internacionales, ONG y
de todos los actores se desarrolle de manera más coordinada
y eficiente.


2 Tomado de la Sección de Coordinación de Campo de OCHA .Vea http://
ochaonline.un.org/Coordination/FieldCoordinationSupportSection/UNDACSystem/
tabid/1414/Default.aspx
3 La información para este apartado fue tomada de “Reforma Humanitaria. Ha-
cia una respuesta humanitaria más fuerte y predecible”. El documento completo
puede verse en http://www.redhum.org/archivos/pdf/ID_2250_Redhum-PA-PPT_
Introduccion_a_la_reforma_humanitaria-OCHAROLAC-20071205.pdf. Recomenda-
mos consultar además: www.humanitarianreform.org


2.


F. Los grupos de trabajo de la Reforma
Humanitaria3




50


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


También, la OPS/OMS suele contribuir al trabajo de los “clus-
ter” de agua y albergues de emergencias, liderados por
UNICEF y la Federación Internacional de Sociedades de la
Cruz Roja y de la Media Luna Roja, respectivamente.


Para la comunicación y la gestión de información, la activa-
ción del “cluster” supone un trabajo adicional de coordina-
ción e intercambio de información con todos los socios, ONG
e instituciones que participan en la respuesta.


G. La movilización de recursos


Los mecanismos para obtener fondos humanitarios son múlti-
ples y obedecen a los intereses y procedimientos de los prin-
cipales donantes internacionales. En todos ellos, la calidad
de la información es un elemento clave para movilizar recur-
sos. Contribuir a completar las solicitudes de financiamiento
puede ser otra de las tareas de los responsables de gestión
de información. Es importante familiarizarse con los formatos y
procesos administrativos antes de que llegue la emergencia.


El “Flash Appeal” es un llamamiento de ayuda internacional
del Sistema de las Naciones Unidas. Suele publicarse una se-
mana después de ocurrido el desastre y presenta una des-
cripción general y breve –pero precisa- de las necesidades
más urgentes para los próximos 6 meses. Si la emergencia se
extiende más allá de los seis meses, el Flash Appeal puede
ser parte de un proceso más extenso llamado “Llamamiento
consolidado”. En ambos casos, el responsable de la elabo-
ración del documento es el Coordinador Residente, con el
apoyo de los expertos de OCHA4.


Este llamamiento internacional es intersectorial, cada agen-
cia prepara la parte que le corresponde y lo envía al Coodi-
nador Residente. Puede incluir tanto proyectos de las agen-
cias del Sistema de Naciones Unidas, de otras organizaciones
internacionales, como de sociedades de la Cruz Roja y ONG.
Los ministerios del gobierno –como el ministerio de salud- sólo
pueden participar dentro de los proyectos presentados por
las agencias del Sistema de Naciones Unidas (SNU).


4 En la página Web www.humanitarianreform.org, en la sección de “Resources and
tools” puede conocer más sobre estos mecanismos de Naciones Unidas. También
puede consultar las sección de herramientas de www.redhum.org


Mecanismos dentro del Sistema de Naciones Unidas




¿Cómo se gestiona la información durante una emergencia o desastre?


51


Previendo posibles demoras en la aprobación del
Flash Appeal, el SNU ha puesto en marcha un mecanismo
más rápido de financiamiento humanitario: el Fondo Central
de Respuesta para Emergencia (CERF, por sus siglas en inglés).
Este fondo cubre hasta tres meses de trabajo, pero sólo pue-
de ser solicitado por las agencias del SNU. También está bajo
la responsabilidad del Coordinador Residente y llega a con-
vertirse en un componente del Flash Appeal.


En ambos mecanismos, la OPS/OMS lidera el desarrollo del com-
ponente de salud y colabora con el de agua y saneamiento.
El SNU presenta a la comunidad donante estos llamamientos y
cada donante contribuye con el monto deseado, en el com-
ponente de su interés. Si llegan los fondos, cada agencia ad-
ministra la parte que le corresponde (en este caso, la OPS/OMS
maneja los fondos destinados a la parte de salud).


En cualquier caso, es conveniente establecer una relación pre-
via con los países donantes y conocer sus fórmulas y procesos
de cooperación en emergencias.


Algunos donantes como ECHO (la Oficina Humanitaria de
la Unión Europea), OFDA-AID o CIDA (Canadá) tienen sus
propios formatos y procedimientos que también deben co-
nocerse con anticipación.


3.4 El ABC de los reportes de situación
Los reportes de situación son informes, usualmente diarios,
donde se describe el estatus de la emergencia, su impacto,
las necesidades de la población y las acciones llevadas a
cabo para atenderlas. Conocidos como SITREP (por las siglas
en inglés de situation report), estos informes deben presentar
hechos, no conjeturas, lo que les convierte en una fuente de
información fiable sobre el estado del desastre.


Otros mecanismos


La contribución más importante del equipo de comunica-
ción para la movilización de recursos es asegurar la dispo-
nibilidad de información con la mayor calidad, pertinencia
y oportunidad posible, con la que se podrá abastecer las
propuestas y procedimientos específicos.




52


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Para el Equipo Regional de Respuesta de la OPS/OMS la pro-
ducción de los SITREP es una actividad prioritaria. Es ahí don-
de se recogen los resultados de la evaluación de daños y
necesidades que permitirán que se tomen decisiones para
responder a los requerimientos de la población afectada.


Cuando se trata de una emergencia de gran impacto, dife-
rentes miembros del equipo de respuesta envían información
desde los lugares afectados, o bien generan informes parcia-
les de la zona. Esto hace imprescindible la consolidación y el
análisis de la información, de manera que la OPS/OMS publi-
que un informe oficial único cada día o con la periodicidad
que se establezca.


Cada agencia u organización usa formatos o modelos
diferentes, pero suelen estructurarse en función de puntos
comunes. En el caso de OPS/OMS, se produce un SITREP
diario cuya información puede ser la base para generar
otros informes más específicos, o bien, que atiendan las
necesidades de audiencias más amplias y diversas. En el
anexo ll pueden encontrar el formato propuesto por la OPS/
OMS y varios ejemplos prácticos de informes producidos en
emergencias.


Una vez concluido el SITREP y antes de divulgarlo, solicite a
algún colega que lo lea por usted. Pregúntense ¿Este repor-
te servirá para planificar y tomar decisiones? ¿Contribuirá a
que los donantes otorguen fondos? ¿Reforzará la imagen y
la visibilidad de las autoridades de salud y de la OPS/OMS?
La producción del SITREP debe contar con un claro y prácti-
co protocolo de aprobación.


Recuerde también que otras ONG y agencias del Sistema de
Naciones Unidas también publican SITREP. Es muy importante
compartir los nuestros y conocer los suyos.


A. ¿Cómo se hacen los SITREP?


Todas las personas del Equipo de Respuesta de OPS/OMS
deben tener habilidades y conocimientos para producir los
SITREP, pero generalmente son los especialistas en informa-
ción y comunicación los responsables de su consolidación y
divulgación.




¿Cómo se gestiona la información durante una emergencia o desastre?


53


Para elaborar los informes, el equipo de respuesta debería
contar con el equipamiento nesesario: una computadora
portátil con conexión a Internet, un GPS, un celular y un telé-
fono satelital. La redundancia en la comunicación es siem-
pre necesaria, tanto para la voz como para los datos. Cuan-
tos más canales disponibles, mejor.


Las fuentes primarias de información para el SITREP son los
técnicos del equipo de respuesta de salud, las autoridades
del sector salud y de otros sectores, los representantes de la
población afectada y los equipos de otras agencias que es-
tén realizando evaluaciones de daños y necesidades en la
zona afectada.


Las preguntas básicas que responde el SITREP de
OPS/OMS


� ¿Cuál es el estado de la zona afectada por el
desastre?


� ¿Cuál es la población afectada?


� ¿Hay sectores, grupos o comunidades más afectadas
o vulnerables?


� ¿Cuál es el impacto en la salud de las personas?


� ¿Cómo impacta en las condiciones sanitarias y los
servicios de salud?


� ¿Cuáles son las principales necesidades?


� ¿Cuáles necesidades han sido cubiertas?


� ¿Qué no se necesita?


� ¿Qué hace el sector salud y cuáles serán sus acciones
inmediatas?


� ¿Qué hace la OPS y cuál es su plan de acción
inmediato?


� ¿Cuál es la capacidad del Estado para responder al
desastre o a la emergencia?


� ¿El Estado ha solicitado ayuda externa?




54


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Las bases de datos existentes, los sitios web, los documentos
de otras agencias y las publicaciones de los medios deben
ser consideradas fuentes secundarias. Siempre que sea posi-
ble, es útil validar la información en el nivel local, combinar y
contrastar las diferentes fuentes.


B. Los diversos tipos de SITREP


En la práctica, tan pronto como la evaluación de daños y
necesidades lo permita, hay que detallar y procesar la infor-
mación de salud, para luego publicarla y actualizarla en los
SITREP.


Los reportes de salud pueden ser diarios y para distribución
interna de la OPS/OMS; diarios y para distribución interna del
Sistema de Naciones Unidas –que lo incluirá a su vez en su
SITREP oficial- y también, diarios y dirigidos a otras audiencias,
como ONG y medios de comunicación.


Aunque vayan dirigidos a distintos destinatarios, la informa-
ción básica que circula es común. La clave está en adaptar-
la y modificarla según las múltiples necesidades de quienes
la reciben y según las prioridades de la OPS/OMS.


Los SI y NO de los SITREP


SI NO


Vuelva simple lo complejo.


Sea breve y conciso.


Utilice lenguaje directo y claro.


Analice situaciones y tendencias.


Indique sus fuentes de información.


Incluya mapas e imágenes.


Explique sus tablas y figuras.


Indique sus autores.


Incluya fecha y hora de publicación.


Incluya el logo y nombre de OPS/OMS.


Explique los acrónimos y las siglas.


No recargue o adorne el texto.


Evite el abuso de adjetivos y adverbios.


No use la voz pasiva, sólo la activa.


No haga afirmaciones vagas.


No asuma que el lector conoce el
país afectado o la situación de desastre.
No repita la misma información en cada informe,
conserve sólo la que no requiere ser actualizada.
No incluya información poco fiable o que
no haya sido confirmada o validada.




¿Cómo se gestiona la información durante una emergencia o desastre?


55


El contenido y la dinámica de los SITREP también pueden va-
riar en función del momento de la emergencia en que se
produzcan.


� Los informes preliminares son los que se generan des-
de el inicio hasta 48 horas después de la emergencia.
Se caracterizan porque son más breves y más sintéti-
cos. Lo común es que durante esa etapa la informa-
ción sea escasa, confusa, parcial e incompleta. El va-
lor del SITREP es entonces explicar y transmitir lo mejor
posible el impacto del desastre y anticipar las tenden-
cias de la respuesta en el área de salud.


� Los informes complementarios son posteriores a las
primeras horas del desastre o la emergencia y expli-
can la evolución de situación. Este informe da mayor
cobertura y detalle sobre las áreas técnicas (servicios
de salud, vigilancia epidemiológica, agua y sanea-
miento, etc.) y geográficas (distinguiendo las más y las
menos afectadas).


La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de
Asuntos Humanitarios (OCHA) también publica reportes de
situación, donde el apartado de salud se construye con los
resúmenes diarios producidos y enviados por la OPS/OMS.


Su esquema incluye:


Emergencia, lugar, día.


Situación general.


Avances en la respuesta nacional e internacional (prin-
cipales necesidades, los logros o avances importantes,
los desafíos pendientes y los vacíos más importantes
en la asistencia).


Recuerde:


Los reportes de situación constituyen un mecanismo que
permite hacer visibles los avances en la fase de respuesta,
a la vez que le permiten a la comunidad mantenerse
informada, fortaleciendo una cultura de transparencia y
rendición de cuentas.




56


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


C. Divulgación de los SITREP


Los mecanismos de distribución y divulgación, así como la
periodicidad y los destinatarios de los SITREP se deben esta-
blecer, aprobar y socializar con claridad. Salvo situaciones
delicadas o muy especiales que impliquen confidencialidad
o reserva de algunos contenidos, los SITREP de la OPS/OMS
deben ser distribuidos a estos públicos:


En la sede de OPS/OMS en Washington, la Dirección,
el Área de Desastres (PED), el Centro de Operaciones
de Emergencia (COE)5 y otras posibles áreas técnicas
involucradas en la emergencia.


El Sistema de Naciones Unidas en el país y la oficina
regional de OCHA en Panamá.


Las autoridades de salud que señale el Representan-
te de OPS/OMS.


Otras autoridades del país que señale el Represen-
tante de OPS/OMS.


Se recomienda además publicarlo en la página web
de las oficinas de la OPS/OMS. De ser conveniente,


a los medios de comunicación, agencias internacio-
nales y donantes (previa autorización del Represen-
tante de OPS/OMS).


Durante una emergencia, las páginas web deben convertirse
en un sitio de referencia y preferencia para quienes deman-
dan reportes y análisis sobre las necesidades de la población
y los avances en la respuesta.


Los sitios tienen que actualizarse constantemente. En el caso
de la OPS/OMS, siempre que sea posible, debe asignarse un
técnico y un comunicador que le den mantenimiento a su
estructura y sus contenidos.


5 El Centro de Operaciones de Emergencia de la OPS/OMS está en Washington DC
y funciona de manera permanente. Sus objetivos son: recopilar, analizar y difundir
información relacionada con eventos que pueden convertirse en emergencias y
facilitar la coordinación del Grupo de Trabajo de Desatres y del Grupo de Trabajo
de Alerta y Respuesta a Epidemias.


3.5 Preparación de una página web sobre la emergencia




¿Cómo se gestiona la información durante una emergencia o desastre?


57


También se deben prever mecanismos eficientes de revisión
y aprobación de la información que será publicada. Se re-
comienda que se construyan y se validen previamente for-
matos o estructuras temáticas (“templates”, en inglés) para
la página o la sección de la emergencia, de tal forma que
cuando llega el momento de publicar la información se re-
duce la improvisación y se facilita la organización.


Contar con un sitio web facilita y organiza el intercambio de
información entre técnicos y consultores de diferentes áreas,
entre agencias e instituciones (Defensa Civil, el Sistema de
Naciones Unidas, Ministerios de Salud, Cruz Roja) y entre la
OPS/OMS y los medios de comunicación. A la vez, es un re-
curso que visibiliza las acciones del sector salud y fortalece
una cultura de rendición de cuentas y transparencia.


Cada vez más, se convierte en una fuente de información
básica para donantes, para la comunidad internacional en
general e incluso para la población del país que –afectada
o no- desea conocer los mecanismos y las acciones de res-
puesta.




 Informes de otros sectores o
agencias


 Mapas y estadísticas sobre los daños


 Información epidemiológica y de los
servicios de salud afectados


 Galería fotográfica sobre la
emergencia


 Recomendaciones para la
población

 Comunicados y recursos para la
prensa


 Enlaces a otras fuentes de
información


Recursos útiles para el sitio web


 Tablas con datos socioeconómicos

 Perfiles de salud o gestión de riesgo


 Publicaciones y guías técnicas
sobre desastres


 Enlaces a medios de comunicación


 Enlaces a sitios web con información
sobre el país o sobre desastres (centros
de información, bases de datos,
institutos de investigación, etc.)


Información de apoyo Información prioritaria


SITREP de salud




58


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Durante las emergencias se generan oportunidades para
mostrar los resultados alcanzados en el sector salud, dar visi-
bilidad al uso de los recursos y promover mejores prácticas y
lecciones aprendidas que sirvan a otros de ejemplo.


Se pierden demasiadas oportunidades de recolectar y di-
fundir historias, programas y casos que enriquecen e incluso
justifican los esfuerzos de cooperación. La memoria colecti-
va en las emergencias y desastres es muy volátil, y es bueno
poder trasmitir ejemplos y prácticas que puedan beneficiar
a otros en el futuro y que servirán además para campañas
y acciones de concienciación pública y promoción de la
salud.


Por eso es necesario llamar la atención para que los respon-
sables de información y comunicación busquen los espacios
y las oportunidades para incrementar la visibilidad sobre los
esfuerzos desplegados en la respuesta, y en general para
que se pueda ganar visibilidad y protagonismo de las activi-
dades de salud y desastres en las agendas y en las decisio-
nes estratégicas nacionales e internacionales.


Las siguientes son algunas propuestas de temas para la pro-
ducción de historias humanas y otro tipo de productos infor-
mativos:


Haga el seguimiento a la historia de una familia o
comunidad afectada que represente los problemas
de salud provocados por la emergencia y las
soluciones ofrecidas por las autoridades nacionales
y OPS/OMS. Haga un registro sobre su estado –por
ejemplo- una semana, un mes, seis meses y un año
después del desastre.


Identifique una persona o familia que haya hecho
una donación y explique qué pasa con ese recurso
desde que se hace efectivo hasta que se entrega
–en forma de agua, medicamentos, etc.- a una fami-
lia afectada.


3.6 Preparación y difusión de reportajes y noticias




¿Cómo se gestiona la información durante una emergencia o desastre?


59


Recopile testimonios representativos y publíquelos
con creatividad: “Cuatro semanas, cuatro historias”;
“Diez familias, mil esperanzas”.


Escriba pequeñas notas sobre el personal del sector
salud, narre de dónde viene, cuál es su trabajo, cómo
es la jornada típica o cuáles son sus emociones.


Elabore foto-reportajes, historias contadas con imá-
genes que resuman los retos que enfrentan las perso-
nas afectadas y las acciones que llevan a cabo para
superarlos. Es importante mostrar la capacidad y la
fortaleza de las comunidades.


Identifique personajes que son importantes pero que
a veces se vuelven invisibles: personal médico, equi-
pos de respuesta, pacientes de hospitales, promotores
de salud, madres de familia responsables de la salud
de su comunidad o su albergue, entre otros.


Identifique centros o servicios que han dejado de fun-
cionar o han sido afectados, teniendo en cuenta el
impacto social sobre la comunidad, que justo cuan-
do más los necesitan, no cuentan con estos servcios
de salud.


En todos los casos, recuerde consultar a la población sobre
el uso que dará a la información, solicite su autorización en
caso de que vaya a publicar su imagen en algún medio y
ante todo, respete siempre su dignidad.


Asegure que la información sea respetuosa de la identidad,
la cultura y la forma de ver el mundo de la comunidad y pon-
ga en práctica los principios y normas de gestión de informa-
ción que se detallan en el capítulo 1 de esta guía.




© OPS/OMS




4.2 Entendiendo a los medios de comunicación


4.3 ¿Qué buscan los medios?


4.4 ¿Cómo llegar a los medios?


4.5 Recomendaciones para el vocero oficial


4.6 Monitoreo de información


4.7 Los medios después de la emergencia


Capítulo 4


¿Cómo trabajar con los medios
de comunicación?


4.1 Los medios de comunicación durante las emergencias y los desastres


Este capítulo le brinda orientaciones para organizar el trabajo con los
medios de comunicación en función de sus características específicas,
de sus demandas de información y de los mensajes clave que el sector
salud requiera posicionar durante emergencias o desastres.




62


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Los medios de comunicación durante
las emergencias y los desastres


En el momento de una emergencia o desastre, los medios
cumplen una función social y se convierten en un instrumen-
to de primera mano que llega efectiva y rápidamente a la
población. Tener una relación positiva con ellos aumenta la
posibilidad de emitir mensajes que facilitan la respuesta hu-
manitaria y pueden contribuir a mejorar la calidad de vida
de la población.


Su capacidad de influencia en la asistencia humanitaria
internacional también está comprobada. Los medios pue-
den condicionar tanto las agendas como las decisiones de
gobiernos y agencias de cooperación. Su presencia y su
proyección nacional o internacional visibilizan el apoyo de
los donantes a las operaciones de respuesta y las acciones
de salud pública emprendidas por las autoridades de salud,
por la OPS o por otras agencias.


De igual forma, constituyen un instrumento de crítica y de-
nuncia cuando se intuyen irregularidades o se carece de
transparencia y responsabilidad en el manejo de la emer-
gencia. Son canales para rendir cuentas públicas de los re-
cursos recibidos y las acciones desarrolladas.


En situaciones de emergen-
cia y desastre, los medios de-
mandarán y ofrecerán infor-
mación. Analizar y entender
de antemano su estructura,
sus principales características,
accesibilidad, ventajas y des-
ventajas, es clave para forta-
lecer las alianzas entre ellos y
el sector salud.


4.1


©
O


P
S


/O
M


S




63¿Cómo trabajar con los medios de comunicación?


En este marco, hay dos aspectos importantes que considerar
en el trabajo con los medios de comunicación:


1. Garantizar el acceso a información sobre el estado de la
emergencia, su impacto sobre la población, las acciones
de respuesta y la evolución de la situación; si sus mensajes
están basados en hechos y evidencias, los medios pue-
den contribuir a calmar a la población, reducir la incerti-
dumbre y focalizar la atención en lo más importante.


2. Buscar su colaboración para facilitar acciones de pro-
tección a la salud pública; los medios pueden promover
la participación y orientar la colaboración no sólo de los
afectados, sino también de los equipos de respuesta, los
grupos de asistencia y los donantes.


4.2 Entendiendo a los medios de comunicación
Los medios de comunicación masivos deben ser aliados fun-
damentales. Su amplia cobertura y credibilidad permiten
difundir mensajes en tiempo record a la mayor parte de la
población local o mundial, si las circunstancias lo requieren.

En situaciones de emergencia y desastre, los medios deman-
darán y ofrecerán información. Analizar y entender de an-
temano su estructura, sus principales características, accesi-
bilidad, ventajas y desventajas, es clave para fortalecer las
alianzas entre ellos y el sector salud.


Para garantizar una relación exitosa, es necesaria la planifi-
cación, el entendimiento, la confianza y la credibilidad antes,
durante y después de la emergencia o el desastre. Las auto-
ridades nacionales de salud y la OPS/OMS deben “planificar
sus estrategias de comunicación, integrar la comunicación
en todos los niveles gerenciales, proveer mensajes transpa-
rentes y escuchar las preocupaciones de la gente.
Prever y aprobar anticipadamente estrategias de comunica-
ción con los medios ayuda a minimizar daños secundarios (de
tipo político o económico) y permite generar confianza”1.


1 Recomendamos consultar “Effective Media Communication during Public Health
Emergencies, A WHO Handbook; World Health Organization, 2005, en Internet:
www.who.int/csr/resources/publications/WHO_CDS_2005_31/en/ (consultado en
mayo 2009).




64


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Los siguientes son algunos elementos básicos que ayudan a
comprender la naturaleza de los medios y por tanto, a culti-
var y sostener una buena relación con ellos.


Televisión

Suelen ser de cobertura nacional aunque en la región hay
importantes redes de televisoras locales. Los periodistas te-
levisivos demandan imágenes, así que prepárese para brin-
darlas. Promueva que el material que graban las televisoras
sea respetuoso de la dignidad de las personas. Para garan-
tizar su cobertura hay que atender sus demandas de breve-
dad y oportunidad.


Televisión


Rol durante la Respuesta Rol durante la Reconstrucción


► Sus imágenes pueden
convencer y atraer la
atención de donantes,
organismos de ayuda, etc.

► Es un medio ideal para
hacer transmisiones en vivo.


► Cuando se elaboran con un
abordaje adecuado,
sus informaciones suelen
sensibilizar a la población
sobre las necesidades de las
comunidades afectadas.


► La televisión suele involucrarse
en esta etapa a través de sus
espacios informativos o de
investigación. Puede ser clave
para denunciar la calidad de la
respuesta y para fortalecer una
cultura de transparencia y
vigilancia.

► En esta etapa pueden ser
clave los programas de debate y
opinión en los que se puede
analizar la evolución de las
operaciones de ayuda
humanitaria.


Televisión


Rol durante la Respuesta Rol durante la Reconstrucción


► Sus imágenes pueden
convencer y atraer la
atención de donantes,
organismos de ayuda, etc.

► Es un medio ideal para
hacer transmisiones en vivo.


► Cuando se elaboran con un
abordaje adecuado,
sus informaciones suelen
sensibilizar a la población
sobre las necesidades de las
comunidades afectadas.


► La televisión suele involucrarse
en esta etapa a través de sus
espacios informativos o de
investigación. Puede ser clave
para denunciar la calidad de la
respuesta y para fortalecer una
cultura de transparencia y
vigilancia.

► En esta etapa pueden ser
clave los programas de debate y
opinión en los que se puede
analizar la evolución de las
operaciones de ayuda
humanitaria.


Prensa escrita


Rol durante la Respuesta Rol durante la Reconstrucción


► Publican información clave para
que la población comprenda
cómo actuar: pl es de evacua-
ción, cómo conserv r limpios los
depósitos de agua, etc.


Son útiles para publicar planes
de acción y para solicitar ayuda y
donaciones.


► Son muy útiles para poner en la
agenda internacional las necesida-
des de la población afectada,
sobre todo gr cias a las otas
producidas por las agencias de
noticias.


► Son el medio ideal para publicar
entrevistas de análisis de la situa-
ción o relacionadas con la evalua-
ción de daños y necesidades.


► Sus infografías suelen ser el
medio ideal para explicar por qué
y cómo sucedió la emergencia.


► Informar a la población de las
acciones llevadas a cabo por la
institución.

► Rendir cuentas públi s de
los fondos recibidos explicando
en qué forma se h n utilizado.


► Publicar testimonios y fotogra-
fías de los sobrevivientes y sus
nuevos retos y necesidades, de
manera que el desastre no
quede en el olvido.


► Conmemorar el ti mpo
transcurrido luego del desastre,
por ejemplo: “Seis meses
después del terremoto la ayuda
está casi agotada” o “Las
familias inician una nueva vida
un año después de las
inundaciones”.


► Aprovechar para volver a
publicar información sobre
cómo actuar en casos como el
ocurrido, convirtiendo la emer-
gencia en una oportunidad
para retomar la necesidad de la
prevención.





65¿Cómo trabajar con los medios de comunicación?


Radio


Es reconocida por su inmediatez y por el alcance que tiene
entre la población. Permite llegar a la población analfabeta
y sus costos de producción y pauta son bajos. Es útil para lle-
gar a audiencias nacionales y locales. Después de Internet,
es el medio que ofrece mayor interactividad a sus usuarios.


Radio
Rol durante la Respuesta Rol durante la Reconstrucción


► Permite que las poblacio-
nes aisladas por un desastre
se comuniquen con las auto-
ridades del sector salud para
informar sobre su condición.

► Permite hacer transmisio-
nes en vivo.


► Nos permite organizar
radio conferencias con múlti-
ples participantes, por ejem-
plo: entrevista simultánea con
una dirigente comunal, la
ministra de salud y el encar-
gado del Comité Operativo
de Emergencias.


► Es el mejor medio para
enviar mensajes de calma a
la población y para alertar a
las comunidades afectadas
durante las primeras horas
posteriores al desastre.


► Funcionan como “pizarro-
nes de avisos” gracias a su
servicio social, donde familias
incomunicadas se ponen en
contacto.


► Permite pautar campañas
de recaudación de fondos a
bajo precio.


► Las emisoras comunitarias
son particularmente útiles
para acompañar a la
población durante su
recuperación, difundiendo
mensajes sobre cuidados
básicos de salud,
mantenimiento del agua
potable, restablecimiento de
servicios, etc.


► Si se les capacita
adecuadamente, el personal
de las emisoras locales
(usualmente son vecinos y
vecinas de la comunidad)
pueden convertirse en
difusores de mensajes clave
para mantener la buena
salud de las personas, incluso
podrían mantener al aire
programas de radio sobre
cómo cambiar situaciones y
comportamientos de riesgo y
cómo prevenir nuevas
emergencias.


