EncueátaNacional

Encueáta Nacional
de Salud y Nutrición
Salud Sexual y


¿»fiReproducuva14" ‘ ENSANUT-ECU 2012








Tomo II


Encuesta Nacional de
Salud y Nutrición:
Salud Sexual y
Reproductiva
ENSANUT-ECU 2012




Autoridades


Carina Vance
Ministra de Salud Pública


David Chiribugu
Ex—Minístm de salud Pública


lose’ Rosen)
Director Ejecutivo del INEC


Byron villacis
EIGDÍIECÍO! Ejecutivo del INEC


Antares‘
Wilma B. Freire
Philippe Belmont
Gabriela Rilms—Matiñu
Ana Larrea
Maria josé Rarnirezluzuriaga
Katherine M. silvalararnillo
cecilia valdivia


Edición
Nicolás lara Miranda


Diseno y Diagramación
Sur Editores


Fotografia
IJNICEF/FAD/MCDS


Impresión
Anegrar


Número de deredm de amor
45741


ISBN
978—9942—07—660— l


se prohíbe su reproducción total 0 parcial sin autorización del Ministenc de salud Pública. Todos los
derechos resenndos Prohibida su venta. El documento se puede resenar, citar 0 traducir parcialmente con
el debido crédito a los autores


citación recomendanh: Freire wn, Belmont P., ltiwisMar-ino 6., Larrea A., Ramíreziuzuríaga M1,
silvalararnillc KM., valdivia c. (2015). Tomo ri Encuesta Nacional de saludy Nutricion. salud sexual y
lteproductiwi. ENSANUPECU 2012. Ministerio de salud Pública/Bulimia Nacional de Estadistica y Censos.
Quitolaeuadcn


Primem Edición


impreso en Quito, Ecuador 2015


Tiraje: 200o ejemplares


Con el apoyo de:


uniceffiifi} e DRGANIZACIÜN ¿4 3 organmdó"sellzalss“t grlraaunasrta
‘Exrepm el prima nomble, quien es la autora principal de la investigacion, el orden de los autures se seletzïinnó al azar.




Ïalnn Il: Salud sexual y reproductiva


Presentación


El Ministerio de Salud Pública, para cumplir con su compromiso de proteger la salud materna e infantil
de la población del pais, debe tener como respaldo la evidencia cient1'.ficayla información más confiable
y actualizada sobre su situación. Con este fin, y en trabajo conjunto con el Instituto de Estadistica y
Censos, se comprometió a llevar a efecto una encuesta nacional que actualizara los datos de la situación
de salud materna e infantil de la población, y que recogiera datos sobre la salud sexual yreproductiva. Esta
información sirve de base para la adopción de estrategias y el diseño de políticas públicas y programas
que protejen a toda la población.


La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición. Tomo ll: Salud SexualyRepmductiua. ENSANUTECU2012,
objeto de este informe, que se realizó entre 2011 y 2013, cuenta con un diseño muestlal que permite
extrapolar los datos en diferentes niveles: nacional, subregional, provincial, por zonas de planificación,
condición social, rangos de edad, etnia y sexo, para ofrecer un panorama de la dimensión de los
problemas estudiados y sus determinantes.


Conla información de la ENSANUTECU 2012, se puede hacerun balance riguroso, confiabley oportlmo
del desempeño del sector social y el sector salud, para evaluar los logros de las políticas de salud sexual
y reproductiva, y conseguir un análisis de tendencias, al comparar sus resultados con las encuestas
similares que se han ejecutado en el pa|'s en años anteriores. También da luces sobre los vacios que
quedan por llenar para alcanzar una oferta de servicios que responda a las necesidades de la población
y es la base para el desarrollo de investigaciones que profundicen aspectos de interés. Del mismo
modo, esta información también permite identificar respuestas sociales a cada uno de los problemas
investigados.


En este sentido se hace imprescindible reconocer la necesidad de que las políticas que se planteen vayan
acompañadas de información científica confiable y actualizada para que las decisiones que se tomen
tengan el sustento de la evidencia. De alli el compromiso del Ministerio de Salud Públicayel Instituto de
Estadística y Censos de generar infomiación fidedigna que también guie las estrategias de comunicación
basadas en las ciencias del comportamiento, que garantice y fortalezca los niveles de calidad de los
programas de atención primaria, que refuerce los programas de promoción de la salud y las acciones
de atención al nivel hospitalario, y que ofrezca información a la población para que se empodere de sus
derechosy contribuya, con el cambio del comportamiento, a mejorar su propia salud.


El trabajo del equipo de investigaciónylos técnicos que se dedicaron a ejecutar la encuestayelaborar los
reportes garantiza la rigurosidad con que se recolectó la infomtación, y ha permitido convenir los datos
en una herramienta fundamental para la definición de políticas y programas, la toma de decisiones y la
vigilancia de la situación de salud de la población estudiada.


La ENSANUTECU 2012 ha sido un importante ejercicio académico con el que el Gobierno hace su
rendición de cuentas a la población y la comunidad cientifica nacional e internacional.
Magister Carina Vance
Ministra de Salud Pública






Ïalnn Il: Salud sexual y repmducuva


Agradecimientos


Desde 1989 se han realizado encuestas demográficas y de salud materna e infantil. La última fue
la ENDEMAJN 2004. En 201 l, el Ministerio de Salud y el ¡NEC asumieron bajo su responsabilidad la
ejecución de la siguiente encuesta demográfica y de salud materna e infantil, como parte de una encuesta
más amplia que también estudió las condiciones de saludynutrición de la población menor de 60 años.


En su turno, el doctor David Chiriboga, en calidad de Ministro de Salud, identificó como una de sus
prioridades la ejecución de esta encuesta y bajo sus directrices se concibió y diseñó el protocolo de
investigación. Con la misma visión, compromiso y total respaldo, la ministra de Salud, magíster Carina
Vance, y del doctor Miguel Malo, en su calidad de viceministro, entregó todo su apoyo a la ejecución de la
encuesta. Sin su empeño, este estudio jamás se habría realizado con la rigurosidad que se requiere para
su validez a nivel nacional e internacional.


El INEC, como órgano rector del sistema estad.|'stico nacional y como responsable de normar, planificar,
dirigirycoordinar las actividades estadísticas del país, se comprometió desde el inicio de la negociación
a ser parte de este enorme proyecto. Gracias a su coparticipación se contó con un equipo técnico que
hizo posible la realización de la encuesta Pero, además, hubo otros actores, a quienes es necesario
agradecer: al equipo técnico que acompañó en toda la fase del operativo de campo, al equipo de asesores
nacionales que respondieron a nuestros pedidos con prontitudy calidad técnica, en particular el doctor
Daniel I¡ópez—Cevallos, quien hizo una revisión técnica de todos los capitulos del TOMO 11, a los asesores
internacionales que pudieron acompañarnos gracias al apoyo de la OPS, UNICEF y el UNFPA, con
quienes, además de haber contado con su apoyo técnico presencial, fue posible mantener un contacto
permanente en los días y horas requeridos, gracias al desarrollo de la tecnología informática


Gracias también al equipo técnico que ha estado hasta el final del proyecto como responsable y coautor
del informe: sin su trabajo no habría sido posible mantener la rigurosidad científica que demanda este
tipo de estudios. También debe mencionarse a los colegas del Ministerio de Salud cuyo apoyo siempre
estuvieron prestos a ofrecernos en los momentos en que lo solicitamos.


Además, debo agradecer aWll Waters, mi esposo, que con paciencia y con un gran respaldo académico
y afectivo me acompañó durante todo el largo camino recorrido hasta llegar a la publicación de los
resultados de la ENSANUTJÏCU 2012 TOMO Iy TOMO II.


Finalmente, no puedo dejar de mencionar a las madres, los padres, las personas adultas, los adolescentes,
los jóvenes, los niños ylas niñas que participaron en el estudio, compartiendo con nosotros sus vivencias,
saberes, alegriasy tristezas, durante las entrevistas.


Wilma B. Freire, PhD.
Investigadora Principal






Participantes


Investigadores
Wlma B. Freire
Investigadora Principal, MSP
Rubén Páez
Dirección Técnica, MSP
Natalia Romero
Dirección Técnica, MSP


Asesoría internacional
Ignacio Méndez GómeLHumaran (México)‘
Teresa Shamah (México)‘
Sonia Rodríguez (México)‘
Salvador Villalpando (México)‘
Luis Fernando Gómez (Colombia);
Rocío Carimjal (Colombia)’
Rafael Monge (Costa Rica)’
Alicia Carriquiry (Estados Unidos)‘
Chessa Lutter (Estados Unidos) 5
lerry Hass (Estados Unidos)‘
Omar Dary (Estados Unidos)’
Erick Boy (Estados Unidos)“


Revisor técnico
Daniel López—Ce\mllos


Apoyo técnico en ln elaboración del informe
Pablo Lozano
Iaqueline Cevallos
Alexandra Celi
Wlliam Ibañez


Apoyo administnafivo
Pamela Piñeiros (MSP)
Verónica Agama (MSP)


Contraparte institucional, ¡NEC
large Gómez
Omar Fuentes
Alfredo Intriago
Wendy Plata
Miguel Almeida


Laboratorio bioquímico, NETLAB
Luis Narváez
Patricia Moncayo
IGéver Sáenz


Diseño muestral
Luis Guasgua (INEC)
Ignacio Méndez GómeLHumaran (México)


‘lnrnmm Nanlmal d: salud mil-Ju: d: ¡(‘nico (msvlrmnmian ¡Es Socia] a. Calomhh
‘lnrnmm Nflflhflll a. cuan, lmrllllpflún y Ensuianz: en mima. y sind
‘¡urna Surzllnlvmily
Vipnizaclán Panamzmzlu de u Salud
‘Cornell ilnrvnslly
um Asflnculn- HawarPlun


Ïalnn Il: Salud sexual y repmducllva


Críticay codificación
Liliana Rivadeneiia (Oficina Central)
Marlene Calvopiña (Regional Norte)
Guillermo Chiluisa (Regional Norte)
Sergio Abata (Regional Centro)
Fátima Balseca (Regional Litoral)
Vinicio Ortiz (Regional Sur)


Programación de la base de dinos
Carlos Obando (INEC)


Construcción dela base de datos
Carlos Obando (INEC)
Philippe Belmont (MSP)


Análids de la base de datos
Philippe Belmont (MSP)
Gabriela Rivas—Mariño (MSP)
Cecilia Valdivia (INEC)


Revisióny adaptación de instrumentos
Wilma Freire (MSP)
Pamela Piñeiros (MSP)
Rubén Páez (MSP)
Miguel Almeida (INEC)
Liliana Rivadeneiia (INEC)
Ulbia Iaramillo (INEC) 9
Wladimir Almeida (INEC)
Elizabeth Armijos (INEC)
Patricia Moncayo (NETLAB)


Capacitación nacional
Wilma Freir (MSP)
Pamela Piñ ¡ros (MSP)
Gabriela Rivas (MSP)
Rocio Aravena (MSP)
Sara González (MSP)
María Iosé Orbea (MSP)
Wladimir Almeida (INEC)
Ulbia Iaramillo (INEC)
Liliana Rivadeneiia (INEC)
Elizabeth Armijos (INEC)
Rafael Monge (INCIENSA)
María del Carmen Gangotena (Ecuador)
Mario Piñeiros (Ecuador)


Capacitación regional
Pamela Piñeiros (MSP)
María Iosé Orbea (MSP)
Gabriela Rivas (MSP)
Rocio Aravena (MSP)
Sara González (MSP)
María Iosé Mendieta (MSP)
Víctor Hugo Mena (MSP)
Carlos Escobar (MSP)
Lorena Cazorla (MSP)




Ennusla National de Salud y Nullicim


Elizabeth Armijos (INEC)
Liliana Rivadeneira (INEC)
Ulbia Iaramillo (INEC)
Wladimir Almeida (INEC)
Margoth Herrera (INEC)
Iulio Maldonado (mac)
Fatima Balseca (INEC)
Mariana Méndez (INEC)
Marlene Calvopiña (INEC)
Iaime Gómez (INEC)
Sergio Abala (INEC)
Alfonso Liturna (INEC)
Vinicio Ortiz (INEC)


Supervisores nacionales
Wlma Freire (MSP)
Pamela Piñeiros (MSP)
María Iosé Mendieta (MSP)
Elizabeth Armijos (INEC)
Liliana Rivadeneira (INEC)
Ulbia Iaramillo (INEC)
Wladimir Almeida (INEC)
Patricia Moncayo (NETLAB)


Prueba piloto
Wlma Freire (MSP)
Pamela Piñeiros (MSP)
Miguel Almeida (INEC)


10 Rubén Páez (MSP)
Ana Maria Enriquez (MSP)
Andrea Moreno (MSP)
lamile Campuzano (INEC)
Alfredo Intriago (INEC)
Ulbia Iaramillo (INEC)
Alfonso Salazar (INEC)
Alejandro Cedillo (INEC)
Liliana Rivadeneira (INEC)
Cecilia Valdivia (INEC)
Alfonso Liturna (INEC)
Andrea Freire (INEC)
Wladimir Almeida (INEC)
Mariana Méndez (INEC)
Iesús Pincay (INEC)
Sergio Abala (INEC)
Stalin Ramos (INEC)
René Suárez (INEC)
Fernando Carrillo (INEC)
Iuan Rodriguez (INEC)
Patricia Moncayo (NETLAB)
Iessica Zambrano (NETLAB)
Ionatlran Zambrano (NEFLAB)


Coordinadores regionales, [NEC
lulio Maldonado (Regional Litoral)
Iesús Pincay (Regional litoral)
laime Gómez (Regional Centro)
Diego Buenaño (Regional Centro)
Mariana Méndez (Regional Norte)


Wlson Narwíez (Regional Norte)
Alfonso Lituma (Regional Sur)
Blanca Ayora (Regional Sur)


Supervisores regionales, MSP
Gabriela Riims (Regional Norte)
Sara González (Regional Sur)
Rocio Aravena (Regional Litoral)
María Iosé Orbea (Regional Centro)


Supervisores de campo, [NEC


Regional Lltonal
Fernando Oswaldo Bonilla Pazmiño
Robert Nelson Merchán Chancay
Roberto Carlos Iascano Macias
Edison Francisco González Rojas


Regional Centro
Edwin Miguel Lozada López
Luis Rafael Marín Iiménez
Enrique Valerio Castillo Martínez


Regional Norte
Diego Edmundo Amaya Zurita
Edwin Chasiliquin Almendáriz
Ana Lucía Garcés Riera
IennyVerónica López Naranjo
Voltaire Fabricio Silva Proaño


Regional Sur
Gonzalo Chamba
Xavier Quiroz
Freddy Minga


Supervisores regionales de flelmtomín


Regional Lltonal
Gabriel Iván Zambrano Mieles


Regional Centro
María Narcisa Lema Benavidez


Regional Norte
Ionathan Gabriel Zambrano Mieles


Regional Sur
Iulia María Orellana Quito


Encuestadnres


Regional Lltonal
Iosé María Pico Pinargote
Edinson Enrique Castro Peña
Roberto Carlos Orozco Cauja
Rosa Maribel Arcalle Guartatanga
Ángela Mireya Morales Vera
Ignacio Geovanny Chancay Pincay




Julio Alberto Márquez Rodriguez
Julio César Águila Camacho
Sandra Elizabeth Carrera Bravo
Luis Humberto Brown Padilla
Erwin Geovanny García Macias
Félix Xavier Riws Macías
Julio Francisco Tomala Calderón
Xavier Fernando Mero López
Segundo Vicente Villacís Iza
Cecilia Guadalupe Torres Avilés
Julio Jimmy Jaramillo Muñoz
Diana Isabel Contreras Peñafiel
David Stalin Mosquera Loor
Verónica del Rosario León Torres
Katherine Patricia Menéndez Vélez
Jorge Jhon Garcia García
Carlos Humberto Dutan Defas
Richard Michel Malave Malave
Mayra Melissa Pacheco Ormeño
William Roberto Ramirez Neira
Yessenia del Pilar Ponoe Gómez
Enry Manuel Soria de la Ese
Colón Stalyn Sánchez Briones
Verónica de los Ángeles Saa Morales
Braciia Marina Villamar Vargas


Refional Centro
Marcelo Fernando Calderón Salinas
Ramiro Marcial Salinas Ponce
Byron Javier Jacome Medina
Gustavo Enrique Toapanta Rodriguez
Juan Carlos Pazmiño Cunalema


Refional Norte
Tatiana Verónica Becerra Agila
Jorge Washington Macas Toapanta
Santiago Fernando Salazar Benavidez
Freddy Borja Pacheco
Maria 'lipanluisa
Jaime Rolando Oña Loachamin
FreddyVladimir Chango Rea
Consuelo Maribel Bolaños Diaz
Maria Imelda Chiliquinga Armas
Edison Christian Melo Vallejo
Lizeth Andrea Sosa Beltrán
Maritza Elizabeth Rivadeneiia Játiw
Galo Shive Chicaiza
Diego Julio Dueñas Galarza
Edison Iavier Sigcha Pillajo
Iván Mauricio Vaca Muñoz
Mario Enrique Suárez Fierro
Andrea Ivonne Guerra Pérez
Manuel Francisco Bautista Muñoz
José Gorki Bahamonde Sola
Ana Camana Aules
Pablo Danilo Pasquel Ruiz
Fernando Iván Chávez Carrillo
Viviana Mariela Iandeta Díaz


Ïalnn Il: Salud sexna! y reproductiva


Regional Sur
Soraya Gordillo
Janeth Llivicuia
Gloria Jiménez
Cristina Guzmán
Erica Paguay
Yadira Escudero
Aleida Quinde
Susana Domínguez
Mónica Torres
Patricia Reiban
Maria Isabel León
Ruth Caguana
Nuria Romero
Diana Palacios
Ana Idrovo


Flebntomlstas


Regional Litoral
Agripina Barbarita Párraga Murillo
Cinthw liceth Chévez Macias
Luis Antonio Alcíimr Molina
Carlos Rodrigo Delgado Guillén
Karla Sofia Roldan Garcia
Ángela Maria Mieles Mieles
Víctor Oswaldo Conde Sánchez


Regional Centro 1 1
Paola Catalina López López
Bethy Paulina Miranda López
Rosa Luzrnila Candonga Tonato
José Gabriel Melo Cazar
Raúl Andrés Moreira Freire


Regional Norte
Byron Zenón Castro Guerrero
Betsy Giownna García Espín
Franklin Mauricio Morales Andrango
Consuelo Marisela Sánchez Celorio
Sandra Verónica Egas Mena
Pamela Llumiquinga
Mónica Guanuña Simbaña
Dalila Flores Daza
Jessica Marisol Zambrano Mieles


Regional Sur
Janeth Maria limbo Méndez
Blanca Alexandra Quito Cajamarca
Tania Beatriz Pintado Plaza
Mariela Soledad Campoverde Ochoa
Dino Lenin Arias Espinoza






— CONTENIDO GENERAL—


ACRÓNIMOS Y ABREVIACIONES
LISTA DE CUADROS Y GRÁFICOS
CAPÍTULO 1. ANTECEDENTES E INTRODUCCIÓN.
CAPÍTULO II. OBJETIVOS Y METODOLOGÍA
CAPÍTULO III. CARACTERÍSTICAS DE LA VIVIENDA Y EL HOGAR
CAPÍTULO N CARACTERÍSTICAS DE DOS MIEMBROS DEL HOGAR
CAPÍTULO v CARACFERÍSTICAS DE LAS MUJERES EN EDAD FÉRTJLY


DE LOS NAC1DoS Y NACIDAS VIVOS
CAPÍTULO v1. FECUNDIDAD
CAPÍTULO VII. PLANIFICACIÓN FAMJLIAR
CAPÍTULO VIII. MUIERES QUE No USAN ANTICONCEPTIVOS.
CAPÍTULO 1x. SALUD MAIERNAN.
CAPÍTULO IL FACTORES QUE INFLUYEN EN LA BUSQUEDA DE ATENCIUN


AL PARTO YLAS COMPLICACIONES OBSTÉTRICAS
CAPÍTULO m. MORTALIDAD INFANTILY EN LA NIÑEZ
CAPÍTULO XII. SALUD DEL NIÑO Y LA NLNA...
CAPÍTULO XIII. ACTIVIDAD SEXUALYSALUD REPRODUCHVA EN MUJERES DE 15 A 24 ANOS
CAPÍTULOm INFECCIONES DE TRANSMISIÓN SExuALYvIH/SIDA
CAPÍTULO xv. USO DE SERVICIOS DE SALUD
CAPÍTULO XVI. GASTOS EN SALUD .... ..
CAPÍTULO xvn. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES.


13






Ïalnn Il: Salud sexual y reproductlva


Acrónjmos y abreviaciones


ADS Asociación Demognífica Sallmrlorefla (El saltmdor)
APROFE Asociación Pro Bienestar de la Familia Ecuatoriana
BCG Vacuna que proporciona inmunidad o protección oontn la tuberculosis (Bacilo Calmetle


Guerin)
CDC Centers for Disease Control and Prevention (Centros para el control y Prevención de


Enrermedades)
CEMDPLAF Centro Médico de orientac n y Planificación Familiar
CEPAR Centro de Estudio de Población y Desarrollo social
CEPEP Centro Paraguayo de Estudios de Poblacion
CONASA Consejo Nacional de Salud
III-Is Demugmphic and Health surveys (Encuestas de Demografia y Salud)
DICEN Dirección Zonal centro (Regional del INEC)
1111.11 Dirección Zonal litoral (Regional del INEC)
mmm Dirección Zonal Norte (Regional del lNEC)
nIsIm Dirección Zonal sur (Regional del INEC)
mu Dispositivo intrauterino
DPT Vacuna triple bacteriana contra difteria, tosferina y tétanos
Em Eníermedad diarreica aguda
EE Error estándar
ENDEMAIN Encuesta Demognífica y de salud Materna e Infantil (Ecuador)
ENDEs Encuesta Demognífica y de salud Familiar (Perú)
ENDESA Encuesta Nacional de salud y Demogtalia (Honduras y Ecuador, 1987)
ENDs Encuesta Nacional de Deniogralia y Salud (colombia)
ENDSA Encuesta Nacional de Deniogralia y Salud (Bolivia)
ENDSSR Encuesta Nacional de Deniogralia y Salud semal y Reproductitm (Paraguay)
ENSANllT-ECU Encuesta Nacional de salud y Nutrición del Ecuador
ENSMI Encuesta Nacional de Salud Materno Infantil (Guatemala) 1 5
FESAL Encuesta de Salud Familiar (El Salvador)
EP. AA. Fuerzas Armadas
GPS Global Positioning system (sistema de posicionamiento global)
IC 95% » Límite menor del inlenmln de confianza
IC 955i + Límite mayor del irttervalo de confianza
Ilss Instituto Ecuatoriano de seguridad social
INE Instituto Nacional de Estadística (Guatemala y Honduras)
INEC Instituto Nacional de Estadistica y censos
INEI Instituto Nacional de Estadisticas e Informatica (Perú)
IPC Indice de precios al consumidor
IRA Infección respiratoria aguda
ISSFA Instituto de seguridad social de las Fuerzas Armadas
IssPm. Instituto de seguridad social de la Policía
11's Infecciones de transmisión semal
MCDS Ministerio coordinador de Desarrollo social
MEF Mujeres en edad fértil
MIELA Método de la amenorrea de la lactancia rnatema
MSP ministerio de salud Pública
MSPAS IvIinisterio de salud Pública y Asistencia social (Guatemala)
Myc Muestia y mbemira
N Población expandida en miles
n Número de entrevistados (as)
NS/NR No sabe o no responde
Nv Nacidos (as) vivos (as)
mas Organización Mundial de la salud
ONG Organización no gubernamental
DNI] Organización de las Naciones unidas
ONIISIDA Programa conjunto de las Naciones unidas sobre el VIH/sida
oPs Organización Panamericana de la salud
PAE Píldora anüconcepülm de emergencia
Pws Personas viviendo con VIH/sida
Q1 Quintil económico 1 (pobre)




16


Encuesta Nadunal de Salud y Nulliclúrl


Quintil económico 2
Quintil económico 3 (intenuedio)
Quintil económico 4
Quintil económico 5 (rico)
Razón de mortalidad malema
secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo
Síndmme de inmunodeficiencia adquirida
Sociedad de Lucha Contra el Cáncer del Ecuador
Suero de Iehidratación oral
Secretaría de salud (Honduras)
seguro social campesino
Salud sexual y reproductiim
Tasa global ¡‘le fecundidad
united Nations (Naciones unidas)
united Nations lntenAgency Group for Child Monality Estimation (Grupo Interagencial
de las Naciones Unidas para las Estimaciones sobre Mortalidad Infantil)
united Nations Population Fund (Fondo de las Naciones unidas para la Población)
united Nations Children's Fund (Fondo de las Naciones unidas para la Infancia)
united states Agency nf mternatinnal Development (Agencia de Desarrollo Intemacional
de los Estados Unidos)
VÍfllS de la inmunodeficiencia humana
world Health organization (organización Mundial de la Salud)
Zona no delimitada




Ïalm Il: Salud sexual y repmdumtva


Lista de Cuadros y Gráficos
CAPÍTULO II. OBJETIVOS Y METODOLOGÍA
Gráficos
Gráfico 2.1 Cronograma de implementación de la encuesta ENSANUT ECU 2012
Gráfico 2.2 Estructura operacional de 1a ENSANUTECU.
Gráfico 2.3 Extensión del área de Quito y Guayaquil en fun n de la cobertura de agua potable
Gráfico 2.4 Distribución del pais por zonas de planificación .... ..
Cuadro


Cuadro 2.1 Grupos de edad por cuestionario aplicado“
Cuadro 2.2 Periodos de referencia e informantes para la toma de datos de los tres cuestionarios referentes
a salud sexual y reproductiw estudiados en el Tomo 11....
Cuadro 2.3 Distribución de dominio, sectores yviviendas por regional
Cuadro 2.4 Esquema del operativo de campo Flebotornia y consumo


Ejemplo: Dirección Regional Norte
Cuadro 2.5 Sistema infonnático para el ingreso de datos


CAPÍTULO IlI. CARACTERÍSTICAS DE LA VIVIENDA Y EL HOGAR


Gráficos
Gráfico 3.1 Material predominante del piso de la vivienda por subregió
Gráfico 3.2 Abastecimiento de agua por provincia (96)
Gráfico 3.3 Eliminación de excretas por provincia ('36) ..
Gráfico 3.4 Eliminación de basura según el quintil economico del jefe de hogar ('36)
Gráfico 3.5 Tasa de hacinamiento por quintil económico
Gráfico 3.6 Equipamiento de los hogares a nivel nacional (96)
Gráfico 3.7 Hogares que acceden a programas sociales a nivel nacional 17
Cuadro


Cuadro 3.1 Composición del capitulo III por es11atos....
Cuadro 3.2 Maneras de beber el agua en los hogares ecuatorianos por área de residencia (96
Cuadro 3.3 Hogares que acceden a programas sociales, por quimil económico ('36) .... ..


CAPÍTULO IV. CARACTERÍSTICAS DE LOS MIEMBROS DEL HOGAR


Gráficos
Gráfico 4.1 Nivel de instrucción de 1a población ecuatoriana por subregión


(población de 6 anos o más).
Gráfico 4.2 Población ecuatoriana por qluntil econonuco y subregton (toda la poblacion).
Gráfico 4.3 Población ecuatoriana por grupo étnico y subregión (toda la población)
Gráfico 4.4 Estado civil de la población ecuatoriana (personas de 12 años y más
Gráfico 4.5 Relación de parentesco con el jefe del hogar (toda la población).... E8552
Cuadro


Cuadro 4.1 Composición del capitulo IVpor grupos de edad.
Cuadro 4.2 Distribución porcentual de la población ecuatoriana por sexo,


grupo de edad y área de residencia (toda la población) .
Cuadro 4.3 Nivel de instrucción de la población ecuatoriana por grupo de edad


(población de 6 años o más)....




Ennusïa Nadunaj de Sajud y Nullicjún


CAPÍTULO V. CARACTERÍSTICAS DE LAS MUIERE? EN EDAD FERTIL Y DE LOS NACIDOS
VIVOS Y NACIDAS VIVAS EN EL PERIODO DE JULIO 2007 A [UNIO 2012


Gráficos
Gráfico 5.1 Distribución porcentual de las MEF, de 15 a 49 años, por grupo étnico y provincia
Gráfico 5.2 Distribución porcentual de las MEF, de 15 a 49 años, por qiiintil


económico y subregión .
Gráfico 5.3 Proporción de MEF de 15 a 49 anos segun el numero de hijos e hijas vivos
Gráfico 5.4 Tipo de seguro médico (96) (MEF de 15 a 49 años)...
Gráfico 5.5 Distribución porcentual de las MEF de 15 a 49 años por nivel de instrucc ou...
Gráfico 5.6 Motivos principales para no estudiar o haber dejado de estudiar


(MEF de 15 a 49 años)....
Cuadro


Cuadro 5.1 Componentes del Capitulo V, por grupo de eda
Cuadro 5.2 Distribución porcentual de MEF por edad .
Cuadro 5.3 Nivel de instrucción por grupo étnico y quintil económico (96)


(MEF de 15 a 49 años)....
Cuadro 5.4 Analfabetismo por área de residencia y grupo ettiico (MEF de 15 a 49 años)
Cuadro 5.5 Nacidos vivos y nacidas viims (de julio 2007 ajunio 2012) y


MEF de 15 a 49 años por área de residencia, región y nivel de instrucción


CAPÍTULO VI. FECUNDIDAD


1 8 Gráficos' Gráfico 6.1 Evolución de la tasa global de fecundidad (TGF)
Gráfico 6.2 Tasas especificas de fecundidad por edad (varias fuentesyperiodos).
Gráfico 6.3 Evolución de la tasa global de fecundidad por nivel de instrucción, según periodos.
Gráfico 6.4 Tasa global de fecundidad por quintiles económicos, según periodos
Gráfico 6.5 Tasa global de fecundidad por regionesy dominios...
Gráfico 6.6 Tasa global de fecundidad, por provincia (julio 2007—junio 2012)
Gráfico 6.7 Promedio de nacidos vivos por mujer, según estado conyugaly edad de las madres.
Gráfico 6.8 Edad mediana a la primera relación sexual, primera unión yprimer nacimiento,


según grupo étnico
Gráfico 6.9 Edad mediana a la primera relaci n sexual, primera uni n yprimer nacimiento,


según nivel de instrucción
Gráfico 6.10 Edad mediana a la primera relac n sexual, primera utu nyprimer nacimiento,


según quintil económico
Gráfico 6.11 Distribución porcentual de las MEF, por estado civil o conyugal, segun grupos de edad. 115
Gráfico 6.12 Distribución relatiim de las mujeres en edad fértil por número de veces que han


estado casadas o unidas
Gráfico 6.13 Mediana del intervalo (en meses) de nacimientos que ocurrieron desde


el nacimiento anterior, según características seleccionadas.
Gráfico 6.14 Duración promedio de la amenorrea posparto, la abstinencia sexual posparto y


el período no susceptible de embarazo, según nivel de instrucción ..
Gráfico 6.15 Distribución relatiim de los nacidos vivos por tipo de embarazo, según área...“
Gráfico 6.16 Tasa global de fecundidad observaday deseada (hijos por mujer), por nivel de


instruoció y quintil económico
Gráfico 6.17 Tasa global de fecundidad deseadayno deseada (lujos por mujer),


por áreaynivel de instrucción...




Ïalnn Il: Salud sexual y repmducuva


(Duadro


Cuadro 6.1 Composición del capitulo VI, según la población de estudio..... ...l07
Cuadro 6.3 Tasa global de fecundidad, según paises seleccionados de América latina y Ecuador ..l09
Cuadro 6.2 Evolución de la tasa global de fecundidad (TGF), por área de residencia... ...l09
Cuadro 6.4 Mujeres de 15 a 49 años de edad que tuvieron la primera relación sexual, primera


unión y primer nacimiento antes de cumplir las edades especificas, según edad actual 113
Cuadro 6.5 Duración promedio meses de la amenorrea posparto, abstinencia sexual


posparto y del periodo no susceptible para embarazarse, por área de residencia... ...l17
Cuadro 6.6 Nacidos vivos en los cinco años anteriores a la encuesta,


por área de residencia


CAPÍTULO vu. PLANIFICACIÓN FAMILIAR
Gráficos
Gráfico 7.1 Conocimiento de métodos de anticonceptivos por método y por area de residencia


(MEF de 15 a49 años)" “.131
Gráfico 7.2 Evolución del uso de métodos anticonceptivos


(MEF de 15 a 49 años casadas o unidas)
Gráfico 7.3 Diferencias en el uso actual de métodos anticonceptivos, por método


(mujeres casadas unidasymujeres no casadas/unidas sexualmente activas).....
Gráfico 7.4 Diferencias en el uso actual de al menos un método anticonceptivo,


por area de residenciay grupo étnico (mujeres casadas/unidas y
mujeres no casadas/unidas sexualmente activas)


Gráfico 7.5 Diferencias en el uso actual de al menos un método anticonceptivo
por grupo de edad (mujeres casadas/unidasymujeres no casadas/
unidas sexualmente actiws)


Gráfico 7.6 Fuente de obtención de anticonceptivos modernos en las MEF casadas/
unidas, y en las MEF de 15 a 49 años...


Gráfico 7.7 Fuente de obtención de anticonceptivos modernos según si son fuentes
públicas o privadas (96) (mujeres casadas/unidas de 15 a 49 años) . 136


Gráfico 7.8 Tiempo promedio para acceder a la fuente de obtención de
anticonceptivos modernos reversibles, por subregión
(mujeres casadas/unidas de 15 a 49 años)


Gráfico 7.9 Motivo principal para usar métodos anticonceptivos modernos reversibles
Gráfico 7.10 Evolución del uso de la esterilización femenina, por área de residencia(mujeres casadas/unidas de 15 a 49 años y MEF de 15 a 49 años) 138


(mujeres casadas/unidas de 15 a 49 años)
Gráfico 7.11 Motivos para no estar satisfecha con la ester ¡zación femenina (96)


(mujeres casadas/unidas de 15 a 49 años que no están satisfechas
con la esterilización).


19




Ennusïa National de Salud y Nutrición


Cuadro


Cuadro 7.1 Métodos anticonceptivos, descripción, manera de fimcionamiento y eficacia
para prevenir el embarazo ..


Cuadro 7.2 Composición del capítulo V11 según las clasifica on de la MEF por grupo de edad,
estado civil y actividad sexual.


Cuadro 7.3 Conocimiento de métodos anticonceptivos, por metodo y por estado civil
(MEF de 15 a 49 años).


Cuadro 7.4 Uso pasado y actual de métodos anticonceptivos, por método, ypor estado civil
(MEF de 15 a 49 años).


Cuadro 7.5 Uso actual de métodos anticonceptivos modernos en paises seleccionados
de Latinoamérica (mujeres casadas/unidas de 15 a 49 años)


Cuadro 7.6 Diferencias en el uso actual de métodos anticonceptivos por deseo
actual de embarazo (mujeres casadas/unidasymujeres no casadas/
Imidas sexualmente activas) ..


Cuadro 7.8 Satisfacción con el uso de anticonceptivos, por categorías de satisfacción y por método
anticonceptivo utilizado (mujeres casadas/unidas de 15 a 49 años)....


Cuadro 7.9 Satisfacción con la esterilización femenina según la edad de la MEF
al momento de la esterilización (mujeres casadas/
Imidas de 15 a 49 años que están esterilizadas


“128


129


..129


..132


“135


..139


..140


CAPÍTULO VIII. MUÏERES QUE N0 USAN ANTICONCEPTIVOS


Gráficos
Gráfico 8.1 Motivos para no usar anticonceptivos ('36)


(mujeres de 15 a 49 años que no usaron anticonceptivos en los últimos 30 días)...
Gráfico 8.2 Motivos para no usar anticonceptivos ('36)


(mujeres casadas o unidas de 15 a 49 años que no usan anticonceptivos)
Gráfico 8.3 Método anticonceptivo preferido ('36) (mujeres casadas o unidas de 15 a 49 años


que no usan anticonceptivos actualmente y desean usarlos)


(Duadro


Cuadro 8.1 Composición del capitulo VIII según la población de estudio
Cuadro 8.2 Condición de uso de anticonceptivos ('36)


(mujeres casadas o unidas de 15 a 49 años).....
Cuadro 8.3 Deseo de usar anticonceptivos ('36) (mujeres casadas o unidas de 15 a 49 años,


fértiles y que no usan anticonceptivos)
Cuadro 8.4 Fuente de obtención de anticonceptivos modernos según método


anticonceptivo preferido (mujeres casadas o unidas de 15 a 49 años
que desean usar un método y conocen dónde obtenerlo) ..


Cuadro 8.5 Tiempo promedio que transcurre hasta llegar a la fuente de obtención
de métodos anticonceptivos modernos, por área de residencia
(mujeres casadas o unidas de 15 a 49 años que usan métodos modernos)


Cuadro 8.6 Porcentaje de mujeres que necesitan de los servicios de planificación fanuliar
yporcentaje de mujeres que no necesitan de los servicios de planificación familiar,
por estado civil (mujeres de 15 a 49 años)..."


Cuadro 8.7 Porcentaje de mujeres de 15 a 49 años que necesitan los servicios de
planificación familiar, por conocimiento de al menos un anticonceptivo,
uso pasado de anticonceptivos y deseo de usar anticonceptivos




Ïalnn Il: Salud sexual y repmducuva


CAPÍTULO IX. SALUD MATERNA


Gráficos
Grafico 9.1 Evolución en la proporción de madres que han recibido al menos un control


prenatal durante el embarazo (NV en el período de julio 2007 a junio 2012
Grafico 9.2 Proporción de NV en quienes la madre tuvo un control prenatal precoz,


por provincia (NV en el período de julio 2007 ajunio 2012)
Grafico 9.3 Proporción de madres de NV según trimestre de embarazo en que tuvieron


su primer control, por nivel de instrucción
(NV en el periodo de julio 2007 a junio 2012).


Grafico 9.4 Proporción de madres de NV según trimestre de embarazo en
que tuvieron su primer control, por quintil económico
(NV en el período de julio 2007 ajunio 2012)


Grafico 9.5 Número de controles prenatales, por área de residencia
(NV entre julio 2007 y junio 2012)...


Grafico 9.6 NV según el lugar en donde la madre recibió al
menos un control prenatal ('36)


Grafico 9.7 Distribución porcentual de NV según el lugar de atención del parto
(julio 2007 ajunio 2012)"...


Grafico 9.8 Distribución porcentual del tipo de parto ('36)
(NV en el periodo de julio 2007 a junio 2012).


Grafico 9.9 Distribución porcentual del tiempo en días al primer control posparto ('36)
(NV en el periodo de julio 2007 a junio 2012).


Grafico 9.10 Distribución porcentual del primer control posparto segun el lugar de atencion
(NV en el periodo de julio 2007 a junio 2012, cuyms madres
tuvieron un control pospano)


Grafico 9.11 Recepción de la vacuna contra el tetanos, por numero de dosis reci das ('36)
(mujeres de 15 a 49 años de edad


Grafico 9.12 Recepción de información sobre el cancer uterino y fuente que brindo
la información (mujeres de 15 a 49 años)...


Grafico 9.13 Distribución porcentual del lugar de realizac ón de la última
citología cérvicovaginal, por area de residencia
(mujeres de 15 a 19 años con experiencia sexual que han tenido
una citología vaginal) ..


Grafico 9.14 Motivos para no realizarse la citología vaginal ('36)
(mujeres de 15 a 49 años con experiencia sexual,
que nunca se han hecho una citología cérvicovaginal) .... ..


Grafico 9.15 Motivos para no realizarse la mamografia
(mujeres de 15 a 49 años que nunca se han hecho la mamogiafía)....


170 21


Cuadro


Cuadro 9.1 Componentes del Capítulo Di, según el grupo poblacional a ser analizado
Cuadro 9.2 Evolución del uso de servicios de salud materna de 1994 a 2012 ('36)....
Cuadro 9.3 Distribución porcentual de NVsegún el profesional de salud que


atendió el parto y según el lugar de su atención (julio 2007 ajunio 2012)...
Cuadro 9.4 Realización de citología imginal ytiempo en meses desde la última


citología cérvicovaginal ('36) (mujeres de 15 a 49 años con experiencia sexual).
Cuadro 9.5 Mujeres de 15 a 49 años que han oído hablar del cáncer de mama,


le han examinado los senos, le han enseñado cómo hacerse el autoexamen
y se han hecho algunavez la mamogiafia, por nivel de instrucción y
quintil económico...




Encusta Nadunaj de Sajud y Nullicuírt


CAPÍTULO X. FACTORES QUE INFLUYEN EN LA BÚSQUEDA D]; ATENCIÓN
PARA EL PARTO Y LAS COMPLICACIONES OBSTETRICAS


Gráficos
Gráfico 10.1 Porcentaje de partos institucionales por provincia"
Gráfico 10.2 Lugar de parto por nivel de instrucción de la madre.


Mujeres que dieron a luz su último hijo o hija a partir de julio del 2007..
Gráfico 10.3 Razones por las que las mujeres seleccionaron dar a luz en un establecimiento


del MSP....
Gráfico 10.4 Lo que le parecio bien del establecumento donde dio a luz, a escala nacion
Gráfico 10.5 Aspectos de atención que se deberían mejorar en los establecimientos de


salud a escala nacional ..
Gráfico 10.6 Gastos para la atención del parto o para los inslunos o medicamentos,


según el lugar del parto
Gráfico 10.7 Razones por las que dieron a luz en la casa a escala nacional.


(mujeres que dieron a luz su último hijo o hija en la casa a partir de julio del 2007) ....... .. 194
Gráfico 10.8 Lugar donde daria a luz si volviera a embarazarse, a escala nacional
Gráfico 10.9 Modelo de las tres demoras..
Gráfico 10.10 Acciones realizadas al perci II complicaciones durante el embarazo y el parto
Cuadro


Cuadro 10.1 Organización del capitulo ygrupos poblacionales de estudio en cada sección. 183
Cuadro 10.2 Lugar del parto a escala nacional, por área, quintil económico y subregión


(mujeres que dieron a luz su último hijo o hija a partir de julio de 2007)
Cuadro 10.3 Razones por las que seleccionaron el establecimiento de salud en que


dieron a luz a escala nacional, por área, grupo étnico y subregión
22 (mujeres que dieron a luz su último hijo o hija a partir de julio de 2007)


Cuadro 10.4 Do que les pareció bueno del establecimiento de salud en que dieron a luz,
a escala nacional, por área, grupo étnico y quintil económico
(mujeres que dieron a luz su último hijo o hija en un establecimiento de salud a
partir de julio de 2007)...


Cuadro 10.5 Aspectos de atención que se deberían mejorar en los establecimientos de
salud a escala nacional, por área, grupo étnico, subregión ylugar del parto
(mujeres que dieron a luz su último o o a en establecimientos de salud
a partir de julio de 2007)


Cuadro 10.6 Gastos durante el último parto segun tipo de gastosy conformidad con
el gasto a escala nacional, por área, grupo étnico y subregión
(mujeres que dieron a luz su último hijo o hija en establecimientos
de salud a partir de julio de 2007)...


Cuadro 10.7 Percepción de la mujeres sobre el tiempo esperado para ser atendidas por área,
grupo étnico y subregión (mujeres que dieron a luz su último hijo o hija en
establecimientos de salud a partir de julio del 2007)..


Cuadro 10.8 Razones por las que dieron a luz en la casa a escala nacional, por área,
grupo étnico y subregión (mujeres que dieron a luz su último hi" o h"
partir de julio del 2007


Cuadro 10.9 Razones por las que dieron a luz en la casa por ruvel de Instruccion de la
madre y quintil económico (mujeres que dieron a luz su último hijo o hija
en casa a partir de julio del 2007) .... ..


Cuadro 10.10 Lo que le pareció positivo de dar a luz en casa a escala nacional, por area,
grupo étnico y subregión (mujeres que dieron a luz su último hijo o hija en la casa
a partir de julio del 2007


Cuadro 10.11 Persona o agente de salud que brindó atenc n en casa
(mujeres que dieron a luz su último hijo o hija en la casa a partir de julio del 2007)


Cuadro 10.12 Participantes en la decisión de dar a luz en establecimientos de salud o en casa
(mujeres que dieron a luz su último hijo o hija a partir de julio del 2007)...


.. 184


187


.. 189


190


..192


.. 193


en casa a
195


.. 196


.. 197


198


.. 199




Ïalnn Il: Salud sexual y repmducuva


Cuadro 10.13 Lugar donde daría a luz si volviera a embarazarse a escala nacional,
por área, grupo étnico y lugar del parto (mujeres que dieron a luz su último hijo
o hija a partir de julio del 2007)


Cuadro 10.14 Lugar donde recurrió primero cuando se presentaron problemas
o complicaciones durante el embarazo a escala nacional, por área,
grupo étnico, subregión y quintil económico (mujeres que dieron a luz su último
hijo o hija a partir de julio de 2007) ....201


CAPÍTULO XI. MORTALIDAD INFANTIL Y EN LA IÑEZ


Cuadros


Cuadro 11.1 Composición del capítulo XI, según la población de estudio
Cuadro 11.2 Tendencia en la tasa de mortalidad infantil, neonatal, postneonatal, en la mnez


y en menores de cinco años, según imrias encuestas.“
Cuadro 11.3 Tendencia en la tasa de mortalidad infantil, 1994» 2012, por área, region y


nivel de instrucción de la madre...
Cuadro 11.4 Mortalidad infantil y en menores de cinco años, por área, regl n, subregión,


nivel de instrucción, grupo étnico y quintil económico. ENSANUTECU 2012....
Cuadro 11.5 Mortalidad infantil y en menores de cinco años, por sexo, edad de la madre,


orden de nacimiento e interimlo entre nacimientos. ENSANUTECU 2012...
Cuadro 11.6 Tasa de mortalidad infantil neonatal, postneonataly en menores de cinco años,


por características del embarazo y el parto
Cuadro 11.7 Mortalidad infantil, neonatal, postneonatal y en menores de cinco anos,


por provinciaENSANUTECU 2012 (período 20022012)
Cuadro 11.8 Mortalidad perinatal por área, nivel de instruccióny edad de la madre


al nacimiento.ENSANUT—ECU 2012.....
Cuadro 11.9 Porcentaje de muertes inscritas en el Registro Civil por edad al morir el


la niña (muertes entre julio 2007y jlmio 2012). ENSANUTECU 2012....
Cuadro 11.10 Porcentaje de nacimientos inscritos en el Registro Civil por sobrevivencia del del


niño ola ¡riña ENSANUTJECU 2012


214


23


CAPÍTULO XII. SALUD DEL N 0 Y LA NIÑA
Gráficos
Gráfico 12.1 Toma del peso del niño (a) al nacer o en los primeros siete días,


por quintil económico. NV de julio 2007 a junio 2012
Gráfico 12.2 Prevalencia de bajo peso al nacer (< 2 500 g),


por provincias. NV de julio 2007 a jlmio 2012...
Gráfico 12.3 Prevalencia de inscripción de nacimientos, por provincia.


NV de julio 2007 a junio 2012....
Gráfico 12.4 Lugar de atención al primer control del re n nacido a escala nacional.


NV de julio 2007 a junio 2012.
Gráfico 12.5 Prevalencia de diarrea por provincia. NV de julio 2007 a jumo 2012
Gráfico 12.6 Prevalencia de diarrea por quimil económico. NV de julio 2007 a junio 2012
Gráfico 12.7 Prevalencia de diarrea por edad del niño (a). NV de julio 2007 a junio 2012.
Gráfico 12.8 Lugar donde las madres consultaron primero por nivel de instrucción.


NV de julio 2007 a junio 2012 con diarrea en las últimas dos semanas
cuyas madres hicieron una consulta...


Gráfico 12.5 Inrnunización completa por tipo de wcuna a escala nacional, por área, grupo étnico y
subregión. Niños de 12 a 23 meses de edad, con o sin carné de vacunación que viven
con la madre.


Gráfico 12.10 Prevalencia de Infecciones respiratorios, por clasificación de la enfermedad, según área de
residencia. .




Ennusïa National de Salud y Nulliznén


Gráfico 12.11 Tratamiento recibido para la IRA por nivel de instrucción de la madre.
Gráfico 12.12 Comparación de la cobertura de vacunación al cumplir el año de edad entre


la ENDEMAIN 2004 y la Ensanut 2012. Niños de 12 a 59 meses de edad,
con carné y fechas validas para la aplicación de las vacunas


Gráfico 12.13 inmunización completa (todas las vacunas) por provincia.
Niños de 12 a 59 meses de edad con camé de wcunación y
fechas wïlidas para la aplicación de rmcunas ..


Gráfico 12.14 Presencia del padre en el hogary su participa n en asuntos
relacionados con la salud del niño, por nivel de instrucción de la madre.
NVde julio 2007 ajunio 2012


.. 257


.. 257


.. 261


Cuadro


Cuadro 12.1 Organización del capítulo y grupos poblacionales de estudio en cada sección
Cuadro 12.2 Toma del peso del niño (a) al nacer o en los primeros siete dias,


a escala nacional, área, grupo étnico y subregión. NV de julio 2007 a junio 2012 .. .. 224
Cuadro 12.3 Peso del niño (a) al nacer, a escala nacional, por área, grupo étnico y subregíón.


NVde julio 2007 ajunio 2012 226
Cuadro 12.4 Peso del niño (a) al nacer por nrvel de educacion de la madre y quintll economico.


NVde julio 2007 ajunio 2012
Cuadro 12.5 Inscripción de los nacimientos en el Registro Civil a escala nacional,


por área, grupo étnico y subregión. NV de julio 2007 a junio 2012 ..
Cuadro 12.6 Concurrencia al primer control de salud a escala nacional, por área,


grupo étnico y subregión. NV de julio 2007 ajunio 2012
Cuadro 12.7 Condición de salud al primer control del recién nacido (a),


a escala nacional por áreay grupo étnico. NV de julio 2007 a junio 2012..
Cuadro 12.8 Edad al primer control del recién nacido(a) a escala nacional,


24 por áreay grupo étniooNV de julio 2007 a junio 2012.
Cuadro 12.9 Edad al primer control del recién nacido (a), por nivel de Instruccion


de la madre y quinril económico. NVde julio 2007 ajunio 2012...
Cuadro 12.10 Lugar de atención al primer control del recién nacido(a) a escala nacional,


por área, grupo étnico y subregión. NV de julio 2007 a junio 2012
Cuadro 12.11 Lugar de atención al primer control del recién nacido(a)


por nivel de instrucción de la madre y quintil económico.
NV de julio 2007 a junio 2012


Cuadro 12.12 Prevalencia de diarrea en las últimas dos semanas, clasificada de acuerdo
a los sintomas asociados a su gravedad que fueron identificados por la madre,
a escala nacional, por área, grupo étnico y subregión.
NV de julio 2007 a junio 2012


Cuadro 12.13 Promedio de días que duró la diarrea y número promedio de episodios
de diarrea por dia a escala nacional, por grupo étnico y subregíón.
NV de julio 2007 a junio 2012 con diarrea en las últimas dos semanas“


Cuadro 12.14 Promedio de días que duró la diarrea y número promedio de episodios de
diarrea por dia por quinril económico ynivel de instrucción de la madre.
NVde julio 2007 ajunio 2012 con diarrea en las últimas dos semanas.


Cuadro 12.15 Tratamiento recibido para la diarrea a escala nacional, por área, grupo étnico
y subregión. NV de julio 2007 a junio 2012 con diarrea en las
últimas dos semanas


Cuadro 12.16 Tratamiento recibido para la diarrea por nivel de instrucción
de la madre y quintil económico. NV de julio 2007 a junio 2012 con
diarrea en las últimas dos semanas


Cuadro 12.17 Lugar o persona donde las madres consultaron primero a escala nacional,
por área, grupo étnico y subregión. NV de julio 2007 a junio 2012 con diarrea
en las últimas dos semanas cuyms madres hicieron una consulta


Cuadro 12.18 Lugar o persona donde las madres consultaron primero por quintll economico
y nivel de instrucción de la madre. NVde julio 2007 ajunio 2012 con diarrea
en las últimas dos semanas cuyms madres hicieron una consulta...


.. 231


.. 232


.. 236


.. 237


.. 239


.. 241




Ïainn Il: Salud sexnai y ieproduciva


Cuadro 12.19 Alimentación con líquidos durante el reciente episodio de diarrea por edad,
sexo y gravedad de la diarrea del niño (a). NV de julio 2007 ajunio 2012 con
diarrea en las últimas dos semanas ..


Cuadro 12.20 Prevalencia de infecciones respiratorias en las iíltimas dos semanas
de acuerdo a los sintomas asociados a su gravedad identificados por la madre a
escala nacional, por área, grupo étnico y subregión.
NV de julio 2007 a junio 2012.


Cuadro 12.21 Prevalencia de infecciones respiratorias en las iíltimas dos semanas
de acuerdo a los sintomas asociados a su gravedad que fueron inidentificados
por la madre, por nivel de insirucci 'n de la madre y quiniil económico.
NV de julio 2007 a junio 201


Cuadro 12.22 Número promedio de dias que duraron las IRA por quinul econonuco y
nivel de instrucción de la madre. NV de julio 2007 a junio 2012 con IRA
en las últimas dos semanas


Cuadro 12.23 Tratamiento recibido para la IRA a escala nacional, por area, grupo erruco
y subregión.NV de julio 2007 ajunio 2012 con IRA en las iíltimas dos
semanas cuyas madres lucieron algo para aliviar la enfermedad .... ..


Cuadro 12.24 Tratamiento recibido para la IRA por sintomas asociados, edady sexo
del niño (a). NV de julio 2007 a junio 2012 con IRA en las últimas dos
semanas cuyas madres lucieron algo para aliviar la enfermedad"


Cuadro 12.25 Lugar o personas donde las madres consultaron primero a nivel nacional,
por área, grupo étnico y subregión. NVde julio 2007 ajunio 2012 con IRA


245


en las últimas dos semanas cuyas madres hicieron una consulta.... ..
Cuadro 12.26 Lugar o personas donde las madres consultaron primero por nivel de


instrucción de la madre y quintil económico. NV de julio 2007 a junio 2012
con IRA en las últimas dos semanas cuyas madres hicieron una consulta


Cuadro 12.27 Tenencia de carné de salud infantily actividades registradas en el mismo
a escala nacional, por área, grupo étnico y subre
NV de julio 2007 a junio 201


Cuadro 12.28 Tenencia de carné de salud infantily actividades registradas en el mismo
por quintil económico, nivel de instrucción de la madre.
NV de julio 2007 a junio 2012 ..


Cuadro 12.29 Inmunización completa por tipo de imcuna por nivel de instrucción de
la madre y quintil económico. Niños de 12 a 23 meses de edad, con o sin
carné de imcunación que viven con la madre....


Cuadro 12.30 Inmunización completa por tipo de imcuna por nivel de instrucción de la
madre y quintil económico. Niños de 12 a 23 meses de edad,
con o sin carné de vacunación que viven con la madre..


Cuadro 12.31 Inmunización completa por tipo de imcuna a escala nacional,
por área y grupo étnico.Niños de 12 a 59 meses de edad, con o sin carné de
vacunación que viven con la madre.....


Cuadro 12.32 Inmunización completa por tipo de imcuna por nivel de instrucción
de la madre y quintil económico. Niños de 12 a 59 meses de edad,
con o sin carné de vacunación que viven con la madre..


Cuadro 12.33 Inmunización completa por tipo de imcuna a nivel nacional, por a'rea,
grupo étnico y subregión. Ninos de 12 a 59 meses de edad, con caméy
fechas válidas para la aplicación de las imcunas


Cuadro 12.34 Inmunización completa por tipo de imcuna por nivel de instrucción de la
madre y quintil económico. Niños de 12 a 59 meses de edad, con caméy


25


256


fechas válidas para la aplicación de las imcunas
Cuadro 12.35 Edad al recibir cada imcuna, según tipo de vacuna. Ninos de 12 a 59 meses,


con carne de salud y fechas válidas para aplicación de las vacunas ..
Cuadro 12.36 Presencia del padre en el hogary su participación en asuntos relacionados


con la salud del niño, por área, subregión, etnia.
NV de julio 2007 a junio 201


Cuadro 12.37 Padres que en los últimos 12 meses han dado dinero para mantener a
sus hijos y número de veces que los han visitado en el mismo periodo a
escala nacional, por área, grupo étnico y subregión. NV de julio 2007 a junio 2012
que no viven con su padre...


260




Encusïa Nadunai de Saiud y Nulliciún


Cuadro 12.38 Padres que en los últimos 12 meses han dado dinero para mantener a sus hijos y
número de veces que los han visitado en el mismo período, por
quimil económico y sexo del niño. NVde julio 2007 ajunio 2012 que no viven
con su padre.... “.262


CAPÍTULO xrn. ACTIVIDAD SEXUAL Y SALUD REPRODUCTIVA EN MUJERES
DE 15 A 24 AÑOS


Gráficos
Grafico 13.1 Recepción de información sobre temas de sexualidad y salud reproductiva,


por tema y nivel de instrucción (MEF de 15 a 24 años)....
Grafico 13.2 Fuente que brindó información sobre los temas de sexualidady


salud reproductiw por tema. (MEF de 15 a 24 años que han recibido
información sobre sexualidady salud reproductiva)


Grafico 13.3 Relación que tenia con la persona con quien tuvo su primera relacion sexual
(mujeres de 15 a 24 años que han tenido relaciones sexuales)


Grafico 13.4 Edad en la primera relación sexual, por provincia
(mujeres de 15 a 24 años que han tenido relaciones sexuales)


Grafico 13.5 Métodos anticonceptivos usados en la primera relación sexual ('36)
(mujeres de 15 a 24 años que usaron métodos anticonceptivos
en la primera relación sexual)


Grafico 13.6 Motivos para no haber usado anticonceptivos en la primera
relación sexual (96) (mujeres de 15 a 24 años con experiencia
sexual y que no usaron anticonceptivos en su primera relación sexual)


Grafico 13.7 Porcentaje de mujeres alguna vez embarazadas, por provincia
(mujeres de 15 a 24 años)


26 Gráfico 13.8 Mujeres alguna vez embarazadas, por clasifican n del
primer embarazo y edad actual (mujeres de 15 a 24 años)..."


Grafico 13.9 Motivos para creer que no podía quedar embarazada ('36)
(mujeres de 15 a 24 años de edad que no creían que
podian quedar embarazadas)


Grafico 13.10 Persona con quién vivía cuando se embarazó por primera vez ('36)
(mujeres de 15 a 24 años de edad, con al menos un embarazo premarital)


Grafico 13.11 Reacción de la familia ante el primer embarazo
(mujeres de 15 a 24 años de edad, con al menos un
embarazo premarital) ..


Grafico 13.12 Reacción de la persona con quien tuvo su primer embarazo
(mujeres de 15 a 24 años de edad, con al menos
un embarazo premarital)....


Grafico 13.13 Persona con quién vivía después del primer embarazo
(mujeres de 15 a 24 años de edad, cuyo embarazo fue a término)


Grafico 13.14 Condición de estudio o trabajo al momento del primer embarazo ('36)
(mujeres de 15 a 24 años de edad con al menos un embarazo)


Grafico 13.15 Consecuencias laborales y educativas a causa del
primer embarazo ('36) (MEF de 15 a 24 años que eran estudiantes o
que estaban trabajando cuando salieron embarazadas y
tuvieron un embarazo a término)


Grafico 13.16 Uso del preservativo en la última relacion sexual
(mujeres de 15 a 24 años que tuvieron relaciones
sexuales en el último año)


Grafico 13.17 Motivos para no usar preservativo en la última relacion sexual
(mujeres de 15 a 24 años que tuvieron relaciones sexuales
en el último año y que no usaron presenmïivo en la
última relación sexual)....


“.271


“.272


“.273


“.274


“.276


“.276


“.278


“.278


“.279


“.281


“.282


“.282


“.283


“.284


“.285


“.286


“.287




Ïalnn Il: Salud sexual y repmducuva


Cuadro


Cuadro 13.1 Componentes del Capítulo XIII, por grupo de edad
Cuadro 13.2 Edad en la menarquia, por edad actual


(mujeres en edad fértil de 15 a 24 años)
Cuadro 13.3 Edad en la primera relación sexual por categoria de edad y


edad mediana en la primera relación sexual, por área de residencia,
grupo étnico y quintil económico (mujeres de 15 a 24 años de edad)...


Cuadro 13.4 Edad de la persona oon la que tuvo la primera relación sexual,
por categoria de edad de la persona y edad de la mujer en la primera sexual
(mujeres de 15 a 24 años de edad


Cuadro 13.5 Mujeres alguna vez embarazadas, por clasificacion del primer embarazo, 275
nivel de insrruocióny quintil económico (mujeres de 15 a 24 años)


Cuadro 13.7 Forma en que terminó el primer embarazo por nivel de instrucción y
edad de la MEF al momento del embarazo (mujeres de 15 a 24 años de edad
algunavez embarazadas)


Cuadro 13.8 Nivel de instrucción en el momento del primer embarazo por
grupo étnico y quintil económico (mujeres de 15 a 24 años con al


285


CAPÍTULO XIV. INFECCIONES DE TRANSMISIÓN SEXUAL Y VIH/SIDA


Gráficos
Gráfico 14.1 Mujeres que conocen o han oido hablar de infecciones de


transmisión sexual (ITS), comparación ENDEMAIN 2004y ENSANUTECU 2012
(mujeres de 15 a 49 años) ..


Gráfico 14.2 Conocimiento espontáneo o dirigido delVIH/sida, oomparact n entre 27
ENDEMAIN 2004 y ENSANUTJECU 2012 (mujeres de 15 a 49 años).....


Gráfico 14.3 Conocimiento espontáneo del VII-Ilsida, por provincia
(mujeres de 15 a 49 años de edad).


Gráfico 14.4 Conocimiento espontáneo del VII-Ilsida, por grupo etmco
(mujeres de 15 a 49 años de edad)


Gráfico 14.5 Mujeres que piensan que una persona puede estar contagiada delVlI-I
y no presentar síntomas, y que no existe curación para el sida, comparac n
ENDEMAIN (2004) y ENSANUTECU (2012) (mujeres de 15 a 49 años)


Gráfico 14.6 Mujeres que piensan que una persona puede estar contagiada delVlI-I
y no presentar síntomas, y que no existe curación para el sida por nivel de


302


insrruocióny quintil económico (mujeres de 15 a 49 años) ..
Gráfico 14.7 Conocimiento espontáneo de formas o maneras de prevenir el


contagio de VIH/sida, comparación ENDEMAIN (2004) y
ENSANUTECU (2012) (mujeres de 15 a 49 años).....


Gráfico 14.8 Conocimiento espontáneo de formas o maneras de prevenir el
contagio deVlH/sida, por grupo étnico (mujeres de 15 a 49 años)


Gráfico 14.9 No conoce espontáneamente ninguna forma o manera de prevenir el
contagio deVlH/sida, por provincias (mujeres de 15 a 49 años). 305


Gráfico 14.10 Conocimiento espontáneo de las rres formas primarias de prevencion del
contagio de V[H/sida .


Gráfico 14.11 Conocimiento espontáneo de las rres formas primarias de prevención del
contagio deVlH/sida, por quintil económico (mujeres de 15 a 49 años)


Gráfico 14.12 Creencias no documentadas sobre la transmisión de VII-Ilsida,
comparación ENDEMAH\1(2004)yENSANUT—ECU(2012)..


Gráfico 14.13 Mujeres que han oído hablar sobre la prueba del VII-I, saben dónde la hacen
y se han hecho alguna vez la prueba, comparación ENDEMAIN (2004) y
ENSANUPECU (2012)...




Encusïa National de Salud y Nulliclm


Grafico 14.14 Lugar donde se hizo la tiltima prueba de VIH, a nivel nacional (96)
Grafico 14.15 Voluntariedad para hacerse la última prueba de VIH a nivel nacional (96)


(mujeres de 15 a 49 años que se han hecho la prueba).
Grafico 14.16 Tiempo (en meses) desde que se hizo la última prueba de VIH a nivel


nacional (96) (mujeres de 15 a 4B años que se han hecho la prueba)
Grafico 14.17 Consejeria antes de hacerse la última prueba de VII-I, recepción de


resultados y consejería antes de recibir los resultados de la prueba de VII-I,
comparación ENDEMAIN 2004y ENSANUT—ECU 2012
(mujeres de 15 a 49 años que se han hecho la prueba)....


Grafico 14.18 Razón para no hacerse la prueba de VIH (mujeres de 15 a 4B años que
conocen o han oido hablar de la prueba y saben dónde la hacen
pero nunca se han hecho), comparación ENDEMAIN 2004 y
ENSANUT—ECU 2012....


Grafico 14.19 Disposición para hacerse la prueba de VIH si fuese gratis por subregion
(mujeres de 12 a 49 años que no se han hecho prueba) .... ..


Grafico 14.20 Razón por la que no se haria la prueba de VIH, aun si fuese gratuit
Grafico 14.21 Actitudes de aceptación frente a las personas que viven con


VIH/sida (mujeres de 15 a 49 años que conocen o han oido
hablar del VIH/sida).


Grafico 14.22 Percepción de riesgo de infectarse del V[H/sida
(mujeres de 15 a 49 años que conocen o han oido hablar del VII-Ilsida),
comparación ENDEMAIN 2004y ENSANUT—ECU 2012 ..


Grafico 14.23 Percepción de riesgo de infectarse del V[H/sida por provincias
(mujeres de 15 a 49 años que conocen o han oido hablar del VII-Ilsida)


Grafico 14.24 Percepción de riesgo de infectarse del V[H/sida por grupo de edad
28 (mujeres de 12a 49 años que conocen o han oído hablar del VIH/sida).


Grafico 14.25 Razón por la que piensa que tiene algún riesgo de infectarse de VIH/sida a
nivel nacional ('36) (mujeres de 15 a 49 años que conocen o han oido hablar del
VIH/sida)


Grafico 14.26 Razón por la que prensa que no nene nmglm riesgo de mfectarse de VIH/sida
a nivel nacional (93) (mujeres de 15 a 49 años que conocen o han oído
hablar del VIH/sida).


Grafico 14.27 Uso de condón en la última relación sexual (mujeres de 15 a 49 años que conocen
o han oído hablar del V[H/sida y que estuvieron sexualmente actirms en el último año),
comparación ENDEMAIN 2004y ENSANUT—ECU 2012 ..


Grafico 14.28 Uso de condón en la última relación sexual por grupo étnico
(mujeres de 15 a 49 años que conocen o han oido hablar del VII-Ilsida
y sexualmente activas en el último año)...


Grafico 14.29 Uso de condón en la última relación sexual por nivel de instrucct n y
quintil económico (mujeres de 15 a 4B años que conocen o han oido hablar
del VIH/siday sexualmente activas en el último año)


Grafico 14.30 Propósito del uso de condón en la última relación sexual
(mujeres de 15 a 49 años sexualmente activas en el último año,
que conocen o han oído hablar del V[H/sida y que usaron condón
en la última relación sexual), comparación ENDEMAIN


Grafico 14.31 Razón por la que no usó el condón en la última relación sexual a nivel nacional ('36).
(mujeres de 15 a 49 años sexualmente activas en el último año, que conocen
o han oído hablar del V[H/sida y que no usaron condón en la
última relación sexual).


Grafico 14.32 Razón por la que no usó el condón en la última relacion sexual,
por grupo étnico (mujeres de 15 a 49 años sexualmente actiws en el último año,
que conocen o han oído hablar del V[H/sida y que no usaron condón
en la última relación sexual).... ..


“.313


314


“.314


“.316


“.323


“.325


“.326


326


“.327


“.330




Yann Il: Salud sexual y vepmducuva


Cuadro


Cuadro 14.1 Composición del capítulo infecciones de transmisión sexualyVlH/
Cuadro 14.2 Mujeres que conocen o han oido hablar de infecciones de


transmisión sexual (ITS) por área, grupo étnico y subregión
(mujeres de 15 a 49 años)"


Cuadro 14.3 Mujeres que conocen o han oido hablar de infecciones de
transmisión sexual (ITS) por área, grupo étnico y subregión
(mujeres de 15 a 49 años)...“


Cuadro 14.4 Conocimiento espontáneo o dirigido del VIH/sida
por área y subregión (mujeres de 15 a 49 años)


Cuadro 14.5 Conocimiento espontáneo o dirigido del VIH/sida por nivel
de instrucción y quintil económico (mujeres de 15 a 49 años)


Cuadro 14.6 Mujeres que piensan que una persona puede estar contagiada del VIH
y no presentar síntomas, y que no existe curación para el sida por área,
grupo étnico y subregión (mujeres de 15 a 49 años)


Cuadro 14.7 Conocimiento espontáneo de formas o maneras de prevenir
el contagio de VIH/sida por area de residencia


Cuadro 14.8 Conocimiento espontáneo de formas o maneras de prevenir el contagio
de VIH/sida por nivel de instruccióny quintil económico
(mujeres de 15 a 49 años)...“


Cuadro 14.9 Conocimiento espontáneo de formas o maneras de prevenir
el contagio de VIH/sida por grupos de edad
(mujeres de 12 a 49 años)...“


Cuadro 14.10 Conocimiento espontáneo de las tres formas primarias de prevención
del contagio de VIH/sida por área, grupo étnico y nivel de instrucción
(mujeres de 15 a 49 años)...“


Cuadro 14.11 Creencias no documentadas sobre la transml n de VIH/sida por área, 29
grupo étnico, provincia, subregióny zona de planificación


304


(mujeres de 15 a 49 años)...“
Cuadro 14.12 Creencias no documentadas sobre la transml n de VIH/sida


por nivel de instrucción y quintil económico
(mujeres de 15 a 49 años)...“


Cuadro 14.13 Mujeres que han oido hablar sobre la prueba del VIH,
saben dónde la haceny se han hecho alguna vez la prueba por área,
grupo étnico y subregión (mujeres de 15 a 49 años)


Cuadro 14.14 Mujeres que han oido hablar sobre la prueba del VIH,
saben dónde la haceny se han hecho alguna vez la prueba por nivel
de instrucción y quintil económico (mujeres de 15 a 49 años)


Cuadro 14.15 Mujeres que han oido hablar sobre la prueba del VIH,
saben dónde la haceny se han hecho alguna vez la prueba
por grupo de edad (mujeres de 12 a 49 años)


Cuadro 14.16 Lugar donde se hizo la última prueba de VIH por área,
nivel de instrucción y quintil económico
(mujeres de 15 a 49 años que se han hecho la prueba)


Cuadro 14.17 Voluntariedad para hacerse la última prueba de VIH por grupo étnico
y grupo de edad (mujeres que se han hecho la prueba)


Cuadro 14.18 Tiempo (en meses) desde que se hizo la ¡íltima prueba de VIH por grupo étnico
y grupo de edad (mujeres que se han hecho la prueba)


Cuadro 14.19 Consejeria antes de hacerse la última prueba de VIH, recepcion de resultados,
y consejería antes de recibir los resultados de la prueba de VIH
por área y subregión (mujeres de 15 a 49 años que se han hecho la prueba)


Cuadro 14.20 Consejeria antes de hacerse la última prueba de VIH, recepción de resultados,
y consejería antes de recibir los resultados de la prueba de VIH
por nivel de instrucción, quintil económico y estado civil
(mujeres de 15 a 49 años que se han hecho la prueba)




Ennusïa National de Salud y Nullicjm


Cuadro 14.21 Consejen'a antes de hacerse la última prueba de VIH, recepción
de resultados y consejería antes de recibir los resultados de la prueba
de VIH por lugar dónde se hizo la prueba
(mujeres de 15 a 49 años que se han hecho la prueba)...


Cuadro 14.22 Razón para no hacerse la prueba de VII-I por área, grupo étnico, provincia,
subregión y zona de planificación (mujeres de 15 a 49 años que conocen o
han oido hablar de la prueba y saben dónde la hacen
pero nunca se han hecho)


Cuadro 14.23 Disposición para hacerse la prueba de VIH si fuese gratis por área
de residencia (mujeres de 15 a 49 años que
no se han hecho prueba)


Cuadro 14.24 Disposición para hacerse la prueba de VIH Sl fuese gratis
por quintil económico y grupo de edad
(mujeres que no se han hecho prueba)...“


Cuadro 14.25 Razón por la que no se haria la prueba de VIH, aun s1 fuese
gratuita por áreay subregión (mujeres de 15 a 49 años)


Cuadro 14.26 Actitudes de aceptación frente a las personas que viven conVlH por área,
grupo étnico, y subregión (mujeres de 15 a 49 años que conocen
o han oido hablar del VIH/sida


Cuadro 14.27 Actitudes de aceptación frente a las personas que viven conVlH
por area, grupo étnico, y subregión (mujeres de 15 a 49 años que conocen
o han oído hablar del V[H/sida)...


Cuadro 14.28 Percepción de riesgo de infeclarse del VIH/sida por grupo étnico
(mujeres de 15 a 49 años que conocen o han oido hablar del VII-Ilsida)


Cuadro 14.29 Percepción de riesgo de infeclarse del VIH/sida por nivel
de instruccióny quinfil económico (mujeres de 15 a 49 años que conocen
o han oído hablar del V[H/sida)...


Cuadro 14.30 Razón por la cual piensa que tiene algun riesgo de infectarse
30 de V[H/sida por área, grupo étnico, nivel de instrucción y quintil económico


(mujeres de 15 a 49 años que conocen o han oido hablar del VIH/sida) ..
Cuadro 14.31 Razón por la que piensa que no tiene ningún riesgo de infectarse


de VIH/sida por área, grupo étnico y subregión (mujeres de 15 a 49 años
que conocen o han oido hablar del VIH/sida)


Cuadro 14.32 Uso de condón en la última relación sexual por área, grupo étnico,
provincia, subregión y zona de planificación
(mujeres de 15 a 49 años que conocen o han oido hablar del VIH sida y
que estuvieron sexualmente activas en el último año)


Cuadro 14.33 Uso de condón en la última relación sexual por estado clvll
(mujeres de 15 a 49 años que conocen o han oido hablar
del VIH/siday sexualmente activas en el último año)


Cuadro 14.34 Uso de condón en la última relación sexual por grupo de edad
(mujeres de 12 a 49 años que conocen o han oido hablar
del VIH/siday sexualmente activas en el último año)


.. 318


.. 319


320


324


.. 324


325


.. 326


.. 329


331


.. 332


Cuadro 14.35 Propósito del uso de condón en la última relación sexual
por area y grupo étnico (mujeres de 15 a 49 años sexualmente activas
en el último año, que conocen o han oido hablar delVlH/siday que usaron


Cuadro 14.36 Propósito del uso de condón en la última relacion sexual por grupos de edad,
estado civily experiencia sexual (mujeres de 12 a 49 años sexualmente actiws en el
último año, que conocen o han oído hablar del V[H/sida y que usaron
condón en la última relación sexual)“


Cuadro 14.37 Disposición a usar condón si la pareja sexual lo propone, por estado civil
ygrupo de edad (mujeres que conocen o han oido hablar delVlH/sida, sexualmente
actiws en el último año y que no usaron condón en la última relación sexual).... ..


Cuadro 14.38 Percepción de reacción de la pareja al solicitarle que usen el condón por área,
grupo étnico y subregión (mujeres de 15 a 49 años sexualmente activas
en el último año, queconocen o han oido hablar del VIH/siday que
no usaron condón en la última relación sexual)...


.. 337




Ïalnn Il: Salud sexual y repmducllva


Gráfico 14.33 Disposición a usar condón si la pareja sexual lo propone a nivel nacional (96)
(mujeres de 15 a 49 años que conocen o han oido hablar delVIH/sida,
sexualmente actiws en el último año y que no usaron condón
en la última relación sexual


Gráfico 14.34 Disposición a usar condón si la pareja sexual lo propone, por nivel de instruccr n
y quintil económico (mujeres de 15 a 49 años que conocen o han oido
hablar del V[H/sida, sexualmenteactivas en el último año y que no usaron
condón en la última relación sexual)...


Gráfico 14.35 Percepción de reacción de la pareja al solicitarle que usen el condón
a nivel nacional (96) (mujeres de 15 a 49 años sexualmente actiws en el último año,
que conocen o han oido hablar delVIH/sida y que no usaron condón
en la última relación sexual)...


Gráfico 14.36 Percepción de reacción de la pareja al solicitarle que usen el condón
a nivel nacional (96) (mujeres de 15 a 49 años sexualmente actiws en el último año,
que conocen o han oido hablar delVIH/sida y que no usaron condón
en la última relación sexual)..


CAPÍTULO XV. USO DE SERVICIOS DE SALUD


Gráficos
Gráfico 15.1 Porcentaje de la población con protección en salud,


ENDEMAIN 2004 y ENSANUTJECU 2012...
Gráfico 15.2 Afiliación de la población a algún seguro de salud,


por área de residencia (96)
Gráfico 15.3 Proporción de personas sin seguro, por provincia
Gráfico 15.4 Cobertura del IESS únicamente, por provincia.....
Gráfico 15.5 Población con problemas de salud durante los 30 dras


previos a la entrevista , comparación ENDEMAJN (2004) 31
y ENSANUTECU (2012)


Gráfico 15.6 Presencia de problemas de salud en los ' timos 30 días, por provincias .
Gráfico 15.7 Problemas de salud durante los últimos 30 dr'as según grupo de edad


y nivel de instrucción
Gráfico 15.8 Problemas de salud durante los tíltimos 30 dias según nivel de instrucc n


y grupo de edad
Gráfico 15.9 Visita a un agente de salud para resolver problemas de salud en los


últimos 30 dias, por provincia
Gráfico 15.10 Número de visitas a un establecrnuento de salud en los ultlmos 30 dras,


comparativo ENDEMAIN 2004y ENSANUT—ECU 2012
Gráfico 15.11 Lugar a donde acudió para enfrentar el problema de salud (últimos 30 días)
Gráfico 15.12 Lugar a donde acudió para enfrentar el problema de salud (últimos 30 días),


por área de residencia y grupo étnico
Gráfico 15.13 Lugar a donde acudió para enfrentar el problema de salud (ultimos 30 dias), 359365


por subregión...
Gráfico 15.14 Lugar a donde acudió para enfrentar el problema de salud (últimos 30 días),


por nivel de instrucción y quintil económico
Gráfico 15.15 Motivo por el que no hizo nada para resolver cualquier problema de


salud a nivel nacional
Gráfico 15.16 Motivo por el que no hizo nada para resolver cualquier problema


de salud a nivel nacional, comparación ENDEMAIN 2004
y ENSANUTIÉCU 2012 ..


Gráfico 15.17 Motivo por el que no hizo nada para resolver cualquier problema
de salud por quintil económico ynivel de instrucción


Gráfico 15.18 Motivo por el que no hizo nada para resolver cualquier problema
de salud por grupo de edad


Gráfico 15.19 Primera acción tomada para resolver el primer problema de salud
a nivel nacional ('36)


370




Encusta National de Salud y Nullictm


Grafico 15.20 Segunda acción tomada para resolver el primer problema de salud
durante los últimos 30 días. Comparativo 2004 y 2012


Grafico 15.21 Tercera acción tomada para resolver el primer problema de salud
durante los últimos 30 días, a nivel nacional (96)....


Grafico 15.22 Atención de servicios de salud preventiva y tipo de establecimiento
al que acudió la población en los últimos 30 días a nivel nacional,
ENDEMAIN 2004 y ENSANUT—ECU 2012


Grafico 15.23 Atención de servicios de salud preventiva y tipo de establecimiento
al que acudió la población en los últimos 30 días
por área de residencia .... ..


Grafico 15.24 Mujeres de 15 a 49 años de edad que estuvieron embarazadas en los ultimos 123
meses y, número de controles prenatales en las embarazadas por nivel
de instrucción.


Grafico 15.25 Tipo de establecimiento utilizado para control prenatal, comparact n
ENDEMAIN 2004 y ENSANUT 2012...


Grafico 15.26 Tipo de establecimiento utilizado para control prenatal a nivel nacional
y por área de residencia


Grafico 15.27 Motivos para elegir un establecimiento público para control prenatal,
comparación ENDEMAJN (2004) y ENSANUTECU (2012)


Grafico 15.28 Motivos para elegir un establecimiento privado para control prenatal,
comparación ENDEMAIN (2004) y ENSANUTJ-ZCU (2012) ..


Grafico 15.29 Motivos para elegir un establecimiento público para el parto,
comparación ENDEMAIN (2004) y ENSANUTJ-ZCU (2012) ..


Grafico 15.30 Motivos para elegir un establecimiento privado para el parto,
comparación ENDEMAIN (2004) y ENSANUTJ-ZCU (2012) ..


“.372


“.373


“.374


“.374


Cuadro


32 Cuadro 15.1 Población estudiada en las secciones V, VI yVlI del Formulario del Hoga
Cuadro 15.2 Afiliación de la población a algún seguro de salud, por subregión y etnia.
Cuadro 15.3 Afiliación de la población a algún seguro de salud por sexo, edad,


nivel de instruocióny quintil económico ..
Cuadro 15.4 Razón por la que la población no está afiliada o cubierta por el IESSy el SSC,


por área, sexo, grupo de edad, condición de empleo y quintil económico ...352
Cuadro 15.5 Problemas de salud durante los últimos 30 días yhospitalizacíón


en los últimos 12 meses, según área, etnia y subregjón ...353
Cuadro 15.6 Problemas de salud durante los últimos 30 días yhospitalizacíón


en los últimos 12 meses, según sexo y quintil económico
Cuadro 15.7 Tipos de problemas de salud que afectaron a la población durante


los últimos 30 días por área, subregióny grupo étnic ...356
Cuadro 15.8 Tipo de problemas de salud que afectan a la población durante los últimos 30


días por sexo, quintil económico, edad actual y nivel de instrucció 357
Cuadro 15.9 Primera acción tomada para resolver problemas de salud de la poblacion


que tuvo al menos un problema de salud durante los últimos 30 días por área,
subregión y grupo étnico


Cuadro 15.10 Primera acción tomada para resolver problemas de salud de la poblaci n
que tuvo al menos un problema de salud durante los últimos 30 días por sexo,
nivel de instrucción, quintil económico y grupo de edad


Cuadro 15.11 Número de visitas a establecimientos de salud de la pobla ón que tuvo
al menos un problema de salud durante los últimos 30 días por área,
subregión y grupo étnico


Cuadro 15.12 Número de visitas a establecimientos de salud de la pobla ón
que tuvo al menos un problema de salud durante los últimos 30 días por sexo,
quintil económico y grupo de edad


Cuadro 15.13 Tipo de establecimiento visitado para resolver los problemas de salud por área,
subregión y grupo étnico (población que tuvo al menos un problema
de salud en 30 días previos a entrevista)


...36l


...362




Yann Il: Salud sexual y vepmducuva


Cuadro 15.14 ‘lïpo de establecimiento visitado para resolver los problemas de salud,
según nivel de instrucción y quintil económico (población que tuvo al
menos un problema de salud en 30 días previos a entrevista).


Cuadro 15.15 Motivo por el que no hizo nada para resolver cualquier problema
de salud por área, subregión y grupo étnico (población que tuvo al menos
un problema de salud en 30 días previos a entrevista) .368


Cuadro 15.16 Primera acción tomada para resolver el primer problema de salud durante
los últimos 30 días por área, grupo émico, sexo y quintil económico
(población que tuvo al menos un problema de salud en 30 dias
previos a entrevista)... 371


Cuadro 15.17 Segrmda acción tomada para resolver el primer problema de salud durante
los últimos 30 días por área, subregión y grupo étnico y quintil económico
(población que tuvo al menos un problema de salud en 30 dias
previos a entrevista)


Cuadro 15.18 Tercera acción tomada para resolver el printer problema de salud durante
los últimos 30 dias a nivel nacional..


Cuadro 15.19 Atención de servicios de salud preventiva ytipo de establecimiento
al que acudió la poblac 'n en los últimos 30 días por área,


.372


373


grupo étnico y subregión .375
Cuadro 15.20 Atención de servicios de salud preventiva ytrpo de establecunrento


al que acudió la población en los últimos 30 días por nivel de instrucción,
quintil económico ygrupo de edad. .. 377


Cuadro 15.21 Número de controles prenatalesymujeres de 15 a 49 anos de edad
que estuvieron embarazadas, no estuvieron embarazadas y nunca estuvieron
embarazadas durante los últimos 12 meses por área, grupo étnico y subregión. ..


Cuadro 15.22 Número de controles prenatalesymujeres de 15 a 49 años de edad
que estuvieron embarazadas, no estuvieron embarazadas y nunca estuvieron
embarazadas durante los últimos 12 meses por nivel de instrucción, quintil económico,
condición de actividad económicay grupo de edad.... .....379


Cuadro 15.23 Control prenatal por tipo de establecimiento utilizado por área,
nivel de instrucción y quirrtil económico .....381


Cuadro 15.24 Motivos para elegir el establecimiento de salud público o pritmdo para
el control prenatal por área y subregjón.


Cuadro 15.25 Motivos para elegir el establecimiento de salud público o pritmdo
para el control prenatal por nivel de instrucción y quintil económico


Cuadro 15.26 Atención del parto durante los últimos 12 meses por área, subregión
ygrupo étnico


Cuadro 15.27 Atención del parto durante los ultimos 12 meses por qumul economico
y grupo de edad


Cuadro 15.28 Mujeres de 15 a 49 años que dieron a luz durante los últimos 12 meses
por tipo de establecimiento o lugar donde dieron a luz por área,
subregióny grupo étnico


Cuadro 15.29 Mujeres de 15 a 49 años que dieron a luz durante los ultimos 12 meses
por tipo de establecimiento o lugar donde dieron a luz por nivel de instrucción,
quintil económico ygrupo de edad


Cuadro 15.30 Motivos para elegir el establecimiento de salud publico o prnmdo
para la atención al parto por nivel de instrucción y quintil económico


.386


.387


33




Encusïa Naduna! de Samd y Nullicuírt


CAPÍTULO XVI. GASTOS EN SALUD


Gráficos
Gráfico 16.1 Promedio de gasto total anualizado en salud per capita en todos los hogares,


por provinci
Gráfico 16.2 Promedio de gasto total anualrzado en salud per capita en todos los hogares,


por provincia...
Gráfico 16.3 Gasto promedio en atencion curativa ambulatoria mensual por gastos del hogar,


según provincia
Gráfico 16.4 Gasto promedio por hogar en hospitalizac n durante los últimos 12 meses,


por quintil económico
Gráfico 16.5 Forma de pago de gastos en hospitalizac n por quintil económico
Gráfico 16.6 Mecanismos de financiamiento de los gastos en hospitalización 412413


por quintil económico
Gráfico 16.8 Promedio de gastos en control prenatal durante los últimos 12 meses,


por suhregíón..... .. 415


Cuadro


Cuadro 16.1 Tipos de gastos efectuados por las familias entrevistadas
y desagregaciones analizadas...


Cuadro 16.2 Gasto total en salud anualizado, por gasto total del hogar, por area,
subregión, grupo étnico y quintil económico


Cuadro 16.3 Gasto total en salud anualizado, por gasto per capita, area, subregron,
grupo étnico y quintil económico


Cuadro 16.4 Gasto directo en salud anualizado por subregión, grupo étnico
y quintil económico .


Cuadro 16.5 Pérdida de ingresos anualizada, por subregión, grupo étnico
y quintil económico .


Cuadro 16.6 Promedio de gasto en aten 'n curativa ambulatoria durante los úl mos 30 días,
por gastos del hogar, subregión, grupo étnico y quintil económico


Cuadro 16.7 Promedio de gasto per cápita en atención curativa ambulatoria durante
los últimos 30 días por subregión, grupo émico y quintil económico.


Cuadro 16.8 Promedio de gasto en atención curatiw ambulatoria por enfermo durante
los últimos 30 días, por subregión, grupo étnico y quintil económico


Cuadro 16.9 Promedio de gasto en atención curatiw ambulatoria durante los últimos 30 días,
en gastos directos, gastos en transporte y pérdida de ingresos, por subregión,
grupo étnico y quintil económico (todos los hogares)“


Cuadro 16.10 Gasto en atención curatiw ambulatoria durante los últimos 30 dias,
de hogares con personas que realizaron acciones para curarse,
por quintil económico .


Cuadro 16.11 Gasto en atención curatum ambulatona durante los ultimos 30 dias,
de hogares con personas que realizaron acciones para mirarse,
según acción realizada.


Cuadro 16.12 Gasto en atención curatum ambulatona durante los ultimos 30 dias,
de hogares con personas que realizaron acciones para mirarse,
según acción realizada....


Cuadro 16.13 Población hospitalizada durante los últimos 12 meses por porcentaje
de mecanismos de financiamiento según subregíón y situación de empleo.“


Cuadro 16.14 Gasto en control prenatal durante los últimos 12 meses,
de hogares con mujeres embarazadas, por gasto totaly gasto directo,
según grupo étnico y quintil económico...


410


.. 410


.. 416




Ïtlm Il: Salud sexua! y repmdutïnva


Cuadro 16.15 Gasto en atención al parto, por rango de gasto, durante las Iilfimos 12 meses y
pmmedio de gasto en hogares con mujeres embamudasy el total de hogares,
por grupo émícuy qmnfil económico .


Cuadro 16.15 Gasto en atención del parto durante los últimos 12 meses,
de hogares con mujeres que djemn a luz, por gasto total y gasto directo,
según grupo étnico y quinül económico . 417


35








Fulografia:
umcmr/ Ecuador! M111221231 c. Canal




l.l ANTECEDENTES E
INTRODUCCION


En 1979, el INEC realizó la primera encuesta de
fecundidad. Más tarde, en 1982, el Ministerio
de Salud Pública del Ecuador (MSP) trabajó en
la Encuesta Nacional de Salud Materno Infantil
y Variables Demográficas. A estas encuestas se
sumaron la Encuesta Demográfica y de Salud
Familiar (ENDESA 1987) y la Encuesta de
Demografía y de Salud Materna e Infantil
[ENDEMAIN] de 1989, 1994, 1999 y 2004,
efectuadas por una ONG.


La siguiente encuesta debia ser realizada en
2009. Para ese año, el gobierno se comprometió a
realizar la octava encuesta, a través del Instituto
Nacional de Estadistica y Censos (INEC), como
órgano rector del Sistema Estadístico Nacional,
responsable de normar, planificar, dirigir,
coordinar, supervisar las actividades estadisticas
del paisy producir la estadistica básica estructural
a través de los censos de población, vivienda,
económico y agropecuario, entre otros, para el
apoyo de las decisiones públicas y privadas.


En 2011, se concretó la realización de la encuesta
con la participación activa del Ministerio de Salud
como responsable técnico.


Para tal efecto, el Ministerio de Salud conformó
un equipo técnico para elaborar la propuesta
de investigación, que fue denominada Encuesta
Nacional de Salud y Nutricion (ENSANUTECU) y
se ejecutó en 2012.


En esta encuesta fueron estudiados tres grandes
temas. El primero, La situación de salud y
nutrición de la población ecuatoriana de cero
a 59 años, el segundo, Los factores de riesgo en
la población de 5 a 59 años y la aproximación a
enfermedades crónicas en la población de 10 a
59 años y, el tercero, La situación de salud sexual
y reproductiva en la población de mujeres de 12
a 49 años de edad. En este componente también
se recolectó información de hombres de 12 a 49
años, que será publicada por separado.


Los temas primero y segundo se desarrollaron y
publicaron en el Tomo I. Los resultados del tercer
tema se describen en esta publicación.


A diferencia de los datos recogidos en la
ENDEMAIN de 2004, aqui no se describe el
análisis de los datos antropométricos ni de
lactancia, pues forman parte de los resultados
presentados en el Tomo I. En cuanto al tema
Violencia contra la mujer, se decidió no incluirlo


‘lomo II: Salud sexual y reproductiva


en este estudio, porque al mismo tiempo que se
preparaba la realización de la ENSANUTECU, el
INEC estaba ejecutando una encuesta nacional
sobre violencia.


El Tomo II, referente a Salud Sexualy Reproductiva,
tiene 16 capitulos, en donde se presentan temáticas
específicas, más uno, el capitulo XVII, en que se
describen las conclusiones y recomendaciones.


El capitulo II presenta los objetivos y la
metodologia empleados para la recolección
de los datos, en el capitulo III se analizan las
caracteristicas de la vivienda y el hogar, el
capitulo IV muestra las caracteristicas de los
miembros del hogar, el capitulo V presenta las
caracteristicas de las mujeres en edad fértil (MEF)
y de los nacidos vivos en el periodo de julio 2007
a junio 2012, el capitulo VI describe los niveles,
tendencias y diferenciales de la fecundidad, el
capitulo VII muestra el comportamiento de las
personas estudiadas en torno a la planificación
familiar, el capitulo VIII estudia las mujeres que
no usan anticonceptivos, el capitulo IX analiza la
información sobre salud de la madre, el capitulo X
describe los factores que influyen en la búsqueda
de atención al parto y las complicaciones
obstétricas, el capitulo XI estudia la mortalidad
infantil y en la niñez, el capítulo XII presenta la
salud del niño y la niña, el capítulo XIII muestra
la actividad sexual y reproductiva en las mujeres
jóvenes de 15 a 24 años, el capitulo XIV describe
las infecciones de transmisión sexual y VIH/sida,
el capitulo XV estudia el uso de los servicios de
salud, el capitulo XVI analiza los gastos en salud
y el capitulo XVII presenta las conclusiones y
recomendaciones.


Para uso de los lectores, el Tomo II impreso
en papel va acompañado de un CD en donde
se incluyen los cuad.ros estadísticos que se
utilizaron para el componente de salud sexual y
reproductiva, por cada capitulo y tema.


39






OBJETIVOS
YMETODOLOGÍACAPÍTULO 11




íblngrafih:
UNlCEI-‘l Ecuador] 2m 1499/ M. Avilés




‘lomo II: sama sexum y repruductwa


| CONTENIDO


2.1 INTRODUCCIÓN


2.2 OBJETIVOS DE LA ENSANUTECU 2012 RELACIONADOS CON SALUD SEXUAL
Y REPRODUCTIVA .


2.2.1 Objeuvo general ..
2.2.2 Objetivos específicos“...


2.3 METODOLOGÍA


2.3.1 Fases de la Investigación ..
2.3.2 Estructura operacional ..
2.3.3 Instrumentos de Iecolecclon de datos .
2.3.4 Prueba piloto.
2.3.5 Actividades de preparaclon para la fase de campo ,
2.3.6 Recolección de la información
2.3.7 Logística


2.4 CONTROL DE CALIDAD YVALIDACIÓN DE INFORMACIÓN


2.5 CÁLCULO DE LOS FACTORES DE EXPANSIÓN


2.6 ÍNDICE DE CONDICIONES DE VIDA POR QUINTIL ECONOMICO


2.7 DESGLOSE DE LA PRESENTACION DE IDS DATOS


2.8 ASPECTOS ÉTICOS: CONSENTIMIENTO INFORMADO


2.9 BIBLIOGRAFÍA..."






2.1 INTRODUCCIÓN
En este capítulo se describen los objetivos y
la metodología pertinentes al estudio de las
condiciones de salud sexual y reproductiva de las
mujeres de 12 a 49 años, las condiciones de salud
sexual de hombres de 12 a 49 años y la situación
de salud de los menores de cinco años. El detalle
de los objetivos y la metodologia de toda la
ENSANUTECU en cuanto a los otros grupos de
edad y los otros componentes que se investigaron
y la descripción de toda la metodología se
encuentra en el Tomo I; se ha dejado en este
Tomo II un resumen relacionado con salud sexual
y reproductiva.


2.2 OBJETIVOS DE LA
ENSANUT-ECU 2012
RELACIONADOS
CON SALUD SEXUAL Y
REPRODUCTIVA


2.2.1 Objetivo general


Describir la situación de salud sexual y reproductiva,
salud materna e infantil, acceso a los servicios de
salud y gasto en salud dela población ecuatoriana de
O a 59 años, considerando el sexo, los rangos de edad
y las diferencias geográficas, demográficas, étnicas,
sociales y económicas.


2.2.2 Objetivos específicos


Objetivos específicos de desarrollo


o Estimar las inequidades y brechas de los
problemas de salud, salud reproductiva,
alimentaciónnutrición a nivel nacional,
provincial, subregional y por regiones de
planiflcaciónya nivel provincial.


n Ofrecer información actualizada para
fortalecer el Plan Nacional para el Buen Vivir,
las estrategias de promoción del desarrollo
humano, la Agenda Social, las políticas de
producción, alimentación, nutrición y salud.


n Plantear recomendaciones para optimizar
la conducción, la regulación, el control y la
ejecución de programas destinados a mejorar
las condiciones de salud de la población
ecuatoriana.


0 Plantear recomendaciones que permitan
mejorar los sistemas de información y


‘lomo II: Salud sexual y HEDYOZLEtPJB


vigilancia epidemiológica de las condiciones
de salud de la población.


Objetivos específicos de la salud sexual y
reproductiva


o Actualizar la información demográfica, de
salud de la madre y el niño, salud sexual y
reproductiva, infecciones de transmisión
sexual y VIH, cuidado de la salud, de la
población ecuatoriana.


o Comparar sus resultados con variables
investigadas en las encuestas Endemain de
los años anteriores y, en particular, con la de
2004, a fin de examinar niveles, tendencias y
diferenciales, especialmente de fecundidad,
mortalidad infantil y en la niñez, regulación
de la fecundidad y salud de la madre y el niño.


2.3 METODOLOGÍA
2.3.1 Fases de la investigación


Para la implementación de la encuesta se
contemplaron tres fases. La primera, la fase
de diseño lógico, en que se realizaron todas
las actividades previas al levantamiento de los
datos. La segunda fase, de levantamiento de la
información, y la tercera, de post levantamiento,
dedicada al análisis computarizado de los datos
yla elaboración del informe técnico. Gráfico 2.1].
2.3.2 Estructura operacional


Para la ejecución de la investigación se adoptó un
proceso de gestión con una estructura operacional
presentada en el Gráfico 2.2.


El equipo responsable estuvo constituido por
un investigador principal del MSP y el director
de Estadísticas Sociodemograficas del INEC. Se
conformó un equipo de asesores nacionales e
internacionales, con investigadores científicos
de reconocido prestigio, seleccionado según sus
hojas de vida y experiencia en los temas de la
investigación. Además, en el Ministerio de Salud
se conformó un equipo técnico de operaciones,
responsable de la capacitación de encuestadores
y de la supervisión directa del trabajo de campo.
A este equipo se sumó el equipo del INEC,
responsable de todas las actividades relacionadas
con el operativo de campo. El INEC designó una
contraparte de planta central y un equipo de
ocho supervisores nacionales. A nivel regional
se asignaron dos supervisores por cada región
de operación del INEC. En total, el número de


45




Ercuesz Ver: Unai Ce Sam y Plulrlclón


supervisores nacionales fue de ocho del INEC, hogar, salud sexual y reproductiva de la mujer
cuatro del MSP, dos del equipo de bioquímica y en edad fértil (MEF), salud sexual y reproductiva
ocho supervisores regionales. del hombre, salud de la niñez y los que tomaron


antropometria y midieron la presión arterial,‘ 2]
En relación con el trabajo de campo, se organizó aquellos que aplicaron el cuestionario de 24 horas
a los encuestadores en tres categorias: l) los que recordatorio; y 3) los flebotomisras que recogían
aplicaron los cuestionarios, incluyendo el de las muestras de sangreyorina.


Gráfico 2 l cronograma de implementación de la encuesta ENSANUT- ECU 2012


- El marco conceptual
- Convenios


y
contratos


. Diseno de a muestra
Dueño ¡ómco


- Conformacion del equipo de asesores nacionales e interna-
Prelevantamiento “males ., . . .de ¡a ¡nymmacmn - Elaboracion de Instrumentos:_cuestionarios y manuales
¡"mo ¡m1 _ mano 2012


- Prueba piloto y drsenordetrnrtrvo de instrumentos' Seleccion y contratacion de encuestadores
- Capacitacion y estandarización de personal
. Organizacion del cronograma de trabajo INEC-Laboratorio
- Elaboración de plan de levantamiento de datos


- Reproduccion de material
W597i" “Perfil”? - Actualizacion cariogratica
Levantamiento de la información . orga¡-¡¡¡ac¡o'n der 1rabajo ue campo515.“ “M5513 - Plan de supervisióni""0 201 ¡‘Ïebïem 2013 . Levantamiento de la encuesta


. Critica, codificación, ingreso de datos y elaboración de base
de datos


- Consolidación de la oase de datos y' Exploraciónvalidación y elaboracion definitiva de
base de datos- Analisis computarizado


. Elaboracion de informe' Soclalizacion y difusión de la informacion


Diseño analítico
Poslevantamiento de la encuesta


46 marzo - diciembre 2013
a. Publicacion del informe final: 2015


num: ENSANUTEDU 2012 MSP/lNEC flahnrnclún Freire WB ete!
Gráfico 2.2 Estructura operacional de la ENSANUT-ECU


Equipo responsable:
Investigadora principal, MSP


Director de Estadisticas SociodemograficasJNEC


Grupo asesor nacional A | ¡g | |MSP (4) ‘ ' SÉÉÉÏÏÏÏrÉerÏ332313)”
Equipo central técnico de operaciones
- Ho ar
-Sallrd sexualyreproductiva s m d ¡ ¡ h, fl4“ tv’ a n-¡ opo amnsavn_ cgnrglpárge na presiona erra ¿a? ¿MSP (s)- Bioquímica- Logistica (INES) (20)


v
supervisores nacionales


INEC (B), componentes técnicos (5), bioquímica (7)


+
coordinadores regionales (1)


Supervisores de campo (15)


4
Encuestadores de enlistanriento 140); encuestadores de


camgo
175);


encuestadores de consumo (46); tlebolomistas (26); digiiadores (4 ); crítica (45)


num: ENsANurEcu 2012 MSP/WEG Elaboración: Freire WE ela!




2.3.3 Instrumentos de recolección de
datos


Instrumentos para el enlistamiento:
cuestionario y manual


El formulario y el manual de enlistamiento
ENSANUTECU se diseñó con el fin de recolectar
información georeferenciada de las viviendas;
actualizar la cartografia y el listado de viviendas;
registrar los hogaresyreconocer las caracteristicas
demográficas de los miembros del hogar (edad,
sexo, fecha de nacimiento yhoras de permanencia
de todas las personas que integran los hogares
seleccionados), así como, la predisposición para
aceptar la entrevista; efectuar la recolección de
los datos: y verificar el marco muestral que se
ajuste a los requerimientos de la encuesta. Con
esta información se estructuró la base de datos
de viviendas que serian visitadas y sirvió de base
para la planificación de visitas durante la etapa de
recolección de información.


Instrumentos de recolección de
información: formularios y manuales


Para la recolección de información, sobre
salud sexual y reproductiva se diseñaron cuatro
formularios con sus respectivos manuales para
ser aplicados en los diferentes grupos a ser
investigados, como se desprende del Cuadro 2.1
en que se presentan los cuatro cuestionarios con
su numeración (l, 2, 4 y 9).


Formulario l: Hogar. Este formulario fue
diseñado para recolectar información de todos
los miembros del hogar acerca de la ubicación
geográfica y las caracteristicas de la vivienda y el
hogar, la información socioeconómica, el gasto


Cuadro 2.1 Grupos de edad por cuestionario aplicado


‘lomo Il: sama sexual y reproductiva


y el acceso a servicios de salud y el acceso a
programas sociales, entre otros (Anexo A).


Formulario 2: Mujeres en edad fértil (MEF) de
12 a 49 años de edad. Con este formulario se
recolectó información sobre las caracteristicas
generales de las mujeres en edad fértil (MEF), la
historia de embarazos y nacimientos, servicios
asociados a la salud materna, planificación
familiar, preferencias reproductivas, actividad
sexual y salud reproductiva de las MEF;
nupcialidad; infecciones de transmisión sexual; y
mortalidad materna (Anexo B).


Formulario 4: Salud en la niñez de menores de
5 años. Este formulario identificó las condiciones
de salud de los niños menores de 5 años hijos e
hijas de las MEF que nacieron a partir de junio de
2007, atención al parto, atención al recién nacido,
control del niño sano, enfermedad diarreica
aguda, infección respiratoria aguda, uso de camé
e inmunizaciones (Anexo C),


Formulario 9: Salud sexual y reproductiva de
hombres de 12 a 49 años. Fue aplicado a los
hombres de 12 a 49 años para evaluar las practicas
de planificación familiar, la actividad sexual y
reproductiva y las infecciones de transmisión
sexual de hombres de entre 12y menos de 50 años
seleccionados, cuyos datos seran publicados por
separado.


Además de los cuestionarios y manuales,
se elaboraron los siguientes documentos:
Consentimiento informado para aplicar a todos
los sujetos que participaron en la muestra
y que se presenta en el Tomo I (pagina 84),
formulario de muestra y cobertura y matriz de
diligenciamiento de formularios para muestra.


GRUPOS DE ED


Formularios M5 San 219% gig ¿C1965meses meses años arias años


t. Hogar 0-59 años


10a 11a 12a 15a 18a 20a 25a 50a
10.99 11.99 14.99 17.99 19.99 24.99 49.99 59.99
años años años años años años años años


2. MEF 12-49 años


9. Hombres de
12-49 años


fuente: EmANuTEaJ 2012 MSP/WH)flahnradñn: Flema WB et al.


47




48


52 Va: una! Ce Sam y Plutmcjón


2.3.4 Prueba piloto


Una vez diseñados los instrumentos y manuales
para recolectar la información de la ENSANUT
ECU, el siguiente paso fue la validación de
los instrumentos en campo. Para tal efecto se
realizó un taller de instrucción, de dos dias, para
los supervisores nacionales y coordinadores
regionales, con quienes se aplicó la prueba piloto.
En este tal.ler se revisaron detalladamente los
cuestionarios y sus respectivas preguntas.


La prueba piloto se efectuó en las provincias de
Manabi (Manta, Portoviejo), Imbabura (Ibarra)
y Sucumbíos [Lago Agrio) durante una jornada
de siete dias, en que se aplicaron todos los
cuestionarios. Los objetivos de la prueba piloto
fueronprobar la funcionalidad de los instrumentos
de investigación respecto del orden de secciones
y preguntas, flujos y comprensión de preguntas:
establecer el tiempo de diligenciamiento de
los formularios: y determinar las condiciones
necesarias para organizar la logistica entre los
diferentes módulos de investigación.


Para el desarrollo de la prueba piloto se
organizaron cuatro grupos de trabajo: uno en
la provincia de Manabí, uno en la provincia de
Imbabura y dos en la provincia de Sucumbíos.
En esta última fue necesario medir el tiempo
destinado al acceso, puesto que era la primera
vez que se entraba a la Amazonía con este tipo de
estudio.


Cada equipo se organizó con un responsable
regional, dos supervisores, tres encuestadores,
un encuestador de consumo, un flebotomista
y dos vehículos. Las jornadas de recolección
de información se realizaron en dos visitas. En
la primera se hizo el primer el contacto y se
aplicaron el consentimiento informado y todos
los cuestionarios en que estaban los cuatro que
se desarrollan en este Tomo. En la segunda visita
se obtuvieron las muestras de sangre y orina y se
aplicó el cuestionario de consumo de alimentos,
(cuyos resultados también se presentan en el
Tomo I]. Los participantes en la prueba piloto se
detallan, por grupos, en el Tomo I [página 65).


Según los resultados obtenidos en la prueba
piloto, los equipos técnicos del INEC y del MSP
evaluaron y realizaron los ajustes necesarios a
los instrumentos (manuales y cuestionarios). Se
midió el tiempo promedio de aplicación de la
encuesta y se identificaron las necesidades del
personal a nivel local para la organización de los
equipos de encuestadores.


2.3.5 Actividades de preparación para
la fase de campo


Adquisición de equipos


Para obtener información georeferenciada de las
viviendas, se adquirieron GPS para uso de cada
uno de los encuestadores en el momento de la
entrevista y otros equipos que se utilizaron en los
demás componentes de la encuesta.


Selección del personal de campo:
encuestadores, supervisores, críticos
codificadores, flehotomistas y choferes
Para la selección de encuestadores, supervisores
de campo, críticos—codiflcadores y encuestadores
de consumo, se efectuó una convocatoria en que
se solicitó a los interesados que se presentaran
con documentación personal. Una vez revisadas
las carpetas se entrevistó a cada candidato, y se
conformó el grupo de preseleccionados.


Este grupo fue sometido a talleres de capacitación
y evaluado según los resultados de las pruebas
aplicadas. De este proceso se obtuvo la lista
definitiva del personal de campo y un número de
posibles reemplazos.


