01SerieComunicación y Salud desde una perspectiva de derechosGuía de comunicación para...

01SerieComunicación y Salud desde una perspectiva de derechosGuía de comunicación para equipos de salud




01SerieComunicación y Salud desde una perspectiva de derechosGuía de comunicación para equipos de salud


Segunda Edición
Septiembre 2015




Autoridades:


Presidente de la Nación
Dra. Cristina Fernández
Ministro de Salud de la Nación
Dr. Daniel Gollan
Secretario de Salud Comunitaria
Dr. Nicolás Kreplak
Subsecretaria de Medicina Comunitaria, Maternidad e Infancia
Dra. Sabrina Balaña


Coordinación general:
Ianina Lois
Ezequiel Enz
Luciana Mignoli


Comité Asesor
Eva Amorín, Christian Dodaro, Ricardo Bernztein, Andrea Jait,
Juan Valdes, Valeria Zapesochny.


Edición general:
EDUPAS
Nelson Cardoso
Julieta Imberti
Gabriela Guebel
Redacción de contenidos:
Luciana Kulekdjian
Diseño Gráfico:
estudioceruleo.com
Ilustraciones:
Julieta Imberti
Pablo Alarcón


01 SerieComunicación y Salud desde una perspectiva de derechosGuía de comunicación para equipos de salud
————————————————————————




Presentación —> 4
Introducción —> 5
¿Qué comunicación para qué salud?—> 6
Nuestros miradores —> 7




1. La comunicación EN los equipos de salud
—> 11
1.1 En la recepción —> 12
1.2 En la sala de espera —> 15
1.3 En el consultorio —> 18
1.4 En las actividades grupales —> 21
1.5 En el equipo de trabajo —> 24




2. La comunicación DESDE los equipos de
salud —> 27
2.1 Con el barrio —> 28
2.2 Con organizaciones y redes —> 31
2.3 Con los medios de comunicación —> 34




a. Anexo: Cómo elaborar un plan de comunica-
ción —> 37
¿En qué consiste la planificación? —> 38
a.1 Realizar un diagnóstico —> 39
a.2 Formular los objetivos —> 40
a.3 Distinguir los destinatarios —> 41
a.4 Definir los resultados esperados —> 42
a.5 Diseñar las estrategias —> 43
a.6 Elaborar los mensajes —> 44
a.7 Definir los recursos necesarios —> 46
a.8 Definir los criterios de evaluación —> 47




Bibliografía consultada —> 48


Índice


(*) La primera edición de este material se elaboró con el apoyo del Fondo de Población de Naciones


Unidas en Argentina (UNFPA)




Presentación


Muchas veces nos reunimos a pensar en forma colectiva qué salud que-
remos y cómo pensamos construirla. ¿Pero cuántas veces nos pregunta-
mos cómo nos comunicamos? ¿Qué hacemos como efectores de salud
en nuestra interacción con la comunidad?


Pensar la salud como un proceso complejo y colectivo, nos invita a re-
flexionar sobre su dimensión social y pública. Y allí, la comunicación se
convierte en una estrategia política de transformación cultural y sanita-
ria.


Trabajar junto con la comunidad supone conocer sus problemas y nece-
sidades, acercarse a los lugares donde vive y trabaja, favorecer su organi-
zación para incidir en la realidad local. Y en esos desafíos que se dan día
a día en el territorio, la comunicación cumple un rol clave a la hora de
vincularnos y de crear experiencias transformadoras.


El Estado, a través de sus políticas sanitarias y el compromiso de los
equipos de salud locales, acompaña el crecimiento de comunidades más
sanas: que puedan hacer frente a los conflictos que surgen, que cuentan
con saberes propios para enfrentar colectivamente sus problemas, don-
de hay sujetos con identidad, activos y organizados.


En ese sentido, el Estado Nacional viene implementando una serie de
políticas públicas desde una perspectiva integral de la salud que apun-
tan a construir herramientas emancipadoras que permiten transformar
la realidad social del pueblo y mejorar su salud.


En ese marco, esta “Guía de Comunicación y Salud desde una perspecti-
va de derechos” se propone promover el desarrollo y fortalecimiento de
la esfera comunicacional desde abordajes fundados en la salud pública
y colectiva, en la atención primaria de la salud y la participación social,
a fin de contribuir en esa transformación y de favorecer el ejercicio del
derecho a la salud de los pueblos.


Dr. Nicolás Kreplak
Secretario de Salud Comunitaria
Ministerio de Salud de la Nación


—> 4




Introducción


Para garantizar a nuestro pueblo el acceso al cuidado de su salud de ma-
nera equitativa, no podemos desconocer los derechos inalienables a la
asistencia sin distinción alguna, al trato digno y respetuoso y a la infor-
mación clara y oportuna.


Y para cumplir estas garantías es necesario poder acercarse y conocer a
la comunidad con la que trabajamos. Saber sus necesidades y sus pro-
blemas, pero también conocer sus ideas, creencias, culturas, preferen-
cias; sus cantantes populares, sus recetas, sus canciones, sus ídolos; tan-
to colectivos como individuales.


Los equipos de atención primaria de la salud trabajan en la comunidad
con la vida cotidiana como principal insumo: el hablarse, el contarse, el
decirse, es la actividad por excelencia del crecimiento y desarrollo de los
pueblos.


Por lo tanto, un servicio de salud que no cuente con estrategias creativas,
colectivas e innovadoras para comunicarse con su comunidad se estará
perdiendo la posibilidad de incidir en la salud de ese territorio.


Esta publicación es otra de las formas de llegar a los territorios con una
idea de salud integral, entendiendo que se trata también de un espacio
de conflictos y tensiones, de mensajes y contramensajes, de relaciones
de poder y de participación social. Pero por sobre todo con la convicción
de conocer que en el campo popular existen una innumerable cantidad
de trabajadores y trabajadoras que entienden a la salud como un espacio
de militancia, que ejercen su tarea con dignidad y que nunca pierden de
vista que su compromiso diario está con el otro.


Dra. Sabrina Balaña
Subsecretaria de Medicina Comunitaria, Maternidad e Infancia
Ministerio de Salud de la Nación


—> 5


5130 caracteres




—> 6


¿Qué comunicación para qué salud?


Una receta con letra ilegible. Un juego en sala de espera. Una pared so-
brecargada de afiches. Un vaso de agua fresca. Una voz hostil que grita
que no hay más turnos. Una caminata en la plaza del barrio. Un cartel
que prohíbe. Una sonrisa que invita.


Todas esas escenas y muchas más conviven en un centro de salud. ¿Y qué
tienen en común? Que son espacios, actividades, estrategias y formas de
comunicación.


Quienes trabajamos en salud aún nos cuesta reconocernos en nuestro
rol de comunicadores/as sociales. Muchas veces –y hasta sin siquiera
saberlo- somos emergentes de un sistema que sigue basado en el modelo
médico hegemónico y que aún padece una fragmentación y una desarti-
culación históricas. Y desde ese paradigma, se piensa a la comunicación
como la asimétrica relación “médico-paciente”, donde el primero debe
traducir para que el segundo obedezca. Y tanto en la formación de las
ciencias de la salud como en la planificación de las tareas cotidianas no
se suelen incluir a la comunicación como una disciplina de directa in-
tervención en la práctica, sino como un aspecto secundario frente a las
dimensiones clínicas.


Si entendemos a la salud como un proceso dinámico, complejo y colecti-
vo, podemos entender a la comunicación como una dimensión transver-
sal a todos los equipos que tiene una potencia tal que puede transformar
la cultura organizacional, crear y recrear otros sentidos posibles y mejo-
rar las interacciones con nuestros interlocutores, públicos de interés y
ciudadanía.


Este material pretende ser un aporte concreto para que trabajadores/as
de salud puedan reflexionar sobre las propias prácticas desde la esfera
comunicacional y propiciar la formulación de nuevas estrategias de co-
municación que contemplen a la comunidad como actor protagónico de
su salud. Una forma más de apostar a la salud pública.


Lic. Luciana Mignoli
Comunicación Social
Secretaría de Salud Comunitaria
Ministerio de Salud de la Nación




—> 7


Nuestros miradores


Pensamos la Serie Comunicación y Salud desde una perspectiva de derechos,
como un material de orientación y apoyo para los equipos de salud que tra-
bajan en Centros de Atención Primaria (CAP’s), hospitales o centros de sa-
lud desarrollando tareas de asistencia, prevención y promoción de la salud.


Entendemos que comunicación y salud son dos prácticas que necesitan
caminar juntas para que la salud esté enraizada con las comunidades.
Este encuentro entre comunicación y salud configura un campo clave y
estratégico, ya que involucra el derecho a la información ligado directa-
mente a una mayor accesibilidad al servicio de salud.


En la actualidad el sistema de salud presenta todo tipo de barreras (des-
información, lenguaje técnico, demoras), tanto para los usuarios como
para los integrantes de los equipos de salud. La comunicación puede
transformarse en un puente para sortear esas barreras y mejorar las con-
diciones para quienes se atienden en los centros de salud, así como para
quienes trabajan en ellos.


Todo modelo de salud se corresponde con un modelo comunicacional.
¿Cuál es el que subyace detrás de nuestras prácticas?
Un modelo de salud piramidal, donde las informaciones ‘bajan’, suele
acompañarse de un paradigma de salud autoritario, verticalista. Los mo-
delos verticales no favorecen la participación en la propia curación por
parte de los pacientes. Consideramos que los procesos de comunicación
circulares son más convocantes, inclusivos y humanos.


Esta Serie invita a pensar el trabajo en nuestros centros de salud desde el
mirador de la comunicación, teniendo en cuenta que el derecho a la infor-
mación y a la comunicación son piezas centrales en la posibilidad del acceso
a la salud. Más aún, desde una concepción de la salud integral, la comuni-
cación es parte constitutiva del proceso de atención y cuidado del paciente.


Mirador 1: Perspectiva de derechos


Pensar la salud como un bien público, como un derecho social, supone
un abordaje integral del ser humano. Esta perspectiva permite pensar
al ser humano como un ser biopsicosocial, entramado en la familia, en
la cultura, en su historia individual y social, y a la salud como un proce-
so dinámico. También nos orienta a superar el concepto de salud como
‘la ausencia de enfermedad’. Salud entonces no sólo como algo que se
ofrece desde el saber/poder médico, a lo que la gente accede o no, sino
también como la capacidad permanente de los individuos y las comu-




—> 8


nidades organizadas para modificar los aspectos y las condiciones que
obstaculizan el desarrollo de una vida plena, con mayor bienestar.


Desde esta concepción la salud no se limita a la asistencia sanitaria. Es
un derecho humano básico, vinculado con las condiciones de vida.


La salud se construye así desde una doble perspectiva: como un derecho
compromiso y tema de todos/as. No es exclusivamente un tema médico, es
un tema cívico. Es la construcción colectiva de un proyecto de vida digno.


Mirador 2: Derecho a la información


El acceso a la información es también un derecho que permite, entre
otras cosas, que las personas puedan tomar decisiones en relación con
su salud. Es necesario asegurar que la información sobre derechos, ser-
vicios y recursos llegue a toda la población, en particular a aquellos sec-
tores sociales más vulnerados.
Se trata de proporcionar herramientas que posibiliten mejorar la capaci-
dad de cuidado sobre la propia salud y la salud de la comunidad.


El acceso a la información facilita que los individuos y las comunidades
puedan desarrollar una participación concreta en la fijación de priori-
dades, la toma de decisiones y la puesta en marcha de estrategias para
alcanzar un mayor nivel de salud.
Pero para que la información llegue a destino debe estar presentada de
manera clara, en un lenguaje accesible y adecuado y diferenciado según
las prácticas culturales de cada comunidad y población destinataria.


