Edmundo Granda Ugalde La salud y la vida V O L U M E N 1 ...






Edmundo Granda Ugalde
La salud y la vida


V O L U M E N 1


Quito, marzo 2009




La salud y la vida
Edmundo Granda Ugalde


V O L U M E N 1


Quito, Ecuador
Primera edición: marzo del 2009
2.000 ejemplares


Ministerio de Salud Pública del Ecuador
Caroline Chang Campos, Ministra


Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud - OPS/OMS
Jorge Luis Prosperi, Representante Ecuador


Consejo Nacional de Salud del Ecuador - CONASA
Hugo Noboa, Director


Consejo Nacional de Educación Superior
Gustavo Vega, Presidente


Universidad de Cuenca
Jaime Astudillo, Rector


Universidad Nacional de Loja
Gustavo Villacís, Rector


Asociación Latinoamericana de Medicina Social - ALAMES
Catalina Eibenschutz y Leticia Artiles, Coordinación General
Mauricio Torres, Coordinador Región Andina


COMITÉ EDITORIAL
Zaida Betancourt, ALAMES
César Hermida, Universidad de Cuenca
Hugo Noboa, CONASA
Martha Rodríguez, OPS/OMS


Diseño e ilustración de portada: Liliana Gutiérrez, Lápiz y papel
Impresión: Imprenta Noción


Impreso en Ecuador


Las opiniones expresadas, recomendaciones formuladas, denominaciones empleadas y datos
presentados en esta publicación no reflejan necesariamente los criterios o las políticas de las
instituciones auspiciantes.


La información de esta obra puede ser utilizada siempre y cuando se cite la fuente.


Índice
Presentación .......................................................................................................................................... 9


Semblanza: Edmundo de la vida ........................................................................................................ 13


Artículos


Ciencia, Estado y servicios de salud (Quito, 1985) ........................................................................... 33


Algunos elementos sobre el desarrollo de la salud pública


en América Latina (La Habana, 1990) ............................................................................................... 41


Escuela de Salud Pública: un espacio para la lucha en salud (Quito, 1991) ..................................... 51


Práctica en salud y socialismo (Quito, 1992) ..................................................................................... 59


Perspectivas de la salud pública para el siglo XXI (Tegucigalpa, 1996) ............................................ 69


Algunas ideas sobre la organización de redes en salud (Quito, 1996) .............................................. 83


El sujeto, la ética y la salud (Buenos Aires, 1997) .............................................................................. 97


Salud pública e identidad (Bogotá, 1999) ........................................................................................ 111


Salud: globalización de la vida y de la solidaridad (La Habana, 2000) ........................................... 135


Integralidad y vida (Porto Alegre, 2001) .......................................................................................... 155


ALAMES: veinte años. Balance y perspectiva de la medicina social


en América Latina (Lima, 2004) ..................................................................................................... 169


El saber en salud pública en un ámbito de pérdida de antropocentrismo


y ante una visión de equilibrio ecológico (Quito, 2007) ................................................................. 187


Currículum vítae Dr. Edmundo Granda Ugalde ............................................................................... 225




La salud y la vida


La producción de Edmundo Granda a lo largo de casi cuatro décadas de activista político y ético por
la salud pública, que comenzó en su época de estudiante y dirigente estudiantil en la Universidad
de Cuenca, es tan vasta y diversa, que se requeriría de varios volúmenes para tener una recopilación
completa. Trabajo pendiente que deberá cumplirse en etapas, con una exploración minuciosa en su
taller de mago, disperso entre su oficina, su casa, los afectos, los acordes de jazz y sus computadoras,
en universidades, archivos institucionales y personales, y aun en las casas de muchos amigos y
amigas, que tuvieron el privilegio y honor de compartir largas y ricas tertulias con él.


De hecho, varias de sus obras, trabajadas algunas en forma individual, pero la mayoría colectivamente,
fueron publicadas desde hace algunas décadas en múltiples ediciones a lo largo de Latinoamérica,
convirtiéndose en referentes para universidades, postgrados de salud pública y en general para
militantes por la salud. De entre ellas se destacan de manera emblemática “Investigación de la salud
en la sociedad”, “Ciudad y muerte infantil” o “Deterioro de la vida”.


Sin embargo, mucha de su producción posterior, correspondiente especialmente a las décadas de 1990
y 2000, está dispersa en decenas de artículos, ponencias y debates presentados a lo largo de la Patria
Chica y la Patria Grande, recogiendo momentos simbólicos de rupturas con esquemas ideológicos y
paradigmas que protagonizaron el escenario de la salud pública y la política en el siglo XX.


“El saber en salud pública en un ámbito de pérdida de Antropocentrismo y ante una visión de
equilibrio ecológico” no puede ser más demostrativo de los importantes cambios o reafirmaciones
de profundas inquietudes de Edmundo a lo largo de su vida, desde una militancia ortodoxa de
izquierda hasta una apertura a las concepciones andinas de la vida circular, que ubican al ser humano
como un humilde y privilegiado huésped de la Pacha Mama y no como el dueño de La Tierra y su
brutal depredador. Todo ello, sin perder nunca su gran compromiso ético con la vida, la salud, las
trasformaciones revolucionarias y la tolerancia a la diversidad de pensamiento.


En este sentido y a propósito de las dobles rupturas epistemológicas (en metodología y en metódica)
a la que se refiere citando a Boaventura de Sousa Santos en su severa crítica a la salud pública
convencional, Edmundo concluye que:


“La salud pública, en los momentos actuales, tiene que ofrecer respuestas diferentes a las que
tradicionalmente ha organizado. No puede seguir interpretando la población y la naturaleza como
objetos, sino que tiene necesariamente que comprenderlos como sujetos y proponer nuevas formas
de diálogo. El saber en salud pública requiere cambiar, desde un conocimiento comandado por la
razón indolente o tecnológica hacia un diálogo multicultural que reconoce las potencialidades de
otros saberes. Debe, por otro lado comprender que la acción científica tiene necesariamente que
responsabilizarse por las consecuencias que dicha intervención produce”.


“La salud pública como disciplina, a más de encontrar nuevos derroteros filosóficos, tiene que
encontrar métodos posibles que den cuenta de las necesidades establecidas en este proceso de
transición paradigmática que parece que estamos viviendo. En ese sentido, la necesidad de una doble
hermenéutica o una doble ruptura epistemológica en la aproximación a la realidad en salud parecen
ser interesantes instrumentos de reflexión y acción. Estas nuevas propuestas para organizar el
proceso de conocimiento nos abren las puertas para dar paso a ecologías de saberes que posibiliten
escuchar silencios o visualizar no existencias producidos por la ciencia hegemónica.”


Presentación




10 Presentación La salud y la vida 11


• El presupuesto filosófico – teórico de la enfermedad y la muerte como punto de partida para la
explicación de la salud;


• El método positivista para explicar el riesgo de enfermar en la población y el estructural -
funcionalismo para comprender la realidad social; y,


• El reconocimiento del poder del Estado como fuerza privilegiada para asegurar la prevención
de la enfermedad.


En futuros volúmenes aspiramos a publicar otros trabajos de Edmundo Granda relacionados con los
recursos humanos en la salud, bioética, metodología de la investigación, salud de los trabajadores
y el amplio campo de la promoción de la salud, en donde se puede encontrar artículos desde la
década de 1980 dedicados a la comunicación, 1990 sobre políticas saludables y en los 2000 sobre
ética, medicinas tradicionales, género y salud. Esperamos también recuperar también alguna de su
producción literaria, que sin ser lo más fuerte en su oficio de escritor, representa la diversidad de sus
pensamientos, percepciones y sensibilidades.


De esta manera pretendemos mantener vivo y difundir el pensamiento del gran ser humano y
polifacético que fue Edmundo Granda, y contribuir a recopilar una parte de la historia de la salud
pública ecuatoriana y latinoamericana, a la cual el médico y filósofo aportó desde el hacer y el
pensar.


Quito, enero de 2008


Ministerio de Salud Pública del Ecuador
Consejo Nacional de Salud del Ecuador


Consejo Nacional de Educación Superior
Universidad de Cuenca


Universidad Nacional de Loja
Asociación Latinoamericana de Medicina Social


Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud. Representación en el
Ecuador


El presente volumen presenta algunos de los artículos que dan cuenta de la sistemática exploración
que Edmundo Granda realizó en la producción científica y filosófica más relevante en el campo de
la salud colectiva, salud pública (salud de los públicos como la llamaba) y la medicina social, en los
recovecos de las políticas, institucionalidad e instrumentación, y sobre todo en la realidad lacerante
de nuestros pueblos y sus derechos postergados, para tratar de encontrar respuestas comprometidas,
aunque algunas veces en el intento terminemos haciendo y deshaciendo pescaditos de oro como el
Coronel Buendía en Macondo.


Maturana, Sousa Santos, Giddens, Castells, Beck, Morin, Turaine, Marina o el mismo Heidegger,
fueron algunos de sus compañeros de búsquedas, escarbando en la profundidad de los significados y
los símbolos de lo cotidiano y sus representaciones conceptuales más complejas, que muchas veces
nos fue difícil comprenderlas.


Los trece artículos que se presentan en este volumen corresponden a temas relacionados con los
desafíos de la salud pública en un mundo globalizado y están ligados a la evolución de su pensamiento
dentro de la Organización Panamericana de la Salud, en la que trabajó por más de 20 años, y la
Asociación Latinoamericana de Medicina Social (ALAMES) de la cual fue uno de sus fundadores
en 1984, compartiendo múltiples y enriquecedoras reflexiones con sus hermanos y hermanas
de Cuba, Brasil, Colombia, Venezuela, Bolivia, Perú, Argentina o Centro América y por su puesto
Ecuador. Se incluye también en este volumen algunos artículos y ponencias de Edmundo Granda
sobre los servicios de salud y las reformas sanitarias, en los cuales hace importantes aportes sobre
la construcción de redes, evidenciando su criterio de que el trabajo en red potencializa el oficio de
la salud pública y por supuesto el debate constructivo, como lo demostró durante mucho tiempo al
mantener la red virtual que hoy continúa a través de la Red “Pavito Pakarina” (Pavito – Edmundo,
Pakarina - Amanecer).


Los artículos y ponencias, ordenados en orden cronológico, que se presentan en este volumen son:
• Ciencia, Estado y servicios de salud (Quito 1985)
• Algunos elementos sobre el desarrollo de la salud pública en América Latina (La Habana


1990)
• Escuela de Salud Pública: un espacio para la lucha en salud (Quito 1991)
• Práctica en salud y socialismo (Quito 1992)
• Perspectivas de la salud pública para el siglo XXI (Tegucigalpa 1996)
• Algunas ideas sobre la organización de redes en salud (Quito 1996)
• El sujeto, la ética y la salud (Buenos Aires 1997)
• Salud pública e identidad (Bogotá 1999)
• Salud: globalización de la vida y de la solidaridad (La Habana 2000)
• Integralidad y vida (Porto Alegre 2001)
• ALAMES: veinte años. Balance y perspectiva de la medicina social en América Latina (Lima


2004)
• El saber en salud pública en un ámbito de pérdida de antropocentrismo y ante una visión de


equilibrio ecológico (Quito, 2007)


Edmundo Granda en muchos de estos artículos es un duro cuestionador de lo que él denomina la
enfermología pública, como una caricatura de la salud pública convencional y hegemónica, a la cual
caracteriza con tres rasgos fundamentales:




La salud y la vida 13


Edmundo de la vida


La intensa vida de Edmundo nos deja pre-guntas, dudas y certezas. ¿Debemos dejarlo
descansar coincidiendo con el Zen o hacer algo
al unísono de nuestros sentimientos más pro-
fundos? Lo cierto es que su partida se presenta
con la energía de los grandes y recorre nuestros
cuerpos incrédulos en una intimidad que co-
bra sentido en el espacio público. Por esto, nos
aproximamos a su vida desde un diálogo colecti-
vo1, pues coincidimos y dijimos sí, hay que hacer
memoria de su legado, para que sus sueños que
acompañaron los nuestros, despierten en todos
los niños y niñas, en su nieto y su nieta, y en
todos los caras sucias de la Tierra.


Escribimos esta semblanza porque Edmundo
es un ser que permanecerá en la vitalidad de su
producción; en las personas que formó y cultivó
valores, sueños, compromisos y esperanza; en
los procesos de cambio y construcción social que
apoyó y en los que estamos insertos.


Escribimos porque compartimos con Edmundo
Granda la alquimia afortunada y a la vez difícil
de convertir los sueños y las ilusiones más ur-
gentes en realidades pequeñas y fugaces como
todas, pero concretas y visibles.


Escribimos porque nos juntó la búsqueda, a ve-
ces desesperada, de un mundo más saludable,
más ético, más amable.


Edmundo Granda fue el filósofo de la medicina
social y la metáfora que expresa su afán de com-
partir, ayudar a interpretar sueños y procesos
de búsqueda de equidad e igualdad, es la de un
mago, promotor continuo de rupturas, marcan-
do cimas y mesetas. Movía su varita y nuestras
felicidades y certezas se llenaban de nuevas du-
das y preguntas que con un abrazo cálido y una
sonrisa afectuosa eran soltadas al aire, para que
de la vida, de la realidad y de los procesos, ema-
naran nuevas búsquedas de transformación,
más preguntas, algunas respuestas y dudas,
como la única posibilidad de seguir caminando,
vital y renovado a pesar de los límites del tiempo
y del espacio.


Dejemos que las enseñanzas del mago broten y
que su energía llene de alquimia a la salud públi-
ca ecuatoriana y latinoamericana; no solo por-
que sentimos que el espíritu de Edmundo está
con nosotros y nosotras, sino porque es uno de
los personajes clave de la salud pública ecuato-
riana y continental en las últimas décadas, cuya


1. Esta semblanza recopila algunos de los innumerables homenajes y reconocimientos a Edmundo
Granda Ugalde que se han realizado en Ecuador y Latinoamérica. Es apenas una remembranza de
una parte de su vida, pues estamos conscientes de que todo cuanto se diga o se escriba acerca de él,
será siempre insuficiente y parecerá frío e inerte comparado con el calor y la vida que su presencia
irradiaba.


“Edmundo de la vida” es una invitación a profundizar en su legado y en la trascendencia de su pensa-
miento, fue tejida por Zaida Betancourt con los aportes de quienes acompañaron en algún momento
su caminar por la salud pública: Cristina Acosta, Irina Almeida, Leticia Artiles, Jaime Astudillo, Glo-
ria Briceño, Pedro Barreiro, Edgar Becerra, Oscar Betancourt, Zaida Betancourt, Fernando Borgia,
Alejandrina Cabrera, Arturo Campaña, Ricardo Cañizares, Patricia Costales, Zaida Crespo, Caroline
Chang, Catalina Eibenschutz, María Enireb, Cecilia Falconi, Oscar Feo, Saúl Franco, Max Gonzalez,
César Hermida, Mario Hernández, Amparo Herrera, Giuliana Hidalgo, Marlene Jarrín, Pablo Jimé-
nez, Cristina Merino, Miguel Malo, Tatiana Neira, Hugo Noboa, Monica Padilla, María Elena Pazmi-
ño, Jorge Luis Prosperi, Martha Rodríguez, Rosa Rojas, Edgar Segarra, Roberto Sempertegui, Cecilia
Tamayo, Mauricio Torres, Jaime Urrego, Edith Valle, Gustavo Vega, Ketty Vivanco y José Yepéz.


Semblanza




14 Semblanza La salud y la vida 15


procesos políticos nacionales e internacionales.
Edmundo fue miembro por más de una década
del Partido Comunista Marxista Leninista del
Ecuador.


En 1971 fue presidente de la Asociación de Es-
tudiantes de la Escuela de Medicina de la Uni-
versidad de Cuenca4 junto a tantos quijotes,
utópicos y ucrónicos, hicieron de la “Semana
Médica”, una ventana al exterior de lo que una
Facultad de anacoretas y herméticos, ensayaban
al menos cada año, acercarse al entorno, ajeno
a los encierros de libros y de salas hospitalarias.
Recibió el premio “Benigno Malo” como mejor
egresado de la carrera de Medicina.


En 1972 con Clarita y Sebastián5, su primer hijo,
viajaron a Alamor, provincia de Loja, frontera
sur del Ecuador, para vivir el año de medicina
rural “obligatorio”, que por la forma de ser y de
sentir de Edmundo, nunca fue obligatorio. Con
su sencillez y compromiso y su vocación de mé-
dico de cuerpos y espíritus, organizó diversas
actividades comunitarias para cuidar y promo-
ver la salud y la vida, vislumbrando desde ese
momento, la superación de conceptos como la
“enfermología” y “salud como descuento de en-
fermedad”, que fueron hitos que marcaron su
accionar futuro en las diferentes instituciones y
organizaciones que recibieron su comprometido
trabajo.


En Loja dio muestras de su profunda convicción
humanista y llena de amor por todo lo que sig-
nifica la vida y sus manifestaciones en cualquier
lugar del mundo, por apartado o pobre que éste
fuese, por todo lo que significan las personas
en las que creyó y con quienes cultivó y observó
respeto, lealtad, afecto y solidaridad. A través de
su primogénito estableció lazos indestructibles


de unión y de compadrazgo con un campesino,
a quien nunca olvidó y siempre regresó a verlo,
a conversar, a escucharlo, ávido de su afecto y
sabiduría. Allí nació su amor profundo por esta
provincia del sur ecuatoriano.


Edmundo se acordaba siempre de sus amistades
del tiempo de “la rural”; algunos se habían ido,
siguiendo el camino de la migración, otros ha-
bían rendido tributo a la vida, pero él los traía,
contaba sus experiencias, anécdotas, aprendiza-
jes, sus primeras curaciones de “mordidas de cu-
lebra”. Se acordaba de su vieja y olvidada afición
de gallero, reconocida y animada por sus amigos
que le regalaron un ejemplar cruzado con hue-
requeque, que lo hacía invencible en las lides
domingueras y que lo ligaban profundamente
con el alma y el corazón de los alamoreños y ala-
moreñas.


Veinte años después visitó Alamor, conjunta-
mente con los equipos de la Organización Pa-
namericana de Salud (OPS) y de la Facultad de
Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de
Loja (UNL), para promover el proyecto Espacios
Saludables.


En 1973, en sus primeros años como médico, se
vinculó como docente auxiliar en la Facultad de
Medicina de la Universidad Central del Ecuador
en Quito (UCE) e impulsó con Dimitri Barre-
to, Arturo Campaña y Oscar Betancourt, entre
otros compañeros de militancia, la creación de la
Unidad de Medicina Popular, para abrir espacios
de docencia y servicio en los barrios populares
de Chiriacu, Ferroviaria Baja y San Juan, lejos
de las aulas y los laboratorios. Este grupo de do-
centes comprometidos ensayaron sus primeros
artículos en salud desde una mirada social.


4. Gustavo Vega fue Vicepresidente de la Asociación de Estudiantes de la Escuela de Medicina de la
Universidad de Cuenca (1971).


5. Su primer hijo, Sebastián, nació el 10 de octubre de 1971; Bernarda, su segunda hija, nació el 31 de
julio de 1974; y Santiago, su último hijo, nació el 8 de noviembre de 1980.


sensibilidad le permitió aportar y trascender las
fronteras de su natal Cuenca y del Ecuador, en
su agitado y cariñoso andar por los caminos de
nuestra América.


Edmundo Granda nació en Cuenca el 27 de julio
de 1946, hijo de Humberto Granda y Lucrecia
Ugalde, a quien todos llamaban “Luquita”. Fue el
tercer hermano junto con Norma, Wilma2 e Iván
Granda y viene a este mundo signado por esas
profundas formas andinas y cuencanas que le
llevarían a saludarnos con “mi patroncito ¿cómo
vas?”.


Desde su niñez compartió con el “Mazho” Már-
quez3 uno de sus compas del alma, de quien
nunca se distanciaría y con quien, en reiteradas
ocasiones, se encontraría en el calor fraterno de
La Habana, en las adoquinadas calles de Cuenca
perfumadas con dulces de Corpus Cristi o en las
largas tertulias de amanecida en el rincón ama-
do de Edmundo, Clarita y sus hijos, en el barrio
La Concepción de Quito.


Egresó del Colegio Laico Fray Vicente Solano,
dependiente de la Universidad de Cuenca, en la
cual realizó posteriormente su carrera de medi-
cina.


En los tiempos de estudiante universitario, Ed-
mundo vivió en una casita parva, de un solo
piso, en la parva Cuenca andina. A las seis y
media de la madrugada salía a pie y atravesaba
todo el casco histórico, bajando por el Padrón,
tras el río Tomebamba, para llegar a tiempo a la
Facultad de Medicina y al Hospital San Vicente
de Paúl, a sus clases y prácticas. Gustavo Vega
sabía de su rutina y procuró tantas veces, unir-
se al recorrido -aprendiendo de él, siempre con
frío y buen humor-.


En tiempos de dictadura, Edmundo se enfrentó
a la policía a quemarropa, llevando como escu-
do su mandil blanco. En esos tiempos vivíamos
la música de Violeta Parra: “¡que vivan los estu-
diantes, jardín de alegrías! Son aves que no se
asustan de animal ni policía, y no les asustan
las balas ni el ladrar de la jauría. Caramba y zam-
ba la cosa,…”. La revolución estaba a la vuelta de
la esquina y había que hacer células tupamaras
para cambiar la fachada y el alma de las cosas.

Eran los dorados años 60, cuando Edmundo se
flechó en el Colegio Garaicoa y ese uniforme
femenino azul y blanco hipnotizó sus pupilas y
Clara vino a poner claridad en su corazón, quizás
siguiendo la canción del Che Guevara: ‘’Aquí se
queda la clara, entraña de transparencia”, con
la sola diferencia de que ahora el enamorado
encubriría aquella palabra gráfica y cris-
talina, con C mayúscula. Así se unió a Clarita
Merchán, cuya significación vital se traduce en
lo que Edmundo afirmaba siempre: “Mi compa-
ñera de la vida. La Suquita nunca deja de estar,
incluso desde lejos”.


El Hospital del Seguro Social de Cuenca recibió
a Edmundo para su internado, quien con sus
colegas compartió en fructíferos diálogos, las
ideas, los ideales y la emoción de formar parte
de un proceso que cambiaría al Ecuador. Varios
colegas médicos, coordinados por un camarada
arquitecto, mantuvieron reuniones de estudio,
intercambiaron libros, se fascinaron con las re-
flexiones comunes y las propuestas de acción.
Así aprendieron marxismo leninismo, no en la
academia sino con misteriosos tutores de porte
militar, gruesa chompa y bufanda al sol, en algu-
na célula clandestina que se reunía los domin-
gos a las cinco de la mañana en sitios estratégi-
cos. Trabajaron intensamente y se vincularon a


2. Actualmente es la Presidenta de la Fundación al servicio del enfermo de cáncer “Lola Farfán de Pala-
cios” en Cuenca.


3. Miguel Márquez, médico social cuencano. Vive en Cuba




16 Semblanza La salud y la vida 17


sus alumnos los conceptos de totalidad concreta,
del mundo de la pseudoconcreción, de la praxis y
por qué no decirlo, de la vida en su simplicidad
y complejidad. Repitió tantas veces, que en la
praxis lo humano se objetiva, se reconoce como
tal, toma conciencia de sí mismo, transforma la
naturaleza, crea sociedad y al mismo tiempo la
transforma. Crea una realidad humana social y
la comprende.


En los años 80, Edmundo escribió algunos artí-
culos7 en los cuales realizó aportes para la cons-
trucción de un marco teórico sobre la relación
de los procesos científicos tecnológicos en sa-
lud con determinantes sociales. Destacó que la
ciencia es el “arsenal teórico-metodológico más
alto del que dispone la sociedad para interpretar
y transformar los procesos que conforman su
vida”. Fundamentó el uso de categorías como la
“producción social del conocimiento”, más abar-
cativa que la de “mercancía-ciencia”, que redu-
ce el problema a la esfera de la distribución y el
consumo. Examinó la forma en que se desarro-
lla y distribuye el poder en la sociedad y cómo
en el campo de las políticas sociales se manifies-
tan el poder técnico, el poder administrativo y el
poder político, en un movimiento continuo que
podría posibilitar dinámicas de poder-contrapo-
der para construir procesos emancipatorios. En
este tiempo elaboró, desde una postura crítica,
los primeros abordajes metodológicos para es-
tudiar los procesos mentales.


En 1987, consecuente con su sentimiento soli-
dario, participó en el Colectivo Nicaragüense del
Proyecto de Salud Perinatal, cuya experiencia la
compartió con la ponencia “Nicaragua: revolu-
ción y salud: aporte a la defensa de un pueblo
agredido por el imperialismo”. La solidaridad


fue para Edmundo un ingrediente básico para
generar el mundo soñado, en ese sentido, no
dejaba pasar la oportunidad de resaltar a Cuba
como ejemplo de una glocalización más huma-
na. Destacó el abrazo fraterno de cubanos y cu-
banas, que más de cuarenta años son dueños de
su historia mientras convocan al mundo para
pintar al globo con colores de arco iris.


En 1988, la Facultad de Ciencias Médicas de la
Universidad Central del Ecuador, a través del
Instituto de Investigaciones y del Postgrado
en Investigación y Administración en Salud,
organizó el IV Curso Internacional de Investi-
gación en Ciencias de la Salud, centrado en “La
integración de la epidemiología y la clínica en la
investigación, teoría y método”. La Asociación
Latinoamericana de Medicina Social (ALAMES)
auspició esta reunión y permitió la confluencia
al Ecuador de personalidades de la medicina so-
cial del continente, especialmente de Brasil, Bo-
livia, Colombia, Estados Unidos de Norteaméri-
ca y México. En este evento, Edmundo Granda,
como parte del CEAS, coordinó la enseñanza de
la investigación y realizó un esfuerzo articulador
entre investigadores nacionales, internaciona-
les con las nuevas generaciones graduadas en el
CEIAS. Además expuso dos artículos, las “Bases
del desarrollo de la ciencia” y “Construcción del
problema de investigación: etapas iniciales”. En
el primero hizo un recorrido histórico de cómo
se ha investigado la salud en el Ecuador y cuá-
les son los énfasis y alertó sobre la necesidad de
trabajar en una seria producción de análisis e
interpretación de la salud con una perspectiva
totalizante para asumir que la ciencia de la salud
es “productora y producto, determinada y deter-
minante”. Llamó al debate y a la forja de un pen-
samiento crítico en la “búsqueda de una ciencia


7. Se resaltan entre otros: “Reflexiones sobre indicadores de ciencia y técnica en salud” (Brasilia-1983),
“Ciencia, estado y servicios de salud” (1985), “La investigación en salud: un reto de construcción
democrática” (Cuenca-1987), y “Algunos problemas metodológicos de la investigación en salud colec-
tiva” (Curso Internacional de Salud Mental-1989).


De 1974 a 1975 viajó a Brasil con Clarita y sus
dos hijos (Sebastián y Bernarda) para realizar la
Maestría de Medicina Social en el Instituto de
Medicina Social de la Universidad del Estado de
Río de Janeiro. Retornó al país para vincularse
al entonces naciente Ministerio de Salud Pública
del Ecuador y estuvo a cargo de la División de
Recursos Humanos e Investigación, hasta 1979,
en la Dirección de Planificación presidida por
César Hermida.


En 1977 realizó el Diplomado en Planificación
de Salud en la Universidad de Johns Hopkins en
Estados Unidos. De esta experiencia Edmundo
comentaba sobre una trasnochada que pasó,
elaborando una estrategia para resolver un pro-
blema formulado en clase y, cuando la presentó
al profesor, éste le dijo: ¡muy bien! Esa es tu es-
trategia A ¿y cuáles son las otras? Al compartir
la anécdota nos invitaba a desarrollar diversas
miradas sobre un tema y a considerar los múlti-
ples factores intrínsecos y extrínsecos de nues-
tro accionar.


En 1979, Edmundo con Jaime Breilh, luego de
fracasados intentos de concretar la Unidad de
Estudios Médico Sociales en la Facultad de Cien-
cias Médicas de la Universidad Central del Ecua-
dor, crearon el Centro de Estudios y Asesoría en
Salud (CEAS) que sería, a la sazón, la primera
organización no gubernamental (ONG) en el
campo de la salud pública en Ecuador. Coincidie-
ron en ese entonces, en la necesidad de tomar
distancia de las instituciones clásicas y ponerse
a la tarea de teorizar, debatir y sistematizar una
visión innovadora que se contrapusiera a la sa-
lud pública tradicional y que permitiera definir
contenidos y elaborar herramientas para la ac-
ción social.


Sus primeras producciones6 muestran la búsque-
da de los fundamentos sociales de las enferme-
dades y la muerte, así como la necesidad de pulir
el método y las técnicas de investigación. Más
tarde, este material se constituyó en insumo
para la formación de salubristas, que Edmundo
asumiría en la Escuela de Graduados a través de
los cursos de Especialización en Investigación y
Administración en Salud (CEIAS), que en Ecua-
dor formaron al menos siete promociones, en
el período de 1980-1988. Entre 1991-1993 la
octava promoción del CEIAS fue reorganizada y
transformada en dos maestrías: “Investigación
y Administración en Salud” y “Salud Ocupacio-
nal”. Edmundo Granda como Director del curso
de especialización y luego de la maestría, logró
la creación de la Escuela de Salud Pública de la
Universidad Central del Ecuador.


Los primeros contactos de muchos de sus alum-
nos y alumnas con el profesor Granda fueron
a través de las clases que impartía con algunos
colegas y que tenían como título “sociedad y sa-
lud”, con el fin de “conocer la forma en que se
relacionan los procesos sociales generales, tanto
estructurales como político-ideológicos, con los
procesos particulares: salud-enfermedad colecti-
va, práctica en salud y saber en salud”. Allí inició
el encantamiento de algunos de sus alumnos,
pues sus disertaciones y diálogos sorprendían,
no sólo por su contenido sino también porque
interpretaba las preguntas en forma novedosa y
planteaba nuevos retos. Edmundo Granda abría
un horizonte lejano que invitaba a caminar fas-
cinados asumiendo el esfuerzo y el riesgo de lo
desconocido.


“Caminante no hay camino, se hace camino al
andar…”, con esta frase Edmundo desarrolló con


6. Se destacan: “Los determinantes estructurales del aborto hospitalario” (1980); “La investigación de la
salud en la sociedad, guía pedagógica sobre un nuevo enfoque del método”; “Ciudad y muerte infantil,
investigación sobre el deterioro de la salud en el capitalismo atrasado: un método” (1981); y “Los deter-
minantes de la morbilidad en el área urbana de Quito”.




18 Semblanza La salud y la vida 1


do en su calidad de codirector e investigador
de esta organización no gubernamental desde
1979 hasta 1990.


Entre los años 1992 y 1993, el CEAS, con un
grupo de investigadores jóvenes10 y el Centro de
Acción y Promoción de la Mujer (CEPAM Quito),
realizó la investigación “Mujer, vida reproducti-
va y salud: conocimientos, actitudes y prácticas
sobre el embarazo, parto, posparto, crianza del
niño menor de un año y planificación familiar en
las mujeres de los barrios de influencia del CE-
PAM”. El proceso de investigación planteó retos
metodológicos que propiciaron un rico debate
en el CEAS, respecto a la forma de investigar del
marxismo. Edmundo, intérprete de la metodo-
logía y en diálogo con las categorías de clase y de
género, incitaba a romper una forma dogmática
de interpretar el marxismo y, al mismo tiempo,
de avanzar en el eje marxista no sólo de inter-
pretación sino de transformación.


Destacamos dos elementos de este debate alre-
dedor del tiempo y la realidad. Sobre el tiempo
planteó que la metodología marxista se había
centrado en abordar el vector pasado-presente,
para dar cuenta de lo dado, y de comprender e
interpretar lo determinado. Afirmó que esta in-
vestigación era un “manjar diferente, novedoso,
que todavía tiene elementos no bien cocidos
pero que auguran digestiones e indigestiones
futuras de gran repercusión”. Su agudeza trans-
cendió a la premonición, al constituir e iniciar el
énfasis en lo que él llamaba el vector presente-
futuro, para entender y profundizar en lo que se
está dando, cambiando, transformando.


Sobre la realidad dijo que ésta no es un “coagu-
lado o cristalizado como estructura” sino es una
opción; en ese sentido, llamó al uso de catego-
rías que asumieran la circularidad del tiempo
para tomar la fuerza del pasado y construir des-
de las fuerzas presentes un sujeto político. La
construcción de la totalidad cambia, afirmaba
Edmundo, no se trata de seguir siendo investi-
gadores que quieren construir “seguros” un “de-
ber ser”, sino de hacer propuestas que “pueden
ser”. Éste es “el meollo del pensamiento, de la
constitución del método, y aún de la formula-
ción de las hipótesis”, decía.


Ésta fue la tónica de la vida de formación que
tenía Edmundo; reconocía en lo que le rodeaba,
nudos de movimiento, y catapultaba, se confun-
día y nos confundía, dejando luego que los pro-
cesos caminaran a sus ritmos. Imbricaba diver-
sas teorías desde las ciencias sociales, pasando
por las comunicativas hasta la física cuántica, al
desarrollo de la salud pública. Sus mensajes fue-
ron que la realidad es dinámica y la teoría no po-
día ser estática, sino cinética, pues la transfor-
mación de la realidad requiere de la vinculación
de la teoría con la práctica. Fue un constructor
de pensamiento, y ante todo constructor de ac-
ción. Su prisa por el trabajo se contraponía a su
paciencia por acompañar a las personas y a los
procesos políticos progresistas. Tenía una capa-
cidad extraordinaria para mirar e impulsar la ca-
pacidad de los otros a quienes exigía disciplina,
rigurosidad y esfuerzo creativo.


La producción de Edmundo fue reconocida fuera
del Ecuador11 y trascendió a la metodología de la
investigación en salud, una de sus pasiones. En


10. Entre los investigadores se mencionan a: Rubén Páez, José Yépez, Patricia Costales, Jaime Urrego,
Cristina Merino y Zaida Betancourt.


11. En 1991, la Editorial Universidad de Guadalajara publicó el libro Reproducción Social y Salud. La lucha
por la vida y la salud en la era de las revoluciones conservadoras, que contiene los siguientes artículos
de Edmundo Granda: “El compromiso social de la investigación en salud”, “Método epidemiológico:
conocimiento y política” y “Elementos para la construcción de lo concreto en la investigación médico-
social”.


nacional, popular y democrática” que impida el
fortalecimiento de una ciencia al servicio del ca-
pital transnacional. Su segundo artículo fue una
invitación a bucear en el caos hasta que la meto-
dología nos permita construir un pensamiento
concreto. Años más tarde, abordaría desde Mo-
rin la complejidad de la realidad y con Matura-
na confiaría en la homeostasis y la autopoyesis
de los procesos vitales, sean estos el cosmos, el
cuerpo humano o los procesos sociales.


La publicación del libro Deterioro de la vida: un
instrumento para análisis de prioridades regionales
en lo social y la salud cristalizó lo que Edmundo
llamaba la democratización del saber y del hacer.
Su estilo fue propiciar y aportar a procesos co-
lectivos de producción de conocimientos; su sa-
ber hacer se diluía para dar paso a todos; sí, fue
siempre un “buen arroz” pues entre bastidores,
acompañó muy bien un sinnúmero de procesos
trascendentales de la salud pública.8


En estos años, escribió algunos documentos9
donde sostiene que las modificaciones de la
gestión estatal en salud trascienden las simples
reformas administrativas y financieras, y exigen
una profunda revisión de los principios tradicio-
nales que animan la gestión, comenzando por la
revisión del concepto mismo de salud. Profundi-
zó en la relación de la oferta y la demanda con la
estructura clasista de la sociedad, y en el uso de
los indicadores y de la información como base de
una planificación transformadora en salud.


En este espacio y tiempo de trabajo, la produc-
ción de conocimiento era extenuante y reflexiva,
matizada por la alegría, el afecto, la fiesta y el
placer cotidiano, en un ambiente de confianza
y compromiso sanitario, en donde la familiari-
dad brindó la posibilidad de reírse del error, de
compartir la alegría de la construcción teórica y
del descubrir, de la solidaridad y el acompaña-
miento. Edmundo fue un maestro en ese senti-
do, pues se arriesgaba más allá de sus límites y
nunca dijo no, ni al trabajo, ni a la diversión. La
risa y la broma tenían como punto de partida a
él mismo, la crítica y la autocrítica iban y venían,
en un juego que nos enseñó la fuerza de trabajar
con rigurosidad, amor y placer. Ciertamente que
su labor vital fue querer todo lo que hizo.


La forma en que fluía el conocimiento definía la
particularidad de Edmundo, quien con toda su
grandeza intelectual mantuvo la humildad del
campesino, del indio y nunca ambicionó el bri-
llo o potenció su ego protagónico. Este es uno
de sus legados políticos que marcó en nuestros
cuerpos la certeza de que para tejer, crecer y ha-
cer posible los sueños, se deben combinar pen-
samientos y sentimientos, y este legado emerge
de su profundidad epistemológica y humanista.


En los años 90, el CEAS se había constituido en
un referente de la Medicina Social en América
Latina, y se fortaleció como espacio de investi-
gación desde una postura marxista contrahege-
mónica. Los cuadernos de Salud Colectiva y Salud
de la Mujer contaron con el aporte de Edmun-


8. Las publicaciones colectivas que incluyeron su aporte fueron: El sistema de suministro en los programas
sociales de medicamentos (1990), Debates en medicina social (1991), Salud Pública: hacia una educación
cuestionadora (1994), Proyecto desarrollo espacios saludables… desde espacios y fronteras hacia caminos y
horizontes saludables (2003), entre otras.


9. Se destacan los siguientes documentos escritos en coautoría con Jaime Breilh: a) el artículo “Clase
social y servicios de salud en el Ecuador” (1984) publicado en la Revista Salud y Trabajo (Portoviejo,
Ecuador), b) “Notas para la reflexión sobre una política de salud democrática, popular y nacional”
(1987) , c) “La crisis y su impacto en la salud en el Ecuador” (1988), d) el capítulo “Usos de la in-
formación cantonal en el marco de una propuesta para salud” del libro Deterioro de la Vida, y e) “La
investigación en la construcción de una propuesta popular en salud” (1991).




20 Semblanza La salud y la vida 21


Edmundo enseñó que observar, analizar y teori-
zar es un modo de ayudar a construir un mun-
do diferente. Proporcionó preguntas esenciales
más que respuestas, pues éstas últimas decía,
se cuajan en la especificidad temporal de las di-
versas sociedades y de sus actores. Ésta fue la
base de su constante superación, su capacidad
de creer en la racionalidad y en la posibilidad de
apelar a la razón, sin convertirla en diosa; creer
en las potencialidades de la acción social signifi-
cativa y de la política transformadora, sin verse
arrastrado hacia los rápidos mortales de las uto-
pías absolutas; y creer en el poder liberador de
la identidad, sin aceptar el individualismo o la
apropiación por el fundamentalismo14.


En 1991 fue invitado por OPS a participar, jun-
to con Oscar Feo y Laura Nervi, como relatores
de la Reunión de Consulta sobre Desarrollo de la
Teoría y Práctica de la Salud Pública en la Región
de las Américas (Nueva Orleans, 21-24 de Octu-
bre de 1991).15


En 1993, como director de la Escuela de Salud
Pública y conjuntamente con la Organización Pa-
namericana de la Salud/Organización Mundial
de Salud (OPS/OMS), promovió la “I Reunión
Andina sobre Desarrollo de la Teoría y Práctica
en Salud Pública” que reconoció la orfandad y
la crisis de una salud pública enquistada en un
Estado benefactor, que tiene como única posi-
bilidad emancipadora “ampliar su horizonte de
visibilidad, reconstruir su método y propiciar
una nueva práctica, con el fin de apoyar la cons-
titución de un sujeto social que luche por el de-
recho a la salud y conmine al Estado a mantener
su deber de garantizarlo”.16


Como investigador centrado en mirar los deter-
minantes, dialogó con otras ciencias políticas


y culturales y desde la Escuela de Salud Públi-
ca posicionó la planificación estratégica, y con
Mario Rovere centró la problemática y el cono-
cimiento de la salud pública desde los actores.
Impulsó espacios de encuentro y alianzas regio-
nales y latinoamericanas para la reflexión sobre
la transformación de la salud.


En 1994 debió dejar la Escuela de Salud Pública
y la Maestría, perseguido no por la derecha, sino
por la propia izquierda dogmática, que no quería
dejar a sus dioses y se negaba a ampliar el hori-
zonte de reflexión y de construcción. La salida
del partido, además del impacto afectivo en el
Pavo –como cariñosamente apodábamos a Ed-
mundo-, constituyó, en cierto modo, un arqueti-
po de quiebre de toda una generación -o varias-
de la izquierda latinoamericana. La dolorosa
separación del “refugio materno”, ese marxismo
doctrinario ligado a una militancia tan necesaria
como el aire, que nos impidió ver con objetivi-
dad las realidades alrededor nuestro. El Pavo,
siempre en constante reflexión y adaptación,
pudo dar el salto y continuó produciendo inte-
lectualmente “sin perder el sur oriente”, porque
tenía el bagaje intelectual y la suficiente sensi-
bilidad humana para hacerlo. Nunca su alma de
luchador fue vencida, siempre fue un vencedor,
gracias a su espíritu tenaz y comprometido.


Edmundo dinamizó otros espacios: ALAMES, la
Universidad Nacional de Loja (UNL) y la Organi-
zación Panamericana de la Salud/Organización
Mundial de Salud (OPS/OMS), en la Represen-
tación del Ecuador.


En la Universidad Nacional de Loja (UNL), como
lo hacía en los diferentes espacios locales, nacio-
nales y de Latinoamérica, por donde regaba sus
simientes y al mismo tiempo se nutría, contri-


14. Castells M. La era de la información: La sociedad red. Alianza Editorial. España 2001. Pág. 34.
15. Ver Publicación Científica # 540 de la OPS, La crisis de la salud pública: reflexiones para el debate,


Washington, 1992
16. Las memorias de este encuentro se publicaron en el libro Salud Pública: ciencia, política y acción 1993.


los años 90 incursionó en la crítica del modelo
flexneriano-biologicista en la formación de los
recursos en salud, que impedía una mirada so-
cial y cultural de los profesionales recién gradua-
dos que se enfrentan a los espacios rurales.12


El 12 de diciembre de 1991, en el discurso inau-
gural de la Escuela de Salud Pública de la Facul-
tad de Ciencias Médicas de la Universidad Cen-
tral del Ecuador, de la cual fue el primer director,
reconoció los cimientos de dicho acto en los 12
años del CEIAS, el aporte del CEAS, de la Fun-
dación Eugenio Espejo y de la Comuna Sanitaria
Virchow. Desde una denuncia del neoliberalis-
mo que se enquistaba también en la formación
del recurso humano en salud, criticó el nuevo
orden mundial cuya revolución tecnológica es-
taría al servicio de la dominación y aumentaría
las disparidades entre naciones pobres y ricas.
Una vez más la circularidad de su pensamiento
mostró una profunda comprensión de los pro-
cesos pasados, presentes y futuros.


Edmundo forjó el sueño de una Escuela de Sa-
lud Pública “como colectivo de organizaciones
populares, instituciones públicas de servicios,
organizaciones no gubernamentales, instancias
de formación de recursos humanos”, en la gene-
ración de un “proyecto pluralista liderado por
sólidos principios y un indeclinable compromiso
de transformación de las condiciones de salud
de la mayoría”. Afirmó que el quehacer sanitario
debía mantener viva en la memoria colectiva a
“Marx, Lenin, Daquilema, Alfaro, Agustín Cue-
va, Espejo, Ricardo Paredes”, y que debíamos
seguir inspirándonos en “Virchow, Neumane,
Stern, Sigerest, Rosen y Juan César García”.


Apostó a la construcción de un movimiento en
salud, donde la labor de la Escuela de Salud Pú-
blica fuera la participación en la “lucha por la
organización democrática de una salud pública


comprometida con el logro de la nacionalidad,
con la solución de los problemas de nuestro pue-
blo, con el avance de la ciencia y la cultura, con
la defensa de lo público, con la docencia demo-
crática, con el don de resucitar a los muertos que
hablan sobre la vida, con el arte y con el amor”.


En 1992, en su artículo “Práctica en salud y so-
cialismo: elementos para la reflexión”13 el filó-
sofo irrumpe en una defensa de la vigencia del
socialismo, con una crítica desde el corazón so-
cialista. Afirmó que lo que se encuentra en crisis
es la interpretación de la construcción del socia-
lismo, por lo que es necesario un pensamiento
y una práctica renovados: “necesitamos desco-
lonizar nuestro pensamiento para encontrar en
nuestro mundo indígena y mestizo las potencia-
lidades de construcción de una sociedad más hu-
mana a través de la abolición de la explotación
y la dominación”. Nuestro Arguedas salubrista
repreguntaba si el socialismo que se estaba cons-
truyendo en el mundo, tenía el suficiente condu-
mio para ser llamado así. Apostaba no a grupos
vanguardistas que se creen “depositarios de la
verdad absoluta sobre el mañana, sino gente con
mayor o menor conocimiento que puede hacer
previsiones con amplios márgenes de error”.


Inspirado en Gramsci y con las lecturas de
Kautsky, Martov, Mandolfo, Panekeuk, Mattik,
Djilas, Betelheim, Lukacs, Foucault y Heller, Ed-
mundo Granda criticó el centramiento de la acu-
mulación de poder en una forja socialista que
llevó a la “conformación de estados panópticos
regentados por déspotas que negaron las pro-
puestas marxistas de humanidad”. Reafirmó la
necesidad de abrir la mente para encontrar en la
realidad las potencialidades del quehacer y “no
encerrarnos en los escritos sagrados del marxis-
mo-leninismo celosamente guardados por sus
vicarios terrenales”.


12. Ponencia en el Encuentro Nacional “Campesinado Medicatura Rural” en 1991.
13. Ponencia presentada en el Seminario Internacional “Socialismo: Vigencia, Renovación o Crisis” reali-


zado en Quito en abril de 1992.




22 Semblanza La salud y la vida 23


vicios con los derechos de los trabajadores y los
objetivos institucionales.


Su mirada de la salud y la vida alimentó el para-
digma de la promoción de la salud y acompañó
el proceso de construcción de espacios saluda-
bles en la provincia de Loja, del cual fue gestor
junto con Miguel Malo y Max González. Defen-
dió la necesidad de aprender de estas formas
de cooperación internacional que descentran el
quehacer al sur del Ecuador y en continuos diá-
logos epistémicos con el equipo base -muchos
de ellos jóvenes profesionales lojanos- recrearon
metodologías que cristalizaron las posturas de
Maturana al proceso de promoción de la salud
cuyos instrumentos pioneros se extendieron a
otras geografías.


En un tiempo en que el “mercado había fijado su
atención únicamente en la posibilidad de trans-
formar la gerencia de los servicios de atención a
la enfermedad en buenos prospectos de acumu-
lación de capital”, Edmundo estableció alianzas
para posicionar la prevención de la enfermedad
y la promoción de la salud, hoy en desmedro por
su carácter no rentable.


En una continua producción de conocimientos,
apoyó nuevas formas de producirlos, desde su
defensa de que todo hacer es conocer y todo
conocer es hacer, posicionó la sistematización
al interior de la Organización Panamericana de
Salud, que posibilitó la Sistematización del Pro-
yecto de Espacios Saludables de Loja.


Su crítica a la enfermología le llevaría a múltiples
aperturas. Era un aliado de las mujeres que in-
corporaban el género en la salud, de la medicina
tradicional en el Área de Salud de la Universidad


Andina Simón Bolívar, de la constitución de re-
des y de la potencialidad de la comunicación.17


En su artículo “Salud pública e identidad”18 de-
sarrolló algunas metáforas para afianzar el para-
digma de la salud y realizó acercamientos a su
visión del salubrista intérprete mediador como
superación del salubrismo tradicional, calcula-
dor y positivista. Esta visión fue fundamentada
con mayor profundidad en su artículo “Salud:
globalización de la vida y de la solidaridad” que
fue la Conferencia Inaugural “Juan César García”
del VIII Congreso Latinoamericano de Medicina
Social: “Globalización, reformas y equidad en la
salud. Construyendo una agenda política en de-
fensa de la salud”19.


En los últimos años insistió en la necesidad de
cambiar la mirada del quehacer en salud y rea-
lizó una crítica a aquellas tendencias que con
rostro de “alternativas” continúan enfatizando
en la enfermedad, en los servicios de salud y el
quehacer del estado, y en una ciencia positivis-
ta. Nos invitó a acercarnos al mundo de la vida
y a la salud, a servirnos de la hermenéutica y a
considerar las múltiples identidades. Esta fue
una de sus mayores consecuencias, tendía puen-
tes en su intenso caminar. Ahora esta mirada es
nuestra mayor urgencia, para que efectivamente
el quehacer en salud se nutra de los colores de la
diversidad vital y la recreemos con todo nuestro
conocimiento, arte y afecto.


Su “certeza de que no existen certidumbres” fue
el eje de su trayectoria. Esa paradoja liberadora
le permitió caminar sin pensar en llegar, y buscar
sin esperar encontrar. El camino es más impor-
tante que el lugar de destino y Edmundo caminó
las diversas rutas de la medicina social. Abando-
nó la obsesión de explicarse el mundo convenci-


17. En 1997 presentó la ponencia “Medicina tradicional, sistemas de salud no formales y reforma de ser-
vicios de atención médica” en el Taller de Medicinas Tradicionales y Sistemas No formales de Salud
en la Universidad Andina Simón Bolívar (Sede Ecuador), organizado por el área de salud.


18. Escrito en 1999, “Salud pública e identidad” se publicó en la revista # 1 SALUDYVIDA de la Maestría
de Salud Pública de la Universidad Nacional de Loja (MASAPU).


19. Este congreso se realizó en La Habana (Cuba) entre el 3 y de julio de 2000.


buyó a la construcción de una nueva propuesta
de formación en salud pública. Su accionar fue
clave para promover la participación en el dise-
ño de la Maestría de Salud Pública (MASAPU),
de organizaciones e instituciones vinculadas
con la salud y la comunidad en donde se encuen-
tra “el mundo de la vida” y la complejidad, que a
veces se pierde en la academia.


Edmundo de la vida, le decíamos sus compas de
Loja. Allí, seguramente encontró un nido que
abandonó o del que fue excluido, y construyó
un nuevo concepto de salud como una forma de
vivir autónoma y solidaria, consustancial con la
cultura humana, dependiente y condicionante
de las relaciones que se establecen con la natu-
raleza, la sociedad y el Estado. Esta concepción
alternativa devino en nuevas metodologías; se
superó, por ejemplo, lo presencial o semi pre-
sencial en la academia, por lo presencial en la
academia y presencial en el servicio, entendien-
do con esto que el accionar en los servicios y
en la comunidad es fuente de aprendizaje co-
tidiano, que junto a las reflexiones teóricas en
la academia, constituyen una indispensable y
poderosa praxis para transformar el status quo
individualista y fragmentado, en beneficio del
bien común.


Esta visión permitió en la práctica ampliar los
ámbitos de la salud. Edmundo se integró con
pertinencia, en los ámbitos político-institucio-
nal, cultural, educacional, ambiental, socioeco-
nómico y de atención a la enfermedad, y pro-
pició que la Maestría (MASAPU), sus docentes
y sus maestrantes se involucraran, comprome-
tieran y construyeran las problemáticas y las
soluciones en sus comunidades y en sus respec-
tivos servicios. Así, lo que venía sembrando en
el Movimiento de Medicina Social en América,
iba naciendo.


Estas formas de sentir/pensar/accionar sirvie-
ron de fundamento para la construcción y eje-


cución de un sueño colectivo que con el nombre
de “Desarrollo de Espacios Saludables”, se con-
cretó con la participación de cinco municipios
de frontera (Zapotillo, Puyango, Calvas, Macará
y Espíndola), las organizaciones populares y so-
ciales, la Organización Panamericana de la Salud
(OPS), el Ministerio de Salud Pública (MSP), el
Ministerio de Educación y Cultura (MEC), ac-
cionando como ente articulador la Maestría en
Salud Pública de la Universidad Nacional de Loja
(MASAPU).


La Universidad Nacional de Loja, en un acto que
la enaltece y humaniza, un 27 de abril de 2000,
reconoció a este ser humano singular en su
vida académica, como Profesor Honorario, ante
lo cual, Edmundo, con mucha emoción afirmó:
“cuando termine este acto, continuaré confun-
dido con ustedes en el abrazo productivo y en la
producción cariñosa que ha caracterizado nues-
tra relación con la Universidad Nacional de Loja;
ese es mi compromiso”. En verdad cumplió,
pues, en los siguientes programas de su Maes-
tría (MASAPU) estuvo siempre presente para
trabajar: los enfoques de la salud pública, la pla-
nificación estratégica en salud, y la investigación
en salud pública, así surgió, “mágicamente”, una
propuesta para investigar en salud pública, dife-
rente, alternativa, cualitativa y cuantitativa… de
nosotros y nosotras.


Edmundo Granda fue un trabajador incansable
en la OPS/OMS y un referente en el país, en
América Latina y El Caribe, para los procesos
fundamentales que se construyeron en el con-
tinente en torno al desarrollo de los recursos
humanos en salud, la ciencia y la tecnología, la
investigación y la bioética. En las instituciones
nacionales y en el Consejo Nacional de Salud,
posicionó el Observatorio de Recursos Huma-
nos en Salud, la Carrera Sanitaria y la Biblioteca
Virtual en Salud del Ecuador, como estrategias
para armonizar el derecho a la salud de la po-
blación, los derechos de los usuarios de los ser-




24 Semblanza La salud y la vida 25


para accionar renovadas propuestas de organi-
zación del Estado y de la vida, para buscar en el
sumak kawsay nuevas formas de organización
política al servicio de una construcción humana
igualitaria y equitativa.


Líderes, directivos, colegas, estudiantes, amigos
y amigas, lo buscábamos innumerables veces
para consultarlo. Sus herramientas fundamen-
tales fueron las ideas, como dispositivo para la
interpretación y la mediación con el mundo real
y caminos de trasformación. Fue indudablemen-
te un intelectual militante, un militante intelec-
tual -que hizo lo que quiso y quiso lo que hizo-.
Uno nunca sabía qué disfrutar más cuando se
acercaba a él: si su vitalidad desbordada, la fuer-
za de su abrazo fraterno, la lucidez de sus ideas
o la firmeza de su compromiso. Era imposible no
quererlo. Era difícil no admirarlo. Era un placer y
un reto discutirle. Era un privilegio sentirlo ami-
go, hermano, compañero. Era un lujo ser alum-
na o alumno del maestro “Granda de Cuenca”,
como solía presentarse.


Disfrutábamos y aprendíamos de su conoci-
miento, de su análisis objetivo, crítico y cons-
tructivo, pero además, y esto es clave para en-
tender la gran aceptación y aprecio humano que
por donde iba recibía, su innata capacidad para
reconocer las ideas y contribuciones de los otros,
incluso con los que no coincidían con él. Esto fue
así, por su sentido ético-estético que amalgamó
lo bello aún en la crítica.


Edmundo irradiaba luz; hombre-ninacuro, ha-
cía ver desde su propia lámpara en la oscuri-
dad, como el búho de Minerva mira en la oscu-
ridad, como la filosofía elucubra –ponevelas; para
descubrir logris-, el pavo Granda encendía la


luz a sus amigos, sus discípulos, sus maestros,
siempre discípulos éstos, frente a él. El siempre
maestro.


Edmundo no registró jamás en su diccionario la
palabra petulancia. Su grandeza fue la sencillez.
El carisma si existe -es la ausencia de majestad-
frase de Pérez de Cuellar. En tiempos de rim-
bombancia, la sencillez no es solo fortaleza sino
heroicidad. Edmundo iluminó las noches pardas
de la ignorancia y enderezó sin proselitismos y
con sobra de tolerancias, el extremo equivocado
de las gentes.


ALAMES fue una de sus preocupaciones desde
su fundación en 1984, en un continuo diálogo a
lo interno del Ecuador y con una profunda rela-
ción con ALAMES en Latinoamérica. En 198922,
el CEAS convocó a los salubristas del Ecuador
y se constituyó la Asociación Ecuatoriana de
Medicina Social con una estructura básica, ins-
pirados en la necesidad de articular un espacio
amplio que inserte los fundamentos de la me-
dicina social en la política social en salud.23. Sin
embargo, esta iniciativa duró poco tiempo, lo
cual coincidió con la crisis de las izquierdas y el
debilitamiento de las instituciones sociales que
afincaban las ideas marxistas.


Desde el año 2002, en algunas ciudades del
Ecuador (Quito, Guayaquil, Cuenca y Loja) se
analizaron elementos de concreción de un nú-
cleo de ALAMES Ecuador. Edmundo estaba
presente y con su embrujo tejedor latinoameri-
canista trascendió los territorios ecuatorianos,
manteniendo una comunicación creciente con
las nuevas generaciones alameñas, escuchando,
orientando, apoyando el hacer imperfecto como
parte del proceso de aprendizaje sobre el que


22. Jaime Breilh fue en ese tiempo el Coordinador Andino de ALAMES y había participado en el VI Con-
greso Mundial de Medicina Social en Tenerife (10 de septiembre de 1989).


23. Edmundo Granda y Jaime Breilh presentaron un extracto del artículo “Lineamientos para una políti-
ca social en salud: fundamentos de política y bases para proyectos prioritarios”.


do de que las explicaciones deben imbricarse en
una construcción y acción colectiva que ayude a
transformarlo desde lo cotidiano y lo pequeño
de la norma, la política pública, el congreso, el
seminario, la docencia, el encuentro.


Trabajar con Edmundo siempre fue una oportu-
nidad de revitalización, él escuchaba atentamen-
te y se tomaba el tiempo necesario; luego recrea-
ba, es decir interpretaba con esquemas, dibujos,
relaciones y su palabra ayudaba a resignificar la
propuesta. Luego escribía, facilitaba bibliogra-
fía y cuando era tiempo de editar compartía la
autoría del diálogo. Tenía un respeto profundo
a sus interlocutores así como a la construcción
colectiva. De pronto fue así, porque estaba con-
vencido que “a través del lenguaje no solo des-
cribimos y transmitimos sino que activamos, y
al hacerlo, creamos y transformamos nuestras
identidades y el mundo en que vivimos”.


No todo lo que escribió fue fácil, al contrario,
varios amigos y amigas decían que cuando uno
entendía en una primera lectura lo que “el Gran-
da” había escrito, estaba tan perdido como él.
Infinidad de diálogos, que intercambiaban sig-
nos y significados íntimos que deben materiali-
zarse en el empeño de trascender en la práctica
una mirada tradicional de salud y converger en
una minga para re-vivir, re-pensar y re-mirar la
salud.


En el año 2000 participó en los debates sobre
el diseño y la definición de la “Política de Salud
en el Ecuador” y la “Ley Orgánica del Sistema de
Salud”. Edmundo fue parte de la organización
de los tres primeros Congresos por la Salud y la
Vida (COSAVI)20 que han definido aspectos fun-
damentales del Sistema Nacional de Salud del


Ecuador. Asimismo, los Foros Nacionales de In-
vestigación en Salud (FORNISA) son el espacio
privilegiado de debate y construcción colectiva
de propuestas, a los cuales, desde el primero
hasta el sexto dedicó su infatigable esfuerzo y
compromiso21.


En esta época participó activamente en el proce-
so venezolano, como asesor del nuevo Ministe-
rio de Salud y docente de las promociones de sa-
lubristas comprometidos con el fortalecimiento
de la salud.


El quehacer en la OPS/OMS le permitió estar
donde fuera requerido y llevar su semilla desde
Chiapas hasta Argentina. Los salubristas lati-
noamericanos reconocen el aporte de Edmundo
a las múltiples escuelas de formación de recur-
sos humanos y a los diversos procesos de lucha.
Nunca dejó de responder a un llamado de los di-
ferentes actores sociales. Tal vez por eso, la pre-
sencia de su pensamiento atraviesa las distintas
generaciones de actores políticos del Ecuador y
de América Latina, y ante todo en las enseñan-
zas, en el trabajo, en la tenacidad de los más di-
versos avances y propuestas locales innovadoras.
Por ello cuando Pachakutik, que había llegado al
Congreso Nacional en 1996, le invitó a apoyar la
construcción del quehacer de la salud, fue par-
te del espacio dialógico. Así, apoyó la reflexión
del quehacer del Movimiento Pachakutik desde
el Congreso en 1996 y desde el Ejecutivo en el
2003; igual que aportó en el proceso de propues-
ta de la Nueva Constitución en el 2007 y 2008.

Creía en la organización de los movimientos
indígenas ecuatorianos que planteaban que el
solidario de ayer puede transformarse, a través
de un nuevo Pachakutik entre indios y mestizos,


20. El primer Congreso por la Salud y la Vida (COSAVI) se organizó en Quito en mayo del 2002, el II se
cumplió en Guayaquil en septiembre del 2004 y el III en Cuenca en Abril del 2007. El IV COSAVI se
realizará en Loja y llevará el nombre “Edmundo Granda Ugalde”.


21. El I FORNISA se realizó en Quito en el 2002, el II en Ibarra en el 2003, el III en Loja en 2004, el IV en
Cuenca en el año 2005, el V en Guayaquil en 2006, el VI en Ambato en el 2007 y, el VII en Quito en
2008. Este último llevó su nombre.




26 Semblanza La salud y la vida 27


mano de la ciencia del sentir y disfrutar aunque
no fuera medible y “demostrable pa´ los de arri-
ba”. Habló del autor que pregunta de inicio “¿y
usted de qué lado está?”, y presentó a Boaven-
tura de Sousa Santos. Edmundo Granda colocó
ideas fuerza que no sólo les reunió nuevamente,
sino que acompañó los desvaríos al arriesgarse
a abrir nuevos lugares de reunión, encuentro y
conversación. En ese sentido, acompañó el dise-
ño del Diplomado en Salud Colectiva en Chia-
pas, que durante el 2008 se desarrolló en San
Cristóbal de las Casas, desde su opción decidida
por la interculturalidad y la ecología de saberes.


El X Congreso de ALAMES fue para él y para no-
sotros una oportunidad de reencuentro, “troca”
de saberes, experiencias y afecto. Fue quizás la
instancia más latinoamericana de encuentro an-
tes de su partida, y por ello, la más colectiva. Allí
no solo compartimos saberes, sino compromi-
sos políticos, humanos, éticos y de solidaridad.
Eso no impidió que planificara para el mes ante-
rior el Segundo Congreso de Salud Pública con
María Isabel Rodríguez y Eduardo Espinosa en
la República de El Salvador.


Tal vez, al igual que los sabios campesinos de
Alamor pueden reconocer la calidad de la cose-
cha por el color y aroma de esas tierras, inclu-
so antes de que se vean los primeros brotes, así
sabía Edmundo escudriñar en nuestras mentes
para valorar nuestras ideas antes de que éstas
estuvieran maduras. Es así que se dispuso a apo-
yar la iniciativa del Ministerio de Salud de Boli-
via, bajo la conducción de Nila Heredia, de llevar
adelante una residencia médica familiar, co-
munitaria e intercultural. En este ámbito pudo
también vivenciar la transformación soñada de
esos otros hermanos del sur andino.


Su especial sensibilidad por los pueblos origina-
rios, no solo puede verse en su trabajo con ellos,
sino en la actitud de denuncia permanente so-
bre la injusticia y la violencia para con los mis-
mos. Edmundo canalizó nutrida información y
recurrentes denuncias, un ejemplo de ello son


las referidas a los pueblos indígenas del cauca o
las persecuciones a guaraníes y mapuches. ¡De-
jando claro, siempre, de que lado está!


En noviembre de 2007 participó en el V Congre-
so Internacional de Salud Pública: “Salud, am-
biente y desarrollo: un reencuentro con los te-
mas fundamentales de la salud pública”, donde
presentó uno de sus últimos escritos “El saber
en salud pública en un ámbito de pérdida de an-
tropocentrismo y ante una visión de equilibrio
ecológico”, trabajo que tuvo su característica
humildad y sabiduría pedagógica.


En suma, la propuesta de renunciar al rol de
interventor en el campo de la salud, a ser me-
diador e intérprete de procesos, lo vivimos con
él. Edmundo colocó en el hacer, no sólo en el
pensar, una forma de militancia urgente en
ALAMES, conformada por la sabiduría que for-
jó en el diálogo con todos y todas y un fuerte
compromiso políticamente afectivo. A partir de
marzo de 2008 contribuyó como tutor en el pro-
yecto de investigación-acción de ALAMES-Uru-
guay: “¿Cuál es el rol de la Atención Primaria de
Salud Integral y de las policlínicas comunitarias
en el novel Sistema Nacional Integrado de Sa-
lud?, percepciones, propuestas y acciones co-
munitarias”.


Sabemos que la Asociación Latinoamericana
de Medicina Social (ALAMES), su ALAMES, no
será igual sin él. El fue de ALAMES antes de que
ALAMES fuera. Y vivirá en ella ahora que él se
ha ido. Él la soñó con algunos de nosotros. Él
la acunó, la cultivó, ayudó a orientarla, a pasar
los malos y los buenos ratos. Le regaló una pieza
histórica cuando merecidamente tuvo el honor
de dictar la conferencia inaugural Juan César
García en el primer congreso de la Asociación en
este milenio en La Habana. La acompañó hasta
horas antes de su muerte, cuando todavía soña-
ba en “empujar la producción del libro” sobre su
historia. Ahora esa historia se ensombrece con
su muerte. Pero se iluminará sin duda con su
ejemplo y su legado.


hay que reflexionar. En esos tiempos nos con-
vocó a leer y discutir las tesis de Hardt y Negri
sobre el Imperio.


Edmundo fue una de las fuentes ineludibles de
consulta y de apoyo político-científico-afectivo
en la organización del IX Congreso de ALAMES
en Lima, en el año 2004, se le encomendó la
realización de una ponencia de síntesis de este
andar: “ALAMES: veinte años, balance y pers-
pectiva de la medicina social en América Lati-
na” 24 donde llamó a organizarnos en red y una
de sus apuestas que se sumó al deseo de Mario
Hernández fue hacer de “ALAMES una forma de
organización y gestión que permita sumir el reto
de propiciar cambios estructurales en nuestros
sistemas y políticas de salud para avanzar signi-
ficativamente en el derecho a la salud en todos
nuestros países. Como estamos hoy, apenas lo-
gramos hacer congresos cada cierto tiempo. Pero
hacia adelante se requiere mayor organización,
recursos, movilización, capacidad de respuesta
oportuna, entre otras cosas”.


Su vocación articuladora fue una oportunidad
para que en la Asamblea Mundial de Salud de los
Pueblos (Cuenca-julio, 2005) se faciliten encuen-
tros de ideas, experiencias, éxitos y fracasos en
la lucha social, con la posibilidad de imbricarnos
a los latinoamericanos en los desafíos globales
de la salud de los pueblos del mundo. Fue un
momento propositivo de renovación de la vo-
luntad de trabajo conjunto de la Universidad de
Cuenca con Cuba, El Salvador y el Cono Sur25 en
el marco del Proyecto Magisterio de formación
en salud. Fue entonces cuando surgió la iniciati-
va de “actualizar y comparar la investigación de
Juan César sobre la formación médica en Amé-
rica Latina”, que contaría con la coordinación de
Miguel Márquez y María Isabel Rodríguez y la
participación de Patricio Yépez y Leticia Artiles,
entre otros.


También fue un momento de inflexión en la re-
lación con OPS. Edmundo facilitó una reunión
con la Directora General que generó las bases
de acuerdo que, por un lado confluyó al involu-
cramiento de ALAMES en la estrategia de tra-
bajo de determinantes sociales de la salud OPS/
OMS, y por otro a la formalización de un conve-
nio marco de relacionamiento OPS-ALAMES, el
que fuera firmado en el X Congreso de ALAMES
(Salvador de Bahía-julio, 2007).


Hacia fines del 2005 apoyó decididamente la
realización de la “III Reunión de Ciencias Socia-
les y Salud Juan César García” en la ciudad de
Quito, propiciando una vez más la participación
de compañeros y compañeras de ALAMES de di-
versos lares de América Latina e insistiendo en
la relevancia de construir una alianza sólida en-
tre ALAMES y la Fundación Juan César García
para la preservación de su memoria, la divulga-
ción de su legado y la demostración de la vigen-
cia no dogmática ni endiosada de su pensamien-
to, sino crítica, reflexiva y solidaria.


En el 2005, ALAMES México26 invitó a Edmun-
do al taller del Pensamiento Médico Social en la
Práctica en los Servicios de Salud, y él colocó una
mirada diferente a los escondrijos conceptuales
en los que estaban los estudiantes colectivistas.
Ellos conocieron un discurso crítico, sí, pero
no paralizante y enseñó el oficio de tejedor de
ideas y no vendedor de ellas, la disciplina de ser
disidente intelectual, el arrojo de romper ideas
inservibles y usar las posibles que den sentido
a la vida y construyan humanidad, más que la
búsqueda del castigo ideológico sin salida. La
curiosidad de explorar otras lógicas en la cons-
trucción del conocimiento y principalmente la
invitación de colocarse, sin indolencia científica
ante el sufrimiento humano, en un lugar no sólo
centrado en la razón como poder único sino en
la capacidad poco desarrollada en el campo hu-


24. Ponencia presentada en el IX Congreso Latinoamericano de Medicina Social “La salud: un derecho a
conquistar”.


25. El Coordinador de ALAMES Cono Sur fue en ese momento Fernando Borgia.
26. La Coordinadora de ALAMES México fue en ese tiempo Alejandrina Cabrera.




28 Semblanza La salud y la vida 2


estos ocho años y voy a seguir haciéndolo muy com-
prometido con las urgencias del presente; más aún
ahora que parece que ha cambiado un tanto esa for-
ma de caminar.


Les digo que parece que aquel desfiladero en el que
todos circulamos en nuestra frágil embarcación (de
la que nos habla la mitología griega), ha cambiado
un tanto. Recuerdan que a un lado de ese desfilade-
ro se encuentra Escila, el monstruo de seis cabezas
que intenta engullirles e impedir su avance, pero
no pueden hacerse al otro lado porque en ese otro
lado se encuentra un tremendo remolino llamado
Caribdis que corresponde a la puerta del infierno.


Parece que me encuentro ya dando vueltas en el
remolino, luchando por salir nuevamente hacia el
desfiladero. Estoy descubriendo nuevos recodos de
mi vida, puedo mirar con cierta oscuridad la muer-
te desde la vida, sentir la fuerza de gravedad tan
distinta de Caribdis: como y enflaquezco (Caribdis
quiere llevarte liviano), hago esfuerzos y Caribdis
se los come.


Aquí aparece entonces, una de las cabezas de Escila,
representada por la medicina occidental que como
todas las cabezas de Escila tiene características po-
sitivas y negativas. La medicina occidental surge,
de esta manera como un auxilio importante, no me
importan las normas, las limitaciones, los cateteris-
mos, los pinchazos, la náusea, la fiebre; pienso que
con ella lograré fuerzas para salir del remolino, pero
existe otra medicina indispensable representada
por el cariño de mi familia, de ustedes, mis amigos y
amigas, que me alimentan mi propio ser, que me re-
cuerdan quien soy, que me reidentifican con mi vida
anterior, que me permiten situarme en el presente
a pesar de la fuerza del remolino, que me permiten
luchar contra la cabeza de Escila iatrogénico…”.


Nosotros sabemos que no fue devorado por las
siete cabezas de Escila, ni succionado por la fuer-
za de Caribdis. Tetis le guió para atravesar el pe-
ligroso Estrecho de Mesina. Tetis, como nos dijo


alguna vez, es una de las 50 ninfas de mar que
representan todo aquello que hubiese de hermo-
so y amable en los mares. ¡Que mejor compañía
en este nuevo trayecto para un hombre con alma
femenina como él!


Edmundo Granda Ugalde murió el 24 de abril de
2008 en Cuenca, ahí tuvo su primer aliento y su
último suspiro, como buen morlaco, a la sombra
del capulí y cerca del cantar de los ríos. Los Ugal-
de fácil pasan de noventa y hasta surcaron la
centuria. Pero el medio ambiente ¿por qué ra-
zones vengativas? se burla de la herencia: vivir
solo sesenta y un años para un Ugalde es algo
exótico. El barquero le invitó temprano a Ed-
mundo a la proa, para surcar el río Aqueronte y
tocar la otra orilla de la vida.


Nos cuesta mucho pensar que no lo veremos
más, con su andar pausado, ese gran maletín
donde seguro no llevaba sólo libros y documen-
tos, sino todos los sueños que acumulaba en su
paso por los caminos de América.


A través de su legado sigue entre nosotros acom-
pañándonos y estamos seguros que se fue con
la certeza de mejores días, de respuestas aserti-
vas y de procesos articuladores para la salud de
los ecuatorianos y latinoamericanos. Nos deja
también hermosas enseñanzas sobre el con-
sustancial ciclo del ser humano, el de la vida y
la muerte. Lo asumió con estoicismo, equilibrio
emocional y hasta con optimismo. Lúcido hasta
el final, supo infundir confianza y tranquilidad
en sus seres queridos.


Edmundo pensador, luchador, creador, líder,
esposo, padre, abuelo, el último título que ganó
feliz. Profesor, investigador, maestro, maestro
de maestros, amigo, compañero, hermano. Her-
mano único, hermano hospitalario, hermano
acogedor, hermano de esos que sin saberlo ni os-
tentarlo practicaba lo de la canción: “en mi casa
un asado no es de nadie y es de todos”.


La docencia fue una de sus pasiones, la cual inició
en la Facultad de Medicina de la Universidad de
Cuenca en el año 1969, continuó en la Facultad
de Medicina de la Universidad Central del Ecua-
dor, en la Escuela de Graduados, en su Escuela
de Salud Pública y en la Maestría de Salud Públi-
ca de la Universidad de Loja (MASAPU). Fue do-
cente invitado en Investigación, Epidemiología,
Ciencias Sociales en Salud, Desarrollo y Salud,
Planificación y Administración en Salud en cur-
sos de postgrado de las distintas universidades
del Ecuador y de América Latina. Es relevante su
participación en la planificación o docencia de
algunas maestrías en Salud Pública o Medicina
Social de Latinoamérica.27


En varias de las universidades latinoamericanas
fue declarado Profesor Honoris Causa28, por su
vocación de servicio que le permitió otros reco-
nocimientos como ser Miembro Honoris Causa
de la Asociación Boliviana de Medicina Social,
Integrante del Comité Ejecutivo de Social Scien-
ce and Health, capítulo Latinoamericano, 1995-
1996; Ciudadano de la Ciudad Alta de la Paz en
Bolivia, así como miembro de comités editoria-
listas de algunas revistas de su especialidad en el
Ecuador y Latinoamérica. Su aporte a los boleti-
nes de OPS, son otro mecanismo de proyección
a la América Latina.


Su vida nos reafirma en la alquimia que posibi-
litaba Edmundo, llamaba brujas a sus amigas, y
creemos que solo se proyectaba, porque él, cier-
tamente, era un brujo, y lo fue en su vida y en


su muerte. Al final de sus días también lanzó su
varita, para anunciarnos con valentía y sereni-
dad que tenía leucemia. Una nueva varita fue
lanzada cuando asumió el reto de curarse con
un tratamiento experimental que lo enfrenta-
ría a una quimioterapia agresiva, aniquilando
su sistema inmunológico; literalmente se quedó
sin un solo glóbulo blanco, lo que no le impidió
dejar de producir.


Trabajó hasta 24 horas antes del 24 de abril y el
Hospital de SOLCA le adecuó un lugar para que
pueda enviar sus emails, para que su generosi-
dad y su más sana obsesión se expresara hasta el
último minuto, la de vivir y vivir para los demás,
que es la más justificada, aunque la más difícil
forma de estar vivo.


En sus últimos días se acercó al libro Anatomía
del espíritu de Carolina Myss y comentó con uno
de sus amigos médicos “este libro ha cambiado
la óptica de mi vida… voy a pensar más en mí
mismo”. La metáfora de la muerte se presenta
ahora. Edmundo en ese principio-fin, a lo mejor
nos dice que iba a pensar más en sí mismo, por-
que las revoluciones y las transformaciones pro-
fundas solo se edifican desde y para el cuerpo.

En todo caso, su espíritu inquebrantable se ex-
presó para nosotros en sus últimos días. El 16 de
abril nos dice en un correo electrónico: “Siempre
he considerado, conforme me instruyó Canguilhem
que “salud y enfermedad son formas de caminar por
la vida”. Entonces, he seguido caminando durante


27. Entre las maestrías se mencionan a: la Universidad Autónoma de Santo Domingo (República Domi-
nicana), la Maestría de Medicina Social, Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Xochimilco
(México), INCAP (Guatemala), Facultad de Enfermería y la Facultad Nacional de Salud Pública de
la Universidad de Antioquia en Medellín (Colombia), Universidad Mayor de San Andrés (Bolivia),
Universidad de Costa Rica, Universidad de Bahía (Brasil), Universidad de Barquisimeto (Venezuela),
Universidad de Carabobo-Corposalud Aragua-Escuela de Malariología (Venezuela), Centro de Salud
Pública y Universidad Cayetano Heredia (Perú).


28. Se destaca también que el 9 de octubre del 2006 fue nombrado Profesor Honorario de la Facultad
de Salud Pública y Administración Carlos Vidal Layseca de la Universidad Cayetano Heredia (Perú);
y en noviembre del 2007 recibió la condecoración Al Mérito de la Facultad Nacional de Salud Pública
“Héctor Abad Gómez” de la Universidad de Antioquia, en esta última, fue ponente por varios años en
el Congreso Nacional de Salud Pública que organiza esta universidad colombiana.




30 Semblanza


Acaso nunca desaparezca la pena de no contar
contigo para consultarte, para escuchar tus co-
mentarios profundos, para reír junto a tu agudo
humor, y para compartir los sueños de la justicia
social y la equidad. Nos conforma saber que una
persona muere solo cuando se le olvida y a Ed-
mundo, no lo olvidaremos.


Somos polvo de estrellas, alerta en su Cánti-
co Cósmico, Ernesto Cardenal, robusteciendo
el concepto de la evolución total. Venimos del
agua, del espacio, de los fondos telúricos de
piedras, minerales, átomos, células y, volve-
mos con la muerte a ser polvo de estrellas. La
segunda ley de la termodinámica se cumple


no solo en la física sino también en el espíri-
tu: “Nada se crea, nada se destruye, todo se
transforma”.


Edmundo descansa ahora, como hombre andino
y latinoamericano integral, cuidado por monta-
ñas que matizan el color de los tiempos; de sol,
lluvia y neblina; abrigado por su sonrisa, la risa
de su nieto y el eco de las nuestras. Sentimos
que la energía solo se transforma y que en el
absoluto del espíritu, no caben discusiones. Nos
quedan grandes retos y Edmundo nos inspira.


Nos volveremos a ver, hasta siempre querido
amigo.


Quito, 28 de enero de 2009.




La salud y la vida 33


Como primer paso para la discusión de este tópico es necesario establecer la relación
existente entre ciencia, Estado y servicios de sa-
lud. En forma muy sintética se puede decir que el
Estado define, como parte de las políticas socia-
les, las políticas de salud y más específicamente
aquellos elementos pragmáticos que se relacio-
nan con el desarrollo de los servicios de salud.
La ciencia, por otro lado, se presenta como un
instrumento idóneo para el conocimiento de
la problemática de salud y para su transforma-
ción a través de la tecnología. En este sentido, la
ciencia cumple un importante papel, tanto para
la definición de políticas como para el manejo de
los servicios. Hablaremos más bien de ciencia,
políticas y servicios de salud.


Abordar el tema de políticas sociales e intentar
analizar su definición en un ámbito específico,
en este caso el sector salud, es empresa bastan-
te difícil. Descubrir el papel que juega la inves-
tigación científica en la definición de políticas
de salud constituye una problemática aún más
compleja.


La dificultad radica en el hecho de que una defi-
nición política no significa otra cosa que la pro-
puesta de distribución de poder entre grupos o
sectores sociales y, para que se lleve a cabo di-
cha distribución, debe al mismo tiempo existir
la fuerza o poder suficiente para lograr que esa
política tenga el contenido y dirección deseados.
Dicho de otra forma, una política nace siempre y
cuando se visualicen determinadas necesidades
sociales y se decida encaminar acciones prácticas
para dar satisfacción a las mismas. La sociedad
lleva a cabo acciones prácticas si se produce el


poder para hacerlo; la comprensión de la forma
como se generan las políticas radica entonces
en la posibilidad de entender la manera cómo
surge, se desarrolla y distribuye el poder en la
sociedad.


Un segundo problema radica en la delimitación
del sector salud y en la posibilidad de su análi-
sis individualizado. La realidad es una totalidad
concreta donde los “sectores” están íntimamen-
te relacionados y determinados. La política del
“sector” es parte de la política general, que res-
ponde a las leyes de la sociedad global, pero que
presenta ciertas particularidades dadas por el
propio objeto de trabajo, el método y la situación
organizativa específica. El análisis de la particu-
laridad “sector salud”, sin perder de vista las de-
terminaciones y relaciones generales, constituye
la esencia de esta segunda problemática.


Al ser la realidad una totalidad concreta es posi-
ble inferir que el saber, la ciencia y la investiga-
ción tienen relación con la definición de políti-
cas. Explicar las modalidades en que la ciencia se
transforma en poder y obra sobre la formulación
de políticas, constituye un tercer problema que
debe ser ventilado en la discusión de este tema.
Por último, el hombre construye el mundo hu-
mano social, siendo la ciencia un instrumento
de enorme importancia tanto para su compren-
sión como para su transformación, pero tam-
bién la ciencia puede ser utilizada para impedir
dicha transformación. El conocimiento científi-
co puede ser un vehículo de incuestionable apo-
yo para la forja de una política de sustento de
las actuales condiciones de dominación o para
implementación de políticas más democráticas


* Ponencia presentada en el Centro de Estudios y Asesoría en Salud (CEAS), en Quito, 1985.


Ciencia, Estado y servicios de salud*Artículo 1




34 Ciencia, Estado y servicios de salud La salud y la vida 35


Los cambios fenosituacionales son variaciones
en torno a los diversos mecanismos homeostá-
ticos funcionales del sistema, son por ejemplo
cambios en la eficiencia de los servicios de salud
o en la cobertura a la población.


Las reformas estructurales son cambios signifi-
cativos en elementos importantes de la esencia
del sistema social dirigidos a la mantención del
mismo y a garantizar su reproducción más efi-
caz. “Son concesiones que la clase dominante
hace a la clase dominada como requisito inevita-
ble de la correlación de fuerzas necesarias para
mantener la esencia de las estructuras que cons-
tituyen el aporte de dicha clase”5 y son, diríamos
nosotros, logros de las clases dominadas sobre
las dominantes en su lucha por la consecución
de la hegemonía.


La transformación, según Matus, “es un cambio
excepcional en la historia … y se caracteriza por
la alteración del modo de producción”.6


El interés de la planificación científica en salud
consiste en comprender en qué forma los cam-
bios que se impulsan en el sector, pueden apoyar
la transformación de la sociedad. Dicho de otra
forma, el interés radica en identificar la lucha
particular en el ámbito de la salud con la estra-
tegia general de transformación histórica de la
sociedad.


El conocimiento científico en la formulación
de las políticas de salud para el cambio


El problema esencial sobre la relación entre la
ciencia y la formulación de políticas de salud se
centra en el requerimiento de comprender el
proceso a través del cual el conocimiento cientí-
fico se transforma en poder, en fuerza capaz de
apuntalar la producción de propósitos de polí-


ticas adecuadas, en métodos y prácticas conve-
nientes. Este requerimiento supone la compren-
sión de dos aspectos fundamentales:
a) La transformación de la ciencia en poder y,
b) Los determinantes del desarrollo de la


ciencia.


a) La transformación de la ciencia en poder


La ciencia es en sí poder técnico, permite en pri-
mer lugar la descripción del fenómeno sectorial
en sus tres expresiones:
- como fenómeno salud enfermedad;
- como fenómeno servicios de salud y,
- como saber en salud.


Permite, por otro lado, la comprensión de la
esencia de dichos fenómenos, es decir, el conoci-
miento científico factibiliza la interpretación de
la realidad de los distintos elementos ligados con
el sector salud. La base para la transformación
de un proceso se encuentra en su conocimiento,
en la posibilidad de que la imagen subjetiva sea
un reflejo de la realidad objetiva. Cuanto más
completa la descripción del fenómeno y más
abarcativa la explicación de sus relaciones y de-
terminaciones regidas por leyes, más factible es,
para el planificador, predecir su comportamien-
to futuro y formular políticas más coherentes.


La investigación epidemiológica de las dos últi-
mas décadas ha logrado, en cierta medida, pro-
ducir conocimientos a través de los cuales se han
identificado las profundas desigualdades en las
potencialidades de salud y vida, y en los ries-
gos de enfermar y morir de las distintas clases
sociales. Actualmente existen posibilidades de
forjar políticas heterogéneas basadas en infor-
mación fidedigna y se disponen de importantes
aportes teóricos, a través de los cuales es posible
entender los determinantes y relaciones del pro-


5. Matus, C. Op. cit., pág. 301.
6. Matus, C. Op. cit., pág. 302.


de transformación del sector salud. La interpre-
tación de esta problemática y la visualización
de caminos alternativos constituyen un cuarto
problema a ser estudiado.


Es imposible abordar en este trabajo todos los
asuntos anotados. Debo partir del convenci-
miento de que en múltiples oportunidades an-
teriores se ha descrito y explicado la dinámica
de la definición de políticas, así como las carac-
terísticas del sector salud en Ecuador, razón por
la que tan solo buscaré delimitar sus aspectos
esenciales, sobre cuya base intentaré discutir el
papel que puede cumplir la ciencia en la conse-
cución de políticas y estrategias más consecuen-
tes con los requerimientos de nuestra sociedad.


La definición de políticas sociales


Las políticas sociales de un país capitalista no
constituyen sino la resultante del conflicto y lu-
cha existente entre las clases dominantes y las
dominadas, en su pugna frente a la hegemonía y
la acumulación del capital.


Para Gómez “los problemas que envuelve el pro-
ceso de formulación e implementación de una
política social son complejos exactamente por-
que envuelven una multiplicidad de intereses
distintos —intereses de naturaleza política y
económica de las clases sociales diversas y tam-
bién de los propios dirigentes del Estado”.1


Para los efectos de la presente discusión es im-
portante anotar que una política social en nin-
gún momento responde a determinantes única-
mente técnicos, como sostiene la tecnoburocra-
cia, sino que son los intereses políticos (logro de


la hegemonía o contrahegemonía) y económicos
(reproducción de la fuerza de trabajo, circulación
y consumo de mercancías por parte de los secto-
res sociales)2 los que definen los contenidos y la
dirección de las políticas sociales.


Las políticas del sector salud se comportan de
la misma forma. Éstas variarán en función del
poder que las origina e impulsa. Mario Testa di-
ferencia tres formas de poder que obran sobre el
sector salud:
a) Poder técnico: expresado por la capacidad de


generar, acceder y manejar información de
distintas características.


b) Poder administrativo: o capacidad de apro-
piación o asignación de recursos.


c) Poder político: o capacidad de movilizar gru-
pos sociales en demanda o reclamo de sus
necesidades o intereses.3


Para que una política sea viable y factible, es de-
cir, para que se formulen las estrategias, se esta-
blezcan los métodos y se organicen las acciones,
es consecuentemente necesario disponer: a) el
conocimiento sobre la situación a estudiarse, b)
los recursos y c) la fuerza humana social nece-
saria.


