CDU: 616+614+575(866) Ministerio de Salud Pública del Ecuador. Diagnóstico,...




CDU: 616+614+575(866)
Ministerio de Salud Pública del Ecuador. Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la
hiperplasia suprarrenal congénita. Guía de Práctica Clínica. Quito: Ministerio de Salud
Pública, Dirección Nacional de Normatización-MSP; 2014.
72 p: tabs: gra: 18x25 cm.


ISBN-978-9942-07-707-3
1. Salud pública 5. Ecuador
2. Hiperplasia suprarrenal congénita 6. Guía de práctica clínica
3. Genética 7. Protocolo médico. Procedimientos
4. Tamizaje neonatal


Ministerio de Salud Pública
Av. República de El Salvador N36-64 y Suecia
Quito - Ecuador
Teléfono: (593) 2381 4400
www.salud.msp.gob.ec


Edición general: Dirección Nacional de Normatización – Ministerio de Salud Pública


Esta Guía de Práctica Clínica (GPC) ha sido elaborada por profesionales de las instituciones del Sistema
Nacional de Salud (SNS) y especialistas en la materia, bajo la coordinación de la Dirección Nacional de
Normatización (DNN) y del Programa Nacional de Genética (PRONAGE) del Ministerio de Salud Pública
(MSP). En ella se reúnen recomendaciones y evidencias científicas para apoyar a médicos y pacientes en la
toma de decisiones acerca del diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita.


Estas son de carácter general y no definen un modo único de conducta procedimental o terapéutica, sino
una orientación basada en evidencia científica para la misma. La aplicación de las recomendaciones en la
práctica médica deberá basarse además en el buen juicio clínico de quien las emplea como referencia, en las
necesidades específicas, en las preferencias de cada paciente, en los recursos disponibles al momento de la
atención, así como en las normas existentes.


Los autores declaran no tener conflicto de intereses y han procurado ofrecer información completa y
actualizada. Sin embargo, en vista de la posibilidad de cambios en las ciencias médicas, se recomienda revisar
el prospecto de cada medicamento que se planea administrar para cerciorarse de que no se hayan producido
cambios en las dosis sugeridas o en las contraindicaciones para su administración. Esta recomendación cobra
especial importancia en el caso de medicamentos nuevos o de su uso infrecuente.


Publicado en 2014
ISBN 978-9942-07-707-3


Los contenidos son publicados bajo Licencia de Creative Commons de “Atribution-No Comercial-Compartir
Igual 3.0 Ecuador”, y puede reproducirse libremente citando la fuente sin autorización escrita, con fines de
enseñanza y capacitación no lucrativas, dentro del SNS.


Cómo citar esta obra:
Ministerio de Salud Pública. Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita
(HSC), Guía de Práctica Clínica (GPC). 1.ª edición. Quito: Programa Nacional de Genética y Dirección
Nacional de Normatización; 2014. Disponible en: http://salud.gob.ec


Impreso por El Telégrafo
Corrección de estilo: La Caracola Editores
Hecho en Ecuador - Printed in Ecuador








Autoridades MSP


Mag. Carina Vance Mafla, Ministra de Salud Pública
Dr. David Acurio, Viceministro de Gobernanza y Vigilancia de la Salud
Dra. Verónica Espinosa, Subsecretaria Nacional de Gobernanza de la Salud
Dra. Gabriela Aguinaga, Directora Nacional de Normatización


Edición general


Dirección Nacional de Normatización


Equipo de redacción y autores


Dra. Paola Santacruz, médica endocrinóloga pediatra, Hospital Vicente Corral, Cuenca
Dr. Fabricio González-Andrade, médico internista y genetista, Facultad de Ciencias Médicas,
Universidad Central del Ecuador, Quito
Dra. Elena Oña, médica endocrinóloga pediatra, Hospital Eugenio Espejo, Quito
Dra. Bayse Chusan, médica endocrinóloga pediatra, Hospital Francisco Ycaza, Guayaquil
Dra. Linda Arturo Delgado, médica pediatra, HGO Isidro Ayora, Quito
Dr. Ramiro López Pulles, médico genetista, líder PRONAGE, MSP
Dra. Gabriela Aguinaga, máster en Salud Pública, MSP
Dra. Ximena Raza, analista técnica Dirección Nacional de Normatización, MSP
Dra. Martha Gordón, analista técnica Dirección Nacional de Normatización, MSP


Equipo de revisión y validación


Dr. Paulino Castillo, médico endocrinólogo, Sociedad Ecuatoriana de Endocrinología,
Guayaquil
Dr. Felipe Sandoval, médico endocrinólogo, Hospital de la Policía, Quito
Dra. Mahnaz Monzan, médica pediatra, Hospital de la Policía, Quito
Dra. Carmita Calero, médica pediatra, Hospital de la Policía, Quito
Dra. Beatriz Salazar, médica pediatra, Hospital Francisco Ycaza, Guayaquil
Dra. Astrid León, médica pediatra, Hospital Carlos Andrade Marín, Quito
Dra. Mariela Acosta, médica pediatra, Hopital de la Policía, Quito
Dr. Víctor Hugo Espín, médico genetista, Hospital Carlos Andrade Marín, Quito
Dra. Germania Moreta, médica genetista HG1, Hospital Militar, Quito
Dr. Santiago Echeverría, Proyecto Nacional de Tamizaje Neonatal, MSP
Psic. Andrea Guerrón Araque, Proyecto Nacional de Tamizaje Neonatal, MSP
Dra. Alicia Rodríguez, PRONAGE, MSP
Bqf. Silvia Álvarez Freire, Dirección Nacional de Medicamentos y Dispositivos Médicos, MSP
Bqc. Brenda Atti, Dirección Nacional de Medicamentos y Dispositivos Médicos, MSP






Contenido


1. Descripción general de la guía 9


2. Preguntas que responde esta Guía de Práctica Clínica (GPC) 10


3. Introducción 11


4. Justificación 11


5. Aspectos metodológicos 12


6. Objetivo general 14


7. Objetivos específicos 14


8. Historia natural de la enfermedad y pronóstico 14


9. Evidencias y recomendaciones 17


10. Tamizaje neonatal 18


11. Evaluación del RN 20


12. Pruebas bioquímicas 23


13. Pruebas moleculares genéticas 24


14. Diagnóstico de HSCNC/HSC después de la infancia 25


15. Tratamiento médico de los pacientes con HSC en etapa de crecimiento 26


16. Vigilancia de la terapia en niños en crecimiento 30


17. Tratamiento quirúrgico, cirugía de feminización 32


18. Adrenalectomía 34


19. Reemplazo fisiológico de cortisol 35




20. La deficiencia de epinefrina 36


21. La investigación preclínica 36


22. Diagnóstico de HSC en adultos 37


23. Tratamiento de HSCNC en adultos 37


24. Asesoramiento sobre la fertilidad 41


25. Manejo de HSC e HSCNC durante el embarazo 42


26. Salud mental 43


27. Evaluación de la salud relacionada con la calidad de vida de los pacientes con HSC 44


28. Relación entre el resultado quirúrgico y desarrollo psicológico 45


29. Abreviaturas 47


30. Referencias 47


31. Anexos 57




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


9


1. Descripción general de la guía


Título de la guía Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita (HSC)


Profesionales que participan
en la atención


Esta GPC está dirigida al grupo de profesionales involucrados
en la atención de enfermedades endócrinas tales como: médicos
generales, médicos pediatras, endocrinólogos, internistas,
genetistas, enfermeras, entre otros.


Clasificación de la
enfermedad, CIE-10 E25.0 Hiperplasia suprarrenal congénita (HSC)


Categoría de la GPC Primer y segundo nivel: captación y seguimiento de pacientes. Tercer y cuarto nivel: diagnóstico y tratamiento.


Usuarios potenciales de la
guía


Médicos especialistas endocrinólogos, pediatras, médicos
internistas, genetistas, médicos de atención primaria, nutricionistas
y enfermeras. Personal de salud en formación. Quienes ejercen un
nivel de responsabilidad en el planeamiento, gerencia y dirección
de unidades de atención materno-infantil.


Organización desarrolladora
Ministerio de Salud Pública del Ecuador,


Dirección Nacional de Normatización,


Programa Nacional de Genética, PRONAGE


Población blanco
Recién nacidos tamizados positivos para HSC


Pacientes pediátricos con diagnóstico de HSC


Fuente de financiamiento Ministerio de Salud Pública del Ecuador


Intervenciones y acciones
consideradas


Diagnóstico, tratamiento y seguimiento del paciente pediátrico con
HSC


Metodología


Esta guía fue elaborada mediante la metodología ADAPTE, a partir
de las siguientes GPC:


Speiser PW, Azziz R, Baskin LS, et al. Congenital adrenal
hyperplasia  due  to  steroid  21-hydroxylase  deficiency:  an 
Endocrine. Endocrine Society clinical practice guideline. J Clin 
Endocrinol Metab. 2010 Sep; 95 (9): 4133-60. 


Los contenidos fueron actualizados a partir de la evidencia publicada
en el período 2010-2014, con énfasis en el uso de revisiones
sistemáticas y ensayos clínicos controlados aleatorizados. El
proceso de adaptación incluyó la revisión por pares de la guía para
su adaptación al contexto nacional y reuniones de consenso.




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


10


Validación


El método de validación de la GPC fue a través de la revisión por
pares (peer-review), a través de un grupo inter y multidisciplinario
de expertos, coordinado por la Dirección Nacional de Normatización
del MSP.


Conflicto de interés
Todos los miembros del grupo de trabajo han declarado la ausencia
de conflicto de interés en relación a la información, objetivos,
propósitos, evidencias y recomendaciones de la presente GPC.


Actualización A partir de la fecha de edición, cada dos años, o según el avance científico en el tema.


Clasificación CIE-10 E25.0 Hiperplasia suprarrenal congénita (HSC)
Número de Orphanet ORPHA418
OMIM 201710, 201810, 201910, 202010, 202110, 613571
Sinónimos CAH
Prevalencia 1 a 5 /10.000
Herencia Autosómica recesiva
Edad de inicio o aparición Variable


2. Preguntas que responde esta Guía de Práctica Clínica (GPC)


1. ¿Cuál es la definición, fisiopatología e historia natural de la HSC?
2. ¿Cómo se realiza la evaluación del RN con HSC?
3. ¿En qué consiste el tamizaje metabólico neonatal?
4. ¿Cuáles son las pruebas de tamizaje y las pruebas bioquímicas?
5. ¿Cuál es la importancia de tratar tempranamente a un paciente con diagnóstico de HSC?
6. ¿Cómo se realiza el diagnóstico de HSCNC/HSC después de la infancia?
7. ¿Cuál es el tratamiento médico de los pacientes con HSC en etapa de crecimiento?
8. ¿Cómo se realiza la vigilancia de la terapia en niños en crecimiento?
9. ¿En qué condiciones está indicada la cirugía de feminización?
10. ¿Cuándo se recomienda la adrenalectomía?
11. ¿Cuándo se realiza el reemplazo fisiológico de cortisol y epinefrina?
12. ¿Cómo se hace el diagnóstico y tratamiento de HSC en el adulto?
13. ¿Qué criterios se debe seguir en el asesoramiento sobre la fertilidad?
14. ¿Cómo se realiza el manejo de HSC e HSCNC durante el embarazo?
15. ¿Qué aspectos se deben considerar en el campo de salud mental?
16. ¿Cuál es la evaluación de la salud relacionada con la calidad de vida de los pacientes con HSC?
17. ¿Cuál es la relación entre el resultado quirúrgico y desarrollo psicológico?




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


11


3. Introducción


La hiperplasia suprarrenal congénita (HSC) es una enfermedad hereditaria causada por un
déficit de una de las enzimas participantes en la esteroidogénesis adrenal, y que resulta en
un déficit en la secreción de cortisol.1,2


Este déficit enzimático genera un incremento de los metabolitos precursores. Las
características y la signo-sintomatología clínica son secundarias al déficit de secreción
de cortisol y al exceso de andrógenos adrenales circulantes (por ausencia de feedback
negativo sobre la regulación hipofisaria con la consecuente sobreproducción de la hormona
adrenocorticotropa (ACTH).2


Los resultados de diferentes programas de tamizaje en el mundo demuestran que la hiperplasia
suprarrenal congénita (HSC) es relativamente común. En la mayoría de las poblaciones, la
deficiencia de 21-hidroxilasa se detecta en aproximadamente 1 de cada 16.000 nacimientos.1
En los últimos años, el pronóstico de la HSC ha mejorado sustancialmente a partir de la
implementación del tamizaje neonatal en la población general, lo que permite la identificación
de casos probables en etapas más tempranas de la vida debido a la incorporación de
nuevas tecnologías que permiten acortar los tiempos al diagnóstico y tratamiento con una
consecuente mejora en el pronóstico de los casos detectados y confirmados.2


La elevada mortalidad asociada a crisis adrenales y la falla en la detección de la enfermedad
en los varones afectados obligan a mantener un nivel de sospecha elevado en aquellos
neonatos con desequilibrio hidroelectrolítico en las primeras semanas de vida extrauterina
que cursen con acidosis metabólica y en aquellas variantes de aparición tardía. El tratamiento
prenatal impacta directamente en el bienestar individual, familiar y social.1


Debido a que la deficiencia de la enzima representa el 95% de los casos de HSC, esta GPC
va a tratar solo la deficiencia de 21-hidroxilasa.


4. Justificación


El presente instrumento pretende ayudar al médico en la toma de decisiones clínicas con la
mayor evidencia científica disponible, con el fin de disminuir la variabilidad en el tratamiento,
determinar el momento ideal del inicio del tratamiento, limitar la falla terapéutica para alcanzar
un impacto positivo en la salud de los pacientes, su familia, la sociedad y los servicios de salud
de manera que se limite la discapacidad, los costos de hospitalización y las complicaciones
derivadas de la enfermedad.


La finalidad de esta GPC es establecer un referente nacional para orientar la toma de




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


12


decisiones clínicas basadas en recomendaciones sustentadas en la mejor evidencia científica
disponible con la intención de estandarizar las acciones nacionales sobre:


1. El tamizaje y la confirmación diagnóstica de la HSC
2. La estandarización del tratamiento
3. La disminución de la discapacidad de los pacientes con HSC


Todo lo anterior mejorará la efectividad, seguridad y calidad de la atención médica,
contribuyendo al bienestar de las personas y de las comunidades, lo que constituye el
objetivo central y la razón de ser de los servicios de salud en el Ecuador.


5. Aspectos metodológicos


El Modelo de Atención Integral en Salud (MAIS) propone un fortalecimiento del primer
nivel de atención como puerta de entrada al sistema, basado en atención integral, con
continuidad y con un enfoque familiar, comunitario e individual. La especificidad del
primer nivel de atención será explícita en el set de instrumentos asistenciales en salud,
las acciones que se deban realizar en los niveles superiores se mencionarán según su
especificidad teniendo en cuenta la realidad y los principios de accesibilidad, calidad y
eficiencia consagrados en la Constitución y el Sistema Nacional de Salud. El Ministerio de
Salud Pública (MSP), como rector del Sistema Nacional de Salud (SNS), ha diseñado esta
guía como parte de una propuesta metodológica compuesta por un set de instrumentos
que incluyen:


- Guía de Práctica Clínica (GPC)
- Guía de bolsillo
- Guía para el ciudadano
- Manual de procedimientos


La presente guía fue elaborada siguiendo la metodología ADAPTE descrita por la Guidelines
International Network (G-I-N) con el objetivo de incorporar las mejores prácticas clínicas y
recomendaciones disponibles. La búsqueda de GPC se realizó a través de metabuscadores,
en los portales web de centros compiladores y elaboradores y en bases de datos como
PubMed, SciELO y LILACS. Las guías seleccionadas se sometieron a evaluación
independiente con el instrumento AGREE II.


En los acápites pertinentes, los contenidos fueron actualizados a partir de la evidencia
disponible desde la fecha de publicación de las guías revisadas, con énfasis en el uso
de revisiones sistemáticas y ensayos clínicos controlados aleatorizados disponibles en la
Biblioteca Cochrane, PubMed, SciELO y LILACS.




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


13


El proceso de adaptación incluyó la revisión por pares de la guía para su adaptación al
contexto nacional en varias reuniones de trabajo con expertos nacionales que trabajan en
instituciones de la Red Pública Integral de Salud y de la Red Complementaria. El borrador de
la guía fue validado por el equipo de redacción y la Dirección Nacional de Normatización del
Ministerio de Salud Pública antes de su publicación.


Calidad de la evidencia y fuerza de las recomendaciones


En este documento, el lector encontrará, al margen derecho de las páginas, la calidad
de la evidencia y/o el grado de fuerza de las diferentes recomendaciones presentadas.
Debido a que las GPC presentan diferentes sistemas de gradación de la calidad
de la evidencia y de la fuerza de las recomendaciones, los lectores encontrarán
recomendaciones sustentadas por evidencia calificada. Para obtener mayor información
revise el Anexo al final de esta guía. No en todas las afirmaciones una recomendación
o evidencia lleva el grado de fuerza de la misma, ya que no siempre es posible verificar
este aspecto.


El símbolo P representa un consejo de buena práctica clínica sobre el cual el grupo de
expertos acuerda. Por lo general son aspectos prácticos sobre los que se quiere hacer énfasis
y para los cuales probablemente no existe suficiente evidencia científica que los sustente.
Estos aspectos de buena práctica clínica no son una alternativa a las recomendaciones
basadas en la evidencia científica sino que deben considerarse únicamente cuando no existe
otra manera de destacar dicho aspecto.


La presentación de la evidencia y las recomendaciones en la presente guía corresponden
a la información obtenida de GPC internacionales, las cuales fueron usadas como punto
de referencia. La evidencia y las recomendaciones expresadas en las guías seleccionadas
corresponden a la información disponible organizada según los criterios relacionados con las
características cuantitativas, cualitativas, de diseño y tipo de resultados de los estudios que
las originaron.


Tabla de referencia de símbolos empleados en esta Guía:


Evidencia E


Recomendación R


Punto de buena práctica P/R




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


14


6. Objetivo general


Brindar a los profesionales de la salud la mejor evidencia científica para diagnosticar, tratar
oportunamente y prevenir las complicaciones de la hiperplasia suprarrenal congénita en
recién nacidos, así como dar seguimiento al manejo integral de los mismos.


7. Objetivos específicos


1. Establecer las acciones y procedimientos de prevención efectivos y eficientes de la HSC
en el primer nivel de atención.


2. Establecer las pautas de diagnóstico y tratamiento específico.
3. Informar al personal de salud acerca del HSC, así como de los procedimientos de la


obtención de muestras para tamizaje neonatal.
4. Facilitar la vigilancia epidemiológica con la finalidad de detectar todos los casos positivos


de HSC y determinar la prevalencia de los mismos en la población ecuatoriana.
5. Definir los parámetros de referencia y contrarreferencia de pacientes con tamizaje


positivo.
6. Dar seguimiento periódico a todos los recién nacidos con diagnóstico confirmado de


HSC y verificar el apego al tratamiento establecido.


8. Historia natural de la enfermedad y pronóstico


La hiperplasia suprarrenal congénita (HSC) es un trastorno endócrino y hereditario causado
por un déficit de una enzima formadora de esteroides, que se caracteriza por insuficiencia
suprarrenal (adrenal) y grados variables de manifestaciones hiper o hipoandrogénicas,
dependiendo del tipo y de la gravedad de la enfermedad. Las glándulas suprarrenales se
encuentran ubicadas en el polo superior de cada riñón y, producen cortisol, aldosterona,
adrenalina y andrógenos. La prevalencia estimada a nivel mundial es de 1:10.000 a 1:20.000,
y la incidencia anual se estima que va entre 1:5.000 a 1:15.000.1


La forma más frecuente de HSC es la HSC clásica por déficit de 21-β hidroxilasa (21-βOH),
que puede además dividirse en la forma virilizante simple y en la forma perdedora de sal.
Las niñas presentan, al nacer, genitales ambiguos y niveles variables de virilización. Tienen
un útero normal, pero con un desarrollo anómalo de la vagina. Los genitales externos en los
niños son normales. La figura 1 muestra la clasificación y el cuadro clínico de la HSC.