Radio
Rol durante la Respuesta Rol durante la Reconstrucción


► Permite que las poblacio-
nes aisladas por un desastre
se comuniquen con las auto-
ridades del sector salud para
informar sobre su condición.

► Permite hacer transmisio-
nes en vivo.


► Nos permite organizar
radio conferencias con múlti-
ples participantes, por ejem-
plo: entrevista simultánea con
una dirigente comunal, la
ministra de salud y el encar-
gado del Comité Operativo
de Emergencias.


► Es el mejor medio para
enviar mensajes de calma a
la población y para alertar a
las comunidades afectadas
durante las primeras horas
posteriores al desastre.


► Funcionan como “pizarro-
nes de avisos” gracias a su
servicio social, donde familias
incomunicadas se ponen en
contacto.


► Permite pautar campañas
de recaudación de fondos a
bajo precio.


► Las emisoras comunitarias
son particularmente útiles
para acompañar a la
población durante su
recuperación, difundiendo
mensajes sobre cuidados
básicos de salud,
mantenimiento del agua
potable, restablecimiento de
servicios, etc.


► Si se les capacita
adecuadamente, el personal
de las emisoras locales
(usualmente son vecinos y
vecinas de la comunidad)
pueden convertirse en
difusores de mensajes clave
para mantener la buena
salud de las personas, incluso
podrían mantener al aire
programas de radio sobre
cómo cambiar situaciones y
comportamientos de riesgo y
cómo prevenir nuevas
emergencias.


Prensa escrita


Rol durante la Respuesta Rol durante la Reconstrucción


► Publican información clave para
que la población comprenda
cómo actuar: planes de evacua-
ción, cómo conserv r lim ios los
depósito de ag a, etc.

► Son útiles para publicar planes
de acción y para solicitar ayuda y
donaciones.


Son muy útil s par poner en la
agenda i t rnacional las necesida-
des de la población afectada,
sobre todo gr cias a las notas
producidas por las agencias de
noticias.


► Son el medio ideal para publicar
entrevistas de análisis de la situa-
ción o relacionadas con l evalua-
ción de daños y necesidades.


► Sus infografías suelen ser el
medi ideal para explicar por qué
y cómo sucedió la emergencia.


► Informar a la población de las
acciones llevadas a cabo por la
institución.

► Rendir cuentas públicas de
los fondos recibidos explicando
en qué forma se han utilizado.


► Publicar testimonios y fotogra-
fías d los obrevivientes y sus
nuev s r tos y necesidades, de
manera que el desastre no
quede en el olvido.


► Conmemorar l tiempo
transcurrido lueg del desastre,
por ejemplo: “Seis meses
después del terre oto l ayuda
está casi agotada” o “Las
familias inician una nueva vida
un año después de las
inundaciones”.


► Aprovechar para volver a
publicar información s r
cómo actuar en casos como el
ocurrido, convir ien o la emer-
gencia en u a oportunidad
para r tom r la necesidad de la
prevención.




66


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta




Prensa escrita


Permite publicar reportajes en profundidad y hacer análisis
sobre el antes y el después de la emergencia. Es de circula-
ción amplia, cuenta con diarios para diversas audiencias y
permite leer una y otra vez la información.


Prensa escrita


Rol durante la Respuesta Rol durante la Reconstrucción


► Publican información clave para
que la población comprenda
cómo actuar: planes de evacua-
ción, cómo conservar limpios los
depósitos de agua, etc.

► Son útiles para publicar planes
de acción y para solicitar ayuda y
donaciones.


► Son muy útiles para poner en la
agenda internacional las necesida-
des de la población afectada,
sobre todo gracias a las notas
producidas por las agencias de
noticias.


► Son el medio ideal para publicar
entrevistas de análisis de la situa-
ción o relacionadas con la evalua-
ción de daños y necesidades.


► Sus infografías suelen ser el
medio ideal para explicar por qué
y cómo sucedió la emergencia.


► Informar a la población de las
acciones llevadas a cabo por la
institución.

► Rendir cuentas públicas de
los fondos recibidos explicando
en qué forma se han utilizado.


► Publicar testimonios y fotogra-
fías de los sobrevivientes y sus
nuevos retos y necesidades, de
manera que el desastre no
quede en el olvido.


► Conmemorar el tiempo
transcurrido luego del desastre,
por ejemplo: “Seis meses
después del terremoto la ayuda
está casi agotada” o “Las
familias inician una nueva vida
un año después de las
inundaciones”.


► Aprovechar para volver a
publicar información sobre
cómo actuar en casos como el
ocurrido, convirtiendo la emer-
gencia en una oportunidad
para retomar la necesidad de la
prevención.


Agencias internacionales


El rol de las agencias informativas durante estas fases está
estrechamente ligado al del medio que compra su informa-
ción. Si es prensa escrita, radio o televisión, las producciones
de la agencia informativa asumirán las ventajas, desventajas
y roles que caracterizan a estos medios de comunicación.




67¿Cómo trabajar con los medios de comunicación?


Medios electrónicos


Su carácter multimedia e instantáneo, su cobertura mundial
y su capacidad casi sin límite para desarrollar sistemas virtua-
les de archivo de datos, los convierte en un medio efectivo
para comunicarse con la comunidad internacional, los do-
nantes y las agencias de cooperación. También, para rendir
cuentas a través de formatos altamente interactivos, como
chats y blogs.


Medios electrónicos


Rol durante la Respuesta Rol durante la Reconstrucción


► Actualización inmediata de
la información sobre la emer-
gencia o desastre.

► Son ideales para publicar
galerías fotográficas.

► Su carácter multimedia les
permite publicar: audios con
testimonios, vídeos sobre las
acciones de respuesta y tam-
bién textos de análisis o historias
de vida.

► Son el medio más rápido
para difundir notas, comunica-
dos y boletines de prensa.

► Los periodistas enviados a la
zona afectada pueden publi-
car un blog o bitácora sobre su
experiencia de trabajo y el
avance de la operación de
respuesta.

► Muy importante: pueden
hacer un enlace a la página
web de la OPS/OMS o del minis-
terio de salud.


► Cuando se crean las seccio-
nes especiales sobre la emer-
gencia es bastante fácil poder
incluir información de esta fase.
Para hacerlo el equipo de
comunicación debe estar
preparado para ofrecerle al
periódico algunos recursos infor-
mativos, como fotografías
(siempre con sus pies de foto),
testimonios, entrevistas, etc.

► Estos medios suelen ser bas-
tante receptivos a la hora de
conmemorar el “aniversario” de
una emergencia o desastre y
acceden con facilidad a publi-
car noticias y reportajes espe-
ciales sobre el proceso de recu-
peración de las comunidades
afectadas meses/años después
del acontecimiento.




68


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Durante el desastre, tenga en cuenta que la población
afectada podría no tener acceso a Internet.


Una acción clave para los equipos de comunicación de las
organizaciones del sector salud es organizar un listado de
los sitios web de uso frecuente y que brinden información re-
levante y de calidad, por ejemplo: periódicos en línea, sitios
web de los ministerios de salud, ONG de salud, páginas de
organismos internacionales, etc.


En todos los casos, identifique los espacios y secciones de
cada medio que suelen dar cobertura a las situaciones de
emergencia. Establezca contacto con los periodistas que
los coordinen y conozca a fondo su dinámica de trabajo,
planes de publicaciones y horarios de cierre de edición.


Los medios de comunicación además de informar se consti-
tuyen en un instrumento de apoyo para lograr un cambio de
actitud y/o comportamientos sobre la salud y el ambiente,
aspectos considerados críticos durante y después de una
emergencia. El impulso que pueden dar a la movilización
social es clave para transformar la incertidumbre y el sufri-
miento en acciones de apoyo y solidaridad.


Y no olvide que son también un instrumento de fiscalización,
denuncia y crítica cuando se intuye falta de transparencia
o no se cumplen los estándares internacionales de calidad
de la ayuda. Cuando planifique su trabajo con ellos, plan-
tee acciones que refuercen su rol como canales para rendir
cuentas sobre el uso de los recursos y la calidad de la res-
puesta, tanto a la comunidad afectada como a la opinión
pública en general.




69¿Cómo trabajar con los medios de comunicación?


¿Qué buscan los medios de comunicación?


™ Información a tiempo, transparente y actualizada con
regularidad.


™ Conocer la posición oficial sobre los hechos.


™ Conocer la información más relevante que la OPS/OMS o el
ministerio de salud tiene sobre la emergencia.


™ Mensajes consistentes, atractivos, claros y verídicos.


™ Imágenes, cifras, testimonios y declaraciones de actores clave.


™ Recursos que le permitan comprender mejor la emergencia.


™ Que se aclaren los rumores para no publicar especulaciones.


™ Si hay errores, que se acepten y se corrijan.


4.3 ¿Qué buscan los medios?


©
O


P
S


/O
M


S




70


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Recomendaciones generales


™ Anticípese, no espere que le soliciten la información. Genere con-
fianza; muestre interés y voluntad para compartir la información.


™ Minimice imprecisiones, entregue información concisa, oportuna y
clara; ofrezca hechos más que procesos.


™ Trátelos por igual, no los discrimine por su tamaño, penetración o
ideologías: ya sean locales, nacionales o internacionales, audiovi-
suales o escritos.


™ Adecue la información al medio, la emergencia se mira de forma
distinta desde un medio local que desde una agencia internacio-
nal de noticias.


™ Busque enfoques o puntos comunes, en general no hay periodistas
especialistas en desastres, ayúdeles a comprender la emergencia.


™ Atienda sus demandas, parta de sus expectativas y no les diga
cómo deberían hacer su trabajo.


™ Monitoree, enviar la información no es garantía de que se publi-
que; si su mensaje es divulgado, lleve un registro de las apariciones
en medios.


™ Conozca a los tomadores de decisiones, en casos importantes
acuda a los editores y directores, son quienes deciden el qué,
cómo y cuándo de la noticia.


™ Identifique sus intereses, conozca las tendencias empresariales e
ideológicas de cada medio.


4.4 ¿Cómo llegar a los medios?
Establecer y desarrollar una relación con los medios antes de
una emergencia o desastre le permitirá saber no sólo cuáles
son sus demandas de información, sino también cuáles son
los canales que prefieren para conseguirla.


Comunicados y conferencias de prensa, informes técnicos,
entrevistas a especialistas, visitas de campo, reuniones con
equipos editoriales, sitios web institucionales e incluso anun-
cios publicitarios y material educativo son algunos de los
caminos para que la información llegue a los medios y por
tanto, a la población.




71¿Cómo trabajar con los medios de comunicación?


Su uso no es excluyente, pueden combinarse y deben elegirse en
función del propósito y la audiencia de nuestro mensaje. También
pueden cambiar según el momento de la emergencia.


Los comunicados de prensa

Es una de las herramientas más empleadas. Son útiles para
divulgar y dejar constancia de información clave sobre la
marcha de la emergencia o sobre las acciones realizadas o
las medidas que se recomiendan tomar.




2 Estas recomendaciones se han adaptado de las que aparecen en la sección:
“Relaciones con los medios de comunicación en situaciones de emergencia”,
en la página web de OPS/OMS www.paho.org/Spanish/ped/medios.htm#media
(Revisado en mayo 2009).


™ QUÉ  ¿Qué es lo que se está anunciando? El mensaje central
debe ser preciso y la información que lo acompaña debe ser
tan detallada y completa como sea posible.


™ POR QUÉ  ¿Por qué ocurrió? ¿Por qué se toman las decisio-
nes o se ejecutan las acciones que se anuncian? ¿Por qué la
entidad que lo emite participa en la emergencia?


™ QUIÉN  ¿Quién está dando la noticia? Indique con claridad
si es la OPS/OMS o si se trata de un comunicado conjunto con
el ministerio de salud o quizás con protección civil u otras agen-
cias del Sistema de Naciones Unidas.


™ DÓNDE  ¿Dónde tiene lugar la noticia, dónde ocurrió el de-
sastre, se presentará el peligro o se localiza el problema?


™ CUÁNDO  ¿Cuándo ocurrió o se prevé que suceda? ¿Cuán-
do tendrá lugar el hecho que estamos comunicado?


™ CONTACTOS  Nombre y datos de contacto de la persona res-
ponsable de aclarar dudas y ampliar más información. Incluya
también la dirección de un sitio web que brinde más detalles.


Consejos útiles para elaborar un comunicado de prensa2




72


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Las conferencias de prensa


Son también ampliamente conocidas y utilizadas. En ellas se
convoca a reporteros para hacer público un mensaje impor-
tante y presentar a expertos que responderán a las pregun-
tas de los medios.


™ QUÉ  Comunique de manera breve y detallada un mensaje im-
portante para la respuesta. Se recomienda que cada conferencia
de prensa tenga un tema específico.


™ QUIÉN  Autoridades del Ministerio de Salud, de OPS/OMS; o am-
bas. En ocasiones pueden ir acompañadas de otros actores clave
de la respuesta. De ser así, cada actor debe definir con antela-
ción su vocero. Si la conferencia es en vivo o grabada por canales
de televisión, recuerde a los voceros que deben aparecer tranqui-
los, con autoridad y control de la situación.


™ DÓNDE  Puede convocarse en la sede del ministerio de salud,
de la OPS/OMS, en un salón de actos o incluso en un local ubica-
do en la zona afectada por el desastre.


™ CUÁNDO  Convóquela por la mañana o según las costumbres
de los medios del país. Hágalo tan pronto como identifique el
mensaje que anunciará, sobre todo si son malas noticias. Recuer-
de: las malas noticias no mejoran con el tiempo. Si la situación
cambia constantemente, se recomienda convocar conferencias o
dar información a la prensa todos los días.


™ CÓMO  Establezca un tema clave, los mensajes que serán co-
municados y defina a los portavoces. Seleccione los medios más
relevantes y envíe una convocatoria que informe el día, hora, lu-
gar y tema de la conferencia.


™ CONTACTOS  Indique con claridad los nombres y los cargos de
las personas que hablan durante la conferencia de prensa. Inclu-
ya también la dirección de un sitio web que brinde más detalles.


Consejos útiles para convocar una conferencia de prensa3


En algunos casos, periodistas de radio y televisión transmiten
en vivo las conferencias de prensa. Asegúrese de que las
personas a cargo de las vocerías conocen esa condición y
refuerce la necesidad de que aparezcan tranquilas, con au-
toridad y control del tema.


3 Versión modificada de la que aparece en la sección: “Relaciones con los medios
de comunicación en situaciones de emergencia”, en la página web de OPS/OMS
www.paho.org/Spanish/ped/medios.htm#media, consultada en mayo 2009.




73¿Cómo trabajar con los medios de comunicación?


Consejos útiles para convocar una conferencia de prensa3


Recuerde:


TIPS útiles para dar entrevistas


Entrevista


Permite exponer directamente y en la voz de los especialis-
tas, la situación de la población afectada, las acciones del
sector salud y en general, el avance de la respuesta. Es ideal
para profundizar en temas específicos o complejos y tam-
bién pueden ser una oportunidad para sensibilizar a los me-
dios sobre su papel durante una emergencia o desastre.


Elabore material impreso o audiovisual y prepare una copia
para cada reportero. Incluya informes de situación, imágenes,
mapas, gráficos, grabaciones en video y una transcripción de
las declaraciones de las autoridades. Después de la conferen-
cia se pueden conceder entrevistas individuales para ampliar
las noticias o ajustarlas a ciertas regiones o medios.


™ Averigüe antes si será en vivo o pregrabada.
™ Consulte si será la única persona entrevistada o si habrá más


invitados.
™ Elija dos o tres mensajes centrales para la entrevista.
™ Piense bien la pregunta que le hacen.
™ Marque el tono de la entrevista y el camino a seguir.
™ Indique primero sus conclusiones y ofrezca información adicional


al final.
™ Ofrezca para después la información que usted no tenga en el


momento.
™ Ignore pequeños errores que no afectan la información.
™ Comunique al periodista los errores graves, si los hubiera.
™ Refuerce los objetivos de la organización.
™ Prepare fotografías y ofrézcalas al medio.
™ Revísela una vez publicada y reconozca los puntos por mejorar.
™ No especule tratando de responder a cosas que no sabe.
™ No dé respuestas extensas, sea breve y concreto.
™ No trate de impresionar con actitudes sobradas.
™ No se niegue a responder algún tema, si lo hace, explique las


razones.
™ No hable en nombre de otros.
™ No mienta o trate de enmascarar la verdad.
™ Nunca asuma que la entrevista finalizó o que el micrófono se


apagó.




74


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta



Los sitios web institucionales

Son una oportunidad para ofrecer esa información adicio-
nal. El sitio web le permitirá ofrecer –antes, durante o des-
pués del desastre- información que puede mejorar la cober-
tura de los medios.


Si las instituciones de salud del país cuentan con una pági-
na web o piensan tener una en el futuro próximo, colabore
para organizar la información sobre la emergencia. El cua-
dro de la página siguiente puede servir como guía para or-
denar y optimizar su espacio en Internet.


De ser posible, incluya en el sitio web servicios interactivos
como salas de chat o blogs. Si el tiempo, los recursos o las
características técnicas no se lo permiten, establezca alian-
za con portales web o periódicos en línea que sí ofrezcan
esos espacios. Los especialistas del sector salud podrían ser
invitados a participar en ellos durante la respuesta a un de-
sastre.


Otro recurso efectivo es negociar con esos medios la crea-
ción de secciones especiales o temporales que ofrezcan,
por ejemplo, información sobre campañas de promoción
de la salud, informes de situación y rendición de cuentas,
foros de discusión y recursos de capacitación.

Cuando su sitio web esté listo, inicie un intercambio de en-
laces con otros sitios, de manera que otras organizaciones,
agencias de cooperación, donantes y medios de comuni-
cación coloquen en su página un vínculo a la de su institu-
ción. Eso mejorará su aparición en los buscadores y amplia-
rá los caminos para llegar a los mensajes que ofrece.


Recuerde:


Las entrevistas deben ser concedidas únicamente por
voceros autorizados y con manejo sólido de la información.
Identifique a estas personas desde el primer momento para
poder ofrecerlas como un recurso técnico de apoyo a la
cobertura de los medios.




75¿Cómo trabajar con los medios de comunicación?


Guía práctica para ofrecer información en la web institucional


Tipo de Información Respuesta a desastres
Recuperación /
Rehabilitación


Información
Técnica / Operativa


Informes de
situación.


Informes de
evaluación de
daños y
necesidades.


Listados de
poblaciones
afectadas.


Descripción de los
sistemas de alerta.


Plan de acción /
Plan de respuesta a
la emergencia.


Informes de otras
instituciones
(ministerios de salud,
por ejemplo).


Guías o
recomendaciones
técnicas que
pueden servir para
facilitar la respuesta.


Informes sobre
avances de la
operación.


Listados de
poblaciones
atendidas.


Nuevas evaluaciones.


Informes financieros
sobre uso de la ayuda
recibida.


Reportes a donantes.


Reportes narrativos de
cierre de la operación
de respuesta.


Productos
informativos
para audiencias
clave


Comunicados de
prensa sobre
acciones de
respuesta iniciadas
por la institución.


Artículos con
testimonios de los
líderes o voceros de
la institución.


Mensajes clave
para la población
(¿Qué hacer en las
próximas 24 horas?
¿Dónde acudir?
¿Cómo cuidar los
depósitos de agua?
¿Cómo ayudar?)


Galerías
fotográficas


Lista de voceros de
la institución (con
sus datos)


Notas de prensa.


Historias de vida de las
poblaciones que están
en recuperación.


Testimonios en audio.


Vídeos.

Galerías fotográficas.


Mensajes de
solidaridad recibidos a
lo largo de la
operación.


Informes especiales
sobre uso de recursos
recibidos.


Reportajes especiales
sobre la recuperación
(Ej. “Antes y Después”,
“Volviendo a la vida
cotidiana”, etc.).


Sección de enlaces a
páginas relacionadas.


r frecer información en la web institucional


i i Respuesta a desastres
Recuperación /
Rehabilitación


I f r i
T i / r ti


Informes de
situación.


Informes de
evaluación de
daños y
necesidades.


Listados de
poblaciones
afectadas.


Descripción de los
sistemas de alerta.


Plan de acción /
Plan de respuesta a
la emergencia.


Informes de otras
instituciones
(ministerios de salud,
por ejemplo).


Guías o
recomendaciones
técnicas que
pueden servir para
facilitar la respuest .


Informes sobre
avances de la
operación.


Listados de
poblaciones
atendidas.


Nuevas evaluaciones.


Informes financieros
sobre uso de la ayuda
recibida.


Reportes a donantes.


Reportes narrativos de
cierre de la operación
de respuesta.


Productos
informativos
para audiencias
clave


Comunicados de
prensa sobre
acciones de
respuesta iniciadas
por la institución.


Artículos con
testimonios de los
líderes o voceros de
la institución.


Me sajes clave
para la población
(¿Qué hacer en las
próximas 24 horas?
¿Dónde acudir?
¿Cómo cuidar los
depósitos de agua?
¿Cómo ayu r?)


Galerías
fotográficas


Lista de voceros de
la institución (con
su datos)


Notas de prensa.


Historias de vida de las
poblaciones que están
en recuperación.


Testimonios en audio.


Vídeos.

Galería fotográficas.


Mensajes de
solidaridad recibidos a
lo largo de la
operación.


Informes especiales
sobre uso de recursos
recibidos.


Reportajes especiales
sobre la recuperación
(Ej. “Antes y Después”,
“V lvi ndo a la vida
cotidiana”, etc.).


Sección de enlaces a
páginas relacionadas.




76


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Guía práctica para ofrecer información en la web institucional


Tipo de Información Respuesta a desastres
Recuperación /
Rehabilitación


Información
Técnica / Operativa


Informes de
situación.


Informes de
evaluación de
daños y
necesidades.


Listados de
poblaciones
afectadas.


Descripción de los
sistemas de alerta.


Plan de acción /
Plan de respuesta a
la emergencia.


Informes de otras
instituciones
(ministerios de salud,
por ejemplo).


Guías o
recomendaciones
técnicas que
pueden servir para
facilitar la respuesta.


Informes sobre
avances de la
operación.


Listados de
poblaciones
atendidas.


Nuevas evaluaciones.


Informes financieros
sobre uso de la ayuda
recibida.


Reportes a donantes.


Reportes narrativos de
cierre de la operación
de respuesta.


Productos
informativos
para audiencias
clave


Comunicados de
prensa sobre
acciones de
respuesta iniciadas
por la institución.


Artículos con
testimonios de los
líderes o voceros de
la institución.


Mensajes clave
para la población
(¿Qué hacer en las
próximas 24 horas?
¿Dónde acudir?
¿Cómo cuidar los
depósitos de agua?
¿Cómo ayudar?)


Galerías
fotográficas


Lista de voceros de
la institución (con
sus datos)


Notas de prensa.


Historias de vida de las
poblaciones que están
en recuperación.


Testimonios en audio.


Vídeos.

Galerías fotográficas.


Mensajes de
solidaridad recibidos a
lo largo de la
operación.


Informes especiales
sobre uso de recursos
recibidos.


Reportajes especiales
sobre la recuperación
(Ej. “Antes y Después”,
“Volviendo a la vida
cotidiana”, etc.).


Sección de enlaces a
páginas relacionadas.


Guía práctica para ofrecer información en la web institucional


Tipo de Información Respuesta a desastres
Recuperación /
Rehabilitación


Información
Técnica / Operativa


Informes de
situación.


Informes de
evaluación de
daños y
necesidades.


Listados de
poblaciones
afectadas.


Descripción de los
sistemas de alerta.


Plan de acción /
Plan de respuesta a
la emergencia.


Informes de otras
instituciones
(ministerios de salud,
por ejemplo).


Guías o
recomendaciones
técnicas que
pueden servir para
facilitar la respuesta.


Informes sobre
avances de la
operación.


Listados de
poblaciones
atendidas.


Nuevas evaluaciones.


Informes financieros
sobre uso de la ayuda
recibida.


Reportes a donantes.


Reportes narrativos de
cierre de la operación
de respuesta.


Productos
informativos
para audiencias
clave


Comunicados de
prensa sobr
acciones de
respuesta iniciadas
por la institución.


Artículos con
testimonios de los
líderes o voceros de
la institución.


Mensajes clave
para la población
(¿Qué hacer e las
próximas 24 horas?
¿Dónd acud r?
¿Cómo cuidar los
depósitos de agua?
¿Cómo ayudar?)


Galerías
fotográficas


Lista de voceros de
la institución (con
sus datos)


Notas de prensa.


Historias de vida de las
poblaciones que están
en recuperación.


Testimonios en audio.


Vídeos.

Galerías fotográficas.


Mensajes de
solidaridad recibidos a
lo largo de la
op ración.


Informes especiales
sobre uso de recursos
recibidos.


Reportajes especiales
sobre la recuperación
(Ej. “Antes y Después”,
“Volviendo a la vida
cotidiana”, etc.).


Sección de enlaces a
páginas relacionadas.


Guía práctica para ofrecer información en la web institucional


Tipo de Información Respuesta a desastres
Recuperación /
Rehabilitación


Información
Técnica / Operativa


Informes de
situación.


Informes de
evaluación de
daños y
necesidades.


Listados de
poblaciones
afectadas.


Descripción de los
sistemas de alerta.


Plan de acción /
Plan de respuesta a
la emergencia.


Informes de otras
instituciones
(ministerios de salud,
por ejemplo).


Guías o
recomendaciones
técnicas que
pueden servir para
facil tar la respuesta.


Informes sobre
avances de la
operación.


Listados de
poblaciones
atendidas.


Nuevas evaluaciones.


Informes financieros
sobre uso de la ayuda
recibida.


Reportes a donantes.


Reportes narrativos de
cierre de la operación
de respuesta.


Productos
informativos
para audiencias
clave


Comunicados de
prensa sobre
acciones de
respuesta iniciadas
por la institución.


Artículos con
testimonios de los
líderes o voceros de
la institución.


Mensajes clave
para la población
(¿Qué hacer en las
próximas 24 horas?
¿D nde acudir?
¿Cómo cuidar los
depósit s de gua?
¿Cómo ayudar?)


Galerías
fotográficas


Lista de voceros de
la institución (c n
sus datos)


Notas de prensa.


Historias de vida de las
poblaciones que están
en recuperación.


Testimonios en audio.


Vídeos.

Galerías fotográficas.


Mensajes de
solidaridad recibidos a
lo largo de la
operación.


Informes especiales
sobre uso de r ursos
reci idos.


Reportajes especiales
sobre la recupera ión
(Ej. “Antes y Después”,
“Volviendo a la vida
cotidiana”, etc.).


Sección de enlaces a
páginas relacion das.




77¿Cómo trabajar con los medios de comunicación?


Lista de verificación
Información básica para comunicados, conferencias de prensa
y materiales informativos y educativos


Información adicional que pueden transmitir los medios a la población


Roles en el envío de comunicados de prensa


Relación con periodistas


Manejo de fotografías


 Descripción del desastre o emergencia y zona donde ocurre.
 Descripción (preliminar) de su impacto sobre la población.
 Impactos específicos para mujeres, ancianos, niños, niñas, etc.
 Avances de las evaluaciones de daños y necesidades.
 Acciones de respuesta en curso, posibles acciones en las próximas


24 ó 48 horas.
 Número de personas que han recibido asistencia hasta el momento.
 Fondos invertidos por las autoridades del sector en la respuesta.
 ¿Se han creado albergues? Dónde, cuántos, para cuántas personas,


por cuánto tiempo.
 ¿Cómo saber quiénes están ahí? Datos para el restablecimiento de


lazos familiares.
 Nombre e información de contacto de la persona responsable de


nueva información.