Ahora bien, de acuerdo a las contradicciones
existentes en la sociedad global y en el sector
salud en particular, es posible que en la reali-
dad objeto de acción de la política se reproduzca
constantemente sin cambios o se originen en
ésta cambios que de acuerdo a Matus4 pueden
ser de tres tipos:


1. transformación de la situación,
2. reforma estructural,
3. cambio fenosituacional.


1. Mentado por Fleury, S., Estado capitalista o política social. Quito: policopiados del CEAS; 1985.
2. Fleury, S Op. cit.
3. Testa, M. y col. Estructura del poder en el sector salud. Caracas: Universidad de Venezuela y Cendes;


1981.
4. Matus, C. Planificación en situaciones. Caracas: Cendes; 1977, primer tomo.




36 Ciencia, Estado y servicios de salud La salud y la vida 37


Sociales (evaluación de los servicios de salud ru-
ral) y a nivel del Centro de Estudios y Asesoría
en Salud (distribución y producción de acciones
odontológicas; oferta y demanda en centros de
salud urbanos; coberturas de servicios y mortali-
dad infantil) utilizando planteamientos teórico-
metodológicos más abarcativos han permitido,
al menos, cuestionar la hegemonía y deficiente
prestación de servicios públicos y privados de
este país. El esfuerzo teórico-metodológico que
debe cumplirse en este campo posibilitará avan-
zar en la investigación y factibilizará forjar pro-
puestas de políticas basadas sobre conocimien-
tos fidedignos.


En el área del saber en salud, Ecuador ha llevado
a cabo importantes experiencias en el ámbito de
la docencia-aprendizaje (transformación del sa-
ber oficial). Las reformas curriculares ejecutadas
en las distintas escuelas y particularmente en el
campo de enfermería esperan ser sistematiza-
das; se necesitan teorías construidas a través de
la generalización de los logros en las experiencias
particulares para no caer en las reformas fenosi-
tuacionales de las que se habló anteriormente.
La experiencia vivida por el curso de Posgrado
de Investigación y Administración de Salud debe
también ser analizada. Es urgente preguntarnos
si estamos cumpliendo con el compromiso de
formar profesionales con un sólido conocimien-
to científico y suficientemente concientes para
apoyar desde cualquier área de especialización o
trabajo la formulación de políticas comprometi-
das con los intereses populares. Es conveniente,
por otro lado, que nos preguntemos si las facul-
tades de ciencias de la salud están produciendo
los conocimientos científicos que ayudarán a
potenciar las fuerzas generadoras de políticas
alternativas. La investigación sobre esta proble-
mática podrá darnos contestaciones adecuadas.


La producción y distribución del poder popular
en salud es de inmenso interés dentro de la for-
mulación de políticas de salud. El poder o fuerza
fundamental para la constitución de una políti-
ca democrática se encuentra en el propio pueblo.
El estudio de los determinantes del surgimiento
de la necesidad en salud, el análisis de las con-
cepciones populares en salud y la comprensión
de la dinámica de su demanda constituyen es-
labones importantes para la forja y apoyo de los
movimientos sociales reivindicativos en este
campo. Es conocida la crítica que hace la teoría
social sobre este tipo de movimientos, pero es
conveniente anotar que, por lo general, éstos
han dado paso al avance organizativo. El conoci-
miento sobre la práctica social y el saber en salud
es, por otro lado, importante como elemento de
asesoría sobre los partidos políticos democráti-
cos, que constituyen, a través de su lucha, otra
fuerza para la forja de políticas alternativas en
este país.7


En resumen, es posible afirmar que la investi-
gación científica constituye un elemento funda-
mental para la formulación de las políticas en el
sector salud. Es en sí poder técnico y puede la
investigación científica apoyar el logro del poder
administrativo y poder político, tanto para lo-
grar cambios sustanciales en el sector particular
como para integrar las propuestas y acciones es-
pecíficas dentro de la estrategia de la lucha por
la transformación global de la sociedad.


b) Los determinantes del desarrollo de la ciencia


El reconocimiento de la importancia de la cien-
cia en la definición de políticas de salud nos lle-
va a reflexionar sobre los determinantes para su
desarrollo.


7. Es conveniente anotar que en las décadas de los 20-40 se forjó en Argentina el Partido de Salud
Pública, dirigido por un médico que incluso llegó a presentarse en elecciones a nivel nacional.
Referido por Testa, M. Op. cit.


ceso salud enfermedad. Los aportes de Laurell,
Diercksens, Breilh y muchos otros investigado-
res permiten en el momento actual delinear las
regularidades del carácter particular y general
de la problemática salud enfermedad.


El impulso de la investigación epidemiológica
en Ecuador ha producido frutos muy importan-
tes, instituciones como el curso de Posgrado de
Investigación y Administración en Salud y Ase-
soría en Salud, el Instituto de Investigaciones
Nutricionales y Médico Sociales, la División de
Nutrición del Consejo Nacional de Desarrollo
(CONADE), la Fundación Juan César García y
nuevos institutos de investigación como aque-
llos de las facultades de Ciencias Médicas de las
universidades de Cuenca y Guayaquil han hecho
aportes importantes para la comprensión de la
mencionada problemática. Mayores y diferentes
esfuerzos deben llevarse a cabo, disponemos de
una interpretación sobre la relación salud en-
fermedad -modo de producción, clase social y
algunos aspectos de proceso de trabajo, pero es
necesario en estos momentos investigar sobre
los componentes más específicos de la repro-
ducción social y en especial sobre el consumo
simple y ampliado.


Aspectos teóricos sobre la dinámica del consu-
mo deben ser desarrollados y en la relación más
específica entre la determinación social y los
procesos biológicos requieren un especial énfa-
sis de estudio. Por otro lado, la coyuntura actual
obliga a responder con conocimientos científicos
en campos, donde las reivindicaciones concretas
de los sectores populares se hacen presentes;
ejemplos de este comportamiento constituyen
las investigaciones del mencionado curso de
posgrado acerca de los trabajadores de asbesto
y de la industria eléctrica, que han permitido
producir conocimientos que han sido utilizados
por los obreros en su lucha sindical. Es decir, en
estos casos, la investigación científica enriquece
las consignas del proletariado y, por ende, el co-
nocimiento ha tenido un impacto y fuerza más
directo.


En el campo de la investigación epidemiológi-
ca, el esfuerzo de los dos últimos años nos ha
llevado a constatar hipótesis de gran valor. Es
necesario en este momento desarrollarlas y pro-
fundizarlas, así como también buscar nuevas
generalizaciones que enriquezcan las teorías
existentes a partir de los hallazgos efectuados
en investigaciones particulares. Es igualmente
necesario buscar una integración de los conoci-
mientos obtenidos por la investigación clínica
para enriquecer aquellos logrados por la epide-
miología y viceversa.


La investigación sobre servicios de salud no ha
tenido en Ecuador el desarrollo que ha encon-
trado en el campo de la epidemiología. La mayor
parte de investigaciones han respetado los cá-
nones tradicionales. Disponemos de muy esca-
sos conocimientos sobre los determinantes que
explican la distribución de servicios y el finan-
ciamiento en el sector salud, así como tampoco
conocemos acerca de la estructura de poder en el
ámbito de la salud.


No existe un estudio serio que intente dar cuen-
ta de la producción de acciones de salud. El
análisis de los micropoderes como alternativa
a los tradicionales abordajes sobre eficiencia y
eficacia puede abrir caminos para la forja de es-
trategias adecuadas, dirigidas al logro del poder
administrativo alrededor de los sectores más
democráticos de la burocracia estatal y trabaja-
dores de la salud, así como para la consecución
de un nivel de conciencia y organización de los
que laboran en este sector. La influencia de las
transnacionales a través de la circulación y con-
sumo de fármacos e insumos médicos, tampoco
ha sido estudiada y no tenemos conocimientos
adecuados sobre las repercusiones que han teni-
do las nuevas políticas de salud implementadas
ante la crisis del capitalismo (atención primaria,
tecnología apropiada, etc.).


Contados esfuerzos nacionales en la investiga-
ción del sector salud originados a nivel del Insti-
tuto de Investigaciones Nutricionales y Médico




38 Ciencia, Estado y servicios de salud


El avance de la actividad científica no está condi-
cionado únicamente por el desarrollo de la con-
figuración interna de cada ciencia y sus recursos
especializados, sino fundamentalmente por las
presiones y demandas concretas que enfrentan
el quehacer científico en un escenario histórico
determinado.8


Aquel principio de determinación no opera me-
cánicamente, ni anula de modo general la crea-
tividad y ánimo de independencia de los investi-
gadores aislados o de pequeños grupos, sino que
fija los límites históricos dentro de los cuales se
desenvuelve no solo la producción de los cientí-
ficos, aun de los más críticos e independientes,
sino la viabilidad social de esa producción, su ca-
pacidad de penetrar en extensión y profundidad
en una colectividad.


Pero es cierto que la propia investigación ha de-
mostrado que en los países cuya estructura so-
cial y conformación ideológica y política están
regidas por los intereses hegemónicos del capi-
tal, los cuales contradicen las aspiraciones y ne-
cesidades de las masas poblacionales, la marcha
de la investigación está necesariamente inmersa
en un ámbito de contradicciones y por ello apa-
recen, cíclicamente, puntos de conflicto que se
manifiestan tanto en las esferas de los servicios
estatales como en el mundo académico, y que ge-
neralmente se tornan más visibles en las épocas
de mayor crisis económica y social, porque en
éstas se agudiza el enfrentamiento alrededor de
la riqueza producida y de la orientación práctica
que se pretende dar a los recursos de la ciencia.


Es lógico suponer que la investigación necesaria
para la formulación de políticas alternativas es
difícil que se desarrolle, porque las fuerzas so-
ciales dominantes la impiden, en efecto, ningún
sistema apoya su autodestrucción. Por esta ra-
zón es conveniente utilizar al máximo los esca-
sos recursos existentes, así como presionar para
lograr su ampliación y fortalecimiento.


Considero que es conveniente, con miras a de-
sarrollar la ciencia comprometida con las verda-
deras necesidades sociales, hacer énfasis en los
siguientes puntos:


a) Forjar líneas de investigación que posi-
biliten el desarrollo de proyectos com-
plementarios entre sí, que den cuenta
de problemas cruciales para la formula-
ción de políticas alternativas.


b) Buscar la dinamización de la investiga-
ción necesaria a nivel de centros acadé-
micos, gremios y servicios de salud, for-
taleciendo sus expresiones de trabajo
investigativo.


c) Desarrollar los medios de intermedia-
ción científica: documentación, aseso-
ría, procesamiento de información y
publicaciones.


d) Emprender reformas curriculares que
posibiliten aunar la docencia con la
investigación, con el fin de abandonar
los procesos circulares y repetitivos de
enseñanza. Al respecto es importante
analizar la experiencia de las escuelas
de enfermería para profundizar y am-
pliar sus logros.


e) Procurar que la investigación en salud
responda a los requerimientos popula-
res más importantes y suscitadores que
se originan en este campo.


f) Avanzar en la consolidación teórico-
metodológica de los ámbitos científicos
que prometan mayores logros dentro
de la lucha histórica en el campo de la
salud.


8. Mikulinski, S. La cienciología: problemas e investigaciones de años 70. Viprosi Filosofi, 7:40-47; 1975.




La salud y la vida 41


Uno de los problemas complejos que tiene
aquel que intenta comprender el desarrollo de
un determinado proceso es el que hace referen-
cia a su periodización. Es obvio considerar que
la periodización de un hecho social que sucede
y se transforma como es la salud pública, res-
ponde a las transformaciones estructurales y
supraestructurales que ocurren en un determi-
nado contexto. Si se intenta hacer ese tipo de
periodización, es fundamental llevar a cabo un
estudio más profundo y respetuoso de la reali-
dad, aspecto que no puede ser cumplido por el
que escribe estas notas, bajo la presión de un
tiempo sobrecargado de actividades diversas
que impiden dicha seriedad. Lo que me anima es
plasmar en este documento una especie de “acta
de guerra” en la que he participado, expresar las
ideas, producto de una práctica que obviamente
responden a una visión limitada de un individuo
que observa, a pesar de sus esfuerzos, solo par-
cialmente la realidad, porque vale la pena aclarar
que, considero que toda práctica es partidaria y
sobre todo cuando es desarrollada por alguien
que renuncia a ser un observador imparcial de
la realidad y más bien ha decidido participar en
su transformación, lo cual supone que tiene una
idea adelantada en el tiempo de cómo debe ser
el producto de esta transformación. En esa me-
dida, la búsqueda es intencionada y la memoria
tan solo recupera aquellos elementos que intervi-
nieron, deteniendo o aclarando el proceso sobre
el cual se intenta intervenir. Me salva, en alguna
medida, pero solo en alguna medida, el hecho de
basar el análisis en una teoría interpretativa que
en el curso de la historia demostró ser válida: el
materialismo histórico y el materialismo dialé-


ctico, en la forma como entendí (con mis limi-
taciones prácticas y teóricas) lo propuso Marx y
Lenin. Aquí radica nuevamente la problemática
de mi partidismo, toda vez que en la actualidad
se requiere, de acuerdo a las “personalidades”
versadas en el asunto, analizar las nuevas ver-
siones e interpretaciones sobre el cambio social
que actualmente pululan en el mundo. Ahora
bien, esto no quiere decir que lo que yo deje de
lado constituye una falla interpretativa de la
teoría de la cual hecho mano para sentirme más
tranquilo, sino falla de mi ignorancia. Interpre-
to que las limitaciones son más fuertes que las
posibilidades, pero al mismo tiempo considero
que estos balbuceos pueden ser de utilidad para
quien me encomendó que lo haga, mi maestro,
compañero y hermano Miguel Márquez, en un
contexto particularmente retador. Me refiero a
ese sueño hecho realidad que constituye el so-
cialismo cubano, sueño que lo he reelaborado a
distancia por más de veinte años.


Un intento de periodización


Encuentro que la salud pública en América La-
tina, en los últimos treinta años, ha tenido tres
momentos de conflictivo desarrollo. Un primer
momento podría caracterizarse por lo que yo
llamaría la instrumentalización del quehacer en
salud pública, un segundo momento caracteri-
zado por la constitución teórica de un proyecto
popular en salud pública, y un tercer momento
caracterizado por el fortalecimiento y lucha de
las corrientes en salud pública.


Algunos elementos sobre el desarrollo de la
salud pública en América Latina*


* Ponencia presentada en La Habana, mayo de 1990.


Artículo 2




42 Algunos elementos sobre el desarrollo de la salud pública en América Latina La salud y la vida 43


esta forma, a valorar el avance o estancamiento
de nuestras Facultades de Ciencias de la Salud
por la presencia y desarrollo de las Ciencias del
Comportamiento.


Pero no solo era necesario comprender el com-
portamiento de nuestras poblaciones, no se po-
día solamente drogar para siempre la conciencia
de nuestras poblaciones desde la salud (no hay
mal que dure cien años ni nadie que lo soporte),
sino que también debían producirse cambios
mínimos y visibles en sus vidas, conservando
intocado el sistema de dominación. La salud pú-
blica debía, lógicamente, eficientizar el sistema
administrativo a través de nuevas formas de pla-
nificación y administración. No importaba aún
copiar la forma de planificación socialista; ésta,
al fin y al cabo, no tendría mayor repercusión si
se conservaba la base del poder burgués, había
que desarrollar un sistema de planificación eco-
nómica redistributivo que impidiera la acumula-
ción exagerada de riqueza. El capital comenzaba
entonces a hablar un lenguaje casi incompren-
sible, se criticaba de su propio ser, ya no quería
apuntalar la riqueza… pero solo durante un mo-
mento y en los países donde no había regímenes
fuertes y donde la lucha de clases no ponía en
peligro el esquema de dominación, porque en
otros países aconsejaba la continuación de “mi-
lagros” tales como el brasileño donde a fuerza
del garrote se detenía cualquier aspiración po-
pular.


La salud pública latinoamericana se embarcó,
como producto de esta necesidad, en un activo
proceso de reflexión e implementación de pla-
nes de salud que prometían mucho, pero no pu-
dieron brindar gran cosa. Los técnicos naciona-
les reconocieron que el pecado capital consistía
en su miopía que impedía ver los beneficios de
la planificación, que eran técnicos malos, que el
socialismo había avanzado en salud solamente
por su habilidad planificadora. Que debíamos
traducir los planes económicos y hacerlos en-
tendibles y utilizables por la burocracia en salud
y que no había necesidad de ninguna revolución,


que aquella era capaz de ser sustituida solamen-
te por la razón.


Ahora bien, el movimiento planificador debía
sustentarse sobre una casa bien administrada y,
además, sobre el avance en la comprensión de
las causas de nuestros problemas de salud más
frecuentes. No podemos negar que en esta épo-
ca avanzamos notoriamente en la interioriza-
ción de técnicas más sofisticadas en epidemiolo-
gía, planificación y administración. El salubrista
fue de esta manera transformado en una espe-
cie de antropólogo funcionalista, encargado de
traducir las necesidades de libertad y autarquía
de nuestro pueblo en necesidades mínimas de
salud, cargado de una fe infinita en esas técni-
cas de planificación, administración y epidemio-
logía que todo lo solventarían. Al fin y al cabo,
con el conocimiento que le ofrecían las Ciencias
del Comportamiento estaba en capacidad de in-
terpretar las “necesidades” de la población que
había sido malévolamente movilizada por las
fuerzas de izquierda y con el conocimiento em-
pírico de la epidemiología, la administración y la
planificación tenía a mano instrumentos funda-
mentales para sostener el avance democrático,
que era interpretado desde su limitación como
desorden e imposibilidad de progreso.


Mientras el imperialismo y la burguesía pre-
paraban con denuedo la ya antes mencionada
proyección en salud, la izquierda se encontraba
también profundamente ocupada con la lucha
por el cambio. No había tiempo para pensar en
construir una proyección teórica particular en
salud, ésta no tenía gran importancia en aquel
momento, había que utilizar todos los recursos
en el terreno. El espacio y el movimiento social
eran fundamentales, había que instrumenta-
lizar todo. No importaba que el imperialismo
estuviera desarrollando nuevos elementos de
comprensión de la dinámica social porque la iz-
quierda estaba insertada en el seno mismo del
pueblo desde donde combatía. De lo que se tra-
taba era de apoyar con acciones prácticas el ím-
petu revolucionario, que era tangible, se lo veía,


Momento de instrumentalización del queha-
cer en salud pública: la década de los sesenta


El desarrollo de la salud pública en América La-
tina está profundamente determinado por la lu-
cha político ideológica que ocurre en los últimos
treinta años en el subcontinente.


Desde el imperialismo y la burguesía depen-
diente apareció como fin fundamental utilizar
el quehacer en salud dentro del proyecto desa-
rrollista propuesto en Punta del Este con amplia
participación de la Alianza para el Progreso y la
aprobación del Departamento de Estado. La Re-
volución Cubana fue una enseñanza muy dura
para el imperialismo: no era posible mantener
las condiciones de depauperación del pueblo,
existía un intenso movimiento social que había
sido acallado por las armas en años anteriores
en Bolivia y Guatemala, pero en algunos mo-
mentos era posible hacerlo, puesto que el apoyo
popular a la Revolución Cubana así lo había de-
mostrado. Era necesario desarrollar económica
y socialmente al submundo latinoamericano. La
estrategia burguesa-imperialista se dirigió en-
tonces a:


a) Lograr la presencia del Estado burgués en
todos los ámbitos del espacio nacional a
través de proyectos de desarrollo, construir
la imagen de un Estado benefactor y, sobre
todo, exorcizar los demonios del movimien-
to social democratizante que allí se enraiza-
ba.


b) Expandir el espacio de intervención del ca-
pital con miras a modernizarlo y lograr el
necesario desarrollo.


c) Implementar las medidas de protección de
la fuerza de trabajo necesarias para la tarea
desarrollista.


El quehacer en salud constituía un excelente me-
dio para logar dichos propósitos. Cada programa
de desarrollo se encargó de un componente de
salud, donde fueron fortificados los organismos
encargados de esa responsabilidad.


El Estado burgués pasó entonces a ampliar su
espacio de acción. Algunos gobiernos, como el
de Ecuador, descubrieron en este tiempo que
también los campesinos se enfermaban, que
ellos también podían ser vistos desde el Estado
con ojos de benefactor, a pesar de su compor-
tamiento de intensa contraposición con él. La
preocupación fundamental radicaba en exten-
der la cobertura y fortalecer el aparato del Es-
tado encargado de la salud. Apareció, entonces,
como necesidad fundamental para la burguesía
y el imperialismo, desarrollar la administración
estatal en salud y crear los laboratorios de la co-
munidad que tanto peso tuvieron en la década
de los 60. Allí aprenderían nuestros técnicos
a mirar lo que el imperio necesitaba y a desoír
lo que nuestro pueblo quería y allí, sobre todo,
aprendería nuestro personal de salud a ver lo
que la burguesía y el imperio querían para con-
servar el sistema y a retraducir las necesidades
populares de libertad y conciencia en dádivas
baratas.


Esta estrategia planteada por el imperio debía
necesariamente cambiar la constitución de las
Escuelas de Salud Pública. El problema era grave
porque la salud pública latinoamericana estaba
cargada de una proyección profundamente
yankee. Nuestros maestros habían sido
formados en sus claustros, habían traído toda
la carga tecnológica de las universidades de
Johns Hopkins, de Harvard, de Columbia, de
Puerto Rico. Estaban entregados a una práctica
tecnicista y biologista que hacía tabla rasa de
todo lo que olía a ciencias sociales. Pero, en
esos momentos, no se necesitaba únicamente
eso, la salud pública requería que la práctica
técnica se cargue de ideología. No importaba el
problema de salud, sino la posibilidad de bajar la
temperatura de los pueblos que, con el ejemplo de
la Revolución Cubana, la veían tras de la puerta.
Se requería incidir sobre el comportamiento de
nuestro pueblo. Y así, por necesidades del propio
sistema, las ciencias del comportamiento fueron
introducidas en nuestros círculos, se pusieron
de moda y desde el pregrado hasta el posgrado
acompañaron a los estudiantes. Pasamos, en




44 Algunos elementos sobre el desarrollo de la salud pública en América Latina La salud y la vida 45


La izquierda se refugió en las universidades que
mantenían su autonomía, o creó, o pobló cen-
tros de investigación, donde, al menos, podían
continuar pensando y creando. Este exilio obli-
gado (obligado por la represión o por la nece-
sidad de comprensión científica de la realidad)
produjo resultados beneficiosos en el campo de
la salud. En efecto, la izquierda se comprometió
en muchos países a iniciar y en otros a continuar
el esfuerzo iniciado, por lograr una interpreta-
ción distinta sobre la producción y distribución
de la salud enfermedad. Debía darse una inter-
pretación científica de la salud desde las ciencias
sociales, debía traducirse a Marx y Lenin en sa-
lud. Debían crearse elementos científicos para
desde, la particularidad en salud, apuntalar la
marcha revolucionaria, al mismo tiempo que
la salud debía nutrirse del propio avance revo-
lucionario. Pero no solamente se debían com-
prender los determinantes de la producción y la
distribución de la salud-enfermedad, sino que
debía comprenderse la dinámica de los servicios
porque la población los demanda, y aún más, se
debía comprender cómo surge el saber popular,
cuáles son los determinantes de la producción
de la ciencia y técnica en salud, y se debía apren-
der a transmitir los conocimientos en salud en
una forma diversa.


En la mayor parte de países se hizo un esfuerzo
grande para consolidar un marco interpretativo
distinto sobre la salud. Para finales de la década de
los setenta ya se habían elaborado importantes
avances teóricos, metodológicos y técnicos en
este campo y se había logrado demostrar que la
salud se hallaba profundamente relacionada con
lo social, que no es posible el cambio en salud sin
un cambio en la estructura social, que la práctica
en salud y la atención médica debe partir desde
el pueblo, que la salud es un campo de lucha
política y la lucha en el ámbito específico debía
hallarse profundamente imbricada con la lucha
política general. Las ciencias sociales pasaron
a tener un enorme peso, la epistemología, la
economía política, la antropología, la teoría
sobre el estado, la teoría de la comunicación
y educación, entre otras, ganaron una fuerza


inusitada. La izquierda empezaba a advertir, con
bases científicas, que no es posible administrar
en salud sin investigar, que no es posible actuar
sin una sólida formación teórica porque los
vericuetos del capital son complejos y pueden
fácilmente conducir a perderse en el camino
porque la izquierda no dispone de una brújula
que la guíe desde el Estado, como ocurre en
Cuba, sino que la burguesía crea interesantes
subterfugios que los pinta con graciosos colores,
que los acompaña con cantos de sirena, que
los enreda con modernas teorías para distraer
la atención de los cuadros que se encuentran
accionando en salud, para lo cual, para esa
práctica, no hay otra posibilidad, como lo decía
Lenin y lo dice el comandante Fidel Castro, que
poseer una clara teoría y mantenerse junto al
pueblo.


Además, el administrador revolucionario que
se ubica en el Estado burgués —comprendía
la izquierda— debía poseer un sólido conoci-
miento para actuar en las resquebrajaduras que
existen en el aparato estatal y gubernamental.
Que su papel no era modernizar el Estado, sino
solamente cuando aquello permitía lograr más
fuerza para apuntalar el poder popular, que de-
bía saber hacer lo que hace el burócrata típico,
pero de mejor manera para poder mantener-
se en el Estado, porque debía aprender a sub-
sistir en la lucha; supervivir y luchar, pero no
entregarse en los brazos de las necesidades de
supervivencia, sino supervivir para luchar y en
esa lucha realizarse humanamente. Porque se
interpretaba que el administrador en salud en el
capitalismo debe dirigir su mirada con el fin de
visualizar la posibilidad de fortalecimiento del
poder popular a través del control social sobre
los servicios. Debe buscar cómo transformar el
saber popular en salud de carácter alienado en
conciencia sanitaria, debe comprender cómo el
reino de las necesidades inmediatas del pueblo
puede ser transformado en un paraíso de liber-
tad a través de la lucha. Que debe aprender las
técnicas adecuadas para apoyar la creación de
un movimiento en salud democrático, popular y
nacional. Pero que no solamente debía quedarse


se lo olía; nada de teorización, las acciones de
salud eran más importantes, valía más apoyar al
cuadro, al posible compañero, a la persona inde-
cisa, o a cualquiera que sea, porque todos eran
posibles revolucionarios. Cuba lo hizo, también
podíamos lograrlo nosotros, nada de teoriza-
ción, nada de particularidades, la mecha de la
bomba se había prendido, tan solo teníamos que
calentar más el ambiente para ayudarla a explo-
tar. ¿Que no teníamos una realidad particular
por la cual teorizar?, sí pero el momento no nos
permitía, lo que importaba era la unidad, por-
que las particularidades no podían ser tomadas
en consideración. No importaba desarrollar las
mismas acciones que hacía la burguesía, porque
la izquierda la hacía para su campo. Brindando
atención médica individual conseguiríamos de-
mostrar que podíamos hacer igual que ellos, me-
jor que ellos. Toda persona que atendíamos era
un potencial compañero.


¿Y qué ocurría en nuestras Escuelas de Salud Pú-
blica? Pues éstas también se cargaron de un dis-
curso revolucionario (al menos las que yo llegué
a conocer, muy pocas por supuesto). Pero este
discurso no caminaba más allá de sus límites dis-
cursivos porque no sabíamos cómo traducirlo en
la práctica. Introdujimos en los currículos de los
pregrados (donde teníamos mayor control) cá-
tedras y materias que tenían nombres rimbom-
bantes. Creíamos que los estudiantes al recibir
una moderada dosis de materialismo histórico
y materialismo dialéctico harían una síntesis
por arte de magia en su enfrentamiento con la
realidad de salud y no comprendíamos que esa
síntesis lo hacían los cuadros que no tenían ese
abundante condumio teórico. Creíamos que la
dialéctica era posible aprenderla en el pizarrón.
Sin embargo, nos ayudaba aquella efervescen-
cia estudiantil de la década de los sesenta que,
sin lugar a dudas, nos posibilitó llevar algunos
cuadros desde el pizarrón a la realidad, pero nos
encontrábamos en la imposibilidad de transfor-
mar aquel legado de los clásicos en un discurso
particular en salud, en un instrumento metodo-
lógico para actuar en el campo de la salud.


Si ni siquiera en pregrado podíamos traducir
nuestro discurso, era aún más difícil llevarlo al
posgrado, razón por la cual esa efervescencia
discursiva no produjo modificaciones curricu-
lares de importancia en la enseñanza en salud
pública y era lógico esperar aquello, porque el
proletariado y el pueblo en general estaban ha-
ciendo su lucha política posible y los intelectua-
les de izquierda tan solo nos hallábamos en una
práctica de apoyo (que considero fue adecuada)
sin producir los elementos necesarios para la lu-
cha ideológica en este campo.


Constitución teórica de un proyecto
popular en salud: la década de los
setenta


No tardaría mucho tiempo para que el imperia-
lismo y la burguesía de nuestros países definie-
ran que no podían seguir jugando en esa forma
en un espacio tan incierto. Los años finales de la
década de los sesenta y los iniciales de la década
de los setenta se caracterizaron por un cambio
fundamental en los procedimientos. En Uru-
guay comenzaría la noche para la democracia
soñada y un poco más tarde este manto se ex-
tendería al Chile de Allende y a Argentina, y des-
pués… sería largo contar. Las dictaduras o esta-
dos de excepción en América Latina pasarían a
ser la regla y la democracia burguesa un estado
de excepción. Los compañeros de izquierda que
lograron salvar sus vidas buscarían su exilio en
los países donde todavía podían seguir respi-
rando. Los iniciadores de ese entonces que ya
buscaban una comprensión más profunda de la
problemática de salud colectiva debieron huir y
algunos de ellos fueron asesinados; basta recor-
dar a Miguel Pavlov y Claudio Jimeno, quienes
jugaron un papel fundamental en los primeros
momentos de constitución del pensamiento so-
cial en salud. Los movimientos populares fueron
barridos y el holocausto de los dirigentes de iz-
quierda latinoamericana como una pesadilla de
horror y de rabia.




46 Algunos elementos sobre el desarrollo de la salud pública en América Latina La salud y la vida 47


pios de la década con los trabajos de Ilich sobre
la Némesis médica y después adquiriría una con-
notación profundamente reaccionaria pero con
una apariencia contestataria.


Para la fenomenología no era necesaria la evolu-
ción social, aún más, era posible llegar a niveles
de salud superiores reconquistando la estructu-
ras mediadoras, lo cual significaba reconstruir
la familia, rescatar la etnia, las instituciones
culturales, la religión, los clubes barriales, etc.,
dominados por las megaestructuras estatales
capitalistas y desde ese nivel impulsar la salud
de la población. El milagro radicaría en que en
esas instituciones primarias el hombre constitu-
ye un ser y si aquellas se rompen, éste cae en la
anomia, en la alienación y, por ende, en la enfer-
medad. Rescatándolas, sería posible reconstruir
la acción social que es un producto de los actos
individuales trascendentes y que, por lo tanto,
no está supeditado a ninguna ley, sino tan solo
a regularidades siempre cambiantes porque así
somos los hombres. De un plumazo, la fenome-
nología niega la ciencia marxista sobre la socie-
dad y, por otro lado, excluye a la revolución como
eje principal de la transformación y el logro de la
salud. Según ellos, es mejor concentrarse en los
aspectos posibles y más ligados con los cambios
necesarios referidos a la vida del consumo indi-
vidual humano, sin tocar los aspectos producti-
vos, sin hablar sobre la alienación del hombre en
el trabajo, porque seguramente eso está dado y
no se debe ni siquiera mencionar.


La teoría y método fenomenológicos cobran una
inusitada fuerza en la salud pública latinoameri-
cana y pasa a constituirse en un marco teórico
alternativo fuerte que sustituye al estructural
funcionalismo, al cual critica y se contrapone a
la interpretación marxista-leninista y aún logra
impregnar la nueva corriente científico social,
que la izquierda la había bautizado como “medi-
cina social” o “salud colectiva”.


¿Qué es lo que ocurre en la formación de los salu-
bristas? Pues, tanto las escuelas de salud pública


tradicionales como los cursos de posgrado de
medicina social, impulsan una apertura notoria
hacia las ciencias sociales, las ciencias políticas y
las ciencias filosóficas. Las dos corrientes nece-
sitaban la corriente fenomenológica para encon-
trar una contrapartida al materialismo histórico
y al materialismo dialéctico y también (y esto es
fundamental) para encontrar una salida ante la
crisis económica que actualmente vive el capita-
lismo. Es que era y es necesario apuntalar el pa-
pel de apoyo acumulador que cumple el Estado,
desviando los gastos sociales hacia la inversión
productiva en este momento de aguda crisis fis-
cal y encargando a la sociedad el cuidado de su
propia salud y de su bienestar, era y es necesa-
rio abaratar los servicios. La medicina social, en
cambio, requería y las requiere para sustentar su
lucha, para describir en las enredadas madejas
del capital los hilos de su destrucción.


La lucha de las corrientes: década de los
ochenta


Considero que la lucha no solamente consiste
en oponer al enemigo sino en minarlo, para mi
modo de ver esto está ocurriendo en la medicina
social o salud colectiva latinoamericana.


La corriente fenomenológica logró constituirse,
no solamente ha avanzado en el plano teórico,
no solo tiene una sólida base interpretativa uni-
lateral de la realidad social, sino que además ha
desarrollado métodos de conocimiento y acción
importantes que le permiten dar respuestas más
rápidas y eficientes a la burguesía de lo que da el
estructural-funcionalismo. Por otro lado, el lar-
go período uterino que tuvo la medicina social y
el abandono del trabajo estratégico de reflexión
sobre la práctica utilitaria inmediata que se desa-
rrolla desde el Estado, que debía haber cumplido
la medicina social con miras a su supervivencia
y avance, han apoyado el fortalecimiento de la
primera, sumado esto a nuestra incapacidad de
encontrar las formas docentes más adecuadas
(a excepción de Brasil, México y posiblemente


allí, sino que era necesario tener conocimiento
sobre cómo funciona el movimiento particular
con aquel general que sustentan los partidos de
izquierda que buscan el poder. Para escrudiñar
nuestro ser nacional y cultural, comprender
cómo nos adormecieron y rescatar las formas
de resucitar, accionando sobre nuestras propias
posibilidades.


No era suficiente aquello. Debíamos comprender
cómo podíamos desarrollar la ciencia en salud y
cómo direccionarla para sacarla del marasmo en
que se encontraba, pero no interpretando que la
ciencia-en-sí produce la revolución, sino cuan-
do tenemos el poder para manejarla. Entonces,
teníamos que comprender cuáles son sus de-
terminantes en nuestro contexto, cuáles ramas
científicas debían ser fortalecidas a través de la
movilización democrática y popular. Debíamos
entender qué aspectos debían tener mayor prio-
ridad y cómo atraer los recursos hacia dichos
campos y sobre todo formar un personal cien-
tífico profundamente politizado y comprometi-
do. Pero esos investigadores no desarrollarían
su conciencia sino trabajábamos sobre opciones
más democráticas para encausar las investiga-
ciones, lo cual nos enfrentaba en la disyuntiva
de encontrar formas metodológicas que engar-
cen a los investigadores en un quehacer dia-
léctico que les permita comprender su objeto
profundamente imbricado con la totalidad que
lo atraviesa, que lo produce y, al mismo tiempo,
factibiliza su necesaria articulación con el pue-
blo y que le permite observar y comprender su
vida. Se trataba, entonces, de superar el empíri-
co-análisis para buscar nuevas alternativas que
debían focalizar nuestra atención en la dialécti-
ca, que no había sido desarrollada en el campo
específico de salud; debíamos desarrollarla. De-
bíamos rescatar a los clásicos, buscar a un Marx
y Engels metodólogos, a un Lenin metodólogo,
a un Hegel metodólogo, para aprender a ver la
parcela específica de salud profundamente in-
terrelacionada, no solamente para comprender-
la sino para transformarla.


Se nos presentaba el dilema de que no bastaba
solo investigar y actuar, sino multiplicar ese es-
fuerzo para formar uno, diez, cien gentes que
reprodujeran ese empeño, que lo ampliaran, que
lo superaran, razón por la que teníamos que en-
contrar nuevas formas de docencia para trans-
mitir los nuevos conocimientos, porque estába-
mos convencidos de que las formas anteriores
de enseñanza terminarían anquilosando nues-
tras pretensiones. La docencia debía basarse en
una interpretación distinta: debíamos enseñar
aprendiendo de la realidad, debíamos constituir
una práctica docente que al mismo tiempo fuera
investigativa. Ese esfuerzo investigativo tenía
que estar profundamente conectado en el que-
hacer práctico, con la elaboración de los instru-
mentos de transformación. Mas no podíamos
caer en el pensamiento elitista de que sólo el
investigador transformaría la realidad, sino que
debía realizarse una interpretación correcta so-
bre su papel como intelectual orgánico, y, en esa
medida, nos remitía a la necesidad de politizar
el método.


A finales de la década de los 70 estábamos mu-
nidos de los instrumentos básicos para retornar
a la sociedad, para cuestionar a las instituciones
del Estado, para comprender el papel que juega
la cultura en la salud y en la demanda de servi-
cios, en la posibilidad de inquirir sobre el movi-
miento social y la salud, a preguntar con algún
nivel de solvencia sobre el papel del Estado en la
salud, a figurarnos una respuesta inicial sobre la
distribución de la salud en el espacio, a ubicar las
diferencias sociales en salud, etc. etc.


Mientras tanto el imperialismo avanzaba tam-
bién en forma notoria en la consolidación de un
marco interpretativo y metodológico en salud
pública: la fenomenología había sido físicamente
utilizada en el área de salud. Las investigaciones
desarrolladas en los países capitalistas centrales
habían permitido constituir una teoría lúcida en
este campo. El movimiento se hacía ya presente
con un cuño radical en América Latina a princi-




48 Algunos elementos sobre el desarrollo de la salud pública en América Latina La salud y la vida 4


¿Cuál es su impacto en la salud pública? Pues
algo así como nefasto. La medicina social que
intentaba constituirse como una respuesta mar-
xista-leninista latinoamericana se halla coloca-
da en un desfiladero entre el Escila del empi-
ro-positivismo y estructural funcionalismo y el
Caribdis del movimiento fenomenológico-seu-
dogramsciano, luchando por un costado con el
catecismo de una interpretación todopoderosa
de la técnica sobre la salud y la vida social y, por
otro lado, con esta nueva versión que intenta en-
contrar las fallas del sistema para modificarlas,
para dar las respuestas adecuadas para, según
lo alcanzo a entender, producir un capitalismo
más humano. En esa encrucijada me parece que
se sitúa la salud pública cubana cuando intenta
mirar a la salud pública latinoamericana.


Creemos que los próximos años presentan re-
tos de enorme importancia para el desarrollo
del pensamiento científico en salud pública,
para la formación de los cuadros portadores de
una conciencia nacional, democrática y popular
en salud, para la lucha por el logro de mejores


niveles de salud y calidad de vida de nuestros
pueblos y para el desarrollo de servicios de salud
acordes con nuestras necesidades. La posibili-
dad de avance de la corriente marxista-leninista
en salud (creo que así va a tener que comenzar
a identificársela) dependerá de su posibilidad
de articulación con las necesidades de las clases
sociales portadoras de la fuerza transformadora
fundamental, de nuestras posibilidades de ele-
var la conciencia sanitaria popular, de articular
este esfuerzo particular con las organizaciones
de izquierda que tengan aspiraciones de poder.
Su fortalecimiento dependerá de la formación
de mayor número de cuadros con una sólida for-
mación y una clara definición política, así como
la acumulación de nuevos conocimientos que
apoyen la comprensión del abigarrado proceso
latinoamericano y mundial. Sin lugar a dudas, la
salud pública cubana jugará un papel muy im-
portante en esta endemoniada partida de aje-
drez.


Ecuador). Pero considero que esto no constituye
el problema más grave, sino una simbiosis ne-
gativa que ocurre entre materialismo histórico-
dialéctico y fenomenología que, actualmente,
produce una pérdida de armas por parte de los
investigadores, docentes y trabajadores en salud
pública. En otras palabras, este planteamiento
está minando nuestras posibilidades.


A través de una lectura unilateral y deformada
de Gramsci, la interpretación fenomenológica
se fortalece en las propias filas de la medicina
social. Ya lo había advertido Juan César García
hace ocho años en su trabajo La formación del
médico en la realidad social de cada país. El teórico
revolucionario italiano Gramsci pasa por boca
de los teóricos doctos a hablar un lenguaje bas-
tante complejo de ser entendido por parte de las
huestes revolucionarias. La toma del poder era
necesaria (hasta aquí no existe problema), pero
en un segundo momento. ¿Cuál es el primer
momento? Bueno, algo así como la educación o
“culturización” de los “actores sociales” a través
del trabajo político-cultural-ideológico desarro-
llados en las instituciones de la sociedad civil, las
mismas que están constituidas por todas aque-
llas expresiones culturales y de bienestar social
que constituyen la sociedad. En otras palabras,
deberíamos trabajar con un nuevo mensaje cul-
turizador o democratizante en el seno de escue-
las, colegios, universidades, círculos artísticos,
organizaciones primarias, tales como la familia,
los grupos étnicos, los grupos religiosos, para
posteriormente producir una posibilidad de
cambio paulatino y gradual, no violento. ¿Qué
resultados benéficos produciría esta modalidad
de cambio? Pues, por un lado, evitar la desastro-
sa dictadura del proletariado que ha producido
tantos males en la tierra como, por ejemplo, los
archipiélagos Gulag, la represión rumana y otros
desastres, todos ellos relacionados con una rup-
tura de la democracia que aparece como un bien
supremo y sin apellido, porque parece que es tan
benéfica la democracia burguesa cuanto la demo-
cracia socialista. Entonces, una vez que la gente
gane un espíritu democrático lograremos gra-


dualmente dar el cambio a la sociedad política u
órgano del poder. De esta manera evitaríamos la
violencia y, al mismo tiempo, educaríamos a ese
proletariado que ha construido estados tan re-
presivos. Francamente como idea es genial, si se
pudiera hacer el cambio en esta forma, sería una
bendición; ¿para qué la lucha armada?, ¿para
qué tanto sacrificio de los revolucionarios? Lo
único que nos preguntamos, ¿alguna vez en la
historia alguna clase social cedió el poder con
tanta generosidad? Lo único que nos pregunta-
mos, ¿el imperialismo nos dejará tomar el poder
con tanta facilidad? Lo que recordamos es que
no permitió que Chile lo hiciera, que Brasil lo hi-
ciera, que se opone a que Nicaragua lo haga.


Perspectivas


¿Cuáles son las repercusiones en el campo de la
salud pública? Pues sencillamente encontramos
que esta nueva moda de interpretar el cambio
social nos desarma. Ya no se habla de imperialis-
mo, parece que no existe a pesar de que lo senti-
mos con fuerza diariamente. El análisis leninis-
ta sobre el imperialismo ha sido sustituido por
una contraposición entre occidente y oriente. Ya
no se habla de clase social porque aquello pare-
ce que ya no tiene vigencia, sino sobre “actores
sociales” que parecen no tener clase. Ya no se
habla sobre poder y partido, éstos han sido sus-
tituidos por un intento de lucha democratizante
y por movimiento social (el partido conduce a la
toma del poder, entonces parece ser negativo).
Para aquellos que nos conservamos un poco más
antiguos y, si se quiere, ortodoxos (quién sabe
que lo seamos) nos parece que esta corriente no
tiene mucho que ver con el marxismo, a pesar de
que dice interpretar desde el punto de vista gra-
msciano que hasta donde se conoce es un mar-
xista, y tiene más similitud con la fenomenolo-
gía que tanto peso ha adquirido en estos últimos
tiempos impregnando la teoría, el método, los
movimientos sociales y aun el plato de sopa que
nos servimos.




La salud y la vida 51


Inaugurar hace referencia a comenzar, prin-cipiar, iniciar, pero también se relaciona con
definir. Parece que los inicios siempre se acom-
pañan de la búsqueda de una definición y que las
definiciones son más simples en los comienzos.
En efecto, el inicio se muestra como un momen-
to donde pesa la fuerza del presente acariciado
por los sueños del mañana que diseñan con mu-
cha soltura propósitos y metas que aparente-
mente son fácilmente alcanzables con la buena
voluntad. En esa medida, el amplio camino del
mañana, libre de todo escollo, subyuga nuestra
mente y nos propone un fácil compromiso con
el “deber ser” que se coloca como la única fuerza
dirimente para el logro de la figura de lo que se
intenta hacer.


Pero lo cierto es que toda estructura social que
nace es producto del legado histórico con el que
encuentra y sobre el que vive el “hoy” mientras
diseña su propio “mañana”. En otras palabras,
toda institución mientras vive su presente, dibu-
ja su futuro, impulsada por el pasado. El “ayer”
y el “mañana” obran ineluctablemente sobre el
“ahora”, momento privilegiado en el cual se de-
sarrollan las acciones o prácticas humanas, y por
lo mismo obligatoriamente definibles. El inaugu-
rar hoy constituye en cierta medida, continuar
el ayer y propulsar el mañana siempre abierto,
un momento de ajuste de cuentas con lo que se
hizo y se dejó de hacer y el diseño de lo que se
hará; es un momento complejo de definición en
el que la acción se siente atrapada por lo que se
viene haciendo y busca ansiosamente romper
ese encanto para huir hacia el deber ser poten-
cial. En esa medida, la inauguración es, al mismo
tiempo, augurio de acciones futuras, liberadas


de ataduras negativas del pasado, potenciadoras
de lo positivo, fundadoras de lo nuevo.


El problema “inaugural” radica en la dificultad
de definir las estrategias que permitan acumular
la suficiente fuerza o poder de diferente calidad,
necesario para apagar las deudas de enfermedad
y muerte del pasado, evitar que éstas crezcan
como hasta ahora lo hacen y, al mismo tiempo,
propiciar nuevas acciones que abran horizontes
diferentes de salud y de vida; todo esto en un
momento de crisis económica, política e ideo-
lógica que dificulta aún más el trabajo de los
“augures”. Ésa es posiblemente la preocupación
diaria de todos los individuos e instituciones
del país y ésa debe ser también la preocupación
de la Escuela de Salud Pública de la Facultad de
Ciencias Médicas de la Universidad Central del
Ecuador. En otras palabras, la Escuela de Salud
Pública debe preguntarse qué hacer desde la
docencia para apoyar en la solución de las en-
fermedades ligadas con el deterioro simple que
cada vez crecen más y se hacen presentes como
tasas de tuberculosis, malaria, cólera, que incre-
mentan diariamente y que, como demonios del
pasado, se unen en matrimonio con aquellas en-
fermedades que acompañan la modernización
impuesta e importada y que muestran su rostro
como violencias, enfermedades hipertensivas,
sicosomáticas, drogadicción, SIDA, etc. ¿Qué
hacer con ese pasado que se ensaña, que resu-
cita en el presente solo como fuerzas negativas
que matan a nuestra gente y se niega a recupe-
rar nuestras glorias de shamanes preincásicos,
de sociedades más sanas, felices y productivas?
La Escuela de Salud Pública tiene que pregun-
tarse qué hacer con los servicios públicos de sa-


Escuela de Salud Pública:
un espacio para la lucha en salud*


* Discurso pronunciado en la inauguración de la Escuela de Salud Pública de la Facultad de Cien-
cias Médicas de la Universidad Central del Ecuador, en Quito, diciembre de 1991, en su calidad
de primer director.


Artículo 3




52 Escuela de salud pública: un espacio para la lucha en salud La salud y la vida 53


Ser es el Capital y esta repugnante dependencia
cada vez más sufrida y que la más grande confir-
mación constituye el viaje de Europa del Este en
búsqueda del socialismo y su encuentro con el
sagrado mercado.


En esta noche de inauguración deberíamos estar
tranquilos en nuestros ánimos porque la Escue-
la de Salud Pública ya no tiene que atravesar ese
desfiladero de definición entre la lucha por el
cambio o por la conservación del statu quo, des-
filadero por el que atravesaron todas las genera-
ciones anteriores con sus instituciones, porque
intentaron convencernos que el presente y el fu-
turo supuestamente están definidos, que como
técnicos salubristas lo único que debemos hacer
es encontrarnos con nosotros mismos, esto es
con la tecnología importada que debe sustituir
la filosofía que tanto mal y angustia nos cau-
só; con esa tecnología que nos factibilizará ser
eficientes, ser productivos, ser instrumentales,
trasnformarnos en una pieza científica de esta
inmensa maquinaria que requiere caminar en
completa coherencia… donde nuestra obedien-
cia es fundamental, ya que la obediencia debe,
por supuesto, sustituir al pensamiento y accio-
nar políticos.


Pero lo anterior no nos convence, atravesamos
el mismo desfiladero, nuestro pueblo está cada
día más enfermo, sí, nuestro pueblo ecuatoria-
no y nuestro ochenta por ciento poblacional
del mundo subdesarrollado y cada vez crecien-
tes porcentajes del pueblo de los países desa-
rrollados, nuestras instituciones se deterioran;
nuestra naturaleza cada día es menos nuestra;
nuestra cultura es más extraña y no nos recono-
cemos en ella. No podemos seguir fortaleciendo
nuestro extrañamiento, no es posible buscar
únicamente la tecnología para ratificar nuestro
desencuentro. Estamos en el mismo desfiladero
por el que transitó el pensamiento revoluciona-
rio del siglo XIX, esto es, la supervivencia de lo
humano mismo, la construcción del socialismo.
No podemos aceptar la falacia de que la tecno-
logía producida y empaquetada en los países
centrales constituye nuestra salvación, es fun-


damental encontrar una nueva filosofía que guíe
nuestra práctica política democrática en el cam-
po de la salud, es necesario desobedecer cientí-
ficamente las órdenes del imperio. Para ello no
es que debemos crear todo, sino que, en buena
medida, debemos desempolvar viejos pensa-
mientos de salubristas nacionales y extranjeros;
tenemos que rescatar la sabiduría popular y las
experiencias vividas por los pueblos, con el fin
de construir nuevos epistemes y elaborar reno-
vadas explicaciones que posibiliten acumular
fuerza para dirigir nuestro empeño.


En ese sentido, no es posible que la Escuela de
Salud Pública pueda tener repercusión alguna, si
no logramos, como colectivo de organizaciones
populares, instituciones públicas de servicios,
organizaciones no gubernamentales, instancias
de formación de recursos humanos y demás
gente preocupada por la salud de la población,
generar un proyecto pluralista, liderado por sóli-
dos principios y un indeclinable compromiso de
transformación de las condiciones de salud de
las mayorías.


Para hacer aquello, consideramos que es conve-
niente:


1. Reconocer el grave y constante deterioro de
la salud de la población y los problemas ex-
puestos anteriormente, porque de esta for-
ma podremos confirmar la urgencia de unir-
nos para enfrentarlos.


2. Analizar críticamente los postulados teóri-
cos, metodológicos y técnicos dominantes
en el pensamiento y la práctica de la salud
pública. Es importante anotar que en los paí-
ses centrales, donde por lo general se origina
el pensamiento hegemónico en este campo,
se reconoce su falta de coherencia y profunda
crisis, sin embargo, en los países dependien-
tes como el nuestro, en muchos momentos
se defiende lo indefendible y se intenta vita-
lizar los postulados que han demostrado sus
limitaciones. Parece que tenemos miedo de
descubrir lo nuevo y sobre todo redescubrir
lo nuestro. Este momento de crisis, “en que


lud que cada día se deterioran más, traicionan-
do así el sueño de Eloy Alfaro, el pensamiento
liberal progresista de inicios del presente siglo
y el sueño de aquellos trabajadores de la salud
que fundaron el Ministerio del ramo, con el fin
de extender la acción protectora del Estado bur-
gués, qué hacer con los salarios que disminuyen
por debajo de los niveles alcanzados en la déca-
da anterior, con las jornadas de trabajo cada vez
más extenuantes y prolongadas, con las pésimas
condiciones de vivienda y la problemática situa-
ción del transporte, con la alienante educación y
la destructiva comunicación social, con el margi-
namiento de las mayorías, y con el irrespeto de
nuestra cultura nacional.


La Escuela de Salud Pública no puede, por otro
lado, dejar de reconocer y analizar los problemas
y amenazas que se ciernen sobre las tres cuar-
tas partes de la población conocida como tercer
mundo o países explotados, con los cuales nos
hermanamos en la miseria, en la lucha y en la
irrenunciable construcción de la esperanza.


Primero: el nuevo orden mundial, la transna-
cionalización, la distinta competición entre los
grandes bloques, la aparición de un ejército
norteamericano-cancerbero brutal y un Estado
mundial impositivo, con la concomitante ame-
naza de una relegación más profunda y duradera
de nosotros, los países dominados.


Segundo: la nueva revolución tecnológica que
abrirá inmensamente el futuro, pero que, si no
podemos comprenderla y avanzar, propiciará
una dominación más perversa.


Tercero: las disparidades cada vez crecientes
entre naciones ricas y pobres, entre clases domi-
nantes y explotadas, entre países del hemisferio
norte y del hemisferio sur.


Cuarto: la Escuela de Salud Pública deberá
considerar cómo países del norte, luego de ha-
ber agotado irresponsablemente la naturaleza,
ahora pretenden que no utilicemos nuestros


recursos para preservar limpio el aire para sus
pulmones.


Quinto: debe, además, comprender que ahora,
cuando la Escuela intenta inaugurar su vida, los
augures de la humanización se encuentran per-
seguidos y se nos quiere convencer de que los
dioses se han llevado a Prometeo junto con su
fuego. Se habla más bien del fin de la historia,
del ocaso de la razón, de la imposibilidad de ha-
cer este mundo más humano, del fracaso de la
lucha por la libertad, de la negación de la solida-
ridad, del entierro de Marx, Lenin, Daquilema,
Alfaro, Agustín Cueva, Espejo, Ricardo Paredes,
de la imposibilidad de resucitar nuestros muer-
tos para conquistar nuestra propia vida, de que
no podemos ser nosotros a pesar de los quinien-
tos años de resistencia, a pesar de tantos sue-
ños de Bolívar, a pesar de tantas luchas y tantos
muertos. Se plantea que ya no existe ninguna
posibilidad de definir el sentido de nuestra vida,
puesto que el significado general está dado como
ley o naturaleza absoluta representada por la
cultura del capital; que no es factible hablar otro
idioma que el del mercado; que no se halla defi-
nida nuestra dependencia, que lo único que pue-
de cambiar son las nuevas formas de lo mismo;
que lo público no es bueno, que el Estado bene-
factor es una equivocación fabiana o un trasno-
chamiento keynesiano, que el propio Estado ca-
pitalista tradicional es demasiado benéfico para
el pueblo y que debe ser sustituido por uno que
permita mayor acumulación de la riqueza basa-
da en la disminución de los gastos sociales que
deben focalizarse para cubrir únicamente a cier-
tos grupos que más problemas pueden causar,
destruyendo. Incluso la falsa igualdad y derecho
ciudadanos; que la eficiencia de lo privado debe
sustituir a la maquinaria lenta e inútil de los ser-
vicios colectivos para terminar sirviendo solo a
los que sean competitivos, traicionando en esta
forma los anhelos del pueblo organizado que
apuntaló ayer con su lucha el nacimiento de esas
instituciones públicas para que respondan a sus
necesidades. Nos proponen que todo está dado,
que hemos encontrado al Uno, al Absoluto, el




54 Escuela de salud pública: un espacio para la lucha en salud La salud y la vida 55


del saber en salud pública que no puede so-
lucionar los crecientes problemas de la salud,
estaremos en capacidad de priorizar en me-
jor forma los problemas y evaluar la eficacia
humana de nuestras acciones. En resumen,
podremos cumplir con la recomendación de
Ricardo Paredes de politizar nuestra acción
en la medida en que ubiquemos a la técnica
en su puesto y demos sentido al quehacer.


c) Posibilitar el avance de la administración
tradicional en salud a través del abordaje
de la planificación y administración estra-
tégicas que presentan importantes aportes
en América Latina. Los nombres de Matus
y Testa aparecen como productores de un
pensamiento a ser repensado, criticado y
superado, como debe hacerse con todo pen-
samiento antiguo o moderno. Pero para
hacerlo, es importante mirar hacia atrás y
analizar nuestro deambular práctico en la
salud pública, aprender lo que nos dejó como
enseñanza la beneficencia pública de la Re-
volución Liberal; estudiar los elementos pro-
gresistas de la asistencia pública propiciada
por la Revolución Juliana; analizar con ex-
tremo cuidado el primer plan cuadrienal de
salud realizado con la participación de Enri-
que Garcés, Elías Gallegos Anda y otros pro-
fesionales progresistas donde se establece,
como dice Margarita Velasco, “el principio
de la salud como un derecho universal y se
traza una línea divisoria con la política social
entendida hasta esos años como atención a
los pobres”, aspecto que no constituye otra
cosa que la expresión, como pensamiento en
salud, de aquel inmenso movimiento popu-
lar que culminó como Revolución de Mayo o
“Gloriosa”. Revisar, además, aquel esfuerzo
realizado por los salubristas, quienes con su
accionar posibilitaron la apertura del Minis-
terio de Salud Pública. Ellos son y fueron
verdaderos obreros que han depositado su
esfuerzo e inteligencia en productos colecti-
vos que toman las formas de leyes, normas,
coordinaciones, evaluaciones y servicios
captados por la población. Son personas que


soñaron que a través del Ministerio de Salud
Pública se podría dinamizar el cuidado de
la salud de nuestro pueblo, la disminución
de las tasas de enfermedad, la consecución
de mayores niveles de salud; algunos, como
Pepe Álvarez, han muerto ya acompañados
por la frustración, otros continúan en la
lucha por modernizar esta institución, por
superar su ineficiencia, por democratizarla,
por encontrar medios más adecuados para
dar un vuelco a las actuales condiciones; al-
gunos han conducido acciones gigantescas
consignadas en voluminosos planes que, en
muchas ocasiones, no han sido casi tomados
en consideración por los políticos de turno y
que como sucede en todos los procesos so-
ciales habrá algún momento que escribir la
historia de los hombres sin historia. Oswal-
do Egas es uno de los hombres que dejó su
salud en planes monumentales que ayu-
daron a normar las ideas, que permitieron
idear críticas y aún fundamentar la posibili-
dad de hablar de la superación de su propia
planificación normativa; Oswaldo es solo un
figura representativa de cientos de personas,
que desde diferentes puestos intentan atra-
par los sueños de las anteriores y actuales
generaciones de salubristas que planteamos
un servicio de salud nacional con unidad de
comando, sólidamente sustentado en prin-
cipios nacionales, democráticos y populares;
equitativo e integral, de amplia cobertura y
con participación social. El equipo de salud
del Frente Social hace, en este momento, un
esfuerzo por avanzar en ese empeño que, sin
lugar a dudas, deberá contar con el impulso
crítico y autónomo de la fuerza popular para
asegurar su adecuado cumplimiento.


Para construir un pensamiento estratégico
en salud con sabor nacional, no es solo nece-
sario mirar y comprender lo que los distintos
trabajadores de la salud hacen e hicieron, sino
entender que las expresiones progresistas en
salud siempre se generaron bajo el empuje
popular; cuando en las distintas coyunturas,
el hambre, la miseria y la opresión produje-


el objeto se aferra a su espacio actual y (al
mismo tiempo se visualiza) su emergencia
evolutiva hacia un espacio potencial”, debe
ser rescatado por la salud pública ecuato-
riana. Es fundamental que se construya ese
espacio potencial y aquello, nos parece, debe
ser hecho a través de la acción práctica actual
que busca solucionar los grandes problemas
de salud de nuestra población, profundamen-
te sustentada en los principios de la teoría
científico-social, cuyas bases se encuentran
en los trabajos de Virchow, Neumane, Stern,
Sigerist, Rosen, Juan César García, Lauren y
muchos otros a nivel internacional; así como
en los aportes de Espejo, quien nos da el aval
para sustentar que nuestra utopía tiene un
largo añejamiento, que es aun anterior a la
conformación del pensamiento moderno
europeo, y que los grandes revolucionarios
del siglo XIX confirmaron y fortalecieron
nuestro empeño, aportando un criterio cien-
tífico. Que aquella teoría científica continuó
fortaleciéndose en el país, en este siglo, con
los planteamientos de Pablo Arturo Suárez,
Santiana, Arcos y muy especialmente de Ri-
cardo Paredes y más recientemente con la
brillante y crítica producción de Jaime Breilh
y el equipo del CEAS, con los aportes de Ve-
lasco, León, Estrella, el IDICSA y, en general,
con esa producción comprometida y amplia
de la medicina social ecuatoriana y latinoa-
mericana.


Consideramos que, en base al aporte inno-
vador del pasado y del presente, en el plano
teórico-metodológico es fundamental:


a) Superar el encuadre flexneriano-biolo-
gicista de la salud pública tradicional, inte-
grando los avances de la epidemiología social
o crítica, porque es esta rama del saber la que
permite la ampliación del horizonte de visibi-
lidad de nuestro objeto de estudio, integran-
do, al mismo tiempo, la historia en su real
dimensión, la heterogénea realidad estruc-
tural como determinante fundamental y la
dinámica social como eje de interpretación.


Los avances hechos por la epidemiología crí-
tica latinoamericana son importantes, pero
deben ser complementados en un esfuerzo
conjunto tendiente a estudiar y analizar los
determinantes más particulares. Además, se
requiere que los hallazgos producidos en los
centros de investigación y en las instancias
académicas sean llevados con más fuerza a
los trabajadores de la salud y a la población
en general, para apuntalar la construcción de
una nueva conciencia en salud y propulsar el
movimiento de voluntades alrededor de una
reforma sanitaria de carácter nacional, po-
pular y democrática.


b) Superar el método empírico-positivista
para dar paso a un planteamiento dialécti-
co y participativo en la interpretación de la
problemática de salud. El conocimiento que
pretende ser científico debe confirmar su
cientificidad mediante la transformación del
problema abordado. Al mismo tiempo que se
aprehende la realidad, es necesario delinear
los caminos posibles y potenciales para el
cambio propuesto, mientras las acciones que
se desarrollan para dicho cambio generan
nuevos conocimientos. El cambio, entonces,
no se propone llevarlo a cabo a través de una
sola intervención de la tecnología importada,
sino que se propone realizarlo con esa tecno-
logía, pero reinterpretada y dirigida por la
fuerza social que pone su vida para transfor-
marla. Así, la tecnología existente es rescata-
da como una fuerza instrumental útil, pero
es fácil comprender que se requiere de otra
“tecnología” que ponga sentido a dicho cam-
bio, esto es, de la “tecnología política” que
se expresa como poder y lucha por el resca-
te de nuestra nacionalidad, como búsqueda
de nuestra identidad, como planteamiento
de nuevas utopías en las que se hagan pre-
sente nuestra ira ante la represión y nues-
tra obsesión por construir nuestro futuro a
través del accionar práctico actual. Con un
planteamiento dialéctico podremos superar
la no-filosofía y la obediencia impuestas por
el imperio, ayudaremos a superar la crisis




56 Escuela de salud pública: un espacio para la lucha en salud La salud y la vida 57


respuesta de altura ante las necesidades de
salud de nuestro pueblo, ante los requeri-
mientos del pensamiento crítico que siem-
pre debe surgir desde la Universidad, ante
los servicios, ante la educación y ante el re-
querimiento de apuntalar la construcción de
las utopías en salud.


3. Es necesario reformular la práctica social
en salud, requerimos buscar lo que nos une
y superar lo que nos separa. Hacemos un
planteamiento de unir esfuerzos, de buscar
identidades, de plantear objetivos prácticos
de trabajo. Creemos que es posible forjar un
movimiento en salud. Consideramos que po-
dríamos, como Universidad, como Escuela
de Salud Pública, participar en su construc-
ción, porque al mismo tiempo creemos que
la Escuela es un espacio de debate en el cual
podemos compartir todos los espíritus abier-
tos a las posibilidades del hoy que buscan po-
tencialidades del mañana. No consideramos
que podemos ser vanguardia, porque las van-
guardias se forjan junto a la sociedad civil, en
concreta y real comunión con los problemas
populares, pero sí podemos participar en la
construcción de un planteamiento nacional
en salud que dé respuesta a los requerimien-
tos que surjan en un crisol democrático en el
que todos los que intentan apuntalar la de-
finición de los problemas en salud colectiva
y los derroteros de su construcción tengan
un puesto. Personalmente, considero que
la Escuela de Salud Pública debe irrespetar
la falsa autonomía universitaria que fue in-
terpretada como cómoda separación de los
problemas nacionales y la formación de caci-
cazgos y sectarismos improductivos y malsa-
nos, debemos continuar por ese sendero de
activa interrelación con la población, con las
instituciones de servicio, con los organismos
no gubernamentales comprometidos, con las
organizaciones internacionales que respeten


nuestra autarquía, luchando por construir la
auténtica autonomía nacional. Esto es, for-
jando la organización capaz de reproducir
nuestra propia vida, nuestra identidad, nues-
tra ciencia, nuestra cultura, nuestra salud
pública. Planteamos no aceptar obediencias
de derecha o izquierda porque la obediencia
siempre es dañina, porque forja obedientes,
no deliberantes, inhumanos en potencia.
Proponemos forjar espacios de debate en los
que intentemos encontrar teorías y métodos
para hallar la verdad en la propia realidad, es
decir, en comunicación con el pueblo.


Habíamos dicho que el inaugurar es iniciar,
es comenzar y es definir, pero también es
mirar hacia atrás y augurar el mañana en el
intento de que la historia se transforme en
política, los recuerdos en sueños, la heren-
cia del ayer en fuerza del mañana. Los “au-
gures” anunciaban el futuro en el vuelo de
las aves, en esa acción se originó la palabra
inaugurar. Creo que nuestro pueblo lanza a
volar constantemente suficientes mensajes
que auguran luchas futuras y, por lo tanto,
espacios abiertos para todos los que quieren
construir. Definimos entonces nuestra labor,
hasta cuando estemos en este espacio pasaje-
ro de la vida, como lucha por la organización
democrática de una salud pública compro-
metida con el logro de la nacionalidad, con la
solución de los problemas de nuestro pueblo,
con el avance de la ciencia y la cultura, con la
defensa de lo público, con la docencia demo-
crática, con el don de resucitar los muertos
que hablan sobre la vida, con el arte y con el
amor.


ron eclosiones; o cuando las organizaciones
populares y sus intelectuales pudieron re-
unir en un colectivo la fuerza de sus indivi-
dualidades que dinamizaron las aletargadas
mentes de los investigadores y burócratas
en salud, despertando amaneceres distintos,
llenos de sol, ciencia y esperanza. Es por eso
que no aceptamos que nos hayan arrebatado
a Prometeo, por el contrario, se encuentra
entre nosotros como una CONAIE que bus-
ca entre las montañas de los Andes nuestro
Ser constantemente avasallado y nuestra
nacionalidad denegada, que con sus bocinas
anuncian una nueva esperanza de romper
este sentimiento doloroso de soledad, al pro-
poner una nueva potencialidad de recrear
nuestra solidaridad desgarrada. Prometeo
se presenta como una Coordinadora Popular
que reflexiona y promete nuevas luchas en
salud, como organizaciones sindicales, feme-
ninas, barriales, cristianas de izquierda, que
traen fuego siempre renovado.


La Escuela de Salud Pública deberá compren-
der que la base del pensamiento y acción
científicos en salud se encuentra en la solu-
ción de nuestros problemas, que el Prometeo
de la ciencia es el pueblo.


d) Superar la concepción bancaria y anqui-
losada de la educación tradicional con miras
a generar una propuesta más ágil, moderna
y comprometida con las necesidades nacio-
nales. En este sentido, es importante res-
catar el esfuerzo cumplido por el curso de
Posgrado de Investigación y Administración
en Salud, CEIAS que como antecesor de esta
Escuela organizó una experiencia de resis-
tencia por el lapso de doce años, durante los
cuales neciamente intentó traducir los sue-
ños de la medicina social latinoamericana
en acciones de docencia e investigación que
debieron cumplirse entre las limitaciones de
una Facultad de Ciencias Médicas pobre en
recursos pero que, parece, solo ahora com-
prendió la importancia de la salud pública,
porque antes dio prioridad a todo, a excep-


ción de lo social. Gracias al Dr. Dimitri Ba-
rreto, decano de la Facultad por su empeño.
Gracias a los que vengan como futuros de-
canos; esperamos que los inmensos recursos
depositados por el BID en esta Facultad, al
menos, salpiquen a la Escuela de Salud Pú-
blica. De todas maneras en este deambular
de doce años, hemos conocido y vivido con
gente que dio tanto empeño para que prosi-
ga el CEIAS, y posibilitó que se confundan
en una sola expresión fraterna, objetivos,
productos, recursos, logros y frustraciones;
me refiero al Centro de Estudios y Asesoría
en Salud (CEAS), sin el cual no hubiésemos
podido acumular la pequeña experiencia do-
cente cumplida por nosotros, sin ellos y ellas
no nos hubiese sido posible resistir, no hu-
biésemos podido crear y soñar en continuar
y crecer. También encontramos otras organi-
zaciones como el Ministerio de Salud Pública
que siempre estuvo presente con su crítica,
apoyo y constante preocupación, al igual que
la Organización Panamericana de la Salud
que siempre nos brindó el apoyo financiero
y técnico indispensable. En los últimos años,
la Fundación Eugenio Espejo y la Comuna
Sanitaria Virchow cumplieron un papel im-
portante y desinteresado. Treinta docen-
tes han constituido el corazón del curso de
posgrado, muchos de ellos nunca recibieron
financiamiento, la mayor parte no pertene-
cen a esta Facultad; algunos se despidieron
rápidamente, otros persistieron con una ne-
cedad infinita… Nelson Reascos representa
la persistencia de enseñar y criticar a pesar
de todos los problemas, limitaciones y dife-
rencias; muchos otros tuvieron similar com-
portamiento en estos doce años, estoy solo
mencionando nombres como ejemplos.


La vida y acción del curso de Posgrado de
Investigación y Administración en Salud es
fundamental para el inicio de la escuela de
Salud Pública. Demostramos que es posible
resistir y buscar nuestra identidad en el que-
hacer nacional, es posible decir que a pesar
de las limitaciones hemos intentado dar una




La salud y la vida 5


Según Marx, el socialismo debía ser la antesala
de:


“el comunismo, en cuanto abolición-su-
peración positiva de la propiedad privada,
en cuanto autoalienación humana, y por
lo tanto, real apropiación del ser humano
por y para el hombre; por lo tanto en cuan-
to regreso pleno consciente y devenido en
el marco de toda la riqueza de la evolución
anterior, del hombre para sí mismo como
hombre social, o sea, como hombre huma-
no.


Este comunismo… es la verdadera resolu-
ción del conflicto entre el hombre y la natu-
raleza y el hombre y el hombre, la verdadera
resolución de la pugna entre la existencia y
el ser o esencia, entre la objetivación y la
autoactuación confirmadora, entre la liber-
tad y la necesidad, entre el individuo y el gé-
nero. Es el enigma resuelto de la historia, y
se sabe a sí mismo como tal resolución”.1


Constituye el socialismo, a su vez, el inicio de
la superación del capitalismo, en cuanto for-
ma suprema de la alienación, momento en el
cual fuerzas productivas sociales se desarrollan
“como fuerzas del capital independizadas frente
al trabajo y, por lo tanto, en contraposición di-
recta a su propio desarrollo, al desarrollo del tra-
bajador”.2 La alienación, de acuerdo a la concep-
ción de Marx, no es más que la contraposición
entre el ser humano y la existencia humana, y la


superación será la creación de las posibilidades
de una evolución histórica en la que se termine
la contraposición entre la riqueza, la multilate-
ralidad de la sociedad y la impotencia, la pobre-
za, la unilateralidad de los individuos. Pobreza
e impotencia individual que se han hecho pre-
sentes como tasas crecientes de enfermedades
modernas, producto del gran desarrollo desor-
denado de la existencia humana, mezcladas con
enfermedades antiguas que traducen esa pobre-
za típica del hombre que le imposibilita todavía
desarrollar en buena medida las fuerzas de tra-
bajo y conseguir los elementos necesarios para
su supervivencia.


El socialismo constituiría, por otra parte, el pau-
latino logro de la libertad por parte del hombre.
Libertad que aparece en la obra de Marx con dos
sentidos íntimamente vinculados, uno abstrac-
to-negativo y otro concreto-positivo. En sentido
negativo aparece como capacidad del hombre de
superarse, de rebasarse constantemente, de ser
el eterno movimiento del devenir, de transfor-
mar su propia naturaleza mediante una activi-
dad consciente,3 mientras que en sentido posi-
tivo, “… el derribo real de las barreras, que es
al mismo tiempo un desarrollo muy positivo de
la fuerza productiva, energía real y satisfacción
de necesidades inacallables, ampliación de fuer-
zas de los individuos”.4 Libertad como princi-
pio negativo necesario para el desarrollo de una
personalidad fuerte, creativa, que siempre se
rebasa a sí misma, que busca nuevos horizontes,
que lucha contra los demonios de la enfermedad


Práctica en salud y socialismo*
Elementos para la reflexión


* Ponencia presentada en Quito, abril de 1992.


1. Marx, K. “Teorías sobre el plusvalor”. Capital, tomo III.
2. Marx, K. F, Op, cit.
3. Markus, G. Marxismo y antropología. Barcelona: 1993, pp. 100.
4. Marx, K. y Engels, F. Ideología alemana. Buenos Aires: 1975.


Artículo 4




60 Práctica en salud y socialismo. Elementos para la reflexión La salud y la vida 61


Los primeros pasos de la implantación del socia-
lismo en los países de Europa del Este y la Unión
Soviética (por no hablar del resto de socialismos
reales) se cumplieron, pero no fue posible cami-
nar lo suficiente para llegar a “la verdadera reso-
lución del conflicto entre el hombre y la natura-
leza y el hombre y el hombre, la verdadera reso-
lución de la pugna entre la existencia y el ser o
esencia, entre la objetivación y la autoactuación
confirmadora, entre la libertad y la necesidad,
entre el individuo y el género”.8


En otras palabras, no se ha resuelto el enigma
de la historia, sino que ese enigma se presenta
con fuerza renovada ante el engendro de socie-
dades endemoniadas que terminan deglutiendo
los sueños y acciones alimentados durante cien
años en millones de cabezas de individuos que
pensábamos vivir en un mundo humano social
más justo y bello en el futuro próximo.


La presencia del enigma nos lleva a preguntar-
nos si lo que cayó fue verdaderamente el socia-
lismo, si es que éste se degeneró en el camino o
tal vez nunca tuvo suficiente condumio para dar
la posibilidad de ser llamado socialismo.


Entonces, a pesar de que en muchas ocasiones
se intenta ratificar apriorísticamente la necesi-
dad sicológica del valor y eternidad del socialis-
mo e indicar que éste seguirá adelante porque
así tiene que ser, porque el socialismo es un su-
ceso histórico que se halla ubicado en la cadena
evolutiva de la sociedad, me permito cuestionar
que no creo que la cosa sea así. “Que el futuro
no está dado de antemano como resultado de al-
guna necesidad o teleología social; que el futuro
no se produce sino como resultado de la práctica
revolucionaria. Aún más: el futuro no es ni si-
quiera inteligible sino como objeto de la práctica
revolucionaria”,9 como lo diría Gramsci:


“lo único que se puede prever ‘científica-
mente’ es la lucha, no en sus momentos
concretos, que solo pueden ser resultado
de fuerzas en contraste, constantemente
en movimiento y no reducibles a cantida-
des fijas, porque en ellas la cantidad muta
siempre en cualidad. Hay ‘previsión’ efec-
tiva cuando se es activo, cuando se aplica
la voluntad y, por lo tanto, se contribuye
concretamente a producir el resultado ‘pre-
visto’. Consiguientemente, la previsión no
es un acto científico de conocimiento, sino
expresión abstracta del esfuerzo por crear
una voluntad colectiva”.10


La previsión científica únicamente podría darse
con hombres que desarrollen una praxis total-
mente racional, en la que se identifique integral-
mente la necesidad científica con la voluntad so-
cial, lo cual no puede existir en el capitalismo ni
en el socialismo, razón por la que se debe luchar
por la fundación de una sociedad en la que se so-
cialice verdaderamente el poder, donde se tenga
como fin abolir la explotación y la opresión, pero
que no se construya todos los días la segunda a
pretexto de abolir la primera, porque el fin nun-
ca justifica el medio.


Es posible afirmar que el marxismo aporta, en el
momento actual, conocimientos fundamentales
para hallar los determinantes científicos ocurri-
dos históricamente (vector pasado-presente),
y apoya la previsión de la praxis humana en el
vector presente-futuro. En esa medida, dispone-
mos de los instrumentos científicos legados por
Marx para conocer el funcionamiento del capital
y sus determinaciones, tenemos las propuestas
científicas de Lenin para analizar la situación re-
volucionaria, que fueron obtenidas en su prácti-
ca revolucionaria que culminó en la Revolución
de Octubre, pero no conocemos a ciencia cierta


8. Marx, K. Teorías sobre el plusvalor. Op. cit.
9. Markus, G. Marxismo y antropología. Op. cit., p. 90.
10. Gramsci, A. El materialismo histórico y la filosofía de Benedetto Croce. México: Juan Pablo Editor; 1975.


mental. Libertad, en sentido positivo, que posi-
bilitaría el desarrollo tecnológico al servicio del
hombre para liberarlo del trabajo malsano, para
apuntalar el desenvolvimiento de sus potencia-
lidades biológicas, para prevenir las enfermeda-
des, para curar las que ocurren, así como actual-
mente sucede en Cuba.


El socialismo permitiría al hombre disponer de
una prueba intuible, irresistible, de su nacimien-
to por obra de sí mismo, de su proceso genético,
porque para él toda la llamada historia universal
no es más que la producción del hombre por el
trabajo humano, el devenir de la naturaleza para
el hombre.5 Socialismo que permitiría al hombre
encontrarse más allá de la lucha contra el capital
en un mundo de su propia construcción, donde
los objetos construidos serían parte del hombre
al ser producto de su propia voluntad social y no
de la imposición y alienación. En otras palabras,
donde el futuro tendría la seguridad del presen-
te, seguridad necesaria para construir un mun-
do saludable.


Como el hombre no puede llevar una vida hu-
mana, no puede ser hombre como tal más que
en su relación con los otros hombres, el socia-
lismo permitiría la estructuración de la relación
necesaria para el desarrollo de la individualidad
en íntima relación con la colectividad. Donde el
hombre individual sería tal en la medida en que
se relaciona en comunidad con sus similares,
forjando una totalidad plena de diversidades
particulares.


La conquista de la sociedad comunista, según
Marx, debía siempre darse a través de un proce-
so revolucionario, en el que:


“el proletariado se valdrá de su dominación
política para ir arrancando gradualmente a
la burguesía todo el capital, para centralizar
todos los instrumentos de producción en
manos del Estado, es decir, del proletariado
organizado como clase dominante, y para
aumentar con la mayor rapidez posible la
suma de las fuerzas productivas.


Esto, naturalmente, no podrá cumplirse al
principio más que por una violación des-
pótica del derecho de propiedad y de las
relaciones burguesas de producción… para
transformar radicalmente todo el modo de
producción… suprimiendo al mismo tiempo
las condiciones para la existencia del anta-
gonismo de clase y de las clases en general…
En sustitución… surgirá una asociación en
el que el libre desenvolvimiento de cada uno
será la condición del libre desenvolvimiento
de todos”.6


Todo lo cual posibilitará la conformación de una
etapa marcada por:


a) la propiedad común, social, sobre los me-
dios de producción;


b) la remuneración de los productores confor-
me al trabajo aportado a la sociedad;


c) la supervivencia del Estado a la vez que se
inicia, desde el Estado mismo, el proceso de
su propia extinción;


d) la apertura de un espacio cada vez más am-
plio a la democracia al transformar radical-
mente el principio de la representatividad,
y e) la autogestión social a devolverse a la
sociedad las funciones que usurpaba el Es-
tado.7


5. Marx, K. Manuscritos económicos filosóficos. México: Ed. Grijalbo; 1985.
6. Marx, K. y Engels, F. Manifiesto del Partido Comunista. Pekín, Ediciones en Lenguas Extranjeras;


1973.
7. Sánchez Vásquez, A. “Ideal socialista y socialismo real” en: Los nuevos procesos sociales y la teoría política


contemporánea. Nuevo México: Siglo XXI; 1996.




62 Práctica en salud y socialismo. Elementos para la reflexión La salud y la vida 63


dos panópticos regentados por déspotas que ne-
garon las propuestas marxistas de humanidad?


En este punto es fundamental volver a estudiar
las críticas hechas por distintos luchadores re-
volucionarios alrededor de la implantación del
socialismo en la ex Unión Soviética.


Es necesario releer a Kautsky y a Martov que cri-
ticaron ampliamente la supresión de la democra-
cia formal; a Rodolfo Mandolfo, que en 1918 ya
denunciaba que en la Unión Soviética se cons-
truía un capitalismo de Estado; o Panekeuk y
Mattik que insistían en la consolidación de una
contrarrevolución burocrática; a Djilas y Charles
Betelheim que demostraron la existencia de cla-
ses sociales en los así llamados países socialis-
tas; a Luckacs y a Agnes Heller que denunciaron
el avasallamiento de la individualidad; a todos
aquellos que informaron sobre existencia de vas-
tos campos de concentración en los que se asesi-
naba a los opositores y se depuraba a los propios
constructores del socialismo que no creían exac-
tamente en lo que el tirano de turno establecía.
Creo que debemos releer las denuncias que se
transformaron en documentos prohibidos por
la nomenclatura, porque en América Latina no
tenemos otra opción que avanzar hacia un so-
cialismo que intente abolir la explotación y la
dominación imperantes y porque necesitamos
crear autónomamente nuevos puntos de vista.


Debemos hacernos la pregunta sobre la viabili-
dad de acumular poder al mismo tiempo que se
lleva a cabo un proceso de lucha por la eman-
cipación cultural de las clases desposeídas para
promover la democratización verdadera en la
construcción socialista y evitar en esta forma
“Las manifestaciones patológicas del centralis-
mo burocrático (las mismas que) se deben a la
falta de iniciativa y responsabilidad de la base, es
decir, al atraso político de las fuerzas periféricas,


aun cuando éstas sean homogéneas con el gru-
po territorial dominante”.12 En otras palabras,
creo que debemos preguntarnos: ¿es necesario
la implementación de un proceso concomitante
de construcción del poder a partir de la transfor-
mación humana amplia y profunda de la socie-
dad a través de la lucha; esto es, el avance de la
iniciativa y responsabilidad de las masas como
requisito indispensable para la construcción del
poder o es necesario únicamente concentrarnos
en la construcción del poder del partido, para el
partido o por el partido…?


La utilización de todos los hombres, de todas las
artes, de todos los conocimientos, de todas las
formas organizativas para la consolidación y de-
sarrollo del poder policial y el partido, mató las
posibilidades del desarrollo de la segunda mitad
del “Dios” que el socialismo ofrecía encontrar
para el hombre, esto es la unión comunitaria, la
praxis colectiva, creativa y humanizante.


Por esta razón tuvo el hombre que salir en nueva
odisea a buscarlo por fuera de la sociedad que
intentó construir, porque ésta se transformó en
una nueva forma de acumulación tardía del ca-
pital y de reconstitución del capitalismo con una
dominación más abyecta.


Es obvio pensar que no existe una respuesta úni-
ca y siempre correcta sobre el ‘qué hacer’, por-
que las estrategias son infinitas en función de
las especiales relaciones de fuerza, pero lo que sí
requerimos es abrir la mente para encontrar en
la realidad dichas potencialidades y no encerrar-
nos en el planteamiento de que existe la verdad
cifrada en los escritos sagrados del marxismo-le-
ninismo celosamente guardados por sus vicarios
terrenales; ningún libro tiene la verdad absolu-
ta, sino un planteamiento metodológico general
que apuntala la interpretación de la realidad con
sus particularidades a ser descubiertas.


12. Gramsci, A. Notas sobre Maquiavelo, sobre política y sobre el Estado moderno. México: Juan Pablo Editor;
1975.


los determinantes del fracaso del así llamado so-
cialismo real y su retorno al capitalismo, lo cual
es fundamental conocerlo, porque podemos ma-
ñana intentar volver a vivir el pasado con sus
fracasos.


A pesar de todos los conocimientos que dispo-
nemos y con los que produzcamos, realmente
no tenemos ni podremos disponer de los instru-
mentos para preveer científicamente la forma
en que debemos actuar en la organización de
las voluntades que llevan a la construcción de la
sociedad socialista, sino que debemos mirar al
futuro desde el presente y al presente desde el
futuro,11 para encontrar opciones de acumular
democráticamente poder humano que permita
direccionar nuestros esfuerzos para transfor-
mar la sociedad.


No existe en el mundo vanguardia o grupo hu-
mano que pueda ser el depositario de la verdad
absoluta sobre el mañana, sino gente con mayor
o menor conocimiento que puede hacer previ-
siones con amplios márgenes de error.


En efecto, el hombre como ser autopoiético está
supeditado a las leyes que hereda históricamente
y, por esto, le es posible conocer científicamente
su ser actual, pero en su juego situacional pue-
de producir hoy y mañana nuevas regularidades
fenoménicas o nuevas acumulaciones de poder
capaces de cambiar el sentido de las determi-
naciones esenciales. En esa medida, los sucesos
socio-políticos del futuro son factibles de cálculo
pero no posibles de predicción, porque el futu-
ro, al igual que el presente y el pasado, es uni-
dad en la diversidad y para que sea totalmente
dominable deben haberse suspendido todas las
diversidades, lo cual puede ocurrir en la medida
en que exista una total identificación racional
y democrática de las necesidades de todos los
hombres o, por el contrario, el avasallamiento
de dichas diversidades por la fuerza con la con-


siguiente resistencia poblacional, como ocurrió
con las nacionalidades soviéticas o con el indio
de los Andes.


Si hacemos un esfuerzo grande para aprehen-
der la caída de los socialismos realmente exis-
tentes, será posible extraer grandes enseñanzas
para aminorar nuestros errores. No considero
que nos ayuda en lo absoluto la calificación de
que es un proceso equivocado porque se alejó
de las verdades canónicas depositadas en los ar-
chivos marxistas, porque ninguna norma es lo
tan amplia para poder interpretar la compleja y
rica realidad en que se produce el problema. Por
otro lado, no creo que podemos entregar la res-
ponsabilidad a una persona o dirigente sobre los
problemas ocurridos, porque cualquier suceso
social que ocurre en un momento dado es pro-
ducto del legado histórico y de las circunstancias
nacionales e internacionales que lo rodean.


A partir de lo anterior, es fundamental pregun-
tarnos cuáles fueron los determinantes funda-
mentales y cómo obraron éstos para que en la
construcción del ‘socialismo’ se produzca una
paulatina y ascendente negación de la libertad,
socializadad, universalidad, trabajo como obje-
tivación y conciencia del pueblo perteneciente a
los socialismos reales; en otras palabras, ¿cómo
se organizó una formación social que terminó
negando su propio fin? En este aspecto, es im-
portante averiguar el papel que jugó el modelo
dominante de construcción del socialismo, vi-
gente en los últimos setenta años, que siempre
privilegió la acumulación y centralización del
poder partidario a nivel del Estado y el cercena-
miento concomitante de las instituciones de la
sociedad civil.