Las formas de HSC con pérdida de sal llevan a síntomas de deshidratación e hipotensión
en las primeras semanas de vida y pueden ser potencialmente mortales. En niños de ambos
sexos se puede observar una pubarquia prematura, así como una velocidad de crecimiento y
una maduración esquelética aceleradas (estatura baja en la edad adulta). La HSC no clásica




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


15


(HSCNC) a menudo no se diagnostica hasta la adolescencia cuando aparecen los primeros
síntomas. Véase también figura 1.


HSC NO -Clásica


Sintomática


Inicio prenatal
Inicio tardío


Masculino Femenino Masculino Ambos sexos


Aumento
del pene


Genitales
ambiguos


Femenino


Aumento
del pene


Genitales
ambiguos


Vómito
Diarrea


Deshidratación
Letargo


Pubarquia precoz
Crecimiento acelerado
Edad ósea avanzada


Pubertad precoz
Hirsutismo


25%75%


HSC Clásica


Perdedora de sal Virilizante simple


Figura 1. Clasificación y cuadro clínico de la HSC y HSCNC


Las manifestaciones en mujeres adolescentes afectadas son hirsutismo, acné, anovulación
e irregularidades menstruales. Los varones (y algunas mujeres) son asintomáticos. El
hirsutismo sigue en la edad adulta y las mujeres pueden sufrir de anovulación crónica y
problemas de fertilidad. Otras formas raras pueden presentar hipertensión arterial, anomalías
craneofaciales y ambigüedad sexual en ambos sexos.2


En un 95% de los casos, la HSC está causada por una mutación en el gen CYP21A2 localizado
en el cromosoma 6p21.3, que codifica para una enzima que controla la síntesis de cortisol y
aldosterona. Otros genes están implicados con menor frecuencia y dan lugar a las siguientes
variantes de HSC: HSC por déficit de 17-alfa-hidroxilasa, déficit de 3-beta-hidroxiesteroide
deshidrogenasa, déficit de 11-beta-hidroxilasa, déficit de citocromo P450 oxidoreductasa e
hiperplasia suprarrenal lipoide congénita.2


Se suele diagnosticar a las niñas con HCS clásica al nacer cuando presentan genitales
ambiguos. Los recién nacidos (RN) pueden ser tamizados para HSC para identificar
las formas clásicas midiendo los niveles de 17-hidroxiprogesterona (17-OHP). El estudio




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


16


molecular genético también confirmará un diagnóstico de HSC identificando aquellos casos
con una mutación genética asociada a la HSC.1


En mujeres adultas, un tumor en los ovarios o en las glándulas suprarrenales puede imitar
las manifestaciones clínicas de la HSC. El síndrome de ovárico poliquistico (SOP) es otro
diagnóstico diferencial.2


El diagnóstico prenatal es posible mediante la biopsia de vellosidades coriales o amniocentesis
midiendo la actividad de 17-OHP. La HSC es un trastorno autosómico recesivo (AR) y debe
ofrecerse asesoría genética.3 El modelo de herencia mendeliano se muestra en la figura 2.


No afectado
Padre


“Portador”




No afectado
1 posibilidad de 4


No afectado “Portador”
2 posibilidades de 4


Afectado
1 posibilidad de 4


No afectada
Madre


“Portadora”


R


R


R


RRR


r


r


r


r r r


Figura 2. Modelo de herencia autosómico recesivo


En pacientes diagnosticadas con HSC es necesario administrar terapia hormonal de
reemplazo de por vida para tratar la insuficiencia suprarrenal y disminuir los elevados niveles
hormonales de andrógenos. Esto es esencial para permitir un crecimiento y una pubertad
normal en los niños. La hidrocortisona regula los ciclos menstruales y promueve la fertilidad
en mujeres adultas. La hidrocortisona suele darse a los niños afectados como terapia de
reemplazo con glucocorticoides y el 9-alfa-acetato de fludrocortisona como reemplazo con
mineralocorticoides.




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


17


Colesterol


CYP11A
CYP17


Pregnenolona


Progesterona


CYP21


11-Desoxicorticosterona


CYP11B2


CYP11B2


Cortiscosterona


17-Hidroxipregnenolona


17-Hidroxiprogesterona


HSD3B2


11-Desoxicortisol


CYP11B1


Cortisol


DHEAS


ST


DHEA


Androstenediona


HSD17B


Testosterona


CYP17


Aldosterona


Figura 3. Esteroidogénesis adrenal fetal normal1


Es importante un seguimiento regular de los pacientes, con el fin de que la dosificación esté
controlada y se modifique si es necesario. Puede realizarse una vaginoplastia en el primer
año de vida. El soporte psicológico es a menudo necesario. Los métodos de eliminación
del vello tratan el hirsutismo. Los ciclos menstruales pueden a veces ser regulados con
anticonceptivos orales.2


9. Evidencias y recomendaciones1


Definición, fisiopatología y morbilidad de la HSC1


La HSC es una enfermedad genética de tipo autosómico recesivo (AR), que se
caracteriza por la síntesis inadecuada de cortisol. Véase figura 2. E-1b


La incidencia oscila entre 1:10.000 a 1:20.000 nacimientos y es más frecuente
en algunos grupos étnicos, especialmente en regiones geográficas remotas (por
ejemplo, Yupiks, Alaska).4


E-1b


La forma más común de HSC está causada por mutaciones en el gen CYP21A2,
que es el que codifica la enzima esteroidea suprarrenal 21-hidroxilasa (P450c21).
Esta enzima convierte la 17-hidroxiprogesterona (17-OHP) a 11-desoxicortisol
y la progesterona a desoxicorticosterona, precursores de cortisol y aldosterona
respectivamente.5 Véase esteroidogenésis en la figura 3.


E-1b




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


18


El bloqueo de la síntesis de cortisol conduce a la estimulación de corticotropina en
la corteza suprarrenal (adrenal), con la acumulación de los precursores del cortisol
que se desvían a la biosíntesis de las hormonas sexuales. Véase figura 3.


E-1b


Una característica fundamental de las HSC clásicas o severas en niñas RN es la
ambigüedad genital. Si el trastorno no se reconoce y trata, ambos, tanto los niños
como las niñas, experimentan un rápido crecimiento posnatal y precocidad sexual
o deficiencia grave de la enzima aldosterona, pérdida de sal y muerte neonatal.


E-1b


Cerca del 75% de casos clásicos de HSC sufren deficiencia de aldosterona con
pérdida de sal, retraso en el desarrollo, potencialmente hipovolemia grave y shock.6 E-1 a


Además de la llamada forma clásica con pérdida de sal y de las formas simples
de virilización de HSC, también existe una forma no clásica leve llamada HSC no
clásica (HSCNC), que puede mostrar grados variables de exceso de andrógenos
posnatales y suele ser asintomática.


E-1b


La deficiencia subclínica leve de la síntesis de cortisol en HSC no clásica (HSCNC)
generalmente no conduce a las crisis tipo Addison (estado general de languidez
y debilidad, irritabilidad del estómago y un cambio peculiar en el color de la piel).


E-1b


Las formas de HSCNC son más frecuentes, ocurren en 0,1% a 0,2% en la población
caucásica en general, y hasta en el 2% de poblaciones endogámicas, tales como
los judíos del Este de Europa (Ashkenazi).7


E-1b


La gravedad de la enfermedad se correlaciona con la variación alélica del citocromo
CYP21A2. El genotipo de individuos con HSC está lleno de errores del ADN debido
a la complejidad en la duplicación, deleción y reordenamiento del gen dentro del
cromosoma 6p21.3.8


E-1b


Una mutación puntual en el exón7 (Val281Leu) que conserva 20%-50% de la
función enzimática representa alrededor del 70% de los alelos de la HSCNC.9 E-1b


Debido a que muchos pacientes tienen componentes heterocigotos para dos o más
alelos mutantes diferentes de CYP21A2, se puede observar un amplio espectro de
fenotipos.


E-1b


10. Tamizaje neonatal9


El tamizaje metabólico neonatal en Ecuador es una acción de medicina preventiva
con el propósito de búsqueda de alguna enfermedad existente desde el momento
del nacimiento, cuyo diagnóstico y tratamiento precoces previenen la discapacidad
intelectual y la muerte precoz. La HSC es una enfermedad metabólica que se
puede detectar mediante el tamizaje.


P/R


El tamizaje neonatal del HSC es obligatorio en todos los establecimientos de salud
que dan de atención materno-infantil en Ecuador. R-A




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


19


El tamizaje neonatal es un procedimiento que ha demostrado ser efectivo para
detectar enfermedades con retraso global del desarrollo y retraso mental. E-4


Las unidades que atienden partos y niños RN, deben realizar el tamizaje neonatal
al cuarto día de vida en el RN a término. En el RN prematuro se debe realizar al
mes de nacimiento.


R-D


La muestra para tamizaje neonatal debe tomarse de talón del recién nacido, el test
se realiza en sangre extraída por punción del talón. P/R


Se recomienda que, en la primera consulta del niño sano, en menores de 28 días,
se verifique si los RN fueron tamizados. En aquellos no tamizados se debe solicitar
una determinación de 17-hidroxilasa.


P/R


Debe capacitarse integralmente al personal que está involucrado en el proceso
del tamizaje neonatal, para que comprendan la importancia de trabajar
coordinadamente y en equipo para garantizar el buen funcionamiento y utilidad
del tamizaje neonatal.


P/R


Todos los establecimientos de salud que tomen muestras de tamizaje deberán
llevar un registro escrito y/o electrónico de los niños tamizados y de sus resultados,
de acuerdo a lo establecido en la norma técnica respectiva emitida por el MSP.


P/R


La ficha de identificación debe incluir al menos los siguientes datos:


Nombre completo de la madre del recién nacido, domicilio completo con detalle
para su posible localización y teléfono. Del niño: nombre completo, fecha de
nacimiento, fecha de la toma de muestra, peso al nacer y la edad gestacional.
Todas las fichas deben señalar claramente el sitio en donde fue tomada la muestra.


P/R


Todos los campos de la ficha deben llenarse completamente y con letra legible. P/R


Se deberá entregar a los padres del RN tamizado información sobre el tamizaje
neonatal, enfatizando que existe la posibilidad de que el RN sea llamado para un
estudio posterior.


P/R


Las muestras recolectadas deben tener cantidad suficiente de sangre para evitar
resultados falsos negativos. Véase el anexo 2. P/R


Las causas más frecuentes para obtener resultados falsos negativos son:


Muestra insuficiente, contaminación del papel filtro, no traspasar adecuadamente
el reverso del papel filtro y muestra.


Conservación y transporte de la muestra.


Interferencia farmacológica: esteroides


E-2 a


Una muestra inadecuada provoca retrasos innecesarios en la detección,
diagnóstico y en el tratamiento del RN con HSC. P/R


La toma adecuada de la muestra, en cantidad y calidad, es un factor indispensable
para el proceso de tamizaje neonatal. P/R




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


20


Se recomienda que los resultados de las muestras solicitadas de manera ordinaria
sean entregados en un período no mayor de 10 días, y que aquellas solicitadas de
manera urgente sean reportadas antes de los cuatro días.


P/R


Los resultados positivos del tamizaje neonatal para HSC deberán entregarse de
manera individual, firmados y por escrito. P/R


Los resultados anormales (sospechosos de HSC) deberán notificarse
inmediatamente al establecimiento de salud que tomó la muestra y a los padres en
un lapso no mayor de dos días.


P/R


Se debe realizar la búsqueda activa del paciente en todo caso sospechoso de
HSC. Esta búsqueda implica una visita domiciliaria de forma inmediata por el
personal del Proyecto de Tamizaje Neonatal.


P/R


Todo laboratorio que informe o notifique un resultado sospechoso deberá
cerciorarse de que se tomaron las acciones conducentes al diagnóstico, es decir,
repetición de la muestra o realización de estudios confirmatorios.


P/R


A todo niño que tenga manifestaciones clínicas sugestivas de HSC, con reporte
de tamizaje neonatal normal o sin informe de resultado, deberá realizarse
17-hidroxilasa de forma inmediata.


P/R


En caso de que el laboratorio reporte el resultado como muestra inadecuada
deberá notificarlo inmediatamente al establecimiento de salud que tomó la muestra
y/o a los padres.


P/R


Una vez confirmado el caso, el médico debe explicar de forma clara a los padres
y/o tutores del paciente con HSC sobre la enfermedad, el tratamiento y las posibles
secuelas.


P/R


Se recomienda entregar a los padres y/o tutores un folleto informativo sobre la
enfermedad. P/R


Se recomienda contar con un registro nacional de casos de HSC. P/R


11. Evaluación del RN1


Se recomienda que el diagnóstico de la deficiencia de 17-hidroxilasa se incorpore
en los programas de evaluación del RN utilizando un protocolo de dos niveles:


1) Inmunoensayo inicial por fluorimetría para tamizaje neonatal.


2) Confirmación diagnóstica de pruebas positivas por cromatografía líquida/
espectrometría de masas en tándem (CL-EM).


R-C


Los varones con HSC y pérdida de sal son más propensos que las mujeres a sufrir un
diagnóstico incorrecto, porque no hay ambigüedad genital para alertar al clínico. Por
lo tanto, una relativa escasez de hombres con pérdida de sal es una prueba indirecta
de muertes no reportadas en pacientes que tuvieron crisis de pérdida de sal.


E-4




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


21


Las mujeres con HSC superan a los hombres en algunos estudios retrospectivos. E-4
En contraste, pacientes confirmados de HSC con pérdida de sal, a través de
programas de tamizaje, tienen la misma probabilidad de ser varones que mujeres. E-4


La tasa de mortalidad en pacientes con HSC con pérdida de sal no detectados está
entre el 4% y 10%, en EE. UU.11 E-4


Los niños afectados identificados precozmente mediante tamizaje tienen menos
hiponatremia severa. La media sérica de sodio al momento del diagnóstico es de
134 mg/dL con el tamizaje versus 124 mg/dL sin tamizaje.


E-4


Se han reportado problemas de aprendizaje después de varios años de las crisis
de pérdida de sal, pero no se sabe si la evaluación del RN reduce la frecuencia y
la gravedad de dichos problemas.


E-4


Aunque los hombres con HSC con pérdida de sal parecen obtener el máximo
beneficio de los programas de tamizaje, la demora en la asignación del sexo
correcto a mujeres severamente virilizadas es una situación que debe tomarse
en cuenta.


E-4


Por otra parte, los varones con enfermedad virilizante simple no pueden ser de otra
manera diagnosticados, hasta que el crecimiento rápido y la acelerada maduración
esquelética se detectan más tarde en la infancia, tiempo en el que la talla adulta ya
puede verse comprometida y afectada.


E-4


El análisis costo-beneficio del tamizaje neonatal para la HSC generalmente asume
que el único resultado adverso del diagnóstico tardío de la HSC es la muerte,
especialmente en los hombres, y por lo tanto que el beneficio es mejor cuantificado
en años de vida (niños salvados por un diagnóstico precoz, multiplicado por la
esperanza de vida).1, 12, 13


E-4


Es difícil estimar los costos posteriores por el seguimiento de casos falsos
positivos, lo que puede implicar una gran cantidad de tiempo del médico para
su evaluación y asesoramiento, más el tiempo de enfermería y otras pruebas de
laboratorio como la posibilidad de realizarse la prueba de estimulación de ACTH
(test de cosintropina).


E-4


Además, los padres de los niños con un resultado falso positivo pueden sufrir
importantes trastornos psicológicos como angustia ante la posibilidad de que sus
hijos tengan una potencial enfermedad crónica que amenaza la vida o con una
enfermedad potencialmente crónica. Estos problemas se pueden mejorar mediante
la adopción de métodos de detección con valores predictivos positivos más altos


E-4


Es prioritario reducir la morbilidad y la mortalidad causada por las crisis de pérdida
de sal. R-B


La HSC es una enfermedad que puede ser detectada por el tamizaje neonatal.
El reconocimiento y el tratamiento temprano pueden prevenir la morbilidad y la
mortalidad. La detección mejora notablemente el tiempo de diagnóstico de niños
con HSC. La morbilidad y la mortalidad se reducen debido al diagnóstico precoz y
la prevención de la pérdida grave de sal.


E-4




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


22


Debido a que los RN no diagnosticados mueren repentinamente, no se puede
determinar con exactitud el beneficio de la detección y directa comparación de las
tasas de mortalidad por HSC en una población sometida a tamizaje versus a una
no sometida a tamizaje.


E-4


Las pruebas de primer nivel para HSC emplean el inmunoensayo, para medir 17-
OHP en muestras de sangre seca en el mismo filtro de tarjetas de papel (Guthrie),
como los que se utilizan para otras pruebas de tamizaje en recién nacidos.14


E-4


Las dos pruebas, RIA y ELISA, han sido casi completamente reemplazadas por
el fluoroinmunoensayo por disociación mejorada de lantánido automatizado de
resolución temporal.15


E-4


Los niveles de 17-OHP son normalmente altos al nacimiento y disminuyen
rápidamente durante los primeros días después del parto. E-4


Al contrario, los niveles de 17-OHP aumentan con el tiempo en los RN afectados
con HSC. Por lo tanto, la precisión diagnóstica es pobre en los primeros dos días,
lo cual puede ser problemático si los RN son dados de alta tempranamente o no se
toma la muestra de forma apropiada.16


E-4


Los RN prematuros, enfermos o sometidos a estrés suelen tener niveles más altos
de 17-OHP que RN a término, lo cual genera muchos falsos positivos al utilizar
cortes de punto más altos.17, 18


E-4


No hay criterios universalmente aceptados para la estratificación de niños, pero
los más utilizados en los laboratorios de EE. UU. utilizan puntos de corte con
ponderación ajustada al nacimiento.


E-4


La especificidad de la evaluación del RN puede ser mejorada usando la edad
gestacional actual para estratificar a los sujetos, en lugar del peso al nacimiento,
ya que los niveles de 17-OHP están mucho mejor correlacionados con la edad
gestacional.19, 20, 21, 22


E-4


El tratamiento con corticosteroides prenatales (tal como se utiliza para inducir
la maduración pulmonar en fetos en riesgo de parto prematuro) puede reducir
los niveles de 17-OHP, aunque los efectos observados en la práctica han sido
inconsistentes. Se recomienda que todos estos niños sean reevaluados después
de dos semanas.


R-D


A pesar de la alta precisión de la prueba de tamizaje y dada la baja prevalencia de
la HSC (1 de cada 10.000 nacimientos), solo uno de cada 100 recién nacidos con
una prueba de tamizaje positiva tendrá HSC.23 Si hay ganancia de peso del RN, es
poco probable que el paciente tenga una HSC.


E-4


La HSC incluye los trastornos hereditarios de la síntesis suprarrenal del cortisol. Se conoce
cinco formas clínicas; el déficit de 21 hidroxilasa es la forma más frecuente. El déficit de 21
hidroxilasa se puede categorizar clínicamente en formas clásicas (pérdida salina y virilizante
simple) y formas no clásicas (sintomáticas y asintomáticas/crípticas).




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


23


12. Pruebas bioquímicas1


Las limitaciones de los inmunoensayos para medir 17-OHP incluyen elevaciones
anormales en RN prematuros, enfermos o sometidos a estrés, debido a la falta de
la especificidad de algunos anticuerpos de 17-OHP.


E-3


La especificidad del inmunoensayo se puede aumentar mediante extracción con
solventes orgánicos, lo que está actualmente recomendado como segunda prueba
en varios países.