 Detalle de las zonas seguras.
 Información sobre centros de salud habilitados o funcionando.
 Medidas de seguridad para reducir el impacto de nuevos eventos.
 Medidas de prevención o cuidado de la salud (en brotes, erupcio-


nes volcánicas, etc.).
 Medidas para protección de fuentes de agua u otros recursos.


 Persona responsable de aprobarlos.
 Persona responsable de enviarlos.
 Persona responsable de seguimiento.


 Contar con un directorio de periodistas locales, nacionales y de
prensa extranjera.


 Llevar un registro de los periodistas que solicitan información sobre la
emergencia.


 Hacer un listado de la información más demandada por los medios.
 De ser posible, enviar una actualización periódica sobre la evolución


de la emergencia.


 Persona responsable de almacenarlas.
 Archivarlas indicando: lugar, fecha, nombre del fotógrafo y descrip-


ción de la acción.
 Archivarlas en formato JPG o GIF.
 De ser posible tener imágenes de alta calidad para ofrecer a los


medios.
 Activar un servidor gratuito para subirlas a Internet.


Otros recursos
La organización de visitas de periodistas a las zonas afectadas
y la publicación de anuncios pagados (o negociados) pue-
den ser también recursos para llegar a los medios. Inclúyalas
en su planificación cuando desee mantener la emergencia
o el desastre en la agenda pública, sensibilizar a los medios
y fortalecer la relación con ellos; así como para mostrar el
rostro humano de la situación o publicar información puntual,
de interés institucional y sin mediación de otros actores.


La siguiente es una lista de chequeo que le permitirá identi-
ficar y recordar la información básica que debe tomarse en
cuenta a la hora de producir y enviar materiales a los medios
de comunicación, ya sea a través de comunicados o confe-
rencias de prensa.




78


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Lista de verificación
Información básica para comunicados, conferencias de prensa
y materiales informativos y educativos


Información adicional que pueden transmitir los medios a la población


Roles en el envío de comunicados de prensa


Relación con periodistas


Manejo de fotografías


 Descripción del desastre o emergencia y zona donde ocurre.
 Descripción (preliminar) de su impacto sobre la población.
 Impactos específicos para mujeres, ancianos, niños, niñas, etc.
 Avances de las evaluaciones de daños y necesidades.
 Acciones de respuesta en curso, posibles acciones en las próximas


24 ó 48 horas.
 Número de personas que han recibido asistencia hasta el momento.
 Fondos invertidos por las autoridades del sector en la respuesta.
 ¿Se han creado albergues? Dónde, cuántos, para cuántas personas,


por cuánto tiempo.
 ¿Cómo saber quiénes están ahí? Datos para el restablecimiento de


lazos familiares.
 Nombre e información de contacto de la persona responsable de


nueva información.


 Detalle de las zonas seguras.
 Información sobre centros de salud habilitados o funcionando.
 Medidas de seguridad para reducir el impacto de nuevos eventos.
 Medidas de prevención o cuidado de la salud (en brotes, erupcio-


nes volcánicas, etc.).
 Medidas para protección de fuentes de agua u otros recursos.


 Persona responsable de aprobarlos.
 Persona responsable de enviarlos.
 Persona responsable de seguimiento.


 Contar con un directorio de periodistas locales, nacionales y de
prensa extranjera.


 Llevar un registro de los periodistas que solicitan información sobre la
emergencia.


 Hacer un listado de la información más demandada por los medios.
 De ser posible, enviar una actualización periódica sobre la evolución


de la emergencia.


 Persona responsable de almacenarlas.
 Archivarlas indicando: lugar, fecha, nombre del fotógrafo y descrip-


ción de la acción.
 Archivarlas en formato JPG o GIF.
 De ser posible tener imágenes de alta calidad para ofrecer a los


medios.
 Activar un servidor gratuito para subirlas a Internet.


Lista de verificación
Información básica para comunicados, conferencias de prensa
y materiales informativos y educativos


I f r i adicional que pueden transmitir los medios a la población


Roles en el envío de comunicados de prensa


Relación con periodistas


Manejo de fotografías


 Descripción del desastre o emergencia y zona donde ocurre.
 Descripción (preliminar) de su impacto sobre la población.
 Impactos específicos para mujeres, ancianos, niños, niñas, etc.
 Avances de las evaluaciones de daños y necesidades.
 Acciones de respuesta en curso, posibles acciones en las próximas


24 ó 48 horas.
 Número de personas que han recibido asistencia hasta el momento.
 Fondos invertidos por las autoridades d l sector en la respuesta.
 ¿Se han creado albergues? Dónde, cuántos, para cuántas personas,


por cuánto tiempo.
 ¿Cómo saber quiénes están ahí? Datos para el restablecimiento de


lazos familiares.
 Nombre e información de contacto de la persona responsable de


nu va información.


 Detalle de las zonas seguras.
Informa i sobre centros de salud habilitados o funcionando.
M didas de seguridad para reducir el impacto de nuevos eventos.
Medidas de prevención o cuidado de la salud (en brotes, rupcio-
nes volcánicas, etc.).


Medidas para protección de fuentes de agua u otros recursos.


Persona respons ble de aprobarlos.
 Persona responsable de enviarlos.


Persona responsable de seguimiento.


 Contar con un directorio de periodistas locales, nacionales y de
prensa extranjera.


 Llevar un registro de los periodistas que solicitan información sobre la
emergencia.


Hacer un listado de la información más demandada por los medios.
De ser posible, env ar una actualización periódica sobr la evolución
de la emergencia.


 Persona responsable de almacenarlas.
 Archivarlas indicando: lugar, fecha, nombre del fotógrafo y descrip-


ción de la acción.
Archivarlas en formato JPG o GIF.
D ser posible tener imágenes de alta calidad para ofrecer a los
medios.


 Activar un servidor gratuito para subirlas a Internet.




79¿Cómo trabajar con los medios de comunicación?


Recuerde:


Es imprescindible y obligatorio que todos los mensajes sean
revisados y aprobados antes de ser publicados o circulados.
Establezca y socialice desde el inicio un protocolo claro y
sencillo de aprobación de mensajes, materiales y envío de
información a los medios.


4.5 Recomendaciones para el vocero
oficial4


Durante su contacto con los medios las personas que asu-
man el rol de voceros del ministerio de salud y de la OPS/OMS
deben estar preparadas para responder muchas preguntas.
Algunas son comunes y pueden anticiparse:


¿Qué ocurrió, qué tipo de fenómeno fue, dónde y
cuándo tuvo lugar?


¿Cuáles fueron las causas, por qué ocurrió?
¿Cuántos heridos, muertos, afectados y desapareci-


dos hay?
¿Cuáles son los daños generales y cuáles son los daños


en la salud?
¿Están las víctimas recibiendo ayuda?


La gran demanda de información que viene de los medios
aumenta su receptividad y convierte el momento en una
oportunidad única para explicar los mecanismos de ayuda y
visibilizar acciones y buenas prácticas del sector salud. Tenga
esto en mente cuando le pregunten:


¿Qué debe hacer o dónde debe acudir la población
afectada?
¿Qué debe donarse y a través de quién?
¿Quién está a cargo de la emergencia y qué se está


haciendo?
¿Qué consecuencias se esperan a corto, medio y largo


plazo?


4 Adaptado de Crisis Emergency Risk Communication by Leaders for Leaders. Be
First, be right, be credible. CDC, Washington www.bt.cdc.gov/erc/leaders.pdf




80


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


™ Comunique con calma, honestidad, transparencia y apertura.


™ Use un mensaje claro y sencillo, evite la jerga científica o muy
técnica.


™ Tenga presente a qué audiencia se dirige.


™ Distinga entre hablar a los medios y hablar a la población
afectada.


™ Exprese con sinceridad su empatía con las personas afectadas.


™ Exprese seguridad, pero nunca arrogancia.


™ Module bien la voz y articule bien las palabras.


™ Discuta sobre lo que sabe, no sobre lo que piensa.


™ Mantenga la calma, el control y no actué a la defensiva.


™ Acepte las entrevistas sólo cuando tenga un mensaje y un
objetivo claro.


™ Sepa escuchar y respetar a sus interlocutores.


™ Anticipe las preguntas sobre la evolución de la crisis, sobre lo
que vendrá.


™ Asuma que el micrófono siempre está abierto.


™ Jamás brinde declaraciones “off the record” o extraoficiales.


Consejos útiles para los voceros


¿Cuáles son los planes del sector salud para atender a
la población?
¿Dónde se puede obtener mayor información?


Antes de dar información a los medios es necesario anti-
cipar aquellas preguntas difíciles o políticamente sensibles
que podrían hacer los periodistas. Evadir las preguntas deli-
cadas no es suficiente, las autoridades nacionales de salud
y la OPS/OMS deben tener preparadas las respuestas aún
cuando nunca lleguen a darlas o cuando nunca se les con-
sulte sobre temas riesgosos.




81¿Cómo trabajar con los medios de comunicación?


Las líneas reactivas son documentos de uso interno que
identifican brevemente esas preguntas difíciles, buscan sus
respuestas y definen la posición de la organización sobre el
hecho o el tema en cuestión. Deben ser aprobadas por las
autoridades de salud o por el Representante de la OPS/OMS,
según corresponda.


Coloque aquí –a modo de recordatorio- aquella
información de la OPS/OMS o del sector salud del
país o países afectados que pueda ser útil para las
personas definidas como voceras.


Información
básica
de la OPS/OMS


Anticipe las posibles preguntas sensibles y escriba una
respuesta para cada una de ellas. Escriba respuestas
breves, concretas y respaldadas por mensajes o
hechos clave.


Preguntas y
respuestas


Antecedentes
Contexto


Describir brevemente cómo surge la situación
sensible o de crisis. Dónde tuvo su origen, por qué,
cuál ha sido su impacto y cuáles son los principales
actores involucrados. Esta información debería
permitir que alguien que no esté al tanto de la
situación, la comprenda sin problema.


Personas responsables de hacer públicos los mensajes
de la línea reactiva, en caso de que así se decida.
Indicar nombre, cargo y señas de contacto.


Voceros


Autores Persona(s) que escriben la línea reactiva.


Responsable de
aprobación


Persona o personas responsables de autorizar la línea
reactiva.
Ejemplo: Representante de la OPS/OMS, Ministro de
Salud, especialistas.


Fecha Fecha en la que se produce la línea reactiva.


Asunto
Defina en pocas palabras la situación sensible que
motiva la línea reactiva.
Ejemplo: Rumores sobre entrega de medicamentos
vencidos en albergues.


Línea reactiva: Título del tema o asunto sensible
(Documento para uso interno)


Coloque aquí –a modo de recordatorio- aquella
información de la OPS/OMS o del sector salud del
país o países afectados que pueda ser útil para las
personas definidas como voceras.


Información
básica
de la OPS/OMS


Anticipe las posibles preguntas sensibles y escriba una
respuesta p ra cada una de ell . Escri a respuestas
br ves, concret s y respald as por mensajes o
hechos clave.


Preguntas y
respuest s


Antecedentes
Contexto


Describir brevemente cómo surge la situación
sensible o de crisis. Dónde tuvo su origen, por qué,
cuál ha sido su impacto y cuáles son los principales
a tores involucrados. Esta información debería
permitir que alguien que no esté al t nto de la
situación, la comprenda sin problem .


Personas responsables de hacer públicos los mensajes
de la línea reactiva, en caso de que así se decida.
Indicar nombre, cargo y señas de contacto.


Voceros


Autores Persona(s) que escriben la línea reactiva.


Responsable de
aprobación


Persona o personas responsables de autorizar la línea
reactiva.
Ejemplo: Representante de la OPS/OMS, Ministro de
Salud, especialistas.


Fecha Fecha en la que s produce la línea reactiva.


Asunto
Defina en pocas palabras l situación sensible que
motiva l línea reactiva.
Ejemplo: Rumores sobre entrega de medicamentos
vencidos en albergues.


Línea reactiva: Título del tema o asunto sensible
(Documento para uso interno)




82


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


ca la información y contribuirá con el proceso de toma de
decisiones de las autoridades nacionales de salud y de la
OPS/OMS.


También, le permitirá identificar los temas que reciben ma-
yor y menor cobertura. Así, podrá reorientar la información
que circula a los medios o cambiar el énfasis de los mensa-
jes que se hacen públicos.


Brindar entrevistas es una de las tareas centrales de los vo-
ceros. Cuando le soliciten una, tenga claro cuál es el tema y
el propósito de la conversación. También, consulte si será en
vivo o pregrabada y si será para radio, prensa o televisión.


Las declaraciones oficiales emitidas a tiempo y con transpa-
rencia, así como las evidencias contundentes y testimonios
de involucrados, pueden evitar la difusión indiscriminada
del rumor.


Recuerde:


Si en la información sobre la emergencia se producen errores
tan importantes que tienen el potencial de agravar o provo-
car un problema o una crisis adicional, hay que movilizarse
con rapidez para corregirlos. Cuanto más tiempo permanez-
ca el error en el ambiente, más difícil será corregirlo.


4.6 Monitoreo de información
El monitoreo es clave para dar seguimiento a los mensajes
que circulamos entre los medios de comunicación; pero no
siempre hay recursos para contratar empresas que monito-
reen a todos los medios de radio, prensa y televisión. Una
alternativa es utilizar los servicios de búsqueda y alertas de
noticias que se ofrecen en Internet.


Poner en marcha un sistema de monitoreo simple pero sis-
temático, le permitirá canalizar de manera más estratégi-




83¿Cómo trabajar con los medios de comunicación?


™ Elabore un directorio de páginas favoritas que le permitan
registrar los medios interesados en la emergencia y conocer si
los mensajes enviados han tenido o no repercusión.


™ Suscríbase a los servicios de alerta que ofrecen algunos
buscadores. Eso le permitirá recibir en su correo electrónico un
informe diario de las noticias publicadas sobre la emergencia.


™ Identifique los periodistas que más escriben sobre el desastre
y envíeles especialmente información detallada, imágenes,
gráficos o recursos que le permitan ampliar su cobertura.


™ Comparta los resultados más relevantes del monitoreo con
las autoridades nacionales de salud y de la OPS/OMS. Así
evaluarán si los mensajes representan la razón de ser y las
acciones del sector salud.


™ Guarde los resultados más representativos de las acciones en
salud y cree un archivo para revisarlos una vez acabada la
respuesta a la emergencia.


Recomendaciones prácticas para el monitoreo de medios


Para mejorar su rendimiento, tenga presente las siguientes
recomendaciones:


4.7 Los medios después de la emergencia
El trabajo con los medios debe ir más allá del momento ál-
gido de la emergencia, el reto es lograr que su atención
no decrezca con el paso del tiempo. Durante las primeras
horas, su presencia es abrumadora pero dos o tres semanas
después del desastre sus publicaciones disminuyen y la si-
tuación de la población afectada desaparece de la agen-
da informativa.


Justo cuando ese interés mediático decrece, se debe atraer
su atención con historias humanas, nuevos enfoques, datos
actualizados, reportes sobre el avance de la recuperación
y la rehabilitación. El secreto está en mostrar con habilidad
y creatividad lo positivo y novedoso, en el momento más
oportuno.




84


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Estas son algunas recomendaciones prácticas:


Convierta el primer mes, el tercer mes, el sexto mes o el
primer aniversario después del desastre en momentos para
presentar información nueva, para llamar la atención sobre
el estado de la población afectada, para rendir cuentas
sobre el uso de los recursos y para analizar las mejores prác-
ticas y lecciones aprendidas durante la respuesta humani-
taria.


Identifique fechas clave –nacionales o internacionales-
que le faciliten colocar en la agenda pública temas clave
del sector salud. Por ejemplo, el Día Mundial de la Salud, el
Día Mundial del Agua, el Día Internacional de Reducción de
Riesgos de Desastres, entre otros.


Organice exposiciones itinerantes, conciertos o concursos
de pintura, ensayo o fotografía que llamen la atención de
la población y de los medios y mantengan vivo su interés en
las necesidades de la población.


Convoque concursos de periodismo sobre el desastre don-
de premie los mejores artículos sobre temas de salud publi-
cados en prensa, radio y televisión, a nivel nacional y local.


Identifique los periodistas o medios que dieron mayor
atención a la emergencia y hágales propuestas novedo-
sas como: seguir la evolución de una comunidad o familia
afectada durante toda la respuesta; crear una sección per-
manente sobre la emergencia, etc. En esos casos consulte
primero a la población involucrada y asegúrese de tener la
capacidad instalada para responder a la demanda de in-
formación del medio, en caso de que acepte su propuesta.


Reúnase con periodistas, jefes de información y personal
representativo de los medios para conocer su opinión sobre
el acceso a la información que tuvo durante la emergen-
cia, sus dificultades, necesidades y otros temas que le per-
mitan a las autoridades nacionales de salud y a la OPS/OMS
mejorar la gestión de información en el futuro.


Negocie con los medios la creación de un blog sobre
la emergencia. Podría ser una buena oportunidad para
que personal del sector salud cuente –en primera persona-
cómo se siente y cómo avanza su trabajo.




85¿Cómo trabajar con los medios de comunicación?


No descarte comprar espacio en los medios. Aunque es
una opción poco frecuente por su alto costo, en ocasiones
es la única oportunidad para transmitir mensajes de interés
en los momentos que se necesitan.


Recuerde:


Los medios son un instrumento de apoyo para lograr modi-
ficar actitudes o comportamientos sobre la salud y el am-
biente, que pueden ser críticos en una post-emergencia.
Mantener su atención después del desastre podría crear
oportunidades para involucrarlos en procesos de reducción
de riesgos, donde pueden movilizar a la población y promo-
ver temas de interés social.




© OPS/OMS




Los mensajes según las etapas de la emergencia5.1


Capítulo 1


¿Cómo elaborar mensajes y
materiales?


pítulo 5


5.2 Construcción de mensajes eficaces: mapas de mensaje
5.3 Otras recomendaciones prácticas: contenido, lenguaje, formato
5.4 Consejos prácticos para manejar mitos y rumores


5.5 Mitos y realidades de los desastres


5.6 Consejos para producir materiales de información y comunicación
Este capítulo brinda las pistas necesarias para preparar los mensajes y
los materiales básicos que podría necesitar para comunicarse con la
población en una situación de emergencia o desastre; ofrece también
consejos prácticos para manejar mitos y frenar los rumores.




88


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


5.1 Los mensajes según las etapas de la emergencia
Los mensajes dirigidos
tanto a la población
como a las comunidades
afectadas por un
desastre o emergencia
tienen como objetivo
educar, salvar vidas y
reducir los riesgos.


Las necesidades de salud y asistencia sanitaria se estable-
cen según la magnitud y extensión del impacto y los daños
y las necesidades ocasionados por el desastre o la emer-
gencia. Ese contexto determina también los mensajes más
relevantes.


Los mensajes dirigidos a las poblaciónes afectadas por un
desastre o emergencia tienen como objetivo educar, salvar
vidas y reducir los riesgos, ya que la mayoría de los problemas
de salud presentes en desastres originados por amenazas na-
turales (terremotos, huracanes, inundaciones, emergencias
volcánicas, etc.) son predecibles y se repiten en cada even-
to, de tal forma que muchos mensajes y materiales de difu-
sión pueden y deben prepararse por anticipado.


En general estos mensajes deben ser simples, oportunos, re-
levantes, creíbles y concisos. Los que están dirigidos a la pro-
tección o promoción de la salud ante situaciones de emer-
gencia también deben ayudar a las personas a hacerse
responsables por su propia salud, a crear mecanismos que
apoyen la asistencia y a transformar la respuesta negativa en
una respuesta positiva.


Antes del desastre los mensajes deben poner el énfasis en
la prevención y la comprensión de las posibles consecuen-
cias del evento. La población necesita saber a qué tipo de
desastres podría enfrentarse, cuál podría ser su impacto y
qué acciones se pueden tomar para reducir su riesgo. Ga-


©
O


P
S


/O
M


S




89¿Cómo elaborar mensajes y materiales?


rantice que el acceso a esta información sea periódico y
sistemático, eso mejorará la comprensión y apropiación de
los mensajes.


Durante y después del desastre la población debe tener ac-
ceso a mensajes tranquilizadores y de seguridad, siempre en-
focados a la preservación de la vida. Se trata de reducir la
ansiedad y el pánico.


Inmediatamente después del evento que ha provocado el
desastre, el enfoque de los mensajes debe ser el de preservar
la vida y proteger la salud. Brinde información sobre las áreas
afectadas y los servicios de apoyo a la población. También,
oriente sobre el estado y las condiciones de acceso a los ser-
vicios de agua, electricidad y salud.


Es una prioridad que las personas afectadas tengan acceso
a información sobre:


Búsqueda de desaparecidos y estado de los heridos.
Recomendaciones prácticas para proteger la salud.
Servicios de ayuda psicosocial.
Reglas de convivencia y tolerancia en los albergues.
Restablecimiento de los servicios de salud.
Las organizaciones que brindan apoyo y sus mecanismos


de ayuda.


Durante la fase de respuesta la población necesitará infor-
mación sobre prácticas correctas de higiene, el cuidado de
la salud de sus familias y de su comunidad. Pero recuerde
también, la población está interesada en saber:


¿Cómo avanzan los planes de ayuda?
¿Cómo se usan los fondos y se distribuyen las donaciones?
¿Hasta cuándo se brindará ayuda a los afectados?
¿Cómo asegurar que próximos desastres tengan menos


impacto?


De ser posible, anticipe las demandas y necesidades de in-
formación y siempre que esté en sus manos, lleve un registro
de cómo evolucionan y cómo pueden atenderse de mane-
ra innovadora y responsable.




90


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


™ Las situaciones de riesgo son conceptos intangibles y abstractos.
Muchas personas no reconocen el concepto de riesgo relativo,
así que sus decisiones pueden estar basadas en razonamientos
erróneos.


™ El público responde mejor a las soluciones sencillas. La comuni-
dad responderá mejor a mensajes claros que le señalen accio-
nes simples y de fácil realización.


™ La comunidad espera información. Los vacíos de información
pueden llevar a conclusiones y toma de decisiones inapropia-
das o fuera de tiempo.


™ Los mensajes amenazantes pueden generar reacciones desfa-
vorables. Las comunidades que viven en situaciones de riesgo
pueden experimentar negación, impotencia y temor. En la mo-
dalidad de transmisión del mensaje se deberá tomar en cuenta
estas reacciones para no generar parálisis y rechazo.


™ El público puede dudar de las informaciones científicas. Los re-
portes técnicos que en el pasado hayan informado sin éxito o sin
precisión sobre amenazas o desastres pueden generar descon-
fianza entre la población.


™ Las comunidades tienen otras prioridades. En muchas ocasiones,
la población siente que los temas de la vida cotidiana (situación
económica, social, seguridad, etc.) son más importantes que las
situaciones de riesgo.


™ Las comunidades no suelen reconocer su propia vulnerabilidad.
Consideran que ademas los desastres por fenómenos naturales
no pueden evitarse. Los cambios de hábitos y costumbres son
procesos complejos y extensos.


¿Cómo percibe el público los mensajes sobre los riesgos?


Recuerde:


Para divulgar los mensajes no debe depender sólo de los
medios tradicionales de comunicación. Este trabajo debe
complementarse con otros canales, como la comunicación
interpersonal.




91¿Cómo elaborar mensajes y materiales?


5.2 Construcción de mensajes eficaces:
mapas de mensajes


Recuerde:


Antes de elaborar los mensajes, tome siempre en cuenta los
factores socio-culturales y psicosociales que podrían hacer
que una comunidad los acepte o rechace. Las percepcio-
nes sobre el riesgo y el impacto de los desastres no son homo-
géneas. Además tenga en cuenta que un informe técnico o
científico no puede ser fácilmente asimilado por la población,
así que con ayuda de un experto, reescríbalo en un lenguaje
sencillo y fácil de comprender.


“Los mapas de mensajes son herramientas de comunicación
de riesgos que se utilizan para transmitir información com-
pleja de una manera simple”1. Su principio es sencillo: cada
mensaje principal tiene a su vez mensajes secundarios que
lo refuerzan, lo complementan y contextualizan el mensaje
principal.


En otras palabras, los mapas de mensajes permiten antici-
par las preguntas y las preocupaciones de la audiencia an-
tes de que se hagan públicas, organizar los pensamientos e
ideas de los especialistas en salud y traducirlos en mensajes
que den respuesta a esas inquietudes. Así, “los contenidos
se desarrollarán dentro de un marco de trabajo claro, con-
ciso, transparente y accesible tanto para el público externo,
como para las personas que trabajan en el sector salud”2.


El proceso de elaboración del mapa de mensajes es tan im-
portante como el mensaje mismo. Es una metodología que
estimula la participación de científicos, especialistas del sec-
tor salud y de la comunicación, individuos con experiencia
en manejo de políticas y leyes y otros expertos que enrique-
cerán el manejo de los contenidos de la organización.


1 Tomado de “Mapas de Mensajes previos al evento de influenza pandémica” del
Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos. El texto completo
está disponible en PDF en: http://espanol.pandemicflu.gov/pandemicflu/enes/24/_
pandemicflu_gov/news/rcommunication.html
2 IDEM




92


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


1. Determine las preocupaciones: por ejemplo, el manejo de cadáveres,
la caída de ceniza, la falta de agua en una comunidad, aquellos proble-
mas que causen preocupación en la población, lo que el Equipo de
Respuesta percibe, lo que los medios hacen visible, no importa si es gene-
ral o muy específico. Priorícelas.


2. Identifique los hechos o evidencias que permitan contrarrestar esas
preocupaciones: explicaciones científicas, argumentos técnicos, hechos
basados en la experiencia, cifras o datos estadísticos pueden dar respal-
do y legitimidad a los mensajes que se preparen para dar respuesta a
aquellas preocupaciones que hayan sido identificadas.


3. Identifique las audiencias meta: se trata de las personas afectadas, sus
familias, personal de respuesta, personal de salud pública, donantes,
medios de comunicación, etc. Pueden agruparlas según su credibilidad
y su potencial como tomadores de decisiones o multiplicadores de la
información.


4. Elabore mensajes clave que respondan a las preocupaciones: los men-
sajes pueden responder a las preocupaciones generales o las específicas
y deben basarse en lo que la mayoría necesita saber, lo que la mayoría
quiere saber y lo que más preocupa a la mayoría. Utilice técnica de lluvia
de ideas, de manera que especialistas y autoridades propongan (un
máximo de tres) palabras clave para cada mensaje.


5. Elabore material de apoyo para cada mensaje clave: Identifique
hechos, cifras, declaraciones de expertos, datos y testimonios que refuer-
cen y mejoren la comprensión de cada mensaje.


6. Valide los mensajes antes de publicarlos: el primer paso es asegurarse
de que la información técnica sea correcta; los mensajes deben ser revi-
sados por especialistas que no hayan participado en su proceso de
elaboración. El segundo paso es confirmar que son comprensibles: selec-
cione un grupo que represente a su audiencia y analice la forma en que
reciben los mensajes.


7. Comparta los mapas de mensajes con los voceros y úselos para organi-
zar su trabajo con los medios; los mapas de mensajes pueden ser usados
para estructurar conferencias de prensa, entrevistas con los medios de
comunicación, intercambio de información, reuniones públicas, sitios de
Internet, respuestas grabadas a líneas telefónicas de emergencia, etc.