¿Hasta dónde es posible mantener las propues-
tas tradicionales de forja del socialismo basados
únicamente en la acumulación del poder, que
terminó conduciendo a la conformación de esta-


11. Zemelman, H. De la historia a la política. México: Siglo XXI; 1989.




64 Práctica en salud y socialismo. Elementos para la reflexión La salud y la vida 65


tativo de tipo biologicista sobre el proceso salud-
enfermedad, incorporando los aportes teóricos,
metodológicos y técnicos de la epidemiología
crítica que ha tenido un gran avance en Ecuador,
así como continuar en el camino de la construc-
ción de aquellos conocimientos necesarios para
el desarrollo de un práctica individual y colectiva
comprometida, que requiere los aportes teóri-
cos, metodológicos y técnicos de la administra-
ción crítica, para posibilitar el control social de
los servicios de salud.


En este mismo campo, deberán forjarse todos
los medios y recursos para la consecución de
una nueva conciencia sanitaria en la población,
en base a los aportes científicos brindados por
las ciencias de la comunicación, las ciencias de
la salud en general y la medicina social, así como
del saber y cultura popular en salud. Será de
gran importancia el compromiso que asuma la
universidad para desarrollar y enriquecer esta
propuesta. La conciencia sanitaria de la que ha-
blamos se identifica como un compromiso para
el cambio en salud que busca la universalización
de los derechos sociales y la garantía del control
social por parte de la población sobre los servi-
cios. En este punto, es fundamental reconocer
que requerimos abrir caminos a través de los
cuales se puede construir tanto la democracia
formal como la democracia directa.


Si se habla de construcción y desarrollo de la
cultura de las bases sociales, se debe al mismo
tiempo identificar sus necesidades y las opcio-
nes de avanzar hacia la lucha por la libertad y
el logro de conciencia de la población. En esta
forma será posible organizar la lucha desde las
necesidades sociales que ocurren en el presen-
te con miras a buscar las opciones políticas para
su avance y transformación en requerimientos
cada vez más humanos. En otras palabras, se
estaría abogando por la construcción no filosó-
fica del sujeto social, sino por su construcción
real, a partir de las necesidades que surgen des-
de la propia población, que avanzan a través de
la lucha, desde necesidades utilitaristas hasta
necesidades humanas, desde necesidades que


solo focalizan el sustento del ego privado hasta
necesidades que intentan construir el grupo, los
grupos, lo social.


La reforma sanitaria propone la forja de un mo-
vimiento sanitario que permita la unidad de to-
dos los sectores comprometidos con la lucha por
el derecho a la salud. Su estrategia radicaría en
la ampliación del horizonte de visibilidad, cuali-
ficación organizativa y trascendencia de acción
de todos los sectores inmensos en este movi-
miento. Así, es fundamental la deselitización de
los investigadores y docentes en salud, es nece-
saria la superación de la actitud corporativista
de los profesionales, técnicos y, en general, de
los trabajadores de la salud, y el fortalecimiento
de las organizaciones populares en su lucha más
integral por la salud. Este planteamiento debe-
ría propender a la búsqueda mancomunada del
ejercicio del derecho a la salud como expresión
particular de la lucha por la abolición de las de-
sigualdades económicas y sociales.


La reforma sanitaria propone, por otro lado, que
el movimiento sanitario ejecute las medidas más
adecuadas para lograr una racionalización de las
acciones que actualmente desarrollan los servi-
cios de salud, así como su redireccionamiento,
ampliación y dinamización de acuerdo a los re-
querimientos populares en salud. Los aspectos
de planificación y gestión de acción deben ser
encaminadas a cumplir los objetivos de una am-
plia participación administrativa por parte de la
población.


Para la efectivización de la reforma debe tomar-
se en consideración la lucha por la asignación
de recursos presupuestarios indispensables, así
como la reformulación de las actuales disposi-
ciones legales que impidan su desarrollo.


En general, el movimiento sanitario, a través de
su reforma, propendería, en primer lugar, a fun-
damentar y activar la defensa de los componen-
tes de la calidad de vida o reproducción social de
la población ecuatoriana en los diferentes ám-
bitos: trabajo, transporte, educación, alimenta-


En este sentido, considero que debe darse un
especial énfasis al análisis de la dialéctica entre
los movimientos y los partidos; la realidad lati-
noamericana ha superado con su ingenio y lucha
los preceptos organizativos tradicionales para
encontrar nuevas formas de hacer política, de-
mostrando muchas veces que los planteamien-
tos de los partidos de izquierda han sido caducos
a pesar de que supuestamente se han manteni-
do en la ortodoxia. Entonces, la misma conno-
tación del término ortodoxia debe ser revisada
con miras a comprender que la única ortodoxia
existente es la dialéctica de la realidad concreta
que debe ser diariamente reproducida espiritual
y racionalmente en la cabeza de todos los que
estamos interesados en la transformación so-
cial, constituyéndose así en intelectuales de los
procesos particulares en los que nos movemos y
en militantes de la vida.


Solo así podremos encontrar en la diversidad de
nuestro trabajo la posibilidad de que podamos
empujar unitariamente el carro humanizado de
la historia con una dirección prefijada, dirección
que pasa a constituirse en partido, el mismo que
prodiga la visión general necesaria. En otras pa-
labras, considero que cualquier dirección, para
ser adecuada, no puede surgir de las cabezas ilu-
minadas de los dirigentes, sino de la propia di-
námica social particular que tiene que ser com-
prendida con la mayor cientificidad como parte
de una totalidad y que debe recibir el mayor em-
peño para el logro de su transformación.


La dirección, entonces, no es dogma sino inter-
pretación y voluntad en acción para el avance de
todo, como comprensión explícitamente repro-
ducida o teoría, y es, a su vez, autoconciencia de
que la lucha revolucionaria constituye la única
forma de proponer en el presente la superación
futura de la escisión entre ser y la existencia, la
ruptura de lo individual y lo colectivo, la abo-
lición del doloroso mundo de la seudoconcre-
ción.


En esa medida, los movimientos sociales ganan
especial vigencia en este momento en que los


partidos de izquierda se encuentran consterna-
dos por la caída de sus dogmas, por la explicación
de sus retrocesos burocráticos, por la justifica-
ción de los errores cometidos. Los movimientos
sociales se encuentran, en cambio, hablando so-
bre la vida cotidiana, sobre la visualización de
días mejores a pesar de la crisis, sobre el avance
de la lucha por reivindicaciones concretas, sobre
la posibilidad de encontrar direcciones conjun-
tas, sobre la unión y lo colectivo: en resumidas
cuentas, están construyendo el socialismo que
debe ser reinterpretado por el partido para ga-
nar multilateralidad con el fin de posibilitar una
dirección amplia y humana. De lo que se trata,
según entiendo, es de apuntalar en mejor forma
el crecimiento de estas expresiones y encontrar
en la dinámica social los ejes de la dirección, di-
námica que conjunciona el ser con el deber-ser
y con el poder-ser, trilogía fundamental para la
búsqueda de estrategias.


Considero que en el momento actual es funda-
mental buscar la fuerza y la vida en la propia so-
ciedad civil, descubriendo sus necesidades que se
expresan diversamente, relacionándolas entre sí
y buscando su posible unidad. Es en esa socie-
dad civil donde debe buscarse la dialéctica de la
realidad que se da al margen del “Comintern” y
de las decisiones partidarias sobre el deber-ser.
Es en la sociedad donde deben descifrarse los re-
querimientos y la forma de fortalecimiento de
sus organizaciones y la defensa y control social
de instituciones públicas que, sin embargo, son
importantes para el avance de la lucha. A la luz
de estos planteamientos en el ámbito de la sa-
lud, desde diferentes campos parecen que se van
conformando posibilidades del surgimiento de
un movimiento de reforma sanitaria que pre-
tende elevar el nivel de conciencia de la pobla-
ción y busca su movilización con miras a lograr
niveles más altos de salud al mismo tiempo que
pretende apuntalar, desde lo particular, el avan-
ce de la lucha y la transformación general de las
condiciones de vida.


El movimiento de reforma sanitaria considera
que es fundamental cambiar el marco interpre-




66 Práctica en salud y socialismo. Elementos para la reflexión


ción, vivienda, recreación, comunicación, medio
ambiente, etc. Además, impulsaría la reforma
en el sistema de salud con miras a lograr que
el movimiento sanitario viabilice una unidad
de dirección sobre las distintas instituciones y
acciones en salud, y, por otro lado, se luche por
la universalización, la equidad, la integridad, la
descentralización y el control social sobre los
servicios de salud.


El movimiento de reforma sanitaria permitiría
transformar a la población y a los servicios de
la salud en intelectuales de un cambio que bus-
can en la dialéctica de su realidad y en su praxis
la verdad, es decir, su transformación. En esta
medida, la verdad aparecería como un proceso
que permite, por un lado, cambiar o transformar
la objetividad de las condiciones de salud de la
sociedad mientras viabiliza, al mismo tiempo, a
sus gestores a trascenderse, rebasarse como se-
res que cada día son diferentes porque cambian
las propias relaciones humanas.


El planteamiento de forja de un movimiento
sanitario en salud constituye una de las formas
posibles de apuntalar la consolidación de una
nueva conciencia en salud. Es una de las múlti-
ples salidas para activar la búsqueda de nuevas
formas de lucha. Es una de las maneras como se
intenta construir una práctica en salud que trata
de “cuidar del cuerpo del hombre para que pueda
trabajar, amar y batallar”.13 Es el intento de en-
contrar en la creatividad humana posibilidades
de construir democráticamente poder, donde


la democracia “no es un problema ético, ni es-
tético; al contrario, es el único modo posible en
el cual las relaciones de explotación y de domi-
nación pueden ser comenzadas a reducirse o a
extinguirse en el trayecto, pero no de la manera
artificial”.14 Es la manera en que lo particular no
sea deglutido por las ansias de poder externo,
sino que se construya poder porque se avanza en
la democratización.


Si hacemos un esfuerzo por comprender el plan-
teamiento de Marx, en la forma genial como él
lo propuso, veremos que el socialismo se produ-
ce diariamente como potencialidad, se engendra
como actividad seudoconcreta y gana ribetes
reales y racionales en todos los espacios de la
vida.


El socialismo tiene plena vigencia aunque se en-
cuentre en crisis una interpretación de su cons-
trucción, por lo que requiere un pensamiento y
una práctica renovadas. Necesitamos descoloni-
zar nuestro pensamiento para encontrar ahora
en nuestro mundo indígena y mestizo las poten-
cialidades de construcción de una sociedad más
humana a través de la abolición de la explota-
ción y de la dominación. “No queremos, cierta-
mente, que el socialismo sea en América calco y
copia. Debe ser creación heroica. Tenemos que
dar vida, con nuestra propia realidad, en nues-
tro propio lenguaje, al socialismo indoamerica-
no”.15


13. Testa, M. Desarrollo de la teoría y práctica de la salud pública. Mimeografiado. Buenos Aires: 1991.
14. Quijano, A. “Sobre el socialismo”. En: Después de la caída. Quito: Flacso; 19.
15. Mariátegui, J. “Aniversario y balance”. En Amauta: 17(2), Lima; septiembre, 1927.




La salud y la vida 6


Introducción


Hablar sobre las perspectivas de la salud pública
para el siglo XXI no constituye un encargo fácil
por varias razones:


• Atravesamos un momento de profundos
cambios en todos los órdenes de la vida so-
cial. Estos cambios son complejos y rápidos
y en ocasiones contradicen cualquier tipo de
predicciones.


• La salud pública se encuentra en algunos
países profundamente debilitada, confusa
en otros, buscando nuevos derroteros en al-
gunos o arraigada a sus viejas tradiciones en
ciertos lugares. La incapacidad de modificar
las deterioradas condiciones de salud de las
poblaciones, la presencia de enfermedades
emergentes y reemergentes, el deterioro
de los servicios de salud, la imposibilidad
de desarrollar masivamente la promoción y
prevención han mermado su credibilidad y
legitimación.


• Muchos de los saberes, ciencias y prácticas
que constituyeron el seguro asidero de la
salud pública también se encuentran en pro-
ceso de reformulación y cambio, buscando
ellas mismas una posibilidad de delimitar
nuevos paradigmas.


• Los soportes políticos que anteriormente
posibilitaron el desarrollo de la salud pública
se encuentran en un proceso de amplia re-


formulación. El Estado benefactor ha sido
grandemente cuestionado y con esta insti-
tución también se ha criticado su proyección
social en general y en salud en particular.


• La dinámica social ha cambiado enorme-
mente al haberse entregado al mercado un
rol protagónico. Los planteamientos orga-
nizativos de las comunidades y colectivos
se han modificado produciéndose un mayor
debilitamiento de los grupos que supuesta-
mente requieren mayor fuerza organizativa
para alcanzar la salud, mientras que otros se
han fortalecido a expensas del propio sector
salud transformado en negocio.


La salud pública, espacio de entrecruzamiento
de múltiples saberes, ciencias y prácticas, ínti-
mamente atada al quehacer del Estado desde su
propia constitución en cuanto acción institu-
cionalizada: brazo de normatización del Estado
absolutista, agente social del Estado benefactor,
apoyo de saneamiento del Estado colonizador en
tierras lejanas, elemento ideologizador en todos
ellos, siempre tuvo que cambiar ante las nuevas
necesidades y requerimientos estatales.


El momento actual reclama nuevamente el cam-
bio de la salud pública, pero parece que este cam-
bio es de tal magnitud que todavía no es posible
delimitar con claridad su posible forma futura.
Es por esto que desde inicios de la presente dé-
cada se habla de la existencia de una profunda
crisis,1 entendida ésta como la “incapacidad de
la mayoría de sociedades de promover y prote-


Perspectivas de la salud pública para el
siglo XXI*


* Conferencia sustentada ante el personal del Ministerio de Salud Pública de Honduras, junio 28
de 1996.


1. OPS. La crisis de la salud pública. Washington D. C.: Publicación Científica N° 540-OPS; 1992.


Artículo 5




70 Perspectivas de la salud pública para el siglo XXI La salud y la vida 71


pacio potencial”. En el campo de la salud públi-
ca, concomitantemente, se prefigura la necesi-
dad de apuntalar la creación de un nuevo Estado
que dé cuenta de la salud de la población.


Las funciones del Estado siempre cambian ante
las presiones de los poderes que buscan un nuevo
contrato social. En el momento actual, las fuer-
zas del capital aconsejan fortalecer el mercado
como elemento ordenador fundamental. Serían
las supuestas “leyes” del mercado las que debe-
rían delinear el desarrollo de las fuerzas produc-
tivas y las relaciones de producción. En ellas se
encontraría todo el saber, la capacidad de auto-
rregulación y la posibilidad de ordenación de las
relaciones entre los hombres. El mercado nos
entregaría la verdad, la moralidad, la politicidad,
la socialidad, el acicate para la producción, la
clave para la redistribución e intercambio de la
riqueza generada y aseguraría el adecuado con-
sumo de toda la población. En otras palabras, el
neoliberalismo sería nuestra salvación.


Sin lugar a dudas, el poder dominante hace visi-
ble o transparenta ciertas cosas pero oculta otras.
Lo más visible que tenemos en estos momentos
son los cantos de sirena del neoliberalismo y el
redescubrimiento de las supuestas bondades del
mercado. El problema radica en que, al mismo
tiempo que se han hecho visibles las bondades
del mercado, también se han desembozado sus
maldades. Es verdad que el neoliberalismo ha
podido acumular y concentrar el capital en una
forma por demás rápida y eficiente, pero es tam-
bién verdad que ha producido una atroz exclu-
sión de masas poblacionales con el consecuente
incremento de los niveles de pobreza.


Es cierto que el neoliberalismo nos ha permitido
hacer una crítica a la politicidad anterior, nos ha
recomendado descentralizar los poderes político
y económico, reconocer el valor de lo local como
sumatorio de individuos productores y compra-
dores de mercancías pero, por otro lado, ha de-
jado de lado la verdadera politicidad de nuestras
poblaciones, su identidad histórica situada más


allá de sus posibilidades de compra y venta. En
esa medida, el neoliberalismo ha sido muy mo-
ral con el dólar, pero profundamente inmoral
con el hombre; ha impulsado aquellas cuestio-
nes visibles para dinamizar la economía concen-
tradora, pero ha irrespetado aquellas cuestiones
invisibles y profundamente necesarias para
conformar la socialidad y el mundo de la vida de
nuestras instituciones y poblaciones.


El problema es que en estos momentos vivimos
saturados por una sola “verdad-moralidad-eti-
cidad-estética”; aquella que nos posibilita mirar
el neoliberalismo. De lo que se trata es de hacer
una lectura diferente de la realidad, que nos po-
sibilitaría visualizar otras fuerzas que podrían
diseñar otros escenarios para la salud pública,
muy distintos al dominante. En otras palabras,
es recomendable considerar a la salud pública
como un acontecimiento, es decir como un he-
cho que ocurre hoy, que fue diferente en el pa-
sado, pero que podría ser distinto en el futuro,
porque este acontecimiento es un evento con
sentido. En esa medida, el evento salud pública
es una resultante momentánea de un intrincado
cruce de fuerzas que halan desde diversos cam-
pos e intentan encontrar distintas direccionali-
dades o sentidos.


Si lo anterior tiene alguna coherencia, podría-
mos decir que la figura visible de la actual salud
pública es una resultante de un arreglo de fuer-
zas, donde algunos poderes tienen preeminen-
cia mientras que otros han sido subsumidos. Las
fuerzas ahora dominantes podrán avanzar aún
más o, por el contrario, podrán debilitarse para
dar paso a aquellas que actualmente se encuen-
tran subsumidas y que podrían a su vez fortale-
cerse. El análisis de las posibilidades de consti-
tución y desarrollo de los diversos poderes cons-
tituye el eje fundamental para prever el futuro
de la salud pública, trabajo por demás complejo
y que escapa a las posibilidades de esta conver-
sación. Es por esto que tan solo intentaríamos
delinear algunos de los componentes más im-
portantes para aventurar algunas previsiones.


ger la salud en la medida en que sus circunstan-
cias históricas lo requieren”.


Si bien la crisis de la salud pública es “visible”
por su incapacidad de promover y proteger la sa-
lud de las poblaciones, también existen aspectos
“invisibles” que explican su difícil deambular y
que deben ser brevemente analizados con miras
a dibujar sus posibles tendencias futuras. Esto
es importante, porque la crisis es “un momento
de verdad en el que el objeto se aferra al espacio
actual (pero al mismo tiempo se vislumbra) la
emergencia evolutiva hacia un espacio poten-
cial”.2 En otras palabras, los momentos de crisis
indican insuficiencias en el pensar y hacer ac-
tuales pero también anuncian potencialidades
de cambio y avance o de retroceso y mayor de-
terioro; de lo que se trata es que podamos “sacar
partido” de este momento de indefinición.


Lo visible


Si nos ubicamos en América Latina y el Caribe,
los elementos visibles de la supuesta crisis de la
salud pública se hacen presentes en la incapaci-
dad de dar cuenta de las inequidades en la salud
de la población y en su acceso a los servicios de
salud. “Además de las inequidades entre países,
se verifican inequidades de salud al interior de
cada uno de ellos, afectando principalmente a
los grupos sociales más pobres, las mujeres y
niños, los grupos indígenas y los trabajadores
informales que viven en las periferias urbanas y
en el área rural”.3


Estas inequidades se expresan, entre otros as-
pectos, en la mortalidad infantil con disparida-
des entre 7,5 y 109,8 por 1000 nacidos vivos, la
mortalidad materna entre 3 y 270 defunciones
por 100.000 nacidos vivos, tasas de mortalidad


reducible superiores al 50%, bajo peso al nacer
entre 5 y 18% de los recién nacidos, desnutri-
ción entre 3 y 37% de la población infantil.


Reemergencia de enfermedades transmisibles y
carenciales, así como incremento de enfermeda-
des crónico-degenerativas.


En el ámbito de la práctica en salud, la crisis se
manifiesta por una marcada ineficiencia en la
provisión de servicios de salud y mayor deterio-
ro de los mismos; grandes problemas de cober-
tura; gasto en salud per cápita que varía entre
$566 y 9; disminución del gasto público en salud
en la mayor parte de países.


Los datos anteriores ratifican las inmensas
disparidades existentes; altos niveles de enfer-
medad y deficientes servicios para los grupos
pobres y marginados, que se contraponen con
bajos niveles de enfermedad y adecuados servi-
cios para los grupos pudientes y reconocidos de
la sociedad. La crisis vuelve, entonces, a hablar
sobre lo ya conocido desde hace mucho tiempo,
pero ahora parece indicarnos que el deterioro
de la salud de los grupos menos protegidos se
profundiza y, sobre todo, nos llama la atención
sobre la imposibilidad de encontrar salidas a tra-
vés de los mismos procedimientos.


Anteriormente, el incremento de las tasas de
enfermedad y las deficiencias de servicios, por
lo general, se transformaban en correcciones
en la eficiencia y eficacia del Estado benefactor
en salud, pero en este momento aquellas reco-
mendaciones no pueden tener asidero ante un
Estado que se enflaquece paulatinamente y que
reconoce su ineficiencia e ineficacia anterior.
La crisis nos lleva a reconocer que no es posible
“aferrarnos al espacio actual sino que debemos
visualizar la emergencia evolutiva hacia un es-


2. Bejin, A. y Martin, E. El concepto de crisis. Buenos Aires: Communications, N° 25; 1979.
3. BID, BIRF, CEPAL, OEA, OPS/OMS, UNFPA, UNICEF, USAID. Acceso equitativo a los servicios básicos


de salud: hacia una agenda regional para la reforma del sector salud. Washington D. C.; 1996.




72 Perspectivas de la salud pública para el siglo XXI La salud y la vida 73


tervención propias del Estado y de esta manera
participa en su afán normatizador cuando aquel
proyecta su espíritu absolutista, luego participa
en la colonización de nuevos territorios colonia-
les y más tarde cumple con las limitadas funcio-
nes sociales del Estado benefactor.


La salud pública visualiza siempre la enfermedad
como un peligro para la normalización, o para la
colonización o para el ejercicio de los derechos
sociales limitados. La enfermedad tiene preemi-
nencia sobre la salud porque la primera puede
transformarse en un desviante que podría im-
pedir el normal funcionamiento de la estructura
económica o impactar sobre la legitimación del
Estado. En otras palabras, la enfermedad es vis-
ta desde el centro y para el centro. Los procesos
mórbidos ganan importancia en la medida en
que éstos también puedan causar morbilidad al
Estado en cuanto aparato constituido.


La salud pública se transforma de esta forma en
un medio necesario para cumplir un fin. El fin
es diseñado por fuerzas que dominan el Estado:
acumulación de riqueza y control del desorden
en el capitalismo; acumulación de poder políti-
co y económico y control de la producción en el
socialismo real. En esta forma, la salud pública
pierde su ser y se transforma en un ente funcio-
nal, en un tornillo de la máquina estatal. La sa-
lud pública es incapaz de ver y entender el mun-
do de la vida, lo diferente, lo local, solo puede
entender lo que es funcional al poder.


Así definida la salud pública, ésta puede ser ad-
ministrada en una vertiente única: la fuerza de
la técnica puede ser movilizada a través de las
cosas y manejada por salubristas que depositan
acciones normalizadas sobre una población que
supuestamente ganará su salud en cuanto mer-
ma la enfermedad. En otras palabras, la salud
pública interpreta que la fuerza del aparato de
Estado es el único poder capaz de modificar la
enfermedad y no hace un esfuerzo por compren-


der cómo se genera y reproduce la salud en el
propio mundo de la vida y tampoco se preocupa
por la construcción de un Estado más democrá-
tico.


¿Qué es lo que ocurre cuando el aparato de Es-
tado propone minimizar las acciones de salud?
Sin lugar a dudas, se produce una crisis en los
objetos-poblacionales que recibían dicha acción
y obviamente aparecen mayores tasas de mor-
talidad, morbilidad, etc., pero la mayor crisis
ocurre entre los sanitaristas que quedan sin la
estructura y la fuerza necesaria para seguir apli-
cando sus recetas. El enflaquecimiento del apa-
rato de Estado en salud produce, entonces, una
crisis objetiva y una crisis subjetiva.


La crisis objetiva es aquella que a breves rasgos
hemos planteado en párrafos anteriores. La cri-
sis subjetiva es aquella que vivimos hoy todos
los que nos preocupamos por la salud del pú-
blico y también nos dolemos por nosotros, los
accionadores acomodados en el aparato estatal
que no encontramos una nueva alternativa.


Hacia un nuevo contrato social


La filosofía de la conciencia que nos llevó a pen-
sar que la mente iluminada de los científicos po-
sibilitaría poner el fin y el medio para organizar
la sociedad que viaja hacia un fin determinado
por alguna filosofía de la historia, fuertemente
anclada en el paradigma productivista, se ha
venido abajo. Ahora ya no podemos pensar que
el pasado es igual al futuro y que es suficiente
comprender las causas para asegurar los efectos.
Cada día, desde la física, la biología, las ciencias
sociales aparecen otras versiones que nos invi-
tan a mirar la realidad en forma distinta. Cada
momento la propia ciencia nos advierte que es
fundamental que el hombre ponga los fines y
que la ciencia tan solo ponga los medios.4


4. Prigogine, I. y Stengers, I. Entre o tempo e a eternidade. São Paulo: Editora Schwarcz Ltda.; 1992.


Las diferentes fuerzas


• La fuerza del conocimiento


La salud pública asienta su posibilidad de cono-
cimiento de la enfermedad colectiva en la epide-
miología. Son grandes los avances de esta rama
científica en las últimas décadas, y América La-
tina ha tenido una importante participación en
el empeño a través del desarrollo de la epidemio-
logía crítica.


La epidemiología crítica latinoamericana ha le-
vantado una inteligente crítica sobre las bases
fundamentales de la epidemiología empiricista
y ha planteado una ampliación del horizonte de
visión de la causalidad de la enfermedad. Al cri-
ticar el planteamiento etiológico-naturalista de
la segunda, vuelca su esfuerzo en comprender
los determinantes sociales, económicos y polí-
ticos de la enfermedad colectiva. Logra, en esta
forma, importar el conocimiento y método de
las ciencias sociales y económicas, encontrando
importantes regularidades en la producción y
distribución de la enfermedad.


La epidemiología crítica interpreta el tiempo en
tanto historia, el lugar como espacio socialmen-
te determinado y la persona adquiere un estatu-
to económico-social en tanto clase social. Logra
en esta forma interpretar más abarcativamente
la determinación de la enfermedad colectiva y
posibilita visualizar la necesidad de cambios in-
tegrales para la consecución de la salud.


Si bien la epidemiología crítica ecuatoriana (con
la que he estado relacionado en los últimos quin-
ce años) logra ampliar el horizonte de visión, en
cambio, no cambia la forma de mirar la realidad.
Para ella, el pasado es igual al futuro; en esa me-
dida, el pleno conocimiento del pasado supues-
tamente asegura la total predicción del futuro:
causa plena y efecto completo, diría Leibniz. El
mundo está plenamente determinado por las
supuestas leyes de la historia que determinan el
comportamiento del fenómeno. En esa medida,
no existe ninguna posibilidad del juego de in-


determinantes que pueden cambiar la direccio-
nalidad del futuro y establecer múltiples poten-
cialidades del desarrollo de la sociedad y de su
salud-enfermedad.


La epidemiología crítica no puede interpretar la
riqueza del presente y su capacidad de cambiar
los derroteros establecidos por el pasado, no es
capaz de mirar el mundo del sentido, no puede
ver la salud-enfermedad como un acontecimien-
to que se da y que puede ser diferente. Aconse-
ja cambiar la estructura en cuanto objetividad,
pero no puede visualizar la estructuración de lo
potencial. El mundo de la epidemiología crítica
está dado para siempre y lo único que se debe-
ría hacer es revolucionar las bases estructurales
dadas para el alcance de una mejor salud; en esa
medida, no toma en cuenta lo diverso, lo local,
la historicidad, el mundo del sentido y las posi-
bilidades de reformar el presente como alterna-
tiva para la organización de poderes capaces de
redimir el pasado y construir otros escenarios
futuros.


La epidemiología crítica nos invita, entonces,
a mirar con mayor amplitud la determinación,
pero nos siembra en la eternidad, nos obliga a
ver un mundo dado para siempre, que camina
por rieles donde el fin pensado como una ver-
sión de una verdad universal debe cumplirse cie-
gamente para alcanzar la salud.


De lo que se trata es de tomar aquella apertura
en la determinación que nos ofrece la epidemio-
logía crítica, rescatar los avances de la epide-
miología empiricista y crear nuevas propuestas
metodológicas que posibiliten superar sus limi-
taciones.


• La fuerza de la acción


La salud pública no solo necesita explicar la en-
fermedad-salud colectiva sino que también tie-
ne que intervenir sobre ella y sobre sus causas.
La acción pública en salud desde el momento de
su institucionalización adopta las formas de in-




74 Perspectivas de la salud pública para el siglo XXI La salud y la vida 75


bio de los productos físicos e intelectuales, como
espacio de intercambio de equivalentes (valores
de cambio), que a su vez representan valores
de uso posibles de ser adquiridos por posibles
demandantes, pero el espacio del mercado no
puede quedar al margen de los requerimientos
sociales y políticos que forjan los hombres. En
otras palabras, no es posible aceptar que tan
solo existe el mercado como único representan-
te relacional de la sociedad civil, sino que tam-
bién existen otras relaciones interindividuales
e intergrupales que no se comportan bajo una
lógica fin-medio y que más bien responden a la
constante necesidad de reproducir lo humano
en cuanto acción realizativa de socialidad, mo-
ralidad y personalidad.


El mercado reproduce al sistema; esto es, ratifica
el valor y la importancia del mundo del dinero
y del poder, pero también el mercado tiene que
apuntalar la reproducción humana o mundo de
la vida. El mercado necesariamente debe mirar
hacia el sistema y hacia el mundo de la vida, ra-
zón por la que no puede, en ningún momento,
transformarse en una fuerza natural con leyes
propias que regulan toda la vida social confor-
me nos sugiere el neoliberalismo. Al contrario,
el mercado debe ser constantemente regulado
por la voluntad colectiva que se conforma como
Estado.


Tampoco podemos interpretar que la solución se
halla en la conformación de un inmenso aparato
de Estado que engulle toda diferencia e intenta
dirigir y homogenizar la vida social. Aquel expe-
rimento dio resultados nefastos y nos entregó
luces para comprender que mucha vida ocurre al
margen de las conciencias iluminadas de supues-
tos prometeos que intentan establecer verdades
totalizantes y eternas. Las verdades están cons-
tantemente dándose en la inagotable riqueza,
creatividad y libertad de los sujetos individuales
y colectivos que constantemente plantean nue-
vos derroteros.


Ni estados totalitarios que forjan sociedades
panópticas, ni mercados totalitarios que des-
conocen las necesidades humanas. De lo que
se trata es de fundar un nuevo contrato social
que reconozca nuestra infinita posibilidad de
llegar a consensos y negociaciones que respeten
lo diverso y lo local, pero que al mismo tiempo
construyan una centralidad o totalidad estatal
democrática.


La elaboración de un nuevo contrato social
que desarrolle una contractualidad central y, al
mismo tiempo, promocione contractualidades
interindividuales diversas es tarea compleja y
antinómica. Aquí radica la riqueza del animal-
hombre que quiere vivir en constante tensión
entre estos dos extremos, aspecto que ya fue
lanzado al tapete de la discusión por la moder-
nidad. El constante análisis de esta antinomia y
la búsqueda de soluciones temporales es la ca-
racterística más saliente de la libertad que busca
justicia y equidad.


El nuevo contrato social de la salud
pública


Ante el debilitamiento de la salud pública, pare-
ce que no es posible plantear un nuevo contrato
social en su interior (más bien es posible hablar
de un nuevo contrato de la salud pública). Con
esto, queremos indicar que es fundamental de-
finir y encontrar los nuevos actores que pueden
participar en el intento de autoconstituirse en
sujetos de la misma.


La constitución de la salud pública en tanto labor
de protección del Estado benefactor y al margen
de actores vivientes parece que está agotada. Por
otro lado, la constitución de la salud pública en
tanto labor dirigida por y para el mercado tam-
bién se agota porque esta última estrategia ha
demostrado que únicamente ha logrado mejo-
rar la salud del dólar. La primera versión avan-


Desde las ciencias sociales se elaboran nuevas
propuestas. Se reconoce que el hombre se cons-
tituye como ser epistémico, social e individual
en el mundo de la vida; cada vez se acepta con
mayor credibilidad que el hombre crea su cul-
tura o verdad, su moralidad y politicidad, su
personalidad y estética a través de la acción co-
municativa dirigida al entendimiento.5 En esa
medida, se reconoce que la voluntad necesaria
para el accionar social en general y en la salud
en particular se constituye con mayor fuerza a
nivel de la vida familiar, grupal, de la etnia, de la
cotidianidad, etc.


Desde las ciencias políticas aparece una fuerte
crítica a la propuesta de forjar un mundo domi-
nado por una supuesta verdad que se desplaza
desde el ser-en-sí al ser-para-sí y que impide
comprender al hombre en su ser-así, en su ri-
queza y pobreza, en su diversidad. Desde todos
los ámbitos se reprocha el sacrificio del hombre
común en aras de una supuesta utopía homo-
genizadora. Se plantea que la forja del mundo
futuro debe ser hecha desde el mundo presente
y a través de la interrelación de voluntades que
intentan construir un mundo mejor que siem-
pre será diverso, amplio y complejo.


En esa medida, se interpreta que es fundamen-
tal que se luche por crear la unidad en la diver-
sidad. Es decir, se construya esa unidad o cen-
tralidad estatal, pero que aquella no colonice la
diversidad, porque en ella se halla la salud y la
vida. Para que aquello se cumpla no es posible
que tan solo entreguemos todo el peso al co-
nocimiento, a la razón basada en la fría lógica
cartesiana, sino que descubramos otras formas
de razón más humanas que permiten el transpa-
rentamiento de lo humano y las potencialidades
de reproducirlo. Al respecto, los planteamientos
de Giddens, Habermas, de la hermenéutica, del
interaccionismo simbólico, de la etnometodolo-
gía, brindan importantes asideros para esta for-
ma distinta de pensar.


También encontramos una seria reflexión y re-
chazo al nuevo dogma que conquistó nuestro
pensamiento en estas últimas décadas. Me re-
fiero al pensamiento neoliberal que partiendo
de su crítica al Estado propuso la organización
de un mundo diverso, dinámico, abierto, pero
profundamente supeditado a las supuestas “le-
yes” del mercado. El hombre, para el neolibera-
lismo, debe tener toda la creatividad para poder
comprar y vender y en esa medida supeditarse
al mercado. El neoliberalismo propone crear una
diversidad homogenizada por el mercado. Es de-
cir, ya no habría posibilidad de un contrato so-
cial a través del cual los distintos actores lleguen
a un acuerdo, sino que la valorización del valor,
la circulación del capital, la dinámica del mer-
cado, aconsejarían nuestra forma de entender-
nos. En esa medida, el neoliberalismo abstrae la
preexistencia de una centralidad que posibilita
obtener mayores beneficios para aquellos que
tienen mayor poder en el intercambio. Para el
neoliberalismo, el mercado es el fin y el medio.


El final de esta década parece que nos trae al-
guna claridad: no es posible defender un estata-
lismo a rajatabla, el mismo que históricamente
nos llevó a forjar sociedades panópticas repre-
sentadas por los socialismos reales ni tampoco
es posible forjar sociedades únicamente coman-
dadas por el dinero y el poder. La dictadura del
poder burocrático o la dictadura del dinero y el
mercado producen grandes beneficios para mi-
norías y se oponen a los requerimientos de la
salud pública.


Surge, por lo tanto, la necesidad de fundar un
nuevo contrato social que reconozca tanto la
contractualidad central o estatal, como la con-
tractualidad interindividual o intergrupal. En
esa medida, es indispensable reconocer el mer-
cado como una realidad históricamente existen-
te, los trabajos de Habermas ofrecen elementos
importantes para esta aproximación. Esto es,
creada por el hombre para asegurar el intercam-


5. Los trabajos de Habermas ofrecen elementos importantes para esta aproximación.




76 Perspectivas de la salud pública para el siglo XXI La salud y la vida 77


les, ciencias económicas y epistemología. Pero al
mismo tiempo que amplió el campo de visión y
se unió con nuevas disciplinas, también se sepa-
ró aún más del mundo de la vida. La epidemiolo-
gía crítica pudo explicar más pero también llegó
a comprender menos. Ubicada en un presente
inexistente, constantemente aconsejaba revolu-
cionar la estructura como única posibilidad de
llegar a un nirvana homogenizante manejado
por una burocracia sapiente. La población lla-
na y simple que vive en el último momento de
la prehistoria sería salvada de la irracionalidad
mediante la luz de la razón burocrática.


No es posible llegar a un nuevo contrato social de
la salud pública con esta forma de mirar la reali-
dad. Para nuestro modo de ver, es fundamental
partir desde las prácticas, verdades, eticidades e
intereses de esa población llana y simple con mi-
ras a interpretar dichos saberes preteóricos para
ampliar, a través de la ciencia, las posibilidades
de llegar a un enriquecimiento de la objetividad,
de la politicidad y al fortalecimiento de la per-
sonalidad de los individuos que se conforman
como actores y avanzan en su constitución de
sujetos del conocimiento y de la acción.


Nuevas propuestas epistémico-epistemológicas
han tomado cuerpo en la teoría social posempí-
rica. La propuesta de Habermas7 de comenzar
por una hermenéutica 0, a través de la cual lo-
graríamos comprender el mundo de la vida con
sus verdades, rectitudes y valores estético-emo-
cionales para de allí valorar la cultura, la sociali-
dad y la individualidad de los actores que buscan
realizar sus propuestas, nos posibilita encontrar
una nueva racionalidad basada en la comunica-


ción dirigida al entendimiento. Pero esto no es
suficiente, Giddens recomienda no únicamente
permanecer en la acción comunicativa, sino es-
tudiar las otras prácticas relacionadas con cir-
cunstancias físicas y artefactos humanos asocia-
dos con actividades institucionalizadas que se
presentan durante el curso de rutinas sociales.
Éstos constituirían los primeros pasos obligato-
rios para el salubrista interesado en compren-
der la forma en que la gente forja sus criterios
preteóricos sobre salud, elabora sus principios
ético-morales, construye su personalidad y de-
sarrolla su práctica cotidiana. El salubrista tiene
entonces la posibilidad de buscar más tarde el
apoyo de la lógica científica a través de una her-
menéutica 1, con el fin de ampliar el horizonte
de visibilidad y apoyar a la colectividad en el lo-
gro de conocimientos objetivos sobre su propia
vida, colaborar en el fortalecimiento de la orga-
nización propia y apuntalar los aspectos que po-
sibilitan el fortalecimiento de su identidad.8


La búsqueda de la comprensión del mundo de
la vida, privilegiando la comunicación y la prác-
tica, y al mismo tiempo la apertura hacia la
ciencia posibilitaría una ampliación de nuestra
tradicional forma de entender la realidad, pero
tampoco esto sería suficiente, porque tanto las
verdades como las eticidades y los elementos de
emocionalidad y estética se alimentan también
de nuestro mundo simbólico. Los simbolismos
fundamentados en el mito son muy fuertes en
América Latina. No es posible que podamos
comprender las diversas interpretaciones sobre
la salud y la enfermedad, si no buscamos inter-
narnos en el mundo simbólico de nuestras po-
blaciones.9


7. Habermas, J. Teoría de la acción comunicativa: racionalidad de la acción y racionalización social. Madrid:
Taurus.


8. Una explicación más amplia sobre este tópico puede encontrarse en “Grupo de desarrollo de la teoría
y la práctica en salud pública. Salud pública: hacia la ampliación de la razón”. En: Salud al final del
milenio. Guadalajara: Universidad de Guadalajara; 1995.


9. Es posible encontrar algunos elementos alrededor de esta problemática en Granda, E. El cólera en
Guayaquil, algunas reflexiones, Quito: Fundación Ciudad; 1996.


zó hacia la construcción de una salud del y para
el aparato estatal, mientras que la segunda ha
buscado la salud del y para el mercado. La po-
blación, en ambos casos, ha permanecido muda,
su lenguaje ha sido acallado por el discurso de la
ciencia, del poder o del dinero.


¿Es posible que puedan aparecer los “objetos-
población” nuevamente comunicándose y, a tra-
vés de la comunicación y la acción, logren cons-
tituirse en actores y sujetos de su propia salud?
A nuestro parecer, éste es el reto del final de este
oscuro siglo que produce destellos de novedad
para la salud pública.


En primer lugar, la salud pública por fin empeza-
ría a hablar de la salud y vida y relegaría a un se-
gundo plano la problemática de la enfermedad
y la muerte. En nuestro accionar cotidiano nos
consume la vida y consumimos vida mientras
que la enfermedad aparece como un accidente.
Buscamos diariamente alimentarnos, cubrir
nuestro cuerpo, recrear nuestra mente y espí-
ritu, amar, defender lo que es nuestro, proyec-
tarnos más allá de nuestros límites corporales
a través de la procreación de nuevos vástagos
que ratifican nuestra inmortalidad. Buscamos
expandir nuestros sentidos a través de la tec-
nología y constantemente queremos aprender.
Nos unimos con los otros para vencer nuestras
propias debilidades, para dialogar con la natura-
leza y extraer su riqueza, y para conjuntamente
forjar versiones de unidad que nos permita pro-
yectarnos en el mañana. Así forjamos todos los
días e infinitamente realidades públicas y nocio-
nes de Estado. También sufrimos, tenemos mie-
do y enfermamos, pero en ningún momento las
ideas de muerte y enfermedad dominan nues-
tras vidas, sino cuando ya no podemos norma-
lizar nuestro propio ser.6


El negocio de la enfermedad y muerte no absor-
be plenamente nuestro diario deambular. Solo
ha inquietado, y con mucha fuerza, al aparato
estatal, al mercado y a la ciencia. Para el primero,
la enfermedad ha significado siempre un posible
dogal mientras que para el segundo siempre ha
constituido un potencial ámbito de ganancia.
La ciencia, en cambio, ha querido explicar la en-
fermedad y la muerte sin llegar a comprender la
salud y la vida.


Múltiples actores y sujetos que hablan variados
lenguajes llenos de vida y de sueños. Ésa es la
realidad tan simple y tan compleja que la salud
pública no pudo interpretar ante la lujuria del
poder, del dinero y del saber. Es el momento de
que aprendamos a interpretar ese lenguaje, para
desde allí apoyar a través de la ciencia, la técnica
y la fuerza del Estado-mercado una acción más
acorde con esas necesidades.


Es obvio que no podemos pensar que este reto
que se configura en el campo de la salud puede
hacerse sin la participación de la población, las
demás disciplinas, sectores e instituciones, pero
al mismo tiempo es necesario reconocer que
desde nuestra particularidad es fundamental
comprender cómo podemos transformarnos en
intérpretes comprometidos con la salud del pú-
blico.


Mirando casa adentro


Nuevamente la epidemiología


Habíamos dicho que la epidemiología crítica po-
sibilitó una ampliación del reducido horizonte
de visibilidad de la epidemiología empirista, por
lo cual tuvo que pedir ayuda a las ciencias socia-


6. “Estar sano no es solamente ser normal en una situación dada, sino también ser normativo en esa
situación y en otras situaciones eventuales. Lo característico de la salud es la posibilidad de superar
la norma que define momentáneamente lo normal, la posibilidad de tolerar infracciones a la norma
habitual e instituir nuevas normas en situaciones nuevas”. Canguilhem, G. Ideologia y racionalidade
nas ciencias da vida. Lisboa: Edicoes 70.




78 Perspectivas de la salud pública para el siglo XXI La salud y la vida 7


cado”. Nosotros, los salubristas tendríamos que
transformarnos en corredores de bolsa: nuestro
fin estaría en la salud del dólar y nuestro me-
dio sería la enfermedad de la gente. Aún más, el
mercado es un ente constituido desde hace tanto
tiempo que no ha podido ser destruido a pesar
de ochenta años de experimentos desarrollados
en los socialismos reales. Parecen recomendar-
nos que no nos queda otra alternativa.


Una alternativa más compleja y más humana
radica en ubicar nuestra acción en la pobla-
ción y junto con ella construir Estado en salud.
Tendríamos que resignificar nuestro quehacer
administrativo que siempre tendrá que ser po-
lítico. Administrar las diversidades pero buscar
las regularidades que nos permitan construir
centralidad. Dicho en otra forma, es fundamen-
tal administrar la creatividad y la libertad de los
actores individuales y colectivos que proponen
formas de unión inéditas.


La administración de las diversidades es más
compleja que aquella a la que estuvimos acos-
tumbrados. La forma administrativa dominante
centraba su labor en las normas previamente
constituidas y desde ellas bajaba hacia la po-
blación transformada en objeto. Las normas
establecen el fin, la tecnología y los insumos se
constituyen en medios. Las normas ratifican el
interés del Estado, los medios reconocen la su-
premacía de la ciencia y de las cosas. ¿Dónde se
encuentran los hombres y mujeres que adminis-
tran y que reciben la acción?


El enflaquecimiento del Estado produce, al mis-
mo tiempo, el enflaquecimiento de las normas,
mientras que la falta de recursos para el man-
tenimiento y la adquisición de nueva tecnología
produce también el debilitamiento de los me-
dios. Nos vemos compelidos a encontrar la nor-
matividad en la propia vida poblacional, donde


la característica fundamental es la diversidad, la
vida y la salud. De obedientes a las normas es-
tatales tenemos que pasar a ser intérpretes de
esa diversidad y constructores de ideas de regu-
laridad que posibilitan encontrar solapamientos
entre particulares. De obedientes pasaríamos a
ser deliberantes.


Pero para llevar a cabo la empresa anterior, tene-
mos que utilizar nuevos medios donde la creati-
vidad reclama un puesto muy importante para
interpretar el complejo y dinámico comporta-
miento humano. Comportamiento humano que
constantemente construye unidad o diferencia.
Es por esto que también tendremos que apren-
der a dar campo a lo temporal: normas que apa-
recen y se esfuman ante el peso de la cambian-
te vida poblacional, pero que muchas de ellas
permanecen y se transforman en historicidad
e institucionalidad (el tiempo y la eternidad se
encuentran constantemente y deambulan por el
mismo camino).


El matrimonio del tiempo y de la eternidad nos
obliga siempre a descubrir las diversidades,
a buscar lo que los une, a luchar por el avance
de identidades individuales y grupales, pero, al
mismo tiempo, procurar las maneras de interre-
lacionar dichas individualidades y particularida-
des. En otras palabras, requerimos conformar
nuestro cuerpo subjetivo y nuestra corporeidad
objetiva, orgánica e inorgánica. Siempre tuvi-
mos dos cuerpos, uno que está por dentro de
nuestra piel y otro, por fuera del mismo, y am-
bos son fundamentales para la vida y la muer-
te, la salud y la enfermedad. Es por esto que la
acción en salud pública no puede quedar como
una labor únicamente administrativa sobre los
cuerpos individuales y particulares creativos y
libres, sino que también requiere apuntalar la
construcción de nuestra corporeidad inorgánica
que se hace presente como lo público: comuni-


La epidemiología debe, entonces, tomar un nue-
vo derrotero. La epidemiología-empiricista nos
apoya en la explicación del evento epidemioló-
gico íntimamente ligado a la determinación más
cercana, mientras que la epidemiología crítica
nos lega los instrumentos y métodos para com-
prender la determinación más amplia: aquella
que surge desde las formas de arreglo social y
económico. Esa explicación no es suficiente para
la acción, es además necesario que comprenda-
mos la salud en cuanto acontecimiento, esto es
como un evento con significado. El apoyo de los
nuevos planteamientos surgidos desde las cien-
cias sociales y la antropología podría ayudarnos
en este empeño. En otras palabras, es necesario
construir el conocimiento en forma tal que fac-
tibilice que el propio individuo o población sea
un sujeto de ese conocimiento con significado:
el conocimiento ilumina, el significado mueve.
El conocimiento sin significado puede trans-
formarse en cadena que ata al sujeto transfor-
mándolo en objeto del que conoce, el significado
sin conocimiento puede llevar a un movimiento
sin direccionalidad. El saber que surge desde la
propia acción comunicativa y es iluminado por
la ciencia posibilita una proyección más real y
libre.


La epidemiología tiene necesariamente que
explicar la realidad y apoyar el desarrollo de la
creatividad y libertad para que la población pue-
da “instituir nuevas normas en situaciones nue-
vas”, conforme nos aconseja Canguilhem. Nece-
sitamos una epidemiología que pueda conocer
las determinaciones, pero al mismo tiempo
tenga capacidad de asombrarse ante las indeter-
minaciones que surgen desde la propia práctica
poblacional y comprenderlas. Necesitamos un
nuevo contrato epidemiológico.


En ese ejercicio de mirar las indeterminaciones,
tendremos que también cambiar la forma de mi-


rar la naturaleza, la misma que por influencia de
nuestro desarrollo moderno unilateral cada vez
la destruimos más. En este siglo hemos luchado
duramente contra el ambiente y hemos logrado
derrotarlo; en esta forma estamos logrando des-
truirnos a nosotros mismos.10 La epidemiología
tendrá que comprender que no solo el hombre
sano, sino la naturaleza sana es aquella que
puede instituir nuevas normas en situaciones
nuevas. En esa medida tendrá que buscar que en
su aproximación metodológica no se produzca
una separación tan brusca entre la naturaleza y
el hombre, es por esto que muchos de los ecó-
logos están planteando instituir una nueva for-
ma comunicativa con la naturaleza, a través de
la cual nuestra racionalidad medio-fin dé paso
a una nueva racionalidad antiguerrerista para
no derrotarla, porque la necesitamos sana para
construir nuestra salud. Además de un nuevo
contrato social, requerimos un nuevo contrato
con la naturaleza.


Otra vez la acción


Habíamos dicho que la crisis subjetiva en la sa-
lud pública se demuestra en ese sentimiento de
orfandad de los sanitaristas ante el enflaqueci-
miento y a veces retiro del Estado de su deber
con la salud del público. Al menos el Estado
enfriaba las calenturas y calentaba los tiempos
fríos de la salud poblacional. Era un Estado que
como dice Rovere “quería pero no podía”. Siem-
pre vivíamos esperanzados en que algún mo-
mento si podrá, al menos, un poco más. Ahora
que el Estado “no quiere ni puede”, el dilema es
muy complejo.


La complejidad radica en que el pensamiento de
moda recomienda encontrar nuestra alternativa
en el mercado. En otras palabras, se nos reco-
mienda que “a falta de Estado, bueno es el mer-


10. Bateson, G. Pasos hacia una ecología de la mente. Buenos Aires: Editorial Planeta; 1992.




80 Perspectivas de la salud pública para el siglo XXI La salud y la vida 81


nuestras acciones alrededor de una nueva ver-
dad que nos constituya en sujetos. Esto posibi-
litará avanzar o retroceder, cumplir éticamente
con el encargo que nos hace la época o participar
en el banquete cínico que nos propone el neoli-
beralismo, avanzar con la población hacia más
altos niveles de salud o embarcarnos en el culti-
vo de la enfermedad.


Los signos de los tiempos son difíciles de desci-
frar, lo único que nos resulta claro es que la nue-
va época puede ser nuestra, puede ser más hu-


mana, porque a pesar de la supuesta oscuridad
que nos presenta el fin del siglo, éste está plaga-
do de destellos que nos ratifica nuestro derecho
a la esperanza. Esperanza que necesariamente
requiere un “empoderamiento” diferente.


dad, institucionalidad y Estado. La salud pública
tiene, entonces, que conquistar un nuevo plano
de la política.


Una política que parte desde el plano comunica-
cional de los hombres y mujeres, viejos y niños
que departen con miras al entendimiento, pero
que en esa propia comunicación originan pode-
res, en tanto interrelación de voluntades. Pode-
res para mantener las verdades preteóricas que
posibilitan crear la cultura y defender criterios
de objetividad; para fortalecer las moralidades y
eticidades que viabilizan uniones; para sostener
y desarrollar las personalidades que ratifican las
individualidades; y para desarrollar acciones.


La voluntad se forja legítimamente a través de
la cooperación argumentativa. Y ésta, “por ser
común al trabajo de la ciencia y al de la política,
a la elaboración teórica de lo que es y de lo que
debe ser, restaura la unidad de la razón. De esta
manera, resulta apropiada para el proyecto de
la articulación del hombre natural y del hombre
ético”.11 Pero el orden político debe ser concebi-
do como razón en el ejercicio de la potestad.


El poder solo existe como potestad en la medida
de que sea capaz “de constituir la potestad de los
individuos, de integrar a cada uno de ellos en la
elaboración de la vida pública de modo tal que
encuentre en la misma la posibilidad de realizar
sus potencialidades”.12 Solo existe como potes-
tad en la medida que construya democracia.


Se abre para la acción en salud pública un reto
importante: avanzar en la construcción de for-
mas administrativas y políticas que partiendo
desde el ser de nuestra gente, desde su realidad
óntica, sobremonte lo particular y apoye la cons-
trucción del nuevo Estado en salud. Éste será
parte del reto para constituir un nuevo contrato
social en salud pública.


Perspectivas


Los físicos han introducido conceptos tales
como sensibilidad, inestabilidad, bifurcación.
La sensibilidad une la definición del sistema a
su actividad; la inestabilidad hace relación a la
sensibilidad del sistema a sí mismo, a las fluc-
tuaciones de su propia actividad, y la bifurcación
describe el sistema cuando éste se torna inesta-
ble y puede evolucionar en la dirección de varios
regímenes de funcionamiento. Prigogine y Sten-
gers dicen “... en estos puntos de bifurcación un
mejor conocimiento no nos permitiría deducir
lo que ocurriría y sustituir las probabilidades
por certezas... Hoy se conoce que un mismo sis-
tema puede, en la medida en que se aumenta su
desvío, atravesar múltiples zonas de inestabili-
dad en las cuales su comportamiento se modi-
ficará de manera cualitativa y podrá adquirir un
régimen caótico, en que su actividad puede ser
definida como el inverso del desorden indiferen-
te que reina en el equilibrio: ninguna estabilidad
garantiza más la pertinencia de una descripción
macroscópica, todos los posibles se actualizan,
coexisten e interfieren, el sistema es al mismo
tiempo todo lo que puede ser”.13


Los procesos de inestabilidad son grandes en la
salud pública y pueden llevar a la bifurcación de
caminos donde un mejor conocimiento no nos
permitiría deducir lo que ocurriría, ni sustituir
las probabilidades por certezas. La sustitución
del desorden indiferente que reinó en el equili-
brio anterior de la salud pública bajo el Estado
benefactor o el Estado autoritario del socialismo
real ha llevado a un régimen caótico que propo-
ne un orden inverso al anterior.


La sensibilidad que logremos desarrollar, tanto
los sectores democráticos de la sociedad civil
como el Estado para interpretar estas nuevas
realidades, también nos ayudará a organizar


11. Bidet, J. Teoría de la modernidad. Buenos Aires: Letra Buena; 1993, p. 105.
12. Ibídem, p. 106.
13. Prigogine, I. y Stengers, I. Entre o tempo e a eternidade. Op. cit, p. 65.




La salud y la vida 83


Antecedentes


En reuniones mantenidas con varios subsectores
del sector salud en la provincia de Loja, con miras
a iniciar un proceso de discusión sobre la reforma
del sector salud, se estableció la necesidad de
profundizar en la discusión y acción alrededor
de múltiples y amplios problemas de salud de la
zona.


Uno de los puntos levantados en dichas
reuniones hace referencia a la conformación
de una estructura administrativa que posibilite
coordinar los pensamientos y actividades a
través de la generación de relaciones entre los
distintos actores que participan actualmente en
este esfuerzo y entre los nuevos actores que se
integrarán más tarde.


La necesidad de construir una estructura
nueva conlleva a idear renovadas formas de
organización y gestión de las acciones en el
campo. Por ello se había considerado que algunos
productos inacabados que se han elaborando en
el país podrían apoyar el debate que se llevará
a cabo en el proceso. El presente documento
constituye una aproximación a la problemática
organizativa y de gestión que en este momento
se discute alrededor del proyecto Espacios
Saludables, pero que podría ser de apoyo a
los actores que participarán en el seminario
que llevará el Comité Ejecutivo Provincial de
Salud del Azuay. En esa medida, éste no es un
documento producido para el análisis de la


problemática específica, sino que únicamente
tendrá un posible valor como apoyo para pensar
sobre el tema.


La organización en red


Los aportes de la nueva teoría de la organización
y sobre todo el pensamiento alrededor de nodos
conectados en red, que mantienen su autonomía
pero que necesariamente deben relacionarse,
podría apoyar el intento organizativo del trabajo
que se lleva a cabo en el Azuay alrededor de la
reforma sectorial.


Ahora bien, la red debe preocuparse por apoyar
la constitución de la identidad de los grupos
comunitarios que sustentan diversidad de
proyectos individuales y colectivos capaces de
potenciarse entre sí y, al mismo tiempo, cumplir
con un proceso técnico-político en el campo de
la salud. En otras palabras, la red debe respetar
e impulsar dichos grupos en cuanto nodos de
seres portadores de una propuesta cultural,
social e individual y en cuanto participantes de
un sistema político y económico.


La problemática que se abre ante el requerimiento
de conformar una red de servicios para la
atención integral entraña el tratamiento de la
antinomia existente entre la constitución de la
identidad de los pobladores y su pertenencia a
un sistema. Es, por lo tanto, fundamental que
la red ofrezca una respuesta ante la necesidad


* El presente documento es parte de un trabajo más amplio elaborado junto con los integrantes
de la Corporación Utopía. Además, muchos de los criterios han sido elaborados con los inte-
grantes del proyecto Espacios Saludables de la OPS/OMS. Quito, mayo 31 de 1996.


Algunas ideas sobre la organización
de redes en salud*Artículo 6




84 Algunas ideas sobre la organización de redes en salud La salud y la vida 85


b) Organizar la fuerza o poder que se origina en
las distintas acciones que se llevan a cabo en
la sociedad como expresiones particulares
de las organizaciones no gubernamentales y
servicios públicos y privados (nodo 2).


c) Organizar la fuerza que se genera por la
propia acción de la población (nodo 3) en su
avance hacia sujetos sociales.


d) Construir canales de comunicación y coordi-
nación entre las diversas fuerzas.


e) Organizar la red.


f) Proponer los elementos de gestión de la red.


Antes de establecer una aproximación global o
estructural que posibilite reflexionar sobre la
forma de construir los canales de comunicación
y coordinación entre las diversas fuerzas o nodos
que integrarían la red, es fundamental apuntar
algunas características analítico-genéticas de
cada uno de los nodos con miras a comprender
las características particulares de sus fuerzas y
las posibles formas de engarce con la red. Para
llevar a cabo esta empresa no es posible traba-
jar con la teoría de sistemas, donde existen los
mayores aportes en lo que se refiere a teoría or-
ganizacional, porque en esta perspectiva, las or-
ganizaciones son frecuentemente interpretadas
como respuestas naturales a diferentes necesi-
dades originadas en los macrosistemas, que son
fundamentales para el mantenimiento del equi-
librio del mismo y deja de lado todo lo que es
poder, interés y genética. Se considera, por otro
lado, que las teorías racionalistas pueden dar
aportes para la comprensión de los nodos que
necesariamente deben basar su organización


en una racionalidad fin-medio, pero, desde otra
perspectiva, ésta aparece muy limitada para in-
terpretar las formas de organización que deben
llevarse a cabo cuando se privilegia la “acción en
el mundo de la vida” como categoría de análisis.
Es por esta razón que, para la comprensión de
la red y sobre todo la organización de los gru-
pos comunitarios, se parte de los criterios de la
teoría comunicacional de Habermas y algunos
de los aportes de la etnometodología y herme-
néutica, para luego utilizar aspectos de la teoría
decisional de racionalidad medio-fin limitada de
Simon2 y seguidores.


Abordaje genético-analítico:
las distintas fuerzas


El nodo 1, Estado, cuyos ejes representativos
más fuertes están representados por el Ministerio
de Salud (Dirección Provincial de Salud),
Ministerio de Educación, Universidad Nacional
de Loja y otros entes estatales. El Estado tendría
a su cargo desarrollar los siguientes objetivos:


a) planificación y programación general del
proceso;


b) coordinación general;
c) ejecución de políticas, normalización, regu-


lación y acreditación;
d) control administrativo-técnico.


La Comisión Provincial de Salud concentraría la
labor de planificación y control administrativo-
técnico y, al mismo tiempo, se transformaría en
el nivel ejecutivo de las políticas, normatización,
regulación y acreditación.


2. Las ideas más interesantes de Simon se encuentran depositadas en sus primeras publicaciones y so-
bre todo en su obra Administrative Behavior, publicada en 1947. Existe una traducción de esta obra al
portugués: Simon, H. Comportamento administrativo, Río de Janeiro, Fundacao Getúlio Vargas, 1967.
Además, en otros trabajos como Models Of Man. New York, Jonh Wiley and Sons, 1957; Organization
Man: Rational or Serlf-Actualizing-Public Administration Review, 33: 346-353 jul/ago, 1973.


de tratar a los pobladores dentro de su mundo
de la vida y como integrantes reales del sistema
político-económico.


En el mundo de la vida, los pobladores se
constituyen, a través de la acción comunicativa
y de otras actividades, en seres epistémicos,
sociales e individuales1; en otras palabras,
constituyen sus verdades o cultura, su sistema
de valores o moralidad, su personalidad y
reproducen su biología. El eje de su desarrollo
no se asienta en una racionalidad medio-
fin imperante en el sistema, sino que prima
una racionalidad comunicativa dirigida al
entendimiento. Pero, además, los pobladores
requieren participar en tanto ciudadanos y
trabajadores en la consolidación o cambio
del sistema, donde impera una lógica fin-
medio que generalmente es antinómica con la
anterior. Así, por ejemplo, el sistema siempre
reclama trabajadores que produzcan riqueza
y desarrollen el sistema político imperante, en
esa medida, el sistema únicamente es capaz de
ver la población unilateralmente, en cuanto
ciudadanos-productores, dejando de lado las
historicidades particulares que posibilitan el
desarrollo de la personalidad de la comunidad,
fundamentan sus eticidades, reproducen su
cultura y posibilitan su especial desarrollo
corporal.


Por otro lado, la constitución en el presente
(el ahora) de la identidad de las poblaciones
en cuanto cuerpo, personalidad, cultura y
moralidad no da cuenta íntegramente de sus
requerimientos como ciudadanos-productores,
si es que no se analizan los determinantes más
allá del mundo de la vida y se visita su actual o
potencial vinculación al trabajo, al mercado y al
mundo de la política.


Esta antinomia obliga a desarrollar una
propuesta organizativa que no responda a
una sola racionalidad sino que combine las
dos racionalidades. En otras palabras, no es


posible diseñar el modelo organizativo de la
red a partir de una propuesta administrativa
tradicional, ni tampoco es posible creer que
con los planteamientos de la moderna teoría
administrativa se podría dar cuenta de la
compleja organización que se requiere. Vale la
pena reflexionar al respecto:


La teoría administrativa tradicional considera al
cliente como un consumidor que va a ser influen-
ciado por la propaganda para que se introduzca
al mercado; en esa medida, el cliente no consti-
tuye otra “cosa” que el realizador del valor de la
mercancía. En cambio, la nueva teoría adminis-
trativa concibe al cliente como un consumidor
que opina, como un consumidor que desea. De
esta forma, la nueva teoría administrativa ele-
va al cliente a la categoría de “actor” directo del
escenario mercado y actor indirecto en el pro-
ceso productivo. La nueva teoría administrativa
podría, por lo tanto, dar apoyo para administrar
los programas relacionados con la comunidad
concebida como productora-compradora, pero
no da la posibilidad de interpretarla en cuanto
cuerpo, cultura, moralidad, personalidad y civi-
lidad. La teoría administrativa es muy limitada
para ofrecer las bases conceptuales para forjar
la red y tan solo debe ser considerada como un
instrumento de apoyo operativo, porque de otra
forma puede ocurrir que sus conceptos fuertes
que provienen del mercado terminen “engullen-
do” o colonizando los conceptos débiles u oscu-
ros que todavía acompañan nuestra reflexión
alrededor de las poblaciones donde trabajamos.


A partir de lo anterior, la teoría organizativa
sobre la red debe posibilitar:


a) Organizar la fuerza o poder que viene des-
de el Estado (nodo 1) que busca construir
la centralidad general, en cuanto políticas
relacionadas con las comunidades: munici-
pios, Ministerio de Salud, IESS, Ministerio
de Educación y Cultura, universidades, etc.


1. Habermas, J. Teoría de la acción comunicativa. Madrid: Taurus; 1987.




86 Algunas ideas sobre la organización de redes en salud La salud y la vida 87


complejas que deben ser analizadas en forma
distinta a como se hizo con la fuerza central re-
presentada por los entes estatales normatizado-
res.


Las ONG y servicios privados desarrollan un
proceso productivo que busca resultados e im-
pactos. Tanto los resultados (productos teóricos,
metodológicos, técnicos o actividades) como los
impactos (logros, transformaciones en la pobla-
ción objeto) podrían responder a un compromi-
so originado dentro de la propia red (programas
y proyectos propios de la red) cuanto en coman-
dos que nacen en ámbitos externos a la red.
Estos ámbitos externos se ubican en la propia
supervivencia y crecimiento de los servicios pri-
vados y ONG, en las políticas de financiamiento
de organismos nacionales y/o extranjeros con
los que se hallan relacionados.


Las ONG introducen, por lo tanto, un compo-
nente de particularidad que visualiza ciertos
elementos programáticos que al mismo tiempo
posibilitan su mantenimiento o crecimiento así
como su legitimación ante los financiadores. Los
servicios privados y las ONG necesariamente
deben ser eficientes. Por lo tanto, la red, a través
de los servicios privados y ONG, puede ser dina-
mizada en sus componentes técnicos parciales,
pero al mismo tiempo la red debe visualizar la
necesidad de introducir una cierta cultura de
mercado para factibilizar la participación y efi-
ciencia de los servicios privados y ONG partici-
pantes.


Los servicios públicos (en este bloque se intro-
duce también a los servicios de la Dirección Pro-
vincial de Salud) producen acciones que, por lo
general, buscan la eficacia técnica. Por cuanto,
en la mayoría de las veces son partes de progra-
mas forjados en las diversas entidades públicas,
más que nada buscan impactos sobre la pobla-
ción. Los impactos posibilitan la legitimación
del propio componente ante el departamento
o programa y ante la institución a la que perte-
necen, validan el conocimiento y la acción de la
burocracia a cargo. Además, procuran la legiti-


mación del servicio y personal ante la población
servida.


Los servicios públicos apoyarían a la red en
cuanto fuerza de conocimiento y acción que
busca transformaciones en los pobladores, pero
la red debe construir los mecanismos para que
sus acciones puedan encontrar la necesaria au-
tonomía y legitimación ante las instituciones a
las que pertenece el componente. Al parecer, los
servicios públicos se ubican más cerca del mode-
lo de atención y de la población, mientras que las
ONG parecen ubicarse más cerca de los recursos
técnicos que deben ser dinamizados.


Los servicios públicos como las ONG al insertar-
se en la red desde una visión de particularidad,
se constituyen también como fuerzas particula-
res que critican constantemente el vector direc-
cional del programa general. Estas fuerzas si no
son debidamente tratadas producen ruido en la
red y pueden disminuir o detener su movimien-
to. En estos casos es importante, a más de intro-
ducir elementos de flexibilidad en las relaciones
entre los nodos de la red (los mismos que deben
captar y procesar las diferencias para dinamizar-
la), establecer aspectos claros de normatización
general, mecanismos de concertación y negocia-
ción y criterios para el tratamiento de conflic-
tos.


Nodo 3, la población. Los dos nodos ante-
riormente analizados constituyen poderes real-
mente existentes, que tienen un espacio social,
económico y político, poseedores de una meto-
dología de producción, dueños de una legalidad
propia, son nodos que se producen y reprodu-
cen. El nodo 3, en cambio, tiene una existencia
dispersa y en algunas ocasiones dependiente.


Por ello, la red debe cuidar por la constitución
de la identidad de este sujeto y también por su
definición en cuanto actor o sujeto de un siste-
ma. La red no puede únicamente conformar los
servicios para la constitución del poblador en
cuanto fin administrativo del Estado o interven-
ción técnica de los servicios públicos y privados


Estas funciones, a nivel de la red, se transfor-
man en fuerzas dinámicas generalizantes, que
no pueden (y muchas ocasiones no deben) vi-
sualizar lo diferente y lo local. Bajo la necesidad
de cumplir metas de los programas que se for-
jen, todas las acciones que se desarrollan en los
nodos 2 y 3 deben ser transformadas en medios
y evaluadas en función a dichas metas en cuanto
operaciones. El Municipio o Dirección Provin-
cial o grupo colegiado crearía en esta forma la
unidad y necesariamente debería homogenizar
la diversidad, con lo cual se aseguraría la co-
herencia de los programas generales. Por más
esfuerzos que haga la inteligencia planificado-
ra central no puede introducir en su vector de
fuerza elementos que impidan su propio desa-
rrollo. El programa, entonces, ordena y produce
progreso en una misma dirección y tiene nece-
sariamente que desoír y no mirar aquellos vec-
tores que impidan llegar a las metas y atenten
contra los invariantes que necesariamente debe
establecer. Una visión estratégica no mitigaría
este problema sino que únicamente le llevaría a
“traducir” todas las acciones que se generan en
los otros nodos en flujos, poderes o reglas que
deben ser impulsadas, siempre y cuando posibi-
liten acumular poder direccional o a ser neutra-
lizadas si no lo hacen.3 Esto no quiere decir que
la visión estratégica debe ser abandonada, sino


que en los primeros momentos de construcción
de la red, la visión estratégica de acumulación
de poder, por lo general, oscurece la complejidad
del panorama. La planificación y administración
estratégica, sin lugar a dudas, apoyará inmensa-
mente en el momento de gestión.


El problema radica en que la red tiene necesaria-
mente que descubrir las fuerzas diversas que se
forjan en los distintos nodos y que permiten la
dinamización de su existencia heterogénea.


Nodo 2, organizaciones no gubernamenta-
les y servicios llevarían a cabo los siguientes
objetivos:


a) producción de acciones técnicas de servicio;
b) producción de conocimientos;
c) asesoría.


En primer lugar, vale la pena indicar que en este
mismo nodo han sido introducidas todas las
organizaciones gubernamentales y no guberna-
mentales que desarrollan actividades a nivel de
las comunidades donde se trabaje con el fin de
tratarlas como instituciones de servicio.


Las funciones que desarrollan estas organizacio-
nes se transforman a nivel de la red en fuerzas


3. La profundidad del abordaje de Simon parece que no ha sido realmente desarrollada en muchas de las
obras que posteriormente han publicado sus supuestos seguidores, ya que el reconocimiento de los
límites de la racionalidad fin-medio inherente al campo administrativo no significa que desaparezca la
racionalidad, sino que por detrás de ella existe otra. En términos diferentes, en la administración y en
todos los actos de la vida social, económica, política existen límites comprensivos para la racionalidad
medio fin, por lo que se requiere la aplicación de otra racionalidad basada en la acción comunicativa.
Por esta razón, consideramos que muchos de los best sellers de la administración que preconizan la
intuición, lo ilógico, la sinrazón como panacea para administrar con más eficacia y eficiencia en este
mundo “posmoderno”, posiblemente, en el futuro podrán organizar este “festín de ilogicidad” bajo
una nueva lógica o racionalidad. Nos referimos a Peters T., Waterman R., Culligan M., Keatins S.,
Young A., Parson M., Mccormack M., Ackoff R. y muchos otros.


Existen importantes críticas en tomo a las posibilidades y limitaciones del pensamiento estratégico.
En el plano de la salud, Uribe J. aborda desde la visión de la planificación una interesante crítica a
Matus, Testa y otros, mientras que Rojas, C. Recursos humanos de la salud pública: de actores a sujetos.
Quito: OPS/OMS; 1994, lo aborda desde la epistemología. Granda, E. y col. Salud pública: hacia la
ampliación de la razón. Guadalajara: Universidad de Guadalajara; 1995, lo abordan desde el ámbito de
la salud pública.




88 Algunas ideas sobre la organización de redes en salud La salud y la vida 8


Al aparecer los pobladores como “exploradores”
de su propia subjetividad y como impulsores de
su ser-así en el paso a sujetos sociales, entrega-
rían a la red su fuerza que al mismo tiempo la
dinamizaría y la construiría, pero que también
criticaría sus fines y bombardearía constante-
mente las invariantes sobre las que se apoya
cualquier programa. Es por esto que aquellas
invariantes deben ser amplias y deben, en un
primer momento, impactar sobre los aspectos
más generales que posibiliten la participación
de los proyectos que conformen los grupos po-
blacionales. Mientras las diferencias poblacio-
nales critican la abstracción de los programas
generales haciéndolos más reales, en cambio, los
programas deben devolver a los grupos comuni-
tarios la posibilidad de fortalecer sus proyectos
distintos que posibilitarán forjar y fortalecer la
unidad.


Así planteado el análisis genético del nodo 3,
es posible establecer sus objetivos relacionados
con la red:


a) Organización, con miras a dar campo a la ge-
neración de procesos de problematización y co-
municación que busquen:


• Creación y transparentamiento de la cul-
tura, la moralidad y la personalidad po-
blacional.


• Constante aprendizaje sobre su identidad
en cuanto sujeto epistémico, social e in-
dividual y en cuanto actor o sujeto de un
sistema.


• Construcción y/o fortalecimiento de lide-
razgo comunitario con miras a desarro-
llar las relaciones comunicativas interin-


dividuales e intergrupales comunitarias
y transacciones estratégicas con el siste-
ma.


• Definición y solución de necesidades en
cuanto identidad comunitaria y en cuan-
to supervivencia de la red.


Las funciones que desarrollaría este nodo debe
basarse en una teorización y avance práctico so-
bre los siguientes aspectos:


a) Liderazgo y organización comunitaria: la
teoría sobre liderazgo proviene fundamen-
talmente desde los ámbitos empresariales
o desde los espacios de la política. Ambas
versiones basan sus propuestas sobre una
racionalidad medio-fin. En los últimos años
se han generado importantes trabajos sobre
organización cultural y liderazgo, con lo cual
se ha logrado ampliar la visión eminente-
mente etnográfica que dominaba el campo,
habiéndose introducido una aproximación
clínica o hermenéutica. Es posible que estos
aportes puedan ser enriquecidos con los es-
peciales comportamientos de las culturas de
la provincia.


b) Cultura, moralidad y personalidad pobla-
cional: los nuevos aportes que ha brindado
la filosofía posmetafísica y la comunicación
pueden constituir un serio aporte para pla-
nificar el trabajo.4 Al respecto, es fundamen-
tal trabajar sobre el desarrollo del yo y del
nosotros comunitario desde el ámbito del
lenguaje, del conocimiento y de la acción, así
como integrar los avances sobre la moralidad
y la identidad del yo. La red debe ganar su
particularidad a través de un tratamiento
más profundo de la comunidad.


4. Nos referimos a los importantes desarrollos que han aparecido en los últimos sesenta años en el
ámbito del lenguaje, comunicación, semántica. Nombres como Gadamer, Sicourell, Witgenstein,
Austin, Habermas, Giddens son algunos de los más representativos.


y de las ONG, sino que la red debe impulsar la
autopoiesis, la autonomía y el control social por
parte de la población.


Por las razones anotadas, es difícil en un pri-
mer momento establecer las funciones que debe
cumplir el nodo. Es más fácil que la población
sea visualizada desde las funciones que debe
cumplir ante el sistema: fuerza de trabajo actual
o potencial y comprador para la economía (eje
producción-mercado), ciudadano para el Estado,
feligrés para la iglesia, etc.; en otras palabras, la
comunidad estaría siendo visualizada como un
medio para el cumplimiento de diversos fines y
donde la red podría, además, apoyar este come-
tido al construirlo como un medio para el cum-
plimiento de los fines del Estado y ONG-servi-
cios. Sin embargo, al ser visualizada la población
únicamente desde el sistema no se agota, como
se ha explicado anteriormente, la supuesta iden-
tidad de la población. Aquella identidad cultu-
ral, social e individual se produciría a nivel del
mundo de la vida de la comunidad y a partir de
la acción comunicativa, dirigida al entendimien-
to. En ese mundo de la vida y a partir de la razón
comunicativa, los pobladores construirían las
verdades sobre sí mismos tomando, tanto los
significados del sistema y cultura hegemónica,
como los simbolismos propios de sus culturas
locales y diversas; construirían, así mismo, sus
criterios de rectitud y desarrollarían su persona-
lidad. En otras palabras, el planteamiento radi-
caría en concebir que la cultura, la moralidad y la
personalidad poblacional también estarían for-
jándose al margen de la vigilancia disciplinadora
del Estado, las normas, el dinero, los partidos,
etc. Esta constitución de la identidad poblacio-
nal sería distinta, a veces local, pero siempre
posible de comprendérsela porque se asentaría
en una epistémica universal cual es la comunica-
ción, pero no sería posible ser explicada a través
de la racionalidad científica medio-fin porque
pertenecería al mundo de la vida y se movería
con una racionalidad distinta.


De lo que se trataría es de que las poblaciones
donde se intervenga puedan constituir grupos
dirigidos al desarrollo de los siguientes objeti-
vos internos:


a) problematizar su mundo;


b) sustentar sus interpretaciones subjetivas y
las relaciones que mantienen con el entorno
social;


c) develar sus pretenciones de validez sobre la
problemática levantada, esto es, su verdad
preposicional, su rectitud normativa, su ve-
racidad o autenticidad;


d) establecer los acuerdos basados en el recono-
cimiento intersubjetivo sobre la validez de
sus interpretaciones y sobre las acciones ne-
cesarias para dar respuesta a los problemas;


e) fundamentar proyectos que posibiliten avan-
zar en la construcción de su propia identidad
(verdad, rectitud y veracidad) y, al mismo
tiempo, interrelacionarse con los apoyos que
pueden recibir desde la red;


f) estudiar los aspectos de viabilidad;


g) desarrollar los elementos técnico-operativos
necesarios para la administración de los pro-
yectos;


La red podría recibir la fuerza de la población,
siempre y cuando cuide promover procesos au-
topoiéticos, a través de los cuales las comunida-
des construyan su propia identidad y requieran
por parte de la red los recursos e insumos nece-
sarios para dar cuenta de sus problemas. Si no
ocurre aquello, la red centraría su trabajo en la
dinamización de los programas estatales y en los
fines de las ONG-servicios para que depositen
productos en los objetos-pobladores.




0 Algunas ideas sobre la organización de redes en salud La salud y la vida 1


propone sus modificaciones necesarias en vista
al fortalecimiento de los programas existentes o
por plantearse.


Relación nodo 1- 2: el nodo 1 presenta un menú
de actividades que se desprenden de los progra-
mas y proyectos, que pueden ser desarrolladas
por el nodo 2 y contrata con los elementos con-
formantes del mismo. Coordina las acciones que
desarrolla el nodo 2 y busca su acoplamiento
con las necesidades generales de la red y muy
especialmente con las necesidades del nodo 3.
Controla y evalúa los resultados e impactos.


Relación nodo 2-1: el nodo 2 estudia los reque-
rimientos de la red y propone el desarrollo de
componentes que fortalezcan los programas o
apoyen los proyectos producidos por el nodo 3
y que han sido sancionados por el nodo 1. Los
servicios públicos que actualmente desarrollan
actividades en las áreas donde trabajaremos
acoplarían sus propuestas a partir del requeri-
miento de los programas de la red y de los re-
querimientos de los proyectos generados desde
el nodo 3. Así mismo, hacen propuestas para
modificación de los programas y la red.


Relación nodo 3-2: el nodo 3 selecciona las ins-
tituciones pertenecientes al nodo 2 con las cua-
les podría trabajar, selección que debe ser san-
cionada por el nodo 1 a partir de la sustentación
de argumentaciones que justifiquen la misma. El
nodo 3, por otro lado, recibe el apoyo de las ins-
tituciones del nodo 2 seleccionadas por el nodo
1 cuando sus proyectos conforman parte de los
programas de la red. El nodo 3 participa junto
con el nodo 1 en la evaluación de los servicios
prestados por el nodo 2. El nodo 3 presta todas
las facilidades y la colaboración para el desarro-
llo de la labor del nodo 2.


Relación nodo 2-3: el nodo 2 propone apoyos
técnicos alrededor de las actividades que desple-
ga el nodo 3, propone cambios que deberían de-
sarrollarse en los proyectos que cumple el nodo
3 y sustenta ante el nodo 1 las modificaciones
que deberían implementarse en la red.


En resumen, las relaciones entre los nodos exis-
ten como tales y se estructuran a partir de los
requerimientos de la red, pero estas relaciones
siempre están transformándose y fortaleciéndo-
se a partir de la propia dinámica de los nodos.
Las fuerzas particulares de los nodos recompo-
nen constantemente la fuerza general de la red,
mientras que la fuerza de la red impulsa y con-
trola estratégicamente su avance.


Organización general de la red


La organización de la red parte desde una aproxi-
mación crítica a la racionalidad moderna, pero
en ningún momento entra en una crítica radi-
cal. Intenta recuperar los avances que produjo
aquella racionalidad fin-medio, que posibilitó la
conformación del inmenso edificio de las cien-
cias sociales, políticas, administrativas y médi-
cas, pero se resiste al mismo tiempo a recono-
cer aquella racionalidad como la única que debe
comandar el pensamiento y la acción, razón por
la que rescata la racionalidad comunicativa que
también se mueve bajo criterios de universali-
dad. La primera posibilita proponer una noción
de orden, centralidad, planificación, tecnología,
regulación, el pasado y el futuro en cuanto histo-
ria; mientras que la segunda posibilita rescatar
la noción de lo nuevo, lo local, lo diferente, la
dinámica, la identidad, la historicidad y el pre-
sente como realidad existente y no únicamente
como fenómeno. La red busca construir demo-
cracia y equidad.


El uso de las dos racionalidades posibilita
proponer la existencia de una organización
jerárquica donde la Dirección Provincial
de Salud cumple un papel rector como
representante político y administrativo del
poder descentralizado, las ONG y los servicios
públicos también desarrollan sus labores
técnicas y de asesoría y los grupos poblacionales
buscan construir su identidad al mismo tiempo
que participan en el logro de una centralidad
más democrática y equitativa. Se trata entonces
de mirar el presente desde el futuro y el futuro


c) Aprendizaje comunitario: la crítica a la pe-
dagogía de la transmisión y a la pedagogía
del adiestramiento y los nuevos desarrollos
de la pedagogía de la problematización basa-
da en la mayéutica y en los grandes aportes
de Paulo Freire constituirían apoyos impor-
tantes para el desarrollo del proceso.5


d) Administración: las nuevas metodologías
abiertas de planificación, programación, ad-
ministración de problemas y necesidades y
para la conformación de proyectos ofrecen
importantes bases para el aprendizaje de
nuevas metodologías para la acción.6


Abordaje estructural: las relaciones de
la red


El abordaje analítico-genético posibilitó definir,
en alguna medida, las fuerzas diversas que par-
ticiparían en la red y, al mismo tiempo, sus dis-
tintas intencionalidades, siempre conflictivas y
en algunos momentos antinómicas. Esta situa-
ción constituye, en sí, un complejo problema a
resolver.


La respuesta más simple ante los conflictos y
antinomias ha consistido en la prevalencia de
la intención comandada por el sector con mayor
poder y la coptación o desconocimiento de los
sectores débiles. Una versión muy similar y con
apariencia de mayor cientificidad ha consistido
en la prevalencia de la propuesta más racional
que se la identifica como “fin” y en la transfor-
mación de las restantes propuestas en “medios”
de satisfacción de la racionalidad más alta. Las
versiones más modernas intentan abordar los
problemas a partir de una mirada situacional
e intersubjetiva de los distintos actores, que
posibilitaría entrar en un campo comunicacio-


nal para la definición y delimitación de dichos
problemas. Esta propuesta partiría desde el
presupuesto de una igualdad de fuerzas de los
diversos actores y de una posibilidad de que los
problemas aparezcan con gran transparencia.
Además, se requiere que la comunicación se lle-
ve a cabo en forma ilocucionaria y que no exis-
tan presiones que produzcan perlocución.


Partiendo de que los distintos nodos represen-
tan intereses diferentes y tienen fuerzas muy
desiguales, parece que es imposible que se cum-
plan con los presupuestos indicados. Por esta
razón se considera que es fundamental que la
red siempre se preocupe por el fortalecimiento
del nodo 3 con miras a lograr la generación de
proyectos que sean defendidos por protosuje-
tos que van adquiriendo capacidad de liderazgo
y desarrollan habilidades táctico-operativas. Al
mismo tiempo la red puede desarrollar progra-
mas que posibiliten la interconexión entre los
nodos 1 y 2.


Acompañados por la constante e intransigente
necesidad de fortalecimiento del nodo 3 es posi-
ble diseñar las relaciones de los distintos nodos
de la red en la siguiente forma:


Relación nodo 3-1: el nodo 3 introduce en la
red proyectos que son receptados por los pro-
gramas sancionados por el nodo 1. Algunos de
los proyectos generados por el nodo 3 pueden
no ser receptados por ninguno de los programas
del nodo 1, lo cual debe llevar a un análisis con
miras a establecer si se lo apoya, lo cual debería
darse en la medida en que fortalezca la identi-
dad del nodo 3, ya que aquello redundará en el
fortalecimiento futuro de toda la red.


Relación nodo 1 -3: el nodo 1 normaliza, coor-
dina, busca apoyo del nodo 2 y controla el desa-
rrollo de los proyectos generados en el nodo 3 y


5. Las nuevas reflexiones en el ámbito del aprendizaje llevan necesariamente a tomar en consideración
a Bleger J., Bruner J., Apple M., Davini M., Pichón Riviere E. y otros.


6. Nos referimos a los trabajos de Testa M., Rovere M., Bennis J., etc.




2 Algunas ideas sobre la organización de redes en salud La salud y la vida 3


pia lógica dura que acompañan a los programas
y disciplinas, éstos podrían independizarse de la
dinámica de la red.


Los proyectos forjados en el seno de las propias
colectividades serán los que posibiliten a la red,
programas y proceso administrativo, “aterrizar”
en la realidad del mundo de la vida de las comu-
nidades. De otra forma la red y los programas
podrían “volar” hacia el campo disciplinario y
burocrático-administrativo. Por otro lado, si los
proyectos no se relacionan con los objetivos ge-
nerales de la red y con los objetivos de los pro-
gramas, la propia naturaleza local de los proyec-
tos posibilitaría su marginamiento.


Existen problemas completamente indefini-
dos y que hacen especial relación al nodo 3. En
otras palabras, el nodo 3 constituye un inmenso
problema con subproblemas de conocimiento,
organización, liderazgo, aprendizaje, enferme-
dad-salud, etc. que definirán paulatinamente
sus objetivos.


La diversidad de las zonas geográficas donde
actuaríamos podrían levantar igualmente diver-
sidad de problemas que podrían así mismo dife-
renciar los objetivos.