E-4


Sin embargo, la cromatografía líquida seguida de espectrometría de masas en
tándem (CL-EM) aborda con mayor eficacia muchos de estos problemas, en
particular cuando se mide esteroides. Véase figura 5.


E-4


CL-EM es el método de elección para confirmar los resultados positivos de
tamizaje. En efecto, si se mejora el rendimiento hasta podría ser utilizado como
una prueba primaria de tamizaje para HSC, y las pruebas con inmunoensayos
problemáticas se eliminarían completamente.24


E-4


Formas clásicas Formas no clásicas Formas crípticas


Virilizantes
puras


Pérdida
salina


Seudopubertad
precoz


Infertilidad


Hirsutismo
Acné


Feto Lactante Infancia Adolescencia Adulto


Gravedad clínica-hormonal-genética


Figura 4. Cuadro clínico según la edad del paciente


Fuente. Labarta JI, et al. Hiperplasia suprarrenal congénita: diagnóstico, tratamiento y evolución a largo plazo.
Endocrinol Nutr 2004; 51 (6): 359-73 359




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


24


13. Pruebas moleculares genéticas1


Las mutaciones del citocromo CYP21A2 pueden detectarse en el ADN extraído de
las mismas gotas de sangre seca que se utilizan para el tamizaje neonatal. E-1b


Dado que más del 90% de los alelos mutantes llevan una de las 10 mutaciones
más prevalentes (deleciones o mutaciones de genes), los pacientes portadores
de estas mutaciones no suelen ser afectados. Un paciente debe ser evaluado con
más cuidado si al menos se detecta una mutación.25


E-1b


Varios estudios de genotipificación de las muestras procedentes de los programas
de tamizaje han sugerido que este es un complemento potencialmente útil para
mediciones hormonales, pero ningún estudio de eficacia a gran escala ha sido
reportado como una prueba de segundo nivel en el uso real.


E-1b


La genotipificación es más costosa que una muestra base de CL-EM.
Adicionalmente, la genotipificación se centra solo en el gen CYP21A2, por lo que
no será útil en el diagnóstico de otras deficiencias enzimáticas que causan HSC,
como se lo puede hacer con CL-EM.26


E-4


Se recomienda que los niños con resultados positivos al nacer para HSC sean
objeto de seguimiento de acuerdo con protocolos específicos regionales. R-A


En Ecuador, debería confirmarse el diagnóstico con CL-EM y, de ser posible,
realizarse la genotipificación en los casos confirmados. R-A


Consideraciones en el diagnóstico1


Los valores límite para las pruebas de detección deben ser efectivamente derivados
y los datos variarán según el laboratorio y tipo de ensayo. Cuándo y cómo informar
al médico del niño o al endocrinólogo pediatra depende de la disponibilidad de
subespecialistas.


E-2


Los niveles elevados mínimamente de 17-OHP podrían justificar una prueba
de segundo nivel a partir de la misma muestra de sangre, mientras que niveles
moderadamente elevados de 17-OHP pueden ir seguidas de una repetición en un
tipo especial de papel de filtro.


E-4


Los valores más altos y signos inminentes de shock requieren evaluación urgente,
en tales casos se obtienen, los electrolitos séricos y el nivel de 17-OHP debe ser
medido por CL-EM. Véase figura 5.


E-4


Si el RN manifiesta signos clínicos de insuficiencia suprarrenal y/o anormalidad de
electrolitos, un endocrinólogo o pediatra debe ser consultado para la evaluación y
tratamiento más apropiados.


E-4


El diagnóstico de un RN con una prueba de tamizaje positiva, evidentes alteraciones
electrolíticas o inestabilidad circulatoria requiere una prueba de estimulación con
cosintropina. En estos RN, la corteza suprarrenal está estimulada y los esteroides
estarán marcadamente elevados.


E-4




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


25


Para la prueba de estimulación con cosintropina se requiere una dosis de 0,125
mg a 0,25 mg. Se debe considerar que la enzima 17-OHP puede estar elevada
por otros defectos enzimáticos como la deficiencia de 11ß-hidroxilasa. Por ello
se recomienda la medición también de 17-OHP, cortisol, desoxicorticosterona,
11-desoxicortisol, 17-OH -pregnenolona, la dehidroepiandrosterona (DHEA), y
después de estimulación la androstenediona.27


E-4


La determinación de perfiles de esteroides por CL-EM de muestras de suero u
orina, puede suplantar pruebas de estimulación. E-4


Fuente: McDonald JG, Matthew S, Auchus RJ. Steroid profiling by gas chromatography-mass spectrometry and high
performance liquid chromatography-mass spectrometry for adrenal diseases. Horm Cancer. 2011 Dec; 2 (6): 324-32.


14. Diagnóstico de HSCNC/HSC después de la infancia1


Se diagnostica mediante la determinación en tempranas horas de la mañana de
17-OHP sérica basal en individuos sintomáticos.28, 29, 30 E-1b


Se recomienda obtener un perfil adrenocortical completo después de una prueba
de estimulación con cosintropina para diferenciar la deficiencia de 21-hidroxilasa
de otros defectos enzimáticos.31


R-B


La genotipificación se realiza solo cuando los resultados del perfil adrenocortical
tras la prueba de estimulación con cosintropina, fuesen dudosos o para fines de
asesoría genética.32


R-D


Figura 5. Cuantificación simultánea de 11-deoxicorticosterona (11-DOC), testosterona,
y 17-hidroxiprogesterono (17OH-Prog) por CL-EM.




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


26


El diagnóstico de la deficiencia de 21-hidroxilasa se basa en la medición de
17-OHP, principal sustrato de la enzima, y excluyendo deficiencias de P450
oxidoreductasa y 11-hidroxilasa, en los cuales la 17-OHP también puede estar
elevada.


E-1b


Otros esteroides cuyos niveles están usualmente elevados son 21-desoxicortisol,
androstenediona y testosterona. La elevación de la actividad de la renina
plasmática (RP) y la reducción de la relación de aldosterona/RP indica una
síntesis alterada de aldosterona y puede diferenciar desde pérdidas de sal hasta
virilizaciones después del período neonatal.


E-4


La gravedad de las anormalidades hormonales depende del grado de déficit
enzimático, que depende del genotipo. E-4


Una prueba genética no puede detectar pérdida de sal; esto requiere una
evaluación clínica y de laboratorio cuidadosa. Por ejemplo, la genotipificación
puede revelar mutación IVS2, vista en perdedores y no perdedores de sal. Los
heterocigotos compuestos de dos mutaciones diferentes CYP21A2, por lo general
tienen un fenotipo compatible con una mutación más leve. Los heterocigotos han
elevado ligeramente los niveles de 17-OHP después de la estimulación de la
ACTH, pero hay superposición con sujetos no afectados. Otras sustancias se han
utilizado como marcadores de heterocigosidad, pero es el genotipado un método
por lo general superior en la detección de heterocigotos.


E-4


15. Tratamiento médico de los pacientes con HSC en etapa de crecimiento1


Glucocorticoides (GC). Se recomienda el tratamiento de mantenimiento con
comprimidos de hidrocortisona (HC) en pacientes en crecimiento con HSC
clásica.33


R-C


NO se recomienda el uso de suspensión oral de HC, ni el uso crónico de GC
potentes de acción prolongada en pacientes en crecimiento. R-B


Se recomienda la monitorización de pacientes en busca de signos de exceso de
glucocorticoides, así como signos de supresión inadecuada de andrógenos. R-B


Mineralocorticoides (MC). Se recomienda que todos los pacientes con HSC
clásica sean tratados con fludrocortisona y suplementos de cloruro de sodio en el
período neonatal e infancia temprana.34


R-B




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


27


Consideraciones especiales en el tratamiento


El objetivo del tratamiento es reducir la excesiva producción de andrógeno
mediante la sustitución de las hormonas deficientes. El correcto tratamiento
con GC evita una crisis suprarrenal y la virilización, permitiendo el crecimiento y
desarrollo normales.


E-3


El manejo clínico de la HSC clásica consiste en recuperar el equilibrio entre el
hiperandrogenismo e hipercortisolismo. E-3


El subtratamiento conlleva un riesgo de crisis suprarrenal y permite una producción
elevada de andrógenos adrenales, con envejecimiento óseo acelerado y pérdida
de potencial de crecimiento óseo; el tratamiento excesivo puede suprimir el
crecimiento, aumentar la presión sanguínea y causar síndrome de Cushing
iatrogénico.


E-3


Para la reducción inicial de los niveles marcadamente elevados de las hormonas
suprarrenales en la infancia, se pueden sobrepasar las dosis recomendadas de
GC, pero es importante reducir rápidamente la dosis cuando los niveles deseados
de esteroides son alcanzados.


E-4


La reevaluación frecuente es necesaria en la infancia. Los intentos de normalizar
completamente los niveles de 17-OHP típicamente resultarán en un tratamiento
excesivo. Durante la infancia, el GC preferido es HC debido a que su vida media
corta minimiza los efectos secundarios de los GC más potentes y de acción más
prolongada, especialmente la supresión del crecimiento.


E-4


La supresión de crecimiento por efecto de la prednisolona es 15 veces más
potente que la HC; la dexametasona es 70 a 80 veces más potente aún.35 E-3


Un buen control se puede lograr mediante la administración oral de comprimidos
triturados de HC mezclado con un pequeño volumen de líquido inmediatamente
antes de la administración.36


E-4


NO se recomiendan dosis superiores en la mañana o por la tarde. Cuando las dosis
exceden 20 mg/m2/d en adolescentes (15-17 mg/m2/d en RN), hay disminución de
la estatura (medición en DS) y menor estatura adulta final. La Tabla 1 sugiere guías
sobre las dosis.


E-4


NO se recomiendan de rutina el tratamiento con prednisolona y dexametasona,
aunque es eficaz en la supresión de los andrógenos adrenales en niños con HSC.
Estos fármacos potentes son más propensos a impedir el crecimiento estatural.


E-4


En los pacientes más jóvenes, durante la pubertad, se debe utilizar las dosis más
bajas posibles. Durante la pubertad, a pesar de la terapia de reemplazo adecuada y
cumplimiento, el control puede ser subóptimo debido a la eliminación incrementada
de cortisol. La talla adulta en pacientes con HSC se correlaciona negativamente
con la dosis de GC administrado en la pubertad temprana; los pacientes tratados
con menos de 20 mg/m2/d de HC al inicio de la pubertad son significativamente
más altos que los que recibieron mayor dosis de HC.


R-D




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


28


Cerca de la terminación del crecimiento lineal, los GC de acción prolongada
pueden ser utilizados (véase tabla 2), aunque HC sigue siendo una opción de
tratamiento. La suspensión de prednisolona o jarabe de dexametasona pueden ser
utilizados para valorar la dosis con más precisión que con comprimidos.


E-4


Los infantes con pérdida de sal y deficiencia de 21-hidroxilasa requieren MC en
adición a GC, así como suplementación con cloruro de sodio. El requerimiento de
sodio en infantes (normales) en crecimiento es de aproximadamente 1 mmol/kg/d,
la cantidad proporcionada en la leche humana. Sin embargo, en pacientes con
HSC y pérdida de sal, el sodio contenido en la leche materna o en fórmulas para
lactantes es insuficiente, y los suplementos de cloruro de sodio son necesarios.


E-4


Aunque el defecto biosintético de la aldosterona es clínicamente aparente solo en la
forma de pérdida de sal, el déficit subclínico de aldosterona está presente en todas las
formas de deficiencia de 21-hidroxilasa, y puede ser mejor evaluada por la relación
aldosterona/actividad de renina plasmática (RP).


E-4


Todos los pacientes con niveles elevados de RP o aldosterona/RP requieren
terapia con fludrocortisona y dieta adecuada de sal. El mantenimiento del balance
de sodio reduce los niveles de vasopresina y ACTH, contribuyendo a reducir la
dosis de GC y mejorando los resultados.


R-D


La sensibilidad a los MC puede variar con el tiempo y la recuperación de la pérdida
de sal ha sido descrita en algunos pacientes, más probablemente secundaria a
21-hidroxilación extraadrena. Por lo tanto, la necesidad de MC continuos debe
ser reevaluada periódicamente basada en la presión arterial, ARP, y la relación
aldosterona/ARP.


R-D


Es importante controlar la presión arterial en los niños que a menudo son
inicialmente tratados con altas dosis de MC debido a la inmadura capacidad
tubular renal para reabsorber el sodio.


R-D


La elección de GC propuesta da un valor más alto a la reducción de los efectos
negativos en los niños en crecimiento, que a la comodidad y el cumplimiento. E-4


Tabla 1. Terapia de mantenimiento en pacientes con HSC en crecimiento


Medicamento Dosis Frecuencia


Hidrocortisona tabletas 10 a 15 mg/m2/día TID


Fludrocortisona tabletas 0,05 a 0,2 mg/día BID


Suplementos de cloruro de sodio 1-2 g/ (17 a 34 mEq/día) en la infancia TID o QUID


Se debe considerar opciones en el manejo individual.




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


29


Tabla 2. Terapia de mantenimiento en pacientes con HSC


Medicamento Dosis (mg/dL) Frecuencia
Hidrocortisona tabletas 15-25 BID-TID
Prednisona tabletas 5-7,5 BID
Prednisolona suspensión 4-6 QD
Dexametasona suspensión 0,25-0,5 QD
Fludrocortisona tabletas 0,05-0,2 QD


Suspensión o jarabe permiten un mejor ajuste de la dosis.


Dosificación en pacientes con estrés metabólico


Se recomienda aumentar la dosis de GC a los pacientes con HSC en situaciones
como enfermedad febril (mayor a 38,5º C), gastroenteritis con deshidratación,
cirugía acompañada por anestesia general y trauma mayor.37


R-B


NO se debe usar una dosis mayor de GC, en estrés mental y emocional,
enfermedades menores y antes de hacer ejercicio físico. R-A


NO se debe usar una dosis de estrés de GC en pacientes con HSCNC, a
menos que la función de la glándula suprarrenal sea subóptima o suprimida
iatrogénicamente.38


R-A


Se recomienda que los pacientes que requieren tratamiento siempre, usen o lleve
consigo una identificación médica que indique que tienen insuficiencia suprarrenal
(adrenal).


R-A


Los pacientes con formas graves de deficiencia de 21-hidroxilasa son incapaces
de producir una respuesta de cortisol suficiente para el estrés físico, como una
enfermedad febril, gastroenteritis con deshidratación, cirugía o trauma, y por lo
tanto requieren dosis más altas de GC durante estos episodios. Véase tabla 3.


R-B


Cuando son administradas dosis farmacológicas de HC, los MC no son necesarios
porque la HC puede activar receptores de MC. Las dosis de mantenimiento deben
reanudarse cuando el paciente está estable.


E-1b


NO se requiere una mayor dosificación de GC cuando se realiza ejercicio y/o hay
estrés emocional. E-1b


Tabla 3. Dosis de GC sugeridas en estrés metabólico en casos de HSC severa


Edad del paciente Hidrocortisona (mg) parenteral
RN y niños en edad preescolar 25
Niños en edad escolar 50
Adultos 100


Dosis de mantenimiento IV QUID




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


30


16. Vigilancia de la terapia en niños en crecimiento1


Se recomienda la vigilancia permanente del tratamiento mediante la medición de
niveles hormonales.39 R-A


Se recomienda que la secreción adrenal endógena de esteroides no se suprima
por completo, para evitar los efectos adversos de un tratamiento excesivo.40 R-B


Se debe hacer monitoreo trimestral de talla, peso, examen físico, así como la
evaluación de la edad ósea a partir de los dos años. R-B


El crecimiento normal y la velocidad de crecimiento son variables importantes en
los niños; una velocidad de crecimiento reducida o acelerada, signos de virilización
y una maduración ósea prematura o tardía generalmente se presentan durante o
después de un tratamiento prolongado. Los datos de laboratorio deben guiar sobre
necesidad de ajustar la dosis antes de que ocurra el crecimiento y cambios físicos.


E-4


Los niveles de 17-OHP, androstenediona y testosterona son los mejores
indicadores de un tratamiento adecuado con GC. Las mediciones de esteroides
pueden ser realizadas en sangre, saliva, orina, o en muestras secas de sangre
en papel filtro.


E-4


Los inmunoensayos tras la extracción y la cromatografía y la CL-EM, deben
utilizarse en conjunto para alcanzar la sensibilidad adecuada y establecer
adecuados datos de referencia.


E-4


Los niveles normales de 17-OHP y de otros esteroides no son un objetivo del
tratamiento, pero en su lugar indican sobretratamiento. E-4


Las mediciones de ACTH no son útiles para el diagnóstico o para el perfil
terapéutico en pacientes con HSC. Generalmente los pacientes con HSC tratados
tienen por lo general niveles de esteroides ligeramente elevados cuando se miden
de una manera consistente, y los ajustes de dosificación se deben realizar en el
contexto de la imagen clínica global y no solamente basado en la medición de
17-OHP.


E-4


Tratamiento de HSCNC1


Se recomienda el tratamiento en niños con HSCNC de inicio temprano y rápida
progresión de la pubertad o edad ósea, y de pacientes adolescentes con virilización
evidente.41


R-B


NO se recomienda el tratamiento en individuos asintomáticos con HSCNC. R-B
En pacientes con HSCNC previamente tratados se debe brindar la opción de
suspender el tratamiento cuando los síntomas se resuelvan. R-B


Los niños con inapropiado crecimiento o aparición temprana del vello corporal,
deben ser tratados solo cuando la maduración ósea esté lo suficientemente
acelerada para afectar negativamente la talla.


R-D




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


31


En la presencia de pubarquia prematura sin edad ósea avanzada, el tratamiento
puede detenerse mediante una vigilancia cuidadosa. R-D


En las adolescentes con menstruaciones irregulares y acné, los síntomas generalmente
revierten a los tres meses de tratamiento con GC, mientras que la remisión del
hirsutismo es más difícil de lograr con la monoterapia de GC.


E-4


Como en otros trastornos androgénicos, el tratamiento del hirsutismo puede ser
mejor llevado con la adición de un anticonceptivo oral y/o antiandrógenos. R-D


Complicaciones de HSC


Se recomienda una estrecha vigilancia para evitar un síndrome de Cushing
iatrogénico en los pacientes tratados con GC.42 R-A


NO se debe evaluar de forma rutinaria la densidad mineral ósea (DMO) en los
niños, si no tan solo cuando sea necesario. R-B


Los estudios de imagen de las suprarrenales se reservan para aquellos pacientes
que tengan un curso clínico y bioquímico atípico. R-B


El tratamiento prolongado con esteroides puede reducir la DMO. E-2a


NO hay evidencia de disminución de la DMO en niños y adolescentes con HSC con
terapia estándar de GC (de 10-20 mg/m2), evaluada por rayos X de energía dual,
absorciometría y normalizado para la altura, independientemente de la duración
del tratamiento, el tipo de GC utilizado y los niveles de 17-OHP o andrógenos.43


E-3


Son útiles los estudios de seguimiento longitudinal sobre la DMO desde la niñez
a la edad adulta. R-D


Las masas suprarrenales afectan a un 1% a 4% de hombres y mujeres normales.
Su prevalencia en las autopsias aumenta con la edad, siendo del 0,2% en los
adultos jóvenes y 7% en sujetos mayores de 70 años.


E-4


Una alta prevalencia de las masas suprarrenales benignas se han observado
mediante imágenes de tomografía computarizada en adultos con HSC,
especialmente aquellos tratados inadecuadamente con GC.


E-4


NO se recomienda el tamizaje de rutina por imágenes para las masas suprarrenales.
Si un incidentaloma suprarrenal (indica una masa suprarrenal de >1 cm de
diámetro descubierto fortuitamente durante una prueba de imagen realizada por
enfermedades no relacionadas con una enfermedad suprarrenal) es descubierto
en un paciente que no sabe que tiene HSC, las diversas formas de HSC deben
excluirse por las pruebas pertinentes.