Mirador 3: Perspectiva comunicacional


El paradigma clásico y hegemónico de la comunicación (propio de la
modernidad), reduce el campo meramente a un aspecto tecnológico: co-
municación = medios de comunicación.
Sin embargo, más que un fenómeno tecnológico o instrumental, la co-
municación es un proceso antropológico.
“Antes que la tecnología desarrollara sus avances en el campo comunica-
cional e informático, antes de que la comunicación adquiera el carácter
de mediático, la comunicación fue, es y será un fenómeno antropológico,
social, un fenómeno específicamente humano”1.


Cuando decimos ‘comunicación’ estamos expresando algo más amplio y
complejo que el simple hecho de difundir o informar.




—> 9


Rosa María Alfaro nos dice que “lo comunicativo es para nosotros una
dimensión básica de la vida y de las relaciones humanas y sociocultura-
les. Es el reconocimiento de la existencia de actores que se relacionan
entre sí dinámicamente, a través de medios o no, donde existe un UNO y
un OTRO, o varios OTROS, con quienes cada sujeto individual o colecti-
vo establece interacciones objetivas”2.


Nuestro lenguaje constituye una característica esencial, en tanto dife-
renciadora, del ser humano. El lenguaje es fundamentalmente productor
y portador de sentido a través de ideas, sentimientos, valores, ideales.
Por esto, cuando hablamos, escribimos, informamos; reforzamos valo-
res, modelos, estereotipos.


No se trata de lo que queremos decir sino qué sentido tiene lo que deci-
mos al ser escuchado por otros. Como afirma Rafael Echeverría, lo que
importa no es lo que se dice sino lo que la otra persona interpreta.


Las concepciones tradicionales hoy van cediendo paso a otros modos de
concebir la comunicación y su relación con la salud. La sociedad toda va
tomando conciencia de que el lenguaje ‘construye el mundo’. Lo recrea,
lo sostiene, e incluso prefigura ‘otros mundos posibles’.
Esto implica cambios sustanciales para el campo de la comunicación,
la labor de los equipos de salud de CAP, hospitales y centros de salud en
iniciativas de comunicación y salud.


La comunicación ha dejado de ser un ‘instrumento al servicio de’, para
convertirse en una dimensión estratégica en el campo de la salud. Es el
espacio común donde las interacciones posibilitarán nuevos sentidos y
mejoras en la salud de la comunidad.


El sentido de la Serie Comunicación y Salud, desde una perspectiva de
derechos, es facilitar la tarea diaria de todos y todas los/las que trabajan
en prevención como verdaderos comunicadores para la salud.


“El Diálogo es una relación horizontal de ‘A’ con ‘B’.
Nace de una matriz crítica y genera criticidad. Cuando
los dos polos del diálogo se ligan así, con amor, con
esperanza, con fe el uno en el otro, se hacen críticos
en la búsqueda común de algo. Sólo ahí hay comuni-
cación. Sólo el diálogo comunica”.
Paulo Freire


La Guía 1 de la Serie les propone un trayecto de lectura que comienza
con un primer capítulo abordando la dimensión de la comunicación al
interior del equipo de trabajo, puertas adentro del hospital, CAP’s o cen-


1 Magarola Oscar, “Una aproxima-
ción al campo de la Comunicación
Comunitaria”, apunte de cátedra TAO
Comunitaria, UBA, 2005.
2 Rosa María Alfaro: “Una comunica-
ción para otro desarrollo”, 1993.




—> 10


tro de salud: Los procesos de comunicación que se dan desde la recep-
ción, pasando por la sala de espera, el consultorio, actividades grupales y
la comunicación en el equipo de trabajo.


El capítulo 2 propone recorrer los distintos espacios de comunicación
con el afuera: el barrio, con otras organizaciones y redes, con los medios
de comunicación locales.


Y para finalizar, en el Anexo, podrán encontrar una propuesta básica y
sencilla para diseñar un plan de comunicación aplicado a temáticas de
salud. Una breve planificación para definir políticas y estrategias de co-
municación para la salud.


Los invitamos a recorrer la guía.




Las personas somos seres de relación, contamos con un lenguaje,
palabras, risa y sonrisa, gestos, posturas. Un amplio repertorio que
nos permite entrar en juego con las otras personas. Comunicarnos.


Los hospitales, CAP, centros de salud, son espacios donde se de-
sarrollan múltiples y complejos procesos de comunicación. De
puertas adentro y también hacia fuera. Son en sí mismos eventos
comunicacionales. Se presentan como textos colmados de signifi-
cados: las paredes, los carteles, los espacios, las conversaciones, los
cuerpos, los uniformes. Todo comunica con un orden marcado por
los procesos de comunicación generados por el equipo de salud.


Los invitamos a descubrir y analizar el complejo entramado de pro-
cesos de comunicación internos del equipo de salud.


1La comunicación EN los equipos de salud




Ninguna relación comunicacional sucede en el vacío, nos comunicamos
desde espacios concretos, que tienen una historia, una geografía. Somos
parte de una trama social compuesta por una red de relaciones interper-
sonales y mediáticas.


El lugar de la recepción o administración de un hospital o un CAP, es la
puerta de entrada al sistema de salud, el primer eslabón de la consulta.
Por lo tanto, es la cara visible o la tarjeta de presentación de la institución
ante las personas. Al poseer semejante jerarquía es, sin lugar a dudas, un
espacio, clave, estratégico y fundamentalmente sensible para ofrecer una
atención amigable en salud. El acceso a los servicios de salud puede verse
obstaculizado por una recepción que no comprende su rol comunicador.


El contacto directo, personal y cara a cara, con las personas que se van a
atender nos permite una interacción mayor y más intensa. También nos
expone mucho más que un trato despersonalizado.


En la recepción hay salas, pasillos, sillas, camillas, carteles. Hay médi-
cos, enfermeras, agentes sanitarios, psicólogos, administrativos que
establecen, vínculos, jerarquías, y desde sus emociones, convicciones y
modalidades de relación y liderazgo construyen, climas de trabajo. Los
mensajes que producen están inscriptos en esa trama organizacional y
sociocultural.


Todo transmite un mensaje:
> a nivel verbal (órdenes, consignas, sugerencias, consejos, in-


formación),
> a nivel no verbal (gestos, posturas, silencios, miradas, tonos


de voz),
> el contexto (carteles o indicadores, las sillas, el ruido, la ilumi-


nación, la cantidad de gente),
> los soportes o insumos (turnos, planillas, volantes, afiches, re-


medios).


A la vez, no comunicamos todo lo que queremos. Por ejemplo, se comu-
nica ‘sin querer’, que hay desinterés en las personas si no hay donde sen-
tarse a esperar; o en cambio, que su tiempo es valioso si damos números
y llamamos por orden.


Quien recibe
Las personas que atienden a la gente en primer lugar, tienen reservada
una tarea muy importante la de establecer una comunicación empáti-
ca. Empatía significa poder ponerse en el lugar del otro, intentar sentir
como el otro siente. Mirar desde sus ojos. Significa abrir la puerta para
que se entable una relación de confianza.


LECCIONES APRENDIDAS
¿Prejuicios, maltrato o discriminación?
Cartel puesto en un CAPS: “No se entre-
gará leche si tiene las manos sucias”.
Desinformación
Una mujer pregunta dónde denunciar
un abuso sexual contra una niña, y le
responden: “No sé, señora, pero acá no.
¿Por qué no va a la comisaría?”
Estos mensajes son producidos sin una
planificación, muchas veces sin acuerdo
del equipo. Sin embargo, resultan muy
significativos para quien los recibe.


—> 12 —CAPÍTULO 1 :


En la recepción1.1




Vale la pena recordar que la persona que viene a atenderse tiene dere-
cho a acceder a la salud, a recibir un trato amable y ser respetada como
ciudadana. No es un número ni un objeto pasivo (‘paciente’= que en paz
espera).


El contexto de la atención primaria de salud muchas veces se desarrolla
en el marco de una gran carga de emociones: angustia, preocupación,
miedo, incertidumbre. Quien está en la recepción puede ser un referente
que encauce esta energía brindando información válida. Por el contra-
rio, también puede promover el desborde o provocar si utiliza lengua-
je o tono inadecuado: ‘Si hubieras venido antes, ahora no estarías así.’
También altera el sentido de su rol cuando omite información clave (in-
dicar que el paciente acuda al día siguiente sin especificar horario de
atención o documentación requerida) o cuando obstaculiza con pedidos
burocráticos o administrativos que no corresponden (por ejemplo, soli-
citar DNI a quien concurre a la consulta).


Ofrecer un trato amable e información clara y precisa será de vital im-
portancia en esta tarea.


Los empleados/as que atienden en este sector, son verdaderos comuni-
cadores, y en tal sentido deben hacer un esfuerzo por:


> escuchar, contener,
> guiar, orientar, facilitar,
> explicar, informar, aconsejar, derivar,
> hacer sentir cómodo/a.


Comunicar en la recepción o administración, en síntesis, no se trata sólo
de transmitir información o datos, sino de:


> dialogar con las personas,
> ayudar a entender,
> orientar,
> re-preguntar,
> reducir dudas,
> evitar todo tipo de malos entendidos o confusiones.


Crear confianza es clave para que los usuarios regresen al centro y conti-
núen con los tratamientos o consultas.


La sonrisa invita a la sonrisa.
Y los gestos tienden a imitarse.
———


—> 13—La comunicación EN los equipos de salud




—> 14 —CAPÍTULO 1 :


SUGERENCIAS


> Tratar con respeto (saludar, agradecer, no levantar la voz).
> Ponerse en el lugar del otro (hacer un esfuerzo por entender


su punto de vista).
> Brindar los datos por escrito: cuándo, quién, dónde.


Buscar códigos y un lenguaje común (con especial atención
con culturas o costumbres diferentes a las propias).


> Repetir las ideas principales que se quieren transmitir.
> Repreguntar para asegurarse de que se responde a la real


necesidad de quien consulta.
> Consultar con un colega cuando no se conoce la informa-


ción adecuada.
> Incluir, no expulsar: derivar al centro adecuado cuando el


tema de consulta no lo toma nuestro Centro de Salud. (Hay
situaciones en que la respuesta adecuada a esa primera con-
sulta será la única oportunidad de recibir ayuda: por ejem-
plo, en situaciones de violencia contra mujeres y niños).


> Tener en cuenta que no todas las personas saben leer y
escribir.


> Observar los rostros de nuestros interlocutores, podemos
interpretar si comprenden o no el mensaje que transmitimos.


> Fundamentar cuando algo no se puede resolver.
> Al hablar, mirar a los ojos.


PARA SEGUIR PENSANDO
¿Cómo saber qué está comunicando nues-
tro espacio, nuestra recepción?
¿Qué podríamos preguntar a quienes asis-
ten a las consultas para saber cómo llegar
mejor con nuestros mensajes?
¿Qué comunican las paredes y carteles?
¿Existen canales formales de información?
¿Qué aspectos de la comunicación en la
recepción/administración habrá que mejo-
rar?




—> 15—La comunicación EN los equipos de salud


En la sala de espera 1.2


Transformar el tiempo de espera en aprendiza-
je
La sala de espera, de un hospital o CAP, puede convertirse en un lugar
hostil. La gente llega con alguna dolencia y está esperando, muchas ve-
ces incómoda. La experiencia que se vive en la sala de espera condicio-
na el futuro de la relación del usuario con el centro de salud, y con su
tratamiento, ya que ese mensaje funciona como antesala de la consulta
propiamente dicha. Cuando se combinan la falta de información sobre
el funcionamiento del lugar, los problemas organiza tivos, con la larga es-
pera de varias personas aquejadas por diferentes dolencias o problemas
de salud, se genera un contexto negativo que condiciona la atención de
los/as usuarios/as.


Históricamente, la sala de espera ha sido considerada como un lugar de
‘pérdida de tiempo’ donde las personas se ‘acumulan’ con el único fin de
aguardar su turno para ser atendidas. Si el tiempo de espera es prolon-
gado y no se proporciona ninguna explicación razonable, entonces se
genera el clima propicio para toda clase de comentarios y quejas en re-
lación con la forma de atención del establecimiento y de los médicos en
especial.