La coherencia del sistema organizacional debe
necesariamente ser mantenida a través de la
coherencia de los objetivos y de las políticas de
crecimiento y sobrevivencia, es por esto que en
el proyecto de estructura de la red deben ser
considerados prioritariamente sus objetivos y
su división por criterios sustantivos.


b) Basada en equipos de trabajo


La base de la organización del trabajo que ha
prevalecido en el mundo occidental es la estruc-
turación de tareas. La división y la especializa-
ción del trabajo según objetivos organizacio-
nales duros ha sido siempre la base primaria y
antecedente a todas las funciones de gestión.
Solamente después de la estructuración de las
tareas se definen las habilidades necesarias para


ejecutarlas: se busca la persona adecuada para
el lugar adecuado. Este procedimiento produce
algunos problemas: se subutiliza una gran par-
te de las habilidades individuales, se impide el
desarrollo de un trabajo creativo, y se generan
rutinas de trabajo no interesantes y poco satis-
factorias.


Las propuestas administrativas más recientes
proponen romper este planteamiento y rescatan
el trabajo por equipos, en los cuales se relativiza
la definición de las tareas, para dar paso a una
visión-en-equipo del problema y de los objetivos
previamente delineados. De esta manera surgen
patrones organizacionales de diferenciación y
especialización de tareas que aparecen dentro
del propio equipo y que no son impuestos aprio-
rísticamente desde el pensamiento burocrático.


Esta forma de gestión posibilitaría la creación de
nuevas formas de adhesión grupal basada en la
posibilidad real de uso de habilidades individua-
les, factibilizaría la construcción de la “redun-
dancia” que siempre requiere una red, se cons-
truiría una forma de liderazgo grupal distinta y
se llevaría a una mayor autonomía grupal para
tratar los diversos y complejos problemas que
tiene que afrontar la red.


c) Descentralizada y autonomista


La red mantendrá un nivel de jerarquía para
asegurar su coherencia, estructuración constan-
te y continuidad, pero el propio diseño de la red
puede atentar contra su dinámica, razón por la
que se propone llevar a cabo un tipo de gestión
descentralizada.


La descentralización posibilitaría colocar las po-
sibilidades de decisión técnica y práctica a nivel
de los equipos y lo más cercanamente de los pro-
blemas que levantan las poblaciones. Las deci-
siones localizadas son más rápidas, más baratas,
más congruentes con las necesidades locales.
Esta forma de gestión, obviamente, conduce a
una mayor autonomía del equipo, pero esto no
quiere decir independencia absoluta puesto que


desde el presente,7 cuidando de no caer en un
presentismo congelante ni encarrilarse en un
supuesto futuro profetizado por alguna filosofía
de la historia.


La red intentaría imprimir una nueva dinámica
sobre el quietismo burocrático férreamente en-
cerrado en el estuche de la tecnología objetivista
(“hard”) para posibilitar una apertura hacia una
versión autopoiética que rescate tecnologías
“soft”, criticando de esta forma al inflexible pa-
radigma productivista y a una supuesta teoría
científica de la práctica que solamente visualiza
el trabajo, mas no la socialización de los indivi-
duos y su posibilidad comunicativa.


La gestión dinámica de la red


Hasta aquí podríamos aseverar que la organi-
zación de la red dependería fundamentalmente
de los factores o determinantes externos que
conforman la vida de las colectividades donde
se intervenga. La estructura administrativa,
entonces, no puede únicamente visualizar los
aspectos internos relacionados con la técnica,
sino que tienen que hacer una simbiosis con los
aspectos sociales. Como la estructura interna
del proceso administrativo depende de lo que
los administradores reconocen como “factores
ambientales”, no existe la mejor manera de ad-
ministrar la red, pero sí existe la posibilidad de
seleccionar factores ambientales que, al mismo
tiempo, conduzcan al logro de una necesaria co-
herencia estructural.


Por lo general, las distintas agencias estatales y
no gubernamentales que participarían en esta
propuesta desarrollan distintos programas, a
través de los cuales organizan sus acciones. En


esa medida, los programas tendrían ya una defi-
nición, mientras que los proyectos se definirían
en el transcurso de la implementación y desa-
rrollo de la red, siempre y cuando ésta decida
poner como eje del pensamiento y la acción el
fortalecimiento y desarrollo del nodo 3. Por otro
lado, la red establece algunos objetivos que de-
berían ser discutidos con profundidad con miras
a forjar las bases necesarias para mantener la co-
herencia estructural de la red.


Proyectos, programas y objetivos podrían ser la
base para la estructuración del proceso de ges-
tión de la red, que podría tener las siguientes
características:8


a) Basada en objetivos, por problema y por área
geográfica.


b) Basada en equipos de trabajo.
c) Descentralizada y autonomista.
d) Redundante.
e) Integrada por comunicación intensiva.


a) Basada en objetivos, por problemas y por
área geográfica


Existen algunos objetivos delineados para cada
uno de los nodos. La totalidad de los objetivos
de todos los nodos pasan a constituir los objeti-
vos de la red. Al mismo tiempo, cada uno de los
nodos reproduce íntegramente los objetivos de
toda la red. Así mismo, todos los equipos que se
conformen deben reproducir los objetivos gene-
rales. Es por esto que la red tiene una naturaleza
“holográfica”, donde el todo está representado
en cada una de las partes.


En la medida en que los objetivos de los progra-
mas se interrelacionen con los objetivos gene-
rales de la red, éstos podrán desarrollarse con
miras a fortalecerla, de otra manera, por la pro-


7. Los trabajos desarrollados por Zemelman, H. alrededor de la epistemología política tienen mucho
interés al respecto.


8. Esta propuesta toma como base a Motta, P. A ciencia e a arte de ser dirigente. Río de Janeiro: Editora
Record; 1991. Otros autores que son de importancia para una propuesta parecida son: Mintzberg H.,
Toffler A., Bennis W., Pettgrew A., Pfrffer. J. y otros.




4 Algunas ideas sobre la organización de redes en salud


la comunicación intensiva, los objetivos genera-
les y particulares, la normalización y el control
dinámico centralizado conduce a reproducir
constantemente la unidad en la diversidad.


d) Redundante


La redundancia funcional es consecuencia natu-
ral de la descentralización, trabajo en equipos,
diferenciación sectorial y por objetivos. Cuanto
mayor es la descentralización y la autonomía
mayor es la duplicación y superposición de fun-
ciones. La redundancia no es mala sino que posi-
bilita que cada sector desempeñe con autonomía
y mayor eficacia sus funciones y elimina grandes
unidades burocráticas de control.


La red necesariamente tiene que desarrollar un
tipo de organización holográfica que reproduzca
en cada sector la idea del todo, en esta forma,
es posible abordar los problemas y resolverlos
sin que se tenga que recurrir a cada momento al
centro. La problemática de la duplicación y su-
perposición de funciones y recursos es costosa
cuando ocurre en sistemas empresariales pro-
ductivos con altos costos en capital constante,
pero en el trabajo que se intenta desarrollar a
través de la red, aquello no es costoso y al con-
trario produce un gran ahorro en cuanto logro
de una clara idea y acción en red y gran eficiencia
y eficacia productiva por parte de los equipos de
trabajo.


e) Integrada por comunicación intensiva


Una estructura diferenciada a través de trabajo
en equipos, descentralizada y autónoma, tiene
un gran peligro de incoordinación de las accio-
nes. Esto, por lo general, es solventado a través
del montaje de un sistema dinámico de comuni-
cación. La red debería transformarse en un gran
sistema de procesamiento de información que
rápidamente es utilizada y criticada en la medi-
da que la red no puede sobrevivir sin ella, depen-
de y se integra a través de la información.


Los pensamientos anteriores constituyen, como
se había dicho anteriormente, elementos que
pueden apoyar el debate alrededor de la cons-
trucción de un proceso organizativo y gerencial
de lo que puede ser el núcleo de discusión de re-
forma del sector salud en la provincia de Loja.




La salud y la vida 7


Introducción


Sin lugar a dudas, el momento que vivimos en
América Latina y en el mundo es bastante con-
flictivo. En los planos objetivo y subjetivo la si-
tuación se ha enrevesado y ha mostrado aristas
que rasgan las seguridades anteriores sobre las
que nos movíamos, lo cual nos obliga a generar
propuestas que tienen que visitar campos de
mayor complejidad y dejan cuestionamientos
sobre los que debemos constantemente volver.
Todo que lo hoy hacemos tiene una característi-
ca inacabada y temporal y no goza de la seguri-
dad predictiva con la que solíamos antes propo-
ner las cosas.


La realidad de salud de la población latinoameri-
cana se deterioró enormemente durante la déca-
da perdida y todavía no existen indicadores que
nos anuncien que las condiciones hayan cam-
biado en la década de los 90. En otras palabras,
la situación, tanto la problemática salud-enfer-
medad como la respuesta social alrededor de la
misma, se ha deteriorado más con el debilita-
miento o paulatino retiro de la responsabilidad
del Estado sobre la enfermedad colectiva y con
la propuesta de mercantilizarla y privatizarla. A
esto se suma el hecho consistente en que, desde
el plano subjetivo, nos resistimos a aceptar las
mismas formas de ver tradicionales, no quere-
mos priorizar las mismas categorías de análisis


que utilizábamos y ya no aceptamos las solucio-
nes convencionales. En esta medida, se ha com-
plicado más nuestra tarea, tanto con relación a
las preguntas como a las respuestas.


En efecto, el legado del iluminismo que nos pro-
metía fundar un mundo de abundancia, libertad
y felicidad, con el solo ejercicio de la razón, la
ciencia y la administración científica de las cosas
y de los hombres a través del Estado, ha pasado
a construir una ideología constantemente des-
mentida por la historia.


El siglo veinte amaneció con los fulgores de una
modernidad boyante y ahora anochece con una
propuesta antimoderna. Se despertó con una
idea sobre la infinita potencialidad de produc-
ción, dominio de la naturaleza, viaje hacia el
encuentro de la razón absoluta, total libertad
y auténtica felicidad-igualdad. Ahora anochece
con la realidad de una producción que domina,
esclaviza y apoya la forja de Estados panópticos
o mercados inhumanos, causa dosis crecidas de
infelicidad y profunda descomposición social e
inequidad. La modernidad para muchos auto-
res ha estallado, se ha hecho mil pedazos en los
que podemos encontrar muy poco de lo que nos
ofreció.


En el campo de la salud nos embarcamos cientí-
fica e ingenuamente a dar cuenta de su negativo:


* Ponencia presentada en la mesa redonda “El derecho a la salud. Estrategias y acciones: los
actores sociales ante los nuevos escenarios”, en el VII Congreso Latinoamericano de Medicina
Social, en Buenos Aires, 17 al 21 de marzo de 1997. OPS-OMS-Ecuador-UNL.


El presente trabajo recoge las discusiones y esfuerzos por comprender la realidad en salud, el
proceso de reforma del sector y el papel de la universidad en este campo, llevado a cabo por
los integrantes de la Maestría de Salud Pública de la Facultad de Ciencias Médicas, Universi-
dad Nacional de Loja, con quienes ha venido trabajando la representación de la OPS/OMS en
Ecuador en estos últimos años. En esa medida, muchos de los pensamientos depositados en
el documento fueron elaborados junto con los diferentes actores involucrados y traducen las
limitaciones propias de un grupo en proceso de aprendizaje.


El sujeto, la ética y la salud*Artículo 7




8 El sujeto, la ética y la salud La salud y la vida


de riqueza mejorada en su eficiencia por la cien-
cia, la tecnología y la administración, posibilitar
la centralización y concentración del poder en
el Estado y la ley y, de esta manera, construir
el bien común. Correspondencia de una cultura
científica, de una sociedad ordenada y de indi-
viduos libres comandados por la razón que al
mismo tiempo define el ser del ciudadano. “La
razón se encarna en la sociedad moderna y la
conducta normal es la que contribuye al buen
funcionamiento de la sociedad. El hombre es
ante todo un ciudadano”.3


La idea de modernidad sustituye a Dios por
la ciencia, la misma que deber ser el principio
organizador de la vida personal y colectiva aso-
ciándola al tema de la secularización y alejando
toda idea de “fines últimos”. El ciudadano debe
encargarse de este cometido y cualquier elemen-
to finalista debe quedar consignado en su vida
privada o transformarse en ascentismo dentro
del trabajo. Por otro lado, para que avance la
modernidad, el ciudadano debe comprometerse
revolucionariamente con la total racionalización
de la vida social, es decir, la destrucción de los la-
zos sociales, de los sentimientos, de las costum-
bres convencionales que oscurecen y estrechan
su vida, lo cual es logrado por la misma ciencia,
la tecnología, la educación —mediadora entre el
alumno y los valores universales de la verdad, lo
bello y lo bueno— y las políticas sociales de mo-
dernización que hacen tabla raza de las creen-
cias y formas de organización que no descansan
sobre postulados científicos.


Este proyecto conducirá a los modernistas al
sueño de crear una sociedad nueva y un hombre
nuevo a los que en nombre de la razón impon-
drán coacciones mayores que las de las monar-
quías absolutas, coacciones que constantemente
han sido justificadas a través de supuestas de-


mostraciones de que la sumisión al orden na-
tural de las cosas procura placer y corresponde
a las reglas del buen gusto. De esta manera el
ciudadano, a más de ser un revolucionario por-
tador de la ciencia, debe someter su gusto y pla-
cer a la razón. Como diría Locke: “la naturaleza
se imprime en el hombre por los deseos y por
la felicidad que procura la aceptación de la ley
natural o por la desgracia que es el castigo de
quienes no lo siguen”.4 De lo que se trata es de
unir, a través del discurso moderno y racional, al
hombre con el mundo y borrar cualquier dualis-
mo: el ser humano es natural y está supeditado
a las leyes naturales, lo cual pasa a ser la esencia
del ciudadano.


La sociedad remplaza a Dios como principio
de juicio moral y se transforma en la base de
explicación y de juzgamiento de los deberes de
los ciudadanos que aceptan someterse por li-
bre y voluntaria decisión al poder del Leviatán
o voluntad general (Hobbes y Rousseau) y que
se expresa en el Contrato Social. En esta forma,
el poder de la política sustituye al poder de la
religión: la nación es la razón, el civismo es la
virtud. El hombre se transforma en ciudadano
o actor definido por las obligaciones y roles que
deben jugar en su sociedad; no tiene necesidad
de mirar sus orígenes, su subjetividad, su reli-
gión, su cultura, su mundo local, sino que única-
mente tiene que reflexionar sobre lo que es útil
o nocivo para el desarrollo y supervivencia del
organismo social. El actor se fundó con el siste-
ma, el individuo con la ley, la felicidad con la vir-
tud. “La concepción clásica de la modernidad es,
pues, ante todo, la construcción de una imagen
racionalista del mundo que integra al hombre en
la naturaleza, al microcosmos en el macrocos-
mos, y que rechaza todas las formas de dualismo
del cuerpo y del alma, del mundo humano y de la
trascendencia”.5


3. Touraine, A. Op. cit., p. 448.
4. Locke, J. “Tratado sobre el gobierno”. Mencionado por Russell, B. La sabiduría de Occidente. Madrid:


Aguilar; 1975.
5. Touraine, A. Op. cit., p. 47.


la enfermedad, con la esperanza de producir, por
descuento, la salud. Ofrecíamos a principios de
siglo extirpar, erradicar muchas enfermedades,
pero más tarde nos vimos obligados a pensar en
controlarlas, después aceptamos que sería más
conveniente vigilarlas y en estas últimas déca-
das más bien observamos angustiados como
vuelven a reemerger en nuestra América Latina
viejos males de los que casi nos habíamos olvi-
dado, los mismos que se mezclan y danzan con
enfermedades que sellan nuestra incursión en
una modernización impuesta.


Nuestros sueños de salud fueron también sue-
ños científicos. Pensábamos que la razón-cien-
cia-técnica daría total cuenta de nuestros pro-
blemas. El extraño matrimonio de la ciencia con
la enfermedad produciría, paradójicamente, la
salud; la intervención científico-técnica sobre el
cuerpo individual y la acción científico-estatal
sobre los cuerpos colectivos transformados en
objetos asegurarían el éxito.


Sanitaristas, enfermeras, médicos y personal de
salud nos asomamos al siglo XX con la seguridad
infinita en nuestro conocimiento y en nuestros
instrumentos —que constantemente se perfec-
cionarían—, para controlar desde fuera la má-
quina corporal, prevenir las enfermedades, cu-
rar y rehabilitar sus maltrechos mecanismos.


Al apagarse este oscuro fin de siglo empezamos
nuevamente a comprender algo que sabíamos
desde antaño: que la orgullosa, eterna y univer-
sal ciencia de la enfermedad no puede interpre-
tar íntegramente la compleja, diversa, particular
y temporal salud de los sujetos. Sueños deifica-
dos que se han transformado en pesadillas que
nos obligan a despertar.


Enceguecidos por la luz de la razón parece que
en este momento es obligatorio también mirar


al ensombrecido sujeto individual, los movi-
mientos sociales, la comunidad, la cultura.


Embarcados en el viaje hacia la objetividad que
hacía tabla raza de todas las “tradiciones, vín-
culos y creencias, o sea la colonización de la
experiencia vital por la previsión y el cálculo”1,
parece que debemos encontrar un puerto en la
subjetividad sin abandonar la ciencia y la técni-
ca. Nuevamente tenemos que recordar que las
mujeres y los hombres debemos establecer los
fines mientras que la ciencia tan solo proseguirá
siendo un medio.2


El ciudadano


Hemos vivido dos siglos bajo el convencimiento
de que la razón y el Estado nos entregarían la
solución de todos nuestros problemas económi-
cos, sociales o políticos. También hemos creído
que la razón posibilitaría establecer un contrato,
a través del cual nos sería posible organizar un
centro o Estado, que fundamentado en el co-
nocimiento científico podría acumular todo el
poder necesario para comandar la producción
de bienes materiales y espirituales, distribuir
igualitariamente la riqueza producida, instituir
la ley, asegurar la libertad de los individuos y
brindar la felicidad a todos.


Con esta idea en mente pudimos solucionar el
conflicto entre la racionalización y la subjetiva-
ción existente en el mundo dualista cristiano
y cartesiano que había acompañado nuestra
reflexión durante los siglos anteriores. Los de-
rechos del hombre y el ciudadano que fueron
explicitados todavía en su dualidad en 1789 se
unificaron con la preeminencia de la noción de
ciudadanía. El ciudadano debía tomar como eje
de su preocupación y acción la utilidad social,
esto es, trabajar para factibilizar la producción


1. Touraine, A. Crítica de la modernidad. Madrid: Ediciones temas de Hoy; 1993.
2. Prigogine, I. y Stenger, I. Entre o tempo e a eternidade. São Paulo: Editora Schwarcz Ltda.; 1992.




100 El sujeto, la ética y la salud La salud y la vida 101


en los espacios gobernados por las autoridades
tradicionales, pero se transformó también en
una experiencia tenebrosa cuando se vistió con
el ropaje del taylorismo o se expresó a través de
experimentos guiados por la filosofía de la his-
toria. La razón nos posibilitó descubrir nuevos
mundos, relacionarnos, romper con las tradicio-
nes que nos ataban, ampliar nuestra capacidad
explicativa, pero también su luz ha comenzado a
enceguecernos, su ruido nos enloquece, la falta
de sentido nos congela y nos produce profundas
nostalgias del Ser. Somos ciudadanos modernos
encargados de empujar el eterno cambio, la des-
trucción creadora que busca mayor razón, tec-
nología, riqueza, pero al mismo tiempo somos
destructores de todo lo que no huela a moder-
nidad.


La modernidad vive en estos momentos un
proceso de agotamiento y sin derroteros claros.
Horkheimer y Adorno hablaron sobre el “agota-
miento de la razón”, debido a lo cual parece que
el papel tradicionalmente encargado al ciuda-
dano por parte de la razón debe ser repensado,
con el fin de encontrar si es posible apoyar hoy
y aquí el empeño por forjar una sociedad mejor
y no solamente continuar impulsando este in-
cansable e infinito movimiento que ha impuesto
la modernidad. Por otro lado, ¿quién cree en los
momentos actuales en la identidad del interés
del Estado y de los individuos, en la identidad de
la acción y de la razón, en la identidad del hom-
bre y del ciudadano para emprender una cruza-
da para su rescate?


El ciudadano en la modernidad
fragmentada


El exceso y la coacción de la razón que nunca
debería coaccionar, la filosofía de la conciencia,


la filosofía de la historia y el paradigma produc-
tivista que han guiado nuestro pensamiento
en diferente medida y con distinta intensidad
durante estos dos siglos han llevado, según Ha-
bermas, a la colonización del mundo de la vida
por parte del sistema y el aparecimiento de las
patologías sociales, culturales y de la persona-
lidad que en estos momentos vivimos. Giddens
analiza los ímpetus de la expansión capitalista,
la forja del sistema de estados-naciones, el de-
sarrollo de la vigilancia y la administración y el
crecimiento del poder militar como elementos
constitutivos de la modernidad y su impacto so-
bre el sí mismo (self).6 7. Videt encuentra que la
modernidad tomó en consideración únicamente
la contractualidad central o estatal y la contrac-
tualidad interindividual o mercantil y dejó de
lado la socialidad, lo cual, a su vez, influyó nega-
tivamente sobre el desarrollo de la democracia y
la vida social.8


Touraine encuentra que la modernidad ha esta-
llado y que la idea clásica de unidad es en la ac-
tualidad nada más que una nostalgia. El primer
fragmento está constituido por el deseo del Ser,
por el Ello nietzscheano expresado en la sexua-
lidad, que aparece como resultante de una lucha
por la liberación del cuerpo y el deseo, pero que
al mismo tiempo anuncia el peligro de la mar-
ginación en el ego. El segundo fragmento está
representado por una sociedad de consumo de
masas dominada por el mercado y el marketing,
que expresa, por un lado, la libertad individuali-
zada en el consumo y, por otro, el peligro de una
sociedad concentrada en el interés y el tecnolo-
gismo. El tercer fragmento constituye la organi-
zación representada por las empresas y el capi-
talismo financiero, que posibilita la expansión
de la producción, pero al mismo tiempo lleva a
la profundización de las desiguales sociales. El
cuarto fragmento constituye las luchas naciona-


6. Giddens, A. Consecuencia de la modernidad. Madrid: Alianza Editorial; 1994.
7. Giddens, A. Modernity and Self-Identity. California: Stanford University Press; 1993.
8. Bidet, J. Teoría de la modernidad. Argentina: Ediciones Letra Buena; 1993.


El modernismo es el rechazo a toda revelación,
crea un vacío moral que es colmado por la idea
de sociedad o unidad social. El ser humano no
es más que un ciudadano, donde su caridad debe
transformarse en solidaridad social, su concien-
cia debe transformar en respeto a las leyes y
donde los juristas y administradores sustituirán
a los profetas de sus abuelos: desencanto, secu-
larización, ética de la responsabilidad, raciona-
lización, autoridad racional legal —conceptos
acuñados y constantemente repetidos por We-
ber en sus estudios sobre la modernidad. Pero
también, y como contrapartida, según el propio
Weber, es resistencia antimodernista y rebelión
de la dualidad humano-social que se sintetiza en
términos conflictivos: racionalización y guerra
de los dioses, autoridad legal y carisma, capita-
lismo y nación.


El siglo XIX posibilita que la modernización eco-
nómica acelerada transforme los principios del
pensamiento racional en objetivos sociales y
políticos generales. Las leyes naturales se trans-
forman en voluntad colectiva y surge la idea de
progreso. La modernidad se embarca en el tiem-
po y se transforma en historicismo donde la idea
de progreso afirma la identidad entre políticas
de desarrollo y triunfo de la razón.


Esta idea bendice la total subordinación del in-
dividuo a la sociedad y de la sociedad a la moder-
nización y al poder del Estado, lo cual posibilita
una movilización colectiva a la que no pudo llegar
la convocatoria, siempre elitista, de la racionali-
zación; el progreso puede convocar en alta voz
a las fuerzas revolucionarias que deben cumplir
un encargo cifrado por la historia. El historicis-
mo del siglo XIX “absorbe al sujeto en la razón,
la libertad en la necesidad histórica, la sociedad
en el Estado”. El ciudadano se identifica como
actor revolucionario con una misión histórica y
se somete al poder absoluto de una élite política
que proclama su legitimidad en nombre de un
supuesto conocimiento de las leyes de la histo-
ria. La búsqueda del Uno, la nación o el poder
absoluto en nombre del pueblo termina destru-
yendo la propia modernidad y sus principios de


derecho, moralidad y potencialidad productiva,
mientras esclaviza y reprime a quien no es ciu-
dadano y, por lo tanto, se opone a la razón his-
tórica.


¿De qué ciudadano hablamos?


Conforme habíamos dicho anteriormente, para
la Filosofía de la Luces, el ciudadano debería
centrar su preocupación y acción en la utilidad
social, esto es, trabajar para factibilizar la pro-
ducción de riqueza mejorada en su eficiencia
por la ciencia, la tecnología y la administración,
posibilitar la centralización y concentración del
poder en el Estado y en la ley, y de esta manera
construir el bien común, el mercado y el interés
nacional compatible con el interés y libertad
personal. Más tarde, el historicismo le encarga
realizar la razón histórica y someterse íntegra-
mente al poder absoluto de la élite política su-
puesta representante de la verdad y del pueblo.


El ciudadano, en esta versión, constituye la
esencia de la racionalización y, al mismo tiempo,
la casi total negación de la subjetivación. La per-
sona pasa paulatinamente a ser representada en
su interés y libertad de consumir los bienes ma-
teriales y simbólicos que circulan en el mercado,
al mismo tiempo que construye la sociedad en
tanto totalidad.


Sus verdades preteóricas no pueden aproximar-
se ni competir con las verdades científicas, sus
eticidades no pueden ponerse al lado de la moral
que se manifiesta como utilidad social y ley. Sus
veracidades y sentimientos quedan atrapados
en la vida personal y no pueden vulnerar la gran
totalidad social. Sus prácticas y costumbres tie-
nen que modificarse o revolucionarse para poder
revolucionar la sociedad y, a la vez, constituirse
como ciudadano. El sujeto es absorbido por la
sociedad, el mundo de la vida por el sistema, el
saber por la ciencia, la ética por la moral.


La racionalización cumplió un papel muy im-
portante cuando introdujo el espíritu crítico




102 El sujeto, la ética y la salud La salud y la vida 103


ción de actuar conforme a las posibilidades que
le entrega la división del trabajo y las relaciones
de dominación, sino siempre superándolas y
humanizándolas. Busca siempre que la propia
organización de la sociedad, en cuanto situacio-
nes y leyes, posibilite tanto la constitución de la
subjetividad del actor como la estructuración de
la sociedad.11 El actor busca construir una so-
ciedad para el hombre y no un hombre para la
sociedad.


El sujeto de hoy no tiene nada que ver con aquel
sujeto de la Filosofía de las Luces. Para ésta, el
sujeto constituía la universalidad, las leyes de
la naturaleza o el sentido de la historia, hablaba
con la única voz de la razón. El sujeto, ahora, es
el Yo que habla como Yo, pero que también ha-
bla como un Ello, como una historicidad cultu-
ral, como un nosotros familiar y como un actor
social.12 De lo que se trata es evitar el triunfo
del pensamiento instrumental que conduce a la
opresión, mientras que el exceso de subjetivis-
mo lleva a la falsa conciencia.


La necesidad de reflexionar la manera de actuar
en la modernidad estallada lleva a proponer que
los fragmentos actualmente existentes: empre-
sas, nación, vida y consumo se integren a través
de la razón y el sujeto, lo cual establecería una
posibilidad de considerar que la noción de ciu-
dadanía debería dar un paso a similar imbrica-
ción. En otras palabras, el ciudadano ya no ten-
dría solamente la responsabilidad de dar cuenta
de la constitución de la razón que posibilitó la
forja de la sociedad moderna, con su Estado, su
ciencia, sus leyes y su moral, sino que al mismo
tiempo estaría a cargo de luchar por la constante
construcción del sujeto en cuanto yo, reconoci-


miento del otro y el fortalecimiento del movi-
miento social.


Ahora bien, la constitución del sujeto no sig-
nifica únicamente el logro de su identidad en
soledad, sino que éste se constituye en cuanto
reconocimiento del otro como sujeto inmerso
en su cultura y a través de la oposición a todo lo
que sea dominación. Por lo tanto, el nuevo ciu-
dadano necesariamente tendría que participar
en los movimientos que intentan unir inestable-
mente subjetividad y racionalidad a través de la
construcción de la democracia. De otra manera,
la noción del ciudadano, acuñada por la Filosofía
de las Luces, pasaría a ser una categoría que ya no
tiene fuerza y que habría muerto para dar paso a
una nueva categoría: la de sujeto social.


El sujeto y la ética


La modernidad de las luces estableció la razón
como único postulado de verdad. Más tarde, el
historicismo, al encargar la ejecución de la ver-
dad a la voluntad colectiva representada por la
clase que debería redimir la historia, entregó a
la élite política, supuesta exegeta de esa clase,
la autoridad para que esa verdad sea interpreta-
da como eficacia y justicia. En otras palabras, la
verdad se transformó en moral y política.


Después de la caída de los gobiernos autorita-
rios y totalitarios del socialismo real, no queda
en duda que aquella razón que quería transfor-
marse en justicia y eficacia, resultó ser antiéti-
ca, injusta, bastante ineficaz y muy eficiente en
cuanto dominación de los seres humanos.


11. Giddens, A. The Constitution of Society: Outline of the theory of structuration. Berckeley: University of
California Press; 1984.


12. Morin, E. “La noción del sujeto”. En: Nuevos paradigmas, cultura y subjetividad. Buenos Aires: Paidós;
1914.


les que se separan cada vez más de la razón y
rescatan su sentimiento de identidad y cultura,
pero que también entrañan el peligro de nacio-
nalismo a ultranza, el retorno a la tribu y a la
dictadura de la subjetividad.


Estos cuatro fragmentos parecen moverse inde-
pendientemente conformando una no-sociedad,
ya que la personalidad, la cultura, la economía y
la política parecen ir cada una en una dirección
que la aleja de las otras. La modernidad esta-
llada, según Touraine no constituye una nueva
etapa de la misma sino su descomposición; de-
muestra un movimiento disociador entre el ser
y el cambio, entre los hechos y el sentido, entre
la economía y la cultura.


Sexualidad, consumo mercantil, empresa y na-
ción, tan solo se encuentran atados por la razón
instrumental o técnica, considerada como la
búsqueda de medios más eficaces para alcanzar
objetivos que escapan a los criterios de raciona-
lidad. Racionalidad instrumental que ya no obe-
dece a la diosa razón sino a las presiones de los
fragmentos disociados, debido a lo cual termina
movilizando elementos modernizadores, que en
muchas veces son no-modernos “todo es moder-
no y antimoderno, hasta el punto de que apenas
se exageraría diciendo que el signo más seguro
de la modernidad es el mensaje antimoderno
que emite”.9


La técnica no constituye el elemento fundamen-
tal a ser criticado, más bien es el único compo-
nente que permite alguna unidad e impide, por
otro lado, la dominación de alguno de los frag-
mentos. La verdadera crisis de la modernidad
radica en “la descomposición del modelo racio-
nalista, roto por la modernidad misma y, por
tanto, por el desarrollo separado de lógicas de
acción que ya no se refieren a la racionalidad:
búsqueda de placer, del estatuto social del bene-
ficio y de la potencia”.10


La idea de ciudadanía se oscurece en la moder-
nidad fragmentada. La razón transformada en
técnica es muy débil para convocarla. El ciudada-
no es halado por las fuerzas fragmentarias que
convocan contradictoriamente su presencia. La
noción de ciudadano ya no puede responder a su
definición clásica, porque la propia constitución
de la modernidad ha cambiado y no puede retor-
nar a lo que fue.


El sujeto


Cuando más avanza la modernidad, más se se-
paran el sujeto y los objetos, mientras que en
la visión premoderna estaban confundidos. Al
mismo tiempo, la modernidad se ha definido
por la eficacia de la racionalidad instrumental,
y dominio del mundo por la ciencia y la tecno-
logía, pero ha dejado de lado el mundo de la
subjetividad, el mismo que fue sustituido por el
sujeto representado por las leyes racionales e in-
teligibles al pensamiento del hombre.


En la modernidad fragmentada nuevamente se
hace presente la subjetividad como sexualidad y
cultura que reclaman el lugar del que fueron re-
tiradas, hablan sobre el sujeto olvidado, sobre la
necesidad de control por parte del individuo de
lo vivido para que tenga un sentido personal, so-
bre el requerimiento del individuo de transfor-
marse en actor que se inserta en las relaciones
sociales transformándolas, pero sin identificar-
se íntegramente con las mismas, ni con las leyes
que sostienen esa sociedad, ni con los grupos de
poder que las mantienen.


Entonces, en esta época surgen las voces del
actor y del sujeto. En lo que se refiere al actor,
se reconoce que éste no tiene por qué actuar de
acuerdo al lugar que le asigna la sociedad, sino
que siempre tiene el derecho a criticar y modifi-
car el entorno natural y social; no está en obliga-


9. Touraine A. Crítica de la modernidad. Op. cit., p. 137.
10. Ibídem, p. 139.




104 El sujeto, la ética y la salud La salud y la vida 105


sujeto, debe aprender a mirar cómo ve la gente
y tiene que interpretar la forma cómo la gente
comprende.17


Pero la gente constituye su ver y comprender
al mismo tiempo que construye su identidad
como “self ” (Habermas, Giddens), o como Yo
que intenta liberarse del “self ” (Nietzsche,
Freud, Touraine). En otras palabras, el peso de la
epistemología va cediendo paso a la ontología18
y a una nueva metafísica (Heidegger, Giddens),
la teoría del conocimiento a la teoría de la acción
(Gadamer, Garfinkel, Mead), la pendencia
humana ante la ciencia a una creación de la
realidad por acción del ser humano, donde el
ver (Foucault) y la palabra (Austin, Witgenstein,
Searle, Gadamer) tienen una importancia
central, ya que según Maturana,19 vemos con
nuestro cerebro y a través de nuestros ojos para
emitir palabras que conforman nuestro mundo
de realidad20 y guían nuestras acciones, que
estructuran nuestra subjetividad y, a su vez,
apoyan la constitución del mundo social.


A nivel del yo, el principio fundamental de mo-
ralidad se transforma en libertad y creatividad;
en cambio, a nivel del reconocimiento del otro
como sujeto dueño de sus expresiones amorosas
y erotismo, es la condición primera de la justicia
y, por lo tanto, de la liberación de sus obligacio-
nes y papeles impuestos socialmente. En refe-
rencia al movimiento social, la ética del grupo se
hace presente en la apropiación de los “valores y
de las orientaciones culturales de una sociedad
que se opone a la acción de un adversario al que


le unen relaciones de poder… que se expresan en
cuanto mercancía, empresa o Estado”.21 El prin-
cipio ético más amplio, bajo este planteamien-
to, es la construcción de la democracia, ámbito
en el que podría desarrollarse una eterna lucha
por la conquista de lo subjetivo y lo objetivo, la
identidad, el otro, el movimiento, la razón y la
economía.


En esta forma, la ética de la convicción reaparece
para hacer juicio junto con la ética de la respon-
sabilidad, mientras que la moral de la intención
hace presencia con la moral del deber.


Para Charles Taylor, la moral moderna debe sin-
tetizarse en el respeto de los derechos del hom-
bre, la noción de vida completa y autónoma y el
sentido de dignidad de cada uno en la vida públi-
ca,22 mientras que Rawis abre la posibilidad de
considerar la equidad en cuanto libertad del ser
humano y justicia social, reactivando, en esta
forma, la necesidad de poner nuevamente sobre
el tapete de discusión los derechos del hombre y
del ciudadano.23


El principio moral en relación al nuevo ciudada-
no hace relación a la visualización conjunta de
felicidad, libertad y abundancia, donde la felici-
dad y la libertad no pueden quedar al margen
de la propia realización del ser humano, fuera
de la constitución de su yo en el recuerdo de su
cultura, del reconocimiento del otro y de la lu-
cha contra la dominación y por la equidad, pero
al mismo tiempo hace relación al rescate de la
razón en cuanto apoyo de su propia liberación,


17. Bateson, G. Pasos hacia una ecología de la mente. Buenos Aires: Editorial Plante, 1992.
18. Cohe, I. “Structaration Theory and Social Praxis”. En: Social Theory Today. California: Stranford Uni-


versity Press; 1993.
19. Maturana, H., Uribe, G. y Frenk, S. G. A biological theory of relativistic colour codding in the primaate


retina. Archivos de Biología y Medicina Experimentales; 1968, Suplemento N° 1, p. 1-30.
20. Von Foerster Heinz. “Visión y conocimiento: disfunciones de segundo orden”. En: Nuevos paradig-


mas, cultura y subjetividad. Buenos Aires: Paidós; 1994.
21. Touraine, A. Crítica a la modernidad. Op. cit.
22. Taylor, Ch. Sources of the Self: The Making of Modern Identy. USA: Cambridge University Press; 1989.
23. Rawls, J. A Theory of Justice. Claredon: Oxford University Press; 1972.


Hemos perdido la confianza en la teleología, el
evolucionismo social y el providencialismo,13
nos queda una convicción de que el sistema no
puede ser identificado con el mundo de la vida,
conforme sustenta Habermas.14 Que el ser hu-
mano es un animal que habla y que cuando nos
entendemos con él no encontramos “un univer-
so pre-dado de objetos, sino con uno que está
constituido y constituyéndose por la acción de
sujetos” y que, por lo tanto, requerimos una
doble hermenéutica para descubrir cómo la “es-
tructura es constituida a través de la acción… y
recíprocamente, cómo la acción es constituida
estructuralmente”.15 En resumen, las ciencias
sociales sostienen que el mundo humano es un
mundo dual de racionalidad y subjetividad.


Las ciencias sociales han debido huir del deter-
minismo para buscar una doble hermenéutica,
una visión dual, que les permita no caer en la
dictadura de la razón o en la dictadura de la sub-
jetividad.


Si la razón no es aceptada como la verdad, sino
como una de las verdades existentes, mientras
que otras verdades son construidas por los pro-
pios sujetos o actores, ya sea en el mundo de
la vida, conforme sustenta Habermas; o en la
lucha por la constitución del Yo, en el reconoci-
miento del otro como sujeto y en la oposición
a la dominación, conforme propone Touraine; o
en la estructuración de la sociedad, como esta-
blece Giddens, entonces la razón que se trans-
forma en moral propuesta por la modernidad
y por el historicismo deja de tener el peso que
anteriormente la concedíamos y da paso a la


ética como eje de reflexión que se dirige al Yo,
al otro, al movimiento y a la construcción de la
democracia (Touraine). No se trataría en este
momento de construir únicamente la verdad,
sino rescatar “valores verdaderos” como propo-
ne Agnes Heller,16 (libertad, personalidad, igual-
dad, humanidad, felicidad y vida humana) que
constituirían guías o visiones que iluminan el
futuro. O verdades intersubjetivas que se cons-
truirán a través de la acción comunicativa con
miras al entendimiento, conforme recomienda
Habermas, las mismas que aparecen en un pri-
mer momento como verdades preteóricas que se
hallan profundamente atadas a las eticidades y
veracidades propias de la interacción de las co-
munidades en el mundo de la vida, que luego
pueden ganar mayor objetividad con el apoyo
de la ciencia. O verdades epistémicas emitidas
por actores siempre calificados que estructuran
su mundo social y que pueden ser interpretadas
por el investigador en “mutuo conocimiento”
con los actores, según sostiene Giddens.


A pesar de que los diferentes autores mencio-
nados no coinciden íntegramente en su aproxi-
mación, sin embargo, es posible indicar que el
inmenso peso adjudicado a la verdad científica
por parte de la Filosofía de la Conciencia y la
Filosofía de la Historia, ha dado paso a un tipo
de verdad que primero reconoce la necesidad de
una aproximación ética al sujeto en cuanto pro-
ductor de su mundo subjetivo y de su relación
con el mundo social. La verdad científica ya no
puede dictaminar lo que es y lo debería ser, sino
que primero tiene que interpretar al actor en su
pensamiento y en su práctica. Tiene que oír al


13. Giddens, A. A Contemporary Critique of Historical Materialism. California: Stanford University Press;
1995.


14. Haberman, J. Teoría de la acción comunicativa. Madrid: Taurus; 1994.
15. Giddens, A. New Rules of Sociologica. Madrid: Ediciones Temas de Hoy; 1994.
16. Heller, A. A Filosofía radical. Mencionado por De Mello Filho, D. Contribuiçao a comprensao e crítica de


epidemiología social. Disertaçao apresentada ao Programa de Posgraduçao da Universidade Federal de
Bahía, como requisito parcial, para obtençao do título de Mestre em Saúde Comunitaria, Salvador,
1994.




106 El sujeto, la ética y la salud La salud y la vida 107


En estos momentos existe gran urgencia en com-
prender y defender la vida, como bien lo expuso
Saúl Franco en el VI Congreso Latinoamericano
de Medicina Social. La vida como el sí-mismo
biológico humano y no humano que constante-
mente se depreda; la vida como humanidad de
un Yo que tiene derecho a establecer un lugar en
el mundo. La vida como el deber cultural y moral
de reconocer al otro como sujeto vivo y libre y
nunca supeditado al mercado de cuerpos y órga-
nos,28 la vida y la salud como realidad cultural,
ética y veraz, que se produce en el cotidiano vivir
de la gente. La vida como lucha contra los frag-
mentos estallados de la modernidad, sean éstos,
empresa, mercado y Estado que en ocasiones la
desconocen en nombre del poder o del dinero.


La ética tiene una palabra fuerte y comprometi-
da, en relación a la vida, su criterio moviliza a ac-
tores comprometidos con ella. De esta forma, la
ética construye ciudadanos de nuevo tipo. Como
dicen Berlinguer y Garrafa, “Ante la perspectiva
del avance del mercado ilegal de órganos huma-
nos … es preferible confiar más en el progreso
cultural y moral que en las normas jurídicas”.29
El retorno del sujeto significa, al mismo tiempo,
el retorno a la vida y a la salud.


Con esto no queremos dejar de lado la enferme-
dad y la muerte, las mismas que tienen que ser
penadas en torno a la vida y no únicamente en
relación a la racionalidad y a la ciencia. La iatro-
genia, el exceso tecnológico, la prolongación de
la vida de seres que ya no pueden establecer su
autonomía o definir su autodependencia consti-
tuyen aspectos de singular importancia y que se
encuentran en el tapete de discusión.30


Concomitantemente, la constitución de am-
bientes aptos para el ser humano entero reclama
también la atención del ciudadano. En el ámbito
específico de los servicios de salud, es funda-
mental comprender que éstos tratan sujetos en-
fermos, donde el primado de la razón científico-
tecnológica debe dialogar con la estética, con la
ética, con la cultura propia del paciente, con las
prácticas tradicionales de comportamiento y con
aquellas que hagan relación a su cosmología. El
simbolismo propio de las comunidades alrede-
dor del saber y accionar en la salud y la enfer-
medad reclaman un puesto de importancia en
todo lugar, pero con mayor énfasis en aquellos
países donde las diferencias culturales internas
son grandes.31


Pero el ambiente de la salud va más allá de los
servicios. El ambiente natural fue explicado por
las ciencias pero parece que no llegó a compren-
derla. Nuestro espíritu guerrero y racionalista
está derrotando a la naturaleza32 y ha logrado
globalizar el mundo produciéndonos una visión
caleidoscópica y centrada en el cálculo de uti-
lidad, donde existen sujetos desgarrados, una
modernidad estallada y una naturaleza resenti-
da. Es urgente forjar un diálogo ético con la na-
turaleza para no terminar de derrotarla.


Hasta aquí, nuestra reflexión sobre la ética, la
salud y los ciudadanos nos lleva a ratificar la
necesidad de establecer nuevas formas de ver
lo antiguo o a rehabilitar viejas formas de ver lo
nuevo que fueron dejadas de lado por la moder-
nidad,33 pero el encargo más difícil relacionado
con el tema se refiere al hacer humano.


28. Berlinguer, G., y Garrafa, V. O Mercado Humano: Estudio Bioético da compra e venda de partes do corpo.
Brasilia: Editora UNB; 1996.


29. Ibídem, p. 1195.
30. Domínguez, F. La ética y la dignidad humana ante la muerte.
31. Granda, E. El cólera en Guayaquil. Quito: Fundación Ciudad; 1996.
32. Bateson, G. Pasos hacia una ecología de la mente. Op. cit.
33. Bateson, G. Pasos hacia la ecología de la mente. Op. cit.


ampliación del horizonte de visibilidad, explica-
ción de los fenómenos, desarrollo tecnológico y
elemento de nuevo diálogo con la naturaleza y
con la sociedad. En otras palabras, la constitu-
ción del ciudadano reclama la vuelta del sujeto
—que fue expulsado por el siglo de las luces y
el historicismo y que no pudo ser barrido por
Foucault y por el posmodernismo—, pero al
mismo tiempo requiere la razón para su propia
constitución.


La ética en las prácticas de la salud
como posibilidad de construcción de
ciudadanía


Posiblemente, uno de los cometidos éticos más
importantes en el campo específico de la salud
radica en el retorno a una filosofía y a una prác-
tica que entregue mayor importancia y peso a
la salud y a la vida, sin olvidar los inmensos de-
sarrollos científicos y tecnológicos alrededor de
una enfermedad.


La enfermedad ha estado profundamente rela-
cionada con la ciencia, el Estado y el mercado.
La clínica se construyó alrededor de la mirada
sobre el cuerpo biológico enfermo.24 El Estado
también privilegió, como policía médica pri-
mero y en cuanto política social más tarde, su
accionar alrededor de la enfermedad, mientras
que el mercado en la misma, su factibilidad de
intercambio y ganancia.


El retorno del sujeto entraña comenzar com-
prendiendo al ser humano en su sí-mismo bio-


lógico para interpretarlo, como dice Edgar Mo-
rin25 en su auto-eco-organización, lo cual posibi-
lita tratar al ser humano como un ser, máquina
y una computadora. Pero al mismo tiempo que
se constituye como un sí-mismo biológico, su
yo también le permite construirse a través del
lenguaje, la acción y por su principio de exclu-
sión como ser humano individual y ratificar su
yo. Por el principio de inclusión, se constituye,
en cambio, en un ser social, en un sí-mismo que
había múltiples lenguajes articulados por su yo,
el otro, nosotros, el Ello. Un ser-así.26


En esa medida, tanto en el ámbito biológico
como en su individualidad y sociabilidad, la en-
fermedad no constituye sino un accidente. En
nuestro accionar cotidiano producimos y con-
sumimos vida. Buscamos diariamente alimen-
tarnos, cubrir nuestro cuerpo, recrear nuestra
mente y espíritu, amar, defender lo que es nues-
tro, proyectarnos más allá de nuestros límites
corporales a través de la procreación de nuevos
vástagos. Buscamos expandir nuestro sentido a
través de la tecnología y constantemente que-
remos aprender. Nos unimos con los otros para
vencer nuestras propias debilidades, para dialo-
gar con la naturaleza y extraer su riqueza y para
conjuntamente forjar versiones de unidad que
nos permita proyectarnos en el mañana; así for-
jamos todos los días e infinitamente realidades
públicas y creamos nociones de centralidad o Es-
tado. También sufrimos, tenemos miedo a en-
fermarnos, pero en ningún momento las ideas
de enfermedad y muerte dominan nuestras
vidas sino cuando ya no podemos “normalizar
nuestro ser”.27


24. Foucault, M. El nacimiento de la clínica: una arqueología de la mirada médica. México: Siglo XXI; 1966.
25. Morin, E. La noción del sujeto. Op. cit.
26. Rojas, C., Orellana, T., Mera, P. Los lugares creados por la libertad. Cuenca: Universidad del Azuay;


1994.
27. “Estar sano no es solamente ser normal en una situación dada, sino también ser normativo en esa


situación y en otras situaciones eventuales. Lo característico de la salud es la posibilidad de superar
la norma que define momentáneamente lo normal, la posibilidad de tolerar infracciones a la norma
habitual e instituir nuevas normas en situaciones nuevas”. Canguilhem, G. Ideología y Racionalidade
nas Ciencias da Vida, Lisboa; Edicoes 70.




108 El sujeto, la ética y la salud La salud y la vida 10


simbolismo mítico andino tan importante para
la constitución de las verdades preteóricas y
para las acciones en salud. El mito ancla al in-
dividuo en una matriz premoderna y le trans-
forma en un sí-mismo (self) comunitario que, al
mismo tiempo que le relaciona con su cultura y
le protege contra la dominación, le dificulta mu-
chas veces ver que no puede ver más allá de su
práctica y su lenguaje y, en alguna medida, im-
pide tomar los recursos de la modernidad y de
la razón instrumental para constituir y ejercer
con mayor eficacia la defensa de su yo y de su
comunidad ante el avance caleidoscópico de la
globalización.


La necesidad de mirar con mayor fuerza hacia
las prácticas y constitución de poderes en las
propias colectividades, nos ha llevado a trabajar
con Giddens, quien ofrece elementos para inte-
grar planteamientos de la teoría cultural dentro
de una visión más amplia de la praxis. Por otro
lado, la propuesta de volver al análisis del yo y
del “self ” recomendado por Touraine, a partir de
Nietzsche y Freud, podría apoyar una compren-
sión del saber preteórico y su interrelación con
el conocimiento científico intermediado por el
requerimiento de la liberación del yo y del noso-
tros en el intento por constituirnos en sujetos.


Si partimos del planteamiento anterior, en el que
insistíamos que el retorno del sujeto entraña, al
mismo tiempo, el pensar sobre la salud, volver
a las enseñanzas de Mario Testa, Canguilhem,
Bacilio de Ancira, Avicena, pero, por otro lado,
también necesitamos volver al yo, al nosotros, a
la cultura y al ambiente. Pero aquí tenemos que
hacernos algunas preguntas ¿es posible la con-
vivencia del interés por la salud en un mundo
centrado científica, económica y políticamen-
te sobre la enfermedad? ¿Podemos volver a un
nuevo diálogo con la naturaleza en un momento
en que se predica la conquista y la subyugación
de la misma? ¿Es viable volver al sujeto ante la
preeminencia del objeto? ¿Es factible volver al
yo y al nosotros cuando estamos tan dominados
por una identidad que nos divide entre el interés
privado y el dinero y la obediencia a la norma
que nos reproduce como reproductores del statu
quo?


La tentación más grande es lanzar nuestro pen-
samiento hacia el futuro y unirnos con la Filo-
sofía de la Historia para ofrecer nirvanas que
serían alcanzados con la guía de prometeos que
supuestamente conocen las leyes racionales de
la historia; en otras palabras, encontrar la po-
sibilidad de realizarnos como parte de un suje-
to universal en el mañana, pero ésta parece ser
una ideología muchas veces desmentida por la
propia historia. Extraña paradoja; una historia
que desmiente a sus hijos, los filósofos de la his-
toria.


No tenemos otra posibilidad, sino traer la his-
toria al aquí y ahora, conforme nos recomienda
Benjamin y tratar de encontrar una noción que
nos ayude a navegar en este mar sin muchas brú-
julas. La noción de democracia fundamentada
en un sujeto que como actor constituye su per-
sonalidad libre afirmada en su experiencia asu-


mida y reinterpretada a partir del recuerdo de
su cultura particular, el reconocimiento al otro
como sujeto y la forja de movimientos sociales
que oponen la dominación y fortalecen institu-
ciones capaces de mirar hacia el sujeto y hacia la
razón, posiblemente constituye una alternativa
importante a ser discutida en nuestro empeño
de pasar de una democracia de participación a
una democracia de solidaridad y liberación.


En el campo de la democracia, la ética tiene un
papel fundamental en su empeño por buscar la
síntesis, siempre inestable, de esta antimonia
existente entre individuo y sociedad, entre sub-
jetividad y objetividad, entre mundo de la vida
y sistema. La ética constituye el eje permanente
del empeño puesto por la democracia que busca
que la objetividad estructurada en cuanto socie-
dad gane subjetividad expresada como libertad
y felicidad, con el fin de lograr una democracia
que como dice Touraine “no se define por el con-
senso ni por la participación, sino por el respeto
a las libertades y a la diversidad”.34


En esta forma la noción de la ciudadanía tiene
que ampliarse para que pueda ser vista, no úni-
camente como un sí-mismo dominado por la
razón, la sociedad y el Estado, sino como un in-
dividuo, un ser-así, libre que también pertenece
a las colectividades.


El plano específico de la salud entraña com-
prender la forma cómo el individuo y los grupos
constituyen su saber y conocimiento en salud a
partir de sus experiencias individuales y parti-
culares, en su mundo de la vida. Especial impor-
tancia hemos adjudicado a las recomendaciones
de Habermas con relación a la constitución de
verdades preteóricas, eticidades y veracida-
des”.35 Más tarde, a partir de las propuestas de
Rojas,36 hemos reflexionado sobre el mundo del


34. Touraine, A. ¿Qué es la democracia? Op. cit.
35. Granda, E. “Salud pública: hacia la ampliación de la razón”. En: La medicina al final del milenio. Guada-


lajara: Universidad de Guadalajara-Alames; 1995.
36. Rojas, C. Recursos humanos en salud: de actores a sujetos. Quito: Organización Panamericana de la Sa-


lud; 1995.




La salud y la vida 111


Los organizadores de este evento me solici-taron abordara el tema “Salud pública en el
siglo XXI”, lo cual no constituye una tarea fácil
de llevarla a cabo.


El hecho de encontrarnos ante las puertas del
siglo XXI constituye para nosotros una cues-
tión muy especial. Pensamos que esas puertas
podrían ser abiertas para visualizar el devenir
de nuestras vidas en los próximos cien años y
en el milenio que viene. Este deseo no es raro;
siempre el ser humano ha intentado conocer el
futuro y siempre se ha preocupado por asegurar
el mañana ante las contingencias de su existen-
cia; por eso creó espacios llamados cielos, nirva-
nas, lugares del retorno al absoluto y también
construyó caminos místicos, mágicos o “cientí-
ficos” para alcanzarlo. En efecto, el Siglo de las
Luces constituye un lapso en el que la capacidad
predictiva oficialmente entregada a los exégetas
de la revelación divina pasa a ser ejercida por los
científicos, dueños de la razón, capaces de leer
los eventos, descifrar sus causas y recordar el
mañana.


Acompañados de esta extraña capacidad predic-
tiva que heredamos de Descartes y sus innume-
rables seguidores, parece que sería posible de-
rribar las puertas del nuevo siglo y visualizar el
comportamiento de la salud pública en el futu-
ro, pero aquella propuesta no es tan viable para
el que les habla por algunas razones:


1. Los cambios que actualmente ocurren en el
mundo son sumamente violentos, globales,
y desordenan rápidamente las relaciones
económicas, políticas, sociales y culturales
dentro de las que me había acostumbrado
vivir. Mucho de mi tiempo se consume en
el intento por sobrevivir, comprendiendo
difícilmente el hoy y defendiendo algunos
resquicios de supuesta humanidad y cohe-
rencia.


2. La salud pública es una práctica social/dis-
ciplina/acción estatal joven que intenta
interpretar y actuar sobre los públicos o
colectivos humanos con miras a promover
su salud, prevenir las enfermedades y apo-
yar el tratamiento y rehabilitación de sus
enfermedades haciendo uso de los conoci-
mientos, saberes, prácticas y tecnologías
disponibles. En esa medida, las transfor-
maciones conceptuales, tecnológicas, so-
ciales, políticas, culturales que actualmen-
te ocurren en el mundo, producen grandes
“desórdenes” al interior de las disciplinas
aplicativas como la salud pública, razón por
la que es muy difícil visualizar sus nuevos
límites y características disciplinarias, no
se alcanza a entender cómo se reconfiguran
sus potencialidades y limitaciones prácticas
y cómo cambian las nuevas demandas que
se generan desde el Estado y la sociedad.
Esta situación conflictiva fue calificada por


Salud pública e identidad*


* Ponencia presentada en el Foro “Modelos de Desarrollo, Espacio Urbano y Salud”, en Santa Fe de Bo-
gotá, 29 y 30 de abril de 1999, auspiciado por la Alcaldía Mayor de Santa Fe de Bogotá, la Secretaría
Distrital de Salud y la Organización Panamericana de la Salud. El presente trabajo es parte de las re-
flexiones desarrolladas junto con los compañeros de la Representación de la Organización Panameri-
cana de la Salud y muy especialmente con Gloria Maira, Julio Suárez y Miguel Malo. Además, es parte
del trabajo y constante debate en el seno de la Maestría de Salud Pública de la Universidad Nacional
de Loja y muy especialmente con Max González. En la Maestría de Salud Pública de la Universidad
de Maracay se discutió alrededor de identidad marginal (el mundo subterráneo) con José Mendoza y
María Vale.


Artículo 8




112 Salud pública e identidad La salud y la vida 113


El “éxito” de la medicina clínica que, sin lugar a
dudas ha sido bastante notorio, ha dependido
del logro de su positividad a través de su engarce
con la enfermedad y la muerte. De esta manera,
una buena parte de los problemas de la “máquina
corporal” ligados con desarreglos de su estruc-
tura y función por “causas” externas e internas
han podido ser explicados, neutralizados o abo-
lidos, con lo cual se ha logrado producir “máqui-
nas corporales” menos enfermas y que tardan
más en morir. Por otro lado, el descubrimiento
paulatino de las causas que producen desequili-
brios en el buen funcionamiento de las partes de
la “máquina corporal”: células, tejidos, órganos y
sistemas han posibilitado la conformación igual-
mente paulatina y creciente de “evidencias” que
constituyen la base de la medicina científica y
ahora también permiten recomendar la forja de
una “medicina basada en evidencias”5... Intere-
sante historia del pensar positivista: Bichat bus-
caba a principios del siglo XIX las “evidencias”
que llevarían a confirmar “en singular coloquio”
con el ser humano individualizado su nuevo mé-
todo de curación, mientras que en este momen-
to es posible hablar de las “evidencias” sobre el
ser, al margen de lo específicamente humano en
una ciencia que pretende ser humana.


Ante el “éxito” de la medicina clínica sobre la
enfermedad individual, también se consideró
a principios de este boyante siglo XX, que era
posible construir una “enfermología social” lla-
mada salud pública, supuestamente capaz de
dar cuenta de la enfermedad colectiva o públi-
ca, como sumatorio de enfermedades perso-
nales o particulares. La salud pública no debía
encargarse del tratamiento del cuerpo enfermo
que correspondía a la medicina clínica, sino que
se responsabilizaría de las “causas” que se en-
cuentran por “fuera” de la “máquina corporal”.
En esa medida, la salud pública podría “salirse”
del cuerpo humano y encontrar las causas en los


animales, plantas, cosas y relaciones entre indi-
viduos que podrían causar las enfermedades. La
salud pública ocupa, entonces, un espacio dis-
tinto de aquel que es ocupado y dominado por la
clínica, pero siempre relacionado y supeditado
al espacio sagrado de la máquina corporal, de-
finido y legalizado por la medicina. En otras pa-
labras, los espacios donde se mueven animales,
cosas y otros individuos capaces de producir en-
fermedades son mirados a través del prisma de
la clínica y no solo con sus mismos lentes sino,
en muchas ocasiones, con los mismos métodos
y técnicas positivas.


Un segundo hecho que debemos destacar como
parte de este “trampolín” filosófico es que la
“enfermología pública” al constituirse como un
“discurso científico”, desde un inicio, se mueve
en una temporalidad distinta. La clínica actúa
aquí y ahora sobre la “máquina corporal” enfer-
ma. En otras palabras, la magia de la medicina
depende, en mucho, del abordaje fundamental
al paciente en el momento presente, momen-
to en el que se expresa la vida humana llena de
dolor y angustia coaguladas como enfermedad,
pero también cargada de esperanzas de cura-
ción. El salubrista tiene, en cambio, que mirar al
individuo desde un momento anterior al que se
constituye en paciente, es decir, tiene que obser-
var el riesgo que el individuo sano se transforme
en un enfermo o muera.


Por ello, la salud pública pasa a trabajar con
ideas sobre potenciales pacientes, pero con rea-
lidades constituidas por posibles relaciones con
animales, vegetales, cosas y otras personas que
pueden causar riesgos de enfermar y morir. En
resumen, la salud pública se ubica por “fuera” y
en un antes de que el sumatorio de “máquinas
corporales” enfermen. Ubicada la “enfermolo-
gía pública” en el espacio y el tiempo del riesgo,
ella cumpliría su práctica fundamental: prevenir


5. Hidalgo, R. Medicina basada en evidencias. Quito: PUCE; 1999.


la Organización Panamericana de la Salud, a
inicios de la década de los noventa, como la
“crisis de la salud pública”1.


Ante la supuesta indefinición de esta dis-
ciplina práctica y dependiente, es bastante
difícil predecir su comportamiento futuro.
Aquello no ocurre con otras ramas del saber
y prácticas dominantes que se ligan con la
producción de bienes materiales; por ejem-
plo, en este momento en que se ha forta-
lecido la tecnología digital y también se ha
consolidado el “capitalismo informatizado”
a escala mundial, es posible prever que la
ciencia de la computación avanzará y se in-
troducirá en todos los resquicios de la vida
social, económica, política y cultural de los
grupos humanos hegemónicos que se en-
cuentran conectados a la red internacional.


3. El problema puede no radicar en las carac-
terísticas contextuales generales, ni en las
características propias de la salud pública,
sino en las limitadas capacidades persona-
les de quien intenta hablar sobre el com-
portamiento de esta disciplina en el futuro.
Tan es así que desde algunos sectores se in-
terpreta más bien que en los actuales mo-
mentos se encuentran más claros los límites
y cometidos de la salud pública. Ocurre lo de
siempre, algunas metáforas ayudan a trans-
parentar lo que ocurre, mientras que otras
oscurecen la realidad; parece que los seres
humanos no tenemos la capacidad de mirar
la realidad con nuestros ojos, sino que a tra-
vés de ellos únicamente logramos reprodu-
cir la realidad construida biológica y cultu-
ralmente;2 en esa medida, debemos aceptar
que visualizamos variadas realidades.


A partir de las disquisiciones anteriores permí-
tanme recordar algunos rasgos de la constitución
de la salud pública como disciplina positiva, ana-
lizar en forma rápida algunas de las “metáforas”
que se han hecho presentes en el pensamiento y
la práctica de la salud pública en América Lati-
na, interpretar las transformaciones que actual-
mente ocurre en los campos económico, social,
político y cultural, y luego tratar de comprender
las posibles demandas que se generan alrededor
de esta disciplina.


La enfermología pública


La medicina clínica constituyó su mirada, su sa-
ber, sus métodos y técnicas alrededor de la en-
fermedad y la muerte. Foucault, en el Nacimien-
to de la Clínica, afirma lo siguiente: “Cuando la
muerte se ha convertido en el a priori concreto
de la experiencia médica3, es cuando la enferme-
dad ha podido desprenderse de la contranatura y
tomar cuerpo en el cuerpo vivo de los individuos”.
Luego dice lo siguiente:


“Es que el hombre occidental no ha podido
constituirse a sus propios ojos como obje-
to de ciencia, no se ha tomado en el inte-
rior de su lenguaje y no se ha dado en él y
por él, una existencia discursiva sino en la
apertura de su propia supresión: de la ex-
periencia de la sinrazón han nacido todas
las psicologías y la posibilidad misma de la
psicología; de la integración de la muerte,
en el pensamiento médico, ha nacido una
medicina que se da como ciencia del indi-
viduo”.4


1. Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud. La crisis de la salud pública.
Washington: OPS; 1993.


2. Maturana, H. Per Capiere. Arch. Biol. Med. Exp.: 255-269; 1983.
3. Foucault se refiere a la anatomía patológica cuando habla de que la “muerte es el a priori concreto de


la experiencia médica”.
4. Foucault, M. El nacimiento de la clínica. México: Siglo XXI; 1966, p. 276.




114 Salud pública e identidad La salud y la vida 115


organizar los servicios para la curación de per-
sonas, donde los médicos aplicarían su bisturí y
su conocimiento.7


Recordemos que con esta idea en mente (como
habíamos indicado en otro trabajo8), se pudo
solucionar el conflicto entre la racionalización y
la subjetivación existente en el mundo dualista
cristiano y cartesiano que había acompañado
nuestra reflexión durante los siglos anterio-
res. El ciudadano debía tomar como eje de su
preocupación y acción la utilidad social, esto
es, trabajar para factibilizar la producción de ri-
queza mejorada en su eficiencia por la ciencia,
la tecnología y la administración, posibilitar la
centralización y concentración del poder en el
Estado y en la ley y, de esta manera, construir
el bien común, el mercado y el interés nacional
compatible con el interés y la libertad personal.
Correspondencia de una cultura científica, de
una sociedad ordenada y de individuos libres co-
mandados por la razón. “La razón se encarna en
la sociedad moderna y la conducta normal es la
que contribuye al buen funcionamiento de la so-
ciedad. El hombre es ante todo un ciudadano”.9
De lo que se trata es de unir, a través del discur-
so moderno y racional, al hombre con el mundo
y borrar cualquier dualismo: el ser humano es
natural y está supeditado a las leyes naturales.


Esta idea bendice la total subordinación del in-
dividuo a la sociedad y de la sociedad a la mo-
dernización y al poder del Estado. Por último, el
historicismo del siglo XIX termina “absorbiendo
al sujeto en la razón, la libertad en la necesidad
histórica, la sociedad en el Estado”.10 El ciudada-
no se identifica como actor revolucionario con
una misión histórica y se somete al poder abso-
luto de una élite política que proclama su legiti-


midad en nombre de un supuesto conocimiento
de las leyes de la historia.


De esta manera, la salud pública organiza su
base de sustento sobre un trípode constituido
por:


a) El presupuesto filosófico-teórico de la enfer-
medad y la muerte como punto de partida
para la comprensión de la salud.


b) El método positivista como base explicativa
de la “verdad” sobre el riesgo.


c) La aceptación del poder del Estado como
fuerza privilegiada para asegurar la preven-
ción.


La salud pública, así fundamentada, puede
avanzar y cosechar algunos éxitos en su labor
en América durante los primeros setenta años
de este siglo; recordemos el gran apoyo presta-
do por esta disciplina, a través del control de la
fiebre amarilla, la malaria y otras enfermedades
infecciosas al proceso de expansión de la indus-
tria agrícola y la limpieza de los puertos necesa-
rios para el intercambio comercial. Otros éxitos
como la erradicación de la viruela, el avance en
la explicación de muchos trastornos crónico-de-
generativos, etc., han fundamentado su impor-
tancia y capacidad de crecimiento. Sin embargo,
desde otros sectores han aparecido fuertes críti-
cas ante sus limitaciones y fracasos, sobre todo
en estos últimos decenios donde los problemas
de enfermedad y muerte han golpeado las con-
ciencias de todos los convencidos de que la salud
llegaría para todos, fundamentalmente por des-
cuento de enfermedad.


Tanto las críticas como las propuestas de avan-
ce han surgido desde distintas “metáforas” que


7. Granda, E. “Sujeto, ética y salud”. En: Salud pública. Experiencias y reflexiones N° 3. Quito: septiembre
de 1997.


8. Ibídem.
9. Touraine, A. Crítica a la modernidad. Madrid: Ediciones Temas de Hoy; 1993, p. 448.
10. Ibídem, p. 110.


las acciones de posibles entes patógenos, ya que
cuando éstos “anidan” en el cuerpo de la perso-
na y la enferman, ese espacio será ocupado por
el médico.


Al respecto, recordemos que la salud pública
adquiere carta de naturalización científica en
este continente en la Universidad Johns Hop-
kins (morada del Dr. Flexner, padre del modelo
médico de formación centrada en la investiga-
ción biomédica de cuidado hospitalario) quien,
junto con los Dr. Welch y Howel organizaron
la Escuela de Salud Pública de esa Universidad,
que luego sería el paradigma de la verdad en
educación e investigación en este campo. Esta
Escuela tenía a su nacimiento dos departamen-
tos: Higiene Fisiológica e Higiene Patológica. La
Higiene Patológica estaba dirigida a la “cacería
de agentes patológicos de las enfermedades,
sean éstos bacterias, virus, insectos, protozoos
y parásitos”.6 La Higiene Fisiológica abordaba
la enseñanza de la nutrición, las reglas del buen
vivir, la administración, la epidemiología y la in-
geniería sanitaria.


Si reflexionamos sobre la organización de la Es-
cuela de Salud Pública de la Universidad de Johns
Hopkins encontramos que el Departamento de
Higiene Patológica se preocupaba por aquellos
elementos animados que podrían ser elementos
de riesgo, mientras que en el Departamento de
Higiene Fisiológica dirigía sus baterías hacia las
acciones humanas de naturaleza riesgosa o que
en su defecto, movilizan elementos que pueden
transformarse en riesgo. Las acciones huma-
nas, bajo esta última perspectiva, son riesgo-
sas cuando contravienen la “verdad” científica
positiva o irrespetan las normas estatuidas: las
palabras enfermedad-muerte, verdad científica
positiva y norma, son las que guían hasta ahora
el pensamiento y el accionar de la “enfermología
pública”.


Ahora bien, la medicina clínica tiene como fin
fundamental curar, y en esa medida acepta, al
constituirse como disciplina científica, centrar
su preocupación alrededor de la enfermedad y
la muerte. Sin lugar a dudas, la enfermedad de
la persona sería “exorcizada” y su muerte, evi-
tada a través de la intervención sabia del pen-
samiento y bisturí manejados por la mirada y la
mano del médico. Pero para la salud pública, el
problema es más complejo y debe contestar la
pregunta ¿Dónde se encuentra el pensamiento y
bisturí públicos para explicar el riesgo y prevenir
o exorcizar la enfermedad y muerte públicas?
La salud pública los ubica en la tecnología po-
sitivista manejada por el Estado. Al igual que la
medicina transforma al médico en el mago que
explica la enfermedad y que al mismo tiempo la
cura, así también la salud pública transforma al
Estado en el mago que explica el riesgo y lo pre-
viene.


Esta metáfora del “Estado mago y exorcista so-
bre el riesgo y la enfermedad públicos” es ple-
namente coherente con la concepción social
dominante durante el siglo anterior y a inicios
de la presente centuria. Es también coherente
con las utopías reinantes en ese momento. Re-
cordemos que hemos vivido dos siglos con la
idea que la razón (instrumental) y el Estado nos
entregarían la solución a todos nuestros proble-
mas económicos, sociales, políticos y culturales.
También hemos creído que la razón posibilita-
ría establecer un contrato, a través del cual or-
ganizaríamos un centro o Estado soberano, el
mismo que fundamentado en el conocimiento
científico podría acumular todo el poder necesa-
rio para comandar la producción de bienes ma-
teriales y espirituales, distribuir igualitariamen-
te la riqueza producida, instituir la ley, asegurar
la libertad de los individuos, brindar la felicidad
a todos, y en el campo de la salud, explicar los
riesgos, prevenir las enfermedades colectivas y


6. Fee, E. Disease and Discovery. A History of the Johns Hopkins School of Higiene and Public Health,
1916-1939. Baltimore: The Jonhs Hopkins University Press; 1987.




116 Salud pública e identidad La salud y la vida 117


mas y estructuras para su autoproducción,
mientras que todos los seres vivos son au-
topoiéticos, producen sus propias normas y
estructuras de autoproducción, no se digan
las poblaciones humanas.


• El vivir genera la salud y ésta no se da úni-
camente por descuento de la enfermedad;
“salud es una forma de vivir autónoma y
solidaria, consustancial con la cultura hu-
mana, dependiente y condicionante de las
relaciones de poder que se establecen con la
naturaleza, la sociedad y el Estado”.13


• Si en el diario deambular de las poblaciones
se produce su salud, la fuerza o poder fun-
damental para alcanzarla se encuentra en
las poblaciones mismas y en su vida. No es
posible confiar únicamente en el poder del
Estado y en el poder de la ciencia positiva
para alcanzar la salud.


• Si se considera que la propia vida engendra
salud, se requiere interpretar la vida a tra-
vés de lógicas recursivas y aproximaciones
ontológicas que privilegian al organismo
como eje del conocimiento, el aprendizaje y
la acción de cambio.14 “Estar sano no es so-
lamente ser normal en una situación dada,
sino también ser normativo en esa situa-
ción y en otras situaciones eventuales. Lo
característico de la salud es la posibilidad de
superar la norma que define momentánea-
mente lo normal, la posibilidad de tolerar
infracciones a la norma habitual e instituir
nuevas normas en situaciones nuevas”.15


Estas críticas alrededor de la “enfermología pú-
blica” evidencian algunos peligros:

• No es conveniente que se intente intervenir


sobre la vida y la salud al margen de las mis-
mas: “La salud se ubica en el punto ciego de
las ciencias de la salud”, nos advierte Nao-
mar Almeida Filho.


• La excesiva confianza y uso de teorías y mé-
todos de conocimiento construidos para ex-
plicar e intervenir sobre cuerpos inanima-
dos (físicos), que son diametralmente dis-
tintos a los cuerpos animados y sobre todo
a los humanos.


• Las dos disciplinas científicas fundamenta-
les que sustentan la “enfermología pública”,
epidemiología y administración en salud,
explican los riesgos de enfermar y apoyan la
normatización y acción preventiva por par-
te del Estado sobre la “máquina corporal”,
pero no aportan mayormente en la inter-
pretación de la vida y la salud y en su cons-
trucción y fortalecimiento.


• La excesiva confianza en el poder del Esta-
do para el logro de la salud. El Estado en las
sociedades capitalistas tienen como fin fun-
damental acumular el capital, mientras que
en las sociedades estatalistas su fin radica
en la acumulación y defensa del poder de las
clases dirigentes; en esa medida la salud y la
vida son miradas a través de esos cristales,
mientras que sus intervenciones persiguen
los fines económicos y políticos primarios.
Al respecto, recordemos las críticas al Esta-


13. Maestría de Salud Pública de la UNL. 1997-1999. Plan de Estudios. Loja: Universidad Nacional de
Loja; 1997.


14. Nietzsche, Wiener, Von Glaserfeld, McCulloch, Von Foerster, Maturana, Heiddeger, Varela, Echever-
ría, Foucault, Habermas y muchos otros elaboran propuestas epistemológicas y ontológicas distintas
que ofrecen alternativas interesantes para tratar esta problemática.


15. Canguilhem, G. Ideologia y racionalidade nas ciencias da vida. Lisboa: Edicoes 70.


han sido construidas enfatizando alguna de las
“patas” del mencionado trípode. En esa medida,
podríamos hablar de una corriente que critica el
extraño “enamoramiento” de la salud pública por
la enfermedad y la muerte y visualiza su poten-
cial avance a través de un giro de ciento ochenta
grados, lo cual le permitiría ir al encuentro del
“poder de la vida”. Una segunda “metáfora” de-
bate acerca del limitado conocimiento y tecnolo-
gía que acompaña a la salud pública y recomien-
da un mayor y más profundo engarce con el “po-
der del conocimiento”. Una tercera línea critica
la forma de ejercicio del poder y habla acerca de
la posibilidad de que la salud pública avance a
través de la construcción del “buen poder políti-
co”. Es lógico suponer que este intento de mirar
la salud pública desde las tres “metáforas” limita
grandemente su campo y no permite ver otros
aspectos que para muchos podrían ser muy im-
portantes, pero, ése es el costo de usar metáfo-
ras o imágenes, éstas iluminan ciertos campos y
oscurecen otros, producen, como diría Morgan,
conocimientos unilaterales y distorsiones; son
inherentemente paradójicas, ya que “al mismo
tiempo que ayudan a ver, llevan implícitamente
a no ver”11. En esta forma, estamos sustentando
que lo que hemos redactado y lo que sigue no es
más que una interpretación entre muchas y que
no creemos que existe la única interpretación
verdadera. Consideramos más bien que la “ex-
plicación más adecuada es aquella que posibilita
generar (en la práctica) aquello que explica”,12
con lo cual estaríamos proponiendo discutir al-
rededor de la salud pública posible en este mo-
mento de grandes cambios.



La metáfora del “poder de la vida” y la
salud pública


Por cuanto la razón médica y la tecnología ins-
trumental ofrecen explicar y curar la enferme-
dad individual, mientras que la ciencia positiva


ofrece explicar los riesgos de enfermar colecti-
vamente y el Estado propone tomar a cargo la
prevención de la enfermedad, no importa desde
un auténtico utilitarismo que tanto la medicina
clínica como la “enfermología pública” surjan y
fundamenten su pensamiento y práctica sobre
los ejes de la enfermedad y la muerte. Claro que
ocurren algunas limitaciones que desde la metá-
fora del “poder por la vida” son denunciadas:


En la medicina clínica el saber del paciente no
hace parte del conocimiento científico acumu-
lado (la evidencia) ni su libre voluntad juega en
la curación, sino que el individuo tiene que su-
peditarse, tanto en el ámbito de la comprensión
como en su accionar, a los dictámenes del mé-
dico representante del conocimiento constitui-
do y del método; en esta forma, en palabras del
Foucault, “el individuo es suprimido”, es barrido
como “evidencia”. Así también, en la “enfermo-
logía pública”, los colectivos tienen que supedi-
tarse al conocimiento sobre el riesgo sustentado
por la ciencia epidemiológica y en esa medida no
puede jugar ningún papel la cultura local ni las
diversidades humanas históricamente consti-
tuidas, que supuestamente se rendirán ante la
presencia “civilizadora” de la razón y la moral.
Por otro lado, las prácticas necesarias para la
prevención deben ser diseñadas y ejecutadas por
el Estado, en su labor igualmente “civilizadora”
ayudará a superar y universalizar las prácticas y
poderes locales necesariamente irracionales; las
colectividades, en palabras de Foucault, habrían
sido “suprimidas” o transformadas en objetos
con vida, lo cual, para esta metáfora, es profun-
damente contradictorio por las siguientes razo-
nes:


• No pueden existir objetos conscientes con
vida, éstos, necesariamente, son sujetos.


• Los objetos siempre son alopoiéticos, es
decir, no pueden producir sus propias nor-


11. Morgan, G. Images of Organization, Executive Edition. California: Sage Publications; 1998.
12. Maturana, H. La objetividad, un argumento para obligar. Santiago: Dolmen; 1997.




118 Salud pública e identidad La salud y la vida 11


una necesidad evolutiva. La metáfora del
“poder de la vida” recomienda más bien que
se piense en la salud como la capacidad de
romper las normas impuestas y construir
nuevas normas bajo los requerimientos de
adaptación al cambiante mundo. Al respec-
to Humberto Maturana interpreta que el or-
ganismo, para sobrevivir, requiere acoplarse
a sus especiales requerimientos organiza-
tivos que establecen su propia identidad,
para lo cual en ocasiones tiene necesidad de
cambiar sus relaciones con el medio. “Todo
lo que en los seres vivos ocurre no respon-
de a especificaciones del medio, sino a sus
propias determinaciones estructurales. Lo
único que el medio puede hacer es ‘gatillar’
determinadas reacciones definidas por la
estructura del ser vivo”.17 En otras palabras,
Maturana establece que el acoplamiento
estructural entre el organismo y el medio
se da cuando el organismo puede producir
cambios que son aceptados por su identi-
dad, cambios que serán siempre repetición
de su determinación estructural pero cons-
tante variabilidad de su especial relación
con el medio en ese momento. Cosa similar
ocurre en su acoplamiento consensual con
los otros seres humanos, con quienes cons-
truye el lenguaje y la cultura.


La salud pública, para la metáfora del “po-
der de la vida”, tiene que necesariamente
aceptar la temporalidad y en esa medida
está compelida a entender que los plantea-
mientos requeridos para la superación de
la salud no se encuentran únicamente en la
construcción de una “ciencia” representati-
va de toda la supuesta verdad y en un Esta-
do o centro intérprete y legislador de toda


normatividad necesaria para lograr la salud,
sino que la acción fundamental radica en la
constante e infinita normatividad que ela-
bora el propio organismo viviente en su aco-
plamiento estructural y consensual, acción
que la salud pública debería constantemen-
te interpretar y reinterpretar. En este cam-
po, también existe un marcado debate entre
los que preconizan la metáfora del “poder
de la vida” a rajatabla y aquellos que esta-
blecen una propuesta más amplia. Para los
primeros, lo fundamental es la variabilidad
y su concomitante imposibilidad de estable-
cer planteamientos de estabilidad, mientras
que para los segundos existe al mismo tiem-
po la eternidad y la temporalidad; “la eter-
nidad como eterno reinicio”, como nos dice
Prigogine18 o la existencia de “multiversos”
como realidades construidas por observa-
dores acerca de un universo real existente,
como propone Maturana.19


La metáfora del “poder de la vida” nos ha
llevado a interpretar el futuro en forma dis-
tinta a la clásicamente estatuida: esta metá-
fora no acepta la evolución como un hecho
necesario, previamente establecido por las
leyes existentes dentro de un universo ce-
rrado. Si la propia vida tiene una capacidad
autonormativa o autopoiética, entonces el
universo siempre es abierto y la evolución es
más bien el resultado de una deriva natural,
conforme lo sustentan Varela y Maturana,20
mientras que la sociedad parece ser una
“máquina loca”, como lo define Giddens,
“que sigue un camino más allá de la gente” y
que “es necesario deshacerse de esa idea de
una dirección consciente y de un dominio
sobre nuestro destino, tal como lo contem-


17. Echeverría, R. El búho de Minerva. Tercera edición. Santiago de Chile: Dolmen Ediciones; 1997.
18. Prigogine, I. E Stengers, I. Entre o tempo e a eternidade. São Paulo, Editora Schwarcz Ltda.; 1992.
19. Maturana, H. Ibídem, p. 26-30.
20. Maturana, H. y Varela. El árbol del conocimiento. Novena edición. Santiago: Dolmen; 1993.


do por parte de Ivan Illich en su libro La né-
mesis médica o aquellas que levanta Enrique
Nájera en sus trabajos relacionados con la
salud pública.16


Elementos positivos que aporta la
metáfora del “poder de la vida”


La metáfora del “poder de la vida” aporta en
múltiples campos:


• Propone y obliga a la salud pública a que
reflexione sobre la salud y busque aproxi-
maciones filosóficas alternativas a la domi-
nante, muy centrada en la enfermedad y la
muerte. Al respecto, aportes filosóficos más
relacionados con la vida y la salud como los
de Canguilhem, Piaget, Maturana, Morin,
Castiel, por ejemplo, así como otros que vie-
nen desde otros ámbitos, como Atlan, Pri-
gogine, Von Foerster, Stengers, Von Glasar-
feld, dan pautas interesantes para posibili-
tar un enriquecimiento de la salud pública.


• La reflexión alrededor de la salud y no solo
sobre la enfermedad, necesariamente, nos
lleva a visitar propuestas teóricas y metodo-
lógicas diversas de las recomendadas por la
epidemiología y la administración en salud
tradicionales, tan enmarcadas en la enfer-
medad y la muerte y en el método positivis-
ta.


En este punto es importante discutir sobre
algunos aspectos:


Si se plantea que la vida es lo más impor-
tante para entender la salud, también es
necesario, como hemos mencionado, que se
interprete la vida o se ejerza una hermenéu-


tica diferente sobre ella. Si la salud es la ca-
pacidad de autonormatizar el buen funcio-
namiento corporal y psíquico, podremos ha-
blar de una normatividad biológica común
para la especie, pero también existirá una
normatividad cultural propia del mundo
epistémico, social, de prácticas y poderes en
los que aprendió la población a ser humana.
También existirá una normatividad indivi-
dual propia de cada persona, de su especial
historia de vida, personalidad y respuestas a
las demandas del medio ambiente. Si es así,
la salud pública deberá cumplir un papel de
intérprete de las especiales circunstancias
particulares de vida de la población, donde
se encuentran las mayores potencialidades
de salud.


Lo anterior nos lleva a pensar que el méto-
do científico positivista basado en la idea de
que la verdad es universal deberá dar paso
a una propuesta metodológica que también
considere las “verdades” particulares y di-
versas, ya que la salud ocurriría en la me-
dida en que el organismo social y el cuerpo
humano “instituyen nuevas normas”. En
este campo existe un importante debate en-
tre aquellos que sustentan la metáfora del
“poder de la vida” a rajatabla y aquellos que
aceptan que la salud está determinada por
las formas de vida propias de cada grupo y
cada persona, pero también está determina-
da por lo “dado”, esto es, por la estructura ya
constituida con que se encuentran los seres
vivientes cuando aparecen a la vida.


El método de la salud pública también ten-
drá que repensar sobre el tiempo, procedien-
do en forma muy diferente a como lo hace el
método positivista que acepta la existencia
de una supuesta “eternidad” en las leyes y


16. Najera, E. “La salud pública: un sector estatal, ciencia aplicada o ideología de lo posible”. En: La crisis
de la salud pública, Washington D. C.: OPS/OMS; 1993.




120 Salud pública e identidad La salud y la vida 121


conocimientos, saberes y prácticas con las
otras culturas.25 La ampliación de la razón
nos lleva, por otro lado, a reconocer que la
“verdad” científica no es necesariamente
buena, sino que lo adecuado tiene que siem-
pre ser juzgado por la ética, con lo cual se
estaría justificando el requerimiento de una
reflexión fuerte sobre este tópico.26


Si la razón instrumental creada por el pen-
samiento occidental ya no es aceptada como
“la verdad”, sino como una interpretación
de la realidad, que es más factible ser descu-
bierta por el accionar humano diverso, local,
complejo y temporal, se desprende que para
encontrar la “verdad” sobre la salud es fun-
damental volver sobre la identidad, sobre el
sujeto, sobre el organismo. Para Morin,27 el
retorno del sujeto entraña comenzar com-
prendiendo al ser humano en su sí-mismo
biológico para interpretarlo, en su auto-eco-
organización, lo cual posibilita tratar al ser
humano como un ser, una máquina y una
computadora. Pero al mismo tiempo que se
constituye como un sí-mismo biológico, su
yo también le permite construirse a través
del lenguaje, la acción y por su principio de
exclusión como ser humano individual y ra-
tificar su yo. Por el principio de inclusión, se
constituye, en cambio, en un ser social, en
un sí-mismo que habla múltiples lenguajes
articulados por su yo, el otro, nosotros, el
ello.28


Es interesante reconocer que la metáfora
del “poder de la vida” propondría compren-


der la salud pública desde la vida misma y
no como un riesgo que ocurre por fuera y
antes que la “máquina corporal” enferme.
El riesgo se internalizaría y se encontraría
ubicado en la propia vida del individuo y del
grupo, con lo cual la salud pública se imbri-
caría con el afán de construcción de la iden-
tidad individual y colectiva. Una de las ma-
neras de promover la salud radicaría en que
la población aprenda a manejar los riesgos,
más que querer dominarlo todo, porque lo
que con seguridad hemos aprendido en esta
época de increíble desarrollo científico es
que no es posible controlar las consecuen-
cias imprevistas: Chernobyl, la crisis de los
mercados en los países asiáticos, etc. son
muestras importantes.


La metáfora del “poder del
conocimiento” y la salud pública


El aporte de la ciencia y la tecnología a la salud
pública es por demás conocido por todos. Como
se ha sostenido en páginas anteriores, la salud
pública se constituyó sobre los postulados de la
ciencia positivista, la misma que ha permitido
obtener los logros a los que nos hemos referi-
do brevemente. No es necesario insistir sobre
el mito consistente en que la ciencia soluciona-
rá todos los problemas, en todo lugar y en todo
tiempo, que nos han acompañado durante estos
trescientos últimos años en los que hemos creí-
do que la salud la lograremos por descuento de
enfermedad.