Los pasos para elaborar mapas de mensajes3:


3 Adaptación del texto “mapas de mensajes” publicado en el Curso de Autoaprendizaje en Comunicación
de Riesgos, OPS/OMS, disponible en www.cepis.ops-oms-org/cursoc/e/index.php y basado en Covello, V.T.
Message mapping. Workshop on Bio-Terrorism and Risk Communication. WHO: Geneva; 2002.




93¿Cómo elaborar mensajes y materiales?


Mensajes Canales Materiales


Los cadáveres de los
desastres no causan
epidemias, el riesgo
para la población es
mínimo porque no
están en contacto
con ellos.


Las personas que
mueren en un
desastre no suelen
tener infecciones que
causen epidemias
como cólera, fiebre
tifoidea, etc.


Su ayuda es
importante, si
escucha comentarios
sobre incineraciones
masivas para evitar
epidemias,
desmiéntalos.


No haga parte de los
alarmistas. Si tiene
alguna duda
remítase a expertos
como la OPS o el
CICR.


Las víctimas de los
desastres mueren a
causa de heridas que
han sufrido, no por
enfermedades
infectocontagiosas.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Comunicados
de prensa,
guía básica
con recomen-
daciones,
referencias a
sitios web.




Evidencias Audiencias


Ejemplos de mapas de mensajes: Manejo de cadáveres
Preocupación Los cadáveres generan epidemias


Comunidad La mayoría de agentes
infecciosas no
sobreviven más de 48
horas en un cadáver.
Los cadáveres no
generan epidemias.


Periodistas


Utilice guantes y
botas. Lave y
desinfecte los
equipos.


Lave las manos con
agua y jabón.
Evite limpiarse la cara
o la boca con las
manos.


El riesgo de contagio
de epidemias es
mínimo y se combate
con medidas de
seguridad.


No generar mayor
alarma entre la
comunidad.


Reuniones. Información
práctica de
seguridad
para quienes
manipulan
cadáveres.


Personal
médico y
sanitario


Comunidad Colabore con las
autoridades para
facilitar la
identificación
adecuada de los
cadáveres.


La autoridad
competente es la
única que debe
hacer entrega del
cuerpo y debe
documentar por
escrito su entrega, a
través de una carta
o certificado de
defunción.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Periodistas El proceso de
identificación puede
ser lento, envíe
mensajes de
tranquilidad a la
población y
colabore con las
autoridades, para
facilitar la
identificación
adecuada.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Cuñas radiales,
spot de tv,
correos
electrónicos,
anuncios, guías
prácticas.


Autoridades
y equipo de
respuesta


Se deben recolectar
y almacenar en
contenedores con
hielo seca o en
contenedores
temporales.


Se debe intentar la
identificación de
todos los cadáveres.


Se deben almacenar
o enterrar
transitoriamente.


Reuniones,
comunicación
interpersonal.


Información
práctica de
seguridad para
quienes
manipulan
cadáveres.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Existen protocolos para
garantizar la adecuada
identificación de
cadáveres y su
aplicación puede tomar
tiempo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es necesario, se
deben almacenar o
enterrar transitoriamente
para permitir más
adelante la
identificación de
expertos.


Existen protocolos para
garantizar la adecuada
identificación de
cadáveres y su
aplicación puede tomar
tiempo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es necesario se deben
almacenar o enterrar
transitoriamente para
permitir más adelante la
identificación de
expertos.


La mayoría de agentes
infecciosas no
sobreviven más de 48
horas en un cadáver.
Los cadáveres no
generan epidemias.


El uso del equipo
adecuado de
protección (guantes,
gafas, mascarillas, etc.)
y la higiene básica son
las mejores medidas
para evitar la
exposición a
enfermedades que se
contraen por contacto
con la sangre o fluidos
corporales.


El uso del equipo
adecuado de
protección (guantes,
gafas, mascarillas, etc.)
y la higiene básica son
las mejores medidas
para evitar la
exposición a
enfermedades que se
contraen por contacto
con la sangre o fluidos
corporales.


Mensajes Canales Materiales


Los cadáveres de los
desastres no causan
epi emias, el riesgo
para la población es
mínimo porque no
están en contacto
con ellos.


Las personas que
mueren en un
desastre no suelen
tener infecciones que
causen epidemias
como cólera, fiebr
tifoidea, etc.


Su ayuda es
importante, si
escucha comentarios
sobre incineraciones
masivas para evitar
epidemias,
desmiéntalos.


No haga parte de los
alarmistas. Si tiene
alguna duda
remítase a expertos
como la OPS o el
CICR.


Las víctimas de los
desastres mueren a
causa de heridas que
han sufrido, no por
enfermedades
infectocontagiosas.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Comunicados
de prensa,
guía básica
con recomen-
daciones,
referencias a
sitios web.




Evidencias Audiencias


Ejemplos de mapas de mensajes: Manejo de cadáveres
Preocupación Los cadáveres generan epidemias


Comunidad La mayoría de agentes
infecciosas no
sobreviven más de 48
horas en un c dáver.
Los cadáveres no
generan epidemias.


Periodistas


Utilice guantes y
botas. Lave y
desinfecte los
equipos.


Lave las manos con
agua y jabón.
Evite limpiarse la cara
o la boca con las
manos.


El riesgo de contagio
de epidemias es
mínimo y se combate
con medidas de
seguridad.


No generar mayor
alarma entre la
comunidad.


Reuniones. Información
práctica de
seguridad
para quienes
manipulan
cadáveres.


Personal
médico y
sanitario


Comunidad Colabore con las
autoridades para
facilitar la
identificación
adecuada de los
cadáveres.


La autoridad
competente es la
única que debe
hacer entrega del
cuerpo y debe
documentar por
escrito su entrega, a
través de una carta
o certificado de
defunción.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Periodistas El proceso de
identificación puede
ser lento, envíe
mensajes de
tranquilidad a la
población y
colabore con las
autoridades, para
facilitar la
identificación
adecuada.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Cuñas radiales,
spot de tv,
correos
electrónicos,
anuncios, guías
prácticas.


Autoridades
y equipo de
respuesta


Se deben recolec ar
y almacenar en
contenedores con
hielo seca o en
contenedores
temporales.


Se debe intentar la
identificación de
todos los cadáveres.


Se deben almacenar
o enterrar
transitoriamente.


Reuniones,
comunicación
interpersonal.


Información
práctica de
seguridad para
quienes
manipulan
cadáveres.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Existen protocolos para
garantizar la adecuada
identificación de
cadáveres y su
aplicación puede tomar
tiempo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es necesario, s
deb n almacenar o
enterrar transitoriamente
para permitir más
adelante la
identificación de
expertos.


Existen protocolos para
garantizar la adecuada
identificación de
cadáveres y su
aplic ción puede tomar
tiempo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es necesario se deben
almacenar o enterrar
transitoriamente para
permitir más adelante la
identificación de
expertos.


La mayoría de agentes
infecciosas no
sobreviven más de 48
horas en un cadáver.
Los cadáveres no
generan epidemias.


El uso del equipo
adecuado de
protección (guantes,
gafas, mascarillas, etc.)
y la higiene básica son
las mejores medidas
para evitar la
exposición a
enfermedades que se
contraen por contacto
con la sangre o fluidos
corporales.


El uso del equipo
adecuado de
protección (guantes,
gafas, mascarillas, etc.)
y la higiene básica son
las m jores medidas
para evitar la
exposición a
enfermedades que se
contraen por contacto
con la sangre o fluidos
corporales.




94


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Mensajes Canales Materiales


Los cadáveres de los
desastres no causan
epidemias, el riesgo
para la población es
mínimo porque no
están en contacto
con ellos.


Las personas que
mueren en un
desastre no suelen
tener infecciones que
causen epidemias
como cólera, fiebre
tifoidea, etc.


Su ayuda es
importante, si
escucha comentarios
sobre incineraciones
masivas para evitar
epidemias,
desmiéntalos.


No haga parte de los
alarmistas. Si tiene
alguna duda
remítase a expertos
como la OPS o el
CICR.


Las víctimas de los
desastres mueren a
causa de heridas que
han sufrido, no por
enfermedades
infectocontagiosas.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Comunicados
de prensa,
guía básica
con recomen-
daciones,
referencias a
sitios web.




Evidencias Audiencias


Ejemplos de mapas de mensajes: Manejo de cadáveres
Preocupación Los cadáveres generan epidemias


Comunidad La mayoría de agentes
infecciosas no
sobreviven más de 48
horas en un cadáver.
Los cadáveres no
generan epidemias.


Periodistas


Utilice guantes y
botas. Lave y
desinfecte los
equipos.


Lave las manos con
agua y jabón.
Evite limpiarse la cara
o la boca con las
manos.


El riesgo de contagio
de epidemias es
mínimo y se combate
con medidas de
seguridad.


No generar mayor
alarma entre la
comunidad.


Reuniones. Información
práctica de
seguridad
para quienes
manipulan
cadáveres.


Personal
médico y
sanitario


Comunidad Colabore con las
autoridades para
facilitar la
identificación
adecuada de los
cadáveres.


La autoridad
competente es la
única que debe
hacer entrega del
cuerpo y debe
documentar por
escrito su entrega, a
través de una carta
o certificado de
defunción.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Periodistas El proceso de
identificación puede
ser lento, envíe
mensajes de
tranquilidad a la
población y
colabore con las
autoridades, para
facilitar la
identificación
adecuada.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Cuñas radiales,
spot de tv,
correos
electrónicos,
anuncios, guías
prácticas.


Autoridades
y equipo de
respuesta


Se deben recolectar
y almacenar en
contenedores con
hielo seca o en
contenedores
temporales.


Se debe intentar la
identificación de
todos los cadáveres.


Se deben almacenar
o enterrar
transitoriamente.


Reuniones,
comunicación
interpersonal.


Información
práctica de
seguridad para
quienes
manipulan
cadáveres.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Existen protocolos para
garantizar la adecuada
identificación de
cadáveres y su
aplicación puede tomar
tiempo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es necesario, se
deben almacenar o
enterrar transitoriamente
para permitir más
adelante la
identificación de
expertos.


Existen protocolos para
garantizar la adecuada
identificación de
cadáveres y su
aplicación puede tomar
tiempo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es necesario se deben
almacenar o enterrar
transitoriamente para
permitir más adelante la
identificación de
expertos.


La mayoría de agentes
infecciosas no
sobreviven más de 48
horas en un cadáver.
Los cadáveres no
generan epidemias.


El uso del equipo
adecuado de
protección (guantes,
gafas, mascarillas, etc.)
y la higiene básica son
las mejores medidas
para evitar la
exposición a
enfermedades que se
contraen por contacto
con la sangre o fluidos
corporales.


El uso del equipo
adecuado de
protección (guantes,
gafas, mascarillas, etc.)
y la higiene básica son
las mejores medidas
para evitar la
exposición a
enfermedades que se
contraen por contacto
con la sangre o fluidos
corporales.


Mensajes Canales Materiales


Los cadáveres de los
desastres no causan
epidemias, el riesgo
para la población es
mínimo porque no
están en contacto
con ellos.


Las personas que
mueren en un
desastre no suelen
tener infecciones que
causen epidemias
como cólera, fiebre
tifoidea, etc.


Su ayuda es
importante, si
escucha coment rios
sobre incineraciones
masivas para evitar
epidemias,
desmiéntalos.


No haga parte de los
alarmistas. Si tiene
alguna duda
remítase a experto
como la OPS o el
CICR.


Las víctimas de los
desastres mueren a
causa de heridas que
han sufrido, no por
enfermedades
infectocontagiosas.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Comunicados
de prensa,
guía básica
con recomen-
daciones,
referencias a
sitios web.




Evidencias Audiencias


Ejemplos de mapas de mensajes: Manejo de cadáveres
Preocupación Los cadáveres generan epidemias


Comunidad La mayoría de agentes
infecciosas no
sobreviven más de 48
horas en un cadáver.
Los cadáveres no
generan epidemias.


Periodistas


Utilice guantes y
botas. Lave y
desinfecte los
equipos.


Lave las manos con
agua y jabón.
Evite limpiarse la cara
o la boca con las
manos.


El riesgo de contagio
de epidemias es
mínimo y se combate
con medi as de
seguridad.


No generar mayor
alarma entre la
comunidad.


Reuniones. Información
práctica de
seguridad
para quienes
manipulan
cadáveres.


Personal
médico y
sanitario


Comunidad Colabore con las
autoridades para
facilitar la
identificación
adecuada de los
cadáveres.


La autoridad
competente es la
única que debe
hacer entrega del
cuerpo y debe
documentar por
escrito su entrega, a
través de una carta
o certificado de
defunción.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
infor ación,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Periodistas El proceso
identificación puede
ser lento, envíe
mensajes de
tranquilidad a la
población y
colabore con las
autoridades, para
facilitar la
identificación
adecuada.


Conferencias
e prensa,


entrevistas,
reuniones.


Cuñas radiales,
spot de tv,
correos
electrónicos,
anuncios, guías
prácticas.


Autoridades
y equipo de
respuesta


Se deben recolectar
y almacenar en
contenedores con
hielo seca o en
contenedores
temporales.


Se debe intentar la
identificación de
todos los cadáver s.


Se deben almacenar
o enterrar
transitoriamente.


Reuniones,
comunicación
interpersonal.


Información
práctica de
seguridad para
quienes
manipulan
cadáveres.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
ma stros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Existen protocolos para
garantizar la adecuada
id ntificación de
cadáveres y su
aplicación puede tomar
tiempo.


Cualqui esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es necesario, se
deben almacenar o
enterrar transitoriamente
para permitir más
adelan e la
identificación de
expertos.


Existen protocolos para
garantizar la adecuada
identificación de
cadáveres y su
aplicación puede tomar
tiempo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáver s será bien
recibido.


Si es necesario se deben
almacenar o enterrar
transitoriamente para
permitir más adelante la
identificación de
expertos.


La mayoría de agentes
infecciosas no
sobreviven más de 48
horas en un cadáver.
Los cadáveres no
generan epidemias.


El u o del equipo
adecuado de
protección (guantes,
gafas, mascarillas, etc.)
y la higiene básica son
l s mejores me idas


ara vitar la
exposición a
enfermedades que se
contraen por contacto
con la sangre o fluidos
corporales.


El uso del equipo
adecuado de
protección (guantes,
gafas, mascarillas, etc.)
y la higiene básica son
las mejores medidas
para evitar la
exposición a
enfermedades que se
c ntraen por contacto
con la sangre o fluidos
corporales.


Mensajes Canales Materiales


Los cadáveres de los
desastres no causan
epidemias, el riesgo
para la población es
mínimo porque no
están en contacto
con ellos.


Las personas que
mueren en un
desastre no suelen
tener infecciones que
causen epidemias
como cólera, fiebre
tifoidea, etc.


Su ayuda es
importante, si
escucha comentarios
sobre incineraciones
masivas para evitar
epidemias,
desmiéntalos.


No haga parte de los
alarmistas. Si ti ne
alguna duda
remítase a expertos
como la OPS o el
CICR.


Las víctimas de los
desastres mueren a
causa d heridas que
han sufrido, no por
enferm dad s
infectocontagiosas.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Comunicados
de prensa,
guía básica
con recomen-
daciones,
referencias a
sitios web.




Evidencias Audiencias


Ejemplos de mapas de mensajes: Manejo de cadáveres
Preocupación Los cadáveres generan epidemias


Comunidad La mayoría de agentes
infecciosas no
sobreviven más de 48
horas en un cadáver.
Los cadáveres no
generan epidemias.


Periodistas


Utilice guantes y
botas. Lave y
desinfecte los
equipos.


Lave las manos con
agua y jabón.
Evite limpiarse la cara
o la boca con las
manos.


El riesgo de contagio
de epidemias es
mínimo y se combate
con medidas de
seguridad.


No generar mayor
alarma entre la
comunidad.


euniones. Inform ción
ráctica de


seguridad
para quienes
manipulan
cadáveres.


Personal
médico y
sanitario


Comunidad Colabore con las
autoridades para
facilitar la
identificación
adecuada de los
cadáveres.


La autoridad
competente es la
única que debe
hacer entrega del
cuerpo y ebe
documentar por
escrito su entrega, a
través de una carta
o certificado de
defunción.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radi les,
spot de TV,
anuncios.


riodistas El proceso d
identific ción puede
ser lento, envíe
mensajes de
tranquilidad a la
población y
colabore con las
autoridades, para
facilitar la
identificación
adecuada.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Cuñas r diales,
s ot de tv,
correos
electrónicos,
anuncios, guías
prácticas.


Autoridades
y equipo de
respuest


Se deben recolectar
y almacenar en
c ntenedores con
hielo seca o en
contenedores
temporales.


Se debe intentar la
identificación de
todos los cadáveres.


Se deben almacenar
o enterrar
transitoriamente.


Reuniones,
comunicación
interpersonal.


Información
práctica de
seguridad para
quienes
manipulan
cadáveres.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Existen protocolos para
garantizar la adecuada
identificación de
cadáveres y su
aplicación puede tomar
tiempo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es necesario, se
de en almacenar o
enterrar transitoriamente
para permitir más
adelante la
id ntific ción de
expertos.


Exist n protocolos para
garantizar la adecuada
identificación de


adáveres y su
aplicación puede tomar
tiempo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es necesario se deben
almacenar o enterrar
transitoriamente para
permitir más adelante la
identificación de
expertos.


L y rí t s
i f i s s
s r i s


r s r.
L s r s


r i i s.


El uso del equipo
adecuado de
protección (guantes,
gafas, mascarillas, etc.)
y la higiene básica son
las mejores medidas
para evitar la
exposición a
enfermedades que se
contraen por contacto
con la sangre o fluidos
corporales.


El uso del equipo
adecuado de
protección (guantes,
gafas, ascarillas, etc.)
y la higiene básica son
l s ejores e idas
para evitar la
exposición a
enfer edades que se
contraen por contacto
con la sangre o flui os
corporales.


Mensajes Canales Materiales


Los cadáveres de los
desastres no causan
epidemias, el riesgo
par la población es
mínimo porque no
están en co tacto
con ellos.


Las personas que
mueren en u


astre no suelen
tener infecciones que
causen epidemias
como cólera, fiebre
tifoidea, etc.


Su ayuda es
important , si
escucha com ntarios
sobre incineraciones
masivas para evitar
epidemias,
desmiéntalos.


No haga parte de los
alarmistas. Si tiene
alguna duda
remítase a expertos
como l OPS o el
CICR.


Las víctim s de los
desastr s mueren a
causa de heridas que
h n sufrido, no por
enfermedades
infectocontagiosas.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Comunicados
de prensa,
guía básica
con recomen-
daciones,
referencias a
sitios web.




Evidencias Audiencias


Problema: Manejo de Cadáveres. Preocup ción Los cadáveres generan epidemias


Comunidad La mayoría de agentes
inf ccioso no
sobreviven más d 48
hora en un cadáver.
Los cadáveres no
generan epidemias.


La higiene básica es la
mejor pr tección con
qu cuenta los
tra ajadores para evitar
la exposición
enfermedad que se
contrae por contacto
con la sangre o fluidos
corp rales.


Periodistas


Utilice guantes y
botas. Lave y
desinfecte los
equipos.


Lave las manos con
agua y jabón.
Evite limpiarse la cara
o la boca con las
manos.


El riesgo de contagio
de epidemi s es
mínimo y se combate
con medidas de
seguridad.


No generar mayor
alarma entre la
comunidad.


Reuni nes. Información
práctica de
seguridad
para quienes
manipulan
cadáveres.


Personal
médico


Existen protocolos para
garantizar la adecuada
identificación de
cadáveres y su
aplicación puede tomar
tiempo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es necesario se deben
almacenar o enterrar
transitoriamente para
per itir más adelante la
identificación de
expertos.


Comunidad Colabore con las
autoridad s para
facilitar la
identificación
adecuada de los
cadáver s.


La autoridad
competente es la
única que debe
hacer entrega del
cuerpo y d be
documentar por
escrito su entrega, a
través de una carta o
certificado de
defunción.


Radio, TV,
comunicación
interpe sonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Periodistas El proceso de identificación puede
ser lento, envíe
mensajes de
tranquilidad a la
población y colabore
con las autoridades,
para facilitar la
identificación
adecuada.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Cuñas radiales,
spot de tv,
correos
electrónicos,
anuncios.


Autoridades
y equipo de
respuesta


Se deben r colect r
y almacenar en
contenedores con
hielo seca o en
contenedores
temporales.


Se debe intentar
identificación de
todos los cadáveres.


Se deben almacenar
o enterrar
transitoriamente.


Reuniones Información
práctica de
seguridad para
quienes
manipulan
cadáveres.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Mensajes Canales Materiales


Los cadáveres de los
desastres no causan
epidemias, el riesgo
para la población es
mínimo porque no
están en contacto
con ellos.


Las personas que
mueren en un
desastre no suelen
tener infecciones que
causen epidemias
como cólera, fiebre
tifoidea, etc.


Su ayuda es
importante, si
escucha comentarios
sobre incineraciones
masivas p r vitar
epidemias,
d smiéntalos.


No haga p rte de los
alarmistas. Si tiene
alguna duda
remítase a xpertos
como la OPS o el
CICR.


Las víctimas de los
desastr s mueren a
causa de heridas que
han sufrido, no por
enfermedades
infectocontagiosas.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Comunicados
de prensa,
guía básica
con recomen-
daciones,
referencias a
sitios web.




Evidencias Audiencias


Problema: Manejo de Cadáveres. Preo upación Los cadáveres generan epidemias


Comunidad La mayoría de agentes
infecciosos no
sobrevi en más de 48
horas en un cadáver.
Los cadáveres no
ge er n e idemias.


La higiene básica es la
mejor protección con
que cuentan los
trabajadores para evitar
la exposición a
enfermedades que se
contraen por contacto
con la sangre o fluidos
corporales.


Periodistas


Utilice guantes y
botas. Lave y
desinfecte los
equipos.


Lave las manos con
agua y jabón.
Evite limpiarse la cara
o la boca con las
manos.


El riesgo de cont gio
de epidemias s
mínimo y se combate
con edidas de
seguridad.


No generar mayor
alarm entre la
co unidad.


Reuniones. Información
práctica de
seguridad
para quienes
manipulan
cadáveres.


Personal
médico


Existen protocolos para
gara tizar la ad cuada
identificación de
c dáveres y su
aplicación puede tom r
ti mpo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si s n cesario se deben
almac n r o e t rrar
transitoriamente para
permitir más adelante la
identificación de
expertos.


o uni lab re con las
autoridades para
f ilitar l
i ntificación
adecuad de los
c dáv res.


La autoridad
competente es la
única que debe
hacer entrega del
cuerpo y debe
documentar por
escrito su entrega, a
través d una c rta o
certific o de
defunción.


i , ,
i i


i r r l,
lí r


i ri ,


i f r i ,
r .


r i l ,
,


i .


Periodistas El proceso de identificación puede
ser lento, enví
mensaj s
tranquilid d a la
p blación y colabore
c n las utoridades,
p ra f cilit r l
identific ción
adecuada.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Cuñas radiales,
spot de tv,
correos
electrónicos,
anuncios.


Autorida es
y equipo de
respuesta


S de n r col ctar
y al acenar en
contenedores con
hielo sec o en
contenedores
temporales.


Se debe intentar
identificación de
todos los cadáveres.


Se d ben almacenar
o enterr r
transitoriamente.


euniones Información
práctica de
seg ridad para
quienes
manipulan
cadáveres.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Mensajes Canales Materiales


Los cadáver s de los
des stres no causan
epidemias, el riesgo
para la población es
mínimo porque no


stán en contacto
con ellos.


Las personas que
mu re en un
d sastre no suelen
tener infecciones que
causen epidemias
como cólera, fiebre
tifoidea, etc.


Su ayuda es
i portante, si
escucha comentarios
sobre incineraciones
masivas para evitar
e idemias,
desmiéntalos.


No haga p rt de los
alarmistas. Si tiene
alguna duda
remítase a expertos
como la OPS o el
CICR.


Las víctimas de los
desastres mueren a
causa de heridas que
han sufri o, no por
e fermedades
infectocontagiosas.


C ferencias
de pr n a,
entrevistas,
reuniones.


Comunicados
de prensa,
guía básica
con recomen-
daciones,
referencias a
sitios web.




Evidencias Audie ias


Ej plos de mapas de mensajes: Manejo de cadáveres
Preocupació Los cadáv res gener n epidemi


ComunidadLa mayoría e gentes
infecciosas no
sobreviven más de 48
horas en un cadáver.
Los cadáveres no
gen r n epidemias.


Perio ist s


Utilice guantes y
botas. Lave y
desinfecte los
equipos.


Lave las manos con
agua y jabón.
Evite limpiarse la cara
o la boca con las
ma os.


El riesgo de contagio
epidemias es


mínimo y se co bate
con medidas de
s guridad.


No generar mayor
alarma entre la
comunidad.


Reuniones. Información
práctica de
seguridad
para quienes
manipulan
cadáveres.


Personal
médico y
sanitario


Comunidad Colabore con las
autoridades para
facilitar la
identificación
adecuada de los
cadáveres.


L aut rid d
comp tente es la
ú ica que debe
hac r ntr ga del
cuerpo y debe
documentar por
escrito su entrega, a
través de una carta
o certificado de
defunción.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Periodistas El proceso de
identificación puede
ser lento, envíe
mensajes de
tranquilidad a la
población y
colabore con las
autoridades, para
facilitar la
identificación
adecuada.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Cuñas radiales,
spot de tv,
correos
electrónicos,
anuncios, guías
prácticas.


Autoridades
y equipo de
respuesta


Se deben recolectar
y almacenar en
contenedores con
hielo seca o en
contenedores
temporales.


Se debe intentar la
identificación de
todos los cadáveres.


Se deben almacenar
o enterrar
transitoriamente.


Reuniones,
comunicación
interpersonal.


Información
práctica de
seguridad para
quienes
manipulan
cadáveres.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
ma stros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Existen protocolos para
garantizar la adecuada
identificación de
cadáveres y su
aplicación puede tomar
tiempo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es necesario, se
deben almacenar o
enterrar transitoriamente
para permitir más
adelante la
identificación de
expertos.


Existen protocolos para
garantizar la adecuada
identificación de
cadáveres y su
aplicación puede tomar
tiempo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es necesario se deb n
almacenar o enterrar
transitoriamente para
permitir más adelante la
identificación de
expertos.


La mayoría de agentes
infecciosas no
sobreviven más de 48
horas en un cadáver.
Los cadáveres no
gen ran epidemias.


El uso del equipo
adecuad e
prot cción (gu ntes,
gafas, mascarillas, etc.)
y la higie e básica son
las mej res medidas
para evitar la
exposición a
enfermedades que se
co traen por contacto
con la s ngre o fluidos
cor orales.


El uso d l equipo
ade uado d
protec i n (guantes,
gafas, asc rillas, etc.)
y l higiene básica son
las mejores medidas
p ra vitar la
exposición a
enfermedades que se
contraen por contacto
con la sangre o fluidos
corpor les.


Problema: Manejo de Cadáveres. ción Identificación y disposición adecuada de cadáv res.




95¿Cómo elaborar mensajes y materiales?


Mensajes Canales Materiales


Los cadáveres de los
desastres no causan
epidemias, el riesgo
para la población es
mínimo porque no
están en contacto
con ellos.


Las personas que
mueren en un
desastre no suelen
tener infecciones que
causen epidemias
como cólera, fiebre
tifoidea, etc.


