Manual de técnicas para una estrategia de comunicación en salud

Organización Panamericana de la Salud


Manual de técnicas
para una estrategia
de comunicación en salud
Serie PALTEX para técnicos medios y auxiliares




Técnicas para una estrategia de
comunicación en salud




Copyright © Organización Panamericana de la Salud 1985
ISBN 92 75 71007 4
Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede ser reprodu-
cida o transmitida en ninguna forma y por ningún medio electrónico, mecánico, de
fotocopia, grabación u otros, sin permiso previo por escrito de la Organización
Panamericana de la Salud.


Publicación de la
ORGANIZACIÓN PANAMERICANA DE LA SALUD
Oficina Sanitaria Panamericana, Oficina Regional de la


ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD
525 Twenty-third Street, N.W.


Washington, D.C. 20037. E.U.A.
1985




Contenido


Reconocimientos v
Prefacio viii


Introducción 1
Uso de la guía 5
Capítulo I


Sistemas de aprendizaje propios de la comunidad 7
1. Agrupaciones 10
2. Personal de salud y de otros programas comunitarios 12
3. Personas con talentos especiales 16
4. Locales, mobiliarios y equipos 17
5. Actividades 18


Capítulo II
Técnicas educativas 23


Capítulo III
Análisis de las técnicas educativas 31


Charla 31
Socio-drama 38
Teatro popular 43
Narración de historias (cuentos) 46
Canciones 54
Discusión en grupo 57
Torbellino de ideas 61
Visitas, domiciliarias 64
Demostraciones 66
Foro-cassette 70
Exhibición de películas 73
Juegos 76


iii




Capítulo IV
Evaluación de las estrategias de comunicación 79
1. Criterios para la selección o rechazo de una técnica educativa 80
2. Criterios para la evaluar la efectividad de una actividad 81
3. Criterios para que la comunidad evalué la actividad educativa reali-


zada por el trabajador 81
Anexo 1


Técnicas y métodos de educación no formal.
Algunas experiencias en América Latina


El Proyecto Candelaria (Colombia)
El Proyecto IPREFA (Honduras)
El Plan Puebla (México)
El Proyecto de Educación No Formal (Ecuador)


Anexo 2
Materiales de apoyo complementarios
y combinación de técnicas educativas
índice temático
Bibliografía


87
89
90
92
93


95
101
107




Reconocimientos
La producción de este manual es el resultado de un proyecto conjunto


de los programas de Personal de Salud y de Prestación de Servicios de
Salud de la Organización Panamericana de la Salud. El proyecto se
realizó bajo el diseño y la orientación de Marilyn Rice, Asesora Regional
de Educación para la Salud. El texto y diagramación fueron preparados
por Leonel A. Valdivia y Luis Aller Atucha, consultores en Educación
para la Salud. También se reconoce la contribución de profesionales de
diversos países de la región, de la Sede de OPS y de otros organismos
interacionales que hicieron comentarios y sugerencias para enriquecer el
contenido y presentación de esta publicación.


v




Prefacio
El programa de trabajo determinado por los Gobiernos Miembros que


constituyen la Organización Panamericana de la Salud (OPS), dentro de
sus actividades de desarrollo de la infraestructura y personal de salud,
comprende la elaboración de nuevos tipos de materiales educacionales
aplicables fundamentalmente a la formación de personal técnico, auxiliar
y de la comunidad.


En cumplimiento de lo señalado por los Gobiernos, se presenta a la
consideración de los interesados, dentro del marco general del Programa
Ampliado de Libros de Texto y Materiales de Instrucción, la Serie
PALTEX para Técnicos Medios y Auxiliares, de la cual forma parte
este manual.


El Programa Ampliado (PALTEX), en general, tiene por objeto ofrecer
el mejor material de instrucción posible destinado al aprendizaje de las
ciencias de la salud, que resulte a la vez accesible, técnica y económica-
mente, a todos los niveles y categorías de personal en cualquiera de sus
diferentes etapas de capacitación. De esta manera, dicho material está
destinado a los estudíenles y profesores universitarios, así como al perso-
nal de la propia comunidad. Está orientado, tanto a las etapas de pregrado
como de posgrado, a la educación continua y al adiestramiento en servi-
cio, y puede servir a todo el personal de salud involucrado en la ejecución
de la estrategia de la atención primaria, como elemento de consulta
permanente durante el ejercicio de sus funciones.


El Programa Ampliado cuenta con el fmanciamiento de un préstamo de
$5.000.000, otorgado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) a
la Fundación Panamericana de la Salud y Educación (PAHEF). La OPS ha
aportado un fondo adicional de $1.500.000 para contribuir a sufragar el
costo del material producido. Se ha encomendado la coordinación técnica
del Programa a la oficina coordinadora del Programa de Personal de Salud
que tiene a su cargo un amplio programa de cooperación técnica desti-
nado a analizar la necesidad y adecuación de los materiales de instrucción
relacionados con el desarrollo de los recursos humanos en materia de
salud.


El contenido del material para la instrucción del personal que diseña y
ejecuta los programas de salud, se prepara con base en un análisis de sus
respectivas funciones y responsabilidades.


La Serie PALTEX para Técnicos Medios y Auxiliares, se refiere
específicamente a manuales y módulos de instrucción para el personal


vu




técnico y auxiliar, una selección de materiales que proporciona elementos
para la formación básica de estos estudiantes, que anteriormente no
disponían de materiales de instrucción especialmente preparados para
ellos.


VIH




Introducción


En su calidad de trabajador de la salud a nivel comunitario, usted debe
haber pensado muchas veces sobre su papel como educador, porque
educar es una de sus tareas más importantes.


Los habitantes de su comunidad necesitan conocer y entender los
servicios de salud que usted puede brindarles. Ellos necesitan, además,
conocer cómo cuidar mejor su propia salud. Usted es la persona clave
para ayudarlos a aprender todo lo que pueden hacer para alcanzar un estilo
de vida más saludable.


La educación en salud es un proceso que promueve cambios de
conceptos, comportamientos y actitudes frente a la salud, a la enfer-
medad y al uso de servicios, y que refuerza conductas positivas. Este
proceso implica un trabajo compartido que facilita al personal de salud y a
la comunidad, la identificación y el análisis de los problemas y la
búsqueda de soluciones de acuerdo con su contexto social y cultural.


La gente aprende de diferentes maneras. Puede ser a través del sistema
formal de educación que se aplica en la escuela, o a través de los
sistemas no formales e informales que son muchos y variados según las
diferentes comunidades.


Usted puede ayudar a los maestros y profesores del sistema formal a
mejorar la educación en salud que los niños y adolescentes reciben en las
escuelas, lo. que puede ser también un buen camino para educar a los
adultos, porque los niños y jóvenes compartirán con sus padres lo apren-
dido en la escuela.


Pero como trabajador de salud, la mayor parte de la labor educativa la
cumplirá utilizando sistemas no formales e informales de enseñanza. Por
eso es importante que conozca cómo la gente de su comunidad aprende
las cosas básicas que necesita para su vida diaria, y a través de qué
medios o canales les llega ese tipo de información; así, usted podrá
utilizarlos para comunicar sus mensajes de salud.


Existen diferentes tipos de comunicación: la interpersonal, la grupai y
la de masas. Usted, como trabajador de salud, debe familiarizarse con
ellos, pues la buena comunicación es primordial para la labor educativa.
En esta guía abordamos las técnicas que se emplean en comunicación
interpersonal y grupai. Las técnicas empleadas más frecuentemente en
comunicación de masas fueron descritas y analizadas en la "Guía para el


1




2 Estrategia de comunicación


Diseño, Utilización y Evaluación de Materiales Educativos de Salud",
publicada por esta misma serie PALTEX.


Es importante que recuerde algunas premisas educativas que son bási-
cas en los sistemas no formales e informales de educación. Estas son:


• El enfoque educativo debe ser funcional, es decir, debe estar
relacionado con los problemas concretos que los miembros de
la comunidad enfrentan diariamente y, por lo tanto, el programa
educativo debe estar orientado a ayudarlos a entender mejor los
problemas de salud que tienen, discutir sus orígenes y analizar
la mejor manera de solucionarlos estimulando a participar acti-
vamente en las acciones que dicha solución requiere. Por lo
tanto, los diferentes temas relacionados con la salud de la
comunidad, deben ser considerados importantes por la pro-
pia comunidad y los resultados del programa educativo deben
ser prácticos, de modo que capaciten a las personas de esa
comunidad para utilizar immediatamente lo aprendido y
solucionar así los problemas detectados.


Tenga en cuenta que los problemas de salud detectados por usted y sus
colegas pueden ser diferentes a los que la comunidad cree tener. Si la
comunidad no toma conciencia de sus propios problemas y considera
importante su solución, difícilmente tendrá disposición para aprender lo
que el educador quiera enseñarle. Es por eso que usted debe identificar
junto con la comunidad los problemas de salud y analizar y discutir las
necesidades que ésta cree tener y las que realmente tiene. La experien-
cia indica que si esto no se tiene en cuenta, muy pronto la comunidad
abandonará o no dará importancia al programa de salud que se esté
llevando a cabo y no aplicará los conocimientos adquiridos, ya que la
clave para adoptar y usar ideas nuevas, tales como hervir el agua,
construir letrinas o usar anticonceptivos, está dentro de cada persona y
la acción es voluntária. Si la persona no percibe la utilidad de la nueva
idea, no la pondrá en práctica.


• La segunda premisa educativa también está basada en la moti-
vación de la comunidad para participar en los programas,
empleando para ello técnicas educativas de fácil compren-
sión y asimilación, sin que se requieran niveles altos de escola-
ridad para practicar las actividades propuestas y poder benefi-
ciarse así con lo aprendido.


Muchas veces, los programas de educación para la salud han sido
presentados con conceptos muy abstractos, cuya difícil comprensión los




3


toma poco prácticos. Esto ha provocado el fracaso de muchos programas,
porque la comunidad no daba valor al hecho de recibir nuevas informacio-
nes que no parecían aplicables a su vida cotidiana y que además resulta-
ban demasiado "doctorales", y alejadas de su experiencia. Muchas perso-
nas razonan que "si tantos años he vivido sin estos conocimientos, puedo
continuar haciéndolo" y, por lo tanto, no ven la necesidad de dedicar
tiempo y energías a esta clase de programas.


• La tercera premisa de la estrategia educativa es aprovechar la
capacidad de aprendizaje propia de cada comunidad.


Los trabajadores de salud deberán adoptar, siempre que sea posible,
técnicas de transmisión de información y conocimientos a las que la
comunidad esté acostumbrada, tales como el análisis de problemas de la
vida diaria, la discusión informal en grupo o el relato de cuentos e
historias.


Mediante la adopción de estos elementos del sistema informal de
aprendizaje, el programa educativo será más efectivo, ya que estará
basado en los estilos de aprendizaje a los que la comunidad está
acostumbrada. En la mayoría de los casos, las comunidades habrán
estado utilizando una forma propia de resolver sus problemas (o aquellos
que ellos identifican como tales). Por consiguiente, sólo adoptarán nuevas
ideas y prácticas cuando reconozan, entiendan y valoren la importancia
que éstas tienen, utilizando las ideas o consejos que consideren pertienen-
tes y deshechando aquellos que no entiendan o que no consideren apro-
piados.


A usted, como trabajador de salud le correspondería ser el facilitador e
impulsor de este proceso. El propósito de esta guía es ayudarlo a que su
tarea sea más efectiva y provechosa.


Ser un educador puede convertirse en una de las partes más
agradables de su trabajo. Y como trabajador de salud, ciertamente
es una parte muy importante.


Si la comunidad no toma conciencia de sus propios
problemas de salud y considera importante su solución,
difícilmente tendrá disposición para aprender lo que el
educador quiere enseñarle.




4 Estrategia de comunicación


v ^ : ^


. . . porque educar es una de las tareas más importantes que le corres-
ponde realizar.




5


Uso de la guía


Los autores esperan que esta guía le sea útil para mejorar su trabajo
educativo en la comunidad. Usted podrá utilizarla de diferentes maneras:


• Leyéndola toda de una sola vez, de principio a fin;
• Seleccionando y leyendo solamente aquellas técnicas que más


le interese; y
• Leyéndola y marcando lo que considere de mayor uso y utili-


dad, para después volver a analizar estas partes en detalle.


Para facilitar la comprensión y la fácil ubicación de los temas, se han
destacado algunas frases e ideas consideradas claves. Leyendo estas
frases usted tendrá una síntesis del contenido y una visión clara de la
orientación educativa propuesta.


La tabla de contenido de la guía le servirá de referencia rápida para
encontrar las técnicas que más le interesa. Por otro lado, en el índice
temático que figura al final, encontrará identificados los diversos temas
de salud y desarrollo comunitarios que ejemplifican el uso de cada técnica
educativa.


El cuadro de inventario de técnicas, en el capítulo II, le permitirá
conocer cada una de ellas con sus ventajas, desventajas y sugerencias para
su uso. Esto le permitirá seleccionar la o las técnicas que más se adecúen
a su programa. Se sugiere que cada vez que deba preparar una actividad
educativa en su comunidad, consulte este cuadro para diversificar, enri-
quecer y hacer más amena su labor educativa.


En el capítulo III encontrará la descripción detallada de cada una de
estas técnicas, incluyendo ejemplos específicos de uso a través de la
descripción de experiencias exitosas llevadas a cabo en la región.


En el capítulo IV se presenta una lista de criterios prácticos para
evaluar las diferentes técnicas educativas y la aceptación que la comuni-
dad tiene de cada una de ellas.


El anexo 1 contiene una breve descripción de algunos proyectos educa-
tivos llevados a cabo en diversos países latinoamericanos. Rieron escogi-
dos en razón del uso de técnicas educativas innovadoras que en ellos se
hizo y porque estaban encuadrados dentro de las premisas educativas
descritas, es decir, el proceso educativo fue funcional, de fácil asimila-
ción y amplia participación comunitaria.


En el anexo II se presenta un cuadro que describe las posibles combina-
ciones de técnicas y se sugiere qué materiales de apoyo se puede utilizar
para el mejor aprovechamiento de las mismas.




6 Estrategia de comunicación


La guía le servirá para:


• Seleccionar la técnica educativa que esté más de acuerdo con
los objetivos que se haya trazado para alcanzar la meta pro-
puesta en el programa.


• Emplear diferentes alternativas en la selección, preparación y
utilización de técnicas educativas.


• Aprender a observar y utilizar los recursos disponibles en la
comunidad.


• Promover la mayor participación de las personas de la comuni-
dad en el análisis de sus problemas de salud y la proposición de
soluciones.


• Evaluar, en forma sencilla, las diferentes técnicas educativas.
• Adaptar la guía a sus necesidades y ampliarla según sus expe-


riencias.


Es importante destacar y volver a repetir, que cualquiera sea la natura-
leza y bondad de la técnica educativa empleada, ésta es parte del
programa educativo, pero no es el programa educativo en sí. Esto
quiere decir que un programa educativo debe estar basado en una meta a
alcanzar a través de objetivos específicos que deben estar claramente
definidos y determinados. Las técnicas educativas son el instrumento
que usted puede y debe emplear para establecer los objetivos y lograr
su propósito.




7


CAPITULO I


Sistemas de aprendizaje propios de la
comunidad


En su calidad de trabajador de la salud usted tiene una responsabilidad
educativa dentro de la comunidad. Puede cumplir con esta responsabili-
dad dentro del sistema formal de enseñanza, a través de programas de
educación en salud en las escuelas, pero la mayor parte de su tarea
educativa es de tipo extraescolar y se realiza a través de su interacción con
individuos y grupos en la comunidad y para cumplirla, primero debe
tomar conciencia del papel educativo que le corresponde. Cuando usted
esté consciente y perciba la labor educativa como un componente crucial
de su trabajo por la salud comunitaria estará en condiciones de asumir
esta responsabilidad.


Una vez que se ha tomado conciencia y se ha decidido asumir
seriamente la labor educativa, el paso siguiente es la definición de la
meta y de los objetivos a alcanzar con esta labor. La meta es la razón
de ser del programa y constituye el conjunto de logros que se desea
alcanzar, por ejemplo mejorar las condiciones de saneamiento básico de
una comunidad. Por supuesto, la meta de un programa educativo está
íntimamente ligada a la meta del programa de salud en general. Así, si la
meta del programa es mejorar las condiciones de salud de la comunidad,
la meta del programa educativo será contribuir a ese mejoramiento a
través del desarrollo de conocimientos, actitudes y hábitos de salud. La
definición de la meta es importante pues da un sentido de misión a su
trabajo. La definición de los objetivos es importante pues fija la dirección
de sus esfuerzos. En la formulación de los objetivos debe indicarse en
forma explícita los cambios de conocimientos, actitudes o hábitos que se
procura lograr como condición para alcanzar la meta. Si la meta indica el
destino al que se desea llegar, los objetivos indican la dirección que se
seguirá para alcanzarla. Mientras más específicos sean los objetivos, más
fácil será organizar las actividades necesarias para alcanzarlos.


Esta guía le ayudará a decidir cómo realizar la tarea educativa. Pero,
previo al cómo usted deberá definir el qué y el por qué a través de la
formulación de su meta y sus objetivos. Una vez hecho esto, viene la
tarea de diseñar una estrategia educativa que consiste en la identifica-
ción, selección e incorporación de métodos y técnicas para lograr el
aprendizaje por parte de los individuos y grupos de la comunidad con que




8 Estrategia de comunicación


Objetivos: Indican la dirección que se sigue para alcanzar la meta.
Meta: Destino al que se quiere llegar.


se trabaja. El propósito de esta guía es facilitar el diseño de dicha
estrategia ayudándole a descubrir una amplia gama de métodos y técnicas
que usted puede seleccionar para hacer más efectiva y agradable su labor
educativa con la comunidad.


El punto de partida para el diseño de una estrategia educativa
deberá ser la identificación y utilización de los recursos, métodos y
técnicas de aprendizaje ya existentes en la comunidad. Cada comuni-
dad tiene sus propios métodos para educar a sus miembros independiente-
mente de los sistemas ex temos de educación y comunicación. Así por
ejemplo, los niños aprenden su idioma, hábitos y costumbres a través de
la conversación, observación e imitación en el seno familiar y en el




Sistemas de la comunidad 9


vecindario. Los jóvenes aprenden de sus mayores sobre cuidados del niño
y del hogar y los adultos aprenden habilidades y destrezas de otros adultos
experimentados.


De la misma manera que para la prestación de servicios se debe trabajar
con parteras, curanderos y hueseros, para la labor educativa se debe tener
en cuenta los métodos tradicionales de aprendizaje existentes en una
comunidad. El trabajador comunitario en salud deberá elaborar su
propio inventario de los recursos disponibles y los métodos de apren-
dizaje y las formas de comunicación más utilizados por la comuni-
dad.


En esta guía encontrará un gran número de sugerencias para identificar,
seleccionar e incorporar recursos y técnicas existentes en la comunidad.
También se presenta un inventario de los métodos y técnicas elaborados
externamente pero siempre el énfasis se ubicará en el empleo de lo que ya
esté disponible o que sea relativamente fácil de obtener localmente. Se ha
escrito muchos manuales sobre técnicas didácticas y uso de medios de
comunicación. Lo que no abunda son manuales aplicables al trabajo al
nivel comunitario.


Estrategia educativa es la identificación, selección e in-
corporación de metodologías y técnicas de aprendizaje
por parte de los individuos y grupos de la comunidad
con que se trabaja.




10 Estrategia de comunicación


Recursos de la comunidad


Se le sugiere que comience por familiarizarse con los recursos propios
de la comunidad, especialmente aquellos utilizados o utilizables para
transmitir información entre sus miembros. Estos recursos pueden distri-
buirse en las siguientes categorías:


1. Agrupaciones
2. Personal de salud y de otros programas comunitarios
3. Residentes con talentos especiales
4. Locales, mobiliarios y equipos
5. Actividades


1. Agrupaciones


El término "agrupaciones" se emplea para identificar a los diversos
tipos de asociación, de contacto, de relación o de reunión que pueden
darse en una comunidad. Algunas agrupaciones pueden ser de tipo formal
con un liderazgo y una masa de afiliados identificables; otras son de
naturaleza informal y casual en su organización y funcionamiento. Los
clubes, sociedades, cooperativas, organizaciones políticas, grupos reli-
giosos, consejos o comités comunales, son ejemplos de agrupaciones de
tipo formal. Otras agrupaciones menos formales son las clientelas de
tiendas, barberías, salones de peinado, cantinas, y los participantes en
festividades, peregrinajes y procesiones religiosas. Seguramente usted
podrá aumentar esta lista con otros tipos de agrupaciones que existen en
su comunidad.