25. González, M. Educación, universidad y posmodernidad. Poligrafiados de la UNL, Loja; 1999.
26. Los trabajos de Berlinguer y Garrafa sobre ética son de gran importancia. El Programa de Bioética de


la OPS también ha apoyado grandemente en el tratamiento de este tema. El que escribe también ha
realizado un módico aporte en el artículo “El sujeto, la ética y la salud”. En: Salud pública: Experiencias
y reflexiones N° 4. Quito; septiembre de 1997.


27. Morin, E. “La noción de sujeto”. En: Nuevos paradigmas, cultura y subjetividad. Buenos Aires: Paidós;
1994.


28. Rojas, C., Orellana, T. Mera, P. Los lugares creados por la libertad. Cuenca: Universidad del Azuay;
1994.


plaban los sociólogos clásicos”.21 Esto es im-
portante porque cada día aparece con más
fuerza la idea de primero mirar el presente
para interpretar la vida de los organismos y
poblaciones, para explicar la forma en que
emergen las normas propias de la sociedad,
del organismo o del cuerpo, que entran en
conflicto o en acuerdo con aquellas que ya
están establecidas en el universo realmente
existente: en esa relación los propios orga-
nismos y poblaciones generan la potenciali-
dad de cambiar o desintegrarse.


Si la norma se halla ubicada en la vida mis-
ma del organismo y en la dinámica o vida so-
cial, es difícil recomendar que el presente se
supedite a una imagen del futuro elaborada
con cualquier teleología de tipo cientificista
porque, para las metáforas del “poder de la
vida”, todas las predicciones se transforman
en previsiones relativizadas por la fuerza de
las normas que emergen en el presente por
la dinámica de la materia o por la capacidad
autopoiética de la vida natural o social. En-
tonces la seguridad del futuro únicamente
será posible construirla a través de la acción
que se desarrolla aquí y ahora.


La imagen del “poder de la vida” propone
una interpretación diferente, no solo del
tiempo, sino también del espacio. La expre-
sión “aquí y ahora” considera la noción de lo
local como ámbito privilegiado para el pen-
samiento y la práctica. En la localidad sería
más factible descubrir los rasgos caracte-
rísticos de la vida que se teje como acción
interindividual. La concepción de “espacios
saludables” posiblemente tiene como fun-
damento esta aproximación.


La metáfora del “poder por la vida” da un
énfasis grande a la acción que había sido de-
jada de lado por el peso avasallador del “co-
gito” cartesiano. Descartes propuso: “Pien-
so, luego existo”, con lo cual nos llevó a creer
que más allá del pensamiento, no existía
verdad posible ni tampoco se podía accionar
sin que el pensamiento presida y preceda la
acción; en esta forma, no existía otra racio-
nalidad que aquella ejercida por el pensar ya
que cualquier accionar no pensado era ne-
cesariamente irracional. Ante el peso de las
imágenes del “poder por la vida”, la acción
vuelve a tomar fuerza y se reconocen otras
racionalidades, como la razón comunicativa
preconizada por Habermas. Además, las di-
cotomías teoría-práctica y sujeto-objeto son
cuestionadas y se plantea que “todo conocer
es hacer” y “todo hacer es conocer”,22 con lo
cual se reconoce que el “pienso, luego existo”
es posterior al “acciono, luego existo”, con-
forme propone Heidegger23 o al “distingo,
luego existo” como habla Von Glaserfeld24.
En resumen, las metáforas del “poder de la
vida” nos llevan a reconocer y dar importan-
cia a otras racionalidades y en esa empresa,
también reconocen que el accionar es racio-
nal aun antes de que el pensamiento se haga
presente. Si es así, la salud se produce dentro
de la propia racionalidad del accionar, con lo
cual la noción promoción gana una fuerza
inusitada, pero no solo como una concep-
ción de promocionar los comportamientos
y “estilos de vida” universalmente recono-
cidos por la epidemiología occidental, sino
como comportamientos autopoiéticos bio-
lógica y culturalmente desarrollados por las
propias poblaciones, con lo cual el carácter
“civilizatorio” o mesiánico de la ciencia oc-
cidental perdería su puesto para compartir


21. Giddens, A. Entrevista.
22. Maturana, H. y Varela, F. Op. cit.
23. Heidegger, M. El ser y el tiempo. México: Fondo de Cultura Económica; 1997.
24. Von Glaserfeld. Distinguishing de Observer. www.oikos.org/vonobserv.htm, 1999.




122 Salud pública e identidad La salud y la vida 123


Han pasado escasos cuatro años de la admoni-
ción hecha por los dos autores y en este momen-
to ya existe una carrera loca en el ámbito empre-
sarial para lograr a toda costa sustentos legales y
financieros para patentar privadamente el geno-
ma humano. Para la “enfermología pública” se
abre, con la biotecnología, inmensas potencia-
lidades en el ámbito del poder hacer pero tam-
bién puede profundizarse la crisis, en este caso
ético-financiera en el campo del deber hacer y
permanece abierto el cuestionamiento sobre la
posibilidad de la aplicación real de los adelantos
científicos técnicos en las grandes masas pobla-
cionales y, sobre todo, en los habitantes de aque-
llos “agujeros negros” que cada día se forman y
crecen en el capitalismo informatizado.


El segundo campo de desarrollo científico ver-
daderamente impactante en estos veinte años
hace referencia a la tecnología informática que
incluye el “set convergente de tecnología en
microelectrónica, computación (programas y
maquinaria) telecomunicaciones y optoelectró-
nica”31... “que sin necesariamente rendirse a un
relativismo histórico, puede decirse que la revo-
lución tecnológica de la informática fue cultural,
espacial e históricamente contingente a un es-
pecial manojo de circunstancias cuyas caracte-
rísticas diseñaron su evolución futura”.32


La salud pública tendrá necesariamente que in-
corporar los avances de esta tecnología informá-
tica, cuyas características, de acuerdo a Carlota
Pérez,33 son las siguientes:


• “Tecnologías para actuar sobre la informa-
ción”, es decir, la información constituye


su materia prima. No como sucede en otras
modalidades en que la información sirve
para actuar sobre la tecnología.


• La posibilidad de diseminarse rápidamente
en todos los campos de la vida social, políti-
ca y económica.


• “Lógica de red”, donde la interacción de di-
ferentes nodos que se interconectan abren
inusitados e infinitos procesos creativos.


• “Flexibilidad”. La lógica de red puede estruc-
turar lo desestructurado manteniendo la
flexibilidad. “Los procesos no son solamen-
te reversibles, sino que las organizaciones e
instituciones pueden ser modificadas, y aun
fundamentalmente alteradas por rearreglo
de sus componentes”.34


• “La convergencia de tecnologías específicas
en un sistema altamente integrado”. Así la
microelectrónica, las telecomunicaciones, la
optoelectrónica y las computadoras se com-
binan en un sistema informático que tam-
bién entra en clara relación con la biotecno-
logía. Los grandes progresos alcanzados en
estas dos últimas décadas en biotecnología
no hubieran sido posibles sin la informáti-
ca, pero también la microelectrónica se ha
alimentado del uso de material biológico
y sobre todo la cibernética ha avanzado al
analizar la lógica de lo viviente35. Este últi-
mo punto tiene especial importancia y en-
tra en contacto con la metáfora del “poder
de la vida” que abordamos en párrafos ante-
riores.


31. Castells, M. Op. cit., p. 30.
32. Ibídem, p. 52.
33. Pérez, C. Structural change and the assimilation on new technologies in the economic and social systems.


Futures, 15:357-75; 1983.
34. Castells, M. Op. cit., p. 62.
35. Von Glaserfeld, E. Cybernetics and the art of living. www.oikos.org, 1998.


Por otro lado, parece que avanzamos hacia una
sociedad global impulsada, entre otros factores,
por el avance de la ciencia y los cambios tecno-
lógicos increíblemente rápidos. La oferta de la
“enfermología pública” de obtener la salud a
través del control de la enfermedad ha tenido,
como hemos indicado anteriormente, algunos
éxitos de resonancia. No hay duda de que en el
momento actual existen países con más “máqui-
nas corporales” menos enfermas y que mueren
más tarde, pero también encontramos países
donde las “máquinas corporales” siguen portan-
do enfermedades muy antiguas que les llevan
a muertes prevenibles y que no se compadecen
con el desarrollo de la ciencia y la tecnología ac-
tuales. Ésta fue una de las características funda-
mentales levantada por la mencionada reflexión
sobre la “crisis de la salud pública”: el desfase en-
tre lo que la salud pública puede hacer y lo que
verdaderamente hace.


El poder para hacer depende, en mucho, del po-
der del conocimiento y de la tecnología,29 pero
lo que verdaderamente se hace en salud pública
depende también de otros poderes que han sido
tomados en consideración por otras metáforas.
Quién sabe, el problema fundamental de la me-
táfora sobre el “poder del conocimiento” radica
en la fe ciega en que la ciencia y la tecnología
“hard” resolverán todos los problemas existen-
tes en el mundo.


La salud pública se verá beneficiada grandemen-
te por los inmensos avances que se producen
en el momento actual en los ámbitos científicos
y tecnológicos. Es conveniente anotar que en
esta breve presentación será imposible abordar
un tópico tan amplio como el cubierto por esta
metáfora, pero vale la pena indicar que posible-


mente dos ámbitos de la ciencia “dura” jugarán
un papel clave en el desarrollo de la salud pú-
blica, éstos son la informática y la biogenética.
La segunda tendrá un papel muy grande en el
descubrimiento de las causas de enfermedades
y en su prevención, mientras que la primera ten-
drá un papel muy importante en el accionar de
la salud pública.


Con relación a la biogenética, transcribo una ad-
monición hecha por Jeff Lyon y Peter Gorner:


“Nosotros podríamos en unas pocas ge-
neraciones librarnos de ciertas enferme-
dades mentales, tal vez de la diabetes o de
la hipertensión arterial o tal vez de cual-
quier enfermedad que seleccionemos. La
cuestión importante que debemos man-
tener en mente es que nuestra decisión
dictamina que lo que escojamos hacer sea
sabio y correcto... La forma poco gloriosa
en que la élite científica y administrativa
está manejando los frutos de la terapia
genética es vergonzosa... Nosotros, los
humanos hemos evolucionado intelec-
tualmente al punto que, relativamente
pronto, estaremos en capacidad de en-
tender la composición, funciones y diná-
mica del genoma en mucho de su íntima
complejidad. Emocionalmente, sin em-
bargo, nosotros somos todavía simios,
con todo el bagaje de cuestiones com-
portamentales que esto trae. Quizás, la
forma más sofisticada de terapia genética
para nuestra especie deberá ser dirigida
a lograr avanzar sobre nuestra herencia
básica y aprender a aplicar este nuevo co-
nocimiento sabia y benignamente”.30


29. Tecnología como “el uso del conocimiento científico para especificar maneras de hacer cosas en una
forma reproducible”. Definición de Harvey Brooks en “Technology and Ecological crisis”. Menciona-
do por Castells, M. The rise of network society. Oxford: Blackwell; 1996.


30. Lyon, J. and Gorner, P. Altered Fates: Gene Therapy and the Retooling of Human Life. New York, W. W.
Norton; 1995 (Traducción: E. Granda).




124 Salud pública e identidad La salud y la vida 125


de la salud pública es aceptable, pero puede ser
mejor a través de la presencia y empuje de la vo-
luntad popular. La salud pública debe ayudar a
construir el buen Estado y el buen ciudadano,
que a su vez ayudará a construir la buena salud
pública y el buen Estado.


Lo anterior, que no constituye sino una caricatu-
ra de los rasgos más salientes de esta metáfora,
se diversifica y amplía produciendo importantes
aportes en todos los campos de la salud pública:


• En el ámbito de la epidemiología se avanza
en el estudio de los determinantes sociales,
económicos y políticos sobre las enferme-
dades. Las diferencias en las tasas de enfer-
medad de acuerdo a modos de producción,
clases sociales, perfiles reproductivos son
aportes fundamentales. La categoría traba-
jo es ampliamente analizada y pasa a for-
mar parte en la investigación epidemioló-
gica y en los estudios sobre práctica y saber
en salud.


• En el ámbito de las políticas y acciones en
salud se establecen sus limitaciones cuan-
do están supeditadas al patrón de acumu-
lación dominante en el capitalismo o a las
formas de dominación vigentes.


• El saber en salud no cumple con las necesi-
dades sociales por razones de la alienación
y supeditación a la ideología capitalista.


De lo que se trata es de liberar el pensamiento
y la acción en salud del férreo bloqueo produci-
do por el desarrollo capitalista vigente. En esa
medida, la salud pública tiene que ayudar a ese
cambio, puesto que el cambio social, a su vez,
posibilitaría la constitución de una salud pública
más científica, equitativa y democrática. Es im-
portante anotar que esta metáfora se basa en el
trípode clásico: filosofía de la conciencia, filoso-


fía de la historia y paradigma productivista con
su respeto a la razón instrumental medio-fin.


Como dice Cristina Laurell, “resulta pertinente
hacer notar que estas corrientes de pensamien-
to no han cuestionado los derechos sociales y las
obligaciones públicas o estatales que de ellos se
desprenden; no han propuesto una reducción de
los beneficios sociales a un mínimo indispensa-
ble para la supervivencia, ni han concebido la
satisfacción de las necesidades sociales como
una responsabilidad privada. Su crítica tiene
un fondo ético y humanista ya que objeta que
el bienestar social y la salud se conviertan en un
medio de la economía y de la ganancia capita-
lista, o bien en un simple instrumento político.
Sostienen que el bienestar social y la salud son
fines en sí mismos y constituyen un objetivo so-
cietal de máxima prioridad.38


La crisis económica de la década de los 80 posi-
bilita el aparecimiento de la nueva metáfora del
“buen poder del mercado” que basa su discurso
en que el mercado es la solución para la crisis
porque constituye el espacio que mejor satisfa-
ce las necesidades y redistribuye la riqueza. En
esa medida, lo que se tiene que hacer es levantar
aquellas trabas que impiden su buen funciona-
miento, es decir, todos aquellos elementos que
conforman el Estado de bienestar social.


La solución consiste en fortalecer el mercado,
impulsar la competencia y profundizar el indivi-
dualismo, para lo cual es fundamental reducir el
papel del Estado en el bienestar social, incluida
la salud. El Estado debe retirarse del bienestar
social porque aquello pertenece al ámbito de lo
privado: la familia, la comunidad y las organiza-
ciones de la sociedad civil. El Estado solo debe
hacerse cargo de lo público, ahora interpretado
como lo que tiene externalidades: en el campo
de la salud serán aquellas enfermedades que


38. Ibídem, p. 14-15.


La tecnología de la informática abre para la sa-
lud pública un campo de inmensas perspectivas.
Las nuevas formas organizativas que preconiza
la lógica en red, posibilitan encontrar maneras
inéditas de comunicación entre los distintos
nodos y propone formas de gobierno y acción
más democráticos. Si la promoción de la salud
pasa a ser una propuesta fuerte en la salud públi-
ca, es posible que la informática pueda ser usada
para interconectar experiencias diversas, tem-
porales, locales que persigan la forja de normas
basadas en la vida en sus variadas expresiones.
Las aplicaciones de estos hallazgos en el área ge-
rencial certifican la gran capacidad de difusión
de los avances de la informática; así también es
posible que en la salud pública puedan introdu-
cirse grandes cambios que posibiliten configurar
una administración de acciones constructoras
de salud y no solamente dinamizar la adminis-
tración de servicios de atención a la enfermedad
con miras a lograr la salud del dólar.


Es importante reflexionar sobre el hecho que la
tecnología en sí, como dice Melvin Kranzberg,
“no es ni buena ni mala, tampoco es neutra”36,
razón por la que la salud pública podrá utilizarla
adecuadamente en la medida en que se la ponga
al servicio de lo humano.


La metáfora del “buen poder político”
y la salud pública


A partir de la década de los setenta, la izquierda
política generó en América Latina una fuerte y
profunda crítica a la “enfermología pública” de
naturaleza distinta a la que hemos descrito en
las dos metáforas anteriores. Su preocupación
radicaba fundamentalmente en denunciar las
limitaciones del Estado capitalista en su explica-
ción del riesgo y en su propuesta preventivista.


Para la metáfora del “buen poder socialista”, el
Estado capitalista se mueve en una contradic-
ción básica, ya que por un lado intenta garan-
tizar la reproducción ampliada del capital y por
otro cumple una función legitimadora del régi-
men de explotación, la misma que es ejecutada
a través de la representación subordinada de los
intereses de las clases subalternas.37


Para las versiones más “tradicionales” de la me-
táfora del “buen poder socialista”, la problemá-
tica fundamental en la salud pública no radica
en su eje filosófico-teórico que gira alrededor de
la enfermedad y la muerte, conforme denuncia
Foucault y la fenomenología, tampoco radica en
las limitaciones científicas, sino fundamental-
mente en la ubicación y forma de ejercicio del
poder. Para otras versiones, las limitaciones no
se reducen únicamente al manejo del poder, sino
también a la pobreza de la teoría epidemiológi-
ca tradicional y a las limitaciones conceptuales
relacionadas con la organización de la respuesta
social en el campo de la salud, las mismas que no
logran superar una visión eminentemente bio-
logista en la primera y utilitarista en la segunda,
razón por la que recomienda visitar los campos
de la determinación social.


Si el poder pasa desde los dueños del capital
hacia los representantes de la voluntad de las
clases subalternas, aquello posibilitará una am-
pliación de coberturas, eficiencia y eficacia de
los servicios de salud, consecuente con las aspi-
raciones de las mayorías, se avanzaría en la pro-
pia profundización de la teoría y la práctica de la
salud pública, la misma que se depurará de sus
contenidos negativos, se logrará un mayor con-
trol social y se construirá ciudadanía en salud,
al mismo tiempo que se avanzará en la forja de
un Estado que brindará beneficios más equita-
tivamente. En última instancia, la teoría básica


36. Kransberg, M. “The information age: evolution or revolution?”, mencionado por Castells, M. The Rise
of the... Op. cit., p. 64.


37. Laurell, C. La reforma contra la salud y la seguridad social. México: Era; 1997.




126 Salud pública e identidad La salud y la vida 127


ye en sí un trabajo inmenso, razón por la que
intentaré establecer tan solo aquellos aspectos
que, interpreto, tienen más repercusión sobre la
salud de la gente y la salud pública, considerada
como práctica social/disciplina/acción estatal.


• Las relaciones de producción en este nuevo
mundo del capital han cambiado: la produc-
tividad y la competencia son los ejes funda-
mentales; la productividad basada en la in-
novación, la competencia en la flexibilidad.
La tecnología informática cumple el papel
fundamental en la constante innovación,
donde los recursos humanos tienen que
mantenerse en constante cambio para cum-
plir con los requerimientos innovativos. La
educación posibilita al trabajador reprogra-
mar su conocimiento constantemente para
dar cuenta de las cambiantes demandas del
mercado y del proceso de trabajo. Quien no
puede hacer esto, se transforma en un “ter-
minal humano”,41 que puede ser sustituido
por una máquina con el consecuente incre-
mento de desocupación y fragmentación del
trabajo.


En el industrialismo, el desempleo fue so-
lucionado en los países centrales a través
del Estado benefactor y las reivindicaciones
fueron llevadas a cabo por los sindicados y
organizaciones gremiales. En este momento
de flexibilización, debilitamiento del Estado
benefactor y ruptura de solidaridad, el pro-
blema se hace más complejo porque desapa-
recen los espacios e instituciones histórica-
mente encomendados a responsabilizarse
por la enfermedad pública y también se
rompen los lazos de solidaridad necesarios
para generar ámbitos de defensa de la vida y


la salud. Éste es un primer aspecto que tie-
ne que ser tomado en consideración por la
salud pública.


El capitalismo informatizado no solo gene-
ra desocupación sino que también produce
inmensos bolsones de exclusión social e
indigencia que, como Castells afirma, cons-
tituyen verdaderos “agujeros negros” que
son completamente innecesarios dentro de
la red de producción y competencia. Este
“cuarto mundo” es posible encontrarlo no
solo en los países “subdesarrollados” sino
también al interior de las zonas no apete-
cidas por el capitalismo informatizado de
los países del mundo “desarrollado”. Junto
a esta problemática, en el capitalismo infor-
matizado cada día aparecen nuevas redes de
comercio criminal que cubren más áreas y
poblaciones, debido a lo cual es posible ha-
blar de una globalización de la violencia y
del delito; al respecto, los aportes de Saúl
Franco en este campo son muy aleccionado-
res.42


El nuevo mundo, del que estamos hablando,
está produciendo sin lugar a dudas un incre-
mento de la inequidad social, polarización
de las poblaciones y creciente exclusión so-
cial. Por otro lado, uno de los aspectos más
salientes de la época es la separación cada
vez más abismal entre la lógica de la red de
flujo del capital y el mundo cotidiano de los
trabajadores y masas poblacionales, razón
por la que Castells acusa una nueva y com-
pleja contradicción entre la red y la identi-
dad (net and self), que está llevando a que
los “excluidos construyan su mundo al mar-
gen de los excluyentes”.43


41. Ibídem, p. 340.
42. Franco, S. “Dimensiones internacionales de la violencia en Colombia”. En: Cuadernos médico sociales


73: 81-99; mayo de 1988.
43. Castells M. The Rise of the Network... Op. cit., p. 3.


“salen” del ámbito personal o individual y que
pueden producir problemas a otras personas o
individuos, como las enfermedades infecciosas.
Dentro de lo público también son clasificados los
bienes que al ser consumidos por una persona
no se agotan, como el aire. El Estado debe, ade-
más, brindar servicios a los comprobadamente
indigentes.


La anterior propuesta constituye un golpe de
gracia a la “enfermología pública”, ya que la
metáfora del “Estado mago y exorcista sobre
el riesgo y la enfermedad públicos” estaría en
proceso de disolución. Lo público deja de ser un
derecho constituido por un acuerdo social sobre
el bien común y se transforma en un hecho em-
pírico, medible y confirmable a través de la cien-
cia positivista; así reducido lo público, tan solo
queda como una externalidad, mientras que la
propuesta de lograr la salud por descuento de la
enfermedad a través del Estado pasa a ser res-
ponsabilidad del mundo privado y de las organi-
zaciones de la sociedad civil.


La metáfora del “buen poder del mercado” pro-
pone entonces remercantilizar los servicios de
salud y fundamenta sus razones en la “escasez
de los recursos públicos, en la inequidad e in-
eficacia del sector público... y en el ataque a los
grupos organizados de la sociedad, en especial a
los sindicatos o a las corporaciones, con el argu-
mento de que ejercen una presión ilegítima so-
bre los gobiernos para apropiarse de una parte
desproporcionada de los fondos públicos y gene-
rar así la inequidad”.39


Si la metáfora del “buen poder socialista” pro-
dujo importantes avances en diferentes ámbitos
de la salud pública, todavía no es posible hablar
de los aportes de la metáfora del “buen poder
del mercado”. Hasta el momento, lo que encon-


tramos es el debilitamiento de las instituciones
públicas que anteriormente sirvieron para el
ejercicio de la “enfermología pública”, la reemer-
gencia de enfermedades olvidadas y el avance de
otras ligadas con el desarrollo “moderno”, una
mejoría de la “salud” del dólar al haber logrado
introducirse en ámbitos que anteriormente no
se encontraban colonizados por la competencia
y la ganancia, y una falta de respuestas alterna-
tivas dirigidas a lograr la salud a través del im-
pulso de formas de vida saludables.


La salud pública en el nuevo mundo


Manuel Castells, en su libro El fin del milenio, ter-
cer tomo de la Era de la información: Economía,
sociedad y cultura, afirma lo siguiente: “Un nue-
vo mundo está tomando forma en este fin del
milenio. Se originó en la coincidencia histórica,
en los últimos años de la década de los 60 y los
mediados del 70, de tres procesos independien-
tes: la revolución de la tecnología informática, la
crisis económica tanto del capitalismo como del
estatismo, y su subsecuente reestructuración, y
la aparición de movimientos sociales culturales
tales como el libertarianismo, derechos huma-
nos, feminismo y ambientalismo. La interacción
entre estos procesos, y las reacciones que estos
gatillaron, dieron a luz una nueva estructura so-
cial dominante, la sociedad en red; una nueva
economía, la economía informacional/global; y
una nueva cultura, la cultura de la realidad vir-
tual. La lógica embebida en esta economía, esta
sociedad y esta cultura definen la acción social y
las instituciones a través de un mundo interde-
pendiente”.40


Este nuevo mundo tiene impactos profundos
sobre la teoría y la práctica de la salud pública.
El análisis de todas las repercusiones constitu-


39. Ibídem, p. 18.
40. Castells, M. The Information Age: Economy, Society and Culture, volume III, End of Millenium. Oxford:


Blackwell; 1998, p. 336. (Traducido por E. Granda).




128 Salud pública e identidad La salud y la vida 12


pero sí puede influir ante las macrofuerzas
supranacionales y ante las microfuerzas
subnacionales para que acepten su inclu-
sión. Sin lugar a dudas, el Estado juega un
buen papel intermediador en el flujo del po-
der supra-subnacional, pero dejó de ser el
poder y pasó a ser uno más.


Ante esa realidad, es más adecuado pensar
en que la salud pública pueda transformarse
en una práctica social/disciplina/potencial
poder en el flujo, donde el Estado es un nodo
más y muy importante. Con esto no quere-
mos decir que el Estado ha dejado de tener
obligaciones sobre la salud de la población,
sino que ante la pérdida de su poder y so-
beranía, el cumplimiento de sus deberes de-
pende de la aceptación de las fuerzas supra
y subnacionales. En esa medida, los esfuer-
zos realizados por la Organización Paname-
ricana de la Salud para definir las “funciones
esenciales de la salud pública”45 y el papel
del Estado tienen plena vigencia, porque es
muy importante tener claro lo que el Estado
debe hacer, el problema radica en encontrar
los poderes o palancas que puedan viabili-
zar la acción del Estado-intermediador-es-
tratégico en su juego político y negociación
con los poderes supra e infranacionales. In-
teresante paradoja: para Hobbes, Rousseau,
Locke, el Estado es el poder y el mercado es
un espacio de negociación; ahora el mercado
y los actores supra e infranacionales son los
que tienen el poder, mientras que el Estado
debe aprender a negociar.


Al respecto, la OPS define en su documento
Las funciones esenciales de la salud pública las
siguientes prácticas sociales:


• Construcción de entornos saludables
y mejoramiento de las condiciones de
vida.


• Desarrollo y fortalecimiento de una cul-
tura de la vida y la salud.


• Generación de inteligencia en salud;
• Atención a las necesidades y demandas


en salud.
• Garantía de la seguridad y calidad de bie-


nes y servicios relacionados.
• Intervención sobre riesgos y daños co-


lectivos a la salud.


Para cada una de estas prácticas sociales existen
funciones esenciales y el Estado tendría ciertas
atribuciones que, por lo general, son de carácter
intermediador. Como ejemplo tomemos la prác-
tica social de desarrollo y fortalecimiento de una
cultura de la vida y la salud que es una preocupa-
ción que correspondería a la metáfora “poder de
la vida” y atención a las necesidades y demandas
de salud, que corresponde a la metáfora “poder
del conocimiento” y analicemos sus funciones y
atribuciones.


45. Organización Panamericana de la Salud. Las funciones esenciales de la salud pública. Washington D. C.:
OPS/OMS; 1998.


• El Estado, como habíamos indicado en pá-
rrafos anteriores, entra en una profunda
crisis; su autoridad y legitimidad son cues-
tionadas y se debilita su carácter soberano.
El Estado deja de ser el representante de la
nación para más bien transformarse en un
intermediador estratégico44 entre el capital
globalizado, las instituciones internaciona-
les y multilaterales y los poderes regionales y
locales descentralizados. El poder estalla, se
difumina el Estado-nación y aparecen nue-
vos actores que intentan desesperadamen-
te defender sus reivindicaciones privadas y
grupales contra otros individuos y grupos;
unos buscando apoyo en los poderes multi-
nacionales, mientras que otros pueden en-
contrarlo en los gobiernos nacionales y los
de más allá en los gobiernos locales (recor-
demos lo que sucede en Kosovo).


Parece que el poder ha desaparecido, pero
no es así, ha estallado y se ha afincado en la
cultura diluyendo o debilitando las formas
organizativas anteriores: partidos políticos,
gremios clasistas y expresiones ideológicas.
En sustitución han aparecido movimien-
tos estratégicos de diferentes “jugadores”
que apuntan ganar o defender; líderes que
supuestamente encarnan aspiraciones po-
pulares, que logran comprender los códigos
culturales a través de los que la gente y las
instituciones entienden su vida y llevan a
cabo decisiones. De la época en la que el po-
der se hallaba acumulado en las institucio-
nes políticas, pasamos a un mundo donde el
poder está en el propio flujo, el mismo que
puede ser capitalizado por líderes que en-


tienden su movimiento y pueden al mismo
tiempo interpretar la cultura de las masas.
Pero ese poder que se hace presente en la
cultura y se asienta en la arena de la comu-
nicación de masas, donde se encuentran los
actores sociales, las instituciones y los mo-
vimientos culturales, es a su vez movilizado
por la dinámica de la red de acumulación de
capital que también es una red de flujo de
información y manipulación de símbolos.


La salud pública, habíamos dicho, es una
práctica social/disciplina/acción estatal.
¿Dónde queda la acción estatal en el ámbito
del bienestar social y la salud? Creo que esta
pregunta está parcialmente contestada en el
breve análisis que cumplimos cuando abor-
damos la metáfora del “buen poder neolibe-
ral”. Habíamos dicho que el Estado, en este
momento, se responsabilizaría de los servi-
cios para los comprobadamente indigentes
y también reconoce su responsabilidad so-
bre las externalidades. Lo demás, es decir, la
obligación por velar por la salud y la enfer-
medad del público desaparece o se debilita,
pero algunos componentes podrían volver
a ser preocupación pública en la medida
que pasen a ser elementos de importancia
estratégica dentro del teatro político, pero,
para entrar al “tablado”, requerirán ser bien
apreciados en el “bazar” de la red de capital
financiero internacional. Es cierto que no
desaparece el Estado-nación, pero también
debemos reconocer que pierde su poder al
debilitarse su soberanía; en otras palabras,
el Estado ya no puede decir qué acciones de
salud pública deben ser o estar presentes,


44. “Las formas emergentes de gobierno de los mercados internacionales y otros procesos económicos
envuelven la mayor parte de gobiernos nacionales pero en un nuevo rol: los estados pasan a funcio-
nar no tanto como una entidad ‘soberana’ y más como componentes de la ‘política’ internacional.
La función central del Estado-nación llegará a ser aquella de proveer legitimidad y asegurar el buen
funcionamiento (acountability) de los mecanismos de gobierno supranacionales y subnacionales.
Hirst, P. and Thompson, G. Globalization in question: the International Economy and the Possibilities of
Governance. Cambridge: Politiy Press; 1996.




130 Salud pública e identidad La salud y la vida 131


Todas las atribuciones del Estado son de natu-
raleza intermediadora y aún en su función de
atención a las necesidades y demandas en salud,
que constituyó para el Estado benefactor uno de
sus deberes, llega a un máximo de garantizar el
aseguramiento. En la práctica referida al desa-
rrollo y fortalecimiento de una cultura de vida
y salud, se reconoce como función esencial de la
salud pública “Afirmar y defender los derechos
individuales y colectivos” relacionados con esta
práctica, pero en ningún momento el Estado
tendría el deber de hacer cumplir dicho derecho.
¿Quién hace cumplir ese derecho? ¿Es posible
que aparezca una fuerza que sustituya al débil
Estado?


“Gobernar un país consiste hoy, ante
todo, en hacer que su organización eco-
nómica y social sea compatible con las
exigencias del sistema económico inter-
nacional, en tanto las normas sociales se
debilitan y las instituciones se vuelven
cada vez más modestas, lo que libera un
espacio creciente para la vida privada y
las organizaciones voluntarias. ¿Cómo
podría hablarse aún de ciudadanía y de
democracia representativa cuando los
representantes electos miran hacia el
mercado mundial y los electores hacia
su vida privada?”46


El poder de la identidad: ante el reconocido de-
bilitamiento del Estado frente a la salud pública
y ante su transformación en intermediador, se
requiere encontrar un elemento vicariante que
pueda llenar el vacío de poder dejado por el Es-
tado. Este poder podría hallarse en gestación en
aquellos grupos de excluidos que constituyen su
identidad al margen de los excluyentes y que se


van conformando como nuevos movimientos
sociales.


“El espacio social y político se vacía o se desplo-
ma, dominado por un lado por las realidades téc-
nicas y económicas y, por el otro, por la presión
de los nacionalismos o los integrismos y los pro-
blemas de la vida diaria”47 nos dice Touraine. A
primera vista parece que lo que plantea el autor
no fuera verdad, parece más bien que estaríamos
viviendo en un mundo hecho exclusivamente de
“mercados, redes individuos y organizaciones
estratégicas, aparentemente gobernados por
patrones de ‘expectativas racionales’, excepto
cuando estos ‘individuos racionales’ inespera-
damente disparan a su vecino, violan una niña
o lanzan gases tóxicos en una estación de me-
tro”.48


Los dos extremos: una sociedad totalmente
organizada por obra y gracia de la racionalidad
instrumental, el “mundo feliz” de Huxley, y en
el otro extremo los claros signos de un total
desenfreno, violencia y pérdida de humanidad.
Pero también es posible encontrar otras expre-
siones de identidad que se han formado a tra-
vés de la resistencia y que actualmente pasan
a conformar identidades proyectivas que in-
tentan organizar nuevas relaciones de poder y
nuevas propuestas de globalidad. Me refiero a
los movimientos de resistencia feministas que
ahora se proyectan como movimientos genéri-
cos que proponen formas generales de vida más
humanas, que luchan porque las diferencias de
género no se transformen en inequidades. Mo-
vimientos genéricos que proponen políticas de
carácter personal, donde lo privado y lo público
borran diferencias. También me refiero a mo-
vimientos nacionalistas que caminan hacia la


46. Touraine, A. ¿Podremos vivir juntos? La discusión pendiente: El destino del hombre en la aldea global. Méxi-
co: Fondo de Cultura Económica; 1998, p. 13.


47. Ibídem, p. 297
48. Castells, M. The Power of Identity. Oxford: Blackwell; 1997.


Práctica social Funciones esenciales de la salud pública


Principales
atribuciones del


Estado


Función rectora del
Ministerio de Salud


Desarrollo y
fortalecimiento de una
cultura de la vida y la
salud.


• Promover el respeto
a la vida, la salud
como valor y la equi-
dad de oportunida-
des.


• Promover la parti-
cipación, el control
y la responsabilidad
de los individuos,
comunidades y orga-
nizaciones sobre lo
que afecta su salud.


• Afirmar y defender
los derechos indivi-
duales y colectivos.


• Formular una políti-
ca nacional de salud
de carácter suprasec-
torial.


• Establecer los obje-
tivos nacionales de
salud.


• Legitimar y apoyar
los intereses y la
movilización de la
sociedad civil en
salud.


• Favorecer la partici-
pación activa de la
sociedad civil en la
formulación de las
políticas de salud.


• Acción intersectorial
en salud a los niveles
local, regional y
central.


• Conducción
• Modulación del


financiamiento


Atención a las
necesidades y demandas
en salud


• Asegurar el acceso
universal a servicios
de salud integrados,
continuos y de cali-
dad.


• Asegurar una orga-
nización integrada,
eficiente y respon-
sable del sistema de
salud.


• Asegurar la infraes-
tructura necesaria.


• Determinar la im-
portancia financiera
y los roles respecti-
vos de los sectores
público y privado,
y entre los niveles
central y descentrali-
zados.


• Determinar el equili-
brio adecuado entre
los tipos de servicio:
institucional/comu-
nitario/ recupera-
ción/prevención/
promoción;


• Establecer una polí-
tica de desarrollo de
tecnologías para la
salud.


• Formular una po-
lítica de desarrollo
de infraestructura,
con énfasis en los
recursos humanos y
financieros.


• Conducción.
• Articulación de la


provisión.
• Modulación del


financiamiento.
• Garantía del asegura-


miento.
• Regulación.


Tomado de Funciones esenciales de la salud pública (OPS/OMS)




132 Salud pública e identidad La salud y la vida 133


fora del “poder de la vida” que hablamos al inicio
de esta presentación. Esta salud pública surgiría
desde lo local, del mundo del presente, respetaría
lo temporal, intentaría comprender lo complejo,
no desecharía lo diverso, daría un gran valor a lo
autopoiético, reconocería varias racionalidades,
y entre ellas la científica (metáfora del “poder
del conocimiento”); tendría un eje ético muy
fuerte, con lo cual apoyaría el fortalecimiento de
los movimientos sociales50 con los que, a su vez,
podría presionar con más fuerza al Estado inter-
mediador estratégico y enfrentar las presiones
de los poderes supra y subnacionales (metáfora
del “buen poder socialista”), para vivir un mun-
do más humano y no necesariamente para to-
mar el poder del Estado (nuevamente metáfora
del “poder de la vida”).


Quien sabe que lo anterior estaba sucediendo
desde hace mucho tiempo, sino que ahora esas
experiencias han adoptado nombres llamativos
y “serios” tales como “Municipios Saludables”,
“Frentes por la Salud y la Vida”, “Consejos Lo-
cales de Salud”, “Organizaciones por la Salud y
la Naturaleza”, etc., los mismos que actualmen-
te constituyen “tribus” que defienden su salud
y que en muchas ocasiones ya han convocado y


unido a otros actores y pretenden transformar-
se en “públicos por la salud”.51 La salud pública
también se ha innovado en los propios movi-
mientos de mujeres, de derechos humanos, de
defensa del ambiente, etc., que, sin ese apelati-
vo, han aportado para la salud mucho más que
los que hemos estado introducidos en el “estu-
che duro” de la “enfermología pública”.


Si lo anterior es una realidad aceptable, esta-
ríamos hablando de una salud pública que está
construyéndose sobre un trípode diferente:


1. Presupuesto filosófico-teórico de la salud y la
vida.


2. Un método que integra diversas metáforas,
que hace variadas hermenéuticas (interpre-
taciones) pero con un importante peso de la
metáfora del “poder de la vida”.


3. El poder de la identidad: el poder del indivi-
duo, de la “tribu” de los públicos o movimien-
tos sociales que promueven la salud, conmi-
nan al Estado a cumplir su deber y entran en
acuerdos-desacuerdos con los poderes supra
e infranacionales.


50. Paulo Buss habla de la movilización de la sociedad y de la construcción de alianzas pro-salud y calidad
de vida. Buss, P. “Enfoques prioritarios en salud pública”. En: Funciones esenciales de la salud pública.
Retos para el desarrollo de los recursos humanos frente a la reforma sectorial. Quito: MSP, OPS/OMS,
CEPAR; (en prensa).


51. Hevia, P. “De la salud pública a los públicos por la salud”. Salud pública: reflexiones y experiencias N° 5,
Quito; marzo de 1997.


construcción de instituciones políticas y nuevas
formas de soberanía. Movimientos étnicos que,
habiendo nacido desde la resistencia a la opre-
sión, convocan más tarde a otras identidades
también dominadas. Medioambientalistas que
se engarzan en luchas ecológicas más amplias
y plantean la integración de la humanidad con
la naturaleza. Movimientos religiosos que bus-
can la realización individual en el absoluto, pero
también intentan ver al otro y comprender sus
aspiraciones. Nuevos movimientos obreros que
hacen propuestas organizativas y políticas más
autónomas.


Los nuevos movimientos sociales buscan cons-
truir sujetos que puedan integrar en su vida
su yo con todo su recuerdo cultural, pero tam-
bién puedan ver al otro, construir un nosotros
y luchar contra la opresión. Plantean integrar
lo subjetivo con lo objetivo, unir la cultura y la
ciencia para la vida, mientras no aceptan el do-
minio de la vida por la ciencia y la técnica. Opo-
nen la cultura dominante de la realidad virtual
con su propio recuerdo y experiencias; definen y
defienden su espacio contra la lógica de la ausen-
cia de espacio que caracteriza esta época y usan
la información tecnológica para la comunicación
horizontal mientras se niegan a desarrollar una
nueva idolatría alrededor de la tecnología.


El capitalismo informatizado excluye todo aque-
llo que no pueda participar en su lógica y movi-
miento, por esto la red financiera internacional
excluye con creciente fuerza cada vez más vida
humana que no puede apoyar la productividad y
la innovación. Volvemos a vivir aquello que ex-
perimentamos al inicio de la revolución indus-
trial, cuando el maquinismo se transformó en
un sediento consumidor de sangre de obreros,
madres, viejos y niños. En ese tiempo, el movi-


miento obrero logró aminorar el impacto avasa-
llador del capital y planteó sus reivindicaciones
que fueron también oídas en la “casa de la salud”
ante lo cual se planteó la necesidad de la medici-
na estatal49 para detener las epidemias de cólera
y otras enfermedades.


Parece que en este momento hablan y gritan
con más fuerza las “tribus” excluidas que inten-
tan transformarse en sujetos sociales, públicos
organizados o movimientos sociales. “Tribus”
que en un comienzo oponen y resisten la agre-
siva exclusión por parte de la red, más tarde
construyen su identidad al margen de esa red
excluyente y, por último, muchas de ellas propo-
nen y convocan a buscar salidas más solidarias.
Siempre parten de sentires diversos, hablan len-
guajes distintos, se mueven con racionalidades
diferentes, pero todos esos sentires, lenguajes,
racionalidades y acciones surgen de su experien-
cia inmediata vulnerada, de su mundo comunal
amenazado, de su vida diaria conflictuada, de
sus identidades desgarradas.


El industrialismo tuvo que interpretar el lengua-
je del movimiento obrero y en esta forma pudo
crear una época, en la que fue posible construir
un tipo de sociedad, en la que los derechos so-
ciales se encontraban presentes como responsa-
bilidad del Estado y donde la respuesta social en
salud se organizó a través de aquella “enfermo-
logía pública” de la que hemos hablado.


En esta época de capitalismo informatizado, ne-
cesitamos escuchar con más atención las voces
de los movimientos sociales para reconstruir
nuestra salud pública con mayor pertinencia; al
hacerlo, podríamos conformar una respuesta un
tanto diferente a la que estuvimos acostumbra-
dos a mirar y quizás un tanto cercana a la metá-


49. En 1842, Edwin Chadwick publicó en Inglaterra su libro General report on the sanitary conditions of
the labouring classes of Great Britain y, en 1871, se organizó un primer curso de posgrado en Medicina
Estatal. Para más información revisar Fee, E. and Acheson, R. A History of Education of Public Health.
Oxford: Oxford Medical Publications; 1991.




La salud y la vida 135


¿Hacia dónde se mueve ahora? ¿Hacia dónde nos
movemos nosotros?


¿Lejos de todos los soles? ¿No estamos en una
caída sin fin?


¿Vamos hacia atrás, hacia un lado, hacia adelante,
hacia todos los lados?


¿Hay todavía un arriba y un abajo? ¿No erramos
como a través de una nada infinita?


Nietzsche


Un inmenso honor para mí compartir con us-
tedes ideas, angustias y esperanzas en esta
primera sesión inaugural del XI Congreso de la
Asociación Internacional de Políticas de Salud
y VIII Congreso Latinoamericano de Medicina
Social. Solamente la inmensa generosidad de los
organizadores de este evento y el entramado de
cariño y solidaridad que se teje en el trabajo y
sueños conjuntos en la ALAMES y la IAHP ha-
cen que me encuentre tratando de abordar los
complejos dilemas hilvanados en la globalización,
la reforma y la equidad en salud, en reminiscencia
del maestro y compañero Juan César García y en
la bella, solidaria y ejemplar Cuba.


Para hablar de lo global es mejor hacerlo desde
lo local, tan es así que Robertson (Robertson.
1992) habla de glocalización como noción que
describe en mejor forma la potencialidad de par-
ticipar en el convite global manteniendo siem-
pre nuestra historia, cultura y políticas locales.
Es interesante analizar la globalización desde


Cuba, país que desde hace mucho tiempo está
convencido en dar una especial forma y conteni-
do a su realidad y a sus relaciones autonómicas
con el mundo. El pueblo cubano, para cumplir
con ese objetivo, ha decidido recordar el ayer,
resucitar sus muertos, oír sus consejos, resca-
tar su cultura y sus costumbres, creer en la vida
y en el ser humano (Castro. 2000, p. 3), con lo
cual ha podido profundizar su interlocución con
la ciencia, con la técnica y con sus convicciones
para forjar la argamasa del presente y definir sus
posibles “condiciones de desarrollo y de vida”
(Céspedes. 1996, p. 11).


Pero Cuba cuenta también con otra caracterís-
tica especial. En la mochila de sus recuerdos
posee un 1959 en cuanto ruptura integradora;
momento en el cual dice ¡basta!, e inicia un pro-
ceso de exorcismo de los demonios del ayer, afi-
lia las voluntades de todos sus hijos, descubre
y desarrolla sus potencialidades internas, neu-
traliza los obstáculos externos y decide parecer-
se a sí misma. La historia de los pueblos tiene
momentos de reflexión-acción importantes que
los llevan a reencontrarse con Parménides y Ta-
les de Mileto al preguntarse por su realidad, y a
conversar con Pitágoras con miras a definir su
patrón organizativo. Estos momentos se carac-
terizan, entre otros elementos, porque la gente
descubre su propia forma de autoorganizarse y
propone su autonomía que al mismo tiempo es
autodependencia (Morin. 1994, 1997). Éste es


* Conferencia Juan César García, presentada en el “XI Congreso de la Asociación Internacio-
nal de Políticas de Salud, VIII Congreso Latinoamericano de Medicina Social, Globalización,
Reforma y Equidad en Salud, Construyendo una agenda política en defensa de la salud”, en
La Habana, julio 3 al 7 de 2000. Las discusiones, sugerencias y aportes entregados por Max
González, César Hemida, Roberto Sempértegui, Julio Suárez y Sebastián Granda fueron esen-
ciales para la elaboración de este trabajo. Muchas de las ideas depositadas en este documento
las debo a ellos, mientras que los errores pertenecen a quien figura como autor.


Salud: globalización de la vida y de la
solidaridad*Artículo 9




136 Salud: globalización de la vida y de la solidaridad La salud y la vida 137


El nuevo mundo


“Poco a poco y de repente el mundo se hace
grande y pequeño, homogéneo y plural, com-
puesto y multiforme. Simultáneamente a la glo-
balización, se dispersan los puntos de referencia
dando la impresión de que se mueven, flotan, se
pierden”, expresa Ianni (Ianni. 1999, p. 58).


Desde muchos sectores se declara que un nuevo
mundo está conformándose, acontecimiento al
cual se lo denomina globalización. Pero también,
desde otros lados, se sostiene que no ocurre
nada especial, que estamos viviendo una etapa
más de la evolución del capitalismo. De todas
maneras, observamos que inmensos grupos po-
blacionales experimentan cambios en su modo
de vida aumentando la pobreza y la inequidad,
muchas instituciones públicas en el “tercer
mundo” desaparecen o se debilitan notoriamen-
te mientras que otras privadas crecen exorbitan-
temente, circulan monstruosas cifras de dinero
con gran celeridad, se empequeñecen el tiempo
y el espacio, la propia naturaleza expresa males-
tares globales, viejas enfermedades reemergen
mientras que otras nuevas nos atormentan,
unos pocos empiezan a mirar el presente y el
futuro como un reto o un negocio, mientras los
más, perplejos, lo ven como un abismo.


Ante estos acontecimientos, las ciencias sociales
y políticas tienen dificultades para interpretar
este oscuro y enrevesado objeto de estudio. Al
fin y al cabo la sociología se constituyó como
una disciplina capaz de interpretar la sociedad
contenida en el “receptáculo” del Estado, mien-
tras que ahora esa sociedad se desdibuja ante la
aceleración de las migraciones poblacionales, la
ruptura de fronteras, la constitución de una red


mercantil global, la aparición de una cultura vir-
tual, la constitución de empresas y organismos
transnacionales y el desordenamiento del cua-
driculado geográfico de los, cada vez más, débi-
les estados naciones.


Cuando algo nuevo y complejo ocurre en nues-
tro panorama y los seres humanos no dispone-
mos de respuestas seguras y probadas, recurri-
mos a diversas metáforas que son construidas
desde distintos puntos de vista y con variados
materiales. Esto es lo que posiblemente está
ocurriendo con la globalización: el aparecimien-
to y apareamiento1 de múltiples propuestas in-
terpretativas, unas que buscan una lógica única
tal como lo hace Wallerstein (Wallerstein. 1988,
1991), quien interpreta que la globalización
tiene una determinación clara y precisa, que es
la propia evolución del capitalismo y la consi-
guiente institucionalización de la economía y el
mercado mundial. Otros dan un especial énfa-
sis a la política; dentro de este grupo, algunos
privilegian las relaciones posinternacionales o
transnacionales y la política mundial policéntri-
ca (Rosenau. 1990); otros, el primado de la po-
lítica nacional-estatal hegemónica y permisiva
que posibilita la formación de un mercado inter-
nacional (Gilpin. 1987); los de más allá dan peso
a la ruptura de la autonomía y soberanía estatal
como base para la globalización (Held. 1987).
Desde la cultura aparecen interpretaciones de
naturaleza diversa que se resisten en aceptar la
mcdonalización del mundo y la posibilidad ho-
mogeneizante de los medios de comunicación
sobre la cultura (Barbero. 1998), y defienden
más bien la “glocalización” como proceso lleno
de contradicciones (Robertson. 1992) o el poder
de la imaginación (Appadurai. 199) o las globa-
lizaciones tangenciales (García Canclini. 2000)


1. Julio Suárez considera que en este momento no solo aparecen múltiples propuestas interpretativas,
sino también algunas propuestas contrapuestas se juntan (se aparean). Al respecto, el célebre pintor
expresionista Kandinsky escribió en la década del 30 un interesante artículo, al que lo denominó “Y”
en el cual concibe que la humanidad había comenzado a vivir una época caracterizada por el predo-
minio de la conjunción “y”, en contraposición al dominio que tuvo la conjunción “o” durante el siglo
XIX e inicios del XX. (Kandinsky. 1982).


el valor de encontrarnos en Cuba hablando so-
bre globalización, porque este país constituye, al
mismo tiempo, un ejemplo invalorable de gloca-
lización, donde se conjugan con mucha fuerza la
equidad y la solidaridad.


Pero también es importante que solicitemos la
presencia del maestro Juan César García du-
rante el desarrollo del evento. Él siempre con-
sideró que lo particular y lo coyuntural tienen
relaciones y determinaciones más amplias, ra-
zón por la que, para comprender la parte, era
indispensable explicar el todo. Recordemos tan
solo como ejemplo de lo que estamos diciendo
su trabajo La articulación de la medicina y la edu-
cación en la estructura social, donde plantea que
“... la concepción y la proposición de alternativas
educacionales y médicas no surgen por un sim-
ple juego de pensamiento, sino tienen la expe-
riencia de los individuos con el mundo material
objetivo, en las relaciones prácticas del hombre
con las cosas y en las relaciones de los hombres
entre sí” (García. 1994). Juan César reconoce,
entonces, en su producción el carácter global de
los procesos, pero al mismo tiempo resalta la ne-
cesidad de tomar en consideración lo subjetivo:
“... las categorías en el campo de la salud... no
solo tienen un significado objetivo, sino tam-
bién una historia objetiva y subjetiva” nos dice,
“una historia objetiva, porque ciertas categorías
presuponen un estado específico de evolución
del movimiento de la materia”; (mientras que)
“la historia subjetiva de las categorías está en su
descubrimiento por parte del conocimiento hu-
mano” (García. 1994, p. 151).


El maestro nos lega un pensamiento sólido y
amplio que es de gran valor para explicar la co-
yuntura que vivimos. Es obvio que han ocurrido
muchos cambios desde junio de 1984, cuando
escribe su último artículo Ciencias sociales en
salud en América Latina: Juan César García entre-
vista a Juan César García, y es cierto que nuevas
categorías han surgido producto de la propia
evolución de la materia y de la generación de
nuevas formas de imaginar la realidad, pero el
legado de Juan César es por demás importante


para proponer nuevas metáforas relacionadas
con el hacer y el conocer en el ámbito de la salud
colectiva.


Al mismo tiempo que saludamos la presencia
de Juan César en nuestro recuerdo, también
agradecemos la compañía de Miguel Márquez,
Giovanni Berlinguer, Francisco Rojas Ochoa,
José Teruel y muchas otras figuras solidarias
con quienes el maestro delineó el entramado de
la medicina social. La continuidad de su vida y
lucha es indispensable guía para nuestra proyec-
ción futura.


Este evento discutirá sobre la globalización, la
equidad y las reformas con miras a proponer
una Agenda política en defensa de la salud. Los
distintos expositores y participantes durante el
desarrollo de las áreas temáticas y talleres nos
apoyarán en el afán de ampliar y profundizar
nuestro conocimiento sobre los mencionados
tópicos, lo cual me exime de la responsabilidad
para enfrentar dicho reto. Además, las dimen-
siones y la complejidad de la problemática plan-
teada sobrepasan con creces las limitadas posi-
bilidades teóricas y prácticas personales.


Acogiéndome a estas realidades, considero que
lo más adecuado podría consistir en observar
por un momento lo que sale de la “caja de Pan-
dora” de la globalización, analizar algunos de sus
impactos sobre la equidad y la salud, y encon-
trar términos fuertes que apoyen nuestro cono-
cimiento y acción en salud colectiva. Personal-
mente considero que las palabras fuertes vida,
ética, política y solidaridad posiblemente siguen
siendo las viejas compañeras para este viaje por
los oscuros y peligrosos desfiladeros de la globa-
lización. La vida natural se halla globalizada (Lo-
velock. 1979, 1991) (Margulis. 1995) desde hace
varios millones de años, pero los seres humanos
no podremos globalizar plenamente nuestra
vida social si no ponemos mucho énfasis en una
ética política que construya solidaridad; de allí
el título de mi conversación con ustedes: Salud:
globalización de la vida y de la solidaridad.




138 Salud: globalización de la vida y de la solidaridad La salud y la vida 13


talismo como del estatalismo, y su subsecuente
reestructuración, y la aparición de movimientos
sociales culturales como el libertarismo, los de-
rechos humanos, el feminismo y el ambienta-
lismo. La interacción entre estos procesos y las
reacciones que éstos gatillaron dieron a luz una
nueva estructura social dominante, la sociedad
red; una nueva economía, la economía informa-
cional/global; y una nueva cultura, la cultura de
la realidad virtual” (Castells. 1998, 336).


1. La revolución de la tecnología informática
indujo —según Castells— la producción
informatizada. Con ello, la generación de la
riqueza, el ejercicio del poder y la creación
de códigos culturales pasaron a depender de
la capacidad tecnológica de los individuos y
sociedades.


La posibilidad de la comunicación instantá-
nea desde cualquier parte del mundo está
produciendo cambios increíbles en nuestra
vida: el espacio y el tiempo ya no constituyen
barreras importantes para la comunicación:
podemos transformarnos en espectadores y
aún participar en experiencias que acaecen
en lugares diversos y al mismo momento.
Como dice Appadurai, “... las personas se
encuentran por doquier en la situación de
conseguir por sí solas desde cualquier rin-
cón del mundo las informaciones que más
les interesan”, pero también las culturas
globales carecen de contexto y son “una ver-
dadera mezcolanza de componentes dispa-
res, recogidos de todas partes y de ninguna,
salidos del carromato moderno del sistema
de comunicación global” (Appadurai. 1996).
¿Qué significa esto? Que la imaginación ad-
quiere un poder único en la vida de los seres
humanos, pero también la vida real y la vida
posible se ven influenciadas por el poder del
mercado de vidas imaginarias y adheridas a
los prototipos creados por la industria de la
cultura.


2. En la reestructuración de la producción cap-
italista también jugó un papel importante
la tecnología informática, en el proceso de
globalización de las principales activida-
des, la organización flexible y la entrega del
mayor poder al gerente con el consiguiente
debilitamiento del trabajo organizado, base
del contrato social de la primera moderni-
dad y sustento del Estado de bienestar. La
tecnología ha facilitado, por otro lado, la
movilización de más de un trillón de dólares
diarios a través de los mercados globaliza-
dos (Giddens, A. 1999b).


La reconstitución del estatalismo represen-
tado por la Unión Soviética y los países de
Europa del Este no fue posible y este hecho
trajo el colapso del “socialismo real”, fin de
la Guerra Fría y la expansión del capitalis-
mo con sus reglas económicas por todo el
orbe, con la consiguiente constitución del
globalismo a través del dominio del mercado
mundial.


3. Castells también concede gran importan-
cia a los movimientos sociales, que explo-
taron simultáneamente en todo el mundo
industrializado. Se trataba de movimientos
culturales que buscaban el cambio y no la
toma del poder “... y más bien expresaban
su oposición ante la autoridad arbitraria,
la injusticia, las restricciones en la libertad,
mientras proponían un mundo de nuevas
experiencias personales y grupales” (Cas-
tells. 1997, p. 355-362). Desde las semillas
de estos movimientos de las décadas de los
sesenta y setenta se originaron o fortalecie-
ron las propuestas feministas, medioam-
bientalistas, de derechos humanos, libera-
ción sexual, igualdad étnica, democracia bá-
sica, etc. y se entregó una gran fuerza a las
políticas identitarias. Estos movimientos
permanecieron alejados de la tecnología y el
Estado, pero jugaron un importante papel
en la democratización de la primera y en el


o la globalización de la riqueza y localización
de la pobreza estudiada por Bauman (Bauman.
1998). Por último, algunos autores establecen
propuestas de naturaleza abarcativa, de difícil
clasificación y que pueden ser de especial inte-
rés para abordar esta problemática, me refiero
a Manuel Castells (Castells. 1996, 1997, 1998),
Anthony Giddens (Giddens. 1991, 1994, 1996,
1998, 1999b) Octavio Ianni (Ianni. 1999) Alain
Touraine (Touraine. 1993, 1994, 1997, 1998) y
Ulrich Beck (1997, 1998a, 1998b).


A más de las distintas lógicas de abordaje men-
cionadas es conveniente diferenciar, conforme
propone Ulrich Beck, los términos globalidad,
globalismo y globalización. Globalidad significa
que “hace ya bastante tiempo vivimos en una
sociedad mundial... percibida y reflexiva, donde
‘mundial’ significa ‘diferencia y pluralidad’ mien-
tras que ‘sociedad’, significa estado de ‘no-inte-
gración’, razón por la que la globalidad se puede
entender como ‘pluralidad sin unidad’” (Beck.
1998a: p. 28-29).


Por globalismo, en cambio, Beck entiende “la
concepción según la cual el mercado mundial de-
saloja o sustituye el quehacer político; es decir la
ideología del dominio del mercado mundial o la
ideología del liberalismo”. En esta forma, el neo-
liberalismo reduce la pluridimensionalidad de la
globalización a una sola dimensión, la económi-
ca y minimiza las otras dimensiones: ecológica,
cultural, política y social. El globalismo pretende
que la complejidad del Estado, la cultura, la so-
ciedad, la política exterior sean tratados como
una empresa, con lo cual se origina “un imperia-
lismo de lo económico bajo el cual las empresas
exigen las condiciones básicas para poder opti-
mizar sus objetivos” (Ibídem. 27).


Por último, la globalización, como “los procesos
en virtud de los cuales, los Estados nacionales
soberanos se entremezclan e imbrican mediante
actores transnacionales y sus respectivas proba-
bilidades de poder, orientaciones, identidades y
entramados varios”.


Para el autor, esta globalización tendría como
un diferenciador esencial su ser irreducible, lo
cual significa que “existe una afinidad entre las
distintas lógicas de las globalizaciones ecológi-
ca, cultural, económica, política y social, que no
son reducibles —ni explicables—las unas a las
otras, sino que, antes bien, deben entenderse y
resolverse en sí mismas y en mutua interdepen-
dencia” (Ibídem. 29). Beck continúa y dice: “Esto
significa que vivimos en una sociedad mundial
políticamente multidimensional, policéntrica y
contingente, en la cual agentes transnacionales
y nacionales juegan al gato y al ratón. Así pues,
globalidad y globalización también connotan
no-Estado mundial; dicho más exactamente,
sociedad mundial sin Estado mundial y sin go-
bierno mundial. Estamos ante un capitalismo
globalmente desorganizado puesto que... no
existe ningún poder hegemónico ni tampoco
ningún régimen internacional” (Beck. 1998a, p.
164), ante lo cual es posible proponer una direc-
cionalidad política diferente. El dominio econo-
micista actual no es irreversible como preconiza
el neoliberalismo.


La diferenciación entre estos tres términos es
de singular importancia para nuestra aproxi-
mación, puesto que tratamos de descubrir las
potencialidades del obrar ético-político desde
el campo de la salud en un ambiente inmensa-
mente complejo de la globalización y totalmente
diferente a la nueva simplicidad cínica del glo-
balismo, defendido por el neoliberalismo, que
supuestamente está llevando a cabo una revolu-
ción racional totalmente apolítica.


¿Cómo emergió esta sociedad políticamente
multidimensional, policéntrica y contingente?
Como hemos mencionado, no existe un acuer-
do, pero en este punto Castells podría ayudar-
nos a organizar nuestras respuestas: él dice que
este nuevo mundo “se originó en la coincidencia
histórica, en los últimos años de la década de
los 60 y los mediados del 70, de tres procesos
independientes: la revolución de la tecnología
informática, la crisis económica tanto del capi-




140 Salud: globalización de la vida y de la solidaridad La salud y la vida 141


conocido país del empleo, hay un tercio de la
población en edad de trabajar plenamente
empleada... La flexibilización del trabajo no
ha hecho otra cosa que esconder la enferme-
dad del paro, con lo cual el globalismo está
dirigiendo a la sociedad hacia un capitalis-
mo sin trabajo y a la precarización del tra-
bajo que sobra.


La deforme naturaleza de la producción en
el neoliberalismo o globalismo atenta con-
tra la vida y contra el propio trabajo. El tra-
bajo tiene dificultades para ubicarse como
intermediario entre el mundo objetivo y el
mundo subjetivo, porque el trabajo ahora
se alinea contra la vida y, paradójicamente,
contra el trabajo. Este hecho es muy impor-
tante para la medicina social porque noso-
tros históricamente hemos basado nuestra
reflexión sobre la categoría trabajo, que
ahora parece debilitar su capacidad para
organizar nuestro pensamiento. Spinosa,
Kant, Hegel y Marx posiblemente nos recla-
men ante este acontecimiento, pero parece
que no tenemos otro remedio que conside-
rar primero la vida como punto de partida
para nuestra reflexión.


En este punto es importante abordar, con
un poco más de detenimiento, los cambios
que están ocurriendo en la educación. La
educación está emigrando desde el espacio
de la ideología hacia el ámbito de la pro-
ducción, donde la aparición de las fábricas
flexibles (entre las que comienzan a ubicar-
se los servicios de salud), adaptables a los
mercados cambiantes, dan nacimiento a
nuevos requerimientos que Robert Reich
(Reich. 1992) las reconoce como caracte-


rísticas del analista simbólico y las sintetiza
en cuatro capacidades básicas: abstracción,
pensamiento sistémico, experimentación y
capacidad de trabajo en equipo.


Lo anterior nos situaría en un momento en
que sería posible superar la dicotomía tra-
dicional que siempre ha existido entre los
ideales educativos modernos y las exigen-
cias reales de la producción, trabajo indus-
trial y el mercado (Tedesco. 1995), lo cual
debe ser muy bien registrado por todos los
niveles de educación; porque este nuevo
requerimiento obliga, por otro lado, a bus-
car un puente de unidad, ahora sí más real,
entre la educación y el trabajo. Si bien ésta
es una apertura para los mundos de la edu-
cación y del trabajo, aquello se desvanece
ante el interés globalista en formar personal
únicamente para producir más y no con la
estrategia martiana de “ser cultos para ser
libres”.


Los cambios ocurridos en el ámbito edu-
cacional generan retos importantes para la
formación de recursos humanos en salud
colectiva, pero al mismo tiempo, al ser las
necesidades educacionales introducidas en
la lógica economicista, engendran una serie
de problemas ya anotados: ruptura del con-
trato social, precarización, desocupación
masiva, rutinización para las grandes ma-
sas, conflictividad laboral y complicaciones
en la gestión del personal.


2. El Estado entra en una profunda crisis; su
autoridad y legitimidad son cuestionadas y
se debilita su carácter soberano. El Estado
tiene problema en ser el representante de la


2. Hirst y Thompson sostienen que “las formas emergentes de gobierno de los mercados internaciona-
les y otros procesos económicos envuelven la mayor parte de gobiernos nacionales pero en un nuevo
rol: los estados pasan a funcionar no tanto como una entidad ‘soberana’ y más como componentes
de la ‘política’ internacional. La función central del Estado-nación llegará a ser aquella de proveer
legitimidad y asegurar el buen funcionamiento (acountability) de los mecanismos de gobierno supra-
nacionales y subnacionales”.


debilitamiento del segundo, a más de haber
apoyado la construcción de ideas y acciones
que circularon a nivel internacional, apun-
talando de esta forma la construcción de un
mundo interdependiente.


Este nuevo mundo tiene impactos profundos
sobre la teoría y la práctica de la salud pública,
medicina social o salud colectiva y sobre la for-
mación del salubrista. El análisis de todas las re-
percusiones constituye en sí un trabajo inmen-
so, razón por la que me parece más conveniente
focalizar nuestra atención hacia aquellos aspec-
tos que podrían tener más importancia para
nuestro cometido:


1. Las relaciones de producción en este nuevo
mundo del capital han cambiado: la produc-
tividad y la competencia son los ejes fun-
damentales, donde los recursos humanos
tienen que mantenerse en constante cam-
bio para cumplir con los requerimientos
innovativos. Quien no puede hacer esto se
transforma en un “terminal humano” (Cas-
tells. 1998. p. 340), que puede ser sustituido
por una máquina con el consecuente incre-
mento de desocupación y fragmentación del
trabajo, en un momento en que también se
debilitan o desaparecen los espacios e ins-
tituciones solidarias y la protección ante el
desempleo.


El globalismo no solo genera desocupación
sino que también produce inmensos bol-
sones de exclusión social e indigencia que,
como Castells afirma, constituyen verdade-
ros agujeros negros que son completamente
innecesarios dentro de la red productivista
y competitiva. Este “cuarto mundo” es posi-
ble encontrarlo no solo en los países “sub-
desarrollados”, sino también al interior de
las zonas no apetecidas por el capitalismo
informatizado de los países del mundo de-
sarrollado. Las estadísticas son espantosas:
“el quintil más pobre del mundo ha reducido
su participación en el presupuesto mundial
del 2,3 al 1,4 en los últimos diez años; el


quintil más rico ha incrementado en cambio
del 70 al 85% en el mismo tiempo. En los
países del África Sub-Sahara, veinte países
tienen ingresos per cápita inferiores a los de
hace dos décadas” (Giddens. 1999b); mien-
tras que en algunos países de América Lati-
na el 10% más rico de la población recibe 84
veces los ingresos recibidos por el 10% más
pobre (OPS. 1999). En Ecuador el 69% de
la población fue catalogada como pobre en
1999 (UNICEF, 2000). Junto con esta pro-
blemática, en el capitalismo informatizado
cada día aparecen nuevas redes de comercio
criminal que cubren más áreas y poblacio-
nes, por lo cual es posible hablar de una glo-
balización de la violencia, de la corrupción
y del delito.

El nuevo mundo, del que hablamos, está
produciendo sin lugar a dudas un incremen-
to de la inequidad, polarización de las po-
blaciones y creciente exclusión social, ree-
mergencia de enfermedades antiguas que
se suman con nuevas. Por otro lado, uno de
los aspectos más salientes de la época es la
separación cada vez más abismal entre la ló-
gica globalista de la red de flujo del capital y
la lógica del mundo cotidiano de los trabaja-
dores y masas poblacionales, lo cual genera
una nueva y compleja contradicción entre
la red y la identidad (net and self), que está
llevando a que los excluidos construyan su
mundo al margen de los excluyentes (Caste-
lls. 1996, p. 3). A su vez, Zygmunt Bauman
advierte que los ricos, que casualmente son
los actores con más recursos y mayor poder
en la escena política, no necesitan de los
pobres ni siquiera para la salvación de sus
almas... Los pobres no son los hijos de Dios,
con los que se practica la reparadora bene-
ficencia, no son el ejército de reserva... no
son consumidores... no tienen ninguna uti-
lidad” (Bauman. 1998, p. 87-98).


Lo nuevo de la era global es que se ha perdi-
do el nexo entre pobreza y riqueza, no solo
en el tercer mundo. En Gran Bretaña, el re-




142 Salud: globalización de la vida y de la solidaridad La salud y la vida 143


orientaciones, identidades y entramados
varios”. Personalmente considero que lo se-
gundo aparece como el cometido que desde
todos los planos debe ser impulsado, para
disminuir los estragos del globalismo eco-
nomicista neoliberal y encontrar alternati-
vas más democráticas.


3. La globalización del riesgo: La manera en
que nos hemos relacionado con la natura-
leza durante el industrialismo y la forma
en que procedemos en el globalismo gene-
ra grandes peligros de destrucción para los
procesos vitales naturales y sociales: pién-
sese en la catástrofe de Chernobyl, el hueco
en la capa de ozono, el calentamiento del
globo terráqueo, etc.



Parece que con la ciencia y la técnica he-
mos triunfado y ahora vivimos la muerte
de la naturaleza; es decir, mucho de lo que
antes era totalmente natural, ahora no lo
es. Como afirma Giddens: “... muy recien-
temente, en términos históricos, comen-
zamos a preocuparnos menos por lo que la
naturaleza puede hacer de nosotros y más
por lo que hemos hecho con ella” (Giddens.
1999b). El problema radica en que la acción
humana siempre ocurre en medio del des-
conocimiento de algunas condiciones re-
queridas para esa acción y tampoco es po-
sible controlar todas las consecuencias no
deseadas de nuestro accionar. De allí que
en este momento vivamos lo que Ulrich
Beck denomina la globalización de los efectos
secundarios o consecuencias no intenciona-
das (Beck. 1996, p. 11-60).


Los riesgos manufacturados no solamente
se relacionan con la naturaleza, también
se extienden a la vida social e impactan
las bases culturales de nuestra existencia.
Actualmente, es posible registrar grandes
cambios en los roles del hombre y de la
mujer; importantes transformaciones en
las relaciones de pareja que cuestionan al
matrimonio y a la familia tradicionales; y


conceptos y prácticas distintas alrededor
del trabajo, la economía, la moral, el arte,
la comunicación (los mismos que obligan a
las personas a vivir en constante riesgo y a
enfrentar futuros mucho más abiertos que
antes). A esto se suma los grandes avances
de la genética que nos ofrece grandes apor-
tes para la vida humana, pero que al ser in-
troducida en una lógica globalista, presen-
taría riesgos insospechados.


Nuestra época no es más peligrosa ni más
riesgosa que otras, pero actualmente vivi-
mos en un mundo en el que por nuestra
capacidad de intervención científica y téc-
nica, los riesgos, que son en su mayor parte
fabricados, pierden su delimitación espa-
cio-temporal para convertirse en globales y
permanentes, por lo que es difícil estable-
cer las causas específicas como estuvimos
acostumbrados a hacerlo. Los riesgos fabri-
cados generados en los países desarrollados
son, por lo general, globales, mientras que
los que se generan en los países del llamado
tercer mundo son, por lo general, de carác-
ter local.


La aparición del riesgo fabricado también
obliga a la epidemiología, ciencia del riesgo
a considerar los cambios que debe llevar a
cabo en su proyección filosófica y metodo-
lógica.


4. La reglobalización de la razón instrumental:
“Mientras el pensamiento de la posmoder-
nidad afirma y reafirma la disolución de la
totalidad, del gran relato, de la interpreta-
ción amplia e histórica, la razón instrumen-
tal penetra hondo en todos los rincones de
la sociedad”, nos dice Ianni. (Ianni. 1999, p.
124).


En efecto, el pensamiento posmoderno
abrió una interesante crítica a la razón ins-
trumental y su incapacidad para compren-
der lo diverso, lo temporal, lo complejo.


nación, para transformarse en un interme-
diador estratégico2 (Hirst, P. 1996) entre el
capital globalizado, las instituciones inter-
nacionales y multilaterales y los poderes re-
gionales y locales descentralizados. Daniel
Bell dice: “La nación parece como muy pe-
queña para resolver los problemas grandes
y muy grande para resolver los pequeños”,
mientras que David Held sostiene que: “la
capacidad de los estados en un entorno in-
ternacional que se torna cada vez más com-
plejo cercena estas dos cosas: la autonomía
estatal (en algunos ámbitos de manera ra-
dical) y la soberanía estatal” (Held. 1998, p.
65).


Parece que el poder ha desaparecido, pero
no es así, ha estallado y se ha afincado en la
cultura diluyendo o debilitando las formas
organizativas anteriores: partidos políticos,
gremios clasistas y expresiones ideológicas,
pero también el poder económico y tecnoló-
gico se ha concentrado en pocas manos. De
la época en que el poder fluía desde las ins-
tituciones políticas, pasamos a un mundo
donde el poder está en el propio flujo, que
puede ser capitalizado para bien o para mal
por líderes que entienden su movimiento
y pueden, al mismo tiempo, interpretar la
cultura de las masas.


El poder instrumental del Estado de la pri-
mera modernidad se ve minado por el glo-
balismo económico, la globalización de la
comunicación y la globalización del crimen.
También se halla debilitado por el juego
vicariante ejercido por las organizaciones,
eventos, comunidades y estructuras trans-
nacionales (Rosenau. 1990, p. 17) y por los
requerimientos del multilateralismo ante
el incremento de la tecnología de guerra
(Castells. 1997, p. 262-266), así como por
el fortalecimiento de los gobiernos locales
y las identidades de diversa naturaleza. Es
por esta razón que desde diferentes ámbi-
tos se habla sobre la necesidad de una nueva
teoría del Estado que posibilite la reconsti-


tución de su autonomía y su soberanía. Al
respecto Beck, al igual que Soros (hasta hace
poco tiempo exégeta del globalismo), consi-
deran (Soros. 1999) necesario la inmediata
implementación de medidas regulatorias
internacionales que impidan la expoliación
del Estado y la sociedad por parte de las em-
presas transnacionales.


Con todos estos cambios a nivel de la políti-
ca cabe preguntar: ¿Dónde queda la acción
estatal en el ámbito del bienestar social y
la salud? Para el globalismo, el Estado debe
retirarse del bienestar social porque perte-
nece al ámbito de lo privado: la familia, la
comunidad y las organizaciones de la socie-
dad civil. El Estado solo debe hacerse cargo
de lo público, ahora interpretado como lo
que tiene externalidades y brindar servicios
únicamente para los comprobadamente in-
digentes.


El neoliberalismo propone, entonces, remer-
cantilizar los servicios de salud y fundamen-
ta sus razones, como indica Cristina Laurell,
en la “escasez de los recursos públicos, en la
inequidad e ineficacia del sector público...
y en el ataque a los grupos organizados de
la sociedad, en especial a los sindicatos o a
las corporaciones, con el argumento de que
ejercen una presión ilegítima sobre los go-
biernos para apropiarse de una parte des-
proporcionada de los fondos públicos y ge-
nerar así la inequidad” (Laurell. 1997).


La pregunta actual radica: ¿el Estado na-
cional está ineludiblemente condenado a
desaparecer o a transformarse en un inter-
mediario de las empresas transnacionales?,
o en su defecto, ¿es posible reconstruir su
poder en una versión democrática?, ya que
la única forma de alcanzar una razonable
globalización radica, según Beck, en crear
“procesos en virtud de los cuales los estados
nacionales soberanos se entremezclen e im-
briquen mediante actores transnacionales
y sus respectivas probabilidades de poder,




144 Salud: globalización de la vida y de la solidaridad La salud y la vida 145


los movimientos de resistencia feministas
que ahora se proyectan como movimientos
genéricos que proponen formas generales
de vida más humanas, que luchan porque
las diferencias de género no se transformen
en inequidades. Movimientos genéricos que
proponen políticas de carácter personal,
donde lo privado y lo público borran dife-
rencias. También me refiero a movimientos
nacionalistas que caminan hacia la cons-
trucción de instituciones políticas y nuevas
formas de soberanía. Movimientos étnicos
que, habiendo nacido desde la resistencia
a la opresión, convocan más tarde a otras
identidades también dominadas. Medio-
ambientalistas que se engarzan en luchas
ecológicas más amplias y plantean la inte-
gración de la humanidad con la naturaleza.
Movimientos religiosos que buscan la reali-
zación individual en el absoluto, pero tam-
bién intentan ver al otro y comprender sus
aspiraciones. Nuevos movimientos obreros
que hacen propuestas organizativas y polí-
ticas más autónomas.


Los nuevos movimientos sociales buscan
construir sujetos que puedan integrar en
su vida su yo con todo su recuerdo cultural,
pero también puedan ver al otro, construir
un nosotros y luchar contra la opresión
(Touraine. 1993, 1994). Plantean integrar lo
subjetivo con lo racional, unir la cultura y la
ciencia para la vida, mientras no aceptan el
dominio de la vida por la ciencia y la técnica.


Oponen la cultura dominante de la realidad
virtual con su propio recuerdo y experien-
cias; definen y defienden su espacio contra
la lógica de la ausencia de espacio que carac-
teriza esta época y usan la información tec-
nológica para la comunicación horizontal
mientras se niegan a desarrollar una nueva
idolatría alrededor de la tecnología.


El globalismo excluye todo aquello que no
pueda participar en su lógica y movimien-
to, por esto la red financiera internacional
excluye, con creciente fuerza, cada vez más
vida humana cuando ésta no puede o no
quiere apoyar la productividad y la innova-
ción. Volvemos a vivir aquello experimen-
tado al inicio de la revolución industrial,
cuando el maquinismo se transformó en un
sediento consumidor de sangre de obreros,
madres, viejos y niños. En ese tiempo, el
movimiento obrero logró aminorar el im-
pacto avasallador del capital y planteó sus
reivindicaciones que fueron también oídas
en la “casa de la salud” ante lo cual se orga-
nizó la medicina social, aspecto sobre el que
nos habla Juan César en su último escrito.3


Parece que en este momento hablan y gritan
con más fuerza las “tribus” excluidas que in-
tentan transformarse en sujetos sociales,
públicos organizados o movimientos socia-
les. “Tribus” que en un comienzo oponen y
resisten la agresiva exclusión por parte de
la red, más tarde construyen su identidad al
margen de esa red excluyente y, por último,


3. Juan César García escribe al respecto: Mil ochocientos cuarenta y ocho (1848) es el año de nacimien-
to del concepto de medicina social. Es también el año de los grandes movimientos revolucionarios en
Europa. Al igual que las revoluciones, el concepto de medicina social surge casi simultáneamente en
varios países europeos. Salomón Neumann y Rudolf Virchow hablan de medicina social en Alemania,
Jules Guérin en Francia, William Farr en Inglaterra y Francesco Puccionotti en Italia. Es también
el año de los poetas políticos: Heinrich Heine y Lamartine. ¿Qué relación existe entre todos estos
acontecimientos? ¿Una simple coincidencia o algo más profundo que liga hechos tan dispersos en un
todo estructurado? En las respuestas a estas preguntas yace la fascinación de numerosos escritores,
economistas, poetas, sociólogos y políticos que se han dedicado a estudiar este particular período
histórico. (continúa en la siguiente página)


Cuando se creía que el pensamiento había
entrado en la posmodernidad, la ¡causa del
dinero! se corona como nueva teleología y
el relato neoliberal se presenta como la su-
puesta “verdad” que gobierna todas las par-
ticularidades. La ganancia se transforma en
medio y fin, y la racionalidad instrumental
economicista pasa a ser el parámetro de
evaluación de la vida material y espiritual.


Al mismo tiempo, la ciencia había rescata-
do o elaborado lógicas y racionalidades di-
versas a la instrumental economicista. Así,
por ejemplo, la ecología y la biología teórica
plantean que la vida natural tiene regulari-
dades tales como su capacidad autopoiéti-
ca, la relación en redes autodependientes,
la característica sistémica abierta desde el
punto de vista material y energético, pero
cerrada hacia la información, la emergencia
de nuevas características de acuerdo al nivel
de complejidad organizativa (Capra. 1996),
todo lo cual ha factibilizado la globalización
de la vida natural desde hace millones de
años, manteniendo la unidad en la diversi-
dad infinita de sus innumerables géneros,
especies, individuos, organismos.


Por otro lado, las ciencias humanas también
interpretan que es posible construir la uni-
dad en cuanto acuerdos intersubjetivos y
por la acción comunicativa, como preconiza
Habermas (Habermas. 1992), o a través de
la acción que posibilita la construcción de
la estructura mientras que recíprocamente
la acción es constituida estructuralmente
como propone Giddens (Giddens. 1993), o
como unión de sujeto y razón como reco-
mienda Touraine (Touraine. 1993) En otras
palabras, las ciencias sociales reconocen que
la unidad en la diversidad es posible alcan-
zar en la medida en que se parta desde la
interpretación o comprensión de lo diverso,
lo subjetivo, lo cultural, y se establezcan a
través de acción ética y política: acuerdos,
pactos, contratos siempre revisables. Ante


lo cual, la propuesta globalista neoliberal no
constituye sino una receta ideológica sin
gran sustento científico, que compite con
otros paradigmas más sólidos.


5. El poder de la identidad: “El espacio social
y político se vacía o se desploma, domina-
do, por un lado, por las realidades técnicas
y económicas y, por el otro, por la presión
de los nacionalismos o los integrismos y
los problemas de la vida diaria”, nos dice
Touraine (Touraine. 1998, 297). A prime-
ra vista da la impresión que lo que plantea
el autor no fuera verdad, parece más bien
que estuviéramos viviendo en un mundo
hecho exclusivamente de “mercados, redes
de individuos y organizaciones estratégicas,
aparentemente gobernados por patrones de
‘expectativas racionales’, excepto cuando
estos ‘individuos racionales’ inesperada-
mente disparan a su vecino, violan una niña
o lanzan gases tóxicos en una estación de
metro (Castells, M. 1997). O lo que cuenta
Saúl Franco en su libro sobre la violencia en
Colombia El Quinto: No Matar: “Merece des-
tacarse el hecho de una especie de autoge-
neración de la violencia, de una inercia muy
fuerte que hace que cada vez sea de esperar-
se más y más violencia. La banalización y
cotidianidad de la violencia, el acostumbra-
miento de los actores a matar y del conjunto
de la sociedad a ver matar…” (Franco. 1999,
p. 195).


Los dos extremos: una sociedad totalmen-
te organizada por obra y gracia de la racio-
nalidad instrumental y la informática, el
“mundo feliz” de Huxley, y en el otro extre-
mo los claros signos de un total desenfre-
no y pérdida de humanidad. Pero también
es posible encontrar otras expresiones de
identidad que se han formado a través de la
resistencia y que, actualmente, pasan a con-
formar identidades proyectivas que inten-
tan organizar nuevas relaciones de poder y
nuevas propuestas de globalidad. Hablo de




146 Salud: globalización de la vida y de la solidaridad La salud y la vida 147


2. El método positivista como base explicativa
de la “verdad” sobre el riesgo.


3. La aceptación del poder del Estado como
fuerza privilegiada para calcular el riesgo y
asegurar la prevención.


El salubrista, entonces, se constituyó en un
agente del Estado y de la ciencia, un interven-
tor técnico-normativo, que a través de su ac-
cionar lograba efectivizar en las instituciones
de atención médica y en la población el propio
poder del Estado y ejecutar la “verdad” de la
ideología científico-tecnológica positivista, con
el fin de prevenir los riesgos de enfermar de la
población a su cargo transformada en objeto, la
misma que no solo recibía la intervención “civi-
lizatoria” de la ciencia y la técnica sino que te-
nía, además, que aprender a olvidar su cultura
particular siempre riesgosa por no responder al
universalismo de la razón.


El accionar del salubrista se fundamentaba, de
esta manera, en el mito de que la ciencia posi-
tiva, la técnica y el Estado solucionarán todos
los problemas de salud. Es por esto que la salud
pública fue bastante consistente durante el si-
glo anterior. Pero en este momento de globali-
zación es necesario reconocer que el trípode so-
bre el que nos sustentamos y que nos permitió
cosechar algunos éxitos en el control de enfer-
medades tropicales, la erradicación de la viruela
y poliomielitis, el avance en la explicación de
muchos trastornos crónico-degenerativos, etc.,
debe ser repensado. Parece que hemos llegado
al convencimiento que:


a) No es posible lograr la salud únicamente por
el descuento de enfermedad.


b) La aproximación positivista que excluye al
sujeto como generador de su propio conoci-
miento y de la acción también ha sido gran-
demente criticada.


c) El Estado, supuesto “mago y exorcista sobre
el riesgo y la enfermedad públicos”, ha debi-
litado grandemente su autonomía y sobera-


nía, transformándose en intermediador de
intereses distintos y, por lo general, contra-
puestos.


Expliquemos estos hechos con un poco más de
detenimiento: el Estado-nación, contenedor del
quehacer en salud pública y principal impulsor
de la misma, ha debilitado su autonomía y so-
beranía transformándose en un intermediario
sin gran poder para definir y defender las políti-
cas sociales en el campo de la salud colectiva. Al
mismo tiempo nuevos poderes han aparecido
representados por las identidades defensivas y
proyectivas, las mismas que defienden aspectos
íntimamente ligados con su mundo de la vida
y proyectan su accionar político hacia otros ac-
tores y ámbitos de la sociedad. En esa medida,
desde la medicina social debemos comprender
que nuestra potencialidad actual para apuntalar
el fortalecimiento de la salud de las colectivida-
des, el fortalecimiento de las instituciones debi-
litadas y el propio desarrollo de nuestra discipli-
na radica en la necesidad de transformarnos en
intérpretes-mediadores de esas nuevas fuerzas
que surgen en este momento de globalización.


En esa medida debemos cambiar las formas de
ver, interpretar y actuar:


La mirada: la salud pública convencional miró a
la población como objeto a ser intervenido por
parte de la norma y ciencia positiva, mientras
que ahora requerimos mirar cómo los sujetos
individuales y colectivos producen su salud en
el diario vivir.


La interpretación: es fundamental que com-
prendamos los lenguajes de la vida natural y en
este campo tanto la ecología como la biología
han avanzado notoriamente en la comprensión
de la vida como autopoiesis, relación en redes
autodependientes, sistemas complejos, etc.,
avances que en alguna medida van integrándo-
se a la medicina social y que nos brindarán nue-
vos elementos para una mejor comprensión del
complejo mundo de la vida (Almeida. 1999).


muchas de ellas proponen y convocan a bus-
car salidas más solidarias. Siempre parten
de sentires diversos, hablan lenguajes dis-
tintos y se mueven con racionalidades dife-
rentes, pero todos esos sentires, lenguajes,
racionalidades y acciones surgen de su expe-
riencia inmediata vulnerada, de su mundo
comunal amenazado, de su vida diaria con-
flictuada, de sus identidades desgarradas.