Su ayuda es
importante, si
escucha comentarios
sobre incineraciones
masivas para evitar
epidemias,
desmiéntalos.


No haga parte de los
alarmistas. Si tiene
alguna duda
remítase a expertos
como la OPS o el
CICR.


Las víctimas de los
desastres mueren a
causa de heridas que
han sufrido, no por
enfermedades
infectocontagiosas.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Comunicados
de prensa,
guía básica
con recomen-
daciones,
referencias a
sitios web.




Evidencias Audiencias


Ejemplos de mapas de mensajes: Manejo de cadáveres
Preocupación Los cadáveres generan epidemias


Comunidad La mayoría de agentes
infecciosas no
sobreviven más de 48
horas en un cadáver.
Los cadáveres no
generan epidemias.


Periodistas


Utilice guantes y
botas. Lave y
desinfecte los
equipos.


Lave las manos con
agua y jabón.
Evite limpiarse la cara
o la boca con las
manos.


El riesgo de contagio
de epidemias es
mínimo y se combate
con medidas de
seguridad.


No generar mayor
alarma entre la
comunidad.


Reuniones. Información
práctica de
seguridad
para quienes
manipulan
cadáveres.


Personal
médico y
sanitario


Comunidad Colabore con las
autoridades para
facilitar la
identificación
adecuada de los
cadáveres.


La autoridad
competente es la
única que debe
hacer entrega del
cuerpo y debe
documentar por
escrito su entrega, a
través de una carta
o certificado de
defunción.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Periodistas El proceso de
identificación puede
ser lento, envíe
mensajes de
tranquilidad a la
población y
colabore con las
autoridades, para
facilitar la
identificación
adecuada.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Cuñas radiales,
spot de tv,
correos
electrónicos,
anuncios, guías
prácticas.


Autoridades
y equipo de
respuesta


Se deben recolectar
y almacenar en
contenedores con
hielo seca o en
contenedores
temporales.


Se debe intentar la
identificación de
todos los cadáveres.


Se deben almacenar
o enterrar
transitoriamente.


Reuniones,
comunicación
interpersonal.


Información
práctica de
seguridad para
quienes
manipulan
cadáveres.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Existen protocolos para
garantizar la adecuada
identificación de
cadáveres y su
aplicación puede tomar
tiempo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es necesario, se
deben almacenar o
enterrar transitoriamente
para permitir más
adelante la
identificación de
expertos.


Existen protocolos para
garantizar la adecuada
identificación de
cadáveres y su
aplicación puede tomar
tiempo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es necesario se deben
almacenar o enterrar
transitoriamente para
permitir más adelante la
identificación de
expertos.


La mayoría de agentes
infecciosas no
sobreviven más de 48
horas en un cadáver.
Los cadáveres no
generan epidemias.


El uso del equipo
adecuado de
protección (guantes,
gafas, mascarillas, etc.)
y la higiene básica son
las mejores medidas
para evitar la
exposición a
enfermedades que se
contraen por contacto
con la sangre o fluidos
corporales.


El uso del equipo
adecuado de
protección (guantes,
gafas, mascarillas, etc.)
y la higiene básica son
las mejores medidas
para evitar la
exposición a
enfermedades que se
contraen por contacto
con la sangre o fluidos
corporales.


Problema: Manejo de Cadáveres. ción Identificación y disposición adecuada de cadáveres.


Mensajes Canales Materiales


Los cadáveres de los
desastres no causan
epidemias, el riesgo
para la población es
mínimo porque no
están en contacto
con ellos.


Las personas que
mueren en un
desastre no suelen
tener infecciones que
causen epidemias
como cólera, fiebre
tifoidea, etc.


Su ayuda es
importante, si
escucha comentarios
sobre incineraciones
masivas para evitar
epidemias,
desmiéntalos.


No haga parte de los
alarmistas. Si tiene
alguna duda
remítase a expertos
como la OPS o el
CICR.


Las víctimas de los
desastres mueren a
causa de heridas que
han sufrido, no por
enfermedades
infectocontagiosas.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Comunicados
de prensa,
guía básica
con recomen-
daciones,
referencias a
sitios web.




Evidencias Audiencias


Ejemplos de mapas de mensajes: Manejo de cadáveres
Preocupación Los cadáveres generan epidemias


Comunidad La mayoría de agentes
infecciosas no
sobreviven más de 48
horas en un cadáver.
Los cadáveres no
generan epidemias.


Periodistas


Utilice guantes y
botas. Lave y
desinfecte los
equipos.


Lave las manos con
agua y jabón.
Evite limpiarse la cara
o la boca con las
manos.


El riesgo de contagio
de epidemias es
mínimo y se combate
con medidas de
seguridad.


No generar mayor
alarma entre la
comunidad.


Reuniones. Información
práctica de
seguridad
para quienes
manipulan
cadáveres.


Personal
médico y
sanitario


Comunidad Colabore con las
autoridades para
facilitar la
identificación
adecuada de los
cadáveres.


La autoridad
competente es la
única que debe
hacer entrega del
cuerpo y debe
documentar por
escrito su entrega, a
través de una carta
o certificado de
defunción.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Periodistas El proceso de
identificación puede
ser lento, envíe
mensajes de
tranquilidad a la
población y
colabore con las
autoridades, para
facilitar la
identificación
adecuada.


Conferencias
de prensa,


ntrevistas,
reuniones.


Cuñas radiales,
spot de tv,
corre s
electrónicos,
anuncios, guías
prácticas.


Autoridades
y equipo de
respuesta


Se deben recolectar
y almacenar en
contenedores con
hielo seca o en
contenedores
temporales.


Se debe intentar la
identificación de
todos los cadáveres.


Se deben almacenar
o enterrar
transitoriamente.


Reuniones,
comunicación
interpersonal.


Información
práctica de
seguridad para
quienes
manipulan
cadáveres.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Existen protocolos para
garantizar la adecuada
identificación de
cadáveres y su
aplicación puede tomar
tiempo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recup ción de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es necesario, se
deben almacenar o
enterrar transitoriamente
par permitir más
adelante la
identificación de
expertos.


Existen protocolos para
garantizar la adecuada
identificación de
cadáveres y su
aplicación puede tomar
tiempo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es necesario se deben
almacenar o enterrar
transitoriamente para
permitir más adelante la
identificación de
expertos.


La mayoría de agentes
infecciosas no
sobreviven más de 48
horas en un cadáver.
Los cadáveres no
generan epidemias.


El uso del equipo
adecuado de
protección (guantes,
gafas, mascarillas, etc.)
y la higiene básica son
las mejores medidas
para evitar la
exposición a
enfermedades que se
contraen por contacto
con la sangre o fluidos
corporales.


El uso del equipo
adecuado de
protección (guantes,
gafas, mascarillas, etc.)
y la higiene básica son
las mejores medidas
para evitar la
exposición a
enfermedades que se
contraen por contacto
con la sangre o fluidos
corporales.


Mensajes Canales Materiales


Los cadáveres de los
desastres no causan
epidemias, el riesgo
para la población es
mínimo porque no
están en tacto
con ellos.


Las personas que
mueren en un
desastre no suelen
tener infecciones que
causen epidemias
como cólera, fiebre
tifoidea, etc.


Su ayuda es
importante, si
escucha comentarios
sobre incineraciones
masivas para evitar
epidemias,
desmiéntalos.


No haga parte de los
alarmistas. Si tiene
alguna duda
remítase a expertos
como la OPS o el
CICR.


Las víctimas de los
desastres mueren a
causa de heridas que
han sufrido, no por
enfermedades
infectocontagiosas.


Con erencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Comunicados
de prensa,
guía básica
con recomen-
daciones,
referencias a
sitios web.




Evidencias Audiencias


Problema: Manejo d Cadáveres. Preocupación Los cadáveres generan epidemias


Comunidad La mayoría de agentes
infecciosos no
sobreviven más de 48
horas en un cadáver.
Los cadáveres no
generan epidemias.


La higi ne básica s la
mejor protección con
que cuentan los
trabajadores para evitar
la exposición a
enfermedades que se
contraen por contacto
con la sangre o fluidos
corporal s.


Periodistas


Utilice guantes y
botas. Lave y
desinfecte los
equipos.


Lave las manos con
agua y jabón.
Evite limpiarse la cara
o la boca con las
manos.


El riesgo de contagio
de epidemias es
mínimo y se combate
con medidas de
seguridad.


No generar mayor
alarma entre la
comunidad.


Reuniones. Información
práctica de
seguridad
para quienes
manipulan
cadáveres.


Personal
médico


Existen protocolos para
garantizar la adecuada
identificación de
cadáveres y su
aplicación puede tom r
tiempo.


Cu lqui r esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es necesario se deben
almacenar o enterrar
transitoriamente para
permitir más adelante la
identificación de
expertos.


Comunidad Colabore con las
autoridades para
facilitar la
identificación
adecuada de los
cadáveres.


La autoridad
competent es la
única que debe
hacer entrega del
cuerpo y debe
documentar por
escrito su entrega, a
través de una carta o
certificado de
defunción.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Periodistas El proceso de identificación puede
ser lento, envíe
mensajes de
tranquilidad a la
población y colab re
con las autoridades,
para facilitar la
identificación
adecuada.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Cuñas radiales,
spot de tv,
correos
electrónicos,
anuncios.


Autoridades
y equipo de
respuesta


Se deben recolectar
y almacenar en
contenedores con
hielo seca o en
contenedores
temporales.


Se debe intentar
identificación de
todos los cadáveres.


Se deben almacenar
o enterrar
transitoriam nte.


Reuniones Información
práctica de
seguridad para
quienes
manipulan
cadáveres.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.




96


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Evidencias Audiencias Mensajes Canales Materiales




El consumo de agua
segura previene
enfermedades
diarreicas, parasitosis,
cólera y hepatitis.


El agua se puede
desinfectar de
manera casera
mediante la
clorificación y los filtros
caseros.

El agua de consumo
humano puede
contaminarse en
contacto con
desechos industriales.


En situaciones de
desastre, el agua se
contamina y su nivel
de turbiedad es
mayor por lo que es
necesaria una mayor
vigilancia de la
calidad de agua.


El consumo de agua
segura previene
enfermedades
diarreicas, parasitosis,
cólera y hepatitis.


El agua se puede
desinfectar de
manera casera
mediante la
clorificación y los filtros
caseros.

El agua de consumo
humano puede
contaminarse en
contacto con
desechos industriales.


En situaciones de
desastre el agua se
contamina y su nivel
de turbiedad es
mayor por lo que es
necesaria una mayor
vigilancia de la
calidad de agua.


El consumo de agua
segura previene
enfermedades
diarreicas, parasitosis,
cólera y hepatitis.


El agua se puede
desinfectar de
manera casera
mediante la
clorificación y los filtros
caseros.

El agua de consumo
humano puede
contaminarse en
contacto con
desechos industriales.


En situaciones de
desastre el agua se
contamina y su nivel
de turbiedad es
mayor por lo que es
necesaria una mayor
vigilancia de la
calidad de agua.


Problema: Consumo de agua segura
Preocupación Contaminación de las fuentes de agua y dificultades para
acceder a agua segura


Comunidad
afectada


Comunidad
en albergues


Periodistas


Desinfecte el
agua utilizando
cloro: lave el
recipiente y
llénelo de agua,
adicione la
cantidad de
cloro de
acuerdo a las
instrucciones del
envase y la
cantidad a
clorar.


Deje reposar
durante 30
minutos antes de
consumirla. Si
está turbia,
antes de
desinfectarla
filtre el agua.


Utilice fuentes
seguras de
agua.


Almacene el
agua clorada en
recipientes
limpios con
tapa.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Recomiende el
uso de utensilios
limpios, con tapa
y que no sean
corrosivos para
guardar el agua.


Promueva el uso
eficiente del
agua.


Afiches, cuñas
radiales,
mensajes para
ser difundidos en
altoparlantes.


Cuñas radiales,
spot de TV,
impresos.


Kit informativo
especializado,
guías.


Reuniones,
comunicación
electrónica e
interpersonal
con especia-
listas en el
tema.


Personal de
salud y equipo
de respuesta


Recomiende a la
población
afectada el
consumo de
agua clorada,
hervida o
embotellada.


Se debe
garantizar la
calidad de agua,
la cantidad y
cobertura.


Kit informativo
fotofrafías,
cuñas radiales,
spot de tv,
anuncios.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Obtenga cloro
con las
autoridades
sanitarias.


Comunicación
interpersonal,
uso de
carteleras,
perifoneo,
obras de
teatro,
reuniones,
líderes
comunitarios
(sacerdotes,
jóvenes,
autoridades).


Desinfecte el
agua utilizando
cloro: lave el
recipiente y
llénelo de agua,
adicione la
cantidad de
cloro de acuerdo
a las instruccio-
nes del envase y
la cantidad a
clorar.


Deje reposar
durante treinta
minutos antes de
consumirla. Si
está turbia, antes
de desinfectarla
filtre el agua.


Utilice fuentes
seguras de agua.


Almacene el
agua clorada en
recipientes
limpios con tapa.


Informe a la
población
afectada la
importancia de
consumir solo
agua clorada,
hervida o
embotellada.


Mensajes Can Materiales


Los cadáveres de los
desastres no causan
epidemias, l riesgo
par la p blación es
mínimo porque no
están en contacto
con ellos.


Las personas que
mueren en un
desastre no suelen
tener infecciones que
causen epidemias
como cólera, fiebre
tifoidea, etc.


Su ayuda es
importante, si
escucha comentarios
sobre incineraciones
masivas para evitar
epidemias,
desmiéntalos.


No haga parte de los
alarmistas. Si tiene
alguna duda
remítase a expertos
como la OPS o el
CICR.


Las víctimas de los
desastres mueren a
causa de heridas que
han sufrido, no por
enfermedades
infectocontagiosas.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Comunicados
de prensa,
guía básica
con recomen-
daciones,
referencias a
sitios web.




Evidencias Audiencias


Ejemplos de mapas de mensajes: Manejo de cadáveres
Preocupación Los cadáveres generan epidemias


Comunidad La mayoría de agentes
infecciosas no
sobreviven má de 48
hor s en un cadáver.
Los cadáveres no
generan epidemias.


Periodistas


Utilice guantes y
botas. Lave y
desinfecte los
equipos.


Lave las manos con
gua y jabón.


Evite limpiarse la cara
o la boca con las
manos.


El riesgo de contagio
de epidemias es
mínimo y se combate
con medidas de
seguridad.


No generar mayor
alarma entre la
comunidad.


Reuniones. Información
práctica de
seguridad
para quienes
manipulan
cadáveres.


Personal
médico y
sanitario


Comunidad Colabore con las
autoridades para
facilitar la
i entificación
adecuada de los
cadáveres.


La autoridad
competente es la
única que debe
hacer entrega del
cuerpo y debe
documentar por
escrito su entrega, a
través de una carta
o certificado de
defunción.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Periodistas El proceso de
identificación puede
ser lento, envíe
mensajes de
tranquilidad a la
población y
colabore con las
autoridades, para
facilitar la
identificación
adecuada.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Cuñas radiales,
spot de tv,
correos
electrónicos,
anuncios, guías
prácticas.


Autoridades
y equipo de
respuesta


Se deben recolectar
y almacenar en
contenedores con
hielo seca o en
contenedores
temporales.


Se debe intentar la
identificación de
todos los cadáveres.


Se deben almacenar
o enterrar
transitoriamente.


Reuniones,
comunicación
interpersonal.


Información
práctica de
seguridad para
quienes
manipulan
cadáveres.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Existen protocolos para
garantizar la adecuada
identificación de
cadáveres y su
aplicación puede tomar
tiempo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es necesario, se
deben almacenar o
enterrar transitoriamente
para permitir más
adelante la
identificación de
expertos.


Existen protocolos para
garantizar la adecuada
identificación de
cadáveres y su


plicación puede tomar
tiempo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es necesario se deben
almacenar o enterrar
transitoriamente para
per itir más adelante la
identificación de
expertos.


La mayoría de agentes
infe ciosas no
sobreviven más de 48
horas en un cadáver.
Los cadáveres no
generan epidemias.


El uso del equipo
adecuado de
protección (guantes,
gafas, mascarillas, etc.)
y la higiene básica son
las ejor s medidas
para evitar la


xposición a
enfermedades que se
contraen por contacto
con la sangre o fluidos
corporales.


El uso del equipo
adecuado de
protección (guantes,
gafas, mascarillas, etc.)
y la higiene básica son
las mejores medidas
para evitar la
exposición a
enfermedades que se
contraen por contacto
con la sangre o fluidos
corporales.




97¿Cómo elaborar mensajes y materiales?


Evidencias Audiencias Mensajes Canales Materiales




El consumo de agua
segura previene
enfermedades
diarreicas, parasitosis,
cólera y hepatitis.


El agua se puede
desinfectar de
manera casera
mediante la
clorificación y los filtros
caseros.

El agua de consumo
humano puede
contaminarse en
contacto con
desechos industriales.


En situaciones de
desastre, el agua se
contamina y su nivel
de turbiedad es
mayor por lo que es
necesaria una mayor
vigilancia de la
calidad de agua.


El consumo de agua
segura previene
enfermedades
diarreicas, parasitosis,
cólera y hepatitis.


El agua se puede
desinfectar de
manera casera
mediante la
clorificación y los filtros
caseros.

El agua de consumo
humano puede
contaminarse en
contacto con
desechos industriales.


En situaciones de
desastre el agua se
contamina y su nivel
de turbiedad es
mayor por lo que es
necesaria una mayor
vigilancia de la
calidad de agua.


El consumo de agua
segura previene
enfermedades
diarreicas, parasitosis,
cólera y hepatitis.


El agua se puede
desinfectar de
manera casera
mediante la
clorificación y los filtros
caseros.

El agua de consumo
humano puede
contaminarse en
contacto con
desechos industriales.


En situaciones de
desastre el agua se
contamina y su nivel
de turbiedad es
mayor por lo que es
necesaria una mayor
vigilancia de la
calidad de agua.


Problema: Consumo de agua segura
Preocupación Contaminación de las fuentes de agua y dificultades para
acceder a agua segura


Comunidad
afectada


Comunidad
en albergues


Periodistas


Desinfecte el
agua utilizando
cloro: lave el
recipiente y
llénelo de agua,
adicione la
cantidad de
cloro de
acuerdo a las
instrucciones del
envase y la
cantidad a
clorar.


Deje reposar
durante 30
minutos antes de
consumirla. Si
está turbia,
antes de
desinfectarla
filtre el agua.


Utilice fuentes
seguras de
agua.


Almacene el
agua clorada en
recipientes
limpios con
tapa.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Recomiende el
uso de utensilios
limpios, con tapa
y que no sean
corrosivos para
guardar el agua.


Promueva el uso
eficiente del
agua.


Afiches, cuñas
radiales,
mensajes para
ser difundidos en
altoparlantes.


Cuñas radiales,
spot de TV,
impresos.


Kit informativo
especializado,
guías.


Reuniones,
comunicación
electrónica e
interpersonal
con especia-
listas en el
tema.


Personal de
salud y equipo
de respuesta


Recomiende a la
población
afectada el
consumo de
agua clorada,
hervida o
embotellada.


Se debe
garantizar la
calidad de agua,
la cantidad y
cobertura.


Kit informativo
fotofrafías,
cuñas radiales,
spot de tv,
anuncios.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Obtenga cloro
con las
autoridades
sanitarias.


Comunicación
interpersonal,
uso de
carteleras,
perifoneo,
obras de
teatro,
reuniones,
líderes
comunitarios
(sacerdotes,
jóvenes,
autoridades).


Desinfecte el
agua utilizando
cloro: lave el
recipiente y
llénelo de agua,
adicione la
cantidad de
cloro de acuerdo
a las instruccio-
nes del envase y
la cantidad a
clorar.


Deje reposar
durante treinta
minutos antes de
consumirla. Si
está turbia, antes
de desinfectarla
filtre el agua.


Utilice fuentes
seguras de agua.


Almacene el
agua clorada en
recipientes
limpios con tapa.


Informe a la
población
afectada la
importancia de
consumir solo
agua clorada,
hervida o
embotellada.


Evidencias Audiencias Mensajes Canales Materiales




El consumo de agua
segura previene
enfermedades
diarreicas, parasitosis,
cólera y hepatitis.


El agua se puede
desinfectar de
manera casera
mediante la
clorificación y los filtros
caseros.

El agua de consumo
humano puede
contaminarse en
contacto con
desechos industriales.


En situaciones de
desastre, el agua se
contamina y su nivel
de turbiedad es
mayor por lo que es
necesaria una mayor
vigilancia de la
calidad de agua.


l
i


i i i i
l i i


l
i


i l
l i i i l il


l


i


i i l


i i
el agua se
i i l


i
l


i
i il i l


li


El consumo de agua
segura previene
enfermedades
diarreicas, parasitosis,
cólera y hepatitis.


El agua se puede
desinfectar de
manera casera
mediante la
clorificación y los filtros
caseros.

El agua de consumo
humano puede
contaminarse en
contacto con
desechos industriales.


En situaciones de
desastre el agua se
contamina y su nivel
de turbiedad es
mayor por lo que es
necesaria una mayor
vigilancia de la
calidad de agua.


Problema: Consumo de agua segura
Preocupación Contaminación de las fuentes de agua y dificultades para
acceder a agua segura


Comunidad
afectada


i
en albergues


Periodistas


Desinfecte el
agua utilizando
cloro: lave el
recipiente y
llénelo de agua,
adicione la
cantidad de
cloro de
acuerdo a las
instrucciones del
envase y la
cantidad a
clorar.


Deje reposar
durante 30
minutos antes de
consumirla. Si
está turbia,
antes de
desinfectarla
filtre el agua.


Utilice fuentes
seguras de
agua.


Almacene el
agua clorada en
recipientes
limpios con
tapa.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Recomiende el
uso de utensilios
limpios, con tapa
y que no sean
corrosivos para
guardar el agua.


Promueva el uso
eficiente del
agua.


Afiches, cuñas
radiales,
mensajes para
ser difundidos en
altoparlantes.


Cuñas radiales,
spot de TV,
impresos.


Kit informativo
especializado,
guías.


Reuniones,
comunicación
electrónica e
interpersonal
con especia-
listas en el
tema.


Personal de
salud y equipo
de respuesta


Recomiende a la
población
afectada el
consumo de
agua clorada,
hervida o
embotellada.


Se debe
garantizar la
calidad de agua,
la cantidad y
cobertur .


Kit informativo
fotofrafías,
cuñas radiales,
spot de tv,
anuncios.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Obtenga cloro
con las
autorid des
sanitarias.


Comunicación
interpersonal,
uso de
carteleras,
perifoneo,
obras de
teatro,
reuniones,
líderes
comunitarios
(sacerdotes,
jóvenes,
autoridades).


Desinfecte el
agua utilizando
cloro: lave el
recipiente y
llénelo de agua,
adicione la
cantidad de
cloro de acuerdo
a las instruccio-
nes del envase y
la cantidad a
clorar.


Deje reposar
durante treinta
minutos antes de
consumirla. Si
está turbia, antes
de desinfectarla
filtre el agua.


Utilice fuentes
seguras de agua.


Almacene el
agua clorada en
recipientes
limpios con tapa.


Informe a la
población
afectada la
importancia de
consumir solo
agua clorada,
hervida o
embotellada.


Mensajes C nales Materiales


Los cadáveres de los
d sastres no causan


pidemias, el riesgo
para la población es
mínimo porque no


stán en co tacto
con ellos.


Las personas que
mu ren en un
desastre no suelen
tener infecciones que
causen epidemias
como cólera, fiebre
tifoidea, etc.


Su ayuda es
importante, si
escucha comentarios
sobre incineraciones
masivas para evitar
epidemias,
d smiéntalos.


No haga parte de los
alarmistas. Si tiene
alguna duda
remítase a expertos
como la OPS o l
CICR.


Las víctimas de los
desastres mueren a
causa de heridas que
han sufrido, no por
enfermedades
infectocontagiosas.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Comunicados
de prensa,
guía básica
con recomen-
daciones,
referencias a
sitios web.




Evidencias Audiencias


Ejemplos de mapas de mensajes: Manejo de cadáveres
r ión L s c dáveres gener n pid mias


Comunidad La mayoría de agentes
infecciosas no
sobreviven más de 48
horas en un cadáver.
Los cadáveres no
generan epidemias.


Periodistas


Utilice guantes y
bot s. Lave y
desinfecte los
equipos.


Lave las manos con
agua y jabón.
Evite limpiarse la cara
o la boca con las
manos.


El riesgo de contagio
de epidemias es
mínimo y se combate
con medidas de
seguridad.


No generar mayor
alarma entre la
comunidad.


Reuniones. Información
práctica de
seguridad
para quienes
manipulan
cadáveres.


Personal
médico y
sanitario


Comunidad Colabore con las
autoridades para
facilitar la
identificación


ecuada de los
cadáveres.


La autoridad
competente es la
únic que debe
hacer entrega del
cuerpo y debe
documentar por
escrito su entrega, a
través de una carta
o certificado de
defunción.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Periodistas El proceso de
identificación pu de
ser lento, envíe
mensajes de
tranquilidad a la
población y
col bore con las
autoridades, para
facilitar la
identificación
adecuada.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Cuñas radiales,
spot de tv,
correos
electrónicos,
anuncios, guías
prácticas.


Autoridades
y equipo de
respuesta


Se deben recolectar
y almacenar en
contenedores con
hielo seca o en
contenedores
temporales.


Se debe intentar la
identificación de
todos los cadáveres.


Se deben almacenar
o enterrar
transitoriamente.


Reuniones,
comunicación
interpersonal.


Información
práctica de
seguridad para
quienes
manipulan
cadáveres.


Radio, T ,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Existen protocolos para
gar ntizar la adecuada
identificación de
cadáveres y su
aplicación puede tomar
tiempo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es necesario, se
deben almacenar o
enterrar transitoriamente
para permitir más
adelante la
identificación de
expertos.


Existen protocolos para
garantizar la adecuada
identificación de
cadáveres y su
aplicación puede tomar
tiempo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es ne esario se deben
almace ar o enterrar
transitoriamente para
permitir más adelante la
identificación de
expertos.


La mayoría de agentes
infecciosas no
sobreviven más de 48
horas en un cadáver.
Los cadáveres no
generan epidemias.


El uso del equipo
adecuado de
protección (guantes,
gafas, mascarillas, etc.)
y la higiene básica son
las mejores medidas
para evitar la


xposic ón a
enfermedades que se
contraen por contacto
con la sangre o fluidos
corporales.


El so el equipo
decu do de


protección (guante ,
gafas, mascarillas, etc.)
y la higiene básica son
las mejores medidas
para evitar la
exposición a
enfermedades que se
contraen por contacto
con la sangre o fluidos
corporales.




98


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Evidencias Audiencias Mensajes Canales Materiales




El consumo de agua
segura previene
enfermedades
diarreicas, parasitosis,
cólera y hepatitis.


El agua se puede
desinfectar de
manera casera
mediante la
clorificación y los filtros
caseros.

El agua de consumo
humano puede
contaminarse en
contacto con
desechos industriales.


En situaciones de
desastre, el agua se
contamina y su nivel
de turbiedad es
mayor por lo que es
necesaria una mayor
vigilancia de la
calidad de agua.


El consumo de agua
segura previene
enfermedades
diarreicas, parasitosis,
cólera y hepatitis.


El agua se puede
desinfectar de
manera casera
mediante la
clorificación y los filtros
caseros.

El agua de consumo
humano puede
contaminarse en
contacto con
desechos industriales.