Como puede apreciarse hay una variedad de agrupaciones posibles. En
las agrupaciones formales (clubes, comités, asociaciones), usted encon-
trará que el/la presidente/a o el/la secretario/a u otros dirigentes son
personas influyentes y que poseen conocimiento de la comunidad. Es
importante obtener su colaboración como asimismo la de los miembros de
estas agrupaciones. Si ellos pertenecen a una organización y son activos
en ese ámbito es muy posible que ya tengan la motivación para el trabajo
en bien de la comunidad. Usted encontrara que las agrupaciones informa-
les surgen en forma bastante espontánea, por lo general alrededor de una
persona que desempeña un papel central en la actividad o evento. Estas
personas pueden ser llamadas líderes informales, y ejemplos de ellos son
los ancianos, los comerciantes, los peluqueros y los hacendados.




Sistemas de la comunidad 11


¿Qué utilidad tienen estas agrupaciones para su trabajo?
A través de ellas puede informarse acerca de la comunidad y de su


gente, de cómo perciben sus problemas de salud y cuál es la voluntad para
superarlos. En ellas puede escuchar historias de la comunidad, de los
servicios de salud, de lo que se ha tratado de realizar, de los éxitos y de los
fracasos. Estos grupos pueden ayudar a identificar ias necesidades,
prioridades e intereses de la comunidad y a reciutar voluntarios
potenciales. A través de ellas usted también podrá conocer los hábitos y
creencias predominantes en la localidad.


Usted puede hacer uso diverso de estas agrupaciones una vez que las ha
identificado. Puede informarles qué es lo que tiene para ofrecer, discutir
con ellos lo que es útil y aceptable y conseguir su ayuda para diseminar
información, distribuir materiales educativos y estimular a sus miembros
a apoyar y participar en su programa. Cuídese de ofrecer lo que no
puede entregar. Trate siempre de motivarlos a pensar no sólo en lo que
usted puede hacer por ellos, sino lo que ellos pueden hacer para sí mismos
y para la comunidad. Hágales preguntas como las siguientes:


• ¿Creen que vale la pena este proyecto o actividad? ¿Por qué?
• Si estuvieran en mi lugar, ¿qué harían para solucionar este


problema de salud de su comunidad?
• ¿Creen que la comunidad apoyará activamente este programa?


¿Por qué?


Es importante obtener la colaboración de los líderes y de
la masa de afiliados de las agrupaciones formales de una
comunidad para los programas de salud.




12 Estrategia de comunicación


2. Personal de salud y de otros programas comunitarios


Seguramente en su comunidad o en comunidades cercanas existen
trabajadores de salud o de otros campos directamente relacionados con la
salud de la comunidad. Algunos de ellos pueden ser proveedores de
servicios del sector público o profesionales calificados independientes,
mientras que otros pueden ser trabajadores empíricos capacitados infor-
malmente y sin reconocimiento legal. Usted necesitará trabajar con
todos ellos y obtener su ayuda y por eso, es importante que sepa
identificarlos. Por conveniencia los hemos clasificado en tres categorías:


a) Trabajadores independientes
b) Personal de establecimientos de salud
c) Otros trabajadores de comunidad


a) Trabajadores independientes


En esta categoría se incluye a médicos, dentistas, enfermeras, obstetras
y farmaceutas, como asimismo parteras empíricas, hueseros, curanderos,
yerbateros, administradores de inyecciones y voluntarios de la Cruz Roja,
es decir, todos lo que dispensan servicios de salud en forma individual
y fuera del sistema formal de salud.


b) Personal de establecimientos de salud


Aquí se incluye a médicos, enfermeras, obstetras, auxiliares sanitarios,
especialistas en nutrición, asistentes sociales, personal de limpieza, re-
cepcionistas y demás trabajadores de los hospitales, centros y puestos de
salud. En algunos casos encontrará que hay un educador de salud o
técnico audiovisual que pueden dar apoyo más específico a su labor
educativa. Usted deberá establecer buenas relaciones personales con
estos trabajadores e identificar a los que tienen mayor influencia y a
cuáles la gente recurre con mayor frecuencia. Es necesario buscar la
ayuda no sólo de quienes tienen contacto de tipo profesional con los
pacientes, como médicos, enfermeras y auxiliares, sino también la de los
que tienen contacto informal, pero frecuente, como los recepcionistas,
choferes y limpiadores.




Sistemas de la comunidad 13


c) Otros trabajadores de comunidad
La mayoría de los programas de gobierno o privados, tiene trabajadores


de campo cuya labor puede complementar la suya. Algunos ejemplos
podrían ser:


• Educación: maestros de escuela primaria y secundaria, promo-
tores y voluntarios de alfabetización, instructores de educación
vocacional.


• Agricultura: ingenieros agrónomos, técnicos agrícolas, exten-
sionistas, gerentes de cooperativas.


• Desarrollo comunitario: promotores de desarrollo, líderes de
juntas vecinales, asesores de organizaciones, directores y per-
sonal de centros comunitarios.


• Agua y saneamiento: inspectores sanitarios, ingenieros y técni-
cos, grupos de construcción de letrinas y pozos, empleados y
voluntarios de mantenimiento de bombas, plantas de trata-
miento con cloro, etc.


• Juventud: líderes de clubes 4H, consejeros de clubes juveniles,
dirigentes y entrenadores de clubes de fútbol y otros deportes.


¿Qué ayuda puede prestar este personal profesional y voluntario?
Ellos pueden informarle acerca de lo que se ha hecho en el campo de la


salud, qué piensan que se debería hacer, qué trabajos están realizando y
qué contribución podría hacer usted. Pueden ayudarle en la producción
y distribución de material educativo, comentar sus planes y cooperar
con su trabajo.


Escuche con atención lo que tengan que decirle, ya que podría ayudarle
a apreciar desde un ángulo distinto al suyo las actitudes, valores y
creencias de la comunidad. Esta información e interacción le servirá para
establecer prioridades en su programa.


Es posible que usted tenga que llegar a las mismas audiencias que otros
trabajadores de la comunidad. Evite competir. Organice reuniones
conjuntas o bien en horarios diferentes. No siempre es necesario
organizar nuevos grupos para programas de salud y muchas veces es
más ventajoso incorporarse a los ya existentes.


Posiblemente usted encuentre que otros trabajadores suministran edu-
cación para la salud, información técnica, enseñanza de economía domés-
tica, promoción de planificación familiar y promoción de la participación
comunitaria. Tal vez usted no esté de acuerdo con sus mensajes o con los
métodos que ellos emplean. Cuidado: nunca los critique, corrija o contra-




14 Estrategia de comunicación


diga en público; no los acuse de falta de capacitación. No pretenda asumir
el monopolio de la salud del pueblo. Busque formas de complementar sus
programas, ofrézcales su ayuda y aproveche, de esta manera, las oportu-
nidades que se presenten para corregir y mejorar la calidad de los
servicios y de la enseñanza que ellos prestan.


A continuación se enumera algunos ejemplos de actividades que puede
realizar con grupos organizados por estos trabajadores:


• Escuela: una amplia variedad de temas puede ser tratada con los
niños que asisten a las escuelas. Haga demostraciones, entregue
información, promueva discusiones y actividades colectivas
sobre los problemas de salud más urgentes. Algunas enseñan-
zas pueden transmitirse a niños menores y a las familias a
través de los escolares.


• Educación de adultos: quizá los asistentes a clases de alfabeti-
zación, educación básica, escuelas nocturnas u otros grupos
estén interesados en discutir problemas relacionados con la
salud. Usted puede llegar a estos grupos con enseñanzas sobre
nutrición, higiene, planificación familiar o cuidados del niño.
Estos grupos educativos ya organizados proveen una oportuni-
dad ideal para introducir información y organizar actividades
educativas de salud.


• Grupos juveniles: sus líderes pueden participar en discusiones
sobre problemas de salud desde su perspectiva, especialmente
aquellos que más les preocupan, como sexualidad, drogadic-
ción y relaciones familiares. También pueden proveer una
buena fuente de trabajo voluntario.


• Agricultura: es posible que el extensionista necesite que usted
ayude a los grupos que él organiza. Pueden realizar un tra-
bajo complementario: mientras usted instruye sobre cuidados
del niño y del hogar él puede enseñar técnicas para la produc-
ción de alimentos y nutrición.


• Grupos religiosos: por lo general sus líderes son comunicadores
expertos y podrían ayudar a través de sus sermones y de su
trabajo pastoral, estimulando a la comunidad para que
participe en el programa de salud.


• Juntas de vecinos: estos grupos tienen estructura y vida propia.
Es posible que no le den prioridad a los programas de salud o
que sus intereses sean muy concretos y utilitarios como la
obtención de financiamiento para la construcción de letrinas y/o
sistemas de agua potable. Es importante que usted trabaje
con ellos en las actividades que consideran prioritarias y los
oriente hacia actividades de mejoramiento de la salud de la
comunidad.




Sistemas de la comunidad 15


Es necesario buscar la ayuda, no sólo de quienes tienen contacto de
tipo profesional con los pacientes, como médicos, enfermeras y auxi-
liares, sino también con los que tienen contacto informal, como recep-
cionistas, choferes y camilleros.




16 Estrategia de comunicación


3. Personas con talentos especiales


En toda comunidad hay personas que tienen habilidades manuales,
como carpinteros, electricistas, constructores, jardineros, tejedores, pin-
tores, o cocineros. Otras son reconocidas por sus talentos artísticos:
bailarines, cantantes, músicos, oradores y escritores. Las hay también
especialistas en la organización de eventos y en narrar cuentos y contar
chistes. Algunas a quienes la comunidad sigue, simplemente tienen un
don natural de liderazgo o una personalidad carismática.


Muchas personas tienen talentos más sutiles que ni ellos mismos
reconocen, como por ejemplo, aquellos que tienen paciencia para escu-
char o explicar cosas a otros; los que hablan con claridad y en forma
amena; los que gozan sirviendo a los demás; y los que son buenos para
neutralizar riñas.


El trabajador de la salud debe saber reconocer no sólo los talentos
evidentes sino también los ocultos. Debe estimular a estas personas a
desarrollar y utilizar sus capacidades e incorporarlas a su programa de
promoción de la salud.


Escuche con atención lo que el personal profesional o
voluntario de otros programas comunitarios tenga que
decirle. Esto puede ayudarle a apreciar, desde un ángulo
distinto al suyo, las actitudes, valores y creencias de la
comunidad.




Sistemas de la comunidad 17


4. Locales, mobiliarios y equipos


En mayor o menor grado toda comunidad dispone de recursos materia-
les o físicos que pueden utilizarse para la labor educativa en salud. La
ventaja de emplear en la mayor medida posible los recursos de la propia
comunidad, es que se evita la dependencia de recursos extemos que, por
lo general, están sujetos a todo tipo de condicionammiento y no llegan en
forma consistente. Para mejor comprensión se ha clasificado los recursos
materiales de la comunidad en dos categorías:


a) locales
b) mobiliario y equipos
a) Locales: En una comunidad se puede encontrar una variedad de


locales utilizables para actividades educativas en períodos fuera de su
horario normal de funcionamiento. Ejemplos de ellos son la escuela, el
centro o puesto de salud, las iglesias, los centros comunitarios, los cafés o
cantinas, las casas de los líderes y los clubes deportivos. Recuerde que a
algunas personas no les gusta acudir a cierto tipo de local y, por lo
tanto, no querrán participar en las reuniones. Por ejemplo, a muchos
adultos la escuela les trae malos recuerdos y no les gusta sentarse en
bancos donde se ven tratados como niños. Esté alerta a estas situaciones y
sea flexible para cambiar el local y la hora de acuerdo con las necesidades
del programa y las preferencias de los participantes. Siempre es una
buena idea pedir la opinión de los participantes sobre el local de reunión
más aceptable y conveniente.


b) Mobiliario y equipos: Los locales mencionados anteriormente tie-
nen muebles y equipos que pueden ser útiles en actividades educativas.
La escuela tendrá bancos, pizarrones, y es posible que hasta una cocina.
Una iglesia tiene una o más salas y asientos, y también puede poseer
algún equipo audiovisual como proyectores, grabadoras o altoparlantes.
Los cafés o cantinas tienen por lo general radio y/o televisión, además de
mesas y sillas. Los restaurantes o pensiones pueden tener cocinas grandes
y mejor equipadas, aptas para hacer demostraciones de preparación de
alimentos.


Es importante recordar los aspectos logísticos relacionados con el
uso de locales y equipos de otras organizaciones. A algunos dueños de
locales y dirigentes de instituciones no les gusta prestar equipos o com-
partir locales. También, en algunos casos, hay problemas de seguros y
responsabilidad de mantenimiento. Es necesario medir bien los riesgos
que se puede correr. TVate de involucrar a los encargados o dueños de
los locales y equipos en sus actividades, a fin de lograr su interés y
apoyo y, al mismo tiempo, enriquecer el trabajo educativo en salud.




18 Estrategia de comunicación


5. Actividades


En la vida de toda comunidad se realizan actividades especiales donde
toda o una buena parte de ella participa. Los carnavales, las fiestas patrias
y religiosas, los días de feria, o de mercado, la inauguración y clausura
del año escolar, son algunos ejemplos. Diversos grupos organizan activi-
dades masivas: los partidos políticos organizan mítines; los extensionistas
agrícolas organizan demostraciones y exhibiciones; los clubes deportivos
organizan competencias. En muchas comunidades se celebra el día de la
madre, el día del maestro, el día del niño y otros.


Como trabajador de la salud es su responsabilidad buscar la
manera de incorporar el componente salud a estas actividades. Orga-
nice juegos, competencias, exhibiciones, demostraciones sobre temas de
salud que se relacionen con las festividades. Busque formas de vincular el
tema de la festividad con la salud. Por ejemplo, el día de la madre
destaque el papel de ésta en la salud familiar. Haga algo similar el día del
maestro, o del niño. Uñase a las festividades con competencias en
preparación de alimentos, higiene del hogar o concursos de pintura para
niños con temas de salud. Antes de los carnavales o las fiestas patrias
haga campañas preventivas sobre los peligros del consumo excesivo de
alcohol.


Procure unirse a lo que la comunidad realice, no llegue
con temas o actividades diferentes o aisladas y, sobre
todo, no sea "aguafiestas".




Sistemas de la comunidad 19


Métodos y técnicas propios de la comunidad


Hasta el momento se ha identificado el uso que puede hacerse de
recursos de la comunidad para la labor educativa en salud. Paralelamente,
es necesario que el trabajador de la salud se familiarice con los medios
que la comunidad utiliza para obtener y transmitir información, para
escuchar nuevas ideas y considerar si las acepta o las rechaza. En muchas
comunidades la gente está acostumbrada a que ciertas personas le dicten
lo que debe hacer y pensar. Sacerdotes, parteras, curanderos, maestros,
hacendados, policías, ancianos y prefectos tienen sus maneras peculiares
de conceder audiencia, recibir y transmitir ideas y hacer conocer sus
opiniones. Diferentes comunidades tienen diferentes formas de asocia-
ción, expresión, lenguaje y códigos de comunicación. Usted debe cono-
cer y aceptar estos métodos y buscar maneras de utilizarlos en los
programas educativos.


Las comunidades difieren en su predilección por cierto tipo de activida-
des sobre otras. Hay comunidades que gustan de la poesía popular y los
narradores de cuentos (payadores, cantadores); en otras esto es totalmente
ajeno. Ciertas comunidades tienen una fuerte tradición musical y en otras
hay gusto por las dramatizaciones. En ciertas comunidades predomina un
ambiente gregario y en otras hay un individualismo más acentuado. El
éxito o fracaso de muchas actividades educativas depende de la
capacidad del educador de conocer los gustos y disgustos de la
comunidad.


Ciertas comunidades han estado más expuestas que otras a actividades
educativas y a la participación en proyectos colectivos. Algunos trabaja-
dores de campo de otros sectores posiblemente han tenido experiencias de
organizar con éxito o fracaso, proyectos comunitarios. Como educador,
usted necesita conocer esas experiencias y cuáles fueron las lecciones que
la comunidad sacó de ellas. De estas experiencias también han surgido los
líderes, los trabajadores voluntarios, los talentos de la comunidad que
posiblemente usted necesitará para su programa.


Usted puede identificar los métodos y técnicas existentes a través de
varias formas de observación y de entrevistas informales con diversos
miembros de la comunidad. El desafío es decidir qué información
tendrá más impacto y más relevancia en su trabajo y quiénes son los
proveedores de información más apropiados. El maestro de escuela
puede tener información sobre la situación familiar del escolar. El sacer-
dote o pastor conocerá los problemas espirituales, morales y emocionales
que afectan o preocupan a sus feligreses. Los curanderos y parteras
posiblemente conocen la historia de salud de las familias y son una gran
fuente de información sobre creencias y hábitos tradicionales.




20 Estrategia de comunicación


Se recomienda elaborar su propio inventario de los métodos observados
en la comunidad donde usted trabaja. La lista que se presenta en el cuadro
1 es una sugerencia de pauta de observación en la que usted puede marcar
los métodos y técnicas. También se incluye una determinación de la
frecuencia con que se utilizan dichos métodos y técnicas. A partir de su
conocimiento de la comunidad usted puede extender considerablemente
la primera columna.


La identificación de métodos de comunicación y aprendizaje existentes
en una comunidad ayudará a determinar cómo se generan y preservan
ciertos conocimientos, hábitos, creencias y actitudes. ¿Cómo aprendió la
comunidad cierta información errada sobre alimentación? ¿Quiénes son
los responsables de crear y divulgar mitos y tabúes relacionados con la
salud? ¿Cuál es el origen de ciertas resistencias a los cambios? Una vez
que se conoce cómo se originó lo negativo y a través de qué métodos se
transmite, es posible encontrar los métodos más apropiados para contra-
rrestar sus efectos. De la misma manera se puede encontrar los métodos
para reforzar lo positivo que ya existe en la comunidad.




Sistemas de la comunidad 21


CUADRO 1


Inventario de métodos de comunicación y aprendizaje
observados en la comunidad


Frecuencia de uso Quiénes Para qué
Métodos y técnicas lo tipo de


mucho poco utilizan mensaje


- Narración de cuentos


- Canciones


- Dramatizaciones


- Rumores


- Poesía popular


- Discusiones de grupo


- Observación e imitación


-


-


-




23


CAPITULO II


Técnicas educativas


Algunos trabajadores de la salud tienen la fortuna de contar con un
sistema de apoyo de educación y comunicación en salud. Otros reciben
abundante material didáctico y visitas de técnicos del ministerio o de las
oficinas regionales. Pero un gran número se debate en precarias condicio-
nes de trabajo sin mayores recursos ni asistencia de los niveles superiores.
Si usted pertenece al primer grupo trate de aprovechar al máximo todo lo
que dispone; si pertenece, como la mayoría de los trabajadores a nivel
comunitario, al segundo grupo, continúe su lucha por mejores condicio-
nes de trabajo y recursos, pero mientras tanto utilice lo disponible local-
mente y lo que sea más fácil de adaptar y con estos elementos vaya
conformando su propia estrategia de comunicación.


¿Qué técnicas existen que usted, trabajador de la salud, debe conocer?
¿Cuándo una técnica es más apropiada que otra? Para responder a la
primera pregunta se presenta a continuación un inventario de métodos y
técnicas educativas. Para responder a la segunda pregunta se indica
algunas ventajas y desventajas de cada una, pero sólo la realidad de su
comunidad y su programa le darán la respuesta definitiva. Por convenien-
cia se empleará el término genérico estrategias de comunicación para
referirse a la combinación de métodos y técnicas didácticas, canales de
información y medios de comunicación. Cabe esperar que este inventario
le ayude a apreciar la variedad de posibilidades que usted puede utilizar
en su programa.




24 Estrategia de comunicación


CUADRO 2
INVENTARIO DE TÉCNICAS EDUCATIVAS


TÉCNICA VENTAJAS
1. Charla Relativamente simple de orga-


nizar. Se puede usar con gru-
pos grandes. Despierta interés
público y curiosidad. Se
puede usar diversos oradores.


2. Socio-drama
(juegos de
simulación)


3. Teatro popular


Estimula una amplia participa-
ción. Temas conflictivos pue-
den tratarse en un ambiente
relajado. Pueden ser presenta-
dos y apreciados diversos
puntos de vista sobre un tema.
Por lo general, es agradable y
divertido.


Divierte y mantiene la aten-
ción de la audiencia. Es perti-
nente a la cultura local. Puede
producirse a bajo costo. Pro-
picia amplia participación.


4. Narración de
historias (cuentos)


Abundante disponibilidad en
algunas comunidades. Rele-
vante y aceptable cultural-
mente. Estimula la
participación, genera y man-
tiene interés. Problemas y há-
bitos erróneos de una
comunidad pueden ser indica-
dos en forma simulada, sin
ofender a nadie. Particular-
mente útil con niños.




Técnicas educativas 25


DESVENTAJAS SUGERENCIAS
Participación masiva de la au-
diencia. Difícil de contar con
buenos charlistas. Difícil me-
dir el aprendizaje. Aburri-
miento puede causar
deserción. La audiencia no
tiene oportunidad de clarificar
dudas.