El globalismo engendra sus propios retos y
sus opositores en la forma de identidades
de resistencia o proyectivas. De esta mane-
ra, se forja un nuevo tipo de poder que ya no
se halla localizado en los viejos receptáculos
representados por el Estado y las institucio-
nes tradicionales, sino que se halla en las
propias redes de relaciones que conforman
los movimientos sociales a través de los que
se expresan las identidades. En esta forma,
el poder ya no fluye de contenedores sino
que se halla en el flujo. Pero el flujo que al
mismo tiempo es poder radica en la propia
vida de sentido de las poblaciones y en sus
imaginarios, razón por la que las identi-
dades que, por lo general, tejen relaciones
entre la naturaleza, la historia, la geografía
y la cultura producen procesos duraderos
aunque silenciosos, batallas que en muchas
ocasiones no se sellan con éxitos sino con
mayores y más amplias dosis de vida. Me
parece que desde la medicina social se abre,
con los movimientos, un reto diverso.


Globalización y salud colectiva


La coyuntura actual reclama de la salud colectiva
un pensamiento lo suficientemente amplio para
interpretar y explicar la situación actual de salud
y de los servicios, apoyar el avance de las condi-
ciones de vida y salud cada vez más deterioradas
de las mayorías poblacionales, promover y for-
talecer las expresiones individuales y colectivas
progresistas que impulsen la salud y apoyen la
construcción de un Estado democrático cohe-
rente con estas necesidades y derechos, el mis-
mo que, a su vez, debe ser capaz de tejer redes de
cooperación internacional en este campo.


Por lo general, cuando las prácticas se complican
y el panorama social se vuelve caótico, tratamos
de encontrar en nuestras teorías y en los cáno-
nes disciplinarios de la salud pública la tabla de
salvación o al menos la tabla de surfing para po-
der movernos en las olas del cambio, pero aque-
llo no es tan aconsejable ya que las bases filosó-
ficas y teóricas que han sustentado el deambular
de nuestra disciplina durante el siglo XX posi-
blemente no tienen la fortaleza para soportar el
embate actual del globalismo.


En efecto, la salud pública que ha guiado nues-
tro pensamiento y acción en América Latina du-
rante el siglo XX (Granda. 1999, p. 83-84) se ha
sustentado en un trípode constituido por:


1. El presupuesto filosófico-teórico de la enfer-
medad y la muerte como punto de partida
para la comprensión de la salud.


3. (continuación)
El Dr. Guérin estampa el término en una revista médica editada en París que tiene una duración de


pocos meses. En Berlín, el Dr. Virchow introduce el término en otra revista cuya duración también
será breve. En ambos casos, el contenido de las revistas tenía un carácter combativo, apoyando los
principios fundamentales de las revoluciones de 1848. El concepto, a pesar de que era utilizado en
una forma ambigua, trataba de señalar que la enfermedad estaba relacionada con “los problemas
sociales” y que el Estado debería intervenir activamente en la solución de los problemas de salud. Asi-
mismo, el término de medicina social se entrelazaba con las nuevas concepciones cuantitativas sobre
la salud y la enfermedad, abandonando la visión de la diferencia cualitativa entre estos estados. Así,
la medicina social aparece como una concepción ‘moderna’ adecuada a las nuevas formas productivas
que se estaban desarrollando en Europa” (García. 1994, p. 185).




148 Salud: globalización de la vida y de la solidaridad La salud y la vida 14


La salud pública confió en que la población al-
canzaría la salud a través de la sustitución de su
cultura por el mensaje civilizatorio de la ciencia
positiva; en cambio, la medicina social reconoce
el valor de la ciencia positiva pero requiere in-
terpretar que “vivir es conocer y conocer es vi-
vir” (Maturana. 1993), lo cual ubicaría a nuestra
multidisciplina en la capacidad de producir co-
nocimientos más pertinentes, siempre y cuando
tenga la capacidad de interpretar las formas de
vida diversas de las distintas identidades étni-
cas, genéricas, territoriales, etc., en la capacidad
de criticar y enriquecer sus verdades preteóri-
cas, sus pretensiones de validez, rectitud y vera-
cidad (Habermas. 1992), sus acuerdos intersub-
jetivos y sus acciones relacionadas con la salud.
Al respecto, en los productos elaborados por el
Dr. Carlyle Guerra de Macedo dentro del proyec-
to “Salud pública en las Américas” (OPS/OMS.
1999b) se rescata como prácticas fundamenta-
les la cultura por la vida y la salud y la construc-
ción de entornos saludables, lo cual ratificaría
este empeño por el cambio.


El siglo anterior encomendó al salubrista ad-
ministrar las instituciones y recursos públicos
estatales dirigidos a la salud; la medicina social
requiere en este momento no solo administrar
las instituciones y recursos, sino comprometer-
se ética y políticamente con los diversos actores
democráticos de la sociedad y del Estado en la
defensa de esas instancias, en la reforma de las
mismas y en la ampliación y diversificación de
las acciones y responsabilidades sociales y eco-
nómicas con la salud (Granda. 1997).


En efecto, en estas épocas de globalismos, es fun-
damental la participación crítica de la medicina
social en las reformas sectoriales, que han pasa-
do a constituir el espacio de debate y acción por
parte de las distintas fuerzas que pugnan por
controlar los flujos de poder económico, político
y técnico que se mueven a través de la estructura
instalada de nuestros servicios de salud. Al res-
pecto, los análisis realizados sobre los resultados
alcanzados por las reformas sectoriales en los


distintos países de América Latina son diversos
y sería muy largo explicitar los detalles, pero sí
es conveniente expresar que el afán economicis-
ta no ha dejado de estar presente, conduciendo
en algunos casos a la implementación de refor-
mas “contra la salud y la seguridad social”, como
nos relata Cristina Laurell (Laurell. 1997), quien
prevé creciente exclusión y pronunciada estrati-
ficación en el acceso a los servicios y beneficios
sociales, pérdida de derechos, disminución de la
protección económica en la tercera edad y ante
las contingencias de condiciones incapacitantes,
así como la estratificación de los servicios de sa-
lud disponibles a distintos grupos, destrucción
o debilitamiento de las instituciones públicas e
incremento de beneficios para los grupos finan-
cieros privados.


Juan Arroyo, desde Perú, nos advierte que los
“las microreformas sin un proyecto holístico...
producen, a la vez, microeficiencia e inequidad
sistémica, pues la debilidad de un planteamien-
to sistémico de reforma, empuja a los estable-
cimientos a una planificación hacia adentro”,
como parte de la reforma silenciosa que se lleva
a cabo en Perú (Arroyo. 2000, p. 23-24).


Jairo Restrepo realza los elementos positivos de
la reforma colombiana (Restrepo. 1999), pero
en un estudio de casos en el Departamento de
Antioquia, el autor advierte, entre otros as-
pectos, el estancamiento del aseguramiento, la
persistencia de desigualdades, el descuido de las
labores de promoción, prevención y vigilancia,
el aumento de costos (Restrepo. 1998).


Silva Paim expresa su preocupación por el des-
monte de los ministerios de salud, responsables
de la gestión nación de los sistemas de salud
(Silva Paim. 2000).


Los ejemplos anteriores nos llevan a considerar
que ante el proceso de reforma y sus resultados
concretos, es fundamental que partamos desde
una ética de principios y de equidad para juzgar
sus resultados. Esta “ética dura”, como la califica


Pero, además, es fundamental que también cam-
biemos nuestras formas de interpretar la vida
social. Al respecto, las ciencias sociales, como
hemos dicho anteriormente, han avanzado no-
toriamente y plantean la necesidad de llevar a
cabo una doble hermenéutica. Una primera her-
menéutica directa con la población, con lo cual
se defiende el carácter siempre calificado que
detenta todo miembro poblacional para forjar
sus propias verdades, eticidades, veracidades,
prácticas y estrategias de organización de su
poder, a través de todo lo cual genera metáfo-
ras propias sobre su salud y enfermedad. Pero,
además, las nuevas ciencias sociales defienden
la necesidad de una segunda hermenéutica, con
miras a enriquecer, con el aporte de la ciencia
y la técnica, las formas de vida cotidiana de los
grupos sociales.


La acción: al proceder en esta forma, lograría-
mos una mayor imbricación de la salud con la
propia vida poblacional, pero al mismo tiempo
nos vemos en la necesidad de desarrollar nue-
vos instrumentos filosóficos, teóricos, metodo-
lógicos y técnicos para llevar a cabo la tarea de
interpretación y traducción de las necesidades
poblacionales en acciones desarrolladas por
la propia población, pero enriquecidas con los
insumos de la ciencia y la técnica, en acciones
llevadas por las instituciones existentes y de lu-
cha solidaria por la defensa de la salud y por la
protección de la vida de la naturaleza, de la so-
ciedad y de sus instituciones. En este momento
de globalismo es fundamental, entonces, para
la medicina social impulsar la lucha por la sa-
lud sustentada en sólidos principios éticos, que
deben estar dirigidos a defender la salud pobla-
cional, la dinámica ecológica, las diversidades
sustentadas por las distintas identidades y sus
instituciones.


En esa medida, el trípode que constituyó la base
de la salud pública tradicional deberá transfor-
marse para dar paso a uno diferente fundamen-
tado en:


1. Presupuesto filosófico-teórico de la salud
y la vida, sin descuidar la prevención de la
enfermedad.


2. Un método que integra diversas metá-
foras y hace variadas hermenéuticas (in-
cluida la científica positivista), pero con
un importante peso de las metáforas del
“poder de la vida”.


3. Un accionar que integra diversos pode-
res y actores: el poder del individuo, de
los públicos o movimientos sociales y
poderes locales que promueven la salud,
controlan socialmente el cumplimiento
de los deberes encomendados al Estado,
luchan por su democratización y entran
en acuerdos-desacuerdos con los poderes
supra e infranacionales.


En general, este nuevo trípode rescata los as-
pectos positivos alcanzados por la salud pú-
blica, critica su especial enamoramiento con la
enfermedad y la muerte y su proyección inter-
ventora técnico-normativa para establecer un
énfasis notorio en dos aspectos:
a) el poder de la vida, aspecto que ya fue realza-


do por Saúl Franco en Guadalajara;
b) lo ético en la política con miras a generar


conocimientos y acciones de defensa de la
salud, la vida y la democracia, bajo el con-
vencimiento de que lo ético viabiliza al ser
humano, como nos dice Bolívar Echeverría,
“vivir él mismo su propio drama y no como
ahora un drama ajeno que lo sacrifica día a
día y lo encamina, sin que él pueda interve-
nir para nada, a su destrucción” (Echeverría.
1998, p. 1998).


La salud pública tradicional priorizó la razón
instrumental y la norma estatal para alcanzar
la salud colectiva, pero ahora requiere visualizar
en primer término la vida, la ética y la política
como fines y medios capaces de movilizar volun-
tades, culturas y conocimientos dirigidos hacia
el logro de la salud y la equidad.




150 Salud: globalización de la vida y de la solidaridad La salud y la vida 151


Bibliografía


Almeida, Naomar y Silva Jairnilson. “La crisis
de la salud pública y el movimiento de la salud
colectiva en Latinoamérica”. En: Cuadernos Mé-
dicos Sociales. (75): 5-30; 1999.


Arroyo, Juan. Salud: La reforma silenciosa. Lima:
Universidad Peruana Cayetano Heredia; 2000.


Appadurai, Arjun. “Disjuncture and Difference
in the Global Culture Economy”. En: The cultural
studies reader.


Barbero, Jesús Martín. De los Medios a las Me-
diaciones. Quinta edición. Bogotá: Convenio An-
drés Bello; 1998.


Bauman, Zygmunt. Mencionado por Beck,
Ulrich. ¿Qué es la globalización? Barcelona:
Editorial Paidós; 1998.


Beck, Ulrich. The Reinvention of Politics. Cam-
bridge: Blackwell; 1997.


Beck, Ulrich. ¿Qué es la globalización? Barcelona:
Editorial Paidós; 1998a.


Beck, Ulrich. La sociedad del riesgo. Buenos Aries:
Paidós; 1998b.


Capra, Fritjof. La trama de la vida. Barcelona:
Anagrama; 1996.


Castells Manuel. The Information Age: Economy,
Society and Culture, volume I, The Rise of the Net-
work Society. Oxford: Blackwell; 1996.


Castells, Manuel. The Information Age: Economy,
Society and Culture, volume II, The Power of Identi-
ty. Oxford: Blackwell; 1997.


Castells Manuel. The Information Age: Economy,
Society and Culture, volume III, End of Millenium.
Oxford: Blackwell; 1998.


García Canclini, Néstor. La globalización imagi-
nada. Buenos Aires: Paidós; 2000.


Céspedes, Luis. “Comentarios a la tercera edi-
ción”. En: El derrumbe del modelo eurosoviético,
visión desde Cuba (tercera edición ampliada). La
Habana: Editorial Félix Varela; 1996.


Castro, Fidel. Entrevista con Federico Mayor Zara-
goza. www3.cuba.cu/, 2000.


Echeverría, Bolívar. Valor de uso y utopía. Méxi-
co: Siglo XXI; 1998.


Franco Saúl. El Quinto: No matar. Santa Fe de
Bogotá: Tercer Mundo; 1999.


García, Juan César. Pensamiento social en salud en
América Latina. Washington: OPS/OMS; 1994.


Garrafa, Volnei. “Bioética fuerte: Una perspec-
tiva periférica a las teorías bioéticas tradiciona-
les”. Ponencia presentada al Congreso de Bioéti-
ca de Panamá, mayo de 2000.


Giddens, Antony. New Rules of Sociological Me-
thod (second edition). Stanford: Stanford Uni-
versity Press; 1993.


Giddens, Antony. The constitution of Society. Ber-
keley: University of California Press; 1986.


Giddens, Antony. Modernity and Self Identity.
Stanford: Stanford University Press; 1991.


Giddens, Antony. Consecuencias de la moderni-
dad. Madrid: Alianza Editorial; 1994.


Giddens, Anthony. Más allá de la izquierda y la de-
recha: El futuro de las políticas radicales. Madrid:
Ediciones Cátedra; 1996.


Giddens, Anthony. La transformación de la inti-
midad. Madrid: Cátedra; 1998.


Garrafa (Garrafa. 2000, p. 1-2), defiende “como
moralmente justificable, entre otros aspectos: la
priorización de políticas y tomas de decisión que
privilegien el mayor número posible de personas,
incluso en perjuicio de ciertas situaciones indi-
viduales, con excepciones a ser discutidas... Así,
esta nueva propuesta exige una alianza... con el
lado históricamente más frágil de la sociedad”.
En otras palabras, se requiere una ética política
que nos permita llegar a acuerdos responsables
entre estados democráticos y con aquellas nacio-
nes y movimientos progresistas en lucha contra
el capital transnacionalizado. Por otro lado, la
propuesta ética debe permear todos los campos
de la acción y del conocimiento, incluido el cam-
po económico, tal como recomienda Amartya
Sen: “... la economía, tal y como ha evoluciona-
do, puede hacerse más productiva prestando una
atención mayor y más explícita a las considera-
ciones éticas que conforman el comportamiento
y el juicio humano” (Sen. 1989, p. 27).


Esta proyección vital y ética del quehacer polí-
tico de la medicina social entraña cambios en
los ámbitos de la formación de sus recursos, la
investigación y la tecnología y hacia los espacios
donde la globalización más impacto está causan-
do y que fue ya analizado anteriormente. Me re-
fiero al cuidado y defensa de la naturaleza, salud
de los trabajadores, salud y transformaciones de
la vida individual y familiar, género y salud, et-
nias, etc.


El nuevo mundo global en el que vivimos
produce inmensos cambios en la vida social,
cultural, política y económica, pero también abre
espacios de solidaridad diversos. Recordemos
tan solo las últimas manifestaciones de Seattle
y Washington, lugares donde se expresaron
rechazos globales contra el globalismo. La
globalidad de esos rechazos se caracterizaron
por la variedad de actores que coligieron en


una propuesta solidaria contra el embauque
economicista, pero al mismo tiempo que aquellas
identidades oponen, también transparentan
senderos ignotos de unión y organización
inventados, que nos obligan a realzar la
creatividad siempre presente en la especie
humana. En otras latitudes, el Ejército Zapatista
propone formas de organización, comunicación
y acción política y ética impactantes, mientras
que los indígenas ecuatorianos organizados en
la CONAIE se toman carreteras, plazas, calles
e imaginarios para comunicar que el solidario
ayer puede transformarse, a través de un nuevo
Pachacutic entre indios y mestizos, en renovadas
propuestas de organización del Estado y del
mundo de la vida. Los cubanos se unen en un
abrazo fraterno y demuestran que durante
cuarenta años pueden continuar siendo dueños
de su historia mientras convocan al mundo para
pintar al globo con colores de solidaridad.


La medicina social latinoamericana se forjó en
el momento en que el nuevo mundo del cual he-
mos hablado también se conformaba. No creo
que Juan César García pudiera prever la caída
del muro y el inmenso enredo social, económi-
co, político y cultural que actualmente vivimos,
pero lo que siempre visualizó fue la solidaridad
internacional como eje de desarrollo de la IAHP
y ALAMES, aspecto que hemos tratado de vivir
en estas tres décadas. La solidaridad debe for-
tificarse a través de este nuestro movimiento y
podamos no solo convocarnos por ideas y accio-
nes en nuestros ámbitos disciplinarios, sino por
la generación de metáforas seductoras de salud
y vida, que nos permitan ser locales y naciona-
les, pero también apoyar la creación de poderes
y políticas que posibiliten una glocalización más
humana.




152 Salud: globalización de la vida y de la solidaridad La salud y la vida 153


Soros, George. La crisis del capitalismo global.
Buenos Aires: Editorial Sudamericana; 1999.


Tedesco, Juan Carlos. El Nuevo Pacto Educativo.
Madrid: Grupo Anaya S. A.; 1995.


Touraine, Alain. Crítica a la Modernidad. Madrid:
Ediciones Temas de Hoy; 1993.


Touraine, Alain. ¿Qué es la democracia? Madrid:
Atenea; 1994.


Touraine, Alain. Igualdad y diversidad. México:
Fondo de Cultura Económica; 1997.


Touraine, Alain. ¿Podremos vivir juntos? La discu-
sión pendiente: El Destino del Hombre en la Aldea
Global. México: Fondo de Cultura Económica;
1998.


Unicef. Reforma con rostro humano en tiempos de
crisis. Ponencia de la representante de Unicef en
Ecuador ante el “Taller Seminario sobre Recto-
ría del Estado en Salud”; Quito, mayo de 2000.


Wallerstein, Immanuel. One World, Many Worlds.
New York: Lynne Rienner; 1988.


Wallerstein, Immanuel. The politics of the world
economy. New York: Cambridge University Press;
1991.


Giddens, Antony. Risk. Hong Kong. Reith Lectu-
res- http:/news.bbc.co, 1999a.


Giddens, Antony. Globalization. London. Reith
Lectures- http:/news.bbc.co, 1999b.


Gilpin, R. The political economy of International
Relations. Mencionado por Beck, Ulrich. ¿Qué
es la globalización? Barcelona: Editorial Paidós;
1998.


Granda, Edmundo. “Sujeto, ética y salud”. En:
Salud pública: Reflexiones y experiencias. (3): 46-
61, 1997.


Granda, Edmundo. “Salud pública e identidad”.
En: Boletín ecuatoriano de salud pública y desarro-
llo de áreas de salud. (4): 80-90. 1999.


Habermas, Jürgen. Teoría de la acción comunica-
tiva. Madrid: Taurus; 1992.


Held, David. Cosmopolitan Democracy. Mencio-
nado por Beck, Ulrich. ¿Qué es la globalización?
Barcelona: Editorial Paidós; 1998.


Hirst, P. and Thompson, G. Globalization in
Question: the International Economy and the Pos-
sibilities of Governance. Cambridge: Politiy Press;
1996


Ianni, Octavio. La sociedad global (segunda edi-
ción). México: Siglo XXI; 1999.


Laurell, Cristina. La reforma contra la salud y la
seguridad social. México: Era; 1997.


Lovelock, James. Gaia. Nueva York: Oxford Uni-
versity Press; 1979.


Lovelock, James. Healing Gaia. Nueva York:
Harmony Books; 1991.


Margulis, Lynn y Sagan, Dorion. Microcosmos.
Nueva York: Tusquets; 1995.


Maturana, Humberto y Varela Francisco. El ár-
bol del conocimiento. Novena edición. Santiago
de Chile: Editorial Universitaria; 1993.


Morin, Edgar. “La noción de sujeto”. En: Nuevos
paradigmas, cultura y subjetividad. Buenos Aires:
Paidós; 1994.


Morin, Edgar. El método: La vida de la vida (terce-
ra edición). Madrid: Ediciones Cátedra; 1997.


Organización Panamericana de la Salud. Dis-
paridades de salud en América Latina y el Caribe.
Washington D. C.: OPS/OMS; 1999.


Organización Panamericana de la Salud. Salud
pública en las Américas. Documento de trabajo,
Washington D. C.: OPS/OMS; 1999b.


Reich, Robert. The Work of Nations. New York:
First Vintage Books; 1992.


Restrepo, Jairo. “Monitoreo local de la reforma
del sector salud”. En: Coyuntura Social, 173-196;
1998.


Restrepo, Jairo. “El sistema colombiano de segu-
ridad social en salud: ¿ejemplo a seguir?” En: La
Seguridad Social, Reforma y Retos. México, Ins-
tituto de Investigaciones Económicas, UNAM;
1999.


Robertson, Roland. Globalization: Social Theory
and Global Culture. Londres: Sage; 1992.


Rosenau, James. Turbulence in World Politics.
Brighton: Harvester; 1990.


Sen, Amartya. Sobre Ética y Economía. Madrid:
Alianza Editorial S. A.; 1989.


Silva Paim, Jairnilson. Transicao Paradigmática
e Desenvolvimento Curricular em Saúde Pública.
Ponencia presentada a la XIX Conferencia de
la Asociación Latinoamericana y del Caribe de
Educación en Salud Pública (ALAESP), La Haba-
na; 2-4 de julio de 2000.




La salud y la vida 155


¿Cuál es el significado de la integralidad en este
momento en el que vivimos, caracterizado por la
idea de que es posible integrar o unificar el mun-
do a través de una sola razón, la ideología del
mercado, pero junto con esta idea aparecen múl-
tiples expresiones de particularidad e identidad
sustentadas en racionalidades diversas que opo-
nen dicho planteamiento globalista?


Comenzar por esta pregunta es fundamental
porque nos permite, en primer lugar, ubicar la
relatividad del término integralidad y más bien
resaltar la importancia de la matriz de sentido
o paradigma básico desde donde se parte para
definir su significado, buscar su valor, establecer
su validez o encontrar su utilidad.


Ianni describe el momento que estamos vivien-
do en la siguiente forma: “Poco a poco y de re-
pente el mundo se hace grande y pequeño, ho-
mogéneo y plural, compuesto y multiforme. Si-
multáneamente a la globalización, se dispersan
los puntos de referencia dando la impresión de
que se mueven, flotan, se pierden” (Ianni. 1999,
58). En otras palabras, vivimos un momento en
que el todo y las partes, la unidad y la diversi-
dad reverberan y se oponen; momento en que
el todo, bajo el nombre de globalismo, quiere
que las partes existan únicamente como fun-
ciones o dependencias de dicha totalidad, o de
otra forma, sean borradas o desconectadas de la
red global; momento en que las partes, por otro
lado, reclaman el valor de su diversidad y des-
conocen la autoridad del todo, lo cual conduce
a Castells a considerar que ‘nuestras sociedades
se van estructurando crecientemente alrededor
de una oposición bipolar entre la red y la iden-


tidad’ (Castells. 1996, 3), donde la red excluye a
las identidades que no pueden apoyar su consti-
tución, mientras que los grupos excluidos cons-
truyen sus identidades al margen de esa red ex-
cluyente y en muchas ocasiones hacen conocer
sus propuestas con inmensa violencia, negando
cualquier posibilidad de apertura, y sustentan-
do esa identidad en bases tradicionalistas indis-
cutibles.


Vivimos, entonces, un momento en que desde
el un extremo se reclama la existencia de una in-
tegralidad ya constituida, racional y única, que
conduce, insufla esencia y da forma a todos los
elementos integrantes mientras que, por otro
lado, también hemos vivido en estas últimas
décadas una importante negativa sobre la po-
sible existencia de integralidad alguna. Ianni al
respecto opina: “Mientras el pensamiento de la
posmodernidad afirma y reafirma la disolución
de la totalidad, del gran relato, de la interpre-
tación amplia e histórica, la razón instrumental
penetra hondo en todos los rincones de la socie-
dad” (Ianni. 1999, 124).


En efecto, el pensamiento posmoderno abrió
una interesante crítica a la razón instrumental
y su incapacidad para comprender lo diverso, lo
temporal, lo complejo. Cuando se creía que el
pensamiento había entrado en la posmoderni-
dad, la “¡causa del dinero!” se corona como una
nueva teleología y el relato neoliberal se presen-
ta como la supuesta “verdad” que debería go-
bernar todas las particularidades. El mercado se
transforma en medio y fin y la racionalidad ins-
trumental economicista pasa a ser el parámetro
de evaluación de la vida material y espiritual.


Integralidad y vida*


* Trabajo presentado en la mesa redonda Integralidade: qual seu significado afinal?, Universidade
Federal do Rio Grande do Sul, Escola de Administração, Programa de Desenvolvimento da
Gestão em Saúde, Encontro Treze Anos de Reforma da Saúde no Brasil, Porto Alegre, 10 a 12
de diciembre de 2001.


Artículo 10




156 Integralidad y vida La salud y la vida 157


sociedad mundial sin Estado mundial y sin go-
bierno mundial. Estamos ante un capitalismo
globalmente desorganizado puesto que... no
existe ningún poder hegemónico ni tampoco
ningún régimen internacional” (Beck. 1998a, p.
164), ante lo cual es posible proponer una direc-
cionalidad política diferente. El dominio econo-
micista actual no es irreversible como preconiza
el neoliberalismo.


La diferenciación entre estos tres términos es de
singular importancia para nuestra aproximación
al tema de la integralidad, puesto que su discusión
y comprensión tiene plena vigencia en este mo-
mento en que nos proponen la existencia de una
integralidad en cuanto globalismo. Al contrario,
diríamos que la integralidad en cualquier campo
que intentemos estudiar tiene aquella caracte-
rística de “pluralidad sin unidad” de la que habla
Beck, pero que puede adoptar un planteamiento
de unidad a partir del acuerdo social. Éste es un
aspecto fundamental y totalmente nuevo de las
propuestas de integralidad que emergen en este
momento de modernización tardía: parece que
por fin queremos entender que el mundo se de-
sarrolla y se expresa como “pluralidad sin uni-
dad”, como desorden, como movimiento, pero
que es posible llegar al orden y a la unidad como
acuerdos producidos dinámicamente. En otras
palabras, vivimos un momento, como diría
Kandinsky en que la conjunción “o” que juzga la
diferencia tajante entre la teoría verdadera o la
falsa, entre el futuro seguro o inseguro, entre la
cultura o la barbarie, entre lo bello o lo feo, etc.
y que dictamina la necesidad de la separación, la
especialización, la calculabilidad del mundo, ha-
bría perdido fuerza para transformarse en una
época caracterizada por la conjunción “y” que
preconiza la multiplicidad, la simultaneidad, la
complejidad, la síntesis, la incertidumbre (Kan-
dinsky. 1982).


Un segundo aspecto que es necesario indicar es
que la presente aproximación al término integra-
lidad intenta reflexionar sobre algunos aspectos
que ayuden a pensar alrededor de la integralidad
en el campo de la salud pública en cuanto prac-


tica social/disciplina/función estatal, ámbito en
el cual laboro y conozco un poco más.


Cuando hablamos de integralidad, hacemos refe-
rencia a un pensamiento que posibilite mirar en
forma articulada los diversos elementos o com-
ponentes que integran el campo de la salud pú-
blica y proponer acciones que, a su vez, integren
las prácticas sociales en salud y las funciones
estatales en este campo de una manera un tanto
diferente a la tradicional.


Las bases de la integralidad tradicional


La integralidad tradicional se ha sustentado en
una visión dominante del mundo concebido
como sistema mecánico compuesto de piezas; la
del ser humano como máquina corporal; la de la
vida social como una lucha competitiva de ciu-
dadanos por su supervivencia cobijados por un
Estado que al estar supuestamente fundamen-
tado en el conocimiento científico es capaz de
acumular todo el poder necesario para coman-
dar la producción de bienes materiales y espi-
rituales, distribuir igualitariamente la riqueza
producida, instituir la ley, asegurar la libertad
de los individuos y brindar la felicidad a todos;
y la creencia en el progreso material ilimitado a
través del crecimiento económico y tecnológico.
Todas estas ideas nos han acompañado duran-
te largos años y constituyeron los componentes
del paradigma de integralidad dominante, que
ha sido criticado y ha demostrado limitaciones
para interpretar y explicar muchos de los nue-
vos acontecimientos.


Algunas características de este paradigma:


• Un mundo muerto. Al respecto veamos lo
que dice Laing:


“El programa de Galileo nos ofrece un
mundo muerto: fuera quedan la vista,
el sonido, el gusto, el tacto y el olor, y
con ellos desaparecen la sensibilidad es-
tética y ética, los valores, las cualidades,


Nuestra época es una de antípodas: para unos, la
integralidad existe y es fundamental y obligato-
rio supeditarse a ella; para otros, la integralidad
es imposible. Esta antípoda dibuja a su vez las
propuestas políticas del hoy y del mañana:


a) podremos avanzar hacia la felicidad, la opu-
lencia y la libertad siempre y cuando nos
supeditemos a la integralidad globalista y
acabemos con toda expresión diversa por su
naturaleza errada y terrorista; o


b) es imposible la integralidad, la propia super-
vivencia de los grupos humanos radica en el
logro de una identidad cerrada a cualquier
intento de integración con lo global porque
aquello significa su negación, su muerte.


Las antípodas social y política dominantes de la
presente época también se hacen presentes en
el campo de la salud generando propuestas di-
vergentes. Para unos la integralidad será lograda
a través de la razón del mercado que propone
remercantilizar los servicios públicos de salud,
los mismos que han perdido su eficacia debido
a la “escasez de recursos públicos, a la inequidad
e ineficacia del sector público… y al peso negati-
vo de los sindicatos y corporaciones, que ejercen
una presión ilegítima sobre los gobiernos para
apropiarse de una parte desproporcionada de
los fondos públicos y generar así la inequidad”
(Laurell. 1997). Para otros, la razón mercantil
no es la respuesta, sino la reconstitución de la
integralidad conducida por la razón del Estado y
de la ciencia. Mientras que los de más allá ase-
veran que la salida radica en una no-integralidad
que preconiza el retorno a la subjetividad, a la
vida grupal basada en identidades primarias, sin
la intervención del Estado ni de la ciencia por
razones de su carácter iatrogénico.


Ante las propuestas tan disímiles y contradicto-
rias sobre la posibilidad de armar una propuesta
más integral en el campo de la salud, es menes-
ter en primer lugar manifestar que el globalismo
neoliberal no constituye necesariamente la al-
ternativa de integralidad. Al respecto, es conve-
niente, conforme propone Ulrich Beck, diferen-


ciar los términos globalidad, globalismo y globali-
zación. Globalidad significa que “hace ya bastan-
te tiempo vivimos en una sociedad mundial…
percibida y reflexiva, donde ‘mundial’ significa
‘diferencia y pluralidad’ mientras que ‘sociedad’
significa estado de ‘no integración’, razón por la
que la ‘globalidad’ se puede entender como “plu-
ralidad sin unidad” (Beck. 1998, 28 y 29).


Por globalismo, en cambio, Beck entiende “la
concepción según la cual el mercado mundial de-
saloja o sustituye el quehacer político; es decir la
ideología del dominio del mercado mundial o la
ideología del liberalismo”. En esta forma, el neo-
liberalismo reduce la pluridimensionalidad de la
globalización a una sola dimensión, la económi-
ca y minimiza las otras dimensiones: ecológica,
cultural, política y social. El globalismo pretende
que la complejidad del Estado, la cultura, la so-
ciedad, la política exterior sean tratados como
una empresa, con lo cual se origina “un imperia-
lismo de lo económico bajo el cual las empresas
exigen las condiciones básicas para poder opti-
mizar sus objetivos” (Ibídem. 27).


Por último la globalización, como “los procesos
en virtud de los cuales, los estados nacionales
soberanos se entremezclan e imbrican mediante
actores transnacionales y sus respectivas proba-
bilidades de poder, orientaciones, identidades y
entramados varios”.


Para el autor esta globalización tendría como un
diferenciador esencial su ser irreducible, lo cual
significa que “existe una afinidad entre las dis-
tintas lógicas de las globalizaciones ecológica,
cultural, económica, política y social, que no son
reducibles (ni explicables) las unas a las otras,
sino que, antes bien, deben entenderse y resol-
verse en sí mismas y en mutua interdependen-
cia” (Ibídem. 29). Beck continúa y dice: “Esto
significa que vivimos en una sociedad mundial
políticamente multidimensional, policéntrica y
contingente, en la cual agentes transnacionales
y nacionales juegan al gato y al ratón. Así pues,
globalidad y globalización también connotan
no-Estado mundial; dicho más exactamente,




158 Integralidad y vida La salud y la vida 15


lidad sobre la que actúa. Actor que al accionar
conoce y al conocer acciona, creando a través de
su lenguaje las ideas sobre integralidad.


Integralidad y creación


Al ser la noción de integralidad una creación del
actor, lo primero que debemos percatarnos es
que aquella noción nunca será un reflejo, mode-
lo o representación de la realidad, porque el ser
vivo es un sistema autopoiético abierto desde el
punto vista material y energético y, por tanto,
se encuentra en constante intercambio con el
medio, pero desde el punto de vista de la infor-
mación es un sistema cerrado. En esa medida,
los seres vivos no pueden ser instruidos por el
medio, sino que únicamente éste “gatilla” las
respuestas del primero. “El supuesto de que los
seres vivos son receptores de información de su
medio (el supuesto de que perciben el medio) no
tiene fundamento biológico” (Echeverría. 1997,
287). Las respuestas del ser vivo ante los estí-
mulos del medio están ya preelaboradas, gra-
cias a la determinación estructural que los seres
vivos han ganado en su desarrollo filogenético
y ontogenético (Maturana H. 1993). En otras
palabras, el ser vivo ve u oye lo que su sistema
nervioso (determinación estructural) le permite
ver y oír:


“El que los seres vivos sean sistemas
determinados estructuralmente tiene
las siguientes consecuencias: 1) que su
estructura determina lo que ocurre en
ellos en cada instante; 2) que su estruc-
tura determina qué admite como per-
turbación o como una interacción des-
tructiva; y c) que un agente externo solo
puede desencadenar, gatillar, en ellos,
un cambio de estado o una desintegra-
ción que está determinada en su estruc-
tura” (Maturana. 1983, 131).


Si las interacciones con el medio solo pueden
gatillar estados que están estructuralmente pre-
determinados en el ser vivo, tales estados son
producto suyo y no del medio. De esto se coli-


ge que un ser vivo no puede distinguir ilusión y
percepción. Por ejemplo, podemos generar sen-
saciones luminosas (ver luces) como efecto de
un golpe que recibimos en el globo ocular o por
el incremento de la claridad; es decir, diferentes
estímulos (golpe o luz) producen las mismas re-
acciones neuronales, ver luces.


Lo anterior nos informa sobre la limitación bio-
lógica del ser vivo para representar la realidad
o medio, y sobre la incapacidad para distinguir
entre percepción e ilusión. Solo a través de a) la
reflexión; b) los ojos de los demás; y c) el len-
guaje, el ser humano puede de alguna manera
corregir su ilusión, aunque en muchas ocasiones
“nuestros sistemas de ideas (teorías, doctrinas,
ideologías) son sujeto de error y, además, pro-
tegen los errores e ilusiones contenidas en esos
sistemas” (Morin. 2001, 19) a través de racio-
nalizaciones, errores intelectuales, paradigmas
enceguecedores, ideas posesivas, etc., razón por
la que es importante considerar que cualquier
propuesta de integralidad, debe ser interpretada
como una creación cultural temporal, producida
por acuerdos intersubjetivos y debe necesaria-
mente soportar cierto margen de incertidum-
bre.


El párrafo anterior nos conduce a la necesidad de
siempre pensar sobre el pensar, esto es conocer
la forma en que conocemos, requisito indispen-
sable para generar una idea de integralidad posi-
ble e incierta. En segundo lugar, la necesidad de
que los ojos de los demás constituyan los nece-
sarios generadores de la integralidad habla sobre
la necesidad de construirla participativamente
a través de acuerdos y, por último, el requeri-
miento de que lo hagamos a través del lenguaje
reclama una interpretación distinta del mismo,
en cuanto creador de mundos y no únicamente
como instrumento notarial o asertivo.


Integralidad y vida


Ahora bien, los seres vivos existen solo mientras
conservan su organización y su adaptación al


el alma, la conciencia y el espíritu. La
experiencia como tal queda excluida del
reino del discurso científico. Probable-
mente nada haya cambiado tanto nues-
tro mundo en los últimos cuatrocientos
años como el ambicioso programa de
Galileo. Tenemos que destruir el mundo
primero en teoría, para poder hacerlo
después en la práctica” (Capra. 1990).


Foucault en el Nacimiento de la clínica
hace una aseveración similar:


“Es que el hombre occidental no ha
podido constituirse a sus propios ojos
como objeto de ciencia, no se ha tomado
en el interior de su lenguaje y no se ha
dado en él y por él, una existencia dis-
cursiva sino en la apertura de su propia
supresión: de la experiencia de la sinra-
zón han nacido todas las psicologías y
la posibilidad misma de la psicología; de
la integración de la muerte, en el pensa-
miento médico, ha nacido una medicina
que se da como ciencia del individuo”
(Foucault. 1966, 276).


• Desmenuzar para comprender. Al respecto
veamos lo que nos trae Capra:


“El universo material, incluyendo los
organismos vivos, era para Descartes
una máquina que podía ser enteramen-
te comprendida analizándola en tér-
minos de sus partes más pequeñas…
consecuentemente el mecanicismo car-
tesiano quedó expresado como dogma
en el concepto de que, en última instan-
cia, las leyes de la biología pueden ser
reducidas a las de la física y la química”
(Capra. 1999, 39 y 40).


• El dualismo como matriz primaria. Radi-
cal separación entre conciencia y materia,
entre mente y cuerpo, entre finalidad y cau-
salidad, entre sentimiento y razón, entre
libertad y determinismo, entre existencia y


esencia. Es la típica separación entre lo uno
o lo otro, conforme nos indica Kandinsky.


• La matriz complementaria sujeto-objeto.
Surge como figura esencial la de un sujeto
consciente, la de un sujeto que piensa y, por
lo tanto, de un sujeto cognoscente.


• El logocentrismo. No solo existe la primacía
del sujeto, sino la primacía de la conciencia
y su capacidad para determinar íntegramen-
te la acción humana. “Desentrañar o develar
el carácter de la acción humana es acceder a
la conciencia que la genera. Promover una
determinada acción entre los hombres obli-
ga, desde esta perspectiva, a generar, antes
que nada, las condiciones de conciencia des-
de las cuales la acción puede ser entendida”
(Echeverría. 1997, 299).


• El lenguaje como instrumento asertivo.
La conciencia se manifiesta a través de las
acciones del cuerpo dirigidas por ella y por
medio de su instrumento privilegiado de
manifestación directa: el lenguaje, que tiene
la capacidad de dar cuenta de la realidad, de
cumplir una función “notarial” o asertiva.


• El conocimiento como representación.
El sujeto cognoscente es capaz de registrar
las características del objeto y reflejarlas en
cuanto conocimiento objetivo, modelo o re-
presentación.


¿Es posible una integralidad
alternativa?


La generación de una idea de integralidad alter-
nativa reclamaría la necesidad de visualizar un
mundo vivo y en constante autoorganización
y autopoiesis, que puede ser explicado parcial-
mente al ser “desmenuzado”, pero que para ser
comprendido más integralmente requiere ser
contextualizado e interpretado en su compleji-
dad, multidimensionalidad y globalidad, donde
el sujeto cognoscente es parte integral de la rea-




160 Integralidad y vida La salud y la vida 161


Vida e integralidad


En el acápite anterior se sustentó la necesidad
de que la integralidad sea construida respetan-
do la especial característica vital del ser humano
productor de las ideas sobre dicha integralidad.
En otras palabras, sostenemos que la integra-
lidad, a estas alturas no es posible entenderla
como un “reflejo” de la realidad, sino como una
creación o construcción humana que trata de in-
terpretar el mundo siempre cambiante y como
acción biológica y cultural. Pero, además, es con-
veniente concebir que esa integralidad en cuanto
“modelo” de la realidad se ha complejizado no-
toriamente en los últimos cincuenta años.


La integralidad constituida desde el siglo XVII
hasta el XX y que se prolonga con fuerza en el
XXI, es una integralidad muy diferente a la que
necesitamos ahora. Galileo nos dice “La filoso-
fía está escrita en el gran libro que se abre ante
nosotros, pero para entenderlo tenemos que
aprender el lenguaje y descifrar los caracteres
con los que está escrito. El lenguaje es la ma-
temática y los caracteres son los triángulos, los
círculos y las demás figuras geométricas” (Ran-
dall. 1976). Es decir, desde Copérnico y Galileo,
la construcción de una idea de integralidad tan
solo fue posible a través de la comparación de
las cosas, esto es, a través de las matemáticas,
haciendo oídos sordos a las voces de la vida y
de esas mismas cosas en cuanto cambio, movi-
miento, autoorganización.


La necesidad de transformar todo en cosas ina-
nimadas y desconectadas procede posiblemente
del interés de domeñar la naturaleza para ha-
cerla nuestra. Al respecto, recordemos lo que
nos recomendaba Bacon: la naturaleza debe ser
“acosada en sus vagabundeos”, “sometida y obli-
gada a servir”, “esclavizada”, “torturada hasta
arrancarle sus secretos” (Merchant. 1980)1.


Esos secretos arrancados a la naturaleza permite
la construcción de máquinas, que pueden cons-
tituir metáforas (integralidades) válidas para in-
terpretar todo, desde los cuerpos físicos hasta el
ser humano, conforme propone Descartes: “veo
el cuerpo humano como una máquina… En mi
opinión… un enfermo y un reloj mal hecho pue-
den compararse con mi idea de un hombre sano
y un reloj bien hecho” (Capra. 1982: 65). Más
tarde, la mecánica newtoniana concebirá que
todos los fenómenos físicos se reducen al movi-
miento de partículas de materia provocado por
su atracción mutua, esto es, por la fuerza de gra-
vedad. “A consecuencia de esta idea, el mundo
comenzó a ser considerado un sistema mecánico
que podía describirse objetivamente sin tomar
en cuenta al observador humano, y esta descrip-
ción objetiva de la naturaleza se tornó el ideal de
todas las ciencias” (Capra. Ibídem, 70).


La física moderna ha reemplazado la imagen
mecánica de integralidad del universo por una
de unidad en que todas las partes están inter-
conectadas. A nivel subatómico, lo esencial no
constituyen las partículas que pueden a su vez
ser ondas, sino las relaciones e interacciones
existentes entre ellas. “Hay movimiento pero,
no hay, en el fondo, objetos que se muevan; hay
actividad, pero no hay actores; no existe danzan-
tes, solo existe la danza” (Capra. Ibídem, 101).


El mundo fenoménicamente se presenta siem-
pre para nosotros como nuevo, como variable,
como cambiante, pero la física clásica lo redujo a
apariencias. El siglo XIX interpretó la vida como
constante evolución y entró en conflicto con los
postulados de la ciencia newtoniana, pero aho-
ra la moderna física ha demostrado a finales del
siglo XX que no solamente las estrellas nacen,
viven y mueren, sino que como el propio univer-
so tiene una historia, las partículas elementales
no paran de crearse, de desaparece y transfor-
marse.


1. Este comportamiento es muy peligroso: “La unidad de supervivencia es el organismo más el am-
biente. Estamos aprendiendo a través de la amarga experiencia que el organismo que destruye su
ambiente se destruye también a sí mismo” (Bateson. 1992, 516).


medio. Su organización establece su identidad,
mientras que su adaptación expresa su capaci-
dad de interaccionar con su medio evitando su
desintegración y ratificando su organización. En
esa medida no existen seres vivos más o menos
adaptados, si están vivos es porque están adap-
tados.


Por otro lado, si están adaptados y pueden con-
servar su organización, si pueden vivir, es por-
que conocen el medio. Por tanto, vivir es conocer
y conocer es vivir. La última frase nos pone en
conflicto con la afirmación cartesiana “pienso,
luego existo”, que nos conduce a concebir que el
conocimiento está fundado, por completo, en el
pensamiento o en la razón; al contrario, el co-
nocimiento se hallaría más bien fundado en el
vivir, donde la potencialidad de aprendizaje ra-
dicaría en el cambio de formas de convivencia.
En esa medida, requerimos primero interpretar
el conocimiento que ocurre en práctica ya que
“todo hacer es conocer y todo conocer es hacer”
(Maturana. 1993), para luego acometer el cono-
cimiento que se da a través del pensar.


En esa medida, cualquier propuesta de integra-
lidad tiene que hacer referencia a las formas de
práctica y convivencia, crisol donde se funden
las ideas que necesariamente recolocan al ser
humano como un ser complejo, definido por su
racionalidad, pero también por su irracionali-
dad; por su capacidad de trabajo y producción,
pero también por su realidad lúdica; por su ca-
rácter pragmático, pero también por su fuerza
imaginativa; por su capacidad económica, pero
también por sus necesidades de consumo; por
su vida prosaica, pero también por su esencia
poética.


Por cuanto el conocer está íntimamente imbrica-
do con el vivir y viceversa, es mandatorio pensar
que cualquier propuesta de integralidad siempre
expresará las bases biológicas y culturales de
sus creadores pero, además, tendrá que integrar
las características complejas del ser humano ya
enunciadas anteriormente. En otras palabras,


la integralidad no puede definirse únicamente a
partir de la razón instrumental y al mundo de
las cosas, sino que deberá considerar primera-
mente aquellas otras racionalidades ligadas al
mundo de la vida.


Al intentar establecer una integralidad donde la
vida es el eje ordenador, es por lo tanto indis-
pensable interpretar las características propias
de la realidad antes de tratar de explicarlas. El
método tradicional concibió la realidad como
un autómata ordenado y racional, donde “Dios
no juega a los dados”, conforme sostiene Eins-
tein; en esa medida, el mundo siempre era ex-
plicable bajo el amparo de la razón positivista.
En los momentos actuales la concepción de la
realidad, como Stapp indica, “es fundamental-
mente anárquica o fundamentalmente indivisi-
ble” (Randall. 1976), lo cual comanda en todo
momento a tratar de interpretar los caprichos
de la realidad antes de explicarla. En las ciencias
sociales, Giddens nos recomienda cumplir en
primer término una hermenéutica a través de la
inmersión del investigador en la vida de la po-
blación para construir con ésta un primer saber
mutuo que posibilite más tarde llevar a cabo una
segunda hermenéutica de carácter explicativa,
enfrentando dicho conocimiento mutuo a las
teorías científicas existentes (Giddens. 1993).


Para poder cumplir aquel primer momento in-
terpretativo, la ciencia ha debido recurrir a
formas lógicas recursivas que den cuenta de la
naturaleza autoorganizativa de la naturaleza,
autopoiética de la vida y autonómica del sujeto,
mientras que las ciencias sociales proponen re-
gistrar no solamente las expresiones humanas
guiadas por la conciencia discursiva, sino que
aquellas acciones conducidas por formas de
conciencia práctica. En otras palabras, la lógica
instrumental medio-fin que posibilitó la cons-
titución de la modernidad tiene que necesaria-
mente ser complementada con una lógica que
posibilite interpretar aquel mundo interconec-
tado y autoorganizado del que hablamos.




162 Integralidad y vida La salud y la vida 163


creadora de cuestiones y de significaciones y, en
ningún momento, está destinada a basarse en
una racionalidad instrumental destinada a des-
truir lo que no puede comprender. Los físicos
y los biólogos han comenzado a aceptar que la
definición de su objeto no está dada de una vez
por todas, sino que puede depender de la mane-
ra intrínseca del régimen de actividad de lo que
estudian. Así también, los cientistas sociales, en
su intento de conocer la sociedad, están obliga-
dos necesariamente a tomar en consideración la
forma en que los seres humanos crean el sentido
del mundo en que viven, tal como nos propone
Beck al analizar la globalización. A pesar de que
los hechos tienen grandes diferencias, se visuali-
za un germen de una nueva coherencia entre las
aproximaciones científicas natural y social. Con
lo cual se estaría planteando el requerimiento,
como habíamos dicho anteriormente, de siem-
pre comprender los fenómenos y no pasarlos
por alto en nuestro intento de generar las ideas
sobre integralidad.


Integralidad: ¿cuál es su significado?


Hemos resaltado algunos rasgos de lo que ocu-
rre en las ciencias sociales, biológicas y físicas,
con miras a utilizarlos en nuestra aproximación
a una noción de integralidad:


• El mundo en sus versiones social, bioló-
gica y física se caracteriza por una diver-
sidad sin unidad dada, sin integralidad
constituida, sino constantemente dándo-
se o constituyéndose


• Vivimos acontecimientos: lo que acon-
teció podía no haber acontecido, lo cual
remite a la propia normatividad de la
materia en actividad, a la capacidad de la
vida para autoinventarse (autopoiesis) o
a la dinámica de la acción social y su in-


teracción con las estructuras. Es por esto
que no vivimos en un universo sino en un
multiverso (Maturana. 1997).


• Al no existir una integralidad dada, ésta
deviene en cuanto tal a través de la acti-
vidad relacionada de los actores: la “dan-
za” de la que nos habla Capra, o las “redes
autodependientes” del mismo autor, la
“interacción” que nos refiere Maturana, el
“poder del flujo” que nos hace referencia
Castells (Castells. Op. cit.).


• La integralidad en cuanto actividad de la
materia o acción biológica o acción social
que ocurre en la realidad se traducirá en
creaciones biológico-culturales diversas
por parte de los observadores humanos,
ya que cada grupo humano privilegiará en
su accionar ciertos aspectos de esa reali-
dad para construir su propia integralidad


• Las integralidades humanamente cons-
truidas son, entonces, integralidades
siempre parciales, inciertas y cambian-
tes. Éstas podrán ganar mayor veracidad
siempre y cuando el observador realice
un acercamiento a la realidad de natura-
leza contextualizada y la interprete en
su complejidad, multidimensionalidad y
globalidad, valiéndose además de los ojos
de los demás. De esta manera, la cons-
trucción de la integralidad es un devenir
práctico-teórico


• La categoría integralidad es fundamental
para intentar comprender cualquier pro-
ceso, fenómeno o parte; dicho en otras
palabras, sin noción de integralidad es di-
fícil conocer.


• Si no se forja la categoría integralidad,
ésta será sustituida por la noción seudo-


Para poder entender este universo como eterno
reinicio, la física ha debido:


a) Crear una noción de evolución y aceptar la
irreversibilidad de los procesos, esto es la
quiebra entre el antes y el después, el apare-
cimiento de lo nuevo.


b) Integrar la noción de acontecimiento, que no
puede ser deducido de una ley determinista:
lo que aconteció podía no haber acontecido
y, por lo tanto, las posibilidades de que nin-
gún saber puede reducir, remiten más bien
a una propia normatividad de la materia en
actividad.


c) La noción de coherencia como realidad que
ocurre en los procesos fuera de equilibro,
que producen una autoorganización, esto es,
originan nuevos comportamiento colecti-
vos de partículas correlacionadas que gene-
ran transformaciones cualitativas (Granda.
1995, 207).


Ésta es la razón por la cual la física ha introduci-
do conceptos tales como sensibilidad, inestabili-
dad, bifurcación. La sensibilidad une la definición
del sistema a su actividad, la inestabilidad hace
relación a la sensibilidad del sistema a sí mis-
mo, a las fluctuaciones de su propia actividad,
y la bifurcación describe al sistema cuando éste
se torna inestable y puede evolucionar en la di-
rección de varios regímenes de funcionamiento.
Prigogine y Stengers dicen “… en estos puntos
(de bifurcación) un ‘mejor conocimiento’ no nos
permitiría deducir lo que ocurriría y sustituir las
probabilidades por las certezas… Hoy se conoce
que un mismo sistema puede, en la medida en
que se aumenta su desvío, atravesar múltiples
zonas de inestabilidad, en las cuales su compor-
tamiento se modificará de manera cualitativa
y podrá adquirir un régimen caótico, en que su
actividad puede ser definida como el inverso del
desorden indiferente que reina en el equilibrio:
ninguna estabilidad garantiza más la pertinen-
cia de una descripción macroscópica, todos los
posibles se actualizan, coexisten e interfieren, el


sistema es al mismo tiempo todo lo que puede
ser” (Prigogine y Stengers. 1992).


En esta forma, la física quiebra su noción de
ciencia modelo, siempre basada en las leyes in-
variantes y nunca cercanas a las variaciones, al
cambio. El requerimiento de la invariabilidad,
del equilibrio estaba siempre concebido, como
habíamos dicho anteriormente, a la necesidad
de mantener los sistemas sometidos a quien los
manipula, pero hoy debe reconocer que fuera
del equilibro esa definición debe ser abandona-
da para dar paso a nuevas nociones de inestabi-
lidad, coherencia, sensibilidad y bifurcación.


Lejos del equilibrio los procesos no pueden ser
comprendidos dentro del esquema compensato-
rio causa-efecto, sino que éstos se articulan en
arreglos singulares, sensibles a las circunstan-
cias que les rodean, capaces de cambios cualita-
tivos, abiertos a la bifurcación de sus trayecto-
rias, originadores de lo nuevo. “Desde el origen,
la física fue dilascerada por la oposición entre el
tiempo y la eternidad: entre un tiempo irrever-
sible de las descripciones fenomenológicas y la
eternidad inteligible de las leyes que debían per-
mitirnos interpretar esas descripciones feno-
menológicas. Hoy, el devenir y la inteligibilidad
ya no se oponen, pero la cuestión de la eternidad
ni por eso abandonó la física… ella aparece bajo
nueva luz, en la posibilidad de un eterno reco-
menzar, de una serie infinita de universos a tra-
ducir la eternidad incondicionada de esa flecha
del tiempo que confiere a nuestra física su nue-
va coherencia… La idea de eternidad parece que
impuso una confrontación trágica entre el hom-
bre, cuya libertad impone y afirma el tiempo, y
un mundo pasivo, dominable y transparente al
conocimiento humano” (Prigogine y Stengers.
Ibídem).


Esa idea rompió el diálogo entre ciencias natura-
les y sociales, diálogo que al final del siglo XX pa-
rece haber reiniciado, ya que la ciencia, al igual
que el arte y la filosofía, es experimentación




164 Integralidad y vida La salud y la vida 165


representados por las identidades defensivas
y proyectivas, que defienden aspectos íntima-
mente ligados con su mundo de la vida y pro-
yectan su accionar político hacia otros actores y
ámbitos de la sociedad. En esa medida, desde la
medicina social debemos comprender que nues-
tra potencialidad actual para apuntalar el forta-
lecimiento de la salud de las colectividades, el
fortalecimiento de las instituciones debilitadas
y el propio desarrollo de nuestra disciplina radi-
ca en la necesidad de transformarnos en intér-
pretes-mediadores de esas nuevas fuerzas que
surgen en este momento de globalización.


En esa medida debemos cambiar las formas de
ver, interpretar y actuar:


La mirada: la salud pública convencional miró
a la población como objeto a ser intervenido por
parte de la norma y la ciencia positiva, mientras
que ahora requerimos mirar cómo los sujetos
individuales y colectivos producen su salud en
el diario vivir.


La interpretación: es fundamental que com-
prendamos los lenguajes de la vida natural y en
este campo tanto la ecología como la biología
han avanzado notoriamente en la comprensión
de la vida como autopoiesis, relación en redes
autodependientes, sistemas complejos, etc.,
avances que en alguna medida se integran a la
medicina social y que nos brindarán nuevos ele-
mentos para una mejor comprensión el comple-
jo mundo de la vida (Almeida. 1999).


Pero, además, es fundamental que también cam-
biemos nuestras formas de interpretar la vida
social. Al respecto, las ciencias sociales, como
hemos dicho anteriormente, han avanzado no-
toriamente y plantean la necesidad de llevar a
cabo una doble hermenéutica. Una primera her-
menéutica directa con la población, con lo cual
se defiende el carácter siempre calificado que
detenta todo miembro poblacional para forjar
sus propias verdades, eticidades, veracidades,
prácticas y estrategias de organización de su


poder, a través de todo lo cual genera metáfo-
ras propias sobre su salud y enfermedad. Pero,
además, las nuevas ciencias sociales defienden
la necesidad de una segunda hermenéutica, con
miras a enriquecer, con el aporte de la ciencia
y la técnica, las formas de vida cotidiana de los
grupos sociales.


La acción: al proceder en esta forma, lograría-
mos una mayor imbricación de la salud con la
propia vida poblacional, pero al mismo tiempo
nos vemos en la necesidad de desarrollar nue-
vos instrumentos filosóficos, teóricos, metodo-
lógicos y técnicos para llevar a cabo la tarea de
interpretación y traducción de las necesidades
poblacionales en acciones desarrolladas por
la propia población, pero enriquecidas con los
insumos de la ciencia y la técnica, en acciones
llevadas por las instituciones existentes y de lu-
cha solidaria por la defensa de la salud y por la
protección de la vida de la naturaleza, de la so-
ciedad y de sus instituciones. En este momento
de globalismo es fundamental, entonces, para
la medicina social impulsar la lucha por la sa-
lud sustentada en sólidos principios éticos, que
deben estar dirigidos a defender la salud pobla-
cional, la dinámica ecológica, las diversidades
sustentadas por las distintas identidades y sus
instituciones.


En esa medida, el trípode que constituyó la base
de salud pública tradicional deberá trasformar-
se para dar paso a uno diferente fundamentado
en:


1. Presupuesto filosófico-teórico de la salud y la
vida, sin descuidar la prevención de la enfer-
medad.


2. Un método que integra diversas metáforas
y hace variadas hermenéuticas (incluida la
científica positivista), pero con un impor-
tante peso de las metáforas del “poder de la
vida”.


3. Un accionar que integra diversos poderes y
actores: el poder del individuo, de los públi-
cos o movimientos sociales y poderes locales


concreta globalismo o por una integralidad
producto de la relación abstracta entre
cosas.


Integralidad y salud colectiva


La coyuntura actual reclama de la salud colectiva
un pensamiento sobre integralidad lo suficiente-
mente amplio y comprometido para interpretar
y explicar la situación actual de salud y de los
servicios, apoyar el avance de las condiciones
de vida y salud cada vez más deterioradas de las
mayorías poblacionales, promover y fortalecer
las expresiones individuales y colectivas progre-
sistas que impulsen la salud y apoyen la cons-
trucción de un Estado democrático coherente
con estas necesidades y derechos, el mismo que
a su vez debe ser capaz de tejer redes de coope-
ración internacional en este campo.


La salud pública que ha guiado nuestro pensa-
miento y acción en América Latina durante el
siglo XX (Granda. 1999, 83-84) se ha basado en
una propuesta de integralidad tradicional de la
que hemos hablado, sustentada en un trípode
constituido por:


1. El presupuesto filosófico-teórico de la en-
fermedad y la muerte como punto de parti-
da para la comprensión de la salud.


2. El método positivista como base explicativa
de la “verdad” sobre el riesgo.


3. La aceptación del poder del Estado como
fuerza privilegiada para calcular el riesgo y
asegurar la prevención.


El salubrista, entonces, se constituyó en un
agente del Estado y de la ciencia, un interven-
tor técnico-normativo, que a través de su ac-
cionar lograba efectivizar en las instituciones
de atención médica y en la población el propio
poder del Estado y ejecutar la “verdad” de la


ideología científico-tecnológica positivista, con
el fin de prevenir los riesgos de enfermar de la
población a su cargo transformada en objeto, la
misma que no solo recibía la intervención “civi-
lizatoria” de la ciencia y la técnica sino que te-
nía, además, que aprender a olvidar su cultura
particular siempre riesgosa por no responder al
universalismo de la razón.


El accionar del salubrista se fundamentaba, de
esta manera, en una mítica idea sobre integra-
lidad consistente en que la ciencia positiva, la
técnica y el Estado solucionarán todos los pro-
blemas de salud. Es por esto que la salud pública
fue bastante consistente durante el siglo ante-
rior. Pero en este momento de globalización es
necesario reconocer que el trípode sobre el que
nos sustentamos y que nos permitió cosechar
algunos éxitos en el control de enfermedades
tropicales, la erradicación de la viruela y polio-
mielitis, el avance en la explicación de muchos
trastornos crónico-degenerativos, etc., debe ser
repensado. Parece que hemos llegado al conven-
cimiento de que:
a) no es posible lograr la salud únicamente por


el descuento de enfermedad;
b) la aproximación positivista que excluye al


sujeto como generador de su propio conoci-
miento y de la acción también ha sido gran-
demente criticada; y


c) el Estado, supuesto “mago y exorcista sobre
el riesgo y la enfermedad públicos”, ha debi-
litado grandemente su autonomía y sobera-
nía, transformándose en intermediador de
intereses distintos y, por lo general, contra-
puestos.


Expliquemos estos hechos con un poco más de
detenimiento: el Estado-nación, contenedor del
quehacer en salud pública y principal impulsor
de la misma, ha debilitado su autonomía y so-
beranía transformándose en un intermediario
sin gran poder para definir y defender las políti-
cas sociales en el campo de la salud colectiva. Al
mismo tiempo nuevos poderes han aparecido




166 Integralidad y vida La salud y la vida 167


Bibliografía


Almeida Naomar. La Ciencia Tímida. Buenos Ai-
res: Lugar Editorial; 2000.


Ayres José Ricardo. Repensando conceitos y práti-
cas em saúde pública. Lima: Ponencia presentada
al VI Congreso Latinoamericano de Ciencias So-
ciales y Salud; junio de 2001.


Bateson Gregory. Pasos hacia una ecología de la
mente. Buenos Aires: Editorial Planeta; 1992.


Beck Ulrich. ¿Qué es la globalización? Barcelona:
Editorial Paidós; 1998a.


Capra Fritjof. El punto crucial. Buenos Aires: Edi-
torial Troquel; 1982.


Capra Fritjof. Uncommon wisdom. New York: Si-
mon and Schuster; 1988.


Capra, Fritjof. La trama de la vida. Barcelona:
Anagrama; 1996.


Castells, Manuel. The Information Age: Economy,
Society and Culture, volume I, The Rise of the Net-
work Society. Oxford: Blackwell; 1996.


Echeverría Rafael. El búho de Minerva. Santiago:
Dolmen; 1997.


Foucault Michael. El nacimiento de la clínica.
México: Siglo XXI; 1966.


Giddens, Anthony. New Rules of Sociological
Method (second edition). Stanford: Stanford
University Press; 1993.


Granda Edmundo y col. Salud pública: hacia la
ampliación de la razón. Guadalajara: Universidad
de Guadalajara y ALAMES; 1995.


Granda, Edmundo. Salud pública e identidad. En:
Boletín ecuatoriano de salud pública y desarro-
llo de áreas de salud. (4): 80-90; 1999.


Ianni, Octavio. La sociedad global (segunda edi-
ción). México: Siglo XXI; 1999.


Kandinsky, Wassily. Some Regards on Synthetic
Art. Boston; 1982.


Laurell, Cristina. La reforma contra la salud y la
seguridad social. México: Era; 1997.


Maturana, Humberto y Varela Francisco. El ár-
bol del conocimiento. Novena edición. Santiago
de Chile: Editorial Universitaria; 1993.


Maturana, Humberto. La objetividad: un argu-
mento para obligar. Santiago: Dolmen; 1997.


Merchant, Carolyn. The death of nature. New
York: Harper and Row; 1980.


Morin, Edgar. El método: la vida de la vida (terce-
ra edición). Madrid: Ediciones Cátedra; 1997.


Morin, Edgar. Seven complex lessons in education
for the future. París: Unesco; 2001.


Prigogine, Ilya e Stenger, Isabel. Entre o tempo e
a eternidade. São Paulo: Editora Schwarcz Ltda.;
1992.


Randall, John. The Making of the Modern Mind.
New York: Columbia University Press; 1976.


que promueven la salud, controlan social-
mente el cumplimiento de los deberes enco-
mendados al Estado, luchan por su democra-
tización y entran en acuerdos-desacuerdos
con los poderes supra e infranacionales. En
este sentido, es fundamental utilizar méto-
dos para abordar la realidad que permitan,
al mismo tiempo, comprender la acción y la
estructura como procesos interrelacionados,
simultáneos y diversos.


En general, este nuevo trípode rescata los as-
pectos positivos alcanzados por la salud pública,
critica su especial enamoramiento con la enfer-
medad y la muerte y su proyección intervento-
ra técnico normativa para establecer un énfasis


notorio en tres aspectos: a) el poder de la vida;
b) lo ético; y c) la política con miras a generar
conocimientos y acciones de defensa de la salud,
la vida y la democracia.


Estos énfasis apoyan, por otro lado, la construc-
ción de una integralidad en cuanto devenir, en
cuanto proceso que está dándose; acontecimien-
to que podrá transformarse en un logro prácti-
co (Ayres. 2001) en la medida en que mantenga
una dinámica que potencie la vida y la construc-
ción democrática, siempre criticable debido a su
naturaleza parcial e incierta.





La salud y la vida 16


Introducción


Es muy difícil abordar en toda su amplitud las
diferentes facetas de ALAMES durante sus vein-
te años de vida. ALAMES es una asociación que
une personas e instituciones ubicadas en dife-
rentes ámbitos: academia, movimientos socia-
les, políticas y servicios de salud, investigación;
que dirige su atención a la producción de cono-
cimientos en el campo, pero que a su vez tiene
una definida intencionalidad política y que obra
como un engarce solidario entre sus miembros.


ALAMES tiene una historia que une varias his-
torias, las mismas que deberían ser contadas
a partir de un proceso de investigación más
profundo y serio de lo que trata de hacer este
documento. En esta aproximación, tan solo in-
tentaremos hablar sobre algunas cuestiones: a)
rasgos históricos y el significado del término
medicina social y b) la definición de nuestras
señas particulares. Proponemos, por otro lado,
visitar tres movimientos simultáneos que van:
- desde la preocupación centrada alrededor del
concepto salud-enfermedad al énfasis en la ca-
tegoría práctica de salud; - desde la insistencia
por establecer las diferencias disciplinarias a la
búsqueda de unidad en la acción; y - desde el es-
pacio académico a otros espacios de la práctica;
para por último centrarnos en visualizar algu-
nas perspectivas.


Rasgos históricos y significado del
término medicina social


En 1984, año de nacimiento de la Asociación
Latinoamericana de medicina social (ALAMES),
Juan César García1, en el último documento que
escribe y que trata sobre la Presentación del li-
bro Ciencias Sociales y Salud en la América Latina,
contesta a la pregunta ¿cuál es la historia y el sig-
nificado del término medicina social? en la siguien-
te forma:


“Mil ochocientos cuarenta y ocho (1848)
es el año de nacimiento del concepto de
medicina social. Es también el año de
los grandes movimientos revoluciona-
rios en Europa. Al igual que las revolu-
ciones, el concepto de medicina social
surge simultáneamente en varios paí-
ses europeos. Salomón Neumann y Ru-
dolf Virchow hablan de medicina social
en Alemania; Jules Guérin en Francia;
William Farr en Inglaterra; y Francesco
Puccionotti en Italia. Es también el año
de los poetas políticos: Heinrich Heine
y Lamartine. ¿Qué relación existe en-
tre todos estos acontecimientos? ¿Una
simple coincidencia o algo más profun-
do que liga hechos tan dispersos en un
todo estructurado? En las respuestas
a estas preguntas yace la fascinación
de numerosos escritores, economistas,


* Conferencia presentada en el IX Congreso Latinoamericano de Medicina Social, mesa redonda
La salud: un derecho a conquistar, en Lima, 11 al 15 de agosto de 2004.


1. García, Juan César. Pensamiento social en salud en América Latina. México: McGraw-Hill - OPS/OMS;
1994.


ALAMES: veinte años. Balance y perspectiva de
la medicina social en América Latina*Artículo 11




170 ALAMES: veinte años. Balance y perspectiva de la medicina social en América Latina La salud y la vida 171


“... movimiento ideológico que inten-
taba transformar las representaciones
sobre las prácticas médicas sin inten-
tar, con todo, ser un movimiento polí-
tico que realmente transformase estas
prácticas. De esta forma, su discurso
mantenía una relación de organicidad
con el movimiento histórico vivido por
la sociedad norteamericana, represen-
tando una lectura civil y liberal de los
problemas de salud… la medicina pre-
ventiva parece como una práctica ideo-
lógica ligada a los grupos hegemónicos
de la sociedad civil y existiendo como
una norma que se instaura, por sus pro-
pias contradicciones, en el terreno de la
articulación de la medicina con lo eco-
nómico”.4


En cambio la medicina social, en sus orígenes
europeos aparece para Arouca como... “un movi-
miento de modificación de la medicina, ligada a
los propios cambios de la sociedad”.


Adquiere también otra tendencia que la ubica
en


“... los límites de las ciencias actuales...
una tentativa de redefinir la posición y el
lugar de los objetos dentro de la medici-
na, de hacer demarcaciones conceptua-
les, colocar en cuestión los cuadros teó-
ricos, en fin, se trata de un movimiento
a nivel de la producción de conocimien-
tos que, reformulando las indagaciones
básicas que posibilitaron la emergencia
de la medicina preventiva, intenta defi-
nir un objeto de estudio en las relacio-


nes entre lo biológico y lo psicosocial…
Se trata de un discurso que procura su
organicidad en la contradicción de las
clases sociales, asumiendo una posición
delante de estas contradicciones”.5


El carácter social de la enfermedad y la “tentativa
de redefinir la posición y el lugar de los objetos
dentro de la medicina, de hacer demarcaciones
conceptuales, de colocar en cuestión los cuadros
teóricos, de estudiar las relaciones entre lo bio-
lógico y lo psicosocial, de lograr su organicidad
en la contradicción de clases sociales, asumien-
do una posición”, obligan a la medicina social a
reflexionar sobre las ciencias sociales que habían
venido guiando el pensamiento y la práctica de
la salud pública convencional y de la medicina
preventiva. Al respecto, los participantes en la
“Reunión sobre enseñanza de las ciencias so-
ciales en las Facultades de Ciencias de la Salud
(Cuenca I)”6 en Cuenca, mayo de 1972, critican
la aproximación funcionalista de la sociología
médica dominante, en la siguiente forma:


“El análisis funcionalista —centrado
en el análisis estático de los fenómenos
sociales, eliminando el carácter de pro-
ceso de dichos fenómenos, y desligado
de la base material en la cual estos se
producen— se transformó en el modelo
prevalente de ordenamiento del conoci-
miento en ciencias sociales… Las con-
secuencias teóricas de esta integración
son que la sociología médica, entendi-
da ésta como la aplicación del análisis
funcionalista a los problemas de salud,
ha contribuido a una concepción estáti-
ca y a una descripción formalista de la


4. Arouca, Sergio. O dilema preventivista: Contribuição para a compreensão e crítica da Medicina Preventiva.
Campinas: Tesis de doctorado presentada a la UNICAMP; 1975.


5. Ibídem.
6. Álvarez, Manila José; Apezechea, Héctor; Cordeiro, Hésio; Duarte, Everardo; Gandra, Domingos;


Escalante, Carlos; García, Lourdes; García, Juan César; Jimeno, Claudio; Machado, Yolanda; Mercer,
Hugo; Rubín de Celis, Emma; Villagrán, Francisco; Yépez, Rodrigo. “Aspectos teóricos de las ciencias
sociales aplicadas a la medicina”. En: Educación Médica y Salud, 8(4): 390-407; 1974.


poetas, sociólogos y políticos que se
han dedicado a estudiar este particular
período histórico”.


Y luego prosigue:


“El concepto, a pesar de que era utiliza-
do en una forma ambigua, trataba de
señalar que la enfermedad estaba rela-
cionada con los “problemas sociales” y
que el Estado debería intervenir activa-
mente en la solución de los problemas
de salud. Asimismo, el término de me-
dicina social se entrelazaba con las nue-
vas concepciones cuantitativas sobre la
salud y la enfermedad abandonando la
visión de la diferencia cualitativa entre
estos estados. Su uso siempre tenía...
un carácter combativo, apoyando los
principios fundamentales de las revolu-
ciones de 1848”.


Cuatro son las características fundamentales
que Juan César asigna al término medicina so-
cial acuñado en la Europa del siglo XIX: a) la na-
turaleza social de la enfermedad; b) la respon-
sabilidad del Estado en la solución de la misma;
c) la posibilidad de ser analizada cuantitativa-
mente, haciendo uso del creciente instrumental
matemático estadístico producido por las cien-
cias naturales y d) el carácter combativo y revo-
lucionario de la propuesta.


Juan César García es, sin lugar a dudas, uno de
los impulsores de la medicina social latinoame-
ricana y, bien podríamos decir, un fundador de
ALAMES, razón por la que reproducimos sus
ideas como una síntesis interpretativa de los
debates que venían sucediéndose desde la déca-
da de los cincuenta y sesenta del siglo XX en la


región, alrededor de la posibilidad de forjar una
disciplina diferente a la salud pública y a la me-
dicina preventiva, la misma que debía tener las
cuatro características indicadas: integrar el pen-
samiento social, supeditarse a los cánones de la
ciencia, ampliar la responsabilidad del Estado y
tener un compromiso político con el cambio.


La medicina social intenta lograr su identidad
en contraposición con la salud pública, la misma
que desde su nacimiento en Inglaterra se “orien-
taba (en las palabras de Franco y Nunes) más a
las acciones prácticas relacionadas con medidas
de saneamiento y consideraba al Estado como
un agente complementario de la iniciativa pri-
vada”.2 Mientras que la versión norteamericana
con asiento en la Universidad Johns Hopkins,
que luego se difundiría por todo el continente
americano, la salud pública dirige su atención a
la formación de los oficiales públicos de los de-
partamentos de salud estatales, bajo el plantea-
miento que


“... los profesionales públicos entrena-
dos en salud pública resolverán los peo-
res problemas sociales y de salud de las
ciudades industriales, incrementarán
la salud de los trabajadores agrícolas,
mitigarán los extremos de riqueza y po-
breza, aumentarán los niveles de pro-
ductividad y eficiencia, y conservarán
los recursos humanos que son la base
de la riqueza nacional”.3


La naciente medicina social critica a la salud pú-
blica su proyección elitista e idealista y su énfa-
sis tecnicista y estatalista, así como su vocación
conservadora.


También se diferencia de la medicina preventi-
va. En las palabras de Arouca, la medicina pre-
ventiva constituye un


2. Franco, Saúl y Nunes, Everardo. “Presentación”. En: Debates en medicina social. Quito: ALAMES-OPS/
OMS; 1991.


3. Fee, Elizabeth. Disease and Discovery. Baltimore: Johns Hopkins University Press; 1987.




172 ALAMES: veinte años. Balance y perspectiva de la medicina social en América Latina La salud y la vida 173


fenomenología, reconociendo que la proyección
radical en el campo de la salud por parte de la
fenomenología había tomado ribetes reacciona-
rios al coincidir con las propuestas neoliberales
de reducción de la responsabilidad del Estado
en salud y de traslado de la misma a la sociedad
civil.


Juan César García, como habíamos indicado,
considera con mucha decisión y claridad que el
avance de la medicina social radica en su ma-
trimonio con el marxismo y deslinda cualquier
posibilidad que otras corrientes puedan liderar,
aunque sí apoyar el empeño. En otras palabras,
la potencialidad de integrar el pensamiento so-
cial con la medicina, su proyección científica, la
potencialidad de analizar y recuperar la respon-
sabilidad del Estado en la salud, y el compromi-
so político con el cambio deberían ser asumidas
a través del método histórico-estructural.


Considero que esta proyección tuvo mucha fuer-
za en el momento mismo del nacimiento de
ALAMES aunque no fue la única, ya que desde
otros sectores de la misma medicina social se
consideraba que los marxismos se encontraban
en debate; otros, en cambio, creían que la ciencia
no constituía la respuesta única a todos los ma-
les existentes en el campo; o que los servicios de
salud proporcionados por el Estado benefactor
limitado de América Latina debían ser defendi-
dos pero también criticados ante su burocrati-
zación; o que el pensamiento excesivamente de-
terminista por parte de lo estructural y lo econó-
mico sobre la enfermedad y sobre las respuestas
sociales en salud conducía a nuevas versiones de
funcionalismo de izquierda; o que la ausencia de
una reflexión profunda sobre la categoría salud
no diferenciaba grandemente esta iniciativa de
la criticada salud pública tradicional. A pesar de
las diferencias, todos los actores de la medicina


social estaban y están de acuerdo que la base de
sustento y de unión del pensamiento y del que-
hacer en este campo es la idea del cambio, esto
es la transformación de la situación de salud de
nuestras poblaciones.


ALAMES al nacer en 1984 en Riberao Preto
reúne diversas tendencias bajo el paraguas del
marxismo, el mismo que constituye la amalga-
ma que posibilita la unión de los similares y la
convocatoria a los diferentes, dinamiza una im-
portante producción teórico-metodológica, apo-
ya el desarrollo de importantes acciones y pro-
ductos relacionados con la salud, pero también,
para algunos de los que participan en nuestras
reuniones y congresos, configura, en un inicio,
un cierto “dogmatismo”, una imagen de “secta-
rismo” y de un posible alejamiento de la “reali-
dad real”, con el consiguiente enamoramiento
de una “realidad creada” en las academias.


No quiero discutir aquí sobre las posibilidades
absolutas o relativas del marxismo pero sí es im-
portante indicar que aquellas nociones de la me-
dicina social decimonónica europea, las mismas
que ya las he mencionado: compromiso político
con el cambio, salud-enfermedad como hecho
social, importancia de la ciencia en la construc-
ción de la disciplina y la responsabilidad del
Estado en este campo fueron excelentemente
amalgamadas por el marxismo. En esa medida,
los productos teóricos y metodológicos en los
primeros años de existencia de ALAMES y en el
decenio anterior a su nacimiento tienen un se-
llo histórico-estructural marcado y es el que al
mismo tiempo define nuestras señas particula-
res que nos llevaron a diferenciarnos de la salud
pública convencional y de la medicina preventi-
va norteamericana. La naciente medicina Social
vive un momento, como lo demostró la segunda
reunión de Cuenca8 en 1983, caracterizado por


8. Duarte, Everardo (organizador). Ciencias sociales y Salud en América Latina. Montevideo: OPS-CIESU;
1986.


relación entre dichos problemas y otras
esferas de los procesos productivos en
general. En estas condiciones, la salud
aparece como un valor, como una fun-
ción y como un servicio con vida au-
tónoma dentro de cualquier sociedad,
impidiendo entender las relaciones di-
námicas entre la salud y otras esferas
del proceso social”.


Medicina social latinoamericana: señas
particulares


Los participantes en dicha reunión recomiendan
construir un modelo alternativo que debe reunir
las siguientes características:


• “Centrarse en el análisis del cam-
bio.


• Incluir elementos teóricos que per-
mitan investigar la realidad en tér-
minos de sus contradicciones inter-
nas.


• Permitir el análisis tanto de niveles
específicos de la realidad como de
niveles estructurales y las relacio-
nes entre ambos”.


Proponen, además, algunos lineamientos meto-
dológicos básicos que deberían tomarse en con-
sideración:


1. “Las relaciones entre el concepto
salud, los modos de producción y
las formaciones socioeconómicas.


2. Las relaciones entre la organiza-
ción de la acción de salud, los mo-
dos de producción, las formaciones
socioeconómicas y los conceptos de
salud.


3. Las investigaciones históricas so-
bre la formación, el desarrollo y
la consolidación de las organiza-
ciones prácticas y de la educación
médica en el continente… deberán
inscribirse dentro de la relación di-
námica entre modos de producción
y formaciones socioeconómicas
específicas, y la definición episte-
mológica de las relaciones entre las
ciencias sociales y las ciencias bio-
lógicas concordantes con este nue-
vo modelo…”


Ante las limitaciones encontradas con el funcio-
nalismo y ante los requerimientos anteriormen-
te indicados, se considera que la única vertiente
del conocimiento y de la acción que pueden dar
respuesta a la complejidad de la demanda de
la realidad actual y de las propuestas teóricas
y prácticas para construir el quehacer en salud
futuro es el materialismo histórico y dialécti-
co. Juan César García, en su trabajo “Medicina
y sociedad: las corrientes de pensamiento en el
campo de la salud,”7 publicado en 1983 analiza
esta situación y delimita el ámbito filosófico en
el que debe moverse la medicina social. Recono-
ce en este documento la existencia de corrientes
idealistas y materialistas y obviamente se define
por las materialistas. Dentro de las materialis-
tas establece que el marxismo es el que permi-
te el análisis más adecuado y científico ya que
posibilita “conocer objetivamente la esencia de
los objetos del mundo exterior, oponiéndose a
todas las formas de agnosticismo, como el posi-
tivismo y el kantismo”. Se inclina, además, por
las tendencias analíticas marxistas que entrega
mayor énfasis a las fuerzas productivas antes
que aquellas que dan primacía a las relaciones
de producción. Critica al neopositivismo y a la


7. García, Juan César. “Medicina y sociedad: las corrientes de pensamiento en el campo de la salud.
Educación Médica y Salud”. En: Pensamiento social en salud en América Latina. México: Interamericana-
OPS/OMS; 1994.




174 ALAMES: veinte años. Balance y perspectiva de la medicina social en América Latina La salud y la vida 175


La salud colectiva brasileña propone que nues-
tro objeto de reflexión e intervención no sean
meros individuos, sino sujetos sociales y tam-
bién recomienda dislocar el acento puesto so-
bre la cuestión de la salud/enfermedad hacia la
práctica de la salud, lo cual (para mi modo de
entender) apoya la ampliación del horizonte de
visión y acción de la salud colectiva-medicina so-
cial y posibilita una relación mucho más directa
con aquellas prácticas médicas y no médicas que
ayudan a promover la salud y prevenir y tratar la
enfermedad.


La medicina social, bajo la recomendación de la
salud colectiva, debería ampliar su preocupación
hacia las prácticas y no solo al desciframiento de
los determinantes de la enfermedad. Al así proce-
der podría también ampliar su campo de visión,
ya que no vería solo la enfermedad y la muerte,
sino que también podría mirar la salud y la vida;
no solo explicaría las causas de la enfermedad,
sino que también podría interpretar las formas
de vida que producen salud; no solo analizaría
la medicina determinada por el desarrollo de las
fuerzas productivas, sino que ampliaría su pre-
ocupación y acción hacia las prácticas médicas o
no médicas determinadas o emergentes relacio-
nadas con la salud y la enfermedad.


La salud colectiva brasileña propone dislocar el
acento puesto en la salud/enfermedad hacia la ca-
tegoría práctica de la salud, pero aquella voz no
se halla sola, sino que desde otros ámbitos tam-
bién se recomienda que la reflexión y la acción
de la medicina social se dirija hacia el ámbito de
la práctica; uno de ellos es, por ejemplo, Mario
Testa quien, en ese entonces, había producido ya
una buena parte de los sustentos para repensar
la planificación como una práctica política y no
solo como una propuesta técnica.


De la diferenciación disciplinaria a la
unidad en la acción


Si bien, en nuestros primeros años de vida, nos
esforzamos insistentemente por establecer
nuestras señas particulares e hicimos énfasis en
las diferencias con la medicina preventiva y la
salud pública; con la ampliación de nuestro ob-
jeto de estudio hacia la práctica de la salud y el
compromiso con el cambio como eje permanen-
te en nuestra proyección, nos fue posible identi-
ficar recursos teóricos, metodológicos, técnicos,
éticos, estéticos en múltiples disciplinas, prácti-
cas sociales y funciones estatales, que podrían
apoyar la comprensión y acción en nuestro cam-
po. En otras palabras, aceptamos que los que
laboramos bajo el manto de la medicina social,
la salud colectiva y la salud pública alternativa
podemos caminar juntos en la medida en que
logremos establecer una propuesta similar de
transformación de las prácticas de salud; es de-
cir, podamos identificarnos en cuanto programa
político de cambio que lucha por el derecho a la
salud a ser construido con el aporte de volunta-
des diversas y métodos consensuados. Ésa pare-
ce ser la identidad de la medicina social y es la
que nos habría facilitado hacer un uso crítico de
las teorías, proponer aproximaciones metodoló-
gicas distintas y utilizar diferentes técnicas en
la medida en que todas ellas puedan dar cuen-
ta de los compromisos del presente y de fines
u objetivos amplios como la reforma sanitaria
brasileña, o el gobierno en salud de la Ciudad de
México, o el comando del Ministerio de Salud de
Venezuela, o del Foro Salud del Perú; u objetivos
más circunscritos relacionados con reivindica-
ciones sociales dirigidas a la salud, o propuestas
relacionadas con el avance de las instituciones
públicas para el mejor desarrollo de las acciones
de salud.


el intercambio de conocimientos entre grupos
de investigación y docencia, fundamentalmen-
te ubicados en las universidades, que ratifican
el papel determinante de lo social y económi-
co sobre el comportamiento de la salud-enfer-
medad y sobre las respuestas sociales en este
campo; en otras palabras, la epidemiología va
ganando un condumio social al introducir desde
el materialismo histórico las categorías produc-
ción y trabajo como ejes del pensamiento. Igual
ocurre con la administración en salud, la misma
que también amplía su horizonte de visibilidad
hacia el ámbito del análisis del Estado, la polí-
tica, la crítica a la planificación tradicional, las
tecnologías en salud. El área de la educación del
personal de la salud es considerada como un es-
pacio de producción de ideologías y de talentos,
profundamente determinada por lo que ocurre
en la formación económica social.


Del concepto salud-enfermedad a la
categoría práctica en salud


Las cuatro nociones que menciono, dinamiza-
das en el yunque del método histórico-estruc-
tural posibilitaron, en un inicio, cumplir con
nuestra necesidad de diferenciarnos de la salud
pública y la medicina preventiva con miras a es-
tablecer nuestra señas particulares y construir
los elementos conceptuales de la medicina so-
cial, pero en el mismo momento en que nacía la
medicina social, los compañeros y compañeras
de Brasil nos recomendaban reflexionar sobre la
potencialidad de utilizar otra categoría, cual es
la de salud colectiva para acoger a toda esta nueva
proyección teórica y práctica en el campo de la


salud. Al fin y al cabo, toda medicina es social, “y
lo que no existe es una medicina no social”,9 nos
había dicho Foucault.


Sonia Fleury propone “tomar lo colectivo en sus
manifestaciones histórico-concretas… como ob-
jeto de análisis y campo de intervención”.10 Al
así proceder estableceríamos un objeto que se
halla caracterizado por las “prácticas sociales de
la medicina que procuran recuperar o mantener
la salud, y comprendería también los procesos
mismos que mantienen la salud o provocan la
enfermedad… así, el objeto de esta disciplina
no estaría representado por cuerpos biológicos
sino por cuerpos sociales; en otras palabras, no
se trata de meros individuos, sino de sujetos so-
ciales, de grupos y clases sociales y de relaciones
sociales referidas al proceso salud-enfermedad”,
nos propone Pereira.11 Al así pensar y proceder
es posible cumplir con aquello que habían visua-
lizado Donangelo y Campos, esto es:


“1. La relativa superación del proyecto
original de la medicina preventiva en su
subordinación inmediata al objeto de la
clínica. Consecuentemente, la posible
reorientación de lo colectivo, que ya no
está reducido necesariamente al con-
junto de influencias sociales que inciden
sobre el individuo; 2. El aumento, si no
la propia dislocación, del acento pues-
to en la cuestión de salud/enfermedad,
en relación con la cuestión de la prácti-
ca de la salud de acuerdo con distintas
perspectivas (de la administración de
servicios al análisis de la práctica sani-
taria en sus articulaciones políticas e
ideológicas)”.12


9. Foucault, Michele. Primera conferencia. Instituto de Medicina Social. UERJ. Río de Janeiro: policopia-
do; 1975.


10. Fleury, Sonia. “Las ciencias sociales en salud en el Brasil”. En: Duarte, Everardo. Ciencias sociales y
salud en América Latina. Op. cit.