R-D


La prevalencia de restos testiculares adrenales en niños con HSC clásica, con
edad entre 2 y 18 años varía desde 21% hasta 28%; no se han realizado estudios
de este tipo en HSCNC.


R-D


Los llamados tumores testiculares de restos suprarrenales son benignos, a
menudo relacionados con tratamiento subóptimo y normalmente disminuyen de
tamaño después de la optimización de tratamiento con GC.


E-4




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


32


Las masas testiculares en los niños con HSC clásica son generalmente bilaterales
y de menos de 2 cm de diámetro, y por lo tanto no palpables pero si detectables
por ultrasonido.


E-4


El síndrome de ovario poliquístico tipo ovario funcional hiperandrogénico puede
provocar menstruaciones irregulares en las mujeres con HSC bien controladas. E-4


El hiperandrogenismo y la irregularidad menstrual se beneficiarán de la terapia
adicional con anticonceptivos orales de segunda o tercera generación. R-D


Si se examinan las poblaciones de mujeres con hiperandrogénismo, hirsutas, o
pacientes en las clínicas de fertilidad, la incidencia de HSCNC es de 2%-4%. Debe
remitirse a un endocrinólogo para que tome la decisión adecuada.


R-D


Los niños con HSC tienen un IMC corporal más elevado que los controles debido
a una masa grasa aumentada. Los estudios en pacientes pediátricos demostraron
que aproximadamente la mitad tienen sobrepeso, y 16% al 25% son obesos.


E-4


La hipertensión es más frecuente en niños con HSC clásica que en la población
general, y la presión arterial sistólica se relacionó con el IMC independientemente
de terapia con GC o MC.


E-4


En un pequeño grupo de niños prepuberales con HSC clásica, las concentraciones
séricas de leptina e insulina fueron significativamente superiores a los de
individuos sanos. Considerando que la resistencia a la insulina puede ser
detectada en HSCNC sin tratar, la intolerancia a la glucosa es poco común. El
test de tolerancia oral a la glucosa fue normal en nueve de cada 10 niñas con
HSC clásica de 8 a 20 años.


E-4


En vista del aumento de masa grasa y las potenciales consecuencias metabólicas,
se sugiere la asesoría del estilo de vida para contrarrestar estas tendencias y
factores de riesgo metabólico.


E-4


17. Tratamiento quirúrgico, cirugía de feminización1


Se recomienda para mujeres severamente virilizadas (Prader estadio mayor a 3)
la reconstrucción del clítoris y del periné en la infancia. R-B


Debe ser realizado por un urólogo con experiencia, en un centro que cuente con
endocrinólogos, pediatras y genetistas experimentados, profesionales de salud
mental y servicios de trabajo social.44


R-B


Cada paciente debe ser evaluado por un equipo multidisciplinario y cada caso
debe ser analizado de forma individual. P/R


NO hay estudios controlados aleatorizados sobre la mejor edad o los mejores
métodos para la cirugía de feminización. Los resultados deben ser evaluados en la
edad adulta, aún 20 años o más después de la cirugía inicial, y durante ese tiempo
los métodos pueden haber cambiado varias veces.


E-3


La edad para la vaginoplastia es objeto de debate; sin embargo, se sugiere que
en pacientes con una confluencia vaginal baja, la reparación completa incluya la
vaginoplastia, reconstrucción perineal y clitoroplastia (si es necesario), siendo
hechas de forma simultánea a una edad temprana. Para las personas con una
mayor confluencia vaginal, la edad es menos cierta.


E-4




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


33


La ventaja quirúrgica implícita de retraso en la reconstrucción es que el riesgo de
estenosis vaginal y la necesidad de una dilatación ulterior están disminuidos. E-4


En niñas con virilización grave, donde la clitoroplastia debe ser considerada, la
ventaja de una completa reconstrucción, es que la piel que es flácida puede ser
también utilizada como parte de la reconstrucción vaginal y da al cirujano mucha
más flexibilidad.


E-4


En el período neonatal, la exposición a los estrógenos placentarios conduce a un
tejido vaginal más elástico, facilitando la reconstrucción vaginal. E-4


Si la cirugía se difiere, la vaginoplastia y/o clitoroplastia se debería realizar en la
adolescencia. Una evaluación sistemática a largo plazo es importante tanto para
la cirugía temprana y tardía, por las complicaciones posoperatorias que pueden
ocurrir, tales como fístula uretro-vaginal y estenosis vaginal.


E-4


NO existen datos que comparen la salud psicosexual de niñas y mujeres que se
han sometido a la cirugía temprana o tardía. E-4


Los padres deben estar provistos de información equilibrada sobre la edad, los
riesgos y los beneficios de la cirugía; se les debe informar que el aplazamiento de
la cirugía es una opción.


P/R


NO hay evidencia en este momento sobre si con cirugía temprana o tardía se
preservará mejor la función sexual. Es importante discutir el pronóstico a largo
plazo para la función sexual y reproductiva.


E-4


La cirugía temprana ayuda a la reducción de ansiedad de los padres y facilita la
aceptación de anomalía congénita del niño, evitando la estigmatización de una niña
con genitales masculinizados, y evitar el trauma psicológico de la cirugía genital
durante la adolescencia. La cirugía tardía ayuda a la autonomía del paciente con
respecto a la cirugía, la misma que puede dañar la función sexual.


E-4


La cirugía genital reconstructiva requiere experiencia del cirujano-urólogo,
anestesiólogo, enfermería, y el apoyo psicosocial que se encuentra solo en los
establecimientos de salud que hacen este procedimiento con regularidad.


E-4


Se recomienda cirugía con preservación neurovascular, clitoroplastia y
vaginoplastia utilizando una total o parcial movilización urogenital.45 R-B


Se recomienda la movilización urogenital total. La técnica básica consiste en una
movilización de 360° del seno urogenital entero, el cual se lleva a continuación
hasta el perineo.


R-D


En la movilización urogenital parcial, se evita la disección superior a la uretra en y
por debajo del hueso púbico, una zona rica en nervios que contiene la musculatura
del esfínter necesario para continencia urinaria. En incontinencia urinaria y
estenosis vaginal se requiere intervención o seguirá siendo una preocupación
posoperatoria.


E-4


Se recomienda vigilancia a largo plazo de los resultados de la cirugía inicial.46 Esta
recomendación se basa en los pobres resultados de otras formas de vaginoplastia,
incluyendo vaginoplastia en solapa para HSC severa y separación vaginal a través
de la uretra y componentes vaginales.


R-A




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


34


En contraste con otros defectos congénitos significativos del sistema genitourinario
como extrofia vesical, síndrome del abdomen en ciruela pasa, y las válvulas
uretrales posteriores, la incidencia de los defectos del seno urogenital asociados
con HSC no ha disminuido. Por lo tanto, hay una continua necesidad de obtener
guías basadas en evidencia para el tratamiento quirúrgico de la HSC.


E-4


La mayoría de las mujeres con HSC encuestadas se favoreció con cirugía genital
antes de la adolescencia. E-4


La mayoría de las pacientes da un gran valor a la reparación temprana completa
realizada por cirujanos experimentados, ya sea con la movilización urogenital total
o parcial.


E-4


La decisión de cómo o cuándo realizar la cirugía es a menudo difícil. El
endocrinólogo pediatra, cirujano, profesionales de trabajo social y de salud mental
deben reunirse como equipo para discutir las distintas opciones con la familia y
seguir proporcionando apoyo.


E-4


Los grupos de apoyo también pueden recomendarse para proporcionar orientación
a la familia y relatar las experiencias de los que recientemente han tomado este
tipo de decisiones.


E-4


Figura 7. Grados de virilización. Clasificación de Prader


18. Adrenalectomía1


Cada tratamiento debe ser individualizado, no hay un criterio único general.47 R-A


Se recomienda la adrenalectomía bilateral solo en casos en los que ha fallado
la terapia farmacológica, especialmente en casos raros de mujeres adultas con
HSC perdedoras de sal e infertilidad. Antes de la cirugía se debe confirmar la
adherencia al tratamiento farmacológico.48


R-B




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


35


La adrenalectomía bilateral para HSC es controvertida. La adrenalectomía
bilateral reduce el riesgo de virilización en las mujeres y permite el tratamiento
con una menor dosis de GC.


E-4


Las contraindicaciones a la adrenalectomía se basan en el riesgo quirúrgico, el
posible aumento del riesgo de crisis suprarrenal debido a la pérdida de la función
suprarrenal protectora residual, y a la posible pérdida de las hormonas tales como
la epinefrina y la DHEA.


E-4


En pacientes con adrenalectomía bilateral, se han reportado crisis adrenales,
hipoglucemia severa, pérdida de peso, y menos signos y síntomas de exceso de
andrógenos y reducción en las dosis de GC.


E-4


Las personas con poca adherencia al tratamiento farmacológico no son candidatos
para adrenalectomía, debido a que el incumplimiento posoperatorio podría ser
fatal.


E-4


Si se desea fertilidad y no es una opción la adrenalectomía, el hiperandrogenismo
ovárico puede ser anulado por clomifeno o estimulación con GnRH. E-4


Se requiere un cirujano con experiencia en adrenalectomía bilateral. El riesgo
de por vida de crisis adrenal deben ser cuidadosamente evaluado antes de
considerar esta opción.


E-4


19. Reemplazo fisiológico de cortisol1


Se recomienda desarrollar un nuevo tratamiento que trate de reducir al mínimo la
exposición diaria de GC y conseguir así la sustitución fisiológica de cortisol.49 R-D


La terapia actual con GC no es fisiológica y puede causar efectos adversos. La
secreción adrenocortical normal tiene un ritmo circadiano con niveles bajos en el
inicio del sueño, el aumento entre 02:00 y 04:00 horas, con un pico temprano en la
mañana a las 08:00 horas, y luego disminuye durante todo el día.


E-4


La infusión programada de HC liberada con ritmo circadiano, en los pacientes
con HSC mal controlados resultó en valores casi normales de ACTH y 17-OHP.
Se necesitan más estudios para determinar si la sustitución fisiológica del cortisol
podría mejorar los resultados clínicos a largo plazo.


E-4




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


36


20. La deficiencia de epinefrina1


Se recomienda investigar sobre la deficiencia de epinefrina en respuesta al
estrés.50 R-D


Los pacientes con HSC clásica tienen insuficiencia suprarrenal porque los GC
juegan un papel esencial en el desarrollo y la regulación de la médula suprarrenal. E-4


Al combinarse la deficiencia de cortisol y de epinefrina, resulta la desregulación de
glucosa, insulina y leptina, que se muestra en el ejercicio de alta intensidad a corto
plazo, y en el ejercicio de intensidad moderada a largo plazo.


E-4


Las implicaciones clínicas de la deficiencia de epinefrina no se conocen
completamente, pero probablemente juega un papel en el riesgo de hipoglucemia
durante enfermedades febriles, especialmente en niños pequeños.


E-4


La hipofunción suprarrenal crónica también puede desempeñar un papel en
el desarrollo de resistencia a la insulina. El reemplazo o suplementación con
epinefrina no ha sido estudiado ampliamente.


E-4


21. La investigación preclínica


Se recomienda realizar investigación sobre terapias nuevas y novedosas. R-D


Los antagonistas de CRH se han investigado en animales para su uso potencial
en los trastornos psiquiátricos. El aumento de la secreción de CRH hipotalámica
se espera en HSC. Los antagonistas de CRH pueden permitir reemplazos de
dosis más baja de GC en el tratamiento de HSC. Los antagonistas de ACTH
podrían tener un efecto similar. Los fármacos que bloquean pasos específicos
en la esteroidogenesis podrían normalizar también la producción de andrógenos
suprarrenales sin dosis suprafisiológicas de GC.51


E-4


La terapia génica ha restaurado temporalmente la esteroidogénesis adrenal de
21-hidroxilasa en ratones deficientes. Los pacientes con HSC tienen la capacidad
de regular el cortisol normalmente, por lo que las células que se alteran para
convertirse en productoras de cortisol representan una cura potencial. La capacidad
para corregir las mutaciones genéticas que causan HSC mediante la aplicación de
la terapia génica a las células madre del propio individuo teóricamente curaría la
HSC y evitaría la necesidad de terapia inmunosupresora.


E-4


Sin embargo, con las actuales barreras prácticas para la terapia génica, los riesgos
asociados como vectores virales de terapia génica, la necesidad de altos niveles
de expresión de la actividad enzimática dentro de la corteza suprarrenal, y la
disponibilidad de un tratamiento médico eficaz para esta enfermedad, llevan a que
esta terapia sea una opción poco probable y realista para este desorden en las
próximas décadas.52


E-4




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


37


HSC en el adulto


En esta GPC se habla del adulto en consideración de que el paciente pediátrico va a crecer, y
existirá una transición del adolescente a la edad adulta. Además es posible que se encuentren
pacientes adultos sin haber recibido ningún tratamiento.


22. Diagnóstico de HSC en adultos1


Se recomienda la detección temprana en suero de 17-OHP y, cuando sea necesario,
se confirme a través de una prueba de simulación ACTH. R-B


Los niveles de 17-OHP que se pueden utilizar para detectar HSC varían entre 200
ng/dL y 400 ng/dL, dependiendo del ensayo (6 nmol/L y 13 nmol/L).53 E-4


La estimulación con ACTH es necesaria para los pacientes con 17-OHP en torno al
punto de corte, en pacientes con HSCNC pueden llegar a ser más altos que 1000
ng/dL (33 nmol/L). Se deben buscar los valores de referencia para el laboratorio
local. Para los pacientes ocasionales con valores diagnósticos, la genotipificación
puede confirmar el diagnóstico.54, 55


R-D


23. Tratamiento de HSCNC en adultos1


Se sugiere el tratamiento de adultos con HSCNC cuando hay hiperandrogenismo
o infertilidad importantes. R-B


NO se recomienda prescribir sustitución hormonal con GC diaria en hombres
adultos con HSCNC. R-B


La administración de dexametasona, 0,25 mg/d, puede ser eficaz en la reducción
del acné y menstruaciones irregulares dentro de los tres meses, y el hirsutismo en
un plazo de 30 meses.


E-2b


Aunque la fertilidad en HSC clásica se reduce, una revisión retrospectiva ha
encontrado que el 68% de los 203 embarazos, en 101 mujeres con HSCNC habían
ocurrido antes de que el diagnóstico fuera hecho, lo que sugiere que el tratamiento
con GC no se requiere para fertilidad. Abortos espontáneos se produjeron con más
frecuencia antes del tratamiento en dos estudios de referencia de endocrinología
reproductiva.56, 57


E-2b


Esto no se observó en otro estudio retrospectivo controlado que incluyó 90% de
mujeres con HSC clásica. Es difícil sacar conclusiones definitivas acerca de la
necesidad de una terapia GC en todas las mujeres con HSCNC sobre la base de
estos datos limitados; sin embargo, el tratamiento puede beneficiar a las mujeres
con HSCNC infértiles o las que tienen antecedentes de aborto involuntario.


E-2b




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


38


Los restos de tumores testiculares son comunes en los adultos con HSC clásica,
pero parece ser rara en la HSCNC. Por lo tanto, los GC profilácticos no parecen
justificados en hombres con HSCNC. No hay evidencia clínicamente significativa
de deficiencia de cortisol o crisis suprarrenal en HSCNC, y no se recomienda en
adultos no tratados con HSCNC la sustitución hormonal durante el estrés grave,
a menos que hayan demostrado una respuesta de cortisol subnormal durante la
estimulación.


R-B


Tratamiento de adultos con HSC o HSCNC con glucocorticoides1


Se recomienda que los pacientes adultos con HSC clásica deban ser tratados con
HC o GC de acción prolongada.58 R-B


En los adultos con HSC clásica, se trata de evitar síntomas de insuficiencia
suprarrenal en ambos sexos; hiperandrogenismo, cambios en la voz y la
infertilidad en mujeres, y los tumores testiculares en hombres. Sin embargo, el
tratamiento excesivo con GC producirá características de Cushing y los MC en
exceso producirán hipertensión.59, 60


R-D


NO hay estudios controlados aleatorios a largo plazo sobre el seguimiento de los
diferentes modos de tratamiento de los adultos con HSC clásica, y la práctica
clínica varía.


E-4


El tratamiento excesivo con GC puede conducir a la osteoporosis, como se ha
observado en estudios retrospectivos de mujeres adultas con HSC, acompañado
de un aumento en la incidencia de las fracturas en comparación con los controles
sanos


E-4


La aparición y la gravedad de la osteopenia/osteoporosis no está relacionada
con el genotipo o fenotipo de HSC, pero probablemente sí se debió al exceso de
tratamiento con GC.


E-4


La diabetes gestacional se incrementó entre mujeres con HSC frente a los
controles, pero sin enfermedad metabólica o anomalías cardiovasculares. E-4


El control de los síntomas de hiperandrogenismo en mujeres jóvenes puede
requerir un tratamiento adicional, con drogas antiandrogénicas como los
anticonceptivos orales.


E-4


La dosis óptima de sustitución de fludrocortisona en adultos (como en RN y niños)
no ha sido estudiada críticamente. La necesidad de MC disminuye con la edad, ya
que la aldosterona sérica es alta y los receptores mRNA renales de MC son bajos
al nacer.


El grado de MC y/o suplementos de sal deben ser monitoreados por la presión
arterial y mediciones de la renina en la sangre.61


E-4




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


39


Seguimiento del tratamiento en adultos con HSC1


Se recomienda que el seguimiento del tratamiento con CG y MC incluya al menos
una revisión física anual y mediciones hormonales apropiadas.59 E-4


La sustitución con GC en el paciente adulto con HSC tiene como objetivo suprimir la
virilización y los trastornos menstruales en mujeres, así como suprimir la alteración
de la secreción de gonadotropina en ambos sexos, y los tumores testiculares en
los hombres.


E-4


El exceso de tratamiento con GC puede causar síntomas de Cushing, mientras
que un tratamiento deficiente puede causar síntomas de Addison. E-4


El tratamiento excesivo con MC puede causar hipertensión; el déficit de tratamiento
puede conducir a una baja de la presión arterial, pérdida de sal, fatiga y aumento
en el requerimiento de la sustitución con GC.60


E-4


Los principios de vigilancia del tratamiento con GC en pacientes adultos con HSC
son similares a los empleados en la vigilancia de los niños. Los niveles óptimos de
17-OHP y androstenediona no han sido definidos, los niveles de testosterona en
hombres normalmente reflejan la función gonadal más que la función suprarrenal
y por lo tanto no son útiles para monitorear la terapia.61


E-4


La 17-OHP puede ser elevada en la noche, incluso cuando los niveles de mañana
son aceptables. Por lo tanto, la vigilancia domiciliaria en saliva de los niveles de
17-OHP puede ser más informativa.


E-4


Los hombres con testículos grandes por restos adrenales pueden tener testosterona
baja en la mañana lo que indica una deficiente función de células de Leydig.62, 63, 64 E-4


NO hay informes concluyentes en relación a la DMO y el riesgo de fracturas. Los
informes que estudian a adolescentes y a adultos jóvenes difieren sobre DMO
normal versus reducida. Estos factores pueden ser reflejados a partir de las altas
dosis de GC utilizados para suprimir los andrógenos adrenales.65


E-4


Asesoría genética57, 53


Se recomienda que la asesoría genética sea dada a los padres al nacimiento de un
niño con HSC y a adolescentes en la transición a la edad adulta. R-B


La HSC es AR. El genotipo y fenotipo se correlacionan bien generalmente, pero no
siempre los hermanos con HSC tienen similares síntomas y grados de virilización
femenina.


E-4


Hay un 25% de probabilidad de que los hermanos de los pacientes con HSC
presenten la enfermedad y una probabilidad del 50% de que sean portadores
asintomáticos. Sobre la base de la HSC clásica, la incidencia de portadores en la
población general es de 1:50 a 1:70.