La sala de espera es un escenario ideal para trabajar los temas de salud,
ya que hay tiempo de espera y necesidad de información. El desafío está
en cómo aprovechar el tiempo de la espera y trasformarlo en un tiempo
activo de participación grupal para realizar acciones de promoción de
la salud.


Planificar la comunicación en la sala de espera
Si no planificamos la comunicación en nuestros espacios de acción y la
dejamos librada al azar, muy posiblemente ese azar nos juegue en con-
tra. Todo comunica, decía Watzlawick, o al menos es imposible No co-
municar.


Planificar es:
> pensar previamente
> definir qué objetivos se persiguen
> establecer cómo lograrlos


Si queremos planificar lo que sucede en la sala de espera de nuestro cen-
tro de salud, hospital o CAP para modificar la situación actual, es ne-
cesario empezar por un buen diagnóstico: ¿Cuáles son los principales
problemas que se manifiestan en la sala de espera? ¿Cuáles podrían ser
sus causas? ¿Cómo es el clima? ¿Cómo se sienten las personas mientras
esperan ser atendidas?


Andrés llega al Centro de Salud de
su barrio para hacer una consulta
con su médico. En la recepción
le avisan que hay demora en
la atención pero no le aclaran
por qué. Alza la vista en busca
de un asiento pero se da cuenta
de que están todos ocupados y
debe aguardar su turno de pie.
Hace mucho calor y no hay agua
fresca. Algunos chicos lloran, otros
juegan. El clima es de impaciencia
para algunos, de charla para otros.
En el tiempo de espera pueden
pasar muchas cosas. Por ejemplo:
una señora se acerca a Andrés
quejándose de la demora en la
atención. De paso, le cuenta lo que
le pasa. Andrés la escucha y luego
le comenta a qué viene él: hablan
de la alta presión, de la sal. Siguen
con el tema del colesterol. Pasan
por un listado de alimentos. Qué
conviene y qué no conviene…
———




—> 16 —CAPÍTULO 1 :


SUGERENCIAS


> Es importante que la sala de espera cuente con sillas mó-
viles y en lo posible ubicadas de manera circular, porque
favorece el diálogo entre los asistentes.


> Una herramienta muy útil para crear un ambiente prove-
choso, es una cartelera que contenga información acorde
a los temas más tratados en las consultas. Por ejemplo: un
mes se dedica a temas generales: alimentación, salud y afec-
to, importancia del ejercicio. Otro, a problemas específicos:
alcoholismo, sobrepeso, bulimia y anorexia. Puede incluirse
información institucional: días y horarios de atención de los
médicos especialistas, días y horarios de charlas y grupos de
apoyo, etc. Es muy importante que la información esté orde-
nada para que se pueda leer con facilidad.


> Otro elemento a considerar es la existencia de una mesa
de orientación con una persona que brinde asesoramiento.
Ahí se pueden ofrecer folletos y cartillas para profundizar los
temas consultados e informar acerca del tiempo de espera.


> En lo posible, es útil disponer de soportes audiovisuales,
como una pantalla y reproductor de DVD, donde se puedan
proyectar materiales de educación para la salud.


Las carteleras de los CAP no
están bien utilizadas. Son
poco atractivas y no están
actualizadas.
Administrativa de CAPS.


Además de servir como un espacio de contención y orientación para
matizar la espera, la sala puede ser un lugar ideal para realizar accio-
nes de promoción de la salud.


Posibles acciones a realizar en el espacio de sala de espera:
> Una interesante y sencilla acción es utilizar este tiempo para


recoger preguntas e intereses de los pacientes (que luego pue-
den usarse como insumo para otras actividades).


> Para esta acción se puede elaborar una encuesta autoadminis-
trada para que los pacientes la completen mientras esperan y
luego la depositen en una urna ubicada en algún lugar visible.


Ejemplos.
> Una lista de temas, para marcar con una cruz aquellos


que les interesan para una charla.
> Un auto test que tenga varios ítems y puntaje para cada


uno: alimentación, ejercicio, dormir, horas de TV por día,
etc. Quien llena los datos luego puede comparar sus re-
sultados con los valores propuestos en el dorso de la hoja.




—> 17—La comunicación EN los equipos de salud


Es importante que haya personal preparado para explicar
de qué se trata la encuesta y responder a las dudas.


> Es muy efectiva la realización de actividades tales como una
charla sobre un tema en particular, juegos, talleres participati-
vos, entre otros. Vale la pena conocer la experiencia de talleres
en sala de espera del Hospital Argerich (Ver punto 1.4).


> Una acción muy sencilla, y que no requiere demasiada prepa-
ración, es el reparto de folletería entre los presentes en la sala.
Esta actividad ayuda al inicio de alguna conversación y puede
ser fuente de información sobre las dudas e inquietudes de los
pacientes. Los folletos pueden darse en mano, o estar en dis-
penser o mesas.


> Cuando no existen los recursos humanos necesarios, se puede
contar con voluntarios/as que trabajen en salas de espera con-
versando sobre temas de salud, mostrando materiales de pre-
vención, intercambiando opiniones. Este tipo de actividades
puede aliviar la tarea médica, ya que los profesionales tienen
poco tiempo para cada consulta y mucho para intercambiar
con el paciente.


Estas actividades se consideran imprescindibles cuando los equipos tie-
ne un concepto integral de salud: la salud como una forma de vida, de
expresar las emociones, de vivir cada día. En la sala se puede trabajar
la idea de salud como posibilidad de prevenir enfermedades o situa-
ciones que conduzcan a riesgos futuros: consumo excesivo de alcohol,
automedicación, embarazos no planeados. También se puede plantear
que la manera de enfermarse menos no es sólo tomar medicamentos,
sino aprender a vivir de manera más saludable, caminar por la vereda
del bienestar.


Un taller en sala
de espera tiene
características especiales:
> el tiempo es limitado
> es un grupo abierto
> las edades o intereses
pueden ser dispares.
———




—> 18 —CAPÍTULO 1 :


En el consultorio 1.3


Dentro de los establecimientos de salud, el consultorio es el espacio don-
de la comunicación interpersonal se expresa con mayor despliegue y pro-
fundidad. Luego de atravesar la recepción y aguardar su turno en la sala de
espera, la persona es recibida por el profesional de salud en su consultorio.
Resulta indispensable para el profesional analizar cómo se lleva a cabo ese
encuentro, tan esperado por la persona que viene a hacer una consulta.


Ese encuentro cara a cara, es una instancia de comunicación básica y
directa pero al mismo tiempo rica, intensa y compleja. Dicho encuentro
puede ser una oportunidad de aprendizaje y verdadera comunicación.


La información en la consulta es clave, el usuario tiene derecho a estar in-
formado sobre su dolencia o enfermedad y su posible tratamiento. Cuando
quien consulta no logra recepcionar el mensaje, debe ser explicado clara-
mente a su cónyuge, padres, hijos, hermanos o parientes más cercanos. El
usuario de salud tiene derechos: derecho a la información, a acceder a su
historia clínica, a conocer los resultados de estudios y análisis, a conversar
sobre el plan del equipo médico para tratar su problema si es que lo hubiera.


La comunicación profesional - usuario de salud, es tan importante en la
atención como el buen diagnóstico. El/la profesional tiene a su alcance
recursos para garantizar el acceso a la salud cuando el usuario llega a la
consulta:


> No hacer sentir a la persona como un número más.
> Saludar a la persona que llega a su consultorio. Una cálida son-


risa es siempre la mejor bienvenida.
> Cómo se nombra a la persona también va a depender de las


costumbres de cada lugar. En algunos lugares es adecuado
llamar por el nombre, mientras que en otras esto es tomado
como muestra de excesiva confianza.


> El uso de diminutivos o apodos genera una infantilización del
paciente que dificulta una comunicación efectiva.


Durante la consulta
Recordemos que el protagonista en la consulta es el paciente. Si logramos
generar una relación de comunicación que favorezca el diálogo y la confianza
podremos contar con más elementos para llegar a un mejor diagnóstico y un
mejor tratamiento.


> Es conveniente empezar la entrevista con una pregunta
abierta que estimule el relato del motivo de la consulta. Por
ejemplo: ¿Qué lo trae por acá? Un buen diálogo tiene como
punto de partida preguntas que inviten a la expresión.


> Antes de realizar cualquier indicación, es necesario escuchar
con paciencia y atención el motivo de la consulta. Cada per-
sona tiene su forma y sus tiempos de expresarse.


Ejemplo
———
Es frecuente que a las madres en la con-
sulta se las llame “mamitas”. Dirigirse
a ellas de esa manera puede hacerlas
sentir ‘reducidas’ a su rol de madres,
despersonalizadas, o infantilizadas.


LECCIONES APRENDIDAS
Hay médicos o recepcionistas que piden
el DNI a quien concurre a atenderse.
Esta acción va en contra del derecho a
la salud.


¿Qué pasa cuando en un centro de salud
no quieren atender a un/a adolescente
si no está acompañada por un adulto?
De acuerdo a la nueva Ley de Salud
Sexual y Procreación Responsable (Ley
25.673), los adolescentes tienen derecho
a recibir la atención sin la compañía de
un adulto.




—> 19—La comunicación EN los equipos de salud


> Intente mirar siempre a los ojos. El contacto visual es cru-
cial para entablar una buena comunicación. Muchas veces el
profesional hace otras cosas mientras atiende a quien está re-
latando su dolencia o situación. Esto comunica falta de inte-
rés. Cuando escribe en la ficha es importante que cada tanto
levante la vista y mire a los ojos.


> Procure ponerse en el lugar del otro. Una forma efectiva
para lograr empatía y una comunicación eficaz es preguntarse
cómo se sienten las personas al ser atendidas por nosotros.


> Recuerde que sin códigos comunes, palabras compar-
tidas, no hay comunicación posible. Muchos médicos no
conocen la realidad de sus pacientes, sólo se limitan a relacio-
narse con ellos desde la enfermedad y no desde la integralidad
de la persona.


> El espacio de consulta no debe reducirse meramente a
transmitir datos al paciente, es una instancia para dialogar,
preguntar, orientar, aconsejar, prevenir, conversar.


> La consulta se puede complementar con otros espacios
de información que refuerzan la tarea del médico, por ejem-
plo con una consejería (donde se atiendan dudas y preguntas),
actividades en la sala de espera (ver punto 1.2), como espacios
de prevención y promoción de la salud.


> Hablar de calidad de atención en la consulta, no solo implica
una buena atención clínica, sino también poder desplegar un
espacio de escucha donde puedan volcar todas sus dudas,
inquietudes y, a veces, angustias.


El ambiente también comunica
El ambiente del consultorio debe estar preparado de tal manera que invite a
crear un clima de intimidad y confianza. El paciente debe sentirse cómodo
para hablar.


Para esto, podemos acondicionar el lugar con buena iluminación, alejado
de ruidos e interrupciones innecesarias y con los elementos de trabajo a
mano, y así ayudar en el proceso de entablar una buena comunicación.


Crear un ambiente de calidez y tranquilidad es importante para que el
paciente se exprese con libertad y tenga deseos de volver a visitarlo para
futuras consultas.


Al despedirse…
Un momento crucial en la visita al médico es cuando éste informa las
indicaciones y escribe la receta. Suele suceder que en esta instancia la
persona se pone nerviosa porque no lograr retener ni entender lo que le


Es importante hacer sentir
cómodo al paciente para que
quiera volver.
Médica pediatra de CAP.


¿Notaron la cantidad de
mensajes que circulan en los
ambientes de salud que indican
prohibiciones? ¿Cuántos
carteles hay que permitan o
inviten a hacer...?
———




—> 20 —CAPÍTULO 1 :


está indicando el médico y menos aún lo que escribió. Y se va sin tener
claras las prescripciones.