En situaciones de
desastre el agua se
contamina y su nivel
de turbiedad es
mayor por lo que es
necesaria una mayor
vigilancia de la
calidad de agua.


El consumo de agua
segura previene
enfermedades
diarreicas, parasitosis,
cólera y hepatitis.


El agua se puede
desinfectar de
manera casera
mediante la
clorificación y los filtros
caseros.

El agua de consumo
humano puede
contaminarse en
contacto con
desechos industriales.


En situaciones de
desastre el agua se
contamina y su nivel
de turbiedad es
mayor por lo que es
necesaria una mayor
vigilancia de la
calidad de agua.


Problema: Consumo de agua segura
Preocupación Contaminación de las fuentes de agua y dificultades para
acceder a agua segura


Comunidad
afectada


Comunidad
en albergues


Periodistas


Desinfecte el
agua utilizando
cloro: lave el
recipiente y
llénelo de agua,
adicione la
cantidad de
cloro de
acuerdo a las
instrucciones del
envase y la
cantidad a
clorar.


Deje reposar
durante 30
minutos antes de
consumirla. Si
está turbia,
antes de
desinfectarla
filtre el agua.


Utilice fuentes
seguras de
agua.


Almacene el
agua clorada en
recipientes
limpios con
tapa.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Recomiende el
uso de utensilios
limpios, con tapa
y que no sean
corrosivos para
guardar el agua.


Promueva el uso
eficiente del
agua.


Afiches, cuñas
radiales,
mensajes para
ser difundidos en
altoparlantes.


Cuñas radiales,
spot de TV,
impresos.


Kit informativo
especializado,
guías.


Reuniones,
comunicación
electrónica e
interpersonal
con especia-
listas en el
tema.


Personal de
salud y equipo
de respuesta


Recomiende a la
población
afectada el
consumo de
agua clorada,
hervida o
embotellada.


Se debe
garantizar la
calidad de agua,
la cantidad y
cobertura.


Kit informativo
fotofrafías,
cuñas radiales,
spot de tv,
anuncios.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Obtenga cloro
con las
autoridades
sanitarias.


Comunicación
interpersonal,
uso de
carteleras,
perifoneo,
obras de
teatro,
reuniones,
líderes
comunitarios
(sacerdotes,
jóvenes,
autoridades).


Desinfecte el
agua utilizando
cloro: lave el
recipiente y
llénelo de agua,
adicione la
cantidad de
cloro de acuerdo
a las instruccio-
nes del envase y
la cantidad a
clorar.


Deje reposar
durante treinta
minutos antes de
consumirla. Si
está turbia, antes
de desinfectarla
filtre el agua.


Utilice fuentes
seguras de agua.


Almacene el
agua clorada en
recipientes
limpios con tapa.


Informe a la
población
afectada la
importancia de
consumir solo
agua clorada,
hervida o
embotellada.


Evidencias Audiencias Mensajes Canales Materiales




El consumo de agua
segura previene
enfermedades
diarreicas, parasitosis,
cólera y hepatitis.


El agua se puede
desinfectar de
manera casera
mediante la
clorificación y los filtros
caseros.

El agua de consumo
humano puede
contaminarse en
contacto con
desechos industriales.


En situaciones de
desastre, el agua se
contamina y su nivel
de turbiedad es
mayor por lo que es
necesaria una mayor
vigilancia de la
calidad de agua.


El consumo de agua
segura previene
enfermedades
diarreicas, parasitosis,
cólera y hepatitis.


El agua se puede
desinfectar de
manera casera
mediante la
clorificación y los filtros
caseros.

El agua de consumo
humano puede
contaminarse en
contacto con
desechos industriales.


En situaciones de
desastre el agua se
contamina y su nivel
de turbiedad es
mayor por lo que es
necesaria una mayor
vigilancia de la
calidad de agua.


El consu o de agua
segura previene
enfer edades
diarreicas, parasitosis,
cólera y hepatitis.


El agua se puede
desinfectar de


anera casera
ediante la


clorificación y los filtros
caseros.

El agua de consu o
hu ano puede
conta inarse en
contacto con
desechos industriales.


En situaciones de
desastre el agua se
conta ina y su nivel
de turbiedad es


ayor por lo que es
necesaria una ayor
vigilancia de la
calidad de agua.


Problema: Consumo de agua segura
Preocupación Contaminación de las fuentes de agua y dificultades para
acceder a agua segura


Comunidad
afectada


Comunidad
en albergues


Periodistas


Desinfecte el
agua utilizando
cloro: lave el
recipiente y
llénelo de agua,
adicione la
cantidad de
cloro de
acuerdo a las
instrucciones del
envase y la
cantidad a
clorar.


Deje reposar
durante 30
minutos antes de
consumirla. Si
está turbia,
antes de
desinfectarla
filtre el agua.


Utilice fuentes
seguras de
agua.


Almacene el
agua clorada en
recipientes
limpios con
tapa.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Recomiende el
uso de utensilios
limpios, con tapa
y que no sean
corrosivos para
guardar el agua.


Promueva el uso
eficiente del
agua.


Afiches, cuñas
radiales,
mensajes para
ser difundidos en
altoparlantes.


Cuñas radiales,
spot de TV,
impresos.


Kit informativo
especializado,
guías.


Reuniones,
comunicación
electrónica e
interpersonal
con especia-
listas en el
tema.


Personal de
salud y equipo
de respuesta


Recomiende a la
población
afectada el
consumo de


u clorada,
hervida o
e bot llada.


Se debe
garantizar la
calidad de agua,
la cantidad y
cobertura.


Kit informativo
fotofrafías,
cuñas radiales,
spot de tv,
anuncios.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Obtenga cloro
con las
autoridades
sanitarias.


Comunicación
interpersonal,
uso de
carteleras,
perifoneo,
obras de
teatro,
reuniones,
líderes
comunitarios
(sacerdotes,
jóvenes,
autoridades).


Desinfecte el
agua utilizando
cloro: lave el
recipiente y
llénelo de agua,
adicione la
cantidad de
cloro de acuerdo
a las instruccio-
nes del envase y
la cantidad a
clorar.


Deje reposar
durante treinta
minutos antes de
consumirla. Si
está turbia, antes
de desinfectarla
filtre el agua.


Utilice fuentes
seguras de agua.


Almacene el
agua clorada en
recipientes
limpios con tapa.


Informe a la
población
afectada la
importancia de
consumir solo
agua clorada,
hervida o
embotellada.


Mensajes C nales Materiales


Los cadáv res de los
d sastres o causan


pi mias, el ri sgo
p ra la población es
mínimo porque no
están en contacto
con ellos.


Las personas que
mueren en un
desastre no suelen
tener infecciones que
causen epidemias
como cólera, fiebre
tifoidea, etc.


Su ayuda es
important , si
escucha comentarios
sobre incineraciones
masivas para evitar
epidemias,
desmiéntalos.


No haga parte de los
larmistas. Si tiene


alguna duda
remítase a expertos
como la OPS o el
CICR.


Las víctimas de los
desastres mueren a
causa de heridas que
han sufrido, no por
enfermedades
infectocontagiosas.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Comunicados
de prensa,
guía básica
con recomen-
daciones,
referencias a
sitios web.




Evidencias Audiencias


Ejemplos de mapas de mensajes: Man jo de cadáveres
Pr u ión L s c dáveres gener n epi mias


Comunidad La mayoría de agentes
infecciosas no
sobreviven más de 48
hor s en un cadáver.
Los cadáveres no
generan epidemias.


Peri distas


Utilice guantes y
botas. Lave y
desinfecte los
equipos.


Lave las manos con
agua y jabón.
Evite limpiarse la cara
o la boca con las
m nos.


El riesgo de contagio
de epidemias es
mínimo y se combate
con medidas de
seguridad.


No generar mayor
alarma entre la
comunidad.


Reuniones. Información
práctica de
seguridad
para quienes
manipulan
cadáveres.


Personal
médico y
sanitario


Comunidad Colabore con las
autoridades para
facilitar la
identificación
adecuada de los
cadáveres.


La autoridad
competente es la
únic que debe
hacer entrega del
cuerpo y debe
documentar por
escrito su entrega, a
través de una carta
o certificado de
defunción.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Periodistas El proceso de
identificación puede
ser lento, envíe
mensajes de
tranquilidad a la
población y
col bore con las
autoridades, para
f cilitar la
identificación
adecuada.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Cuñas radiales,
spot de tv,
correos
electrónicos,
anuncios, guías
prácticas.


Autoridades
y equipo de
respuesta


Se deben recolectar
y almacenar en
contenedores con
hielo seca o en
contenedores
temporales.


Se debe intentar la
identificación de
todos los cadáveres.


Se deben almacenar
o enterrar
transitoriamente.


Reuniones,
comunicación
interpersonal.


Información
práctica de
seguridad para
quienes
manipulan
cadáveres.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Existen protocolos para
garantizar la adecuada
identificación de
cadáveres y su
aplicación puede tomar
tiempo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es necesario, se
deben almacenar o
enterrar transitoriamente
para permitir más
adelante la
identificación de
expertos.


Existen protocolos para
garantizar l adecuada
identificación de
cadáveres y su
aplicación puede tomar
tiempo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es ne esario se deben
almace ar o enterrar
transitoriamente para
permit r más adelante la
identificación de
expertos.


La mayoría de agentes
infecciosas no
sobreviven más de 48
horas en un cadáver.
Los cadáveres no
generan epidemias.


El uso del equipo
adecuado de
protección (guantes,
gafas, mascarillas, etc.)
y la higiene básica son
las mejores medidas
para evitar la


xposición a
enfermedades que se
contraen por contacto
con la sangre o fluidos
corporales.


El so del equipo
decuado d


protección (guantes,
gafas, mascarillas, etc.)
y la higiene básica son
las mejores medidas
para evitar la
exposición a
enfermedades que se
contraen por contacto
con la sangre o fluidos
corporales.




99¿Cómo elaborar mensajes y materiales?


Evidencias Audiencias Mensajes Canales Materiales




La falta de
saneamiento
contribuye a la
proliferación de
vectores que
producen
enfermedades.


Actividades
sencillas como el
lavado de manos
y aseo de letrinas
contribuyen a
preservar la salud
en un albergue.


La falta de
saneamiento
contribuye a la
proliferación de
vectores que
producen
enfermedades.


Actividades
sencillas como el
lavado de manos
y aseo de letrinas
contribuyen a
preservar la salud
en un albergue.


Problema: Control sanitario en albergues
Preocupación El hacinamiento en albergues es un riesgo potencial de
enfermedades si no se siguen estrictas recomendaciones
de saneamiento y agua segura


Comunidad en
albergues


Colabore con el
saneamiento
adecuado de las
letrinas.


Verificar que el
sanitario (baño),
inodoro o hueco de
la letrina se
encuentre
debidamente
tapado.


Deposite la basura
únicamente en el
lugar señalado.


Radio, afiches,
carteleras,
altoparlantes,
comunicación
interpersonal,
líderes comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de tv,
impresos.


Periodistas


Personal de salud
y equipo de
respuesta


Reuniones,
afiches, guías,
comunicación
interpersonal


Facilite información
práctica sobre el
cuidado del agua y
la disposición de
residuos.


Reuniones,
comunicados de
prensa,
entrevistas,
información en el
web.


Verificar que la
gente esté
recibiendo
agua potable, sea
en camión cisterna,
o tanques para
almacenar agua en
botella.


Verificar a diario si
se toman muestras
de agua para
análisis de cloro
residual en los
tanques de
almacenamiento.


Verificar que cada
semana se realice
limpieza y
desinfección de los
tanques de
almacenamiento
de agua.


En caso de que
haya tratamiento
del agua a nivel
domiciliario, verificar
que las personas
han entendido el
método utilizado
para tratar agua.


Kit de
información,
comunicados
de prensa, visita
a los albergues,
entrevistas con
expertos.


Guías prácticas
con información
técnica
socializadas a
través de
reuniones.


Evidencias Audiencias M nsajes Canales Materiales




La falta de
saneamiento
contribuye a la
proliferación de
vector s que
producen
enfermedades.


Actividades
sencillas como el
lavado de manos
y aseo de letrinas
contribuyen a
preservar la salud
en un albergue.


La falta de
saneamiento
contribuye a la
proliferación de
vectores que
producen
enfermedades.


Actividades
sencillas como el
lavado de manos
y aseo de letrinas
contribuyen a
preservar la salud
en un albergue.


Problema: Control sanitario en albergues
Preocupación El hacinamiento en albergues es un riesgo potencial de


f r edades si no se sigu n estrictas recomendaciones
neamiento y agua segura


Comunidad en
albergues


Colabore con el
saneamiento
adecuado de las
letrinas.


Verific r que el
sanitario (baño),
inodoro o hueco d
la letrina se
encuentre
debidamente
tapado.


D posite la basura
únicamente en el
lugar señalado.


Radio, afiches,
carteleras,
altoparlantes,
comunicación
interpersonal,
líderes comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de tv,
impresos.


Periodistas


Personal de salud
y equipo de
respuesta


Reuniones,
afiches, guías,
comunicación
interpersonal


Facilite información
práctica sobre el
cuidado del agua y
la disposición de
residuos.


Reuniones,
comunicados de
prensa,
entrevistas,
información en el
web.


Verificar que la
gente esté
recibiendo
agua potable, sea
en camión cisterna,
o tanques para
almacenar agua en
botella.


Verificar a diario si
se toman muestras
de agua para
análisis de cloro
residual en los
tanques de
almacenamiento.


Verificar que cada
semana se realice
limpieza y
desinfección de los
tanques de
almacenamiento
de agua.


En caso de que
haya tratamiento
del agua a nivel
domiciliario, verificar
que las personas
han entendido el
método utilizado
para tratar agua.


Kit de
información,
comunicados
de prensa, visita
a los albergues,
entrevistas con
expertos.


Guías prácticas
con información
técnica
socializadas a
través de
reuniones.


Mensajes Canales Materiales


Los cadáveres de los
desastres no c usan
epidemias, el riesgo
para la población es
mínimo porque no
están en contacto
con ellos.


Las personas que
ueren en un


desastre no suelen
tener infecciones que
causen epidemias
como cólera, fiebre
tifoidea, etc.


Su ayuda es
importante, si
escucha comentarios
sobre incineraciones
masivas para evitar
epidemias,
desmiéntalos.


No haga parte de los
alarmistas. Si tiene


lguna duda
remítase a expertos
como la OPS o el
CICR.


Las víctimas de los
desastres mueren a
causa de heridas que
han sufrido, no por
enfermedades
infe tocontagiosas.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Comunicados
de prensa,
guía básica
con recomen-
daciones,
referencias a
sitios web.




Evidencias Audiencias


Ejemplos de mapas de m sajes: Manejo de cadáveres
r cupación Los c dáv res gen ran epidemias


Comunidad L mayoría de agentes
i fecciosas no
sobreviven más de 48
horas en un cadáver.
Los cadáveres no
gen ran pidemias.


Periodist s


Utilice guantes y
botas. Lave y
desinfecte los
equipos.


Lave las manos con
agua y jabón.
E it limpiarse la cara
o l boca con las
m nos.


El riesgo de contagio
de epidemias es
mínimo y se combate
con medidas de
seguridad.


No generar mayor
alarma entre la
comunidad.


Reuniones. Información
práctica de
seguridad
para quienes
manipulan
cadáveres.


Personal
médico y
sanitario


Comunidad Colabore con las
autoridades para
facilitar la
identificación
adecuada de los
cadáveres.


La autoridad
competente es la
única que debe
hacer entrega del
cuerpo y debe
documentar por
escrito su entrega, a
través de una carta
o certificado de
defunción.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Periodistas El proceso de
identificación puede
ser lento, envíe
mensajes de
tranquilidad a la
población y
colabore con las
autoridades, para
facilitar la
identificación
adecuada.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Cuñas radiales,
spot de tv,
correos
electrónicos,
anuncios, guías
prácticas.


Autoridades
y equipo de
respuesta


Se deben recolectar
y almacenar en
contenedores con
hielo seca o en
contenedores
temporales.


Se debe intentar la
identificación de
todos los cadáveres.


Se deben almacenar
o enterrar
transitoriamente.


Reuniones,
comunicación
interpersonal.


Información
práctica de
seguridad para
quienes
manipulan
cadáveres.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Existen protocolos para
garantizar la adecuada
identificación de
cadáveres y su
aplicación puede tomar
tiempo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es necesario, se
deben almacenar o
enterrar transitoriamente
para permitir más
adelante la
identificación de
expertos.


Existen protocolos para
garantizar la adecuada
identificación de
cadáveres y su
aplicación puede tomar
tiempo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es necesario se deben
almacenar o enterrar
transitoriamente para
permitir más adelante la
identificación de
expertos.


La mayoría de agentes
infecciosas no
sobreviven más de 48
horas en un cadáver.
Los cadáveres no
generan epidemias.


El uso del equipo
adecuado de
protec ión (guantes,
gafas, m scarillas, etc.)
y la higiene básica son
las mejores medidas
para evitar la
exposición a
enfermedades que se
contraen por contacto
con la sangre o fluidos
corporales.


El uso del equipo
adecuado de
protección (guantes,
gafas, mascarillas, etc.)
y la higiene básica son
las mejores medidas
para evitar la
exposición a
enfermedades que se
contraen por contacto
con la sangre o fluidos
corporales.




100


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Evidencias Audiencias Mensajes Canales Materiales




La falta de
saneamiento
contribuye a la
proliferación de
vectores que
producen
enfermedades.


Actividades
sencillas como el
lavado de manos
y aseo de letrinas
contribuyen a
preservar la salud
en un albergue.


La falta de
saneamiento
contribuye a la
proliferación de
vectores que
producen
enfermedades.


Actividades
sencillas como el
lavado de manos
y aseo de letrinas
contribuyen a
preservar la salud
en un albergue.


Problema: Control sanitario en albergues
Preocupación El hacinamiento en albergues es un riesgo potencial de
enfermedades si no se siguen estrictas recomendaciones
de saneamiento y agua segura


Comunidad en
albergues


Colabore con el
saneamiento
adecuado de las
letrinas.


Verificar que el
sanitario (baño),
inodoro o hueco de
la letrina se
encuentre
debidamente
tapado.


Deposite la basura
únicamente en el
lugar señalado.


Radio, afiches,
carteleras,
altoparlantes,
comunicación
interpersonal,
líderes comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de tv,
impresos.


Periodistas


Personal de salud
y equipo de
respuesta


Reuniones,
afiches, guías,
comunicación
interpersonal


Facilite información
práctica sobre el
cuidado del agua y
la disposición de
residuos.


Reuniones,
comunicados de
prensa,
entrevistas,
información en el
web.


Verificar que la
gente esté
recibiendo
agua potable, sea
en camión cisterna,
o tanques para
almacenar agua en
botella.


Verificar a diario si
se toman muestras
de agua para
análisis de cloro
residual en los
tanques de
almacenamiento.


Verificar que cada
semana se realice
limpieza y
desinfección de los
tanques de
almacenamiento
de agua.


En caso de que
haya tratamiento
del agua a nivel
domiciliario, verificar
que las personas
han entendido el
método utilizado
para tratar agua.


Kit de
información,
comunicados
de prensa, visita
a los albergues,
entrevistas con
expertos.


Guías prácticas
con información
técnica
socializadas a
través de
reuniones.


Evidencias Audiencias Mensajes Canales Materiales




La falta de
saneamiento
contribuye a la
proliferación de
vectores que
producen
enfermedades.


Actividades
sencillas como el
lavado de manos
y aseo de letrinas
contribuyen a
preservar la salu
en un albergue.


falta de
saneamiento
contribuye a la
proliferación de
vectores que
producen
enfermedades.


Actividades
sencillas como el
lavado de manos
y aseo de letrinas
contribuyen a
preservar la salud
en un albergue.


Problema: Control sanitario en albergues
Preocupación El hacinamiento en albergues es un riesgo potencial de
enfermedades si no se siguen estrictas recomendaciones
de saneamiento y agua segura


Comunidad en
albergues


Colabore con el
saneamiento
adecuado de las
letrinas.


Verificar que el
sanitario (baño),
inodoro o hueco de
la letrina se
encuentre
debidamente
tapado.


Deposite la basura
únicamente en el
lugar señalado.


Radio, afiches,
carteleras,
altoparlantes,
comunicación
interpersonal,
líderes comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de tv,
impresos.


Periodistas


Pers nal de s lud
y equipo de
respuesta


Reuniones,
afiches, guías,
comunicación
interpersonal


Facilite información
práctica sobre el
cuidado del ag a y
l disposició e
residuos.


Reuniones,
comunicados de
prensa,


ntrevistas,
información en el
web.


Verificar que la
gente esté
recibiendo
agua potable, sea
en camión cisterna,
o tanques para
almacenar agua en
botell .


Verificar a diario si
se toman muestras
de agua para
análisis de cloro
residual en los
tanques de
almacenamiento.


Verificar que cad
semana se realice
limpieza y
desinfección de los
tanques de
almacenamiento
de agua.


En caso de que
haya tratamiento
del agua a nivel
domiciliario, verificar
que las personas
han entendido el
método utilizado
para tratar agua.


Kit de
información,
comunicados
de prensa, visita
a los albergues,
entrevistas con
expertos.


Guías prácticas
con información
técnica
socializadas a
través de
reuniones.


Mensajes Canales Materiales


Los cadáveres de los
desastres no causan
epidemias, el riesgo
para la población es
mínimo porque no
están en contacto
con ellos.


Las personas que
ueren en un


desastre no suelen
tener infecciones que
causen epidemias
como có era, fiebre
tifoidea, etc.


Su ayuda es
importante, si
escucha comentarios
sobre incineraciones
masivas para evitar
epidemias,
desmiéntalos.


N haga parte de los
al rmistas. Si tiene
alguna duda
remítase a expertos
como la OPS o el
CICR.


Las víctimas de los
desastres mueren a
causa de heridas que
han sufrido, no por
enfermedades
infectocontagiosas.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Comunicados
de prensa,
guía básica
con recomen-
daciones,
referencias a
sitios web.




Evidencias Audiencias


Ejemplos de map s de m saj s: Man jo de cadáver s
Preocupación Los cadáver s generan epidemias


Comunidad La mayoría de agentes
infecciosas no
so reviven más de 48
hor s e un cadáver.
Los cadáveres no
generan epidemias.


Periodist s


Utilice guantes y
botas. Lave y
desinfecte los
e ipos.


Lave las manos con
agua y jabón.
Evite limpiarse la cara
o la boca con las
manos.


El riesgo de contagio
de epidemias es
mínimo y se combate
con medidas de
seguridad.


No generar mayor
alarma entre la
comunidad.


Reuniones. Información
práctica de
seguridad
para quienes
manipulan
cadáveres.


Personal
médico y
sanitario


Comunidad Colabore con las
autoridades para
facilitar la
identificación
adecuada de los
cadáveres.


La autoridad
competente es la
única que debe
hacer entrega del
cuerpo y debe
documentar por
escrito su entrega, a
través de una carta
o certificado de
defunción.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Periodistas El proceso de
identificación puede
ser lento, envíe
mensajes de
tranquilidad a la
población y
colabore con las
autoridades, para
facilitar la
identificación
adecuada.


Conferencias
de prensa,
entrevistas,
reuniones.


Cuñas radiales,
spot de tv,
correos
electrónicos,
anuncios, guías
prácticas.


Autoridades
y equipo de
respuesta


Se deben recolectar
y almacenar en
contenedores con
hielo seca o en
contenedores
temporales.


Se debe intentar la
identificación de
todos los cadáveres.


Se deben almacenar
o enterrar
transitoriamente.


Reuniones,
comunicación
interpersonal.


Información
práctica de
seguridad para
quienes
manipulan
cadáveres.


Radio, TV,
comunicación
interpersonal,
líderes
comunitarios,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de TV,
anuncios.


Existen protocolos para
garantizar la adecuada
identificación de
cadáveres y su
aplicación puede tomar
tiempo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es necesario, se
deben almacenar o
enterrar transitoriamente
para permitir más
adelante la
identificación de
expertos.


Existen protocolos para
garantizar la adecuada
identificación de
cadáveres y su
aplicación puede tomar
tiempo.


Cualquier esfuerzo que
se haga para la
recuperación de los
cadáveres será bien
recibido.


Si es necesario se deben
almacenar o enterrar
transitoriamente para
permitir más adelante la
identificación de
expertos.


La mayoría de agentes
infecciosas no
sobreviven más de 48
horas en un cadáver.
Los cadáveres no
generan epidemias.


El uso del equipo
adecuado de
protección (guantes,
gafas, mascarillas, etc.)
y la higiene básica son
las mejores medidas
para evitar la
exposición a
enfermedades que se
contraen por contacto
con la sangre o fluidos
corporales.


El uso del equipo
adecuado de
protección (guantes,
gafas, mascarillas, etc.)
y la higiene básica son
las mejores medidas
para evitar la
exposición a
enfermedades que se
contraen por contacto
con la sangre o fluidos
corporales.


Evidencias Audiencias Mensajes Canales Materiales




La f lta de
saneamiento
contribuye a la
proliferación de
vectores que
produc n
enferm d des.


Actividades
sencillas como el
lavado de manos
y aseo de letrinas
contribuyen a
pres rvar la salud
en un albergue.


La falta de
saneamiento
contribuye a la
proliferación de
vectores que
producen
enfermedades.


Actividades
sencillas como el
lavado de manos
y aseo de letrinas
contribuyen a
preservar la salud
en un albergue.


Problema: Control sanitario en albergues
Preocupación El hacinamiento en albergues es un riesgo potencial de
enfermedades si no se siguen estrictas recomendaciones


saneamiento y agua segura


Comu idad en
albergues


Colabore con el
saneamiento
adecuado de las
letrinas.


Verificar que el
sanitario (baño),
inodoro o hueco de
la letrina se
encuentre
debidamente
tapado.


Deposite la basura
únicamente en el
lugar s ñalado.


Radio, afich s,
carteleras,
altoparlantes,
comunicación
interpersonal,
líderes comunitari s,
punto de
información,
maestros.


Cuñas radiales,
spot de tv,
impresos.


Periodistas


Personal de salud
y equipo de
respuesta


Reuniones,
afiches, guías,
comunicación
interpersonal


Facilite información
práctica sobre el
cuidado del agua y
la isposición de
residuos.


Reuniones,
comunicados de
prensa,
entrevistas,
i forma ión en el
web.


Verifi ar que la
gente esté
recibiendo
agua potable, sea
en camión cisterna,
o tanques para
almacenar agua en
botella.


Verificar a diario si
se toman muestras
de agua para
análisis d cloro
residual en los
tanques de
almacena iento.


Verificar que cada
semana se realice
limpieza y
desinfección de los
tanques de
almacenamiento
de agua.


En caso de que
haya tratamiento
del agua a nivel
domiciliario, verificar
que las personas
han entendido el
método utilizado
para tratar agua.


Kit de
información,
comunicados
de prensa, visita
a los albergues,
entrevistas con
expertos.


Guías prácticas
con información
técnica
socializadas a
través de
reuniones.




101¿Cómo elaborar mensajes y materiales?


Una vez definido el mensaje e identificada la audiencia, co-
rresponde elegir el estilo de la comunicación junto con la
población, el formato y el medio en que circulará la informa-
ción. Tenga en cuenta que no debe depender sólo de los
medios de comunicación. Aunque a través de ellos pueda
influir y marcar las agendas, utilice también otros canales,
como la comunicación interpersonal, que es considerada
uno de los más eficientes mecanismos de información públi-
ca en emergencias.