Organización de periodos de trabajo de
campo


Para el levantamiento de la información se definió
el plan de levantamiento, de acuerdo con el
siguiente esquema:


a Primer período: del 16 al 26 de julio de 2012
a Segundo periodo: del 31 de julio al 10 de


agosto de 2012
a Tercer período: del 17 al 27 de agosto de 2012
a Cuarto periodo: del 31 de agosto al 10 de


septiembre de 2012
a Quinta periodo: del 14 al 24 de septiembre de


2012
a Sexto periodo: del l al 11 de octubre de 2012
a Séptimo periodo: del 15 al 30 de octubre de


2012
a Octavo periodo: del 5 al 15 de noviembre de


2012
a Noveno periodo: del 19 al 29 de noviembre


de 2012
a Décimo periodo: del 3 al 9 de diciembre de


2012
a Recuperación: del 10 al 15 de diciembre de


2012




Debido a la complejidad de la encuesta y
los diferentes componentes investigados,
se definieron distintos periodos y diferentes
informantes que fueron identificados en función
de la temática que se investigó. Los cuestionarios
que recolectaron información para el componente
de salud sexual y reproductiva fueron aplicados
por los encuestadores a través de entrevistas
efectuadas en la primera visita que se realizó al
hogar.


Períodos de referencia e informantes


En el Cuadro 2.2 se presentan los formularios que
se emplearon para la recolección de los datos
referentes a salud sexual y reproductiva.


‘lomo II: Salud sexual y reproductiva


Capacitación


Esta etapa de capacitación tuvo el objetivo
de estandarizar los criterios técnicos que se
aplicarian durante la entrevista, equiparar los
conocimientos de los encuestadores entécnicas de
entrevista y toma de datos, constatar que tuvieran
la capacidad para asegurarse de identificar los
errores de medición de lecturay registroy obtener
niveles adecuados de precisión y exactitud en las
mediciones. Además, se dieron instrucciones para
el levantamiento de datos y manejo de muestra
y cobertura (MyC) (Formularios de Muestra y
Cobertura‘) y el uso de los GPS; .


Cuadro 2.2 Periodos de referencia e informantes para la toma de datos de los tres cuestionarios referentes
a salud sexual y reproductiva estudiados en el Tomo II


N ° DE FORM LAFlIO/
MOD“ Eswmo ¡NFOHMANTE CCION TEMAS DE INVESTIGACION PERIODOS DE REFERENCIA


1 Datos de la vivienda y el hogar Momento de la entrevista
Características


T d l
3 y 4 sociodemográficas La semana Pasada


o os os -
L "OEM "flemhm de Gamma" 5 Accesos a seguros de salud ‘Momento de la entrevista


hogar 6 y 7
Uso de servicios y gastos en Ultimos 3D dias, ultimos 12


salud meses
B Acceso a programas sociales Durante los últimos 12 meses


4910 Mortalidad en el hogar Año 2011 a


1 Características generales de la Momento de la entrevista, haceentrevistada 5 años
Historia de embarazos y -2 nacmflentos Momento de la entrevista


3 Servicios asociados a la salud Momento de I_a entrevista, durante


2. MUJERES Eli Mujer/es en . Walllma ..
ms ultlmos 3D


mas.
¡DAD ¡mm (Mm ¿dad farm‘ de Directo


4 Planificacion familiar Momento de la entrevista
Ésto“ “"05 DE “digna-l” 5 Preferencias reproductivas Momento de la entrevista


6 Actividad sexual y salud Mamen“) de ¡a ¿"mmmreproductiva
B ITSNIH»sida Momento de la entrevista


Momento de la entrevista, hace
9 Mortalidad matema 10 años (desde el 2002 hasta la


fecha)
1 Identificacion de niño ola niña Momento dela entrevista
2 Control prenatal Momento de la entrevista
3 Atención al parto Momento de la entrevista
4 Atencion al recién nacido Momento de la entrevista
5 Control postparto Momento de la entrevista


4_ ¿“un ¡N u Niñas niñas
6 Control del niño o la niña Momento de la entrevista


"¡"51 DE 0 Á de o aymeno. . Últimas dos semanas, momento


B Infección respiratoria aguda Últimas dns semanas’ "lamentode la entrevista
9 Uso del carné Momento de la entrevista


10 Inmunizaciones Momento de la entrevista


H Pamdpadón ¡M padre
Momento dela entrevista, ultimos


12 meses


SUJETOS DE TIPO DE


riieiiie: ENSANUTEÜJ 2012 MSP/WEG
Ellhnilclñ": FVEVBWB 816/ i MyC Formularios en que constan las Viviendas seleccionadas de la


muestra.
2 GPS: Instrumento que peimiie obtener datos georeíerenciaduscomo latitud, iongiiiia y altitud delas viviendas




50


Encuesta Nacional de Salud y Nutrición


Para la capacitación, se organizó una agenda
en función de la complejidad y especificidad
de los cuestionarios que se aplicarían y de los
datos que se recolectarian. La capacitación fue
teórico—pra'ct'ica y se utilizaron los respectivos
cuestionarios y manuales elaborados.


Aparte de la capacitación especifica a los temas de
investigación, se dio instrucción sobre el método
de la investigación, los objetivos de la encuesta,
el manejo de cartografia censal, el listado de
viviendas seleccionadas de acuerdo con la fase
de enlistamiento, el manejo de los formularios
y los objetivos de las preguntas, las técnicas
de entrevista, los procedimientos aplicados
a problemas frecuentes, las instrucciones
obligatorias de verificaciónycontrol de calidadyse
identificaron algunos errores en los cuestionarios
que permitieron hacer una corrección final.
Cuadro 2.3 Distribución de dominio, sectores y vivie


Muestra


En la primera parte del taller recibieron la
capacitación los responsables regionales de la
encuesta. En la segunda parte, se capacitó al
equipo de campo, con la participación de los
responsables regionales, el equipo nacional
el INEC y del MSP y los asesores nacionales e
internacionales.


Organización de los equipos de campo


Responsables


Para la ejecución de la encuesta se conformaron
dos equipos de trabajo: u.no en el MSP y otro en el
INEC. En el Ministerio de Salud, el equipo estuvo
conformado por la responsable e investigadora
principal, dos supervisoras nacionales y cuatro
supervisoras regionales. Por parte del INEC, se
designó, a escala nacional y como contraparte, al


ndas por regional


ViviendasRegional Dominio sectores muestra Urbana


Quito a4 a4 o 768 768 o
Carchi a4 aa 2a 768 432 33s


Esmeraldas a4 42 22 768 504 264
Imbabura a4 45 19 768 54o 22s


(nfiïfififfin Napo a4 2a aa 768 33a 432
Sucumbíos a4 ao a4 768 aso 40s


Orellana a4 ao a4 768 aso 40s


Guayaquil 64 64 0 768 768 0
EI Oro a4 51 1a 768 s12 15a


Resto de Guayas a4 4a 21 768 51 s 252
Los Rios a4 a9 25 768 468 aoo
Manabí a4 4o 24 768 43o 23s


Galápagos a4 49 15 768 53s 13o
sauna Elena a4 51 1a 768 s12 15s


Bolívar a4 2a aa 768 33a 432
mczn Cotopaxi a4 2a aa 768 33s 432


mzfijfiflú“ Chimborazo a4 2a aa 768 33a 432
Centro) Pastaza a4 a4 ao 768 40s aso


Tungurahua G4 3D 34 763 360 403
Azuay a4 a7 27 768 444 324
Cañar a4 2a aa 768 33a 432
Loja a4 a5 29 768 42o 34s


Morona Santiago G4 2B 36 763 336 432


Total 1 664 1 011 65a 19 968 12 132 7 aaa
Fuente: ENSANUTECU 2012 MSP/WEG
inundan: Haile WB et al.




‘lomo II: sama sexuai y reproductiva


Cuadro 2.4 Esquema del operativo de campo Flehotomía y consumo.
Eiemplo: Dirección Regional


Campo Campa Campa Campo campn Campn
Veniculnl Venímlnz vehiculos Venínuiut Veníulnz Venícuioa


Veniculn 1 veníumu 3 venícmn 1


Oumumn Onmumn onmuum Dnnlulm Dnnsulm


Campn Campn Campo Campo mmm
venícmoi wtículo! veníamos Venículoi vnicuuzz


veníamos Vehícuiol Vehículos Vehiculni


msnm msnm msnm: nmmmn consuma
veniculna Vehiculo] venimlnz Venícuina venícmot


fuente: ENSANUTEGJ 2012 MSP/WEB
Ellhnvndñlulïreirewlï m1
director de Estadísticas Sociodemográficas, una
profesional que actuó como punto de contacto
permanente y un equipo de apoyo de cinco
personas. En el ambito regional, el INEC nombró
cuatro responsables del operativo de campo, uno
por cada región, cuatro responsables de crítica
codificación y seis como personal de apoyo,
Número de sectores asignados por dirección
zonal y cargas de trabajo


Fl número de sectores que se trabajaron fueron
distribuidos a cada Dirección Regional de acuerdo
con las jurisdicciones de cada región, A cada una
le correspondieron los dominios de muestra con
la asignación que se presenta en el Cuadro 2.3. A
los equipos de campo se les programó un sector
por día de trabajo con 12 viviendas de muestra.


2.3.6 Recolección de la información


Para la recolección de la información se realizaron
diez jornadas de once dias de trabajo continuo,
con tres días de descanso entre cada una. Ademas,
se programaron sesiones de reinstrucción entre
cada jornada de trabajo de campo.


2.3.7 Logística


A fLn de garantizar la movilización de los tres
grupos de trabajo, cada equipo de campo
contó con tres vehiculos. El levantamiento de
la información en cada sector se efectuó en dos
dias, distribuidos en dos visitas: el primer día,
con la visita de los encuestadores de hogar, y el
segundo día, con la visita de los encuestadores deflebotomia y consumo. Ademas, para coordinar
adecuadamente la agenda preestablecida en
la primera visita de campo, se estableció una
rotación de vehículos y encuestadores de enlace.
La organizaciónyla rotación siguieron el esquema
que se presenta en el Cuadro 2.4.


Venícuioa Vehíuuioi vaiuuuzz Vehículos Vehículnís


En el primer dia ingresaban los encuestadores
de hogar (1, 2 y 3) al sector y al día siguiente, los
encuestadores de enlace (4 y 5) con los otros
equipos de encuestadores, El sistema era rotativo
y su distribución estuvo a cargo del supervisor de
equipo, según las directrices establecidas.


Entre las actividades del supervisor de campo
constaba entregar el material de trabajo al
equipo, acompañar a los encuestadores de hogar
para ubicarlos en el sector y ayudar a portar los
instrumentos y revisar el material diligenciado y
los formularios.


Para movilizar adecuadamente los materiales
y equi os necesarios para la investigación,
se soli tó que los vehículos contaran con
las respectivas carpas y elementos aislantes
(esponjas, cartones, etc).


2.4 CONTROL DE CALIDA
YVALIDACIQN DE
INFORMACION


El control de calidad y la validación de la
información se efectuaron en distintos niveles, El
primer control fue a nivel de campo y estuvieron
involucrados los encuestadores, los supervisoresy
los coordinadores. En esta etapa se revisó que los
formularios sean completa y consistentemente
llenados. Asi, en los casos en que se encontró
información inconsistente o faltante o no se aplicó
el formulario correspondiente de acuerdo con el
rango de edad, se procedió con la corrección de la
información a nivel del hogar.


Una vez que los formularios contaron con la
aprobación del supervisor, eran transferidos a
las respectivas oficinas regionales para entrar a
u.n proceso de critica y codificación. Este proceso
consistió en la revisión minuciosa de cada uno
de los formularios, acogiéndose estrictamente


51




Evcuesz Ve: Unai Ce Sam y ilutrición


Cuadro 2 5 Sistema informático para el ingreso de datos


TIPO DE REGISTRO DESCRIPCIO
ENSANUÏJDENTIFICACIDN FORMULARIO aráluladrlformamún general del hogar
ENSAIIULVIVIENDA FORMULARIO ‘Sem’: ' alos de la vivienda y el hogar
ENSANULMIERACIONJNTERNACIOIIAL FORMULARIO . ecc. ll. Migración internacional
ENSAIIULPERSONAS FORMULARIO 1: Sens. Ill a IX: información de miembros de hogar
ENSANULMDRTALIDAD FORMULARIO ecc. X: Mormliuad en el hogar
ENSAIIULMEF FORMULARIO . ujeres en edad Iérlil de 12 a 49 años
ENSANULLACTANCIA FORMULARIO 3: Laclancia malernaMenores de 3 años
ENSAIIULSALLILNINEZ FORMULARIO 4: Salud enla HIÑBPMBHOTES de 5 años
ENSAIIUÏJADLRIESGOJINOS FORMULARIO 5: Factores de riesgtrNiños de 5 a menores de TO años
ENSAIIULFAULRIESEOJXDOLESCENTES FORMULARIO 6: Estelares de riesgtrñdaleseenles de 1D menos a de ZO años
ENSANULFADLRIESGQMAVORES FORMULARIO 7: Factores de riesgtrHombres y mujeres de IO a menos de GO años
ENSAIIULACÏIVIDAILFISICA FORMULARIO (¿Actividad Ilsica en el area urbanaPelsonas de 18 a menos de 60 años
ENSAIIUÏjALLIDJEPRDDUDTIVA FORMULARIO 9: Salud reproductiva en las hombres de 12 a 49 años
ENSAIIULAIITROPOMEIRIA FORMULARIO 10: IJaIos de animpomeiria
ENSAIIULCONSUMQPARTEA FORMULARIO 11: PARTEAJVIIDrmaCÍÓrV sobre alimenlación
ENSAIIULCONSUMIILPARTEE FORMULARIO 11: PARTEkDetaIIe del consuma de alimenlns
ENSANUÏJIDOUIMICA FORMULARIO 12: Dalns referenciales de bioquímica y flebolomia


52


ruenu: ENSANUTEw 2012 MSP/WEG
Ellhnvlclún: Freire WB e: al


a las directrices impartidas en los manuales de
crítica—codil‘icación. Se aplicó la codificación de
aquellas preguntas que asi lo requ.irieron, con
el apoyo de los listados de códigos de rama de
actividad (CIIU), grupo ocupacional (CIUO),
división político—ad.ministrativa, etc. En el caso
de encontrar inconsistencias en esta etapa,
se realizaron rectificaciones a la información
mediante llamadas telefónicas a los informantes.


Una vez que los formularios pasaron por un
proceso de criticacodiflcación se procedió a
djgitar la información utilizando el saflware
CSPRO [versión 4.0). Este soflwaïe contó con
un modelo de datos jerárquicoy un tipo de
registro ajustado al diseno de cada formulario
(Cuadro 2.5).


Además, el sistema informático permit" validar
la consistencia de la información djgitalizada
por medio de mallas de validación y controles de
rangos, flujosyconsistencia de los datos. También,
permitió el ingreso de los formularios de acuerdo
con la muestra de viviendas entregada por la
unidad de diseño muestral. Así, se obtuvieron
bases validadas y depuradas, en la medida de lo
posible, que fueron enviadas a la oficina central
del INEC para su consolidación.


Finalmente, debido a que el laboratorio NETLAB
fue responsable de ingresar los datos obtenidos
de las muestras de sangre y orina, fue necesario
realizar un emparejamiento de los datos de


laboratorio con la base de datos del INEC. Se logró
un emparejamiento del 100 % de los casos con
21 500 registros.


2.5 CÁLCULO DE LOS ,FACTORES DE EXPANSION
Los factores de expansión se calcularon según la
población de referencia del Censo de Población
y Vivienda de 2010 (INEC, 2010]. Se aplicó
un procedimiento de estratificación postest
(raking), en que se emplearon las proyecciones
demográficas de población de 2012, realizadas
por el INEC. Esto permitió integrar los factores
de expansión para que los totales marginales
se adecúen con los totales observados en la
población. Las probabilidades de selección de
cada individuo se estimaron siguiendo el diseño
muestral definido de antemano.


El factor de expansión corresponde al inverso
de la probabilidad de selección. Fue calculado
aplicando un factor de corrección según la
población de referencia, y cuyo resultado es el total
de personas para el grupo de edad considerado
según el Censo de Población y Vivienda 2010
emitido por el INEC.


Calibración de las factores de expansión


El muestreo realizado cubre los segmentos
de población meta, pero puede presentar, en
proporción, diferencias con la población total.




Pueden surgir por fluctuaciones de muestreo,
de no respuesta y porque el diseño muestral no
cubre la totalidad de la población. Para evitar
esta distorsión, y también para tomar en cuenta
la evolución de la población entre 2010 y 2012, se
realizó un balanceo de los factores de expansión
en que se integraron estos datos. Se puede
mejorar la adecuación entre la población total yla
muestra ajustando los factores de expansión para
que los totales marginales, según caracteristicas
determinadas, por ejemplo, el total de mujeres en
un rango de edad determinado en una provincia
dada, se adecúen con los totales observados en la
población.


Para los factores de expansión de la ENSANUT—
ECU se realizó un balance por raking (Battaglia,
Izrael, Hoaglin 8L Frankel, 2004; Lumley, 2011)
utilizando las últimas proyecciones poblacionales
a junio de 2012 realizadas por el INEC y
considerando las caracteristicas poblacionales
de edades simples por sexo y totales de personas
por sexo, en la totalidad de las provincias por
dominios.


Dominios y definición de áreas de influencia de
las ciudades de Quito y Guayaquil


Para definir de forma consistente, la extensión
de conjuntos urbanos para las ciudades
autorepresentadas de Quito y Guayaquil, fueron
evaluados los sectores censales con caracteristicas
urbanas vinculadas con la influencia de ambas
ciudades.


Además de las extensiones definidas por el
diseño muestral, que abarca respectivamente
las parroquias (según la división politico


‘lomo II: Salud sexual y reproductiva


administrativa vigente) de Quito y Guayaquil, se
realizó una primera selección de sectores censales
dentro de un rango de 15 kilómetros alrededor de
estas extensiones, con algunos ajustes vinculados
a las áreas de intervención en los municipios
[ver Gráfico 2.3). Se seleccionó, como parte
de estas ciudades autorrepresentadas, a los
sectores censales con un porcentaje de acceso
a agua potable superior a 45 % (INEC, Censo de
Población yVivienda 2010].


Por lo tanto, al presentar los datos desagregados
por subregiónyprovincia, se debe tener en cuenta
que Quito y Guayaquil no están incluidas en las
subregiones de Sierra urbana y Costa urbana, ni
tampoco en las provincias de Pichincha y Guayas,
respectivamente, ya que se autorepresentan por si
solas,


2.6 ÍNDICE DE CONDICIONES
DE VIDA POR QUINTIL
ECONOMICO


Para la obtención de un indice aproximado
de bienestar económico que considere las
caracteristicas de la vivienda y el equipamiento
del hogar, se aplicó la técnica de análisis de
factores, a través de la solución de componentes
principales (principal component analysis,
por su nombre en inglésP. Se consideraron 42
variables para la construcción del índice. Las
variables que se usaron en este procedimiento
fueron aquellas concernientes al equipamiento
del hogar y variables de características de la
vivienda. El detalle de la construcción de este
indice se encuentra en el Tomo I (página 73).


Gráfico 2 3 Extensión del área de Quito y Guayaquil en función de la cobertura de agua potable


Vivienda son
agua potable (“lll


III Area de lrmuennla
l:l limites mlmqulales
Z unn admlnlsttalumae Dzvmuura


fuente: ENSANUTEGJ 2012 MSP/WEB
Ellhnudñn: Flelle WB e: al


Viviendacon
agua pntahIeF/a)
Znwum


7x74”.
¡msnm
7%—|nn%


|:I Area de mlluenula
:I tlmmes nanaqulzles
— um annumsnanvnde navmnma


3 Ai lector avanzado se le sugiere 1.1 lectura de Anderson, zmsy
lohonson Sdlvichern. 2007.


53




54


Encuesta Nacional de Salud y Nutrición


Gráfico 2 4 Distribución del país por zonas de planificación


Zona I: Esmeraldas. Imbabura. Carchi. Sucumbíos
lona 2: Pichincha (excepto el carttón finita],


Napo. Orellana
lun: a: Cotopaxi. Tungurahua. Chimhnmzny Pastaza
Zona 4: Manabi‘ Sanm Domingo de Ins Tsáchilas
Zona s: Santa Elena‘ Guayas (excepto Ins cantones


Guayaquil. Samlmmntión y num), Bolivar. Las Ríos y Galápagos -
Zona a: Cañar‘ Azuay. Mnmna Sarttiago
Zona 7: El Oro. Laja. Zamnm Chinchipe
lona s: Cantones Guayaquil, Samhorondún y Durán
Zona s: Distrito Mecropnutann de 0mm


Hume: Senplades
Elhmclón: FveiveWB ela!


2.7 DESGLOSE DELA
PRESENTACION DE LOS
DATOS


Los resultados de la encuesta ENSANUTECU
se presentan desglosados por edad, sexo, etnia,
qui.nti.l económico y subregión [Costa urbana,
Costa rural, Sierra urbana, Sierra rural, Amazonía
urbana, Amazonia rural, Galápagos, Quito y
Guayaquil).


Aquellos datos que por su tamaño muestral
permiten un desglose mayor se presentan por
zonas de planificación (Gráfico 2.4) y a nivel
provincial.


Las zonas de planificación están conformadas
por provincias, de acuerdo con una proximidad
geográfica, cultural y económica, La clasificación
de zonas fue elaborada por la Senplades, y
se identificaron nueve zonas administrativas
de planificación (Gráfico 2.4). Cada zona
está constituida por distritos y estos a su vez
por circuitos. Desde este nivel se coordinan
estratégicamente las entidades del sector público,
a través de la gestión de la planificación para el
diseño de politicas en el área de su jurisdicción.


En cuanto a la clasificación por grupo étnico,
se tomó la decisión de clasificar los siguientes
grupos: indígena, montuvio, afroecuatoriano y


mestizo. En esta última categoria se incluyen,
además, blanco y otros grupos étnicos, debido a
que su proporción es bastante menor.


2.3 ASPECTOS Éncos:
CONSENTIMIENTO
INFORMADO


Con el fin de resguardar las consideraciones
éticas que se exigen en todos los estudios con
personas, se utilizó el consentimiento informado,
que se encuentra en el Tomo I (página 84). De
acuerdo con los lineamientos emitidos en el
Repone Belmont‘ (HHS, 1979), en la obtención
del consentimiento informado se explicaron
detalladamente los objetivos del estudio, el
carácter voluntario de la participación en este,
la naturaleza y el alcance de los beneficios y
riesgos del estudio, las alternativas y los derechos
de los participantes. Después de haber leido el
consentimiento informado, aquellos sujetos que
desearon voluntariamente participar en el estudio
debieron expresarlo por escrito y ante un testigo.


Para esto, el participante y el testigo debian firmar
la hoja de consentimiento informado. El original
de esta hoja se dejó al investigador principal y una
copia se entregó al participante.


4 Enlace de mese a1 Repone BelmonthttpM/WVM‘ oonbioeticnartexicn saludgolmmx/descaigns/pdf/
¡mrmauvídadmurmalinternncional/ to.Jmunrannegaeimontpar




Además, en seguimiento a los lineamientos
establecidos en el Reporte Belmont, los
participantes fueron tratados de manera
ética, respetando siempre sus decisiones
y proveyéndolos de todas las condiciones
necesarias para asegurar su bienestar fisico
y emocional durante el estudio. Todos los
participantes tuvieron la misma oportunidad de
participar en el estudio.


En todo momento se respetó la decisión de
los participantes de colaborar como sujetos
de estudio y aportar libremente sus opiniones
cuando lo consideraron conveniente. La
confidencialidad de la información recolectada se
observó mediante la asignación de un código que
está guardado bajo llave y bajo la responsabilidad
de la investigadora principal. Además, en todo
momento se respetaron sus cosmmbres y sus
estilos de vida. Siempre se consideró el derecho
de los participantes a conocer los resultados de la
investigación, dada su participación protagónica.
Fue explicito que toda persona que manifestara
voluntariamente su disposición a participar en el
estudio suscribiera el consentimiento informado.
Se les aseguró que la información recolectada
será absolutamente confidencial y que sería
utilizada exclusivamente para cumplir con los
objetivos de estudio. De ninguna manera y en
ningún momento se aplicaron procedimientos de
experimentación.


‘lomo II: sama sexua! y reproductiva


Con relación a la gestión de la información, la
publicación del informe de los resultados no
limita que se pueda publicar, para beneficio de
la humanidad, en revistas indexadas de difusión
internacional, La copropiedad intelectual de los
investigadores está respetada, es decir, se hace
constar a las partes que financian y aportan
al análisis. [a (s) publicación (es) se hará (n)
siguiendo las pautas internacionales de revistas
biomédicas.


2.9 BIBLIOGRAFÍA
Battaglia, M. P., Izrael, D., Hoaglin, D. C., 8L


Frankel, M. R. (2004). Tips and nicksfor raking
survey data (aka sample balancing). Abt
Associates, 47404744,


HHSgovUS. Department of Health and Human
Services. (1979). The BelmontRepart.


Instituto Nacional de Estadistica y Censos. (2010).
Censo de Población yVivienda. INEC.
Ecuador


Lumley, T. (2011). Complex surveys: A guide to
analysis using R (Vol. 565). Iohn Wiley E: Sons.


55








Foíografia:
MCDS




‘lomo Il: Salud sexual y reproduclwa


CONTENIDO


3.1 INTRODUCCIÓN"...


3.2 METODOLOGÍA."


3.3 RESULTADOS.“


3.3.1 Características de la vivienda
Tipo de vivienda.
Tenencia de la vivienda
Abastecimiento de agua al hogar
Maneras de beber el agua ,.
Infraestructura sanitaria/eliminación de excretas,
Servicio de alumbrado
Servicio de telefonía
Combustible utilizado para cocinar
Eliminación de basura.
Hacinamiento


59


3.3.2 Equipamiento del hogar


3.3.3 Acceso a programas sociales


3.4 BIBLIOGRAFÍA..."






3.1 INTRODUCCIÓN
La condición de la vivienda es uno de los
determinantes de la calidad de vida de los
miembros del hogar. La información sobre el tipo
de vivienda y servicios básicos (abastecimiento
de agua, electricidad, infraestructura sanitaria y
eliminación de excretas, entre otros) es clave para
entender el estado de salud de una población, De
igual manera la clasificación de una población
en un determinado qui.ntil económico tiene
una estrecha relación con las condiciones de la
vivienda; si se encuentra en condiciones precarias,
los riesgos de enfermedad para sus habitantes son
mayores.


En este sentido, los resultados de este capitulo
se organizan en tres secciones: Características de
la vivienda, Equipamiento del hogar y Acceso a
programas sociales. Esta organización difiere de
aquella propuesta por la ENDEMAIN 2004 ya que
los tópicos de Seguridad alimentaria y Migración
internacional no están directamente relacionados
con la tematica de la salud sexual y reproductiva
que se abarca en el presente tomo.


El texto, los cuadros ylos gráficos de este capitulo
exponen la información de manera resumida,
pero para el lector que desee hacer un ana/lisis a
profundidad, el disco compacto que acompaña
este infonne contiene los anexos detallados con
información sobre la población muestral (n),
la población expandida (N) y los intervalos de
confianza (IC95%).
Cuadro 3 1 composición del capítulo Ill por estratosflpo de vivienda


Material del piso
Tenencia de la vivienda
Abastecimienlu de agua
Manera de beber el agua
Infraestructura sanitaria (eliminación
de excretas)
Servicio de alumbrado
Servicio de telefonía
Combustible utilizada para cocinar
Eliminación de basura
Hacinamiento
Equipamiento del hogar
Acceso a programas sociales


msm: ENSANUFECU 2012 MSP/WEG Ellhnruclón: Frelre wa. eta/


‘lomo II: Salud sexual y reproductiva


3.2 METODOLOGÍA
Durante la fase de campo de la ENSANUTECU
2012 se aplicó el Formulario del hogar a cada uno
de los domicilios seleccionados en la muestra.
Para este capitulo en particular se analizó la
sección I: Datos de la vivienda y del hogar y la
sección VIII: Acceso a programas sociales
[Anexo A). La información que se recolectó estuvo
constituida por las respuestas del jefe o la jefa
de hogar o de su cónyuge, independientemente
de su edad y sexo. En ausencia de las personas
mencionadas, la información fue suministrada
por una persona mayor de 18 años perteneciente al
hogar en referencia, que haya tenido la capacidad
y el conocimiento necesarios para proporcionar
datos veraces sobre el resto de los miembros del
hogar. El Cuadro 3.1 presenta la composición
tema/tica de este capítulo, en donde se muestra la
desagregación de cada una de las secciones, por
estrato, según el orden de aparición,


3.3 RESULTADOS


3.3.1 Caracteristicas de la vivienda


Tipo de vivienda


En el Anexo 3.1 se presenta la distribución
porcentual del tipo de vivienda desagregada
por área, grupo étnico y quintil económico. En
el anexo se observa que, a nivel nacional, las
viviendas que predominan en Ecuador son las


61




62


Encuesta Nacional de Salud y Nutrición


casas o villas (65,9 %), le siguen los departamentos
(14.3 Wu), las mediaguas (9.8 %) y los cuartos en
casa de inquilinato (5.4 %).


El Anexo 3,1 muestra también que un 66.8 ‘K: de
mestizos, un 66,6 ‘K: de indigenas y alrededor del
74 % de la población de los quintiles más ricos
(Q3, Q4 y Q5) viven en casas o villas, Asimismo, se
puede observar que un 15,4 % de montuvios, un
14.5 % de indigenas y un 26.6 % de la población
del quintil económico más pobre (Q1) viven en
mediaguas. Por último, se observa que un
26 % de hogares en el quintil más rico (Q5) posee
departamento en casa o edificio.
Al comparar las proporciones de la tipología de
viviendas en el año 2012 con las encontradas en
la ENDEMAIN 2004 se observan valores similares:
un 68.4 % de viviendas era casas o villas, un 13.7 ‘K:
era departamentos, un 8.8 ‘ñ: era mediaguas y un
5.5 % era cuartos en casas de inquilinato (CEPAR,
2005).


En Colombia, la tipología de viviendas es muy
parecida a la de nuestro pais, la mayoria de
viviendas son casas (78.9 %), a esta siguen los
departamentos (18.7 %) (Profamilia, 2010),


En el Anexo 3.2 se muestra la tipología de la
vivienda estratificada por subregión y zona de
planificación. Con relación a las subregiones, se


desprende que la Sierra rural y la Amazonia rural
poseen el mayor número de casas o villas (82.5 %
y 81 %, respectivamente); Quito y Galapagos, el
mayor número de departamentos (25,4 %y24,1 %,
respectivamente); la Amazonia urbana y la Sierra
urbana, el mayor número de cuartos en casa de
inquilinato (16,3 ‘K: y 13.2 %, respectivamente);
la Sierra rural (11 %), el mayor número de
mediaguas ,


Con relación a las zonas de planificación, la zona
9 (Quito) posee más departamentos (33.2 Wu), la
zona 6 (Azuay, Cañar y Morona Santiago) posee
mas cuartos en casa de inquilinato (11 %) y la
zona 5 (Guayas, Santa Elena, Los Rios, Bolivar y
Galápagos) posee más mediaguas (11.8 Wu).


El Anexo 3.3 muestra la distribución porcentual
del material del piso de las viviendas esrratificada
por área, subregión y zona de planificación.
El Gráfico 3.1 muestra un resumen de esta
información. Se observa que en todas las
subregiones los materiales predominantes del
piso son el ladrillo o el cemento (42.7 ‘K: a nivel
nacional). En la Amazonía rural y la Costa rural
se destacan los hogares con piso de tabla sin
tratar (52.3 % y 40.2 %, respectivamente). En Quito
y la Sierra urbana existe un mayor porcentaje de
hogares con piso de duela, parque’, tablón o pisoflotante (266% y 22,6 %, respectivamente).


Gráfico 3 i Material predominante del piso de la vivienda por subregión
I Duela, parqué, tablón o piso flotante
I Cerámica, baldosa, vinil u mármol
I Tierra


Porcentaje


m.)


n Tabla sin tratar
I Ladrillo o cemento
I Otro "


0.1 1 .3 3.5


Sierra Siena Costa Costa
urbana rural urbana rural


‘incluye caña
menu: ENsANuTEol 2012 MSP/WEG
Ellhnrnclól: Flelle wa. m1


0.1 0.2 D.2 0.1 1.4


Amazonia Amazonía Galápagos Quito
urbana rural


Guayaquil


Suhregiún




Tenencia de la vivienda


En el Anexo 3.4 se muestra la distribución
porcentual de la tenencia de vivienda por área
de residencia, grupo étnico y quintil económico.
Del anexo se desprende que, a nivel nacional
65.7 ‘K: de hogares posee vivienda propia:
18.5 ‘K:, vivienda arrendada o en anticresis; 13.6 ‘K:,
vivienda prestada; y 2.2 ‘K:, vivienda recibida por
servicios prestados.


Con relación al 2004 la proporción de hogares con
vivienda propia ha subido del 63.4 ‘K: al 65.7 ‘K:.
Además, la proporción de viviendas arrendadas
ha aumentado de 16.8 ‘K: a 18.5 ‘Kg mientras que
la proporción de viviendas cedidas o prestadas ha
disminuido del 17.7 ‘K: al 13.6 ‘K: (CEPAR, 2005].


El análisis por área de residencia indica que
tanto en el área rural (76.2 %) como en el área
urbana (61.6 %) predominan las viviendas
propias. Sin embargo, mientras en el área urbana
un 23.5 ‘K: de viviendas es arrendada, en el área
rural solamente el 5.6 ‘K: lo es. En el análisis
por grupo étnico se destaca que los montuvios
poseen mayor cantidad de viviendas propias
(77.7 ‘K:) y los afroecuatorianos, mayor cantidad
de viviendas arrendadas o en anticresis (23.6 %)
en relación a los demás grupos. El análisis por
quintil económico muestra que en el quintil más
rico (Q5) se encuentra la proporción más alta de
hogares con vivienda propia (72.3 %) mientras
que en el quintil mas pobre (Q1), se encuentra
la proporción más alta de hogares con vivienda
prestada o cedida (17.3 %).


En el Anexo 3.5 se observa la distribución de la
tenencia de la vivienda por subregión y zonas de
planificación. Se destaca del anexo que en la Costa
rural existe una mayor proporción de hogares con
vivienda propia (81.5 %), mientras que en Quito,
la Sierra urbana y la Amazonia urbana existe
una mayor proporción de hogares con vivienda
arrendada o en anticresis (35.3 %, 33.8 ‘K: y 33.5 ‘K:,
respectivamente).


Abastecimiento de agua al hogar


En el Anexo 3.6 se presenta la distribución
porcentual del abastecimiento de agua en los
hogares por área de residencia, grupo étnico
y quintil económico. Se observa que a nivel
nacional un 82.3 % de los hogares tiene acceso a
agua potable o red pública, un 7.8 ‘K: tiene acceso
a agua a través de pozo público o privado, un 5.8 ‘K:
tiene acceso a agua proveniente de rio o vertiente
yun 3.8 ‘K: tiene acceso a agua por carro repartidor.
Al analizar por área de residencia se observa que


‘lomo II: sama 89m9‘ y tepvozucuva


en el área urbana, un 91.7 ‘K: de hogares posee el
servicio de agua potable, mientras que en el área
rural, un 57.9 ‘K: posee este servicio. Asimismo se
observa que en el área rural un 20.1 ‘K: de hogares
accede a agua a través de pozo público o privado,
y un 17.7 ‘K: accede a agua proveniente de rio o
vertiente, siendo estas cifras más altas que en
áreas urbanas.


Al comparar con la ENDEMAIN 2004, se desprende
que el servicio de agua potable o red pública se ha
incrementado en casi seis puntos porcentuales,
de un 76.8 ‘K: en 2004, a un 82.3 ‘K: en 2012 (CEPAR,
2005). En el contexto regional, se puede decir que
Ecuador presenta coberturas de abastecimiento
de agua potable parecidas a Perú. Perú tiene una
tasa del 79 ‘K: en abastecimiento de agua potable a
nivel nacional; en el área urbana alcanza un 85 ‘K:
y en el área rural casi un 66 ‘K: (INEI, 2012].


Con relación al grupo étnico, el abastecimiento
de agua potable es menor entre la población
montubia (46.6 %) y la indigena [76 %). Con
relación al quintil económico, la mitad de
personas en el quintil más pobre (Q1) no tiene
acceso a agua potable (49.7 Kz); de igual manera,
un cuarto de personas en el segundo quintil (Q2)
tampoco posee este servicio (25.2 %).


En el Anexo 3.7 se presenta la distribución
porcentual del abastecimiento de agua en los
hogares por subregión y zona de planificación.
El análisis por subregión indica que las tasas
más bajas de abastecimiento de agua potable
se encuentran en la Costa rural (30.8 %) y la
Amazonia rural (51.9 ‘K:). En contraste, Quito,
Galápagos y la Sierra urbana alcanzan una
cobertura de servicio de agua potable de 98.2 ‘K:,
92.4 ‘K: y 93A ‘Ka, respectivamente. Finalmente se
destaca de este anexo que en la Costa rural el
acceso a agua proviene principalmente de pozo
es de 45.3 %.


Del análisis por zonas de planificación se
desprende que la zona 4 (Manabi, Santo Domingo
de los Tsáchilas] presenta la tasa más baja de
acceso a la red pública (61.8 91:], seguida por la
zona l (Imbabura, Carchi y Sucumbíos) con una
tasa de 76.9 %.


El Grafico 3.2 y el Anexo 3.8 muestran la
distribución porcentual del abastecimiento de
agua en los hogares por provincia. Se observa
que en las provincias de Zamora Chinchipe y
Bolivar existe una importante proporción de
viviendas que acceden a agua proveniente de rio
o vertiente (26.3 ‘K: y 22.5 ‘Ka, respectivamente).
Además, las provincias de Los Rios, Sucumbios


63




Encuesta Namuna! de SahJd y Nummón


a.m
m;
E»:


335i.“


mi


v3.5.3


G233


NSN


355255


¡EE


S.


8


8


E


8


8


S


S


a


E


o||I|||||i|liiil|iiii


Lacau


l|Ii|||Ii|


E050


||li|||li|


Esmas


l|ii|||ii|flgínE_zu||l||||li|ÑEEoEwmIIIIIIIIIIEiza||I|||||i|E=nanE_l|iil|iii|||Ii|||Ii|TÍAno||li|||li|Emïwsï
W


II!!III!!I


omEÉam


25.55


m


|||||||li|


onïz


M


IIIIIIIIII


suenan


||I||||Ii|||Ii|||Ii|


¿E0520


EGEQN


||li|||li|


momnnuiü


II!!II!!!I


02292525


||||||||i|


n:


0.5


IIIIIIIIIIfl_
«¡mb


m2
vu


omEEcD


Scam


||Ii|||Ii|


«zum


5...8


l|ii|||ii|


I


I


||


i


I


>55


III


II


I


I


Each


es
I


aaáane
2.5
I


esse:
s;
I


se
I


3__.=a
S:
ISe


sucïen
.2.


S3
8


aEu_E_uo«mua<mm


02.9o


64




y Santo Domingo de los Tsáchilas presentan una
mayor proporción de viviendas que acceden a
agua proveniente de pozo (32 %, 35.8 %, 31.4 ‘K1,
respectivamente).


Maneras de beber el agua


El Anexo 3.9 presenta la distribución porcentual
de las posibles maneras en que los miembros del
hogar beben el agua, desagregada por área, grupo
étnico y quintil económico. El Cuadro 3.2 por su
parte, presenta un resumen de esta información
por área de residencia, En el cuadro se observa
que las posibles maneras de beber el agua
incluyen: Beben el agua tal como llega al hogar,
Hierven el agua para beber, Ponen cloro en el agua
para beber, Filtran el agua para beber y Compran
agua purificada para beber, Además, se observa
que a nivel nacional el 35.8 % de hogares hierve el
agua, el 34 % bebe el agua tal como llega al hogar,
el 26.3 ‘ñ: compra agua purificada, el 2.7 ‘K: pone
cloro en el agua y el 1.1 % filtra el agua.
Según el área de residencia, se puede apreciar
que, en comparación con el área urbana, en el
área rural hay una mayor proporción de hogares
en que se bebe el agua tal como llega al hogar
(28.1 % y 49.1 %, respectivamente). También se
puede apreciar que en comparación con el área
rural (14 %), en el área urbana existe una mayor
proporción de hogares en donde compran agua
purificada para beber (31.1 91:).
Según el grupo étnico, este anexo indica que los
hogares indigenas presentan la mayor proporción
(59.2 Wu) de beber el agua tal como llega al hogar
frente al nivel nacional (34 9%.). También se
muestra que los hogares montuvios presentan la
mayor proporción de poner cloro en el agua para
beber (8,9 ‘K: frente al 2.7 % a nivel nacional). De
manera adicional, según el quintil económico se
desprende que mientras más pobre es el hogar,
existe una mayor proporción de hogares que
beben el agua tal como llega al hogar (47.3 ‘ñ: en el


‘lomo II: Salud sexual y reproductwa


Q1 y 25.8 % en el Q5). En contraste, mientras más
rico es el hogar, mayor es la proporción de hogares
que compran agua purificada (37,2 % en el Q5 y
12.7 % en el Q1).


El Anexo 3.10 presenta la distribución porcentual
de las posibles maneras en que los miembros del
hogar beben el agua, desagregada por subregión,
zona de planificación y provincia. El análisis de
las maneras de beber el agua por subregión indica
que un 61.7 % de hogares en la Sierra rural y un
52.2 % de hogares en la Amazonia rural beben el
agua tal como Llega al hogar, lo que las convierte
en las proporciones más altas en esta categoria.
En contraste, un 65.9 % de hogares en Galápagos,
y un 52.2 % de hogares en la Costa urbana beben
agua purificada, siendo también las proporciones
más altas en esta categoria,


Infraestructura sanitaria/eliminación de
excretas


El Anexo 3.11 presenta información sobre la
eliminación de excretas desagregada por área,
grupo étnico y quintil económico. Se observa que
a nivel nacional 62.4 % de hogares elimina las
excretas mediante red pública de alcantarillado;
24.2 ‘K1, lo hace a través de pozo séptico; 8.4 %, a
través de pozo ciego; 3 % no posee ninguna forma
de eliminación; 1.3 % utiliza letrinas y un 0.8 9%.
descarga las excretas directamente al rio, el mar
u otros sitios. En el área urbana la mayoria de
hogares (77.4 %) tiene servicios higiénicos con
conexión a red pública, mientras que en el área
rural, la mayoria (43.8 %) tiene pozo séptico.


En 2004, la ENDEMAIN indicó que a nivel
nacional el 44.4 9%. de hogares elíminaba las
excretas mediante servicio higiénico conectado
a alcantarillado y un 20 ‘K: mediante servicio
higiénico conectado a pozo séptico (CEPAR,
2005), Estos dos servicios han incrementado en
18 y4 puntos porcentuales, respectivamente, para
el año 2012.


Cuadro 3 2 Maneras de beber el agua en los hogares ecuatorianos por área de residencia (%)


Urhanu 28.1 37.4 2.0 1.4 31.1 100
Rural 49.1 31.9 4.6 0.4 14.0 100
Ïlïlal 34.0 35.8 2.7 1.1 26.3 100


num: ENSANLITECU 2012. MSP/INEC,
Elbonclún: Freire WB etsl.


65




hun ‘SA VAL‘ mu! ue SAU/J y Numtnón


E:


i.


25.52€


8


8




8


s


3


8


2


2


o


_


_


.


_


_


.


_


_


.


.


.2»
m;
Es:


E285


82.32
«EN


38.5232.


¡Si


>52


|||I||||||||I|I|'|


_fiu||||||I||
Tfiflïgwïfii||lll|ll2o_mi||||llllmnzsismmI|||||||Iw256I|||||||I2.33.5lillllll!2o..|lillllllme:3..|lllillll2.a:|II|||||ïusíwm


2.952


W


|II|||||


En:


|||I|l|||


asuma.


||||I||I|


ngosgsm


|||||I|l|


n==n5u==h


||||||I|I


3295.5


«BE-N


I||||||||


3:25amoo_.....=2_m
25.2o2.332.


no.
S.


35.5:


85m


2am


55m


es...
Euaïá


.88.


2....
s.


2.53
I


E....
a...


..__.
a


cua...


«una»:
I


3.a


en...a


552.5
I


.523


BR.a


9335.5
I


«¡w428i
2.


8...2...
E:
I


Se


«tasa...
.3


usan...»
8


......ou.._E__wmm


oocma


66




En el contexto regional, Colombia presenta un
75 % de hogares a nivel nacional con servicio de
eliminación de excretas mediante red pública
de alcantarillado (Profamilia, 2010). Ecuador se
encuentra con casi 13 puntos porcentuales por
debajo en relación con este país (62.4 %).


Al desagregar por grupo étnico se destaca que
un 12.2 % de indigenas no posee ningún tipo
de método para la eliminación de excretas.
Además, solo un 21.8 % de montuvios tiene
servicio higiénico conectado a la red pública de
alcantarillado, siendo esta la proporción más
baja. Por otro lado, al observar las diferencias
por quintil económico se ve que una proporción
importante de hogares del quintil mas pobre (Q1)
no tiene acceso a ninguna forma de eliminación
de excretas (13.5 %).


En el Anexo 3.12 se presenta la distribución
de los servicios de eliminación de excretas por
subregiones y zonas de planificación. En la
Amazonia rural, 15.6 % de hogares no posee
ningún servicio para eliminación de excretas;
además, un 2.2 % de estos hogares descarga las
excretas directamente al río, etc.


Al hacer el analisis por zonas de planificación, se
puede ver que la zona 5 (Guayas, Santa Elena, Los
Rios, Bolivar y Galapagos) es la menos favorecida
en servicios para eliminación de excretas. En
particular, solo un 31 % de hogares en esta
zona posee servicio de eliminación de excretas
conectado a alcantarillado, el 44 % de hogares
esta conectado a pozo septico y el 5.9 % no tiene
ningún servicio de eliminación de excretas.


El Grafico 3.3 y el Anexo 3.13 muestran la
distribución de los servicios de eliminación
de excretas por provincias. En general, se
puede decir que en todas las provincias el
acceso a servicios de eliminación de excretas
por alcantarillado Llega al 50 o 60 %. Además,
se puede observar que en Orellana y Morona
Santiago, una proporción considerable no tiene
ningún servicio para la eliminación de excretas
(13.5 % y 12.9 %, respectivamente). Por otro lado,
Zamora Chinchipe posee un 4.9 % de hogares que
eliminan sus excretas mediante descarga al rio;
esta es la proporción más alta a nivel nacional en
esta categoria.


Servicio de alumbrado


Los Anexos 3.14 y 3.15 presentan la distribución
porcentual de hogares con servicio de luz eléctrica
por área de residencia, grupo étnico, quintil
económico, subregión y zona de planificación.


‘lomo II: Salud sexual y lepvozuctlva


El servicio de alumbrado a nivel pais está en
el 99.4 % de hogares en Ecuador. Por grupo
étnico, quintil economico, subregión y zonas de
planificación, la tasa del servicio de alumbrado es
muy semejante a la escala nacional. Al comparar
estos valores con los datos de la ENDEMAIN 2004
se puede decir que el servicio de alumbrado en
los hogares ecuatorianos ha aumentado en casi 4
puntos porcentuales en estos últimos ocho años
[de 96 % en 2004 a 99.4 % en 2012] [CEPAR, 2005).


En el contexto regional, Colombia posee un 97.4%
de hogares con servicio de luz eléctrica y Perú
posee un 89.2 % de hogares con este servicio
[Profamilia, 2010: INEI, 2012].


Servicio de telefonia


En los Anexos 3.16 y 3.17 se presenta la tasa de
cobertura de servicio de telefonía convencional
y telefonia celular desagregada por área, grupo
étnico, quintil económico, subregión y zona
de planificación. Se desprende que un 41.6 %
de hogares tiene acceso a servicio de telefonia
convencional: en contraste, el 92 % de hogares
tiene acceso a servicio de telefonia celular.
También se observa que la mayoria de hogares,
tanto en el área urbana (94.9 %) como en el area
rural (84.4 %), posee telefonia celular.


Con relación a la ENDEMAIN 2004, el servicio
de telefonía celular en el 2012 ha aumentado del
30.9 % al 92 % (CEPAR, 2005). Por otro lado, la tasa
de uso del servicio de telefonia convencional ha
aumentado en 10 puntos porcentuales (de 31.6 %
en 2004 a 41.6 % en el 2012) [CEPAR, 2005).


En cuanto al grupo étnico, los hogares indígenas
son los menos favorecidos por los servicios
de telefonia convencional (33.8 %) y celular
(77.1%). En cuanto al quintil económico, pocos
son los hogares del quintil mas pobre (Q1) que
poseen telefono convencional en comparación
con el quintil más rico (Q5) (4.8 % y 88.3 %,
respectivamente). Sin embargo, la brecha es
mucho menor respecto del servicio telefónico
celular, donde el 80 % del quintil mas pobre (Q1)
y el 97.8 % del quintil más rico (Q5) tienen acceso
a este servicio.


El análisis por subregión indica que los hogares
de la Costa rural, la Amazonia ru.ral y la Sierra
rural son los menos abastecidos del servicio
de telefonía convencional (5.9 %, 23.2 % y 29 ‘K1,
respectivamente). En cuanto a telefonia celular, la
Amazonia ruralylaSierra rural son las subregiones
con menor proporción en este servicio (74.2 % y
79.5 %, respectivamente).


67




68


Ewcuesta Nac una! de Sahd y Nutrición


El analisis por zonas de planificación indica que la
zona 4 (Manabí, Santo Domino de los Tsachilas)
posee el menor porcentaje (29.1 %) de hogares
con teléfono convencional. Por su parte, la zona 3
(Cotopaxi, Tungurahua, Chimborazo y Pastaza) y
la zona 6 (Azuay, CañaryMorona Santiago) poseen
el menor porcentaje de hogares con teléfono
celular (85.3 ‘K: y 85.5 %, respectivamente).


Combustible utilizado para cocinar


El Anexo 3.18 presenta la distribución del uso de
combustibles para cocinar por area de residencia,
grupo étnicoyquintil económico. Anivel nacional,
el combustible de preferencia para cocinar es el
gas (97.3 %]; en el área rural, esta proporción es
menor a la del área urbana (93.1 % frente al 99 %).
Además, se observa que un 6.1 % de hogares en el
área ru.ral usa leña para cocinar, Esta información
es esencial ya que el uso de leña para cocinar
tiene una relación directamente proporcional
con el desarrollo infecciones respiratorias y
enfermedades pulmonares, especialmente en
niñas y niños (OMS, 2007). El análisis por grupo
étnico y quintil económico muestra que un 12.8 %
de indígenas y un 7.6 % de hogares del Q1 cocinan
con leña.


Del análisis de la distribución de uso de
combustible por subregión en el Anexo 3.19 se
desprende que la Sierra rural, la Amazonia rural
y la Costa rural poseen la mayor proporción de
hogares que cocinan con leña (8.3 %, 4.1 % y 4.7 %,
respectivamente). Este mismo análisis por zonas
de planificación indicó que la zona 3 (Cotopaxi,


Tungurahua, Chimborazo y Pastaza] tiene un
5.9 % de hogares que cocina con leña.


Eliminación de basura


Los Anexos 3.20 y 3.21 presentan la distribución
porcentual de eliminación de basura desagregada
por area, grupo étnico, quintil económico,
subregión y zona de planificación, Se desprende
del anexo que el 85.5 % de hogares elimina la
basura a través de carro recolector, el 11.2 %
quema su basura y el 3.3 % elimina su basura
de otras maneras (Anexo 3.20). Según el área de
residencia, en el área rural se observa un menor
porcentaje de hogares que usan carro recolector
(53.2 9%.] en comparación con el área urbana
(98.1%); el resto de hogares del area rural, quema
la basura (37.4 %) o usa otro método (9.4 Wu).


En el año 2004, la proporción de hogares que
usaba carro recolector a nivel nacional era menor
(64.8 %] a la proporción observada en el año 2012
(85.5 %) [CEPAR, 2005). Además, en el area rural
(25.3 %) y en el area urbana (92 9%.] los porcentajes
también eran menores a los observados en 2012
(53.2 % y 98.1 %, respectivamente) (CEPAR, 2005).


En el contexto regional, Colombia presenta una
proporción similar (80 %) a la de Ecuador de
viviendas que poseen servicio de carro recolector
de basura (Profamilia, 2010).


El análisis por grupo étnico indica que los hogares
indígenas y montuvios son quienes tienen menos
acceso al servicio de carro recolector de basura


Gráfico 3 4 Eliminación de basura según el quintil económico del jefe de hogar (%)
I Por cano recnlamr


Poroenhje


(%)


S


01 (Fabre) 02 UG (Imarmedia) M


I Quema I 01m


98.5 99.7


0.2 0.1
05 (Rica)


Ouintil ennnómicn del ¡sin de lunar
mente: ENSANUT—ECU 2012 MSP/WEG
Ellhnruclón: FveHeWB m!




(61.8 % y 62.9 %, respectivamente); estos mismos
hogares poseen una proporción considerable
de eliminación de basura a través de la quema
(27.896 y 33.2 %, respectivamente). En el análisis
por quintil económico, en el Gráfico 3,4 se reporta
que los hogares en el quintil mas pobre (Q1)
tienen menos acceso al carro recolector de basura
(52.5 %) con relación a los demás quintiles; en
contraste, estos mismos hogares del Q1 son los
que más queman basura (37.5 %).


Al hacer el análisis de la distribución porcentual
de la eliminación de basura por subregión, se
desprende que la Costa rural posee un 46.3 % de
hogares con acceso al carro recolector de basura,
esto la conviene en la subregión menos atendida
con este servicio. Además, la Costa rural posee u.n
47.5 % de hogares en donde se quema la basura.


Del análisis por zonas de planificación se observa
que la zona 3 (Cotopaxi, Tungurahua, Chimborazo
y Pastaza) y la zona 5 (Guayas, Santa Elena, Los
Rios, Bolivar y Galápagos) presentan la menor
tasa de hogares con acceso al carro recolector
de basura (72.2 % y 72.7 %, respectivamente). La
zona 5, por su parte, presenta la proporción más
alta de hogares que queman basura (24,3 %),


Hacinamiento


Enlapresentesecciónseentiendeporhacinamiento
la ocupación de tres o más personas en un cuarto
para dormir En el Anexo 3.22 se presenta la tasa
de hacinamiento desagregada por área, grupo
étnico y quintil económico. Se puede ver que a
nivel nacional la tasa de hacinamiento es del 8 %.
En el área rural la tasa es ligeramente mayor a la


‘lomo II: Salud sexual y reproductiva


del área urbana (9.3 % y 7.5 ‘K2, respectivamente).
Asimismo, la tasa de hacinamiento es más alta en
los hogares indigenas (17.2 %), y en los hogares
afroecuatorianos (12.1 %). Ademas, cabe destacar
que la tasa de hacinamiento en los hogares del
quintii más pobre (Q1) es la mas alta (22.3 %),
como se muestra en el Gráfico 3.5.
Al observar la tasa de hacinamiento por subregión
yzona de planificación, en el Anexo 3.23 se reporta
que laAmazonia ruralyla Amazonia urbanasonlas
más hacinadas (12.9 ‘K: y 12.1%, respetivamente).
En cuanto a las zonas de planificación, la zona
1 (Esmeraldas, Carchi, Imbabura y Sucumbíos)
presenta la tasa más alta (13.2 9%.),


3.3.2 Equipamiento del hogar


La posesión de bienes de consumo duradero
constituye un indicador de los niveles de bienestar
de la población y representa un instrumento de
medición del nivel socioeconómico de los hogares
(INEI, 2012). Por ejemplo, con respecto a la salud
de la familia, la posesión o no de una refrigeradora
brinda información acerca de como los hogares
almacenan y conservan los alimentos. Asimismo,
la tenencia de un equipo de sonido o radio, una
televisión o una computadora habla del acceso
de los hogares a los medios de comunicación yla
tecnologia.


En este contexto, en los Anexos 3.24 y 3.25 se
presenta el equipamiento de bienes de consumo
duradero enloshogares ecuatorianos desagregado
por área, subregión y zona de planificación.
Como se desprende del Gráfico 3.6, los bienes
más comunes en los hogares ecuatorianos son el


Gráfico 3 5 Ïasa de hacinamiento por quiniil económico


I No presenta hacinamiento


go 89.0


B0 77.7


Pnroentaje


Pla)


22.3
20 11.0
3
0 - vflI (Pobre)


Fuente: ENSANUTEÜJ 2012 MSP/WEG
Ellhnvadñn: Freire WB e: al


a2 ' 03 (Inmrlnsdin)fluintil económica del ¡sia denegar
I Presenta hacinamiento


98.1 99.7
95.5


44 9? ! 0.3‘ a5 (Rica)a4 '


69




Encuesta Naciuna! de Samd y Nummón


ía
Sa:


"¡una


aga?


NSN


38.5442


"Sii


.5


e_s__8=_._


.28a
E


a._Sa._ou_.__om


cua;
:8
ü...a


«Eso


52:08acceso
2.


sounsnes


mnvcaongs.


53
:2,3:82»


E25


sus;
su
S:


mesos;


Ex
3x


Esa
a


Egea


«susagsá


55328m»:
E...
S:


8.522,


2.5.22
.u


seua
El


ass:


gangas‘
ovacgsïsa
o.__<


Se
ou


Euuuuwm


ma


.325xasos:


282m2


.€._.=_mSmxsx
.m


555w


FE


126m1 ¡ap sauagg


A5


3:23:
_u


a


3.3....
m2
2.


335.2255.
om


08.9o


70




televisor a color (90.5 9G), la refrigeradora (88.2 %),
la cocina a gas con horno (87 9%.) y el DVD o VCD
(71.8 %). Además, un 43 % de la población posee
computadora, ya sea de escritorio o portátil. Por
otro lado, se puede observar que los hogares
ecuatorianos del área rural presentan una menor
proporción en todos los bienes de consumo
en comparacion con el área urbana, la única
excepción se da con la cocineta, cuya tenencia
es mayor en el área rural (50.1 % frente al 22.2 %)
(Anexo 3.24). De esta información se deduce que
la población urbana está mejor equipada que la
rural, sin embargo, la población rural presenta
una mejora sustancial en la tenencia de bienes de
consumo cuyo acceso en años anteriores hubiera
sido imposible, como a las computadoras.


Al comparar los datos del 2012 con los del 2004,
la distribución del equipamiento del hogar ha
variado. En el pasado, la cocina (91 %], el televisor
(80 %], la plancha (73 %) y la refrigeradora (61%)
eran los bienes que los hogares poseían en mayor
proporción (CEPAR, 2005). Por otro lado, a más
de la tenencia de estos bienes, la ENSANUT—
ECU 2012 incluyó preguntas sobre la posesión de
bienes de consumo más modernos como el horno
microondas, la televisión plasma y la secadora de
ropa, entre otros.


El análisis del equipamiento del hogar por
subregión indica que los hogares en la Sierra
rural y la Amazonía rural presentan la menor


‘lomo II: Salud sexual y reproductiva


proporción de tenencia de refrigeradora (57.8 % y
69 %, respectivamente). En cuanto a la posesión
de cocina a gas o cocineta, la subregión menos
favorecida es la Amazonia rural. Con relación a la
posesión de una computadora (sea de escritorio o
portátil) se observa que la Costa rural es la menos
abastecida (8.7 %).


El análisis por zonas de planificación indica que
la zona 3 (Cotopaxi, Tungurahua, Chimborazo y
Pastaza) es la que menor proporción de tenencia
de refrigeradora muestra (66,2 %) (Anexo 4.25).
La zona 5 (Guayas, Santa Elena, Los Ríos, Bolivar
y Galápagos) por su parte, es la que menor
proporción de hogares con computadoras
presenta (21 9%.),


3.3.3 Acceso a programas sociales


Los Anexos 3.26 y 3.27 muestran la proporción
de hogares ecuatorianos en que, al menos, un
miembro del hogar accede a uno de los programas
sociales listados, desagregada por ubicación
geográfica, quintil económico y grupo étnico. En
estos anexos y en el Gráfico 3.7 se observa que,
de mayor a menor, los programas sociales a los
que más acceden los hogares son el Programa de
textos escolares gratuitos, el Bono de desarrollo
humano yel Desayuno/almuerzo escolar gratuito.


Con relación al 2004, se observa que los hogares
que acceden al Bono de desarrollo humano han


Gráfico 3.7 Hogares que acceden a programas sociales a nivel nacional


Programa textos escolares gratuitos


Bono de desarrollo humano
Desayuno/almuerzo escolar gratuito


Programa uniformes gratuito


Complemento nutricional Chispar


Matemioad gratuita y atención a la iniancia


Programa de desarrollo infantil


Bono de la vivienda
Otro beneficioPrograma


Social


Desnutrición cen:
Bono Joaouín Gallegos Lala


Programa de entermedaoes cataslróiicas


Programa de alimentacion adultos mayores


Porcentaje (Vu)
amm: ENSANLFFECU 2012 MSP/INEC
Elaboracion: Freire WE eral.


71




72


Encuesta Nacional de Salud y Nutrición


aumentado del 27.4 ‘ñ: al 33.2 9%. (CEPAR, 2005).
Además, los hogares que acceden al Desayuno/
almuerzo escolar gratuito han aumentado del
15.7 9%. al 25.1 %. Además, el acceso de los hogares
al programa de Maternidad gratuita y atención a
la infancia ha aumentado ligeramente del 7.1 ‘ñ. al
8.8 %. El acceso a los programas de Alintentación
a los adultos mayores y al Bono de la vivienda, por
su parte, se ha mantenido constante (0.3 % y 1.3 %¡
en el 2004). Para complementar esta infomiación,
en el cuadro se muestra información sobre el
acceso de los hogares a nuevas intervenciones,
tales como el acceso al Complemento nutricional
Chispaz (12.7 %), el Programa de textos escolares
gratuitos (46 9B) y el Bono Joaquin Gallegos Lara
(0.6 9L),


Al analizar la distribución del acceso de los hogares
a los programas sociales por quintil económico, el


Cuadro 3.3 muestra que, en la mayoría de casos,
mientras mas pobre es el quintil, mayor es el
porcentaje de acceso a los distintos programas
sociales. Por ejemplo, un 65.8 % hogares del Q1
y un 51,7 % de hogares del Q2 acceden al Bono
de desarrollo humano; en contraste, un 2.9 ‘K:
de hogares del quintil mas rico (Q5) acceden
al mismo bono. Sin embargo, esta distribución
es preocupante ya que un tercio (65.8 W.) de la
población más pobre (Q1), no tiene acceso al
Bono de desarrollo humano, mientras que existen
hogares del quintil 4 (13.5 %) y del qujntil 5 (2.9 %)
que si lo reciben.


Por otro lado, en cuanto al acceso al Bono Ioaquin
Gallegos Lara y al Programa de enfermedades
catastróficas, se puede ver que la distribución del
acceso en los cinco quintíles económicos es muy
similar.


Cuadro 3,3 Hogares que acceden a programas sociales, por quiniil económico (%)


Ouintil económico


01 03 05
programa 50mm (Pobre)


02 (intermedio: 04 (Rico) mal


Si acceden Si acceden Si acceden Si acceden Si acceden Si acceden
“l, ‘le “Nu “no ‘lb n


Programa de alimentación
adultos mayores


Bono de desarrollo humano 65.8 51.7 31.9 13.5 2.9 33.2 7 339


Bono Joaquin Gallegos Lara 1.0 0.8 0.6 0.2 0.4 0.6 113


Bono de la vivienda 2.2 1.8 1.6 0.9 0.4 1.4 347


Programa de enfermedades
Camlróficas 0.4 0.2 D.5 0.4 0.3 0.3 62
°°."‘l""""°"'° "”'"°¡°"a' 19.3 17.0 12.4 3.9 5.6 12.7 3 74sCnlspaz
Programa de desarrollo
¡nhnm 8.4 6.4 4.5 3.6 1.9 5.0 1 549


Desayuno/almuerzo escolar
9mm“)


38.2 34.6 26.1 18.6 8.2 25.1 6 667


Desnutrición cero 1.8 1.0 0.6 0.4 0.3 0.8 185


AFF“ “Waleïmdad V.“‘°"’ 12.9 11.9 7.2 7.2 5.o 5.a 2 714clon a la Infancia gratuita
Programa textos escolares
grama“


55.6 57.6 49.7 40.8 26.6 46 10 844


Programa de uniformes
gmmms


33.8 25.5 15.7 10.9 4.9 18.2 6 240


meme: ENSANUFECU zm z. MSP/WEG.
Ellhtulclún: Freire we. mi.




3.4 BIBLIOGRAFÍA
CEPAR (2005). ENDEMAIN 2004: Encuesta
Demografica y de Salud Materna e InfantiL
Ecuador: Centro de Estudio de Población y
Desarrollo Social (CEPAR).


INEI (2012). ENDES. Encuesta Demagráfica y
de Salud Familiar. Perú: Instituto Nacional de
Estadística e Informática (INEI).


Yann Il: Salud sexua! y vepmducuva


OMS (2007). Energía doméstica y salud:
combustibles para una vida mejor. Francia


Pmfamilia (2010) ENDS. Encuesta Nacional de
Demagrafla y Salud. Colombia: Pmfamilia,
Ivlinislerio de Protección Social, Bienestar
FamfliayUSAID.






CARACTERÍSTICAS
DE LOS MIEMBROS
DEL HOGAR


CAPÍTULO IV




Foíografia:
umcEF/Ecuanor/znoenu/cl ya




4.4 BIBLIOGRAFÍA.“


Ïtlm Il: Salud sexua! y repmducïwa


CONTENIDO


4.1 INTRODUCCIÓN


4.2 MEFODOLDGÍA"


4.3 RESULTADOS


4.3.1 Características demográficas
Sexo y grupos de edad


4.3.2 Características socioeconómicas 77
Nivel de instrucción.
Quinn] económico
Grupo étnico .
Estado civil .
Relación de parentesco con el jefe de hogar






4.1 INTRODUCCIÓN
El presente capítulo hace un breve resumen de
las principales características demográficas y
socioeconómicas de la población ecuatoriana
en el siguiente orden: sexo, grupos de edad,
nivel de instrucción, quintil económico, grupo
étnico y estado civil. Es necesario conocer las
características demográficas y socioeconómicas
de la población por estar relacionadas con el
acceso a los servicios de salud, sobre todo en
Ecuador, en donde, a pesar de las mejoras, la
decisióndeirauncentro desaludestáinfluenciada
por determinantes socioeconómicos tales como
el quintil económico, el nivel de instrucción y el
grupo étnico de la población (Lópezfiewllos et
aL, 20l0a, 20l0b).


En este contexto, los datos del presente capitulo
se relacionan con los datos de la ENDEMAIN
2004 en los casos comparables. Resta decir que la
información se encuentra resumida en gráficos y
cuadros: sin embargo, en el disco compacto que
acompaña este tomo, se encuentran los anexos,
en donde se detalla la información de la población
muestral (n), la población expandida (N), los
intervalosde confianza (IC95%)yla desagregación
por provincia y zona de planificación.
4.2 METODOLOGÍA
Los datos del capitulo fueron obtenidos durante la
aplicación del Formulario del Hogar, Sección ]]I:
Data: de las miembros del hogar, al jefe o la jefa
de hogar o a su cónyuge, independientemente
de su edad y sexo (Anexo A). En ausencia de
las personas mencionadas la información fue
suministrada por una persona mayor de 13 años
perteneciente al hogar en referencia, que haya
tenido la capacidad y el conocimiento necesarios


10m0 Il: Saiud sexuai y ieproducinm


para proporcionar datos veraces sobre el resto de
los miembros del hogar.


Para mayor detalle, en el Cuadro 4.1 se muestran
los criterios de edad tomados en cuenta para
la descripción estadistica de este capítulo. En
particular, para la determinación del nivel de
instrucción, se tomó en cuenta la población
mayor de 6 años; para la determinación del estado
civil, se tomó en cuenta a la población mayor de
12 años; en los demás casos, se tomó en cuenta a
toda la población.


4.3 RESULTADOS


4.3.1 Características demográficas
Sexo y grupos de edad


El Cuadro 4.2 muestra la distribución porcentual
de hombres y mujeres por área de residencia. Se
desprende queladistribución de hombresymujeres
es similar, con una pequeña diferencia en favor de
las mujeres (48.7 9?. y 513 9B, respectivamente). En
2004 esta distribución fue prácticamente igual,


En cuanto a los grupos de edad, se ve también en el
Cuadro 4.2, que de 0 a 4 años, de 5 a 9 años yde 10
a 14 años de edad, las proporciones en la población
se mantienen constantes (alrededor del 11 %). Sin
embargo, de los 15 a los 24 años se obserim que
la población arunenta al 19.3 ‘Ka. A partir de los
25 años, la distribución en los siguientes grupos
emrios disminuye paulatinamente Cabe decir que
la menor proporción de personas se encuentran
enlos grupos de55a64añosyelde65añosymás
(4.1 % y 4.2 '36, respectivamente). Para mayor detalle
de esta infomiación, en el Anexo 4.1 se presenta la
distribución por sexo y grupos de edad desagregada
por subregión, provincias y zonas de planificación.


Cuadro 4 1 composición del capitulo lil por grupos de edad


Sexo y grupos de edad X


Nivel de instrucción X
Ouilllil eoarrúnim X
Grupo étnico X
Estaria civil X
Relación de parenmsco con el ¡efe de hogar X


Ruth: ENSANUFECU 2012. MSPIINEC.
Elllllúit: Fieiiewa. mi.


79




80


Encumïa Mañana! de Samd y Nullimún


Cuadro 4.2 Di
residencia (toda la población)


U rtmn u


rihución porcentual de la población ecuatoriana por sexo, grupo de edad y área de


Htra! Tom!


‘Cabe indicar que el númuu a: casos en el aesgnse pormpg de edad es menor debido ala una de datos o valores perdidos en
algtnms individuos.
amm: Bsmurmu 2m 2. MSP/INK).
¡unn-usan Freie m. m1


Al comparar oon el 2004 se obserim que la mayor
proporción de personas estuvo constituida también
por el grupo de 15 a24 años (19.1 96). Igualmente en
2004, lamenorproporcióndepersonascorrespondía
a las personas entre 55 a 64 años (5.4 96) ylas de 65
años y más (6.1 96).


4.3.2 Características socioeconómicas


Nivel de instrucción


El Anexo 4.2 presenm la distribución porcentual de
la población ecuatoriana mayor de 6 años por nivel
de instrucción, desagregada por área de residencia.
subregión. provincia y zona de planificación
Se desprende de este Anexo que un 2.9 ‘K; de la
población no posee instrucción, un 44.9 % posee
instrucción primaria, un 39.1 '36 posee instrucción
secundariayun 13.1 ‘K. posee instrucción superior.


Al comparar con la ENDEMAIN 2004 se obserim en
el 2012 una importante disminución de 8 puntos
porcentuales en la proporción de personas sin
instrucción (CEPAR, 2005). Por otro lado, se observa
también un aumento de casi 9 pinitos porcentuales
en la proporción de personas que poseen
instrucción secundaria (del 30.2 ‘K; en 2004, al 33.1 '36
en 2012) yun aumento de 3 puntos porcentuales en
las personas oon instrucción superior (del 9.8 ‘Día en
2004, al 13.1 9a en 2012) (cama, m5).


El análisis por subregión. en el Grafico 4.1, indica
que la Costa niral presenta una mayor proporción
de población sin instrucción (6 ‘Día frente al 2.9 '36 a
nivel nacional). Asi rnisrno, la Costa rural presenta
una proporción considerable de personas oon
instrucción primaria (60.7 '36 frente al 44.9 ‘K; a
nivel nacional). Por su parte, Quito, Guayaquil,
la Sierra urbana y Galápagus se mracterizan por
tener una mawr proporción de personas oon
instrucción superior (18.5 9K», 17.6 9€, 17.6 '36 y
17.3 96, respectivamente). Para mayor demlle, la
desagregación del nivel de instrucción por provincia
y zonas de planificación se presenta en el Anexo 4.2.
Al analizar el nivel de instrucción por grupos de
edad, el Cuadro 4.3 y el Anexo 4.3 indican que, en
el grupo de 65 años y mas, existe un porcentaje
considerable de personas sin instrucción (22.6%).
A esta proporción le sigue el grupo de 55 a 64
años, oon un 8A ‘K. de personas sin instrucción
Adicionalmente, a partir de los Z5 años, se observan
proporciones considerables de personas queposeen
tan solo instrucción primaria (todas sobre 32 9B).


t [uinfil económico
En el Anexo 4.4 se presenm la distribución de la
población ecuatoriana por quintil económico,
según área de residencia, subregión, provincia y




‘lomo II: Salud sexual y reproductiva


Gráfico 4 1 Nivel de insirucción de la población ecuatoriana por suhregión
(población de 6 años o más)


I Ninguno I Primaria


Pomeruaje


1%)


8
8
8


3


Sierra Sierra Cos1a Costa
urbana rural urbana rural


Fuente: ENSANUTECU 2012 MSP/INES
Ellhnmclñn: Fveue WB elal.


mna de planificación. Se desprende del Anexo que
a nivel nacional las proporciones son muy similares
en cada uno de los quimiles (todos alrededor del
20 %). Al comparar con el 2004 se observa que la
distribución era parecida, con la excepción del
quinril más rico (Q5), en donde la proporción, en
2004, era de 17.3 %.


Al analizar los datos por área de residencia se
encuentra que la mayor parte de la población de los
quinriles más pobres [Q1 y Q2) vive en el área rural
(45.1 % y 29.4 %, respecLivamente). En contraste, la
mayor parte de la población de los quintiles más
ricos (Q4 y Q5) vive en el area urbana (25.1 % y
26.2%, respeclivamente).


I Secundaria I Superior


illllliii
Amazonía Amazonía Galápagos üuilo


urbana ruml
Guayaquil


Subregiún


El análisis por subregión en el Grafico 4.2 muestra
que la Amazonia rural, la Costa rural y la Sierra
rural tienen la mayor cantidad de personas del
quinril más pobre (Q1) (51.2 %, 48.2 % y 43.8 %,
respectivamente). De forma paralela, la Amazonia
urbana se caracteriza porlener una menor brecha en
la proporción de personas de los distintos quinijles.
Quito, por su parte, tiene la mayor proporción de
personas del quinijl mas rico, Q5 (47.5 %)yla menor
proporción de personas en el quinril ma's pobre, Q1
(3.9 %).


Cuadro 4 3 Nivel de instrucción de la población ecuatoriana por grupo de edad
(población de 6 años o más)


6 a 9 0.6 99.4 - - 100
1D a 14 0.5 63.8 35.7 - 100
15 i124 0.6 15.6 68.3 15.4 100
25 a 34 1.6 32.0 43.4 23.0 100
35 a 44 2.2 37.6 41.6 18.6 100
45 a 54 4.1 45.0 32.7 18.2 100
55 a 64 8.4 57.2 22.2 12.2 100
G5 y más 22.6 61.6 11.6 4.1 100


Total in) 2 045 36 475 29 473 8 496 76 489
menu: ENSANUPEDU 201 z MSP/WEG
Elahnmclón: Frelre WB e: al.


81




82


Ewcuesz Nac Unai ue SaLid y Nulnción


Gráfico 4 2 Población ecuatoriana por quintil económico y suhregión (toda la población)


[oiipnnrei [02 [usumermeami [04 [asimag
su


5o


4o
Ét, 3o
É
Eg 2o


1o


o Siena Siena cam Costa Amaznnía Amazonia Gaiánagns Ouiln Guayaquii
urbana rural urbana rumi urbana rumi


menu: ENSANUPEDU 2012 MSP/WEG Subregiún
Elahnmclón: Freire WB e: a1.


Grupo étnico


En el Anexo 4.5 se presenta la distribución de la
población ecuatoriana según el grupo étnico por
autodeclaración,desagregadoporareaderesidencia,
subregión, provincia y mua de planificación. Se
puede observar de este anexo que la mayoría de
ecuatorianos se autodeclaran mestizos, blancos o de
otra etnia (83.3 %). Le siguen los indigenas (62%),
los montuvios (5.5 9G) y los afroecuatorianos (43%).
Cabe mencionar que en la ENDEMAIN 2004 se
identificó al 87.6 % de la población como mestizay
al 7 % como indigena [CEPAK 2005).


Gráfico 4 3 Población ecuatoriana por grupo étnico y subre
I AfroecuatorianoI Indígena


Guayaquil


Quito


Galápagos


Amazonia rural


Amazonia urbana


Suhregión Costa rural


Costa urbana


Siena rural


Sierra urbana


40


Según el área de residencia, la mayoría de indigenas
vive en el área rural (14.2 % frente al 2.9 % en el área
urbana); además, la mayoría de montuvios vive en el
área mral [11 % frente al 3.3 % en el área urbana). La
mayoría de mestizos y blancos, por su pane, tiende
a vivir en el área urbana [89 %), mientras que los
afroecuatorianos se distribuyen de manera similar
tanto en el área urbana, como en el área rural (3.1 %
y 4.8 %, respectivamente).


Por subregión, el Gráfico 4.3 indica que todas
las subregiones se caracterizan por tener mayor
cantidad de mestizos, blancos u otros. Se puede
apreciar también que la Amazonia rural posee una


n (toda la pohla n)
I Monluvio I Mestizo, blanco y otro


60 BD 100
Porceniaie (Wu)


Fuente: ENSANUTECU 2012 MSP/INEI)
Eunnnclún: Heus WB eial.




‘lomo II: same sexuai y reproductiva


Gráfico 4 4 Estado civil de la población ecuatoriana (personas de 12 años y más)


50


40 36.6
32.1


g 30
.2 21.0
É 20
É
E 10 7.2


31o j j j 2 j j j j
Casado/a Unido/a separado/a Viuda/a Sciiem/a


divorciado/a


Esmdo civil
num: ENSANUTECU 2012 MSP/WEG
Ellbouclún: Freire WE emi.


mayor proporción de indígenas (33.9 % frente al
6.2 % a nivel nacional). Ia Costa rural, por su parte,
posee una mayor proporción de montuvios (30.9 %
frente al 5.5 % a nivel nacional). Además, tanto la
Costa urbana como la Costa rural poseen una mayor
proporción de afroecuatorianos (7.4 % y 6.3 % frente
al 4.3 % a nivel nacional).


Estado civil


El Anexo 4.6 presenta la distribución porcentual de
la población ecuatoriana de 12 años y mas según
su estado civil, desagregada por área de residencia,
subregión, provincia y zona de planificación. Se
obsenm en este Anexo y en el Gráfico 4.4 que un
36.6 % son solteros y solteras; un 32.1 %, casados
y casadas; un 21 %, unidos y unidas; un 7.2 %,
separadosyseparadas o divorciadosydivorciadas; y
un 3.1 %, viudos yviudas. Al comparar con los datos
de la ENDEMAIN 2004, la distribución se comporta
de forma similar. Es decir, la mayoría son solteros
y solteras (37.3 9%.), le siguen los casados y casadas


(35.4 %), los unidos y unidas (17.5 %), los separados
y separadas o divorciados y divorciadas (5.8 %) y los
viudos y viudas (4 %) (CEPAR, 2005). Por otro lado,
se obsenm una disminución en el porcentaje de
casados de alrededor de tres puntos porcentuales y
un aumento en el porcentaje de unidos, también, de
tres puntos porcentuales.


Relación de parentesco con el jefe de hogar


El Anexo 4.7 muestra la relación de parentesco
de cada uno de los miembros del hogar con el
jefe de hogar desagregada por área de residencia,
subregión, provincia y zona de planificación. Se
puede apreciar de este Anexo y del Gráfico 4.5, que
a nivel nacional el 22.7 % son jefes de hogar, el 17 %
son cónyuges [de sexo femenino o masculino), el
45.1 % son hijos e hijas, el 1.7 % son yernos o nueras,
el 6.6 % son padres y madres o suegros y suegras, el
1.3 % son nietosynietas, el 4.7 % son otros parientes
y el 9.9 % son otros no parientes.


Gráfico 4 5 Relación de parentesco con el jefe del hogar (toda la población)
5o 45.1


Ïí
% 25 22.7
É 2oE nuE 15


m
5


5.a 471.7 j 1ao . . . 2 . . . I . M’Jefeiu) ae cónyuge o Hija (a) verrm n nuera Padres‘ meares Nietnla crm pariente 01m rre
nogal cnnvlvieme o suegros/as paneme


Palentesna cun ei ¡ere ne nngav


num: ENSANUTHÉU 2012 MSP/WEG
Ellhunclún: Freire WE eral.


83




84


Encuesïa Naciuna! de Sam y Nuhimúrï


En relación con el 2004, 1a proporción (14,3 96) de
otros parientes (incluyendo a los yemas o nueras,
padres ymadres o suegros y suegtas, nietosy nietas
y los otros parientes) se ha mantenido constante
(CEPAR. 2005).


4.4 BIBLIOGRAFÍA
CEPAR (2005). ENDEAJAIN 2004: Encuesta


Demagrúfica y de Salud ¡Mamma e Infantil.
Ecuador: Centro de Estudio de Población y
Desarrollo Social (CEPAR).


LópeLCemllos DF Si Chi C (20l0a). Assessing the
context af health care utilüatian in Ecuador:
A spatial ami multileuel analysis BMC Health
Services Research, 10: 64.


LópeLCemllos DF 84 Chi C (20l0b). Health care
utilwtíon in Ecuador: A multikuel analyslk of
socioeconamic ¡ieterminants and inequality
issues. Health Policy and Planning, 25(3): 209—
218.








CARACTERÍSTICAS
DE LAS MUJERES


CAPÍTULO V EN EDAD FÉRTIL
Y DE LOS NACIDOS
Y NACIDAS VIVOS




Foíografia:
1. Samaningu/ 2012.




‘lomo II: Salud sexual y reproductiva


-CONTENIDO


5.1 INTRODUCCIÓN


5.2 METODOLOGÍA.


5.3. RESULTADOS...


5.3.1 Caracteristicas generales de las mujeres de 15 a 49 años
Distribución por grupos de edadm.
Grupo étnico
Quimil economlco


89
l l


Afiliación al Seguro Social y Iipo de seguro médico .
Situación de empleo


5.3.2 Caracteristicas generales de las mujeres de 12 a 14 anos
5.3.3 Nivel de instrucción de las mujeres de 15 a 49 años


Nivel de instrucción según la edad, grupo étnico y quinlil económico.
Analfabelismo en las MEF de 15 a 49 años.


5.3.4 Caracteristicas de los nacidos vivos y las nacidas vivas en el período julio
2007 ajunio 2012“...


Nacidos vivos y nacidas vivas según caracterisljcas de la madre .
Nacidos vivos y nacidas vivas según caracterisljcas del nacimiento
Distribución de NVy MEF


5.4 BIBLIOGRAFÍA...






5.1 INTRODUCCIÓN
El presente capítulo describe las caracteristicas
demográficas y sociales de las mujeres en edad
fértil (MEF) de 12 a 49 años y los nacidos vivos
y nacidas viims en el periodo de julio 2007 a
junio 2012. En primer lugar se presentan las
características generales de las MEF (edad, grupo
étnico, quintil económico, estado civil, afiliación
al seguro social, tipo de seguro médico y situación
de empleo) desagregadas por área de residencia,
subregión, provincia y zona de planificación.
En una sección aparte, y siempre que el tamaño
de la muestra lo permita, se presenta la misma
desagregación para las mujeres de 12 a 14 años.


En segundo lugar se incluye información sobre el
nivel de instrucción de las mujeres de 15 a 49 años
desagregada por área de residencia, subregión,
grupo étnico, quintil económico y edad. Para
complementar esta información, también se
incluyen datos sobre la tasa de analfabetismo en
las mujeres en edad fértil de 15 a 49 años, por área
de residencia y grupo étnico.


La información resumida se muestra en cuadros y
gráficos. Para el lector que desee hacer un análisis
más profundo, el disco compacto que acompaña
este tomo contiene los anexos en donde constan,
la población muesual (n), la población expandida
(N) y los intervalos de confianza (IC95%).
Finalmente, para contextualizar los resultados
de la ENSANUTECU con las encuestas de salud
sexual y reproductiva realizadas anteriormente


1am Il: Salud sexual y veproductwa


en Ecuador, se muestran comparaciones a nivel
nacional, con los datos de la encuesta ENDEMAIN
2004.


5.2 METODOLOGÍA
Para la obtención de las wriables estudiadas en
el presente capitulo se combinó la información
recolectada en el formulario de Hogar con la del
formulario de MEF, Sección I. Caractenkticas
generales de la entren/mada y Sección II. Historia
de embarazos y nacimientos, aplicados a las
mujeres de 12 a 49 años (Anexos A y B). El
Cuadro 5.1 muestra el desglose de las secciones
de este capitulo, desagregadas según el grupo de
edad estudiado en dicha sección.


5.3. RESULTADOS


5.3.1. Características generales de las
mujeres de 15 a 49 años


Distribución por grupos de edad


El Anexo 5.1 muestla la distribución porcentual
de las mujeres en edad fértil por grupo de edad,
área de residencia, subregión, provinciayzona de
planificación. En el Cuadro 5.2 se presenta esta
misma información resumida a escala nacional.
Se observa en este cuadro que las mujeres más
jóvenes (de 15 a 19 años) constituyen la mayor
proporción (17.9 9B), mienuas que las mujeres
mayores (de 44 a 49 años) constituyen la menor
proporción (10.5 Wa). Sin embargo, en los grupos


Cuadro 5.1 componentes del Capítulo V, por grupo de edad


Sección
Grupo de edad


MEF de MEF de
12 a 14 años 15 a49 años


Distrihluzión pnr grupos de
edad
(¡marica
Ollintil económico
Bhflo civil ><><><><
Afiliación al Seguro Social
11po de seguro médico
Situación de emplea


Mtaltabetismo ><


><><><><><><><


Nacidos vivos y mamas mas


num». BENIIFELXJ 2m 2. misil/INE.
anunciar: Halle WB mi.


91




92


Enuusla National de Salud y Nulliclófl
de edad de 15 a 19, de 20 a 24, de 25 a 29yde 30
a 34 años, las proporciones son similares (17.9 ‘JE,
17.6 JE, 15.4 ‘JEy 14.7 JE, respectivamente). Por otro
lado, de 35 a 39, de 40 a 44 y de 45 a 49 años, las
proporciones son también se asemejan (12.8 ‘JE,
11.2 ‘JE y 10.5 ‘JE, respectivamente).


Al comparar con los datos de la ENDEMAIN
2004, la distribución porcentual de las mujeres
por grupos de edad en 2012 no ha wriado
notoriamente, excepto en la proporción de
mujeres de 15 a 19 años, que ha disminuido del
20.9 ‘JE, en 2004, al 17.9 ‘JE, en 2012 (CEPAR, 2005).


Grupo étnico


En el Anexo 5.2 se presenta la distribución
porcentual de las MEF según el grupo étnico en
que se ubicaron, por área de residencia, subregión,
provinciayzona de planificación. Anivel nacional,
el 83 JE de las mujeres se autodenominó mestiza,
blanca o de ona etnia; en proporción, le siguen las
mujeres indígenas (7 JE), las mujeres montubias
(5.2 ‘JE) ylas mujeres afroecuatorianas (4.7 JE).


Al desagregar por subregión se obsenm que la
mayor proporción de mujeres mestizas, blancas o
de otra etnia se ubica enla Sierra urbana (90.5 JE)y
Quito (89.7 JE), mientras que la mayor proporción
de indígenas se encuentra en la Amazonía niral
(32.2 JE) y la Sierra rural (22.1 JE). Asimismo, la
mayor proporción de montubias se ubica en
la Costa rural (29.9 JE), mientlas que la mayor
proporción de afroecuatorianas se encuentra en
la Costa urbana (7.5 ‘JE).


En el Gráfico 5.1 se muestra la distribución
porcentual de las mujeres por grupo étnico
y provincia. Se puede observar que en casi
todas las provincias la mayor proporción está
constituida por mestizas, sin embargo, en Napo,
Pastaza y Chimborazo se encuentra la mayor


proporción de indígenas (54.2 ‘JE, 37 ‘JE y 34 ‘JE,
respectivamente); en Esmeraldas e Imbabura, la
mayor proporción de afroecuatorianas (47.6 JE y
9 ‘JE, respectivamente): y en Los Rios y Manabí, la
mayor proporción de montubias (33.3 ‘JE y 19.4 ‘JE,
respectivamente).


Quintil económico


En el Anexo 5.3 se presenta la proporción
nacional de MEF según quintil económico, por
área de residencia, subregión, provincia y zona
de planificación. Se puede observar del anexo
que las proporciones en los distintos quintiles
son muy semejantes (19.5 JE en el Q1, 20.1 ‘JE en el
Q2, 19.4 ‘JE en el Q3, 20.2 ‘JE en el Q4 y 20.9 ‘JE en el
Q5), similar a lo que se encontró en la ENDEMALN
2004.


Al analizar la distribución porcentual de las MEF
por quintil económico y por subregjón, el Gráfico
5.2 muestla que existen marcadas diferencias
económicas entre las subregiones. En general, se
puede observar que Quito y Galápagos presentan
una proporción más alta de mujeres del quintil
más rico (Q5) (47.2 ‘JE y 33.6 ‘JE, respectivamente).
Por su parte, la Amazonía mral, la Costa rural y
la Sierra rural tienen una mayor proporción de
mujeres que pertenecen al qujntil más pobre
(Q1) (50.1 ‘JE, 47.2 ‘JE y 44.9 JE, respectivamente).
Además, la Costa urbana y la Amazonia urbana
tienen una mayor proporción de mujeres que
pertenecen al quintil intermedio (Q3) (26.7 JE y
26.7 ‘JE, respectiwmente). Esta información nos
dice claramente en dónde se ubican las mujeres
más pobres.


Estado civil


En el Anexo 5.4 se presenta la distribución
porcentual de las MEF según su estado civil,
desagregada por área de residencia, subregión,


Cuadro 5.2 Distribución porcentual de MEF por edad


Grupo ye edad
(anos)


15 a 19 17.9 1 718
HI2! 17.6 2 940
25 a 29 15.4 3 291
an n 34 14.7 31
35 a 39 12.8 2 672
III n M 11.2 2159
45 a 49 10.5 1 692


auna: ¡Mmmm 2m 2. IJsP/INEC.
Hondón: Fmle WB. sul.




Tomo I: Salud sem! y rsproducïíva


93S


93.85..


.3.


521..


Eso-lia


¿weasa
EN


ÉÉaum


¡ia


2.185..


558:.


.55Es..282332328
53:20


eom
2:55am


w3255:93E.
23SE


S._¡sus8228


22o:


¿uz
aus:282o:


8559.2.
822.6


SEN


s388353382.2oaii»s.
a


3...5
sin


sam


Ea


8.5
iaia


¡E


¡PSI-MIU


asas:
I


2253.5
I


2...2.
I


nsseaïsfi
aaregaecasa


mz...
E:


3....


.353:


gguscfia
S


cuña




94


Ennusïa National de Salud y Nullimm


Gráfico 5.2 Disirihución porcentual de las MEF, de 15 a 49 años, por quintil económico y suhregión
IGIPGI!) In2 Inumnmn) Im Iusmm)


su
su


í u)g.3 zu
53 zu


m


‘"’ sm Sem m; m; Amimnia Amamnía rana»: num (¡Mmmm ïmzl
rumana mril mm mril rumana mnl


HmIzEmAMJTHlJ 2012 ¡ASP/IEC mmm.
amoruóufieiewaem
provincia y zona de planificación. Anivel nacional
se encontró que el 34.4 9L de mujeres estaba
soltera; el 30.8 9L, casada; el 24.7 9L, unida; el 9.5%,
separada o divorciada; y el 0.6 9L, viuda.


De 2004 a 2012, la proporción de mujeres unidas
y la de divorciadas o separadas se ha mantenido
constante (en 2004 era de 23.6 9L y 8.1%,
respectivamente) (CEPAR, 2005). Además, se
evidencia que la proporción de mujeres solteras
aumentó del 28.3 9L en 2004 al 34.4 9L en 2012
(CEPAR, 2005).


Al desglosar por subregión, Galápagos y Quito se
destacan por tener, en proporción, más mujeres
casadas (43 9L y 40.5 9L, respectiwmente), la
Costa rural por tener más mujeres unidas (42.5
9L), la Costa urbana y la Amazonía urbana, por
tener más mujeres separadas (12.8 9L y 12 9L,
respectivamente) y la Sierra urbana y la Siena
rural, por tener más mujeres solteras (42.6 9L y
40.3 9L, respectivamente).


Número de hijos e hijasvivos


El Gráfico 5.3 y el Anexo 5.5 muestran la
distribución porcentual de las MEF según el
número de lujos e hijas vivos. En general, la
proporción de mujeres disminuye a medida
que el número de hijos e hijas aumenta. En
consecuencia, existen más mujeres que no han
tenido hijos o hijas (27.1 9L)ymenos mujeres que
han tenido entre 5 y 6 o más hijos e hijas (4.4 9L y
5.9 9L, respectivamente).


El desglose por subregión indica que, con relación
a las demás suhregíones, la Amazonía nual, la
Costa nual y la Sierra rural presentaron la mayor
proporción de mujeres con 6 o más hijos (13 9L,
11.7 9Ly 10.1 9L, respectivamente). En contraste, la
Sierra urbana y Guayaquil presentaron una mayor
proporción de mujeres sin hijos (29.2 9L y 29 9L,
respectivamente).


En comparación mn 2004, las proporciones en
2012 variaron. En 2004, la proporción de mujeres


Gráfico 5.3 Proporción de MEF de 15 a 49 años según el número de hijos e hijas vivos
Porcentaje


27.1


20.3 13-7


1 5
15.3


10 8.35 Io J
0 1 2 3 4 5


i
Gormïs


Húmem de hij e hijas vivos


Hulk ENSANUFECU 2012. MSP/IIED.
Ellnllúil: FnáIeWE mi




sin hijos era la mayor (30.9 '36), seguida por la
proporción de mujeres con dos hijos (19.1 9B)
(CEPAR, 2005). Por otro lado, en 2004, al igual que
en 2012, se reportó que en las subregiones rurales,
las proporciones de mujeres con mayor número
de hijos eran mayores que en otras subregjones
(CEPAR, 2005).


Afiliación al Seguro Social ytipo de seguro
médico


El Anexo 5.6 presenta la distribución porcentual
de las MEF según su afiliación al Seguro Social
y según su acceso a un seguro médico (sea
este público o priwdo), por área de residencia,
subregión, provincia y zona de planificación.
Con relación a la afiliación al Seguro Social, un
18.3% indicó tener seguro social general; un 1.4
‘ña, seguro social voluntario; yvvun 6.5 %, seguro
social campesino, por ende, un 73.8 % de las
mujeres reportó no estar afiliada al IESS.
Con relación al tipo de seguro médico, como se
muestra en el Gráfico 5.4, el 25.6 ‘Ka de las mujeres
reportó acceder a uno de los seguros médicos
publicos (ISSFA, ISPOL, municipal o IESS); el
1.6 %, a un seguro médico privado; el 2 96, a un
seguro médico público, como a un seguro médico
privado; y el 70.3 ‘K. reportó no tener acceso a
ningún tipo de seguro médico.


Situación de empleo


En elAnexo 5.6 también se presentala distribución
porcentual de las MEF según su situación de
empleo, desagregada por área de residencia,
subregión, provincia y zona de planificación.
Se puede obserimr que un 37.6 ‘X; de las mujeres
reportó trabajar fuera del hogar, un 7.1 96 reportó
trabajar dentro del hogar y un 55.3 % reportó no
trabajar. Al comparar con 2004 se desprende que
el porcentaje de mujeres que trabajaban fuera del
hogar aumentó del 30 ‘Zu, en 2004, al 37.6 ‘Xx, en
2012; mientras que, el porcentaje de mujeres que


1am Il: Salud sexuai y veproductiva


trabajaban dentro del hogar disminuyó del 13.6 ‘K;
al 7.1 96 (CEPAR, 2005).


5.3.2 Características generales de las
mujeres de 12 a 14 años


En el Anexo 5.7 se presenta la distribución
porcentual de las mujeres de 12 a 14 años y la de
las mujeres de 15 a 49 años, por área de residencia,
grupo étnico, estado civil, nivel de instrucción,
número de hijos y situación de empleo. En esta
sección, cuando el número de casos lo permitía,
se hizo referencia solo a las cifras significativas.
Al analizar la proporción mujeres de 12 a 14 años
por área de residencia, se desprende que un 53.2 9L
estaba viviendo en la área urbanayun 46.8 ‘Zu vivia
en el área mral. Estos datos reflejan la tendencia
a escala nacional e indican que la mayoria de
mujeres vive en el área urbana


Con relación al grupo étnico, la mayor proporción
de mujeres de 12 a 14 años se autodenominó
mestiza, blanca u otra raza/etnia (33.4 '36); a esta
proporción le sigue la indígena (8.2 %).


Finalmente, se desprende que solo el 6.6 % de las
mujeres de 12 a 14 años se encontraba trabajando
fuera del hogar, mientras que la mayoría no
trabajaba (92 9ta).


5.3.3. Nivel de instrucción de las
mujeres de 15 a 49 años


El Anexo 5.8 muestra la distribución porcentual
de las MEF de 15 a 49 años según su nivel de
instrucción, por área de residencia, subregjón,
provincia y zona de planificación. Un resumen
de esta información se presenta en el Gráfico 5.5.
Alli se puede observar que menos de la mitad de
las mujeres (44.2 911) posee instrucción secundaria
(incompletaycompleta), mientras un2l.3%posee
instrucción superior o posgrado. Finalmente, un
3.7 % de mujeres no posee estudios.


Gráfico 5.4 fipo de seguro médico (%) (MEF de 15 a 49 años)
25.6


70.8


men; HSAMJTEUJ 2012 NSI/Mc.
¡inundan Freire wa. em


I Seguro médico público únicamente (IESS,
ISSFA, ISPOL, municipal)


I Seguro médico público y privado


I Seguro médico privado únicamente


I No tiene seguro médico


95




96


Enrsusia National de Salud y Nutrición


Gráfico 5.5 Distribución porcentual de las MEF de 15 a 49 años por nivel de instrucción
40


21.6
20
15
¡o 9.4


5 3.7 I


Ninguno Primaria Prirmria
incompleta completa


Porcentaje


1%)
24.5


Secundaria
incompleta


19.4


Sewndaria Superior/Posgrado


completa


Nivel de instrucción
Hulk EilSANUFEm 2012. MSP/IIED.
Hamachi: Freire WE. am


Con relación a 2004, la proporción de mujeres
con un nivel mas alto de instrucción alunentó
en 5 puntos porcentuales (de 16.2 '36 a 21.3 96).
Con relación a las mujeres sin instrucción, la
proporción se ha mantenido prácticamente igual
(3.2 96, en 2004, y 3.7 96, en 2012). Por otro lado,
la proporción de mujeres que han alcanzado
laprimaria completa
21.5 ‘X2; mientras que, la proporción de mujeres
que alcanzaron la secundaria completa aiunentó
del 15.3 ‘Ka al 19.4 96 lo que indica una importante
mejora del nivel de instrucción de las mujeres.


En el contexto regional, Colombia presentó, en
2010, un porcentaje de mujeres con instrucción
superior de 24 %, y un porcentaje de mujeres
con instrucción secundaria de 51 % (Profamilia,
2010). Perú, por su parte, presentó, en 2012, una
proporcióndecasi29‘Jiademujeresooninstrucción
superioryuna proporción de casi 47 ‘Ji’: de mujeres
con instrucción secundaria (INEI, 2012). Estos
datos indican que Ecuador está por debajo de
Colombia (en casi 3 puntos porcentuales) y por
debajo de Perú (en casi 7 puntos porcentuales)
en cuanto a la proporción de mujeres que poseen
instrucción superior o posgrado.


Cuadro 5.3 Nivel de instrucción por grupo étnico y quintil económico ('56) (MEF de 15 a 49 años)


Indigena 17.4
Afroecuatoriano 5.3
Mnntuvin 6.6
Mestizo,
blanco, otro


22


m (Pobre) 9.7
02 4.6
03 (Intermedio) 2.4
04 1.0
05 (Rico) 0.a


Hulk ENSANUFECU 2012. MSP/IIED.
Ellnlúil: FnáreWE mi.




lomo Il: Salud sexual y reproductiva


Gráfico 5.6 Motivos principales para no estudiar o haher dejado de estudiar (MEF de 15 a 49 años)
Problemas económicos


Tenia que trabajar
Quedó embarazada


Logro su meta educativa
Problemas lamilianzs


Otra causa
Por bajo rendimiento 2.7


La institución educativa está muy lejos 0.9
Problemas del cernm de educación IJ..7


camhio de domiülio 0.4


Motivos


41.8
15.3


10.3
10.3


Rune: EMSANUFECU 2012. MSPIINEC.
Ellnllúir: FrráreWB. etal.


Al haoer el desglose del nivel de instrucción por
subregión, se destacan la Sierra rural, la Amazonía
mral y la Costa rural por poseer las proporciones
más altas de mujeres que han alcanzado tan
solo la instrucción primaria completa (33.9 %,
28.5 % y 26.6 96, respectiimmente). Por su parte,
Quito, Galápagos y la Sierra urbana tienen
las proporciones más altas de mujeres con
instrucción superior o posgrado (39.4 9L, 29.3 9K: y
28.1 96, respectivamente).


Nivel (le instrucción según la edad, grupo
étnico y quinfil económico
En el Anexo 5.8 se presenta la distribución
porcentual de las MEF según su nivel de
instrucción, por grupo de edad, grupo étnico y
quintil económico. En el análisis por grupo de
edad se puede obserimr que entre las mujeres
de 35 a 39, de 40 a 44yde 45 a 49 años existe una
proporción considerable sin estudios (6.7 96, 6.7%
y 8.4 96, respectivamente). Asimismo se destaca
que, a pesar de su edad, las mujeres de 40 a 44
años y de 45 a 49 años presentan una proporción
importante de mujeres con instrucción primaria
completa (27.7 9B y 27.2 96, respectivamente).


En el Cuadro 5.3 se muestla la distribución
porcentual de las MEF según nivel de instrucción
por grupo étnico y quintil económico. Se
desprende que un 17.4 ‘X; de mujeres indígenas no
tiene estudios, lo que la convierte en la proporción
más alta entre los distintos grupos étnicos.
Además, un 9.7 96 de las mujeres del quintil más
pobre (Q1) no tiene estudios, mientras que un
49.9 9K: de mujeres en el quintil más rico (Q5)
posee estudios de nivel superior o posgrado.


WWW/Sie Ü‘)


Para complementar la información anterior, en
el Anexo 5.10 y el Gráfico 5.6 se presentan los
motivos principales para que las MEF de 15 a
49 años no hayan estudiado o hayan dejado de
estudiar. A nivel nacional, las motivos principales
incluyen los problemas económicos (41.8 9L),
el haber tenido que tlabajar (15.3 96), el haber
quedado embarazada (10.3 9B) y el haber logrado
su meta educatiw (10.3 96).


Al mismo tiempo, el análisis de las causas para
no estudiar por nivel de instrucción, en el Anexo
5.10, indica que, entre las mujeres sin estudios, la
principal causa para no haber estudiado fueron
los problemas económicos (59.6 9B), seguido por
los problemas familiares (12.8 96). Además, entre
las mujeres con instrucción primaria incompleta,
las principales causas para haber dejado de
estudiar fueron los problemas eoonómicos
(55.2 96), seguidos por el haber tenido que tlabajar
(12.6 9€).


Analíalrefismo en las MEF de 15 a 49 años.
En esta sección se entiende por analfabetismo
la condición que presentan las personas de no
saber leer ni escribir. Este indicador se expresa
como el porcentaje de personas de 15 a 49
con analfabetismo, del total de personas en el
mismo grupo etario (Senplades, 2013). Conocer
el porcentaje de analfabetismo en las MEF es
de suma importancia ya que está directamente
relacionado con su grado de acceso a la educación
y, por ende, oon su situación de salud y la de sus
hijos e hijas (Sandiford et al, 2010). En el Cuadro
5.4 y el Anexo 5.11 se presenta la proporción de
mujeres con analfabetismo, desagregada por área


97




98


Enuusïa Nadunai de Saiud y Nutrición


Cuadro 5.4 Analfahetismu por área de residencia y grupo étnico (MEF de 15 a 49 años)


num: BiSNIIFEQI 2m 2. NsP/INEC.
Elilrniril: Fráre WB mi.


y grupo étnico. A nivel nacional, las MEF que
reportaron no saber leer ni escribir oonforman el
4.5 9G; esta proporción es mayor en las áreas rurales
(8.5 96), entre las mujeres indígenas (17.8%) y las
mujeres montuvias (9.4 96).


5.3.4 Características de los nacidos
vivos y las nacidas vivas en el
período julio 2007 a junio 2012


En esta sección se presenta la información sobre
nacidos vivos y nacidas vivas (NV) en los cinco
años anteriores a la ENSANUTECU, es decir,
de julio 2007 a junio 2012. El análisis de los
datos, del Anexo 5.12 al Anexo 5.15, presenta la
proporción de NV según las características de la
madre, y según las características del nacimiento,
desagregada por área de residencia, subregión,
provinciayzonadeplanificaciónAdicionalmente,
al final de esta sección se presenta la distribución
porcentual, a nivel nacional, de los NV y de las
MEF, desagregada por área de residencia, región
y nivel de instrucción.


Nacidos vivosynacidas vivas según
características de la madre


Brady cil/il de lu madre


A nivel nacional, el 73.7 96 de NVviene de mujeres
casadas/unidas; el 13.6 96, de mujeres solteras;
y el 12.7 96, de mujeres separadas, divorciadas o
viudas (Anexo 5.12). Con relación a la ENDEMAIN
2004, se destaca un aumento de casi 9 puntos
porcentuales en la proporción de NV que vienen
de mujeres solteras, del 5.1 96, en 2004, al 13.6 96,
en 2012 (CEPAR, 2005).


Edad de M madre


El análisis a nivel nacional de NV según la edad
de la madre indicó que un 51,5 96 de NV viene de
mujeres de 20 a 29 años; un 19.4 96, de mujeres
menores de 20 años: un 26 96, de mujeres de 30
a 38 años; y un 3.1 9B, de mujeres de 40 a 49 años
(Anexo 5.12).


SÍ 97.2 91.6 82.2 93.4 90.6 97.1 95.5 17 229
No 2.8 8.4 17.8 6.6 9.4 2.9 4.5 432
Trial 112K) 10o 112K) 1m 10o 100 1M 17661


Nivel de instrucción de lu madre


Anivel nacional, el 42.3 % de NVviene de mujeres
oon estudios secundarios; el 37.1 96, de mujeres
oon estudios primarios; el 16.4 96, de mujeres
oon estudios superiores: y el 4.2 96, de mujeres
sin estudios (Anexo 5.12). En comparación con
la ENDEMAIN 2004, la proporción de NV de
mujeres con estudios primarios se ha mantenido
(CEPAR, 2005). La proporción de NV de mujeres
oon estudios secundarios ha aumentado del
38.2 96 al 42.3 96; la proporción de NV de mujeres
oon estudios superiores ha aumentado del 10.6 %
al 16.4 96 (CEPAR, 2005). Cuando se analiza por
subregión, se destacan la Sierra rural y la Costa
rural puesto que aquí se encuentra la mayor
proporción de niños y niñas nacidos vivos
de mujeres con instrucción primaria (60 96 y
56.4 96, respectivamente) en relación con la escala
nacional (37.1 96) (Anexo 5.13).


Grupo étnico


Según el grupo étnico, la mayoría de NV viene
de mujeres mesrizas, blancas y de otra etnia
(80.8 96) (Anexo 5.12). En los otros grupos étnicos,
la proporción de NV es menor: 9.8 % en las
indígenas, 4.8 96 en las afroecuatorianasy45 96 en
las montuvias.


En el análisis por subregión se destacó la Costa
rural por presentar la proporción más alta de NV
de mujeres montubias (29.1 9íx).Asinrismo,laCosta
urbanay Guayaquil, reportaron la proporción mas
alta de NV de mujeres afroecuatorianas (9.5 96 y
6.3 96, respectivamenreiFinalmente, la Amazonía
rural y la Siena rural reportaron la proporción
más alta de NV de indígenas (39.9 96 y 25.5 96,
respectivamente).


Quinn’! económico


El análisis según el quintil económico de la madre
indicó que la proporción de NV es mayor en las
mujeres del quintil más pobre (26.2 96) ymenor en
las mujeresdel quintilmásrico (14,1 9B), mostrando
una diferencia de 12 puntos porcentuales entre




quintiles (Anexo 5.12). Al comparar con 2004, las
diferencia en la proporción de NV entre el quintil
más pobre (9.3 9?.) y el quintil más rico (33.9 96) fue
de 25 puntos porcentuales, por ende, en el pasado,
la diferencia entre quintiles era más marcada
(24.6 9:.) (CEPAR, 2005).


Al desagregar por subregión se observa que en
la Amazonía rural, la Costa rural y la Sierra rural
la mayor proporción de NV viene de madres
que pertenecen al quintil más pobre (59.7 96,
56.5 9L y 52.8 9€, respectivamente) (Anexo 5.13).
Por su parte, la Sierra urbana, la Costa urbana,
Guayaquil y la Amazonía urbana presentaron
una distribución porcentual más equitativa
entre quintiles. En contraste, Quito y Galápagos
presentaron una proporción más alta de NV de
mujeres del quintil más rico (32.1 % y 25.2 911,
respectivamente).