Muchas veces quien consulta percibe apuro en el médico, por lo cual no
se atreve a volver a preguntar lo que no entendió porque teme hacerle
perder tiempo. Otras veces, no quiere mostrar que no entiende, por no
mostrar ignorancia, o por timidez para re-preguntar.


SUGERENCIAS


> Utilizar palabras lo más claras y sencillas posible, aún
para explicar procesos complejos. Evitar el uso de términos
técnicos y siempre traducirlos a un leguaje cotidiano.


> Re-preguntar, volver a preguntar lo mismo pero de otra
manera, para revisar si entendió las indicaciones. Es impor-
tante explicar si se entendieron sus indicaciones con clari-
dad.


> Si el paciente no entiende las indicaciones, es conveniente
explicarle a quien lo acompaña.


> Escribir la receta con letra clara y leerla en voz alta al
paciente (quizás la persona no sepa leer y no se lo diga).


El proceso de cura o mejor
de la salud comienza en el
consultorio; según cómo se
establezca la comunicación
médico – usuario del sistema de
salud.
———




—> 21—La comunicación EN los equipos de salud


En las actividades grupales 1.4


En este apartado, vamos a desarrollar algunos temas que nos permitirán
planificar actividades grupales para realizar acciones de promoción de la sa-
lud en el propio centro u hospital. Si bien hay personas que son ‘especialistas’
en este tipo de tareas, las herramientas que presentaremos a continuación
pueden ayudarnos a realizarlas. La potencialidad para la animación de las
actividades grupales reside, básicamente, en la habilidad para que todos/as
se sientan cómodos e invitados a participar. Simpatía, empatía, gracia, capa-
cidad de transmitir conceptos simples son cualidades que ayudan mucho.
Dentro de los equipos de salud siempre hay trabajadores con potencial para
llevar adelante acciones con los grupos: charlas, reuniones, talleres.


Quizás el desafío mayor, en principio, es conformar un grupo. ¿Han sido las
personas convocadas para un taller o charla grupal especialmente, o son con-
currentes al centro, esperando su turno? Conformar un grupo implica que
existan interacciones entre sus miembros, que haya diálogo en torno a un ob-
jetivo en común. Nuestro objetivo será explorar sobre las potencialidades para
configurar como grupo ese conjunto de personas. Si el objetivo de nuestra ta-
rea está claro, si contamos con una buena planificación y logramos motivar
a las personas con las que vamos a trabajar, tendremos un excelente augurio.


¿Cómo planificar una actividad grupal?
> Dónde, quiénes, para qué y durante cuánto tiempo son las


primeras variables a considerar para planificar las actividades.
> Al comenzar, es necesario conocer al grupo con el que trabaja-


remos. Contar con la mayor cantidad de datos sobre los partici-
pantes ayuda a direccionar nuestras acciones y a cometer menos
errores. ¿Qué motivaciones tiene el grupo? ¿Qué necesidades bus-
ca resolver? ¿Es un grupo espontáneo (como en la sala de espera)
o se reúne voluntariamente (como los grupos de apoyo)?


> Es imprescindible definir los objetivos de la actividad: ¿qué
queremos lograr?; ¿para qué? Los objetivos van a depender de
las características del grupo y de nuestro diagnóstico previo.


> Seleccionar el tipo de actividad: de información, sensibiliza-
ción, reflexión.


> Definir los temas a trabajar.
> Distribuir roles y tareas en el equipo.
> Reunir o diseñar los recursos y materiales necesarios para lle-


var adelante la actividad: afiches, fotografías, tarjetas, rotafo-
lios, insumos.


> El espacio para la actividad es muy importante: si es cómodo,
si hay privacidad, si las sillas son móviles, si es silencioso, etc.


> Pautar los tiempos de cada momento, ser rigurosos pues si la
actividad se extiende, los asistentes comienzan a retirarse y el
cierre no se hace o se hace desgranado.


> Evaluar las actividades para hacer ajustes.


Ejemplo
———
En la tarea de los agentes sanitarios en APS, se
puede complementar la visita domiciliaria con
charlas comunitarias. Las mismas consisten
en reunir en alguna casa, en la plaza o en un
salón prestado a varias familias interesadas
para dar una charla sobre un tema de interés
comunitario, por ejemplo, cómo prevenir la
diarrea infantil en verano. (Ejemplo tomado de
los AS dependientes del Hospital de Tartagal -
Pcia. de Salta).




—> 22 —CAPÍTULO 1 :


Ejemplo de planificación de una actividad
———
Lugar: salón del club social del barrio.
Participantes: madres de niños de 0 a 2 años que habitualmente
concurren al centro de salud.


TIEMPO MOMENTOS ACTIVIDAD RECURSOS


20 minutos Presentación -Presentación del coordinador y
del taller.
-Técnica de presentación.
-Introducción al tema del taller:
Lluvia de ideas


-Sillas móviles
-Pizarrón o papel
afiche.


50 minutos Desarrollo de la
actividad


-Juego del Acuerdo-Desacuerdo.
-Debate


-Tablero con tar-
jetas
-Fibras


20 minutos Cierre y evalua-
ción


-Síntesis y conclusiones
-Encuesta evaluativa


-Fotocopias con la
encuesta de eva-
luación



Tarea de los coordinadores


> Tienen claro el objetivo de la actividad y plantean el encuadre co-
rrecto para orientar el trabajo del grupo hacia ese horizonte.


> Promueven el uso de la palabra.
> Animan a la participación de todos/as.
> Actúan como asistentes técnicos brindando información.
> Problematizan prejuicios o informaciones no científicas.
> Incorporan aspectos vivenciales y emocionales, no solo racionales.
> Están atentos a los ‘emergentes grupales’. Emergente grupal es


aquel contenido latente que se hace manifiesto en el grupo, de
modos verbales o no verbales. Puede mostrar una dificultad
concreta que se manifiesta en el grupo para superar un obstácu-
lo al que se enfrenta.


Posibles actividades grupales
> Charlas temáticas: no son permanentes, se planifican de


acuerdo a las necesidades de información de la comunidad.
> Grupos de apoyo (por ejemplo, para personas con diabetes o


en programas de descenso de peso).
> Reuniones (con el equipo de trabajo, con otras instituciones, etc.).
> Talleres en sala de espera.


A diferencia de cómo se pensaban tradicionalmente los procesos de en-
señanza-aprendizaje en la educación formal, donde los contenidos en
el aula se ‘extienden’ o transmiten desde el docente (con un rol activo)
hacia los alumnos (rol pasivo) a través de largas exposiciones teóricas;
en una actividad grupal se plantea la utilización de dispositivos o técni-


Recordemos que este tipo de
técnicas deben ser pensadas en
función de objetivos dentro de
un proceso de formación, por sí
solas no son efectivas.
———




—> 23—La comunicación EN los equipos de salud


¿Por qué talleres?
Se adoptó la modalidad de taller por conside-
rarla la más apropiada para dialogar a partir
de una situación disparadora, intercambiar
experiencias, habilitar la palabra, escuchar al
otro, reflexionar, disentir. En los talleres circu-
lan herramientas para que, a través del juego
y las vivencias, se posibilite el acceso a los
conocimientos, los recursos, los derechos y las
diferencias de género, actuando éstos como
facilitadores de la prevención.


Creemos que los contenidos que circulan
durante la actividad tienen un mayor anclaje
en las personas si involucran las emociones,
por eso nuestro trabajo tiende a que se des-
pierten situaciones que comprometan emocio-
nalmente.


Los talleres son un espacio de construcción


colectiva donde se habilita a hablar pública-
mente sobre diversos temas. El objetivo de
estos talleres es aprovechar el tiempo inerte
de la espera y transformarlo en un tiempo
activo de participación grupal para realizar
acciones de promoción de la salud.


Características
—Se realizan en un espacio abierto y público
(sin paredes que limiten espacio).
—Población móvil, hay un grupo nuevo en
cada taller y cada encuentro es único.
—Muchos de los que comenzaron el taller
no están al finalizar, pero se han incorporado
otros.
—El tiempo de duración es variable, depende
de cómo se sostiene.
—Son sorpresivos, no hay un acuerdo previo.
—Los que van a participar no saben con ante-
rioridad de que se va a hablar.


Ejemplo
———
EXPERIENCIA DE TALLERES EN SALA DE ESPERA DEL SERVICIO
DE ADOLESCENCIA DEL HOSPITAL ARGERICH


cas, que promuevan la participación activa y el protagonismo del grupo
a través de un mayor compromiso corporal, mental y emocional con la
tarea, por ejemplo a través de:


> Dinámicas grupales: presentación, caldeamiento, expresión,
reflexión.


> Juegos de mesa.
> Dramatizaciones, role playing, etc.
> Técnicas participativas en general.


——————————————————————————————————————
Extraído del documento “Adolescencia. Un servicio amigable para la atención inte-
gral de la salud”. Ver Bilbiografía consultada.




Como vimos anteriormente, la comunicación es un fenómeno social y
humano que está presente en todos los órdenes de la vida y en todas las
interacciones sociales. En general cuando decimos que tenemos proble-
mas de comunicación en los equipos de salud, pensamos que hacen falta
medios de comunicación.


Atender a los procesos de comunicación al interior de los equipos de sa-
lud es clave para fortalecer el trabajo en equipo y así brindar un servicio
de salud más amigable y eficiente. La comunicación es un eje estratégico
porque es a través de las conversaciones que se coordinan las acciones
necesarias para cumplir con las tareas definidas.


De grupos y equipos
Un grupo es una reunión de personas, unidas por un interés o tema. Un
equipo, implica otro grado de organización mayor. Es un conjunto de
personas articuladas, con roles definidos para resolver una o varias ta-
reas. La esencia del equipo es la búsqueda de resultados que son el pro-
ducto de la tarea. Pero no es una relación directa: tarea - resultados. Es
un proceso dinámico, donde las personas ponen en juego aspectos que
la motorizan y aspectos que la obstaculizan.


Médicos/as, enfermeros/as, agentes sanitarios, psicólogos/as, residen-
tes, administrativos/as, trabajadores/as sociales: el mejor modo de tra-
bajar en salud es conformando equipos. El equipo se conformará una vez
definidos los objetivos, las tareas y las metas, al establecer vínculos de
colaboración entre todos/as, promoviendo fluidos y periódicos canales
de comunicación cara a cara.


En el primer nivel de atención, se conforman equipos profesionales de
múltiples disciplinas. Es una oportunidad de sumar diversas miradas, es-
tudios, modalidades de análisis de los problemas, modelos de interven-
ción y prácticas diferentes para mejorar el servicio. Es decir, es posible
construir un abordaje interdisciplinario mediante el trabajo compartido,
siempre que el equipo se lo proponga y trabaje para ello.


Todo equipo tiene misiones y tareas
Uno de los pilares de la construcción de los equipos de salud es la defini-
ción de una misión u objetivos comunes a partir de las diversas miradas
de los integrantes del mismo. Aunque parezca que el objetivo del equipo
es claro para todos, es importante revisar los objetivos de los equipos
de salud, buscar entre los integrantes miradas que incluyan a la comu-
nidad desde diferentes perspectivas. También es fundamental invitar a
redefinir y priorizar propósitos y metas en función de las condiciones
particulares que afectan a cada comunidad.


Los equipos de salud
debemos aunar criterios de
atención con los encargados
de promoción, prevención y
asistencia. Un equipo médico
no puede funcionar solo con
asistencia.
Médico de CAPS.


Los equipos, como las
organizaciones, son redes
de conversaciones.
———


LECCIONES APRENDIDAS
La comunicación se mejora con una expe-
riencia de intercambio en la práctica.