Las siguientes son algunas recomendaciones básicas que le
permitirán completar el proceso de construcción y difusión
de mensajes.


Sobre el contenido


™ Parta de las necesidades y formas de ver el mundo de su
audiencia.


™ Respete el lenguaje, nivel socioeconómico y diversidad de
la audiencia.


™ Llegue al corazón y a la mente de su público, con razones y
argumentos.


™ Organice su mensaje en bloques y concéntrese en los más
importantes.


™ Motive al público a tomar acciones, dígale lo que puede
hacer.


™ Ofrezca lo inesperado: mensajes frescos, novedosos y
originales.


™ Adapte los contenidos a las zonas o regiones donde serán
recibidos.


™ Reafirme y repita cada vez que sea necesario.


5.3 Otras recomendaciones prácticas: contenido, lenguaje, formato




102


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


5.4
Sobre el lenguaje


™ No utilice más de tres ideas al mismo tiempo.


™ Use una gramática simple, de oraciones cortas y en voz activa.


™ No abuse de las cifras o los números.


™ Evite las jergas técnicas y las siglas.


™ Si usa términos poco conocidos, acompañe su mensaje de un
glosario.


™ Utilice el lenguaje según la audiencia que ha definido.


™ Evite mensajes que refuercen estereotipos culturales o étnicos.


Sobre la presentación


™ Use formatos simples y atractivos.


™ Use colores para resaltar la importancia de los mensajes.


™ Use gráficos, dibujos, fotografías o video para facilitar la
compresión.


™ Asegure que no se violan costumbres o tradiciones del lugar.


™ Asegure que las fotografías y vídeos lleven todas las referencias
que permitan comprenderlos mejor: pies de foto, ubicación, des-
cripciones, etc.


™ Si el formato es impreso, elija un tipo de letra fácil de leer, si
es audiovisual procure que se usen expresiones sencillas y
comprensibles.


™ Si la población habla lenguas nativas, traduzca o subtitule todos
los contenidos.


™ Si desea que la población conserve el mensaje, elija materiales
resistentes y que se adapten a las condiciones en los que serán
utilizados.


™ Valore si su mensaje tendría más impacto en forma de comunica-
do trasmitido a través de líderes de opinión o de personas que re-
presenten valores con los que se identifique la comunidad y que
sean coherentes con los de la OPS/OMS.




103¿Cómo elaborar mensajes y materiales?


Recuerde:


Sobre los canales


™ Identifique el canal más efectivo para su audiencia.


™ Recuerde que la radio es económica y llega a muchas
personas, pero es efímera.


™ Los impresos son más duraderos pero excluyen a la población
analfabeta.


™ La televisión permite utilizar texto e imagen, pero es cara de
producir y los costos de pauta son muy elevados.


™ Utilice ferias informativas, obras de teatro, radionovelas, juegos
y otros formatos alternativos que se ajusten a poblaciones con
necesidades específicas o diversas.


™ Utilice las visitas casa por casa y la comunicación interpersonal
siempre que sea posible.


™ Utilice los blogs, chats, especiales, galerías fotográficas, videos,
infografías y todos los recursos que ofrece la prensa en línea
para llegar a la comunidad internacional y la población del
país afectado que se encuentra en el extranjero.


Durante la emergencia y al final de la respuesta es impor-
tante evaluar el proceso completo de producción y di-
vulgación de los mensajes como parte de la evaluación
integral de su Plan de Comunicación. Los resultados le per-
mitirán mejorar la elaboración de contenidos y revisar los
planes de divulgación para ajustarlos mejor a las necesida-
des de la población.




104


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


5.4 Consejos prácticos para manejar mitos y rumores
Un rumor es una información incierta que no puede verificar-
se, pero que por diversas razones resulta verosímil para los me-
dios y para la población. Tenga en cuenta que los desastres
suelen relacionarse con mitos originados en las tradiciones
culturales, familiares y locales y que terminan confundiéndo-
se con la realidad al tener un intenso grado de propagación
persona a persona.


Cuanto mayor sea la incertidumbre o la ausencia de infor-
mación, mayores serán las probabilidades de que los rumo-
res se expandan. La mejor manera de manejarlos es identi-
ficarlos con anticipación y una vez conocidos, neutralizarlos
con declaraciones oficiales claras, emitidas a tiempo y con
transparencia; respaldadas con evidencias sólidas y decla-
raciones de expertos.


► Identifíquelos.


► Neutralícelos con declaraciones oficiales.


► Difunda comunicados claros y precisos sobre el tema.


► Respalde sus declaraciones con testimonios de especialistas.


► Muestre evidencias y hechos concretos.


► Identifique líderes de opinión que puedan respaldarle.


► Haga un seguimiento riguroso del curso que sigue el rumor.


► Identifique el impacto de sus mensajes para neutralizarlo.


► De ser necesario, capacite a periodistas que cubren el tema.


¿Cómo combatir los rumores?




105¿Cómo elaborar mensajes y materiales?


5.5 Mitos y realidades de los desastres


¿Por qué se crean? ¿Qué relación tienen con la realidad?
¿Por qué se cree en ellos si nunca se verifican? Los profesio-
nales del sector salud y los medios de comunicación deben
responderse estas preguntas para identificar, analizar y es-
clarecer mitos como los que se mencionan a continuación:


En los años 80 la OPS publicó el video “Mitos y realidades de
los desastres” que ha tenido una enorme difusión y distribu-
ción internacional. Para esta sección se han usado la mayo-
ria de esos mitos, que aún siguen plenamente vigentes y se
han añadido otros que también forman parte de las creen-
cias populares en la respuesta a las emergencias.


Los desastres impactan indiscriminadamente.


Mensaje correcto: los desastres golpean con más fuerza
a los grupos más vulnerables, los pobres y de manera es-
pecial a las mujeres, niños, ancianos y personas con ca-
pacidades reducidas.


La vida cotidiana vuelve a la normalidad en pocas
semanas.


Mensaje correcto: los efectos de un desastre pueden
extenderse por largo tiempo. Los países o comunidades
afectados consumen gran parte de sus recursos econó-
micos y financieros en la fase inmediatamente posterior al
impacto. Los programas de respuesta más eficientes pla-
nifican sus operaciones teniendo en cuenta que el interés
internacional va disminuyendo cuando las necesidades y
la escasez se tornan más urgentes.


Los albergues son el mejor lugar para las familias
afectadas.


Mensaje correcto: esta debe ser la última alternativa. Hoy
muchas agencias compran materiales, herramientas y ar-
tículos de construcción para recuperar las viviendas con
fondos que antes se destinaban a la adquisición de tien-
das de campaña. Los albergues son la peor opción para
la salud mental de las personas afectadas.




106


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


La población afectada es incapaz de asumir la
responsabilidad de su propia supervivencia.


Mensaje correcto: contrario a lo que se piensa, mu-
chas personas renuevan su fortaleza durante una
emergencia. Ese es el caso de miles de voluntarios
que espontáneamente se unen para continuar con la
búsqueda de víctimas cuando las esperanzas ya se
han perdido.


Los desastre sacan a relucir lo peor del comporta-
miento humano como saqueos y amotinamientos.


Mensaje correcto: aunque existen casos aislados de
comportamiento antisocial, la mayor parte de las
personas responden espontánea y generosamente.
En las comunidades afectadas por una emergencia
suelen ser los mismos vecinos quienes primero soco-
rren a las personas afectadas.


Los enfermos mentales deben ser aislados u hospita-
lizados.


Mensaje correcto: la mayoría de los casos pueden
atenderse en la propia comunidad y tienen buen pro-
nóstico. La mejor medida para su rehabilitación es la
reincorporación a la vida cotidiana.


Los problemas psicosociales en los desastres son poco
frecuentes y su impacto es reducido.


Mensaje correcto: los desastres y emergencias afec-
tan tanto la salud física como mental de las personas.
La atención psicosocial es cada vez más una priori-
dad, especialmente entre la población más damnifi-
cada o afectada. Esto incluye al personal de rescate
y asistencia, así como sus familiares y los familiares de
los afectados.


Las epidemias y plagas son inevitables después de un
desastre.


Mensaje correcto: ni las epidemias ocurren espontá-
neamente ni los cadáveres conllevan a epidemias




107¿Cómo elaborar mensajes y materiales?


después de un desastre. La clave para prevenir cual-
quier enfermedad es mejorar las condiciones sanitarias
y educar a la comunidad para que tenga adecuadas
prácticas de higiene.


Siempre se necesita ropa para las víctimas de los de-
sastres.


Mensaje correcto: la ropa usada que se envía suele ser
inadecuada o culturalmente rechazada y aunque los
damnificados la reciban, no la usan. En ocasiones, la
población dona prendas deterioradas o incluso rotas.
Entregarlas en esas condiciones va contra la dignidad
de las personas afectadas. Siempre que se pueda,
es mejor realizar donaciones de dinero para que se
realicen compras locales.


La ayuda alimentaria siempre es necesaria.


Mensaje correcto: los desastres por amenaza natural
raramente afectan el acceso a alimentos. La entre-
ga masiva de comida es una tarea cada vez menos
frecuente en la respuesta humanitaria. Cuando se da-
ñan las cosechas la respuesta puede incluir planes de
recuperación de medios de vida, mediante la entre-
ga de semillas, herramientas o insumos agrícolas que
reactiven la producción.


5.6 Consejos para producir materiales de información y comunicación4
La elaboración de materiales educativos e informativos re-
quiere la formación de un equipo multidisciplinar en el que
habitualmente trabajan expertos en el tema tratado, dise-
ñadores gráficos y correctores de estilo. Pero para que los
materiales cumplan adecuadamente su función, hay que
ampliar esa visión y lograr la participación de otros actores
como los usuarios, tomadores de decisión, equipos operati-
vos de salud y desastres. No olvide que esta no es labor ex-
clusiva del comunicador, es una responsabilidad colectiva.
4 La información para la elaboración de este apartado fue adoptada de la “Guía
para el diseño de elaboración de materiales informativos sobre vacunación y sa-
lud infantil”. Seatle, USA: Children´s Vaccine Program at PATH, 2001. Disponible en:
http://www.path.org/vaccineresources/files/CVP-Materials-Development-Guide-
SP.pdf




108


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Preparar un plan de trabajo que establezca la justifi-
cación del proyecto de producción de materiales, los
objetivos de comunicación, resultados esperados, plan
de actividades, cronograma y presupuesto detallado.


Identificar y estudiar el público objetivo, porque cuan-
to mejor pueda focalizar su trabajo hacia los grupos
específicos mejor podrá satisfacer sus necesidades.
Puede hacerlo por tipologías profesionales (los que to-
man decisiones, los que brindan asistencia, los que ca-
pacitan, etc.) por variables demográficas (edad, sexo,
nivel educativo, grupo étnico, etc.), o por la relevancia
de los problemas que les afectan. No deje de lado a la
población secundaria que puede ayudarle al Equipo
Regional de Respuesta a Desastres a llegar a la pobla-
ción principal, a los socios o aliados.


Poner a prueba el material impreso, audiovisual o multi-
media, es decir someterlo a un ejercicio de validación
para determinar si cumple los objetivos deseados. Ana-
lice la comprensión del material, la aceptación por
parte del público, etc. No olvide documentar y regis-
trar los documentos, fotos y videos que se produzcan.


Tenga en cuenta todas las variables (tamaño, formato,
diseño, soporte,...) que harán más o menos costoso y
eficiente ese proceso de producción, dependiendo si
es un material impreso, digital, audiovisual, etc.


Distribuir los materiales previo proceso de capacitación
u orientación sobre su utilización, esto significa preparar
un plan de distribución y ejecutarlo cuidadosamente,
buscando oportunidades estratégicas. El proceso de


Un pequeño diagnóstico o investigación sobre los destinata-
rios le permitirá conocer mejor sus necesidades de informa-
ción, sus preocupaciones y sus motivaciones para cambiar
de conducta.


Los procesos de prueba y revisión participativa de esos mate-
riales, aumentarán la confianza en el producto final tanto por
parte de los autores, como de los destinatarios.


Con el fin de reducir su nivel de riesgo en el diseño y elabora-
ción de estos materiales, se recomienda:




109¿Cómo elaborar mensajes y materiales?


capacitación puede ser simple pero a la gente le
debe permitir entender cómo usarlo y qué beneficios
le traerá para su trabajo o su vida este material.


Evaluar todo el proceso porque una evaluación cuida-
dosa le ayudará a determinar si sus materiales llegaron
a las personas correctas y marcaron una diferencia;
revelará los puntos fuertes y débiles de sus materiales y
proporciona retroalimentación útil y constructiva con
respecto a los mensajes, audiencia, medio de comu-
nicación seleccionado y técnicas utilizadas para las
pruebas preliminares.




© OPS/OMS




Anexos
Lista de verificación para situaciones de
emergencia y desastre de OPS/OMSl


Formato de informe de situación (Sitrep)
de OPS/OMSII


Ejemplos de informe de situaciónIII


Ejemplos de comunicados de prensa lV


V


Vl


Vll


Sitios de Internet


Lista de acrónimos


Bibliografía recomendada




112


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Anexo I
Lista de verificación para situaciones de
emergencia y desastre de OPS/OMS
1. Ha realizado un diagnóstico rápido
sobre las necesidades de información y
comunicación durante la emergencia:


2. Las necesidades son:


• Internas
• Se requiere de asesoría externa
• Se requiere una estrategia de trabajo
con los medios de comunicación


• Se cuenta con el equipo humano necesario
• Existe un plan de comunicación
• Se requiere trabajar con otras contrapartes
nacionales e internacionales


3. Referente a manejo y producción de
información, están claros los mecanismos de:


• Recolección
• Producción
• Análisis
• Aprobación
• Difusión de información


4. Conoce dichos mecanismos:


• El staff de la Representación __
• El equipo de respuesta


5. Fluye adecuadamente la información
de los siguientes actores:


• Ministerio de salud
• Equipo de respuesta
• Sistema de Naciones Unidas


SI ___ NO ___
SI ___ NO ___
SI ___ NO ___


SI ___ NO ___
SI ___ NO ___


SI ___ NO ___
SI ___ NO ___
SI ___ NO ___
SI ___ NO ___
SI ___ NO ___


SI ___ NO ___
SI ___ NO ___


SI ___ NO ___
SI ___ NO ___
SI ___ NO ___


SI ___ NO ___


SI ___ NO ___




113Anexos



• Resto del staff de la Representación
involucrado en la respuesta


• Nivel regional de la OPS/OMS
• Autoridad Nacional de Protección Civil


6. Ha establecido procedimientos de:


• Evaluación de la información
• Organización y sistematización de la


información
• Monitoreo de la información


7. Mantiene intercambio de información con:


• COE-Salud (Nacional y OPS en Washington)
• Sala de situación de OPS
• Sala de situación del ministerio de salud
• Sistema de Naciones Unidas



8. Están claros los procedimientos y
horarios para la confección, aprobación y
distribución de los informes de situación (SITREP):


9. Se ha definido cómo será estratégicamente:


• La relación con los medios de comunicación
• Las estrategias de visibilidad de la OPS/OMS
• El apoyo en acciones de comunicación
al ministerio de salud


10. Ha identificado las necesidades de desarrollo
de materiales informativos o educativos:


• Ha realizado un diagnóstico de lo ya existente
• Cuenta con el equipo humano necesario
para desarrollarlos






SI ___ NO ___
SI ___ NO ___
SI ___ NO ___
SI ___ NO ___


SI ___ NO ___
SI ___ NO ___


SI ___ NO ___


SI ___ NO ___


SI ___ NO ___


SI ___ NO ___


SI ___ NO ___
SI ___ NO ___


SI ___ NO ___


SI ___ NO ___
SI ___ NO ___


SI ___ NO ___




114


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Anexo II
Formato de informe de situación (Sitrep)
de OPS/OMS


Evento adverso:


Fecha de ocurrencia:


Zona específica del impacto:


Fecha del informe:


1. Breve descripción del evento adverso: (incluir información
sobre: muertos, heridos, población desplazada, viviendas
destruidas).


2. Impacto del evento adverso:


a. En la salud de la población: desplazamiento a albergues,
dificultades en prestación de servicios de salud, falta de
acceso a los sitios de servicios.


b. Agua/Ambiente: agua potable, vectores, cambios
negativos en el medio ambiente, en los servicios (agua,
energía, recolección de residuos).


c. En la infraestructura de salud y otras: hospitales dañados.


3. En caso de existir el informe preliminar de evaluación de
daños y necesidades, exponga una síntesis del mismo,
de lo contrario omita este punto y envíe esta información
posteriormente.


4. Información general de las principales acciones que se están
realizando en el sector salud (Ministerio, OPS, Naciones Unidas,
Federación de la Cruz Roja, otros actores).


5. ¿Se declaró emergencia?


6. ¿Se pidió ayuda internacional?


7. Necesidades más urgentes en el sector salud identificadas por
el país u OPS/OMS


Preparado por __________________________________________




115Anexos


Antes de reenviar este informe verifique si responde a las siguientes
preguntas:


¿Qué está pasando?
¿Por qué este evento es importante?, implicaciones y posible im-
pacto en la salud.
Principales necesidades y qué está haciendo el sector salud y la
OPS/OMS.
¿Se necesita en ese momento ayuda externa? ¿Serán necesarios
recursos o apoyo externo de acuerdo a antecedentes de este tipo
de eventos producidos anteriormente?


Tenga en cuenta:


• Es muy importante la inmediatez con que usted envíe los
informes.


• Evite realizar informes largos y densos.
• Indique claramente las fuentes de información utilizadas.




116


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Anexo III
Ejemplos de informe de situación (Sitrep)


Informe de Situación del “Cluster” de Salud sobre el ciclón Nargis
en Myanmar, 16 de mayo de 2008.


Organización Mundial de la Salud. Oficina Regional para el Sureste
de Asia.


PUNTOS CLAVE


1. Según la información proporcionada por los medios del Estado de
Myanmar, el número de muertes a causa del Ciclón Nargis se ha elevado
a 77,738 y hay 19,359 personas heridas. Además, 55,917 personas si-
guen desaparecidas.


2. Se reporta que cinco de los seis hospitales militares en el municipio de
Ngaputaw están destruidos. Sin embargo, el hospital del municipio sigue
funcionando. Los casos referidos son tratados en el hospital del municipio
de Pathein.


3. Hay reservas suficientes en el país para responder a posibles brotes
de diarrea aguda.


EVALUACIÓN DE SALUD Y REPORTE DE SITUACIÓN


• Según la información proporcionada por los medios del Estado de Myan-
mar, el número de muertes a causa del Ciclón Nargis se ha elevado a
77,738 y hay 19,359 personas heridas. Además, 55,917 personas siguen
desaparecidas.


• Cinco de los seis hospitales militares en el municipio de Ngaputaw se
reportan destruidos. Sin embargo, el hospital del municipio sigue funcio-
nando. Los casos referidos son tratados en el hospital del municipio de
Pathein.


• No se han confirmado brotes de enfermedades pero se han reportado
unos casos de diarrea. Se está reforzando la vigilancia de enfermedades.
Es prioritario establecer medidas de prevención y de monitoreo.


RESPUESTA DEL SECTOR SALUD


1. Suministros
• Hay reservas suficientes en el país para manejar brotes potenciales de
diarrea aguda. Las provisiones de la OMS y de UNICEF incluyen 30,000
paquetes de goteo intravenoso, 50,000 sobres de sales de rehidratación
oral y 500,000 tabletas de doxycycline (con cantidades iguales en reser-




117Anexos


va). Suministros adicionales para tratar la diarrea aguda y tabletas para la
purificación del agua están en camino.


• La OMS entregó un kit de salud para emergencias al hospital de Maubin
que tiene el rol de hospital de referencia para Pyanpon, Bogale, Kyaiklat
y Dedaye.


• En respuesta a una solicitud del Oficial Regional de Vigilancia en Pathein,
la OMS está enviando suministros adicionales para tratar enfermedades
diarreicas.


• Treinta unidades básicas de Kits de Emergencia inter-agencia y otros
suministros médicos comprados por UNICEF, incluyendo sales de rehi-
dratación y zinc, han llegado a Yangon. Son suficientes para el tratamien-
to de más de 80,000 casos de diarrea.


• 125 aparatos nebulizadores adicionales han llegado a Myanmar.


• Suministros de antídoto para mordeduras de serpiente están disponibles
actualmente. Se reportaron unos casos de mordedura de serpiente en el
municipio de Shwepyithar de la división de Yangon.


2. Cuidados médicos
• UNICEF mobilizó a Myaung Mya, Maubin, Wakema, Pyapon y Mawla-
myinegyu a cinco expertos de salud adicionales, llevando a un total de
11 en siete municipios de Ayawadee. Facilitarán la coordinación del sec-
tor salud a nivel del terreno, proporcionarán apoyo técnico, suministrarán
medicinas y participarán en el monitoreo y la respuesta de emergencia en
el terreno.


• A partir del día después del paso del ciclón, siete médicos de salud pú-
blica de la UNICEF están visitando Hlaing Thayar, Dala, Kyaun Tan, Kun-
gyangon, Kawhmu, Kayan/Thongwa, y Kee Myint Taing diariamente para
evaluar la situación de salud, identificar las necesidades y monitorear la
respuesta.


• Se distribuyeron las directrices de la OMS sobre la gestión del cólera a
los socios del sector de salud. Si necesitan más ejemplares, las ONG los
pueden conseguir contactando a la OMS o a UNICEF.


• MSF-Países Bajos está proporcionando servicios de Socorro en los mu-
nicipios de Ngaputaw y Labutta; 25 equipos médicos y 200 miembros de
personal, incluyendo a 28 médicos fueron desplegados de nuevo. Doce
barcos están disponibles para desplazar a los equipos médicos al sur
hacia las zonas costeras más afectadas. MSF-Países Bajos también con-
firmó que no se han detectado brotes de enfermedades en estas áreas.
Las preocupaciones principales en cuanto a la salud que se reportan son
heridas, infecciones respiratorias agudas y diarrea.




118


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


3. Vigilancia
• La vigilancia de enfermedades ha sido reforzada aún más, en particular
en cuanto a la diarrea, el cólera, el sarampión, el dengue hemorrágico y
la malaria.


• Se están distribuyendo formularios estandarizados para la vigilancia y
los reportes sobre los datos a los socios, en los hospitales y los centros
de salud. Facilitarán la colecta, compilación y análisis de la información
disponible sobre las enfermedades definidas incluyendo la diarrea, la ma-
laria, el dengue y las mordeduras de serpientes.


• Oficiales de vigilancia a nivel de los municipios están trabajando para
mejorar el envío y la diseminación de la información.


COORDINACIÓN SOBRE SALUD


• La participación en las reuniones del sector salud en Myanmar ha au-
mentado con más de 60 representantes de 30 ONG internacionales y
agencias de la ONU.


• Un Centro de Recursos de Información organizado por la sociedad civil
abrió el 15 de mayo para grupos de auto-ayuda locales por la iniciativa
del Foro INGO.


• La OMS y la UNFPA están enfrentando las necesidades de la salud
reproductiva y la salud maternal y explorando cómo responder a la nece-
sidad urgente para kits básicos de salud reproductiva.


• Se han tomado pasos para fomentar la coordinación entre sectores;
miembros de personal nacional del Sector de Salud reciben información
actualizada de los Sectores de Agua y Saneamiento y de Refugio, entre
otros.


PASOS SIGUIENTES


• Un plan de acción conjunto que indica las actividades para el sector de
salud durante los próximos 3 a 6 meses está siendo finalizado.


• La OMS sigue movilizando la comunidad de donantes para que apoye
más la respuesta de emergencia en el sector de salud.


•El apoyo psicosocial será sin duda un tema importante en los próximas
semanas y las directrices y protocolos de la OMS en el idioma local han
sido enviados a Myanmar.


Para más información visite: www.searo.who.int




119Anexos


Cañete Chincha Pisco Ica
Otros
sitios


Total


Muertos 6 75 335 71 16 503


Heridos 172 240 100 487 43 1.042


Viviendas
destruidas


928 16.010 16.000 300 1.012 34.250


(*) Según estimaciones del INDECI del 21-08-2007.



Informe de Situación sobre el terremoto en Perú, 21 de agosto de
2007.


Organización Panamericana de la Salud.


1. Resumen de la situación general de salud y prioridades


Cifras de evaluación preliminar de daños (*)


Ejemplo 2 de Sitrep


• Los daños más importantes de la red de servicios de concentran
en Pisco, con dos hospitales colapsados y más de 25 centros de
salud afectados.


• La población con necesidades de albergue podría aumentar en
los próximos días, a medida que se revisan viviendas y se decla-
ran inhabitables. El número de potenciales albergados supera las
30,000 familias.


• Se han trasladado más de 650 heridos a Lima (417 mujeres y 250
hombres) de los que han fallecido tres.


• El Ministerio de Salud se encuentra organizando el flujo de la in-
formación desde las áreas afectadas hasta el comando central y
se espera en uno o dos días mantener un seguimiento diario del
resto de las provincias afectadas.


Prioridades más urgentes para el sector salud


o No parece necesario más personal de salud en las zonas
afectadas. Lo importante es reorganizarlo.


o Provisión de agua segura a los afectados.


o Evaluación de la red de servicios de salud y recuperación
de los servicios.


o Es necesario fortalecer la vigilancia epidemiológica en los
albergues para evitar transmisión de enfermedades.




120


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


o Saneamiento ambiental y recogida de basuras y
escombros.


o Iniciar un programa de apoyo psicosocial y salud mental
a la población afectada y al personal de salud.


o Acciones de información/comunicación a la comunidad
sobre saneamiento ambiental y manejo del agua segura.


o Optimización de la organización eficaz de la asistencia
humanitaria con el uso de LSS/SUMA.


o Apoyo en los refugios para saneamiento y control de ca-
lidad del agua.


2. Situación general de salud en Pisco


• Se acelera el proceso de demolición de viviendas y edificios en
la localidad lo cual incrementa los niveles de material particulado
en el ambiente y su consecuente incremento de las afecciones
respiratorias.


• La mala situación de las viviendas está propiciando la evacuación
de las mismas, con el correspondiente incremento de albergados.


• La ciudad ha empezado a recuperar la energía eléctrica.


• La distribución de agua se sigue haciendo por camiones cisterna.


• El personal de salud local se está reintegrando al trabajo y a sus
centros de labores, acompañados del personal de apoyo foráneo
que está siendo relevado permanentemente.


• Por el momento se dispone de medicamentos e insumos médicos.


• Como principal necesidad se requiere proveer generadores de
energía eléctrica a los diferentes establecimientos.


• Se ha destacado que NO se requiere la llegada de más personal
de salud sino la reorganización del recurso existente.


Sobre la red de servicios de salud


Hospital San Juan de Dios. Continúan prestando servicios en la
edificación nueva del hospital que no había sido afectada, donde
también se ha instalado la Sala de Situación de salud y donde
pernocta el personal de otras partes del país que están apoyando
en la prestación de servicios.




121Anexos


Hospital Antonio Skabronja. Hospital destruido. La atención se
brinda en un hospital de campaña en la plaza de armas, donde
hasta la fecha se han atendido 4933 pacientes y se han evacuado
250 pacientes a Lima.


La red de laboratorios está funcionando. Se han evaluado otros
22 establecimientos de salud ambulatorios de la Red Chincha-
Pisco:


o Sólo 5 se encuentran operando al 100%


o 10 no tienen luz


o 2 operando al 50%, daño parcial de la edificación o falta
de acceso servicios básicos o falta de personal de salud


o 2 cerrados


o 12 no han documentado aún los daños


Agua y saneamiento - Pisco


La ciudad continúa sin agua. La distribución se hace por camio-
nes cisterna, tanto a albergues como al resto de la comunidad.