E-4


Usando un valor de mediana de 1:60, un paciente con HSC clásica tendría una
probabilidad de 1:120 de tener un niño con HSC clásica. E-4




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


40


Para la HSCNC, dos tercios de los pacientes son heterocigotos compuestos, que
expresan un alelo que causa la HSC clásica y uno que causa la no clásica. La
mutación leve determina el fenotipo, por lo tanto, un padre con HSCNC tiene un
riesgo de 1:240 de tener un hijo con HSC clásica.


Sin embargo, en un análisis retrospectivo de 162, los niños nacidos de mujeres con
HSCNC, el riesgo fue de 2,5%. Otro estudio encontró una incidencia combinada de
mutaciones leves y graves en el 8% de los pacientes con HSCNC, lo que sugiere
un mayor riesgo para la descendencia de tener cualquiera de las formas de HSC.


E-4


La asesoría genética es importante para los padres en planificación de futuros
hijos. Algunos adultos con HSC pueden solicitar genotipificación de ellos mismos
y/o sus parejas antes de planificar tener hijos.


R-D


La genotificación de HSC requiere de laboratorios certificados que cuenten con
controles adecuados de calidad y que puedan solicitar la secuencia del gen
CYP21A2 si la detección de las mutaciones más comunes no es informativa.


E-4


Transición a la atención de adultos66, 67, 68, 69, 70


Se recomienda que pediatras, endocrinólogos, ginecólogos, urólogos y genetistas
tengan juntas médicas para la transferencia de pacientes con HSC a atención
adulta.


R-B


Se recomienda una historia ginecológica y examen cuidadoso bajo anestesia en
las adolescentes con HSC. E-4


NO se recomienda el uso rutinario de ecografía pélvica en pacientes con HSC que
presentan ciclos menstruales regulares. R-B


Se recomienda que los hombres con HSC clásica sean revisados periódicamente,
desde la adolescencia con ecografías para restos de tumores testiculares
suprarrenales.


R-B


Las mujeres adultas con HSC con frecuencia recuerdan las visitas en la infancia
a su médico como altamente entrometidas. Después del seguimiento de la cirugía
inicial, el examen ginecológico debe ser mínimo hasta la planificación de una
cirugía adicional posible.


E-4


Las adolescentes con HSC virilizante necesitan consulta ginecológica antes o
durante la pubertad. E-4


El examen ginecológico de la adolescente debe ser realizado bajo anestesia
general por un ginecólogo experimentado, e idealmente junto con el cirujano/
urólogo pediátrico.


El/la paciente y su familia, en consulta con el equipo quirúrgico, debe decidir si es
necesaria la cirugía adicional. E-4


La actividad sexual y la anticoncepción deben ser discutidas por el endocrinólogo
y pediatra, así como el tema de la fertilidad, deben ser abordadas en el momento
apropiado por un especialista.


E-4




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


41


Los ginecólogos deben ser conscientes de que, a pesar de una tasa de embarazo
aparentemente normal, de alrededor del 90%, las mujeres con HSC clásica tienen
baja fecundidad (0,25 nacimientos por mujer frente a 1,8 en la población general).


E-4


La atención endócrina pediátrica es usualmente transferida al endocrinólogo
adulto al final de la adolescencia, generalmente coincidiendo con la finalización de
la secundaria, es decir, alrededor de los 18 años.


E-4


Una transición gradual de los adolescentes a los servicios para adultos idealmente
permitiría la relación del paciente con el médico de adultos, para ser consolidada
antes de que el paciente termine su relación con el endocrinólogo pediatra.


E-4


Los hombres pueden requerir la consulta con un urólogo si los tumores testiculares
suprarrenales no son susceptibles de terapia médica y/o el examen físico y la
ultrasonografía documenten resolución incompleta de un resto suprarrenal,
dejando una masa testicular sospechosa de cáncer.


E-4


24. Asesoramiento sobre la fertilidad1


Se recomienda que los pacientes con HSC que presenten infertilidad consultar a
un especialista en reproducción y/o especialista en fertilidad. R-B


La fertilidad en los hombres con HSC ha sido poco estudiada. Un estudio
informó de fertilidad normal, pero otros informaron de fertilidad sustancialmente
reducida.71, 72, 73, 74, 75


E-4


El tumor testicular aumenta con la edad en la HSC, perjudicando la fertilidad. La
prevalencia de estos tumores varía entre 0% y 94%, dependiendo de la población
estudiada. Los tumores suprarrenales no detectados pueden obstruir los túbulos
seminíferos, causando disfunción gonadal secundaria e infertilidad.


E-4


Cuando los tumores no responden a la terapia con esteroides, la intervención
quirúrgica para preservar los testículos por el procedimiento de criopreservación
del semen puede ser necesaria, porque la fertilidad es incierta.76, 77


E-4


La fertilidad puede ser afectada por la supresión de secreción de gonadotropinas
por los esteroides adrenales si no se administra suficiente dosis de GC.74


E-4


Los factores psicosociales también pueden jugar un papel importante, debido a
que hombres con HSC que tenían relaciones heterosexuales no se realizaron
controles adecuados por temor a la patología.73


E-4


Las tasas de embarazo y parto fueron significativamente menores en mujeres con
HSC, a pesar de tratamientos de fertilidad.78 Solo el 30% de las mujeres con HSC
habían intentado quedar embarazadas, en comparación con 66% de los controles.


E-4




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


42


El número de niños nacidos de mujeres con HSC se correlacionó con el genotipo
de HSC, tres de seis mujeres con HSCNC tenían hijos, y nueve de 27 mujeres con
HSC virilizante tenían hijos, pero solo dos de las 29 mujeres con HSC con pérdida
de sal tenían hijos. Se encontró una relación 2:1 de mujer a hombre para hijos de
mujeres con HSC.78


E-4


25. Manejo de HSC e HSCNC durante el embarazo1


Se recomienda que las mujeres embarazadas con HSC deben ser manejadas
conjuntamente por endocrinólogos y ginecólogos. R-A


Se recomienda que los pacientes con HSC que queden embarazadas continúen
sus dosis de HC/prednisolona y la terapia de fludrocortisona. R-A


NO se recomienda usar GC que atraviesan la placenta, tal como dexametasona,
para el tratamiento de pacientes embarazadas con HSC. Las dosis de GC deben
ser ajustadas si ocurren síntomas y signos de insuficiencia de GC.


R-A


Se recomienda dosis de estrés de GC durante la labor de parto y el alumbramiento. R-A
Los andrógenos y los niveles de cortisol aumentan gradualmente durante el
embarazo debido al aumento de hemoglobina S y globulina de unión a cortisol.79
Los niveles maternos de testosterona se han utilizado para controlar a los pacientes
con HSC durante el embarazo. Sin embargo, el aumento de las globulinas de
unión y aromatización placentaria típicamente protegen al feto de los potentes
efectos virilizantes de los andrógenos maternos. La 17-OHP materna está elevada
en condiciones normales de embarazo y, por lo tanto no puede ser usada para
monitorear el tratamiento con GC.


E-4


Los niveles altos de progesterona durante el embarazo podrían competir por el
receptor de MC; teóricamente requieren mayores dosis de fludrocortisona, pero
esto no se ha estudiado.


E-4


La dexametasona y otros esteroides que no son inactivados por la 11ß-HSD2
placentaria, no deberían utilizarse para tratar a la mujer embarazada afectada
con HSC.


E-4


Hay escasos datos empíricos y ninguna recomendación ampliamente aceptada
para el manejo respecto a las dosis de GC en pacientes embarazadas con HSC. E-4


Los síntomas de insuficiencia suprarrenal, incluyendo hipotensión postural, rara
vez se pueden desarrollar en mujeres embarazadas con HSC clásica. Las dosis
de GC y/o fludrocortisona deben aumentarse si tales signos y síntomas ocurren.
Puede considerarse la posibilidad de aumentar la dosis de GC y/o fludrocortisona,
en anticipación de la evolución de la evidencia clínica de insuficiencia suprarrenal,
en pacientes embarazadas con HSC con pérdida de sal difícil de tratar.


E-4


Durante el trabajo de parto y el alumbramiento, se deben dar dosis de estrés de
GC, pero no hay estudios controlados con respecto a la dosis óptima, por lo que
debe ser manejado por un especialista.


R-D




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


43


Las mujeres con HSC están en mayor riesgo de diabetes gestacional, por lo tanto,
la tolerancia a la glucosa debe ser controlada durante todo el embarazo.78 R-D


En general, el tratamiento de la paciente con HSC embarazada debe ser
individualizado. R-D


26. Salud mental1


Se recomienda que los pacientes con HSC y con problemas psicosociales
asociados a los trastornos de desarrollo sexual sean referidos a personal de salud
mental, con conocimientos especializados en el manejo de este tipo de problemas.


R-B


Las GPC actuales recomiendan equipos multi e interdisciplinarios que involucren
personal de salud mental con experiencia en el manejo de problemas psicosociales
específicos a los trastornos del desarrollo sexual (TDS).80, 81, 82, 83, 84, 85


E-4


La HSC es un subtipo específico bajo la rúbrica de TDS,85 pero no debe ser
considerada igual a otras formas de TDS en el que los resultados no están tan
bien definidos.


E-4


Los pacientes con HSC pueden presentar problemas psicosociales y psiquiátricos
que no son específicos de HSC. Estos por lo general pueden ser manejados por
estándares médicos de salud mental.


E-4


Los pacientes 46,XX con HSC también pueden tener que hacer frente a problemas
que son más específicos de TDS como: 1) la educación médica familiar, necesidad
de asesoramiento familiar en cuanto al pronóstico psicosocial y el manejo de
angustia de los padres, 2) la asignación de género al nacimiento en los casos de
virilización genital marcada, 3) las decisiones sobre cuestiones de confirmación de
género (no médicamente necesario) con cirugía genital en la primera infancia y la
niñez (no necesidad médica), y 4) remisión psicológica para evaluación de género
y la orientación con respecto a los potenciales cambios de sexo de pacientes
46,XX con HSC después de la infancia y en una edad más tardía, cuando el
paciente está motivado a cambio de género, tanto de mujer a varón como de
varón a mujer, lo cual puede ocurrir, aunque rara vez.86


E-4


La recomendación médica de reasignación de sexo femenino durante la infancia
para pacientes hombres erróneamente asignados 46,XX no requiere una
evaluación de género psicológico.


R-D


Otros elementos específicos para asesoramiento del paciente y la familia incluyen
la preparación para la cirugía, comportamiento atípico del género, ajuste social,
las atracciones bisexuales y homosexuales (que son algo mayores en mujeres
46,XX con HSC, pero sigue siendo limitado a una minoría), funcionamiento sexual
y la calidad general de vida, así como la preocupación por curiosidad inapropiada
o franca estigmatización por parte de otra familia, los amigos o parejas respecto a
las características somáticas atípicas de género.87


E-4


Los proveedores de salud sin la suficiente experiencia deben remitir a los pacientes
al personal adecuado o utilizar al menos los recursos mencionados anteriormente. R-D




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


44


27. Evaluación de la salud relacionada con la calidad de vida de los
pacientes con HSC1


Se recomienda el desarrollo, evaluación y ejecución a largo plazo de ensayos
clínicos y de prácticas clínicas válidas y sensibles, para evaluación de la calidad
de vida en respuesta a regímenes de tratamiento.


R-B


La calidad de vida es un concepto amplio con variabilidad considerable en
diferentes contextos. Los instrumentos para estimar la calidad de vida con
frecuencia abarcan el funcionamiento físico, psicológico, social y los índices de
satisfacción.


E-4


Las herramientas para evaluar la calidad de vida relacionada con la salud no
se han diseñado para problemas relacionados con TDS o HSC, por lo que los
resultados de los pocos estudios de calidad de vida en mujeres con HSC son algo
variables.


E-4


Un estudio sueco de 62 mujeres con HSC señaló disminución de la calidad de vida
en los ámbitos relacionados con la sexualidad.88, 89 E-4


Un estudio danés de 70 mujeres con TDS, incluyendo algunas mujeres 46,XX
con HSC encontró deteriorada la calidad de vida y más angustia afectiva en
pacientes con HSC.90


E-4


En un estudio australiano, la mayoría de los pacientes con TDS, incluyendo a
las mujeres XX con HSC, obtuvieron resultados psicosociales y psicosexuales
positivos, aunque hubo algunos problemas con la actividad sexual.91


E-4


En un estudio americano que comparó 72 mujeres y 42 varones con HSC (edades
3-31 años) y familiares no afectados, no se encontró diferencias significativas en
el ajuste psicológico de cuestionarios validados apropiados para la edad.92


E-4


Un estudio finlandés encontró una mejor calidad de vida relacionada con la salud
en los pacientes masculinos y femeninos con HSC que en la población finlandesa
general, a pesar de las numerosas complicaciones médicas; sin embargo, 45% de
los pacientes elegibles no participó.73


E-4


Entre 45 mujeres alemanas con HSC, en general la calidad de vida de las mujeres
con HSC no difiere de los controles, pero hay deficiencias significativas respecto a
la imagen corporal y las actitudes hacia la sexualidad; las mujeres con HSC eran
con frecuencia solteras, pocas de ellas tenían hijos que hicieron controles.93


E-4


En vista de que los pacientes varían ampliamente en hacer frente a la discapacidad
funcional, consideramos que la evaluación de la calidad de vida sea de igual
importancia a la evaluación del deterioro funcional cuando se evalúe el resultado
completo del manejo clínico.


E-4


Hasta que medidas estándar que sean sensibles a los problemas psicosociales
específicos de los pacientes con TDS e HSC hayan sido desarrolladas, los
médicos deben adoptar las medidas existentes y escalas de calificación de otras
áreas de atención a pacientes crónicos.


E-4




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


45


28. Relación entre el resultado quirúrgico y desarrollo psicológico1


Aparte de los defectos del tracto urinario en una minoría de las niñas con HSC, la
ambigüedad genital por lo general no requiere una intervención quirúrgica urgente. E-4


Casos de virilización grave pueden en primera instancia ser asignados como
varones, y una vez que dicha asignación se ha efectuado, puede ser difícil de
revertir, comprometiendo así la fertilidad.94


E-4


Esto es especialmente cierto en los países donde la tradición cultural favorece a
los hombres. Entre 33 pacientes 46,XX con HSC formadas como hombres, cuatro
se identificaron como mujeres y tres presentaban insatisfacción respecto a su
género.86


E-4


En niñas notablemente virilizadas criadas como mujeres, la intervención quirúrgica
puede facilitar las relaciones heterosexuales y la concepción, si son deseadas. E-4


La fertilidad y la fecundidad, aunque reducidas, siguen siendo factibles. E-4


Otras consecuencias psicosociales de la ambigüedad genital han sido
documentadas por reportes de casos, pero no en estudios sistemáticos.95 Estas
consecuencias incluyen incongruencia percibida entre la apariencia genital y
la asignación de género por los padres y la sociedad, el conflicto generado por
miembros de la familia, el aumento de la curiosidad sobre los genitales del paciente
y la estigmatización creciente por otros, alteración propia de la imagen genital, y
con distorsión de la autoimagen corporal asociada con la baja estatura, el aumento
de peso, y el hirsutismo.


E-4


Estos factores pueden conducir al retraimiento social, sobre todo al considerar
situaciones de la desnudez (deportes de equipo o examen médico), y el rechazo
de las interacciones románticas y la participación sexual.


E-4


A pesar de la presencia de órganos genitales atípicos y reportes anecdóticos de
distorsión de género y disfunción psicosexual, la identidad del género femenino es
generalmente conservada entre las niñas con HSC.96 De 250 mujeres con HSC
que fueron sometidas a evaluaciones psicológicas, el 5,2% reportaron problemas
de género.86


E-4


Para evitar consecuencias psicosociales adversas, las recomendaciones de manejo
clínico han incluido la cirugía genital correctiva (feminización o masculinización, en
función de la asignación del género del niño en la primera infancia).


E-4


Esta política de confirmación quirúrgica del género ha sido cuestionada por los
reportes de complicaciones quirúrgicas, incluyendo la destrucción del paquete
neurovascular durante la cirugía del clítoris, especialmente clitorectomía,
atrofia del clítoris, estenosis vaginal que requiere corrección quirúrgica en la
adolescencia, resultados cosméticos insatisfactorios durante la pubertad debido a
la desalineación de las estructuras genitales.


E-4




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


46


Además, algunos pacientes tuvieron problemas con la función sexual (por ejemplo,
disminución de excitabilidad y disminución de la capacidad orgásmica). E-4


Informes recientes de seguimiento de estudios a largo plazo muestran
resultados variables, incluyendo deterioro estético y del funcionamiento
sexual, e incluso problemas con procedimientos no quirúrgicos como la
dilatación vaginal.97, 98, 99, 100, 101


E-4


Un grupo de apoyo para pacientes102 y algunos expertos en ética103 han exigido
el aplazamiento de este tipo de cirugía hasta que el paciente puede dar un
consentimiento informado; algunos profesionales activistas pidieron que dicha
cirugía sea aplazada hasta que una mejor evidencia empírica de los riesgos y
beneficios esté disponible.104


E-4


A pesar de las deficiencias graves en los datos de resultado quirúrgico (muestras
pequeñas, representatividad incierta, evaluación cosmética por los cirujanos, la
inclusión de múltiples técnicas quirúrgicas y los datos de resultados orientados
hacia la cosmética en lugar de la función sexual),95 y el hecho de que las mujeres
adultas con HSC típicamente se sometieron a procedimientos quirúrgicos
relativamente poco sofisticados que ya no se utilizan, los resultados son muy
variables en cuanto a estética, función y a la satisfacción del paciente. Incluso en
pacientes adultos, la demanda de consentimiento informado parece poco realista
si el paciente es sexualmente inexperto.


E-4


Los estudios observacionales controlados no están disponibles para documentar
si la cirugía genital impide consecuencias psicosociales adversas. Los resultados
cosméticos son variablemente evaluados por los pacientes, quienes tienden a ser
más críticos que sus médicos.


E-4


No obstante, estudios recientes de mujeres con HSC mostraron que a la mayoría
le favoreció la cirugía genital antes de la adolescencia.88 Todavía no podemos
saber si el progreso en técnicas quirúrgicas en la última década produzca mejoras
en la estética y en los resultados funcionales.


E-4


Finalmente, en contemplación de evitar la primera cirugía genital, también hay que
considerar que no existen estudios llevados a cabo para demostrar que la potencial
consecuencia adversa psicosocial de la apariencia genital incongruente con el
género pueda ser mejorada mediante asesoramiento psicológico o la psicoterapia.


E-4


Los médicos deben informar a los familiares de todas estas inquietudes con calidez
y permitirles llegar a una decisión razonada con el aporte de diversas fuentes,
incluyendo pacientes y grupos de apoyo familiar.


E-4




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


47


29. Abreviaturas


DMO: densidad mineral ósea
HSC: hiperplasia suprarrenal congénita
DHEA: dehidroepiandrosterona
TDS: trastornos del desarrollo sexual
GC: glucocorticoides
GnRHa: agonista GnRHa
HC: hidrocortisona
11B-HSD2: 11β-dehidrogenasa hidroxiesteroide tipo 2
CL-EM: cromatografía líquida seguida de espectrometría en masa
MC: mineralocorticoides
HSCNC: hiperplasia adrenal congénita no clásica
17-OHP: 17-hidroxiprogesterona
ARP: actividad de renina plasmática
SDS: desviación estándar
US: ultrasonido
AR: autosómico recesivo


30. Referencias


1. Speiser PW, Azziz R, Baskin LS, Ghizzoni L, Hensle TW, Merke DP, et al. Congenital
adrenal hyperplasia due to steroid 21-hydroxylase deficiency: an Endocrine Society
clinical practice guideline. J Clin Endocrinol Metab. 2010 Sep; 95 (9): 4133-60.