—> 24 —CAPÍTULO 1 :


En el equipo de trabajo1.5




—> 25—La comunicación EN los equipos de salud


La misión es un conjunto de objetivos a alcanzar que el equipo se plan-
tea, e incluye los modos, los escenarios y los valores que ellos involucran.
A partir de ella, el equipo podrá definir estrategias de acción (tareas).


La misión de un equipo es dar un sentido de dirección y acción nítido a
la tarea.


Espacios de comunicación
Una manera de fortalecer los espacios de comunicación y participación
en un equipo de salud es generar momentos de encuentro. Espacios que
permitan conocerse, intercambiar, debatir, tomar decisiones, evaluar y
planificar. Pero, por sobre todas las cosas, un tiempo para encontrarse y
compartir.


En el ámbito de la salud, como en tantos otros, se presenta un obstáculo
de comunicación en la lógica del trabajo en ‘islas’ o ‘fragmentario’ (‘cada
cual atendiendo en su propio consultorio’, en su propio ‘kiosco’ o ‘quintita’).
La tarea en equipo requiere complementariedad, articulación, vínculo
estrecho y solidario; ‘saltar’ las vallas que nos separan o nos diferencian
para aunar esfuerzos.


ESPACIOS FORMALES ESPACIOS INFORMALES


Reuniones Pasillos


Asambleas Cocina


Ateneos Baños


Cursos de capacitación Bar cercano


Entrevistas Momento del almuerzo


Interconsultas Reunión en casa de integrantes del equipo


Los espacios informales se dan naturalmente y forman parte de la vida
y los vínculos en las organizaciones y equipos; los espacios formales hay
que diseñarlos y planificarlos y son fundamentales para contener todo
tipo de conflictos, rumores, incertidumbres, desinformaciones.


La comunicación no planificada que ocurre en los espacios informa-
les puede colaborar con la tarea, o generar incomodidad e inquietud. Se
puede promover una comunicación respetuosa, o alentar el chisme y las
acusaciones infundadas y anónimas. En ese sentido, es misión de todo el
equipo cuidar que el espacio informal no se vuelva un ‘campo de batalla’.
Esta forma de actuar claramente obstaculiza la tarea de todo el servicio.


Canales de información
Es muy importante que el equipo defina cuáles son los soportes o cana-


Para que los miembros de un
equipo puedan comunicarse entre
sí, deben desarrollar al menos
dos hablidades: la capacidad de
expresión y la actitud de escucha.
———




—> 26 —CAPÍTULO 1 :


les más útiles tanto para la difusión interna de datos o informaciones
como para el trabajo en encuentros, reuniones, charlas, talleres.


CANALES DE INFORMACIÓN SOPORTES DE FORMACIÓN


Pizarrón o pizarra Pizarrón o pizarra


Cartelera interna Rotafolios o papelógrafo


Cuaderno de comunicados Afiches


Afiches/carteles Cartillas


Memos Soportes audiovisuales: spot radio,
videos.


Informes/actas/memorias Power point


Buzón de sugerencias


Gacetillas


Boletines


Teléfonos/ mensajes de texto


Correo electrónico


PARA SEGUIR PENSANDO
¿Cómo definiría la comunicación entre los
miembros del equipo de salud?
¿Cuáles son los principales obstáculos o difi-
cultades comunicacionales que identifica?
¿El equipo de salud, tiene una misión explici-
tada, compartida entre todos?
¿Qué tipo de estrategias o acciones se desa-
rrollan para fortalecer la comunicación?
¿Dónde se generan y cómo circulan las infor-
maciones más relevantes en el equipo?
¿Existen espacios de encuentro, intercambio,
debate, formación, planificación, evaluación?
¿Hay espacios informales sociales y festivos?




El equipo de salud a nivel comunitario necesita tener un vínculo estre-
cho con su entorno, con la comunidad.


Según la OMS “la comunicación para la salud es una estrategia cla-
ve destinada a informar a la población sobre aspectos concernien-
tes a la salud y a mantener cuestiones sanitarias importantes en la
agenda pública.”


“La Declaración de Alma Ata subraya que todo el mundo debe te-
ner acceso a una Atención Primaria de Salud y participar en ella.
(...) Existe un amplio campo para la promoción de la salud tanto
planificada como espontánea a través del contacto diario entre el
personal de Atención Primaria de Salud y los individuos de su co-
munidad. Mediante la educación para la salud de los usuarios y la
abogacía por la salud en beneficio de su comunidad, el personal de
Atención Primaria de Salud está en una situación óptima para apo-
yar las necesidades individuales y para influir en la formulación de
las políticas y programas que afectan a la salud de su comunidad.”
Promoción de la Salud - Glosario OMS - 1998.


La comunicación de puertas hacia fuera del Hospital, CAP o centro
de salud es un tema clave. Hay que aprovechar todas las oportu-
nidades de vínculos y relaciones que nos ofrece la comunidad: la
plaza, el barrio, otras organizaciones, las redes, los medios de co-
municación.


Una mayor y mejor accesibilidad al sistema de salud es un vínculo
que se construye entre el equipo de salud y la comunidad.


Este capítulo nos invita a recorrer las distintas estrategias de comu-
nicación externa desde los equipos de salud.


2La comunicación DESDE los equipos de salud




La comunicación es un fenómeno que circula cotidiana e ininterrumpida-
mente en múltiples escenarios: en grupos, organizaciones, barrios. En esos es-
pacios es donde el equipo de salud puede salir a desarrollar su rol profesional
analizando, diagnosticando, interviniendo, para planificar y diseñar estrate-
gias de vinculación comunitaria para la prevención y promoción de la salud.


La comunicación, en tanto interacción, vínculo, diálogo; puede colabo-
rar conjuntamente con otras miradas y disciplinas, a un mejor flujo y
circulación de la información, a generar espacios de encuentro con los
vecinos. Y fundamentalmente, puede colaborar en acercarle informa-
ción al vecino acerca de los servicios que ofrece el centro de salud.


El barrio como escenario de comunicación
El barrio es un escenario natural y espontáneo de comunicación, donde se
desarrollan cotidianamente hechos comunicacionales: actos, reuniones, pe-
leas, colas, rumores, afiches, pintadas políticas. Interactúan diversos actores
sociales y se enfrentan necesidades, problemas y conflictos en común.


Cuando hablamos de actores sociales en el espacio local, nos referimos a:
> Vecinos/as
> Colectivos (grupos, organizaciones de base, gremios, asam-


bleas, junta de vecinos)
> Instituciones (la municipalidad, la parroquia, las escuelas)


También podemos encontrar artistas locales, bandas de música, teatro
callejero, murgas, medios de comunicación locales (radios FM, canales
de TV, periódicos).


Es importante conocerlos: quiénes son, sus intereses, qué actividades
realizan en el barrio, dónde se reúnen.


En todos los barrios se producen ricas experiencias culturales, religiosas,
deportivas particulares de cada localidad: fiestas religiosas, campeona-
tos de fútbol, recitales de rock o cumbia, bailantas o peñas, fiesta del día
del niño, entre otros. Verdaderos espacios de encuentro, comunicación y
participación de la comunidad.


Es fundamental que el equipo de salud reconozca y aproveche estos es-
pacios para sumarse con estrategias de comunicación, sensibilización,
prevención y promoción de la salud.


Los espacios y circuitos barriales
En todo barrio existen tres espacios o lugares donde poder encontrarse con
los vecinos:


—> 28 —CAPÍTULO 2 :


Con el barrio2.1


LECCIONES APRENDIDAS
En muchas localidades existen consejos
vecinales donde los vecinos se reúnen con
las autoridades del municipio para tratar
los problemas del barrio.
Algunos temas sensibles que siempre
están presentes en las reuniones son la
salita médica, los turnos, los problemas de
atención, etc.
Estos espacios de participación son impor-
tantes canales de encuentro, información,
y diálogo entre el equipo de salud con los
vecinos.



COMUNIDAD:
“Grupo específico de personas, que a menudo
viven en una zona geográfica definida, com-
parten la misma cultura, valores y normas, y
están organizadas en una estructura social
conforme al tipo de relaciones que la comu-
nidad ha desarrollado a lo largo del tiempo.
Los miembros de una comunidad adquieren
su identidad personal y social al compartir
creencias, valores y normas comunes que
la comunidad ha desarrollado en el pasado
y que pueden modificarse en el futuro. Sus
miembros tienen conciencia de su identidad
como grupo y comparten necesidades comu-
nes y el compromiso de satisfacerlas.
En muchas sociedades, en especial en los
países desarrollados, los individuos no per-
tenecen a una única comunidad diferenciada,
sino que mantienen su afiliación a diversas
comunidades basadas en variables tales como
el lugar de residencia, el trabajo y los intere-
ses sociales y recreativos.”
Promoción de la Salud - Glosario OMS - 1998




> De circulación: son los lugares donde la gente transita: pa-
sillos, calles, pasajes, avenidas, esquinas, etc. Casi siempre sin
detenerse, los atraviesan caminando sin tiempo que perder.


> De concentración: son los espacios en los que las personas
se juntan para lograr un objetivo, pero en los que no necesa-
riamente se comunican entre sí para hacerlo (la parada de co-
lectivos, la verdulería, la salida de la escuela, la sala de espera).


> De reunión: son los espacios en los que se concentran grupos
de mayor o menor envergadura, organizados, conocidos, que
necesitan comunicarse para el logro de sus objetivos en común
(la parroquia, la escuela, la comisión vecinal, el club, etc.).




La vivienda como espacio de comunicación
Hay zonas en que la estrategia de APS requiere disponer de personas
o equipos (por ejemplo agentes sanitarios) que se acerquen a las casas
para realizar visitas domiciliarias.


Es una forma de salir al encuentro del vecino/a y no esperar que éste se
acerque al centro de salud más cercano o que lo haga una vez que está
enfermo/a. Es en sí misma una estrategia de comunicación directa y ‘ca-
liente’ (establece un contacto cara a cara no mediatizado).


La visita puerta a puerta sirve para realizar relevamientos, encuestas,
campañas de información y sensibilización, convocatorias. Forma parte
del trabajo diario de agentes sanitarios, brigadas y promotores de salud
de CAP’s y hospitales que trabajan en el marco de la APS.


Las visitas incorporan un componente importante, que no se logra en
los distintos centros asistenciales de salud, que es sumar al escenario de
la prevención el mundo ‘privado’ de las personas. Nos permite conocer
(‘leer el contexto’) y adentrarnos en el habitat domiciliario que forma
parte del ecosistema de salud: cuántas personas viven, en qué condicio-
nes, con qué servicios cuenta, qué necesidades básicas tienen, pautas de
higiene y seguridad.


Permite el diálogo, no solamente extender información sino escuchar
pareceres, puntos de vista, costumbres, ideas, prejuicios.


El hecho de que la comunicación se desarrolle en el domicilio propio y
no en un centro de salud (ajeno y desconocido) genera un ámbito propi-
cio para la comunicación. ‘Jugar de local’ es importante. Cuando estamos
cómodos la comunicación es más fácil.


—> 29—La comunicación DESDE los equipos de salud


Ejemplo
———
Existen muchas experiencias donde se apro-
vecha el espacio público como forma de salir
al encuentro de los vecinos para informar,
sensibilizar y movilizar sobre temas de salud.
Una de ellas es la experiencia en Bolivia de La
Carpa Lila.
Gente de todas las edades hacía fila para
entrar a una inmensa carpa de color lila insta-
lada en la plaza del centro de la ciudad.
La Carpa Lila ofrecía un espacio de informa-
ción y aprendizaje sobre la salud sexual y
reproductiva. La gente se sentía atraída y con
ganas de ingresar a la carpa donde tenían la
posibilidad de informarse a través de juegos
interactivos, videos, función de teatro y títeres
para los más chicos.
La carpa recorrió 21 municipios y alcanzó a
reunir 200.000 personas1.
————————————
1 Experiencia extraída de Gumucio Dagrón, Alfonso;
“Haciendo olas”, historias de comunicación participativa
para el cambio social.