Se ha iniciado la evaluación de los sistemas de agua en el sec-
tor rural y se detectan daños importantes en los sistemas, algu-
nos usan fuentes alternas de agua que no está siendo clorada.


Se están habilitando 23 albergues con una capacidad total de
11,899 personas. La necesidad más inmediata es de letrinas.


3. Situación general de salud en Ica


• La zona rural y periférica de la ciudad está siendo cubierta por
brigadas médicas tanto de la región como con profesionales de
Arequipa, Moquegua, San Martín, Lima Este, Apurimac y la ONG
Solaris.


• Los servicios periféricos de salud se mantienen operativos con
recursos adecuados.


• Se han repartido raciones alimentarias para al menos 35.000 fa-
milias y disponen de alimentos para continuar con esta tarea con
el aporte del PMA. Se esta utilizando la olla común como meca-
nismo de alimentación en las comunidades organizadas. No exis-
te la distribución de alimentos para menores de dos años distintas
a la dieta regular de la región.


• Se ha observado una tendencia general descendente de las le-
siones de causa externa, las heridas y los traumatismos; las in-
fecciones respiratorias, las conjuntivitis, las diarreas, las enfer-




122


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


medades transmitidas por alimentos y las infecciones de la piel
han aumentado durante este período. Sin embargo esto no indica
epidemias y brotes. No es posible concluir aún que el aumento
de esta morbilidad es ocasionado por el desastre y el desplaza-
miento de la población, o si sólo refleja la mayor disponibilidad de
servicios médicos que en este momento tienen.


Se recibió una dotación de 30.000 sobres de rehidratación oral y cloro
en tabletas para purificación de agua.


Agua y saneamiento - Ica


• El suministro de agua potable se está reestableciendo paulatina-
mente en toda la ciudad y ha llegado a un 90% en el área urbana,
60% en las áreas periféricas con carros cisternas.


• El sistema de recolección de residuos sólidos está funcionando al
mismo nivel antes del terremoto.


• Se ha detectado un daño en 200 metros de desagüe en uno de
los sectores de la ciudad.


• Se ha incrementado el fecalismo como consecuencia del daño
en las viviendas y temor de quedar atrapado dado la cantidad de
réplicas.


• En varios sectores periféricos y rurales la comunidad ha iniciado
labores de adecuación de sus viviendas utilizando los materiales
que quedaron en buen estado (adobes, madera, esteras).


En el Hospital Regional de Ica es necesaria una misión de evaluación
estructural para determinar la rehabilitación o demolición del mismo.


Se recomienda ampliar el área de hospitalización y reubicar el área de
consulta externa.


4. Acciones de respuesta OPS/OMS


• Continúan los equipos de expertos en las zonas afectadas apo-
yando las acciones de evaluación de daños y necesidades en
salud, coordinación intersectorial, la conformación del COE en
Pisco y el desarrollo de una sala de situación.


• Coordinación con el equipo UNDAC y otras agencias de
cooperación internacional en la capital del país y zonas
afectadas.


• Apoyo a la implantación de SUMA-LSS, bajo la coordinación del
Sistema Nacional de Defensa Civil: continuación del inventario de
la ayuda humanitaria nacional e internacional y de la distribución
desde los Aeropuertos de Pisco y Lima (Grupo 8), con el apoyo
de personal de Cascos Blancos y del INDECI.




123Anexos


• Coordinación con Naciones Unidas para la preparación conjunta
del “Flash Appeal”. A partir de la información consolidada por el
equipo -Ministerio de Salud-OPS sobre la situación de salud, el
grupo interagencial de salud del Sistema UN (OPS/OMS, UNICEF,
UNFPA, UNAIDS) desarrolló este componente de la propuesta
global, por un monto total de 1´970.000 USD para fortalecer los
servicios de salud, las acciones de agua y saneamiento, mejorar
la coordinación general, y la vigilancia epidemiológica y control
de brotes.


• Equipo de SUMA conformado con la participación de la Dirección
Nacional de Logística INDECI, La Agencia Peruana de Coope-
ración Internacional APCI, la Cruz Roja Peruana Filial Provincial
de Lima y la Fuerza Aérea Peruana. SUMA está realizando el
registro de la salida de los suministros desde el Aeropuerto Inter-
nacional de Lima hacia el Aeropuerto Militar de Pisco.


Usted puede consultar este informe en la siguiente dirección electrónica:
http://200.10.250.205/doc/emergencia/emergencia.htm




124


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Informe de Situación sobre la Gripe por A(H1N1), 12 de mayo de
2009, 18.00 hora de Washington, D.C.


Centro de Operaciones de Emergencia (COE) de la OPS/OMS


1- La situación de la gripe A(H1N1) en la Región de las Américas:


• Cuba notificó su primer caso confirmado en la Provincia de Matanzas.


• A continuación se informan los casos confirmados notificados en otros
países de las Américas:


Estados Unidos ha notificado 3.009 casos confirmados,
incluidas 3 defunciones
México ha notificado 2.282 casos confirmados, incluidas 58
defunciones
Canadá: 358 casos confirmados, incluida 1 defunción
Panamá: 16 casos confirmados
Costa Rica: 8 casos confirmados y 1 defunción
Brasil: 8 casos confirmados
Colombia: 6 casos confirmados
El Salvador: 4 casos confirmados
Guatemala: 3 casos confirmados
Argentina: 1 caso confirmado


• La OMS mantiene el nivel de alerta pandémica en la fase 5. Esto signi-
fica que no hay pruebas de que haya transmisión sostenida de persona
a persona a nivel de la comunidad fuera de la Región de las Américas.


2- La situación de la gripe A(H1N1) en otras regiones:
Treinta países han notificado oficialmente casos de gripe por A/H1N1 de
acuerdo con el detalle que se brinda a continuación.


Los siguientes países han notificado casos confirmados, sin defunciones:
Alemania, 12; Australia, 1; Austria, 1; China, 2 (1 en la Región Adminis-
trativa Especial de Hong Kong y 1 en China continental); Dinamarca, 1;
España, 95; Francia, 13; Irlanda, 1; Israel, 7; Italia, 9; Japón, 4; Noruega,
2; Nueva Zelandia, 7; Países Bajos, 3; Polonia, 1; Portugal, 1; Reino Uni-
do, 55; República de Corea, 3; Suecia, 2; y Suiza, 1.


3- La respuesta de la OPS/OMS:
La doctora Mirta Roses, Directora de la OPS y Directora regional para
las Américas de la OMS, asistirá a la Asamblea Mundial de la Salud en
Ginebra, que dará comienzo el 18 de mayo. Aunque el programa para la
Asamblea de la Salud de este año se fijó hace muchos meses, la gripe por
A(H1N1) será un tema importante.


Ejemplo 3 de Sitrep




125Anexos


Hasta la fecha, la OPS/OMS ha enviado a 29 expertos a México para
prestar apoyo a las autoridades sanitarias.


Las remesas de oseltamivir siguen llegando a los países.


En una conferencia de prensa realizada en el día de la fecha por la OMS,
el doctor Nikki Shindo, funcionario médico de la OMS, anunció que la
OMS pronto publicará directrices para el tratamiento clínico a fin de ayu-
dar a los doctores, las enfermeras y otras personas que cuidan a los pa-
cientes que están afectados por este virus o podrían estarlo. La OMS está
trabajando estrechamente con la Red Mundial de la Gripe para vigilar los
virus de la gripe estacional en circulación y proporcionar la mejor opción
para los medicamentos.


4- Recomendaciones:
La OPS/OMS recomienda que los países sigan examinando sus planes
nacionales de preparación contra una pandemia de gripe y que aborden
cualquier laguna que pudieran detectar.


Para los establecimientos de asistencia sanitaria en los países donde aún
NO se han notificado casos de gripe por A(H1N1), diríjase a las recomen-
daciones generales del Área de Sistemas y Servicios de Salud que forma
parte de la Oficina del Subdirector de la Organización Panamericana de
la Salud.


5- Recursos:
En el día de hoy, la OMS publicó un artículo sobre la evaluación de la
gravedad de una pandemia de gripe. El informe subraya los muchos fac-
tores que pueden influir en la gravedad general de la repercusión de una
pandemia, entre ellos: las propiedades del virus, la vulnerabilidad de la
población, las oleadas posteriores de la propagación, la capacidad de res-
puesta y la evaluación de la situación actual. A continuación se describen
algunos resultados interesantes:


La gripe por A(H1N1) parece ser más contagiosa que la gripe estacional.
En cuanto a la vulnerabilidad de la población, la tendencia del virus H1N1
a causar infecciones más graves e incluso mortales en personas que pa-
decen enfermedades subyacentes es de especial interés.
Fuera de México, casi todos los casos graves y todas las defunciones
se han detectado en personas que padecen alguna enfermedad crónica
subyacente.


En Centroamérica, se presentó una iniciativa para el lavado de las manos
a los miembros del grupo de estudio del Consejo de Ministerios de Salud
de Centroamérica y la República Dominicana.


Para más información visite: www.paho.org/spanish/dd/ped/eocreports.htm




126


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Anexo IV
Ejemplos de comunicados de prensa


Temor sobre amenaza de cadáveres es
infundado
Washington, D.C., 29 de diciembre de 2004 (OPS)—El creciente nú-
mero de víctimas fatales en el maremoto del Sudeste Asiático ha genera-
do informes en el sentido de que los cadáveres en los países afectados
representan una seria amenaza a la salud. De hecho, y contrario al mito
popular, los cadáveres no conducen a brotes de enfermedades.


Expertos en desastres y asistencia humanitaria de la Organización Pana-
mericana de la Salud (OPS) – la oficina regional para las Américas de la
Organización Mundial de la Salud (OMS) – insisten que uno de los mitos
más comunes en casos de desastres naturales es que los cadáveres, de
no ser sepultados rápido, son los causantes de epidemias.


Esta creencia errónea muchas veces lleva a las autoridades a tomar de-
cisiones no adecuadas, tales como entierros en fosas comunes o cre-
maciones en masa, lo que a su vez aumenta el sufrimiento de los so-
brevivientes, según la Dra. Dana Van Alphen, asesora de la Oficina de
Preparativos para Casos de Desastres de la OPS.


“En demasiados casos,” explico Van Alphen, “las autoridades se apresu-
ran a enterrar a las víctimas sin identificarlas debido a la creencia errónea
de que los cadáveres representan una seria amenaza de epidemias. Esto
simplemente no es verdad.” Asimismo, dijo que tales prácticas no sólo no
tienen fundamento médico, sino que también representan una violación
de los derechos humanos de las víctimas y de los sobrevivientes.


Expertos en salud pública han insistido con frecuencia de que la clave
para prevenir enfermedades es el mejoramiento de las condiciones sani-
tarias y la educación a la población.


“Lamentablemente seguimos siendo testigos del empleo de fosas comu-
nes y de cremaciones masivas para una rápida disposición de los cuer-
pos,” dice la Dra. Mirta Roses Periago, directora de la Organización Pana-
mericana de la Salud, en la introducción al libro Manejo de Cadáveres en
Situaciones de Desastre. Es un hecho médico de que un cadáver posee
menor riesgo infecto-contagioso que un vivo infectado.




127Anexos


Para ayudar en el manejo de cadáveres luego de un desastre natural, los
expertos en salud pública han diseñado las siguientes recomendaciones:


Dar todas las facilidades para que la ciudadanía tenga acceso
a los cuerpos, así como prestar toda la ayuda posible para su
disposición final.



Las inhumaciones deben hacerse de tal forma que permitan la


recuperación posterior de los cadáveres. Por lo que es que es ne-
cesario evitar bajo cual quier circunstan cia que se someta a los
cuerpos al entierro en fosas comunes o cremaciones en masa.


Recalcar que, de manera general, no existe riesgo de epidemia
por la presencia de cadáveres.


Haga que la identificación de cadáveres sea una cuestión prio-
ritaria para evitar consecuencias jurídicas que se traducen en la
posibilidad de que los damnificados interpongan reclamaciones
por daños materiales y morales.


Evitar someter al equipo de rescate y población en general a
campañas masivas de vacunación contra enfermedades que su-
puestamente transmiten los cadáveres.


Tomar en cuenta las creencias culturales y normas religiosas
de las poblaciones afectadas, aun cuando no se conociere la
identidad del fallecido, respetando la creencia del lugar de la
tragedia.


La OPS fue establecida en 1902 y es la organización de salud pública más
antigua del mundo. Trabaja con los países de las Américas para mejorar
la salud y elevar la calidad de vida de sus habitantes.


Usted puede consultar este comunicado de prensa en: http://www.paho.org/
spanish/dd/pin/ps041229.htm




128


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Ejemplo 2 de comunicado de prensa


Washington, DC, 24 de abril de 2009 (OPS/OMS) -- El Gobierno de
México ha notificado tres sucesos separados relacionados con la enfer-
medad de tipo influenza. En el Distrito Federal de México, las tareas de
vigilancia comenzaron a advertir un incremento de casos a partir del 18 de
marzo. El número se ha mantenido en aumento en abril y hasta el 23 de
abril ya se notificaron en la capital más de 854 casos de neumonía, de los
que 59 han resultado fatales. En San Luis Potosí, en el centro del país, se
han reportado hasta 24 casos y tres muertes. Y en Mexicali, frontera con
Estados Unidos, se han notificado cuatro casos y ninguna muerte.


El Gobierno de los Estados Unidos por su parte ha confirmado siete casos
humanos de gripe porcina A/H1N1 en EE. UU. (cinco en California y dos
en Tejas) así como otros nueve casos sospechosos. De los siete confir-
mados sólo uno de los portadores requirió ser hospitalizado brevemente.
No se han registrado muertes.


De los casos en México, 18 han sido confirmados como gripe porcina
A/H1N1 por laboratorio en Canadá mientras que de ellos, 12 son genéti-
camente idénticos a los virus detectados en California.


La mayor parte de estos casos corresponden a personas jóvenes y nor-
malmente saludables. La gripe afecta normalmente a las personas más
jóvenes y a las más mayores, pero estos grupos de edad no han sido
fuertemente impactados en México.


Dado que hay casos humanos asociados con un virus de gripe animal y
debido a la expansión geográfica de múltiples brotes comunitarios, así
como por lo inusual de los grupos poblacionales afectados, estos sucesos
son preocupantes.


Los virus de la gripe porcina A/H1N1 caracterizados en este brote nunca
se han detectado antes en cerdos ni en humanos. Los virus caracteri-
zados por el momento han respondido a oseltamivir pero han mostrado
resistencia tanto a amantadina como a rimantadina.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Paname-
ricana de la Salud (OPS) han mantenido permanente contacto con las
autoridades de Salud de México, Estados Unidos y de Canadá para en-
tender mejor el riesgo que presentan estos sucesos. La OPS/OMS está
enviando equipos de expertos a México para trabajar con las autoridades
de salud de ese país. Se está asistiendo a los Países Miembros a incre-
mentar las actividades epidemiológicas de campo, diagnósticos en labo-
ratorio y manejos clínicos. Además, los socios de la OPS/OMS en la Red
Global de Alerta y Respuesta se han activado y están preparados para
asistir caso que ello sea requerido por los Países Miembros.


Brotes de gripe en México y en los Estados
Unidos




129Anexos


La OPS/OMS agradece a México y los Estados Unidos por sus notifica-
ciones proactivas y por su colaboración. La OPS/OMS continuará traba-
jando con sus países miembros con el fin de caracterizar mejor el brote.


La OPS fue establecida en 1902 y es la organización de salud pública
más antigua del mundo. Es la Oficina Regional para las Américas de la
Organización Mundial de la Salud y trabaja con los países para mejorar la
salud y elevar la calidad de vida de sus habitantes.


Para más información por favor comunicarse con: Daniel Epstein, email:
epsteind@paho.org , Oficial de Información Pública, Oficina de Comuni-
cación, OPS/OMS, Tel +1 202 974 3459 – celular +1 202 316 5679, fax
+1 202 974 3143 o Donna Eberwine, email: eberwind@paho.org , Oficina
de Comunicación, Tel + 1 202 974 3122. www.paho.org


Usted puede consultar este comunicado de prensa en: http://new.paho.org/
hq/index.php?option=com_content&task=view&id=1259&Itemid=1




130


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Ejemplo 3 de comunicado de prensa


Lima- Perú. 21 de agosto del 2007. (OPS/OMS)—La asistencia humani-
taria para apoyar a los afectados por el terremoto prueba la solidaridad
y la generosidad nacional e internacional con las víctimas, pero a la vez,
implica un esfuerzo gigantesco de organización y de logística para las
autoridades responsables de la emergencia.


Para hacer más eficiente y rápida la asistencia de los afectados y su pron-
ta recuperación, la OPS/OMS recomienda tomar en cuenta y difundir a la
comunidad nacional e internacional algunos principios generales:


El objetivo de una donación es responder a las demandas ex-
presadas por los afectados. Por tanto, es necesario ajustar lo más
posible las donaciones a la evaluación de necesidades realizada
por el país y sus autoridades.


No se recomienda estimular el envío de vestimenta usada
(ropa, zapatos, etc.), de alimentos caseros perecederos o medi-
camentos con fechas de caducidad próximas o ya pasadas.


Siempre que sea posible, se deben estimular las donaciones
en dinero. Ello permite realizar compras locales y ahorrar tiempo,
recursos logísticos en almacenamiento y transporte.


Las necesidades de la población afectada no sólo existen al
momento del impacto, se extienden al periodo de recuperación y
reconstrucción. No es más eficiente la donación que llega prime-
ro, sino la que responde mejor a una necesidad probada.


Estas y otras recomendaciones pueden ser consultadas en el documento:
www.paho.org/Spanish/dd/PED/pedhum.htm


Como parte del apoyo que se está brindando al país, la OPS/OMS y el
Sistema de las Naciones Unidas están trabajando con el Gobierno perua-
no en la impación del sistema LSS/SUMA para la gestión de suministros,
que permite el registro, inventario, clasificación y distribución de las dona-
ciones recibidas, para un manejo adecuado, transparente y responsable
de toda la ayuda recibida.


En coordinación con el Sistema Nacional de Defensa Civil, LSS/SUMA se
está utilizando en los puntos de entrada más importantes de la ayuda hu-
manitaria, especialmente el Aeropuerto Jorge Chávez (en el Grupo 8) en
Lima y el Aeropuerto de Pisco. Esto ha permitido disponer de información


Donaciones en situaciones de desastre: ¿Ayuda
o segundo desastre?




131Anexos


sobre el tipo y características de los suministros, así como clasificarlos
para una adecuada gestión de las donaciones.


La Organización Panamericana de la Salud está trabajando con las auto-
ridades y el sector salud peruano para lograr una respuesta eficiente a las
poblaciones afectadas.


Para mayor información: icaldero@paho.org
Teléfono: 4213030 anexo 287 cel. 96336846


Usted puede consultar este comunicado de prensa en:
http://200.10.250.205/doc/emergencia/cp-ops-3.pdf




132


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Anexo V


Organización Panamericana
de la Salud. Área de
Preparativos para Situaciones
de Emergencias y Socorro en
Casos de Desastres


Reliefweb


Centers for Disease Control (CDC)


Estrategia Internacional para la
Reducción de Desastres


Oficina de Coordinación para
Asuntos Humanitarios de las
Naciones Unidas


Federación Internacional de
Sociedades de la Cruz Roja y la
Media Luna Roja


Centro Regional de
Información
sobre Desastres en América
Latina y El Caribe


Red de Información Humanitaria
para América Latina y El Caribe


Organización Mundial de
la Salud


www.paho.org/desastres


www.reliefweb.int


www.cdc.gov


www.eird.org


www.ochaonline.un.org


www.cruzroja.org
www.ifrc.org


www.crid.or.cr


www.redhum.org


www.who.int


Sitios de Internet




133Anexos


Anexo Vl
Lista de acrónimos


CERF: Fondo Central para Respuesta a Emergencias


COE: Centro de Operaciones de Emergencia


ECHO: Departamento de Ayuda Humanitaria de la Unión Europea


EDAN: Evaluación de Daños y Análisis de Necesidades


ERR: Equipo Regional de Respuesta


IFRC: Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja


OCHA: Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de
Naciones Unidas


OPS/OMS: Organización Panamericana de la Salud/Organización
Mundial de la Salud


ONG: Organización No Gubernamental


PAHO/WHO: Pan-American Health Organization/World Health
Organization


PED: Programa de Emergencia y Desastre de OPS/OMS


PED/HQ: Programa de Emergencia y Desastres/Oficina Central en
Washington


PWR: Representante de país de la Organización Panamericana de
la Salud

REDLAC: Grupo Regional de Riesgo, Emergencia y Desastre de
América Latina y el Caribe


SITREP: Informes de Situación


SNU: Sistema de Naciones Unidas

UNETE: Equipo de Naciones Unidas para Emergencias


UNDAC: Equipo de Naciones Unidas de Evaluación y
Coordinación de Situaciones de Desastres


UNICEF: Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia




134


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Bibliografía recomendada
Anexo VII


COMUNICACIÓN DE RIESGOS


Considerations in Risk Communication: A Digest of Risk : Communication
as a Risk Management Tool / US Environmental Protection Agency
(EPA), 2003.


En: www.epa.gov/nrmrl/pubs/625r02004/625r02004.pdf


Crisis and Emergency Risk Communication / Centers for Disease Control
and Prevention (CDC), 2002.


En: http://www.bt.cdc.gov/cerc/


Crisis and Emergency Risk Communication: Pandemic Influenza /
Centers for Disease Control and Prevention (CDC), 2006.
En: http://emergency.cdc.gov/cerc/pdf/CERC-PandemicFlu-OCT07.pdf


Crisis Emergency Risk Communication by Leaders for Leaders: Be first, be
right, be credible / Centers for Disease Control and Prevention (CDC).


En: www.bt.cdc.gov/erc/leaders.pdf


Curso de auto-instrucción sobre comunicación de riesgo / Organización
Panamericana de la Salud, 2008.


En: http://www.cepis.ops-oms.org/cursocr/e/index.php


Effective Media Communication during Public Health Emergencies: A
WHO handbook / World Health Organization, 2005.


En: http://www.who.int/csr/resources/publications/WHO_CDS_2005_31/en/


A filed guide to designing a health communications strategy: health
communication partnership / John Hopkins Bloomberg School of Public
Health, 2003


En: http://www.jhuccp.org/legacy/pubs/tools.html


Guía de la Organización Mundial de la Salud para planificar la
comunicación en casos de brotes epidémicos / Organización Mundial
de la Salud, 2008.


En: http://www.paho.org/spanish/ad/WHO_OutbreakCommPlanningGuide_
SP.pdf


Normas de comunicación de brotes epidémicos / Organización
Mundial de la Salud, 2005.


En: http://whqlibdoc.who.int/hq/2005/WHO_CDS_2005_28_spa.pdf




135Anexos


WHO Communications Toolkit / World Health Organization, 2007.
En: http://whoinfluenza.infocollections.org/documents/s15498e/
s15498e.pdf


WHO’s Standard Operating Procedures for Emergencies/ World Health
Organization.


En: http://intranet.paho.org/ped/respuestacorporativa.asp


Camp Management Toolkit: International Rescue Committee / The
Norwegian Refugee Council, 2008. – En: www.nrc.no/camp


Comunicación eficaz con el público durante épocas de desastres:
Pautas para los administradores de desastre para preparar y
difundir adecuadamente mensajes de salubridad / Organización
Panamericana de la Salud, 1994.


En: www.crid.or.cr/digitalizacion/pdf/spa/doc9980/doc9980.htm


Field Coordination Support Section: UNDAC Handbook: Information
Management / UN Office for the Coordination of Humanitarian Affairs
(OCHA), 2006.


En: http://ochaonline.un.org/Coordination/FieldCoordinationSupportSection/
UNDACSystem/Handbook/tabid/1432/language/en-US/Default.aspx


Operational Guidance on Responsibilities of cluster: Sector Leads
& OCHA in Information Management / Inter-Agency Standing
Committee (IASC), 2007.


En: http://www.humanitarianreform.org/humanitarianreform/Portals/1/
cluster%20approach%20page/Res&Tools/IM/OperationalGuidance%20
Information%20Management.pdf


MANEJO DE MEDIOS


Comunicando el desastre: (Comunicación social preventiva y de
emergencia en zonas sísmicas: Extensivo a otros desastres) / Gloria
Bratschi, 1995.


En: www.crid.or.cr/digitalizacion/pdf/spa/doc8328/doc8328.htm


Guía de manejo de medios masivos de comunicación durante crisis
en unidades de salud / México. Secretaría de Innovación y calidad.
Subsecretaría General de Planeación y Desarrollo en Salud, 2005.


En: http://www.dgepi.salud.gob.mx/pandemia/PS%20materiales/Gu%EDa%20
manejo%20de%20medios.pdf


Impacto de los desastres en la Salud Pública / Organización
Panamericana de la Salud, 2000.


En: http://www.paho.org/Spanish/dd/PED/impacto.htm


GESTIÓN DE INFORMACIÓN




136


Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres:
Guía para equipos de respuesta


Relaciones con los medios de comunicación en situaciones de
emergencia / Organización Panamericana de la Salud. –


En: www.paho.org/Spanish/ped/medios.htm#media


MENSAJES Y MATERIALES INFORMATIVOS


Guía para el diseño y elaboración de materiales informativos
sobre vacunación y salud infantil / Organización Mundial de la
Salud, 2001.


En: www.who.int/entity/immunization_training/resources/cvp_materials_
development_guide_sp.pdf


OTROS RECURSOS DE REFERENCIA


Diccionario de Acción Humanitaria y Cooperación al Desarrollo /
Karlos Pérez de Armiño, Dir. – Icaria y Hegoa, 2000.


En: http://dicc.hegoa.efaber.net


Evaluación de daños y necesidades en salud frente a erupciones
volcánicas / Organización Panamericana de la Salud, 2004.


En: http://www.paho.org/spanish/dd/ped/edan.htm


La gestión de cadáveres en situaciones de desastres:
Guía práctica para equipos de respuesta / Organización
Panamericana de la Salud, 2006.


En: http://www.paho.org/spanish/dd/ped/DeadBodiesFieldManual.htm

Guía del Equipo de Respuesta de la Organización Panamericana


de la Salud, Panamá, 2009.
En: www.paho.org/desastres


Manual for the care of children in humanitarian emergencies /
World Health Organization, 2008.


En: www.who.int/child_adolescent_health/documents/9789241596879/
en/index.html


Reforma Humanitaria, hacia una respuesta más fuerte y
predecible / Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios
de las Naciones Unidas (OCHA).


En: www.redhum.org/archivos/pdf/ID_2250_Redhum-PA-T_
Introduccion_a_la_reforma_humanitaria-OCHAROLAC-20071205.pdf


Saber Donar: Recomendaciones prácticas sobre donaciones
humanitarias / Organización Panamericana de la Salud, 2008.


En: www.saberdonar.info/materiales.php; www.paho.org/spanish/dd/
ped/saberdonar.htm


Guía para la Comunicación Social y la Prevención de Desastres.
Salazar Vi-das, Sandra; Molin Valdés, Helena, coord. San José,
Costa Rica: DIRD 1999.


http://www.crid.cr/digitalización/pdf/spa/doc12563.htm








Gestión de la información y comunicación en emergencias y desastres GUÍA PARA EQUIPOS DE...
Share