2. Leger J. Hiperplasia suprarrenal congénita [monograph on the internet]. Paris:
Orphanet; 2012 Oct. Available from http://www.orpha.net/consor/cgi-bin/OC_Exp.
php?Expert=418&lng=ES


3. Vicepresidencia de la República, MSP. Programa nacional de tamizaje neonatal. Con
Pie derecho. La huella del futuro. Protocolo de tamizaje metabólico neonatal. Quito:
Vicepresidencia de la República, MSP; 2011 Dec.


4. Miller WL, Witchel SF. Prenatal treatment of congenital adrenal hyperplasia: risks
outweigh benefits. Am J Obstet Gynecol. 2013 May; 208 (5): 354-9.


5. Auchus RJ, Arlt W. Approach to the patient: the adult with congenital adrenal hyperplasia.
J Clin Endocrinol Metab. 2013 Jul; 98 (7): 2645-55.


6. Witchel SF. Non-classic congenital adrenal hyperplasia. Steroids. 2013 Aug; 78 (8): 747-50.




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


48


7. Marumudi E, Khadgawat R, Surana V, Shabir I, Joseph A, Ammini AC. Diagnosis and
management of classical congenital adrenal hyperplasia. Steroids. 2013 Aug; 78 (8):
741-6.


8. Janin C, Pascal Vigneron V, Weryha G, Leheup B. Clinical audit concerning the quality
of management in patients with classic form of congenital adrenal hyperplasia. Ann
Endocrinol (Paris). 2013 Feb; 74 (1): 13-26.


9. Wooding KM, Auchus RJ. Mass spectrometry theory and application to adrenal diseases.
Mol Cell Endocrinol. 2013 May 22; 371 (1-2): 201-7.


10. Chitty LS, Chatelain P, Wolffenbuttel KP, Aigrain Y. Prenatal management of disorders of
sex development. J Pediatr Urol. 2012 Dec; 8 (6): 576-84.


11. Witchel SF. Management of CAH during pregnancy: optimizing outcomes. Curr Opin
Endocrinol Diabetes Obes. 2012 Dec; 19 (6): 489-96.


12. Kim MS, Ryabets-Lienhard A, Geffner ME. Management of congenital adrenal hyperplasia
in childhood. Curr Opin Endocrinol Diabetes Obes. 2012 Dec; 19 (6): 483-8.


13. Schteingart DE. The clinical spectrum of adrenocortical hyperplasia. Curr Opin Endocrinol
Diabetes Obes. 2012 Jun; 19 (3): 176-82.


14. Falhammar H, Thorén M. Clinical outcomes in the management of congenital adrenal
hyperplasia. Endocrine. 2012 Jun; 41 (3): 355-73.


15. McDonald JG, Matthew S, Auchus RJ. Steroid profiling by gas chromatography-mass
spectrometry and high performance liquid chromatography-mass spectrometry for
adrenal diseases. Horm Cancer. 2011 Dec; 2 (6): 324-32.


16. Nordenström A. Adult women with 21-hydroxylase deficient congenital adrenal
hyperplasia, surgical and psychological aspects. Curr Opin Pediatr. 2011 Aug; 23 (4):
436-42.


17. Michalakis K, Ilias I. Medical management of adrenal disease: a narrative review. Endocr
Regul. 2009 Jul; 43 (3): 127-35.


18. Antal Z, Zhou P. Congenital adrenal hyperplasia: diagnosis, evaluation, and management.
Pediatr Rev. 2009 Jul; 30 (7): e49-57.




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


49


19. Belgorosky A, Guercio G, Pepe C, Saraco N, Rivarola MA. Genetic and clinical spectrum
of aromatase deficiency in infancy, childhood and adolescence. Horm Res. 2009; 72 (6):
321-30.


20. Hindmarsh PC. Management of the child with congenital adrenal hyperplasia. Best Pract
Res Clin Endocrinol Metab. 2009 Apr; 23 (2): 193-208.


21. Trapp CM, Speiser PW, Oberfield SE. Congenital adrenal hyperplasia: an update in
children. Curr Opin Endocrinol Diabetes Obes. 2011 Jun; 18 (3): 166-70.


22. Balsamo A, Baldazzi L, Menabò S, Cicognani A. Impact of molecular genetics on
congenital adrenal hyperplasia management. Sex Dev. 2010 Sep; 4 (4-5): 233-48.


23. Wilson JD, Rivarola MA, Mendonca BB, Warne GL, Josso N, et al. Advice on the
management of ambiguous genitalia to a young endocrinologist from experienced
clinicians. Semin Reprod Med. 2012 Oct; 30 (5): 339-50.


24. Bertelloni S, Baroncelli GI, Mora S. Bone health in disorders of sex differentiation. Sex
Dev. 2010 Sep; 4 (4-5): 270-84.


25. Lambert SM, Vilain EJ, Kolon TF. A practical approach to ambiguous genitalia in the
newborn period. Urol Clin North Am. 2010 May; 37 (2): 195-205.


26. Ahmed SF, Rodie M. Investigation and initial management of ambiguous genitalia. Best
Pract Res Clin Endocrinol Metab. 2010 Apr; 24 (2): 197-218.


27. Cohen-Kettenis PT. Psychosocial and psychosexual aspects of disorders of sex
development. Best Pract Res Clin Endocrinol Metab. 2010 Apr; 24 (2): 325-34.


28. Chitty LS, Chatelain P, Wolffenbuttel KP, Aigrain Y. Prenatal management of disorders of
sex development. J Pediatr Urol. 2012 Dec; 8 (6): 576-84.


29. Falhammar H, Nyström HF, Ekström U, Granberg S, Wedell A, Thorén M. Fertility, sexuality
and testicular adrenal rest tumors in adult males with congenital adrenal hyperplasia. Eur
J Endocrinol. 2012 Mar; 166 (3): 441-9.


30. Völkl TM, Öhl L, Rauh M, Schöfl C, Dörr HG. Adrenarche and puberty in children with
classic congenital adrenal hyperplasia due to 21-hydroxylase deficiency. Horm Res
Paediatr. 2011; 76 (6): 400-10.




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


50


31. Riepe FG. Adrenal gland: Congenital adrenal hyperplasia: new treatment guidelines. Nat
Rev Endocrinol. 2011 Jan; 7 (1): 6-8.


32. Nordenström A, Frisén L, Falhammar H, Filipsson H, Holmdahl G, Janson PO, et al.
Sexual function and surgical outcome in women with congenital adrenal hyperplasia
due to CYP21A2 deficiency: clinical perspective and the patients’ perception. J Clin
Endocrinol Metab. 2010 Aug; 95 (8): 3633-40.


33. Nordenström A, Ahmed S, Jones J, Coleman M, Price DA, Clayton PE, et al. Female
preponderance in congenital adrenal hyperplasia due to CYP21 deficiency in England:
implications for neonatal screening. Horm Res. 2005; 63 (1): 22-8.


34. Van der Kamp HJ, Otten BJ, Buitenweg N, De Muinck Keizer-Schrama SM, Oostdijk W,
Jansen M, et al. Longitudinal analysis of growth and puberty in 21-hydroxylase deficiency
patients. Arch Dis Child. 2002 Aug; 87 (2): 139-44.


35. Krone N, Dhir V, Ivison HE, Arlt W. Congenital adrenal hyperplasia and P450
oxidoreductase deficiency. Clin Endocrinol (Oxf). 2007 Feb; 66 (2): 162-72.


36. White PC, Speiser PW. Congenital adrenal hyperplasia due to 21-hydroxylase deficiency.
Endocr Rev. 2000 Jun; 21 (3): 245-91.


37. Homma K, Hasegawa T, Nagai T, Adachi M, Horikawa R, Fujiwara I, et al. Urine steroid
hormone profile analysis in cytochrome P450 oxidoreductase deficiency: implication for
the backdoor pathway to dihydrotestosterone. J Clin Endocrinol Metab. 2006 Jul; 91 (7):
2643-9.


38. Speiser PW, Dupont B, Rubinstein P, Piazza A, Kastelan A, New MI. High frequency of
nonclassical steroid 21-hydroxylase deficiency. Am J Hum Genet. 1985 Jul; 37 (4): 650-
67.


39. Krone N, Braun A, Roscher AA, Knorr D, Schwarz HP. Predicting phenotype in steroid
21-hydroxylase deficiency? Comprehensive genotyping in 155 unrelated, well defined
patients from southern Germany. J Clin Endocrinol Metab. 2000 Mar; 85 (3): 1059-65.


40. Speiser PW, Dupont J, Zhu D, Serrat J, Buegeleisen M, Tusie-Luna MT, et al.
Disease expression and molecular genotype in congenital adrenal hyperplasia due to
21-hydroxylase deficiency. J Clin Invest. 1992 Aug; 90 (2): 584-95.


41. Tusie-Luna MT, Traktman P, White PC. Determination of functional effects of mutations in




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


51


the steroid 21-hydroxylase gene (CYP21) using recombinant vaccinia virus. J Biol Chem.
1990 Dec 5; 265 (34): 20916-22.


42. Blanché H, Vexiau P, Clauin S, Le Gall I, Fiet J, Mornet E, et al. Exhaustive screening of
the 21-hydroxylase gene in a population of hyperandrogenic women. Hum Genet. 1997
Nov; 101 (1): 56-60.


43. Deneux C, Tardy V, Dib A, Mornet E, Billaud L, Charron D, et al. Phenotype-genotype
correlation in 56 women with nonclassical congenital adrenal hyperplasia due to
21-hydroxylase deficiency. J Clin Endocrinol Metab. 2001 Jan; 86 (1): 207-13.


44. Balsamo A, Cacciari E, Piazzi S, Cassio A, Bozza D, Pirazzoli P, et al. Congenital adrenal
hyperplasia: neonatal mass screening compared with clinical diagnosis only in the Emilia-
Romagna region of Italy, 1980-1995. Pediatrics. 1996 Sep; 98 (3 Pt 1): 362-7.


45. Brosnan PG, Brosnan CA, Kemp SF, Domek DB, Jelley DH, Blackett PR, et al. Effect of
newborn screening for congenital adrenal hyperplasia. Arch Pediatr Adolesc Med. 1999
Dec; 153 (12): 1272-8.


46. Lebovitz RM, Pauli RM, Laxova R. Delayed diagnosis in congenital adrenal hyperplasia.
Need for newborn screening. Am J Dis Child. 1984 Jun; 138 (6): 571-3.


47. Thompson R, Seargeant L, Winter JS. Screening for congenital adrenal hyperplasia:
distribution of 17 alpha-hydroxyprogesterone concentrations in neonatal blood spot
specimens. J Pediatr. 1989 Mar; 114 (3): 400-4.


48. Grosse SD, Van Vliet G. How many deaths can be prevented by newborn screening for
congenital adrenal hyperplasia? Horm Res. 2007; 67 (6): 284-91.


49. Carroll AE, Downs SM. Comprehensive cost-utility analysis of newborn screening
strategies. Pediatrics. 2006 May; 117 (5 Pt 2): S287-95.


50. Yoo BK, Grosse SD. The cost effectiveness of screening newborns for congenital adrenal
hyperplasia. Public Health Genomics. 2009; 12 (2): 67-72.


51. Willenberg HS, Bornstein SR, Hiroi N, Päth G, Goretzki PE, Scherbaum WA, et al. Effects
of a novel corticotropin-releasing-hormone receptor type I antagonist on human adrenal
function. Mol Psychiatry. 2000 Mar; 5 (2): 137-41.


52. Tajima T, Okada T, Ma XM, Ramsey W, Bornstein S, Aguilera G. Restoration of




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


52


adrenal steroidogenesis by adenovirus-mediated transfer of human cytochromeP450
21-hydroxylase into the adrenal gland of21-hydroxylase-deficient mice. Gene Ther. 1999
Nov; 6 (11): 1898-903.


53. Bidet M, Bellanné-Chantelot C, Galand-Portier MB, Tardy V, Billaud L, Laborde K, et
al. Clinical and molecular characterization of a cohort of 161 unrelated women with
nonclassical congenital adrenal hyperplasia due to 21-hydroxylase deficiency and 330
family members. J Clin Endocrinol Metab. 2009 May; 94 (5): 1570-8.


54. Török D, Halász Z, Garami M, Homoki J, Fekete G, Sólyom J. Limited value of serum
steroid measurements in identification of mild form of 21-hydroxylase deficiency. Exp Clin
Endocrinol Diabetes. 2003 Feb; 111 (1): 27-32.


55. Speiser PW, White PC. Congenital adrenal hyperplasia due to steroid 21-hydroxylase
deficiency. Clin Endocrinol (Oxf). 1998 Oct; 49 (4): 411-7.


56. Bidet M, Bellanné-Chantelot C, Galand-Portier MB, Golmard JL, Tardy V, Morel Y, et al.
Fertility in women with nonclassical congenital adrenal hyperplasia due to 21-hydroxylase
deficiency. J Clin Endocrinol Metab. 2010 Mar; 95 (3): 1182-90.


57. Moran C, Azziz R, Weintrob N, Witchel SF, Rohmer V, Dewailly D, et al. Reproductive
outcome of women with 21-hydroxylase-deficient nonclassic adrenal hyperplasia. J Clin
Endocrinol Metab. 2006 Sep; 91 (9): 3451-6.


58. Riepe FG, Krone N, Viemann M, Partsch CJ, Sippell WG. Management of congenital
adrenal hyperplasia: results of the ESPE questionnaire. Horm Res. 2002; 58 (4): 196-
205.


59. Falhammar H, Filipsson H, Holmdahl G, Janson PO, Nordenskjöld A, Hagenfeldt K, et al.
Fractures and bone mineral density in adult women with 21-hydroxylase deficiency. J Clin
Endocrinol Metab. 2007 Dec; 92 (12): 4643-9.


60. Falhammar H, Filipsson H, Holmdahl G, Janson PO, Nordenskjöld A, Hagenfeldt K,
et al. Metabolic profile and body composition in adult women with congenital adrenal
hyperplasia due to 21-hydroxylase deficiency. J Clin Endocrinol Metab. 2007 Jan; 92 (1):
110-6.


61. Martinerie L, Viengchareun S, Delezoide AL, Jaubert F, Sinico M, Prevot S, et al. Low
renal mineralocorticoid receptor expression at birth contributes to partial aldosterone
resistance in neonates. Endocrinology. 2009 Sep; 150 (9): 4414-24.




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


53


62. Premawardhana LD, Hughes IA, Read GF, Scanlon MF. Longer term outcome in females
with congenital adrenal hyperplasia (CAH): the Cardiff experience. Clin Endocrinol (Oxf).
1997 Mar; 46 (3): 327-32.


63. Young MC, Robinson JA, Read GF, Riad-Fahmy D, Hughes IA. 170H-progesterone
rhythms in congenital adrenal hyperplasia. Arch Dis Child. 1988 Jun; 63 (6): 617-23.


64. Claahsen-van der Grinten HL, Otten BJ, Takahashi S, Meuleman EJ, Hulsbergen-van
de Kaa C, Sweep FC, et al. Testicular adrenal rest tumors in adult males with congenital
adrenal hyperplasia: evaluation of pituitary-gonadal function before and after successful
testis-sparing surgery in eight patients. J Clin Endocrinol Metab. 2007 Feb; 92 (2): 612-5.


65. Chakhtoura Z, Bachelot A, Samara-Boustani D, Ruiz JC, Donadille B, Dulon J, et al.
Impact of total cumulative glucocorticoid dose on bone mineral density in patients with
21-hydroxylase deficiency. Eur J Endocrinol. 2008 Jun; 158 (6): 879-87.


66. Conway GS. Congenital adrenal hyperplasia: adolescence and transition. Horm Res.
2007; 68 Suppl 5: 155-7.


67. Hughes IA. Congenital adrenal hyperplasia: transitional care. Growth Horm IGF Res.
2004 Jun; 14 Suppl A: S60-6.


68. Kruse B, Riepe FG, Krone N, Bosinski HA, Kloehn S, Partsch CJ, et al. Congenital
adrenal hyperplasia - how to improve the transition from adolescence to adult life. Exp
Clin Endocrinol Diabetes. 2004 Jul; 112 (7): 343-55.


69. Speiser PW, White PC. Congenital adrenal hyperplasia due to steroid 21-hydroxylase
deficiency. Clin Endocrinol (Oxf). 1998 Oct; 49 (4): 411-7.


70. Casteràs A, De Silva P, Rumsby G, Conway GS. Reassessing fecundity in women with
classical congenital adrenal hyperplasia (CAH): normal pregnancy rate but reduced
fertility rate. Clin Endocrinol (Oxf). 2009 Jun; 70 (6): 833-7.


71. Urban MD, Lee PA, Migeon CJ. Adult height and fertility in men with congenital virilizing
adrenal hyperplasia. N Engl J Med. 1978 Dec 21; 299 (25): 1392-6.


72. Cabrera MS, Vogiatzi MG, New MI. Long term outcome in adult males with classic
congenital adrenal hyperplasia. J Clin Endocrinol Metab. 2001 Jul; 86 (7): 3070-8.


73. Jääskeläinen, Voutilainen R. Long-term outcome of classical 21-hydroxylase deficiency:




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


54


diagnosis, complications and quality of life. Acta Paediatr. 2000 Feb; 89 (2):5183-7.


74. Reisch N, Flade L, Scherr M, Rottenkolber M, Pedrosa Gil F, Bidlingmaier M, et al. High
prevalence of reduced fecundity in men with congenital adrenal hyperplasia. J Clin
Endocrinol Metab. 2009 May; 94 (5): 1665-70.


75. Jääskeläinen J, Kiekara O, Hippeläinen M, Voutilainen R. Pituitary gonadal axis and child
rate in males with classical 21-hydroxylase deficiency. J Endocrinol Invest. 2000 Jan; 23
(1): 23-7.


76. Claahsen-van der Grinten HL, Stikkelbroeck NM, Sweep CG, Hermus AR, Otten BJ.
Fertility in patients with congenital adrenal hyperplasia. J Pediatr Endocrinol Metab. 2006
May; 19 (5): 677-85.


77. Claahsen-van der Grinten HL, Otten BJ, Hermus AR, Sweep FC, Hulsbergen-van de Kaa
CA. Testicular adrenal rest tumors in patients with congenital adrenal hyperplasia can
cause severe testicular damage. Fertil Steril. 2008 Mar; 89 (3): 597-601.


78. Hagenfeldt K, Janson PO, Holmdahl G, Falhammar H, Filipsson H, Frisén L, et al.
Fertility and pregnancy outcome in women with congenital adrenal hyperplasia due to
21-hydroxylase deficiency. Hum Reprod. 2008 Jul; 23 (7): 1607-13.


79. Lo JC, Schwitzgebel VM, Tyrrell JB, Fitzgerald PA, Kaplan SL, Conte FA, et al. Normal
female infants born of mothers with classic congenital adrenal hyperplasia due to
21-hydroxylase deficiency. J Clin Endocrinol Metab. 1999 Mar; 84 (3): 930-6.


80. Clayton PE, Miller WL, Oberfield SE, Ritzén EM, Sippell WG, Speiser PW; ESPE/
LWPES CAH Working Group. Consensus statement on 21-hydroxylase deficiency from
the European Society for Paediatric Endocrinology and the Lawson Wilkins Pediatric
Endocrine Society. Horm Res. 2002; 58 (4): 188-95.


81. Carmichael P, Ransley P. Telling children about a physical intersex condition. Dialogues
Pediatr Urol 2002; 25: 7-8.


82. Cohen-Kettenis PT, Pfäflin F (eds). Transgenderism and intersexuality in childhood and
adolescence. Making choices. Thousand Oaks, CA: Sage; 2003.


83. Consortium on the Management of Disorders of Sex Development. Clinical Guidelines
for the Management of Disorders of sex development in childwood. Intersex Society of
North America; March 25, 2006.