—> 30 —CAPÍTULO 2 :


SUGERENCIAS


> Realizar un mapeo en el barrio para identificar organizaciones convocan-
tes y representativas, aliadas estratégicas para tener en cuenta para posi-
bles futuras acciones comunitarias: escuelas, centros culturales, sociedades
de fomento, medios de comunicación locales, líderes barriales, asambleas
vecinales, organizaciones de la sociedad civil, grupos de mujeres.


> Brindar charlas o talleres en colegios primarios o secundarios. Las es-
cuelas son ámbitos propicios para trabajar temáticas de salud con niños/
as y adolescentes de manera transversal o a partir de materias específicas
como biología, salud y adolescencia, construcción de ciudadanía.


> Identificar fiestas populares convocantes y lugares de concentración de
los vecinos/as donde poder sumarse para realizar acciones de comunica-
ción.


> Diseñar posibles estrategias de comunicación para implementar en
el barrio: campañas, caravanas, radio abierta, kermesse, concursos, mura-
les, teatro callejero, títeres, murgas, video debate, altoparlante, stand en la
plaza.


PARA SEGUIR PENSANDO
¿Cuál es la imagen que tiene el barrio de
nuestro equipo/servicio de salud?
¿Se conocen en el barrio los servicios que
ofrecen el CAPS o Centro de Salud?
¿De qué manera estamos difundiendo los ser-
vicios de salud en el barrio?
¿Qué estrategia tenemos para conocer e invo-
lucrar al barrio?
¿Qué antecedentes tenemos de realizar accio-
nes de prevención o promoción en espacios
públicos del barrio: campañas, visitas domici-
liarias, stand en la plaza?
¿Cuáles son los grupos o instituciones más
convocantes?
¿Qué temáticas de salud son las que más
movilizan al barrio?
¿Qué servicios son los más demandados por
la comunidad: asistencia, prevención, promo-
ción?




—> 31—La comunicación DESDE los equipos de salud


Con organizaciones y redes 2.2


Si la salud de los integrantes de una comunidad dependiera únicamente
de los servicios y recursos que el establecimiento sanitario puede ofre-
cer, se estaría frente a una pesada carga que sería difícil de sostener. Por
suerte, la vida en comunidad muestra que el trabajo colectivo entre los
distintos sectores que la conforman permite llevar adelante el sosteni-
miento del bienestar físico, emocional y social de las personas.


Para trabajar en la promoción de la salud es primordial conformar redes
de articulación con otros sectores, fundamentalmente las organizacio-
nes sociales y comunitarias (como comedores, sociedades de fomento,
centros culturales, organizaciones religiosas) que permiten la inclusión
de sectores habitualmente más alejados de los centros de salud.


Para encarar este desafío, la metodología del trabajo en red es funda-
mental. Consiste en una estrategia de articulación e intercambio entre
instituciones y/o personas con el fin de desarrollar “acciones comunes,
con finalidades compartidas y manteniendo la identidad de los partici-
pantes”. Ministerio de Salud y Ambiente de la Nación: Posgrado en Salud
Social y Comunitaria Programa Médicos Comunitarios.


¿Por qué es importante el trabajo en red?
Generalmente las redes comienzan a conformarse con vínculos inter-
personales: una conversación con alguna persona para solicitar ayuda,
una reunión para organizar una actividad conjunta con otra institución
o un pedido de información sobre una temática específica, bastan para
comenzar a tejer la red.


Consolidar y sostener una red requiere tiempo. No se conforma de la
noche a la mañana, ni tampoco se mantiene por sí misma. El trabajo en
red puede demandarnos en primera instancia más dedicación, pero si se
logra conformar equipos de trabajo aceitados pueden llevarse adelante
mejoras en la funcionalidad de los centros de salud.


¿Qué tipo de redes existen?
> Redes personales y familiares: está comprobado que la red


familiar y de amistades, estable y confiable, ayuda a prevenir
y protegerse de enfermedades. Por eso es importante conocer
los vínculos personales que tiene cada paciente y no tratarlo
de manera aislada y descontextualizada. Es muy importante
incluir esta información en la historia clínica, preguntar sobre
los vínculos familiares, de amistad, laborales, comunitarios o
de servicio social que realiza.


> Redes comunitarias: la relación con las organizaciones so-
ciales y comunitarias del barrio donde está inserto el hospi-


Las distintas organizaciones e
instituciones que conforman la
comunidad pueden participar
en el diseño de las acciones
que promueven la salud de una
población.
———


La metáfora de “la red” refleja un
conjunto de relaciones que no
tiene un principio ni un final, no es
lineal, las relaciones van en todas
direcciones, con múltiples recorridos
posibles. Una red social es algo vivo
y dinámico, va transformándose de
acuerdo a la forma que los actores
que la conforman lo decidan.


A medida que se desarrollan las
acciones se genera una nueva
configuración y se arman alianzas
y trabajo conjunto para temas
puntuales.
———




—> 32 —CAPÍTULO 2 :


tal o CAP es fundamental a la hora de establecer la red. Esta
vinculación favorece la recopilación de información sobre la
población que se atiende y el intercambio de recursos con que
se cuentan para abordar distintas problemáticas (por ejemplo:
existen organizaciones que trabajan el tema de violencia con-
tra la mujer o el abuso sexual infantil con las que se puede rea-
lizar un trabajo articulado).


> Redes institucionales: tienen que ver con los lazos que se en-
tablan entre los miembros del equipo de salud de nuestro centro,
como también la relación que se construye con otros centros sa-
nitarios. La formulación de proyectos institucionales que inclu-
yan la participación de todos los miembros del equipo favorece
la construcción de una red sólida al interior de nuestro centro.
Asimismo, la conformación de la red sirve para llevar adelante
proyectos con otras instituciones de salud con el fin de encarar
un trabajo coordinado para atender a la población, aunando es-
fuerzos y así evitar multiplicaciones de tareas.


> Redes intersectoriales: se establecen entre lo local, lo regio-
nal y lo nacional; así como entre áreas pública, privada y no
gubernamental. Todo establecimiento de salud está inserto en
un espacio determinado (ya sea un paraje, un barrio, un mu-
nicipio, una provincia, etc.) pero su accionar se relaciona con
otros niveles de atención: se realizan derivaciones a un hospi-
tal regional para casos de mayor complejidad, por ejemplo. El
trabajo en red entre los distintos sectores permitirá un trabajo
articulado y coordinado para que el paciente reciba una aten-
ción integral.


Mapear las redes
No siempre las redes hay que crearlas, muchas veces solo es cuestión
de visibilizarlas, descubrirlas. Algunas son incipientes agrupaciones in-
formales entre personas, grupos u organizaciones, y en otros casos son
experiencias formalizadas.


Para reconocer las redes personales, familiares y comunitarias es básico
que el equipo de salud recorra el territorio descubriéndolas. Identificar
esos vínculos o nodos de la red es acceder a llaves que abren nuevas
puertas. Esta tarea nos permitirá ir confeccionando un mapeo del terri-
torio (un estudio exploratorio), de encuentro de oportunidades de nue-
vas alianzas.


Muchas veces las redes comienzan a formarse como emergencia frente
a tragedias o problemas recurrentes en la comunidad: desapariciones de
niños, venta de droga, violencia institucional.


Realizar un mapeo nos permite
iluminar lo que parece invisible,
visibilizar otros mundos, construir
escenarios posibles.
———


LECCIONES APRENDIDAS
Trabajar desde un concepto de ‘red’, es reco-
nocer que no estamos solos en la difícil tarea
de mejorar la salud de la población.




—> 33—La comunicación DESDE los equipos de salud


El trabajo en red nos permite:
> Visualizar los problemas de la comunidad con la que se traba-


ja, de una manera integral, contextualizando los diagnósticos
y las acciones a seguir.


> Llegar a sectores de la población que generalmente no acceden
a políticas sociales.


> Utilizar los canales de difusión y articulación que otros miem-
bros de la red tienen ya conformados (por ejemplo: radios co-
munitarias, publicaciones locales).


> Potenciar la utilización del espacio público como las plazas, los
salones comunitarios, para desarrollar acciones de promoción
de la salud.


> Promover contactos, actividades y proyectos con otros centros
de salud u hospitales.


> Fortalecer los lazos con otras instituciones no necesariamente
de salud, como ONGs, fundaciones, etc.


LECCIONES APRENDIDAS
La sola idea de CREAR redes nos ubica en un
lugar de superioridad, de interventores exter-
nos que vamos a beneficiar a una comunidad.
No siempre es necesario crear redes. A veces
es solo cuestión de conocerlas y reconocerlas,
sumarnos a ellas y fortalecer su trabajo.


SUGERENCIAS


> Capacitar al personal de salud en la confección de historias clínicas que
contengan información sobre la red social de los/as pacientes.


> Armar un mapeo de organizaciones y redes que trabajan en temas de
salud en el propio barrio.


> Solicitar el uso de los espacios de reunión de otras instituciones, como
escuelas, clubes o iglesias, para dar información sobre temas de promoción
de la salud. Por ejemplo en las reuniones de padres de los colegios.


> Distribuir la folletería y materiales que tenga el centro de salud en ne-
gocios del barrio, en centros de reunión social (sociedades de fomento, es-
cuelas, clubes, etc.). Esta acción permite llegar a personas que no acceden
fácilmente al centro de salud.


> Brindar recursos a las organizaciones sociales permite llegar a un
número mayor de personas en forma directa. No se trata sólo de recursos
económicos: una charla de un médico sobre un tema específico convocada
por una organización garantizará una asistencia más nutrida a la misma.


> Consultar y realizar reuniones periódicas con agentes de salud es
una buena forma de estar al tanto de la realidad sanitaria de regiones espe-
cíficas a través de fuentes de primera mano.


Ejemplo
———
Existen muchas experiencias de unión de gru-
pos y organizaciones conformados en redes
para trabajar en distintos temas de salud. Un
ejemplo de esto es la Red de Mujeres de La
Matanza (Pcia. Bs.As).
A partir de una capacitación para la asistencia
a víctimas de la violencia, se fue conformando
una red de personas y organizaciones que
estaban trabajando en torno a la violencia
contra la mujer (ONGs, Iglesias, Centros de
Día). Algunos intervienen en prevención, otros
en asistencia, pero realizando tareas de mane-
ra articulada.




—> 34 —CAPÍTULO 2 :


Hoy nadie duda de que los medios de comunicación se han convertido
en uno de los principales actores y escenarios sociales, culturales y polí-
ticos de la actualidad. Los medios: impregnan nuestras vidas privadas y
la agenda pública, informan, omiten, construyen realidades. Son sociali-
zadores secundarios.


Los CAP’s, los centros de salud y los hospitales son organizaciones que
no están solas en la comunidad, forman parte del tejido social, por lo
tanto, es importante que sean visibles, que se conozcan sus servicios, así
la comunidad pueda acceder a ellos.


Importancia de la visibilidad
La visibilidad es la cualidad que tiene una organización de comunicar a
sus miembros, destinatarios y a la comunidad en general sus objetivos,
proyectos y actividades. Es tener presencia e incidencia en la vida de la
comunidad. Implica ser perceptibles y reconocidos por otras organiza-
ciones sociales, por la población, por otras áreas del Estado (nacional,
provincial y municipal) con las que pueden establecer articulaciones. Es
ubicarse como referentes en la temática específica que forma parte de la
misión y acción institucional.


La visibilidad se logra a partir de una política de comunicación, es decir,
una planificación cuidadosa de la comunicación interna y externa de la
organización.


La información como derecho humano
El acceso al servicio de salud está directamente relacionado con el derecho
a la información. Necesitamos acceder a la información para poder decidir
qué acciones llevar a cabo para resolver el problema de salud en cuestión.
Aquel que tenga información, será capaz de tomar mejores decisiones.


Como parte de una política de comunicación de puertas hacia fuera es
estratégico generar vínculos con distintos medios de comunicación so-
cial, masivos y barriales o comunitarios.