11. Pereira, J. C. A pesquisa na área da saúde coletiva no Brasil. Mencionado por Fleury Sonia. Las Ciencias…
Op. cit.


12. Donnangelo, M. y Campos, O. Formação de quadros de pessoal para a saúde e produção de conhecimentos
na área médica. Mencionado por Fleury Sonia. Ibídem.




176 ALAMES: veinte años. Balance y perspectiva de la medicina social en América Latina La salud y la vida 177


tonormatizar el buen funcionamiento corporal
y psíquico, entonces podremos hablar de una
normatividad biológica común para la especie,
pero también existirá una normatividad cultural
propia del mundo epistémico, social, de prácti-
cas y poderes en los que aprendió la población
a ser humana. Existirá, además, una normativi-
dad individual propia de cada persona, producto
de su especial historia de vida, personalidad y
acoplamiento al medio ambiente.


La medicina social comprende que el método
científico positivista basado en la idea de la ver-
dad universal a través de la mathesis o “compara-
ción de las cosas en el mundo”14 debe dar paso a
una propuesta metódica que también considere
las verdades particulares y diversas, ya que la
salud ocurriría en la medida en que el organis-
mo social y el cuerpo humano conservan su ca-
pacidad de instituir nuevas normas. Esta forma
de ver complejiza los métodos de investigación
tradicionales utilizados por la epidemiología y
fundamentados en una visión de riesgo, al verse
obligados a diferenciar la susceptibilidad grupal
e individual y la acción de los factores asociados
al problema que se intenta estudiar.15 Al respec-
to, Naomar Almeida, desde la epidemiología,
hace aportes importantes para abordar ésta y
otras problemáticas al introducir tres dimensio-
nes: la dimensión de las instancias, la dimensión
de los dominios y la dimensión de los niveles
de complejidad,16 mientras que Roberto Passos
Nogueira insiste en actualizar aquella idea Illi-
chiana constante en la Némesis médica de salud


como “una capacidad autónoma de lidiar, como
una capacidad de hacer con autonomía, en una
lid permanente contra las dificultades del pro-
pio organismo y del medio ambiente. La salud
tiene que ver, por un lado, con los ajustes que
cualquier animal opera en relación a su medio, y,
por otro lado, con la creatividad espontánea del
ser humano socializado que es siempre capaz de
inventar formas de vivir mejor”.17


La investigación relacionada con el accionar
en medicina social demanda, así también, una
aproximación interpretativa y al mismo tiempo
explicativa. A través de la aproximación interpre-
tativa se intenta descubrir las diversas formas
de comportamiento humano de los individuos
y grupos que participan tanto en la oferta como
en la demanda de las acciones de salud, mientras
que a través de la aproximación explicativa in-
tenta dar cuenta del funcionamiento estructural
constituido por normas y recursos.18


La ampliación de la razón: la medicina social
entrega atención a la acción que había sido de-
jada de lado por el peso avasallador del cogito
cartesiano. Además, las dicotomías teoría-prác-
tica y sujeto-objeto serían cuestionadas para
plantear que “todo conocer es hacer y todo ha-
cer es conocer”,19 con lo cual se reconocería que
el “pienso, luego existo” es posterior al “acciono,
luego existo”, conforme propone Heidegger20, o
al “distingo, luego existo” como habla Von Gla-
serfeld.21


14. Ayres, José Ricardo. Op. cit.
15. Castiel, David. O buraco e o avestruz: A singularidade de adoecer humano. Campinas: Papirus; 1994, p.


158.
16. Almeida, Filho Naomar. La ciencia tímida: ensayos de deconstrucción de la epidemiología. Buenos Aires:


Lugar Editorial; 2000.
17. Passos Nogueira, Roberto. A saúde pelo avesso. Natal: Seminare Editora; 2003.
18. Granda, Edmundo; Puente, Eduardo; Mayorga, José; Segovia, Rocío. Salud pública: Acción, vida y cono-


cimiento: Taller de investigación en salud pública. Quito: poligrafiados de UCE/UNL; 2001.
19. Maturana, Humberto y Varela, Francisco. El árbol del conocimiento. Op. cit.
20. Heidegger, M. El ser y el tiempo. México: Fondo de Cultura Económica; 1997.
21. Von, Glaserfeld. Distinguishing de Observer. www.oikos.org/vonobserv.htm, 1999.


Para mi modo de ver, la potencialidad actual y
futura del trabajo conjunto entre medicina so-
cial, salud colectiva y salud pública puede pro-
ducirse por la apertura de esa puerta que per-
mite a la medicina social-salud colectiva mirar
las prácticas en salud y comprometerse con su
transformación. Si se procede de esta manera, la
medicina social pasa paulatinamente desde una
propuesta disciplinaria a un movimiento que no
pretende determinar cursos inflexibles de inter-
vención técnico-normativos, sino que más bien
parece conformarse como una fuerza que inter-
preta los acontecimientos y propone potencia-
lidades de fortalecimiento de la acción que ayu-
den a dinamizar y mejorar el presente, así como
inventar futuros nuevos y más equitativos.


Pasamos, entonces, en la medicina social desde
el afán de poseer la verdad hacia una propuesta
de construcción conjunta en tanto práctica de
transformación. Esta situación corrige en buena
medida aquella proyección un tanto “dogmáti-
ca” y “prometeica” de algunos de nosotros en
nuestros momentos constitutivos, para pasar a
proponer una medicina social abierta a nuevas
metáforas que traen nuevas interpretaciones y
variados métodos. Es el momento en que la me-
dicina social tiene que hacer una reflexión sobre
la necesidad de que la ciencia camine con la éti-
ca, en la medida en que cada día comprendíamos
mejor que la ciencia moderna transformada en
fin y medio debía reconocer que los hombres y
mujeres siempre pondrán los fines mientras que
la ciencia constituirá nada más que un medio. En
esa medida, los afanes excesivos por una cienti-
ficidad positiva de los albores de la ALAMES dan
paso a la concepción que la razón instrumental
constituye nada más que una forma de produ-
cir conocimientos y de accionar alrededor de la
salud, pero no como la única forma de hacer-
lo. Me parece que también comprendemos que
más vale sumergirse en la realidad y producir
un saber conjunto con la población (que al vivir


produce su salud y que a través de su acción la
defiende), que producir una supuesta evidencia
desgajada de la práctica social.


En otras palabras, estaríamos ampliando nues-
tro campo de acción que al inicio se constituía
como un quehacer de intervención técnico-nor-
mativa a una acción interpretativo-mediadora
o cuidadora. Al respecto, Ayres sostiene que la
salud colectiva tiene una doble posibilidad de
encaminar su quehacer, puede dirigirse al éxi-
to técnico o al logro práctico. “La idea de logro
práctico (nos dice Ayres) se orienta para un
nítido cambio de los horizontes normativos,
buscando la subsunción del control de la enfer-
medad hacia el reconocimiento y respeto a las
necesidades fundamentales del ser humano”,13
y luego continúa, “en efecto, si tratamos de sub-
sumir el control de las enfermedades en concep-
ciones de logro que no se dejan traducir única-
mente a tareas técnicas, si la felicidad contenida
en nuestras intervenciones nos obliga a dialogar
con intereses de naturaleza estética, emocional,
moral, etc. entonces los constructos científicos
no serán suficientes. Claro que no se trata de
abolir la ciencia del ámbito de validación de las
prácticas médico-sanitarias, más de rescatar la
dignidad de otros tipos de sabiduría en la cons-
trucción de las verdades útiles para la construc-
ción de la salud; de los conocimientos académi-
cos nomológicos, como la filosofía, el derecho y
demás ramas de las ciencias humanas, hasta las
diversas sabidurías prácticas transmitidas secu-
larmente por las diversas tradiciones culturales.
La necesidad de reconocimiento y respeto de las
necesidades fundamentales del ser humano nos
conduce, entonces, a sustentar una práctica que
se mueve en la interpretación-cuidado de las po-
blaciones”.


Lo anterior también obliga a la medicina social
a hacer algunas otras consideraciones sobre el
método, ya que si la salud es la capacidad de au-


13. Ayres, José Ricardo. “Conceptos y prácticas en salud pública: algunas reflexiones”. Revista Facultad
Nacional de Salud Pública. 20(2): 67-98, julio-diciembre de 2002.




178 ALAMES: veinte años. Balance y perspectiva de la medicina social en América Latina La salud y la vida 17


la ruptura del antiguo contrato social entre el
capital y el trabajo, la precarización del trabajo,
la desocupación y la globalización de la violen-
cia. Además, en nuestro cuarto mundo la necesa-
ria migración de la fuerza de trabajo en busca de
sustento, con lo cual se rompe aún más los lazos
de solidaridad y apoyo tradicionales. Todas es-
tas situaciones golpean las puertas de la medici-
na social para su concurso, análisis y acción.


De la academia a otras prácticas de
salud


Nacida la medicina social (al igual que la salud
colectiva) en las aulas e institutos de investiga-
ción universitarios, ha debido paulatinamente
aprender a enfrentar el complejo problema de
comprender los lenguajes del conocimiento y
las artes e instrumentos del poder que se ma-
nejan en las instituciones de salud; ha debido
comprender el mundo del poder-ser, a más de
explicar el mundo del deber-ser. La salud co-
lectiva brasileña había venido extendiéndose y
conquistando estos nuevos espacios de la prác-
tica al ritmo y calor de la reforma sanitaria; en
otras palabras, la reforma sanitaria ha dibujado
los nuevos paisajes que la salud colectiva debe
pintar; salud colectiva y reforma sanitaria pa-
recen tocar una sinfonía en un mismo piano a
dos manos. Esto no es igual en otros países de
América Latina, donde la medicina social tiene
que abrir estrechas puertas que en ocasiones se
cierran inmediatamente; otras veces, abre puer-
tas o derriba muros para deambular por nuevos
espacios donde no dispone de la habilidad y los
instrumentos adecuados para ocuparlos; otras
ocasiones intenta posicionar sus propuestas en
ámbitos donde las agencias financieras suprana-
cionales ponen las reglas del juego cifradas en
las leyes del mercado y en el costo beneficio.


Los nuevos espacios de la práctica en salud re-
quieren visualizar aspectos que posibiliten, por
un lado, impulsar la participación social como
medio para pavimentar los caminos de la demo-
cracia y la equidad y, por otro lado, luchar por
la corrección de los defectos encontrados en
nuestras instituciones de salud, como la frag-
mentación de los servicios públicos, presupues-
tos disminuidos, infraestructura deteriorada y
un descrédito de lo público. La medicina social
ha podido sustentar, cuando se encuentra en
el espacio del gobierno de la salud, como bien
indica Cristina Laurell en su experiencia en la
ciudad de México, “que la salud es un derecho de
la población y una responsabilidad del gobierno
como guardián del interés público”. Pero dicha
declaración ha podido verse operacionalizada a
través de acciones que llevan a coberturas cada
vez más amplias de la población, la redistri-
bución progresiva del presupuesto en salud y
cambios organizativos y de gestión profundos y
globales para lograr lo que Laurell propone: “de-
mocratizar el cuidado de la salud, reducir des-
igualdades en la enfermedad y la muerte y re-
mover obstáculos económicos, sociales y cultu-
rales para el acceso; fortalecer las instituciones
públicas como la única opción socialmente justa
y económicamente sustentable que garantiza el
acceso igual y universal a la protección de la sa-
lud; alcanzar la cobertura universal disolviendo
la conexión entre acceso y capacidad económica
o posición en el mercado de trabajo; ampliar los
servicios para la población no asegurada; lograr
igualdad en el acceso a los servicios existentes; y
crear solidaridad a través del financiamiento fis-
cal y distribución de los costos de la enfermedad
entre los enfermos y los sanos”.27


Lo importante de la medicina social cuando hace
gobierno constituye, entonces, la posibilidad de
ejercer una acción guiada por principios ético-


27. Laurell Asa, Cristina. What Does Latin American Social Medicine Do When It Governs? The Case of the
Mexico City Covernment. American Journal of Public Health. (93)12: 2021 – 2024.


La medicina social y la salud pública alternati-
va nos están llevando a reconocer y dar impor-
tancia a otras racionalidades y, en esa empresa,
también reconocen que el obrar se acompaña de
una conciencia práctica22 y, por lo tanto, tam-
bién es racional aun antes de que la conciencia
discursiva se haga presente. Si es así, la salud se
produce dentro de la propia racionalidad del ac-
cionar, con lo cual la noción promoción gana una
fuerza inusitada, pero no solo como una con-
cepción de promocionar los comportamientos y
estilos de vida racionales y universalmente re-
conocidos por la epidemiología occidental, sino
como comportamientos autopoiéticos biológica
y culturalmente desarrollados por las propias
poblaciones en su diario accionar, con lo cual el
carácter civilizatorio o mesiánico de la ciencia
occidental perdería su poder omnímodo para
compartir conocimientos, saberes y prácticas
con otras culturas.23 La ampliación de la razón
nos lleva, por otro lado, a reconocer que la ver-
dad científica no es necesariamente buena, sino
que lo adecuado tiene que siempre ser juzgado
por la ética (a través del acuerdo intersubjetivo,
establecemos que es bueno para la vida), con lo
cual se estaría justificando el requerimiento de
una reflexión fuerte sobre este tópico24.


La globalización del riesgo: la manera como
nos hemos relacionado con la naturaleza duran-
te el industrialismo y la forma como estamos
procediendo en el globalismo genera grandes
peligros de destrucción para los procesos vita-
les naturales y sociales: piénsese en la catástrofe
de Chernobyl, el hueco en la capa de ozono, el
calentamiento del globo terráqueo, etc. Parece
que con la ciencia y la técnica hemos triunfa-


do y ahora vivimos la muerte de la naturaleza;
es decir, mucho de lo que antes era totalmente
natural, ahora no lo es. Como afirma Giddens:
“... muy recientemente, en términos históricos,
comenzamos a preocuparnos menos por lo que
la naturaleza puede hacer de nosotros y más por
lo que hemos hecho con ella”.25 El problema ra-
dica en que la acción humana siempre ocurre
en medio del desconocimiento de algunas con-
diciones requeridas para esa acción y tampoco
es posible controlar todas las consecuencias no
deseadas de nuestro accionar. De allí que en este
momento vivamos lo que Ulrich Beck denomi-
na la “globalización de los efectos secundarios o
consecuencias no intencionadas”.26 La salud pú-
blica alternativa al igual que la medicina social
estarían tomando en consideración este hecho
y cambiando su forma de mirar a la naturaleza
no como objeto a ser intervenido sino como su-
jeto dialogante con el fin de descubrir su racio-
nalidad inherente y diversa. De la aproximación
únicamente explicativa y utilitaria están pasan-
do a una aproximación interpretativa.


La sociedad del riesgo: los riesgos manufactu-
rados no solo se relacionan con la naturaleza,
también se extienden a la vida social impactan-
do las bases culturales de nuestra existencia. Ac-
tualmente, es posible registrar grandes cambios
en los roles del hombre y de la mujer; importan-
tes transformaciones en las relaciones de pareja
y conceptos y prácticas distintas alrededor del
trabajo, la economía, la moral, el arte, la comu-
nicación (los mismos que obligan a las personas
a vivir en constante riesgo y a enfrentar futuros
mucho más abiertos que antes). Junto con las
transformaciones del mundo familiar, se suma


22. Giddens, Anthony. Central Problems in Social Theory. Berkeley: University of California Press; 1979.
23. González, Max. Educación, universidad y postmodernidad. Loja: poligrafiados de la UNL; 1999.
24. Los trabajos de Berlinguer y Garrafa sobre ética son de gran importancia. El Programa de Bioética de


la OPS ha apoyado grandemente el tratamiento de este tema. El que escribe también ha realizado un
módico aporte en el artículo El sujeto, la ética y la salud.


25. Giddens, Anthony. Globalization. Op. cit.
26. Beck, Ulrich. The Reinvention of Politics. Cambridge: Blackwell; 1997.




180 ALAMES: veinte años. Balance y perspectiva de la medicina social en América Latina La salud y la vida 181


complejidad de la acción-investigación por parte
de la medicina social radica en que se aproxima
en el mundo de lo dado a un objeto que apare-
ce como biosicología individual que también es
social en razón del acoplamiento estructural y
consensual del que nos habla Maturana;30 por lo
tanto el salubrista lidia con un objeto que siem-
pre es sujeto. Pero no solo es social sino que está
constantemente dándose, es decir, es una biosi-
cología individual que está dándose por propia
autopoiesis individual y por la interrelación so-
cial. En otras palabras, trabajamos siempre con
objetos que son sujetos y con individuos que son
sociales, pero que nunca pierden su carácter in-
dividual por su característica autopoiética con-
forme indica Castiel31.


Esta situación complica aún más la efectividad
operacional de la medicina social, porque no
solo debe dar cuenta de un objeto-sujeto que
está dándose en cuanto actor social sino que
debe también dar cuenta de un actor sociobioló-
gico. En otras palabras, debe imbricar la aproxi-
mación que propone Testa con aquella mirada
del epidemiólogo, conforme reclama Almeida
Filho32 en su obra La ciencia tímida. Pero no es
suficiente que el salubrista se aproxime al actor
sociobiológico para comprenderlo, sino que tam-
bién comprenda que el actor sociobiológico debe
lograr su constitución en cuanto tal durante la
propia interrelación. Este último requerimien-
to, conforme habíamos indicado anteriormente,
es abordado por Ayres, quien recomienda una
aproximación regida por el concepto cuidado
para alcanzar aquello que él denomina logro prác-
tico en contraposición al éxito técnico que apare-
ce como unilateral e incompleto, mientras que


Testa nos habla de la necesidad de una aproxi-
mación amorosa. En otras palabras, la medicina
social-salud colectiva o salud pública alternativa
estaría buscando que “aquel camino trágico para
la humanidad (del que nos habla Madel Luz) en
que verdad y pasión, razón y emoción, senti-
mientos y voluntad, belleza y sentidos se dieron
el adiós”, se vuelvan ahora a encontrar.33


La medicina social ha debido ejercer transfor-
maciones en el ámbito de la formación del per-
sonal. Al respecto la formación tradicional del
salubrista adecuado para la metáfora de la en-
fermología pública se relacionaba con una ima-
gen del salubrista interventor técnico-normativo,
mientras que el momento actual reclama, como
hemos dicho, un sujeto intérprete-mediador, es
decir: intérprete de las maneras como los ac-
tores individuales y sociales, en su diario vivir,
construyen sus saberes, desarrollan las accio-
nes relacionadas con la promoción de su salud
y cuidan su enfermedad; y mediador estratégico
con los poderes científico, político y económico
para apoyar la elevación de los niveles de salud
y vida.


Con el primer punto, la formación intentaría dar
cuenta de aquel descuido de la salud pública por
la salud y aportaría elementos filosóficos, teóri-
cos, metódicos y técnicos para la interpretación
de la salud pero, al mismo tiempo, estaría reco-
nociendo la necesidad de apoyar la comprensión
por parte de los estudiantes de que una fuerza
fundamental para la producción de la salud y
para controlar socialmente el ejercicio económi-
co, técnico y político del sistema se encuentra en
la propia forja de los públicos por la salud.


30. Maturana, Humberto y Varela, Francisco. El árbol del conocimiento. Op. cit.
31. Castiel, David. O buraco e o avestruz: A singularidade de adoecer humano. Campinas: Papirus; 1994.
32. “Las teorías contemporáneas de la planificación-gestión en salud son cada vez más basadas en el


concepto práctica, todavía se las aplican sin el instrumental de la epidemiología, como si la epidemio-
logía no tuviera nada que decir a los planificadores de las escuelas de Carlos Matus o Mario Testa…”
Almeida-Filho, Naomar. La ciencia tímida: ensayos de deconstrucción de la epidemiología. Buenos Aires:
Lugar Editorial; 2000.


33. Luz, Madel. Op. cit., p. 8.


políticos, que a su vez dirigen las intervenciones
técnicas, económicas y administrativas. La re-
forma sectorial para la medicina social no cons-
tituye una propuesta de simple mejoramiento
del quehacer, sino una labor de posicionar los
fines y derechos humanos para ordenar y dina-
mizar los medios.


Pero los fines y derechos humanos no pueden al-
canzarse sin el empoderamiento de la población
para que los demande y los defienda. La medici-
na social y la salud colectiva han sido fieles desde
su nacimiento a esta necesidad. Las reflexiones
y experiencias vividas alrededor de este tópico
han constituido, posiblemente, uno de los apor-
tes más importantes que la medicina social en
cuanto disciplina ha podido brindar al pensa-
miento y práctica social en salud. En otras pala-
bras, la medicina social-salud colectiva ha pues-
to por delante los fines y derechos humanos en
el pensamiento, acción y gobierno en salud y, al
mismo tiempo, ha concebido que aquellos fines
y derechos no podrán alcanzarse sin el control
social poblacional. Al respecto los avances que
presenta Mario Testa en su libro Saber en salud
resumen en buena forma lo que discutimos en
este momento. Mario28 considera que el accio-
nar en el campo de la salud colectiva se desarro-
lla en un doble movimiento de determinación-
constitución y de significado-sentido. En otras
palabras, es fundamental que la acción obre con
un criterio de búsqueda de las determinacio-
nes de su objeto de estudio, esto es, descubra
las “fuerzas positivas que establecen los límites
dentro de los cuales puede ocurrir el fenómeno”.
Además en la acción en salud colectiva, el tra-
bajador se construye en cuanto sujeto, pasando
por sujeto de la vida, sujeto epistémico, sujeto
público para, por último, reconstituirse como
sujeto de la vida comprometido con el cambio
requerido. Para hacerlo el salubrista debe com-
prender y explicar el mundo de significado con


que se encuentra y que, por lo general, se con-
solida en cuanto estructura, pero a su vez busca
construir el mundo del mañana con un sentido
definido. El juego de sentido-significado-deter-
minación-constitución es un juego complejo ca-
paz de caminar con algún éxito entre el Escila del
subjetivismo y el Caribdis del objetivismo. Pero
además del logro metodológico indicado, tam-
bién posibilita al trabajador de la salud colectiva
constituirse como sujeto y buscar la construc-
ción del sujeto colectivo o público por la salud,
como fuerza fundamental para la conservación
y avance de los logros en la salud colectiva.


Bajo este requerimiento Mario Testa reconoce
la necesidad de una doble hermenéutica. Una
primera hermenéutica a través de la inmersión
directa de la medicina social con la población y
en su mundo de la vida, con lo cual se defiende
el carácter siempre calificado que detenta todo
miembro poblacional para forjar sus propias
verdades, eticidades, veracidades, prácticas y
estrategias de organización de su poder. Pero
además, una segunda hermenéutica, con miras
a enriquecer aquella vida social con el aporte de
las posibilidades explicativas de la ciencia.


En efecto, el mundo en que se mueve la medi-
cina social es un mundo que está dado29 y que
también está dándose. Está dado como estructu-
ra en la que es posible encontrar recursos físicos,
ecológicos, biológicos, financieros, tecnológicos,
etc. por un lado, pero también normas, leyes,
reglamentos, directivas reconocidas e institu-
cionalizadas. Está además dándose (ocurriendo)
como la autopoiesis vital individual y social y
como producto del accionar de la gente con sus
verdades, eticidades, veracidades, prácticas y es-
trategias de organización de su poder.


La medicina social requiere conocer-accionar
en ese doble mundo de lo dado y del dándose. La


28. Testa, Mario. Saber en salud: la construcción del conocimiento. Buenos Aires: Lugar Editorial; 1997.
29. Zemelman, Hugo. Los horizontes de la razón (tomo 1). México: Antropos; 1992.




182 ALAMES: veinte años. Balance y perspectiva de la medicina social en América Latina La salud y la vida 183


El compromiso de la medicina social-salud colec-
tiva con las prácticas sociales sectoriales y extra-
sectoriales que apoyan el desarrollo de la salud o
el control de las enfermedades, imbricadas con
esa búsqueda de sentido y significado, constitución
y determinación que nos recomienda Testa, nos
obliga a encontrar aquellas cuestiones que ma-
yor importancia tienen en este momento para
la defensa de la salud del público. Uno de estos
aspectos constituye la defensa y reconstitución
de las estructuras de salud tan venidas a menos
luego de veinte años de reforma neoliberal. Los
ejemplos de gobierno de la medicina social de
los que hemos hablado constituyen importantes
canteras para inventar nuevas formas de pro-
yección y relación con las políticas, estructuras
e instituciones del campo con miras a lograr ma-
yores dosis de democracia, eficacia y equidad. En
el campo de las instituciones, también es funda-
mental volver la mirada hacia la academia, lugar
en el que nació la medicina social y que estos
veinte años de neoliberalismo también ha debi-
litado su potencialidad reflexiva y de compromi-
so con el avance de la salud, ante la necesidad de
supervivencia ante las demandas del mercado.
La medicina social pudo construir su estructura
analítica a través del aporte de las ciencias socia-
les, estableció sus señas particulares con el mar-
xismo y ganó su identidad al proponerse como
programa político de cambio que lucha por el
derecho a la salud a ser construido con la parti-
cipación de voluntades diversas y métodos con-
sensuados, pero no podrá avanzar si al mismo
tiempo no continúa enriqueciendo y fundamen-
tando su base teórico-metodológica, lo cual solo
puede ocurrir con el fortalecimiento de nuestras
universidades. Esto es especialmente importan-
te en el momento que vivimos, en el que hemos
confirmado que el fin de la historia es un cuento
fantasioso, que las versiones de la única verdad
no tienen más vigencia y que este universo es
un multiverso producto de determinaciones y


productor de emergencias, las mismas que cons-
tantemente debe ser interpretadas y explicadas.
En otras palabras, parece que se han esfumado
los modelos únicos, científicamente probados o
políticamente sancionados o económicamente
perfectos para construir la salud soñada, parece
más bien que nos hallamos en un momento en
que es posible diseñar propuestas alternativas
que tengan sabores culturales particulares pero
que rescaten e integren los productos universa-
les científico-tecnológicos para utilizarlos con
miras a mejorar las condiciones de salud y vida,
así como para prevenir y curar la enfermedad.
Aquello no podemos hacer sin el concurso de
nuestras universidades.


Ahora bien, la medicina social podrá dinamizar
su compromiso solamente a través del trabajo
conjunto de la sociedad organizada, con iden-
tidades o movimientos sociales que protegen
y desarrollan sus instituciones, controlan el
cumplimiento de las obligaciones estatales en
salud y tejen redes de apoyo mutuo nacionales
e internacionales oponiendo como resistencias
globalizadas35 las viejas y nuevas formas de do-
minación. Al respecto, el mantenimiento y for-
talecimiento de las relaciones y trabajo conjunto
con los foros sociales parece ser una cuestión de
vital importancia para la medicina social.


Después de 1999, fecha del otro Davos y de
Seattle, la globalización de las resistencias ha to-
mado mucha fuerza. La constitución del Fórum
Mundial Social de Porto Alegre es una de las ma-
nifestaciones más importantes, pero no dejan
de tener gran visibilidad los Fórums continenta-
les de Bamako, Quito, Florencia, India, Manaos.
A través de todas estas convocatorias, es posible
sugerir que la sociedad civil de abajo (conforme lo
denomina Francois Houtart) profundiza y am-
plía sus resistencias.


35. Amin, Samir y Houtart, Francois (editores). Globalización de las resistencias. Barcelona: Iaria, 2003.


Con la segunda característica, la formación del
profesional intentaría dar una respuesta dife-
rente ante los cambios que vivimos, esto es: es-
tablecer como eje la vida y el accionar poblacio-
nal para entender y movilizar los conocimientos
científicos y no científicos existentes, viabilizar
las fuerzas políticas, y encaminar los recursos
necesarios para el mejoramiento de la salud y
vida poblacional. Esta acción mediadora obliga,
por otro lado, a las instituciones formadoras de
personal en salud colectiva o medicina social a
mantener una posición ética de defensa de la
vida, la equidad y la construcción de una nue-
va ciudadanía. Requiere, también, adoptar una
actitud reflexiva sobre nuestras propias capaci-
dades de conocer y actuar, y sobre el uso de la
ciencia y la tecnología.


Perspectivas


Cuatro son las características fundamentales
que Juan César García había asignado al térmi-
no medicina social acuñado en Europa del siglo
XIX, y que podrían constituir guía para nuestra
acción en América: a) compromiso político con
el cambio; b) salud-enfermedad como hecho so-
cial; c) importancia de la ciencia en la construc-
ción de la disciplina; y d) responsabilidad del
Estado en el campo de la salud.

Hemos intentado delinear en esta aproximación
algunas cuestiones: a) los rasgos históricos y el
significado del término medicina social y b) la
definición de nuestras señas particulares. Pro-
pusimos, por otro lado, visitar tres movimientos
simultáneos que van: c) desde la preocupación
centrada alrededor del concepto salud-enferme-
dad al énfasis en la categoría práctica de salud;
d) desde la insistencia por establecer las diferen-
cias disciplinaria a la búsqueda de unidad en la
acción; y e) desde el espacio académico a otros
espacios de la práctica.


Conforme habíamos indicado anteriormente,
parece que a través de la medicina social ve-
nimos construyendo nuestra identidad como
programa político de cambio que lucha por el
derecho a la salud a ser construido con el aporte
de voluntades diversas y métodos consensua-
dos. En esa medida, la potencialidad de nuestro
avance radicará en la ampliación de experiencias
de transformación en el ámbito de la salud colec-
tiva que permitan abrir espacios y caminos para
la lucha por salud como un derecho a través del
compromiso y empoderamiento poblacional.


Lo anterior obliga a todos los que somos parte
de la medicina social a enfrentar constantemen-
te el reto de criticar, conservar y superar nues-
tros horizontes de visión y conocimientos y, al
mismo tiempo, fortalecer aquellas prácticas que
buscan no solo éxito técnico sino logro prácti-
co, es decir, ejercer el deber y derecho de cuidar
nuestras poblaciones. Al hacerlo, desarrollar ese
cuádruple movimiento que nos recomienda Tes-
ta de construcción de sentido y significado, de
constitución y determinación, comprendiendo
además que aquello podrá darse siempre y cuan-
do los actores individuales y sociales se consti-
tuyan igualmente en sujetos que construyen su
salud, “en una lid permanente contra las dificul-
tades del propio organismo y del medio ambien-
te”,34 enriqueciéndose con el aporte científico
que traen las ciencias y tecnologías y ejerciendo
su poder y derecho en cuanto ciudadanía. La re-
flexión amplia y diversa que lleva al rescate de
elementos científicos y de otros tipos de sabidu-
ría práctica para la construcción de las verdades
útiles para el logro de la salud es otro de los as-
pectos importantes de la medicina social-salud
colectiva en sus veinte años de madurez. En
otras palabras, en nuestro compromiso como
movimiento práctico político que lucha por el
derecho a la salud, es fundamental que podamos
“digerir” todos los posibles aportes científicos y
prácticos que puedan colaborar en ese empeño.


34. Passos Nogueira, Roberto. A saúde pelo avesso. Op. cit.




184 ALAMES: veinte años. Balance y perspectiva de la medicina social en América Latina


La precarización del trabajo del personal que
labora en los servicios de salud constituye otro
campo fundamental de reflexión y acción por
parte de la medicina social. El empeño por re-
construir formas laborales dignas que apoyen
la constitución del trabajador como actor cons-
ciente y comprometido con la vida de la pobla-
ción es fundamental.


Me parece que desde la medicina social, ante el
debilitamiento del Estado pero con la insurgen-
cia de los nuevos movimientos sociales y globali-
zación de las resistencias, se abre un reto diverso.
Debemos comprender que nuestra potenciali-
dad actual para apuntalar el fortalecimiento de
la salud de las colectividades, el fortalecimiento
de las instituciones debilitadas, la lucha por el
trabajo digno y el propio desarrollo de nuestra
disciplina radica en la necesidad de transfor-
marnos en intérpretes-mediadores de esas nue-
vas fuerzas que surgen en este momento de glo-
balización.


Para posibilitar el avance de la medicina social
también tendremos que considerar con mayor
preocupación nuestra realidad organizativa y
superar nuestras limitaciones para lograr una
existencia más continuada. Requerimos organi-
zar un trabajo en red que posibilite potenciar las
experiencias vividas, apoyar en mejor forma el
trabajo a veces solitario que desarrolla nuestra
secretaría ejecutiva y nuestros coordinadores y
fortalecer nuestra comunicación e intercambio.
Mario Hernández expresa al respecto lo siguien-
te: “ojalá logremos darle a ALAMES una forma
de organización y de gestión que permita asu-
mir el reto de propiciar cambios estructurales en
nuestros sistemas y políticas de salud para avan-
zar significativamente en el derecho a la salud
en todos nuestros países. Como estamos hoy,
apenas logramos hacer congresos cada cierto
tiempo. Pero hacia adelante se requiere mayor
organización, recursos, movilización, capacidad
de respuesta oportuna, entre otras cosas”.36


36. Comunicación personal.




La salud y la vida 187


El encargo que me hacen los organizadores del V Congreso Internacional de Salud Pública
“Salud, Ambiente y Desarrollo. Un reencuentro
con los temas fundamentales de la salud públi-
ca”, consistente en discutir “el saber en salud
pública en un ámbito de pérdida de antropocen-
trismo y ante una visión de equilibrio ecológico”,
es de naturaleza compleja y excede en mucho a
las posibilidades de quien sustenta esta ponen-
cia, razón por la que tan solo intentaré delinear
algunas cuestiones que pueden apoyar el debate
sobre el tema.


Este congreso tiene como objetivo general “ana-
lizar en su complejidad la situación ambiental
del planeta, sus perspectivas y sus consecuen-
cias para el futuro, la calidad de vida y la salud
de los seres humanos en relación ecológica y de
equilibro en la naturaleza, con el fin de encon-
trar alternativas para una vida posible, digna, en
armonía y constante evolución”.


Uno de los objetivos específicos de este even-
to reconoce la necesidad de “contribuir a la re-
flexión sobre los fundamentos conceptuales,
políticos y filosóficos de la salud pública en el
contexto del debate sobre el desarrollo y la si-
tuación ambiental”.


A partir de los propósitos, objetivo general y ob-
jetivos específicos del congreso y en función a su
estrategia de desarrollo, considero que es funda-


mental concentrar nuestra atención alrededor
del pedido de los organizadores sobre el saber
en salud pública en este momento de crisis am-
biental y cambios paradigmáticos importantes.


Para intentar cumplir con esta directriz, consi-
dero que es conveniente trabajar alrededor de
tres procesos de singular importancia:


1. Analizar la constitución de la salud pú-
blica en cuanto disciplina con pretensión
científica y revisar sus presupuestos teó-
ricos y metodológicos.


2. Discutir las posibilidades de forjar una sa-
lud pública diferente. Al respecto, revisar
algunos nuevos hallazgos de las ciencias
naturales, que apoyan la forja de una nue-
va forma de mirar, interpretar y accionar
en el campo de la salud pública.


3. Llevar el debate filosófico y teórico al cam-
po del método. En este punto, analizar
la propuesta de Habermas sobre la doble
hermenéutica y de Sousa Santos sobre la
doble ruptura y proponer la posibilidad de
encontrar una doble ruptura en la investi-
gación-acción en salud pública con miras
a alcanzar, conforme propone el último
autor, un “conocimiento prudente para
una vida decente”.1


* Ponencia sustentada en el V Congreso Internacional de Salud Pública “Salud, Ambiente y Desa-
rrollo: Un Reencuentro con los Temas Fundamentales de la Salud Pública”, 8 a 10 de noviembre
de 2007, UC/UNL/OPS.


1. Santos, Boaventura de Sousa. Conhecimento prudente para una vida decente: um discurso sobre as ciências
revisitado. São Paulo: Cortez Editora, 2004.


El saber en salud pública en un ámbito de
pérdida de antropocentrismo y ante una visión
de equilibrio ecológico*


Artículo 12




188 El saber en salud pública en un ámbito de pérdida de antropocentrismo y ante una visión de equilibrio ecológico La salud y la vida 18


Con miras a comprender la salud pública con-
vencional, recordemos que la medicina clínica
constituyó su mirada, su saber, sus métodos y
técnicas alrededor de la enfermedad y la muer-
te. Foucault, en el Nacimiento de la clínica afirma
lo siguiente: “El hombre occidental no ha podi-
do constituirse a sus propios ojos como objeto
de la ciencia... sino en la apertura de su propia
supresión: de la experiencia de la sinrazón han
nacido todas las psicologías y la posibilidad
misma de la psicología; de la integración de la
muerte, en el pensamiento médico, ha nacido
una medicina que se da como ciencia del indi-
viduo”.7


El éxito de la medicina clínica que, sin lugar a
dudas ha sido bastante notorio, ha dependido
del logro de su positividad a través de su engarce
con la enfermedad y la muerte. De esta manera,
una buena parte de los problemas de la máquina
corporal ligados con desarreglos de su estructu-
ra y función por causas externas e internas han
podido ser explicados, neutralizados o abolidos,
con lo cual se ha logrado producir máquinas cor-
porales menos enfermas y que tardan más en
morir.


Ante el “éxito” de la medicina clínica sobre la
enfermedad individual, también se consideró a
principios del siglo XX, que era posible construir
una “enfermología social” llamada salud públi-
ca, supuestamente capaz de dar cuenta de la en-
fermedad colectiva o pública, interpretando lo
colectivo como sumatoria de enfermedades par-
ticulares. La salud pública no debía encargarse
del tratamiento del cuerpo enfermo que corres-
pondía a la medicina clínica, sino que se respon-
sabilizaría de las causas que se encuentran por
fuera de la máquina corporal. En esa medida, la
salud pública podría salirse del cuerpo humano
y encontrar las causas en los animales, plantas,
cosas y relaciones entre individuos que podrían


causar las enfermedades. La enfermología públi-
ca ocupa, entonces, un espacio distinto de aquel
que es ocupado y dominado por la clínica toman-
do a su cargo el cálculo del riesgo y la prevención
de la enfermedad.


Ahora bien, la medicina clínica tiene como fin
fundamental curar, y en esa medida acepta, al
constituirse como disciplina científica, centrar
su preocupación alrededor de la enfermedad in-
dividual. Sin lugar a dudas, la enfermedad de la
persona sería exorcizada y su muerte sería evi-
tada a través de la intervención sabia del pen-
samiento y bisturí manejados por la mirada y la
mano del médico. Pero para la enfermología públi-
ca, el problema es diferente y debe contestar la
pregunta ¿dónde se encuentran el pensamiento
y bisturí públicos para explicar el riesgo y para
prevenir o exorcizar la enfermedad y muerte que
ocurren en los grupos humanos? La enfermolo-
gía pública los ubica en la tecnología positivista
manejada por el Estado. Al igual que la medici-
na transforma al médico en el mago que explica
la enfermedad y que al mismo tiempo la cura,
así también la enfermología pública transforma
al Estado en el mago que explica el riesgo y lo
previene.


Esta metáfora del Estado mago y exorcista sobre
el riesgo y la enfermedad colectiva es plenamente
coherente con la concepción social dominante
durante el siglo XIX y a inicios del XX. Es tam-
bién coherente con las utopías reinantes en ese
momento. Recordemos que hemos vivido dos si-
glos con la idea que la razón (instrumental) y el
Estado nos entregarían la solución a todos nues-
tros problemas económicos, sociales, políticos y
culturales. También hemos creído que la razón
posibilitaría establecer un contrato, a través del
cual organizaríamos un centro o Estado sobera-
no, que fundamentado en el conocimiento cien-
tífico podría acumular todo el poder necesario


7. Foucault, Michel. El nacimiento de la clínica. México: Siglo XXI; 1966, p. 276.


Para dar cuenta de estos objetivos procederé a
rescatar algunas reflexiones anteriormente hil-
vanadas y que pueden apoyar la elaboración de
este trabajo.2


1. La salud pública convencional


Al mirar hacia los inicios de siglo XX, época en
la que se constituye la salud pública convencio-
nal como disciplina, es posible definir algunas
características fundamentales que le permiten
adquirir una denominación de enfermología pú-
blica,3 cuales son:


• El presupuesto filosófico-teórico de la
enfermedad y la muerte como punto de
partida para la explicación de la salud.


• El método positivista para explicar el
riesgo de enfermar en la población y el
estructural-funcionalismo para compren-
der la realidad social.


• El reconocimiento del poder del Estado
como fuerza privilegiada para asegurar la
prevención de la enfermedad.


No intentamos decir que esas características
han estado siempre presentes en la salud públi-
ca, sino que éstas han tenido mayor fuerza du-
rante el siglo XX, oponiéndose a otras propues-
tas como aquella generada por el movimiento
europeo de la medicina social, que reconocía que
la participación política generadora de democra-
cia, fraternidad e igualdad era la principal fuer-


za para transformar la situación de salud de la
población.4 Similares aspiraciones fueron reins-
taladas en la década de los sesenta del anterior
siglo en América Latina con el movimiento de la
medicina social.


El movimiento europeo dejó como impronta un
rico arsenal doctrinario e ideológico que no fue
integrado por la enfermología pública. Tampoco
el movimiento latinoamericano de medicina
social ha logrado impactar significativamente
sobre la salud pública convencional a pesar de
su crítica radical, los conocimientos aportados
y sus propuestas innovadoras. Diferente suerte
ha tenido la salud colectiva brasileña, que ha po-
dido impactar en el pensamiento y práctica de la
salud poblacional.


Tampoco produjeron grandes reformulaciones
las distintas propuestas reconocidas por Arouca
como preventivistas;5 por el contrario, fortale-
cieron ese paradigma o metáfora.6 Me refiero a
las iniciativas de cambio de los departamentos
universitarios de higiene por los de medicina
preventiva, las propuestas de medicina comuni-
taria forjadas en Estados Unidos y algunos paí-
ses de América Latina y la iniciativa de atención
primaria de salud.


La permanencia y relativo éxito de la metáfora
de la salud pública basada en el mencionado trí-
pode posiblemente se deben a la coherencia en-
tre los sustentos ideológicos, sus concepciones y
acciones técnico-políticas y su proyección sobre
la sociedad.


2. Granda, Edmundo. “¿Quo Vadis salud pública?” En: Revista ecuatoriana de salud pública. 1(1):7-20,
noviembre de 2005.


3. Ibídem, p. 9.
4. La propuesta de Virchow consistía en una reforma social radical que, en términos generales, com-


prendía “democracia completa e irrestricta, educación, libertad y prosperidad”. En: Rosen George.
Da policia médica a medicina social. Río de Janeiro: Editorial Graal; 1979.


5. Arouca, Sergio. O dilema preventivista: contribuição para a compreensão e crítica da medicina preventiva.
São Paulo: UNESP; 2003.


6. Passos, Nogueira Roberto. Perspectivas da Qualidade em Saúde. Río de Janeiro: Qualitymark Editora
Ltda. 1994.




10 El saber en salud pública en un ámbito de pérdida de antropocentrismo y ante una visión de equilibrio ecológico La salud y la vida 11


científico-tecnológica con el fin de prevenir los
riesgos de enfermar de la población a su cargo.
La salud pública pasa a ser una buena expresión
de una disciplina científica moderna, una forma
de orden del mundo, y a su vez la enfermedad
de la población es transformada en objeto de la
ciencia, pasible de intervención, de transforma-
ción, de modelación de “producción”.14


A través de su accionar interventor técnico-nor-
mativo el salubrista requiere:


• Integrar y acumular conocimientos, habili-
dades y experiencias depositadas en los cá-
nones científico-técnicos, con los cuales el
salubrista puede llevar a cabo el cálculo del
riesgo; en este sentido debe saber aplicar las
metodologías de investigación positivas es-
pecíficas para cada situación.


• Apoyar la elaboración y hacer cumplir las
normas dictaminadas por el Estado referidas
a la enfermedad pública y a las respuestas
sociales organizadas sobre ésta.


• Organizar, desarrollar y cuidar los servicios
encargados de prevenir las enfermedades y
apoyar la administración de aquellas institu-
ciones destinadas a tratarlas.


• Educar a la población para que adquiera los
conocimientos y técnicas que permiten cal-
cular sus riesgos, prevenir las enfermedades
y, al mismo tiempo, sustituir sus saberes y
prácticas tradicionales (por tanto irraciona-
les y riesgosos).


• Velar por la sistematización y desarrollo de
los conocimientos y normas necesarios para
el avance de la ciencia y el fortalecimiento
del Estado.


El salubrista del siglo XX está encomendado,
entonces, a cuidar la salud del Estado y de la
ciencia-técnica, actuando sobre el riesgo de en-
fermar de la población a su cargo; debe observar
a la población, pero a través de los cristales de
la norma estatal y de la razón instrumental; e
intervenir sobre la población transformada en
objeto, que no solo debe ser intervenida con la
ciencia y la técnica sino que tiene, además, que
aprender a olvidar su cultura particular siempre
riesgosa. El mundo-máquina (la naturaleza) es
interpretado como un recurso para prevenir las
enfermedades o como un peligro o amenaza
para la producción o agravamiento de las enfer-
medades.


Boaventura de Sousa Santos critica la razón ins-
trumental, a la que califica como razón indolente
por su empeño en contraer el presente y dilatar
inmensamente el futuro. En lo que se refiere a
la contracción del presente, la razón indolente
está siempre “obcecada por la idea de totalidad
bajo la forma de orden”. No hay comprensión ni
acción que no se refiera a un todo, que tiene pri-
macía absoluta sobre cada una de las partes que
la componen. “La forma más acabada de totali-
dad para la razón indolente es la dicotomía, ya
que combina, del modo más elegante, la sime-
tría con la jerarquía: cultura científica/cultura
literaria, conocimiento científico/conocimiento
tradicional, hombre/mujer, cultura/naturaleza,
civilizado/primitivo, capital/trabajo, blanco/
negro, Norte/Sur, Occidente/Oriente y así su-
cesivamente”.15


No es admisible para la razón indolente que al-
guna de las partes tenga vida propia más allá de
la que le confiere la relación dicotómica, así, no
es posible pensar la naturaleza al margen de la
cultura, o el Sur al margen del Norte. Esta situa-
ción impide al pensamiento apropiarse de los


14. Luz, Madel. Natural, racional, social. Buenos Aires: Lugar Editorial; 1997, p. 32.
15. Santos, Boaventura de Sousa. “Hacia una sociología de las ausencias y una sociología de las emergen-


cias”. En: El milenio huérfano: ensayos para una nueva cultura política. Madrid: Editorial Trotta, 2006. p.
155. 2005.


para comandar la producción de bienes mate-
riales y espirituales, distribuir igualitariamente
la riqueza producida, instituir la ley, asegurar la
libertad de los individuos, brindar la felicidad
a todos, y en el campo de la salud, explicar los
riesgos, prevenir las enfermedades colectivas y
organizar los servicios para la curación de las
enfermedades8.


Es importante indicar que la enfermología pública
concibe a la naturaleza como una exterioridad a
ser explicada pero nunca comprendida. La natu-
raleza es concebida como un recurso o como una
amenaza externos para la salud y en esa medida,
con el fin de transformar la amenaza en recurso,
la enfermología pública participa en el empeño
racional-instrumental para su domesticación.
Todos los elementos que hacen parte de la na-
turaleza, ya sean físicos o biológicos, pasan a
ser clasificados de acuerdo a su potencialidad de
amenaza o beneficio para la salud. Las amenazas
deben ser erradicadas o controladas, mientras
que los elementos beneficiosos deben ser pro-
tegidos y desarrollados como recursos. En otras
palabras, la dicotomía cultura/naturaleza se
presenta con fuerza en esta disciplina; “separa-
da la naturaleza del hombre y de la sociedad no
es posible pensar en interacciones múltiples”9 ni
tampoco proponer equilibrios ni límites. La en-
fermología pública se une, entonces, en el objeti-
vo de la ciencia-tecnología moderna de dominar
la naturaleza para lograr la salud por descuento
de enfermedad de los seres humanos.


La enfermología pública organiza de esta manera
su base de sustento sobre el mencionado trípode
constituido por el pensamiento centrado alrede-


dor de la enfermedad y la muerte, el método po-
sitivista para el cálculo del riesgo de ocurrencia
de enfermedades en la población, el estructural-
funcionalismo como teoría de la realidad social
y la preeminencia del Estado como asiento para
la organización de las acciones preventivas y el
apoyo a la gestión de los servicios de atención
médica.


Los presupuestos funcionalistas ahorran a la en-
fermología pública la preocupación por el sujeto
individual y colectivo: es suficiente interpretarlo
como objeto individual u objeto colectivo que exis-
te y se reproduce en función de la estructura so-
cial de la que es parte determinada y sobre el que
puede hacer una aproximación positivista. La
aproximación positivista permite leer la realidad
de esos objetos a través de la razón tecnológica10 o
razón instrumental11 o razón indolente,12 confor-
me corresponde a cualquier cosa u objeto que no
es autopoiético,13 es decir, que supuestamente no
genera en su diario vivir ni sus normas, ni sus
productos, ni sus mecanismos de reproducción.
Ante un objeto que existe como un producto de
las causas del ayer, no es necesario comprender
la actividad natural ni la acción social (que se
da en el aquí y ahora) y, además, es lícito que el
Estado intervenga desde fuera con la tecnología
científica para lograr la salud por descuento de
enfermedad.


El salubrista se constituye, de esta manera, en
un agente del Estado y de la técnica: un inter-
ventor técnico-normativo, quien a través de su
accionar logra efectivizar en las instituciones de
atención médica y en la población el propio po-
der del Estado y ejecutar la verdad de la ideología


8. Granda, Edmundo. Sujeto, ética y salud. Salud pública: Experiencias y reflexiones. 1997; 46-61.
9. Santos, Boaventura de Sousa. “El fin de los descubrimientos imperiales”. En: El milenio huérfano. Ma-


drid: Editorial Trota; 2005.
10. Ayres, José Ricardo. Epidemiologia e emancipação. Río de Janeiro: Hucitec - Abrasco, pp. 67 -85.
11. Habermas, Juren. Teoría de la acción comunicativa. Madrid: Taurus; 1992.
12. Santos, Boaventura de Sousa. A crítica da razão indolente: contra o desperdício da experiência. 3ra. edição.


São Paulo: Editora Cortez; 2001
13. Maturana, Humberto y Varela, Francisco. El árbol del conocimiento. Op. cit.




12 El saber en salud pública en un ámbito de pérdida de antropocentrismo y ante una visión de equilibrio ecológico La salud y la vida 13


dados al Estado, luchan por su democrati-
zación y entran en acuerdos-desacuerdos
con los poderes supra e infranacionales.


Una primera pregunta se refiere a la posibilidad
de que en este momento de globalización y neo-
liberalismo se avance hacia dicha propuesta. Pa-
rece que aquello es posible, ya que cada vez más
confirmamos que:


a) no es posible lograr la salud únicamente por
el descuento de la enfermedad;


b) la aproximación positivista y funcionalista
que excluye al sujeto como generador de su
propio conocimiento y de la acción también
ha sido grandemente criticada;


c) el Estado, supuesto mago y exorcista sobre el
riesgo y la enfermedad públicos, ha debilita-
do grandemente su autonomía y soberanía,
transformándose en intermediador de inte-
reses distintos y por lo general contrapues-
tos;


d) nuevas fuerzas sociales y políticas aparecen
en el horizonte; e


e) importantes innovaciones teóricas y prácti-
cas ocurren en las ciencias naturales y en la
investigación en salud en particular.


Estos hechos han sido abordados con más dete-
nimiento en trabajos anteriores,17 tan solo re-
cordemos dos elementos importantes:


a) el Estado-nación, contenedor del quehacer
en salud pública y su principal impulsor, ha
perdido su autonomía y soberanía transfor-
mándose en un intermediario sin gran poder
para definir y defender las políticas sociales
en el campo de la salud colectiva;


b) al mismo tiempo, nuevos poderes han apa-
recido representados por las identidades
defensivas y proyectivas, que defienden as-
pectos íntimamente ligados con su mundo


de la vida y proyectan su accionar político
hacia otros actores y ámbitos de la sociedad.
Muchas de estas identidades ponen sobre el
tapete la importancia de interpretar la voz
de la naturaleza y entran en un nuevo diá-
logo con ella. En esa medida, desde la salud
pública debemos comprender que nuestra
potencialidad actual para apuntalar el forta-
lecimiento de la salud de las colectividades, el
fortalecimiento de las instituciones debilita-
das y el propio desarrollo de nuestra discipli-
na radica en la necesidad de transformarnos
en intérpretes-cuidadores y mediadores.


La salud pública del siglo XX requirió de inter-
ventores salubristas técnico-normativos, y no po-
día ser de otra forma, ya que pensábamos que
la razón científica y tecnológica organizada bajo
el poder del Estado era la única que podría suje-
tar, desde afuera, el salvaje funcionamiento de
la naturaleza y el irracional comportamiento hu-
mano para desarrollar un mundo de salud y ra-
cionalidad. La salud, entonces, la alcanzaríamos
mediante nuestra intervención salubrista fuerte
y sapiente sobre una población transformada en
objeto, tomando a la naturaleza como recurso.
En los inicios del presente milenio y desde hace
un buen rato ya no podemos sustentar aque-
llo y reconocemos que más vale interpretar las
acciones vitales naturales y sociales diversas,
aprender de ellas para organizar propuestas de
cuidado de la vida natural y social mediando con
la ciencia, la economía y la política con miras a
impulsar la salud poblacional.


La salud pública y las ciencias naturales


Cuando decimos que la salud pública alternativa
debe “interpretar las acciones vitales naturales
diversas”… y organizar procesos de “cuidado de
la vida natural y social…”, nos referimos a una


17. Granda, Edmundo. “Salud: globalización de la vida y de la solidaridad”. Saúde em debate. 24(56): 83-
101.


múltiples saberes y experiencias que acaecen en
la vida cotidiana. Es por esto que Sousa Santos
denuncia el “desperdicio de la experiencia” y la
necesidad de desarrollar una “Sociología de las
ausencias”, a través de la cual intenta demostrar
que lo que no existe es, en verdad, activamente
producido como no existente, es decir como una
alternativa no creíble a lo existente.


Boaventura de Sousa Santos distingue algunas
lógicas de producción de ausencias, entre las
que destacamos la “monocultura del saber y del
rigor del saber”, representada por la ciencia mo-
derna y la alta cultura como criterios únicos de
verdad y de cualidad estética respectivamente.
La enfermología pública también hace parte de
esta lógica al dejar de lado el saber tradicional
sobre salud y enfermedad propias de las pobla-
ciones en las que interviene, a las que califica
como ignorantes. En nuestro caso específico,
toda la rica tradición y experiencia andina en
salud no es tomada en consideración, pasando a
constituirse en una no existencia que nos ha lle-
vado a una pérdida de experiencia importante.


Una segunda lógica que vale la pena analizar es
aquella de la monocultura del tiempo lineal que
reconoce que la historia tiene sentido y direc-
ción únicos y conocidos. Esta lógica produce no
existencias, declarando atrasado todo lo que es
asimétrico a lo que es declarado como avanza-
do, posibilitando de esta forma el aparecimien-
to de la “no contemporaneidad de lo contem-
poráneo”.16 La enfermología pública declara a los
saberes y prácticas familiares, comunitarias,
tradicionales como no contemporáneos o como
atrasados o subdesarrollados, produciendo en
esta forma una no existencia y la consecuente
pérdida de experiencia.


Una tercera lógica de producción de inexisten-
cias es la lógica de la escala dominante, donde lo


universal y lo global tienen la primacía sobre
lo particular y lo local, las mismas que quedan
atrapadas en escalas que las incapacitan para
ser tomadas como alternativas creíbles. Es lo
que sucede con la enfermología pública que des-
carta cualquier experiencia o conocimiento que
no tiene validez universal o científica.


La constitución de la enfermología pública pro-
duce, entonces, ausencias, o no existencias: se
silencia la voz de la naturaleza, la voz de las cul-
turas no científicas, la voz de las culturas “atra-
sadas”, la voz de las culturas particulares.


2. En búsqueda de una salud pública
diferente


Consideramos que la construcción de una pro-
puesta alternativa en el campo de la salud pú-
blica debe criticar las características anterior-
mente indicadas. En otros términos, debería
estudiar la potencialidad de construir una salud
pública fundamentada en una metáfora que re-
conoce los siguientes presupuestos:


1. Presupuesto filosófico-teórico de la salud
y la vida, sin descuidar la prevención de la
enfermedad.


2. Métodos que integran diversas metáfo-
ras y proponen variadas hermenéuticas
(incluida la científica positivista) capaces
de dar cuenta de la actividad natural, la
acción social y las estructuras sociales.



3. Prácticas sociales que integran diversos


actores y poderes a más del poder del
Estado: el accionar del individuo, de los
públicos o movimientos sociales que pro-
mueven la salud, controlan socialmente
el cumplimiento de los deberes encomen-


16. Ibídem, p. 161.




14 El saber en salud pública en un ámbito de pérdida de antropocentrismo y ante una visión de equilibrio ecológico La salud y la vida 15


c) La noción de coherencia como realidad que
ocurre en los procesos fuera de equilibrio, los
mismos que producen una autoorganización,
esto es, originan nuevos comportamientos
colectivos de partículas correlacionadas que
generan transformaciones cualitativas.


Ésta es la razón por la cual la física ha introduci-
do conceptos tales como sensibilidad, inestabili-
dad, bifurcación. La sensibilidad une la definición
del sistema a su actividad, la inestabilidad hace
relación a la sensibilidad del sistema a sí mis-
mo, a las fluctuaciones de su propia actividad,
y la bifurcación describe al sistema cuando éste
se torna inestable y puede evolucionar en la di-
rección de varios regímenes de funcionamiento.
Prigogine y Stengers dicen:


“… en estos puntos (de bifurcación) un
‘mejor conocimiento’ no nos permitiría
deducir lo que ocurriría y sustituir las
probabilidades por las certezas… Hoy se
conoce que un mismo sistema, puede, en
la medida en que se aumenta su desvío
atravesar múltiples zonas de inestabili-
dad, en las cuales su comportamiento se
modificará de manera cualitativa y podrá
adquirir un régimen caótico, en que su
actividad puede ser definida como el in-
verso del desorden indiferente que reina
en el equilibrio: ninguna estabilidad ga-
rantiza más la pertinencia de una des-
cripción macroscópica, todos los posibles
se actualizan, coexisten e interfieren, el
sistema es ‘al mismo tiempo’ todo lo que
puede ser”.21


En esta forma, la física quiebra su noción de
ciencia modelo, siempre basada en las leyes in-
variantes, y nunca cercana a las variaciones, al
cambio. El requerimiento de la invariabilidad,
del equilibrio estaba siempre preconcebido bajo


la necesidad de mantener los sistemas someti-
dos a quien la manipula, pero hoy debe recono-
cer que fuera del equilibrio esa definición debe
ser abandonada para dar paso a nuevas nocio-
nes de inestabilidad, coherencia, sensibilidad y
bifurcación. “Tanto en dinámica clásica como en
física cuántica las leyes fundamentales ahora ex-
presan posibilidades, no certidumbres. No solo
poseemos leyes sino acontecimientos que no
son deducibles de las leyes pero actualizan sus
posibilidades”22.


La investigación y hallazgo de atractores frac-
tales ayuda a comprender la posibilidad de que
los sistemas en su movimiento generen una
multiplicidad infinita de trayectorias. Hasta
hace poco tiempo, la existencia de un atractor
era sinónimo de estabilidad y de reproductibili-
dad, es decir, de retorno a lo mismo a pesar de
las perturbaciones existentes y en cualquiera de
las particularidades iniciales del proceso. Ahora
sabemos que en situaciones iniciales muy próxi-
mas pueden generarse, en un horizonte tempo-
ral, evoluciones totalmente divergentes.


La idea de causa fue más o menos explícitamen-
te asociada a la noción de lo mismo, es decir, una
misma causa produce, en circunstancias seme-
jantes, un mismo efecto; ahora la idea de cau-
sa se reduce a una afirmación sin gran alcance
cognoscitivo: ocurre lo que debía ocurrir, ya que
esos mismos sistemas, si son caracterizados por
un atractor fractal, no tendrán un destino con-
vergente, sino que pertenecen a trayectorias que
divergirán a lo largo del tiempo, aspecto que ca-
racteriza al comportamiento caótico.


La existencia de los sistemas caóticos transfor-
ma la noción de imprevisibilidad, la libera de la
idea de ignorancia contingente, de que un mejor
conocimiento sería suficiente para interpretarlo
y le da un sentido intrínseco a la propia mate-


21. Ibídem.
22. Prigogine, Ilya. El fin de las certidumbres. Madrid: Taurus; 1997, pp. 9-10.


naturaleza muy diferente a aquella que fue con-
cebida por la enfermología pública. En efecto, pro-
venimos de una ciencia física dura, cuyas leyes
negaron la diferencia entre el pasado y el futuro,
donde la simetría temporal permitió, como dice
Bergson, reducir el devenir a la producción de lo
mismo por lo mismo. Leibniz ratificará tal sime-
tría con el principio de razón suficiente, esto es,
la equivalencia entre la causa plena y el efecto
completo; la reversibilidad de las relaciones en-
tre lo que se pierde y lo que se crea. A través de
Galileo podremos expresar con mayor claridad
esta simetría: un cuerpo que desciende un pla-
no inclinado pierde altitud, pero adquiere una
velocidad que (en ausencia de atrito) es aquella
que le sería necesaria para retomar su altitud
inicial.


Boltzman propondría la existencia de la flecha
del tiempo, la irreversibilidad de las leyes de la
termodinámica y sentaría en alguna medida las
bases para una nueva ciencia, pero los juicios
ideológicos impregnados en la dinámica clásica
impidieron aquilatar su propuesta y le obligaron
a disciplinarse en los cuarteles de la lógica dura.
Esto es explicable como lo dicen Prigorine y
Stengers porque “la ciencia nacida en Occidente
no se desarrolló apenas como un juego intelec-
tual o como una fuente de prácticas útiles, y sí
como una apasionada búsqueda de la verdad”,18
y como una búsqueda de poder, sustentaría
Foucault. “Si pudiésemos definir la causa ‘plena’
y el efecto ‘completo’ (diría Leibniz), nuestro co-
nocimiento se igualaría en cuanto a perfección
a la ciencia que Dios tiene del mundo”.19 El Dios
del determinismo, Dios de un mundo donde “no
hay lugar para lo que no está formalizado”,20 ex-
plicaría Thom. Un Dios “que no juega a los da-
dos”, añadiría Einstein.


Pero el propio Leibinz de la razón suficiente,
planteará la imposibilidad de predecir cuál pas-
to escogería el asno de Buridan o la acción libre
del hombre y por lo tanto ratificará la finitud del
conocimiento; ante lo cual, aquel ideal del saber
infinito podría tornarse inaccesible, ilusorio y
estéril. En otras palabras, la objetividad científi-
ca no tiene sentido, si termina calificando como
ilusorias las relaciones que mantenemos con el
mundo, si los califica como apenas subjetivas, o
como apenas instrumentales los saberes que per-
miten tornar cognoscibles los fenómenos que
nos rodean.


El mundo fenoménicamente se presenta siempre
como nuevo, como variable, como cambiante. La
física redujo estos fenómenos a mera apariencia,
siempre los negó. Pero el siglo XIX interpretó la
vida como constante evolución, mientras que la
física ha demostrado en el final del siglo XX que
no solamente las estrellas nacen, viven y mue-
ren, sino que como el propio universo tiene una
historia, las partículas elementales no paran de
crearse, de desaparecer y transformarse.


Para poder entender este universo como eterno
reinicio, la física ha debido:


a) Crear una noción de evolución y aceptar la
irreversibilidad de los procesos, esto es la
quiebra del antes y el después, el apareci-
miento de lo nuevo.


b) Integrar la noción de acontecimiento, que no
puede ser deducido de una ley determinista:
lo que aconteció podía no haber acontecido
y por lo tanto, las posibilidades que ningún
saber puede reducir remiten más bien a una
propia normatividad de la materia en activi-
dad.


18. Prigogine, Ilya y Stengers, Isabel. Entre o tempo e a eternidade. São Paulo: Editora Schwarcz Ltda.
1992.


19. Ibídem.
20. Thom, René. Prefacio al ensayo filosófico sobre las probabilidades de Laplace. Mencionado por Prigogine,


Ilya y Stengers, Isabel. Ibídem.




16 El saber en salud pública en un ámbito de pérdida de antropocentrismo y ante una visión de equilibrio ecológico La salud y la vida 17


actividad de lo que estudian. Así también, los
cientistas sociales, en su intento por conocer la
sociedad, están obligados necesariamente a to-
mar en consideración la forma en que los seres
humanos crean el sentido del mundo en que vi-
ven. A pesar de que los dos hechos tienen gran-
des diferencias, se visualiza una nueva coheren-
cia entre las aproximaciones científica, natural
y social.


En la segunda mitad del siglo XX, la naturaleza
inanimada deja de ser concebida como máquina
para dar paso a una interpretación distinta don-
de ésta también es considerada como sujeto. El
ser humano no es el dueño del mundo ni tiene
derecho de domeñarlo, porque la ¡materia ve! y
las moléculas son actrices y productos. El ser hu-
mano deja de ser dueño para pasar a ser socio. El
mundo centrado en el dios-hombre se derriba; el
antropocentrismo entra en crisis. Por otro lado,
la distinción dicotómica entre ciencias naturales
y ciencias sociales parece que comienza a dejar
de tener sentido y utilidad; muchas de las teo-
rías contemporáneas introducen en la materia
los conceptos de historicidad y de proceso, de
autodeterminación y aún de conciencia que an-
teriormente habíamos reservado para nosotros,
los seres humanos. “Es como si el hombre y la
mujer se hubiesen lanzado en la aventura de co-
nocer los objetos más distantes y diferentes de
sí, para una vez llegados allí, encontrarse refleja-
dos como en un espejo”.25 Estos nuevos aconte-
cimientos también nos llevan necesariamente a
preguntarnos por el valor de las dicotomías de-
fendidas por la modernidad, tales como natura-
leza/cultura, vivo/inanimado, natural/artificial,
animal/persona, mente/materia. La ruptura
ontológica entre el hombre y la naturaleza y las
dicotomías enunciadas permitieron, sin lugar a
dudas, la explotación científica de la segunda, la
misma que parece ser indisociable de la explota-
ción del hombre por el hombre.


La salud pública como una disciplina mixta pro-
ducto del entrecruzamiento de las miradas social
y natural, tiene, a la luz de los nuevos hallazgos,
la obligación de repensar sus formas de mirar,
interpretar y accionar.


Una nueva forma de mirar


La salud pública convencional miró a la pobla-
ción y a la naturaleza como objetos a ser inter-
venidos por parte de la norma funcional y la
ciencia positiva, mientras que la salud pública
alternativa requiere mirar cómo los sujetos indi-
viduales y colectivos crean o generan su salud en
el diario vivir, en interacción con la naturaleza y,
al mismo tiempo, construyen instituciones para
apoyar la promoción de la salud, y para prevenir
y atender enfermos.


Bajo este requerimiento, interpretamos que la
mirada de la salud pública alternativa está cam-
biando y buscando ampliar su horizonte para
avanzar desde:


a) Su preocupación por ver solamente la enfer-
medad y la muerte a la necesidad de reflexio-
nar y entender la salud y la vida, sin descui-
dar las primeras.


b) Su costumbre de ver objetos al intento por
mirar sujetos para actuar con ellos.


c) Su compromiso único con la función sani-
tarista del Estado a la comprensión de otras
formas de accionar saludables que a su vez
construyen organizaciones e instituciones
públicas para la salud.


Para la medicina clínica, el saber del paciente
no hace parte del conocimiento científico acu-
mulado (la evidencia) sobre la enfermedad, ni


25. Santos, Boaventura de Sousa. Um discurso sobre as ciências. 4ª edição. São Paulo: Cortez editora,
2006.


ria que evoluciona y autoproduce, con relación
al ambiente, su propia trayectoria variante. Con
la noción de atractor caótico la cuestión funda-
mental no radica en oponer determinismo e im-
previsibilidad, sino más bien entender por qué
es imprevisible una evolución que se comporta
unas veces de una manera y otras veces de otra.


El comportamiento caótico ha permitido avan-
zar en la comprensión de los procesos químicos
que, como bien se conoce, son creadores de nue-
vas estructuras materiales que de algún modo
constituyen los testimonios de su propia for-
mación. Estos indican cómo la irreversibilidad
se inscribe en la propia materia y posibilita la
creación de lo nuevo como realmente existente
y no como simple apariencia, y ha dado espacio
para iniciar una posible explicación del origen de
la vida donde, la no-repetibilidad, la existencia
de correlaciones de largo alcance y el quiebre de
la simetría espacial, permitirían interpretar en
mejor forma la riqueza de las relaciones entre
los procesos, los acontecimientos y las circuns-
tancias que ganan sentido fuera del equilibrio y
posibilitan la aparición de la vida como aconteci-
miento. En esta forma no estaríamos hablando
de una reducción de la vida a lo físico-químico
sino de una verdadera metamorfosis de la quí-
mica, donde las moléculas, como sustentan Ei-
gen y col., serían al mismo tiempo, las actrices y
los productos de su propia historia. “La materia
es ciega al equilibrio allí donde no se manifiesta
la flecha del tiempo, pero cuando ésta se mani-
fiesta lejos del equilibrio, ¡la materia comienza
a ver! Sin la coherencia de los procesos irrever-
sibles de no equilibrio sería inconcebible la apa-
rición de la vida en la tierra”.23 La materia y la
naturaleza dejan de ser concebidas como máqui-
nas para dar paso a una interpretación distinta
donde éstas también son consideradas sujetos.


Lejos del equilibrio, los procesos no pueden ser
comprendidos dentro del esquema compensato-
rio causa-efecto, sino que se articulan en arre-
glos singulares, sensibles a las circunstancias
que les rodean, capaces de cambios cualitativos,
abiertos a la bifurcación de sus trayectorias, ori-
ginadores de lo nuevo.


“Desde el origen, la física fue dilacerada
por la oposición entre el tiempo y la eter-
nidad: entre el tiempo irreversible de las
descripciones fenomenológicas y la eter-
nidad inteligible de las leyes que debían
permitirnos interpretar esas descripcio-
nes fenomenológicas. Hoy, el devenir y
la inteligibilidad ya no se oponen, pero la
cuestión de la eternidad ni por eso aban-
donó la física… ella aparece bajo nueva
luz, en la posibilidad de un eterno reco-
menzar, en una serie infinita de univer-
sos a traducir la eternidad incondiciona-
da de esa flecha del tiempo que confiere
a nuestra física su nueva coherencia… La
idea de eternidad parece que impuso una
confrontación trágica entre el hombre
cuya libertad impone y afirma el tiempo,
y un mundo pasivo, dominable y transpa-
rente al conocimiento humano”.24


Esta idea rompió el diálogo entre ciencias na-
turales y sociales, diálogo que en este inicio de
milenio parece reiniciar, ya que la ciencia, al
igual que el arte y la filosofía, es experimenta-
ción creadora de cuestiones y de significaciones
y en ningún momento está destinada a basarse
en una racionalidad instrumental o indolente
destinada a destruir lo que no puede compren-
der. Los físicos y los biólogos ahora comienzan
a aceptar que la definición de su objeto no está
dada de una vez por todas, sino que puede de-
pender de la manera intrínseca del régimen de


23. Ibídem, p.11.
24. Prigogine, Ilya y Stengers, Isabel. Entre o tempo e a eternidade. Op. cit.




18 El saber en salud pública en un ámbito de pérdida de antropocentrismo y ante una visión de equilibrio ecológico La salud y la vida 1


su especial historia de vida, personalidad y aco-
plamiento al medio ambiente. Si es así, la salud
pública alternativa comienza a preguntarse so-
bre cómo proceder para transformarse en intér-
prete de las especiales circunstancias particula-
res de vida de la población, donde se encuentran
las mayores potencialidades de salud.


Lo anterior está llevando a la salud pública a pen-
sar que el método científico positivista, basado
en la idea de la verdad universal a través de la
mathesis o “comparación de las cosas en el mun-
do”,31 deberá dar paso a una propuesta metódica
que también considere las verdades particulares
y diversas, ya que la salud ocurriría en la medida
en que el organismo social y el cuerpo humano
conservan su capacidad de instituir nuevas nor-
mas. Esta forma de ver complejiza los métodos
de investigación tradicionales utilizados por la
epidemiología y fundamentados en una visión
de riesgo, al verse obligados a diferenciar la sus-
ceptibilidad grupal e individual y la acción de los
factores asociados al problema que se intenta
estudiar.32 Al respecto, Naomar Almeida, des-
de la epidemiología, hace aportes importantes
para dar cuenta de ésta y otras problemáticas
al introducir tres dimensiones: la dimensión
de las instancias, la dimensión de los dominios
y la dimensión de los niveles de complejidad,33
mientras que Roberto Passos Nogueira insiste
en actualizar aquella idea illichiana constante en
la Némesis médica que la salud constituye “una
capacidad autónoma de lidiar, una capacidad de
hacer con autonomía, en una lid permanente


contra las dificultades del propio organismo y
del medio ambiente. La salud tiene que ver, por
un lado, con los ajustes que cualquier animal
opera en relación a su medio, y, por otro lado,
con la creatividad espontánea del ser humano
socializado que es siempre capaz de inventar
formas de vivir mejor”.34


El tiempo y el sujeto: la salud pública alter-
nativa también está repensando sobre el tiem-
po en forma muy diferente a como tradicional-
mente hemos pensado, esto es, en una supuesta
eternidad en las leyes. El interés por dar cuenta
de la salud y vida y no solo de la enfermedad re-
comienda más bien ampliar el presente y pensar
en la salud como la capacidad de romper las nor-
mas impuestas para construir nuevas normas
bajo los requerimientos de adaptación al cam-
biante mundo.35 Al respecto, Humberto Matura-
na interpreta que el organismo, para sobrevivir,
requiere acoplarse a sus especiales requerimien-
tos organizativos que establecen su propia iden-
tidad, para lo cual en ocasiones tiene necesidad
de cambiar sus relaciones con el medio: “Todo
lo que en los seres vivos ocurre no responde a
especificaciones del medio, sino a sus propias
determinaciones estructurales. Lo único que el
medio puede hacer es ‘gatillar’ determinadas
reacciones definidas por la estructura del ser
vivo”.36


La salud pública alternativa tendría que nece-
sariamente aceptar la temporalidad y en esa
medida está compelida a entender que los plan-


31. Ayres, José Ricardo. Epidemiologia e emancipação. São Paulo: Editora Hucitec; 2000.
32. Castiel, David. O buraco e o avestruz: A singularidade de adoecer humano. Campinas: Papirus; 1994, p. 158.
33. Almeida Filho, Naomar. La ciencia tímida: ensayos de deconstrucción de la epidemiología. Buenos Aires: Lugar


Editorial; 2000.
34. Passos, Nogueira Roberto. A saúde pelo avesso. Natal: Seminare Editora; 2003.
35. “Estar sano no es solamente ser normal en una situación dada, sino también ser normativo en esa situación


y otras situaciones eventuales. Lo característico de la salud es la posibilidad de superar la norma que define
momentáneamente lo normal, la posibilidad de tolerar infracciones a la norma habitual e instituir nuevas
normas en situaciones nuevas”. Canguilhem, George. Ideologia y racionalidade nas ciências da vida. Lisboa:
Edições 70.


36. Echeverría, Rafael. El búho de Minerva. Tercera edición. Santiago de Chile: Dolmen; 1997.


su libre voluntad juega en la curación, sino que
el individuo tiene que supeditarse, tanto en el
ámbito de la comprensión como en su accionar,
a los dictámenes del médico representante del
conocimiento y método científicos; en esta for-
ma, en palabras del Foucault “el individuo es su-
primido”, es barrido como evidencia; o como dice
Madel Luz, “la cuestión de la vida… es transfor-
mada en metafísica”.26 Así también, con la enfer-
mología pública, los colectivos tienen que supedi-
tarse al conocimiento sobre el riesgo sustentado
por la ciencia epidemiológica y en esa medida ni
la cultura local ni las diversidades humanas his-
tóricamente constituidas pueden jugar ningún
papel, las mismas que supuestamente se rendi-
rán ante la presencia civilizadora de la razón y
la moral. Por otro lado, las prácticas necesarias
para la prevención deben ser diseñadas y ejecu-
tadas por el Estado, que en su labor igualmen-
te civilizadora ayudará a superar las prácticas y
poderes locales necesariamente irracionales; las
colectividades, en palabras de Foucault, habrían
sido suprimidas o transformadas en objetos con
vida.27


Mirando la vida y el sujeto


Para la salud pública alternativa, los elementos
explicitados en párrafos anteriores son profun-
damente contradictorios porque:


• Los seres vivos son autopoiéticos28, es
decir, producen sus propias normas y es-
tructuras de autoproducción; en especial
las poblaciones humanas.




• El vivir genera la salud y ésta no se da úni-
camente por descuento de la enfermedad;
“salud es una forma de vivir autónoma y
solidaria, consustancial con la cultura
humana, dependiente y condicionante
de las relaciones que se establecen con la
naturaleza, la sociedad y el Estado”.29


• Si en el diario deambular, las poblaciones
producen su salud, la fuerza o poder fun-
damental para alcanzarla se encuentra en
las poblaciones mismas y en su vida. No
es posible confiar únicamente en el poder
del Estado y en el poder de la ciencia posi-
tiva para alcanzar la salud.


• Si se considera que la propia vida engen-
dra salud, se requiere interpretar la vida
a través de lógicas recursivas y aproxi-
maciones ontológicas que privilegian al
organismo como eje del conocimiento, el
aprendizaje y la acción de cambio, de otra
forma ocurre lo que Almeida y Silva Paim
critican: “la salud se ubica en el punto cie-
go de las ciencias de la salud”.30


Reflexionemos sobre los puntos anteriores:


Autonormatización: si la salud es la capacidad
de autonormatizar el buen funcionamiento cor-
poral y psíquico, podremos hablar de una nor-
matividad biológica común para la especie, pero
también existirá una normatividad cultural pro-
pia del mundo epistémico, social, de prácticas y
poderes en los que aprendió la población a ser
humana. Existirá, además, una normatividad
individual propia de cada persona, producto de


26. Ibídem, p. 88.
27. Granda, Edmundo. “La salud pública y las metáforas sobre la vida”. Revista Facultad Nacional de Salud


Pública. 18(2): 83-100, julio-diciembre, 2000.
28. Maturana, Humberto y Varela, Francisco. El árbol del conocimiento. Santiago de Chile: Editorial Uni-


versitaria. 2002.
29. Maestría de Salud Pública de la UNL. 1997-1999. Plan de Estudios. Loja: Universidad Nacional de


Loja; 1997.
30. Almeida Filho, Naomar y Silva, Paim Jairnilson. La crisis de la salud pública y el movimiento de salud


colectiva en Latinoamérica. Cuadernos Médico Sociales; 75:5-30.




200 El saber en salud pública en un ámbito de pérdida de antropocentrismo y ante una visión de equilibrio ecológico La salud y la vida 201


pensamiento y la práctica. En la localidad sería
más factible descubrir los rasgos característicos
de la vida que se teje como acción social. La rein-
terpretación del espacio obliga a la salud pública
a poner especial consideración sobre la descen-
tralización como una alternativa para acercar
al sujeto individual y social el ejercicio de ma-
yor poder sobre la planificación y ejecución de
las acciones en este campo. Un especial cuida-
do deberá entregarse en prevenir la ruptura de
la integralidad del quehacer en salud que suele
suscitar algunas experiencias de descentraliza-
ción, así como el descuido por parte del Estado
central hacia las áreas descentralizadas, o la do-
minación del espacio de la salud descentralizado
por parte de intereses económicos o poderes ex-
traños. La descentralización entraña además un
proceso de fortalecimiento del centro en lo que
hace referencia a la información y a la regulación
para mejorar su funcionamiento.


La ampliación de la razón y la ética: la salud
pública alternativa da un énfasis grande a la ac-
ción que había sido dejada de lado por el peso
avasallador del cogito cartesiano. Además, las
dicotomías teoría/práctica y sujeto/objeto son
cuestionadas y se plantea que “todo conocer es
hacer y todo hacer es conocer”,42 con lo cual se
reconoce que el “pienso, luego existo” es pos-
terior al “acciono, luego existo”, conforme pro-
pone Heidegger,43 o al “distingo, luego existo”
como habla Von Glaserfeld.44


La salud pública alternativa nos lleva a recono-
cer y dar importancia a otras racionalidades y,
en esa empresa, también reconocen que el obrar
se acompaña de una conciencia práctica45 y, por


lo tanto, también es racional aún antes que la
conciencia discursiva se haga presente. En igual
forma que la actividad natural, la misma que es
racional en su realidad de autoproducción y au-
totransformación. Si es así, la salud se produce
dentro de la propia racionalidad del accionar,
con lo cual la noción promoción gana una fuerza
inusitada, pero no solo como una idea de pro-
mocionar los comportamientos y estilos de vida
racionales y universalmente reconocidos por la
epidemiología occidental, sino como comporta-
mientos autopoiéticos biológica y culturalmen-
te desarrollados por las propias poblaciones en
su diario accionar con relación a la naturaleza,
con lo cual el carácter civilizatorio o mesiánico
de la ciencia occidental perdería su poder omní-
modo para compartir conocimientos, saberes y
prácticas con otras culturas.46 Como dice Sousa
Santos:


“… la diversidad epistémica del mundo es
potencialmente infinita, pues todos los
conocimientos son contextuales. No hay
conocimientos puros ni conocimientos
completos; hay constelaciones de conoci-
mientos. Consecuentemente, es cada vez
más evidente que la reivindicación del
carácter universal de la ciencia moderna
es apenas una forma de particularismo,
cuya particularidad consiste en tener po-
der para definir como particulares, loca-
les, contextuales y situacionales todos los
conocimientos que rivalicen con ella”.47


La ampliación de la razón nos lleva, por otro
lado, a reconocer que la verdad científica no es
necesariamente buena, sino que lo adecuado tie-


42. Maturana, Humberto y Varela, Francisco. El árbol del conocimiento. Op. cit.
43. Heidegger, Martin. El ser y el tiempo. México: Fondo de Cultura Económica; 1997.
44. Von Glaserfeld. Distinguishing de Observer. www.oikos.org/vonobserv.htm, 1999.
45. Giddens, Anthony. Central Problems in Social Theory. Berkeley: University of California Press; 1979.
46. González, Max. Educación, universidad y postmodernidad. Loja: Poligrafiados de la UNL; 1999.
47. Santos, Boaventura de Sousa e Meneses, Mario. Introdução para ampliar o cânone da ciência. En: San-


tos, Boaventura de Sousa. Semear outras soluções: Os caminhos da biodiversidade e dos conhecimentos
rivais. Río de Janeiro: Civilização Brasileira; 2004, p. 46.


teamientos requeridos para la superación de la
salud no se encuentran únicamente en la cons-
trucción de una ciencia representativa de toda
la supuesta verdad y en un Estado o centro in-
térprete y legislador de toda normatividad ne-
cesaria para lograr la salud, sino que la acción
fundamental radica en la constante e infinita
normatividad que elabora el propio organismo
viviente en su acoplamiento estructural y en su
acoplamiento consensual,37 acción que la salud
pública debería constantemente interpretar y
reinterpretar. Recordemos con Touraine que
“el sujeto no constituye sino aquel esfuerzo del
individuo por ser actor, por obrar sobre su am-
biente y crear de este modo su propia individua-
ción”.38 La construcción del sujeto es, entonces,
la construcción de la propia personalidad y, al
mismo tiempo, la constitución de la socialidad
y politicidad del mundo objetivo en el que vive,
que es tal, por la objetivación y subjetivación
del individuo. En otras palabras, el actor es así,
no porque pertenece a un grupo u organización
cualquiera, sino porque a través de su individua-
ción puede construir un puente entre el mundo
instrumental y su identidad, dando un especial
tinte a su subjetividad y a la objetividad. La sa-
lud pública podrá ganar efectividad en la medida
en que sea no solamente un producto científico,
sino un producto de la objetivación humana,
pero al mismo tiempo apoye la propia subjetiva-
ción individual, social y espacial.


La salud pública alternativa también requiere
interpretar el futuro en forma distinta a la clá-
sicamente estatuida: es decir, no puede aceptar
la evolución como un hecho necesario, previa-
mente establecido por las leyes objetivas dentro
de un universo cerrado. Si la propia vida tiene
una capacidad autonormativa o autopoiética,


el universo siempre es abierto y la evolución es
más bien el resultado de una deriva natural, con-
forme lo sustentan Varela y Maturana39, mien-
tras que la sociedad parece “que sigue un camino
más allá de la gente y que es necesario desha-
cerse de esa idea de una dirección consciente y
de un total dominio sobre nuestro destino, tal
como lo contemplaban los sociólogos clásicos”.40
Esto es importante, porque cada día aparece con
más fuerza la idea de primero mirar el presente
para interpretar la vida de los organismos y po-
blaciones y explicar la forma en que emergen las
propias normas de la sociedad, del organismo o
del cuerpo.


Si la norma se halla ubicada en la vida misma del
organismo y en la actividad natural y acción o
vida social, es difícil recomendar que el presente
se supedite a una imagen del futuro elaborada
con cualquier teleología de tipo cientificista por-
que para una proyección donde se pone como eje
la vida, todas las predicciones se transforman en
previsiones relativizadas por la fuerza de las nor-
mas que emergen en el presente por la dinámica
de la materia o por la capacidad autopoiética na-
tural o social. Entonces la seguridad del futuro
únicamente será posible construirla a través de
la acción que se desarrolla aquí y ahora41 propo-
niendo una visión de futuro diferente.


El espacio: es conveniente indicar que el tiem-
po, el espacio y el sujeto deben ser compren-
didos en forma conjunta, pero la enfermología
pública los trató por separado, por esto la salud
pública alternativa debe comenzar por hacer
una interpretación diferente no solo del tiempo,
sino también del espacio en su relación con el
sujeto. La expresión aquí y ahora considera la no-
ción de lo local como ámbito privilegiado para el


37. Maturana, Humberto y Varela, Francisco. El árbol del conocimiento. Op. cit.
38. Touraine, Alain. Igualdad y diversidad: las nuevas tareas de la democracia. México D. F.: Fondo de Cultura


Económica; 1998.
39. Ibídem
40. Giddens, Anthony. Entrevista.
41. Rovere, Mario. Planificación estratégica de recursos humanos en salud. Washington: OPS/OMS; 1993.