Nacidos vivos y nacidas vivas según
características del nacimiento


Orden del nacimiento


El desglose según el orden de nacimiento indicó
que la mayoria de NV era de orden segundo a
cuarto (51.2 9B) (Anexo 5.12). Las proporciones
restantes corresponden a NV primerizos (37.6 96),
quinto a séptimo (9 96) o de octavo a un mayor
orden (2.3 9L). En comparación con 2004, la
proporción de NV primerizos ha aumentado del
31 96 al 37.6 96, es decir, en 6.6 puntos porcentuales
(CEPAR, 2005).


Sexaysupen/ivencia del hija a la hifi:
En cuanto al sexo de los y las NV, se estimó que
un 51.4 96 era masculino y un 48.6 911, femenino
(Anexo 5.12). Con relación a la tasa de defunción,
un 2 96 de los y las NV falleció en los últimos años.
En comparación con la ENDEMAIN 2004, la
proporción de NV por sexo se mantiene, mientras
que la proporción de NV que han fallecido en los
últimos cinco años ha disminuido del 3.2 9K: al 2 9L
(CEPAR, 2005).


Intervalo previa al nacimiento


En el desglose de NV según el intenmlo previo al
nacimiento (período intergenésico), se estimó
queun 18.8 96 de niñosyniñas nació enunperiodo
menor a 24 meses; la proporción restante nació
en un período de entre 24 y 47 meses (34.3%), y
el 46.8 96, en un período de 48 meses o más. Esta
información es importante ya que se requiere de
un período mayor que 24 meses (2 años) para que
la madre esté en condiciones óptimas de salud


tam: Il: Salud sexual y veproductwa


para quedar nuevamente embarazada, y así evitar
complicaciones obstétricas o neonatales (Freire
et al, 2014). Al comparar estos datos con 2004,
es importante rescatar que la proporción de NV
que nacieron en un período menor a 24 meses
disminuyó del 25.8 al 18.8 96 (CEPAR, 2005).


Distribución de NV y MEF


En el Cuadro 5.5 y el Anexo 5.16 se muestra la
distribución porcentual de las MEF y los NV,
desglosada por área, región y nivel de instrucción.
Las proporciones entre las MEF y los NV por área
de residencia son muy similares e indican que la
razón NV/MEF es prácticamente l, tanto en el
área rural, como en la urbana.


Al desglosar la distribución por región, se observa
que la razón NV/MEF sigue siendo 1, en tres de las
cuatro regiones, excepto la Amazonía, en donde
las MEF presentan una proporción ligeramente
menor (5 96) a la proporción de NV (7.3 '36), que da
una razón de 1.4 hijos por cada mujer.


Con relación al nivel de instrucción se observa
que la proporción de MEF con estudios superiores
es mayor que la proporción de NV(2l.3 %y 16.496,
respectivamente). [a proporción de MEF con
estudios primarios es menor que la proporción
de NV (30.9 96 frente al 37.1 96, respectiwmente).
Estos datos indican que las mujeres con estudios
superiores presentan una tasa de fectmdidad más
baja que las mujeres con instrucción primaria


99




Ennusia National de Salud y Nullicién


Cuadro 5.5 Nacidos vivos y nacidas vivas (de julio 2007 a junio 2012) y MEF de 15 a 49 años por área
de residencia, región y nivel de instrucción


100


Variables seleccionadas


RI!


Siena
Costa 45.0 42.9
Amazonía 5.0 7.3
Insular 0.1 0.1


Ninguno 3.7 4.2
Primaria 30.9 37.1
Segundaria 44.1 42.3
Superior 21.3 16.4


Total (n) 17 661 12 281


Hulk EMSANUFECU 2012. MSP/NEC.
Elllllüil: Fn-áreWE. mi


5.4 BIBLIOGRAFÍA
CEPAR (2005). ENDEMAIN 2004: Encuesta


demográfica y de salud materna e infantil.
Ecuador: Centro de Estudio de Población y
Desarrollo Social (CEPAR).


Freire WB, RamiremLuzuriaga N11, Belmont 17.,
Mendieta N11, SilvaJaramillo MK, Romero
N., Saenz K., Piñeiros P., Gómez LE, Monge IL
(2014). Tomo I: Encuesta nacional de salud y
nutrición de la pobhción ecuatoriana de cero
a 59 años. ENSANUTECU 2012. Ministerio
de Salud Pública, Instituto Nacional de
FstadísticasyCensos. Quito—Ecuador. Pág. 421.


INEI (2012). ENDES. Encuesta demográfica y de
salud familiar. Perú: Instituto Nacional de
Estadística e Informática (INEI).


Profarnilia (2010). ENDS. Encuesta nacional de
demografía y salud. Colombia: Profamilia,
Ministerio de Protección Social, Bienestar
FamfliayUSAID.


Sandiford, P., Cassel, L, Montenegro, M. and
Sanchez G. (2010). fire Impact of Womens
Literacy an Child Health anrl its Interaction
with Access to Health Services. Population
Studies: A journal of Demography, 49(1). doi:
l0.l080/0032472031000l482l6.


Senplades (2013). Plan Nacional del Buen Vivir,
20132017. Ecuador: Secretaría Nacional de
Planificación y Desarrollo








CAPÍTULOVI FECUNDIDAD




Fulografia:
umcmr/ Ecuador! 2013:9969 / M. Avilés




Yann Il: Salud sama! y repnnduchva


l CONTENIDO


6.1 INTRODUCCIÓN


6.2 METODOLOGÍA 107


6.3 RESULTADOS...


6.3.1 Niveles y tendencias de la fecundidad .
6.3.2 Diferenciales de la fecundidad
6.3.3 Edad a la primera relación sexual, primera unionypruner nacunient
6.3.4 Esmdu civil o conyugal de las mujeres en edad fértiiy actividad sexual
6.3.5 Espaciamiento entre nacimientos .
6.3.6 Amenorrea y abstinencia posparto
6.3.7 Preferencias reproductiws...


110 105


6.4 BIBLIOGRAFÍA






6.1 INTRODUCCIÓN


La fecundidad es la variable demográfica
de mayor incidencia en el crecimiento de la
población ecuatoriana, por lo tanto, su estudio es
fundamental en la comprensión de la dinámica y
la estructura poblacional. La fecundidad se define
como el número promedio de hijos que una
cohorte hipotética de mujeres tendria en el final
de su período reproductivo si estuvieran expuestas
durante toda su vida a la tasa de fertilidad de un
período dado y no sujetas a mortalidad (WHO,
2014).


Uno de los propósitos de la ENSANUTECU 2012
es describir las principales características de
las mujeres en edad reproductiw, la historia de
embarazos y nacimientos, los servicios asociados
a la salud materna y recopilar información de las
condiciones de salud sexual y reproductiva de las
mujeres.


En este capitulo se resumen los niveles
y tendencias de la fecundidad, algunos
determinantes próximos de la fecundidad,
como el periodo no susceptible de embarazo, y
los indicadores importantes para el análisis del
comportamiento reproductivo (las medianas de
edad en la primera relación sexual, primera unión
y primer nacimiento).


El texto, los cuadros y los graficos del presente
capitulo exponen la infonnación de manera
resumida. Para el lector que desee hacer un
análisis a profundidad, el disco compacto
que acompaña este informe contiene anexos
con información detallada sobre la población


Yann Il: Salud sexual y repmducnva


muestral (n), la población expandida (N) y los
intervalos de confianza (IC95 9€).
6.2 METODOLOGÍA
Para la recolección de información se utilizó el
formulario Mujeres en Edad Fértil (MEF) 12 a
49 años, que debía ser contestado por una MEF
seleccionada por hogar, manteniendo la mayor
privacidad posible, por cuanto la presencia de
otra persona afectaría la calidad de las respuestas
(Anexo B). La ENSANUT 2012 investigó a las
mujeres entre los 12 a 14 años de edad, sin
embargo, para el cálculo de los principales
indicadores de fecundidad, y considerando la
importancia de la comparabilidad internacional,
se consideran a las mujeres en edad fértil entre
los 15 a 49 años de edad, asi como también a los
nacidos vivos (NV) en el periodo de julio 2007 a
junio 2012.


En el Cuadro 6.1, se presentan las secciones
investigadas en el presente capítulo, desglosadas
según el grupo poblacional a ser analizado.


6.3 RESULTADOS


6.3.1 Niveles y tendencias de la
fecundidad


Las tasas específicas de feclmdidad y la tasa
global de fecundidad (TGF) son indicadores para
analizar los niveles y tendencias de la fecundidad
(Rutstein et aL, 2006).


a ksa específica de fecundidad: Se calcula
como la razón entre los hijos tenidos en un


Cuadro 6.1 Composición del capitulo VI, según la población de estudio


Sección
MEF de 12 a 49 años


Población de estudio
NV delullo 2007 ayunio


2012


num». BJSMHFEGJ 2m 2. NsP/INEC.
¡Inn-aan Fráie wa. sal.


Niveles y tendencias de la fecundidad X


Diferenciales de ia ieelaldldad X
Edad a la prlnera relación l,pdlnera xnrlón y primer nacimiento
¡alado civil o conyugal de las mujeres en xedad férill y actividad sexual


Bpareimiurin mire Indmlenins X


Mnendnea y absilneneia pospam X


Pleiereaiclas repmdueiiaas X X


107




Encumïa Nadunal de Salud y Nulliclm


Gmfico 6 1 Evolución de Ia tasa global de fecundidad (TGF)
e 5.4


5


5 4
É 3.0
a 3 ‘Ó
É
é 2:|:


1


o 1 1975-1979 1902-1937 1934-1999 19091994 1994-1999 1999-2004 2007-2012
Feriado


Hulk mmm 2004, cama/asuman 2m 2. MSP/MC.Ellnllfin: Fue-news ¿mi
período por cada grupo quinquenal de edad las tasas específicas de fecundidad, pernuten
de las mujeres y el tiempo expuesto por las analizar las diferencias en el número de lujos
mujeres en el mismo período, clasificado por alcanzados por los diferentes grupos de edad
grupos de edad (Rutstein etaL, 2006). de las mujeres en edad fértil. De acuerdo con la


información del Anexo 6.1, para el período 2007-
a 131m global de fecundidad (TGF): F5 la 2012, el grupo quinquenal con la tasa específica


s\u'na de las tasas específicas, multiplicado más alta corresponde al grupo de 20 a 24 años
por cinco y se interpreta como el número de de edad con 157 lujos por cada mil mujeres y en


1 08 lujos que en promedio tendría cada mujer segundo lugar se ubica el grupo de 25 a 29 años def de una cohorte hipotética de mujeres que edad, manteniendo una estructura reproductiw
cumplieran dos condiciones: de cúspide temprana similar a la observada en


anteriores encuestas.
a) Que durante el período fértil tuvieran sus
lujos de acuerdo con las tasas de fecundidad Ia fecundidad a nivel nacional ha disminuido
por edad de la población en estudio. su ritmo de descenso a través de los años, hasta


ubicarse en 3.0 lujos pormujer en el periodo 2007-
b) Que no estuvieran expuestas a riesgos de 2012, de acuerdo con las estimaciones realizadas
morir desde el nacinuento hasta el témuno del por la ENSANUT-ECU 2012 (Graficos 6.1 y 6.2).
período fértil (Rutstein etaL, 2006).


Gmfico 6 2 Tasas específicas de fecundidad por edad (varias fuentes y periodos)
200


‘i?g 150
ÉE
El. 100
É
iÍ 50


o ' 15-19 20-24 25-29 30-34 35-39 40-44 45-49
—Q—19a9-1994 (mas) —I—1994-1999 M544)
—¡—1999-2oo4 (T6533) 6520072012 (ramo)


Período
Hulk ENDBIWN 2004, IEPAR/ENsANur-Ew 2012. MSP/REC.
Ellnlúil: Fix-item am




Caracteristicas
seleccionadas


1989-1994


Huos por muier


Cuadro 6.2 Evolución de la tasa global de fecundidad (ÏGF), por área de residencia
ENDEMAiN
1994-1999


Huus por mujer


Yann Il: Salud sexual y repmdimva


ENSANUT-ECU


1999-2004 2007-2012


Huos por muier Huos pormuier


men: BDEMAN 2004. cwAn/Bsmrrroi 2m 2. Nswlurc.
alarma: Fráre wn. eur


Sobresale en el análisis el comportamiento de la
tasa específica de fecundidad adolescente que
a diferencia del resto de tasas aumenta a lll
nacimientos por cada mil mujeres entre 15 y 19
años de edad en el último período de estudio,
una tendencia que ym se había obsenmdo en el
período anterior (19932004).


De acuerdo con el Anexo 6.2 y el Cuadro 6.2, se
obserwa que la reducción de la fecundidad en el
país ha sido evidente en el área rural, pasando
de 4.6 hijos por mujer en el período 19854994
a 3.2 en el período 20071012, con respecto a
la fecundidad del área urbana no se aprecian
cambios significativos. En cuanto a las regiones,
la Amazonía persiste con las mayores tasas a nivel
nacional, mientras la Costa y la Sierra tienden
a oonverger en sus estimaciones del nivel de
fecundidad, con la diferencia de que esta última
región presenta una mayor disminución del
número de hijos a través del tiempo.


En cuanto a la disminución por provincias, en el
Anexo 6.2 se aprecia un descenso de la fecundidad
en algunas provincias del país como: Bolivar,
Cañar, Chimborazo, Cotopaxi, Los Rios y Manabi;


por otro lado, Morona Santiago, en la Amazonia,
presentaría la tasa más alta a nivel provincial. A
diferencia de lo obserimdo en el periodo 1995i
2004, las TGF estimadas de acuerdo con el nivel
de instruociónyquintil económico de las mujeres
en edad fértil presentan una disminución del
número de hijos de las mujeres con
de instrucción y las del quintil l (más pobre),
reduciéndose de esta fon'na la brecha en cuanto
al número de hijos de las mujeres con mayor
educación o que pertenecen al quintil más rico,
pese a ello, debe mencionarse que las diferencias
aún persisten, como se observará más adelante.


De acuerdo con los países seleccionados de
América Latina en relación con la tasa global de
fecundidad, Ecuador se ubica en tercer lugar con
una tasa de 3.0 hijos por mujer, en primer lugar
se encuentra Guatemala con una tasa de 3.6 hijos
por mujer, seguido por Bolivia (3.5); por otro lado,
con una fecundidad menor a la estimada para el
país, se encuentran: Honduras (2.3), Perú (2.6),
El Salrmdor (2.5), Paraguay (2.5) y Colombia (2.1).
Existe una diferencia de casi unhijo entre Ecuador
y el pa|'s que presenm la TGF más baja (Colombia)
de los países seleccionados (Cuadro 6.3).


madre 6.3 Tasa global de fecundidad, según paises seleccionados de América Latina y Ecuador
Paises SEIECCiOHEdDS deAm TGF


(¡Humala zune-mos 3.5


Bollvh 1M! 3.5


Erarador KH 2 3.0


Ilondlns m1 1 -2II12 2.9


PHÏI 2012 2.5


E Silla!!!’ 2.5


Paraguay 21m 2.5


lïlllllnlill N10 2.1


nun: Bm 20(1a—2009. (intrïmh: NSFAS. BiusA znnx. Camus: Cae emi. ¡Mmmm 2012, Euirdm: uni/MC. Mmmm/zum, mmm: S.
IE e ¡of Irtenlïdnrli. ENDES 2012. Pmi: INE. FESALZDDB. EI Sarmnnmas. 31115922008. Prxagmy OBJER ENDSA 2008, mlnrmix Pniiauirn.
anznfinzfiámwu. etul.


109




110í.


Hnos/as


(por
mujer)


HIJos/as


¡por
mujer)


Ennumia National de Salud y Nutrición


Gráfico 6.3 Evolución de la tasa global de iecundidad por nivel de instrucción, según periodos
I Ninguno I Primario


5.6


EHDEMAIN 1989-94 EIDEMAIN 1994-99


I Secundario I superinr


5.7


EIIDEMAIH 1999-2004 ENSANUT 2007-2012
PeriodoHulk ENDBJWN 2004, EPM ENSANUÏ-Elli 2012, MSP/IEC.


Ellnlúil: Fnáuews ¿mi


6.3.2 Diferenciales de la fecundidad


En el Anexo 6.4 se presentan los valores de las
tasas especificas de fecundidad según grupos de
edadyla TGF, según características seleccionadas,
como lugar de residencia, instrucción y quintil
económico al que pertenecen las mujeres. La
etmluación de la fecundidad en distintos niveles
de análisis permitirá identificar las diferencias
que existen en el promedio de hijos en los diversos
grupos sociales.


Al analizar el número de hijos de las mujeres con
menores niveles educativos y las de mayor nivel
educativoy sibien se acorta la brecha en el número
promedio de hijos con respecto a las encuestas
anteriores, continúan las diferencias. Asi, para
el período 2007-2012, aquellas mujeres que no
tenian ningún nivel de instrucción presentaron


la TGF más alla, pues alcanzaron un tmlor de 4.4
hijos, mientras que las mujeres que declararon
tener nivel de instrucción superior presentaron
una TGF de 2.1; lo que significa una diferencia de
2.3 hijos (Anexo 6.4y Gráfico 6.3).
Como se observa en el Gráfico 6.4, la tasa global de
fecundidad por quintil económico desciende en
los grupos más pobres (quintil 1 y2), comparando
los períodos 1994-1999, 1999-2004 y 2007-2012.
En el caso del quintil 1 (Q1) pasa de 5.1 a 4.1
hijos por mujer y en el quintjl 2 (Q2), de 4.0 a
3.4 hijos por mujer. No se obserwn diferencias
significatiims en el número de hijos por mujer de
los quintiles más ricos (4 y 5) entre los distintos
periodos de estudio. Sin embargo, se mantiene
una brecha significativa en el número de hijos
entre los hogares más pobres (Q1, 4.1 hijos) y los
hogares más ricos (Q5, 2.1 hijos).


Gráfico 6.4 Ïasa global de fecundidad por quintiles económicos, según períodos
I ENDBMIII 1994-99


5.1 5.1


Ouintil 1 Ouintil 2


I EiDEMAIN 1999-21114 I ENSANUT 2007-2012


Ouirltil 3
Ouintil económico


mu: EMJEMAIN 2004. 031m. BSNlJT-EGJ 2m 2. NSI/INE.
anciana: Freire WB. Hd.




Toma Il: Salud sexuai y reproductiva


Gméiico 6 5 Tasa global de iecundidad por regiones y dominios


Hijos
(as)
(por
mujer)


Rune: EilSANUFECU 2012, MSPIINEC.
Ellnlúil: FieiieWB. mi


De acuerdo con la información del Anexo 6.4,
el área rural presenta una tasa de fecundidad
ligeramente más elewda (3.2 hijos por mujer) que
el área urbana (2.9 hijos por mujer). En cuanto a
las regiones, en el Gráfico 6.5 se puede observar
que la región Insular tiene la tasa más baja (2.6
hijos por mujer) y la Amazonía, la más alta (4.3
hijos por mujer). En la región Siena se destaca el
área rural con respecto a la urbana con una tasa
de 3.3 hijos por mujer.


Suhregión


Si consideramos a las mujeres en edad fértil de
acuerdo con su disponibilidad laboral, las mujeres
que no se encontraban trabajando al momento de
la entrevista presentan una tasa de fecundidad
más alta (3.2 hijos por mujer) que aquellas que
trabajan dentro o fuera del hogar (2.8 hijos por
mujer).


Adicionalmente, en el Gráfico 6.6 y el Anexo 6.2
se presenta la tasa global de fecundidad por


Gráfico 6.6 Tasa global de fecundidad, por provincia (iulio 2007-junio 2012)


Tasa Global
de Fecumidad


num; HBAMJTERJ 2m 2‘ MSP/WEG
¡mansión Haile wa. em


111




112


Enuusïa National de Salud y Nulliciürt


provincia. Como se observa, las menores tasas se
encuentran en: Tlmgurahua, El Oro y Galápagos
(2.5 y 2.6 hijos por mujer) y la mayor tasa, en
Morona Santiago (5,5 hijos por mujer).


En el Anexo 6.5 se presenta la distribución relatiw
de la fecundidad retrospectiva de las mujeres en
edad fértil entzrevistadas en la ENSANUTECU
2012, que corresponde al número de hijos nacidos
vivos según la edad de las mujeres en edad fértil.
Se incluye además la distribución relativa de la
fecundidad retrospectiva solo de las mujeres
casadas o unidas.


De esta información se desprende que del total de
mujeres de 15 a 49 años de edad entrevistadas, el
34.1 9B no habia iniciado su fecundidad: el 18.4 9B
indicó haber tenido un hijo; el 16.8 9B, dos hijos:
el 13.9 9B, tres hijos; el 7.5 9B, cuatro hijos; y la
diferencia, cinco hijos o más (Anexo 6.5). Del total
de mujeres casadas o unidas entre 15 y 49 años,
el 3.0 9B se declaró sin hijos al momento de la
entrevista y el 52.4 9B, tener 3 lujos y más.


Según el Grafico 6.7 y el Anexo 6.5, se obsenm que
todaslasMEFyaquellasqueseencuentrancasadas
o unidas de 15 a 49 años presentan un promedio
de lujos por mujer de 1.8 y 2.3 respectiwmente,
el incremento del número de hijos con la edad
es consistente con el tiempo de exposición de las
mujeres a ser madres, cuyo riesgo al embarazo
es mayor cuando su estado conyugal es casada
o unida. Cabe mencionar que la diferencia del
promedio de nacidos vivos por mujer, según el
estado conyugal, es menor en todas mujeres en
comparación con solo las casadas/unidas, porque
incluye a todas las solteras.


6.3.3 Edad a la primera relación sexual,
primera unión y primer
nacimiento


Las variables demográficas de Edad al momento
de la primera unióny Edad en la primera relación
sexual influyen en forma importante en la
reducción de la fectmdidad ym que si se retrasan,
el periodo de edad reproductiva disminuye y
como resultado se aumenta la posibilidad de
tener menos hijos (CEPAR, 2005).


En el Anexo 6.6 y el Cuadro 6.4 se presenta
información sobre la edad en que las mujeres
tuvieron su primera relación sexual, primera
unión y primer nacimiento de acuerdo con la
edad declarada por las mujeres al momento de la
entrevista (edad actual). El 38.0 9B de las mujeres
de 45 a49 años mencionó haber tenido su primera
relación sexual antes de los 18 años, esta cifra se
eleva entre las mujeres de 20 a 24 años al 43 9B.


Con respecto a la edad de la primera Imión, el
20.4 9B de las mujeres de 20 a 24 años mencionó
haberse ¡mido o casado antes de los 18 años,
mientras que el 23.2 9B de las mujeres de 40
a 44 años lo hizo antes de cumplir esa edad.
Se evidencia un adelanto en el inicio de la
maternidad pues el 41.2 9B de las mujeres de 25 a
29 años tuvo su primer hijo antes de cumplir los
20 años de edad, cifra superior a la mencionada
por las mujeres con edad actual entre 45 y49 años
(29 '36). A nivel de regiones, la Siena presenta
mayor retraso en el inicio de la vida conyugal, y
conjuntamente con la región Insular en el inicio
de la maternidad, en cuanto a la edad mediana a
la primera relación sexual, la Amazonía presenta
una edad más temprana (17.6 años) (Anexo 6.6).


Gráfico 6.7 Promedio de nacidos vivos por mujer, según estado conyugal y edad de las madres
5


[Tothslasmuiercsdetáa-iflafns
Pmmamu


de
huus
(as)


1531!! 20324 25:29 30a34
ams aim años ritos


Ruth: ENSANUFECU 2012, MSP/MC.
Ellnlúil: FIáIeMIE. mt


I Tndülmllljflmtieláawaïmcüfllïnnunidas
4.1


3.8 3.7


35 539 40 a“ 45 a 49 Tnïd
aim años ¡fm nan]


[md




Yann Il: Salud sama! y reproductiva


Cuadro 6.4 Mujeres de 15 a 49 años de edad que tuvieron la primera relación sexual, primera unión y
primer nacimiento antes de cumplir las edades especificas, según edad acmal


Haiemdo
No


‘rwalemdcwEdad en ia primera ' ' ' l re ¿‘pones re ¿“MES Ed d d‘. .
reiamdn seauai 861mm“ Smmes aiaïwflofishlïna


aL
15-19 10.5 34.4 39.1 39.1 39.1 39.1 60.9 NA


20-24 7.4 43.0 77.1 79.2 79.2 20.8 18.5


25-29 9.4 40.8 66.1 78.2 80.0 91.0 9.0 18.6


30-34 10.6 49.8 68.6 79.4 88.6 95.8 4.2 18.0


35-39 8.7 44.2 66.4 79.4 89.1 96.9 3.1 18.5


40-44 10.3 40.8 .1 714 84.4 M] 3.3 18.7


45-49 8.7 38 57.1 69.8 81.1 95.0 5.0 19.2


Talal 8.7 37.6 54.7 63.0 69.2 74.0 25.0 18.5


Edad en ia primera
‘ ' ' Awumwz “mua Edad mediana


umun ; ¿


15-19 3.5 15.3 19.0 19.0 19.0 19.0 81.0 NA


20-24 2.5 20.4 38.3 45.6 50.4 50.4 49.6 22.4


25-29 3.3 20.9 35.8 47.6 60.7 67.5 32.5 22.4 1 1. 3


30-34 5.0 27.3 43.6 55.2 67.9 82.5 17.5 20.9


35-39 3.8 22.9 42.8 57.0 69.6 35.6 14.4 20.8


40-44 4.7 23.2 39.5 514 66.4 M3 9.7 21.4


45-49 4.0 22.2 37.8 52.0 64.4 39.0 11.0 21.5


Talal 3.5 19.5 32.4 41.1 49.2 58.5 41.5 21.6


‘ Ha iemdo ‘
Edad nn ei primer ' ' nacimiemoisb “mw” “ammwmo Edad mediana
nacirmenld _


‘ xañosx
‘ n n L A ü


15-19 1.8 15.7 20.9 20.9 20.9 20.9 79.1 NA


20-24 1.2 19.6 41.9 56.6 62.1 62.2 37.8 20.9


25-29 2.5 21.9 41.2 56.1 70.7 79.5 20.5 21.1


30-34 3.0 25.3 45.7 60.5 73.8 MJ 9.9 20.5


35-39 1.5 17.8 40.2 57.7 75.1 92.4 7.6 21.0


40-44 2.4 17.1 25.3 48.9 69.4 93.6 6.4 22.2


45-49 1.0 14.7 29.0 47.0 64.5 91.9 3.1 22.7


Talal 1.8 17.5 32.7 44.3 54.6 64.8 35.2 21.2


Ruiz mmm zmz ¡mz/Mc
amocuéczfieiemad




114


Edad
(años)


Encuesta Nadunai de Saiud y Nutrición


Gráfico 6.8 Edad me ‘ana a la primera relación sexual, primera unión y primer nacimiento, según
grupn etnrcu


I Indígena


20.5


Primera relación
maite: ¡Mmmm 2m 2. rmrrrrc.
Hanna: Fráre WB mi


La edad mediana es un valor de la edad en
años, por debajo del cual se encuentra el
50.0 '36 de las mujeres y por encima está el otro
50.0 96. Al comparar la edad mediana de estos
tres acontecimientos en la vida de la mujer
observamos que a nivel nacional la edad mediana
de la primera relación sexual fue de 18.5 años; la
edad mediana de la primera unión, de 21.6 años;
y la edad mediana al primer nacimiento, de 21.2
años, los resultados de estos dos últimos eventos
de acuerdo con la ENSANUTECU 2012 muestran
una aparente desvinculación entre la entrada a la
vida conyugal y el inicio de la maternidad en la
vida de las mujeres (Cuadro 6.4).


Con respecto a su pertenencia étnica (Anexo 6.7
y Gráfico 6.8), las diferencias entire grupos no
son tan evidentes, sin embargo, parecería que la
edad mediana de "cio de relaciones sexuales es
menor entre las mujeres afrodescendientes (17.1
años),ylas edades medianas de entrada alaunión


I Afroecuatoriano


20.5


I Mnrriurrio I Mñfims, ¡INS
22.1 2m 19.9 20.0 2"‘


Primera unión


y a la maternidad serían inferiores en las mujeres
indígenas, afrodesoendientes y montuvias oon
respecto a la población mestiza y otros.


Según el Anexo 6.8 y el Gráfico 6.9, las mujeres
con mayor nivel de educación inician su actividad
sexual a una edad mediana más tardía (21.1 años)
que las mujeres con
años). De forma similar, se obserrm un retraso en
la conformación de uniones y en la maternidad
cuyo inicio se da auna edad mediana de 25.9 años
para las mujeres de educación superior frente a
las mujeres de


Como se muestra en el Anexo 6.8 y el Grafico
6.10, la mitad de las mujeres del quintil l (más
pobres) tienen su primer hijo a los 19.9 años o
menos, mientlas la edad mediana del quintil 5
(mas rioos) es de 23.9 años, una postergación de la
maternidad de 4 años con respecto a las mujeres
de menor nivel económico. Esta información es


Gráfica 6.9 Edad mediana a la primera relación sexual, primera unión y primer nacimiento, según nivel
de instrucción


I Ninguna
3D


Primera relación
maite: ¡Mmmm 2012. Noi/IE
Hanna: FráreWB mi


I Primaria


Primera unión


I Secundaria
26.9


I Superior


25.9


Primer nacimiento




Yann Il: Salud sexual y reproductiva


Gmlfico 6.10 Edad mediana a la primera relación sexual, primera unión y primer nacimiento, según
quintil económico


I Ollilltili I OIIÍMÍIZ I
3D


nm


Edad


(años) a


E’


ID


Prilllela relación
nun»: ENSANUFEGJ 2012. MSP/INE).
aun-fin: FnáIeWB. mi.


consistente con las edades medianas a la primera
relación sexual, sin embargo, la diferencia en años
de este evento es inferior entre las mujeres de los
extremos de los quintiles económicos.


6.3.4 Estado civil o conyugal de las
mujeres en edad fértil y actividad
sexual


Bajo el supuesto de que las mujeres de estado
conyugal casadas o unidas tienen una mayor
exposición al riesgo de embarazo, su variación
podría influir en los niveles de fecimdidad. En
el Anexo 6. 9 y el Gráfico 6.11, se presenta la
distribución porcentual de las mujeres en edad
fértil, según su estado civil o conyugal de acuerdo
con los grupos de edad. Eneste sentido, se observa


Primera unión


OIIÍIIIÍIS I Illlilllilñ I Ollilltilá


Primer nanimienln


cómo la distribución porcentual de las mujeres
solteras w descendiendo según aimnza la edad
de las mujeres, el 80.7 '36 de las mujeres de 15 a 19
años declararon ser solteras, cifra que disminuye
al 9.3 96 en las mujeres de 40 a 44 años de edad.


Como se muestra en elAnexo 6.10, a nivel nacional
el 84.6 '36 de las mujeres ha estado casado o unido
una sola vezyel 15.4 96, más de unvez, siendo más
frecuente este último comportamiento en el área
urbana (16.5 '36) que enelrural (12.5 '36). Alhacer el
análisis por subregión se obsenm que las regiones
Costa e Insular reportan mayor porcentaje de
mujeres con más de una unión, especialmente
las provincias de: Esmeraldas (28.9 96), Galápagos
(25.9 '36), Santo Domingo de los Tsáchilas (24.1 '36)
y Los Ríos (23.2 96) (Grafico 6.12 yAnexo 6.10).


Gráfico 6.1i Distribución porcentual de las MEF, por estado civil o conyugal, según grupos de edad
I Casada I Unlrla


Pnlwnwe


m)


154 a 2n—24 2529 3034 35:99


I smnnvnlmlnu Ivlm I Snltem


l4549
ampnneemn


nun: asuman 2012, IIISP/IEC.
mamada: Freie wa. ent


115




116


Ennuaïa National de Salud y Nulliclún


Gráfico 6.12 Distribución relativa de las mujeres en edad fértil por númem de veces que han estado
casadas n unidas


IUIHVBZ


Galician


Amaznnh mm
Amaznn urbana


Cash mm
01513 Illbana


Suhraaión
(iuayaquil


Siena rural
Siena ulbana


Cllliln


num: EISAWTHXJ 2012, MSP/IEC.
Eúondún: Freie wa. ent


Como se muestra en el Anexo 6.11, una de cada
tres mujeres afroecuatorianas mencionaron
haber estado casadas o unidas más de una vez,
mientras que las mujeres indígenas tienen el
porcentaje más bajo en número de uniones
(6.3 '36) con respecto al resto de grupos étnicos.
También reportan un mayor número de uniones
las mujeres con
(19.2 96) seguidas por las de instrucción primaria
(18.0 96). El 23.7 ‘K; de las mujeres que contrajo
matrimonio o se unieron por primera vez antes de
los 15 años de edad, tuvieron más de una unión,
cifra que disminuye conforme armnza la edad de
las mujeres a la primera unión.


Tiempo transcurrido desde la última
relación sexual por estado civil


A nivel nacional, el 78.7 96 de las mujeres de 15 a
49 años de edad ha tenido relaciones sexuales y
el 17.6 ‘K; no ha tenido aún experiencia sexual a la
fecha de la entrevista (Anexo 6.11b). Con respecto
altiempo transcurridoapartir delaúltima relación
sexual, el 50.2 ‘JG tuvo su última actividad sexual
en el último mes, y de estas, el 31.5 ‘K. en la última
semana. El 3.4 ‘X. de las mujeres se encontraba
embarazada y el 0.4 '36 en abstinencia posparto, es
decir, no habían vuelto a tener relaciones sexuales
desde el último parto o embarazo.


Porlo general, las mujeres casadas o unidas tienen
mayor frecuencia de relaciones sexuales, el 82.0 9B
declaró haber tenido actividad sexual en el último
mes, en tanto que el 5.2 96 no ha tenido relaciones


Illésdemavez


PWWVÍHÍB (95)


sexuales por estar embarazada o en abstinencia
postparto, sin embargo, la actividad sexual no
se restringe solamente a este grupo de mujeres;
así, el 47.1 '36 de las mujeres solteras ha tenido
relaciones sexuales y el 11.6 ‘JG tuvo su última
relación durante el último mes (Anexo 6.llb).


6.3.5 Espaciamiento entre nacimientos


El intenmlo intergenésico es definido como el
tiempo transcurrido (en meses) entre dos nacidos
vivos consecutivos, exceptuándose del cálculo
los nacimientos de primer orden. En el Anexo
6.12 se presentan los porcentajes de nacimientos
ocurridos antes del intervalo definido desde
el nacimiento anterior confonne a ciertas
características seleccionadas. A nivel nacional,
el 21.7 ‘K; de los nacimientos se produjo antes de
los 24 meses y el 8.4 ‘JE, antes de los 18 meses,
un período no óptimo de espaciamiento entre
nacimientos.


Un mayor espaciamiento entre nacimientos
afectaría tanto el nivel como el calendario de la
fectmdidad, en este sentido, a nivel nacional, se
observa un aumento de la mediana del interwalo
intergenésico que pasa de 35 a 40 meses entre los
periodos 1999—2004y2007—2012, respectivamente.


Al comparar los distintos niveles de la mediana
del intervalo con respecto a características
seleccionadas, se aprecia que el área urbana
presenta un mayor espaciamiento entre
nacimientos (42 meses) con respecto al área rural




Gráfico 6.13 Mediana del intervalo (en meses) de nacimientos que ocurrieron desde el nacimiento anterior,
según caracteristicas seleccionadas


País
B Ulhana.1


Rural
Ninguna


¿e É Primaria
3 E .z ‘g Secundana


Superior
1
2
a
4
5


REI: BBAMIT{W 701 Z Nflï/lNEC.
adoración: Freire we. Hai
(35 meses); asimismo, las mujeres de mayor nivel
educativo y las que pertenecen a los quintiles
económicos más ricos (cuarto y quinto), tienen
las medianas del intervalo más altas (51, 53 y 50
meses respectivamente) (Gráfico 6.13 y Anexo
6.12).


6.3.6 Amenorrea y abstinencia posparto


El Anexo 6.13 presenta las estimaciones de la
duración promedio de la amenorrea posparto,
la abstinencia sexual posparto y el período de
no susceptibilidad de riesgo a embarazo (en
meses), considerando en el cálculo la proporción
de mujeres a quienes no les había regresado
la menstruación o no habían reiniciado las
relaciones sexuales a partir del último nacimiento
registrado en los cinco años anteriores a la
encuesta. En este análisis se restringen en el
denominador los nacimientos de las mujeres


Inma Il: Salud sexual y repmducnva


4D


42


35


4|)


38


40


51


32


39


44


53


50


casadas o unidas, ya que la falta de cónyuge no se
considera abstinencia.


La frecuencia e intensidad de la práctica de
la lactancia materna retrasa el reinicio de la
ovulación y suspende la menstruación por lo
que, en dicho período, las mujeres no estarían
en riesgo de concebir, el tiempo de duración
de la amenorrea posparto es superior al de la
abstinencia posparto, por ello, sería el principal
componente del período no susceptible posparto
en las mujeres después del nacimiento de sus
hijos (OMS, 2012).


Como se observa en el Cuadro 6.5 y el Anexo
6.13, a nivel nacional, el tiempo promedio total
del período de no susceptibilidad posparto es
de 8.5 meses, mientras la duración promedio
de la amenorrea posparto es de 8.0 meses y
de la abstinencia posparto, de 2.1 meses. En el


Cuadro 6.5 Duración promedio meses de la amenorrea posparto, abstinencia sexual posparto y del
periodo no susceptible para emharazarse, por área de residencia


Amenorrea
pospano


Característlcas
seleccionadas


Meses Meses


Duraclón promedio
Abstlnerlcla sexual


pospano
Perludo no
Suscepmfle Numero de casos


Meses il


mmm‘W
Urbana 7.6 2.1 8.0 5 774


mral 9.2 2.0 9.5 4 442
Raul: Hsllunrm 2m z nlswlnrc.
anuncia: Freire we. Hai.


117




118


Ennusta Nadunai de Saint] y Nutrición


GiáÍiCO 6.14 Duración promedio de la amenorrea posparto, Ia abstinencia sexual pnspartn y el periodo
no susceptible de embarazo, según nivel de instrucción


I Amennnea
1° 9.4 9.5


8.4


Duvacion


momedio


(meses)


I Ábslinuinia


Primaria


I Periodo no susceptihle


Secundaria Superior
Nivel de insiruuáón


num». BSNIIFEGJ 2m 2. NSF/INK).
nnnsúnznamwa. mi
área rural, el período de la amenorrea posparto
es de 9.2 meses y en el área urbana, 7.6 meses.
En general, se observa una estabilidad con
respecto a los tiempos promedio obtenidos con la
ENDEMAIN 2004.


El período de no susceptibilidad posparto
presenta diferencias a nivel regional: mientras
la Amazonía tiene una duración promedio de
10 meses, en la Costa el periodo es de 7.4 meses
(Anexo 6.13). Las mujeres con nivel de instrucción
secundaria y superior tienen períodos más cortos
de no susceptibilidad posparto (7.9 y 8.1 meses
respectivamente) con respecto a las de ningún
nivel educativo (9.5 meses) (Gráfico 6.14).
6.3.7 Preferencias reproductivas


En esta sección, se analiza las preferencias sobre
la fecundidad de las mujeres en edad fértil de
acuerdo con lo investigado en la ENSANUT
ECU 2012, para ello, se utiliza la infonnación
retrospectitm correspondiente al deseo de haber


tenido hijos de las mujeres que tuvieron sus hijos
nacidos vivos en los últimos cinco años anteriores
a la encuesta y posteriomente se analiza el deseo
actual de las mujeres por tener hijos o por esperar
un tiempo antes de tener otro hijo, información
de importancia en el estudio de la demanda de
planificación familiar.
Para cada uno de los hijos nacidos vivos en los
últimos cinco años, se preguntó a sus madres si
en la época en que se embarazó queria tener ese
hijo, es decir, si fue deseado o planeado, o quería
esperar más tiempo para tener el hijo, lo que se
denominó deseado no previsto o no quería tener
más hijos, es decir, fue no previsto.


Si bien la infonnación al ser del pasado podria
estar subestimada por efecto de la reoordación
o consideraciones afectitms, el indicador podria
proporcionar infonnación de utilidad para la
prevención de nacimientos no deseados y la
regulación de la fectmdidad.


Gráfico 6.15 Distribución relativa de los nacidos vivos por tipo de embarazo, según área
I Deseado I Deseado no previsto I Iln previsto


7o s7 6so 53-7 51.9
g 5ofi 40
É 3o
É 20 21.3 23-7


1o 14.6 14.4 175 14.3
o


Nacional Llibana Rural
Área


num». BSNIIFEGJ 2m 2. Nflï/INEC.
Hannah: Hare wa. mi




Yomo Il: Salud sexual y repmducnva


Cuadro 6 6 Nacidos vivos en los cinco años anteriores a la encuesta, por área de residencia
DeseadoCaracterísticas


seleccmnadas


No deseada


mu: Emma}! 2012. MSP/IEC.
Eúondún: Freie wa. em


En el Anexo 6.14 y el Gráfico 6.15 se observa que,
de acuerdo con la clasificación antes indicada, a
nivel nacional, el 63.7 96 de los nacidos vivos en
este período fue deseado o planificado, el 21.8 96
fue deseado pero no previsto y el 14.6 '36 fue no
previsto. Asimismo, el 61.9 96 de los nacimientos
del área urbana y el 67.9 '36 del área niral fue
deseado o planificado, mientras que el embarazo
deseado pero no previsto, es superior en el área
urbana (23.7 96) con respecto al área rural
(17.6 96). Es decir, hubo una mayor frecuencia en
el área urbana de mujeres que hubiesen deseado
esperar mas tiempo para tener sus hijos.


Como se desprende del Anexo 6.15, los mas altos
porcentajes de hijos no previstos corresponden a:
las mujeres de mayor edad (36.4 96), hijos nacidos
en orden siete o más de nacimiento (41.5 96), así
como en mujeres de ningún nivel educativo
(21.5 96) y del quintil económico mas bajo
(16.7 96). También registran, a nivel de grupo
étnico y mayor frecuencia de hijos no previstos,
las mujeres afroecuatorianas (18.3 96) e indigenas
(17.1 '36). Con respecto a los hijos deseados pero
no previstos, son mas probables en mujeres de
menos de 20 años al nacimiento del hijo (30.2 '36),
en el primer nacimiento (26.8 96), y en mujeres de
nivel de instrucción superior (27.2 '36).


El Anexo 6.16 y el Cuadro 6.6 muestran las tasas
globales de fecundidad deseadas y no deseadas,
según características seleccionadas, estas se
calculan del mismo modo que la tasa global de
fecundidad observada y se consideran para el
efecto las categorías descritas en los Anexos 6.14
y 6.15, es decir, hijos deseados o planeados, hijos
deseados no previstos e hijos no previstos, las
dos primeras corresponden a los hijos deseados
y el resto serán los hijos no deseados. La suma
de ambos será la tasa global de fecundidad
obsenmda.


La tasa global de fecimdidad (TGF) deseada del
período 20072012, es de 2.5 hijos por mujer, un
17 96 menor que la TGF observada de 3.0 hijos por


mujer. La mayor brecha entre el número de hijos
obsenmdo y el deseado se ubica en la Amazonia
donde existe el nivel de fecundidad más alto del
país, con una diferencia de 0.8 hijos entre la TGF
obsenmday la TGF deseada.


Se aprecia mayor distancia entre el número de
hijos observados y los deseados en las mujeres
de menor nivel educativo y del quintil económico
más pobre. La tasa global de fecundidad deseada
para mujeres del nivel de educación superior y
del quintil económico mas rico es de 1.8 hijos por
mujer, mientras que, para las mujeres indigenas
y aquellas con ningún nivel de instrucción, es de
3.4 y 3.8 hijos por mujer respectivamente (Gráfico
6.16).


En el Anexo 6.17 se presentan las tendencias de
las TGF deseada y no deseada entre ENDEMAIN
1999, 2004 y ENSANUTECU 2012, en que no se
evidencia mayor diferencia en el comportamiento
de la descomposición de la TGF observada en el
tiempo. La fecundidad deseada del área rural en la
últimaencuesta (2.7 hijospor mujer) disminuye en
mayor proporción a la observada en las encuestas
anteriores, así como la fecundidad deseada de las
mujeres con
por mujer) (Gráfico 6.17).
De acuerdo con el deseo actual de tener hijos
de las mujeres casadas o unidas, excluyendo del
denominadoralas mujeres esterilizadas, operadas
por razones médicas y menopáusicas, en el Anexo
6.18 se aprecia la tendencia de este indicador en
el tiempo, que con respecto a la encuesta anterior
disminuye al 39 96 de las mujeres que si desean
tener más hijos. En consecuencia, aumenta el
porcentaje de mujeres que no quieren tener mas
hijos (57.2 '36), también se obsenm un incremento
de mujeres indecisas de 2.3 '36 a 3.8 '36.


El porcentaje de mujeres que no desean tener mas
hijos es mayor en el área rural (60.3 96) que en el
área urbana (55.8 '36), entre las mujeres de mayor
edad (90.5 '36 de mujeres de 45 a 49 años), en las


119




Bulimia Nadona! de 53h11 y Nnïrimín


Gráfico 6.16 . Tasa global de Iecundidad observada y deseada (hiios por muier), por nivel de instrucción
y quintil económico


ITGFnhwvada lTfiFdueah
Ouinlil


ocommico


120


RuImBSNliFEGJZIMZhIW/IE.
annniunámwilem


Gráfico 6.17 Ïasa global de Iecundidad deseada y no deseada (hiios por muier), por área y nivel de
instrucción


I ÏGF deseada I TGF no deseafh


Nlvel


de
Instrucción


numasnumíai 2012. N811 NED.
anar-sim Frárewil mi




mujeres con
y aquellas con un alto número de lujos nacidos
vivos (94.4 ‘X; mujeres con 6 lujos ymás).


6.4 BIBLIOGRAFÍA
ADS (2009). FESAL 2008: Encuesta de Salud


Familiar. El Salvador: Asociación Dernográfica
Salvadoreña (ADS), Comité Consultivo
Internacional (CCI) yCentros para el Control y
Prevención de Enfermedades (CDC).


CEPAR (2005). ENDEMAIN 2004: Encuesta
Demogrúfica y de Salud Materna e Infantil.
Ecuador: Centro de Estudio de Población y
Desarrollo Social (CEPAR).


CEPEP (2009). ENDSSR 2008. Encuesta Nacional
de Demografía y Salud Sexual y Reproductiva.
Paraguay: Centro Paraguayo de Estudios de
Población (CEPEP).


Coa, K y Ochoa, L. H. (2009). ENDSA 2008.
Encuesta Nacional de Demografía y Salud.
Bolivia: Ministerio de Salud y Deporle/
Instituto Nacional de Estadistica/Programa
Reforma de la Salud.


INEI (2013). ENDES 2012. Encuesta Demagráficay
de Salud Ihrnilíar. Perú: Instituto Nacional de
Estadistica e Informática (INEI).


MSPAS (2010). ENSMI—2008/09. EncuestaNacional


Ïalm Il: Salud sexual y repmdumlva


de Salud Materna Infantil. Guatemala:
Ministerio de Salud PúblicayAsistencia Social
(MSPAS)/[nstituto Nacional de Estadística
(lNEl/Centros de Control y Prevención de
Enfermedades (CDC).


OMS (2012). Guía de planificación familiar para
agentes de salud comunitarias y sus clientes.
Suiza: Organización Mundial de la Salud
(OMS)


Proíamilia (2011). ENDS 2010. Encuesta Nacional
de Demografía y Salud. Colombia: Proíamilia,
Ministerio de Protección Social, Bienestar
Familia y United States Agency of[ntemational
Development (USAID).


Rutstein, S. 0. and Rojas, G. (2006). Guide to DHS
Statistics. Demographic and Health Surveys,
Calverton, MD: ORC Macro.


SS, INE e ICF International (2013). ENDESA
2011/2012. Encuesta Nacional de Salud y
Demografía. Honduras: Secretaría de Salud
(SS), Instituto Nacional de Estadística (INE) e
ICF lntemational.


WHO (2014). Global Reference List af 100 core
health indicators. Geneva: World Health
Organization (WHO).


121






, PLANIFICACIÓN
CAPITULO VII FAMILIAR




Fulografia:
UNICEF [Ecuador [20134688 IM. Avilés




Ïalm Il: Salud sexual y repmdmva


l CONTENIDO


7.1 INTRODUCCIÓN.


7.2 MEIDDOLOGÍA“


7.2.1 Conocimiento de métodos anticonceptivos ..
7.2.2 Uso pasado y actual de métodos anticonceptivos ..
7.2.3 Tendencias en el uso actual de métodos anticonceptivos
7.2.4 Diferencias en el uso actual de métodos anticoncepïivos entre las MEF casadas/unidas


y las MEF no casadas/unidas sexualmente activas...
7.2.5 Fuente de obtención de anticonceptivos modernos
7.2.6 Tiempo que transcurre para acceder a la fuente de oblencion de anticonceptivos. .137
7.2.7 Motivos para uso actual de anticonceptivos . .138 1 25
7.2.8 Satisfacción con el uso de anticonceptivos .138
7.2.9 Preferencias en el uso anticonceptivos .139
7.2.10 Esterilización femenina en las mujeres casadas o unidas . .139


Satisfacción con la esterilización femenina. .140
Motivos para no estar satisfecha con la esterllrzacron ferneruna
Mujeres que tienen interés en esterilizarse
Mujeres que no tienen interés en esterilizarse...


7.3 BIBLIOGRAFÍA






7.1 INTRODUCCIÓN


La planificación familiar, entendida como una
herramienta que otorga a las mujeres y parejas
la capacidad para decidir si quieren o no tener
un hijo o una hija, qué número de hijos e hijas
quieren tener y en qué momento, fomenta el
espaciamiento de embarazos y pospone o evita
el embarazo en las mujeres con mayor riesgo de
morir, sobre todo en las más jóvenes y aquellas
que ya han tenido varios hijos y/o hijas (OMS,
2013). Además, según el método anticonceptivo
utilizado, la planificación familiar contribuye a la
prevención de infecciones de transmisión sexual
(ITS), incluido el VIH/sida.


En este contexto, la OMS categoriza los métodos
anticonceptivos de planificación familiar en
métodos modernos y métodos tradicionales.
Acorde con esta clasificación, como se muestra
en el Cuadro 7.1, para el presente capítulo, los
métodos anticonceptivos modernos incluyen
la vasectomía, la esterilización femenina, el
implante, la inyección anticonceptiva, las
pastillas anticonceptivas, el condón femenino, el
condón masculino, la píldora anticonceptiw de
emergencia, los dispositivos intrauterinos (DIU),
losmétodoswginales(comolasjaleas)yelmétodo
de la amenorrea de la lactancia materna (MELA)
(OMS, 2013). Los métodos anticonceptivos
tradicionales, por su parte, incluyen el retiro, el
ritmo o el calendario y los métodos que vigilan el
moco cervical (OMS, 2013).


Cabe mencionar que en este capitulo, el texto, los
cuadros y los gráficos exponen la infomración de
manera resumida Para el lector que desee hacer
un análisis a profundidad, el disco compacto
que acompaña este informe contiene los anexos
con información detallada sobre la población
muestral (n), la población expandida (N) y los
intervalos de confianza (IC 95 '56).
7.2 METODOLOGÍA
La medición del conocimientoyel uso de métodos
anticonceptivos se obtuvo del análisis de los datos
recolectados en la aplicación de la Sección IV:
Planificación Familiar, del formulario de mujeres
en edad fértil (MEF), a todas las mujeres entre 12
y 49 años (Anexo B). Para tal efecto, el Cuadro 7.2
muestra la composición del presente capítulo por
secciones estudiadas, según la clasificación de las
MEF por grupo de edad, estado civil y actividad
sexual.


Yann Il: Salud sexual y veproducuva


7.2.1 Conocimiento de métodos
anticonceptivos


Para la estimación del conocimiento de métodos
anticonceptivos se preguntó a la entrevistada
qué métodos de planificación familiar conoce. A
continuación, para cada método no mencionado
por la entrevistada se leyó el nombre del método,
y se preguntó nuevamente si lo conocia o había
oído hablar de él. Sin embargo, el conocimiento
de un método no implica que la entrevistada
tenga una profunda comprensión sobre el método
y en qué forma utilizarlo. Con estos antecedentes,
el Cuadro 7.3 y el Anexo 5.1 presentan el
conocimiento de métodos anticonceptivos en
las MEF de 15 a 49 años, por método y por estado


el estado civil, prácticamente todas las MEF
conocen al menos un método anticonceptivo
(98 %). Este mismo comportamiento se reporta
en el conocimiento de al menos un método
anticonceptivo moderno (97.9 '36): sin embargo
se obsenmn algunas excepciones al hacer el
análisis método por método. Este es el caso de la
MJELA (31.2 9B), los métodos vaginales (32.5 96), la
píldora anticonceptiva de emergencia (51.8 9?.) y
la vasectomía (52 96).


Con relación al conocimiento de al menos un
método tradicional, se observa un nivel de
conocimiento mucho menor (71.3 9B) al nivel del
conocimiento de al menos un método (98 %)
y de al menos un método moderno (97.9 '36);
particularmente, el nivel de conocimiento es
mucho menor para el método anticonceptivo del
retiro (45.2 9L).


Para complementar la información antes
mencionada, el Anexo 7.3 presenta el nivel de
conocimiento de métodos anticonceptivos, de las
MEF de 12 a 49 años, por método y por grupos de
edad: de 12 a 14 años y de 15 a 49 años. De este
anexo se desprende que, como era de esperarse,
el nivel de conocimiento de las mujeres de 12 a 14
es mucho menor que el nivel de conocimiento de
las mujeres de 15 a 49 años. Mientras que en las
mujeres más jóvenes, el nivel de conocimiento de
al menos un método es del 79.5 9B, en las mujeres
de 15 a 49 años el nivel de conocimiento es
del 98 ‘JE. Esta diferencia es mucho más marcada
al hacer el
particular, en el nivel de conocimiento de los DIU
(21.9 ‘X. en el grupo de 12 a 14 años y 86 % en el
grupo de 15 a 49 años); el ritmo, el calendario o
el moco cervical (13.9 ‘K; en el grupo de 12 a 14
años y 63.6 ‘K. en el grupo de 15 a 49 años); y la


127




Encuesta Naciuiiai de Saiud y Nutrición


Cuadro 7.1 Métodos anticonceptivos, descripción, manera de funcionamiento y eficacia para prevenir
el embarazo


Meiodo anticoncepiivo Descripción Manera eri que iuriciona para prevenirel eninarazo
Eficacia para prevenir


ei embarazo


Nibmmemívn permaiimie que
_ eixisisieennioqueaioseuidiicim . . >99ss,despriesdeiaVasectnmia o esterilizacian masculina deierernes para impeinrei pam m” ‘u "m °" d eiriflualáón dei semen a


de los esperriieinzoides desde los “m” "u" ' iiis 3 mesesiesficiii hacia el pene.
Esteiiliin femenina o llgadira de ;';“""°:‘ Las mmm premium...” in. > m a‘las trompas de Falupio “mu”d. ¡‘w-n marihuana.


Clllndrm a cápsulas pequeñas y “a”;
Implante ilexihies we se eoioeaii debajo de m“ “ “.°""°' ° ‘m’ "m". m” m‘ 739°" > 99 "n.


¡a M d“ mm maiaznides y el óvulo se iiiriien. previendop ' asi‘ la ovulación.


my:
¡darwin Imm-


M.1 . qienmyeenrimiiiiiaiir- Evihhhordúndo ¡imperia
¡annualmas n mi: In: muii:
nunanidan: del unido.


. , mu“w _ H _ > 99 si. s" se im dePasiilhsantioonoepfivas usoíemenimqiefimewmm’: W"'"""°"É"°“"°"°"“‘ "“!'“"’"°"?'”mmmdcmwwm mine iemdayezsiisseim' de riiaiim iradflliflh.
win n irme mir se ¡tapia neu


mflhmflflm iflmrhalavfimaflaludn Runnunhurulunirpifismnht Üïüilfifilli-D-demiirimiaipuiiainqnue esyeriiuimuidnyeiammnepmi maximum-n
In, M: y unn.


Vaina o cubierm que erwiielve el. . pene erecie y eyiia iaieeuiidaeiiiii; Fdime ima barrera que impide el emiien 9a "h si se usa de mana-
1 28 mm" '""‘S°“""° además disminuye ei rimgo de Im delas espermatozoides con el (Milo ia eerrecra y snsienida.4- adquirir ns.


Fallas do pmgedágem que se
. fi ¡Irun pu: pmnnir d mmm “m”Pilúraanhoonuemiva uni-agenda . Evmhayuineian ysuaseiiawdeI& 5 da despues de in


mich una in puhzión
Meindo que consiste eii Ia edeca-
aoii, duflm de la cavidad lfltrina. según ei material:unebmflllnqmooliáufinlnecáv ¿imedaiaioseqiainamzmdise. . . . . nim, qiirniw ll iinrmiinai. impide impide que se ¡ieiien con ei mida"""°"""°‘ ‘Mmmm m” qiieiiisispemiamiiiisiiegiieri simiimedeieamieninrieireiesiiimeriiu >9”‘
aleulnüílisóirukzs. Enïlclzdm deheavidad uterina (mmm).memos imán la espiral y en de


me.
su ¡plai n ¡[mid ‘ninia d:, . hvqfilptluikdartflim. Imiiiderihiiiüideieapuiirnnnideyoi vainemiieuiundeMmmm“ iiidiiyeiunqiermiiásfl-s me iriaim


y MIT‘,Hill ÑB.


Meiiidiriempurai para las miiieiis
ME” (WWW de ¡a “mmm” d° h quileutagxfifïlaaliïnïmisiïgfil impida que los mires Ilberen los óvulos “Ïiïiïïïxïrïï”
¡“Ïïmuai exclusive. dia y marie. de ima siisieiiida.criatura menor de e meses.


Memdoeiieieiiedmmeie sesssseepiieaderenm ei pene eompieiamarie de la . . manera einem y
Mim (comi imeirumpidn) mima aires de eyaeidai para que E”: ‘¡"9 “ÏOWWWZMWT °" sosimiihy 73 se si


eisaiiaiiioiieiigamiiadneoiii '39“ ""°""p' "‘“"’°" seuiiizadelmmra
geniales de la mujer. iiiadeeindn


¡Mamani-rimas Laumimiiideuqinmonm ¡ÏL’”""'*"'
mmlcfimm un“ fnuninhnzmizinwdy ieiniiiiierinrimpiiiausdiiairmn """"""”V"'°°° ¡nipiirnnmpzaimmai iiareeiiimpuuimmnndon "r_':.75*“"°dtlnnniui. müidiudehnúieiuhomiidizn "h"


munezmapimue nus 12mm y linmaga mi! (2014)
sanz-aiii: Fieiiewa. em.




Ïarm Il: Salud sexual y repmdlmva


Cuadro 7 2 composición del capitulo VII según las clasificación de la MEF por grupo de edad, estado
civil y actividad sexual


Conocimientn de métodos anlicmcepfivos
Um pando y anal de menús anlienmwlivras
Tendencias y uso actual de métodos anlicmcepfivos
Diluencüsmelusoamddemütflosanlimrmfivm
Fuente de obtención de méledos anticonceptivos
iiernmprïallegarahflrenledeohienciónflemelnüis
arniaomprivns
Motivos para uso actual de memos anticonceptivas


Preferencias en el uso de metodos anticonceplivos
Eslail lunmim en hs IE multas n uriflas


num». BBNUFECU 2m 2. NISPIIEC.
anuncia: FreireWE. ¿mi


Cuadro 7 3 conocimienio de métodos aniieoneeplivns, por método y por esiado civil
(MEF de 15 a 49 años)


129


Al menos un métndn coincido


Al menos un métndn moderno
conocido
Vmclnmia
Esterilización femenina
lmphnle
Inyección antiooncepliva
Paslilhs Mmmm
(¡Imán femenino
común mlirn
Pfldnra antioonoepfiw de emergencia
mu, espia o T de mire
Metodos vaginales
MElA


Al menos un métndn tradicional
conocido
Helin
Rilmo, Iendario,moco cervical
Olro


num: asuman 2012, MSP/IEC.
Elrnndúrr Freie WE. em




130


Enuusla National de Salud y Nunimún


esterilización femenina (46.3 96 en el grupo de 12 a
14 años y 85.6 9?. en el grupo de 15 a 49 años).


A partir del Anexo 7.4 al Anexo 7.9 se presenta el
niveldeconocimientodemétodosanticonoeptivos
de las MEF, por método, ubicación geografica,
quintil económico, grupo étnico, nivel de
instrucción, grupos de edad y número de hijos e
hijas. El vv hace un resumen de esta información
desagregada por área de residencia. Se desprende
de este gráfico que, a escala nacional, los métodos
anticonceptivos más conocidos por las mujeres
son las pastillas anticonceptivas (92.7 96), la
inyección antíconceptiva (91.1 9L), el condón
masculino (90.2 9?.) y la esterilización femenina
(89.6 9X1).


Con relación al área de residencia, se puede
observar que el nivel de conocimiento de los
métodos anticonceptivos es mayor en el área
urbana que en el area rural. Esta diferencia
de conocimiento es mucho más marcada al
observarla vasectomia (603% en el área urbana
y 30.2% en el área rural), el condón femenino
(57.3 96 en el área urbana y36.8 96 en el área rural),
la píldora anticonceptiw de emergencia (59.7 96
en el area urbana y 32.5 ‘X. en el área rural) y el
ritmo, calendario o moco cervical (71.3 96 en el
area urbanay 44.8 96 en el área rural).


Ia infomración más destacada en los anexos
indica que el porcentaje de conocimiento de al
menos un método anticonceptivo es menor, a
nivel provincial, en Cotopaxi (89.9 96), Cañar
(90.7 96) y Chimborazo (91.2 96). Por grupo étnico,
en las mujeres indigenas (87.3 96) en comparación
con las mujeres mestizas, blancas o de otra etnia
(98.9 9€). Ypor nivel de instrucción, en las mujeres
sin estudios (87.3 9B) respecto de la mujeres con
instrucción superior (99.8 96).


7.2.2 Uso pasado y actual de métodos
anticonceptivos


Con el fin de analizar el uso pasado y actual de
métodos anticonceptivos, a todas las mujeres
de 15 a 49 años que declararon conocer algún
anticonceptivo se les preguntó si lo habían usado
en el pasado, y si lo están usando actualmente.
Esta información permite medir la practica
pasada y actual del uso de la anticoncepción. Los
resultados obtenidos del análisis del uso pasado
y actual de anticonceptivos, desagregados por
estado civil, se presentan en el Anexo 7.10, el
Anexo 7.11 y en el Cuadro 7.4.


Se obserim en el cuadro que la proporción total
de mujeres de 15 a 49 años que en el pasado
usó algún método es del 73.5 9L, mientras que la
proporción de mujeres que actualmente usa algún
método es del 54.7 96, obteniéndose una brecha
de 19 puntos porcentuales entre el uso pasado y
el uso actual. Esta brecha se observa también al
hacer el análisis por estado civil, en especial para
las mujeres divorciadas, separadas o viudas (con
una brecha de 42 puntos porcentuales entre el uso
pasado y actual).


Ademas, se observa que los métodos
anticonceptivos más usados en el pasado por las
mujeres fueron la esterilizaciónfemenina (20.6 96),
la inyección (18.5 9L) y los DIU (12.1 96). Mientras
que los métodos mas usados actualmente
por las mujeres son la esterilización femenina
(20.5 96), seguida por la inyección (7.8 96) y las
pastillas anticonceptivas (7.4 9€).


Resta mencionar que, en esta sección y en las
siguientes, cuando un método anticonceptivo
no aparece en el cuadro es porque el número de
casos era muy pequeño y por lo tanto no cabía su
inclusión.


7.2.3 Tendencias en el uso actual de
métodos anticonceptivos


ElAnexo 7.2yel Gráfico 7.2 presentan la evolución
de uso de métodos anticonceptivos, entendida
como la proporción de mujeres de 15 a 49 años
casadas o unidas, que en distintos años, usaban
al menos un método anticonceptivo, al menos
un método anticonceptivo moderno y al menos
un método anticonceptivo tradicional. Se reporta
en el gráfico que el uso de al menos un método
anticonceptivo ha aumentado de 2004 a 2012, de
un33.6%aun80.1 9€, deun26.5%aun7l.7%,
para el uso de algún método moderno, mientras
que en el mismo período, se mantuvo el uso de al
menos un método uadicional (CEPAR, 2005).


Como se observa en el Gráfico 7.2 el incremento
del uso es mayor en estos últimos 8 años, con un
aumento de un punto y 1.6 puntos porcentuales
por año, en al menos un método y al menos un
método moderno, respectivamente. Con relación
al uso de al menos un método anticonceptivo
tradicional, contrario a las categorias anteriores,
este ha ido disminuyendo a traves de los años. Por
lo tanto, se puede decir que el uso de los métodos
anticonceptivos modernos en las mujeres
casadas/unidas cada vez es más común.




Tam Il: Sam sexual yrepmmva


131


i
E


.3


Boi


‘EN


ami?
.N


EN


EÏÉÉÜE


“IÍK


¿Esgszuai


335882


gugsts.
S


5858


11.3:


Ssrozsai


Biol...


EEE.


.=__.ro=8=_..


22.8.82:


.555.


es


¿EE


si


sus


Sa!


E.


28.:


5...5


.358


5...!


sus...


sus...


8.85.35


Es;


S
S
e.


É8EES33S8E°
(fllhlmlfld


¡é


.235
I


.5...


.8...”
3n
m.
o...


“EE.


zqzauï.
s


Si
han>


893.:
.3


mn>=nuo=oo=tw
2.


sus?
s


3=u_E_uo:8
É


cacao




Ennuaïa Naduna! de Samd y Nullimm


Cuadro 7.4 Uso pasada y actual de métodos anticonceptivos, por método, y por esiado civil
(MEF de 15 a 49 años)


Ha usado un método . 34.6 . . 30.1 16.0 . 54.7


Vasectnmía . 0.o . . 0.3 0.o . 0.2
sstuiizmión femenina . 1.4 . . 32.3 1.4 . 20.5
mu . 1.4 . . 5.1 0.3 . 3.5
w . 3.9 . 1o.» 3.2 . La
Implanle 3.3 1.7 . 2.a s25 5.3 1.a . 4.4
mm“ . 11.2 6.9 9.7 1 682 11.1 u 7.4
MELA 0.5 0.a 0.a 0.4 105 0.7 0.o . 0.5
¡maosvagimies 02 0.2 0.1 0.2 49 - * *
condón masculino 3.3 11.6 4.2 5.3 94a 5.4 4.4 . 4.7
“mmm,” . . . . . . . .
Ritmo 2.o 1.1 2.2 1.7 455 4.3 1.2 . 3.3
Relim 1.a 0.5 1.5 0.9 2m 3.6 1.2 . L5


1 32 No usan 5.4 65.4 10.5 2 679 19.9 a4
TOM 100 100 1m 100 17643 100 100 100


' Mmus de 25 casas.
r Pan esta animación no sc mmó en cuenta la anividad sexual m el último Ines.t Pan esta animación no sc mmó en cuenta la anividad sexual m el último Ines en las mujens saliera; divurciadu, separadas y viudas.
nun: BBAMJTEKIJ 2m Z NGIANEC.
anunuóc: Fran wa. Hai


Gráfico 7.2 Evolución del uso de métodos anticonceptivos (MEF de 15 a 49 años casadas o unidas)
—o— Almemsunlrtémdnanllitxrmfim
—c— Almemsunlrsémdnanfitxïmefimnmemo
4- Al mems un Inémdn anfitmoemivn mmm 3m


Paroenhjewn)


c:
a‘
8
8
S
‘á
8
B‘
S


1979 1987 1939 1994 1999 2004 2012


Hulk ENSANUFECU 2012. MSP/IIED.
Ellnnlfin: FnáIeWE mi




Parcanlaja


(Ve)


Ïtum Il: Salud sexual y reproductiva


Cuadro 7.5 Uso actual de métodos anticonceptivos mudamos en paises seleccionados de
Latinoamérica (mujeres casadas/unidas de 15 a 49 años)


Peru Columbia
Uso de metodos
antmonceptvuos ¿“DES ¿m2


Bohwa Guatemala Ecuador


ENDS 2010


75.5


El SA 2008 ENSNH 200° 39 EFJSWUT»EDU ZÜWZ


AI menos un mémdo 61.2 41.4 54.1 80.1
AI menus un método
mmm” 51 Jl 56.9 24.0 44.0 71 .7


AI menos un mémdo
“mtb!” 23.7 4.3 17.5 10.1 8.4


men; BEAMMDU 2012. ml/INEC; BDESFenl 2012; Eilnscdmma 201D. BDSABoma zum; Bmrmanecnauzma/m
anuncia: Halle wa. em


Para ubicar a Ecuador en el contexto regional, el
Cuadro 7.5 muestra el uso actual, de al menos un
método anticonceptivo en las mujeres casadas/
unidas en paises seleccionados de Latinoamérica.
Del cuadro se desprende que Ecuador lleva la
delantera en el nivel de uso de almenosunmétodo
y de al menos un método moderno, mientras que
Bolivia presenta las tasas más bajas en estas dos
categoríasyla tasa más alta con relación al uso de
al menos un método tradicional.


7.2.4 Diferencias en el uso actual de
métodos anticonceptivos entre las
MEF casadas/unidas y las MEF no
casadas/unidas sexualmente
activas


En el Gráfico 7.3 se presentan las diferencias
a escala nacional en el uso actual de métodos


anticonceptivos por parte de las mujeres casadas/
unidas y las no casadas/lmidas sexualmente
activas. Del grafico se desprende que un 80.1 9L de
las mujeres casadas/unidas ha usado un método
anticonceptivo mientras que un 70.6 '36 de las
mujeres no casadas/unidas sexualmente actiws
ha usado un método.


Al obserwar las tasas de uso, método por método,
se aprecia que las mujeres casadas/unidas
prefieren usar la esterilización femenina (32.3 '36)
y las pastillas anticonceptiws (11.1 9K»), mientras
que las mujeres no casadas/unidas sexualmente
activas prefieren usar la inyección anticonoeptiva
(15.5 '36), el condón masculino (14.6 9?.) yen tercer
lugar, la esterilización femenina (10.4 '36). Al
obsenmr los demás métodos anticonceptivos el
comportamiento es similar para los dos grupos.
Resta decir que una proporción importante de


Gráfico 7.3 Diferencias en el uso actual de metodos anticonceptivos, por método (mujeres casadas
unidas y mujeres no casadas/unidas sexualmente activas)


mn ‘Casada/unidas I No casadas [unidas semalmenle activas


s eqa ¿ha yx‘ “¿oo v cp‘e «t»<3‘ ‘*


Método anliconoeptivo
' MEF no usadas/unidas sexualmente activas m el último mas.
nun; asuma}! 2m 2. MSJANEC.
anemia: Halle wa. em


133




134


Encuesta National de Salud y Nutrición


Gráfico 7.4 Diferencias en el uso actual de al menus un méiodn aniicunceptivo, por area de residencia
y grupo étnico (mujeres casadas/unidas y mujeres no casadas/unidas sexualmente
activas)


I casadas! unidas n Nu casadas ¡unidas sexualmente aciim "


1°” ss 99° ' 31.2
A 3° W 7o a 513731 7m 73-975“ 70.7se 7o ' 1 2 55.3573 53.9E. 60 '
É 5o
É 4o3 ao


20
10
o Tutal Urbana Rural Indigena Afroeoualoriano illomuvio Mesiizn, blanco


Área de residencia Grupo éinico y mm
- MEF no casadas / unidas sexualmente activas en el ultimo mes
Hulk ENSANUFECU 2012, MSP/MEC.
asuman: Fn-áreWE. am


mujeres no casadas/unidas sexualmente activas
no usan anticonceptivos (29.4 96), por ende,
estas mujeres forman un grupo de posibles
intervenciones de planificación familiar y
prevención del contagio de ITS.


Para el lector que lo desee, el detalle de las
diferencias en el uso actual de métodos
anticonceptivos, mas las desagregaciones
por subregión, zona de planificación, quintil
económico, nivel de instrucción y número de
hijos se encuentra del Anexo 7.12 al Anexo 7.18,
para las mujeres casadas/unidas, y del Anexo
7.19 al Anexo 7.25, para las mujeres no casadas/
unidas sexualmente actiws.


Conforme el área de residencia, como se obsenm
en el Gráfico 7.4, el porcentaje de uso de al menos
un método anticonceptivo es menor en el área
rural (77.2 ‘X. en las casadas/unidas, y 61.2 '36 en
las no casadas/unidas sexualmente actiws) que
en el área urbana (81.3 ‘X. en las casadas/
unidas y 73.2 % en las no casadas/unidas
sexualmente actiws). En cuanto al grupo étnico
se observa que los porcentajes de uso de al menos
un anticonceptivo son menores en las mujeres
indígenas (65.8 % en las casadas/unidas y
67.3 ‘¡la en las no casadas/unidas), como también
en las mujeres montuvias no casadas/unidas
sexualmente activas (63.9 '36).


Con relación al desglose por provincia, en los
Anexos 7.13 y 7.20 se puede obserimr que en
todas las provincias mas del 50 ‘K; de mujeres,
sin importar la categoría, usa algún método
anticonceptivo, siendo las provincias de Carchi
y Los Ríos las que presentan las tasas mas


altas de uso. Además, al comparar entre las
mujeres casadas/unidas y las no casadas/unidas
sexualmente activas, se observa que en la mayoría
de provincias las casadas/unidas son quienes
más usan al menos un método anticonceptivo.
Sin embargo, se observan excepciones en las
provincias de Cotopaxi, Loja, Los Ríos, Napo y
Sucumbíos, en donde las no casadas/unidas,
son las que más usan al menos un método
anticonceptivo.


Al analizar el uso actual de al menos un método
anticonceptivo por grupo de edad, en el Gráfico
7.5 se reporta que, en general, la proporción de
uso de la anticoncepción es similar entre el grupo
de mujeres casadas/lmidas y las mujeres no
casadas unidas sexualmente actirms, y sobrepasa
el 60 ‘K; en todos los grupos.


Finalmente, al analizar el uso de métodos
anticonceptivos según el deseo de ernharazarse,
en el Cuadro 7.6 se obsenm que las tasas de uso
de algún método son menores en las mujeres
que actualmente desean un embarazo. El mismo
comportamiento se observa cuando se analiza
método por método.


7.2.5 Fuente de obtención de
anticonceptivos modernos


A continuación, del Apartado 7.2.5 al 7.2.10 se
analizan dos categorías: el total de las MEF de 15 a
49 años y las MEF casadas/unidas, también de 15
a 49 años. El análisis se hizo en estos dos grupos
debido a que el número de MEF no casadas/
unidas sexualmente actiws y de MEF de 12 a 14
años es muy pequeño.




Yomo Il: Salud sexual y repmduchva


Gráfico 7.5 Diferencias en el uso actual de al menos un método anticonceptivo por grupo de edad
(mujeres casadas/unidas y mujeres no casadas/unidas sexualmente activas)


—0— Cafidas/ unidas 1nd casadas [unidas sexualmente activas "
33.31m 58 9 m ¿un


34.0 83.6


a? ao
E
E su
É
3 4o


2o
o.


12-141 1519 21x24 2529 n34 35-39 4044 4549
Grupo de edad (años)


' MEF no asadas/unidas sexualmente activas en el último mes.
fDatos no represenlaüvos.


(Juadro 7.6 Diferencias en el uso actual de métodos anticonceptivos por deseo actual de embarazo
(mujeres casadas/unidas y mujeres no casadas/unidas sexualmente activas)


135


Usa un método
Vaseclrxnh
DIU
Inyección
¡rumana
Implante
Pastil


MBA 0.7
condón rrmolim 7.2
Ritmo 5.0
Retiro 5.4
No usan
Tdal 1M


' Mmus de 25 casos
num: BSAMJTEKIJ 2m 2. MSJANEC.
mansión Freire we. em


A todas las mujeres que estaban utilizando algún Los resultados del análisis de esta información
método anticonceptivo moderno en los últimos se los puede encontrar en el Anexo 7.26, para las
30 días previos ala entrevista se les preguntó sobre MEF de 15 a 49 años, y del Anexo 7.27 al Anexo
el lugar en que podrían conseguir dicho método. 7.31, tan solo para las MEF casadas y unidas.


Un resumen de estos anexos con los hallazgos a
escala nacional se presenta en el Gráfico 7.6.




136


Encuesta Mañana! de Sajud y Nuuicuin


Gráfico 7.6 Fuente de obtención de anticonceptivos modernos en las MEF casadas/unidas, y en las
MEF de 15 a 49 años


I MEF casadas I unidas


Poroemaje


(se)
S


3_1 2.9 3.5 3.4
Hospital IESS ONG


centro de salud
MSP


Clínica o
oonsulmrio


I MEFde15a49aFIos


0.4 0.5
Farmacia otro’ NSI NH


privado


Fuente de olmanción de amiconoeptivos modernos
‘incluye n. AA" (‘Ausejo Provincial, Unidad Nlulticipal de Salud y Iunm de Bendícencia.
man: BENIJTEUJ 2m 2. ¡»IW/INFO
Harman: Freire wa. m1


Se desprende del gráfico que las principales
fuentes de obtención de anticonceptivos
modernos, al igual que lo reportado en la
ENDEMAIN 2004, son el MSP, las farmacias y
las clinicas o consultorios privados. Además,
al obsenmr por categoría de mujeres, no existe
mayor diferencia entre el total de las MEF de 15
a 49 años y las MEF casadas/unidas.


El Gráfico 7.7 reporta la fuente para las mujeres
casadas/unidas según sea una institución priwda
o pública. En este gráfico se puede observar
que los principales proveedores de métodos
anticonceptivos, son las fuentes públicas (hospital
o centro de salud del MSP, 47.3 ‘JE, y otras públicas,
10.41 96) y las fuentes priïmdas con fines de lucro


(37.69 '36). Al comparar con las cifras reportadas en
2004, se puede decir que la obtención de métodos
anticonceptivos de fuentes públicas (al sim-nar
MSP y otras públicas) ha aumentado en casi 23
puntos porcentuales, de un 35.6 96, en 2004, a un
58.4 '36, en 2012 (CEPAR, 2005).
Todo esto indica, por un lado, una mejora
sustancial en la oferta y, por otro, una mayor
demanda, en el sector público, de los métodos
anticonceptivos modernos.


Por otro lado, los hallazgos más destacados que
se desprenden de los anexos correspondientes
a este apartado reportan que mientras mayor
es el quintil económico y el nivel de instrucción
de la mujer, existe una mayor demanda de los


Gráfico 7.7 Fuente de obtención de anticonceptivos modernos según si son mentes públicas o
pnvadas M) (mujeres casadas/unidas de 15 a 49 años)


0.4


3.5
10.4


Raul: asuman 2012, ¡ISP/IEC
Enondñn: Freie wa. em


I Hospital o centro de salud MSP


I 01m púhlicas


I Privadas sin tines de lucm


I Privadas con fines de lucm
I NS/NH




métodos anticonceptivos en clinicas, consultorios
o farmacias privadas (Anexos 7.28 y 7.29). En
cambio, mientras menor es el quintil económico
y el nivel de instrucción de las mujeres, existe
una mayor demanda de anticonceptivos en
las unidades de salud del MSP. Al obserimr
la desagregación por grupo étnico no existen
diferencias notables, con la única excepción de
las mujeres indígenas, quienes en su mayonía,
obtienen los métodos anticonceptivos en el
MSP (Anexo 7.30). Finalmente, al hacer el
análisis por grupo de edad se reporta que las
mujeres más jóvenes (15 a 24 años) obtienen los
anticonceptivos principalmente en el MSP y en
farmacias; mientras que las mujeres mayores (35
a 49 años) los obtienen principalmente en el MSP
y en las clínicas o consultorios priwdos (Anexo
7.31).


7.2.6 Tiempo que transcurre para
acceder a la fuente de obtención
de anticonceptivos


Para medir el tiempo que les tomó a las mujeres
para acceder a la fuente de obtención de
métodos anticonceptivos modernos reversibles‘
se preguntó a cada una cuánto tiempo tarda en
llegar a dicha fuente en minutos y en horas En
este sentido las respuestas se agruparon en
cinco categorias: menos de 15 minutos, de 15a


Inma Il: Salud sexual y repmducnva


29 minutos, de 30 a 59 minutos, de l a 2 horas y
de 3 horas o más. Adicionalmente, se calculó el
promedio de tiempo, en minutos, que les toma
acceder a la fuente de obtención de métodos
anticonceptivos.


Los resultados obtenidos, desagregados por
estado civil, se los puede encontrar en el Anexo
7.32, para las MEF de 15 a 49, y desagregados por
características seleccionadas, del Anexo 7.33 al
Anexo 7.37, para las MEF casadas/unidas.


Del Anexo 7.32 se desprende que el promedio
de tiempo para acceder a la fuente, tomando en
cuenta a todas las MEF de 15 a 49 años, fue de 27.7
minutos; mientras que el promedio de tiempo, en
las mujeres casadas/unidas fue de 26.4 minutos.
Al comparar con el promedio reportado en la
ENDEMAIN 2004 (29.8 minutos), específicamente
con relación a las mujeres casadas/unidas se
puede decir que hubo una disminución de 3.4
minutos en el promedio de tiempo que les toma
para acceder a la fuente (CEPAR, 2005).


En el Gráfico 7.8 se presenta el tiempo promedio
(en minutos) para accederala fuente de obtención
de anticonceptivos modernos, en las mujeres
casadas/unidas, desagregado por subregión. Se
obsenm en el gráfico que a las mujeres de la Sierra
niral, la Amazonía rural, Guayaquil y Galápagos


Gmïfico 7.8 iiempa promedio para acceder a la fuente de obtención de anticonceptivos modernos
reversihles, por suhregión (mujeres casadas/unidas de 15 a 49 años)


Subregión


Sierra rural


Siena urbana


iiempo promedio (minutos)


men; BMMrrEm 2m Z Nel/INE.
anuncia: Freire wa. em


l Los métodos anticonceptivos modernos levusibles induyen los ass
positivos intnutcrinos (mu), la inyección antimHOCPÜVE. las pastillasanticonceptivas los métodos vagjnaies, el condon masculino y el con—
dón femenino.


137




138


Enuusïa National de Salud y Nulliclürt


les toma más tiempo en acceder a la fuente;
mientras que a las mujeres de la Costa urbana, la
Sierra urbana y Quito les toma menos tiempo.


7.2.7 Motivos para uso actual de
anticonceptivos


Para determinar el motivo principal por el que
las mujeres usan los métodos anticonceptivos
modernos reversibles, sepreguntó a cada una para
qué o por qué usa métodos anticonceptivos. las
respuestas se clasificaron en seis categorias: l) No
quiere más lujos, 2) No quiere hijos, 3) No quiere
hijos todavía, 4) Quiere espaciar embarazos,
5) Otra razón y 6) No sabe, no responde. Cabe
decir que la categoría Otro motivo incluye varios
motivos como: protección de infecciones de
transmisión sexual (ITS), razones de salud y
razones económicas. Para el lector que desee,
los resultados de esta estimación se encuentran
en detalle en el Anexo 7.38 para todas las MEF,
y del Anexo 7.39 al Anexo 7.42, para las mujeres
casadas/unidas.


El Gráfico 7.9 presenta la distribución
porcentual de los motivos para usar los métodos
anticonceptivos tanto en las mujeres casadas/
unidas, como en todas las MEF de 15 a 49 años Se
observa en el gráfico que el principal motivo para
usar anticonceptivos en las dos categorias, es No
querer más hijas (45.8 ‘K; en las mujeres casadas/
unidas y41.5 ‘X. en todas las MEF), seguido por No
querer hijos radar/ía (20.1 9L en las casadas/unidas
y 22.2 ‘X: en todas las MEF) y Querer espaciar las
embarazos (20.4 ‘K. en las casadas/unidas y 19.5 %


en todas las MEF). Como se obserrm en el grafico
no existen diferencias significativas entre las dos
categorias de mujeres


7.2.8 Satisfacción con el uso de
anticonceptivos


Para determinar el nivel de satisfacción con el
uso de los anticonceptivos, a todas las mujeres
que estaban usando algún método moderno
reversible, se les preguntó si en este momento
pudieran elegir, seguirían usando el mismo
método o preferirían usar otro. Si la entrevistada
indicaba que preferiria otro, se le preguntaba
qué método preferiría usar. De esta manera, en el
Anexo 7.43 se muestla información sobre el nivel
de satisfacción con el uso de los anticonceptivos,
por categorías de satisfacción ypor estado civil, en
todas las MEF. Aescala nacional se reporta que un
67.6 ‘Ka de las mujeres usaría el mismo método que
usa actualmente, mientras que el 29.9 % preferiria
usar otro método.


Para complementar lo antes mencionado, el
Anexo 7.44 y el Cuadro 7.8 presentan el nivel de
satisfacción con el uso de los anticonceptivos, por
categorias de satisfacción y por método utilizado
en las mujeres casadas/unidas. De este cuadro se
desprende que los métodos más aceptados son
los métodos vaginales (91.3 9€), el implante
(84.2 96) y el ritmo (79.4 9B). Un mayor desglose de
esta información se encuentla en los anexos 7.45,
7.46, 7.47 y 7.48.


Gráfico 7.9 Motivo principal para usar métodos anticonceptivos modernos reversihles (mujeres
casadas/unidas de 15 a 49 años y MEF de 15 a 49 años)


¡casadas! unidas n Total MEF


101]


8|]


g fi 45Hï ‘ 41.5
E‘ 441c
É 2,, 20.1 222 21419.5e 95 "5 33 4.a 03 05


a , —— ' 'No quiere mas No quiere hijos No quiere hijas Quiere espacial ‘Otm No sabe/No
hijos todavía embarazos responde


Motivo principal para principal para usar métodos anticonceptivos modernas reversibles


‘incluye proteccion de us, razones de salud y razones económicas.
Ruth: EMSANUFECU 2012. MSP/REC.
aun-main: FnáreWE. mi




Ïarm Il: Salud sexual y repmdlmva


(Juadro 7.8 Satisíacción con el uso de anticonceptivos, por categorías de satisfacción y por
método anticonceptivo utilizado (mujeres casadas/unidas de 15 a 49 años)


DIU, espiral, T de sobre


Implante
mmm museum
MELA
Mémns vagmies
Común masculino
Elmo
Reiim


- Menus de 25 casas.
mu: Emma}! 2012. ¡ASP/IEC
Eliondñrr Freie we. ent


7.2.9 Preferencias en el uso de
anticonceptivos


Atodas las mujeres que mostraron insatisfacción
con el método anticonceptivo que usan en
la actualidad se les preguntó qué método
preferirían usar si pudieran cambiar de método.
Los resultados de esta pregunta indican que
entre las mujeres que quisieran cambiar de
anticonceptivo, los anticonceptivos preferidos son
el implante (38.8 9€), la inyección anticonoeptiva
(19.4 96) y la esterilización femenina (18.1 96)
(Anexo 7.49).


En la ENDEMAIN 2004, el método más
mencionado fue la inyección anticonoeptiva
(24.2 '36), seguido de la esterilización femenina
(22 9B) (CEPAR, 2005). Se observa entonces que la
esterilización femenina sigue teniendo el mismo
nivel de acogida, mientras que el implante se ha
convertido en el método preferido, frente a la
inyección anticonceptiva.


7.2.10 Esterilización femenina en las
mujeres casadas o unidas


El Gráfico 7.10 reporta la evolución de la tasa
de uso de la esterilización femenina, por año, y


Gmïfico 7.10 Evolución del uso de la esterilización femenina, por área de residencia (mujeres
casadas/unidas de 15 a 49 años)


—o—lkham —c—H|nl tïmfl
PommaJw/a)


e
e
e
e


14.4


3.3


1994 1999
nur: BDEMAIN 2004. (‘HAN I EnsANuFEw 2012. MSP/REC.
amarrar»: Frexre wa. ¿mi


139




140


Encuesta Nadunai de Saiud y Nutricion


Cuadro 7.9 Satisiac con la esterilización temenina según la edad de la MEF al momento de la
esterilizacron (mujeres casadas/unidas de 15 a 49 años que están esterilizadas


40-44
mu: Emurnem 2012 NSI/Mc
anuncia: Freire wa. mi


por área de residencia en las mujeres casadas/
unidas. De este gráfico se desprende que de 1994
a 2012 la tasa de uso ha incrementado en casi 13
puntos porcentuales (de 19.8 '36 a 32.4 96), con
un incremento mas acentuado de 2004 a 2012
(de 24.2 ‘JG a 32.4 '36) (CEPAR, 2005). Además, se
observa que en todos los años la tasa de uso es
mayor en el área urbana que en el área rural.


Para mayor detalle, la tasa de uso de la
esterilización femenina en las MEF casadas/
unidas con las desagregaciones por ubicación
geográfica, edad, número de hijos y nivel de
instrucción se encuentlan en los Anexos 7.50, 7.51
y7.52.


Los resultados mas destacados en los anexos
evidencian que eluso delaesterilización femenina
es mayor por subregión, en la Costa nrral (45.2
96); a escala provincial, en Manabí (50.4 '36) y Los
Ríos (40 96); según el nivel de instrucción, en las


Gráfico 7.1 1 Motivos para no estar satisfecha con la esterili
mujeres sin estudios (38.6 '36) y en las mujeres
con primaria incompleta (38.9 9€); y conforme
al número de hijos y/o hijas, en las mujeres que
tienen 3, 4, 5 o 6 hijosy/o hijas (52.6 ‘JE, 53.5 '36, 53.6
96 y48 96, respectivamente).


Satisfacción con la esterilización femenina


En los Anexos 7.53 y 7.54 se presenta información
sobre el porcentaje de mujeres casadas/unidas
que están satisfechas con la esterilización
femenina, según la ubicación geográfica y el
quintil económico, la edad actual, el grupo étnico
y el número de hijos. Un reslunen de estos datos
se presenta en el Cuadro 7.9 desglosados por la
edad de la mujer al momento de la esterilización.
Como se puede observar a escala nacional, un
87.4 '36 de las mujeres se encuentla satisfecha
con la esterilización femenina. Sin embargo, al
observar el desglose por edad al momento de
la esterilización se aprecia que mientras más


ión femenina M) (mujeres
casadas/unidas de 15 a 49 años que no están satisfechas con la esten zación)


16.0


19.7


5.4
mn; BBAMJTERJ 2012 NW/INEC.
¡rumania Freire wa. mi


n Dtener más tijos (as)


I Problem de salud posoperatnrios


I Onnviviente des nnïs hij ()


I Problem emocinnales posoperatori


¡mms




joven era la mujer, menor es el porcentaje actual
de satisfacción. Los resultados en los anexos
correspondientes a este apartado no muestran
mayores diferencias entre categorías ni con
relación a la escala nacional.


Motivos para no estar satisfecha con la
esteriliución femenina


A todas las mujeres que indicaron no estar
satisfechas con la esterilización femenina se les
preguntó el motivo principal de no estarlo. En este
sentido, el Gráfico 7.11 presenta la distribución
porcentual por categorías de respuesta, a escala
nacional. En el gráfico se observa claramente
que el motivo principal para que las mujeres no
estén satisfechas con la esterilización es el deseo
de tener más hijos y/o hijas, seguido por haber
tenido problemas de salud postoperatorios y por
el hecho de que el conviviente desea más hijos
y/o hijas. Un mayor detalle de esta información se
encuentra del Anexo 7.55 al Anexo 7.57.


Mujeres que tienen interés en esterilizarse


Para determinar la demanda de la esterilización
femenina, se preguntó a todas las mujeres
casadas/unidas que no están esterilizadas, y que
además no desean tener más hijos y/o hijas, si
tienen interés en esterilizarse. Los resultados
junto con sus desgloses se presentan del Anexo
7.58 al 7.61. Se desprende de estos anexos
que un 46.4 9€ de mujeres mostró interés en
la esterilización femenina, mientlas que el
porcentaje restante no mostró interés alguno.


Además, se observa que las proporciones más
altas de interés con relación a la escala nacional
se ubicaron en el área urbana (48.2 9€), la Costa
urbana (50.4 9€), la Costa rural (54.4 9€), las
provincias de Manabí (61.6 9€), Santo Domingo
de los Tsáchilas (55.2 9€) yEsmeialdas (53.4 9€), en
las mujeres con instrucción secundaria completa
(53.2 9€), en las mujeres montuvias (56.4 9€) y en
las mujeres entre 30 y34 años (57.4 9€).


Para complementar esta información el Anexo
7.62 presenta información sobre los motivos por
los que las mujeres que mostraron interés en
esterilizarse no lo han hecho todavía. Al nivel
nacional, el motivo principal para no haberse
esterilizado es el miedo a la operación (26.3 9€),
seguido por otros motivos (23.8 9€) y el hecho de
ser muy joven (18.4 9€).


Yann Il: Salud sexua! y veproducuva


Mujeres que no tienen interés en
esterilizarse


A todas las mujeres que indicaron no tener interés
en esterilizarse se les preguntó cuál es el motivo
principal por el que no está interesada en la
esterilización. La distribución porcentual de las
respuestas a esta pregunta se presenta en el Anexo
7.63. El motivo principal para no mostrar interés
en la esterilización es el miedo a la operación (3 1.8
9€), seguido por el miedo a los efectos colaterales
(17.7 9€).


7.3 BIBLIOGRAFÍA
CEPAR (2005). ENDEMAIN 2004: Encuesta


Demagrúfica y de Salud Materna e InfantiL
Ecuador: Centro de Estudio de Población y
Desarrollo Social (CEPAR).


Coa, R y Ochoa, L. H. (2009). ENDSA. Encuesta
Nacional de Demografía y Salud 2008. Bolivia:
Ministerio de Salud y Deporte/Instituto
Nacional de Estadística/Programa Reforma de
la Salud.


INEI (2012). ENDES 2012. Encuesta Demográficay
de Salud Familiar. Perú: Instituto Nacional de
Estadistica e Informática (INEI).


Zumarraga M., Rivadeneiia L., Freire W. B. y
Rivas G. Manual de mujeres en edad fértil
ENSANUTECU 2012. Ecuador: Ministerio de
Salud Pública (MSP), Instituto Nacional de
Estadisticas y Censos (INEC).


OMS (2012). Guía de planificación familiar para
agentes de salud comunitarios y sus clientes.
Suiza: Organización Mundial de la Salud
(OMS).


OMS. (2013). Planificación Familiar, nota
descriptiva. Octubre, 2014, Sitio web: http://
wwwwhoint/mediacentre/factsheets/fs35l/
esl.


Profamilia (2010) ENDS. Encuesta Nacional de
Demagrafla y Salud. Colombia: Profamilia,
Ministerio de Protección Social, Bienestar
FamiliayUSAID.


141






MUJERES
CAPÍTULO VIII QUE N0 USAN


ANTICONCEPTIVOS




Fomgmlïa‘
¡un un Laura




Ïaim Il: Salud sexna! y repmdumiva


consumo


8.1 INTRODUCCIÓN.


8.2 MEIDDOLOGÍA"


8.3 RESULTADOS


8.3.1 Condición actual de uso de anticonceptivos
8.3.2 Motivos para no usar anticonceptivos
8.3.3 Deseo de usar anticonceptivos ..


Método anticonceptivo preferido
Fuente de obtención de anticonceptivos modernos
Tiempo promedio para acceder a la fuente de obtención de
anticonceptivos modernos


8.3.4 Mujeres que necesitan de los servicios de planificacion familiar
Conocimiento, uso pasado y deseo de usar anticonceptivos en las mujeres que
necesitan de los servicios de planificación familiar 150 ‘¡f5


8.4 BIBLIOGRAFÍA .






3.1 INTRODUCCIÓN
La decisión de usar anticonceptivos está
determinada principalmente por el conocimiento
que se tenga de ellos y por su accesibilidad (OMS,
2012). Sin importar los motivos, las mujeres
que no usan anticonceptivos están expuestas a
embarazos no planificados y a infecciones de
transmisión sexual (ITS) que ponen en riesgo su
vida (OMS, 2013). En este contexto, el presente
capítulo describe la condición de uso de métodos
anticonceptivos en las mujeres en edad fértil
(MEF) de 15 a 49 años y se enfoca en estimar la
necesidad de los servicios de planificación familiar
en las mujeres que no usan anticonceptivos, con
relación a la ubicación geográfica, el nivel de
instrucción, la condición socioeconómica y el
grupo étnico, entre otros.


Cabe mencionar que en este capítulo, el texto, los
cuadros y los gráficos exponen la información de
manera resumida. Para el lector que desee hacer
un analisis a profundidad, el disco compacto
que acompaña este informe contiene anexos con
información detallada sobre la población muestral
(n), la población expandida (N) ylos interimlos de
confianza (IC95 9%).
3.2 METODOLOGÍA
La estimación de la necesidad de los servicios
de planificación familiar en las mujeres de 15 a
49 años se hizo mediante el análisis de los datos
recolectados en la aplicación del formulario de
MEF, en particular, la Sección IV de planificación
familiar (Anexo B). En tal virtud, en el Cuadro 8.1


10m0 Il: Salud sexual y Yepmdilcilva


se muestra la composición del presente capitulo
desglosada según la población estudiada en cada
sección.


8.3 RESULTADOS


8.3.1 Condición actual de uso de
anticonceptivos


Para determinar la condición actual de uso de
anticonceptivos en las MEF casadas o Imidas,
a todas las mujeres que conocían de al menos
un anticonceptivo se les preguntó si lo habían
usado en el pasado y si lo usan actualmente.
Los resultados obtenidos de esta estimación,
desglosados por ubicación geográfica, nivel de
instrucción, quintil económico, grupo étnico, edad
y número de hijos y/o hijas se presentan en los
Anexos 8.1 a 8.4. Un resumen de esta información
se encuentra en el Cuadro 8.2. Conforme a
este cuadro, un 19.9 ‘Ji; de las mujeres casadas
o unidas no usa anticonceptivos actualmente,
de este porcentaje, un 5.4 % nunca ha usado
anticonceptivos y un 14,5 % los usó en el pasado
pero no los usa en la actualidad. Al comparar con
lo reportado en la ENDEMAIN 2004, se observa
una disminución en el porcentaje de mujeres que
no usan anticonceptivos actualmente, del 27.3 ‘Ka,
en 2004, al 19.9 %, en 2012, es decir, 7.4 puntos
porcentuales menos (CEPAR, 2005).


Con relación al nivel de instrucción, se observa
que el porcentaje de mujeres que actualmente no
usan anticonceptivos es más alto en las mujeres
si.n estudios (30.7 96) que en las mujeres con
instrucción superior o posgrado (17 9€).


Cuadro 8.1 Composición del capítulo VIII según la población de estudio


MEF de i‘? 349
as [asadas o


Llmdas


MEF de
rasadas o Llmd.


no usan anuconceptiwos


Seccm del ramtulo


Condición de uso de
anticonceptivas
Motivos para no usar
anticanceplivns
Deseo de ranticonceptivos en el
presente o el futuro


Mujeres que necesitan de los
servicios de planificación familiar


PÜblfiClÜH de estudia
NlEF de T5 a 45


casadas o Llfildíia emlesy
que no usan


HHUCOHCCDÍHEOS


Todas las


Hulk EMSANUFECU 2012. MSP/MC.
anuncio: Freire we. mi


147




148


Ennuesïa Naduna! de Sajud y Nulriznún


Cuadro 8.2 condición de uso de anficoncepfivus M) (mujeres casadas o unidas de 15 a 49 años)
Toral


Ninguno
Primaria inoornplela
Primaria completa
Secumüfla incompleta
Secundaria completa
Supefinrlpostgradn
Indígem
Atrnewmriann
Mnntrrin
Mestizo, Marco y mm


154 9
20-24
25»29
30-34
3539
40-44
45-49


mu: EIEAMITHXJ 2012. MSP/IEC.
Eúondón: Freie wa. em


Finalmente, en las adolescentes de 15 a 19 años y
enelgrupo de 45a49 años, elporcenlajedemujeres
que actualmente no usan de amiconcepïivos es
mayur en relación a los demás grupos de edad
(31.1 ‘Ka y 27.1 96, respectiwmenle).


En cuanto al grupo étnico, se reporta que el
porcentaje de mujeres que actualmente no
usan anticonceptivos, es mayor en las mujeres
indígenas (34 9L) y en las mujeres afroecuatorianas
(26.1 9€), en comparación con las mujeres
montuvias (11.1 9B).


Gráfico 8.1 Motivos para no usar anficoncepfivos ('56) (mujeres de 15 a 49 años que no usaron
anticonceptivos en los úlfimos 30 días)


I Mnlivns relacionados con el
ernbarazn, Ia fenilidad y la
inarzrrvrdad‘' sexual


I Mnlivns relacionados con la edad
avanzada, efechzs colaterales,
razones religiusas, disglslo por los
anticonceptivos, oposición de Ia
pareja y otros nrorivus


num». BSNIIFEGJ 2m 2. NsP/INEC.
¡Inn-sim Frure WB. mi.




‘lomo II: Salud sexual y reproductiva


Grafico 8 2 Motivos para no usar anticonceptivos (%) (mujeres casadas o unidas de 15 a 49 años
que no usan anticonceptivos)


Embarazada anualmente
Dlro molivo
Menopausia


Desea embarazo
No le gusm


Posparlo - amamantando
Fue operada


Miedo a efectos colaterales
Inaclivldad sexual


No conoce métodos
NS/NH


Tuvo efectos colaterales
Edad avanzada


Compañero se opone
Razones religiosas


Motivos


Porcentaje (“All
Fuente: ENsANlJTiüJ 2012 MSP/WEG
EllhnrmñInFrelreVWB m1.
8.3.2 Motivos para no usar días previos, cuál es el motivo principal para no


anticonceptivos usar anticonceptivos. El detalle de las respuestas,
desglosadas por ubicación geografica, nivel de


Para determinar los motivos principales para instrucción, quinril económico, grupo étnico,
no usar anticonceptivos, se preguntó a todas las edad y número de hijos y/o hijas, categorizadas
mujeres casadas o unidas de 15 a 49 años que por tipo de motivo, se encuentra en los Anexos 8.5
no estaban usando anticonceptivos en los 30 a8.8.


Cuadro 8 3 Deseo de usar anticonceptivos (%) (mujeres casadas o unidas de 15 a 49 años, fértiles y 149
que no usan anticonceptivos) '


Total


Ninguno
Primaria incompleta
Pnmaria completa
Secundaria incompleta
Secundana completa
Superior/postgrado


.
1 5-19
20-24
25-29
30-34
35-39
4D-44
45-49


Fuente: ENSANUT-ECU 2012 lnsP/lNEc
Elnoudñn: Frelre WB et a1.




150


Enuusla National de Salud y Nutrición


Los porcentajes a escala nacional se presentan en
el Grafico 8.1. De este gráfico se desprende que
un 37.9 ‘Ka de mujeres no usaba anticonceptivos
por motivos relacionados con el embarazo, la
fertilidad y la inactividad sexual: mientras que un
62.1 % de mujeres no usaba anticonceptivos por
otros motivos, relacionados con la edad awrnzada,
efectos colaterales, razones religiosas, disgusto y
oposición de la pareja. En comparación con el
2004, se puede decir que los porcentajes se han
invertido. En la ENDEMAIN 2004 se reportó que
un 72.2 ‘Ka de mujeres no usaba anticonceptivos
por motivos relacionados con el embarazo, la
fertilidad y la inactividad sexual, mientras que
un 27.8 ‘K. no usaba anticonceptivos por los otros
motivos (CEPAR. 2005).


En mayor detalle, del Gráfico 8.2 se desprende
que los motivos que más se mencionan para no
usar anticonceptivos, sin incluir a las mujeres
embarazadas y las que se encontraban en la
menopausia, son: el deseo de embarazarse
(10.5 Wa), el disgusto por los anticonceptivos
(6.6 9L), estar en la etapa de postparto o
amamantarniento (6.2 %) y el haber sido operada
(5.9 '36). Cabe indicar que un 15.2 ‘K; de estas
mujeres mencionó como respuesta otro motiva,
sin especificar cuál era. Para el lector que desee
hacerunanálisis más en detalle motivo por motivo
para no usar anticonceptivos, desagregados por
ubicación geografica, nivel de instrucción, quintil
económico, grupo étnico, edadynúmero de lujos,
puede referirse a los Anexos 8.9 al 8.12.


8.3.3 Deseo de usar anticonceptivos


Para tener un estimado del deseo de usar
anticonceptivos, se preguntó a todas las mujeres
fértiles casadas o unidas, de 15 a 49 años y que
no estaban usando anticonceptivos, si deseaban
usar anticonceptivos ya sea en el presente o en el
futuro. A quienes respondieron afirmativamente,
se les preguntó qué método preferirian y en dónde
lo podrian obtener (CEPAR, 2005).


La información sobre el deseo de usar
anticonceptivos, desagregada por ubicación
geográfica, nivel de instrucción, quintil económico,
grupo étnico, grupo de edad, número de hijos y
método preferido se encuentra en los Anexos 8.13
a 8.17. En el Cuadro 8.3 se presentaun resumen de
esta información. De este cuadro se deduce que
del total de mujeres consultadas, un 13.6 % desea
usar anticonceptivos actualmente, un 52.1 '36
indicó desear usar anticonceptivos en el futuro,
un 28.3 ‘X. no desea usar anticonceptivos y un 6
‘Ka no supo o no respondió. En 2004, el porcentaje
de mujeres que deseaba usar anticonceptivos en


ese momento, fue del 10.3 %, y en el futuro, del
38 9€; mientras que el porcentaje de mujeres que
no deseaba usarlos y el porcentaje de mujeres
que no respondía eran del 45.2 ‘K. y el 6.5 ‘JE,
respectivamente (CEPAR. 2005). Por lo tanto, se
puede decir que el porcentaje de mujeres que
desean usar anticonceptivos, ya sea actualmente
o en el futuro, ha aumentado del 48.3 9B, en
2004, al 65.7 '36, en 2012, es decir, casi 18 puntos
porcentuales.


Respecto de las mujeres que desean usar los
anticonceptivos actualmente, las mujeres
con instrucción primaria completa (17.8 9?.) y
secundaria incompleta (15.2 Wa) presentan los
porcentajes más altos en comparación con las
demás categorías. Por otro lado, según la edad, las
mujeres de 20 a 24 años presentan el porcentaje
más alto (18.2 9B).


Con relación al deseo de usar anticonceptivos en
el futuro, no se observan diferencias significativas
por nivel de instrucción. Sin embargo, por grupos
de edad, el deseo de usar anticonceptivos en el
futuro es mayor en las mujeres jóvenes y menor,
en las mujeres mayores.


En cuanto a las mujeres que no desean usar
anticonceptivos, los porcentajes más altos, según
el nivel de instrucción, se reportan en las mujeres
sin estudios (50.7 Wa) ylas mujeres con instrucción
superior (35.1 %). Según la edad, a partir de los
30 años, el deseo de no usar anticonceptivos w
aumentando.


Método anticonceptivo preferido


Para determinar la preferencia por uno u otro
método anticonceptivo, a todas las mujeres que
mostraron interés en usar anticonceptivos se les
preglmtó qué método preferiría o está pensando
utilizar usted o su pareja. En este sentido, los
Anexos 8.18 a 8.21 presentan la distribución
porcentual de los métodos anticonceptivos
preferidos por las mujeres casadas o unidas o sus
parejas, desglosada por ubicación geográfica,
nivel de instrucción, quintil económico, grupo
étnico, grupo de edad y número de hijos.
Cabe indicar, para el lector que lo desee, que
la descripción de cada uno de los métodos
anticonceptivos mencionadas en esta sección
y en las siguientes se la puede encontrar en el
Capítulo 7, Planificación familiar
En el Gráfico 8.3 se observa que los
anticonceptivos preferidos por las mujeres fueron
el implante (25.8 96), la esterilización femenina
(19.7 '36) y la inyección anticonceptiw (18.7 96).




Ïamn Il: Salud sexual y Yepmducllva


Gmfico 8.3 Método anticonceptivo preferido (%) (mujeres casadas o unidas de 15 a 49 años que
no usan anticonceptivos actualmente y desean usarlos)


1.43A 1.8


18.7
‘Vzsectomia. métodos wginales, píldora anticunoeptitm (le emergencia y retiro.
num». Mmmm 2m 2. NW/INEC.
turna: Fráre ws. mi.


Cabe indicar que un 8.4 9B de mujeres, si bien
desea usar anticonceptivos, no sabe qué método
prefiere. En comparación con lo reportado en la
ENDEMAIN 2004, los anticonceptivos preferidos
por las mujeres fueron, primero, la inyección
anticonceptiva (19.2 9B); segundo, la esterilización
femenina (16.2 9B); y, tercero, los dispositivos
intrauterinos (15.5 9B). Además, un 22.8 9B de
mujeres no sabía qué anticonceptivo prefería
(CEPAR, 2005).


En cuanto a la distribución por provincias, como
se muestia en el Anexo 8.18, el implante es el
anticonceptivo preferido en las provincias de
Zamora Chinchipe (62.4 9B), Morona Santiago
(49.2 9B), Cañar (47.4 9B) y Pastaza (46.2 9B).
Asimismo, según el nivel de instrucción, el
quintil económico y el grupo de edad, el implante
también es el anticonceptivo preferido en las
mujeres con ¡Instrucción secundaria incompleta
(34.3 9B), las mujeres del quintil 4 (35.3 9B) y las
mujeres de 15 a 19 años (38.8 96).