Ventajas y desventajas de los medios
En toda región, localidad, departamento o barrio podemos encontrar
diferentes medios de comunicación: los de alcance nacional y masivos
(públicos o privados), los medios locales y los medios comunitarios (con
fines sociales y comunitarios).


Cada uno de los medios tiene sus posibilidades y desventajas. Conocerlas
sirve para hacer un mejor uso de ellos:


Nadie participa de algo que
desconoce.
———


La accesibilidad al servicio de
salud depende directamente de
la visibilidad. La continuidad y
permanencia de la población
dependerá de brindar un servicio
amigable, que contenga y no excluya.
———


El acceso a la información pública
es un derecho humano fundamental,
se trata de una garantía que tiene
la máxima protección legal y es
inalienable a todos los individuos.
———


Con los medios de comunicación2.3




—> 35—La comunicación DESDE los equipos de salud


> Los medios masivos (TV abierta, algunos canales de cable,
radios comerciales AM y FM, diarios, revistas y periódicos
de circulación nacional o regional) requieren de un proceso
de producción lento y costoso. Sin embargo, son los mejores
medios para crear agenda e instalar temas, llegando al mayor
número de personas en el menor tiempo posible. El acceso a
estos medios es difícil, o se consiguen los horarios de menor
audiencia, ya que los temas de la salud comunitaria no suelen
resultar redituables, es decir, funcionan en una lógica diferente
a los medios comerciales. Y en cuanto al receptor, generalmen-
te se lo desconoce, homogeneizando las audiencias, con lo que
los mensajes son despersonalizados.


> Los medios comunitarios (canales de TV, radios FM, perió-
dicos, boletines, agencias de noticias, blogs, entre otros) tienen
mucha presencia y arraigo en algunas localidades y están dis-
puestos a tratar temas que afecten a su comunidad. La mayor
participación y acceso hacen que se logre una mayor identifi-
cación con la audiencia. Los costos de sus pautas son sensi-
blemente más reducidos que los de los medios masivos. Sin
embargo, hay que tener en cuenta que el alcance o cobertura
es reducido, que muchas veces la calidad técnica o artística
puede ser baja, y que su periodicidad o frecuencia de emisio-
nes puede ser escasa.


Estrategias de acceso a los medios
Existen diferentes estrategias para involucrar y convocar a los medios.
Los objetivos para convocarlos pueden ser variados: promocionar cam-
pañas y actividades acerca de temas de salud comunitaria, difusión de
de un evento organizado por el equipo de salud o voluntad de incidir en
la agenda mediática.


Diferentes caminos para acceder a los medios:
> Enviar gacetilla de prensa
> Acordar entrevistas
> Invitarlos a conferencias de prensa brindadas por el equipo de


salud
> Redactar artículos periodísticos
> Convocar a cubrir campañas y eventos en espacios públicos


Existen en nuestro país redes
de medios de comunicación
comunitarios. Lo cual significa una
oportunidad de lograr un mayor
alcance y difusión de los temas de
salud. (Ver punto 2.2. Con organizaciones
y redes).
———




—> 36 —CAPÍTULO 2 :


SUGERENCIAS


> Realizar un mapa de medios locales: cantidad, referentes, tipos, público al
que se dirigen, programas, secciones, conductores, tirada o audiencia, pro-
gramas más escuchados y vistos, etc.


> Informar sobre los servicios que ofrecen los CAPS. La gente desconoce
la diferencia de oferta de servicios entre un CAPS o Centros de Salud y los
de un Hospital.


> El equipo de salud puede convertirse en referente local para el trata-
miento de temas de salud, siendo una fuente accesible y confiable.


> Aprovechar noticias del calendario de temas de salud con alta repercu-
sión mediática para contactar a los medios, por ejemplo el Día Mundial de
la Salud, del Sida, de la diabetes, del corazón, de la mujer, etc.


> Al hablar a través de los medios es importante utilizar un lenguaje com-
prensible para todo tipo de audiencia. Si utilizamos un lenguaje profesional
con términos científicos, seguramente muy pocos entenderán el mensaje.


Ejemplo
———
Redes de radios comunitarias nacionales
(FARCO), regionales (ALER), mundiales
(AMARC).
Radios campesinas (MOCASE).
Radios Indígenas (Red de Comunicación
Indígena).




Como ya hemos visto, la comunicación es un campo clave para la
tarea de prevención y promoción de la salud. Ningún programa de
salud puede pensarse al margen de la comunicación.


Realizar acciones de comunicación: campañas, hacer volantes, fo-
lletos, cartillas, talleres, videos; implica pensar primero políticas de
comunicación que hay que definir y planificar de acuerdo a los ob-
jetivos que tengamos como equipo de salud y en el marco de nues-
tro lugar de trabajo en un hospital, CAP o centro de salud.


Por lo tanto, la comunicación al igual que las políticas de salud, se
piensa, se sueña, se planifica.


En este Anexo, les proponemos un recorrido por los principales as-
pectos a tener en cuenta a la hora de diseñar acciones de comuni-
cación para la salud.


A Cómo elaborar un plan de comunicación




¿En qué consiste la planificación?
La planificación es la posibilidad de intervenir, decidir y actuar sobre
una realidad, un problema o una situación, para producir un cambio ha-
cia otra situación deseada.
En este sentido podemos pensar la planificación como un acto de libertad
que nos permite superar obstáculos y generar alternativas de solución.
La planificación no es algo estático que se realiza en un momento dado y
queda fijo. Es un proceso permanente, que implica pensar la realidad en
que vivimos, observar lo que querríamos cambiar, proponer alternativas
y luego de ponerlas en práctica, revisarlas para volver a planificar.
Como toda metodología, un plan de comunicación se compone de va-
rias etapas, cada una de las cuales comprende una serie de tareas:


a.1 Realizar un diagnóstico
a.2 Formular los objetivos
a.3 Distinguir los destinatarios
a.4 Definir los resultados esperados
a.5 Diseñar las estrategias
a.6 Elaborar los mensajes
a.7 Definir los recursos necesarios
a.8 Definir los criterios de evaluación


LECCIONES APRENDIDAS
Es común que una campaña comience sin antes pensar los objetivos y a quiénes se dirige. Se
empieza por los medios o por lo que se piensa que es necesario, sin primero definir y conocer a
quién se quiere llegar. Sería como si un médico comenzara haciendo una prescripción de medi-
camentos sin antes hacer el diagnóstico.


—> 38 —ANEXO




Realizar un diagnóstico


El concepto de diagnóstico está tomado de la medicina y se
trasladó a las Ciencias Sociales y a las metodologías de inter-
vención social. El diagnóstico implica un ‘conocer a través’, ‘co-
nocer por medio de’.
Ander-Egg, Ezequiel y Aguilar Idañez, María José: “Qué es un diagnóstico social” en
Diagnóstico Social: conceptos y metodología.


El diagnóstico es una primera tarea o etapa de un proyecto para conocer
una comunidad y sus problemas. Es fundamental para poder planificar
con y desde la comunidad y no desde un “escritorio” o consultorio.
Los resultados del diagnóstico nos permiten pensar acciones para dar
respuesta a esas necesidades y problemáticas de la comunidad.


El diagnóstico sirve para:
> Conocer la realidad de la comunidad.
> Identificar necesidades.
> Seleccionar y jerarquizar problemas.
> Pensar acciones.


¿Cómo se realiza un diagnóstico?
A través de encuestas, entrevistas, participando de reuniones, activida-
des barriales, debates, consultando estadísticas, informes y documentos,
mapeos o sondeo en el barrio, etc.
Como resultado del diagnóstico obtendremos información muy valiosa,
datos, temas, demandas, necesidades, pero fundamentalmente, surgirán
problemáticas a considerar por el equipo de salud.
Las opiniones, prejuicios, testimonios que se registran, pueden servirnos
para elaborar los mensajes a transmitir.


LECCIONES APRENDIDAS
Los temas de salud que proponen las agendas del Estado o de organismos internacionales, no
siempre coinciden con los temas más acuciantes para la comunidad. Con un diagnóstico se pue-
den validar los temas de salud más relevantes para la comunidad con la que trabajamos.


—> 39—Cómo elaborar un plan de comunicación


a


1




—> 40 —ANEXO


Formular los objetivos
Una vez realizado el diagnóstico en la comunidad y conociendo las con-
clusiones y problemáticas surgidas, estamos en condiciones de pensar o
formular los objetivos de un plan de comunicación.
Formular objetivos en un plan de comunicación es definir qué se quiere
lograr, dónde apuntamos para solucionar el o los problemas. Un objetivo
nos indica la dirección a seguir para llegar a la situación deseada.


Objetivos de comunicación:
> Informar
> Sensibilizar
> Entretener
> Motivar
> Convocar
> Educar
> Demandar
> Negociar
> Articular


Los objetivos definen el para qué de un plan de comunicación.
¿Qué queremos lograr?
———


Ejemplo
———
Campaña de prevención del VIH-sida
Objetivo general: Sensibilizar a la población sobre la importancia de la prevención del VIH-Sida.
Objetivos específicos:
-Formar a promotores en salud.
-Informar sobre promoción de la salud y prevención del VIH-sida en escuelas.
-Diseñar estrategias de movilización comunitaria desde la escuela y con el barrio.


a


2




—> 41—Cómo elaborar un plan de comunicación


Distinguir los destinatarios
Los destinatarios son todas aquellas personas o audiencias que parti-
ciparán y se favorecerán con la implementación del plan de comunica-
ción.
Podemos distinguir destinatarios directos e indirectos. Los directos son
las personas en las que se focalizarán las acciones programadas.
Indirectos, las personas que están en contacto con los destinatarios di-
rectos o son parte de la misma comunidad.


Preguntas guía:
> ¿A quiénes esperamos llegar?
> ¿Cuál es su perfil?
> ¿Quiénes más se beneficiarán de la comunicación?
> ¿Quiénes participarán de la comunicación?
> ¿Qué piensan o sienten los destinatarios respecto del tema?
> ¿Y de nosotros?


LECCIONES APRENDIDAS
Un plan de comunicación que no involucre a la población destinataria, tiene más posibilidades
de fracasar.


Ejemplo
———
Destinatarios Directos:
Adolescentes y jóvenes (varones y mujeres) de entre 12 y 20 años del Barrio Santa Laura.
Destinatarios Indirectos:
-Directivos y docentes de los colegios secundarios del barrio.
-Padres y familiares directos.
-Líderes comunitarios que trabajan con adolescentes y jóvenes.
-Profesionales de las salas médicas periféricas.


a


3




—> 42 —ANEXO


Definir los resultados esperados
Los resultados son los objetivos expresados cuantitativamente. Definen
las metas de lo que queremos alcanzar.


¿Cómo se formulan los resultados?
> Acotados y a corto plazo
> Claros y mensurables
> Se corresponden con cada objetivo específico


Ejemplo
———
Resultados esperados:
Para el mes de diciembre, 20 jóvenes deben haber concluido el curso de capacitación.


a


4




—> 43—Cómo elaborar un plan de comunicación


Diseñar las estrategias
Implica seleccionar las estrategias y medios de comunicación más adecua-
dos para alcanzar los objetivos propuestos. Las estrategias deben tener en
cuenta los aspectos culturales de la población: antecedentes, códigos, cos-
tumbres, preferencias. Hablar de estrategias es definir procedimientos, ac-
ciones, actividades y recursos.
Existe una oferta infinita de posibilidades de estrategias o medios a utilizar:
video, radio, afiches, talleres, charlas, concursos, kermeses. Cada uno de ellos
nos ofrece las particularidades y fortalezas de sus propios lenguajes.