202 El saber en salud pública en un ámbito de pérdida de antropocentrismo y ante una visión de equilibrio ecológico La salud y la vida 203


cionalidad inherente y diversa. De la aproxima-
ción únicamente explicativa y utilitaria, tiene
necesariamente que pasar a una aproximación
interpretativa y responsable, porque como bien
dice Sousa Santos, “la capacidad de acción (de
la ciencia-tecnología) es excesiva en relación a
la capacidad de previsión de las consecuencias
del acto en sí, o por el contrario, la capacidad de
prever las consecuencias es deficitaria en rela-
ción a la capacidad de producir el hecho”.54


La sociedad del riesgo: los riesgos manufac-
turados no solamente se relacionan con la na-
turaleza, también se extienden a la vida social
impactando las bases culturales de nuestra exis-
tencia. Actualmente es posible registrar grandes
cambios en los roles del hombre y de la mujer;
importantes transformaciones en las relaciones
de pareja que cuestionan al matrimonio y a la
familia tradicionales, y conceptos y prácticas
distintas alrededor del trabajo, la economía, la
moral, el arte, la comunicación (que obligan a
las personas a vivir en constante riesgo y a en-
frentar futuros mucho más abiertos que antes).
Junto con las transformaciones del mundo fa-
miliar, se suma en nuestro cuarto mundo la ne-
cesaria migración de la fuerza de trabajo en bus-
ca de sustento, con lo cual se rompe aún más los
lazos de solidaridad y apoyo tradicionales.


Pero, además, las relaciones de producción en
este nuevo mundo del capital han cambiado,
conduciendo a un notable incremento de des-
ocupación y fragmentación del trabajo, en un
momento en que también se debilitan o desapa-
recen los espacios e instituciones solidarias y la
protección ante el desempleo.


El nuevo mundo globalista está produciendo, sin
lugar a dudas, un incremento de la inequidad,
polarización de las poblaciones y creciente ex-
clusión social, reemergencia de enfermedades
antiguas que se suman con nuevas. La salud
pública tiene necesariamente que comprender
que el riesgo que anteriormente se ubicaba en la
naturaleza externa hoy claramente es el propio
producto de la razón, de la ciencia y de la orga-
nización globalista dominante. Pero además, de
acuerdo a Ulric Beck,


“… la sociedad del riesgo es una fase de
desarrollo de la sociedad moderna en la
cual los riesgos sociales, políticos, econó-
micos e individuales tienden cada vez más
a escapar del monitoreo y protección de
las instituciones creadas por la sociedad
industrial, y más bien, las instituciones
de la sociedad industrial se constituyen
en las productoras y legitimadoras de los
peligros que no pueden controlar”.55


Al respecto, la salud pública está en la obligación
de entender que su posibilidad de apuntalar la
salud y la vida ya no depende tanto de mejorar
los medios, sino de apoyar la reorganización de
los fines. La salud pública se encuentra ante la
necesidad de cuestionarse si el eje de su preo-
cupación radica en las intervenciones más o
menos racionales que puede llevar a cabo o en
su potencialidad de apoyar el empoderamiento
de los individuos y grupos que pueden apoyar
aquella reorganización de los fines humanos.56


Es interesante reconocer que salud pública al-
ternativa requeriría comprender la salud pública
desde la vida misma y no solo desde el cálculo


54. Santos, Boaventura de Sousa. A crítica a razón indolente. Op. cit., p. 59.
55. Beck, Ulrich; Giddens, Anthony; and Lash, Scott. Reflexive Modernization. Stanford: Stanford Univer-


sity Press; 1994.
56. Granda, Edmundo. “Globalización de los riesgos de salud”. En: Revista Facultad Nacional de Salud Pú-


blica. Número especial, 2006.


ne que siempre ser juzgado por la ética (a través
del acuerdo intersubjetivo, establecemos que es
bueno para la vida), con lo cual se estaría justi-
ficando el requerimiento de una reflexión fuerte
sobre este tópico.48 Boaventura de Sousa Santos
propone que


“en las actuales circunstancias, el objetivo
existencial de la ciencia está fuera de ella.
Ese objetivo es democratizar y profun-
dizar la sabiduría práctica, la ‘phronesis’
aristotélica, el hábito de decidir bien49,
más tarde el mismo autor platea que el
‘now-how técnico’ es imprescindible,
pero el sentido de su uso le es conferido
por el ‘now-how ético’ que como tal, tiene
prioridad en la argumentación”.50


En el empeño de ampliar la razón, Boaventura
de Sousa Santos recomienda pensar en ecología
de los saberes, con lo cual propone identificar
otros saberes y otros criterios de rigor que ope-
ran creíblemente en contextos y prácticas decla-
rados no existentes por la razón instrumental.
Al respecto, Sousa Santos no acepta la existen-
cia de la ignorancia en general ni del saber en
general ya que “toda ignorancia es ignorancia
de cierto saber y todo saber es la superación de
una ignorancia particular”.51 El principio que
sustenta que todos los saberes son incompletos,
recomienda el diálogo y disputa epistemológica
entre los diversos conocimientos. En la salud
pública es importante identificar los contextos y
prácticas en los que cada saber opera y el modo
en que los actores conciben la salud y la enfer-
medad así como la forma en que superan la igno-


rancia sobre las formas para promover la salud o
para curar la enfermedad.


La globalización del riesgo: La manera como
nos hemos relacionado con la naturaleza duran-
te el industrialismo y la forma como procede-
mos en el globalismo generan grandes peligros
de destrucción para los procesos vitales natura-
les y sociales: piénsese en la catástrofe de Cher-
nobyl, el hueco en la capa de ozono, el calenta-
miento del globo terráqueo, etc.

Parece que con la ciencia y la técnica hemos
triunfado y ahora vivimos la muerte de la na-
turaleza; es decir, mucho de lo que antes era to-
talmente natural, ahora no lo es. Como afirma
Giddens: “...muy recientemente, en términos
históricos, comenzamos a preocuparnos menos
por lo que la naturaleza puede hacer de noso-
tros y más por lo que hemos hecho con ella”.52
El problema radica en que la acción humana
siempre ocurre en medio del desconocimien-
to de algunas condiciones requeridas para esa
acción y tampoco es posible controlar todas las
consecuencias no deseadas de nuestro accionar.
De allí, que en este momento vivamos lo que
Ulrich Beck denomina la “globalización de los
efectos secundarios o consecuencias no inten-
cionadas”.53


La salud pública alternativa tiene necesariamen-
te que tomar en consideración este hecho; tiene
que cambiar su forma de mirar a la naturaleza
no como objeto a ser intervenido, sino como
sujeto dialogante, con el fin de descubrir su ra-


48. Los trabajos de Berlinguer y Garrafa sobre ética son de gran importancia. El Programa de Bioética de
la OPS ha apoyado grandemente el tratamiento de este tema. El que escribe también ha realizado un
módico aporte en el artículo El sujeto, la ética y la salud. Op. cit.


49. Santos, Boaventura de Sousa. Introdução a uma ciência posmoderna. 3ª edição. Río de Janeiro: Graal,
2000.


50. Ibídem, p. 159.
51. Santos, Boaventura de Sousa. “Hacia una sociología de las ausencias y una sociología de las emergen-


cias”. En: El milenio huérfano. Madrid: Editorial Trota; 2005, p. 163.
52. Giddens, Antony. Globalization. London: Reith Lectures- http:/news.bbc.co, 1999.
53. Beck, Ulrich. The Reinvention of Politics. Cambridge: Blackwell; 1997.




204 El saber en salud pública en un ámbito de pérdida de antropocentrismo y ante una visión de equilibrio ecológico La salud y la vida 205


Los mencionados procesos de estructuración de
las prácticas sociales saludables o deteriorantes
deberán necesariamente ser entendidos a partir
de la interacción de marcos significativos cons-
tituidos por los propios actores sociales, marcos
que se sustentan en criterios de verdad, etici-
dad, veracidad, que a su vez se desenvuelven ve-
hiculizados por los poderes que se reproducen
en esa interacción. Al respecto, Giddens opina
que “todo orden cognoscitivo y moral es al mis-
mo tiempo un sistema de poder, que incluye un
horizonte de legitimidad”59 De esta forma la sa-
lud pública podría resistirse a la receta reduccio-
nista de la razón funcionalista que intenta ver la
acción humana como una simple función de la
estructura para más bien rescatar las prácticas
sociales con sus potencialidades emancipado-
ras.


La salud pública alternativa manifiesta su com-
promiso de impulsar la estructuración de prác-
ticas saludables, con la participación de los dis-
tintos actores, sin dejar de lado el estudio de las
estructuras que apoyan o perturban el desarro-
llo de acciones saludables. Al respecto, Sousa
Santos reconoce seis espacios estructurales con
sus unidades de práctica social, instituciones,
dinámica de desarrollo, formas de poder, formas
de derecho y formas epistemológicas: el espacio
doméstico, el espacio de producción, el espacio
del mercado, el espacio de la comunidad, el espa-
cio de la ciudadanía y el espacio mundial.


La salud pública tiene que conocer cómo se da
la vida en cada uno los espacios estructurales,
sus dinámicas de desarrollo, las formas de po-
der, las formas de producción y validación de co-
nocimientos, con miras a interpretar cómo cada
uno de los espacios estructurales obran sobre la
salud y la enfermedad de la población y cómo


puede mediar en cada uno de ellos para impulsar
la salud y prevenir o controlar la enfermedad. Al
ampliar Sousa Santos la antigua dicotomía Esta-
do/sociedad civil hacia los seis espacios estruc-
turales, posibilita a la salud pública imaginar e
interpretar formas de cuidado e intermediación
más creativas, donde la naturaleza adquiere di-
versos estatutos y no únicamente aquel de má-
quina que lo reconoce el espacio de producción o
del mercado que la transforma en recurso.


Hacia una interpretación-acción diferente


Es fundamental que comprendamos los lengua-
jes de la vida natural y en este campo tanto la
ecología como la biología han avanzado noto-
riamente en la comprensión de la vida como au-
topoiesis, relación en redes autodependientes,
sistemas complejos, etc., avances que en alguna
medida van integrándose a la salud colectiva y
que nos brindarán nuevos elementos para una
mejor comprensión del complejo mundo de la
vida.60


Pero, además, es fundamental que recordemos
que el accionar en el campo de la salud pública,
conforme lo reconoce Mario Testa,61 se desa-
rrolla en un doble movimiento de determina-
ción/constitución y de significado/sentido. En
otras palabras, es fundamental que la acción en
salud pública obre con un criterio de búsqueda
de las determinaciones de su objeto de estudio,
esto es, descubra las “fuerzas positivas que es-
tablecen los límites dentro de los cuales puede
ocurrir el fenómeno”. Además, en la acción en
salud pública el salubrista se construye en cuan-
to sujeto, pasando por sujeto de la vida, sujeto
epistémico, sujeto público para, por último, re-
constituirse como sujeto de la vida comprometi-


59. Giddens, Anthony. New Rules of Sociological Method. Op. cit., p. 193.
60. Los aportes de Humberto Maturana, Francisco Varela, Fritjof Capra, son posiblemente los que más


apoyan para establecer una potencialidad interpretativa diversa para la salud pública.
61. Testa, Mario. Saber en salud: la construcción del conocimiento. Buenos Aires: Lugar Editorial; 1997.


del riesgo que ocurre por fuera y antes de que la
máquina corporal enferme. El riesgo se internali-
zaría y se encontraría ubicado en la propia vida
del individuo y del grupo, con lo cual la salud pú-
blica se imbricaría con el afán de construcción
de la identidad individual y colectiva. Una de las
maneras de promover la salud radicaría en que
la población aprenda a conocer y manejar los
riesgos, más que querer dominarlo todo, porque
lo que con seguridad hemos aprendido en esta
época de increíble desarrollo científico es que,
como habíamos dicho anteriormente, existen
condiciones de la acción humana desconocidas
y consecuencias de la acción no deseadas, debi-
do a lo cual es más complejo calcular los riesgos
manufacturados, siendo necesario que todos
construyamos la acción a través del acuerdo in-
tersubjetivo, oponiendo siempre al poder globa-
lista que más amenazas trae para la salud.


Mirando las estructuras y la vida


En los párrafos anteriores enfatizamos sobre la
necesidad que tiene la salud pública de aproxi-
marse primero a la vida y al sujeto, con el fin
de liberarse de aquella atadura que la obligaba
a mirar nada más que objetos alopoiéticos cifra-
dos por la enfermedad y la muerte, los mismos
que debían ser exorcizados por una salud pública
cientificista y normativa montada sobre el apa-
rato estatal.


El imaginar que la salud ocurre por el propio he-
cho o acción de vivir es, sin lugar a dudas, refres-
cante, porque realza el carácter autopoiético del
ser vivo, pero es, al mismo tiempo, peligroso que
este pensamiento libre de toda atadura nos lleve
a generar imágenes de organismos particulares
que supuestamente existen al margen del siste-


ma social, cuando sabemos que la salud públi-
ca, al intentar comprender la salud como hecho
social, tiene necesariamente que interpretar el
vivir como acción biológica y social. Pero aque-
llo no es suficiente, porque la salud pública en
cuanto multidisciplina no puede comprender
solamente las actividades naturales y acciones
sociales que generan salud, sino que también re-
quiere interpretar y obrar sobre las estructuras
que potencian o restringen el desarrollo de esas
acciones sociales. En esa medida, la salud pública
tiene que mirar la acción y las estructuras. Ahora
bien, no puede ver la acción de vivir únicamente
desde las estructuras porque terminaría tradu-
ciéndola en una simple función tal como hizo el
pensamiento funcionalista sobre el que se fun-
damentó la salud pública convencional. Tampo-
co puede ver las estructuras únicamente desde
la acción porque terminaría interpretando que
las estructuras son solamente un epifenómeno
de la acción.


La salud pública alternativa requiere entender
la estructuración de las prácticas sociales salu-
dables y deteriorantes, esto es, comprender y
explicar “como la estructura es constituida por
la acción y, recíprocamente, como la acción es
constituida estructuralmente”.57 En esa medi-
da podremos interpretar que la vida saludable
es construida diaria y activamente por sujetos
diestros y calificados, pero que al mismo tiempo
esa construcción la hacen como actores históri-
camente situados y “no bajo condiciones de su
propia elección”.58 Así, las conductas saludables
pueden ser interpretadas tanto como acciones
intencionales generadas por el sujeto, pero al
mismo tiempo habilitadas o constreñidas por
las regularidades estructurales en que desen-
vuelve dicho comportamiento.


57. Giddens, Anthony. New Rules of Sociological Method. 2nd edition. Stanford: Stanfor University Press;
1993.


58. Marx, Carlos. El dieciocho Brumario. México: Editorial Cartago; 1972.




206 El saber en salud pública en un ámbito de pérdida de antropocentrismo y ante una visión de equilibrio ecológico La salud y la vida 207


ciencia tímida. Pero no es suficiente que el salu-
brista se aproxime al actor sociobiológico para
comprenderlo, sino que también comprenda
que el actor sociobiológico debe lograr su consti-
tución en cuanto tal durante la propia interrela-
ción. Este último requerimiento es abordado por
Ayres67, quien a su vez recomienda una aproxi-
mación regida por el concepto cuidado, para al-
canzar aquello que él denomina logro práctico en
contraposición al éxito técnico que aparece como
unilateral e incompleto, mientras que Testa nos
habla de la necesidad de una aproximación amo-
rosa. En otras palabras, la salud colectiva o salud
pública alternativa estaría buscando que “aquel
camino trágico para la humanidad, (del que nos
habla Madel Luz) en que verdad y pasión, razón
y emoción, sentimientos y voluntad, belleza y
sentidos se dieron el adiós”, se vuelvan ahora a
encontrar.68


Ante la complejidad de la acción-conocimiento
por parte del salubrista es fundamental, enton-
ces, recurrir a aquella doble hermenéutica que
nos habla Mario Testa, comenzando por una
hermenéutica 0 (cero) centrada en el lengua-
je, para luego pasar a un hermenéutica 1 (uno)
donde las distintas lógicas científicas dan buena
cuenta de los requerimientos del conocer-hacer.
Una alternativa es adoptar la propuesta de Sousa
Santos de la doble ruptura, conforme la desarro-
llaremos más tarde con mayor profundidad. De
todas maneras, parece que la salud pública al-
ternativa nos está enseñando que no es posible
supeditar todo el conocimiento de la compleja
problemática a modelos explicativos matemáti-
cos, sino que es fundamental su simbiosis con
modelos comprensivos que posibiliten la recu-
peración de lo humano ante su objetualización


llevada a cabo por los discursos de la medicina
y de la salud pública tradicional, o la supresión
del sujeto individual y social ante la necesidad
de supeditarlo a la supuesta verdad de ciertos
discursos científicos sociales y políticos.


La propuesta de la epidemiología de los “modos
de vida, los modelos de fragilización y la etno-
epidemiología” que presenta Naomar Almeida
en La ciencia tímida, posibilitaría a la salud pú-
blica alternativa interpretar la enfermedad en
la población como un proceso “histórico, com-
plejo, fragmentado, conflictivo, dependiente,
ambiguo e incierto, conforme propone el autor,
permitiendo al mismo tiempo la proyección de
una acción más previsional que predictiva.


En este campo, la salud pública alternativa tam-
bién nos está llevando a pensar que es funda-
mental superar las formas de validación reduc-
toras que “atribuye la realidad fundamental y
la eficacia causal al mundo de las matemáticas,
identificado como el reino de los cuerpos mate-
riales que se mueven en el espacio y en el tiem-
po”,69 que entrega, como dice Ayres, un inmenso
peso al ser de los objetos y a la trascendencia del
conocimiento, negando al mismo tiempo el ser
del hombre y la trascendencia del mundo. Pro-
pondríamos, conforme sustenta el autor, que
la verdad y pertinencia del quehacer de la salud
pública sea juzgada a partir de la “configuración
de proyectos sociales para el conocimiento y
transformación de la realidad que se construyen
y se transmiten intersubjetivamente en forma
de normas que logran tornarse válidas para el
conjunto de la sociedad”.70


67. Ayres, José Ricardo. “Conceptos y prácticas en salud pública: algunas reflexiones”. En: Revista Nacio-
nal de Salud Pública. 20(2):7 67-82, 2002.


68. Luz, Madel. Op. cit., p. 8.
69. Burtt, E. A. (org). The English Philosophers from Bacon to Mill. Mencionado por Ayres, José Ricardo.


Epidemiología e emancipacao. Op. cit., p.74.
70. Ayres, José Ricardo. Epidemiología emancipação Ibídem, p. 79.


do con el cambio requerido. Para hacerlo, el salu-
brista debe comprender y explicar el mundo de
significado con el que se encuentra y que, por lo
general, se consolida en cuanto estructura, pero
a su vez busca construir el mundo del mañana
con un sentido definido. El juego de sentido-sig-
nificado-determinación-constitución es un jue-
go complejo capaz de caminar con algún éxito
entre el Escila del subjetivismo y el Caribdis del
objetivismo.


Bajo este requerimiento, Mario Testa reconoce
la necesidad de una doble hermenéutica reco-
mendada por Habermas y Giddens. Al respecto,
las ciencias sociales, como hemos dicho ante-
riormente, han avanzado notoriamente y plan-
tean la necesidad de llevar a cabo una doble her-
menéutica. Una primera hermenéutica a través
de la inmersión directa del cientista social con la
población y en su mundo de la vida, con lo cual
se defiende el carácter siempre calificado que
detenta todo miembro poblacional para forjar
sus propias verdades, eticidades, veracidades,
prácticas y estrategias de organización de su
poder. Pero, además, las ciencias sociales defien-
den la necesidad de una segunda hermenéutica,
con miras a enriquecer aquella vida social con
el aporte de las posibilidades explicativas de la
ciencia.


El mundo en el que se mueve el salubrista es un
mundo que está dado62 y que también está dán-
dose. Está dado como estructuras en las que es
posible encontrar recursos físicos, ecológicos,
biológicos, financieros, tecnológicos etc., por un
lado, pero también normas: leyes, reglamentos,


directivas reconocidas e institucionalizadas,
formas de poder y de derecho, costumbres y
tradiciones. Está, además, dándose (ocurriendo)
como la autopoiesis vital individual y social, y
como producto del accionar de la gente con sus
verdades, eticidades, veracidades, prácticas y es-
trategias de organización de su poder.


El salubrista requiere conocer-accionar en ese
doble mundo de lo dado y del dándose. La com-
plejidad de la acción-investigación por parte del
salubrista radica en que se aproxima en el mundo
de lo dado a un objeto que aparece como biosico-
logía individual que también es social en razón
del acoplamiento estructural y consensual del
que nos habla Maturana;63 por lo tanto, el salu-
brista lidia con un objeto que siempre es sujeto.
Pero no solo es social sino que está constante-
mente dándose, es decir, es una biosicología in-
dividual que está dándose por propia autopoiesis
individual y por la interrelación social. En otras
palabras, trabajamos siempre con objetos que
son sujetos y con individuos que son sociales,
pero que nunca pierden su carácter individual
por su característica autopoiética, conforme in-
dica Castiel64.


Esta situación complica aún más la “efectividad
operacional en el dominio de la existencia”65 (co-
nocimiento) del salubrista, porque no solo debe
dar cuenta de un objeto-sujeto que está dándose
en cuanto actor social, sino que debe también
dar cuenta de un actor sociobiológico. En otras
palabras, debe imbricar la aproximación que pro-
pone Testa con aquella mirada del epidemiólogo,
conforme reclama Almeida Filho66 en su obra La


62. Zemelman, Hugo. Los horizontes de la razón (tomo 1). México: Antropos; 1992.
63 Maturana, Humberto y Varela, Francisco. El árbol del conocimiento. Op. cit.
64. Castiel, David. O buraco e o avestruz: A singularidade de adoecer humano. Campinas: Papirus; 1994.
65. Maturana, Humberto y Varela, Francisco. El árbol del conocimiento. Op. cit.
66. “Las teorías contemporáneas de la planificación-gestión en salud son cada vez más basadas en el


concepto práctica, todavía se las aplican sin el instrumental de la epidemiología, como si la epidemio-
logía no tuviera nada que decir a los planificadores de las escuelas de Carlos Matus o Mario Testa…”
Almeida-Filho, Naomar. La ciencia tímida: ensayos de deconstrucción de la epidemiología. Buenos Aires:
Lugar Editorial, 2000.




208 El saber en salud pública en un ámbito de pérdida de antropocentrismo y ante una visión de equilibrio ecológico La salud y la vida 20


néutica 1). En este momento 1, es cuando la
racionalidad de los conocimientos ofrecidos por
la ciencia constituida pueden ampliar dicha ra-
cionalidad, encontrar nuevas relaciones, apoyar
la visión de planos más profundos e integrar los
estándares de conocimiento científico a aquellos
logrados por la precomprensión de los actores y
su estructura racional interna.


De esta manera se logra resaltar la conexión in-
terna entre las cuestiones de significado y las
cuestiones de validez, pero esta última no solo
depende de su compatibilidad teórica, sino tam-
bién contextual y realizativa. Parafraseando a
Habermas, la problemática de la racionalidad
no le adviene a la salud pública desde fuera, sino
desde dentro:71


1. Desde la propia precomprensión de los acto-
res, en lo que hace relación a:


a) Sus conceptos sobre la salud-enferme-
dad, sus interpretaciones subjetivas, las
relaciones que según el actor establece la
salud con el entorno social.


b) Sus pretensiones de validez sobre la pro-
blemática de salud, esto es, su verdad
proposicional, su rectitud normativa y su
veracidad o autenticidad.


c) El acuerdo racionalmente motivado, es
decir, el acuerdo basado en el reconoci-
miento intersubjetivo sobre la validez de
su interpretación alrededor de la salud y
sobre las acciones necesarias para promo-
verla, susceptibles de crítica.


2. Desde la racionalidad científica previamente
constituida:


a) En todos los momentos anteriormente
indicados, el intérprete científico puede,
a través de su conocimiento, penetrar y
ampliar las razones que hacen aparecer
las emisiones o manifestaciones de los
actores como racionales, apoyando el
entendimiento de lo que pudieron y pue-
den éstos querer decir y hacer, así como
proponer espacios de solapamiento para
construir propuestas de cambio.


Habermas recomienda, entonces, comenzar por
una hermenéutica 0, es decir por la propia pre-
comprensión de los actores, o sentido común,
para luego pasar a la hermenéutica 1 que busca
una validación racional o científica, o la amplia-
ción y profundización de las razones precom-
prendidas. Habermas reconoce que la validación
puede establecerse a través del acuerdo inter-
subjetivo de los actores.


La doble hermenéutica propuesta por Haber-
mas posibilitaría romper la dictadura de la ra-
zón instrumental ante el requerimiento que se
consideren otros discursos representados por
las verdades, veracidades y eticidades de los
objetos-sujetos de investigación, quienes ha-
cen parte del proceso de conocimiento. En este
sentido, los actores con sus culturas propias
traen interpretaciones distintas sobre la natu-
raleza, muchas de ellas más vitales que aquella
defendida por la razón instrumental, la misma
que podría ser corregida; en otras palabras, la
naturaleza podría aparecer y tener presencia en
expresiones múltiples y no solo en su valoración
como mundo-máquina. La doble hermenéutica
de la salud pública recomendada por Habermas
daría campo, entonces, para el renacimiento de
una naturaleza no objetualizada.


71. Habermas, Jurgen. Teoría de la acción comunicativa: racionalidad de la acción y racionalidad social. Ma-
drid: Taurus; 1988.


La salud pública alternativa que se intenta desa-
rrollar requiere transformaciones en el ámbito
de la formación del personal. La formación del
salubrista adecuado para la metáfora de la en-
fermología pública se relacionaba con una ima-
gen del salubrista interventor técnico-normativo,
mientras que el momento actual reclama, como
hemos dicho, un sujeto interprete-cuidador y me-
diador, es decir: intérprete de las maneras cómo
los actores individuales y sociales, en su diario
vivir, construyen sus saberes, desarrollan las ac-
ciones relacionadas con la promoción de su sa-
lud y cuidan su salud y enfermedad; y mediador
estratégico con los poderes científico, político y
económico para apoyar la elevación de los nive-
les de salud y vida.


Con el primer punto, la formación del salubris-
ta intentaría dar cuenta de aquel descuido de la
salud pública por la salud y aportaría elementos
filosóficos, teóricos, metódicos y técnicos para la
interpretación de la salud pero, al mismo tiem-
po, estaría reconociendo la necesidad de apoyar
la comprensión por parte de los estudiantes de
que una fuerza fundamental para la producción
de la salud y para controlar socialmente el ejer-
cicio económico, técnico y político del sistema se
encuentra en la propia forja de los públicos por
la salud.


Con la segunda característica, la formación del
profesional intentaría dar una respuesta dife-
rente ante los cambios que vivimos, esto es: es-
tablecer como eje la vida y el accionar poblacio-
nal para entender y movilizar los conocimientos
científicos y no científicos existentes, viabilizar
las fuerzas políticas, y encaminar los recursos
necesarios para el mejoramiento de la salud y
vida poblacional. Esta acción mediadora obliga,
por otro lado, a las instituciones formadoras de
salubristas a mantener una posición ética de
defensa de la vida natural y social, la equidad
y la construcción de una nueva ciudadanía. Re-
quiere, también, adoptar una actitud reflexiva
sobre nuestras propias capacidades de conocer


y actuar, y sobre el uso de la ciencia y la tecnolo-
gía y sobre nuestro compromiso de desarrollar
formas de conocimiento prudente para una vida
decente.


3. El método


Los organizadores de este congreso nos piden
que reflexionemos sobre “el saber en salud pú-
blica en un ámbito de pérdida del antropocen-
trismo y ante una visión de equilibrio ecológi-
co”, lo cual tiene que ver con la posibilidad de
que en el proceso de investigación en este campo
podamos abrir las puerta para que no solamente
la voz de la formalidad científica sea escuchada,
sino que puedan oírse otras voces y muy espe-
cialmente las voces de los objetos de investiga-
ción que siempre son sujetos y también la voz
del mundo-máquina acallada desde hace tanto
tiempo, pero que en los últimos tiempos se ha
logrado ser escuchada con insistencia y preocu-
pación. Es necesario oír a la ciencia y al sujeto,
es decir, requerimos romper con la propuesta
positivista que solamente escucha los mandatos
de la razón instrumental.


La doble hermenéutica


De acuerdo con Habermas, el mundo de la vida
constituye el horizonte de procesos de entendi-
miento con que los implicados llegan a un acuer-
do o discuten sobre algo perteneciente al mun-
do objetivo, al mundo social que comparten, o al
mundo subjetivo de cada uno, el mismo que po-
drá ser entendido por el intérprete investigador
en la medida en que éste penetre en las razones
que hacen aparecer las emisiones o manifesta-
ciones como racionales. Entonces, en el ámbito
de la salud pública, (de acuerdo a Habermas) es
fundamental comenzar por la hermenéutica 0
para dar más tarde paso al juzgamiento sobre
la racionalidad de los juicios emitidos (herme-




210 El saber en salud pública en un ámbito de pérdida de antropocentrismo y ante una visión de equilibrio ecológico La salud y la vida 211


y las consecuencias técnicas, a lo que el
autor llama “falsa equivalencia de esca-
las”. Con lo cual la ciencia moderna des-
conoce la inmensa capacidad de actuar
(accionar) y la inmensa incapacidad de
prever las consecuencias de esa acción
científica. “El desequilibrio y la falsa
equivalencia de escalas tornan posible
el heroísmo técnico del cientista; una
vez descontextualizado el conocimien-
to es potencialmente absoluto”.76 De lo
que se trata en este momento es, pro-
ducir “conocimientos prudentes para
una vida decente”, para lo cual es indis-
pensable que la nueva ciencia diferen-
cie objetividad de neutralidad, donde
la objetividad consiste en la aplicación
honesta y rigurosa de los métodos que
apoyen al cientista para asumir las con-
secuencias de su impacto.


• De la acción conformista a la acción
rebelde. Las ciencias sociales modernas
han gastado mucho tiempo en debates
que han llegado a ser intrascendentes
en este momento de notorio cambio en
las concepciones y realidades ontológi-
cas y epistemológicas. Hablo del debate
relacionado con la estructura/acción y
entre determinación/contingencia. De
lo que se trata en este momento es de
promover subjetividades rebeldes capa-
ces de indignación por todos los ofre-
cimientos no cumplidos por la moder-
nidad y la ciencia en crisis77 y capaces
de generar aspiraciones utópicas, esto
es, la capacidad de formular problemas
nuevos para los cuales no existen toda-
vía soluciones.


A partir de estas implicaciones, Sousa Santos
propone recurrir a una doble hermenéutica de
sospecha y recuperación.78 La sospecha permite
una aproximación desconfiada y cuidadosa ante
una ciencia que muestra claros indicios de crisis,
mientras que la idea de recuperación apoya el uso
de elementos rescatables de la ciencia conven-
cional para construir una propuesta que supere
sus limitaciones. Sousa Santos reconoce que la
reflexión sobre la ciencia no puede escapar al
círculo hermenéutico, es decir que no es posi-
ble comprender las partes sin entender el todo
y viceversa; además, la reflexión hermenéutica
es indispensable para “transformar la ciencia, de
un objeto extraño, distante e inconmensurable
en un objeto familiar y próximo”,79 en otras pa-
labras, pasar de una relación yo-cosa a una rela-
ción yo-tú.


El mencionado autor indica que desde media-
dos del siglo XIX hasta la actualidad, la ciencia
adquirió total hegemonía sobre el pensamiento
occidental y pasó a ser reconocida por sus vir-
tudes instrumentales, o sea, por su desarrollo
en cuanto tecnología. A partir de ese momento
la investigación de las causas dio paso a la im-
portancia de las consecuencias. “La ciencia mo-
derna acabará por transformar la naturaleza del
problema epistemológico de un registro causal
en un registro final… Así concebida, la reflexión
se convierte en una epistemología pragmática o,
tal vez mejor, en una pragmática epistemológi-
ca”. De esta forma, es posible sostener que en las
actuales circunstancias, el objetivo existencial
de la ciencia está fuera de ella. “Ese objetivo es
democratizar y profundizar la sabiduría prácti-
ca, la phronesis aristotélica, el hábito de decidir
bien”.80


76. ----- A crítica da razao indolente. Op. cit., p. 35.
77. ----- Um discurso sobre as ciências (4ª. edição). São Paulo: Cortez Editora; 2006.
78. ----- Introdução a uma ciência posmoderna. (3ra. edição). Río de Janeiro: Graal, p. 11, 2000.
79. Ibídem, p. 13.
80. Ibídem, p. 29.


La doble ruptura


Boaventura de Sousa Santos también recomien-
da una doble hermenéutica, pero muy diferen-
te a la propone Habermas; él la nomina doble
ruptura. El proyecto de modernidad, según este
autor, propone dos formas de conocimiento, el
conocimiento-regulación cuyo punto de ignoran-
cia se designa por caos y cuyo punto de saber
se designa por orden, y el conocimiento-emanci-
pación cuyo punto de ignorancia se designa por
colonialismo y cuyo punto de saber se designa
por solidaridad. Lo característico de la moder-
nidad avanzada es que el conocimiento-regulación
ha dominado totalmente al conocimiento-eman-
cipación. Por esta razón es que prima el colonia-
lismo como eje de esta forma de conocimiento,
con la consiguiente negación del otro, sea este
sujeto social o sujeto natural. La alternativa ac-
tual consiste en encontrar la forma de fortale-
cer el conocimiento que conduzca a fortalecer la
solidaridad. En esa medida, el autor recomienda
tomar en cuenta las siguientes implicaciones:


• Del monoculturalismo para el mul-
ticulturalismo. El dominio global de
la ciencia moderna como conocimien-
to-regulación llevó a la destrucción de
muchas formas de conocimiento y muy
especialmente de aquellas que eran pro-
pias de los pueblos que fueron objeto
del colonialismo occidental; se produjo,
de esta manera, silencios o no-existencias
de las que hemos hablado anteriormen-
te; “no olvidemos que sobre la capa de
valores universales autorizados por la
razón fue de hecho impuesta la razón
de una ‘raza’, de un sexo, de una clase
social”.72 Sousa Santos reconoce la ur-
gencia de que esas no-existencias hablen


con un lenguaje propio y no usen el len-
guaje hegemónico, ante lo cual propone
elaborar una sociología de las ausencias.
Un segundo problema del conocimien-
to multicultural es la diferencia. La mul-
tiplicación y diversificación de las expe-
riencias disponibles y posibles levantan
dos problemas complejos, el problema
de la extrema fragmentación o atomi-
zación de lo real y el problema de la di-
ficultad en atribuir un sentido para la
transformación social, ante lo cual este
pensador recomienda una teoría de la
traducción,73 como procedimiento que
permite crear inteligibilidad recíproca
entre las experiencias, tanto entre las
disponibles como las posibles, revela-
das por la “sociología de las ausencias
y la sociología de las emergencias”.
Con lo cual, la teoría de la traducción se
transforma en un soporte epistemoló-
gico para las prácticas emancipatorias,
“todas ellas finitas e incompletas y, por
eso, apenas sustentables cuando se ha-
llan ligadas en red.74 La posibilidad de
un mundo mejor no se halla en un fu-
turo distante, más en la reinvención del
presente”.75


• Del peritaje heroico al conocimien-
to edificante. La ciencia moderna
sostiene que el conocimiento es válido
independientemente de las condiciones
que lo tornan posible. Es por esto que
su aplicación no depende de ninguna
cuestión que no sean aquellas que ga-
rantizan la operatividad técnica de su
aplicación. Esta operatividad técnica
es construida a través del ocultamiento
del desequilibrio entre la acción técnica


72. Santos, Boaventura de Sousa. A crítica da razao indolente. Op. cit., p. 30.
73. ----- Conhecimiento prudente para uma vida decente. Op. cit., pp. 801-815.
74. ----- A crítica da razão indolente. Op. cit., p. 31
75. ----- Conhecimiento prudente para uma vida decente. Op. cit., p. 814.




212 El saber en salud pública en un ámbito de pérdida de antropocentrismo y ante una visión de equilibrio ecológico La salud y la vida 213


tre personas y entre personas y cosas… es
indisciplinar y ametódico…”84


Dejado a sí mismo, el sentido común (según
Santos) es conservador y puede legitimar pre-
potencias, pero interpenetrado por la ciencia es
capaz de dar origen a una nueva racionalidad:
“una racionalidad hecha de racionalidades”. Que
es lo que buscamos, tanto desde la salud pública
como desde la organización de este Congreso,
que procura una mayor presencia de la raciona-
lidad de la materia y de la naturaleza en el diá-
logo científico. Para que esta configuración de
conocimientos ocurra es necesario invertir la
ruptura epistemológica. “En la ciencia moderna
la ruptura epistemológica simboliza el salto cua-
litativo del sentido común para el conocimiento
científico; en la ciencia posmoderna el salto más
importante es el que es dado desde el conoci-
miento científico al conocimiento del sentido
común”.85 El conocimiento científico se realiza-
ría en cuanto tal, en esta versión, en la medida
en que se convirtiera en sentido común. “Solo
así será una ciencia clara que cumple la senten-
cia de Wittgenstein ‘todo lo que se deja decir, se
deja decir claramente’”.86


Con la doble ruptura indicada anteriormente, se
pretende lograr un “sentido común esclarecido
y una ciencia prudente, o mejor, una nueva con-
figuración del saber que se aproxima a la phro-
nesis aristotélica, o sea, un saber práctico que
da sentido y orientación a la existencia y cría el
hábito de decidir bien”.87 Esta doble ruptura in-
tenta crear una configuración de conocimientos
que siendo práctica no deje de ser esclarecida y
siendo sabia no deje de estar democráticamen-
te distribuida. Por otro lado, permitiría romper


la hegemonía de la ciencia moderna sin perder
las expectativas que ésta genera. Sousa, en su
segunda ruptura, propone una desconstrucción
hermenéutica de la ciencia, pero que no es in-
genua ni indiscriminada, sino que se orienta a
garantizar la emancipación y la creatividad indi-
vidual y social, que solamente puede realizar la
ciencia, pero que en los actuales momentos no
puede realizar por sí sola como ciencia.


Esta doble ruptura posibilita:88


• Problematizar el sentido del mundo con-
temporáneo, ya que la epistemología solo
permite problematizar la validez del mis-
mo.


• Desconstruir los objetos teóricos cons-
truidos por la propia ciencia a través de
la reflexión hermenéutica (segunda rup-
tura).


• Proponer una concepción pragmática so-
bre la ciencia, con lo cual se sostiene que la
verdad del conocimiento científico, parte
de la práctica científica en cuanto proce-
so intersubjetivo que tiene la eficacia de
justificarse por las consecuencias teóricas
y prácticas que produce en la comunidad
científica y en la sociedad.


La doble ruptura en la salud pública


La Maestría de Salud Publica del Instituto Supe-
rior de Salud Pública de la Universidad Central
del Ecuador generó, en el año 2000, una pro-
puesta de investigación89 a través de la cual se


84. Santos, Boaventura de Sousa. Um discurso sobre as ciências. Op. cit., pp. 88-92.
85. Ibídem, p. 90.
86. Ibídem, p. 91.
87. Santos, Boaventura de Sousa. Introdução a uma ciência posmoderna. Op. cit., p. 41.
88. Ibídem, pp. 147-150.
89. Granda, Edmundo; Puente, Eduardo; Mayorga, José; y Segovia, Rocío. La doble ruptura en la salud


pública. Quito: Poligrafiados del Instituto Superior de Salud Pública; 2000.


Al ser los principios generales del programa her-
menéutico, el hábito de decidir bien, la multicul-
turalidad, la necesidad de que las ausencias y las
diferencias se hagan presentes, se construya un
conocimiento edificante, se alcance una proyec-
ción rebelde, Sousa Santos invierte la propuesta
de Habermas consistente en comenzar por una
hermenéutica 0, (o sentido común), para luego
encontrar en la razón científica la posibilidad de
validar, corregir, ampliar o profundizar dicho
sentido común. Propone más bien, comenzar
con Bachelard y su ruptura epistemológica con
el sentido común para luego, en un segundo mo-
mento volver al primero para “recuperar todo el
pensamiento que no se dejó pensar y que fue so-
breviviendo en discursos vulgares, marginales,
subculturales”.81


Siguiendo a Bachelard, Santos considera que la
ciencia se opone a la opinión, al sentido común,
al conocimiento vulgar, a la experiencia inme-
diata, ya que éstas son formas de conocimiento
falso con el que es preciso romper para que se
abra el camino hacia el conocimiento científico,
racional y válido. Este trabajo es especialmente
difícil por la cantidad de obstáculos epistemológi-
cos, de allí que la teoría científica es construida
contra el objeto.


Pero la ruptura epistemológica bachelardiana
(según Santos) “interpreta con fidelidad el mo-
delo de racionalidad que subyace al paradigma
de la ciencia moderna”, es decir, dentro de un
paradigma que se opone a las orientaciones para
la vida práctica, donde prima la relación sujeto/
objeto, antes que la relación yo/tú.


“una relación de distancia, extrañamien-
to mutuo y subordinación total del objeto
al sujeto (un objeto sin creatividad ni res-
ponsabilidad); un paradigma que supone
una única forma de conocimiento válido,
el conocimiento científico cuya validez


reside en la objetividad producto de la
separación entre teoría y práctica, entre
ciencia y ética; un paradigma que tiende
a reducir el universo de los observables,
al universo de los cuantificables y al rigor
matemático del conocimiento… un para-
digma que se asienta en la distinción en-
tre lo relevante y lo irrelevante y que se
arroga el derecho de no reconocer nada de
lo que no quiere o no puede conocer; un
paradigma que avanza por la especializa-
ción del conocimiento con lo que genera
una nueva simbiosis entre saber y poder,
donde no caben los legos… un paradigma
que se orienta por los principios de racio-
nalidad formal o instrumental, irresposa-
bilizándose de la eventual irracionalidad
sustantiva o final de las orientaciones o
de las aplicaciones técnicas del conoci-
miento que produce…”82


Ante los problemas y limitaciones causados por
la ruptura bachelariana, Santos no recomien-
da su abandono, sino la necesidad de un nuevo
reencuentro de la ciencia con el sentido común:
“una vez hecha la ruptura epistemológica, el acto
epistemológico más importante es la ruptura
con la ruptura epistemológica”.83 Ahora bien,
este reencuentro con el sentido común requiere
una interpretación diferente a la que hace el et-
nocentrismo científico, ya que el sentido común
puede supeditarse a una lectura utópica y liberta-
ria, a través de la cual será posible descubrir su
capacidad de hacer coincidir causa e intensión,
aportar una visión del mundo asentada en la ac-
ción y en la creatividad ya que


“el sentido común es práctico y pragmáti-
co; se reproduce ligado a las trayectorias
y experiencias de vida… da confianza y
seguridad… es transparente y evidente,
es eximio para captar la profundidad ho-
rizontal de las relaciones conscientes en-


81. Ibídem, p. 36.
82. Ibídem, p. 35.
83. Ibídem, p. 36.




214 El saber en salud pública en un ámbito de pérdida de antropocentrismo y ante una visión de equilibrio ecológico La salud y la vida 215


de la necesidad de ver, oír o registrar, más no
por la universalidad de los resultados o cosas.


Como siempre, cuando investigamos, nos pre-
guntamos por dónde comenzar: ¿por la metodo-
logía?, ¿por la metódica? En este caso y siguien-
do la recomendación de Santos, comenzamos
por la metodología para luego interpretar el
sentido común y la vida individual y social en las
que se desarrolla la salud pública para construir
un saber mutuo con la gente con la que ejercemos
nuestro trabajo. Este procedimiento no consti-
tuye únicamente una propuesta de carácter de-
mocrático y un acercamiento ético, sino que es
un requerimiento científico inapelable para el
intérprete-mediador en salud pública por varias
razones:


• Las estructuras con que nos encontramos en
salud pública han sido generadas por el ac-
cionar de la gente que construye esa propia
estructura. En esa medida, lo más adecuado
es interpretar lo que la gente intuye, piensa
y cree.


• El obrar humano es siempre reflexivo, pero
esa reflexividad no necesariamente está
constituida por una racionalidad o concien-
cia discursiva, sino que la mayor parte de las
veces el accionar humano está guiado por
una racionalidad o conciencia práctica, que
aflora en mejor forma cuando el investigador
hace una inmersión en la realidad con miras
a generar con los actores un saber mutuo.


• El accionar humano no siempre está guiado
por intenciones claramente establecidas,
sino que muchas de las acciones tienen cau-
sas no conocidas y producen resultados no
previstos. En esa medida, la mejor forma de
acumular conocimiento previsivo es a través
del accionar conjunto y reflexivo de todos o
la mayor parte de los actores, toda vez que la
salud pública trata de activar la solidaridad,
como instrumento fundamental para alcan-
zar niveles más altos de salud.


El Esquema 1 intentaría reunir en una sola
aproximación la acción y el conocimiento bajo
aquel planteamiento de Maturana que “todo ha-
cer es conocer” y viceversa. Es por esto que su
deambular no termina en la comunicación cien-
tífica, sino que intenta abordar la producción de
acciones en cuanto proyecto con su viabilidad y
factibilidad. Intenta, por otro lado, interpretar
el conocimiento como producto del vivir y al ob-
jeto del conocimiento lo concibe siempre como
sujeto producente del mundo que se intenta in-
terpretar y explicar, es decir, coautor tanto de la
interpretación que hace el salubrista como de la
mediación que intenta cumplir.


En salud pública, entre otras cosas, se intenta
interpretar las necesidades de la gente y apoyar
la construcción de poderes para el cambio re-
querido. Por esta razón tenemos que recurrir a
lo que llamamos metódica, que nos apoyaría la
interpretación de las problemáticas, los marcos
significativos, las pertinencias, la conformación
de los poderes, etc., que son productos eminen-
temente sociales.


Es posible sostener que no requerimos compren-
der los aspectos ubicados en el ámbito de la me-
tódica, pero aquéllo nos daría una imagen bas-
tante simple y unilateral de la realidad, ya que
estaríamos aceptando que con solo entender el
mundo de las estructuras (normas y recursos)
es posible apoyar los cambios requeridos, sin to-
mar en consideración el mundo de las acciones
humanas que generan dichas estructuras. En sa-
lud pública requerimos interpretar las acciones
que generan las estructuras, que a su vez posi-
bilitan o limitan su desarrollo. Por esto no sola-
mente requerimos explicar las estructuras, sino
también debemos interpretar las acciones.


También podría afirmarse que no se requiere
explicar la realidad estructural. Pero el mundo
del sentido común se da en un mundo estruc-
turado, no se da en el vacío. Si no consideramos
el mundo objetual, podríamos caer en un volun-
tarismo-individualista puesto que centraríamos


proponía hacer una doble ruptura similar a la re-
comendada por Sousa Santos. En un primer mo-
mento, se intentaba elaborar un producto que
respete aquella propuesta bachelariana, mien-
tras que en el segundo momento, el producto
era desconstruido con miras a volver al sentido
común. El esquema Nº 1 apoya la comprensión
de la propuesta.


En el Esquema 1 se observan dos columnas: la
una hace referencia a la metodología y la otra a
la metódica. El concepto metodología lo concebi-
mos como un camino para producir conocimien-
tos, los mismos que intentan ser universales,
esto es, aplicables en otros contextos y en otros
tiempos; demostrables, que se supedita a los cá-
nones científicos y que permiten la validación y


supervivencia del conocimiento existente (pro-
ducto de la primera ruptura epistemológica, en las
palabras de Sousa Santos). La noción metódica
hace relación al sentido común, a los conoci-
mientos que emergen aquí y ahora en la acción
y que están dados por las especiales circunstan-
cias particulares de carácter social y cultural que
acompañan a la interpretación-cuidado y media-
ción en salud pública. La metodología habla de
los aspectos, productos o entes generales o uni-
versales que se encuentran en todo tiempo y lu-
gar. La metódica habla de las acciones o procesos
que siempre se deberá mirar, oír o registrar; no
habla de productos o existentes, sino de accio-
nes que deben ser registradas aquí y ahora y que
pueden dar productos diversos. La generalidad
de la metódica estaría dada por la universalidad


METODOLOGÍA (1ª RUPTURA) METÓDICA (2ª RUPTURA)


Delimitación del problema Construcción de problemáticas (emociones,
necesidades, intereses, intenciones, razones)


Marco teórico, conceptual Marco significativo (sentido, ética, poder)


Hipótesis (responde a la lógica del pensar,
razón instrumental)


Elaboración de la visión y de las
pertinencias (responde a la lógica de la acción:
razón comunicativa, lógica recursiva, lógica del
poder.


Observación Autoconocimiento y observación participativa


Análisis objetivo Análisis estratégico construcción de actores


Comunicación científica Proyecto
Militancia técnico-política


Programa operativo (técnicas, organización,
gestión y manejo de recursos)


Construcción de viabilidad
Análisis táctico (organización, gestión, manejo
de poderes)


Esquema N° 1


La doble ruptura en salud pública




216 El saber en salud pública en un ámbito de pérdida de antropocentrismo y ante una visión de equilibrio ecológico La salud y la vida 217


realidad y de la verdad, es importante reflexio-
nar sobre nuestras competencias para observar,
razón por la que podría convenir indagar lo si-
guiente.


• ¿El problema-objeto de estudio del pro-
ducto de la primera ruptura epistemoló-
gica toma en cuenta las necesidades, in-
tenciones, intereses, razones de la gente
que actúa alrededor del objeto problema,
de mis compañeros de acción, de la pobla-
ción relacionada, de los actores que más
relación tienen o tendrán con la transfor-
mación del objeto problema?


• ¿El problema hace una reflexión sobre
las potencialidades y limitaciones del in-
térprete científico en cuanto observador:
ver, escuchar, emocionar, lenguajear?


Marco significativo


Esta fase tendría, como uno de los ejes ordena-
dores del proceso, el retorno reflexivo al marco
teórico. La idea que guiaría este retorno es que
el marco teórico en muchas ocasiones no posi-
bilita la visualización de muchos aspectos nece-
sarios para la acción en salud pública, debiendo
ser complementado por un marco significativo.
Esta idea tendría algunos elementos de sustento
a ser debatidas.


• Las causas parecen no dar cuenta total del
evento porque en salud pública lidiamos
fundamentalmente con acontecimientos.


• El acontecer es producto del ayer (causas)
y es propia emergencia del hoy. Recorde-


mos que el pensamiento positivista este-
riliza el hoy, esto es, las emergencias.


• El ayer (causas) puede ser explicado por
teorías, mientras que al hoy es posible in-
terpretarlo con el apoyo de un marco sig-
nificativo.


• El marco significativo en salud pública in-
tentaría interpretar el mundo de sentido,
ética y poder prevaleciente en el ámbito
de acción que influye directa o indirec-
tamente sobre las decisiones de los que
allí laboran. Este marco significativo no
sería el marco contextual generalísimo
propuesto por el deber ser racional ins-
trumental, sino que trataría de construir
una interpretación del “encuadre cultural
para la acción” en el espacio donde se lleva
a cabo la investigación.


Algunas preguntas que podrían ordenar este re-
torno serían las siguientes:


• ¿El marco teórico utilizado en la primera
ruptura toma en cuenta el sentido, la éti-
ca, el poder?


• ¿Cómo interpretarlos (método)?


Pertinencias


Partiríamos de la idea de que las hipótesis logra-
das en la primera ruptura tratan, por lo general,
de contestar una pregunta sobre un objeto-pro-
blema inerte, producto total de las causas y del
pasado.93 Pero debemos reconocer que la pro-
blemática en salud pública se presenta como un
proceso que está dándose aquí y ahora. En efec-
to, como hemos dicho, la problemática en salud


93. “Esto es así porque la lógica clásica se caracteriza por la noción de ‘conjunto’ concebido como una reu-
nión de elementos. El proceso de inferencia lógica fue determinado en sus dos direcciones posibles
(deducción e inducción) dentro de los marcos de esta relación ‘conjuntista’ entre los elementos y el
todo. Estas relaciones son de ‘partes extra partes’; lo cual quiere decir: relaciones de pura exterioridad.
Que las relaciones entre los elementos del conjunto son de pura exterioridad quiere, a su vez, decir
que éstas integran un conjunto por una decisión arbitraria (libre) del sujeto investigador, y no por
actividad misma de los elementos”. Tomado de CORISCO. Sete questões para uma epidemiologia critica.
Salvador de Bahía: documentos del Instituto de Medicina Social.


todo nuestro interés en el dándose,90 y ninguno
en el mundo de lo dado. En otras palabras, “las
estructuras son constituidas por la acción y re-
cíprocamente la acción es construida estructu-
ralmente”.91


También podría generarse otra pregunta: ¿no
estamos confundiendo método de investiga-
ción con método de acción? Recordemos lo que
Maturana nos propone “todo hacer es conocer
y todo conocer es hacer”. Si aceptamos esa pro-
puesta, tenemos que tratar de implementar un
método que posibilite hacer mientras se cono-
ce y eso es lo que se intentaría cumplir desde
el primer momento con la metódica. La gente,
sujeto de nuestra preocupación, tendría la ca-
pacidad de lenguajear: esto es, proponer a través
de coordinaciones conductuales (actos de habla
o de cualquier otro lenguaje), otras coordinacio-
nes conductuales, y al hacerlo, expresaría sus
intereses, sus eticidades, etc. Estaríamos corri-
giendo al cogito cartesiano “pienso, luego existo”
(que en realidad es “pienso para luego intervenir
sobre el objeto naturaleza u objeto ser humano
para hacerlos míos”), ya que con esta propuesta
alternativa no estaríamos únicamente pensan-
do, sino que también estaríamos accionando y,
por lo tanto, existiendo con los otros, con mi-
ras a aprender en cuanto cambio de las formas
de convivencia con el mundo de las cosas y con
el mundo de la gente. Aprenderíamos, por otro
lado, sobre el accionar de la gente que posibilitó
y posibilita la existencia de esa estructura con
que nos topamos. El conocer nos lleva nueva-
mente al hacer.


Lo anterior también está de acuerdo con las
ideas metodológicas de Maturana. Para este úl-
timo, la explicación científica constituye “la pro-
posición de un mecanismo ad hoc que genera el


fenómeno explicado como el fenómeno por ser
presenciado por el observador en su praxis de
vivir”.92


Con el fin de ejemplificar el proceso, se proce-
de a desconstruir tres momentos de la primera
ruptura epistemológica del proceso de investi-
gación: la delimitación de problemas, el marco
teórico y las hipótesis.


Problematización


Las digresiones anteriores nos permitirían vol-
ver sobre la primera fase de la investigación
científica o delimitación del problema y reflexio-
nar sobre lo siguiente.


Los problemas delimitados en la primera ruptu-
ra epistemológica tienen seguramente suficien-
te coherencia lógica y describen en buena forma
el mundo de lo dado, pero más allá de la lógica
formal y la teoría, es necesario reflexionar sobre
aspectos que más tarde pueden, desde la pobla-
ción investigada, tener importantes repercusio-
nes en el conocimiento y la acción.


• Necesidades que no afloran actualmente
pero que estarían guardadas en los re-
cuerdos de la gente y que se aparecerían
en el tapete de discusión transformadas
en reivindicaciones.


• Intenciones individuales.
• Intereses grupales y colectivas.
• Razones diferentes a las razones occiden-


tales (lógica medio-fin), tales como la ra-
zón comunicativa.


O por las propias limitaciones y potencialida-
des de la praxis del vivir, en la constitución de la


90. Zemelman, Hugo. Los horizontes de la razón. Tomo 1. México: Anthropos; 1992.
91. Giddens, Anthony. New Rules of Sociological Method. Ibídem, p. 193.
92. Maturana, Humberto. La realidad: ¿objetiva o construida? Fundamentos biológicos del conocimiento. Bar-


celona: Anthropos; 1997.




218 El saber en salud pública en un ámbito de pérdida de antropocentrismo y ante una visión de equilibrio ecológico La salud y la vida 21


tas. A diferencia de lo que ocurre con la ciencia
positiva, el salubrista tiene una obligación cien-
tífica (y no solo moral o cívica) de construir sus
hipótesis tomando en consideración lo que los
actores legos hacen porque a través de ese hacer
se constituye el mundo social y si disponen de
“un saber práctico que da sentido y orientación
a la existencia y crea el hábito de decidir bien”,
pueden cooperar en mejor forma para la cons-
trucción de un mundo más democrático.


Las hipótesis logradas en la primera ruptura
parten de teorías y leyes que no son suficiente-
mente válidas en el mundo de la salud pública,
porque éstas obedecen a necesidades explicati-
vas formuladas en condiciones externas a la ac-
ción social. Esas teorías, por lo general, son lo-
gradas en condiciones de “laboratorio” y sirven
solamente cuando se vive dentro de ese labora-
torio, pero en la práctica concreta, la realidad
social es generada, como se ha mencionado an-
teriormente, por el accionar de la gente que allí
labora habilitada y constreñida por la estructura
en la que acciona.


Hasta este momento tendríamos un problema
enriquecido por las problemáticas, un marco
teórico enriquecido por marcos significativos,
hipótesis temperadas, ampliadas o reducidas
por las visiones y pertinencias.


Es importante que reflexionemos sobre el pro-
ducto que intentamos lograr en esta fase: ten-
dríamos hipótesis-pertinentes o pertinencias-
hipotéticas, es decir no serían hipótesis que
únicamente explican el fenómeno, sino que in-
tentan interpretar y explicar las potencialidades
de que cambie la situación escogida.


Si estamos de acuerdo con la idea anterior, la hi-
pótesis tendría pertinencia en la medida en que


ayude a alcanzar un logro práctico96 en el pre-
sente y futuro. Ese logro práctico estaría nueva-
mente radicado en una proyección ética, cientí-
fica y cultural de nuestro compromiso.


Lo anterior facilitaría la reflexión alrededor de
las siguientes preguntas:


• ¿Las hipótesis toman en consideración las
pertinencias?


• ¿Es posible establecer grupos homogéneos
de pertinencias a través de la teoría de la tra-
ducción de Sousa Santos?


• ¿Qué pertinencias tendrán más prioridad en
el proceso de investigación?


• ¿Por qué se privilegia unas y no otras (lo éti-
co)?


• Si se toma en cuenta las pertinencias, ¿hasta
qué punto van contra las hipótesis iniciales y
su validez epistémica (verdad)?


• Si las hipótesis y las pertinencias más pode-
rosas son contradictorias, ¿cuál es la deci-
sión?


La desconstrucción hermenéutica de los tres
momentos investigativos: delimitación del pro-
blema, marco teórico e hipótesis posibilita criti-
car algunas de las lógicas productoras de ausen-
cias de las que habíamos hablado anteriormente:
Así, la monocultura del saber y del rigor del saber
gana multiculturalidad, en la medida en que la
metodología es corregida por la metódica. Igual
aseveración podemos hacer con la monocultura
del tiempo lineal que es criticada ante la posibi-
lidad de que saberes supuestamente atrasados
entren, en la segunda ruptura, a confrontar con
el saber supuestamente superior logrado a tra-
vés de la primera ruptura. La lógica de la escala
dominante pierde fuerza ante la posibilidad de
que saberes particulares tengan presencia y pue-
dan dirimir las acciones.


96. El logro práctico debe interpretárselo como un logro de los actores, de la institución y de los resul-
tados de los procesos donde mediamos. El compromiso de la investigación en salud pública es un
compromiso de lograr: a) la autopoiesis de la gente que participa en la mediación y de la población;
b) de los fines institucionales (estructura) y c) del proceso y resultados de la acción.


pública vive como producto del ayer, pero tam-
bién como emergencia del hoy y como deseo del
mañana; Hermida Serra y colaboradores hablan
de un mundo futurible y un mundo futurable.94 Al
presentarse la problemática de la salud pública
con ese carácter tan complejo, la hipótesis tra-
dicional solamente alcanza a dar una respuesta
parcial a la pregunta formulada en la delimita-
ción del problema, problemática, marco teórico
y significativo.95


La pertinencia intentaría contestar la pregunta
forjada en la problemática en cuanto utilidad (ló-
gica medio-fin) y en cuanto autopoiesis (lógica
recursiva). La pertinencia no sale desde el ayer
buscando la determinación sobre el evento, sino
desde el mañana criticando al evento para inter-
pretarlo como acontecimiento. La pertinencia
se mueve, entonces, muy diferentemente en el
tiempo: va del futuro al presente. Busca lo futu-
rible en cuanto apoderamiento del futuro (lógica
medio-fin, base del interés), pero también busca
el futuro en cuanto autorrealización (lógica re-
cursiva, base de la ética y de la estética).


La pertinencia también se mueve guiada por la
teoría de la acción. No pregunta por la verdad
(teorías, causas, etc.) sino que inquiere sobre las


posibilidades prácticas, las voluntades, los arre-
glos de fuerzas buenas que ayuden a hacer. La
pertinencia imbrica el espacio, el tiempo y la ac-
ción humana transformándola en presencia.


Si se va a trabajar sobre pertinencias, debe ha-
ber una propuesta sobre el accionar del mañana
en cuanto visión que propone el salubrista. En
otras palabras, la investigación que este mo-
mento se halla indagando sobre el aquí y ahora y
sobre las causas del por qué está así el problema,
debe construir una metáfora, visión o propuesta
sobre lo que se desearía que sea la acción, con
miras a establecer las fuerzas que aceptan y opo-
nen a dicha propuesta. Al hacer esto, se podría
corregir las hipótesis, ya que éstas no solo da-
rían una respuesta sobre las posibles causas del
problema como un producto del ayer, sino que
también intentarían prever las posibles fuerzas
que ayudarían a la aparición de emergencias
frente a la visión o metáfora que propone el sa-
lubrista.


El carácter activo y reflexivo de la conducta hu-
mana y la no aceptación a mirar y concebir a los
seres humanos como un producto de fuerzas que
ellos no comprenden ni controlan, nos llevaría a
la necesidad de corregir las hipótesis positivis-


94. Ermida, Jorge; Serra, Roberto y Kastika Eduardo. Administración y estrategia. Buenos Aires: Ediciones
Machi; 1992.


95. Es importante reflexionar sobre la problemática del tiempo en la interpretación-mediación en salud
pública. En la investigación positivista, el investigador parte desde el evento o efecto (parte desde
el presente) averiguando sobre sus causas que se hallan ubicadas en el pasado. En otros términos,
el investigador en ciencias “naturales” va del presente hacia el pasado. Conociendo las causas, el in-
vestigador está en capacidad de predecir lo que ocurrirá en el futuro. Para hacer esta predicción, el
investigador acepta: a) que el pasado es igual al futuro; b) que el presente (evento) está totalmente
determinado por el pasado (causas); c) que el presente no existe como un elemento de interés para la
predicción; d) los procesos son considerados como eternos.


La interpretación-mediación en salud pública, al estar comprometida con la acción y el cambio, re-
quiere un tratamiento distinto de la variable tiempo. En efecto, el salubrista requiere explicar las cau-
sas (que se sitúan en el pasado), pero también precisa comprender o interpretar el mundo de la vida
(poderes, veracidades, eticidades, sentido) de los actores inmersos en la acción gerencial, lo cual se
desarrolla en el presente y, además, requiere prever el futuro como posibilidad de compromiso y opo-
sición por parte de esos actores. Lo anterior amplía el horizonte de visibilidad y de tratamiento del
tiempo: el salubrista debe tratar con el pasado, el presente y el futuro. El espacio y el tiempo se imbri-
can con la acción humana, transformándose en presencia, conforme nos recomienda Heidegger.




220 El saber en salud pública en un ámbito de pérdida de antropocentrismo y ante una visión de equilibrio ecológico La salud y la vida 221


guir interpretando la población y la naturaleza
como objetos, sino que tiene necesariamente
que comprenderlos como sujetos y proponer
nuevas formas de diálogo. El saber en salud pú-
blica requiere cambiar, desde un conocimiento
comandado por la razón indolente o tecnológica
hacia un diálogo multicultural que reconoce las
potencialidades de otros saberes. Debe, por otro
lado, comprender que la acción científica tiene
necesariamente que responsabilizarse por las
consecuencias que dicha intervención produce.


La salud pública como disciplina, a más de en-
contrar nuevos derroteros filosóficos, tiene que
encontrar métodos posibles que den cuenta de
las necesidades establecidas en este proceso de
transición paradigmática que parece que vivi-
mos. En ese sentido, la necesidad de una doble
hermenéutica o una doble ruptura epistemoló-
gica en la aproximación a la realidad en salud
parecen ser interesantes instrumentos de re-
flexión y acción. Estas nuevas propuestas para
organizar el proceso de conocimiento nos abren
las puertas para dar paso a ecologías de saberes
que posibiliten escuchar silencios o visualizar no
existencias producidos por la ciencia hegemóni-
ca.


Ahora bien, el reto de criticar, conservar y supe-
rar la salud pública convencional no solo radi-
ca en la potencialidad de cambiar las formas de
conocer sino, al mismo tiempo, en cambiar las
prácticas que buscan únicamente éxito técnico
hacia el compromiso por alcanzar logro práctico,
es decir, ejercer el deber y derecho de cuidar la
vida natural y social como requisito indispensa-
ble para alcanzar la salud. Al hacerlo, desarrollar
ese cuádruplo movimiento que nos recomienda
Testa de construcción de sentido y significado,
de constitución y determinación, comprendien-
do, además, que aquello podrá darse siempre
y cuando los actores individuales y sociales se


constituyan igualmente en sujetos que cons-
truyen su salud enriqueciéndose con el aporte
científico que traen las ciencias de la salud, y al
hacerlo, ejercen su poder y derecho en cuanto
ciudadanía.


A más de preocuparse por reconceptualizar y
cambiar la interacción interventora técnico-
normativa en el campo de la enfermología públi-
ca, la salud pública alternativa tiene que nece-
sariamente establecer una proyección y relación
distinta con las políticas, estructuras e institu-
ciones existentes en el campo con miras a lograr
mayores dosis de democracia, eficacia y equidad,
al mismo tiempo que registra diversas lecturas.
Ahora bien, esto no puede ser alcanzado a tra-
vés de versiones interventoras de viejo o nuevo
cuño, sino a través de la construcción de públi-
cos que protegen y desarrollan sus instituciones
y su ambiente natural, controlan el cumplimien-
to de las obligaciones estatales en salud y tejen
redes de apoyo mutuo internacionales, oponien-
do en cuanto resistencias globalizadas, las viejas y
nuevas formas de dominación.


El intento de emigrar desde la enfermología pú-
blica hacia una propuesta alternativa en salud
pública es, sin lugar a dudas, un proceso difícil.
En el ámbito disciplinario, la imbricación de la
planificación y la gestión con la epidemiología y
la ecología constituye posiblemente el problema
metodológico más complejo, sobre el que ya bri-
llan algunas luces a través de las propuestas de
síntesis producidas en el área. El diálogo entre
las ciencias de la salud dominadas por el dis-
curso médico y de la enfermedad y el discurso
de las ciencias sociales ha avanzado, pero debe
seguir adelante superando los múltiples pro-
blemas existentes y, sobre todo, debe encontrar
caminos para que el retorno al sentido común
sea una práctica obligatoria. La ampliación y
complejización del campo asusta a muchos y


La hermenéutica desconstructiva, cumplida con
los tres momentos indicados, nos permite, por
otro lado, aproximarnos a lo que Boaventura de
Sousa Santos llama aplicación edificante del cono-
cimiento producido, que se caracteriza porque:


• La aplicación se lleva a cabo en una situa-
ción concreta y quien aplica está existen-
cial, ética y socialmente comprometido
con el impacto de la aplicación.


• Los medios y los fines no están preestable-
cidos, y la aplicación incide sobre ambos;
los fines solo se concretizan en la medida
en que se discuten los medios adecuados
a la situación concreta.


• La aplicación es un proceso argumentati-
vo.


• El cientista debe envolverse en la lucha
por el equilibrio de poder en los varios
contextos de aplicación y, por eso, debe-
rá tomar partido por aquellos que menos
poder tienen.


• El know-how técnico es imprescindible,
mas el sentido de su uso es conferido
por el know-how ético, que como tal tiene
prioridad en la argumentación.


• Los límites y deficiencias de los saberes
locales nunca justifican la recusa de éstos,
porque aquello significa el desarme argu-
mentativo y social de quienes son compe-
tentes en esos saberes.


• La ciencia que se pauta por la aplicación
edificante no interesa que la transforma-
ción sea moderada o radical, reformista
o revolucionaria; interesa que ella ocurra
por la ampliación de la comunicación y de
la argumentación.97


4. A manera de conclusión


Los organizadores del V Congreso de Salud Pú-
blica nos habían propuesto reflexionar sobre “el
saber en esta área en un ámbito de pérdida del
antropocentrismo y ante una visión de equili-
brio ecológico”. Como hemos mencionado ante-
riormente, la salud pública se constituyó como
una disciplina que propuso una lectura de la
realidad desde la razón instrumental y en esa
medida concibió la naturaleza como un mundo-
máquina, “la naturaleza es tan solo extensión
y movimiento; es pasiva, eterna y reversible”.98
Razón por la cual, la naturaleza fue transforma-
da en posible recurso o peligro y fue sujetada a
los designios del sujeto investigador.


Las ciencias naturales contemporáneas nos di-
cen que el futuro no es igual al pasado, que exis-
te un devenir real y no solo aparente, que las
macromoléculas son actrices y productos de su
historia, que los sistemas físicos en actividad,
cuando se encuentran lejanos al equilibrio, pue-
den constituir formas evolutivas irreversibles y
cualitativamente diferentes, que existe sensibi-
lidad, inestabilidad y bifurcación en la materia
inanimada, que los atractores caóticos posibili-
tan la generación de innumerables trayectorias.
En resumen, las ciencias naturales actuales nos
indican que la materia y la naturaleza tienen his-
toria y que la autoorganización y autoprodución
son características generales para los cuerpos
sociales, naturales y físicos. Nos instruyen, en-
tonces, que la potencialidad del ser humano de
ordenar el mundo a su arbitrio es una idea que
pertenece a la noche científica que produjo tan-
to desarrollo y tanto daño. También nos aconse-
jan repensar sobre aquella división tajante entre
ciencias naturales y sociales.


La salud pública, en los momentos actuales, tie-
ne que ofrecer respuestas diferentes a las que
tradicionalmente ha organizado. No puede se-


97. Santos, Boaventura de Sousa. Introdução a uma ciência posmoderna. Op. cit., p. 158-161.
98. Ibídem, p. 25.




222 El saber en salud pública en un ámbito de pérdida de antropocentrismo y ante una visión de equilibrio ecológico


causa reacción negativa de otros, en la medida
que en que provenimos de un área tradicional de
la salud pública donde la repetición de más de lo
mismo constituye, por lo general, la norma. La
formación de recursos humanos en este ámbito
interdisciplinario choca contra la forma utilita-
rista y tecnicista de la educación tradicional.


En resumen, considero que la posibilidad de
construir una presencia diferente y comprome-
tida por parte de la salud pública en este mo-
mento de “pérdida del antropocentrismo y ante
una visión de equilibrio ecológico” parece no
radicar en escoger un camino que la lleve hacia
una supuesta verdad; es por esto que, al intentar
caminar como práctica social/disciplina/función
estatal, es fundamental que reconozca que:


a) Los saberes y las prácticas deben relacionar-
se con la vida en su complejidad, diversidad
y eterna temporalidad.


b) Sus teorías, métodos y técnicas vendrán de
diversas disciplinas (epidemiología, gestión,
ciencias sociales, ecología).


c) El sentido común esclarecido junto con una
ciencia prudente serán los que posibiliten
una “nueva configuración del saber que se
aproxima a la ‘phronesis’ aristotélica, o sea,
un saber práctico que da sentido y orienta-
ción a la existencia y crea el hábito de decidir
bien”.99


d) Su accionar no es ni podrá ser únicamente
estatal, sino muy ligado al mundo de la vida
individual y colectiva con miras siempre a
forjar públicos o identidades por la salud
que guíen y ejerzan control social sobre su
salud, sobre las estructuras y sobre el Estado
para el cumplimiento de sus deberes en este
campo.


99. Santos, Boaventura de Sousa. Introdução a uma ciência pós-moderna. Op. cit., p. 41.




La salud y la vida 225


Currículum vítae


Dr. Edmundo Granda Ugalde


TITULO: Médico-Cirujano, Master en Medicina Social (Cd), Planificador en
Salud.


FECHA DE NACIMIENTO: 27 de julio de 1946.
LUGAR DE NACIMIENTO: Cuenca, Ecuador.
NACIONALIDAD: ecuatoriana.


EDUCACIÓN


1965-1972 Facultad de Ciencias Médicas, Universidad Estatal de Cuenca, Doctor en Medicina
y Cirugía.


1973-1975 Instituto de Medicina Social, Universidad del Estado de Río de Janeiro, Brasil.


1977 Universidad Johns Hopkins, Estados Unidos de América,
Diploma en Planificación en Salud.


EXPERIENCIA EN SERVICIOS


1972 Director del Centro de Salud de Alamor, Ecuador.


1975-1979 Director de la División de Recursos Humanos e Investigación del Ministerio de Salud
Pública del Ecuador.


1994 Consultor en Recursos Humanos en la Oficina Central de la OPS/OMS en
Washington cumpliendo, entre otras actividades, con aspectos de asesoría en
Educación Permanente en Servicios de Salud en diversos países de América Latina
(junio-diciembre).


1995-1996 Acuerdo de Servicios Contractuales en la Representación de OPS/OMS en el Ecuador
en el área de Recursos Humanos en Salud.


Currículum vítae




226 Edmundo Granda La salud y la vida 227


1996 -2006 Docente de la Maestría en Salud Pública de la Universidad Nacional de Loja.


1973 -2006 Docente invitado en Investigación, Epidemiología, Ciencias Sociales en Salud,
Planificación y Administración en Salud en Cursos de Posgrados de las distintas
universidades del Ecuador.


1975 -2007 Participación en la planificación de las Maestrías en Salud Pública o Medicina Social
de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, República Dominicana. Maestría de
MEDICINA Social, Universidad de Xochimilco, México. INCAP, Guatemala. Facultad
de Enfermería y Facultad de Salud Pública, Universidad de Medellín. Universidad
Mayor de San Andrés, Bolivia. Universidad de Costa Rica. Universidad de Bahía,
Brasil. Universidad de Barquisimeto y Universidad de Carrabobo-Corposalud,
Aragua, Escuela de Malariología, Venezuela. Centro de Salud Pública, Universidad
Cayetano Heredia, Perú.


1976 -2007 Docente en Investigación, Epidemiología, Planificación en Salud, Ciencias Sociales y
Salud en Maestrías de Salud Pública, Medicina Social u Odontología Social de Costa
Rica, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, México, Colombia, Venezuela, Brasil, Perú,
Bolivia, Cuba y República Dominicana.


EXPERIENCIA EN INVESTIGACIÓN


1979 -1990 Co-Director e investigador del Centro de Estudios y Asesoría en Salud, Quito-
Ecuador.


1975 -2006 Participación como director, investigador principal o asociado en más de cincuenta
proyectos de investigación sobre epidemiología de la mortalidad materna,
mortalidad infantil, salud de la mujer, salud del trabajador, distribución de la salud-
enfermedad. Estudios evaluativos de servicios y acciones de salud, nuevas propuestas
administrativas. Estudios sobre epistemología y teoría en salud. Estudios sobre
Ciencias Sociales en Salud en el Ecuador y en países de América Latina.


PUBLICACIONES


Libros


• Breilh, J. y Granda, E. Investigación de la Salud en la Sociedad.


Ediciones: 1ra. Centro de Estudios y Asesoría en Salud, Quito, 1980.
2da. Centro de Estudios y Asesoría en Salud, Quito, 1982.


3ra. Ministerio de Salud Pública de Bolivia, La Paz, 1984.
4ta. Centro de Estudios y Asesoría en Salud, Quito, 1988.


1997-1998 Coordinador encargado de la Unidad de Salud en el Desarrollo Humano y Desarrollo
de los Sistemas y Servicios de Salud de la Representación de la OPS/OMS en el
Ecuador.


1996-2007 Profesional nacional a cargo de Recursos Humanos, Investigación y Bioética en la
representación de la OPS/OMS-Ecuador.


1976-2007 Asesoría en diversos ámbitos de la salud pública a Ministerios de Salud Pública de
Ecuador, Bolivia, Venezuela y Brasil.


EXPERIENCIA EN ASESORÍA


Asesor de la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS), Asociación Latinoamericana de
Medicina Social (ALAMES), Asociación Latinoamericana de Escuelas de Salud Pública (ALAESP),
Centro Internacional para la Investigación y Desarrollo (CIID-Canadá) en más de una decena de
países de América en campos relacionados con gestión, investigación, epidemiología, ciencias sociales
en salud, planificación y educación en salud.


EXPERIENCIA DOCENTE Y EN PLANIFICACIÓN EDUCACIONAL


1969 -1972 Coordinador del Programa de Medicina Comunitaria de la Facultad de Ciencia
Médicas, Universidad de Cuenca, Ecuador.


1973 -1974 Profesor de Sociología Médica, Facultad de Ciencia Médicas, Universidad de Cuenca,
Ecuador.


1975 -1991 Profesor de Administración de Salud, Metodología de la Investigación Científica,
Epidemiología y Ciencias Sociales en Salud, Escuela de Medicina, Facultad de
Ciencias Médicas, Universidad Central del Ecuador.


1980 -1986 Coordinador del Curso de Posgrado en Investigación y Administración de Salud,
Escuela de Graduados, Universidad Central del Ecuador.


1987 -1990 Director del Curso de Posgrado en Investigación y Administración de Salud, Escuela
de Graduados, Universidad Central del Ecuador.


1990-1994 Director de la Escuela de Salud Pública, Facultad de Ciencias Médicas, Universidad
Central del Ecuador.


1980 -2006 Docente de Administración, Metodología de la Investigación, Epidemiología y
Ciencias Sociales y Salud, Escuela de Salud Pública de la Universidad Central del
Ecuador.




228 Edmundo Granda La salud y la vida 22


• Ferreira, J., Granda, E. y otros. “Salud Pública: Hacia un Espacio Potencial”. En: La Crisis de
la Salud Pública, OPS, Washington D.C.1992.


• Granda, E. “Salud Pública en la encrucijada”. En: Memorias de la I Reunión Andina de Salud
Pública, Quito, 1993.


• Granda, E. y Grupo de desarrollo de la teoría y práctica de la salud pública. “Salud Pública:
Hacia la Ampliación de la Razón”. En: La Salud al Final del Milenio, Universidad de Guadalajara,
1995.


• Urrego, J. y Granda, E. “Vigilancia Epidemiológica. Espacio, Sujeto y Acción”. En: Memorias
del VIII Congreso Mundial y VI Congreso Latinoamericano de Medicina y Social, Guadalajara,
marzo de 1994.


• Granda, E. y Grupo de desarrollo de la teoría y práctica de la salud pública. “El Sujeto y la
Acción en la Salud Pública”. En: Educación Médica y Salud, 29 (1) enero-marzo, Washington,
1995.


• Granda, E. “Salud Pública: Las nuevas demandas”. En: Memorias del International Forum of
Social Sciences in Health, Caracas, febrero 1994.


• Granda, E. “Crisis, Políticas de Ajuste e Impacto en la Situación Salud”. En: Memorias del
Foro “Salud y Desarrollo”, Comisión Especial de Salud y Saneamiento Ambiental del H. Congreso
Nacional del Ecuador, Quito, septiembre de 1993.


• Granda, E. “El futuro de la salud pública”. En: Anales de Universidad de Cuenca, 35 (1), 1996.


• Granda, E. “Algunas reflexiones sobre la Reforma Sectorial en Salud en el Ecuador: Una
versión”. En: Salud Pública: Reflexiones y Experiencias No.1, Quito, agosto de 1996.


• Granda, E. “El cólera en Guayaquil: Algunas reflexiones”, Fundación CIUDAD, Quito, en
prensa.


• Granda, E. “Sujeto, Ética y Salud”. En: Salud Pública: Reflexiones y Experiencias No.3, Quito,
marzo de 1997.


• Granda, E. “Medicina Tradicional, Sistemas de Salud no Formales y Reformas de Servicios de
Atención Médica”, Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador, 1997.


• Granda, E. “Investigación y Salud Pública, una Mirada hacia el Futuro”. En: Salud Pública:
Reflexiones y Experiencia No. 5, Quito, marzo de 1998.


• Granda, E. “Lineamientos para el desarrollo de los recursos humanos en salud en el marco
de reforma del sector”, Revista del Instituto Juan César García, (8) 1-2: 51-50, Quito, enero-
diciembre de 1998.




• Granda, E. y otros. Ciudad y Muerte Infantil.


Ediciones: 1ra. Centro de Estudio y Asesoría en Salud, Quito, 1983.
2da. Centro de Estudios y Asesoría en Salud, Quito, 1986.


• Robles, D., Granda, E. y otros. Metodología de la Investigación en Salud, Santo Domingo,
Universidad Autónoma, 1982. (Editor Diómedes Robles).


• San Marín, H. Granda, E. y otros. Salud, Sociedad y Enfermedad, Editorial Ciencia 3, Madrid,
1986. (Editor Hernán San Martín).


• Granda, E. y otros. La Crisis, la Mujer y el Aborto, Centro de Estudios y Asesoría en Salud, 1983.
(Premio Nacional de Investigación “Eugenio Espejo” concedido por el Consejo Nacional de
Salud del Ecuador).


• Granda, E. y Breilh, J. Saúde e Sociedade.


Ediciones: 1ra. ABRASCO, Brasil, 1986.
2da. ABRASCO, Brasil, 1988.


• Granda, E. y otros. Reproducción Social y Salud, Editorial Universidad de Guadalajara, 1993.


• Granda, E. y otros. Deterioro de la Vida, Corporación Editora Nacional, Quito, 1991.


• Granda, E. y otros. El Sistema de Suministros de Medicamentos en el Ecuador, MSP-Ecuador-
OPS, 1991.


• Granda, E. y otros. Salud Pública: Ciencia, Política y Acción, ESP-Ecuador-OPS, 1993.


Artículos


Artículos publicados los últimos años:


• Granda, E. “La Contextualización y Concretización de la Realidad en Salud Colectiva”,
Universidad de Medellín, 1992.


• Granda, E. “Avances en la investigación en salud colectiva”. En: Memorias del V Congreso
Latinoamericano de Medicina Social, Universidad Central de Venezuela, ALAMES, Caracas,
1992.


• Granda, E. “Epidemiología: tiempo y acción”. En: Memorias de la XIV Conferencia de ALAFEM,
Quito, 1993.


• Granda, E. “Tendencias de la Educación en Salud Pública. En: Memorias del Congreso Andino
sobre Educación Médica, Cartagena, 1993.




230 Edmundo Granda La salud y la vida 231


Edición de libros


• OPS/OMS. Reforma del Sector Salud en el Área Andina, Quito, IMPRESA, 1996, Editor:
Edmundo Granda, Fausto Andrade, Fabiola Estrella, Francisco Vallejo.


• OPS-CEPAR. Salud Pública: Educación y Reforma, Quito, Editorial CEPAR, 1999, Editor:
Edmundo Granda y Rubén Páez.


• OPS/OMS. Observatorio de los Recursos Humanos de Salud, Quito, Editorial A.H., 2000,
Editor. Pedro Brito y Edmundo Granda.


• OPS/OMS. Relaciones Laborales en el Sector Salud, Quito, Editorial A.H., 2000, Editor: Pedro
Brito y Edmundo Granda.


• OPS/OMS. El Cóndor, la Serpiente y el Colibrí: La OPS/OMS y la Salud Pública en el Ecuador del
Siglo XX, Cuenca, Monsalve Moreno Cia. Ltda. 2002, Editor: Rodrigo Fierro, César Hermida,
Edmundo Granda, Héctor Jarrín, Raúl López.


• Ministerio de Salud Pública, Universidad Nacional de Loja, Seguro Social Campesino,
Proyecto Desarrollo Espacios Saludables de Loja, OPS/OMS, Quito, AH Editorial 2003, Editor:
Amable Bermeo y Edmundo Granda.


• Representación de la OPS/OMS en Ecuador, Situación de Salud, Ecuador 2006, Quito,
Imprenta activa, 2006, Editor: Miguel Machuca, Diego Victoria, Jorge Luis Prosperi y
Edmundo Granda.


DISTINCIONES RECIBIDAS


• Miembro de Comités Editoriales de varias revistas de la especialidad en el país y en América
Latina.


• Profesor Honoris Causa de Universidad Mayor de San Andrés, La Paz, Bolivia.
• Profesor Honoris Causa de la Universidad Peruana Cayetano Heredia.
• Profesor Asociado de Universidad Nacional de Loja.
• Ciudadano de la Ciudad del Alto de La Paz, Bolivia.
• Miembro Honoris Causa de la Asociación Boliviana de Medicina Social.
• Miembro del Comité Ejecutivo de la Asociación Latinoamericana de Medicina Social, 1993-


1996.
• Miembro del Comité Ejecutivo de Social Science and Health, capítulo Latinoamericano,


1995-1996.


• Granda, E. “Globalización y Reforma Sanitaria: Realidad o Misticismo”, Boletín Ecuatoriano
de Salud Pública y Desarrollo de Áreas de Salud, 2:24-30, Quito, diciembre de 1998.


• Granda, E. “Salud Pública e Identidad”, Memorias del Foro Modelos de Desarrollo, Espacio
Urbano y Salud, Bogotá 29 y 30 de abril, 1999.


• Granda, E. “La formación de Redes en Salud”, Correo Poblacional y de la Salud, (7) 2:24-32,
Quito, agosto de 1999.


• Granda, E. “La formación de Salubristas”. En: La Salud Colectiva a las Puertas del Siglo XXI,
Universidad de Antioquia, 2000


• Granda, E. “La Salud Pública y las Metáforas sobre la Vida”, Revista Facultad Nacional de
Salud Pública, (18) 2, Medellín, enero-junio de 2001.


• Granda, E. “Salud: globalización de la vida y de la solidaridad”, Saúde en Debate, 24 (56):83-
101, Río de Janeiro, septiembre-diciembre de 2000.


• Granda, E. y otros. “La Formación en Salud Pública en el Ecuador”, En: El Cóndor, la Serpiente
y el Colibrí, Cuenca, OPS/OMS, 2002.


• Velasco, M. y Granda, E. “La Distribución de los Recursos Humanos en Salud en el Ecuador”
En El Cóndor, la Serpiente y el Colibrí, Cuenca, OPS/OMS, 2002.


• Hermida, C. y Granda, E. “Aparición y Presencia de la Medicina Social en Ecuador”. En: El
Cóndor, la Serpiente y el Colibrí, Cuenca, OPS/OMS, 2002.


• Márquez, M., Granda, E. y otros. “Presencia Ecuatoriana en la OPS/OMS”. En: El Cóndor, la
Serpiente y el Colibrí, Cuenca, OPS/OMS, 2002.


• Victoria, D., Granda, E. y otros. “Visión a futuro de la OPS/OMS en el Ecuador”. En: El
Cóndor, la Serpiente y el Colibrí, Cuenca, OPS/OMS, 2002.


• Granda, E. “¿A qué llamamos salud colectiva hoy?”, Revista Cubana de Salud Pública, 30 82):
148-159, La Habana, abril-junio de 2004.


• Granda, E. “¿O que chamamos de Saúde Coletiva Atualmente?”, Revista de Direito Sanitário,
5(2): 43-63, Sao Paulo, julio de 2004.


• Granda, E. “Globalización de los Riesgos en Salud”, Revista Facultad Nacional de Salud Pública,
24 (número especial): 112-129, Medellín, marzo de 2006.


• Granda, E. “¿Quo Vadis Salud Pública?”, Revista Ecuatoriana de Salud Pública, (1) 1:7-20,
Quito, noviembre de 2005.






Edmundo Granda Ugalde La salud y la vida V O L U M E N 1 ...
Share