Por su parte, la esterilización femenina es el
anticonceptivo preferido en Manabí (34.6 9B), a
nivel provincial. En cuanto a la distribución por
etnia, las mujeres afroecuatorianas (32.9 96) son
las que más prefieren este método. Asimismo,
por edad, las mujeres de 30 a 34 años (39.5 9B)
y las mujeres de 35 a 39 años (37.7 9B) también
prefieren la esterilización
Fuente de obtención de anticonceptivos
modernos


Del Anexo 8.22 al Anexo 8.25 se reporta el
porcentaje de mujeres (de 15 a 4B años, casadas


25-3 u Implante
I Esterilización femenina
I Inyección anficoncepüva
I Pastillas anficoncapfiva
I DlU/espiraI/T de cobre
I NS/NR


(¡món
I Ritmo a ¡talendario


o“.


o unidas y que desean usar anticonceptivos) que
conocen alguna fuente de obtención de métodos
anticonceptivos modernos, desagregado según
ubicación geográfica, nivel de instrucción,
quintil económico, grupo étnico, grupo de edad
y número de hijos. De estos Anexos se desprende
que a escala nacional un 87.5 9B de estas mujeres
conoce alglma fuente en dónde conseguir los
anticonceptivos modernos; esta cifra es similar a
la reportada en 2004 (84.2 9B) (CEPAR, 2005).


En estas mujeres, que conocen algtma fuente de
donde obtener los anticonceptivos modernos, las
fuentes más mencionadas son el MSP (69.9 9B),
seguido de las farmacias (15.4 9B) y las clinicas o
médicos privados (6 9B) (Cuadro 8.4 yAnexo 8.26).
Estos valores varían según el área de residencia,
siendo el MSP más nombrado en el área rural
(85.5 9B) que en el área urbana (63.7 9B), con 21
puntos porcentuales de diferencia. Con relación
a las farmacias, que le sigue como fuente al MSP,
estas fueron más mencionadas en el área urbana
(19.1 9B) que en el área ru.ral (6.1 9B) (Anexo 8.27).


En la ENDEMAIN 2004, las fuentes de obtención
de anticonceptivos modernos más mencionadas
fueron el MSP (44.5 9B), las farmacias (15.1 9B) y
APROFE (14.6 '36), por lo que se puede decir que,
si bien los tmlores han tmriado, las dos primeras
fuentes se mantienen con proporciones mayores
a las reportadas en 2004 (CEPAR, 2005).


Al observar las fuentes de obtención de
anticonceptivos, según el método anticonceptivo
preferido por las mujeres (Cuadro 8.4 y Anexo
8.26), se desprende que el MSP fue la fuente más
mencionada por las mujeres que prefieren la


151




152


Encuñïa Nadunai de Saiud y Nulnciéri


Cuadro 8.4 Fuente de obtención de anticonceptivos modernos según método anticonceptivo preferido
(mujeres casadas o unidas de 15 a 49 años que desean usar un método y conocen dónde
obtenerlo)


Fuente de ilbienrion de anticonceptivos


ntiro eptwo
TotaFama’ iis NR


Tobi 69.9 4.1 6.0 3.2 15.4 1.4 0.1 1M
Esterilización femenina 75.1 9.0 13.7 1.3 - 0.7 0.2 100
Implante 36.4 1.6 5.1 4 1 2.0 0 9 - 100
Inyección _
anfioonoepfiva 69.8 2.1 3.3 4 3 20.2 Cl 3 100
Pastilla
“¡conce . 56.0 0.0 1.9 0.0 42.1 0 D


- 100


DlUIespiral/T de cobre 64.9 10.4 5.7 8.4 - 10.6 - 100
Otro 8.0 6.1 - 1.0 84.8 0 D - 100


‘Inclnvc rr. AA., Policía, Iunm de Beneficencia. Consejo ramnclal, Unidad lllunlclpal de Salud v otras fuentes.
Fuente: EisAMriEw 2012 iliBP/iNEC
anomalía: Freire WB. em


esterilización femenina, el implante, la inyección
anticonceptiva, las pastillas anticonceptivas y los
DIU. Con relación a la esterilización femenina,
la segunda fuente más mencionada fueron las
clínicas o los médicos prilmdos (13.7 9€); respecto
de la inyección anticonceptiva y las pastillas
anticonceptivas, fueron las farmacias (20.2 ‘X: y
42.1 ‘Ka, respectivamente): y en cuanto los DIU, el
IESS (10.4 '36). Mayor información de las fuentes
de obtención de anticonceptivos modernos por
área de residenciay subregión se puede encontrar
en el Anexo 8.27.


Tiempo promedio para acceder a la fuente
de obtención de anticonceptivos modernos


En el Cuadro 8.5 se reporta el tiempo promedio
(en minutos) que les tomaría a las mujeres en
trasladarse del hogar a la fuente de obtención de
anticonceptivos modernos, por área de residencia
y por método preferido. Como se observa en el
cuadro, se estimó que dichas mujeres tardarían
en promedio 4.3 minutos para llegar a la fuente de
obtención de anticonceptivos modernos; tiempo
que es mayor en el área nlral (8.1 minutos) que


Cuadro 8 5 fiempa promedio que transcurre hasta llegar a la fuente de obtención de metodos
anticonceptivos modernos, por area de residencia (muieres casadas o unidas de
15 a 49 años que usan métodos modernos)


Urbano Rurai Totai
Metodo antirunlepiivo


prïeridil Promed u Prrmedio Promedio
iminutosi iminuirisi iminuinsi


Told 2.8 612 8.1 461 4.3 1 D73
Esterilización femenina 9.5 ISI 81.7 88 22.6 239


i Implante 3.5 i 199 14.5 lao i 7 379
Inyección anlioonoepiiva 1.9 i 132 13.3 106 5 238


i Pastillas anticonceptivas 4.1 65 17.5 51 i e 115
DlU/espiral/T de cobre 28.3 42 40.8 19 31.8 61


i mm 10.3 23 30.7 17 i 16.5 4o
mu: EiEAWTEiIJ 2012 MSP/WEG
anormal: Freire wa. em




Cuadro 8 6 Porcentaje de mujeres que necesitan de los servicios de planificación farni


Yomo Il: Saiud sexuai y veproducinm


rv
porcentaje de mujeres que no necesitan de los servicios de planificación familiar,
por estado civil (mujeres de 15 a 49 años)


Estaria [mi


Unida o casada
Soltera 4.7 95.3 100 2 905
Divorciada, separada
a filma 5.6 94.4 100 2 253


num». BEAMTFELXJ 2m 2. NW/INEC.
nnwnsúnzneimws mi


en el área urbana (2.1 minutos) (Anexo 8.28).
Comparando mn el tiempo promedio reportado
en la ENDEMAIN 2004 (33 minutos) se observa
una reducción sustancial de casi 34 minutos en
trasladarse del hogar a la fuente de obtención de
anticonceptivos modernos (CEPAR, 2005).


Al analizar el tiempo promedio para acceder a la
fuente, según el anticonceptivo, se desprende que,
sin contar con la esterilización femenina, a las
mujeres les toma mucho mas tiempo obtener los
DIU (22.6 minutos) que cualquier otro método. En
cambio, según lo reportado en 2004, a las mujeres
les tomaba mas tiempo obtener el implante (71.7
minutos) que cualquier otro método (CEPAR,
2005),


8.3.4 Mujeres que necesitan de los
servicios de planificación familiar


Con el fin de estimar la necesidad de los servicios
planificación familiar, en esta seoción se definen
como mujeres que requieren de las servicios de
planificación familiar a todas quienes están
expuestas al riesgo de un embarazo, identificadas
mediante las siguientes características (CEPAR,
2005):


. No reportan problemas de infertilidad


. No están embarazadas


. No desean un embarazo en este momento


. Son activas sexualmente


. No están usando un método anticonceptivo


El Cuadro 8.6 y el Anexo 8,29 presentan la
estimación del porcentaje de mujeres que
necesitan de los servicios de planificación familiar
y de mujeres que no necesitan de los servicios de
planificación familiar, desagregado por estado
civil. A escala nacional, un 93 ‘Ku de mujeres no
necesita de los servicios de planificación familiar,


mientras que un 7 96 de mujeres si los neoesita;
siendo esta necesidad más alta en las mujeres
unidas o casadas (8.8 96). Al comparar oon lo
reportado en la ENDEMAIN 2004, se desprende
que la necesidad de los servicios de planificación
familiar a nivel nacional ha aumentado en 2
puntos porcentuales, del 5 ‘Zu, en 2004, al 7 %, en
2012. Este aumento también se evidencia, por
estado civil, en las mujeres unidas o casadas que
pasa del 7.4 ‘Ka al 8.8 %; en las mujeres solteras,
del 1,2 ‘Zu al 4.7 ‘Ka; y en las mujeres divorciadas,
separadas o viudas, del 2 % al 5.6 %. (CEPAR,
2005),


En el Anexo 8.30 se presenta el desglose de los
motivos principales por los que las mujeres no
necesitan de los servicios planificación familiar.
Como se observa en el Anexo, la mayoría de
mujeres no necesita de estos serviciosya que
actualmente esta usando anticonceptivos (46.7
9?.) o bien no han tenido relaciones sexuales en el
último mes (38.8 96).


En los Anexos 8.30 a 8.33 se reporta, a escala
nacional y según área de residencia, el porcentaje
total de mujeres que necesitan los servicios de
planificación familiar, por estado civil, grupo de
edad, número de hijos, grupo étnico, subregión,
nivel de instrucciónyquintil económico. Respecto
del grupo étnico, se obserim que la necesidad de
los servicios de planificación familiar es mayor
en las indigenas (10.4 9?.) y las afroecuatorianas
(10.1 Si»), en relación con las montuvias (3.9 96) y
las mestizas, blancas u otra etnia (6.8 Si»).


Respecto del nivel de instrucción, la necesidad
de los servicios de planificación familiar es
mayor en las mujeres sin instrucción (9.2 9?.) en
comparación con los otros niveles de instrucción,
cuyo porcentaje es muy similar al de la escala
nacional (7 96). Resta decir que no se encontraron


153




154


Ennumia National de Salud y Nuiiiclún


Cuadro 8.7 Porcentaje de mujeres de 15 a 49 años que necesitan los servicios de planificación
familiar, por conocimiento de al menos un anticonceptivo, uso pasado de anticonceptivos
y deseo de usar anticonceptivos


n HHH mr
Desea


Ruth: ENSANUFECU 2012. MSPIINEC.
Ellnlúil: FnáIeWB. em.


diferencias importantes en los demás desgloses
con relación a los hallazgos a escala nacional.


Conocimiento, uso pasarlo y deseo de
usar anticonceptivos en las mujeres que
necesitan de los servicios de planificación
familiar


En el Cuadro 8.7 se presenta la estimación
porcentual del conocimiento actual de
anticonceptivos, uso pasado de anticonceptivos y
deseo de usar anticonceptivos en las mujeres de
15 a 49 años de edad que necesitan los servicios
de planificación familiar. De este cuadro se
desprende que el 97 ‘Ka de mujeres que necesitan
estosserviciosconocealmenosunanticonoeptivo,
el 69.8 ‘K. ha usado al menos un anticonceptivo
y el 48.4 '36 desea usar anticonceptivos. Mientras
en 2004 el conocimiento de anticonceptivos fue
del 66.7 ‘K; en las mujeres que necesitan de los
servicios de planificación familiar, para 2012, este
fue casi universal (97 '36) (CEPAR, 2005).


Se observa también en el cuadro que los
porcentajes de conocimiento, el uso pasado y el
deseo de usar anticonceptivos varían según el
nivel de instrucción y quintil económico de la
mujer: siendo menor el conocimiento y el uso
pasado de anticonceptivos en las mujeres sin
instrucción (73.6 '36 y 55.6 '36, respectivamente)
y en las mujeres del quintil l (87.9 ‘Ka y 55.4 ‘JE,
respectivamente). Por su parte, el deseo de usar
anticonceptivos es mayor en las mujeres con


Ninguno
Primaria 95.8 67.5 42.2
Secundaria 99.6 67.3 63.1
Superior 100 82.0 39.5


01 (Pobre) 87.9 55.4 44.0
02 98.9 77.9 50.3
03 (Imcnnedin) 99.8 63.4 59.5
04 99.9 74.9 63.5
05 (Rico) 100 76.8 11.3


instrucción secundaria (63.1 91») y en las mujeres
del quintil 5 (63.5 9€). Finalmente, al desagregar
esta misma información por estado civil, número
de hijos y ubicación geográfica, los hallazgos son
muy similares a lo encontrado a escala nacional
(Anexos 8.34, 8.35 y 8.36).


3.4 BIBLIOGRAFÍA
CEPAR (2005). ENDEMAIN 2004: Encuesta


Demográfica y de Salud Materna e Infantil.
Ecuador: Centro de Estudio de Población y
Desarrollo Social (CEPAR).


OMS (2013). Planificación familiar, nata
descriptiva. Octubre, 2014, Sitio web: http://
wwwwhoint/mediacentre/factsheets/fs35l/
esl.


OMS (2012). Guía de planificación familiar para
agentes de salud comunitarios y sus clientes.
Suiza: Organización Mundial de la Salud
(OMS).V










Foíografia:
UNICEF / Ecuador 12m2 6090/ M. Avilés




Ïmm Il: Salud sexua! y repmducuva


| CONTENIDO


9.1 INTRODUCCIÓN.....


9.2 MEmDoLoGíA...


9.3 RESULTADOS.


9.3.1 Uso de servicios y prácticas de salud materna...
Tendencias en el uso de los servicios de salud materna
ConIIol prenatal.
Atención del parto
ConIIol posparto
Vacunación anütetánica
Citología oérvicowginal o Papanioolaou.... ..
Autoexamen de mamas y uso de mamografia


9.3.2. Consideraciones sobre mortalidad materna .
Consideiaciones preliminare
Metodologia de estimación
Limitaciones de la estimación .


9.4. BIBLIOGRAFÍA


159






9.1 INTRODUCCIÓN


Los indicadores de salud materna tienen un
carácter vital dentro de las estadisticas sociales
debido a que se focalizan en dos grupos
estratégicos para la salud pública: las madres y
sus hijos menores de cinco años. En este contexto,
el objetivo principal de este capitulo es hacer
un analisis de las prácticas de salud materna,
con cuw información se pueda contribuir en la
definición de las politicas públicas enfocadas en la
prevención de enfermedades en las mujeres y sus
hijos, y la disminución de la mortalidad materna.


El texto, los cuadros y los gráficos del presente
capitulo exponen la infomración de manera
resumida. Para el lector que desee hacer un
análisis a profundidad, el disco compacto
que acompaña este informe, contiene anexos
con información detallada sobre la población
muestral (n), la población expandida (N) y los
intervalos de confianza (IC 95 96).
9.2 METODOLOGÍA
Para la obtención de los indicadores estudiados
en este capitulo se analizó la información
reoolectada en dos formularios: l) Mujeres en
edadfértil (MEF), Sección 1]]: Servicios asociados
a lu salud materna, y Sección IX: Mortalidad
materna; y 2) Salud en Ia niña, Sección l]: Control
prenatal, Sección 1]]: Atención del partoy Sección
V: Control paspurto (Anexos B y C). Dichos
formularios fueron aplicados a las MEF de 12 a 49
años y las madres de los nacidos y nacidas vivos
(NV) en el periodo de julio 2007 a junio 2012. El


Ïano Il: Salud sexual y repmducllva


Cuadro 9.1 muestra el desglose de las secciones
estudiadas en este capítulo, desagregadas según
el grupo o grupos poblacionales estudiados en
dicha sección.


9.3 RESULTADOS


9.3.1 Uso de servicios y prácticas de
salud materna


La presente sección analiza los factores
relacionados con la adopción de los servicios
de salud materna desde dos perspectiws: una,
respecto de las madres de los NV en el periodo
de julio 2007 a junio 2012, y ona, con relación a
las mujeres en edad fértil, ya sea de 15 a 49 años
o de 12 a 14 años cuando el número de casos
lo permite. Por lo mismo, en primer lugar se
presentan los indicadores relacionados con el
control prenatal, el lugar de atención del parto y
el control posparto en las madres de los NV; y en
segimdo lugar, se presentan los indicadores de la
recepción de la wcuna contm el tétanos, el uso de
la citología cérvicowgjnal y el uso del examen de
mamas en las MEF.


Tendencias en el uso de los servicios de
salud materna


El Cuadro 9.2 y el Anexo 9.1 presentan la
evolución en el uso de servicios asociados con
la salud materna respecto del control prenatal,
la atención del parto, el tipo de parto, el control
posparto y la citología cérvioovagínal desde 1994.
En general, se puede decir que se ha dado una
mejora integral en el uso de cada uno de estos


Cuadro 9.1 componentes del capitulo IX, según el grupo poblacional a ser analizado


Grupo poblamonal
599W“ illadres de los NV de jullO A , _ _


2007 awmu Z012
MEF de l; e14 anos MEF de lb a 49 anos


TEMHICÜS m el uso de los servia‘ x xdestino ¡mima
(¡Html prenatal X
Alaláón del pam x
mmm powam x
Vmulatáórl
Cilología oérviwvaginal o x xPapanioolanu
Minimum de mmm y de x xrrnmogafia
(¡insinuaciones sobre modalidad xmaiema


Hulk EllsANuFEw 2012. MSP/IMEI).
anuncia: Freire lMa. am


161




162


Encuesta Mañana! de Saiud y Nulliciúti


Cuadro 9.2 Evolución del uso de servicios de salud materna de 1994 a 2012 ('56)


Al menus un comml
mmm prenatal Primermrmuld primulriimslre


Cinco o más cummles
Maiüóndeiparhmunisfliieifiniamdesdud
Partnporcesám


Al minis un ¡armo!
WW ¡‘Wim Primer cmnrul en los primeros 40


días
Alguna ver


Ciïol ' ' |wa Vagma En los últimos dos años


muy: mmm" 21x14, (¡EPM! Emnunml 2012. WEP/IEC.
Eahiuldúrr Freire WE. em


servicios De manera particular, se destaca la
práctica de al menos un control posparlo, cuw
proporción ha aumentado de 36.2 96, en 2004, a
51 9L, en 2012 (CEPAR, 2005). Además, tomando
en cuenta la cifra de 1954, este aumento ha sido
mayor en los últimos 8 años que en los últimos
18 años. Lo mismo sucede con la proporción de
la práctica del control posparto en los primeros
41 días, que ha aumentado de 24.9 9L, en 2004, a
46 ‘JE, en 2012 (CEPAR, 2005). De igual manera,
se destaca la práctica de cinco o mas controles
prenatales, cuw proporción ha alunentado en 22
puntos porcentuales, de 57.4 ‘JE, en 2004, a 79.5 '36,
en 2012 (CEPAR, 2005). Finalmente, preocupa el
hecho de que los partos por cesárea continúan
con una tendencia al aumento; de 2004 a 2012
hubo un aumento de casi 16 puntos porcentuales
(CEPAR, 2005).


Control prenatal


las normas y protocolos de atención materno
neonatal del MSP definenaloontrolprenatal como
las actividades y procedimientos que el equipe de
salud ofrece a lu embarazada con Iafinalidad de
Identificarfactores de riesgo y enfermedades en el
gestante que puedan afectar el curso normal del
embarazo y la salud del recién nacida/a (MSP,
2008). Además de esta definición, las normas
indican que un adecuado control prenatal debe
ser:


. Completo e integral


. Precoz, es decir, en el primer trimestre


. Intercultural


. Periódico, con al menos cinco controles


. Afectivo, es decir, que toda embarazada debe
ser bienvenida y atendida con calidez y calidad


Con estos antecedentes, en el Anexo 9.1 se
presenta la evolución en el uso de los servicios
de atención materna desde 1994 hasta 2012. Gon
relación a la proporción de madres de los NV que
tuvieron al menos un control prenatal, se puede
observar que la tendencia de 1994 a 2012 ha ido
en aumento (del 74.7 ‘Ji: al 95 9L, respectivamente)
(CEPAR, 2005). De forma particular, de 2004a2012
se dio un aumento de ll puntos porcentuales,
como se muestla en el Gráfico 9.1 (CEPAR, 2005).
Controlprenatal en elprimer trimestre de
embarazo


En el Anexo 3.2 se presenta la distribución
porcentual de los NV según el trimestre de
embarazo en que la madre tuvo su primer
control prenatal, por área, subregión, grupo
étnico, provincia y zona de planificación. Esta
información es relewante ya que nos indica el
porcentaje de madres que tuvieron un control
prenatal precoz, es decir, en el primer trimestre de
embarazo.


Se desprende de este anexo que, a escala nacional,
un 79 ‘X: de madres tuvo un control prenatal en el
primer trimestre de embarazo; un 14.5 9K», en el
segundo trimestre; un 1.4 96, en el tercer trimestre;
y un 5 ‘Ji: no tuvo control prenatal. Al hacer este
mismo análisis por área de residencia se obsenm
que en la área rural la proporción de haber tenido
el primer control prenatal en el primer trimestre
de embarazo es menor (73.7 '36) a la del area
urbana (81.4 9B).


Al observar la desagregación por grupo étnico, se
encuentra que, en comparación con los demas




Ïrnm Il: Salud sexual yreprodmuva


Gráfico 9.1 Evolución en la proporción de madres que han recibido al menos un control prenatal
durante el embarazo (NV en el período de julio 2007 a junio 2012)


1 DD
BD.6


4D


2D
Porcentaje


1%)


D
1994 1999


95.0
84.2


BD
75D


21114 2012
muy: mmm" 21114419M: ENSANUFEGJ 2012. MSP/INEC.
Elmndún: FreieWlletat


grupos, las madres indígenas presentan una
proporción notoriamente más baja de haber
tenido el primer control prenatal en el primer
trimestre. (54.8 ‘X. en las indígenas, 86.2 ‘Ji; en las
montuvias, 81.8 ‘Ji; en las afroecuatorianasy 81.3 ‘JG
en las mestízas, blancas u otras). De igual manera,
las madres indígenas presentan la proporción
más alta de haber tenido el primer control
prenatal en el segimdo semestre (18.6 ‘¡(1) y la
proporción más alta de no haber tenido control
prenatal (23.4 '36). Estas cifras indican que las
madres indigenas son las menos favorecidas con
la práctica de un control prenatal precoz.


Al hacer el análisis de la proporción de NV según
el trimestre de embarazo en que la madre tuvo
el primer control prenatal, por subregión, se
determina que 1a Sierra mral (68.5 '36) presenta
la menor proporción de haber tenido un control


prenatal precoz con relación a la escala nacional
(75 9€); mientras que (‘mlápagos presenta la mayor
proporción (86.1 '36). En cuanto a la proporción
de madres que no tuvieron control prenatal se
destacan 1a Siena rural y la Amazonía mral por
presentar las proporciones más altas (11,8 ‘X. y
10.1 '36, respectiwmente) con relación a la escala
nacional (5 96).


Para complementar lo antes dicho, en el Gráfico
9.2 se presenta la proporción de NV cuya madre
tuvo un control prenatal precoz por provincia.
En este grafico se puede observar claramente
que todas las provincias presentan proporciones
de un control prenatal precoz mayores al 64 96.
Sin embargo, también se puede observar que en
las provincias de Imbabura, Napo, Sucumbíos,
Orellana, Pastaza, Bolívar, Chimborazo, Cañar
y Azuay las proporciones están entre el 65 ‘Ji: y el


Gráfico 9.2 Proporción de NV en quienes Ia madre tuvo un control prenatal precoz, por pmvincia
(NV en el periodo de julio 2001 a ¡uniu 2012)


Pomenlaje
>75
65374
55354
50354
< 50
ZND


man; BsAilriEm 2m z Nflï/INEC.
Emisión Freire wa. nat


163




164


Encuesta National de Salud y Nulriclún


Gráfico 9.3 Proporción de madres de NV según trimestre de embarazo en que tuvieron su primer
control, por nivel de instrucción (NV en el periodo de julio 2007 a ¡unio 2012)


—o-Prinreririrrrosdre --Segrnóotrinrsire ú-Teroenrimesire dt-Noiuvooorrtroi


Ninguno Primaria


Ü n29 9°
A M 739 747 7“


'
a: 70 s27rne 3
E 40e


%
22-5 15.2 rss 177 H5 a‘


o‘ 2.1‘ ‘ ‘ m
1.o mfias r ¡or


Primaria ‘Swrrrdarialseoundaria Superior! l
incompleta completa incompleta completa posgrado


Nivel de instrucción
Hulk ENSANUFECU 2012. MSP/MC.
asuman: FrráreWE. ¿mi


Gráfico 9.4 Proporción de madres de NV según trimestre de embarazo en que tuvieron su primer
control, por quintil económico (NV en el período de julio 2007 a junio 2012)


a-Prinreririmesire a-Segrndotrimrsire +ïeroeririmedre art-Noiuvooorrtroi


Porcentaje


1%)


esessssassá


m; e35 57a79.2 -


"55 14.2 14a 15.2 ‘ou
“y; 5.2 Ls 2.a m oa ¡,3 1.9


l 1.4 l * i l
o1 (Pobre) o2 osrrnrunreda) a4 05m)


Guirtil económico
num: BJSMIIFEGJ 2m 2. NsP/INEC.
aun-fin: FráreWB. etul.


74 '36, cifras que son menores a la reportadas en
las demás provincias (2 75 96). Al comparar estos
datos con los datos disponibles en la ENDEMAIN
2004 se observa un aumento considerable en el
porcentaje de madres que tuvieron un control
prenatal precoz en todas las provincias y, sobre
todo, en OotopaxiyAzuay (CEPAR, 2005).


En los Gráficos 9.3 y 9.4 se presenta la distribución
porcentual de los NV según el trimestre de
embarazo en que la madre tuvo su primer control
prenatal, por nivel de instrucción y quintil
económico. Se puede observar en los gráficos
que tener el primer control prenatal en el primer
trimestre está directamente relacionado con el
nivel de instrucción y el quintil económico de
la madre, es decir, a mayor educación y quintil
económico de la madre, la proporción de tener el
primer control en el primer trimestre aumenta al
90 ‘K; (nivel de instrucción superior o posgrado) y
al 87.8 ‘X: (Q5, quintil más rico) (Anexo 3.3).


Número de controlesprenatales


Los Anexos 9.4 y 9.5 muestran la distribución
porcentual de NV según el número de controles
prenatales que tuvieron sus madres, desagregada
por area de residencia, grupo étnico, provincia,
subregión, zona de planificación, nivel de
instrucción, edad de la madre al momento del
parto, orden de nacimiento y quintil económico.
El Grafico 9.5 presenta un resumen de esta
información a escala nacional y por area de
residencia.


Se desprende del gráfico que a escala nacional,
el 15.5 '36 de madres tuvo de l a 4 controles
prenatales, el 79.5 ‘K; tuvo 5 o más contmlesyel 5 '36
no tuvo ningún control prenatal. Al comparar con
los datos reportados por la ENDEMAIN 2004 se
puede decir que el porcentaje de madres que han
tenido 5 o más controles (57.5 '36) ha aumentado
en 22 puntos porcentuales (73.5 '36), lo cual indica




Yann Il: Salud sexual y Yepmdutïllva


Gráfico 9.5 Número de controles prenatales, por área de residencia (NV entre julin 2007 y ¡uniu 2012)


TaIdIlIhamIRLIaI


10° 33.9
m 79.5


H3
40
2D
o yUno a cuatm Cheo o mas Noimu mmml


Mimero de normales prenaflesauna: BSNIIFEGJ 2m 2. NsP/INEC.
Hardin: Fmïe WB. mi.


una mejora importante en el acceso a este servicio
de salud en estos últimos años (CEPAR, 2005).


El análisis por área de residencia indica que en el
área urbana el 83.9 96 de madres tuvo cinco o más
controles prenatales, comparado con el 69.6 96 en
las madres que viven en el área rural. Además,
se observa que la proporción de no tener control
prenatal es mayor en el área rural (9.3 96) que en el
área urbana (3.1 96).


Por otro lado, el análisis por grupo étnico indica
que las madres indígenas tienen una proporción
menor de tener cinco o más controles prenatales
(47.4 96) respecto de las madres montuvias (88.1 96)
o mestizas, blancas y ona etnia (82.8 96). De igual
manera, al analizar por subregíón se obserm que
la Sierra mral y la Amazonía rural presentan una
menor proporción a tener cinco o más controles
prenatales (63.7 96 y 63.1 96, respectivamente).


Análisis de la práctica conjunta de un
control prenatalprecozy la periodicidad
mínima de controles prenatales.


Para detemrinar el cumplimiento de la norma
neonatal con relación al inicio precoz del control
prenatal y de la periodicidad mínima de controles
prenatales recibidos, se estimó qué porcentaje
de las madres de NV, en el período de julio 2007
a junio 2012, tuvo un control prenatal en el
primer trimestre y, como minimo, tuvo cinco
controles prenatales. Esta información puede ser
encontrada en los Anexos 9.6 y 9.7, desagregada
por área de residencia, grupo étnico, provincia,
subregión, zona de planificación, nivel de
instrucción, edad de la madre al momento del
parto, orden de nacimiento y quintil económico.


Se observa en estos anexos que a escala nacional
un 71.5 96 de las madres tuvo, en conjunto,
un control prenatal precoz y cinco controles
prenatales durante su embarazo, esta cifra es


menor en el área rural (63.5 96) y mayor en el
área urbana (75.1 96). Si se compara con los datos
reportados en la ENDEMAIN 2004 se puede decir
que el porcentaje de madres que en conjunto
realizaron estas dos practicas de salud materna
ha aumentado de un 52 96, en 2004, a un 71.5 96,
en 2012 (es decir, casi 20 puntos porcentuales)
(CEPAR, 2005). Por lo mismo, se puede decir que
la cantidad y la calidad de los controles prenatales
han tenido una mejora contundente en estos
años


Sin embargo, en los anexos se puede observar que
las madres indígenas (39.5 96) y las madres que
viven en la Amazonía rural (57.4 96) y en la Sierra
rural (57.7 96), al comparar con la escala nacional
(71.5 96), presentan las proporciones más bajas
de haber tenido un control prenatal precoz y
cinco controles prenatales. De igual manera se
puede observar que, según el nivel de instrucción
y el quintil económico, las madres sin estudios
(47.8 96) ylas que pertenecen al quintil más pobre
(58.2 96) presentan las menores proporciones de
realización conjunta de estas dos prácticas de
salud materna.


Lugar de atención prenatal


En el Anexo 9.8 se presenta la distribución
porcentual de NV según el lugar en donde la
madre recibió el control prenatal por área de
residencia, grupo étnico, subregión, provincia
y zona de planificación: se incluyen a todas las
madres que recibieron algún control prenatal.
Esta información se presenta en forma resumida
en el Grafico 9.6.
De este gráfico se desprende que la gran mayoría
de las madres tuvo al menos un control prenatal
en los centros de salud del MSP (45.7 96). En
segundo lugar, se encuentran los hospitales o
maternidades del MSP (24.6 96) y en tercer lugar,
las clinicas y consultorios privados (17.4 96), las


165




166


Ewcuesz Nac anal ue SaLld y Nulrlclón


Glállíll) 9 6 NV según el lugar en donde la madre re
1.1


24.6


45.7
Rune: ENSANUTECU 2012 MSP/INEC
Elaboración: Freire we sral.


demás categorias tienen porcentajes mucho
menores. Estos datos indican que el MSP, y en
particular los centros de atención primaria, es
el principal proveedor de controles prenatales a
nivel nacional. Para mayor detalle de los demas
desgloses referirse a los anexos correspondientes.


Atención del parto


La presencia de un profesional de la salud durante
la atención del parto (doctor, doctora, enfermero,
enfermera u otro] es un determinante crucial en
la supervivencia de la madre y el neonato, de alli
la importancia del análisis de esta información
(WHO, 2014a). Para tener una estimación de
la proporción de madres de NV que fueron
atendidas por personal de salud capacitado,
en este apartado y en los Anexos 9.11 y 9.12, se
presenta la distribución de NV según el lugar de
atención del parto y tipo de parto, desagregados
por ubicación geografica, edad de la madre al
momento del nacimiento, orden de nacimiento,
grupo étnico, nivel de instrucción y quinti.l
económico. El Grafico 9.7 presenta un resumen de
esta información e indica que, en proporción, la
mayoría de madres dio a luz en un hospital o una


al menos un control prenatal (%)


I Hospital o manamidad MSP
I Centro de salud MSP
I IESS l SSC


Junm de beneficencia
I Consejo Provincial
I Fundación / ONG


Clínica o consultorio privado
I Otro


maternidad del MSP (49.9 %). A esta proporción
le sigue la de las madres que dieron a luz en un
hospital o una clinica privada (22 %). Ademas, se
puede observar que un 8.9 % de las madres dio a
luz en casa ya sea con una partera o un familiary
u.n 0.7 % dio a luz sola. De estos datos se desprende
que a nivel nacional un 90 % de madres tuvo un
parto profesional (MSP, IESS/SSC, FF. AA/Policia,
lunda de beneficencia, Consejo Provincial,
fundación/ONG y clinica privada), mientras que
u.n 9.5 % tuvo un parto domiciliario (con partera,
con familiar o sola).


El análisis por área de residencia muestra que los
partosen casa, con una parteraoun familiar, tienen
una proporción más alta en el área rural que en
el área urbana (19.8 ‘K: y 3.9 %, respectivamente):
mientras que los partos en clinicas o consultorios
privados tienen una proporción más alta en
el área urbana, que en el área rural (24.7 % y
15.9 %, respectivamente]. Estos datos reflejan
la importancia de la capacitación en buenas
prácticas de salud materna, sobre todo enlas areas
rurales. Para mayor detalle de la desagregación en
otras categorias referirse a los anexos.


Glállíll) 9 7 Distribución porcentual de NV según el lugar de atención del parto
(julio 2007 a junio 2012)


5° 499
g 5o,2 4o2
E 3° 22.0
a 20 5a1o 40 4.9 4.7 42- 0.a 1.5 1.3 - 0.7o I — I — — "5


Hnspitaln (Jentmde rrss/ mw Junlade Consejo runnaaon/ Clin aa Encasa Ennasa Parlnsola onamammidad salud ssc Policia beneficencia Provincial one ennsullorin con mnMSP MSP nrllmda parlera familiar


Lugar de atención del parto
Fuente: ENSANUTECU 2m MSP/lNED
Ellborndñn: Frerewe mi.




Profesional de salud que atendió el parta


En esta sección se presenta información sobre el
profesional de salud que atendió el parto en los
nacimientosqueocurrieronenunestablecimiento
de salud en el periodo de julio 2007 a junio 2012.
Esta información se presenta en los Anexos 9.13
y 3.14, desagregada por ubicación geográfica,
grupo étnico, nivel de instrucción, edad de la
madre al nacimiento, orden del nacimiento y
quintil económico.


En los anexos se observa que a escala nacional
un 79.7 96 de los nacimientos ocurridos en un
establecimiento de salud fue atendido por un
doctor o una doctora; un 17.3 96, por un o una
obstetra; un 1.9 96, por una enfermera o un
enfermero; y el porcentaje restante, por un o una
auxiliar de enfermeria u otro profesional.


En el análisis por área de residencia y grupo étnico
no se observan diferencias marcadas con la escala
nacional, sin embargo, por subregjón se observa
que en la Amazonía urbana y la Amazonia rural
hay una mayor proporción nacimientos
que fueron atendidos por médicos (86.8 9K» y
87 9K», respectivamente). Mientras, un porcentaje
considerable de partos fue atendido por un o una
obstetra en Guayaquil (24.1 9€), Costa urbana
(21.7 '36) y Galápagos (20.4 '36).


Al hacer el análisis del profesional de salud que
atendió el parto por el nivel de instrucción de
la madre se puede observar que la proporción
de nacimientos atendidos por un profesional
médico es de 88.9 96, en las madres sin ninguna
instrucción, mientras que en las mujeres con
instrucción superior fue de 76.9 '36 (Anexo 9.14).


Yann Il: Salud sexual y vepmducllva


Para complementar esta información, el Anexo
9.15 y el Cuadro 9.3 presentan la distribución
poroentualdelosnacimientossegúnelprofesional
de salud que atendió el parto, desagregada por
el lugar de atención del parto. Del cuadro se
desprende que en todos los casos, el principal
profesional encargado de la atención al parto es
el médico, seguido, con diferencias importantes,
por el o la obstetra.


Parto vaginal a parcesárea


la OMS indica que, aunque el parto por cesárea
puede mejorar los resultados obstétricos en
los casos clínicamente indicados, las excesiws
tasas de parto por cesárea también pueden tener
consecuencias negatiws para la salud de la
madre. De hecho, se ha encontrado que la tasa
de mortalidad materna en las mujeres que se
someten a una cesárea es de cuatro a diez veces
mayor que en un parto vaginal, wa que puede
causar sangrado, infección, complicaciones
anestésicas, depresión, entre otras Asimismo,
las cicatrices uterinas pueden dejar lesiones que
impidan futuros embarazos (Runmei et aL, 2014).


En este contexto, los Anexos 9.16, 9.17 y 9.18
presentan la distribución del tipo de parto
(vaginal o por cesárea) a nivel nacional,
desagregado por ubicación geografica, edad de la
madre, orden de nacimiento, grupo étnico, quintil
económico, nivel de instrucción y lugar de
parto. El Gráfico 9.8 presenta la distribución del
tipo de parto a escala nacional. De este gráfico
se desprende que un 58.8 ‘N; de los nacimientos
se dio mediante un parto vaginal y un 41.2 '36,
mediante un parto por cesárea. Al comparar con
lo reportado enla ENDEMAIN 2004 se obsenm que


Cuadro 9.3 Distribución porcentual de NV según el profesional de salud que atendió el parto y según
el lugar de su atencion (iulio 2007 a junio 2012)


ur.‘ u v: o


il1a! IBP 341.4 15.6 1.9 0.4 0.2 0.6 ill) 5 417
Cenirus de salud MSP 65.1 22.1 9.6 1.1 0.5 1.6 100 560
IES/SC 86.2 115 1.1 0.2 0.!) 0.0 ill) 308
FFAA/Policía 63.8 34.6 0.5 0.0 1.1 0.0 100 S1
Jim: de Berlefioemh 79.9 20.0 0.0 0.0 0.!) 0.0 ill) 152
Consejo Provincial 79.2 18.0 0.0 2.3 0.5 0.0 100 119
Flllflalfilílï/OIIG 80.7 15.2 1.0 0.0 0.!) 0.0 ill) 84
Clínicalomsultoliu prilridn 81.3 17.2 0.8 0.0 0.6 0.0 100 1 643
Total T9 7 17 3 19 0.3 0 3 0 4 100 8 344


manu: Mmmm 2m 2. lml/INEC.
natura: Fráre wa. mi


167




168


Encumia National de Salud y Nullicim


Gráfico 9.8 Distribución porcentual del tipa de parta ('76) (NV en el período de ¡ulio 2007 a junio 2012)
mu: HSAMJTEKIJ 2012 NISP/iNEC
asoman Haile wa. em


los partos por cesárea han aumentado del 25.8 96,
en 2004, al 41.296, en 2012, es decir, casi 16 puntos
porcentuales (CEPAR, 2005). Estos datos son
alarmantes si se piensa que en paises con ingresos
bajos a medios, como Ecuador, el promedio de
partos por cesárea es del 9 96, mientras que en la
región de las Américas, el promedio es de 36 96
(WHO, 2014b).


Al hacer el análisis por área de residencia, se
observa que en el área rural el parto rmginal tiene
una proporción más alta que el área urbana
(68.5 96 y 55.2 96, respectivamente). En contraste,
el parto por cesárea tiene una proporción más alta
en el área urbana que el área rural (44.8 96 y
31.5 96, respectivamente) (Anexo 9.16).


En el análisis por grupo étnico, se observa que
las madres indígenas presentan una proporción
considerablemente más alta de partos vaginales
(79.2 96) con relación a la proporción nacional;
mientras que las madres montuvias presentan la
proporción más alta de partos por cesárea (53.4 96)
(Anexo 9.16). En concordancia con este análisis,
al obsenmr la desagregación por subregión, se
desprende que la Amazonía niral y la Siena
rural tienen las proporciones más altas de partos
vaginales (76.2 96 y 74.6 96, respectivamente),
y que la Costa urbana y Guayaquil tienen las
proporciones más alta de partos por cesárea
(54.4 96 y 53.8 96, respectiwmente) (Anexo 9.16).


Al hacer el análisis del tipo de parto según el nivel
de instrucción, se obsenm que hayun incremento
en el porcentaje de partos por cesárea de 24.1 96
a 55 96 de las madres con instrucción primaria
incompleta a las madres con instrucción superior
y posgrado (Anexo 9.17). Además, la proporción
de partos por cesárea se incrementa del 31.4 96
entre madres del quintil más pobre, Q1, al 57 96
entre madres del quintil más rico, Q5 (Anexo 9.17).
De todo lo antes expuesto se puede decir que los
partos por cesárea están cada vez más ofertados
Y/o demandados, a pesar del nivel de instrucción


I Pamvaginal


I Pamporoesárea


y el quintil económico y el mayor riesgo para la
madre (Rnnmei et aL, 2014).


En cuanto a la edad de la madre, se observa que
la proporción de partos por cesárea se incrementa
de 34.7 96, entre madres menores de 20 años, a
46.6 96, entre madres de 30 a 3B años, y a 45.5 96,
entre madres de 40 a 49 años (Anexo 9.18). Estos
dos últimos, se ubican por encima del promedio
nacional de partos por cesárea (41.2 96).
Adicionalmente, en el Anexo 9.18 se puede
observar que la mayoria de partos son normales
(wginales) en las instancias del MSP (70.7 96
en hospital o maternidad y 82.4 96 en centros
de salud): mientras que más de la mitad de los
partos por cesárea son en cbÍnicas o consultorios
priwdos (63.9 96) y en FFAA (56.8 96).


(lontrol posparto


El control posparto es necesario para evaluar
el desarrollo nomial del puerperio, es decir,
el período desde el nacimiento hasta las seis
semanas posparto, etapa en donde los órganos
genitales maternos y el estado de salud general
vuelven a adquirir las características anteriores
a la gestación (MSP, 2008). Por este motivo, en la
presente sección se analiza la información sobre
el control posparto y el lugar de atención del
parto, en las madres de NV en el período de julio
2007 a junio 2012.


Ia norma de control materno del MSP indica que
toda madre con un puerperio normal debe recibir
un control posparto a los siete días después
del parto (MSP, 2008). El Grafico 9.9 muestra la
distribución porcentual del tiempo en días al
primer control posparto. Del grafico se desprende
que, a nivel nacional, solo un 8.4 96 de las madres
reci ó el control posparto en los primeros siete
días: un 37.6 96, entre 8y40 días; un 4.9 96, a los 41
días o más; y un 49 96 no tuvo ningún control. Esta
información confirma que hubo un incremento
importante de madres que recibieron un control




‘lomo II: Salud sexual y reproduciiva


Grafico 9 9 Distribución porcentual del tiempo en dias al primer control posparto (%)
(NV en el período de julio 2007 a junio 2012)


8.4


49.0
37.6


0.1 4.9
num: ENSANLriEcu 2012 MSP/WEG
Elnhnnclán: Fieiie WB elal.


posparto del 36.2 %, en 2004, al 51 %, en 2012; sin
embargo, preocupa que solo un 8.4 % recibiera el
control de acuerdo con la norma del MSP (CEPAR,
2005).


Para un mayor detalle, la información desagregada
por ubicación geográfica, edad de la madre, orden
de nacimiento, grupo étnico, nivel de instrucción
y quintil económico se encuentra en los Anexos
9.19 y 9.20.


Lugar de control posparto


En los Anexos 9.21 y 9.22 se presenta la
distribución porcentual del lugar de control
posparto desagregada por ubicación geográfica,
grupo étnico, nivel de instrucción, edad de la
madre al nacimiento, orden de nacimiento y
quintil económico. El Grafico 9.10 presenta u.n
resumen de esta información a escala nacional.
Se observa en este gráfico que, entre las madres
que recibieron control, más de un tercio recibió
su control posparto en un centro de salud del
MSP (38.7 %). A esta proporción le sigue la de las


I Hasta los 7 dias
De 8 a 40 días


I 41 dias o más
I No sabe, no responde
I No tuvo control


madres que recibieron el control posparto en los
hospitales o matemidades del MSP (28.8 %) y las
que recibieron el control posparto en las clínicas o
consultorios privados (21.3 %).


Con relación a la recepción del control posparto
en clinicas o consultorios privados se observa
en los anexos que las mayores proporciones,
con respecto a la escala nacional se dan en las
provincias de Santo Domingo de los Tsachilas
(33.2 %] y Los Rios (31.7 %); entre las madres con
estudios superiores o de posgrado (41.3 %) y en
las madres del quintil más rico (39.6 % en el Q5).


Vacunación antitetánica


El tétanos neonatal se trasmite por contaminación
del cordón umbilical durante la atención del parto
con deficiente asepsia. La bacteria Clostridium
tetarií, que produce la toxina tetanospasmina,
es la responsable de las manifestaciones clinicas
de la enfermedad (MSP, 2005). Para que el
recién nacido adquiera la protección pasiva de
la madre y se evite el contagio, las MEF deben


Grafico 9 10 Distribución porcentual del primer control posparto según el lugar de atención
(NV en el periodo de julio 2007 a ¡unio 2012, cuyas madres tuvieron un control posparto)


Porcentaje


1%)
B


38.7
30 25.3


1o 4.7 1 2o _ — ¿
Hospiialo centrada” IESS/SSC- iiospimi


'
maiemidad salud FEANMSP MSP Policia


num: ENSANUT—ECU 2012 MSP/WEG
Elaboración: Freire WE emi.


21 3


1.5 2-3 1.5


Consejo Fundacion! Clinica o Otro
ProiiinciaV ONG consultmo


unidad pnwido
municipal de


salud


169




170


Ennumta National de Salud y Nulliclm


Gráfico 9.11 Recepción de la vacuna contra el tétanos, por número de dosis recibidas (%)
(mujeres de 15 a 49 años de edad)


6.4
18.7


18.3


24


32.6
man; BEAMFFEÜJ 2m 2. Nel/Mc.
anuncia: Halle wa. em


recibir cinco dosis que le garantizan la inmlmidad
de por vida (MSP, 2005: UNICEF, 2014). Si no
han recibido ningtma vacuna al momento de
presentarse un embarazo, las normas nacionales
e internacionales indican que la madre deber
recibir tres dosis para adquirir la capacidad de
transmitir la inmunidad pasiw al recién nacido
(MSP, 2005: UNICEF, 2014).


Partiendo de esta infomiación, los anexos 9.23,
9.24 y9.25 presentan los datos sobre la proporción
de MEF de 15 a 49 años de edad que recibieron
una, dos, tres o más dosis de la wcuna antitetánica
durante toda su vida, desglosada por ubicación
geográfica, grupo étnico, nivel de instrucción,
quintil económico, número de embarazos y
grupos de edad. Un resumen de esta información
se presenta en el Gráfico 9.11. De este grafico se
desprende que un 32.6 ‘Ji’: de mujeres ha recibido
tres o mas dosis de la vacuna, un 24 ‘Ku ha recibido
dos dosis, un 18.7 ‘K; ha recibido una dosis, un
6.4 9L recibió la vacuna pero no recuerda cuántas
dosis yun 18.3 ‘K. no la recibió.


Al hacer la comparación con los datos de la
ENDEMAIN 2004 se observa que la proporción
de mujeres que han recibido tres dosis o más
vacunas alunentó del 25 '36, en 2004, a 32.6 '36,
en 2012; esto indica que una cantidad mayor de
mujeres transrnitirán la inmunidad pasiva contra
el tétanos a su hijo o hija el momento del parto
(CEPAR, 2005).


Según el porcentaje de mujeres que no han
recibido la vacuna antitetánica, el porcentaje
más alto por grupo étnico se da en las mujeres
afroecuatorianas (20.6 96). Según la provincia, los
porcentajes más altos se dan en Cañar (36.6 96),
Pichincha (36.1 '36) y Cotopaxi (32.5 '36). Asimismo,
según el nivel de instrucción, el porcentaje mas
alto se da en las mujeres sin estudios (28 96).


I Una
Dos
Tres o más
No la han vacunado


I Recibió la vacuna pero no
recuerda cuántas ds


Citología cérvicovaginal o Papanicolaou


Una de las diez primeras causas de muerte en las
mujeres ecuatorianas es la neoplasia maligna de
útero o cáncer uterino (INEC, 2013). La práctica
periódica de la citología vaginal o examen de
Papanicolaou es una de las alternativas de
detección temprana de este tipo de cáncer. El MSP
(2008) establece que toda mujer debe realizarse
este examen cada tres años y, en el caso de un
embarazo, este examen debe ser practicado en
la primera consulta, independientemente de la
edad gestacional. Para analizar el conocimiento
sobre la detección precoz de cáncer uterino, la
ENSANUTECU, aplicó, en todas las MEF, las
siguientes preguntas:


. ¿Ha recibido información sobre el cáncer de
útero?


. ¿Dónde recibió la información?


. ¿Se ha hecho alguna vez el examen de
Papanicolaou?


. Sisehahecho el examen, ¿hace cuánto tiempo
le lucieron la última citología cérvicovaginal?


. ¿Dónde se hizo el examen de Papnicolaou?


. Si no se han hecho el examen, ¿cual es la
razón principal por la que no se ha hecho el
examen de Papanicolaou?


Los resultados del análisis de estas preguntas se
presentan a partir del Anexo 9.26 hasta el Anexo
9.37desagregadosporubicacióngeográfica, grupo
étnico, nivel de instrucción, quintil económico,
estado civil y grupos de edad.


Recepción de información sobre el cáncer
uterinoyfuente que brindó la información


En el Gráfico 9.12 y el Anexo 9.26 se observa que
un 57.1 '36 de MEF no ha recibido información
sobre el cáncer uterino. El porcentaje restante
recibió información del MSP (19.6 96), de otra




‘lomo II: Salud sexual y reproductiva


Grafico 9 12 Recepción de información sobre el cáncer uterino y luente que brindó la inlormación
(mujeres de 15 a 49 años)


No recibió información
MSP
Otro


Clinical consultorio privado
Fundación l ONG


SDLCA
IESS/ SSC


FF. AA / Policia


nante: ENsANuTEcu 2012 MSP/WEG
Ellhnnclón: FvelveWE. ml


fuente (12,7 9%.), de una clínica o un consultorio
privado (4.2 %), de una fundación o una ONG
(2.5 9%.) y de SOLCA (2.4 ve).


Al comparar estas cifras con la ENDEMAIN 2004
se evidencia que el MSP (10.2 %) ha tenido un
aumento de casi 10 puntos porcentuales como
proveedor de información del cáncer uterino en
estos 8 años, a pesar de lo cual es un porcentaje
bajo (CEPAR, 2005). Además, se puede deci.r que
la proporción de mujeres que no han recibido
información ha disminuido de un 65.3 %, en 2004,
a un 57.1 %, en 2012; ello indica una leve mejora


2D 3D 40 50 6D
Pcrcenlajef/u)


en la entrega de información por parte de las
distintas instituciones (CEPAR, 2005). Para mayor
detalle de las otras desagregaciones referirse a los
Anexos 9.27 y 9.28.


Práctica dela citología céroicauaginal
y tiempo transcurrido desde el última
examen


El Cuadro 9.4 presenta la distribución porcentual
de la práctica de la citología cérvicovaginal y
el tiempo en meses desde la realización de la
última citología, en las mujeres de 15 a 49 años


Cuadro 9.4 Realización de citología vaginal y tiempo en meses desde la última citología
cérvicovaginal (%) (mujeres de 15 a 49 años con experiencia sexual).


Total 23.6 22.3 23.0 0.5 30.5 0.1 100 16 444
n


Ninguno 21.6 17.4 25.8 0.4 34.6 0.1 100 290
Primaria incompleta 23.0 17.5 24.7 0.7 33.8 0.2 100 1 379
Primaria completa 21.5 23.1 27 0.7 27.4 0.4 100 4 463
Secundaria incompleta 22.6 21.0 21.7 0.1 34.6 0.D 100 3 816
Secundaria completa 22.0 24.2 22.4 1.1 30.2 0.0 100 3 557
Superior/posgrado 29.2 24.2 18.8 0.2 27.6 0.D 100 2 939
l A o o
01 (Pobre) 19.9 16.8 19.4 0.6 43.2 0.1 100 4 246
02 20.1 20.4 23.9 0.2 35.0 0.4 100 3 790
03 (Intermedio) 22.7 23.0 24.6 0.8 28.8 0.1 100 3 270
04 25.0 25.2 25.2 0.6 24.0 0.D 100 2 846
05 (Rico) 30.4 26.1 21.8 0.5 21.2 0.0 100 2 291


num: ENSANUTECU 2012 MSP/NEC.
alocución: FreneWB etal.


171




172


Ewcuesz Nac anal ue SaLld y Nulrlclón


con experiencia sexual, desglosada por nivel de
instrucción y quintil económico (Anexos 9.29
y 9.30). Se puede observar, en este cuadro, que
a nivel nacional un 30.5 % de mujeres nunca ha
tenido una citología cérvicovaginal, cifra que es
menor a la reportada en 2004 (35.6 %) [CEPAR,
2005). Además, se puede observar que un 23.6 %
de mujeres tuvo su última citología vaginal de 1 a
11 meses atras; un 22.3 ‘liz, 12 a 23 meses atrás; y un
23 %, 24 o mas meses atrás. Estas cifras son muy
similares a las reportadas en 2004, con excepción
de la cifra de 12 a 23 meses que en 2004 fue de
16.2 % (CEPAR, 2005).


En el Cuadro 9.4 también se indica que a menor
nivel de instrucción y a menor quintil económico,
el porcentaje de mujeres que no han tenido
una citología vaginal es mayor que en las otras
categorías (34.6 % en las mujeres sin estudios
y 43.2 % en las mujeres del quintil mas pobre),
con la excepción de las mujeres con instrucción
secundaria incompleta, en quienes también se
observa un porcentaje alto (34.6 %). Asimismo,
se evidencia que a mayor nivel de instrucción y a
mayor quintil económico el porcentaje de mujeres
que tuvieron la citología hace menos de un año es
más alto (29.2 % en las mujeres con instrucción
superior o de posgrado y 30.4 % en las mujeres del
quintil mas rico).


Por otro lado, con relación a las mujeres que no
han tenido una citología vaginal, del Anexo 3.31 se
desprende que el porcentaje es notoriamente mas
alto, al reportado a escala nacional (30.5 9G), por
estado civil, en la mujeres solteras (58.8 %], ypor
grupo de edad, en las mujeres menores, de 15 a 19
años (78.3 %), yde 20 a 24 años (57 %).


Lugar de realización dela última citología
céruicouagimll


En el Grafico 3.13 y los Anexos 3.32, 9.33 y 9.34 se
presenta la distribución porcentual del lugar de
realización de la última citología cérvicovaginal
en las mujeres con experiencia sexual que se
practicaron este examen. En el grafico se reporta
que a nivel nacional los cuatro principales
proveedores de la citología vaginal son el MSP
(48.7 %), las clínicas y consultorios privados (21.5
9G), las fundaciones u ONG (12.9%) y SOLCA (9.6
9G). Cuando se compara con las cifras reportadas
en la ENDEMAIN 2004, se desprende que la
provisión del examen por parte del MSP ha
aumentado en casi 17 %, mientras que la provisión
del examen por parte de clínicas y consultorios
privados ha disminuido en un 6 %.


Al observar la desagregación por area de
residencia se observa que el MSP es el mayor
proveedor en el área rural (62.3 %) que en el
área urbana (44.2%); mientras que las clínicas
y los consultorios privados presentan un
porcentaje más alto en el área u.rbana (23.3 %]
que en el área rural (16.2%). Para el lector que
desee mayor detalle de las desagregaciones por
subregión, provincia, zona de planificación, nivel
de instrucción, quintil económico, estado civil y
edad, referirse a los anexos.


Motivos para no realizarse la citología
céruicouagimll


El Grafico 9.14 y los Anexos 9.35, 9.36, y 9.37
reportan la distribución porcentual de los
motivos principales para no realizarse la citología
cérvicovaginal en las mujeres de 15 a 49 años,


Gráfico 9 13 Distribución porcentual del lugar de realización de la última citología cérvicovaginal, por
área de residencia (mujeres de 15 a 19 años con experiencia sexual que han tenido una
citología vaginal)


Total I Urbano I Rural
70 4


63 2


A 60-
% 50-487442
"a
É 40
E
3 30'


20 -


10 ‘


o
4.o 4.3 3.1


. ,0
¡.3 M


MSP IESS FEAAO
Policía


amm: ENSANUTEDU 2012 MSP/INEC
Elaboración: Hells WE eral.


2‘ 5 23.3


162 14.5
95 m“ 5.4 l” 7.9


2.2 2.4 u,
Clínica o Solca Fuflüflïilofl Otro


COHSUIKOHO ONG
privado




Ïorm Il: Salud sexual y reproductiva


Gráfico 9.14 Motivos para no realizarse la citología vaginal (%) (mujeres de 15 a 49 años con
experiencia sexual, que nunca se han hecho una citología cérvicovaginal)


¿z 0.9 0.2


num». BENITFEGJ 2m 2. wal/litro.
natura: Fráre wa mi


con experiencia sexual. Se observa que, a nivel
nacional, el motivo principal para no realizarse
la citología es no considerarla necesaria (28.4 9€),
seguido de falta de información (21 %) y por
miedo o temor (20 %).


[a proporción de no considerarla necesaria es
mayor en el área urbana (32.1 96) y por grupo
étnico, en las mujeres montuvias (34.5 91») y las
mujeres afiroecuatorianas (34.5 9B). Al analizar por
subregión, la proporción es mayor en Guayaquil
(46.1 96), Galápagos (41.5 96), la Costa urbana
(32.4 9€) yla Costa rural (30.9 9B).


[a proporción de mujeres que no considera
necesaria la citología wgjnal se incrementa según
el nivel de instrucción, del 15.5 ‘X: en las mujeres
sin estudios al 38.1 ‘Ji’: en las mujeres con estudios
superiores o de posgrado. De manera similar,
dicha proporción se incrementa del 21.7 ‘X1, en las
mujeres del quintil más pobre (Q1), al 39.5 ‘X1, en
las mujeres del quintil mas rico (Q5) (Anexo 9.36).
Adicionalmente, el 37.4 % de mujeres de entre 15
y 19 años de edad y el 35.5 ‘X. de mujeres solteras
no consideran necesario realizarse 1a citología
cérvicovaginal; estas cifras son las más altas en
esta categoria (Anexo 9.37).


Autoexamen de mamas y uso de
mamogmfia
[a OMS reporta que a nivel mundial varios países
de bajos y medianos ingresos, como Ecuador,
están enfrentando cadavezmáscasos de cáncer de
marna (WHO, 20l4c). Dependiendo la edad de la
mujer, existenwmrias estrategias anivelpoblacional
para su prevención y detección temprana. Estas
estrategias incluyen el autoexamen de mamas y el
tamizaje mediante mamoglafia.


I iblooonsideraneomrb
I Fanadeinfmmción
I Pormiedoolemnr
I Otro


Porpenaovergüenza
I Poríalïadedinero
I iS/NR
I iloliencmiénmidcaInsriños/nïm
I Porladislancia
I Su parejaseopone


En cuanto al tamízaje mediante marnograiía,
la OMS irtdica que este es el único instnrmento
que ha probado ser efectivo para reducir hasta
en un 20 ‘K. el cáncer de mamas en el grupo de
mujeres examinadas. Sin embargo, todavía existe
controversia de la aplicación de este tarnizaje
en mujeres menores de 40 años ya que implica
una exposición temprana a la radiación, además
de que puede causar alarmas innecesarias al
identificar falsos positivos (WHO, 20l4c). El
costo de la aplicación de un tamizaje mediante
mamografia puede ser muy alto en países con
recursoslimítadosyno hayevidenciaquerespalde
su aplicación en estos escenarios (WHO, 20l4c).


En cuanto al autoexamen de mamas, 1a OMS
indica que no existe evidencia de que este
procedimiento reduzca el cáncer de mamas
en la población Su práctica, sin embargo, se
convierte en una estrategia para aumentar 1a
percepción de autocuidado en la mujer, más
que una herramienta para el tamizaje; además,
el autoexamen de mamas no constituye
riesgo para las mujeres más jóvenes (WHO,
20l4c).


Los Anexos 9.38, 9.39 y 9.40 muestran
información sobre las mujeres que han oído
hablar del cáncer de mama, las mujeres a las
que les han examinado los senos, las mujeres a
las que les han enseñado a autoexaminarse a los
senos y las mujeres a las que les han realizado
una mamografía Los datos de cada una de
estas categorias se presentan desagregados
por ubicación geográfica, grupo étnico, nivel
de instrucción, quintil económico, estado civil,
experiencia sexual y grupos de edad.


En el Cuadro 9.5 se observa un resumen de esta
infomiación desglosada por nivel de instruccióny


173




Encuesta National de Salud y Nutrición


Cuadro 9.5 Muieres de 15 a 49 años que han oido hablar del cancer de mama, le han examinado los
senos, le han enseñado cómo hacerse el autoexamen y se han hecho alguna vez la
mamagrafia, por nivel de instrucción y quintil económico.


.uuA“.
. o .-.


Ninguno .2 26.2 28.1 8.0 298
Primaria incomplela 75.2 31.8 40.4 12.7 l 429
Prinhria candela 83.0 28.5 47.6 13.4 4 598
Secundaria incompleta 87.1 28.4 49.0 9.1 4 320
Seuirlluia envien 93.9 38.1 67.1 15.2 3 790
Superior/posgrado 97.0 50.9 79.9 23.2 3 226
I
01 (Rin) 71.6 22.5 34.7 6.2 4 530
02 84.7 30.9 47.3 9.7 4 D23
03 (lnlmnedb) MLB 35.9 5.5 13.0 3 507
04 93.3 41.7 67.4 16.8 3 0GB
05 (Him) 97.0 49.9 77.7 25.9 2 531


174 ïïïïïïífiïíwm’
quintil económico. En este cuadro se reporta que, a
nivel nacional, un 87.6 96 ha oido hablar del cáncer
de mama, a un 36.4 ‘JG le han examinado los senos,
a un 57.2 96 le han enseñado a autoexaminarse los


porcentaje de mujeres a las que les han enseñado
a autoexaminarse los senos (CEPAR, 2005).


Con relación al nivel de instrucción y quintil
senosyun 14.5 96 se hizo la mamografia.
A1 comparar con los datos reportados por la
ENDEMAIN 2004 se obserrm un aumento en cada
una de estas proporciones, con un incremento
mucho mayor (de 20 puntos porcentuales) en el


económico, se observa que para todas las
categorías steuna relación directamente
proporcional con estas wriables. Es decir a
mayor nivel de estudios y mayor nivel económico
existe un mayor conocimiento del cancer de
mama, como también una mayor practica de


Gráfico 9.15 Motivos para no realizarse la mamografia (muieres de 15 a 49 años que nunca se han
hecho la mamografia)


5° 44.2
40


30


20 15.6 15.6


10
10.0


g ‘ ‘ ‘ I ‘z ‘í ‘
'


‘ m;
_No llusahia Moliene Desprenaipacion Esmuy Por Rar IIS/NR


llene que Iaedad ro miedo verguenza
problemas debia


realizarse
Hulk ENSANUFEGJ 2012. MSP/REC.
mundi: FnáreWE. em




la examinación de los senos y del examen de la
mamografia.
Motivospara na realizarse la mamngrafïa


Para complementar los datos mencionados en el
apartado anterior, en los Anexos 9.41, 9.42 y 9.43
se reportan los motivos principales por los que las
mujeres nunca se hicieron una mamografia. Los
datos se encuentran desglosados por ubicación
geográfica, grupo étnico, nivel de instrucción,
quintil económico, estado civil, experiencia sexual
y grupos de edad. En el Gráfico 9.15 se reportan
los hallazgos a nivel nacional. De allí se desprende
que los tres motivos principales para no haberse
realizado la mamografia son: no tener problemas
(44.2 96), no tener la edad suficiente para el
examen (15.6 96), la despreocupación (15.6%) yno
saber que debían practicarse el examen (10 96).


Al analizar los motivos para no realizarse la
mamografia por grupo étnioo se destacan las
mujeres indígenas ya que en ellas la categoría de
no tener problemas tiene una proporción menor
que a escala nacional (28.8 9L frente al 44.2 ‘Ka,
respectivamente). Por el contrario, las mujeres
indigenas tienen una proporción más alta en
la categoria de no saber que debe realizarse la
mamografia que a escala nacional (19.3 ‘X: frente
al 10 %, respectiwmente).


Al hacer el análisis de los motivos para no haberse
realizado la mamografia por nivel de instrucción
y quintil económico se puede obsenmr que la
proporción de no tener problemas es menor que a
escala nacional, en las mujeres sin estudios (28 %)
y en las mujeres del quintil económico más pobre
(37.3 9B). Esto indica un posible desconocimiento
de la importancia de la mamografia como una
herramienta de detección temprana del cáncer.


9.3.2. Consideraciones sobre
mortalidad materna


Evaluar la mortalidad materna requiere de un
sistema de información eficiente para obtener un
registro completo de muertes matemas, ya que la
clasificación inadecuada de las causas de muerte
tiende a subestimar la mortalidad.


Sin la disponibilidad de información completa y
verificada, se pueden emplear encuestas de un
tamaño de muestra razonable (< 20 000 hogares)
para la estimación de la mortalidad materna. En
este contexto, la metodologia de la hermana viva
permite obtener, de una muestra de MEF, datos
acerca de la mortalidad.


Yann Il: Salud sexual y veproducuva


Consideraciones preliminares


Entre las metodologías que se utilizan para estimar
la mortalidad materna está la de la hermana viva,
que según la OMS, se aplica únicamente en caso
de no tener otra fuente de estimación confiable.
La razón de mortalidad materna se define como
la ratio entre la tasa de muerte materna dividida
para la tasa de fecundidad.


I-[ay que tener presente, sin embargo, que
no conviene utilizar este método para hacer
comparaciones a corto plazo, ni en paises donde
la tasa global de fecundidad es baja (cercana a
3) ni cuando haya existido un evento migratorio
reciente significativo (WHO, 1997). En el caso de
Ecuador, la tasa de fecundidad para 2012 es de
2.9, caso en que se podría aplicar la metodologia
de la hermana viw con limitaciones (ver: Hanley,
I-Iagen, Si Shiferaw, 1996).


El módulo de muerte materna aplicado en
la ENSANUTECU permite obtener de la
entrevistada, la información sobre muertes
matemas de hermanas biológicas. Sin embargo,
las entrevistadas más jóvenes pueden no oonocer
eventosycausas de muerte materna de hermanas
mayores, lo cual conduce a una subestimación
del número de muertes matemas También, al ser
prohibido el aborto en Ecuador, la información
reportada puede estar sesgada. En cambio, la
inclusión de muertes matemas no relacionadas
con complicaciones obstétricas (dos meses
después del embarazo) tiende a sobreestimar los
casos validos de muerte materna. [a OMS reporta
que en estudios teóricos, hasta un tercio de las
muertes clasificadas como matemas podn'an ser
desclasificadas. El efecto de estos sesgos, que
ocurren de forma simultánea, es desconocido
(Rutstein Si Rojas, 2006).


Los resultados obtenidos de razón de mortalidad
matema, de la ENDEMAIN 2004 fueron:


RMM : 107; IC95— : 67 — IC95+ : 147


El tamaño de muestra correspondiente a esta
razón se encuentra entre 20 100 y8 600 individuos
entrevistados. Por su parte, la ENSANUTECU
2012 obtuvo información de 18 213 hermanas,
cifra que alcanzó el tamaño de sujetos necesarios
para la estimación.


Metodologia de estimación


Los cálculos efectuados con la ENSANUTECU
2012 se realizaron empleando las consideraciones


175




176


Ennusta National de Salud y Nullicm


técnicas de la CDC, herramienta que también se
utilizó en el 2004 (cálculos replicables).


Cabe mencionar que en el análisis de la base de
datos del 2012 se encontró una sobreestimación
de casos de muertes materna, en comparación
de la razón de mortalidad estimada por el INEC
según los datos del Registro Civil, razón que está
por debajo de 100. Por este motivo se consideró
que era preferible adoptar el rmlor estimado por
el INEC.


Limitaciones dela estimación


En función de lo antes expresado, y en
consideración a los avances en el registro de
muertes maternas por parte del Registro Civil
(mejora de búsqueda activa, cobertura mas
amplia), se decidió no presentar la RMM con los
datos de la ENSNAUTECU y, más bien, adoptar
la estimada por el INEC, que es de 59.90 por cada
100 000 NV, para el año 2012 (INEC, 2013).


A partir del 2009, se dio un alza en la RMM que
alcanzó la cifra de 60.28, debido a que desde
ese año se comenzó con la búsqueda activa de
muertes maternas a cargo del MSPyque dio como
resultado una mejora en el registro.


Finalmente, es importante mencionar que,
además de las mejoras obsenmdas en la toma
de datos del Registro Civil, es necesario seguir
reforzando este sistema para que a futuro, se
alcancen estimaciones más precisas.


9.4. BIBLIOGRAFÍA
CEPAR (2005). ENDEMAIN 2004: Encuesta


Demográfica y de Salud Materna e Infantil.
Ecuador: Centro de Estudio de Población y
Desarrollo Social (CEPAR).


Hanley, I. A, Hagen, C. A. EL Shiferaw, T.
(1596). Confidence interuals and sample
size calculations for the sisterhood method
of estimating maternal mortality. Studies in
Family Planning, 220227.


INEC. (2013). Anuario de estadísticas vitales
nacimientos y definiciones. Ecuador: Instituto
Nacional de Estadiktica y Censos.


MSP. (2008). Componente normativo materno.
Ecuador: MSP, CONASA.


MSP. (2005). Manual de normas técnico
administrativas, métodos y procedimientos
de vacunación y vigilancia epidemiológica
del Programa Ampliado de Inmunizaciones.
Ecuador: Equipo PALMSP.


Runrnei, M. et al. (2012). Practice audits to reduce
caesareans in a tertiary referral hospital in
sauth—western China. Bulletin of the World
I-[ealth Organization, 90 (7), 488494.


Rutstein, S. O. 84 Rojas, G. (2006). Guide to DHS
statistics. Calverton, Maryland: ORC Macro.
Retrieved from https://home.zhaw.ch/pleo/
Guidepdf


UNICEF. (2014). ¿Cómo actúa la vacunación?
Sitio web: http://www.urricef.org/spanish/
immunization/ÍndeLhowhmd


UNICEF EL others. (2014). Trends in Maternal
Mortality: 1990 to 2013. Retrieved trorn
https://openknowledgeworldhankorg/
handle/l0986/l8203


WHO. (1997). The sisterhood method for
estimating maternal mortality: guidance notes
forpotential users. World Health Organization,
Division of Reproductive Health and UNDP/
UNFPAIMIHO/WOrIdBankSpeciaIProgramme
of Research, Development and Research
Training in Human Reproduction.


WHO. (20l4b). World Health Statistics 2014.
Generm:WHO.


WHO. (20l4c). Breast cancer: prevention and
control. Sitio web: http://www.who.int/
cancer/detection/breastcancer/en/indexíi.
html


WHO. (2014a). Millenium Development Goals:
Fact sheet N290. Sitio web: http://www.who.
int/mediacentIe/factsheets/fs290/en/










Foíografia:
UNICEF [Ecuador 12m2 4474 IM. Avilés




| CONTENIDO


10.1 INTRODUCCIÓN ..


10.2 METODOLOGÍA


10.3 RESULTADOS.....


10.3.1 Lugar del parto .... ..
10.3.2 Partos institucionales


Razones por las que decidi JI al establecimiento en que dio a luz
Percepción positiva del establecimiento de salud en que dieron a luz
Aspectos que deberían mejorar en el establecimiento en que dieron a luz .
Gastos para la atención obstétrica
Percepción del tiempo esperado para ser atendrd


10.3.3 Partos domiciliarios .
10.3.4 Quiénes participan en la decision de donde dar a luz ylas intenciones sobre donde


dar a luz en caso de volver a embarazarse...
Quiénes participaron en la decisión sobre dónde dar a luz
Lugar donde daría a luz si volviera a embatazarse


10.3.5 Dónde recurrir en caso de una complicación obstétríca.
Lugar donde recurrió pri.mero ante complicaciones durante el embarazo
Lugar donde recurrió pri.mero ante complicaciones durante el parto...


10.4 BIBLIOGRAFÍA ..


181






10.1 INTRODUCCIÓN


La declaración el milenio de las Naciones Unidas,
en el año 2002, estableció ocho objetivos entre
cuyos indicadores se plantea mejorar la salud
materna. Si bien, Ecuador ha logrado cumplir
con la mayor parte de los objetivos del milenio,
la mortalidad materna es todavía un asunto
pendiente por resolver.


Las complicaciones obstétricas (como
hemorragias anteparto y posparto, sepsis,
parto prolongado u obstruido, ruptura uterina
y embarazo ectópico) son las principales causas
de mortalidad materna (Say et aL, 2014). El
acompañamiento calificado durante el parto y
el diagnóstico oportuno de las complicaciones
obstétricas se encuentran entre los principales
objetivos dentro de programas de la OMS para
reducir o prevenir la mortalidad materna (WHO,
2012). En Ecuador, la mayoria de las mujeres da
a luz en instituciones de salud (maternidades,
hospitales y clínicas privadas, entre otras). Sin
embargo, algunas mujeres todavía optan por
los partos en casa, con parteras no entrenadas
(CEPAR, 2005).


En el presente capitulo se describen los hallazgos
de la encuesta con respecto a los factores que
inciden en las decisiones de las mujeres al
momento de buscar atención especializada para
el parto y las complicaciones obstétricas.


El capitulo se divide en cinco secciones. [a
primera sección describe el lugar del parto. En la
segunda y la tercera secciones se presentan los
datos relacionados con los partos institucionales y
domiciliarios, respectivamente. La cuarta sección


lomo Il: Salud sexual y lepmdllcllva


analiza los factores que influyen en la decisión
de la mujer sobre el lugar donde quiere dar a
luz. Finalmente, la quinta sección presenta datos
sobre la búsqueda de atención al momento de
una complicación obstétrica.


Cabe señalar que el texto, los cuadrosylos graficos
del presente capítulo exponen la información de
manera resumida Para el lector que desee hacer
un análisis a profundidad, el disco compacto
que acompaña este informe contiene anexos
con información detallada sobre la población
muestral (n), la población expandida (N) y los
intervalos de confianza (IC 95 '36).
10.2 METODOLOGÍA


Para este capitulo se empleó la información del
Formulario 2: Mujeres en edad fértil (MEF) 12 a
49 años de edad, Sección II: Historia de embarazos
y nacimientos, y Sección 1]]: Servicios asociadas a la
salud materna (Anexo B).


El cuestionario fue aplicado a mujeres que dieron
a luz a su último hijo o hija a partir de julio de
2007. Ia organización del capitulo y el grupo
poblacional de estudio en cada sección se
presenta en el Cuadro 10.1.


10.3 RESULTADOS


10.3.1 Lugar del parto


A las mujeres que dieron a luz a su último hijo a
partir de julio de 2007 se les preguntó en qué lugar
o establecimiento de salud fueron atendidas. Los
resultados se muestran en el Cuadro 10.2 y el
Anexo 10.1.


Cuadro 10 1 Organización del capítulo y grupos poblacionales de estudio en cada sección


Grupo poblacional
Mujeres que dieron a luz a su último hljl) a partir deSecciones _julio de 2007


Parlos institucionales Panos domiciliarios
Lugar del pario X X
Parlns instiluchmles X


Panes domic rios X
Quiénes participan en la decisión de dónde dara
luz e ¡menciones sobre dónde dar a luz en caso de X X
volver a emharazarse.
Lugar donde recurrió si percibió complicaciones x Xdurante el embarazo.
Lugar donde recurrió si percibió complicaciones Xdurante el pario.


menu: BBAMTFEÜJ 2m 2. ini/MEC.
anciana: Freire wo em


183




Enuusia National de Salud y Nutrición


Cuadro 10 2 Lugar del parto a escala nacional, por área, quintil económico y suhregiún (mujeres que
dieron a luz su último hijo o hija a partir de julio de 2007)


Rural


a1 (Pobre)
02
03(lrmarmedio)
04
a5 (Rico)


Sierra urbana
Siena rural
Costa urbana
casta rural
Amazonía urbana
Amaznnia rural
(hlápagns
Cluiin
Guayaquil


184


num». BSNUFEGJ 2m 2. NsP/INEC.
Hardin: Fiore WB. mi.


Del Cuadro 10.2 se observa que a escala nacional,
el 92.3 9L de las mujeres dio a loz en una institución
de salud: el 6.5 9%., en casa; y el 1.2 9L, en otro lugar.
Al comparar estos datos con los reportados por la
ENDEMAIN 2004, se obsenm que en el transcurso
de 8 años, la proporción de partos institucionales
se ha incrementado oons iderablemente, pasando
de 78.5 ‘X. en 2004 a 92.3 ‘K. en 2012 (CEPAR, 2005).


Por otro lado, al desagregar los datos por lugar de
residencia se obserimn diferencias importantes
entre el área urbana y el área mral. Asi, la
prevalencia de partos domiciliarios en el área
rural es 14.1 puntos porcentuales mayor respecto
de la del área urbana (Cuadro 10.2). Sin embargo,
entre 2004 y 2012 la proporción de partos
domiciliarios en el área rural se redujo en 21.9
puntos porcentuales (de 38.2 '36, en 2004, a 16.3 ‘JE,
en 2012).


Al desagregar los datos por subregión, se
desprende que Guayaquil presenta la tasa más
alta de partos institucionales del país (100 96),
mientrasquelaSierraylaAmazoníanualregisuan


la mayor proporción de partos en casa (20.8 ‘X. y
21.9 %, respecriwmente), en oomparación con el
resto de subregiones del país


Adicionalmente, al analizar los datos por
qointil económico, el Cuadro 10.2 muestra que
la proporción de mujeres que dieron a luz en
instituciones de salud es mayor en el qointil más
rico respecto del qointil de menores ingresos
económicos (99 ‘Ka frente a 79.6 9B). Por otro lado,
con respecto a los partos domiciliarios se obsenm
una disminución de 21.3 puntos porcentuales
en la proporción de partos domiciliarios para el
qointil más pobre, pasando de 38.8 9L, en 2004, a
17.5 '36, en 2012.


Al desagregar los datos por provincia, se observa,
del Gráfico 10.1, que la mayor concentlación
de partos institucionales se presenta en la
Costa ecuatoriana, específicamente en las
provincias de Manabí, Guayas, Los Ríos, El
Oro y Guayaquil (Anexo 10.1). Por otro lado,
los partos domiciliarios se presentan en mayor
proporción en las provincias de la Siena centlal:




¡mm Il: Salud sexual yreprodmllva


GláÍlCD i0.1 Porcentaje de partos institucionales por provincia


Ruiz EMSANUFECU 2012. MSP/NEC.
manana: FIeireWE. am


Bolíwr, Chimborazo y Loja, y en la Amazonía,
específicamente en la provincia de Orellana.
Por otro lado, el análisis de datos por nivel de
educación de la madre muestra que la proporción
de mujeres sin educación, que dieron a luz
en algún establecimiento de salud, es 73.6 '36,
prewlencia que es considerablemente menor a la
registrada en el caso de mujeres con mayor nivel
de educación (Anexo 10.1 y Gráfico 10.2). Sin embargo, es importante destacar que alcomparar estos datos con los reportados por laENDEMAIN 2004, se obserim un aumento de 32puntos porcentuales en la proporción de partosinstitucionales para mujeres sinde educación (ENDEMAIN 2004: 41.6 9K» versusENSANUT 2012: 73.6 9€).Adicionalmente, al analizar los datos por grupoétnico, del Anexo 10.1 se observa que la mayor
GláÍlCD T02 Lugar de parto por nivel de instrucción dela madre. Mujeres que dieron a luz su último


hiio o hija a partir dejulio del 2007


¡Pariainstimcioml ¡Parto domiciliario lotms


e Superior I pnwrado


É Secundaria completa2
É Secundaria incompleta
:2
É Primaria completa
v:
g Primaria incompleta
É
É Ninguno


Total


0 20
num: BSNIJTEÜJ 2m 2. ml/INEC.
amar-sui: Fráre WB mi


40 S0 B0 100
Prevalencia ('96)


185




186


Enuusla National de Salud y Nutrición


proporción de partos en casa se produce entre las
mujeres indigenas (31.6 9€), en comparación con
otros grupos étnicos. Sin embargo, cabe destacar
que la proporción de mujeres indígenas que
dan a luz en casa ha disminuido en 33.5 puntos
porcentuales respecto a 2004 (ENDEMAIN 2004:
65.1 '31,).


10.3.2 Partos institucionales


Esta sección analiza las razones por las que las
mujeres dieron a luz en un establecimiento de
salud y su percepción sobre la atención recibida,
los aspectos de la atención que podrían mejorar,
los gastos incurridos durante su último parto y su
percepción del tiempo de espera para seratendida.
Los resultados de esta sección se presentan en los
Cuadros 10.3 a l0.7yAnexos 10.2 a 10.18.


Razones por las que decidió ir al
establecimiento en que dio a luz


El Cuadro 10.3 muestra las razones por las que
las madres seleccionaron el establecimiento
en que dieron a luz, a escala nacional, por área,
grupo étnico y subregión. Se observa que a escala
nacional, los aspectos que más influyen en la
selección del establecimiento para dar a luz es el
económico (34 '36), seguido por la confianza (21.4
Wi), la emergencia (17.6 96) y la buena atención
(15.3 %)l. Estos porcentajes no muestran mayores
diferencias respecto de los datos reportados en la
ENDEMAIN 2004.


Al analizar los datos por area de residencia, se
observa que en el área rural, el factor económico
es más importante al momento de seleccionar un
establecimiento de salud respecto al área urbana
(37.6 ‘X. frente a 32.6 9B). Por otro lado, la confianza
muestra ser un factor más decisivo al momento de
seleccionar un establecimiento de salud en el area
urbana (23.2 '36), en comparación con el área rural
(16.4 9€).


Al analizar los datos por grupo étnico, se evidencia
que, en mujeres indígenas y afroecuatorianas,
el factor económico es el más importante al
momento de seleccionar un establecimiento
de salud en comparación con mujeres de otros
grupos étnicos (Cuadro 10.3).


Con respecto a la subregión, se evidencia que
en Galápagos, Quito y Guayaquil, el factor
económico, como razón para seleccionar un


l La categoria l-ïzclvn‘: vcmitímims contempla respnestas que dejan veria importancia de recibir bienes y servicias sin tener que pagar. 01m
[mmm destaca la importancia de ia alidez y el traro humano. Emvrguk
cia eamprende ia percepción de la capacidad del establecimiento paramanejar y resolver eomplimciunes y emergencias lo cnai se dasitiea
tambien dentro de ia categoria Segui ¡dnd m emo ar- complicación.


establecimiento de salud, es menos importante
respecto al resto de subregiones del pais (26.9 %,
24.5 '36 y 25.6 ‘JE, respectivamente).


El Anexo 10.3 muestra las razones por las que
las mujeres seleccionaron el establecimiento de
salud en que dieron a luz por nivel de instrucción
de la madre y quintil económico del hogar.
Se observan diferencias importantes entre
categorias de análisis. Asi, el 62.4 ‘Ki de madres sin
educación considera el factor económico como
el más importante al momento de seleccionar
un establecimiento de salud, frente al 23.5 ‘Ka de
madres con educación superior o posgrado.


Con respecto al quintil económico, no sorprende
que el factor económico sea más importante
para seleccionar un establecimiento de salud
entre mujeres del quintil más pobre (45.2 96),
respecto a las mujeres pertenecientes al quintil
de mayores ingresos económicos (18.5 %) (Anexo
10.3). Adicionalmente, se observa en el Anexo
10.3 que a medida que el quintil económico
aumenta, aspectos como la confianza y la buena
atención cobran más importancia al momento de
seleccionar el establecimiento de salud para dar
aluz.


Con respecto a las razones que llevaron a las
mujeres a seleccionar el establecimiento de salud
desagregado por lugar del parto (Anexo 10.5). Es
importante destacar, que la mayor proporción
de mujeres que consideran el factor económico
como el más importante para seleccionar un
establecimientode salud, dioaluzeninstituciones
del MSP (51.1 9a) (Gráfico 10.3).
Por otro lado, se observa que en mujeres que
dieron a luz en instituciones privadas con o sinfines de lucro, factores como la confianza y la
buena atención fueron los más importantes al
momento de seleccionar un establecimiento de
salud (Anexo 10.5).


Percepción positiva del establecimiento de
salud en que dieron a luz


El Gráfico 10.4 muestra los aspectos que las
mujeres percibieron como positivos respecto del
establecimiento de salud en que dieron a luz, a
escala nacional, por área, grupo étnico, nivel de
instrucción de la madre y quintil económico. De
este gráfico se desprende que a escala nacional, el
62.3 % de las mujeres considera como un factor
positivo del establecimiento en que dieron a luz
la calidad de atención recibida, seguida en menor
proporción por la amabilidad del personal
(30.4 9€).




Talllll: Salnsmalylsprofinfiva


137


125215.!!!


¿N22


sin


BWS


Íelc


É


2


E


E


q:


«m


t!


2:


EN


3


É


.315“.


5


I


a:


2


3


S.


5m


n:


n:


E


n:


¡a


«a


m...


3


2


2


2


2


2


z:


es


es


323.5


S.


3


3


3


me


2


2a


s:


S:


5


<3


¡e


¿Sea


3m


3


Z


qm


5


2:


«.2


_N_


EN


3


a8


3955522


«a


E


I


3


N2


3


2:


q:


.9


3


q:


sais


3


2.


S


3


I:


E


a2


m2


wa


E


<3


«se:
E8


N8


3


3


3..


S:


E


qu.


n:


.d


3




E...
una


a2F


2


E


B


B


S


É


n.:


E:


3


5


.52.
esa


s8


.3


I.


E


<2




É


É


EN


2


En


es>ss_n.ou_ss


.


2.,


un


a8


3


En


s:


q:


E.


Q8


23.5.:


su


o...


s.


2


:


E


S:


2


q:


5


a3


95:93:82:


m2


o."


3


u.


E.


q:


S.


n:


t!


q.


3.


2...2:


83


3


3


2


E.


2


n...“


q:


E.


3


En


Es.


w855
8w222i


Es“
2.


e__=_
2.


És.
m
2...e
a...


eEE...
am
u...a


=Eu_..
.2...


uEuïÉ


58...?a


co?”


una...


¿En
.2.


__m:o_um:


28mma
N2
a


cen...
2...
cu


2...3
2.


2:..._E_uu_._28
a


5.58.0928
mas
mu.
S...


«E22.
m9


suse




188


Enuusia National de Salud y Nutrición


Gráfico 10.3 Razones por las que las mujeres seleccionaron dar a luz en un establecimiento del MSP
Otrosz 9.5


Es Seguroj 11.2
Está cerca— 10.9


Por emergencia -16.6
Atención buena 14.1


Confianza ‘me
Factores económicos


Hiram: ENSANUFEGJ 2m 2. MSP/MEC.
Ellnnlfin: Fnáre WB. mi. 30 40 50 60Prevalencia (56)


Gráfico 10.4 Lo que le pareció bien del establecimiento donde dio a luz, a escala nacional
7D


62.3
GD


g
5D


2
É


4D


É 30
30.4


É 21.6
2° 14.3
m


I


10.4 83I0 _ _ _ _ j m mCalidad en la Nllahllldad Factor Personal Es gratuito Aseo Nada fue Otro
atención del personal economico calificado bueno


Aspectos positivos
Hulk ENSANUFECU 2012. MSPIIlEC.
asumir: FreireWE. mi


Al desagregar los datos por área de residencia,
en el Cuadro 10.4, se obserim que, tanto a nivel
rural como urbano, existe una gran proporción de
mujeres que consideró como un aspecto positivo
del establecimiento de salud, la calidad de la
atención recibida; siendo esta mayor en el área
urbana respecto de la nual (63.9 ‘X. frente a 57.7
96).


Respecto del grupo étnico, en el Cuadro 10.4
se observa que una mayor proporción de
mujeres indígenas consideran como positiws
la amabilidad del personal, el factor económico
y la gratuidad del servicio en comparación con


mujeres de otros grupos étnicos. Por su parte, las
mujeres de etnia montuvia perciben la presencia
de personal calificado y la calidad de la atención
oomo factores positivos del establecimiento, en
mayor proporción que mujeres de otros grupos
étnicos.


Al analizar los datos por quintil económico
se evidencia que el 56.3 ‘Ka de las mujeres que
pertenecen al quintil más pobre percibe como
positiva la calidad de la atención, frente al 66.4
‘X; de las mujeres pertenecientes al quintil de
mayores ingresos económicos (Cuadro 10.4).




Yomo Il: Salud sexuai y reproductiva


(Juadro 10.4 Lo que les pareció bueno del establecimiento de salud en que dieron a luz, a escala nacional, por área,
grupo étnico y quintil economico (mujeres que dieron a luz su último hijo o hija en un establecimiento
de salud a partir de julio de 2007)


Caiidad en la Amabilidad Factor Personal Nada fue
caracleflsflcas atencion dei personai económico caminado Aseo bueno Es gram“) mm Tom
seleccionadas n, a 1 n, a 1 t NJn Hu ‘un un Hu “No ‘un ‘in


ÉEZÉÉÏ
3.8 1.0


Rural 3.5 1.2


Indigena 3.1 0.8
Afmecuamfiarl! 54.5 27.5 2.5.2 7.7 4.9 3.3 12.9 - 334
Montuvio 68.7 21.7 19.1 21.8 2.1 0.8 5.6 0.9 189
MME’ “m” 52.3 30.5 21.2 14.4 8.4 4.o 10.1 1.2 5 97sy otro


01 (Pobre) 56.3 28.9 26.8 13.4 6.0 2.7 14.5 0.4 2 123
02 51.9 31.7 26.7 11.3 9.1 4.0 10.4 0.8 1 825
03 (Intermedio) 63.2 29.4 20.4 13.4 8 2.5 9.1 0.7 1 431
Q4 55.2 33.2 16.3 14.6 10.1 5.4 8.8 1.3 1 145
05 (Rico) 86.4 28.8 14.7 20.8 8.6 4.6 8.7 2.4 B82


Ruth ENSANUFECU 2012. MSPIINEC.
Ellnllfin: FnáIeWE. oral.


1 89m
El Anexo 10.8 muestra los aspectos percibidos mayores diferencias entre establecimientos
como positivos del establecimiento de salud, públicosypriwdos.
desagregado por lugar de parto. Se evidencia que
las mujeres que dieron a luz en establecimientos
privados perciben como positiva la calidad de la
atención en mayor proporción que las mujeres
que dieron a luz en establecimientos públicos.
Con respecto a la presencia de personal calificado
y el aseo del establecimiento, no se observan


Aspectos que deberían mejorar en el
establecimiento en que dieron a luz


El Gráfico 10.5 y el Cuadro 10.5 muestran los
aspectos de atención de los establecimientos de
salud que las mujeres consideran que deberían


Gráfico 10.5 Aspectos de atención que se deberian mejorar en los establecimientos
de salud a escala nacional


56.5


Prevalencia


(%)
8


15.6
2° 1o 710.1 10's 9.91° - I -o Nada, todo Contar con todo Mejorar atención El trato y la Aumentar el Otro


esta’ bien lo necesario al paciente amabilidad personal


Mpectos que se deberian mejorar
nun: BSAMJTEUJ zmz msmurc.
mansión Freire WB. ¿mi




Ennusla National de Salud y Nulliclm


Cuadra 10.5 Aspectos de atención que se deberian mejorar en los establecimientos de salud a escala nacional,
por área, grupo étnico, subregión y lugar del parto (mujeres que dieron a luz su último hijo o hija en
establecimientos de salud a partir de julio de 2007)


Nada, todo
esta bien


Contar con todo
Caracteristicas ¡o necesam
seleccionadas


Mejorar la
atencion al


paciente


El ¡rato y la Aumentar
amabilidad el personal mm mal


Rural 60.3 12.5 13.2 11.6 9.6 3.5 2159


Indigena 55.5 14.1 15.0 13.4 9.2 11.2 s35
Atmecuamriano 50.7 10.2 13.3 9.5 9.a 19 257
Montuvio 63.0 10.4 10.9 5.a 5.2 10.3 139
Nleslizo, hlanooyotm 56.6 9.3 16.0 10.4 11.2 9.2 4 592


Siena urbana 49.7 10.6 19.5 12.9 11.5 10.3 1 317
Siena rural 56.6 11.5 14.2 13.6 11.3 10.1 s59
Costa urbana 59.9 10.5 13.4 7.7 11 1o.o 739
Costa rural 68.1 14.2 9.7 3.3 7.6 4.2 32a
Amazonia urhana 50.3 9.a 20.4 12.3 10.1 11.5 s14
Amazonia rural 61.1 11.9 15.3 10.6 5.o 3.5 su


1 9o Galápagos 42.3 25.9 13.5 10.5 18.7 17.7 180m‘ Quito 53.1 3.5 19.5 127 11.7 10.1 315
Guayaquil 57.9 5.9 12.9 6.6 10.4 11.9 182


MSP 43.5 13.2 19.0 14 11.5 10.5 4123
Otros públicos 50.9 4.6 19.2 9.1 14.0 15.2 37s
“m” m" ""95 "e 76.3 5.6 7.6 2.7 8.1 6.1 959lucro
“m” S“ ""35 ú” 65.3 5.3 3.7 7.9 9.4 8.8 15slucm


Hulk EMSANUFECU 2012. MSP/REC.
Elllllúil: FnáreWE. mi


mejorar, a escala nacionaly por a'rea, grupo éLnioo,
subregión y lugar del parto, respectivamente. Se
desprende que, a escala nacional, el 56.5 ‘K. de las
mujeres considera que no hay nada que mejorar y
que todo está bien con respecto al establecimiento
de salud en que dieron a luz, el 15.6 ‘X. piensa
que se debería mejorar la atención al paciente,
el 10.1 ‘X. piensa que debería haber una mejora
en la calidad de los suministros del hospital, el
10.5 ‘K; piensa que habría que mejorar el trato y la
amabilidad y el 10.7 ‘K. piensa que debería mejorar
la cantidad de personal.


Al analizar los datos por área de residencia del
Cuadro 10.5, se evidencia que la percepción de


que todo mm’ bien y m7 hay nada que mejorar es
mayor en el área nrral frente al área urbana.


Al analizar los datos por grupo étnico, se obsenm
que la percepción de que deberían mejorar la
atención al paciente y el trato y la amabilidad es
mayor entre mujeres indígenas y mestizas frente
a la de mujeres de otros grupos étnicos (Cuadro
10.5).


Con respecto a subregiones, llama la atención que
las mujeres que habitan en Galápagos son las que
en menor proporción perciben que tada esta’ bien
y no hay nada que mejorar, respecto a mujeres de
otras subregiones (42.3 '36). También en Galápagos,




lapercepción de que nahaysuficíentes suministros
en el hospital, ypor tanto se debe contar con todo
lo necesario, es considerablemente más alta en
comparación con las demás subregiones del país
(25.9 96) (Cuadro 10.5).


Finalmente, al analizar los datos por lugar del
parto, se observa de forma general que las mujeres
que asistieron a establecimientos públioos
perciben en mayor proporción que existe un
mayor número de aspectos por mejorar frente a
las mujeres que dieron a luz en establecimientos
privados (Cuadro 10.5).


Para terminar, es importante destacar que, tanto
en establecimientos públicos como privados, la
percepción de que todo está bien y no hay nada
que mejorar ha incrementado de forma importante
respecto de 2004 (ENDEMAIN 2004: MSP: 26.7
‘Ka, otros públicos: 17.6 96, prirmdo sin fines
de lucro: 26.1 9L y privados con fines de lucro:
50 96). Con lo cual se evidencia que tanto en
establecimientos públicos como privados, la
percepción del mejoramiento de la atención al
parto institucionalizado ha incrementado de
forma importante en el transcurso de los últimos
8 años.


Gastos para la atención obstétrica


La Ley de Maternidad Gratuita y Atención a
la Infancia de Ecuador garantiza a toda mujer
ecuatoriana el derecho a la atención de salud
gratuita y de calidad durante su embarazo, parto
y postparto. Esta ley estipula la prestación de
servicios gratuitos y de calidad a través de los
establecimientos del MSP


El Cuadro 10.6 muestra los gastos incurridos
durante el último parto y su conformidad con
el gasto a escala nacional, por área, subregión y
grupo étnico. De este cuadro se desprende que, a
escala nacional, el 42.1 96 de las mujeres reporta
haber pagado la atención, el ll 96 reporta haber
comprado insumos y medicamentos y el 46.4 %
reporta no haber pagado nada


Con respecto a la conformidad con el gasto,
el 75.8 9?. de las mujeres está conforme con
el gasto incurrido, frente al 17.9 96, que no lo
está. Al comparar estos resultados con los de la
ENDEMAIN 2004 se observa que la proporción
de madres que pagaron por la atención ha
disminuido en 14 puntos porcentuales en el
transcurso de 8 años, pasando de 56.1 ‘JE, en 2004,
a 42,1 9B, en 2012.


‘Inma Il: Salud sexua! y veproductwa


Con respecto al área de residencia, se evidencia
que la proporción de madres que pagaron por
la atención es mayor en el area urbana (44.6 '36),
respecto al área nrral (35.3 9B); sin embargo, en el
area rural la oompra de insumos o medicamentos
es mayor en 4.6 puntos porcentuales respecto al
area urbana (Cuadro 10.6).


Al desagregar los datos por grupo étnico, se
observa que las mujeres de etnia montuvia son
las que en mayor proporción pagaron por la
atención recibida (53.4 96), respecto a mujeres
de otros grupos étnicos. También se evidencia
que las mujeres indigenas son las que en mayor
proporción compraron insumos o medicamentos
(21.8 '36).


Los datos por subregjón revelan que las mujeres
que habitan en la Costa urbana (59.3 9€), Guayaquil
(55.2 9?.) y la Costa rural (52.4 9B) registran haber
pagado por la atención recibida en mayor
proporción que mujeres de otras subregiones del
país. En lo que respecta a la inconformidad con el
gasto, este es más alto en la Sierra urbana (21 %) y
la Amazonía urbana (21.8 '36) (Cuadro 10.6).


El Anexo 10.14 muestra los datos desagregados
por quintil económico y nivel de educación de la
madre. Se observa que la proporción de mujeres
que pagaron por la atención aumenta con el
quintil económico (Q1: 32.3 %, Q5: 50.9 9B), así
como con el nivel de educación de la madre (sin
estudios: 14.8 %, superior o posgrado: 53.6 9B).


Cuando el análisis se efectúa por lugar del parto,
el Gráfico 10.6 y el Anexo 10.15 muestran que las
mujeres que dieron a luz en establecimientos del
MSP son las que en menor proporción pagaron
por la atención (18.9 9€), seguidas por otros
establecimientos públicos (24,3 9€). Sin embargo,
se debe destacar que la compra de insumos o
medicamentos es mayor en establecimientos
públicos, sean o no del MSP, respecto a
establecimientos privados.


Percepción del tiempo esperado para
ser atendida


Para analizar el tiempo de espera es importante
mencionar que no se evaluó la cantidad de
tiempo, sino la peroepción de la mujer respecto
del tiempo de espera para ser atendida.


Del Cuadro 10.7 se desprende que, a escala
nacional, el 52.5 911 de las mujeres respondió
que las atendieron inmediatamente, el 22.9 9B


191




Ennuesïa Medalla! de Sam y Nullimm


Ïïdïflíï
32:33am


c253


3838.3493


¡ESI


c3


33


im


H3


qt


c3


c3


nc


N3


3.


«B


asia


cc_.


c3


ic


3a


eN»


cc_.


FN


cc


mi


_..N_.


num


2.a


c3


S


m2


2


cm»


c3


N3


cc


m3


m.
C


«.8


naa?


c3


8mfic
:3


q:


c3


mk


Hc


que


Q3


n.
Ñ


.22


«EEE


c3


es


Hm


c.
E


má»


c3


x:


mc


3m


H3


m.
S


«EE:


«E955


c3


m:


Nm


QC


HR


c3


m3


«e


2.‘


3


En


_E_._._


s88


c3


En


m3


c3


2K


c3


o:


.


En


E.


2m


«cua:


s38


c3


HB


c.»


Q3


NR


c3


E


.3


ns


«.8


H3


_u.__._._


5%


c3


N8


3




cu»


c3


m:3


no


ns


0.2




«sus:


E55


c3


m3N


Nm


HD.


HR


c3


8mm


mc


qe.


_..3


«.3


ES>


8...2;


.528:


c3


2


.3:


2a


a8


c3


53


.


Q3


2


«.8


csags.


c3


mm


H3


c.c


2:


c3


EN


.


3.5


H3


q:


esesuzsez


c3


«cu


_..
_._.


E.


q:


c3


8m


_..c


QB


c.
_.N


edu


Esas


c3


En


c.»


HD.




c3


3m_.


mc


m2.


«.2.


mmm


¡sm


c3


3.o


.


.


.


.


3


Q3


HÉHÉÉEHÉÉHHH!


e,


__


e,


e,


e,


e,
__


e,


e,


e,


e,


nuca?


mEsEau


..


maíuemguus


msm:


823


E.


3mm
oz


Emu
oz


mczozou


o


masas


ERES


emma
a
:8


um


¿e28


camu
2.
o.


CSN
s.


a___._au


LEE.a


uzïm
2.


m2=u_E_ua_..2mu
E.
2:.a
_._.:


ass...
.5
N...a


Eras
Se


«E225


=_.._mu._..:m
>


aucfi.
5...3


¿mi
_.....


__m=a_um=


«asuma
a


2am
_u


:3


umsEÉzau
>


33%
uu


2:.


zauum


5...2.


aEEa
_u


agria


mamas


m3


Suso


192




Ïmnn Il: Salud sexual y repmducllva


Gráfico 10.6 Gastos para la atención del pario o para los insumos o medicamentos, según el lugar del parto
I Pagó la aimcion I Compró insumos o medicamentos I Ningún gasto


100 94 4
90


80


A 70
á
E 60


É 50


g 40n.
30


20


10


0
MSP otros públicos Privado con Privado sinfines de lucro fines de lucro


Lugar del pario
num: BEMJTEUJ 2m 2. ml/INEC.
Harman Fráre wa. em


madre 10.7 Percepción de la mujeres sobre el tiempo esperado para ser atendidas por área, grupo
éinico y suhregión (mujeres que dieron a luz su último hijo o hija en establecimientos
de salud a partir de julio del 2007) 193


Total


Urbanafilial
Indígena


Mormlvio
Meslizqblanooymu


Siena urbana
Sierra rural
Costa urbana
cosla rural
Amazonia urbam
Amazonia rural
(¡afin-asus
Cluiln
Guayaquil


nunk: ENSANUFECU 2012. MSP/MEC.
Enrlfin: FIÉIEWB. mi




194


Enuusla National de Salud y Nunimún


manifestó que esperaron pooo tiempo, el 13.4 %
percibió que esperaron mucho tiempo y el 11.1 %
dio una respuesta ambigua: ni mucha, ni poco.


Al desagregar los datos por área de residencia,
se obserrm que en el área rural la proporción de
mujeres que percibieron ser atendidas de forma
inmediata es mayor respecto al área urbana (56.6
‘Ka frente a 51 96). Al desagregar los datos por grupo
étnico, se evidencia que las mujeres montuvias
son las que en mayor proporción perciben que
fueron atendidas de forma inmediata, respecto
a mujeres de otros grupos étnicos. Los datos
desagregados por subregjón muestran que, en la
Sierra urbana y Quito, percibieron que esperaron
mucho tiempo para ser atendidas frente al resto
del pais (18.2 % y 16.6 '36, respectivamente).


El Anexo 10.18 muestra la peroepción del tiempo
esperado para ser atendida, por lugar del parto.
De este anexo se desprende que una mayor
proporción de mujeres que dieron a luz en
establecimientos privados percibió que fueron
atendidas de forma inmediata (priwdo con fines
de lucro: 69.4 '36, priwdo sin fines de lucro 54.7
96), en comparación con las mujeres que fueron
atendidas en instituciones del MSP (46.9 96) u
ouas instituciones públicas (43.7%).


10.3.3 Partos domiciliarios


Esta sección analiza las razones que llevaron a
algunas mujeres a dar a luz en casa, lo que les
pareció positivo de esta decisión y su percepción
de la atención recibida por parte de la partera o
el agente de salud. Los resultados de esta seoción
se presentan en los cuadros 10.8 a 10.10yAnexos
10.19 a 10.24.


Razones perlas que decidió dar a luz en
casa


El Cuadro 10.8 muestra las razones por las que
las mujeres decidieron dar a luz en casa, a escala
nacional, por área, grupo étnico y subregión. De
este cuadro se desprende que, a escala nacional,
el 53 ‘X. de las mujeres que dieron a luz en casa
lo hizo por costumbre; el 20.6 ‘K2, porque no tuvo
tiempo de llegar al establecimiento de salud: el
11.8 %, por más seguridad: el 8.9 9L por barreras
para llegar al establecimiento de salud (vivía
lejos del establecimiento); el 8.9 ‘X. por falta de
transporte; el 6.3 %, por factores económicos; el
3.9 ‘JE, por mal concepto del establecimiento de
salud: y el 4.5 91», por otras razones (Grafico 10.7).
En comparación con la ENDEMALN 2004, se
evidencia que la proporción de mujeres que dan a
luz en casa por costumbre se ha incrementado en
16.4 puntos porcentuales (ENDEMAIN: 37.4 96).
Se observa también que los factores económioos
y las barreras para llegar al establecimiento de
salud han dejado de ser razones importantes para
dar a luz en casa respecto de lo encontrado en el
2004 (ENDEMAIN 2004: el 29 ‘X. daba a luz en casa
por factores económicos; el 25.8 %, por barreras
para llegar).


Al desagregar los datos del Cuadro 10.8 por área
de residencia se evidencia que, en el área rural,
la razón para dar a luz en casa se encuentra
influenciada en mayor proporción por la
costumbre (61.8 96), respecto del área urbana (27.7
‘¡(2): mientras que las mujeres que dieron a luz en
casa y que residen en el área urbana, oonsideran,
en mayor proporción, que es más seguro dar a luz


Gráfico 10.7 Razones por las que dieron a luz en la casa a escala nacional. (mujeres que dieron a luz su
último hiio o hija en la casa a partir de julio del 2007)


Parmásscguridad _ 11.3


Nn hahíaliempo de llegar
Pnrlaltadetransjmrle z 5.9


— 3.9


_ 3.9


m 5.2


Mal Kxxmeph) del esrannecimienm
Baneras para llegar


Pnr fadlnres económicos
Pnr cmmnm


o m
Hulk EMSANUFECU 2012. MSP/MC.
asumir: FreireWE. mt


20


— 20.6


53.5


3o 4o 5o en
Prevalencia m)




Ïmm Il: Salud sexua! y repmducuva


195


B
d;


sit


¡Sul-ci


32:2


.28


Éufidïüm
¡si


E


m2


QR


2:


2:


2


«.3


2


En


asia


z


E;


.3


ns


q:


.


.


.


qa


2.3


n


.


En


2a


.


.


.


.


.


amasa


É


3


s:


es


3


É


n:


E


ns


32.2555


a


2.


m:


S:


.


m2


2


É


5


sae:


52.55


a


E


«.2


E.


2.a


2.


2..


2.


3m


_n_as5


a


ns


E


2..


3.


E


QE.


E


EN


25555


É


3


3


E:


É


3


2


nm


2o


Ea
2.a


S


S


<2


q:


«.2


2


2


3M


EN


ass
es.»


su


É


u:


EN


<2


m.»


2


qm


es


218.35


¿.55


u


.


3


.


É


.


É


.


.5


esas:


a


E


E;


En


qa


3


.


2


En


2.22.5822


x:


Z


NS


m5


S


3


Q9fi
us


usen;


5


2


3


v2


.3


3


3


mm


q;


2a


N2


2,.


NE


m8


E


Z


3


2


EN


psssHHÉEÍHHHHÉJ


__


s


s


i


i


i


s


s


ía


ENE


umuzzmmm


am


Eau


mcanmzma


Hz=m==a2n5mm


am
_


maaEczaum


acá
mi


ami


7x3.


ES


En


mas


En


255:


man;
oz


2.


mas


En


En


camu?


_mS_


Es.


mmstmm


massa


En


Enncamau


En


Room
.2.


a__:_a_.


.55;m


«m8
E.
«E
aa
E


oE_=_.._
zm
u...
m


59.2..


e...


ma..a_=EV
=


no35
>


.525


2...5


¿En
.5;


¿megane


«.83
m


«m8
2
E.
u...
m


59.2..