Requiere cuidadosa prepara-
ción y control. Puede molestar
a participantes tímidos o que
no están de acuerdo con el
papel asignado. Puede ser to-
mado muy en serio y causar
conflictos.


El mensaje puede enredarse
en la trama disminuyendo su
efectividad. Tendencia a pres-
tar más atención a la forma
que al contenido. No permite
discusión para clarificar
temas. En algunos países no
es aceptado. Requiere tiempo
y un mínimo de habilidad
profesional.


Solo útil donde hay una tradi-
ción de contar y escuchar his-
torias. La audiencia se puede
sentir ofendida por el trato
infantil. El mensaje puede
perderse en la trama. Difícil
encontrar narradores amenos.
Si se interrumpe para clarifi-
caciones se pierde el hilo.


Distribuya hojas de resumen,
si es posible. Ilustre usando
pizarrón y otras ayudas visua-
les. Siempre deje tiempo para
preguntas y discusión al final
de la charla.


Discuta los temas abordados
al concluir el socio-drama.
Nunca critique la calidad de
la actuación. Imparta instruc-
ciones claras y provea mate-
riales para preparación.


Adapte a la cultura, lenguaje
y costumbres locales. Com-
bine con otros medios para
reforzar el mensaje. Busque
formas de hacer participar a la
audiencia. Organice discusión
general o en grupos al final
de la representación.


Recopile historias de y con la
comunidad. Use narradores
locales cuando sea posible.
Ilustre la historia con audiovi-
suales. Combine con discusio-
nes de grupo. Use historias
más bien cortas, con trama
simple y pocos personajes.




26 Estrategia de comunicación


CUADRO 2 (CONT.)
INVENTARIO DE TÉCNICAS EDUCATIVAS


TÉCNICA VENTAJAS


5. Canciones Es culturalmente aceptable.
Atrae atención de la audien-
cia. Facilita la participación.
Utiliza talentos locales. Es de
bajo costo. Puede repertirse
muchas veces.


6. Discusión en groupos Enriquece el aprendizaje a tra-
vés del intercambio de ideas y
experiencias. Desarrolla sen-
tido de solidaridad, coopera-
ción, tolerancia y
comprensión. Propicia oportu-
nidades para despejar errores
y mitos, con discreción.


7. Torbellino o lluvia
de ideas


Ayuda a eliminar discusión
excesiva y digresiones del
tema principal. Estimula la
participación de los tímidos y
retraídos. Se ejecuta en poco
tiempo.


8. Visitas domiciliarias Favorece el establecimiento de
buenas relaciones entre las fa-
milias y el trabajador de la
salud. Sirve para proveer in-
formación oportuna y rele-
vante a la familia. Se presta
para llevar control de lo
aprendido.




Técnicas educativas 27


DESVENTAJAS SUGERENCIAS


Presupone la disponibilidad de
personas con talento en la
comunidad. Puede degenerar
en simple memorización sin
reflexión crítica y creatividad.


Úsela en combinación con
otras técnicas. Úsela como
técnica de motivación más que
de enseñanza. Trabaje en coo-
peración con artistas locales
pero cerciórese de la veraci-
dad del mensaje.


Requiere un moderador capa-
citado. Fácil caer en digresio-
nes. Algunos participantes
tienden a monopolizar la dis-
cusión.


Defina claramente el pro-
blema a discutir. Seleccione
buenos coordinadores. Esta-
blezca los procedimientos que
el grupo debe seguir. Cerció-
rese de que la participación es
amplia. Resuma los resultados
de la discusión. Haga que el
grupo evalúe la calidad de la
discusión y sugiera mejoras.


Requiere un coordinador capa-
citado y con experiencia en
manejo de esta técnica. Es
más apropiada para audiencias
de mayor educación. No se
puede utilizar en grupos nu-
merosos.


Asegúrese que el grupo en-
tiende la técnica. Reconozca
todas las ideas. Úsela en com-
binación con otras técnicas
menos directivas.


Consume bastante tiempo. Se
tiende a visitar sólo domici-
lios más accesibles. Requiere
una programación cuidadosa,
a fin de escoger horarios
apropiados que no interfieran
con el trabajo u otras activida-
des de la familia.


Mantenga un registro de las
visitas y de lo realizado. Deje
panfletos u otros materiales
instructivos para la familia.
Visite a los que más lo nece-
siten.




28 Estrategia de comunicación


CUADRO 2 (CONT.)
INVENTARIO DE TÉCNICAS EDUCATIVAS


TÉCNICA VENTAJAS


9. Demostración Muestra en forma prácitca
cómo hacer cosas. Hace evi-
dente las habilidades del tra-
bajador promoviendo la
confianza de la comunidad.
Permite amplia participación a
través de "aprender ha-
ciendo".


10. Foro-cassette Puede usarse con grabadoras
portátiles de bajo costo. Se
puede usar grabaciones de di-
seño atractivo en forma de
anuncios, entrevistas, cancio-
nes, dramatizaciones. Se les
puede escuchar mientras se
trabaja, come, etc. La comu-
nidad puede participar en su
diseño.


11. Exhibición de
películas (cine foro)


Puede usarse con audiencias
numerosas. Atrae y retiene la
atención por la vista y el
oído. Presenta los mensajes en
forma atractiva y enseña de
manera integral a través de la
voz, movimiento, ambienta-
ción, etc. Combina enseñanza
con diversión.


12. Juegos Relaciona espontáneamente
con la realidad. Permite inte-
grar al grupo fácilmente.
Transforma simbólicamente la
realidad y entrena a los parti-
cipantes para hacerlo en la
prácitica. Hace agradable el
proceso de enseñanza-aprendi-
zaje.




Técnicas educativas 29


DESVENTAJAS SUGERENCIAS


Requiere cuidadosa prepara-
ción. Puede conducir a enga-
ños ya que la situación de la
vida diaria es por lo general
diferente a la demostración.
Factores extemos pueden afec-
tar el resultado. En comunida-
des pobres es difícil conseguir
los recursos necesarios para la
demonstración.


Requiere disponibildiad de re-
cursos. Alcanza sólo a grupos
pequeños. Require manteni-
miento ó manejo cuidadoso,
baterías de repuesto y lim-
pieza leriddice-del grabador.


Requiere disponibilidad de
equipos de alto costo y de
delicado mantenimiento. Re-
quire electricidad, sala oscura,
operador y respuestos. Buenas
películas educativas son difíci-
les de conseguir. Tiende a ser
comunicación de una sola vía.


Quedan contenidos sin discu-
tir. Los adultos pueden resis-
tirse a participar. Los
funcionarios pueden oponerse
por encontrar esta técnica
"poco seria" o "demasiado
divertida".


Haga participar a la audiencia
en la demostración. Esta-
blezca una situación lo más
cercana posible a la vida real.
Ensaye la demostración antici-
pando posibles tropiezos.
Combine con discusión y ma-
teriales escritos.


Procure la ayuda de técnicos
para producir grabaciones
atractivas. Evite producir una
simple charla grabada. Haga
participar a la comunidad en
la producción del cassette.
Asegúrese que luego de escu-
char el cassette haya discu-
sión.


Seleccione cuidadosamente las
películas para que sean opor-
tunas y apropiadas. Estimule
a la audiencia a evaluar y
criticar la película. Combine
con discusión. Úsela como
una ayuda, pero no deje toda
la enseñanza a la película.


Diseñar juegos en forma con-
junta con la población. No
desarrollar juegos en los que
se muestre defectos o dificul-
tades de las personas. Prepa-
rar juegos en los que se
estimule la emulación para su-
perar dificultades y no la
competencia.




30 Estrategia de comunicación


£■.


•■se


tm,


El propósito de las técnicas educativas es captar la atención de la
audiencia y facilitar la comprensión de los contenidos.




31


CAPITULO III


Análisis de las técnicas educativas


El capítulo anterior es una referencia rápida sobre varias técnicas
educativas disponibles. En este capítulo, usted encontrará una descripción
de cada técnica y un análisis de sus ventajas y limitaciones. También
incluye algunos ejemplos de utilización de cada técnica y algunos conse-
jos para tener en mente si decide usarlas.


Charla


Esta es una de las técnicas de enseñanza más utilizadas en educación
para la salud. Un trabajador o un invitado ubicado frente a un grupo,
grande o pequeño, hace una presentación hablada de uno o más temas.
Seguramente usted ha oído o leído bastante sobre las limitaciones de esta
técnica pero también usted sabe que es lo más fácil de organizar y muy
útil para impartir nuevos conocimientos e información.


Ejemplos de uso
En un país de América Latina donde hubo una epidemia de fiebre


aftosa, los inspectores de salud pública dieron charlas a grupos de campe-
sinos sobre:


- el origen y características de la enfermedad
- las medidas inmediatas a tomarse
- las medidas preventivas necesarias
- las causas de la epidemia




32 Estrategia de comunicación


Si no se lo planea debidamente, un socio-drama puede consumir
demasiado tiempo y distraer la atención de otras actividades y del tema
principal del programa educativo. Los participantes tienden a prestar más
atención y esfuerzo a preparar su actuación que al tema que se está
tratando.
Algunas sugerencias


La efectividad del socio-drama depende en gran medida de una cuida-
dosa preparación de su parte y de que proporcione instrucciones claras a
los participantes. Al planear un socio-drama necesitará preparar varios
elementos:


• Una definición explícita de su propósito;
• Una descripción de la situación a ser representada, dejando


libertad suficiente para que se expresen conocimientos y otros
puntos deseados;


• Instrucciones para los participantes, entregadas oralmente o por
escrito;


• Las preguntas que se usarán para generar discusión después de
la representación.


Anteriormente se indicó que el socio-drama debe ser un ejercicio
simple y espontáneo que no requiera preparación larga y compleja. Sin
embargo, un socio-drama puede ser considerablemente enriquecido a
través del uso de algunas adiciones sencillas. Con marcadores o pintura se
puede simular los signos de una enfermedad sobre la piel, o lograr la
apariencia de una persona enferma, anciana o alcohólica. Con cartones,
papeles o paja se puede confeccionar muñecas para usar como bebés.
También se puede utilizar niños reales si algún participante lo ha traído y
tiene disposición a cooperar. Con un reloj de cartón con punteros movi-
bles se puede indicar cambios de hora entre escenas; un sol o una luna
dibujados en papel se puede usar para indicar día y noche respectiva-
mente.


A manera de ilustración de los usos del socio-drama se describe una
experiencia realizada en un taller en un país latinoamericano. Se presenta
en forma esquemática para hacer resaltar los aspectos que deben incluirse
en la preparación y desarrollo de un socio-drama.


Tipo de programa educativo del que fue parte el socio-drama:
Taller de capacitación en metodología de la educación sexual para
funcionarios del Ministerio de Salud. Duración del taller: 5 días.




Análisis de técnicas 33


a) Escribiendo ideas y preparan-
do el guión


b) Preparando la representación
c-d) Actuando
e) Discutiendo y analizando los


resultados




34 Estrategia de comunicación


- los nuevos reglamentos emitidos por el gobierno


La mayor parte de la información era desconocida para los participan-
tes, y por lo tanto no podía ser introducida a partir de su conocimiento y
experiencia por medio de discusiones de grupo u otros métodos más
participativos. Por lo tanto, las charlas fueron el método más apropiado
para transmitir los conocimientos a la audiencia, por lo menos al inicio
del programa educativo.


Cuando el contenido que necesita cubrir es extenso y el tiempo
disponible escaso, por ejemplo, media hora antes de la consulta, la
charla podría ser la técnica más conveniente. Asimismo cuando el
grupo es numeroso y el local es pequeño, la charla podría ser la única
técnica de enseñanza posible.


Esta técnica es también útil cuando no hay suficiente material de
lectura para que los participantes estudien por su cuenta. Por ejemplo, un
grupo de la comunidad desea conocer cómo los de otras comunidades
resolvieron cierto problema sanitario. Este tipo de información no se
encontrará en ningún texto, por lo cual necesitan que alguien les narre la
experiencia. Además, el contacto interpersonal será beneficioso como
estimulo del interés en el proceso de aprendizaje.


Las charlas pueden ofrecerse en una variedad de ambientes. Pueden
enmarcarse en una reunión pública, aprovechando la presencia de un
experto que visita la región. La charla puede ser el único propósito de. tal
reunión o puede constituir su culminación, una vez considerados otros
temas. Las charlas pueden realizarse como una actividad regular del
centro de salud. Pueden darse a los pacientes inmmediatamente antes o
después de la consulta médica. Deben programarse en un horario regular,
conveniente para los trabajadores y para la comunidad. En varios países
los sábados en la mañana han sido dedicados a labor educativa en el
centro de salud.


La charla bien manejada permite el contacto interperso-
nal que es beneficioso para estimular el proceso de
aprendizaje.




Análisis de técnicas 35


Limitaciones


Los expositores tienen la tendencia a discurrir durante mucho tiempo
sin dar a los participantes oportunidad de expresar sus dudas o pedir
mayores explicaciones. Una charla que consiste sólo en un largo monó-
logo no es un buen método de enzeñanza. La efectividad de una charla
depende principalmente de la calidad de su presentación. Si la presenta-
ción se hace en voz baja y monótona, la atención de la audiencia declinará
rápidamente. Si el que brinda la charla no se atiene al asunto principal y
se disgrega en otros temas, confundirá a su audiencia.


No es suficiente conocer el tema para saber presentarlo. Ser ex-
perto en un tema no es garantía de saber cómo enseñarlo. Por muy
simple que parezca el tema, el trabajador de salud debe preparar cuidado-
samente su charla y debe procurar presentarla en forma amena, de modo
que atraiga la atención de la audiencia.


Algunas sugerencias


En primer lugar asegúrese que el tema de la charla responda a las
necesidades e intereses de la audiencia. Será muy difícil lograr la atención
de los asistentes si el tema no tiene relación con sus necesidades. Una vez
que haya decidido el tema para la charla, es necesario planear cuidadosa-
mente la presentación. La preparación de una charla incluye varios pasos.


• Primero, reúna el material. TVate de utilizar material que sea
novedoso, interesante y útil para la audiencia. El material
puede obtenerse de libros de texto, folletos, artículos de revis-
tas, y de entrevistas con expertos.


• Segundo, defina los tópicos que deberá cubrir en su charla.
Luego examine el material reunido y seleccione lo que necesite.
Evite no recargar la charla con demasiados tópicos. Posible-
mente tendrá que descartar parte del material reunido, esco-
giendo lo que parezca de más utilidad.


• Tercero, escriba un plan de presentación. Para comenzar anote
todas las ideas a medida que se le ocurran. Luego que haya
anotado el máximo de ideas, deténgase a analizar su lista y
comience a darle un orden lógico. Prepare una introducción
para motivar la atención del grupo, refiérase a situaciones
locales o cuente una anécdota que ilustre en forma dramá-
tica la importancia del tema. Luego decida cómo va a explicar
los principales tópicos y qué ejemplos, historias y materiales va
a utilizar para cada uno.




36 Estrategia de comunicación


• Cuarto, seleccione y/o confeccione las ayudas audiovisuales
que necesitará. Evite que su única actividad durante la
charla sea hablar. Muestre objetos, use un pizarrón, una
lámina, un franelógrafo, porque aunque las ayudas audiovisua-
les sean sencillas, contribuirán a la mejor comprensión de su
charla. Recuerde que nadie aprende sólo por medio del oído.
Por supuesto, no recargue su charla de materiales visuales,
emplee los que sirvan de ayuda y no los que distraigan a su
audiencia.


• Quinto, asigne una cuota de tiempo a cada componente de
su charla. Defina, de acuerdo al tiempo disponible cuántos
minutos destinará a su exposición y cuántos reservará para
preguntas y comentarios.


Los puntos anteriores son sugerencias para preparar una charla. Una
vez llegada a la presentación misma es bueno que recuerde los siguientes
consejos:


• Conviene presentar al grupo un esquema de la charla al
inicio de la sesión. Este esquema puede escribirse en el piza-
rrón o en un papel grande y le ayudará a usted y a su audiencia a
guardar un orden y utilizar el tiempo más eficientemente.


• Después de presentar un tópico verifique a través de pregun-
tas si el grupo está captando el mensaje de la charla. Permita
que el grupo haga preguntas, pero no confíe: la ausencia de
preguntas no indica comprensión. No espere hasta el final de la
charla para hacer y recibir preguntas ya que, por lo general, los
oyentes tienden a olvidar lo dicho al comienzo. Es muy frus-
trante darse cuenta al final de una sesión que muchos no
comprendieron y que no hay tiempo para volver a explicar con
el detalle que se requiere.


• Adapte su lenguaje al nivel de los participantes; utilice
términos y expresiones que son familiares a su audiencia. En
lugar de emplear definiciones en lenguaje abstracto sobre temas
complejos, recurra a ejemplos, anécdotas y comparaciones que
traigan el tema a la realidad de la vida diaria.


• No lea su charla, pero tenga notas escritas que le sirvan de guía
durante ella y así asegúrese que los tópicos principales sean
cubiertos.


• En todo momento observe las reacciones de la audiencia,
especialmente las expresiones no verbales como gestos, movi-
mientos, bostezos, sonrisas, etc.




Análisis de técnicas 37


• Ál fínal, presente un resumen de la charla repasando el
contenido y haciendo resaltar lo que es más nuevo para la
audiencia.


Una persona hablando. El esquema de la charla fígura en el pizarrón.
La audiencia está atenta y uno de sus integrantes formula preguntas.




38 Estrategia de comunicación


Socio-drama


Esta técnica se ha popularizado bastante como parte de programas de
capacitación y educación popular en América Latina. Se le denomina por
diversos nombres: juegos de simulación, dramatizaciones, simulacros,
etc. Aquí se emplea el título de socio-drama que parece ser el de uso más
común.


Un socio-drama es la representación espontánea, en forma drama-
tizada, de una situación o tema definido como parte de un esfuerzo
educativo. Aunque puede resultar muy divertido, el propósito del socio-
drama es enseñar o practicar habilidades y conocimientos y no sólo
entretener. En él, los participantes hacen el papel de actores simulando
situaciones de la vida real.


Un socio-drama no requiere guiones escritos, memorización de partes
o coreografía especial. Los participantes actúan con la mayor espontanei-
dad posible. El socio-drama ofrece varias ventajas desde el punto de vista
educativo. Permite a los participantes la expresión espontánea de
situaciones de la vida real, problemas, necesidades, temores y aspira-
ciones. También les permite practicar destrezas aprendidas y expresar
actitudes y valores. Es, antes que nada, una tarea de equipo a la que todos
los participantes deben contribuir. Brinda, además, una oportunidad de
evaluar lo aprendido en cuanto a conocimientos, actitudes y hábitos.
Usted, como trabajador de salud, y los miembros de su comunidad
pueden participar en forma igualitaria en el proceso de aprendizaje a
través del socio-drama.


Ejemplos de uso


Es posible que algunos usuarios no sientan confianza para expresar lo
que realmente piensan del tratamiento que reciben en el centro de salud.
Si usted, después de explicar los servicios disponibles en el centro,
organiza a los participantes en un socio-drama en el cual algunos hacen el
papel de médicos, otros de enfermeras, auxiliares, recepcionistas y el
resto de pacientes, seguramente podrá apreciar una expresión de la
percepción que ellos tienen de los servicios y actitudes de los funcio-
narios del centro de salud.


La mayoría de la habilidades se aprende a través de la práctica. Por
ejemplo, el cuidado de un tuberculoso en casa. Un socio-drama podría
proveer la oportunidad para practicar esas habilidades y asegurar su
aprendizaje.




Análisis de técnicas 39


También es posible enseñar por medio del socio-drama ciertas destre-
zas que obviamente no pueden ser aprendidas en situaciones de la vida
real, como por ejemplo, el tratamiento de una herida o quemadura cuyo
aprendizaje no es posible, ni deseable, usando una persona herida o
quemada. La práctica de las destrezas en una situación simulada
permitirá a los participantes aprenderlas y estar preparados para
cuando se presente una emergencia real.


Para promover la organización y participación de la comunidad, usted
necesita conocer a la gente de dicha comunidad: quiénes son sus líderes,
cómo se relacionan los residentes con sus líderes y entre ellos; quiénes son
los vecinos más activos, quiénes los que ocasionan problemas. La gente
es por lo general reticente a proveer esta información en una entrevista o
en una discusión de grupo. En la situación del socio-drama mucha de esa
información puede evidenciarse por la manera como los participantes
desempeñan sus respectivos papeles.


Algunos problemas de salud se relacionan con situaciones íntimas de la
vida personal o familiar que los pacientes, por lo general, no desean
discutir en público. Por ejemplo el alcoholismo, el abuso de niños y la
oposición del esposo a la planificación familiar, son problemas que
tienden a permanecer ocultos por la resistencia de la gente a hablar de
ellos. Bajo la protección de una situación simulada, los participantes
pueden expersar sus sentimientos en forma más libre a través del
socio-drama.