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


55


84. Consortium on the Management of Disorders of Sex Development. Handbook for parents.
Intersex Society of North America; March 25, 2006.


85. Hughes IA, Houk C, Ahmed SF, Lee PA; LWPES Consensus Group; ESPE Consensus
Group. Consensus statement on management of intersex disorders. Arch Dis Child. 2006
Jul; 91 (7): 554-63.


86. Dessens AB, Slijper FM, Drop SL. Gender dysphoria and gender change in chromosomal
females with congenital adrenal hyperplasia. Arch Sex Behav. 2005 Aug; 34 (4): 389-97.


87. Meyer-Bahlburg HF, Dolezal C, Baker SW, New MI. Sexual orientation in women with
classical or non-classical congenital adrenal hyperplasia as a function of degree of
prenatal androgen excess. Arch Sex Behav. 2008 Feb; 37 (1): 85-99.


88. Nordenskjöld A, Holmdahl G, Frisén L, Falhammar H, Filipsson H, Thorén M, et al. Type of
mutation and surgical procedure affect long-term quality of life for women with congenital
adrenal hyperplasia. J Clin Endocrinol Metab. 2008 Feb; 93 (2): 380-6.


89. Frisén L, Nordenström A, Falhammar H, Filipsson H, Holmdahl G, Janson PO, et al.
Gender role behavior, sexuality, and psychosocial adaptation in women with congenital
adrenal hyperplasia due to CYP21A2 deficiency. J Clin Endocrinol Metab. 2009 Sep; 94
(9): 3432-9.


90. Johannsen TH, Ripa CP, Mortensen EL, Main KM. Quality of life in 70 women with
disorders of sex development. Eur J Endocrinol. 2006 Dec; 155 (6): 877-85.


91. Warne G, Grover S, Hutson J, Sinclair A, Metcalfe S, Northam E, et al. A long-term
outcome study of intersex conditions. J Pediatr Endocrinol Metab. 2005 Jun; 18 (6):
555-67.


92. Berenbaum SA, Korman Bryk K, Duck SC, Resnick SM. Psychological adjustment in
children and adults with congenital adrenal hyperplasia. J Pediatr. 2004 Jun; 144 (6):
741-6.


93. Kuhnle U, Bullinger M. Outcome of congenital adrenal hyperplasia. Pediatr Surg Int.
1997 Sep; 12 (7): 511-5.


94. Al-Maghribi H. Congenital adrenal hyperplasia: problems with developmental anomalies
of the external genitalia and sex assignment. Saudi J Kidney Dis Transpl. 2007 Sep; 18
(3): 405-13.




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


56


95. Meyer-Bahlburg HF. Gender assignment and reassignment in intersexuality:
controversies, data, and guidelines for research. Adv Exp Med Biol. 2002; 511: 199-223.


96. Berenbaum SA, Bailey JM. Effects on gender identity of prenatal androgens and genital
appearance: evidence from girls with congenital adrenal hyperplasia. J Clin Endocrinol
Metab. 2003 Mar; 88 (3): 1102-6.


97. Crouch NS, Liao LM, Woodhouse CR, Conway GS, Creighton SM. Sexual function and
genital sensitivity following feminizing genitoplasty for congenital adrenal hyperplasia. J
Urol. 2008 Feb; 179 (2): 634-8.


98. Minto CL, Liao LM, Woodhouse CR, Ransley PG, Creighton SM. The effect of clitoral
surgery on sexual outcome in individuals who have intersex conditions with ambiguous
genitalia: a cross-sectional study. Lancet. 2003 Apr 12; 361 (9365): 1252-7.


99. Ogilvie CM, Crouch NS, Rumsby G, Creighton SM, Liao LM, Conway GS. Congenital
adrenal hyperplasia in adults: a review of medical, surgical and psychological issues. Clin
Endocrinol (Oxf). 2006 Jan; 64 (1): 2-11.


100. Sircili MH, de Mendonca BB, Denes FT, Madureira G, Bachega TA, e Silva FA. Anatomical
and functional outcomes of feminizing genitoplasty for ambiguous genitalia in patients
with virilizing congenital adrenal hyperplasia. Clinics (Sāo Paulo). 2006 Jun; 61 (3): 209-
14.


101. Liao L, Doyle J, Crouch NS, Creighton SM. Dilation as treatment for vaginal agenesis and
hypoplasia: a pilot exploration of benefits and barriers as perceived by patients. J Obstet
Gynaecol. 2006 Feb; 26 (2): 144-8.


102. Intersex Society of North America 1995. Recommendations for treatment: intersex infants
and children (pamphlet). San Francisco: Intersex Society of North American Sytsma SE.
Ethics and intersex. Dordrecht, The Netherlands: Springer; 2006.


103. Diamond M, Sigmundson HK. Management of intersexuality. Guidelines for dealing with
persons with ambiguous genitalia. Arch Pediatr Adolesc Med. 1997 Oct; 151 (10): 1046-
50.


104. Swiglo BA, Murad MH, Schünemann HJ, Kunz R, Vigersky RA, Guyatt GH, et al. A case
for clarity, consistency, and helpfulness: state-of-the-art clinical practice guidelines in
endocrinology using the grading of recommendations, assessment, development, and
evaluation system. J Clin Endocrinol Metab. 2008 Mar; 93 (3): 666-73.




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


57


31. Anexos


Anexo 1
Nivel de evidencia y grados de recomendación


El concepto de Medicina Basada en la Evidencia (MBE) fue desarrollado por la Escuela
de Medicina de la Universidad McMaster de Canadá. La MBE es la utilización consciente,
explícita y juiciosa de la mejor evidencia clínica disponible para tomar decisiones sobre el
cuidado de los pacientes individuales.


Existen diferentes formas de gradar la evidencia en función del rigor científico del diseño de
los estudios pueden construirse escalas de clasificación jerárquica de la evidencia, a partir de
las cuales pueden establecerse recomendaciones respecto a la adopción de un determinado
procedimiento médico o intervención sanitaria. Aunque hay diferentes escalas de gradación
de la calidad de la evidencia científica, todas ellas son muy similares entre sí.


La Escala Modificada de Shekelle y colaboradores clasifica la evidencia en niveles (categorías)
e indica el origen de las recomendaciones emitidas por medio del grado de fuerza. Para
establecer la categoría de la evidencia utiliza números de 1 a 4 y las letras a y b (minúsculas).
En la fuerza de recomendación letras mayúsculas de la A a la D.


Categoría Calidad de la evidencia
1 a Evidencia para metaanálisis de los estudios clínicos aleatorios
1 b Evidencia de por lo menos un estudio clínico controlado aleatorio
2 a Evidencia de por lo menos un estudio controlado sin aleatoridad
2 b Al menos otro tipo de estudio cuasi experimental o estudios de cohorte


3 Evidencia de un estudio descriptivo no experimental, tal como estudios comparativos, estudios de correlación, casos y controles y revisiones clínicas


4 Evidencia de comité de expertos, reportes opiniones o experiencia clínica de autoridades en la materia o ambas
Categoría Fuerza de la recomendación


A Directamente basada en evidencia categoría 1


B Directamente basada en evidencia categoría 2 o recomendaciones extrapoladas de evidencia 1


C Directamente basada en evidencia categoría 3 o en recomendaciones extrapoladas de evidencias categorías 1 o 2


D Directamente basadas en evidencia categoría 5 o de recomendaciones extrapoladas de evidencias categorías 2 y 3
Modificado de: Shekelle P, Wolf S, Eccles M, Grimshaw J. Clinical guidelines. Developing guidelines. BMJ 1999;
3: 18: 593-59




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


58


Anexo 2
Proyecto de Tamizaje Metabólico Neonatal


El tamizaje metabólico neonatal es una acción de medicina preventiva con el propósito de
búsqueda de alguna enfermedad existente desde el momento del nacimiento cuyo diagnóstico
y tratamiento precoces previenen la discapacidad intelectual y la muerte precoz. La HSC es
una enfermedad metabólica que se pueden detectar mediante el tamizaje.


Proceso de toma de muestra


1. La toma de la muestra se la realiza a partir de las primeras 96 horas de vida del recién
nacido; se debe considerar que el RN no debió ser alimentado ya sea por vía enteral o
parental al menos una hora antes de la muestra.


2. En los prematuros de menos de 35 semanas de edad gestacional, la toma de la muestra
debe realizarse al séptimo día de vida para disminuir los falsos negativos, y debe
repetirse una segunda muestra a los 15 días.


3. Cuando el RN llegue fuera del tiempo ideal, se tomará la muestra de igual manera,
incluso hasta el primer año de vida.


4. La toma se la realiza de cualquiera de los dos talones del recién nacido; el bebé debe
colocarse de forma vertical durante todo el procedimiento y de preferencia apoyado al
pecho de quién lo sostenga.


5. Llenar la cartilla de la muestra con los datos requeridos.
6. Preparar el material: lanceta, guantes, algodones, esparadrapo, torre de secado. Lavarse


las manos y colocarse los guantes quirúrgicos.
7. Preparar tres torundas de algodón, una húmeda con alcohol y dos secas. Estimular el


área dónde se realizará la punción, masajeándola hasta que el pie se encuentre caliente.
8. Desinfectar el área de punción con el algodón húmedo.
9. Realizar la punción con la lanceta y descartar la primera gota con el algodón seco.


Sostener el pie sin presionar, la sangre capilar fluirá sola.
10. La gota debe caer en el papel filtro desde una altura aproximada de 3 mm. Colocar la


muestra en la torre de secado.
11. Presionar con el algodón seco el lugar de la punción, y colocar el esparadrapo


Criterios de error de la toma de muestras


Se considera una muestra mal tomada cuando cumple con uno o más de los siguientes
criterios y, por lo tanto, no puede ser procesada en el laboratorio:




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


59


1 Muestra insuficiente La cantidad de la muestra es insuficiente. La gota es muy pequeña y no se puede ponchar.


2 Tiempo de secado insuficiente
La muestra no tuvo el tiempo suficiente de secado. La muestra
está rayada, desgastada, diluida o contaminada.


3 Muestra sobresaturada
Dos gotas de sangre se unen o se coloca más de una gota en el
mismo círculo.


4 Muestra coagulada La gota de sangre se coagula antes de llegar al papel filtro.


5 Inconsistencia de tiempo
La muestra es de talón y se realizó antes de las 96 horas de vida
del recién nacido, o la fecha de nacimiento es igual a la de la toma


¡Toda muestra mal tomada debe ser repetida inmediatamente!


Proceso de análisis de la muestra


1. Una vez que se clasifican las muestras en bien y mal tomadas, se procede a elaborar la
hoja de trabajo (worksheets) en paquetes de 82 individuos.


2. Se realiza el ponchado de las muestras y de las curvas de calibración para las técnicas
a realizar que son inmunofluorescencias.


3. Las muestras son procesadas y, de acuerdo a los resultados, se puede determinar si una
muestra está elevada, es sospechosa o un caso positivo para la patalogía, sobre la base
del siguiente estándar de laboratorio:


Patología Concentración mínima detectable
Punto de corte en
sangre de talón


Último punto
detectable en


sangre de cordón


HSC 2,2 55 247


Muestra elevada: es la primera muestra de un RN cuyos resultados están sobre los niveles
de corte; la segunda toma es urgente.


Muestra sospechosa: es la segunda muestra de un RN, cuyos resultados están sobre los
niveles de corte. Se inicia tratamiento.


Caso positivo: cuando los resultados se encuentran sobre los niveles de corte en la segunda
muestra. Se realiza una segunda toma.




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


60


Anexo 3
Medicamentos avalados por esta GPC


Hidrocortisona


ATC H02AB09
Indicación Tratamiento de la hiperplasia suprarrenal congénita
Forma farmacéutica
y concentración Sólido oral 5 mg y 10 mg


Dosis


Administrar con alimentos o con leche.


Niños - Dosis usual: 0,5 mg – 0,7 mg/kg/día dividido TID – QID


Adultos - Dosis usual: 25 mg – 30 mg/día VO dividida BID


Precauciones


– Puede reducirse al mínimo las reacciones adversas utilizando la dosis
mínima eficaz durante el período más corto requerido.


– Atrofia corticosuprarrenal cuyas concentraciones plasmáticas han
superado a las fisiológicas por un período mayor a tres semanas.


– El retiro del glucocorticoide posterior al uso prolongado del mismo podría
provocar una insuficiencia renal aguda.


– Es necesario informar al anestesista si el paciente está recibiendo
glucocorticoides para prever una caída de la presión arterial durante un
procedimiento quirúrgico o inmediatamente después.


– Insuficiencia suprarrenal.
– Pacientes que reciben dosis superiores a 32 mg al día.
– Arritmia cardíaca, bradicardia, colapso circulatorio y parada cardíaca en


la administración intravenosa de cantidades elevadas y de forma rápida.
– Signos de infección activa, cirrosis, herpes simple ocular, hipertensión,


diverticulitis, hipotiroidismo, miastenia gravis, úlcera péptica, osteoporosis,
colitis ulcerativa, insuficiencia renal, diabetes, patologías tromboembólicas.


– Epilepsia, glaucoma.
– Infecciones virales (varicela, sarampión, herpes simple ocular, HIV). La


varicela es un motivo de gran preocupación, ya que esta enfermedad,
que normalmente no es grave, puede ser mortal en los pacientes
inmunosuprimidos.


– Anastomosis intestinales recientes.
– Psicosis aguda y trastornos afectivos.
– Niños y pacientes geriátricos son más susceptibles a efectos adversos.


En niños hay mayor riesgo de hipertensión intracraneal y retardo en el
crecimiento.


– Síndrome de supresión, especialmente luego de uso prolongado, con
insuficiencia suprarrenal aguda y grave, que puede poner en peligro la vida.




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


61


Precauciones


– No efectivo en síndrome de dificultad respiratoria en neonatos.
– Mínima actividad de retención de sodio, pero puede incrementarse con


altas dosis.
– Considerar el uso de un mineralocorticoide en insuficiencia suprarrenal.
– Puede ocasionar reactivación de infecciones latentes o la exacerbación de


infecciones recurrentes, dar tratamiento en la amebiasis activa antes de
iniciar el tratamiento con glucocorticoides.


– Incremento de la presión intracraneal en niños después de suspender la
terapia.


– Promueve la reactivación de tuberculosis latente.
– Pacientes que realizan actividad física extenuante pueden presentar el


síndrome de Duchenne, caracterizado por rabdomiolisis y mioglobinuria


Contraindicaciones


Hipersensibilidad a los corticosteroides.


Infecciones sistémicas sin terapia antimicrobiana adecuada. Vacunación
con virus vivos en pacientes que requieren dosis inmunosupresoras de
corticoides.


Efectos adversos


Frecuentes:
Visión borrosa, incremento del apetito, indigestión, nerviosismo, náusea,
vómito, dispepsia, hiporexia, retención hídrica y de sodio, edema, cefalea,
mareo, insomnio, ansiedad, HTA, hipokalemia, hiperglicemia, síndrome
de Cushing, atrofia de la piel, acné, hirsutismo, miopatías, irregularidades
menstruales, equimosis.


Poco frecuente:
Insuficiencia suprarrenal, inmunosupresión, fracturas y osteoporosis con
uso prolongado, artralgias, trastornos psicóticos, úlcera péptica, retención
de líquidos y sodio, ICC. hipersensibilidad, alteraciones de crecimiento,
osificación y pancreatitis en niños, cambios en la coloración de la piel,
cataratas, convulsiones, exacerbación de Diabetes Mellitus, ruptura de
tendones y cicatrización deficiente de heridas por uso crónico.


Raros:
Reacciones alérgicas, urticaria, delirio, desorientación, euforia, episodios
maníaco depresivos, paranoia, psicosis, ceguera súbita, hipercolesterolemia.


Interacciones


Disminución de la eficacia:


– Carbamazepina, barbitúricos, fenitoína, rifampicina: por inducción
enzimática, disminuyen niveles plasmáticos de corticoesteroides.


– Anticonceptivos orales: pueden disminuir sus concentraciones plasmáticas
y ocurrir falla contraceptiva.


– Hormona de crecimiento: pueden disminuir sus concentraciones.




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


62


Interacciones


– Hormona tiroidea y antitiroideos: ajustar las dosis del corticoide, porque la
metabolización del mismo está aumentada en hipertiroidismo y disminuida
en hipotiroidismo.


– Neostigmina: posible efecto antagónico, disminuye respuesta estimuladora
de neostigmina sobre placa mioneural.


– Vacunas vivas (sarampión, rubéola, parotiditis, varicela, rotavirus): puede
disminuir la respuesta inmunológica. Vacunar luego de tres meses de
recibir corticoides sistémicos.


Aumento de los efectos adversos:
– AINE (incluyendo selectivos COX2): efectos aditivos, incrementan riesgo


de sangrado GI y edema por retención hidrosálina.
– Albendazol: mayor riesgo de toxicidad, por mecanismo desconocido.
– Andrógenos: efecto aditivo aumenta riesgo de hipercalcemia, edema y


otros efectos adversos.
– Anticonceptivos orales y estrógenos: aumentan los efectos tóxicos de los


corticoesteroides.
– Amiodarona, amfotericina B, agonistas beta 2 adrenérgicos (salbutamol):


por efectos aditivos, mayor riesgo de efectos adversos e hipokalemia.
– Diazóxido: efectos aditivos, aumenta riesgo de hiperglicemia.
– Digoxina: por hipokalemia, mayor riesgo de arritmias.
– Diuréticos tiazídicos: disminuye eficacia diurética, pero aumenta riesgo


de hipokalemia.
– Imidazoles, macrólidos, quinolonas (ofloxacino, norfloxacina, levofloxacina


y otras): mayor riesgo de arritmia cardíaca por hipokalemia y prolongación
del intervalo QT. Con quinolonas aumenta también riesgo de ruptura del
tendón de Aquiles.


– Inhibidores de la proteasa: por inhibición del P450 aumentan efectos
tóxicos de corticoesteroides.


– Metformina, sulfonilureas, insulina: disminuye eficacia de hipoglucemiantes
por efecto antagónico.


– Metotrexato y otros inmunosupresores: por efecto sinérgico, aumenta
riesgo de infecciones.


– Paracetamol: aumenta riesgo de hepatotoxicidad.
– Warfarina: incrementan riesgo de sangrado GI.


Uso en el embarazo Categoría C
Uso en la lactancia Muy seguro durante la lactancia


Fludrocortisona


ATC H02AA02
Indicación Tratamiento de la hiperplasia suprarrenal congénita




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


63


Forma farmacéutica
y concentración Sólido oral 0,1 mg


Dosis


Administrar con alimentos o con leche.


Adultos:
Dosis usual: 0,1 mg – 0,2 mg/día VO QD.


Niños:
Dosis usual: 0,05 mg – 0,1 mg/día VO una sola dosis o dividida en dos
tomas, en combinación con suplemento de sodio.


Precauciones


– Diabetes mellitus
– Hipertensión
– Hipotiroidismo
– Alteraciones hidroelectrolíticas
– Infecciones
– Herpes simple ocular
– Miastenia gravis
– Enfermedad ácido péptida
– Psicosis
– Insuficiencia renal
– Tromboembolia
– El uso de fludrocortisona puede producir retraso en la cicatrización
– La tuberculosis en estado latente podría ser activada por el uso de


fludrocortisona
– El paciente debe evitar el contacto con personas con sarampión o


varicela si no está vacunado
– El uso prolongado de corticoides podría producir incremento de la presión


intraocular, glaucoma o cataratas


Contraindicaciones Hipersensibilidad al medicamento. Infección fúngica sistémica.


Efectos adversos


Frecuentes:
Hipertensión, retención de agua y sodio, pérdida de potasio y de calcio,
diabetes, osteoporosis, síndrome de Cushing.