2...
mu.
.5;


mecenas


ma:


suma




Ennuesïa Naduna! de Sam y Nullimm


Ch
d;


sit


¡sz-sim


325g


.28


28.5


¡.51


m.


.


«.8


.


En


3


EN


.


m.
:


20.5
8


a


qu.”


H3


es


HE.


3


.


.


mi


É


2


S


2..


EN


E:


3


.


E


2.a


Aososssïwa


3


8


2:


«.8


2.


8


3


E


qu.‘


S


sm


2


8


0.2


E


3


w:


E


3m


Aena.
s


a


9.2


Eu


Q2


o...


«a


3


.


QR


oÉ8&\._o_._3_._w


2


Z


z:


E:


É


2


«a


S:


3


sgnessssaom


o:


S


E:


QR


3


E


3


o.»


q:


aoassciasasw


a3


3


q:


EN


n:


2


3


8


5


Egssuzaezm


a:


E


m2


q:


n:


Z


n:


qm


a8


5252.


¿EE


3


S


2


n:


3


3


N.:


E


So


asas
ca


Eme


zmzzzmam


a...»


Es.


Mesía:


.


me


Escena


BE.


muay:


maeamou
s;


ES
S...


mmE
s...


anEmz


msm;
a2


mu


Batan


.


a


mEEam


mmsfimtfiPSN.8
azsïu


.55;a


«m8
.5
EEa
9::


así...
sm
u...a


59.2..
E...


mEPEEV


assgzaua


EEE.>


PGE:
2
su


=_.._uu==m=_
su


_a>_=
.2.


«m8
2
E.
u...a


5.2..
2...
m2
.2.


mazaum:
m9


998o


196




en casa (21.2 '36), respecto de las mujeres del área
rural (9 96).


Al desagregar los datos por grupo étnico,
se observm del Cuadro 10.8 que las mujeres
indigenasymontuvias que dieron a luz en casa, lo
lucieron por costumbre, en mayor proporción que
aquellas de otros grupos étnicos. Con respecto ala
subregión, destacan la Sierra rural, la Costa rural
y la Amazonía rural por ser las subregiones en
que se efectúan en mayor proporción los partos
en casa por costumbre: 64.3 ‘Xx, 58.8 ‘K; y 56.9 ‘Ka,
respectivamente.


El Cuadro 10.9 yAnexo 10.20 muesua las razones
por las que las mujeres dieron a luz en casa,
desagregado por nivel de instrucción de la madre
y quintil económico del hogar. De este cuadro y
anexo se desprende que, a medida que aumenta
el nivel de instrucción de la madre, la costumbre
deja de ser una razón para dar a luz en casa. Así,
el 69.7 ‘X. de madres sin estudios dio a luz en casa
por costumbre, frente al 27.9 ‘Ka de madres con
instrucción superior o posgrado.


Ïamn Il: Salud sexuai y reproductiva


Con respecto al quintil económico, se evidencia
que la seguridad y la falta de uansporte son
razones que en mayor proporción influyeron
en el parto en casa en mujeres pertenecientes a
los qujntiles de mayores ingresos económicos,
respecto a mujeres de los quintiles más pobres. Sin
embargo, el tamaño de muestra en los quintiles de
mayores ingresos económicos es muy pequeño,
por lo que los datos deben ser analizados con
cautela (Cuadro 10.9).


Percepciones de lo positivo de dar a luz en
casa


En el Cuadro 10.10 se obserim que, a escala
nacional, los factores que en mayor proporción
fueron percibidos como positivos del parto en
casa son: la confianza (60.5 9B), el buen trato
(21.9 '36) yla práctica de tradiciones (12.4 9€).


Al desagregar los datos por área de residencia,
se evidencia que la confianza con el ambiente,
los familiares y la partera fue percibido en mayor
proporción como un aspecto positivo en el área


Cuadro 10.10 Lo que le pareció positivo de dar a luz en casa a escala nacional, por área, grupo étnico
y subregión (mujeres que dieron a luz su último hijo o hija en la casa a partir
de julio del 2007


60.5


50.7
Rural 63.5


Indígena 62.7
Afroecuamfüm 58.4
Manluvio 82.5
Meslim, hhnoo y 01m 58.2


Sierra urbana 65.1
Sierra rural 62.4
costa urbana 32.0
costa rural 61.8
Amazonía urbana 72.4
Amaznnía rural 68.6
(‘nlápagns 64.9
Quim 58.2


num». BBMFFELXJ 2m 2. NSF/INE.
anuncia: Freire WB em


197




198


Enuusia National de Salud y Nutrición


Cuadro 10.11 Persona o agente de salud que brindó atención en casa (mujeres que dieron a luz
su último hijo o hija en Ia casa a partir de julio del 2007)


0.7 3
0.1 2
53.8 307


Pmmtïlt! de salud Dnmtlilflia 0.1 1
Familiafies) 35.6 25o
Sola (nadie) 3.5 4a
Oim’ 1 .1


Total 1 00


‘Incluye ubstctras, auxiliares de miermeria y otros agentes tradicionales.
num: EIEANUTEII 2012. MSP/IEC.
Eahondúrt: Freire WE. emi


rural (63.5 96) respecto del área urbana (50.7 96).
Por otro lado, la percepción de que fue positivo
dar a luz en casa porque recibieron un buen trato,
es mayor en el área urbana respecto del área rural
(42.6 96 frente a 15.6 96).


Al desagregar los datos por grupo étnico, es
importante destacar que la confianza es percibida
como positiva en mayor proporción entre mujeres
montuvias (82.5 96), seguido de mujeres indígenas
(62.7 96), mujeres afroecuatorianas (58.4 96)
y mujeres mestizas, blancas y otras (58.2 96)
(Cuadro 10.10).


En lo que respecta a la subregión, se destacan a la
Amazonía urbana y la rural por ser las subregjones
que oonoentran la mayor proporción de mujeres
que dieron a luz en casa por el factor confianza
(72.4 96y63.6 96, respectitmmente) (Cuadro 10.10).


El Anexo 10.23 muestra los aspectos que fueron
considerados como positivos de haber dado a luz
en casa, desagregado por nivel de educación de
la madre y quintil económico del hogar. De este
anexo se desprende que una mayor proporción
de mujeres con instrucción superior o posgrado
consideró como positivo el factor curfianza
(89.4 96), frente a las mujeres con un menor nivel
educativo. Con respecto al quintil eoonómico, es
importante destacar que el factor confianza fue
percibido como positivo en mayor proporción
entre las mujeres del quintil más pobre (63.2 96),
respecto a las mujeres del quintil de mayores
ingresos económicos (35.3 96).


Es importante señalar que los datos de otras
razones (además de confianza) deben ser
analizados con cautela dado que el tamaño de
muestra en ciertos grupos es muy pequeño.


Persona o agente de salud que la atendió
en casa


El Cuadro 10.1 l muestra a la persona o el agente de
salud que brindó atención en casa. De este cuadro
se desprende que, entre las mujeres entrevistadas
que tuvieron un parto en casa, 53.3 96 fueron
atendidas por parteras; 35.6 96, por familiares; 8.6
96 dieron a luz solas; 0.1 96 fueron atendidas por
promotores de salud comunitaria; 0.7 96, por un
médico; y 0.1 96, por una enfermera.


Enla ENDEMAIN 2004 se reportó que el 4796 de las
mujeres que dieron a luz en casa fue atendido por
parteras tradicionales; el 43 96, por familiares; el
1.7 96, por un médico: el 1.6 96, por una enfennem:
y el 0.4 96, por un promotor de salud comunitaria.
Estos datos evidencian que la atención por parte
de parteras se ha incrementado en 6.8 puntos
porcentuales y que la ayuda de familiares ha
disminuido en 7.4 puntos porcentuales.


10.3.4 Quiénes participan en la
decisión de dónde dar a luz y las
intenciones sobre dónde dar a
loz en caso de volver a
embarazarse


Los resultados de esta sección se presentan en los
Cuadros 10.12 y 10.13 yAnexos 10.26 a 10.29.


Quiénes participaron en la decisión sobre
dónde dar a luz


El Cuadro 10.12 muestra los participantes en la
decisión de dar a luz en algún establecimiento de
salud o en el hogar a escala nacional. Se obsenm
que el 33.8 96 de las mujeres toma la decisión en
pareja, el 24.8 96 de las mujeres toma la decisión
sola, el 12.2 96 es decisión del esposo, conviviente
o pareja y el 10.7 96 es decisión de la madre. La




Ïamn Il: Salud sexual y lepmducllva


Cuadro 10.12 Participantes en la decisión de dar a Iuz en establecimientos de salud o en casa
(mujeres que dieron a Iuz su último hijo o hija a partir de julio del 2007)


Parhlierflaoonosposonparialle
Pïhlimla sola
Madre/padre
aprmourmwnuparqa
Pasnnal de salud solo


Pamnierrta/mrmrpanrynno
mm lamiiar mln
naaieimsnrrrore
m.
Esposo/padrelmm án parlera
suenan) sin
Pïloralesprxsnlpadrflpamirientalmadre
mariana/m lamiiar
Ilo sabe. no responde
Prima sala


‘las categorías nu sun mutuamente exclusiims."Incluyen mms prestadores tradicionales.
num». Mmmm 2m 2. Mmmm
aunar: Fráre wa. mi.


33.8 2 234


24.8 1 272


10.7 354


12.2 7DG


4.4 2DG


2.6 77


2.4 155


2.0 9B


1.8 153


1 .2 41


1 .0 46


0.3 47


ÜJ 35


0.7 29


0.1 4V


0.0 4


Gráfico 10.8 Lugar donde daría a Iuz si volviera a embarazarse, a escala nacional
1 D0


90
B0
70
60
50
40
30
20
10 6.3


o Z


90.1


Prevalencia


Wa)


Casa Estableciminelo
de salud


3.4


No sabe Nu responde


Lugar donde daria a Iuz si vnlviem a embarazarse,
man: BEAMJTEÜJ 2012 NSI/Mc.
¡Inauguran Freire WB. ¿(al


ENDEMAIN 2004 reportó que el 30.5 ‘K. de las
mujeres tomó la decisión en pareja, mientas que
en el 18 ‘ñ; de los casos fue la madre y en el 28.3
‘K. de los casos fue el esposo, oonviviente o pareja.
Con lo que se observa que la participación de
la madre y el esposo, conviviente o pareja en la
decisión de dar a luz en algún establecimiento de
salud o en casa ha disminuido en el tlanscurso de
8 años.


Lugar donde daría a luz sivolviera a
embarazarse


A escala nacional, la mayoría de mujeres daría
a luz en un establecimiento de salud en caso de
volver a embarazarse (Grafico 10.8). Al comparar
con los resultados de ENDEMAIN 2004, se observa
un incremento de 18.6 puntos porcentuales en
la proporción de mujeres que darían a luz en un


199




200


Encuesia Naciunai de Saiud y Nutrición


Cuadro 10.13 Lugar donde daria a Iuz si volviera a emharazarse a escala nacional, por área, grupo
étnico y lugar del parto (mujeres que dieron a Iuz su último hijo o hija a partir de julio
del 2007)


Estabieci mientoCaracteristicas C353
seieccionadas


de saiud
a,“


No sabe No responde Tolai


“in “¡a “Jn “¡iz n


E—


num: ENSANUTEGJ 2012 MSP/MEC
Enhonclólr Fieiie wa. em


establecimiento de salud en el caso de presentar
un nuevo embarazo (ENDEMAIN 2004: 71.5 91:).


Al desagregar los datos del Cuadro 10,13 por
área de residencia, se evidencia que una mayor
proporción de mujeres del área urbana daría a
luz en un establecimiento de salud en caso de
volver a embarazarse, respecto de las mujeres del
área rural (94,6 % frente a 80.3 9K»). El análisis por
grupo étnico muestra que las mujeres indígenas
son las que en mayor proporción darían a luz en


Gráfico 109 Modelo de las tres demoras


Urbano 2.8 94.3 2.8 0.2 1 DD 3 144
Rural 14.4 80 6 4.7 0.3 100 2 417


Indígena 29.9 62.8 7.0 0.3 1 DD 910
Afroewaixariano 5.3 93.0 1.6 0.1 100 241
Moniuvio 1.1 98.0 0.9 - 1DD 133
Mestizo, blanco y aim 4.1 92.5 3.2 0.2 100 4 277


MSP 2.3 94.6 2.9 0.2 1DD 3 511
Otros públicos 0.1 99.3 0.5 0.0 100 337
Privado con fines de
¡”cm 2.1 93.2 4.4 0.2 1DD 917


Privado sin fines de
¡”cm 0.0 99.6 0.4


- 100 141


En casa 61.2 27.7 10.2 0.9 1 DD 562
Oiïwpflm sola 44.8 47.2 8.0 - 100 93


casa (29.9 ‘¡(1) en caso de presentarse un nuevo
embarazo. A su vez, las mujeres de etnia mestiza,
blanca u otra son las que en mayor proporción
darían a luz en un establecimiento de salud
(92.5 94:).


Al analizar los datos por lugar del parto se
evidencia que, de aquellas mujeres que dieron
a luz en casa, 61,2 Bi. volverían a hacerlo en caso
de volver a ernbarazarse, mientras que una
proporción mucho menor de mujeres que dieron


1. Demora en tomar
la decisión de buscar


ayuda


num: WHO, 2m 2.
Estimación Fieiie wa. eta].


2. Demora en llegar a
la institución de


atención


3. Demora en recibir
el tratamiento adecuado


en la institución




Yomo Il: Salud sexual y reproductiva


Cuadro 10 14 Lugar donde recurrió primero cuando se presentaron problemas o complicaciones
durante el embarazo a escala nacional, por área, grupo étnico, suhregión y quintil
económico (mujeres que dieron a luz su último hijo o hija a partir de julio de 2007)


Se quedó e" Persona No sabe/no
personal de salud bOlICa Casero tradicional responde
Establecimiento o Farmacia-


Caracterlsticas Casa-remedio
seleccionadas


Sierra rural 30.9 1.1! 15.1 1.2 0.5 0.5 lll) 856
C0613 urbana 96.7 1.7 1.3 0.3 0.1 - 100 S31
Costa rural 94.3 - 3.9 1.2 0.1 0.5 lll) 293
Amazonía urbana 88.1 0.6 10 0.5 0.7 - 100 70D
Amazonh rural 30.0 1.4 16 1.4 0.6 l.'I.7 lll) 907
Galápagos 95.8 1.2 2 1.1 - - 100 118 201
(Julio 38.4 0.7 8.6 0.3 2 » lll) 255 ‘T


Guayaquil 95.9 2.4 1.7 - - - 100 158


01 (Pobre) 84.0 1.9 12.1 1.4 0.2 0.5 100 1 616
02 92.3 1.6 5.3 0.2 0.5 l.'I.1 lll) 1 205
03 (Inter) 89.9 1.9 6.9 0.6 0.7 0.0 100 914
04 95.1 0.3 3.7 0 0.9 » lll) 727
05 (Rico) 91.9 0.1 6 0.6 1.5 0.0 100 525


Rune: ENSANUFECU 2012. MSP/INEC.
Ellnlúir: FnáreWB. mi.


a luz en algún establecimiento de salud daría que indica los momentos críticos que impiden
a luz en casa en un embarazo futuro (27.7 96) que una mujer en labor de parto pueda recibir
(Cuadro 10.13). atención oportuna (WHO, 2012; BergetaL, 1996).


10.3.5 Dónde recurrir en caso de una Para esta sección, se consideran las preguntas
complicación obstétrica relacionadas con la primera demora, es decir,


la decisión sobre dónde recurrir primero al
Existen cinco complicaciones obstétricas más momento de percibir una complicación, ya sea
comúnmente asociadas con la muerte materna: en el caso del embarazo o del parto. En el primer
la hemorragia, la hipertensión inducida por el caso, se lucieron preguntas a todas las mujeres
embarazo (preclampsiayeclampsia), la sepsis, el que dieron a luz su último hijo o hija a partir de
parto obstruido prolongadoylas complicaciones julio del 2007. En el segundo caso, se aplicó el
post aborto. Estas complicaciones son cuestionario solamente a mujeres que tuvieronun
imprevisibles y, en algunos casos, pueden ocurrir parto domiciliario, ya que las demoras de decisión
rápidamente, por consiguiente, sella desarrollado y de llegar al centro de salud no existen al tratarse
el modela de M: tres demoras (Gráfico 10.9), de partos en establecimientos de salud.




202


Enuusla National de Salud y Nulliclún


Gráfico 10.10 Acciones realizadas al percibir complicaciones durante el embarazo y el parto
10H


90.2


Prevalencia


(9o)
E‘


I Durante el embarazo


44.5
4o
an 29.0
2" 13.3
m 1 2.6 7-1


o ¿- 0-5


I Dllmlitedparh)


3 o 7
16


o 2 1-9
Acudió a un mmm a una Se quedó en . Acudir’) a mm Ilo sabe /


establecimiento iamiaria o remedio casan personal tradicional rin respondoo pascual de salud una hotim
Nxáones realizadas al percibir mmpliradonm


Rune: ENSANUFECU 2012. MSP/NEC.
Elllllúil: FnáreWE. mi


Los resultados de esta sección se presentan en los
Cuadros 10.1437 10.15 yAnexos 10.30 y 10.35.


Lugar" donde recurrió primero ante
complicaciones durante el embarazo


Del Cuadro 10.14 se desprende que, a escala
nacional, el 90.2 ‘K. de las mujeres acudió a un
establecimiento o personal de salud cuando se
presentaron problemas o complicaciones durante
el embarazo, el 7.1 ‘K; se quedó en casa y recurrió
a remedios caseros, el 1.3 ‘K; acudió a farmacias
o boticas y menos del 2 % de la población acudió
a personal uadicional (partera, yachac, shmnán o
curandero) y otros.


Con respecto al area de residencia, se obsenm
que las mujeres del área rural acuden en menor
proporción a un establecimiento o personal


de salud cuando se presentan complicaciones
durante el embarazo, en comparación con las
mujeres del área urbana (Cuadro 10.14).


Por otro lado, al desagregar los datos por grupo
étnico se obsenm que las mujeres indigenas son
las que en menor proporción recurrieron a un
establecimiento o personal de salud cuando se
presentaron problemas durante el embarazo (68.8
96), en comparación con mujeres de otros grupos
étnicos (Cuadro 10.14).


Al mirar el desglose por subregión se desprende
que las mujeres que habitan en la Sierra mral
son las que en mayor proporción acudieron
a remedios caseros y se quedaron en casa al
presentar problemas durante el embarazo (15.1
96), respecto de las mujeres de otras subregiones
(Cuadro 10.14).


Cuadro 10.15 Lugar donde recurrió primero cuando se presentaron pmhlemas o complicaciones
durante el parto a escala nacional y por área (muieres que dieron a luz su último
hijo o hija en casa a partir de julio del 2007)


Establecimlento
Caracteristicas 0 99'50"“ de
seleccionadas Salud


"/0


Farmacla-
hotica


Urbano 26.1 0.4


Se quedó en Personal No sabenocasa-remedlo Otro TotalrespondeCasero tradicional


"/6 ‘El: ‘f/u


40.7 29.3 0.0 3.6 76 100
Rural 15.0 3.5


num: BJSMHFECIJ 2m 2. NsP/INEC.
Elnrlfin: Fnire WB. mi. 46.3 28.9 5.1 1.2 250




Yomo Il: Salud sexuai y reproductiva


Cuadro 10.16 Lugar donde recurrió primero cuando se presentaron problemas o complicaciones
durante el parto por estado civil y grupo de edad (mujeres que dieron a luz su último
hijo o hija en casa a partir de julio del 2007)


Se quedo en
casa-remedio ¡mscfigïl Olro N353:[120 Totai


casero ‘ p
‘/n "¡iv ‘fin


Eslabiecimiento o Farmacia-
personal de saiud bolicaCaracteristicas


seleccionadas
"/6


Unida-casada
Soltera 21.6 1.a 42.5 30.1 1.1 3.o 135 10o
D¡".°'°¡“““' “m” 18.8 3.3 43.2 24.5 5.1 - 47 10oo viuda


Menor de 25 15.3 3.3 44.0 31.1 4.a 1.5 155 10o
2534 25.9 0.a 44.1 23.5 2.2 3.1 119 10o
3549 3.a 4.9 47.6 34.0 4.4 0.5 51 10o


Ruth: EMSANUFECU 2012. MSPIINEC.
Ellnlúil: Femme. mi.


En cuanto a la desagregación por quintil
económico, se evidencia que la proporción de
mujeres que recurrieron a remedios caseros
disminuye a medida que el quintil económico del
hogar aumenta Asi’, el 12.1 %de mujeres delquintil
más pobre se quedó en casa yrecurrió a remedios
caseros cuando se presentaron problemas o
complicaciones durante el embarazo, frente al
6 ‘K. del quintil de mayores ingresos económicos
(Cuadro 10.14).


Lugar donde recurrió primero ante
complicaciones durante el parto


Del total de mujeres que dieron a luz en casa, se
observa que el 18.3 ‘K; acudió au.n establecimiento
o personal de salud ante complicaciones durante
el parto, mientras que el 44.6 % se quedó en casay
recurrió a remedios caseros (Gráfico 10.10).
Al comparar estos datos con los reportados por la
ENDEMAIN 2004, se desprende que el porcentaje
de mujeres que acudieron a un establecimiento
de salud cuando presentaron complicaciones
durante el parto se ha incrementado en 8.6


puntos porcentuales en el trascurso de 8 años
(ENDEMAIN 2004: 9.7 es).


Al desagregar los datos por área de residencia,
en el Cuadro 10.15, se observa que una
mayor proporción de mujeres acudió a un
establecimiento o personal de salud en el area
urbana, respecto del área rural (26.1 ‘Kafrente
a 15 se).
El Cuadro 10.16 muestra el lugar donde la
mujer recurrió primero cuando se presentaron
problemas o complicaciones durante el parto,
por estado civil y grupo de edad de la mujer. Se
observa que las mujeres solteras son las que en
mayor proporción acudieron a un establecimiento
de salud cuando presentaron complicaciones durante
el parto (21.6 %), en comparación con aquellas
casadas o unidas (14.2 %) y divorciadas, separadas
o viudas (18.8 Vu). Por otro lado, con respecto al
grupo de edad, se evidencia que las mujer“ entre
25 y 34 años recurrieron en mayor proporción a
im mlahlecimiento o personal de salud cuando se
presentaron complicaciones durante el parto, en
comparación con mujeres de otros grupos de edad.


203




204


Enuusla Nadunal de Salud y Nunimún


10.4 BIBLIOGRAFÍA
Berg C., Danel I., Mola G., editores. (1996).


Guías para M vigilancia epidemiológica
de la mortalidad materna. Washington
D.C.: Organización Mundial de la Salud,
Organización Panamericana de la Salud.
Fondo de Población de las Naciones Unidas.


CEPAR. (2005). ENDEMAIN 2004. Encuesta
Demográfica de Salud Materna e InfantiL
Ecuador: Centro de Estudio de Población y
Desarrollo Social (CEPAR).


Maine D., Akalin M. Z., Ward \l. M. y Kamara A.
(1957). Dueñoyevaluación de programas para
mortalidad materna. New York: Centro para la
Población y Salud Familiar. Facultad de Salud
Pública, Universidad de Columbia.


Say, Lale, Doris Chau, Alison Gemmill, Ózge
Thnqalp, Ann—Belh Muller, Iane Daniels, A.
Merin Gülmezoglu, Marleen Temmerman,
and Leonrine Alkema. (2014). Global Cause: of
Maternal Death: A WHO Systematic Analysis.
The Lancet: e323—33. doi: l0.l0l6/S22l4—
109x(14)70227—x


WHO (2012). Handboakforguldelinedevelopment.
World Healïh Organization: Geneva.








MORTALIDAD INFANTIL
Y EN LA NIÑEZCAPÍTULO XI




Fulografia:
UNICEF / Ecmmok ¡Z005 / Huaoralfits (19 y M. Avilés




-CONTENIDO


1 1.1 INTRODUCCIÓN...


1 1.2 METODOLOGÍA


11.3 RESULTADOS"...


1 1.3. l Nivelesy tendencias de la mortalidad 21 1 209
1 1.3.2 Diferenciales de la monalida
1 1.3.3 Mortalidad perinatal
1 1.3.4 Registro de las muertes


1 1.4 BIBLIOGRAFÍA .






11.1 INTRODUCCIÓN
La mortalidad infantil y la mortalidad de los
menores de cinco años son indicadores que
reflejan el nivel de desarrollo social y económico
alcanzado por un país, debido aque sus descensos
están condicionados a los niveles de educación
de la madre, el nivel de urbanización, el acceso a
bienes y servicios y el acceso y la calidad de los
servicios de salud (UN IGME, 2014; WHO, 2014).


En los últimos años, estos indicadores se han
modificado significativamente a nivel mundialy a
nivel de los diferentes países, como resultado de
mejoras sustantivas en las condiciones de vida de
la población (UN IGME, 2014; WHO, 2014). Por
ello, el analisis de estos indicadores es esencial
para evaluar el avanoe del desarrollo de un país
o una región.


Cabe indicar, para información del lector, que
el disco compacto que acompaña este informe
contiene los anexos a los que se hacen mención
en este capítulo.


1 1.2 METODOLOGÍA
Para fines de la descripción que se hace en
este capitulo, la mortalidad infantil se divide
en: mortalidad neonatal, que comprende la
mortalidad que ocurre dentro del printer mes
de vida (desde el nacimiento hasta antes de
cumplir los 28 dias), y mortalidad postneonatal,
que se refiere a la mortalidad que ocurre entre
el momento de cumplir 28 días de nacido y el
correspondiente al primer cumpleaños (Rnstein et
aL, 2006). Las defunciones ocurridas de los 12 a los
59 meses cumplidos se definen como mortalidad
en Ia niñez y las defunciones de menores de 5
años (0 a 59 meses), como mortalidad en menores
de 5 años (Rustein etal, 2006).


Los datos del presente capitulo fueron obtenidos
durante la aplicación de los formularios: Mujeres
en edad fértil (MEF) y Salud en Ia niñez, cuya


1mm Il: Salud sexual y reproductiva


informante fue la madre o cuidadora principal
(Anexos B y C). Los datos provienen de la historia
de embarazosynacirnientos de las madres, en los
últimos 5 años, es decir de julio 2007 a junio 2012,
e investigan las siguientes variables en cada uno
de los nacidos vivos: sexo, fecha de nacimiento,
supervivencia, edad del niño, fecha de muerte y
edad al morir de ser el caso. En el Cuadro 11.1 se
muestran las secciones investigadas en el capitulo
y la población en estudio,


l 1.3 RESULTADOS


11.3.1 Niveles y tendencias de la
mortalidad


Los datos de la ENSANUPECU (Cuadro 11.2 y
Anexo 11.1) reportan que la tasa de mortalidad
infantil para el período 20012012 fue de 13 por
l 000 nacidos vivos; la neonatal, de 7 por cada
l 000 nacidos vivos; la postneonatal, de 6 por cada
l 000 nacidos vivos; la de la niñez, de 3 por cada
l 000 ninos y niñas que sobrevivieron su primer
año de vida; y la de menores de cinco años, de 16
por cada l 000 nacidos vivos.


Al comparar estos resultados con las encuestas
anteriores se obsertm una franca reducción desde
la primera encuesta (ENDESA, 1987) en todas
las tasas, lo que refleja una mejora sustantiva
en los diferentes grupos de edad, situación que
también es evidente cuando solo se compara con
la ENDEMAIN 2004, con niveles de reducción del
orden de 16, 10, 6, 2 y 19 puntos, respectivamente
(CEPAR, 2005).


En el Cuadro 11.3 se presenta la tendencia en las
tasas de mortalidad infantil, estimada con los
datos de ENDEMAlN 1994, ENDEMAIN 1999,
ENDEMAlN 2004 y ENSANUPECU 2012, por
area, región y nivel de instruoción de la madre
(Anexo l 1.2).


De este cuadro se concluye que, a nivel nacional,
de 1994 a 2012, se dio una reducción de 27 puntos


Cuadro 11.1 composición del capítulo XI, según la población de estudio


Seccion
Nacidos VlVOS de julio


Población de estudio


Número de partos de ulio
2007 alunlo 2012


Niveles y tendencias de la mortalidad
2007 alunlo 201


Diiereneiales de la mortalidad
Mortalidad perinatal
Registre de las muertas


nun: ENSANUFEul 2012 MSP/MC
Eahnnclúlr Freire we ¿mi


211




212


Enuusia National de Salud y Nulliclún


Cuadro 11.2 Tendencia en la tasa de mortalidad infantil, neonatal, postneonatal, en la niñez y en
menores de cinco años, según varias encuestas


ENDESA 1937‘ 58 36
ENDEMAIN 1989’ 53 r
ENDEJIAIN 1994‘ 40 22
ENDEMAIN 1999‘ 30 19
ENDHJIAIN 2004 29 17


22


18
11
12


ENSANUT-ECU 2012 13 7
‘Solo se incluyen Costa y Sierra [se excluyen Amazonía y Galápagos).


6


Munrmdad ¡n/nmil. Muertes antes de cumplir l año por cada l ollo nacidos vivos
Munnr umurual Muencs antes de cumplir 29 dias por cada l noo nacidos vivos.
Mcnnluaaporyneonaynl. Muertes después de 2a dias y antes «te cumplir un aim por aida l ooo nacidos vivos.Mcnnluaacn la niñez. Muertes después de lana y ¡nos de cumplir 5 años por cada l ollo que cumplen su primer año.
Mcnnluaacn menores dc sanar Muertes antes de cumplir 5 años por cada l ooo nacidos vivos.
num». BENIIFEGJ 2m 2. NSF/INK).
zlunurnliuzrrurewe cul.


en la tasa de mortalidad infantil, siendo mayor
esta reducción en el area rural en comparación
con la urbana (34 y 19 puntos, respectivamente).


Del mismo modo, se observa que, al comparar la
Sierra con la Costa, la mayor reducción se dio en
la Siena con 35 puntos. Cuando se compara por
el nivel de instrucción de la madre, a diferencia
de los hallazgos más frecuentes, se observa que la
mayor reducción en la tasa de mortalidad infantil
se dio en las mujeres con menor educación
(educación primaria), siendo más evidente
en los últimos ocho años, posiblemente como
producto de las mejores condiciones de vida que
ha experimentado toda la población en general y
la población de los niveles más pobres


l 1.3.2 Diferenciales de la mortalidad


El Cuadro 11.4 presenta las tasas de mortalidad
infantily de menores de cinco años, desagregadas
por área, región, subregión, nivel de instrucción
de la madre y grupo étnico, estimadas con los
datos de la ENSANUTECU 2012 (Anexo 11.3).
De este cuadro se desprende que, en relación
con la mortalidad infantil, el área rural (18/ l 000)
presenta las tasas más altas con relación al área
urbana (ll/l 000).


Al desglosar la irtformación por subregión, la
Sierra mral tiene la tasa más alta, seguida de la
Costaruml (22/ 1 000y 16/ l 000, respectivamente).
Por etnia, sobresale con la tasa mas alta el grupo


Cuadro 1 1 .3 Tendencia en la tasa de mortalidad infantil, 1994- 2012, por área, región y nivel de
instrucción de la madre


Característlcas ENDEMAl N
seleccionadas


ENDE MN N‘ l G99:19v
lj6lB9»5€94) (3394 2 9


ENDEMAIl 004 Ells/lyurlzecrl 2012


Urhana 30 22 28 11
Rural 52 4D 32 18


Sierra 47 34 35 12
Cima 32 26 27 14


Ninguno 79 51 48 "


Primaria 44 35 36 1B
Secundaria 33 25 24 14
Superior 1 1 1 1 16 8


4 Solo se incluyen Costa y siern. (se cxduyen Amazonia y Galápagos].- Bajo uumeru de usos pam calcular el indicador.
men; BDEMNN 2004. (FAR; ENSANUFEGJ 2012. MSP/liza.
aluminium Frelre we. mi




montuviu (22/1 000), y por quintil económico, el
Q4 y Q5 presentan las tasas más bajas (7/1 000 y
11/ 1 000, respectimmente).


Con relación a la mortalidad de menores de cinco
años, llaman la atención los niveles más altos en
el área nual (23/1 000), en particular en la Sierra
nual (32/1 000). En cuanto al nivel de instrucción,
aquellas madres con el nivel más bajo presentan
las tasas más altas (22/1 000) y, con relación a la


Ïmno Il: Salud sexuai y reprodumiva


etnia, el grupo indigena presenta las tasas más
altas (25/ l 000), datos que son consistentes con lo
obsenmdo en otros indicadores.


En el anexo l 1.3 se presentan, además, las tasas de
mortalidad neonatal, posrneonatal y de la niñez
(l a 4 años). Esta información debe ser utilizada
con cautela, debido al bajo número de casos que
reporta la encuesta.
El Cuadro 11.5 presenta los mismos indicadores


Cuadro 11.4 Mortalidad iniantil y en menores de cinco años, por área, región, suhregión, nivel de
instrucción, grupo étnico y quintil económico. ENSANUT-EGU 2012


CÍÍÏÏiiÍlP
men‘ imantii En menores de 5 años N‘ de narimierwtiis


n“5107


‘Bajo númuo de casos par: calcular el indimdor.Mortalidad infantil. Muertes antes a: cumplir l aim pnl 12d: l non nacidos vivos.
Mortalidaden matan-x de 5 año: Muertes amzs de cumplir 5 años por cada l ooo nacidas vivos
num: ENSANUFEGJ 2012. IISPIINEC.
anar-siii: FnáIeWB. mi.


213




Encuaïa National de Salud y Nutrición


Cuadro 1 1.5 Mortalidad infantil y en menores de cinco años, por sexo, edad de la madre,
orden de nacimiento e intervalo entre nacimientos. ENSANUT-ECU 2012


Cararterlsïiras , En lnenores de
sel lclorladas "mmm 5 años N‘ de narllnlenlos


Hombre 14 16 5 614
Mlier 1 2 1 7 5 480


< 2D 13 13 2 327
20-M 1 4 1 6 5 696
30-39 I 1 20 2 732
40-49 ’ ’ 339


I 9 9 3551
2-3 14 16 5102
4-6 12 22 893
7 o más 21 33 1548


< 2 años 23 26 1 31H
2 y 3 años 20 26 2 745
4omásaños 9 13 3416
Primer mcimierltn 9 9 3 551


‘Bajo númao de casos pan calcular el indimdor.Monolioool irfizntil. Muertes antes a: cumplir l aim pm md: l non nacidos vivos
2 1 4 Monoliaoolou mcnams de 5 años. Muertos antes de cumplir 5 años por cada I ooo nacidas mmsnun»: BISIWIFEGJ 2m 2. NSP/INEC.


ano-sin: FiáleWB. cul.


Cuadro 1 1 .6 Tasa de mortalidad iníantil neonatal, postneonatal y en menores de cinco años,
por caracteristicas del embarazo y el parto


Cmmermmïs lnlamll Neonatal Poslneonatal E” "lenores w deselecclorladas de 5 años naclnllentos


I f‘ liimestle 3 3 6 8 6 I 19
2."n3.'trinlestres 5 5 11 11 2769
Ninguno 4 4 E a 502


Institucional 7 4 4 B 8 447
casa 9 4 4 9 1 249


SI 24 1 7 E 24 1 01 0
No 5 2 3 6 8 767


Muy pequeño 23 19 4 23 474
Pequeño 1 1 4 6 1 2 1 567
Mediano o grande 5 2 3 6 7 397


Monolioool irfizntil. Muertes antes a: cumplir l aim pm md: l non nacidos vivosMonolioool rleonamL Muertos antes de cumplir 29 días por cada l ono nacidosvivus.
Manalidadpasrnmnaral. Mumes después de 2a diasy ams de cumplir un aim pclr cada l nou nacidos vivos.Monoliaoolou mcnams de 5 años. Muertos antes de cumplir 5 años por cada I ooo nacidas mms.
nun»: BISAMIFEGJ 2m 2. NmlllEc.
ano-sin: FiáleWB. cul.




desglosados por sexo, edad de la madre, orden
de nacimiento e intervalo previo al nacimiento.
De este cuadro se deprende que en cuanto a la
mortalidad infantil, los hombres presentan una
tasa mayor que las mujeres (14/1 000 frente a
12/1 000). Asimismo las mayores tasas están en
las madres más jóvenes (20 a 29 años). Cuando se
observa la distribución por orden de nacimiento,
en las mujeres que tienen más lujos, la tasa es
mayor. Así, cuando la mujer tiene solo un hijo, la
tasa es 9/ l 000, mientras que cuando tiene siete o
mas, esta sube a 21/1 000. Finalmente, cuando se
desglosa por intervalo previo, la tasa más alta está
en el grupo de menores de dos años (Anexo 11.4).
Al desglosar los indicadores por caracteristicas del


Tomo Il: Salud sexual y leplfldllcllva
embarazoy el parto (Cuadro l1.6yAnexo 1 1.5), se
puede establecer que la mayor tasa de mortalidad
infantil y mortalidad de menores de cinco años se
da en el control prenatal durante el periodo del
embarazo, del 2."y3." trimestres.


Por prematuridad, aquellos que fueron
prematuros son los que presentan las tasas más
altas tanto para la mortalidad infantil, como para
la mortalidad de menores de cinco años, asi como
en relación al tamaño al nacer. Aquellos más
pequeños son los que presentan las tasas más
altas (Cuadro 11.6).


El Cuadro 11.7, en donde se reporta la mortalidad


Cuadro 1 1 7 Mortalidad infantil, neonatal, poslneonatal y en menores de cinco años, por provincia.
ENSANUT-EGU 2012 (periodo 2002-2012)


14


18
18
35
62
14
19
13
20
6
8
20
13
16
18


Napo 16
Pastaza 13
Pilálimha 16
Tllngnhlia 13
Zamora Chinchipe 7
Galápagos 21
Sucumbíos 9
Drdlana 15


Santo Domingode los 13Tsachilas
Sama Hana 20
ouilo 6
ülayaquil 13


17


1 9
24
35
62
1 8
23
1 3
20
8
13
24
19
1 8
21
20
1G 933
32 356
13 649
9 822


22
14 998
22


15 993


25 782
8
15 729


Mortalidad infantil Muertes antes de cumplir l año por cada l «no nacidos vivos.
Mortalidad mondial. Muertes antes de cumplir 29 dias por cada l ocn nacidos vivosMortalidad pasmmrrrrml Muertes después de 2x dias y antes de cumplir un año por cada l ano nacidos vivos.
Mortalidad cn nrmoras dos mias. Muertes antes de cumplir 5 años por (nda l ooo nacidos vivos
nun: Eusmllrflll 2012, MSP/IEC
Hamachi: Freire wa. emi


215




216


Enuusta National de Salud y Nutrición


Cuadro 11.8 Mortalidad perinatal por área, nivel de instrucción y edad de la madre al nacimiento.
ENSANUT-ECU 2012


Caracteristicas
wmmnadas Tolai ¡iennatai


" Nacio ¡huerto Murio entre0»? dias de edad N‘ “e PM“
11198


‘Bajo número de casos pam calcular el indicador.


Urbano 1 6 1 0 5 6 324
Rural 1 7 1 D 7 4 874


Ninguno ‘ * * 21 3
Primaria 1 7 1 1 7 4 1 M
Secundaria 1B 12 6 5153
Superior 12 7 4 1 B36


< 20 16 12 4 2 344
20>29 14 7 7 5 735
3089 1 7 1 3 5 2 7GB
40-49 36 36 1 351


“Número (te nacidos muertos y muertes en los primeros 7 días (te vida (tel recién nacidos por (nda l ooo nacidos vivos en un año
determinado.
mu; BDEMAIN 2004. (FAR; EnSANUFEw 2012. MSP/lili)
amount»: Haile we em


infantil a nivel provincial, debe analizarse con
cautela debido a que el número de niños por
provincia es muy pequeño. Sin embargo, es
importante mencionar que la provincia de Carchi
presenta las tasas más altas de mortalidad infantil,
neonatal, posmeonatal y de menores de cinco
años, mientlas que Guayas, Imbabura, Zamora
Chinchipe y Quito, presentan las tasas más bajas
(Anexo 11.6).


l 1.3.3 Mortalidad perinatal


En el Cuadro 11.8 y el Anexo 11.7 se presenta la
mortalidad perinatal. A nivel nacional, la tasa
es de 16 por cada 1 000 nacidos vivos, tasa que
es 12 puntos menos que la estimada en el 2004
(28/1 000). Al observar los datos por área, la


diferencia es mínima entre ambas. Sin embargo,
cuando se desglosa por nivel de instrucción de la
madre, aquellas que alcanzaron el nivel superior
presentan las tasas más bajas (12/1 000).


Al desglosar la mortalidad por nacidos muertos
y aquellos que murieron en los primeros siete
días, se determina que, alnivel nacional, un 62.5
‘Ka representa los nacidos muertos (10/ l 000). La
tasa de mortalidad neonatal temprana de
6/ 1 000 (0—7 días) representa el 85.7 ‘X. de la tasa de
mortalidad neonatal a nivel nacional (7/1 000),
lo que indica la importancia de la mortalidad
neonatal temprana en la mortalidad infantil, tasa
que es mayor a la de 2004 (76.5 9?.) (CEPAR, 2005).


Cuadro 11.9 Porcentaje de muertes inscritas en el Registro Civil por edad al morir eI niño o Ia niña
(muertes entre julio 2007 y junio 2012). ENSANUT-ECU 2012


0-7 días
8-28 dias
1-11 meses
12-59 meses
Total


‘Menos a: 25 casos.
num». BSNUFEGJ 2m 2. NsP/INEC.
Hondón: Fráre we etal.




1mm Il: Salud sexuai y reproductiva


Cuadro 1 1 10 Porcentaje de nacimientos inscritos en el Registro civil por sobrevivencia del del niño n
la niña. ENSANUT-ECU 2012


EI
nElCÍmiQTlD


fue
sobrevivencia msm °


“Hb
Vivo 9 035 92 9 70a Ion
mmm 4o 5a 7o 10o
Tnml inscrito 9 075 92 9 77a Ion


num». BEAMJTEÜJ 2m 2. misil/INE.
Hondón: Freire WB eta].


11.3.4 Registro de las muertes


El Cuadro 1 1.9 presenta el porcentaje de muertes
de niños y niñas menores de cinco años, que las
madres reportaron como registradas (Anexo l 1.8).
En total, las madres reportaron que el 72 ‘Ka de las
muertes fue registrado, cifra que desciende al 59 96
cuando los niños murieron en los primeros 7 días.
Si bien el total de muertes registradas es superior
a lo reportado en la ENDEMAIN 2004 (68 9€), esto
indica que todavía persiste el subregjstro (CEPAR,
2005).


El Cuadro 11.10 presenta el porcentaje de
nacimientos inscritos en el Registro Civil por
sobrevivencia del rtiño o la niña [Anexo 11.9).
De este cuadro se desprende que el 92 ‘Zu de los
sobrevivientes fue registrado. Sin embargo,
cuando se trata de los muertos, el porcentaje
desciende a 58 '36. Si bien estas cifras son
superiores a las de la ENDEMAJN, 2004 (84.996
y 39.9 % respectivamente), existe todavía una


proporción de niños que no son registlados, sobre
todo, de los niños muertos (CEPAR, 2005).


1 1.4 BIBLIOGRAFÍA
CEPAR. (2005). Endemain 2004: Encuesta


Demagráfica y de Salud Materna e Infantil.
Ecuador: Centro de Estudio de Población y
Desarrollo Social (CEPAR).


WHO. (2014). Global Rtfizrence List af 100 Core
Health Indicators. Geneva: World Health
Organization (WHO).


Rutstein, S. 0. and Rojas, G. (2006). Guide ta DHS
Statistics. Demographic and Health Surveys,
Calverton, MD: ORC Macro.


UN IGME. (2014). Lei/ek and trends in child
mortality: report 2014, New York: UN Inter
Agency Group for Child Mortality Estimation
(UN IGMIE).


217






, s UD DELNIÑOCAPITULOXII Y NIÑA




Falografia"
UNICEF nscmxnon 12m 1/ 0193 ¡aman




CONTENIDO


12.1 INTRODUCCIÓN


12.2 METODOLOGÍA


12.3 RESULTADOS...


12.3.1 Toma de peso del niño (a) ..
12.3.2 Inscripción de los nacimientos.
12.3.3 Control del recién nacido(a) ..
12.3.4 Prevalencia y tratamiento de la dtarre
12.3.5 Prevalencia y tratamiento de las infecciones respiratorias agudas (IRA)
12.3.6 Tenencia y uso del carné de salud infantil
12.3.7 Inmunizacíón completa por tipo de wcuna
12.3.8 Participación del padre en asuntos relacionados con la salud del nino (a)


221


12.4 BIBLIOGRAFÍA






12.1 INTRODUCCIÓN
Durante las últimas dos décadas, la mortalidad
global en niños menores de 5 años ha disminuido
considerablemente: de más de 12 millones de
muertes en 1990, a 6.9 millones en 2011. A escala
mundial, la neumonía, la malaria, la diarrea y
el Sarampión, todas enfermedades fácilmente
prevenibles, son causa del 48 % de las muertes en
niños menores de 5 años (Bhutta et aL, 2013).


Varias intervenciones han demostrado ser
efectivas para abordar eficazmente estas
enfermedades, entre las que se encuentran
la promoción de la lactancia materna, las
inmunizaciones y el mejoramiento de la calidad
de agua y el saneamiento (Chopra e! aL, 2013).


En Ecuador, a pesar de que la mayoria de estas
intervenciones se estan implementado como
parte del sistema de salud, su cobertura y
disponibilidad a las poblaciones más pobres y
marginadas del país han sido históricamente
limitadas.


Este capitulo presenta los resultados de las
preguntas formuladas a las madres, respecto de
la salud de sus hijos e hijas nacidos vivos en los
cinco años anteriores a la encuesta (período de
julio 2007 a jlmio 2012). El capitulo analiza los
factores que influyen de forma directa o indirecta
en la salud del niño, con el objetivo de identificar
la población y/o las intervenciones que requieren
mayor atención por parte del estado y los logros
alcanzados durante los últimos años.


Ïarm Il: Salud sexual y leproducllva


El capítulo se divide en ocho secciones. [a
primera sección describe la toma del peso al
nacer y el peso al nacer de la población infantil
ecuatoriana La segunda analiza la inscripción
de los nacimientos en el Registro Civil. La
tercera presenta indicadores relacionados con
el control del recién nacido. La cuarta y quinta
secciones presentan datos relacionados con las
enfermedades que más afectan a la infancia:
diarreaeinfeccionesrespiratorias agudaslasexta
sección describe la tenencia y el uso del carné
de salud infantil. Ia séptima sección describe la
cobertura de las diferentes wactmas. Finalmente,
en la octava sección se analiza la participación del
padre en astmtos relacionados oon la salud del
niño o la niña.


El texto, los cuadros y los gráficos del presente
capitulo exponen la infomiación de manera
resumida. Para el lector que desee hacer un
análisis a profundidad, el disco compacto
que acompaña este informe contiene anexos
con información detallada sobre la población
muestral (n), la población expandida (N) y los
intervalos de confianza (IC 95 96).
12.2 METODOLOGÍA
Para el presente capítulo se empleó la información
del Formulario 4: Salud de la niña de 0 años a
menores de 5 años; Sección IV: Atención al recién
nacida, preguntas 4 y 5; Sección VI: Control del
niña: Sección VII: Enfermedad diumeica aguda
(EDA); Sección Vl]1: Infección respiratoria aguda
(IRA); Sección IX: Uso de carné; Sección X:


Cuadro 12 1 Organización del capítulo y grupos poblacionales de estudio en cada sección


Sermones
Nrños rasr menores de


rrnco arias de edad


Grupos poblacronales


Nacrdos ‘JÍVOS entre yulr y yumo 2012
Nrños la del: a 2:.‘


meses de edad
Nrñoslasr de 12 n59


meses de edad
Toma de peso al nacer y prevalencia de bajo
peso al nacer
Instripción de los nacimientos
control del recién nacido
Pnmlencia y tratamiento de la diarrea
Prevalencia y tratamiento de las infecciones
respiratorias
Tenencia y uso del carné de Iudinfantil
inmunización
Participalfión del padre en ntnsrelacionados
con h salud del niña (a)


multa: BJSNUFEGJ 2m 2. NaP/INEC.
¡Inn-tin Hare wa. etal.


223




224


Encuesta National de Salud y Nutrición


Inmunizacianea‘, y Sección XI:
padre (Anexo C). Ia organización del capítulo y el
grupo poblacional de estudio en cada sección se
presenta en el Cuadro 12.1.


12.3 RESULTADOS


12.3.1 Toma de peso del niño (a)


El peso al nacer es el determinante más
importante de las posibilidades de que un
recién nacido experimente un crecimiento y un
desarrollo satisfactorios (McCormick, 1985). Por
tal motivo, la toma del peso del recién nacido es
de vital importancia, ya que los niños (as) que
nacen con un bajo peso al nacer (menos de 2 500
gramos) presentan un mayor riesgo de morbilidad
ymortalidad infantil (McCormick MC, 1985).


En este contexto, se preguntó a las madres de los
niños (as) nacidos vivos (NV) entre julio 2007 y
junio 2012 si se tomó el peso del recién nacido al
momento del nacimiento o dentro de los primeros
siete días después del parto.


Adicionalmente, se registró el peso al nacer
de aquellos niños (as) cuyo peso al momento
del nacimiento fue registrado en el carné de
salud infantil. Los resultados de esta sección se
presentan en los Cuadros l2.2—12.4yAnexos 12.l—
l2.3b.


El Cuadro 12.2 y el Anexo 12.1 muestran la
proporción de niños a quienes, según las madres,
sí se les tomó el peso al nacer o en los primeros
siete dias después del nacimiento a nivel nacional,
por área, grupo étnico y subregión. Ia toma del
peso al nacer o en los primeros siete días después
del nacimiento fue de 89 96 a nivel nacional, de
acuerdo con el reporte de la madre. Este valor
presenta un incremento de aproximadamente 9
puntos porcentuales respecto de la ENDEMAIN
2004 (80.6 9a).


Por otro lado, se obserim que la toma del peso
al nacer es una práctica que se realiza con
mayor frecuencia en el área urbana respecto del
área rural (93.4 96 frente a 79.2 96). Ademas, al
analizar los datos por grupo étnico se evidencia
que los indigenas registran el peso al nacer en


Cuadro 12.2 Toma del peso del niño (a) al naoer o en los primeros siete días, a escala nacional, area,
grupo ¿mico y suhregión. NV de julio 2007 a junio 2012


Rua!


Indigena
Aimewamiimn
Moninvio
Mestizo, blanco y oim


Siena urbana
Sierra mml
Costa urbana
Costa rural
Amazonía umana
Amazonía mal
Galápagos
mito
Guayaquil


nun: ENSANUFECU 2012. MSP/IIED.
Ellnlúil: Fnáiewk ¿tal




menor proporción (59.7 96), que otros grupos
étnicos. Adicionalmente, los datos por subregión
muestran que la loma del peso al nacer es
considerablemente más baja en la Amazonía nJral
(74 96) y en la Sierra mral (75.8 96), respecto de las
demás subregiones del pais (Cuadro 12.2 y Anexo
12.1).


El Gráfico 12.1 y el Anexo 12.2 muestran la
proporción de toma del peso del niño (a) al nacer
por quimil económico y nivel de educación de la
madre. De este gráfico y este anexo se desprende
que la toma del peso alnacer incrementa amedida
que el quintil económico mejora (Q1: 76.6 96
frente a Q 596.6 96). Esta tendencia se mantiene al
desagregar los datos por nivel de educación de la
madre, en donde se evidencia que la loma de peso
al nacer es más alta entre hijos (as) de mujeres con
mayor nivel de educación (Anexo 12.2).


Peso al nacer


El Anexo l2.3b y el Cuadro 12.3 muestra la
prevalencia de bajo peso al nacer (< 2 500 g) de los
NV de julio 2007 ajunio 2012 registrado en carné
de salud infantil, desagregado por características
seleccionadas. De este cuadro y este anexo se
desprende que a escala nacional, la prevalencia
de bajo peso al nacer (<2500 gramos) es de
6.8 96. Al analizar los datos por área de residencia
se observa que la prevalencia de bajo peso al
nacer es ligeramente más alta en el área ru.ral
(7.0 96), respecto del área urbana (6.2 96).Por
otro lado, cuando el análisis se realiza por grupo
étnico, se evidencia que los afioecuatorianos
son los más afectados por el bajo peso al nacer
(10.2 96), en comparación con indigenas (8.7 96),


Gráfico 12 1 Ïnma del peso del
de ¡ulio 2007 a ¡uni 2012


Ïalnn Il: Salud sexual y repmducuva


montuvios (8.3 96) y mestizos, blancos y otros (6.5
96). En lo que respecta a la subregión, se observa
que la Siena ru.ral (8.8 96) y la Sierra urbana (8.2
96), son las subregiones del pais que presentan
las prewalencias ma's altas de bajo peso al nacer
(Cuadro 12.3).


El Cuadro 12.4 y el Anexo l2.3b muestra el peso
del niño (a) al nacer por nivel de educación de
la madre y quintil económico del hogar. Cuando
el análisis se efectúa por nivel de educación de
la madre, llama la atención que la prewlencia
de bajo peso al nacer (< 2500 g) es menor entre
hijos (as) de mujeres sin estudios (1.3 96), respecto
mujeres con mayor nivel educativo. Sin embargo,
esta diferencia se podría deber al poco tamaño de
muestra en dicha categoría de análisis (n:53), por
lo que los hallazgos deben ser interpretados con
cautela.


Por otro lado, al desagregar los datos por quinfil
económico no se obsenm una tendencia clara
respecto de la prevalencia de bajo peso al nacer.
Asi, la prewalencia de bajo peso al nacer en el
quintil más pobre difiere en apenas 0.3 puntos
porcentuales respecto del quintil de mayores
ingresos económicos (7.5 96 frente a 7.8 96)
(Cuadro 12.4).


El Gráfico 12.2 y el Anexo l2.3b muesua la
prevalencia de bajo peso al nacer por provincia.
De este Gráfico y este Anexo se desprende que
las provincias que registran las prevalencias más
altas de bajo peso al nacer son Boliwr (15.8 96),
Pichincha (15.3 96) y Tungurahua (10.4 96).


ño (a) al nacer o en los primeros siete días, por quinfil económico. NV
100 96.0 96.6


59.0 94'” 89-0
80 76.6


É 5oflo
5 4ons
É°‘ 2o


o
cn (Pobre) a2 a3 (Intermedio) a4 a5 (Rico) Total


Ouinfileourlimioo
Hulk EMSANUFECU 2012. MSPIINEC.
Ellnlúil: FIáIeWB. mL


225




Ennuesïa Nadunai de Saiud y Nutrimún


Cuadro 12.3 Peso del niño (a) al naoer, a escala nacional, por área, grupo éhrico y subregion. NV de ¡ulio
2001 a junio 2012


Indígena


Momuvio
Mesiimbianooymo


Sierra urbana
Sierra nnl
Costa urbana
Cosla rural
Amazonia Llhana
Annzonia rural
Galáilüans
Quim


226 Guayaquil
Hulk ENSANUFECU 2012. MSP/IIED.
Ellnlúir: Fnárewk ¿mi


Cuadro 12.4 Peso del niño (a) al nacer por nivel de educacion de la madre y quintil económico. NV de
julio 2007 a junio 2012


Ninguno
Primarü inoornueïa
Primaria oompleia
Secundaria inoornpleia
Secundaria completa
www/posgrado


01(Pohre)
02
Oqlniemiedio)
04
WWW)
Tmal


num: BEANUÏHXJ 2012. MSP/IIED.
Hamachi: Freire m. em




¡um Il: Salud sexual yreproducuva


Gráfico 12 2 Prevalencia de bajo peso al nacer (< 2 500 g), por provincias. NV de ¡ulio 2007 a junio 2012


Hulk EMSANUFECU 2012. MSP/NEC.
manana: FreireWE. aut


12.3.2 Inscripción de los nacimientos


De los nacimientos ocurridos entre julio de 2007y
junio de 2012, se preguntó alas madres si después
del nacimiento habian inscrito a su hijo (a) en
el Registro
se presentan en los Cuadros l2.5-l2.6, y Anexos
12.442,6. Se obsenm del Cuadro 12.5 y el Anexo
12.4 que el 92.1 ‘X. de las madres reportaron haber
inscrito a su hijo (a) en el Registro


En la ENDEMAIN 2004 el porcentaje de
inscripción reportado fue de 84.9 '36, con lo
cual se evidencia un incremento de 7.2 puntos
porcentuales en la inscripción de nacimientos
en el transcurso de 8 años. Al desagregar los
datos por área de residencia, se obserm que la
inscripción de nacimientos es ligeramente mayor
en el área nual (93.2 '36), respecto del área urbana
(91.6 '36). Por otro lado, con respecto del grupo
étnico, el Cuadro 12.5 y el Anexo 12.4 muestra
que los afioecuatorianos y montuvios registran
los porcentajes más bajos de inscripción de
nacimientos (79.3 %y89.2 96 respectivamente), en
comparación con indigenas (92.1 '36), y mestizos,
blancosy otros (93.0 '36).


El Gráfico 12.3 y el Anexo 12.4 muestran la
inscripción de nacimientos desagregado por
provincia. De este Gráfico y este Anexo se
desprende que las provincias de Esmeraldas,


Los Ríos y Zamora Chinchipe presentan
los porcentajes más bajos de inscripción de
nacimientos del país (80.9 '36, 89.1 ‘JE, 88.9 96,
respectivamente).


Al desagregar los datos por quintil económico
se obsenm del Anexo 12.5 que la inscripción de
nacimientos es menor en el quintil más pobre
(83.6%), y difiere en 5.9 puntos porcentuales
respecto del quintil de mayores ingresos
económicos (95.5 '36). Al comparar estos resultados
con los obtenidos en la ENDEMAIN 2004 se
evidencia que en la población perteneciente
al quintil mas pobre ha habido un aumento de
la inscripción de nacimientos de 10.6 puntos
porcentuales, pasando de 79 ‘K; en 2004 a 89.6 ‘K;
en 2012.


Adicionalmente, en el Anexo 12.6 se evidencia
que la inscripción de los nacimientos es menor
entre mujeres que tienen menos de 20 años al
momento del parto (89.6 9€), respecto de mujeres
de mayor edad. Adicionalmente, se ohsenm que
la inscripción de nacimientos no rmría de fonna
importante nipor el sexo del niño (a), ni por orden
de nacimiento.


12.3.3 Control del recién nacido(a)


El control del recién nacido(a) es la oportunidad
para monitorear que el niño (a), particularmente


227




Enuusla Nadunal de Salud y Nulliclürl


Cuadro 12.5 Inscripción de los nacimientos en el Registro civil a escala nacional, por área, grupo étnico
y subregión. NV de julio 2007 a ¡unio 2012


92.1


91.6


Rumi 93.2


Indígena 92.1
Afmecmtnriam 79.3
Manluvin 89.2
Meálizos blan’ 93.0y otros


Siena urbana 93.3
Siena Iuml 94.0
costa urbana 91.2
costa Iuml 93.2
Amazonía urbana 92.1
Amazonía rural 91.5
(hlápagns 95.2


228 Ouiln 94.6
Guayaquil 86.1


num». BlSMllFEGJ 2m 2. NSWINEC.
Hardin: Fmïe WB. mi.


Gráfico 12.3 Prevalencia de inscripción de nacimientos, por provincia. NV de julio 2007 a ¡unio 2012


.« o _
' ‘


Sama = a


Inscripción de nalfimienlos
2 91 ‘Ka
80-90 ‘lí-
ZND


num». BSNUFEGJ 2m 2. NSWINEC.
Hardin: Fmïe WB. mi.




Yann Il: Salud sexual y repmducllva


Cuadro 12.6 concurrencia al primer control de salud a escala nacional, por área, grupo étnico y
suhregión. NV de julio 2007 a junio 2012


Urhamfilial
Indigena


Momuvio
mestizos, hlamos y altos


Sierra urbana
Sierra rural
Costa urbana
cnsla rural
Amazonia urbana
Anuznnia rural
Galápagos
Cluilo
Guayaquil
mui; BEAMJTERJ 2012 Ani/INK).
¡normar Frelre wa. em


durante los primeros dos años de vida, se
encuentre ganando un peso apropiado para su
edad, y esté creciendo adecuadamente (OMS,
2008). Además, los controles del recién nacido
permiten asegurar que la madre del niño (a)
reciba consejería a fin de promover prácticas
adecuadas de lactancia materna y alimentación
complementaria, así como la administración de
vacunas, suplementación con micronutrientes,
y prevención de enfermedades comunes como
la diarrea y las infecciones respiratorias agudas
(IRA). Según las normas del MSP, el primercontrol
se debe realizar durante el transcurso del primer
mes de vida y mantenerse periódicamente hasta
cumplir 5 años de edad. Los resultados de esta
sección se describen en los Cuadros l2.6—12.ll y
Anexos l2.7—l2.l2.


El Cuadro 12.6 y el Anexo 12.7 muestran la
concurrencia al primer control de salud del
recién nacido (a) de acuerdo a características
seleccionadas. El 97.7 ‘K; de los niños a escala
nacional recibieron por lo menos un control
médico después del nacimiento. Además, se
observan porcentajes de concurrencia al primer


control de salud, superiores al 95 '36 en todas las
categorías de
El Cuadro 12.7 y el Anexo 12.7 muestran la
condición del salud al primer control del
recién nacido(a) a escala nacional, por área de
residencia y grupo étnico. la proporción de niños
sanos al momento de la visita es de 50.8 '36 a escala
nacional y se ubica 15.3 puntos porcentuales por
encima de la reportada por la ENDEMAIN 2004
(75.5 '36). Estos datos permiten inferir que para el
2012, hubo un incremento sustancial en el control
del nino sano, en comparación con el 2004. Por
otro lado, al desglosar los datos por grupo étnico,
se observa que la proporción de niños sanos que
acudieron al control al momento de la visita es
menor en población indígena (89 9B) y montuvia
(86.8 '36), respecto de las demás grupos étnicos
(Cuadro 12.7).


El Cuadro 12.8 y el Anexo 12.7 muestran la edad
al primer control del recién nacido a escala
nacional, por área y grupo étnico. El 30.7 ‘K. de los
niños (as) a escala nacional tuvieron su primer
control en el transcurso del primer mes de edad.
Al comparar estos resultados con los obtenidos


229




230


Ennuesïa National de Salud y Nutrimún


Cuadro 12.7 Condición de salud al primer control del recién nacido (a), a escala nacional por área y
grupo émioo. Nll de julio 2001 a junio 2012


Bond mm de salud del rem


Estaba entermo P“? ” m‘ us NF.mn


naudo al pmmer rontml
Subtotal Snu»


Nm vo control


nun: ENSANUFECU 2012. MSP/IIED.
Hannah: Fraïewa ¿mi


por la ENDEMAIN 2004 se observa un incremento
de 11.3 puntos porcentuales en la concurrencia al
primercontrol durante el primer mes de vida en el
transcurso de 8 años (ENDEMAIN 2004: 79.4 9B).


Por otro lado, al analizar los datos por área de
residencia se obsenm que la proporción de
niños(as) que durante el primer mes recibieron su
primer control es menor en el área rural (87.9 9K»),
respecto del area urbana (91.9 '36) (Cuadro 12.8), al
igual que los montuvios e indígenas, con relación
a los otros grupos étnicos.
El Cuadro 12.9 y el Anexo 12.8 muestran la edad
al primer control del recién nacido(a) por nivel


Urbana 7.4 9o 5 o 1 2.o 99.0 mu 5 472
mm 5.4 91.5 u.2 2.9 97.1 10o 4 199


Indigena 5.7 s9 o o 7 4.5 95.5 mu 1 591
Almewamriam 4.a 93.3 o 1.9 93.1 10o 437
Momuvio 9.1 36.8 o 5.1 94.9 mu 257
Mmm‘ “m” s 9 91 1 u 1 1 9 9a 1 10o 7 335y olms ' ' ' ' '


de instrucción de la madre y quintil económico.
Se obsenm que el control del recién nacido en
el uanscuxso del primer mes de vida aumenta a
medida que el nivel de instrucción de la madre, y
el quimil económico del hogar incrementan.


1233.1. Lugar de atención al primer
control del recién nacido


El Cuadro 12.10yelAnexo 12.10 muesuan el lugar
de atención al primer control del recién nacido(a)
a escala nacional, por área, grupo étnico y
subregión. A escala nacional, el primer control se
efectúa en mayor proporción en las instalaciones


Cuadro 12.8 Edad al primer conlrol del re n nacido(a) a escala nacional, por área y grupo émioo.
Nll de julio 2001 a junio 2012


derrames Sub a alrontrol ‘mm


Indigem
Alroemamriano 50.0 35.6 3.9 42 4.4 1.9 93.1 10o 437
Mmfluvio 55.9 31.9 5.1 2.o 0.o 5.1 94.9 10o 257
Mmmm“ 47s 441 39 19 05 19 931 10o 7335


Hllll HENUÏÉW 2m Z ÁÑ/MC.
Huamán: Here WB. Hal.




Yann Il: Salud sexual y repmducïlva


Cuadro 12.9 inmunización completa por iipo de vacuna a escala nacional, por área, grupo émico y
suhregión. Niños de 12 a 23 meses de edad, con o sin carné de vacunación que viven
con la madre.


Ninguno 31.1


Prirrmria incompleta 36.2
Prirmnia complet 42.0
Swindaria incom-
pm 49.1
Seuimhria completa 50.0
Superior/posgrado 59.0


m (Pobre) 35.2
a2 46.5
aa (Intermedia) 50.2
a4 46.3
O5(Rico) 53.5
rata 46.9


men: Bsmrmm 2m z NWANEC
adornar: Here wa. Hai


del Ministerio de Salud Pública (MSP) (79.1 '36),
seguido de las clinicas y consultorios priwdos
(13.6 9€), en mucho menor proporción (Gráfico
12.5). La ENDEMAIN 2004 reporta que el
74.1 ‘JG de los controles se realizaron en el MSP,yel
17.4 '36 en clínicas o consultorios priwdos, lo cual
muestra que ha habido un alunento de 5 puntos
porcentuales en el uso de servicios de salud del
MSP en el trascurso de 8 años.


Por otro lado, se puede apreciar que el uso de
servicios del MSP para atención al primer control
es menor en áreas urbanas (74.5 '36), respecto de
áreas rurales (89.4 9B). Por el contrario, el uso de
clínicas privadas es mayor en las áreas urbanas
(16.5 9B), en relación con las áreas rurales (7 '36)
(Cuadro 12.10); pero en ambos casos predomina
el uso de servicios del MSP.


Gráfico 12.4 Lugar de atención al primer control del recién nacido a escala nacional. NV de ¡ulio 2007
a ¡unio 201 2


11]]


m
79.1


30
70


g 60


¿á 5o
É
g


40
e 3o


2D 13.6‘° J
m


o _ _ _ -_MSP Clinica o cmsultonu mms "
privado


‘¡ESS/SSC, Fundación ono, paneus, juntade neneficenda, “¡GW de ¡“mónno sabe no responde.
mn; BEAMJTEIIJ 2012 Aral/INE.
alemana: Here wa. eur


231




Encuesta National de Salud y Nutrición


Cuadro 12.10 Lugar de atención al primer control del recién nacido(a) a escala nacional, por área,
grupo émico y suhregión. NV dejulio 2007 a ¡unio 2012


79.1 2.7


Urbano 74.5 3.0
Riml 59.4 1.9


Indígena 94.5 1.9
Afroemahiriano 58.9 1.8
Mnlmlvio 86.5 1.0
Mestizo blanco' 75.3 2.9y aim


Sierra urbana 77.6 2.5
Sierra mal 59.6 2.3
Com urbana 77.7 1.3
Oosla mal 57.7 1 l]
Amazonia urbana 88.2 1.3


232 Arnamria rural 96.7 1.1el Galápagos 83.7 1.5
Iluiin 59.2 6.4
Guayaquil 69.6 2.7


‘lndllye junta a: benefioenda, filndación y panm.
num: ENSIWIFEGJ 2012. iISP/INEC.
aun-fin: FnáreWB. mi.


Al analizar los datos por subregión, se obsenm
del Cuadro 12.10 y el Anexo 12.10 que el uso de
los servicios del MSP es mas bajo en Guayaquil
(68.6 '36) y Quito (69.2 96), respecto del resto de
subregiones del país. Por otro lado, se obserm que
la Sierra urbana, Costa urbana, Quito y Guayaquil
presentan los porcentajes más altos de atención al
primercontrol en clínicasyconsultorios privados.


Al desagregar los datos por grupo étnico, se
evidencia que los indigenas acuden en mayor
proporción a instalaciones del MSP para atención
al primer control del recién nacido (94.5 9K»),
respecto de afioecuatorianos (88.9 '36), montuvios
(86.5 9K»), y mestizos, blancos y otros (76.3 96)
(Cuadro 12.10).


ElCuadro 12.11 yelAnexo 12.11 muestlan el lugar
de atención al primer control del recién nacido
por nivel de instrucción de la madre y quintil
económico del hogar. La atención al primer
control del recién nacido(a) en instituciones


del MSP disminuye a medida que aumenta el
nivel de instrucción de la madre, así oomo el
quintil económico del hogar. Por el contrario, el
uso de clinicas y consultorios privados aumenta
conforme se incrementa el ingreso familiar, y el
nivel de instrucción de la madre.


12.3.4 Prevalencia y tratamiento de la
diarrea


A escala mundial, las enfermedades diarreicas
son una de las principales causas de mortalidad
y morbilidad en niños menores de 5 años.
Cada año se producen 2 000 millones de casos
de enfermedad diarreica en todo el mundo, y
aproximadamente un millón y medio de niños
mueren por esta causa (WHO, 2009). Durante un
episodio de diarrea, se pierde agua y electrolitos.
Cuando estaspérdidasnoserestimyen,seproduce
deshidratación, la cual constituye la amenaza más
grave de las enfermedades diarreicas.




Yann Il: Salud sexual y repmducwa


Cuadro 12.11 Lugar de atención al primer control del recién nacido(a) por nivel de instrucción de la
madre y quintil económico. NV de julio 2007 a junio 2012


Tuial 79.1


Ninguna 96.3
Pvirmiia
imoirpleia
Prirnariacnmpleïa 89.9
Sewnthria
inwmpleh
Secundaria
completa
Superior/pugna 48.9


95.2


51.6


75.5


m (Pobre) 94.5
a2 39.7
O3 (Intermedio) 83.2
Q4 67.8
a5 (Rico) 42.7


nun: Emmnem 2012 ¡Inn/Mc
atenuar: Freie wa. mi


En países en desarrollo, por lo general, la diarrea
se produce como consecuencia de la exposición
a alimentos o agua contaminados. Así, una
proporción significativa de las enfermedades
diarreicas pueden prevenirse mediante el acceso
al agua potable y a servicios adecuados de
saneamiento (WHO, 2009).


Por otro lado, la diarrea es una de las principales
causas de malnutrición en rtiños menores de
cinco años. La malnutrición aguda o emaciación,
y la enfermedad diarreica conforman un círculo
vicioso: una enfermedad aumenta la probabilidad
de la otla y su gravedad, y viceversa. Así, los
niños que mueren por diarrea suelen padecer
malnutrición subyacente, lo que les hace más
vulnerables a presentar enfermedades diarreicas
(Guerram etaL, 2008).


l2.3.4.l Prevalencia de diarrea


Con el objetivo de medir la prewalencia de diarrea,
se preguntó a la madre si el niño (a) habia tenido
algún episodio de diarrea en las dos semanas
que precediemn la encuesta, entre los lujos e
hijas actualmente vivos menores de 5 años de
las mujeres entrevistadas. Los resultados de esta


sección se presentan en el Cuadro 12.12 y Anexos
121342.15.


El Cuadro 12.12 y el Anexo 12.13 muestran la
prevalencia de diarrea entre los niños y niñas
menores de cinco años, clasificada de acuerdo
a los síntomas asociados a su gravedad, a escala
nacional, por área, grupo étnico y subregiórL A
escala nacional el 11.8 '36 de los niños (as) menores
de cinco años presentaron diarrea; de los cuales
el 3 % tuvieron diarrea con deshidratación grave.
Estasprevalenciassoninferioresen9fly33puntos
porcentuales respectivamente, a las obtenidas en
la ENDEMAIN 2004 (Diarrea: 21.7 ‘K: Diarrea
con deshidratación grave: 6.3 96). Estos datos
evidencian que la prewalencia de diarrea en niños
menores de 5 años, ha disminuido en el periodo
20041012.


Al analizar los datos por área de residencia, se
obsenm del Cuadro 12.12 y el Anexo 12.13 que
la prevalencia de diarrea en niños (as) menores
de 5 años es ligeramente mayor en el área
nrral (13 9K»), respecto del área urbana (11.3 '36).
Adicionalmente, se evidencia que la prevalencia
de diarrea es más alta en la Amazonía urbana y
nrral, en comparación con el resto de suhregiones


233




234


Encuesta National de Salud y Nutrimún


Cuadro 12.12 Prevalencia de diarrea en las últimas dos semanas, clasificada de acuerdo a los síntomas
asociados a su gravedad que lueron identificados por la madre, a escala nacional,
por área, grupo étnico y suhregión. lll! de julio 2007 a ¡unio 2012


RLIaI


Indigena
Almewamiiam
Momuvio
Meslizn, blanco y ulm


Siena urbana
Siena rural
Costa urbana
Com rural
Amazonía urbana
Amazonía mal
Galápagos
mito
Guayaquil


Hulk ENSANUFECU 2012. MSP/IIED.
Ellnlúil: FnáreWE. aut


del país Asi mismo, los datos por grupo étnico
muestran que los indígenas y los afroecuatorianos
presentan las mayores tasas de diarrea (14.7 '36 y
14.9 ‘¡la respectivamente), respecto de los demas
grupos étnicos del país.


El Grafico 12.5 y el Anexo 12.13 muestran la
prewlencia de diarrea desagregada por provincia.
las tasas más altas de diarrea en niños menores
de 5 años se registran en las provincias de Napo
(21.5 96), Zamora Chinchipe (20.5 9€), Orellana
(18.2 9€), Esmeraldas (18.2 '36), Pastaza, (16.8 '36), y
Cotopaxi (16.7 '36).


Con respecto de la prevalencia de diarrea
desagregada porquintil económico, elAnexo 12.14
yel Grafico 12.6 muestran diferencias importantes
entre categorías de análisis. Así, la prevalencia de
diarrea en niños (as) pertenecientes al quintil mas
pobre es 3.6 puntos porcentuales mayor respecto
de niños (as) del quimil de mayores ingresos
económicos (13.5 '36 y 9.3 96, respectiwamente).


En lo que respecta a la prevalencia de diarrea
desagregada por edad del niño se ohserim del
Grafico 12.7 y el Anexo 12.15 que la prevalencia
de diarrea alcanza su valor máximo al alcanzar
el año de vida (19.5 9K») y luego decrece. Este
comportamiento es similar al observado en
la prevalencia de retardo en talla en niños
ecuatorianos menores de 5 años, que alcanza su
valor máximo al cumplir el año de vida (32.6%),
con lo cual se evidencia la relación existente entre
infección y desnutrición (Freire et aL, 2014) y
además el período en que el niño se mueve con
independencia.


12.3.42 Número promedio en días que
duró la diarrea y número
promedio de episodios de diarrea
por día


Los resultados de esta sección se presentan en
los Cuadros 12.13 y 12.14 y Anexos 12.16—l2.18.
El Cuadro 12.13 y el Anexo 12.16 muestran el




Yann Il: Salud sexua! y reproducllva


Gráfico 12.5 Prevalencia de diarrea por provincia. NV de julio 2007 a junio 2012
Rune: ENSANUFECU 2012. MSPIINEC.
Ellnlúir: FnáreWB. mi.


Gráfico‘; 2.6 Prevalencia de diarrea por quinlil económica. NV dejulio 2007 a junio 2012
14 13-5 1m 235¡Z 11.3 m 11.3 n}


É: 1a 9-9
.5 aoe a
É 4


2
a m (mare) a2 03 (lnlumedio) a4 a5 (Nim) Total


Ruth: ENSANUPECU 2012. MSPIINEC.
auiml “WWW


Ellnllúir: FnáreWB. emi.


Gráfico 12.7 Prevalencia de diarrea por edad del niño (a). NV de julio 2007 a junio 2012
25


2|] 19.2


g 15
15.2


É '22 11.5


É
1a


E3 6.9


5


l]
l]—5 Él 2 1223 Zkïlñ 569 Tmnl


Grupo ne man (m)
Furl: BEAMITERI 2012 Mal/WEG.
mansión Halle wa. em




236


Encuesta National de Salud y Nutrición


Cuadro 12.13 Promedio de dias que duró Ia diarrea y número promedio de episodios de diarrea por
día a escala na onal, por grupo étnico y subregión. NV de julio 2007 a junio 2012 con
diarrea en las últimas dos semanas


Total


Indigena
Afroecimtoriam
Nloniuvio
Mestizo, hhneo y otro


Siena urbana
Siena rural
Costa urham
costa rural
Amazonía urbana
Amamnh rural
Galápagos
Oliin
(iuayaquil


num». BiWliFEGJ 2m 2. NsP/INEC.
nur-sin: han: we. mi.


número promedio de dias que duró la diarrea
y el número promedio de episodios de diarrea
por día a escala nacional, por grupo étnico y
subregjón. En promedio, la diarrea dura 3.6 días,
con 4.8 episodios de diarrea por dia Estos datos
muestran que ha habido una disminución en la
duración promedio de la diarrea respecto de lo
reportado por la ENDEMAIN 2004, que ha pasado
de 4.2 días, en 2004, a 3.6 dias, en 2012.


Al desagregar los datos por grupo étnico
y subregión se obsenm que los niños (as)
pertenecientes a la etnia indigena y el grupo
afroecuatoriano, presentan en promedio una
mayor duración de la diarrea (4.1 y 4.9 dias
respectivamente), en comparación con niños
(as) de otros grupos étnicos. Adicionalmente,
el análisis por subregión revela que la duración
promedio de la diarrea en niños (as) menores de
5 años oscila entre 2.5 y 4 días entre las distintas
subregjones del país, destacándose Quito y la
Costa nrral por presentar, en promedio, la mayor
duración de diarrea (4 dias).


El Cuadro 12.14 y el Anexo 12.17 muestran el
promedio de días que duró la diarrea y el número
promedio de episodios de diarrea por día,
desagregado por quintil económico y nivel de


educación de la madre. Los hijos (as) de madres
con educación superior presentan en promedio
la menor duración de diarrea (2.7 dias), respecto
de madres con un menor nivel de educación.
Sin embargo, no se obserm una relación entre el
nivel de instrucción de la madre y el número de
episodios de diarrea por día


Por otro lado, al desagregar los datos por quintil
económico, no se obsenmn mayores diferencias
en la duración promedio de la diarrea, entre las
distintas categorías de análisis.


12.3.43 Tratamiento para la diarrea


Se preguntó a la madre acerca de la búsqueda
de tratamiento para la diarrea de sus hijos (as)
menores de 5 años y sobre el tipo de tratamiento
que le proporcionó. Específicamente se preguntó
sobre el uso de plantas medicinales, antidiarreioos,
antibióticos, sueros de rehidratación oral (SRO),
suero intravenoso y purgantes. Además, se
preguntó a la madre sobre el lugar o la persona
donde las madres acudieron o consultaron
primero sobre la enfennedad.


En cuanto al tratamiento, la información no
discrimina si los niños (as) recibieron uno o mas




Yann Il: Salud sexual y repmducuva


Cuadro 12.14 Promedio de días que duró la diarrea y número promedio de episodios de diarrea por dia
por qui il económico y nivel de instrucción de la madre. NV dejulio 2007 a junio 2012
con diarrea en las últimas dos semanas


a1 (Pobre)
a2
a3 (lmemiedio)
a4
a5 (Rico)


Ninguno
Prirrnria imompieia
Primaria cnmpleia
Semndaria inwmpieb:
Secundaria completa
Superior/posgrado
Total


man: BENIJTEUJ 2m 2. ml/INEC.
narración: Freire WB. m1


tratamientos. Por lo tanto la información puede
indicar que no necesariamente se tomó una
sola acción. Los resultados de esta sección se
presentan en los Cuadros 12.15 y 12.16 y Anexos
l2.l9—l2.2l.


El Cuadro 12.15 y el Anexo 12.19 muestran el
tratamiento recibido para la diarrea a escala
nacional, por área, grupo étnico y subregíón. El
88.4 ‘K; de los niños (as) a escala nacional recibió
algún tipo de tratamiento para la diarrea, y entre
aquellos que recibieron tratamiento, el 73.9 ‘Ji’:
de las madres consultó con alguien en relación
con la enfermedad. Los tratamientos que se
admirrisuaron con mayor frecuencia fueron SRO
(45.8 9K»), antibióticos (43.4 96) y antidiarreicos
(42.4 96).


Al comparar estos resultados con los obtenidos en
la ENDEMAJN 2004 se obsenm que la proporción
de niños que recibieron tratamiento para la
diarrea disminuyó 3 puntos porcentuales respecto
del 2012. Por el contrario, el porcentaje de
mujeres que consultaron con alguien acerca de la
enfermedad aumentó en 14 puntos porcentuales
(ENDEMAIN: 91.4 ‘X. recibió tratamiento, y 59.9%
de madres consultaron con alguien sobre la
enfermedad).


Por otro lado, se obserim que la proporción de
niños(as) querecibieronalgúrrtipo detratamiento
es similar entre áreas urbanas (87.2 96) y rurales
(90.8 '36), así como la proporción de madres que


consultaron con alguien sobre la enfermedad
(Urbana: 74.8 9€, Rural: 72.3 '36) (Cuadro 12.15).
Con relacronalporcentaje de niños que recibieron
tratamiento, así como sobre el tipo de tratamiento
recibido, desagregado por grupo étnico y
subregión, se obsenmn diferencias importantes.
Así, los niños (as) de etnia afroecuatoriana son los
que en menor proporción recibieron tratamiento
para la diarrea (83.6 '36), en comparación con los
demás grupos étnicos (Cuadro 12.15 y Anexo
12.19).


Al obsenmr el tipo de tratamiento recibido
llama la atención que el uso de purgarrtes
es considerablemente más alto entre
afroecuatorianos (18.6 96), en comparación con
los demas grupos étnicos (Cuadro 12.15).


Con respecto de la subregión, se evidencia que el
uso de antibióticos para tratamiento de la diarrea
es más alto en la Costa urbana y rural, así corno
en Guayaquil. Con respecto de los sueros de
rebidratación oral (SRO), su uso es mas alto en el
área urbana (Suero oralycasero: 73.7 9K»), respecto
del área rural (Suero oraly casero: 58.1 ‘¡(1) (Cuadro
12.15).


El Cuadro 12.16 y el Anexo 12.20 muestran el tipo
de tratamiento recibido para la diarrea por nivel
de instrucción de la madreyquintil económico del
hogar. La proporción de madres que consultaron
con alguien respecto del tratamiento a la diarrea
alunenta con su nivel de educación. Además, se


237




Ennuesïa Mañana! de Samd y Nullimm


i:
m;
gsm


¡sentia


umzíg


es


suwszázm


ÏÍE


mmm


tm


ms


É.


mmm


ms


m2


a2


B.“


m2


mm


mm


Nim


3.155


«.2


.3


im


N2


EN


m
a


m
.3


m
.9


q.
E


ws


ed


3


2a


2a..


q:


Z


od


3:


E:


od


m:


tom


Hm


9.3


2


om


ws


39.53


e.
_.s


m._.


m._.


q:


En


3


m.
5


EN


EN


Q3


H2.


mmm


Hmm


Es.


mEcmmE<


0.2


3


m.m


m.
É


m:


Hm


0.3


mmm


E:


Hmm


0.3


me


QE


235


¿c222


más


Hm


qc


a3


es


2


msm


F.
5


n:


3m


m.»


ms


Q3


EE


s5


S:


mm


H—


H3


En


fm


3m


2m


HE


Hem


92


o:


H8


23.5


sus


o.
É


3


É


H3.


es


mm


Hmm


mmm


m.
a


0.3


tm


o:


Ia


EE


25m


mmm


É


2


mi


En


É


o:


H
a


«mm


En


ms


3m


msm


Es...


n56


q:


Hm


im


«.3


c?


2


c3


msm


EN


5a


qm


mmm


msm


0...;


02m3


65mm:


tw»


3


3


«.8


H3


o...


QE


«Í


2m


H3.


ms


a


2o


932.52


És


H9


É


Em


Hmm


E


N?


9.2.


EN


Hmm


E:


8


mmm


Eaísumofi


H
K


Hm


É


«.3


Ham


3


es


2m


Hem


«S


3


E


v8


«nous;


mas


_..m


_.._.


H
5


En


3


mi.”


EN


m2


q:


_.s


sm


es


Es:


q:


2


É


n:


m?


Hm


msm


f3


m;


n:


ms


m8


msm


ase:É


23.21.».


E:
3.:


asïamflmfi
238


n55


EE_mmziuus.


k


5:5


es...
E


mias


A


EE


Cïïm


mnEEam
m2.


EEE...
mu.
E


mutua
:3


mSm


____==_m


seem


a__=_uu
>z


592...;
>


auES


n25


¿En
.2.


__n=____un=


«¡unam


matan
2


En;


Éeue


a=_u_E5n._._.


mvmF


EEG




239


Salud sexnax y vemmmw


it


Ésa;


¿sa-aim


"Es?


EE


zuwszazm


IEEE
.:_.5._.:.:nu.
E.


a2


3


eN


«N.


22


S


E.


qa


wNN


«.8


E


es


t:


Se


EN


E


S


EN


má.


3


a2


SN


es


n:


2


5


q;


.82.
8


EN


Nm


E


«.3


qa


3


q:


qa


IN


N8


E


É


2.


a


É


á


3


3..


ma.


NN


Q3


I:


SN


__s


S


sN


EN


«Nsész:
8


EN


NN


3


q:


2..


B.


3..


EN


EN


N?


É


SN


Ia


Na


q:


2


2


s...


2..


É


h:


N:


EN


q:


2


ms


EN


Ene.
a


o...»


q...


o...


a3


EN


qe


Se


Q2.


SN


E...


q...


m:


N3


esgaenzcfinam


NE


S


NN


2m


É.


...N


Q3


EN


E:


3


2


NE


es


season


Ngsssm


qt


Z


E


Q3


NE


E


3m


q?


«NN


q:


3


3


NS


aguas...


¿asas


EN


m.“


I


o?


N2


NN


NNN


EN


EN


Nx


3


8m


m3


sgnesgsecN


NS


3


o...


EN


N?


3


q:


m.8


SN


En


0.2


N:


ws


«sagas


.555


mi


S.


2


es


E


NN


Q3


qe


2


NN»


E


.2


q:


25.5:


QQEuEÉ:


_ban_EuEu_


M25


oziámoï.


úcua:w_____:<


..._.__=_<


c:


:8


o=zmcou


1
N:


22553


m2.


mnEEc
un.
:0


3ta.“.


:8


NEN


2:3
a


NSN


e__=_
ou
>z


¿«gpazouo


55....
>


EvNE
2
2.


5.2.2.2.
uu


.2...
han


«EEE
E


«En


QUE?!


OÉBESE...
o


ñmr


cago




240


Encuesta Mariana! de Saiud y Nutrición


observa que el uso de medicinas, plantas y otros
remedios caseros se encuentlan asociados con
un menor nivel educativo, mientras que el uso
de sueros de rehidratación oral (SRO) aumenta
conforme mejora el nivel de instrucción de la
madre.


Al analizar los datos por quintil económico, se
observa que la terapia de rehidratación oral es
utilizada en mayor proporción por madres del
quintil económico más rico (63.9 '36), frente al
41.1 ‘K; de madres del quintil de menores ingresos
económicos (Cuadro 12.16).


Con respecto del tratamiento recibido para la
diarrea, desagregado por tipo de diarrea, se
observa del Anexo 12.21 que la proporción de
niños que recibieron tratamiento, así como la
proporción de madres que consultaron con
alguien sobre la enfermedad es mayor entre
aquellos niños que presentaron diarrea con
deshidratación grave.


lZ.3.4.4 Lugarypersonas donde las
madres oonsultaron primero para
aliviar la diarrea de sus hijos


Los resultados de esta sección se muestran en el
Cuadros 12.17 y 12.18 y Anexos 12.22—l2.24. El
Cuadro 12.17 y el Anexo 12.22 muestran el lugar
o persona donde las madres consulraron primero
para aliviar la diarrea de sus hijos, a escala
nacional, por área, grupo étnico y subregión. A
escala nacional la mayor proporción de consultas
se efectuaron en oenrros de salud del MSP
(40.4 9B), seguidas por clinicas o consultorios
priwados (24.9 '36).


Con respecto del área de residencia, se obsenm
que de forma general, steun mayor uso de los
servicios del MSP en el área rural respecto del
área urbana. Por el contrario, el uso de clinicas y
consultorios privados es mayor en el área urbana.
Al desagregar los datos por etnia, se observa que
las madres pertenecientes a la etnia indígena son


Cuadro 12.17 Lugar o persona donde_las madres oonsultaron primero a escala nacional, por area,
grupo ¿mico y suhregio NV de julio 2007 a junio 2012 con diarrea en las últimas dos
semanas cuyas madres hicieron una consulta


40.4 2.7


35.5 2.5
Rilal . 49.8 3.0


Indigena 54.8 0.9
Aimewamiimn 47.5 0.0
Mormrvio ‘ ‘


Mesiizn, blanco
y mm 37.8 2.8


Siena urbana 35.9 2.7
Siena mIaI 6.6 50.7 2.5
Com urbana 20.8 36.3 5.9
(ma rural 13.6 48.3 4.4
Amazonía urbana 21.7 39.6 1.6
Amazonía nral 9.3 57.0 2.5
Galápagos " ‘ ‘


mill) 2.6 33.1 0.9
Guayaquil 23.3 30.0 0.0


‘Menos de 25 usos"incluye FEAkPnIicíz. segun: social campesina junta de bmefioencia y om;
nun: ENSANUFECU 2012. MSP/IIED.
Hannah: FnáIeMIE. ¿mi




Yann Il: Salud sexual y repmdmliva


Cuadro 12.18 Lugar o persona donde las madres oonsultaron primero por quintil económico y nivel de
instrucción de la madre. NV de julio 2007 a ¡unio 2012 oon diarrea en las
últimas dos semanas cuyas madres hicieron una consulta


Ninguno " *


Primaria
inoonpieta
Primaria completa 10.8 1.5
Secmdarh
inoonpieta
Secundaria
completa
Siperiurlpnsgladu 3.3 17.1 4.7


15.5 0.0


19.2 40.0 1 .7


14.6 42.7 5.0


m (pobre) 12.2 53.4 1.4
02 15.6 43.4 3.a
a3 (intennedin) 13.9 321.5 1.a
a4 12.2 25.0 5.a
a5 (rioo) 6.7 14.9 1.5
Total 13.5 40.4 2.7


‘Menos de 25 (¡sos
"incluye mmwauda, segun: social campesina junta a: bmefioencia y om;
Hulk EMSANUFECU 2012. MSP/IIED.
Ellnlúir: FnáreWE. mi


lasqueenmayorproporciónrealizansusconsultas
en dependencias del MSP. En lo que respecta a
la subregión, se evidencia que la proporción de
consultas en servicios del MSP es mayor en la
Amazonía urbana y rural en comparación con las
demás subregiones del pais (Cuadro 12.17).


El Cuadro 12.18yel Anexo 12.23 muestran el lugar
o persona donde las madres consultaron primero
respecto del tratamiento de la diarrea, por quintil
económico y nivel de instrucción de la madre.


la proporción de consultas que se realizan en
dinicas y consultorios primdos incrementa
conforme aumenta el nivel de educación de la
madre (Gráfico 12.8). Por el contrario, la consulta
en instalaciones del MSP es mayor entre mujeres
con menor nivel educativo, así corno entre los
quintiles de menores ingresos económicos.


A las 74 madres que no consultaron con alguien
para aliviar la diarrea de sus hijos se les preguntóla
razón principal de no hacerlo. El 61.3 ‘K; respondió
que no lo consideró necesario, 3.7 96 por descuido
y 9.8 ‘¡la por falta de dinero (No se muestran los
datos).


12.3.45 Alimentación con líquidos y
comida sólida durante el episodio
de diarrea más reciente


Con el propósito de analizar los hábitos y
comportamientos de la población ante los casos
de diarrea, se preguntó a las madres si habían
modificado la cantidad de comida y de liquidos
que normalmente dan al niño (a) frente a un
episodio de diarrea. Los resultados de esta sección
se presentan en el Cuadro 12.19 y Anexos 12.25—
12.27.


El Gráfico 12.9 y el Anexo 12.25 muestran la
proporción de alimentación con liquidos y
comida sólida durante el episodio de diarrea mas
reciente a escala nacionaL La proporción de niños
que reciben mas cantidad de liquidos durante un
episodio de diarrea es 67.4 96. Al comparar estos
datos oon los reportados por la ENDEMAIN 2004
se observa que la administración de liquidos
durante el episodio de diarrea más reciente
alunentó en 12.6 puntos porcentuales respecto
del 2004 (ENDEMAJN: 54.8 9a).


Con respecto de los alimentos sólidos, 5.3 ‘K. de los
niños reciben más cantidad de alimentos sólidos
durante un episodio de diarrea, 57 ‘K; de niños


241




242


Prevaiemxa


('70)


Prevalencla


("lo


Ennumla Nadunai de Saiud y Nulliciútl


Gráfico 12.8 Lugar donde las madres consultaron primero por nivel de instrucei'n. NV de julio 2001 a
junio 2012 con diarrea en las últimas dos semanas cuyas madres hicieron una consulta


Illosrilalesyoenlrusmsalidllfl’ Itlíninasyeunsimritnprivadns
Prinnia enmplela


59.2sm .
51.5


72-7 21 a
2M 25"


192 - 19.2 H5
23.1


Seulidaria incompleta


mms‘


573


secumia mmm
livel deedlimlitir de Emilie


‘Incluye FFAkPolida, segun: señal campesino, lannacia n nana y junta a: bmefiocncia y ona.
nun: ENSANUFECU 2012. MSP/IIED.
armani: FreireWE. aut
reciben menos cantidad de alimentos sólidos
durante un episodio de diarrea, y 37.7 '36 reciben
la misma cantidad de alimentos sólidos que antes
de un episodio de diarrea (Gráfico 12.9).
El Anexo 12.26 muestra la alimentación con
líquidos y sólidos durante el episodio de diarrea
más reciente por nivel de educación de la madre
y quintil económico del hogar. Se observa que la
administración de liquidos y alimentos sólidos
aumenta durante el episodio de diarrea, a medida
que el nivel de educación de la madre incrementa.


Por otro lado, no se obsenm una tendencia clara al
analizar la administración de líquidosy alimentos
sólidos desagregados por quintil económico del
hogar.


El Cuadro 12.19 y el Anexo 12.27 muestra la
alimentación con líquidos durante el episodio de
diarrea más reciente desagregado por gravedad
de la diarrea. La proporción de niños que
recibieron mayor cantidad de líquidos aumenta
cuando la diarrea presenta deshidratación grave
y no grave (Diarrea sin deshidratación: 30.2 '36;


Gráfico 12.9 Prevalencia de alimentan n con líquidos y eomida sólida durante el episodio de diarrea
más reciente, a escala nacional


I líquidas I Sólidos


67.4


57.0


37.7


27.6


Más cantidad Menos ¡Entidad


Alimentaráón con liquidos y emitida sólida dllranla al episodio de diarrea más lenieille


Raul: Eusnrurflll 2012. MSP/NEC.
Elmldúrr Freie WE. em


La misma ¡Entidad que le daba




Ïamn Il: Salud sexual y repmdutïllva


Cuadro 12.19 Alimentación con l uidos durante el reciente episodio de diarrea por edad, sexo y
gravedad de la diarrea del niño (a). NV de julio 2007 a ¡unio 2012 oon diarrea en las
últimas dos semanas


lWlÉlS Nienos
hqmdos hquxdosCantxdad de


aumentos hquxdos


La nnsma
cantxdad


que le daba


Sin deshidratación
con deshidratación nu grave 75.4 4.7 20.0 0.0 100 776
Con deshidratación grave 70.4 7.5 22.1 0.0 100 326
Trial 67.4 5.0 27.6 0.0 1m 1 318


num: BJSNIIFEGJ 2m 2. NsP/INEC.
Enrlfin: Fráre WB. etal.


Diarrea con deshidratación no grave 75.4 '36; y
diarrea con deshidratación grave 70.4 9B). Estas
prevalencias son mucho mayores a las registradas
en la ENDEMAIN 2004 en donde la proporción
de niños que recibieron mayor cantidad de
liquidos durante el último episodio de diarrea sin
deshidratación, diarrea con deshidratación no
grave y diarrea con deshidratación grave fue de
28.7 96, 62.3 ‘K; y 52.5 ‘Ka respectiwmente.


12.3.5 Prevalencia y tratamiento de las
infecciones respiratorias agudas
(IRA)


En países en vías de desarrollo, como el Ecuador,
las infecciones respiratorias agudas (IRA),
especialmente la neumonía constituye una de
las principales causas de muerte en los niños (as)
menores de 5 años (Hardelid et aL, 2014). Esto
debido a que ocasionan pérdida del apetito y
desgastes alimentarios que pueden ser asociados
directamente oon el inicio o el empeoramiento de
un proceso de desnutrición.


El diagnóstico temprano y el tlatarniento
con antibióticos pueden prevenir una gran
proporción de las muertes por IRA/neumonía.
Adicionalmente, estas infecciones son la razón
más frecuente de consulta externa pediátrica y de
hospitalización.


l2.3.5.l Prevalencia de las Infecciones
respiratorios agudas (IRA)


En esta sección se analiza la prevalencia de
las infecciones respiratorias entre niños (as)
menores de 5 años de edad, dos semanas previas
a la encuesta, y su clasificación de acuerdo a los
síntomas de gravedad. Los resultados de esta
sección se presentan en los Cuadros 12.20 y 12.21
yAnexos 122842.30.


El Cuadro 12.20, el Gráfico 12.10 y el Anexo
12.28 muestran la prevalencia de infecciones
respiratorias a escala nacional por area, grupo
étnico y subregjón. A escala nacional el 43.6 96 de
niños (as) presentaron infección respiratoria y el


Gráfico 12.10 Prevalencia de lniecciones respiratorios, por clasificación de la enfennedad,
según area de residencia.
I Neumnnía grave I Neumnnía Sihilanráas I Tos n resiriadn y enlerlnedad grave Solo los o reiriadn


se
45


g w.3 35 9.1 9.4
g a,


¡.4


n.É 25 m2" 9.4 m1 1.115
1o


5
o Total Urbana Rural


mn; BSAMITEUJ 2012 Mmmm. Área
morada: Freire wa. em


243




244


Encuesta Mariana! de Salud y Nutrición


Cuadro 12.20 Prevalencia de ¡menciones respiratorias en las últimas dos semanas de acuerdo a los
sintomas asociados a su gravedad identificados por la madre a escala nacional,
por área, grupo étnico y sub región. NV de julio 2007 a ¡unio 2012


Rural


Indígena
Afroecuatnnam
Moniuvir:
Meslizn, blanca y ctm


Sierra urbana
Siena rural
Costa urbam
costa rural
Amazonía urbana 5.7
Amamnh rural 3.2
(ialápagns 1.2
Olfln 2.3
Guayaquil 10.7


num». BSNIIFEGJ 2m 2. m/INEC.
zunnsúnznamwa. mi.


7.5 ‘Día tuvieron neumonía grave. Al comparar estos
resultados con los reportados en la ENDEMAIN
2004 se obsenm que en el transcurso de 8 años
estas prewalencias no han variado de forma
importante (ENDEMAIN 2004: Infecciones
respiratorias: 42.3 96; neumonía grave: 8.3 9K»).


Con respecto del área de residencia se obsenm
que el porcentaje de niños (as) que presentaron
infecciones respiratorias es mayor en el área
urbana (45.5 '36), en relación con el área
ru.ral (38.8 '36). Por otro lado, la prevalencia de
neumonía grave es ligeramente mayor en el area
ru.ral (8 '36), en relación conl área urbana (7.2 9B)
(Gráfico 12.10).
Al analizar los datos por subregióny grupo étnico
se observa que las infecciones respiratorias
son más frecuentes en la Costa urbana y rural,
(60.6 ‘Día y 58.1 %, respectivamente), así como
en Guayaquil (56.2 96). Con respecto del grupo
étnico, la prevalencia de infecciones, incluyendo
a la neumonía grave, es más alta en población
infantil montuvia (66.2 96), respecto de los demás
grupos étnicos Por otro lado, se evidencia que los


indígenas son la etnia menos afectada por este
tipo de infecciones (28.6 '36) (Cuadro 12.20).


El Cuadro 12.21 y el Anexo 12.29 muestran la
prewalencia de infecciones respiratorias por nivel
de educación de la madre y quintil económico.
Ia prevalencia de infecciones respiratorias no
muestra una tendencia definida de acuerdo con
el nivel de instrucción de la madre. Sin embargo,
llamala atención quelaprevalencia de infecciones
respiratorias es más baja entre hijos(as) de madres
sin nivel de instrucción Debido al poco tamaño
de ¡nuestra en dicha categoría de análisis (n:169),
los resultados deben ser tomados con cautela.


Con respecto del quintil económico, se evidencia
que la prewalencia de infecciones respiratorias
no van'a de forma importante entre los quintiles
l y 4; y desciende de en el quintil más rico. Por
otro lado, con respecto de la nelunonia grave, la
prewalencia en la población infantil perteneciente
al quintil más pobre es 3.1 puntos porcentuales
mayor, en comparación con el quintil de mayores
ingresos económicos (10.4 % frente a 7.3 9B).




Yann Il: Salud sexual y reproductiva


Cuadro 12.21 Prevalencia de intecciones respiratorias en las últimas dos semanas de acuerdo a los
síntomas a ¡ados a su gravedad que fueron inidentificados por la madre, por nivel
de instrucción de la madre y quintil económico. NV de julio 2007 a ¡unio 2012


Ninguno 9.1
Primaria incompleta 8.7
Primaria completa 8.2
Secundaria incompleta 5.6
Secundaria completa 6.5
Swan/posgrado 7.3


01 (pobre) 10.4
nz 5.3
a3 úmennedio) 3.1
a4 4.5
05 (rico) 7.3
1m 7.5


num». BSNUFEGJ 2m 2. IJSWINEC.
Hardin: Fráre WB. mi.


En lo que respecta a la edad del niño, el Anexo
12.30muestraquelaprewlenciadeenfermedades
respiratorias es ligeramente más alta entre niños
de 0 a 5 meses de edad (47.2 96), respecto de
niños(as) de otros grupos de edad.


12.3.52 Duración de las infecciones
respiratorias agudas (IRA)


Los resultados de esta sección se presentan en el
Cuadro 12.22 y los Anexos 123142.33. El Cuadro
12.22yelAnexo l2.32muestraelnúmeropromedio
de dias que duraron las infecciones respiratorias
agudas, a escala nacional, porquinril económicoy
nivel de instrucción de la madre. En promedio, las
infecciones respiratorias agudas duran 6.2 dias a
escala nacional. Esta cifra es menor a la reportada
en la ENDEMAIN 2004 en donde la duración
promedio de las infecciones respiratorias agudas
fue de 7.3 días. Adicionalmente, se obsenm que la
duraciónpromedio delasinfecciones respiratorias
agudas disminuye conforme aumenta el nivel
de educación de la madre, así como el quinfil
económico del hogar.


Por otro lado, no se obserwan wriaciones
importantes en la duración promedio de las
infecciones respiratorias agudas al desagregar los
datos por área, subregión y grupo étnico (Anexo
12.31).


Con respecto de la edad del niño, el Anexo
12.33 muestra que la duración promedio de las
infecciones respiratorias agudas no wría de
forma importante, aunque se evidencia que en
promedio la duración es más baja en el grupo de
0 a 5 meses (5.2 dias) en comparación con niños
mayores de 5 meses de edad.


12.3.53 Tratamiento recibido para las
infecciones respiratorias agudas
(IRA)


Los resultados de esta sección se presentan
en el Cuadro 122342.24 y los Anexos 12.34—
12.36. El Cuadro 12.23 y el Anexo 12.34 recoge
la información de la acción de la madre sobre
la presencia de las infecciones respiratorias, la
misma que no necesariamente se refiere a una sola
acción por separado, ya que pudo haber tomado
más de una acción almismo tiempo. El cuadroyel
anexo también muestran el tratamiento recibido
para las infecciones respiratorias agudas a escala
nacional, por área, grupo étnico y subregión. A
escala nacional 31.7 '36 de los niños (as) recibieron
algún tipo de tratamiento, y 72.1 ‘Ji’: de las madres
consultaron con alguien con respecto de la
enfermedad. Se observa además, que 67.2 ‘K;
de los niños (as) recibieron algún remedio
casero; 57.9 ‘X: recibieron medicina para la fiebre;
47.4 96, antibióticos yr, el 42.8 96 recibió algún
desoongestionante.


245




246


Elimina National de Salud y Nutrición


Cuadro 12 22 Número promedio de días que duraron las IRA por quintil económico y nivel de instrucción
de la madre. NV de julio 2007 a ¡unio 2012 con IRA en las últimas dos semanas


Ninguno
Primaria incompleta
Primaria completa
Secundaria incompleta
Secundaria completa
Superior/pomada


m (Pobre)
02
a3 (Intennedio)
a4
os (Rico)
Total


num: ENSANUFECU 2012. MSPIINEC.
Enlnfin: FnáIeWB. mi.


Al desagregar los datos por area, se observm que
la proporción de niños (as) que recibieron algún
tratamiento y de madres que consultaron con
alguien es ligeramente mayor en el área urbana
respecto del área mral. Por otro lado, respecto del
tipo de tratamiento recibido se obsenm que los
remedios caseros y los descongestionantes son
usados en mayor proporción en el área urbana
(remedio casero: 68.3 96; descongestionantes:
44.8 96) respecto de al área rural (remedio casero:
64.6 96; descongestionantes: 37.5 96).


Por otro lado, el análisis de datos por grupo
étnico muestra que las madres pertenecientes a la
etnia montuvia son las que en mayor proporción
lucieron algo para aliviar la los de sus hijos
(as) respecto de otros grupos étnicos (94.7 96),
mientras que las madres mestizas son quienes
mas consultaron con alguien sobre la enfermedad
(74 '36) (Cuadro 12.23).


Con respecto de la subregión, se obserim que en
Galápagos (97.3 96), la Costa urbana (95.5 96),
y la Costa rural (95.2 96), los niños recibieron
tratamiento para la IRA en mayor proporción
(97.3 96) que el resto de subregiones del país.
Además, se ohsenm que la proporción de
madres que oonsultaron con alguien es mayor
en Galápagos (78.9 96), y menor en Quito (64.3 96)
(Cuadro 12.23).


Con respecto del tipo de tratamiento recibido,
se evidencia que el uso de remedios caseros,


descongestionantes, antibióticos y medicinas
para bajar la fiebre es considerablemente mayor
en la Costa urbana, Costa rural y Galápagos
respecto del resto de subregiones del pais (Cuadro
12.23).


El Anexo 12.35 muestra el tipo de tratamiento
recibido para las infecciones respiratorias agudas
por quintil económico y nivel de instrucción de la
madre.Alanalizar los datosporquintil económico,
los datos no evidencian una tendencia clara. Por
el contrario, con respecto del nivel de instrucción
de la madre, se observa que el porcentaje de
niños (as) que recibieron tratamiento incrementa
conforme el nivel de educación de la madre
aumenta (Grafico 12.12). Asi mismo, en el Grafico
12.11 se obsenm que la proporción de madres que
consultaron con alguien incrementa en madres
con instrucción superior (82.8 96).


El Cuadro 12.24 y el Anexo 12.36 muestran
el tratamiento recibido para las infecciones
respiratorias agudas desagregado por edad y sexo
del niño. De este cuadroyeste anexo se desprende
que la proporción de madres que consultaron con
alguien respecto de la enfermedad disminuye
a medida que incrementa la edad del niño. Así,
el 80.8 96 de madres de niños de 0 a 5 meses
consultaron con alguien frente al 69.6 96 de
madres de niños de 36 a 59 meses. Además, se
observa que la proporción de consultas aumenta
conforme mayor es la gravedad de los sintomas
asociados a la IRA. Por otro lado, no se obsenmn




Ïtlm Salud sexua! y repmducnva


247


¿gig
a
5a


zaázfizm
¡Elm


NR


m6


o


wz


Q9


q.
E


En


«.9


m9


c8


Évïám


q:


n.:


E


«.3


ws


«.5


3m


2:


u:


es


¿.5


más


3


o


E...


«.3


má,


E...


Q3


5


es


85523


m.
E.


m.»


v;


adn


mi»


«.8


En


Q9


es


Eb


3::


¡Eng


a8


qm


3


En


a9


0.5


Se


Q9


En


«.8


22:.


w255


añ»


e.»


o...