Limitaciones


Esta es una técnica altamente recomendable, pero es necesario analizar
cuidadosamente la naturaleza, tanto del tema como de la audiencia, antes
de decidirse a usarla. No todos los temas se prestan a una dramatiza-
ción, ni todas las personas están dispuestas a tomar parte. Algunas
personas son demasiado tímidas y rehusan participar; otras se van al otro
extremo y sobreactúan más allá de los propósitos del socio-drama. El
socio-drama no es el vehículo más apropiado para la introducción de
conocimientos y destrezas totalmente nuevos para la audiencia. Otras
técnicas pueden ser más apropiadas para explicar y practicar conceptos
básicos en una etapa inicial.


Siempre hay que tener presente el peligro de que algunas personas se
molesten con un socio-drama. Podrían verse aludidas directamente por la
trama y sentirse insultadas. Algunas personas podrían utilizar la oportuni-
dad para expresar sus quejas contra otras, causando conflictos en el
grupo. Usted debe tener conciencia de estos posibles problemas, anti-
ciparlos y estar preparado para manejarlos.




40 Estrategia de comunicación


Propósito del socio-drama:


Representar los diversos aspectos del problema de incommunicación
entre padres e hijos con respecto a la sexualidad.


Participantes:


Todos los participantes del taller divididos en 4 grupos de 10 partici-
pantes cada uno.


Situación del socio-drama:


Cada grupo se constituye en una familia incluyendo padre, madre,
abuelos, tíos, hijos e hijas. La familia está en crisis al enfrentar un
problema de uno de los hijos, como por ejemplo embarazo de una
adolescente, relaciones sexuales prematrimoniales o aborto. El problema
debe ser resuelto en el seno familiar a través de la discusión abierta entre
sus miembros. Los miembros de la familia demuestran variadas actitu-
des. Hay un padre dictatorial y ultraconservador; una abuela encubri-
dora; una madre solidaria; unas tías moralistas, etc. En cada grupo hay
un trabajador de la salud que debe actuar facilitando el hallazgo de la
solución al problema.


Procedimiento:


1. El coordinador del taller describe el propósito y la situación del
socio-drama.


2. Se forman los cuatro grupos de diez participantes.
3. Se imparten instrucciones generales sobre cómo se deberá proce-


der y se indica el tiempo disponible para la preparación y represen- .
tación.


4. Los grupos se dispersan hacia otras salas o rincones de la sala
principal para preparar sus partes.


5. Otros trabajadores del taller ayudan a los grupos explicando con
más detalles las instrucciones y respondiendo preguntas, pero sin
intervenir en los planes.


6. Después de bastante discusión cada grupo decide la trama de su
respectivo socio-drama y asigna papeles a cada participante. Uno
de los participantes es elegido productor del socio-drama. Todos
se movilizan en la búsqueda y preparación de materiales, vestua-
rios, maquillajes, etc.




Análisis de técnicas 41


7. El productor organiza el grupo y discute el papel de cada partici-
pante. Cada uno improvisa sus respectivos papeles a manera de
ensayo. El productor y demás compañeros de grupo dan sugeren-
cias sobre qué decir y cómo actuar.


8. El coordinador del taller llama a los grupos a la sala principal. El
primer grupo presenta su socio-drama que trata la situación de una
familia cuya hija adolescente tiene un embarazo. Sus hermanas y
su madre tratan de apoyarla; su padre y su hermano están furiosos.
El novio es amenazado de muerte; la tragedia es inminente. Inter-
viene el trabajador de salud. Después de varios fracasos, se logra
establecer una comunicación y se busca una solución en forma
cooperativa.


9. Luego de la presentación el coordinador pide comentarios de los
actores del socio-drama haciéndoles preguntas, sobre cómo se
sintieron en sus respectivos papeles, cómo percibieron el papel de
los demás actores, y qué cambios introducirían si tuvieran que
repetir el socio-drama.


10. Luego el coordinador cede la palabra al resto de la audiencia
pidiéndole que identifique las actitudes exhibidas por los actores,
la relación de la trama del socio-drama con la vida real y cómo
hubieran reaccionado los asistentes ante una situación similar.


11. El mismo procedimiento se sigue con las representaciones de cada
uno de los grupos.


12. Al final el coordinador presenta un resumen de los principales
temas emanados de las cuatro representaciones.


Duración:


45 minutos para la preparación, 10 minutos para la representación de
cada grupo seguida de 10 minutos de discusión. La duración total de la
actividad es de un poco más de 2 horas.


El socio-drama permite a la comunidad la expresión
espontánea de problemas y necesidades.




42 Estrategia de comunicación


El teatro popular puede constituir un poderoso instrumento para la
comunicación de mensajes de salud.




Análisis de técnicas 43


Teatro popular


El teatro popular, al igual que el socio-drama, es una técnica educativa
que se basa en la actuación de situaciones simuladas. El teatro popular es
más complejo que el socio-drama ya que consiste en la preparación y
representación de una verdadera obra de teatro.


Una obra se prepara con anticipación, se memoriza un guión y se
ensaya la actuación. La característica principal es el trabajo colectivo
de un grupo de la comunidad en la preparación y puesta en escena del
drama.


El teatro popular puede constituir un poderoso instrumento para la
comunicación de mensajes de salud, tanto para los actores como para los
espectadores. Los participantes pueden incorporar a la trama sus propias
ideas, preocupaciones y temores. La obra puede mostrar maneras de
organizar trabajo comunitario para mejorar las condiciones de salud, las
que pueden servir de inspiración para la acción de la comunidad en la vida
real.


Una obra de teatro popular debe combinar en forma equilibrada el
aprendizaje con la diversión. El carácter dramático no debe perderse
debido a la naturaleza didáctica de la obra. Tampoco debe permitirse que
el mensaje educativo se enrede en una trama demasiado compleja.


Ejemplos de uso
El teatro propular está despertando bastante interés de especialistas en


educación masiva en América Latina. Existen algunas experiencias inte-
resantes de su uso para educación en salud. Una de estas experiencias se
desarrolló en un programa de atención primaria en Chimaltenango, Gua-
temala, donde un grupo de promotores de salud indígenas organizó
funciones teatrales para promover programas de inmunización, alfabeti-
zación y agua potable. Las representaciones se desarrollaban en idioma
indígena y se recurrió a la forma de comedia. En la producción y la
actuación en las obras participaron tanto los promotores como los
miembros de la comunidad.


En la zona de Crois-des-Bouquets en Haití un equipo de ocho educado-
res en salud se transformó en un elenco de actores bajo la dirección de un
coreógrafo. El grupo presentó funciones teatrales en las aldeas durante los
fines de semana con mensajes sobre el cuidado de la salud presentados en
la forma de dramas cortos ("sketches")- Cinco de los "sketches" estaban
relacionados con el tema de la planificación familiar donde radicaba el
énfasis principal del programa. Tanto los "sketches" como las canciones
se presentaban en "creóle", el dialecto local. En cada función, los actores
se vestían con trajes típicos de los campesinos, presentaban tres "sket-




44 Estrategia de comunicación


ches", cada uno seguido de canciones sobre el mismo tema y luego un
comentario del líder de grupo. Cada "sketch" tenía una duración aproxi-
mada de ocho minutos y la función total tomaba más o menos una hora.
Luego de cada función Ihalbía un estenso período de intercambio entre
los actores y los asistentes, que discutían en grupos las enseñanzas de
los "sketclhes" (Bordes, 1979).


En México se realiza cada año, desde 1980, un concurso de "Teatro de
la Adolescencia", organizado por la Dirección de Teatros del Instituto
Nacional de Bellas Artes, el Departamento del Distrito Federal y el
Centro de Orientación para Adolescentes (CORA).


El programa tiene por objetivo ofrecer un foro de expresión a los
adolescentes, para que puedan dar a conocer de esa manera sus inquietu-
des y problemas. Asimismo, procera ocupar el tiempo libre de los
jóvenes en forma creativa, fortaleciendo su espíritu de investigación y
alentamdo su responsabilidad individual, familiar y social.


Jóvenes de edades entre los 12 y 22 años participan del concurso que
consiste en investigar los problemas de su comunidad, escribir una obra
teatral que no exceda de 45 minutos y que incluya en la temática la
solución que ellos proponen al problema detectado. Los mismos jóvenes
producen, dirigen y actúan en la obra.


Ya se ha realizado cinco de estos concursos en los que ha participado
308 grupos con un promedio de 20 jóvenes por grupo. El efecto multipli-
cador de los grupos de transmitió aproximadamente a 300.000 espectado-
res (jóvenes, maestros, escolares, niños y padres de familia).


En un proyecto de comunicación social financiado por el Fondo de las
Naciones Unidas para Actividades de Población, ha sido utilizado el
teatro en Santa Cecilia, un barrio marginal de Guadalajara, México. El
proyecto tuvo como propósito capacitar a miembros de la comunidad
en la organización de funciones teatrales y así evitar la dependencia de
actores extemos. La mayoría de los actores potenciales fue reclutada en
las cooperativas femeninas de la localidad. El sistema de capacitación
consistió en la realización de talleres de producción en los que se repre-
sentaba diversas obras teatrales. El fin de una dramatización no era tanto
la enseñanza de destrezas y la transmisión de información sino la creación
de conciencia de los principales problemas y el impulso a la acción de la
comunidad para solucionarlos. Esta labor de creación de conciencia
estaba dirigida principalmente a los problemas de analfabetismo, dé
pobreza y de explosión demográfica. A través de los talleres de produc-
ción se capacitó a un grupo de activistas de la comunidad en técnicas de
producción, dirección, coreografía y actuación a fin de que pudieran
utilizar el teatro como técnica educativa en la comunidad.




Análisis de técnicas 45


Limitaciones


Como se indicó anteriormente esta técnica debe utilizarse de tal manera
que exista un buen equilibrio entre lo dramático y lo educativo. Si usted se
concentra sólo en lo dramático el mensaje educativo se pierde en la trama,
la actuación, coreografía y demás elementos. Por otro lado si sólo se
preocupa de resaltar lo educativo, corre el peligro de producir una abu-
rrida clase dramatizada.


Esta técnica no se presta para la enseñanza de destrezas específicas que
requieren práctica y repetición para adquirirlas. Tampoco es aconsejable
valerse de ella para impartir información que se desea que el público
retenga y utilice en su vida diaria. Una obra de teatro popular, aunque
excelente para crear conciencia y motivar, es muy limitada como
instrumento de enseñanza sistemática.


Tenga también en cuenta los problemas logísticos asociados con una
producción teatral. La preparación de una obra toma bastante tiempo
especialmente cuando los participantes no tienen costumbre de involu-
crarse en este tipo de actividades. Tendrá que persuadir a la gente para
que asuma papeles, asista a ensayos, colabore con la puesta en escena y
no falle el día de la función. Tendrá que saber motivarla y asegurarse que
entienda el propósito de la actividad a fin de lograr su cooperación.


Si usted no tiene experiencia en la producción teatral, trate de encontrar
alguien que la posea. No es necesario que sean profesionales; es muy
posible que un maestro de escuela o un sacerdote tengan la experiencia
necesaria. Pero siempre incorpórese activamente a toda la producción
a fin de extraer enseñanzas de la experiencia y vigile que el contenido
educativo en salud sea evidente.


El teatro popular debe combinar aprendizaje y diver-
sión. El mensaje educativo debe destacarse sin que se
pierda por ello el carácter dramático de la obra.




46 Estrategia de comunicación


Algunas sugerencias


Es mejor hacer que los miembros de la comunidad participen en el
planteo del argumento, la redacción del guión y la producción de la obra
de teatro. No es suficiente que memoricen un guión preescrito y que sigan
las instrucciones de un productor. La participación en la producción de
una obra debe ser una experiencia educativa para la comunidad en la
que se debe investigar la naturaleza de los problemas de salud,
enfrentarlos y buscarle solución. Para este fin se debe planear, trabajar
en equipo y usar recursos locales. Todo esto puede constituir una rica
experiencia de participación que luego podrá aplicarse a otras formas de
acción comunitaria.


Al escoger el tema de la obra consulte con la comunidad asegurán-
dose que sea importante para ésta. Hay mejores posibilidades de
conseguir la participación y despertar el entusiasmo si la comunidad
percibe la relación del tema con sus propios intereses y necesidades.


No olvide que la gente acude a ver una obra de teatro para entretenerse
y pasar un rato agradable. Asegúrese que, a la par de lo educativo, haya
un buen componente de diversión. Sea creativo en el uso de todos los
recursos que pueda conseguir como vestuarios, maquillaje, luces, etc.,
para hacer de la representación un evento atractivo. En lo posible use
elementos adicionales, como canciones y danzas, para enriquecer el
drama.


Como debe haber un buen componente de acción dramática y de
diversión, no sea demasiado ambicioso sobre lo que va a enseñar. Confór-
mese con que la obra logre despertar la conciencia sobre problemas y
estimule la acción comunitaria. En otras palabras, tratar de incorporar una
gran cantidad de mensajes educativos a la obra es una pérdida de tiempo y
esfuerzo.


Siempre organice una discusión después de la representación de la
obra. Si la audiencia es grande, organice grupos de discusión en los que
los actores actúen como líderes.


Narración de historias (cuentos)
Este es un antiguo método para transmitir tradiciones culturales a través


de las generaciones. Las leyendas, las fábulas y la poesía épica transmiti-
das oralmente constituyen las raíces de una buena parte de la literatura de
muchas naciones. Las nuevas generaciones aprenden la historia de sus
comunidades escuchando las narraciones de sus mayores. El folklore está
lleno de historias que narran las consecuencias positivas o negativas de
seguir o no seguir, las normas de conducta o los patrones culturales de una
comunidad.




Análisis de técnicas 47


La narración de historias se puede usar en diversas formas para entre-
gar mensajes de salud. El trabajador de salud puede identificar personas
con fama de buenos narradores y pedirles que inventen o adapten historias
incorporando enseñanzas de salud. También usted puede escribir sus
propias historias con la colaboración de miembros de la comunidad. Por
ejemplo en un grupo de aprendizaje el trabajador de la salud propone un
comienzo para una historia y los participantes, uno por uno, agregan
porciones a la historia en forma de secuencia. O bien, el trabajador trae
una o más láminas o dibujos y pide a los participantes que inventen una
historia en relación con los cuadros.


Ejemplos de uso
En Guatemala, los integrantes de un grupo de trabajadores de la salud


adiestraron a miembros de la comunidad en el empleo de la costumbre
tradicional de narración de historias para presentar mensajes sobre purifi-
cación de agua, desecho de basuras, cuidado del niño y preparación de
alimentos. Comenzaron por reunirse con un grupo de líderes miembros de
un comité de desarrollo comunitario y, por lo tanto, conscientes de los
problemas de la comunidad y motivados para tomar acción para su
solución. Los líderes estaban dispuestos a colaborar con los trabajadores
de salud pero la mayoría sentía timidez o inseguridad para conducir
discusiones con grupos de la comunidad. Se necesitaba encontrar la
manera más apropiada para presentar ideas en forma sencilla, clara
y culturalmente aceptable sin que nadie se sintiera ofendido. Luego de
examinar diversas posibilidades se decidió utilizar la narración de histo-
rias como el medio más apropiado.


La elección de la narración de historias como técnica de comunicación
entre los líderes y la comunidad se basó en el hecho que este ya era un
medio conocido y bastante utilizado. Los líderes estaban acostumbrados a
narrar historias de modo que les era posible superar su timidez e inseguri-
dad en la comunicación. Además, se confeccionaron ayudas visuales
para ilustrar las narraciones.


Las ayudas visuales consistieron en caricaturas de personajes conoci-
dos. A fin de lograr continuidad en el tema de las historias, en cada una
de ellas se utilizó los mismos personajes. Las caricaturas fueron someti-
das a prueba de comprensión con grupos de la comunidad antes de ser
incorporadas en las historias. Se usaron caricaturas, en lugar de fotogra-
fías, pues parecieron más apropiadas para ilustrar situciones embarazo-
sas. Las ilustraciones fueron presentadas en forma de afiches confeccio-
nados sólo con tinta negra a fin de minimizar costos. Los líderes locales
que así lo desearon pudieron agregar colores.




48 Estrategia de comunicación


Esta técnica de historias ilustradas con caricaturas se utilizó para tratar
los siguientes temas:


• causas de las enfermedades diarreicas;
• lavado de manos con jabón para prevenir enfermedades;
• almacenamiento y uso apropiado del agua;
• mantenimiento de animales fuera de la casa;
• protección de los alimentos;
• por qué y cómo construir una letrina;
• importancia de usar y mantener limpia la letrina.


Cada historia ponía énfasis en una recomendación de tono positivo en
lugar de explayarse acerca de los malos hábitos de la gente.


Las lecciones de las historias se reforzaban con discusiones de
grupo y demostraciones prácticas de las destrezas enseñadas. Las
familias que asistían regularmente a las sesiones recibían como premio un
paquete sanitario (incluyendo lavamanos, jabón, jabonera y toalla) y se
les visitaba en sus casas para comprobar la adopción de los nuevos
hábitos.


De este ejemplo es posible extraer varias lecciones sobre el uso de la
técnica de narración de historias:


a) La selección de la técnica y del contenido fue hecha por la comuni-
dad.


b) La técnica de las historias se empleó en combinación con otras
técnicas para reforzar su impacto.


c) Los temas fueron discutidos y aceptados por miembros de la comu-
nidad antes de exponerlos en forma de historia.


d) Se eligió esta técnica pues era ya conocida y practicada por la
comunidad.


e) Las ayudas visuales fueron sometidas a prueba antes de su uso.
f) Las historias se concentraron en la entrega de un mensaje y no se las


recargó de mensajes.
g) La gente recibió elementos para practicar lo que había aprendido,
h) Sólo se promovieron acciones susceptibles de ser realizadas por la


comunidad.




Análisis de técnicas 49


Una persona contando un cuento con el apoyo de los dibujos de una
lámina.


Limitaciones


Antes de decidirse a utilizar esta técnica piense bien en los gustos y
disgustos de su audiencia. Podría ser que para ellos las historias sean sólo
un medio para entretener a lo niños. Los adultos podrían sentirse tratados
como niños y ofenderse.


Al igual que en el socio-drama y el teatro popular, el mensaje puede
perderse en la trama de la historia disminuyendo su efectividad como
técnica educativa.


Si las analogías o comparaciones utilizadas en sus historias son dema-
siado exageradas o artificiales (e.j. animales actuando en situaciones
humanas) la audiencia tendrá dificultades para identificarse con la historia
y captar su mensaje. La interpretación de una historia requiere un nivel de
abstracción no siempre fácil de alcanzar con cualquier audiencia.




50 Estrategia de comunicación


Algunas sugerencias


Imite lo más posible las maneras tradicionales de narrar historias en su
comunidad. Construya su historia utilizando primero los conocimien-
tos y creencias existentes en la comunidad antes de incorporar ideas
nuevas. En lugar de apuntar en forma explícita los errores de la comuni-
dad, muéstreles a través de una historia cómo los personajes solucionaron
sus problemas en situciones similares.


Usted puede usar historias en diversas situaciones. Puede narrar una
historia corta con una moraleja al final, que usted mismo explica, a la
manera de las antiguas fábulas. O bien puede dejar que la historia hable
por sí misma y que los participantes saquen por su cuenta las enseñan-
zas.


Usted puede escribir una historia incompleta y pedir a los partici-
pantes que discutan y propongan diversos desenlaces. Haga que los
participantes indiquen las diversas opciones de acciones que los persona-
jes de la historia pudieron tomar y analicen las concecuencias de cada
opción. Esto no sólo motivará a los participantes, sino también ayudará a
desarrollar su capacidad reflexiva.


Otra manera simple y efectiva de utilizar esta técnica es dejar que los
participantes inventen su propia historia en grupo. Cada participante
contribuye con una porción de ella.


La narración de historias puede combinarse con socio-dramas.
Una vez escuchada la narración los participantes pueden encamar la
trama de la historia en una dramatización. También puede ilustrarse la
narración puede ilustrarse con ayudas visuales como láminas, fotografías,
figuras de franelográfo, u otras.


Deje siempre tiempo para discutir con los participantes
las enseñanzas de la historia a fin de asegurarse que su
mensaje ha sido captado.




Análisis de técnicas 51


No pasarán


— ¡Los voy a correr a escobazos de mi casa, no me van a malograr mis
hijos con esas porquerías que les quieren poner! Los gritos de doña
Eulalia se escuchaban en todo el vecindario alterando la calma de la tarde
del domingo. Su marido, don Alberto, trataba de calmarla y hacerla
entrar en razón.


— No te pongas así mujer, no sabes lo que estás diciendo, eso que tu
llamas "porquerías" son cosas buenas para la salud, por algo andan los
doctores y las enfermeras del puesto llevándolas de casa en casa. Dicen
que hacen mucho bien.