Poco frecuentes:
Dispepsia, distención abdominal, pancreatitis, candidiasis esofágica,
debilidad muscular, fracturas de huesos largos, amenorrea, hirsutismo.
aumento de peso, hipercolesterolemia.


Raros:
Alteración de la cicatrización. Petequias, equimosis, eritema facial,
urticaria, hiperhidrosis, hematomas, telangiectasias, insuficiencia cardíaca
congestiva. Leucocitosis. Náuseas, malestar general, vértigo.




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


64


Interacciones


Disminución de la eficacia:
– Vacuna BCG: la fludrocortisona disminuye la eficacia de la vacuna por


antagonismo farmacológico.
– Carbamazepina: disminuye el efecto de la fludrocortisona al afectar la


enzima CYP3A4.
– Ergotamina, dihidroergotamina, eritromicina: disminuye el efecto de estos


medicamentos al inducir la enzima CYP3A4.
– Vacuna de hepatitis A/B, varicela, HPV, tifoidea, rubeola: la fludrocortisona


disminuye la eficacia de estas vacunas por antagonismo farmacológico.


Aumento de los efectos adversos:
– Mifepristona: efecto tóxico.
– Cimetidina: aumenta la concentración de fludrocortisona al inhibir la


enzima CYP3A4.
– Quinidina: aumenta el efecto de la fludrocortisona al actuar sobre el


transportador P-glicoproteína MDR1.
Uso en el embarazo Categoría C
Uso en la lactancia Se desconoce si se excreta o no por la leche materna


Prednisolona


ATC H02AB06
Indicación avalada en
esta guía Tratamiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


Forma farmacéutica/
concentración Sólido oral 5 mg y 20 mg


Dosis 5 mg – 7,5 mg VO QD


Precauciones


– Puede reducirse al mínimo las reacciones adversas utilizando la dosis
mínima eficaz durante el período más corto requerido.


– Atrofia corticosuprarrenal cuyas concentraciones plasmáticas han
superado a las fisiológicas por un período mayor a tres semanas.


– El retiro del glucocorticoide luego del uso prolongado del mismo podría
provocar una insuficiencia renal aguda.


– Es necesario informar al anestesista si el paciente está recibiendo
glucocorticoides para prever una caída de la presión arterial durante
un procedimiento quirúrgico o inmediatamente después.


– Insuficiencia suprarrenal.
– Signos de infección activa, cirrosis herpes simple ocular, hipertensión,


diverticulitis, hipotiroidismo, miastenia gravis, úlcera péptica, colitis
ulcerativa, insuficiencia renal, diabetes, patologías tromboembólicas.


– Epilepsia, glaucoma.
– Infecciones virales (varicela, sarampión, herpes simple ocular, HIV). La


varicela es un motivo de gran preocupación, ya que esta enfermedad,
que normalmente no es grave, puede ser mortal en los pacientes
inmunosuprimidos.




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


65


Precauciones


– Anastomosis intestinales recientes.
– Psicosis aguda y trastornos afectivos.
– Niños son más susceptibles a efectos adversos, hay mayor riesgo de


hipertensión intracraneal y retardo en el crecimiento.
– Síndrome de supresión, especialmente luego de uso prolongado, con


insuficiencia suprarrenal aguda y grave, que puede poner en peligro
la vida.


– No efectivo en síndrome de dificultad respiratoria en neonatos.
– Mínima actividad de retención de sodio, pero puede incrementarse


con altas dosis.
– Considerar el uso de un mineralocorticoide en insuficiencia suprarrenal.
– Puede ocasionar reactivación de infecciones latentes o la exacerbación


de infecciones recurrentes, dar tratamiento en la amebiasis activa
antes de iniciar el tratamiento con glucocorticoides.


– Incremento de la presión intracraneal en niños después de suspender
la terapia.


– Promueve la reactivación de tuberculosis latente.
– Pacientes que realizan actividad física extenuante pueden presentar


el síndrome de Duchenne, caracterizado por rabdomiolisis y
mioglobinuria.


Contraindicaciones


Hipersensibilidad a los corticosteroides, infecciones sistémicas sin terapia
antimicrobiana adecuada, shock séptico, vacunación con virus vivos
en pacientes que requieren dosis inmunosupresoras de corticoides,
Infecciones oftálmicas causadas por bacterias, hongos o virus, pues puede
exacerbar la infección, tiroiditis subaguda no supurativa.


Efectos adversos


Frecuentes:
Visión borrosa, incremento del apetito, indigestión, nerviosismo, náusea,
vómito, dispepsia, hiporexia, retención hídrica y de sodio, edema, cefalea,
mareo, vértigo, insomnio, ansiedad, HTA, hipokalemia, hiperglicemia,
síndrome de Cushing, atrofia de la piel, acné, hirsutismo, miopatías,
irregularidades menstruales, equimosis.


Poco frecuente:
Insuficiencia suprarrenal, inmunosupresión, fracturas y osteoporosis
con uso prolongado, artralgias, trastornos psicóticos, úlcera péptica,
ICC, retención de líquidos y sodio, hipersensibilidad, alteraciones de
crecimiento, osificación y pancreatitis en niños, cambios en la coloración de
la piel, cataratas, convulsiones, exacerbación de diabetes mellitus, ruptura
de tendones y cicatrización deficiente de heridas por uso crónico.


Raros:
Reacciones alérgicas, urticaria, delirio, desorientación, euforia, episodios
maníacodepresivos, paranoia, psicosis, ceguera súbita, hipercolesterolemia.




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


66


Interacciones


Disminución de la eficacia:
– Carbamazepina, barbitúricos, fenitoína, rifampicina: por inducción


enzimática, disminuyen niveles plasmáticos de corticosteroides.
– Anticonceptivos orales: pueden disminuir sus concentraciones


plasmáticas y ocurrir falla contraceptiva.
– Hormona de crecimiento: pueden disminuir sus concentraciones.
– Hormona tiroidea y antitiroideos: ajustar las dosis del corticoide, porque


la metabolización del mismo está aumentada en hipertiroidismo y
disminuida en hipotiroidismo.


– Neostigmina: posible efecto antagónico, disminuye respuesta
estimuladora de neostigmina sobre placa mioneural.


– Vacunas vivas (sarampión, rubéola, parotiditis, varicela, rotavirus):
puede disminuir la respuesta inmunológica. Vacunar luego de tres
meses de recibir corticoides sistémicos.


Aumento de los efectos adversos:
– AINE (incluyendo selectivos COX2): efectos aditivos, incrementan


riesgo de sangrado GI y edema por retención hidrosalina.
– Albendazol: mayor riesgo de toxicidad, por mecanismo desconocido.
– Andrógenos: efecto aditivo aumenta riesgo de hipercalcemia, edema


y otros efectos adversos.
– Anticonceptivos orales y estrógenos: aumentan los efectos tóxicos de


los corticosteroides.
– Amiodarona, amfotericina B, agonistas beta 2 adrenérgicos


(salbutamol): por efectos aditivos, mayor riesgo de efectos adversos
e hipokalemia.


– Diazóxido: efectos aditivos, aumenta riesgo de hiperglicemia.
– Digoxina: por hipokalemia, mayor riesgo de arritmias.
– Diuréticos tiazídicos: disminuye eficacia diurética, pero aumenta


riesgo de hipokalemia.
– Imidazoles, macrólidos, quinolonas (ofloxacino, norfloxacina,


levofloxacina y otras): mayor riesgo de arritmia cardíaca por
hipokalemia y prolongación del intervalo QT. Con quinolonas aumenta
también riesgo de ruptura del tendón de Aquiles.


– Inhibidores de la proteasa: por inhibición del P450 aumentan efectos
tóxicos de corticoesteroides.


– Metformina, sulfonilureas, insulina: disminuye eficacia de
hipoglucemiantes por efecto antagónico.


– Metotrexato y otros inmunosupresores: por efecto sinérgico aumenta
riesgo de infecciones.


– Paracetamol: aumenta riesgo de hepatotoxicidad.
– Warfarina: incrementan riesgo de sangrado GI


Seguridad en el
embarazo Categoría C


Seguridad en
lactancia Seguro durante la lactancia




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


67


Dexametasona


ATC H02AB02
Indicación avalada
en esta guía Tratamiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


Forma farmacéutica/
concentración Sólido oral 4 mg y 8 mg


Dosis Dosis usual: 0,03 – 0,3 mg/kg/día VO/BID


Precauciones


– Los corticoides aumentan las concentraciones de glucosa en sangre,
pueden ser necesarios ajustes de la dosificación de los agentes
hipoglucemiantes.


– Puede reducirse al mínimo las reacciones adversas utilizando la dosis
mínima eficaz durante el período más corto requerido.


– Atrofia corticosuprarrenal cuyas concentraciones plasmáticas han
superado a las fisiológicas por un período mayor a tres semanas.


– El retiro del glucocorticoide posterior al uso prolongado del mismo
podría provocar una insuficiencia renal aguda.


– Es necesario informar al anestesiólogo si el paciente está recibiendo
glucocorticoides para prever una caída de la presión arterial durante un
procedimiento quirúrgico o inmediatamente después.


– Insuficiencia suprarrenal.
– Arritmia cardíaca, bradicardia, colapso circulatorio y parada cardíaca


en la administración intravenosa de cantidades elevadas y de forma
rápida.


– Signos de infección activa, cirrosis, herpes simple ocular, hipertensión,
diverticulitis, hipotiroidismo, miastenia gravis, úlcera péptica, colitis
ulcerativa, insuficiencia renal, diabetes, patologías tromboembólicas.


– Epilepsia, glaucoma.
– Infecciones virales (varicela, sarampión, herpes simple ocular, HIV). La


varicela es un motivo de gran preocupación, ya que esta enfermedad,
que normalmente no es grave, puede ser mortal en los pacientes
inmunosuprimidos.


– Anastomosis intestinales recientes.
– Psicosis aguda y trastornos afectivos.
– Niños son más susceptibles a efectos adversos, hay mayor riesgo de


hipertensión intracraneal y retardo en el crecimiento.
– Síndrome de supresión, especialmente luego de uso prolongado, con


insuficiencia suprarrenal aguda y grave, que puede poner en peligro
la vida.


– No efectivo en síndrome de dificultad respiratoria en neonatos.
– Mínima actividad de retención de sodio, pero puede incrementarse con


altas dosis.
– Considerar el uso de un mineralocorticoide en insuficiencia suprarrenal.
– Puede ocasionar reactivación de infecciones latentes o la exacerbación


de infecciones recurrentes, dar tratamiento en la amebiasis activa antes
de iniciar el tratamiento con glucocorticoides.




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


68


Precauciones


– Incremento de la presión intracraneal en niños después de suspender
la terapia.


– Promueve la reactivación de tuberculosis latente.
– Aumenta el riesgo de perforación en úlceras activas, latentes


diverticulitis, anastomosis intestinales recientes, colitis ulcerosa
inespecífica.


– Aumento de la excreción de calcio.


Contraindicaciones


Hipersensibilidad a los corticosteroides.


Infecciones sistémicas sin terapia antimicrobiana adecuada, Infecciones
sistémicas por hongos, vacunación con virus vivos en pacientes que
requieren dosis inmunosupresoras de corticoides, glaucoma, infección
periocular, incluyendo infección viral en córnea o conjuntiva.


Efectos adversos


Frecuentes:
Visión borrosa, incremento del apetito, indigestión, nerviosismo, náusea,
vómito, dispepsia, hiporexia, retención hídrica y de sodio, edema, cefalea,
mareo, insomnio, ansiedad, HTA, hipokalemia, hiperglicemia, síndrome de
Cushing, atrofia de la piel, acné, hirsutismo, miopatías, ruptura de tendones y
cicatrización deficiente de heridas por uso crónico. Irregularidades menstruales,
equimosis, reacción anafiláctica, angioedema, dermatitis alérgica.
Poco frecuente:
Insuficiencia suprarrenal, inmunosupresión, fracturas y osteoporosis
con uso prolongado, artralgias, psicosis, úlcera péptica, ICC, anafilaxia,
pseudotumor cerebral, alteraciones de crecimiento, osificación y pancreatitis
en niños, cambios en la coloración de la piel, cataratas, convulsiones,
diabetes mellitus.
Raros:
Reacciones alérgicas, urticaria, delirio, desorientación, euforia, episodios
maniacodepresivos, paranoia, psicosis, ceguera súbita.


Interacciones


Disminución de la eficacia:
– Carbamazepina, barbitúricos, fenitoína, rifampicina: por inducción


enzimática, disminuyen niveles plasmáticos de corticoesteroides.
– Anticonceptivos orales: pueden disminuir sus concentraciones


plasmáticas y ocurrir falla contraceptiva.
– Hormona de crecimiento: pueden disminuir sus concentraciones.
– Hormona tiroidea y antitiroideos: ajustar las dosis del corticoide, porque


la metabolización del mismo está aumentada en hipertiroidismo y
disminuida en hipotiroidismo.


– Neostigmina: posible efecto antagónico, disminuye respuesta
estimuladora de neostigmina sobre placa mioneural.


– Vacunas vivas (sarampión, rubeola, parotiditis, varicela, rotavirus):
puede disminuir la respuesta inmunológica. Vacunar luego de tres
meses de recibir corticoides sistémicos.




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


69


Interacciones


Aumento de los efectos adversos:
AINE (incluyendo selectivos COX2): efectos aditivos, incrementan riesgo de
sangrado GI y edema por retención hidrosalina.
Albendazol: mayor riesgo de toxicidad, por mecanismo desconocido.
Andrógenos: efecto aditivo aumenta riesgo de hipercalcemia, edema y otros
efectos adversos.
Anticonceptivos orales y estrógenos: aumentan los efectos tóxicos de los
corticoesteroides.
Amiodarona, amfotericina B, agonistas beta 2 adrenérgicos (salbutamol):
por efectos aditivos, mayor riesgo de efectos adversos e hipokalemia.
Diazóxido: efectos aditivos, aumenta riesgo de hiperglicemia.
Digoxina: por hipokalemia, mayor riesgo de arritmias.
Diuréticos tiazídicos: disminuye eficacia diurética, pero aumenta riesgo de
hipokalemia.
Imidazoles, macrólidos, quinolonas (ofloxacino, norfloxacina, levofloxacina y
otras): mayor riesgo de arritmia cardíaca por hipokalemia y prolongación del
intervalo QT. Con quinolonas aumenta también riesgo de ruptura del tendón
de Aquiles.
Inhibidores de la proteasa: por inhibición del P450 aumentan efectos tóxicos
de corticoesteroides.
Metformina, sulfonilureas, insulina: disminuye eficacia de hipoglucemiantes
por efecto antagónico.
Metotrexato y otros inmunosupresores: por efecto sinérgico aumenta riesgo
de infecciones.
Paracetamol: aumenta riesgo de hepatotoxicidad.
Warfarina: incrementan riesgo de sangrado GI.


Seguridad en el
embarazo Categoría C


Seguridad en
lactancia


Segura durante la lactancia, observar beneficios y riesgos.


Apéndice
Dispositivos médicos para diagnóstico in vitro avalados por esta Guía


A continuación se detalla la lista de los dispositivos médicos esenciales y de diagnóstico
in vitro referenciales, empleados en la Guía de Práctica Clínica, los cuales se encuentran
codificados sobre la base de la nomenclatura internacional ECRI.




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


70


Código Nombre genérico Especificaciones técnicas


19-868-1 Reactivos/Kits para 17-hidroxiprogesterona


Contiene: pozos cubiertos con anticuerpo IgG Anti-17 α
OH-progesterona en bolsa de aluminio resellable, solución
de parada, conjugado 17 α OH-Progesterona-HRP, solución
sustrato TMB, estándares de 17 α OH-Progesterona.
Materiales: soporte de tiras, láminas adhesivas, inserto.
Condiciones de almacenamiento y tiempo de estabilidad
del reactivo, según lo establecido por el fabricante. Estéril y
descartable.


19-868-2
Reactivos/Kits
tamizaje neonatal
17-hidroxiprogesterona


Contiene: placa de papel filtro, placa de elusión, solución
de trabajo, tiras de reacción, solución lavadora, sustrato,
calibradores, control. Condiciones de almacenamiento y
tiempo de estabilidad del reactivo, según lo establecido por el
fabricante. Estéril y descartable.


19-131-1 Reactivos/Kits para cortisol ELISA


Contiene: placa de pocillo dentro de una bolsa sellada con
desecante, tiras de micropocillos, anti IgG cortisol absorbido
en la microplaca, estándares de cortisol, reactivo conjugado,


Sustrato de TMB, solución de parada, inserto. Condiciones
de almacenamiento y tiempo de estabilidad del reactivo,
según lo establecido por el fabricante. Estéril y descartable.


19-131-2 Reactivos/Kits para cortisol RIA


Contiene: trazador, antisuero, calibradores, suero control,
tubos recubiertos. Condiciones de almacenamiento y tiempo
de estabilidad del reactivo, según lo establecido por el
fabricante. Estéril y descartable.


20-005-1
Reactivos/Kits para
dehidroepiandrosterona
(DHEA)


Contiene: microplaca sensibilizada, calibradores, conjugado
enzimático (concentrado), diluyente del conjugado enzimático,
suero de control, solución de lavado (concentrada),
cromógeno, tampón sustrato, reactivo de parada, cubreplaca
adhesivo. Condiciones de almacenamiento y tiempo de
estabilidad del reactivo, según lo establecido por el fabricante.
Estéril y descartable.


19-867-1 Reactivos/Kits para androstenediona


Contiene: placa de microtitulación, conjugado enzimático,
solución Buffer de lavado concentrado, solución buffer
TMB, solución de parada TMB, solución estándar, controles.
Condiciones de almacenamiento y tiempo de estabilidad
del reactivo, según lo establecido por el fabricante. Estéril y
descartable.




Diagnóstico, tratamiento y seguimiento de la hiperplasia suprarrenal congénita


71


19-120-1 Reactivos/Kits para testosterona


Contiene: calibradores de testosterona, reactivos de
testosterona, reactivo buffer conjugado, placa recubierta,
solución de lavado concentrada, sustratos, solución de
parada, inserto. Condiciones de almacenamiento y tiempo
de estabilidad del reactivo, según lo establecido por el
fabricante. Estéril y descartable.


14-183-1


Tubos para extracción
de sangre al vacío sin
anticoagulante (tapa
roja)


Tubos de vidrio o plástico de diferentes tamaños, poseen
tapón de seguridad y etiquetado de identificación de paciente.
No contiene anticoagulante. Estéril y descartable.


12-736-1 Agujas para extracción de sangre al vacío, 20G


Acero inoxidable de doble punta, empaque individual
plastificado, sellado herméticamente, posee tapa plástica.
Tamaño 25 mm y calibre 20G. Estéril y descartable.


12-736-2 Agujas para extracción de sangre al vacío, 21G


Acero inoxidable de doble punta, empaque individual
plastificado, sellado herméticamente, posee tapa plástica.
Tamaño 25 mm y calibre 21G. Estéril y descartable.


12-736-3 Agujas para extracción de sangre al vacío, 22G


Acero inoxidable de doble punta, empaque individual
plastificado, sellado herméticamente, posee tapa plástica.
Tamaño 25 mm y calibre 22G. Estéril y descartable.


10-440-1 Lancetas Metálica, aplanada, puntiaguda en un extremo, de 3 cm de longitud. Estéril y descartable.


18-865-1 Lancetas con protección
Metálica, recubierta de plástico con tapa plástica protectora
(capuchón), punta biselada. Estéril y descartable.


15-062-1 * Espectrómetro de masa tándem


*Espectrómetro de masa tándem se encuentra en el grupo de equipos médicos; sin embargo,
merece mencionarlo en razón de que existen dispositivos médicos utilizados con el equipo
para el diagnóstico de hiperplasia suprarrenal congénita.








CDU: 616+614+575(866) Ministerio de Salud Pública del Ecuador. Diagnóstico,...
Share