0.3


3m


«.2


Qu»


0.9


2m


N3


3.::


58


«.2


3


3


<8


3m


E?


«d»


S"






2.2:.


No8


9.3


m...


n...


o.
B


0.5


EN


m8


9.3


s...


És


3::


«toi


H5


En


n;


m5


i?


«No


En


H9


Se


«.5


EEE:


5:06


QE.


E.


no


06m


9.3


Q3


má.


WC


8BN


2o


2.a>


855


.58:


“.8


ed


3


son


“.8


Se


m5


qu“


B7


n:


asasí


0.8


e.»


m...


06m




En


0.5


EL


N3


9.3


a=u___8u=ooc=<5522.


E


2.5:.


rczs?


e


u____=___1..J


senza


aíézsmP


umEELEE
2


._m_>__m


ES
una


59.2%.


«EEE


«mas


mSmEum


m2.


mmEE:
m2
E


S:


En


«EN


_._==._
m


Bou


nzzïu


>z.=_.._um._n=m
>


anís


San


¡Pi
.5;


__m=n_um=


«¡una
m


S:
m_


En;


n_._n_um._


sÉEflmfi
8,5


casó




Ennuesïa Naduna! de Sam y Nullimm


i:
m;
es:


38.35


325m2


.22


28.5593


¡Elm


É


2


2


msm


É.


qu.


msm


q:


m3m,


s.
5


.58.


K


2.


No


QB


q?


c5


Se


Q2


3—


Q5


.535


Ss


.3


2


msm


2..


3..


m8


n:


o;


m5


Egeo:


Q8


É


md


m8


f3


in.‘


msn


É


N3


En


3.8


2x


3


N
d


m.
5


m.
E


«.3


«.3


«.2.




es


8.a


ms


3


m
d


m8


2


3


s
¿o


E:


ZR


2m


3.3


É


É


2


es


«.3


es


es


«a


3


«.8


Í


2a


fm


2


2m


s.
S


N3


Se


8


mi


n:


E.


Zm


É


ño


qa


adn


m.
S


m.
E


es


É


2m


952m2
o
8.


9.3


.


.


.


.


.


.


.


.


.


una»
su




3


2


ms


m3


3m




É


E


<8


..E.._=:..E__s.:.sh


sss


3


2


mso


v3


m?


NE


E


se


En


E25
2m


u:


3


2.


m3


Q8


.3


es


es


3o


Q3


«ERES:


esa


acusan:


E95
m.


2a.:


EL


.


.


in;
En__


5..
.5.




:8


Bamboo


ugwEÉÉw
m.


._«_>__«


«E.


92m


c222:


3.62:


«San


«acusan


m2.


masas
m2
E.
<5


:8


NSW


EE:m


NSW


9:32.
>z


248




Prevalencia


("lui


Inma Il: Salud sexnai y reproductiva


Gmfico 12.1 1 Tratamiento recibido para la IRA por nivel de instrucción de la madre.
I Hizn algo pam aliviarle Ialns I consultó om alguien por esta enfcrmedad


100 95 992.2 -
9o 90.7 90.4 91.4 aaa
ao 77.2 72.5 72.2
7° s“ 65.4
so 57.1
5o
4o
3o
2o
1o
o Sin esmdios Primaria Primaria securmia Secundaria Superior! posgrado


inmmpleta Colnpleta incompleta Completa


num». BJSNIIFEGJ 2m 2. NsP/INEC.
agustin: Fráie WB. mi.


mayores diferencias al desagregar los datos por
sexo del niño.


12.3.54 Lugar o personas donde las
madres consultaron primero


Alas madres que consultaron con alguien sobre la
infección respiratoria de su hijo (a) se les preguntó
el lugar o persona donde las madres consultaron
primero. Los resultados de esta sección se
presentan en el Cuadro 12.25 y 12.26 y los Anexos
12.37— 12.39.


El Cuadro 12.25 y el Anexo 12.37 muestra que a
escala nacional el 43.9 96 de las madres efectuaron
la consulta sobre la infección respiratoria de
su hijo (a) en centros de salud del MSP; 23.4 9L
en clinicas o consultorios privados; 13.9 96 en
Hospitales o maternidades del MSP; 7.8 96 en
farmacias o boticas, 3.6 96 en centros del IESS/
SSC, y 7.4 96 en otros.


En la ENDEMAIN 2004 se reporta que el 48.4 9L
de madres consultaron en algún establecimiento
del MSP y el 30.1 96 en una clínica o consultorio
privado. Estos porcentajes muestran que en el
transcurso de 8 años ha habido u.n aumento de
9.4 9?. en el uso de los servicios del MSP, así como
una disminución de 6.7 ‘X: en el uso de clinicas y
consultorios privados respecto del 2004.
Por otro lado, se observa que las consultas en
servicios del MSP son mayores en el área rural
(68.8 96), en relación conl área urbana (53.6 96).


Además, se evidencia que las subregiones que
presentan los porcentajes más altos de consultas
en Hospitales o centros de salud del MSP son la
Amazonía rural (73.3 96) y la Costa nrral
(73.7 9K»), mientlas que los porcentajes más bajos
se presentan en Quito (44.2 96), y Guayaquil (51.1
ez.) (Cuadro 12.25).


El Cuadro 12.26 y el Anexo 12.38 muestra el
lugar o personas donde las madres consultaron
primero sobre la infección respiratoria de su
hijo (a), por nivel de instrucción de la madre y
quintil económico. La proporción de consultas en
servicios del MSP disminuye conforme aumenta
el quintil económico del hogar. Así, el 19.4 96 de
consultas del quintil más pobre se efectuaron en
establecimientos de MSP, frente a u.n 5.6 9B del
quintil de mayores ingresos económicos.


Con respecto del nivel de instrucción de la madre,
se observa que las madres con mayor nivel de
educación efectuaron su consulta en clínicas o
consultorios privados en mayor proporción que
madres oon menor o ningún nivel de instrucción
(Cuadro 12.26).


Por otro lado, al desagregar los datos por edad del
niño, el Anexo 12.39 muestra que el porcentaje de
consultas sobre infecciones respiratorias agudas
en instituciones del MSP es mayor entre niños de
0 a 5 meses (71.2 9L) y de 6 a 11 meses (66.9 96)
respecto del resto de grupos etarios.


249




Ennuesïa Nadunal de Salud y Nutrimún


Cuadro 12.25 Lugar o personas donde las madres consullaron primero a nivel nacional, por área, grupo
elnico y suhreg‘ ' NV dejulio 2007 a ¡unio 2012 eon IRA en las úllimas dos semanas
cuyas madres hicieron una consulta


43.9 3.6


38.6 3.4
Rilal 57.7 4.0


Indígena 4.8 54.6 4.0
Afluecllamrüm 26.9 423 Z4
Momuvio 13.5 56.5 2.2
Memo, lzhnm
y m“


13.5 41.5 3.8


Siena uihana 11.2 40.4 4.3
Siena rural 7.3 53.4 5.3
costa mm 13.4 40.1 3.7
Costa rural 15.5 53.2 2.4
Arnamnia ¡mm 14.9 44.9 3.o
Amazonía rural 5.4 57.9 2.1
(iabipagos 59.3 3.7 13.5


25° Ouilo 5.4 33.3 2.3í- mayapil 17.9 33.2 zs
‘Incluye FFAkPolida. seguro soda! tzmpesinu, junta de bencficenda y ONG
Real: amarra}! 2012. MSP/IEC.
amada: Freie we. mi


Cuadro 12.26 Lugar o personas donde las madres eonsullaron primero por nivel de inslrueción de
la madre y guinfil económico. Nll de julio 2001 a junio 2012 con IRA en las últimas dos
semanas cuyas madres hicieron una consulta


Ninguno 16.2 71.7 0.0
Prirmria inoonplela 22.9 56.5 3.2
Primaria completa 10.1 57.2 2.7
Semnlhria imomplela 17.2 45.9 1.7
Similar/posgrado 6.4 22.7 7.6


m (Pobre) 19.4 55.2 2.2
a2 14 55.0 3
ua (Intermedio) 15.5 44.4 2.5
D4 9.o m; 5.4
us (Rico) 5.5 15.2 6.7
Tnlal 13.9 43.9 3.5


‘lndllye Fmurnudz, Seguro sutial czmpesinq junta de bmeficcncia y una
num: BJSMIIFEGJ 2012. m/INEC.
Enrlfin: FnáreWB. mi.




12.3.6 Tenencia y uso del camé de salud
infantil


El carné de salud infantil es una herramienta que
registra todas las acciones de salud que se han
realizado a lo largo de la vida del niño (a). Algunos
de los datos que se registran incluyen medidas
antropornétricas al momento del nacimiento
como el peso, la talla y el perímetro cefalico.
Así mismo, se registra la ubicación del niño (a)
en la curva de crecimiento, las inmunizaciones
recibidas, los suplementos nutricionales, y las
actividades claves en su desarrollo psicomotor. Es
importante que el camé de salud infantil se use
para los propósitos con los que fue diseñado e
implementado. Para averiguar el uso del carné de
salud infantil se investigó el registro de los datos
en el mismo. Los resultados de esta sección se
presentan en los Cuadros 12.27 y 12.28 y Anexos
l2.40—12.42.


l2.3.6.l Tenenciayreystro de datos en el
camé de salud infantil


El Cuadro 12.27 y el Anexo 12.40 muestran
la tenencia de carné de salud y actividades


Yann Il: Salud sexual y lepmdlfllva
registradas en el mismo, a escala nacional, por
área, grupo étnico y suhregión. El 82.1 ‘JG de los
niños (as) a escala nacional presentaron carné
de salud infantil. De aquellos que tuvieron carné,
62.2 9ta tenían registrado el peso al nacer, 59 ‘K; la
talla, 48.5 ‘X. el perímetro cefálico y el 64.7 ‘K; los
puntos en la curva de crecimiento. Ia tenencia
de carné infantil en la ENDEMAIN 2004 fue de
63.7 96, con lo cual se obsenm un aumento de 18.4
puntos porcentuales en el uso del carné en los
últimos ocho años.


Adicionalmente, el registro del peso y la talla al
nacer, así como el perímetro cefalico y los puntos
en la curva de crecimiento se han incrementado
en 24.2, 24.2, 17.8 y 12.5 puntos porcentuales
respectivamente (ENDEMAIN 2004: Registro
de peso al nacer: 38 96; talla: 34.8 96, Perirnetro
cefálico: 30.7 '36; Puntos en lacurim de crecimiento:
52.2 9ta). Sin embargo, siguen siendo valores bajos.


Al desagregar los datos por área de residencia
se evidencia que el porcentaje de niños (as)
que presentaron carné de salud es mayor en el
área urbana (83.6 9ta) en relación con] área rural
(78.8 '36), y esta tendencia se mantiene en todas


Cuadro 12.27 Tenencia de camé de salud infantil y actividades registradas en el mismo a escala
nacional, por área, grupo étnico y suhregión. NV de ¡ulio 2007 a junio 2012


Hilal


Indigena
Afmecualnriano
Mnntuvin
Meslizo, blanco y aim


Siena urbana
Sierra rural
Costa urbana
Com mrd
Amazonía ulhana
Amazonia nral
Galápagos
Ouiln
Guayaquil


maiz EllsAuuFEw 2012. MSP/REC.
anuncia: FIeireWE. am


251




252


Encuesta National de Salud y Nulliciútl


las medidas regístladas con la excepción de los
puntos en la curva de crecimiento.


Con respecto del grupo étnico, se obsenm
que los indigenas (72.5 96) y afroecuatorianos
(76.9 96), son los que en menor proporción
reportaron tenencia de carné de salud infantil.
Al analizar los datos por subregión, se evidencia
que la Sierra ruralyurbana, así como la Amazonía
rural muestran la menor tenencia de carné de
salud infantil respecto de las demás subregiones
del pais (75.8 '36, 79.7 96 y 79.6 '36 respectivamente)
(Cuadro 12.27).


El Cuadro 12.28 y el Anexo 12.41 muestra la
tenencia de camé de salud infantil y actividades
registradas en el mismo por quintil económico y
nivel de instrucción de la madre. No se ohsenmn
mayores diferencias respecto de la tenencia del
carné infantil entre los distintos estratos, con
excepción de las madres sin estudios y del quintil
más pobre quienes registran los porcentajes mas
bajos en ambas categorías de


Por otro lado, el registro de la talla, peso,
penïnetro oefalico y puntos en la curim de
crecimiento tienden a aumentar a medida que el
nivel educativo de la madreynivel económico del
hogar mejoran (Cuadro 12.28).


Cuadro 12.28 Tenen '


Por otro lado, con respecto de la tenencia del
carné de salud infantil desagregada por edad de la
madre y del niño, se obserim del Anexo 12.42 que
la tenencia de carné de salud infantil disminuye
conforme mayor es la edad de la madre y del
rtiño(a).


Promedio de puntos en la curva de
crecimiento


Se espera que al menos se registren 6 puntos en
el carné de salud infantil a fin de asegurar una
evaluación nutricional en tres ocasiones durante
los primeros dos años de vida. Los Anexos 12.43,
12.44 y 12.45 presentan el número promedio de
puntos en la curva de crecimiento de acuerdo a
caracteristicas seleccionadas.


El Anexo 12.43 muestra que a escala nacional se
registró un promedio de 5.2 puntos en la curvas
de crecimiento. Ia ENDEMAIN 2004 reportó que
el número promedio de puntos regístmdos fue 2.7
a escala nacional, con lo cual se evidencia que el
registro de puntos en la curva de crecimiento se
ha duplicado en el transcurso de 8 años.


de carné de salud infantil y actividades registradas en el mismo por quintil
económico, nivel de instrucción de la madre. NV de julio 2007 a ¡unio 2012


Ninguno
Primaria incompleta
Primaria completa
Semmaria inwmpleh
Secundaria completa
Superior/posgrado


a1 (Fabre)
a2
a3 (Inlemiediu)
a4
a5 (Rica)
Total


manu: BSNIJTEQJ 2m 2. ml/INEC.
Harman: Freire wa. mi




12.3.7 Inmunización completa por tipo
de vacuna


Según las normas del MSP, la primera dosis de la
BCG (tuberculosis), se debe aplicar al momento
de nacimiento, o alternativamente si el parto
ocurre a nivel extrzrhospitalario, en la primera
visita a un establecimiento de salud. Con respecto
de la vacuna contra el polio y DPT/pentavalente
(tétanos), se considera que el ¡niño (a) tiene
inmunización completa si ha recibido tres dosis
de cada una al cumplir su sexto mes de vida. La
norma para la aplicación de la Wacima contra el
Sarampión se establecía a los 9 meses cumplidos,
pero ahora la aplicación de esta Wacima o la SRP o
SR se hace al cumplir el primer año de edad (MSP,
2005).


Para evaluar la cobertura de inmimizaciones,
dosis y fechas de aplicación de las vacunas se
recogió información del carné de salud infantil
sobre las vacunas recibidas en los niños menores
de 5 años de edad. Cuando la madre no contaba
con el carné de salud infantil se indagó sobre la
historia de Wacimaciórr


Yann Il: Salud sexual y repmdlnlva


En ese sentido, los resultados sobre las
inmunizaciones de los niños menores
de 5 años, cuyos datos fueron recabados
independientemente de que el esquema de
Wacimación estuviera o no doclunentado en el
carné de salud infantil se presentan en los Cuadros
122942.32 y Anexos l2.46—l2.49. Los resultados
sobre inrnimizaciones en niños menores de 5 años
cuyas madres mostraron el carné de wclmacíóny
contaban con fechas válidas para la aplicación de
Wacimas se presentan en los Cuadros 123342.35
yAnexos 125042.51.


12.3.11 lnmunización completa por tipo
dewcuna enniños de 12 ¡n23
meses


El Cuadro 12.29 y el Anexo 12.46 presenta la
cobertura de inmunización completa por tipo de
Wacima a escala nacional, por área, grupo étnico
y subregión, en los niños de 12 a 23 meses de
edad de vacunación, reportado por la madre o
registrado en el camé. A escala nacional el 71.2 ‘JG
de los niños recibieron el esquema de vacunación
completo (todas las wclmas). Al comparar estos


Cuadro 12 29 inmunización completa por tipo de vacuna por nivel de instrucción de la madre y quinfil
económico. Niños de 12 a 23 meses de edad, con o sin came de vacunación que viven
con la madre


Toial


Ulhano 1 020
Rural 778


Indigena 277
Aimewamiiann 80
Mnninvin 48


393Muslim, Mmm y aim 1


Siena urbana 363
Siena mm 315
(¡isla urbana
Cosla mal 116
Amazonía urbana 265
Amazona rural 325
Galápagos 47
Quito 93
Guayaquil B1


Raul: EIEMUÏHXJ 2012. MSP/NEC.
Ennndúi: Fran WE. em


253




254


Encuesta National de Salud y Nulliciúti


resultados con los reportados por la ENDEMAIN
2004 se observa un incremento de 17.7 puntos
porcentuales en la cobertura de inmunización
completa (ENDEMAIN 2004: 53.4 96). Estos datos
reflejan que la cobertura de vacunación en el
país ha incrementado de forma importante entre
el período que comprende a ambas encuestas.
Por otro lado, se observa que a escala nacional
la mcuna contra el sarampión en niños de 12 a
23 meses se administra en menor proporción
(78.9 96), respecto de la BCG (97.7 96), D171‘
(88.1 96) y poliomielitis (84.8 96).


Al analizar los datos por área de residencia,
se evidencia que la cobertura de vacunación
completa es ligeramente mayor en el área nrral
(72.8 96), respecto del area urbana (70.4 96). Esta
tendencia se contrapone a la encontrada en
la ENDEMAIN 2004 en donde la cobertura de
vacunacióncompletaeramayorconcasi10puntos
porcentuales en el area urbana respecto del area
rural (57.8 96, frente a 48.5 96, respectivamente)
(Cuadro 12.29).


En cuanto a grupos étnicos, se obsenm que la
población infantil afioecuatoriana de 12 a 23
meses es la que en menor proporción recibe su
esquema de vacunación completo (58.6 96).


Con respecto de la suhregión, se obsenm que
Galapagos presenta la cobertura más alta de
inmunización en niños de 12 a 23 meses, mientras
que la Costa urbana, Costa rural, Guayaquil
y la Amazonía mral muestlan los porcentajes
de inmunización completa más bajos del país
(Cuadro 12.29).


El Cuadro 12.30 y el Anexo 12.47 presentan la
cobertura de inmunización completa por tipo de
vacuna reportado por la madre o registlado en el
carné, desagregado por nivel de instrucción de la
madre, quintil económico en niños (as) de 12 a
23 meses de edad. [a cobertura de inmunización
completa incrementa confonne aumenta el
nivel de instrucción de la madre. Así, el 64.8 96
de los hijos de mujeres sin estudios presentaron
inmunización completa, frente al 75.8 96 de los
hijos de mujeres con instrucción superior. Con
respecto del esquema de inmunización completa
desagregado porquintil económico, no se obsenm
una tendencia clara entre las distintas categorias
de analisis (Cuadro 12.30).


12.3.72 [nnmnización completa por tipo
dewcunaenniñosde 12:15!)
meses, reportado por la madre o
registro en carné


El Cuadro 12.31 y el Anexo 12.48 muestlan la
cobertura de inmunización completa por tipo
de vacuna a escala nacional por área y grupo
étnico en niños de 12 a 59 meses, reportado por
la madre o con carné de wclmación. A escala
nacional, 95.3 96 de los niños de 12 a 59 meses
presentan la BCG, 86.6 96 la D171‘, 84.4 96 la wcima
contra la poliomielitis yel 81.7 96 la vacuna contra
el sarampión. Además se observa que a escala
nacional el 72.5 96 de los rtiños (as) presentaron
el esquema de inmunización completo (todas las
vacunas).


Al comparar estos resultados con los reportados
por la ENDEMAIN 2004 se evidencia un


Cuadro 12.30 inmunización completa por tipo de vacuna por nivel de instrucción de la madre y
quiniil económico. Niños de 12 a 23 meses de edad, con o sin carné de vacunación
que viven con la madre


Tiene el rama ds P0 mwuehns WW lo”Sarampmnmnwrvzamon mm
completa


completa
n


Ninguno
Primaria 617 87,4 683 97,1 s00 85 588 81,8 547 75 489 66,1
Secundaria 885 89,3 985 97,5 914 90 887 86 819 81 754 73,8
Supelinr 275 84,3 323 99,8 304 92,8 297 89,9 275 81,5 252 75,8


lll (Pobre) 585 83,2 671 96,4 587 85,8 573 81,7 540 77,7 479 69,7
02 424 87,2 473 98,5 421 85 418 86,6 3% 78,9 361 71 ,6
03 (lrmarmedio) 334 91,6 367 99 352 89,5 343 85,7 307 77,9 291 73,5
D4 274 91,4 305 98,5 E2 93 277 85,1 244 75,3 22.5 64,9
05 (Rina) 181 85,5 202 98,8 186 89,6 181 86,2 177 86,6 157 77,3


num: asuman 2012. MSP/NEC.
Hannah: Freie m. em




Ïrlnn Il: Salud sexual y repmducllva


Cuadro 12.31 inmunización completa por lino de vacuna a escala nacional, por area y grupo étnico.
Niños de 12 a 59 meses de edad, con o sin carné de vacunación que viven con la madre


lnmunlzaclon
complela


H


nun»: BSMIIFEGJ 2m 2. NSP/INEC.
Enrlfin: Fráre we. cul.


incremento de 5.1 puntos porcentuales en la
cobertura de inmunización completa, pasando de
67.4 ‘K; en 2004, al 72.5 ‘N: en el 2012.


No se obsermn mayores diferencias al desagregar
los datos por área de residencia. Por otro
lado, cuando se analizan los datos por grupo


Rural


Indigem
Airneuralmiano 265 73.3 33a 91.3 27o 75.5 207 73.5 257 74.2 2m 59.5
Mnrduvin 19s 90.3 215 97.3 194 33.2 17o 39.2 195 37.9 195 79.4


El Cuadro 12.32 y el Anexo 12.49 muestran la
cobertura de inmunización completa por tipo
de vacuna, desagregado por nivel de instrucción
de la madre y quíntil económico, en niños de 12
a 59 meses, reportado por la madre o con carné
de wcrmacióniLa administración de BCG, DPT,
poliomielitis y Sarampión es más baja entre


étnico, se evidencia que la población infantil lujos (as) de mujeres sin educación, respecto de
afroecuatoriana de 12 a 59 meses de edad, es la
que en menor proporción presenta el esquema
de wcunación completo, respecto de los demás
grupos étnicos.


mujeres con mayor nivel educativo. Por otro lado,
con respecto del quíntil económico, no se observa
una tendencia clara respecto de la cobertura de
wcrmas entre las distintas categorías de analisis.


Cuadro 12.32 inmunización completa por tipo de vacuna por nivel de instrucción de la madre y
quimil económico. Niños de 12 a 59 meses de edad, con o sin carné de vacunación
que viven con la madre


llene el [ame
de salud lnlanll


lHlTlUFllZÉlLlOH
mnplelaPollomlelllls


n ü


Ninguno 30 19.6 133 93.8 106 74.6 102 70.5 105 71.7 95 70.5
Prinnria 379 10.9 2 811 94.6 2 521 83.4 2 491 82.2 2 414 79.0 2 318 79.5
Secundaria 434 10.8 3 508 95.7 3 262 89.3 3 IM 36.9 3 D92 84.2 2 931 81.4
Supelidr 164 13.8 1 135 96.5 1 075 90.1 1 036 86.6 1 009 94.2 B99 78.2


lll (Pobre) 82.8 2 269 81.1 2187 78.1 2 D59 75.2400 13.6 2 572 93.8 2 296
02 201 10.3 181 95.5 1 668 85.5 1649 85.5 1605 90.3 1549 81.9
lliiflrmerrnedio) 174 10.3 1336 96.5 1299 88.7 1 267 36.4 1 227 83.9 1 151 82.3
D4 122 9.3 1073 95.3 1 00s 88.4 M3 84.4 946 93.5 B99 82.2
05 (Rico) Ill) 15.5 725 96.5 693


mu: Elsnrrnml 2m2. MSP/IEC.
Elrondún: Freie WB. ent


90.6 665 36.1 655 85.2 586 78.2


255




Bulimia Nadmiai de Saiud y Nulliciún


Cuadro 12.33 inmunización completa por tipo de vacuna a nivel nacional, por área, grupo émico y
subregión. Niños de 12 a 59 meses de edad, con carné y ¡echas válidas para la aplicación de las
vacunas


iflmuflilïiíiüfi com-Poiiomieiiiis
pma


Sarampion


Total (independientede ¡a ma“) 5 766 92 s 5188 83.6 5 057 81.3 5 475 35.3 410o 55.5
Total (al cumplir elaño de md) 5 s42 9o 7 4 953 79.7 4 646 13.7 4 39o 77.0 3 442 54.5


Urbano 3 297 93.1 2 9m 34.4 2 s97 91.4 a 132 35.3 2 334 s5
Rural 2 469 92 2 20s 81.7 215o 81 2 343 37.9 1 766 66.4


Indígena s73 39.3 75a 81.1 749 13.2 B13 35.7 sas 51.2
Afroecualnriam 24o 90.2 139 71.9 19o 70.2 22o s22 13s 52.7
Mnimivio ias 95.4 168 86.2 159 39.9 175 90.9 147 73.9
afin‘ “m” V 4 467 93 4 063 34.4 3 949 91.7 4 267 35.3 3 229 65.7
Hulk ENSANUFECU 2012. MSP/NEC.
Ellnllfin: FIÉIElW. mi
12.3.73 [nmunimción completa por tipo


de vacuna en niños de 12 a 59
meses, registrado en el carné ycon


la cobertura al clunplir un año de edad es 54.5 96,
wlor que se encuentra 42.9 puntos porcentuales
por encima de lo reportado en la ENDEMAIN


fechasválidas 2004 (11.6 '36). Con lo cual se concluye que la
cobertura de inmunizaciones ha incrementado


256 El Cuadro 12.33 y el Anexo 12.50 muestran el considerablemente durante el período 20042012m. esquema de vacunación de los niños de 12 a 59
meses de edad, cuyas madres mostraron el carné
de mcunaciónypresentaron fechas wílidas para la
aplicación de vacunas. El cuadro tiene dos totales,
el primero corresponde al nivel de cobertura en
los menores de cinco años, independiente de
la edad y, el segimdo, corresponde al nivel de
cobertura al cumplir un año de edad.


Ia cobertura de la wcima contra el Sarampión al
cumplir un año de edad es 77 96 a escala nacional,
y se encuentra 9.8 puntos porcentuales por
debajo de la cobertura a los cinco años de
edad (86.8 96). Este hallazgo es importante si
consideramos que en el 2004 la cobertura de la
vacuna contra el Sarampión al cumplir el año de
edad fue de apenas el 17.6 ‘Ka, y la cobertura final
fue de 33.5 %.


Además, se observa que la cobertura de la BCG
practicamente se completa en el primer año de
vida. Así el 30.7 ‘Día de los niños de 12 a 5B meses
recibieron esta vacuna al cumplir el año de
vida. Con respecto del Polio y DPT la cobertura
al ciunplir el año de vida es de 73.7 ‘X: y 79.7 '36,
respectirmmente.


En lo que se refiere a los niños que tienen su
esquema de vacunación completo, se obserim que


(Grafico 12.12).
Al desagregar los datos por área de residencia, no
se observan mayores diferencias enla coberturade
las vacunas individuales (BCG, D171‘, poliomielitis
y Sarampión), así como tampoco en la cobertura
de inmunización completa (Cuadro 12.33). Esto
muestra que la brecha entre área urbana y rural
ha disminuido de forma importante respecto de
lo encontrado en el 2004, en donde la cobertura
de las vacunas, especialmente de Polio y DPT era
considerablemente mayor en las áreas urbanas.


Con respecto del grupo étnico, se observa que la
población de 12 a 59 meses, perteneciente a la
etnia montuvia es la que en mayor proporción
presentó su esquema de vacunación completo
(78.9 96), respecto de los demás grupos étnicos.
Por otro lado, la población afroecuatoriana es la
que en menor proporción cuenta con su esquema
completo de inmunizaciones (Cuadro 12.33).


El Anexo 12.50 y Grafico 12.13 muestran
la cobertura de inmlmización completa
desagregado por provincia, en niños (as) de 12
a 59 meses de edad que presentaron carné de
wacimación y fechas wílidas para la aplicación
de rmcunas. las provincias que presentan las
menores coberturas de inmunización completa




Yann Il: Salud sexua! y repmduchva


Gráfico 12 12 comparación de la cobertura de vacunación al cumplir el año de edad entre la ENDEMAIN
2004 y la Ensanm 2012. Niños de 12 a 59 meses de edad, con came y fechas válidas para
la aplicación de las vacunas


I Endemain 2004 I Ensanut 2012
100 92.9


90 90.7


3g 73] 79-9 77.0


g 70 51g 70.0


‘35 5° 54.5
g 5o
n.


40


30
17.620


1 1 .6
10


0 . ..B56 Pollo DPT Saranplan Todas las Vacunas
Vacunas


mu: ¡»mmm 2m 2 MSP/WEG
mamada: news wa. em


Gráfico 12.13 inmunización completa (todas las vacunas) por provincia. ‘ños de 12 a 59 meses de
edad con carné de vacunación y fechas válidas para la aplicación de vacunas 257


Pnrcemaic de inmunización completa
2 70 5h
81-69 ‘Ka
50-59 ‘Ka
< 50 5€:
ZND


mu: Emmrmm 2m 2 MSP/WEG
mamada: news wa. em




258


Encuesta Nadonai de Saiud y Nutrición


son: Esmeraldas (41.7 96), Chimborazo (51.8 96),
Tungurahua (58.896), Orellana (58.6 96), Pastaza
(56.1 96), y Santo Domingo de los Tsáchilas (58.6
96).


El Cuadro 12.34 y el Anexo 12.50 muestra la
cobertura de inmunización completa por tipo de
vacima, desagregado por nivel de instrucción y
de la madre y quintil económico del hogar, entre
niños (as) de 12 a 59 meses que presentaron
carné de vacunación y fechas válidas para la
aplicación de vacunas. El nivel educativo de la
madre y el nivel socioeconómico del hogar son
factores que no influyen de forma importante en
el acceso a las vacunas en niños (as) de 12 a 59
meses de edad. Esto debido a que no se obserimn
mayores diferencias entre las distintas categonías
de análisis


El Cuadro 12.35 y el Anexo 12.51 muestra la
edad al recibir la vacuna, según tipo de wcima
en niños (as) de 12 a 59 meses que presentaron
carné de salud y fechas válidas para la aplicación
de vacunas. El 94.6 96 de los niños de 0 a 2
meses con carne de imcimación han recibido
por lo menos una dosis de BCG. Esta cifra es 6.8
puntos porcentuales mayor a la reportada por la
ENDEMAIN 2004 (87.8 96). Ademas, se obsenm
que la cobertura de la BCG prácticamente se
completa en los primeros 5 meses de vida. Solo el
3.1 96 de los niños (as) de 12 a 59 meses reciben la
vaclma de la BCG después de esa edad.


Con respecto de la triple viral, se observa que la


adminisuadón de esta imcuna alcanza su pico
entre los 12 y 14 meses de edad (74.6 96). Este
hallazgo no sorprende tomando en cuenta que su
adminisuadón se debe iniciar precisamente en
esta edad. Ademas, se observa que un 9.6 96 de los
niños de 12 a 59 meses se administra esta tmcuna
antes del año de vida, yun 15.8 96 entre los 15 y 59
meses de edad (Cuadro 12.35).


Con respecto de la Antipolio, se obsenm que el
83.9 96 de niños presentaron su primera dosis
antes de los dos meses de vida, y un 13.4 96 entre
los 3 a 5 meses de edad. La segunda dosis se
efectúa en mayor frecuencia entre los 3 a 5 meses
de edad (83.8 96).


Al analizar la administración de la tmcuna
Pentawalente, por grupo de edad del niño, se
evidencia que su primera dosis se adminisua con
mayor frecuencia antes de los primeros dos meses
de vida (86.2 96), la segimda dosis entre los 3 y 5
meses (87.1 96), y la tercera dosis entre los 6 y 8
meses (81.7 96) (Cuadro 12.35).


12.3.8 Panicipación del padre en
asuntos relacionados con la salud
del niño (a)


Con el fin de analizar los cambios respecto de la
participación del padre en asuntos relacionados
a la salud de sus hijos (as), se preglmtó a las
madres si el padre biológico del niño (a) vivía
actualmente con ella Si el padre vivía en el hogar
se preguntó a las madres si: l) El padre ayuda a


Cuadro 12.34 inmunización completa por tipo de vacuna por nivel de instrucción de la madre y
quin il económico. Niños de 12 a 59 meses de edad, con camé y fechas válidas para
la aplicación de las vacunas


Caracteristicas
SEiPCCiÜHfldfiS Pohomiehtis Saramp on inmumzacion rompieta


Rune: Mmmm 2m 2. NSF/INK).
Hanna: Fráre WB mi


Ninguno 88 99.2 68 76.4 72 74.8 30 34.7 57 63.1
Prirmiia 2134 92.5 1 881 50.9 1 78.4 2 B10 84.9 1 467 62.5
Secundaria 2 713 99.1 2 479 85.7 2 417 83.9 2 596 33.7 1 977 67.8
Slperiw 831 92.4 ri 35.9 739 826 789 87.0 599 66.6


01 (Pobre) 1 899 92.3 1 B39 80.2 1 640 80.1 1 763 35.8 1 301 64.1
02 1 439 94.5 1 289 52.8 1 244 81.1 1 374 85.7 1 020 67
03 (Imemiedio) 1 061 91.9 994 85.1 974 84.0 1 039 33.2 798 67.7
04 820 M19 762 86.8 724 80.6 776 86.8 581 63.1
05 (Rico) 547 99.5 505 84.9 475 80.8 523 33.6 400 65.3




ïunu Il: Salud sexnax y venmducïwa


259


it
És


2,3


¿sa-aim


DE}?


«EN


Bwczfizm
"l;


9.3..


É


3..


a


e62.


m2.


62.


S;


6o..


S;


0.3..


S;


3..


E;


3..


E;


3..


B:


s.


E:


8..


83


¡e


WN


v


Q9




m4


o


to


m


.3


n


e...




E.


m


2


o


2


N


É.


B


to


m


3.8


QE.


E.


en


v


v:


9


vd


a


_..o


3


o...


a


Í.


S


No


2.


o...


o


2


m:


no


a


8.:


En


S


n:


v


2m


R


n;


8


No


m.


e...


v


2


mi


2


vu


to


m


3


su


ño


o


3.2


3


u


2


o


v.v


2.


2.


a


o...


a


to


o


o;




o...


a


«o


o


3


Bm


_..o


u


2.2.


me


a


En


u


2


n


Nm


a


2


9


vd


a


ña


É


2


8


v5


vu


o...»


m2v


m;


É


1.a


2


N


3


m


No


_.


«K


5


2


s


«o


o


o.»


v5


2


B


2


E


2


Bm


v6


a


2.o


md




2


v




m


NE


«t.v


2


N3


2


s.


a2


s:


v2.


8..


o;


R


m;


8


vd


vv




3


o


Q8


E.


2,.


o


2


E,


En


1mv


FMF


v»m


E


«S


Q8


suv


«.2


x.


2


s.


2


«E.


3




m


C


m3v


m:


3o




u
BE
s.
Fa


_.


camaucug


wanna?
m2
un


Éomuía


En;


3.:?


w232
>


n28
S


oEuo


:8


¡WnóE
mm
a


Nw
ou


mas:


.550!’
un


S:


5.33


_m==uu>


33


.__n_oo._
_n


uwum


mm,m—


“guano




260


Encuesta National de Salud y Nutrición


cuidar al niño (a) cuando este está enfermo; 2) Si
necesita el permiso del padre para lleimr al niño al
establecimiento de salud, y 3) Si requiere el dinero
del padre pala comprar las medicinas en caso de
necesitarlas. Las respuestas a estas preguntas se
presentan en los Cuadros 123642.38 y Anexos
125242.56.


El Cuadro 12.36 y el Anexo 12.52 muestra la
presencia del padre en el hogary su participación
en asuntos relacionados con la salud del niño
(a) a escala nacional, por área, grupo étnico y
subregión. A escala nacional el 70.5 ‘K. de los
padres viven con sus hijos(as). De estos,
86.8 ‘X: ayudan a cuidar al niño (a) cuando este
está enfermo, 76.5 ‘X. requieren contribuir con
dinero para la compra de medicinas del niño (a),
y 14.4 ‘Día requieren su permiso para que la madre
lleve al niño (a) a un establecimiento de salud.


Al comparar estos resultados con los obtenidos en
la ENDEMAJN 2004 se ohsenm que la proporción
de padres que viven con sus hijos ha disminuido


en 11.3 puntos porcentuales en el tlanscurso de
8 años (ENDEMAIN: 81.8 96). Además, se obsenm
que la proporción de madres que requieren el
permiso de los padres pala lleimr a sus hijos a
un establecimiento de salud bajo de 31.3 96 en
2004 a 14.4 '36 en 2012. Con respecto del área de
residencia, se observa que la proporción de padres
que viven con sus hijos (as) es mayor en el área
rural (73.3 9K»), respecto del área urbana (69.2 9K»).
Por otro lado, se observa que la participación del
padre en asuntos relacionados con la salud del
niño (a) es mayor en el área urbana respecto del
área rural (Cuadro 12.36).


Al desagregar los datos por grupo étnico se
observa que la proporción de padres que viven
con sus hijos (as) menores de 5 años, es mayor
entre población indigena y montuvia, y menor
entre población afroecuatorianay mestiza.


El Gráfico 12.14 y el Anexo 12.53 muestran la
presencia del padre en el hogary su participación
en asuntos relacionados con la salud del niño, por


Cuadro 12.36 Presencia del padre en el hogar y su participación en asuntos relacionados con la salud
del niño, por area, suhregión, etnia. NV de julio 2007 a ¡unio 2012


Área
Urbano


Gmpo étnico
Indigena
Afrnecuatnriano
Mmmm
Mestizo, blanco y aim


Siena urbana
Siena mal 1 364
Costa uihana 974
Cosla nnl 499
Amazonia urbana 942
Armmnía Iural 1 485
Galápagos 188
Iluih) 392
Guayaquil 232


num: EIEAMITHXJ 2012. MSP/IEC.
Eúondñlr Fran WB. em




Ïalnn Il: Salud sexual y reproductiva


Gráfico 72.14 Presencia del padre en el hogar y su participación en asuntos relacionados con la salud
del niño, por nivel de instrucción de la madre. NV de julio 2007 a junio 2012


Iamumznenma
Iflnflllrelynnlaammrleonnnoefiáumnm


LanntelxfleIlennsnnelrutemnlbavrïlenunúaflmmenmnflesam
Im m


msu
m m m
7a


gon
É 5a


É 4a
m m m
2a
m
n


one


su


s1


E“ n57 E“


157
E” 51a


179
uz u


Pmlam Seanhla smmm


¡m


ms


¡u


sum/wanna ma
¡mmm emana


Nnel de nirzzún ¡le e mame


su esnmns Pnmim
mmm: mmm


nen: HSAMJTEIJ 2m z MSP/WEG
morada: Freire wa. mat


nivel de instrucción de la madre. De este gráfico se
desprende que el porcentaje de padres que viven
con sus lujos (as) disminuye conforme mayor
es el nivel de instrucción de la madre. Además,
se obsenm que la participación del padre en el
cuidado del nino cuando esta enfermo aumenta
a medida que el nivel de instrucción de la madre
mejora.


El Anexo 12.53 muestra la proporción de padres
que viven con sus hijos y su participación en el
cuidado de sus lujos por qiuntil econórruco y sexo
del niño (a). De este Anexo se desprende que la
proporción de padres que viven con sus hijos es
mayor en el quintil más pobre (74.3 96), respecto
del qiuntil de mayores ingresos económicos
(69.7 9€). Por el contrario, la participación del
padre en asuntos relacionados al cuidado de sus
lujos (as) es menor en los qiuntiles de menores
ingresos económicos respecto de los quinules
más ricos. Al desagregar los datos por sexo del
niño no se obsenmn mayores diferencias entre las
distintas categorias de


12348.1 Número de ocasiones que el padre
ha visitarlo a sus lujos


Alas madres que reportaron que elpadre biológico
de sus hijos (as) no vive con ellas, se les preguntó
si el padre les da dinero para mantener a sus
lujos y cuántas veces han visitado a sus lujos en
los últimos 12 meses. El Cuadro 12.37 y el Anexo


12.55 muestran la proporción de padres que en los
últimos 12 meses han dado dinero para mantener
a sus lujos y número de veces que los han visitado
en el nusmo período a escala nacional, por área,
grupo étruco y subregión. De este cuadro y este
anexo se desprende que el 55.6 '36 de los padres
dan dinero para mantener a los lujos; y 38.9 ‘K; de
los padres no han visitado a sus hijos en el último
año. De aquellos que sivisitan a sus hijos, lamayor
proporción lo lucieron l5veces o más en el último
año (26.5 '36).


Al comparar estos resultados con los obterudos en
la ENDEMAIN 2004, se observa que el porcentaje
de padres que en los últimos 12 meses han dado
dinero para mantener a sus lujos ha aumentado
en 16.4 puntos porcentuales. Adicionalmente,
se obsenm un incremento de 15.4 puntos
porcentuales en la proporción de padres que han
visitado a sus lujos al menos una vez en el último
año, pasando de 45.7 '36 en 2004 a 61.1 '36 en 2012.
Con respecto del área de residencia, se evidencia
que el apoyo econórruco de los padres es mayor
en el área urbana (58 '36) respecto del área rural
(49.3 9€). Por otro lado, la proporción de padres
que no han visitado a sus lujos en los últimos doce
meses es mayor en el área rural (52.8 9€), respecto
del área urbana (33.6 9B) (Cuadro 12.37).


Al desagregarlos datos por grupo étruco se observa
que el apoyo econórruco de los padres para
mantener a sus lujos (as) es menor en indigenas y


261




Bulimia Nadunai de Saiud y Nulliciún


Cuadro 12.37 Padres que en los últimos 12 meses han dado dinero para mantener a sus hijos y
númem de veces que los han visitado en el mismo periodo a escala nacional, por área,
grupo éinico y suhregión. NV de ]|.l Io 2007 a junio 2012 que no viven con su padre


55.6


Urham 58.0
Rural 49.3


Indigena 38.0
Afroecuamrüm 45.4
Momuvio 52.4
Mestizo blanco’ 58.0y ctm


Siena uihana 57.0
Siena rural 50.1
costa urbana 54.7
Costa rural 46.6
Annmn’ uhana 54.3262 f“


c. Amazonia rural 49.9
(‘nlápag 40.2
Ouiic 65.4
Ginyaqiil 55.0


mui; BEAMJTEUJ 2m 2. Msi/INE.
ensucia: Freire WB. em


(Juadro 12 38 Padres que en los últimos 12 meses han dado dinero para mantener a sus hijos y númem
de veces que los han visitado en el mismo período, por quinfil económico y sexo del niño.
NV de julio 2007 a junio 2012 que no viven con su padre


Duiniil eixmórnii»
c1 (Pobre) 44.1 603
02 43.5 509
D3 (Inienncdio) 56.8 373
04 62.8
c5 (Rico) 73.2 190
Sexo
Hombre 56.8 1 027
Mujer 54.3 94o
Toial 55.6 1 967


Hulk EMSANUFECU 2012. MSP/IIED.
Ellnlúil: FnáIeWE. mi




mayor en mestizos (38 ‘X: y58 ‘Ka, respectiwmente).
De igual forma, el poroentaje de padres que no
han visitado sus hijos en los últimos doce meses es
mayor en indígenas (59.1%) y menor en mestizos
(36.7 9:.) (Cuadro 12.37).


El Cuadro 12.38 y el Anexo 12.56 muestran la
proporción de padres que en los últimos 12 meses
han dado dinero para mantener a sus hijos, así
como el número de veces que los han visitado
en el mismo período, por quintil económico y
sexo del niño. De este cuadro se desprende que
a medida que el quintil económico del hogar
mejora, la proporción de padres que apoyan
económicamente a sus hijos también aumenta.
Así, el 44.1 ‘Ka de padres del quintil más pobre
apoya económicamente a sus hijos, frente al
73.2 ‘K; del quintil más rico. Además, se observa
que a mayor quintil económico del hogar. mayor
es la proporción de padres que durante los últimos
12 meses han visitado a sus hijos 15 veces o más.
Finalmente, al analizar los datos por sexo del
niño, no se obsermn mayores diferencias entre las
distintas categorías de análisis.


12.4 BIBLIOGRAFÍA
Bhutta, Zulfiqar A. et al, (2013). Interventians to


address deathsfrom Childhood pneumonia and
diarrhoea equitably: wh at works and at what
cost? The Lancet, 3231:9875; 14174429.


CEPAR. (2005). ENDEMAIN 2004. Encuesta
Demagráfica de Salud Materna e Infantil.
Ecuador: Centro de Estudio de Población y
Desarrollo Social (CEPAR).


Chopra, Mickey etal. (2013). Ending afpreventable
deaths from pneumonia and diarrhoea: an
achievable goal. The Lancet, 3813876: l499—
1506.


Yann Il: Salud sexua! y Yepmducllva


Freire WB, Ramírezlnzuriaga Ml. Belmont P.
,Mendieta ML, SilvaJaramillo KM, Romero
N. Sáenz K., Piñeiros P., Gómez LE, Monge R.
(2014). ENSANUPECU2012. Tamoklïncuesta
Nacional de Saludy Nutrición de la población
ecuatoriana de cera a 59 años. Ministerio
de Salud Pública/Instituto Nacional de
Estadísticas y Censos. Quito—Ecuador.


Guerrant, RL., Oria, RB., Moore, SR. Oria, MO., ¿r
Lima, AA. (2008). Malnutritian as an enteric
infections disease with long—ter1n ¡{facts on child
development. Nutrition Reviews, 66(9), 487—
505. doi:l0.ll1l/j.l753—4887.2008.00082.x.


Hardelid, Pia, Nirupa Dattani, Mario Cortina—
Borja, y Ruth Gilbert. (2014). Contribution of
Respiratory Trac! infections to Child Deaths:
A Data Linkage Study. BMC Public Health 14:
1191. doi:10.l186/147l—2458—l4—1l9l.


Ministerio de Salud Pública del Ecuador. (2005).
Manual de Normas TécnicrrAdministrariI/as,
Métodos y Procedimientos de Vacunación y
de Wgimncia Epidemiológica del Programa
Ampliado de Inmunizaciones (PAI). Quito.


McCormick MC. (1985). The Cantributian of
Law Birth Weight to Infant Mortality and
Childhood Morbidity, The New England
Iournal ofMedicine 312, 2282430. doi:10.l056/
NElMl9850ll03l20204


Organización Mundial de la Salud. (2008).
Curso de capacitación sobre la evaluación del
crecimiento del niña, Ginebra, OMS.


World Health Organization. (2009) Diurrheal
diseasefact sheet. Genewm.


263








Fukopzfia:
lnflCEF/ECLMDOR




[CONTENIDO


13.1 INTRODUCCIÓN...


13.2 METODOLOG.


13.3 RESULTADOS...“


13.3.1 Características sociodemográficas de las mujeres de 15 a 24 años de edad .
13.3.2 Edad en la menarqui
13.3.3 Educación en salud sexual y reproducmm
13.3.4 Experiencia sexualyüpo de relación sexual
13.3.5 Circunstancias en las que tuvo el primer embarazo
13.3.6 Planificación del primer embarazo
13.3.7 Problemas educarivosylaborales a consecuencia del embarazo.
13.3.8 Actividad sexual reciente y uso del preservativo en la ¡’Jllínna relación sexual...“


267


13.4 BIBLIOGRAFÍA






13.1 INTRODUCCIÓN
La adolescencia y los primeros años de la vida
adultasonetapasvulnerablesydecisivaspalatodo
ser humano, particularmente para las mujeres,
quienes tienen un mayor riesgo de dejar la escuela,
estar expuestas alVIH/siday a otras infecciones de
transmisión sexual (ITS), a embarazos tempranos
o no planificados, matrimonios prematuros, la
explotación y la violencia sexual (Laakkonen,
2014). Lo que las mujeres experimentan durante
estas etapas determina el rumbo de sus vidas y el
de sus familias (Laakkonen, 2014). En este sentido,
el objetivo del presente capítulo es aportar al
estudio de la salud sexual y reproductirm en las
mujeres en edad fértil (MEF) de 15 a 24 años, al
hacer un análisis descriptivo de sus características
sociodemográficas y los aspectos relacionados
con el desarrollo de su sexualidad, por ejemplo,
la edad en su primer ciclo menstrual, la edad
en su primera relación sexual, la recepción de
educación sexual y el uso de anticonceptivos,
entre otros.


El texto, los cuadros y los gráficos del presente
capítulo exponen la información de manera
resumida. Para el lector que desee hacer un
análisis a profundidad, el CD que acompaña
este informe contiene anexos con información
detallada sobre la población muestral (n), la
población expandida(N) y los intervalos de
confianza (IC 95 9a).
13.2 METODOLOGÍA
La información presentada en este capítulo se
obtuvo luego de la aplicación del formulario
de mujeres en edad fértil (MEF), Sección VI:
Actividad sexual y salud reproductiva, a las
mujeres de 15 a 24 años (Anexo B).


‘lomo Il: Salud sexual y reproductiva


El Cuadro 13.1 muestra las secciones estudiadas
en este capitulo, desglosadas según los grupos de
edad a ser analizados, las MEF adolescentes de 15
a 19 años y las MEF adultas de 20 a 24 años.


13.3 RESULTADOS


13.3.1 Caracteristicas
sociodernoguificas de las
mujeres de 15 a 24 años de edad


En esta sección se presenta el perfil
sociodemográfico de las mujeres de 15 a 24
años de edad de acuerdo con características
seleccionadas. Esta información se reporta en el
Anexo 13.1. Se observa en el anexo que las mujeres
de 15 a 24 años están distribuidas un 68.8% en el
área urbana y un 34,2 % en el area rural.


El análisis de las mujeres por grupo étnico
indica que un 6.8 % es indigena; un 4.8 ‘Ka,
afroecuatoriana; un 4.8 ‘E, montuvia; y un 83.5 %,
mestizas, blancas u otras,


Al obserrmr el desglose por estado civil se
desprende que en total un 28.6 ‘Ji; están casadas o
unidas, un 65.1 ‘Zu solteras y un 6.3 ‘Zu divorciadas
o separadas o viudas, Ademas, se destaca el hecho
de que un porcentaje importante de adolescentes
de 15 a 19 años (15.8 %) se encuentra casada o
unida.


El desglose por nivel de instrucción muestra
queun 5.6 ‘K; de mujeres posee instrucción
primaria incompleta: un 12.8 '36, primaria
completamn 39.9 %, secundaria incompleta;
un 21,4 %, secundaria completa; un 19.9 ‘Ka,
estudios superiores o de posgrado; y un 0.4 96 de
mujeres no tiene educación fonnal.


Cuadro 13 1 componentes del CAPÍTULO XIII, por grupo de edad


num: BiSMlFFEGJ 2m 2. NsP/INEC.
Elmwniril: Fráre we. mi.


Características sociodemográficas x X
Edad en la menarquía x X
Educación en salud sexual y reproductiva x X
Experiencia sexual y iipo de relación sexual x X
circunstancias enque luvo el primer embarazo x X
Planificación del primer embarazo x X
Problemas educativos y laborales a consecuencia del x Xembarazo
¡’Miiividad sexual reciente y uso del preservativo en la x xultima relacion sexual


269




270


Encuesta Nacional de Salud y Nunimún


En cuanto a la experiencia sexual, se reporta que
un 59.3 9!» de mujeres de 15 a 24 años ya ha tenido
relaciones sexuales. Como era de esperarse, este
porcentaje es más alto en las mujeres adultas de
20 a 24 años (79.6 96) que en las adolescentes de
15 a 19 años (39,2 96). Apesar de esto el porcentaje
en adolescentes no deja de ser alto, ym que ha
aumentado en 12 puntos porcentuales del 27 96,
en 2004, al 39.2 96, en 2012 (CEPAR, 2005).


Con relación al número de hijos se desprende que
un 28,1 % de mujeres de 15 a 24 años tiene un hijo;
un 10.2 9%, dos hijos; un 2.4 9G, tres hijos; un 0.7 96,
cuatro lujos (as); y un 58.6 % no tiene hijos. Cabe
resaltar que en el grupo de 15 a 19 años, un 18.3 %
ya tiene un hijo, cifra que ha aumentado en cinco
puntos porcentuales desde 2004 (ENDEMAIN
2004: 13.3 9a).


Finalmente, al observar la situación de empleo de
las mujeres de 15 a 24 años se desprende que un
26.2 % se encuentra trabajando, dentro (3.5 96) o
fuera del hogar (22.7 9L), El porcentaje de mujeres
que trabajan fuera de casa es mayor en el grupo de
20 a 24 años (31.1 9B), que en el grupo de 15 a 19
años (14.5 96).


13.3.2 Edad en la menarquia


En el Anexo 13.2 y el Cuadro 13.2 se presenta la
distribución porcentual de las MEF de 15 a 24
años segtín la edad que tenía en su primer período
menstrual o menarquia, y según su edad actual.
También se presentan los promedios de edad en
la menarquía, por categoría de edad actual. En


este cuadro se observa que un 31.6 9L de mujeres
tuvo su primera menarquïa a los 12 años; un
26.4 96, a los 13 años; un 14 9K», a los 14 años: un
13.7 96, a los 11 años; y un 7.7 9K», a los 15 años; el
porcentaje restante corresponde a proporciones
muy pequeñas. Además, se observa que la edad
promedio de la menarquia en el total de mujeres
de 15 a 24 años es de 13 años. Al comparar estos
valores con los reportados en la ENDEMAIN 2004
no se observan diferencias considerables (CEPAR,
2005).


Para complementar la información de este
apartado en el Anexo 13.3 se presenta la
distribución porcentual de las MEF de 15 a 24 años,
según sítenía informaciónono de lamenstruación
en el momento de la menarquia, y según qué
persona proporcionó dicha información, De este
anexo se desprende que un 74 96 de mujeres tenía
información sobre la menstruación al momento
de la menarquía. Además, se reporta que en la
mayoría de casos, la persona que dio información
sobre la menstruación fue la madre (70 9€),
seguida en relevancia porun profesor (a) (13.2 9€),
otro pariente (5 96) y un hermano/a (4.5 9€).


13.3.3 Educación en salud sexual y
reproductiva


La inversión pública en la salud y educación
sexual de las mujeres más jóvenes es una inversión
fundamental, ya que tiene efectos positivos en las
actitudes y prácticas de estas mujeres en cuanto
a su sexualidad, a lo largo de toda su vida, y en
las vidas de quienes las rodean (Laakkonen,


Cuadro 13.2 Edad en Ia menarquia, por edad actual (mujeres en edad fértil de 15 a 24 años)


270


Edad actua!
Edad dela MEF en la 70W


menarquía (años 154 7 u“ 9 20'22
"/n “fi; “fln


(11 4.3 3.8 2.4 3.5 129 3.5
11 15.9 14.0 13.6 10.1 521 13.7
12 35.5 29.7 29.8 28.8 1 484 31.6
13 25.0 30.9 25.3 24.0 1 181 26.4
14 10.3 14.0 15.2 18.0 764 14.0
15 5.5 5.7 9.9 9.6 M7 7.7
16 0.3 1.0 3.3 4.0 96 2.0
17 - 0.7 0.4 1 .5 Z5 0.6
18 - 0.0 0.1 0.2 6 0.1


gfimggzïï" 13.3 12.6 12.3 13.2 13.0
num; EmAMrLEm 2012 MSP/WEG
ahondar: Fvewe wa. em




Pnrcenlale


(9a)


100


2014). En este contexto, en los Anexos 13.4, al
13.6 se brinda información sobre la recepción
de información, en las MEF de 15 a 24 años,
sobre temas de sexualidad y salud reproductiva,
por tema y por ubicación geográfica, grupo
étnico, quinril económico, nivel de ¡Instrucción y
experiencia sexual. Los temas que se abordaron
incluyen: la pubertad, el aparato reproductor
femenino y masculino, la menstruación, las
relaciones sexuales, el embarazo y el parto, los
métodos anticonceptivos, el VIH/sida y otras
ITS, y la píldora anticoncepriim de emergencia
En el Gráfico 13.1 se presenta un resumen de lo
presentado en estos anexos con la desagregación
por nivel de instrucción.


Se evidencia que el 80.8% de las mujeres de
15 a 24 años ha sido informado sobre la pubertad;
el 82.8 ‘Ka, sobre los aparatos reproductores
femenino y masculino; el 93.2 %, sobre la
menstruación; el 86.1%, sobre las relaciones
sexuales; el 85.2 '36, sobre el embarazo
y el parto: el 83.7 ‘Zu, sobre los métodos
anticonceptivos: el 86.3 ‘Z1, sobre el VIH/sida y
otras ITS; yel 53 ‘Ka, sobre la píldora anticonceptiva
de emergencia (Grafico 13.1). Al comparar estas
cifras con las obtenidas en la ENDEMAJN 2004,
se observa un considerable incremento en la
recepción de la informaciónsobre los temas
de la menstruación (del8l.5% al 93.2 '36), el
embarazo y el parto (del 70.7 ‘X. al 85.2 '36), los
métodos anticonceptivos (del 66.9 '36 al 83.7 96),
las relaciones sexuales (del 71.3 ‘Ka al 86.1 %) y
el VIH/sida y otras ITS (del 69.3 ‘Ksal 86.3 9B)
(CEPAR, 2005).


Toma Il: Salud sexual y iepmducllva


Además, se observa en el Gráfico 13.1 que, en
general, la recepción de información sobre
sexualidad y salud sexual está directamente
relacionada con el nivel de educación de la
mujer. Es así que la recepción de información
de cada uno de los temas es proporcionalmente
mayor (sobrepasa al 80 96) en las mujeres con
instrucción secundaria ycon instrucción superior
o de posgrado. La única excepción se reporta
con relación a la recepción de información sobre
la píldora anticonceptiva de emergencia, cuya
proporción es menor a la de otros temas en todos
los niveles de instrucción.


De manera particular, se destaca la recepción de
informaciónsobrelamenslruación,quesobrepasa
el 60 ‘X; en todos los niveles de instrucción
(Grafico 13.1). Según lo expuesto se puede decir
que la recepción de información sobre sexualidad
y salud reproductiva es menor en las instancias
primarias de los planteles educativos; por ende,
el ser la educación sexual una inversión pública,
se recomienda impartirla de una forma integral y
responsable a edades más tempranas.


Además, de los anexos de esta sección se
desprende que, con relación a todos los temas
de sexualidad y salud reproductiva, las mujeres
del area rural reciben menos información que
las mujeres en el área urbana. De igual forma,
se observa que la recepción de información es
menor en las mujeres indigenas, las mujeres de
las provincias de Cañar, Chimborazo, Pastazaylas
mujeres de la Sierra rural (Anexo 13.4).


Gráfico 13.1 Recepción de inlormación sobre temas de sexualidad y salud reproductiva, por lema y
nivel de instrucción (MEF de 15 a 24 años)


I Larnenslnlaeirin
I n emhalazny el parla
I n aparaln repmlluclarfemeninn
n Melnunsanlicunceplivns


I Las relaeiunes sexuales
I VlH/sida/TIS
I La pubertad


La píldnm anlioarlcepfiva ae emergencia
Sin estudias Primaria Primaria Secundaria Secundaria Superior/posgrado Tam


incompleta nnmplela irloamplela ccrnpielu
Nivel de instrucción


Ruth: ENSANUFECU 2012. MsP/INEC.
Elhlllúil: FleileWE. em.


271




272


Encusla National de Salud y Nulliclül


Cabe señalar que la recepción de información
sobre sexualidad y salud reproductiva esta
directamente relacionada con el quintil
económico de la mujer; es decir que a menor
quintil económico, menor es la proporción de
recepción de información (Anexo 13.5).


Por último, con relación a la experiencia sexual
de la mujer, se obserim que quienes no han tenido
relaciones sexuales, son quienes más información
sobre sexualidad y salud sexual han recibido
(Anexo 13.6).


Fuente que brindó información sobre los
temas de sexualidad y salud reproductiva


En el Anexo 13.7 y el Grafico 13.2 se reporta la
distribución porcentual de la fuente que brindó
información sobre los temas de sexualidady salud
reproductiva alas MEF de 15 a 24 años. Es claro en
el gráfico que la principal fuente de información
en cada uno de los temas es la escuela o colegio
(píldora anticonceptiw de emergencia: 63.6 96,
VlH/sida/ITS: 78.8 ‘Ka, métodos anticonceptivo :
74.7 ‘Ku, relaciones sexuales: 80.5 9B, menstruación:
64.5 %, aparato reproductor: 90.8 ‘Ku y pubertad:
85.6 '36).


13.3.4 Experiencia sexual y tipo de
relación sexual


Ia clasificación de las MEF según si han
tenido relaciones sexuales o no, ademas de la
clasificación según si su primera relación sexual


fue marital o premarital‘ , se presenta del Anexo
13.8 al Anexo 13.10, con las desagregaciones
por ubicación geográfica, grupo étnico, nivel de
instrucción, quintil económico, estado civil y
edad actual. A nivel nacional, se obserim que un
59.3 9?. de las de las mujeres entre 15 y 24 años ym
ha tenido relaciones sexuales, de este porcentaje,
un 4.6 ‘X. le corresponde a las mujeres que han
tenido una relación sexual marital y un 54.6 9L, a
las mujeres que han tenido una relación sexual
premarital. Vale la pena mencionar que a menor
nivel de instrucción y quintil económico de la
mujer, mayor fue la proporción de mujeres que
han tenido relaciones sexuales (Anexo 13.5).


A todas las mujeres que han tenido relaciones
sexuales se les pregunt’ Cuál em su relación
can la persona con quién tuvo su primera relación
sexual? Del Anexo 13.11 al 13.13 se presentan
las respuestas a esta pregunta con los desgloses
por ubicación geográfica, grupo étnico, nivel de
instrucción, quintil económico, estado civil y
edad actual. Un resumen de esta información a
escala nacional se presenta en el Gráfico 13.3. Se
puede observar que un 86.6 % de mujeres tuvo su
primera relación sexual oon su novio; le sigue en
importancia, las mujeres que tuvieron su primera
relación con su cónyuge o conviviente (7.9 9?.) y
las que tuvieron su primera relación sexual con
un amigo (3.7 96). Además, si bien la proporción
y el número de casos son mínimos, un 1.1 ‘Ka de
mujeres reportó haber tenido su primera relación
sexual como producto de una violación.


Gráfico 13.2 Fuente que brindó ¡nlormación sobre los lemas de sexualidad y salud reproductiva por
lema. (MEF de 15 a 24 años que han recibido ¡nlormación sobre sexualidad y salud
reproductiva)


IFamiliar I Escuela o mlegio [Internet Otra persnrea n irsfituriórl
Pfldma alvïimwvfim de emflamfia 27-7


WH/Sifla/"S m
a Métodos arnicmnepnvns 15.1


LE’ Emharmvvïh “l?
Relaciones semahs l 5.4


Mmslmaciúv! 3.8
Aparato repmduclnrfelrtenim 3.o


Puherlad 3.7
n 1o 2o 3o 4a 5o so 7o su an 10o


num». BSNIIFEGJ 2m 2. NsP/INEC.
Harman: Fráre WB. mi.


Pnrcmlaje (se)


l Para ese. dasificaciún se define como relación xcxual pnmuzrítal
aquella que ocurrió cuando las mujeres no estaban casadas a unidas ala fecha de la primera relación sexual. Relación ¡una! mnrílal es aque
lla que ocurrió cuando las mujeres estaban msadnso unidas a la (echade la primera relación suma].




‘loma Il: Salud sexual y reproductiva


Gráfico 13.3 Relación que tenía con la persona con quien tuvo su primera relación sexual (mujeres de
15 a 24 años que han tenido relaciones sexuales)


10H


9D 85.6


Porcentaje


(96)
a:
sn
4n
an
2n
1n 7.9 a 7- 1.1


n _ - Z Z 0.3 0.2 0.1 0.1Nwio cónyuge! Amign Pnrvinlamón Desconocida Hmiliar mm Nn responde
cnmrivienle


Relación que lenía nun la persona can quien nm la primera relación sexual
num». BSNUFEGJ 2m 2. MSP/INE.
annual: FráreWB mi.


Al comparar los datos de 2012 con lo reportado relación sexual con su cónyuge o conviviente
en 2004 se puede decir que ha habido un (CEPAR. 2005).
aumento considerable (del 68.7 ‘Ji; al 86.6 9?.)
en la proporción de mujeres que han tenido su Edad en la primera relación sexual
primela relación sexual con su novio; a su vez, ha
habido una disminución (del 25.3 ‘Ka al 7.9 9B) en la La edad en la primera relación sexual es un factor
proporción de mujeres que han tenido su primela determinante de la fecundidad de los individuos,


273
Cuadro 13.3 Edad en la primera relación sexual por categoria de edad y edad mediana en la primera


relación sexual, por área de residencia, grupo étnico y quintil económico (mujeres de
15 a 24 años de edad)


Total 7.5


Urbano 3.2
Rural 6.2


Indigena 7.2
Almecualoriano
Mnrmnio 9.8
Meslizo, blanco
y olm 7.2


D1 (Pobre) 10.4
02 9.0
03 (Inlermedio) 3.1
04 6.0
D5 (Rico) 3.0
Tnlal 7.5


mana». BEAMTFEGJ 2m 2. NsP/INEC.
Hondón: Freire WB mi.




274


Encuesta Nadunal de Salud y Nulliclún


Gráfico 13.4 Edad en la primera relación sexual, por provincia (mujeres de 15 a 24 años que han tenido
relaciones sexuales)


Total
Guayaquil


Quito
Santa Elena


Santo Domingo de los Tsáchilas
Orellana


Sucumbíos
(‘xalápagos


Zamora Chinchipe
Tungurahua


Pichincha
Pastaza


Napo
Morona Santiago


Manabi
Los Rios


Loja
Imbabura


Guayas
Esmeraldas


EI Oro
Chimborazo


Cotopaxi
Carchi
Cañar


Bolivar
Azuay


Provincia


Rune: ENSANUFECU 2012. MsP/INEC.
Ellnlüii: FreveWB. etal.


ya que a medida en que se retrasa el inicio de
las relaciones sexuales, se reduce el tiempo de
vida reproductiva y el riesgo de tener embarazos
no deseados, embarazos de alto riesgo, abonos
en condiciones riesgosas, hijos (as) de madres
solteras, contagio de VIH/Sida y otras ITS y, por
supuesto, la mortalidad materna (CEPAR, 2005).


Con estos antecedentes, del Anexo 13.14 al
Anexo 13.16 se presenta la edad de la primera
relación sexual en las mujeres de 15 a 24 años por
categoría de edad, ubicación geográfica, grupo
étnico, nivel de instrucción, quintii económico,
grupo de edad y estado civil. Un resumen de la
información más relevante de estos anexos se
presenta en el Cuadro 13.3. Se desprende que
la edad de la primera relación sexual es de 18.4
años: y se observa una edad ligeramente menor
entre las afroecuatoríanas (16.9 años), las mujeres
de los quintiies 1 y 2 (17.5 años y 17.9 años,
respectiwmente) y las mujeres de la Amazonía
rural (17.2 años) y la Amazonia urbana (17.6
años).


Al observar los porcentajes acumulados de la
primera relación según categoría de edad, se


18.4
18.8


18.3
17.9
17.9


17.3
17.1


18.1
18.0


18.8
17.8


17.4
17.7


17.3
18.5


18.0
20.0


18.1
18.2


16.9
18.6


19.1
18.5


18.2
18.7


18.6
19.0


Edad (años)


evidencia que un 7.5 9€ de las mujeres tuvo su
primera relación sexual antes de los 15 años: un
30.1 9€, antes de los 18 años; un 41.8 9€, antes de
los 20 años: un 44.8 9€, antes de los 22 años; y un
45.6 9€, antes de los 25 años. Estos porcentajes
son muy semejantes a los reportados en la
ENDEMAIN 2004 (8 9€, 30 9€, 40,9 9€, 45,1 9€ y
46.2 9€, respectivamente) (CEPAR, 2005).


En el Gráfico 13.4 se presenta, la edad de las
mujeres en su primera relación sexual, por
província Se obserrm en el gráfico que Esmeraldas
reporta la menor edad de inicio de las relaciones
sexuales (16.9 años), mientras que Loja reporta la
mayor edad (20.0 años),


Edad de la persona con quien tuvo su
primera relación sexual


El Anexo 13,17 y el Cuadro 13.4 presentan
información sobre la edad de la persona con
quien las mujeres tuvieron su primera relación
sexual, con relación a la edad de la mujer en la
primera relación sexual. Proporcionaimente
hablando se puede decir que a escala nacional




‘lomo Il: Salud sexual y reproducllva


Cuadro 13 4 Edad de la persona con la que tuvo Ia primera relac n sexual, por categoria de edad de la
persona y edad de la mujer en la primera sexual (mujeres de 15 a 24 años de edad)


Categoría de edad de la persona con la que tuvo su pnmera
relaclon sexual lañosl


Caracterlslicas
selecclonadas x15 15-17 18-19


n!


24 o
Edad promedio


mas
“Jn "ln "/6 {años}


20-24 NS/NR


"/11 ¡n "/11


Éïflflílflí
Rune: EMSANUÏ-ECU 2012 MSPIINEC
aguantan: FreveWB. mi.


la mayoría de mujeres de 15 a 24 años tuvieron
su primera relación sexual con una persona de
20 a 24 años (36.2 96): en orden de importancia
le sigue, las mujeres que tuvieron su primera
relación sexual con una persona de 18 a 19 años
(28.6 96). Asimismo, se observa en el cuadro que
la edad promedio de la persona con quien las
mujeres tuvieron su primera relación sexual es de
19.2 años (Cuadro 13.4).


En las mujeres que tuvieron su primera relación
sexual antes de los 15 años, un 31.5 96 tuvo su
primera relación con una persona de 15 a 17 años;
un 26.6 96, con una persona de 20 a 24 años:
un 22.6 96, con una persona de 18 a 19 años;
un 9.1 96, con una persona de 24 años o
má : un 4.3 96, con una persona menor de 15
años; y un 5.8 96 no sabe o no recuerda la edad de
esa persona, Por lo tanto, se puede decir que la
mayoría de mujeres que iniciaron su vida sexual
antes de los 15 años lo hizo con hombres mayores
que ellas (89.8 96) (Cuadro 13.4).


Al analizar el patrón de comportamiento en las
mujeres que tuvieron su primera relación sexual
entre los 15 y 17 años, se deduce que un 71.5 96
tuvo su primera relación con una persona mayor
a ellas (al sumar 31.5 96 de 18 a 19 años, mas
29.6 96 de 20 a 24 años y mas 10.4 96 de 24 o más
años).


De igual manera, en las mujeres que tuvieron su
primera relación sexual entre los 18 y 19 años, se
observa que un 59.2 96 tuvo su primera relación
con una persona mayor. Mientras, en las mujeres
que tuvieron su primera relación sexual entre
los 20 a 24 años, solo un 29.5 96 tuvo su primera
relación sexual con una persona mayor; mientras


< 15 4.3
15-17 0.2 25.2 31.5 29.6 10.4 3.1 18.8
18-19 - 4.8 34.4 46.0 13.2 1.6 20.1
20-24 - 0.6 4.3 63.0 29.5 2.6 21.5


que un 63 96 tuvo su primera relación con una
persona de la misma edad (Cuadro 13.4).


Uso de anticonceptivos en la primera
relación sexual


La recepción de información sobre el
funcionamiento, eficacia, ventajas del uso de
anticonceptivos y fuentes de obtención, en las
adolescentes y las mujeres que inician la vida
adulta, representa una de las alternativas para
evitar embarazos precoces, el VIH/Sida y otras
ITS y la mortalidad materna (OMS, 2014: CEPAR,
2005). Sin embargo, las relaciones sexuales no
planificadas y la falta de conocimiento sobre los
métodos anticonceptivos, representan barreras
reales en el uso de dichos métodos. Con el fin
de profundizar en el entendimiento de estas
complejas interacciones en losAnexo 13.l8y 13.19
se presenta la tasa de uso de anticonceptivos en
las mujeres de 15 a 24 años, desagregada según la
clasificación de la primera relación sexual (marital
o premarital) y según el área de residencia, el
grupo étnico, la subregjón, la edad de la primera
relación sexual, el nivel de instrucción y el quintil
económico.


Un 32.3 96 de mujeres usó algún método
anticonceptivo en su primera relación sexual; esta
cifra es casi 19 puntos porcentuales más alta que la
cifrareportada en 2004 (13.5 96) (CEPAR, 2005). De
acuerdo con la clasificación de la primera relación
sexual, el uso de anticonceptivos es mayor cuando
la primera relación sexual fue premarital (33.6 96)
que cuando fue marital (17.5 96).


Complementando la información anterior,
del Anexo 13.20 al Anexo 13.22 se presenta,


275




276


Parcamala


(7a)


Parunlale


(7a)


Encueïla National de Salud y Nulliclún


Gráfico 13.5 Métodos anticonceptivos usados en Ia primera relación sexual (Ve) (muieres de 15 a 24
años que usaron métodos anticonceptivos en la primera relación sexual)


57.7


25.0


I 3.a 2.1 1.o 0.7 0.4 (1.1
Ninguna Cmlflóll Retiro Pastillas Rllnw lnyenciórl num No responde


alrlilxmeepfivas Iendarin anfilxxlnepfiva alrlilxmeepfiva
de emergencia


Métodos alllieancepfiws usadas en la primera rehción sexual
Rule: EMSANUFECU 2012 MSP/WEG
aguantar: Fmlrewa. ml


la distribución porcentual de los métodos
anticonceptivos usados en la primera relación,
desagregada por caracteristicas seleccionadas.
Un resumen de esta información es presentado
en el Gráfico 13.5. Se evidencia que dos de cada
tres mujeres (67.7 9?.) no utilizó ningún método
anticonceptivo en su primera relación sexual.
El anticonceptivo más usado fue el condón
(25 9€), seguido por el retiro (3 9?.) y las pastillas
anticonceptivas (2.1 Wa). Cabe resaltar que el uso
del condón ha aumentado, del 6.7 96, en 2004, al
25 9€, en 2012 ( CEPAR, 2005).


Motivos para no haber usado
anticonceptivos en la primera relación
sexual


En el Anexo 13.23 y Gráfico 13.6 se muestran los
motivos para no haber usado anticonceptivos en


la primera relación sexual, tanto en estado marital
oomo premarilal. Se evidencia en el grafico que a
escala nacional los tres motivos principales para
no haber usado anticonceptivos en la primera
relación sexual son No esperaba tener relaciones
sexuales (58.2 9€), No conocía las métodos
anticonceptivos (18.5 Wa) y No pudo conseguirlas
(4 96).


Al estudiar la desagregación por estado marital o
premarital, en el Anexo 13.23 se desprende que
cuando la primera relación sexual fue marital,
los motivos para no haber usado anticonceptivos
varian en comparación con las proporciones
nacionales: el printer motivo es No conocía las
métodos anticonceptivos (32.4 '36), seguido por
Quería embarazarse (21.9 96) y No esperaba
tener relaciones sexuales (21.5 %) . En el caso de
las relaciones sexuales premaritales los motivos


Gráfico 13.6 Motivos para no haber usado anticonceptivos en la primera relación sexual (%) (mujeres
de 15 a 24 años con experiencia sexual y que no usaron anticonceptivos en su primera
relación sexual)


lun
an
en
4a
2,, 18.5


4.a 3.9 3.7 3.a 3.2n Z Z l .9 1.7 1.a
llo esperaba Nn cnnlwía Nn puan Nn me ouería mm mmm Oposlltlórl ae creía que emn No sahía mno nn es


enel mélmlns cnnsegulrlus emhamlame la plrela malas pam la núnne sanstaelnrkz
relaciones salud nummxlns
sexuales


Mrmvos para nn Mmmm armlxxlcepnlms enla pnmem rellclún smlual


Rule: EMSANUFECU 2012 MSP/WEG
aguantar: Fmlrewa. ml




principales para no haber usado métodos
anticonceptivos siguen el mismo patrón que la
escala nacional: No esperaba tener relaciones:
62.1 %; No conocía los métodos: 17 '36; y No pudo
conseguirlas: 4 9!» (Anexo 13.23 j.


Para mayor detalle las desagregaciones de los
datos por ubicación geográfica, grupo étnico, edad
de la primera relación sexual, nivel de instrucción
y quintil económico, se encuentran en los Anexos
13.24 y 13.25 (relación sexual premarital) y en los
anexos 13.26 y 13.27 (relación sexual marital).


13.3.5 Circunstancias en las que tuvo el
primer embarazo


Para prevenir embarazos precoces, es necesario
que individuos, familias, comunidades e
instituciones reconozcan que las niñas necesitan
un tiempo adecuado para su crecimiento y
desarrollo, en un proceso que les permita dejar
atras la niñez y la adolescencia para llegar a ser
mujeres antes de convertirse en esposas y madres
(OMS, 2014). Esto se puede conseguir mediante
intervenciones integrales que tomen en cuenta
a todos los actores en general, dejando de lado
esquemas de vergüenza, rechazo y estigma
asociados con el embarazo adolescente (OMS,
2014; OPS, 2008). Por otro lado, cuando ocurren
dichos embarazos, los servicios de salud deben
estar preparados para prestar una atención eficaz,


‘¡crm Il: Salud sexual y reproductiva


que garantice el bienestar yla supervivencia de la
madre y el recién nacido (OMS, 2014).


Con estos antecedentes, en los Anexos 13.28,
13.29y 13.30 se presenta la proporción de mujeres
de 15 a 24 años que estuvieron algunas vez
embarazadas, según la clasificación del embarazo
como marital o premaritall , desagregada por
ubicación geografica, grupo étnico, nivel de
instrucción, quintil económico, estado civil y
edad actual. Un resumen de la información más
relevante de estos anexos se presenta en el Cuadro
13.5.


Se evidencia que un 42 96 de mujeres estuvo
alguna vez embarazada. De este porcentaje, un
14.7 ‘Zu fue de embarazos maritales y un 27.3 ‘Ka,
embarazos premaritales. También se observa en
el cuadro que la proporción de mujeres alguna
vez embarazadas es más alta en las mujeres
con instrucción primaria (63.3 '36) que en las
mujeres con irtstrucción superior o de posgrado
(33.9 9€). Además, al estudiar el desglose por
quintil económico se reporta que la proporción
de mujeres alguna vez embarazadas es más
alta en el quintil 1 (Q1:48%) y menor en el
quintil 5 (Q5: 28.2 9€). Por ende, se puede decir
que tanto el nivel de instrucción como el nivel
económico de las mujeres son factores influyentes
en la ocurrencia de embarazos, maritales o
premaritales.


Cuadro 13 5 Mujeres alguna vez embarazadas, por clasificación del primer embaralo, nivel de
instrucción y quintil económico (mujeres de 15 a 24 años)


Total


Ninguno "


Primaria 26.5
Segundaria 13.3
Superior/posgrado 7.7


cn (Pobre) 21.6
02 20.0
oa (Intermedio) 15.4
04 9.9
a5 (Rico) 6.7


Hulk EMSANUFECU 2012. MSP/MC.
Hamachi: Freire WE. emi


2 Para esta clasificación se define como cmbmnm prvmavirulaqirel queocurrió cuando las mujeres un estaban casadas u unidas enbamzo
Imrimles aquel que ocurrió cuando las mujeres estaban casadas u uni—das durante dicho embarazo.


277




Eurasia Nadonaj de Sajud y Nulrinlún


Gráfico 13.7 Porcentaje de mujeres alguna vez embarazadas, por provincia (mujeres de 15 a 24 años)
T0“ 42.0


Guayaquil 355
Cluiln 45.9


Sama Elena 4m
Santo Domingo de I Tsádrihs 553


Orellana 502
Sucumbíos 541
Galárlaws 32.5


Zamora Chinchipe 545
Tungurahua 41 _7


Pidrincrra 37.8
Paslaza 56.2


Napo 54.7
Morona Santiago 54.3


Nhnabí 46.3
Los Ríos 41.8


Lola 31.7
Imbabura 5;“


Guayas 33.1
Esmeraldas 42.1


H 0m 37.5
Chimborazo a1]


Mimi 32.4
Carchi 503
Cañar 35.5


Bolívar 45.0
278 MW 35.7


PTOVÍHCÍH


Mujeres alguna vez embarazadas (Bla)
num: BISMIIFECIJ 2012. NsP/INEC.
Enrlfin: FráreWB. mi.
Gráfico 13.8 Mujeres alguna vez embarazadas, por clasificacion del primer embarazo y edad actual


(mujeres de 15 a 24 años)


—Q—Marilal al-Prermriïal


Poroemaje


(n)


num: BISMIIFECIJ 2012. NsP/INEC.
Enrlfin: FráreWB. mi.




Complementando la información antes expuesta,
en el Gráfico 13.7 se presenta el porcentaje
de mujeres alguna vez embarazadas a nivel
provincial.


Como se obserim, las provincias con una mayor
tasa de mujeres alguna vez embarazadas son
Orellana (60.2 96), Santo Domingo de los Tsáchilas
(56.9 96) y Pastaza (56.2 96); mientras que las
provincias con una menor tasa de mujeres alguna
vez embarazadas son Loja (31.7 96), Chimborazo
(31.7 96), Cotopaxi (32.4 96) y Galápagos (32.6 96).


En el Anexo 13.30 y el Gráfico 13.8 se presenta el
porcentaje de mujeres alguna vez embarazadas
según la clasificación de embarazo (marital o
premarital) y según la edad actual de la mujer.
A partir de los 16 años se observa una mayor
proporción de mujeres que se embarazaron en
estado premarital, en comparación con aquellas
en estado marital.


Embarazos ocurridos cuando las
mujeres pensaban que no podian quedar
embarazadas


Los Anexos 13.31 a 13.33 hacen referencia a la
proporción de embarazos ocurridos cuando
las mujeres pensaban que no podían quedar
embarazadas, desagregados por estado marital
o premarital, ubicación geográfica, grupo étnico,
nivel de instrucción, quintil económico, edad al
momento del embarazo y acceso a información
sobre la menstruación, el embarazo y el parto.
Se desprende de estos anexos que un 58.2 96 de
embarazos ocurrió cuando las mujeres pensaban


Ïamn Il: Salud sexual y lepmducllva


que no podían quedar embarazadas. Según la
clasificación de estado civil, la proporción varia
del 56.8 96, cuando el embarazo fue premarital, al
70.7 96, cuando el embarazo fue marital.


A nivel nacional, se destacan las mujeres
afroecuatorianas (66 96) entre los grupos étnicos,
ylas mujeres que viven en las provincias de Cañar
(68.7 9a), Carchi (66.3 es), Loja (65.3 es), Manabi
(65.2 96) y Los Rios (64.2 96), por presentar las
proporciones más altas de embarazos ocurridos
cuando las mujeres no lo esperaban.


Motivos para creer que no podia quedar
embarazada


A todas las mujeres entre 15 y 24 años que
respondieron que no creían que podían quedar
embarazadasselespreguntólosmotivosparacreer
esto. Ia distribución porcentual de los motivos
para creer que no podian quedar embarazadas se
presentan, en el Gráfico 13.9, a escala nacional, y
en los Anexos 13.34, 13.35 y 13.36, los desgloses
por características seleccionadas.


Como se observa en el Gráfico 13.9, los motivos
más mencionados por los que no creían que
podían quedar embarazadas incluyen: Era
su primera relación sexual (29.1 96), No tenía
relaciones setuules frecuentes (25.9 96), ¿‘reía
que m) estaba en su período fértil (16.3 96) y Usó
anticonceptivas (ll 96). En menor proporción,
Creía que todavía no tenía lu edad (5.7 96) y Su
pareja le dijo que na quedaría emburmada (3.9 96).
Si bien los porcentajes han variado con relación a
los reportados en la ENDEMAIN 2004, los motivos


Gráfico 13.9 Motivos para creer que no podía quedar embarazada (%) (mujeres de 15 a 24 años de edad
que no creían que podian quedar embarazadas)


3.9
5.7


nun; BEAMJTEUJ 2012 Msi/Mc.
mansión Freire wa. em


I Era su primera relación sexual


I No tenía relaciones sexuales frecuentes


I Usó anticonceptivos


I creía que no estaba es su período fértil


I creía que todavía no tenía la edad


I Su pareja le dijo que no quedaría embarazada


I Otra


279




280


Encusla National de Salud y Nunimún


más mencionados continúan siendo los mismos:
Era su primera relación sexual: 34.7 9€, Na tenía
relacionesfiecuentes: 18.8 9€ y Creía que m) estaba
en su períodofértil: 16.1 9€ (CEPAR, 2005).


Si bien a nivel nacional el 29.1 9€ de las mujeres
mencionó como motivo principal que Em su
primera relación sexual, este porcentaje es
mayor en el área rural (37.3 9€), en las mujeres
de las provincias de Manabí (44.3 9€) y Cotopaxi
(41.3 9€); así como en las mujeres que tuvieron un
embarazo antes de los 15 años (40.9 9€) y en las
mujeres que no recibieron información sobre la
menstruación (38.3 9€) (Anexos 13.34 a 13,36).


Un 25.9 9€ de mujeres a nivel nacional mencionó
como motivo principal Na tenía relaciones
sexuales frecuentes; por etnia, las mujeres
indígenas presentaron la mayor prevalencia
(36.4 9€); por provincia, Galápagos (36.1 9€),
Pastaza (35.2 9€), Azuay (35 9€), Guayas (33.7 9€)
y Chimborazo (30.4 9€). En cuanto al nivel de
instrucción y quintil económico, las mujeres con
instrucción primaria (32.3 9€) y las del quintíl 3
(Q3: 31.2 9€), presentaron también los valores más
altos. (Anexos 13.34 a 13.35)


Respecto a las mujeres que mencionaron como
motivo principal Creía que m) estaba en su
período fértil, se observa al nivel provincial que
Napo (29.7 9€), Chimborazo (27.1) y Guayas
(23.1 9€) están por sobre el nivel nacional (16.3 9€).
En cuanto al nivel de instrucción, aquellas con
instrucción superior o de posgrado (31.9 9€) y el
grupo de mujeres de 20 y 24 años al momento del
embarazo (26.1 9€) presentaron las proporciones
más altas. Con relación al quintil económioo, el
Q5 presentó los niveles mas altos (25 9€), al igual
que las mujeres que tenían una relación con su
cónyugue o conviviente al momento del embarazo
(25.5 %) (Anexos 13.34 a 13.35).


13.3.6 Planificación del primer
embarazo


Para tener un estimado de cuán planificado
fue el primer embarazo, a todas las mujeres
entre 15 y 24 años que estuvieron alguna vez
embarazadas, se preguntó: En la época en la que
quedó embarazada, usted... a) ¿Quería tener ese
hija (ak, b) ¿Quería esperar más tiempo? a c) ¿No
quería hijos (as)? El resultado de estas preguntas
se presenta en los Anexos 13.37, 13.38 y 13.39,
desagregado por ubicación geográfica, grupo
étnico, nivel de instrucción, edad al momento del
embarazo, qujntíl económico y relación con la
persona con quien tuvo el primer embarazo.


A nivel nacional, se reporta que un 52.5 9€ de
las mujeres queria tener ese hijo (a), un 43.8 9€
quería esperar más tiempo para tener ese hijo (a)
y un 3.7 9€ no quería tener hijo (a). Al comparar
con los datos reportados en la ENDEMAIN 2004
se observa una diminución en el porcentaje de
mujeres que quería tener ese hijo (a), del 66.3 9€
al 52.5 9€, un aumento en el porcentaje de mujeres
que quería esperar más tiempo, del 26.8 9€al43.89€
y una disminución en las mujeres que no querían
tener ese hijo (a), del 6.8 9€ al 3.7 9€ (CEPAR, 2005).


Al desglosar la información por área, la proporción
de mujeres que querían tener ese hijo es mayor en
el área rural (60.4 9€). Por subregión, la Costa niral
(66 9€) presenta las proporciones más más altas.
En cuanto al nivel de instrucción, las del nivel
primario (67.6 9€) presentan la proporción más
alta, asi como el Q1 (59 9€) con relación a los otros
quintiles, En cuanto a la relación con la persona
con quien tuvo el primer embarazo, aquellas que
tenían una relación con su cónyuge o conviviente
presentaron las proporción más alta (74.1 9€),
frente aquellas que tenian un novio o amigo u otra
persona.


En cuanto a las mujeres que querían esperar más
tiempo para tener ese hijo (a), las proporciones
más altas se dieron en las mujeres de Galápagos
(56.1 9€) al nivel provincial, las mujeres con
instrucción superior o posgrado (56.5 9€), las
mujeres que tenían menos de 15 años almomento
del embarazo (58.8 9€), y las mujeres que tenían
una relación con un novio o amigo al momento
del embarazo (54.7 9€).


Finalmente, con relación a las mujeres que no
querían tener ese hijo (a), las proporciones más
altas se dieron en las mujeres de la Amazonía
urbana (10 9€) con relación a las otras subregiones,
las que tenían menos de 15 años al momento
del embarazo (7.5 9€) y las que tenia otro tipo de
relación (diferente a un oónyugue, novio o amigo)
al momento del embarazo (24.6 9€).


Edad de la persona con quien tuvo el
primer embarazo


En elAnexo 13.40 se presenta la edad de la persona
con quién la MEF de 15 a 24 años tuvo su primer
embarazo, por categoría de edad, desagregada
por área de residencia, nivel de instrucción,
relación con la persona con quien tuvo su primer
embarazo y edad al embarazo, Un resumen de
esta información se presenta en el Cuadro 13,6.
La edad promedio de la persona con quien las
mujeres tuvieron su primer embarazo fue de 21.7




‘lomo Il: Salud sexua1 y reproduclwa


Cuadro 13.6 Edad de Ia persona con Ia que tuvo eI primer embarazo por edad de la MEF en el momento
del primer embarazo (muieres de 15 a 24 años de edad alguna vez embarazadas)


Edad de Ia persona con Ia que tuvo el primer embarazo
Características Tota1
Semmjonadas <15 15-17 18-19 20-22 23-24 25-29 Süomas NS/NR


Edad
promedio


u,o años, "/0 "/0 "/0 ‘A: "/0 "/0 ‘A: “ui n
IEÉÏEEEZE


< 15 0.3 27.3
15-17 0.2 16.0 29.0 25.6 11.4 10.1 4.1 3.4 100 1 M2 20.9
18-19 0.3 4.7 26.9 36.1 13.3 10.7 5.7 2.2 100 936 21.7
20-24 - 1.0 4.6 37.3 24.5 22.7 6.7 3.1 100 534 23.6


Rune: ENSANUÏ-ECU 2012. MsP/INEC.
Eur-unir: reireWB. etul.


años, Cabe señalar que, con relación a las mujeres
que quedaron embarazadas antes de los 15 años,
la mayoria de ellas tuvo su primer embarazo con
una persona entre 15 y 17 años (27.3 91:), una
persona entre 20 y 22 años (26.8 91;), o con una
persona de 30 o más años (18%).


Persona con quién tuvo el primer
embarazo


En los Anexos 13.41 y 13,42 se presenta
información sobre la persona con quién la MEF
de 15 a 24 años tuvo su primer embarazo, por área
de residencia, grupo étnico, subregjón, nivel de
instrucción, edad de la MEF en el momento del
embarazo y quinlil económico. Conforme estos
anexos se evidencia que al nivel nacional, un
60.9 9K: de mujeres tuvo su primer embarazo con
su novio; un 35.2 9B, con su cónyuge o conviviente;
un 1.9 ‘JE, oon su amigo; un 0.8 ‘Ka, con un familiar;
y un 0.4 96, con un desconocido. En comparación


con el 2004 ha habido un aumento del 39.4 ‘K;
al 60.9 % en las mujeres que tuvieron su primer
embarazo con su novio, y una disminución del
56.6 ‘Ka al 35.2 ‘K; en las mujeres que tuvieron su
primer embarazo con su cónyuge o conviviente
(CEPAR, 2005).


Persona con quien vivía cuando tuvo su
primer embarazo premarilal


Para determinar el entorno familiar en el que
ocurrieron los embarazos premarilales, a todas las
mujeres que reportaron no estar casadas o unidas
en el momento del embarazo se preguntó: ¿Con
quién vivía usted cuando se dia cuenta del primer
embarazo? Cómo se desprende del Gráfico 13.10,
un 84.6 % de las mujeres de 15 a 24 años vivía con
sus padres. Cabe mencionar que cuando la mujer
tenía menos de 15 años, un 69.1 ‘JE vivia con sus
padres, mientras que un 26.3 911 vivía oon otra
persona (Anexo 13.43).


Gráfico 13.10 Persona con quién vivía cuando se embarazó por primera vez (%) (mujeres de 15 a 24
años de edad, con al menos un embarazo premarital


0.1
L0 2.0


Ruth: EMSANUÏ-ECU 2012. MSP/NEC.
Ellunclii: Freire WE. mr


I Padres
I Pariemes


I Amigos (as)
I Sola


I Otra
I No responde


281




282


Porcentaje


(7o)


Porcentaje


(Ve)


Encuesla Nadunaj de Sajud y Munición


Gráfico 13.11 Reacción de Ia familia ante el primer embarazo (muieres de 15 a 24 años de edad, con al
menos un embarazo premarital)


10o9o
ao70 60.6
so5o
4o3o
f3 93 U 7-5 4.8 3.o 2.9 2.5 05


o , - 1 - mAcepiamn el Ouerían Otra inriirerencia le pidieron La corrieron Familia ¡ha a Nn In no responde
embarazo en easarnienio / que no io dela eau criar al snpiemn


comia le eniigaron a tuviera nino (a)
nonnai easarse


Reacdón dela familia ante el primer embarazo


num; HSAMJTEÜJ 2m 2. ABF/WEG
abundan: Freire wa. em


Reacción de la familia ante el primer
embarazo premarital


Para determinar la reacción de la familia ante el
primer embarazo premarital, a todas las mujeres
que reportaron no estar casadas o unidas en el
momento del embarazo se les pregimtó: ¿CuálfiAe la reacción de su familia cuando se enteraron
de su primer embarazo? En el Anexo 13.44 y el
Grafico 13.11 se evidencia que casi dos de cada
tres familias (60.6 9o) aceptaron el embarazo
premarital en una forma nonnal, mientras que
un 9.3 % de familias quisieron u obligaron a que
la mujer se casara, un 8.7 ‘K; de familias tuvo otra
reacción, un 7.5 % de familias mostró indiferencia,
un 4.8 '36 pidió que no tuvieran a su hijo (a), un 3 %


sacó a la mujer de la casay un 2.5 % de familias no
supo del embarazo.


Reacción de la persona con quien tuvo su
primer embarazo premarital


Para establecer la reacción de la persona con
quien la MEF tuvo su primer embarazo premarital,
a todas las mujeres que reportaron no estar
casadas o unidas en el momento del embarazo se
les preguntó: ¿(Jual fue la reacción de la persona
con quien tuvo su primer embarazo, cuando sapo
que usted estaba embarazada? En el Anexo 13.45
y Grafico 13.12 se puede observar que las tres
respuestas más mencionadas fueron: Se puso
contento (40.9 a), Se mostró preocupada (29.5 9L)
yLe dijo que tuviera su hijo (a) sola (6.9 '36).


Guárico 13.12 Reacción de la persona con quien tuvo su primer embarazo (mujeres de 15 a 24 años de
edad, con al menos un embarazo premarital)


29.5


6.9


I


5.7 5.0 4.4 2.3 2.2 m
j m m 1 "-9 "-7


emma Preoenpaae Lepidió Indüerencia Enojado Lepidió seeasaria/ Mosupo mm No Fuevinlada
que lo que no lo uniria responde


hrvierasola tuviera


Reacción dela persona con quien iuvo su primer embarazo
num; HSAMJTEÜJ 2m 2. ABF/WEG
abundan: Freire wa. em




Cuadro 13 7 Forma en que terminó el primer embarazo por nivel de instrucclon y edad de Ia MEF al
momento del embarazo (mujeres de 15 a 24 años de edad alguna vez embarazadas)


‘Inma Il: Salud sexual y reproduclwa


Forma en que terrmno el pnmer embarazo
Forma en que ler- Magda
mino el embarazo VM)


Perdida
{abono}


Nacido
mueno


Aun Total
embarazada


' Menus de 25 casos
menu: HBAMJTEÜJ 2m 2. WANEC.
mandar: Frelre wa. em


Forma en que temünó el primer embarazo


A todas las mujeres de 15 a 24 años alguna vez
embarazadas se les preguntó ¿En qué forma
terminó su primer embarazo? las categorías de
respuesta incluyeron: a) Nacido vivo, b) Pérdida
a aborto, c) Nacido muerto (marfinata) y d) Aún
esta’ embarazada, Los Anexos 13.46, 13.4737 13,48
muestran la distribución porcentual de las formas
en que terminó el primer embarazo, desagregada
por ubicación geográfica, nivel de instrucción,
quintil económico, edad al momento del
embarazo, planificación del primer embarazo y
clasificación de la primera relación sexual (marital
o premarítal). Un restunen de la información


Ninguno
Primaria 94.2 1 5 0.2 4 0 100 360
Segundaria 87.6 4 9 1.7 5 8 100 1962
Superior/posgrado 88.4 5 8 0.1 5 7 100 413


< 15 92.4 7.5 0.0 0.1 100 236
15-17 89.4 4.1 1.2 5.3 100 1 442
18-19 90.4 3.4 1.5 4.6 100 986
20-24 88.7 4.5 0.1 6.6 100 584


mas importante de estos anexos se presenta en
el Cuadro 13.7. De este cuadro se desprende que
un 39.6 9L de embarazos terminó con un nacido
vivo; un 4.2 % tenninó en un aborto; un 1 96, con
un nacido muerto: y un 5.3 ‘K; todavía estaba
embarazada el momento de la encuesta. Ademas,
se desprende del cuadro que los abonos fueron
mas frecuentes cuando la mujer tenía menos de
15 años (7.5 %) y en las mujeres con instrucción
superior o posgrado (5.8 9B).
Al comparar estas cifras con las reportadas en
la ENDEMAIN 2004 no se observan cambios
importantes en la escala nacional (Nacido vivo:
85.5 9B: Abonos: 5.8 9€; Nacido muerto: 0.7 '36; Aún
embarazada: .9 96) (CEPAR, 2005).


Gráfico 13.13 Persona con quien vivia despues del primer embarazo (mujeres de 15 a 24 años de edad,
cuyo embarazo lue a termino)


100


80


É
3% 5° 541
E 407e 4o '


20


o 3.0 1.1 0.6 0.3 0.2‘ Conyugeo Padres Parientes Otra Sola Moresponde Amigos (as)
oonvivienle


num; EmAMrLEm 2012 NSF/WEG
abundar: Fran wa. em


283




284


Encusïa Naciunal de Salud y Nurrimún


Gráfico 13 14 condición de estudio o trabajo al momento del primer embarazo (%) (mujeres de 15 a 24
años de edad con al menos un embarazo)


16.0


num». BEAMJTELXJ 2012 NsP/INEC
narración: Hebe WB eta].


Persona con quien vivía después del
primer embarazo


Para determinar con qué persona (as) vivía la
mujer después del primer embarazo, a todas las
mujeres de 15 a24 años que tuvieron un embarazo
a término se les preguntó: ¿Con quién vivía
después de que terminó el embarazo? En el Anexo
13.49 y el Grafico 13,13 se presenta la distribución
porcentual de la persona (as) con quien vivían las
mujeres después del primer embarazo, Se reporta
en el gráfico que un 54,1 ‘Zu de las mujeres vivía
oon su cónyugue o conviviente; un 40.7 %, con sus
padres; y un 3 ‘K2, con sus parientes. Al comparar
estos datos con los de la ENDEMAIN 2004 se
observa que la proporción de mujeres que reportó
vivir con su oónyugue o conviviente disminuyó del
70.3 96, en 2004, al 54.1 ‘Ka, en 2012; mientras que la
proporción de mujeres que reportó vivir con sus
padres aumentó del 22.7 '36, en 2004, al 40.7 9B, en
2012 (CEPAR, 2005).


13.3.7 Problemas educativos y laborales
a consecuencia del embarazo


El matrimonio a temprana edad, y la maternidad
precoz o no planeada, pueden producir un
impacto profundo y prolongado en la educación
y situación laboral de la mujer (CEPAR, 2005). En
este este sentido la presente sección reporta los
datos referentes a las consecuencias educativas
y laborales como producto del primer embarazo
en las mujeres de 15 a 24 años, que han tenido al
menos un embarazo.


Condición de estudiante y trabajo de la mujer
cuando se quedó embarazada por primera vez
En los Anexos 13,50y 13.51 se reporta la condición
de estudiante y trabajo, en proporciones, de las


I Solo estudiaba


n Solo trabajaba
I Esiudiaba y trabajaba


No esmdiaba ni trabajaba


mujeres de 15 a 24 años, cuando se quedaron
embarazadas por primera vez, desagregada
por ubicación geográfica, grupo étnico, edad al
momento de embarazo, nivel de instrucción,
quintil económico y clasificación del primer
embarazo (marital o premarital). Un resumen de
esta información a escala nacional se presenta en
el Gráfico 13.14. Como se observa en este gráfico,
un 43.1 96 de mujeres se encontraba estudiando al
momento de su primer embarazo; un 33.1 ‘K. no
estudiaba, ni trabajaba: un 7.7 ‘Zu se encontraba
estudiando y trabajando; y un 16 % se encontraba
trabajando. Al comparar con lo reportado en la
ENDEMAIN 2004, se observa un aumento en
el porcentaje de mujeres que se encontraban
solo estudiando, del 23.5 '36 en 2004 al 43.1 ‘Ku en
2012; también se observa una disminución en el
porcentaje de mujeres que no estaban estudiando
ni trabajando del 45.3 9L, en 2004, al 33.1 ‘Ka, en
2012 (CEPAR, 2005).


Al observar el desglose por área de residencia, en
el Anexo 13.50, se desprende que en el área mral
el porcentaje de mujeres que se encontraba solo
trabajando es mas alto (19,2 96), que en el área
urbana (14.7 96). Al observar el desglose por grupo
étnico se reporta que el porcentaje de mujeres
indígenas que se encontraba trabajando es
mucho mas alto alo observado en los otros grupos
étnicos (indígenas: 31.4 9€; afroecuatorianas:
16.6 ‘Ka; montuvias: 11.7 9€; y mestizas, blancas u
otra etnia: 14.8 '36) (Anexo 13.50).


Finalmente, ya que se esperaría que las mujeres
entre 15 y 24 años estén ya sea estudiando, las
adolescentes, o iniciando la vida laboral, las más
adultas, al obserrmr el desglose por edad de la
mujer en el momento del embarazo, resalta el
hecho que un 6.9 ‘ña de las mujeres menores de 15




Tomo Il: Salud sexual y reproducllva


Cuadro 13,8 Nivel de instrucción en el momento del primer embarazo por grupo étnico y quintil
económico (mujeres de 15 a 24 años con al menos un embarazo)


Total


Indigena
Afrnecuatnrimo
Mnniuvio
Mestizo, hlarm
y obo


m (Pobre) 1.2
O2 2.7
oa (Intermdio) 0.6
04 0.0
os (Woo) 0.o


Ruiz ENSANUFECU 2012. MSPIINEC.
Ellnllfin: FreireWE. mi


años, y un 11.3 ‘ii: de las mujeres de 15 a 17 años se
encontraba solo trabajando (Anexo 13.51).


Nivel de instrucción en el momento del
primer embarazo


En los Anexos 13.52 y 13.53 se presenta el nivel
de instrucción de las MEF de 15 a 24 años, en el
momento del embarazo, desagregado por área
de residencia, grupo étnico, subregión, edad al
momento del embarazo, quintil económico y


clasificación de embarazo (marital o premarital).
En el Cuadro 13.8 se presenta un resumen de la
infomiación más relevante de estos anexos. Del
cuadro se desprende que un 0.9 ‘ii: de las mujeres
no estudiaba en el momento del embarazo, un
4.4 '36 estaba cursando la primaria, un 70.9 ‘K;
estaba cursando la secundaria y un 23.8 % estaba
realizando sus estudios superiores o de posgrado.


Al comparar estos datos con lo reportado en el
2004, se desprende que la proporción de mujeres


Gráfico 13.15 consecuencias laborales y educativas a causa del primer embarazo (%) (MEF de 15 a
24 años que eran estudiantes o que estaban trabajando cuando salieron embarazadas y
tuvieron un embarazo a término)


Consecuencias laborales ('/a) mnsecuencias educativas (rs)


I interrumpió y volvió atrabajar


I interrumpió y no volvió a trabajar


I No inharmmpió el trabajo


num: EusAuuFEw 2012. MSP/MEC.
Elborlclir Freire WE. em


I ¡interrumpió y volvió a estudiar


I interrumpió y no volvió a estudiar


I iio interrumpió los estudios


285




286


Encusla National de Salud y Nutrición


que cursaba la secundaria en el primer embarazo
ha aumentado notablemente del 22.1 ‘JE, en
2004, al 70.9 '36, en 2012, es decir, casi 50 puntos
porcentuales (CEPAR, 2005).


Al desglosar por grupo étnico y quintil económico
se destacan las mujeres montuvias y las del quintil
más pobre (Q1) por presentar las proporciones
más altas de embarazos en mujeres que cursaban
la primaria (20.6 ‘K; y 14.2 ‘Ku, respectivamente).


Consecuencias educativas o laborales a
causa del primer embarazo


Para tener una idea aproximada de las
consecuencias laborales y educativas del primer
embarazo en las mujeres de 15 a 24 años en el
Anexo 13.54 y el Gráfico 13.14 se presenta la
distribución porcentual, de los efectos laborales
y educativos en cuatro categorías: a) interrumpió
y volvió a trabajar/estudiar, b) Interrumpió y na
volvió a trabajar/estudiar y c) No intenumpió el
trabajo/los estudios.


Con relación a lo laboral, se desprende del gráfico,
que en total un 86.5 % de mujeres interrumpió
su trabajo; de este porcentaje, un 47.1 ‘K: volvió a
trabajaryun39.4%no volvió atrabajar. Además, se
observa que un 13.5 ‘K. de mujeres no interrumpió
su trabajo. Estas cifras varían notablemente con lo
reportado en 2004. Por ejemplo, el porcentaje de
mujeres que dejaron de trabajar por el embarazo
(sea que hayan vuelto a trabajar o no) aumentó
del 33.2 '36, en 2004, al 86.5 ‘JE, en 2012.
Con relación a lo educativo, se desprende
del gráfico que en total un 59.1 96 de mujeres


interrumpió sus estudios: de este porcentaje,
un 14.8 ‘¡la volvió a estudiar y un 44.3 9L no volvió
a estudiar. Además se observa que un 40.9 ‘Zu de
mujeres no interrumpió sus estudios. Todas estas
cifras son muy similares a las reportadas en 2004
(16.5 ‘Zu, 41.3 ‘Zu y42.2 ‘ña, respectivamente).


13.3.8 Actividad sexual reciente y uso
del preservativo en la última
relación sexual


Actividad sexual reciente


A todas las mujeres de 15 a 24 años sexualmente
acriws, se les preguntó: ¿Hace cuánta tiempo
tuvo su última relación sexual? De esta manera
se estimó el porcentaje de mujeres que tuvieron
su última relación sexual hace menos de un mes
(30 días) y hace menos de tres meses (90 días).
Esta información desagregada por ubicación
geográfica, grupo étnico, nivel de instrucción,
quintil económico, estado civily edad se la puede
encontlar en el Anexo 13.55. Se evidencia en este
anexo que a nivel nacional un 63.2 % de mujeres
tuvo su última relación sexual hace menos de un
mes, mientras que el 70.5 ‘Ka tuvo su última relación
sexual hace menos de tres meses (porcentaje en el
que se incluye la categoría En el última mes). En el
Anexo 13.55, se desprende que las proporciones
más altas en las dos categorías (tiltimo mes y
últimos tres meses) se encuentran en las mujeres
que viven en el área urbana, la Costa rural, la
Costa Urbana, Galapagos y Guayaquil, las mujeres
montuvias, las mujeres unidas o casadas y las
mujeres de 24 años.


Gráfico 13.16 Uso del preservativo en la última relación sexual (mujeres de 15 a 24 años que tuvieron
relaciones sexuales en el último año)


I No usó preservativo en su última relación sexual
I Sí usó preservativo en su última relación sexual


Rune: ENSANUFECU 2m 2. MSP/INEC.
Hannah: Fuera WB. etal.




Paiwntale


iva)


Uso del preservativo en la última relación
sexual


Para estimar el porcentaje de uso del preserimtivo
en la última relación sexual, a todas las mujeres
de 15 a 24 años que tuvieron relaciones sexuales
en el último año se les preguntó si habían usado
preservativo en su última relación sexual. El
anexo 13.56 presenta el porcentaje de mujeres
que usó preservativo en su última relación
sexual, desagregado por área de residencia, grupo
étnico, subregión, nivel de instrucción, quintil
económico, estado civil y edad de la mujer. De
este anexo y del gráfico 13.16 se desprende que
un 16.6 96 de mujeres usó preservativo en su
última relación sexual.