— Tonterías, no pueden ser más que tonterías de la " modernidad".
¿Cuándo antes se necesitaba de esos remedios de inyecciones para vivir?
¿Dime? - replicó Eulalia, roja todavía de rabia y por el esfuerzo de tanto
gritar.


— Pero no Eulalia - replicó pacientemente Alberto - no son "reme-
dios de inyecciones", son vacunas.


— Eso! - dijo la mujer eufórica - Vacunas! habráse visto mayor falta de
vergüenza, venir a querer poner vacunas a mis hijos como si estuviesen
enfermos y apestados; como si fueran animalitos.


— Casualmente mujer - respondió su marido - las vacunas son para que
los niños no se enfermen. Cuando vengan del puesto de salud haces
vacunar a los tres niños y se acabó. No más discusiones. Además, puedes
pedirle al trabajador de salud que te explique bien para que son las
vacunas.


Diciendo ésto, Alberto se levantó y volvió al fondo de su casa donde
estaba plantando verduras, tal como le habían enseñado en la reunión de
la junta de vecinos, donde también había escuchado sobre la campaña de
vacunación.


Pero Eulalia no se había quedado conforme con la conversación y se
fue a charlar con su comadre.


— Viera, Elvira, mi marido es tan cabeza dura que quiere que deje que
le pongan esas vacunas a mis angelitos.


— Claro Eulalia, hay que ponérselas, las vacunas son para evitar que
los niños se enfermen de sarampión, tos convulsa, difteria, tétano y otras
cosas que no me acuerdo, pero que el trabajador de salud le puede
explicar, a mi me...


Decepcionada por la falta de apoyo de su comadre, Eulalia dio media
vuelta y la dejó con la palabra en la boca.


Al día siguiente las vacunadoras llegaron, pero tal como Eulalia se
había propuesto, no pasaron por su casa. Sus tres "angelitos" se "salva-
ron" de las inyecciones pero se quedaron sin vacunas.




52 Estrategia de comunicación


Una noche, tres meses después, Josecito, el menor de los hijos de
Eulalia "volaba" de fiebre, tenía los ojos irritados, tosía y se había
brotado todo.


— No puede ser el sarampión - dijo don Alberto - porque hace pocos
meses atrás los vacunadores pasaron por aquí y vacunaron a todos los
niños.


Eulalia agachó la cabeza y no se atrevió a confesar la verdad a su
esposo. Pero tarde o temprano la verdad se sabe y los errores se pagan.


Don Alberto tuvo que vender seis gallinas para comprar las medicinas
que necesitaba su hijo para curarse. Josecito padeció una larga enferme-
dad que lo tuvo muy mal, casi al borde de la muerte. Y doña Eulalia...


— Doña Eulalia aprendió la lección y dijo:
— La próxima vez que los vacunadores vengan por aquí, SI


PASARAN.


Un buen consejo
Son casi las once de la noche de un caluroso día de verano.
Los besos de Claudio y sus manos hábiles y cariñosas hacen que Ana se


sienta cada vez más sofocada. No sabe si esto se debe al calor de la noche
o a su creciente excitación. La plaza, donde están sentados en el pasto,
está solitaria y oscura, posibilitando el juego de besos y caricias íntimas.


Una vez más, Claudio insiste en ir a un lugar donde puedan estar
realmente solos. Ana duda. Está tan excitada que le cuesta negarse
nuevamente. No obstante no acepta, pero promete a Claudio tomar una
resolución definitiva el día siguiente.


— Ahora quiero ir a casa - dice Ana.
Claudio la besa por última vez y la acompaña hasta su departamento.


Ana entra en su cuarto nerviosa y agotada; se tira sobre la cama y
despierta a Sonia, su hermana mayor.


— ¿Qué pasa, por qué esta agitación y alboroto? - pregunta Sonia entre
sueños.


— No aguanto más, mi relación con Claudio no puede seguir más. Ya
hace varios meses que estamos juntos y no nos alcanza con tocamos las
manos, miramos los ojos y besamos. Yo quiero algo más.


— ¿A qué viene esto a mitad de la noche? - pregunta Sonia, ahora
despierta, preocupada por la voz angustiada de su hermana menor - ¿qué
pasó con Claudio?


— No pasó nada - dice Ana queriendo sonreír - absolutamente nada y
yo quiero que pase todo.


— Ya entiendo - responde Sonia más tranquila - crees que llegó el
momento de hacer el amor con Claudio.




Análisis de técnicas 53


— Llegó no, ya pasó hace tiempo - contesta impulsivamente Ana sólo
que yo aguanté heroica y estúpidamente.


— Ana, sólo tienes 17 años, hay tiempo para todo en la vida, no es
cuestión de apresurarse y después llorar de arrepentimiento.


— Miren a la sabionda, la viejita Sonia de 22 años, ¿No me vas a decir
que tu todavía no...?


— No te voy a decir nada; sólo que lo pienses bien y que tomes una
decisión justa. ¿Pensaste en um embarazo?, ¿en un aborto?, ¿en un
casamiento forzado?, ¿en qué Claudio aún no tiene 20 años?, ¿en lo que
es ser madre soltera?, ¿o madre casada adolescente?, ¿miraste a tu
alrededor la cantidad de niños abandonados, fruto de impulsos pasajeros?
¿pensaste en...?


— No quiero teorías ni filosofías, quiero a Claudio!
— Sí - dice Sonia - pero no se trata de querer nomás, también hay que


poder y decidir si realmente se puede. Quiero darte un consejo, escu-
cha...


(Los participantes deberán proponer el o los posibles desenlaces).


Extraído del libro "Sexualidad Humana y Relaciones Personales".




54 Estrategia de comunicación


Canciones


En la cultura latinoamericana la música popular, particularmente en
forma de canciones, ocupa un lugar preponderante. A todos les gusta
cantar o escuchar canciones, y las personas de cualquier edad conocen la
melodía y la letra de sus canciones favoritas. A través de canciones se
expresan y comunican una variedad de deseos, sentimientos y emo-
ciones. Las canciones se utilizan en diversas situaciones y con diversos
propósitos. Una canción de cuna hace que el bebé se duerma tranquilo
con la seguridad de la protección materna. El himno nacional infunde un
sentido de cariño y lealtad a la patria. Los himnos en las iglesias expresan
alabanzas y sentimientos religiosos. Las canciones románticas expresan
sentimientos y emociones hacia otro ser humano.


Un medio que se utiliza para comunicar tal variedad de mensajes y
que es tan universalmente usado puede también ser utilizado para
transmitir mensajes de salud. Durante mucho tiempo las agencias de
publicidad han utilizado este medio para promover la venta de diversos
productos a través de anuncios cantados por radio y televisión.


Las canciones ofrecen muchas ventajas como técnica de comunicación
para un programa educativo en salud. No requiere equipos, o lugares de
reunión especiales, se presta para utilizar los talentos de la localidad y
es una manera atractiva de presentar mensajes, lo que estimula la
participación. Es culturalmente aceptable y relevante en prácticamente
toda comunidad. La combinación de texto y melodía no sólo hace más
atractivo el texto del mensaje sino que facilita su retención. Una vez
aprendida la letra de una canción es más fácil de recordar que un simple
mensaje.


Ejemplos de uso


Usted puede usar canciones para enseñar habilidades simples especial-
mente cuando se requiere memorizar una secuencia, por ejemplo, la
preparación del suero oral o una serie de inmunizaciones para niños o
cuándo y cómo tomar la pildora anticonceptiva.


Las canciones pueden utilizarse para promover prácticas simples de
salud como lavarse las manos, hervir el agua y usar calzado.


En proyectos de trabajo colectivo tales como erradicación de ratas u
otros vectores de enfermedades, construcción de letrinas u obras de
alcantarillado, se puede inventar una canción y utilizarla como himno de
la campaña para atraer y mantener el entusiasmo de los participantes.
Usted puede enseñar, o pedir al maestro que enseñe canciones a los
escolares sobre hábitos higiénicos en la escuela y en el hogar. Los niños




Análisis de técnicas 55


llevarán estas canciones a sus hogares y así el alcance del mensaje
aumentará.


Antes y durante una campaña intensiva de salud, una o más canciones
pueden servir como instrumento de motivación. La penetración en la
comunidad de una campaña antipolio, de eliminación de basuras o de
prevención de diarreas puede acentuarse a través de canciones alusivas.


Limitaciones


Como con respecto a cualquier otra técnica, no confíe sólo en las cancio-
nes pára enseñar. Las canciones por sí mismas tienen uso limitado, pero
pueden complementar otras técnicas educativas. Sólo use canciones para
mensajes directos, simples y de corta duración.


Las canciones son una buena ayuda para memorizar mensajes, pero
recuerde que la simple memorización no es el propósito del trabajo
educativo en salud, sino la adopción de conocimiento y habilidades y
cambio de actitudes basado en la comprensión del valor del mensaje. Las
canciones no son el mejor instrumento para estimular el pensamiento
reflexivo o la capacidad crítica que debe constituir la base de la participa-
ción comunitaria en salud.


Muchos adultos rehusan cantar pues piensan que necesitan un talento
especial o tienen timidez de hacerlo en público. Otros adultos pueden
reaccionar antagónicamente al sentirse tratados como niños o en forma
demasiado simplista.


Algunas sugerencias


Si usted tiene facilidades para el canto y para la creación musical le será
fácil usar esta técnica. Sin embargo, aunque no tenga habilidades musica-
les usted puede incorporar canciones en su trabajo. Identifique los
talentos existentes en su comunidad; con seguridad encontrará a alguien
que toque la guitarra o sepa cantar, a cuyos servicios puede recurrir.


No es necesario que componga canciones y melodías nuevas. Hay
muchas canciones cuyas melodías son conocidas universalmente como
"La Cucaracha" o "Guantanamera". Sustituya la letra por textos alusivos
a su programa educativo, utilizando la misma melodía. Estimule a la
gente de su comunidad a que le cante y enseñe canciones conocidas
por la mayoría, pues algunas de ellas pueden ser adaptables a mensajes
de salud.


Haga que los participantes escriban una canción sobre lo apren-
dido en una sesión educativa. Esto puede hacerse como una tarea de
grupo para practicar los conocimientos aprendidos.




56 Estrategia de comunicación


Organice un concurso de composición de canciones en la escuela
local o en toda la comunidad como parte de una campaña de salud. La
canción ganadora puede constituirse en el himno de la campaña.


Siempre asegúrese de verificar la exactitud del mensaje de salud,
especialmente cuando haya recurrido a artistas locales para componerlas.
Una palabra puede ser muy útil para la rima de la canción pero puede
confundir o tergiversar el mensaje.


Cantando y enseñando la letra con el auxilio de un rotafolio.




Análisis de técnicas 57


Discusión en grupo


La técnica de discusión en grupo consiste en reunir uno o más grupos,
de entre 8 y 15 personas, para intercambiar, compartir o confrontar ideas
y experiencias. Por lo general el grupo de discusión es conducido por un
líder que facilita la participación de todos los miembros y mantiene el
orden y enfoque de la discusión.


La discusión en grupo permite la presentación y análisis de ideas,
la expresión de dudas, la búsqueda de respuestas a interrogantes a
través de una retroalimentación inmediata de los participantes. Al
contrario de la charla, donde la audiencia recibe pasivamente los mensa-
jes, en la discusión en grupo los participantes tienen la oportunidad de
reaccionar en forma inmediata a la información recibida. A través de
esta técnica los participantes forman y ponen a prueba sus propi&s ideas y
opiniones.


Muchas de las enseñanzas de su programa de salud contradicen o
modifican creencias populares por lo que causan dudas y dificultades de
comprensión. La discusión es el método por excelencia para la expre-
sión y clarificación de dudas y equívocos. Debería ser, por lo tanto, uno
de los métodos más utilizados en educación para la salud.


La discusión en grupo no sólo sirve como instrumento para el
aprendizaje, sino también para el desarrollo de actitudes positivas en
la relación interpersonal. La práctica de la discusión enseña a escuchar
a los demás y a aceptar la reacción de otros sobre nuestras ideas.
Estimula la toma de decisiones en forma colectiva y democrática que
servirá de base para la acción comunitaria.


Ejemplos de uso
Como trabajador de la salud usted puede hacer uso de este método en


innumerables situaciones y para conseguir diversos objetivos'. Aquí se
ofrecen algunos ejemplos a manera de ilustración. La discusión en grupo
se puede utilizar para:


a) Informarse de las creencias y prácticas tradicionales de la co-
munidad sobre temas tales como el tratamiento de diarreas, ali-
mentación de la embarazada o control de la natalidad. El trabajador
de la salud puede así identificar los aspectos positivos de estas
creencias y prácticas para incorporarlos a su programa, y los aspec-
tos negativos que es necesario superar o modificar.


b) Analizar un problema y decidir un plan de acción para supe-
rarlo. Por ejemplo, las causas y medidas para prevenir la malaria u




58 Estrategia de comunicación


otras enfermedades transmitidas por vectores eliminables.
c) Expandir la información entregada en la actividad educativa a


través de sugerencias y opiniones del grupo. Por ejemplo qué hacer
para que los niños coman algo que no les gusta pero que les hace
bien, o por qué los hombres se oponen a la planificación familiar.


d) Aumentar la comprensión de un programa, un reglamento sani-
tario, o un principio. Por ejemplo el fundamento del programa de
alimentación complementaria o la clausura de un expendio de ali-
mentos por razones de higiene.


e) Facilitar la comprensión y la resolución de conflictos tales como
qué espera el público del trabajador de la salud y vice versa, por qué
ha disminuido la asistencia al control del niño sano y otros temas
similares.


f) Complementar otras técnicas como el socio-drama, las historias,
las demostraciones o las charlas.


Limitaciones


La discusión en grupo no es una práctica frecuente en las comunidades.
Es fácil caer en disgresiones y perder el hilo de la discusión, lo que limita
el aprendizaje. Su impacto se reduce al pequeño grupo que participa en la
discusión. Existe el peligro de que algunos participantes reaccionen
violentamente al debate o de que otros lo monopolicen dejando fuera de él
a la mayoría.


La discusión en grupo requiere un moderador adiestrado para mantener
el control y permitir la más amplia participación.


Algunas sugerencias


Aunque aparentemente el educador tiene menos participación en la
discusión en grupo, es necesario que realice una buena preparación de la
discusión a fin de conducirla en forma eficiente y lograr el impacto
deseado. No use la discusión como substituto de la enseñanza, sino
como un complemento de ella. Algunos educadores sólo emplean la
técnica de discusión cuando olvidaron preparar la charla.


Para preparar la discusión en grupo:


• defina su propósito;
• prepare preguntas que estimulen o provoquen discusión;
• utilice algunas preguntas para iniciar y deje otras en reserva


para cuando decaiga el interés de la discusión;




Análisis de técnicas 59


• conozca su audiencia para que le sea posible anticipar algunas
reacciones, lo cual evitará sorpresas desagradables y también le
permitirá saber quiénes son los más habladores y quiénes los
más retraídos.


Sentados, discutiendo. Uno de los participantes dirige y anota en un
pizarrón.




60 Estrategia de comunicación


Haga que el grupo se siente en un círculo para que todos puedan verse y
escuchar lo que cada uno dice. Haga sólo las preguntas indispensables
para iniciar o reactivar la discusión, y no la limite a un intercambio entre
usted y el grupo. No imponga sus ideas ni entre en debates con un
miembro del grupo. No critique las ideas de los participantes ni corrija
su forma de expresión. Ya tendrá oportunidad de corregir errores en forma
diplomática sin que nadie se ofenda.


Cuando se haya agotado el tema o el tiempo, resuma los principales
puntos de la discusión. Trate de identificar todas las contribuciones
usando el nombre de la persona, y agradézcalas. Construya su mensaje
sobre la base de las ideas que surgieron de la discusión.


Use esta técnica como una práctica frecuente de su trabajo. Mientras el
grupo practique más la discusión, más expertos será en utilizarla. Al
principio usted tendrá una función de control y liderazgo, pero a medida
que el grupo adquiera práctica, su papel será menos directivo y usted
podrá participar en la discusión como un miembro más del grupo.


La discusión en grupo es el método por excelencia para
la expresión y clarificación de dudas y equívocos. Por lo
tanto debería ser uno de los más utilizados en educación
para la salud.




Análisis de técnicas 61


Torbellino de ideas
Esta técnica se originó en países de habla inglesa bajo el título "brain-


storming". Aún no existe un término en español para denominarla utili-
zándose diversos nombres: lluvia de ideas, ideas en tempestad, torbellino
de ideas. De manera arbitraria se emplea aquí este último término.


El torbellino de ideas es una forma de trabajo en grupo, generalmente
poco numeroso, en la que los participantes deben proporcionar ideas
en forma rápida y sin discusión sobre un tema dado. Los participantes
se organizan en un grupo y se les pide que cada uno exprese lo que piensa
o sugiere sobre la tarea o el tema. En algunos casos las ideas se expresan
verbalmente y el moderador, o un relator, anota las ideas expuestas. En
otros casos, se pide que cada participante anote su idea en un papel, el
cual luego lee al resto del grupo o el moderador recoge, agrupa y resume
en el pizarrón o papelógrafo.


Esta técnica permite que todos los participantes expresen por lo menos
una idea con respecto al tema. Permite superar discusiones interminables
y el monopolio de la discusión por parte de unos pocos. Estimula la
participación de todos.


El propósito es generar el máximo de ideas. No se trata de analizar un
tema o problema en detalle o aprender nuevos conocimientos o habilida-
des.


Ejemplos de uso


Cuando se está preparando un plan de acción por parte de la comuni-
dad, por ejemplo el mejoramiento del sistema de agua potable, al princi-
pio de la reunión de planeamiento se desea conocer el mayor número de
opciones de acción. Si se comienza con una discusión abierta es posible
que sólo se escuchen discursos de algunos o que se discutan detalles en
forma prematura. Una manera de proceder es pedir a cada uno de los
participantes que anote una idea en un papel. Dígales que tienen un
minuto solamente para pensar y anotar. Una vez transcurrido este período
pida a cada uno que lea su idea. Usted anote cada idea en forma resumida
en el pizarrón o papelógrafo. Luego habrá discusión en grupo sobre las
principales ideas.


Otra manera de manejar este ejercicio es pedir que cada persona le
entregue el papel con su idea anotada. Luego les pide que discutan su idea
con el compañero sentado a su lado. Mientras ellos conversan usted
compagina los papeles y organiza las ideas de acuerdo a su similitud.
Muchas ideas serán iguales o casi iguales. Escriba sobre el pizarrón o
papelógrafo tantas frases como necesite para resumir todas ellas.




62 Estrategia de comunicación


Con la generación de un número de ideas o sugerencias para la acción
se habrá cumplido el propósito del torbellino de ideas. Deberá usarse
otras técnicas para un análisis o planeamiento más detallado. Luego de un
torbellino de ideas la gente se ha incorporado a un proceso de discusión,


Sentados, escribiendo. El coordinador recoge los papeles. Un rotafo-
lio sirve como apoyo.




Análisis de técnicas 63


lo que es un buen punto de partida y no es raro que las discusiones
posteriores sean mucho más activas.


La técnica del torbellino de ideas puede usarse para comenzar una
discusión, como en el ejemplo anterior. Pero también puede utilizarse
para animar el grupo cuando el interés ha decaído o solo unos pocos están
participando.


Limitaciones


El empleo de esta técnica requiere destreza por parte del coordinador
quien debe saber explicar muy bien el propósito y funcionamiento del
ejercicio y mantener pleno control de su desarrollo. Por necesidad, el
líder tiene que ser muy directivo, casi autoritario, por lo que debe usarse
sólo cuando es necesario y por un tiempo breve. No sirve para el empleo
en grupos numerosos. Tampoco puede dividirse la audiencia en grupos
pequeños a menos que disponga de otros moderadores adiestrados que
puedan responsabilizarse por los grupos.


No es apropiada para el uso con audiencias de bajo nivel de alfabetiza-
ción; por lo menos, las personas deben saber leer y escribir con soltura
para participar plenamente del ejercicio. Aunque se podría aplicarse en
forma solamente oral, no es tan efectiva.


Algunas sugerencias


Asegúrese que los participantes entienden el propósito de la técnica
y la tarea a realizar. Tenga un reloj a mano y mida el tiempo permitido
para la producción de ideas, que por lo general es de uno o dos minutos.


Demuestre aprecio por todas las ideas, sin juzgar su valor o criticar-
las directamente. Asegúrese de tener los materiales necesarios: pizarrón,
tiza, papelógrafo, marcadores, papel y lápiz para los participantes.


Como esta es una técnica esencialmente directiva y de monólogo, úsela
siempre en combinación con otras técnicas más participativas y de
diálogo.


El torbellino de ideas estimula la participación permi-
tiendo superar largas discusiones y el monopolio de unos
pocos.