No existen recetas para elegir estrategias o medios. Cada proyecto definirá
las más adecuadas de acuerdo a la comunidad a la que van dirigidas, a los
objetivos propuestos y a los recursos con los que se cuenten.
Lo que es recomendable es complementar distintos medios, por ejemplo, si
el proyecto incluye la realización de talleres o charlas, se puede difundir con
volantes, afiches y se puede convocar con una murga o stand en la calle.


a


5


Medios radiales
> Programas de radio
> Spots de propaganda
> Radioteatros
> Micros


Medios directos
> Stands
> Charlas/debates/talle-


res/cursos/seminarios
> Concursos
> Kermeses
> Ferias/festivales
> Obras de teatro/títeres
> Juegos/dinámicas


grupales
> Murgas


Medios gráficos
> Volantes
> Folletos
> Revistas o boletines
> Afiches
> Historietas
> Carteleras
> Estandartes
> Carpetas viajeras


Medios audiovisuales
> Videos
> Spots para TV
> Internet


Para ampliar
este tema ver
2.3. Con los
medios de
comunicación.
———


SUGERENCIAS


> En cada localidad suelen existir medios de comunicación
locales, en especial radios FM con mucha llegada a la comuni-
dad. Conocerlos permite tenerlos en cuenta a la hora de definir
y sumar medios y estrategias para proyectos de comunicación
como por ejemplo campañas de difusión y sensibilización.


> Cuanta mayor cantidad y diversidad de estrategias o me-
dios, más atractiva será la comunicación.


> Considerar los aspectos positivos de los medios directos
y de aquellos medios más indirectos. Por ejemplo, una cam-
paña puede contener folletos o videos pero sería muy positivo y
efectivo que esos medios se complementen con otras estrategias
más directas o cara a cara, como pueden ser charlas, talleres o
juegos.




—> 44 —ANEXO


Elaborar los mensajes
Los mensajes son los contenidos o informaciones que queremos transmi-
tir a través de las distintas estrategias o medios elegidos. Estos pueden es-
tar en textos, fotografías, sonidos, ilustraciones, gráficos, estadísticas, etc.
Para elaborar los mensajes tendríamos que definir el lenguaje y el estilo.


Preguntas guía para diseñar los mensajes:
> ¿Qué fuentes usaremos para obtener información?
> ¿Se trata de un tema formal o informal?
> ¿Conviene usar lenguaje común y coloquial o un lenguaje téc-


nico?
> ¿Conviene mantener un estilo serio o podemos incluir humor?
> ¿Cómo resolver las palabras difíciles?
> ¿Cuáles son las palabras o conceptos clave que queremos


transmitir?
> ¿Cuándo y cómo involucraremos al destinatario para validar


los mensajes?


En el caso de medios gráficos (afiches, boletines, revistas, carteleras, etc.),
habría que evaluar el uso de imágenes y textos.


Imágenes:
> ¿Es conveniente incluirlas?
> ¿Qué tipo de imágenes? ¿Fotografías o ilustraciones?
> ¿Conviene que sean en colores o en blanco y negro?
> ¿Cómo se relacionarán con los textos?


Textos y tipografías:
> ¿Qué información conviene seleccionar?
> ¿Cuánto texto será apropiado utilizar?
> ¿Qué tamaño tipografía será la más adecuada para la pobla-


ción destinataria?
> ¿Cómo relacionar los textos con las imágenes?


LECCIONES APRENDIDAS
Al producir materiales de comunicación, tengamos en cuenta siempre incluir vías de informa-
ción, consulta y asistencia para el tema que tratamos. Números de teléfono gratuitos, correos
electrónicos, páginas web, servicios de salud, ONG’s: con los datos debidamente chequeados se
facilita el acceso a la salud de los receptores del material.


a


6




—> 45—Cómo elaborar un plan de comunicación


a


6
SUGERENCIAS


> Que la información ofrecida en los mensajes sea de la zona donde se de-
sarrolle el proyecto, es decir, que los servicios, hospitales, números de teléfono,
lugares de información o atención gratuita mencionados en los medios permi-
tan un fácil acceso para el público al que se dirigen.


> Que el mensaje sea coherente con el medio elegido. Por ejemplo, si el ob-
jetivo es enseñar a colocar un preservativo masculino, lo mejor será un medio
que utilice imágenes y no tanto la radio.


> Que para cada medio que usemos (radial, gráfico, audiovisual, directo) eva-
luemos la situación y condición espacio-temporal en que se recibirá el
mensaje (distancia, tiempo, factores de distracción, acceso, comodidad). Esto
ayudará a definir la extensión de textos, el uso de imágenes, el tamaño de las
tipografías, entre otros aspectos. A veces se necesita un texto corto y conciso,
con letras grandes, si se va a disponer de poco tiempo para leerlo o si se verá de
lejos (por ejemplo, desde un colectivo en movimiento). Otras veces podemos
extendernos con más explicaciones, como en el caso de un folleto, que el públi-
co puede llevarse a su casa y leer cómodamente.


> Seamos creativos. No repitamos fórmulas o mensajes típicos y remanidos
como, por ejemplo, ‘No al sida, si a la vida’.


> Que la comunicación impacte y llame la atención.
> No saturar con exceso de información o recargar de texto los materiales de


comunicación. En general, cuando los textos son muy largos y complejos, no se
tiene paciencia para leerlos.


> Utilizar imágenes, éstas resumen el mensaje: una imagen vale mil palabras.
> Que los mensajes no incluyan sólo datos, información técnica o ‘fría’,


sino que apelen a vivencias, emociones, temores, conflictos, vínculos con otros,
testimonios, etc. Por ejemplo, decir ‘El 80% de los adolescentes no utiliza preser-
vativos en sus relaciones sexuales, es muy distinto de plantear la misma informa-
ción así: ‘¿Qué nos pasa que a la hora de cuidarnos no lo hacemos?’.


> Definir claramente cuáles son los conceptos clave que queremos trans-
mitir.


> Buscar distintas fuentes de donde conseguir información válida.
> Asesorarse con especialistas que brinden información veraz y confiable.




Definir los recursos necesarios
Indudablemente un punto clave en un plan de comunicación, es contar
con todo lo necesario para poder alcanzar los objetivos deseados. Para
eso es fundamental planificar los recursos que requiere el proyecto.
Los recursos son los insumos necesarios para realizar las actividades
planificadas para alcanzar los objetivos propuestos.
Tenemos que pensar en los recursos internos (propios) y los externos a
conseguir.


Preguntas guía para pensar los recursos:
> ¿Cuál es el recurso humano disponible?
> ¿Con qué recursos materiales contamos?
> ¿Qué espacio o infraestructura necesitamos?
> ¿Qué recursos podrán aportar los demás actores involucrados


en el proyecto?
> ¿Cuál es el presupuesto para afrontar los gastos?


LECCIONES APRENDIDAS
El trabajo articulado con otras organizaciones o grupos, nos permite conseguir los recursos
necesarios con los que no contamos y que sean un aporte de los otros actores de la comunidad.
Préstamo de salones para charlas, pauta de propaganda en la radio, aporte de provisiones de los
comercios para realizar fiestas, etc.
Para ampliar este tema ver 2.2. Con organizaciones y redes.


a


7


—> 46 —ANEXO




Definir los criterios de evaluación
Se trata de desarrollar acciones que nos permitan obtener información
para reflexionar sobre los aspectos positivos y negativos, lo logrado y no lo-
grado de los objetivos del plan de comunicación una vez implementado.
Las evaluaciones se pueden hacer continuamente a lo largo de la ejecu-
ción del plan de comunicación, (evaluación de proceso) o bien finalizadas
todas las acciones que involucra el plan. De esta manera se llamará eva-
luación final o de impacto, y nos permite evaluar los resultados obtenidos.


Las evaluaciones se pueden hacer a través de:
> Entrevistas
> Encuestas
> Reuniones
> Buzón de opiniones
> Informes
> F.O.D.A. (sigla que refiere al registro de 4 aspectos importantes:


Fortalezas - Oportunidades - Debilidades - Amenazas).


Ejemplo
———
Evaluación de Proceso:
-Entrevistas individuales con los promotores de salud.
-Lectura de informes.


Evaluación Final:
-Lectura y sistematización de crónicas e informes.
-Reunión con todo el equipo para trabajar la matriz de análisis F.O.D.A.


—> 47—Cómo elaborar un plan de comunicación


a


8




—Alfaro, Rosa María: Una comunicación para otro desarrollo, Lima: Calandria, 1993.
—Ander-Egg, Ezequiel y Aguilar Idañez, María José: “Qué es un diagnóstico social” en


Diagnóstico Social: conceptos y metodología. Buenos Aires: Lumen, 1995.
—Ander-Egg, Ezequiel: El taller: una alternativa de renovación pedagógica. Buenos


Aires: Ed. Magisterio del Río de la Plata, 1991.
—Balán, Eduardo y otros: Barrio Galaxia. Manual de comunicación comunitaria.


Buenos Aires: Centro Nueva Tierra, 2000.
—Berner, Enrique; Calandra, Nilda y otros: Adolescencia. Un servicio amigable para la


atención integral de la salud. Buenos Aires: Hospital General de Agudos Dr. Cosme
Argerich, 2009.


—Burin, David; Karl, Istvan; Levin, Luis: Hacia una gestión participativa y eficaz.
Manual con técnicas de trabajo grupal para organizaciones sociales. Buenos Aires:
Ediciones CICCUS, 1996.


—Carballeda, Alfredo: La intervención en lo social. Exclusión e integración en los nuevos
escenarios sociales. Buenos Aires: Paidós, 2002.


—Cardoso, Nelson; Weiss, Martha: Apuntes de campañas de comunicación: para ejercer
tu derecho a la información y tu libertad de expresión. Buenos Aires: UNESCO-
GCBA, 2003.


—ECO (Educación y Comunicaciones): Baúl de recursos para la comunicación local.
Santiago de Chile: ECO ediciones, 1995.


—García, Dora: El grupo, métodos y técnicas participativas, Buenos Aires: Ed. Espacio,
1997


—Gumucio Dagrón, Alfonso: Haciendo olas. Historias de comunicación participativa
para el cambio social. New York: The Rockefeller Foundation, 2001.


—Magarola Oscar, “Una aproximación al campo de la Comunicación Comunitaria”,
apunte de cátedra Taller de Comunicación Comunitaria, Facultad de Ciencias
Sociales, UBA, 2005.


—Organización Panamericana de la Salud: Conversando con las madres sobre Atención
Integrada a las Enfermedades Prevalentes de la Infancia (AIEPI): comunicarse
con las madres en las consultas a los servicios de salud. Bogotá: Organización
Panamericana de la Salud, 1999.


—Ministerio de Salud y Ambiente de la Nación: Posgrado en Salud Social y Comunitaria
Programa Médicos Comunitarios. Buenos Aires: Ministerio de Salud y Ambiente de
la Nación, 2006.


—PROAPS (Programa de Reforma de la Atención Primaria de la Salud): Manual de
Comunicación para la Salud. Herramientas para la producción de materiales y accio-
nes comunicativas en las prácticas comunitarias. Córdoba: Gobierno de la Provincia
de Córdoba, 2007.


—Solitario, Romina; Garbus, Pamela y Stolkiner, Alicia: “Derechos, ciudadanía y
participación en salud: su relación con la accesibilidad simbólica a los servicios”,
en Anuario de investigaciones de la Facultad de Psicología de la Universidad de
Buenos Aires, vol. XV, Buenos Aires: Secretaría de Investigaciones de la Facultad de
Psicología / UBA, 2008.


—UNICEF: Serie “Comunicación, Desarrollo y Derechos”, Buenos Aires: UNICEF-
EDUPAS, 2005.


Bibliografía consultada


—> 48 —




01
Las utopías son como el horizonte: uno se
acerca y las utopías se alejan. Entonces...
¿para qué sirven las utopías? Para
caminar. Para ir hacia ellas.


Eduardo Galeano.




01SerieComunicación y Salud desde una perspectiva de derechosGuía de comunicación para...
Share