Al comparar esta cifra con la reportada en la
ENDEMAIN 2004 se obserim un aumento, del
9.1 96, en 2004, al 16.6 96, en 2012, en el porcentaje
de mujeres que usaron preservativo en su última
relación sexual; si bien el porcentaje de mujeres
que usó preservativo en su última relación sexual
todavía es bajo (16.6 96), ha habido un aumento de


‘lam Il: Salud sexual y leDlDdlJCllVa


casi el doble con relación al 2004 (CEPAR, 2005).


Por otro lado, también se evidencia que el
porcentaje de uso del preservativo en la última
relación sexual es mucho menor en las montuvias
(7.6 96), en las afroecuatorianas (8.2 96), en las
mujeres que viven en Guayaquil (8.9 96), y en las
mujeres casadas/ unidas (7.6 96).


Motivos para no usar preservativo en la
última relación sexual


A todas las mujeres que reportaron no haber
usado preservativo en su última relación sexual se
les preguntó el motivo principal para no haberlo
hecho. La distribución porcentual de los motivos
para no haber usado preserimtivo en la última
relación sexual se presenta en el Anexo 13.57 y el
Gráfico 13.17. Como se observa en el gráfico los
tres motivos más mencionados fueron Uso/usa
otro método anticonceptivo (51.1 96), Tiene una sala
persona (1 1.1 96), y Nunca lo ha usado (9 96). En la
ENDEMAIN 2004 los motivos más mencionados
fueron Uso/usa otra método anticonceptivo


Gmfico 13 17 Motivos para no usar preservativo en la última relación sexual (muieres de 15 a 24
años que tuvieron relaciones sexuales en el último año y que no usaron preservativo
en la última relación sexual)


sn—
51.1


4o


2n
ii.i 9.o 3.9 5 4 fi 2


o
' A "2 1-5 0.a m5 0.4


usó/n mm Tlene una Nunca ln n: oim- mmiiía en Asu pareja DlSIflÍnlJyB el Su pareja es No es segiim Es para llo sahe
meinan sola paiqa umfln ¿se mnmenm im le gusta piacei es llel iisann luem mame


innúiimm del inamiimiim ixiienem
Mmm pam nn iisai preservamm eii la última relaoiorl sexual


- incluye Es «¡mi dv tïbltïllfl, a raro/toxina) y mm
mani; HBAMJTEÜJ 2012 NSF/WEG
sumada: Freire wa. mi


(41.7 96), Nunca la ha usada (17.8 96), A su pareja 13.4 BIBLIÜGRAFIA
no le gusta (9.5 96) y Tiene una sola pareja (8.3 96)
(CEPAR. 2005). De lo antes dicho se desprende
que el desconocimiento sobre el funcionamiento,
efectividad y costo del preservativo podría ser una
barrera en su uso, sobre todo en las mujeres que
respondieron que nunca han usado, las que dicen
que es caro, las que dicen que es para usarlo fuera
del matrimonio y las que dicen que no es seguro.


Laakkonen, Helmo. (2014). Adolescents’ sexual
and reproductive health (SRH): empowering
young people to realize their full potentiaL
Entre Nous: The European Magazine for sexual
and reproductive health 80:3. WHO/UNFPA.


287




288


Encuesta Nauuna! de Sandy Numcmn


CEPAR. (2005). ENDEMAIN 2004: Encuesta
Demográflca y de Salud Materna e Infantil.
Ecuador: Centro de Estudio de Población y
Desarrollo Social (CEPAR).


OMS. (2014). ¿Qué problemas de salud tienen los
adolescente y qué cabe hacer para prevenirlos
y respander a ellas? Sitio web: httpz/lwww.
who.int/maternaLchildjdolescent/topics/
adolescence/dev/es/Jí


ops. (2003). La Salud Sexual y Reproductiva de
los Adolescentes y las Jóvenes: Oportunidades,
Enfoques y Opiniones Washington, D.C:
Organización Panamericana de la Salud (OPS).








—-—- , ..vn‘wr-'r'"”"-f’” "
. 1.‘ :>¡'v-\ -


/ INFECCIONES DECAPITULO XIV TRANSMISIÓN SEXUAL
YVIH/SIDA




Foíografia:
l-‘ACI/ ECLMDOR




CONTENIDO


14.1 INTRODUCCIÓN


14.2 METODOLOGÍA


14.3 RESULTADOS"


14.3.1 Conocimiento de las infecciones de transmisión sexual (ITS)
14.3.2 Indicadores de conocimiento delVIH/sida......
14.3.3 Conocimiento y uso de la prueba del VIH
14.3.4 Actitudes de aceptación frente a las personas que viven con elVIH/sida .
14.3.5 Percepción personal del riesgo de adquirir el VIH/sida"
14.3.6 Uso de condón en la última relación sexual
14.3.7 Disposición al uso de condón en la pareja


293


14.4 BIBLIOGRAFÍA ..






14.1 INTRODUCCIÓN
Las infecciones de tlansmisión sexual (ITS) son
causadas por más de 30 bacterias, virus yparásitos
diferentes y se propagan predominantemente por
contacto sexual, incluidos el sexo tmginal, anal
y oral. Cada dia, más de un millón de personas
contrae una infección de transmisión sexual. Se
estima que, anualmente, unos 500 millones de
personas contraen alguna de las siguientes ITS:
clamidia, gonorrea, sífilis o tricomoniasis. Además,
más de 290 millones de mujeres están infectadas
con el virus del papiloma humano (VPH), una de
las ITS más comunes (OMS, 2013).


En Ecuador, desde 1984, año en el que se
registró a la primera persona con infección
por el virus de inmunodeficiencia humana
(VIH), que posteriormente genera el sindrome
de la inmunodeficiencia humana (sida), se ha
reconocido un aumento progresivo y constante de
personas que viven conVlI-I/sida. En el año 1994, se
reportó una relación de siete hombres infectados
por cada mujer y para 2004, esta relación fue de
dos hombres por cada mujer (CEPAR, 2005).


La medición del conocimiento sobre ITS en
la ENSANUTECU 2012 tuvo como objetivo
establecer la frecuencia de mujeres de 12 a 49 años
que declaran conocer las ITS y el VIH, tanto de
manera espontánea como por referencia: además,
describir las caracteristicas del conocimiento
sobre las acciones de prevención y tratamiento
del VIH/sida. La infomiación se muestra por
grupos de edad, grupo étnico, quintil económico,
estado civil, nivel de instrucción y declaratoria
de la experiencia sexual: también, se presenta la
información con respecto a variables geográficas
(área de residencia, subregjón, provincia y/o
zonas de planificación).
El texto, los cuadros y los gráficos del presente
capítulo exponen la información de manera
resumida. Para el lector que desee hacer un
análisis a profundidad, el CD que acompaña
este informe contiene anexos con información
detallada sobre la población muestral (n), la
población expandida (N) y los intervalos de
confianza (IC95%). La contextualización de
los resultados de la ENSANUT—ECU 2012 en el
proceso histórico de las encuestas de salud sexual
y reproductiw realizados en Ecuador muestra
comparaciones, a nivel nacional, con los datos de
la encuesta ENDEMAIN 2004. En lo referente a
la región sudamericana, para ubicar la situación
ecuatoriana se utilizan los datos nacionales de las
situaciones comparables con la Encuesta Nacional
de Demografía y Salud de Colombia (ENDS 2010),


Inma Il: Salud sexual y veprodmum


la Encuesta Demoglafica y de Salud Familiar de
Perú (ENDES 2012) y la Encuesta Nacional de
Demoglafíay Salud de Bolivia (ENDSA 2008).


14.2 METODOLOGÍA
La información presentada en este capitulo
corresponde a la Sección VIII: Infecciones
de transmisión sexual (ITS/VIH/süiu) y a un
apartado de la Sección VI: Actividad sexual y
salud reproductiva del formulario de mujeres en
edad fértil (MEF) (Anexo B).


La Sección VIII del formulario midió el
conocimiento sobre las ITS en las mujeres de
12 a 49 años (sífilis, gonorrea, VIH/sida, herpes
genital, condiloma, clarnidia, hepatitis B, virus
del papiloma humano, tricomoniasis, candidiasis
y leucorrea). Además, incluye infomiación sobre
el conocimiento del VIH/sida, las actitudes de
aceptación frente a las personas que viven con
VIH/sida (PVVS) y la percepción personal de
riesgo de adquirir el virus delVIH/sida.


El apartado de la Sección VI, que se presenta en
este capítulo, incluye información sobre el uso
de preservativo en la última relación sexual y la
disposición a su uso en la pareja El Cuadro 14.1
muestra la composición del presente capitulo.


14.3 RESULTADOS


14.3.1 Conocimiento de las infecciones
de transmisión sexual (ITS)


A todas las mujeres de 12 a 49 años de edad se les
preguntó, en dos pasos, sobre su conocimiento
de once ITS (sífilis, gonorrea, VIH/sida, herpes
genital, condiloma, clarnidia, hepatitis B, virus
del papiloma humano, tricomoniasis, candidiasis
y leucorrea). Primero, se preguntó sobre cuales
infecciones de transmisión sexual ha oido
hablar esperando que la encuestada respondiera
espontáneamente. Posteriormente, para cada
infección que no mencionó espontáneamente,
se hizo la pregunta señalando las enfermedades
y registrando la respuesta. La presente sección
describe el conocimiento de diez ITS, sin incluir
VIH/sida.


Las ITS más conocidas a nivel nacional son la
gonorrea (78.3 9€), el virus de papiloma humano
(67.1 9B), el herpes genital (60.6 96) y la sífilis
(59.1 9€). las ITS menos conocidas en el pais son la
tricomoniasis (14.7 '36), la candidiasis (14.8 96) y la
chlarnydia (16.6 '36). Con relación a la ENDEMAIN
2004 se observa en el Grafico 14.1 que, en general,
hay un aumento del conocimiento de estas


295




296


Porcentaje


(m)


Encuesta Nacional de Salud y Nullicliín


Cuadro 14.1 Composición del capítulo infecciones de


Componente


transmisión sexual y VIH/sida


po de


mu; ElSAMJTEUJ 2012 NW/lNEC
amoroso: Freire WB. em


enfermedades, particularmente en el caso del
virus de papiloma humano (VPH). Así, en el año
2004 una de cada diez mujeres había oído hablar
del VPH, mientms que para 2012, seis de cada diez
mujeres declararon conocer esta ITS.


En el Cuadro 14.2 y el Anexo 14.1 se presenta el
conocimiento de las ITS desglosado por área
de residencia, grupo étnico y subregión. De
este Cuadro y este Anexo se desprende que el
conocimiento de las ITS es más bajo en las áreas
rurales, respecto de las áreas urbanas. Además, la
información desglosada por subregión evidencia
que el porcentaje de mujeres que han oído hablar
sobre las distintas ITS es mayor en la ciudad
de Guaymquil, frente a las ollas subregiones.
Dentro de las ITS más conocidas en esa ciudad se
destacan la gonorrea (92.2 9L), el VPH (78.3 9?.) y el
herpes genital (77.5 %).


Conocimienm de las ¡menciones de transmision x xsexual
Indicadores del conocimiento de VIHIsida x x
Conocimienm y uso de la prueba de VIH x x
Actitudes deaeeptaeioirlrenlealas personas que x xviven con VIH/sida
Percepción personal del riesgo de adquirir VIH/sida x x
Uso de condón en la última relación sexual x x
Disposición al uso de condon en la pareja x x


Se obsenm también que las afroecuatorianas son
el grupo étnico que más conoce sobre la mayoría
de las ITS. Mientras que las indígenas son el grupo
étnico que menos conoce las distintas ITS. En
ambos casos y para los demás grupos étnicos, las
ITS más conocidas son la gonorrea, el papiloma
humano y la sífilis (Cuadro 14.2 yAnexo 14.1).
El Cuadro 14.3 y el Anexo 14.2 presentan la
descripción del conocimiento de ITS, según el
quintil económico, nivel de educación y grupo
de edad. Se evidencia que a medida que aumenta
el quintil económico y el nivel de educación,
incrementa el conocimiento de las diversas ITS.
Así, menos de la mitad de las mujeres entrevistadas
sin instrucción formal y que pertenecen al quintil
de menores ingresos económicos conocen sobre
las ITS.


Gráfico 14.1 Mujeres que conocen n han oido hablar de infecciones de transmisión sexual (ITS),
comparación ENDEMAIN 2004 y ENSANIJT-ECU 2012 (mujeres de 15 a 49 años)


I eunermn (zum)


sim: mmm nerpesgenllnl Onndllnm Leucnm


I msnnurrw (zmz)


Dnlunvydln Hepimnsl! Papiloma rnmmnusk mames:
nunum¡mencionas de imnsmlskïn sexual


Hulk ENDEMNN 2004, lIPAR/EuSANUFEm 2012, MSP/IMEI).
murcia: FreireWE. em




¡’omo II: Sam sexual yvepvodxtwa


297


i
I
ás


2.a:


¡‘la


23.2
.N


EN


amena?


¡la


so:


5


mi


u
_


HS


En


QE


md


En


0.3


no»


En


.28!
13..


m:


3


«.8


«.3


2:


n:


m!


es


nao


n:


«a


m2


Égsa


xa—


2


EN


Q2.


E3


a2.


c:


adn


5


3K


«.5


mmm


2.5


mmm


3


edu


Q2


«de


En


E:


m...“


2m


es


n;


E:


8925.3


N8m


3


m.»


m.»


«.3


En


3


Q9


EN


Q8


NS


m2


EE


25.5.5


c3N


3


Q2.


<5


ns


2m


m9


mNN


mu.


2m


En


Qmm


2.2....


sus;


m8F


m._.


im


tE.


m.mm


q?


ña


edu


m.
S


Q3


2:


o.
_.m


ÉE


33o


cumN


Hu


Q2


mi.


«a


0.8


w:


wa


5m


Se




omo


sae:


sus


5mm


3


o.»


3


q:


n:


.3


H3


EN


m8


Q3


Q8


ÉE


272m


m3e


2


m?


Q2


92


—.
G


2:


EN


o.
5


Se


m2


G.3


«cua:


572m52:95am


É
3


2


ñ?


m.m_.


e.
K


o.
E


m:


2m


«N.»
7


0.3


u.
5


Em


es»


853


6582


sm


m;


m.»


m.
_._.


Fóm


m3


É


Q5


9.3
7


Q2


o.
5


3m


932cc:


2K


2


0.2


2:


ws


«.3


2:


n.
S


3m
7


En


En


3o


ccghcfizuoeï


esm


2


2


3


2m


QR


tu


2:


_..m_.
7


m8


0.3.


3m


ESE;


SES


3:5


eso


2


o.»


En


o?


2m


m.»


q:


m3
7


mas


o.
E


«.2.


3...2


N2
e


en


Q3


t!


a2


ns


2:


93


m.
E
7


us


«.8


En


E395


finca
mw
a


mp
un


mfiuïE.
535.;
>


euES


.255


¿En
.8


G.5


3...5»


EÉEÉE.
su


85.382.
ou


.53:


cu...


:2.
e


conozco


2...


030.55


mi


Quad




Encuesïa Nacicna! de Sam y Mmicm


it
N;
23m


uauaaiw


¿N253


asu


Bufizaflfi
"ESE


42.5
zNN.
uu


NuEuuNEevN
s.N


cfiïzuc.a
EE
av


amen
.2.


“¿asua
EN.


N52


«N


mi.


I:


NNN


EN


tE.


NNN


q:
_


món


3K


En


NeN


N22
.22


NNNN


NN


NE


NN:


EN


EN


NE


EN


EN
_


NNN


NNN


m5


NIN


NN.N


NN


má:


NE


NN...


NNN


NE


«¿N


EN
_
N.s


EN


N.s


sus.


NNNN


N:


NE


N_N_




N_NN


NE


N__N


N_NN
_


N_NN


N_NN


N_NN


NN.NN


N2N


NN


N_N_


N_N_


N_NN


N_NN


N_N_


N._N


N_NN
_


N_NN


N_NN


N_NN


NNNN


_NNN


E


«.2


m2


N_NN


Q8


NE


NS


N.s
_
N.s


N_NN


QB


NN.NN


SNN


Z


N_N_


s:


EN


N_NN


z:


N_N_


N_NN
_


N_NN


N_NN


EN


NNNN


N:_


E


NN


N_N_


N_NN


EN


N9


N_NN


N:
_


2m


N_NN


N_NN


2.2


NNN


NN


2


NN


EN


0.3


É


NN


E:
_


NE


EN


z:


2.:


is
2.


aaa


GN
t


NN


q:


m:


EN


N_NN


N2


N_NN


EN
_


N_NN


N_NN


EN


Esas
.22


SNN


NN


NNN


EN


N3


EN


NNN


NNN


NNN
_


N3


N.5


N.s


Se
NN


NNNN


NN


tt


É


NS


NNN


EN


SN


NNN
_


NNN


EN


NE


a


5mN


NN


EN


mi.


NNN


NNN


má.


N.NN


EN
_


NNN


NNN


NNN


EEENE
NN


NNNN


N_N


Nm


NN


N_NN


N_NN


NN


z:


N_NN
_


Q3


N_NN


N_NN


Na


8mN


N;


N_N


NN


N_NN


N_NN


NN


N_N_


N_NN
_


EN


EN


N_NN


ENE.
a


S_E28o


__=__._a


NNNN


N_N


N_NN


N_NN


N_NN


N_NN


N_NN


___N


N_NN
_


N_NN


N_NN


N_NN


ouEuBNcNa=3=w


N:N


Z


_N_


Q2


N_NN


N3


NE


N_NN


N_NN
_


N_NN


N_NN


N_NN


NNÉNSN


Roo


N__


NN


NN


N_NN


N_NN


NN


N9


N_NN
_


EN


N_NN


N_NN


NNNENN


NNN


N;


NN


3.


NNN


EN


s.


u:


I:
_


NNN


NNN


EN


És:


NN_3E_NN_
e
E:


«finca
men
m-
2.


mÉPïEV


=_m__um._n=m>


auES


agan


¿En
5..


G.5


¡San


:n_m_Em:n._u
mu


ma=a_uu2=_
mu


33m:


asa
E:N.


zauazau
E...


mafias.
mi


enano


298




1am Il: Salud sexual y vepmdmtlm


Gráfica 14.2 conocimiento espontáneo o dirigido del VIH/sida, comparación entre ENDEMAIN 2004 y
ENSANUT-EGU 2012 (mujeres de 15 a 49 años)


n ENDBMIN (2004)


90— 72.9


Espománeo


u ENSANUT-EUJ (2012)


91.2 95-”


Dlngl o Espnnïáneo o dirigido
Conocimiento del VIH/Sida


num: BIJEMAN 2004, CEPAR IBJSMLFFEGJ 2012, IlSP/INEC.
znznúuzrmïews mi.


Del mismo Cuadro 14.3 se desprende que el
porcentaje de mujeres que conocen las distintas
ITS aumenta conforme incrementa la edad.
Las mujeres entre 12 y 14 años presentan los
porcentajes más bajos de conocimiento para
todas las ITS, mientras que las mujeres mayores
de 40 años presentan los porcentajes más altos.
La infomración desagregada por estado civil
no presentan grandes diferencias, esto ocurre
también al desagregar los datos por experiencia
sexual, como se muestra en el Anexo 14.3.


Para una mayor desagregación sobre las mujeres
que conocen o han oido hablar de infecciones de
transmisión sexual (ITS), revisar los Anexos 14.1,
14.2 y 14.3.


14.3.2 Indicadores de conocimiento del
VIH/sida


Al igual que para las demás ITS, las mujeres de 12
a 49 años respondieron de manera espontánea o
dirigida si conocían el virus de inmunodeficiencia
humana (VIH)yel sida. Alas mujeres entrevistadas
que conocían o que habían oído hablar de la
infección por el virus del VIH/sida, se les indagó
si había algo que una persona pueda hacer para
evitar infectarse con el VIH, sobre el conocimiento
de formas proglamáticas y especificas de evitar
el virus, la percepción de la entrevistada sobre
el riesgo de infección por el VIH y los aspectos
sociales de la prevención y mitigación.


Conocimiento espontáneo o dirigido del
VIH/sida


A nivel nacional, el 95 9!» de las mujeres conoce o
ha oido hablar del VIH/sida, de este el 72.9 9?. lo


mencionó espontáneamente y el 22.1 ‘K1, de forma
dirigida. El porcentaje de mujeres que conocen el
VIH/sida ha aumentado en relación al año 2004.
Así, el 91.2 '36 de las mujeres entre 15 y 49 años,
en el año 2004, manifestó conocer el VIH/sida,
mientlas que para 2012, ese porcentaje aumento
3.8 puntos porcentuales (95 '36) (Gráfico 14.2). Es
importante notar que el porcentaje de mujeres
que conocen de manera espontánea el VIH/sida
aumentó 10.4 puntos porcentuales, al pasar de
62.5 ‘Na, en 2004, a 72.9 96, en el año 2012 (CEPAR,
2005) (Gráfico 14.2). De cierta manera, este
incremento en el conocimiento sobre el VIH/sida
refleja que el acceso a la información ha mejorado
con el tiempo, permitiendo que más mujeres
estén informadas y tengan conocimiento sobre el
virus.


Con relación a los demás países de América
latina, el porcentaje de mujeres ecuatorianas que
declaran conocer el VIH/sida esta ligeramente
por debajo de las mujeres en Colombia y Perú
y, notablemente, por encima de Bolivia Es asi
que, Colombia y Perú registraron que el 98.6 9!»
y el 36.6 % de las mujeres conocen el VIH/sida,
respectivamente; mientras que en Bolivia se
reporta que el 79.4 9L de mujeres conoce el V[H/
sida (ENDS, 2010; ENDFS, 2012: ENDSA, 2008).


Como se observa en el Cuadro 14.4 y el Anexo
14.4, el conocimiento espontáneo de VIH/sida es
mayor en las áreas urbanas (78.1 '36) en relación
con las áreas rurales (60.3 9€), y es notoriamente
bajo en la Sierra rural (54.0 ‘¡(1) y en la Amazonía
rural (58.6 9L) y particularmente alto en la
ciudad de Guayaquil (86.1 9?.) y en la Costa urbana
(77.8 9€).


299




Encuesta Naciunai de Sailm y Nuhimñrï


Cuadro 14.4 conocimiento espontáneo n dirigido del VIH/sida por área y suhregión (muieres de 15 a
49 años)


Área
Urbano


Rural
Suhregión
Sierra umana
Siena nral
Costa urbana
Cosla rural
Amazonía urbana
Amazonía rural
Galápagos
Quim
Gmyaquil
Tmal racional


mu: EISAMJTHXJ 2012. ¡ISP/IEC
anomalía: Freie WB. em


Gráfico 14.3 conncimientn espontáneo del VIH/sida, por provincia (muieres de 15 a 49 años de edad)
300


"Ïialaïm
a .


— 65% o más
55-64 ‘iii


- 50:54 ‘iii
- 45-49 ‘iii
2 4o '56
- ZND


Ruiz EusANUFEw 2012. MSP/MEC.
Eamllcli: Freire WE. em


El Gráfico 14.3 y el Anexo 14.4 muestran el 50.3 ‘X. y Chimborazo: 54.7 '36). Mientras que las
conocimiento espontáneo del VIH/sida de provincias delaCosta ecuatoriana, en su mayoría
las mujeres de 15 a 49 años, desglosado por son las más infomiadas (Los Ríos: 82.7 96, El Oro:
provincia. De manera general, se obsenm que 78.6%yGalápagos:78.6 96).
las provincias de la Siena centro son las que
presentan la menor tasa de conocimiento del A1 desglosar el conocimiento espontáneo por
virus del VIH/sida (Bolívar: 49.3 91;, Cotopaxi: grupo étnico, se puede apreciar que las mujeres




ÏIIII) Il: Salud sexual yreproducnm


GfáÍiCD 14.4 conocimiento espontáneo del VIH/sida, por grupo étnico (mujeres de 15 a 49 años de edad)


I Espománeo I Dirigido I Espmtáneo odirigido


Porcentaje


(%)


Indígena
manu: BEAMTFEÜJ 2m 2. Nel/Mc.
natura: Freire WB. em


indigenas son las que menos conocen o han oido
hablar de VIH/sida, mientras que las mujeres
mestizas, blancas u otras son las que reportan
conocer elvirus delVIH/sida en mayorproporción
(Gráfico 14.4).
En el Cuadro l4.5yel Anexo 14.5 se puede apreciar
que el conocimiento espontáneo sobre el VIH/
sida aumenta conforme incrementa el quintil
económico, es así que los porcentajes son bajos
entre mujeres del quintil más pobre (Q1) (55.8 '36)
y altos entre mujeres que puntúan para el quintil
más rico (Q5) (82.6 '36). Además, las mujeres sin
instrucción formal muestran porcentajes bajos


Afroecuatoriano
Grupo étnico


Mormrvio Mestizo, blanco y otro


(30.7 '36) en relación a las mujeres oon instrucción
superior (86.5 %).


Conocimiento sobre si se puede estar
contaginrla y no presentar síntomas y si
existe o no cura para el sida


La creencia de que una persona de aspecto
saludable no puede estar infectada por el VIH y
que el sida tiene cura son ideas erróneas comunes
que pueden dar lugar a relaciones sexuales no
protegidas con personas infectadas (ONUSIDA,
2012). A nivel nacional, el 80.9 9!» de las mujeres
entre 15 y 49 años de edad piensan que una
persona puede estar contagiada del VIH y no


Cuadro 14.5 conocimiento espontáneo n d‘ gidn del VIH/sida por nivel de instrucción y quiniil
económica (mujeres de 15 a 49 añns)


Iivel de
Ninguno
Primaria
Secundaria
Superior/posgrado
iluinlil Bulimia)’'


O1 (Pobre)
Q2
O3 (Intermedio)
Q4
O5 (Rico)
Tnlal racional


HnIIzBiSAMIFEdJ 2012. IISP/INEC.
amasar-ir: Freie WB. em


301




Encuesta Naciona! de sama y Mliliciiín


Gméfico 14.5 Mujeres que piensan que una persona puede estar contagiada del VIH y no presentar
sintomas, y que no existe curación para el sida, comparación EHDEMAIH (2004)
y EHSANlIT-ECU (2012) (mujeres de 15 a 49 años)


¡Puede estar oemagiada del VIH y no presentar síntomas
¡No existe curación para el sida


88.0
85


80


75


70
Porcemaje


(Ve)


ENDEMAIN (2004) ENSANUT-ECU (2012)
nun: EHSAHUFECU 2012. MSPIIIEC.
mamar FreireWE. am


presentar síntomas y el 8B ‘K. sabe que no existe que saben que no existe cura (2004: 82.6 ‘¿versus
curación para el Sida (Cuadro 14.6). 2012: 88.0%).


En relación con la ENDEMAIN 2004, se ohsenm En relación con otros paises de la región se
un aumento del porcentaje de mujeres que observa que el conocimiento sobre el VIH/sida
piensan que una persona puede tener VIH/sida de las mujeres ecuatorianas medida con este
sin presentar síntomas (2004: 75.1 ‘Ji’: versus 2012: indicador esta por encima de otros países como
80.9 9B) y un aumento del porcentaje de personas Perú y Bolivia. En Perú, el 75.5 ‘K. de las mujeres


Cuadro 14.6 Mujeres que piensan que una persona puede eslar contagiada del VIH y nn presentar
302 sintomas, y que no existe curación para el sida por área, grupo étnico y subregión


c. (mujeres de 15 a 49 años)


Área
Urbano
Rural
(¡mi! imita)
Indígena
Airoecuamriann
Mormrvio
Mesiizn, blanco y mm


mxegïtr
Siena urbam
Sierra rural
Costa urbana
Costa rural
Amazonía urbana
Amazonía rural
Galápagos
Quito
Guawquil
Total naümd


Ruth: EIISANUFEGJ 2012. MSP/IIIEC.
anne-fin: FnáreWB. mi.




reportó que una persona que parece saludable
puede tener VIH/sida. En Bolivia, el 55.8 ‘Ka de
las mujeres piensa que una persona que parece
saludable puede tener VIH/sida (ENDES, 2012;
ENDSA, 2008). Sin embargo, cabe mencionar que
las preguntas en estas encuestas están redactadas
de distinta manera, lo cual puede influir las
respuestas.


En el Cuadro 14.6 y en el Anexo 14.7 se puede
apreciar que el porcentaje de mujeres que
oonocen que una persona puede tener VIH/sida
sin tener sintomas es mayor en las áreas urbanas
(84.3 96), respecto a las áreas rurales (71.6 9K»).
Asimismo, el porcentaje de mujeres que declaran
que el VIH/sida no tiene cura es más alto en las
áreas urbanas (88.4 9€), respecto a las áreas rurales
de Ecuador (86.8 9€).


Al desglosar esta información por subregión, se
observa que el porcentaje de mujeres que piensan
que una persona con VIH/sida puede vivir sin
síntomas es bajo en la Amazonía mral (65.1 %) y


1am Il: Salud sexuai y reproduclnm


en la Sierra rural (66.6 Vía) y es alto en Galápagos
(90 '36). Además, las mujeres que piensan que no
hay cura para el sida es bajo en las areas rurales
de la Amazonía y la Sierra (73.8 9L y 75.3 ‘Ka,
respectivamente) y es alto en la ciudad de Quito
(86.5 '36) (Cuadro l4.6yAnexo 14.7).


Además, se observa que solo una de cada
dos mujeres indígenas sabe que una persona
puede tener VIH/sida y no presentar síntomas,
porcentaje que se encuentra por debajo del
reportado por los demas grupos étnicos. Por otro
lado, el 81.9 9?. de las mujeres afroecuatorianas
y el 85.2 ‘Ka de las mujeres montuvias saben que
no existe cura para el VIH/sida, Valores que son
más bajos con respecto a los demás grupo étnicos
(Cuadro 14.6yAnexo 14.7).


En el Grafico 14.6 y el Anexo 14.8 se presentan
las frecuencias de las mujeres que piensan que
una persona puede ser portadora de VIH y no
presentar sintomas y que no existe curación para
el sida, desglosadas por el quintil económico y el


Gráfica 14.6 Mujeres que piensan que una persona puede estar contagiada del VIH y no presentar
síntomas, y que nn existe curación para el sida por nivel de instrucción y quiniil
económico (mujeres de 15 a 49 años)


I made estar comagiada del VIH y no presentar sintomas
I No exisha curación para el sida


34.2
72.4


Porcentaje


1%)


Ninguno Primaria


84.3 91.2 90.684.7


Secundaria Superior! posgrado
Nivel de instrucción


I made estar comagiada del VIH y no presentar sintomas
I No exisha curación para el sida


86.5


Porcenhje


1%)


01 (Pobre) D2


num: BISMUFEGI 2m 2. NSWINEC.
Hardin: Fráre WB. mi.


31 3 86.6


03 (Intermedio) 04


Quimil económico


39.2 39.5 91-4


a5 (Rico)




304


Encuesta Nacional de Salud y Nutrición


Cuadro T4] conocimiento espontáneo de tnnnas o maneras de prevenir el contagio de VIH/sida por
área de residencia


o lo . I


num: BBNIIFEGJ 2m 2. NsP/INEC.
¡mz-sanz Fráre WB. mi.


nivel de educación. Se obsenm que a medida que
aumenta el nivel socioeconómico, aumenta el
porcentaje de mujeres que conocen sobre estos
dos aspectos del VIH/sida Así, las mujeres del
quintil más pobre (Q1) presentan los porcentajes
más bajos (ausencia de sintomas: 68.9 ‘Ka, carencia
de cura: 85.5 96); mientras que las mujeres del
quintil más rico (Q5), los porcentajes más altos
(ausencia de sintomas: 89.5 ‘Ka, carencia de cura:
91.4 9:.) (Gráfico 14.6).
Esta tendencia es similar al desagregar los
datos por nivel de instrucción: las mujeres sin
instrucción formal presentan los porcentajes más
bajos de conocimiento de estos dos aspectos del
VIH/sida (ausencia de síntomas: 56.5 ‘Ka, carencia
de cura: 85.4 96), mientras que las mujeres con
instrucción superior presentan los porcentajes de
conocimiento más altos (ausencia de sintomas:
91.2 ‘Xx, carencia de cura: 50.6 9B) (Gráfico 14.6 y
Anexo 14.8). Para mayor desglose sobre estos dos


Área
Urbano 8.9 38.4 52.7 10 504 100.0
Rural 22.5 40.0 37.5 5 938 100.0
Trial naánml 12.6 38.8 48.6 16 442 100.0


indicadores de conocimiento sobre el VIH/sida
revisar los Anexos 14.7, 14.8 y 14.9.


Conocimiento espontáneo (le formas o
maneras de prevenir el contagio de VIH/
sida


Es importante mencionar que la ENSANUT
ECU 2012 replicó el cuestionario usado por la
ENDEMAIN 2004 (CEPAR, 2005) conelfin de tener
información comparable y medir su tendencia
en el tiempo. Así, a las mujeres que conocían
sobre el VIH/sida se les preguntó qué formas de
prevención del contagio de VIH/sida conocen
y se esperó una lista de respuestas espontáneas.
Posteriormente, se les preguntó si conocen o han
oído hablar de las fonnas de prevenir el contagio
que no fueron mencionadas espontáneamente.
Los métodos considerados en el cuestionario
son: abstinencia, fidelidad mutua de pareja,
uso de condones, evitar jeringas usadas, evitar
transfusiones sanguíneas inseguias, evitar sexo


Gráfico 14.7 conncimientn espontánea de formas o maneras de prevenir el contagio de VIH/sida,
comparación ENDEMAIN (2004) y ENSANUT-Ecll (2012) (mujeres de 15 a 49 años)


I ENDEMAIN (2004)


PorcentaJeF/n)
8
S
S
8


No cmnce


Hulk ENDEMNN 2004, HEPARIEIISANUFEGA 2012, MSP/Im:
aumenta: FreireWE. am


n aismurrw (2012)


Una Dos a más
Conocimiento espontáneo de formas a maneras de prevenir el contagio del VIH/ sida




¡una Il: Sam sexual yreprodictwa


Gráfico 14.8 conocimiento espontáneo de formas o maneras de prevenir el contagio de VIH/sida, por
grupo émieo (mujeres de 15 a 49 años)


¡Nooanoce I una I Dnsomás


Porcentaje


(Wu)


Indígena Afroecuatoriano
Ruiz ENSANUFEGJ 2012. MSP/REC.
anunciar FIeireWE. am


oral, evitar sexo anal, evitar relaciones sexuales
con desconocidos, evitar relaciones sexuales con
hombres que tienen relaciones sexuales con otros
hombres, evitar relaciones sexuales con hombres
que tienen múltiples parejas sexuales (Anexo B).


En el Cuadro 14.7 y los Anexos 14.10, 14.11 y
14.12, se presenta el conocimiento espontáneo de
wrias formas o maneras de prevenir el contagio
con el virus del V[H/sida desagregadas por wrias
características. A nivel nacional, el 38.8 9L de las
mujeres conoce al menos una forma de evitar la
infección por VIH/sida, el 48.6 96 conooe dos o
más formas y el 12.6 96 no conoce ninguna forma
de evitar la infección.


Mestizo, blanco y aim
Grupo étnico


Con relación a la encuesta ENDEMAIN (2004),
se puede observar en el Gráfico 14.7 que el
porcentaje de mujeres que no conocen ninguna
forma de evitar el contagio con el virus del VlH/
sida ha disminuido 10 puntos porcentuales en
8 años, al pasar de 22.5 ‘JE, en 2004, a 12.6 '36, en
2012. Asimismo, se obsenm que el porcentaje de
mujeres que conocen una forma se ha mantenido
constante (37.2 '36); mientras que el porcentaje de
mujeres que conocen dos o más formas de evitar
el contagio por VIH/sida ha aumentado en 8.3
puntos porcentuales de 40.3, en 2004, a 48.6 96, en
2012.


En el Cuadro 14.7 y el Anexo 14.10 se evidencia
que el porcentaje de mujeres que no conocen


GfáfiCfl 14 9 No conooe espontáneamente ninguna ¡anna o manera de prevenir el contagio de VIH/sida,
por provincias (mujeres de 15 a 49 años)


. a .


i.‘ ’o
¡‘Genuinel
I


Ruiz ENSANUFECU 2012. MSP/NEC.
anunciar FIeireWE. aut


305




306


Encuesta Nacicnai de Saiuu y Mliliciiín


Cuadro 14.8 conoci ientn espontáneo de formas o maneras de prevenir el contagio de VIH/sida por
nivel de instrucción y quiniil económica (mujeres de 15 a 49 años)


una de irsinnáón
Ninguno


Primaria
Secundaria
Superior/pomada
Olinfl económico
01 (Pobre)
02
03 (Imemiedin)
04
05 (Rico)
Trial rumana!


mu: EISAMJTHXJ 2012. ¡ISP/IEC
anomalía: Frere we. em


Cuadro 14.9 Conocimiento espontáneo de formas o maneras de prevenir el contagio de VIH/sida por
grupos de edad (mujeres de 12 a 49 años)


lilpndeedad
1244
154 9
20-24
2529
3034
3589
40-44
45-49
TmaI12a49añ0s
Ruth: ENSANUFECU 2012. MSPIINEC.
Ellnlúil: Fn-áreiiiB mi.


ninguna forma de prevención es mayor en el
área nual, respecto al área urbana (22.5 % versus
8.9 9€). Mientras que el conocimiento espontáneo
de una o más formas de prevenir el contagio por el
virus del VIH/sida es mayor en las áreas urbanas
respecto a las áreas rurales.


La información desagregada por grupo étnico
evidencia que las mujeres indígenas son las
que menos conocimiento general poseen de las
formas de prevenir el contagio de VIH/sida, con
respecto a los demás grupos étnicos del país
(Gráfico 14.8 yAnexo 14.10). Así, una de cada tres


mujeres indigenas entre 15 y 49 años no conoce
espontáneamente ninguna forma de prevenir
el VIH/sida. Mientras que el conocimiento
espontáneo de dos o más formas es mayor en las
mujeres mestizas, blancas u otlas (50.5 '36).
La información por provincias rnuestla que las
mujeres de la provincia de Pastazaylas provincias
de la Sierra Centro son las que menos conocen
formas o maneras de prevenir el contagio de VIH/
sida (Gráfico 14.9 y el Anexo 14.10). Mientras que
el conocimiento de dos o más formas es mayor en
entre las mujeres que habitan en Galápagos con
60.4 ‘X. y en la ciudad de Guawquil con 61.3 '36.




¡mm Il: Saiud sexuai yreprodmtiva


Gráfico i410 conocimiento espontáneo de las tres tnrmas primarias de prevención del contagio de
VIH/sida


I ENDEMAIN (2004) u ENSANUT- ECU (2012)


7° 63.5
60 51.9


A 50
5 33 ag 40 '
g 31.4É 3° 22.7
3 2o 17.1


w 35 9.9
0


Abstinencia Tener una sola pareja Usar condones Las tres fonnas en
conjuntoHulk ENDEMNN 20m, nïPAR/EusANUFEw 2012, MSP/IEC.


Ellnlüii: FreireWE. am


Como se ohserim en el Cuadro 14.8 y el Anexo
14.11, el porcentaje de mujeres que no conocen
ninguna forma de prevenirlainfección es menor a
medida que incrementa el quintil económico y el
nivel de educación. La información desagregada
por grupos de edad muestra un porcentaje más
elevado de mujeres que no conocen ninguna
forma para prevenir la infección en el grupo de
edad de 12 a 14 años (36.8 96), valor que triplica
el encontrado para los demás grupos de edad
(Cuadro 14.9 y el Anexo 14.12).


Para mayores desagregaciones del conocimiento
espontáneo de formas o maneras de prevenir el
contagio de VIH/sida, revisar los Anexos 14.10,
14.1 l y 14.12


Conocimiento espontáneo delas tres
formas primarias de prevención del
contagio de VIH/sida


A nivel nacional, las tres principales formas de
prevención mencionadas de manera espontánea
fueron el uso de condón (63.5 '36), la monogamia
(38.6 96) y la abstinencia (22.7 '36). Asimismo,


Cuadro 14.10 Conocimiento espontáneo de las tres formas primarias de prevención del contagio de
VIH/sida por área, grupo étnico y nivel de instrucción (mujeres de 15 a 49 años)


Urbano


Rural
Grim ¡’mico
Indigena
Almecuamriann
Momuvio
Mestizo, blanco y Mm


Nivd de inslnmón
Ninguno
Primaria
Secundaria
Superior/pomada
Total narfimal


Ruth: ENSANUFECU 2012. MSPIINEC.
Ellnllúil: FnáreWK etul.


307




308


Encuesta Nadunai de Saiud y Nutrición


Gméiico 14.1 1 conncimientn espontáneo de las tres ¡armas primarias de prevención del contagio de
VIH/sida, por quintil económico (mujeres de 15 a 49 años)


I Abstinecia I Tener una sola pareja I Usar condones
80


60
57.5 57.5 70.5


A 51-]
57.9


35 50 41o 45.8fi 40 34 6 39.3fi ao 3°" ' 235 23.2¡g 20 17-5 z1_1 21.8 .
10


0
cn (Pobre) a2 a3 (Intennedio) a4 05 (Rico)


num; BEAMJTEUJ 2012 NBMNEC.
anotación: Freire wa. em


estas tres formas primarias de prevención del
contagio de VIH/sida fueron las más conocidas
en el año 2004 (CEPAR, 2005). En general, se
obsenm un incremento importante de 11.6puntos
porcentuales en el uso de condón, de 51.9 96, en
2004, a 63.5 96, en 2012. Además, se obsenm un
incremento de 7.2 puntos porcentuales de la
monogamia como forma de prevención, al pasar
de 31.4 96, en 2004, a 38.6 96, en 2012.


Finalmente, la abstinencia como forma primaria
de prevención de contagio de VIH/sida también
tuvo un incremento de 5.6 puntos porcentuales
(Grafico 14.10).
El Cuadro 14.10 y el Anexo 14.10 presentan la
distribución del conocimiento espontáneo de
las tres formas primarias de prevención del
contagio de V[H/sida, por area y grupo étnico. El
conocimiento de las tres formas de prevención
es mayor en el área urbana (condones: 67.2 96,
monogamia: 41.4 96, abstinencia: 24.2 96) respecto
al area rural (condones: 53.3 96, monogamia: 31 96,
abstinencia: 18.5 96).


Las mujeres indígenas son las que menos
informacióntienen delas tres maneras principales
de prevenir el contagio de VIH/sida (condones:
38.6 96, monogamia: 30.4 96, abstinencia: 16.8 96),
con respecto a los demás grupos étnicos (Cuadro
14.10 yAnexo 14.10).


En el Anexo 14.1 1 se evidencia que los porcentajes
sobre el conocimiento espontáneo de la
prevención primaria del VIH/sida aumentan a
medida que incrementa el quintil económico y el
nivel de instrucción. De tal forma que,
los porcentajes más bajos se encuentran
entre las mujeres del quintil mas pobre


(Juintil económica


(Q1) (condones: 51.1 96, monogamia: 30.4 96,
abstinencia: 17.5 96) ylos mas altos, entre mujeres
del quintil más rico (Q5) (condones 70.5 96,
monogamia 45.8 96, abstinencia: 28.2 96) (Gráfico
14.11 yAnexo 14.11).


Asimismo, las mujeres sin instrucción formal
presentan los porcentajes mas bajos de
conocimiento espontáneo de la prevención
primaria del VIH/sida (monogamia: 36.0 96,
condones: 34.6 96, abstinencia: 19.8 96); mientras
que los mas altos se presentan en las mujeres
con educación superior o posgrado (condones:
73.6 96, monogamia: 45.6 96, abstinencia: 29.9 96)
(Cuadro l4.l0yAnexo 14.11).


Para un mayor desglose sobre el conocimiento
espontáneo de las tres formas primarias de
prevención del contagio de VIH/sida, revisar los
Anexos 14.13, l4.l4y 14.15.


Creencias no documentadas sobre la
transmisión de V]]'l/sida


Rechazar las principales ideas erróneas sobre los
modos de tlansmisión del VIH es tan importante
como el conocimiento correcto de los verdaderos
modos de transmisión. Por ejemplo, la creencia de
que elVH-I se tlansmite por medio de las picaduras
de mosquitos puede debilitar la motivación
para adoptar un comportamiento sexual seguro,
mientlas que la creencia de que el VIH puede
tlansmitirse compartiendo alimentos refuerza
el estigma al que se enfrentan las personas que
viven conVIH/sida (ONUSIDA, 2012).


A nivel nacional se observa que el 38.5 96 de las
mujeres cree que elviruspuede sertransmitido por
un picado de mosquito o zancudo y el 24.7 96 cree




torno Il: Salud sexual yieprodlliiva


Gmfico 14.12 creencias no documentadas sobre la transmisión de VIH/sida, comparación ENDEMAIN
(Z114) y ENSANUT-ECU (2012)


n ENDEMAIN (2004)


Porcentaje


(Ve)


Darle la mano a Besar en Ia frente a
alguien que tiene alguien que tiene


sida sida


men: ENSANUFECU 2012. MSP/Iris.
Hannah Freire WE. em


n msmur (2012)


48.5


38.5
33.9


30
24.7


20
12.2


1o 7.4 51 8.7 59 65o L 1 h
Ser picado por un Usar utensilios usados Trabajar con una


mosquito o sanoudo por alguien que tiene persona que tiene
sida sida


Cuadro 14.1 1 creencias no documentadas sobre la transmisión de VIH/sida por área, grupo étnica,
provincia, suhregión y zona de planificación (mujeres de 15 a 49 años)


Área
Urbano
Rural
Grupo étriw
Indígena
Afroecuatoriano
Montuvio
Mestizo, blanco
y otm
Total racional
men: ENSANUFECU 2012. MSP/Iris.
Hannah Freire WE. em


que se puede transmitir al usar los utensilios
usados por alguien infectado. Mientras que
el 5.1 %y el 5.2 ‘X. creen que se puede transmitir al
dar la mano o besar la frente a alguien infectado, y
el 6.6 9L, al trabajar con alguien seropositivo.


De manera general, se puede obsenmr que
todas las creencias no documentadas sobre la
transmisión del VIH/sida han disminuido con
relación al año 2004 (CEPAR, 2005) (Grafico
14.12).


En las áreas rurales de Ecuador, estas creencias no
documentadas tienen una mayor prevalencia en


comparación con las áreas urbanas (Cuadro 14.11
yAnexn 14.16). Con excepción de la creencia que
el virus se transmite por picadura de mosquito,
que es mayor entre las mujeres montuvias,
para el resto de creencias no documentadas
son las mujeres indigenas las que presentan los
porcentajes más altos. Es así que, una de cada
tres mujeres indígenas piensa que el VIH/sida se
uansmite por usar utensilios que fueron usados
por alguien que tiene la enfermedadyuna de cada
(Lince piensa que puede ountagiarse por darle la
mano a una persona seropositiva.




310


Encuesta Nacional de Salud y Munición


Cuadro 14.12 creencias no documentadas sobre la transmisión de VIH/sida por nivel de instrucción y
quintll económico (mujeres de 15 a 49 años)


live! de irshuufióti
Ninguno


Primaria 8.9
Secundaria 3.3
Superior/posgrado 1.7
minfil eomólnioo
D1 (Pobre) 11.9
02 7.3
03 (Intermedio) 3.4
04 3.2
05 (Rico) 1.1
Tmal nacional 5.1


Ruiz ENsANUFEw 2012. MSP/MEC.
Hamachi: Freire WE. em


En el Cuadro 14.12 y el Anexo 14.17, se puede
apreciar que la prevalencia de creencias no
documentadas disminuye a medida que
incrementa el quintil económico y el nivel de
educación. Así, los porcentajes más altos se
presentan entre las mujeres del quintil más pobre
(Q1) (picadura 49.3 '36, utensilios 35.8 9?.) y los mas
bajos en las mujeres del quintil más rico (Q5)
(picadura 25.8 '36, utensilios 15.6 '36). Además,
en los grupos con menor nivel de educación se
obsenmn mayores porcentajes de mujeres con
creencias no documentadas sobre el contagio
del VII-I, las mismas que se reducen a medida
que se incrementan los niveles de instrucción. Es
así que dos de cada tres mujeres sin instrucción
formal creen que el VIH se puede transmitir por
una picadura del mosquito yuna de cada tres, por
compartir utensilios.


Para una mayor desagregación acerca de las
creencias no documentadas sobre 1a tmnsmisión
de VIH/sida, revisar los Anexos 14.16, 14.17 y
14.18.


14.3.3 Conocimiento y uso de la prueba
del VII-I


El conocimiento sobre la prueba del VIH es
un factor determinante en la prevención de la
propagación del virus de la inmunodeficiencia
humana.Esimportantequelaspersonasoonozcan
su estado serológico oon respecto al VIH tanto


para protegerse a sí mismas como para evitar
infectar a los demás (ONUSIDA, 2012). Según la
Organización Mundial de la Salud, la realización
de pruebas de detección de VIH y otras ITS es
altamente recomendada para todas las personas
expuestas a cualquier factor de riesgo, para tener
conocimiento de su estado de salud y, si fuera
necesario, acceder oportunamente a los servicios
de tratamiento (WHO, 2013a). Sin embargo,
cerca de 30 años después de la aparición de las
primeras pruebas de anticuerpos contra el VII-I,
el progreso hacia un conocimiento universal del
estado serológico con respecto a la infección sigue
siendo insuficiente (WHO, 2013b).
La ENSANUTECU preguntó a las mujeres en edad
fértil que mencionaron conocer el virus del VIH si
habian escuchado de 1a prueba de detección del
VIH, si sabian dónde realizan la prueba, si se la
habian hecho y hace cuánto tiempo, dónde se la
hicieron y algunos otros aspectos sobre la prueba
que se describen a continuación.


Mujeres que han oído hablar sobre la
prueba del VIH, saben dónde la haceny se
han hecho alguna vez la prueba


A nivel nacional, el 81.5 % de mujeres ha oido
hablar de la prueba de VIH, el 83.5 % sabe
dónde la hacen y el 64.6 ‘Ka se ha hecho la prueba
(Gráfico 14.13). Con relación a la ENDEMAIN
2004, se observa un incremento importante en el




Ïrum Il: Sajud sexuaj yreproductwa


Grafico T413 Mujeres que han oído hahlar sobre la prueba del VIH, saben dónde la hacen y se han
hecho alguna vez la prueba, comparación ENDEMAIN (2004) y ENSANUT-Ecll (2012)


n ENDEMAIN (2004)


Conoce la prueba


n ENSANUT-ECU (2012)


31.5 33.5
65.9 M5


44.2


13.5


Sabe donde la hacen Se ha trecho la prueba


Conocimiento de la prueba de VIH


Rune: ENDBJIAIN 20M, (EPAR IENSANUFECU 2012, MSP/NEC.
anne-air: FnáreWK mi.


Cuadro 14.13 Mujeres que han nido hablar snbre Ia prueba del VIH, saben dónde la hacen y se han
hecho alguna vez la prueba por área, grupo étnico y subregión (mujeres de 15 a 49 años)


Cgngmmjenju y Sabe dónde ja Se ha rwerho ja pru


Urbana 86.5 10 504 85.2 8 925 67.1 7 787
Rural 67.7 5 938 77.3 4 030 55.1 3 242
Grupo étnico
Indígena 53.7 1 444 68.5 798 54.8 605
Afroecllamfhm 85.5 716 83.1 614 68.2 529
Momuvia 79.9 520 87.3 444 62.4 389
Mestizo, blanco y otro 83.0 13 762 83.8 11 149 64.9 9 506
Stixegitin
Sierra urbana 78.9 3 974 81.0 3 195 62.2 2 689
Sierra rural 58.3 2 690 73.4 1 636 55.3 1 277
Costa urbana 89.6 2 490 36.9 2 270 66.5 2 020
costa rural 80.7 1 051 30.1 874 52.4 723
Amazonía urbana 80 1 970 87.3 1 607 69.2 1 422
Amaznnía rural 65.3 1 988 79.7 1 340 63.6 1 089
Galápagos 91.1 518 95.4 479 74.9 453
Quim 83.0 1 016 82.2 340 70.1 709
Guayaquil 94.0 745 89.2 714 68.1 647
Tdal rminml 81.5 16 442 8.5 13 i105 64.6 11 O29


num: BENITFEÜJ 2m 2. ml/INEC.
anuncian: Frejre WB mi


conocimiento y el uso de la prueba de detección
del VIH. Así, en el año 2004, el 65.9 '36 de las
mujeres entre 15 y 49 años de edad conocía la
prueba, para el año 2012, ese porcentaje aumentó
15.6 puntos porcentuales (81.5 '36). Además,
el porcentaje de mujeres que saben dónde la


hacen, alunentó aproximadamente 40 puntos
porcentuales, al pasar de 44.2 %, en 2004, a 83.5 96,
en 2012. El aumento más importante, de 51 puntos
porcentuales en 8 años, se da en el porcentaje de
mujeres que se han hecho la prueba del VII-I, de
13.6 ‘Ka, en 2004, a 64.6 96, en 2012.


311




312


Encuesta Naclcnai de same y Mllliciiín


Cuadro 14.14 Mujeres que han oido hablar sobre la prueba del VIH, saben dónde la hacen y se han
hecho alguna vez la prueba por nivel de instrucción y quiniil económico (mujeres de 15
a 49 años)


Sabe donde iah en


men: EuSANUFEw 2012. MSP/MEC.
Enhollchir Freire vw. em


El porcentaje de mujeres informadas sobre la
prueba, dónde la hacen y aquellas que se la han
hecho es mayor en el área urbana con respecto
al área mxal (Cuadro 14.13 y Anexo 14. 19). A
nivel regional, Galapagos es la subregión que
presenta los imlores más eleimdos tanto para el
conocimiento como en el uso de la prueba de
detección del VIH (conoce: 91.1 %, sabe donde
la hacen: 95.4 9?. y se ha hecho la prueba: 74.9 96),
con respecto a las demás subregiones.


iivei de iimuiafión
Ninguno 62.8 177 59.6 102 50.5 63
Primaria 71.3 5145 77.9 3 5m 62.6 2 742
Secundaria 33.2 7 90s 33.2 e 439 63.0 5 523
Superior/posgrado 93.5 3 214 91.3 z 94a 69.8 2 701fluiniil eemómieo
cn (Pobre) 68.5 3 s77 77.1 2 452 59.7 1 952
02 76.4 3 735 79.4 2 s77 66.1 2 381
03 (Imermedio) 33.0 3 415 94.0 2 77s 64.0 2 35a
04 37.0 3 037 95.3 2 s24 64.7 2 313
a5 (Rico) 39.5 2 52s 95.9 2 275 66.5 2 014
Eslaiin eiiii
uma/uma 32.3 11 554 35.2 9173 73.4 7 840
Soliera 77.3 2 727 79.4 2 037 44.5 1 s32
"z'¡‘¡';°'“m’“"“”m’ 36.7 2151 35.9 1 795 75.7 1 557
Tuial nacional 31.5 16 442 33.5 13 005 64.5 11 029


Con respecto al grupo étnico, se observa que las
mujeres indígenas son las que menos conocen la
prueba, saben dónde la hacenyse hanrealizado la
prueba, 53.7 ‘Ki, 68.5 ‘N; y 54.8 9B, respectiwrnente.
Mientras que las mujeres afroecuatorianas son
quienes evidencian un mayor conocimiento de
los tres aspectos de la prueba, con valores por
encima de la media nacional (Cuadro 14.13 y
Anexo 14. 19).


Cuadro 14.15 Mujeres que han oido hablar sobre la prueba del VIH, saben dónde la hacen y se han
hecho alguna vez la prueba por grupo de edad (mujeres de 12 a 49 años)


124 4
154 9
20»24
25»29
3034
3549
40-44
45-49
Tmal Mijares 12 a 49 años


Hulk ENSANUFECU 2012. MSP/REC.
Elhunúir Freire wa. em




¡um Il: Salud sexual yrepmiclwa


Gráfico 14.14 Lugar donde se hizo la última prueba de VIH, a nivel nacional ('56)
1.2


3 2.9
MSP
mm .
Haspilal l clíni privada
cruz Roja
Junta de Beneficiemia
IESS
Fundación l ONG
FFAA. I Policia


- Incluye Consejo Pmvindzl/Unidad Municipal de Salud, laboratorio priimdo y otro.
men: ENSANUFECU 2012. MSP/IEC.
anunciar Freire wa. ¿mi


Al desagregar los datos por quintil económico y
nivel de instrucción, se observa que el porcentaje
de mujeres que conocen la prueba, saben dónde
la hacen y se han hecho la prueba aumenta
conforme incrementa el nivel de instrucción y el
quintil económico (Cuadro l4.l4yAnexo 14.20).


Los datos por estado civil, muestran porcentajes
muy similares para el conocimiento de la prueba
ydónde la realizan. Sin embargo, para la categoría
Se han hecho la prueba, se observm una diferencia
importante: las mujeres solteras son las


que presentan la menor prevalencia (44.6 '36)
con respecto a las mujeres unidas, casadas o
divorciadas (Cuadro l4.l4yAnexo 14.20).


Con relación al grupo de edad, se ohserxm que las
mujeres más jóvenes (12 a 14 años) son las que
menos conocen o han oído hablar de la prueba de
detección del VIH (44.1 96), las que menos saben
dónde la realizan (48.5 '36) y las que menos se han
realizado la prueba (10.5 9€); porcentajes muy por
debajo a los presentados para los demás grupos
de edad (Cuadro 14.15 yAnexo 14.21).


313


Cuadro 14.18 Lugar donde se hize la última prueba de VIH por area, nivel de instrucción y quintil
económico (mujeres de 15 a 49 años que se han hecho la prueba)


Área
Urbano 56.8 3.2
Rural 72.3 2.0 0.4 7.6
livel de irmueciür
Ninguno 75.2 1.0 - -


Primaria 77.1 1.2 0.6 6.5
Secundaria 63.4 2.2 1.4 9.0
Superior/posgrado 39.3 5.5 1.a 14.3
IJuinliI económica
a1 (Pobre) 35.5 0.5 0.o 4.3
02 76.8 0.9 0.1 5.2
03 (lnharmedio) 67.2 1.4 0.3 3.6
D4 53.1 4.2 1 .3 10.6
a5 (Rico) 34.3 5.7 2.a 15.5
Tnlal racional 59.5 3.0 1.2 9.9


- Incluye Consejo Pravindal/Unidad Municipal de Salud, laboratorio priimdo y olm.
nun: asuman 2012. use/rec.
Enwaclin Freire we. mi




314


Encuesta Nacional de Salud y Nulliclúrl


Gráfico 14.15 llolunlariedad para hacerse la última prueba de VIH a nivel nacional M) (mujeres de 15
a 49 años que se han hecho la prueba)


1.3


Hulk ENSANUFECU 2012. MSP/REC.
Ellnlüii: FIeireWE. am


Para una mayor desagregación acerca de las
mujeres que han oído hablar sobre la prueba de
detección del VIH, saben dónde la hacen y se la
han hecho alguna vez, revisar los Anexos 14.19,
l4.20y 14.21.


Lugardonde se hizo la última prueba de
VIH


Del 64.6 % de mujeres en edad fértil que se han
realizado la prueba de VIH, el 59.5 ‘Ji’: se la hizo
en un establecimiento del MSP; el 10.8 96, en
una unidad municipal de salud o del Consejo
Provincial, un laboratorio privado y otro; y el
9.9%, en un hospital o clínica priwda (Grafico
14. l4yAnexo 14.22).


Del Cuadro 14.16 y el Anexo 14.22 se desprende
que el uso de los servicios del MSP para realizarse
la prueba de VII-I es mayor en las áreas rurales
(72.3 9€), en relación con las urbanas (56.8 96).
Mientras que el uso de clínicas y consultorios
priwdos es más elevado en las areas urbanas
(10.4%), en relación con las rurales (7.6 '36). En
general, se observa que el uso del sector prirmdo
aumenta a medida que incrementa el nivel de


I Tenía que presentar el resultado


I Por su propia voluntad


I Otro


instrucción y el quintil económico. En cuanto al
uso del sector público es mayor en los quintiles
de menores ingresos y en las mujeres sin ninguna
instrucción formal (Cuadro 14.16 yAnexo 14.23).
Para una mayor desagregación acerca del lugar
dónde las mujeres en edad fértil se realizaron la
última prueba de detección del VII-I, revisar los
Anexos 14.22, 14.23 y 14.24.


Voluntariedarl para hacerse la ¡’ultima
prueba de detención del VIH


Alas mujeres en edad fértil que se han realizado
la prueba de detección del VIH en alguna
oportunidad, se les preguntó lo siguiente: ¿Ese
examen se lo hizo por voluntad propia, porque
tenía que presentar el resultado o por alguna otra
razón? A nivel nacional, se obsenm que el 74.1 ‘Ji’:
se realizó la prueba de detección del VII-I porque
tenía que presentar los resultados, el 24.6 ‘X. de las
mujeres se realizó la prueba por voluntad propia y
el 1.3 96, por otras razones (Grafico 14.15 y Anexo
14.28).


De manera general, se observa que no existen
diferencias significatiws entre casi todas las


Gráfico 14.16 fiempo (en meses) desde que se hizo la última prueba de VIH a nivel nacional (%) (mujeres
de 15 a 49 años que se han hecho la prueba)


0.8


Hulk ENSANUFECU 2012. MSP/REC.
Ellnlüii: FIeireWE. am


I 48 o mk meses
I 12-23 meses


I < 12 meses


I 24-35 meses


I 36-47 meses


I No recuerda




Cuadro 14.17 voluntariedad para hacerse la última prueba de VIH por grupo émioo“ y grupo de edaf"
(mujeres que se han hecho la prueba)


Grupo étnion
Indígena


Afroecuatoriano
Mormrvio
Mestizo, blanco y mm


Total racional
Grupo de edad
124 4
154 9
20>24
25>29
30>34
3559
40-44
45-49
Tolalrrmjoresdetzawafus
' Menos de 25 casos.-* Mujeres de r5 a 49 años.
“'Mujcres de 12 a 49 años.
nun: ErmuUFEm 2012. MSP/IMEI).
Enhonclrir Freire WE. ¿mi


características estudiadas. Así, la mayoria de
mujeres, sin importar el lugar dónde viven, su
nivel de educación, el quintil económico al que
pertenecen o su actividad sexual, se realizó la
prueba de detección del VIH debido a que tenía
que presentar los resultados (Anexos 14.25,
14.26 y 14.27). Sin embargo, por grupo étnico
se obsenm una mayor prevalencia de mujeres
afroecuatorianas que se han realizado la prueba
de detección del VIH por voluntad propia, con
respecto a los demás grupos étnicos (Cuadro
14.17yel Anexo 14.25).


Además, al analizar los datos por grupos de edad
se puede apreciar en el Cuadro 14.17 y el Anexo
14.27 que el porcentaje de mujeres que se realizan
la prueba por voluntad propia incrementa
conforme armnza la edad.


Para una mayor desagregación acerca de la
voluntariedad para hacerse la última prueba de
detección del VII-I, revisar los Anexos 14.25, 14.26
y 14.27.


¡omo Il: sama sexual yreprodmtwa


Tiempo (en meses) desde que se hizo la
úllinm prueba de detección del VIH


El Grafico 14.16 y el Anexo 14.28 presentan el
tiempo transcurrido desde la última prueba
de detección del VIH, a nivel nacional. De este
gráfico y anexo, se desprende que la mayoría de
las mujeres entre 15 y 4B años se realizó la prueba
de detección hace 48 meses o más (23.8%). Una
menor proporción de mujeres, pero de igual
manera importante, se realizó la prueba de
detección hace menos de 12 meses (21.2 96) y
entre 12 y 23 meses (21.7 '36).


La información desagregada por grupo étnico
(Cuadro 14.18 y Anexo 14.28) muestra que las
mujeres montuvias, afroecuatorianas y mestizas,
blancas u otras, en su mayoría se realizaron
la prueba de detección hace 48 o más meses
(42.9 '36, 26.8 ‘X. y 29.3 ‘Ka, respectivamente).
Mientras que las mujeres indígenas en su mayoria
se la realizaron hace menos de 12 meses (31.1 '36).


315




316


Encuesta Nacional de Salud y Nuilicnín


Cuadro 14 18 iiempo (en meses) desde que se hizo la última prueba de VIH por grupo étnico“ y grupo
de edad*** (mujeres que se han hecho la prueba)


Gnpo émiou
Indigena


Afroecuaioriano
Moniuvio
Mesiizo, blanco
y otro
Total nacional
Gnpodeedai
12314
15319
20324
25329
30334
35339
40a44
45349
TmaI12a49afm
- Menos de 25 casas.


ujnes de 15 z 49 años.“'Muieres de 12 a49 años
nun: ENSANUFEGJ 2012. MSP/MEC. aura-són: Frexre wa. mi


Del Cuadro 14.18 y el Anexo 14.30 se desprende
que a medida que avanza la edad, disminuye el
porcentaje de pruebas recientes Así, el porcentaje
de mujeres que se han realizado la prueba en el
último año es alto entre mujeres de 15 a 19
años (32.8 9?.) ybajo entre mujeres de 45 a 49 años
(13.7 ‘¡(1).


Para una mayor desagregación acerca del tiempo
(en meses) transcurridos desde la última prueba


de detección del VII-I, revisar los Anexos 14.28,
14.23 y 14.30.


Consejería antes de hacerse la úllima
prueba de VII-l, recepción de resultados y
consejería antes de recibir los resultados
de la prueba de VI]-I


Según las normas y los protocolos de salud, toda
persona que solicite la prueba para detección del


Gméfico 14.17 Consejeria antes de hacerse la úliima prueba de VIH, recepei de resultados y eanseieria
antes de recibir los resultados de la prueba de VIH, comparación ENDEMAIN 2004
y ENSANlIT-Ecll 2012 (mujeres de 15 a 49 años que se han hecho la prueba)


n BJDEMAIN 12m4)


a‘o
mc
enc


Porcentaje


(Vu)


É
8


0


n Eusmrr- ¡cu (2012)


m3 91 .0


Recibió norseieria ames Recibió mediados Recibió oorsejerh antes
de la prueba de recibir los resultados


maiz ENIHJIAIN 20m, (EPM ¡Eismuiflli 2012, MSP/IEC.
Eabonclir Freire wa. em




¡um Il: Salud sexual y repmmsllva


Cuadro 14.19 Consejeria antes de hacerse la última prueba de VIH, recepcion de resultados,' antes de recibir los resultados de la prueba de VIH por área
y suhreglon (mujeres de 15 a 49 años que se han hecho la pmeba)


Área
Urbano 73.6
Rural 73.1
Suhregión
Siena urbana 62.2
Sierra rural 70.9
Costa urbana 30.3
cosla mral 76.5
Amazonia urbana 65.2
Armznnia rural 68.0
Galápagos 64.6
Quita 70.1
Guayaquil 73.4
Told rncicml 73.5


mu: EISAMITHXJ 2012. ¡ISP/IEC
armazón Freie WB. em


Cuadro 14.20 Consejeria antes de hacerse la última prueba de VIH, recepción de resultados,
y consejería antes de rec‘ ir los resultados de la prueba de VIH por nivel de 317
instrucción, quintil económico y estado civil (mujeres de 15 a 49 años que se s
han hecho la prueba)


'
.


u


. . . . . .


Nivel de ¡rsmnxsórl
Ningmn 33.1 37 95.0 37 64.9 34
Plimaria 75.6 1309 87.5 1 sus 64.5 1 62a
Sccmdafia 75.5 3 974 93.0 3 974 57.3 3 s79
Supeflar/powrado s7 1933 90.5 1 93a 52.4 1 asu
Oilinfil económico
a1 (Pobre) 74.5 1333 88.4 1 aaa 59 1 249
02 77.0 1698 91.7 1 59a 64.7 1 575
c3 (Imenncdio) 76.0 1669 90.9 1 669 53.4 1 545
a4 72.7 1622 91.0 1 s22 54.9 1 495
05 (Rico) 69.1 1424 91.3 1 424 53.3 1 32s
Eslah civil
Unida/casada 75.4 5 33s 91.5 5 aaa 53.2 5 391
Soltera 55.7 s27 87.6 s27 53.1 741
g uua 76.6 1 137 94.1 1 1:47 60.8 1 059
Total national 73.5 7 s02 91.0 7 no2 51.5 7191


Rune: ENSANUFECU 2012. MSPIINEC.
Ellnllúil: Freáuewe. mi




318


Encuesta Nacional de Salud y Nulliclúrl


VIH, debe recibir consejería preprueba, y tanto los
casos que resulten positivos como negativos a la
prueba, deben recibir la consejería posprueba. La
consejería preprueba está dirigida a proporcionar
información veraz, actualizada y oportuna
sobre el VIH/sida, las ITS y una preparación
emocional para recibir el resultado, sea positivo o
negativo. [a consejería posprueba es importante
en resultados negativos para mantener la
seronegatividad mediante la adopción de
practicas que disminuyan el riesgo de infección;
la consejería posprueba de VII-I con resultados
positivo es fundamental para brindar el apoyo
emocional y el acompañamiento necesario para
aceptar la infección, hecho reportado como uno
de los factores que influyen en la adherencia al
tratamiento (MSP, 2012).


A todas las mujeres que reportaron haberse
realizado una prueba de detección de VII-I al
menos una vez en la vida, se les preguntó si
habían recibido consejería antes y después
del examen. A nivel nacional, el 73.5 ‘X: de las
mujeres reportó haber recibido alguna forma de
consejería prepruebayel 57.5 % recibió consejería
posprueba. Con relación al año 2004, se obsenm
un aumento de 17.2 puntos porcentuales en el
porcentaje de mujeres que recibieron consejería
antes de la prueba, al pasar de 56.3 ‘K; en 2004 a
73.5 9L en 2012. Además, se evidencia un aumento
de 16.1 puntos porcentuales en el porcentaje de
mujeres que recibieron consejería antes de recibir
los resultados, al pasar de 41.4 9?. en el año 2004 a
57.5 '36 en 2012 (Gráfico 14.17).
El Cuadro 14.19 y el Anexo 14.31 presentan
la prevalencia de mujeres que recibieron los
resultados y aquellas que recibieron consejería


preprueba y posprueba, desglosada por área de
residencia y subregión. Por área de residencia, no
se obsenmn diferencias importantes entre el área
urbana y rural. Además, se observan proporciones
muy similares entre subregiones para las tres
categorías, sin embargo, el porcentaje de mujeres
que recibió consejería antes de hacerse la prueba
es bajo en la Siena urbana (62.2 9B) y Galápagos
(64.6 %) y alto, en la Costa urbana y en la ciudad
de Guayaquil (80.3 9L y 78.8 '36, respectiwmente).
La consejería posprueba es mayor en la Costa
urbana y mral (62 '36 y 63.7 96, respectivamente).


La consejería preprueba y posprueba es mayor
entre las mujeres sin instrucción formal y de
menores ingresos económicos (Cuadro 14.20 y
Anexo 14.32). Con relación al estado civil, del
Cuadro l4.20yel Anexo 14.33 se desprende que las
mujeresunidas/casadasyseparadas/divorciadas/
viudas, son las que presentan los porcentajes más
altos de consejería antes y después de la prueba
de detección de VIH. Mientras que las mujeres
solteras presentan los valores más bajos de
consejería preprueba y posprueba, además que,
son las que menos recibieron los resultados.


El Cuadro 14.21 y el Anexo 14.33 presentan
la prewlencia de mujeres que recibieron los
resultados y aquellas que recibieron consejería
preprueba y posprueba, desglosada por el lugar
dónde se realizó la prueba. Así, se obsertm que
la consejería preprueba y posprueba es mayor
en las dependencias del Ministerio de Salud
(76.6 % y 59.8 96, respectiwmente). Mientras que
la recepción de los resultados es mayor en las
unidades de las Fuerzas Armadas y Policía (95 9€).
Para una mayor desagregación sobre la consejería
antes de hacerse la última prueba de VII-I,


Cuadro 14.21 Consejeria antes de hacerse la última prueba de VIH, recepción de resultados y consejería
antes de recibir Ins resultados de la prueba de VIH por lugar dónde se hizo la prueba
(mujeres de 15 a 49 añns que se han hecho la prueba)


MSP
IESS
FF. Alt/Policía
Hospilavclínica privada
Cruz Raja
Fundación/ONG
Junla de Beneficencia
otro‘
Total nalfinna


Ruth: ENSANUFECU 2012. MSPIINEC.
asuman: FnáIeWK etal.


90.9
87.8
95.0
92.7
91 .5
93.9
86.3
91.0
91.0




¡um Il: Sam sexual y reprmmlwa


319


it


éïïm


¡canse-m


¿w552


.28


28.52535


¡El!


És


21223:»
«a1
2.
2...
5%


¿Eme
1...2
un


3552:»
2...
5%


imwsyï.


Bass


933m5.


cc_.


ENm


m3


3


c.c


c.c


EN


qu


c.c


c3


«d»


aces:


¡s3


cc3


c3


3.c


3.o


3.c


c.c


u
N


c3


.


c.c


3.3


€33.25


cc3


c3


m...


2


2


c.c


2


3€


.


.


m8


32:5


cc3


8


2


3.a


m.»


c.c


.


c.3


.


.


2:


usags


cc3


Sn


tu


to


c3


2


3


c.3


tc


N3


3.
33


ÉE


23655


cc3


m3


2


2


É


c.c


c3


2


.


m.“


3.3


«cua:


25.5.5


c3


8m


2


3


3.3


É


33


2


.


É


33


_E_.:


s68


c3


m3


«.3


3.“


3.3


c.3


EN


É


.


c,“


2K


«cua:


58o


c3


o:


z


N.»


3.3


o.3


o...


3.3


c.c


c.3


3.
33


ÉE


esa


cc3


38


3.a


o...


3


c3


2


2


.


N3


33


.225


2%552m


c3


No3N


m.3


3.


3


c3


2


2


c.c


3.3


ic»


es>


SEE


5:82


c3


u
33


2


qm


Z3


.


c.c


.


.


.


N3


22:52


c3


33


3.3


É


m.
33


.3


c3


c3


.


c.c


E3


o_._u=ofi=8o.___<


c3


«NN


2


m.
33


Q3


3.a


2


c3


.


N3


En


E355


82s


aaa


c3


383


3.a


2


33


33


2


c.c


c.c


c3


23


Es:


c3


83N


N3


3.


3.3


c.c


É


tu


.


3.3


3.3


9:35se


una


2...5
me
a


m3
un


ma._a.=_E.


=_m__uuu_==u_n
un


«E:
>


=_.._uu._n=m


_u_u=_>a._n


52:5


unen


¿si
.2.


:_>
un


«sus...
2


cenas:
a:


E2.


cuan:


wwï


Suazo


Aagua:


cu:
un


35.:


San


cuan;
u.


auna.


casan
>


unan...
E
un


.532.


aFa


cu:
a


cauazau




320


Encuesta Nacional de Salud y Nutrición


Gráfico 14.18 Razón para nn hacerse la prueba de VIH (mujeres de 15 a 49 años que conocen o han
oido hablar de la prueba y saben dónde la hacen pero nunca se han hecho), cnmparación
ENDEMAIN 2004 y ENSANIJT-ECLI 2012


I ENDEMAIN (2004)


90 32.2
30 73.4


Porcentaje


(%)


8


I ENSANUTECU (2012)


No la ha considerado
necesario


Nunca se le han
indicado o recomendado


Otra‘


- incluye razones religiosas, dicen que el personal de salud regaña, dicen que no dan el resultado y mm.
nun; BDEMAIN 20m4. CBwr ¡Bcmnrw 2m 2. Nflï/INEC.
amasar»: Freire WB. em


recepción de resultados, y consejería antes de
recibir los resultados de la prueba de VII-I, revisar
los Anexos 14.31, 14.32 y 14.33.


Razón para no hacerse la prueba de V1]-I


Alas mujeres que conocen la prueba de detección
de VIH y saben dónde la hacen, pero nunca se
la han hecho, se les preguntó la razón principal
para no hacerlo. La razón predominante para
no hacerse la prueba de detección del VII-I, es
que no la consideran necesaria: 78.4 96. En un
porcentaje menor aparecen como razones para
no hacerse la prueba, el que nunca se la han
indicado o recomendado (8.9 96) y debido a
razones religiosas o porque el personal de salud
les regaña (4.5 '36), etc. El temor al resultado es
reportado únicamente por el 2.0 '36 de las mujeres
a nivel nacional (Cuadro 14.22 yAnexo 14.34).


En el misrno cuadroyelmismo anexo se evidencia
que estos porcentajes rmrian muy poco por área y
por subregión, y es la razón predominante para
todas las categorías el no considerarla necesaria.
En relación con la encuesta ENDEMAIN, realizada


en el año 2004, se observa en el Grafico 14.18 que
el porcentaje de mujeres que no se realizaron la
prueba por no considerarla necesaria tuvo una
disminución modesta de 3.3 puntos porcentuales
en 8 años, al pasar de 82.2 '36, en 2004, a 78.4 %, en
2012. Mientras que el porcentaje de mujeres que
reportaron no haberse realizado la prueba debido
a que nunca se la habían recomendado o indicado
aumentó 4.9 puntos porcentuales, de 4 ‘K; en 2004
a 8.9 % en 2012.


Para una mayor desagregación de las razones para
no hacerse la prueba de detección de VIH, revisar
el Anexo 14.34.


Disposición para hacerse la prueba de VI]-I
si fuese gratuita


Anivel nacional, se ohsenm en el Cuadro 14.23 y el
Anexo l4.35a que el 92.1 ‘K; de las mujeres que no
se han realizado la prueba estarían dispuestas a
hacerlo si la prueba fuese gratuita. Este porcentaje
es ligeramente mayor en el área mral respecto al
área urbana (93.3 % versus 91.5 9€).


Cuadro 14.23 Disposición para hacerse la prueba de VIH si fuese gratis por área de residencia
(mujeres de 15 a 49 años que nn se han hecho prueba)


DiSpOSiCÍDn para T01fi|
cerse ia prueba de VIH


Urbana 91.5 8.5 2133 100
Rural 93.8 6.2 1 094 100
Total rncioml 92.1 7.9 3 227 11D
mu: Hanna» 2012 MSP/MC
Enondórriïreieiflilmat




¡una Il: Saiud sexual y veumniva


Gráfico 14.19 Dispos ón para hacerse la prueba de VIH si Iuese gratis por subregión (mujeres de 12 a
49 años que no se han hecho prueba)


Guayaquil


Quim
Galápagos


Amazonia rural
Amaznnía urbam


Suhregión
Costa rural


costa urbam


Sierra rural


Siena urbam


num». BSNIIFECIJ 2m 2. NSF/mío.
anar-són: Fmïe we mi.


(Juadro 14.24 Disposición para hacerse la pmeba de VIH si fuese gratis por quiniil económictf‘ y grupo 321
de edad” (mujeres que no se han hecho prueba)fluinileimrúniw


01 (Pobre)


Q2
Gaflniermediz)
Q4
G5(Hiou)
Glupodeedan
12314
15319
20324
25329
30334
35339
40344
45349
ïtfii12a49afm


‘Mnjuesde 15 akáañns." Mujeresdc 12 349 años.
Real: ¡Mmmm 2m z Msi/INE.
¡inundan Freire wa. em




Encuesta Nacional de Salud y Nutricxñrx


Gméfico 14 20 Razón por la que no se haría la prueba de VIH, aun si fuese gratuita
75.6


PorcentaJeP/n)


o
a‘
B
S
S
S
8
B‘
8


No lo necesita Temor


Razónporla quem


9.4 10.2


J
Otroal resultado


se mría la prueba VIH- Incluye razones religiosas, dicen que nu dan el lmultado y olm.
men: HISANUFEw 2012. MSP/IEC.
Hamachi: Freire wa. emi


Cuadro 14.25 Razón por la que nn se haria la prueba de VIH, aun si fuese gratuita por área y
suhregión (mujeres de 15 a 49 años)


Oposmon de Dmen que
No h) Temoïga me la pareja u Temor a\ Nu ha temdo H persona! No sabe nu Tata‘rweresxta Conmemwdfid otros resultado uempo de sam le responde‘ fammares regaña


Ü "n UL


Área
Urbano 76.3 2.4 - 10.1 0.2 - 1 9.9 147 100


3É2 Rural 72.7 4.4 0.5 6.6 3.7 0.3 0.7 11.2 63 100
Tulal mláonal 75.6 2.8 0.1 9.4 0.9 0.1 0.9 10.2 210 10o


- Incluye razones religiosas, dicen que nn dan el ¡minado y otro.
Hulk ENSANUFEGJ 2012. MSP/Mc.
Hamachi: Freire wa. mi


La información desglosada por subregión,
muestra que los mayores porcentajes de mujeres
que estarian dispuestas a realizarse la prueba del
VIH de manera gratuita se encuentran en la Costa
ruml (95.1 96), la Amazonía urbana y Galápagos,
ambas con 93.8 9!» (Grafico 14.19 y el Anexo
1435.2).
De manera general, nueve de cada diez mujeres en
edad fértil están dispuestas a realizarse la prueba
de detección de VIH si fuese gratuita, siendo este
porcentaje mayor en los quintiles de menores
ingresos económicos y a medida que awnza la
edad (Cuadro 14.24 yAnexo l4.35a).


Para una mayor desagregación de la disposición
para hacerse la prueba de VIH si fuese gratis,
revisar el Anexo 14.35a.


Razón por la que no se haría la prueba de
VIH, aun así fuese gamma


Del 7.9 '36 de las mujeres que no estarian
interesadas en realizarse la prueba si fuese
gratuita, el 75.6 % respondió que la razón principal


para no hacerla es debido a que no la necesita, el
9.4 debido al temor al resultado y el 10.2 ‘Ka debido
a otros motivos que incluyen a razones religiosas,
entre otras (Gráfico 14.20 y Cuadro 14.25).
Para una mayor desagregación de las razonas por
las cuáles las mujeres no se harían la prueba aun
así fuese gratuita, revisar el Anexo 14.35b.


14.3.4 Actitudes de aceptación frente a
las personas que viven con el
VIH/sida


El estigma y la discriminación relacionados con
el VIH persisten como los principales obstáculos
a una respuesta eficaz al VIH en todo el mundo.
Muchos estudios vincularon el estigma asociado
al VIH con una demora a la hora de someterse
a las pruebas del VIH, la no divulgación de los
resultados a las parejas y poco compromiso con
los servicios relacionados con elVIH. Las personas
que sufrenelestigrnayladiscriminaciónmfomian
distintos efectos negativos, entre ellos, la pérdida
de ingresos, el aislamiento de las comunidades




y la incapacidad de participar como miembro
productivo de la sociedad, como resultado de su
estado serológico con respecto alVIl-I (ONUSIDA,
2013).


[a ENSANUTECU hizo una serie de preguntas a
las entrevistadas que conocen o han oído hablar
del VIH/sida para indagar sobre las actitudes de
aceptación frente a las PVVS. Las preguntas que se
realizaron fueron las siguientes:


a) Si un pariente suyo se enfermar: de sida,
¿estaria usted dispuesta a recibirlo y cuidarlo
en su casa?


b) Si supiera que un vendedor de verduras o
alimentos tiene sida, ¿le compraría usted a él’!


c) Si una profesora se encontlaia infectada por
el VIH, pero no se ve enferma, ¿se le podria
permitir que siga dando clases?


d) Si una persona de su familia se infectara con
el virus del sida, ¿preferiría usted que eso se
mantuviera en secreto‘!


e) Si un niño estuviera infectado con el virus
del sida, ¿piensa que se le debería dejar que
vaya a la misma escuela o colegio donde van
los niños (as) de su familia?


A nivel nacional, el 80 ‘N; estaria dispuesta a recibir
y cuidar en su casa a un pariente enfermo de
Sida, el 59 ‘N; indicó que le comprarian alimentos


1am Il: Salud sexta! y veproductnm


a un vendedor si tiene VIH/sida, el 72.3 ‘N; opinó
que se le deberia permitir, a una profesora que
se encuentra infectada por el VIH, pero no se ve
enferma, que siga dando clase, el 45.3 ‘Ka preferiría
mantener en secreto la infección de VIH de un
familiar y el 70.3 ‘X. piensa que se deberia dejar
al niño que está infectado con VIH seguir en la
misma escuela (Gráfico 14.21 yAnexo 14.36).
Los porcentajes son mayores respecto de la
ENDEMAIN 2004, es decir, se podría inferir una
reducciónmodestadelestigmayladiscriminación
hacia las personas infectadas por el VIH (CEPAR,
2005). Asi, se observa un aumento en laproporción
de mujeres que estarian dispuestas a recibir a un
pariente infectado en casa y en la proporción
de mujeres que mmpiarían alimentos de un
vendedor infectado con sida (8.9 y 10.7 puntos
porcentuales, respectivamente) (Gráfico 14.21).
Además, se evidencia un incremento en la
proporción de mujeres que consideran que si una
profesora está infectada debería seguir dando
clases y que piensan que si un rtiño está infectado
con Sida deberia atender a la misma escuela o
colegio que los otros niños de la familia (14.2
y 15.7 puntos porcentuales, respectiwmente).
Asimismo, es importante destacar una
disminución de 7.2 puntos porcentuales en la
proporción de mujeres que preferirian mantener
en secreto en caso de que una persona de su
familia se infectara con el virus, al pasar de 52.5 ‘Ka,
en 2004, a 45.3 96, en 2012 (Grafico 14.21).


Gráfica 14.21 Actitudes de aceptación irente a las personas que viven con VIH/sida (mujeres de 15 a 49
años que conocen o han nídn hablar del VIH/sida)


u HIDEMAIN (2004)


Porcentaje


1%)


B
8
S
S
8
B‘
8
S


10


(a) (h)
Actitudes de aceptación frenha a las personas que viven con VIH/sida


n EMSANUT-EUJ(2012)


(0) (0) (e)


(a) Si un pariente suyo se enferman de sida, ¿estaría usted dispuesta z recibirloy cuidarlo en su casa?(u) Si supiera que un vendedor de verduras o alimentos tiene sida, ¿le compraría usued a en
(c) Si una pmíesom se encontrar: infectada por el VIH, pero no se ve mierma, ¿se le podría pennilir que siga dando clases?(d) Si una persona de su familia se infectar: con el virus del sida, ¿piden-iría usted que eso se mantuviera en secreto?(e) Si un niño estuviera infectado Don el virus del sida, ¿piensa que se le debería dejar que van a la misma escuela o colegiodonde van los niños (as) de su familia?
Hulk ENDEMNN 2004, BEPNK ¡Eusmmflm 2012, MSP/IEC.
samurai: Freire WE. am


323




324


Encuesta Naciona! de sama y Mmicion


Cuadro 14.26 Aofimdes de aceptación frente a las personas que viven con VIH por área, grupo émioo,
y subregión (mujeres de 15 a 49 años que conocen o han oido hablar del VIH/sida)


Area
Urbano 81.8 62.1
Rural 74.8 50.5
Grupo éïnioo
Indígena 70.3 41.5
Afroecuamriam 82.6 60.0
Momuvio 78.3 49.7
Mestizo, blanco
y otro
Tati! rmioml 80.!) 59.0


(‘glïzspueslas
afirmaliws 30.5 60.6 39.536.545.458.3 35.974.5 46.472.3 45.3(a Si un pariente suyo se enímnam de sida, ¡estaría uned aispuesia a recibirloy cuidarlo en su usa’!


(n) Si supiera que unvzndedor a: verduras o alimentos liene sida, ¿le compraría usted a en(c) si una proíesum sc encauirara iníeciada pu! elVlH, pen) no se ve míemm, ¿se le podría pennilir que siga dando clases?
(d) si una pdsuna de su raruiiia se inícclan mu el virus del sida. ¿preferiría usted que eso se mantuviera en secreto?(e) Si uu niño estuviaa iníenado con el virus del sida, ¿pimsn que se le debería dejar que vaya a ia misma escuela o colegio donde van los ni|"|os[as]de su ramiiia?
anar: ErmNUFEm 2012. MSP/MEC.
Enhollcliz Freire wa. em


Cuadro 14.27 Aoiiludes de aceptación frente a las personas que viven con VIH por área, grupo einicn,
y subregión (mujeres de 15 a 49 años que conocen o han oído hablar del VIH/sida)


Nivel de insïnioción
Ninguno
Primaria
Seuinoaria
Superior/posgrado 84.5
Guinil económico
m (Pobre) 71.9 44.5
G2 79.1 57.7
03(ln|em1edio) 81.8 61.5
G4 81.7 62.5
a5 (Rico) 33.7 66.1
Total naciornl 80.0 59.0


E‘)
Respuestas afinnativzsa) si un parirrua suyo se mlemrara de sida, ¿estaría usted dispucsla a recibi l


41 .7
58.0
76.3
86.3


54.3
65.6
73.1
79.2
85.1
72.3


cuidarlo en su casa?
h) si supiera que un vendedor de verduras n alimenlus time sida, ¿le comprar usled a él?c) si una profesora se cucarurara iuraciada por el vii-i, pelo no se ve enÍerIna, ¿se le podría permitir que siga dando dases?


En?
si uua pasaria de su rarriiiia se infecïam con el virus del sida ¿prereriria usted que eso se mantuviera en secreta’!e si uu n


Eliondorz Freiewiletat


Las actitudes de aceptación frente a las personas
que viven con VIH son mayores en el área urbana
del Ecuador respectoalárea mral. Porgrupo étnico
las mujeres indigenas y las mujeres montuvias
son las que presentan mayores proporciones de
estigma y discriminación relacionados con el
VIH, respecto a los demás grupos étnicos (Cuadro
14.26 yAnexD 14.36).


smviera iníectado con el virus del sida. ¿piensa que se le debería dejar que vaya a la misma escuela o colegio donde vau los ruriosias)


Como se puede observar en el Cuadro 14.27 y
el Anexo 14.37, la actitud de aceptación frente a
las personas que viven con VIH/sida alunenta,
conforme incrementa el quintil económico
y nivel de instrucción. Es decir, el estigma y
discriminación es mayor en los quintiles de
menores ingresos y en las mujeres sin educación
formal. Por ejemplo, a medida que el quintil




económico al que pertenece la mujer aumenta, se
incrementa también el porcentaje de mujeres que
están dispuestas a cuidar y recibir a u.n pariente
enfermo en su casa (Q5: 83.7 ‘X. versus Ql:7l.9
9B). De manera similar. a medida que aumenta
el nivel de educación, se incrementa también el
porcentaje de mujeres que están dispuestas a
cuídary recibir a un pariente enfermo con sida en
su casa (superior: 84.5 ‘X. versus ninguno: 72.1 96).


Para una mayor desagregación de las actitudes
de aceptación frente a las personas que viven con
VIH, revisar los Anexos 14.36, 14.37 y 14.38.


14.3.5 Percepción personal del riesgo
de adquirir el VIl-I/sida


La percepción del riesgo de adquirir VIH/sida
puede ser determinante en el comportamiento
sexual y las medidas que las mujeres y hombres
adoptan para protegerse (CEPAR, 2004). En
este apartado se presentan tres secciones que
describen la percepción de riesgo de infectarse
del VII-llsida ylas razones por las que las mujeres


Ïrum Il: Saiud sexual yreproduciwa


piensan que tienen o no algún riesgo de infectarse
de VIH/sida


Percepción de riesgo de infcctarse del
VIII/sida


A las mujeres entrevistadas que conocen o han
oído hablar del VIH/sida se les preguntó: ¿Cree
usted que tiene algún riesgo o peligro de infectarse
del VIH/sida? A nivel nacional, el 24.6 ‘K. de las
mujeres perciben que se encuentran en riesgo de
infectarse con el virus delV[H/sida (Cuadro 14.28
yAnexo 14.39).


Con relación a la encuesta ENDEMAIN 2004,
se observan imlores muy similares entre los dos
periodos de tiempo como se obsenm en el Gráfico
14.22.


Las mayores proporciones de mujeres que
consideran que tienen riesgo de adquirir el
VIH/sida se encuentran en las provincias de
Esmeraldas (32.4 96), Pichincha (32 9?.) y Santo


(Juadro 14.28 Percepción de riesgo de infectarse del VIHIsida por grupn étnico (mujeres de 15 a 49
años que cnnocen o han oido hablar del VIH/sida)


No sabe 325m


Indigem 25.9 51.9 22.3 l M4 100
Afrnmabriann 32.5 57.4 10.0 715 10D
MIIÜJNÍD Zl .1 54.5 14.4 52D 100
MBSÏÍZD, DIEHCO y UlID 24.3 57.1 3.5 l3 762 10D
Tfllfll IBDÍOIHI 24.6 55.7 9.7 15 M2 100


nun: EilSANUFEm 2012. MSP/IMEI).
Elllollcliil Freire wa. em


Gráfico 14.22 Percepción de riesgo de infeciarse del VIH/sida (mujeres de 15 a 49 añns que conocen
n han oido hablar del VIH/sida), comparación ENDEMAIN 2004 y ENSANIJT-Ecll 2012


lENDEMAIN(2004) e ENSANUT-ECU(2012)


70 65.7


Porcantaja


(%)
S


Sí No
Percepción de riesgo


No sabe


men; EMJEMAIN 2004. (FAR IBSAMTFELXJ 2m 2. NHIANEC.
anciana: Freire WB. em




Encuesïa Nacional de Salud y Nullicliín


Gráfico 14.23 Percepción de riesgo de inteclarse del VIH/sida por provincias (mujeres de 15 a 49 años
que conocen n han oido hablar del VIH/sida)


g
Permodin de num ne
nmmneviwsin:
alflsonús2529-5
¿w241i¡tHe-A
45%zno


"t,


men: EusANUFEw 2012. MSP/MEC.
Eabollclir Freire uva. em
Cuadro 14.29 Percepción de riesgo de inteclarse del VIH/sida por nivel de insirucción y quimil


económico (mujeres de 15 a 49 años que conncen n han nido hablar del VIH/sida)


Nivel de inslnndón
Ninguno
Primaria
Secundaria
Superior/matado


326


Oiinfil ewnómioo
01 (Pobre)
02
03 (Intermedio)
04
05 (Rico)
Tmal national


num: BlSNIIFEGJ 2m 2. NsP/INEC.
¡Inn-slim Fráre WB. mi.


Gráfico 14.24 Percepción de riesgo de inteclarse del VIH/sida por grupo de edad (muieres de 12a 49
años que conncen n han nidn hablar del VIH/sida).


ISi [No INosabe


Porcentaje


(Ve)


12-24 1549 20-24 25-29 30-34 3539 40-44 45-49 12-49
Ruiz ENSANUFEGJ 2012. MSP/MEC. Grupo de edadEnboncbir Freire m. m;




Domingo de los Tsáchilas (30.2 '36) (Grafico 14.23
y el Anexo 14.39).


El Cuadro 14.28 y el Anexo 14.39 describen la
percepción de riesgo de infectarse con el virus del
VIH/sida, desagregada por grupo étnico. De este
Cuadro y este Anexo se desprende que las mujeres
afroecuatorianas son el grupo étnico que más se
percibe en riesgo de infectarse (32.6 96), respecto
a los demás grupo étnicos. F5 decir, una de cada
tres mujeres afroecuatorianas piensa que esta en
riesgo de infectarse por el virus delVIH/sida.


Por nivel de instrucción y quintil económico
no se obserimn diferencias significatitms en la
percepción de riesgo de adquirir el VIH/sida.
Sin embargo, se observa una mayor prevalencia
de mujeres que no saben si están en riesgo o no
de infectarse, en aquellas con menores ingresos
económicos y con menor nivel de educación
(Cuadro 14.29 yAnexo 14.4o).


Según los grupos de edad de las mujeres, a mayor
edad, mayor percepción de riesgo de adquirir
el VIH. A partir de los 25 años, en promedio el
25 ‘K; considera que está en riesgo de infectarse
del V[H/sida, mientras que en el grupo edad de
12 a 14 años solo el 10 ‘X; se considera en riesgo
(Gráfico l4.24yAnexo 14.41).
Parauna mayor desagregación sobrelapercepción
de riesgo de infectarse del VIH/sida, revisar los
Anexos 14.39, 14.40 y 14.41.


Razón por la que piensa que tiene algún
riesgo de infectarse de VII-Ilsida


El Gráfico 14.25 y Cuadro 14.30 presentan las
razones por las cuales las mujeres perciben
que tienen riesgo de adquirir VIH/sida, a nivel


lomo Il: Salud sexual y lepmdlllllva


nacional. Las principales razones referidas son:
porque 3m ha tenido ITS o por ser trabajadora
sexual, entre otras (26 96), porque no sabe con
quién se junta su pareja (24.1 96), porque su
pareja pasa mucho tiempo fuera de casa (15.2 9B)
y porque que no sabe cómo protegerse (10.7 96).
Si juntarnos las categorias: No sabe can quién su
pareja sejunta, Su pareja pasa mucho tiempofiAeIa
de casa, La pareja tiene más parejas y La pareja
rechaza el usa de condón se puede inferir que la
mitad de las mujeres (50.5 96) atribuye la razón de
riesgo al comportamiento o posible exposición de
riesgo de la pareja sexual.


La información desagregada por área de
residencia no muestra diferencias importantes
entre en area rural y el área urbana Sin embargo,
se puede apreciar que el porcentaje de mujeres
que no saben cómo protegerse es mayor en el
área niral respecto al área urbana (13.4 9!» frente
a 9.8 9€). Por grupo étnico, del mismo cuadro y
el Anexo se desprende que para la mayoria de
grupos étnicos la principal razón mencionada es
porque no saben con quién se junta su pareja:
oon excepción de las mujeres montuvias, quienes
reportan oomo principal motivo a las razones
categorizadas como Otras .


En el Cuadro 14.30, se observa que la principal
razón por la cual las mujeres sin
de instrucción piensan que estan en riesgo de
infectarse por el virus del VIH/sida es porque no
saben con quién se junta su pareja, Mientras que
el principal motivo mencionado por las mujeres
oon estudio superior incluyen a las razones
categorizadas como Otras. Por quintil económico
se obsenm el mismo comportamiento, así, las
mujeres que se ubican en el quintil de menores
ingresos económicos reportan como principal
razón el no saber con quién se junta su pareja (Q1:


Guárico 14.25 Razón por la que piensa que tiene algún riesgo de infeclarse de VIH/sida a nivel
nacional (%) (mujeres de 15 a 49 años que conocen o han oido hablar del VIHIsida)


1.9 0.5


Raul: ENSAMHflll 2012. MSP/IEC.
Entrenador: Frere we. em


I Otra‘


I No sabe con quién sejunta su pareja


I Pareja pasa mucho tiempo afuera


¡ No sabe como protegerse


¡ Pareja tiene mas pareja


¡ No saoel llo responde


I No usa condón en lonas las relaciones


¡ Pareja rechaza el condón


¡ Pareja tiene vicios (alcohol! droga)


327




Encuesïa ¡lesiona! de Sam y Mmmm


i:


.Éa.s:


ÏÍIBÍW


023g


«su


83.3255


Welt


É...x


Eau.


Eaumïgfltu.
su
mt


Espa.
E.
e,


3:15.


SF


E...


E


3m


m...


s.“


S.


2


z:


m2


no


E392
.22


c2


5


E


3m


S.




3


3


a2


N3


2


Asia


es


m:


3


En


2.


EN


Z


E


E


a2


N:


a


e:


N8


S


EN


2


N2


i.


E


2


q:


3


Eïsssia


e:


su


2


«.2


.3


EN


3


2


m:


q:


2


a


2:


N3


2..


I:


2.


EN


Z


2


Q2


u:


q:


3...2.
s


EEES»


_.___._a


2:


a;


E


É


É


a2


S


I.


3


n:


2


93.55.9253


s:


En_


É


EN


É


n:


E


É


I:


me


.3


¿s55


2:


ms_


É


E:


o...


m3


3


2


Q2


É


q:


.255:


a2


z


E


3


.


É


.


o!


E


z:


3


2.352


535...»;
s
E...


a2


83


S


É


I.


EN


S.


2


S:


É


3


asigna


.53:


es


E


2


N5


2


EN


É


2


0.2


3


m2


Es:


SF


3


É


q:


o...


En


É


3.


3


qa


<2


sazeszsea


e:


É


i:


m2


m.“


En


2


E


m:


2


qm


23...;

aaa


e:


8m_


z:


EN


2


EN


3


Z


«.2


:2


E


EE


9:


B2


É


EN


no


É


3.


É


2


me


2


sas.3


EE


auÉÉauu


E51.
>


Éuuzams
un


_u>_=


¿“gsm


2...3


¡En
.2.


«uni;
un


mmñuut:
un


.33:


EEE


n55


E...


2.5i


.25
2
.2.


cuan:


omÍ


enano


¿para
a2


E


EEBc2


Eiza
Er
S.


_.._n_1__
zm


m.


mïzca


2:8
Bmw
a2


15.:


3.5:...


9:2


car...


_.._n_1__
zm


_.._n_1__
zm


E2225
.2.


.532


un...
:2a


cagas“.
2.a


San
2.m
mp
2.


3225


328




¡um Il: Sam sexual y reprmmwa


329


.3»


.332:


"firm


023m2


NSN


38.525,3


¡alt


.2...x


¿una
a:
nz


ias.


2.5.2.35.3
ez


¿€85.35


nvnfuE
E...
s:


1:15.


c3


su
3


c.“


N._.


E


«E.


«E.


Q3


En


3


a.»


saga:


EE.


c3


s»—


Ec


3


2


m3


m3


3:


a2...


2


3


825
8


c3


Km—


m;


«A


tc


o:


ñ?


c3


m:


E


2


5


c3


c3
m


2


3


tc


m3


a:


H3


a3


.1


En


aseos:
8


a2


EN
N


Z


Ec


No


c3


2:


Nom


9B


No


2


No


c3


esm


3


2


3


c3


H3


e:


«.3


3


3


Agea
E


gemas.
esa


c3


m3
N


N4.


c4.


S.


«E.


É.“


n:


93....


NN


E


cfiïflketga


c3


Ccm


v;


N;


Hc


Nau


a:fit
m.mm


3


3


«zauzaom


c3


soN


2


c.c


Hc


md


c3


ima


:3


3


EN


«zasï


c3


8


Ec


ña


.


me


q.
C


H3


ms


.


2


asas:


522.2.
2.


_=_=


c3



w


o;


3


2.


n:


«.2


H3


En


n;


om


ESs"


3...2;


6582


c3


a
s


m
e


É


É


f3


m
.3


a.
E


En


2


2


932cc:


c3


8m


2


m;fic
a:


c3


c3


aan


2..


2


oñ=os=soí


c3


m2


c6


fc


me


H3


2:


q:


3m


tc


fm


«comí:


SES


cua“.


c3


m8
m


2


v;


3


m2


0.2


v3


En


3


3


E:


c3



o


c;


u;


Ec


H3


n:


c3


En


2


2


9:25se


2:.


2...3
mea
m.
s.


ma._a_:E.
E.


m2....“>


auEs


2...5


_a9_..r_2_


«Emi;
s.


am._asa=__
2.


cuan:


59::


aca:
2.
aa.


«EEE
aa.


«:2.


zona:




06m8


323:;
ïu


.332


S...


cu:
a


zauesu




330


Encuesta Nacional de Salud y Nullicliírl


Gráfico 14.26 Razón por la que piensa que no tiene ningún riesgn de infectarse de VIH/sida a nivel
nacional ('56) (mujeres de 15 a 49 años que conocen o han oido hablar del VIH/sida)


1 .2
2-0 1 B


0.7 I ‘llene una sola pareja


¡ Conoce bien a su pareja


I No liene pareja sexual


¡ No liene relaciones sexuales


I No liene sexo con desconocidos


¡ No sabe! No responde


I Usa el condón


I 01m’
¡ No le mn hecho lranslusiunes


‘Incluye Usa otro método anticonceptivo No es trabajadora sexual, No usa drogas y otra.
Rune: ENSANUFECU 2012. lISP/INEC.
Enlnfin: FráreWB. mi.


27.4 96), mientras que aquellas que se ubican en el
quintil 5 reportan como principal razón a aquellos
motivos categorizados como otras.


Para una mayor desagregación sobre las razones
por las cuales las mujeres en edad fértil piensan
que tienen algún riesgo de infectarse por el virus
del VIH/sida, revisar los Anexos 14.42, 14.43 y
14.44.


Razón por la que piensa que no tiene
ningún riesgo de infectarse de VII-llsida


A las mujeres que respondieron que no sienten
que corren riesgo de infectarse de V[H/sida, se les
preguntó la razón por la cual creen que no están
en riesgo. Anivel nacional, las principales razones
mencionadas fueron el tener una sola pareja
(37.1 96), conocer bien a su pareja (18.8 '36), no


tener relaciones sexuales o no tener pareja sexual,
ambas con una prevalencia de 17.4 ‘X. (Cuadro
14.31, Gráfico l4.26yAnex0 14.45).
La información desagregada por área de
residencia no muestra diferencias importantes
entre en area rural y el área urbana. Además,
como se observa el Cuadro 14.31 y en los Anexos
l4.46y 14.47, las razones por las cuales las mujeres
en edad fértil piensan que no tienen riesgo de
infectarse por el virus del VIH/sida no wrían
según las camctefisticas seleccionadas. Para una
mayor desagregación sobre las razones por las
cuales las mujeres en edad fértil piensan que no
tienen ningún riesgo de infectarse por el virus del
VIH/sida, revisar los Anexos 14.45, 14.46 y 14.47.


Gráfico 14.27 liso de condón en la última relación sexual (mujeres de 15 a 49 años que conocen o
han nido hablar del VIH/sida y que estuvieron sexualmente activas en el último año),
comparación ENDEMAIN 2004 y ENSANUT-Ecll 2012


n ENDHJIAIN (2004)


Porcentaje


1%)
8


1o 6.1 "¡-7
o m



Blunt: BDEMÁN 20M. CWAR IBSMIIFEGJ 2m 2. NÑWINEC.
ïllfiit Fráre WB El]!


n BiSANUT-ECU (2012)


93's 89.3


No




lomo Il: sama sexuai yreprodmlm


Cuadro 14.32 Uso de condón en la última relación sexual por área, grupo étnico, provincia, suhregión
y zona de planificación (muieres de 15 a 49 años que conocen o han oído hablar del VIH
sida y que estuvieron sexualmente activas en el úllimo año)


Ánu
Urbano
Rural
Subregión
Siena urbana
Siena nrral
Costa urbana
Costa rural
Amazonía urbam
Amazonia rural
Galápagos
Cluilo
Guayaquil
Told minimal


num: BSNIJTEGJ 2m 2. Nel/mío.
natura: Freire WB mi


14.3.6 Uso de condón en la última
relación sexual


Uso de condón enla última relación sexual


El uso de condón de manera continuay adecuada
puede contribuir a reducir el contagio por VIH/
sida entre la población sexualmente activa (OMS,
2013; CEPAR. 2005). Así, a todas las mujeres en
edad fértil que estuvieron actiws sexualmente
durante el último año previo a la encuesta y que
conocen o han oído hablar del VIH/sida, se les


preguntó si habían usado condones en su última
relación sexual.


El 89.3 '36 de las mujeres sexualmente activas en
el último año y que han oído hablar del virus
del VIH/sida, respondió que no usaron condón
en su última relación sexual. Solamente el 10.7
‘Ka respondió que sí lo habían usado. En relación
con la encuesta ENDEMAIN, realizada en el año
2004, se evidencia un modesto aumento de 4.6
puntos porcentuales en el uso de condones en la
última relación sexual, al pasar de 6.1 ‘K. a 10.7 ‘¡la
(Gráfico 14.27).


Gráfico 14.28 Uso de oondón en la última relación sexual por grupo étnico (mujeres de 15 a 49 años que
oonooen o han oido hablar del VIH/sida y sexualmente activas en el úllimo año)


Mestizo, blanco y mm


Mormrvio


Grupo


étnico


Afroecuatoriano


Indígena


11.5


9.0


Ruth: ENSANUFECU 2012. MSPIINEC.
Ellnlúir: Frrárem mi.


6 s 1o 12 14
Porcentaje (se)


331




Encuesïa Nacional de Salud y Mllliclon


Gráfico 14.29 llso de condón en la última relación sexual por nivel de insirucción y quintil
económico (mujeres de 15 a 49 años que conocen o han oído hablar del
VIH/sida y sexualmeme activas en el úllimo año)


10 15 2D


ns ma»)—15-1


Superior/posgrado
=so
É Secundariafis
3 . .3 Pnmana
z=


Sin estudios


0 5


ose
Eo
É
É=
C


Ruth: ENSANUFECU 2012. MsP/IIEC.
Ellnlúil: FnáIeWE mi


04 10-7
mamen-INM m


02t 8-9
“WW 3-2


0 2 4 6 8 10 12 14 16


Porcenlajam)


Cuadro 14 33 llso de condón en la última relación sexual por eslado civil (mujeres de 15 a 49 años que
conocen o han oido hahlar del VIH/sida y sexualmeme activas en el úllimo año)


Estado ¡ivil
Unida/casada
Soltera
Divuniadalseparanal
viuda
Told rncioml


mall: marnan 2m 2. manso.anna-z nm wa. ¿(al
El uso de condón en la última relación sexual es
mayor en el área urbana, respecto al área ruml,
esta diferencia de 2.8 puntos porcentuales es
estadíslicamenle significativa (Cuadro 14.32 y
Anexo 14.48). las subregiones de Galápagos y
la Amazonía urbana, son las áreas geográficas
en las cuáles se reporta la mayor prevalencia de
uso de condón en la última relación sexual por
parte de las mujeres que conocen o han oído
hablar del virus del VIH/sida (16 ‘X. y 15.3 ‘JB,
respectivamente). Mientras, la menor prevalencia


se reporta en la Costa ecuatoriana (Cuadro 14.32
y Anexo 14.48).