64 Estrategia de comunicación


Visitas domiciliarias


Esta técnica es bastante utilizada en los servicios de salud de nuestra
región. Como su nombre lo indica, consiste en la visita de un trabaja-
dor de la salud al domicilio de una familia atendida por el programa.
Durante la visita domiciliaria el trabajador de la salud entrega informa-
ción y servicios o controla el uso de éstos.


La visita domiciliaria establece una relación personal entre el trabaja-
dor de la salud y una familia. Esto permite a los usuarios recibir respuesta
directa a sus problemas o inquietudes particulares. Por su parte, usted
podrá comprobar si sus instrucciones están siendo seguidas o si sus
enseñanzas están surtiendo efecto en la vida diaria de los miembros de la
comunidad.


La visita domiciliaria proporciona una oportunidad para desarrollar
un conocimiento mutuo más íntimo y hasta una amistad entre el
trabajador y la familia usuaria. Este vínculo personal facilitará poste-
riormente otras actividades que el trabajador desee realizar.


Ejemplos de uso


Existen ciertos problemas para los cuales no es suficiente una explica-
ción dada en el centro de salud a un grupo de personas. El uso deficiente
de los servicios de salud, o la baja concurrencia a ellos, se puede
corregir a través de una visita domiciliaria en la que se explica con más
detalles, y aludiendo a la situación concreta de la familia, la necesidad de
concurrir al control de salud en forma oportuna.


Cuando existe una alta resistencia a ciertos programas tales como
control de la natalidad, la visita al domicilio brinda un ambiente de
intimidad donde se puede discutir mejor los temores y resistencias de
los usuarios.


Ciertos hábitos o destrezas necesitan ser demostrados directamente y
empleando los medios disponibles en los hogares de las familias atendi-
das en un programa, por ejemplo la preparación de alimentos, el cuidado
del recién nacido o el cuidado de un enfermo diabético.


A través de la visita domiciliaria se puede realizar toda una labor
educativa en combinación con la entrega de diversos servicios, como
lo son el control prenatal, el control de crecimiento y desarrollo, la
vacunación y la entrega de anticonceptivos.


Limitaciones


El uso de esta técnica resulta costoso ya que requiere mucho personal




Análisis de técnicas 65


para lograr una cobertura amplia. Consume una gran parte del tiempo del
trabajador de la salud, especialmente en las áreas rurales donde hay que
recorrer grandes distancias para visitar las casas. En muchos casos hay
que depender de transporte, que por lo general es escaso en los servicios
de salud, o usar transporte público no siempre disponible u oportuno.
También es necesario establecer buenos sistemas de apoyo y supervisión
al trabajador de campo.


La visita de un número mínimo de viviendas es una labor dura para el
trabajador; a veces las tareas en cada hogar son muy repetitivas, lo que
provoca su frustración.


Es posible que en algunos hogares el trabajador no sea bien recibido o
que se produzcan situaciones desagradables en la relación con miembros
de la familia.


Los horarios de trabajo de la familia y del trabajador de la salud no
siempre son compatibles; por lo tanto se hace difícil concertar una hora
mutuamente conveniente para la visita.




66 Estrategia de comunicación


Algunas sugerencias


Planee cuidadosamente su visita, especialmente cuando es la primera
vez que va a un determinado hogar. En lo posible haga una cita, a fin de
asegurarse que las personas que desea ver estén en casa. Antes de llegar a
la casa asegúrese que tiene todos los materiales que necesita, haga
memoria de los nombres de las personas y piense en lo que va a decir.


Salude en forma amable y con una sonrisa. Pida que le dejen pasar
adentro de la casa o al patio; espere a que todos estén instalados y
escuchando antes de comenzar su explicación o demostración. En una
primera visita actúe con calma para dar tiempo a que todos se presenten a
usted y usted a ellos y se establezca un ambiente de confianza. Tal vez
en una primera visita no logre todo lo que espera, pero recuerde que su
propósito es ganar la confianza y asegurarse que podrá realizar otras
visitas.


Evite pasar la mayor parte del tiempo tomando notas. Si sus
superiores le exigen llenar largos formularios hágalo por partes en varias
visitas, a fin de repartir mejor las diversas tareas que deba cumplir.


Si hace demostraciones utilice al máximo los utensilios de la familia,
explique lo que hace y permita que ellos también practiquen en su
presencia. No critique directamente los recursos o hábitos de la familia,
demuestre los hábitos correctos y deje que ellos saquen las conclusio-
nes. Trate de encontrar algo digno de alabanza y felicite a la familia por
ello.


No monopolice la conversación ni hable sólo con un miembro de la
familia ignorando a los demás. Tampoco reciba información sólo del
"señor" de la casa; estimule a los demás miembros de la familia para
que participen. No abuse de la bienvenida que le han dado, pero
tampoco haga visitas "relámpago", por unos pocos minutos.


Mantenga un registro de cada una de las visitas, de las acciones
realizadas y de lo prometido para visitas subsiguientes. Si es posible, deje
algún material de referencia, como un folleto, calendario o tarjeta.


Como seguramente no podrá visitar a todas las familias de la comuni-
dad, establezca prioridades y visite a los más necesitados.


Demostraciones


Una demostración es una técnica utilizada para mostrar a alguien cómo
hacer algo en forma correcta y permitir que practique lo aprendido. La
lógica de esta técnica yace en el convencimiento de que decir a alguien
cómo hacer algo no es suficiente. Una explicación verbal será más
efectiva si al mismo tiempo se realizan las acciones que se están
explicando.




Análisis de técnicas 67


A través de una demostración el trabajador puede probar a la comuni-
dad que es posible, y en forma relativamente sencilla, aprender destrezas
y seguir nuevos procedimientos utilizando recursos disponibles. La co-
munidad tiene la oportunidad de apreciar las destrezas del trabajador, lo
que aumenta el respeto por su capacidad.


Muchas enseñanzas sólo cobran sentido cuando se demuestran en
la práctica. La mayor parte del conocimiento relacionado con el cuidado
de la salud es de tipo práctico y no teórico, por lo cual su aprendizaje debe
ser de esa misma naturaleza.


Ejemplos de uso


En América Latina existen alimentos muy nutritivos y fáciles de produ-
cir, pero que por tradición no se consumen; un ejemplo que se da en varios
países es la espinaca. Esta verdura provee vitaminas esenciales para el
crecimiento del niño, pero debido a su sabor especial, parecería que
comerla cruda o hervida no despierta un gran atractivo, a menos que se
tenga costumbre de comerla. Si usted demuestra lo fácil que es producirla
en abundancia y cocinarla en diversas maneras, en tortillas, guisos y
ensaladas, es muy posible que su uso sea adoptado por la comunidad.


El aprendizaje de destrezas como los primeros cuidados de heridas o
quemaduras, el baño del bebé y la preparación de suero oral, implican
una secuencia de pasos a recordar. Para esto es mucho más apropiado que
el trabajador de la salud haga una demostración de los procedimientos en
lugar de sólo una explicación verbal. Siempre es útil que luego de la
demostración que usted haga, los participantes tengan una oportuni-
dad de practicar los mismos procedimientos en su presencia.


Limitaciones


La demostración es un método indispensable para la enseñanza de
destrezas prácticas; sin embargo, es necesario tener presente los posibles
problemas que tienden a surgir en su realización. Muchas veces un
trabajador piensa que conoce muy bien la técnica a demostrar y por lo
tanto no necesita preparación. Luego, durante la demostración, descubre
que no tiene todos los utensilios o que se presentaron problemas imprevis-
tos o reacciones de la audiencia que no había contemplado.


Cuando el trabajador ha repetido muchas veces la misma demostración
existe el peligro que se mecanice y no se concentre en mostrar claramente
cada paso a seguir o que realice la demostración demasiado rápido. La
velocidad y destreza adquirida por el trabajador no puede ser imitada por
los participantes.




68 Estrategia de comunicación


Muchos educadores caen en una tendencia mecanicista donde el mayor
interés es que los participantes sigan sus instrucciones obedientemente e
imiten lo que él hace. Se ignora la necesidad de explicar el por qué de las
diversas acciones y las consecuencias de no seguir procedimientos apro-
piados. Con esta tendencia se está tratando a los participantes como
personas con manos solamente y no con cerebro.


Muchas veces las demostraciones se limitan a la acción del expositor.
Una demostración que termina cuando éste ha completado su tarea no
asegura el aprendizaje de las destrezas. El participante debe tener oportu-
nidad de practicar lo aprendido para comprobar su comprensión.


En algunas demostraciones el instructor muestra los pasos en silencio
con mínimas explicaciones. En otras lo hace hablando todo el tiempo
sobre asuntos relacionados y no relacionados con la demostración, inter-
calando explicaciones, anécdotas, chistes, etc. Ambas situaciones dismi-
nuyen la efectividad de la demostración ya que en el primer caso no
captan la atención y, en el segundo, distraen o confunden a la audiencia.


La posición del demostrador respecto a la audiencia puede ser motivo
de problema. Si se ubica muy lejos, o demasiados utensilios dificultan la
visión, habrá dificultades de percepción. Si la audiencia se ubica inmedia-
tamente frente al demostrador verá sus acciones al revés, lo que podría
causar dificultades al imitar la demostración.


En comunidades pobres no es posible darse el lujo de desperdiciar
alimentos, utensilios y otros implementos en demostraciones. Asimismo,
la situación de demostración donde el instructor tiene todos los utensilios
y materiales en abundancia y en buenas condiciones dista mucho de la
situación de la vida real de los usuarios.


Algunas sugerencias


Siempre planee cuidadosamente su demostración, asegúrese de te-
ner todos los materiales y utensilios que usará. Ensaye la demostración
para probar que tiene todo. Asegúrese que la situación planteada en la
demostración sea lo más parecida posible a la situación de la vida diaria;
por ejemplo no use utensilios o materiales que no están disponibles para
los participantes.


Hable en forma lenta, con voz audible y clara y en perfecta secuencia
con las acciones de sus manos. Recuerde que aunque para usted sea muy
fácil realizar la tarea, para su audiencia puede ser muy complicado.


Repita la demostración cuantas veces sea necesario para responder
dudas y asegurar comprensión. Permita que los participantes practi-
quen lo demostrado bajo su supervisión. Corrija errores, pero no
critique la capacidad o destreza de sus participantes.




Análisis de técnicas 69


Complemente la demostración con explicaciones, discusiones y
materiales visuales, para asegurar la retención de las instrucciones y la
comprensión del por qué de los diversos procedimientos. Cuando realice
una visita domiciliaria aproveche para probar si las destrezas enseñadas
en la demostración fueron aprendidas y practicadas.


a) Explicando
b-c) Enseñando a través de la demostración
d) Un participante aplicando lo aprendido




70 Estrategia de comunicación


Foro-Cassette


Los foro-cassettes han surgido en varios países de América Latina a
raíz de la amplia disponibilidad de grabadoras portátiles de bajo costo,
que funcionan a batería, usan cassettes y son de fácil mantenimiento.
Esta técnica consiste en un grupo de personas que se reúne, en forma
regular o intermitente, para escuchar una charla o un programa que
combina música, anuncios y dramatizaciones y luego discute su con-
tenido. También, usted puede usar un cassette grabado como estímulo
para comenzar una clase.


El cassette puede prepararse localmente con entrevistas a residentes o
a personajes que no pueden asistir personalmente. Usted puede grabar
un cassette en el que el director del centro de salud entrega un mensaje, lo
mismo que el maestro o el alcalde. También podrá registrar opiniones
de la misma comunidad, ya que la audiencia se interesará en escuchar su
propia voz o las de otras personas; esto dará un toque novedoso a la tarea
educativa.


Los servicios de salud a nivel central pueden preparar programas de
calidad y de acuerdo con normas nacionales, que luego se envían en
forma de cassettes grabados a todo el país. El cassette puede incluir no
sólo mensajes para los usuarios, sino también instrucciones para los
trabajadores de la salud sobre cómo organizar la discusión de los
diversos temas y qué otros materiales utilizar.


La población analfabeta que no puede leer libros, panfletos o manuales
puede beneficiarse de "libros-hablados" en forma de un cassette acompa-
ñado por fotos, dibujos u otros gráficos explicativos.


El foro-cassette puede ser una actividad que se realiza con un grupo en
forma sistemática, siguiendo una secuencia de contenidos. También
puede ser una actividad informal y espontánea en la que los oyentes
escuchan cassettes grabados con mensajes de salud presentados en forma
amena y acompañados de música y humor, mientras desarrollan otras
aactividades.


Ejemplos de uso


Usted puede grabar las discusiones de un grupo de residentes con
relación a sus problemas de salud. El cassette grabado lo envía a un
segundo grupo cuyos integrantes escuchan el cassette, comentan y discu-
ten las diferencias y similitudes de sus problemas. Los comentarios
grabados del segundo grupo, se envían a un tercer grupo que sigue la
misma rutina. Finalmente, el cassette regresa al grupo original, con lo
que se produce un intercambio de información y discusión entre diversos
grupos, que de esta manera aprenden de las experiencias de otros.




Análisis de técnicas 71


Un estudio profesional, a nivel provincial o central, puede grabar
uno- o más programas de alta calidad técnica, usando canciones,
dramas, pláticas o entrevistas. Las enseñanzas de salud vienen por lo
tanto "empaquetadas" en un formato atractivo y de fácil compren-
sión que sería imposible lograr con recursos locales. Además, se puede
producir múltiples copias y distribuirlas a todos los centros de salud
donde son utilizadas por grupos de oyentes constituidos en un foro-
cassette.


El experto en educación para la salud del servicio de salud regional no
puede supervisar las labores educativas de todos los trabajadores en los
puestos de salud comunitarios. Para compensar este impedimento puede
pedir al trabajador comunitario que grabe una o más de sus actividades
educativas a fin de escucharlas y darle consejos para mejorar la metodo-
logía y contenido de la actividad.


Un cassette grabado con mensajes de salud puede escucharse mien-
tras las personas están ocupadas en actividades de rutina que no
requieren mayor atención, como por ejemplo, en la peluquería o cuando
se está tejiendo, cosiendo, o cocinando. En Guatemala se desarrolló un
proyecto de educación sanitaria para mujeres a través de cassettes que se
pasaban mientras las mujeres lavaban ropa en la pila comunal.


Puede pasarse cassettes en la sala de espera de la clínica para pacientes
que aguardan la atención médica.


Limitaciones


Aunque el costo de las grabadoras ha bajado considerablemente debido
a su producción masiva, aún significan un desembolso considerable para
un trabajador o un puesto de salud de escasos ingresos. También, como
todo equipo electrónico, es muy frágil y requiere uso cuidadoso y un
mantenimiento mínimo y limpieza que sólo un técnico puede hacer. La
disponibilidad de baterías de repuesto puede ser un problema. En algunas
comunidades el costo y la disponibilidad de equipos harán difícil, sino
imposible el uso de este medio.


La participación de la comunidad puede verse obstaculizada debido a la
timidez de mucha gente para hablar frente a un micrófono. A veces la
calidad de la grabación es tan pobre que no se gana mucho con usarla.


Es muy difícil editar un cassette y por lo tanto no se puede corregir
errores o cortar la cinta innecesaria. Si los defectos son muy serios hay
que comenzar la grabación de nuevo, lo que consume tiempo y causa
frustración en los participantes.


Un material grabado externamente es un proceso de comunicación
vertical, es decir, no hay posibilidad de intercambio entre el emisor y el




72 Estrategia de comunicación




Análisis de técnicas 73


receptor. Esta no es la metodología más apropiada para la educación de la
comunidad que debe ser un proceso de diálogo. Por lo tanto, la audición
de cassettes no debe ser el único medio de enseñanza, sino que debe
complementarse con discusión y explicaciones dadas de persona a per-
sona.


Algunas sugerencias


En lo posible, trate de conseguir ayuda profesional para preparar
grabaciones de buena calidad técnica. Asegúrese que la grabación sea
variada y atrayente y no se limite a producir charlas grabadas. No
recargue el cassette de mensajes; concentre la atención en un tema a
la vez.


Estimule la participación de los educandos en la producción de las
grabaciones. Verifique que el lenguaje sea claro y familiar a los oyentes.
Combínelo con el uso de ayudas visuales para diversificar la enseñanza
y complementar la presentación del mensaje.


Exhibición de películas


Se incluye aquí las películas de cine (generalmente de 16mm) por ser
muy populares y estar disponibles en todos los países de la región, aunque
no siempre en la cantidad y calidad idónea. Aunque es improbable que
usted tenga oportunidad de participar en la realización de una película, es
importante que aprenda a manejar este medio como una técnica más para
facilitar su labor educativa con la comunidad.


La mayor ventaja de la película es la atracción que produce en
audiencias de todas las edades. Al combinar movimiento, diálogo,
música, ambientación y paisaje, constituye un poderoso instrumento de
comunicación capaz de captar y mantener la atención de la audiencia. El
mensaje se recibe a través de la vista y del oído. La presentación se
hace en una sala oscura, de modo que toda la atención se concentra en la
imagen proyectada sin distracciones del medio. La proyección puede
realizarse sobre una pantalla grande o pequeña y es posible usar películas
con audiencias pequeñas o muy numerosas.


La película educativa en salud puede combinar la enseñanza con la
diversión. En comunidades apartadas que disponen de pocos medios de
distracción se puede cumplir la doble función de educación y recrea-
ción de la comunidad.


A través de este medio se puede filmar con buena calidad técnica,
demostraciones de hábitos, destrezas o procedimientos en prevención,
cuidado y rehabilitación de enfermedades y problemas de salud, y luego
distribuir las películas a los centros de salud.




74 Estrategia de comunicación


Ejemplos de uso
Consiga una película y utilícela para atraer una audiencia grande.


Aunque la película no tenga relación con su programa úsela como instru-
mento de atracción y recreación para la comunidad y aproveche la ocasión
para entregar anuncios e invitar a los participantes a sus programas
educativos.


La posibilidad de usar una película como parte de una serie de charlas u
otras actividades depende de su existencia y disponibilidad. Una vez que
haya decidido el programa educativo para determinado período, recurra a
las agencias en busca de películas apropiadas para ilustrar el tema.


Haga un inventario de las películas disponibles en los servicios de la
salud y en otras instituciones educativas. Tenga el inventario presente
cuando planee su trabajo y actualícelo periódicamente.


La película puede presentarse al principio de la sesión educativa como
instrumento de motivación, o bien puede reservarse para cuando la aten-
ción de la audiencia esté decayendo y sea necesario avivarla. La película
puede servir tanto de complemento como sustituto a la comunicación
interpersonal del trabajador de la salud.


Limitaciones


El principal problema de la utilización de las películas es que se
requieren equipos de alto costo y mantenimiento delicado para exhibirlas.
El proyector requiere electricidad que no siempre está disponible en las
áreas rurales y los generadores portátiles no son fáciles de conseguir.


La disponibilidad de películas de buena calidad técnica y con mensajes
de salud apropiados es escasa. En muy pocos países de América Latina se
está produciendo películas educativas en salud, de modo que la mayoría
viene de países con otras culturas e idiomas.


Muchas de las películas educativas existentes se caracterizan por su
mala calidad y lo aburrido de su presentación. En muchos casos no pasan
de ser charlas filmadas.


La proyección se realiza en salas oscurecidas, por lo que es difícil para
el trabajador analizar la reacción de la audiencia. Tampoco es posible
aceptar y responder preguntas durante la proyección. A su término es
posible que muchas de las dudas hayan sido olvidadas.




Análisis de técnicas 75


Algunas sugerencias


Seleccione cuidadosamente las películas teniendo en cuenta su cohe-
rencia con el trabajo educativo y su posible aceptación por parte de los
participantes. Considere la calidad técnica de la película y su atractivo.
Lo que hace una película atractiva es la buena sincronización entre sonido
y movimiento, la nitidez de la imagen, la intensidad de la acción y la
exactitud y claridad del mensaje.


Asegúrese que el proyector funcione correctamente, que las lamparillas
no estén quemadas y que haya repuestos. Revise la película para asegu-
rarse que está en buen estado y sin demasiados cortes. Es un momento
muy frustrante para una audiencia aquel en que se corta la película o se
quema una lamparilla y no se puede reemplazar.


Si la película se corta, trate de pegarla o móntela manualmente y
continúe la exhibición. Aproveche las interrupciones para explicar, hacer
preguntas o pedir comentarios.


Use la película como complemento a su labor pero no
permita que lo reemplace en su función de educador.




76 Estrategia de comunicación


Juegos


El juego tiene un papel muy importante en el proceso de conocimiento
del hombre, porque le permite:


• relacionarse espontáneamente con su realidad para conocerla y
transformarla;


• relacionarse con otras personas sin temor a equivocarse;
• transformar simbólicamente la realidad y entrenarse para trans-


formarla en la práctica; y
• hacer más agradables los procesos de enseñanza-aprendizaje.


En nuestras sociedades el juego es practicado en mayor medida por los
niños, pues erróneamente se piensa que no es para adultos porque "no es
asunto serio". La experiencia permite afirmar que cuando se propone
jugar a grupos de adultos de las comunidades, todos afirman que una vez
superada la etapa inicial y estando la técnica bien preparada, el juego es
importante y útil en la actividad educativa. Permite perder la timidez de
expresarse y ayuda a que los participantes se relacionen mejor. Además,
se arriesgan a dar y crear nuevas interpretaciones a los problemas de salud
y sus soluciones.


El juego también tiene importancia en la educación para la salud de
grupos de preescolares, escolares y adolescentes porque es una forma
agradable de llegar a ellos.


Durante un juego, o dentro del espíritu de juego, las personas hablan
con más facilidad de su vida cotidiana, de sus dificultades para poner en
práctica recomendaciones o hábitos de salud, de medidas que les dan
resultado. Los juegos permiten la participación activa de muchas perso-
nas.


Ejemplos de uso


Cada región o país tiene juegos que se practican frecuentemente en las
horas de descanso y en los que participan tanto adultos como niños,
aunque a veces son fundamentalmente para adultos como las cartas,
naipes, dominós, ruletas, monopolio, etc.


Puede hacerse que esos juegos tengan contenidos educativos y que a
la vez diviertan. Es muy importante que no se pierda el carácter divertido
del juego.


Usted puede crear y desarrollar algunos juegos pero resulta más intere-
sante y productivo que un grupo de la misma comunidad los elabore para
compartir sus conocimientos con otras personas.




Análisis de técnicas 77


En la elaboración hay que tener en cuenta que es más importante un
juego que induzca a pensar, a tomar decisiones rápidas, a compartir el
saber-hacer de la comunidad y del trabajador de salud (es decir, que
parta de preguntas), que uno diseñado para que las personas aprendan
de memoria una serie de comportamientos, sin la oportunidad de discutir
cómo los pondrían en práctica (que parte de respuestas).


Los juegos pueden ser diseñados en cartulinas, cartones y colores que
sean fácil de conseguir en la comunidad. Las personas que los elaboran
a la vez que se expresan artísticamente, van adquiriendo y aportando
conocimientos para el cuidado de su salud.


Un juego diseñado de manera que las personas puedan hablar de su
vida cotidiana hace que ellas mismas se interesen en prolongar la expe-
riencia educativa y no, como sucede en otras experiencias, que todos
tengan afán de irse rápidamente.


En Pferú, para el proyecto de Atención Primaria del Ministerio de
Salud, se diseñó un juego adaptado del "Monopolio" que se llamó
"Monopolio de Salud". En su transcurso los jugadores eran premiados
por estar vacunados, por tener la casa limpia, por comer en forma
balanceada o practicar la planificación familiar. Eran penados por no tener
letrinas, por arrojar basuras o por no hacer los correspondientes controles
pre-natales y de crecimiento y desarrollo.


El juego se desarrollaba sobre un cartón dividido en casilleros que
correspondían a puestos de salud, centros de vacunación, visitas del
trabajador de salud, etc. El jugador avanzaba arrojando dados y podía
comprar empresas de servicios de salud tales como farmacias y compa-
ñías dé recolección de basuras. Al igual que el Monopolio, se jugaba con
billetes de papel que simulaban dinero.


Otro juego desarrollado para ese proyecto fue el de los "Dados de
alimentos", que consistía en dados en los que en lugar de números se
ponían alimentos. Durante el juego se debía lograr con los dados combi-
naciones que permitieran preparar comidas balanceadas y nutritivas.


Limitaciones


En la experiencia educativa con juegos, el conocimiento puede llegar a
ser más profundo y menos extenso, es decir que algunos contenidos
quedan sin discutir. Si se mira desde el punto de vista del funcionamiento
de las actividades de educación para la salud, puede apreciarse que la
mayoría de las experiencias educativas se diseña de tal modo que la
extensión sea mayor que la profundidad y cabe preguntarse si no es por
este fenómeno que se obtiene bajos resultados. Es importante entonces
saber que la actividad educativa debe cumplir con los dos objetivos de




78 Estrategia de comunicación


informar y formar y que cada uno debe tener actividades propias.
Muchos adultos tienen resistencia inicial y hay que estar preparados


para proponer juegos que paulatinamente los vayan "soltando", pero la
limitación más fuerte, quizá, esté en los funcionarios de niveles deciso-
rios superiores que subestiman la experiencia y al no entenderla y encon-
trarla "muy divertida", o "poco seria", no la apoyan. Esta guía puede ser
un apoyo y respaldo si usted intenta este método.


Algunas sugerencias


Usted puede transformar un juego que usualmente es para pocas perso-
nas (como dominós o cartas) en un juego de equipos para que participen
más personas. IVate de evitar el diseño de juegos que pongan en
evidencia defectos o dificultades de las personas.


Son preferibles los juegos de cooperación que los de competencia
(destruir o entorpecer al otro); hay juegos de emulación que estimulan a
los grupos a superar sus propias dificultades sin destruir el espíritu de
cooperación.


Personas jugando monopolio.




79


CAPITULO IV


Evaluación de las estrategias de
comunicación


La evaluación es un componente importante de su trabajo educativo en
salud. Por lo general se considera que la evaluación es un enjuiciamiento
de la labor por parte de los superiores, o bien se define como una
actividad de personas ajenas a la tarea del evaluado que vienen en nombre
de las agencias que financian los programas a examinar lo que se hace
para ver si vale la pena seguir financiándolo. En ambos casos la evalua-
ción está fuera del control del evaluado y por lo general le causa temor.


La evaluación es el tema de muchos libros y por lo general se la
considera como un proceso cuyo cumplimiento consume tiempo, esfuerzo
y muchos recursos. No es propio para esta guía entrar a describir compli-
cados procedimientos de evaluación a través de la investigación científica,
tema que queda para textos y agencias especializadas. Aquí se concibe la
evaluación como un componente permanente de la labor de los educa-
dores para la salud. La evaluación es más que nada un instrumento de
trabajo y una actitud crítica reflexiva sobre lo que se hace. Es preguntarse
¿Cómo va el programa? ¿Qué se está logrando? ¿Quiénes se están
beneficiando de esta labor? ¿Qué cambios positivos se está logrando en
las condiciones de salud de la comunidad? ¿En qué se está fallando?


Concebida así, la evaluación no es una actividad exclusiva de medi-
ción de resultados al final de un proyecto. La evaluación es parte de su
labor y comienza con el planeamiento mismo del programa cuando
fija las metas y los objetivos. En otras palabras, es un examen médico,
no una autopsia.


No se trata de negar la utilidad de la evaluación formal. Muchas veces
resulta útil tener personas ajenas al contexto inmediato del programa para
que den una visión objetiva y comparen su estrategia con la de otros
lugares. Pero para los efectos de esta guía, se define como evaluadores a
los participantes del programa o a la comunidad beneficiaria y a los
trabajadores mismos. La comunidad deberá evaluar su labor en térmi-
nos de su relevancia y su efectividad para responder a necesidades
sentidas. El trabajador de la salud es el evaluador de su labor en
términos de la selección, manejo e impacto de ésta.


No es fácil permitir que evalúen la labor los asistentes a las sesiones
educativas o que haga la comunidad beneficiaría . Esto requiere una




80 Estrategia de comunicación


actitud de autocrítica, de modestia y de trato igualitario entre educador y
educandos. Se acostumbra que el profesor, a través de pruebas y exáme-
nes, sea quien evalúe el aprendizaje del estudiante y no al revés. La
evaluación debe ser un proceso de crítica constructiva mediante el
cual se estimula lo positivo y se identifican los aspectos negativos
buscando formas de superarlos.


Criterios de evaluación


Tanto el trabajador como la comunidad deben fijar los criterios a
utilizar para evaluar una técnica educativa. A continuación se ofrece una
lista de posibles criterios que el trabajador de la salud puede utilizar para
seleccionar o rechazar el uso de una de las técnicas educativas descritas en
los capítulos anteriores. También se presenta una lista de criterios posibles
para evaluar la efectividad de la técnica utilizada. Finalmente, se propone
una lista de criterios posibles para que la comunidad los utilice para
juzgar la labor educativa del trabajador de salud. ,


1. Criterios para la selección o rechazo de una técnica
educativa


Antes de decidir el empleo o descarte de una técnica, responda por lo
menos algunas de las siguientes preguntas. Entre paréntesis está el nom-
bre genérico del criterio.


a) ¿Dispongo de suficiente tiempo para usar esta técnica? (Criterio:
tiempo);


b) ¿Dispongo o podré conseguir fácilmente los materiales o recursos
necesarios? (Criterio: factibilidad);


c) ¿Es esta la mejor manera de utilizar mi tiempo y mis recursos?
(Criterio: eficiencia);


d) ¿Me siento capaz de manejar esta actividad? (Criterio: autocon-
fianza);


e) ¿Me agrada organizar y participar en este tipo de actividad? (Crite-
rio: motivación personal);


f) ¿Es el tamaño de mi audiencia apropiado para esta actividad? ¿Es
este el tipo de actividad que interesa a mi audiencia? ¿Es apropiada
esta estrategia para el nivel educativo y los valores culturales de mi
audiencia? (Criterio: análisis de audiencia);


g) ¿Es apropiada esta estrategia para el programa general que se
desarrolla en esta comunidad? (Criterio: relevancia);


h) ¿Qué garantía tengo que esta estrategia contribuirá a lograr los
objetivos del programa? (Criterio: efectividad).




Evaluación de estrategias 81


2. Criterios para evaluar la efectividad de una actividad


Durante el desarrollo de una actividad e inmediatamente después de
finalizada, reflexione si valió la pena realizarla y si es justificable conti-
nuar utilizando esta técnica. Algunas de las preguntas que siguen le
ayudarán en su reflexión.


a) ¿Le gustó la actividad a los participantes? (Criterio: aceptación de la
audiencia);


b) ¿Participaron todos con entusiasmo? (Criterio: grado y calidad de
participación);


c) ¿Demostraron comprensión del propósito y manejo de la actividad?
(Criterio: comprensión de propósito e instrucciones);


d) ¿Demostraron haber comprendido el mensaje de la actividad educa-
tiva? (Criterio: comprensión del mensaje);


e) ¿Tengo evidencia que los participantes están poniendo en práctica lo
aprendido? (Criterio: utilización de aprendizaje);


f) ¿Está la gente pidiendo más información relacionada con el tema de
la actividad realizada? ¿Están pidiéndome otras actividades simila-
res? (Criterio: seguimiento o consolidación);


g) ¿Estoy recibiendo peticiones de otros que no participaron en la
actividad? ¿Hay evidencia de un efecto en el resto de la comunidad?
(Criterio: impacto en la comunidad).


3. Criterios para que la comunidad evalué la actividad
educativa realizada por el trabajador


Pida siempre a los participantes que critiquen su trabajo y le den
sugerencias para mejorarlo. A continuación algunas sugerencias de pre-
guntas que usted puede plantear. Seguramente, podrá plantear muchas
otras. Las preguntas puede hacerlas en una hoja para que sean respondi-
das por escrito o simplemente usarlas en entrevistas o discusión con el
grupo participante.


a) ¿Cuál de estas tres alternativas refleja mejor sus sentimientos con
respecto a la actividad educativa?
1. gozamos mucho durante la actividad,
2. hubo momentos en que nos aburrimos,
3. estuvimos aburridos la mayor parte del tiempo.


b) ¿Cuál de las tres altenativas siguientes refleja mejor su grado de
comprensión del propósito y contenido de la actividad?
1. comprendimos la mayor parte de la actividad,




82 Estrategia de comunicación


2. comprendimos sólo algunas partes,
3. no comprendimos nada de la actividad.


c) ¿Las actividades o ejercicios le resultaron fáciles o difíciles de
realizar?


d) ¿Qué opinión tiene de la actuación del educador?
1. se expresó en forma simple,
2. nos trató con respeto,
3. nos exigió lo imposible,
4. nos gustaría seguir trabajando con él/ella,
5. nos sentimos con confianza para hablarle y pedirle ayuda.


e) ¿Le parecen útiles los conocimientos o destrezas adquiridas? ¿cree
que tendrá oportunidades de usarlos? ¿le ayudarán a mejorar la
calidad de su vida y la de su familia?


f) ¿Considera importante continuar con este tipo de programas?




Evaluación de estrategias 83


CRITERIOS PARA LA SELECCIÓN DE UNA
TÉCNICA EDUCATIVA


En una escala de 1 a 5 califique de acuerdo con el grado de cumplimiento.
5 corresponde a un cumplimiento total y 1 indica incumplimiento.


CRITERIOS 1
1. Tiempo: Dispongo de tiempo suficiente


para emplear esta técnica


2. Factibilidad: Dispongo de los materiales
necesarios o podré conseguirlos


3. Eficiencia: Esta es la mejor manera de
utilizar el tiempo de que
dispongo


4. Autoconfianza: Me siento capaz de manejar
esta actividad


5. Motivación
personal:


6. Audiencia:


7. Relevancia:


8. Efectividad:


Me agrada organizar y
participar en esta actividad


El tamaño, el tipo y el nivel
educativo de la audiencia son
adecuados para esta técnica


Es la técnica apropiada al
programa


Contribuirá a lograr los
objetivos


TOTAL
• Si obtiene un puntaje entre 40 y 31 la técnica es MUY APROPIADA
• Si el puntaje está entre 30 y 21 puede utilizarla pues es MEDIANAMENTE


APROPIADA
• Si el puntaje es entre 20 y 15 y no dispone de otra técnica, empléela


reforzándola con buenos materiales, pues la técnica es POCO
APROPIADA


• Si el puntaje está por debajo de 14, la técnica NO ES APROPIADA;
busque otra que se adecúe mejor a sus necesidades




84 Estrategia de comunicación


COMENTARIOS: (Anote aquí lo que crea que va a ayudarle en el futuro)


FECHA EVALUADOR




Evaluación de estrategias 85


CRITERIOS PARA LA EVALUACIÓN DE UNA
TÉCNICA EDUCATIVA


En una escala de 1 a 5 califique de acuerdo con el grado de cumplimiento.
5 corresponde a un cumplimiento total y 1 indica incumplimiento.


CRITERIOS 1
1. Aceptación:


2. Participación:


3. Comprensión
del propósito:


4. Comprensión
del mensaje:


5. Utilización de
lo aprendido:


6. Seguimiento y
continuación:


7. Impacto en la
comunidad:


La actividad gustó a los
participantes


Los participantes se
involucraron con entusiasmo


Comprendieron el propósito y
manejo de la actividad
Demostraron haber
comprendido el mensaje
Los participantes podrán
utilizar lo aprendido


Los participantes están
solicitando información
complementaria u otras
actividades similares


Se están recibiendo pedidos de
otros miembros de la
comunidad para actividades
afines


• Si el puntaje está entre 35 y 28, la actividad resultó MUY APROPIADA
• Si el puntaje está entre 27 y 20, la actividad resultó MEDIANAMENTE


APROPIADA
• Si el puntaje está entre 19 y 12, la actividad fue POCO APROPIADA
• Si el puntaje está por debajo de 11, la actividad NO FUE APROPIADA;


trate de mejorarla la próxima vez




86 Estrategia de comunicación


COMENTARIOS: (Anote aquí lo que crea que va a ayudarle en el futuro)


FECHA EVALUADOR




87


ANEXO 1


Técnicas y métodos de educación no
formal


Algunas experiencias en
América Latina




89


ANEXO 1


Técnicas y métodos de educación no
formal
Algunas experiencias en
América Latina
En este anexo se presenta una breve descripción de algunos proyectos
educativos que utilizan técnicas y métodos educativos interesantes e
innovadores. No todos los proyectos son del sector salud, y la razón para
presentarlos es que ilustran varias de las técnicas analizadas en esta guía.
Para entender en detalle el contexto de los proyectos se requiere una
descripción mucho más amplia de la que es posible ofrecer aquí. En la
bibliografía encontrará el título de documentos donde podrá obtener
mayor información sobre estos proyectos. Aquí se concentrará la atención
en los métodos y técnicas utilizadas.


El Proyecto Candelaria (Colombia)


El Proyecto Candelaria comenzó como un plan piloto de prestación
integral de servicios de salud con énfasis especial en la nutrición. El
proyecto se desarrolló en la zona de Candelaria, a 15 millas de la ciudad
de Cali. Este proyecto fue parte del programa de medicina comunitaria de
la Universidad del Valle.


La prestación de servicios se organizó bajo la asunción de que sólo
unos pocos problemas de salud requieren la intervención de médicos o
personal de alta capacitación. El proyecto reclutó en la comunidad benefi-
ciaria un grupo de promotoras de la salud, compuesto por mujeres de 18
años de edad o más y con un mínimo de cinco años de educación
primaria. El programa les proporcionó un adiestramiento de seis semanas
en atención paramédica y educación no formal. Las promotoras prestaban
sus servicios en forma voluntaria, recibiendo algunos estímulos como
certificados de reconocimiento, regalos de Navidad y la posibilidad de ser
reclutadas para mayor adiestramiento como auxiliares de enfermería.


Las promotoras tenían la responsabilidad de visitar a cada familia en su
comunidad por lo menos una vez cada dos meses. Durante las visitas
domiciliarias debían detectar síntomas de desnutrición, reunir datos sobre
enfermedades, crecimiento, destete y otros aspectos de la salud del niño.
Además, debían proveer información sanitaria a las familias y referir a las




90 Estrategia de comunicación


unidades de servicio a aquellas personas que requerían atención.
El propósito principal del trabajo educativo de las promotoras era


lograr la participación activa de las madres en la prevención de la desnu-
trición infantil. El método más empleado fue la comunicación interperso-
nal entre la madre y la promotora a través de la visita domiciliaria. Se
confeccionó una tarjeta de control para cada familia cuyo uso y manten-
ción estaba a cargo de la madre. La madre registraba en la tarjeta las
inmunizaciones recibidas, el peso y la altura de todos los niños menores
de cinco años.


A cada familia se le entregó un calendario de pared del tipo de una
página por mes. En cada página se destacaban, en forma gráfica, diversos
mensajes sobre alimentación del niño, cuidado pre y posnatal, control de
la natalidad y otros. Los calendarios servían de ilustración a las discusio-
nes con la promotora y como un recordatorio permanente de las prácticas
de salud enseñadas.


El Proyecto IPREFA (Honduras)
El Proyecto "Integración de la Paternidad Responsable en la Educación


Fucional de Adultos" (IPREFA), también conocido como Proyecto de
Desarrollo Rural Integrado, combinó los elementos de alfabetización,
educación para la salud y planificación familiar. Este proyecto benefició à
las zonas rurales de los departamentos de Yoro y Cortez, en el noroeste de
Honduras. El Proyecto IPREFA fue producto de la cooperación interagen-
cial entre el Ministerio de Salud, el Ministerio de Educación y la Asocia-
ción Hondurena de Planificación de la Familia.


El programa de IPREFA se basó en tres principios fundamentales.
Primero, el proyecto debía estar relacionado con los problemas concretos
del campesino analfabeto, promoviendo una toma de conciencia crítica
sobre sus problemas y las causas de éstos y una búsqueda de soluciones a
dichos problemas. Segundo, la alfabetización no debía ser un requisito
previo para la enseñanza de otros conocimientos y destrezas; en otras
palabras se enseñaría lectura, escritura y aritmética básica pero no se
aguardaría lograr el dominio de estas destrezas antes de participar en el
resto del programa. Los materiales y actividades debían, por lo tanto, ser
diseñados para el empleo con todos los participantes, independientemente
de su nivel de alfabetización. Tercero, el proyecto haría el máximo uso de
las habilidades de los campesinos analfabetos. La metodología puso
énfasis en la comunicación verbal, no la escrita, el uso de imágenes
visuales y grabaciones preparadas en cooperación con los campesinos.


El núcleo central de las actividades educativas del proyecto lo constitu-
yeron los "círculos de alfabetización". En estos círculos, un grupo de
campesinos se reunía después de las horas de trabajo para discutir sus




Experiencias 91


problemas y planear soluciones como parte del proceso de aprendizaje de
la alfabetización. La acción colectiva de la comunidad se planeaba en
estas reuniones y luego se llevaba a cabo en áreas como eliminación de
basuras, salud materno infantil y organización campesina. Además se
entregó información sobre métodos de anticoncepción.


El aprendizaje de los círculos de alfabetización y el planeamiento de la
acción, se centraban sobre los temas que más preocupaban a la comuni-
dad. Estos temas se denominan 'temas generadores' pues generan tanto
discusión como aprendizaje. Para descubrir los 'temas generadores' más
apropiados se hizo encuestas simples a través de entrevistas a líderes y
miembros de las aldeas. Las encuestas las condujeron los mismos campe-
sinos con la asistencia de los instructores del proyecto. Cada tema genera-
dor fue analizado detenidamente en el círculo y de la discusión surgió una
serie de palabras claves que se asocian con diversos aspectos de la
problemática de las comunidades. Estas palabras, que reciben el nombre
de 'palabras generadoras', se utilizaron como base para el proceso de
aprendizaje de la lectura y escritura. Las palabras pertenecían al vocabu-
lario diario y estaban directamente relacionadas a las preocupaciones de la
gente. También las palabras generadoras se elegían de acuerdo a su
sencillez fónica y la posibilidad de generar otras palabras a partir de sus
sílabas. Ejemplos de palabras generadoras usadas incluyen: va-cu-na, co-
mi-da, ba-su-ra, ro-pa, le-che, clí-ni-ca.