Con relación al grupo étnico, se obsenm que
las mujeres montuvias son las que reportan los
porcentajes más bajos de haber usado condón
en la Iílïima relación sexual (4.5 9B). Miemms
que las mujeres mesüzas, blancas u otras son las
que reportan los porcentajes más altos (11.5 96)
(Gráfico 14.28}! el Anexo 14.48).




Ïruno Il: sama sexuaj yreproduclwa


Cuadro T434 llso de condon en la úllima relacion sexual por grupo de edad (muieres de 12 a 49 años
que conocen o han oído hablar del VIH/sida y sexualmente activas en el último año)


12-14
15-19
20-24
25-29
30-34
35-39
40-44
45-49
Trial 12 a 49 años


num: ¡Mmmm 2m 2. NW/INEC.
znnusúuznemwe sul.


El porcentaje de mujeres activas sexualmente
que conocen o han oido hablar del virus del
VIH y que usaron condón en la última relación
sexual aumenta conforme incrementa el quintil
econórnicoyel nivel de instrucción (Gráfico 14.29
y Anexo 14.49). Asi, las mujeres que se ubican en
el quintil más pobre presentan los porcentajes
más bajos de uso de condón (Q1: 8.2 '36), mientras
que las mujeres del quintjl más rico presentan
los porcentajes más altos (Q5: 15.1 9B). El mismo
comporlamientoseobsenmaldesagregarlosdatos
por nivel de instrucción. Es decir, las mujeres sin
instrucción formal reportan los porcentajes más
bajos de uso de condón (0.396), en contraste las
mujeres con nivel instrucción superior presentan
los porcentajes más altos (15.6%) (Gráfico 14.29 y
Anexo 14.49).


El Cuadro 14.33 y el Anexo 14.50 presentan
el uso de condón en la última relación sexual
desagregado por el estado civil de las mujeres en
edad fértil. De este Cuadroyel Anexo se evidencia
que las mujeres solteras presentan la proporción
más alta de uso de los condones (30.5 Wa), respecto
de las mujeres unidas/casadas y las divorcíadas/
separadas/viudas.


Ia infomración desagregada por grupo de edad,
muestra que el uso de condón en la última
relación sexual es mayor entre mujeres de 15 a 19
años (21.7 9B), este porcentaje disminuye de forma
progresiva hasta llegar a 5.1 % en las mujeres de 45
a 49 años (Cuadro 14.34).


Gráfico 14.30 Propósito del uso de condón en la última relación sexual (mujeres de 15 a 49 años
sexualmente activas en el último año, que conocen o han oído hablar del VIH/sida y que
usaron condón en la úllima relación sexual), comparacion ENDEMAIN


n ENDEMAIN 42004)
93.2


37.1


57.360.2


31 _7 35.0


41.0 4.a
í


Evitar el VIH/sida


Porcentaje


1%)


easssssassá
Evilar el embarazo


n ENSANUT-EUJ(2012)


Evilaratraslls Olropropósilo
Propósito del uso del condón


nun: Enmmn 2004, (¡Pm ¡Elflkllflflll 2012, MSP/IEC
Enondñn: Freie WE. em


333




334


Encuesta Nacional de Salud y Mllliciñn


Cuadro 14.35 Propósito del uso de condón en la última relación sexual por área y grupo étnico (mujeres
de 15 a 49 años sexualmente activas en el último año, que conocen o han oído hablar del
VIH/sida y que usaron condón en la última relación sexual)


Urbano
Rural
(¡mi! élnioi)
Indigena
Alroecuamnano
Momuvio
Mestizo, blanco y otro
Tmal national


mu: Emmrmm 21m NSF/MC
anemia: Halle wa. emi


Cuadro 14.36 Propósito del uso de condón en la última relación sexual por grupos de edad, estado civil
y experiencia sexual (mujeres de 12 a 49 años sexualmente activas en el último año, que
conocen o han oído hahlar del VIH/sida y que usaron condón en la última relación sexual)


124 4 100.0
154 9 91 .9
20»24 95.5
25»29 33.5
3034 35.1
3549 81 .6
40-44 72.1
45-49 33.7
Total 12 a 49 años 37.1


Rial! EusANUFEw 2012. MSP/lili).
Enlnlclir Freire wa. em


Para una mayor desagregación sobre el uso de
condón en la última relación sexual en las mujeres
que conocen o han oído hablar del VII-Ilsida yque
estuvieron sexualmente activas en el último año,
revisar los Anexos 14.48, 14.49 y 14.50.


Propósito del uso de condón enla última
relación sexual


A las mujeres que usaron condón en la última
relación sexual durante el año previo a la
entrevista, se les preguntó: Usó condón para: (a)
evitar el embarazo, (b) evitarelVlH/sida, (c) evitar
otras ITS y (d) por otra razón. A nivel nacional,
el 87.1 96 usó condón para evitar el embarazo,
el 60.2 96 usó condón para evitar el VIH/sida, el
67.3% usó condón para evitar otras ITS y el
4.8 ‘X: usó condón por ollas razones (Gráfico 14.30
yAnexo 14.52).


Con relación a la encuesta ENDEMAIN 2004, se
observa un aumento de 28.5 puntos porcentuales
en el uso de condón con el propósito de evitar el
VIH/sida, al pasar de 31.7 '36, en 2004, a 60.2 ‘JE,
en 2012. Además, se obserm u.n aumento de 32.3
puntos porcentuales en la proporción de mujeres
que usaron condón en la última relación sexual
con el objetivo de evitar otras ITS, de 35 ‘Ka, en
2004, a 67.3 9€, en 2012 (Gráfico 14.30).
Por área de residencia no se observan diferencias
estadísticamente significativas para las tres
categorías indagadas. Por grupo étnico, se
observa que el uso de condón con el propósito de
evitar el virus del VIH/sida y otras ITS es mayor
en las mujeres afroecuatorianas, con respecto a
los demás grupos étnicos (Cuadro 14.35 y Anexo
14.52).




¡omo Il: Salud sexual yreproducllm


Gráfico 14.31 Razón por la que no usó el condón en la última relación sexual a nivel nacional M).
(mujeres de 15 a 49 años sexualmente activas en el último año, que conocen n han nídn
hablar del VIH/sida y que no usamn condón en la última relación sexual)


1-2 0.7 I Usa otro método
I iiene una sola pareja


I Nunca lo na usado


I 0tra*


I A su pareja no le gusta


I No tenía en ese momento
I Disminuye cl placer! incómodo
l su pareja es infiel
I No es segum


I Es para usarlo fuera del matrimonio


ummnmauomqauuanmoym
num: EIEMUÍHXJ 2012. MSP/IEC.
anomalía: Freie WE. em


Gráfico 14.32 Razón por la que no usó el condón en la última relación sexual, por grupo étnico (mujeres
de 15 a 49 años sexualmente activas en el último año, que conocen o han oido hablar del
VIH/sida y que no usaron condón en la última relación sexual)


I iiene unsa sola pareja I Usa otro método I Nunca lo na usado


l


335


l l
Indigena Airoecuatoriano Montuvio Mestizo, blanco y otro


Grupo ¿mico
num: BSAMFFEGJ 2m 2. NSF/INK).
anunci: Frelre WB. mi


En el Cuadro 14.36 y el Anexo 14.53, se evidencia Razón por la que no usó condón enla
que el uso de condón con el propósito de última relación sexual
protegerse de la infección del VIH/sida y de
otras infecciones de transmisión sexual es más A las mujeres sexualmente activas en el último
frecuente en las mujeres de 15 a 1B años, respecto año, que conocen o han oído hablar del VIH/sida
a los demás grupos de edad. y que respondieron no haber usado condón en la


última relación sexual, se les preguntó la razón
Para una mayor desagregación sobre los por la que no lo usaron. A nivel nacional, el
propósitos del uso de condón en las mujeres que 56.7 '36 de las mujeres respondió que usan otro
estuvieron sexualmente activas en el último año método anticonceptivo; el 14.4 %, que tiene una
y que conocen o han oído hablar del VIH/sida, so1apareja;yel8.l%, quenuncahausado condón,
revisar los Anexos 14.52, 14.53 y 14.54. información que se presenta en el Anexol655yel


Gráfico 14.31.
El Gráfico 14.32 desagrega las tres principales




336


Encuesta Nacional de Salud y Nulliclúrl


GHÉTÍCO 14.33 Disposi ‘n a usar condón si la pareja sexual ln propone a nivel nacional (%) (mujeres de
15 a 49 años que conocen n han oído hablar del VIH/sida, sexualmente activas en el último
año y que nn usaron condón en la última relación sexual)


3.1


Rune: ENSANUFECU 2012. MSP/INEC.
Ellnlúir: FnáreWB. mi.


I Sí


I No


¡ Nosabe


I No tiene pareja


Gméfico 14 34 Disposi ón a usar condón si la pareia sexual lo propone, por nivel de instrucción y
quintil económico (mujeres de 15 a 49 años que conocen o han oido hablar del VIH/sida,
sexualmenteactivas en el último año y que nn usaron condón en la última relación sexual)


lNoiiene pareial Sí I No I Mombe


10.4 8.1 5.1 4.22


É
Én:e
E


Ninguno Primaria Secundaria Superior a posgrado


IIIVH ¡le Instruccion


¡Noiiene pareial Sí I No I Mombe


B 7 6 9 6 7 5.0 3 7


í
‘E
É
¡Si


m (Pobre) oz 03 (lnharmcdio) a4 os (Rico)
llulntll economico


Ruth: ENSANUFECU 2012. MSP/INEC.
Ellnlúir: FnáreWB. em.


razones por las que las mujeres no usaron condón
en la última relación sexual, por grupo
étnico. De este grafico es interesante notar
que el 20.7 9?. de las mujeres indígenas no usaron
condón porque nunca lo han usado, wlor que
triplica a los reportados para esta misma categoría
en los demás grupo étnicos.


Para una mayor desagregación sobre las razones
para no usar condón en la última relación sexual
reportadas por las mujeres que conocen o han
oído hablar del virus delVIH/siday que estuvieron


sexualmente activas en el último año, revisar los
Anexos 14.55, 14.56y 14.57.


14.3.7 Disposición al uso de condón en
la pareja


A todas las mujeres que estuvieron activas
sexualmente durante el año previo a la encuesta,
que conocen o han oído hablar delVIH/sida y que
no usaron el condón en su última relación sexual,
se les preguntó si estarían dispuestas a usar
condón sí su pareja se lo propusiera. Además, se




Cuadro 14.37 Dispos


Ïrum Il: Salud sexual yreprodmllva


n a usar cnndón si la pareja sexual lo propone, por estado civil“ y grupo de
edad“ (mujeres que conocen o han oido hablar del VIH/sida, sexualmente activas en el
últimn año y que no usamn condón en la última relación sexual)


Estado civil
mida/casada


Soltera
Divoroiadalseparadalvium
Grupo de edad
1 2-14
1 5-19
20-24
25-29
30-34
35-39
40-44
45-49
Told 12 a 49 años


' Menus de 25 casos.-- Mujeres de 15 n49 años.--‘ Mujeres de r2 z 49 años.
men; BSAMfl-EUJ 2m 2. Ami/Mc.
nomad»: Frelre wa. em


les preguntó cómo pensaban que reaocionarían
sus parejas si fueran ellas las que propusieran el
uso de condón.


Disposición a usar condón si la pareja
sexual lo propone


A nivel nacional, el 55.8 '36 de las mujeres entre 15
y49 años de edad estaría dispuesta a usar condón
si su pareja se lo propone y el 34.9 % no estaría
dispuesta, como se expone en el Gráfico 14.33 y
el Anexo 14.58.
En el Gráfico 14.34 y el Anexo 14.59 se presenta
la disposición a usar condón si la pareja sexual
lo propone, por quintil económico y nivel
de instrucción en las MEF que estuvieron
sexualmente activasenelúltimoañqqueconocen
o han oído hablar del VII-Ilsida y que no usaron
condón en la última relación. La disposición a
usar condón si la pareja lo propone, aumenta
conforme incrementa el nivel de educación y el
quintil económico.


La información desagregada por estado civil y
grupo de edad se presenta en el Cuadro 14.37 y
en el Anexo 14.60. Por grupo de edad, se observa
que el porcentaje de mujeres dispuestas a usar
condón si la pareja lo propone es mayor entre las
mujeres de 15 a 35 años. Al considerar el estado
civil, se puede apreciar que las mujeres solteras


son las más dispuestas a usar condón si la pareja
lo propone (63.9 9B), con respecto a las mujeres
separadas/divorcíadas/viudas (56.7 9B) y a las
casadas/unidas (54.6 96).


Paraunamayordesagregaciónsobreladisposición
a usar condón si la pareja sexual lo propone de
las mujeres que estuvieron sexualmente activas
en el último año, que conocen o han oído hablar
del VIH/sida y que no usaron condón en la última
relación sexual, revisar los Anexos 14.58, 14.59 y
14.60.


Percepción de reacción de la pareja al
solicitarle que usen el condón


A nivel nacional, el 46 ‘K; de las mujeres que
respondieron que su pareja aceptaría usar
condón, el 29% reportó que no aceptaría
y 12.6 ‘Ka considera que la pareja se molestaria,
como se muestra en el Gráfico 14.35.
Porárea de residencia, se obsenm que el porcentaje
de parejas que aceptaría usar condón es mayor en
el área urbana, respecto al área rural, diferencias
que son estadísticamente significativas (48.2 ‘X.
versus 33.5 9?.) (Cuadro 14.33 yAnexo 14.61).


El nivel de aceptación de la pareja al uso de
condón aumenta conforme incrementa el quintjl


337




Encuesïa Nacionai de Sailm y Mllliciiín


Gméiico 14.35 Percepción de reacción de la pareia al solicitarle que usen el condón a nivel nacional (%)
(muieres de 15 a 49 años sexualmente aclivas en el último año, que conocen o han oído
hahlar del VIH/sida y que no usaron condón en la última relación sexual)


I MWÍHIÍH
I llo aceptaría


I No sabe


I Se mnleslaría


mu: Elflnllflflll 2012. MSP/IEC.
Eúondñll Freie wa. em


Cuadro 14.38 Percepción de reacción de la pareja al solicitarle que usen el condón por área, grupo
émico y subregión (mujeres de 15 a 49 años sexualmeme activas en el último año,
queconncen o han nido hablar del VIH/sida y que no usaron condón en la última
relación sexual)


- . . . . . o .


Área
333 Urbana 12.9 43.2 28.8 0.3 9.8 7 402 10o


a‘ Rumi 1o 39.5 29.9 0.2 20.4 4 312 10o
Grupo étnico
Indígena 11.2 32.1 32.2 0.2 24.2 1 una 10o
Afroecualnriam 13.3 40 29.3 0.1 11.9 530 10o
Momuvio 13.1 34.2 27.1 0.6 25 405 10o
Mestizo, hlanoo y otro 11.3 47.9 29 0.3 11.1 9 731 10o
Suliregión
Siena urhana 10.7 51.7 25.5 0.3 11.7 z 355 10o
Siena niml 10.2 41.4 26.6 0.3 21.5 1 s17 10o
costa urbana 11.6 43.5 33.5 0.2 10.9 1 s37 10o
costa niml 10.8 34.6 33.5 0.2 20.9 s17 10o
Amazonía urbana B 47.9 27.3 0.4 16.3 1 441 10o
Armmnía ruml 7.3 40.9 30.3 0.1 20.4 1 519 10o
Galápagos 9.6 50.5 30.5 » 9.4 337 10o
Quino 15 50.7 25.3 0.6 3.4 716 10o
Guayaquil 14.2 43.7 29.5 0.1 7.3 524 10o
Told mcioml 12.1 45.9 29.1 0.3 12.6 11 714 100


Hull: ElSMHFEfll 201 Z AIN/MEC.
anonima Freire WB. em




lomo Il: Saiud sexuai y veproduclm


Gráfica 14.36 Percepción de reacción de la pareja al solicitarle que usen el condón a nivel nacional (%)
(mujeres de 15 a 49 años sexualmente activas en el último año, que conocen o han oído
hahlar del VIH/sida y que no usaron condón en Ia última relación sexual)


I Se moleslaria I Aoeplaria I llo aceptaría I Otra I No sabe


18.4 17.3


Porcentaje


1%)


Ninguno Primaria


10.5 7.9


Secundaria Superior o posgrado
llllrel de insinuación


I Se moleslaria I Aoeplaria I llo aceptaría I Otra I No sabe


13-5 17-0 11.5 9.9 6.7


cn (Pobre) a2 03 (Intennedio) 04 a5 (Rico)
llulnlll economico


aumentaría» 2012 MSP/MC
Enondórr Freiewllctat


económico y el nivel de instrucción de las
mujeres (Gráfico 14.36 y el Anexo 14.62). Así, se
obsenm el porcentaje más bajo de aceptación en
el quintil de menores ingresos económicos y
el más alto en el quintil de mayores ingresos
(27.0 '36 frente a 62.6 '36). Además, los datos
por nivel de instrucción muestran el porcentaje
más bajo de aceptación entre las mujeres sin
instrucción formal (35.5 9B) y el más alto entre las
mujeres con instrucción superior (60.1 96).


Para una mayor desagregación sobre la
percepción de reacción de la pareja al solicitarle
que usen el oondón de las mujeres que estuvieron
sexualmente activas en elúltimo año, que conooen
o han oído hablar del VII-Ilsida y que no usaron
condón en la última relación sexual, revisar los
Anexos 14.61, 14.62 y 14.63.


14.4 BIBLIOGRAFÍA
Coa, RyOchoa, L. H (ZOOBLENDSA 2008. Encuesta


Nacional de Demografía y Salud. Bolivia:
Ministerio de Salud y Deporte/ Instituto
Nacional de Estadíst.ica/Programa reforma de
la salud.


CEPAR (2005). ENDEMAIN 2004. Encuesta
Demogrúfica y de Salud Materna e Infantil.


Ecuador: Centro de Estudio de Población y
Desarrollo Social (CEPAR).


INEI (2013). ENDES 2012. Encuesta Demagrúfica y
de Salud Familiar, Perú: Instituto Nacional de
Estadistica e Informática (INEI).


Programa Conjunto de las Naciones Unidas
sobre el VIH/sida (ONUSIDA) (2012) Informe
mundial de avances en h lucha contra el sida:
seguimiento de la declaración política sobre el
VIH/sida de 2011: directrices para el desarrollo
de indicadores básicos: informe 2012. Ginebra,
Suiza


Profamilia (2011). ENDS 2010. Encuesta Nacional
de Demografía y Salud. Colombia: Profamilia,
Ministerio de Protección Social, Bienestar
FamiliayUnited States Agency ofInternational
Development (USAID).


Ministerio de Salud Pública del Ecuador (MSP)
(2012). Guía de atención integral para adultos
y adolescentes con infección par VIH. Quito,
Ecuador.


World Health Organization (WHOa) (2013). Nota
descriptiva N“ 360: VIH/sida Disponible en:


339




Encues1a Nacmnal de Salud y Mmmm


http://www.who.int/mediacentïe/Iactsheets/
fs360/es/


World Health Organization (WHOb) and Pan
American Health Organization (PAHO)
(2013). Métodos de prestación de servicios
de orientación y pruebas de detección del
VIH: marco de un programa avtmtégico.
Washington, D.C.: OPS


World Health Organization (WHO) (2013).
Nota descriptiva: Infeccianes de transmisión
satuaL Disponible en: htlpz/lwwmwhojnt/
mediacentre/facvsheets/fsll0/es/


340




‘¡um I: sand semi y reovoducnva


341








Foíografia:
UNICEF] ECLMDOR




| CONTENIDO


15.1 INTRODUCCIÓN...


15.2 METODOLOGÍA


15.3 RESULTADOS.....


15.3.1 Afiliación a algún seguro de salud ..
15. . .1 Razón por la que no esta afiliado.


15.3.2 Presencia de problemas de salud y acciones tomadas para resolverlos.
15.3.2.1 Presencia de problemas de salud
15.3.2.2 Tipo de problemas de salud
15.3.23 Acciones tomadas para resolver los problemas .


Primera acción tomada para resolver problemas de salud
Número de visitas a establecimientos de salud de la poblacion que tuvo al
menos un problema de salud durante los últimos 30 días
Tipo de establecimiento visitado para resolver los problemas de salud ..
Motivo por el que no hizo nada para resolver cualquier problema de salud.


15.3.2.4 Solución a los problemas de salud
Primer problema de salud.


15.3.3 Uso de servicios de salud preventivos
15.3.4 Uso de control prenalalylugar de alencl n al parto.


15.3.4.1 Control prenatal
Tipo de establecimiento utilizado para el control prenatal.


15.3.42 Motivos para elegir el lugar del control prenatal
3 Lugar de atención al parto
.4 Motivos para elegir el lugar del parto.


15.4 BIBLIOGRAFÍA ..


345






15.1 INTRODUCCIÓN
El presente capítulo describe el uso de servicios
de salud, los problemas de salud percibidos y
las acciones que se toman como respuesta para
enfrentar dichos problemas de salud, para todos
los miembros del hogar. Se presentan cuatro
secciones: en la primera se describe el nivel de
afiliación de la población a distintos tipos de
seguros de salud: en la segunda, los problemas
de salud que tuvo la población treinta dias antes
de la entrevista; en la tercera, el uso de servicios
de salud preventivos en los últimos 30 dias; y
en la cuarta, el uso de control prenatal y el lugar
del parto entre las mujeres de 15 a 49 años que
estuvieron embarazadas o dieron a luz en los
últimos doce meses antes de la entrevista.


Para cada sección se presenta la información en
el ámbito nacional, por área urbana y rural, nueve
subregiones, grupo étnico, quintil económico,
nivel de instrucción, etc. Además, para algunas
secciones se examinan las tendencias en su
comportamiento entre los años 2004y 2012.


El texto, los cuadros y los graficos del presente
capitulo exponen la infomiación de manera
resumida. Para el lector que desee hacer un


este informe contiene anexos con información
detallada sobre la población muestral (n), la
población expandida (N) y los intertmlos de
confianza (ICQS 96)
15.2 METODOLOGÍA
La información presentada en este capitulo
corresponde a las Secciones V, VI y VII del
Formulario del Hogar (Anexo A). El Cuadro 15.1
describe la población estudiada en cada sección.


15.3 RESULTADOS


15.3.1 Afiliación a algún seguro de
salud


Para este análisis se tomó en cuenta el seguro
privado y el sistema de seguridad social que está
integrado por cuatro instituciones autónomas,
regidas por el sistema de repartos y financiadas
por sus respectivos contribuyentes: el Instituto
Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), el Seguro
Social Campesino (SSC), el Instituto de Seguridad
Social de las FuerLasArmadas (ISSFA)yel Instituto
de Seguridad Social de la Policia (ISSPOL).


En el Grafico 15.1 se presenta el porcentaje de la
población ecuatoriana con protección en salud en


Inma Il: Salud sexual y reproductiva


2004 y en 2012. De este gráfico se desprende que
en Ecuador la cobertura de protección en salud es
solamente del37 96. Asi, de acuerdo con estas cifras
habria alrededor de 9 millones de ecuatorianos
(cerca del 63 96) sin protección en salud. En 2004
la población sin protección en salud estimada
fue del 19.2 96, es decir, ha babido un incremento
en la cobertura de 18 puntos porcentuales en 8
años Sin embargo, esta cifra está aún muy por
debajo de las reportadas por algunos paises
latinoamericanos como México, que tiene una
cobertura en salud de aproximadamente el 75 96
(Gutiérrez e! aL, 2012).


De la población que actualmente tiene un
seguro de salud la mayor parte corresponde al
IESS y al SSC (24.7 96 y 6.8 96, respectivamente).
Cabe mencionar que con relación al año 2004
la cobertura del IESS ha incrementado en 17.2
puntos porcentuales en 8 años (7.5 96 versus
24.7 96), mientras que el SSC ha disminuido en
0.9 puntos porcentuales (7.7 96 versus 6.8 96). [a
cobertura de otros seguros es pequeña, así, solo
el 1.1 96 de la población tiene afiliación a un
seguro pritmdo y el 1.6 96 a instituciones como el
ISSFA o el ISSPOL, valores que prácticamente se
han mantenido desde el año 2004 (Gráfico 15.1 y
Anexo 15.1).


Del Gráfico l5.2yelAnexo 15.1 se puede observar
que elporcentaje de personas que tienen afiliación
al IESS, el ISSFFA, el ISSPOL o un seguro privado
es mayor en el área urbana (IESS: 32.6 96, ISSFA
o ISSPOL: 2.1 96, Privado: 1.4 96) con respecto al
área rural (IESS: 14.6 96, ISSFA o ISSPOL: 0.6
96, Privado: 0.2 96). Asimismo, como se espera la
cobertura del SSC es mayor en el área rural con
respecto al área urbana (19.2 96 versus 1.6 96).


Al desagregar la información por subregión
(Cuadro 15.2 y Anexo 15.1) se obserim que la
Costa urbana y la Sierra rural son las subregiones
con la menor proporción de personas aseguradas,
mientras la mayor proporción se observa en
Galápagos (45 96)yen Quito (49.5 96). Gon relación
al IESS, se evidencia que la mayor cobertura la
tienen Galápagos (39.0 '36), Quito (37.8 96) y la
Amazonía urbana (31.4 96) y la menor cobertura
se presenta en la Costa y la Sierra rural (11.8 96
y 13.4 96, respectiwmente). El SSC tiene mayor
cobertura en las áreas rurales de la Costa y la
Sierra (25.3 96 y 16.9 96, respectiwmente).


En el Gráfico 15.3 y el Anexo 15.1 se observa que
Los Ríos (74.7 96), Chimborazo (74.5 96) y Bolítmr
(73.4 96) son las provincias conla menor cobertura
de protección en salud; así, en estas provincias
apenas una de cada cuatro personas tiene algún


347




Encuesta Nadmiai de Saiud y Nutrición


Cuadro 15.1 Población esiudiada en las secciones V, VI y VII del Fonnulario del Hogar


Furmuiano de! Hogar
Población estudiada


MEF de 12 a 49 años Toda ia pobiamon
Acceso a segum de salud X


W uso de sewiüos y gastosen salud
Uso de servidos y gastos


en salud


Nombre


VII


num». BSMIIFEGJ 2m 2. ml/INEC.
unn-tin: Frám wn. dll.


Gráfico 15.1 Parceniaje de la población con protección en salud, ENDEMAIN 2004 y ENSANIJT-Ecll 2012
-O-IESS úlizamame -|- Segun Sodal Dampeám
¿emlssmlinimïieïlïe -Iie- Siisegum
1-Piivsiu únhmafle


9° sus
BD


7o 53
g‘ 6D
.2.


348
É




e 4D


3D 24.7


2D
7.5


1D 7.7 6.8
1.0 1.6D l K1 11.7 '


ENDEMAIN 420m) ENIHMIN (2004)


mu: BDEMAN 2004. CBIAWBSMIFEQJ 2012. NSF/INK;
amada: Fráre wa. m1


Gráfico 15.2 Afiliación de la población a algún seguro de salud, por área de residencia ('56)
unn Rural


1.51.4
2.1 "2


I IESS I SC [Print I Sii/SSH]. I Ihiienesegiln


nun: ENSANUFEGJ 2012. MSP/NEC.
sanz-ai: Han-zm aut


Nadaul


1.1
1.6




Ïunn Il: Salud sexuai y repmducfiva
Cuadro 15.2 Afiliación de la población a algún seguro de salud, por subregión y einia


Tipn de sequnx de saiud
P J iS "


sim urbana 221.9 2.a 1.5 0.9 2.9 63.3 0.2 10o 14 431
sim mi 13.4 0.a 16.9 0.2 0.3 68.5 0.o 10o 11 354
com urbma 22.3 1.a 4.o 1.1 us 70.0 0.1 10o 13 262
ansia mi 11.3 0.a 25.3 0.3 0.1 .3 0.o 10o 7123
Amazoria
u 31.4 2.5 1.4 0.a 2.1 61.8 0.o 10o 15 445
mm’ 13.0 0.6 17 0.3 0.9 .2 0.1 10o 1o 545
Galápagos 39.0 5.5 4.3 2.1 4.1 45.0 0.o 10o 1o 626
uuitn 37.3 6.5 0.1 2.3 3.7 49.5 0.1 10o 4 043
sumar 29.4 4.4 oz 1.5 1.o 63.1 0.3 10o a 232


Indigena 13.1 0.4 3.9 0.2 us 76.8 0.o 10o 1o 949
Mmmm’ 19.3 1.6 75 1.2 1.6 68.3 0.1 10o a 662
HHH


Mnrmrvin 14.5 0.7 16.6 0.9 u.4 66.8 0.o 10o z sae
Hesln ue u.. 26.5 3.a 5.9 1.2 1.3 61.5 0.2 10o 72 59aMEN 349n
n:BSNIÏFÏ 2012 IHHIÉC.
an-niccfieievm. x1
Gráfico 15.3 Proporción de personas sin seguro, por provincias
í:asuman mami/IEC.
an-niccfieievm. x1




350


Enuusta National de Salud y Nunimón


Gráfico 15.4 cobertura del IESS únicamente, por provincia
Ruth: ENSANUFECU 2012. MSP/IIED.
Ellnlúil: FIráIeWE. mr


seguro de salud. Con respecto a la cobertura del
IESS por provincias (Gráfico ISAyAneXo 15.1), se
obsenm que las provincias que tienen coberturas
por encima del 30 ‘X. son solamente Galápagos
(35 96), Pichincha (30.8 9B) y Quito (37.8 '36).


Al desagregar los datos por etnia (Cuadro
15.2 y Anexo 15.1) se puede apreciar que,
aproximadamente, cuatro de cada cínoo
indigenas no tienen rtingúrt seguro de salud (76.8
9€). Respecto a la cobertura del IESS se observa
que es menor para las etnias indigena (13.1 96) y
montuvia (14.6 96). La cobertura del SSC es mayor
en la Costa rural, por ende, los que más tienen
seguro social campesino son los montuvios
(16.6 '36).


Con relación al sexo, los datos de la ENSANUT
ECU muestran que un mayor porcentaje de
mujeres no tienen seguro de salud respecto de los
hombres (66.5 9L frente a 59.4 %) (Cuadro 15.3 y
Anexo 15.3). También se obserrm que la afiliación
al IESS es menor en mujeres que en hombres
(21.4 ‘K. versus 28.1 '36), mientras que para el
SSC, el ISSFA, el ISSPOL y el seguro pritmdo no
se encuentran diferencias significativas entre
ambos sexos. Por grupos de edad (Cuadro 15.3
y Anexo 15.3) se observa que el porcentaje de
personas sin seguro se distribuye de manera casi
homogénea entre los diferentes grupos de edad,
siendo el grupo de 15 a 20 años (69.1 '36) y los
mayores de 75 años (67.4 91») la población mas
desprotegida. Con relación al SSC exclusivo se
aprecia que el porcentaje de personas afiliadas


alunenta conforme incrementa la edad (Cuadro
15.3 yAnexo 15.3).


En térmirtos de la cobertura del IESS, la
incorporación de los grupos menores (0 a 4 años)
a esta institución es un fenómeno interesante ya
que de cierta manera el acceso a salud de este
grupo vulnerable tiene una enorme repercusión
en la condición de salud y esto se confirma
con las bajas tasas de mortalidad encontradas
en la ENSANUTECU en comparación con las
encontradas por la encuesta ENDEMAIN en el año
2004. Así, en el año 2004 el porcentaje de ninos
entre 0 y 4 años con protección en salud del IESS
era de 0.2 9B mientras que para el año 2012 es de
28.7 9€, es decir, un atunento de más de 28 puntos
porcentuales en el transcurso de 8 años. Este
incremento puede deberse a políticas recientes
las cuáles establecen la afiliación indirecta de los
dependientes eoonórnicosy de la pareja.


De acuerdo con la categorización socioeconómica
(Cuadro 15.3 y Anexo 15.2), se obsenm que la
cobertura de todos los tipos de seguro alunenta a
medida que incrementa el quintil económico, con
excepción del SSC. El IESS reporta una afiliación
del 41.7 ‘Ka en los individuos de mayores recursos,
frente a 9.4 ‘Ka en el quintil de menores ingresos. Se
obsenm ademas, en el mismo Cuadro 15.3 yAnexo
15.2 que al igual que el quintil económico, el nivel
de educación también se encuentra directamente
relacionado con la afiliación a un seguro de salud.




Ïtlnn Il: Salud sexnai y repmducnva


Cuadro 15.3 Afiliación de la población a algún seguro de salud por sexo, edad, nivel de instrucción y
quintil económico


Tipu de seguro de salud


iSSFAiSSPOL . . r e
ummnWnte Smseguro uiro Totai mm


Caractenstiras ‘E35 ¡Essy mm 330 PWHÜOseieccionadas únicamente únicamente Lmicamente


“o


Hombre 23.1 3.o 6.7 0.a 1.a 59.4 0.2 10o 43 s74
Mujer 21.4 2.3 6.9 1.3 1.4 55.5 0.1 10o 46 41s


0-4 23.7 2.5 4.7 0.6 1.a 51.9 o 10o 11 aoo
s14 26.6 2.5 7.5 0.6 1.6 50.3 0.1 10o 22 415
15-29 20.3 2.2 5.7 1.3 1.2 59.1 0.2 10o 24 035
n44 25.1 3.a 6.3 1.5 2.a 59.9 0.2 10o 17 55s
45-59 25.3 2.7 3.1 1.4 1.7 50.3 0.1 10o 1o 12a
wn 22.7 1.5 11.2 1.1 1.6 51.3 0.1 10o a 439
75 n más 20.2 0.4 10.6 0.2 1.2 57.4 0.o 10o 1 134


Ninguno 6.8 0.o 12.5 0.3 0.2 90.3 o 10o 2 192
Primaria 20.1 1.4 9.3 0.6 0.9 57.7 0.1 10o 3a 57s
Segundaru 24.4 2.5 5.5 1.3 2.3 53.6 0.2 10o 29 47a
superior 42.1 21.3 1.a 3.o 2.4 42o 0.2 10o s 49s


a1 (Pobre) 9.4 0.2 14.6 0.1 0.1 75.6 0.1 10o 23 95o 351
a2 172 0.2 10.3 oz 0.2 71.4 n 10o 2o s95
aa (lmemtediu) 24.6 1.o 5.3 0.6 0.7 57.7 0.1 10o 17 53a
a4 31.4 2.a 2.2 1.4 2.4 59.6 0.2 10o 15 139
a5 (Hice) 41.7 9.1 0.5 3.2 4.a 40.2 0.3 10o 12 55a


Hulk BBANUFEGI 2012. MSP/lite.
samurai: FIeiIeWE. am


l5.3.l.l lhzón por la que no está es debido a que no trabajan o porque consideran
afiliado que el oosto del servicio es alto. Por condición de


actividad económica se puede apreciar que entre
El Cuadro 15.4 y el Anexo 15.4 presentan las
razones por las que la población no está afiliada
al IESS o el SSC por área de residencia, grupo
étnicoysubregióm Del 72.7 96 de las personas que
no tienen afiliación al IESS o al SSC, el 2.5.3 96 es
debido a que los padres no son afiliados, el
2.3.4 96 porque no trabajany el 15.3 96 debido a que
el costo del servicio es alto. Cuando se desglosa
estaínformacíónporárea deresidencia seobserva
que en el área urbana la razón principal es porque
no trabaja (26.1 96) y en el área nrral porque los
padres no son afiliados (29.5 96). A1 desagregar
las razones por las cuáles la población no está
afiliada al IESS o al SSC por edad, se observa que
la razón más mencionada en los menores de 15
años es debido a que los padres no son afiliados,
mientras que para a partir de los 15 años de edad


los que trabajan las principales razones es porque
el costo de afiliación es muy alto o porque el
patrono no le afilia (29 96 y 25 96, respectiwmente)
(Cuadro ISAyAn 15.6).


Con relación al quintil económico se puede
obserwr que el porcentaje de personas a quienes
el patrono no afilia (Q1: 9.6 96 frente a Q5:6.6 96)
y el porcentaje que responde que los padres no
son afiliados (as) (Q1: 33 96 frente a Q5: 15 96) es
mayor en los quintiles más pobres oon respecto a
los quintiles más ricos. Asimismo, se obserim que
el porcentaje de personas que no están afiliadas
debido a que no trabajan (Q1: 17 96 frente a Q5:
31 96) y las que no les interesa afiliarse (Q1: 6.2 96
versus Q5: 12.2 96) incrementa conforme aumenta
el quintil económico. Para el resto de categorías




Encuesta National de Salud y Nullimútt


(Juadm 15.4 Razón por la que la pobla n no está afiliada o cubierta por el IESS y el SSC, por área,
sexo, grupo de edad, condi ón de empleo y quint económico


Razon por la que no esta aflhado
E\ costo de!
SEWWO es


alto


No nene
edad


Caracte mas
selet. unadas


E\ patrono
nu \e amia No ‘mala


Los renlros Los
de alencxon padres


quedan no son
os armadas


E\ SEWWO
que bnnda


es mah)


Nu \e
mteresa


5 a 14 0.3 11.9 13.0 4.5 0.a 0.5 62.0 2.a 5.1 1m 14 su:
15 a 29 16.0 2.4 37.0 14.0 1.2 0.9 12.0 7.5 9.7 10o 17 59o
3o a 44 16.0 0.2 25.0 26.0 2.1 1.a 0.a 12.4 16.9 1m 11 45s
45 a 59 11.0 0.5 23.0 30.0 3.a 1.7 0.3 13.9 15.5 10o a 273
eo a 74 5.3 4.a 31.0 23.0 3.1 2.5 0.4 14.3 13.9 1m 2 133
75 n más 1.4 11.9 37.0 16.0 2.5 1.2: 0.5 11.3 17.1 10o s13


Tmbaja 25.0 1.1 5.a 29.0 3.a 1.6 2.5 14.7 15.0 10o 22 0x7
nouanaja 0.1 5.o 49.0 9.3 0.9 0.9 23.0 4.a 6.7 1m 23 555


352i‘ supone) 9.6 5.2 17.0 14.0 1.2 2.2 33.0 5.2 11.0 10o 13154
a2 11.0 4.9 21.0 14.0 1.a 1.o 30.0 6.8 mo 1m 14 s57
naumenneain) 10.0 6.5 25.0 17.0 1.a 0.4 24.0 7.o 9.o 10o 11 75o
a4 5.7 5.1 27.0 13.0 2.2 0.7 20.0 3.a me 1m 9 456
a5 (men) 6.6 5.5 31.0 13.0 2.7 0.4 15.0 12.2 13.9 10o a 35o


mi: BSMlfHm 2012 hflï/IEC.
anuncia Hem! WB. mi


se evidencia wriabilidad entre los quintiles, sin
ninguna tendencia evidente (Cuadro 15.4 y Anexo
15.5). Para un mayor desglose de las razones por
las que la población no está afiliada al IESS o al
SSC revisar los Anexos 15.4, 15.5y 15.6.


15.3.2 Presencia de problemas de
salud y acciones tomadas para
resnlverlos


15.3.21 Presencia de problemas de salud


A nivel nacional, el 42.8 '36 de las personas
entrevistadas percibió que se encontraban
enfermas o que tuvieron algún pmblema de salud
en los 30 días previos a las entrevista, y el 4.2 '36
tuvo que ser hospitalizado en los 12 meses previos
a la entrevista (Cuadro 15.5 y An 15.7). F.stos
vmlores practicamente se han mantenido desde


2004, la ENDEMAIN reportó que el 49.2 '36 había
tenido problemas de salud y que el 3 ‘K. tuvo que
ser hospitaliarados (Gráfico 15.5).
Del mismo uadro y el mismo anexo se desprende
que las personas que viven en el área urbana
percibieron, en mayor proporción, tener algún
problema de salud con respecto a las que habitan
en el área nual (43.2 ‘X. versus 41.9 '56), sin
embargo, estas diferencias no son significativms.
Al desagregar los datos por etnia, se obsenm
que la hospitalización practicamente no wría
de forma significativa de acuerdo con el grupo
étnico, sin embargo, los indígenas son los que
reportan en menor proporción haber sido
hospitalizados en los últimos 12 meses (2.9 96).
Con relación a la percepción de tener problemas
de salud se obsenm que los montuvios son los que
presentan las mayores tasas (54.4 96) seguidos




Gráfico 15.5 Población con problemas de salud durante los 30 dias previos a la entrevista , comparaciónÏrlnn Il: Salud sexual y reproductivaENDEMAIN (2004) y ENSANlIT-ECIJ (2012)
I Oonpnflerm


Pnrwmale


(%)


B


492 5”


I Sin mia-ana


57.2
428


aoammzma) aman-suman)
ma: ENIIEMNN mmmEisAruHEm 2012. MSP/IEC.
Elnrlfiirlïreielllltletal


madro 15.5 Problemas de salud durante los últimos 30 dias y hospitalización en los últimos 12 meses,
según área, etnia y subregiún


Rural


Indigena
Aíroecimtnriam
Nluntuviu
Mesnmhwmym


Siena Llham
Siena rural
costa urbana
costa rural
Amazona urbana
Amazona mid
Galápagos
Oliln
(iuayaquil


num». BSMIIFEGJ 2m 2. wal/INE.
num-sin: FráreWB. mi.


por los afroecualorianos (43.0 '36), miemlas las
menores tasas se presentan en los indígenas (32.5
9a) (Cuadro 15.5 yAnexo 15.7).


Al desagregar la prevalencia de hospitalización
en los últimos 12 meses por subregión, se obserim
que la Sierra urbana y Quito presentan el mayor
poroenmje, ambas con 5.1 '36. Con relación a los
problemas de salud durante los ¡Ïrltírnos 30 días
desagregados por subregión (Cuadro 15.5 yAnexo


15.5), se observa que las áreas urbanas yrurales de
la Costa son las que presentan el mayor porcentaje
de personas que percibieron tener problemas de
salud (52.7 ‘Kuy 53.1 %, respectivamente).


En el Gráfico 15.6 y el Anexo 15.7 se presenta la
presencia de problemas de salud en los últimos
30 días desglosada por provincias. El mayor
porcentaje de personas que percibieron tener
problemas de salud es mayor en las provincias


353




354


Erlsliesla Nadmla! de Sam y Mlllimm


(ïáfioo 15.6 Presencia de problemas de salud en los últimos 3|] dias, por provincias
nu-mBisAilIFEaJmmJsP/IIE.
EmIIíIuFráIeWK ¿al


(Juadm 15.6 Problemas de salud durante los úllimos 30 días y hospitalización en los úllimos 12 meses,
según sexo y quinlil económico


nun: BSNIIFEGJ 2m z nal/INK;
num-sú- Fráre we m1


de Manabí (57.4 '56), Guayas (55.1 '56) y Santa Elena
(55 '36). Es decir, enestastres provincias dela Costa
una de cada dos personas dijeron tener problemas
de salud en los últimos 30 días. Mientras que el
menor porcentaje se encuentra en las provincias
pertenecientes a la Siena (Imbabura con 29.1 '36,
Orellana con 30.9 ‘Jáylïolívar con 32.3 96).


Los resultados presentados en el Cuadro 15.6
y el Anexo 15.8 indimn que las mujeres son las
que reportan, en mayor proporción, haber sido
hospitalizadas en los últimos 12 meses (4.6 ‘Ji’:


Hombre 96.2 3.! HI3 39.7 100 43 674
IME 95.4 4.6 54.3 45.7 100 46 416


01 (Pobre) 96.4 3.6 56.1 43.9 100 23 950
02 M2 3.8 56.0 45.0 100 20 695
03 (lrilermediu) 95.8 4.2 54.2 45.8 100 17 5%
04 95.6 4.4 532 4148 100 15139
05 (Rico) 94.8 5.2 62.6 37.4 100 12 563


versus 3.8 96). y haber tenido problemas de salud
en los últimos 30 días (45.7 ‘K. frente a 39.7 96).


Al desglosar esta infonnación por quintil
económico se puede obsenmr que el porcentaje
de personas hospitalizadas en el período de
referencia es mayor en los quínliles más ricos
con respecto a quintiles más pobres (Q1: 3.6 ‘Ji:
versus Q5: 5.2 '56). Con relación a la presencia
de problemas de salud desglosada por quintil
económico se observa que el mayor porcentaje
de personas que percibiemn tener pmblemas de




Ïrlm Il: Salud sexual y repmducllva


Gráfico 15.7 Problemas de salud durante los últimos 30 dias según grupo de edad y nivel de instrucción
I Tuvo pruhlemadesam


5-14
15-N


Grupode


anal


45-59
M74


75 o más


Nhgum
Plirrnia


Seundaia
Stpefil!Niveldeinstrucción


nun»: BlSMllFEGJ 2m 2. NsP/INEC.
¡Inn-tin Fmïe ws. etnl.


salud se encuentra en los quintiles más pobres y
en el quintil intermedio (Q1: 43.9 '36, Q2: 45.0 ‘Jl; y
Q3: 45.8 96) (Cuadro 15.6yAnexo 15.8).


Al desagregar los problemas de salud en los 30
dias previos a la encuesta por edad actual (Gráfico
15.7 yAnexo 15.9), se observa que estos son altos
en los primeros cinco años de vida y que, a partir
de los 30 años de edad aumentan conforme
incrementa la edad. Asi, en el grupo de edad
de 0 a 4 años el porcentaje es 57.1 ‘JE, mientras
que a partir de la tercera década de la vida este
porcentaje comienza a incrementarse y llega al
60 ‘K. a los 75 años. Similar comportamiento se
obsenm con relación a la hospitalización, es decir,
el porcentaje de personas que reportaron haber
sido hospitalizadas en los últimos 12 meses,
comienza a incrementarse a partir de los 30 años
hasta llegar al 9.9 ‘¡la en las mujeres y los hombres
de 75 años o más.


Del mismo Gráfico y el mismo Anexo 15.8 se
desprende que mientras menor es el nivel de
instrucción mayor es la percepción de tener
problemas de salud y mayor es el porcentaje
de hospitalización (50.9 '36 versus 41.0 '36 y 6.0 ‘JG
versus 5.1 '36, respectivamente).


15.3.22 Tipo de problemas (le salud


El Cuadro 15.7 y el Anexo 15.10 presentan el
tipo de problemas de salud a nivel nacional y
desagregado por área, grupo étnico y subregión.
A nivel nacional, los principales problemas de
salud reportados son los problemas respiratorios


I Sin ¡xmlernas


WWW? ("Í")


(21.9 96) y en un distante lugar las enfermedades
clasificadas como otras‘ (8.6 %)ylos problemas
digestivos o vómito (5.4 96). Con respecto a la
ENDEMAIN 2004 se puede apreciar que los
problemas respiratorios han disminuido 2.9
puntos porcentuales, al pasar de 24.8 '36, en 2004, a
21.9 '36, en 2012. En general, se puede apreciar que
la mayoria de los problemas de salud reportados
en los últimos30 diashandisminuido con relación
a los reportados en 2004 (CEPAR, 2005).


Lainforrnacióndesagregadaporáreaderesidencia
muestra que los problemas respiratorios son
mayores en la población que reside en el
área urbana 22.5 ‘K; respecto a la población que
reside el área rural (20.5 '36), estas diferencias
son estadísticamente significativas (Cuadro 15.7
y Anexo 15.10). Las enfermedades clasificadas
como otras también presentan diferencias
estadísticamente significatiws entre el área
urbana y rural (7.8 ‘Jl’: y 8.7 ‘JB, respectiwmente).
Para los demás problemas de salud reportados no


stendiferencias significatiws de acuerdo con
el área de residencia.


En el mismo Cuadro 15.7yel mismo Anexo 15.10
se presentan los principales problemas de salud
desagregados por subregión. Se puede apreciar
que la Costa presenta la mayor proporción de
personas que reportaron problemas respiratorios
en los 30 días previos a la entrevista (Costa
urbana: 26.5 ‘K. y Costa rural: 25.0 96). Con
relación a los problemas clasificados como
1 lnduye problemas dentales, del embarazo, ams, enfermedades delhombre/minis’, mlermedadcs ttadicionalesy arms.


355




Enuuesla Nadmla! de Sam y Nuhimm


3.3.322.


zaalaim


82.32
asa


5.323s


El:


su...»
s.
E...
3.a


És.


Es...


isaac


¿s35


.25;


szaazez..


a.»3


3.2.223:


.».=...».E»....»


coïntflnfion
.»..


.».=...».E»....»


¿»s


Sine»
.»..


5.2.5.


.É».n2n.


1...2....


3m
E


2:


3m


á


3


2.


3.


3


á


2.


3


3


EN


3


E...


¿una


s:


2:


Q3


HE.


2


m...


m...


2


á


3


E


3


EN


32...:


N3»


2:


3m


3


E


E


I.


Z


3


E


3


3


EN


25.9.5985.


32:


2:


ns


3


m...


3


E


3


E


E


3


2.


Q2.


2.33


aoe


SF


3m


2


2


3.


3.


3


2


.3


2


3


EN


38a....


s3


8_.


3o


3


3


É


2


.3


.3


no


É


3


a2


esa


EN


es


3m


q:


m.“


3


2fi
3


3


É


3


92


83.53


N83


SF


qe


É


3


no


3.


E


2


3


3


8


«.2


E..:._._a..e<


82


S3


o...»


E


3


É


É


E


.3


E


3


o...


H2


23:23:95:...


s:


SF


es


es


2


2


N...


2


.3


3


me


3


EN


3....
s5


8..
2


S3


3..


o.:


2


m...


2


2


m...


m...


É


3


es


23...
s5


E:


83


En


E


o...


m...


2


3


B.


S


3..


S


q:


3....
25m


2:


2..


m...


2


3


É


aca...
25m


.


.
muumuí


¿E


u...
a


c


«ría:,.n...__.3...:


.


>


a


misma.
u


E.
._...


E>c__:.._u


«É_.E..__._«


cuan.


una...“
>


.32...»


59....
.2.


mu...
8


masa...
m2


25a....


Éusnag
u.
a


Erfiuaï
s...


usan
2.


22.532..
2.


mas...


NE


cama


356




Ïunn Il: Salud sexua! y repmducfiva


357


iïmsgg


uanusflm825.9‘NEN3823233231
E88


«v5.2.2.


¡sus


EEE


_u.u_.3o


{Ésniuui


=o==o:&__.r.


ázoïuacona...


movuvfiuïscouogïzgfic:
E.


zuáoesaïásc


S222:


31323€


asigna


1...2:.


SF


82


2m


2


2


8


2


2


m...


no


E


2


es


ggsea


os


21m


ts


É


É


S


2.


o.“


m...


o...


m...


o...


3:


azagsm


8..


22a


En


2.


2


2


2


2


m...


.3


E


2


na


¿EE


os


m:N


3..


n:


2


2


to


3


É


E


E


2


0.2


Eee.


a2


x:_


o?


m2


c:


2.


I.


E.


2


E


E


E


«.2


aso
E


2:


s:


q:


5


É


É


S


3


É


S


E


S


q:




2:


3::


8..


q:


nm


2


B.


E.


2.


2.


2


2


«.2


amé


2:


sm:


QE


w:


É


É


I.


2


2


É


E


2


É


3.3


a2


n83


m8


É


I.


É


N...


2


2


2.


I


2.


S:




s:


2:“


Se


2


E


E


E


E


É


E


3


2


«.8


Fm


a2


Sn:


es


2


2.


2


2.


S


S


2


m...


N...


m?


I.


2:


mas


Se


É


É


I.


2


E


I.


É


3


3


2:


p.258


2:


s22


«a...


E


2


2.


2


E


I.


É


m.»


E


EN


a


2:


E:


N:


8


3


2


2.


S


m...


2.


E


3


EN


Émeggcïa


2:


mas


En


3


É


E


2


2


m...


2


E


E


EN


S


tu


2.


3


3.


2.


«NN


2g
5


mm


E225.


:2:
:2


a


5:..____8:


c.
s.


mmEu=HEn


m...
E.H


Éouaflms
2.


_n>_=>


¡San


una»


_nu_E_.=_nun


_=___._..


5x3
.5;
mu...
en


mnEE:
m2


w222.


=_.._um_nn._
m_m


ganan
E...


n22
un


mmEnEEg
2.


2.:
m9


cago




358


Encuesta National de Salud y Nulliclúrl


otros (problemas dentales, del embarazo, óseos,
enfermedades del hombre/mujer, enfermedades
tradicionales y ollas) se observa la mayor
prevalencia en la Costa rural y Galápagos (12.9
'36 y 11.3 96, respectivamente). Mientras que, la
mayor proporción de personas que reportaron
enfermedades digestivas se encuentra en la
Amazonía rural (6.6 96) y en la Costa rural (6.5 9B).


Del mismo Cuadro y el mismo Anexo se
desprende que los problemas respiratorios son en
su mayoría reportados por los monruvios (25 9B)
y en menor proporción por los indígenas (15 '36).
En general, se obserwa que la población indigena
es la que menos se ve afectada por los distintos
problemas de salud, miennas que los montuvios
son los que presentan la mayor prevalencia de
enfermedades respiratorias (25 9B), digestiws
(7.3 96) y neuromusculares (2.9 96) (Cuadro 15.7 y
Anexo 15.10).


El Cuadro 15.8 y el Anexo 15.11 presentan tipos
de problemas de salud que afectan a la población
durante los últimos 30 días desagregados por


sexo, quinül económico, edad actual y nivel de
íns1rucción.


Los datos por quinfil económico muestran que
los problemas respiratorios (Q1: 22.4 ‘E. versus
Q5: 19.8 9B) y los digestivos (Ql:6.0 ‘K; frente a Q5:
4.6 96) disminuyen conforme aumenta el quinül
económico. Como es de esperarse, los niños de
0 a 4 años de edad son los que sufren en mayor
proporción problemas respiratorios y digestivos
(43.5 96 y8.5 96, respectivamente), mientras que las
personas mayores de 5B años se Wen afectadas en
su mayoría por enfermedades crónicas (Cuadro
15.8 yAnexn 15.12).


Ia información desagregada por nivel de
íns1rucción indica que la prevalencia de
enfermedades crónicas aumenta conforme
disminuye el nivel de educación (Cuadro 15.8 y
Anexol5.ll).


Para una mayor desagregación de los tipos de
problemas de salud que afectaron a la población
en los últimos 30 dias revisar los Anexos 15.10,
15.11 y 15.12.


(Juadro 15.9 Primera accion tomada para resolver problemas de salud de la población que tuvo
al menos un problema de salud durante los últimos 30 dias por área, subregión
y grupo étnico


lkhana 50.4 1.2
mm 51.8 0.7


Sierra urbana 54.1 1.3
Sierra nnl 53.0 0.9
Costa urbana 45.3 0.7
Bosla mral 49.5 0.4
Armzonía urbana 54.6 0.5
Armznnía rural 58.3 0.9
Galápagos 49.7 0.6
Iluiln 55.0 1.9
Guayaquil 50.4 1.4


mmm 43.9 1.5
Afmecuamriam 49.3 0.4
Monluvio 45.8 0.6
Muslim, blanoo y aun 51.4 1.1


34.6 13.7 21 741 100
31 .6 16.0 14 352 100


31.2 13.4 7 D15 100
31.3 14.8 6103 100
37.0 16.4 6912 100
33.2 16.9 3 257 100
23.2 16.7 3 529 100
23.7 17.1 4 578 100
32.3 17.4 l 153 100
31.3 11.8 1 702 100
36.9 11.3 l BM 100


30.5 19.1 3 682 100
35.3 15.0 l 49D 100
35.4 18.2 1 549 100
33.7 13.8 29 372 100


- Incluye: visitó un dispznsario mmm cznno/subcenlm/puenn dc salud, mmsnlllú a un médico, ¿mel-num curanduu, etc. u se inlemú en un
hospital.
nun: Emmrmm 21112 IBP/IEC.
anar-num Fran ws. mi




Inma Il: Salud sexuai y repmducnva


Gráfico 15.8 Problemas de salud durante los últimos 30 días según nivel de instrucción y grupo de edad
I Wsilóaunagentedesaltid


I Nohiznnaía


60


menaje


1%)


I Seaulrunedoó
I Otïhivoatenoiónmom


Piirneraaodú1paraerflrentarelpmblenndesalud
mu: ENsAurHEuI 2012 MSP/IEC.
EÉOIIHÉII Frere wa. em


15.3.23 Acciones tomadas para resolver
los problemas


Primera acción tomada para resolver
problemas de salud


En el Cuadro 15.5 y el Anexo 15.13 se presenta
infonnación sobre la primera acción tomada
por la población para resolver los problemas
de salud, desglosada a nivel nacional, por área
de residencia, grupo étnico y subregión. Los
resultados muestran que a nivel nacional, el 50.8
‘X. visitaron a un agente de salud, el 33.8 '36 se
automedicaron, el 14.4 '36 no tomaron ninguna


acción y el 1.1 '36 obtuvo atención en casa
(Gráfico 15.8).
La información desagregada por área de
residencia indica que las personas que viven en el
área rural se automedicaron en menor proporción
en comparación con las que residen en el área
urbana (31.6 ‘¡la versus 34.6 '56, respectiwmente).
Los datos por subregión sugieren que el mayor
porcentaje de personas que acudieron a un agente
de salud se concenua en la Amazonía nual (58.3
'36) y en Quito (55 96). Mientras el porcentaje más
bajo se encuentra en la Costa urbana y la Costa
rural (45.8 ‘Ka y49.5 '56, respectiwmente). La mayor


Gméfico 15 9 Visita a un agente de salud para resolver problemas de salud en los últimos 30 dias, por
provincia


Wsilaaunagmtedesalud
>60%
55-59%
50-54%
45-49%
<45%
ZND


num: Eusmurflll 2012. MSP/IIED.
anuncia: Freire WE. emi


359




360


Encuesta Nationai de Saiud y Nutricion


Cuadro 15.10 Primera acción tomada para resolver pmblemas de salud de la población que tuvo al
menos un problema de salud durante los últimos 30 dias por sexo, nivel de
instrucción, quinlil económico y grupo de edad


Visno a un agente
de salud’Primera acción tomada para


resolver problemas de saiud
en rasa


Obtuvo atencion Se amumedico No hizo nada Totai


“o


Homme 48.1 1.1 36.3 14.5 16 356 100
Mujer 53.0 1.1 31.7 14.2 19 737 100


Ninguno 54.5 1.1 26.0 16.4 1 073 100
Primaria 50.0 0.8 34.1 15.1 15106 100
Secumhlia 42.4 1.2 39.7 16.6 IO 435 100
Supelinr 49.4 2.2 33.7 14.6 3 198 100


D1 (Pdxe) 49.1 0.7 34.7 15.5 9 532 100
D2 47.9 0.6 36.3 15.2 8 541 100
D3 (Intermedio) 51.6 0.6 33.0 14.6 7 326 100
D4 51.1 0.9 33.4 14.6 5 926 100
D5 (Rico) 55.1 2.7 30.9 11.3 4 631 100


0-4 69.7 0.7 22.2 7.3 6 250 100
544 51.8 0.9 33.5 13.8 7 860 100
15»29 39.8 1.1 41.1 18.0 7 666 100
30-44 44.3 1.3 38.0 16.4 6 845 100
4559 49.7 1.1 34.0 15.2 4 906 100
6Cl»74 59.7 0.8 27.0 12.5 1 843 100
75 o más 60.5 3.6 23.1 12.9 723 100


m: BSAMfHm 2m z nlsl/INEC.
amasar»: Freire ws. mi


proporción de personas que se automedicamn
se encuenua en la Costa urbana (37.0 96) y en
Guayaquil (36.9 96).


Al desagregar la información por grupo étnico,
se obsenm que los montuvios presentan los
porcentajes más bajos de acudir a un agente de
salud y los más altos de automedicación (45.8 96
y 35.4 96, respectiwmente). El grupo étnico que
presenta la mayor proporción de personas que
no hacen nada frente a los problemas de salud
son los indígenas (19.1 96), mientras que los que
más visitan a un agente de salud son los mestizos,
blancos u otros (Cuadro 15.9 yAnexo 15.13).


El Gráfico 15.9 y el Anexo 15.13 presentan la
prewlencia de visitas a un agente de salud para
resolver los problemas de salud en los últimos 30
días, por provincias. Ademas, se desprende que
las personas que habitan en las provincias de
Momna Santiago y Pastaza son las que acuden a
un agente de salud en mayor proporción (67.9 96 y


62.7 96, respectiwmente). Mientras que la menor
proporción de personas que visitan a un agente de
salud se encuentra en las provincias de El Oro y
Guayas (43.9 96 y 46.5 96, respectivamente).


El Cuadro 15.10 y los Anexos 15.14 y 15.15
presentan la primera acción tomada por la
población para resolver los problemas de salud
desagregada por sexo, nivel de instrucción, quíntil
económico, condición de actividad económica y
grupo de edad. La infonnación por sexo refleja
que las mujeres son las que acuden a un agente
de salud en mayor proporción oon respecto a los
hombres (53.0 96 versus 48.1 96, respectivamente).
Mientras que los hombres son los que poseen el
porcentaje más alto de haberse automedicado
(36.3 96), 4.6 puntos porcentuales por encima de
las mujeres (31.7 96).


Del mismo cuadro y del Anexo 15.14 se
desprende que las personas con educación
secundaria son las que menos visitan a un




agente salud (42.4 96) y aquellas que no tienen
ningún nivel de instrucción son las que menos
se automedican (28 96). Con relación al quintil
económico se obserwn similares proporciones
para todas las acciones tomadas para resolver los
problemas de salud, con excepción de la visita
a los agentes de salud y el no hacer nada frente
al problema de salud. Asi, se observa que los
quintiles más ricos son los que buscan en mayor
proporción una atención para su enfermedad. Por
otro lado, se observa que la cantidad de personas
que declaran no hacer nada frente al problema
de salud disminuye conforme aumenta el nivel
socioeconómico (Q5: 11.3 96 frente a Q1: 15.5 96)
(Cuadro 15.10yAnexo 15.14).


Al desagregar la información por edad (Cuadro
15.10 y Anexo 15.15) se puede apreciar que la
cantidad de personas que visitan un agente de
salud es más alta durante los primeros años de
vida y a partir del cuarto decenio de la vida (0 a 4
años: 69.7 96, 30 a 44 años: 44.3 96, 75 años o más:
60.5 96). Además, se obserim que el porcentaje
de personas que se automedican es alto en las
edades intermediasy bajo entre jóvenes y adultos
mayores (0 a 4 años: 22.2 96, 15 a 29 años: 41.1 96,
75 años o más: 23.1 96).


Ïrlm Il: Salud sexual y repmducnva


Número de visitas a establecimientos de
salud de la población que tuvo al menos un
problema de salud durante los últimos 30
días


A nivel nacional, el 47.6 96 de las personas no
realizó ninguna visita a un establecimiento de
salud en los últimos 30 dias; el 49.0 96 realizó
una visita; el 2.7 96, dos visitas; y menos del 1 96
realizó tres o más visitas (Cuadro 15.11 y Anexo
15.16). En la ENDEMAIN 2004 se reportó que el
58.5 96 no realizó ninguna visita; el 36.3 96, una
visita; el 4.5 96, dos visitas; y el 0.7 96, tres o más
visitas (CEPAR, 2005). Es decir, en el transcurso
de 8 años aiunentó el porcentaje de personas
que visitan los establecimientos de salud en 10.9
puntos porcentuales, asimismo, el porcentaje de
personas enfermas que acuden por lo menos una
vez a un establecimiento de salud aumentó en
12.7 puntos porcentuales (Gráfico 15.10).
Del mismo Cuadro y el mismo Anexo se
desprende que el número de visitas a los
establecimientos de salud es similar entire el
área urbana y el área rural. Con respecto a la
subregión, se observa que la mayor proporción
de personas que tuvo al menos un problema de


Cuadro 15.1 1 Número de visitas a establecimientos de salud de la población que tuvo al menos un
problema de salud durante los últimos 30 dias por área, subregión y grupo étnico


Urbana


Rural


Sierra urbam
Sierra rural
Costa urbam
costa rural
Amazonía urbana
Amazonh rural
Galápagos
Olitn
Guawquil


¡nigeria
Mmecuamfiano
Nlunluviu
Mestizo, hlarm y ctm


num». BlSAMIFEaJ 2m 2. NsP/INEC.
unn-tin: mmm. mi.




362í.


Encuesta National de Salud y Nulliclútl


Gráfico 15.10 Número de visitas a un esiahlecimienm de salud en los últimos 3|) dias, comparativo
ENDEMAIN 2004 y ENSANUT-Ecll 2012


I EIDBMIN (2004) I BSANUT-EGÍJ (2012)


RJmemaJeP/a)


Ninguna Una Dos Tres o más
Mímeru de visilas a m eslablecimienm de salud en los últimos 30 días


nun: BIDBJINM 21114. ¡{PNV ENSANUT-EGJ 2012. MSPIIIEC.
Blnrlfin: Mmm mi


Cuadm 15.12 Número de visitas a establecimientos de salud de la población que tuvo al menos un
problema de salud duranie los últimos 3D dias por sexo, quinlil económico y grupo
de edad


Numero de VlSlIElS a Nlllgufifl
eslablecmwlerwtos de salud l"


Hnmhre 50.3 46.6 2.5 0.6 16 356 100
Mljer 45.4 51.0 2.9 0.7 19 737 100


01 (Pmre) 50.1 47.4 2.0 0.5 9 532 100
02 50.9 46.6 1.9 0.6 8 541 100
03 (illamleün) 47.0 49.8 2.6 0.6 7 326 100
04 47.5 48.8 3.2 0.6 5 926 100
05 (lino) 41.7 53.3 4.1 1.El 4 631 100


D4 29.0 66.9 3.5 0.6 6 250 100
5-14 46.8 51.3 1.7 0.3 7 860 100
15-29 58.5 39.4 l .7 0.3 7 666 100
30-M 53.9 42.1 3.3 0.7 6 845 100
45-59 43.8 46.9 3.3 1.1 4 QE 100
60-74 39.4 55.3 3.5 LH 1 843 100
75 o más 35.8 58.9 4.1 1.2 723 100


nun: BlSNlIl-EQJ 2012. IEP/IEC.
Blnrlfin: Mmm mi




salud en los últimos 30 dias y que no acudió a
un establecimiento de salud se encuentra en la
Costa urbana y la Costa rural (53.3 '36 y 49.8 ‘Ka,
respectivamente) y en Galapagos (43.4 9€). Por
otro lado, la mayor proporción de personas que
tuvieron al menos un problema de salud y que
visitaron por lo menos unavez un establecimiento
de salud se encuentm en la Amazonía urbana y la
Amazoníarural (52.8 %y56.5 9K», respectivamente)
(Cuadro 15.11 yAnexo 15.16).


El grupo étnico que menos visitó un
establecimiento de salud frente a una enfermedad
en los últimos 30 días fue el montuvio (53.3 '36);
mientras que el que tiene el mayor número de
visitas es el de mestizos, blancos u otros (Cuadro
15.11 yAnexo 15.16).


El Cuadro 15.12 y los Anexos 15.17 y 15.18
presentan el número de visitas a establecimientos
de salud de la población que tuvo al menos un
problema de salud durante los últimos 30 días,
desglosado por nivel de instrucción, sexo, quintil
económico, y grupo de edad. En resiunen, los
resultados indican que el sexo masculino, los
quintiles más pobres (Q1 y Q2) y las edades
intermedias son los que visitaron en menor
proporción los establecimientos de salud a pesar
de haber presentado al menos un problema de
salud. Para un mayor desglose de esta información
revisar los anexos 15.16, l5.l7y 15.18.


Ïalm Il: Salud sexual y repmdumlva


Tipo de establecimiento visitado para
resolver los problemas de salud


A las personas que respondieron que tuvieron
un problema de salud y que acudieron a algún
establecimiento de salud se les preglmtó qué
tipo de establecimiento visitaron. El Gráfico
15.12 agrupa los tipos de establecimientos
de salud en tres categorias de acuerdo con el
reporte ENDEMAIN 2004 para esta sección:
Establecimientos públicos (hospital público,
centro de salud público y suboentro/puesto
de salud y hospital/clínica dispensario IESS),
Establecimientos privadas (hospital/clínica
privada, farmacia y consultorio médioo/dental/
homeópata) y Otras (fundación/0NGyotro2 ) . Así,
se observa que a nivel nacional en el transcurso
de 8 años el porcentaje de personas que acuden a
establecimientos de salud públicos alunentó 32.1
puntos porcentuales, de 32.5 ‘X. en 2004 a64.6 ‘X. en
2012. Mientras que el porcentaje de personas que
visitaron un establecimiento privado se redujo 27
puntos porcentuales, al pasar de 55.1 9K», en 2004,
a 28.1 ‘X1, en 2012.


Al desagregar esta información por area (Gráfico
15.12 y Cuadro 15.13) se puede apreciar que
el porcentaje de personas que acudierona
establecimientos públicos es mayor en el área
niral (75.2 9?.) con respecto al área urbana
(59.9 '36). Dentro de los establecimientos públicos


Gráfico 15.11 Lugar a donde acudió para enlrentar el problema de salud (últimos 30 días)*
ao [Establecirrimlnspíhliuïslüableoiïienfltspïlvaflos I Olm


64.6
so


É
2
E8 4o
E


2o
7.3


o
ENDBMIN (2004) ENSANUT-ECU (2012)


- Para esle indicador se consideré en el denominador a la puhlndún que visitó z un ¡gente de salud, cálculo realiudo
por el mac basado en la has: de dales ENDEMMN 20m.
num». BSNIIFEGJ 2m 2. NsP/INEC.
agustin: Fmïe ws. mi.


2 Incluye hospitales de FF. AAJPulicia, Iunta de Bendícendz, ConsejoPmvindal/unidnd municipal de salud, centros naturistas, curandero/
sobador/parlemy otros.


363




Enuuesla Nadmla! de Sam y Nuhimm


ik
d?


Sii


"¿again


82,33


.33


333.4%


[eli


¿Se>


Éakovusoieuvfins
EEE...


.858


622
ev


1925::


vuvïflx-«ÜCÉE
oïmceo


¿»convocan
vv
Es;


.u_o=om\.<<
E
ev


EEES.


o???


c3


cnc


u.»


a3fic
o.»


H3


c.
C


«.1


m.3


3.3


35.3....


c3


m8


w.»


f8


3


2


v2


n:


c3


m3


n:


aga


c3


Km


m.»


c.c


É


m...


c.c


«.3


3


c.c


En


8358


c3


m:u


m.»


3


2..


c.c


3


c.»


es


u.
C


c.c


EE


¿c234


c3


N;_.


2.


q:


c.c


«.3


n:


3


c.c“


c.c


_._.“


E55


«E555


c3


Nam_.


Z


2


2.


_..N


2


m3


a8


3


Q3


_EE


58o


c3


a:
n


n.»


m.
_._.


ic


2


«.3


H3


c.c“


m.»


_..3


«Es:


53o


c3


c3
a


2


q:


m._.


c._.


tc


<3


3m


H3


m3


_EE


esa


c3


Nm»n


9m


_..3


e.“


NN


_..m_.


«.3


Q3


q:


9.:


«En...


esa


c3


ma
3


3


Q3


c._.


tu


3:


m2


c.
E


N3


_..m_.


ES


5.253


¿E82


c3




EN


2:


c.c


NN


3.3


c3


3.8


N.
5


c3


esas:


c3




m.”


Q3


_..c


o.»


Q3


H3


EN


Q3


9.:.


e.__...su.e__<


3


3


w532:


8...5;


12mm.“:


E__c=c
.2.


.5:
c


azaszmzao


Auxmszgua


mas»...
mu...
en
E.


n23
un


«Essen
.5


masas
_u


2a
2...


=..u_uu_na&


cuan»


.255>


susana»


¿mi
.2.


usan
uu


mussnaa
S.


._u>_amu._


Es.


auu=2>


aEu_E_uu_nfl3
un


a3...m
r3


223o


364




Yann Il: Salud sexual y repmducliva


Gráfico 15.12 Lugar a donde acudió para enfrentar el problema de salud (últimos 30 dias), por área de
residencia y grupo étnico*


IÁrea urbana I Área rural
75.2


59.9


Porcemjefi)
a
B
S
S


S


31.6
19.7


8.3 5_1
L 1


OlmEsbblecimimhs pflil’ .- Blablecimieirms privat:


iipo de establecimiento visilado (últimos 30 dias)


I Esiaiaieamienms púbioos I Esiaizieamiem privados I oim
3° 73-2 71 3
7° e”


'
33.2


3 33ï
É 4° 29 2e 3o -E w 2M 24.0 23.9


2o 5.3 6.1 4.9 7-5
o


Indigem Afroecuatoriano Moniuvio Mestizo, hlacn u diras


iipo de establecimiento visilado (últimos 3o dias) 365m
- líïlahlecimiunos públicos [hnspital pública otnhv de salud públimy sumido/pugna de salud yhnspilal/clinimdispensarin lFSS), Fstahledmienms privadas (hospital/cuina privada íarmaciay cunsuimrio médioo/denlal/homcópflta)
y mms (mnaacimi/onc yOIm)
Raul: ¡Mmmm 2012. wii/Mc.
amen-aan Freie we. mi


Gráfico 15.1 3 Lugar a donde acudió para enfrentar el problema de salud (últimos 30 dias), por subregion’
I Esiaziaiimiem púbions I Eslmleiimienms privados I Dim


55.7


WWMGIW


oSBSSEÉEÉS
Sierra Sierra (¡asia costa Amazonía Amazonía (‘flláilflafi Ouiln Guayaquil
uihana rural uihana rural uihana rural


Subregión
'
línzhleciminnosgúblicos (hnspital púhlim emm de salud púhiim y subcznuo/ o de salud yhnspilal/dinim dispensarin mas), Fsrahiacimientos privados ( ospital/dírúca privada, lamiaciay consultarlo médica/dental! omeúpata] y mms (íundaciiin/iJNGy Dim].


Raul: ¡Mmmm 2m z NW/INEC.
among-són Freire we. mi




366


Ennumta National de Salud y Nutrición


Gmïfico 15.14 Lugar a donde acudió para enirentar el problema de salud (últimos 30 días), por nivel de
instrucción y quintil económico‘


I Esldlledmimtits públicos


wa


Porcentaje


(Ve)
á
a:


a
a


I Eshledmieiltits privados I Dim


2D


D
Ninguno Primaria Secundaria Superior


Nivel de Instrucción


I Estabiecimierms pihlms I Establecimientos pillados I Dim


100
81.3


g 3° 74.3 55 9Ü ." S0 56.2
É 41.9 45's
¡g 4o 35.0


20 H o m,
25.9


o
' 4.6 5-2 7-2 7'” 12's


m (Pobre) 02 03 (Intermedio) a4 ns (Rico)
Cluimil económico


* Fstabledmientns públicos (hospital público, centm dc salud publico ysubcentm/puesto de saludy hospital/amic: dispmsario usss),
lislablecimienlos privados (hospital/clima
anne: ENSANUFEGJ 2012. MSP/INEC.
aun-fin: FnáIeWB. mi.


más visitados en el área rural y urbana es el
suboentro o puesto de salud público (35.8 ‘K; y
18.3 ‘JE, respectiwmente). Además, se puede
observar que el porcentaje de personas que
acudieron a establecimientos priwdos y a otros
(fundación/ONG, hospitales de FF. AAJPolicía,
Iunta de Beneficencia, Consejo Provincial/
unidad rnlmicipal de salud, centros naturistas,
curandero/sobador/partera y otros) es mayor en
el área urbana con respecto al área rural (Cuadro
l5.l3yAnexo 15.19).


Los resultados por grupo étnico muestran que
los indigenas son los que más acudieron a
establecimientos públicos en los últimos 30 días
(73.2 '36), seguidos por los montuvios (71.3 9?.) ylos
afroecuatorianos (69.8 96). Los establecimientos
priwdos fueron más visitados por los mestizos,
blancos u otros (29.2 96) (Gráfico 15.12).
IaAmazoníaruralyGalápagossonlassubregiones
con el mayor el porcentaje de personas que
acudieron a establecimientos públicos (85.7 ‘Ka y
83.1‘JE,respectiwmente)yconelmenorporcentaje


privada, farmacia y consultorio médico/dental/hnmeúpala] y Otms (fundación/ONG yCIrtm)


de personas que visitaron establecimientos
privados (4.1 96 y 3.8 '36, respectivamente).
Mientras que Quito y Guayaquil son las que
presentan la mayor proporción de personas que
acudieron a establecimientos privados (37.8 96 y
32.1 9B) y la menor proporción de personas que
visitaron establecimientos públicos (52.5 % y 56.8
'36, respectivamente) (Gráfico 15.13).
EnelGráfico 15.14, elCuadro l5.l4yelAnexo 15.20
se presenta la información desglosada por quintil
económico y nivel de instrucción. El porcentaje
de personas que acuden a establecimientos
públicos disminuye conforme aumenta el quintil
económico y el nivel de educación. Así, las
personas que se encuentran en el quintil más
pobre y las que no tienen ninguna instrucción
formal son las que visitan en mayor proporción
los establecimiento públicos (81.3 96 y 72.5 96,
respectivamente) frente a las que se encuentran
en el quintil más rico y que tienen un mayor nivel
de educación (41.8 ‘K. y 49.4 96, respectivamente).




lino l: salud sauna! yveproducma


367


É.
es
¿É


¡ca-aim


3232
a
.8


33333


¡ii


.853:
«su


38.52.22“.


üfiaües>
zucaïiaeceuunea


i555.


sin.


.31.
s.


122.5...


ïuaaïccsÉ


nica


¿Safina
2.


.2...


._._u__...:.<<
E
u...


333.2.


"Es...


8..


m8u


2


EN


v...


2


na


2:


_..o


u.»


No


80.5
8


s:


m:m


2


Q2.


no


2


QE.


3:


q:


#1.


«.2


3


2:


5m


5


QE.


no


2


Q2.


Q2.


qa


i:


n:


€2.52:
8


a2.


m8+


2


3


2


3


E:


e
C


w
5


<2.


Q2


«a


SF


E»a


o.“


2


No


2


3.


to


Q3


q:


Q2.


aaa
E


c2.


nsF


ud


Q2.


3


tu


3m


qa


.3


qm


2


.233


2:


R5


u.»


«Í


2


EN


5:.


«.2


«.9


q:


t!


«E2329.


8..


3mn


a.»


n.
E.


m6


tu


a2


ts


2a


H2.


«.2.


¿EE


2.


2


Enseña
a


2...5...


mu...
8
E.


n23
8


megan...
E.


mocos
i


2::
S:


causas.
o


2...8


__.____._.>


=o_uu_._._.n_.__
en


.2...


.53“


623
av


mussnca
me.


3282


EE


ovni...


acscfignsuo
S


S:


3...:


caso




Encuesta National de Salud y Nulliclún


Gráfico 15.15 Motivo por el que no hizo nada para resolver cualquier problema de salud a nivel
nacional (%)


23 0.9
I Ememechdleveowiodfla
I MIN-am
I mm‘
I mmvofiaïw
I Ataruónaemanauim
I Oermodeaïnarlfiúnquedalejos


' muuyeivapudndqarhzmmalmmuïan
RnIKENSANUFEGJZMZMSP/IIEC.
Ellntlúicfirárewk mi
Gráfico 15.16 Motivo por el que no hizo nada para resolver cualquier problema de salud a nivel nacional,


comparación ENDEMAIN 2004 y ENSANlIT-Ecll 2012
I BlDBIIAIMZINM) IElBMIJT-Elïllflfllz


70


6° S” 52 3
g


50fi 4g 37.1
É ao


1g 16.9
1 2.0 1 2.3


20 5-4
9.7


368 o 1.7 0.9 1.6 3a‘ Enfermedad leve o No luvo liempo Servicio queda Muy caro, talla de Alemiún de mala
oonocü lejos dinero calidad


Malivo por el cml no se hizo ruda para resolver malquier prohlema de Iud


‘muuyeivapudndqarhzmmaamyaïm
nnmaluamn ZlDtIEPNIIElBANUHGIZÜlZMSP/IED.
aannaaicnnámwlaaat


(Juadro T515 Motivo por el que no hizo nada para resolver cualquier problema de salud por area,
suhregión y grupo einico (poblacion que tuvo al menos un problema de salud en 30
dias previos a enlrevisla)


Emermedad
l oac lenle Holuvo


non Jn. ¿para le COHOEE hempn
resolver problemade laenfernwerlad


Cemm de Muv raro. Alenmón
alenmón queda lana de de m l’:


leyos dmem cahdad


RIIH 55.6


Indigena 49.4
Mroeuiamiimn 51.0 13.5 0.3 14.5 3.0 17.6 239 100
Momuvio 51.9 7.5 2.2 22.7 4.4 11.2 273 100
Meslizo, hlamo y olm 59.6 9.4 0.6 16.1 2.0 123 4 316 100


‘lndnyelvapwïmdáflllamïauahuniïax.
RnIHBSIlMIFEGJZGlZJIW/INEC.
ÉIIÏIIZHÉIEVBEII.




Además, se observa en el mismo Gráfico 15.15 y
Cuadro 15.14 que el porcentaje de personas que
visitaron establecimientos privados y los lugares
categorizados como Otros‘ es mayor en los
quintiles más ricos y en aquellas personas que
cuentan con mayor nivel de instrucción (Q5:
45.6 ‘X. y 12.5 96 y superior: 39.9 ‘K. y 10.6 96) con
respecto alos quintiles máspobresyalas personas
con ninglma irlstrucción formal (Ql:l4.0 %y4.6 ‘JG
y ninguno: 22.2 %y 5.4 '36).


Para un mayor desglose sobre los tipos de
establecimientos visitados para resolver los
problemas de salud revisar los Anexos 15.19 y
15.20.


Motivo por el que no hizo nada para
resolver cualquier problema de salud


Como se mencionó con anterioridad, 14.4 96 de
las personas que tuvieron algún problema de
salud en el último mes, no tomó ninglma acción


Ïrlno Il: Salud sexual y repmducnva


para resolverlo. A estas personas se les preglmtú la
razón por la cual no tomó ninglma acción. A nivel
nacional el 57.9 ‘JG respondieron que el motivo era
porque tenían una enfermedad que consideraban
leve o porque conocían la enfermedad, el 16.9 96
respondieron que por falta de dinero o era muy
caro y el 12.3 % porque otros motivos como el no
haber podido dejar la casa o a los niños (Gráfico
15.15 yAnexo 15.21).


Con relación a 2004, es importante notar, como
se observa en el Gráfico 15.16, que el porcentaje
de personas que no hicieron nada para resolver
un problema de salud debido a que consideraron
que el servicio era muy caro se ha reducido 35.4
puntos porcentuales, de 52.3 ‘JE, en el ano 2004, a
16.9 96, en 2012.


Al desagregar la información por área (Cuadro
15.15 y Anexo 15.21) se puede obserlmr que
los porcentajes son muy similares, mientras
que al desglosar por grupo étnico se observan


Gráfico 15.17 Motivo por el que no hizo nada para resolver cualquier problema de salud por quintil
económico y nivel de instrucción


IEnfennedad leve n coincida I Falla de dinero I Otro‘


7° 52.3 66.0
ao 51 _1 56.0 58.3


í
50


21-3 19 og 38
g 2° 111


'
12s 185118 13-7125 13-9‘E 1o ' ' ' ' 6.8


0
01 (Pobre) 02 03 (Intermedio) 04 D5 (Rico)


Ouiniil económico


[Erllemiedad leve o conocida I Falla de dinero I otro‘
70
60 553 57.8 59.6


g
5o 46.5


É
a 34.7


B 2o 20-” 16.6E 10 75 m; 13.6 3D 13.6
0


Ninguno Primaria Selalndaria Superior
Nivel de lnslruoción'l.rlcluyeNapudadejarhlm.rnoalorniíms


Huan: ENSANUFEW 2012. MSP/IE, BDEMAN 2004.
Burundi: Fieirewearnl


3 incluye Hospitalzs FF. AL/Pnlicia, Iuuta de Beneficencia, Consejo' ' {unidad municipal de salud, centros naturistas, curanduo/sobador/parlemy unos.


369




370


Ennusla Mariana! de Sajud y Nullimúrl


Gráfico 15.18 Motivo por el que no hizo nada para resolver cualquier problema de salud por
grupo de edad


IEnlerrnedan leve o conocida


Porcmlaje


1%)


- Incluye No pudo dejar m mou o a los "¡m
Hull: ENSMUÏEIA 2012. MSP/IEC, Human 2004.
anuncian Freie wa. mi


algunas diferencias. Así, se puede apreciar que
el porcentaje de personas que no se tlaló la
enfermedad porque les hacía falta dinero o era
muycaro es mayor entre el grupo étnico montuvio
(22.7 9?.) e indigena (20.7 96); y el porcentaje de
personas que no se trató porque consideraron
que su enfermedad era leve o conocida es mayor
entre los mestizos, blancos u otros (59.6 %).


Ademas, al analizar los tres principales motivos
por los que no se trató la enfermedad por quintil
económico y nivel de instrucción, se observa que
el porcentaje de personas que consideraron que
la enfermedad era leve o conocida y/o porque
consideraron que el servicio era caro o por falta
de dinero aumenta conforme incrementa el
quintil económico y el nivel de educación formal.
Por otro lado, como es de esperarse la proporción
de personas que no hicieron nada por falta
de recursos económicos disminuye conforme
incrementa el nivel socioeconómico (Q1:21.8 %
versus Q5:6.8 96) y el nivel de educación (ninguno:
34.7 '36 frente a superior: 8.0 9B) (Gráfico 15.17 y
Anexo 15.22).


Al desagregar estos motivos por grupos de edad
(Gráfico 15.18 y Anexo 15.23) se puede apreciar
que el porcentaje de personas que no hizo
nada frente a un problema de salud porque lo
consideraron era una enfermedad leve o conocida
disminuye progresivamente conforme avanza
la edad (0 a 4 años: 72.0 96, 74 años o mas: 51.5
96). Al contrario, de las personas que no hicieron
nada por falta de dinero que alunenta conforme
incrementa el grupo de edad.


I Falladedinem 1mm‘


Grupo de edad


Para una mayor desagregación de los motivos
por los que la población no tomó ninguna acción
frente a un problema de salud en el último mes
revisar los Anexos 15.21, 15.22 y 15.23.


15.3.24 Solución a los problemas de salud


En esta sección se especifica la secuencia en el
tiempo de las acciones tomadas para resolver
los problemas de salud en los últimos 30 dias,
especificando el tipo de acciones y el resultado
de las mismas. Los hallazgos analizan el primer
problema de salud que las personas entrevistadas
tuvieron en el último mes Se clasifica como el
primer problema a la enfermedad más grave o
que produjo el mayor gasto.


Primer problema de salud


¿Primera acción


El Cuadro 15.18 y el Anexo 15.24 presentan la
primera acción tomada para resolver el primer
problema de salud durante los 30 dias previos
a la entrevista a nivel nacional y desagrega esta
información por area, subregión y grupo étnico.
A nivel nacional, el 50.8 ‘K. de las personas que
tomaron alguna acción respondieron que visitó
a un agente de salud primero (incluye bospital/
centro/subcenrro de salud y tuvo que internarse
en un hospital o clinica), el 33.8 9L se automedicó
primero, el 14.4 % no hizo nadayel 1.1 ‘K; obtuvo
atención en casa. Como resultado de esta primera
acción, se observa que el 24.1 ‘K; reporta no
haberse curado (Grafico 15.15 y Cuadro 15.24).




Cuadro 15.16 Primera aociún tomada para resolver el primer problema de salud durante los últimos 30
dias por area, grupo étn o, sexo y quintil economico (población que tuvo al menos un


Ïrlnn Il: Salud sexual y reproductiva


problema lle salud en 30 dias previos a entrevista)
ObtuvoVlslto a un agente memo“ ende salud‘


Primera acción tomada
para resolver problemas


de salud


Se automedlcó No lllzo nada Total No se cum


Urbam 50.4 1.2 34.5 13.7 21 741 1DG 24.1
Rumi 51.8 0.7 31.6 16.0 14352 1DD 21.2


Indígena 48.9 1.5 30.5 19.1 3 682 1DG 23.9
Aflnecuamrüm 49.3 0.4 35.3 15.0 1 49D 1DD 27.6
Morlluvio 45.8 0.6 35.4 18.2 1 549 1DG 21.3
Meslim, hhmo y 01m 51.4 1.1 33.7 13.8 29 372 1DD 23.2


Hambre 48.1 1.1 36.3 14.5 16356 1DG 21.4
Mujer 53.0 1.1 31.7 142 19 737 1DD 24.8


01 (Pobre) 49.1 0.7 34.7 15.5 9 532 1DG 21.1
D2 47.9 0.6 36.3 152 3 541 1DD 21.2
03 (lnlemlediu) 51.6 0.8 33.0 14.6 7 325 1DG 24.3
04 51.1 0.9 33.4 14.6 5 926 1DD 24.9
05 (Rico) 55.1 2.7 30.9 11.3 4 531 1DG 25.2


- Incluye: ' "la un dispensario nlédioo, oenno/suboenno/pcnesm a: salud, consulto z un rnédioo, eníerlnera, curanduu etc. o se interno en un hospital.
kr: Bsmrmm 2012 Noi/MC.
anusficrfielmvm. m1


Gráfico i519 Primera aoción tomada para resolver el primer problema de salud a nivel nacional (%)


1.1


I Vülóalnagulledesaln‘


I Seaummedioú


I Mohimrlada


I Cllbmalerldúlen
- Incluye: visitó un dispensarin nlédioo, ocntno/sulmemm/puesm a: salud, consultó z un
n—z Mmmm 2m z lval/lllrc.
annual: Freire ws. m1


Los datos desglosados por área de residencia
muestran proporciones similares. Sin embargo, se
puede obserlmr que el porcentaje de personas que
se automedlcaron y que no hicieron nada como
primera acción difiere entre el área urbana y rural;
siendo la automedicación más alta el área urbana
(34.6 9B) en comparación con el área nual (31.6 96)
y el porcentaje de personas que no hicieron nada
mayor en el área rural (16.0 '36) frente al 13.7 ‘K. en
el área urbana (Cuadro 15.16 yAnexo 15.24).


Del mismo cuadro y anexo se desprende que el
porcentaje más alto de personas que visitaron a
una agente de salud como primera acción frente
a un problema de salud se encontró en la etnia
mestiza, blanca u otra (51.4 96) mientras que el más
bajo entre etnia la montuvia (45.8 '36). Respecto de
la automedicación se encontró el lmlor más alto
entre el grupo morltuvio (35.3 96) y el más bajo
entre los mestizos, blancos u otros (33.7 96). Los
indígenas son el grupo étnico con el porcentaje


371ue




372


Encuesta National de Salud y Nulliclún


Gráfico 15.20 Segunda acción tomada para resolver el primer problema de salud duranle los
últimos 30 dias. comparativo 2004 y 2012


I BDEWIIIQUM) I ENSAMlT-EGJQMZ)


E0


su 44.3 ‘3-4
g 40
ké 3° 22.5
g 2o 13.3 '71 15215.6 13's


o l m’ l lWslln un agente de Olmrvo atencion en Se aulnmedico siguio el tratamiento No him nada
salud’ casa del médico


Segunda aeciún lnmada
‘Incluye Seinlzmóenhaspiml/chhizl.
ma: amm" mnmlnwsmurmm 2012 ¡IW/IEC
mmnaizrreieweer;


Cuadro 15.17 Segunda acción tomada para resolver el primer problema de salud durante los últimos
3|) dias por área, subregión y grupo étnico y quimil económico (población que tuvo al menos
un problema de salud en 30 dias previos a entrevista)


VlSlIO otra
vez al mlsmo


agenle de
salud


Obtuvo aleman
Segunda amen en Casa


tomada


18.3 0.5 15.6


Se aulumedlco lralarmerwtoWLM
e‘ No mzo


nadadel medlco


44.8 1.9 443i!
mm! 14.1 0.5 11.3 47.3 23.9 2 727


Indígena 13.3 0.3 13.5 30.1 35.4 1.9 704 71.1
Afmecualnrüm 12.5 0.o 31.4 46.6 23.3 1.a 352 10o 51.6
Momuvio 12.2 0.3 13.1 54.9 12.7 1.a 27s 10o 57.2
Mefim’ “m” 18.1 0.5 13.5 46.2 19.6 2.2 5 naa 10o 72.0yolm


- Incluye Se ¡mm en mmm/arma
mu; BSNIJTEGJ 2m z Nel/INE.
unn-sai: Fráre wa. m1


más alto de personas que no hicieron nada como
primera linea de acción frente a una enfermedad
(19.1 es) (Cuadro 15.16 yAnexo 15.24).


Con relación al quintil económico, del Cuadro
15.16 y el Anexo 15.25 se desprende que la visita
a un agente salud como primera acción aumenta
conforme incrementa el quintil económico (Q5:
55.5 ‘X. frente a Q1: 49.1 '56). Por el contrario, la


Cl1 (Pobre) 13.6 0.5 15.5 41.3 27.3 1.7 1 7E9 100 72.0
02 15.6 0.3 15.0 42.7 23.4 3.0 1 614 lll] 59.1
03 (lnlemlediu) 16.8 0.2 15.1 43.7 17.6 1.6 1 486 100 70.1
04 18.1 0.9 13.2 47.3 19.0 1.5 1 225 100 73.1
G5 (Rico) 22.0 0.5 14.0 47.0 13.9 2.6 1 000 100 72.4


aummedicación y el no hacer nada como primera
linea de acción aumenta conforme disminuye el
quintil económico.


Para una mayor desagregación sobre la primera
acción mmada para resolver el primer problema
de salud durante los últimos 30 dias revisar los
Ans 15.24, 15.25 y 15.26.




Ïrlnn Il: Salud sexual y repmducnva


madm 15.18 Tercera acción tomada para resolver el primer problema de salud durante los últimos
30 dias a nivel nacional


VÍSlIO otra vez al Obtuvo
mismo agente atencion


de salud en casa
Tercera acción Se automedlru


tomada


siguio el
tratamiento del


medico
No hizo nada Otra’ Total


Rumi


‘Incluye Se ünemú en hospital/Minha.
man: BSNIIFEGJ 2m 2. NSF/INK;
nur-ai: Fráre we mi


ii. Segunda acción


El Cuadro 15.17 y el Anexo 15.27 presentan la
segunda acción tomada para resolver el primer
problema de salud durante los últimos 30
dias a nivel nacional y, además, presentan la
información desglosada por área, subregión y
grupo étnico. El denominador incluye solo a las
personas que respondieron que la primera acción
tomada no resolvió el primer problema de salud.
A nivel nacional el 45.6 ‘K; siguió el tratamiento,
el 193 ‘Jl’: visitó un agente de salud, el 14.5 ‘K. se
automedicó y el 20.1 ‘K. no hizo nada.


Con relación al 2004, se puede obsenmr
un aumento de 22 puntos porcentuales en
la proporción de personas que singuen el
tratamiento médico como segunda línea de
acción entre 2004 y 2012. También, se obserim un
cambio importante en la proporción de personas
que no hicieron nada de 48.4 96, en 2004, a 18.8 96,
en 2012. Para el resto de categorías los valores son
muy similares (Gráfico 15.20).
Al desagregar la información por área de
residencia se puede observar que el porcentaje


1489


que visita otra vez el centro de salud y que se
automedica como segunda línea de acción frente
aunproblema de salud es mayor en el área urbana
con respecto al área niral (centro de salud: 18.3 ‘K;
versus 14.1 ‘K. y automedicación: 15.16 ‘JG frente
a 11.3 '36), diferencias que son estadísticamente
significativas mientras que el no hacer nada es
más común en las personas que residen en el área
nual oon respecto a las que residen en el área
urbana (Cuadro 15.17 yAnexo 15.27).


La información por quintil económico (Cuadro
15.17 y Anexo 15.28) muestra que el porcentaje
de personas que visitaron un agente de salud (Q1:
13.6 ‘JG versus Q5: 22.0 '36), y que siguieron con
el tratamiento (Q1: 41.3 96, Q5: 47.0 96) aumenta
conforme incrementa el quintil económico. Al
contrario, la población que no hace nada como
segunda línea de acción frente a un problema
de salud es mayor en los quintiles de menores
ingresos (Q1:27.3 '36 y Q5:l3.9 96).


Para mayor información sobre las segimdas
acciones tomadas para resolver el primer
problema de salud durante los últimos 30 días
revisarlos Anexos 15.27, 15.2.8y 15.23.


Gráfico 15.21 Tercera acción tomada para resolver el primer problema de salud durante los últimos
30 dias, a nivel nacional M)


1.6 0.2
3.4


- Incluye Se ¡mms en ¡ramal/clima
m: ¡Mmmm 2m z Nflï/INEC.
aduana: Freire wa. mi


Sigióelhaïamiefmfldmédim
llohimnalh


Searhmedbó


Vsilomravezalnisirloamrmflesalud


373




374


Encuesta Nadunal de Salud y Nulliclúrl


En el Cuadro 15.18 y los Anexos 15.30, 15.31 y
15.32 se presenta la tercera acción tomada para
resolver el primer problema de salud durante los
últimos 30 días. A nivel nacional el 54.9 ‘Jl; siguió
el tratamiento médico, el 22.5 ‘JG no hizo nada, el
12.4 '36 se automedicó, y el 8.4 96 visitaron otra vez
al mismo agente de salud (Gráfico 15.21).
Al desagregar los datos por área de residencia se
obsenm que las personas que residen en las áreas
urbanas visitamn de nuevo a un agente de salud
(8.7 '36) y se automedicaron (13.4 96) en mayor
proporción que las que residen en las área rurales.
Mientras que aquellas personas que residen en
las áreas rurales siguieron el tratamiento (55.1 96)
y no hicieron nada (25.5 '36) en mayor proporción
con respecto a aquellas personas que residen en


las áreas urbanas de Ecuador: Sin embargo, estas
diferencias no son estadísticamente significativas.
Para una mayor desagregación de las terceras
acciones tomadas por la población para resolver
el primer problema de salud durante los últimos
30 días revisar los anexos 15.30, 15.31 y 15.32.


15.3.3 Uso de servicios de salud
preventivos


Para este acápite se analiza la pregunta incluida
en el módulo de atención de salud preventiw
de la sección de uso de servicios y gastos en
salud: ¿Visitá en los últimos 30 días algún
establecimiento de salud, médico, dentista,
psicólogo o curandero, para hacerse un chequeo
general o parcial o recibir algún servicio
preventivo como: vacunas, control del niño sano,


Gráfico 15.22 Atención de servicios de salud preventiva y tipo de establecimiento al que acudió la
población en los últimos 30 dias a nivel nacional, ENDEMAIN 2004 y ENSANIJT-ECU 2012*


I BlDBJIAIHZlM) IElEMIJT-Efllmlfl
80


Porcentaje


(Ve)


B


S


8


Eslablecimielms públicos


63.3


46.7
32.9


¡


25.6


0 Eslahlecimiermis privados


20.3


otros


lipo de eslahlecimierm) de salud
- Establecimientos públicas (hospital público, centm de salud público ysubcenlm/puesm de saludy hospital/diriadispensario [E55], Eslahlecimiunos privados (hnspiIal/dinica privada, ¡armada yoonsullorin médico/dental/hnmeópala) y
Otros [Íundadón/ONG y Ono).
Hulk ENDBJINN 2004. ¡mw ENSANUFEGJ 2012. MSP/Ira:
Ellallúil: FIráIeWE mi


Gráfico 15.23 Atención de servicios de salud preventiva y tipo de establecimiento‘ al que acudió la
población en los últimos 30 dias por área de residencia


[Ármuhana


Pnroemale


(Ve)


Eslablecimielms públicos


[Ámmral


10-7 7.4
Eslahlec entes priirados otros


lipo de establecimiento de salud
* Establecimientos públicos (hospital pública, centm de salud público ysubcenlm/puesm de saludy hospital/única dispur
sario less), Estahlednnzirtns privados (lmspilal/dínica privada, ¡armada ymnsultorio médimldental/lmmeópata) yflrtms
[fimdacián/ClNGy Ono).
Hulk: ENDBIINN 2004. ¡mw ENSANUFEGJ 2012. MSP/Mc.
Elllllúil: FIÉIEMB. mi




‘lomo II: Saw SQAUGH y repmzuttwa


375


i;


mass:


susana


32.5%
m
Em


35523.5


¡Emi


9...5.
....,..


2.
3


¿m2.


m>:_u:_.


maza>m:.325mmïvsaurmuruv:
.5


.:.:.:...u_:m_:


,_:._:;a_:_.WH.:._.Í..


:2...


u_mm_.uu.v.._zmmv
..


_.:_.._e.
.5.


b..55u_mu__uu._.u:mucm:mm


¿c551


c3


EN


m.m


m.m


v:


c.c


v3


m.m—


m3


m3fiï
mmmm




m.m


.322...


c3


ccvfic
cm


m3


c.c


v3


c3


m3


3mfim
msm


i...


o:


0...5


c3


m3


Ïm


c.c


c3


c.c


m.m


m.m


c3


m.mfimm
m33


3m


.3


sagas.


c3


mmc


c.m


mc


m.mfic
m.m


É


cm...


m3


m.c


3mc


occ


É


_E....


¿no35


c3


sm


m.m


m3


É


c.c


m.m


q:


3m


m.m


m.cm


cmcm


3m


.3


ÉÉWÉ


c3


mom


m.m


E


E.


c.cfiv
m:


«.8


o:


mc


ccmmfimc
c.c


_E....


sus


c3


mcmfimfim
É


c.c


m3fi3
mmm


m3


c3


ENm


Em


c.c


ENE...


sus


c3


m33


m.m


m.m


cm


Z.


c.c


2.


c3


ccm


c3


cmv
3


mcc


c.c


_E....
2.o.


c3


E3fim
m.m


m3fic
v3


c3


m3


m3


c3


mmm
3


m2fi3
EB...


San


c3


É:


c.c


mefi:fic
m:fiï
3m


m3


v:


m3cm


mcc


m.m


,


ot:


S53
o


«mu:


c3


m3fim
c.cfio
c.c


m.m


c3


m?


m3


m3


3m3


cmc


m.m


oïzfio:


c3


sm


m.m


m.c


m3


c.c


c3


m.m


ccmfi—m
m3


vmmm


Q5fic
ocmtemzomofi


c3


cu.ficfi—
m.mfic
m.m


3


a?


m3


c3


3mc


a8


3


sumas


c3


si


Ym


m


m.m


mc


3


m.m


.5


m3


c3


m3
afiS
c.c


Es:


m.m


.


.


m:
mm


s


s


a


2am
ma.


_m


9..
E


8.323


mu


EE.


mficoïsz.Eïmmcasumz.ÉÉEEQ
mmm.


ozmuzmnm...


8.:


2.232.


¿QE


ias:


mas
musanz“.5:53am


.26


uzo


mammu


un...


aaamgz


Enamusfi.
EEE


usmm
me


ecceEamxcmcmu
me
2.:.


m>==u>m.c


msnm


zmaecsm..


auÉm


unen


¿mi
.2.


ma...
cm


maEE...
ma.
.5fianza;
m.


2.52.
mas
E


Bzmgfiuasmfia
au


a5;


m>==a>a.=.


n23
au


ma_u_>._am
au


_._.._u_.a«<c
E:


oñmzo




376


Enuusïa National de Salud y Nulticlürl


medir la presión, control odontológica, examen
de Papanicolaou, mamografia, consejería y
consulta sobre planificación familiar, etc?
Además, esta sección también presenta el tipo
de establecimiento visitado para uso preventivo
de salud y para efectos de visualización en los
graficos se los agrupó en tres categorías conforme
a la categorización presentada en la Sección Tipo
de establecimiento visitado para resolver los
problemas de salud, que se detalla a continuación:


. Establecimientos públicos (hospital público,
centro de salud público y suboentro/puesto
de saludy hospital/clinica dispensario IESS).


a Establecimientos prilmdos (hospital/clinica
prilmda, farmacia y consultorio médico/
dental/homeópata).


. Otros (fundación/ONG y otro‘ ).


Dentro de los establecimientos públicos más
visitados a nivel nacional en el año 2004 para
chequeos preventivos fueron los centros de salud
(16.8 96), contrario al año 2012 dónde los más
visitados fueron los subcentros de salud y los
puestos de salud (26.2 96) (Gráfico 15.22). Asi,
se podria inferir que esta importante diferencia
puede deberse a una mayor disponibilidad de
acceso a salud en las áreas rurales de Ecuador. Es
importante destacar que los subcentros de salud
corresponden a los centros de salud rurales y la
mayordiferenciaradicaenqueloscentrosdesalud
disponen de farmacia institucional, mientras que
los subcentros de salud solo disponen de botiquín
(MSP, 2014).


Al desagregar esta información por área (Gráfico
15.23 y Anexo 15.33) se observan valores muy
parecidos, es decir, no existe una diferencia
significativa entre el uso de atención preventiva
en el área urbana respecto al área rural. Es
importante destacar que el porcentaje de
personas que acudieron a establecimientos
públicos para atención preventilm es mayor
en el área rural (80.1 96) con respecto al área
urbana (63.4 96). Dentro de los establecimientos
públicos más visitados en el área rural y urbana
es el subcentro o puesto de salud público (43.4
96 y 19.2 96, respectivamente). Además, del
mismo grafico se desprende que el porcentaje de
personas que acudieron como medida preventiva
a establecimientos prilmdos y a otros (hospitales
de FE AA./Policía, Iurlta de Beneficencia, Consejo
Provincial/unidad Municipal de Salud, centros


a incluye hospitales de FF. AAJPolicía, Iunta de Beneficencia, Consejo
Provincial! unidad municipal de salud, centros naturistas, curandero/sobador/partemy otros.


naturistas, curandero/sobador/partera y otros) es
mayor en el área urbana con respecto al área nlral
(Cuadro 15.19 yAnexo 15.33).


En el Cuadro 15.19yel Anexo 15.33 se obserlm que
el uso de servicios preventivos de salud es mayor
en Quito (11.6 96) y en las demás ciudades de la
Sierra urbana (10.1 96) ymenor en la Costa urbana
yrural (6.6 96y6.9 96, respectilmmente), diferencias
que son estadísticamente significativas. Además,
al desagregar la información por grupo étnico se
evidencia que los mestizos, blancos u otros (9.5
96) son los que acudieron en mayor proporción a
realizarse chequeos de salud preventilm respecto
a los demás grupos étnicos.


En el Cuadro 15.20 y los Anexos 15.34 y 15.35 se
observa que el uso de servicios preventivos de
salud es más elevado en los menores de cinco años
(20.4 96), en las personas con instrucción superior
(10.3 96), y en aquellas personas que se encuentran
en los quintiles de mayores ingresos económicos
(12.2 96). Además, se obserlm que de la población
que usó algún servicio de salud preventiva la
mayoría acudió a establecimientos públicos. Sin
embargo, como es de esperarse a medida que
aumenta el nivel educativo y el quintil económico,
también alunenta el uso de establecimientos
prilmdos para atención preventiva


Para una mayor desagregación de los servicios
de salud preventiva y el tipo de establecimiento
al que acudió la población en los últimos 30 dias
revisar los anexos 15.33, 15.34 y 15.35.


15.3.4 Uso de control prenatal y lugar
de atención al parto


l5.3.4.l Control prenatal


Es importante destacar que las normas del
Ministerio de Salud Pública del Ecuador definen
que 5 es el número mínimo aceptable de controles
prenatales que debe tener la mujer embarazada
que no presenta un riesgo mayor (MSP,2008).
El Cuadro 15.21 y el Anexo 15.36 presentan el
porcentaje de mujeres entre 15 y 49 años de edad
que estuvieron embarazadas y el número de
controles prenatales de aquellas que estuvieron
embarazadas durante los últimos 12 meses
desglosados por área, grupo étnico y subregión.
De este cuadro y anexo se desprende que a nivel
nacional el 12.3 96 de las mujeres entre l5y49 años




ÏIIIII Salud sama! y repmduchva


377


i
ü
d;


Es;


"SÏBÏW


3:33


.28


amiga


¡eli


¿esa


.aa_.afin.acaiíaaccaau
.a:..==a=ua:a:_.=_a=


3:5“


aaa.
un


ansias


aasázaacïsm


uïmcuu


aaa.
un


ansias


cnmxfinxïflcïui
¿sin


aafiufifim
un


5:3


¿aii
<<
mm
un


E1333:


gris.


aa3


3B


a6


3


+3


3.a


t
33


3.2.


món


q:


u.
33


m3
No


«.3


3.a


Esas


ES...


a3


3a


É


m


N3


a


<3


tE


a3


2


N3


E.»


ts


33


mi:
9K


a3


2m


É


m


3.a


a


3.3


3a


c3


3


c3


8mm


En


c3