A fin de motivar la discusión en los círculos, los temas se representaban
gráficamente por medio de fotografías, dibujos o pinturas. Cada grupo
trabajaba con un coordinador de la propia comunidad adiestrado en
metodología de aprendizaje participativo. El coordinador conducía las
discusiones canalizando su flujo pero sin interferir en ellas. El coordina-
dor desarrollaba sus propias guías de discusión en talleres donde recibía
asistencia del personal del proyecto. Cada tema se desarrollaba en todos
sus aspectos y se proporcionaban sugerencias metodológicas para su
tratamiento. Todas las indicaciones se encontraban registradas en las
Unidades de Educación Integral (UNEDI). Las UNEDI eran, por lo tanto,
manuales de instrucción para el coordinador, desarrollados por ellos
mismos.


Otros métodos usados para el aprendizaje fueron la narración de histo-
rias, los socio-dramas, las canciones, las grabaciones en cassettes y la
fotografía con cámaras Polaroid. Los campesinos fueron adiestrados en el
uso de las grabadoras y ellos mismos salieron a entrevistar vecinos sobre
los problemas de la comunidad. Asimismo aprendieron a usar las cámaras
Polaroid y tomaron sus propias fotografías que ilustraban los problemas
de la comunidad. Tanto las grabaciones como las fotografías se distribu-
yeron entre los diversos grupos a fin de intercambiar ideas y promover la
solidaridad.




92 Estrategia de comunicación


El Plan Puebla (México)
El objetivo del Plan Puebla fué desarrollar una metodología para


ayudar a los campesinos del noreste de Puebla a mejorar su nutrición y la
producción agrícola de alimentos para consumo, forraje y venta en el
mercado. Después de dos años, cuando los resultados de la fase experi-
mental se hicieron visibles, se produjeron tres películas para promover la
utilización de las nuevas prácticas agrícolas ya aceptadas por algunos
campesinos.


Los actores fueron campesinos que habían adoptado las nuevas prácti-
cas durante la fase experimental del programa, quienes mostraban los
resultados y las ventajas de las nuevas técnicas en sus propias palabras.
Estas películas, y otras ayudas visuales, fueron empleadas para promover
la incorporación al programa de todos los campesinos de la región.


Otra técnica utilizada fue la demostración, realizada por lo general en
el predio de un campesino que estaba en el momento de la siembra. Todos
los campesinos que asistían a la demostración tenían oportunidad de
aplicar las nuevas técnicas y seguir los procedimientos. Los demostrado-
res eran, en su mayoría, campesinos que habían adoptado las nuevas
técnicas y se habían beneficiado de ellas. Los ingenieros agrónomos y los
extensionistas desempeñaron un papel de apoyo. La ventaja de este
método fue que los campesinos podían explicarse con sus propias pala-
bras, facilitando así la comprensión y aceptación del mensaje.


Los campesinos debían organizarse en cooperativas de crédito para
obtener semillas, fertilizantes, herbicidas y otros implementos. La orga-
nización de estos grupos estaba a cargo de líderes campesinos especial-
mente adiestrados en cooperativismo. Una vez que las cooperativas de
crédito entraron en operación, se realizaban en ella otras actividades
educativas, más allá de las relaciones con el crédito, incluyendo diversos
aspectos de la salud y el bienestar familiar. Así, las cooperativas eran
organizaciones tanto financieras como educativas. Los líderes eran elegi-
dos por los propios campesinos y constituían el vínculo entre los especia-
listas del programa y ellos. También eran los principales proveedores de
información.


Una de las innovaciones más interesantes del Plan Puebla en la estrate-
gia de comunicación fue la utilización del teatro popular como técnica
educativa. Se formó un grupo de teatro compuesto exclusivamente de
campesinos. Una de las obras de teatro versaba sobre la necesidad de
eliminar a los intermediarios, que son los principales beneficiarios del
trabajo de los campesinos. Los personajes del drama eran bien conocidos
por ellos. El personaje central era un empresario agrícola intermediario,
caracterizado por su gran barriga. Otro actor representaba a un campesino
pobre que trabajaba como peón o como mediero, ya que no tenía su




Experiencias 93


propia tierra. Otro personaje era un campesino que tenía su propia parcela
y algunos animales, pero no poseía suficiente capital ni acceso al crédito
para modernizar su producción. Un tercer campesino tenía suficiente
tierra y animales de trabajo pero carecía de capital para ampliar su
producción y comprar un tractor. Los tres campesinos debían pedir présta-
mos usurarios al intermediario para poder arrendar tierra, pagar ayudantes
y equipos agrícolas. En el momento de la cosecha el intermediario se
llevaba la mayor parte de lo producido. Finalmente los campesinos
percibían que la causa de sus problemas era su falta de organización para
enfrentar y eliminar el intermediario. Así decidían unirse en una coopera-
tiva para conseguir crédito y vender sus productos directamente al mer-
cado. La obra terminaba con una canción titulada "Levántate campesino"
que todos los actores cantaban entusiastamente.


El Proyecto de Educación No Formal (Ecuador)


El Proyecto de Educación No Formal (ENF) fue desarrollado por el
Ministerio de Educación en beneficio de los campesinos de la sierra
ecuatoriana. El propósito del proyecto fué de crear entre los campesinos
una actitud de autoestima y la movilización comunitaria a fin de lograr la
superación de sus problemas con plena participación. Bajo este objetivo
general se estableció una serie de objetivos específicos que debían alcan-
zarse a través del proyecto ENF: elevar el nivel educativo en lectura,
escritura y aritmética básica; desarrollar habilidades en materia de comu-
nicación oral; desarrollar conciencia de las causas de la pobreza rural;
capacitar líderes campesinos para actuar como coordinadores del proceso
de aprendizaje; y desarrollar tecnología educativa innovadora para el
aprendizaje participatorio.


La principal contribución de este proyecto está en el empleo del
coordinador de aprendizaje y el desarrollo de una variedad de materiales
didácticos para educación popular. Los coordinadores fueron selecciona-
dos por sus propias comunidades y recibieron una capacitación de cinco
semanas, durante las cuales fueron adiestrados en la filosofía del pro-
yecto, el manejo de los materiales y en dinámica de grupos.


Los materiales diseñados incluían los llamados juegos de "fluidez"
(e.j. para desarrollar fluidez en alfabetización, aritmética y comunicación
oral) tales como dado de letras, dado de números, bingo y cartas. Un
juego de simulación importante fue "La Hacienda" que usa el modelo del
conocido juego Metrópoli (o Monopolio). En el juego los participantes
adoptan el papel de personajes de la vida de los campesinos como el
'patrón' terrateniente, el abogado, el cura, el maestro y los campesinos y
sus familias. "La Hacienda" da una oportunidad a los campesinos de




94 Estrategia de comunicación


apreciar las diversas fuerzas políticas y sociales que afectan y controlan
sus vidas.


Entre los materiales impresos desarrollados por el proyecto, el de más
impacto fue la fotonovela. La fotonovela ya se había identificado como
uno de los medios de comunicación más aceptados por los campesinos.
Tanto los personajes como la trama de las fotonovelas se relacionaban con
situaciones similares a las de los campesinos. Se creó un personaje central
llamado Manuel Santi, un campesino mestizo, valiente y simpático, que
era el héroe de la trama en todas las fotonovelas. Las historias versaban,
por lo común, sobre un grupo de campesinos que enfrentaba problemas
en forma organizada y con participación de todos.


También se usó la radio como un medio educativo. Grupos de campesi-
nos fueron adiestrados para producir programas de radio y materiales
complementarios. Segmentos de los programaste grabaron en cassettes
para ser usados en comunicación interpersonal a través de la técnica de
foro-cassette.




95


ANEXO 2


Materiales de apoyo complementarios
y combinación de técnicas educativas




Técnica Educativa
Material de apoyo con que Otras técnicas con que


se puede complementar se puede combinar Sugerencias


Charla • Pizarrón - Papelógrafo
• Rotafolio - Franelógrafo


• Demostraciones
• Discusión de grupos


Trate de complementar y combinar la
charla con materiales de apoyo y otras
técnicas. Así logrará mayor interés y
atención de su audiencia. Use charla
cuando deba dar a conocer nuevas ideas
e informaciones. Prepare cuidadosa-
mente el material de apoyo a emplear. Si
es posible, entregue folletos después de
una charla.


• Socio-drama • Video Discusión en grupos


• Teatro popular • Perifoneo • Charla


El sociodrama debe culminar siempre
con un análisis y discusión por parte del
grupo. Puede grabar en video las repre-
sentaciones para después volver a mirar
y profundizar ciertos pasajes. También
puede grabarlo en cassettes para escu-
char las partes importantes. Esto le
ayudará y gustará a su audiencia.


Puede anunciar la representación teatral
por medio de afiches y perifoneo. Du-
rante la representación puede usar pan-
cartas para situaciones especiales. Al
igual que el sociodrama, puede grabar
en video o cassette para su posterior
empleo. Puede combinar una representa-
ción de teatro con una charla, con




• Cuentos e histo- • Fotografías • Discusii
rías


• Canciones • Pizarrón - Papelógrafo • Demosti


discusión en grupos o reforzar el men-
saje mediante canciones que conozca el
público.


La exhibición de fotografías o láminas
de los personajes, situaciones o lugares
donde se desarrolla el cuento, puede
ayudar a su mejor comprensión. Con un
franelógrafo se puede ir "armando" la
historia. El papelógrafo puede servir
para resaltar y resumir las partes impor-
tantes del cuento o historia. La discu-
sión en grupos, para el análisis del
cuento, es de gran utilidad. Se pueden
realizar grupos educativos que tengan
directa vinculación con el cuento. Folle-
tos explicando los contenidos educativos
del cuento, pueden ser un complemento
útil.


2
Un pizarrón o papelógrafo es un buen f?
apoyo para enseñar a memorizar la letra ¿
de las canciones. Estas pueden ser gra- 8
badas en cassette y también pasadas por %•
la radio. Durante las demostraciones £
pueden colocarse canciones que recuer- 3
den los pasos que se están siguiendo
para realizar alguna tarea o adquirir
destrezas. 5




• Torbellino de
ideas


• Papelógrafo - pizarrón


• Discusión en gru-
pos


• Pizarrón - papelógrafo
• Láminas - fotografías


Visita domicilia-
ria


Rotafolios
Calendarios - afiches
Láminas
Folletos
Objetos reales
Maniquíes


• Demostraciones • Objetos reales
• Maniquíes
• Folletos


• Discusión en grupos Es recomendable tener un pizarrón o
papelógrafo disponible para anotar las
ideas que vayan surgiendo de la discu-
sión en grupos, es un complemento
indispensable cuando se emplea esta
técnica.


Si aprende a utilizar bien esta técnica
puede serle de gran ayuda pues es
posible combinarla con casi todas las
demás técnicas educativas. Tener piza-
rrón y papelógrafo durante la discusión
ayuda a ordenar la tarea. Las láminas y
fotografías pueden inducir la discusión y
aportar elementos a la misma.


Las demostraciones utilizando objetos
reales o maniquíes pueden ser la labor
más importante de una visita domicilia-
ria, la que se puede complementar con
cuentos, historias o una charla. En sus
presentaciones puede emplear rotafolios
o láminas. Para que la familia recuerde
y repase lo que usted le enseñó, puede
dejarle afiches, calendarios y folletos.


Ya sea durante una visita domiciliaria o
en un grupo, usted puede complementar
y enriquecer su demostración con can-
ciones alusivas a lo que está enseñando.
También es recomendable complementar


• Con la mayoría de
las técnicas


• Demostraciones
• Cuentos e historias
• Charlas


• Charla
• Discusión en grupo
• Visita domiciliaria
• Canciones




• Foro ­ cassette • Grabadora
• Folletos
• Láminas


• Exhibición de • Proyector de cine
películas • Papelógrafo ­ pizarrón


• Folletos


• Juegos • Folletos
• Franelógrafo


con una charla o con discusión en
grupos. Dejar folletos explicativos sobre
lo demostrado es de gran ayuda.


• Discusión en grupos
• Charla
• Cuentos e historias


La exhibición de una lámina durante un
foro­cassette ayuda a aumentar la com­
prensión acerca de lo que se está escu­
chando. Contar un cuento o una historia
alusiva o dar una breve charla puede ser
un buen complemento de esta técnica.
Finalizar el foro ­ cassette con una
discusión de grupos y entregar folletos
explicativos es una manera de asegu­
rarse que se entendió y se recordará lo
presentado.


• Charla
• Discusión en grupos


• Cuentos
• Charla
• Discusión en grupos


Es conveniente una breve charla intro­
ductoria o de explicación al final de la
película. La discusión en grupos enri­
quecerá el aprendizaje. Es útil disponer
de papelógrafo o pizarrón para anotar
las conclusiones a que se arrive. Entre­
gar folletos recordatorios puede ser un
excelente complemento.


Antes de comenzar un juego, o a su
término, se puede contar un cuento
vinculado al tema o dar una breve
charla. La discusión en grupo después
del juego aumentará la comprensión de
lo que se pretende enseñar. El franeló­


n
P.


o. o
■s
1




grafo puede ser incorporado como parte
del juego. Se pueden confeccionar folle-
tos educativos que complementen el
juego. ^ _


I
NOTA: Para mayor información sobre el empleo del material de apoyo, consultar "Guía para el Diseño, Utilización y Evaluación de Materiales Educativos de ^


Salud", publicado en esta misma serie PALTEX No. 10.
a
o
O




índice Temático


Página


Abuso de niños
Administradores de inyecciones
Aftosa
Agrupaciones
Agua potable


purificación
trabajadores


Alcoholismo
Alfabetización
Alimentos, preparación
Altoparlantes
Ancianos
Anticonceptivos
Aprendizaje


métodos
capacidad


Asistentes sociales
Asociaciones
Auxiliares sanitarios


B.


Bailarines
Barberías
Basuras, desecho


C.


Cafés
Canciones


Cantantes
Cantinas
Carpinteros
Centros


comunitarios
de salud


39
12
31
10
43,
47
13
18,
43,
47,
17
19


61


37
90
67


2, 54


7,9
3
12
10
12


16
10
47


17
21,
91,
16.
10,
16


17
12


26,
97


17




102 Estrategia de comunicación


Clubes 10,17
Cocinas 17
Cocineros 16
Comités comunales 10
Comunicación, estrategias 23
Comunidad


locales 17
predilecciones 19
trabajadores 13


Constructores 16
Cooperativas 10


gerentes 13
Cuentos 3, 21, 24, 46, 91,


97
Cuidados del niño 47, 90
Curanderos 9, 12, 19


CH.


Charlas 24 ,31 ,96


Choferes 12


D.


Dados 77
Danzas 46
Demostraciones 28, 66, 92, 98
Dentistas 12
Discusiones de grupo 3 , 2 1 , 2 6 , 5 7 , 9 8
Dominós 76


Drogadicción 14


E.


Educación
adultos 14
en salud 1, 90
escuela 14
estrategia 7
motivación 2
trabajadores 13


Electricistas 16




Enfermeras 12
Equipos, utilización 17
Escritores 16
Escuela


nocturna 14
recuerdos 17


Evaluaciones 79
Extensionistas 13, 14, 92


F.


Fiestas 18
Foro-cassette 28, 70, 94, 99
Fotografías 91
Fotonovelas 94
Franelógrafos 34


G.


Grabadoras 17, 70


Grupos religiosos 10


H .


Hacendados 19
Higiene 14
Hospitales 12
Hueseros 9, 12
I.


Iglesias 17
Ingenieros agrónomos 13, 92
Inmunizaciones 43, 54


J.
Jardineros 16
Juegos 28, 76, 93, 99
Juventud


grupos 14
líderes 13




104 Estratégia de comunicación


Láminas
Letrinas
Limpiadores


M.


Maestros
Médicos
Monopolio
Músicos


N.


Naipes
Narradores
Notas
Nutrición


especialistas
promoción


O.


Obstetras
Oradores


P.


Papelógrafo
Parteras empíricas
Payadores
Películas
Pizarrones
Planificación familiar
Poesía popular
Policías
Proyectores


R.


34
2,54
12


19
12
76
16


76
16
34
14
12
89, 92


12
16


61
9, 12, 19
19
28, 73, 92,
17, 34, 61
14, 37, 77,
21
19
17, 74


99


90


Recepcionistas 12




105


Religión
líderes 14
procesiones 10


Ruletas 76
Rumores 21


Sacerdotes 19
Salones de peinado 10
Salud


trabajadores independientes 12
trabajadores establecidos 12
puestos 12


Sexualidad 14
Socio-drama 24, 36, 91, 96


Teatro popular 24, 43, 92, 96
Técnicos


agrícolas 13
audiovisuales 12


Tejedores 16
Torbellino de ideas 26, 61, 98


V.


Visitas domiciliarias 26, 64, 69, 92,
98


Y.


Yerbateros 12




107


Bibliografía
Métodos y técnicas


/. Narración de cuentos
1. David Wemer. Helping Health Workers Learn. The Hesperian


Foundations. P.O. Box 1692, Palo Alto, CA 94302.
2. David Hilton. Health Teachingfor West Africa: Stories, Drama


and Song. MAP International. Box 50, Wheaton, IL 60187.
3. Mark and Mini Nichter. Education by Appropriate Analogy.


2952 Park Street, Honolulú, Hawaii.


/ / . Canciones
4. David Wemer. op cit.
5. David Hilton. op cit.


/ / / . Juegos
6. David Wemer. op cit.
7. Frank Bialosiewicz and Adriana Gomez. Métodos y Materiales


para una Educación Liberadora. Center for International Edu-
cation. University of Massachusetts. Amherst, MA 01003


8. Nonformal Education in Ecuador. 1971-1975. Center for Inter-
national Education. University of Massachusetts. Amherst, MA
01003.


IV. Poesía popular
9. Literatura de Cordel and Personal Hygiene in Appropriate


Technology. Health Newsletter, No. 10, WHO, December
1981.


10. "Folk Poetry in Bangladesh: Updating Traditional Forms to
Carry Timely Messages in Development Communication." Re-
port No. 34, June 1981. 1414-22nd. Street, N.W., Washington,
D.C.


V. Socio-drama
11. Frank Bialosiewcz. op cit.
12. David Wemer. op cit.


VI. Teatro popular
13. Frank Bialosiewcz. op cit.
14. David Wemer. op cit.




108 Estrategia de comunicación


15. "Health Educators on the Stage" by Linda Abrams, et al. in
World Education Reports. November 1979. New York.


16. "Folk Theater: One or Two-way Communication? By Ross
Kidd in Development Communication Report. October 1979.


Experiencias concretas


A. Plan Puebla • México
1. Coombs, P. L. and Ahmed M. La Lucha Contra la Pobreza


Rural. Editorial Tecnos, Madrid. 1975.
2. Neihoff, R. Noneducation ánd the Rural Poor. Michigan State


University, College of Education. 1977.


B. Proyecto Candelaria - Colombia
3. Pradilla, A. "The Candelaria Project." Niehoff, op cit.
4. Clearing house on Development Communication: Project Infor-


mation Service. July 1978. Washington, D.C.
5. Aguirre, A. "Colombia: The family in Candelaria." Studies in


Family Planning. No. 11, April 1966. Population Council,
New York.


C. Proyecto de Educación No formal - Ecuador
6. Rothkegel, E. "The Ecuador N.F.E. in Niehoff." of cit.
7. "NFE Project Staff: Nonformal Education in Ecuador."


1971-1975. Center for International Education. University of
Massachusetts, July 1975.


8. Hoxeng, J. Let Jorge do it: An Approach to Rural Nonformal
Education. Center for International Education. University of
Massachusetts. Amherst, MA 1975.


D. 1PREFA - Honduras
9. Aller Atucha, L.M. and Crone, C. "A Participatory Methodo-


logy for Literacy and Health Education. Assignment Children.
UNICEF. Autumn, 1980.


10. Davis, M.H. Adult Education, Community Projects and Plan-
ned Parenthood. IPPF/WHR. New York, 1980.


11. Valdivia, L.A. "IPREFA: Education, Health and Family Plan-
ning: An Integrated Project in Honduras." FÓRUM IPPF/
WHR. New York. March 1981.V. Socio-drama


12. Frank Bialosiewcz. op cit.
13. David Wemer. op cit.




PXT 11
ISBN 92 75 71007 4
ORGANIZACIÓN PANAMERICANA DE LA SALUD




Manual de técnicas para una estrategia de comunicación en salud
Share